OBSESIÓN PELIGROSA: EL ENGAÑO

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: OBSESIÓN PELIGROSA: EL ENGAÑO

Mensaje por pei_17 el Miér Sep 23, 2015 7:36 pm

Ella se levanta cuando es dada la orden para recibir al juez. Una vez que la corte entra en sesión, Boris pide comenzar llevándola rápidamente al estrado para testificar. Hace el juramento obligatorio sintiendo todas las miradas reprobatorias. Ekaterina no hace más que maldecir interiormente cuando comienza a recordar lo que había sucedido hace tan solo horas.

FLASHBACK

Había terminado de cambiarse, estaba siendo observada por policías que se iban a encargar de que no escapara. Había sido llevada a una habitación para su tranquilidad, Boris había dicho que regresaría dentro de un rato, ya que quería darle privacidad.
Ekaterina escucha la puerta siendo golpeada y después de un “adelante” observa a la persona entrar con total confianza.


-¿Qué quieres aquí?-pregunta parándose rápidamente.
-¿No puedo venir a desearte suerte?-
-Déjate de mentiras, seguramente no viniste nada más que para corroborar que estaba aquí-
-Que inteligente-menciona Yulia- veamos cuanto utilizas aquello en la corte-
-En cuanto salga te voy a hundir Yulia, ya verás-
-Si sales Ekaterina, si sales-contesta. La guerra retadora de miradas se hace presente. Las dos escuchan pasos aproximarse y Ekaterina sabe que han venido por ella- que comience a show-dice Yulia caminando unos cuantos pasos atrás-
-¿Qué haces?-pregunta mirándola-
-¡¿Cómo pudiste?!-pregunta alterada- ¡Era mi esposa Ekaterina, y tú me la quitaste!-señalando-
-¿Pero qué pasa contigo, que estás diciendo?
-¡¿No te basto con culparme de engañarla que ahora fuiste tú quien acabo con su vida?!- Ekaterina abre grande los ojos cuando observa las lagrimas salir de los ojos de Yulia- ¿Por qué Ekaterina, si yo la amaba?-
-¡Deja de mentir!-grita.
Los oficiales habían entrado escuchando perfectamente aquella discusión, Yulia lucia realmente alterada y uno de los hombres se acerca al verla en aquel estado
-¿Señorita, se encuentra bien?-pregunta preocupado.
-No… no estoy bien-responde con la respiración agitada. La morena cae en sus brazos desmayada y Ekaterina está con la boca abierta observando aquella escena increíble.
-Hay que llevarla afuera, hay que despertarla-sugiere uno-
-Yo lo hare-contesta quien la tiene sujetada- pide más refuerzos para llevarla a ella sin problemas-señala con la cabeza a Ekaterina. El hombre sale y unos instantes después entran otros para esposarla y llevarla a ella a los tribunales. Había recibido un peor trato que ya obviamente todos se habían creído aquella escena de la viuda esposa dolida.

FIN FLASHBACK

-¿Señorita se encuentra bien?-pregunta el oficial mirando a Yulia quien estaba abriendo los ojos.
-Si… ahora lo estoy-intenta levantarse
-¿Necesita algo?-pregunta- ¿agua?
-No, solamente quiero aire-responde respirando profundamente- lo siento por lo que tuvo que ver, es que ella, mi esposa…
-Siento mucho todo lo que está pasando-dice tocando su hombro- pero ahora debe ser fuerte para enfrentar lo que vendrá.
-Tiene razón- contesta- pero es que esto me tiene tan mal-dice para comenzar a llorar
-Usted no debería estar ahí dentro-sugiere el hombre- podría llegar a tener otra crisis-
-Pero necesito saber el resultado, necesito ver como la muerte de mi esposa es pagada.
-¿Y no tiene a alguien quien se quede por usted?-pregunta- se ve realmente mal- dice observándola-
-Tiene razón-quitándose las lagrimas- será mejor que ya no esté aquí, esto… esto es demasiado para mí-
-Sera lo mejor-dice ayudando a levantarla- ¿necesita que la acompañe a algún lugar?
-No, estaré bien así. Muchas gracias de todas formas, ha sido muy atento.
-Es mi deber-dice inclinando la cabeza- vera que se hará justicia, tenga fe-
-Lo hare-responde andes de comenzar a marcharse. Yulia se dirige rápidamente a la salida, con aquella escena su ausencia está más que justificada. Igor estaba parado como le había ordenado en la entrada de los tribunales- ya sabes que hacer, en cuanto termine todo encárgate de hacérmelo saber-ordena-
-Claro-asiente el hombre para posteriormente ingresar al lugar.
-Ekaterina, ¿Dónde estabas la noche de la muerte de Marina Volkova entre las ocho y doce de la noche?-es la primer pregunta que da inicio en aquel tribunal.

Yulia llego después de media hora viendo unas últimas cosas. Igor había dicho que iba a llamar en cuanto todo haya terminado, así que decidió ir a la habitación para ver que hacia Olga y Lena, quien evidente aún no se había ido desde que llego.

