AMOR ANTE TODO

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Jue Sep 10, 2015 10:06 pm

Hola,

estaba publicando en el foro tatu news, no es fanfic de tatu, pero espero que le den una oportunidad a la historia, ya casi la terminó por eso la subiré aquí tal y como la estaba publicando

Saludos.


Desde hace un tiempo he estado pensando que me gustaría escribir una historia o un fic, como muchas personas que escriben me he inspirado en relatos que he leído y en novelas que he visto, por supuesto que este escrito no pretende ser una copia de ninguna historia, aunque puede que tenga algunas similitudes con una o varias.

Siempre que leo algo o cuando he visto novelas he pensado y me he quejado de varias cosas (sin ánimo de criticar ni ofender a ningún autor), por ejemplo que los protagonistas se aman muchísimo pero siempre llega un tercero y los separa con una facilidad y esto casi siempre surge por un mal entendido, el cual termina en algo gravísimo porque el que presencia la escena nunca se queda hasta el final de la misma para saber que es lo que pasa y da por sentado que el otro le mintió ó lo esta engañando y todo esto se evitaría si se quedarán a ver y escuchar hasta el final. Otra de las cosas que esta un poco relacionada es la confianza, a veces no hay nada que lo indique y el antagonista o alguien más empieza a crear dudas en uno de ellos o en los dos y sin motivos dudan de su relación y todo eso crea que se separen. Obviamente las personas pueden tener malos entendidos, incluso estar celosos y por eso tener dudas, pero muchas de las que he visto tienen poco fundamento, por eso intentaré que en este relato esto sea un poco diferente en este aspecto.

Es una introducción bastante larga, lo siento, espero que les guste la historia y que el título que se me ocurrió este acorde con lo que escribiré.
No se aceptan críticas

Jajaja, no es cierto, claro que se aceptan críticas, comentarios, sugerencias, quejas, consejos, etc. Es la primera vez que escribo algo así que por favor tómenlo en cuenta antes de despedazarme, jaja.

PD. La época y algunos lugares o cosas talvez sean un poco ficticias o incongruentes. Los personajes tienen nombres diferentes.
Perdón por las faltas de ortografía.




Familia de la Fuente

La familia de la Fuente es una de las más importantes y respetadas en Europa, durante más de siete generaciones han vivido entre España y México. Actualmente viven en España, donde pasan medio año por asuntos de negocios y de salud, la otra mitad del año la pasan en México porque el clima es un poco menos frío y también por los negocios que necesitan de su supervisión.
Esta familia esta compuesta por cuatro integrantes: el matrimonio de los Duques de la Fuente, que son Antonieta y Fernando; y sus dos hijos gemelos Hanna y Hanz, los cuales también tienen el título de Duques.
A pesar de sus múltiples ocupaciones y responsabilidades Antonieta y Fernando siempre han estado pendientes de sus hijos, sobre todo de Hanz que esta enfermo de neumonía, por este motivo debe evitar los climas extremadamente fríos. Hanz y Hanna siempre han sido muy unidos especialmente ahora que cumplirán 25 años y se harán cargo de los negocios y propiedades de la familia, ambos tienen buen carácter son educados, amables con todos, inteligentes y muy guapos.


Familia Covarrubias

Los Covarrubias son una Familia de Aristócratas, por lo cual son bastante ricos (a los ojos de todos los demás) y muy conocidos en todo México. Los miembros de esta familia son sólo tres: Francisco y Marina, los orgullosos padres de una bondadosa, inteligente y hermosa joven de 24 años llamada Andrea. Francisco es un hombre de honor que las quiere mucho y siempre las consiente, aunque ignora las ambiciones de su esposa. La madre de Andrea la quiere mucho pero tiene un gran problema de ambición y siempre le han preocupado los comentarios de los demás y su posición social, por esta razón Andrea no se atreve a confesarle que esta enamorada de Harry Vázquez y desea casarse con él, un comerciante con mucho futuro, joven de 25 años perteneciente a una clase social inferior.

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Jue Sep 10, 2015 10:16 pm

ESPAÑA, junio de 1908

En una lujosa residencia se encontraba toda la familia de la Fuente conversando sobre el cumpleaños número 25 de Hanna y Hanz y las nuevas responsabilidades que tendrían.

Hanna: Buenas tardes padre, hola madre ¿para qué nos han reunido?
Antonieta: Hola hija
Fernando: Buenas tardes hija, quiero comentarles algo, ¿sabes cuánto tardará Hanz?
Hanna: No, pensé que ya estaría aquí, me dijo que…
Hanz: Hola a todos, disculpen el retraso
Fernando: No te preocupes hijo, ahora que estamos todos les diré para que nos hemos reunido. Su cumpleaños es el próximo mes…
Hanna y Hanz: si, el 18 de julio, aún lo recordamos, jaja
Antonieta: ¡Niños!
Fernando: Déjalos, ya se que les encanta hacer sus bromas, pero volviendo al tema de la reunión, como saben cuando tengan 25 años se harán cargo de la mayoría de los negocios a partes iguales, Hanna atenderá los negocios y Hanz las propiedades
Hanna y Hanz: Si padre, pero eso ya lo habíamos hablado
Fernando: Lo se hijos, no sean ansiosos, todavía no termino, sé que también les dije que tendrían que comportarse de una forma mas correcta
Antonieta: Dejar a un lado sus bromas, asumir con compromiso y dedicación sus nuevas responsabilidades y dar un buen ejemplo a nuestros empleados y a todas las personas que dependen de nosotros.
Hanna y Hanz: Lo sabemos, les prometemos que nos comportaremos de forma apropiada y tomaremos las mejores decisiones.
Fernando: Me alegro. Otra cosa que me preocupa un poco es su situación personal, aunque no debo entrometerme porque es su vida, me gustaría que pensaran un poco en ello.
Hanna: ¿Qué quieres decir?
Hanz: No me digas que no lo entiendes H1
Hanna: Pues no se de que habla H2
Antonieta: ¡Niños!, ¿cuántas veces les he dicho que no se digan así?
Hanna: Jaja, ya no somos niños madre, y nos decimos así de cariño, como nuestros nombres empiezan con H
Hanz: Y como Hanna nació primero es H1 y yo por ser el segundo H2
Fernando: Bueno, contestando a tu pregunta Hanna, quiero decirles que piensen en casarse y formar una familia, me gustaría poder conocer a mis nietos.
Hanna: ¿Qué?, pero tu sabes que por mi condición no es fácil
Antonieta: Lo sabemos hija, pero no es imposible y yo estoy de acuerdo con tu padre quiero conocer a mis nietos.
Hanz: De acuerdo pero ni Hanna ni yo tenemos pareja o a alguien que nos guste
Hanna: Yo no, pero tu sí
Hanz: ¿De quién hablas?
Hanna: De la Condesa Carmen Cisneros, quien resulta ser mi gran amiga y lo más importante es que esta totalmente enamorada de ti y sé que tu le correspondes, pero no te atreves a decirle
Hanz: Sabes que no me he atrevido por mi enfermedad, no quiero ser una carga para ella (totalmente triste)
Hanna, Fernando y Antonieta: ¡No digas eso!, con los cuidados necesarios no tendrás ningún tipo de problema
Hanz: Lo pensaré (un poco más animado), bueno Hanna si yo puedo resolverlo, ¿qué hay de ti, no hay nadie que te guste?
Hanna: Ustedes saben que no me interesan los hombres
Antonieta y Fernando: Si hija, y tú sabes que nosotros te queremos y te apoyamos igual y no nos importa que prefieras a las mujeres, ¿hay alguna que te interese?
Hanna: No, además ninguna querría casarse con migo, por miedo a lo que piensen los demás
Antonieta y Fernando: Sabemos que no es fácil, pero recuerda que te hemos hablado de tu tía Pilar.
Fernando: Recuerdo que mi querida hermana pensaba igual que tu hasta que en uno de nuestros viajes a México conoció a su esposa Ángela y lucharon por su amor
Hanna: No recuerdo muy bien la historia
Hanz: Ni yo, podrías contarla de nuevo
Fernando: Claro, trataré de contárselas brevemente. Mi hermana Pilar era 15 años mayor que yo, pero recuerdo que era una joven muy decidida y muy bonita, tú te pareces mucho a ella Hanna, mis padres nos llevaban cada dos o tres años de vacaciones a una de las haciendas que tenían en México. Cuando conoció a Ángela las dos tenían 26 años, la primera vez que se vieron Ángela pensó que Pilar era el capataz de la hacienda, estaba vestida con pantalones, una camisa, una chamarra de cuero y un sombrero, además su cabello era corto y despeinado y estaba sucia por todo el trabajo que había hecho. Ángela estaba vestida de forma adecuada a la época, un vestido elegante y bonito, también era hermosa, tenía el cabello largo y una sonrisa espectacular, jaja eso es lo que siempre decía mi hermana. Ángela tenía muy buen corazón, porque se dedicaba a ayudar a las personas que no tenían que comer o dónde vivir, pertenecía a una familia que tenía una buena posición social y económica, pero dedicaba su tiempo a visitar las haciendas para reunir fondos para poder ayudar a más personas desfavorecidas.

Ángela: Disculpe podría hablar con el dueño
Pilar: ¿En que puedo servirle?
Ángela: Lo siento, creí que era el capataz
Pilar: Jaja, no se preocupe supongo que lo parezco, pero ¿qué necesita?
Ángela: Es usted muy amable caballero, el motivo de mi visita es pedir una cooperación monetaria para la casa de asistencia en la que trabajo, en ella ayudamos a las personas más pobres, para continuar con ello recurro a la generosidad de los hacendados de la región, espero que usted pueda ayudarnos.
Pilar: Claro permítame un momento (después de algunos minutos regreso con el dinero). Aquí tiene señorita, espero que sea de ayuda.
Ángela: Por su puesto, es usted muy generoso, gracias por su ayuda. Adiós
Pilar: Adiós


Hanna: ¿Por qué no le dijo que era una mujer?
Fernando: Porque creyó que nunca la volvería a ver y no le dio importancia, pero tiempo después hubo una fiesta en la hacienda y Ángela que quedo muy asombrada por la generosidad y la personalidad de Pilar preguntó por el dueño de la hacienda y mi padre se presentó junto con su esposa, su hija Pilar y su hijo Fernando, por lo que no había ningún joven dueño de la hacienda, lo que sorprendió a Ángela, Pilar al recordar lo sucedido le pidió a Ángela hablar un momento a solas.

Ángela: ¿De qué quería hablarme señorita?
Pilar: Mi nombre es Pilar, y el suyo Ángela, ¿verdad? (Ángela asintió con la cabeza) Quiero hablarle sobre el dinero que recibió para la casa de asistencia en la que trabaja
Ángela: ¿Cómo sabe sobre eso?
Pilar: Porque yo le di el dinero
Ángela: ¡No mienta!, el dinero me lo dio un caballero, el cual supongo es el capataz pero se hizo pasar por el dueño de la hacienda y me dio el dinero, supongo que estará molesta y quiere que se lo devuelva
Pilar: No suelo mentir, y no quiero ningún dinero de vuelta, puesto que yo se lo di, sólo quería aclarar sus dudas. Con su permiso
Ángela: Espere, entonces ¿por qué estaba vestida con ropa de hombre?
Pilar: Vivo en España y cuando vengo aquí me gusta trabajar en el campo, pero la ropa de mujer es muy incomoda para trabajar, por eso me visto así.
Ángela: Comprendo, disculpe si la he molestado, gracias por su generosidad, es tarde debo retirarme. Hasta luego.
Pilar: No me ha molestado, cuando necesite más recursos no dude en pedirlos. Hasta luego.


Fernando: Después de eso hubo más fiestas en las que se veía y comenzaron a platicar y se volvieron amigas, Pilar comenzó a enamorarse de Ángela y se lo dijo, pero Ángela no estaba segura de lo que sentía y tenía miedo de la situación, pasaron por muchas dificultades pero al final se dieron cuenta de que sus sentimientos eran mutuos y con el apoyo de nuestra familia Ángela y Pilar se casaron, pero Pilar siempre tuvo que vestirse de hombre en público por miedo a las reacciones de los demás también porque todos pensaban que éramos dos hermanos hombres y a nosotros no nos importo desmentirlo, lo único importante era el amor que ellas se tenían.
Hanz: ¿Y dónde viven ahora?
Fernando: Lamentablemente las tres murieron de viruela
Hanna: ¿Las tres?
Fernando: Si tuvieron una hija que sólo cumplió 5 años
Hanna: Pero cómo, ¿qué pasó con el padre?
Fernando: No hubo padre, las mujeres de mi familia pueden tener hijas con otras mujeres, ya lo entenderás cuando llegue el momento
Antonieta: Bueno ya es muy tarde y debemos dormir, aún tenemos muchas cosas que organizar para nuestro viaje a México
Fernando: Si querida, pero antes me gustaría preguntarles a nuestros hijos si me prometen pensar en lo que les dije
Hanna y Hanz: Si padre, lo tomaremos en cuenta. Hasta mañana
Antonieta y Fernando: Hasta mañana hijos

MÉXICO, junio de 1908

En un lugar poco conocido por muchos de los habitantes de la ciudad se encontraban sentados conversando sobre sus planes futuros dos jóvenes enamorados.

Harry: ¡Andrea!, estoy tan feliz por verte de nuevo
Andrea: Yo también amor mío, aunque nos vemos cada domingo, cada día que pasamos separados es una eternidad para mí
Harry: Para mí también, tu eres todo para mí, sí dependiera de mí ya nos habríamos casado, pero tu no has querido que hable con tu padre para pedirle tu mano
Andrea: Harry, ya te he dicho los motivos, primero tengo que convencer a mi madre para que dé su aprobación, ya que mi padre siempre toma en cuenta lo que ella dice y si logra hacer que él no te acepte será muy difícil para mi convencerlo
Harry: Lo sé, pero llevamos esperando demasiado tiempo, hace un año que somos novios y ya son más de seis meses que dijiste que hablarías con ella, siempre tenemos que vernos en lugares poco concurridos para que los amigos de tu madre no le digan sobre lo nuestro, a veces he pensado que no me amas lo suficiente
Andrea: Por favor no dudes de mi amor, he tratado de decírselo muchas veces pero siempre hay algo ó alguien que me impiden hacerlo. Es muy poco el tiempo que podemos estar juntos, no quiero pasarlo discutiendo sobre lo mismo, te prometo que hoy hablaré con mi madre
Harry: Perdóname, tienes razón, te prometo que seré más paciente.

Los dos siguieron conversando durante unas horas hasta que Andrea tuvo que volver a su lujosa mansión, en cuanto llego busco a su madre para hablar con ella.

Andrea: Ya volví madre, me gustaría hablar un momento con tigo
Marina: Me alegra que llegaras, yo también quiero decirte algo
Andrea: Me gustaría hablar primero, por favor, es sobre algo muy importante para mí
Marina: Esta bien hija, ¿de qué se trata?
Andrea: Pues no se como decírtelo, así que seré directa, espero que me comprendas. Desde hace un año que soy novia de un hombre muy bueno del cual estoy muy enamorada y los dos queremos casarnos
Marina: ¿Lo conozco, a qué familia pertenece, cuál es su nombre?
Andrea: No creo que lo conozcas, no pertenece a ninguna familia de nuestra clase, su nombre es Harry Vázquez es un comerciante de telas, pieles y otros productos, esta teniendo mucho éxito…
Marina: ¿QUÉ? Un comerciante, pero de que hablas tu sabes que los Covarrubias sólo debemos relacionarnos con gente de nuestro nivel y un comerciante esta por debajo de nosotros, ¡OLVIDATE DE ESA TONTERÍA!
Andrea: ¡No es ninguna tontería! Nosotros nos amamos y a mi no me interesa la clase social. Por favor compréndeme
Mariana: A ti no te importa nuestra posición pero eso es precisamente lo que quería decirte, algunos negocios de tu padre no han resultado bien, y por eso ahora nuestra situación económica no es muy buena y debemos hacer todo lo posible por conservar nuestro apellido y nuestra imagen intacta
Andrea: Pero yo no he escuchado nada, tampoco mi padre me ha dicho nada ¿estas segura?
Marina: Desgraciadamente es así, tu padre es un hombre honorable, querido y respetado por todos por eso las personas que lo saben no han dicho nada, y él no te ha querido decir nada para no preocuparte, pero nuestra situación es muy grave, por eso hemos decidido dar una fiesta para que a aquellos que tienen dudas les quede claro que no tenemos ningún problema y también porque tu padre y yo queremos que tengas algunos pretendientes, ya estas en edad de casarte
Andrea: Madre te acabo de decir que estoy enamorada, no me interesa conocer a nadie, tampoco quiero estar en esa fiesta, se lo pediré a mi padre, estoy segura que él me apoyará
Marina: Sabes que tu padre esta enfermo, no debes mortificarlo con estas cosas, te prometo que si asistes a la fiesta y te comportas le daré una oportunidad al señor Vázquez
Andrea: De acuerdo, ¿cuándo será la recepción?
Marina Gracias hija, será en dos meses
Andrea: Bueno madre tengo sueño, ¿puedo retirarme?
Marina: Claro hija, buenas noches
Andrea: Buenas noches (Saliendo de la habitación)
Marina: Ya me encargaré de ese tal Harry después

ESPAÑA julio de 1908

La familia de la Fuente se encontraba en su residencia después de la gran recepción que se había dado para celebrar el cumpleaños 25 de Hanna y Hanz

Fernando: Una vez más quiero felicitarlos por su cumpleaños, espero que hayan disfrutado de la fiesta
Hanna y Hanz: Gracias padre, por supuesto fue una gran fiesta, nos divertimos mucho
Antonieta: Yo también quiero felicitarlos de nuevo y entregarles estos añillos que han pertenecido a nuestra familia, el azul para Hanz y el rojo para Hanna
Hanna y Hanz; Gracias madre, están preciosos (el anillo azul tenía incrustado un zafiro, y el rojo un rubí)
Fernando: Y díganme hijos, ¿han conocido a alguien que llame su atención?
Hanna: La verdad no, había mujeres muy bonitas en la fiesta, pero ninguna me pareció interesante
Fernando: Esta bien hija, no te presionaré, ¿qué hay de ti Hanz?
Hanz: Bueno yo pude conversar mucho tiempo con la señorita Carmen Cisneros y creo que no le soy indiferente.
Hanna: Por supuesto que le gustas a Carmen, yo ya te lo había dicho, y ¿cuándo le pedirás ser tu novia?
Hanz: Creo que aún es muy pronto (un poco apenado)
Hanna: Anímate H2, ella te aceptará
Hanz: Talvez tengas razón H1, pero creo que será mejor cuando regresemos de México.
Antonieta: ¡Niños!, ya les he dicho que no se digan así
Hanna y Hanz: Jaja, sólo nos decimos así de cariño y ¡ya no somos niños!
Fernando: En eso tienen razón querida, ya no son niños. Bueno ya es tarde y debemos dormir, la próxima semana embarcaremos y aún debemos solucionar muchas cosas
Hanna y Hanz: Si padre, una cosa más ¿sabes cuánto durará el viaje?
Fernando: Aproximadamente un mes
Antonieta: Bueno hijos, que duerman bien, buenas noches
Hanna y Hanz: Buenas noches


MÉXICO, julio de 1908

En un parque un poco apartado de la ciudad se encontraban Harry y Andrea hablando sobre la fiesta que daría la familia Covarrubias el próximo mes.

Harry: Entonces ¿cuándo podré conocer a tu madre?
Andrea: Ya te había contado sobre nuestro acuerdo, la podrás conocer después de la fiesta
Harry: Pero aún falta mucho
Andrea: Amor mío no seas impaciente, falta menos de un mes, además tu tienes que viajar en unos días para resolver los problemas de las telas
Harry: Como siempre tienes razón querida, te voy a extrañar mucho
Andrea: Yo también, ahora debo irme, porque mi madre me necesita para ayudarla con la organización de la fiesta. Te amo
Harry: También te amo

Después de darse un beso de despedida, Andrea se fue a su mansión donde ayudo a su madre con los últimos preparativos de la fiesta.


MÉXICO, agosto de 1908

En algún puerto del país se encontraba la familia de la Fuente esperando que terminaran de descargar todo su equipaje para dirigirse a una de sus propiedades ubicadas en la ciudad.

Antonieta: ¿Cómo te sientes hijo?
Hanz: Muy bien madre, este clima es muy agradable
Fernando: Todo esta listo, nos espera el carruaje que nos llevara ala ciudad, hay que apresurarnos para llegar hoy
Hanna: El equipaje ya esta en el otro coche los sirvientes ya lo están llevando a la casa
Fernando: Bien, vamos

En una mansión de la ciudad se encontraban Andrea y su Madre hablando sobre la fiesta que sería el próximo viernes.

Marina: Sólo faltan cuatro días para la fiesta, ¿ya tienes listo tu vestido?
Andrea: Si, tengo todo listo, me gustaría saber que día puede venir Harry para que lo conozcas
Marina: El sábado después de la fiesta
Andrea: Gracias madre, iré a ver a mi padre
Marina: Claro, hija recuerda que tu padre esta enfermo y no debe mortificarse, no le digas nada todavía sobre Harry, sabes como es y se empezará a preocupar.
Andrea: Esta bien, esperare a que tú hables con él (saliendo de la habitación)
Marina: Otra vez ese tal Harry dándome problemas tengo que hacer algo para alejarlo de mi hija

Andrea se encuentra en el despacho de su padre para saludarlo y él le pregunta sobre la fiesta

Francisco: ¿Qué opinas sobre la fiesta que daremos este viernes?
Andrea: Estoy de acuerdo padre
Francisco: Hija sabes que puedes decirme la verdad, no pareces muy contenta
Andrea: No es eso padre es que no me gustan mucho las fiestas
Francisco: ¿Es por eso ó por qué la fiesta es para que conozcas a algunos pretendientes, acaso ya tienes a alguno?
Andrea: La verdad es esa, no me gustan mucho las fiestas
Francisco: No te preocupes hija, si en la fiesta no hay ningún hombre que te interese, no tienes que encontrar pretendiente con tanta prisa, yo no te obligaré a casaste si tu no quieres
Andrea: Si quiero casarme pero (aún no puedo decirte lo que pienso)
Francisco: ¿Pero qué?
Andrea: Pero aún no conozco a ningún hombre que me guste
Francisco: Para eso será la fiesta y si no hay nadie, ya lo encontrarás algún día, eres joven, inteligente y muy bonita
Andrea: Gracias, pero tu me ves con ojos de padre, jaja
Francisco: Eso es cierto, jaja, pero aún así es la verdad
Andrea: Te ves un poco cansado ¿te sientes bien?
Francisco: No te preocupes hija estoy bien sólo tengo un poco de sueño. Vamos a dormir, buenas noches
Andrea: Buenas noches, descansa padre
Al día siguiente en la mansión de la Fuente
Fernando: ¿Qué les parece la remodelación de la casa?
Antonieta: Me ha encantado, hay mucha luz en todas las habitaciones y en la noche se ve espectacular.
Hanna y Hannz: Nosotros no recordamos muy bien como era antes, pero se ve bien
Fernando: Eso es porque hace 6 años que no veníamos a la ciudad, siempre nos habíamos quedado en las otras propiedades.
Hanna y Hanz: Pues es muy bonita padre, ¿podemos ir a montar?
Fernando: Por supuesto hijos, diviértanse
Antonieta: Hanz no te agites demasiado, sean prudentes por favor
Hanna y Hanz: Lo seremos (saliendo hacía las caballerizas)
Fernando: No te preocupes querida, estarán bien
Antonieta: Eso espero

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Sáb Sep 12, 2015 2:41 pm

Esa misma tarde en la mansión Covarrubias

Marina: Me da gusto recibir tu vista, ¿cómo estás?
Amiga: Bien, veo que ya esta todo listo para la fiesta
Marina: Si, ya sólo faltan algunos detalles
Amiga: ¿Invitaste a todas nuestras amistades?
Marina: Por supuesto, les envié las invitaciones hace un mes
Amiga: ¿También a los duques de la Fuente?
Marina: No, hace muchos años que no vienen
Amiga: Pues yo me acabo de enterar que llegaron ayer, pensé que habían venido antes para asistir a la fiesta, ¿los invitarás?
Marina: Por supuesto que si, sería una descortesía no hacerlo, yo misma les llevare mañana la invitación
Amiga: Tienes razón sería una grosería no hacerlo. Ya debo irme, te veré en la fiesta
Marina: Claro. Gracias por decirme que los duques están en la ciudad


Al día siguiente en la mansión de la Fuente se encontraba Marina esperando en el salón
Sirviente: Disculpe señor en el salón lo esta esperando la señora Marina Covarrubias
Fernando: Gracias, enseguida vamos
Sirviente: Permiso (yendo al salón)
Fernando: ¿Sabes de quién se trata?
Antonieta: Si, es la esposa de Don Francisco Covarrubias, algunas veces han venido a nuestras recepciones y nosotros hemos ido a su mansión
Fernando: Ya la recuerdo, su esposo pertenece a la sociedad de hacendados igual que nosotros. Vamos a ver que se le ofrece (Los dos se dirigen al salón)
Fernando y Antonieta: Buenos días Doña Marina
Marina: Buenos días señores duques
Fernando: Siéntese por favor, ¿Podemos ayudarle en algo?
Marina: El motivo de mi visita es para invitarlos a una recepción que ofrecemos mi esposo y yo el próximo viernes, ayer me entere que estaban ustedes aquí y quise traer la invitación personalmente
Antonieta: Gracias doña Marina no tendría que haberse molestado en venir personalmente
Marina: No es ninguna molestia duquesa, será un gran honor que asistan a nuestra fiesta
Fernando: El honor será para nosotros, gracias por la invitación, ahí estaremos
Marina: Eso era todo, con su permiso, nos vemos el viernes
Fernando y Antonieta: Hasta luego


La noche de la fiesta en la mansión Covarrubias

Marina: ¿Andrea, aún no estas lista?, ya llegaron muchos de los invitados debo presentarte ante todos
Andrea: Bajo en unos minutos madre
Marina: Te espero abajo iré a recibir a los invitados que faltan

Fernando: (Ayudando a Hanna y Antonieta a bajar del carruaje)
Antonieta: La decoración es muy buena, Doña Marina tiene un excelente gusto
Hanna: Si madre, todo se ve muy bien
Fernando: Entremos

Marina: Buenas noches duques de la Fuente
Antonieta y Fernando: Buenas noches, ellos son nuestros hijos Hanna y Hanz
Marina: Mucho gusto jóvenes
Hanna y Hanz: Igualmente señora Covarrubias
Marina: Adelante están en su casa, disfruten de la fiesta
Todos: Gracias


20 minutos después

Marina: Francisco, debemos presentar a nuestra hija
Francisco: En cuanto baje lo haremos
Marina: Ahí viene
Francisco: Queridos amigos un momento de su atención por favor, primero quiero agradecer a todos por honrarnos con su presencia esta noche. También quiero presentarles formalmente a mi hija Andrea Covarrubias de la Madrid (Aplausos). Gracias por su presencia, disfruten de la fiesta

La fiesta transcurrió como todas las de alta sociedad, hubo comida exclusiva, vino de la mejor calidad, los bailes típicos, algunos platicaban sobre negocios, otros sobre frivolidades o sus próximos viajes. Andrea estaba aburrida y consideraba que ya había cumplido con su parte del trato, así que salió un momento al jardín.
En otro lado de la mansión estaba Hanna con su madre, pero como también ya se había aburrido decidió dar una vuelta por el jardín, cuando estaba a punto de llegar a una banca choco con alguien al voltear para ver de quien se trataba y disculparse se dio cuenta que era Andrea.
Hanna: Disculpe señorita Covarrubias, no la vi
Andrea: Es mi culpa, estaba distraída, ¿cómo sabe mi nombre?
Hanna: Su padre la presentó en la fiesta
Andrea: Si claro, ¿usted es?
Hanna: Hanna de la Fuente
Andrea: Mucho gusto duquesa, como sabe yo soy Andrea Covarrubias
Hanna: Igualmente, sólo llámeme Hanna, supongo que somos de la misma edad, ¿le puedo llamar Andrea?
Andrea: Claro Hanna, ¿podríamos tutearnos?
Hanna: De acuerdo, dime Andrea ¿cuántos años tienes? Yo tengo 25
Andrea: Tengo 24, ¿por qué te saliste de la fiesta?
Hanna: No te ofendas, pero necesitaba un poco de aire
Andrea: Jaja, para nada, yo ya estaba aburrida por eso vine aquí
Hanna: Jaja, es raro que alguien diga eso sobre su propia fiesta
Andrea: Lo sé, pero no me gustan mucho las fiestas
Hanna: Siendo honesta a mí tampoco, jaja
Andrea: Jaja, debo volver, mi madre estará buscándome
Hanna: Yo también, mi familia ya debe estar por marcharse. Fue un gusto conocerte
Andrea: Lo mismo digo. Hasta luego (yéndose en una dirección y pensando que Hanna es muy agradable)
Hanna: Hasta luego (yéndose en otra dirección y pensando que Andrea es agradable, divertida y mucho más hermosa de lo que pudo apreciar en la fiesta

Sábado en la mansión Covarrubias

Andrea: Madre hoy vendrá Harry, ¿lo recibirás?
Marina: Si hija, te lo prometí, (ya llego el momento de que me encargue de ese tipo) ¿a qué hora llegará?
Andrea: Gracias madre, ya debe estar por llegar
Marina: En cuanto llegue hazlo pasar al despacho me gustaría hablar con él a solas (Yendo al despacho
Andrea: Si madre

Andrea: Harry al fin llegas, mi madre quiere hablar a solas con tigo en el despacho, pasa por favor
Harry: Si querida enseguida vuelvo
Andrea: Te espero en el salón

Harry: (Tocando la puerta del despacho)
Marina: Adelante
Harry: Buenas tardes señora Covarrubias, Andrea me dijo que quiere hablar con migo
Marina: Así es, siéntese por favor, mi hija me habló sobre usted
Harry: Se que no soy de su clase social, y no tengo mucho dinero pero mis negocios están prosperando, estoy seguro que pronto tendré una gran fortuna que ofrecerle a su hija
Marina: Voy a ser sincera con usted, para nosotros es muy importante la clase social, pero mi hija me ha dicho que es un buen hombre y que lo quiere, por ese motivo le daré una oportunidad de ganarse mi aprobación
Harry: Gracias señora, ¿Qué tengo que hacer?
Marina: Necesito que me prometa que tendrá paciencia y que no le dirá nada de lo que hablamos a mi hija
Harry: Se lo prometo, ¿Qué debo hacer?
Marina: Mi esposo es un hombre mayor y ya no puede supervisar algunos negocios, y no hay nadie de nuestra confianza que pueda hacerlo, necesito que usted investigue si sus socios son personas respetables
Harry: Lo haré, ¿Dónde debo ir?
Marina: A todos los estados del sur del País
Harry: Pero tardaré más de 8 meses en averiguar todo lo que quiere
Marina: Por eso le dije que debe tener paciencia, además véalo como un favor que le esta haciendo a su futura familia, si acepta me demostrará que mi hija le importa lo suficiente
Harry: Esta bien, pero cuando regrese me casare con ella sin ningún problema
Marina: Por supuesto, una última cosa, mi hija le preguntará sobre qué hablamos, dígale que sobre sus intenciones y que me dijo que se ausentará más de 8 meses a causa de sus negocios ¿de acuerdo?
Harry: De acuerdo, la veré en 8 meses. Con su permiso
Marina: Propio y gracias Harry no sabe el gran favor que me hace
Harry: Hasta luego (Saliendo)
Marina: Hasta luego (Hasta nunca, tendré que darme prisa para encontrarle un esposo a Andrea, alguien de nuestra clase que solucione nuestra ruina)

Andrea se encontraba esperando a Harry en el salón
Andrea: Amor mío ¿Qué te dijo mi madre?
Harry: Me preguntó cuáles son mis intenciones y me dijo que me daría una oportunidad porque sabe que me quieres y que le parezco un buen hombre
Andrea: Esto es maravilloso, ¿Cuándo podremos casarnos?
Harry: Tengo que ausentarme para supervisar unos negocios, tardaré unos meses, pero cuando regrese podremos casarnos
Andrea: ¿Cuánto tiempo será?
Harry: Más de 8 meses
Andrea: ¿QUÉ? Es demasiado tiempo
Harry: Lo sé pero cuando regresé tendré el dinero suficiente para poder casarnos, se lo comente a tu madre y esta de acuerdo en que nos casemos cuando regrese de mi viaje
Andrea: Esta bien, trata de volver antes
Harry: Haré todo lo posible, debo irme, te escribiré en cuanto pueda. Te amo
Andrea: Esperaré tus cartas. Yo también te amo

Sábado en la mansión de la Fuente

Antonieta: Buenos días hijos, ¿Qué les pareció la fiesta?
Hanz: Bien madre, estuvo interesante
Hanna: ¿Interesante?, yo diría que un poco aburrida
Fernando: Por eso desapareciste ¿verdad?
Hanna: No desaparecí, salí a tomar un poco de aire
Hanz: Pues si que debió ser un muy buen “aire”, por que te veías muy sonriente cuando regresaste
Hanna: Jaja, que gracioso eres H2 (sarcástica)
Hanz: Lo admito no soy tan divertido como tú H1. ¿Cómo se llama?
Hanna: ¿Quién?
Hanz: No te hagas la desentendida hermanita, te conozco bien, estoy seguro que conociste a una mujer, ¿te gustó?
Fernando y Antonieta: ¿Es cierto hija?
Hanna: Si, pero no del todo, se trata de Andrea Covarrubias, choque accidentalmente con ella en el jardín y conversamos un momento, y estaba sonriendo hermanito porque me pareció divertido que ella se aburriera en su propia fiesta.
Fernando: Pero ¿te gusta o no?
Hanna: Es una persona agradable y divertida, y no puedo negar que es muy hermosa, pero no creo que sea el tipo de mujer que se interesaría en mí.
Antonieta: Pero hija, tu tienes esas mismas cualidades, también eres inteligente y…
Hanna: No es eso, simplemente no creo que ella sea como yo, y saben a lo que me refiero
Fernando: Lo sabemos, pero sí te interesa, podríamos saber si tu también a ella
Hanna: ¿Pretendes que se lo pregunte directamente?, ¿Cómo se te ocurre?
Fernando: Por supuesto que no, eso sería inapropiado, lo que quise decir es que vamos a tener que ir a su casa para hablar con su padre sobre los negocios que tenemos en común, Hanz y tu me acompañaran y así podrás hablar un poco más con ella y saber si le interesas o no
Hanna: No creo que sea buena idea
Hanz: Por supuesto que es una buena idea, creo que yo podría ayudarte a saberlo
Hanna: ¿Qué harás? Insinuártele
Hanz: No directamente, pero veré su reacción cuando le haga comentarios galantes y si me ignora…
Hanna: Por favor no hagas nada, sería vergonzoso
Antonieta: Bueno veremos que pasa hija, por lo pronto Hanz no hagas nada
Todos continuaron desayunando y platicando sobre que les parecía la ciudad y varias cosas más.

