Honor bajo Asedio

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Honor bajo Asedio

Mensaje por Anonymus el Vie Ago 14, 2015 4:36 pm

Capítulo Uno


Lunes, 8 de octubre


Julia Volkova caminó a lo largo de la orilla del océano poco después del amanecer, mirando el cielo a través de una paleta de colores que aún no había sido plasmada en el lienzo. Por suerte, ella no era paisajista, porque temía que estaría condenada a una eternidad de frustración y decepción. Su vida tenía más que suficiente desafío, ya que era, sobre todo ahora, menos de un mes después de los ataques terroristas en Nueva York y Washington, DC. Menos de un mes después de que cuatro hombres a los que nunca había conocido habían intentado matarla. Deslizando sus manos en los bolsillos de su cazadora azul marino, Julia se abrigo a la sombra de una alta duna, azotada por el viento y dejar que la brisa fría del mar y la fuerza del poder de la naturaleza expulsara la persistente melancolía. Aire fresco, salado llenaba su pecho, y por un instante, sintió sólo la promesa de una nueva temporada y la satisfacción interior de estar enamorada. A pesar del horror del mes pasado, ella había pasado una de las mejores semanas que podía recordar en reclusión en Whitley Island. Al menos dos agentes del Servicio Secreto le seguían a todas partes que estuviera en la remota isla y poco poblada en la costa de Massachusetts, pero ella estaba fuera de la vista del público y casi a solas con su amante. Ella apreciaba esta rara privacidad y temía que el placer estaba a punto de cambiar. Por mucho que amara la isla, ella no podía simplemente desaparecer. Y después de los acontecimientos de las últimas semanas, descubrió para su sorpresa que ella no quería hacerlo. Toda su vida había buscado el anonimato. Al ser hija de su padre la había obligado a una notoriedad que no había elegido, y que había hecho todo lo posible para escapar de las limitaciones que imponía. Sin embargo, en algún momento del año pasado, esa necesidad salvaje, esa furiosa necesidad de romperla casi había desaparecido. Se preguntó cuánto de ese cambio radical se debía a la mujer que se acercó a ella a la luz del sol. La agente del Servicio Secreto Elena Roberts, anterior jefa de seguridad de Julia y ahora su amante, era unos centímetros más alta que ella, de cabello rojo, delgada y guapa. Su mandíbula era un poco más amplia, la nariz un poco más fuerte, y los huecos debajo de los pómulos un poco mayores que los dictados por la belleza clásica, pero lo que Julia vio cuando miró iba más allá de la belleza. Vio la fuerza y la pasión, y sobre todo, honor.



-Se supone que tienes que estar en la cama -reprendió ella mientras Lena se acercaba. En recuperación.

Lena sonrió.

-La cama estaba fría.
-Maldición, está mucho más frío aquí afuera. -Envolvió sus brazos alrededor del cuello de Lena y la besó, erizando el pelo, rojo ondulado que terminaba justo por debajo de sus hombros. El roce casi casual de boca en boca se volvió inesperadamente más ferviente. Ella le acarició con la lengua a lo largo de la parte interior de los labios de Lena y se adentró más profundamente por un instante antes de enderezarse.
-Menos mal. Sólo se hizo más templado.
-Vamos a ver si podemos llegar hasta agosto. -Lena deslizó un brazo alrededor de la cintura de Julia y debajo de su chaqueta. Acarició su espalda y le acarició el cuello.
-Aunque, es probable que estemos interfiriendo con las temperaturas corporales de Greg y Hara. -Julia se estremeció y se apartó.
-Dios, no puedo creer que me olvidé de ellos. Nunca me olvido de ellos. -Ella miró por encima de su hombro hacia las dunas, donde dos de sus agentes del primer equipo de seguridad estaban con las manos a los lados, mirando hacia fuera hacia el océano como si ella y Lena no estuvieran allí. Por supuesto, que lo habían visto todo mientras continuaban la exploración de la longitud de la playa, el agua y el aire.
-Yo diría que ese lapso es muy buena señal. -Lena apartó un mechón de pelo negro húmedo fuera de la mejilla de Julia y resistió el impulso de besarla de nuevo. Los profundos ojos azules de Julia estaban sin sombras, un hecho poco habitual, y a pesar de que ella se había levantado antes del amanecer, había dormido toda la noche. Eso también era inusual desde el asalto armado a Julia en su penthouse. A Lena le encantaba ver a Julia tan relajada y segura que se olvidó de que estaba siendo vigilada. Desearía que eso no cambiase.
-Cuando tus ojos van del verde gris al verde así -murmuró Julia:- Sé que estás pensando en cosas serias. -Lena sacudió la cabeza.
-No. -Ella tiró de Julia a su costado y comenzó a caminar, manteniendo su brazo alrededor de la cintura de Julia.- Sólo pensando que te amo.
-Eso suena serio. -Metió Julia la mano en el bolsillo trasero de los pantalones vaqueros de Lena y apretó su nalga.- De hecho, es probable que deba hacer algo al respecto lo antes posible.
-Está bien. -Julia se echó a reír.
-Eres muy fácil.
-Pensé que te gustaba de esa manera. -Julia cogió las manos de Lena y volvió a caminar de regreso, moviendo sus brazos unidos perezosamente entre ellas. El viento azotaba su pelo alrededor de su cara y sus mejillas quemadas por el frío. Se sentía maravilloso.
-Me gustas de todas las formas posibles, Comandante. Duro y rápido, lento y suave. De cualquier manera en absoluto.
-Jesús, Julia. Ten corazón. -Lena inclinó la cabeza en dirección a los agentes que seguían a lo largo del perímetro invisible de su zona de protección.- No nos pueden oír, pero van a tener un tiempo duro fingir no darse cuenta si me tiro encima de ti en la playa.
-Pensé que tenías un mejor control de eso -bromeó Julia.
-Yo también, -murmuró Lena oscuramente. Todo lo que ella había pensado que había conocido acerca de ella misma había cambiado abruptamente poco menos de un año antes cuando había sido asignada para proteger a la primera hija de los Estados Unidos. Lena había caído enamorada de ella al primer instante que la había visto, su cabello negro húmedo después de la ducha, los ojos color azul zafiro con chispas de ira, su cuerpo sensual descaradamente seductor. Julia no quería protección, y había hecho todo lo que fuera posible para evitar las restricciones de veinticuatro horas al día de observación. Había sido salvaje y voluntariosa, una hermosa criatura salvaje que desafió ser domada. Lena había luchado contra su deseo, pero al final, ella se había rendido a su corazón.- Ha cambiado todo eso.
-Es curioso -dijo Julia, volviendo al lado de Lena y acurrucándose en ella de nuevo- Yo estaba pensando lo mismo de ti.
-Te amo.
"Te amo. -Julia besó el borde de la mandíbula de Lena- Tu garganta suena mejor. ¿Todavía te duele?
-No, -dijo Lena rápidamente. Su voz se hizo ronca aun cuando habló por más de unos pocos minutos, y la deglución fue un ejercicio de masoquismo. Pero ella no quería recordar a Julia de las lesiones que había sufrido durante un enfrentamiento armado en el que le había prometido que no tomaría parte. De repente, Julia dejó de caminar y se acercó un poco.
-¿Por qué siempre tienes que recurrir a un viejo truco? Sabes que siempre puedo decir cuando estás tratando de protegerme de algo. -Lena hizo una mueca.
-Lo siento. Tienes razón. Necesito más práctica de divulgación.
-Así parece -Suspiró Julia- Supongo que ambas lo hacemos. Es sólo que las mismas cosas que me gustan de ti me hacen volverme loca, también.
-Lo mismo. -Lena se rio y empezó a toser. Le dolía, y ella no lo podía ocultar. Las marcas de dedos en su garganta habían desaparecido, pero los moretones persistían en el interior.- Maldita sea. El aire frío me está fastidiando.
-Te dije que no salieras -replicó Julia.- Maldita sea, Elena. -Ella odiaba cuando Lena se hacía daño. Odiaba sentirse impotente en cualquier circunstancia, pero era peor cuando era Lena y ella no podía hacer nada. Aceleró el paso.- Vamos a entrar. Voy a hacer un poco de té o algo así.
-¿Té? -Carraspeó Lena, tratando desesperadamente de no reírse de nuevo. Julia no pudo ocultar su sonrisa. -Bueno, algo así. -Subieron por las dunas hacia la casa de cristal y madera de varios pisos donde habían estado viviendo en las últimas semanas, los dos agentes del Servicio Secreto a la par detrás de ellas. Julia se tensó al ver a una mujer corriendo a su encuentro.
-Hola, Paula -saludó a su nueva jefa de seguridad. Paula Stark era una mujer atlética de cabello oscuro, ojos oscuros, cercana a su edad. Que había demostrado ser capaz de proteger a Julia en circunstancias extremas más de una vez y Julia confiaba en ella. Más que eso, ella se preocupaba por ella. Ese tipo de afecto probablemente no era sabio, se suponía que ella no debía establecer vínculos personales con sus agentes de seguridad. Pero Julia nunca hizo nada simplemente porque era prudente. Pasaba más tiempo con los cuatro miembros de su primer equipo que con alguien más en su vida, y ella no podía dejar de cuidar de ellos. De todos modos, prefería no ver a Paula en estos momentos. Eso sólo podía significar una cosa. Su breve descanso había llegado a su fin- ¿Qué pasa?
-Su padre quiere hablar con usted. -Paula asintió a Lena.- Comandante.
-Jefa -dijo Lena.


Técnicamente, no era más la comandante, desde que había sido sustituida como jefa de seguridad de Julia por Stark, pero ella no parecía haber conseguido que cualquiera de los agentes dejaran de llamarla así. Quería preguntar si había un problema, pero ella estaba tratando de ser respetuosa de la nueva posición de Stark. Los jefes de seguridad eran prudentes por naturaleza y rara vez compartían información más de lo necesario con nadie, incluyendo los protegidos y sus familias. Especialmente con los protegidos y sus familias. Parte del trabajo de un agente de seguridad era hacer la vida de aquellos que guardaban parecer lo más normal posible bajo la más anormal de las circunstancias.


-¿Mi padre está bien? -preguntó Julia al llegar al porche trasero de la casa.
-No tengo ninguna razón para pensar lo contrario -dijo Stark en su voz oficial.
-Lucinda Washburn puso la llamada. Dijo que no había urgencia, pero el presidente quiere hablar con usted a la brevedad posible.



Julia giro los ojos. A tu conveniencia en lenguaje de Lucinda significaba llama inmediatamente. Lucinda Washburn era jefa de personal del presidente Oleg Volkov, así como su amiga de toda la vida y consejera. Nadie estaba más cerca de él, ni siquiera Julia. Lucinda le había ayudado a ganar la gubernatura de Massachusetts, la vicepresidencia y finalmente la presidencia. Ella era una estadista astuta y lograba mucho más que el funcionamiento del día a día del personal de la Casa Blanca. Si alguien quería que el presidente le escuchara, necesitaban primero pasar por Lucinda Washburn.



-Lucinda quiere algo. -Julia miró a Lena, quien sonrió con tristeza. Lucinda no hace llamadas sociales. Tampoco es secretaria del presidente, lo que significaba que probablemente tenga una agenda propia.- Dame unos minutos para tomar una taza de café, Paula, y luego llamaré de vuelta.
-Estaré en el centro de mando.


Paula mantuvo su voz neutra y el rostro inexpresivo. El centro de mando improvisado era en realidad parte de la primera planta de la casa de huéspedes más pequeña, que estaba asentada entre la casa principal y la playa. Su reducido equipo de seguridad se quedaba allí cuando estaban fuera de turno. En este momento sólo había otros tres agentes con ella, Greg Wozinski, Patrice Hara y Felicia Davis. Había también otro habitante, Renée Savard agente del FBI y su amante, quien se recuperaba de una herida de bala. Ella y Lena habían obtenido sus lesiones durante la misma acción.



-Por favor, llámeme cuando esté lista, y codificaré una línea para usted.



Julia se detuvo con la mano en la manija de la puerta trasera y miró a Paula con curiosidad.


-¿Pasa algo?
-No señora.
-¿Se supone que voy a adivinar por qué de repente suenas como un androide? -Paula sonrió.
-Lo siento. Estaba dormida cuando entró la llamada y no he tenido tiempo para recargar mis baterías. Estoy funcionando con la energía de reserva.
-Ja, ja. Entonces entra a tomar un café. -Paula dio una rápida mirada a Lena, quien señaló que ella les siguiera a la casa.
-Voy a tomar una ducha rápida -dijo Lena, dirigiéndose a la escalera que lleva al segundo piso.
-Quédate abajo. -Julia llevó a Paula a través de la cocina, mientras que Patrice Hara tomó posición junto a la puerta trasera y Greg Wozinski caminó hacia la parte delantera de la casa.- ¿Cómo la lleva Renée? -preguntó casualmente cuando empezó a preparar el café de la mañana.
-Intranquila. -Paula se acomodó en una silla de la mesa de roble rectangular en el centro de la habitación.
-Y que lo digas. -Julia encendió la cafetera automática, puso una olla de agua para el té, y se sentó a su lado.- Renée es como Lena ninguna de las dos es feliz a menos que estén trabajando. -Tocó la muñeca de Paula a la ligera.- Tú debes entender eso. Todas ustedes son iguales, en verdad.


Hubo un tiempo en que el menor contacto de Julia habría hecho sonrojar a Paula. No podía creer que ocho meses habían pasado desde que las pocas horas imprudentes que había pasado en íntima compañía de la primera hija. Ese episodio pudo destruir potencialmente su carrera y aunque lamentó su comportamiento irresponsable, no se arrepentía de los momentos de intimidad que habían compartido. Ahora, parecía que el interludio había ocurrido en otra vida, cuando ella había sido otra mujer. En los escasos meses que habían transcurrido, había visto casi morir a Elena Katina, a Julia escapar de ser asesinada y la nación que el mundo entero había considerado inexpugnable había sido víctima del terrorismo. Ella no se ruborizó.


-Lo entiendo. Pero el médico dijo que necesitaba unos días más antes de que pudiera empezar a caminar y la falta de actividad la está enloqueciendo.



Julia sabía que el problema era más que la simple inactividad. Renée, junto con muchos de la sede en Nueva York del FBI y agentes del Servicio Secreto de campo, habían estado en el World Trade Center en el momento de que las torres habían sido alcanzadas. Había visto de primera mano la devastación y el horror.



-Va a tomar algún tiempo, Paula. Ella se va a curar. -Los ojos de Paula revelaron lo que no podía decir. No lo diría por respeto a la privacidad de su amante.
-Lo sé.
-Ella tiene algo que necesita por encima de todo -dijo Julia con suavidad- Tú.
-Oh, Dios -dijo Paula en voz baja- Espero que sea suficiente. -Ojalá pudiera sentirse segura, pero tenía miedo de que algo en el alma de Renée había sido irreparablemente roto y ni el tiempo ni el amor lo curaría. Julia se levantó.
-Confía en mí, lo es. -Puso una taza de té en un lugar vacío para Lena- Creo que ahora la gente que nos interesa debe ser todo lo que importa.
-Yo... eh... ¿cómo te va? -preguntó Paula mientras Julia vertía el café.



Todo el mundo sabía lo discreta que era Julia y en realidad no era su lugar para hacer preguntas personales. Pero desde el 11 de septiembre el mundo como ellas lo conocían había desaparecido y algunas de las viejas reglas ya no parecían aplicarse. Paula comprendió la necesidad de la visualización de los sujetos protegidos por ella como individuos críticos valiosos, mientras que al mismo tiempo, evitar cualquier tipo de implicación personal, incluso la amistad. Pero todos habían pasado por muchas cosas juntos que la distancia profesional habitual parecía imposible, especialmente cuando Julia había sido objeto de un intento de asesinato que casi había tenido éxito en su propia casa fuertemente fortificada. Lo que antes se consideraba inconcebible ahora estaba comprendido en el ámbito de lo probable. Podría volver a ocurrir y Paula tenía que ver que no sucediera.


-A veces, todavía no puedo creer todo lo que realmente pasó -dijo Julia en voz baja.
-Lo sé. -Paula tomó una respiración profunda. Todavía estaba tratando de entender su nuevo papel como jefa de seguridad de Julia y cuáles eran sus límites. La mayor parte del tiempo cuando no lo sabía, ella siguió a su corazón. Eso probablemente no era la forma en que la comandante hizo las cosas, pero ella no era la comandante- No estábamos preparados para lo que sucedió en el Aerie, pero lo estaremos ahora. Fracasaron, lo cual sólo te muestra lo buena que tu seguridad era, incluso en contra de lo inesperado. Ahora será aún mejor porque sabemos que el juego ha cambiado.


´´El juego ha cambiado.´´ Julia reprimió un estremecimiento. Sí, las reglas del juego habían cambiado definitivamente, y ella era un jugador involuntario en un juego donde las apuestas eran más altas de lo que jamás había imaginado. Ella miró hacia la puerta cuando Lena entró. Su pelo rojo estaba mojado y peinado hacia atrás, por lo que los planos cortantes de su rostro se destacan aún más. Incluso con una camiseta negra suelto y pantalones vaqueros azules, su cuerpo parecía tenso y listo para la lucha. Julia podría decir por la tensión en su mandíbula que había oído la última parte de la conversación, tenía esa expresión intensa y fuerte que siempre tenía cuando el tema de la vulnerabilidad de Julia se mencionaba.


-No estoy preocupada. -Dijo Julia
-Tenemos el equipo ganador -Lena se inclinó y le dio un beso en la mejilla,
-Sí -dijo Julia con seriedad exagerada- Y hay miel en el mostrador. Pon un poco en el té. Eso ayudará a tu garganta.
-Creo que el café estaría bien.
-Elena -Los ojos de Julia brillaban peligrosamente.
-Pero el té es probablemente mejor -enmendó Lena mientras tomaba el tarro de miel. Paula observaba el intercambio con aparente interés y luego miró rápidamente a Lena, quien le lanzó una mirada aguda. Se levantó sin terminar su café.
-Estaré en el centro de mando.
-Espera, Paula. -Julia mantuvo la mirada en Lena, pensando en lo mucho que le gustaba ir a dormir con ella todas las noches, despertarse con ella en la mañana y tenerla a su alrededor durante el día. Sólo estar con ella. Al no estar protegida por ella, no se preocupaba de eso. Sólo estar en su compañía. Pero esta semana había sido una anomalía, y ambas lo sabían. Suavemente, ella dijo- ¿Lista? -Lena asintió- Paula -dijo Julia- Creo que es mejor hacer esa llamada.

avatar
Anonymus

Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 02/09/2014
Edad : 30
Localización : Argentina - Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Anonymus el Vie Ago 14, 2015 4:38 pm

Capítulo Dos


-Acabo de enviar un avión de transporte a Lexington para ti. -En su habitual manera de disparar información, Lucinda Washburn continuó:- Hay que estar allí en dos horas. Ven a la oficina en cuanto llegues.
-Hola, Luce -dijo Julia con sarcasmo- ¿Cómo va tu día?
-En la forma en que a todos nos ha ido durante el último mes. -Julia se sorprendió por el cansancio en la voz de Lucinda. No recordaba haberla visto nunca cansada. De hecho, ella no estaba segura de que Lucinda durmiera en realidad.
-¿Está todo bien?
-Tan bien como se puede esperar. -Un pequeño suspiro, impaciente se filtró por la línea telefónica- Ven a casa. Hablaremos.



‘’Casa.’’ Julia nunca sentiría como su casa a La Casa Blanca, porque no lo era, a pesar de que su padre y Lucinda estaban allí. Es cierto que ella no tenía hogar familiar. Su padre había vendido la casa en la que había crecido en cuando su madre murió. Julia tenía doce años en ese entonces, y después ella había vivido en la mansión del gobernador o cualquier otra casa que vino con la posición política de su padre. Lucinda siempre había sido como de su familia. Había sido una amiga cercana de sus padres antes de la muerte de su madre, y ella había sido una figura constante en la vida de Julia desde entonces. No era una figura materna, pero fuerte y capaz y reconfortante, para todas sus demandas. La casa de Julia era su loft en Manhattan, el cual había sido casi destruido en un ataque que había llegado al mismo tiempo que la devastación de las Torres Gemelas. Ella no tenía una casa ahora, y los recuerdos del terror y muerte la dejó helada. Miró a Lena, que la miraba pensativamente. Lena. Lena era su casa. Julia empujó las imágenes de pérdida atrás.


-Nos va a tomar un tiempo para organizar el transporte al aeropuerto.
-Puedo conseguir policía del estado que les acompañe.
-Dios, no -dijo Julia con horror apenas contenida- Tengo toda la protección que necesito. Sólo dile al piloto que tendrá que esperar.
-Muy bien, entonces. Te veré esta tarde. -Julia puso fin a la llamada y devolvió el teléfono a Paula.
-Nos vamos.
-Avisare a los equipos -dijo Paula.
-Voy a llamar a Tanner y se encargará de los conductores. -Lena vaciló, echando una mirada interrogante en dirección a Stark- Si eso está bien con usted.
-Está bien. Gracias -respondió Stark de camino hacia la puerta trasera. Lena puso su té a un lado y deslizó sus brazos alrededor de la cintura de Julia.
-¿Qué pasa?
-No lo sé -Julia besó la punta de la barbilla de Lena- Pero Lucinda quiere hablar.
-Uh-oh. -Julia suspiró.
-Lo sé. -Ella movió las caderas ligeramente contra Lena- ¿Has oído algo de Stewart?



Lena sacudió la cabeza. El Asistente de Director Stewart Carlisle era su superior inmediato en el Departamento del Tesoro, pero desde que había estado recientemente en una misión especial que dependía directamente del presidente, no había estado a las órdenes de Stewart durante algún tiempo.


-Yo en realidad no sé a quién estoy informando ahora. -Ella echó un vistazo a través de la puerta trasera de la casa de huéspedes parcialmente visible por la pendiente de la playa. El equipo de seguridad de Julia estaba allí. El centro neurálgico de todos los que estaban en la protección de Julia estaba allí. Y ella no lo era- Sobre todo porque no estoy más en el equipo de seguridad. -Julia se echó hacia atrás, enganchando los pulgares en las presillas de los pantalones vaqueros de Lena.
-Te molesta, verdad. Que Stark esté a cargo ahora.
-Stark es una buena agente. -Julia se echó a reír- Elena. Ni siquiera lo intentes. -Lena se obligó a abrir la mandíbula.
-Sí, me molesta. Yo no quería ser cambiada del área de investigación a la de protección la primera vez que me asignaron a tu equipo el año pasado. Pero, ¿sabes qué? -Besó a Julia ligeramente- Soy buena en eso. Y estoy motivada. Me gusta... -ella se encogió de hombros- ... el cuidar de ti.
-Oh, querida -murmuró Julia- Tú ves por mí. En todas las formas que significan más para mí. Tú me amas, y eso es lo que realmente necesito. No es necesario que te lances delante de mí, si algún loco decide que no le gusta el color de mi vestido.
-Sé que no es lo que necesitas -Lena se pasó una mano por el pelo- Pero es algo de lo que yo necesito.
-Lo sé. -Julia la abrazó con fuerza. Era raro que ella tocara a Lena sin sentirse excitada, por la que se sintió complacida y agradecida. Esperaba que nunca cambiara. No podía imaginarse no desearla. Justo en ese momento, quería consolarla porque era muy raro que Lena estuviera insegura de nada. Y ella podía sentir el malestar y la incertidumbre de Lena- Todos necesitamos tiempo para ajustarnos a los cambios, Lena. Pero yo siempre voy a necesitarte -Lena sonrió y apoyó su frente contra la de Julia.
-Y yo siempre voy a necesitarte.



Paula corrió por el camino sinuoso a la casa de huéspedes. En otras circunstancias se habría tomado un segundo para apreciar el calor inusual de principios de octubre, pero su mente estaba totalmente con los innumerables detalles de su trabajo. Sentía todo el peso de sus nuevas responsabilidades con intensidad, pero bajo el zumbido de bajo nivel de los nervios, también era consciente de la oleada de emoción que siempre acompaña cualquier operación cuando Egret, como Julia era llamada oficialmente, estaba en movimiento.


-Escuchen -dijo mientras entraba a la sala de estar- Egret está volando -Se quitó la cazadora que había cogido antes en su camino a la playa y se enrolló las mangas de su blanca camisa. Se dirigió hacia el comedor donde habían establecido sus computadoras y equipos de comunicación- Voy a llamar a DC para organizar el transporte terrestre. -Felicia Davis, una escultural afroamericana con características que sugieren que podría ser descendiente de una antigua reina egipcia, estaba sentada en una silla de mimbre bebiendo café.
-Hago las reservaciones de alojamiento?
-Sí. El hotel habitual. Al menos por una noche, hasta que la comandante… hasta que yo determine el horario de Egret.


Marcando los números en su teléfono celular, Felicia se levantó y caminó hacia las puertas francesas que conducían a una terraza amplia con vistas a la playa.