-Sigues aquí Lena-menciono mirándola-
-Si-contesta de una no muy buena manera- ni siquiera te dignaste en darle un poco de comida a Olga, ni siquiera agua-
-Lo siento… lo olvide completamente- queriéndola abrazar-
-Suéltame Yulia- zafándose-
-¿Y ahora que es lo que pasa contigo?-pregunta enojándose- ¿Esto es por ella?-señalando a Olga. Lena solo agacha la mirada sin contestar- ¿Qué te sucede Lena? ¿Me dirás que a estas alturas sientes algo de remordimiento? Recuerda que fuiste tú la de las ideas, tú dijiste que…
-¡Ya sé lo que dije!-grito interrumpiendo- ¡cada jodido día recuerdo eso! ¿Piensas que soy de cartón a caso?
-A veces lo pareces-contesta- de todas maneras solo venia a supervisar las cosas, búscame cuando hayas entrado en razón-saliendo del lugar.
-Disculpa por eso-dice Lena- todo esto es tan loco, Yulia se ha obsesionado un poco con todo esto-
-¿Por qué dijo que tu eres la de las ideas?-pregunto Olga dudosa- ¿Por qué permites que pase todo esto Lena? Eres una mujer inteligente.
-Esto salió de mi alcance hace tiempo Olga, una vez que el juicio terminara yo quería marcharme lejos de aquí. Lo había hablado con Yulia y ella había aceptado, pero cuando supo que Ekaterina había estado aquí una noche… no sé qué sucedió, regresamos rápido y…
-¿Regresamos?-pregunto- ¿ustedes estaban juntas?
-Creo que eso es algo obvio Olga, ¿Cómo explicas que este aquí el día de hoy?- Olga recordó el auto que salía de la casa aquella primer noche que Ekaterina la llevo a conocer la casa y había logrado entrar. Decidió callar, ya que parecía que Lena estaba hablando por su propia cuenta.
-¿Quién era la otra persona, Lena?-pregunto Olga de la nada. Lena la mira sorprendida, pero luego recuerda que Yulia le había dicho que ella había sido la que había visto el video, y no Ekaterina, para quien realmente había sido esa trampa.
-Suficiente-dice Yulia entrando- Lena no tienes porque contestar nada ni tampoco contar-mirándola- estas cayendo de la misma forma en la que la hiciste caer a ella cuando te defendía-dice cínicamente. Olga comprende que no había sido más que un títere en ese entonces, que bien que habían fingido- Dime una cosa Olga-dice sentándose en la silla- ¿Qué iba a hacer Ekaterina una vez que encontrara lo que ella tanto quería?
-No lo sé-dice sinceramente- jamás llegamos a hablar acerca de esa parte-
-¿Y tú crees realmente en lo que viste?-pregunta confundiéndola.
-Yo… yo vi perfectamente-
-Claro-responde Yulia- pero a veces los ojos engañan Olga-dice observando su reloj- el tiempo pasa volando, me pregunto cómo ira todo con la abogada Sokolova-comenta-

* * * * *

-Bien, nos tomaremos 20 minutos para que el jurado llegue a un veredicto-anuncia el juez. Ekaterina suspira mirando fijamente a Boris que se encontraba visiblemente nervioso, todo había sido un fiasco. La abogada acusadora había hecho mejores preguntas, había sabido llevar bien el caso y sobre todo, tenía pruebas para comprobar cada cosa que decía.

Maldijo a su suerte cuando siguieron encontrando cosas en el cuerpo de Marina. No importaba cuanto lo negara, de alguna manera las cosas apuntaban a ella de manera directa. Esa misma noche había hablado con Marina por celular, inclusive las habían visto juntas esa misma tarde. Boris le había dicho que inventara una coartada diciendo que no estaba en Moscú, pero había muchos testigos que habían dicho que la habían visto juntas. De nada valía todo lo que había planificado, de nada servía que siguiera mintiendo, tarde o temprano iba a ser descubierta y eso no iba a hacer más que empeorar si situación. Aunque diciendo la verdad también tuviera el mismo resultado, ella prefirió que las cosas sean así.

El jurado poco a poco fue ocupando su lugar, un hombre en la punta se había parado con una hoja en mano, Ekaterina sabía que estaba a punto de escuchar su destino.

-Que la acusada se ponga de pie-es la orden. Ella no lo piensa dos veces, y aún con la mirada en el suelo lo hace y escucha atentamente aquellas palabras que había oído tantas veces, solo que a diferencia de otras, esta son especialmente para ella.
-En el caso del homicidio calificado de Marina Volkova –leyó el hombre- se la considera a la sospechosa Ekaterina Sokolova…

* * * * *

-No creo que quieras saberlo- responde Yulia- Lena ven aquí- ordena. La pelirroja lo hace y Yulia hace que se coloque sobre sus piernas- la verdadera pregunta Olga aquí es ¿Qué haremos contigo?-pregunta Yulia-
-Yulia-dice Lena sorprendida- podríamos llegar a una solución, no tenemos porque cargar con más cosas-
-Por favor…-suplica Olga- olvidare lo que vi- dice como último recurso- jamás voy a contar nada-
-Eso es algo que no se olvida-dice Yulia- no lo voy a olvidar yo, no lo olvidara Lena y mucho menos ahora tu que también lo sabes-menciona- ¿Tu recuerdas bien todo Lena?
-Por supuesto que si Yulia-contesta con la mirada en el piso. Las tres mentes en aquella habitación se habían sincronizado para tener el mismo recuerdo.