Habían transcurrido más de dos meses, en los cuales Andrea no había recibido una sola carta de Harry y empezaba a preocuparse de que algo le hubiese ocurrido, pero lo que Andrea ignoraba era que Harry le había mandado varias cartas, las cuales habían sido leídas y destruidas por su madre. Andrea se lo comento a su madre y ella le prometió que investigaría que había pasado.
En esos meses los duques de la Fuente se reunieron varias veces con Don Francisco Covarrubias para tratar varios negocios, casi no habían podido hablar con Andrea, sólo se saludaban cordialmente.

Mansión Covarrubias

Andrea: Madre, ya tienes alguna respuesta sobre Harry
Marina: Si hija, por una parte me alegro pero por otra estoy muy disgustada
Andrea: ¿Por qué?, ¿Qué pasa?
Marina: Recibí la noticia de que Harry esta bien, lo han visto haciendo tratos con varios comerciantes, incluso lo han visto divirtiéndose, me da gustó que se encuentre bien, pero me molesta y me decepciona que no te haya escrito aún
Andrea: No puede ser, Harry no es así, no bebe ni sale mucho, esta concentrado en sus negocios, debe estar muy ocupado
Marina: Pues a mi me pareció un buen hombre, pero ya son más de dos meses y no te ha escrito, he pensado que se olvido de ti
Andrea: No lo creo madre, estoy segura de su amor, esperaré un poco seguramente se ha retrasado el correo
Marina: Tal vez tengas razón. Debo ir al salón, hoy vendrán otra vez los duques de la Fuente a hablar con tu padre, deberías conversar un rato con ellos
Andrea: Si madre, en un momento bajo
Marina: No tardes (yendo al salón) Tengo que darme prisa en conseguirle un esposo antes de que ese infeliz regrese

Mansión de la Fuente

Antonieta: ¿Cómo van las cosas con la señorita Covarrubias?
Hanna: Igual, sólo nos saludamos cortésmente, nunca podemos hablar con ella
Hanz: Eso es cierto, pero yo creo que a ti te saluda con familiaridad
Hanna: Es porque habíamos hablado en la fiesta y quedamos en tutearnos
Hanz: Pues hoy me comportaré galantemente a ver como reacciona
Fernando: Ya vamónos, no quiero hacer esperar a Don Francisco
Mansión Covarrubias
Francisco: Buenas Tardes señores de la Fuente, pasen al despacho
Fernando, Hanna y Hanz: Buenas tardes
Fernando: Si no le importa me gustaría hablar con usted a solas
Francisco: Por supuesto, (dirigiéndose a Hanna y Hanz) en un momento bajan mi esposa y mi hija (yendo al despacho)
Hanna y Hanz: La esperaremos en el salón

Unos minutos después
Marina: Buenas tardes duques
Hanna y Hanz: Buenas tardes
Andrea: Buenas tardes
Marina: Iré a ordenar que nos preparen algo (saliendo)
Hanz: Que hermosa esta hoy señorita Covarrubias
Andrea: Gracias (un poco incomoda)
Hanna: (Tratando de aligerar el ambiente) ¿Cómo has estado Andrea?
Andrea: Bien Hanna, gracias y ¿tú?
Hanna: También
Hanz: Dígame Andrea, ¿esta comprometida? Una mujer tan agradable como usted…
-Marina estaba apunto de entrar al salón cuando escucho el comentario de Hanz y decidió esperar a ver que sucedía-
Hanna: ¡Hanz!, ¿Por qué no vas a ver si ya podemos ir al despacho?
Hanz: Claro (Saliendo en dirección contraria en dónde Marina seguía escuchando)
Hanna: Andrea, disculpa el comentario inoportuno de mi hermano
Andrea: No te preocupes Hanna
Hanna: Te hizo sentir incómoda, pude notarlo
Andrea: La verdad si, es que yo…
Marina: Enseguida traen té y unos pastelillos (interrumpiendo a Andrea)
Hanna: Gracias doña Marina

Después de eso Hanna se reunió con los demás en el despacho y Marina y Andrea se quedaron platicando de cosas sin importancia, pero Marina estaba pensando que la solución a sus problemas había estado delante de ella durante estos meses, lograría que Andrea se casará con Hanz, definitivamente un duque era mucho mejor yerno que un comerciante cualquiera, sólo tenía que actuar rápido y con inteligencia.

Mansión de la Fuente

Hanna: ¡CÓMO TE ATREVISTE A DECIRLE ALGO ASÍ HANZ!
Hanz: Cálmate H1, yo sólo…
Hanna: ¡AHORA NO ME DIGAS ASÍ!, NO TE LIBRARAS TAN FÁCILMENTE
Fernando: Tranquilízate hija, tu hermano no lo hizo con mala intención
Hanz: Sólo quise ayudarte Hanna
Antonieta: ¿Qué pasó? ¿Qué hizo Hanz?
Hanna: Le preguntó a Andrea si estaba comprometida
Antonieta: ¿Y lo está?
Hanz: No sé, Hanna me mando al despacho no sé que le dijo
Hanna: Le pedí disculpas por tu comportamiento, la incomodaste
Antonieta: Pero, ¿Qué te dijo?
Hanna: Nada, estaba a punto de decirme algo cuando su madre llegó diciendo que traerían té y ya no pudimos hablar después
Hanz: ¡Que lástima! Todo mi esfuerzo para nada
Hanna: ¡Ya cállate!
Fernando: Ya hija, perdónalo
Hanna: Esta bien, (suspirando) pero no lo vuelvas a hacer H2 (sonriendo)
Hanz: Te lo prometo hermanita (dándose un abrazo)
Fernando: Bueno hijos, tendremos que regresar un poco antes a España por que hay algunos problemas
Y continuaron hablando de su viaje de regreso


MÉXICO, diciembre de 1908

Mansión Covarrubias
Marina: Andrea ¿has recibido alguna noticia de Harry?
Andrea: No madre (triste)
Marina: Han pasado mas de 4 meses ¿aún crees que esta demasiado ocupado, como para escribirte aunque sea una breve carta?
Andrea: Tal vez algo le ha ocurrido, le he escrito varias cartas pero tampoco ha contestado
Marina: Lo único que le ha ocurrido es que sólo quería aprovecharse de ti, pero como yo no le di oportunidad, nos mintió y decidió huir
Andrea: Pero tu misma dijiste que te habían informado que estaba haciendo negocios
Marina: Es cierto, pero también me dijeron que lo vieron divirtiéndose con varias mujeres, no te lo dije para no hacerte sufrir y porque talvez se habían equivocado, pero al ver que en 4 meses no te ha escrito, estoy segura que sólo se ha burlado de ti. Deberías olvidarlo y tratar de ser feliz con alguien decente, alguien de nuestra clase
Andrea: Me niego a creerlo, le escribiré de nuevo y si no responde iré a buscarlo
Marina: ¿Buscarlo? Piensas humillarte todavía más, ¿le darás el gusto a ese infeliz de burlarse de ti en tu cara?
Andrea: ¡No lo entiendes!, lo amo y necesito saber la verdad
Marina: Como quieras (ya veré como evitarlo)
Andrea: Me retiro, debo pensar (yéndose)
Marina: Si hija, piénsalo, yo sólo quiero tu felicidad

Mansión de la Fuente

Hanna: Padre, en una semana debemos irnos, ¿qué pasará con los negocios que estamos haciendo con don Francisco?
Fernando: Hanz regresará y luego vendremos nosotros
Hanz: ¿Y por qué no me quedo y cuando termine, los alcanzo?
Fernando: Porque necesito que los dos se encarguen de diferentes asuntos y yo debo resolver otros, es urgente que lo solucionemos, por eso debemos irnos todos
Hanz: ¿Y si Hanna se queda y yo me encargo de sus asuntos?
Hanna: Recuerda que las leyes de aquí no son tan justas con las mujeres, yo necesito la firma de cualquiera de los dos en cada contrato o acuerdo que haga con alguien, incluso para disponer de nuestro dinero
Hanz: Es cierto, tendremos que ir y volver
Fernando: Así es, mañana iremos a comunicarle a Don Francisco la situación


Al siguiente día en la Mansión Covarrubias

Francisco: Buenos días duques, pasen al despacho por favor
Fernando, Hanna y Hanz: Buenos días, gracias
Fernando: Disculpe que hayamos venido tan temprano, pero la próxima semana tenemos que regresar a España y aún debemos preparar muchas cosas
Francisco: No se preocupe, ¿eso quiere decir que nuestros negocios se cancelan?
Fernando: No veo por que tendríamos que cancelarlos
Francisco: Seré honesto con ustedes, además supongo que a estas alturas ya todos lo sabrán
Fernando ¿Qué ocurre?
Francisco: Prácticamente estoy en la ruina, he llegado a pensar que algunos de mis administradores me están robando, desgraciadamente no puedo hacer nada
Hanna: ¿Por qué no los manda a investigar o le pide ayuda a las autoridades?
Hanz: Incluso podría viajar para comprobarlo personalmente
Francisco: Son ustedes muy amables y muy listos, ya he pensado en eso pero hay dos cosas que me lo impiden; el dinero y mi enfermedad, el médico me ha dicho que no puedo hacer un viaje tan largo
Fernando: Comprendo, si usted me permite me gustaría ayudarlo, sé que es un hombre honesto y que si se encuentra en esta situación es por circunstancias ajenas a su voluntad
Francisco: Gracias, pero no puedo aceptarlo, ahora que se marchan, no podré estar pendiente de nuestros negocios y no me gustaría deberle también a usted
Hanna: Permítame darle mi opinión, creo que si usted no acepta nuestra ayuda, su situación puede empeorar, además sólo será un préstamo y estableceremos ciertas reglas, ¿qué opina?
Francisco: Son muy amables, pero ¿cómo podría pagarles después?
Hanz: Lo que mi hermana quiere decir es que nosotros nos encargaremos de los gastos de la investigación y mandaremos a alguien de nuestra confianza a sus demás propiedades, para que comprueben que todo este en orden
Hanna: Así es, además nos pagará un porcentaje razonable de las ganancias de nuestros negocios comunes, estimo que podrá cubrir su deuda con nosotros en un año. Usted podrá saber la situación real de sus propiedades y podrá recuperar su dinero, y nosotros podremos continuar siendo socios de alguien tan honorable y respetado como usted, ¿qué le parece?
Francisco: Me parece bien, pero una cosa más ¿cómo lo haremos, si ustedes se van la próxima semana?
Fernando: No se preocupe, hoy firmaremos el acuerdo y le mandaré una cantidad para que pueda comenzar con las investigaciones, mi hijo estará de regreso en dos meses y continuaremos con nuestros negocios, por ahora sólo preocúpese de cuidar su salud
Francisco: Gracias don Fernando, es usted una excelente persona, si alguna vez necesita algo cuente con migo
Y siguieron arreglando los últimos detalles de su acuerdo

MÉXICO, enero de 1909

Otro mes había transcurrido y Andrea seguía sin tener noticias sobre Harry, por lo que estaba preparándose para su viaje, Marina trataba de persuadirla, ya que con el repentino viaje de los duques no pudo hacer nada para tratar de unir a Andrea y Hanz, aunque aún no perdía la esperanza, sabía que el próximo mes Hanz regresaría y tenía que aprovechar la que talvez sería su última oportunidad. Por otro lado Francisco había comenzado la investigación contra sus administradores, estar al pendiente de esto requirió de un gran esfuerzo y cada día se sentía más enfermo.
Un día estaban los tres en el comedor, cuando Francisco se desmayo, el médico les dijo que su situación era delicada, que no debía recibir, disgustos, preocupaciones o algo que pudiera alterarlo, entonces Marina decidió utilizar su última carta para persuadir a Andrea

Marina: ¿No te importa lo que pueda pasarle a tu padre? ¿Has escuchado lo que dijo el médico y aún así piensas irte a buscar a un hombre al que no le importas?
Andrea: Madre, no digas eso, claro que me importa lo que le pase a mi padre, pero necesito saber la verdad, si le cuento sobre Harry él lo entenderá
Marina: ¿Acaso quieres matarlo? El médico dijo que no debe recibir disgustos o preocupaciones, ¿qué crees que pasará cuando se enteré de que su hija quiere ir a buscar a un hombre al que no le ha importado comunicarse con ella durante 6 meses?, a un hombre al que no le importas nada
Andrea: Pero madre…
Marina: Además hay algo que no sabes, tu padre te ha dado muchas cosas es el momento de que hagas algo por él
Andrea: ¿Qué quieres decir?, ¿Qué debo hacer por él?
Marina: Tu padre no quería que lo supieras, pero viendo tu desconsideración te lo diré, antes de irse los duques de la Fuente le hicieron un préstamo que debe pagar en menos de un año, pero viendo la situación no creo que pueda pagarles, eso es algo que le preocupa muchísimo, pero tu podrías ayudarlo
Andrea: ¿Cómo? Dime qué debo hacer y lo haré
Marina: Debes casarte con Hanz
Andrea ¿QUÉ?, ¿y eso en qué ayudaría a mi padre?, además como puedes decirme eso sabiendo mi situación
Marina: Si te casas con Hanz, no le exigirían el pago a tu padre, seríamos familia, entonces ellos tendrían la obligación de ayudarnos y dejarían que tu padre les pague cuando pueda, además ese tipo nunca te quiso, ya lo ha demostrado con su ausencia y su indiferencia
Andrea: No puedo hacer eso, los duques parecen personas consideradas, estoy segura que comprenderán la situación, además Hanz no esta interesado en mi, ¿no pretenderás que yo le proponga que se case con migo?
Marina: Por supuesto que no, no digas tonterías. En cuanto a Hanz, estoy segura que le interesas, yo me encargaré de todo, tú sólo debes aceptar su cortejo y cuando te lo proponga aceptar casarte con él
Andrea: Siento como si estuviera vendiéndome, yo quería casarme enamorada, no así
Marina: Recuerda que lo haces por ayudar a tu padre, además Hanz es guapo, listo y de nuestra clase, con el tiempo llegaras a quererlo
Andrea: No lo creo, además aún falta ver si él quiere casarse con migo
Marina: Lo hará, tu sólo debes ser amable y aceptarlo, ¿lo harás?
Andrea: Esta bien (triste y resignada). Voy a descansar (saliendo)
Marina: Descansa. (Como me costo convencerla, algún día me lo agradecerá, todo lo hago por su bien, ahora sólo debo lograr que Hanz le proponga matrimonio)

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Sáb Sep 12, 2015 2:50 pm

ESPAÑA, enero de 1909

Para la familia de la fuente las cosas no habían marchado del todo bien, una semana después de su regreso Fernando y Hanz sufrieron un accidente, Fernando quedo muy lesionado, por ello no pudo ocuparse de los asuntos que tenía que resolver, tampoco podía hacer esfuerzo físico, Hanz se había golpeado fuertemente la cabeza y perdió la memoria, los médicos aún no saben si será temporal o permanente, Hanna se tuvo que ocupar de todos los negocios, pero algunos de los socios no quisieron continuar con ellos, por temor a que Hanna no supiera manejarlos, Antonieta se ocupaba del cuidado de Fernando y Hanz y ayudaba a Hanna en lo que podía. Durante ese mes tuvieron muchos gastos, por lo que estaban teniendo problemas económicos.

Antonieta: Hija, ¿estas segura de lo que vas a hacer?
Hanna: No, pero no encuentro otra solución, tengo que hacerlo, por varias razones
Antonieta: Pero podría ser muy peligroso para ti viajar sola, además no creo que tu padre este de acuerdo con lo que planeas hacer
Hanna: Talvez no lo este, pero lo hago por la familia, necesitamos dinero para continuar con el tratamiento de Hanz, y solamente podemos obtenerlo de los negocios que tenemos en México, además tengo que ir para supervisar que todo este en orden
Antonieta: ¿Y qué pasa con la herencia de tu abuelo? Eso podría servir
Hanna: Recuerda que el abuelo la dividió en partes iguales y nos puso dos condiciones para recibirla; tendremos la mitad cuando nos casemos y la otra mitad cuando tengamos un hijo ó un año de casados. Hanz no puede casarse ahora y yo no me casaré con quien sea sólo por dinero.
Antonieta: ¿Y si te casaras con la Condesa Carmen Cisneros?, ella es tu amiga, estoy segura que podría ayudarte
Hanna: Aunque sea una idea que me desagrada, ya lo había pensado, pero ella se fue de viaje con sus padres y tardará meses en regresar. La mejor solución es la que te dije
Antonieta: Tengo una idea, pídele matrimonio a la señorita Andrea Covarrubias, ¿ella aún te gusta?
Hanna: Bien sabes que si, en todo este tiempo no he dejado de pensar en ella, pero en primer lugar no creo que yo le interese y en segundo ¿cómo puedo pedirle de buenas a primeras que se case con migo?
Antonieta: ¿Y te parece mejor hacerte pasar por tu hermano, viajar sola a un país que no conoces bien y atender todos los negocios?
Hanna: ¡Madre! (exasperada) ya lo hemos discutido, tengo que hacerme pasar por mi hermano para poder manejar las cosas, de acuerdo a las leyes mexicanas necesito la firma de mi padre o de Hanz para cualquier documento, mi padre no puede viajar y los papeles tardarían meses en llegar, Hanz no puede ir, porque no recuerda nada y yo no puedo resolver nada mas aquí, tengo que ir a México y seguir con los negocios
Antonieta: Lo se (resignada), pero tenía la ligera esperanza de que encontráramos otra solución
Hanna: Lo he pensado todo este tiempo y es la mejor solución.
Antonieta: Esta bien hija, pero cuídate mucho
Hanna: No te preocupes por mí, se cuidarme, además nadie molestará a un “hombre” que viaja solo, no me pasará nada. Y Te escribiré seguido
Siguieron hablando sobre los detalles del viaje y lo que haría Hanna para que todos pensaran que era Hanz, como eran tan parecidos, incluso un poco en la voz, sólo tuvo que cortar su cabello, vendar su pecho y utilizar la ropa de su hermano. Al siguiente día se embarcaría.

MÉXICO, febrero de 1909

Mansión Covarrubias
Marina: ¿Aún tienes la esperanza de que ese miserable te escriba?
Andrea: ¡Madre! (sorprendida) sólo estaba viendo la correspondencia, necesito saber la verdad
Marina: Hija (en tono comprensivo) se que necesitas una explicación, pero es evidente que ese tipo no te la dará, ¿acaso encontraste una carta suya?
Andrea: No, (decepcionada) sólo hay cartas de nuestros parientes y una del duque Hanz
Marina: ¿Lo vez?, ya olvídalo de una vez, y recuerda que tienes que casarte con Hanz para ayudar a tu padre
Andrea: Pero los negocios van bien y aún no sabemos si Hanz vendrá pronto o sí ya se ha casado
Marina: Los negocies están mejorando, pero aún falta mucho para que tu padre pueda pagar, en cuanto a Hanz, hace un mes le escribió a tu padre para decirle que vendría, la carta que viste debe ser para avisarle cuando llegará a la ciudad, dámela, se la entregaré
Andrea: Toma, me gustaría ir con tigo
Marina: Vamos (yendo con Francisco)
Marina: Francisco ha llegado una carta para ti del duque Hanz (dándole la carta)
Francisco: Gracias (después de leerla) Dice que vendrá mañana
Marina: Que bien, y ¿cómo van los negocios? (preguntó para convencer a Andrea)
Francisco: Bien, pero aún falta mucho para poder pagarle dentro del plazo, no me gustaría abusar de su amabilidad, pidiéndole más tiempo, pero si en un mes no han mejorado las cosas, tendré que hacerlo
Andrea sólo escuchaba y pensaba en lo que su madre le había dicho, y decidió que si Hanz le proponía matrimonio aceptaría

Mansión de la Fuente

Sirviente: Buen día señor Hanz, ¿cómo estuvo su viaje?, ¿desea comer algo?
Hanna: Buen día, un poco cansado, pero bien, sólo un refrigerio, que lo suban a mi habitación
Sirviente: En seguida, con permiso
Hanna: Adelante, gracias
Después de comer y descansar un poco Hanna le escribió a su madre, al día siguiente enviaría la carta antes de ir a la mansión Covarrubias

Al día siguiente en la mansión Covarrubias

Marina: Andrea recuerda que hoy viene Hanz, ponte tu mejor vestido
Andrea: Si madre, te ruego que seas sutil con lo del matrimonio
Marina: No te preocupes, lo seré, tu sólo debes ser amable y comportarte
Andrea: Lo sé, ya te dije que lo haré por mi padre, pero no me gustaría humillarme si a él no le intereso
Marina: Le interesas
Andrea: ¿Cómo estas tan segura?
Marina: Porque recuerdo que en una ocasión te preguntó si estabas comprometida, y un caballero sólo le preguntaría eso a una dama que de verdad le interese
Andrea: Lo recuerdo, pero talvez sólo tenía curiosidad
Marina: No lo creo, termina de vestirte (saliendo de la habitación)

Una hora después Hanna se encontraba en el salón
Sirviente: Buenos días duque, enseguida lo anuncio
Hanna: Buenos días. Gracias
Marina: Buenos días duque, ¿cómo estuvo su viaje?
Hanna: Buenos días doña Marina, sólo llámeme Hann …z, fue un buen viaje, ¿cómo estan ustedes? (Debo acostumbrarme a ser Hanz, por poco le digo Hanna)
Marina: Mi hija y yo hemos estado bien, mi pobre esposo es quien ha estado enfermo y un poco preocupado por los negocios
Hanna: Lamento escuchar eso, no se preocupe yo me encargare de lo que falte solucionar, y hablare con don Francisco para que no se preocupe
Andrea: Buenos días duque, ¿cómo esta?
Hanna: Buenos días Andrea, por favor sólo dígame Hanz, estoy bien, ¿y usted?
Andrea: He estado bien Hanz
Marina: No seas tímida hija, dile la verdad, que lo has extrañado y has esperado con mucha ilusión su regreso
Andrea: (Estaba un poco desconcertada y muy apenada, “que sutil madre”, pensó) Claro que he extrañado las visitas de todos y me alegro que hayan regresado, ¿Cómo está Hanna, y sus padres?
Hanna: (Un poco confundida por lo que dijo Marina) Todos están bien, mi padre sufrió un accidente pero esta recuperándose, mi madre lo cuida y Hanna esta ocupándose de los negocios.
Sirviente: Disculpen, dice el señor que el duque puede pasar al despacho
Hanna: Gracias, con su permiso, nos vemos luego, fue un placer saludarlas (yendo al despacho)
Marina y Andrea: Propio
Andrea: Madre, ¿eso te pareció sutil?
Marina: Talvez no, pero es para que él tenga la confianza de cortejarte
Andrea: Yo creo que estaba igual o más confundido que yo
Marina: No te preocupes, todo ira bien
Y así siguieron conversando de diferentes temas

En el despacho de don Francisco

Francisco: Buenos días Hanz, siéntese por favor
Hanna: Buenos días don Francisco, gracias
Francisco: Supongo que sabrá que los negocios van bien, pero aún hay algunos problemas que resolver, yo trate de…
Hanna: Disculpe que lo interrumpa, si lo se, quería decirle que no se preocupe, yo me encargaré de todo, me enteré que ha estado enfermo y debe cuidarse mucho, yo me encargaré de solucionar todo, usted descanse
Francisco: Es usted muy amable, pero yo…
Hanna: No se preocupe, cuando este mejor lo resolveremos, de todas formas yo tengo que viajar para supervisar otros asuntos, ahora debo retirarme
Francisco: Esta bien Hanz, y muchas gracias por sus consideraciones, que tenga buen viaje
Hanna: Gracias, nos vemos en dos semanas (saliendo)

En el salón

Andrea: ¿Sabes cuándo regresa Hanz?
Marina: Tu padre me dijo que la próxima semana, hablaré con él a solas, y después tu tendrás que insinuártele un poco
Andrea: ¡Madre!
Marina: No me digas que no sabes como hacerlo, además no tiene que ser demasiado atrevido o vulgar, le puedes decir que admiras su dedicación o algo así, tienes una semana para pensarlo
Andrea: Pero madre siento que lo estamos utilizando y engañando
Marina: Ya te dije que le interesas, he visto como te mira, sólo que no te ha dicho nada porque piensa que te ofendería o algo así
Andrea: Esta bien (resignada)
Marina: Otra cosa, le diré a tu padre que te gusta Hanz y que tú a él, para que cuando le pida tu mano no se oponga y no tardemos demasiado en organizar la boda
Andrea: Pero madre, que pasa si mi padre le dice algo a Hanz, pensará que le he dicho cosas que no son y se molestará, o mi padre pensará que soy una atrevida
Marina: No pasará nada de eso, yo me encargaré de todo

Una semana después

Francisco: Hija tu madre me ha dicho, que te has enamorado, ¿es cierto?
Andrea: Yo, la verdad es que…
Francisco: ¿Qué pasa hija, tu madre me mintió?
Andrea: No, claro que no, es que me da un poco de vergüenza decírtelo
Francisco: Andrea, sabes que puedes decirme lo que sea, además tu madre sólo me dijo que estas enamorada de un buen hombre y que él también te quiere, pero que aún no te ha pedido ser su novia, que cuando lo haga no me oponga
Andrea: Si padre es cierto, ¿te dijo su nombre?
Francisco: No, pero si tu lo quieres y él es un buen hombre y también te quiere yo no me opondré
Andrea: Gracias padre, te diré su nombre cuando seamos novios
Francisco: De acuerdo hija, ahora déjame solo, Hanz vendrá hoy y tenemos que ver como marchan los negocios
Andrea: Si padre, permiso (saliendo)

Mansión de la Fuente

Durante esas dos semanas Hanna estuvo muy ocupada atendiendo los negocios, todo iba bien, pero las ganancias esperadas se empezarían a obtener dentro de dos años, como pasaba con todos sus negocios, el problema era que los gastos eran demasiados, entre el tratamiento de Hanz, el pago a los empleados, el mantenimiento de las propiedades y muchas otras cosas, necesitaría más dinero de lo que esperaba, durante toda la semana estuvo pensando en algo que no quería hacer, pero era la solución más rápida, así que le mando un telegrama a su padre para pedirle que escribiera una carta a don Francisco, hoy le llevaría esa carta.
Sirviente: Su baño está listo señor, ¿desea que le suban algo de comer?
Hanna: Gracias, sólo un poco de sopa y vino, estaré fuera toda la tarde
Sirviente: Con su permiso señor (saliendo)
Hanna: Aún no sé con quien hablar primero, con Andrea ó con su padre, supongo que tendrá que ser con ella, si no acepta no tiene caso decírselo a su padre
Hanna siguió pensando en como iba a hacer lo que había pensado, después de un rato estaba lista para ir a la mansión Covarrubias.

Mansión Covarrubias

Hanna: Buenas tardes doña Marina, me gustaría hablar con Andrea un momento a solas
Marina: Buenas tardes Hanz, que bueno que lo menciona, precisamente a mí me gustaría hablar sobre ella con usted
Hanna: Claro, dígame de que se trata
Marina: Pues verá, no se de que forma decírselo así que seré directa, he visto como mira a mi hija y una vez lo escuche preguntarle si estaba comprometida…
Hanna: Yo, no.., lo que pasa es que… (roja de la vergüenza)
Marina: No se preocupe, ella no esta comprometida y supongo que usted tampoco, mi hija esta interesada en usted
Hanna: ¿Ella se lo dijo? (Sorprendida)
Marina: Por supuesto que no, mi hija es una dama, además es un poco tímida, pero yo la conozco, cada que usted viene ella esta muy feliz, y cuando se va de viaje siempre esta triste
Hanna: No dudo que su hija sea una dama, lo que quise decir es que casi no nos hemos tratado, por eso me sorprende que le haya dicho que yo le intereso
Marina: Lo que me dijo fue que esta interesada en alguien, le repito que yo la conozco bien, y como usted es el único hombre que visita nuestra casa y ella siempre esta feliz cuando usted viene, estoy segura que se trata de usted
Hanna: Pues no se que decir (un poco tiste, porque piensa que a Andrea le gusta Hanz)
Marina: ¿Acaso me he equivocado, y a usted no le interesa mi hija? (No puede ser, es mi última oportunidad, estaba segura de que Andrea le gustaba) Si es eso dígamelo, no se sienta comprometido, si no le interesa olvide lo que le dije y discúlpeme (saliendo)
Hanna: Espere por favor, tengo algo que decirle, pero no se si pueda entenderme
Marina: Adelante Hanz (todavía hay una posibilidad), puede confiar en mí
Hanna: Esta bien, quería hablar con Andrea para pedirle un favor y proponerle un acuerdo
Marina: ¿De que se trata?
Hanna: Vine a proponerle que se case con migo y sea mi esposa durante un año, a cambio mi padre le perdonará la deuda a don Francisco y yo le daré como compensación la mitad de mi fortuna
Marina: ¿Un año, acaso piensa que mi hija no es lo suficientemente buena para que un duque este casado con ella mas que a plazos? ¿Qué pretende?
Hanna: Su hija es maravillosa, soy yo quien no soy lo suficientemente bueno para ella, el tiempo de un año es para que ella quede libre y pueda ser feliz, no creo que ella quiera seguir casada con migo cuando sepa toda la verdad
Marina: ¿De que verdad habla?
Hanna: Después de hablar con su hija, si ella aceptaba, le iba a entregar esta carta a don Francisco, supongo que usted debería leerla para entender un poco
Marina: De acuerdo, démela
La carta de Fernando decía todo sobre el accidente, y la actual situación económica de los duques de la Fuente, los motivos por los que Hanna se estaba haciendo pasar por Hanz, lo de la herencia, porque necesitaba casarse y que su matrimonio durará por lo menos un año, ahora él le pedía a don Francisco como favor que su hija se casará con Hanna.
Marina: ¿Entonces eres Hanna? (muy sorprendida)
Hanna: Si (apenada)
Marina: ¿Y porque pensaste en mi hija? ¿No sería mejor que dejaras de ser Hanz y te casaras con algún hombre? (Estaba tan sorprendida que se había olvidado de su propósito)
Hanna: Le voy a contar algo muy personal, espero contar con su discreción
Marina: Te lo prometo (Estaba muy interesada en la historia, que no se dio cuenta que estaba tuteando a Hanna)
Hanna: Yo no soy como las otras mujeres, a mi no me interesan los hombres, yo prefiero a las mujeres, por eso no puedo casarme con ningún hombre
Marina: ¿Pero te gusta mi hija? (Sorprendida)
Hanna: Si, pero sé que ella no es como yo, usted me lo confirmo hace un rato, pensé en proponérselo a ella porque es la única mujer en la que confió. Quería hablar con ella para decírselo, además le prometo que yo no la tocare ni intentare nada con ella, tendremos habitaciones separadas, para todos debemos ser un matrimonio, pero en privado no la molestaré y tendrá todo lo que necesite, y cuando finalice el año tendrá lo acordado.
Marina: La verdad estoy muy sorprendida, no se que pensar.
Hanna: Comprendo, es una situación inusual, pero debo resolverlo lo mas pronto posible, ¿podría hablar con Andrea?
Marina tenía dudas, era la oportunidad que estaba esperando, pero estaba segura de que si Hanna le decía la verdad a Andrea, ésta no aceptaría, era una oferta que no podían rechazar, su hija podría divorciarse después y tendría la mitad de una gran fortuna, ahora ya sabía lo que haría.
Marina: No, es mejor que yo le cuente todo, mi hija es un poco susceptible, yo le diré sobre tu situación y le hablaré sobre tu propuesta
Hanna: Esta bien, ¿cree que ella acepte?
Marina: Estoy segura que te hará ese favor, pero dame unos días para decírselo
Hanna: De acuerdo, ¿debería hablar con su esposo?
Marina: Mi marido es un buen hombre, pero no creo que entienda la situación, no deberías decirle que no eres Hanz
Hanna: ¿Pero como dará su aprobación?
Marina: Basta con que Andrea acepte y él lo aprobará, además por su estado de salud no debemos alterarlo o preocuparlo.
Hanna: De acuerdo, iré a verlo para hablar de negocios. Nos vemos en unos días. (yendo al despacho)
Marina: Nos vemos Hanz
Marina aprovecho ese mismo día para decirle a Andrea, por su puesto que omitiría unos “pequeños e insignificantes detalles” no le diría nada de lo que habló con Hanna
Marina: Hija ya hable con Hanz
Andrea: ¿Qué pasó? ¿Debo ir a saludarlo?
Marina: No, ya se fue volverá en unos días. Quería hablar con tigo para pedirte matrimonio
Andrea: ¿Tan pronto? ¿Qué le dijiste?
Marina: Nada, él venía dispuesto a pedirte matrimonio, sólo que como me vio a mí primero me lo dijo para saber si tu aceptarías. Me dijo que desde que te conoció le has gustado y que esta enamorado de ti, que no te ha dicho nada porque es un poco tímido.
Andrea: ¿Y qué respondiste?
Marina: Que él también te gusta, y que con gustó aceptarías ser su novia
Andrea: ¿Entonces porque te dijo que me iba a pedir matrimonio?
Marina: Me dijo que sus sentimientos son sinceros y que su deseo es desposarte cuanto antes, que entendería si tú querías esperar, sabes bien que no podemos esperar. Entonces le dije que tú también estabas enamorada de él pero que te sentirías muy apenada de que tuvieran que estar solos tan pronto
Andrea: ¡Madre! ¿Incluso hablaron de eso?
Marina: Un poco, me dijo que él no te obligaría a nada hasta que estuvieras cómoda, que dormirán en habitaciones separadas, también hablamos sobre la deuda
Andrea: ¿Le pediste que le perdonara la deuda a mi padre?
Marina: No, él dijo que como seremos familia no iba a cobrarle, también me dijo que si después de un año de matrimonio tu no eras feliz, te daría el divorcio y la mitad de su fortuna
Andrea: ¿Y por qué no me lo ha dicho él?
Marina: Ya te lo dije, porque es tímido, además no quería asustarte o molestarte proponiéndotelo tan repentinamente, por eso yo le dije que te lo diría. Ya habíamos acordado que aceptarías
Andrea: Aceptaré, sólo quería saber que opinaba él
Marina: Esta bien hija, una última cosa cuando hables con él omite los detalles de la deuda y todo eso, sería incomodo para los dos hablar de eso, tu sólo dile que te he contado todo y que estas de acuerdo
Andrea: Esta bien, ¿mi padre ya lo sabe?
Marina: No, yo se lo contaré, si tu padre te pregunta sólo dile que si te quieres casar pronto y ya. Buenas noches (saliendo)
Andrea: Buenas noches

Mansión de la Fuente

Hanna estaba en la habitación de Hanz (la suya), pensando en como reaccionaría Andrea, esperaba que no sufriera demasiado cuando le contará que Hanz había perdido la memoria y que no la recordaba siquiera. Aunque estaba un poco mas tranquila porque pronto podría solucionar todos los problemas económicos, se sentía muy triste pues ahora estaba segura de que Andrea nunca la amaría.
Durante esos días recibió una carta de su madre en la que le contaba sobre el estado de salud de su padre y sobre la lenta recuperación de Hanz, también le decía que le daba tristeza no poder estar en la boda, Hanna le contestó que todo iba bien y que no se preocupará por lo de la boda, que de todas formas sería un matrimonio falso.