-¿Qué pasa conmigo? -Renée Savard estaba reclinada en un sofá con su pierna izquierda apoyada en un almohadón mullido. Un inmovilizador de la rodilla de tela azul con tiras de velcro ancho, blanco, estaba envuelto alrededor de su rodilla- ¿Puedo acompañarles?



Paula levantó un dedo mientras hablaba por teléfono y al mismo tiempo metía la información en la computadora. Pasó un minuto, luego se desconectó y se volvió a la sala de estar para sentarse junto a Renée. Deslizó sus dedos a través del cabello marrón dorado de su amante.



-¿Cómo está tu pierna?
-Aparte del hecho de que se siente tan pesado como el tronco de un árbol y como funciona, está bien -dijo Renée nerviosamente. Sus ojos azules se estrecharon- Me sentiría malditamente mucho mejor sin ese inmovilizador.
-Sólo por unos días más. -Renée le despidió con un gesto.
-Ve a cuidar lo que tienes que cuidar. ¿Cuándo te vas?
-En cuanto sea posible.
-Bueno entonces, no pierdas tiempo preguntándome sobre mi estúpida pierna -Paula mantuvo su expresión neutra. Ella sabía que la pierna le dolía y sabía que su mal genio era más por el dolor.
-¿Quieres pasar el tiempo aquí mientras no estamos? Puedo hablar con Tanner para arreglar un coche privado que te llevará de regreso a Manhattan si eso quieres.


Tanner Whitley, heredera de la dinastía Whitley, del Corporativo y la propietaria de Whitley Island, era una de las más antiguas amigas de Julia de la escuela preparatoria. Ella también tenía una de las mejores fuerzas de seguridad privada en el país. Su tripulación había estado proporcionando protección perimetral durante la estancia de Julia, asegurando que nadie se acercara a la casa desde la carretera principal que dividía la isla. Stark confiaban en Tanner completamente.



-No quiero volver a Manhattan. -Renée sonaba extrañamente petulante- No cuando no puedo trabajar. No cuando tú no estás allí. -Ella se recargo y miró al techo- Jesús, escúchame. Soy patética. Estoy segura de que no me quieres bajo tus pies mientras estás trabajando.
-No sé cuánto tiempo vamos a estar en DC, o donde vamos a ir después de eso -dijo Paula- Pero…
-Sólo vete, Paula. Llamaré a Tanner más tarde y organizaré mi propia…
-Pero -continuó Paula como si no se hubiera interrumpido- si resulta que no nos podemos quedar en DC, es igual de fácil para que ti regresar a Manhattan de allí o de aquí. Ven con nosotros. -Renée mostró una sonrisa torcida.
-A veces me gustaría que no fueras tan dulce cuando estoy de mal humor. Me hace sentir culpable, lo cual me hace ponerme peor.
-Yo también estaría de muy mal humor -susurró Paula- Siento mucho que sea tan difícil para ti en este momento. -Los ojos de Renée se llenaron de lágrimas y apartó la mirada.
-Jesús. Tengo que hacer algo. Si sigo sentada mucho más tiempo, me volveré loca.
-Oficialmente todavía eres parte del equipo de la comandante, aunque estés de baja por enfermedad -dijo Paula con convicción- Entonces, ¿vienes con nosotros. ¿Necesitas ayuda para empacar? -Renée agarró las muletas que estaban apoyadas en el sofá junto a ella.
-No. Yo puedo hacerlo. Tú ve a cuidar de las cosas, Jefa.
-Sí, está bien -dijo Paula, incapaz de ocultar su rostro ruborizado. Jefa, sonaba bien.




Julia dejó sus maletas junto a la puerta y salió a dar una última mirada al mar. Ella no estaba segura de cuándo volvería a la isla y ya la extrañaba. La soledad era buena para su arte. Había sido capaz de pintar aquí, a pesar de todo lo que les había pasado a ella y al resto del mundo. Le había pedido a Tanner investigar la posibilidad de comprar la casa, los dueños actuales sólo lo usaban como una propiedad de alquiler. La ubicación era perfecta, aislada, fácil de defender y cerca de Tanner, a quien extrañaba y nunca era suficiente su visita. También estaba lo suficientemente cerca de Manhattan y de Diane Bleeker, su agente de arte y mejor amiga, quien la podría visitar fácilmente. Se sentó en el escalón más alto del porche trasero y marcó un número en el teléfono celular desechable que Lena insistió en que usara. Le medio sorprendió cuando la llamada fue contestada.




-Hola, ¿dónde estás?
-Aun en Manhattan -dijo Diane- ¿Y tú?
-A punto de dirigirme hacia el sur. -No había ninguna razón para pensar que sus llamadas estaban siendo vigiladas, pero después de las advertencias constantes de sus diversos equipos de seguridad, Julia había aceptado a regañadientes la necesidad de la cautela. Ella evitó mencionar los detalles de sus planes de viaje en las conversaciones telefónicas. Diane rellenaba los espacios en blanco.
-Ah -dijo Diane- de vuelta al mundo real.
-Sí. ¿Tienes la galería abierta?
-He pospuesto el próximo show, a petición del artista. Él no creía que fuera el mejor momento, y estoy de acuerdo con él. Tomará un tiempo hasta que los negocios sean normales aquí.
-Así que vas a hacer un viaje -preguntó Julia a la ligera, aunque esperó la respuesta con un sentido de desconfianza.


Diane se había involucrado recientemente en relación romántica con una agente de la CIA que había desaparecido en circunstancias misteriosas, y Julia estaba preocupada de que Diane de alguna manera iba a tratar de encontrarla. En todos los años que se habían conocido, Julia nunca antes había visto a Diane verdaderamente enamorada. Ahora que Diane se había enamorado profundamente, la había perdido con la misma brusquedad, ella estaba sufriendo. Le dolía a Julia saber que su amiga estaba herida.


-No lo he decidido aún. Estoy esperando... inspiración.

‘’Ella está esperando que Valerie se contacte con ella’’ tradujo mentalmente Julia.


-Bueno, si eso ocurre, asegúrate de decírmelo. -Un instante de silencio siguió.
-Por supuesto.
-Lo digo en serio.
-¿Qué hay de ese otro asunto del que habíamos hablado? -Dijo Diane, abiertamente cambiando de tema- La celebración que voy a planificar".


Julia sonrió, pensando en la boda. Su boda. La suya y la de Lena. Algo que ella nunca había imaginado querer. El compromiso con una mujer para toda la vida. Un compromiso formal, una declaración al mundo. La idea había parecido intimidante. Pero ahora, cuando el mundo había demostrado ser poco fiable, capaz de cambiar peligrosamente en cualquier momento, ahora más que nunca quería ese compromiso.



-Yo voy a hablar de eso más tarde hoy. Me pondré en contacto contigo con un calendario -Diane se rio.
-Ojalá estuviera allí para escucharlo.



El viento había amainado y Julia estaba caliente en el sol. Ella se encogió de hombros, vestía una chaqueta de cuero negro una camiseta sin mangas azul marino y pantalones vaqueros.


-Podrías bajar por unos días. Deberías quedarte por un tiempo una vez que llegue allí, y me vendría bien la compañía.
-¿En serio?
-Sí -dijo Julia en voz baja.


Quería decir algo más, que en estos momentos se sentía bien estar rodeado de la gente que amaba y que la amaba, pero no podía. No quería recordar a Diane que Valerie se había ido, no cuando sabía lo difícil que Diane estaba tratando de aferrarse a la creencia de que Valerie todavía se preocupaba por ella. Valerie no simplemente la abandonó después de una corta y conveniente relación. Lo que es peor, Valerie no la había usado como parte de su coartada.



-Di que vendrás.
-No me voy a quedar... ya sabes dónde. –‘’La Casa Blanca.’’ Julia se echó a reír.
-Oh, créeme, yo tampoco. Nos quedaremos con una amiga.
-Con Lena.
-Oh genial -dijo Diane, sonando como su antiguo yo, por primera vez.- Más pronto o más tarde, voy a ver.
-Sigue soñando, querida. Todo el mundo necesita soñar. -Después de una pausa, Diane dijo:
-Lo sé. Acabo de descubrir eso.



Cinco horas más tarde, el avión de la Fuerza Aérea que Julia y los demás habían abordado en la Base Lexington de la Fuerza Aérea al noroeste de Boston comenzó su descenso en la Base Oleg de la Fuerza Aérea en el condado de Prince George, Maryland, a pocos kilómetros al suroeste de Washington DC. Normalmente Julia y su equipo viajaban por avión comercial, pero con el aumento de la seguridad, Lucinda había enviado el mismo transporte generalmente reservado para el presidente, el vicepresidente, los dignatarios de alto rango, y otras personalidades. Era otro cambio en la vida de Julia que no la hacía particularmente feliz, pero entendía la necesidad de hacerlo.



-¿Cuánto tiempo crees que vamos a estar en prioridad uno? -preguntó Julia, apoyada en el hombro de Lena.
Lena tomó la mano de Julia y la puso en su regazo.
-Indefinidamente sería mi suposición.
-Eso es lo que me temía. -Suspiró Julia- Detesto las escoltas militares. ¿Crees que van a restringir mis viajes?
-¿Estás pensando en ir a alguna parte? -Julia se echó a reír.
-Bueno, yo estaba pensando en una luna de miel.
-Ah. Eso.
-No te estás arrepintiendo ¿verdad? -Julia cambió de postura en el asiento y estudió atentamente a Lena, el más elemental atisbo de preocupación en sus ojos. Lena le sostuvo la mirada.
-De ninguna manera. Te lo dije. Dime la hora y el lugar, y allí estaré.
-¿No crees que debamos esperar, por todo lo que ha pasado?
-Creo que la mejor manera para que cualquiera de nosotros, todos nosotros digamos al mundo que no vamos a estar aterrorizados, es seguir viviendo. No, yo no creo que debamos esperar.
-Gracias -dijo Julia. Lena le dio un beso en los dedos.
-¿Crees que cambiare de opinión?
-Te has golpeado la cabeza un par de veces recientemente. -Julia se inclinó y besó la comisura de la boca de Lena- Podría haber sido suficiente para que te olvides de lo mucho que te haría daño si lo hicieras.
-Sólo quiero saber cuándo va a caer esta pequeña bomba en Lucinda -dijo Lena- Me gustaría estar en otra parte.
-Cobarde -Lena sonrió.
-Culpable de los cargos.
-Disculpen -dijo Paula Stark cuando hizo su camino por el pasillo central- Vamos a aterrizar en unos pocos minutos. El transporte terrestre se reunirá con nosotros en la pista. Va a salir una vez que haya limpiado la zona, Srita. Volkova.
-Gracias, Paula. Sé el ejercicio.
-Sí, señora.
-Lo siento. -Julia suspiró, sintiendo ya el ambiente claustrofóbico de prioridad uno de seguridad- Paula, me volveré a alojar con Lena después de terminar en la Casa Blanca -Paula asintió, su expresión no cambió.
-Sí, señora -Cuando Stark se movió hacia la parte delantera del avión, parando a la mitad para consultar con su equipo, Lena susurró:
-Sería más fácil si nos alojamos en la Casa Blanca.
-¿Más fácil para quién? -Lena se rio.
-Tu equipo de seguridad.
-No me gusta hacer el amor en esas camas antiguas.
-Tienes planes, ¿verdad?
-Oh sí -murmuró Julia- Definitivamente tengo planes. -Lena se acomodó para el aterrizaje, la mano de Julia todavía en ella.
-Bueno, entonces, el equipo de seguridad sólo tendrá que hacer ajustes.
avatar
Anonymus

Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 02/09/2014
Edad : 30
Localización : Argentina - Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por D´VolKat el Jue Ago 20, 2015 2:57 pm

Es una de las adaptaciones que más me gusta, sigue así!
avatar
D´VolKat

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por flakita volkatina el Miér Ago 26, 2015 7:29 pm

Al finnnnn llegue hast aqui pense q bo lo haria pero ya lei dsd la primera hast llegar aqui y sin duda ea una d esas adaptaciones q me envuelve.... y como siempre quiero mas conti jajajaja
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 23
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Anonymus el Mar Sep 01, 2015 5:49 pm

Capítulo Tres


Paula salió del avión primero, seguida por Hara y Wozinski. Felicia Davis esperó junto a la puerta abierta para acompañar a Julia. Dos Suburbans último modelo negras esperaban en el borde de la pista, cada una con un conductor al volante y un agente de pie cerca de la puerta trasera abierta. Los equipos de transporte terrestre con agentes secretos de servicio de campo con sede en Washington que fueron llamados a prestar apoyo de seguridad para la primera familia y dignatarios visitantes a su llegada el protegido en DC. Hara y Wozinski se detuvieron en la parte inferior de las escaleras de vuelo mientras Paula se acercaba a los vehículos. Revisó las identificaciones de cada agente, escaneó los compartimientos delanteros y traseros de los vehículos, y luego hizo una encuesta lenta visual de todo, con una línea de visión a la vía que Julia tomaría del avión hacia los vehículos Suburbans, los techos, la comunicación de torres. Todo lo que hizo fue SOP, pero nunca sería rutina de nuevo. La seguridad de Julia había sido violada. Todos habían aprendido una lección a un precio casi inconcebible.



-Srita. Volkova viajaré con usted -dijo Paula, inclinándose para abrir la ventana del conductor del vehículo- Voy a dar la ruta en cuanto estemos en movimiento.
-Sí, señora -dijo fríamente la conductora, una rubia de rostro fresco con un corte de pelo estilo militar.



Paula regresó al avión. Cuando ella se había puesto en contacto con el equipo de Washington, había esbozado tres rutas posibles a la comitiva desde la base aérea a la Casa Blanca. Julia era vulnerable en el camino en cualquier tipo de vehículo, incluso con vidrio a prueba de balas y las planchas blindadas. Algo tan simple como un conductor suicida en un camión cisterna cargado de gasolina podría matarla. Una vez más, este era un procedimiento operativo estándar, pero Paula era incómodamente consciente de no poder confiar en nadie que no fuera de su equipo primario. Ella no recibía a gusto la sensación de que nadie, ni siquiera los que ella debía ser capaz de confiar implícitamente, estaban fuera de toda sospecha y temía que la situación era el nuevo status quo. Con un asentimiento a Hara y Wozinski, ella empezó a subir las escaleras hasta el avión. Los pilotos no habían apagado los motores, quedando preparados para tomar el vuelo de nuevo con su orden si algo parecía fuera de lugar. Claro para desembarcar informó a los marinos que los habían acompañado durante el vuelo. Saludó y se fue hacia adelante para asesorar al piloto y al copiloto mientras esperaba en la estrecha plataforma en la parte superior de las escaleras, el blindaje de la puerta y cualquier vista de Julia con su cuerpo. Dentro de la cabina, Felicia se hizo a un lado para que Julia y Lena pudieran pasar. Después se puso detrás de Julia.



-Renée debe bajar primero, Paula -dijo Julia, deteniéndose en la parte superior de las escaleras- Ella va a tener problemas en las escaleras con las muletas.
-Vamos a proceder a su vehículo, Srita. Volkova -dijo Paula- Hara puede ayudar a la Agente Savard en un momento. -Julia comenzó a protestar, pero sintió un suave toque en la base de su espina dorsal cuando Lena murmuró:
-No estás segura aquí. Vamos.
-Dios, ahora tengo dos de ustedes alrededor que me ordenan -murmuró Julia, pero ella empezó a bajar detrás de Paula. Tan pronto como llegó a tierra, Hara y Wozinski cerraron el cerco a ambos lados con Felicia detrás, los agentes formaron un círculo protector alrededor de Julia y Lena con Paula abriendo el camino para el primer vehículo. Un agente que Julia no reconoció abrió la puerta trasera y ella y Lena subieron- Estamos en medio de una base de la fuerza aérea de los Estados Unidos -se quejó Julia- La unidad marina que protege a mi padre y la Casa Blanca se encuentra estacionada aquí. En el nombre de Dios ¿qué me puede pasar a pie del avión?
-No importa donde estemos -dijo Lena en voz baja- Estamos en un prioridad uno. -Julia suspiró.
-Y estoy segura de que Stark se da cuenta de que estás viendo todos sus movimientos. Tendré suerte si ella me deja respirar sin permiso.
-No estoy viendo todos sus movimientos -dijo Lena- Ya sé que Stark sabe lo que hay que hacer. Y ella también lo sabe.
-Lo siento -Julia miró a través del cristal ahumado a prueba de balas. Felicia había regresado al parecer al avión después de que Julia estaba segura en el vehículo, y ella y Hara cruzaron la pista hacia el segundo coche con Renée entre ellas. Paula y Wozinski se dirigieron hacia su vehículo- Estoy nerviosa -Lena tomó la mano.
-Lo sé. Está bien. -Paula se subió a la parte trasera, Wozinski en la parte delantera.
-¿Todavía quiere ir directamente a la Casa Blanca, Srita. Volkova? -Preguntó Paula.
-Sí, gracias -Paula abrió su transmisor para comunicarse con los conductores de ambos vehículos.
-Destino Alpha, ruta Delta. -La Suburban se aceleró rápidamente y sin problemas fuera de la pista, y Julia se acomodó para el paseo familiar.
-¿Estás bien? -Preguntó Lena. Frente a ellas, Stark miraba por la ventana, con expresión remota. Lena sabía por experiencia que podía oír su conversación, pero por medio de algún filtro inconsciente cultivada por agentes del Servicio Secreto más para su propia comodidad, así como la de sus protegidos, no registraría el significado de las palabras.
-Yo sólo quiero saber la tarea onerosa que Luce ha planeado para mí ahora. Ha sido un tiempo desde que he tenido una presentación oficial, así que me imagino que necesita una presencia visible de la Casa Blanca en alguna parte. -Lena no estaba contenta con ese pensamiento. Por lo general, Lucinda aprovechaba a Julia cuando la Casa Blanca quería hacer una declaración, el tipo de declaración que el presidente no podía hacer por razones políticas ''como ofrecer apoyo a una organización de caridad a favor del aborto o la asistencia a un evento para recaudar fondos para un atribulado aliado político''. A veces, la Casa Blanca sólo necesitaba una presencia en un evento digno, y Julia siempre fue popular. Ella era hermosa, bien educada y agradable. Ella era un sustituto ideal para su padre. Y su status la volvía un gran blanco
-Ahora no es exactamente el tiempo para desfilar en público -observó Lena.
-¿Qué? -Julia enfoco a Lena, consciente del tono de desaprobación en su voz.- ¿Quieres que me siente en una habitación oscura en algún sitio para el resto de la presidencia de mi padre?
-Tal vez no sea una mala idea.



En el pasado se habrían peleado al respecto. Así las cosas, Julia tuvo problemas con su temperamento y su imperiosa necesidad de no ser controlado. Se había pasado toda su vida resistiendo los esfuerzos de los demás para su salvaguarda a costa de su independencia. Se había resistido a Lena, también, durante meses, incluso mientras trataba de seducirla. Había querido probar que ella no tenía necesidad de ser protegida y que había querido socavar la autoridad de Lena sobre ella. Desafortunadamente, su plan no había funcionado. Ella se había enamorado, y aunque ella no se había dado cuenta lo que eso significaba en un principio, lo hizo ahora. Amar, ser amado, es una responsabilidad. Las decisiones que tomara ahora no sólo la afectarían a ella, afectarían la vida de Lena, también. Así que ella tomó aliento y escuchó lo que Lena no había dicho. Lena estaba preocupada por ella.


-¿Recuerdas que dijiste que no podíamos dejar de vivir -dijo Julia- No podemos permitir que los que trataron de destruirnos piensen que me han asustado y me estoy escondiendo -Un pulso latía en el cuello de Lena.
-Yo no estaba hablando de que te pongan en exhibición en alguna parte cuando dije eso.
-No sé qué es lo que quiere Lucinda.
-Ella está preparándose para la campaña de reelección de tu padre. Ella no va a poner eso en espera no importa lo que esté sucediendo en la escena internacional -Lena conscientemente relajó sus manos, que había apretado los puños- Y tú vas a ser un gran acierto en la campaña.
-Amor, yo nunca he sido un gran acierto para la campaña. Soy la niña salvaje, ¿recuerdas? -se río Julia, pensando en la debacle internacional que hubiera resultado si su romance del año anterior con la esposa del embajador francés hubiera salido a la luz- Mis jefes de seguridad pasaron la mitad de su tiempo tratando de mantenerme fuera de la prensa, no en ella.
-Nunca más. -Lena pasó sus dedos por la mejilla de Julia- Estás tan cerca de una primera dama que este país tiene. Y el público te ama.
-Vamos a esperar y ver lo que quiere -dijo Julia, pero tenía la incómoda sensación de que Lena pudiera tener razón. Ella había pasado a segundo plano durante la carrera de su padre a la presidencia, pero ella no sería capaz de hacer eso otra vez. Ella quería que fuera re-elegido. El país lo necesitaba. Y si él la necesitaba, ella podría tener que acostumbrarse a hacer campaña. Busco la mano de Lena y la apretó- No soy la primera dama. Sólo soy tu dama.
-¿Cómo supiste exactamente lo que yo necesitaba oír? -Murmuró Lena, besando la sien de Julia.
-He estado practicando.
-Lo estás haciendo muy bien -Julia sonrió.
-¿Sí? ¿Qué tan bien?
-¿Quieres dejar esperando a Lucinda una hora o dos?
-Sí -Julia se inclinó más cerca de Lena. Dejando caer su voz, susurró:- Tú no eres la única que ha estado sufriendo mientras te recuperabas.
-Entonces es probable que me va a llevar más de dos horas hacértelo. Tal vez me lleve toda la noche.
-Entonces supongo que tendré que sufrir un poco más. -Con una expresión de satisfacción, Julia se echó hacia atrás y cerró los ojos- Porque no tengo la intención de apresurarme.



Cuando Emilio, asistente de la jefa de la Casa Blanca, llevó a Julia y Lena al despacho de Lucinda Washburn, Lucinda estaba hablando por teléfono. Julia saludó a la mujer elegantemente peinada, de pelo negro veteado de plata. Como de costumbre, Lucinda llevaba una chaqueta y una falda de estilo conservador, de color ciruela esta vez, acompañado por joyas de oro bruñido en sus orejas y la garganta. Un único anillo con una gran esmeralda, de corte cuadrado en una montura de oro liso adornando el dedo anular de su mano derecha. Eso, señaló Julia, era nuevo. Lucinda se paseaba frente a un ancho escritorio de nogal cubierto con pilas ordenadas de carpetas y memorandos. Cuando ella llamó la atención de Julia, señaló café que estaba en una credenza contra la pared. Julia señalo, ¿tú también? y al visto bueno de Lucinda, procedió a verter el café en tres tazas de porcelana. Ella le dio una a Lucinda y luego llevó las otras en el sofá frente al escritorio de Lucinda, donde Lena estaba esperando. Bebieron en silencio mientras Lucinda presionaba expertamente a quien estaba al teléfono. Su tono era inconfundible uniforme y con firmeza.