FLASHBACK

-¿A dónde iras ahora?-pregunto Lena algo agitada y acariciándole las magillas- ¿tienes donde quedarte?
-Sí, ya tengo todo preparado. Solamente tengo que tener cuidado a la hora de conducir, no te preocupes-besándola- estaré bien.
-Eso espero amor, cuídate de todas formas.
-Eso hare-dijo - ¿No se te hará tarde?-pregunto.
-Tienes razón-mirándola su reloj- será mejor que me vaya ahora mismo, tengo que vestirme apropiadamente.
-Yo igual-dijo comenzando a caminar en la otra dirección. Lena observaba a Yulia alejándose de ella, viendo aquello como si fuera completamente irreal. Sabiendo que dentro de poco la vida de ambas cambiara para siempre.
-Yulia- la morena giro- Te amo. Buena suerte-deseo.
-Tú también-respondió esta, girándose después de haberle lanzado un beso volado.

Yulia condujo por las calles menos transitadas para arriesgarse a no ser vista. Para frente al hotel donde se había hospedado desde la mañana, supuestamente ella ahora mismo tendría que estar aterrizando en su destino. Observa el reloj y sabe que es hora de comenzar. Va hacia la cama y se coloca la ropa que ya estaba sobre ésta, una vez teniendo todo listo solamente resta esperar a la hora indicada para comenzar a trabajar. Toma su celular y marca al número directo que tiene ahí.

-Igor-menciona cuando es atendida- ¿Estas en el lugar donde te indique?-pregunta- excelente. En cuanto sea la hora que te dije haz lo tuyo, tú sabes que hacer-ordena- está bien, que bueno es contar con alguien tan fiel como tu Igor, gracias, buena suerte para ti también-dice antes de colgar. Se lleva una bolsa para cuando necesite una vez más cambiarse, una vez que termina y tiene todo preparado vuelve a mirar la hora y sabe que no falta demasiado para que todo comience, solamente espera que Lena ya estuviera lista para ese entonces.

* * * * *

-¿Qué haces con las llaves Len?-pregunto su amiga.
-Para que no me molesten-respondió. La recostó sobre la cama y vio como esta quedaba dormida profundamente al instante.
-Descansa-escucho el susurro antes de que la puerta fuera cerrada.

Lena espero unos minutos más y después de ver que nadie iba a entrar para molestar, saco la llave de su bolsillo y cerró la puerta. Sabía que nadie iba a tener otra llave de repuesto, así como tampoco iban a poder abrirla del lado de afuera. Aunque dudaba de que alguien se tomara la molestia de ir hasta allí, estaban todos demasiado ebrios seguramente como para recordar aquello al día siguiente.
Busca detrás del mueble la bolsa de ropa que había dejado esa misma tarde, el haber organizado aquella fiesta sorpresa le había dado la excusa perfecta para estar ahí sin ninguna sospecha. Una vez que todo termina, observa la hora y sabe que no le queda mucho tiempo. La ventana afortunadamente no estaba trabada, así que no es problema salir por ella sin problema alguno. Le quita la alarma a su auto y sale de ahí sin vista por nadie, la música aún se escuchaba desde la calle, así que nadie estaba al tanto del auto que se marchaba. Dejo estacionado el auto una cuadra antes de llegar, así que caminando se dirige a la parte trasera donde ya evidentemente se ve ya la reja forzada y abierta. Al parecer el plan estaba marchando bien.
Entra tal como se lo habían indicado y rápidamente se va a su lugar, donde esperaría hasta la señal.

Marina entra a la casa sintiéndose agotada, tanto mental como físicamente. Las cosas en su matrimonio estaban marchando cada vez peor y tanto ella como su esposa parecían ya tener ganas de solucionar algo. Va hasta la cocina sintiendo su garganta seca, bebe un poco de agua y siente un enorme vacío en su pecho. Ya no hay nada que pueda hacer para salvar su matrimonio, Yulia se había ido de viaje nuevamente y ella no hace más que preguntarse si realmente era por asuntos del trabajo o estaría engañándola con alguien más. Sabe que ya no le quedan lágrimas por derramar, deja el vaso sobre la mesa y rápidamente se dirige a la sala, retoma la novela que había comenzado unos días atrás. Estaba comenzando a sentir intriga por la historia cuando escucha un sonido en el piso de arriba, observa su reloj, ya han pasado más de diez horas desde que Yulia se fue. Aunque quizás era posible que ya haya regresado y no le haya dicho nada, no sería la primera vez que eso sucede.
Deja la novela sobre el pequeño mueble y comienza a subir las escaleras volviendo a sentir ruidos en las habitaciones.