Mansión Covarrubias

Habían pasado unos días, Hanna se encontraba en el salón esperando a Andrea, para saber su respuesta.
Marina: Buenos días Hanz, mi hija baja en un momento
Hanna: Buenos días doña Marina, gracias
Marina: Mi esposo me dijo, que después de hablar con Andrea pase a su despacho
Hanna: ¿Él ya lo sabe? ¿Está de acuerdo?
Marina: Sabe sólo lo que acordamos, no le dije nada sobre las condiciones del matrimonio, sólo le dije que era deseo de don Fernando, como regalo de bodas, que la deuda quede saldada, supongo que también hablará con usted sobre eso
Hanna: Bien
Andrea: Buenos días Hanz, disculpe la tardanza
Hanna: Buenos días Andrea, no se preocupe, ¿cómo ha estado?
Andrea: Bien, gracias y ¿usted?
Hanna: También
Marina se dio cuenta que las dos estaban un poco incómodas, así que decidió dejarlas solas, aunque se quedaría cerca para evitar que cualquiera de las dos hablara de los “pequeños e insignificantes” detalles.
Marina: Voy a ordenar que traigan algo de comer (Saliendo)
Hanna: Andrea, (nerviosa) hablé con su madre sobre…
Andrea: Si, me lo ha contado todo (nerviosa)
Hanna: Se que es una situación inusual, ¿Qué opina?
Andrea: Pues… yo no… (Mi madre dijo que sería incomodo hablar de los detalles, tenía razón) he decidido aceptar (avergonzada)
Hanna: Comprendo (decepcionada), no se preocupe y olvide la propuesta
Andrea: Pero… (Confundida) ¿Ya no desea casarse con migo?
Hanna: (Desconcertada) Si, pero usted acaba de decirme que no acepta, lo entiendo es algo difícil de entender, no se preocupe...
Andrea: Acepto (decidida)
Hanna: No tiene por que acepta si no lo desea, en serio
Andrea: Sólo estoy un poco nerviosa, pero si quiero casarme con usted
Hanna: Gracias (Feliz, por un momento olvido que sólo se trataba de un acuerdo) No sabe el favor que me hace
Andrea: (¿Favor?) ¿Qué quiere…
Marina llego justo a tiempo para interrumpir la pregunta de Andrea
Marina: No diga eso Hanz, mi hija esta feliz de casarse con usted. Mi marido lo espera en su despacho
Hanna: Voy a verlo, con permiso (¿Por qué me llamó Hanz?, talvez para que nadie sepa quien soy)
Marina: Adelante
Andrea: Madre, ¿sabes a que se refería Hanz al decir que le hago un favor?
Marina: Se veía muy nervioso, estoy segura que se equivoco y quiso decir que le harías un gran honor al se su esposa

Marina y Andrea siguieron conversando sobre otros asuntos mientras Hanna hablaba con Francisco
Francisco: Buenos días Hanz
Hanna: Buenos días don Francisco
Francisco: Mi hija me ha hablado sobre usted
Hanna: Se que debí hablar primero con usted, pero…
Francisco: No se preocupe, ella ya me explico, yo sólo quiero decirle que estoy muy feliz por ustedes, ¿Cuándo será la boda?
Hanna: Gracias por aceptarme, aún no lo hemos hablado, pero me gustaría que fuera el próximo mes, si usted esta de acuerdo
Francisco: Lo estoy, lo que no me parece es que ustedes ya no quieran cobrarme el préstamo que me hicieron, yo me comprometí a pagarles…
Hanna: Por favor acepte, es el deseo de mi padre y yo estoy de acuerdo
Francisco: Esta bien, se los agradezco. ¿Su familia podrá asistir a la boda?
Hanna: Lamentablemente no están en condiciones de viajar, pero están enterados de todo y han dado su aprobación
Ellos siguieron conversando sobre los negocios y otros asuntos
Marina y Andrea se encontraban en el salón cuando Hanna termino su conversión con Francisco, decidió preguntarles sobre la fecha de la boda.
Hanna: Me gustaría que habláramos sobre la boda
Marina: Por supuesto
Hanna: He pensado que nos podríamos casar el próximo mes, ¿esta de acuerdo? (viendo a Andrea)
Andrea: Si, ¿Qué día?
Hanna: Si le parece bien, el 20 de marzo
Andrea: Si, ¿En que lugar?
Hanna: Realmente no conozco mucho, puede ser en el lugar que quiera, ustedes pueden encargarse de todos los detalles, no se preocupen por los gastos, le diré a mi administrador que se encargue de todo
Andrea: ¿Su familia vendrá?, ¿A cuántas personas invitará?
Hanna: Mi familia no puede viajar, no conozco a nadie aquí, pero usted puede invitar a las personas que quiera, por mi no hay problema.
Marina: Nos encargaremos de todo, ¿la recepción será en su casa o aquí?
Hanna: Donde usted prefiera (viendo a Andrea)
Andrea: Aquí
Hanna: Bien, tendré que ausentarme por un tiempo, regresaré unos días antes de la boda, mi administrador se encargará de cualquier cosa que necesiten
Marina: ¿Cuándo se ira?
Hanna: En una semana, sí esta de acuerdo me gustaría visitarla todos los días antes de irme (viendo a Andrea)
Andrea: Estoy de acuerdo
Hanna: Debo retirarme. Nos vemos mañana (saliendo)
Andrea: Hasta mañana
Marina: Tienes que esforzarte un poco más Andrea, parece que estuvieran hablando de cualquier cosa
Andrea: No puedo evitar sentir que estamos hablando de un negocio que esta a punto de cerrarse, además Hanz actúa de una forma extraña.
Marina: Es tu boda, muestra más entusiasmo, talvez la situación es extraña, pero será un día muy importante para ti
Andrea: Lo sé

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Lun Sep 14, 2015 5:58 pm

Al día siguiente en la Mansión Covarrubias

Hanna estaba en el salón esperando a que Andrea bajara, estaba un poco ansiosa, esperaba que le gustará el regalo que le daría, era sencillo, un racimo compuesto por diferentes flores; Alcatraz, Rosa, Lirio, Tulipán y Clavel todos eran blancos.
Andrea: Buenos días Hanz, disculpe la espera
Hanna: Buenos días, no se preocupe acabo de llegar. Le he traído este presente, espero que le agrade, como no se cuál es su flor favorita, le traje las que yo considero más bonitas
Andrea: Gracias, (con una sonrisa sincera) en realidad me gustan todas, pero mis favoritas son las rosas, los lirios y los claveles
Hanna: Por lo menos acerté en tres (un poco más tranquila)
Andrea: Jaja, también acertó en el color, gracias
Hanna: Me alegra que le gusten, me gustaría pedirle que nos hablemos de tu, como antes
Andrea: Claro (¿como antes?, debe estar nervioso, nosotros siempre nos hemos hablado de usted)
Hanna: Gracias, también me gustaría que nos conociéramos un poco más, ya se que nuestro matrimonio no será muy “normal”, pero me gustaría que fuéramos amigas
Andrea: Estoy de acuerdo (dijo amigas, definitivamente debe estar nervioso)
Hanna: Puedes preguntarme lo que quieras. ¿Te gustaría preguntarme algo?
Andrea: Pues tengo un poco de curiosidad sobre sus nombres
Hanna: Te refieres a que somos duques españoles, entonces ¿por qué Hanna y Hanz?
Andrea: Si, hasta donde se no son nombres de origen Español
Hanna: Tienes razón son nombres Alemanes, mi abuelo paterno era de origen Alemán y siempre se sintió más identificado con sus raíces Germánicas, cuando supo que mi madre tendría un hijo le pidió que si era un niño se llamará Hanz, y si era niña, Hanna, y como fuimos dos, pues pudo cumplirse su deseo
Andrea: Que bonita historia
Hanna: Gracias, y ¿toda tu familia es de México?
Andrea: La mayoría, aunque tenemos algunos parientes en España
Hanna: ¿Alguna vez has ido?
Andrea: Cuando era niña, aunque no recuerdo casi nada
Hanna: Tengo que ir en Julio, ¿te gustaría venir con migo?
Andrea: No lo se, supongo que tendré que acompañarte
Hanna: Andrea, tu no tienes que hacer nada que no desees, (seria) una cosa es que me hagas el favor de casarte con migo y otra es que hagas cosas por compromiso o por que pienses que es tu deber, yo nunca te obligaré a hacer nada que no quieras, incluso ahora si tienes dudas sobre nuestro matrimonio puedes decírmelo con confianza
Andrea: Gracias, eres una gran persona, y no tengo dudas ahora estoy mas segura de casarme con tigo, y contestando a tu pregunta, si me gustaría ir con tigo a España
Hanna: Gracias (Sonriendo muy feliz)
Y siguieron platicando por más tiempo sobre varias cosas

Marina: ¿Cómo estuvo todo, te trajo esas flores?
Andrea: Bien, si me las trajo, me pidió que nos hablemos de tu, y platicamos sobre varias cosas
Marina: ¿De la boda? ¿Te trajo tu anillo de compromiso?
Andrea: No me ha dado ningún anillo, y de la boda sólo me preguntó si tenía dudas y me dijo que nunca me obligaría a hacer nada que no quisiera
Marina: ¿Por qué te dijo eso, qué paso?
Andrea: Me preguntó que si quería ir con él a España en Julio, yo le conteste que tendría que acompañarlo, entonces me dijo que no tengo que hacer nada que no desee (pensando que Hanz es un buen hombre)
Marina: Lo acompañaras, ¿verdad?
Andrea: Claro, será mi esposo y tendré que ir con él, además me gustaría conocer su país
Marina: Que bien hija, ahora me voy para que descanses (saliendo)
Al siguiente día, Hanna y Andrea ya tenían un rato platicando, a pesar de tener poco tiempo de que empezaron a tratarse, se estaban llevando realmente bien.
Andrea: ¿Entonces no conoces el norte del país?
Hanna: Pues realmente me pasa lo mismo que a ti con España (sonriendo)
Andrea: ¿Te acabas de burlar de mí? (fingiendo seriedad)
Hanna: Sólo bromeaba, no te enojes por favor (preocupada)
Andrea: Jaja, yo también (sonriendo)
Hanna: Así que te gustan las bromas pesadas, pensé que te había molestado (sonriendo)
Andrea: No me molesto, sólo quería devolverte la broma
Hanna: De acuerdo, tu ganas (sonriendo). Te traje algo, espero que te guste (Entregándole una cajita)
Andrea: Gracias, pero no tienes que traerme regalos todos los días
Hanna: Sólo son pequeños detalles, tu te mereces esto y más
Andrea: Gracias (ruborizada, aún le costaba acostumbrarse a los comentarios halagadores) Es un collar magnifico
Hanna: No es tan bonito como el que traes ahora
Andrea: Los dos son bonitos, pero lo más importante es el significado que tienen para mí, el primero es importante porque era de mi abuela, y este es especial por que me lo has dado tú, ¿estas de acuerdo? (sonriendo)
Hanna: Se lo que quieres decir, en mi familia también tenemos ese tipo de recuerdo, en nuestro caso son anillos de diamantes, los zafiros para los hombres y los rubíes para las mujeres, ahora no traigo el mío pero también es importante para mi por lo que significa
Andrea: Así es. Pasando a otro tema, ¿cómo esta tu familia?
Hanna: Están bien, gracias por preguntar

Y siguieron platicando otro rato hasta que Hanna tuvo que irse. Pasaron los días y Hanna visitaba diario a Andrea, Hanna pensaba que Andrea era una mujer maravillosa, era inteligente, compasiva y muy bonita, lástima que tendría que conformarse con su amistad. Por su parte Andrea pensaba de Hanz que era una gran persona, que tenían cosas en común, además era listo y aunque a ella no le importaba el físico debía reconocer que era muy guapo, por lo menos su sonrisa le parecía hermosa.

Andrea: ¿Te vas mañana? (Un poco triste, realmente le agradaba la compañía de Hanz)
Hanna: Si, (también triste) tengo que solucionar varios problemas, pero trataré de regresar antes de la boda, por lo menos una semana.
Andrea: Esta bien, ¿te acompañará algún sirviente?
Hanna: No, sólo llevaré pocas cosas
Andrea: Ten cuidado siempre es peligroso viajar solo (preocupada)
Hanna: Lo tendré, no te libraras de mí (sonriendo)
Andrea: Que lastima (sonriendo)
Hanna: Me gustaría habértelo dado antes pero no estaba listo (tomando su mano)
Andrea: ¿De que se trata?
Hanna: De esto (Deslizando en su dedo un anillo de oro con un diamante amarillo incrustado en el centro)
Andrea: Es muy bonito, gracias, aunque me parece que no debiste gastar tanto
Hanna: No te preocupes por eso, mereces lo mejor
Andrea: Gracias
Hanna: Debo irme, mañana salgo temprano
Andrea: Claro, que tengas un buen viaje
Hanna: Gracias (yéndose)
Andrea: ¡Espera!
Hanna: ¿Qué pasa?
Andrea: Yo… (Se acerco y le dio un rápido abrazo) que todo salga bien
Hanna: Gracias (Seguía sorprendida por el repentino abrazo pero también se sentía muy feliz) Debo irme (yéndose)
Andrea: Si (fue un poco extraño, supongo que realmente lo considero un amigo, debe ser por eso que quise abrazarlo)

Marina: ¿Qué tal te fue, te ves un poco triste
Andrea: Bien, supongo que lo estoy
Marina: ¿Pasó algo malo?
Andrea: No, sólo que lo voy a extrañar
Marina: ¿Te gusta? (Un poco preocupada, pensando que Andrea no debe enamorarse)
Andrea: No, es sólo que hemos pasado mucho tiempo juntos, supongo que ahora ya lo considero un amigo
Marina: Debe ser eso (ojalá sea sólo eso) ¿Qué traes ahí? (Viendo su mano)
Andrea: Es mi anillo de compromiso (enseñándole su dedo)
Marina: Es precioso, (olvidando sus preocupaciones) debió costarle mucho
Andrea: Si, cuando se lo dije, sólo contesto que merezco lo mejor (sonriendo)
Marina: Tiene razón hija, ¿Te dijo cuando regresa?
Andrea: Dijo que trataría de volver una semana antes de la boda
Marina le comento sobre los preparativos de la boda, como arreglarían la iglesia, el vestido, la comida, los invitados y muchas cosas más.

Era 10 de marzo, sólo faltaban 10 días para la boda, ya casi estaba todo listo Andrea estaba de visita con unos parientes y regresaría el mismo día que Hanna de su viaje, Marina estaba feliz, ya faltaba tan poco para que dejará de preocuparse por la ruina de la familia, aunque ese mismo día descubriría que sus planes podrían arruinarse.
Harry: Buenas tardes, me gustaría ver a la señorita Andrea
Sirviente: Pase, enseguida le aviso a la señora (saliendo)
Sirviente: Señora hay un joven en el salón que busca a la señorita
Marina: Enseguida voy (¿Quién será?)

Marina: ¡Harry! (¿Qué hago?, tengo que lograr que se largue antes de que Andrea regrese)
Harry: Buenas tardes señora, me gustaría ver a Andrea
Marina: ¿Cómo se atreve a venir a mi casa después de lo que ha hecho?
Harry: Pero señora… yo sólo hice lo que me pidió
Marina: ¿Yo le pedí que hiciera sufrir a mi hija, que no le enviará una sola carta en todos estos meses?
Harry: No se de lo que me habla, yo le envié varias cartas, fue ella quien nunca contesto, sí llegaron sus cartas yo ya estaba en otro de los lugares haciendo lo que usted me pidió
Marina: ¡No pretenda culparme a mi por su desconsideración!, mi pobre hija no recibió una sola carta, a pesar de que ella le mando varias
Harry: Pues no se lo que paso, supongo que las cartas se perdieron, pero lo que importa ahora es que estoy aquí para casarme con ella, quiero verla
Marina: Pues llega usted demasiado tarde, mi hija conoció a un buen hombre y ahora es su esposa, se fueron a España de viaje de bodas
Harry: ¡Miente!, ella me ama a mí, estoy seguro que me esta esperando, no me iré hasta hablar con ella
Marina: Perderá su tiempo ya le dije que ella no esta, se fueron hace una semana y no regresaran hasta el próximo año, si no me cree puede esperarla todo el tiempo que quiera (espero que este tipo me crea y se largue de la ciudad)
Harry: Pero usted me dijo que… ella no puede haberse casado con otro (estaba muy confundido por la situación, veía a Marina tan segura, que estaba a punto de creerle) yo le dije que regresaría en 8 meses y he regresado incluso un poco antes
Marina: (Para mi desgracia) Las cosas son como le he dicho, ella no regresará hasta el próximo año, pero si no me cree puede esperarla, yo le recomendaría que siguiera con su vida y con sus negocios. (Yéndose)

Harry decidió esperar todo ese día afuera de la mansión, pero nunca vio a Andrea, incluso le pregunto a alguno de los sirvientes por ella, pero todos le decían lo mismo; que Andrea no estaba y que no sabían cuando regresaría, (tal y como doña Marina les ordeno que contestarán), Harry estaba cada vez más convencido que doña Marina decía la verdad, aunque decidió esperar otros dos días.
Marina estaba desesperada pensando en qué haría cuando ese miserable viera a Andrea y la convenciera de suspender su boda, para su fortuna Harry decidió irse a Veracruz el día que Andrea llegaría.

Andrea: Hola madre, he vuelto
Marina: ¡Andrea! (sorprendida y preocupada)
Andrea: Parece que no te alegra que este de regreso
Marina: Por supuesto que me da gustó, ¿cómo estuvo tu viaje? ¿Te encontraste con alguien? (ojalá ese infeliz no la haya visto)
Andrea: Fue un buen viaje, ¿A qué te refieres con que si me encontré con alguien? Sólo fui a ver a mis tíos. ¿Qué te pasa madre, pareces preocupada?
Marina: No me pasa nada, sólo...
Sirviente: Disculpen, buscan a la señorita Andrea
Andrea y Marina: ¿Quién? (Marina estaba segura que todo se arruinaría)
Hanna: Soy yo, espero no molestar
Marina: ¡Hanz! Que alegría que seas tu (Completamente feliz)
Hanna: Gracias, ¿esperaban a alguien más?
Marina: No, sólo que me da mucho gusto verte
Andrea: Discúlpala, ha estado un poco rara desde que llegue
Hanna: No te preocupes, pero ¿a donde fuiste?
Andrea: Estaba de visita con unos parientes y acabo de llegar
Hanna: Entonces me voy, no quiero molestar, yo también acabo de llegar sólo quería pasar a saludar
Marina: No es ninguna molestia, quédate un momento, ordenaré que les traigan algo de comer
Hanna: Gracias, me quedaré un momento
Hanna y Andrea se quedaron platicando sobre sus respectivos viajes y sobre como fueron los negocios.
Mientras tanto Marina, le pregunto a un sirviente sobre Harry.

Marina: ¿Recuerdas al hombre que vino hace unos días?
Sirviente: Si señora
Marina: ¿Lo has visto?
Sirviente: Hoy en la mañana fue la última vez que lo vi
Marina: Si lo ves de nuevo avísame, y si viene no lo dejes entrar
Sirviente: Si señora, permiso (Yéndose)
Marina: Espero que ya se haya ido, tendré que estar muy atenta para evitar que trate de hablar con mi hija, a final de cuentas sólo será una semana
La semana transcurrió de forma muy rápida para todos excepto para Mariana, quien todos los días pensaba que Harry podría aparecer en cualquier momento y estropear sus planes.
Por otra parte Hanna visitaba a Andrea casi todos los días, su relación era cada vez mas cercana, para Andrea “Hanz” era un buen amigo con el que se sentía muy a gusto, y Hanna no podía evitar estar enamorada de Andrea, aunque siempre recordaba que para Andrea era sólo una amiga.

El día de la boda

Marina: Andrea, quiero decirte algo antes de que vayamos a la iglesia
Andrea: ¿De qué se trata madre?
Marina: Primero quiero que sepas que te quiero mucho, sé que estas haciendo un gran sacrificio por la familia y aunque se que esta no es la boda que hubieras querido, te deseo que seas feliz, Hanz es un buen hombre que te quiere y te respetará, además recuerda que dentro de un año podrás divorciarte de él
Andrea: Yo también te quiero madre, aunque al principio me pareció un sacrificio, ya no lo veo así, se que Hanz es un buen hombre, ahora que somos amigos estoy segura que estaré bien a su lado, por ahora no quiero pensar en el divorcio, ya veremos que pasa durante este año
Marina: Si hija, (lo siento Andrea pero tendrás que divorciarte) ahora debemos irnos
En la iglesia ya se encontraba Hanna esperando, estaba un poco ansiosa, cuando se escucho un murmullo y de repente la marcha nupcial comenzó, Hanna volteo a la puerta de la iglesia y Andrea venía entrando del brazo de su padre, se veía absolutamente hermosa, aunque siendo honesta las palabras eran insuficientes para describir como lucía, tal vez para algunas personas el vestido era un poco “atrevido” ya que tenía los hombros descubiertos, pero Hanna estaba segura que era perfecto para Andrea.
La ceremonia transcurrió normalmente, cosa que alegro mucho a Marina, Andrea estaba un poco nerviosa por que tendría que besar a Hanz, y Hanna se sentía un poco mal por desear besar a Andrea, pero tendría que hacerlo. Se acercaron lentamente y fue un rápido y casto beso, aunque para ambas significo mucho mas, Andrea sintió una extraña pero agradable sensación y Hanna sentía que flotaba, las dos fueron sacadas de sus pensamientos cuando los invitados empezaron a aplaudir.
Cuando llegaron a la mansión Covarrubias el juez ya las estaba esperando para casarlas, la ceremonia civil transcurrió de forma rápida, después de firmar el acta de matrimonio se dieron otro rápido y corto beso. La recepción duro toda la noche, los invitados se fueron muy complacidos, alguno que otro también se fue muy borracho.

Hanna estaba en el salón esperando a que Andrea bajar con sus cosas para irse a su mansión, mientras Andrea se estaba despidiendo de sus padres
Andrea: Cuídate mucho padre, vendré a visitarlos pronto (un poco triste)
Francisco: No te preocupes hija, estaremos bien
Andrea: Lo sé, es que los voy a extrañar
Francisco: Nosotros también, puedes visitarnos cuando quieras, pero ahora tu deber es estar con tu esposo.
Andrea: Lo se padre, los veré pronto (dándole un abrazo)
Marina: Vamos hija te acompaño por tus cosas (saliendo)
Marina: ¿Tienes todo lo que necesitas?
Andrea: Si, madre debo irme
Marina: Te acompaño abajo
Hanna: ¿Estas lista?, déjame ayudarte con tus cosas
Andrea: Gracias, si ya podemos irnos
Marina: Que tengan buen viaje, pueden visitarnos cuando quieran
Hanna: Gracias, se que don Francisco no puede viajar, pero usted puede visitarnos cuando quiera
Marina: Gracias, lo haré, cuide a mi hija
Hanna: No se preocupe, le aseguro que lo haré
Andrea: Madre debemos irnos (dándole un abrazo)
Marina: Adiós
Hanna y Andrea: Adiós (saliendo de la casa)

El viaje a la mansión de la Fuente fue hecho en silencio, a diferencia de otras veces era un silencio agradable, ninguna se sentía incómoda o sentía la necesidad de llenarlo. Cuando llegaron a la mansión todas las luces estaban encendidas y el equipaje de Andrea ya estaba en la que sería su habitación.
Hanna: ¿Andrea?
Andrea: Si
Hanna: ¿Te importaría si yo… um te cargo? (ruborizada)
Andrea: No creo que debas (avergonzada)
Hanna: Discúlpame, tienes razón, no quise incomodarte, entremos (¿en qué estaba pensando?, nosotras solo somos amigas, nada mas)
Andrea: (Notando un poco triste a “Hanz”) No me incomodas, es sólo que no quiero romper tu espalda (tratando de aligerar el ambiente)
Hanna: Si ese es él único problema, te aseguro que no te tirare al suelo (mas relajada)
Andrea: Estoy segura que no lo harás, ó nos caeríamos las dos (sonriendo)
Hanna: Te prometo que cruzaremos el umbral de pie (sonriendo) Permíteme
Andrea: Adelante
Hanna se acerco a Andrea puso una mano en su cintura y la otra bajo sus piernas y la levanto sin ningún esfuerzo, por su parte Andrea rodeo con sus manos el cuello de Hanna, por un instante se miraron a los ojos y quedaron perdidas en la mirada de la otra, Hanna tuvo que hacer un esfuerzo enorme para no besar a la mujer que sostenía entre sus brazos, por otro lado Andrea se sentía bastante cómoda en los brazos de “Hanz”, mientras sentía una agradable sensación, sin darse cuenta ya habían llegado al salón de la mansión. Andrea fue la que reacciono primero.
Andrea: Supongo que aquí es donde me bajas antes de que acabemos en el piso (sonriendo)
Hanna: Si, lo siento (ruborizada, dejándola de pie sobre el suelo)
Andrea: Eres más fuerte de lo que pareces
Hanna: Gra… ¡Oye! ¿Me acabas de decir que parezco débil?
Andrea: Jaja, no, bueno yo…
Hanna: Jaja, ya olvídalo, sólo te diré que tu eres ligera como una pluma (sonriendo)
Andrea: ¿Me has llamado flacucha? (sonriendo)
Hanna y Andrea: JAJA
Hanna: Subamos, te mostraré tu habitación, mañana te enseñaré toda la casa
Andrea: Vamos (Subiendo las escaleras)
Hanna: Tu habitación es esta, esta al lado de la mía, entremos para que te muestre todo, adelante (dejándola entrar primero)
Andrea: Gracias (entrando)
Hanna le mostró dónde estaba el baño, el tocador y todas las cosas, era una habitación bastante amplia y muy bonita a Andrea le gusto bastante.
Andrea: Gracias Hanz, es muy bonita
Hanna: Cuando estemos a solas, no tienes que decirme Hanz
Andrea ¿Cómo debo llamarte entonces? (confundida)
Hanna: Pues Hann… (Tocaron la puerta)
Andrea: Adelante
Sirviente: Disculpen, ¿desean algo de comer? Sí quieren bañarse, el baño esta listo
Hanna: Gracias, bajo en un momento
Sirviente: Permiso (saliendo)
Hanna: ¿Quieres bajar, o prefieres que te suban algo?
Andrea: Prefiero tomar un baño primero
Hanna: Esta bien, pediré que te suban algo ligero. Nos vemos mañana
Andrea: Gracias, nos vemos mañana
Había pasado un mes desde la boda, las cosas entre Andrea y Hanna iban muy bien cada vez se tenían más confianza, y descubrían que tenían varias cosas en común como su gusto por los caballos o ver las estrellas en las noches.
Andrea había regresado a la casa de sus padres varias veces, algunas en compañía de Hanna y otras sola.
Hanna recibió algunas cartas de su madre diciéndole que todo estaba mejorando, tanto los negocios como la salud de su padre y hermano.
Este días una de las familias más importantes de la ciudad daría una fiesta a la cual el matrimonio de la Fuente-Covarrubias estaba invitado.

Hanna: El coche estará listo en unos minutos ¿Estas lista?
Andrea: Si, bajare en un momento
Hanna: Me gustaría darte esto (dándole una pulsera de plata)
Andrea: Gracias, no debiste molestarte (sonriendo)
Hanna: No es molestia, además es una ocasión especial (sonriendo)
Andrea: ¿Lo dices por la fiesta? (Sabía que hoy era su primer mes de aniversario)
Hanna: Si lo digo por eso (un poco decepcionada, esperaba que Andrea recordará que hace un mes se habían casado)
Andrea: Feliz aniversario (sonriendo)
Hanna: ¿Lo recordaste? (sonriendo) Feliz aniversario. Te espero en el salón (Yéndose)

Cuando llegaron a la fiesta había muchos invitados a la mayoría los conocían por haber asistido a su boda. Estaban conversando con varias personas cuando alguien llamo la atención de Hanna, primero se sorprendió de encontrarla aquí, pero se dio cuenta de que era ella, en ese momento la mujer volteo a verla y se acerco a donde estaban.
Carmen: Hola Hanz, ¿cómo estas? (feliz)
Hanna: Hola Carmen, estoy bien, ¿Qué haces aquí? (sorprendida y contenta de verla)
Carmen: Mi familia vino a quedarse una temporada, tenemos aquí dos semanas
Hanna: Que bueno, me alegra verte
Andrea: (¿Quién es esta mujer?, nunca la había visto, no es alguien que pasará desapercibida y ¿Por qué tratará con tanta familiaridad a Hanz?)
Carmen: A mi también me da gusto verte, ¿Dónde está tu familia?
Hanna: En España. Disculpen, (dirigiéndose a los demás) les presento a la Condesa Carmen Cisneros
Todos: Mucho gusto señorita
Carmen: Igualmente
Hanna: Ella es Andrea Covarrubias de la Fuente, mi esposa
Carmen: ¿Tu esposa? (sorprendida y triste) ¿Cuándo te casaste?
Andrea: Si soy su esposa, nos casamos hace un mes (contesto cortantemente)
Hanna: (Notando un poco de incomodidad en ambas) Carmen es una amiga mía y de mi familia, vive en España
Carmen: Así es somos amigos íntimos, mucho gusto (dándole una sonrisa forzada)
Andrea: Igualmente, mi esposo y yo estaremos encantados de recibir su visita, (sonriendo falsamente) pero ahora debemos irnos.
Hanna: (Noto el énfasis que ambas dieron a las palabras “amigos íntimos” y “mi esposo”, por lo que decidió que era mejor hacerle caso a Andrea) Adiós Carmen, puedes visitarnos cuando quieras
Carmen: Lo haré, adiós Hanz

El viaje de regreso fue en total silencio, cada una estaba perdida en sus pensamientos, Andrea se preguntaba que tendría que ver esa tal Carmen con Hanz y por qué le molestó saber que eran “amigos íntimos”, no es que estuviera celosa o algo así, simplemente estaba molesta por que esa mujer fue muy descortés, sí seguramente era eso, se dijo a si misma.
Hanna por otro lado notó que Carmen estaba triste al saber que “Hanz” se había casado con otra, le tendría que contar la verdad, a fin de cuentas Carmen era su amiga y estaba segura que sería discreta. Lo que le pareció extraño fue la actitud de Andrea, parecía celosa, pero no debería estarlo, a fin de cuentas Andrea sabía que era ella y no Hanz, talvez actúo así porque ya estaba cansada de la fiesta, sí debe ser eso, pensó Hanna.
Hanna: Que descanses Andrea, nos vemos mañana, (entrando a su cuarto)
Andrea: Tu también, nos vemos mañana (entrando a su cuarto)

Unos días después estaban desayunando cuando Andrea vio el anillo de rubí de Hanna, entonces recordó lo que él le dijo sobre los anillos.
Andrea: ¿Tu anillo es un rubí?
Hanna: Si, ¿recuerdas que te conté sobre el una vez?
Andrea: Si, dijiste que los zafiros eran para los hombres y los rubíes para las mujeres (Hanna asintió con la cabeza)
Andrea: ¿Entonces por qué traes…
Sirviente: Disculpe señor, tiene una vista esperándolo en el salón
Hanna: ¿Te dijo su nombre?
Sirviente: Si, es la Condesa Carmen Cisneros
Hanna: Dile que pase al comedor, por favor
Carmen: Buenos días Hanz, siento interrumpir
Hanna: Buenos días Carmen, no interrumpes, siempre eres bienvenida
Andrea: (Que mujer más impertinente, aparte de descortés es una grosera)
Carmen: Gracias
Hanna: ¿Recuerdas a mi esposa?
Carmen: Si, buenos días señorita Covarrubias
Andrea: Buenos días Condesa, por cierto, ahora soy la señora de la Fuente (un poco molesta)
Hanna: (Notando la tensión) ¿A qué se debe tu vistita Carmen?
Carmen: Me gustaría hablar contigo
Hanna: ¿De qué?
Carmen: Preferiría hacerlo a solas (viendo a Andrea de una forma retadora)
Hanna: Claro, (un poco incómoda) cuando terminemos de desayunar podemos ir al despacho
Andrea: Por mi no se preocupen, yo ya termine, (molesta) permiso (yéndose)
Hanna: Pero… (Un poco confundida pues Andrea apenas había comido algo)
Carmen: Bueno, puesto que tú ya terminaste vayamos a tu despacho
Hanna: Vamos (yendo al despacho)
Hanna: ¿De qué quieres que hablemos?
Carmen: De tu matrimonio, ya se que nosotros no fuimos nada, pero creí que…
Hanna: Carmen, soy Hanna
Carmen: ¿Qué? (sorprendida) No te burles de mí
Hanna: No lo hago, es mejor que leas esta carta, para que entiendas todo (dándole la carta que Fernando escribió hace un tiempo a Francisco)
Después de un leer la carta Carmen tenía aún más preguntas
Carmen: ¿Cómo esta Hanz? (preocupada)
Hanna: Esta recuperándose poco a poco, aún falta mucho tiempo para que recuerde todo
Carmen: ¿Y tu padre?
Hanna: Ya se puede valer por sí mismo, pero aún no puede viajar
Carmen: Estoy muy sorprendida, nunca te habría reconocido. ¿Cómo convenciste a tu esposa para que se casara con tigo, o acaso no lo sabe?
Hanna: Pues como leíste, mi situación era desesperada, pensaba pedirte este favor a ti, pero no estabas, y ella es la única mujer en la que podía confiar, se lo dije a su madre y ella se lo dijo todo a Andrea y ella acepto, ahora somos amigas
Carmen: ¿Te gusta verdad?
Hanna: Estoy enamorada de ella, pero sólo me ve como una amiga, además esta enamorada de Hanz (triste)
Carmen: ¿Ella te lo dijo?
Hanna: Su madre me lo dijo
Carmen: Pues yo creo que le gustas, se que no le caigo bien, porque siente celos de mi
Hanna: Noté que no le agradas, pero es porque no has sido muy amable con ella que digamos
Carmen: Tienes razón, (apenada) pero estoy segura que está celosa
Hanna: Eso es porque dijiste que eres amiga íntima de Hanz
Carmen: Pero ella sabe que tu no eres Hanz, y hoy la vi incluso más molesta que el día de la fiesta, estoy segura que siente algo por ti
Hanna: No lo creo. Pero cuéntame ¿en dónde has estado?
Carmen y Hanna estuvieron varias horas platicando sobre lo que ambas habían hecho durante todo el tiempo que no se habían visto.
Andrea le había preguntado varias veces al sirviente si la visita ya se había ido, recibiendo la misma respuesta negativa, estaba molesta por el abuso de confianza de esa mujer, una cosa es que estuviera de visita y otra es que llevaran muchas horas en el despacho, ¿por qué me molesta verla, acaso estaré celosa? se preguntó, por su puesto que no, es sólo que es una mujer desagradable se convenció a si misma.