-Oye Tom, realmente no me importa si Charlie tiene que caminar todo el camino desde Chicago. Él nos debe ese voto y espero que esté aquí mañana por la mañana para pasar lista. -Con una leve sonrisa, concluyó- O eso, o va a encontrarse a sí mismo empujando el referéndum del impuesto escolar en la colina por sí mismo. -Lucinda escuchó durante unos segundos, dijo: Maravilloso y colgó. Luego cruzó la habitación y se sentó en una de las sillas Chippendale de brocado frente a Julia y Lena.- ¿Buen vuelo?
-El transporte militar no es conocido por el lujo -dijo Julia.
-Es cierto -admitió Lucinda- Pero son confiables.
-Bueno, yo estoy aquí ahora, así que ¿qué necesitas?
-Me había olvidado de lo mucho que disfrutas de una pequeña charla. -Lucinda se volvió hacia Lena- ¿Cómo te sientes?
-Mejor cada día.
-La respuesta prudente
-Luce -dijo Julia con impaciencia- Yo estaba teniendo una mañana muy agradable cuando llamaste. Un paseo por la playa, y luego estaba pensando en ir a la cama. Una vez allí, tenía la intención de sedu…
-Es probable que puedas saltarte los detalles, Julia -interrumpió Lena, rozando con su mano el brazo de Julia. Lucinda se rio.
-No me extrañaría que me digas todos los detalles, Julia, sólo para hacerme sufrir. Teniendo en cuenta que no he estado fuera de la oficina antes de las 2 desde el mes pasado, no he estado acostándome exactamente… -Julia levantó las manos.
-No quiero saber lo que haces en tu tiempo libre.
-Tregua entonces. -La expresión de Lucinda se suavizó por un instante- Te ves descansada, las dos, tanto como se puede esperar. ¿Todo está bien? -Tanto Julia y Lena asintieron- Bien -Bebió de su taza de café y la puso cuidadosamente sobre una mesa de madera de cerezo- Tenemos un pequeño problema con el que creo que nos pueden ayudar. -Julia se puso rígida. Lena permaneció completamente inmóvil, pero su mirada alerta mientras estudiaba la cara de Lucinda- La Compañía ha perdido un activo importante, y prefieren no informar a sus homólogos de las otras divisiones. Este lapso es vergonzoso, especialmente en estos tiempos en que todo el mundo está un poco inseguro de quien permanecerá en el tope del mundo de la seguridad.
-¿Esta conversación está siendo grabada -se preguntó Julia casualmente.
-Por supuesto que no
-¿No hay cámaras de vídeo de aquí?
-No.
-Entonces, ¿crees que sería posible -dijo Julia, enfatizando cada palabra- ¿que podamos hablar inglés, Lucinda?
-La CIA ha perdido un operativo encubierto y no quieren que el FBI o el Departamento de Defensa lo sepan.
-Valerie Lawrence -dijo Lena. Lucinda la miró fijamente.
-Sí, y yo no creo que siquiera lo sabría, excepto que alguien en Langley dejó una nota con respecto a la hoja de contacto perdido en el informe de seguridad de la rueda de prensa diaria. Averill Jensen lo recogió. -Julia conocía a Jensen bien. Él era el asesor de seguridad de su padre, y antes de la presidencia de su padre, Averill había sido abogado general. También había sido compañero de cuarto de su padre en la universidad. Ella dijo:- Averill lo haría. Él nunca se pierde nada.
-Sí, y cuando él siguió, la tapa se cerró de golpe. -Lucinda levantó su hombro- Sospecho que el agente responsable de la filtración de la información ha sido trasladado a algún lugar donde las noches son largas y oscuras.
-Así que Valerie está en algún lugar frío -dijo Lena- ¿Están tratando de traerla?
-No lo sé. Pero nos gustaría encontrarla nosotros mismos. -Lucinda cruzó las piernas y puso las manos sobre el regazo. Relajada. Amistosa- La conoces, Lena. Eso podría ser útil
-No creo que me guste hacia dónde va esto -dijo Julia- Lena y Valerie…
-Tienen una historia, sí, lo sé. -La mirada de Lucinda nunca dejo de ver a Lena, incluso cuando Julia se levantó bruscamente.
-Historia, Luce. Historia. En pasado. -Julia quería pasear, pero la habitación no era lo suficientemente grande para eso. En cambio, se acercó al escritorio de Lucinda y se quedó de espaldas a los demás. Miró hacia las puertas francesas que daban a la explanada a lo largo del Ala Oeste, hasta que la neblina roja de la ira desaparecido de su cerebro, y luego se volvió de nuevo. Lena y Valerie habían sido amantes cuando Lena había pensado que Valerie era una chica de compañía de alto precio en Washington- Lena no sabe nada
-Julia -dijo Lena suavemente- No es por eso que estamos aquí.
-No lo entiendo -Julia miró a Lucinda a Lena- Maldita sea, odio esto
-Es Diane -dijo Lena, mirando a Lucinda- ¿No es así?
-Oh no. No, no, no. -Julia acechó de nuevo la sala de estar pero no se sentó. Cerró las manos sobre sus caderas para ocultar el hecho de que estaban temblando- Diane no es parte de esto. Ella nunca fue parte de esto. Ella no sabe…
-No hemos podido acceder a mucha información -continuó Lucinda en tono conversacional- Averill no habría empujado todo, excepto que el nombre de Lawrence se planteó en relación con la incursión en Tennessee. Eso se está acercando a casa.
-Así que quiere saber lo que Valerie sabe -dijo Lena, pensando en voz alta. Levantó la mano y tiró de Julia a su lado- Está bien. Vamos a hablar durante unos minutos.
-En realidad, queremos saber a quién Valerie conoce -respondió Lucinda- Porque alguien le dio el pitazo a Matheson sobre la redada. Ha desaparecido.



Lena se enderezó con sorpresa. Matheson era el jefe de una organización paramilitar que tenía vínculos directos con los hombres que habían organizado el asalto a Julia en el Aerie. Es posible que incluso con los hombres que habían orquestado los atentados del World Trade Center. Cuando el equipo de Lena descubrió su identidad, ella, Renée, y un grupo cuidadosamente seleccionado de agentes militares encubiertos, habían asaltado el campamento. Matheson no había estado allí.



-Pensé que la CIA lo había hecho. -Lucinda sacudió la cabeza.
-Hasta donde sabemos, nadie lo ha hecho.
-¿Y alguien piensa que Valerie le avisó? -preguntó Lena con fuerza. -No sabemos nada. Nos gustaría mucho hablar con Valerie Lawrence.
-¿Quiénes? -Replicó Julia. Lucinda se levantó.
-¿Han almorzado? Estaba a punto de llamar para pedir algo -Julia cerró los ojos y contó hasta diez.
-Este es uno de esos momentos en que mi padre no sabe nada, ¿verdad? ¿Incluso cuando lo hace?
-Sándwiches de pavo, ¿ok? -preguntó Lucinda, con el teléfono en la mano.
-Sí, está bien -dijo Julia- Todavía no entiendo por qué estamos aquí. -Lucinda dio la orden a la cocina, y luego colgó.
-Como he dicho, nosotros, bueno, Averill, era capaz de acceder a parte de la información acerca de Valerie Lawrence antes de que la puerta se cerrara de golpe. Tenían cintas. Los registros telefónicos. Tenemos razones para creer que va a ponerse en contacto o se ha puesto en contacto, con Diane Bleeker.
-Diane no sabe nada de esto -repitió con insistencia Julia.
-No, probablemente no -dijo Lucinda- Todo lo que necesitamos saber es dónde está Valerie. Cuando contacte a Diane, lo sabremos. -Julia se rio ásperamente.
-Diane nunca les dirá eso.
-No -dijo Lucinda- Pero ella te lo dirá. -Lena deslizó su brazo alrededor de los hombros de Julia. Julia se apartó.
-No voy a hacerlo. No lo voy a hacer por ti, Luce, no lo voy a hacer por mi padre, no lo voy a hacer por nadie. Amo a Diane. Ella es mi amiga. No voy a espiarla.
-Entiendo -dijo Lucinda- Sólo piénsalo.
-No hay nada que pensar. Nada en absoluto. -Julia se puso de pie- Voy a dar un paseo. -Lena se levantó pero Julia negó con la cabeza, insistiendo:- No, voy por mi cuenta.
-Julia -Lena intentó coger su mano, pero Julia la eludió- Nena, vamos a...
-No. Sólo no -Lena la vio marcharse, con una sensación que se hunde en su pecho. Ella cogió su radio para llamar al equipo, y luego se dio cuenta que ella no lo tenía. Ella no lo tenía porque no era parte del equipo- Maldita sea -Ella caminó hacia la puerta.
-Van a recogerla justo fuera de la oficina -dijo Lucinda- Dale un poco de tiempo, Lena. Ha sido un mes difícil. -Le tomó un gran esfuerzo a Lena no ir tras de Julia. Confiando en que alguien más lo haría. Que alguien la mantendría a salvo- Además -dijo Lucinda- Nos dará tiempo para hablar.
avatar
Anonymus

Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 02/09/2014
Edad : 30
Localización : Argentina - Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Eac el Miér Sep 02, 2015 4:23 pm

Gracias por continuar la saga

Eac

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 25/05/2015
Edad : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Raque el Vie Sep 04, 2015 11:36 pm

No nos dejes mucho tiempo esperando..!!
Fiel seguidora Surprised

Raque

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 24/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por VIVALENZ28 el Dom Sep 06, 2015 12:50 am

No tardes mucho papachongo I love you
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 794
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Monyk el Miér Sep 09, 2015 7:29 pm

Muybuena conti!

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Hunter el Lun Sep 28, 2015 9:45 pm

Cuando habrá continuación? No demores mucho...
avatar
Hunter

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 25/05/2015
Edad : 27
Localización : The Imperium

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Anonymus el Lun Oct 05, 2015 5:01 pm

Capitulo Cuatro

Julia dio un tirón al broche que sujetaba su cabello en la parte posterior de su cuello, dejando que sus mechones gruesos y rebeldes cayeran libremente alrededor de la cara. Ella estaba consciente de que Paula Stark estaba justo a su espalda mientras corría de la oficina de Lucinda de la esquina en el Ala Oeste por el laberinto de pasillos y en el vestíbulo. Una vez fuera, bordeó la rotonda hacia la puerta del noroeste.


-Ms. Volkova -dijo Paula, ligeramente sin aliento cuando ella se puso a caminar- Sería mejor si tomamos el vehículo. Si usted me deja saber su destino…
-Estoy caminando -replicó Julia.
-Uh, sí, puedo ver eso, pero con todo respeto, no estamos preparados para la vigilancia en la calle.
-Si tú y tus secuaces no estuvieran detrás de mí en sus brillantes trajes azules con su gran trasero y su enorme y feo coche negro, nadie se daría cuenta. Vete.
-No puedo. Lo siento.


Paula era muy consciente de que Julia podría pasar desapercibida en ropa de calle. Ella la había seguido en suficientes bares, y la había visto recoger a las mujeres que no tenían idea de quién era suficientes veces para convencerse de ello. Sin embargo, ella no se consoló al saber que la gente no puede reconocer a Julia cuando ella no estaba en un acto oficial o vestida para un asunto político. Era posible que sus enemigos estuvieran rutinariamente observando las idas y venidas en la Casa Blanca, y ahora mismo, Paula no tenía suficiente personal para proteger a Julia a la intemperie.


-Señora, esto no es recomendable.
-Sólo necesito un poco de aire -Desaceleró Julia y encontró la mirada preocupada de Paula.
-Por favor. Sólo dame unos minutos.
-Si no le importa esperar, puedo tener otro equipo aquí en dos minutos.


Paula miró por encima del hombro y vio la Suburban siguiendo lentamente detrás de ellas en la calle 17. Mantuvo una mano detrás de ella con dos dedos extendidos y oyó el cerrar y abrir de puertas del coche. Hara y Wozinski deben estar a pie, ahora también. Por desgracia, era tarde y pronto sería de noche. También estaban dirigiéndose hacia el centro comercial, que es exactamente donde no quería estar de noche.


-¿Podemos negociar? -Instó.
-¿Puede sentarse en algún lugar y le prometo que vamos a desaparecer -Julia se echó a reír bruscamente y miró más allá de ella a Hara y Wozinski. -Los tres se destacan entre la multitud, no importa lo que lleven puesto. Aquí fuera, ustedes pueden traer un letrero que diga 'somos agentes del gobierno'. -Paula señaló un banco.
-Hay un gran lugar justo al lado de la fuente.
-Y con tres personas, es fácil ver mi espalda y los flancos, y a menos que la criatura de la Laguna Negra salga de la fuente, tú no tienes que preocuparse por un enfoque frontal.


Julia recitó las tácticas de seguridad mientras apretaba el paso. Se sentó en el banco de piedra blanca, agarró los bordes con los dedos fríos y cerró los ojos. No estaba enfadada con Paula. Haciendo difícil el trabajo de Paula no iba a aliviar el dolor y la furia que irrumpió con la misma medida en su interior. Ella no podía creer que Lucinda la había convocado a Washington para pedirle espiar a Diane. No, en realidad ella lo podía creer. Había visto a la gente en el poder comprometer sus principios con bastante frecuencia, pero ella odiaba pensar que la gente que amaba, Lucinda y su padre, sacrificarían la confianza y la fidelidad para lograr sus objetivos. Tal vez por eso ella se había enamorado de Lena. Debido a que Lena siempre estaba segura en qué lado de la línea estaba. Lena no se comprometía.


-¿Paula? -Dijo Julia en voz baja mientras se ponía el sol.
-¿Sí, señora? -fue la respuesta de algún lugar detrás de ella.
-¿Podrías llamar a Lena y decirle que estás conmigo. Ella estará preocupada.
-Ahora mismo. -Después de un momento de silencio, Paula agregó:- ¿Puedo decirle cuándo podríamos estar de vuelta?
-En poco tiempo, -murmuró Julia.


Tendría que volver. Lena no estaría satisfecha con una llamada telefónica. No importaba que ella supiera que Paula era capaz. No importaba que ella supiera que Julia estaba a salvo. Tenía que verlo por sí misma. Julia sintió que Lena se sentía impotente con Paula al mando y que estaba teniendo problemas para adaptarse al cambio en su relación. Ella amaba a Lena por querer protegerla y cuidarla, a pesar de que no era por eso que se había enamorado de ella, o incluso lo que más necesitaba de ella. Tratar de cambiar eso de Lena estaría negando lo que la hacía ser quien era. Y haciéndolo innecesariamente incómodo era poco amable. Ella podría estar furiosa con su padre y Lucinda con la misma facilidad en el condominio de Lena.


-¿Paula?
-¿Sí, señora?
-¿Puedes preguntarle si puede venir a encontrarnos?
-No creo que ella sea capaz de hacerlo, señora. Está en una reunión con el presidente.


El estómago de Julia se tensó. Así que había algo más. Por supuesto que sí. Lucinda no les hizo volar hasta aquí sólo para solicitar un poco de espionaje entre amigas. Lena era un investigador entrenado. Lena había sido amante de Valerie. Lena estaba hablando con su padre. Sola. Lena nunca rechazó una asignación, nunca se apartó de su deber, nunca puso su propia seguridad en primer lugar. Julia se levantó bruscamente y salió del parque, Paula y el resto de agentes detrás de cerca. Lena había dado suficiente. Y ella también. Sybil Gretzky, la secretaria personal de Oleg Volkov, le sonrió a Julia cuando entró en la antesala de la oficina oval.


-Hola Julia.
-Está mi amante todavía con mi padre? -La sonrisa de Sybil nunca vaciló.
-La agente Katina está con el presidente, sí. ¿Quieres que les avise?
-Lo siento -dijo Julia, dándose cuenta de que había estado diciéndolo todo el día. Ella no sólo estaba nerviosa, necesitaba golpear algo- Sí, por favor -Se acercó a los ventanales y miró hacia el jardín de rosas. Era tan hermoso en la primavera, con todo en flor, pero tan desolado en el otoño. Frío y un poco estéril.
-Deja que te lleve -dijo Sybil.
-Gracias -Su padre se puso de pie para saludarla cuando ella llegó y besó su mejilla.
-Estás fría -dijo Oleg Volkov.
-Salí a caminar. -Se sentó en un sofá antiguo y miró a Lena, que estaba sentada en una silla frente a su padre, al otro lado de una mesa baja- Hola
-Hola, -Lena se levantó y caminó alrededor de la mesa para sentarse junto a Julia- ¿Está bien? -Ella tocó con sus dedos brevemente la pierna de Julia, luego puso su mano en su regazo.
-Por supuesto. -Julia mira su padre- Sé que hay algunas cosas que no podemos hablar, pero Lena es mi pareja. Ella casi murió hace diez días. ¿Qué más puedes pedir de ella? -Oleg Volkov, de unos cincuenta años, pero de apariencia una década más joven, con el pelo grueso y los ojos azules del color exacto de Julia, la miró con una expresión que podría haber sido compasión o remordimiento.
-Necesitamos gente buena, Julia, sobre todo ahora. Y Lena es una de ellas. -Julia negó con la cabeza.
-¿Cuántas veces? ¿Hay una cuota de agujeros de bala? ¿De conmociones cerebrales? Porque ella ha tenido su parte. Hace más de su parte.
-Julia -murmuró Lena- Vamos a escuchar lo que el presidente tiene que decir.
-No estoy hablando con el presidente -respondió Julia- Estoy hablando con mi padre. Eso cuenta para algo, ¿verdad, papá? ¿Sólo un poco?
-Yo soy tu padre -dijo el presidente- Eso significa todo.
-Pero todavía vas a preguntarle, ¿verdad? Para cualquier trabajo que se necesite hacer, no importa lo que podría costar. -Oleg Volkova dirigió su mirada a Lena.
-Puedes decir que no, sin hacer preguntas. Nadie va a pensar menos de ti. -Julia soltó un bufido.
-Eso es porque la gente que da las órdenes están sentados detrás de un escritorio seguros en alguna parte. Ellos no tienen las bolas para nada más. -Lena esperó.
-Hace tres semanas, -Volkov dijo:- Establecí la Oficina de Seguridad Nacional (OSN). Espero que dentro de un año, la oficina se convierta en un departamento del Gabinete. Estamos sacando de todos los sectores de la seguridad interna y externa para cubrir los puestos críticos.
-Puestos administrativos o de campo -se preguntó Lena.
-Ambos.
-¿Respondiendo a quién?
-Por ahora, al Director del Departamento de Seguridad Nacional, que me responde a mí.
-Anti-terrorismo -se preguntó Lena, muy consciente de que estaba interrogando al presidente, y se lo estaba permitiendo. Se preguntó cuánto tenía que ver con su relación con Julia. Mucho, ella imaginaba.
-Eso y la seguridad fronteriza. Posiblemente Aduanas. Vamos a trabajar las cosas a medida hasta finalizar las responsabilidades a nivel de gabinete.
-¿Por qué no pueden los organismos de seguridad que ya tenemos manejar el anti-terrorismo? -preguntó Julia- La CIA, el FBI, la división de seguridad militar. Dios, ¿cuántos hay?
-Muchos, y eso es parte del problema, -dijo el presidente- Obviamente necesitamos centralizar y supervisar la obtención de información, análisis, proyecciones, todo el asunto. Y tenemos que ser capaces de responder con fuerza efectiva y organizada. -Lena se inclinó hacia delante.
-¿En suelo nacional? -El rostro de Volkov se endureció.
-Si es necesario.
-Va a tomar algo de trabajo para lograr que el FBI, la CIA, el Departamento de Justicia e Inteligencia Militar trabajen juntos -observó Lena.
-Ya lo sé. Y el tiempo es algo que nosotros no tenemos. -Se puso de pie y se dirigió a su escritorio, y luego regresó a su asiento con una gruesa carpeta.- Estamos organizando una serie de equipos especiales inmediatamente, aprovechando el personal de todas las divisiones de seguridad. Me gustaría que encabeces uno, Lena.
-¿En nombre del Servicio Secreto? -preguntó Lena. El presidente negó con la cabeza.
-Obviamente, todo esto es sólo para tus oídos, pero espero que pasemos el Servicio Secreto completo a Seguridad Nacional dentro de los próximos meses. Te quiero como uno de los nuevos directores adjuntos de la OSN.
-¿En calidad de qué? -Ella sofocó el aumento rápido de la emoción. El equilibrio de poder dentro de la comunidad de inteligencia estaba cambiando, y a ella le ofrecían un asiento de primera.
-Contrainteligencia -Lena miró a Julia, y su enfoque al instante cambió de euforia a la preocupación. Julia estaba pálida y las sombras bajo sus ojos estaban de vuelta.
-No puedo darle una respuesta en este momento, señor Presidente. Julia y yo tenemos que hablar.
-Entiendo. Una vez que hayas decidido, podemos discutir los detalles.
-Gracias, señor -dijo Lena, se levantó y extendió su mano. Volkov se levantó para devolver el apretón de manos- No podía hablar de esto contigo antes, Julia. Con cualquiera de las dos. Es un asunto de Seguridad Nacional.
-Por supuesto -dijo Julia con voz apagada- Siempre lo es.



Stark se acercó cuando Lena y Julia entraron en el vestíbulo.


-Vamos a ir directamente a mi departamento, jefa -dijo Lena.
-Muy bien. -Stark murmuró unas palabras en su radio- El vehículo del lado exterior derecho.
-Gracias. -Julia se quedó en silencio de camino a la Suburban y se mantuvo así durante el paseo atravesando la ciudad. Cuando llegaron al edificio de Lena, Julia automáticamente tomó su posición entre Stark y Hara, con Lena y el tercer agente ligeramente detrás de ella mientras entraban en el vestíbulo y cruzó hacia el ascensor.
-Hara, estás de respaldo por radio. Wozinski, tomará el vestíbulo en este turno. -Stark miró a Julia.- ¿Va a salir esta noche?
-No lo sé -dijo Julia mientras entraba en el ascensor delante de Lena y Stark
-Puede ponerse en contacto conmigo en mi celular, si usted decide…
-Lo sé. -Cuando las puertas del ascensor se abrieron, Stark comprobó el pasillo antes de permitir que Julia para salir. Había sólo dos apartamentos por piso con puertas que se abren en cada extremo de un amplio vestíbulo de entrada, alfombrado y zona de descanso. El corto pasillo y el hueco al lado del ascensor estaban vacíos. Lena saco las llaves de su bolsillo.
-Voy a revisar el departamento, si quieres esperar aquí con la Sra. Volkova. -Julia no hizo ninguna objeción, y cuando Lena salió de la habitación un momento después y mantuvo la puerta abierta, Julia pasó a su lado sin comentario. Lena siguió al interior y cerró la puerta- ¿Hambrienta? -Julia echó un vistazo a su reloj.
-Diane debería estar aquí pronto. Vamos a esperar. -Miró su teléfono y pulsó un botón- Voy a ver dónde está. Podemos pedir una pizza.
-Está bien. Dame tu chaqueta. -Lena le tendió la mano para coger la chaqueta de cuero de Julia. La colgó en el armario junto a la suya, escuchando como Julia hablaba con Diane.
-¿Dónde estás? ... ¿Necesitas que te recojan? ¿Estás segura? ... Está bien. Nos vemos pronto.
-¿Está en el tren? -preguntó Lena.
-Sí. Estará aquí dentro de una hora. -Lena cruzó la habitación, cogió la mano de Julia, y la llevó hasta el sofá delante de las ventanas
-Vamos a hablar -Julia se apoyó en el hombro de Lena.
-¿Para qué? Nunca cambia nada.
-No lo vi venir -dijo Lena. Ella paso su brazo por los hombros de Julia y la estrecho más a su lado. Apoyó la mejilla contra el pelo de Julia- No le di mucha importancia a este asunto de seguridad nacional cuando escuché por primera vez sobre el tema. Va a ser un bodrio burocrático enorme con todas las agencias de seguridad que luchan por proteger su territorio. Ese no es mi estilo.
-Mi padre quiere que seas la cabeza de un equipo especial -dijo Julia- Eso significa siempre fuera de los canales normales. Ese es tu estilo.
-Admito que es un poco más atractivo. Nunca he tenido un trabajo de oficina. No lo quiero.
-Lo sé. Eres un agente de campo. Pero no estamos hablando de perseguir a los falsificadores, Lena. Equipos especiales para la Seguridad Nacional significa terroristas. Significa algo peligroso.
-No necesariamente. La mayoría de las veces los equipos especiales se montan sólo porque son más eficientes en la recolección de información. Aún es principalmente trabajo de oficina. -Julia echó la cabeza hacia arriba.
-Eso es mentira. -Lena sonrió.
-No sabemos lo que tu padre quiere que yo haga.
-Tú no puedes pensar que es una coincidencia que Lucinda haya hablado de encontrar a Valerie Lawrence justo antes de que mi padre te pidió encabezar un equipo de contrainteligencia especial. ¿Y tú?
-No, -dijo Lena en voz baja- Yo no.
-Mi padre no puede hablar de ese tipo de operaciones, pero Lucinda si, razón por la cual se reunió con nosotras en primer lugar. -De repente, Julia se puso de pie, se acercó a la ventana, y habló de nuevo de espaldas a Lena- Quieren a Valerie, y van usarme y mi amistad con Diane si se los permito. Y van a utilizarte, ya que... -Ella levantó la mano y luego la dejó caer- Porque tú estabas enamorada de ella. -Lena se acercó a Julia y apoyó las manos sobre sus hombros, atrayéndola suavemente hacia ella hasta que sus cuerpos se tocaron.
-Sabes que eso no es cierto. Lo que pasó entre nosotras fue limitado a unas pocas horas desconectadas. No tenía nada que ver con el resto de nuestras vidas. Y yo no sabía que ella era una agente de contrainteligencia. Jesús, pensé que era una prostituta.
-Sé todo eso. Y yo sabía que tenías sentimientos por ella. Te lo he dicho antes, está bien. -Julia se encogió de hombros, su espalda todavía en Lena. -Bueno, casi siempre bien. A excepción de vez en cuando, cuando me dejo notar lo hermosa que es. -Lena le acarició el cabello a Julia- Nunca estuve enamorada de ella.
-Ella era especial, sin embargo. Ella tenía que ser, para que tú te preocupes por ella. -Medio se giró para poder ver la cara de Lena- ¿Tu confías en ella?
-Eso es parte de lo que tengo que decidir. Porque si me comprometo con esta tarea y es Valerie a quien quieren que encuentre, tengo que saber hacia dónde voy después. -Julia se volvió completamente y pasó los brazos alrededor de la cintura de Lena.
-¿Si tomas la asignación?
-No voy a hacerlo si no quieres. -Julia se apartó.
-No me gusta cuando haces esto.
-¿Qué?
-Hacerme parte de la decisión. Era más fácil cuando tú hacías lo que querías. Entonces podría estar enojada contigo por hacerlo.
-¿Me siento perdida. -Lena tomó la mano de Julia de nuevo- Si he aprendido algo sobre estar contigo, es que se supone que debo hablarte de las cosas. No me confundas. -Julia agarró los hombros de Lena, tiró hacia sí y la besó. Fuerte.
-¿Cómo te sentirías hacia mí si digo que no? No quiero que lo hagas.
-Te amo.
-No puedo soportar tener que preocuparme por ti. No puedo tomar otra llamada telefónica diciéndome que estás herida.
-No voy a hacerlo.
-Yo quiero que tomes una posición de supervisión en la Seguridad Nacional. Sabes manejar equipos. Puedes hacerlo sin estar en la calle.
-Está bien.