-¿Hola?-pregunta a medida que sigue subiendo- ¿Eres tu Yulia?-pregunta abriendo la puerta. Nada. Su esposa no estaba en la habitación. Marina cierra la puerta y se dispone a bajar nuevamente cuando vuelve a escuchar un ruido, esta vez mucho más fuerte. Estaba comenzando a acercarse esta vez a otra puerta- ¿Yulia eres tú…? ¡Cielos!-grita cuando observa a una gran figura parada frente a ella. Evidentemente era un hombre vestido de negro, no podía ver su rostro ya que también estaba cubierto.
-No te muevas-dijo el hombre apuntándola con un arma-
-Por favor, le daré lo que sea- dice Marina completamente aterrada. Estaba sola en la casa y eso la hacía sentirse aún peor, aunque le llamaba la atención que ninguno de sus hombres no haya podido ver aquel invasor intimidante frente a ella- tengo dinero, déjeme ir por él- Marina comienza a querer librarse de aquello alejándose de ese hombre
-¡No se mueva le dije!-advierte cargando el arma- no me obligue a usarla- advierte-
-Por favor…-pide aterrada- la caja fuerte, la caja fuerte esta por allí-señala
-No he venido por eso-contesta el hombre sin dejar de apuntarla
-¿Entonces que quiere?-pregunta Marina. En eso ve salir a Yulia vestida de la misma manera, solo que Marina estaba tan aterrada y su cerebro no estaba funcionando correctamente para notar eso
-¡Yulia!-grita yendo hacia ella- tiene un arma, que gusto me da que estés aquí- dice abrazándola-
-Siento mucho no poder decir lo mismo Marina-contesta ésta de manera fría
-De que… ¿De qué estás hablando Yulia?-pregunta sin entender absolutamente nada-
-Hola- escucha la voz de una tercera persona allí. Marina gira la vista y observa a aquella mujer quitarse su gorro negro dejando escapar sus rizos rojos- ¿ayuda en algo esto?-
-Tú…-murmura Marina. Observa aquella mujer que la arruino la vida, luego al hombre que estaba entre ellas y finalmente mira a su esposa, comprendiendo perfectamente la situación- no puedes hacerme esto- dijo avanzando hacia atrás, se había golpeado con los barrotes de las escaleras en el pasillo pero eso era lo que menos le importaba ahora.
-Tú me obligaste a hacer las cosas de esta manera Marina-dice Yulia- dame los papeles-ordena Yulia al hombre. Éste se los tiende y la rubia observa claramente que aquello es el acta de divorcio
-¿Así es como harás las cosas?-pregunta dolida avanzando un poco- ¿me mataras si no firmo?
-Nadie va a matarte-asegura Yulia- digamos que esto es algo así como… un pequeño empujón- dice tendiéndole las papeles nuevamente- hazlo Marina-
-No-dice negando con la cabeza- ni siquiera tienes la decencia de hacer esto como se debe
-¿Y cómo es que se debe hacer Marina?-pregunta exaltándose- ninguna manera es la apropiada para ti, así que deja de hacerme perder el tiempo y firma- La rubia testarudamente vuelve a negar con la cabeza
-¡Firma!-ordena Lena mirándola.
-¡De ninguna manera!-contesta- ¿Crees que voy a dejarte el camino tan fácil? Estás loca maldita zorra si piensas que voy a rendirme
-¡Te vas a arrepentir de esto!-dice Lena avanzando rápidamente hacia ella. Lo siguiente sucedió tan rápido que ni Yulia ni Igor habían tenido tiempo para detener, Lena había sacado un cuchillo de quien sabe dónde y lo empuña rápidamente para clavarlo en el abdomen de Marina. Lo hace con tanta ligereza que nadie había tenido tiempo de predecir aquellos movimientos.
-¡¿Qué haces Elena?!-pregunta Yulia alarmada. La pelirroja había sacado el cuchillo y ahora lo tenía goteando en su mano- tú… ¡Esto no estaba en los planes!-le grita histérica- Marina…-murmura con un deje de culpa. Su esposa tiene el rostro contraído de dolor, la ropa ya había comenzando a mancharse, aunque no puede ver demasiado ya que la rubia tiene ambas manos tapando el lugar lastimado-
-Nunca iba a dejarnos las cosas fácil, Yulia-dice Lena. Igor sigue completamente estático mirando la escena, Lena le tiende el cuchillo a Yulia, quien lo toma sin siquiera mirarla a los ojos- ella ya no puede seguir entre nosotros Yulia, ya ha visto lo que hemos hecho y usara eso en nuestra contra. Debes hacerlo ahora-
-Yo… no, no creo poder…-dice observando el cuchillo en su mano
-¡Claro que puedes!-la anima- ¡Ella está obligándote a estar contigo Yulia!
-Yulia…-murmura Marina con dolor- porque… porque escuchas eso…
-¿Por qué no firmaste, Marina?-pregunta Yulia suavemente.
-Nunca-contesta escupiendo
-Lo ves Yulia-dice Lena- ella jamás iba a darte la liberta
-¿Es cierto eso?-pregunta nuevamente. Marina solamente asiente con la cabeza. Grave error- no puedes obligarme a eso, Marina-
-Hazlo Yulia.
-Voy a acabar contigo- amenaza Marina señalando a Lena. Eso fue todo el impulso que necesito Yulia para acercarse hasta ella, tomarla por el hombro con la mano libre y copiar la misma acción que había hecho Lena hace instantes atrás. Marina vuelve a lanzar un grito, estaba vez acompañado de lágrimas-
-Me duele que esto termina así Marina-se lamenta Yulia alejándose de ella. Ambas tenían aguantes en sus manos, así que Yulia no se preocupa cuando deja el cuchillo clavado en su esposa- no sabes cuánto-
Marina estuvo unos segundos más escupiendo su propia sangre. Siendo observada por tres pares de ojos que no le quitaban la vista de encima.
-No fue mi culpa-dice con un hilo de voz. La respiración estaba haciéndose pesada y la pérdida de sangre se estaba cobrando lo suyo- tu me engañaste, tú eras la que me mentía. Yo jamás hubiera hecho eso contigo… yo te hubiera perdonado-se lamenta mirando solamente a Yulia- ¿Por qué, Yulia?-pregunta- ¿Por qué?-la morena solamente estaba viéndola en silencio- ¡Contesta! ¡¿Por qué?! ¡¿Por ella?!-señalando a Lena- ¡Cobarde!-grito yendo hacia ella.