Sirviente: Señora el duque pregunta si bajará a cenar
Andrea: ¿Ya se fue esa… la Condesa?
Sirviente: No señora
Andrea: Dígale al duque que no tengo hambre, gracias
Sirviente: Sí señora, (yéndose)
Andrea: !Pero esto es el colmo!, ¿Acaso esa mujer no piensa irse? (molesta)

Hanna: ¿Y la señora?
Sirviente: Dice que no tiene hambre
Hanna: ¿Comió algo en la tarde?
Sirviente: No señor
Hanna: Súbele la cena por favor
Sirviente: Permiso (yéndose)
Carmen: ¿Lo ves? (sonriendo)
Hanna: ¿Qué cosa? (confundida)
Carmen: Esta celosa, por eso no bajo a comer, sabe que estoy aquí y debe estar furiosa (sonriendo)
Hanna: Ya te dije que no le intereso, talvez si esta molesta por tu visita, pero nada mas
Carmen: No lo creo amiga mía, eso sólo tiene una explicación… le gustas, y por eso esta molesta, porque pasamos todo el día juntas
Hanna: Ya te dije que no, no insistas Carmen (un poco molesta)
Carmen: Discúlpame, quiero que seas feliz, por último sólo te diré que deberías intentar conquistar su amor
Hanna: Se que lo dices con buena intención, pero las cosas no son como tu piensas
Después de la cena Carmen se fue, y Hanna subió a desearle buenas noches a Andrea
Hanna: ¿Ya estas dormida? (tocando la puerta)
Andrea: No, pasa
Hanna: ¿Te gustó la cena?
Andrea: Si, gracias (sería)
Hanna: Estas bien
Andrea: Me duele un poco la cabeza (sería)
Hanna: ¿Estas molesta?
Andrea: No tengo por que estarlo, ya te dije que me duele la cabeza (seria)
Hanna: ¿Es por la visita de Carmen?
Andrea: Quisiera dormirme ya (molesta)
Hanna: Esta bien, buenas noches (triste)
Andrea: Buenas noches (seria)

Durante varias semanas Hanna y Andrea sólo se hablaban lo indispensable, su relación era casi nula, las constantes visitas de Carmen sólo empeoraban la situación. Hanna se sentía muy triste porque ahora ni siquiera tenía la amistad de la mujer que amaba, además estaba bajo mucha presión, algunos contratos se habían complicado y tendría que viajar, esperaba que Andrea quisiera acompañarla.
Hanna: Mañana tengo que salir de viaje ¿quieres venir con migo?
Andrea: Preferiría quedarme (seria)
Hanna: Esta bien, regresaré el 20 de Mayo (para nuestro segundo mes de aniversario)
Andrea: ¿Te iras temprano?
Hanna: Si
Andrea: Que tengas buen viaje, me voy a dormir (yéndose)
Hanna: Gracias, buenas noches (triste, por la actitud de Andrea)

Hanna pudo solucionar, la situación de los contratos, pero estaba un poco enferma, debido al cansancio. Andrea había pensado un poco las cosas y se dio cuenta que estaba exagerando, además extrañaba a “Hanz”, cuando regresará hablaría con él.
Andrea: ¿Cómo estuvo tu viaje? (preguntó amablemente)
Hanna: Bien, gracias (extrañada y feliz por el cambio de Andrea)
Andrea: Que bueno que regresaste, te extrañe
Hanna: Yo también. Tengo algo para ti (dándole una cajita)
Andrea: Gracias (viendo unos aretes de esmeralda)
Hanna: Me alegra que te gustaran, (sonriendo) combinan con tus ojos
Andrea: Si… feliz aniversario (sonriendo) ¿te puedo dar un abrazo?
Hanna: Claro (abrazando a Andrea) feliz aniversario (sonriendo)
Andrea: Me gustaría disculparme…
Sirviente: Disculpen, señor lo busca la señorita Carmen Cisneros
Andrea: Que pase (separándose de Hanna molesta)
Sirviente: Si señora (yéndose)
Hanna: (Notando la molestia de su esposa) Andrea…
Andrea: No tiene ni 10 minutos que llegaste y ya esta aquí (yéndose molesta)
Carmen: (Escuchando lo que dijo Andrea) Lo siento, no sabía que acababas de llegar, sólo vine a despedirme, mañana regresamos a España
Hanna: No te preocupes (triste)
Carmen: ¿Aún dudas que esté celosa?
Hanna: ¡Carmen!
Carmen: Esta bien, no insistiré. ¿Te sientes bien?, te ves un poco pálida y cansada
Hanna: Estoy bien, sólo necesito descansar
Carmen: Me voy
Hanna: No lo decía por eso
Carmen: Lo sé, pero como te dije sólo vine a despedirme, ya tengo que irme
Hanna: Buen viaje (dándole un abrazo)
Carmen: Gracias (yéndose)
Hanna: Andrea, necesito hablar contigo (entrando en su habitación)
Andrea: ¿De qué? (sería)
Hanna: Ya sé que Carmen no te cae bien, pero ese no es motivo para que estés molesta
Andrea: No estoy molesta, y tienes razón no nos caemos bien
Hanna: Mira si estas celosa por…
Andrea: ¿Celosa?, No estoy celosas, ¿sabes qué me molesta?, que esa mujer es una grosera y una abusiva al venir a verte todos los días
Hanna: Andrea, admito que Carmen no te trato muy bien, pero es mi amiga…
Andrea: Tu “amiga intima” a la que no le importa que seas un hombre casado (enojada)
Hanna: ¿Un hombre casado? (sintiéndose mareada) Tu sabes que yo…
Andrea: Sí, se que sólo somos amigos pero como tu esposa merezco respeto (molesta)
Hanna: Yo… (Desmayándose)
Andrea: ¡Hanz!, ¡Vengan! (llamando a los sirvientes)
Sirviente: ¿Qué pasa señora?
Andrea: El duque se desmayo, pónganlo en la cama y llamen al médico
Sirviente: Si señora, (poniendo a Hanna en la cama con ayuda de otro sirviente)

Médico: ¿Qué paso señora?
Andrea: Estábamos discutiendo y de pronto se desmayo (avergonzada)
Médico: Voy a revisarlo (después de comprobar varias cosas). No se preocupe, sólo debe descansar y comer bien, en unos días se recuperará, pero tiene un poco de fiebre, debe tener cuidado que no suba demasiado, alguien tendrá que vigilar su temperatura
Andrea: Yo lo cuidaré
Médico: ¿Sabe lo que tiene que hacer?
Andrea: Si doctor, gracias
Médico: De nada, pueden llamarme en cualquier momento, permiso (saliendo)
Andrea estuvo vigilando toda la noche que la temperatura no subiera, sin darse cuenta se durmió un rato, pero fue despertada por una voz llamándola.
Hanna: Andrea, Andrea
Andrea: Hanz, ¿estas despierto? (comprobando su temperatura). Traigan agua y unos paños, por favor (hablándole a un sirviente)
Sirviente: Aquí están señora (yéndose)
Andrea: Gracias (poniendo un paño húmedo en la frente y otro en el cuello)
Hanna: Andrea, Andrea… te amo (delirando)
Andrea: ¿Qué? (sorprendida) Esta delirando, voy a tener que quitarle la camisa, la fiebre no baja (desabrochándole la camisa)
Hanna: Te amo, Andrea… no me dejes, te amo (delirando)
Andrea: Tranquilo (había desabrochado la mitad de la camisa, cuando notó una venda que le cubría todo el pecho, pensó que estaba herido, pero tendía que quitarla, si era grave llamaría de nuevo al doctor) ¿Qué es esto? (Quedo tan sorprendida ante la visión de un pecho femenino y no uno masculino, como esperaba encontrar, una voz la saco de su sorpresa)
Hanna: No te vayas, quédate conmigo (delirando)
Andrea: No puede ser, ahora entiendo algunas cosas (siguió poniendo paños en la frente, el cuello y ahora con un poco de vergüenza en el pecho) ¿Cómo pudiste engañarme? ¿Cómo te atreviste a engañar a mis padres? (enojada y decepcionada porque había considerado a Hanna una amiga)

Después de esa noche la fiebre se normalizo, por lo que Hanna sólo debía descansar y comer bien para recuperarse. Andrea estaba molesta porque le había mentido, pero aún así iba a verla en las noches para asegurarse que estuviera bien.
Andrea: Creí que estaba dormida. (Yéndose)
Hanna: Espera por favor, me dijeron que tu me cuidaste cuando tenía fiebre, gracias
Andrea: Lo habría hecho por cualquiera (seria)
Hanna: De todas formas gracias (triste). Mañana te devolveré tu habitación
Andrea: No se preocupe, esta es su casa y puede dormir donde quiera (seria)
Hanna: Esta también es tu casa. ¿Por qué estas molesta? ¿Y por qué me hablas de usted?, si quedamos en tutearnos
Andrea: ¡Pero que cínica es usted!, Usted no esta acostumbrada a hablar de frente pero yo si. Yo sólo me tuteo con mis amigos y usted ha demostrado que no es uno de ellos
Hanna: ¿Por qué dices eso, qué hice? (desconcertada)
Andrea: Le parece poco habernos engañado a mi familia y a mi, haciéndonos creer que era su hermano para casarse con migo quien sabe por que motivos
Hanna: Yo nunca engañe a nadie, al único que no le dije nada fue a tu padre, pero lo hice porque tu madre me lo pidió (seria)
Andrea: ¡No siga mintiendo! Mi madre no hubiera permitido que me casara con una mujer vestida de hombre
Hanna: Te repito que yo no miento, tu madre lo sabía y me aseguro que te lo había dicho todo, pregúntale (seria) además hay una carta de mi padre dirigida al tuyo explicándole todo
Andrea: Se lo preguntaré mañana, ¿Dónde está esa carta?
Hanna: En el despacho, puedes buscarla si quieres. Necesito descansar (dándose le vuelta)
Andrea: La buscare (saliendo)
Andrea fue al despacho, y busco en varios cajones hasta que encontró una carta dirigida a su padre, la leyó y entendió un poco los motivos de Hanna, así que lo hiciste por la herencia, para poder ayudar a tu familia, pensó. ¿Pero entonces por qué me has dado regalos de aniversario, y por qué dijiste que me amabas?, se preguntó. De todas formas mañana iría a hablar con su madre.

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Mar Sep 15, 2015 10:04 pm

Al día siguiente
Marina: ¡Buenos días Andrea!, que bueno que vienes a visitarnos, ¿y Hanz?
Andrea: ¿Lo sabías? (seria)
Marina: ¿De qué hablas?
Andrea: De Hanna (seria)
Marina: Hija, yo… entiende que…
Andrea: ¿Lo sabías? (molesta)
Marina: Si
Andrea: ¿Por qué no me dijiste la verdad?
Marina: Porque necesitábamos el dinero, y ella necesitaba una esposa, si te hubiera dicho la verdad no habrías aceptado
Andrea: Ya se cuales fueron sus motivos, pero tu sólo lo hiciste por dinero, si ella no tuviera dinero, jamás abrías permitido que me casara con ella, ¿verdad?
Marina: Le hicimos un favor y ella esta dispuesta a recompensarnos
Andrea: Los favores no se cobran, y eso es exactamente lo que nosotros hicimos
Marina: Yo no le pedí nada, ella fue la que puso las condiciones
Andrea: No pretendas culparla por todo, la única culpable de haberme ocultado con quien me casaba realmente eres tú
Marina: Andrea no se por que estas tan molesta, esta bien te mentí, pero te podrás divorciar en 10 meses además estoy segura que ella te ha tratado bien
Andrea: Ese no es el problema
Marina: Entonces ¿Cuál es, acaso ha intentado algo con tigo?
Andrea: No ha intentado nada, el problema es que me mentiste, y me utilizaste
Marina: Andrea…
Andrea: Me voy, sólo vine a comprobar que mi propia madre me utilizó (yéndose)

Mansión de la Fuente
Hanna: ¿Dónde esta la señora?
Sirviente: Hace un rato que salió, dijo que iba a casa de sus padres
Hanna: Gracias
Sirviente: ¿Desea que le sirvan la comida?
Hanna: No, esperare a que regrese
Sirviente: Permiso (saliendo)
Hanna: ¿Ya habrás leído la carta?
Andrea: Ya lo hice
Hanna: ¡Andrea! (sorprendida)
Andrea: Fui a ver a mi madre y me dijo la verdad, siento haberla insultado
Hanna: No te preocupes, me alegra que sepas la verdad
Andrea: Me gustaría preguntarle algunas cosas
Hanna: Puedes preguntarme lo que sea
Andrea: Sé porque lo hizo, pero ¿no era más fácil que se casará con un hombre?
Hanna: Para mí no, lo que te voy a decir es algo muy personal, aunque tu madre lo sabe te pido que no lo comentes con nadie
Andrea: Se lo prometo
Hanna: A mí no me atraen los hombres, yo prefiero a las mujeres
Andrea: ¿Qué quiere decir? (sorprendida)
Hanna: Quiero decir que mi amor de mujer sólo podría dárselo a otra mujer
Andrea: Creo que lo entiendo, pero yo no soy así, entonces ¿por qué decidió casarse con migo?
Hanna: Sé que no eres como yo (triste), pero como leíste y como te dije una vez, era un favor que no le podía pedir a nadie más, Carmen no estaba y tu eras la única mujer en la que confiaba, cuando fui a proponértelo me encontré con tu madre y ella me aseguró que te lo diría todo, además yo le prometí que si aceptabas yo no intentaría nada con tigo, cuando regrese para saber tu respuesta, me dijo que te contó todo y tú aceptaste
Andrea: Veo que mi madre nos mintió a las dos (avergonzada). ¿Entonces Carmen y usted…
Hanna: No, Carmen sólo es una buena amiga, por eso venía a verme, además ella también esta enamorada de Hanz
Andrea: ¿También? (confundida)
Hanna: Igual que tú se enamoro de mi hermano (triste)
Andrea: Supongo que mi madre se lo dijo, pero yo no estoy enamorada de nadie, bueno ya que usted ha sido sincera con migo le diré que estuve enamorada de un hombre, pero nunca supe nada de él, supongo que también me mintió (triste)
Hanna: Lo siento
Andrea: Gracias. ¿Y cómo están su padre y Hanz)
Hanna: Están recuperándose, pero aún les falta tiempo para estar completamente sanos
Andrea: Me alegro. Me gustaría saber una última cosa. Si nuestro matrimonio es un acuerdo ¿por qué me ha hecho regalos en nuestro aniversario?
Hanna: Bueno yo… (Ruborizada) porque te amo
Andrea: Pero yo…
Hanna: Lo sé, no eres como yo. Ya que estamos siendo honestas te diré la verdad. Cuando te conocí me gustaste, luego pudimos platicar en el jardín de tu casa y me di cuenta que además de hermosa eres agradable y cuando platicábamos en tu casa supe que eras lista y muchas cosas más que hicieron que me enamorara de ti. Pero sabía que no me correspondías por eso decidí conformarme con tu amistad, luego paso lo del accidente y lo de la boda, pensé que sabías todo y me daba gusto que pudiéramos ser amigas
Andrea: No se que decir, pero insisto, no debió regalarme nada
Hanna: Como te dije una vez, tu te mereces eso y más, además están hechos especialmente para ti, tienen tus iniciales.
Andrea: No creo que deba quedármelos, se los devolveré
Hanna: Son tuyos, por favor quédatelos. Me gustaría saber una cosa
Andrea: Dígame
Hanna: ¿Por qué te casaste con migo? Si no amas a Hanz y no sabías nada
Andrea: Al principio lo hice por mi padre, para que no se preocupara por la deuda, sabía que sería el regalo de bodas de don Fernando (avergonzada), pero después cuando la conocí me di cuenta que es una gran persona y que podríamos ser amigos, además sabía que me respetaría y pasaba un agradable tiempo estando con usted (ruborizada)
Hanna: Lo entiendo, sólo quiero decirte algunas cosas; no importa que pase con nosotras de ahora en adelante la deuda que tu padre tenía con el mío ya esta saldada. Entiendo si ahora que sabes la verdad quieres divorciarte de mí antes de tiempo, yo no pondré ninguna resistencia y te daré la compensación que habíamos acordado
Andrea: Yo no quiero ningún dinero, y a pesar de todo di mi palabra y la cumpliré, claro si usted aún quiere que sigamos casadas
Hanna: Una vez te dije que no tienes que hacer nada que no quieras, en esta ocasión te digo que no tienes que cumplir tu palabra si eso te hará sentir incomoda
Andrea: No me sentiré incómoda, deseo seguir casada con usted hasta que se cumpla el año que acordamos.
Hanna: Esta bien, te lo agradezco, ahora me gustaría pedirte que tratáramos de ser amigas de nuevo y que me tutees otra vez
Andrea: No se si pueda, se que usted no tuvo la culpa, pero me costará trabajo recuperar la confianza que teníamos, le prometo que lo intentaré
Hanna: Gracias, con eso es suficiente. ¿Quieres comer?
Andrea: Si

Pasaron algunos días en los que la situación ya no era tan tensa, pero Andrea aún se sentía un poco incómoda, no sabía como tratar a Hanna.
Hanna: Andrea hay algo que me gustaría decirte
Andrea: ¿Sobre qué?
Hanna: El día que hablamos, lo hicimos sobre muchas cosas pero no te dije algo importante. Así como ese día las dos fuimos honestas sobre nuestros motivos y sentimientos, me gustaría que entre nosotras siempre exista la confianza para hablar con la verdad sobre cualquier cosa. Si en algún momento quieres irte o no deseas hacer algo puedes decírmelo sin ningún problema
Andrea: Gracias, le prometo que siempre le diré la verdad y le pido que usted también lo haga sin importar de que se trate. Sé que nuestra situación es un poco incómoda, pero deseo quedarme con usted, la verdad no quiero regresar con mi madre, pero le aseguro que ese no es el motivo por el que me he quedado aquí
Hanna: Te creo, gracias por ser sincera. Te prometo que entre nosotras no habrá mentiras ni secretos.
Los días pasaban con velocidad y la relación entre las dos empezaba a mejorar, salían a montar, veían las estrellas, iban a las fiestas (algunas veces se aburrían, pero la compañía mutua mejoraba la situación), platicaban de varias cosas, Andrea ya tuteaba a Hanna y de nuevo empezaba a sentirse bien en su compañía, así llegó el tercer mes de su aniversario de bodas.
Hanna: Buenos días Andrea, tengo algo para ti
Andrea: Buenos días Hanna yo también (entregándole una cajita)
Hanna: Gracias, toma (dándole un perfume)
Andrea: Gracias, es mi favorito (sonriendo)
Hanna: Me alegro (sonriendo) ¿Cuándo la hiciste? (viendo una corbata de color negro tejida) Es muy bonita, gracias
Andrea: En estos días, no sabía que regalarte (apenada) y se me ocurrió que…
Hanna: Es perfecta, gracias. Feliz aniversario
Andrea: Feliz aniversario
Hanna: En unos días tengo que irme a España, ¿aún quieres acompañarme o prefieres quedarte?
Andrea: Si quiero acompañarte, no me gustaría quedarme aquí sola
Hanna: Podrías ir a casa de tus padres
Andrea: Me gustaría ver a mi padre
Hanna: ¿Aún sigues molesta con tu madre?
Andrea: Si, no deseo verla, pero iré a despedirme de mi padre
Hanna: No quiero entrometerme, y sé que lo que hizo no estuvo bien, pero talvez tuvo sus motivos, creo que deberías darle una oportunidad
Andrea: A ti también te mintió y aún así me pides que le dé una oportunidad, ¡eres increíble! (sonriendo) Eres una persona muy generosa Hanna (sonriendo)
Hanna: Gracias, (ruborizada) aunque exageras no soy nada extraordinaria
Andrea: Lo eres, esta bien, le daré una oportunidad a mi madre.
Andrea fue a despedirse de sus padres y les dijo que se iría con su esposo a España, su padre le deseo suerte y su madre intento hablar con ella, pero Andrea aún estaba un poco molesta, así que le dijo que ya tenía que irse, que cuando regresará hablarían.
El viaje a España fue largo, pero agradable, Hanna y Andrea compartieron el mismo camarote, pero ninguna se sentía incomoda, durante ese tiempo pudieron conocerse mejor y ahora tenían una amistad mas sólida. Llegaron al puerto de Santander unos días antes del cumpleaños de Hanna, ésta decidió ir primero a casa de sus padres.


España, julio de 1909

Hanna: Primero iremos a casa de mis padres y luego tengo que viajar a otras ciudades, ¿estas de acuerdo?
Andrea: Si, aunque me da un poco de pena con tus padres, ¿qué pensarán ahora de mí o de mi madre? (avergonzada)
Hanna: No te preocupes, ellos están agradecidos con tigo por hacerme el favor de casarte con migo, de lo demás no saben nada, eso sólo nos concierne a las dos.
Andrea: Gracias. Me gustaría pedirte que no vuelvas a decir que te hice un favor casándome con tigo, sabemos que no lo hice por hacerte un favor (avergonzada)
Hanna: Esta bien, no lo haré, pero ya no te preocupes por eso, para mí todo esta olvidado
Andrea: Gracias, para mi también, (sonriendo)
Hanna: ¿Y que te ha parecido hasta ahora mi país?
Andrea: Muy bonito, el clima me parece extraño, pero es agradable
Hanna: Supongo que cuando te acostumbras a un lugar los demás deben parecerte extraños. Ya llegamos, espero que te guste la casa (Bajándose del coche y ayudando a Andrea a bajar)
Andrea: Gracias. Parece un lugar muy agradable (un poco nerviosa)
Hanna: No te preocupes mis padres no te harán nada, además la única que podría atacarte es mi madre, los demás aún están en recuperación
Andrea: ¿Qué?... (Viendo la sonrisa burlona de Hanna) ¡Ah!, sólo estas tratando de asustarme ¿verdad?
Hanna: Jaja, relájate, te aseguro que les agradas (sonriendo)
Andrea: Eso espero, ya me pagaras tu broma (sonriendo)
Hanna: De acuerdo. (Sonriendo) Entremos
Antonieta: ¡Hanna! Que alegría verte hija, hola Andrea
Hanna: También me alegra verte madre (dándole un abrazo)
Andrea: Hola señora
Antonieta: Puedes decirme Antonieta, o mejor aún suegra (dándole un abrazo)
Hanna: ¡Mamá!, no la incomodes
Andrea: Gracias, (avergonzada) Antonieta
Antonieta: Así esta mejor, ¿Cuándo llegaron de México?
Hanna: Acabamos de llegar, quise pasar a verlos primero, después nos iremos. ¿Dónde está papá?
Antonieta: En el despacho
Hanna: Iré a verlo (saliendo)
Antonieta: ¿Qué te ha parecido España?
Andrea: Lo poco que he visto me ha gustado mucho, aunque el clima es un poco extraño para mí
Antonieta: Lo mismo me pasó cuando fui por primera vez a México, pero después te acostumbras. Andrea
Andrea: Sí
Antonieta: Quiero agradecerte por ayudarnos, sé que debió parecerte una situación extraña o incómoda
Andrea: No tiene nada que agradecerme
Antonieta: De todas formas te doy las gracias. ¿Cómo se porta mi hija, te trata como te mereces?
Andrea: Hanna es una gran persona, me da gusto que podamos ser amigas. Yo diría que me trata mejor de lo que merezco
Antonieta: No digas eso, me alegra que Hanna te trate bien
Fernando: Hola Andrea, bienvenida a nuestra casa
Andrea: Gracias, ¿Cómo se encuentra?
Fernando: Un poco mejor, ¿Cómo esta tu padre?
Andrea: Bien, le envía sus saludos
Fernando: Gracias, cuando lo veas salúdalo de mi parte
Andrea: Lo haré
Sirviente: Disculpen, la comida esta lista, ¿desea que la sirvamos?
Fernando: Si, gracias
Sirviente: Permiso (yéndose)
Después de la comida, Hanna y Fernando fueron al despacho para hablar de los negocios que tenía que atender Hanna. Antonieta y Andrea se quedaron a platicar.
Andrea: Me gustaría pedirle un consejo
Antonieta: Con gusto, ¿de qué se trata?
Andrea: El cumpleaños de Hanna es en unos días, y no se que podría regalarle, todo en lo que he pensado estoy segura que ya lo tiene
Antonieta: Puede que tengas razón, pero aún así podrías hacerle un regalo especial, mi hija aprecia mucho los pequeños detalles
Andrea: Me he dado cuenta de eso, pero lamentablemente no la conozco lo suficiente como para saber que detalle podría ser ese
Antonieta: Mi hija es muy simple, podrías hacerle su comida favorita
Andrea: Me parece una buena idea, pero no se hacer comidas españolas (avergonzada)
Antonieta: No te preocupes, a mí hija le encanta la comida mexicana, una de sus favoritas es el mole con guajolote, aunque es un poco complicado de prepararse
Andrea: En realidad lo complicado sería conseguir los diferentes tipos de chiles, pero si consigo la mayoría lo podría hacer (sonriendo)
Antonieta: Le puedes pedir ayuda a nuestra cocinera, ella sabe dónde conseguir las cosas más difíciles
Andrea: Lo haré, gracias por su ayuda. Por favor no le diga nada a Hanna
Antonieta: No lo haré, ¿quieres darle una sorpresa verdad?
Andrea: Si, (ruborizada) pero también lo hago por si no consigo todo lo que necesito
Antonieta: No te preocupes, no le diré nada (sonriendo)
Andrea: Gracias

Hanna había estado un poco ocupada atendiendo los negocios, pero cuando tenía un poco de tiempo acompañaba a Andrea a conocer los parques, museos, iglesias, o simplemente iban de compras. El día del cumpleaños de Hanna llego y Andrea decidió que se cobraría la pequeña broma que le debía.
Hanna: Buenos días
Andrea: Buenos días
Hanna: Tengo que atender unos asuntos, pero regresaré temprano, ¿te gustaría ir a algún lado?
Andrea: En realidad hoy no tengo ganas de hacer nada, prefiero quedarme a descansar
Hanna: ¿Te sientes mal?
Andrea: No, simplemente no tengo ganas de hacer nada
Hanna: Esta bien, podemos quedarnos aquí
Andrea: Si tienes ganas de ir a algún lado por mí no te preocupes, ve
Hanna: Es que hoy (pensé que recordaría mi cumpleaños)… en realidad preferiría quedarme aquí (un poco triste)
Andrea: Esta bien, te espero a la hora de la comida (creo que me he pasado, debería olvidarme de mi broma)
Hanna: Nos vemos (saliendo)
Andrea: Hanna, Fe…
Sirviente: Disculpen, el coche esta listo
Hanna: En seguida voy
Sirviente: Permiso (saliendo)
Hanna: ¿Qué querías decirme?
Andrea: (Ahora no es el momento adecuado) Que tengas un buen día
Hanna: Gracias (saliendo)
Andrea: Que tonta soy, no debí haber hecho esto, espero que me perdone (triste)
Andrea, se fue a preparar la comida para Hanna, esperando que le guste. Hanna estaba un poco distraída pero terminó todo y llegó a su casa a la hora de la comida.

Andrea: Que bueno que ya regresaste (sonriendo), ¿Cómo te fue?
Hanna: Bien
Andrea: Que bueno, van a servir la comida
Hanna: Vamos

Hanna: Gracias (viendo la comida un poco sorprendida y feliz)
Sirviente: Permiso (Saliendo)
Andrea: Parece que la comida de hoy te ha gustado
Hanna: Si, en realidad es una de mis favoritas, (sonriendo) gracias por pedir que la hicieran esta deliciosa
Andrea: Me alegra que te haya gustado
Hanna: Llama a la cocinera (diciéndole a un sirviente)
Cocinera: ¿Qué desea duque?
Hanna: Quiero felicitarla, la comida ha estado riquísima, sé que debió costarle un poco de trabajo conseguir los ingredientes, gracias
Cocinera: Gracias señor, pero a quien debe felicitar es a la señora, ella hizo todo, incluso trajo los ingrediente, yo sólo la ayude un poco.
Hanna: De todas formas gracias, puede retirarse
Cocinera: Permiso (saliendo)
Hanna: (Viendo a Andrea con una gran sonrisa) Gracias ha estado delicioso
Andrea: No es nada, me alegra que te gustara (ruborizada)
Hanna: ¿Por qué no me dijiste que tú lo hiciste todo?
Andrea: No lo se. Me dio vergüenza, que tal si no te gustaba y decías que sí sólo por cortesía
Hanna: Me ha gustado mucho y estoy segura que todo lo que tú hagas estará bien hecho. Pero ¿cómo supiste que era una de mis comidas favoritas, y por qué lo hiciste?
Andrea: Bueno yo… Feliz cumpleaños
Hanna: ¡Te acordaste!, Gracias (Muy feliz)
Andrea: Si, me acorde, y contestando a tus preguntas, lo hice por tu cumpleaños, no sabía que regalarte y le pregunte a tu madre, ella me dijo que era una de tus comidas favoritas y decidía hacerla
Hanna: Pues muchas gracias, es un gran regalo
Andrea: Perdóname
Hanna: ¿Por qué? (Desconcertada)
Andrea: Por no haberte felicitado antes, quería devolverte la broma y te hice sentir mal, que tonta soy
Hanna: No digas eso, me sentí un poco triste porque no lo recordaras, pero esto que has hecho es muy importante para mí, gracias
Andrea: ¿Entonces no estás molesta con migo?
Hanna: No (sonriendo)
Andrea: Gracias (Dándole un abrazo) Ves como si eres increíble (sonriendo)
Hanna: No podría enojarme con tigo, eso no me hace increíble
Andrea: Para mí si (ruborizándose al darse cuenta que aún estaba abrazando a Hanna) Perdón (soltándola)
Hanna: No hay problema. ¿Te gustaría hacer algo?
Andrea: Es tu cumpleaños, tu debes decidir
Hanna: Pues me gustaría cabalgar un rato
Andrea: Esta bien, ¿salimos en una hora?
Hanna: De acuerdo
El paseo fue muy agradable, platicaron un poco sobre los negocios y sobre los cumpleaños que había tenido Hanna, regresaron en la noche.
Andrea: ¿Ya vas a dormite? (Entrando en el cuarto de Hanna)
Hanna: Si, estoy un poco cansada, ¿querías decirme algo?
Andrea: Sólo quería saber si disfrutaste tu cumpleaños
Hanna: Claro, muchas gracias por lo que hiciste
Andrea: No fue nada (sonriendo)
Hanna: Para mí significa mucho (sonriendo)
Andrea: (Viéndola fijamente durante unos minutos hasta que reacciono) Me voy para que descanses (ruborizada)
Hanna: Buenas noches, descansa
Andrea: Gracias (estaba a punto de salir cuando por un impulso regreso y abrazo a Hanna, le iba a dar un beso en la mejilla, pero por la sorpresa Hanna se movió y termino besándola en los labios. Sólo fue un roce que duro unos segundos)
Hanna: Lo siento yo… (Hanna no pudo terminar la frase, porque la boca de Andrea estaba sobre la suya besándola con pasión, al principio estaba tan sorprendida que no hizo nada, reacciono cuando sintió que Andrea se estaba alejando, entonces la abrazo y profundizo el beso, ninguna de las dos pensaba en nada, sólo se dejaban llevar por la agradable sensación, cuando se separaron para respirar, Hanna aún tenía a Andrea agarrada de la cintura, ésta reacciono empujando a Hanna y salió corriendo del cuarto.
Hanna: Definitivamente este es el mejor cumpleaños de mi vida (sonriendo) ¿Por qué me habrá besado?, talvez sólo lo hizo como un regalo, debe ser eso, se arrepintió, por eso se fue corriendo (triste)
Andrea: ¿Qué he hecho?, bueno esta claro que la he besado pero ¿por qué? Por su cumpleaños, sí sólo fue por eso, aunque realmente fue un beso agradable, me gusto mucho. ¿Me gusto?, no eso no puede ser, ella no me gusta, sólo le tengo cariño porque es una buena amiga. Si eso es todo
Cada una siguió pensando en el beso, hasta que se quedaron dormidas.