Julia apretó los hombros de Lena, sintió el temblor de los músculos duros bajo sus dedos. Ella tuvo imágenes de Lena desnuda, su cuerpo tonificado y firme. Su cuerpo lleno de cicatrices. Su cuerpo listo para la batalla. La besó de nuevo, saboreando el calor de su boca, sintiendo la fuerza de sus brazos alrededor de ella y la abrazó con fuerza.


-Te amo muchísimo.
-Julia. -Murmuró Lena, deslizando sus dedos por el pecho de Julia acunando su pecho. Le besó la garganta y sintió como el pezón se endureció contra su palma.- No quiero hacerte daño.
-Lo sé, -respiró Julia, arqueando la espalda y exponiendo su cuello para el deslizamiento de los dientes y la lengua de Lena. Cubrió la mano de Lena que tenía sobre su pecho y presionó, gimiendo con el dolor placentero que la recorría- Haz lo que tengas que hacer. -Lena extendió la mano sobre la espalda de Julia y tiró de su camisa sacándola de sus pantalones vaqueros. Le dio un beso en la garganta en el hueco entre sus clavículas.
-¿Qué estás diciendo? -Julia se apartó y se quitó la camisa y la lanzó, entonces rápidamente desabrochó su sujetador y lo dejó caer al suelo. Ella arqueó la espalda, los pechos al aire con una invitación cuando ella se quitó los jeans.
-Date prisa. No tenemos mucho tiempo. -Rápidamente, Lena empujó a Julia hacia abajo sobre el ancho sofá de cuero y se arrodilló para quitarse las botas. Agarrando la parte superior de sus jeans, se quitó la camisa de algodón y seda, en un solo movimiento y se acercó a Julia desnuda.
-Acuéstate, -ordenó Lena. Acomodándose entre las piernas de Julia, ella apoyó un brazo por los hombros de Julia y la besó. Mientras acariciaba el interior de la boca de Julia, ella tomó su sexo, estaba húmedo, hinchado, y abriéndose para ella. Las manos de Julia se enterraron en su cabello y Lena se deslizó dentro de ella. Julia se sacudió y gritó- Nunca he querido lastimarte -dijo Lena desesperadamente, su aliento desgarrando su pecho mientras empujaba más profundo.
-No lo haces. No puedes. No cuando tú me am… oh, Dios. -Agarró el antebrazo de Lena y se empujó entre sus piernas. Condujo su pelvis para encontrarse con la de Lena hundiéndose, aumentando la presión, el ardor, cegándose- Lena, yo...
-Julia, Julia, -gruñó Lena contra la boca de Julia- Vamos, nena. Oh Jesús, por favor, déjame sentir cuando te vienes.
-Oh ahora -gritó Julia, sus uñas clavándose en el brazo de Lena. Su abdomen apretado y ella se enderezó, sosteniéndose en Lena mientras su orgasmo se derramaba- Abrázame. Abrázame. Dios, por favor, abrázame. -Lena la agarró con fuerza y se hundieron, alivió su espalda en el sofá, moviéndose hasta que pudo acostarse al lado de Julia y sostenerla en sus brazos.
-¿Está bien? Nena, ¿estás bien? -Julia presionó su rostro en el pecho de Lena, escuchando el latido de su corazón.
-Dios. Me haces venir como nadie. -Riendo, Lena le acarició el pelo.
-Cierto.
-Mmm. -Julia estiró y acomodó su muslo entre las piernas de Lena- Suenas ronca de nuevo. ¿Tu garganta está bien?
-Todo se siente fabuloso. -Julia apretó la entrepierna de Lena- ¿Qué te parece esto?
-Fabulosamente caliente.
-Me lo imaginaba. -Julia se apoderó del botón del pantalón de Lena. Lena la detuvo.
-Uh-uh. Ahora no. Voy a esperar.
-¿Desde cuándo?
-Desde que Diane va a llegar en cualquier momento.
-Amor -dijo Julia en una voz razonable- Puedo hacer que te corras en menos de treinta segundos. -Lena besó a Julia ligeramente.
-Eso es verdad. Pero yo quiero que te tomes mucho más tiempo. -Julia suspiró.
-Si eso es lo que quieres, supongo que puedo esperar.
-Entonces -Lena recostó su espalda para que Julia yaciera parcialmente sobre ella- ¿me quieres explicar lo que dijiste hace un momento cuando mi mente estaba derritiéndose? -Julia subía y bajaba su mano sobre el pecho de Lena.
-Te dije la verdad. No quiero que estés en peligro. Quiero que estés a salvo. -Ella encontró la mirada de cuestionamiento de Lena- Pero yo no quiero que mi amor te impida ser lo que eres. O hacer lo que tengas que hacer. Así que tienes que prometerme, con tu palabra de honor, que no vas a dejar que nada te pase. Promételo.
-Lo juro -susurró Lena, acariciando la mejilla de Julia- Juro que te amare con todo mi corazón todos los días por el resto de mi vida. -Julia parpadeó para contener las lágrimas.
-Eso no es lo que pregunté.
-Lo sé. Seré cuidadosa. -Julia se acomodó de nuevo y apretó su cara en el cuello de Lena.
-Anotado, Comandante.
avatar
Anonymus

Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 02/09/2014
Edad : 30
Localización : Argentina - Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Raque el Sáb Oct 10, 2015 12:52 am

Que bonito...!!!
Creeme que cuando digo "fiel seguidora" es neta..!!
De las pocas historias que considero que valen la pena. Cool Smile sunny

Raque

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 24/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Anonymus el Vie Oct 23, 2015 2:23 pm

Capítulo Cinco


-¡Allí! -Diane Bleeker se inclinó hacia delante sobre el asiento delantero de la cabina y señaló un edificio en el lado derecho de la calle.- Eso es-1202.

Cuando el taxista se desvió hacia la acera, la bocina de un auto resonó detrás de ellos, haciendo saltar a Diane. Se asomó por la ventana a pie de calle a tiempo de ver un sedán negro. El taxista murmuró una palabrota mientras aparcaba y salió a recuperar equipaje de Diana del maletero. Diane le dio diez dólares de propina después de que había dejado sus maletas en la acera frente al edificio de Lena. La puerta se abrió cuando ella arrastró su equipaje hacia ella, y sonrió en reconocimiento al rubio corpulento que estaba justo en el interior. El agente Wozinski haría que algunos linebackers parecieran pequeños.


-Hola, Greg.
-Srita. Bleeker. -Diane negó con la cabeza. Había renunciado a tratar de conseguir que le llamara Diane a pesar de que había pasado una semana con Julia y le había visto cada día durante ese tiempo. En los quince años que había sido amiga de Julia, se había acostumbrado a la presencia de agentes de seguridad. Pero nunca había sido así. Tantos, manteniendo una estrecha vigilancia. Ella se sorprendió de que Julia no se escapara más a menudo. Ella lo habría hecho.
-¿Está bien subir? -preguntó.
-Sí, señora. Voy a llamar y anunciarla.
-Es el 501, ¿verdad?
-Es correcto.


El ascensor era eficiente, y Diane sospechó que antes de llegar a la puerta de Lena, Wozinski había llamado. Cuando sonó la campana, Julia respondió de inmediato.


-Hola. -Julia la abrazó- Estoy muy contenta de que vinieras. -Diane le devolvió el abrazo, sorprendida por la intensidad del abrazo de Julia. Ella se echó hacia atrás, con los brazos alrededor de la cintura sin apretar entrelazadas, y la estudió. Julia parecía más descansada que cuando la había visto hace diez días, pero no podía verse peor el día después de que ambos Lena y Renée habían sido heridas. Sin embargo, había algo en los ojos de Julia que telegrafiaba preocupación. ¿Preocupación y remordimiento?
-¿Estás bien? -Diane miró más allá de Julia en la amplia sala de estar. Lena, que estaba de pie detrás de un pequeño bar escondido en el rincón más alejado de la habitación, la saludo con un movimiento de la cabeza. Como de costumbre, Diane no podía decir nada de su expresión. Ella agitó la mano y volvió su atención a Julia- ¿Te dio Lucinda problemas?
-Lo de siempre -dijo Julia, tratando de inyectar ligereza en su tono- No tenemos todos los detalles todavía. -Ella agarró la más grande de las maletas de Diane- Vamos, deja que te enseñe donde está la habitación. -Diane vaciló.
-¿Estás segura? Puedo quedarme en un hotel y tendrán ustedes dos un poco de intimidad. No necesito quedarme aquí. -Julia negó con la cabeza.
-No, yo quiero que te quedes aquí. -Ella siguió la dirección de la mirada de Diane- Lena está muy bien con eso. En serio. -Ella se echó a reír sin mucho humor- Y Dios sabe que estamos acostumbradas a tener gente alrededor todo el tiempo. Por lo menos contigo, es por elección.
-¿Estás segura? -Diane se dio cuenta de que en realidad ella quería quedarse con Julia. Se había sentido casi insoportablemente sola en una ciudad aún en medio del dolor.
-Afirmativo -Julia tomó la mano libre de Diane y tiró de ella dentro del apartamento- Así que esta es la sala de estar, cuarto de baño está por ahí y la habitación es por este corredor. -Ella asintió con la cabeza hacia el lado opuesto de la sala de estar- Nuestro dormitorio está allí. -Diane miró hacia atrás por encima del hombro mientras seguía a Julia.
-Bueno, diablos, ni siquiera voy a ser capaz de escuchar. -Julia se echó a reír.
-Como si no lo hubieras oído todo antes. Bueno, al menos a mí.
-Eso es cierto -dijo Diane, mientras colocaban el equipaje en la habitación de invitados- Pero teníamos dieciséis años.
-Lena está abriendo una botella de vino. -Julia miró el traje pantalón marrón y la gabardina de seda marfil Tahari de Diane- ¿Por qué no te pones algo descuidado y cómodo y te unes a nosotras en la sala de estar. Pedimos pizza.
-Dios, eso suena fabuloso. -Diane se quitó la gabardina y la colocó sobre la silla que estaba frente a un escritorio estrecho, se quitó los Jimmy Choo y se dejó caer de espaldas sobre la cama. Palmeó el espacio a su lado mientras se acurrucaba- Quédate un minuto -Julia subió a la cama y apoyó la cabeza en la palma de la mano, frente a Diane. Como de costumbre, Diane se veía preciosa. Tenía el pelo hasta los hombros del color oro que y casi lacios, enmarcando un rostro ovalado dramático con los ojos azules como el hielo. Katherine Hepburn en rubio- Siento que estamos de vuelta en la escuela preparatoria.
-A veces me gustaría que estuviéramos. -Diane sonrió débilmente. Se veía cansada. ¿Quién no? Sus ojos se volvieron distantes.
-No, pensándolo bien, tal vez no. Porque si volviéramos, todavía estaría tratando de seducirte y todavía estarías rompiendo mi corazón.
-Por lo que recuerdo -dijo Julia con cariño- tú me sedujiste.
-Yo te arrastré a la cama cuando estabas borracha. Además, tu viniste a mí durante toda la noche, así que no cuenta. -Diane se echó a reír al recordarlo- Era buen sexo, creo, ¿no es cierto?
-Teníamos quince. Por supuesto que sí. -Julia suspiró- Te quiero, lo sabes.
-Lo sé. -Diane acarició el brazo de Julia.- Entonces, ¿qué pasa? -Julia negó con la cabeza. No podía decirle a Diane acerca de la situación con Valerie, no hasta que ella hubiera tenido tiempo de hablar con Lena un poco más. No hasta que hubiera tenido la oportunidad de decidir lo que haría si Lena se pusiera del lado de Lucinda y su padre. Su mente se rebelaba ante la posibilidad, porque no estaba segura de lo que haría si tuviera que luchar contra todo el mundo que le importaba. Ella no estaba segura de poder soportar estar en desacuerdo con Lena por algo como esto- Dios, te ves triste, cariño. -Diane deslizó su mano a la parte posterior del cuello de Julia y masajeó suavemente- ¿Hay algo mal con Lena? ¿Está en problemas por lo que ocurrió en el complejo?
-No, -dijo Julia rápidamente- Estoy cansada. Y lo último que quería era ser arrastrada aquí de nuevo.
-¿Vas a decirme qué está pasando? Porque soy probablemente la única persona en el mundo, además de Lena quién puede decir cuando estás molesta y tratando de no demostrarlo.
-Lo haré -dijo Julia, dándose cuenta de que no tenía sentido negar lo que Diane ya sabía- Tan pronto como me sea posible. -Diane se sentó y se quitó la chaqueta y la dejó sobre la cama junto a ella.
-¿Crees que Lena puede averiguar dónde está Valerie? -Julia se quedó sin aliento, se alegró de que Diane no estuviera mirándola. Ella tomó un segundo extra para asegurarse de que su voz fuera firme.
-No lo sé. ¿Por qué? -Diane se puso de pie, se desabrochó los pantalones y se los sacó. Usando sólo la blusa y las bragas, abrió su maleta y sacó un par de pantalones vaqueros suaves y descoloridos. Se los puso y subió la cremallera, luego levantó la gabardina y la colocó con su traje.
-Porque pensé que volvería a saber de ella y hasta ahora no sé nada. Y yo no sé cómo hacer para encontrarla.
-Tal vez sería mejor si no la encontraras -dijo Julia con cuidado.
-¿Quieres decir que crea que su acto de desaparición era sólo su manera de dejarme? -Diane se puso una blusa azul claro de algodón y la abotonó, girando parcialmente fuera de la cama para que Julia no viera que sus manos temblaban. Ella sabía lo que Julia estaba tratando de decir y ella había considerado todos los días que la explicación era obvia desde que Valerie había desaparecido una mañana, antes del amanecer. Habían tenido una aventura amorosa y ahora todo había terminado y que era una tonta si no simplemente lo aceptaba- ¿Crees que debería dejarla ir?
-No lo sé, Diane -dijo Julia con suavidad- Pero es complicado con Valerie. No hay manera de saber si se fue porque quería o porque tenía que hacerlo. Pero de cualquier manera, lo dejó sin explicar, así que no puedo imaginar que ella quiera que vayas a buscarla.
-Ella me llamó. -Diane se refería a la breve llamada la mañana que Valerie había desaparecido. La mañana del asalto a la fortaleza de la montaña de un grupo de fanáticos paramilitares- Eso tiene que significar algo. Si ella se está moviendo..., ¿por qué llamó? -Julia estuvo de acuerdo, pero tenía miedo de decirlo. No sabía si era seguro para Diana tener algo que ver con Valerie ahora. No cuando parecía que la mitad del país la estaba buscando.
-Tú sabes que es una agente y todo el sistema de seguridad nacional está en un alboroto ahora. Va a tomar tiempo para que todo se restablezca. Semanas. Meses tal vez.
-No quiero esperar meses para hablar con ella. Para verla de nuevo. -Diane le dio la espalda y caminó hacia la ventana. Envolvió sus brazos alrededor suyo- La extraño. Dios, la echo de menos.
-Oh, bueno, -dijo Julia, odiando el dolor en la voz de Diane. Se arrastró fuera de la cama y se acercó a Diane, abrazándola por detrás
-Quizás Lena pueda hacerle llegar un mensaje a ella de mí parte. Sólo si sabe… -Diane luchaba con las lágrimas.- Sólo para que sepa que no me he dado por vencida.
-Haré lo que pueda -murmuró Julia. Diane se apoyó en Julia y apoyó su mejilla contra la de Julia.
-Gracias -Julia la abrazó con fuerza, preguntándose lo que acababa de prometer. ¿Y cómo podía mantener su palabra a una mujer a la que amaba sin traicionar a la otra?

~*~

El ascensor se sacudió a una parada y Paula abrió los ojos. Por unos pocos y vertiginosos segundos, ella no estuvo segura de dónde estaba. Dos mujeres y un hombre, todos con trajes de negocios, estaba hablando a su izquierda, haciendo caso omiso de ella cuando se apoyó contra la pared en la esquina. Ella parpadeó ante el panel numérico. Piso 10. Una imagen brillante de un restaurante en la pared opuesta anunciaba la veranda del Wyndham Washington, DC. Ella estaba en el hotel donde el equipo se quedaba cuando estaban temporalmente en el Capitolio. Se acordó de que Hara la dejó frente de la entrada antes de llevar la Suburban a una plaza de aparcamiento especial reservada. Entonces, ¿qué? Jesús, ¿era posible que se haya dormido de pie?


-Disculpe. -Avergonzada, se apartó de la pared y saltó entre las puertas del ascensor cuando empezaron a cerrarse. Vaya agente del Servicio Secreto. Ella había perdido completamente la pista de lo que la rodeaba. No importaba que ella no estuviera de servicio. Era su trabajo ser observadora. Deslizó la llave de la tarjeta de plástico del bolsillo mientras caminaba rápidamente por el pasillo, con la esperanza de salir de su desconcierto. Entró en el cuarto 1020. Estaba oscuro el interior y por un instante, pensó que estaba en el lugar equivocado- ¿Renée? -Inconscientemente, hizo la chaqueta hacia atrás y apoyó la mano en la empuñadura de la Sig Sauer enfundada en su cadera derecha.- ¿Nena?
-Estoy aquí -respondió Renée Savard. Paula sintió en la pared buscando el interruptor, luego vaciló.
-¿Puedo encender la luz? Sólo un segundo -Paula oyó el chirrido de los muelles, a continuación, la lámpara de noche se encendió. Renée, todavía con la ropa que había viajado, yacía encima de la colcha de la cama de matrimonio. El arma de servicio de Renée enfundada estaba apoyada en la mesita de noche al lado de una botella del medicamento recetado. El estómago de Paula se tensó, pero forzó una sonrisa cuando ella cruzó la habitación y se inclinó para besar a su amante. Pasó la mano por la mejilla de Renée.
-¿Tomando una siesta?
-Tratando -Paula se acomodó con cautela a un lado de la cama y se golpeó la pierna con el inmovilizador de Renée.
-¿Tu rodilla te está molestando?
-Está bien -dijo Renée bruscamente, entonces con la misma rapidez cogió la mano de Paula cuando comenzó a levantarse- Lo siento. Sí, me duele un poco. -Ella hizo un gesto hacia la botella de la medicina en la mesa- Estoy tratando de no tomar esas cosas, pero mi cuerpo me duele al no ser capaz de moverse mucho. Este condenado inmovilizador. -Se interrumpió, mirando disgustada- Cristo, tú has estado a pie trabajando desde el amanecer y me estoy quejando -Renée cerró los ojos y volvió la cabeza.
-Ya estoy aquí y puedo ayudarte -dijo Paula a la ligera cuando jaló las tiras de velcro del inmovilizador- ¿por qué no hacemos esto. El médico no dijo que no podías doblar la rodilla, sólo que no podías ponerle peso. No es de extrañar que te duela la pierna, estando apretada durante horas. ¿Quieres que guarde tu arma, también?
-Deberías. Estaba esperando que llegaras y establecieras la combinación de la caja fuerte.
-Yo me encargo de eso en un minuto -dijo Paula, enormemente aliviada. Ella debía conocer mejor a Renée si siquiera consideraría... ella ni siquiera pudo completar la idea. Inesperadamente, sintió un pinchazo de lágrimas en sus ojos y parpadeó con fuerza, sus mandíbulas apretadas firmemente. -¿Qué? -Renée la estudió con los ojos entrecerrados.
-Nada -dijo Paula con voz ronca- Sólo cansada. -Renée miró de Paula a la mesita de noche y ella aspiró bruscamente.
-¿Tú no crees? Oh, corazón, nunca.
-Lo sé -dijo Paula, sosteniendo la mano de Renée entre las suyas- Lo sé. Sólo por un minuto, cuando entré, todo parecía tan extraño. Entonces vi… -ella negó con la cabeza- Todo está cambiando tan rápido, a veces me siento confundida.
-¿Dónde está Julia?
-Con la comandante -dijo Paula, sin preocuparse por el aparente cambio de tema. No pasó nada en su vida o en los últimos meses, en la de Renée, hasta que lo que realmente importaba se había esfumado. Y esa era la seguridad de Julia Volkova- Ella se quedara en la noche. Greg está allí ahora y Hara durante la noche. Voy a recogerla por la mañana, a menos que ella llame para decirme que saldrá.
-Bien. Asegura las armas y ponte algo cómodo. Después ven a acostarte conmigo.
-¿Pido algo para comer? -Renée cuidadosamente dobló las piernas y tiró de las mantas a un lado. Ella se abrió los pantalones y empezó a bajarlos sobre sus caderas.
-En un rato.
-Está bien. -Paula tomó el arma de Renée y desenfundó la suya. Cruzó al armario y después de establecer la combinación de la caja fuerte en la habitación, las guardó. Luego cerró las cortinas, se desnudó y cruzó la ropa sobre el brazo del sillón de lectura delante de las ventanas- Probablemente debería darme un baño.
-Vamos a hablar un segundo. Entonces podemos pedir la cena y tomaremos una ducha mientras esperamos a que la traigan. -Paula levantó las mantas y se deslizó en la cama. Se volvió de lado y la besó suavemente.
-Te extrañé hoy. -Con cuidado, deslizó su brazo alrededor de los hombros de Renée y se volteó de espaldas con Renée en sus brazos.
-¿Qué está pasando con Julia que tuvo que regresar aquí, ¿sabes? -Descansó su mejilla contra los pechos de Paula con un suspiro. Paula vaciló. Era una pregunta bastante inocente, pero se sentía protectora de Julia de una manera que no tenía antes, a pesar de que se había preparado para protegerla a costa de su propia vida durante más de un año- No importa -dijo Renée rotundamente en el silencio- Eso estuvo fuera de lugar
-No -dijo Paula- No lo fue. Has formado parte del equipo de un modo u otro durante meses.
-¿Pero? -Paula suspiró.
-No estoy segura. -Renée besó la suave y lisa piel de pecho de Paula
-Es diferente, siendo su jefa de seguridad, ¿no es así?
-Sabes, te debo una disculpa -susurró Paula.
-¿Qué? -Renée levantó la cabeza, su expresión preocupada- ¿De qué estás hablando?
-Nunca te pregunté cómo te sentías acerca de aceptar esta asignación. Lo siento. -Renée se acercó y se inclinó sobre su codo, moviendo los dedos de la otra mano distraídamente hacia arriba y hacia abajo del estómago de Paula.
-Corazón, tienes una promoción que te merecías. Estoy muy orgullosa de ti. ¿No lo sabías? Porque si no te he hecho saber que…
-No, -dijo Paula rápidamente- Quiero decir, nunca te di la oportunidad de decir que no querías que yo lo hiciera. -Los ojos de Renée se oscurecieron. -¿Es así como te hago sentir? ¿Que yo no quiero que seas Jefa de seguridad de Julia?
-No, -dijo Paula, frustrada.- Pero eso significa que voy a viajar más y trabajar más y probablemente... no sé, distraída. Y eso nos afecta. -Acarició la mandíbula de Renée y trazó con el pulgar la mejilla de Renée.-Yo no quiero que nada se interponga entre nosotras.
-Eres una agente del servicio secreto, Paula, -dijo Renée con total naturalidad.- Al igual que yo soy una agente del FBI. Al menos, lo era.
-Hey. Aún lo eres.
-Sí, puede ser. Primero mi hombro, ahora mi pierna. Si no hago rehabilitación al cien por ciento me van a sacar del terreno. -Renée se veía lejana- No estamos hablando de mí. Estamos hablando de ti. -Ella miró de nuevo a Paula a los ojos- Entiendo lo que tu trabajo requiere. Estoy bien con eso. Estoy orgullosa de ti. Yo sólo... las cosas son difíciles ahora, pero no eres tú. -Ella se inclinó y besó a Paula fuerte- Corazón, no eres tú -Paula atrajo a Renée en sus brazos de nuevo y le devolvió el beso.
-No me gusta que seas infeliz.
-Sólo tengo que pensar en lo que voy a hacer si me trasladan a un trabajo de escritorio en alguna parte. -Renée cerró los ojos- Yo no creo que pueda soportarlo. -Paula apretó su abrazo, asustada más por el desaliento en la voz de Renée que de la idea de que su amante pudiera ser transferida a otra parte del país.
-Vas a estar bien. La pierna va a estar bien y vas a volver al servicio antes de que te des cuenta.
-No voy a aceptar un puesto en alguna otra parte si eso significa que nunca voy a ser capaz de verte. -Renée acariciaba el pecho de Paula, luego bajando, inconscientemente trazando la línea de los músculos hasta la base de su vientre.- No después de todo lo que ha pasado. -Paula trató de concentrarse en apoyarla, pero las caricias persistentes de Renée estaban empezando a minar su concentración. Casualmente, cubrió la inquisitiva mano de Renée y la sacó fuera de la zona de riesgo que estaba peligrosamente cerca de arder.
-Lo sé. Siento lo mismo.
-No hemos hecho el amor desde que me dispararon -observó Renée suavemente, sacando la mano del agarre de Paula. Ella tocó ligeramente a Paula entre las piernas- ¿Lo extrañaste?
-Oh, vaya, -musitó Paula, sus piernas comenzaron a temblar.- Sí -Renée apretó suavemente.
-¿Has estado tomando muchos solitarios?
-No muchos. -Paula se sonrojó al sentir una oleada de humedad entre sus muslos- Oh
-Mmm. Me has echado de menos, ¿verdad? -Renée apretó un poco más y movió su mano.
-Detente -Paula cerró la mano por encima de la de Renée, impidiéndole mover los dedos- En serio. No lo hagas. Voy a excitarme realmente y no podemos hasta que tu pierna esté mejor. -Renée se rio.
-Mi pierna me podría impedir trabajar, corazón, pero no me impide cuidar de los asuntos importantes. -Ella bajó la cabeza y lamió el pezón de Paula enseguida. Cuando Paula se estremeció y gimió en voz baja, ella tomó el nudo pequeño y duro tiernamente con sus dientes.- Así que creo que debes permanecer inmóvil. -Ella chupó hasta que Paula volvió a gemir- Mientras te hago venir.
-Renée -dijo Paula con voz ronca- Hay que esperar -Renée se movió y guío la cara de Paula a su pecho.
-No. Esperar es lo último que debemos hacer. -Ella suspiro cuando la boca de Paula se cerró sobre su pezón. Delicadamente, trazó la prominencia del duro clítoris de Paula con la punta del dedo. Cuando Paula se sacudió y empezó a retirarse, ella lo tomó entre los dedos pulgar e índice y apretó.- Estamos aquí juntas ahora, Paula. Siénteme ahora, cariño. Siénteme. -Incapaz de resistirse a las caricias persistentes, Paula cerró los ojos mientras le acariciaba Renée en el lugar correcto con sólo la presión adecuada para hacerla llegar. Girando hacia el orgasmo, susurró la única cosa de la que ella era totalmente cierta en un mundo incierto de repente.
-Te amo.
avatar
Anonymus

Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 02/09/2014
Edad : 30
Localización : Argentina - Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por flakita volkatina el Miér Oct 28, 2015 10:12 pm

Wow extrañaba leer mas d esto... mas contiiiiii
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 23
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Anonymus el Dom Nov 01, 2015 1:39 pm

Capítulo Seis

-Diane estuvo tranquila esta noche, -dijo Lena mientras se sentaba en el borde de la cama y se quitaba los zapatos. Se desabrochó el cinturón, levantó sus caderas y bajó sus pantalones. Al otro lado de la habitación, se desnudó Julia, poniendo sus pantalones vaqueros azules y una camiseta en la cesta de la ropa en el armario del dormitorio. Los círculos que habían surgido bajo sus ojos al principio del día se habían profundizado, dándole una mirada encantada.
-Las cosas están todavía bastante horribles en Manhattan -dijo Julia- Cerró la galería por un tiempo.
-Va a tomar algún tiempo antes de que las personas y negocios se recuperen. -Lena se rio sin alegría mientras se quitaba la camisa.
-Supongo que recuperar es una palabra optimista
-Ajustarse a una nueva realidad es difícil. -Desnuda, Julia rozó sus dedos sobre el pecho de Lena mientras se deslizaba junto a ella dentro de la cama- Creo que nos estamos poniendo al día con el resto del mundo. -Lena se quitó el resto de su ropa, apagó la luz y se volvió de lado y rodeó con un brazo a Julia, aprovechando la oscuridad dijo:- Hay que ir de nuevo a Whitley Point por un tiempo. Llévate a Diane.
-Enciende la luz. -Sin decir palabra, Lena lo hizo- Regresar a Whitley Point y mantenerme fuera del camino -preguntó Julia nerviosamente.
-No creo que dije eso. -Lena trazó un dedo a lo largo del arco de la mandíbula rígida de Julia- Estaba pensando que hace veinticuatro horas tu casi parecías relajada. -Pasó el pulgar encima del pómulo de Julia- Ahora te ves un poco cansada. -Julia quitó la mano de Lena de la cara y le mordió el pulgar bastante fuerte hasta que hizo una mueca de dolor Lena.
-No trates de distraerme con tus movimientos suaves.
-Ay
-Déjame adivinar lo que vas a hacer mientras estoy pintando cuadros bonitos en una isla remota. Y Diane está haciendo... punto de cruz. -Lena reprimió una sonrisa. Julia había estado momentos antes pálida. Ahora ella estaba enrojecida y sus ojos brillaban. La ira se veía bien en ella, pero entonces, siempre había sido así- Vas a estar jugando al súper detective en Washington o Nueva York o Dios sabe dónde, persiguiendo a los maniacos que estarían encantados de matarte y a ellos mismos y todo mundo a los alrededores. -Julia empujó a Lena en el hombro- Ya sé que vas a aceptar la oferta de mi padre. ¿Qué más has planeado?
-No estoy segura. He estado fuera del circuito de inteligencia desde la redada. Tengo que armar un equipo y hacer un poco de ponerse al día. -Lena se arriesgó a darle un beso rápido- Y es posible que tenga que viajar -Julia se sentó y abrazó sus rodillas.
-¿Dónde? Y no te atrevas a decir en cualquier parte del Medio Oriente -Ella se centró en Lena, en sus gestos- Lo digo en serio. Si alguien tiene que ir allí, está bien. Es por eso que tenemos la CIA y todos los otros espías. -Tenía los puños tan apretados que Lena pensó que sus dedos debían estarse entumeciendo- Yo nunca te he pedido que no hagas algo, Elena. Pero te estoy pidiendo esto.
-Allá no es donde quiero ir -dijo Lena, hizo palanca con sus manos para deshacer el puño de Julia, entrelazando sus dedos- Estaba pensando en París
-¿Paris? -Se hizo eco Julia.- ¿Por qué?
-Debido a que Foster hizo más que unas cuantas excursiones allí en los diez meses antes del asalto al Aerie. Tal vez haya una conexión. -Lena se encogió de hombros, frustrada- No lo sé. Ese es el problema, ninguno de nosotros lo sabemos, porque ninguno de nosotros esperaba nada parecido a lo que pasó.
-¿Crees que Valerie esté París?
-¿Valerie? -Lena rodeó los hombros de Julia y tiró de ella hacia abajo sobre la cama. Le acarició el pelo a pesar de que ella podía sentir que se resistía a su caricia. Esto no era ira. Esto era miedo. El miedo y la otra cosa que no podía hacerse una idea que era- Supongo que es posible. Ella sabe todo lo que sé de lo que ocurrió en el ataque en el Aerie y quién podría estar detrás de él. Eso es parte del problema. Ella sabe tanto como yo o más y ella está un paso por delante de nosotros.
-Estás tomando esta asignación con OSN para encontrar a Valerie, ¿no es así? -preguntó Julia.
-No, -dijo Lena- Estoy tomando esta asignación debido a que Stark ya no me necesita y tú tampoco, no profesionalmente. Y para nada voy a volver a dar seguridad a los candidatos presidenciales o diplomáticos que vengan de visita y estoy segura de que no voy a perseguir el dinero sucio, incluso si está financiando cárteles de la droga. Hay amenazas más grandes que las drogas por las que preocuparse ahora.
-Y por supuesto, tú quieres ir por los más grandes y más malos. -Julia se puso encima de Lena y se elevó con los codos. Muy suavemente tocó la cara de Lena- Me sorprende que no estés en el ejército. Eres una patriota. -Lena sonrió y besó la punta de los dedos de Julia.
-Pensé en ello cuando era más joven, pero yo no recibo órdenes del todo bien. -Al resoplido de burla de Julia, ella negó con la cabeza.- No, no lo creo. En realidad no. Entiendo la cadena de mando y la respeto. Pero necesito la libertad de llamar a mis propios tiros en mi día a día de trabajo.
-Evitaste mi pregunta acerca de Valerie. Tú quieres dar con ella, ¿no? -Julia fue consciente de pisar con cuidado. Ella quería saber qué pensaba hacer Lena. Por mucho que Lena pudiera decirle. Lena era su amante y ella necesitaba saber qué le importaba a ella y porque se ponía en peligro y por qué. Pero ella no quería saber nada que Lena pudiera decirle y fuera una traición involuntaria de su confianza.
-Quiero encontrarla, -convino Lena- y necesito encontrarla. Ella está ya sea en peligro o es un peligro potencial para los demás. De cualquier manera, no es seguro que esté sola allá afuera.
-Yo no voy a usar a Diane que te ayude. -Julia no sabía por qué estaba sorprendida de que las palabras salieron con tanta facilidad. Nunca hubo ninguna duda acerca de lo que iba a hacer. O no haría. Julia comenzó a sentarse, pero Lena la abrazó.
-Nunca pensé que lo haría. Sabes que no te lo pediría, ¿no? -En silencio, Julia asintió- Pero escúchame, ¿de acuerdo?
-Puede que no me lo pidas, pero es posible que desees que lo haga. -Julia apoyó la cabeza sobre el pecho de Lena- Yo no quiero… desilusionarte.
-Desiluci… -Lena tomó la barbilla de Julia y la miró a los ojos. Estaban nublados y con problemas. Odiaba que su amante hubiera quedado atrapada en la maraña de lealtades divididas- Nena, es mi trabajo. No el tuyo. Lucinda se equivocó al pedir que te involucraras.
-¿Qué pasa con la seguridad nacional?
-No tendremos seguridad nacional o de cualquier otro tipo, si se recurre a espiar a nuestros amigos. -Lena sacudió la cabeza.- Confío en que me dirás si Diane se mete en problemas.
-Lo haré.
-Y tú tienes que permanecer fuera de él. -Lena tomó la mandíbula de Julia con más firmeza, profundizando en los ojos azules que brillaban con la resistencia esperada- ¿Está bien?
-Está bien. -Vaciló Julia.- ¿Puedes decirme por qué crees que Valerie podría estar en peligro? Diane realmente la ama, Lena.
-Ah, Jesús, -respiró Lena.- Qué desastre.
-El amor tiende a ser así -murmuró Julia, besando la garganta de Lena.
-Tú me liaste. -Acariciando la parte posterior del cuello de Julia, Lena ordenaba sus pensamientos.- Hasta hace un par de horas antes de la redada, las únicas personas que conocían la identidad de Matheson fueron Valerie, Stark, Savard y Davis. Si Matheson desapareció del complejo o nunca se presentó allí para empezar porque alguien le avisó, hay un número limitado de explicaciones. Sé que no era uno de mi gente y no es probable que nadie en el equipo de asalto. Así que, o le advirtió Valerie o Valerie le dijo a alguien que le advirtió a él.
-Valerie debe informar a alguien dentro de la Compañía, Lena -dijo Julia.
-Por supuesto. Quien le ordenó que se infiltrara en nuestro equipo desde el principio. -Julia cerró los ojos.
-Entonces eso significa que van a saber que tú la estás buscando. Jesús, esto es una pesadilla. Y vas a estar justo en el medio de ella.
-Si Valerie no fue responsable de la fuga, una vez que se enteró de la desaparición de Matheson, ella sabría que era el eslabón débil. Tendría que desaparecer porque ella sabría que quien avisó a Matheson iba a venir detrás de ella.
-¿Así que me estás diciendo que Valerie no está segura y que debería ayudar a encontrarla?
-Esa es una manera de ver las cosas -dijo Lena- En este momento, no estoy segura. Y porque no estoy segura, no quiero que hagas nada- A menos que te escondas con Tanner y Diane en Whitley Point. Ese sería mi deseo. -Lena besó la punta de la barbilla de Julia.- ¿Alguna oportunidad?
-No lo sé, tal vez -dijo Julia.- No es porque quiera ocultarme, sino porque no me quiero quedar aquí. Y no puedo volver a Manhattan, porque ya no tengo ningún lugar a donde volver.
-Esto suena bien -dijo Lena.
-Pero
-Uh-oh -Julia sonrió.
-Yo no me voy sin ti. -Lena frunció el ceño.
-Yo voy a estar muy ocupada, Julia. Tengo que formar un equipo de trabajo, para una cosa. Entonces, ¿quién sabe lo que voy a encontrar una vez que comience la excavación en toda esta situación de Valerie?
-¿Me estás diciendo que vas a dirigir la investigación desde una oficina en alguna parte en Washington DC? ¿Dónde cualquiera puede acceder a tus archivos o supervisar tus actividades? -Julia hizo una mueca- Incluso yo sé que no es muy inteligente. Si aún sospechas que hay alguien lo suficientemente alto para obtener el nombre de Matheson de los informes de inteligencia de Valerie y avisarle, entonces nada es seguro. -Ella sonrió- A menos que vayas a trabajar fuera de la oficina de Lucinda. -Lena gimió.
-Lo haces sonar tan atractivo. Pero estamos hablando de una gran operación aquí, nena.
-Encontraste a Matheson trabajando desde el Whitley Point. Esa fue también una gran operación.
-Sí y alguien sacó a Valerie, delante de nuestras narices.
-Buen punto, excepto que Valerie les ayudó desde el interior. -Julia vio la ira y la traición como un parpadeo en la cara de Lena, sabiendo que nada de lo que pudiera decir podría disminuirlo. Sólo la verdad puede hacer eso.- Tienes que admitir, que va a ser más seguro allí que en casi cualquier lugar por aquí.
-Voy a pensar en ello. Al menos para una base de operaciones. Demonios -reflexionó Lena- hacíamos toda nuestra vigilancia previa e inteligencia precisamente en el Aerie. Esa fue también una maldita gran operación.
-Voy a hablar con Tanner mañana sobre la aceleración de la compra de la propiedad. Estoy segura de que puede hacer que suceda. Además, -dijo Julia en voz baja- me encanta ahí y necesitamos un lugar para vivir. -Lena pasó sus dedos por el cabello de Julia, luego acercó su cabeza y la besó. Ella murmuró contra sus labios:
-¿Si lo necesitamos, ¿no es así
-¿Está bien contigo?
-¿Vas a estar bien al tener una base de operaciones en donde vivamos? -Julia rio brevemente.
-Elena, siempre he tenido una especie de base donde yo vivo. Mira el Aerie. Estoy acostumbrada a ello.
-Si estás segura. Ahora mismo, me sentiría muchísimo mejor si estuvieras allí.
-Voy a hablar con Lucinda mañana acerca de nuestros planes -dijo Julia. Lena le dio la vuelta y puso un muslo entre sus piernas.
-No vas a hacer que vaya contigo, ¿verdad?
-No puedo creer que tengas miedo de Lucinda. -Julia envolvió la pierna alrededor de la parte posterior del muslo de Lena y anidó su centro contra la entrepierna de Lena- Te va a costar
-Lo que sea. -Dijo Lena girando lentamente las caderas entre las piernas de Julia- Sólo nómbralo.
-Vamos a ver cuántas veces puedes hacerme venir -murmuró Julia- mientras pienso en ello -Lena se rio
-Dura tarea.

~*~

-¿Hola? -dijo Diane distraídamente, esperando un número equivocado.
-Hola. ¿Te he despertado? -Diane se sentó abruptamente. La luz de la luna y el resplandor de la ciudad rodeaban la habitación con luz tenue, gris. Ella no había estado durmiendo, a pesar de que era media noche.
-No. Estaba pensando en ti. -Un aliento inhalado y un compás de silencio. Diane a punto de decir su nombre, pero sabía instintivamente que no. Esperó, los segundos interminables- ¿Estás en casa?
-En realidad, estoy... -Diane pensó en todas las conversaciones que había tenido en los últimos años con Julia y la forma en que siempre había tenido cuidado, aun cuando probablemente no había que tenerlo. Ahora, con Valerie, seguramente lo era- Estoy visitando a unos amigos.
-Ah. ¿Alguien que yo conozca?
-Sí. -el corazón de Diane golpeó y ella se esforzó por escuchar todos los matices en la voz de Valerie- ¿Qué tal ha ido tu viaje?
-No debería haber llamado, pero te extraño. -Diane se quedó sin aliento.
-¿Puedo unirme a ti? Estoy un poco harta de mí misma en estos momentos.
-Eso no es una buena idea.
-¿Por qué no? Yo también te extraño, terriblemente.
-No soy muy buena compañía en estos momentos. -Diane escuchó la advertencia debajo de las palabras, pero se negó a ser disuadida.
-¿No debería ser yo la que decida eso?
-Confía en mí, no puede ser todo... agradable.
-¿Estar contigo? -Dijo Diane ligeramente mientras mentalmente tradujo, no es seguro.
-Sí.
-Entonces eso es una razón más para que me dejes ir a demostrarte que te equivocas. -Diane levantó sus rodillas y apoyó la frente en ellas. Cerró los ojos, tratando de dejar fuera todas las sensaciones, excepto el sonido de la voz de Valerie. Un suspiro llegó a través de la línea.
-Y es por eso que he estado lejos.
-Estoy segura de que nuestros amigos podrían ayudar a animarte.
-Yo no estoy tan segura de eso -Diane vaciló. Julia era la única persona en su vida en la que ella confiaba plenamente. Pero no había ninguna razón por la que Valerie debería. Pero ¿qué pasa con Lena? ¿Valerie confiaría en ella? Lena ayudaría a Valerie, si estuviera en problemas. ¿No lo haría? ¿Lo haría por ella? La lealtad de Lena nunca estuvo en duda. Julia primero. El país en segundo. ¿Y la amistad? Diane no tenía ninguna duda de que Lena arriesgaría su vida por Stark o Savard o cualquiera de los otros. ¿Valerie, ex-amante y colega de Lena, caería en la misma categoría? Pero entonces, ella no entendía realmente nada de lo que había sucedido. No entendía por qué Valerie se había ido, por qué se había mantenido al margen y por qué estaba obviamente temerosa de hablar con ella ahora. Ella no lo entendería hasta que Valerie lo explicara y ella necesitaba desesperadamente saber.
-Quiero verte
-Diane
-Nadie lo sabrá. Por favor. -Otra pausa interminable, ni siquiera el sonido de la respiración en la línea. Diane se obligó a no decir nada más de lo que ya tenía. Ella nunca le había pedido a una mujer cualquier cosa en su vida, ni siquiera a Julia cuando era más joven y ella había estado perdidamente enamorada de ella. Julia nunca había conocido la profundidad de sus sentimientos, tal vez porque ya había aprendido a proteger sus emociones detrás de indiferencia casual. No había tenido muchas decepciones al aprender a no desear lo que no podía tener. Valerie habría cambiado sin esfuerzo todo eso. Y ahora, si no lo hacía era por el sentido de que podría poner en peligro a Valerie, sino ella con mucho gusto le rogaría. Cualquier cosa para romper este aislamiento involuntario.
-¿Hasta cuándo vas a estar ahí? -preguntó Valerie finalmente.
-¿Cuánto tiempo debo estar? -replicó Diane.
-Unos pocos días estaría bien.
-Voy a intentarlo. -Diane abrió los ojos. La luna se había ocultado detrás de una nube y la habitación estaba oscura.- No tengas miedo -Valerie se rio levemente.
-¿De ti?
-Por mí -susurró Diane.
-No creo que pueda prometer eso -Diane sonrió.
-Y yo siento lo mismo. Estaré esperando.
-Adiós -susurró Valerie. Diane se sentó en silencio en la oscuridad durante unos minutos más, fijando el sonido de la voz de Valerie en su mente. Entonces ella observó el último número de su registro de llamadas y lo marcó. Lo siento. El número que está marcando ya no está en servicio.

avatar
Anonymus

Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 02/09/2014
Edad : 30
Localización : Argentina - Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Raque el Dom Nov 08, 2015 11:13 pm

Wow....!!!!
Conti conti..!!!
Surprised Cool Surprised

Raque

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 24/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Monyk el Dom Nov 08, 2015 11:43 pm

Y la conti?
Saludos!

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por flakita volkatina el Jue Nov 12, 2015 3:36 pm

Para mi q esa p.... d Valerie es d las malas y se quiere llevar a diane hast el fondo xq much para Julia, mas contiiii y mas larga plissss
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 23
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Anonymus el Lun Nov 23, 2015 7:42 pm

Capítulo Siete

Martes Julia se detuvo a mitad de camino a través de la sala de estar y gimió en agradecimiento mientras olía el café. Se volvió hacia la zona de estar en frente de las ventanas y alcanzó a ver los primeros rayos de un amanecer brumoso naranja fuera de las ventanas. Diane acurrucada en una esquina del sofá, en su pijama de satín color borgoña, su cabello rubio suelto y en parte protegiendo su cara, con una taza cogida con las dos manos.


-Hola -dijo Julia- ¿Quieres compañía?
-Sí, claro que sí. -Julia siguió a la cocina contigua, se sirvió café y regresó. Se sentó en el sofá y miró la postura de Diane, las piernas encogidas debajo de ella, se volvió parcialmente para que pudiera ver de frente a su amiga- ¿Temprano por la mañana o tarde por la noche? -Diane sonrió con tristeza.
-Las dos cosas. Es curioso, nunca me había importado dormir sola.
-Una cosa es dormir sola por elección -dijo Julia casi para sí misma- Pero una vez que te has acostumbrado a alguien y luego no está allí, es una chinga.
-Me había olvidado de que no todo es tan fácil para ti y para Lena la mayor parte del tiempo, tampoco. Lo siento. -Julia acarició el hombro de Diane.
-Yo sólo quería decir que entiendo.
-Sé que lo haces. -Diane estaba segura de que Julia entendía todo ello, la renuencia a confiar, las barreras hechas a sí misma para protegerse de la angustia y la decepción y la terrible alegría de dejar entrar a alguien al fin. Julia lo había vivido, tal como ella lo había hecho. Y debido a que Julia sabía, sabía que ella sabía lo que ella esperaba y temía, sabía lo que era luchar por lo que quería Diane sintió algo de la desolación elevarse en su corazón- Valerie llamó
-¿Se encuentra bien? -Julia contuvo el aliento y aguzó el oído al sonido de la regadera en el baño principal. Ella no quería que Lena entrara y escuchara esta conversación y sintiera el deber de actuar en consecuencia.
-No lo sé -dijo Diane, su voz temblando ligeramente- Fue una conversación tensa. No dijo que todo estuviera bien, pero obviamente algo está mal. -Buscó los ojos de Julia- ¿Sabes lo que pasa?
-Oh Dios -murmuró Julia- No cariño. Honestamente, no realmente. Y yo... -ella miró por encima del hombro hacia el pasillo, al otro lado de la habitación
-Lena está involucrada de alguna manera, ¿no? Y yo te estoy poniendo en medio. Debo irme.
-No, -dijo Julia bruscamente, agarrando el brazo de Diana para evitar que se levantara- No debes irte. Nadie sabe nada, ni siquiera Lena, con excepción de que Valerie se escabullo en mitad de la noche y no quiere que nadie sepa dónde está.
-Lo haces sonar como si fuera una criminal. -Julia negó con la cabeza.
-Nadie está diciendo eso. -Ella no estaba exactamente segura de que fuera cierto. Imaginó que si Valerie no había advertido a Matheson ella misma de la captura inminente, entonces quien le había dicho sabía que todo apuntaría a su desaparición como prueba de su culpabilidad- Pero la forma en que se fue es sospechosa y el hecho de que ella está escondiéndose no ayuda a aclarar todas las cosas. -Su agarre se suavizó y ella apretó los dedos de Diane- Conoces a Lena, Di. Ella no salta a conclusiones y nunca se conforma con respuestas fáciles. Valerie necesita hablar con ella.
-Tengo miedo -susurró Diane- Tengo miedo de que cada llamada telefónica sea la última. Que nunca la vuelva a ver y nunca sabré por qué. -Julia se acercó más.
-Yo sé que quieres protegerla. Así que yo, pero ella necesita ayuda. ¿Puedes tratar de convencerla para que hable con Lena? -Los ojos de Diane estaban húmedos, el azul cambió a gris empañados por la tristeza.
-¿Cómo puedo si no sé cómo llegar a ella?
-Algo me dice que ella te encontrará -Julia escuchó el sonido de la puerta del dormitorio al cerrarse y pasos que se acercaban, entonces Lena pasó detrás de ellas cuando se dirigía a la cocina- Buenos días, querida.
-Hola, -dijo Lena. Diane saludó y bajó la voz.
-Tengo que pensar en ello. Por el momento, ¿podemos mantenerlo entre nosotras?
-Sí -dijo Julia, sabiendo que Diane no sería empujada a tomar una decisión más de lo que ella lo haría- Voy a hablar con Lucinda esta mañana. Después de eso, vamos a salir de aquí por un tiempo. Caminar alrededor, ir de compras, hacer algo sin sentido. -Parte de la tensión disminuyó de la cara de Diane.
-Creo que es una gran idea. Después de todo, tenemos una boda que planear.
-Ciertamente -Julia miró al otro lado de la habitación donde Lena estaba en la puerta de la cocina. Se había vestido para el trabajo, por primera vez en casi dos semanas, la blusa azul claro y pantalones oscuros de seda cruda y mocasines negro italianos le dirigió una mirada fresca y elegante. No llevaba la pistolera al hombro, pero ella la usaría, bajo el blazer, cuando ella saliera. La imagen de confianza de Lena y la fuerza proyectada era más que apariencia y sorprendió a Julia lo bien que se sentía al ver a su amante preparándose para hacer lo que hacía tan bien- No podemos dejar de vivir, ¿no?
-No, -dijo Diane con una sombra de sonrisa- No podemos.