Yulia estaba tan quieta en su lugar que había visto los movimientos en cámara lenta. Observaba a Marina ir en su dirección y de pronto, de la nada Lena se coloco frente a ella, empujando a Marina con tanta fuerza que su esposa estaba ahora tambaleándose hacia atrás. En cuanto Marina vuelve a chocar contra los barrotes, su misma espalda se arquea hacia atrás ganando más peso y ella cae frente a la mirada de los tres. El sonido del vidrio romperse es el único aviso que tienen de que Marina ya ha caído. Lena quiere avanzar para ver que tan viva aún estaba, pero una mano en su pecho se lo impide

-Las cámaras-es todo lo que dice Yulia. Lena decide quedarse quieta y cada una observa que clase de escape podrían tener ahora sin ser gravados. Yulia observa que su fiel empleado aún no se había movido de su lugar, esperando cualquier orden de ella- Cambio de planes Igor- dice Yulia para que la mirara.

FIN FLASHBACK

-Culpable- es la sentencia.

Ekaterina deja caer las lagrimas y con ella sus esperanzas, Boris maldice golpeando la mesa y las demás personas comienzan a murmurar. No le se había golpeado con los barrotes de las escaleras en el pasillo. Intenta escuchar los detalles de cómo supuestamente ella la había asesinado, ni tampoco escucho cuando la condena había sido perpetua. De ahora en más su vida ahora se iba a reducir a tres paredes y un frente con rejas, relacionada con personas tan distinta a ella en muchos sentidos.

* * * * *

-Debo atender esto-dice Yulia señalando su celular. Lena se levanta para dejarla marcha y escucha como Yulia habla con quien sabe quien por celular
-Lena debes hacer algo-aprovecha Olga que nuevamente están a solas- prometo mantenerme en silencio-
-Yo…- intentan decir. Yulia vuelve a entrar sonriendo interrumpiendo lo que sea que ella iba a decir
-¡Lo logramos!-grita victoriosa- Declararon culpable a Ekaterina- dice mirando a Lena- ganamos amor, ahora ya nadie puede molestarnos-dice besándola. Olga había abierto enorme los ojos ante lo que había escuchado. Ahora que sabía la verdad, estaba totalmente convencida de la clase de persona a la cual ella había defendido. Nada era lo que parecía, le había dicho Ekaterina. Ahora se arrepentía enormemente de nunca haberle creído- y ahora para terminar de una vez por todas con esto-dice Yulia sacando un arma para apuntarle a Olga-
-¡Lena!-grita aterrada Olga
-¡¿Yulia qué haces?!-pregunto queriéndole quitar el arma- ¿Te volviste loca?
-Muévete Lena-pidió- ella ahora lo sabe todo ¡todo! Y no pienso dejar ni un testigo que pueda delatarme-
-¡Por favor, no!-pide Olga llorando- tengo una familia, tengo hijos…
-Yulia ella dijo que no iba a decir nada- se interpone Lena nuevamente en frente suyo
-¿Y tú le crees?-pregunta- no seas ingenua Lena, no debemos tener errores. Así que ahora apártate para que pueda terminar con todo esto de una vez-
-Lena yo confié en ti-dice Olga mirando a la pelirroja- fui yo quien se movió para sacarte de ahí, yo creía en ti ¿Por qué otro motivo iba a querer defenderte?
-Olga…
-Apártate Lena, te está utilizando- dijo Yulia
-Por favor, tengo dos hijos ¿Qué va a ser de ellos?-pregunta llorando- prometo no decir ni una palabra. Lena, por favor, te saque de ese lugar-
-Muévete Lena, no lo voy a repetir-
-Por favor… por favor… no quiero morir-
-Espera Yulia-dice Lena completamente conmovida- ella fue la única que confió en mí, ella me saco-
-Saliste porque no había pruebas en contra tuya, Lena-
-Pero de todas maneras confió- respondió- amor, mírame, estoy aquí- dice logrando que Yulia la observara- necesito que confíes es mi-
-Y lo hago, amor-contesto Yulia- pero en quien no confió es en ella-
-Yulia cree en mí-tomándola del rostro- ella no dirá nada, estoy segura-
-Lena no me hagas esto-
-Por favor amor-dijo besándola- por favor, te amo, te amo-repetía entre beso y beso. Yulia comenzaba a dejarse llevar olvidándose de que Olga aún lloraba observándolas.
-Yo también te amo-respondió Yulia olvidándose de todo. Lena logro quitarle el arma y Olga pudo respirar aliviada.
-Demuéstramelo-dijo mirándola-
-¿Qué?-pregunto- ¿Aquí? ¿Ahora?
-En nuestra habitación Yulia-demando Lena. La morena se olvido por completo de su asunto pendiente y se dejo llevar fuera de la habitación por Lena.
Olga agradeció en silencio aquello, ya que comprendió que Lena estaba haciéndolo con tal de salvarla.
Habían pasado las horas y ya era de noche, quizás era de madrugada ya. Olga intento aguzar su visión cuando escucho la puerta siendo abierta.
-¿Quién eres?-pregunto asustada
-Soy Lena-dijo desatándola- debes marchar de aquí rápido Olga, y nunca, escúchame bien, nunca volver a aparecerte por aquí ¿está claro?
-Sí, si- respondiendo sintiendo como era liberada. Observo a la pelirroja despeinada y con la ropa bastante desacomodada, seguramente se había escapado en cuanto tuvo la oportunidad, Olga no había podido evitar abrazarla- gracias por esto Lena, prometo no decir una sola palabra-
-Eso espero, sino ya sabes lo que va a sucederte-dijo llevándola por el pasillo- buena suerte Olga, y recuerda, de esto ni una palabra-
-Ninguna, lo prometo-dijo. Lena la llevo hasta la entrada, Olga volvió a agradecerte una vez mas y luego se marcho corriendo de ahí. Sabiendo que iba a volver a ver a su familia nuevamente.