Hanna: Buenos días
Andrea: Buenos días
Hanna y Andrea: Yo…
Hanna: Dime
Andrea: Yo quería disculparme por lo de anoche, (ruborizada) no era mi intención…
Hanna: No te preocupes (un poco triste, en el fondo deseaba que Andrea le correspondiera) no te sientas incómoda, no tenemos que hablar de eso
Andrea: Gracias
Sirviente: Disculpe señor, la condesa Carmen Cisneros lo busca
Hanna: Hazla pasar por favor
Carmen: Hola, siento molestar, pero me entere que estabas aquí y quise venir a saludarte
Hanna: Hola Carmen, no molestas, gracias por venir
Carmen: Lo siento, buenos días señora de la Fuente
Andrea: Buenos días Condesa. Permiso
Carmen: No tiene que irse, yo sólo vine por un momento, no quiero molestarla
Andrea: No me molesta, deseo tomar un baño, permiso (saliendo)
Hanna: ¿Cuándo llegaste?
Carmen: Hace unos días, no trates de distraerme, ¿cómo van las cosas entre ustedes?
Hanna: No hay nada entre nosotras (triste)
Carmen: ¿Es por qué ama a Hanz?
Hanna: No te pongas celosa, para resumir la historia, ella no ama a Hanz, no sabía que se casaba con migo y lo hizo para ayudar a su padre
Carmen: ¿Y ahora que pasará?
Hanna: Pues hablamos, nos prometimos decirnos siempre la verdad, yo le confesé que la amo y ella me dijo que no es como yo, y ahora somos amigas
Carmen: La relación entre ustedes… ¿no es un poco tensa?
Hanna: Pues al principio, después ya no y después de lo de ayer…
Carmen: ¿Ayer, qué paso?
Hanna: Pues cocino una de mis comidas favoritas, dimos un paseo y en la noche me dio un abrazo y accidentalmente me beso en los labios, cuando nos separamos trate de disculparme y ella me volvió a besar, yo le correspondí, cuando nos separamos me empujo y salio corriendo, y quedamos en no hablar de eso
Carmen: ¿Por qué haría todo eso si no le interesas?
Hanna: Porque fue mi cumpleaños
Carmen: Es cierto, lo había olvidado, que mala amiga soy
Hanna: No te preocupes
Carmen: Feliz cumpleaños (Abrazándola)
Hanna: Gracias
Andrea: Lo siento, (llegando al salón y viendo el abrazo) no quiero interrumpir, sólo venía a decirte que iré a dar un paseo
Hanna: Te acompaño
Andrea: No es necesario (viendo a Carmen y después saliendo)
Carmen: No quiero parecer repetitiva, pero se ha puesto celosa
Hanna: Ya te dije que es sólo porque no le caes bien, además para ella sólo soy una amiga
Carmen: Eso es cierto, pero ninguna amiga se molesta por que su amiga abrase a otra

Andrea: Tanto interés tiene en Hanz que no deja de buscarte y abrazarte (molesta) Sólo es tu amiga, ¡ja!, Pero ¿qué me pasa? Cualquiera podría pensar que estoy celosa, Hanna es mi amiga, no tiene por que molestarme si tiene algo que ver con Carmen o con alguien más. Es sólo que esa mujer me cae mal y me molesta que las persona puedan pensar que mi… “esposo” no me respeta, sí, estoy segura que por eso me siento así. (Pensaba y caminaba de un lado a otro)

Carmen: Me voy, no quiero que mi concuña me mate
Hanna: ¡Carmen!, no digas eso, por favor
Carmen: Lo siento, pero te repito mi consejo, conquista su amor
Hanna: No quiero que me desprecie, prefiero ser su amiga
Carmen: Si la amas de verdad, y se que es así, no podrás conformarte con su amistad. Me voy (saliendo)

Un rato después
Hanna: ¿Qué tal estuvo tu paseo?
Andrea: Bien (seria)
Hanna: ¿Estás molesta por la visita de Carmen, verdad?
Andrea: No
Hanna: No lo niegues, sé que es así, y en parte es su culpa por tratarte mal desde el principio, pero debes reconocer que tú tampoco fuiste muy amable
Andrea: Esta bien, (seria) pero no me molesta que venga, me molestan sus actitudes
Hanna: ¿Pero qué hizo esta vez? (desconcertada)
Andrea: No lo entiendes (seria)
Hanna: Ella al igual que tu es mi amiga, no me gusta estar en esta situación incómoda, te suplicó que le des una oportunidad
Andrea: No me pongas en el mismo nivel, ¡Yo soy… tu esposa! (molesta)
Hanna: Por supuesto que lo eres, todos lo saben
Andrea: Pues parece que ella no lo entiende, primero en México y ahora aquí, me dijiste que esta enamorada de Hanz y no deja de buscarte, incluso hasta te abraza en medio del salón donde todo el mundo las puede ver
Hanna: Si no supiera que no quieres a Hanz, pensaría que estas celosa
Andrea: ¡No es por Hanz! Es por t… porque no me das mi lugar (no puede ser, ¿iba a decirle que es por ella?)
Hanna: Yo siempre te he dado tu lugar, (seria) Carmen sólo me estaba abrazando por mi cumpleaños (yéndose)

Esa noche cada una pensaba sobre lo ocurrido
Andrea: Estoy celosa. ¡Esto no puede ser!, Eso quiere decir que siento más que amistad por Hanna, no puede gustarme una mujer ¿Qué voy a hacer?

Hanna: Por un momento llegue a pensar que Andrea estaba celosa porque siente algo por mi, pero no, sólo le preocupa que alguien pudiera pensar que no le doy el lugar que se merece (triste) ¿cuándo dejaré de ilusionarme, cuándo entenderé que sólo puedo tener su amistad?

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Mar Sep 15, 2015 10:07 pm

Al día siguiente
Andrea despertó temprano encontrando en su habitación arreglos de rosas, ramos de lirios y ramos de claveles, todos eran blancos, por una parte se sintió feliz, pero por otra se sentía un poco culpable por la discusión que tuvo con Hanna, cuando terminó de arreglarse le preguntó a un sirviente sobre las flores.
Sirviente: Buenos días señora
Andrea: Buenos días, ¿usted trajo las flores?
Sirviente: Si señora, el duque me ordeno en la mañana que las pusiera en su habitación, ¿hay algún problema?
Andrea: No, todo esta bien, gracias
Sirviente: Permiso (saliendo)
Andrea: Debí saber que a pesar de todo tendrías algún detalle por este día, (sonriendo) ¿Cómo voy a resistir ocho meses contigo siendo encantadora? (triste)

Hanna: Buenos días
Andrea: Buenos días, gracias por las flores
Hanna: De nada
Permanecieron en un silencio incomodo durante unos minutos
Andrea: Lo siento, no debí ponerme así. No estés molesta conmigo por favor
Hanna: No estoy molesta, es sólo que no me gusta discutir contigo, además creía que entre nosotras había confianza
Andrea: A mi tampoco me gusta que discutamos, sí hay confianza, te lo aseguro
Hanna: Entonces ¿por qué te molestaste antes de preguntarme el motivo de Carmen para abrazarme en el salón? También podías decirme que sientes que no te respeto o te doy el lugar de mi esposa ante los demás
Andrea: Porque soy una tonta, me deje llevar por mí antipatía hacia Carmen y no trate de hablar contigo primero, sé que me respetas, no debí haberte dicho eso, sólo estaba molesta por su visita
Hanna: Entiendo que te caiga mal, pero es mi amiga…
Andrea: Lo sé, lo siento, te prometo que trataré de ser amable con ella, perdóname
Hanna: No tengo que perdonarte nada, gracias por intentarlo. ¿Te gustaría hacer algo? (sonriendo)
Andrea: Sí, (acercándose a darle un abrazo) Feliz Aniversario
Hanna: Feliz aniversario
Andrea: (Separándose del abrazo) Cualquier cosa que tu decidas estará bien
Hanna: Podemos ir a visitar algunos lugares que aún no conoces
Andrea: Esta bien
Durante todo el día visitaron diferentes lugares y se divirtieron mucho. Los demás días transcurrieron con normalidad, hasta que tuvieron que regresar a México, su quinto mes de aniversario lo “celebraron” en el barco, Hanna le regalo a Andrea unos chocolates y ésta a ella unos pañuelos.

México, septiembre de 1909

Sirviente: Bienvenidos ¿cómo estuvo su viaje?
Hanna y Andrea: Gracias, bien
Sirviente: El baño esta listo, ¿desean comer primero?
Andrea: Yo tomare un baño
Hanna: Yo también, sube algo ligero a nuestras habitaciones
Sirviente: Permiso (yéndose)
Andrea: Buenas noches
Hanna: Buenas noches

Al día siguiente en la mansión Covarrubias

Marina: Bienvenidos
Hanna y Andrea: Gracias
Francisco: ¿Cómo estuvo su viaje?
Hanna: Un poco cansado, pero bien
Marina: ¿Compraron muchas cosas?
Andrea: ¡Madre!
Hanna: Lo olvidaba, les trajimos algunas cosas, espero que sean de su agrado
Francisco: Gracias, no debiste molestarte, ¿Qué te pareció España? La última vez que fuimos eras muy chica para recordarlo (viendo a Andrea)
Andrea: Es muy agradable y hay lugares muy bonitos e interesantes
Hanna: ¿Cómo se encuentra don Francisco?, se ve un poco cansado
Francisco: Pues sigo enfermo, pero estoy bien, me gustaría hablar contigo en mi despacho
Hanna: Vamos (Saliendo)
Mientras Hanna y Francisco hablaban sobre negocios, Marina y Andrea conversaban en el salón
Marina: ¿Te compró vestidos? Las telas son excelentes y los diseños…
Andrea: Es lo único que te importa. No actúes como si todo estuviera bien entre nosotras
Marina: Pero hija, es su obligación comprarte lo que necesites
Andrea: No tiene ninguna obligación conmigo, a pesar de eso no me falta nada. Te voy a pedir que no te metas en mi matrimonio y te prohíbo que le insinúes ese tipo de cosas, a pesar de las circunstancias siempre tiene detalles con migo
Marina: ¿Qué tipo de detalles?, no me digas que ha intentado algo contigo
Andrea: Es mi esposo, ¿Cuál es el problema? (diciéndolo para molestar a su madre)
Marina: Sabes cual es el problema, ese detalle que las dos conocemos
Andrea: Pues ese “detalle” no te importó cuando hiciste todo lo posible para que me casara con ella (diciendo todo esto en voz baja)
Marina: (Hablando en voz baja también) Recuerda que lo hice por la familia, pero si esa tipa trata de aprovecharse de la situación…
Andrea: Esa tipa como tu la llamas es la causante de que yo vuelva a hablarte, no te atrevas a decir nada en su contra, (molesta) no la conoces, ella es mucho mejor persona que tu y yo juntas
Marina: No me importa si es mejor que todo el mundo, lo que me interesa es que cumpla con lo que me prometió, dijo que no intentaría nada contigo
Andrea: Te acabo de decir que no te metas en mi matrimonio, pero para tu tranquilidad te diré que lo ha cumplido, sólo somos buenas amigas
Marina: Me tranquilizas, no se como la habrán educado, pero yo te eduque bien, tu no eres como ella, mi hija no es una de esas…
Hanna: ¡Llamen a un médico! (Interrumpiendo a Marina sin darse cuenta) Don Francisco se desmayo
Andrea y Marina: ¿Qué paso? (Preocupadas yendo al despacho, mientras un sirviente iba por el doctor)
Hanna: Estábamos platicando cuando empezó a palidecer y se desmayo, hay que llevarlo a su cuarto
Entre dos sirvientes lo llevaron a su cuarto unos minutos antes de que llegara el médico
Andrea: ¿Cómo está?
Médico: Ahora está bien, necesita descansar y estar muy tranquilo, no quiero sonar cruel, pero les recomiendo que se hagan a la idea de que don Francisco talvez no se recupere, lo siento (saliendo)
Marina: Iré a verlo (yéndose)
Hanna: No te preocupes, ahora está bien
Andrea: Lo sé pero… (llorando) ¿Qué voy a hacer sin él?
Hanna: Por ahora no pienses en eso (abrazándola) tu padre se dará cuenta si te ve triste
Andrea: Tienes razón, gracias por estar con migo
Marina: (Viendo el abrazo de forma desaprobatoria) Hanz, mi esposo quiere hablar con usted
Hanna: Ahora voy (soltando a Andrea y yendo a la habitación)
Marina: ¿Por qué te estaba abrazando? (seria)
Andrea: No es el momento, mi padre esta enfermo (triste)
Marina: Esta bien, supongo que te quedaras
Andrea: Depende de lo que decida mi esposo, supongo que nos quedaremos
Marina: ¿Y dónde se quedará?
Andrea: Nos quedaremos en mi habitación
Marina: Pero…
Andrea: ¡Por favor madre!, no empieces con lo mismo, durante el viaje de ida y regreso compartimos camarote, ya te explique que somos amigas (yéndose)

Hanna: ¿Quiere que llame a Andrea?
Francisco: Si, dile…
Andrea: Perdón por interrumpir, ¿Cómo estas padre?
Hanna: No interrumpes iba a llamarte. Permiso
Francisco: Puedes quedarte Hanz, estoy bien hija
Andrea: Me alegro, que querías decirme
Francisco: Se que mi salud es frágil, pero no te preocupes por mi, quiero que seas feliz, no importa lo que me pase, prométeme que siempre harás todo lo posible por ser feliz
Andrea: Padre no digas eso, vas a estar bien…
Francisco: No quiero que estés triste cuando ya no este, tienes a tu madre y ahora también a un gran hombre que te quiere y respeta, prométeme que serás feliz sin importar que pase
Andrea: Te lo prometo
Francisco: Ya es tarde, supongo que deben irse
Andrea: En realidad nos quedaremos aquí
Francisco: No es necesario hija, ahora debes estar con tu esposo
Andrea: Por favor padre
Hanna: Yo estoy de acuerdo en quedarnos, claro si usted me lo permite
Francisco: Por supuesto, esta es su casa. De todas formas vayan a descansar, los veré mañana
Hanna y Andrea: Buenas noches (saliendo)

Hanna: Que descanses, mañana vendré temprano
Andrea: Pero… está bien, supongo que tienes mucho que hacer (triste)
Hanna: No es eso, tú estas antes que cualquier cosa, es sólo que no quiero molestarte, supongo que podrás descansar mejor sola
Andrea: Me gustaría que te quedaras, (ruborizada) además si mi padre pregunta por ti y sabe que no estas pensará que tenemos problemas o algo
Hanna: Tienes razón, (feliz por que Andrea quería que se quedará) vamos
Andrea: Te puedo prestar uno de mis camisones para que duermas
Hanna: Gracias, mañana le pediré a uno de tus sirvientes que nos traiga algo de ropa
Andrea: Esta bien, toma (dándole la ropa)
Hanna: Iré a cambiarme (yendo al baño)
Andrea: ¿Qué lado prefieres?
Hanna: En medio (sonriendo)
Andrea: Yo pensaba dejarte el lado derecho del suelo (sonriendo)
Hanna: Supongo que me quedaré con el que no quieras
Andrea: Puedes dormir en el lado derecho (sonriendo y acostándose en el lado izquierdo)
Hanna: Gracias, (sonriendo y acostándose en el derecho) hasta mañana
Andrea: Hasta mañana
Las dos se durmieron, en la madrugada Andrea tuvo pesadillas en las que estaba llorando, el llanto despertó a Hanna
Hanna: Andrea, ¿estas bien? (moviéndola un poco)
Andrea: (Despertando con los ojos llenos de lagrimas) Si, tuve una pesadilla, soñé que mi padre… (Sollozando)
Hanna: Tranquila (abrazándola) se lo que dijo el médico, pero tu padre ahora esta bien, te prometo que yo me encargare de todos los negocios para que no tenga que preocuparse por eso y pueda descansar
Andrea: Gracias, debo parecerte infantil, pero…
Hanna: No eres infantil, eres una hija que quiere mucho a su padre y sufre por él, pero recuerda que le prometiste no estar triste
Andrea: Gracias, no se que haría sin ti
Hanna: No tienes que agradecerme nada, trata de dormir (deshaciendo el abrazo)
Andrea: ¿Te importaría… abrazarme hasta que me duerma? (ruborizándose)
Hanna: (Abrazándola y acostando a las dos) Descansa
Andrea: Gracias, tu también
Hanna fue la primera en despertar, cuando se dio cuenta que aún abrazaba a Andrea se sintió feliz por tenerla entre sus brazos, luego recordó que Andrea sólo era una amiga que necesitaba de su apoyo en estos momentos, deshizo el abrazo cuidando no despertarla, se levanto y fue a vestirse al cuarto de baño, luego le pidió a uno de los sirvientes que fuera a su casa por algo de ropa y mientras los demás despertaban se puso a revisar algunos pendientes que don Francisco tenía en su despacho.
Andrea despertó unas horas después.
Andrea: ¿Hanna? (al no recibir respuesta se dio cuenta que estaba sola) Debió levantarse temprano, (vistiéndose) iré a ver como sigue mi padre (saliendo)
Marina: Buenos días, ¿vas a ver a tu padre?
Andrea: Buenos días, si, ¿ya despertó?
Marina: Si hace un rato, ahora esta hablando con… tu esposo (diciéndolo de forma despectiva)
Andrea: Iré a verlo, (ignorando su comentario) permiso (entrando en la habitación de su padre)
Andrea: Buenos días, disculpen la interrupción
Francisco y Hanna: Buenos días
Francisco: No interrumpes hija, estábamos hablando de negocios
Hanna: Le decía a tu padre que si esta de acuerdo me encargaré de todo y cada semana le informaré como van las cosas
Andrea: Me parece una estupenda idea, ¿vas a aceptar padre?
Francisco: No quisiera abusar de la generosidad de Hanz, pero lo mejor es que acepte su propuesta
Hanna: No es ningún abuso, lo haré con mucho gusto
Francisco: Gracias, me gustaría que volvieran a su casa, no es necesario que pasen incomodidades ¿cuánto tiempo se quedarán?
Hanna: Por mi no hay ningún problema, mande traer algunas de nuestras cosas, nos quedaremos el tiempo que Andrea decida
Andrea: Me gustaría quedarme hasta que estés bien padre
Francisco: Me gusta que estés aquí hija, pero tu hogar ahora es el de tu marido, ustedes son jóvenes y deben tener cierta intimidad
Andrea: (Ruborizada) Por lo menos déjanos quedarnos unos días
Hanna: (Ruborizada) Yo no tengo problemas con quedarnos uno tiempo
Francisco: Esta bien
Hanna: Debo seguir trabajando, lo veré al rato (saliendo)
Andrea: ¿Cómo estas?
Francisco: Ya estoy mejor. Estoy muy feliz de que te hayas casado con un hombre como Hanz, ha hecho muchas cosas por nosotros, pero lo más importante es que te ama demasiado ¿tu lo amas igual?
Andrea: Si, (lo dijo sin ninguna duda) al principio sólo le tenía cariño, pero conforme lo he ido conociendo me he enamorado de quien es (que fácil ha sido admitirlo)
Francisco: Me alegro, un matrimonio puede funcionar sin muchas cosas, pero sin amor es imposible que dure, siempre recuérdalo el amor es lo más importante
Andrea: Si padre, lo tendré en cuenta. Me voy para que descanses (saliendo)
Hanna y Andrea se quedaron en la mansión Covarrubias durante unos días, la salud de Francisco era mucho mejor, aunque su recuperación no era total el matrimonio regreso a su casa, ambas iban una vez a la semana a verlo, en cuanto a Marina, la relación con Hanna era “cordial”, pero la relación con su hija seguía siendo tensa.

Mansión de la Fuente
Hanna: Buenos días
Andrea: Buenos días. Feliz aniversario (dándole un dije de zafiro)
Hanna: Gracias. Feliz aniversario, es muy bonito (dándole un abrazo)
Andrea: Es del color de tus ojos
Hanna: No lo decía por eso
Andrea: Pues tus ojos son hermosos (viéndola a los ojos)
Hanna: Gracias (ruborizada) Vamos con tu regalo (deshaciendo el abrazo)
Andrea: ¿A dónde?
Hanna: Es una sorpresa ven (saliendo de la casa y yendo a las caballerizas)
Andrea: (Siguiéndola) ¿Qué hacemos aquí? (Frente a un caballo de color perla)
Hanna: Saluda a tu caballo (sonriendo) espero que te guste
Andrea: Gracias, es precioso (sonriendo)
Hanna: ¿Cómo lo llamaras?
Andrea: Pues soy pésima para los nombres pero… sexto (sonriendo) ¿qué opinas?
Hanna: (Sonriendo, entendió que el nombre se refería a su sexto mes de aniversario) Me gusta, es un nombre original
Andrea: ¿Puedo montarlo de una vez? (emocionada)
Hanna: Claro, puedes montarlo cuando quieras, vamos a cambiarnos
Andrea: Vamos (regresando a la casa)
Cabalgaron durante varias horas, decidieron regresar a la hora de la comida, estaban a punto de salir de las caballerizas cuando Andrea cayó al suelo y dio un grito de dolor, Hanna acudió rápidamente a su lado
Hanna: ¿Qué pasa, por qué te caíste? (preocupada)
Andrea: No se, creo que pise una piedra o algo, me duele mucho el tobillo (haciendo una mueca de dolor)
Hanna: ¿Puedes apoyarte? Te ayudo (agarrándola de la cintura)
Andrea: Déjame intentarlo (parándose) duele mucho
Hanna: No te esfuerces, te llevare a la casa (cargándola hasta la casa) Llamen al médico (diciéndole a un sirviente y poniendo a Andrea sobre un sofá)
El médico llego unos minutos después reviso el pie de Andrea le puso una pomada y le vendo el tobillo
Hanna: ¿Qué tiene doctor?
Médico: Tiene un esguince, sanará en dos o tres semanas, debe tener reposo y evita poner peso sobre el tobillo
Andrea: ¿No podré caminar?
Médico: Con la ayuda de un bastón, pero le recomiendo que no fuerce mucho el pie
Hanna: ¿Cuáles son los cuidados que hay que tener?
Médico: Hay que colocar hielo para disminuir la hinchazón, por las noches debe poner esta pomada (dándole un frasco) y vendar el tobillo, no demasiado fuerte, pero debe ser firme
Hanna: Gracias doctor
Médico: De nada, volveré a revisarla en tres semanas, si necesitan cualquier cosa estoy a su disposición
Andrea: ¿Doctor, puedo bañarme?
Médico: Por su puesto, debe hacerlo evitando poner peso sobre el pie, le recomiendo que alguien le ayude o lo haga sentada
Andrea: Gracias
Médico: Cuídese. Permiso (yéndose)
Hanna: ¿Te duele mucho?
Andrea: No mucho, ¿podrías pedir que preparen el baño?
Hanna: Primero te llevare a tu habitación (cargándola y subiendo las escaleras)
Andrea: Gracias (agarrándola del cuello) Que bueno que no eres tan débil como pareces (sonriendo)
Hanna: Es una suerte que tu seas una flacucha (sonriendo)
Andrea: Aprovéchate ahora que estoy enferma, ya veras cuando me recupere (sonriendo)
Hanna: Pero si tu empezaste, (dejándola en la cama) aunque como siempre tu ganas (sonriendo)
Andrea: Así me gusta, que lo tengas claro, (sonriendo) gracias por traerme
Hanna: No es nada, pediré que te traigan todo lo que necesitas para tu baño, regreso como en una hora para vendarte el tobillo (saliendo)
Andrea terminó de bañarse y se cambió en el baño, a los pocos minutos llegó Hanna y toco la puerta del baño
Andrea: Adelante
Hanna: ¿Tuviste algún problema? (cargándola y dejándola en la cama)
Andrea: No, con todo lo que trajeron me pude bañar y cambiar sin mucho esfuerzo, claro me tarde casi el doble, pero lo importante es que lo conseguí
Hanna: No importa cuanto te tardes, lo importante es que cuides tu tobillo, además sólo serán tres semanas. ¿Lista? (enseñándole la pomada y la venda)
Andrea: Si, (después de unos minutos ya tenía el tobillo vendado) gracias
Hanna: No fue nada. Nos vemos mañana
Andrea: Hasta mañana

Durante la primera semana Hanna se encargo de vendar el tobillo de Andrea, la llevaba al comedor y la subía a su habitación, fueron a visitar a Francisco, al principio se preocupo pero cuando le explicaron que no era tan grave y sólo estaría así unas semanas se tranquilizo, les pidió que Andrea no fuera a verlo hasta que estuviera bien. A la siguiente semana todo era igual, pero sucedió algo que empezaría a cambiar las cosas entre ellas.
Hanna: ¿Puedo pasar? (Tocando la puerta del baño)
Andrea: S…si (dudando un poco, sólo traía su toalla porque toda su ropa se la había caído al agua)
Hanna: ¿Qué pasó? (Viendo la escena y sintiendo un poco de nervios, pues nunca había visto a Andrea así)
Andrea: (Ruborizada por la situación) Trate de alcanzar mi ropa, no se que hice pero todo se cayó al agua
Hanna: (Cargándola y dejándola en la cama) Pondré tu ropa aquí para que te cambies y luego regresare a vendarte
Andrea: Ponme la venda primero y así podrás continuar con tus cosas
Hanna: ¿No tienes frío? Yo puedo regresar después
Andrea: No tengo frío, prefiero que me vendes primero
Hanna: Esta bien (poniéndole la pomada y la venda)
Andrea: Gracias, ¿me ayudas a pararme?
Hanna: Claro (sosteniéndola de la cintura, y poniéndola de pie, sus cuerpos estaban muy cerca y las dos se veían a los ojos, fueron acercándose poco a poco hasta rozar sus labios, Hanna estaba apunto de separarse cuando Andrea la tomo de la nuca y profundizo el beso, Hanna le correspondió y la fue recostando en la cama quedando ésta encima, se separaron para tomar aire y volvieron a besarse, Andrea estaba empezando a sentir cosas que nunca había sentido y estaba un poco desconcertada, Hanna dejó sus labios para bajar por su cuello y besarlo, después regreso a sus labios y comenzó a acariciar sus hombros, Andrea tenía un poco de miedo por como su cuerpo estaba reaccionando, cuando Hanna estaba a punto de quitarle la toalla logro hablar de nuevo
Andrea: No puedo, no puedo (con voz agitada)
Hanna: Lo siento (quitándose de encima en unos segundos) yo… todo ha sido mi culpa, perdóname (saliendo de la habitación)
Andrea: ¿Qué estuvo a punto de pasar? Voy a tener que hablar con ella y explicarle como me siento, la amo, pero no se si estoy lista para esto, ni siquiera se si ella aún me quiere
Hanna: (Entrando en su habitación) No puede ser, me deje llevar, ojalá pueda hablar con ella mañana, espero que me perdone, no podría soportar su desprecio

Al día siguiente
Hanna: Buenos días (incomoda)
Andrea: Buenos días (nerviosa)
Hanna: ¿Quieres que te traigan el desayuno?
Andrea: ¿Vas a salir?
Hanna: No
Andrea: ¿Entonces por qué no me puedes llevar al comedor?
Hanna: Es que pensé… después de lo de ayer (roja y muy nerviosa) que no quieres que te lleve
Andrea: Lo dices porque tienes que cargarme, ¿verdad?
Hanna: Si, (ruborizada) te prometo que lo de ayer no volverá a pasar, perdóname, yo…
Andrea: Tenemos que hablar de eso, preferiría que fuera después de que termines tus actividades, (nerviosa, aunque sabía que lo mejor era ser sincera, aún tenía un poco de vergüenza) ¿Me llevas al comedor?
Hanna: De acuerdo hablaremos después. (Acercándose y cargándola)

Ninguna dijo nada durante el trayecto ni durante el desayuno, cada una realizó sus actividades hasta que llego el momento de la conversación
Andrea: Gracias por el vendaje
Hanna: De nada
Andrea: ¿Ya terminaste de hacer tus cosas?
Hanna: Si, incluso me bañe, por eso tarde un poco más, lo siento
Andrea: No hay problema (estuvieron en silencio durante un tiempo)
Hanna: Supongo que esto debe ser muy incómodo para ti, si no quieres no tenemos que hablar, te juro que nunca volverá a pasar, sólo dime que puedes perdonarme
Andrea: No (estaba muy nerviosa)
Hanna: Por favor perdóname, (muy triste) te prometo…
Andrea: No… quiero decir que es difícil para mí decirte esto, pero necesitamos hablar. Me dijiste que entre nosotras siempre existiría la confianza para decirnos la verdad y quiero que lo hagamos, puedes preguntarme lo que sea y seré honesta al responder
Hanna: Esta bien, (un poco más tranquila) tu también puedes preguntarme lo que sea y ten la seguridad que te diré la verdad
Andrea: Gracias. Una vez me dijiste que me amas, ¿aún sientes lo mismo?
Hanna: Si, te amo y creo que cada día me enamoro más de ti, ya se que tu no te sientes así, pero me gustaría saber ¿Por qué me besaste en mi cumpleaños y por qué me correspondiste ayer?
Andrea: En tu cumpleaños tuve un impulso, por eso te bese, después sentí miedo y me fui, ayer te correspondí porque me gustan tus besos y quería seguir besándote (ruborizada) pero…
Hanna: No quieres nada con migo, lo entiendo
Andrea: No, no lo entiendes, después de tu cumpleaños tuve miedo porque me gustó besarte a ti, una mujer, luego paso lo de Carmen, vi como te abrazaba en el salón y sentí muchas cosas, que trate de justificar diciendo que sólo era porque no me dabas mi lugar
Hanna: ¿Qué sentiste?
Andrea: Coraje, desesperación, envidia, confusión, después supe que todo eso era porque estaba celosa de Carmen y mis celos no eran porque también fuera tu amiga, mis celos eran porque sentía cosas por ti y no me gusto ver que ella estaba siempre cerca de ti
Hanna: ¿Qué sientes por mí?
Andrea: Te amo, estoy enamorada de ti, pero no…
Hanna: No puedes aceptarlo porque soy una mujer, ¿verdad? (triste)
Andrea: No lo quería aceptar, pero lo he aceptado, te amo por quien eres, no voy a negar que me costo mucho reconocerlo, pero te amo, lo demás no importa
Hanna: Pero ayer cuando dejamos de besarnos dijiste “no puedo”
Andrea: Si, me refería a que tu… a que nosotras (ruborizada)
Hanna: Andrea, se que a las mujeres no nos enseñan nada sobre… sobre el sexo y los temas de pareja, pero nosotras debemos tenernos confianza y poder hablar, sobre todo sí queremos definir nuestra situación ¿no lo crees?
Andrea: Es que yo… (ruborizada) no se si pueda
Hanna: ¿Qué te parece si empezamos por cosas fáciles y tu me preguntas lo que quieras?
Andrea: Esta bien, ¿has besado a muchas mujeres?
Hanna: Sólo a dos, a una cuando era más joven, pero ella sólo lo hacía para “practicar” y la otra eres tu. ¿Has besado a alguien más?
Andrea: Si, a Harry, al hombre que te dije que amaba o creí amar
Hanna: ¿Qué sentías cuando lo besabas?
Andrea: Pues… era agradable, pero no se parece en nada a lo que siento cuando tu me besas, (ruborizada) ayer sentí algo que nunca había sentido, mi cuerpo estaba reaccionando de forma extraña y me dio miedo
Hanna: ¿De forma extraña como si quisieras que no estuviera cerca de ti?
Andrea: No, era como si quisiera algo más, que me acariciaras y cuando lo hiciste estaba bien pero después… me ibas a ver desnuda y yo…
Hanna: ¿Te dio vergüenza ó sentiste asco por mi?
Andrea: NO, asco no, nunca sentiría eso por ti, me dio pena que me vieras así, además no sabía lo que iba a pasa, ¿alguna vez has estado con alguien así?
Hanna: No, nunca
Andrea: ¿No tienes miedo de lo que siga, ó sabes lo que pasará después?
Hanna: No tengo miedo porque se trata de ti. Sí, se lo que pasa después
Andrea: ¿Pero cómo lo sabes?
Hanna: A pesar de ser una mujer mi padre me educó igual que a mi hermano, eso incluye los temas “prohibidos” para las mujeres, así que se algunas cosas sobre sexo, pero cuando supe que me atraían las mujeres se lo conté a mi familia y mi padre me llevo con un doctor muy “moderno” que me explicó muchas cosas y me prestó algunos libros “prohibidos”, en ellos leí que pasaba después y cómo podrían estar juntas dos mujeres. ¿Estas asustada por lo que te digo?
Andrea: Un poco sorprendida, ¿quieres estar con migo así? (apenada)
Hanna: Si, pero no es lo único que quiero
Andrea: ¿Qué quieres?
Hanna: Antes de contestarte, me gustaría decirte que no estas obligada a nada ¿lo sabes?
Andrea: Lo sé
Hanna: Te amo, me gusta platicar con tigo, me divierto cuando salimos a cabalgar o pasear, incluso las fiestas me aburren menos, (sonriendo) no soporto que estés triste, me gusta que sonrías y quiero que seas feliz, cuando estoy con tigo tengo ganas de abrazarte…
Andrea: Yo también, me gusta que me abraces y abrazarte (sonriendo)
Hanna: (Sonriendo) Me gusta besarte y acariciarte, cuando nos besamos tengo miles de sensaciones, una de ellas es pasión, me gustaría sentir tu cuerpo junto al mío
Andrea: No sé que decir… me gusta cuando nos besamos y siento muchas cosas por ti, pero lo que sentí ayer ¿es pasión?
Hanna: Eso sólo tú lo puedes saber, yo te puedo decir cómo me siento, me gustaría estar con tigo, besarte y abrazarte durante mucho tiempo, acariciarte y amarte, te deseo y quiero hacer el amor contigo
Andrea: Creo que yo también, (ruborizada) pero aún no estoy lista para estar contigo
Hanna: No tienes por que preocuparte, no me gustaría que tomaras una decisión apresurada de la que te pudieras arrepentir y terminaras odiándome
Andrea: Nunca podría odiarte
Hanna: Me alegra saberlo, ¿quieres preguntarme algo más? o prefieres dormir, creo que ya es muy tarde
Andrea: Tienes razón ya es muy tarde, por ahora no tengo mas preguntas, quizá después
Hanna: De acuerdo, me voy, que descanses (a punto de salir)
Andrea: ¡Quédate!
Hanna: ¿Qué pasa? (regresando) ¿Te sientes mal?
Andrea: No, por favor quédate (apenada)
Hanna: ¿Estas segura?
Andrea: Si, quiero estar cerca de ti, necesito que me abraces
Hanna: También quiero estar cerca de ti y abrazarte, me alegra que lo pidieras (sonriendo)
Andrea: Ven, iría yo, pero no puedo (sonriendo y señalando su pie)
Hanna: (Acercándose y abrazando a Andrea)
Andrea: Bésame (sujetando con delicadeza el rostro de Hanna y viéndola a los ojos)
Hanna: Todo el día he querido besarte (besándola con ternura al principio y luego con pasión, se besaron durante un largo rato hasta que necesitaron respirar)
Andrea: Vamos a dormir (sonriendo)
Hanna: Si (sonriendo, fue lo único que pudo decir, aún estaba sin aliento)
Esa noche compartieron cortos y tiernos besos y durmieron abrazadas
La primera en despertar fue Andrea, aún seguía abrazada a Hanna, se separo para contemplar mejor su rostro, la estaba viendo cuando se despertó.
Hanna: Hola (sonriendo)
Andrea: Hola (sonriendo)
Hanna: ¿Cómo estas?
Andrea: Me siento muy bien, ¿y tu?
Hanna: También, estoy feliz, ven (abriendo los brazos)
Andrea: (Acomodándose en sus brazos y dándole un beso en la mejilla) ¿Tienes que irte ya?
Hanna: No, ¿por qué?
Andrea: Me gustaría quedarme así un rato
Hanna: (Dándole un rápido beso) Pues quedémonos
Andrea: ¿Alguna vez has dormido así con alguien?
Hanna: No, tu eres la primera y serás la única
Andrea: Tengo miedo
Hanna: ¿De mí?
Andrea: No, de esto, nunca me había sentido tan feliz, ¿qué pasará si no puedo ser lo que esperas, o si no puedo ofrecerte más que besos y abrazos?
Hanna: Para ti es difícil toda esta situación porque todo es nuevo, me refiero a descubrir que te casaste con una mujer, luego empezar a sentir cosas y aceptar que me amas, pero debes saber que yo no espero que cambies o hagas cosas para agradarme, yo te amo como eres, no necesitas cubrir ninguna expectativa. En cuanto a lo demás, te repito que te amo, claro que me gustaría que estuviéramos juntas, pero no es lo más importante para mí, yo soy feliz con estar junto a ti, con pasar tiempo juntas, con poder abrazarnos y besarnos
Andrea: Gracias por ser tan comprensiva, pero no sería justo para ti estar conmigo en esas condiciones, que tal si pasan meses o años hasta que este segura
Hanna: ¿Me amas, estás segura de tu amor por mí?
Andrea: Estoy segura de mi amor por ti
Hanna: Es lo único que me importa, lo demás lo sabremos conforme pase el tiempo, no te presiones ni te tortures pensando demasiado en el futuro
Andrea: Pero… si al final no soy capaz de hacerte feliz y te hice esperar para nada
Hanna: Soy feliz sólo con estar con tigo, y por ti vale la pena esperar toda la vida (dándole un beso)
Andrea: Soy muy afortunada, por tenerte en mi vida, no te merezco
Hanna: Tu te mereces lo mejor, y definitivamente yo lo soy (sonriendo)
Andrea: No pudiste evitar mencionarlo, ¿verdad? (sonriendo)
Hanna: Jaja, sólo lo dije en broma, me alegra que por fin sonrías
Andrea: Pues yo lo digo en serio, eres la mejor (besándola) gracias
Se quedaron un momento más platicado de otras cosas.