~*~



Julia salió de la ducha, envolvió una toalla alrededor de su pecho y utilizó otra para secarse el cabello. Sus dedos peinaron las ondas gruesas y terminó de secar su cuerpo. Se detuvo ante un golpe en la puerta del baño.



-¿Sí?
-¿Quieres una taza de café? -Sonriendo, Julia abrió la puerta que comunicaba con el dormitorio.
-¿Entrega especial?
-A su servicio -Lena se deslizó dentro y dejó la taza en el tocador. -Stark está aquí. -Julia frunció el ceño.
-¿Qué hora es?
-0700.
-Dios, ella está impaciente.
-Ella sólo está haciendo su trabajo -dijo Lena, sonriendo.
-Sí, sí -Julia tiró la toalla a un lado y le echó los brazos alrededor del cuello de Lena- Entonces, ¿qué vas a hacer mientras estoy con Lucinda? -Las dos manos de Lena por rozaron la espalda de Julia y acunó sus nalgas.
-Probablemente esté pensando en esto. -Julia sonrió y mordisqueó el labio inferior de Lena.
-Zalamera
-Estás mojando mi camisa -murmuró Lena, acariciándole la garganta a Julia.
-¿Sólo la camisa? -susurró al oído de Lena y golpeó con su pelvis en la entrepierna de Lena. Lena gimió.
-Ya basta -Julia se rio, la besó con fuerza y luego la soltó. La pechera de Lena mostraba las impresiones húmedas de los pechos de Julia- Uh-oh. Necesitas una camisa nueva.
-Como mínimo
-Entonces, ¿qué harás esta mañana, Comandante? -Siguió a Lena al dormitorio y rebuscó entre la ropa que mantenía en casa de Lena para las ocasiones en que se quedaba.
-Tengo la esperanza de reunirme con el consejero de seguridad de tu padre acerca de esta nueva Oficina de Seguridad Nacional -dijo Lena mientras se cambiaba la blusa.
-Y tu nuevo trabajo -dijo Julia casualmente. A pesar de que ella supo enseguida que Lena tomaría el cargo que su padre le ofreció, la realidad le hizo un nudo en el estómago. Se detuvo en medio de abotonarse la blusa.
-Ahora entiendo por qué querías estar a cargo de mi equipo de seguridad, incluso cuando yo no quería que lo fueras.
-¿Qué quieres decir? -Lena poniéndose la camisa, pero sus ojos no se apartaron del rostro de Julia. Julia se puso los pantalones y miró sus opciones de calzado.
-Me gusta tenerte donde yo pueda verte. Aunque eso no quiere decir que estarás a salvo, se siente menos miedo.
-Hey -dijo Lena, descansando suavemente sus manos sobre los hombros de Julia- No es ese tipo de trabajo, ¿de acuerdo?
-Sí, sí -Suspiró Julia.
-No me gusta estar temerosa de las cosas.
-Todos estamos fuera de balance. -Lena la besó en la frente- Date un descanso.
-Lo intentaré. -Sonrió Julia.
-Mejor me voy a hacer cargo de Stark. -Lena giró los ojos.
-Sé amable -Riendo, Julia rozó sus dedos por la parte interior del muslo de Lena.
-Siempre -Murmurando una maldición, Lena la siguió por el pasillo. En la sala de estar, Paula giró lejos de la ventana en la que había estado esperando- Buenos días. -Ella asintió con la cabeza a Lena antes de llegar al grano.
-Quería revisar sus planes para el día, Srita. Volkova.
-Después del desayuno, voy a llamar a Lucinda y ver cuando ella me puede recibir -dijo Julia- Esta tarde, Diane y yo nos vamos de compras -Julia era consciente tanto de la rigidez de Lena y Paula. Ella no se sorprendió. Ninguno de las dos la querían fuera de casa- No me voy a quedar encerrada todo el tiempo.
-No mencionaste un día de compras. -Lena siguió a Julia a la cocina.
-Acabo de hacerlo -dijo Julia, mirando en el refrigerador- No hay nada aquí para comer.
-¿Sabes lo que quiero decir. -Julia cerró la puerta.
-Me di cuenta que no tenía sentido tratar con tus objeciones y luego las de Stark. De esta manera, se ocuparan de todo de una sola vez. -Lena sonrió, pero sus ojos estaban serios
-Las cosas que me gusta de ti me vuelven loca.
-Es curioso cómo funciona. -Julia la besó- Vamos a reunir las tropas y salir a desayunar, luego iremos a la Casa Blanca.

~*~


-Gracias por recibirme, Luce -dijo Julia. Mientras ella había estado esperando, había contado dos senadores, tres directores adjuntos, el secretario de prensa de la Casa Blanca y un puñado de grupos de presión entrando y saliendo de la oficina de Lucinda- Las cosas se ven agitadas.
-Nunca es un problema reunirse contigo. -Dijo Lucinda relajada en una silla en la sala de estar como si tuviera todo el tiempo del mundo. Julia se puso instantáneamente en guardia.
-Yo quería aclarar algunas cosas acerca de ayer e informarte de algunos planes nuevos.
-Muy bien. ¿Quieres algo de beber? ¿Galletas?
-No, -dijo Julia con cuidado, tratando de leer lo que estaba detrás de la tranquila fachada de Lucinda. Ella nunca había sido capaz de hacerlo y ella todavía no podía- Acabamos de desayunar. Gracias.
-Oh, eso es correcto. Lena también está aquí, ¿no es así? Reunida con Averill. -Julia no vio que la declaración requiriera una respuesta. Lucinda sabía todo lo que estaba sucediendo en la Casa Blanca. En el país, para el caso. Diantres, muy probablemente en el mundo entero. Así que, obviamente, sabía que Lena estaba reunida con el asesor de seguridad presidencial.
-Supongo que conoces todos los detalles de eso. -Lucinda asintió con la cabeza, sin llegar a reconocer nada- No voy a ayudarte con Diane.
-Te has olvidado que yo conozco a Diane -dijo Lucinda uniformemente- La conozco casi desde que te conozco. -Le mantuvo la mirada a Julia- Ella podría estar en problemas.
-No uses a mis amigas como chantaje para que haga algo que sé que está mal -dijo Julia cortante.
-Pero espero que Lena te lo explicará todo.
-O mi amante. -Lucinda suspiró.
-Julia, después de tu padre, eres mi persona favorita en el mundo. Sin embargo, realmente puedes ser un dolor en el culo a veces. -Julia sonrió.
-Yo no voy a sugerir cómo he obtenido ese rasgo teniendo en cuenta mis modelos a seguir.
-No estoy exagerando cuando digo que Diane puede estar en peligro. Si yo sé que ella estaba involucrada con Valerie Lawrence, otras personas también lo saben. Otras personas pueden pensar que ella puede ayudar a encontrar a Valerie.
-Ella está conmigo y por el momento, tengo la intención de mantenerla conmigo.
-Eso podría ser una buena idea -pensó Lucinda- Si ella está contigo, estará bajo la vigilancia de nuestra gente.
-Ella estará segura -espetó Julia. Se levantó de un salto, demasiado agitada para continuar sentada y fingir que estaban teniendo una conversación normal- Dios, Lucinda! ¿Es esto lo que cuesta mantener a mi padre en la oficina? ¿Las personas que conoces, gente que amas, se convierten en peones? -Lucinda se ruborizó.
-A veces cuesta mucho más que eso, Julia. Ni que decir tiene que estar bajo vigilancia por el mejor equipo de seguridad en el mundo va a mantenerla a salvo. También nos puede ayudar, y yo sería una tonta, o peor aún, al sugerir lo contrario. -Julia cerró los ojos por un instante, y cuando los abrió de nuevo, dio a Lucinda una mirada de disculpa
-Lo siento. Yo no podría hacer lo que haces y sé lo necesario que es. -Ella se sentó de nuevo- Tan pronto como Lena se asiente en todo lo que tiene que hacer en esta nueva posición, tomare a todo el equipo y a Diane de vuelta a donde hemos estado alojados en el último mes. -Lucinda levantó una ceja.
-¿Elena tiene la intención de volver contigo? –Ella levantó una mano- No importa. Estoy segura que Averill discutirá eso conmigo. -Cruzó las piernas, con la falda negra elevándose y revelando un poco los muslos desnudos bien formados- Déjame pensar un poco, pero eso podría ser un excelente plan. Por supuesto, tendrás que decirme donde está.
-¿Sólo tú?
-Por ahora
-Whitley Point.
-El lugar de Tanner Whitley? -Julia asintió. Lucinda se echó a reír.
-Oh, Dios mío, ¿tú, Diane y Tanner juntas? Lo siento por tu equipo de seguridad.
-Tanner está casada -dijo Julia, sonriendo. Lucinda había estado durante la mayor parte de sus años salvajes en la escuela preparatoria y era consciente de algunos de los problemas en que las tres se habían metido. Por supuesto, la mayor parte del tiempo que habían tenido éxito en sus actos de desaparición bastante frecuentes.- Lo que me lleva a la otra cosa que quiero hablar contigo.
-¿Oh?
-Lena y yo tenemos la intención de casarnos en el otoño.
-Eso puede ser problemático, ya que los matrimonios entre personas del mismo sexo no son reconocidos legalmente en ningún lugar en los Estados Unidos.
-Tampoco lo es mi orientación sexual -dijo Julia- pero eso no me ha detenido y nunca lo hará. No vamos a tener ninguna dificultad para encontrar a alguien para llevar a cabo la ceremonia, legal o no.
-Eso va a ser difícil de mantener en silencio -dijo Lucinda.
-No es mi intención mantenerlo en secreto. -Ante la mirada de sorpresa de Lucinda, Julia continuó:- No estoy pensando en poner un anuncio en el New York Times, pero no voy a esconderlo.
-La primera persona fuera de tu círculo inmediato que reciba una pizca de esto irá directamente a los periódicos con eso. Un cocinero, una modista, incluso alguien que tú piensas es un amigo... esto va a ser noticia, Julia y la gente va a pagar por este tipo de información. -Julia se sonrojó. Odiaba la idea de que su vida fuera material de tabloide.
-No puedo detenerlo. Nunca he sido capaz de hacerlo.
-Bueno, al menos considera el momento. -Lucinda se inclinó hacia delante- Vamos a estar frente a las elecciones legislativas antes y después balanceándose directamente en la campaña de reelección presidencial. El momento no podría ser peor para algo como esto.
-Algo como esto -dijo Julia rotundamente- Algo como esto sería mi vida, Lucinda.
-Lo sé, -dijo Lucinda suavemente- Lo sé, y sé qué parte de tú vida ha sido eclipsado por la carrera de tu padre. No voy a pedir disculpas por ello, pero sí lo sé. -Julia se frotó la frente.
-No te pongas de mi lado ahora, Lucinda. Sólo sigue siendo un grano en el culo como siempre. -Lucinda sonrió.
-Vas a exponer tu vida personal al escrutinio internacional. Por no hablar de alimentar a todos los fanáticos de la derecha en este país. ¿De verdad quieres eso?
-Lo que quiero es hacer lo que esté bien para mí, para mi amante y nuestra relación sin tener que preocuparnos acerca de la política misma. -Julia suspiró- No me digas que no puedes encontrar una manera de manejarlo.
-Probablemente. Por lo menos me darás tiempo para trabajar en eso.
-Voy a posponer la contratación de una gerente de bodas.
-Gracias. -Lucinda miró su reloj y se levantó- Tengo una reunión de presupuesto, así que me pondré en contacto contigo sobre esto.
-Te avisaré antes de salir de la ciudad.
-Bueno. Por cierto, hay una recaudación de fondos en Boston este fin de semana que necesito que asistas.
-No puedo hacerlo, Luce. Hay demasiadas cosas pasando en este momento.
-Entiendo. -Lucinda volvió a su escritorio, se sentó y le pasó una carpeta- Es para la investigación con células madre. Uno de los principales investigadores de Harvard estará allí y pensé que tal vez quieras mostrar tu apoyo.
-Maldita sea -Julia no tenía ninguna duda de que los defensores de la investigación con células madre, incluyendo las principales compañías farmacéuticas, estaban presionando duro en Washington para evitar que la legislación destinada a limitar la fuente de los tejidos utilizados para los estudios. Su padre no podía emitir públicamente una declaración a favor de la investigación, pero ella sí podía, como la hija de una mujer que murió de cáncer de mama. Su presencia en la recaudación de fondos enviaría un mensaje claro en cuanto a la posición de la Casa Blanca. A pesar de que no le gustaba ser utilizada como un frente de la Casa Blanca, ella creía en esta investigación. Abrió la puerta.- Allí estaré. Envía los detalles a mi correo electrónico.
-Eso es maravilloso. Gracias. -Julia cerró la puerta sin contestar. Como era habitual después de salir de ver a Lucinda, ella no estaba segura de sí había ganado o perdido la escaramuza. Ella caminó enérgicamente pasando a Paula y Felicia y sacó su teléfono celular.
-¿Cómo te va? -preguntó cuándo Lena respondió.
-Voy a estar aquí todo el día. ¿Y tú?
-Ensangrentada, pero erguida. -Lena se rio.
-¿Qué pasa con el resto de tus planes? ¿Algún cambio?
-No. Y Tú no tienes que decirlo. Tendré cuidado.
-Gracias. Entonces nos vemos más tarde.
-Muy bien. Te amo.
-Yo también te amo. -Julia cerró su teléfono, sonriendo. Se preguntó qué pensó de eso el jefe de seguridad nacional.
avatar
Anonymus

Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 02/09/2014
Edad : 30
Localización : Argentina - Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por flakita volkatina el Miér Nov 25, 2015 2:26 pm

Uhhhh deberias considerar subir 2 cap a la semana siempre esty qm como las uñas a la espera jajaja solo lo sugiero bueno si puedes, saludos.. gracias x la conti
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 23
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Anonymus el Jue Nov 26, 2015 1:13 pm

Capítulo Ocho


-¿Estás lista para hacer algunas compras en serio? -Julia levantó el abrigo de Diane. Ella esperaba que la diversión desviara de la mente de Diane su preocupación por Valerie, pero sabía que no lo haría. Ella había estado allí muchas veces, sin saber lo que estaba pasando con alguien que amaba, al no ser capaz de ayudar o protegerlos. Diane sonrió, pero la sonrisa no llegó a sus ojos. Su suave tez lechosa estaba aún más pálida de lo normal y las líneas de tensión estropeaban los planos elegantes de su cara. Diane era normalmente tan serena y mantenía sus emociones a raya, pero al ver las grietas en su compostura le hizo doler el corazón a Julia. También la hizo enojar. Enojada con Valerie por involucrar a Diane cuando ella debía haber sabido que algo así podría ocurrir, en el sistema político que con tan poco esfuerzo hacia omiso de las consecuencias humanas de sus políticas, e incluso a ella misma, por no saber la mejor manera de ayudar a su amiga.- ¿Las tiendas en Georgetown? -sugirió Julia- Vamos a empezar en la calle M y terminar en el interior.
-Hecho. -Julia sonrió cuando escuchó a Stark soltar un gemido. Muchas de las boutiques de moda en la calle M en Georgetown eran la fachada de una parte del centro comercial de cuatro pisos que albergaba a más de setenta tiendas y restaurantes. Era el mejor centro comercial de DC. Ella enganchó su brazo con el de Diane cuando salieron al vestíbulo y pulsó el botón del ascensor- Me alegro de que estés aquí.
-Yo también, -susurró Diane. Paula se deslizó en el ascensor junto a ellas.
-¿Supongo que no pueden pensar en un lugar un poco menos concurrido para su terapia de compras?
-¿Qué y perdernos toda la diversión? -Julia fingió sorpresa. Sabía por experiencia que sus agentes de seguridad odiaban cuando ella iba a lugares grandes y concurridos en los que era imposible para ellos establecer la vigilancia con antelación. Pero si dejaba que dictaran sus movimientos, ella nunca iría a ver una película o una feria o un centro comercial. Hasta los recientes ataques, salidas como ésta habían sido más una molestia que un problema de seguridad grave, y era una razón más para que ella no cambiara su comportamiento actual.
-¿Divertido? -murmuró Paula- Más bien como el infierno.
-Nunca se sabe -Julia se rio cuando el ascensor se abrió y todas salieron- Podrías terminar disfrutándolo. -Paula, se entretuvo en alertar a Hara, que estaba junto al vehículo estacionado junto a la acera, que estaban saliendo y no se molestó en objetar- Oh, genial -Julia dijo al ver que Felicia se colocó a su lado- día de niñas.
-Pensamos que a Greg no le importaría si yo tomara su turno esta tarde -dijo Felicia- Hola Diane.
-Es bueno verte de nuevo -dijo Diane, mientras subía a la parte trasera de la Suburban junto a Julia- ¿Cómo le va a Mac? -La sonrisa de Felicia se amplió.
-Está fuera del hospital y va muy bien.
-Supongo que está loco por volver al trabajo.
-Él es como el resto de nosotros. Si no estamos trabajando, tenemos la tendencia a meternos en problemas. -Felicia miró a Stark- Sé que echa de menos ser parte del equipo.
-El equipo lo echa de menos -dijo Stark
-Con suerte, estará de regreso pronto -dijo Julia, preguntándose si Mac reanudará sus funciones como segundo al mando y oficial de comunicaciones. Bajo el mando de Paula ahora. Felicia se había hecho cargo de las responsabilidades de Mac cuando le dispararon durante el intento de asesinato en el Aerie, pero su experiencia era más de verdadera inteligencia y análisis de datos- Dile que le mando saludos.
-Lo haré -respondió Felicia- ¿A dónde vamos?
-Georgetown Park -dijo Paula con una mueca. Los ojos de Felicia se agrandaron.
-Oh, eso puede ser peligroso. Estar rodeada de todo lo mejor de la moda y no ser capaz de ir de escaparates. Eso es duro. -Julia se echó a reír.


A pesar de que amaba a Mac y disfrutaba el humor seco y sutil sensibilidad de Greg Wozinski, si ella tenía que estar estrechamente vigilada las veinticuatro horas del día, era más agradable tener agentes femeninos. Ellas entendían el ir de compras. Sin embargo, tres horas más tarde, Julia encontró que incluso Paula estaba tan gruñona como cualquiera de los agentes masculinos que la habían acompañado en una excursión de compras.
-Sólo voy a probarme estos vestidos. -Ella dio Paula una sonrisa ganadora- Necesito algo para la recaudación de fondos de este fin de semana.
-Se siente como un castigo divino que estemos comprando en un lugar llamado la Casa Blanca -dijo Paula con un suspiro.
-Tal vez es destino cósmico -dijo Julia mientras llevaba otra pila de ropa en el vestuario- Si ves a Diane, dile que estoy aquí. Ella fue a ver los zapatos.
-Está bien. Genial.


Paula le dio la espalda a la puerta del vestidor y se cruzó de brazos. No es que le importara tanto ir de compras, solo no le gustaba que lo hicieran por horas y horas. Y cuando ella iba de compras, siempre era con algo específico en mente, un nuevo par de zapatos o un traje para reemplazar a uno que quedó rasgado o manchado durante el trabajo. Nunca era simplemente para disfrutar de la última moda. Recorrió el departamento de vestidos, revisando automáticamente los rostros para ver si alguno le resultaba familiar de otras tiendas u otros departamentos. No reconocía a nadie y era reconfortante ver que no les estaban siguiendo. Felicia, apostada en el pasillo entre los vestidos y accesorios, estaba haciendo lo mismo. Hara había sacado la pajita más corta y se quedó con el vehículo. Sin hacer nada, Paula vio una mujer tomar un vestido blanco de un estante y ponérselo en frente de su cuerpo. La imagen mental inesperada de Renée en ese vestido provocó un murmullo de excitación en la boca del estómago y rápidamente desvió la mirada. Felicia tenía razón. Comprar era peligroso. Diane levantó una zapatilla de cordón negro y gamuza Louboutin con la punta abierta, pensando que iría bien con el vestido que tenía la intención de llevar a la recaudación de fondos a la que la había invitado Julia. Normalmente, habría estado emocionada de ir a un evento de gala, pero era difícil estar entusiasmada de salir alguna noche ahora.


-¿Le gustaría probar estos? -Una vendedora le preguntó con una sonrisa amable.
-Si, yo -Diane se quedó sin aliento cuando vislumbró de refilón una figura en el lado opuesto de la habitación. Ella se fue a toda prisa- No, todavía no, gracias.
-Por supuesto. Sólo hágamelo saber. -Diane dejó el zapato de nuevo en el estante y se dirigió rápidamente a través de la sala de estar hacia la puerta de emergencia. Ella empujó la puerta y salió al hueco de la escalera. Valerie estaba en el rellano. -Oh Dios mío -susurró Diane. Extendió una mano, pero no la tocó- No estaba segura Pensé que te había visto antes, pero me dije que era sólo mi imaginación. -Dejó que sus dedos se deslizaran por la mejilla de Valerie- Eres tú, ¿no es así? -Valerie cogió la mano de Diane y le besó la palma.
-Sí
-¿Cómo supiste dónde estaba?
-Llamé a la galería y pregunté por ti. Me conocen como comerciante de arte, ¿recuerdas? -Valerie sostenía la mano de Diane, acariciando la parte superior con su pulgar- Me dijeron que estabas en DC, y no fue difícil para mí saber dónde.
-Pero, ¿cómo supiste que estaría aquí? -Valerie sonrió suavemente.
-La Suburban es difícil de pasar por alto. He estado esperando hasta que ya no estabas con Julia. -Diane tocó los rizos sueltos en la base del cuello de Valerie.
-Te cortaste el pelo. -Ella acarició los mechones rubios suaves- Está lindo. -Estaba acostumbrada a ver a Valerie con pantalones elegantes, blusas de seda y chaquetas de diseño. Hoy llevaba una camisera marinera, unos Levi’s de tiro corto, y botas marrones desgastadas. Su chaqueta de cuero marrón desgastada era de gran tamaño, ocultando el torso delgado y sus pechos llenos. Parecía más joven. Y se veía muy cansada- ¿Estás bien?
-Sí. -Valerie suspiro temblorosa- Dios, quiero besarte -Diane sonrió.
-Eso es bueno, porque me siento de la misma manera. ¿Crees que podríamos salir de la escalera? -Valerie negó con la cabeza.
-Yo no debería estar aquí, pero yo sólo tenía… sólo quería verte.
-Estás en problemas, ¿no es así?
-No estoy segura. -Valerie se inclinó y rozó sus labios con los de Diane- Lo siento.
-¿Por qué? -Diane acarició suavemente el rostro de Valerie otra vez, luego se acercó y la besó suavemente. Había dejado el abrigo en el coche y el calor del cuerpo de Valerie penetró su blusa de seda y pantalones como si no los tuviera. Los pezones de Diane se endurecieron al instante y gimió suavemente- Oh, te he echado de menos. ¿Dónde te alojas? ¿Puedo ir contigo? -Valerie negó con la cabeza.
-No. No es posible ahora. -Diane deslizó su mano dentro de la chaqueta de Valerie y apretó su cintura.
-Entonces ven a mí. Tenemos que hablar. Necesito entender lo que está pasando. -La besó de nuevo, más fuerte- Te necesito. Por favor. -Valerie deslizó sus dedos en el pelo de Diane, su cuerpo temblaba. -No es posible. Podría ser peligroso y no quiero que salgas lastimada.
-Estar lejos de ti me lastima -susurró Diane- No saber lo que te está pasando me está volviendo loca. Por favor. Dame un número al que llamar, un lugar para vernos.
-Estoy usando teléfonos desechables. Yo te llamaré. -Valerie puso su mano detrás del cuello de Diana y la atrajo hacia sí. Su lengua se deslizó posesivamente en la boca abierta de Diane. Ella gimió, el sonido mezclado con el gemido de Diane como un eco. Cuando ella se apartó, sus ojos azul hielo brillaban con lágrimas- Te amo. No importa lo que pase, quiero que sepas eso. -Diane apretó sus dedos en la boca de Valerie.
-No habrá ninguna despedida. Lo que haya sucedido, Lena te puede ayudar. Sabes cómo localizarla. Llámala. -Valerie negó con la cabeza.
-Todavía no. No hasta que sepa más.
-Puedes confiar en ella -dijo Diane insistencia- Yo sé que puedes. Tú lo sabes.
-Lena no puede controlar todo, Diane -dijo Valerie con cansancio- Hay personas poderosas involucradas. Personas peligrosas.
-Y esa es una razón más para que tengas ayuda. No puedes hacer esto tu sola. -Diane mantuvo ambos brazos alrededor de la cintura de Valerie, temiendo que se volviera y desapareciera- No quiero que estés sola.
-Siempre he estado sola -susurró Valerie- antes de ti
-Y yo no voy a dejar que te vayas -dijo Diane con urgencia- Sólo voy a estar aquí unos días más. Déjame ir contigo.
-¿Regresas a Manhattan?
-No lo sé. Probablemente iré... -Por la costumbre de años, Diane dudó mencionar nada acerca de Julia. Valerie se puso rígida.
-No importa. No tienes que decirme. -Diane negó con la cabeza.
-No es lo que piensas.
-No tienes ninguna razón para confiar en mí. -Valerie se soltó suavemente del agarre de Diane y retrocedió- Debo disculparme por haberte involucrado.
-No digas eso -replicó Diane- No se trata sólo de ti y lo que necesitas y lo que temes. Estoy en esto también, porque elegí estar. -Cerró la distancia que Valerie había creado- Yo elegí estar contigo.
-¿Cómo puedes elegir cuando ni siquiera sabes lo que está pasando? -El corazón de Diane se estrujó al escuchar la incertidumbre en la voz y la mirada atormentada en los ojos de Valerie. La sintió luchando para no alejarse y se arriesgó deslizando su mano dentro de su chaqueta otra vez. Cuando ella apoyó sus dedos contra el costado de Valerie, Valerie tembló.
-Oh, no -susurró Diane- No sufras tanto, mi amor. Ayúdame a entender. Dime, cuando digo te amo, es verdad y puedes confiar en mí.
-Al parecer no puedo pensar con claridad cuando estás cerca de mí -Valerie murmuró antes de besarla de nuevo. Cuando la puerta se abrió detrás de ellas, puso a Diane junto a la pared, protegiendo el cuerpo de Diane con el suyo y metió la mano en el bolsillo de la chaqueta- Mantén la cabeza baja -Diane contuvo la respiración, su corazón saltando en su pecho. El rostro de Valerie se había vuelto completamente inmóvil, con los ojos azules enfocados intensamente y su cuerpo tenso como si estuviera a punto de explotar. Escucharon pasos detrás de ellas y que bajaban las escaleras, haciendo ruido con fuerza en el espacio cerrado. Diane bufó.
-Dios.
-¿Entiendes ahora? -Valerie retrocedió hasta que sus cuerpos no se tocaban- Eso es lo que me estás pidiendo que traiga a tu vida. No puedo. -Diane miró el bulto en el bolsillo de la chaqueta de Valerie, que ahora se daba cuenta era un arma. Después de haber estado alrededor de Julia desde que eran adolescentes, había visto a hombres y mujeres con armas antes. Pero nunca había sentido la amenaza mortal de una tan agudamente como ahora.
-¿Estás diciendo que alguien quiere matarte?
-No lo sé. -Valerie se trasladó a las escaleras que conducen hacia abajo.- Y hasta que lo haga, no podrás estar cerca de mí. -Diane la siguió y cogió su chaqueta con fuerza.
-Yo no voy a dejar que te vayas de mí tan fácilmente de nuevo, Valerie.
-Volveré -dijo Valerie, con la voz ahogada- Tengo que hacerlo. No puedo sacarte de mi cabeza. -Diane le dio un beso, largo y duro. Entonces, a pesar del dolor de su corazón, tan mal que se sentía como si estuviera sangrando por dentro, soltó la chaqueta de Valerie.
-Ven pronto
-Lo intentaré. Lo prometo. -Entonces Valerie se volteó y bajó por las escaleras hasta que sólo quedó el eco lejano de sus pasos.