Los meses habían pasado y al aparecer las cosas estaba ahora normales. Olga justo estaba viendo la televisión cuando una devastadora noticia se encargo de perturbarle la mañana. Al parecer la cárcel donde estaba Ekaterina, se había armado un revuelo y había varias víctimas heridas y otras tantas muertas. Olga sintió una sensación extraña cuando comenzaron a pasar los nombres de los muertos, fue inevitable que se le salieran las lágrimas cuando el nombre de Ekaterina Sokolova aparecía entre tantos.
Después de haber visto las noticias, Olga había hablado con su esposo y éste había estado de acuerdo en mudarse a otra ciudad. Ekaterina había muerto horriblemente y ella no pudo quitarse la duda de si aquello había sido un total accidente, así que previniendo cualquier cosa decidió irse de la ciudad. Renuncio definitivamente a su trabajo como abogada y se dedico a la crianza de sus adorados hijos. De Yulia y Lena no sabía nada, más que una boda secreta que se había hecho poco después de que ella saliera de aquella casa milagrosamente con vida. Al parecer las dos estaba viviendo juntas sin sentir ni una gota de culpabilidad ante lo que habían hecho, Olga no pensaba decir ni una palabra como lo había dicho, ella valoraba mucho su vida y le debía a Lena aquel favor por haberla dejado con vida. Ella supo que cada quien estaba aprendiendo a ser feliz a su manera.


pei_17

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 13/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: OBSESIÓN PELIGROSA: EL ENGAÑO

Mensaje por pei_17 el Miér Sep 23, 2015 7:38 pm

EPÍLOGO


Marina despertó sudada y temblando de aquella horrible pesadilla. Se sentó y lo primero que comprobó es su abdomen, que se encontraba completamente sano y sin apuñaladas. Se paró de la cama y rápidamente fue a verse en el espejo del baño, toco su rostro viendo su reflejo, todo estaba intacto. Ella estaba viva. Suspiro con gran alivio cuando supo que no había sido más que un cruel sueño.
Se cambio apropiadamente y sin siquiera ver si su esposa estaba en la casa o no, se marcho de ahí ahora más segura que nunca ante lo que estaba a punto de hacer. Freno el auto frente a la casa de Ekaterina haciendo ruido con las ruedas, se bajo rápidamente y comenzó a golpear la perta desesperadamente esperando encontrarla.

