ENGÁÑANDOTE

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Dom Jul 05, 2015 11:45 pm

ENGÁÑANDOTE
Sinopsis


El padre de Lena ha fallecido y aunque no quiere, le corresponde asumir la responsabilidad de sus negocios porque está por cumplir los 18 cuando leen el testamento pero entre los asuntos se entera de que su padre tuvo muchas amantes y encuentra un archivo donde hay muchas fotos de un “niño” (que resulta ser Julia y que actualmente tiene 17 años) que ha mantenido muy vigilado pues piensa que es su hija pero no le ha reconocido; Lena se enoja y quiere vengarse de la madre de Julia porque la culpa de la infelicidad de su mamá así que la manda vigilar y decide acercarse a Julia para llevar a cabo su venganza enamorándola y rompiendo su corazón, pero resulta que se enamora y las cosas pasan a más aunque Julia se entera y se muestra enojada con Lena, quien está arrepentida pues ha roto su unión familiar aunque después se da cuenta de las consecuencias de sus actos y que ha cometido incesto.


Última edición por Admin el Sáb Jul 11, 2015 11:01 pm, editado 1 vez
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Dom Jul 05, 2015 11:46 pm

El verdadero amor no es sobre ser inseparables, es sobre dos personas que realmente están juntas aun cuando están separadas…




Pista número 1 fue cuando tocaste a mi puerta
Pista número 2 fue como lucías
Y ahí fue cuando supe que era una buena señal
Que algo estaba mal en la nube número 9

Bueno, es un camino largo hacia arriba y no bajaremos esta noche
Bueno, tal vez este mal pero nena seguro que se siente bien

Y la luna salió y las estrellas están brillantes
Y lo que sea que venga va a estar bien
Porque esta noche serás mía arriba de la nube número 9
Y no hay ningún otro lugar en el que preferiría estar
Y no podemos regresar pero vos estas acá conmigo
Si, el clima es realmente bueno, encima de la nube numero 9

Ahora él te hirió y tú me heriste a mí
Y ese no era el modo en que se supone que debería ser
Así que nena esta noche deja el mundo atrás
Y pasa un poco de tiempo arriba de la nube número 9

Bueno, es un camino largo hacia arriba y no bajaremos esta noche
Bueno, tal vez esté mal pero nena seguro que se siente bien

Bueno, la luna salió y las estrellas están brillantes
Y lo que sea que venga va a estar bien
Porque esta noche serás mía arriba de la nube número 9
Y no hay ningún otro lugar en el que preferiría estar
Y no podemos regresar pero vos estas acá conmigo
Si, el clima es realmente bueno, arriba de la nube numero 9

Bueno, no bajaremos esta noche
No bajaremos esta noche
No bajaremos esta noche

Porque, la luna salió y las estrellas están brillantes
Y lo que sea que venga va a estar bien
Porque esta noche serás mía arriba de la nube número 9
Y no hay ningún otro lugar en el que preferiría estar
Y no podemos regresar pero vos estas acá conmigo
Si, el clima es realmente bueno, arriba de la nube número 9

Podemos ver el mundo seguir su curso, arriba de la nube número 9

(https://www.youtube.com/watch?v=pPoz7EbHkQ0 Cloud number nine Bryan Adams)


Lo más duro de enfrentar la realidad es afrontar las consecuencias de tus errores cuando actúas sin pensar y lastimas a los que amas.
Ha tenido miedo desde que todo ha salido a la luz a pesar de que esa ha sido su plan desde un principio, ha temido por este momento desde que ha aceptado lo que siente por Julia pero sabe que debe afrontar lo que viene pues ella misma es la causante de lo que ha pasado y ahora se arrepiente de todo el mal que ha provocado su absurda venganza.
―Yo te amo… Créeme, por favor ― intenta tomar su rostro entre sus manos pero la joven frente a ella se aleja esquivando sus caricias.
― ¿Cómo puedo creerte si desde el principio me mentiste? ― La joven le mira de manera desconfiada y dolida dedicándole una mirada gélida de sus hermosos ojos azules que le hielan la sangre y todo el cuerpo.
―Sí fue así pero yo… Me enamoré de ti, te amo Jul…
―Jajaja ― suelta una carcajada burlona tratando de esconder su dolor ― me suena a drama de película, ¿a ti no? Se acercan a ti por vengarse o para burlarse y después de conocerse mejor, salen con que se enamoran… ― sus crueles palabras la lastiman ―Además no puedo estar contigo, no después de saber la verdad… Adiós, Elena ― le da la espalda pero al dar  unos cuantos pasos para alejarse de ella retrocede para besar sus labios y juntar su frente con la de la joven pelirroja.
Sus labios saben salados por las lágrimas que derrama y le duele saber que es por su culpa, no desea separarse pero debe hacerlo por la falta de aire pero Julia ha roto el encanto del beso y con sus esperanzas del perdón al salir casi corriendo de la plaza, intenta alcanzarla pero es más rápida que ella a causa de su condición física de deportista.
― ¡Julia…! ― Grita para que voltee a verla y la joven pelinegra gira su cabeza hacia atrás ignorando el camino que se dispone a cruzar.
Lena intenta alcanzarla nuevamente pero Julia acelera su paso para alejarse de ella, su mente es todo un caos ahora que sabe la oscura y triste verdad así que no puede pensar con claridad e ignora todo lo que pasa a su alrededor pero de pronto un golpe le lanza por los aires haciendo que su cuerpo de giros como una muñeca de trapo sin poder evitarlo y de pronto se encuentra tirada en el pavimento con mucha sangre bañando su rostro y cabeza; su cabeza da contra el vidrio del parabrisas del auto, siente pesadez pero a la vez ligereza  en todo el cuerpo y de pronto todo se vuelve oscuro a pesar de que lucha por mantenerse despierta, todos los ruidos se vuelven lejanos al igual que la voz de Lena aunque puede verla a su lado y no puede evitar sonreírle mientras derrama algunas lágrimas susurrándole que lo siente mucho pero que la ama aun así ella sea sangre de su sangre mientras acaricia su mejilla con las pocas fuerzas que puede encontrar a pesar del dolor que siente.
― ¡Julia…! ― Grita Lena corriendo lo más rápido posible tomando el cuerpo inmóvil de Julia ― ¡No, no por favor! ¡Ayuda, llamen a una ambulancia! Quédate conmigo… Vas a estar bien… ― Julia poco a poco cierra los ojos ― ¡No me dejes! No me dejes, te amo… No te vayas… ― Intenta mantenerla despierta ― ¡Vamos, alguien…Una ambulancia por favor! ― Grita desesperada.
―Ella se atravesó… Yo no… Yo no la vi, salió de repente… ― murmura histérica la mujer que conduce el vehículo que ha atropellado a Julia.
Los testigos presentes del accidente se aglomeran a su alrededor, algunos cubren su boca al ver la escena mientras que algunos se miran unos a otros esperando ver quien llama por la ambulancia sin mover un solo dedo hasta que al fin alguien lo hace de manera altruista.
Lena sostiene al ahora cada vez más pesado cuerpo de Julia sin importarle mancharse la ropa con sangre de las heridas mientras Julia le sonríe de manera boba y enamorada susurrándole que le ama pero que no puede más; Lena no puede creer lo que ha provocado su deseo insaciable de venganza, ha desperdiciado su oportunidad de ser feliz cuando Julia le ha ofrecido su amor de una manera pura y sincera y ahora está al borde de la muerte por su culpa, pero ¿Qué ha sido lo que ha pasado para que las cosas tomaran este rumbo? ¿Cómo es que su historia de amor ha terminado así…? Vamos a conocer la historia…



Última edición por Admin el Vie Ago 28, 2015 11:46 pm, editado 2 veces
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Alexia29 el Lun Jul 06, 2015 1:59 pm

porfa la conti en el otro foro pleaseee!!! ya paso muuuuchoooo tiempo, ya se que dijiste lento pero seguro, pero ya va muy lento porfis =)
avatar
Alexia29

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 14/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por candyelizabeth el Lun Ago 10, 2015 10:31 pm

Por favor actualiza hasta donde estaba en el otro foro y también sube unidas por el destino pero hasta donde esta si :-) no los dejes tan abandonados
avatar
candyelizabeth

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 20/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Vie Ago 28, 2015 11:39 pm

Capítulo 1 Conociendo la otra cara de SergeyKatin


La cosa más dolorosa es perderte en el proceso de amar a alguien mucho y olvidarte de lo especial que eres tú.






No entiende cómo es que su madre llora sobre el ataúd de una de las personas más despreciables del mundo, la persona que siempre le ha hecho sufrir con sus desplantes  humillándola cuanto pudo, la persona causante de todos sus males, la persona que nunca ha correspondido a su amor puro y sincero, la persona que no merece ninguna lágrima en su lecho de muerte… Pero su madre no ha entendido de razones en ninguna ocasión cuando su padre le ha mostrado su desprecio y poco respeto en lo que le ha restado de vida, una vida llena de excesos e infidelidades que su madre ha perdonado porque le ama mientras que ella casi siempre se la ha pasado discutiendo con su padre porque le recrimina su completo abandono.
Pero su madre siempre ha estado a casa paso, ella si se ha comprometido con sus votos matrimoniales con él hasta que la muerte los separe, que ha ocurrido precisamente hoy cuando el corazón de su padre se ha parado con un infarto fulminante esta madrugada.
Para todos ha sido una sorpresa por lo sano y animado que siempre se ha mostrado pero todo ha sido una gran fachada como la familia perfecta que siempre aparentaron ser en todo momento así que no han dudado en ir a darles su más sentido pésame a pesar de que para ella le resulta totalmente indiferente y le da igual lo que pase con los negocios, bienes y lo que tenga que ver con su padre como ahora mismo que ni siquiera le importa lo que tenga que ver con Sergey Katin, el gran empresario, así que permanece algo alejada de todo aquel teatro.
―Lena, ¿tienes un minuto? Necesito hablar contigo sobre lo del testamento ― Se acerca un hombre de edad avanzada hasta ella, cuerpo algo robusto y cabello muy canoso, es el notario de su padre y padre de su mejor amiga Nastya, Fiodor Smelianski.
―Si tiene que ver con lo que creo, no me  interesa saber cómo ha dividido su fortuna para dejárselo a una de sus queridas… Ni si nos ha dejado desamparadas ― ataja Lena algo molesta.
―Me temo que tiene que ver con algo de eso pero esto en verdad te concierne  ― voltea hacia todos lados mientras se acerca más a ella ― si puedes pasar a mi oficina cuando tengas tiempo, te lo agradecería mucho pues sé que te va a interesar mucho.
―Sí, lo que diga… Ahora si me disculpa debo ir por mi madre ― comienza a caminar.
―Un gusto saludarte Lena ― el hombre se aleja a paso apresurado para alejarse maldiciendo entre dientes.
La joven pelirroja ve alejarse al hombre mientras intenta pensar y reflexionar sobre lo que el notario quiere decirle. Tal vez tenga que ver con que a último momento ha decidido cambiar su testamento a favor de su madre como un cargo de remordimiento de conciencia pero si se lo ha dejado todo a ella, luchará por mantener a flote los negocios no por mantener el apellido Katin en alto sino por su madre para que no le haga falta.
Todas y cada una de las personas presentes le dan su más sentido pésame mientras pasa a su lado cuando intenta acercarse a su madre, quien recibe las condolencias de manera abnegada regalándoles una mirada dulce y sincera a pesar de que algunas de las mujeres presentes forman parte del pasado amoroso y escandaloso de su padre, no puede creer tanta hipocresía por parte de estas y si se llegase a enterar de que su padre tenía una vida secreta a sus espaldas, acabaría con la tranquilidad de esa secreta familia pues no puede concebir el hecho de compartir la sangre y el apellido con el fruto y resultado de la infidelidad de Sergey Katin.
Les mira de manera recelosa mientras abrazan a su madre y besan su mejilla, lo que no entiende es cómo su madre puede permitirse estar cerca de ellas siquiera; si fuera ella o si dependiera de ella, mandaría sacarlas de los pelos y arrastras si fuese posible, no puede concebir la idea de que su madre tenga algo de sufrimiento por el despreciable hombre que ha sido su padre en vida.
Ha llegado el momento de dar cristiana sepultura al ataúd de su padre y a pesar de que no quiere dirigir ni una sola palabra antes de que bajen el ataúd, su madre le suplica de manera susurrante que al menos disperse un poco de tierra sobre el féretro de madera finamente tallado para fungir como su lugar de descanso.
―Ya vámonos mamá… Ya no hay nada que hacer aquí… Estar aquí no te hace nada bien ― Lena intenta guiar a su madre pero ella se niega un poco.
―Déjame estar un poco más ― suplica mientras se gira hacia la recién cubierta tumba.
Lena suspira y le concede un poco más de tiempo mientras se pone a pensar en lo que ha sido de su vida con las ausencias de su padre aunque ahora no hay lugar vacío porque nunca estuvo junto a ella, desde que tiene memoria recuerda el total abandono hacia ella y su madre, nunca estuvo presente para sus cumpleaños y su madre siempre le justificó con asuntos de trabajo que duraban semanas; en cuanto a sus logros escolares, nunca le felicitó por ser la primer de la clase en todo y al ser niña, su estado de ánimo se vio afectado durante su infancia y siempre pensó que aquello era su culpa porque había algo en ella pues su padre la enviaba lejos de ellos y la mayoría de su vida la vivió en internados o colegios privados pero poco a poco fue entendiendo que no necesitaba escuchar las palabras de felicitación de su padre si tenía a su madre y el respeto que un día le tuvo, se fue deteriorando a medida en que descubría el verdadero rostro de Sergey desde que en una ocasión cuando salió con sus amigas al centro comercial pudo ver a su padre cortejando a una de sus tantas amantes, desde ese momento cambió su opinión pulcra hacia el ser que ayudó a darle  la vida aunque nunca mencionó lo que vio.
En ese momento es que ha comprendido que nunca ha debido pensar en superar las expectativas de su padre pues era un ser egoísta y mundano con respecto hacia su familia además de pensamiento machista por mencionar algo, es ahora que comprende porque ha sentido el desprecio y poca atención de su padre pues él siempre quiso que su primogénito fuese un varón por no considerarla apta para administrar sus negocios.
Ante este pensamiento, Lena se siente algo discriminada pues sabe que tiene las cualidades necesarias para tomar las riendas de los negocios familiares y ello lo demostrará sacando adelante las empresas Katin aunque no cuenta con los grandes secretos que guarda su padre para su familia.
***
Los días han pasado, se han convertido en semanas y casi un mes, Lena no ha querido enfrentar lo que se viene en cuando al testamento de su padre pero sabe que debe hacerlo así que se viste como cualquier ejecutiva a pesar de no tener más de 17 años casi 18, pues está a escasos 2 meses de cumplirlos, y se dirige hacia el despacho del notario de su padre para saber al fin que ha decidido el gran Sergey Katin.
―Buenos días, señorita Katina… El licenciado la espera, ¿puedo ofrecerle algo de tomar? ― Saluda la mujer de edad madura que funge como secretaria.
―No, así estoy bien ― agradece esperando que le anuncien para entrar y terminar con todo aquello.
―El licenciado está listo para recibirla, puede pasar ―señala la puerta para que pase.
―Gracias.
Al entrar, Lena ve detalladamente el despacho perfectamente ordenado del notario además de que en el centro de la sala se encuentra una pantalla de plasma conectada a un reproductor de discos lista para proyectar un video.
―Lena, te estaba esperando… Pasa, ponte cómoda ― le invita a sentarse el hombre.
―Gracias.
― ¿Puedo ofrecerte algo de tomar, de comer…?
―No así estoy bien, sólo he venido para arreglar esto de una vez por todas... ― Responde de manera seca pues sabe que el notario conoce muchos secretos de su padre y ha ayudado solapándole todo y por eso le molesta un poco su presencia ― Así que entre menos tardemos aquí, mejor para mí.
―Está bien, bueno tu padre me hizo escribir su testamento pero además ha dejado un video para ti y para tu madre aunque no creo que tu madre esté preparada para ello, es por eso que he preferido verte a solas ― le entrega el documento que acredita como testamento y Lena comienza a leerlo.
Pasan cerca de alrededor de veinte minutos pues Lena lee y relee el documento si dar crédito a lo que dice el papel, piensa que es una broma y que a su padre no le ha bastado hacerles suficiente daño en vida y quiere seguir haciéndolo después de su muerte pues a pesar de que tenía una imagen un poco menos tachable de él, no puede evitar aborrecerlo más de lo que ya lo hace.
― ¿Usted sabía de esto? ― Arruga el papel y lo estruja esperando una explicación.
―Cálmate un poco y hablemos… ―Conoce el carácter de la pelirroja y es algo explosivo igual que el de su padre a pesar  de tener un semblante pasivo y tranquilo ―Sé que tu padre no era un santo pero creo que ha tenido un cargo de conciencia para poder hacer lo que hace, creo  que el video me ayudará a esclarecer las dudas que tienes ― reproduce el video y añade ― creo que es mejor que lo veas a solas, te dejo un momento y vuelvo para responder las nuevas dudas ― sale.
―”Sé que para cuando estén viendo esto es porque ya no estoy presente así que quiero pedirles que me disculpen por todas las tonterías que hice y los errores que cometí por no estar presente para ustedes, sé que debí cuidar más a mi familia porque es el pilar más fuerte que un hombre tiene para asirse…” ― Lena adelanta el video pues no quiere escuchar las palabras de “arrepentimiento” tal vez fingido pues a veces Sergey podía llegar a ser un gran actor con sus escenas de buena persona ― “… Bueno a lo que voy con este video es para confesarles una de mis faltas que nunca quise aceptar a pesar de que tal vez con él pude haberme enmendado como padre, y por eso lo siento Lenita, y como esposo, lo siento también Inessa porque sé que me amaste a pesar de que no lo merecía, pero desperdicié todas las oportunidades que la vida me dio y me di cuenta de ello cuando ya era demasiado tarde…” ― Vuelve a adelantar la cinta ― “…Es momento de que acepté mi error y enfrente la verdad como hombre, yo creo que tuve otro hijo fuera del matrimonio aprovechándome de una muchacha inocente a la que abandoné a pesar de que  la quise mucho pero mi maldito orgullo y mi machismo me prohibía responderle como hombre pues además de ello estaba casado con la mujer más maravillosa del mundo, sé que soy la persona más despreciable ante sus ojos ahora mismo pero por eso he decidido hacerlo así, para poder amparar a las dos personas que considero mi orgullo a pesar de que como padre soy un fracaso, Lena espero que le busques y le entregues lo que por derecho le corresponde a tu hermano o hermana y me gustaría que la tratases como tal a pesar de que tienen al peor padre del mundo, sé que tú eres mejor persona que yo y por eso me siento muy orgulloso de que no te parezcas en nada a mí porque déjame decirte que siempre me sentí orgulloso cuando me enteraba de tus éxitos… Sé que verás por tu madre y tu hermano como yo nunca lo hice y…” ― Pausa el reproductor pues no puede seguir escuchando más y no puede más que sentir ganas de desenterrar a su padre y matarlo.
― ¿Cómo pudiste hacernos esto, cómo pudiste hacerle esto a mamá?― Reclama Lena  viendo la imagen de su padre en la pantalla ― Pero ya verás que cumpliré con tu última voluntad “papá”, ya lo verás que si ― una sonrisa maliciosa se forma en sus rosados labios y su carita angelical llena de pecas se muestra diabólicamente linda.
― ¿Puedo pasar? ― Unos golpes en la puerta despiertan del trance malvado a Lena ― ¿Terminaste de ver el video? ― Señala a la pantalla.
―Sí, lo acabo de hacer… ¿Puede explicarme lo de las clausulas?
―Mmm, bueno como supongo has leído ya todo lo que tiene tu padre se ha divido a la mitad para entregárselo a tu hermano incluidas las acciones de la empresa y es tu deber buscarle y entregarle lo que por derecho le corresponde incluido el apellido Katin, todo esto en un plazo de un año manteniéndome informado de todo ello, pues si declinas a esta cláusula todo queda embargado y en manos de Yagor Danilov pero procurando ver que no les falte nada ni a ti ni a tu madre en el caso de que no encuentres a tu hermano.
― ¿Alguna pista sobre él? Porque es como buscar una aguja en un pajar ― pregunta molesta Lena por tener que seguir las órdenes del difunto Sergey a pesar de que no está interesada en lo más mínimo en lo que respecta a los negocios de su padre pero sabe que su madre le presionará para que tome su lugar.
Aunque su madre no sabe que la presidencia debe compartirla con alguien a quien no conoce pero que sabe comparte la sangre de SergeyKatin que corre por sus venas, quiere conocer a la persona que ha traído al mundo a su hermano y que ha sido una de las culpables de que su madre siempre estuviese sola, quiere tener el privilegio y la satisfacción de arruinar su vida como ella arruinó la de su madre y la suya propia al darle la vida al bastardito de su medio hermano, porque para poder llamarlo hermano ha debido ser hijo de Inessa y no perdonará la osadía de haberse metido con su padre sabiendo que este le debía respeto a su madre.
―Bueno, lo único que te puedo decir es que lo que necesitas saber lo encontrarás en el despacho y oficina de tu padre.
―Está bien, sin más asuntos que tratar aquí me retiro… ― Toma su bolsa y se dispone a caminar hacia la salida.
―Lena, espera… ― El hombre se acerca hacia ella con un sobre amarillo ― Crep que esto puede serte de utilidad, he incluido el nombre del investigador privado de tu padre, su hombre de confianza…
Lena toma el sobre y le agradece diciéndole que no le mencione nada a su madre por su delicado estado de ánimo, Fiodor asiente y le dice que Nastya quiere verla un día de estos mientras Lena asiente abandona el despacho del notario con la esperanza de que la contactará pronto.
―Veamos, Víctor Rizhski… Tú serás mi boleto hacia la venganza... ― La misma sonrisa diabólicamente inocente y linda aparece en su rostro mientras camina hacia su auto y desactiva la alarma.
Conduce a casa mientras piensa que la venganza es un plato que se come frío pero al menos hará pagar a una de las mujeres que le ha robado la felicidad a su madre durante sus años de matrimonio al lado de su padre y aunque ella no es una persona fría ni rencorosa, quiere que alguien pague las lágrimas que su madre ha derramado por sus años de soledad y sufrimiento.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Vie Ago 28, 2015 11:51 pm

Capítulo 2 El “niño” en las fotos


Han pasado alrededor de dos días desde que ha visitado al notario de su padre y se ha enterado de una verdad que no ha estado preparada para escuchar, todavía no lo puede asimilar pues siempre ha sido hija única y le cuesta un poco de trabajo aceptar la idea de compartir y no es que sea una persona egoísta pero lo que le cuesta trabajo es perdonar el hecho de que su padre fuese tan irresponsable con respecto a su paternidad y el hecho en sí de que se atreviese a engañar a su madre, eso nunca se lo va a perdonar.
Ha entrado en el despacho de la casa y que ha pertenecido a su padre desde que tiene memoria, nunca le ha agradado ese lugar y le causa escalofríos estar ante la enorme puerta de cedro tallada pero toma valor y gira la perilla para entrar; está como lo recuerda desde la última vez que ha estado ahí, los muebles están en el mismo lugar y todos los objetos de su padre está como los ha dejado, mira a su alrededor y puede detallar como todos los archivos de la empresa están guardados en carpetas metálicas y ordenados por fecha en un archivero.
El ruido que la puerta hace cuando la abre un poco más para poder entrar le causa un estremecimiento terrible por lo que su mente imagina ha pasado en aquel lugar, desde arreglos en citas clandestinas hasta cierres de negocios beneficiosos para la empresa pero se concentra y deja de lado todos sus temores y el enojo que siente con respecto a su padre para comenzar a buscar algún indicio pero no sabe por dónde empezar.
Pero recuerda que en una ocasión ha visto guardar a su padre un gran sobre amarillo dentro de la caja fuerte aunque no sabe si lo ha cambiado de ubicación así que comienza a teclear la clave para abrir la caja fuerte pero la combinación no es la correcta, lanza un pequeño bufido de frustración así que vuelve a intentar tecleando loas números que Fiodor el notario le ha dado pero tampoco funciona así que se molesta un poco, suspira y de manera más calmada, vuelve a intentar abrir con la clave y al marcar el número cuatro se ha confundido con el siete sin saber el motivo.
La caja está abierta cuando tira de la manilla al teclear el número correcto, suspira para darse un poco más de valor y poder ver el contenido de la segura caja fuerte; lo primero que ve son papeles que supone importantes para la empresa o para su padre pues deben serlo si están en la caja fuerte, los revisa uno por uno pero no encuentra nada interesante.
Lleva buscando alrededor de dos horas sin poder encontrar nada relacionado con su hermano y está a punto de darse por vencida cuando hasta el fondo de la caja fuerte se puede ver un fondo doble, mueve la pequeña hoja de terciopelo que funge como engañoso fondo y puede ver más papeles y entre ellos, un sobre amarillo que supone es el que está buscando y lo toma con manos temerosas por saber su contenido.
Cierra los ojos por un momento deseando estar en un sueño pero sabe que es una terrible realidad así que rasga la cerrada orilla con el abrecartas y saca su contenido, unos cuantos papeles pero al sacarlos caen unas fotografías y se riegan por el suelo.
―Veamos… ― Se hinca y recoge las fotos encontrándose con un niño, debe admitir que el infante es muy lindo y hasta despierta en ella algo de ternura pero sacude la cabeza negando todo sentimiento agradable que ha tenido hace unos momentos.
Regresa su vista a los papeles que ha dejado en sobre el escritorio dejando las fotos para verlas después y encuentra que son algunas facturas de hoteles y restaurantes y entre ellas una carta de una mujer, al parecer la madre del pequeñín.
― ¿Larissa Volkova? Así que tú eres la causante del sufrimiento de mi madre y la desintegración de mi familia… ― Lee ávidamente las letras de cuidadosa e impecable caligrafía, sin duda de una mujer ― “… Ya no puedo seguir con esto… Blablabla… Oleg no se merece esto, así que te pido al no querer reconocer al bebé, que puede ser tanto tuyo como de él, me dejes en paz para poder ser feliz a su lado ya que él si ha demostrado amarme de verdad pues tanto mí bebé como yo nos merecemos ser felices al lado de alguien que si nos quiere… No te preocupes, ni mi bebé ni yo te molestaremos ni te exigiremos nada, disfruta a tu familia como yo pienso hacerlo con la mía pues Oleg me ha pedido matrimonio y adivina, he aceptado así que te pido que me dejes de molestar y que ni se te ocurra buscarnos después de leer esta carta porque ya me he cansado de tus falsas promesas…” ― Termina de leer la carta y le sorprenden las palabras de la mujer pues ha pensado lo peor de ella, pero aun así piensa vengarse por los años de sufrimiento que ha pasado su madre ― Cuídate Larissa Volkova porque tu martirio apenas comienza ― toma las fotos y las ve con detenimiento hasta que una de ellas llama su atención y sonríe con malicia.
***
Han pasado alrededor de dos horas desde que espera en ese café, siente algo de nervios por lo que va a hacer así que ha llamado a su amiga Nastya, quien le cuida desde una mesa un tanto apartada cuidando sus espaldas y lista para entrar en acción si es necesario y los sentidos de ambas se ponen alertas cuando un hombre de cabello negro, complexión robusta pero atlética y de presencia intimidante con aspecto de hombre rudo pero escondiendo su identidad de maleante perseguido por la policía tras un traje de respetable ciudadano se para tras Lena y murmura las palabras clave dándole la señal.
―La paloma blanca ha partido del arca de Noé para traer buenas nuevas…
―Y ha vuelto con una ramita de olivo para anunciar el fin del diluvio ― completa Lena sobresaltándose un poco pero tratando de sonar calmada.
― ¿Lena Katina? ― El hombre toma asiento en una de las sillas de la mesa de a lado tras la nerviosa pelirroja.
― ¿Víctor Rizhski? ― Murmura Lena calmando sus nervios y tocando el lado derecho de su nariz para darle la señal a su amiga.
― ¿Por qué no invita a su amiga a unírsenos? ― El hombre sonríe al no obtener respuesta de Lena ― Descuide, no haré nada peligroso… Aquí estoy, ¿para qué quería verme? ― Toma el menú y lo observa fingiendo estar interesado en algo para ordenar.
―Buenas tardes, ¿desea ordenar algo? ― Un mesero se acerca y el hombre señala un café y el mesero anota para volver con la tasa humeante y dejarla sobre la mesa.
―Eh… Bueno, nunca había hecho esto… Yo… ― Tartamudea nerviosa después de que el mesero se aleja.
―Calma, tranquilícese y dígame, mis labios son una tumba en tanto reciba mi recompensa por ello así me torturen y muera por ello…
―Está bien ― toma aire para recuperar su valor ― supe que usted trabajó para mi padre, SergeyKatin, hace años… ― El hombre murmura un afirmativo “sí”― Quiero que me diga todo lo que averiguó cuando lo hiso.
―Ese fue un trabajo que su padre me pidió nunca revelar y…
―Le pagaré el doble por ello, y el triple si continúa con lo que dejó pendiente, ¿Qué le parece? ― Propone Lena pasándole un papelito por debajo de la mesa.
―Creo que comenzamos a entendernos, aunque debo advertirle que esto puede afectarle un poco, ¿está dispuesta a correr ese riesgo? ― Insinúa el hombre sonriendo.
―Claro que sí, quiero respuestas y no me detendré hasta encontrarlas…
―Tal vez encuentre más de lo que busque…
―No me importa, quiero saberlo todo y cuando digo todo, me refiero a todo… ― Lena le mira de reojo y el hombre sonríe de manera cínica mientras se levanta dejando el dinero en la mesa para pagar el café que a penas y probó para pasar por un lado de ella dejando caer un sobre amarillo justo debajo de la mesa para que Lena lo levante sin que nadie la vea.
Al levantar el sobre de manera disimulada, encuentra un papel con unos números que marcan una fecha para una nueva reunión y la dirección de un bar, lugar perfecto para reunirse y hablar pues por la ubicación es algo privada.
Lena suspira con algo de alivio pues el hombre no le da ni un poco de confianza pero lo que menos le importa es que se descubra que tiene un hermano aunque si le preocupa la reacción de su madre ante ello y el dolor que puede causarle saber que su padre le ha sido infiel.
― ¿Qué te ha dicho? ¿Ha aceptado?― Se acerca curiosa una joven de cabello castaño y ojos verde esmeralda.
―Sí, ha sido muy fácil convencerlo ― trata de sonreír aunque su mano tiembla cuando intenta beber un poco de café ― me ha dejado esto.
― ¿Qué es?
―No lo sé, pero ahora mismo lo averiguaremos… ― Abre el sobre y saca de él más fotos como las que se ha encontrado ― Son fotos, mira ― le pasa las que ya ha visto.
―Len, lamento admitir esto y decírtelo pero… ― Ve con detenimiento las fotos moviéndolas para observarlas mejor.
― ¿Qué? ― Lena le mira algo seria.
―No te vayas a molestar pero… ― Continúa viendo las fotos ― Tu hermanito está muy pequeño pero además es muy lindo y parece que será muy guapo cuando sea grande, sea como sea, tu papá si tenía buenos genes…― Sonríe y Lena a su pesar ríe.
Entre las fotos se encuentran fotos de un bebé rubiecito recién nacido haciendo pucheros y otra donde sonríe a la cámara mientras duerme, las han tomado a la distancia y de manera clandestina; otra fotografía muestra a bebé un poco más grande de unos nueve meses siendo cargado por una mujer rubia de ojos azules que supone es su madre, también tomada a la distancia; aparece otra fotografía donde el bebé comienza a dar sus primeros pasos pues parece titubear un poco, siguen pasando las fotos que muestran la evolución de su crecimiento y aparece una fotografía donde el niño rubio está jugando futbol y otra donde su uniforme está muy sucio mientras sonríe a la cámara formando el símbolo de amor y paz con sus dedos, en otra foto aparecen como una familia feliz la misma mujer y un hombre alto de cabello rubio y ojos azules, quien carga en hombros al pequeñín, quien sonríe a su madre con el balón en sus manos.
El crecimiento del pequeño está captado en todas esas fotos tomadas a distancia y de manera clandestina y Lena no pierde detalle pero la última fotografía es de su graduación del jardín de niños así que se queda con muchas dudas y lo que ha podido notar es que en todas las fotos aparece la misma mujer rubia y a la cual Lena señala como su madre y desea averiguar quién es para tomar su cabeza.
―Len, ¿ya viste las fotos?
―Sí, todas están fechadas y está… ― Toma la del niño usando un pequeño smoking el día de su graduación mientras sonríe a la cámara con las manos en los bolsillos ― Es la última pero es de hace… ¿Casi doce años? ― Ambas chicas se ven asombradas ― Esto no es posible… Yo pensé que…
―Wow, ahora sí estoy más que sorprendida, tu hermanito tiene diecisiete años o casi los cumple… Debe ser un bomboncito y tiene casi tu misma edad… ― señala sorprendida.
―Eso quiere decir que engañó a mi madre casi casi desde que se casó con ella, esto… Esto es imperdonable ― toma las fotografías para romperlas pero no puede hacerlo y toma la última fotografía para verla a detalle.
―Len odio decir esto porque sé cómo te sientes pero… Si lo encuentras, ¿me lo presentas? ― Lena le ve con cierto recelo pero le sonríe.
Una idea perversa cruza por su mente, ahora más que nunca debe encontrar a su hermano y a la mujer que aparece en las fotografías con el pequeño si quiere que la vida le haga justicia a su madre y a ella misma como piensa aunque no se ha puesto a pensar que sus acciones pueden afectar a personas que no tienen culpa alguna de los errores de un hombre irresponsable y ególatra.
―Ay Nastya tu nunca cambias… ― Se levantan ambas con la intención de irse del lugar.
Pero las sillas que están en las mesas están muy juntas y Lena choca con alguien al darse la vuelta pues ambas personas intentan pasar al mismo tiempo por el mismo espacio; casi cae al suelo pero una mano suave y firme le detiene por la cintura casi pegándola a su propio cuerpo así que Lena se molesta un poco al sentir que alguien se ha tomado la confianza de abrazarla pero con el choque las fotografías salen y terminan esparcidas por todo el piso así que Lena se aparta apresurándose a levantarlas y junto a ella la persona con la que ha tenido el pequeño accidente.
―Lo siento, perdona… ¿Estás bien?― Lena levanta la vista y se topa con los ojos azules más hermosos que ha visto en toda su vida, sus miradas quedan enganchadas por unos momentos que parecen una eternidad para ambas sintiendo que el mundo avanza a paso lento ― Perdona, es que… ― Suena la voz ronca de la chica frente a ella mientras le sonríe mostrándole una aperlada sonrisa para ayudarle a levantar algunas fotos de manera algo torpe y nerviosa mientras unas risas suenan a espaldas de Lena.
―No es nada… Estoy bien ― toma algunas de las fotos que la extraña le entrega.
― ¿De verdad estás bien? ― Balbucea algo nerviosa la chica.
―Descuida, no ha pasado nada… ― Le sonríe y la joven queda prendada de la hermosa sonrisa de Lena como Lena queda prendada de los ojos.
―Soy Julia… ― Le extiende la mano ― ¿Aceptarías un café como disculpa? ― Su mirada se suaviza y le muestra una sonrisa que derretiría un iceberg.
―Elena y eh, de hecho ya nos íbamos pero gracias ― rechaza la invitación mientras ve a Nastya, quien le dice con los labios que acepte pero Lena niega y se percata de las risas de burla a sus espaldas ― creo que te hablan tus amigos… ― al ver que la chica no reacciona.
― ¿Qué? Ah sí, ahora voy… Un gusto conocerte ― se acerca y besa su mejilla sin dejar reaccionar a Lena mientras se aleja.
Lena se toca la mejilla pues el simple gesto le ha erizado la piel e instintivamente se ha tocado la mejilla para ver a la joven que se acerca a sus ruidosos amigos, quienes le reciben entre abrazos y molestándole por el accidente; la joven tiene el cabello negro corto pero usa una gorra negra, lleva una chaqueta deportiva sobre un jersey deportivo que identifica como el correspondiente al club deportivo de Barcelona, usa unos jeans negros junto a un par de tenis marca Puma en color azul fosforescente al parecer viene de algún tipo de entrenamiento, tiene casi su misma estatura y a simple vista parece tener algunos dieciséis años aproximadamente por su rostro de bebé aunque sus rasgos andróginos parecen estar esculpiéndose para dar paso a una atractiva adolescente.
―Vaya amiga, sí que tienes suerte… Nada mal, ¿Por qué no aceptaste su invitación?
―No, es casi un bebé… ― Bromea Lena caminando hacia la salida mientras guarda bien las fotos en su bolso.
―Vamos Len, no me digas que no te gustó porque mira que no has podido despegar la mirada de ella, no lo niegues… ― Nastya golpea su costado de forma juguetona la joven castaña.
―No es cierto… ― Lena sonríe de forma confidente pero no puede negar que la jovencita le ha llamado la atención pero debe concentrarse en lo que va a hacer.
― ¡Aja! No lo niegas además llevamos más de diez minutos paradas frente a la puerta y no has decidido salir ― Lena se sonroja violentamente al ser descubierta ― y no dejas de mirarle, déjame decirte que está pasable, ¿Por qué no vamos para darle tu teléfono?
―No, tengo cosas más importantes que hacer… Andando ― le toma del brazo y le hala hacia la salida.
―Yo creo que deberías dejar de lado tu venganza y sólo buscar a tu hermano.
―Hay cosas que no se pueden perdonar… ― La mirada de Lena se vuelve fría y nostálgica pero antes de salir del local dirige una mirada hacia la joven con la que ha tenido el percance.
Lena está convencida de que la venganza le dará la satisfacción de regocijarse ante la culpable de la infelicidad de otros y más cuando los culpables de que su madre haya sufrido son los que pagarán, tanto que se ha cegado que no se da cuenta de pequeños detalles y señales que le dicen no continuar con su venganza aunque lo que no sabe es que el destino es tan caprichoso como para jugar con ella y tal vez revertir su propia venganza en ella misma y que tal vez lo descubrirá de la peor manera.
―Elena… ― Susurra la joven al verla salir del local mientras sus amigos siguen haciendo relajo y el único chico entre las chicas se acerca para despeinar sus cabellos al verla totalmente distraída ― Ya… Cálmate, Iván… ― Trata de cubrirse del ataque de su amigo sin saber que cierta pelirroja también suspira su nombre al recordar sus penetrantes ojos azules.
―Julia… ― Suspira Lena y sus labios dibujan una hermosa sonrisa mientras camina al lado de su amiga.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Vie Ago 28, 2015 11:57 pm

Capítulo 3 ¿Quién es Larissa Volkova?

“El amor es siempre paciente y amable. Nunca es celoso. El amor nunca es jactancioso o presumido. Nunca es descortés o egoísta. No es ofensivo y no es resentido. El amor no toma placer de los pecados de las otras personas, pero se deleita de la verdad. Está siempre listo para perdonar, para confiar, para creer, para esperar, y para soportar lo que tenga que venir.”


Lástima, demasiado bonito para ser verdad
lástima que las cosas así siempre acaben mal
lástima que las cosas prohibidas no puedan durar
aunque quisiera que parara el mundo no se detendrá.

Lástima porque aunque yo quiera nunca volverás porque sé que sale perdedor el que ama más y aunque tú me llevabas ventaja con algunos años de más oh oh no
nunca te sabrás entregar como lo hago yo

(coro)
Hoy que no quieres saber más de mi
hoy que me toca perder
voy a engañarme a mí misma y gritar al espejo que ya te olvide
y si los años me dan la razón
tú al final ya verás
en este espejo ya roto y marcados los años que no volverán
y cuando quieras gritar como yo lo hice esa vez
entonces, solo entonces llorarás

Lástima, por qué aunque yo quiera nunca volverás
por que se, que sale perdedor el que ama más
y aunque tú me llevabas ventaja con algunos años de más oh oh no
nunca te sabrás entregar como lo hago yo

(coro)
Hoy que no quieres saber más de mi
hoy que me toca perder
voy a engañarme a mí misma y gritar al espejo que ya te olvide
y si los años me dan la razón
tú al final ya verás
en este espejo ya roto y marcados los años que no volverán
y cuando quieras gritar como yo lo hice esa vez
entonces, solo entonces lloraras

Entonces y solo entonces llorarás…


*** *** *** Flash back *** *** ***
―Mira y aprende querido amigo, ella será mía...― Murmura desde el edificio de rectoría, un apuesto y alto joven de escasos veintisiete años con cabellos negros, ojos verdes muy seductores y con un aire de don juan señalando a una linda jovencita rubia no mayor a veintiún años poseedora de una grácil y esbelta figura.
―Yo creo que no… ― señala a la joven rubia acercarse a un joven de rubio y ojos azules de la misma edad que el arrogante joven don juan ― Mira tiene novio, uy que mal… ― Se mofa su amigo ― Y mira nada más quien es, Oleg Volkov.
―Eso no es impedimento para Sergey Katin, si ella me gusta pienso quitársela a quien sea ― exclama orgulloso de sí mismo al decir aquello y apunta con sus dedos índice y medio hacia la pareja de tortolos besándose como si estuviese lista para lanzar una flecha hacia ellos.
― ¿Y cómo se supone que harás eso?
―Tu mi querido amigo, me ayudarás… ― Una sonrisa cínica aparece en su rostro mientras ve con ojos brillantes a la joven rubia.
― ¿Y qué pasa con Inessa? ― Cuestiona algo turbado el joven castaño.
― ¿Qué puede pasar? ― Responde despreocupado Sergey.
―Bueno es tu esposa, ¿no? ¿Qué pasa si llega a enterarse?
―No pasará nada, Fiodor… Nunca lo sabrá porque son aventurillas nada más ― afirma muy confiado Sergey.
―Eso espero… ― Murmura más para sí mismo pues siente algo de pena por la pobre Inessa, quien es la esposa de Sergey.
*** *** *** Fin de flashback *** *** ***

Nastya ha invitado a Lena a un nuevo club nocturno para intentar hacer que se divierta y se olvide un poco de sus problemas con respecto a su hermano, bueno medio hermano, así que casi a rastras le lleva hasta ese nuevo y fresco lugar junto a un par de sus amigas en común.
―He escuchado mucho sobre este lugar, creo que está mejor de lo que me había hablado ― comenta una joven castaña al ver la moderna y atractiva fachada iluminada por luces neones ― dicen que la dueña del lugar es muy joven ― los ojos grises de la joven brillan de deseo ansioso por entrar al lugar.
―Sí y dicen que lo mejor es la exclusividad que tiene porque no cualquiera puede entrar y necesitan reservación para hacerlo…― continua una pelinegra de ojos verdes.
― ¿Zodiac club? ― Lena lee en letras grandes y ve a sus amigas poniéndose de acuerdo.
Caminan hacia la puerta del lugar para entrar pero hay mucho barullo pues los guardias intentan sacar a un grupo de jóvenes molestos y algo pasados de copas que con tan mala suerte uno de los jóvenes empuja accidentalmente a Lena haciendo que se tambalee y casi caiga pero unos brazos fuertes y cálidos le impiden llegar al frío suelo.
―Creo que tu destino es estar entre mis brazos… ― Murmura una voz ronca conocida para la joven pelirroja mientras le ayudan a levantarse ― Hola de nuevo ― sonríe ampliamente de manera franca, boba y algo coqueta quien ha sido su salvador.
―Eres tú… ― Señala Lena correspondiendo a la sonrisa boba de la joven pelinegra que ha conocido días atrás en el café en las mismas circunstancias.
―Hola… ― Saluda a Nastya acomodando su ropa de forma coqueta.
― ¿Vienen al club? ― Observa señalando la fachada del lugar y saluda con la mano a las otras jóvenes.
―Sí, ¿y tú? ― Regresa la pregunta Lena esperanzada de que así sea.
―Sí, sólo espero a unos amigos.
― ¿No presentas Lenis? ― Se aproxima algo sugerente la joven castaña.
―Ho… Hola ― responde Julia algo nerviosa y tímida extendiendo su mano.
―Chicas les presento a Julia… ― La joven pelinegra saluda a las dos amigas de Lena ― Julia ellas son Tiana y Elizaveta ―las dos jovencitas saludan.
―Un gusto conocerte ― saluda la joven castaña, Tiana.
―Lo mismo digo… ― Secunda la joven pelinegra, Elizaveta.
― ¿Tienen reservación?... ― Pregunta Julia introduciendo sus manos en los bolsillos de sus jeans pero es interrumpida para seguir preguntando.
Las cinco jóvenes continúan platicando hasta que un grupo de jóvenes se acercan hasta Julia e interrumpen la amena charla, una chica de cabello negro azulado del grupo se acerca lo más posible a Julia y le abraza por la espalda besando su mejilla tomando por sorpresa a la joven pelinegra y haciendo que se sonrojase violentamente.
―Ya estamos aquí, July… ¿No nos presentas? ― Se prende del brazo izquierdo, todas las presentes sienten el cambio de actitud de Julia.
―Sí, claro… ― Responde nerviosa ― Lidia ellas son Lena, Nastya, Tiana y Elizaveta… ― La joven les saluda con la mano pero al llegar a Lena, ambas se miran de manera desafiante y recelosa ― Chicas, les presento a Lidia, mi… Mi novia ― lo último lo dice de manera tímida cuando Lidia sonríe confiada y triunfal al ver la expresión de Julia pues ha percibido cierta atracción entre su novia y la joven pelirroja.
―Un gusto conocerles… ― Comenta de manera venenosa y con una sonrisa completamente fingida.
Lena siente algo que se remueve en su interior como una punzada, una pequeña mordida de celos que le comenzará a recorrer desde que ha conocido a la posesiva chica.
Un silencio incómodo les envuelve y Julia presiente la tensión entre Lidia y Lena pues ambas chicas se lanzan miradas inyectadas en sangre.
― ¿Quieren venir con nosotros?― Pregunta Lidia con la clara intención de que rechacen la invitación.
― ¿Tienen reservación? ― Se asombra Tiana.
―No la necesitamos si conocemos a la dueña del lugar… ― Interviene un joven rubio, Iván y señala a Julia, quien se acaricia la nuca de manera apenada.
― ¿Tú eres la dueña? Wow ― Observa Elizaveta.
―Sí, ¿quieren entrar con nosotros entonces? ― Señala hacia el lugar, que se encuentra muy concurrido esperando poder entrar.
―Genial ― secunda Nastya y toma la mano de Lena las cuatro chicas se reúnen ― ¿entramos con ellos o qué? ― Tiana y Elizaveta asienten emocionadas pero Nastya siente el cambio de actitud en la joven pelirroja ― Si no quieres Len, no lo hacemos.
― ¿Por qué arruinar la noche de diversión? Vayamos… ― Concede no muy convencida y con un poco de incomodidad en su rostro.

*** *** *** Flashback *** *** ***
El joven y persistente Sergey está algo contrariado y molesto pues por más que ha intentado acercarse de mil maneras con Larissa, ella no ha caído en sus tácticas de seducción como las chicas anteriores, esto es lo que le atrae aún más debido a que no ha sucumbido a sus encantos y lo cual implica que lo tome como un reto.
―Te invito un helado… ― Suplica por enésima vez Sergey.
―Lo siento pero no, ya te lo dije… Tengo novio ― Larissa camina cargando sus libros acelerando el paso.
―Pero lo hago como amigos, nada más ― implora con ojos tristes.
Larissa siente como su corazón da un pequeño vuelco al ver los gestos de Sergey, quien se ha convertido en tan poco tiempo en una persona importante para ella como amigo, ¿o algo más? No sabe realmente pues ha aparecido en su vida desde hace poco y comienza a sentirse confundida con respecto a lo que siente por Oleg.
―Está bien pero sólo un helado porque voy a ir con Oleg también y sólo como amigos ― aclara Larissa sin saber que está aceptando una engañosa invitación que cambiará su vida para siempre.
―No te arrepentirás de ir a comer helado… ― Sonríe de la manera más encantadora que le es posible y causa que Larissa se sonroje.
Los días comienzan a pasar y las invitaciones por parte de Sergey no se hacen esperar y aunque Larissa lo niegue, hay ocasiones en las que espera con gusto las “citas de amigos” por parte de Sergey, quien comienza de nuevo a utilizar sus tácticas de conquista con la ilusa joven Larissa.
El primer beso entre ambos ha sido de manera fortuita aunque prevista por Sergey, quien aventurándose a su suerte, ha engañado a Larissa diciendo que tiene un poco de helado en su mejilla y con intención de quitarlo, se ha acercado con una servilleta para quitarlo con sus labios finalmente; el toque ha provocado en Larissa miles de sensaciones que con Oleg simplemente no ha logrado sentir y es cuando cansada de luchar con su confusión decide rendirse ante los encantos y detalles de Sergey a pesar de que en más de alguna ocasión Oleg ha opacado a Sergey pero Larissa no advierte las ocultas y oscuras intenciones de Sergey detrás de todo aquello y que tal vez cometerá un error que le cambie para toda la vida.
*** *** *** Fin de flashback *** *** ***

La música electrónica está hasta en el más alto volumen imprimiéndole mucho ambiente al amplio lugar, Lena y sus amigas se asombran al ver el lugar completamente lleno y con más personas intentando entrar a pesar de que ha sido inaugurado a penas un par de semanas atrás y que sólo abre de Jueves a Domingo aunque lo que más atrae del lugar es la decoración moderna, sencilla y fresca además del tema variado de cada noche del club.
―Tenemos noches temáticas y hoy tenemos el tema de ángeles y demonios… ― Comenta Julia mientras se acercan hacia una mesa apartada y exclusiva en uno de los palcos VIP después de entregarles un brazalete y señala hacia los edecanes disfrazados.
― ¿El tema es el mismo? ― Pregunta Elizaveta observando a un chico que ha atraído su atención.
―Es variado, cada semana y cada día es distinto, a veces tomamos un tema actual como de películas o situaciones, épocas o acontecimientos… ― Explica ― El próximo viernes tendremos el tema de películas recientes…
―Ingenioso… ― Observa Tiana.
―Bueno, bueno… dejémonos de explicaciones y vamos a divertirnos ― interviene Lidia.
Lena observa con recelo a Lidia llevarse a Julia a la parte más alejada de la mesa, siente un poco de coraje por la actitud de la celosa y posesiva chica pero intenta restarle importancia mientras conversa con Nastya aunque de vez en cuando les da una que otra mirada para ver qué hacen a pesar de que Julia se muestra un poco incómoda al lado de su empalagosa novia sintiendo las miradas de Lena.
―No puedo creerlo, tu celosa… ― Se mofa Nastya con una sonrisa dejándole un vaso con agua mineral y limón ― Ver para creer, Lena Katina celosa de una jovencita…
― ¿Celosa yo? ¿Cómo puedes pensar eso? ― Lena intenta mirar hacia otro lado disimulando.
―Ya decía yo que te había llamado la atención en la cafetería… ― Continua Nastya― Y te atreviste a negarlo todo ― le acusa entrecerrando los ojos.
―Bue… Bueno, yo… ― Lena no sabe qué responder y comienza a balbucear mientras se torna del mismo color de su cabello ―Nastya, no empieces… Sabes que no puedo permitirme enamorarme.
―Lo sé, lo sé… Pero no por eso dejarás de divertirte ― repone Nastya viéndola pícaramente y le invita a bailar para despejar sus pensamientos pero aun así, Lena no quita la mirada vigilante de Julia y su novia, puede ver que la chica es muy insegura y posesiva, tanto que puede ver a Julia asfixiarse en su amor.

*** *** *** Flashback *** *** ***
Érase una vez,
hace un par de errores atrás,
estaba en tu mira,
me tuviste sola,
me encontraste,
me encontraste,
me encontraste,
supongo que no te importaba,
y supongo que me gustaba de esa forma,
y cuando me vine abajo,
te tiraste hacía atrás,
sin mi,
sin mi,
sin mi,
y él ya no está,
cuando está al lado mío,
y me doy cuenta,
que la culpa es mía.

Sabía que serías un problema cuando entraste,
así que es mi culpa ahora,
me llevaste a lugares en los que nunca había estado,
así que me humillaste,
sabía que serías un problema cuando entraste,
así que es mi culpa ahora,
me llevaste a lugares en los que nunca había estado,
así que ahora estoy tirada en el frío y duro suelo,
problema,
problema,
problema,
problema,
problema,
problema.

Sin disculpas,
él nunca te verá llorar,
finge que no sabe que es por él,
me ahogaste,
me ahogaste,
me ahogaste,
escuche que ya superaste los susurros por la calle,
una más de tu colección,
es todo lo que soy,
y ahora veo,
ahora veo,
ahora veo,
él ya no estaba,
cuando me conoció,
y me di cuenta,
que la broma es sobre mi,
si

Sabía que serías un problema cuando entraste,
así que es mi culpa ahora,
me llevaste a lugares en los que nunca había estado,
así que me humillaste,
sabía que serías un problema cuando entraste,
así que es mi culpa ahora,
me llevaste a lugares en los que nunca había estado,
así que ahora estoy tirada en el frío y duro suelo,
problema,
problema,
problema,
problema,
problema,
problema,
Y el miedo más triste,
viene arrasando,
que nunca me amaste,
ni a ella,
ni a nadie,
ni a nada.