~*~


-¡Hey! -Dijo Julia- Te perdiste el desfile de modas.
-Lo siento -dijo Diane sin aliento- Me he... perdido en los zapatos.
-Entonces, ¿qué te parece? -Julia levantó un vestido de gasa de seda negro sin tirantes.
-Bonito -dijo Diane, pasando los dedos sobre la tela transparente. Julia frunció el ceño y echó una mirada en dirección a Paula. Paula no parecía estar mirándolas, aunque Julia sabía que lo hacía. Ella bajó la voz.
-Estás temblando. ¿Qué pasó?
-Nada.
-Por supuesto -dijo Julia, lo suficientemente alto para que escuchara Paula- ahora tengo una excusa para comprar más zapatos. -Se acercó a Diane- Mierda. ¿Qué ha pasado?
-Acabo de ver a Valerie. -Julia se deslizó un brazo alrededor de la cintura de Diane y puso el vestido sobre su brazo mientras la guiaba a través del departamento de vestuario y fuera del alcance auditivo de su equipo de seguridad.
-¿Aquí? ¿Cuándo?
-Sí. Hace tan sólo unos minutos.
-¿Has hablado con ella?
-Brevemente. Tiene miedo, Julia. -la voz de Diane se quebró- Está asustada y sola.
-¿Qué te dijo? -Diane negó con la cabeza.
-No mucho. Fue sólo un par de minutos. -Se rio vacilante- Y yo la estuve besando la mitad del tiempo. -Julia giró los ojos.
-¿Por qué no me sorprende? Jesús, Diane. Debes tener cuidado. -Cuando Diane comenzó a apartarse, Julia la apretó.
-Lo siento, sé que la amas. Y te quiero. Y si ella está en problemas, tu podrías resultar lastimada. -Julia sintió a Diane temblar- ¿Qué? ¿Qué ha pasado?
-Nada -dijo Diane rápidamente- En serio. Es sólo que...
-¿Qué?
-Alguien entró en la escalera mientras estábamos juntas y Valerie actuó como si esperara a alguien que intentase hacerle daño. Ella estaba armada y…
-Eso es todo -replicó Julia- Hay que hablar con Lena.
-No tengo que hacer nada hasta que esté segura de que Valerie será protegida.
-¿No confías en Lena?
-Shh -Diane advirtió, consciente de que Paula y Felicia habían cerrado la distancia detrás de ellas- No sé en quién confiar, ¿de acuerdo? Yo confío en ti. Sólo dame unos días. Por favor. -Julia se tragó otra réplica enojada, pensando que probablemente se comportaría de la misma manera en el lugar de Diane. Sin embargo, ella no estaba segura de confiar en Valerie, no sólo con el corazón de su mejor amiga, pero posiblemente con su vida.
avatar
Anonymus

Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 02/09/2014
Edad : 30
Localización : Argentina - Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por flakita volkatina el Jue Nov 26, 2015 8:55 pm

Ohhhh dios muchas gracias x la conti... pero pos ahora quede peor xq ya esty dividida en si Valerie es chica mala o buena, saludos
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 23
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Anonymus el Vie Nov 27, 2015 4:33 pm

Capítulo Nueve

-Soy Elena Katina -dijo Lena a través de la puerta. La cerradura fue desbloqueada, seguida por la apertura de la puerta y se encontró cara a cara con una Renée Savard con mirada de pánico.
-¿Paula está bien? -preguntó Savard, su voz tensa.
-Sí -dijo Lena inmediatamente- Ella está bien. Lo siento, no debí haber venido sin avisar. Quería hablar contigo.
-Eso está bien -dijo Savard, pasando los dedos por el pelo rápidamente mientras retrocedía.
-Gracias -dijo Lena. Un barrido visual rápido de la habitación poco iluminada reveló cortinas cerradas, una cama sin hacer, y un carrito de servicio de habitaciones junto a la puerta. La comida en el plato cubierto estaba mayormente sin comer. Las tres botellas de cerveza estaban vacías. Savard agarró el carrito- A ver, déjeme deshacerme de esto.
-Ya lo tengo. -Lena abrió la puerta con una mano mientras sacaba el carrito hacia el vestíbulo. Luego siguió a Savard hacia las dos sillas y una mesa pequeña que componían la zona de estar. Se dio cuenta del cojeo de Savard primero y luego registró que no llevaba su inmovilizador de rodilla sobre sus pantalones deportivos azul marino del FBI. La camiseta blanca arrugada floja también tenía las siglas del FBI. La expresión de pánico inicial de Savard había cambiado a uno que Lena reconoció como resignación.
-¿Cómo está la pierna?
-Bien -Savard evitó su mirada. Ella se acomodó en una de las sillas sin doblar la rodilla.
-¿Yendo un poco a volverte loca? -Savard hizo una mueca.
-He estado allí y de regreso.
-¿Qué te parece ser asignada a contraterrorismo -preguntó Lena mientras tomaba la silla frente a Savard en la pequeña mesa redonda. Savard parpadeó y su cuerpo parecía de repente infundido con energía. Ella se inclinó hacia delante, con los codos sobre la mesa, con los ojos clavados fijamente en la cara de Lena.
-Antes del 11/9 solía molestarme un poco, la cantidad de tiempo que tenía que pasar en el escritorio con la computadora, tamizado a través de bits de datos y trozos de notas, consejos de detección de civiles locos sobre los personajes de aspecto extraño en su barrio. -Ella se encogió de hombros- Sin embargo, cuando se identificaron las personas de interés o mensajes rastreados a las células potenciales, me sentí como si estuviera haciendo algo.
-¿Qué pasa ahora? Dijiste antes del 11/9. -Savard desvió la mirada otra vez y se dejó caer en su silla.
-Lo jodí.
-¿En serio? ¿Tú personalmente? -Lena había visto a Savard cerca de llegar al fondo cuando Stark había sido hospitalizada después de la exposición a un agente biológico posiblemente letal. Incluso tan mal como estuvo entonces, Savard no se veía ni sonaba como ahora. Como si de alguna manera ya hubiera renunciado a todo- ¿Cómo sabes eso?
-Yo estuve ahí, Comandante. No sólo en la ciudad de Nueva York, pero justo en el maldito edificio que golpearon. ¿Qué tipo de agente se encuentra en la zona de destino y ni siquiera tiene idea de lo que viene?
-Yo estaba en el Aerie -dijo Lena- y mi único trabajo, mi prioridad número uno, era ver que nadie se acercara a Egret. Fallé.
-Eso no es cierto -dijo Renée bruscamente- Julia está viva gracias a usted y a su equipo. Nadie pudo haber previsto este tipo de asalto en el centro de Manhattan. Jesús, Foster era uno de nosotros.
-Eso es realmente el punto, ¿no es así? Nadie anticipó cualquiera de esos eventos, que nos hace a todos igualmente responsables. -Lena no señaló las diferencias reales entre su grado de culpabilidad y de Savard. No había sido responsabilidad de Renée Savard anticipar escenarios de desastres a escala mundial, pero salvaguardar a la primera hija en contra de cualquier ataque imaginable había sido de Lena. Ninguna cantidad de racionalización cambiaría eso.
-En mi mente sé que lo que dice es verdad -susurró Savard- Pero todavía me siento culpable.
-¿Las cosas están mejor o peor que hace un mes?
-Es diferente. Entonces, yo estaba tan enojada. Ahora me siento… impotente.
-¿Estás viendo a alguien sobre esto? -Savard sonrojó.
-Sí. Un par de veces a la semana, estamos hablando por teléfono.
-Bien, -dijo Lena- Entonces lo único que queda por hacer es conseguir que vuelvas a trabajar.
-Tengo mi última consulta médica en un par de días. Una vez me den de alta, llamaré al SAC donde me asignaron antes y tratar de averiguar si todavía tengo un trabajo allí.
-Tengo otra sugerencia. -Los ojos de Savard iluminaron.
-¿Qué?
-¿Te gustaría trabajar conmigo en seguridad nacional?
-¿Usted se está moviendo de nuevo? -Lena asintió.
-Oficialmente, a partir de hoy.
-¿En calidad de qué? -Con un suspiro, Lena confesó el título que prefería no usar, pero entendía era parte del paquete.
-Subdirector de la lucha antiterrorista.
-Oh caray -susurró Savard- ¿Y puede llevarme con usted?
-Yo tengo luz verde para seleccionar personalmente a mis agentes principales. -Lena sonrió- Es una especie de operaciones especiales
-Sí. Estoy dentro. -Lena se rio.
-No he te he dicho lo que harás.
-No me importa. ¿Cuándo puedo empezar?
-¿Cómo suena mañana? -Lena se levantó- 0700, sala B-12 en el ala oeste. -Ante la mirada de Savard de sorpresa, dijo- cuartel temporal, sólo hasta que nos organicemos
-Parece que tengo que conseguir algo de ropa. -Savard miró sus pantalones de deportes- Sólo traje ropa cómoda e informal. Supongo que Paula tendrá que llevarme de compras esta noche.
-Dado que eso es lo que ha estado haciendo toda la tarde con Julia y Diane -dijo Lena con toda seriedad:- Estoy segura de que estará dispuesta a hacer un poco más. -Savard sonrió, un poco de dolor desapareció de sus ojos.
-Ella probablemente lo odiará, pero no se quejará.
-Una mejor mujer que yo -Lena murmuró mientras se dirigía hacia la puerta. Volviéndose, antes de salir, dijo- Nos vemos en la mañana, agente Savard. Y bienvenida a bordo.
-Gracias, Directora Katina.
-Que sea Lena.
-Sí señora. Comandante.


Con un movimiento de cabeza, Lena salió al pasillo. Tenía un poco más de gente con quien hablar, un par de llamadas que hacer y, a continuación, ella podría ir a casa. A casa con Julia. Ella sonrió, disfrutando del sonido de la misma.

~*~


Sonó el teléfono en una habitación dos pisos más debajo de la de Stark y Savard. Un hombre de pecho ancho y porte militar cruzó la habitación y cogió el auricular. Su camisa oscura de cuello abotonado y pantalones negros planchados y sin arrugas. En algunos hombres la ropa hubiera parecido ocasional. En él, era un uniforme.


-Estás a tiempo. Espero que tengas algo útil que reportar.
-Nada aun, me temo. -El general sonrió levemente-¿Cómo es que uno de tu propia gente, alguien que supuestamente tú controlas, puede eludirte con tanto éxito?
-Lawrence es un camaleón. Ella fue entrenada para ser difícil de encontrar y es muy buena en eso. Pero la encontraremos. Por ahora, tengo a alguien mirando a la novia.
-Nosotros ni siquiera sabemos si Lawrence está tratando de hacer contacto con ella.
-Tenemos información razonable de que están enamoradas. Ese no es su patrón con las mujeres, por lo que sospecho que va a tratar de ponerse en contacto con ella. -Su sonrisa desapareció- Es una posibilidad remota, pero supongo que es lo mejor que tenemos en este momento. Es tu trabajo mejorar las probabilidades. Quiero que la hagas callar antes de que comprometa el resto de nuestra operación.
-Sí, señor. Estoy rastreándola a través de todos los alias conocidos y tratar de establecer un encuentro, pero, obviamente, no puedo ir a través de los canales. Me está evitando.

La mandíbula del general se apretó. Él no estaba preparado para el ataque a su complejo, porque no esperaba a nadie en la nómina del gobierno para descubrir la conexión con Foster y el equipo de asalto, ciertamente no tan rápido como Katina lo había logrado. La advertencia de su contacto en la CIA que su campamento de montaña a punto de ser asaltado apenas había llegado a tiempo para que él escapase. Se había deslizado su red, pero a costa de revelar que tenía fuentes dentro de la Compañía. Él prefería no sacrificar esas fuentes, pero si no podía encontrar a la única persona que podría exponer el vínculo, entonces podría verse obligado a tomar otras medidas.

-No estoy interesado en excusas. Tienes a alguien vigilando a Bleeker?
-Sí, señor, pero la vigilancia de cerca está fuera de cuestión. Ella está con... su amiga, señor, y la seguridad es muy fuerte, especialmente después de... New York.
-Sí, los porcentajes han sido pobres últimamente.

El general puso la pluma del hotel girando entre sus dedos. Su misión había estado tan cerca de tener éxito. Sus hombres, los niños escogidos, casi habían tenido éxito en la eliminación de su objetivo principal.

-No me impresiona.
-Estamos seguros que Lawrence intentará contactar con el tiempo, y entonces podemos eliminar cualquier posibilidad de compromiso.
-Esperemos que el cebo sea lo suficientemente dulce. -Matheson dibujó un círculo en una libreta al lado del teléfono y luego se coloca una X precisa a través del centro. Cuando se dio la almohadilla, la X se parecía a la mira de la vista de arma- Quizás esta vez nos pueda barrer el tablero. En memoria de nuestros amigos caídos. -Hubo un momento de silencio, y luego
-Sí, señor. Y que Dios bendiga a Estados Unidos. -Él añadió.
-Ya sabes dónde estaré por si algo cambia antes de nuestra próxima comunicación programada. Vamos a cuidar de estos cabos sueltos rápidamente, agente.

El general cortó la conexión, luego empujó la extensión de servicio de valet y pidió que su vehículo sea llevado a la parte frontal del hotel. Metió una funda con su Glock en su cinturón y eligió un abrigo oscuro. Era el momento de dar un paseo por la ciudad, pasando por la Casa Blanca y el edificio de apartamentos de Elena Katina. El tiempo de hacerse cargo de los asuntos pendientes personalmente, se acercaba.

~*~

Lena salió del ascensor y con un respiro de alivio, asintió a Greg Wozinski, que se encontraba a las afueras de la puerta de su departamento. Por primera vez en casi un año, no se había sentado en la reunión de la mañana con el equipo de seguridad de Julia. Ella no había sido informada de la programación de los cambios a cada momento dónde estaría Julia. Había estado inquieta todo el día.


-Puede situar a Hara en el vestíbulo ahora que estoy aquí -dijo Lena, apreciando la estrecha vigilancia, pero sabiendo que el equipo de Stark era pequeño. -Puede que no sea oficial, pero todavía sé las cuerdas. -Wozinski sonrió- Hablaré con la Jefa.
-Por supuesto. Lo que diga Stark.


Lena entró en el departamento y cerró la puerta detrás de ella. Lo primero que notó fue que el salón estaba vacío, y el segundo era un increíblemente buen olor procedente en dirección de la cocina. Ella lo siguió, para descubrir a Julia y Diane cocinar juntas. Lena miró el preparado sofrito que Diane lanzó en una sartén grande.

-¿China?
-Tailandesa -dijo Julia. Deslizó los brazos alrededor del cuello de la Lena y la besó de saludo- ¿Vino? -Lena rodeó la cintura de Julia.
-Suena muy bien. Voy a cambiarme, y les daré una mano.
-Yo te ayudaré -dijo Julia, sonriendo ante el bufido de Diane- Voy a estar de vuelta, Di.
-Claro -dijo Diane de buen humor- No voy a apresurarte, pero no tarden demasiado tiempo, porque estará listo muy pronto.
-Prometido -dijo Julia, tirando de la mano de Lena a través de la sala y el pasillo hasta el dormitorio.
-¿Cómo estuvo tu día? -Preguntó Lena mientras seguía a Julia en el dormitorio. Colgó su chaqueta y sacó su arma y la funda. Ella las aseguró en el estante superior del armario y se desabrochó el cinturón.
-Fue muy divertido -dijo Julia, deslizando el cinturón de Lena a través de las presillas y colgándolo sobre el bastidor en la parte posterior de la puerta del armario- Se me había olvidado lo que se sentía simplemente divertirse, a pesar de que Stark parecía tener un grave dolor. -Lena se rio.
-Ella tendrá un poco más, me temo. Vi a Savard esta tarde, y me dijo algo acerca de que Stark la llevara de compras para la ropa de trabajo.
-Viste a Renée -preguntó Julia cuando ella desabrochó los pantalones de Lena y tiró de su camisa, entonces comenzó a trabajar en los botones- ¿Por qué?
-La recluté para mi equipo.
-Oh. -Lena cubrió las manos de Julia con una de las suyas e subió la barbilla de Julia con la otra.
-Y Felicia
-Eso es bueno. Son buena gente.
-¿Pero? -Julia negó con la cabeza.
-Nada. Es sólo que... -Ella sonrió un poco torcida.- ¡Maldita sea! Me había acostumbrado a ti y al resto de ellos en mi equipo. Ahora, yo no voy a saber lo que estás haciendo y ellas lo sabrán.


Lena sintió que la preocupación real de Julia de que en esta nueva posición, había cosas que no serían capaces de discutir. Habían trabajado duro para superar los obstáculos a la comunicación entre las dos a pesar de la reticencia natural de Lena para compartir información profesional y personal, incluso aunque no violara procedimiento o protocolo y la profunda necesidad de Julia para salvaguardar su intimidad, incluso de aquellos que amaba. Ahora, el trabajo de Lena estaba reconstruyendo las barricadas y esta vez ella iba a tomar algunas de las personas importantes en la vida de Julia tras esas paredes con ella. Lena se apartó y se quitó sus pantalones, cambiándolos por unos pantalones de deportes. Terminó de desabrocharse la camisa, la puso en el montón para ir a la tintorería y se puso una camiseta. Entonces ella llevó a Julia con ella al lado de la cama, se sentó, y puso a Julia en su regazo. Ella la tomó alrededor de la cintura y la besó en la garganta.


-Va a tomar algún tiempo para acostumbrarse, pero lo manejaremos. -Se frotó la mejilla sobre el valle entre los pechos de Julia, inhalando el olor persistente de su perfume en su sedoso canalillo- Me comprometo a decirte todo lo que pueda, pero en este momento realmente no hay mucho que contar. -Julia pasó los dedos por el cabello de Lena, luego inclinó la cabeza hacia atrás y la besó.
-¿Te reuniste con mi padre hoy?
-No, solo con su asesor de seguridad. El presidente en realidad no se involucra con las características específicas de estas cosas.
-Esa es una forma muy sutil de decir que tiene que negar todo conocimiento. -Lena levantó sus hombros- Es importante que lo aísle.
-Aislar -Julia pensó, recordando la forma en que siempre parecía como si su padre tenía un escudo entre él y todos los demás, incluso con ella- Sí, esa es una palabra civilizada de decirlo, supongo.
-Nena -Lena escuchó el temor tácito- no voy a dejar que eso nos suceda a nosotras.
-¿Cuándo aprendiste a leer mi mente tan bien? -Julia levantó la camiseta de Lena y le acarició el abdomen.
-Aun aprendiendo -dijo Lena, su voz grave cuando Julia desató la cuerda de sus pantalones y deslizó la mano más abajo- Julia. No vayas allí. -Riendo suavemente, Julia tomó el lóbulo de Lena entre sus dientes y mordió suavemente.
-¿Desde cuándo?
-Desde que Diane está en la cocina y si me haces venir, ella lo sabrá sólo con mirarme.
-¿Y? Ella siempre puede decir cuando tú me haces venir y no parece importarte. -Julia puso la mano entre las piernas de Lena y jugueteando con ella con un dedo.
-Ella es tu amiga -Lena se quedó sin aliento, y tiró de la mano de Julia fuera de sus pantalones.
-Está bien -murmuró Julia, succionando suavemente en el cuello de Lena- Pero sólo porque la cena está casi lista, y creo que Diane podría utilizar la compañía.
-¿Cómo le va? -Lena notó el hecho de que Julia no le había preguntado si el problema de la desaparición de Valerie había ocurrido durante sus conversaciones con el asesor de seguridad del presidente.
-Tan bien como se puede esperar, supongo. Nunca la he visto tan herida y tan enamorada al mismo tiempo. -Julia suspiró- No quiero que se sienta como si estuviera sola en esto.
-No lo está.
-Lo sé, pero ella tiene miedo de hablar con cualquiera sobre... -Julia dudó, dándose cuenta de que se aventuraba en terreno peligroso. Deseaba desesperadamente que Diane hablara con Lena. Lena sintió que Julia se tensaba y se echó hacia atrás para estudiar su rostro.
-¿Le pasó algo hoy de lo que ella tiene que hablar? -Julia acarició el hombro de Lena y la besó rápidamente.
-Vamos a comer
-Julia -Lena cogió la mano de Julia cuando se levantó y trató de alejarse- ¿Que pasó hoy?
-Estuvimos de acuerdo en que no hablaríamos de
-Lo que nos pusimos de acuerdo -dijo Lena peligrosamente- es que lo que pasó entre Diane y Valerie era asunto de Diane a menos que ella estuviera en problemas.
-De acuerdo.

Julia se giró sobre sí misma, puso una pierna hacia atrás y giró el brazo en un rápido círculo apretado, rompió el agarre de Lena. Fue un movimiento de autodefensa normal y si Lena hubiese estado esperándolo, Julia no habría sido capaz de romper su agarre. El rostro de Lena se oscureció, pero no trató de detener a Julia cuando Julia se dirigió hacia la puerta del dormitorio.

-Lo que no acordamos -dijo ella a la espalda de Julia- y algo que no creo que tendríamos que hablar, es lo que sucedería si Valerie te ha involucrado de ninguna manera. No pensé que tendría que pedirte que me lo dijeras.
-Yo no estoy involucrada.
-Entonces dime que nada sucedió hoy cuando estabas en los alrededores. -Julia dudó con la mano en el picaporte.
-No lo hagas, Lena. Por favor.