-Vas a romper la puerta algún día si sigues golpeándola así-se quejo su amiga al abrirla- ¿Tan rápido conseguiste las fotos?-pregunto-
-¡Ekaterina!-grito alegre Marina abrazándola. Su amiga sorprendida solamente pudo corresponder el abrazado apenas ya que estaba sin saber el motivo del comportamiento de su amiga- me alegra tanto verte de nuevo, no sabes cuánto-
-Marina, nos vimos hace apenas dos días. No exageres-
-Para mí se sintieron como meses-dijo separándose para tocarle el rostro- estas bien-
-Sí, lo estoy-respondió mirándola de una manera rara- muy a diferencia tuya. Pasa-dijo apartándose-
-Tengo que hablar contigo Ekaterina- dijo Marina entrando-
-Tú dirás-dijo siguiéndola- Se te ha ocurrido alguna otra cosa para humillar a Volkova ¿A caso?-
-No, nada de eso-dijo mirándola seriamente- vengo para que me ayudes con el divorcio, lo quiero lo antes posible-
-¿Y ese cambio?-pregunto sorprendida- hasta hace unos días estabas destrozada y solamente querías vengarte de la peor manera ¿Qué sucedió contigo?-
-Estaba comportándome demasiado inmadura Ekaterina-contesto Marina sentándose- no puedo amarrar a alguien a estar conmigo cuando no me ama-
-¿Y ese madurez repentina tiene que ver con algo que haya sucedido últimamente?-pregunto- te he dicho eso desde el principio Marina-
-Lo sé, en ese momento no quería aceptarlo, pero ahora estoy muy segura de esto ¿Vas a ayudarme?
-Por supuesto que si Marina, voy a ayudarte en todo-contesto- voy a encargarme de ello lo antes posible-
-Gracias Ekaterina-dijo abrazándola- siento haber sido muy terca-
-No importa, lo importante es que ahora has recapacitado-dijo correspondiendo- ¿cuando quieres empezar con esto?
-Hoy mismo si es posible-dijo sorprendiéndola.
-Sí que quieres estar soltera-dijo- está bien, ahora mismo me pondré con eso-dijo parándose. Marina se había quedado observando a su amiga escribir cosas y en otras hablar con teléfono. El sueño le había hecho revelar muchas cosas de sí misma, sabía que había sido todo producto de su imaginación y que nada era real, pero no podía evitar sentir aun dudas respecto a todo lo que había vivido en aquella pesadilla
-Ekaterina- dijo llamándola-
-¿Si?-sin mirarla-
-¿Alguna vez te gusto Yulia?-pregunto de la nada. Ekaterina suelta su birome y observa a su amiga con el ceño fruncido.
-¿Por qué me preguntas eso?-dice comenzando a ponerse nerviosa. Aunque Marina claramente no se había percatado de su mano temblorosa.
-No, olvídalo-dije riendo un poco- que pregunta más estúpida, por favor, no me hagas caso-
-Como quieras-dice volteándose para seguir con lo suyo. Estuvo cerca.

* * * * *

Yulia se remueve entre las sabanas desacomodadas de la cama. Solamente eso y dos cuerpos es lo que había quedado sobre la cama. La morena sonríe cuando comienza a sentir unos suaves labios en su espalda.

-Mmm Lena realmente estoy cansada-dice con su cara pegada a la almohada- ¿quieres matarme?-
-Algo así-responde riendo. Yulia la observa con una sonrisa y Lena peina sus cortos cabellos hacia atrás- te amo Yulia- dice completamente sincera-
-Yo te también amo Lena-responde para girarse y abrazarla- no sabes cuánto-
-Creo tener una idea-jugando con su cadera-
¿Sí? ¿Y cuál es?-
-Sé que me amas como yo a ti-responde para besarla-
-¿Siempre sabes que decir?-pregunta riendo. Lena está a punto de contestar cuando escuchan el celular de Yulia sonar- espera un momento-le dice viendo el aparato. Lena observa perfectamente cuando Yulia arruga la frente leyendo una y otra vez el mismo texto-
-¿Sucede algo, Yulia?-pregunta Lena preocupada. Yulia la mira fijamente sin emitir ninguna palabra- Yulia contesta- pide desesperada-
-Marina quiere el divorcio- suelta la bomba directamente-
-¿Qué?-pregunta Lena sin poder creerlo. Yulia le da el celular para que ella misma lo lea por su propia cuenta. Lena termina de leer sonriendo y se encuentra con una Yulia que está haciendo exactamente lo mismo- ¡Oh por Dios Yulia! Esto… Esto es…
-¡Increíble!-grita Yulia poniéndose sobre ella- ¿Puedes creerlo Lena? ¿Puedes creerlo? ¡Já!-comienza a decir alegremente-
-Es la mejor noticia que nos han dado amor-dice contagiada por el momento de felicidad. Las dos se miran y comienzan a reír como unas locas, las razones sobraban.
-Te amo, te amo, te amo Lena-decía Yulia besándola-
-Y yo a ti Yulia-tomándola del rostro- Y yo a ti- decía correspondiendo- ahora si seremos felices completamente-
-Si, al fin- dice Yulia para callarla con un beso. El resto de la tarde lo habían utilizado para demostrarse cuanto es que se amaban. Las dos estaban demasiado alegres y no dudaron en festejar aquello con todo lo que tenían.

* * * * *

Las semanas habían pasado, Marina por su propia cuenta había decidido marcharse de la casa, aunque Yulia decía que iba a dejársela. Marina dijo que iba a irse de todas formas, comenzaría una nueva vida viajando para seguir conociendo el mundo. No habían tenido complicaciones a la hora de repartir los bienes, ya que no veían la hora de poder ser libres así cada una iba a comenzar con su nueva vida.
Marina termina de firmar los papeles y le entrega el bolígrafo a Yulia, quien estaba a su lado esperando su turno para hacer lo mismo. La morena no duda ni una vez y comienza a dejar su firma en cada espacio que Ekaterina le señala.