Sabía que serías un problema cuando entraste,
así que es mi culpa ahora,
me llevaste a lugares en los que nunca había estado,
así que me humillaste,
sabía que serías un problema cuando entraste,
así que es mi culpa ahora,
me llevaste a lugares en los que nunca había estado,
así que ahora estoy tirada en el frío y duro suelo,
problema,
problema,
problema,
problema,
problema,
problema,
Sabía que serías un problema cuando entraste,
problema,
problema,
problema,
sabía que serías un problema cuando entraste,
problema,
problema,
problema…


Larissa ha quedado de verse con Sergey en el mismo cafecito donde siempre se reúnen para hablar, le gusta la forma como la trata, le dice muchas cosas tiernas y no le presiona para que le dé la famosa “prueba de amor”en simples palabras se muestra cariñoso y atento como todo un príncipe de cuento pero no puede percibir que detrás de cada rey o príncipe, hay monstros con corazones de piedra y a pesar de que Oleg siempre se muestra comprensivo, atento y cariñoso, para Larissa no ha sido suficiente pues a pesar de que no quiere herirlo tampoco ha sido del todo sincera cuando le pregunta qué es lo que le pasa debido a que cuando está con él, su mente no puede dejar de divagar pensando en Sergey todo el tiempo.
Está segura de que quiere una vida al lado de Sergey y ha decidido cortar toda relación con Oleg a pesar de las negativas de sus padres aunque ya ha estado con Oleg íntimamente porque siente que se lo debe por seguir ilusionándole pero no se lo ha dicho a Sergey y debe admitir que ha sido un momento lindo en su vida pues Oleg ha sido cuidadoso y tierno pero a pesar de ese momento entrañable, ha decidido entregarse enteramente a Sergey cuando le ha propuesto estar juntos.
― ¿Me amarás siempre? ― Pregunta la hermosa jovencita rubia de unos veintiún años al hombre de cabellos negros un par de años mayor que ella.
―Claro que lo haré, hoy y siempre… ― Murmura antes de besarla.
Ha repetido esa frase tantas veces a jóvenes ingenuas como ella que ya le sale de manera natural engañarlas, sonríe al pensar que su matrimonio no ha sido un impedimento para tomarse libertinajes con mujeres fuera de su matrimonio pero hay algo en esa jovencita que le hace sentir diferente como si estuviese enamorado realmente de ella pero se debe repetir que es sólo una aventura y nada más.
―Debo irme, Oleg deberá estar esperándome para salir ― con claro desanimo en su voz se aleja de los cálidos brazos que le han mantenido cautiva.
― ¿No puedes quedarte un poco más aquí conmigo? ― Intenta convencerla con una mirada dulce y una sonrisa seductora de don juan que le salen casi al natural.
―Quiero pero no puedo, sabes que mis padres quieren que me case con él y tú no ha ido a hablar con ellos ― le reclama un tanto molesta ― por qué si me quieres, ¿no? ― Hace un tierno puchero que enternece al imponente hombre.
― ¿Sabes qué? Me quedaré contigo esta noche… ―Sergey sonríe ante este comentario pues lo ha esperado durante bastante tiempo y le besa con pasión así que le lleva al departamento de soltero que ha conseguido para sus conquistas, no puede evitar sentirse como un ser despreciable pues sabe que Larissa es más especial que las otras jovencitas que ha llevado ahí.
Sin poder evitar que la desesperación y el animal salvaje que lleva dentro se apoderen de toda su ternura, Sergey toca de manera algo morbosa y brusca a la inexperta Larissa, quien suplica que se detenga pero a pesar de sus lágrimas imploraciones, Sergey pierde todo su encanto y posee a Larissa de forma violenta y ruda cuando se percata de que alguien más ha sido el primero en la vida de la jovencita que el ha escogido.
―Cuando termines de llorar y lamentarte, puedes irte… ― Murmura Sergey completamente saciado y satisfecho al ver a Larissa acurrucarse cubriendo su cuerpo con las sábanas color miel.
―Creí que… Creí que me amabas, ¿Por qué me haces esto? ― Consigue articular a pesar de su estado nervioso y perturbado ― ¿Es qué no te importa ni un poco lo que siento por ti?
―Ya obtuve lo que quería de ti, así que a volar palomita… ― Se levanta completamente desnudo para dirigirse al baño aunque siente una pequeña opresión en su pecho al ver la decepción en los ojos de la dolida joven ― Te sugiero que te vayas pronto pues necesito la cama para alguien más esta noche o no sé si vaya con mi esposa ― murmura antes de entrar.
―Eres un… ― Sergey desaparece de su vista y no puede articular palabra alguna por la situación interna que enfrenta.
―Ups no usé protección, ella era especial… ¿Serás que por eso no la usé? Aunque no creo que… Pero, ¿Qué pasa si…? ― Dice para sí mismo Sergey pensando en la posibilidad de tener su tan ansiado varón sabe que tal vez ha arruinado la oportunidad de tenerlo.
Completamente en shock, Larissa cubre lentamente su adolorido cuerpo debido a la brusquedad de Sergey, no puede creer que haya estado enamorada de él teniendo a Oleg a su lado, pero sobre todo, ¿Cómo pudo haber engañado a Oleg con una basura como Sergey?
Se limpia las lágrimas y a paso lento por el tortuoso dolor entre sus piernas, consigue salir del departamento intentando no mirar hacia atrás, se recarga en la puerta y se desliza hacia abajo dejando salir todo su dolor al caérsele la venda de los ojos; se siente sucia y ultrajada mientras se regaña así misma por haber creído en las falsas pero a la vez dulces palabras de Sergey, ahora con qué cara verá a Oleg y es allí que un chispazo de realidad asoma en su mente, no ha usado protección con Oleg y tampoco con Sergey, se pregunta ¿Qué tantas probabilidades ha de qué salga embarazada?
No sabe si son del 100% o si son completamente nulas pero se siente terrible al pensar en el hecho de tener un hijo con la monstruosa y despreciable persona que ha mostrado ser Sergey Katin pero si el hijo llegase a ser de Oleg… No sabría a ciencia cierta de quien sería pues estuvo con los dos casi al mismo tiempo y el futuro no nato cargaría con la culpa de su error y sufriría las consecuencias.
No quiere pensar en el hecho de que ha traicionado a la persona que le ha demostrado amarla pura y sinceramente con alguien tan ruin como es Sergey pues sabe que no merece a Oleg por todo lo que le ha hecho más sin embargo, tiene que afrontar el hecho de decírselo en algún momento y enfrentarse a la reacción de Oleg porque no puede pretender que nada ha pasado.
La decepción que siente de sí misma le causa dolor, algo dentro de ella le decía que Sergey sería un problema en su vida pero no tenía idea de cuan grave sería, solo ruega a dios que Oleg pueda perdonarla y que sus padres le den la espalda en caso de que así sea…
*** *** *** Fin de flashback *** *** ***

(http://www.youtube.com/watch?v=pco91kroVgQ Applause – Lady Gaga)
El grupo de jóvenes compuesto en su mayoría de chicas, se ha esparcido por todo el lugar, Lena y Nastya se han ido a la pista de baile bebiendo un poco más de la cuenta pero Lena no consigue despegar la vista de la pareja a pesar de tener bastantes invitaciones de distintas personas desconocidas, les ve discutir y sonríe la ver a Lidia alejarse de Julia mientras le da la espalda, por sus expresiones puede deducir que están disgustadas y en cuanto algunas chicas ven esto, comienzan a acercarse a Julia.
―Es tu oportunidad de oro… ― Señala Nastya cuando Julia se levanta alejándose de la cariñosa Lidia, quien busca el perdón ― Mira que est’a muy asediada ― observa a una fila de chicas que saludan a Julia cuando pasa cerca de ellas.
―No quisiera entrometerme… ― Lena comienza a arrastrar las palabras debido al pequeño exceso de alcohol en su cuerpo.
―Sólo darás una pequeña probadita ― sugiere Nastya ― y si no vas tú, voy yo ―sentencia la ver la duda en los ojos de su amiga.
―De eso nada, yo la vi primero ― se aleja de su amiga para ir en busca de Julia pues se le ha perdido de vista encontrándola cerca de la barra ― hola de nuevo… ― Sonríe y Julia responde a su sonrisa completamente hechizada sintiéndose muy atraída por la joven pelirroja a pesar de que algo dentro de ella le dice que se aleje lo más que pueda en cuanto pueda pero hay algo en ella que le hace sentir cómoda.
―Hola, ¿estás divirtiéndote? ― Murmura Julia acercándose a su oído porque la música es muy fuerte.
―Claro pero con tu compañía lo haría más… ― Responde con un toque de coquetería girando su rostro hasta quedar cerca de sus labios, sus miradas se enganchan y Lena puede ver algo que no ha notado en los lindos ojos que le han hipnotizado y que sólo la oscuridad del lugar le permite.
Los ojos de Julia tienen un ligero toque de color verde, una pequeña línea de un verde esmeralda a penas perceptible circula sus pupilas y se entremezcla con el azul de sus pupilas no así predomina el color azul en sus ojos y esto le sorprende pues le dan toque más enigmático y atrayente, no sabe porque pero este hecho le fascina y a la vez le alarma pues puede presentir un halo de misteriosa atracción más que física entorno a la persona de Julia como si sintiese que la sangre le llama pero le resta importancia y acorta la distancia entre sus labios tomando desprevenida a Julia, quien corresponde mientras se deja llevar por la música electrónica que inunda el lugar cargado de adrenalina y atracción.
Nastya sonríe ante el atrevimiento de su amiga aunque a Lidia no le agrada mucho el hecho de ver a una completamente desconocida besando a SU novia, así que se dirige hacia donde están las dos comiéndose a besos para detener tal traición por parte de Julia pues ha percibido una misteriosa atracción entre Julia y la tal Lena desde que la acaba de conocer además de distinguir un brillo de deseo en los ojos de la joven pelirroja.
―Perdona querida pero no puedo dejar que arruines el momento entre mi amiga y su conquista… ― Interviene Nastya impidiéndole el paso.
―Pues sucede que TU amiga no está besando a su conquista, ella es MI novia ― Sale al brinco la joven molesta.
―Creo haber escuchado que TÚ la terminaste así que ella es libre de hacer lo que quiera… ― Señala cruzándose de brazos dejando sin palabras a la chica.
―Discul… Disculpa ― Murmura Julia de manera entrecortada cuando se han separado.
―No… Discul… Discúlpame tú a mí, sé que tienes novia y… Lo siento en verdad, no quiero causarte molestias con ella… ― Lena se aleja y comienza a caminar lo más rápido que puede entre la multitud de la pista con el máximo color carmesí en su rostro buscando a su amiga no puede escuchar las palabras de Julia.
―Espera… ¡Lena, espera! ― Pero es demasiado tarde la pierde de vista y uno de los empleados le intercepta con asuntos del club haciéndola distraerse ― Quisiera volver a verte ― susurra para sí buscándola sin tener éxito.
―Nas, vámonos… ― Lena sujeta la mano de su amiga, quien discute con Lidia.
― ¿A dónde crees que vas robanovias? ― Lidia intenta asestarle una bofetada a Lena pero Nastya lo hace primero y la lanza al piso ― ¿Cómo te atreves? ― Se soba la parte roja y adolorida de su mejilla.
―Lo siento, ¿no te han dicho que no debes golpear por la espalda? ― Lidia se levanta ― además creo que Julia ya te botó si es que no lo ha hecho ya, ella quiere una verdadera mujer no una niña insegura y posesiva que la asfixie ― sentencia y Lidia le ve con lágrimas impotentes en los ojos.
―Vámonos… ― Insiste Lena incómoda ante la situación pues tiene algo de culpa en ello.
Nastya localiza a sus otras amigas y les comunica que Lena y ella se van porque Lena no se siente bien, así que no preguntan más pero saben que algo pasa y que deben preguntar después.


avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Sáb Ago 29, 2015 12:02 am

*** *** *** Flashback *** *** ***
Han pasado algunos meses desde que Larissa ha estado con Oleg y con Sergey casi al mismo tiempo, ha tenido malestares algo sospechosos que le hacen pensar seriamente en el hecho de estar embarazada, sus peores temores se hacen realidad una tarde en la universidad cuando pide ayuda a su mejor amiga, Sasha.
―Estoy nerviosa Sasha, ¿Qué tal si es positivo? ¿Qué voy a hacer? ― Camina impaciente Larissa por el baño ― ¿Cómo sabré de quien es? No quiero ver el resultado ― le pasa la prueba a su amiga
―Calma, hay nuevas formas para saber eso… Una prueba de paternidad ― sugiere despreocupada la joven castaña.
― ¡No! ― Responde escandalizada ― Oleg sabría lo que he hecho e incluso mis padres, no ni pensarlo.
―Tendrás que decírselo a Oleg, algún día… ― Le muestra la prueba positiva.
―No puede ser ― Larissa cae hincada en el piso de baldosas blancas.
―Puede ser hijo de Oleg ― intenta animarle.
―Y también de Sergey… ¡No, no quiero que sea de él! ― Exclama golpeando completamente fuera de sí su abdomen.
― ¡Oye! Él no tiene la culpa de TUS errores, afróntalos como adulta… No quiero decir te lo dije pero…― Calla ante la cara larga de su angustiada amiga ― Sabía que había algo malo en él ― asevera tocando su barbilla ― Shhh, él no se merece ninguna lágrima tuya… Tu bebé debe ser lo más importante ahora, no te arrepientas algo tan maravilloso que puede llegar a ser tu bebé… ― Se coloca a su altura y le abraza.
―Tiene razón ― acaricia su vientre y pide disculpas al pequeño ser que comienza a formarse en su vientre ― debo hablar con Oleg… ― Sasha le ayuda a levantarse pero le ve dudosa.
― ¿Estás segura de que quieres decírselo?
―Sí, no es justo para él hacerle creer que es suyo para librar de toda responsabilidad a Sergey y cuanto más rápido lo haga mejor…
Completamente decidida, Larissa ha citado a Oleg en un lugar privado para hablar ese mismo día, se siente nerviosa y a la vez culpable por haber traicionado el amor que Oleg le ha ofrecido, no ha encontrado las palabras correctas para decírselo y las ha ensayado durante todo el camino pero sabe que al último momento, las olvidará así que respira profundamente antes de caminar hacia donde está Oleg impaciente frente a una banca cerca del lago en la parte más alejada del parque central.
―Tu llamada me preocupó mucho, ¿estás bien? ¿Qué es eso tan importante que tienes que decirme… ― Se acerca el alto hombre rubio, Larissa puede detallar los atractivos rasgos del cariñoso muchacho acentuados con ojos verdes.
―Yo… ― Se queda sin palabras y se pone nerviosa, las manos le sudan y Oleg las toca.
― Por Dios, estás muy fría, ¿te encuentras bien? ― Se quita el abrigo y se lo coloca sobre los hombros tallando sus hombros para darle seguridad.
―Oleg, te he… ― Toma un respiro profundo armándose de valor ― Te cité para decirte algo muy importante… Yo… Estoy embarazada… ― Dice al fin.
Los ojos del muchacho se abren como platos y comienza a saltar de alegría y felicidad, ama tanto a la chica que esa ha sido la mejor noticia que ha podido recibir en toda su vida, ha deseado tanto escuchar eso que no le importa luchar contra la furia de sus futuros suegros por haberse adelantado con la carta a la cigüeña antes de casarse.
―Esto… Es maravilloso, un hijo tuyo y mío… ― Murmura loco de desbordante felicidad.
―Sí, es… Maravilloso ― murmura con algo de desanimo.
― ¿Por qué la cara? Debes estar radiante de alegría, si es por tus padres yo hablaré con ellos y los convenceré de que nos casaremos lo antes posible… ― Oleg la abraza.
―No… No es eso… ― Se aleja de Oleg ― Hay… Hay otra cosa que debo decirte ― le da la espalda ―Yo… Yo… Estuve con alguien más y… Este bebé puede ser de él también ― la sonrisa de Oleg desaparece poco a poco al escuchar aquello y su reacción molesta es inevitable.
― ¡¿Me engañaste?! ¡¿Estuviste con alguien más?! ¡¿Cómo pudiste?! ― Le toma de los brazos y la sacude, hay mucha ira en sus pupilas encendidas y voz muestra el dolor que siente, Larissa nunca lo ha visto así y se asusta un poco por lo que comienza a llorar.
―Yo… Yo… Lo siento… No…
― ¡¡Cállate!! ― Oleg levanta la mano para golpearla pero le suelta y se gira intentando contener su rabia, lágrimas de decepción y coraje inundan sus ojos, se calma un poco y con aire sombrío en sus rostro le pregunta ― ¿Él…Él lo sabe?
―No… ― Murmura sollozando ― Y no quiero que lo sepa porque… Sé que se hará responsable ― Oleg le mira dubitativo ― él es casado y… ― Calla por un momento tomando valor ― Sólo me utilizó como un objeto que le sirvió por cinco minutos para satisfacerlo… ― Le resulta humillante admitir aquello y ante el silencio de Oleg prosigue ― Entiendo que no quieras saber nada de mí después de saber esto… Pero necesitaba decírtelo porque no era justo para ti, entenderé que no quieras volver a verme así que… Me voy de tu vida, gracias por ser tan maravilloso conmigo sin que lo merezca ― se acerca al derrotado Oleg y le entrega el abrigo que le ha prestado dándole un beso en la mejilla cerca de la comisura de los labios.
―Espera… ― Oleg le detiene sujetando su mano y Larissa baja la cabeza avergonzada ― Sí, estoy dolido por saber que me engañaste pero… Te amo y no puede dejarte ir ― Larissa levanta la mirada que ha permanecido en el suelo y le mira sorprendida ― has dicho que ese bebé puede ser mío también y… Eso es suficiente para mí ― le sonríe de manera triste con lágrimas en los ojos y Larissa se siente fatal al haber hecho lo que hizo ― será un poco difícil para mí al principio porque sé lo que hiciste pero confío en que el amor que siento por ti, me ayudará a superarlo… Sólo si tú estás conmigo.
―Estaré contigo siempre… Gracias por perdonarme ― Larissa se abraza al cuerpo de Oleg estallando en llanto de felicidad pero no sabe que Oleg tiene el corazón roto por su traición prometiéndose tratar de olvidar lo que ha pasado e intentar no ver en aquel niño todos los días la falta de Larissa así que se jura ahí mismo que amará al pequeñín o pequeñina sin importarle si es suyo o no.
―Jejeje ahora falta comunicarles la noticia a tus padres… ― Oleg intenta forzarse a encontrarle humor a la situación pero no puede y Larissa se da cuenta de la gran persona que es Oleg y se promete a sí misma nunca defraudarle nuevamente haciendo todo lo que pueda para volver a enamorarse de él hasta llegar a amarlo, por él y por su futuro hijo.

Recuerdo las lágrimas corrían por su cara,
Cuando le dije que nunca te dejaré ir.
Cuando todas las sombras casi matan a su luz,
Recuerdo que usted dijo que no me dejes aquí solo,
Pero todo está muerto y enterrado y en el pasado esta noche
Sólo cierra los ojos,
El sol se pone.
Vas a estar bien,
Nadie puede hacerte daño.
Ven luz de la mañana,
Tú y yo estaremos sanos y salvo.

No te atrevas a mirar por la ventana,
Cariño todo está en llamas.
La guerra afuera de nuestra puerta sigue azotan,
Se aferran a esta canción de cuna.
Incluso cuando la música se ha ido, ido...

Sólo cierra los ojos,
El sol se pone.
Vas a estar bien,
Nadie puede hacerte daño.
Ven luz de la mañana,
Tú y yo estaremos sanos y salvos.

Sólo cierra los ojos,
Usted va a estar bien.
Ven luz de la mañana,
Tú y yo estaremos sanos y salvos...

*** *** *** Fin de flashback *** *** ***

La fecha de la cita clandestina ha llegado, Lena está nerviosa de volver a ver al hombre que ha contratado pues se siente algo mafiosa con ese asunto que debe atender y más al tratar el asunto con la más absoluta discreción así que le ha pedido a Nastya que le acompañe nuevamente pues siente temor de enfrentar la realidad que ya conoce pero con su amiga cerca todo le parece más fácil.
― ¿Estás segura de que esta es la dirección? ― Pregunta Nastya viendo un poco temerosa el lugar de mala muerte al que han llegado.
―Sí, esta es la dirección… ― Le muestra el pequeño papelito que el investigador le ha dado con las fotos.
―Ay Len, esto me da mala espina, ¿a ti no? ―Nastya intenta convencer a Lena de que lo mejor es irse.
―No, Nastya necesito respuestas y tengo el presentimiento de que él me las va a dar… ― Murmura Lena antes de acercarse al hombre que cuida la entrada del lugar.
― ¿Pueden mostrarme sus identificaciones?― Pregunta el hombre clavo de aspecto rudo y corpulento de mostacho rubio cerrándoles el paso y poniéndolas nerviosas ― ¿Son mayores de edad? ― Les mira desconfiado infundiéndoles más temor.
―Nosotros… ― Intenta murmurar Lena pero se ve interrumpida.
―Vienen conmigo, déjales pasar ― interviene Víctor apareciendo tras ellas mientras el hombre retira la cadena de manera rápida y les abre la puerta ― señoritas, ¿vamos? ― Les cede el paso.
Lena y Nastya entran y pueden ver a todo tipo de personas del bajo mundo pero intentan no mostrar temor o miedo ante aquellas personas perseguidas por la autoridad además de tratar de no atraer tanto su atención, Nastya se aferra del brazo de su amiga cuando un hombre sentado en la barra le sonríe mostrando su sonrisa amarillenta mientras levanta su botella de cerveza hacia ella.
―Len, tengo miedo… ― Susurra Nastya.
―Vaya Víctor, sí que sabes escogerlas… ¿No me prestas a esta castaña? ― Se acerca un hombre alto y con cuerpo de fisicoculturista intentando tocar las mejillas de Nastya, quien se escuda tras Lena.
―Déjalas en paz… ― Sentencia.
―Vamos, no seas malo… ― Vuelve intentar tocarla pero un golpe en su estómago le hace hincarse en el suelo pues le ha dejado sin aire.
―Dije que las dejes en paz, vienen conmigo por asuntos de negocios y si no me obedeces… Ya sabes lo que pasará ― comenta en tono amenazante y el hombre se levanta y retrocede atemorizado ― vengan, por aquí…
Continúan caminando hacia la mesa más alejada en el rincón más apartado, Lena y Nastya pueden sentir las miradas de todos en el bar mientras caminan después del pequeño incidente con el hombre que les guía y su temor crece un poco más pues piensan que se han metido en un buen lío.
― ¿Quieren ordenar algo de tomar? ― Ambas jóvenes niegan levemente con la cabeza mientras Vítor pide un vaso y una botella con vodka.
― ¿Encontró algo de lo que le pedí? ― Comienza Lena.
―Antes que nada, debo decirle que esto es lo que ya había encontrado… ― Busca en su gabardina negra y toma un sobre amarillo en tamaño carta para entregárselo a Lena, quien lo toma y le da una hojeada ― Y esto… ― Vuelve a introducir su mano en el otro lado de la gabardina para sacar un sobre del mismo color y tamaño que el primero ― es la nueva información nueva que encontré ― bebe un sorbo de su trago.
― ¿Puede explicarse mejor? No entiendo cómo es que ya había encontrado algo― Tanto Lena como Nastya miran al hombre con impaciencia y confusión.
―Como ya le mencioné, su padre me contrató para mantenerlo al tanto de la vida de su hija… ― Lena le interrumpe.
―Un momento… ¿Qué no le contrató para seguir a mi hermano? ― Lena está confundida.
―Creo que está en un error, señorita… ― Comienza a reír de manera burlona ― Su padre también creyó lo mismo, vivió engañado y creo que aun hasta el día de su muerte pensó lo mismo pues nunca me permitió decirle que el “niño” que nació en esa noche de tormenta fue una niña muy especial y muy sana…
―Entonces, ¿Por qué el notario leyó el testamento y mencionó a mi “hermano”?
―Por lo que le dije, su padre nunca quiso aceptarlo por su ferviente deseo de tener a su tan ansiado hijo varón pero creo que siempre lo supo y su hermana fue lo más cercano a un hijo que podría tener… ― Bebe de un trago todo el contenido de su vaso y sirve se más.
Lena le mira confusa al igual que Nastya, quien se mantiene al margen de todo sin entender muy bien lo que pasa. El hombre bebe lentamente el contenido de la botella mientras busca un último sobre en el maletín que ha llevado oculto y lo entrega a Lena, se puede leer en letras negras “Larissa Volkova”, el texto en sí hace que la mirada de Lena cobre un brillo sediento de venganza y toma la carpeta para abrirla.
― ¿Qué puede decirme de ella? ― Toma la foto que aparece al principio.
―Ella… ― Pausa sus palabras y con algo de decepción comienza con la historia de manera resumida ― fue una jovencita que su padre engañó y de la cual se aprovechó aun sabiendo que tenía una novio, seguramente nunca supo quiénes eran sus padres porque la abandonó con todo y bebé pero como sabrá creo que su padre se arrepintió de haberlo hecho porque tiempo después le buscó aunque la joven Larissa ya se había comprometido y casado con Oleg Volkov… ― Se ve interrumpido.
― ¿Ha dicho Oleg Volkov? ― Murmura Nastya.
―Sí, ¿Por qué lo pregunta? ― El hombre le mira extrañado de que lo mencione al igual que Lena.
―Lo digo porque él es uno de los jueces magistrados más importantes de todo el país además de ser uno de los fiscales más temidos, mi padre lo conoce y creo que hasta fueron o son amigos ― explica de manera simple.
Lena regresa su atención al hombre para saber más sobre la mujer que cree es la culpable de todos los males de su familia, en especial de su madre.
―Entonces, ¿Qué más puede decirme de esa tal Larissa? ― Le muestra la foto de la hermosa mujer rubia.
―Sus padres son los dueños de una de las cadenas hoteleras más importantes de Europa, Arkadi e Inna Afanasiev… ― Explica ― Larissa se casó con Oleg cuando ella tenía alrededor de tres meses de embarazo, tuvo al bebé en un parto repentino y prematuro cuando apenas cumplía siete meses, se graduó como profesora de arte tiempo después aunque el señor Sergey entonces se enteró de que la joven Larissa estaba embarazada y se dio cuenta de que podría ser su hijo, en este caso hija…

*** *** *** Flashback *** *** ***
Los padres de Larissa han hecho casi un escándalo cuando les han comunicado la noticia y casi de inmediato, los obligan a casarse, Larissa puede sentir que Oleg se muestra algo incómodo ante el hecho de que tal vez no sea su hijo a pesar de que se muestra atento y cariñoso puede percibir que hay un poco de inseguridad en él pues algunas veces se muestra frío y distante con ella cuando están a solas, muchas cosas recaen como una pesada carga sobre la pequeña espalda de su hijo aun no nato, le duele pensar que su pequeño o pequeña lleve a cuestas el desprecio y odio que pudiese llegar a sentir Oleg.
Larissa se ha enterado de que Sergey se muestra “orgulloso” de su reciente paternidad cuando coinciden en una fiesta que han organizado sus padres, repentinamente comienza a sentirse mal y es cuando entran las amenazas de aborto, su pequeña está a punto de nacer.
Sergey se muestra intrigado por el hecho de saber que Larissa está embarazada además de que se corre el rumor que el primer nieto de los Afanasiev será un barón, le entran las dudas pues él ha anhelado tener uno pero su esposa solo ha podido darle una niña, así que contrata los servicios de un investigador privado para vigilar a su “pequeñín” y aunque se muestra algo decepcionado cuando le dicen que el bebé no ha sido niño sino niña, para él siempre será el tan ansiado hijo que nunca tuvo y jamás tendrá.
Al nacer su pequeña, Larissa se da cuenta de que Sergey les sigue muy de cerca desde un hace algún tiempo así que le pide que les deje en paz porque quiere ser feliz al lado de la persona que ama aunque Sergey no se da por vencido e intenta acercarse al “pequeñín”, sabe que Oleg adora a su “hijo” y funge como padre ocupando el lugar que debería ser de él.
Un día cuando la niñera le lleva al parque, la niña tiene cinco años está jugando con su pelota bajo la atenta mirada de la niñera pero en un descuido, la niña patea lejos su pelota y cae en los pies de Sergey.
―Hola, ¿Cómo te llamas? ― Sergey le acerca la pelota acariciando su corto cabello rubio.
―Julia ― responde la niña con inocencia, Sergey detalla a la niña de manera minuciosa sonriendo con orgullo, la pequeña viste unos pantaloncitos cortos de color gris y una camisa blanca con el escudo de un jardín de niños.
―Creo que esto es tuyo, ¿lo es? ― Julia asiente y estira las manos para tomarla ― ¿Sabes? Tengo una hija que casi tiene tu edad… ― Toma su cartera para sacar la foto de una niña pelirroja.
―Es muy bonita… ― Admira con ojos curiosos ― pero yo no te conozco y mi mamá me ha dicho que no hable con extraños ― advierte.
―Mi nombre es Se… Dante ― ha estado a punto de decirle su nombre y descubrirse ante Larissa si le llegase a preguntar ― ¿ahora ves? Ya no soy un extraño, sabes cómo me llamo y sé cómo te llamas, somos amigos ― extiende su mano y Julia la acepta con toda la camaradería y sigue platicando con Julia, quien responde con soltura e inocencia a sus preguntas ― ¿Te gustaría comer un helado…? ― La asiente y sonríe pero la voz de la niñera llamándole alerta a Sergey y se despide ― Otro día comeremos la nieve pero no le digas a nadie… ― Antes de irse, Sergey le acaricia la cabeza desordenando sus cortos y rubios cabellos, Julia hace un puchero viendo a Sergey alejarse lo más rápido que puede sintiendo su corazón quebrarse ante el hecho de dejar a la que puede ser su “hijo” tan anhelado.
― ¿Dónde estabas? ― Pregunta asustada la jovencita, Julia señala su pelota y ve hacia donde se ha ido Sergey pero no dice nada tal como le ha dicho Sergey.
No puede creer lo que le ha hecho a Larissa pues se ha enamorado de la pequeña Julia, no tiene ningún rasgo suyo pero tiene la misma mirada de su madre pero ha podido ver algo que de él que le enorgullece mucho, puede sentirlo, es sangre de su sangre; al parecer tiene los ojos azules combinados con el verde de sus ojos y es muy linda, viendo sus rasgos definidos, puede percibir que será toda una rompecorazones en un futuro, se arrepienten tanto de haber abandonado a su madre.

Hola…
Escucha dime si tu mamá
¿Hoy quisiera atenderme?
¿Es el señor que hablo ayer?

Yo le voy a avisar,
Yo creo que se está bañando
Y no sé si lo podrá atender.

Dile por favor que es algo importante
Y le quiero hablar.

¿Le hiciste algo a mi mamá?
Ella me hace siempre señas
Y me dice despacito dile que no estoy.

Y mientras dime si es ¿que ya vas a la escuela?
¿Si cuidas tu lección?

O si pero como mi mamá trabaja
La señora del vecino me lleva al colegio
Y el boletín lo firma mamá porque yo no tengo papá.

Dile son seis años que sufriendo estoy,
Es justo tu edad.

A no yo solo tengo cinco años, pero dígame
¿Desde cuando conoce a mi mamá?

Mi corazón lloro y ella no contesto,
Pasan mis días sin fe con este amor quemándome.
Mi corazón lloro y también se alegró al escuchar la voz que
me atendió.

Dime si vas de vacaciones como el año pasado
A las playas del mar.

O sí, me gusta bañarme y ahora yo sé nadar
Pero dígame,
¿Cómo es que usted sabe qué hace un año que me fui de vacaciones?

Dile a tu mamá que yo la quiero mucho
Y también a ti.

Pero si yo no lo conozco,
Oiga dígame, ¿Qué le pasa por que ha cambiado su voz?
¿Está llorando?

Mi corazón lloro y ella no contesto, pasan mis días sin fe con este amo quemándome.
Mi corazón lloro y también se alegró
Al escuchar la voz que me atendió.
Dile que atienda,
Dile que atienda…

Pero ya se fue.

Si se ha marchado entonces adiós.

Adiós señor.

Adiós hijito.

*** *** *** Fin de flashback *** *** ***

― ¿Qué averiguó sobre mi “hermano”? ― Lena compadece un poco a Larissa por como la ha tratado su padre eso no le quita el hecho de que fuese participe involuntario en el engaño sufrido por su padre ― Esto solo muestra el informe… Es independiente, tiene su propio club pero quiere estudiar medicina y ha ingresado este año a la facultad, no me dice mucho.
―Debo agregar que también es muy popular entre las chicas solo que tiene novia ― toma una foto donde aparece su “hermano” en su graduación de secundaria posando para la cámara rodeado de cinco chicas muy lindas con mini vestidos en diferentes colores y tamaños en la noche de graduación ― no cabe duda de que en sus genes corre la sangre Katin ― comenta bebiendo todo su trago de una sola vez.
―Lástima… ― Comenta Nastya pero Lena le dedica una mirada severa y baja la cabeza sellando sus labios con sus dedos.
―Estas fotos ya las vi, dijo que tenía nuevas, ¿las trae ahora mismo? ― Lena ve algo molesta al hombre por su comentario.
―Claro que sí, ahí la tiene además debo agregar que su negocio va bien, maneja uno de los clubes nocturnos que están de moda, el Zodiac club… ― Al decir esto, Lena y Nastya se miran perplejas pues han conocido a quien es dueña del lugar ― ¿Por qué esas caras? Cualquiera diría que han visto al mismo diablo ― se mofa ― Como sea, esta es su foto… ― Les muestra claramente el rostro de una persona muy conocida para ambas.
Lena toma temblorosamente las fotos sabiendo de antemano de quien se trata, sus temores se hacen realidad cuando ve el rostro de la persona que le ha traído tanto, a la cual incluso ha besado y siente nauseas por lo que aquello implica, es víctima de su propia venganza ahora mismo pues ha besado a su propia hermana sin saberlo y le causa un shock terrible pues tiene que aceptar que tal vez esté enamorada de su hermana; no, no puede ser verdad, aquello no es más que una mentira…
Toma la foto y puede ver a Julia, ahora de pelinegra en la inauguración de su club, acompañada de su “novia” e incluso hay otra donde está en la universidad. Nastya tampoco puede creer lo que cruel que puede llegar a ser el destino y más con su amiga.
―Bueno, creo que es todo lo que querían saber, sin más me retiro esperando mi pago acordado ― se levanta llevando su botella con él ― lo olvidaba, si necesitan cualquier cosa, ya saben dónde encontrarme… ― regresa para comentarles aquello mientras se despide con la mano.
―Len…― Su amiga todavía no se recupera del todo cuando toca su mano el hombro de Lena para traerla a la realidad ― ¿Cómo estás?
― ¿Eh? Oh, bien... Supongo… Dis… Disculpa, me fui por un momento… Saber todo esto… ― Suspira ― No esperaba encontrarme con… Esto es muy…
―Repentino, lo sé pero la pregunta aquí es, sabiendo todo, ¿Continuarás con lo que has pensado? ― Nastya teme esa respuesta.
―Sí, lo haré… ― Responde de manera escueta.
―Pero…
―No hay peros, lo haré sin dudar… Si Julia es lo que Larissa más quiere, me tomaré de ello para cobrarle una a una las lágrimas que hemos demarrado mi madre y yo… ¿Dónde está Víctor? ― Pregunta con cierto brillo de maldad en sus ojos que asustan a Nastya pues sabe que Lena trama algo, lo ha ubicado en la barra y camina hacia él.
―Lena… ¡Lena! ― Camina tras ellas pues sabe que no está pensando claramente además de que le da un poco de miedo quedarse sola en aquel lugar de mala muerte.
―Dígame, señorita ― el hombre voltea hacia Lena.
―Tengo otro trabajo para usted ― los ojos de Víctor cobran un brillo codicioso tallando los dedos de su mano como si estuviese contando dinero ― Lo único que puedo decirle que le será muy beneficioso tanto para usted como para mí ― termina sonriendo muy confiada y con mucha malicia al saber lo que va a hacer mientras Nastya ruega porque su amiga recapacite y sea iluminada para que no se le nuble el pensamiento con su absurda venganza pues no le ve el caso a desquitarse con alguien que no tiene la culpa de los errores de sus padres pero sabe que cuando una idea se le mete a Lena en la cabeza, difícilmente cambia de opinión y teme que salga lastimada ella misma con todo aquello.

“El error se evita pensando antes de cometerlo, pero cuando ya está hecho lo único que queda es aceptarlo.”
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Sáb Ago 29, 2015 12:07 am

Capítulo 4 Un “falso” secuestro que se vuelve muy real

La nana la despertó a las seis con cuarenta y dos
la nena arruga los ojos pa’ que no entre la luz
recita la oración de siempre para cumplir con dios
acto seguido en el pecho se dibuja una cruz
De quien es el auto que espera dos cuadras al sur.

Armada con libros de texto la lleva el chofer
mama la despide en la puerta agitando los brazos
la nena tiene nueve años como iba a saber
qué hace más de cuatro meses que le siguen los pasos
y el auto que espera a dos cuadras enciende el motor.

Un tiro en la sien al chofer, la nena va a la deriva
un árbol detiene la inercia, ellos la tienen rodeada
su frente dio contra el cristal y le ha abierto una herida
los vecinos se encierran con llave, nadie ha visto nada
y la mano que mato a su chofer ahora le opaca los gritos
la nena es un uno con ceros a partir de hoy…

La nena ya no arruga los ojos, no ha visto la luz
en la sucursal del infierno no existen ventanas
su suerte cotiza en billetes de otro país
su vida es un trueque vulgar parecido a la muerte
la nena no va a ir esta tarde a su clase de inglés…

La nena es un bulto amarrado en un chrysler café
un zapato le oprime la espalda, un pañuelo la boca
la nena está muerta de miedo y no entiende porque
la nena no sabe que a veces también dios se equivoca
la nena es desvelo y noticia la nena no está.

Su planeta cambió de tamaño y mide cuatro por tres
su sol es la luz que se cuela debajo de una puerta
la nena ya no ve diferencia entre un día y un mes
la nena no sabe si duerme o se mantiene despierta
la nena ya lleva 3 meses buscando un porque.

Seis kilos de menos la nena, tiene yagas rosadas
papá casi loco, mamá de nuevo en los hospitales
se pacta la entrega con una voz manipulada
la misma que ha venido ofreciendo souvenirs corporales
y el miedo se ríe de todos y se frota las manos
el futuro pone cara de perro si se le da la gana.

La nena ya no arruga los ojos, no ha visto la luz
en la sucursal del infierno no existen ventanas
su suerte cotiza en billetes de otro país
su vida es un trueque vulgar parecido a la muerte
la nena ya lleva diez meses sin ir al ballet…

El día indicado el dinero está debajo de un puente
la nena por fin sale del cuarto donde estuvo guardada
todo marcha como pactado, no hay ningún pendiente
de pronto el jefe irrumpe en la casa sin cubrirse la cara
la nena reconoce en el rostro a alguien familiar
los planes después del incidente han debido cambiar.


(http://www.youtube.com/watch?v=l1Njgd7Ie-Q La nena (bitácora de un secuestro) – Ricardo Arjona)

Lena se siente tan culpable de lo que sucede, su sed de venganza está a punto de cobrar la vida de una persona inocente, el trato mostrado que recibe Julia mostrado en el video de casi cuarenta y ocho horas de duración le resulta inhumano y hasta denigrante, nunca ha llegado a pensar en lo que pudiese pasar cuando le ha encargado esa “sencilla” tarea a los hombres que Víctor le ha recomendado para hacer el “trabajo” de fingir un secuestro.
―Ve lo que has provocado, no escondas la cabeza ― le recrimina Nastya horrorizada de igual manera al ver el horrible trato de los hombre que ha contratado Víctor.
―Yo no… No quería que pasara esto… Ellos… ― Lena cubre su boca para impedir que su estómago devuelva su contenido ― ¿Qué le han hecho? ― Susurra con remordimiento y arrepentimiento pues la idea es que la asustasen un poco y mantener preocupada a Larissa pero el “plan” se le ha salido de las manos.
―Simplemente han seguido tus instrucciones de darle un “sustito” y hacer pagar a Larissa como lo has ordenado ― señala con sarcasmo y algo de dolo Nastya al ver el monstruo de venganza que poco a poco consume a su amiga.
Lena siente náuseas nuevamente al ver el golpeado rostro de Julia su ojo izquierdo está casi muy cerrado debido a los golpes recibidos que también han hecho una herida sobre su ceja derecha, su labio está roto y los pómulos de su mejilla están hinchados, le cuesta trabajo respirar y escupe sangre casi a mares cuando intenta respirar por la boca, poco queda del rostro atractivo que han visto en fotografías sin mencionar su mano izquierda casi deshecha y fracturada debido a los martillazos recibidos como castigo al interferir en las “llamadas de rescate” para no preocupar a sus padres pero no ha bajado la cabeza y se ha enfrentado a su terrible realidad haciendo frente a los secuestradores cada vez que intentan intimidarla aunque sus fuerzas poco a poco se merman debido a su critico estado de salud y a su padecimiento.
―No gires el rostro ― alude Nastya con impotencia cuando Lena no puede mantener la mirada en la pantalla de su portátil ― regocíjate con el dolor de ella y de Julia… ― Alienta para que Lena abra los ojos.
― ¡No! ― Lena cubre sus oídos y ojos mordiéndose los labios mientras lágrimas de culpabilidad escapan de sus ojos verdigrises, ¿Qué diría su mamá al verla actuar se esa manera? ― ¿Qué…? ¿Qué le sucede? ― Pregunta al hombre al otro lado del teléfono al ver a Julia comenzar a convulsionarse pues sabe que lo que está viendo es en hora real.
―Señorita, la joven se ha puesto muy mal… No entiendo que ha pasado si sólo estábamos dándole un pequeño susto y… ― Responde la hosca voz del hombre vestido en uniforme militar de las fuerzas especiales rusas ― ¿Qué hacemos? ― Pregunta desesperado.
―No sabía que estaba enferma… Víctor no lo escribió en el informe… Yo no… Lo sabía… ― Nastya intenta abrazarla pero Lena se niega buscando algo de información entre los papeles que contiene el informe.
Lena da vueltas en la habitación mientras piensa qué hacer en ese caso, no es justo desquitar su odio y rencor hacia Larissa en Julia, poco tiene que ver pues deduce que nada sabe sobre el pasado “oscuro de su madre” y una pequeña luz de iluminación le hace ver lo mal de sus acciones aunque sólo espera que no sea muy tarde y de pronto un flashback asalta su mente recordando el incidente de hace casi dos días…

*** *** *** Flashback *** *** ***
Las acciones de Lena no tienen nada contentas a Nastya y ha tratado de persuadirla de lo que quiere hacer pero Lena le ha puesto entre la espada y la pared pues debe escoger entre hacer el bien moral al prevenir a Julia del secuestro planeado y traicionar así la amistad y confianza de años que Lena ha depositado en ella o escoger ser su amiga y confidente además de cómplice de un delito y absurda venganza cargando en su conciencia lo que pueda suceder pero gana más la amistad que le une a Lena pues siente que tal vez logre hacerla desistir en algún momento.
―Víctor ya me confirmó la ubicación de donde estará cuando la lleven, les ha dado instrucciones de que deben asustarla un poco como ellos saben hacer y además les ha dado el punto donde interceptarán a Julia ― comenta ansiosa observando el detallado plan de Víctor en su Tablet mientras están en la cafetería.
― ¿Estás segura de querer hacer esto? ― Nastya presiente que algo saldrá mal pues siempre ha tenido como un sexto sentido además de ser como la voz de la razón para Lena y de conocer todos sus secretos, sabe que su amiga no es mala pero se ha dejado cegar por su tonta venganza como si con eso solucionara el daño ya hecho ― No creo que Julia deba pagar por algo que su madre hizo, además ya han pasado casi 18 años de lo que sucedió…
―No, esto lo tengo que hacer para que Larissa llore lo que mi madre cuando mi papá nos mantuvo abandonadas ― concluye Lena de manera tajante para añadir un poco más calmada ― perdona pero es que esto no me parece justo, mi madre no merece compartir con “esa” lo que por derecho le corresponde al fruto de sus engaños.
― ¿No te has puesto a pensar que tu madre ya ha perdonado las infidelidades de tu papá? Digo, no creo que haya sido tan tonta y disculpa la palabra pero no creo que no se diera cuenta de lo que hacía tu padre ― Lena hace un gesto adusto ante tal declaración ― yo creo que prefiere dejarlo así pues si hubiese querido podría haberle reclamado en vida, creo que debes hacer como ella y seguir adelante…
―Nastya no estás entendiendo el punto además no es tan sencillo lo que pides.
― ¿Y el cual es…? ¿Qué no es tan sencillo? ― Nastya le mira fingiendo no entender.
―Hacer sufrir a Larissa, hacerle pagar caro el haberse metido con mi papá y olvidar el abandono de papá por esa clase de mujeres fáciles.
―Eso lo entiendo pero lo que no entiendo porque desquitarse con Julia, oye pero que Víctor no dijo que Larissa no quiso nada después de su engaño porque mira que tu papá no es una perita en dulce…
―Bueno… ― Lena no sabe que decir.
―Porque yo veo que Julia poco tiene que ver con esto, ella ni siquiera había nacido cuando pasó todo esto entre tu papá y Larissa, creo que ni es su hija…
―Nastya tú le quitas toda la diversión a esto ― se echa hacia atrás en su silla con los brazos cruzados ― y si quieres continuar a mi lado para seguir con esto, tendrás que dejar de cuestionarme ― sentencia.
―No te cuestiono simplemente no veo que esto te lleve a algo ― concluye bebiendo un poco de su malteada de vainilla.
***
Las horas pasan y llega el momento indicado para dar el “levantón” a Julia, quien se dirige hacia casa de su amigo Iván para ir al partido de práctica que tiene pendiente, no se ha percatado que un auto Mustang negro modelo 1970 en buen estado le sigue muy de cerca desde hace varios días y han marcado las posibles rutas del atraco hasta llegar a una parte alejada casi a las afueras de Moscú.
Julia conduce de lo más calmada mientras escucha una canción que le recuerda la peligrosidad y atracción que ha despertado en ella el conocer a Lena, siente que debe buscarla pues hay algo en ella que le llama pero también hay algo que le dice que se aleje, algo más que la atracción porque no puede negar que la joven pelirroja es muy hermosa con su belleza enigmática que esconde algo tras esos hermosos orbes verdigrises y desea saber qué es.

Entraste como un rayo de luz
como un aire encantador
liberaste con tu hechizo
a mi recluso corazón

tu dulzura corre por mis venas
creí en tu intención
no pensé que fuese un engaño
ni una mentira tu amor

Me dices que te está llamando
te vas sin un adiós
se muy bien que harán tus brazos
dime que hago yo

Que hago con mis labios
si me ruegan tus besos
que hago con mis manos
cuando suplican tu regreso
que hago con mis noches
que hago con mis días
que hago con tu esencia
que se aferra a la mía

Hablamos solo cuando puedes
te abrazo al esconder
que no haría para tenerte a mi lado al amanecer

Mis amigos dicen que te olvide
que antes de ti no era igual
antes de ti mi vida no tenía sentido
antes de ti no sabía amar

Que hago con mis labios
si me ruegan tus besos
que hago con mis manos
cuando suplican tu regreso
que hago con mis noches
que hago con mis días
que hago con tu esencia
que se aferra a la mía
dime que hago yo

Que hago con mis labios
si me ruegan tus besos
que hago con mis manos
cuando suplican tu regreso
que hago con mis noches
que hago con mis días
que hago con tu esencia
que se aferra a la mía
dime que hago yo
que hago yo…