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Sáb Sep 19, 2015 4:53 pm

La siguiente semana paso muy rápido las cosas iban bien para ambas, el tobillo de Andrea sano totalmente y Hanna no tenía ningún problema con sus negocios o los de Francisco. El acercamiento físico entre las dos era notable, se abrazaban y besaban más seguido, y por las noches dormían juntas.
El cumpleaños 25 de Andrea era el 10 de octubre, ese día llego y Hanna se levanto temprano para organizar uno de sus regalos, lleno la habitación de sus flores favoritas: 25 arreglos de rosas blancas, cada uno compuesto de 25 rosas; 25 ramos de claveles blancos, cada uno compuesto de 25 claveles; y 25 arreglos de lirios blancos, cada uno compuesto por 25 lirios.

Andrea: ¡Hanna! (emocionada) esto es impresionante, muchas gracias
Hanna: Me alegra que te guste, Feliz cumpleaños (Acercándose a la cama a darle un abrazo)
Andrea: Gracias, (dándole un beso) es el mejor regalo que me han hecho
Hanna: Aún faltan otros, espero que te gusten
Andrea: Para mi es suficiente con uno y este ha sido un gran regalo
Hanna: Sé que para ti es suficiente con uno, pero tú te mereces cosas hermosas y yo puedo dártelas, ¿no podrías aceptarlas sin pensar en nada más?
Andrea: Si podría, pero cuando pienso en todo lo que tú me das y en lo poco que yo te puedo dar, me siento incómoda, no me gustaría que pienses que me aprovecho de ti
Hanna: Nunca he pensado que te aprovechas de mi, tu tampoco deberías verlo así, nunca me has pedido nada, todo lo que te he regalado ha sido porque quise, tampoco deberías sentirte incómoda, talvez tu no me das cosas materiales, pero me das algo muy valioso, primero tu amistad y ahora tu amor eso es infinitamente mas preciado para mi que cualquier cosa que pudieras darme
Andrea: Gracias, para mi también tu amor es lo más importante (dándole un beso)
Hanna: Entonces, ¿me prometes que aceptaras mis regalos, sin pensar en cuanto cuestan, y sólo los veras como lo que son para mi, una pequeña muestra de mi gran amor por ti?
Andrea: Pero Hanna…
Hanna: No discutas, es tu cumpleaños (sonriendo)
Andrea: Esta bien, te lo prometo (sonriendo)
Hanna: Bien, (acercándose atrás de Andrea para ponerle en el cuello un collar de perlas) se ve magnifico en ti
Andrea: Gracias (dándole un abrazo)
Hanna: Por último (tomando su mano para colocarle un añillo de esmeralda que tenía grabados una A, un 25 y la fecha) espero que te guste
Andrea: Gracias, jaja (dándole un abrazo)
Hanna: ¿Qué pasa?
Andrea: Que llevo todo el día dándote las gracias (sonriendo)
Hanna: Pues ya no lo hagas, mejor dame mas abrazos (sonriendo)
Andrea: Que gran idea (abrazándola y dándole un beso)
Hanna: Me voy para que puedas vestirte, no quiero que llegues tarde a tu fiesta de cumpleaños por mi culpa
Andrea: Gracias por hacerla en casa de mis padres, para que… (No pudo continuar por que Hanna le dio un beso y un abrazo)
Hanna: Quedamos en que me darías abrazos (sonriéndole)
Andrea: (Sonriendo) También ve a cambiarte, aunque será mi fiesta no quiero estar mucho tiempo, entre más rápido estemos allá más rápido regresaremos
Hanna: Esta bien (saliendo)

Llegaron a tiempo a la casa de los padres de Andrea y los invitados fueron llegando poco a poco, a pesar de que Andrea quería irse temprano, resulto ser una fiesta muy agradable y ella se divirtió mucho, regresaron a la mansión de la Fuente y se fueron a dormir directamente, las dos estaban cansadas. Los días trascurrieron con normalidad y con ellos llego su siguiente aniversario mensual.
Hanna: ¿Andrea? (al despertar se encontraba sola en la habitación, le pareció extraño porque desde que dormían juntas siempre despertaban abrazadas, estaba a punto de levantarse cuando Andrea entro en la habitación)
Andrea: Buenos días (sonriendo)
Hanna: Buenos días (sonriendo) te levantaste muy temprano
Andrea: Quería hacerte el desayuno, espero que te guste
Hanna: Gracias, (probando la comida) todo esta delicioso
Andrea: Que bueno que te gusta
Las dos disfrutaron del desayuno en silencio, después se bañaron y vistieron.
Andrea: Quiero darte algo, no lo hice en la mañana porque aún no lo traían, vamos a mi… a nuestro cuarto
Hanna: Vamos (yendo a la habitación)
Andrea: Feliz aniversario (dándole un abrazo y entregándole un dije de oro en forma de corazón con su nombre grabado y ella traía otro igual con el nombre de Hanna)
Hanna: Feliz aniversario, (sonriendo) es hermoso gracias, déjame darte el tuyo (poniéndole una pulsera de oro, que tenía la inicial de Andrea)
Andrea: Gracias, es muy bonita (dándole un abrazo)
Hanna: ¿Quieres hacer algo, o prefieres quedarte en la casa?
Andrea: Me gustaría dar un paseo
Hanna: Vamos (salieron de la habitación tomadas de las manos)
Dieron un paseo por la ciudad, fueron a algunas tiendas e hicieron otras cosas, el día termino muy rápido y regresaron en la noche
Andrea: ¿Vas a bañarte?
Hanna: Si, voy a la otra habitación y regreso
Andrea: Deberías bañarte aquí
Hanna: No quisiera molestarte
Andrea: No me molestas, esta es nuestra recámara (ruborizada)
Hanna: (Sonriendo) Voy por mi ropa (saliendo)
Andrea: Espero que hoy pueda entregarme a ti, no se como hacerlo, pero lo intentaré
Hanna: ¿Decías algo? (llegando con sus cosas)
Andrea: Sólo pensaba en voz alta (avergonzada)
Hanna: Bueno, voy a bañarme, no tardo (entrando al baño)
Mientras Hanna se bañaba, Andrea se ponía perfume y seguía pensando cómo le haría para “insinuársele” a Hanna.
Hanna: Ya termine (saliendo con su ropa de dormir del baño)
Andrea: Si (nerviosa)
Hanna: ¿Te pasa algo? Estas un poco extraña
Andrea: Estoy bien, vamos a dormir
Hanna: (Acostándose) Buenas noches (tratando de abrazarla)
Andrea: Buenas noches (alejándose sutilmente, pero no paso desapercibido para Hanna)
Hanna: ¿Estas segura que no te pasa nada?
Andrea: Estoy segura (alejándose un poco más)
Hanna: ¿Entonces por qué no dejas que te abrace?
Andrea: Porque no… (nerviosa) es que yo…
Hanna: Si no quieres que duerma con tigo puedes decírmelo (triste y tratando de levantarse de la cama)
Andrea: Si quiero, pero… (no sabía como decirlo, así que abrazo a Hanna y le dio un tierno beso, después otro lleno de pasión)
Hanna: ¿Estas… (no pudo seguir hablando porque los labios de Andrea cubrieron los suyos nuevamente, dejándola sin aliento)
Andrea: Quiero estar con tigo (lo dijo en un susurro que apenas se escucho)
Hanna: ¿Segura?
Por respuesta recibió otro apasionado beso de Andrea, durante un rato sólo estuvieron besándose, se separaban cuando el aire era necesario, a diferencia de todas las veces estos besos estaban llenos de ternura y de una gran pasión, Hanna dejo los labios de su amada para bajar a su cuello y comenzar a acariciarla, luego comenzó a quitarle su camisón, Andrea se quedo inmóvil, Hanna lo pudo notar y se detuvo, se quedaron en silencio durante unos minutos hasta que decidieron hablar.
Hanna: No tenemos que hacer nada que no quieras
Andrea: Si quiero, pero no se si seré capaz de complacerte (avergonzada)
Hanna: No se trata de complacerme. Esto es nuevo para las dos, yo también estoy un poco preocupada, que pasará si no es lo que tú querías o lo que esperabas
Andrea: Pero tu sabes que hacer y yo…
Hanna: No lo sé, nunca he estado con nadie, te lo había dicho
Andrea: Si, pero también me dijiste que habías leído cosas y que sabías que seguía, yo en cambio me siento tan perdida, no se como continuar o que hacer (sonrojada)
Hanna: Creo que no me expliqué bien, (sonriendo) necesitamos platicar sobre esto, ¿quieres que hablemos ahora?
Andrea: Si quiero
Hanna: Lo que yo quería decir es que una relación entre dos mujeres es posible, supongo que tu nunca has pensado en este tema y menos en que pudiera existir intimidad, ¿sabes a lo que me refiero?
Andrea: Tienes razón nunca lo había pensado hasta ahora, y sí, se a lo que te refieres, a hacer el amor (sonrojada)
Hanna: Si, pero lo que quería decirte es que yo había leído incluso visto imágenes sobre como hacerlo, pero no me refería a que había pasos que seguir o un método en especifico, tiene que ser algo espontáneo, algo que las dos deseemos, cuando llegue el momento sabremos que hacer
Andrea: Ese es el problema, yo lo deseo (ruborizada) pero no se que hacer
Hanna: Yo también quiero hacerlo, pero creo que a pesar de lo que dices, aún no te sientes preparada
Andrea: ¿Pero cómo puedo saber si lo estoy o qué necesito hacer?
Hanna: Es más como un instinto, tienes que sentirlo y dejarte llevar no debes pensar mucho sólo tienes que actuar, pero no debes presionarte, dime algo, cuando estoy con tigo ¿qué sientes?
Andrea: Pues me siento feliz, me gusta abrazarte y me gustan tus besos y cuando estamos cerca, pues no sé como describirlo, pero es una sensación agradable
Hanna: Yo también siento eso, además siento deseo por ti, me gusta acariciarte y quisiera recorre todo tu cuerpo
Andrea: Yo… (Sonrojada y durante un momento no supo que decir)
Hanna: Perdóname, te he incomodado, no quise ofenderte
Andrea: No… bueno ya sabes que para mí es muy raro hablar de estos temas, aún no me acostumbro a decir las cosas abiertamente, pero no me has ofendido
Hanna: Me alegra, ¿Alguna vez has sentido la necesidad de acariciarme?
Andrea: Si, (sonrojada) pero me da vergüenza hacerlo y me daba más pena preguntarte si podía hacerlo
Hanna: Yo lo he hecho más de una vez sin preguntarte, ¿te molesta que lo haya hecho?
Andrea: No, me gustó que lo hicieras (sonrojada)
Hanna: No tienes que preguntarme, puedes hacerlo cuando quieras. Nuestra relación empezó de una manera poco común y ha ido cambiando poco a poco, me gustaría que así como prometimos ser honestas y tener confianza de decirnos lo que sea, también en lo que se refiere a nuestra vida intima puedas decirme las cosas con total confianza y si deseas hacer algo lo hagas ó si no deseas que yo lo haga me lo digas, ¿de acuerdo?
Andrea: Te lo prometo, es sólo que no quería que pensaras que soy una cualquiera
Hanna: Nunca pensaría eso, somos jóvenes y nos amamos es natural que queramos estar juntas, comprendo todas tus dudas, eso se debe a que nos han dicho que una mujer “decente” no debe propiciar los encuentros con su esposo, mucho menos hablar con él sobre sus deseos. Pero te repito que no tienes que preocuparte de esas cosas, yo nunca pensaré nada malo de ti, sé que eres una mujer maravillosa (abrazándola)
Andrea: Tú lo eres (dándole un rápido beso en los labios)
Hanna: Bueno supongo que es hora de dormir, ¿o quieres decirme algo más?
Andrea: Si, quiero que me beses (sonrojada)
Hanna: Con gusto (sonriendo)
Se besaron por un largo rato, algunos besos eran tiernos y lentos y otros eran muy apasionados, esa noche como todas las demás durmieron abrazadas.

Por primera vez desde que se comprometieron en matrimonio ambas se sentían como una verdadera pareja, se amaban de verdad, procuraban el bienestar de la otra y querían estar todo el tiempo juntas. En el día desayunaban juntas y cada una se dedicaba a diferentes actividades, Hanna trabajaba duramente en los negocios y Andrea se dedicaba a cuidar de su hogar y dos veces por semana acudía al orfanato a ayudar con el cuidado de los niños, por las tardes comían juntas y luego paseaban y platicaban de muchas cosas. Hanna ya había trasladado todas sus cosas a la habitación que compartían, por las noches se besaban y abrazaban con total libertad, Andrea ya no tenía tanta vergüenza de acariciar a Hanna y se dejaba llevar por sus deseos.
En cuanto a sus familias; visitaban a los padres de Andrea seguido y la salud de Francisco había mejorado un poco. Los padres de Hanna estaban bien aunque Fernando todavía no podía hacer largos viajes, Hanz recordaba más cosas pero aún no recuperaba todos sus recuerdos. Y así llego otro mes más de su aniversario de bodas.
Andrea: Buenos días, ¿dónde estabas?
Hanna: Buenos días, (dándole un beso) fui por esto (mostrándole un brazalete de diamantes) ¿te gusta?
Andrea: Si, pero podías haber ido más tarde, te extrañe (abrazándola y dándole un beso)
Hanna: Yo también te extrañe. (Poniéndole el brazalete) Feliz aniversario Andy (dándole un largo beso)
Andrea: Feliz aniversario cariño (dándole un fuerte abrazo y un beso)
Hanna: Me gusta cuando me llamas cariño (sonriendo)
Andrea: Y a mí me gustas tú. (Sonriendo) Tengo una sorpresa para ti, pero te la daré más tarde
Hanna: Esta bien, ¿quieres ir a algún lado?
Andrea: Me gustaría dar un paseo y regresar temprano para tu sorpresa, ¿qué opinas?
Hanna: Me esta dando curiosidad saber que planeas, pero como no me lo dirás, digo que nos apresuremos con nuestro paseo
Pasaron un rato agradable y cuando llegaron a la mansión Andrea fue directamente a su habitación para terminar de prepararlo todo.
Andrea: ¿Trajo todo lo que le pedí?
Sirviente: Si señora, ya todo esta acomodado como lo pidió
Andrea: Gracias, dígale a todos los demás que ya pueden irse a descansar
Sirviente: Si señora, permiso (saliendo)
Andrea: Espero que a Hanna le guste, y espero que no se moleste (viendo un vestido de Hanna y todas las cosas que necesitaría para cambiarse sobre la cama)
Hanna: Ya estoy aquí, me dirás ¿cuál es la sorpresa? (sonriendo)
Andrea: Si, prométeme que harás lo que te pido sin preguntar y que no te molestaras
Hanna: Esta bien, ¿qué debo hacer?
Andrea: Pontélo (señalando la cama)
Hanna: Aunque los sirvientes son discretos, no conocen la verdad y podrían…
Andrea: Lo sé y nunca te pondría en esa situación, todos están descansando, nadie te vera, confía en mí
Hanna: (Suspirando) Iré a vestirme (llevándose todas las cosas)
Andrea: Gracias (sonriendo) te esperaré
Mientras Hanna se ponía el vestido y todas las cosas, Andrea termino de colocar todas las cosas y también se cambio de ropa, por último prendió unas velas, cuando Hanna regreso se quedó sorprendida.
Hanna: ¿Qué es esto?
Andrea: Es una cena romántica, espero que te guste
Hanna: Gracias, no tenías que esforzarte tanto
Andrea: No fue nada, por cierto te ves hermosa, siéntate
Hanna: Gracias, ¿me podrías decir por qué me pediste que me vistiera así?
Andrea: Te lo contaré mientras cenamos
Hanna: De acuerdo, aunque no lo dije antes tú también te ves hermosa
Andrea: Gracias. Te pedí que te vistieras así porque quería cenar con la persona que amo tal y como es ¿sabes lo que quiero decir?
Hanna: Creo que si, no podríamos tener una cena en público o hacer algo mas vestidas así, por lo menos no como una pareja romántica
Andrea: Algo así, sé porque tienes que actuar como Hanz y no me importa como te guste vestir, pero que ahora estés vestida como cuando te conocí significa mucho para mí, ¿lo entiendes?
Hanna: Si, es como algo simbólico, y no tiene que ver exactamente con la ropa
Andrea: Si, entonces ¿no estas molesta?
Hanna: No, gracias por la cena y por haber hecho todo esto
Andrea: De nada, ahora me gustaría bailar contigo, se que no hay música, pero…
Hanna: Me encantaría bailar contigo (yendo hacia Andrea y poniéndola de pie)
Andrea: Gracias por entenderlo y por regalarme una noche mágica
Hanna: Gracias a ti por hacer esto posible (dándole un beso) te amo
Andrea: Y yo a ti (dándole un beso)
Bailaron abrazada por un largo rato, de vez en cuando se daban cortos besos hasta que decidieron que era hora de dormir.
Hanna: Usa primero el baño, yo aún tardare en quitarme todo
Andrea: De acuerdo (un poco ruborizada)
Hanna: No todo, quise decir…
Andrea: Lo sé, ahora vuelvo
Hanna: Si (quitándose el vestido, los zapatos y todo lo demás para ponerse su bata de dormir)
Andrea: Ya termine (saliendo con su camisón y yendo a la cama)
Hanna: Regreso en un momentos (entrando al baño)

Mientras Andrea apago las velas y dejo una luz encendida, Hanna salio en menos de cinco minutos.
Hanna: Listo (Acostándose en la cama y abrazando a Andrea) Buenas noches
Andrea: Buenas noches (Abrazando a Hanna)
Hanna le devolvió el abrazo y le dio un dulce beso, después le dio otro y estuvieron besándose tranquilamente hasta que los besos comenzaron a ser mas largos y mas intensos, ambas sentían la pasión crecer dentro de sus cuerpos, Andrea estaba dejándose llevar por lo que sentía y acariciaba a Hanna, al principio sus caricias eran un poco tímidas, pero recordó las palabras de Hanna y dejo que su cuerpo actuara por si solo. Hanna correspondía los besos y caricias con la misma pasión e intensidad, se coloco encima de Andrea y trazo un camino de besos desde su boca hasta su cuello y de regreso, mientras tanto Andrea suspiraba y acariciaba su espalda. Hanna estaba apunto de bajar los tirantes de su camisón, pero se detuvo, por lo que Andrea pensó que había hecho algo mal y también detuvo sus movimientos.
Andrea: ¿Hice algo mal? (preocupada)
Hanna: No (sonriendo) es que no quiero presionarte, ¿estas segura?
Andrea: Si, quiero estar contigo, ¿tú no? (un poco decepcionada)
Hanna: Claro que si, perdona si te hice pensar lo contrario, es sólo que quiero que estés segura, prométeme que si en algún momento no te sientes cómoda o tienes dudas me lo dirás
Andrea: Te lo prometo (dándole un beso)
Hanna: Quiero verte, ¿puedo?
Andrea: Si (muy segura)
Hanna se acerco a ella nuevamente y bajo los tirantes de su camisón, luego lo tomo por el borde y lo subió lentamente hasta quitarlo completamente, después de esto Andrea no estaba tan segura como al principio y se cubrió con sus manos
Hanna: ¿Quieres que me detenga?
Andrea: Es que me da un poco de pena que me veas, me sentiría mejor si tu también te quitaras tu ropa (ruborizada)
Hanna: Nunca debes sentir vergüenza con migo. (Quitándose su camisón) Ahora estamos iguales (sonriendo de manera tranquilizadora)
Andrea: Si (viendo a Hanna y quitando las manos de su cuerpo) yo…
Hanna: Eres mas hermosa de lo que pensaba (contemplándola con amor)
Andrea: Gracias, tu también eres hermosa (sonrojada) quiero… quiero abrazarte
Hanna se acerco y la abrazo lentamente y con mucho cariño, tratando de transmitir en ese abrazo todos sus sentimientos, Andrea lo pudo sentir y estuvo totalmente segura, le dio un tierno beso a Hanna y ésta le correspondió, los siguientes besos estuvieron llenos de pasión y deseo, las manos de ambas viajaban libremente acariciando el cuerpo de la otra, Hanna recostó totalmente a Andrea y siguió besando sus labios luego bajo por su cuello, los suspiros de Andrea la animaron a besar sus hombros, antes de seguir hasta su pecho alzo la mirada y vio aprobación y un destello de pasión en los ojos de Andrea, la beso en el pecho y continuo con su camino de besos se detuvo cuando llego a su ombligo y regreso a sus pechos, los suaves gemidos de Andrea la animaron a seguir, primero beso uno de sus senos y lo succiono, luego siguió con el otro, los suspiros y gemidos de Andrea le hacían saber que todo estaba bien, regreso a besar los labios de Andrea y ella le correspondió con pasión acariciando sus hombros y espalda. Hanna se recostó totalmente sobre Andrea dejando su pierna entre las de ella siguieron besándose y acariciando mientras sus cuerpos se movían al compás de sus caricias, el muslo de Hanna rozo la intimidad de Andrea, cuando Hanna lo noto trato de separarse para no forzar la situación, pero Andrea la abrazo con más fuerza y se movió contra su pierna, ambas se dejaron llevar, se besaban y acariciaban casi con desesperación sus movimiento se hicieron más intensos, sus cuerpos parecían tener vida propia. El cuerpo de Andrea estallo con un intenso orgasmo, cuando Hanna lo noto detuvo sus movimientos y la sostuvo entre sus brazos hasta que ambas pudieron controlar su respiración.
Hanna: ¿Cómo estas?
Andrea: Bien, perdón por… yo no quería (ruborizada)
Hanna: Tranquila Andy, es algo normal, quiere decir que lo disfrutaste ¿fue así?
Andrea: Si (sonrojada)
Hanna: Yo también, por si querías saberlo (guiñándole el ojo)
Andrea: Entonces ¿por qué tu no…
Hanna: ¿Tuve un orgasmo?, así se llama lo que te ha pasado
Andrea: ¿Por qué no lo tuviste, fue por mi, lo hice mal?
Hanna: No hiciste nada mal, te voy a explicar algo, algunas personas asocian el placer con tener orgasmos, tú tuviste uno y lo disfrutaste, yo no tuve uno y lo disfrute, es lo que importa, cada persona es diferente y su cuerpo reacciona de diferente forma a los estímulos, tú eres muy sensible. (Sonriendo) Estoy muy feliz
Andrea: Yo también (sonriendo) Gracias por amarme y por ser tan paciente y comprensiva conmigo (dándole un beso) Te amo
Hanna: Yo también. ¿Estas cansada?
Andrea: Un poco ¿y tú?
Hanna: También, buenas noches (dándole un beso)
Andrea: Buenas noches cariño
Ambas durmieron plácidamente hasta el siguiente día.

Andrea: Buenos días cariño (dándole un beso)
Hanna: Buenos días princesa (sonriendo)
Andrea: ¿Desde cuándo te cambiaron el título nobiliario? (tomándole el pelo)
Hanna: ¿Cómo? (confundida)
Andrea: Me has llamado princesa, pero hasta donde recuerdo tu título es de duquesa, ¿entonces? (sonriendo)
Hanna: Te estas burlando de mí, ¿verdad? (sonriendo)
Andrea: Jaja, sólo un poco (dándole un beso)
Hanna: Pero tienes razón, adorada duquesa Andrea (sonriendo)
Andrea: Ahora eres tu quien se burla de mi (sonriendo)
Hanna: En absoluto mi adorada duquesa Andrea, (sonriendo) me gusta como suena el título
Andrea: Jaja, ¿no te parece un poco largo?
Hanna: Mmm… ya se, usaré un acrónimo… te llamaré ADA
Andrea: Cariño creo que aún no te despiertas por completo (sonriendo)
Hanna: Estoy bien despierta (besándola con pasión) ¿no lo crees ADA?
Andrea: Creo que estas loca, (sonriendo) pero me alegra que estés bien despierta porque se nos hace tarde
Hanna: Démonos prisa, entre más rápido visitemos a tus padres más rápido regresaremos… ¿eso sonó muy grosero, verdad? Lo siento
Andrea: Un poco, jaja, pero yo también estaba pensando lo mismo, quiero estar contigo
Hanna: Yo también, voy a bañarme al otro cuarto mientras tú te bañas aquí
Andrea: Si, no tardes (dándole un beso)
Hanna: No lo haré (saliendo de la habitación)
En menos de una hora ya estaban listas para ir a visitar a los padres de Andrea

Mansión Covarrubias
Hanna: Buenos días doña Marina
Andrea: Hola madre
Marina: Buenos días, ¿cómo han estado?
Hanna: Bien, gracias ¿y ustedes?
Marina: Yo estoy bien, mi esposo esta un poco mejor
Hanna: Me alegro, ¿puedo ir a verlo?
Marina: Claro, esta en el despacho
Hanna: Te veo en un rato (sonriéndole a Andrea)
Andrea: Si (sonriéndole)
Hanna: Permiso (yendo al despacho)
Marina: ¿Qué has hecho Andrea?
Andrea: Encargarme de la casa y visitar a los niños
Marina: ¿Todavía vas a ver a esos pobres diablos?
Andrea: No los llames así, (molesta) ellos no tienen la culpa de tener madres sin corazón que han sido capaces de abandonarlos
Marina: Bueno no es para que te molestes, yo sólo me preocupo por ti, podrías contagiarte de algo o se te podrían pegar sus pulgas o algo así
Andrea: Ya te he dicho muchas veces que son niños desafortunados, pero no están ni enfermos ni sucios, de eso nos encargamos las voluntarias y las personas que los cuidan todo el día
Marina: Como sea, hablando de otra cosa. He notado que esa mujer y tu están muy cercanas, ¿ha intentado aprovecharse de ti?
Andrea: Aquí la única que se aprovecha de los demás eres tú. Voy a ver a mi padre (saliendo)
Marina: No sé que está pasando exactamente, pero no voy a permitir que entre esa tipa y mi hija exista algo, ya pensaré como evitarlo
Andrea saludo a su padre y platicó un rato con él, al despedirse de su madre apenas le dirigió la palabra.

Mansión de la Fuente
Llegaron a la casa antes de las siete, por lo que decidieron cenar temprano y después se retiraron a su habitación.
Hanna: ¿Sigues molesta con tu madre? (abrazando a Andrea)
Andrea: No, pero hoy me ha hecho enojar
Hanna: ¿Qué te dijo?
Andrea: Me preguntó por nosotras, dijo que intentas aprovecharte de mí
Hanna: ¿Lo hago? (sonriendo seductoramente)
Andrea: No lo suficiente (sonriendo)
Hanna: Podríamos cambiar eso (besándola con pasión)
Andrea correspondió el beso con la misma intensidad, Hanna la acerco más a su cuerpo y comenzó a acariciar su espalda y su cintura, Andrea también la acariciaba con deseo, al poco tiempo la ropa comenzó a desaparecer hasta quedar completamente desnudas. Hanna besaba alternadamente el cuello y los labios de Andrea, en la habitación sólo se escuchaban los suspiros y la respiración entrecortada de las dos, Hanna puso una de sus piernas entre las piernas de Andrea y ella hizo lo mismo, Hanna comenzó a mover su muslo contra la intimidad de Andrea, cuando notó la humedad de Andrea comenzó a moverse con intensidad hasta que su amada alcanzó el punto máximo de placer, Hanna la sostuvo entre sus brazos hasta que recupero el aliento. Cuando Hanna trato de separarse Andrea se lo impidió abrazándola con más fuerza y comenzó a frotar la intimidad de Hanna con su muslo, al principio Hanna no estaba muy segura pero le basto con ver los ojos de Andrea para encontrar el deseo en ellos y despejar todas sus dudas, correspondió al anhelo de ambas y beso los labios de Andrea con pasión y deseo, Andrea continuaba con sus movimientos mientras besaba y acariciaba a Hanna con total libertad hasta que su cuerpo no pudo soportarlo más y la invadió una ola de placer, ambas permanecieron en silencio hasta que recuperaron el aliento.
Hanna: Definitivamente debería aprovecharme de ti más seguido, aunque creo que la que se ha aprovechado de mí eres tú (sonriendo)
Andrea: Jaja, digamos que ambas nos hemos aprovechado de la otra (sonriendo)
Hanna: Estoy de acuerdo (dándole un beso)
Andrea: Me alegro
Hanna: Andy, ¿estás muy cansada?
Andrea: No cariño, ¿por qué?
Hanna: Porque… quiero estar contigo otra vez, pero de una manera distinta, necesito que confíes en mí
Andrea: Sabes que confío en ti, yo también quiero estar otra vez contigo
Hanna: Quiero estar dentro de ti, quiero tocarte completamente pero…
Andrea: Sabes que aún me cuesta un poco hablar de las cosas, ¿pero cuál es el problema?
Hanna: El problema es que te dolerá y yo no quiero lastimarte
Andrea: Sé que no me lastimarías a propósito, confió en ti
Hanna: Gracias por confiar en mi, pero te prometo que sólo te dolerá al principio y trataré de hacerlo de forma muy suave, ¿puedo?
Andrea: Claro que puedes cariño, no sé mucho sobre esto, pero seré muy feliz de compartir este momento contigo (sonriendo)
Hanna: Gracias Andy, es muy importante para mí que te sientas feliz y cómoda en todo momento, así que si no te sientes bien o te duele demasiado dímelo y parare
Andrea: Confió en ti, te prometo que si algo va mal te lo diré (abrazándola)

Hanna correspondió al abrazo y le dio un dulce beso en la frente, los labios de Andrea acariciaron el cuello de Hanna mientras sus manos viajaban lentamente por su cuerpo, Hanna se separo de ella y la recostó completamente mientras se colocaba a su lado, acariciaba su cuerpo de una manera muy suave mientras besaba los labios y el cuello de Andrea en un camino de ida y vuelta, después de unos largos y apasionados besos bajo por su cuello hasta llegar a sus pechos, los cuales beso y lamió con una infinita pasión, mientras sus labios se ocupaban de esa tarea sus manos acariciaban los costados del cuerpo de Andrea, quien cada vez respiraba con mayor dificultad, Hanna deslizo una de sus manos hacia el centro de Andrea, la coloco en su pubis y comenzó a acariciarla lentamente, después deslizo su mano un poco más hasta que llego a los labios vaginales y los lleno de suaves y placenteras caricias, la respiración de Andrea era cada vez más acelerada y sentía un gran placer, Hanna estuvo pendiente de sus reacciones en todo momento por si tenía que parar, en cuanto sintió que el centro de Andrea estaba listo deslizo uno de sus dedos en su interior, y le pidió que se relajara para que sintiera menos dolor y Andrea así lo hizo, todo estaba ocurriendo en perfecta calma y armonía hasta que Hanna trato de adentrarse completamente y Andrea dio un grito de dolor, Hanna no retiro su mano, pero detuvo sus movimientos, y comenzó a trazar círculos suaves para tratar de disminuir el dolor, le dijo a Andrea que se retiraría, pero esta le pidió que continuara, diciéndole que ya se sentía mejor, Hanna al principio no quería seguir por miedo a lastimar a Andrea, pero ella le aseguro que estaba lista, Hanna le dio varios besos antes de continuar, cuando estuvo segura se adentro completamente en el interior de Andrea y noto que la barrera que estaba al principio se derrumbaba, sintiendo en su lugar un líquido caliente, Andrea contuvo la respiración hasta que el dolor fue sustituido por una sensación placentera, entonces le aseguro a Hanna que estaba lista para continuar, y así lo hicieron hasta que el cuerpo de Andrea alcanzó el máximo estado de placer y se derrumbo en los brazos de su amada Hanna, quien no dejo de acariciarla y besarla tiernamente mientras recuperaba el aliento.
Hanna: ¿Estás bien Andy? ¿Te lastime? (preocupada)
Andrea: Tranquila, estoy bien cariño, no me lastimaste (abrazándola y besándola)
Hanna: Que alivió, no quería ser egoísta, pero necesitaba tenerte así, sentirte más cerca de mí
Andrea: Nunca has sido egoísta, siempre que estamos juntas soy muy feliz, pero saber que me necesitas de esta manera y que me deseas me hace sentir la mujer mas importante del mundo
Hanna: Para mí lo eres, eres la única mujer para mí, eres la más importante de mi mundo
Andrea: Y tú la del mío, te amo Hanna
Hanna: Te amo Andrea
Estuvieron despiertas por algunas horas sólo besándose, abrazándose y diciéndose lo mucho que se amaban.