-Eso es todo-dice la abogada- ahora oficialmente están divorciadas
-Gracias-responden las dos al unisonó-
-Yo debo irme-dice Yulia levantándose- muchas gracias por esto Ekaterina-tendiéndole la mano-
-No ha sido nada Yulia, lo he hecho por mi amiga-correspondiendo-
-Marina, yo…-mirando a la rubia-
-Por favor Yulia, no quiero que te disculpes-dice antes de lo que lo haga- supongo que son cosas que pasan, pero fue un placer ser tu esposa durante estos años-
-Para mí también-responde- siento que las cosas sean así-
-Yo también-responde Marina. La rubia se para y abraza a Yulia por última vez- sé feliz- le desea sonriendo-
-Tú también Marina-dice separándose de ella. Ekaterina y la rubia observan a Yulia marchándose de la oficina.
-¿Cuánto falta para tu vuelo?-pregunta Ekaterina logrando que desvié la mirada
-Tengo unas horas-responde viendo el reloj-
-No tengo nada que hacer-dice levantándose- si quieres puedo acompañarte al aeropuerto, quisiera pasar los últimos momentos con mi amiga-
-No tengo problemas con eso-responde Marina levantándose. En cuanto las dos salen del edificio observan como claramente Lena está colgada de Yulia abrazándola y besándola
-Estas a tiempo de quitarle algunas cosas-dice Ekaterina bromeando-
-No digas tonterías-dice golpeándole el brazo- ella ahora es realmente feliz y eso basta. Es así como quiero recordarla por siempre. Vámonos- observa una última vez a Yulia sonriendo y las dos van en el auto de Ekaterina para disfrutar de los últimos minutos juntas.
-Lena espera-dice Yulia bajándola.
-¿Qué sucede?
-Quizás sea muy precipitado, y más teniendo en cuenta de donde vengo ahora y…
-Yulia dilo de una vez-dice sonriendo-
-Está bien-dice suspirando para agacharse frente a ella. Saca una pequeña caja negra y la abre frente a los ojos emocionados que la observan- ¿Lena Katina, te casarías conmigo?-pregunta nerviosa
-¡Por Dios, Yulia!-tapándose la boca- si, si, si. ¡Por supuesto que me caso contigo!-grito tirándose sobre ella. Los besos fueron con las dos en el suelo, siendo por una que otra mirada de alguien que pasaba por ahí- me haces tan feliz- dijo Lena viendo como Yulia le colocaba el anillo
-No tanto como tú a mí -responde besándola la mano

Después de aquello, lo primero que habían ido a hacer fue cancelar el alquiler del departamento que estaba rentando ya que no iba a ser necesario. Quitaron sus cosas de ahí y por propuesta de Yulia y aceptación inmediata de Lena, fueron a vivir a la casa de la morena. Les había tomado una semana completa mover sus cosas hasta que finalmente las dos estaban viviendo en la gran casa. Lena había llamado a su madre contándole los últimos sucesos y esta finalmente acepto a Yulia y comprendió que nadie más que ella tenía el corazón de su hija, así que se despidieron haciendo las paces y con la promesa de que pronto las iba a visitar, y por supuesto, para hablar de la tan ansiada boda.
Lena estaba viendo el atardecer desde la terraza, sonríe cuando siente a Yulia abrazarla por la espalda y besarla en la mejilla.

-Comenzare a ponerme celosa si sigues adorando tanto la vista de aquí- dijo la morena bromeando-
-Tonta-dijo girando para mirarla- lo único que quiero ver siempre está en frente mío-
-Eso está mejor-besándola-
-Estaba pensando en algo ¿sabes?-dice Lena colocando sus brazos en sus hombros-
-¿Si? ¿Y qué pensaba mi futura esposa?-pregunta Yulia mordiendo su mentón-
-En lo que estábamos por hacer-dice cambiando el rostro de Yulia- si Marina hubiera seguido insistiendo en no darte el divorcio, nosotras íbamos a…
-Pero eso no paso-la interrumpió Yulia- no fue necesario hacerlo-
-Lo sé-dijo- pero te imaginas si tú y yo…
-Lena-dijo interrumpiéndola nuevamente- eso no paso, por favor, ahora vivamos el presente que es lo mejor que me ha pasado ¿sí?-
-Tienes razón-dijo sonriendo- Bésame Yulia-
-A sus ordenes madame-acercándose a ella-
-Espera-dijo deteniéndola
-¿Qué sucede?-
-Promete algo antes Yulia-
-Lo que quieras, dime qué quieres-
-Ni se te ocurra nunca en tu vida engañarme-le advierte haciendo reír a Yulia- es en serio Volkova-
-Nunca lo hare Lena-contesto- te amo-
-Y yo a ti-besándola-


FIN.

pei_17

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 13/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: OBSESIÓN PELIGROSA: EL ENGAÑO

Mensaje por Ila García el Lun Abr 24, 2017 8:29 pm

Pei!! Segunda historia que leo tuya y simplemente maravillosa!!.. me declaro tu fan!... si tuvieras más textos independientemente de la temática, me encantaría poder seguirte (wattpad o otros fotos), muchas felicidades por tu talento y gracias por compartirlo!

Ila García

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 09/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: OBSESIÓN PELIGROSA: EL ENGAÑO

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.