Julia tararea la melodía mientras su mente trae el recuerdo el rostro pecoso de la pelirroja que le ha robado el aliento desde que le ha besado esa noche en el club, recuerda el sabor dulce a cereza que le ha dejado su lápiz labial, sonríe al ver nuevamente el apenado rostro cuando se ha dado cuenta de lo que ha hecho y golpea el volante al ritmo de la suave balada.
Ajusta el espejo retrovisor y ve el Mustang negro que hace un momento ha visto cuando ha salido de casa, ¿es su imaginación o van hacia la misma dirección? Saca la mano de su Jeep y le indica que le rebase pues va muy cerca de la defensa de su auto pues no quiere competir en una carrera y el conductor no da muestras de quererla, le parece raro así que aumenta un poco la velocidad pero el Mustang le sigue muy de cerca hasta emparejarse en la defensa y Julia siente el auto dar un pequeño tirón hacia adelante.
― ¿Qué demo…? ― Murmura al sentir el golpecito.
Acelera un poco más hasta llegar a un claro donde se puede ver una patrulla estacionada así que poco a poco baja la velocidad al igual que el Mustang pero el patrullero sale de la patrulla y le indica que se detenga así que Julia hace lo que le pide colocándose cerca de la patrulla, el Mustang le rebasa a exceso de velocidad y el policía ni se inmuta pues se acerca al Jeep.
―Oiga oficial, ¿Qué no va a ir tras él? ― reclama Julia al ver pasar el Mustang negro como burlándose de ella.
―Licencia y registro ― ordena escuetamente el oficial bajando un poco sus gafas, lleva una enorme barba como si hace días no ha tomado un baño ― bájese del auto ― ordena.
―Pero…
―Abajo he dicho ― ordena con voz militar.
Julia obedece y se coloca contra el auto levantando los brazos colocándolos tras su cabeza como si fuese una criminal muy peligrosa y se acerca hasta frente del auto.
―Coloque ambos brazos sobre el auto y separe las piernas… ― el oficial le golpea levemente con la macana de su cinturón hasta que abre las piernas hasta poco más que la altura de sus hombros.
―No sé qué está pasando pero no he cometido ningún delito, conozco mis derechos y no puede detenerme sin una orden previa, quiero ver esa orden ― exige molesta Julia.
―Guarde silencio, si sabe todo eso debe saber que lo que diga puede ser usado en su contra y puedo arrestarla por oponerse a la revisión… ― El oficial hace una seña y de la patrulla sale otro hombre muy alto y fornido con uniforme militar de las fuerzas especiales rusas ― vigílala ― ordena mientras el oficial se introduce en el Jeep.
― ¡Oiga! No puede hacer eso… ― Se queja y se molesta más cuando el oficial está revolviendo las cosas en su maleta deportiva por lo que intenta acercarse y el oficial hace señas para que calle a Julia.
El hombretón sin miramientos golpea el abdomen de Julia provocando que se doblegue debido al dolor cayendo al suelo de rodillas mientras se sostiene el abdomen intentando jalar aire para respirar pues el golpe le ha tomado desprevenida.
― ¿Por…Por qué…Ha sido eso? ― Julia tose un poco respirando dificultosamente.
―Examen de rutina… Algunas veces los jóvenes esconden tras… ― Revuelve las cosas en la maleta ― Su pose de deportista ― sonríe al ver a Julia sujetar su abdomen.
― ¿Sabe…Sabe que…puede perder su puesto por este atropello? ― Julia logra apoyarse en su rodilla y ver al oficial de manera altiva aun desde el suelo ― Mi padre es un juez magistrado muy importante ― consigue ponerse de pie para hacerle frente al militar, no le gusta recurrir al uso de su apellido influyente para salir de algún problema pero no puede permitir que el oficial haga mal uso de su autoridad.
― ¿En serio? ¿Y quién es? ― Se mofa burlón el oficial sabiendo algo de antemano.
―Es Oleg Volkov… ― Responde con mucha seguridad Julia.
―Eso es lo que quería escuchar ― dedica una mirada significativa al militar quien saca un paño húmedo para cubrir la boca y nariz de Julia pero antes de que la someta demasiado, Julia le acierta un puñetazo al militar que le rompe el labio inferior.
El paño está empapado de cloroformo y le impide a Julia respirar, no puede más inhalar aire que el contaminado por la somnífera sustancia, de pronto siente el cuerpo pesado y cansado, todo se nubla y se vuelve negro a su alrededor, sus parpados decaen y pesan aproximadamente una tonelada pero sigue luchando por su vida y el militar debe someterla así que golpea su mejilla y la tira al suelo mientras apoya su rodilla en su pecho para tratar de impedir que se mueva.
Después de algunos minutos de forcejeos y lucha cuerpo a cuerpo, Julia es vencida por la enorme desventaja que representa el fornido cuerpo del hombre vestido de militar además de la sustancia que la ha adormecido y queda tendida en el suelo completamente inconsciente con el enorme moretón en su mejilla y desmayada.
―Dormida como un lindo gatito ― se mofa el militar levantándose y sacudiéndose el polvo de su pantalón y golpea con su pierna el estómago de Julia aprovechando su estado inmóvil e inconsciente.
El Mustang que ha venido tras de Julia se estaciona cerca del Jeep donde ha quedado y que continua con la puerta abierta, del auto descienden dos hombre más para tomar a Julia y llevarla a la bodega en la cual tienen órdenes de llevarla, uno de ello es alto y muy delgado de nariz grande, el otro es fornido pero algo obeso y alto con una cicatriz en su mejilla derecha.
― ¿Por qué las esposas? ― Observa burlón el hombre delgado y larguirucho ― ¿Qué te pasó? ― Se burla del corte en el labio de su compañero.
―Cállate y no molestes o te rompo la boca a ti también ― amenaza, el hombre larguirucho suprime una carcajada mordiéndose los labios mientras que los otros dos se miran y niegan con la cabeza por el sentido del humor infantil.
―Ya déjense de idioteces, es hora de irnos, espósala de la piernas y ayúdame a levantarla… ― Ordena el hombre que está disfrazado de oficial ― No maltraten el paquete hasta recibir órdenes ― advierte mirándolos con autoridad señalándoles con la macana pues sabe la clase de personas sádicas que son y hace una llamada en marcación rápida ― Hoyo en uno, el paquete va en camino… ― Espera las nuevas indicaciones y termina la llamada.
Los dos hombres que han bajado del Mustang colocan Julia en el asiento trasero del auto para llevarla al lugar indicado en una bodega abandonada a las afueras de Moscú completamente acondicionada para los fines oscuros de tortura que tienen pensados; el oficial esparce la ropa de maleta por todas partes del Jeep y deja una pequeña nota que sólo establece una hora, sabe que pronto alguien lo verá cuando comiencen a buscar a Julia así que para que no se pierda lo coloca en la pantalla del GPS.
***
Lena recibe un mensaje de confirmación mientras ella y Nastya están por salir de la cafetería, la sonrisa que aparece en los labios de Lena muestra una felicidad malsana que esconde completamente su perversidad en ese momento pero haciendo que los hoyuelos en su mejillas se vean infantilmente diabólicos y Nastya al darse cuenta de ello puede sentir que su cuerpo se estremece debido al miedo que siente.
―Perfecto ― murmura Lena guardando su teléfono celular.
―Len, yo creo que estás llegando muy lejos… Ninguna persona puede privar de su libertad a otra ― Intenta razonar ― al hacer esto estás cometiendo un delito y además estás siendo parte del crimen que pueda llegar a pasar, piensa bien las cosas ― suplica por última vez.
―Tonterías Nas, ¿Por qué no puedes ser objetiva con respecto a mi situación? ― Se victimiza.
―Lo soy pero esto es tener clara ventaja y no creo que la mejor forma de desquitarse de la pobre señora Larissa… ― Nastya siente un poco de miedo por lo que puede pasar con Julia ― ¿No te has puesto a pensar en lo que podría pasar si algo sale mal?
― ¿Pobre? Jajaja ― Se burla Lena.
―Len, no conoces a estos tipos ― observa ― al tal Víctor sólo lo has visto un par de veces y no sabes cómo trabajan sus hombres de confianza, ¿Qué tal si se les pasa la mano? ― Tiene el presentimiento de que algo malo va a pasar ― No puedes confiar al 100% en ellos…
―Si algo pasa, bueno… ― Balbucea nerviosa pues no ha pensado en eso.
―Cargarás en tu mente el crimen contra una inocente igual que yo ― Lena pasa saliva.
―Ya, Nas, no me dejas regocijarme en mis planes y si pasara lo que dices pues será cosa del destino ― repone con culpabilidad ― además lo hecho está hecho y no hay vuelta atrás… ― Sentencia.
***
Han pasado alrededor de cuatro horas en las que Julia ha estado completamente inconsciente y perdida de la realidad del mundo, nadie sabe aún que está desaparecida ni siquiera su amigo Iván pues ha pensado que se ha escapado por allí con la chica pelirroja que ha conocido en el club hace unas noches pues siempre ha sido así cuando tienen salidas además ha pensado que no quiere ver a Lidia por su pelea esa misma noche.
Un olor putrefacto invade los sentidos de Julia, poco a poco despierta con la vista borrosa y algo atontada dándose cuenta de que no conoce el lugar y que está esposada a una silla, amordazada con un pañuelo; da una mirada rápida alrededor de la oscura habitación pero no logra identificar nada pues no hay nada de luz en el lugar por lo que dificultosamente puede ver más allá de sus manos y piernas.
Comienza a moverse intentando zafarse pero es inútil pues las esposas están ajustadas a sus manos y tobillos muy bien apretadas, comienza a desesperarse y a moverse pero sólo consigue lastimarse un poco las muñecas, suelta un pequeño quejido al sentir una pequeña punzada en su costado, justamente en el lugar donde el militar le ha propiciado una patada después de someterla; siente unos pasos aproximarse hacia la habitación pero no bajará la guardia ante ellos, sabe que lo único que quieren es dinero pues seguramente conocen la posición económica de sus padres.
―Vaya, vaya… Mira quien ha despertado ― Una voz algo conocida pero distorsionada suena al abrirse la puerta y las luces del lugar se encienden.
Julia se da cuenta de que está sentada en una silla que parece ser de dentista junto a una pequeña mesa de trabajo que contiene algunas herramientas como martillos, pinzas, tijeras y una pequeña sierra, pasa saliva pero aun así se muestra calmada o al menos lo intenta y aunque su percepción óptica no es la mejor puede ver la figura del hombretón militar que la ha interceptado además de una hombre de figura larguirucha.
―Sé quiénes son… ― Julia intenta moverse pero se lastima las heridas recientes y hace una mueca de dolor.
― ¿A sí? Y, ¿Quiénes somos? ― Suena una segunda voz, la que pertenece al hombre delgado y larguirucho.
―Sí, unos oportunistas que sólo quieren dinero pero les aseguro que mis padres no les darán nada ― asevera ― ellos no caerán en estos jueguitos tontos.
― ¿Y quién dice que no lo harán? ― Se burla el hombre militar ― Lo más seguro es que si les enviamos un par de dedos… ― Se acerca y toma unas tijeras mostrándoselas y acercándoselas a la mejilla.
― ¿Se te acabó lo valiente? ― Se mofa el hombre larguirucho.
Julia no responde nada pues está pensado en cómo poder salir aun cuando está en desventaja y atada a la silla de operaciones odontológicas, piensa que no serán capaces de hacer lo que amenazan pero no está muy segura pues sabe que los nuevos secuestradores son distintos y no sabe qué tan sádicos pueden llegar a ser pero de todas formas decide tentar su suerte.
― ¿Te comió la lengua el ratón? ― Se burla el militar ― Di hola ― le muestra una cámara que coloca en un rincón ― Mantendremos a tus padres al tanto de esto, es hora real así que ya pronto se darán cuenta de que no estás pero antes…
El militar se acerca y sin piedad ni miramientos le propina un par de puñetazos, Julia poco puede hacer para cubrirse y amortiguar los fuertes golpes así que sus mejillas muestran el resultado de los golpes.
― ¿Eso por qué fue? ― Julia escupe un poco de sangre.
―Ajuste de cuentas… ― Señala su boca sobre la máscara negra ― Pero esto es por diversión.
Comienza a propinarle una lluvia de puñetazos por todas partes, Julia siente dolor y la sangre comienza a bañar su rostro cayendo a su ropa, otro hombre sólo sigue el salvaje ataque con su cámara para encontrar el mejor ángulo de grabación ; la golpiza continúa hasta que el militar se cansa y puede ver a Julia casi inconsciente, su rostro muestra hinchazón debido a la reciente golpiza pero se dice que no puede dejarse vencer, puede sentir los pasos de los hombres abandonar la habitación y agradece que hayan parado por el momento.
― ¿Y ahora qué hacemos? ― Pregunta el hombre fornido y obeso tras el cristal de doble vista que deja ver lo que pasa en la otra habitación.
―Esperaremos que Anatoly nos de la señal para enviar la transmisión ― el militar toma una lata de cerveza para sentarse en una silla recargándose en ella.
― ¿Era necesaria toda esa brutalidad? ― Interviene el hombre larguirucho.
―Las órdenes fueron que debíamos darle un pequeño sustito pero creo que se me pasó la mano.
***
Un paquete es recibido en la casa de la familia Volkov dejado por un misterioso mensajero que no se ha sacado el casco para nada y Larissa quien lo recoge pero al ver que se trata de una tableta electrónica, la enciende y sólo ve que tiene un icono que muestra un archivo de video así que lo presiona.
Un grito desgarrador inunda la casa y toda la servidumbre se precipita hacia la sala donde se encuentra Larissa para ver qué le puede estar pasando, la encuentran desmayada junto a la tableta con la reciente y salvaje golpiza propinada a Julia así que una de las muchachas de servicio le informa la situación Oleg, quien ni tardo ni perezoso llega como rayo a su casa para comprobar lo que sucede y se horroriza al ver lo que le hacen a su hija por lo que decide llamar a la policía pues piensa que puede tratarse de una extorsión pero sabe que todo lo que ha visto es muy real para serlo.
― ¿Lo encontraron? ― Pregunta Oleg hablando por teléfono con un comandante de la policía, el alma le abandona el cuerpo y empuña su mano con impotencia ― Gracias.
― ¿Qué encontraron? ― Larissa se ha levantado del sofá donde ha estado tendida con un pañuelo bañado en alcohol sobre su frente para intentar calmarla.
―Su auto, vienen para darnos informes al parecer hay una pista… ― Asegura Oleg aflojando su corbata que ahora mismo le corta la respiración n ― La encontraremos y ya verás que estará bien ― Oleg sonríe de manera triste mientras abraza a su esposa al ver la mirada de incertidumbre en sus ojos.
―Eso espero… ― Solloza Larissa ― Mi bebé… ― Comienza a llorar al saber el sufrimiento que debe estar enfrentando su hija en ese momento.
El comandante llega a casa de Oleg para explicar lo que saben, le muestra el papel con una hora señalada y se dan cuenta de que la misma ya se aproxima, el teléfono suena a los poco minutos y Larissa corre a responder.
― ¡Dejen ir a mi bebé! ― Exclama histérica ― Pidan lo que quieran pero no le hagan daño… ― Suplica Larissa a la voz manipulada.
―Como sabe tenemos a su hija con nosotros, sé que para estas horas la policía ya está involucrada así que será de en vano pedirles que no lo hagan además no me interesa, no podrán encontrarnos por más que lo intenten ― asegura la voz y prosigue ― tomen esto como algo personal y vean esto como el precio a pagar por errores pasados ― se burla y Larissa se tensa así que Oleg se acerca y le arrebata el teléfono ― enviaremos un video como el que vieron cada tres horas, así que estén pendientes… No les daré instrucciones porque quiero divertirme un poco con la pequeña Julia hasta que se acabe la diversión o me canse un poco, a ver qué pasa primero…
― ¡M****to! ¡Déjala ir! ― Reclama pero la comunicación se corta.
Oleg cubre su boca y sintiendo una punzada de dolor y ve a su esposa sentada en un sofá tratando de recuperarse de la impresión, comienza a pensar que esto es muy personal puesto que no han fijado un precio por la libertad de su hija, con coraje e impotencia golpea la mesita de madera que está al centro de la sala mientras intenta calmarse.
(http://www.youtube.com/watch?v=29ZagQLr4Xc See who I am – withim temptation)
Pero tal y como ha dicho la voz, cada tres horas se transmiten en vivo y directo los ataques a Julia, ahora mismo se lleva el cuarto ataque y pueden ver como la despiertan con una cubeta de agua helada haciendo que reaccione violentamente ante ello y mientras el hombre de traje militar habla diciendo lo que pide pero Julia logra articular que no hagan nada de lo que piden.
―No… Los… Escuchen ― dice con dificultad y autoridad Julia ― estoy… Bien ― pero este desafío e impertinente intervención mientras habla hace enfadar al hombre.
El hombre toma esto como un desafío por parte de Julia pues ha pensado que por los golpes tal vez quiera cooperar pero no es así, por lo que toma un martillo y lo ve detenidamente y quita una de las esposas que le sujeta la mano derecha para extenderla y volver a repetir lo que ha exigido pero Julia lo escupe así que el coraje del hombre no se hace esperar, sin aviso da de lleno con la cabeza del martillo en la parte superior de su palma; Julia suelta un grito desgarrador de dolor al sentir el golpe mientras en la casa, Larissa cubre sus oídos para no escuchar los gritos de dolor aunque Julia intenta contenerlos acallando sus quejidos y Oleg desvía la mirada empuñando sus manos con desesperación ante tal sadismo hacia su hija.
―Si me sigues desafiando y retando, te dejaré la mano sin un hueso sano ― se burla y se despide ante la cámara ― nos vemos en la próxima transmisión ― se despide como todo un conductor de televisión ― toma esto como un pequeño castigo por ser una niña mala ― se dirige a Julia.
***
Larissa ha sido sedada por órdenes de Oleg pues está muy nerviosa por la situación que enfrentan mientras él da vueltas en su despacho acompañado del comandante, Larissa aun dormida comienza a divagar y evoca uno de tantos recuerdos, el nacimiento de su hija; pude verse a sí misma recostada en la cama de hospital mientras espera que lleven a Julia pues la están limpiando y revisando, recuerda la primera impresión al verla y saber que su hija ha nacido como una persona especial, el médico que la ha atendido le ha explicado que su condición se debe a una pequeña mutación de los genes, los cuales han hecho que el pequeño cuerpecito de su hija contenga la mitad de los genes XY en igual cantidad que los XX y que no han logrado definir muy bien sexo de la pequeña Julia pero más que horrorizarse ante aquello.
Larissa agradece que Julia estuviese entre sus brazos pues al ser prematura ha presentado muchas dificultades y a tan pocos días de su nacimiento ha tenido que enfrentarse a una operación en la garganta para despejar sus vías respiratorias además de sus cuerdas vocales y aunando todo ello, una pequeña dificultad en su corazoncito que le se habría de convertir en un pequeño calvario que debe contrarrestarse con medicamento de por vida; sabe que su hija es una guerrera y que por ella debe mantenerse firme y controlada ante la desesperante situación.
―Dos angustiantes días han pasado y no podemos encontrarla… ¿Por qué Dios? Dame fuerzas y una señal ― exige Oleg mientras está en su despacho, su aspecto es cansado y ojeroso pues no ha podido dormir en esas angustiantes horas manteniendo todo aquello en secreto de la molesta prensa.
***
El informe no ha llegado a manos de Lena pues ella misma ha pedido que la informen hasta después de dos días para cuando la dejen en libertad pero no cuenta con que algunos eventos cambien todo el plan pues no sabe qué tan mal la ha pasado Julia.
Julia no sabe cuento tiempo ha pasado pero siente que ha sido poco más de una eternidad, poco a poco siente que su valentía y carácter se doblegan ante los ataques pero se dice que no puede dejarse vencer por los cobardes de sus atacantes aunque no sabe que tanto podrá aguantar a ese paso, no ha tomado su pastilla nocturna para su padecimiento del corazón y éste comienza a pasarle la nota.
― ¿Sabes? Eres de las pocas personas a las que he enfrentado y que han resistido muy bien ― el militar acaricia su cabello y lo desordena y un poco a lo que Julia intenta alejarse de su caricia pero está muy lastimada y cansada para hacerlo ― bien, eso quiere decir que todavía resistes otro juego más.
―Só… Sólo… Qui… Quiero… Sa… Ver… Por qué ― Articula con dificultad escupiendo un poco de sangre.
―Digamos que tu mamá cometió un error que ahora se le está cobrando muy caro contigo, y como ella no pudo reparar tal falta… Pues serás tú quien lo haga.
El hombre comienza a golpea a Julia nuevamente y cuando ya no le quedan más fuerzas, le indica a otro que tome el martillo para continuar el juego golpeando la ya fracturada mano de Julia pero no miden la fuerza de su ataque además de que la falta del medicamento comienza a hacer estragos, Julia comienza a convulsionarse y los hombres se miran confundidos.
―Creo que se nos pasó la mano… ― Murmura el hombre larguirucho.
―Debo avisarle a la jefa…. ― El hombre comienza a marcar el número que Víctor le ha dado para informar a Lena ―Señorita, la joven se ha puesto muy mal…
*** *** *** Fin de Flashback *** *** ***

(http://www.youtube.com/watch?v=n96OJ7KYmxs Kingdom come – Imagine dragons)
La presión sobre Lena es mucha pues sabe que si no hace nada, Julia posiblemente morirá, no sabe qué hacer pues si sigue con lo de la venganza tiene que mantenerse muy fría ante estas situaciones pero una pequeña luz de consciencia le dice que debe actuar en favor de Julia y liberarla de tan cruel sufrimiento al que la ha sometido.
―Llévenla donde la dejarían, yo la recogeré y me haré cargo ― ordena Lena en un momento de lucidez moral y Nastya le ve confundida.
― ¿Qué piensas hacer? ― Nastya cree que se ha vuelto loca ― ¿No crees que será muy sospechosos esto?
―Ya se me ocurrirá algo, tu vienes conmigo ― Nastya no puede negarse pues Lena la arrastra al auto.
Tal como han acordado, los hombres bajan a una malherida e inconsciente Julia y la colocan en los asientos traseros del auto de Lena, va bañada de sangre y los sillones del asiento trasero se manchan instantáneamente, Nastya la ve muy mal por lo que comienza a apresurar Lena, quien maneja nerviosamente por las solitarias calles de Moscú esa noche.
Al llegar al hospital privado, Lena no se despega de Julia cuando ha solicitado una camilla, ha mentido diciendo que la ha encontrado tirada en una calle y ha pensado en ayudarla, se siente culpable de lo que pueda pasarle a Julia que la sigue hasta la sala de operaciones y aunque intentan detenerla, se escabulle hasta donde atienden a Julia; puede ver que cortan su ropa con tijeras para poder revisarla y la dejan en ropa interior, sus ojos se abren un poco al ver sus boxers y es allí que Lena se da cuenta del detalle que Víctor le ha mencionado que le hace especial, no puede seguir viendo pues una enfermera le toma del brazo y la saca aunque Lena se niega a abandonar la sala hasta saber algo sobre Julia.
La enfermera le ha pedido que espere con Nastya pero les ha advertido que sólo los familiares pueden obtener esa información así que esperan poder saber algo antes de que lleguen sus padres y familiares. Escuchan algunos pasos acercarse hacia la sala de espera donde están ellas y se aproxima un matrimonio, Lena puede reconocer ese rostro en las fotos, es Larissa Volkova.
Nastya ve a su amiga tensarse un poco y gira la cabeza para encontrarse con quien es la pesadilla de su amiga, trata de fingir que no la conoce cuando se acerca hasta ellas siendo guida por una enfermera y se aleja para hablar con el comandante, quien ha caminado tras Oleg y Larissa para interrogarla mientras Oleg y Larissa se sientan en las sillas continuas a ellas; Lena puede ver el semblante preocupado y demacrado de ambos, disimula una sonrisa de satisfacción en sus labios y Larissa siente una pesada mirada proveniente una de las jovencitas que están en la sala.
―Ellas encontraron a su hija ― anuncia el comandante acercándose después de dar el aviso a sus oficiales para que continúen con las investigaciones.
―Se los agradezco, se los agradecemos mucho, Oleg Volkov ― agradece el hombre rubio con mucha gratitud en su mirada, Nastya se siente muy culpable por ser parte de todo ello ― ella es mi esposa, Larissa
―No tiene porque, simplemente hicimos lo que teníamos como buenas samaritanas ― sonríe Lena viendo a Larissa al confirmar de quien se trata ― ella es Nastya y yo soy Elena ― no menciona su apellido para no alarmar a Larissa ― ¿Podemos quedarnos hasta saber cómo está ella?
―Por supuesto ― responde Larissa viendo a Lena con detenimiento al ver en ella algo que le resulta familiar pero no sabe que puede ser.
Oleg asiente y abraza a su esposa para darle ánimo mientras esperan para saber qué pasa con Julia, Lena no puede quitar su mirada de Larissa y le mira con rencor escondido mientras Nastya intenta controlar a Lena para que no vaya a hacer una locura en la sala. Todos están buscando entretenerse para evitar pensar en lo que sucede dentro de la sala de operaciones y así pasan alrededor de cuatro desesperantes horas hasta que el médico que atiende a Julia sale para dar informes sobre el delicado estado de Julia.
― ¿Familiares de la paciente Julia Volkova? ― Pregunta aun con su traje de operaciones manchado de sangre.
― ¿Cómo está ella? ― Se levanta Oleg apresurado al igual que las Larissa, Lena y Nastya.
―Llegó en condiciones muy deplorables, su rostro está irreconocible, tiene tres costillas rotas y sus muñecas presentan cortes profundos debido a su lucha por escapar, su mano izquierda está casi deshecha y completamente fracturada pero con un par de operaciones quedará como nueva ― intenta aminorar la carga emocional que hay en su madre ― su corazón estuvo a punto de detenerse pero le suministramos el medicamento necesario para controlarlo, por el momento está estable pero en terapia intensiva ― Larissa casi se desmaya al escuchar todo aquello pero Oleg le sostiene, Lena se muestra horrorizada ante las palabras del doctor pues no ha imaginado que su plan de secuestro terminara en eso y Nastya confía en que Lena pueda darse cuenta de lo que quiere hacer.
― ¿Podemos pasar a verla? ― El médico niega y les explica que para eso pasarán algunos días pues todavía no reacciona y sin más preguntas se retira.
―Creo que es hora de que nos retiremos, ¿podemos regresar a verla para ver cómo sigue? ― Interviene Nastya al ver muy ensimismada a su amiga.
―Claro, cuando gusten ― aprueba Oleg.
Nastya toma de la mano Lena para llevarla fuera de la sala pero Lena regresa para despedirse y le dedica una mirada significativa a Larissa, quien no puede descifrarla pues no conoce a la joven como para pensar detenidamente que le tiene rencor o al menos eso piensa. Lena sonríe con misterio y un poco de satisfacción al ver el estado alterado de Larissa y se dice así misma que eso es solo un poco de lo que le espera.
―Len, espero que con esto puedas entender las cosas de mejor manera y dejes todo esto ― comienza Nastya.
―No, hoy más que nunca quiero ver a Larissa hundida y acabada como la vi hoy ― su sediento deseo de venganza crece poco a poco más dentro de sí aunque le duele el hecho de hacer sufrir a Julia pues sabe realmente que no tiene culpa de nada aunque está consciente de que es un gran puente para acabar con Larissa así que la utilizará para sus planes sin darse cuenta de que tal vez ella también saldrá lastimada ― hoy más que nunca tengo entre mis manos la opción perfecta para vengarme de Larissa Volkova, prepárate porque ahora serás tú quien llore lágrimas de sangre…

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Sáb Ago 29, 2015 12:10 am

Capítulo 5 Cuidados y acercamientos

(http://www.youtube.com/watch?v=6Ejga4kJUts Zombie – The cranberries)  

Mi regalo.
Quise regalarte mis manos, para cuando necesitases levantarte.
Mis brazos y me pecho para cuando estuvieses triste y ansíes un poco de cariño.
Quise regalarte mis ojos para cuando la confusión te invadiera y desearas ver las cosas desde otro punto de vista.
Mis labios para brindarte la ternura de mis besos.
Quise regalarte mi corazón para que jamás te faltara el amor. Mi compañía para cuando la soledad te agobie. Quise regalarte mi alma para que junto a la tuya se fundan en una sola. Mi vida hasta el último hálito que me quede de ella, para vivirla junto a ti.
Quise que ya no existiera la distancia, quise detener el tiempo.


Puede sentir los gritos desgarradores y suplicas de Julia taladrar su mente, quiere que paren pero con forme camina los gritos se vuelven más potentes mientras se acerca más por el oscuro pasillo que conduce a la puerta entrecerrada por la cual se escapa un perceptible halo de luz y de donde provienen los gritos; corre con mayor rapidez pero la puerta se aleja poco a poco y cuando consigue llegar a la perilla de la puerta, al abrirla se da cuenta de que hay un precipicio y es inevitable caer así que cierra los ojos esperando la caída pero nunca llega por lo que abre los ojos y se ve a sí misma en cuclillas sujetando su cabeza con sus manos.
Las siente húmedas como si estuviesen cubiertas por una sustancia pegajosa y viscosa, se restriega los ojos y mancha su blanco y pecoso rostro con la sustancia que cubre sus manos e intenta limpiarla con su antebrazo y es cuando su mano se acerca más a su rostro que se da cuenta de que la sustancia “misteriosa” es sangre; sus hermosos ojos verdigrices se abren como platos y sin poder evitarlo cae sentada en el suelo que ahora está cubierto por un lodo negro muy espeso y la niebla presente comienza a disiparse para mostrarle más el lugar donde se encuentra.
Hay poca visibilidad en el ambiente así que a tientas busca algo que le indique donde está, camina apoyándose en sus rodillas y manos hasta que siente el pie de alguien tirado en el suelo, retrocede rápidamente esperando la reacción de la persona pero ésta ni se ha inmutado por lo que cautelosamente se acerca más a la persona para ver su rostro aunque el crujido de una rama le hace desviar su atención pero no ve a nadie así que busca el rostro de la persona desconocida escondido por la densa niebla que poco a poco retrocede y sorprendiéndose de lo que pues puede ver en inerte, frío y pálido rostro de Julia siendo cobijado por una bolsa de la morgue.
Le dan ganas de vomitar al ver lo desfigurado y golpeado que está pero contiene las náuseas, lágrimas de culpabilidad se deslizan por sus mejillas al ver la mirada cálida e inocente que tiene así que desliza la mano por sus parpados para cerrarlos pero una mano fría y de tacto áspero le toma la muñeca haciéndola estremecerse, intenta liberarse pero la fuerza de la mano tiene mucho ímpetu en detenerla por lo que toma un martillo que quien sabe de dónde ha salido y golpea con fuerza la mano que le detiene y se aleja del cuerpo muerto de Julia, respira con dificultad y está asustada por lo que abraza sus rodillas con desesperación intentando imaginarse fuera de aquel lugar y cierra los ojos.
―No puedes escapar de lo que has hecho… No puedes pretender que nada ha pasado… Tu vida ha cambiado a partir de ahora… ― Murmura una voz de ultratumba haciéndola cerrar los ojos con fuerza y al abrirlos se da cuenta de que está en un cementerio frente a una tumba y en cuya lapida se lee claramente el nombre de Julia Olegovna Volkova.
Niega con la cabeza y puede percibir una presencia que se acerca y se aleja de ella, su esencia le rodea y la hace estremecer sintiendo que se queda sin respiración diciéndose a sí misma que no es su culpa y cae de rodillas cuando las miradas de los ángeles le miran de manera acusatoria.
―Tu venganza llegará muy lejos, ¿es esto lo que quieres? ― La voz se siente muy cercana pero a la vez muy lejana.
―No… No es mí… Culpa… Yo… No tengo la culpa… Larissa tiene que… Pagar…― Sin poder evitarlo cae de rodillas al suelo.
―Si eso es lo que decir… ― La voz desaparece pero de pronto el rostro distorsionado de Julia sale de su sepulcro  y le hala hacia abajo ― Pagarás un alto precio por ello… ― Lena intenta sujetarse a algo pero no puede y la cima de la sepultura se ve muy lejana así que grita con desesperación sintiendo que cae en el vórtice y despierta empapada en sudor, su respiración es dificultosa mientras intenta recuperarse de tan mal sueño.

Han pasado sólo cerca de dos horas desde que han dejado a Julia en el hospital y Lena da vueltas por la cama sin poder dormir después del horrible sueño que le hace cuestionarse lo absurda de su venganza contra Julia, se siente tan culpable de que Julia casi pierda la vida así que se levanta para despejar su mente un poco, “quizá Nastya tenga razón y me estoy excediendo en esto, la verdad es que no tiene culpa de nada y la única culpable es su madre…”, piensa pero ante el nombre de Larissa su sangre hierve por la rabia que siente, “no puedes hacerte para atrás, ya tienes todo planeado y si lo haces, lo echarás todo por la borda… Sigue la segunda fase del plan…”
―Manos a la obra… ― Murmura Lena cuando se detiene frente a su espejo en el tocador y ve su reflejo de manera analítica pero decidida.
***
Oleg y Larissa han llegado desde temprano al hospital pues han regresado a casa sólo para refrescarse y cambiarse la ropa pues el médico que ha atendido a Julia, les ha comunicado que sería hasta esa hora por la mañana que le transferirían a una habitación privada puesto que ahora está fuera del peligro y no es necesario mantenerla más bajo observación.
Cuando Larissa entra en la habitación puede ver la escena más desgarradora que ha podido imaginar, el rostro de su hija ha quedado completamente irreconocible con todos esos moretones en el rostro, su labio está roto, lleva un collarín en su cuello y una férula envuelve su brazo izquierdo mientras lo mantiene levemente flotando sobre la cama.
El rostro de Julia se mantiene apacible y ajeno a toda realidad y del dolor, su pecho se mueve lentamente llevando una respiración muy lenta y pausada siendo ayudada por un respirador artificial; su cabello negro descansa esparcido por la delgada e incómoda almohada, se muestra rebelde como siempre y con una mano cubriendo su boca se acerca hasta su bebé para desordenarlo y peinarlo al mismo tiempo.
―Oh mi July… ― Intenta sonreír ante su situación pero no puede y comienza a sollozar buscando el refugio entre los brazos de su esposo.
―Shh ― intenta consolar ― vamos a encontrar a los culpables y los haremos pagar ― sentencia decido pues ha pensado que ha sido parte de la venganza de algún convicto al que ha enviado a la cárcel pues al ser juez magistrado y fiscal sabe que es blanco para atentados de ese tipo pero lo único que se pregunta es porque desquitarse con su hija y no directamente con él.
―Es que no puedo calmarme, mi Julia estuvo a punto de… ― No termina la frase pues no se atreve a imaginar lo peor.
―Lo importante es que está bien, sea como sea… ― Ve con orgullo a su pequeña ― Es toda una guerrera ― infla el pecho con orgullo al recordar cómo ha hecho frente a sus atacantes.
―Pero lo que ha hecho es una locura, retar y desafiar a los salvajes esos… ― Observa ― Aunque no puedo negarlo, July sí es una guerrera ― acaricia su cabello tomando un mechón entre sus manos y acomoda algunos otros mechones de su flequillo alejándolos de su frente intentando no tocar su lastimado rostro.
―Superaremos esto ― contempla sintiéndose impotente al no cumplir con su “función” de protector ― no dejaré que esto vuelve a pasar ― decreta serio para sí mismo al ver a su hija en aquellas condiciones recostada sobre la cama.
Larissa acaricia con su tacto de madre las heridas de Julia intentando sanarla como hacía cuando era pequeña y llegaba a casa llorando con alguna herida causada por caídas y tropezones, daba “besos mágicos”, como ella les llamaba, sobre las heridas y sobaba un poco calmándole y alentándole para que volviera a jugar; le causa gracia volver a hacer aquello aunque sabe que en estos momentos nada pueden hacer sus “besos mágicos” así que comienza a llorar mientras toma la mano sana entre las suyas presionándole un poco para que sienta su tacto.
―Bebé, sé que puedes escucharme… ― Susurra limpiándose unas lágrimas ― ¿Cómo te sientes? ― No recibe respuesta e intenta no derrumbarse pero no puede ― Sé que soy una llorona y dramática, siempre lo has dicho… ― Ríe pues sabe que es cierto ― Vamos, despierta, déjame ver tus lindos ojitos, bebé…
Larissa intenta que Julia le dé alguna respuesta o señal de que le escucha pero al parecer está muy cansada para hacerlo sólo espera que sea por sedante y la morfina que le ayudan a descansar y no por algún daño irreversible; repentinamente recuerda las palabras del secuestrador que le ha dicho sobre pagar un error, eso le hace pensar que hay algo de su pasado que intenta volver y que por más que ha intentado cubrirlo con tierra para recomenzar su vida al lado de su maravilloso esposo y su hija, el pasado no le dejará en paz y comienza a ocurrir lo que más ha temido, que ese pasado alcance a su hija, quien sabe que no tiene la culpa de lo que ha hecho y sabe que no puede culpar a Sergey puesto que ya está muerto y no quiere saber nada más de él, quiere que su pasado se quede dónde está aunque no sabe que su pasado ya le ha alcanzado, justamente el día del secuestro de Julia y cuando ha conocido a Lena.
***
Lena le ha comentado su gran observación obre el comentario de Víctor sobre la cualidad especial que ha visto cuando se ha escabullido a la sala de operaciones, Nastya no puede creer lo que escucha y no sabe cómo reaccionar ante ello pero sólo espera que esto sea un impedimento para que Lena continúe con lo que ha pensado.
―No, más que nunca seguiré con el plan… ― Sentencia Lena.
―Len, ¿te das cuenta de lo que implica esto? ― Lena suspira y asiente de manera despreocupada pero desvía el tema para no seguir respondiendo.
―Sí, además ya no hagas drama, vamos Nas, tienes que venir conmigo… ― Apremia Lena cuando ha llegado a su casa ― Sabes que puedo cometer una locura si no estás para calmarme…
―Ya la has cometido y ni mi ayuda ni mi consejo te han calmado ni te han detenido de hacerle eso a Julia ― contrapone Nastya con voz neutral.
― ¿Siempre me vas a echar eso en cara? Ahora que ya comienza la segunda fase del plan de venganza ― apunta y frota sus manos de manera malvada entrecerrando los ojos.
―Lo haré hasta que entres en razón, ¿no te has puesto a pensar qué es lo que puede pasar si el plan se revierte en tu contra? ― Señala mientras suspira.
― ¿Qué es lo peor que puede pasar? ― Se encoje de hombros con desinterés.
―Que te enamores ― Observa y ve a Lena dejarse caer sobre su espalda en su cama.
―No exageres, yo sé controlar muy bien mis sentimientos ― afirma pero hay un titubeo ― soy tan tonta como para hacerlo, sé muy bien lo que hago y también lo que quiero ― levanta su mano y la empuña.
― ¿Y qué es lo que quieres? ― Niega con la cabeza no muy convencida por las palabras.
―Quiero a Larissa en mis manos y para lograrlo debo tener a Julia en bajo mi poder ― puntualiza ― y para conseguirlo, deberé hacer uso de mis tácticas de seducción además tengo a mi favor todo esto… ― Sonríe con malicia mientras señala su escultural cuerpo con su mano.
―Len, ¡por Dios! Es tu hermana… ― Se escandaliza.
―Media hermana y no estoy segura de que lo sea ― corrige con una sonrisa descarada ― no hay nada de mi padre en ella…
―Lo puedes saber con una prueba de paternidad ― sugiere.
― ¿Estás loca? No puedo presentarme así como así ante Julia y decirle: Hola Julia, vengo a entregarte lo que te pertenece, tal vez tú no lo sabes pero tu madre se revolcó con mi padre y tal vez eres mi media hermana pero para ello tengo que hacerte una prueba de ADN así que quizá besaste y te acóstate con tu propia hermana… ― Resume de manera cruda Lena molesta ― No es tan simple, además ya tengo un plan para ello, la primera fase ya pasó.
― ¿Y cuántas fases tiene tu plan? ― Nastya le mira con los ojos entrecerrados algo decepcionada.
―Bueno, de hecho son cuatro fases y muy sencillas: la primera era conocerla y saber todo sobre ella, la segunda ha sido el “falso” secuestro…
―Ni tan falso porque casi le cuesta la vida ― Lena le mira molesta por haberle interrumpido ― está bien, está bien prosigue ― concede.
―La tercera es seducirla y volverla loca hasta ponerla en contra de su madre ― Nastya le mira de manera reprobatoria ― y la última es soltarle la bomba destrozando todo lazo de Julia con su madre, brillante… Simplemente brillante ― admira Lena.
―Más bien cruel, desalmado y enfermo ― comenta contrariada ― Len, no puedes jugar con los sentimientos de las personas de esa forma, no puedes involucrar a Julia en algo que nada tiene que ver, ¿Por qué no dejarlo así cómo está? Suficiente has hecho ya con lo del secuestro y no me vengas con lo de tu tonta venganza porque no te corresponde hacer nada y además estás tomando ventaja e todo lo que sabes para dañar a una mujer que ya nada tiene que ver con tu padre…
―Tiene que ver y mucho, con el simple hecho de haber tenido un hijo suyo.
―Que no sabes si es de él o no ― observa y Lena sabe que tiene que concederle la razón.
―Aun así pienso seguir con todo esto estés o no de acuerdo ― sentencia Lena con voz firme.
***
 Caminan por los silenciosos y blancos pasillos, el nauseabundo olor a pastillas y medicamentos les causa dolor de estómago. La enfermera les has indicado la habitación pero se han perdido buscándola.
―Te digo que es por acá ― Lena hala a Nastya hacia el ascensor para ir al siguiente piso.
―Len, ella dijo que las habitaciones del quinto piso son de pacientes de con enfermedades muy contagiosas y el piso de arriba es ese, los de cuidados intensivos son por acá ― Nastya le hala hacia la dirección contraria.
―Hola de nuevo… ― Saluda una voz masculina girando por el pasillo hacia dónde quiere ir Nastya ― ¿Buscan la habitación de July? ― Les pregunta al verlas discutir y pueden ver su expresión cansada y demacrada en su rostro.
―Señor Oleg, eh, sí… ― Responde apenada Nastya acomodando una de las flores desalineadas del arreglo que Lena le ha hecho cargar.
―Bueno, es por aquí… ― Les guía y Nastya sonríe de manera triunfal.
― ¿Qué harías sin mí? Tu sentido de la orientación es pésimo…
― ¿Nunca te han dejado un ojo morado a esta hora? ― Responde entre dientes Lena con una clara molestia cargando un pequeño peluche con la leyenda de mejórate pronto.
― ¿Conocen a Julia de antes? ―Curiosea Oleg pues le parece que tratan a Julia con bastante familiaridad de amigas.
―Sí… ― Titubea un poco Lena.
Nastya sabe que miente pues por lo general, Lena no titubea pero el saber que ella ha sido la causante de que Julia esté en el hospital y conversar con su papá sobre la situación le parece hipócrita.
―Es raro, Julia no las ha mencionado antes.
―Es que la conocemos de hace poco, nos volvimos a ver hace unas noches en su club…
―Oh, ya veo… ― Recuerda que Julia ha insistido mucho en abrir un lugar que cubra con las expectativas que quiere y que contra su permiso ha abierto con ayuda de su abuelo ―Entonces, quisiera pedirles algo chicas ― se detienen frene a la puerta blanca ― no queremos que esto se haga muy grande, no sabemos que puede llegar a pasar si los que le hicieron esto se enteran de que está internada aquí… Hemos mantenido esto en secreto incluso de sus propios abuelos…
― ¿Sabe por qué le hicieron esto? ― Pregunta extrañada Lena fingiendo sorpresa.
―Creemos que ha sido un secuestro exprés… ― Explica y Nastya observa las expresiones algo exageradas de su amiga.
―Qué horror, ¿Dónde vamos a parar con esta delincuencia? Esperemos que logren atraparlos para que paguen por lo que han hecho… ― Lena niega con la cabeza y Oleg abre la puerta.
―Mi amor, mira tienes visitas… ― El estómago de Oleg se encoje al ver a su pequeña sobre la cama de hospital en aquel estado pues todavía no asimila mucho lo que ha pasado ― Larissa, ellas son amigas de July, ¿te acuerdas de ellas? ― La mujer rubia asiente con la expresión del rostro completamente deshecha.
Al entrar, pueden ver a Larissa sentada cerca de la cama sujetando la mano de Julia y acariciando su rostro con ella, Lena y Nastya pasan saliva al ver la expresión pacífica y lastimada de Julia, su rostro hinchado y lleno de moretones, Nastya contiene las ganas de vomitar al sentir una opresión en la boca de su estómago al ver cómo ha quedado mientras Lena mira horrorizada sin poder respirar siquiera intentado recordar cómo es el rostro de Julia antes de eso y presiona el oso de peluche contiendo las ganas de llorar.
― ¿Có…Cómo está? ― Lena se repone intentando sonar lo más calmada que puede.
―Hasta ahora bien, no ha recaído en la terapia intensiva pues los golpes son muy graves pero tenemos que ver cómo sigue evolucionando, mi July es toda una guerrera... ―Comenta pasando saliva pues comienza formársele un nudo en la garganta.
―Sí, siempre lo ha sido… ―Repone Larissa conteniendo las ganas de llorar y Oleg se acerca para presionar su hombro en señal de apoyo.
―Desde muy pequeña, ha sobrevivido a las duras pruebas que nos ha puesto la vida… ― Larissa acaricia el cuello de Julia, Lena y Nastya les miran si entender ― Desde antes de nacer tuvo que enfrentar una dura prueba, la de permanecer con vida en el vientre de Larissa, además de eso, parto fue todo un martirio pues la intervención lastimó el vientre de Larissa lesionándolo hasta el punto de imposibilitarla para concebir más hijos… ― Comienza Oleg y Nastya mira a su amiga, Lena pasa saliva ― Julia nació prematura casi al cumplir los siete meses y a los dos días de nacida tuvo que ser intervenida pues sus vías respiratorias se cerraron porque no estaban muy abiertas para permitirle respirar y además eso le traería problemas para hablar así que debimos tomar una decisión difícil pues los doctores dijeron que tal vez no sobreviviría a la operación por lo pequeño de su cuerpecito y lo difícil que era operar a un recién nacido sietemesino pero lo hizo ― mira con orgullo a su hija y no puede evitar desordenar sus negros cabellos con mucho cuidado, Lena mira a Larissa conmovida sólo un poco pero al mirar a Julia, la culpa pesa sobre ella ― aunque su martirio no terminó allí … ― Prosigue Oleg y Larissa sujeta su mano pues le duele recordar aquello ― Cuando cumplía casi un mes de la operación, permaneció en una incubadora todo ese tiempo y algo peor pasó, el pediatra que le atendió le diagnosticó un padecimiento en el corazón cuando una noche su corazón estuvo a punto de detenerse por ese padecimiento… ― Lena al igual que Nastya contienen las lágrimas que pugnan por salir ― Por ese padecimiento ha tenido una vida difícil pues debe tener un especial cuidado y tomar medicamentos de por vida para combatirlo.
―Ha tenido una infancia difícil ― comenta Nastya con la voz quebrada.
―Mucho ― responde Larissa soltando unas lágrimas ― pero esto apenas ha sido una prueba más comparada con lo que ha vivido, sé que estará bien…
―Lo hará ― interviene Lena sintiéndose conmovida por lo que ha sufrido Larissa como madre mientras piensa que ha sido bastante en tampoco tiempo pero aun así no puede perdonarle lo que ha hecho.
―Es hora de bañar con esponja a la paciente ― una enfermera entra después de recibir autorización y Larissa asiente así que todos salen.
***
―No tenía idea de que Julia hubiese pasado por tantas cosas…
―Y Larissa también, como madre no la ha visto tan de color de rosa ― interviene Nastya deduciendo que eso no cambia en nada lo piensa hacer ― y sabiéndolo, ¿Qué piensas hacer? ― Pregunta con curiosidad.
―Esto no cambia nada, todavía pienso hacer lo que he planeado…
―Pero yo creí que… ― Se muestra un tanto decepcionada al escuchar aquello.
―Nada, ahora sé más datos sobre ellas pero Larissa causó el dolor de mi madre y eso no se puede compensar o perdonar por lo que ella haya sufrido.
―Len, creo que estás equivocada con esto… Larissa ya sufrió bastante y ni qué decir de Julia.
―Lo siento mucho, sé que me dolerá hacer esto ahora que sé lo que le ha pasado a Julia pero eso no cambia el hecho de que ella sea la debilidad de Larissa y debo tomarme de eso para completar lo que quiero ― Lena levanta la mano empuñándola tan fuerte que sus uñas se incrustan en la palma de su mano.
― ¿Y qué es exactamente lo que quieres? ― Nastya le mira de manera analizadora.
―Venganza contra Larissa… ― Titubea un poco.
― ¿Estás segura? ― Los ojos verdes de la castaña se clavan inquisidores sobre su amiga y Lena por primera vez se siente insegura.
Ver a Julia en aquellas condiciones además de saber parte de su historial clínico le ha causado sensaciones de arrepentimiento y culpabilidad por primera vez desde que todo ha empezado y no sabe si realmente quiere terminar lo que ha empezado, por primera vez cuestiona su método de venganza…
Pero de una cosa está segura, no dejará escapar la oportunidad de ver más hundida a Larissa Volkova hasta hacerla sentir igual o peor que una lombriz por lo que su madre ha sufrido.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Sáb Ago 29, 2015 12:18 am

Capítulo 6 Conociéndote mejor


Pensar que el tiempo pasó
y ella nunca volvió
dejó que el cielo se hiciera gris,
por dentro él se murió
como se muere una flor
y con la espera llegó la edad
y así murió.
Con ilusiones marcó su destino
pero no quiso escapar
nunca se supo por quien lloraba
él nunca quiso hablar,
hoy se preguntan con gran tristeza
quién le arrancó el corazón
quién se ha llevado con su partida
todo el valor de amar, de amar.
Desde que sólo quedó
se le olvidó sonreír
y allí en silencio esperó, esperó
y así murió.
Con ilusiones marcó su destino
pero no quiso escapar
nunca se supo por quién lloraba
él nunca quiso hablar,
hoy se preguntan con gran tristeza
quién le arrancó el corazón
quién se ha llevado con su partida
todo el valor de amar, de amar…

(NA. Tengo un poco de gusto culposo por este tipo de canciones románticas de antes http://www.youtube.com/watch?v=4Dpr14fcwkg Destino – Ana Gabriel)

El mundo es como un espejo,
que devuelve a cada persona
el reflejo de sus propios pensamientos…