Lena la dejó ir, porque estaba tan enojada que cualquier cosa que dijera haría que Julia saliera a la calle, que es donde ella solía ir cuando se sentía amenazada o acorralada. Mejor irse ella que Julia. Lena anudó sus zapatos deportivos, cogió una cazadora, atravesó la sala de estar y salió por la puerta. No se molestó con el ascensor, pero bajó las escaleras de dos en dos. Cuando pasó por la puerta en el vestíbulo, que ni siquiera frenó al pasar a Wozinski, quien la miró con sorpresa.

-Si Egret se salé, no la pierdan. Si lo hace, me responderá a mí.
-Sí, señora -dijo Wozinski inteligentemente. Diane se volvió a Julia con el sonido del portazo.
-¿Qué pasó? -Julia vació su copa de vino y volvió a llenarlo.
-Nada.
-No sonaba como si nada. -Diane apagó la estufa y recogió su propio vaso- ¿Están peleando por mí?
-No -replicó Julia- Estamos peleando por lo que siempre hemos peleado.
-¿Y qué es eso?
-El maldito trabajo de Lena y el hecho de que ella todavía quiere mantenerme escondida en alguna parte. Sana y salva como un animal exótico en una jaula de maldito oro.
-Ella te ama.
-Ese no es el punto.
-Por supuesto que lo es.
-Pensé que habíamos superado esto -dijo Julia con tristeza. Diane cogió la botella y la copa de vino e hizo un gesto hacia la sala de estar.
-Vamos a hablar.
-No quiero hablar. Vamos a beber vino en su lugar.
-Vamos a hacer las dos cosas. -Diane escondió la botella bajo el brazo y envolvió la otra alrededor de la cintura de Julia- Somos demasiado viejas para ahogar nuestras penas. Siempre me siento como una mierda a la mañana siguiente.
-¿Somos demasiado viejas para recoger chicas extrañas en los bares, también? -Julia dijo mientras caminaba junto a Diane al sofá.
-Por desgracia, creo que podríamos serlo. -Diane puso la botella en la mesita al lado del sofá y se sentó en la esquina. Las cortinas estaban abiertas, las luces del exterior radiante de la ciudad- ¿Es eso lo que quieres hacer? -Julia se acurrucó junto a Diane, sus hombros tocando ligeramente.
-Cuando estoy tan enojada, tirarme a alguien me impide golpear las paredes.
-No siempre. Me parece recordar un par de abolladuras en la puerta del dormitorio, haciendo un recuerdo de entonces. -Julia sonrió levemente.
-Yo no era tan experta en recoger chicas en ese entonces.
-Si quieres salir, -dijo Diane con calma:- Yo iré contigo. Si quieres tirarte a una extraña para sacar tu ira lejos, cuidare tu espalda.
-No puedo, -dijo Julia en voz baja- Maldita sea ella. No puedo. -Diane pasó un brazo alrededor de los hombros de Julia, la atrajo hacia sí y la besó en la mejilla.
-Entonces vamos a tomar un poco de vino. -Julia cerró los ojos y trató de no pensar en lo desolada que se sintió cuando Lena se dirigió hacia la puerta.
avatar
Anonymus

Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 02/09/2014
Edad : 30
Localización : Argentina - Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por flakita volkatina el Vie Nov 27, 2015 6:05 pm

Todo esto es una m.... q mal se la deben d pasar, pero ahora quede aun mas torcida, yo sincerament ya necesitaba dosis d esta adaptacion y quiero peligro jajajaja
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 23
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Anonymus el Mar Dic 01, 2015 1:57 pm

Capítulo Diez


Lena corrió, apenas registrando la lluvia mientras se dirigía al sur, hacia las luces de la estación Unión. Su rompevientos tenía capucha, pero que no le importaba el agua fría que azota su cara y apenas registró el goteo constante por su cuello, empapando su camiseta. Durante las primeras cuadras, corrió por las calles casi desiertas sin pensar, su mente vaga con la ira y un trasfondo de enfermo miedo. No en balde había sido una investigadora durante más de una docena de años sin aprender a hacer preguntas que no dejaban espacio para la evasión. ‘’Dime que todo lo que pasó entre Diane y Valerie no ocurrió cerca de ti’’. Julia no había contestado, porque Julia no le mentiría. Y eso fue suficiente respuesta. Le irritó que Julia mantuviera en secreto algo así, pero aún más la asustaba que Valerie las hubiera contactado y el equipo de seguridad de Julia no la había detectado. Porque si Stark lo hubiera sabido, habría informado a Lena de inmediato. Lena estaba segura de eso. Las ramificaciones del escenario le provocaron un escalofrío en la sangre y si Valerie era un objetivo y alguien tratara de matarla cuando estaba cerca de Julia, podría convertirse en un daño colateral. Julia había estado sin protección. Julia había sido vulnerable. El estómago de Lena se rebeló ante las imágenes de su mente proyectada en una corriente, un implacable atisbo de movimiento en un tejado antes de que una bala le diera en el pecho, la explosión de un vehículo en un infierno mortal, una tormenta de humo y la muerte fuera del Aerie. Cada vez, Julia como blanco.


-Maldita sea -hervía. Se sentía como si estuviera siempre un paso por detrás. ¿Cuánto tiempo más podría soportar su suerte? ¿Cuánto tiempo más podría Julia? Más pronto o más tarde, Julia sería atrapada en el fuego cruzado de alguien y Lena no podía dejar que eso pasara. El pensamiento fue más allá de lo que podía incluso permitir en su conciencia. Julia tendría que entender que su seguridad es más importante que su libertad.

Lena miró bajo la lluvia constante mientras se acercaba a una intersección y miró automáticamente hacia la derecha mientras empezó a cruzar con la luz. Unos faros brillaban a través de una cortina de agua a mitad de la cuadra, y no fue hasta que estaba en el medio de la calle que registró el sonido de un motor acelerando. Miró nuevamente a la derecha y se lanzó hacia la acera viendo un vehículo acelerando hacia ella. En seguida algo sólido le rozó la cadera derecha y ella estaba en el aire. Cayó al suelo rodando en su caída lo mejor que pudo, mientras buscaba su arma. Aturdida por el impacto, le tomó un segundo para recordar que no tenía su arma o su teléfono celular o su billetera. Como una idiota, que había dejado el apartamento con nada más que la ropa puesta. Cuando ella se puso de rodillas, el vehículo había desaparecido por la esquina. Rígida, ella se puso de pie y se tambaleó por un momento hasta que guardo el equilibrio. Todo sucedió tan rápido, casi podía creer que no hubiera pasado si no fuera por los latidos de su hombro y la cadera, que había tomado la peor parte del lado derecho. Cuando se limpió la humedad de su rostro vio un hilo de sangre en la mano. Ella lo ignoró, pensando que debía haberse raspado la mano cuando ella cayó al suelo. Ignorando el dolor punzante a través de su lado derecho, se volvió por donde había venido, y corrió tan rápido como pudo. En el momento en que llegó a su edificio y empujó la puerta de cristal en el vestíbulo, estaba sin aliento y tambaleándose de un calambre en el costado. Wozinski corrió hacia ella.


-Comandante. -Lena apoyó un brazo contra la mesa donde el portero general se sentaba y se quedó sin aliento
-Estoy bien. Traiga a... Stark aquí. -Su voz se quebró y ella tragó el dolor crudo que acompañaba a cada respiración. Correr en el aire frío parecía haber exacerbado la hinchazón en su garganta herida- Savard, también. -Miró hacia los ascensores, casi aterrorizado a preguntar- ¿Egret?
-Arriba, Comandante. -El alivio fue tan intenso que sus piernas casi se doblaron, pero ella hizo un gesto a Wozinski cuando él dio un paso hacia ella.
-Sólo aliento. Haz las llamadas.
-Sí, señora
-Que nadie más suba -dijo Lena con voz áspera en su camino hacia el ascensor. Una vez dentro, se quitó la chamarra y limpió un poco de agua y el polvo del pelo y la cara. Al mirar hacia abajo mientras cruzaba el vestíbulo, se dio cuenta que la rodilla derecha de sus pantalones estaba arrancada. Haciendo una mueca, dio unos golpecitos en la puerta- ¿Julia? Julia, soy Lena. No tengo las llaves. -Después de un momento, Lena oyó el sonido de unos pasos que se acercaban. Tan pronto como la puerta comenzó a abrirse, ella se aferró a la manija para Julia no pudiera verla- Estoy bien, pero tuve una caída.
-¿Una caída? -Julia tiró contra la resistencia de la otra parte, al instante notando la ronquera en la voz de Lena- ¿Corazón? -Lena se apoyó en el marco de la puerta, pálida y temblando.
-Brutal carrera.
-Hay sangre en tu cara y cuello -Julia se quedó sin aliento, agarrando a Lena de los hombros. Cuando Lena hizo una mueca, Julia deslizó su brazo alrededor de su cintura- ¿Qué pasó?
-Oh Dios mío -exclamó Diane desde el otro lado de la habitación- ¿Debo llamar a una ambulancia?
-No. -Lena luchaba por no toser- Sólo tengo que sentarme un segundo.
-Podrías hacer un poco de café, Di. -Julia encendió una lámpara de la mesita cercana.
-La ayudaré a limpiarse.
-Stark y Savard están en camino. Necesito
-Cállate y déjame que te vea. -Julia enmarcó la cara de Lena y estudió sus ojos, algo de su miedo se disipó cuando vio que estaban claros. Ella tocó suavemente un rasguño irregular a lo largo del lado derecho de la mandíbula de Lena- ¿Dónde estás herida?
-Golpes y contusiones. -Lena trató de no cojear mientras ella y Julia empezaron a caminar por el pasillo hasta el dormitorio- No es serio, nena.
-¿Qué pasó? -Julia repitió tan pronto como estuvieron en el dormitorio. Rápidamente cogió dos toallas grandes de baño y las arrojó a los pies de la cama. Luego levantó suavemente la camiseta de Lena y la sacó por la cabeza. Después cubrió con una de las toallas los hombros de Lena, desató sus pantalones y se los quitó- Oh, corazón. -Con cuidado, pasó los dedos sobre las áreas lastimadas, el hombro y la cadera de Lena- Tú no te caíste.
-Alguien trató de pasar sobre mí -dijo Lena, poco a poco caminando hacia el baño- Tengo que tomar una ducha rápida. Stark y Savard deberían estar aquí en un minuto. -Julia preparó la regadera, sus movimientos fuertes y enojados. Necesitaba la ira, porque la idea de cuánto peor podría haber sido la haría querer gritar.
-¿Quién era? ¿Le has visto?
-No. -Lena gimió suavemente mientras el agua caliente golpeó rápidamente la rígida espalda y las caderas- No pude ver nada, excepto faros.
-¿Fue deliberado? -Julia pasó la toalla por sus manos una y otra vez, deseando más que nunca golpear algo. Herir, no aniquilar a quien había intentado matar a su amante, llevarse a alguien valioso de ella. El dolor de solo pensar en ella era tan grande que ella lo negó.
-Sí, creo que sí.
-Oh, amor, lo siento -murmuró Julia- Si no hubieras estado tan enojada conmigo, no te habrías ido
-Mentira, Julia -dijo Lena suavemente, saliendo de la ducha y aceptando la toalla que Julia le ofreció- Nena, si fue culpa de alguien, fue mía. Yo no estaba prestando atención, y quien fuera probablemente me siguió desde aquí. No tenía mi arma o mi teléfono. Idiota. -Rápidamente, se secaba el pelo hasta que estuvo lo suficientemente seco para ella peinarlo con los dedos y alejándolo de nuevo fuera de su cara- ¿Te importaría darme unos vaqueros y una camisa.
-Aquí -dijo Julia, un momento después. Ella ayudó a Lena con los botones y cremallera, aunque a Lena no le hacía falta, porque tenía que hacer algo, aparte de dar portazos y jurar- Te traeré un poco de ibuprofeno también. Por el aspecto de las contusiones, te va a doler. -Cuando Julia comenzó a alejarse, Lena la agarró suavemente por los hombros y la detuvo.
-Estoy bien. Me has dado peores golpes en el ring de entrenamiento. -Julia se giró en el círculo de los brazos de Lena.
-Yo podría haberte ensangrentado, pero yo nunca he tratado de hacerte daño. -Apoyó la mejilla contra el hombro de Lena- Dios mío, no puedo creer que alguien trató de atropellarte. No debí haberte dejado ir.
-No debí haberme ido. Lo siento.
-Estaba tan enojada contigo por irte. -Julia comenzó a temblar cuando su ira se disipó- Me golpeaste con eso.
-Voy a hacer un trato contigo. La próxima vez que estemos enojadas la una con la otra, no me iré si tú no lo haces. -Julia suspiró y besó el cuello de Lena- Creo que tengo que estar de acuerdo, porque no puedo soportar cuando estás enojada, y es aún peor cuando te vas.
-Vamos a tener que hablar de esto con Stark y Savard. Diane también, un poco más tarde. -Julia encontró los ojos de Lena.
-¿Se trata de Valerie?
-No lo sé, nena. Pero tenemos que saber. -Besó a Julia con cuidado, despacio y con ternura- Esta noche fue una advertencia o fue simplemente descuidado. De cualquier manera, cometió un error. No estaremos esperando que quienquiera que esté ahí para intentarlo de nuevo. -Los ojos de Lena se endurecieron- Vamos a por ellos ahora.


Diane puso una taza de café en la mesita junto a Lena y le entregó otra taza a Julia.


-Hay más en la cocina para cuando lleguen los demás. Estaré en mi habitación. -Sus ojos tenían una disculpa cuando se encontraron con Julia- Dime si necesitas algo.
-¡Espera! -Julia alcanzó a Diane en el camino a la habitación de invitados- ¿Estás bien?
-¿Yo? - Diane negó con la cabeza- Olvídate de mí. ¿Está bien Lena? ¿Estás bien tú?
-Está golpeada, pero va a estar bien. -La voz de Julia tembló y se obligó a superar otra oleada de ansiedad. Apretó la mano de Diane- No esperaba esto aquí. Me sacudió por un momento.
-¡Un minuto! -Diane rio con voz temblorosa- Creí que entendía lo que era tu vida durante todos estos años, pero me equivoqué. Siempre te he amado por tu espíritu y coraje. Ahora aún más. -Ella acarició suavemente la mejilla de Julia- Si yo soy la causa de todo esto debido a mi relación con Valerie, me voy. Tu no mereces tener más dolor en su vida a causa de tus amigas.
-Diane -dijo Julia con suavidad- Cállate -Diane se detuvo
-Lo digo en serio.
-Lo sé, y te amo por eso. Pero no vas a ningún lado en estos momentos. Voy a hablar contigo tan pronto como me sea posible.


Cuando regresó a la sala de estar, Lena estaba abriendo la puerta a Paula y Renée. Julia supuso que habían llegado directamente de su viaje de compras, ya que los pantalones oscuros de Renée, blusa de color amarillo pálido, y chaqueta de color verde oscuro eran claramente recién salidos del paquete. Paula, con vaqueros y jersey de cuello redondo azul marino, se veía preocupada, incluso antes de que ella se concentrara en Lena y luego sus ojos se abrieron con alarma e inmediatamente se giró hacia Julia.


-¿Estás bien?
-Estoy bien. Sólo Lena está herida. -Julia acarició el brazo de Lena, necesitando el contacto
-Alguien trató de atropellarla.
-¿Tiene algo del vehículo o el conductor? -Renée pidió enérgicamente.
-No hay nada de cualquiera de los dos -dijo Lena con disgusto- Yo estaba demasiado ocupada besando el asfalto. -Se sentó en el sofá y señaló hacia las sillas de cuero a juego frente a ella. Julia se instaló a su lado, y Lena le apretó brevemente la mano antes de dar a Stark y Savard los detalles de lo que había sucedido.
-¿Hay alguna posibilidad de que pudiera haber sido confundida con otra persona? -Preguntó Savard. Lena sacudió la cabeza.
-Lo dudo. Las calles estaban bastante vacías por el clima, por lo que supongo que el vehículo me siguió desde aquí. Soy más alta que Julia y no llevaba un sombrero, por lo que mi cara y el pelo eran visibles. Es poco probable que alguien me confunda con ella.
-Aun así, ¿hay alguna razón específica para que usted piense que la Srita. Volkova podría haber sido un objetivo posible? -preguntó Stark con cuidado.
-Ninguna, salvo las razones de siempre -dijo Lena con gravedad, satisfecha de que el enfoque de Stark estaba en Julia.
-¿Qué hay de usted? -Intervino Savard.
-Por lo general -dijo Lena- Yo diría que no. Pero hay otros factores en juego que ambas tienen que tener en cuenta. -Ella se movió un poco y se centró en Stark- Supongo que usted sabe que Savard está en mi equipo OSN ahora.
-Sí. -Stark sonrió fugazmente- Creo que es genial.
-Yo también -Lanzó una rápida mirada a Savard antes de volver de nuevo a Stark- Tenía la intención de informar a Savard y Davis mañana en nuestra primer misión, y tú también Jefa, en la medida en que las circunstancias implican a Julia. Lo que pasó esta noche ha hecho cambiar mi horario.
-Sí, señora -dijo Stark- Agradezco que me incluyera esta noche.
-Tienes que ser incluida. -Lena podía sentir la tensión de Julia pero ella continuó sin dudarlo- Como ustedes saben, Valerie Lawrence ha desaparecido y a un buen número de gente le gustaría encontrarla. No todas las personas son amables. Ni siquiera estamos completamente seguros de que Valerie este todavía de nuestro lado.
-Lena -Julia retiró abruptamente su mano, que había estado apretando ligeramente el muslo de Lena. Savard no pareció darse cuenta de la protesta susurrada.
-¿Qué sabemos acerca de su ubicación después de la incursión en el recinto de Matheson?
-Nada. Ella ha estado completamente fuera de contacto. -Lena puso su mano sobre la rodilla de Julia, con la esperanza de tranquilizarla- Yo no estoy pidiendo que rompas ninguna confidencia, Julia o confirmar nada, pero Stark necesita saber esto. Tengo la firme sospecha de que Valerie se puso en contacto con Diane Bleeker en algún momento durante el viaje de compras hoy. -Stark palideció, pero mantuvo la mirada fija en el rostro de Lena.
-Yo no vi a nadie que se ajuste a la descripción de Valerie. Nadie me informó algo inusual. Si ella estaba allí... no la vimos.
-No hay razón por la que deberías haber estado buscando a Valerie, Paula. -De repente, Julia se levantó y dirigió su siguiente comentario a Lena- ¿En serio crees que Valerie trató de atropellarte esta noche?
-No -dijo Lena- no lo sé. No puedo pensar en nada que Valerie podría ganar sacándome del camino, sobre todo porque ella no sabe que yo planeo buscarla.
-Incluso si lo hizo -dijo Julia- No puedo creer que tratara de hacerte daño.
-No lo creo yo tampoco -dijo Lena- pero no podemos hacer suposiciones. Hasta que tengamos más información, lo único que sabemos es que Valerie está perdida, Matheson está perdido y alguien le avisó de la incursión en su recinto.
-Si Valerie se puso en contacto hoy -dijo Stark, su voz baja y firme- luego tuvimos una infracción grave en materia de seguridad. Tendré que informar de ello. -Lena sacudió la cabeza.
-No, por dos razones. Número uno, no quiero que Valerie informe a nadie excepto a mí. No sabemos quién lee esos informes. Número dos, la prioridad y la de su equipo hoy era Julia. Valerie es un agente con experiencia, y estoy seguro de que ella se limitó a esperar hasta que Diane estaba fuera de su zona de vigilancia antes de acercarse a ella. -En el aspecto del rostro de Stark, Lena se inclinó hacia delante- Ahora ya lo sabe, Jefa. Ahora a ampliar su perímetro. No hubo ninguna violación hoy.
-¿Qué pasa con mi cadena de mando? -Stark preguntó secamente- DC Carlisle probablemente debería ser informado.
-No quiero imponer mi rango -dijo Lena- pero Seguridad Nacional tiene prioridad.
-Sí, señora. -Dijo Stark. Lena miró a Julia.
-Después de lo que pasó esta noche, creo que tú y Diane deben dirigirse a Whitley Point mañana. Voy a llevar al resto del equipo en un día o dos.
-No estoy seguro de que Diane quiera ir -dijo Julia- No si Valerie está aquí en alguna parte.
-Si Diane tiene contacto con Valerie, ella tiene que conseguir que Valerie venga. Si Valerie no es responsable de la fuga, tiene un gran problema. Matheson va a tratar de eliminarla.
-Comandante -dijo Savard- Alguien ayudó a Valerie a desaparecer de Whitley Point. No es un lugar seguro ya. -Lena asintió- Estoy de acuerdo que el sitio ya no es un secreto. A pesar de ello, Whitley Point es fácil de asegurar y con las fuerzas privadas de Tanner, vamos a tener un montón de personal. Es el mejor lugar para Julia
-No me voy sin Diane -dijo Julia- Entiendo lo que dices, y yo iré, pero no sin ella. Ella va a estar indefensa si la dejamos.
-Voy a poner gente con ella -dijo Lena. Julia negó con la cabeza
-Quiero a mi gente. -Ella miró a Stark- Son los mejores y lo sabes. -Lena suspiró.
-Voy a hablar con Diane. Es hora de que yo lo haga -Ella tomó la mano de Julia y la atrajo de nuevo hacia el sofá- ¿Está bien?
-Sí. Sé que es el momento. -Julia se apoyó suavemente en el hombro no lesionado de Lena.
-Jefa -dijo Lena a Stark- tiene el control completo de la seguridad de Julia, pero tendrá que reportarme y no a Carlisle hasta nuevo aviso.
-Entendido -Stark respondió inteligentemente
-Savard, será segunda en el mando de mi equipo OSN. Nuestra primera prioridad es encontrar a Valerie Lawrence. Y después de eso, vamos a encontrar a Matheson. -Los ojos de Savard brillaban y su cansancio parecía caer lejos como un recuerdo lejano.
-Sí, señora, Comandante. ¿Habrá alguien más, aparte de Felicia?
-Por ahora, no. Una vez que tengamos una pista, vamos a necesitar a alguien en el campo. -Savard miró como si estuviera a punto de decir algo, y luego se detuvo. Sin embargo, Lena escuchó el mensaje- Siempre y cuando esté lista para el campo, voy a decidir donde más la necesite. ¿Puede trabajar con eso?
-Absolutamente -dijo Savard- Sirvo a sus órdenes, con gusto. -Lena se levantó, cuidando de no forzar la cadera dolorida. No quería que Stark o Savard, y sobre todo Julia, supieran lo mucho que dolía.
-Contacte esta noche a Felicia y dígale que vamos a reunirnos aquí mañana a las 0700, no en el ala oeste. Es hora de cerrar nuestras puertas a los ojos y los oídos, excepto los nuestros. -Julia acompañó a Stark y Savard a la puerta y luego regresó con Lena
-Sé que no hubo mucho tiempo antes de la sesión de información, pero me hubiera gustado que me dijeras de la partida hacia Whitley Point antes.
-Lo sé. Mi tiempo ha estado fuera con todo esta noche. -Lena acunó la mejilla de Julia- Lo siento. No estaba destinado a sorprenderte. -Julia suspiró.
-Estás perdonada.
-Gracias -dijo Lena, pensándolo. Ella estaba con dolor, se enfrenta a enemigos que no podía identificar y necesitaba ahora a Julia más que nunca.
-La cadera duele, ¿no? -Dijo Julia, descansando sus manos suavemente en la cintura de Lena.
-Pensé que estaba haciendo un buen trabajo ocultándolo. -Lena se rio suavemente ante la expresión de Julia.
-Se está poniendo dura bastante rápido.
-Vamos a la cama.
-En un minuto. Tengo que hablar con Diane.
-Ella está herida, también, Lena -dijo Julia en voz baja.
-Lo sé. Voy a hacer mi mejor esfuerzo para no empeorar las cosas.
-Lo mejor -susurró Julia, besándola- Sí, eso vas a hacer.
-Sé lo mucho que significa para ti, y estoy muy encariñada con ella. No voy a dejar que le pase nada.
-¿Alguna vez te cansas, de cuidar de los demás? -Lena frunció el ceño.
-No sé lo que quieres decir. -Julia sonrió y besó a Lena de nuevo.
-Sé que no lo haces, y esa es otra razón por la que te amo. Estaré esperándote.
-Y eso -murmuró Lena- es justo lo que necesito. -Julia la vio alejarse, sabiendo que ella estaba ocultando su dolor. Quería proteger a Lena y mantenerla a salvo, y supo que Lena quería lo mismo para ella. Temía que era un deseo que ninguna de ellas podría cumplir.

avatar
Anonymus

Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 02/09/2014
Edad : 30
Localización : Argentina - Buenos Aires

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Honor bajo Asedio

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.