Andrea: Buenos días cariño
Hanna: Buenos días Andy
Andrea: ¡Hanna!
Hanna: ¿Qué pasa?
Andrea: Estamos desnudas
Hanna: Tienes mala memoria ADA, (sonriendo) ¿Necesitas que te recuerde porque estamos desnudas?
Andrea: Recuerdo porque estamos desnudas, (ruborizada) lo que quiero decir es que algún sirviente podría entrar y vernos, ¿te imaginas lo que pasaría? (preocupada)
Hanna: No te preocupes, sé porque lo dices, pero ellos nunca entrarían sin permiso, además no es tan tarde, para que vengan a despertarnos (abrazándola)
Andrea: No puedo evitar pensar que pasaría si alguien te descubriera, me da miedo lo que podrían hacerte
Hanna: Te prometo que seré más cuidadosa, aunque confió plenamente en los sirvientes. De todas formas no debes preocuparte por mí
Andrea: No me pidas un imposible, me preocupaba por tu bienestar desde que éramos “amigos”, con más razón me preocupo ahora que sé que te amo y no podría vivir sin ti
Hanna: Andy, cada vez que dices cosas como esas soy inmensamente feliz, nunca imagine que podrías amarme (besándola)
Andrea: En realidad creo que empecé a sentir algo por ti desde que te conocí, sólo que no lo sabía
Hanna: ¿Ah sí? Nunca me lo habías dicho, cuéntamelo (sonriendo)
Andrea: Pues cuando nos conocimos me pareciste muy agradable, luego empezamos a platicar y ser amigas, y cuando te presentaste como Hanz y platicaba contigo me sentía a gusto en tu compañía y te extrañaba cuando ibas de viaje, pero creía que era porque me agradabas como amigo, luego paso lo de Carmen y descubrí que eras tú y estaba muy confundida por todo, pero gracias a eso pude estar segura de lo que siento por ti
Hanna: Lamento la parte en la que sufriste, pero me da gustó saber que siempre te he agradado
Andrea: Siempre lo has hecho. (Sonriendo) Lamento decírtelo cariño pero debes apurarte para llegar a tu compromiso
Hanna: Lo había olvidado, gracias por recordarlo. No quisiera dejarte, pero le prometí a tu padre que cuidaría sus negocios y debo cumplir
Andrea: Lo sé, gracias por todo lo que has hecho por él
Hanna: No necesitas agradecer nada, lo hago con gusto, tu padre siempre me ha agradado
Andrea: Y tú a él, en realidad le agradan los tres, tu padre, hermano y tú
Hanna se dio un rápido baño, se vistió y desayuno mientras Andrea se bañaba y arreglaba para ir al orfanato, se despidieron y cada una cumplió con sus obligaciones.

Andrea: ¿Cómo te fue cariño?
Hanna: Bien (dándole un beso) ¿a ti?
Andrea: Cuando llegue uno de los niños se resbalo y golpeo en la pierna, pero el médico llegó rápido y lo atendió, ahora sólo debe reposar, pero estará bien
Hanna: Que bueno, sé lo mucho que te preocupan y cuanto los quieres. Hoy les envié la donación mensual, ¿la recibieron?
Andrea: Si, con parte del dinero compramos las medicinas y la comida que faltaba (sonriendo) gracias
Hanna: No tienes que agradecerme nada, lo hago con gusto. Por cierto, la cena benéfica será una semana después de nuestro noveno mes de aniversario, este año acudirán muchas personas. Algunos artistas, médicos y comerciantes que están teniendo mucho éxito, estoy segura que se recaudara muchos fondos
Andrea: Que gran noticia, (Feliz) sólo faltan 20 días. Vamos a comer
Hanna: Vamos
La tarde pasó con normalidad hasta que llegó la noche y ambas se encontraban en su habitación.
Hanna: Buenas noches Andy
Andrea: Buenas noches cariño
Hanna le dio un tierno beso, el cual fue correspondido con igual ternura, después de varios besos tiernos, la situación comenzó a subir de intensidad, los besos se volvieron largos y llenos de pasión y comenzaron las intensas caricias, Hanna vio su deseo reflejado en los ojos de Andrea y ambas comenzaron a quitarse la ropa, Hanna se recostó sobre Andrea y reanudaron los besos y las caricias, Andrea besaba el cuello de Hanna mientras sus manos se deslizaban por su espalda y luego por sus costados, los labios de ambas se encontraron de nuevo y cada vez que se separaban los suspiros y gemidos eran lo único que se oía en la habitación, Andrea deslizo una de sus manos por el cuerpo de Hanna hasta que llegó a su palpitante centro, al principio la acarició con algo de timidez pero escucharla respirar pesadamente y ver en su mirada todo lo que era capaz de provocarle la animo a acariciarla sin ninguna restricción, pudo notar los fluidos de Hanna por lo que decidió adentrarse en ella, Hanna respondió con un grito placentero y le pidió que continuará, Andrea lo hizo hasta que la sintió tensarse y relajarse entre sus brazos. Después de recuperar el aliento Hanna comenzó a acariciar a Andrea y a darle cortos besos en las mejillas, el cuello y los labios, Andrea correspondía los besos con intensidad y acariciaba la espalda de Hanna, quien correspondía cada beso con la misma pasión, Hanna besaba el cuello de Andrea mientras sus manos acariciaban sus suaves pechos, Andrea comenzaba a gemir y suspirar cada vez más, Hanna dejó su cuello para seguir hasta sus pechos y comenzó a besarlos y acariciarlos, después bajo por su estomago y lo lleno de besos, luego hasta su vientre y siguió hasta su pubis donde se detuvo un momento, subió la mirada y pudo ver un poco de desconcierto en los ojos de Andrea.
Andrea: ¿Qué vas a hacer? (apenada)
Hanna: No tengas vergüenza. (Sonriendo) Quiero probarte
Andrea vio la sinceridad y el amor en los ojos de Hanna y decidió confiar en ella y dejarse llevar pos sus deseos, cerro los ojos y asintió con la cabeza, Hanna sonrió y continuo, beso sus piernas y regreso para besar sus muslos, Andrea estaba más ansiosa con cada beso, después de besar la parte interna de sus muslos Hanna no pudo esperar más y comenzó a acariciar las caderas de Andrea mientras colocaba su cara entre las piernas de su amada, lamió sus labios lentamente durante un momento, hasta que escucho a Andrea suplicándole, entonces adentro su lengua en el centro calido y húmedo de la mujer a la que tenía totalmente entregada a ella, su lengua salía y entraba a una velocidad vertiginosa hasta que el delicioso néctar llegó a su boca y lo tomo todo. Andrea apenas estaba recuperándose cuando Hanna se sentó frente a ella tomó una de sus piernas y la coloco en su cintura de tal manera que sus sexos quedaron unidos, la acción sorprendió un poco a Andrea pero continuo moviéndose al compás de las caderas de Hanna, sin ninguna duda se entregó totalmente a la mujer que ama, hasta que las dos llegaron a la cumbre de su pasión, permanecieron abrazadas hasta que pudieron moverse de nuevo, se recostaron y cubrieron con las sabanas.
Hanna: ¿Estas bien?
Andrea: Si
Hanna: Perdóname, fui impulsiva, no quise obligarte a…
Andrea: Cariño, no me obligas a nada, me gusta que seas impulsiva, (sonriendo) me sorprendí un poco al principio pero te amo y confió en ti. Además… lo disfrute (sonrojada)
Hanna: Gracias, yo también (dándole un calido beso)
Andrea: Quiero preguntarte algo, pero…
Hanna: Andy, ya sabes que puedes decirme lo que sea, ¿de qué se trata?
Andrea: Pues… de todas las veces que hemos estado juntas es la primera en la que noto que tus… bueno que tienes un color diferente
Hanna: ¿Un color?... ¡ah! Te refieres a mis fluidos, (Andrea asintió un poco avergonzada) pues eso es porque estoy en mis días fértiles, pero como nunca antes me había pasado no había pensado en eso, tengo que contarte algo. Pues como te había dicho mi ginecólogo es un doctor muy moderno, cuando estuvimos en España fui a verlo y me dijo que cuando tuviera relaciones sexuales durante mis días fértiles podrían pasar dos cosas, si las tenía con un hombre podría embarazarme con facilidad, pero en mi caso como las tendría con una mujer ella podría quedar embarazada si teníamos contacto directo y pues nosotras lo tuvimos, lo siento, no lo recordaba, por nuestras circunstancias nunca hemos hablado sobre tener hijos, se que te gustan los niños y a mi también pero… bueno dime que opinas. Andy, Andrea (volteo a verla para saber por qué no contestaba pero Andrea estaba completamente dormida) Supongo que hablaremos luego (abrazándola y dándole un tierno beso en la frente)
Hanna: Buenos días ADA, ¿dormiste bien?
Andrea: Buenos días cariño, dormí muy bien. Siento haberme quedado dormida
Hanna: No importa, luego platicamos
Andrea: Si, ahora debemos apresurarnos o llegaremos tarde

Los días pasaban con velocidad y Hanna no tuvo ocasión de preguntarle a Andrea sobre lo que le había dicho, Andrea por su parte no lo había olvidado. Ambas continuaban con su rutina, en el día se dedicaban a sus actividades, las tardes las pasaban juntas y en las noches se demostraban su amor. Su aniversario de bodas llego y Hanna como siempre le regalo alguna joya y Andrea le dio un colgante con una fotografía de las dos.

Hanna: Que rápido se ha vuelto sexto
Andrea: Si, en sólo tres meses nos hemos acoplado bien, nunca creí que podríamos ganarles
Hanna: Ni yo, jaja, pero hay que reconocer la derrota, tornado y yo lo aceptamos hemos perdido (sonriendo)
Andrea: Sólo por eso tendrán un premio de consolación, le daré más manzanas y a ti te daré unos besos
Hanna: Es un gran consuelo, quizá deberíamos perder mas seguido (sonriendo)
Andrea: Deberían entrenar (sonriendo)
Hanna: Quiero mi premio (dándole un beso)
Andrea le correspondió y estuvieron besándose con pasión durante un rato, hasta que Hanna la acerco más a su cuerpo y comenzó a acariciarla
Andrea: Cariño… debemos ir a casa de mis padres (respirando con dificultad)
Hanna: Aún tenemos tiempo ADA (respirando con dificultad y continuando con sus caricias)
Andrea: Alguien puede vernos
Hanna: Cerré la caballeriza, además mande a todos los sirvientes lejos, no te preocupes (continuando con sus caricias y besando su cuello)
Andrea: Así que lo tenías planeado (sonriendo)
Hanna: Digamos que es una afortunada coincidencia (besando su cuello y desabrochando su ropa)
Andrea: Lo es (retomando los besos apasionados)
Hicieron el amor con intensidad hasta que tuvieron que regresar para estar listas para la visita a los padres de Andrea.

Mansión Covarrubias

Marina: Buenas tardes
Hanna: Buenas tardes
Andrea: Hola madre
Marina: Regreso en un momento, voy a ordenar que nos traigan algo (saliendo)
Hanna: Preferiría estar a solas contigo, pero le prometía a tu padre que lo veríamos hoy
Andrea: Yo también preferiría estar todo el día contigo, te voy a extrañar
Hanna: Sólo serán unos días (dándole un beso)
Andrea: Cariño aquí no, por mi madre
Hanna: Lo siento no pude contenerme
Marina sólo vio cuando el beso terminaba y escucho lo que decían, estuvo a punto de reclamarles pero prefirió jugar “mejor” sus cartas, usaría la intriga para separar a su hija de esa… mujer.

Hanna: Voy a hablar con tu padre sobre los negocios, no tardo
Andrea: Vamos, quiero saludarlo en lo que regresa mi madre (saliendo)

Marina: Apenas pude ocultarme, no se que habrá hecho esta tipa para envolver a mi hija pero no permitiré que estén juntas, prefiero que regrese con el infeliz de Harry, ya veré como lograrlo
Andrea: ¿Qué cosa?
Marina: Un vestido, pensaba que me gusto mucho, pero no estará listo para la cena benéfica, así es que tengo que lograr que este listo para ese día
Hanna: Dígame el nombre del modisto, talvez pueda ayudarla
Marina: No te preocupes Hanna, es un amigo mío, sólo que tiene mucho trabajo por la fiesta, gracias por tu ofrecimiento
Hanna: No es nada (un poco desconcertada, hace tiempo que Marina no la llamaba así y menos en la mansión Covarrubias)
Marina: ¿Ustedes ya tienen lista su ropa?
Andrea: Ya, aunque lo importante es cuanto dinero se podrá juntar
Marina: Por supuesto, lo digo porque me enteré que este año asistirán muchas personas, entre ellos gobernadores, artistas y también algunos comerciantes exitosos y siempre es bueno estar presentable
Hanna: Tu madre tiene razón, para muchos es importante la presentación, pero estoy segura que nadie pierde de vista el motivo de la fiesta
Marina: Claro. (Diciéndolo con desdén) Por cierto Andrea, ¿sabes de qué me entere? De que Harry Vázquez va ha estar en la fiesta, dicen que ha tenido mucho éxito y que es considerado un gran partido (viendo la reacción de ambas)
Andrea: Me alegró por él, siempre ha trabajado duramente
Marina: ¿Lo conoces Hanna?
Hanna: No personalmente, pero he oído que es un joven con gran visión para los negocios y que ha tenido mucho éxito en los últimos meses
Marina: Nosotros si lo conocemos personalmente, de hecho fue novio de Andrea durante un año, estaban muy enamorados ¿verdad hija?
Andrea: Si fuimos novios (en un tono neutro y viendo a Hanna)
Hanna: Andrea me lo contó, aunque no sabía que era él (viendo a Andrea con total calma)
Marina: (se desconcertó por un momento, pues no esperaba que Hanna lo supiera) Supongo que estará muy feliz de volverte a ver hija, y tú también, después de todo es tu gran amor
Antes de que Andrea pudiera contestar llegó un sirviente para anunciar que la cena estaba lista, no se habló más del tema ya que Francisco estaba presente, después de la cena se regresaron a la mansión de la Fuente.

Andrea: Cariño, en el camino no pudimos hablar sobre lo que dijo mi madre, quiero que sepas que no te he mentido
Hanna: Andy, no es necesario que digas nada, se que me amas, (sonriendo) te conozco y si no me amaras nunca te hubieras entregado a mi
Andrea: Si te amo, y te agradezco que confíes en mí pero creo que es necesario contarte todo sobre Harry, (Andrea le contó cómo conoció a Harry y todo lo sucedido con las cartas) a pesar de eso no le guardo rencor, después de todo fue mi primer amor, pero tu eres el amor de mi vida
Hanna: Y tú el mío. Pero me parece un poco extraño que nunca contestará o te buscará, por lo que he escuchado es un buen hombre, nunca sale de fiestas y sólo se dedica a sus negocios, creo que si tienes la oportunidad debería hablar con él
Andrea: Talvez, gracias por tu comprensión, no todos entienden una situación así, muchas personas estarían reclamándome, pero se que tú eres diferente y muy especial, ese es uno de los motivos por los que te amo
Hanna: No soy especial, sólo estoy segura de nuestro amor
Andrea: Si lo eres. Cambiando de tema, ¿por qué no me dejas ir contigo? No quiero estar lejos de ti tantos días
Hanna: Yo tampoco, pero he escuchado que hay muchos bandidos a donde voy, no quiero que te pase nada y sólo iré unos días, estaré más tranquila si te quedas aquí
Andrea: Esta bien, pero prométeme que te cuidaras
Hanna: Te lo prometo (dándole un beso)
Esa noche sólo se besaron y abrazaron, pues Hanna partiría muy temprano
Hanna sólo estuvo de viaje tres días, pero para Andrea fue mucho tiempo, el día que Hanna regresaba de su viaje se encontró con un Hombre herido en el camino, en cuanto lo vio pidió que lo subieran a su carro y lo llevaron al hospital.
Médico: Es usted familiar del paciente
Hanna: No doctor, yo lo encontré en el camino y lo traje
Médico: Comprendo, por el momento esta inconsciente, pero despertará en un rato
Hanna: ¿Cómo esta?
Médico: Esta fuera de peligro, fue una suerte que lo encontrara, sus heridas no son muy graves, pero perdió mucha sangre, si no lo hubiera traído a tiempo, ahora estaría muerto
Hanna: Me alegra que este bien
Después de una hora el doctor platico con el hombre
Hombre: ¿Qué hago aquí?
Médico: Tuvo un accidente, ¿recuerda lo que le paso?
Hombre: Si, me dirigía a la ciudad cuando fui asaltado por un grupo de bandidos, uno de ellos me hizo un corte en el brazo y otro me golpeo en la cabeza, después de eso no recuerdo nada
Médico: Recuerda su nombre
Hombre: Si, soy Harry Vázquez
Médico: ¿A qué se dedica?
Harry: Soy comerciante, ¿Cómo llegue aquí?
Médico: Un hombre lo encontró, y lo trajo inmediatamente, de no ser por él estaría muerto, perdió mucha sangre
Harry: ¿Quién me trajo?
Médico: No sé su nombre, esta afuera le diré que entre (saliendo)
Hanna: ¿Cómo se encuentra?
Harry: Mejor, gracias el doctor me dijo que usted salvo mi vida
Hanna: No tiene nada que agradecer, me da gusto que se encuentre bien. ¿Qué le pasó?
Harry le contó toda la historia de los bandidos, platicaron un rato hasta que Hanna tuvo que irse.
Harry: Por cierto, no se su nombre
Hanna: Hann… Hanz de la Fuente
Harry: Gracias Hanz, yo soy Harry Vázquez
Hanna: Debo irme Harry, le deseo una pronta recuperación (saliendo)
Hanna: ¿Será el mismo Harry? Son muchas coincidencias, supongo que debería decirle a Andrea

Después de unas horas Hanna llegó a su mansión
Andrea: ¡Cariño! Por fin llegas (dándole un fuerte abrazo y un beso)
Hanna: Andy, te extrañe mucho
Andrea: Yo también, creí que llegarías más temprano
Hanna: Yo también pero hubo un accidente
Andrea: ¿Estas bien? (preocupada)
Hanna: Estoy bien, el accidente lo tuvo un hombre, lo asaltaron y dejaron desangrando en el camino, lo lleve a un hospital y ahora esta bien
Andrea: Me alegro por él, que bueno que no te paso nada
Hanna: Andrea, ¿Cómo es Harry físicamente?
Andrea: ¿Por qué me preguntas eso?
Hanna: El hombre al que ayude se llama Harry Vázquez, es comerciante y venía a la ciudad
Andrea: ¿Crees que era él?
Hanna: Pues son muchas coincidencias
Andrea: Es como de tu altura, de complexión fuerte, bien parecido, cabello castaño y ojos claros color miel
Hanna: Es él, que coincidencia
Andrea: Si, que casualidad, me alegra saber que esta bien
Continuaron platicando sobre otras cosas, entre ellas la fiesta benéfica, que sería unos días antes del año nuevo.

El día de la cena
Hanna: Te ves hermosa, en realidad siempre te ves hermosa ADA pero hoy estas magnífica
Andrea: Gracias cariño, tu también te ves muy “guapo”, déjame acomodarte el moño, listo (dándole un rápido beso)
Hanna: Gracias, vamos (salieron al lugar en el que sería la recepción, como todos sabían había muchos invitados)

Mujer: Buenas noches, bienvenidos a la cena benéfica anual, para los que no me conocen mi nombre es Paulina Montero, soy la organizadora y una de las patrocinadoras, este año tenemos a muchos invitados, me alegra que todos pudieran venir y que cooperen con esta causa, disfruten la cena
La cena fue muy agradable, algunos de los invitados interpretaron algunas canciones, los invitados hablaban entre sí, y algunos lograron concertar negocios con otros.
Hanna y Andrea se encontraban solas, cuando ambas voltearon a un lado vieron a Harry, el cual al reconocer a Andrea decidió acercarse rápidamente.
Harry: ¡Andrea! ¿Cuándo regresaste?
Andrea: Harry, ¿Cómo estas?
Harry: Discúlpame, es que me sorprende mucho verte aquí, tu madre me dijo que estabas de viaje de bodas (triste)
Andrea: ¿Mi madre? ¿Cuándo hablaste con ella?
Harry: Hace más de nueve meses, ¿es verdad que te casaste?
Andrea: Si, te presento a mi esposo (Señalando a Hanna)
Harry: Mucho gusto mi nombre es Harry Vázquez
Hanna: En realidad ya nos conocimos, soy Hanz de la Fuente
Harry: Usted es quien me salvo
Hanna: Yo fui quien lo ayudo
Andrea: Hann… z me dijo que te asaltaron e hirieron ¿Cómo estás?
Harry: Bien gracias, ¿Podríamos hablar a solas?
Andrea: No creo que sea conveniente (viendo a Hanna)
Hanna: Creo que debes hacerlo
Hombre: Disculpen, ¿duque puedo hablar con usted un momento?
Hanna: Claro, permiso (yéndose)
Harry: Así que te casaste con un duque
Andrea: Si, mi esposo es duque y también tiene varios negocios
Harry: Ya veo, por eso nunca me escribiste
Andrea: ¿De qué estas hablando?, te mande muchas cartas, nunca respondiste ni me enviaste ninguna
Harry: Te enviaba una cada semana, pero nunca recibí respuesta
Andrea: ¿Y por qué no me buscaste?
Harry: Se lo prometí a tu madre, me encomendó algo y no podía volver hasta terminarlo, pero cuando volví me dijo que te habías casado y que te fuiste de viaje de bodas a España durante un año
Andrea: Así fue (mi madre, una vez más me decepciona, así que ella planeo todo esto, no tiene caso decirle nada a Harry)
Harry: ¿Por qué no me esperaste?
Andrea: Creí que me habías engañado y decidí casarme
Harry: Te casaste por despecho, tu marido parece una buena persona, estoy seguro que si le pides el divorcio te lo dará, y podremos estar juntos, yo nunca he dejado de amarte
Andrea: Tienes razón, mi esposo es muy bueno, pero no me divorciare de él
Harry: ¿Por qué? No tengas miedo de las habladurías, sé que aún me amas
Andrea: Harry, fuiste mi primer amor y siempre te querré pero no dejaré a mi marido, porque lo amo, estoy profundamente enamorada y él también me ama
Harry: No, no es verdad, nosotros nos amamos con locura
Andrea: No pretendía herirte, pero yo ya no siento lo mismo que tú, perdóname. Es mejor que me reúna con mi esposo (yéndose)
Harry: No puede ser (yéndose)
Mujer: Espere
Harry: ¿Qué quiere señora?
Marina: Necesito hablar con usted, lo espero en el jardín en 5 minutos

Harry: ¿De que quiere hablar conmigo?
Marina: De mi hija
Harry: Su hija ya me ha dejado claro que no me ama
Marina: Miente, se lo dijo porque le teme a su esposo, pensábamos que era un buen hombre, pero solamente se caso con ella para tener más prestigio, ella cree que debe quedarse a su lado porque él maneja los negocios de mi esposo y porque pago algunas deudas
Harry: Le propuse que se divorcie y se case conmigo, pero no quiere, dice que ama a su esposo y que él a ella
Marina: (No puede ser, así que mi hija y esa miserable se aman, pues no lo permitiré) Le repito que le mintió, ella le tiene miedo y cree que debe estar a su lado, debe hablar con ella nuevamente y convencerla, es más le recomiendo que intente besarla, ella no negará sus sentimientos
Harry: ¿Por qué me dice esto?
Marina: Porque quiero que mi hija sea feliz y ella lo ama a usted Harry
Harry: Yo también la amo, haré lo que me dice. Debo irme (saliendo)
Marina: Espero que este tonto haga bien las cosas, ahora sólo debo sembrar la duda en Hanna para que en tres meses deje en paz a mi hija y nos de el dinero que prometió

Paulina: Gracias a todos por su asistencia y por sus generosas donaciones, me complace anunciarles que este año reunimos el triple de fondos (ovaciones y aplausos) una vez más gracias a todos, disfruten la velada.
Hanna: ¿Estás bien Andy?
Andrea: Si cariño, pero ya me quiero ir
Hanna: Esta bien, nos despedimos y nos vamos
Andrea: Gracias
Después de despedirse de varias personas y la organizadora se dirigieron a su mansión
Hanna: ¿Quieres hablar sobre eso?
Andrea: Estoy muy enojada con mi madre y muy desconcertada con Harry
Hanna: ¿Qué hizo tu madre?
Andrea: Me da vergüenza decírtelo
Hanna: Dímelo Andy, te prometo que no la juzgaré
Andrea: Lo sé, estoy casi segura que ella tuvo que ver con lo de las cartas, seguramente me ocultó las de Harry y las que yo le escribí nunca las envió, además Harry dijo que fue a buscarme, estoy segura que lo hizo unos días antes de nuestra boda, le dijo que estábamos en nuestro viaje de bodas
Hanna: Tal vez tengas razón, pero ya no puedes hacer nada, aunque le reclames, ella seguramente negará lo de las cartas y lo demás tampoco lo sabes con certeza
Andrea: Tienes razón, pero estoy molesta y muy decepcionada de ella, pensé que me quería
Hanna: Andy, no sé que decirte, no estés triste (abrazándola)
Andrea: Lo único bueno de todo esto eres tú (sonriendo)
Hanna: Gracias, (sonriendo) ¿Y qué pasó con Harry?
Andrea: Pues me dijo que te pidiera el divorcio y me casara con él, le dije que no, pero insistió entonces tuve que decirle que te amo, no quería herirlo, pero tuve que hacerlo, espero que lo entienda
Hanna: Yo también, parece un buen tipo, lo entiendo un poco, si yo te perdiera haría lo posible por recuperarte
Andrea: Nunca te dejaré, te amo y ya no podría vivir sin ti. Así que no te libraras de mí tan fácilmente (sonriendo)
Hanna: Eso espero (sonriendo)
Esa noche como casi todas compartieron tiernas caricias y apasionados besos, los cuales culminaron con la unión de sus cuerpos.
Unos días después Marina continuo con su plan le mando una nota a cada uno para que se reunieran en un parque, a los tres les pareció un poco extraño pero decidieron acudir a la cita.

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por Francis18 el Mar Sep 22, 2015 10:00 am

Hola, me gustaría saber donde esta la continuación de esta hermosa historia ? Porque esta incompleta y me gustaría ver que hará la madre para separarlas.

Francis18

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 21/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Miér Sep 23, 2015 10:20 pm

Francis18: Hola, estaba publicando la historia en otro foro que fue cerrado, decidí publicarla aqui porque faltan pocos capítulos para terminarla, aún no los he escrito, ni he publicado nada más por falta de tiempo, pero espero no tardar mucho.
Me alegra que te guste la historia y gracias por comentar.
Saludos.


En el parque
Andrea: Harry, ¿Qué haces aquí?
Harry: Recibí tu nota (entregándole un papel)
Andrea: Yo no te envié nada
Harry: Entonces ¿por qué estas aquí, en nuestro parque?
Andrea: Por que creí que la nota era de alguien más, estoy segura que esto tiene que ver con mi madre
Harry: Talvez, ella sólo intenta ayudarnos, me contó lo de tu esposo
Andrea: ¿Cuándo hablaste con ella y qué fue lo qué te dijo?
Harry: En la cena benéfica, me dijo que no quieres a tu esposo que estas con el por miedo y porque maneja los negocios de tu padre, además me dijo que él no te quiere, que sólo se caso contigo para tener prestigio o algo así
Andrea: Eso es mentira, nuestro matrimonio no empezó bien, es cierto, pero ahora nos amamos, te suplicó que no me busques más
Harry: No mientas, no tienes que temer (abrazándola e intentando besarla)
Andrea: Suéltame (luchando para quitarse su abrazo)
Harry: No, te demostraré que me amas (dándole un beso)
Andrea: (No correspondió al beso y como pudo soltó una de sus manos y le dio una fuerte cachetada) Déjame
Harry: No hasta que te convenzas (tratando de besarla de nuevo pero ella giro la cara)
Andrea: !Suéltame!
Hanna: ¿No la escucho? Suéltela Harry (En tono serio)
Andrea: Hann… yo
Harry: No voy a permitir que la siga intimidando (soltándola)
Hanna: Yo no soy quien la estaba obligando, le pido que se marche y no vuelva a molestarnos (Seria)
Harry: Me voy, pero no permitiré que siga sometiendo a Andrea a sus caprichos (yéndose)
Andrea: Te juro que…
Hanna: No tienes que jurarme nada, lo vi todo (conteniéndose)
Andrea: Cariño, por favor (sollozando)
Hanna: No llores Andy, perdóname (abrazándola) estoy haciendo un gran esfuerzo para no ir tras él y partirle la cara por lo que te hizo. Sé que no tuviste nada que ver
Andrea: ¿Cómo lo sabes?
Hanna: Estaba lejos, por eso no llegue antes, pero vi cuando te abrazo y trataste de soltarte, luego te beso y le diste una cachetada, después trato de besarte de nuevo y volteaste el rostro
Andrea: Pensé que eras tú (mostrándole una nota) me pareció extraño pero creía que eras tú
Hanna: Yo también recibí una (mostrándole una nota)
Andrea: Harry dijo que yo lo cite aquí, pero te juro que no fui yo (mostrándole otra nota)
Hanna: Tu nota dice Te espero en el parque del centro a las 3 PM, con amor H. La mía dice Te veo en el parque del centro a las 3:20 PM, tengo una sorpresa para ti, Andrea y la de Harry dice Necesito decirte algo, te veo en el parque del centro a las 3 PM, Andrea
Andrea: Yo no escribí ninguna y tú tampoco, además ¿por qué a ti te citaron hasta las 3:20?
Hanna: Es la misma letra, alguien nos tendió una trampa, me citaron a esa hora para que te viera con Harry, pero como llegue antes pude ver todo, mi pregunta es quién lo hizo, ¿Harry?
Andrea: No, estoy segura que es la letra de mi madre, además cuando le pregunte que hacía aquí me mostró la nota si él estuviera de acuerdo no me la habría enseñado, mi madre lo esta manipulando para tratar de separarnos
Hanna: ¿Por qué? Para ella sólo somos amigas
Andrea: Estoy casi segura que sabe que nos amamos, no se como lo supo pero no esta de acuerdo
Hanna: Talvez nosotras se lo hemos dicho con nuestras acciones, el amor es difícil de ocultar
Andrea: Si, pero no permitiré que nos moleste, hablare con ella
Hanna: Por ahora deja las cosas como están, ya pensaré en algo, hay que ser más cuidadosas en su presencia
Andrea: Esta bien, vamos a la casa, no quiero estar aquí
Hanna: Vamos

Pasaron el año nuevo en casa de los padres de Andrea, frente a Francisco se comportaban de forma normal, pero cuando sólo estaba Marina apenas si se miraban, Marina pensó que su plan había funcionado y ahora Hanna estaba molesta con Andrea y seguramente las cosas entre ellas habían terminado, por lo que ya no hizo nada más.

Unos días después del año nuevo Hanna tuvo que viajar nuevamente, pero no quería llevar a Andrea, porque los caminos eran cada vez más peligrosos, además sólo sería un viaje de tres días.
Andrea: No quiero estar sola
Hanna: Andy, ya lo hablamos, no quiero que te pase nada, por favor entiéndelo
Andrea: Lo sé cariño, pero no quiero estar lejos de ti
Hanna: Yo tampoco, pero sólo serán tres días, ve a casa de tus padres
Andrea: Prefiero esperarte aquí, prométeme que no tardaras y que tendrás cuidado
Hanna: Te lo prometo, regresaré lo antes posible, y te traeré los dulces de leche de la otra vez
Andrea: Esta bien. Buen viaje (abrazándola)
Hanna: Gracias, (dándole un largo beso) debo irme
Andrea: Adiós cariño
Hanna: Nos vemos pronto ADA (yéndose)

Mansión Covarrubias
Marina: Buenas tardes
Harry: Buenas tardes señora, ¿Para qué me llamo?
Marina: Siéntese, le pedí que viniera para que me cuente cómo van las cosas con mi hija
Harry: Pues ella insiste en que se aman, pero si fuera cierto no me habría enviado la nota pidiéndome que fuera al parque, aunque después lo negó, debe temerle demasiado
Marina: Yo fui quien escribió esa nota Harry, tiene razón mi hija tiene mucho miedo de su esposo, pero siempre lo niega y dice que se aman, ante los demás se comporta como un caballero, pero estoy segura de que la maltrata y la tiene amenazada. Por eso escribí la nota para que usted la ayude
Harry: Es lo que intento, yo aún la amo, pero ella no quiere dejar a su esposo, quizá usted también debería convencerla de que huya conmigo, sólo será por un tiempo, después buscaremos su divorcio y nos casaremos
Marina: Ya lo he hecho, pero seguiré intentándolo, usted por su parte insista en convencerla, ahora le suplicó que se marche, no es conveniente que mi esposo lo vea, él no sabe nada y así debe seguir
Harry: Esta bien, le prometo que convenceré a su hija. Me voy (saliendo)
Marina: Ahora si, cuando Hanna se entere de que mi hija y este infeliz se siguen viendo, la dejará en paz y le dará el divorcio sin problemas. Es lo mejor para todos, tendremos nuestro dinero y mi hija se casara con ese tipo, aunque no es de nuestra clase ahora tiene dinero

Andrea continuaba con su rutina normal para no extrañar tanto a Hanna, el segundo día saliendo del orfanato se encontró con Harry, quien en realidad fue a buscarla el día anterior, pero al no encontrarla decidió ir al siguiente día y esperar hasta que saliera.
Andrea: ¡Harry!, (sorprendida) ¿Qué haces aquí?
Harry: Estaba dando un paseo, me alegra encontrarte, necesito hablar contigo
Andrea: No tenemos nada de que hablar
Harry: Te equivocas en el parque no pudimos hacerlo por que llego tu esposo
Andrea: Entiéndelo, amo profundamente a mi esposo y él a mí, no hagas que el buen recuerdo que tengo de ti desaparezca
Harry: No tú entiende, sé que tu esposo te maltrata y no te quiere, dices eso porque le tienes miedo, vámonos ahora mismo, después conseguiremos tu divorcio y podremos casarnos
Andrea: ¿Por qué insistes en eso? Hann…z me ama y me respeta
Harry: Tu madre me lo ha contado, no lo sigas negando
Andrea: Mi madre miente, no debes creerle
Harry: ¿Por qué mentiría? Ella sólo quiere ayudarte
Andrea: Porque nos mintió a los dos, ella tuvo que ver con la desaparición de las cartas, lo hizo porque no tenías dinero, y ahora intenta destruir mi matrimonio y te esta utilizando. Así que te lo diré por última vez deja de buscarme (yéndose)

Harry estaba muy confundido, no sabía a quien creerle, por una parte esperaba que Marina mintiera por que no deseaba que Andrea sufriera los abusos de Hanz, pero si era verdad que era un buen hombre y que Andrea lo ama, eso significaba tener que renunciar a ella por segunda vez, no estaba seguro de poder soportarlo. Decidió encarar a Hanz, sin importarle las consecuencias.