Lena está muy molesta con los responsables que Víctor ha puesto a cargo del “pequeño encargo”, nunca hubiese pensado que aquellos llegaría más lejos así que debe hacer presente su autoridad ante ellos y ante todos, por lo que pone en claro su imponente autoridad pues tiene un caracter bastante parecido al de su padre en cuanto a negocios se trata si las cosas no salen como las desea.
Pero lo que más carga en su conciencia es que por su deseo irrefrenable de venganza casi causa la muerte de alguien, nunca lo admitirá delante de Nastya pero comienza a cuestionarse sus ideales y si son realmente absurdos sus “ideales”.
Sin importarle volver al mismo bar de mala muerte donde se ha encontrado con Víctor la vez pasada, camina con paso firme y temerario entre los ladronzuelos y vagos que están bebiendo y desperdiciando su vida, Nastya camina cercana a ella con el mismo temor de la vez anterior pensando que esa es otra mala idea por parte de su amiga pero algunas otras veces ha visto esa chispa de ira en sus verdigrices pupilas, sabe que está molesta y más le vale guardarse sus comentarios y reprimendas para otra ocasión si no quiere perder su amistad y hasta el sujeto que ha intentado acercárseles la vez anterior percibe que no debe molestar a la enojada pelirroja que carga un pequeño maletín negro, no si no quiere salir lastimado.
El bartender les indica seguirle hacia una puerta negra cerca de la barra, antes de abrirles la puerta mira en todas direcciones y recibe una mirada asesina por parte de Lena, quien quiere ajustar cuentas con Víctor y sus secuaces.
―Pensé que fui clara cuando dije que quería sólo un pequeño susto para ella… ― Comienza Lena entrando en el pequeño cuarto maloliente interrumpiendo la “celebración” de los hombres, el bartender cierra la puerta tras de ellas y Nastya siente la mirada desconcertada de los cinco hombres.
―Usted dijo que le diéramos un sustitito, sí… Pero no especificó qué clase de susto ― se defiende el hombre que ha vestido el traje militar y Lena se acerca a la mesa golpeándola haciendo retroceder un poco al círculo de hombres.
―Cuando dije aquello me refería a que jugaran con su mente y no que la maltratasen físicamente, estuvo a punto de morir, ¿Qué no lo sabían? ― Lena comienza a exasperarse.
―Bueno… ― Intenta defenderse el hombre larguirucho ― Víctor no nos mencionó nada de eso ― los otros tres hombres lo secundan asintiendo.
― ¿Usted lo sabía y aun así permitió toda esa salvajada? ¿Qué no le ordené investigar bien antes? ― Señala Lena molesta, su mandíbula está visiblemente tensa.
―Le dije sólo lo más importante que tenía que saber, no pensé que las cosas se fueran a salir de control ― toma el vaso lleno de licor transparente y lo mira de manera detenida observando detalladamente el contenido para beber un poco de él ― ¿Qué no tenía en mente quitarla del camino matándola? Supuse que… ― Le mira de manera acusadora y Lena se muestra sorprendida por sus palabras pues si bien es cierto que quiere vengarse pero no contempla ese posibilidad dentro de sus planes, piensa que el hombre es un psicópata al igual que los que le acompañan en la pequeña y sucia habitación.
―Usted no puede deducir ni suponer qué quiero o no quiero hacer ― ataja Lena molesta golpeando la mesa con su puño, aunque le duele un poco sabe que debe mostrarse autoritaria con ese tipo de delincuentes.
―Está bien, me equivoqué ― admite Víctor.
―La próxima vez… ― Repone el hombre robusto.
―No, no habrá próxima vez ― ataja Lena de manera terminante y abre el maletín ― la próxima vez enviaré a unos animales salvajes adiestrados en lugar de ustedes…― Sentencia y arroja cuatro fajas de billetes sobre la mesa conteniendo una buena cantidad de dinero ― Caballeros no puedo decir que ha sido un placer hacer negocios con ustedes porque no lo ha sido, yo no les visto ni ustedes a mí… ― Aclara y los hombres toman su dinero correspondiente saliendo de la habitación.
Nastya no ha perdido detalle de lo que ha pasado, sin saber porque le ha gustado la manera en cómo Lena ha manejado la situación asumiendo su papel de “mafiosa” despiadada, sonríe internamente aunque le asusta el hecho de estar en un lugar de mala muerte sólo con Lena.
―Creo que eso se lleva en la sangre ― comenta Víctor bebiendo el contenido de su vaso.
― ¿A qué se refiere? ― Lena le mira desconcertada sin entender.
―Su padre era una persona implacable al momento de hacer “negocios” como estos, si no salían como lo deseaba, sacaba la bestia que tenía dentro… Un hombre de armas tomar y una persona de completo cuidado, así como usted lo fue hace un momento ― suelta una carcajada socarrona haciendo a Lena estremecerse por tal comparación debido a que no quiere tener ningún parecido ni lazo con el despiadado y desaparecido Sergey Katin.
―Está mintiendo…
―En lo absoluto, sólo digo la verdad pero creo que a veces es difícil de creer ― Lena mira a Nastya, quien percibe cierto temor en los ojos de su amiga ― la verdad pesa sobre nosotros y a veces es una carga pesada que llevamos a cuestas sin poderla cambiarla ni esconderla como el pasado aunque… ― Lena arquea una ceja viéndole de manera expectante ― Nuestras acciones son las que pueden aligerarnos el camino, palabras incoherentes de un borracho.
―Len, vámonos… Ya nada tenemos que hacer aquí ― Nastya se acerca para tomar del brazo a Lena y sacarla de ese lugar de mala muerte así que ambas se dirigen hacia la salida.
―Ya sabe dónde encontrarme si necesita otro… Trabajo ― Lena intenta responder algo pero Nastya tira de su brazo hacia afuera haciéndola salir.
***
―Te juro que estaba temblando de miedo al ver a todos esos tipos en esa habitación, no sé cómo pudiste enfrentárteles sin mostrar miedo… ― Comienza Nastya cuando han llegado a la habitación de Lena y han cerrado la puerta, ambas están recostadas en la cama.
―Ni yo, simplemente dejé que mis emociones me dominaran en ese momento, me sentía furiosa porque por su descuido casi muere Julia… Yo… Sé que no está bien lo que estoy haciendo pero no podía dejar eso sin castigar… Yo no… ― calla unos momentos analizando las palabras que ha dicho Víctor sobre su parecido con su padre ― Nas, ¿en verdad me parezco a mi padre? ¿Podría ser tan mala como él? ¿Hay maldad en mí? ― Nastya advierte un poco de duda y titubeos en sus palabras, tiene un poco de lavado de conciencia.
―Yo no creo que seas mala y mucho menos que haya maldad en ti… ― Se acerca y le acaricia la melena rizada mientras Lena hunde el rostro en una de las almohadas.
―No has respondido a una de las preguntas.
―Yo creo que… Tu papá y tu tienen un caracter bastante parecido, a veces eres… ― Calla sus palabras buscando las adecuadas ― Eres un poco fría para tomar las decisiones y eh, a veces das un poco de miedo porque eres una persona de bastante cuidado cuando estás molesta.
― ¿Lo soy? ― Levanta el rostro de la almohada para ver a su amiga.
―Temo decirlo pero lo eres…
―Es bueno que las personas te respeten, ¿no? ― Intenta bromear con ese pequeño detalle para desviar la atención de la conversación ― Mañana iré a al hospital a ver a Julia.
―Ha pasado ya una semana desde que vas casi a diario a verla, ¿no te afecta ver a Larissa?
―Ciertamente… Sí, un poco, me siento culpable de que Julia esté así por mi culpa pero comienzo a tenerle cierta lastima a Larissa, creo que ha sido una víctima de todo esto, en especial de papá ― se recuesta sobre su espalda.
― ¿Qué escucho? ¿Elena Katina está sintiéndose arrepentida?
―Eso nunca, sabes que no me retracto de lo que pienso hacer…
― ¿Y si lo que quieres hacer está mal y puede dañarte no sólo a ti?
―Nas, deja tus intentos de lavado de conciencia, sabes que no desistiré de esto.
―No puedes culparme por seguir intentando, soy como ese grillito que acompañaba a Pinocho, soy tu voz de la conciencia… Sólo que con más estilo y mucho más bonita ― Lena ríe por la ocurrencia y le tira una almohada comenzando con una guerra de almohadas ― ¡oye!
Ambas ríen a carcajadas pues las últimas ocasiones han sido como recodar sus viejas fiestas de pijamas olvidando por un momento todos sus problemas para volver a ser niñas por al menos un instante viviendo la vida sin preocupaciones pero durante toda la noche Lena no puede olvidar las palabras de Víctor y Nastya sobre su parecido de su caracter y algunos aspectos de su personalidad muy parecidos a los de su padre, “¿en verdad seré mala por lo que hago? ¿Por qué no puedo simplemente dejar ir el pasado y seguir adelante? ¿Hago esto porque es lo correcto o sólo porque necesito desquitar en alguien el abandono de mi padre? Lo cierto es que Nastya tiene razón al decir que Julia es inocente en todo esto… No, Lena, estás teniendo un lavado de conciencia, no puedes perder de vista tu objetivo ahora que estás así de cerca de conseguir parte de tu cometido… Larissa ahora sabe que alguien más conoce parte de su pasado y que teme por su familia pero en especial no quiere que Julia sepa la verdad, veremos cuanto tiempo podremos sostener esto…” Intenta alentarse para olvidar lo que ha estado pensando antes y una sonrisa cínica aparece en su rostro dándole un toque diabólicamente tierno a su expresión mientras cae en el sopor del sueño.
Su madre ha notado sus preocupaciones y algunas ausencias por lo que se ha atrevido a preguntar qué es lo que sucede durante el desayuno, siente que su hija tiene un problema y no quiere hablar pues desde que la muerte de Sergey se ha vuelto un poco introvertida y siempre está en las nubes, pero lo que no sabe la ingenua Inessa es que Lena intenta ajustar cuentas pendientes con una de las “amantes” de su amado y querido esposo, ¿Qué pasaría si se enterase de los planes perversos de su hija y que su querido Sergey ha llevado una vida de excesos a sus espaldas pero peor aún que de esa vida llena de juegas tal vez exista una hija más aparte de Lena con el “derecho” de llevar legalmente el apellido Katin sumándole el hecho de que la propia Lena sabe ya toda la verdad?
―Te noto preocupada, ¿sucede algo? Sabes que cuentas con mi apoyo para lo que necesites… ― Comienza Inessa cuando Lena se ha sentado en el comedor para desayunar.
―No me pasa nada, mamá, ¿Por qué lo dices? ― Toma la jarra con jugo y se sirve un poco intentando esconder sus emociones.
―Últimamente pasas mucho tiempo fuera y casi no hablas conmigo, me preocupo ― estira su mano y acaricia sobre la mesa la de Lena ― si tienes problemas, estoy para apoyarte…
―Lo sé mamá ― le mira con agradecimiento ― sé que ya casi no hablamos como antes pero tú serás la primera en saber si tengo problemas… ― toma la mano que la acaricia y le deposita un beso sonriéndole ― Aunque en realidad yo no tengo problemas, es sólo que…
―Sabía que te pasaba algo.
― ¿Es notorio? ― Lena le mira confundida como cuando ambas se sentaban en la cama a conversar sobre su día.
―Muy notorio, tu padre era igual a ti en ese aspecto… ― Lena intenta borrar ese comentario de su mente ― siempre sabía que le pasaba algo porque sus ojos nunca me pudieron mentir, y al ver tus ojos, puedo ver tan claramente como un cristal limpio ― Inessa sonríe al verle bajar la mirada ― además soy tu madre… ¿Quieres contarle a tu madre?
―Bueno, una amiga está en el hospital y pues he pasado los últimos días visitándola.
― ¿Le pasó algo a Tiana o a Elizaveta? ― Inessa se sobresalta pero Lena niega con la cabeza.
―No, no es ninguna de ellas, es una nueva amiga… ― en ese momento el rostro de Julia aparece entre sus recuerdos y sin poderlo evitar sonríe de manera boba, Inessa comprende una indirecta en la expresión de su hija.
― ¿Y esa amiga, tiene nombre? ― Lena se sonroja por el tono sugerente en las palabras de su madre mientras se acerca a palmear levemente su espalda.
―Eh… Se llama Julia, pero apenas nos conocemos ― se apresura a decir nerviosamente sin comprender exactamente porque está así además la mirada de su madre cargada de desconfianza y claramente un “no te creo” le hacen ponerse más nerviosa ― mamá deja de mirarme así, somos sólo amigas que apenas se conocen…
―Haré como que te creo pero, ¿Por qué está en el hospital? ― Regresa a su lugar para seguir desayunando.
―Sufrió un secuestro que casi le cuesta la vida… ― Responde moviendo la fruta en su plato escondiendo la culpabilidad que siente.
― ¿Hacia dónde va esto? ― Exclama indignada y horrorizada ― La situación del país cada día está peor… Sabrá Dios a donde iremos a parar si esto sigue así ― responde horrorizada ― Imagino como debe estar sintiéndose su familia, lo que habrán pasado, todos los secuestradores deberían arder en el caldero del diablo… ― Comenta furiosa tomando un trozo de ruta picada mientras Lena piensa, “¿Dirías lo mismos si supieras que fui yo quien planeó todo? Menos mal que no me dedico a esto a tiempo completo aunque… Podría ser la temeraria jefa de una banda de secuestradores… Un momento, Lena deja de pensar tales barbaridades”, termina regañándose.
―Sí, deberían darles la silla eléctrica…― “Un momento, no puedes pedir algo así, podrían sentenciarte a ti por lo que has hecho…”, la pequeña sonrisa que ha aparecido en sus labios desaparece.
―Me gustaría conocer a tu nueva amiga, si quieres puedo acompañarte al hospital… ― El flechazo de realidad cruza por la mente de Lena y se sobresalta con el hecho de pensar que su madre conozca y salude a una de las amantes de su padre.
― ¡No! ― Grita desconcertando a su madre, quien le mira como si estuviese loca ― Lo siento, no es necesario… Es que los padres de Julia no quieren que muchos se enteren de la situación ― aclara bebiendo jugo de manera apresurada por lo que casi se atraganta.
―Comprendo ― Inessa toma un trozo de fruta y lo mastica lentamente viendo sin creerle una sola palabra a su hija.
―Sabes, es tarde… ― Mira su muñeca fingiendo ver la hora pues no lleva reloj ― Iré con Nastya, quedamos de visitar a Julia y a sus padres para ver si hay novedades, les enviaré tus deseos de mejora… Nos vemos, mamá ― se acerca para besar su mejilla pero la mano de Inessa le detiene.
―Qué casualidad que sabes que se te hace tarde… ― Susurra en su oído ― Ni siquiera traes reloj ― Lena baja la mirada apenada intentando balbucear una excusa creíble pero Inessa sonríe comprensiva y se despide ― envíales mis saludos.
La ve salir a toda prisa mientras sonríe, al parecer su pequeña comienza a enamorarse y no le molesta el hecho de que sea precisamente de una chica, “ella debe ser especial para traer a mi Lenita así, espero que pronto me dé la noticia de que está enamorada… “, suspira feliz intentando imaginar a la persona que ocupa los pensamientos de Lena por completo; mientras Lena conduce hacia la casa de Nastya, piensa que su madre la conoce más que ella misma, ¿Cómo ha podido saber que siente algo más que amistad por Julia? Pero mata esos pensamientos pues por poco y su madre se cruza en el camino de Larissa Volkova, “esto complica más mis planes, mamá no estará tranquila hasta conocer a Julia… Tengo que impedir que conozca a Larissa, piensa Lena, no le puedes decir que nada… Inessa tiene que vivir con el recuerdo “intachable” de Sergey Katin, eso la hace feliz…”, sin duda, Lena tiene algunas complicaciones pero confía en que el destino esté a su favor aunque, ¿Por cuánto tiempo podrá esconder la verdad y más aún, cuánto durará su farsa ante los Volkov?
Los días han pasado, las visitas de Lena y Nastya se han vuelto constantes esperando que Julia reaccione pronto y ocurre una tarde que Lena está sola con Julia mientras Nastya se ha ofrecido a acompañar a Larissa a la cafetería, ambas chicas se han vuelto un buen apoyo para el matrimonio en vista de que comparten con su hija una incipiente amistad pero además les agradecen el que encontrasen a Julia y la llevasen al hospital.
Lena se acerca hacia Julia sentándose en la cama y no puede evitar pasar su mano entre sus negros y cortos cabellos mientras le dedica una mirada llena de ternura, algo en ella está comenzando a sentir remordimiento por involucrar a Julia en algo tan personal que va dirigido hacia su madre, quien ha olvidado su pasado para intentar ser feliz, la única culpa que tiene Julia es quizá compartir la sangre del mismo Sergey Katin y no está segura de que así sea; no puede dejar atrás el pasado doloroso que la envuelve y más el trauma de abandono que ha sufrido por parte de su padre, eso le ciega la razón y la visión subjetiva de una posibilidad de ser feliz al lado de una persona maravillosa como lo aparenta ser Julia pero si Nastya está en lo correcto, ¿podrá ser feliz sabiendo que ha cometido quizá incesto, en el caso de que Julia resulte su hermana?
Niega con la cabeza desechando esa no tan pequeñísima posibilidad cuando el respirador baja pausadamente, le duele ver que Julia esté en esa cama de hospital por su culpa, por el descuido de unos “inútiles” que ha contratado sin saber qué clase de salvajes eran esos hombres pero su deseo de venganza comienza a ir bastante lejos pues ahora sigue la siguiente fase de su tan “pensado” plan.
Le observa detenidamente cada uno de los rasgos en su rostro moreno aunque ahora todos ellos están levemente hinchados debido a los múltiples golpes que ha recibido, todos y cada uno de ellos tiene un pequeño y delicado toque andrógino, su nariz es fina y recta aunque un poco respingada ahora se muestra levemente roja e hinchada, su barbilla parece estar ligeramente partida mientras que sus labios, delgados y tentativos a besar, dejan ver un gran corte en el labio inferior en el lado derecho al igual que su ceja izquierda que ahora está parcialmente curada; sonríe con amargura al ver con detenimiento los estragos del “falso” secreto y acerca con algo de temor su mano hacia su frente que está ligeramente cubierta por algunos mechos de cabello negro, no puede evitar pasar su mano alejando los mechones de ella.
Sin detenerse, sus dedos se deslizan de manera sigilosa y delicada por su mejilla hasta pasar a sus labios rosados y suaves a pesar de su resequedad, pasa su lengua por los suyos remojándolos un poco mientras los presiona levemente recordando el beso en club aquella noche de la pelea con su novia, suspira quedamente mientras hipnotizada por la invitación tentadora de los labios de Julia acerca su rostro al de Julia, está a escasos centímetros y sus pensamientos se nublan cuando por fin hace contacto directo con los secos pero suaves labios de Julia, el toque es casi mágico y permanece largo tiempo en la misma posición disfrutando del sabor y las sensaciones que comienzan a despertar al igual que Julia, quien recupera el conocimiento poco a poco y al verse aquella situación corresponde lentamente al contacto; Lena está fascinada e hipnotizada que tarda un minuto en darse cuenta de que los labios de Julia comienzan a moverse por lo que se aleja bruscamente lastimando el labio de Julia.
―Lo… Lo siento ― se disculpa cubriendo sus labios ― perdona mi atrevimiento, perdón… ― Julia apenas es consciente de sus palabras pues está algo aturdida.
―Eres tú… ― Murmura algo convaleciente y débil por su situación ― He… Llegado a… Pensar que… Estaba en… El cielo ― murmura lentamente y de manera algo pastosa pues le cuesta hablar con claridad ― ¿Dónde…Estoy?
―Bienvenida al mundo de los vivos, estás en el hospital ― responde tratando se ignorar las palabras de Julia que le han hecho sonrojar.
― ¿Qué…Me ha…Pasado? Siento…Que…Me ha pasado…Todo un...Camión por…Encima ― intenta bromear pero reír le duele por lo que se queja ― Auch ― siente la férula en su mano izquierda y recuerda episodios de lo sucedido ― no fue…Una pesadilla, ¿cierto? ― Intenta moverse pero siente dolor por todo el cuerpo y hace una mueca.
―No te esfuerces tanto, estás muy lastimada pero ya estás fuera del peligro del coma… Qué bueno que despertaste, tus padres han estado tan preocupados… Los que te hicieron esto deben ser unos animales ― acaricia su rostro lastimado.
― ¿Dónde…Están?
Justo cuando Lena está a punto de responder, la puerta se abre dejando ver a su madre, a su padre y a Nastya; Larissa corre al lado de su pequeña casi golpeando a Lena en el trayecto pero es comprensible por su estado preocupado así que Lena se mueve hacia el sillón para darles intimidad.
Larissa casi llora al ver a Julia despierta e interroga a Lena sobre el momento en el que ha despertado y mientras les explica casi a detalle omitiendo el beso que es lo que le ha despertado, toca sus labios sintiendo todavía el sabor dulce en ellos; Oleg avisa al doctor que le ha atendido para que le revise concluyendo que todo marcha bastante bien así que con un suspiro de alivio, Larissa casi se recuesta acunando a Julia entre sus brazos como si fuese una bebé recién nacida bajo las protestas de Julia, quien poco puede hacer gracias a su debilidad.
―Eres más fuerte que un roble, no parece haber mucho daño pero esperemos ver cómo evolucionas en estas dos semanas de observación ― concluye el galeno retirándose.
―Eres toda una guerrera… ― Larissa acaricia los cabellos de Julia acomodándolos como si fuese una niña de cinco años, lo que provoca la risa de Lena y Nastya y el descontento de Julia, quien a pesar de estar casi moribunda le riñe por su comportamiento.
―Larissa, déjale en paz… ¿Qué no ves que le quitas atractivo? ― refiriéndose a las chicas presentes.
―Me alegra que estés conmigo otra vez, bebé…
―Mamá, por…Favor ― suplica Julia intentado alejarse de las caricias consentidoras de su madre.
Lena le mira compasiva, “disfruta el tiempo y los momentos felices que te quedan, porque son muy pocos…”, sonríe con malicia; para mala suerte de Julia, una enfermera toca la puerta y anuncia que es hora de su baño de esponja así que todos salen excepto Larissa, quien desea colaborar en la faena y no dejar que nadie más toque el cuerpecito de su bebé.
―No hagas…Esto…
―Larissa, no creo que sea necesario… ― Interviene Oleg.
― ¿Qué puede haber que no haya visto ya? ¿No recuerdas que yo toqué toda la mercancía antes que nadie cuando te bañé? No dejaré que alguien más meta mano si puedo impedirlo ― ve con desconfianza a la enfermera y tanto Lena como Nastya y la enfermera ríen del momento bochornoso que pasa Julia, quien desea que la tierra se abriese y le tragase de un bocado.
La enfermera se retira mientras Lena y Nastya esperan fuera de la habitación siendo acompañadas de Oleg; minutos más tarde, Larissa les avisa que pueden pasar y pueden ver a Julia molesta por las atribuciones que se ha tomado su madre, como peinarla infantilmente.
―Mamá…Puedo perdonar…Que me bañes…Pero, ¿era necesario que arruinaras mi peinado? ― Todos ríen y Julia intenta hacer lo mismo pero le duele el costado.
―Traigo la comida de la paciente… ― Anuncia otra enfermera entrando después de pedir autorización para entrar.
―No querrás… Darme de comer también, ¿verdad? ― Larissa asiente y se repite lo mismo que ha pasado con el baño de esponja pues comienza a alimentarla como bebé que no sabe comer ― Mamá…Puedo…Hacer…Esto ― en un descuido le arrebata la cuchara y con algo de dificultad termina de comer.
El día es memorable para Lena y Nastya, quienes no han parado de reír en lo que resta del día que han estado acompañando a Julia; Larissa le cuenta que han sido ellas quienes le han encontrado abandonada el día del secuestro y le han llevado al hospital, por lo que les estará eternamente agradecida.
―Creo que es hora de irnos, hemos estado casi todo el día fuera de casa pero vendremos a visitarte otra vez ― anuncia Nastya.
―Gracias…Por venir… ― Julia ha intentado sentarse pero el dolor no se lo ha permitido.
Las chicas se acercan para despedirse pero tanto Oleg como Larissa perciben el grado de atracción de su hija hacia la pelirroja y se dan cuenta de que el sentimiento es mutuo, Larissa sonríe con satisfacción al saber que su hija tal vez deje a la jovencita celosa que le ha presentado como su novia y que no le agrada para nada.
―Ella me agrada… ― Comenta Larissa cuando las chicas se han ido y Julia duerme otra vez.
― ¿Quién? ― Pregunta Oleg despistado desde el sofá.
―Lena, la pelirroja… Me parece una excelente futura nuera ― le acomoda unos mechones a su hija.
―A mí me agradan las dos.
―Ambas son buenas chicas pero prefiero a Lena, ¿notaste lo que yo? Creo que Julia ya lo ha decidido también… ― mira la expresión apacible de Julia.
―No puedes elegir por Julia toda su vida, no puedes estar protegiéndola… Debes dejarla vivir sino la alejarás de tu vida, de nosotros… Tienes que dejar que se equivoque, que viva su vida, aprenda de sus errores ― se acerca a su esposa y le abraza por detrás ― no podrás protegerla siempre…
―Lo sé pero…
Oleg sabe que Larissa es una madre sobreprotectora y no podrá cambiar además de que le duele recalcarle su defecto así que lo mejor es dejar ese tema para después aunque siempre se ha preguntado por qué protege de más a Julia, parece que la protege de sí misma y de su pasado, “¿Qué es lo que escondes Larissa? ¿Temes que reaparezca ese hombre en tu vida o temes que Julia se entere de tu error?...”, aleja sus pensamientos pues le parece injusto juzgar a su esposa de aquella forma y se dedica a contemplar la expresión pacífica de su hija, quien le ha robado el corazón desde el primer instante en que le ha visto después de nacer.
Julia le ha pedido a su papá que acondicione la monótona habitación blanca con algunos cuadros y aparatos como una pequeña pantalla de plasma para matar el tiempo que estará allí además de que ha solicitado estrictamente tener su laptop para revisar las cuentas contables de su club a pesar de las negativas de su madre, quien no quiere que trabaje y sólo se dedique a descansar pues todavía está convaleciente; tiene cientos de e-mails de sus amigos y compañeras del equipo de futbol preguntándole por su salud pues Oleg se ha encargado de inventar que ha sufrido un pequeño accidente que justifique su ausencia para despistar a los secuestradores en el caso de que decidan buscarla pero los que más invaden su bandeja de entrada son los mensajes de Lidia pidiendo otra oportunidad aunque en la mejor oportunidad que tiene corta cualquier tipo de posibilidad de un regreso amoroso pues ahora tiene ojos para alguien más y no desea crear falsas esperanzas en Lidia pues a pesar de todo ya está cansada de su destructiva relación por lo que le ofrece su amistad y a Lidia no le queda de otra más que aceptar.
Las visita de Lena y Nastya dejan de ser diarias pero son constantes la siguiente semana y mientras más tiempo pasa Lena al lado de Julia más despiertan en ella sentimientos agradables que intenta matar recordándose sus deseos de venganza pero no le resulta fácil hacerlo pues poco a poco descubre que Julia es una persona dulce y tierna que tiene sentimientos mutuos por ella pues se lo demuestra cada vez que la visita aunque trata de no ser tan obvia pero su madre lo sabe y está segura de que Lena también y aunque le molesta ver otro lado más amable en Larissa, tiene que admitir que es una madre dedicada y preocupada, lo que complica sus planes pues comienza a sentir cierta compasión por ella no puede dejarse engañar por su faceta de madre consagrada, se ha propuesto una meta y ha da cumplirla cueste lo que cueste sin importarle daños colaterales como el corazón roto de Julia y el suyo propio.
― ¿En serio no puedo comer comida de verdad aun? ― Se queja Julia removiendo la grumosa papilla naranja que está sobre su plato, Nastya le mira divertida junto a Lena mientras están sentadas en el sofá.
―Y según tú, ¿Qué es comida de verdad? ― Pregunta Larissa acomodándole la servilleta para evitar que se manche la bata.
―Hamburguesas, pizza, algún sándwich al menos… ―Acomoda su mano lastimada sobre una almohada que está a su lado ― Lo único bueno de esto es que ya me puedo sentar.
―Estoy aquí… ― Anuncia Oleg asomando la cabeza y escondiendo un pequeño paquete en su chaqueta al ver los gestos de disgusto de su hija al comer la papilla ― ¿Qué tal la comida?
―Búrlate… ― Comenta resignada Julia.
Larissa se levanta para ir al baño y Julia vacía el resto de la papilla en un rincón de la cama baja la mirada atenta de los presentes que simulan no ver nada, Oleg se acerca y le entrega el paquetito a Julia, quien lo esconde bajo las sábanas apresurándose antes de que regrese su madre pues sabe que no está muy de acuerdo con que coma nada más que lo que establece la dieta del hospital pero ahora que está más que recuperada Larissa casi tiene que amarrar a Julia a la cama para que descanse pues ahora que puede levantarse y caminar anda de arriba para abajo.
― ¿Puedo retirar la bandeja? Veo que te has terminado todo muy rápido, excelente, creo que tu apetito se está volviendo voraz y tal vez pida que te den doble ración la próxima vez… ― Comenta Larissa al viendo a Julia algo sospechosa.
― ¡No! ― Exclama Julia apresuradamente ― Eh, quiero decir, no es necesario que pidas más comida, con esta ración es más que suficiente ― “y no quiero más comida desabrida” hace una mueca de desagrado ― además creo que hay más pacientes que la necesitan más que yo…
Oleg niega levemente mientras Nastya y Lena ríen por lo bajo, Julia le sonríe de la manera más encantadora que puede y a Lena se le iluminan los ojos al verla, su actitud infantil en el buen sentido le está conquistando más y más por lo que poco puede luchar contra sus impulsos pero se detiene a sí misma.
Larissa sale de la habitación para buscar al doctor pues es día de revisión para Julia, su evolución bastante positiva y rápida sorprende al doctor que le ha atendido a lo largo de su estadía en el hospital pues los moretones y heridas en su rostro casi se borran, sus costillas fracturadas están sanando muy satisfactoriamente y su mano izquierda está recuperando su fuerza poco a poco después de dos operaciones reconstructivas pero tendrá que usar la férula por al menos tres semanas más además de asistir a terapia por otro tiempo más.
― ¿Ya se fue? ― Pregunta Julia después de salir del baño aunque muy a regañadientes con ayuda de su padre ― Genial, ¿quieren gomitas? ― Saca el paquete que su padre le ha entregado.
―Son su adoración ― explica Oleg tomando el paquete que contiene diferentes formas y colores de los suaves dulces ― le gustan desde que tiene memoria…
―Las extrañaba mucho ― Julia dibuja una cara de completa satisfacción mientras devora una gomita en forma de gusano y de manera enamorada como si hablase con su verdadero amor.
―Ternurita ― murmura Nastya acercándose a comer también ― ¿no lo crees Lena? ― La aludida asiente completamente enternecida.
Julia devora sin piedad junto a todos los presentes hasta que escuchan los pasos de dos personas y con prisa todos se acomodan en sus lugares pretendiendo que no pasa nada aunque Julia es sorprendida intentando recostarse sobre la cama.
―Julia, ¿Qué haces fuera de la cama? ― Regaña Larissa ayudándole a hacerlo y todos salen para darle privacidad a Julia.
―Estás sanando más rápido de lo que esperaba, tal vez mañana estarás fuera de aquí… ― Comenta reacomodando el vendaje de su costado y de la férula.
― ¿Lo dice en serio? Ya quiero estar fuera de este lugar…
― ¿Tanto te molesta estar aquí? ― El galeno le mira entre acusador y divertido.
―Es muy aburrido estar aquí sin hacer nada ― se justifica.
―Pero aun así quieres estudiar medicina, ¿no? ― Julia asiente avergonzada ― ¿No te aburrirás también?
―Es diferente ser paciente y ser quien atienda... ― Se defiende y el galeno le da la razón.
―Bueno, debo atender mis otros pendientes pero no olvides ser cuidadosa porque no queremos que vuelvas por descuidar tu salud ― sale de la habitación y deja entrar a todos.
―Pronto estaré fuera de aquí y podré ir a jugar futbol ― comenta Julia feliz.
―Nada de hacer muchos esfuerzos por al menos dos semanas más, recuerda que tus costillas no sanan bien ― regaña Larissa sirviendo el té que ha llevado para compartir con quienes han sido su soporte además le da la excusa perfecta para conocer mejor a la chica que tiene deslumbrada a su hija.
―Está bien… Esperaré un poco para ello ― concede Julia cruzándose de brazos y enciende la pantalla para ver el partido de cuartos de final de la Champion league captando la atención de su padre.
―Chicas, Lena, Nastya… ― Les entrega una taza a cada una invitándolas a sentarse en los sillones para conversar ― No he tenido oportunidad de agradecerles el que encontraran y trajeran a Julia al hospital, no hay palabras para expresar lo agradecida que estoy con ustedes.
―No tiene que agradecer nada ― sonríe Lena de manera malvada y Nastya nota un destello de maldad en sus ojos.
―Ustedes ayudaron a Julia y han estado al pendiente de ella, eso para una madre significa mucho…
―Nuestro interés era y es ayudar pero sobre todo queríamos conocerlos mejor ― Lena bebe un poco de té y Nastya no entiende hacia dónde quiere ir Lena con esa charla.
― ¿Conocernos mejor? ― Larissa revuelve su té.
―Disculpe, no me expliqué bien… ― se disculpa sonriendo fingidamente y Larissa supone que ha querido conocer mejor a los que pueden ser sus futuros suegros por lo que sonríe ilusionada de que así sea.
―Descuida, por cierto, cuando nos conocimos nunca nos dijeron sus nombres completos ― bebe de su té y les mira expectante.
―Cierto, perdone que no lo hiciéramos pero el momento no era el mejor aunque ahora con más calma creo que es el mejor momento ― Lena deja su taza sobre uno de los descansabrazos ― ella Nastya Smelianski y yo ― pausa un momento imprimiéndole cierta emoción al momento preparándose para ver su expresión y regocijarse con el momento en que le diga su apellido― soy Lena Katina… ― Sonríe ampliamente al ver la mueca desencajada de la pobre Larissa lo que causa una enorme alegría pues ahora sabe que su pasado está por regresar a su feliz presente para arruinarlo todo, pero ¿Lena no sabe nada sobre su “romance” con su padre o sí? ― Y ha sido un GRAN placer conocerla, conocerlos…

(http://www.youtube.com/watch?v=JFImikS_H_I Who I Am - Lena Katina)
Aunque la expresión decidida de Lena le dice lo contrario, a partir de ahora debe hacer todo por alejar a su July de aquella chica por el bien de su pequeña y de su matrimonio pues no sabe si la joven pelirroja planea un ataque certero hacia ella, por lo que debe actuar lo pronto antes de que sea tarde.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Grd el Sáb Ago 29, 2015 4:07 am

Oh genial! Q bueno q lo continues aqui, m encantaba como iba historia. No tardes con la conti cheers
avatar
Grd

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Dom Ago 30, 2015 11:21 pm

Capítulo 7 Alcanzada por el pasado, dudas entre familia: que comience la guerra…

No me entierres, no me pongas debajo
No digas que se acabó,
Porque eso me enviaría debajo
Debajo de la tierra
No digas esas palabras
Quiero vivir y tus palabras pueden matar
Sólo tú puedes enviarme debajo, debajo, debajo.

Me muero cada vez que te alejas
No me dejes sola conmigo, Veo, Temo
De la oscuridad, y mis demonios
Y las voces sin decir nada quiero estar bien, sí
Lo siento en mi corazón, alma y mente
Me estoy perdiendo… Tú, yo, estás abusando
Toda la razón que me queda por vivir.

No me entierres, no me pongas debajo
No digas que se acabó,
Porque eso me enviaría debajo
Debajo de la tierra
No digas esas palabras
Quiero vivir y tus palabras pueden matar
Sólo tú puedes enviarme debajo, debajo, debajo.

Perdí sólo 21 gramos de alma,
Toda la cordura que he poseído,
Ida, pero todavía estoy respirando
A través del trueno y el fuego.
Y la locura, sólo para fines tuyos
Me disparas de nuevo
Pero todavía estoy respirando
Lo siento en mis venas, la piel, los huesos y estoy perdiendo

Tú, yo, estás confundiendo
Toda la razón que me queda por vivir.
No me entierres, no me pongas debajo
No digas que se acabó,
Porque eso me enviaría debajo
Debajo de la tierra
No digas esas palabras

Quiero vivir y tus palabras pueden matar
Sólo tú puedes enviarme debajo, debajo, debajo.
Persiguiéndote, pero tú no miras hacia atrás
Las palabras son a través de lo que no se puede recuperar

Extendiendo la mano, pero no me puedo resistir a ti
Persiguiéndote, pero tú no miras hacia atrás
Las palabras son a través de que no se puede recuperar

Extendiendo la mano, pero no me puedo resistir a ti.
No me entierres, no me pongas debajo
No digas que se acabó,
Porque eso me enviaría debajo
Debajo de la tierra
No digas esas palabras
Quiero vivir y tus palabras pueden matar
Sólo tú puedes enviarme debajo, debajo, debajo…

Siempre me he preguntado miles de cosas que vagaban en mi mente, miedo tengo a la respuesta, aunque más miedo tengo a perderte…


―No puedo olvidar su cara, creo que nunca lo haré… ― Comenta Lena al entrar a su habitación ― Me hubiera gustado tomar una foto para recordar ese momento siempre… ― Se burla Lena recostándose en su cama colocando sus brazos tras su nuca.
―En verdad todavía no comprendo porque lo hiciste, ¿Qué planeas hacer ahora? ― Nastya le mira confusa mientras se sienta en la silla del escritorio ― ¿Qué se le ha ocurrido a esa maquiavélica mentecita tuya?
―Sólo es parte del plan, no creía justa esta guerra contra Larissa… ― Se levanta y se apoya su peso en sus codos para ver a su amiga ― Vienen más ataques por diferentes flancos y me sentí benévola en ese momento, al menos está preparada para lo que viene…
― ¿Y qué es lo que viene? ― Toma una figura que adorna el ordenado escritorio ― ¿Le contarás a Julia que es tu hermana perdida, después de acostarte con ella? ― Lena alza una ceja concediendo una respuesta afirmativa ― Lena, te das cuenta de que cometerías incesto además Julia es menor de edad todavía.
― ¿Y eso qué? ― Alza los hombros ― Ser menor de edad no le quita el atractivo y no puedo negar que me gusta además puedo ver que Larissa sufre ante la idea de tenerme cerca de ella ― se acomoda de una manera sugestiva en la cama ― teniendo a Julia en mi poder, puedo hacer que la odie y que mejor venganza que un hijo odie a su madre, me alegra poder usar mis tácticas para eso… Enloqueceré a Julia hasta doblegarla a mi voluntad y haga lo que le ordene, creo que eso de que los encantos de una mujer son la perdición de cualquiera, es verdad.
― ¿Por qué poner a Julia contra su madre? Así las cosas como las veo, la única inocente que saldrá perdiendo será Julia, ¿no te has puesto a pensar en lo mucho que la lastimarás?
―Nas, ya habíamos hablado de esto, la venganza es venganza, no importan los daños colaterales si con eso se llega al objetivo principal y en este caso, Julia será el daño colateral que me dará acceso a Larissa y a su destrucción… ― Ríe de manera algo cínica al recordar la expresión desencajada de Larissa en el hospital.
―Por cierto, hablando de Julia, ¿Qué piensas hacer con la cláusula del testamento? Tienes que llevar a Julia ante mi padre para hacerlo válido, ¿Cómo harás?
―Lo había olvidado, ¿no hay forma de anular eso?
―No lo creo… ¿Es parte de tu plan decirle a Julia que tu padre le dejó una parte de su herencia después de contarle la verdad?
―Nas, disfrutas arruinando mis planes… ― La joven sonríe pero lo que intenta es detener a Lena a toda costa antes de que comenta un error del que pueda arrepentirse toda su vida.
*** *** ***
Ha pasado casi una semana desde que Julia ha dejado el hospital y Larissa sabe la verdad, desde ese día está nerviosa y tensa además de que un rastro de preocupación empaña sus ojos cada vez que ve a Lena cerca de su hija, no sabe cuáles son las intenciones de esa joven pero no puede permitir que el pasado dañe lo que tanto se ha empeñado en proteger, no puede dejar la oleada destructiva del doloroso recuerdo y legado de Sergey Katin destruya lo que más ama, su Oleg y su Julia son ajenos al desastroso error que ha cometido y son tan inocentes como un cordero en un matadero; así que si quiere mantenerlos a salvo, deberá poner las cartas sobre la mesa y poner sus condiciones enfrentando a Lena como mejor pueda pues algo le dice que Lena va tras su cabeza y no le importa quien caiga en su tablero de ajedrez.
Un estremecimiento de remordimiento le atraviesa el cuerpo al recordar el incidente en la habitación del hospital, no puede olvidar la sensación que saber el apellido de Lena le ha causado y tampoco puede olvidar los rostros preocupados de su hija y su esposo; no por nada despierta a media noche intentando reprimir sus gritos y sollozos cada vez que ve el rostro de Sergey abrazando a su Julia y llevándola lejos de ella y Oleg, sabe que esto tal vez podría salir a la luz y ha rezado desde aquel entonces para que se posponga todo el tiempo posible intentando olvidar todo.
*** *** *** Flashback *** *** ***
―… K-a-t-i-n-a… ― Hasta parece que puede ver los labios de Lena deletrear lentamente ese diabólico apellido disfrutando con su sufrimiento.
Al escuchar el apellido, Larissa siente que todo se desvanece a su alrededor y se pone tan pálida como el papel, le hace falta el aire y deja caer la taza esparciendo por todo el suelo, había deseado no volver a escuchar ese apellido enterrándolo en lo más profundo y oscuro de su pasado pero el destino se ha empeñado en sacarlo de su aletargado olvido para colisionar con el maravilloso presente que disfruta y volverse una bomba de tiempo a punto de estallarle en cualquier momento cuando Lena decida presionar el detonador.
Puede ver cada trozo de su realidad cayendo pedazo a pedazo frente a sus ojos, la sonrisa de Lena es demasiado dulce pero sus ojos esconde una chispa desconocida aunque puede ver el brillo de la verdad en ellos.
― ¿Se siente bien, señora? ― Murmura Lena entre dientes la última palabra.
―Yo… Yo… Lo siento ― susurra quedamente cuando un ataque de taquicardias le invaden, la habitación comienza a colisionar sobre ella, muchos ojos acusadores le rodean señalándola mientras su cuerpo tiembla envuelto en temblores.
―Larissa, ¿te encuentras bien? ― Oleg se acerca apara abrazarla.
―Mamá, ¿quieres que llame al médico? ― Julia le coloca una mano sobre el hombro.
―Sí, yo… Yo… ― Súbitamente se desmaya por la presión de los remordimientos y dolorosos recuerdos que encoje a su corazón, la culpa la invade.
―Lari… ¡Larissa! Julia llama al médico ― ordena Oleg.
― ¡Mamá! ― Sin importarle los espasmos de dolor que siente por la agitación y el nerviosismo, Julia corre buscando ayuda.
― ¿En qué podemos ayudar? ― Se acerca Nastya preocupada sinceramente, “creo que se te pasó la mano, Lena”, piensa al ver a su amiga apurando la tasa de té para preparar su expresión de preocupación.
Escucha las voces lejanas de las personas a su alrededor e intenta enfocar la mirada en lo que sucede, se siente desorientada y mareada, desea tanto que lo que ha escuchado sea un sueño y si lo es, es una de sus peores pesadillas recién salida del infierno que está por incinerar todo por lo que ha luchado amenazando con destruir su feliz vida.
― ¿Qué…Qué pasó? ― Logra articular Larissa tocando su cabeza e intentando sentarse en la cama donde ha permanecido Julia los últimos días.
―Mamá, no te levantes, permanece recostada ― se apresura Julia a empujarla hacia abajo.
―Jul… ¿Dónde está tu padre? ― Con mano temblorosa toma su mano y su rostro muestra una pálida mueca preocupada.
―Está afuera hablando con el médico que te ha atendido ― vuelve su atención hacia la puerta ― Lena y Nastya le acompañan, ¿Qué pasó?
―No… No lo sé, sólo recuerdo que… ― El apellido Katina ronda por su mente retumbando por lo alto en cada rincón hasta hacerle doler la cabeza ― Auch.
― ¿Te encuentras bien? ¿Quieres que llame al médico? ― Se ofrece Julia presurosa.
―No, estoy bien… Yo no debería estar aquí, eres tú quien necesita descansar, ven ― toma la mano de su hija y la hala mientras se incorpora hasta sentarse en la pequeña cama ― te quiero mucho, mi amor ― hace que Julia se siente en su regazo.
― ¿Qué hace mamá? Ya no soy un bebé… ― Reniega Julia sentándose sobre las piernas de su madre recibiendo un beso en la sien pero le regala una sonrisa sincera ― ¿Sucede algo? ― Observa a la preocupada mujer frente a ella.
― ¿Qué puede sucederme? ― Contempla cada rasgo de su hija pero se detiene en los ojos de extraordinario color, le duele admitirlo pero esa mirada le trae recuerdos dolorosos y aunque ha querido olvidar, jamás podrá hacerlo mientras vea a su hija frente a ella ― Promete que tendrás cuidado y que pase lo que pase creerás en mí y me amarás siempre, no importa si he cometido errores…
―Mamá, suena como si te estuvieses despidiendo o si algo malo pasará, dime qué pasa ― Larissa esconde la mirada de los inquisidores ojos de su hija pero Julia levanta su barbilla y le obliga a verle.
―En serio no pasa nada ― contra el impulso de las lágrimas todo lo que puede y ora porque pase algo que les interrumpa, la puerta se abre y ambas se centran en las personas que entran, cuando ve a Lena sonreír su dulce sonrisa le hace estremecerse de miedo.
―Haré como que te creo ― besa la mejilla de su madre y se levanta de sus piernas.
― ¿Cómo te sientes? ― Comienza Oleg acercándose a su esposa para sujetar su mano y presionarla firme pero suavemente depositando un beso en el dorso.
―Te diré lo mismo que le he dicho a July, estoy bien… Quiero levantarme y recostar a Julia aquí mismo, es ella quien necesita reposar no yo.
―De eso nada, no te moverás de aquí hasta que el médico lo indique…
―Soy tan fuerte como un roble… ― Refunfuña Larissa imitando la infantil actitud de su hija días antes.
―Ahora sé de donde me viene lo testarudo… ― Murmura Julia riendo.
Lena permanece impasible viendo a Larissa recibiendo toda aquella atención, parece querer darle tiempo de que disfrute de sus últimos días de felicidad antes de convertir su pequeño paraíso en un infierno; Nastya se muestra genuinamente preocupada por lo que le sucede a Larissa, le desconcierta la actitud de su amiga pero sabe que la pobre mujer en la cama está hecha un mano de nervios, ella misma es uno pues no sabe el próximo movimiento de Lena.
―Creo que es hora de irnos, espero volver a verte antes de que te den de alta… ― Anuncia Lena levantándose del sofá donde ha estado sentada antes del desmayo de Larissa ― ¿no sabes cuándo será eso?
―El médico dice que será pronto si no hay más decaídas ― explica Oleg viendo el desencajado rostro de su esposa.
―Estaremos al pendiente de ello… ― Nastya y ella caminan hacia la puerta acompañadas de Julia después de despedirse ― Que se mejore, señora Larissa ― sus palabras dulces alteran a Larissa nuevamente pero intenta calmarse al ver a su hija cerca de la pelirroja.
―Lena, quería agradecerte que me acompañaras en estos momentos… Yo, eh… Sé que apenas nos conocemos y que puede sonar algo tonto… ― Acaricia su nuca nerviosa ― pero, en este tiempo te has convertido en una persona importante para mí ― comienza Julia al llegar a la puerta, Nastya comprende que debe dejarles solas ― me gustaría agradecerte todo lo que has hecho cuando salga de aquí, ¿Quisieras…Te gustaría…? ― Balbucea nerviosa.
―Claro que me gustaría ― sonríe Lena de manera encantadora, no sabe porque pero le gusta esa faceta tímida, infantil y tierna de Julia, muestra su pureza como persona y le duele pensar en lo que hará después.
― ¿En verdad? ¿A dónde te gustaría ir?
―Sorpréndeme ― responde Lena acercándose a Julia y tomando su rostro entre sus manos para girarlo y depositar un beso en su mejilla empujando la puerta de la habitación para que la escena sea apreciada por Larissa por lo que busca sus ojos mientras le dedica una mirada de “y esto es sólo el comienzo”.
―Lo haré ― Julia sonríe bobamente y acaricia el lugar donde Lena ha depositado el beso, sus mejilla están cubiertas de un intenso rubor, “Dios, estoy enamorada de esa chica…”.
Larissa observa a Lena coquetear con su hija y casi se vuelve a desmayar al verle besar su mejilla, siente algo de repulsión al pensar que la pelirroja ignorare la posible relación que puede entre Julia y ella, no puede permitir que su pequeña se involucre en algo con la pelirroja pero tampoco puede decirle la verdad tan crudamente y debe buscar un sustento creíble sin que parezca absurdo el por qué se opone a esa relación, ¿Qué le dirá a Julia cuando le prohíba ver a Lena? Algo así como: “Oh no puedes estar con ella porque tal vez sea tu media hermana”, tal vez pueda argumentar que son dos chicas, no, Julia sabe que acepta su sexualidad; quizá un “no son de la misma clase social… O, no me agrada Lena, a penas la conoces”, todo le parece absurdo y no creíble, los ojos de Julia destellan brillos de amor y necesita apagarlos cuanto antes.
*** *** *** Fin de flashback *** *** ***
― ¿Sucede algo, amor? ― Pregunta Oleg entrando en la habitación mientras Larissa da un saltito al escuchar la voz de su esposo interrumpir sus pensamientos.
― ¿Eh? No, sólo estaba pensando…
― ¿En qué? ― Oleg se acerca y le abraza ― ¿El secuestro de Julia?
―Sí, en eso… Me preocupa que Julia pueda ser víctima de otro atentado, si algo le pasa a July, yo… ― Rompe a llorar.
―Calma, eso no pasará… No dejaremos que vuelva a pasar ― besa su sien.
― ¿Julia estará interesada en…Lena? ― Repentinamente cambia el tema de conversación intentando sonar lo más casual que puede.
―Lo más seguro es que sí, ¿has visto su mirada cuando la ve o habla sobre ella? Es como yo cuando te pedí que fueses mi novia…
―No puede ser, debo impedirlo… ― Murmura Larissa intentando no ser escuchada pero Oleg le ha escuchado.
― ¿Por qué ese repentino cambio de opinión? Pensé que Lena te agradaba, hace unos días la veías como la perfecta futura nuera… ― Le mira de manera analítica y confundida.
―Me he dado cuenta de que hay más posibles candidatas como… Lidia.
―Pensé que te desagradaba esa chica…
―Bueno, Julia no me ha dado tiempo de conocerla, no creo que sea tan mala como parece, toda persona puede cambiar con una segunda oportunidad… ― Se justifica.
―Lo dudo, además Julia no tiene ojos para nadie más que Lena y debo decirte que ya veo a la chica del brazo de mi July hacia el altar si es que antes nuestro diablillo no lo arruina, creo que Lena es la adecuada… ― Imagina a su hija dando ese gran paso ― Además creo que sus hijos serían lindos, ¿te das cuenta? Serían los nietos más hermosos del mundo… ― Prosigue Oleg imaginando a detalle otra miniJulia corriendo por la casa o un pequeñín halando su pantalón para que le cargue, sin duda, ya le ha planeado la vida a Julia pero Larissa imagina con horror el hecho de que su hija bese a Lena y le provoca náuseas imaginar a unos niños enfermos por la mezcla del mismo ADN.
― ¡No! ― Grita al ver los rostros deformes de niños pequeños.
― ¿Qué sucede?
―Nada, es que… Sigo pensando que Lena no puede ser mi nuera, Nastya puede ser otra candidata.
―Mujer, deja de decidir la vida de Julia… Será ella quien escoja a su esposa y te prohíbo intervenir en ello ― sentencia Oleg saliendo de la habitación.
―Puedes prohibirme actuar ello pero no has dicho nada sobre un cómplice… Lena no se acercará a mi bebé si yo puedo impedirlo ― se acerca a su pequeña mesa de noche y saca una cajita de musical del tamaño de una caja de pañuelos cerrada con llave y la abre, remueve unas hojas amarillentas por el tiempo guardado en la cajita y toma una foto de Sergey y ella ― si lo hice con tu padre, no veo porque no puedo hacerlo contigo, por favor dios mío ayúdame a impedir un pecado…
*** *** *** Flashback *** *** ***
Ese día ha decidido tomarse libre el día para pasarlo junto a su pequeña adoración, su pequeña Julita de cinco años le pide que le compre un helado en aquel caluroso día de verano; ayuda a la niñera a cargar con la enorme bolsa de juguetes que su diablillo insiste en llevar a todas partes.
―Julia, no corras o te caerás y podrás lastimarte otra vez… ― Insiste Larissa por enésima vez al ver a la pequeña rubia trastabillar cerca de la banca cercana al lago en el parque en la que usualmente se sienta la joven que cuida a Julia.
―Siempre es lo mismo con ella, es todo un terremoto ― comenta la joven castaña.
―Lo sé, conozco lo que tengo y sé que Julia no se hizo la pequeña herida en la ceja por estar sentada ― Julia no te acerques tanto al lago.
―Mamá, mira los patos ― señala a una pareja de aves que nada alrededor de su polluelo, la niña mira con ojos curiosos e interesados el sonido del graznido y se admira del desenvolvimiento del pequeño patito en el agua, ella misma toma lecciones de nado pero no es tan buena flotando.
―Cariño, ven para que pueda limpiarte… Mira nada más cómo estás toda embadurnada, tendré que cambiar tu camisita, ven ― Julia levanta los hombros despreocupada mientras Larissa le saca la camiseta rosa con un estampado de ositos toda llena de helado de chocolate y le coloca una camisa azul completamente limpia.
― ¿Puedo ir a jugar con mi pelota y con mi amigo Dante? ― Pide inocentemente Julia viendo con sus ojitos azules de manera suplicante mientras coloca su dedo índice recordando las veces que Sergey le ha dicho que guarde silencio y mantenga el secreto ― Llevaré mis soldaditos… ― Larissa no recuerda que Oleg o su abuelo le regalasen las figuritas y le parece sospechoso pues los tiene desde su última visita al parque, la joven niñera no sabe tampoco de dónde ha podido sacarlos pues los juguetes parecen ser de buena marca de juguetes.
―Puedes irte pero sólo será por un ratito y debes permanecer cerca en donde pueda vigilarte ― la pequeña asiente y sale disparada hacia donde ha visto a su amigo Dante la última vez, toma esas medidas pues Ana, la niñera, le ha dicho que la última vez que estuvieron en el parque, Julia se ha escondido de su vigilancia.
―Dante… ― Susurra Julia sujetando la pelota y el paquete de soldaditos con algo de dificultad acercándose hasta esconderse tras los arbustos ― ¿Dante? ¿Dónde estás? Hola… ― Se acerca y abraza el cuello del hombre que le alza en brazos soltando lo que lleva en las manos ― Pensé que no vendrías, mira traje los soldaditos…
―Sí, lo hiciste… ― Ve con orgullo a Julia en sus brazos y le coloca sobre el suelo ― Claro que vendría, jamás dejaría que jugaras solito con todos estos juguetes ― se sienta sobre el pasto y comienza a sacar los soldaditos ― pondremos estos aquí… Otros más por acá y otros aquí, ¿Cuáles quieres? ― Julia señala la pila de soldados con uniformes azules ― está bien, lo que ordene mi general ― imita el saludo militar y comienzan el juego.
Larissa no escucha a su pequeño vástago jugar cerca de donde le ha dicho así comienza a buscarle, puede distinguir la risa sonora y su voz tras unos arbustos y sonríe al saber que Julia se divierte aunque entre el placentero sonido de la infantil risa escucha una voz masculina que le hela la sangre y le hace temblar, “no puede ser, no él… Que no sea él” piensa intentando invocar a todos los santos, sus piernas parecen gelatina y no le responden al intentar ir hacia allí y tomar a su hija alejándola de ese monstruo que casi ha arruinado su vida.
―No, general no me mate… Tengo familia ― Suplica la voz riendo y Larissa se acerca tomando todo el valor que puede encontrar al recordar todas las veces que ha imaginado lo que haría llegado el momento de enfrentar aquello ― no puede matarme, no con cosquillas…
―Julia… ¿Julia? July… ― Se acerca al arbusto para sólo para encontrarse con una escena que no ha esperado ver nunca pero la sorpresa que le causa ver a la persona delante de ella jugando con su hija hace que pierda la calma y asusta a Julia ― ¡Julia, mi amor, aléjate de él! ¡Ven aquí! ― Le ordena estirando su brazo mientras tiembla por el miedo y a la vez coraje, Julia se sobresalta al ver a su madre de esa manera pero se acerca a ella ― ¿Estás bien? ¿No te hizo daño, no te lastimó? ― Abraza a Julia y le mira preocupada acariciando los cortos mechones rubios y los peina hacia atrás mientras le besa ― ¿Qué estás haciendo con MI hija? Tú no puedes acercarte a ella así como así Sergey…
―Yo… ― Sergey se pone de pie e intenta acercarse y tomar el brazo de Larissa pero ésta se aleja bruscamente.
―Es mi amigo ― interviene Julia en la defensa de Sergey de manera inocente ― y no se llama Sergey, su nombre es Dante ― introduce la paleta que Sergey le ha regalado mientras han estado jugando.
―No, July… ― No puede explicarle las cosas porque no entendería ― ¿Y qué es eso? Dámelo ― reclama exaltándose al ver a Julia comiendo la paleta ― ¿Cuántas veces te he dicho que no hables ni aceptes cosas de extraños? ¡Ana! ― Grita a la joven niñera.
―Larissa, no tienes que enfadarte con la niña… Yo.
―No, si no estoy enfadada con ella, ¿Quién te crees tú para acercarte a Julia sin mi consentimiento? ― Responde a la defensiva ― ¡No me toques! ¡Ana!
―Larissa, yo lo sé y no es que me crea, yo sé que soy su…
― ¡Cállate! ― Cubre los oídos de su pequeña, quien se ha puesto nerviosa y comienza a pensar que tal vez Dante no es tan buena persona como le ha hecho creer pero como todo buen infante, desconoce la magnitud del daño que Sergey le ha hecho a su madre y a ella misma ― Tú no eres nadie para estar cerca de Julia, ¡Ana, ven!
―Espera, Larissa… Tenemos que hablar… ― Larissa intenta alejarse de Sergey pero éste le sujeta del brazo, Julia en su nerviosismo suelta la paleta y se coloca entre su madre y aquel hombre.
―Deja a mamá… ― Empuja Julia pero es como un enfrentamiento entre el pequeño David contra el enorme Goliat.
―Tú y yo no tenemos nada de qué hablar, ¡Ana! ― La joven niñera aparece y se encuentra con la escena así que se acerca a ayudar pero Larisa le impide intervenir ― Toma a Julia y llévala al auto…
― ¿Está segura? ¿No quiere que llame a la policía? ― Toma a Julia, quien todavía forcejea empujando la pierna de Sergey.
―Sí, debo arreglar un asunto con éste hombre… ― Mira despectivamente a Sergey y Ana abraza a Julia, quien patalea enojada e impotente por no poder defender a su mamá ― Bien, ¿Qué es lo que tienes que decir?
―Larissa, yo…
―Nada de eso, por favor… Di lo que tengas que decir y hazlo rápido antes de que cambie de parecer y arme un escándalo ― parece totalmente segura pero por dentro está como una gelatina, sabe que no está preparada para enfrentar a Sergey y el saber que Julia sabe de él lo hace todavía más difícil.
―No, no por favor… Bien ― toma una bocanada de aire y comienza a hablar ― sé que mi acción fue la de un villano, el peor de los canallas pero no es hasta ahora que me doy cuenta de que cometí un error, yo… Quisiera pedirte perdón y una segunda oportunidad ― Larissa nunca habría imaginado a aquel insensible y despreciable hombre suplicando y arrastrándose por una oportunidad, le ve arrodillarse frente a ella ― quiero estar contigo y con mi hijo…
―Un momento, ¿tu hijo? Julia no es… ¿Qué te hace pensar que…? ― No entiende a que se refiere con eso ― Oleg es el padre de Julia.
―Muéstrame un papel donde lo diga, tengo pruebas que podrían decir lo contrario además tengo todo el derecho de estar a su lado… ― Se levanta ofendido.
―Jajaja ― suelta una carcajada irónica y desdeñosa ― ¿Qué tienes todo el derecho? Por favor, dime, ¿Dónde estuviste cuando estuve embarazada? ― Acerca su dedo índice a su pecho y lo empuja haciendo que retroceda ― ¿Dónde estuviste cuando Julia nació? ¿Supiste que fue prematura? ¿Pasaste noches en vela esperando ver mejorías en su salud? ¿Cuidaste de ella cuando comenzó a caminar? ¿La cargaste entre tus brazos para dormirla o la paseaste en su cochecito de bebé en el parque? ― Sergey retrocede inseguro y callado temeroso de la mirada acusatoria de Larissa.
―Yo… ― Casi se cae al tropezar con una raíz de un árbol.
―No, la respuesta a todas esas preguntas es no, y ¿sabes por qué? Porque es Oleg quien ha sido más padre que tú, verdaderamente no sé si Julia es tu hija biológica o de él pero lo que sí sé es que Oleg ha estado con nosotros siempre… ― lágrimas de impotencia resbalan por sus mejillas pues sabe lo mucho que ha lastimado a Oleg saber su engaño y todavía trabaja por recuperar su confianza ― Me duele tanto haberlo engañado con alguien que vale tan poca cosa como tú… ― Le da la espalda a un Sergey completamente derrotado y derrumbado por la fría verdad ― Ahora tengo una familia en quien pensar y a una persona a quien amo y me corresponde, que adora tanto a Julia como yo a pesar de sus duda, soy feliz como estoy ahora como para que vengas tú a querer arruinar todo así que te pido que nos dejes en paz si no quieres que tome medidas más drásticas… ― Amenaza aun sabiendo que quien tiene más que perder es ella pues se sabría la verdad ― Así que déjanos en paz, tal vez deberías intentar arreglar tu propia vida y tu familia antes de que la arruines más ― aconseja dándose la vuelta para irse ― adiós para siempre Sergey Katin, espero no volver a verte nunca más.
―Pero… ― Su mente se queda sin argumentos y ve a Larissa caminar hacia la salida, baja la mirada avergonzado por las palabras crueles pero realistas de Larissa pues sabe que ha arruinado toda oportunidad de acercarse a su hijo y se da cuenta de que también ha arruinado su propia familia desde hacía mucho tiempo atrás y que no hay nada que hacer para reparar sus faltas y errores ante Inessa y su pequeña Lena, sólo espero que si algún día saben la verdad tanto su esposa como Lena y Julia puedan perdonarle.
Sergey camina hacia la dirección opuesta en la que se ha marchado Larissa pero una pequeña chispa en su interior queda encendida al ver los pequeños soldaditos esparcidos en el suelo antes de irse, su pequeño le ha defendido recordando a Julia mientras se enfrenta a Larissa, le parece ver algo de él mismo en el pequeñín.
“Definitivamente, tiene que ser sangre de mi sangre y me encargaré de que lo sepa o al menos se entere de la verdad…”, piensa levantando los pequeños soldados para conservarlos como un recuerdo de aquel día.
*** *** ***
Larissa está completamente deshecha emocionalmente, no sabe de dónde ha sacado todo ese valor para enfrentarse a la persona que ha arruinado su felicidad completa, tiene en claro que ha dejado que su corazón roto hablase y ha sacado todo lo que le ha abrumado por tanto tiempo, advertirle a Sergey que se mantenga alejado de ella y Julia, todavía no puede creer el descaro que ha tenido Sergey al acercarse a su hija y más aún que le hubiese defendido con aquella decidida fiereza, nunca ha visto tal determinación antes en los ojos de Julia puesto que Julia no ha sido una persona violenta y mucho menos agresiva.
―Mami… ― Julia sale corriendo del auto y le recibe con un abrazo mientras hace un puchero tierno pues ya que ha pasado el sobresalto, tiene miedo de lo que ha pasado.
―Ya pasó mi vida, ya… Shh, calma estoy bien ― Le abraza de manera firme pensando que quizá Sergey quiera quitársela pero eso no lo permitirá jamás ― ¿hace cuento conoces a Ser…Dante?
―Me compró helado, jugó conmigo a la pelota, me dio los soldaditos… Mis soldaditos, mami quiero mis soldaditos, vamos por ellos… ― Recuerda sus juguetes.
―Papá te comprará otros más bonitos ― Julia sonríe satisfecha al saber que tendrá más juguetes nuevos y se afirma de la mano de su madre para caminar hacia el auto donde les espera Ana ― July, tienes que prometerme algo ― se coloca a la altura de su pequeña y tomando sus mejillas le hace verle directamente a los ojos― prométeme que jamás te acercarás a Ser… Dante otra vez ni aceptarás cosas de extraños, no irás con otras personas que no seamos Ana, tus abuelos, tu papá o yo, prométemelo ― Julia le ve de manera dubitativa pero asiente pues sabe que su mamá será feliz así y ella no quiere verla triste.
―Lo prometo, mami ― caminan pero Julia le hala de la mano y Larissa voltea hacia abajo ― ¿Dante te hizo algo malo antes? ― La pregunta le toma por sorpresa pues nunca se ha esperado aquello.
― ¿Qué…? No, claro que no ― titubea para responder ― es… No conozco a Dante y creí que era un secuestrador de niños que te llevaría de mi lado ― le sonríe de manera triste ― July hay otra cosa que quiero que entiendas y me prometas que te cuidarás mucho, en el mundo hay personas que no son buenas y quieren herirte y hacerte daño a pesar de que parecen buenas personas, no lo son… Tienes que cuidarte mucho de ellas, tu eres una persona muy dulce y sensible de la cual pueden aprovecharse y no quiero que te hagan daño y aunque yo siempre trataré de cuidarte, mantente alejada de esas personas… ― Julia le ve confundida así que le sonríe y acaricia su cabeza para bajar su mano hacia su barbilla y darle una paleta ― Será tuya si no mencionas nada de esto a tu papá.
Larissa intenta hacer que Julia abra bien los ojos para que nadie la lastime pero no se da cuenta de que de quien debe protegerle es de ella misma pues con sus secretos tal vez puede hacerla más daño que ninguna otra persona, pero está tan cegada con su sobreprotección que no se dará cuenta hasta que no sea demasiado tarde.
*** *** *** Fin de flashback *** *** ***
(http://www.youtube.com/watch?v=114etZisg_8 Under – Alex Hepburn)
―Tengo que alejar a Lena antes de que lastime a mi July… ― Negarse a aceptar la relación no parece tan mala idea después de todo pues la idea de decirle la verdad a Julia y a Oleg definitivamente no está en sus planes ― Bueno, Lena creo que has declarado la guerra a la persona equivocada porque no voy a permitir que lastimes a Julia, prepárate porque hay muchas batallas por venir antes de que comience la guerra ― se dice a sí misma mientras su mirada se pierde pensando en tácticas para emparejar el resultado.
*** *** ***
Camina lentamente pensado en la actitud de Larissa, jamás le ha visto cambiar de parecer tan rápidamente, le desconcierta la idea de pensar que apenas hace unos días ha aprobado sin peros la idea de que Julia esté interesada en Lena, a su ver, la joven pelirroja es perfecta para su hija sin mencionar lo hermosa que es.
Sabe que algo que desconoce de su pasado la está atormentando pues lo mismo ha sucedido hace poco más de doce años cuando habían vuelto del parque una tarde, Larissa se ha comportado a la defensiva y nerviosa desde esa ocasión sin mencionar que se ha vuelto mucho más sobreprotectora con Julia pues ha insistido hasta el cansancio en enviarle a estudiar fuera del país provocando que no le viese durante años.
Por mucho tiempo ha intentado saber qué es lo que esconde Larissa de él, sin duda tiene que ver con Julia y con el hombre con quien le ha engañado, todavía le duele pensar en alguien más tocando a Larissa como lo hace en la intimidad y a pesar de que ha tomado terapia secretamente, los recuerdos de su engaño todavía le atormentan lo único que le devuelve la tranquilidad es Julia, la ama tanto desde el momento en que ha nacido que por ella ha intentado olvidar todo pero sin ningún progreso más que la armonía que le permite aparentar ser feliz; sí, por Julia está dispuesto a hacer todo, incluso perdonar a el engaño de su esposa.
Sus pasos le llevan a su despacho y camina hacia su caja fuerte, la abre y saca algunos papeles pero un sobre amarillo cae a sus pies y al levantarlo recuerda una cosa muy dolorosa que le hace estremecer.
―Te escondí tan bien que no recordaba qué hacías ahí, ¿Cómo puedes volver para empañar mi presente feliz? ― Le habla al sobre como si pudiese hablar y responderle, toma una de las fotografías que adornan su escritorio y le contempla con nostalgia, es de Julia cuando ha cumplido cinco años y ha ganado el torneo junior de futbol soccer pues a pesar de su menudito tamaño ha conseguido anotar al menos dos goles.
Recuerda tan orgullosamente cuando le ha alzado en brazos después de ganar ese partido llevándole a festejar a ella y a sus compañeros y amigos al restaurante infantil de moda en aquel entonces; sin duda, Julia le ha llenado profundamente de alegrías y orgullos desde que ha nacido, sabe que su July es una persona especial pues a pesar de su enfermedad y las adversidades ha logrado salir adelante, sin duda sangre de su sangre pero hay algo en el sobre que opaca su felicidad y se siente terriblemente mal al ver el sobre frente a él.
― ¿Por qué tengo que desconfiar de lo que ya sé? ― Sujeta el sobre por la mitad e intenta romperlo pero no puede y lo abre sacando el contenido y en letras negritas impresas a computadora extrae un sobre con letras en relieve y muy resaltadas, “Laboratorios Danilov” y debajo de esas letras se lee “resultados del examen de paternidad, Oleg Volkov…”
Despeina sus cabellos, claramente arrepentido pues desde que ha cargado por primera vez a Julia en sus brazos la idea absurda de saber los resultados de la prueba de ADN que ha mandado hacer discretamente con su amigo días antes de que el parto de Julia se adelantara para sacar la espina de dudas clavada en su corazón, le ha abandonado desde que Julia le ha visto con sus lindos ojos azules.
―Julia no puede saber esto… ― Toma un fosforo dispuesto a quemar toda evidencia que le recordase el pasado pero unos golpecitos en la puerta le hacen sobresaltarse e intentar esconder todos los papeles pues Julia es su razón de ser feliz y no quiere que nada opaque aquello.
―Hola, papá… ― Julia aparece con una enorme sonrisa brillante en la puerta y camina para saludarle.
―Hola, lobita, ¿Qué…Qué haces por aquí? ― Responde nervioso acomodándose en la silla.
―Vine a saludar y a decirte que… ― Se acerca a Oleg para secretearle algo ― Le pediré a Lena que sea mi novia ― Oleg sonríe enormemente al escuchar aquello.
―Que grandiosa noticia, ella me agrada para ti.
―Sé que puede parecer descabellado pero desde que la conocí siento que ella es la indicada, la que ha elegido mi corazón ― intenta no sonar cursi ― que cursi soy, ¿no? ― Sujeta su nuca avergonzada y sonrojada.
―Para nada, si ella es la elegida… No la dejes escapar, lobita ― empuja su mejilla con su puño de manera cariñosa.
―No creo que le agrade la idea a mamá, la he notado muy extraña cada vez que toco el tema con ella, ¿Por qué crees que pase eso?
―Creo que tal vez comienza a sentirse relegada, ya sabes que tu madre es una sentimental que te adora en demasía y quiere lo mejor para ti…
―Pero si Lena es lo mejor para mí.
―Lo sé y creo que lo sabe pero el hecho de pensar en que la abandonarás y que otra mujer que no es ella “ocupará” el lugar que ella cree que le corresponde en tu vida, la tiene molesta y celosa así que no le digas nada, espera un poco más…
―Espero que algún día comprenda… ― Dirige su atención a los papeles esparcidos en el escritorio, su padre no ha sido un desordenado y le da curiosidad ― ¿Mucho trabajo? ― Señala la pila de papeles y Oleg se pone nervioso.
―Bastante… Este caso es muy importante y he perdido la cabeza ― se excusa.
―Tus asuntos de abogado me aburren un poco, iré a ver a Lena ― esboza una enorme sonrisa mientras sus ojos cobran un brillo enamorado e ilusionado.
―Ve por ella, lobita…
Le ve salir de su despacho y suspira aliviado, después se deshará de ese sobre con los resultados y lo guarda en el cajón superior a su dalo derecho para comenzar a reordenar los papeles esparcidos por todo el escritorio.
*** *** ***
Lena sonríe complacida al leer el mensaje de Julia, piensa que es bastante meloso pero para ella no es cursi y la sonrisa boba en su rostro no pasa desapercibida por Nastya.
―Creo que Julia tiene algo que ver con esa enorme sonrisa de oreja a oreja que adorna tu rostro.
―No puedo decir que no, así que sí… Ella es la responsable, es muy dulce, mira lo que me ha enviado ― le muestra la pantalla táctil del aparato.
―Vaya sí es muy dulce, lástima que toda esa dulzura se vaya por el caño cuando sepa la verdad ― comenta amargamente.
―Disfrutas arruinando mi felicidad, pesimista.
―Realista…
―Hola ― saluda Julia con un enorme arreglo floral apareciendo de la nada para entregárselo a Lena ― ¿Cómo están?
―Bien ― responden al unísono ambas.
― Me alegro, ¿tienen planes para la tarde? ― Mira significativamente a Lena y Nastya comprende que está demás en la conversación.
―No ― responde Lena.
―Yo sí, recordé que tengo que alimentar a mi ave… Nos vemos, hasta luego Julia ― ni Lena ni Julia le prestan la debida atención.
―Adiós ― contesta Julia volviendo su atención a Lena.
― ¿Y qué tienes planeado? ― Olfatea el arreglo viendo de manera coqueta a Julia.
―Tengo… ― Se pierde con la mirada pero recuerda que tiene algo más para darle ― antes debo hacer algo más ― le sonríe y saca una cajita de joyería y la abre mostrando el contenido a Lena que le mira entre incrédula, sorprendida y culpable, Julia toma valor y suspira ― sé que esto puede ser algo apresurado y loco pero para mí no lo es, desde que te conocí no he dejado de pensar en ti y quiero hacerte saber lo que siento por ti… ― Las palabras que Lena teme, Julias está a punto de pronunciarlas ― Tu eres la persona que mi corazón eligió desde que chocamos accidentalmente en esa cafetería… Lena estoy enamorada de ti y a pesar del poco tiempo que llevamos de conocernos, siento que te conozco de toda la vida y no puede dejarte escapar, Lena te amo como con locura, como nunca podré amar alguien más y por eso… Quisiera pedirte que… ¿Quieres ser mi novia? ― Saca una preciosa cadena delgada con el dije de un corazón con incrustaciones de pequeños brillantes a su alrededor ofreciéndolo como obsequio.
Julia inocente y accidentalmente ha cambiado los planes de Lena pues con los pocos pero dulces gestos que ha tenido hacia ella, ha despertado sentimientos que no ha creído tener hacia Julia, sus deseos de venganza se están viendo complicados con esta confesión y sentir aquello le confundo pero pensando de manera más fría las cosas, estar con Julia le facilita las cosas y le acerca más a Larissa pero también está más cerca de lastimar a Julia, está en un dilema, ¿Qué hacer, cumplir con su sueño de venganza o seguir lo que está sintiendo por Julia mientras se olvida y perdonar?

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Dom Ago 30, 2015 11:29 pm

Capítulo 8 Saliendo con mi hermana… Haciéndole la vida imposible a Larissa Volkova

Siempre que te tengo cerca de mí
Acaricio el aire con olor a ti
Siempre que te veo, qué difícil es
No poder decirte que te llevo en mí,
Tengo que callarlo, es mejor así
Aunque esté deseando, lo tengo que ocultar.

Porque tú no te imaginas
Que muero por tu amor
Que eres el insomnio de mi amanecer
Tú no te imaginas que yo quisiera ser
En cada madrugada un grito de amor.

Cuando no me buscas yo quisiera ir
Pero me detengo, no puedo seguir
Sólo me pregunto qué será de mí
Me haces tanta falta para ser feliz.

Tengo que callarlo, es mejor así
Aunque esté deseando, lo tengo que ocultar.
Porque tú no te imaginas
Que muero por tu amor

Que eres el insomnio de mi amanecer
Tú no te imaginas que yo quisiera ser
En cada madrugada un grito de amor.


Los amores prohibidos son una de las mejores experiencias que un ser humano puede sentir es algo fascinante, porque en ella mandan todos los que pueden y al final obedecen los que quieren
Alessandro Mazariegos


Sin saber porque desde la última propuesta de Julia, su corazón da un vuelco cada vez que es sorprendida por los no tan pequeños actos de amor que tiene la dulce pelinegra de ojos azules, eso hace más difíciles las cosas para completar sus planes contra su madre; regresa a la realidad cuando una presencia invade su habitación y se recuesta sobre la cama, todavía recuerda la fila de carteles bajando por la escalera eléctrica del centro comercial, una a una han bajado las chicas vestidas de aeromozas sosteniendo los carteles con cada una de las palabras seleccionadas: “Hola…Otra vez...Te dije que…No desistiría…Así que…Vuelvo a…Preguntar…¿Quieres…Ser…Mi…Novia?...Voltea…Hacia…Arriba…” y al hacerlo, Julia le ha sorprendido con una cajita de joyería cuadrada, y al abrirla le deja ver una hermosa gargantilla pero nuevamente le rechaza y en Julia crece la actitud guerrera de hacer todo hasta alcanzar su objetivo y no le importa volver a ser rechazada por cuarta ocasión hará que Lena le acepte o cambiará su nombre, aunque ha comentado que comenzará a buscar otro nombre por si a caso.
―Todavía no me puedo creer que le dijeras que no por tercera ocasión… ― Comenta Nastya viendo con atención un peluche con forma de conejito que Julia le ha regalado a su amiga ― Len, ¿puedo saber por qué te niegas a aceptarla si esto es lo que querías? ― Desvía su mirada hacia Lena de manera expectante.
―No comprendo de que estás hablando ― Se desentiende del tema y se cruza de brazos en señal de “no quiero hablar sobre ello”.
―Debes entenderlo muy bien, querías a Julia comiendo de la palma de tu mano y ahora no quieres dar tu brazo a torcer, ya no sé qué te pasa… ― Hace alusión a lo que ha dicho con anterioridad pero la mueca en lugar de sonrisa en el rostro de su amiga le causa escalofríos.
―Hay razones que no puedes entender… ― Levanta la mirada perdiéndose entre los recuerdos de cuando ha rechazado la propuesta de Julia hace dos semanas.

*** *** *** Flashback *** *** ***
Su boca se abre con emoción al ver el brillo en los ojos de Julia, su palabras son muy sinceras y dulces, le parece muy tierna la confesión pero se abofetea mentalmente recordándose que ha cambiado un poco sus planes: hacer que Julia no pueda vivir, respirar ni dormir por pensar en ella, quiere meterse hasta lo profundo de su ser y consumir su alma, quiere doblegarla hasta que su propia voluntad quede reducida hasta nada y dependa por completo de ella aunque intuye que mientras más se involucre, Julia no será la única que sufra cuando dé su golpe mortal en contra de Larissa.
―Julia… Esto… Es… ― Intenta liar palabras de manera coherente pero su mente ha cedido para que hable su corazón ― Es muy repentino para mí, apenas nos conocemos… Es muy pronto para sentirse así, ¿no crees? ― Intenta sonar razonable y no hacerse la emocional.
―Creo que… Me he adelantado un poco en todo, ¿verdad? ― Toca su nuca de manera nerviosa y avergonzada ― Al parecer no sientes lo mismo por mí… Yo… Pensé… ― Julia siente una opresión en el pecho ante lo que es el rechazo de Lena, jamás ha sentido tal cosa pues pocas veces se ha permitido darse oportunidades en el campo amoroso, un nudo constriñe su garganta y le impide hablar, lágrimas de frustración intentan aparecer y levanta la cabeza para disimular sus emociones ― Da igual, olvidemos que ha pasado esto… Yo lo siento no debí… ― Es interrumpida por Lena acallando sus labios aunque siente que una tonelada de concreto ha caído sobre sus hombros y quiere desahogarse golpeando una pared.
―No lo sientas y tampoco lo tomes a mal es sólo que… No creí que las cosas fueran a darse tan rápido ― toma la mano de Julia y se da cuenta de que está muy tensa, le duele verla de esa manera pero así debe pasar ― dame un poco de tiempo, ¿sí? ― le sonríe de una manera amplia y sincera provocando que sus hoyuelos traviesos aparezcan en sus mejillas.
―… ― Julia levanta sus ojos azules que han estado clavados en el suelo liso del centro comercial ― Todo el que sea necesario… ― Murmura Julia soltando el aire contenido en sus pulmones ― Pero no desistiré de mis intentos de conquista ― le sonríe de manera confiada y solemne, Lena puede ver un brillo de perseverancia y determinación en sus ojos azules.
A pesar de la negativa de Lena en aceptar el pequeño dije, Julia se lo ha colocado y Lena se sonroja y estremece por el inevitable contacto y roce de la punta de los dedos de Julia con su cuello.
―Tienes muchas pequitas… ― Comenta con una sonrisa de lado ― Me gustaría contarlas todas, cada una de ellas… ― Hace que Lena se sonroje violentamente y termina por desviar el tema hacia dónde irán esa tarde.
*** *** *** Fin de flashback *** *** ***

― ¿Decías algo Nastya...? ― Sale de sus pensamientos.
―Estás muy perdida decía que si has visto esto… ― Toma la laptop de su amiga que está sobre la mesita de noche y la enciende para comenzar a teclear y buscar algo, sonríe al obtener los resultados que busca y gira la pantalla hacia Lena ―Ya casi tiene 100,000 visitas en una semana, ¿puedes creerlo? Y lee los comentarios.
Lena observa detenidamente lo que Nastya le muestra, es el video de la organizada presentación que ha hecho Julia justamente la semana anterior sorprendiéndoles mientras han estado caminando por una plaza pública, sonríe por el gentil acto de Julia.
―Locura de amor…

*** *** *** Flashback *** *** ***
―Si no compras ese vestido azul, lo haré yo… ― Amenaza Nastya mientras comen helado y llevan las bolsas de sus compras.
―Yo creo que no me va muy bien, quiero verlo en ti y si me convence lo que veo, te lo quitaré ― contrataca Lena mientras saborea un poco del helado de vainilla en la cuchara.
Nastya intenta refutar algo pero una pequeña niña de seis años hala la falda roja de Lena y llama la atención de ambas jóvenes, la pequeña castaña le hace señas para que se ponga a su altura y le entrega una rosa color rosa amarrada con un listón rojo a una tarjeta y le toma el rostro para susurrarle algo sobre abrir el sobre después de un baile y le gira rostro 90° hacia la derecha para que observe el espectáculo.
En menos de cinco segundos, una multitud de al menos 50 personas entre transeúntes disfrazados escondidos entre la multitud que visita la plaza pública salen de la nada para comenzar a montar una coreografía de la conocida película de Mama Mía bailando al ritmo de la canción de Honey Honey de ABBA, todos bailan con una sincronía increíble muy bien ensayada; Nastya sonríe enormemente sorprendida por el espectáculo que presencian y sólo puede sospechar de una sola persona culpable de ello mientras Lena no puede creer lo que ve y presiona la rosa y la pequeña tarjeta contra su pecho, las bolsas de compras de ambas chicas por ahora descansan en el suelo y ante tal hazaña, otros visitantes curiosos y transeúntes espectadores de tal evento se acercan y rodean a los bailarines sonriendo y aplaudiendo mientras algunos más aprovechan para capturar el momento con sus celulares y cámaras.
De pronto todos los bailarines, hacen un círculo ocultando la entrada secreta de alguien y al dispersarse se puede ver alguien con un disfraz de Cupido pero sin pañales, lleva un pantalón blanco suelto junto a un par de botas negras más una camisa blanca y un par de grandes alas sobre su espalda donde están sus flechas con punta en forma de corazón, su cabello negro está muy alborotado, lleva un arco y una flecha para apuntar a alguien entre los espectadores y la atención se centra precisamente en la pelirroja que tiene una gruesa capa de rubor en su rostro y mejillas, Lena no puede creer que sea Julia disfrazada de Cupido cubriendo su rostro con un antifaz y no puede articular ninguna palabra excepto sonreír ante al loco acto de Julia.
Julia le guiña un ojo a través del antifaz y se mueve al ritmo de la música a la par de los bailarines siguiendo la coreografía, Nastya coloca una mano sobre el hombro de Lena y la presiona para que se dé cuenta de todo lo que está haciendo Julia por ella y Lena siente que su corazón también baila al ritmo de la música y a la par de Julia pero se regaña por lo que está despertando en su interior.
Al final de la canción, todos los bailarines giran sus rostros y cuerpos hacia Lena mientras los demás espectadores esperan otra sorpresa más.
―Puedes abrirlo ahora… ― Indica la pequeña castaña.
Lena saca la nota del listón amarrado a la rosa y lee en letras muy claras: “Te dije que haría todo hasta para que seas mi novia y te hago otra vez la pregunta: ¿Quiere ser mi novia?...” “Cupido” se acerca con una sonrisa brillante y se arrodilla para sacar un pequeño estuche largo y plano.
― ¿Qué respondes, quieres ser mi novia? ― Abre el estuche y deja ver un brazalete con pequeñas incrustaciones de esmeraldas, Lena no puede creerlo.
Algunas parejas se besan ante el acto de demostración de amor y no puede faltar una exclamación de “Ahhh” en señal de ternura entre la multitud.
― ¡Di que sí! ― Grita una mujer entre la multitud.
― ¡Acepta ser su novia! ― Apoyan un grupo de estudiantes.
― ¡Vamos, ya di que sí! ― Alienta un hombre en edad madura abrazando a su esposa.
Lena voltea a ver a Nastya, quien le ve con ojos brillantes a su amiga y mueve los labios formando una afirmación pero aunque el acto le enternece el corazón, sabe que entre más se niegue a aceptar a Julia tal vez se encapriche más y sus sentimientos crezcan aunque también hay otra posibilidad que no ha contemplado, quizá después de tanto suplicar termine por cansarse y botar la idea de conquistarla.
―Eh… ― Las palabras se ahogan por salir ― Lo siento, no puedo todavía.
Los bailarines se dispersan un poco para darles espacio, los curiosos y espectadores hacen una exclamación de decepción pues quien sea que fuese Cupido ha hecho un gran trabajo pero uno a uno se alejan comentando la gran audacia que ha tenido quien la pretende aunque otro más se retiran burlándose un poco y otras más, en su mayoría chicas, se quejan de lo “tonta” que ha sido la pelirroja; Julia baja la cabeza frustrada pero una sonrisa un poco forzada aparece en sus labios.
―No me daré por vencida… ― Murmura antes de besar su mano para colocar el brazalete y levantarse.
―Julia, no puedo… ― Intenta negarse Lena.
―Déjalo así, tómalo como un obsequio de amistad ― responde Julia comenzando a caminar para ir a quitarse el disfraz.
― ¡Oye! Si ella no quiere ser tu novia, yo sí ― se ofrece una ancianita caminando a la par de Julia mientras le sonríe de manera franca por tan atrevido comentario ― Lo digo en serio…
―Esa chica no ve lo que tiene enfrente… Yo le hubiera aceptado sin dudar ― murmura una joven estudiante de secundaria caminado junto a su grupo de amigas cerca de Nastya y Lena hablando fuerte y claro para que escuche Lena.
―Es una tonta… ― Secunda y afirma otra jovencita.
―Y con ese regalo, yo me apunto si le vuelve a rechazar ― ríe con ojos brillantes otra jovencita más alejándose.
―No puedo creer que te negaras otra vez, debo darle crédito a Julia con esto… Mira que organizar todo para pedirte que seas su novia ― recrimina Nastya tomando las bolsas de sus compras para comenzar a caminar hacia el auto.
―Todavía no puedo aceptarle… Tiene que rogar más… ― Lena sonríe malvadamente ― Entre más difícil lo pongo, ella se esfuerza más y más.
― ¿Qué pasa si llega a cansarse y se da por vencida? Mira que pueden haber más en la fila ― señala a algunas chicas de la plaza que observan el video de la coreografía en sus celulares y suspiran por tan tierno acto.
―Eso no pasará… ― responde muy segura de sí y con una sonrisa ladina.
*** *** *** Fin de flashback *** *** ***

―Tiene muchos comentarios… Mira éste de Kit19:“Si ella no te quiere, yo puedo consolarte…”… Mmm, mejor no leo el resto ― Nastya ha tomado la portátil en su regazo y mueve el cursor pues tiene otras palabras altisonantes ― éste es de DalilahF: “Me gustaría que alguien hiciera eso por mí…” ¿Cuándo le darás el sí?
―Todavía no… Tiene que sufrir un poco más ― parece como si Lena se talla las manos planeando un perverso plan.
― ¿La vas a hacer esperar más? Yo creo que ya le debes de dar el sí, mira que te pueden ganar… ― Comenta revisando el perfil de Julia en Facebook donde aparecen algunos comentarios en la parte de su muro provenientes de una chica rubia llamada Vera Kletenika ― Creo que es la porrista que nos encontramos en el centro comercial la semana pasada… Parece conocer muy bien a Julia y dice que quiere ¿reconquistarla? No quiero decir esto pero, creo que han tenido una relación en el pasado… ¿Qué piensas hacer?
Este dato alerta el sentido de pertenencia de Lena, el factor de exnovia no entra en sus planes así que debe hacer algo para quitarle de en medio o estropeará sus planes, trata de calmarse un poco y pensar fría y calculadoramente sin saber por qué siente una punzada de enojo al pensar que alguien más atrae la atención de Julia.
― ¿Qué se cree es resbalosa? Déjame ver… ― Repone Lena tomando su portátil para ver si Julia ha respondido a los comentarios y sólo puede ver que Julia ha escrito una carita feliz junto a un me gusta, no más.
― ¿Escucho algo de celos en tu voz? ― Se burla Nastya.
― ¿Celosa, yo? Jajaja ― Suelta una carcajada irónica a pesar de que sabe que es verdad, intenta negarlo ― ¿Cómo podría estarlo? Y más si es una niña, a Julia le gusta más madurez…
―Sí, lo que digas… ―Afirma Nastya de manera burlona ―Ten cuidado porque en una de esas, Julia se va con la calabacita tierna…
Saber que puede eso ser posible, lleva a Lena a pensar mejor las cosas pues no puede darse ya el lujo de seguir jugando con los sentimientos de Julia además no puede negarse que tiene ganas de lucirse como su novia, más que por hacer rabiar a Larissa para ver su rostro, en secreto, quiere disfrutar de la corta felicidad que pueda disfrutar al lado de Julia.
*** *** ***
Julia le ha pedido que vista ropas cómodas para su cita de esa tarde, tiene planeada una sorpresa muy especial y aunque quiere que le vuelva a proponer que sea su novia, quizá Julia espere más para hacerlo nuevamente y parece decepcionarse cuando le lleva a la feria de juegos mecánicos.
― ¿Aquí es donde me querías traer? ― Lena intenta esconder la decepción en su voz y pone una sonrisa fingida pues sabe que se ha tardado un poco en aceptar las proposiciones anteriores.
―Claro, tenía ganas de sentir un poco de adrenalina en mi cuerpo…
Le toma de la mano para ir a comprar los brazaletes para todos los juegos. A pesar de que esto no ha tenido el mayor impacto en Lena, tiene que admitir que se está divirtiendo mucho al lado de Julia y después de subir al paseo romántico disfrutan de un refrigerio en el restaurante.
― ¿Te estás divirtiendo? ― Pregunta Julia comiendo un poco de su banderilla.
―Sí, no creí que pudiese reír tanto ― admite Lena moviendo su vaso de té helado entre sus manos.
― ¿A dónde quieres ir ahora? ― Termina su bocadillo y limpia su boca ― Ya subimos la montaña rusa, a la rueda de la fortuna, entramos a la casa de los sustos… ― Enumera todo lo que han hecho ― Espera, no hemos subido a ese ― señala el juego llamado “la tirolesa”, un juego mecánico de caída libre.
―Me da un poco de miedo, no creo que me suba…
―Anda, vamos… Hazlo por mí, ¿sí? ― A pesar de los intentos de convencerla, Lena se niega en rotundo.
Julia termina por subirse sola aunque una chica castaña al lado de ella, ha comenzado a hacerle platica sobre su miedo y que sus amigas le han dejado sola por lo que cuando sube la cabina, la chica con algo de descaro ante los ojos de Lena, le toma la mano pero ya no hay nada que pueda hacer para interferir en el juego de coqueteo aunque Julia no le presta mucha atención.
Con los nervios de punta, Lena observa los cuarenta metros de altura hasta donde sube la cabina y sus manos se tornan heladas como si ella estuviese en el endemoniado juego mecánico y comienza orar un poco por si algo puede pasar; el sonido de anuncio de que en cualquier momento bajará a toda velocidad, alerta a quienes están en la cabina haciéndoles respirar profundo y sujetarse bien por lo cual la chica sujeta con fuerza la mano de Julia, y de pronto la cabina se desprende desde lo alto y baja toda velocidad hasta llegar al suelo deteniéndose algunos centímetros antes de tocarlo, Lena ha cerrado los ojos para no ver pero al levantar la vista y puede ver algo que no cree.
Una manta baja hondeando y dejando ver un mensaje y ella cubre su boca de la sorpresa y la impresión, en letras grandes y muy leíbles: “Esta es la cuarta vez que lo pregunto, ¿quieres ser mi novia?”, la manta es tan grande que atrae la atención de algunos ojos mirones y curiosos haciendo sonrojar a Lena cuando unos niños señalan hacia arriba preguntando qué sucedes a sus padres; Julia sonríe al ver esto y al bajarse de la cabina, se acerca palpando en uno de los bolsillos de su pantalón una pequeña cajita mientras cruza los dedos para que esta vez sea la buena.
―No puedo creer que lo volvieras hacer ― le sonríe sincera y francamente mostrando sus hoyuelos traviesos.
―Te dije que lo intentaría hasta que me des un sí ― repone Julia tomando la cajita y sacándola de su bolsillo ― entonces, ¿Qué me dices, esta es la buena? ― Los brillantes e ilusionados ojos de Julia enternecen a Lena y termina por sucumbir ante el encanto del momento y se abraza a su cuello para besar sus labios ― Me parece que eso es un sí… ― Murmura Julia mostrándole el anillo a Lena ― Como mi novia oficial, quiero darte esto como símbolo de mi amor por ti.
―Julia no tenías que molestarte, ya me has dado suficientes regalos y muchas sorpresas, tengo suerte de que hicieras todo eso por mí.
―No, la de la suerte soy yo porque te cruzaste en mi camino ― Lena le mira a los ojos sonriente pues sabe que dice la verdad ― y también debo añadir que me salvaste… ― Hace alusión a lo del día del secuestro y Lena siente un nudo en la garganta pues sabe que eso ha sido su culpa ― Pero sea lo que sea que nos ha unido, espero que nada nos pueda separar ― sella sus labios con otro beso y Lena lo siente un poco amargo y como si los labios de Julia le quemasen la piel porque todo lo que les ha “unido” ha sido la búsqueda de venganza, si no fuese por ello tal vez jamás se habrían conocido por “casualidad” pero incluso el destino ha jugado un buen papel pues Lena quiere creer que, bajo otras circunstancias, se conocerían porque así ha estado escrito pero eso no le deja tranquila pues ahora viene otra fase de su macabro plan: seducirla y llevarla a la cama, para horror de Larissa.
Aunque todo en su interior está cambiando y no sabe si podrá soportar el hecho de entregarse a Julia sin sentir remordimiento después cuando le diga la verdad o incluso peor quedarse sola estando completamente enamorada de la dulce y tierna Julia, no sabe que ahora lo segundo será lo más cercano que pase.
*** *** ***
Saber que Larissa está retorciéndose en su lugar frente a ella porque se muere de ganas por decirle la verdad Julia sobre ella y su venganza, no tiene precio pero se pregunta por qué ya no es tan satisfactorio para sí ver a su “suegrita” muriéndose por hablar y tomarla del cabello, no puede estar sintiéndose desprotegida por lo que ha logrado con Julia, esto es lo que ha estado esperando aunque ahora no está tan segura de ello pues ya que ha alcanzado su segunda fase del plan y todo está hecho, está insegura sobre romperle el corazón a Julia.
―Que bien por ti hija, sabía que podrías hacerlo… ― Alienta Oleg.
―Yo creo que has cometido una locura, hija apenas la conoces ― recrimina Larissa.
―Mamá, ya lo hablamos… Tienes que respetar a Lena además ella está presente ― sujeta la mano de Lena, quien trata de sonreír con toda la satisfacción y regocijo posible por lo que ha conseguido, aunque la actitud de su madre hacia Lena le está cansando un poco y si no la cambia le ha advertido que puede comenzar a olvidarse de ella porque no piensa cambiar el amor de Lena.
―Bien, ¿alguien quiere un poco de vino para celebrar? ― Interviene Oleg solicitando la ayuda de Julia.
―Creo que el vino viene bien ― secunda Lena ― ¿no cree, señora Larissa? ― Le mira retadoramente.
Julia y Oleg abandonan la sala dejando a ambas mujeres lanzándose miradas de muerte pues a pesar de que Lena comienza a sentir algo muy intenso por Julia, no puede olvidar su odio hacia Larissa.
(https://www.youtube.com/watch?v=hMAVLXk9QWA This is war – 30 Seconds to Mars)
―Sé cuál es tu juego y no te dejaré ganarlo…
― ¿Y según usted, cuál es ese juego? ― Responde retadoramente Lena.
―No te diré nada pero espera mi golpe ― advierte Larissa tensando la mandíbula.
―Yo creo que quien debe cuidarse es usted, ahora tengo a Julia comiendo de la palma de mi mano y no dejaré que se me vaya tan fácilmente ― repone Lena sonriendo maliciosamente ― voy a hacer que no pueda respirar sin mí a su lado, que no pueda dormir sin soñar conmigo… Que no pueda vivir sin mí, me casaré con ella ― advierte confiada ― cuídese muy bien porque puedo hacer que la odie tanto o más que yo, tengo en mi poder algo que usted no podrá tener… El poder de la seducción y mi cuerpo ― señala y Larissa casi puede chillar de corajes y frustración al saberse aventajada en ese campo aunque escondiendo un dejo de enojo en su rostro interrumpe la amenaza de Lena.
―Creo que tu ganas en ese terreno… ― Admite Larissa y añade ― No puedo esperar por conocer oficialmente a tus padres, quiero decir, a tu madre, ella parece ser una buena persona con sonrisa dulce y cálida… ― Lena esconde su indignación y sorpresa con una falsa sonrisa en sus labios y trata de esconder su mano de póker ― Aunque tengo que decir que son muy parecidas tú y ella, con esos rizos pelirrojos y los hoyuelos…
― ¿Por qué lo dice? ¿De dónde la conoce? ― Larissa sabe que ha dado un dardo venenoso en los nervios de Lena al hablar de su madre.
―Tu madre es una muy buena persona con la que he pasado el mejor momento de la tarde ayer, se sintió mal por llevarse la última bufanda tejida y me invitó a tomar un café… Creo que podríamos ser muy buenas amigas así que acostúmbrate a verme seguido por tu casa ― admite sonriente al ver a Lena tensar el cuerpo por completo y sonríe con satisfacción al ver que Lena no tiene la misma sonrisa triunfal de hace unos momentos cuando regresan su esposo y su hija.
― ¿Sucede algo? ― Se aventura a preguntar Oleg intuyendo algo negativo.
―No, para nada, estamos muy bien... ¿verdad, Lena? ― Su nombre en pronunciado en los labios de Larissa suena desdeñoso y una punzada de temor le acierta en el pecho al saber que puede estar vulnerable ante Larissa, quien ha descubierto su punto débil.
―Cierto, sólo hemos hecho las pases para comenzar de nuevo y le he dicho que me gustaría que conozcan a mi mamá y la fotografía de mi papá ― devuelve el dardo a Larissa pues sabe que tal vez viendo la foto de Sergey otra vez, Larissa pueda colapsar ― además me ha dicho que le gustaría verme caminando contigo hacia el altar ― regresa el golpe y Larissa siente un puñetazo en el estómago al pensar en su hija y Lena compartiendo el mismo lecho sabiendo la cruda realidad de su condición.
Esta es la oportunidad que ha estado esperando Lena para dejar sin palabras a Larissa, aunque todo a costa de su felicidad y la de Julia y sabe que debe estar preparada para enfrentarse a ella en un combate casi hasta la muerte para impedir que su madre sea alcanzada por los daños colaterales que tal vez sufra aunque está consciente de que por Julia no puede hacer nada más que rezar porque no la desprecie después de esto.
―Que gane la mejor… ― Murmura cerca del oído de Larissa cuando se acerca a tocar su copa con la propia durante el brindis mientras Larissa le sostiene la mirada retadoramente aceptando el reto.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Dom Ago 30, 2015 11:32 pm

Capítulo 9 Seducción… Primera vez

Sabes que te vas a mentir a ti mismo
A tu propio modo
Sabes que te vas a mentir a ti mismo
A tu propio modo

Y yo mentí otro día
Tu lo hiciste
Y tú dices chica
Conoces muy bien
Conoces el frio
Ella sabe romper
Mi mujer fatal
conoce la carne adolecente
Conoce el frio
ella sabe romper
Mi mujer fatal…

(Nadie te herirá no...)

Nunca fue para una niña melindrosa
coquetea al llamar una ambulancia
alcanzar altura, no quiere decir que sea una santa
solo quiere decir que tiene un celular a la mano
casi valiente, casi embarazada
casi enamorada...
Vainilla

Sabes que te vas a mentir a ti mismo
A tu propio modo
Sabes que te vas a mentir a ti mismo
A tu propio modo

Y tú no necesitas a luz
para guiarte atreves de las tierras del sur
ir dice ir, si

Conoce muy bien
conoce el frio
ella sabe romper
Mi mujer fatal
conoce la carne adolecente
conoce el frio
ella sabe romper

Nunca fue pera una chica melindrosa
coquetea al llamar una ambulancia
alcanzar altura, no quiere decir que sea santa
solo significa que tiene un celular a la mano
casi valiente, casi embarazada
casi enamorada
vainilla...
Mi mujer fatal

Te quiero siempre….
Tengo el mejor de los mejores amores, puesto que me haces sentir única...
Tu amor es verdadero porque me haces sonreír cuando ya no tengo más motivos...
Es mi motivación, mi inspiración…
Es la brisa que me refresca en el calor…
El fuego que me calienta en los días de frio…
El tiempo pasa y mi amor por ti solo crece...
Es verdadero, es único, es sincero...
Es la razón de mi felicidad...
Te quiero siempre…

Karinne Soares


(https://www.youtube.com/watch?v=1lyu1KKwC74 Bitter sweet sympony – The verve)
Algunas veces hay fantasmas del pasado que rondan tus recuerdos y memorias que por más que quieres olvidar, siempre están presentes en todo momento arruinando tu presente felicidad aunque otras veces por más que te empeñas en enterrarlos bajo llave en lo más profundo de tu ser, esos fantasmas se despiertan por sucesos inesperados que ocurren en los mejores momentos de tu vida y que por más que cierres los ojos deseando que desaparezcan, siempre estarán acompañándote hasta el final de tus días atormentándote con dudas y preguntas sin responder.
―Tierra llamando a Jul… ¿Jul? ― Murmura Lena besando la mejilla de la pelinegra cuando ésta se ha quedado pensativa.
― ¿Decías algo? ― Julia parece regresar del profundo abismo en que le ha sumergido su propia mente.
―Te preguntaba si esta noche iríamos al club, es cumpleaños de Nastya y quiero ir a festejar con ella, ¿has escuchado algo de lo que he estado hablándote? ― Inquiere divertida al ver la expresión de su novia, quien le aprisiona por la cintura desde atrás recargando su cuerpo contra el barandal del mirador hacia el lago en el parque.
―Disculpa, estar aquí me trae viejos recuerdos… ― Recarga su barbilla en el hombro de la pelirroja besando el lado de su cuello que los rizos dejan al descubierto.
―Por tu expresión, creo que son malos y tristes, ¿quieres hablar sobre eso?
―Bueno, no son del todo malos o tristes, son… Sólo recuerdos que quiero olvidar ― Lena sabe que el tema es delicado para Julia así que deja el tema de lado.
―Me encantaba venir al parque cuando era pequeña, siempre me ha gustado el lago porque me parece tan pacífico y agradable para nadar… Mamá me reñía por meterme en el agua cuando veníamos, me encantaba nadar en él, hiciera o no frío ― se libera del abrazo de Julia para girar dentro de sus brazos y quedar frente a ella , ahueca su rostro con sus manos y le atrae para besar sus labios ― jamás me cansaría de hacerlo ni de venir a visitarlo.
― ¿En serio? ― Julia levanta una ceja divertida.
―Sí, siempre que necesito pensar sobre una decisión difícil o cuando las cosas se ponen difíciles, vengo aquí para hacerlo y algunas veces me meto a nadar para aclarar y repensar la decisión que tomo… Sé que puede parecer tonto pero es como si el agua me invitase a adentrarme en ella ― Julia sonríe recargando su frente contra la Lena.
―Entonces ya sé dónde buscarte cuando tengamos alguna pelea, mi sirenita ― comenta en tono burlón haciendo alusión a su comentario pero recibe un leve puñetazo en el hombro por parte de Lena ― Oye, sólo bromeaba jajaja pero en serio, ya sé dónde buscarte cuando estés perdida… ― Le sonríe de manera franca provocando que Lena se prende de su mirada y se abrace en su cuello.
―Eres todo un caso ― sonríe mostrando sus hoyuelos.
― ¿Quieres dar un paseo por allí? ― Le invita tomando su mano y tirando de ella hacia el sendero.
Pasar todo el tiempo que está pasando con Julia, está causando estragos en Lena pues poco a poco se está olvidando de su “plan” de venganza aunque lo que la mantiene firme en él es la peligrosa cercanía de Larissa para con su madre, Inessa le trata confianzudamente como si se tratase de una amiga de toda la vida y casi se muere frente a ella cuando se la ha presentado aunque le queda la satisfacción de haber puesto en contra a Julia contra de su madre.
*** *** *** Flashback *** *** ***
Una semana después de que Julia le ha presentado formalmente como su novia, Lena camina muy confiada por la casa de los Volkov en una de sus visitas a su “queridísima” novia cuando una mano le toma del brazo y le gira bruscamente en uno de los pasillos.
―Todo tu jueguito está a punto de terminar… Te lo advierto niña, aléjate ahora que puedes de mi hija sino quieres salir lastimada ― amenaza Larissa saliendo de las sombras sujetando con fuerza su agarre.
―No lo creo, esto termina cuando yo lo digo… Usted llorará las mismas lágrimas que derramó mi madre y suélteme o gritaré, recuerde que eso no le conviene porque la pone como la mala del cuento ― Lena sonríe confiadamente con un aire de maldad en su rostro.
― ¿Qué estás planeando hacer? Tú serás SU novia pero yo soy SU madre y me creerá más a mí que a ti, también tengo comodines bajo la manga… No me hagas usarlos ― repone molesta Larissa al saber que lo que Lena dice, tiene algo de verdad pues últimamente ella y Julia han tenido más discusiones que antes de que Lena fuese su novia.
―Sabe cómo están las cosas con ella, por el momento todo lo que yo le diga lo creerá y si usted intenta hacer o decir algo que me desacredite, será usted quien tenga todas las de perder… ― Sentencia e intenta zafarse del agarre de Larissa pero ésta lo presiona un poco más ― Me está lastimando…
―Eso es lo que quiero, quiero que te duela y que sepas lo que te espera si continúas en nuestras vidas…
― ¿Y qué se supone que va a hacer para alejar a Julia de mí? ¿Decirle la verdad? ― Le provoca soltando una carcajada llena de ironía pues si lo hace tal vez las dos pierdan a Julia pero será su madre quien pierda más por ocultar tantos secretos ― Ande, vaya y cuéntele todo… O mejor lo hago yo, ¡Julia! ¡Jul! ― Comienza a gritar lloriqueando dejando a una Larissa descolocada y sorprendida mientras la aludida camina apresurada hasta donde está su damisela en peligro.
― ¿Qué está pasando aquí? ― Pregunta Julia al ver a su madre tomando a Lena del brazo pues a pesar de que sus agresiones verbales Larissa no ha llegado a lo físico hasta ese momento.
―Lo mismo pregunto yo ― Oleg también ha acudido al llamado de auxilio y se sorprende ver la escena.
―Julia… ― Lloriquea Lena tocando su brazo simulando que el agarre le lastima demasiado ― me está lastimando… ― Añade un par de lágrimas.
―Mamá, suelta a Lena en este instante ― advierte molesta Julia pues esto ha rebasado los límites de su tolerancia y no permitirá que su madre lastime a la persona que ama.
―Julia, esto… Esto no es lo que parece ― intenta explicar Larissa soltando a Lena ― Yo… Yo puedo explicarlo ― balbucea tomando distancia de Lena pues ha caído en su sucio juego.
―Mamá, no hay nada que explicar, lo hemos visto todo, ¿Qué puedes explicar si una imagen dice más que mil palabras? ― Julia abraza a Lena y le acuna entre sus brazos mientras Lena esconde una sonrisa de satisfacción mordiendo sus labios y sólo vista por la incrédula Larissa ― No puedo seguir permitiendo esto, nos vamos… ― Repone furiosa Julia tomando delicadamente la mano de Lena para guiarle a la salida.
―Julia, hija, no… ― Suplica Larissa intentando detener a Julia.
―Julia no te vayas así, espera ― le detiene su padre intentando ser razonable ― Calmémonos un poco y hablemos como personas civilizadas.
―No puedo quedarme si mamá no puede aceptar ni respetar mi relación con Lena o a Lena ―responde furiosa mirando a su madre ― ¿Qué es lo que te ha hecho Lena? ― Julia mira con ojos inquisidores a su madre intentando ver más allá de lo que se ve a simple vista en su preocupado rostro.
―Jul, amor… Creo que estás muy alterada en este momento, tal vez deberías calmarte un poco y pensar las cosas mejor porque puedes decir cosas que no quieres ― Lena toma la mano de Julia entre las suya mientras se aferra a su brazo para intentar calmarla para quedar bien parada ente los ojos de su novia y su suegro sintiendo la tensión recorrer su cuerpo moreno ― quizá la señora Larissa está molesta porque te estoy robando de su lado ― le sonríe de lado y le besa la mejilla ― no creo que sea para tanto, no es para tanto lo que ha pasado…
―Pero ella te estaba lastimando… ― Repone Julia señalando a su madre con ojos molestos.
―No me hizo nada, sé que no quiso ser muy ruda además la perdono por lo que ha pasado ― le sonríe con encanto desmedido hipnotizando a Julia― no quiero que estés enojada con tu madre ni que dejes de ver a tus padres por algo tan tonto… ¿Todo olvidado señora Volkova? ― Se gira para ver a Larissa a los ojos levantando una ceja levemente escondiendo en sus labios una sonrisa satisfecha y cínica.
―Claro que sí… ― Larissa fuerza una sonrisa adivinando las intenciones de Lena y le estira la mano para “sellar” las “disculpas” aprovechando para abrazar a Lena y acercarla a ella para quedar cerca de su oído y susurrar ― esto es el inicio de la guerra, has ganado esta batalla pero quedan más por venir y espero que estés preparara porque no te será tan fácil ganar niñita…Cuídate muy bien las espaldas ― sentencia Larissa apretando los brazos alrededor de su espalda intentando clavar sus uñas a su espalda mientras ve los ojos brillantes de su hija recibiendo las palmaditas en la espalda por parte de su padre, ambos sonriendo felices por aclarar la situación.
―Usted también, señora… ― Sentencia Lena alejándose del doloroso abrazo mientras fuerza una sonrisa encantada.
―Disculpa mi actitud celosa, querida ― pronuncia entre dientes Larissa bajo la atenta mirada de su esposo ― es que todo esto de perder a mi bebé me está haciendo perder la cabeza y pues me ha puesto celosa porque robas toda su atención desde que te conoce… ― Baja la mirada intentando sonar arrepentida ― espero que puedas ser parte de la familia ― miente con una alegría falsa deseando que ese día no llegue jamás.
―Sabíamos que tarde o temprano algo así pasaría Larissa, los hijos son prestados y tenemos que dejarlos partir y creo que Lena sería la persona indicada para estar con nuestra pequeña…― Interviene Oleg.
―Ya déjense de portarse tan nostálgicos, vamos amor ― Julia toma a Lena para guiarle a su habitación después de aclarar todo la situación con su madre aunque ahora estará más a la defensiva con respecto a su novia y su madre pues le gustaría que no existiese ningún tipo de rencilla ni resentimiento entre ambas.
― ¿Qué te ha hecho la muchacha para que la trates así? ― Pregunta Oleg una vez que se han quedado solos.
―No sé a qué te refieres ― se desentiende Larissa intentando huir de la conversación.
―Nunca te habías portado así con las novias de Jul, parece que tienes resentimiento en su contra como si te hubiese hecho algo imperdonable, siempre estás a la defensiva en lo que a ella se refiere y te noto tensa cada vez que compartes la habitación, ¿Sabes algo de ella que yo no? ― Oleg le mira inquisitivamente intentando analizarla.
― ¿Qué puedo saber yo si apenas la conozco? ― Se hace la ofendida para liberarse de la incómoda conversación ― ¿Por qué siempre estás buscando ver cosas donde no las hay? Me ofende tu desconfianza y ¿sabes qué? Me voy, tengo cosas que hacer…
― ¿Qué sucede contigo Larissa? ― Suspira Oleg cansado intentando entender toda esa situación con respecto al comportamiento de su esposa para con Lena ― Cada vez te reconozco menos, pero voy a descubrir que escondes realmente…
*** *** ***
― ¡Mamá! Saldré con Julia al centro comercial… ― Anuncia Lena sin obtener respuesta pero escucha voces provenientes del elegante salón de estar que su madre se ha empeñado en volver a redecorar ― Ma… ― Se acerca al salón y su cuerpo se paraliza al reconocer la risa que acompaña a la de su madre.
―Len, mi amor… Ven, quiero presentarte a Larissa, de quien te he estado hablando hace días ― invita su madre volviendo su atención a su hija paralizada en la entrada del salón, Lena sabe que su madre tiene una amiga pero no ha pensado que fuese Larissa ― ¿te sucede algo? ― Los ojos de Lena se posan sobre Larissa intentando disimular su rostro estupefacto.
(https://www.youtube.com/watch?v=Q6Wx5Uy3uQk You shoot me down but I won´t fall – Titanium – David Guetta)
―Tu madre me ha hablado mucho de ti, es una mujer encantadora y mira que pequeño es el mundo… ― Musita Larissa sonriendo satisfacción por ver derrotada a Lena.
―Sí, que pequeño es…― Susurra Lena pasando saliva.
―Me estoy perdiendo en algo, ¿se conocen? ― Demanda Inessa volcando la mirada de Larissa a su hija.
― ¿No les has dicho, Lena? ― Larissa ensancha su sonrisa convirtiéndola en una mueca algo macabra ― ¿No les has dicho quién soy yo? Yo soy…
―EllaeslamadredeJulia… ― Interrumpe Lena rápidamente murmurando entre dientes.
― ¿Lena? ― Inessa le mira curiosa al verla nerviosa y hablar a gran velocidad.
―Lo siento mamá, Larissa es… Es la madre de Julia ― aclara Lena recuperando su postura ― y no te lo había dicho porque no sabía tú la conocías además todavía no hemos una reunión para las presentaciones formales.
―Entonces debemos hacerla pronto, porque hay muchas presentaciones ― aplaude Inessa ignorando las miradas de muerte que se lanzan Larissa y Lena.
―Sí, hay muchas presentaciones porque no creo que la señora Larissa no conoce a papá ― Larissa se atraganta con el té que está bebiendo ― era un hombre bastante guapo…
― ¿Era? ― Larissa pretende sonar casual al preguntar sabiendo la verdad por los periódicos.
―Sí, falleció hace algunos meses pero hay muchas fotografías… ― Inessa pretende mostrarle fotografías a Larissa pero ésta se niega pues no está preparada para enfrentarse a aquello.
―Preferiría que fuese en otro momento ― Larissa fuerza una sonrisa.
―Creo que sí, sería mejor ya que estemos todos juntos ― concede Inessa y Larissa suspira aliviada ― ¿saldrás a algún lugar? ― Observa que está bastante arreglada.
―Sí, saldré con MI novia al centro comercial para comprar el regalo de Nastya, hoy es su cumpleaños y la llevaremos a festejar al club de July ― sonríe enormemente al ver la expresión de Larissa y curva sus labios en una sonrisa cínica.
―No recordaba que fuese el cumpleaños de Nastya, bueno felicítala de mi parte ― sonríe su madre con una expresión sincera pues quiere a la muchacha como una hija.
―Claro que lo haré mami, creo que Julia ya llegó así que es hora de irnos…
―Invita a Julia a pasar, tal vez quiera despedirse de su madre también.
Larissa pasa saliva al pensar que Julia quizá pueda reconocer al hombre de las fotografías como alguien importante de su pasado y no está preparada para enfrentar las acusaciones y demandas de Julia por saber cómo es que conoce a dicho personaje.
―Se hace tarde, nos vemos en un par de horas ― envía un beso soplado a su madre y le sonríe a Larissa para provocar su enojo pero le observa con alivio al salvarla de hacer una escena con su hija.
―Permíteme decirte que tu hija es un encanto y es muy guapa, muy dulce y tierna con mi bebé ― admira Inessa bebiendo un poco de su té sin imaginar los planes de su hija ― en mi vida hubiese pensado que eres la madre de Julia, el mundo es tan pequeño… Aunque hay algo que me resulta muy familiar en Julia no sé qué puede ser ― Larissa fuerza una sonrisa e intenta cambiar la conversación.
Larissa sospecha que ni Julia ni Inessa han descubierto parte de la verdad pues Julia no le ha reclamado nada relacionado con “Dante”, quizá no le ha reconocido en las fotografías que cuelgan por toda la casa y agradece que continúe así pues no sabría que responder ante las preguntas que podría tener por la escena del parque cuando era pequeña casi revelando la verdadera identidad de Sergey, quizá su hija ya lo ha olvidado y ella debería intentar hacer lo mismo.
Pero aunque ahora sabe el punto débil de su enemiga, sabe dónde puede atacar y a pesar de que está dispuesta a todo por impedir que Julia se entere de la verdad no está muy segura de lastimar a Inessa como lo está Lena de hacerlo con Julia y eso la motiva a seguir adelante.
*** *** *** Fin de Flashback *** *** ***
Julia ha recorrido con Lena casi todas las tiendas de joyería y ropa en busca del regalo perfecto pero su mente está muy lejos de allí, desde hace días una sola idea ha invadido su mente y ocupado sus pensamientos por completo desde que ha visto casualmente la fotografía del padre de su novia, algunos recuerdos de su niñez relacionados con su “amigo” “Dante” han resurgido empañando su presente pero todas las posibilidades en las que ha pensado le llevan a negar que Sergey, el padre de su novia, sea el mismo “Dante” y de ser así, ¿Qué tiene que ver con ella y su madre?
Eso no tiene ningún sentido a su ver excepto que la única relación que existe es el recuerdo de la fotografía de la niña pelirroja que “Dante” le ha mostrado la primera vez que le ha conocido y por más vueltas que le da al asunto, todas le llevan a la misma loca conclusión de que Sergey es “Dante” y que hay muchas cosas que tiene que aclarar con su madre.
―Sí, el morado está bien… ― Responde Julia con la mirada perdida mientras Lena le muestra dos vestidos que se ha probado.
―No pregunté eso y además no hay ningún morado por aquí, ¿sucede algo? ―Lena se acerca besando sus labios mientras se abraza a su cintura ― Últimamente estás muy distraída y eso me pone celosa, ¿acaso piensas en alguien más que ocupa tus pensamientos? ― Le mira haciendo un tierno puchero.
―Jamás habría alguien más en mis pensamientos ni pensaría a nadie más como te pienso a ti ― le sonríe dándole un ligero beso sobre los labios pegando su nariz a la de Lena.
―Entonces, ¿Qué es lo que te preocupa y te mantiene alejada de mí? ¿Tienes algún problema en el que te pueda ayudar? ― Insiste.
―No es nada, en verdad… ― Intenta cambiar el tema pero Lena presiente que Julia no quiere hablar sobre el asunto así que decide darle su espacio ― Y dejemos de hablar sobre mí, es momento de ultimar los detalles de la fiesta sorpresa de Nastya, ya están terminando de decorar el lugar tal como lo pediste.
― ¿Cómo pudiste terminarlo todo en sólo dos días? ― Lena mira con sorpresa a su novia sonriente.
―Cuestión de práctica y muchos contactos ― confiesa.
―Creo que te contrataré para que organices mi fiesta de graduación la próxima vez o tal vez mi cumpleaños.
―Tú me dices cuándo y dónde y estaré presente con mi equipo de trabajo… ― Julia se inclina hacia adelante para besar los labios de la pelirroja mientras aprisiona su cuerpo contra el suyo en un abrazo posesivo.
El beso comienza a subir de intensidad y Lena sube sus manos hacia el cabello de Julia desordenándolo con una mientras coloca su brazo izquierdo en su cuello para evitar que se retire mientras Julia baja sus manos hacia la cintura de la pelirroja presionándola más contra su cuerpo cuando sus lenguas se encuentran en medio de una batalla campal por ver quien resulta vencedora.
Una de las manos de Julia poco a poco asciende hacia el hombro de Lena para comenzar a bajar el tirante del vestido que viste, Julia rompe el apasionado beso para bajar sus labios por el cuello de Lena depositando cortos besos hasta llegar a su hombro inhalando el dulce aroma a fresas que desprende el cabello y cuerpo de Lena, le saborea con la lengua delicadamente apartando unos mechones de su cuello sintiendo una corriente eléctrica por su cuerpo y que toda la sangre se dirige se dirige hacia un punto específico de su anatomía, lo que provoca que su respiración se detenga cuando una de sus manos han buscado por si solas el dobladillo del vestido alzándolo un poco, traga saliva respirando agitadamente e intenta alejarse de Lena lo más que puede pues al igual que ella, Lena está agitada pero parece estar cómoda con la situación dejándose llevar por el momento.
―Yo… Lo…Siento ― se disculpa Julia bajando la mirada apenada huyendo de la mirada de Lena e intentando ocultar y disimular el notorio bulto en sus jeans.
― ¿Por qué…? Oh ― Lena ve la razón del sonrojo de Julia y el tono carmesí tiñe sus mejillas también pues raramente ha podido ver detenidamente aquella escena.
Ninguna de las dos ha sentido las mismas emociones y sensaciones que aparecen mientras están a solas besándose, Julia nunca excede el límite de caricias a zonas prohibidas por respeto autoimpuesto para con su pelirroja y porque sabiendo que no ha estado íntimamente con alguien más desea que su momento juntas sea lo más hermoso y especial que pueda darle pero tiene miedo de fallarle y decepcionarle como amante debido a que tampoco ha estado con alguien y realmente no sabe qué hacer y aunque Lena lo sabe, le apena no tener mucha experiencia al respecto y terminar decepcionándola.
Poco han hablado sobre el tema, más por pena y vergüenza, ambas sienten que cada vez que se besan las ganas por meterse en la piel de la otra son mayores y a penas y pueden contenerse con el suficiente autocontrol al ver los lugares donde esas emociones eróticas les embargan como esa vez en que las hormonas y el calor les han ganado y han terminado casi casi por hacerlo en el asiente trasero del auto de Julia o cuando están a solas en la habitación de Lena.
Lena sabe lo que siente y quiere subir el nivel de la relación aunque no sabe si es más por el deseo egoísta para afectar a Larissa o si es porque su cuerpo es el que se lo exige pues cuando siente las tímidas caricias de Julia sobre su piel, su razón se nubla y deja de pensar en sus motivaciones de venganza; aunque esto le asusta pues teme lo peor: se ha enamorado. Sabe que está perdiendo miserablemente la lucha interior sobre ir más allá en lo carnal con Julia pues la idea de que verdaderamente sea su hermana le aterra y tiene que resolver eso cuanto antes.
―Mi amor, no tienes por qué preocuparte, sé que tú quieres estar conmigo como yo también lo deseo… ― Confiesa Lena abrazando a Julia por detrás pues le ha dado la espalda apenada ― ¿Es que acaso no me quieres?
―Nunca digas que no te quiero, te amo y no lo olvides… ― Julia toma las manos de Lena que le aferran besa cada uno de sus nudillos para apartarle de su abrazo y girarse para verla de frente ― Quiero estar contigo pero, no quiero apresurar las cosas, quiero que todo sea especial para ti… ― Junta su frente con la de Lena.
―Lo será, sea donde sea porque estarás conmigo ― Lena termina de silenciar los labios de Julia ― y no me salgas con eso de que no tienes experiencia porque no es necesaria, yo tampoco la tengo pero creo que ya sabremos qué hacer cuando llegue el momento ― sonríe en medio del beso.
―Gracias ― murmura Julia.
― ¿Por qué?
―Porque eres lo mejor que me ha pasado y te estoy agradeciendo que estés conmigo, te amo ― acuna su rostro entre sus manos y la vuelve a besar.
―Disculpen, pasaré al vestidor… ― Interrumpe la voz de una joven con algunas prendas en sus manos.
Ambas se separan y se miran riendo, Lena vuelve al vestidor para cambiarse y llevar a la caja lo que comprará, Julia no pierde de vista sus movimientos hasta que ya no puede verla más tras la gruesa cortina roja y sus pensamientos regresan a donde han estado hace unos momentos, Dante; “no pueden existir dos personas idénticas en este mundo, bueno a menos que sean gemelos pero incluso ellos son diferentes en algún aspecto… Pero en todo caso, ¿Qué tiene que ver mi madre en todo esto con Dante o Sergey, si es su verdadero nombre? ¿Por qué te afectó tanto verlo ese día mamá? ¿Qué escondes del pasado?... ¿Será qué…? No eso es imposible, mamá nunca engañaría a papá de esa forma porque lo ama… ¿o no? ¿Qué estoy diciendo? No puedo dudar de mi propia madre…”.
Ríe irónica por las conclusiones que se arremolina en su mente y se siente culpable por tener esos pensamientos sobre su madre pero hay cosas que desconoce y que son ciertas aunque no puede imaginar lo qué es, necesita respuestas y pronto si quiere dejar de darle vueltas al asunto aunque no quiere herir ni dañar la relación de sus padres con suposiciones absurdas y tontas que tal vez no son ciertas pero las dudas le están matando y más al hacer las comparaciones entre Dante y Sergey, el padre de su novia, lo que le lleva a hacerse las preguntas número uno y más importantes, ¿Qué habría querido de ella al acercársele cuando niña y por qué ha querido ganarse su confianza?
―Vamos amor ― Lena se acerca y le toma de la mano para salir de la tienda y Julia se deja guiar pues tiene la cabeza en otro lugar.
*** *** ***
― ¿Para qué quería verme, señor Fiodor? He venido lo más pronto que mi tiempo me lo permite ― Pregunta Lena entrando a la oficina del padre de su mejor amiga pues en cuanto Julia le ha dejado en casa ha corrido a ver qué sucede.
―Son asuntos de negocios, me temo ― le invita a tomar asiento ― quiero preguntarte sobre la situación de tu hermano, ¿has sabido algo? Porque ya casi se cumplen los meses estipulados para hacerle saber sobre la situación del testamento además de que hay muchas cosas que arreglar sobre los negocios de tu padre.
―Me temo… Que no he tenido buenas noticias, el investigador no ha traído información útil ― miente deliberadamente comenzando a sudar y pasar saliva.
―Santo Dios, la fecha se acerca y necesito saber al menos que tu hermano vive para comenzar con los trámites necesarios para ver lo del apellido y las acciones, ¿estás segura de que no sabes nada? ― Pregunta desesperado.
―Absolutamente aunque tengo una duda, ¿Qué pasa si lo encuentro pero no quiere saber nada de mi padre o de lo que le ha dejado?
―Las acciones se dividirán igualmente quedando tú a cargo de todo pero compartiendo los deberes con Yagor Danilov en la empresa pero tienes que hacerte cargo de ella sino pierdes lo que te corresponde por derecho demostrándolo en un periodo de prueba de al menos tres meses, tu padre confiaba en que continuases con su legado ― Lena tensa la mandíbula pues no quiere tener nada que ver con su padre a pesar de llevar su apellido.
―Ya veo, agilizaré la búsqueda aunque no creo que sirva de mucho, si es todo me paso a retirar porque hay cosas que debo terminar antes de ir a la fiesta de Nastya ― comienza a levantarse.
―Bueno, hay algo más ― Lena vuelve su atención al hombre ― creo que tengo una pista para el investigador que le puede servir de mucho, sé el nombre de la madre de tu hermano ― puede ver a Lena ponerse tensa ― su nombre es Larissa y creo que se casó con un hombre llamado Oleg Volkov, tal vez esta pista te sirva de mucho.
―Lo tendré en cuenta ― Lena sale apretando su bolso pues ha mentido deliberadamente y escuchar aquello le hace recordar su plan pero lo que le afecta es que el padre de su mejor amiga cubriese las andanzas de su padre ante los ojos de su madre y e apresura a salir del despacho y se encamina hacia la dirección donde sabe encontrará a la persona que le ayudará nuevamente con sus planes, marca el número y camina hacia su auto.
―Necesito un trabajo más, ¿lo veo donde la última vez? ― Termina la llamada de manera tajante cuando la voz al otro lado de la línea responde brevemente las instrucciones.
Al llegar al lugar de mala muerte, ya no tiene la misma sensación de miedo o temor que ha sentido las veces anteriores y camina hacia la puerta junto a la barra abriéndola y entrando, puede ver a cuatro sujetos sentados a los costados de Víctor, dos de ellos han participado en el secuestro de Julia y de sólo recordar el acto les dirige una mirada de muerte a ambos pues se les ha pasado la mano.
―No pensé que volvería a tener el gusto de verla por acá otra vez ― mueve la cabeza y los cuatro sujetos salen dejándoles solos.
―Ni yo creí que volvería a necesitarlo otra vez pero esto es importante y necesito que no tenga la delicadeza de una piedra para hacerlo, no quiero que las cosas se salgan de control como la última vez ― Lena busca en su bolso y saca un sobre pequeño ― aquí está la mitad y la mitad cuando esté listo el trabajo.
― ¿Ahora a quién quiere eliminar? ― Víctor toma el sobre y simula oler el contenido ― ¿Será la madre? ― Le dirige una mirada con sorna y una sonrisa cínica mientras ríe.
―No confío ese tipo de trabajo otra vez en usted ― Lena golpe la mesa para hacerle callar ― necesito unos análisis y unas pruebas de ADN, ¿cree que puede hacerlo fácil y sencillo? ― Víctor asiente.
―Claro, es como quitarle un dulce a un niño ― asegura.
―Le traeré los objetos a analizar en unas semanas, ¿lo veo en el café de la primera vez?
―No, esta vez le enviaré la dirección de una nevería.
―Le advierto que no quiero errores y sobre todo no quiero que nadie se entere de los resultados ― advierte.
―Tengo gente confiable en ello, nadie dirá nada se lo aseguro.
Lena sale dejando al hombre contando el dinero y se encamina hacia su casa, todavía siente algo de adrenalina cuando se introduce en el auto, se apoya en el volante y cubre su rostro con su mano, se siente como una pequeña mafiosa haciendo tratos con el diablo pero necesita sacar la duda razonable en su mente antes de cometer una locura como acostarse con Julia sin saber si es o no su hermana pero el destino tiene algo preparado para ella para hacerle pagar poco a poco los errores que está cometiendo.
*** *** ***
El lugar ha quedado tal y como lo ha imaginado, todo parece sacado de un set de filmación ficticio, el tema ha sido un ambiente ártico aunque han optado por no transformar el lugar en un cubo de hielo sustituyendo las heladas paredes por transparentes cortinas de cristal con luces de neón parpadeando.
Todos usan trajes blancos a petición de Nastya junto a unos antifaces blancos, los y las edecanes visten trajes diminutos y alas enormes, a pesar de que poco tiene que ver el tema de los ángeles en el ambiente, mientras mueven sus cuerpos acompasados por la música electrónica que inunda el lugar.
―Wow quedó increíble el lugar, gracias Julia ― alaba Nastya viendo el lugar completamente abarrotado.
―Te dije que podría hacer maravillas ― besa a Lena en la sien ― ¿quieren un trago?
―Claro ― responde al unísono Lena y Nastya bailando al ritmo de la música.
―Esta noche será la noche D ― confiesa Lena viendo a Julia navegan entre el mundo de personas para llegar hasta la barra.
― ¿Estás segura? ― Nastya mira con ojos incrédulos a su amiga ― Len yo creo que deberías esperar un poco más, no sea que cometas un pecado…
―Está decidido, lo haré y punto final.
Nastya ora porque Lena entre en razón y se olvide de ese tema pues sabe porque Lena está haciendo todo aquello sin considerar la realidad sobre su hermandad con Julia, confía en que Julia se niegue porque si no su amiga estará cometiendo un gravísimo pecado; sabe por boca de Lena que Julia la respeta mucho y no hará nada hasta que ambas estén preparadas así que suplica porque no se deje llevar por el deseo.
―Aquí tienen, lindas señoritas.
―Gracias.
Lena bebe el contenido de su vaso de golpe para tomar valor y hala a Julia a la pista de baile pegando su cuerpo al suyo para comenzar a moverse, Julia está tensa sintiendo los movimientos de Lena cerca de su entrepierna cuando el corto vestido se sube un poco y algo en su anatomía comienza despertar, Julia intenta pensar en otra cosa para bajar su condenada excitación pero le resulta imposible con Lena rozando su trasero cerca de su cuerpo por lo que no puede detener sus manos que le toman de la cadera y le atraen más cerca.
La tortura que siente por liberar su adolorida excitación le hacen sudar frío, Lena siente que Julia está tensa y se gira para pegar sus labios a su oído, le rodea con la mano por el cuello mientras muerde su lóbulo y besa su cuello.
(https://www.youtube.com/watch?v=6QEPrDBMqJ0 Children – Robert Miles)
―Len, me estás matando, ¿Qué te sucede? ― Susurra a penas Julia conteniendo la respiración.
― ¿Qué te parece? Estoy bailando ― responde con una sonrisa maliciosa pegando su cuerpo más al de Julia.
―Len amor, este no… Es lugar… Ni momento para… ― Lena comienza a besar su cuello y Julia pasa saliva sintiendo un tirón de su excitación pidiendo ser liberada y tensa el cuerpo, sabe que si Lena no se detiene, ella no lo hará, no podrá.
―Vamos July, quiero estar contigo… ― Murmura Lena cegada por el deseo.
― ¿Aquí? ¿Ahora? ― La mente de Julia comienza a nublarse.
―Sí pero no aquí en medio de la pista de baile, tontita ―besa su nariz y ríe suavemente causando que Julia se estremezca pues esa risa con el toque de inocencia que proyecta le hace hervir la sangre.
Julia se separa de ella y le toma la mano para guiarle hacia un lugar más tranquilo, Nastya intenta impedir que salgan pero algunos invitados le rodean felicitándola y le impiden ver hacia donde se encaminan.
―Ay Lena, sólo espero que no te arrepientas de esto… ― Intenta alejar todo pensamiento de lo que sabe para disfrutar de la fiesta aunque no lo logra.
*** *** ***
A penas han llegado a la habitación que tiene Julia en la segunda planta del club y que funge como su dormitorio cuando se queda a supervisar el lugar cuando, el antifaz de Julia cae al piso junto a su saco, Lena ahora pelea con los botones de su camisa pero no despega los labios de Julia, quien intenta llegar a la cama.
En el trayecto, más prendas salen de su cuerpo y cuando Julia intenta quitarle el vestido a Lena, esta se niega y le arroja sobre la cama, niega con su dedo mientras con delicadeza baja los tirantes y de sus hombros dejando caer la tela hasta su cintura, dirige una mirada seductora a Julia y le puede ver con los ojos centrados en su cuerpo, particularmente en sus senos ceñidos a su sostén, sonríe al ver sus abultados boxers rojo oscuro esperando por salir de su cuerpo y se imagina a Julia como modelo de ropa interior en esa pose sobre la cama, tiene un cuerpo bastante esculpido a pesar de su edad, todo parece estar en su lugar en su abdomen plano y marcado.
Lena termina de quitarse el vestido y lo deja caer formando un charco sobre el piso alfombrado, se acerca a Julia quien le recibe con un beso apasionado estrechándola entre sus brazos y dirigiendo sus manos hacia el botón del sostén para quitarlo; parece tener práctica a pesar de no tener experiencia, Lena sonríe el ver el deseo en los ojos de Julia e invierte posiciones dejando a Julia sobre su espalda mientras se sienta a horcajadas sobre su cintura rozando su excitación con su trasero, Julia siente el deseo en las húmedas bragas de Lena sobre su abdomen lo que le hace arder en deseo.
Sus manos viajan por su cuerpo desde su trasero hacia sus senos blancos y pecosos, con algo de esfuerzo se sienta para quedar a la altura de ellos y comienza a besarlos y chuparlos, Lena le acuna entre sus brazos entregándose a las caricias ávidas de su amante; las manos de Julia viajan por su abdomen y bajan hasta su trasero y piernas.
Julia invierte posiciones y coloca a Lena delicadamente sobre su espalda, le contempla y baja sus besos por su mandíbula hasta su cuello mientras le abre las piernas con las propias, sus manos se han detenido en sus senos mientras sus labios siguen bajando hasta su abdomen, Lena muerde su labio inferior para no gritar mientras Julia sigue descendiendo hasta sus piernas, besa toda su longitud por la parte interior de sus muslos estirándolas hasta dejarlas a lo largo de la cama.
―Tienes unas piernas preciosas ― murmura Julia cuando ha quitado por completo las bragas y le sonríe a Lena enormemente al ver el festín entre sus piernas.
― ¿No tenías experiencia? ― Lena se apoya en los codos sobre el colchón y levanta una ceja.
―Simplemente estoy haciendo lo que mi cuerpo me pide y lo que ahora quiere, es alimentarse de ti… ― Se hinca y besa cerca de la entrepierna de Lena, ciertamente no sabe lo que hace pero está siguiendo los instintos que su cuerpo le demanda.
Con los dedos busca entre los rizos pelirrojos el pequeño botón erecto que sobre sale a estas alturas y lo presiona haciendo que Lena se arquee hacia ella, lame sus labios y espera a que Julia actúe de nuevo, no siente nada pero estando a punto de levantar la cabeza para exigirle que continúe cuando siente los labios de Julia actuar sobre su clítoris y labios mayores, no puede con las sensaciones que siente y se deja llevar dejando escapar jadeos y gemidos que casi parecen gritos de placer y que son cubiertos por la música a todo volumen.
Toma la cabeza de Julia entre sus piernas para impedirle alejarse y se arquea hacia ella deseando que llegue más profundo con su lengua pero Julia se detiene cuando está por alcanzar el clímax por lo que levanta la cabeza para ver qué sucede y observa a Julia limpiándose los labios pero vuelve a acercar su boca a su cavidad ardiendo en deseo para continuar con lo que ha dejado pendiente.
Unos minutos más tarde, Lena está gritando el nombre de Julia mientras arquea su espalda recibiendo los labios de Julia en un ardiente beso, prueba su sabor en sus labios y eso la enciende más, atrae más a Julia hacia sí pues ahora siente que está preparada para el siguiente paso aunque Julia confía en que Lena entre en razón y le detenga.
―Quiero sentirte dentro de mí… ― Murmura Lena levantando sus caderas hacia las suyas.
― ¿Estás segura? ― Julia besa sus labios.
― ¿Así o más claro? ― Las manos de Lena están bajando para masajear su excitación y quitar la estorbosa prenda que les impide sentirse libremente.
Con la liberación de Julia, ya no hay vuelta atrás y Lena para confirmar aquello le abraza la cintura con sus piernas dando libre entrada a Julia, siente algunos temores pero el alcohol en su cuerpo le da algo de valor, cierra los ojos y espera por el movimiento de Julia; lentamente Julia, se introduce poco a poco en ella, Lena se aferra a su espalda componiendo gesto de dolor al igual que Julia por lo que prosiguen con más lentitud, Julia suelta la el aire contenido en sus pulmones cuando está cerca de la mitad y espera un poco hasta que ambas se acostumbran la una a la otra, siente la presión de la cavidad de Lena sobre su miembro y suelta un gemido.
Lena contiene el dolor pero unas lágrimas escapan e sus ojos y bajan por sus mejillas, Julia las limpia con su pulgar mientras apoya su peso en su brazo derecho y susurra palabras de amor en el oído de Lena.
―Eres lo mejor que me ha pasado ― murmura Julia antes de besar sus labios.
― ¿Podrías seguir? ― Pregunta Lena aferrando sus manos tras su espalda y pegando sus labios al hueco entre el cuello y el hombro de Julia, su perfume natural le invade los sentidos y la embriaga, aunando el deseo que siente y el alcohol en su cuerpo, comienza a relajarse y dejarse llevar por la excitación.
Julia consigue introducirse en ella hasta el último centímetro y sus cuerpos están unidos por completo, Lena clava las uñas en su espalda y muerde su hombro mientras Julia compone un gesto de dolor sintiendo las pequeñas contracciones alrededor de su excitación y contiene el aliento por un momento, dejará que sea Lena quien marque el ritmo de sus intromisiones así que espera hasta que Lena se recupere del todo por lo que poco a poco sale de ella y comienza a mecerse lentamente intentando no lastimar a Lena.
Los movimientos de cadera poco a poco son más rápidos aunque Julia espera que sea Lena quien le marque el ritmo a seguir, Lena muerde sus labios para contener los gestos de dolor para que Julia no se detenga pero el ardor entre sus piernas es mayor a su grado de satisfacción por lo que detiene los movimiento de Julia un poco pues ha perdido un poco el valor de hace unos momentos.
―Es… Espera ― Lena aprieta los dientes un poco y retiene la respiración por un momento cuando Julia se detiene.
― ¿Te lastimé? ― Se detiene y le mira preocupada.
―No, es parte del proceso pero duele un poco ― compone un gesto de dolor y muerde sus labios ― continua ― toma una respiración profunda y deja que Julia continúe.
Julia continúa más lento que antes y Lena permanece aferrada a la espalda de Julia, conforme pasan los segundos nuevos gemidos aparecen el a habitación y el sudor comienza a aparecer bañando sus cuerpos; Lena se ha acostumbrado un poco al tamaño del cuerpo invasor y ahora intenta acompasar sus movimientos con sus intromisiones pues está cayendo en un sopor delicioso que le está nublando la razón de la realidad transportándola hacia un lugar lejano de la tierra.
Busca los labios de Julia pero el beso no es largo pues ambas jadean y gimen al mismo tiempo y necesitan respirar pero es tal su necesidad de aire que lo toman por la boca y eso les impide seguir con los labios unidos.
Un momento después ambas sienten que alcanzan el clímax de todo lanzando un grito desgarrador y sus almas y corazones se desprenden de sus cuerpos dejándolas sólo unidas por el calor corporal, Lena siente la cálida liberación de Julia en su interior y le abraza sintiéndole temblar entre sus brazos al igual que ella mientras Julia busca sus labios para darle cortos besos en lo que recupera el aliento.
―Siento… Que puedo… Volar… ― Murmura Lena atontada por el momento.
―Te amo… ― Murmura con la respiación entrecortada ― Gracias por… Este mome…Momento… Me hubie… Me hubiese gustado… Que fuera más… Especial ― baja la mirada apenada.
―Mi amor… Fue especial… Fue mejor de lo que hubiese imaginado… Estuviste… Conmigo y eso lo hace especial ― acuna el rostro de Julia entre sus brazos ― Escucha el latido de mi corazón, está feliz de que fueses tú con quien compartiera este momento.
―Gracias…
Julia permanece en silencio escuchando el latido del corazón de Lena mientras ella le acaricia los mechones despeinados de su cabeza, ambas completamente en silencio perdidas en sus pensamientos sin medir las consecuencias que tal acto puede traer, Lena se pierde en los brazos de Julia mientras Julia permanece abrigada por el calor de Lena, ninguna de las dos se atreve a moverse para no romper la magia en la que han caído.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Dom Ago 30, 2015 11:36 pm

Capítulo 10 ¿Enamorada yo? Un paso más en la relación: vivir juntas.. Parte I.

Veo la ciudad arder
Estos sueños como cenizas flotando
Tu voz nunca he oído
Solo el silencio
¿Dónde estabas cuando nuestros corazones se estaban desangrando?
¿Dónde estabas cuando todo se vino abajo?
Nunca pensé que me engañarías
¿Dónde estas ahora?

¿Cuánto tiempo puedes soportar el dolor?
¿Cuanto tiempo esconderás tu rostro?
¿Cuanto tiempo estarás asustada?
¿Estas asustada?
¿Cuanto tiempo vas a jugar este juego?
¿Pelearas o te alejaras?
¿Cuanto tiempo vas a dejarlo arder?
Déjalo arder
Déjalo arder

Veo la ciudad arder
Estas pasiones ardiendo lentamente
Una lección nunca aprendida
Solo violencia
¿Es tu mundo solo una promesa rota?
¿Es tu amor solo una gota de lluvia?
¿Vamos solo a quemar nuestro fuego?
¿Todavía sigues ahí?

¿Cuanto tiempo puedes soportar el dolor?
¿Cuanto tiempo esconderás tu rostro?
¿Cuanto tiempo estarás asustada?
¿Estas asustada?
¿Cuanto tiempo vas a jugar este juego?
¿Pelearas o te alejaras?
¿Cuanto tiempo vas a dejarlo arder?
Déjalo arder
Déjalo arder

¿Esperaras hasta que todo se queme?
¿Te esconderás hasta que todo se queme?
¿Hara daño cuando todo se queme?
¿Lucharas cuando todo se queme?

¿Estarás parada cuando todo se queme?
¿Amaras cuando todo se queme?
¿Terminara cuando todo se queme?
¿Solo dejaras que todo se queme?

¿Cuanto tiempo puedes soportar el dolor?
¿Cuanto tiempo esconderás tu rostro?
¿Cuanto tiempo estarás asustada?
¿Estas asustada?
¿Cuanto tiempo vas a jugar este juego?
¿Pelearas o te alejaras?
¿Cuanto tiempo vas a dejarlo arder?
Déjalo arder
Déjalo arder

Déjalo arder
Déjalo arder
Déjalo arder

Sueños
Hoy soñé con el amor de mi vida eras tú.
Hoy soñé una vida y era contigo
Hoy soñé escribiendo poesía y era sobre ti
Hoy soñé que eras solo mío
Hoy ya no quiero soñar quiero que mis sueños se hagan realidad.

Andy Charmed


(All of me - Jhon Legend (nightcore version) https://www.youtube.com/watch?v=Hi7NS0cxMQ4)
― ¿Puede mostrarme ése? ―Señala Julia a la joven dependienta del pequeño pero exclusivo establecimiento.
― ¿Éste? ―La joven toma el pequeño anillo con el enorme diamante adornado de algunas otras pequeñas piedras preciosas rodeándolo ayudándole a resaltar ― Ha llegado esta mañana desde América, su precio es bastante elevado ― comenta la joven.
―No importa el precio, ella lo vale ― su sonrisa se ensancha al imaginar sus planes hechos realidad sólo espera que Lena tenga planeado lo mismo.
―Sea quien sea la persona que recibirá este regalo,es muy afortunada y espero que lo aprecie mucho ― comenta con un poco de envidia mientras Julia le sonríe de manera afable cuando la joven se retira para entregar el pedido en una cajita de terciopelo con el logotipo inconfundible de una marca muy reconocida.
― ¿Estás segura de lo que haces, hija? ― habla Oleg después de permanecer callado los últimos minutos ― Eres todavía muy joven para dar un paso tan enorme como este... ― Intenta convencer a su hija para desistir de la no tan pequeña locura que quiere llevar a cabo.
―100%, amo a Lena y no hay nada que pueda hacerme cambiar de parecer ― confiesa muy segura.
―Hija, eres muy joven... Todavía hay muchas cosas que tienes que hacer... ― Oleg se acaricia la barbilla pensando ― Como terminar la escuela, una carrera, viajar por el mundo... Hay algunos aspectos que te hacen falta para madurar ― observa y Julia parece considerar sus palabras un momento ― ¿Está...embarazada? ¿Es por eso que haces esto?― Pregunta Oleg un poco escandalizado aunque la idea de ser un abuelo joven no le parece tan mala.
―No está embarazada... ―Murmura sonrojada bajando la cabeza un tanto apenada por tener que admitir ante su padre que ya tiene intimidad con Lena ―Nos hemos cuidado ― balbucea entre dientes ― y por la escuela, no te preocupes, lo terminaré todo ― repone ― y bueno, sobre madurar, creo que ya tengo edad suficiente para decidir qué quiero hacer, además considero que para madurar se tiene toda la vida y si la comparto con Lena sería un sueño realizado... ― Alega ― Lo que siento por ella es, no se puede describir... ― Su mirada se vuelve soñadora y cobra un brillo especial ― Siento en lo más profundo que mi felicidad está a su lado, confío ciegamente en ella, tanto que podría perdonarle todo y a pesar del sufrimiento, la amaría de cualquier manera, ¿nunca te sentiste así? ― Oleg siente una pequeña punzada en el corazón, escuchar hablar a su hija así le recuerda a él mismo con lo sucedido años atrás con Larissa, las mismas palabras que ha dicho Julia son las mismas que le han llevado a donde está, no importa nada más que su Larissa esté a su lado para ser feliz él mismo a pesar de todo lo que han pasado, su garganta se cierra por un momento.
―Si ella es tu felicidad entera, tienes mi apoyo ― asiente colocando su mano sobre el hombro de su hija y lo presiona un poco ― la única que pondrá el pero y el grito en el cielo será tu madre... ― Padre e hija se miran y ríen por la reacción que tendrá Larissa al saber la noticia ― Aunque no tendrá más que aceptarlo, son cosas de la vida ― repone Oleg palmeando la espalda de su hija.
― ¿Por qué tendría que hacer un drama de todo esto? ― Oleg levanta los hombros.
―Supongo que como cualquier madre no quiere dejar que su polluela deje el nido ― revuelve los cabellos de su hija desalineando su peinado, cosa que sabe molesta su hija.
― ¡Oye! ― Se queja esquivando las "cariñosas" caricias de su padre ― Me despeinas y arruinas mi encanto.
―Uy que delicada... ― Sonríe provocando que algunas arrugas se formen en ambos lados de sus ojos, Julia ha llenado de felicidad su vida desde el día que ha llegado al mundo, no importa lo que una prurba de ADN pueda decir, muy en su interior lo sabe, lo presiente pero hay una pequeñísima parte que todavía lo duda y hace que su felicidad sea agridulce además de que el tener el sobre que podría hacerle el hombre más feliz o el más desdichado continúa en su poder sin abrir.
―Papá, ¿te pasa algo? ― Julia palmea la espalda de su padre para traerlo devuelta a la realidad.
― ¿Decías?
― ¿Que si...? ― Es interrumpida por la joven dependienta que le entrega el pequeño paquete.
―Gracias por su compra, espero vuelvan pronto... ―Se despide.
"La llave de mi felicidad completa..." Piensa Julia contemplando la pequeña cajita en la palma de su mano.
"Lena te hace feliz, ¿verdad?" Piensa Oleg mientras atrapa a su hija contemplando el anillo por enésima vez por lo que decide dar fin de una vez por todas a ese pequeño pero a la vez tan grande obsáculo que empaña su felidad completa.

***
―Señorita Katina, tengo lo que me ha solicitado, ¿podemos vernos lo antes posible? ― Lee y relee en voz alta el mensaje a Nastya.
― ¿Y qué hay de malo en ello, por qué dudas en acudir? ― Nastya le ve de cabeza mientras permanece acostada sobre su espalda ― Supongo que ha conseguido algo bastante bueno para pedirte que te reúnas con él… ¿A qué le tienes miedo? Suponía que lo peor ya estaba superada, ya que dormiste con TU hermana… ― Acusa.
― ¿Yo, miedo? Vamos Nastya, yo no le temo a nada además Julia no es MI hermana… Exageras las cosas ― Lena se remueve algo nerviosa en su asiento mientras comienza a acariciar uno de los rizos que descienden de su cuello, una conducta que adopta cuando se está nerviosa e indecisa ― Julia es mi NOVIA y es lo más normal dormir juntos y tener sexo, ¿no crees?
―Entonces si no le temes a nada, ve a la cita ¿o temes descubrir la verdad, que Julia SI es tu hermana y que has cometido incesto o…Es algo más?
―… ― No puede admitir que ha comenzado a sentir “algo más” por Julia, “Sí, que me he enamorado de ella y cómo no hacerlo con lo linda que es conmigo pero… No puedo, yo no puedo amarla, no con lo que hizo su madre, recuerda Lena, Julia es un medio para castigar a Larissa…” ― ¿Qué más puede haber?
―Que te hayas enamorado sin darte cuenta ― Nastya gira y se recuesta sobre su estómago mientras recarga el rostro entre sus manos y se apoya sobre sus codos ― vamos, Julia no está de mal ver además con todos los gestos que tiene contigo es imposible no amarla por ello, hasta yo caería redondita a sus pies ― admite.
―Vamos Nas, tu sabes mis planes y no puedo permitirme ser misericordiosa, Julia es un medio pero Larisa es el fin, con Julia bajo mi control, Larissa es vulnerable y caerá más fácilmente ― recalca Lena alisando las arrugas de su blusa ― además yo sabía que no debía enamorarme ― inconscientemente admite la verdad y Nastya sonríe interiormente pero hay algo que le sigue preocupando.
―Len, dime algo... ― Lena levanta la mirada y le mira fijamente de manera expectante ― Sé que ya te he preguntado esto muchas veces antes pero ahora que, al parecer, han cambiado las cosas, ¿Qué pasaría si descubrieses que Julia en realidad comparte tu sangre y parte de tus genes? Porque no me negarás que hay posibilidades muy latentes en ello.
―Sobre eso... Estoy fervientemente segura de que no hay nada de que preocuparse... ― Balbucea a penas no muy segura y se puede percibir su miedo y temor en su voz.
―Si tú lo dices ― concede Nastya no muy convencida con lo que escucha.
―Lo digo y lo afirmo ― repone Lena intentando sonar segura y a la vez convencerse ― y que importa si lo es, lo que verdaderamente importa es que la máscara de Larissa caerá y pagará por sus errores ―empuña las manos y las presiona tan fuerte que puede sentir las uñas clavándose en las palmas de sus manos.
―Cuando hablas así me das miedo ―intenta mofarse Nsatya para bajar la tensión que ha crecido en es momento sin darse cuenta ― a veces te imagino como una femme fatale intentando seducir a Julia... ― Comenta y Lena sonríe.
―Pues te diré, con ella todas mis inhibiciones desaparecen así que me convierto en su femme fatale ― confiesa y Nastya se sonroja.
―Oye, no me cuentes intimidades que mi mentecita inocente no es apta apta para imaginar eso... ― Se apresura a cortar el tema pero la curiosidad le invade y puede más que la vergüenza ― No, no me cuentes... ¿Fue tierna contigo la primera vez?
―Bueno...― Lena evoca el momento.
―No, no, espera... No me cuentes nada ― cubre sus oídos pero unos momentos más tarde mira curiosa a su amiga y pregunta de la nada― ¿fue delicada al...Tu sabes, ESO? ― Enfatiza la palabra.
―Está bien, no te diré nada que no quieras escuchar pero ya que quieres detalles...
―Espera, no, no me cuentes... ― La actitud de su amiga le causa gracia.
―Ok, no te diré nada ― concede Lena pero sabe que a pesar de la censura que quiere imponer, Nastya se muere por saber los detalles.
―Len... ― Nastya juego con el cuello de su blusa y le dedica una tímida mirada ― Sé que no quiero preguntar detalles pero, ¿fue cómo esperabas que fuese? ¿Qué sentiste?
―En definitiva, no fue cómo lo esperaba... ― Nastya le mira dubitativa ― fue mucho mejor de lo que se puede imaginar, Julia fue tierna, delicada y amorosa; me cuidó de todos los aspectos incluyéndome, fue lo más romántica que puede ser, claro a su manera y aunque no hubo las velas, inciensos y cena, superó mi imaginación y mis expectativas... ― Su mirada se vuelve soñadora al evocar el vivido momento y su piel muestra los claros signos del deseo otra vez, sus sentidos se embriagan recordando la sensación de la piel y los labios de Julia sobre su cuerpo.
―Uhg, amiga te dije que no quería detalle ― se estremece Nastya imaginando los posibles escenarios.
―Hey, no te estés quejando que tú misma eres la que está pidiendo que le cuente algunas cosas...― Acusa Lena y su amiga se sonroja.
―Bu... Bueno, sólo es curiosidad pero no te he pedido detalles ― se defiende titubeando un poco.
―Sí, lo que tú digas ― los ojos de Lena se encojen un poco formando una pequeña línea formando una mirada desconfiada con una sonrisa burlona ― haré como que te creo...
―Len, me conoces, soy una persona curiosa ― pone la cara más inocente que puede.
―Oh sí, tan curiosa que sólo te faltó preguntar por el tamaño del "ejem" de MI novia y no querías detalles ― Nastya se sonroja al verse descubierta.
―Bu... Bu... Bueno, hay detalles que... No quiero saber en verdad ― Balbucea nerviosa y ambas guardan silencio un momento ― Pero, ¿lo tiene grande? ― Lena le mira con los ojos abiertos un tanto sorprendida porque descaradamente se ha atrevido a preguntar sobre aquello en particular.
― ¡Nastya! ― Le riñe.
― ¿Qué? Es como tu dices, simple curiosidad como tu lo dices... ― Se encoje de hombros sonriendo con picardía ―¡Oye! ―No sabe de dónde Lena ha sacado un pequeño cojín para arrojárselo por lo que no logra esquivarlo y se impacta de lleno en su cara.
Una guerra de suaves proyectiles comienza provocando que la ambas se levanten de donde han estado sentadas para comenzar a protegerse, las risas estallan inundando la habitación; Nastya puede percibir un gran cambio de actitud entorno a su amiga, luce radiante y posee un brillo deslumbrante en los ojos llenos de vida que sólo aparece cuando Julia está en escena además puede jurar que cuando Lena ve a su novia, no sólo sus piernas tiemblan sino que todo su cuerpo se estremece debido a presencia de Julia.
Si no supiese todo lo que sabe y no fuese parte del "elaborado" plan macabro que tiene su amiga, apoyaría la relación pero teniendo en cuenta las posibilidades de que sean familia no le alegra del todo, sabe que su amiga ha cometido el más grande error de todos, y un pequeño pero importante punto, ha caído en su propio juego al enamorarse de Julia sin proponérselo aunque no quiera admitirlo abiertamente y lo que le mortifica es que termine con el corazón destrozado después de que Julia se entere de toda la verdad.
―Espera, creo que escuché sonar a mi celular ― Lena busca por todas partes y casi tira a Nastya cuando le muestra el aparatito táctil en la palma de su mano.
― Parece que tu vida dependiera de responderlo ― le mira divertida al ver la reacción de su amiga al escuchar la voz del otro lado de la línea.
―Hola mi amor... ― Lena ignora a su amiga y se sienta en la cama recostando su cuerpo mientras la conversación avanza ― No, yo te extrañé más... ― Comienza su típica "conversación" de enamorada para ver quién ama más a quién mientras juega con el cuello de su blusa ―Dime cuánto me amas... Mmm, muy poco... ― Sonríe de manera boba cuando las dulces palabras de Julia cosquillean en su oído
― ¿Sí, como Babi y H? ¿Más de tres metros sobre el cielo? ― De manera coqueta toma uno de sus rizos enredándolo en su dedo índice al tiempo que su mirada se pierde en el techo de su habitación viendo una foto en tamaño real de ella y Julia que se han tomado unos días antes del cumpleaños de Nastya.
―Len, debo irme... ― Su amiga le ignora por completo y sólo suspira negando con la cabeza pues sabe que el mundo de Lena es Julia cuando conversan por teléfono o cuando está en escena ― ¿Lena? ¿Hola? ― Suspira de manera frustrada
― Tengo que decirte un secreto... ― No obtiene respuesta pues Lena ahora abraza uno de los peluches que Julia le ha regalado ― Soy una psicópata que asesina niños por las noches... Tengo una ETS... Pertenezco a una secta satánica... Me acosté con Julia antes que tú... ¡TE AMO!― Nada puede sacar de su trance a su amiga.
―Nos vemos... No, a ti no... Le decía a Nastya... Claro, le diré... ― Cubre la bocina del celular para decirle el mensaje de Julia ― Julia envía saludos... ¿En qué estábamos?... No, yo más futura madre de mis hijos... Claro que sí, quiero dos... Porque sería muy lindos con tus ojitos y así...
―Vaya, hasta de tener hijos ya hablas... ― Si no fuese por el secreto que pesa sobre ellas, le parecería tierno escuchar esa conversación y aunque Lena no se da cuenta, comienza a verle futuro a la relación, lo cual no le parece bien por lo que conlleva aquello, "Ay Lena, Julia te ha cambiado tanto... Espero que todo pueda salir bien entre ustedes y que con esto olvides tu tonta venganza..." Piensa sonriendo de manera triste mientras sale de su habitación.

***
(Never alone -Barlowgirl https://www.youtube.com/watch?v=ZX1S5VLYNv8)
Julia permanece con la mirada fija en le cajita que ha comprado hace una par de días, la idea de lo que tiene planeado le aterra pero al mismo tiempo le emociona tanto que no cabe en su felicidad sólo espero que la respuesta de Lena sea positiva, suspira de manera completamente enamorada.
Unos tímidos golpes interrumpen su concentración y pensamientos, sale de sus ensoñaciones y guarda la pequeña cajita bajo su almohada como si se tratase de algo prohibido para mostrar pues está en casa de sus padres y su madre todavía no puede enterarse de sus planes pues con lo sensible que se ha puesto al respecto de su relación con Lena, no quiere dañar más la ya lastimada relación que tiene con ella en esos momentos.
―Adelante... ― Murmura apenas colocándose sobre su espalda y llevando sus brazos tras su nuca disimulando sus pensamientos mientras mantiene su vista fija y perdida en el techo como quien piensa en la inmortalidad del cangrejo.
― ¿Podemos hablar? ― La rubia cabeza de su padre se asoma tras la puerta de madera disimulando una sonrisa.
―Claro, ¿de qué quieres hablar? ― Julia levanta su torso sentándose mientras se apoya en sus manos para verle.
― ¿Quieres un poco? ― Oleg se acerca y le tiende un pequeño bowl que contiene helado de chocolate, los ojos de Julia se iluminan de manera infantil pues es su favorito.
―Gracias papá... ― Toma la cuchara ofrecida por su padre y entierra el rostro en el pequeño bowl devorando sin piedad ― ¿Sobre qué quieres hablar? ― Intuye que se trata de algo importante y serio porque siempre que le ha visto esa misma seria y reflexiva expresión en el rostro, ha buscado compensarle con algo como el helado desde que puede recordar cuando niña.
―Se trata de lo que piensas hacer, todavía no puedo hacerme a la idea... Sigo pensando que estás muy joven para dar un enorme paso tan grande ― comienza mientras se sienta al lado de su hija colocando su mano sobre su hombro ― creo que deberías esperar sólo un poco, te hace falta madurar en algunos aspectos como ya te he dicho... Esto no se trata de juegos de mamis y papis en casitas con comidita, se trata de tu futuro y con quien pasarás el resto de tu vida, ¿Qué pasa si te despiertas una mañana dentro de un par de años y te das cuenta de que lo que sentías por Lena no es lo mismo que sientes por ella en estos instantes? El sexo no es la base del matrimonio, hay muchos aspectos que te hacen falta conocer y aprender... ― Confiesa Oleg esperando haber creado un poco de conciencia en su hija y hacerla reflexionar ante su loca y precipitada idea.
―... ― Por unos instantes, Julia le mira de manera dubitativa mientras introduce un poco de helado en su boca y suelta un suspiro cansado ― Papá si lo que intentas hacer es que cambie de parecer al respecto, ahorra tus palabras... No lo haré ― se ve interrumpida.
―No, no quiero hacerte cambiar de parecer, lo que quiero es que pienses bien las cosas porque puedes estar haciendo esto en un arrebato pasional por la energía sexual de tus hormonas, también fui joven y sé lo que se vive, yo también quise hacer lo mismo cuando conocí a tu madre... ― Confiesa.
―Entonces sabrás diferenciar que lo que sientes por ella no nubló tu pensamiento cuando le pediste matrimonio, ¿no? Papá, amo a Lena y estoy tan segura de que lo que siento por ella ahora mismo lo seguiré sintiendo aún después de que no seamos más que un par de pasas arrugaditas recostadas en la cama todas achacosas y adoloridas que con trabajo podrán sostenerse la mano ― los ojos de Julia cobran un brillo enamorado que visiona el futuro.
― ¿Y Lena? ― Pregunta de repente.
― ¿Qué hay con ella?
― ¿Pensará igual que tú, se verá a tu lado después de 1, 5, 10,15...20 años? Tienes que tomar en cuenta sus sentimientos, ¿Qué pasa si ella lo que siente es sólo atracción? Porque suele pasar así entre los novios, puede que te acepte al principio porque por ser joven sea igual de idealista y soñadora que tú pero si después de un tiempo los gestos de amor se vuelven golpes, las tiernas palabras convierten en insultos y el amor se vuelve odio... ¿Y si tienen hijos? Ellos llevarán las de perder en todo esto, ellos serán los inocentes que pagarán los errores de sus padres ― mientras dice esto, su mente comienza a divagar y le plantea la misma situación a la que se ha enfrentado desde que Larissa le ha confesado que su infidelidad aunque lo único que puede liberarle de la tensión que siente cada vez que le viene a la mente eso, es su amor por Julia lo que aleja toda duda e indicios de ira, y puede que le parezca duro pero tiene que plantearle todas las posibilidades de fracaso a las cuales puede enfrentarse ― ¿Qué pasa si Lena deja de amarte y busca de nuevo el amor en otros brazos?... El amor no será suficiente para sobrellevar todo ―observa presionando levemente le hombro de Julia, quien se mantiene pensativa unos segundos con la cuchara en la boca.
―Puede que tengas razón... ― Concede sacando el cubierto de su boca mientras Oleg da un profundo respiro pensando que ha conseguido hacerle replantear sus ideas y decisiones ― Pero sé que Lena y yo tenemos algo especial, algo que nos une demasiado y que con el paso de los años se hará más fuerte, sé que tendremos altibajos como cualquier pareja pero es normal pero la comunicación y la confianza nos fortalecerá para salir adelante... Lucharé porque así sea ― por un momento Oleg no sabe que refutar y se da cuenta de que su hija ya no es una niña, que ahora está creciendo y madurando para tomar su propio rumbo y sus decisiones, sabe que nada le hará cambiar de parecer y en eso son muy parecidos, eso le llena de orgullo ― nada de lo que me digas me hará cambiar de parecer, lo sabes... Amo a Lena y quiero hacer esto porque sé que ella es la indicada, ella es mi media naranja...
―Creo que, en efecto, harás lo que tu quieres... ― Concede sonriendo orgulloso ― Y mejor persona no pudiste elegir, Lena es muy bonita hija.
―Lo sé papá, lo sé... Oye, ¿puedo preguntarte algo? ― Oleg le mira dubitativo pero asiente ― ¿Me puedes ayudar para comenzar con los trámites necesarios para esto? Es que no tengo idea de qué es lo que tengo que hacer ― confiesa tímida ― sé que tengo que buscar algunos papeles pero no sé dónde están.
―Creo que primero debemos preguntar sobre los trámites a seguir porque tu eres menor edad todavía y me parece que Lena también ― Julia levanta la mirada de forma pensativa y le interrumpe.
―Lena cumplirá la mayoría de edad el próximo mes ― comenta colocando el bowl en el piso.
―En ese caso, tendríamos que ver lo referente a ti por lo de los permisos en lo que concierne a ti... ― Se ve interrumpido.
― ¿Tengo que tramitar lo de acta de nacimiento? ― La voz de Julia denota cierto hastío al imaginarse en los juzgados haciendo filas larguisímas en las oficinas de gobierno donde los trámites son realmente lentos algunas veces.
―Tal vez pueda ayudarte con ello, déjame investigar bien qué es lo que necesitamos...
La plática se extiende hacia más preparativos, Oleg se ha contagiado de la animosa alegría de su hija aunque han dejado pasar el pequeño detalle de cómo decirle a Larissa pues suponen que se opondrá al matrimonio y no quieren tenerla estropeando todo pues tanto Oleg como Julia intuyen que deben hacer algo para que Larissa acepte por completo a Lena ahora que será parte de la familia; a Julia todavía no le queda claro qué es lo que ha pasado entre su madre y su novia, sabe que puede ser normal que existan celos entre ambas pero no le ocuerre lo mismo con Inessa, al contrario, parecen llevarse de maravilla aceptando su amor sin peros aunque su madre, bueno ella es todo un caso.
Es tanto el entusiasmo de Julia para que los preparativos y las cosas entre su madre y Lena funcionen mejor que ha planeado algunas salidas en familia para intentar que al menos se dirigen la palabra de manera cordial pero en todas ellas, siempre ha sucedido algo que lo arruina por completo, no sabe si es cosa de mal karma, malas jugadas del destino o simplemente mala suerte aunque no descansará hasta que por lo menos puedan soportar la presencia de la otra en una pequeña habitación así que no desiste y ya tiene planeada una nueva salida, sonríe al pensar en ello.

***
"Me gusta mi vida si la puedo vivir a tu lado, lejos de ti en mis días no luce el sol..."
―Que dulce mensaje... ― Murmura Inessa leyendo en la pantalla mientras está parada tras Lena para después caminar hacia su lugar en la mesa.
― ¡Mamá! ― Reclama Lena alejando su celular de la mirada de Inessa ― Esto es algo privado... ― Señala indignada.
― ¿Qué? Simplemente quiero saber porqué mi niña está muy distraída y no está cenando además sabes muy bien que los celulares y aparatos electrónicos no están permitidos en la mesa... ― Observa Inessa tomando un bocado de la ensalada.
―Bu... Bueno sí pero hay excepciones, ¿no? ― Se encoje de hombros aparentando inocencia.

―Julia es muy dulce... ― Comenta Inessa observando analizadoramente a su hija.
―Sí, lo es y mucho, por eso la amo ― inconscientemente confiesa en voz baja.
― ¿La amas? ― Inessa le mira con arqueando una ceja, si bien puede percibir que existe cariño entre su hija y Julia, no puede creer lo que dice su hija puesto que nunca antes ha mostrado el mismo interés en alguien más como lo ha hecho con la joven pelinegra y también le sorprende el hecho de que ese cariño se ha convertido muy rápido en amor y lo puede asegurar sin temor a equivocarse porque lo puede percibir en sus miradas, en sus gestos, en sus palabras... Sin lugar a dudas, las niñas se aman ― ¿De verdad, la amas?

― ¿Amo, a quién amo? ― Lena se hace la desentendida introduciendo un trozo de carne aunque sabe que ha expresado sus pensamientos en voz alta ― Yo no he hablado de amor o algo parecido, he dicho que la quiero...
―Ay Lenita... ― Suspira Inessa mientras niega con la cabeza, "yo sé que haz dicho la verdad, ¿por qué te da miedo aceptarlo si eres correspondida? Sabes muy bien que Julia es tu felicidad, tu media naranja... Todavía no entiendo que sigas negando amarla si es lo más natural, ¿qué es lo que te detiene, a qué es a lo que realmente le temes?" Inessa lleva haciéndose esas preguntas y aunque tiene una hipótesis sobre los miedos de su hija aunque está muy errada porque implica el temor a tener una desastroza relación como lo ha sido su matrimonio lleno de abandono y sufrimiento pero lo que Inessa desconoce es que son los planes de su hija los que le impiden escuchar a sus sentimientos ― Julia es una joven muy atractiva y sería maravilloso tenerla en la familia, creo que con la actitud que te portas algún día escucharé el tintineo de las campanas de boda... ― Insinúa provocando que su hija se sonroje.
―Mamá que cosas dices, a penas llevamos poco tiempo de novias... Es muy pronto para decir que nos vamos a casar, todavía no sabemos si vamos a estar juntas para ese entonces ―Lena levanta la mirada al cielo intentando parecer despreocupada pero no puede evitar imaginarse vestida de blanco caminando del brazo de Julia hacia el altar.
―Pero eso no impide pensar en el futuro, en los hijos, en envejecer juntas... Aunque si me preguntas, yo les veo mucho futuro y puedo asegurar que terminarán juntas ― murmura terminando su cena ― quiero nietos lindos y los quiero antes de que ya no pueda moverme y no pueda jugar con ellos pero no en estos momentos ― Lena, quien en esos momentos ha estado bebiendo un poco de agua, se atraganta con el líquido y por poco termina escupiendo todo lo que ha bebido mientras dirige su mirada sorprendida hacia su madre.
― ¿Qué estás tratando de decir? ― Lena percibe que su madre sabe que Julia y ella ya han estado juntas pero quiere saber de su propia boca pues no quiere meter la pata en caso contrario.
―Lena, cariño, sé que tú y ella ya han dormido juntas... ― Lena abre los ojos todavía más de lo que le es posible pues ha intentado mantenerlo en secreto por lo que le mira interrogante ― ¿Cómo es que lo sé? Hay mi amor, yo también pasé por esta etapa porque no olvides que también fui adolescente además se te nota en la mirada un brillo que toda mujer posee cuando su primera experiencia ha resultado como ella lo ha soñado ― Lena baja la mirada avergonzada pues nunca se ha imaginado hablando de estos temas tan íntimos con su madre ― no tienes porqué sentir vergüenza o temor, es algo tan natural que pase y aunque no lo creas tampoco me siento muy cómoda hablando de esto contigo ― confiesa con un leve sonrojo en sus mejillas ― pero si no quieres hablar sobre ello, lo entiendo ― intenta sonreír, tanto madre como hija se dejan rodear por un pequeño e incómodo silencio por lo que prestan atención a sus alimentos a pesar de que han perdido el apetito.
―Julia fue muy tierna conmigo... ―Murmura Lena rompiendo el silencio mientras revuelve lo que queda de la ensalada en su plato y mirando con parsimoniosa atención los cubiertos como si fuesen muy interesantes...
―Es bueno saber que tu primera experiencia fue una experiencia inolvidable y linda ― admite Inessa evocando los recuerdos de su primera vez.
La conversación comienza a desviarse hacia otros temas para salir de la pequeña tensión en la que han caído pero tanto madre e hija saben que ahora tiene más confianza que antes y que tal vez, con el tiempo, podrán hablar sobre esto como algo trivial natural como si fuesen las mejores amigas que se cuentan todo y no tienen secretos pero Inessa no intuye que su hija guarda más secretos que cualquier otra persona de su edad tan oscuros como la noche misma.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Dom Ago 30, 2015 11:42 pm

Capítulo 10 ¿Enamorada yo? Un paso más en la relación: vivir juntas... Parte II

¿Qué haría yo sin tu boca inteligente?
Me atraes y me echas
Tienes a mi cabeza dando vueltas, no es broma
No puedo inmovilizarte
¿Qué está pasando en esa mente maravillosa?
Estoy en tu viaje mágico y misterioso
y estoy tan mareado, no sé lo que me golpeó
pero voy a estar bien.

Mi cabeza está bajo el agua
pero estoy respirando bien
Estás loca y yo estoy loco.

Porque todo de mí
ama todo de ti
Ama tus curvas y todos tus bordes
todas tus imperfecciones perfectas
Dame tu todo a mí
Te daré mi todo
Eres mi principio y mi final
incluso cuando pierdo estoy ganando
Porque yo te doy todo de mí.

y tú me das todo de ti...

¿Cuántas veces tengo que decirte
incluso cuando lloras eres hermosa?
El mundo te está venciendo
Estoy alrededor de cada estado de ánimo
Eres mi perdición, eres mi musa
Mi peor distracción, mi ritmo y blues
No puedo dejar de cantar
está sonando en mi cabeza para ti

Mi cabeza está bajo el agua
pero estoy respirando bien
Estás loca y yo estoy loco.

Porque todo de mí
ama todo de ti
Ama tus curvas y todas tus bordes
todas tus imperfecciones perfectas
Dame tu todo a mí
Te daré mi todo
Eres mi principio y mi final
incluso cuando pierdo estoy ganando
Porque yo te doy todo de mí
y tú me das todo de ti.

Las cartas sobre la mesa,
ambos estamos mostrando los corazones
Arriesgándolo todo, aunque es difícil

Porque todo de mí
ama todo de ti
Ama tus curvas y todas tus bordes
todas tus imperfecciones perfectas
Dame tu todo a mí
Te daré mi todo
Eres mi principio y mi final
incluso cuando pierdo estoy ganando
Porque yo te doy todo de mí
y tú me das todo de ti.

Te doy todo de mí
y tú me das todo de ti...


Olvida lo que ha pasado, disfruta de lo que queda y espera con ilusión lo que pueda venir después...

― ¿Por qué Lena? ¿Por qué me mentiste? Yo te amaba... ¿Cómo pudiste ocultarme la verdad? ¿Qué fue lo que te hice? Esto es incesto, Lena, eres mi hermana y lo supiste todo el tiempo... ― Julia le sujeta por los brazos mientras ejerce más y más presión al tiempo que su cólera crece.
―Julia, me lastimas... ― Intenta zafarse del agarre pero le es imposible, siente sus ojos cristalinos al saberse descubierta pero más le lastima el dolor creciente en los ojos de su July pues ella es quien más pierde en todo esto ― No, July, yo no quería... Yo, sabes que te amo y esto es sincero ― ambas apenas pueden hablar a causa de los nudos en sus gargantas por la situación ― July, por favor, perdóname...― Julia le suelta y le da la espalda, sus hombros temblando levemente, en ese instante se ve tan pequeña y frágil que Lena quiere aliviar el dolor que ella le ha causado ―Por favor... ― Súplica abrazándole por detrás.
La pesadilla le parece de lo más real mientras piensa que no puede estar pasando todo tan rápido, ¿Cómo es que Julia sabe todo? ¿Cómo es que todo lo que ha construido a su lado se está derrumbando? No lo entiende pero sea como sea, todo está pasando frente a sus ojos sin que pueda hacer nada para detener o remediar la situación, entonces está claro para ellas y se da cuenta de que ha sido una tonta al menospreciar esa oportunidad por su absurda venganza, lo siente, lo sabe, sabe que se ha enamorado de Julia pero ahora es muy tarde, demasiado, Julia ha descubierto la verdad y no sabe qué pasará con ellas y su relación después de esto.
―Lo siento Lena, lo siento, lo siento tanto… ― Julia se zafa de su abrazo y se gira para verle mientras su cuerpo tiembla un poco ― pero no puedo vivir sabiendo que estoy enamorada de mi hermana ― sin saber de dónde, Julia saca un arma y lo apunta a su sien ― lo siento Lena ― se despide con la mano y hala el gatillo cayendo muerta en el instante.
Lena abre los ojos como plato horrorizándose al ver lo que ha causado su absurda venganza, cubre su boca intentando acallar su desesperado llanto histérico mientras se arrodilla ante el cuerpo inerte de Julia moviéndolo tratando absurdamente de regresarle a la vida, revuelve sus rizos con desesperación mientras se repite que todo no es más que una pesadilla, una horrenda pesadilla de la cual no puede despertar; vuelve a cubrir su boca con su mano pero siente humedad en ella y al verificar de qué se trata, puede ver la sangre de Julia en ellas y la expresión de sus ojos sin vida y mirada perdida se graba en su mente para no olvidarla jamás.
― Tú la mataste, tú lo hiciste, tú y sólo tú eres la culpable, ¡Tú! ― Grita una voz acusadora cerca de sus oído.
―Julia… ― Puede observar a la pelinegra darle la espalda ― Julia… ― Intenta acercarse más y puede ver que sus hombros tiemblan levemente como si estuviese llorando ― Jul… ― Escucha los sollozos de un llanto amargo y lleno de decepción mezclado con enojo ― Jul… ― Su nombre queda atrapado en sus labios cuando la aludida se vuelve de improviso dejando ver su rostro sombrío marcado por el llanto ― ¿Qué…Qué pasa mi amor?
Los ojos de Julia se muestran sin brillo y dolidos mientras se acerca a ella empuñando las manos, parece ida muy fuera de sí y le asusta su peligrosa cercanía pues parece como si quisiera abofetearla, poco a poco retrocede intentando buscar una explicación al comportamiento extraño de su novia pero de pronto queda atrapada entre el cuerpo de Julia y una pared sintiendo la oscuridad a su alrededor.
―Mi amor, ¿Qué…? ― Lena intenta levantar sus manos hacia su rostro para acariciarle.
―No me toques ― escapa a la caricia como si esta le quemase ― ¿Cómo pudiste? ― Murmura entre dientes debido a que mantiene la mandíbula tensa ― ¿Por qué, por qué yo si te amaba más que a mi propia vida? ― Toma su cabeza entre sus manos sintiendo súbitamente dolor ― Yo… Yo te amaba ― sus palabras están llenas de dolor y sufrimiento mientras Lena continúa sin comprender muy bien lo que pasa.
―Amor, amor ¿Por qué me dices…Qué pasa? ― Lena intenta acercarse nuevamente pero Julia vuelve a alejarse negando con la cabeza ― ¿Quieres, quieres explicarme qué pasa? ¿Qué te hice?
― ¿Por qué Lena? ¿Por qué me mentiste? Yo te amaba... ¿Cómo pudiste ocultarme la verdad? ¿Qué fue lo que te hice? Esto es incesto, Lena, eres mi hermana y lo supiste todo el tiempo... ― Julia le sujeta por los brazos mientras ejerce más y más presión al tiempo que su cólera crece.
―Julia, me lastimas... ― Intenta zafarse del agarre pero le es imposible, siente sus ojos cristalinos al saberse descubierta pero más le lastima el dolor creciente en los ojos de su July pues ella es quien más pierde en todo esto ― No, July, yo no quería... Yo, sabes que te amo y esto es sincero ― ambas a penas pueden hablar a causa de los nudos en sus gargantas por la situación ― July, por favor, perdóname...― Julia le suelta y le da la espalda, sus hombros temblando levemente, en ese instante se ve tan pequeña y frágil que Lena quiere aliviar el dolor que ella le ha causado ―Por favor... ― Súplica abrazándole por detrás.
La pesadilla le parece de lo más real mientras piensa que no puede estar pasando todo tan rápido, ¿Cómo es que Julia sabe todo? ¿Cómo es que todo lo que ha construido a su lado se está derrumbando? No lo entiende pero sea como sea, todo está pasando frente a sus ojos sin que pueda hacer nada para detener o remediar la situación, entonces está claro para ellas y se da cuenta de que ha sido una tonta al menospreciar esa oportunidad por su absurda venganza, lo siente, lo sabe, sabe que se ha enamorado de Julia pero ahora es muy tarde, demasiado, Julia ha descubierto la verdad y no sabe qué pasará con ellas y su relación después de esto.
―Lo siento Lena, lo siento, lo siento ― Julia se zafa de su abrazo y se gira para verle mientras su cuerpo tiembla un poco ― pero no puedo vivir sabiendo que estoy enamorada de mi hermana ― sin saber de dónde, Julia saca un arma y la apunta a su sien ― lo siento Lena ― se despide con la mano y hala el gatillo cayendo muerta en el instante.
Lena abre los ojos como plato horrorizándose al ver lo que ha causado su absurda venganza, cubre su boca intentando acallar su desesperado llanto histérico mientras se arrodilla ante el cuerpo inerte de Julia moviéndolo tratando absurdamente de regresarle a la vida, revuelve sus rizos con desesperación mientras se repite que todo no es más que una pesadilla, una horrenda pesadilla de la cual no puede despertar; vuelve a cubrir su boca con su mano pero siente humedad en ella y al verificar de qué se trata, puede ver la sangre de Julia en ellas y la expresión de sus ojos sin vida y mirada perdida se graba en su mente para no olvidarla jamás.
― Tú la mataste, tú lo hiciste, tú y sólo tú eres la culpable, ¡Tú! ― Grita una voz acusadora cerca de sus oído.
― ¡No! Yo no hice nada, ¡nada! ― Grita ella misma reaccionando ¡NO! ― Se sienta sobre la cama con el rostro cubierto de sudor respirando agitadamente intentando calmarse pero tomando más aire de lo necesario cuando siente unas manos tomarle por los hombros ― ¡Ahhhh! ― Grita tirando manotazos hacia la persona dueña de las manos.
―Calma mi amor, soy yo, soy yo... Tuviste una pesadilla, shh... Calma ― Julia se estira y enciende la luz ― calma, fue una pesadilla ― le abraza envolviéndole entre sus cálidos brazos secando el sudor de su frente con las manos ― ya pasó, ya pasó ― Lena se aferra al abrazo como quien no ve al ser amado desde hace una eternidad.
― ¿Estás bien? ¿Estás bien? ― Lena se separa de repente del abrazo y toma el rostro de Julia entre sus manos revisando que no se encuentre herida como en su sueño, más bien pesadilla.
―Claro que estoy bien, ¿Qué pasa? ― Julia le mira confusa ― Fue sólo un sueño, ¿Quieres contarme? ― Besa sus labios fugazmente y le mira expectante pero Lena niega con la cabeza ― Está bien, ya me contarás cuando estés preparada y más calmada ― coloca un mechón rizado tras su oreja y le mira con ojos llenos de amor ― y mientras eso sucede, ¿quieres que te ayude a pasar el mal rato? ― Se abalanza sobre ella y Lena se da cuenta de que ambas están desnudas sobre la cama, lo que le hace estremecerse comenzar a sentir la deliciosa humedad entre sus piernas.
― ¿Cómo puedes ayudarme a hacerlo? ― Le sigue el juego de manera coqueta.
―Muy sencillo, sólo déjame hacer a mí… ― Murmura descendiendo por su cuello mientras deja un camino de cortos pero provocativos besos mientras sus manos ascienden por su cintura hasta situarse en sus senos masajeándolos y consintiéndolos.
Lena vence la cabeza hacia atrás mientras le aprisiona con su brazo izquierdo por el cuello para mantenerle cerca de su agitado pecho mientras le aprisiona por la cadera con una de sus piernas para provocar el roce entre sus sexos provocando que Julia suelte un gemido que calla con un beso sobre uno de los rosados y suaves pezones.
Con una mano libre, Lena intenta asirse a la seguridad de la sábana que le cubre sólo medio cuerpo mientras Julia desciende por su cuerpo hacia el sur deteniéndose en la pequeña cavidad de su ombligo haciéndole cosquillas con su lengua, Julia levanta la mirada para ver la expresión de Lena mientras escucha su suave risa pero cuando lame los lugares que ha besado, su risa se vuelve en gemidos y suspiros lentos y pausados por lo que Lena se muerde y lame los labios al saber hacia dónde planea ir Julia.
Su expresión de placer le hace jadear cuando siente a Julia descender más hacia abajo y la suavidad de las yemas de sus dedos acarician despeinando el grueso vello púbico en busca del pequeño e hinchado botón que se ha convertido su clítoris, lo masajea con el dedo índice mientras con la ayuda de su dedo medio lo aprisiona y lo presiona hacia abajo.
― ¿Ya has olvidado tu pesadilla? ― Se detiene y sonríe al ver la expresión frustrada de Lena.
―Calla y sigue…― El tono de su voz se ha vuelto suplicante mientras sus ojos muestran la clara llama de la pasión cuando sus pupilas se dilatan por el deseo y la lujuria que siente en ese momento, por lo que toma el cabello de Julia le insta a seguir con su tarea.
Julia suelta una risita burlona pero apresura su tarea sustituyendo sus dedos por sus labios y lengua mientras separa más las piernas de Lena para tener libre acceso, comienza dando pequeños bocados al botoncito pero la necesidad de probar el néctar que desprende Lena es más tentadora por lo que dirige su lengua hacia los labios mayores para darles un merecido beso puesto que aclaman su atención; la espalda de Lena se arquea cuando la lengua de Julia invade su intimidad y casi siente su cuerpo desfallecer cuando alcanza la máxima profundidad así que con ambas manos presiona la cabeza de Julia para que no le abandone hasta que le dé lo que pide.
Una erótica pero sincronizada danza de sus caderas comienza con su vaivén cuando Julia su lengua se mantiene provocándola y tentándola, sus manos viajan hacia distintas partes de su cuerpo acariciando lo más que puede y lo que la posición se lo permite, poco a poco Lena se eleva en el éxtasis del placer viajando al mundo de la perdición donde ya nada le importa pues por más que se ha negado estar enamorada, sabe que se miente a sí misma y es ahora que se da cuenta de que su plan poco a poco se vuelve en su contra, ¿Cómo hará cuando llegue el momento de decir la verdad? Sabe que perderá a Julia de cualquier forma aunque el temor es grande, su odio lo es más y confía en que sea este mismo sentimiento lo que no le debilite aunque no sabe que hay ciertas circunstancias y sucesos que se aproximan y le harán cambiar aunque será muy tarde para arrepentirse por lo que le costará muy caro su osadía y arrepentirá siendo ella, quien llore lágrimas de sangre al igual que Larissa aunque por el momento, no tiene cabeza para pensar en nada más que dedicarse a sentir así que se dice a sí misma que puede entregarse a disfrutar sólo un poco de las mieles del placer el tiempo que dure, deseando secretamente que cuando Julia descubra la verdad no le odie tanto y pueda perdonarle con facilidad.
Un grito de placer inunda la habitación y la espalda de Lena antes arqueada, ha caído sobre la cama después de que su cuerpo ha obtenido más de lo que ha esperado, su tan ansiado orgasmo; pequeñas gotas de sudor bañan su nívea piel debido al esfuerzo y cubre su rostro con su brazo mientras intenta normalizar su agitada respiración, siente como su corazón traidor intenta salir de su pecho y buscar consuelo en brazos de Julia buscando un consuelo que ella se niega a darle.
― ¿Mejor? ― Julia se alza sobre su cuerpo apoyándose en ambos brazos a sus costados.
―Todavía no… ― Susurra Lena envolviendo sus brazos alrededor de su cuello para atraerle hacia sí y poder besarle probando su sabor en el húmedo beso cuando sus lenguas danzan casi al unísono ― todavía no me das lo que quiero ― susurra en su oído y le envuelve con sus piernas en un abrazo posesivo.
―Espera, espera ― le detiene Julia antes de introducirse en su interior, se estira hacia la mesita de noche y busca palpando entre la oscuridad hasta encontrarlo; se escucha el rasgón de un paquete de una envoltura y Lena puede advertir de que se trata, lo confirma cuando siente las manos de Julia cerca de sus piernas mientras se enfunda en el látex de un preservativo, ahí es que se da cuenta de algo que no ha contemplado y lo descuidadas que han sido pero piensa que aquella minúscula probabilidad puede pasar una en miles y le resta importancia, lo que no contempla, como cualquier otra joven ignorante es que la posibilidad de un embarazo está latente siempre desde que se comienza la intimidad ― ahora sí, ya metimos la pata una vez, no quiero hacerlo otra vez… ― Comenta Julia mientras se recoloca en su posición y empuja sus caderas poco a poco embistiendo las de Lena.
El vaivén comienza a acompasarse conforme pasan los minutos mientras Lena busca su segundo orgasmo así que comienza a acelerar sus movimientos de cadera pero Julia le detiene tomándole por la cintura para frenar un poco y disfrutar más de lo que están viviendo pues es demasiado bueno como para dejarlo escapar tan rápido; el abrazo que les ha unido se estrecha más y Lena aprovecha para besar el cuello y hombro de Julia entreteniéndose en dejar marcas de sus dientes en ambos sitios.
Los movimientos se vuelven más constantes e insistentes buscando un clímax que está por llegar, Julia besa los labios de Lena intentando detener sus jadeos pero eso les impide respirar así que necesitan mantener sus bocas separadas para poder halar aire y no ahogarse en ataques de taquicardias aceleradas; Lena siente la liberación de Julia en su interior pero ésta es aprisionada por una barrera de látex pero a pesar de ello, lo puede sentir tan cerca y tan libre, muerde el hombro de Julia intentando contener su placer mientras Julia hace una mueca de dolor al sentir la blanca dentadura de Lena en su piel mueve por última vez sus caderas hacia su interior tratando de contener el placer que siente al sentirse aprisionada por los músculos interiores de aquella cavidad.
Ahora el cuerpo de ambas está cubierto por más que una fina capa de sudor por el esfuerzo realizado, sus fuerzas se han visto mermadas también y Julia sólo atina a desplomarse sobre el cuerpo de Lena aunque con un poco de esfuerzo logra colocarse a su lado sin separarse ni salir de ella para permitirle recuperarse.
―Wow… si así… vas a… hacer… hacerme sentir… mejor… me mudo… a tu cama… desde este… instante ― murmura Lena con la respiración agitada quitando algunos mechones de cabello que se han pegado en su frente a causa del sudor.
―Cuan… cuando… quieras… mi cama… siempre está… disponible… para ti… ― responde agitada de igual manera, ambas ríen mientras sus labios se vuelven a unir ― mi amor… me gustaría hacer algo para que mamá y tú se lleven un poco mejor ― comienza Julia después de recuperar el aliento ― no sé porque no pueden llevarse bien.
―Los celos de madre ― repone Lena riendo sabiendo de antemano la verdadera razón por la cual Larissa la trata de lo peor ― tu madre está celosa de que tenga toda tu atención.
― ¿Será? ― Inocente Julia ― Bueno de cualquier forma, me gustaría que hiciéramos algo para intentar cambiar eso, una actividad o algo, me gustaría que pudieran limar asperezas, por mí, ¿sí? ― Lena no puede negarse ante los ojos azules que le miran suplicante por lo que asiente.
―Por ti, cualquier cosa…
Ni Lena ni Larissa imaginan lo que les espera, Julia tiene preparada una verdadera sorpresa para ambas y vaya sorpresa aunque servirá para que ambas puedan sacar un poco la frustración y estrés que una le causa a la otra desquitándose un poco con diversión algo dolorosa.
*** *** ***
―Ya quiero saber cuál será la sorpresa ― comenta Lena emocionada mientras Julia conduce hacia las afueras de la ciudad ― ¿no puedes adelantarme un poco? ― Murmura de manera coqueta mientras su mano viaja por parte de su pierna.
―No, no puedo decir nada ― se remueve algo incómoda en su asiento pues su sangre comienza a dirigirse hacia el sur de su anatomía ― y no hagas trampa ― sentencia riendo al ver la expresión decepcionada y molesta de su novia mientras se cruza de manos y su boca se curvea en un ligero puchero ― ya lo sabrás, ya lo sabrás…
Lena sabe que cuando Julia se propone sorprenderla, no suelta pista de nada y vaya que la sorprende con sus ocurrencias y detalles, esa cualidad de su tierna personalidad es la que comienza a derribar sus barreras haciéndole dudar sobre sus planes, es por ello que la culpa comienza a invadirle y no le deja disfrutar de manera plena lo que está viviendo con Julia así que tiene que tomar una decisión: continuar y llegar hasta las últimas consecuencias para destruir la vida de Larissa y con ello, perder el amor de Julia y lo mejor que le ha pasado en la vida, u olvidarse de todo y continuar su vida para ser feliz al lado, porque no admitirlo de una buena vez, de la persona que ama; sea como sea, tiene que decidir rápido porque el tiempo pasa y hay un plazo que se acerca y debe cumplirlo, cierra los ojos cansada y fastidiada pues últimamente las pesadillas recurrentes sobre las diferentes muertes de Julia la han invadido de manera constante, “¿Será un castigo divino por lo que estoy haciendo o será una señal para que deje todo como está, olvide y perdone?...”, le aterra pensar que todo aquello es un posible Deja Vu con finales alternativos en su historia de amor, por un momento deja de pensar y se dedica a sentir entregándose al sentimiento que comienza a nacer en ella sin medir consecuencias.
El aire campirano se respira en el ambiente cuando descienden del vehículo, Julia mira detenidamente el rostro de Lena porque quiere ver su expresión al adivinar dónde están y más aún después de decirle para qué le ha llevado hasta allí, con una mirada interrogante Lena observa a Julia mientras toma su mano y le lleva hacia una de las tres cabañas construidas en medio del bosque.
― ¿Dónde estamos? ― Lena observa a su alrededor y lo único que puede ver son árboles y más árboles que rodean las construcciones.
―Es un pequeño campamento de gotcha ― comenta emocionada Julia y le toma la mano para guiarle hacia donde se puede observar el bien diseñado y trazado campo de batalla para la guerra de bolitas de pintura pero el rostro de Lena está decepcionado ― ¿no te gusta la sorpresa? ― Julia se acerca a su novia para tomar su mano entre las suyas y le mira de una manera tierna y triste.
―Bueno… No es que no me guste ― se excusa ― lo que pasa es que, imaginada otra cosa ― confiesa al ver la expresión triste de su novia.
―Es algo que se me ocurrió para que tú y mamá puedan sacar un poco del estrés que tienen… ― Al escuchar aquello, Lena no puede esconder una sonrisa malvada al imaginar las pequeñas bolitas de pintura impactarse con el cuerpo de su suegra y cambia su expresión por una alegre y satisfecha.
―Creo que me agrada la idea.
― ¿En serio? ― Los ojos de Julia se iluminan al escuchar aquello aunque no percibe las intenciones ocultas en el repentino agrado de Lena por la idea de la guerra de bolitas.
En modo de agradecimiento, Julia abraza el cuerpo de su novia y lo pega al suyo mientras inclina su cabeza para besar los labios que tanto le vuelven loca pero el sonido de un claxon les interrumpe, Oleg y Larissa han llegado a la misteriosa dirección en la que Julia les ha citado mientras Nastya e Inessa les siguen de cerca estacionando la camioneta cerca del Jeep de Julia.
― ¿Y qué hacemos aquí? ― Suena la voz quejumbrosa de Larissa al observar la vegetación sin mucho interés o agrado.
―Estamos aquí para una guerra ― anuncia Julia mientras se acerca para recibirles llevando a Lena consigo caminando abrazada a su cintura.
― ¿Una guerra? ― Preguntan al unísono Oleg, Nastya e Inessa dejándoles sorprendidos pues nunca se han imaginado tal cosa.
―Para liberar estrés ― propone Julia mientras su madre dirige una sonrisa a Lena llena de satisfacción al imaginar también una manera de lastimarla de alguna manera sin que pueda notarse el odio mutuo, Lena corresponde a su sonrisa de forma retadora y todos se dirigen hacia la oficina administrativa para ultimar detalles.
El encargado del campo de gotcha les entrega el equipo necesario y todos comienzan a prepararse para la batalla, una vez cambiados, se acercan nuevamente para recibir indicaciones y sus municiones dejando claro que nunca deben quitarse el casco y no disparar a las partes más sensibles del cuerpo, y lo más importante es que si reciben al menos un disparo o su uniforme está manchado deben abandonar el campo más las indicaciones salen sobrando para Larissa y Lena, quienes comienzan a pensar sus respectivas estrategias para eliminarse la una a la otra.
Antes de comenzar, Lena hace rabiar a Larissa al mostrarse por demás cariñosa con Julia, sabe que le enfurece observar las demostraciones de cariño pero le encanta exasperarla porque sabe que a pesar de que tiene unas enormes ganas de tomarle por el cabello y arrastrarle para evitar decir la verdad, Larissa pasa los tragos amargos encerrando su coraje dentro de sí.
En la guerra no se han formado alianzas, cada quien está a su suerte y cuando dan la señal de salida, todos corren a buscar un escondite y poner en práctica su estrategia; Nastya permanece escondida tras un enorme árbol rogando a Dios por no ser encontrada ni alcanzada por una bolita; Inessa no sabe cómo disparar su arma por lo que la carga de manera descuida y deambula por allí sin el temor de que le disparen; Oleg con un poco de astucia y estrategia oculta su cuerpo con camuflaje manteniendo los sentidos alerta por una posible víctima; Julia ha encontrado una fortaleza en lo que son los restos de un auto volcado esperando el momento oportuno para atacar; Lena se ha preocupado más por una sola presa siguiéndole el paso de cerca pues sólo tiene un objetivo; y Larissa camina intentando esconder su rastro poniendo en práctica su estrategia para eliminar a Lena lo más pronto posible.
Inessa camina entre los arbustos cuando siente la presencia de alguien y se coloca en cuclillas para evitar ser vista por su posible presa, Oleg camina de manera sigilosa cuando ve unos arbustos moverse y se acerca con cautela, Inessa siente la presencia más cerca y con leves temblores en las manos toma su arma, Oleg camina más cerca de los arbustos levantando su arma para disparar y lo hace cuando la sombra sale de la nada, Inessa salta de los arbustos disparando a diestra y siniestra sin abrir los ojos de manera nerviosa; es entonces cuando tanto Oleg e Inessa sienten los proyectiles duros en sus cuerpos y cesan el fuego sólo para sorprenderse con lo sucedido, ambos se han eliminado mutuamente y se levantan los cascos para ver sus uniformes manchados, fin del juego para ellos así que se aproximan a la salida más cercana no creyendo lo que ha pasado pues Oleg no ha imaginado que sería derrotado de esa forma.
Mientras tanto, Julia ya aburrida de que no suceda nada interesante en su fortaleza decide salir a cazar, camina sólo unos cuantos pasos y descubre algo interesante, Nastya está escondida entre las raíces de un árbol así que se acerca de manera silenciosa con una sonrisa traviesa en sus labios para eliminar la competencia; Nastya está tan concentrada que no se da cuenta de la presencia de Julia a su espalda manteniendo el silencio pero siente algo suave y frío moverse cerca de su mano por lo que baja la mirada sólo para encontrarse con una pequeña lagartija, un grito de terror se escucha en todo el campo de batalla y Nastya sale de su escondite dando saltos graciosos sacudiendo la mano intentando olvidar la sensación de la piel suave y fría de la lagartija, es cuando siente un ardor en su espalda descubriendo que Julia le ha disparado y está eliminada del juego, lo cual agradece porque no quiere volver a jugar nunca más en donde estén presentes alimañas o sabandijas.
El grito de Nastya ha alertado tanto a Lena como a Larissa por lo que Julia debe moverse para no ser detectada pero es muy tarde pues siente un inmenso dolor cerca de su entrepierna agradeciendo que no fuese en sus partes privadas, el dolor le hace doblegarse y caer al suelo acariciando la parte dolorida levantando la cabeza para ver quién ha sido su “asesina”.
―Lo siento amor, prometo compensarte ― comenta Lena acercándose e hincándose frete a Julia mientras levanta su casco y le da un beso en la mejilla.
Julia no da crédito a lo que ha pasado pues ha sido su intención ganar el juego y en ningún momento ha pensado que sería eliminada por su propia novia aunque después de levantarse ya un poco más repuesta del dolor, recibe otros dos impactos en su costado derecho, su madre ha disparado.
― Oye, ya estoy fuera… ― Reclama Julia sobando su costado.
―Lo siento mi amor, no lo sabía ― ríe Larissa y se aleja con su arma más que preparada para disparar nuevamente.
“Cuando pensé en esto, no creí que se lo tomarían tan a pecho, parecen unas asesinas a sueldo…” piensa Julia mientras se aleja cojeando hacia la salida; mientras Lena y Larissa continúan su cacería, que se alargará más de lo debido.
Ha pasado cerca de una hora, ambas están dando vueltas en el campo y ninguna da su brazo a torcer, Lena escucha un sonido de ramas crujiendo y pega su espalda a un árbol bastante frondoso mientras que Larissa de igual forma se esconde tras un árbol sin darse cuenta de que si no fuese por la barrera de la madera del árbol estarían espalda con espalda, toman una gran respiración y cuentan tres antes de salir para atacar al oponente.
Cuando se topan frente a frente, balas de pintura vuelan por todo el lugar sin que ninguna acierte en el cuerpo de la otra, las esquivan con dificultad mientras vigilan sus movimientos mutuamente hasta que de pronto, una bolita impacta contra el vientre de Larissa y Lena festeja feliz puesto que ha ganado el desafío, salta feliz alzando la pistola mientras que Larissa frustrada y molesta levanta su arma y acierta una bala da pintura en un costado de Lena, esto le hace enfurecer y arremete contra Larissa lanzándose contra ella y provocando que ambas rueden por el suelo lodoso y manchen sus ropas.
Sin darse cuenta, están revolcándose y ensuciándose, lo cual les parece gracioso y a la vez les estimula para sacar el estrés y la tensión entre ambas, hasta que sienten que no pueden más y quedan tendidas en el suelo respirando agitadas casi abrazadas.
―Que te quede claro, no dejaré que lastimes a mi Julia ― sentencia Larissa.
―Quiero ver que lo intente…
Ambas se dirigen una mirada de muerte pero no pueden evitar reír ante su aspecto sucio y cubierto de lodo, por un momento se aprecian con algo de simpatía olvidando las rencillas y otorgándose una tregua para no arruinar el día que ha preparado Julia pero cuando regresen a su realidad, no se detendrán hasta conseguir que una sangre y se retire lastimada.
*** *** ***
Lena golpetea la mesa mientras espera impaciente la llegada de Víctor, su llamada le ha puesto ansiosa por saber los resultados de las pruebas que ha mandado hacer, aunque piensa que ya es un poco tarde para sentir ese peso de conciencia cuando ya se ha acostado con Julia pero el remordimiento que comienza a sentir la está carcomiendo por dentro además de que Nastya ha contribuido a sembrar la duda en ella y lo peor de todo es que está naciendo en ella un sentimiento puro hacia la tierna Julia que le es imposible matar pues día con día va creciendo más y más.
¿Cómo no amarla si es atenta, tierna, complaciente, dulce, considerada…? ¿Cómo no amarla con esa sonrisa que de destruye sus defensas y la desarma por completo derribando las murallas de venganza que le mantienen con su plan? Podría mencionar más cualidades y cosas que la enamoran más y más pero no le bastaría toda esta vida para enumerar todo de Julia que comienza a amar.
Aunque hay otro aspecto que le preocupa, últimamente ha tenido mareos y náuseas matutinas y a pesar de que tiene una ligera sospecha de lo que es, no le ha dado la importancia que se debe pues no quiere confirmarlo y la llamada de Víctor ha captado completamente su atención por lo que ni tarda ni presurosa se ha dirigido hacia la dirección acordada.
― ¿Qué es tan importante que no puede esperar? ― Interroga Lena al ver al hombre sentarse delante de ella.
―Calma, señorita Katina ― introduce su mano en su saco y coloca dos sobres en la mesa ― los resultados han tardado más de lo debido porque se presentó un problema…
― ¿Qué clase de problema? ― Lena le mira desconfiada e intrigada.
―Tuvimos que esperar unos días para que su sangre fuese apta para obtener los resultados ― Lena arquea una ceja ― y también descubrimos otra cosa ― toma uno de los sobres y se lo muestra.
― ¿Prueba de maternidad? ― Lena ahora si no entiende nada y le mira expectante a la espera de una explicación.
―Me parece que usted y su hermana han estado bastante ocupadas con algo de acción ― aquella afirmación hace enrojecer a Lena.
― ¿Qué quiere decir?
―Vea los resultados y verá porque mis afirmaciones.
Con mano temblorosa, Lena toma uno de los sobres y lo abre leyendo ávidamente el contenido, una risa entre incrédula y sarcástica escapa de los labios de Lena atrayendo la atención de los pocos comensales, su mundo poco a poco comienza cambiar de perspectiva poniéndole a dudar y al leer aquella noticia sus planes empezarán a cambiar, aunque ¿para bien o para mal?
― ¿Esto es verdad? ― Todavía incrédula estruja el papel ― ¿Positivo?
―Cien por ciento, hicieron las pruebas tres veces ― toma el otro sobre ― y con este lo hicieron cinco, todo salió igual.
Entonces, ¿sus sospechas y temores serán ciertas? ¿Nastya tendría razón después de todo? ¿Ha cometido un grave pecado y un error fatal? ¿Por qué todo después de que ha admitido que ama a Julia sinceramente?

Si quieres saber cuánto te quiero, cuenta las estrellas de una en una, de dos en dos; y si te parecen muchas, mucho te quiero yo…

Bueno, es bueno escuchar tu voz,
Espero que te vaya bien,
Y si alguna vez te preguntas,
Estoy sola aquí esta noche,
Perdida aquí en este momento,
Y el tiempo sigue resbalándose,
Y si pudiera tener sólo un deseo,
Te tendría a mi lado...
Oh, Oh te extraño,
Oh, Oh te necesito...

Y te amo más,
De lo que te amé antes,
Y si hoy no veo tu cara,
Nada ha cambiado, nadie puede ocupar tu lugar,
Se vuelve más difícil cada día,
Di que me amas más,
De lo que me amaste antes,
Y siento que sea de esta manera,
Pero estoy regresando a casa,
Estaré regresando a casa,
Y si me pides que me quede,
Me quedaré...

Bueno, trato de vivir sin ti,
Las lágrimas caen de mis ojos,
Estoy sola y me siento vacía,
Dios, estoy destrozada por dentro,
Miro a las estrellas,
Esperando que hagas lo mismo,
De alguna manera me siento más cerca,
Y puedo escucharte decir...
Oh, Oh te extraño,
Oh, Oh te necesito...

Y te amo más,
De lo que te amé antes,
Y si hoy no veo tu cara,
Nada ha cambiado, nadie puede ocupar tu lugar,
Se vuelve más difícil cada día.

Di que me amas más,
De lo que me amaste antes,
Y siento que sea de esta manera,
Pero estoy regresando a casa,
Estaré regresando a casa,
Y si me pides que me quede,
Me quedaré...

No quiero perderte nunca,
Y si tuviera que elegir te elegiría a ti,
Así que quédate, por favor quédate siempre,
Eres el único al cual me aferro,
Mi corazón se detendría sin ti...
Y te amo más,
De lo que te amé antes,
Y si hoy no veo tu cara,
Nada ha cambiado, nadie puede ocupar tu lugar,
Se vuelve más difícil cada día.

Di que me amas más,
De lo que me amaste antes,
Y siento que sea de esta manera,
Pero estoy regresando a casa,
Estaré regresando a casa,
Y si me pides que me quede,
Me quedaré...
Me quedaré siempre...

Y te amo más,
De lo que te amé antes,
Y siento que sea de esta manera,
Pero estoy regresando a casa,
Estaré regresando a casa,
Y si me pides que me quede,
Me quedaré...
Me quedaré...
(Stay – Miley Cyrus)

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Dom Ago 30, 2015 11:49 pm

Capítulo 11 Descubriendo la verdad: una prueba que lo cambia todo...

Somos fácilmente engañados por aquellos a quienes amamos.
Molière

Yo era feliz contigo, vida mía
Tú eras principio y fin de mi alegría
Yo te creía fiel como la luna
Que acude a protegernos cada día.

Yo era feliz contigo, vida mía
Tú eras mi perro fiel, yo era tu guía
Hasta que desperté de mi locura
Y pude comprender que me mentías.

Todo se derrumbó dentro de mí, dentro de mí
Hasta mi aliento ya me sabe a hiel, me sabe a hiel
Mira mi cuerpo como se quiebra
Mira mis lágrimas como no cesan por ti.

Todo se derrumbó dentro de mí, dentro de mí
De humo fue tu amor y de papel, y de papel.
Mira mis sueños como se queman
Mira mis lágrimas como no cesan por ti.


Es mejor una verdad dura, que un engaño; con la verdad se llega a sanar, con la mentira a enfermar...

(https://www.youtube.com/watch?v=T1S3FgZmWgI Meg & Dia - Monster (DotEXE Remix) DUBSTEP LYRICS!)
*** *** *** Flashback *** *** ***
― ¿Podrías perdonarme alguna vez si llego a herirte? ― Ha preguntado Lena a Julia mientras le observa directamente a los ojos uniendo sus manos.
―Claro que sí, te perdonaría mil y un veces incluso más porque te amo ― ha murmurado Julia contra sus labios antes de depositar un ligero beso en sus labios ― como muestra de ello, te pondría el corazón en la mano porque sé que nunca me lastimarás… Y si lo haces, creo que moriría antes de reprocharte nada ― une sus labios y le besa de manera pasional.
―Pero somos seres humanos, podemos cometer errores y equivocarnos, herir y ser lastimados…
―Pero también perdona y olvida... ― Le ha interrumpido ― Yo sé que tú eres perfecta, y tú no, no harás nada para lastimarme porque correspondes a mis sentimientos como yo lo hago ― las manos de Julia han subido hacia su rostro, acaricia sus mejillas con sus pulgares ― mi amor por ti es infinito y llega incluso más allá de este ― le sonríe recargando su frente en la de Lena disfrutando del contacto, las palabras tiernas y sinceras le han causado un estrujamiento en el corazón sabiendo lo que está por venir poniendo en duda su determinación de confesarle la verdad para llevar a cabo su venganza.
*** *** *** Fin de Flashback *** *** ***
(https://www.youtube.com/watch?v=c0iuJTyQ9Wk Mariana De La Noche - Soundtrack 'Marcia')
Lena camina de un lado para otro mientras espera a Nastya en su habitación, casi ha tomado el hábito de comerse las uñas por la desesperación que siente en ese momento y más aún cuando ve los sobres sobre la cama, uno de ellos contiene la información que ha estado temiendo durante todo el tiempo y aunque niega que sea correcto el resultado, muy en el fondo duda que la prueba de ADN pueda mentir.
―Llegué lo más pronto que pude, ¿Qué pasa? ― Entra presurosa Nastya cerrando la puerta tras de sí cargando la bolsa que contiene lo que Lena le ha pedido que consiga de camino a su casa ― ¿Era necesario pasar ese bochornoso momento en la farmacia para conseguir pruebas de embarazo? Es algo humillante tener todos esos ojos sobre ti cuando las pides y piensan que no tienes edad para comprar una… ― Intenta bromear pero la expresión seria de su amiga le hace guardar silencio.
―No he tenido el valor de abrirlo… ― Muerde su labio inferior con temor y una mirada llena de miedo cristalizada por el llanto de la duda.
―Lena… ― La joven pelirroja rompe a llorar mientras su cuerpo sufre los espasmos de pequeños temblores en su cuerpo ― Tranquila, ¿sí? Todo va a estar bien… ― Intenta calmarla.
― ¿Bien? Nada va estar bien, lo presiento… Todo se está cayendo a pedazos Nastya, yo me estoy cayendo… ― Reprime un sollozo ― Tenías razón cuando me lo advertiste.
―Oye no seas pesimista… ― Se acerca y coloca su mano sobre su hombro presionándolo un poco ― Ya verás que todo terminará en final feliz sólo tienes que olvidarte de tu absurda venganza, eso no te llevará a ningún lugar… ― Le sonríe pero Lena no le regresa la sonrisa ― ¿Para qué querías las pruebas de embarazo? ― La pregunta le parece fuera de lugar pues intuye la verdad.
―Sólo para comprobar algo… ― Se acerca a la cama y toma el sobre abierto y se lo pasa a Nastya, quien lo lee rápidamente desviando de vez en cuando la mirada para ver a su amiga ― Es positivo, estoy embarazada…
―… ― Nastya pasa saliva ― Eh, no sé qué decir… Pero si lo sabes, ¿Para qué las prueba?
―No hay nada qué decir, sólo quiero ver por mis propios ojos…
Nastya asiente mientras le entrega la bolsa con al menos tres paquetes de pruebas de diferentes marcas, según la dependienta para evitar confusiones pues según sus propias palabras algunas poseen ligeros márgenes de error al igual que los anticonceptivos, mismos que le ha recomendado usar haciéndole sonrojar al mencionar el tema delante de una mujer y su pequeño de cinco años que le hace preguntas al respecto, momento bochornoso que desea borrar de su mente; permanece sentada en la cama mientras Lena está en el baño encerrada con las pruebas, se siente tentada de abrir y leer el contenido del otro sobre imaginando saber de antemano la verdad, de pronto la puerta se abre y aparece una Lena abrumada sujetando las tres pruebas.
―Positivo… Positivo… Positivo… ― Una a una pasa la prueba mostrando el resultado final ― No cabe duda de que estoy embarazada ― su voz se quiebra.
―Calma, un bebé no es una carga al contrario, es una bendición… ― Comenta acercándose para sujetar su mano ― ¿Temes la reacción de Julia? ― Lena niega con la cabeza baja ― ¿Entonces?
―Sé que Julia saltará de alegría, literalmente… ― Nastya sonríe ante el chiste en medio de la situación ― Lo que me preocupa es el resultado del sobre.
― ¿Qué hay con ello? ― Intenta restarle importancia.
―Sí el embarazo salió positivo, entonces Julia… ¿Puedes abrirlo? No tengo el valor ― solloza.
―Vamos Len, no puedes preocuparte por algo tan… ― Busca la palabra apropiada para no preocuparla.
―Nastya, si es positivo… Entonces, eso… Sería incesto, ¿te das cuenta? ¡Incesto!
―Técnicamente, no lo sería tanto… Ella sería tu media hermana ― intenta bromear ― mejor me callo ― repone al ver el estado casi desesperado de Lena.
Nastya toma el sobre y lo abre, sus manos tiemblan ligeramente mientras sudan lo que le impide mantenerse serena, toma una gran bocanada de aire y desdobla el papel sintiendo los labios resecos como quien no ha probado una gota de agua en días por lo que los remoja pasando la lengua ligeramente por ellos mientras lee lo escrito en el papel, su respiración comienza a ir más rápido conforme va leyendo el contenido y desvía la mirada de su lectura viendo la expresión de Lena, intuye que lo sabe después de ver su cuerpo tensarse.
― ¿Y bien? ― Puede escuchar el temor y la duda en las notas de su voz.
― ¿Quieres que te diga la verdad tan cruda como es o te haga feliz con una mentira?
Lena cierra los ojos y siente un ligero mareo, Nastya se acerca para sujetarla y acercarla a la cama para que tome asiento mientras asimila a lo que se está enfrentando y lo que ella misma ha estado provocando, sabe que de ninguna manera las cosas cambiarán rezando y rogando puesto que ha trazado su camino hacia su perdición.
― ¿Qué voy a hacer? ― Se toma la cabeza decepcionada mientras Nastya la abanica con la hoja de papel ― ¿Debo permanecer a su lado después de esto?
― ¿Por qué no vamos por un poco de aire? ― Sugiere ― Así piensas mejor las cosas.
***
(https://www.youtube.com/watch?v=J_sBXQIRM6I Mariana de la Noche Soundtrack 1)
Camina y camina pero no se mueve del mismo lugar, intenta gritar pero ningún sonido sale de su boca por lo que busca alguna presencia girando el rostro en todas direcciones hasta que da con una caja de arena, de esas que a veces se encuentran en los parques en color rojo, dentro de la caja puede distinguir un pequeño rubio jugando con una cubeta y unas palas; extrañamente su cuerpo se siente ligero y sus piernas se mueven, lo que le permite acercarse hasta el pequeñín a quien en la poca distancia que les separa, puede asegurar que es Julia, por lo que está por preguntarle cuando el sonido de una voz atrae su atención.
―Eres el mejor papi del mundo... ― Se escucha la voz infantil de una niña ― Te quiero mucho papi... ― La misma voz se escucha de nuevo ― Algún día, quiero ser como tú... ― Asegura la voz.
De un momento a otro, la voz infantil y dulce de la pequeña e inocente Julia comienza a alejarse pero poco a poco se acerca más y más convirtiéndose en un eco insoportable acompañado de una risa infantilmente traviesa con aire tetrico que eriza la piel al encontrarse solo y en un lugar oscuro cuando la caja de arena ha desaparecido; siente una carga en sus brazos y puede ver a Julia con escasos cinco años, su cabeza está inclinada hacia abajo mientras se acurruca y Oleg le mece tarareando una canción para intentar apagar la risa con aire macabro en el fondo al igual que el eco.
―Eres el mejor papi del mundo... ― Se escucha la voz infantil de una niña ― Te quiero mucho papi... ― La misma voz se escucha de nuevo ― Algún día, quiero ser como tú... ― Asegura la voz otra vez.
― ¿Qué demonios...? ― La voz se escucha cerca de él cuando baja la mirada, ve a Julia sonreírle pero lo que le causa temor es ver su expresión congelada en una sonrisa con los ojos hundidos casi oscuros, lo que le da una mueca de horror.
Oleg se sobresalta dejando caer a Julia pero de pronto siente un frío en el pecho cerca del corazón, baja la mirada nuevamente buscando la causa del dolor y puede ver a Julia con su mano en su caja torácica exprimiendo su corazón mientras le sonríe de manera inocente; el dolor se vuelve más fuerte hasta el punto de no soportarlo por lo que empuja a Julia lejos de sí mismo provocando que la pequeña Julia termine en el suelo.
―Julia… ― Murmura e intenta acercarse para ayudarle a levantarse pero no cuenta con que la pequeña pero diabólica Julia de la pesadilla se levante con un cuchillo en sus manos, la hoja se muestra tan filosa que reluce aún en la oscuridad ― Julia… ¿Qué…Qué haces?
La Julia que tiene frente así, no responde más que con ataques directos y casi certeros pues Oleg logra esquivar a penas las estocadas caminando hacia atrás pero al dar otro paso hacia atrás, algo le detiene y le impide seguir huyendo así que levanta la mirada buscando a su pequeña y hábil atacante, quien corre hacia él con el cuchillo en la mano con un ataque directo del cual parece no tener defensa y cuando casi siente el acero filoso impactarse con su pecho, sus ojos se abren y puede observar su estudio.
Toca su frente sudorosa cuando siente una ligera gota bajar por su sien y caer sobre los papeles sobre el escritorio, su respiración es agitada y jadeante, suspira con alivio al ver que no se trata más que de una pesadilla, una “horrible y cruel pesadilla” mientras recarga su espalda sobre el respaldo de su silla.
―Me he quedado dormido, no ha sido más que una pesadilla… ― Masajea su frente con tres dedos y el sonido de un mensaje en la bandeja de entrada de su celular atrae su atención ― Rayos, lo había olvidado… ― Escribe una disculpa en respuesta al mensaje de Julia y apaga la pantalla del teléfono.
Siente un ligero dolor en el pecho pero no es más que una pequeña opresión a la que le resta importancia y se pone a rebuscar entre la pila de papeles frente así pues entre ellos se encuentran algunos de suma importancia que Julia necesita para los asuntos legales ante el registro civil.
Busca desesperado entre las varias carpetas sobre su escritorio y los portapapeles, en su desesperación deja caer una carpeta y todo su contenido se esparce en el suelo; mueve la silla para poder inclinarse y levantarlos, uno a uno los levanta revisando de prisa lo impreso en cada hoja hasta que llega a un sobre en tamaño carta que no es más blanco sino amarillo por el paso del tiempo, sabe de qué se trata y pasa saliva, lo levanta con temor.
―Eres mi terror todavía… ¿Cómo puede ser si han pasado tantos años?... Pero esto termina aquí... Te destruiré… ― Lo ve de manera decidida.
Toma el abrecartas y rasga una parte para poder sacar el contenido, con la hoja en su mano, toma una gran bocanada de aire y lo desdobla lentamente pero esquiva la mirada para leer el contenido y en lugar de eso, toma un encendedor del cajón acercando la flama peligrosamente a una de las esquinas con la intensión de quemarlo, la flama danza tentativa casi llegando a la esquina pero recibe otro mensaje.
―Terminaré contigo después… ― Sentencia y lo coloca con las letras hacia abajo en una carpeta frente a él cerrando el otro extremo.
Y levantándose de la silla para salir del estudio pensando que puede ayudarle dar un paseo por la casa para despejar la mente y sacar ese horrible sueño de su mente; camina a paso lento cuando escucha ruidos en su habitación así que se acerca echar un vistazo encontrándose con Larissa sentada en el suelo mientras hojea un álbum, está sonriendo ligeramente pero su mirada es triste.
― ¿Sucede algo, amor? ― Oleg entra dejando entreabierta la puerta.
―No, es sólo que me ha entrado la nostalgia ahora que mi bebé ya no duerme ni vive más en la casa que la vio nacer y crecer… ― Acaricia las fotos protegidas por ligero pero resistente papel transparente que contiene el álbum.
― ¿Otra vez con eso? ― Oleg niega con la cabeza ligeramente cruzando los brazos ― ¿Es que habrá un día en el que no te pongas así?
―No, nunca dejaré de ponerme así, soy su madre por Dios… ― Reprocha por la ligereza de su comentario pensando en la poca importancia que su esposo le da ― Además por culpa de Lena ya no viene ni a visitarnos.
―Oye, deja de culpar a Lena, sabías que algún día se casaría… ― De pronto cubre su boca al dejar escapara la pequeña indiscreción ― Quiero decir, algún día se haría independiente y abandonaría el nido ― Espera que su esposa no escuchase la palabra casar pues todavía no sabe que Julia tiene planeado pedirle matrimonio y está arreglando los detalles para que todo sea lo más rápido posible.
―Oleg Volkov, ¿Qué estás ocultando? ― Su mirada se levanta de las fotos y le mira de manera inquisidora ― ¿Qué quisiste decir con casarse? ― Inquiere molesta.
―Yo…Eh… No… ― Tartamudea sin poder articular alguna palabra.
― ¿No estás tratando de ocultar que Julia se quiere casar con “esa” o sí? ― Desde que Larissa se ha mostrado renuente a aceptar a Lena, ha designado el término “esa” para referirse a ella para ocultar su coraje y molestia hacia Lena.
― ¿Y qué hay de malo en ello? Sabías que llegaría ese momento ― se encoje de hombros.
―Sí, pero no puede casarse con “esa” ― se niega molesta a creer lo que escucha.
― ¿Qué tienes en contra de Lena, por qué no puede casarse Julia con ella? Lena es una buena muchacha y proviene de una buena familia… ― Defiende Oleg.
―Lo sé pero, no puede casarse, no con ella, no con Lena… ¡Antes muerta que verla casada con ella! ― Grita molesta.
―Sí, ¿Por qué no puedo casarme con Lena? ― Suena la voz ronca de Julia en el fondo entrando a la habitación por la puerta entreabierta.
―… ― Por un momento la intervención de Julia, toma desprevenida a Larissa sin saber qué decir ― Mis razones tengo… ― Se excusa.
―Yo quiero saberlas…
―Y yo ― secunda Oleg viendo intrigado a Larissa.
―No puedo decirlas… ― Larissa empuña las manos con impotencia al no poder revelar sus sospechas ante sus dos seres amados por temor a su reacción así que opta por levantarse y huir hacia el baño y encerrarse en él.
― ¿No sabes nada al respecto? ― Pregunta Julia curiosa con un ligero deje de molestia.
―Estoy igual que tú, no lo sé… Nunca voy a llegar a entender a las mujeres ― soba su nuca viendo hacia la puerta del baño.
―No hace falta entenderlas, sólo hay que amarlas ― Julia palmea la espala de su padre mientras le sonríe ― vine por los documentos que me hacen falta ― comenta.
―Claro, están en mi despacho en una carpeta amarilla, tiene escrito tu nombre si me esperas aquí, puedo traerla.
―No, ve con mamá… Voy por ella ― da la vuelta y camina hacia el pasillo pero súbitamente se gira ― gracias, papi… ― El tono de voz enternece a Oleg pues hace mucho no le ha escuchado llamarle “papi” desde que tenía escasos diez años, Julia sale de la habitación dejando a un Oleg nostálgico.
―Cuanto has crecido, mi bebé… ― Dirige su atención a la puerta del baño donde está encerrada Larissa, “¿Qué te pasa Larissa? No te había visto reaccionar así desde que me confesaste tu infidelidad… ¿Tiene algo que ver eso? Pero en todo caso, ¿Qué es lo que tiene que ver en todo esto que Julia quiera casarse con Lena? Cada día te entiendo menos, ¿serán los recuerdos por mi trato hacia ti durante tu embarazo?...”
Con bochornoso temor comienza a recordar los días en que la joven Larissa ha resentido su trato frío y distante durante su embarazo pues su orgullo y “hombría” han sido lastimados con su engaño y a pesar de que ha recibido terapia en secreto para superar todo eso, no puede evitar que la espina clavada en su corazón por su traición no siga causando estragos, le sorprende que a pesar de todo Julia no resintiese todo ello pues cuando ha nacido parte de su orgullo se ha restablecido en el primer contacto al momento en que a pesar de las adversidades que ha sufrido, le ha tomado por el dedo índice con su pequeña y delicada manita a los pocos segundos de nacer, un gesto que jamás olvidará y que atesorará por el resto de su vida hasta el día de su muerte.

*** *** *** Flashback *** *** ***
Yo me enamore de ti
Por tu forma de pensar
No había duda para mi
Parecías tan noble y leal
Que como tonta caí.

Yo te dije que en mi ser
Se formaba un bebe
Pero a ti no te importo
Pues tenías un nuevo amor
Otra víctima tal vez

Pero ahora vas a llorar
Hasta lágrimas de sangre
Porque vas a cosechar
Lo que tú mismo sembraste

No supiste ser un hombre
No supiste ser un padre
Y no tengo ni el recuerdo
Que hayas sido un buen amante

Yo te dije que en mi ser
Se formaba un bebe
Pero a ti no te importo
Pues tenías un nuevo amor
Otra víctima tal vez

Pero ahora vas a llorar
Hasta lágrimas de sangre
Porque vas a cosechar
Lo que tú mismo sembraste.

No supiste ser un hombre
No supiste ser un padre
Y no tengo ni el recuerdo
Que hayas sido un buen amante.

A veces una verdad duele, pero una mentira mata lentamente.
Maria Jose Ibañez


Han pasado poco más de cinco meses desde que han anunciado la "impactante" noticia a sus padres además de contraer nupcias obligados por los mismos para acallar los rumores que se han esparcido por la repentina boda pero lo que ha pensado que sería su vida ideal y soñada se ha visto convertida en un infierno pues a pesar de que Oleg lo niega, el hecho de saber que el pequeñín puede ser de alguien más le hace enfurecer y lo agobia además de que se cobra la ofensa con su trato distante y frío, en ocasiones seco hacia su persona aunque lo que realmente le duele es que su bebé es quien lleva todas las de perder pero no puede culpar a Oleg porque le entiende, ella estaría igual si los papeles fuesen invertidos así que sólo le queda soportar lo que ella ha ocasionado sobre sí misma.
―Hola amor ― saluda Larissa al ver entrar a un cansado Oleg intentando besar sus labios pero Oleg desvía el rostro ― ¿Qué tal estuvo el trabajo? ― Larissa resiente el cambio de actitud en su esposo y la tristeza se refleja en su tono de voz.
―Cansado, como todos los días ― admite de manera seca y fría quitando su saco negro.
―Deja te ayudo ― se ofrece pero Oleg le detiene con una mirada molesta ― hoy fui al médico... ― Comenta de manera casual pero con un deje de alegría y emoción en su voz ― Parece que todo va bien, nuestro bebé está muy sano pero no sabremos qué será hasta quizá el próximo mes... ― No puede esconder la sonrisa en su rostro.
―Que bien... Me alegro ― con el saco en mano, Oleg se encamina hacia los escalones.
― ¿Podrías al menos fingir que te alegra? ― Recrimina dolida Larissa al punto de las lágrimas, la extra sensibilidad de las hormonas le causa estragos pero ha logrado mantenerlas a raya intentando permanecer lo más neutral posible debido a la situación ― Por favor Oleg, sé que esto es difícil para ti por mí y mi falta hacia tu persona pero él o ella no tiene culpa alguna ― conforme habla las palabras se ahogan en su voz quebrada.
―...― Las palabras de Larissa hieren a Oleg pues de cierta forma está siendo injusto en su trato cuando ha prometido poner todo de su parte para intentar solucionar sus problemas como pareja y matrimonio.
―Pero si no puedes superar ni lidiar con esto yo creo que va siendo hora de reevaluar nuestra situación y separarnos ― sentencia antes de sentarse en uno de los sillones de la sala, su rostro surcado por el llanto mientras lo cubre con ambas manos.
―Perdona Larissa ― su voz se vuelve grave debido a la carga de emociones que siente en ese momento pero Larissa no le escucha así que acercándose a ella, le toma por los brazos acariciándole levemente ― Larissa... ― Se hinca frente a ella y con la mano levanta su barbilla para verle a los ojos apartando sus manos en el acto ― Sé que dije que lo intentaría, y en verdad lo hago pero me es difícil actuar como si nada, soy un tonto... ― Limpia los rastros de lágrimas con sus pulgares ― Comprende mi situación, ¿sí? No es fácil verte todos los días y pensar en que ese bebé no es mi hijo... La idea de que no lleve ni uno solo de mis genes o una gota de mi sangre, me enfurece.
―Si hubiera sabido que esta sería mi vida y la de mi bebé, jamás hubiera accedido a casarme contigo ― confiesa triste ― has sido bastante benévolo conmigo que no te merezco ― admite bajando la cabeza.
― ¿Tan mala te resulta la vida conmigo? ― Pregunta con el ceño fruncido, su ego dolido.
―La que me estás dando sí, sé que hice mal y lo reconozco pero si te confesé la verdad es porque merecías saberlo antes de tomar una decisión pero creo que me equivoqué... ― Confiesa ― He intentado por todos los medios ganar tu cariño y confianza otra vez pero tú te has encerrado en tu ambiente de mezquindad y testarudez, no creo que debamos seguir con esto, no así.
― ¿Por qué lo dices? ― Oleg intuye su respuesta pero quiere saber a qué se refiere Larissa.
― ¿Qué no te das cuenta? ― La respuesta le parece tan obvia que no entiende cómo es que Oleg no lo sabe ― ¿Qué clase de vida le darás al bebé cuando nazca si me tratas como me tratas? ¿Vivirás recriminándole mi falta a él? ¿Podrá decirte papá sin recibir un insulto o algo más que indiferencia de tu parte? No, Oleg, no quiero eso para mi bebé... Él es tan inocente y puro que no merece estar pagando los errores de su madre, si no puedes vivir con ello creo que mejor nos vamos ― sentencia con seriedad mientras se levanta de donde ha estado sentada con la clara intención de marcharse.
―Espera, Larissa ― Oleg le detiene sujetando su brazo ―tienes razón, yo mismo dije que no me importaba lo que pasó... ― Admite ― Pero no es fácil, entiende por favor, lo intento... De verdad que lo hago.
―Pues no parece... ― Se mofa Larissa retirando su brazo de la mano de Oleg ― A ver Oleg, creo que ya ha sido bastante tiempo el que has tenido para evaluar las cosas entre tu y yo, bastante tiempo en el que he tenido que soportar tus desprecios, tus malos tratos, tus miradas acusadoras... De todo, ya me cansé, ya me harté, ya no quiero seguir como vamos porque nada bueno saldrá si continuamos por donde quieres ir ― Oleg le mira con interrogación ― y mi pregunta aquí es: ¿lograrás moverte hacia el futuro y dejar el pasado donde corresponde? Yo trato de hacerlo, ¿en verdad lo intentas tú? Soy culpable, lo acepto y asumo las consecuencias de mi error pero contigo siento que no avanzamos nada, ¿qué podemos esperar de ti cuando pasen más años? ― Oleg le mira cabizbajo ― Quizá tiempo es lo que necesitamos para pensar, decidir... ― Larissa está dispuesta marcharse pero Oleg le retiene y tira de ella hacia sí aprisionándole en un abrazo desesperado y necesitado de cariño buscando ser correspondido.
―No te vayas, por favor... ― Susurra apenas audible ― Te quiero, no, te necesito en mi vida y a él también ― admite con la voz quebrada ― no te vayas...
―No lo haré... ― responde Larissa a pensa audible mientras sus manos acarician la espalda de Oleg en medio del abrazo.
―Te prometo a ti y a él... ― Acaricia con cautelosa ternura el vientre abultado de Larissa mientras éste le mira con enternecida emoción ― Qué pondré todo de mi parte para poder ser felices los tres, tú, él y yo... Lo prometo.
Como si el pequeño no nato comprende la plática de los mayores, hace acto de presencia pateando levemente el vientre de su madre donde está posada la mano de Oleg provocando en su madre una ligera contracción de dolor que se muestra en su rostro y en Oleg sorpresa ante tal señal; con ese pequeño pero significativo gesto, Oleg se da cuenta de lo mucho que se está perdiendo al encerrarse en su burbuja de resentimiento que le ha cegado provocando en él sentimientos autodestructivos y negativos, con ese gesto se da cuenta de que quizá, a pesar de las dudas, habrá algo más que le unirá a ese pequeñín o pequeñina y con el paso de los años, descubrirá que el dicho que se cuenta contiene un poco de verdad en sus confusas palabra: "padre no es el que engendra sino el que cría".
― ¿Lo has sentido? ― Pregunta Larissa sujetando su vientre mientras se contrae su rostro con algo de dolor.
―Por supuesto que lo he hecho ― "La vida está llena de momentos que deben ser vividos en su total plenitud... ¿Cuánto me he perdido de esto por mi soberbia y orgullo?", piensa mientras frota de nueva cuenta el vientre de Larissa obteniendo nuevamente una patadita.
Tal y como ha prometido Oleg, después de la importante charla que han tenido con respecto a su futuro como pareja y familia, éste ha puesto de su parte para superar todos los obstáculos que se han interpuesto en su camino decidiendo acudir a terapia aunque sabe muy en su interior que todavía guarda sus dudas y un poco de reservas al respecto del tema que le hacen recordar y no olvidar.
Secretamente ha comenzado a tomar terapia con una reconocida psicóloga, que ha resultado ser una antigua compañera de escuela, quien con sus métodos poco convencionales poco a poco ha ayudado a Oleg a dimitir en la situación con respecto a la infidelidad de su esposa aunque increíblemente, todavía no logra superar la noticia del bebé, quien a estas alturas le falta poco por nacer.

(https://www.youtube.com/watch?v=gwiUbusy54A The Killers – Human)
―Creo que esto ha sido todo por hoy, Oleg… ― La joven castaña permanece pensativa ante lo que ha hablado con su paciente.
―Masha, no creo que esto esté sirviendo de nada… ― Externa Oleg mientras se sienta en el sillón oscuro ― No puedo ver a ese bebé como mío, las dudas todavía me invaden, las pesadillas me atormentan… ― Cubre su rostro con sus manos recargando los codos sobre las rodillas ― Qué irónico, puedo perdonar a una esposa infiel pero no puedo aceptar la posibilidad de que ese bebé sea mío.
―No te atormentes, es normal que puedas pensar así… ― Compadece.
―Es que no, no puedo dejar de pensar en eso, esa criaturita no tiene culpa alguna y yo estoy condenándole por algo que pasó entre Larissa y yo, inaceptable…
―A ver Oleg, ¿puedes definir exactamente qué es lo que más te molesta? ― Oleg le mira sin comprender ― Me refiero, a que no aceptas al bebé porque Larissa te engañó o porque crees y sientes que no es tuyo, tiene que haber algo que te molesté más ― le mira de manera pasiva esperando una respuesta ― porque te recuerdo que Larissa también estuvo íntimamente contigo, las posibilidades se van a medias.
―Pero… Ahh es que, ¿y si no se parece en nada a mí cuando nazca? ― Masha puede ver que el temor de Oleg es que el bebé no sea sangre de su sangre, ese hecho le afecta más que la infidelidad de su esposa y es un punto que tienen que trabajar.
―Mi querido Oleg, ¿amas a Larissa?
―Por supuesto que lo hago ― se siente ofendido ante la pregunta.
― ¿En serio amas a Larissa, hasta el punto de amar cualquier cosa que sea parte de ella? ― El hombre rubio asiente ― Entonces, amarás a ese bebé sin importar nada ― le sonríe confidente sabiendo que el pequeñín o pequeñina será muy afortunado al tener un padre como Oleg pues muy en el fondo y a pesar de todo, Oleg es una excelente persona además adora a los niños ― cuando quieres a un hijo, lo haces por encima de cualquier cosa, sea o no sea sangre de tu sangre, recuerda que padre es quien cría y no quien engendra, olvida las probabilidades por un momento… Cierra los ojos ― Oleg permanece quieto analizando las palabras de Masha ― vamos, cierra los ojos… Ahora imagina que el bebé ya ha nacido, ya han pasado un par de años, llegas a casa después de un largo día de trabajo y lo único que quieres hacer es descansar y te encuentras con un o una pequeñina esperando por ti en la puerta, es rubiecita y esconde sus manos en su espalda, abres la puerta y la encuentras con una sonrisa brillante y su mirada dulce observándote, te es imposible no regresarle la sonrisa, camina hacia ti y tú te colocas a su altura despeinando su cabello pero tienes curiosidad por saber que lleva consigo y que trata de ocultar cuando de pronto, te muestra un hermoso dibujo que se ha esmerado tanto en hacer especialmente para ti, en él aparecen tú, Larissa y el pequeñín o pequeñina tomados de la mano mientras se abraza a tu cuello y te dice con efusiva alegría: “eres el mejor papá del mundo, te quiero mucho…” y de pronto te da un beso en la mejilla ― la narración transporta a Oleg hacia un corto futuro no muy lejano, le parece tan vívido el momento que no puede evitar que unas lágrimas escapen de sus ojos ― y a pesar de todo lo que ha tenido que soportar desde el vientre de su madre, te admira y te quiere porque los bebés siempre presienten todo, hasta cuando no son deseados, es raro pero fascinante cómo es que pueden recordar ese momento crucial incluso mucho después de que nacen.
Oleg se siente el ser más despreciable de la tierra, se da cuenta de cuan injusto ha sido pues se ha perdido la mayor parte del desarrollo del embarazo de Larissa, un momento que tanto ha deseado vivir desde que han comenzado a ser novios, se da cuenta de que la soberbia se ha apoderado de sus acciones haciéndole sentir mejor, pero ¿a qué costo?
―Bueno, Oleg creo que ahora sí ha sido todo el día de hoy ― comienza al ver que el rubio no reacciona, al parecer sus palabras le han hecho reflexionar un poco.
― ¿Eh? Ah sí… ― Oleg despierta de su ensoñación y se levanta comenzando a caminar hacia la salida ― Gracias Masha, gracias por abrir mi cerrada mente.
Se despide y durante el trayecto a casa, la imagen de su hijo o hija expresando su admiración por él le hace sentirse, ¿feliz? Sea como sea, las palabras de Masha le han cambiado la perspectiva de su vida en ese instante, le han hecho darse cuenta de sus errores y casi terminar por aceptar la idea de que el bebé de Larissa es suyo convenciéndose a sí mismo casi por completo de que puede formar una vida y una familia en medio de todo el caos que él mismo ha formado a su alrededor.
Después de ese día, Larissa resiente el cambio en Oleg al encontrarlo más atento y cariñoso no sólo con ella misma, sino también con el bebé pues en ese día hasta se ha ofrecido para acompañarla al médico.
― ¿En serio, quieres venir? ― Pregunta Larissa incrédula tomando su bolso y caminando hacia el auto.
―Por supuesto ― asiente Oleg con nerviosismo.
Oleg se adelanta y le abra la puerta a Larissa para llevarla a la cita rutinaria de chequeo; durante todo el trayecto, ambos permanecen callados y envueltos en un silencio algo incómodo e incluso aún después de llegar al consultorio, donde después de un chequeo rutinario, el médico pasa a Larissa a la cama donde realizará el ultrasonido.
Para Larissa resulta extraño tener a Oleg observando detenidamente todo lo que hace el ginecólogo, para ella es algo normal que sucede cada mes pero ahora con Oleg allí se siente algo cohibida pero ha despertado en ella una inmensa alegría al ver que su esposo sí se preocupa por ella y el bienestar del bebé.
―Muy bien Larissa, vamos el ultrasonido… ― Coloca el helado gel sobre su vientre, lo que le hace saltar y Oleg se acerca a tomar su mano pero Larissa se sobresalta un poco aunque después de unos segundos se relaja poco a poco y ambos dirigen su atención al monitor ― Bien, aquí están sus manitas… Dedos largos y finos, un pianista nato ― comenta sonriendo ― su cabecita, parece que tendrá bastante cabello… Sus piernitas, su rostro ― por primera vez desde que le han hecho un ultrasonido, el bebé deja ver su rostro aunque entre las imágenes oscuras, no se puede detallar mucho, el acto enternece a Oleg hasta el punto de la emoción ― ¿quieren saber qué será? ― Oleg vuelve su mirada a Larissa, quien se encoge de hombros.
―No, mejor que sea sorpresa ― la voz de Oleg se ha entrecortado un poco.
Oleg sujeta la mano de Larissa intentando evitar que sus emociones le delaten aunque todo esto no pasa desapercibido por Larissa, quien está casi dando saltos de alegría al ver que su esposo comienza a interesar e integrarse en lo que respecta a su familia y se siente satisfecha con los avances que ha tenido Oleg tal como lo ha prometido.
***
El tiempo sigue pasando y Larissa casi ha entrado en el séptimo mes de gestación, esa tarde asistirán a la fiesta de beneficencia para la recaudación de fondos y Larissa no puede sentirse más que satisfecha de llegar del brazo de su esposo, el recuerdo de Sergey ya es más que una fea pesadilla pues casi ha dejado de pensar en él en todo ese tiempo ignorando hasta el hecho de que su bebé puede ser suyo pero ya no le importa, ya no si tiene a Oleg.
Aunque el destino se empeña en recordarle su falta pues no hace mucho ha leído la noticia de que Sergey junto a su esposa han recibido a la primogénita de los Katin, una linda bebé pelirroja a quien le han dedicado toda una sección en los periódicos y revistas más importantes del país, evento que le ha causado una pequeña punzada en el estómago y molestias con respecto a Sergey pues a pesar de que ya lo ha creído superado, todavía no se siente capaz de enfrentarle o incluso de volver a verlo.
Pero el destino siempre es tan caprichoso, que cuando menos quieres que suceda algo, más empeñado se vuelve en hacer que todo suceda; al llegar al elegante y enorme salón, Larissa ve con sorpresa e incredulidad al apuesto joven castaño charlando lo más despreocupadamente con su padre y puede sentir una pequeña punzada de dolor en su vientre bajo, el estrés que le causa verle está alterando al bebé, quien siente aquello como una señal de que quizá es momento de nacer, por lo que comienza moverse en movimientos bruscos de aquí para allá.
Oleg siente que su esposa presiona su brazo con fuerza y comienza a encogerse de dolor, al dirigir su mirada hacia ella, puede apreciar que algo no anda bien y lo intuye por su rostro pálido y sudoroso así que se apresura a sacarla del aglomerado salón para llevarla al hospital pero antes de salir, notifica a sus suegros haciendo que Sergey se percate de un no tan insignificante detalle, Larissa se encuentra en el evento y está ¿embarazada? Por un momento, las miradas verdes se cruzan y Sergey puede sentir un pequeño chispazo que le llama y le indica ir hacia Larissa.
―Discúlpennos ― se excusa el señor Afanasiev siguiendo a Oleg.
“¿Está embarazada? No puede ser… Eso significa que… ¿Podrá ser? Sería el hombre más feliz si fuera así, oh por Dios, un hijo, un hijo, ¡MI VARONCITO! Tengo que estar allí para él…” Toma su celular y marca un número bastante conocido para darle indicaciones.
Mientras tanto, Oleg ha llegado al hospital con Larissa, con los nervios a flor de piel al ver a su esposa en aquel estado de completo dolor, teme que el bebé se pierda en un aborto pero se pregunta si aquello puede ser posible a esas alturas del embarazo y es cuando comienza a sentirse culpable por haber perdido valioso tiempo de las etapas del embarazo con lo que ahora considera unas tonterías.
― ¿Qué sucede, doctor? ― Se acerca Oleg al ver salir al ginecólogo que lleva al historial de Larissa.
―Me temo que el bebé se ha adelantado.
―Pero, ¿Cómo puede ser posible?
―A veces es algo normal, hay algunos casos en que las circunstancias o situaciones a las que se expone la madre provocan que el feto entienda que es momento de nacer aunque le falte tiempo, y en este caso, su hijo ya quiere conocerlos ― palmea la espalda del sorprendido Oleg ― aunque me temo que debemos actuar rápido porque el feto viene con el cordón umbilical al cuello y tenemos que evitar que se asfixie, ¿quiere entrar a acompañar a su esposa para el parto?

(https://www.youtube.com/watch?v=d4O0lqxjxx8 "Believe" by Dima Bilan (R&B Violin Version)
Con una expresión estupefacta, Oleg sigue las órdenes del galeno y entra en la sala de preparación para desinfectar su cuerpo y colocarse el atuendo adecuado, llevando consigo hasta la más mínima gota de nerviosismo en su cuerpo al ser padre primerizo. Con las prisas del parto adelantado, ha olvidado una pequeña petición que le ha hecho a su amigo ginecólogo que atiende a Larissa.
―Bien Oleg, ahora es momento de comenzar… Esto puede tardar más de lo que parece así que te pido paciencia y fortaleza, debes estar preparado para cualquier cosa que pueda suceder ― advierte mientras Oleg suelta en un pesado suspiro todo el aire que contiene en sus pulmones y se mentaliza fuerte.
Al entrar puede ver a Larissa recostada en una extraña cama, ambas piernas apoyadas en unos aparatos que le hacen mantenerlas completamente abiertas cubiertas por una ligera manta azul pero dejando a la vista su parte intima que ahora está más que expuesta y preparándose para la llegada del bebé; el médico le coloca al lado de su esposa indicándole qué hacer mientras hace lo mismo con la asustada y primeriza madre.
―Larissa, perdóname por todo lo que hice… ― Murmura Oleg con voz temblorosa y asustada en medio de la agitación.
―No ten… Ahhh… Nada… Que… Ahhh ― Presiona con fuerza la mano de su esposo ― Perdonar… Ambos… Cometimos errores… ― La mitad de su torso se eleva mientras continua pujando ― Gracias por… Ahhh… Estar conmigo ― su cuerpo cae pesado a la cama.
―No, gracias por dejarme estar contigo y mi hijo… ― Susurra y Larissa siente un vuelco en su corazón pues ahora siente que el cambio en Oleg es sincero y comienza a aceptar como propio a pesar de la gran incertidumbre y dudas que debe sentir.
―Larissa, necesito que pujes ― pide desde el otro lado de la manta el médico ― este bebé es fuerte pero necesita tu ayuda, no puede solo ― observa y aunque Larissa comienza a cansarse y pierde fuerza, a pesar de que pone todo su esfuerzo en hacer las indicaciones que le dice el médico siente que no puede más ― Me temo que tendremos que operar ― comenta dando las órdenes para preparar el quirófano.
―Igor… ― Le detiene Oleg por el brazo cuando el médico está por salir ― ¿Por qué tienes que operar?
―El bebé se está cansando como Larissa, si no actuamos pronto se enredará más en el cordón umbilical y complicará más las cosas o quizá el líquido amniótico se introduzca en sus pulmones, y no creo que a su edad pueda soportar eso ― sabe que tiene que poner las cartas sobre la mesa y decir todo tan crudamente para que no le cuestionen pues tiempo es lo que no tienen ― sino lo hago, los pierdes a los dos ― resume en pocas palabras.
―Pero… ― Oleg permanece agitado por la alarmante situación, mira indeciso hacia la mesa donde está Larissa sufriendo y gritando agitada debido al dolor, su mirada viaja de su esposa al médico y viceversa.
―Antes… De ir… Al quirófano… Qui… Quiero… Intentarlo una vez más… ― suena la voz agitada de Larissa ― Una…Vez…Más ― el médico le mira sorprendido pero dirige su mirada hacia Oleg, esperando respuesta.
―Larissa, no podrás soportarlo…
―Una…Vez… Sólo…Sólo una…Vez más ― suplica.
Un par de horas después, ya casi desfallecida, Larissa puede escuchar al médico articular “está aquí…”, sonríe al igual que Oleg, quien le besa la mano y la sudorosa frente; lágrimas de felicidad resbalan por las mejillas de ambos padres pero se alarman cuando el médico se lleva al bebé fuera del alcance de su vista y les parece extraño no escuchar el llanto; Oleg se acerca sólo para ser detenido por una de las enfermeras que han asistido el parto.
―Oleg… ― Larissa se recarga sobre ambos codos para elevarse y poder ver qué sucede pero las siluetas se lo impiden, Oleg empuña las manos pues siente que es un castigo divino al maldecir y renegar en algún momento el embarazo de Larissa.
―Larissa…
El alma les regresa al cuerpo cuando se escucha el ligero llanto del bebé que poco a poco comienza a cobrar fuerza llorando a todo pulmón, lentamente Oleg se acerca hasta la mesa donde han colocado al bebé para examinarlo, puede detallar la pequeña pero algo rolliza silueta del pequeño ser y se da cuenta de que es una niña, su cabecita está completamente cubierta de mechones rubios como su esposa, sus ojos permanecen cerrados mientras llora con fuerza empuñando y temblando, buscando el calor materno que no encuentra por ningún lugar; Oleg se acerca con sumo cuidado y se quita el guante de látex derribando la única barrera que le impide sentir su delicada piel, corre el dedo índice a lo largo de su piernita hasta llegar a su vientrecito pero al hacer el recorrido desde su brazo hasta su pequeña manita, algo extraordinario sucede, la pequeña toma y presiona su dedo con la poca fuerza que posee cesando su llanto también en el acto mientras parece sonreírle en una extraña pero tierna mueca.
Oleg siente que su corazón estallará de emoción y lágrimas de felicidad ruedan por sus mejillas sin que lo pueda evitar sintiéndose afortunado de poder compartir una escena tan maravillosa que la vida y Larissa le han regalado, ahora las dudas que le han irrumpido casi han sido borradas por completo con tan tierno acto pero la culpa es lo que comenzará a irrumpir en él hasta el día de su muerte.
***
―Ya nació… ― Murmura una voz masculina al otro lado del teléfono.
― ¿Y qué fue? ― Pregunta emocionado Sergey desde la oscuridad de su despacho pues desde que ha regresado del evento, se ha encerrado para evitar que lean sus emociones.
―Me parece que hay algo que tiene que saber…― Comienza a resumir toda la información que ha recopilado ― Es una niña pero no como cualquier otra, la bebé es especial ― murmura observando la incubadora donde permanece la bebé conectada a todo tipo de aparatos para la supervisión médica.
― ¿Qué me estás tratando de decir? ― Pregunta contrariado al saber que ha sido una niña.
―Tendrá dos hijos en uno ― sonríe algo de incredulidad.
Al escuchar aquello, Sergey ve en ello la oportunidad de poder tener al tan esperado heredero que ha deseado tanto y a pesar de que su vigilante le ha explicado lo más que puede la situación sobre la bebé, Sergey ya ha mentalizado a la pequeña como su hijo sin importarle su condición y ahora está pensando en cómo hacer para recuperar a Larissa para tener a su “hijo” con él.
***
La poca felicidad que ha conseguido el matrimonio Volkova, se ha visto opacada con los problemas de salud que le comienzan a aquejar además de la grave intervención quirúrgica que ha sufrido la pequeña Julia, como han decidido bautizarle, además de la terrible noticia que el médico ha dado a Larissa pues el parto ha causado grandes estrago en su útero provocando con ello, el impedimento de más embarazos negándoles la oportunidad de ser nuevamente papás pues sería muy riesgoso para Larissa y podría costarle la vida.
―Oleg, necesito hablar contigo ― su amigo le guía hasta su oficina.
―Tú dirás, Igor ― toma asiento en la silla que le ofrece.
―Hice lo que me pediste, tardaron algunos días porque sabes que esto se lleva su tiempo además no es muy fácil per aquí tienes los resultados… ― El médico coloca un sobre frente a él en el escritorio.
― ¿Qué es esto? ― Oleg arquea una ceja contrariado, no comprende a lo que se refiere.
― ¿Recuerdas que me habías pedido unos exámenes de una prueba de ADN? Pues helos allí, creo que ahora podrás salir de dudas ― las palabras, ciertas de su amigo, son como un golpe en el estómago y hacen que se quede sin aire para respirar pues ha olvidado su petición ― ¿Qué sucede?
―No necesito saber lo que ya sé, Julia es mi hija y nada me hará dudar de ello ― toma el sobre con la intención de romperlo pero algo en su interior le detiene, Igor le mira dudoso pues al principio cuando se lo ha pedido ha detectado tanta determinación en su voz y ahora parece un niño que no puede decidir cuál caramelo escoger.
―Me parece lo más correcto, quizá deberías romper el sobre ― sugiere Igor.
―Lo haré, cuando llegue a casa ― toma el sobre de papel y lo guarda en el bolsillo interior de su saco ― gracias de todas formas ― se levanta y estira su mano para despedirse pues hoy mismo es el día en que lleva a su esposa e hija a casa.
Oleg está completamente feliz de llevar en brazos a su pequeña pues ante todo se ha mostrado como la guerrera que es al enfrentarse a los problemas que le han aquejado aun en contra de todo pronóstico pero su felicidad se ve empañada con el contenido de su saco.
― ¿Por qué no puedo destruirte? Estoy tan seguro del resultado ― pregunta a la nada una vez que está en su despacho ― un día de estos, lo haré… Claro que lo haré… ― Sentencia estrujando el sobre y apartándolo de su vista.
*** *** *** Fin de flashback *** *** ***

―A pesar de todo, eres mi hija lo diga o no un m***to papel ― sentencia Oleg mientras se encamina hacia la puerta del baño para hablar con Larissa.

***
(https://www.youtube.com/watch?v=k1-TrAvp_xs Mozart – Lacrimosa)
Mientras Julia camina feliz hacia el despacho de su padre imaginando la cara de sorpresa de Lena cuando le pida matrimonio esa misma noche aunque no imagina que el curso de su historia de amor cambiará de manera drástica en ese mismo instante en que cruce por la puerta del despacho; palpa la cajita de terciopelo azul que le ha acompañado desde que ha comprado el anillo y su sonrisa se ensancha.
―Pronto, mi amor… Serás la señora de Volkova ― muerde sus labios conteniendo una sonrisa enamorada ― A ver, ¿Dónde dijo papá que estaban esos documentos? ― Observa el desorden que tiene su padre en el escritorio y se detiene al ver su nombre en una carpeta amarilla ― Creo que está es…
Con regocijo y entusiasmo, toma la carpeta pero ésta cae resbalando de sus manos y esparciendo todo su contenido sobre el alfombrado suelo mientras Julia maldice mentalmente y se apresura a recoger los documentos hasta dar con un amarillento sobre que se supone debe ser blanco.
― ¿Resultados? ¿Prueba de paternidad? No está abierto… ― Rasga un extremo y saca la hoja que contiene mientras la desdobla con cuidado de no romperla por la fragilidad de su textura ― De acuerdo con las pruebas realizadas para el conteo de las cadenas de ADN…Bla bla bla… Podemos concluir que no se comparte ningún tipo de gen, dando como concluyente que usted NO es el padre del bebé no obstante, las pruebas dan constancia de que la madre SI comparte cadenas de ADN… ¿Qué? ― Sus ojos parecen salirse de sus órbitas al leer los nombres que aparecen en el papel, pues de manera resaltada aparecen los nombres de su padre OLEG VOLKOV y LARISSA VOLKOVA ― No, esto no puede… No, no está pasando ― siente una punzada en el corazón pero más que de manera física, el dolor es emocional al descubrir de tal manera la cruel y triste verdad, le hace falta el aire mientras se sujeta del escritorio para no caer, presiona con fuerza la madera al sentir que la ira comienza a correr por sus venas, tiene que saber la verdad aunque le duela, sale de manera apresurada olvidando por completo los documentos que ha ido a buscar y sube las escaleras brincando de dos escalones para llegar más rápido a la habitación de madre.
―Dime, ¿qué significa esto? ― Julia gira a su padre mientras está tocando la puerta del baño.
―Julia, ¿Qué te sucede? ¿Por qué me hablas así? ¿Te sientes bien? ― Cuestiona preocupado al verle agitada.
―Sucede que quiero saber qué significa esto… ― Le arroja el pape amarillento a la cara y mientras Oleg no lee ávidamente, no sabe qué decir o hacer ― Espero una respuesta… ¡Y la quiero ahora!

Todos quieren que me aleje de él
que es de lo peor
y no me quiere bien...
Dicen que me envuelve el cerebro
con el fin de enredarse en mi cuerpo...
debo confesar que cuando él me besa
el mundo da vueltas dentro de mi cabeza,
cierro los ojos y siento su aliento,
mi sangre quema cualquier pensamiento.
Y le creo, le creo, le creo…
le creo cuando dice te quiero
le creo que su amor será eterno
le creo que es el hombre más bueno
le creo que la luna es de queso
y si el me diera otro beso
que más da si me miente, yo le creo.

Con los ojos cerrados iré tras de él
con los ojos cerrados siempre lo amaré
con los ojos cerrados yo confío en él
con los ojos cerrados yo le quiero creer
con los ojos cerrados iré tras de él
con los ojos cerrados siempre lo amaré
con los ojos cerrados yo confío en él
con los ojos cerrados yo le quiero creer
le voy a creer.
Ellos dicen que yo no puedo ver
que el amor me ciega
cuando estoy con él...
no me fijo que no tiene dinero
dicen que él es malo y que yo soy su juego...
debo confesar que cuando él me besa
el mundo da vueltas dentro de mi cabeza,
cierro los ojos y siento su aliento,
mi sangre quema cualquier pensamiento.
Y le creo, le creo, le creo...
le creo cuando dice te quiero
le creo que su amor será eterno
le creo que es el hombre más bueno
le creo que la luna es de queso
y si él me diera otro beso
qué más da si me miente, yo le creo.
Con los ojos cerrados iré tras de él
con los ojos cerrados siempre lo amaré
con los ojos cerrados yo confío en él
con los ojos cerrados yo le quiero creer
con los ojos cerrados iré tras de él
con los ojos cerrados siempre lo amaré
con los ojos cerrados yo confío en él
con los ojos cerrados yo le quiero creer
le voy a creer.
Con los ojos cerrados
con los ojos cerrados...


La persona que te engaña una vez te engañara toda la vida no lo hará como la primera vez pero te engañara de distintas maneras diga lo que diga...
rosa del carmen gonzalez sanchez

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Admin el Dom Ago 30, 2015 11:51 pm

Capítulo 12 No querías lastimarme… Me querías matar


Ajá, que no quieres lastimarme…
Ajá, que no era tu intensión…
Que jamás imaginaste, que llegaríamos hasta hoy
Que es mejor terminar todo, para que no sufra tu amor.
Lo hubieras pensado cuando me miraste con esa sonrisa que me hizo temblar
Y antes de decir la frase que me hizo sentir que yo era algo especial…
Antes de que con tu suéter quitaras el frió de mi soledad
Antes de robarme un beso y encender mi cuerpo y no poder parar.

No querías lastimarme…
No querías lastimarme…
¡Me querías matar!
Dices que me vaya ahora,
que aún estoy a tiempo que puedo escapar…

Que vas a soltar mi mano para que yo corra hacia mi libertad
Dime quien te dio el derecho de tomarte a pecho el quererme salvar
No puedes hacer más daño y sí estoy contigo es que yo quiero estar.
No querías lastimarme…
No querías lastimarme…
¡Me querías matar!

Ajá, que no es porque no me quieras…
Ajá, que merezco algo mejor…
Y prefieres irte antes, de romperme el corazón.

Lo hubieras pensado cuando me atrapaste en las cuatro paredes de tu habitación
Cuando bajaste mis defensas y me hiciste frágil con esa canción
Antes de cerrar la puerta y dejarme nerviosa y sin respiración
Antes de entrar en mis sueños y cambiar mí rumbo hacia tu dirección.

No querías lastimarme…
No querías lastimarme…
¡Me querías matar!
Dices que me vaya ahora,
que aún estoy a tiempo que puedo escapar…

Que vas a soltar mi mano para que yo corra hacia mi libertad
Dime quien te dio el derecho de tomarte a pecho el quererme salvar
No puedes hacer más daño y sí estoy contigo es que yo quiero estar.
No querías lastimarme…

¡Ay! No querías lastimarme…
¡Me querías matar!
No querías lastimarme…
No querías lastimarme…
¡Me querías matar!


(https://www.youtube.com/watch?v=Sy2o6dzE9w8 Alice - Cocteau twins NA: me encantó esta canción y la película siento que va con las emociones que tiene Julia en ese momento, ira, decepción, miedo, angustia)
Duele su engaño, duele su traición, duele q solo jugara con mis sentimientos, pero lo q más me duele es que a pesar de tal engaño, aun la amo
Cesdbzaf


Julia sólo puede sentir la fría brisa en su rostro mientras camina, parece desorientada aunque más bien luce como una drogadicta en plena crisis, se tambalea a cada paso mientras la opresión en su pecho crece y a pesar de que sabe de lo que se trata, el dolor es más emocional que físico pues ha sido víctima de una traición por parte de las personas más especiales para ella.
―Cuidado, jovencita… ― Comenta un hombre en traje mientras camina cubriéndose con unas hojas de periódico intentando alejarse de la lluvia o más bien tormenta que está por caer en unos momentos más.
―Perdone ― se disculpa de manera ausente y un poco sofocada, la cabeza le está dando vueltas y se siente tan cansada, las lágrimas ya fluyen como dos cascadas por sus mejillas confundiéndose con las gotas que empapan su rostro, cabello y cuerpo mientras continua caminando hasta que una pequeña punzada de dolor le hace paralizarse.
Aprieta los puños con fuerza comenzando a correr dejando que el llanto le invada intentando sacar con ello el dolor que siente hasta que algo le hace detenerse; con respiración agitada, recarga las palmas de sus manos en sus rodillas mientras que intenta recuperar el aliento y levanta la mirada hacia el enorme edificio adoquinado frente a sí, es una iglesia.
Es hasta ese momento en que se da cuenta de se siente cansada, más cansada de los normal debe añadir, sabe que debe tomar su medicamento en la hora exacta si no quiere tener alguna secuela de su padecimiento pero lo ha dejado en el departamento con Lena, quien por ahora es la persona que menos quiere ver en ese momento por lo que ignora las claras señales que algo malo está por ocurrirle.
A paso lento camina hacia el interior del solitario y pacífico edificio, mirando hacia todas partes los acabados e imágenes que se muestran en las paredes, todas ellas relacionadas con seres angelicales y personajes que tienen que ver con la religión hasta detenerse con una pintara que llama su atención, se trata de un par de querubines que revolotean sobre una pareja de creyentes con diferentes vestimentas que se sostienen las manos.
― ¿Por qué tenías que hacer esto? ¿Qué ganas con vernos sufrir de esta forma? ¿Estás ahí? ― Murmura Julia apenas audible preguntando a la nada como si ésta le respondiese.
Su mirada azulina se pierde en un punto en el infinito, su mente es un caos completo desde que ha obtenido las respuestas que ha solicitado pero todo habría sido diferente si sus padres no le ocultasen toda esa parte de la historia que jamás ha debido saber, ¿Qué hacer ahora? ¿Ignorar todo o seguir adelante con lo que su mente ha planeado?
Toma sus cabellos cortos mojados mientras busca asiento en una de las bancas de la iglesia mientras más ira siente, más empuña ambas manos y presiona sus ojos tratando de que sus recuerdos recientes, de alguna manera, desaparezcan; sabe que será difícil pero no imposible aunque la parte realmente será enfrentar a Lena a partir de ahora a pesar de que no hace unos minutos la ha dejado atrás cuando le ha dejado con la palabra en la boca al confrontarla.
― ¿Por qué las personas que más amas son las que más daño terminan haciéndote? ― Pregunta a la nada restregando sus manos en su rostro.

***   ***   ***   Flashback   ***   ***   ***
Las pupilas azulinas con un ligero toque de verde se han encendido como dos pequeñas llamas haciendo que por momentos sus ojos se vean casi dorados, Oleg no puede sostener la penetrante mirada que su hija le lanza recriminándole la mentira, se siente culpable pues si hubiese destruido ese ma***** sobre en color más ambarino que blanco, nada de eso estuviese pasando en ese momento y se recrimina por ello, por un momento su garganta se queda seca y no puede pronunciar palabra alguna mientras mira fijamente a su hija, en su vida le ha visto así de molesta y enfadada pero sobre todo dolida y decepcionada pues su confianza ha sido defraudada y quebrada.
Julia por su parte, contiene las enormes ganas de soltarse a llorar como la niña pequeña que corría a los brazos de mamá y papá cuando niña para aliviar sus inseguridades y miedos pues el objeto de su adoración y anclaje es lo mismo que le hunde hacia el oscuro abismo en el cual va de picada así que aplica una enorme presión en su mandíbula, es asombroso que sus dientes todavía no se quiebren y caigan a pedazos pues podría romper una nuez en ese instante.
―Estoy esperando… ― Por un momento la mirada evasiva de su padre se engancha con la de ella envueltas en un halo comprensivo y tierno, padre e hija intentando solucionar el problema.
La mente de Oleg trabaja a mil como cuando no hay nada que reparar porque todo se ha perdido en ese instante desde que no ha podido romper ese sobre  y mientras Julia le mira con expectación no puede evitar sentir una punzada como daga clavándose en su pecho hiriendo la parte más cerca de su corazón, la presión en su caja torácica aumenta de sobre manera en ese músculo esencial provocando que su pulso se dispare hacia el límite mientras intenta contener el inminente dolor que le comienza a aquejar por lo que de manera disimulada sostiene su pecho de vez en cuando aunque sabe que necesita su medicamento para calmar los síntomas de la parálisis que le afligen y evitar las molestias de los ataques que a veces es víctima.
―Julia… El sobre… ― Las palabras continúan ahogas en la garganta seca de Oleg, su mente en blanco no es de mucha utilidad pero si Larissa estuviese con él, quizá podría hacer frente por lo que pasa una mano por su espeso cabello rubio, un gesto nervioso muy visible en él ― No le veo mayor importancia a seguir negando lo visible e inevitable, ese sobre… Los resultados, son más que claro como te puedes dar cuenta pero a mi no me importa lo que diga ese simple papel, tu eres mi hija, sea o no de sangre… Yo te críe, eres parte de mi ser desde el momento en el que te tomé entre mis brazos ― se sincera Oleg puesto que es la verdad absoluta, desde que ha tenido su primer contacto con ese pequeño ser que ha llegado a ser su pequeña Julia, es SU hija y nada ni nadie lo cambiará.
―Jajaja ― Suelta una risa irónica e hiriente Julia producto del dolor que guarda en su interior y sin medir las palabras de una persona alterada por una situación, no es consciente de que algunas veces por impulso cometemos el error de decir aquello de lo cual podemos arrepentirnos en algún momento de nuestra vida porque las palabras pueden ser perdonadas pero jamás olvidadas y tarde se dará cuenta ― no me hagas reír papá, te pido una explicación y me sales con ese cuento infantil que no me creo… ¡Quiero la verdad! ― Exige y tanto padre como hija se dan cuenta de que la puerta del baño frente a ellos se abre de manera tímida mostrando a una devastada y destrozada Larissa con ojos llorosos ― Ah pero miren que bien, ha llegado quien puede decirme la verdad… ― Julia dirige una mirada entre molesta y decepcionada ― La ramera de mi ma… ― Las palabras se quedan a medias debido a que una mano impactando con su mejilla le hace girar el rostro 90° hacia derecha obligándola a sujetar el lugar afectado mirando incrédula a quien le ha propinado semejante golpe.
Ha sido Larissa, quien lastimada por las palabras crueles de su hija solo ha atinado a callarlas pero más que taladrar sus oídos, se han ido directo hasta su corazón de madre aunque no puede culpar a Julia por estar fuera de sí, no cuando se ha enterado así de la verdad que ella misma se empeñado en ocultar por mucho tiempo y que ha explotado como mina frente a su rostro.
―Julia, por favor…― Intenta conciliar Oleg en medio de la tensa sala.
―No me vuelvas a llamar así… ― Pide Larissa sujetando su mano como si le ardiese aunque le duele por el impacto pero le duelen más la palabras dichas.
― ¿Así cómo? ― Reta Julia mordiendo su labio inferior tratando de reprimir las palabras que vienen a su mente consciente ya de que su forma de actuar no es la correcta ― Madre… ― La palabra titubea un poco.
―Todo tiene su explicación y porqué decidimos ocultarte todo, no queríamos verte sufrir… Eres lo más preciado para nosotros, te amamos… ― Comienza Larissa sin saber cómo es que le han salido las palabras  ― A veces se hacen locuras, por amor ― cita a cierto personaje de la película de Disney, Meg de Hércules.
―Pero hay de locuras a locuras, ¿no pensaron que algún día, podría averiguarlo? ― La tranquilidad que su madre aparenta desespera a Julia de sobre manera ― ¿no pensaste que algún día lo sabría por alguien más?
― ¡Jamás lo hubiera permitido! ― Exclama Larissa.
(https://www.youtube.com/watch?v=BMHO9Piq19I When last angel falls NA: y que decir de ésta también me encantó)
―La verdad nos hace libres y tú eras prisionera de tu propio secreto desde hace mucho tiempo ― su mente comienza a conjeturar las acciones nerviosas y preventivas de su madre cada vez que salían a la calle, ahora entiende porqué se alteró tanto cuando ha visto a su amigo Dante o ¿Sergey? Aquella vez que se han encontrado en el parque ― ahora lo entiendo todo, TODO… ― Los ojos de Larissa no se pueden abrir más pero si pudiesen, serían un par de platos enormes pues ahora será Oleg quien también se entere de más secretos ― Ahora entiendo MUY bien tu paranoia, siempre vigilante para que no llegara él… ― Oleg frunce el ceño desviando su mirada hacia su callada esposa.
― ¿Quién? ― Interviene Oleg de manera inquisitiva.
―Él… ― Julia cae en cuenta de un dato que pasa por alto, si Sergey es el mismo Dante en persona y es muy parecido al padre de su novia, entonces… ¿Sergey Katin es su padre? Entonces, ¿eso haría de Lena su media hermana? La mirada se le nubla ante tal pensamiento mientras su cuerpo se estremece con terror y el temor de que tal pensamiento sea verdad por lo que, a pesar del miedo, se atreve a preguntar ― ¿Quién es? ― Larissa intenta disimular que ha escuchado la pregunta ― ¿Quién es mi padre? ¿¡Quién es mi padre!? ― Exige rugiendo y levantando la voz.
―Él… Él no es la mejor persona del mundo, no quieres saberlo ― Larissa desvía la mirada verde azulina y penetrante de su hija, quien con ese gesto se parece indudablemente a Sergey sin poder negarlo, le aterra pensar que ha heredado algo de ese ser tan despreciable ― no quieres saberlo, hay cosas que no sabes sobre como pasaron las cosas ― susurra Larissa con la voz queda buscando alguna alternativa de escape pero se ve interceptada por la mano de Julia sujetando su brazo y devolviéndola a su lugar aunque la mano de Oleg interviene para disminuir la presión aplicada por su hija.
―Me has ocultado esto por más de diecisiete años, y ahora que la verdad está saliendo a la luz te empeñas en seguir ocultando tus secretos, por una vez en tu vida enfrenta a tus demonios y mentiras y se sincera ― le exige comenzando a ponerse molesta ― ¡habla de una vez¡ ¿¡O quieres que te saque las palabras a golpes!? ― Amenaza Julia comenzando a perder la paciencia y mostrando una faceta violenta nunca antes vista en la siempre jovial y sonriente personalidad de la joven.
―Sergey, Sergey… Katin ― al escuchar el apellido Katin salir de la boca de su madre, el mundo se derrumba ante sus hombros y el agua más fría de los polos cae encima de ella como si de un cubetazo se trata, quedándose sin palabras y de manera estática como lo está su padre viendo de manera incrédula a su esposa ― Sergey Katin es tu padre ― repone tomando un suspiro resignado ― y eso convierte a Lena en tu media hermana, ¿ahora entiendes por qué no quería que te casaras con ella? ¿Ahora me entiendes? ― Agrega destrozada ― Y Lena lo sabe… ― Añade pensando que esto detendrá los planes de boda de su hija pues si cae, no caerá sola y se llevará a Lena consigo aunque pronto se arrepentirá de haber revelado aquella verdad.
Sergey Katin es su padre biológico y por ende, comparte algo de sus genes en su cuerpo al igual que lo hace Lena y además lo sabe pero no le ha dicho nada, su mundo perfecto se cae a pedazos arrancando su felicidad trozo por trozo llevándosela por el desagüe sin que pueda hacer nada; siente náuseas en ese momento pero lo que realmente le aqueja es la repugnancia de sí misma por ignorar la verdad y haberse acostado con su hermana, bueno técnicamente media hermana pero ese pequeño detalle no borra que ha compartido intimidad y lecho con Lena.
Quiere morir en ese momento aunque no sabe que quizá eso sea posible puesto que no ha tomado su medicamento y las revelaciones cada vez le aceleran más hacia un ataque que se empeña en intentar controlar y ocultar a pesar de su rostro pálido y sudoroso.
Su cuerpo tiembla impotente buscando desquitar con algo su frustración y enojo por lo que sólo atina a golpear el tocado que está cerca de ella llevándose de paso el espejo y con tan mala suerte, una de las astillas filosas le ha cortado la parte posterior de la mano provocando una herida bastante profunda que requerirá suturas de manera inmediata si quiere para la pequeña hemorragia.
―Julia… ― Murmuran tanto Oleg como Larissa al mismo tiempo.
Sus padres al ver la reacción, intentan acercarse a ella para evaluar la herida pero antes de que lleguen a ella en un par de zancadas, Julia sale corriendo de la habitación lo más rápido que sus piernas se lo permiten cerrando la puerta principal con bastante fuerza pero no puede continuar corriendo porque un ligero mareo le detiene, acaricia su frente con su mano lastimada y algunas gotas de sangre salpican su frente manchando su frente y camisa en el acto; recarga su cuerpo en la puerta deslizándose hacia abajo lentamente hasta quedar sentada en el fino piso de baldosas, flexiona sus rodillas y recarga sus brazos en ellas ocultando su rostro en el cobijo que le dan mientras se abraza a sí misma buscando consuelo, lágrimas fluyen libremente por su rostro y mejillas intentando afrontar la verdad ahora que la sabe, ¿Qué pasará con ella y con Lena?
Un pensamiento oscuro inunda su mente y endureciendo la mirada, se limpia los rastros de llanto impotente y se dirige hacia la salida de la casa de sus padres, tiene una confrontación que hacer aunque hay algo que le causa ardor, en el bolsillo derecho de su pantalón lleva consigo la cajita de terciopelo con el anillo de compromiso puesto que desde que lo ha comprado, siempre lo lleva consigo buscando el momento adecuado para hacer su proposición.
Pero ahora que ha pasado esto, ¿Qué pasará con Lena y con ella? Siente que debe hablar con ella al respecto pero no se siente lo suficientemente fuerte para afrontar lo que se viene después aunque su ser impulsivo gana y le dice que la tiene que confrontar, si lo sabía ha tenido que estar preparada para aquello aunque lo que le intriga es el por qué si lo ha sabido todo el tiempo, no ha detenido las cosas para que no avanzaran a un plano más íntimo sabiendo los riesgos a los que se enfrentan… Necesita una explicación urgente así que sale disparada como resorte hacia el departamento que comparte con Lena.
Mientras tanto la pelirroja ya un poco más calmada se dirige acompañada de Nastya hacia el departamento sin saber lo que se le viene encima, su venganza ha comenzado a revertirse y viene directo hacia ella como un boomerang a toda velocidad para estamparse en su rostro como una fría bola de nieve.
***   ***   ***   Fin de Flashback   ***   ***   ***
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Grd el Lun Ago 31, 2015 8:37 pm

Genial ya esta como lo dejaste en el viejo foro bounce Soy una d tus lectoras xd. xfis no demores con la conti!! Me intriga saber q pasara cuando yulia le reclame a lena y ojala no le pase nada al bb x los inpulsos a raiz de esa discusion cheers Arrow
avatar
Grd

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Kano chan el Jue Sep 03, 2015 12:20 am

por favor quiero conti ya la voy esperando desde el otro foro !!!!!
avatar
Kano chan

Mensajes : 273
Fecha de inscripción : 08/05/2015
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por andyvolkatin el Mar Sep 08, 2015 9:38 pm

Hola Very Happy
esto esta increíble
espero que siga pronto a continuación quero saber si Lena le dirá a Yulia que esta embarazada
o ella atacara diciendo que porque no le conto la verdad
espero leer la continuación pronto
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 417
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Alexia29 el Mar Sep 08, 2015 10:10 pm

Ya contiii!!!! porfaaaaa!!!!! ya quiero saber que pasara, ya se que me pidieron paciencia pero esta historia esta de lujo, ojala y puedas darte un time =)
avatar
Alexia29

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 14/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por andyvolkatin el Vie Sep 25, 2015 4:59 pm

Hola Very Happy
espero pronto la continuación affraid
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 417
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por montsejade0847@gmail.com el Mar Oct 06, 2015 11:27 pm

Esta muy bueno espero y sigas la conti

montsejade0847@gmail.com

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 04/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ENGÁÑANDOTE

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.