Mansión de la Fuente
Sirviente: ¿Desea que le sirva la cena?
Andrea: Quiero esperar a mi esposo un rato más
Sirviente: Si me permite, (Andrea asintió) ya es un poco tarde, no creo que el duque regrese hoy, además me comentó que estaría de viaje tres días
Andrea: Lo sé, pero tenía la esperanza de que llegara hoy y no hasta mañana. Sirva la cena por favor
Sirviente: Si duquesa, permiso
Andrea disfrutó su cena tranquilamente, un rato después decidió ir al despacho como no tenía sueño leería alguno de los libros, estaba buscando uno cuando le avisaron que Harry buscaba al duque.
Sirviente: Dice que es urgente
Andrea: ¿Le dijo que el duque no esta?
Sirviente: No señora
Andrea: Esta bien, hágalo pasar
Sirviente: Permiso
Harry: Buenas noches, necesito hablar con tu esposo
Andrea: No esta
Harry: No mientas, vengo a hablar con el de hombre a hombre
Andrea: Ya te dije que no esta, es tarde y estás borracho, vete por favor
Harry: ¿De veras estás enamorada de él?
Andrea: Si, no quiero hacerte daño, pero es cierto lo amo
Harry: ¿Entonces por qué aún no te ha embarazado? Estoy seguro de que tiene alguna amante por eso te ha dejado sola
Andrea: No voy a permitir que hables así de él, no es asunto tuyo, pero te lo diré, no fui con él porque el camino es peligroso, ¿acaso ya olvidaste lo que te paso? En cuanto a lo otro no pienso responder
Harry: ¿Acaso no ha podido cumplir como hombre? (feliz) si es eso sólo debes decirlo y te concederán el divorcio
Andrea: Harry entiéndelo, no pienso divorciarme de él. Nuestra vida íntima no es asunto tuyo.
Harry: Claro que es asunto mío, todo lo que tenga que ver contigo me importa
Andrea: No quiero lastimarte, pero no me dejas opción, nuestro matrimonio se ha consumado y no una sino muchas veces
Harry: Hace casi un año que te casaste y aún no estas embarazada, debe ser un hombre incompleto, tu siempre quisiste tener hijos, con él no los tendrás
Andrea: Eso sólo dios lo sabe, por ahora somos felices así
Harry: No te puedes conformar con un hombre deficiente
Andrea: Es mucho más hombre que tú, él nunca me pondría en una situación así (molesta)
Harry: Sí lo dices porque nunca intente nada contigo, te aseguro que no fue por falta de hombría o de ganas (molesto y acercándose a Andrea)
Andrea: No tiene caso seguir discutiendo, vete (alejándose)
Harry: Sabes (ignorando lo que dijo) aún te deseo, voy a mostrarte lo que es un hombre de verdad, hubiera preferido ser el primero, pero ya no importa (agarrándola fuertemente)
Andrea: ¡Suéltame Harry!, te desconozco, ¿Dónde esta el hombre al que alguna vez ame?
Harry: Ahora mismo lo vas a saber (tratando de besarla) no te muevas
Andrea: Déjame, llamare a los sirvientes
Harry: Hazlo, estoy seguro que con la lluvia nadie te escuchará. Basta de pláticas (desgarrándole el vestido)
Andrea: No Harry, por favor no me hagas esto, no me humilles de esta manera (llorando y tratando de soltarse)
Los dos forcejeaban y Andrea logro soltarse del agarre pero tropezó con algo y cayó en el sillón, Harry se puso encima de ella y comenzó a acariciarla y trataba de subirle el vestido, se detuvo un momento mientras se desabrochaba los pantalones, Andrea estaba demasiado tensa y se desmayó, Harry lo notó y se detuvo comprendiendo lo que estuvo a punto de hacerle a la mujer a la que amaba, se acomodo la ropa y trato de hacer reaccionar a Andrea, pero ella seguía inconsciente, le pidió a un sirviente que llamará al médico, el médico les dijo que sólo era un desmayo, con un poco de cuidados y descanso estaría bien. Ninguno de los tres dijo nada sobre el vestido de Andrea. Harry regreso a su hotel y decidió que nunca más buscaría a Andrea. Hanna llego una hora después de lo sucedido, hizo todo lo posible para regresar antes de su viaje.
Hanna: Buenas noches, ¿Mi esposa esta en su habitación?
Sirviente: Si señor, me gustaría comentarle algo sobre su esposa
Hanna: ¿Qué pasa, ella esta bien? (preocupada)
Sirviente: Si señor, se desmayo y esta inconsciente, una de las muchachas la esta cuidando
Hanna: Voy a verla
Sirviente: Espere por favor, necesito decirle lo que paso
Hanna: Habla de una vez (impaciente)
Sirviente: Estaba lloviendo, no pudimos escuchar nada, no sé lo que ocurrió pero la ropa de la señora estaba rasgada
Hanna: Explícate por favor (desesperada)
Sirviente: Un hombre vino a buscarlo, su esposa lo atendió en el despacho, después de media hora él vino corriendo y dijo que la señora necesitaba un médico, cuando entre con el médico, la señora estaba inconsciente en el sillón y con la ropa desgarrada, el médico dijo que sólo era un desmayo y necesitaba descansar, no quiero insinuar nada pero...
Hanna: ¿Quién era? (molesta)
Sirviente: Harry Vázquez, le repito que no estoy seguro de lo que paso, la lluvia era muy fuerte y…
Hanna: Gracias por decírmelo le suplico que no lo comente con nadie (seria)
Sirviente: No se preocupe señor, el médico me dio su palabra de que tampoco dirá nada
Hanna: Se lo agradezco, voy a ver a mi esposa y volveré a salir le suplico que este pendiente de ella hasta mi regreso
Sirviente: No se preocupe, lo haré (yéndose)
Hanna: ¿Cómo está? (entrando en la habitación)
Muchacha: Despertó hace unos minutos, pero se durmió de nuevo, el médico dijo que sólo necesita descansar
Hanna: Gracias por cuidarla, vuelvo en un momento
Muchacha: No tiene nada que agradecer, la cuidare hasta que regrese

Hanna fue al despacho tomo una pistola y salió sola en busca de Harry, lo busco en los hoteles de la ciudad, después de media hora lo encontró.
Harry: Duque
Hanna: ¿Puedo pasar? No me gustaría hablar en el pasillo
Harry: Pase, supongo que viene a hablarme sobre Andrea
Hanna: Supone bien, no sabe cuanto me arrepiento de haberlo ayudado, de haber sabido que le haría una canallada así lo habría dejado ahí. A pesar de habernos conocido tan poco pensaba que era un buen hombre, tendría que serlo puesto que Andrea lo amaba, lamentablemente nos equivocamos, si la amará se habría comportado como un verdadero hombre y lo habría aceptado desde la cena benéfica
Harry: Estaba…
Hanna: Todavía no termino (molesta). Vine aquí para matarlo, pero durante el camino lo he pensado mejor, si lo hiciera se armaría un escándalo y todos se enterarían de lo que sucedió y eso es lo último que quiero, lo que digan los demás me tiene sin cuidado pero eso destruiría a Andrea, la gente la señalaría y juzgaría y ella no tiene por que sufrir algo así. Lo que sucedió sólo lo saben usted, el médico y un sirviente, ellos callaran, así que le exijo que mantenga la boca cerrada, se largue y nunca se vuelva a cruzar por nuestro camino, si vuelve a acercarse a Andrea le juro que no me importará nada y lo mataré. ¿Entendido?
Harry: Sé que me comporte como un desgraciado y que Andrea nunca me perdonará, pensaba irme mañana. No pretendo excusarme pero había bebido, comenzamos a discutir y perdí el control
Hanna: ¿Para qué fue a buscarme?
Harry: Para hablar con usted de hombre a hombre sobre Andrea, su madre me aseguro que usted no la quiere y que la maltrata, Andrea me dijo que no es cierto que su madre lo invento para destruir su matrimonio, no sabía a quien creer, pensé que Andrea tenía miedo de usted
Hanna: ¿Por eso la violo? (molesta)
Harry: No paso nada, no niego que iba a hacerlo estaba fuera de mí, pero ella se desmayo y eso me hizo reaccionar
Hanna: ¿Por qué habría de creerle?
Harry: Le juro por mi vida que no le hice nada, no pude hacerlo, ella debe odiarme, pero yo la amo de verdad y por ese amor no pude hacerle algo así, estoy arrepentido
Hanna: ¿Por qué me lo ha dicho?
Harry: Porque me doy cuenta que ama a Andrea y porque es mi forma de agradecerle que haya salvado mi vida aquel día. Además no quiero que Andrea sufra por algo que no ocurrió. Me iré mañana a primera hora y no los molestaré nunca más
Hanna: Esta bien, pero mi advertencia sigue en pie si se acerca a ella lo mataré
Harry: No le he dicho todo eso para que no me mate, puede hacerlo si quiere, ya no tengo motivos para vivir, se lo he dicho para que Andrea tenga la tranquilidad que yo estuve a punto de robarle
Hanna no dijo nada y se marcho a la mansión, eran más de las tres de la mañana y Andrea seguía dormida, Hanna la cuido durante toda la noche.

Hanna: Buenos días Andy
Andrea: Buenos días Hanna, ¿Cuándo llegaste?
Hanna: En la madrugada
Andrea: Entonces tú… ¿Cómo llegue aquí?
Hanna: Uno de los sirvientes te trajo, te desmayaste, el médico dijo que sólo necesitas descansar
Andrea: Estaba en el despacho, vino Harry discutimos un poco, entonces él… él trato de besarme y… (no pudo continuar, lo último que recordaba era a Harry rasgando su vestido y bajando sus pantalones)
Hanna: Tranquila Andy, no tienes que contarme nada, lo sé (tratando de abrazarla)
Andrea: ¡No me toques!
Hanna: Lo siento (alejándose)
Andrea: Ya no soy digna de tu amor, ni siquiera puedo mirarte a la cara sin sentirme sucia
Hanna: Andrea, nada de lo que paso es culpa tuya. Mi amor siempre te pertenecerá sin importar que pase. No tienes que preocuparte por nada, además ayer…
Andrea: No Hanna, por favor, ahora no puedo hablar de eso (llorando)
Hanna: Esta bien, ten calma por favor aún no te recuperas (abrazándola)
Andrea: No… merezco… que me…abraces (sollozando)
Hanna: Andy mereces todo, deja de decir lo contrario (dándole un beso en la cabeza)
Andrea: Eres tan buena
Hanna: No lo soy, solamente sé que te amo y quiero que estés bien. Te traeré algo de comer
Andrea: No tengo hambre
Hanna: Necesitas comer algo, por favor hazme caso
Andrea: Esta bien
Hanna: Gracias (dándole un beso en la cabeza) no tardo (saliendo)
Andrea: Todo lo que había entre nosotras debe terminar, en cuanto se cumpla el año de nuestro matrimonio le daré el divorcio a Hanna, no puedo permitir que se quede a mi lado por lastima (llorando)

Andrea estuvo durante toda una semana en cama, sólo dormía y lloraba, únicamente comía cuando Hanna insistía demasiado, cada una dormía en una habitación porque Andrea tenía pesadillas con lo sucedido y cuando despertaba sintiéndose abrazada entraba en una crisis.
Andrea trato de continuar con su vida, visitaba a sus padres y ayudaba en el orfanato pero las cosas con Hanna eran muy complicadas, Hanna era muy comprensiva y trataba de no presionar a Andrea pero no le gustaba que siempre estuviera triste, y así llegó la fecha de su aniversario mensual.
Hanna: Buenos días Andy,
Andrea: Buenos días Hanna
Hanna: Feliz aniversario, (entregándole un dije de corazón de oro que decía Con todo mi amor para la mujer más valiosa. HF)
Andrea: Gracias, pero no debiste, tómalo (entregándoselo)
Hanna: Es para ti (devolviéndoselo)
Andrea: No lo quiero, no merezco nada de ti, ¿por qué no lo entiendes? (bajando la mirada)
Hanna: Andrea (alzando su rostro) deja de decir eso, mereces todo, eres tú quien debe entenderlo
Andrea: No quiero que me tengas lastima (molesta)
Hanna: Lo que siento por ti no es lastima, sino amor. Eres tú quien debería dejar de tenerse lastima por algo que…
Andrea: ¡Cállate! No quiero hablar de eso, no lo entiendes
Hanna: Trato de hacerlo, no hemos hablado de eso porque no quiero presionarte, pero no puedo sentarme a ver como te consumes poco a poco, te amo demasiado para resignarme
Andrea: ¿Cómo puedes amarme después de que otro… (llorando)
Hanna: Andy, cree en mí por favor, por supuesto que hubiera preferido que nada de eso hubiera pasado y no lo digo por mí, sino por ti, se que sufres demasiado, pero a mi no me importa nada de eso, lo único que quiero es que seas feliz y sé que tú felicidad esta a mi lado porque la mía sólo puede existir junto a ti
Andrea: Lo sé, pero no puedo permitir que aceptes a una mujer que ha sido mancillada (llorando)
Hanna: Es necesario que sepas lo que pasó esa noche, tenemos que hablar sobre ese día
Andrea: No puedo decírtelo, es tan humillante, no me obligues
Hanna: No quiero obligarte, pero es necesario, después de que te desmayaste Harry…
Andrea: ¡Cállate!
Hanna: Andy, cálmate por favor
Andrea: ¡Vete! (llorando)
Hanna: Andrea, esa noche Harry no…
Andrea: ¡No lo nombres! (desmayándose)
Hanna: ¡Andrea! (sosteniéndola antes de que se cayera al piso)
Hanna la dejo en la cama y pidió a uno de los sirvientes que fueran por el doctor, Hanna le contó lo sucedido y después de revisarla le dijo que estaba estresada y muy débil, que necesitaba un poco de reposo y alimentarse mejor. Hanna estuvo pendiente de que comiera y descansará, después de unos días trato de hablar con Andrea nuevamente.
Hanna: Buenas noches Andy, quiero disculparme por la discusión que tuvimos, perdóname
Andrea: Buenas noches Hanna, no te preocupes yo también quiero disculparme por haberte gritado y por correrte
Hanna: No hay problema. No quiero perturbarte, pero debo decírtelo, prométeme que trataras de escucharme
Andrea: No sé si podré
Hanna: Tratemos. Cuando llegue de mi viaje supe que te habías desmayado y que seguías inconsciente, uno de los sirvientes me dijo que él vino a buscarme y hablo contigo, que después llamaron al doctor y dijo que debías descansar…
Andrea: Hanna por favor no…
Hanna: Lo siento, necesitas saberlo. Fui a verte y seguías dormida, llegue al despacho por una pistola y salí a buscarlo a todos los hoteles, hasta que lo encontré
Andrea: ¡Hanna! ¿Qué hiciste? (preocupada)
Hanna: Estaba furiosa, pero mientras lo buscaba lo pensé mejor y decidí no matarlo porque todo el mundo sabría que paso, pero no lo hice por mi, sino por ti para evitar que fueras señalada por algo en lo que no tuviste culpa. Le advertí que nos dejará en paz que si se acercaba a ti de nuevo lo mataría. Entonces me dijo que estaba borracho y que se arrepentía…
Andrea: No sigas (llorando)
Hanna: Que se arrepentía de haberte hecho sufrir, que cuando te desmayaste reacciono y no te hizo nada
Andrea: Pero rompió mi vestido y luego estaba sobre mi y entonces… desabrocho su pantalón y… (Llorando)
Hanna: Te desmayaste, eso lo hizo reaccionar, se vistió y llamaron al médico. Le pregunte que por qué habría de creerle y me dijo que no quería que sufrieras por algo que no paso y que también lo hacía como agradecimiento por haber salvado su vida. De todas formas le dije que mi advertencia seguía en pie, entonces me dijo que si quería lo matará que de todas formas su vida ya no tenía sentido, que sólo quería regresarte la tranquilidad que estuvo a punto de robarte.
Andrea: Entonces ¿no me toco?
Hanna: No, trate de decírtelo después pero…
Andrea: Yo no te deje (llorando) que tonta
Hanna: No Andy, estabas sufriendo mucho (abrazándola)
Andrea: Perdóname por haberte tratado tan mal
Hanna: No te preocupes, sólo quiero que sepas que todo este tiempo te he tratado igual que siempre no porque supiera que no te hizo nada, sino porque te amo y eso no lo cambiará nada ni nadie
Andrea: Lo sé cariño, es sólo que… (llorando) no quería que estuvieras conmigo por lastima
Hanna: Nunca estaría contigo por lastima. Que alegría que vuelvas a llamarme cariño (sonriendo)
Andrea: Abrázame por favor
Hanna: Te amo (Abrazándola con fuerza)
Andrea: Yo también. Quédate conmigo cariño
Hanna: ¿Estas segura?
Andrea: Si, te extraño
Hanna: Yo también, me quedaré
Andrea durmió tranquilamente y sin ningún tipo de pesadilla, saber la verdad le había dado la paz que tanto necesitaba.

Después de unos días las cosas no habían cambiado mucho entre ellas, Hanna no intentaba besarla porque no quería apresurar las cosas y Andrea empezaba a tener dudas pero decidió preguntarle a Hanna.
Andrea: Cariño, necesito hablar sobre nuestra relación
Hanna: ADA, puedes decirme lo que sea
Andrea: Después de lo que pasó tú y yo no hemos tenido intimidad, ni siquiera me has besado
Hanna: Sé que prometimos hablar sobre cualquier cosa, pero no siempre es fácil, no te he besado porque no quiero presionarte, y tampoco te he tocado porque no quiero que pienses que es lo único que me importa ahora que las cosas se han solucionado
Andrea: Que alivio saberlo, yo tampoco te había besado por no apresurar las cosas, no quería obligarte a estar conmigo
Hanna: Pues ahora que ya lo sabemos, dejemos que las cosas ocurran con naturalidad
Andrea: Si (abrazándola y dándole un beso)
Hanna: A esto me refería (sonriendo) Es tarde mañana tengo una reunión a las siete, vamos a dormir
Andrea: Buenas noches
Hanna: Buenas noches (dándole un largo y apasionado beso)
Después de ese día su relación seguía como antes, Andrea se dedicaba a atender a los niños y visitaba a sus padres, y Hanna se hacía cargo de los negocios, sus ratos libres los pasaban cabalgando o recorriendo la ciudad y en las noches se entregaban una a la otra con pasión y amor.

Orfanato
Andrea: Enfermera, podría revisar a Julián
Enfermera: Con gusto Andrea
Andrea: Gracias, voy a la cocina (saliendo)
Cocinera: ¿Desea comer algo?
Andrea: No, gracias, comeré en mi casa. Vine a preguntarle qué se necesita, esta semana me toca surtir la despensa
Cocinera: Hoy haré la lista y mañana se la doy
Andrea: Gracias (haciendo una mueca de asco)
Cocinera: ¿Acaso huele feo?
Andrea: No, disculpe, (apenada) es que últimamente el olor de la carne me produce nauseas
Cocinera: Creo que debería ver al doctor (sonriendo)
Andrea: Supongo, bueno es hora de irme, nos vemos mañana
Cocinera: Hasta mañana. Cuídese (sonriendo)

Mansión de la Fuente
Hanna: Hola ADA, (abrazándola)
Andrea: Hola cariño (dándole un beso)
Hanna: ¿Cómo te fue?
Andrea: Bien (tapándose la nariz disimuladamente)
Hanna: Jaja, ya sé que debo oler un poco a sudor pero puedes decírmelo
Andrea: Lo siento, (avergonzada) en realidad es tu perfume, me esta mareando un poco
Hanna: Pero es el que me regalaste, hasta me dijiste que te gusta como huele
Andrea: Lo sé, pero huele demasiado, talvez te pusiste mucho
Hanna: Quizá, voy a bañarme
Andrea: No es necesario (volteándose)
Hanna: Lo es, no puedo acercarme sin que tengas que voltearte, además no tardaré
Andrea: Esta bien, gracias. Te espero en el comedor
Sirviente: La comida esta lista, ¿desea que la sirva?
Andrea: En cuanto baje mi esposo, gracias
Sirviente: Permiso

Hanna: Ya estoy aquí, bañada y sin perfume (sonriendo)
Andrea: Lo siento (apenada)
Hanna: Sólo bromeaba, de todas formas tenía que bañarme (dándole un beso)
Sirviente: Disculpen. La cena (sirviendo la comida)
Andrea: Gracias (Haciendo una mueca de asco)
Hanna: ¿Qué pasa, hay algo que no te guste?
Andrea: No es eso, es que el olor de la carne
Hanna: Pero huele riquísimo (probándola) y sabe muy bien
Andrea: Pues a mi me produce náuseas, creo que… (Salió corriendo al baño mas cercano y vomito)
Hanna: ¡Andrea! (salió tras ella) ¿Estas bien?
Andrea: Creo que no, me siento un poco mareada
Hanna: Voy a llamar al médico
Andrea: No es para tanto, estoy segura que algo me hizo daño, sólo comeré un poco de sopa y me iré a descansar
Hanna: ¿Estas segura? Podríamos llamarlo y asegurarnos
Andrea: Estoy segura. Vamos a comer
Cocinera: ¿Hay algo malo con la comida? (llegando)
Andrea: No
Hanna: Sabe muy bien, pero a mi esposa le da asco el olor, tráiganos algo más por favor
Andrea: No es necesario (apenada)
Cocinera: ¿Huele mal?
Andrea: No, es sólo que el olor de la carne me produce náuseas
Cocinera: Comprendo (sonriendo) Ahora mismo les traigo otra cosa (saliendo)
Hanna: Gracias
Andrea: Hanna, no debiste decirle eso (apenada)
Hanna: No te preocupes, María es nuestra cocinera de toda la vida, lo comprenderá
Después del incidente Andrea sólo comió algo ligero y se fue a dormir. Hanna termino de hacer algunas cosas y cuando subió Andrea estaba profundamente dormida se acostó y la abrazo cuidando no despertarla.

Al día siguiente
Hanna: Adiós ADA, regreso en la tarde (dándole un beso)
Andrea: Adiós cariño (asiendo una mueca)
Hanna: ¿Qué pasa?
Andrea: Nada
Hanna: Andy, dime
Andrea: Tu perfume
Hanna: Sólo me puse unas gotas
Andrea: Es muy fuerte, lo siento pero hace que me duela la cabeza
Hanna: Entonces ya no lo usaré (sonriendo)
Andrea: No importa
Hanna: Claro que si, iría a cambiarme pero ya no tengo tiempo, debo irme. (Acercándose) Lo siento (viendo la mueca de Andrea)
Andrea: No importa (dándole un beso), que tengas un buen día
Hanna: Tú también (saliendo)

Orfanato
Andrea: Buenos días
Cocinera: Buenos días. Aquí esta la lista
Andrea: Gracias (no pudo evitar taparse la nariz), lo siento es que…
Cocinera: Lo sé, el olor de la carne (sonriendo) a mi no me gustaba el olor de la cebolla, pero después se pasará
Andrea: ¿Después?
Cocinera: Si, después del embarazo, ¿es primeriza, verdad? (sonriendo)
Andrea: ¿Embarazo? (Desconcertada)
Cocinera: Puede que me equivoque pero tiene algunos síntomas, ¿todavía no ha visto al médico?
Andrea: No, pero lo haré, gracias por su ayuda (saliendo)

Andrea continúo con sus actividades pero todo el tiempo estuvo pensando en lo que le dijo la cocinera, ¿sería posible? ¿Qué pensaría Hanna? Decidió que mañana iría al médico.
Esa tarde Hanna llegó directo a bañarse, durante la comida Andrea estaba distraída y no comió mucho, Hanna le pregunto que si se sentía bien e insistió en llamar al médico, Andrea le dijo que mañana iría a verlo y Hanna se sintió mas tranquilas esa noche sólo hubo tiernos besos entre las dos y durmieron abrazadas.
Hanna: Hoy llegaré hasta en la noche Andy, no es necesario que me esperes a cenar
Andrea: Te esperaré cariño. Que tengas un buen día (Abrazándola y besándola)
Hanna: Tú también. No olvides ir a ver al doctor (saliendo)
Andrea: No lo haré

Hospital
Médico: Buenos días duquesa
Andrea: Buenos días doctor
Médico: Dígame que le pasa
Andrea: Últimamente me he sentido un poco mareada y el olor de la carne me produce muchas náuseas
Médico: ¿Le duele el estomago?
Andrea: No, aunque no tengo mucha hambre y hace unos días vomite
Médico: ¿Ha tenido la regla?
Andrea: No
Médico: ¿Desde cuándo?
Andrea: No lo sé, nunca la he tenido regularmente, pero creo que hace como dos meses, la última vez fue a principios de diciembre
Médico: Voy a revisarla
Después de la revisión el doctor le hizo unas pruebas de sangre y otras más
Médico: Felicitaciones, esta usted embarazada
Andrea: Gracias (por una parte se sentía feliz, pues siempre quiso tener hijos, pero por otra parte no sabía que pensaría Hanna, después de todo era hijo de… él, eso era otra cosa en la que no quería pensar)
Médico: La veré cada mes, debe tomar estas pastillas (dándole una receta) y alimentarse bien, durante estos meses tendrá un poco de asco pero debe comer bien. Calculo que tiene un poco más de dos meses de embarazo así que los vómitos y los ascos no deben durar mucho pero continuaran. La veré en un mes
Andrea: Gracias, nos vemos (saliendo)
Andrea: Un hijo, no sé siquiera si Hanna quiere tener hijos, nunca creí que pudiera sentirme así, completamente feliz y completamente asustada. Tengo que decírselo.

Mansión de la Fuente
Hanna: Buenas noches Andy, espero que hayas comido, siento llegar tan tarde
Andrea: Buenas noches cariño, (dándole un beso) no importa, ya cene. Te acompaño
Hanna: Vamos. ¿Qué te dijo el médico? ¿Estás bien?
Andrea: Si, estoy bien, me dio unas pastillas
Hanna: ¿Es algo grave?
Andrea: No, estoy bien (sonriendo)
Hanna: Me alegro, en unos días es nuestro aniversario y me gustaría que fuéramos a dar un paseo con los caballos y podríamos quedarnos en una cabaña que tenemos fuera de la ciudad. ¿Qué te parece?
Andrea: Es una estupenda idea (¿Cómo se lo diré?)
Hanna: No te ves muy entusiasmada, si no quieres ir dímelo y podemos hacer otra cosa
Andrea: No es eso, es sólo que tengo algo que decirte
Hanna: ¿Qué pasa?
Andrea: Es que yo, estoy…
Sirviente: Disculpen, olvide darle esta carta, permiso
Hanna: Gracias. Es de mi madre
Andrea: Léela
Hanna: Lo haré después, que ibas a decirme
Andrea: Nada importante, (primero debo saber que piensa) en serio, lee la carta
Hanna: Esta bien, (leyéndola) Dice que Hanz esta mejor, que ha preguntado por mi, él piensa que no he ido a casa en vacaciones de la universidad
Andrea: ¿Y tu padre?
Hanna: Esta bien, pronto podrá viajar
Andrea: Me alegro
Hanna: Yo también. Es un poco tarde, vamos a dormir
Andrea: Vamos (subiendo)

Al día siguiente
Andrea: Cariño, ¿hoy llegaras temprano?
Hanna: No Andy, hoy no iré, trabajare en el despecho pero sólo será un rato
Andrea: ¿Podríamos salir? Quiero que hablemos sin interrupciones
Hanna: Claro, podemos hacer un día de campo, yo llevaré el carro ten listo algo de comer, salimos en dos horas, ¿te parece bien ADA?
Andrea: Excelente, (dándole un beso) iré a prepararlo todo
Después de un viaje de una hora llegaron a un lugar precioso rodeado de montañas y vegetación.
Andrea: Es precioso, nunca había venido aquí
Hanna: Si, es uno de los lugares que más me gustan. Es propiedad de mi familia. Caminemos un poco por los alrededores y podemos sentarnos en un lugar que nos guste.
Andrea: Vamos (recorrieron el lugar en poco tiempo, escogieron un sitio tranquilo donde comieron y descansaron)
Hanna: ¿Qué quieres decirme?
Andrea: Pues no se por donde comenzar. Nunca tuvimos la ocasión de platicar sobre este tema
Hanna: Andy, puedes decirme lo que sea (sonriendo)
Andrea: Lo sé cariño. ¿Alguna vez has pensado sí te gustaría tener hijos?
Hanna: Pues no lo he pensado exactamente, pero sí me gustaría convertirme en madre algún día, ¿supongo qué tú también?
Andrea: Si es un sueño que he tenido siempre
Hanna: ¿Qué pasa? Noto que quieres decirme algo más
Andrea: Si yo tuviera un hijo, ¿lo querrías como si fuera tuyo sin importar quien sea el padre?
Hanna: Claro que si, bastaría con que fuera hijo tuyo para que lo quisiera como propio. ¿Por qué lo preguntas? Sé que no tienes ningún hijo, porque eras virgen cuando te entregaste a mí
Andrea: Porque…estoy embarazada
Hanna: ¿Embarazada? (no lo podía creer)
Andrea: Si, quiero que sepas que estoy muy feliz, amo a mí hijo, pero no quiero que pienses que lo amo porque es hijo de él, no quiero que eso sea una sombra en nuestras vidas. El doctor dijo que estoy embarazada de más de dos meses…
Hanna: No es de Harry, estoy segura que me dijo la verdad
Andrea: ¿Qué estas insinuando? No estarás pensando que estuve con alguien más
Hanna: Lo estuviste (segura)
Andrea: ¿QUÉ?
Hanna: Conmigo… es mi hijo (feliz). Nuestro hijo ADA (dándole un abrazo y un beso)
Andrea: Me tranquiliza saber que lo quieres y lo aceptas a pesar de lo que pasó
Hanna: Por supuesto que lo quiero. No crees que sea mío ¿verdad?
Andrea: Es tuyo porque lo quieres y lo criaremos juntas
Hanna: Si, pero lo concebimos juntas, soy su otra madre (sonriendo)
Andrea: Por favor, no te burles de mí, no sé acerca de muchas cosas pero sé que solamente un hombre puede embarazar a una mujer.
Hanna: No me burlo, ¿no recuerdas la platica que tuvimos una vez?
Andrea: No sé de qué hablas
Hanna: Supongo que te quedaste dormida desde el principio. En fin, después de que estuvimos juntas me preguntaste sobre el color de mis fluidos (Andrea asintió), te dije que se debía a mis días fértiles, cuando estuvimos en España fui a ver a mi ginecólogo y me explico que cuando tuviera relaciones sexuales durante mis días fértiles podría embarazarme con facilidad, pero en mi caso cuando tuviera contacto directo con una mujer ella podría quedar embarazada, y nosotras lo tuvimos hace más de dos meses.
Andrea: Si hemos estado juntas muchas veces. Pero… ¿en serio es tuyo? (sorprendida)
Hanna: Si, no te lo conté antes porque no hubo la oportunidad, además nunca creí que entre nosotras fuera a pasar nada
Andrea: Entonces es tu hijo (feliz)
Hanna: Es nuestra hija, será una niña (feliz)
Andrea: ¿Cómo lo sabes?
Hanna: No soy la única mujer que puede embarazar a otra, por lo menos todas las mujeres de mi familia podrían hacerlo.
Andrea: Pero…
Hanna: Lo sé, es algo sorprendente, pero no todas lo saben, tuve una tía que lo hizo y creo que una prima lejana. El doctor no sabe la causa, pero es posible y sólo podrán nacer niñas.
Andrea: Tendremos una niña. Soy tan feliz
Hanna: Yo también (abrazándola). Gracias por decírmelo a pesar de tus dudas
Andrea: Me sentía un poco insegura sobre tu reacción. Siento haber dudado de ti
Hanna: Lo entiendo, has pasado por muchas cosas en poco tiempo (abrazándola)
Andrea: Gracias por entenderlo (besándola)
Hanna: Vamos, regresemos
Andrea: ¿Por qué?
Hanna: Tenemos muchas cosas que hacer, preparar el cuarto, comprar la cuna, ropa, biberones, juguetes
Andrea: ¿No crees que olvidas algo? (sonriendo)
Hanna: Tienes razón, el nombre, ahora no se me ocurre ninguno, lo pensaremos en el camino
Andrea: Cariño sólo bromeaba, (riendo) aún faltan muchos meses, tenemos tiempo
Hanna: Es que estoy tan emocionada, ya quiero que nazca (sonriendo). Pero tienes razón, aún no te he preguntado que te dijo el doctor
Andrea: Me dijo que según sus cálculos tengo un poco mas de dos meses, debo tomar algunas pastillas y alimentarme bien, y tendré náuseas por un tiempo. Debo verlo cada mes
Hanna: Te acompañaré la próxima vez. Ahora lo entiendo (sonriendo)
Andrea: ¿Qué cosa?
Hanna: Porque no soportabas mi perfume y lo de la comida, hoy mismo pediré que sólo cocinen cosas sin carne
Andrea: No es necesario cariño, tú puedes comer
Hanna: Es necesario ADA, no discutas (besándola). Debemos irnos, ya es un poco tarde
Andrea: Vamos, estoy un poco cansada

Mansión de la Fuente
Sirviente: Buenas noches señor, ¿sirvo la cena?
Hanna: Buenas noches. Si, no sirvan nada de carne, por favor
Sirviente: Si señor, permiso
Andrea: Gracias, pero no deberías dejar de comer…
Hanna: Si debo, además lo hago por mí (sonriendo)
Andrea: ¿Ah si? (sonriendo)
Hanna: Por supuesto, no quiero darte motivos para alejarte de mí, incluso no usaré ningún perfume, ¿lo ves? Es algo completamente egoísta
Andrea: No lo es, y te lo agradezco (besándola). Vamos
Cenaron tranquilamente y luego se fueron a su habitación
Hanna: ¿Cómo te sientes?
Andrea: Un poco cansada, pero estoy bien
Hanna: Acuéstate, no tardo, voy a bañarme
Andrea: Si, te espero
Cuando Hanna termino de bañarse Andrea ya estaba dormida, Hanna la abrazo y se durmió enseguida.

Hanna: Buenos días Andy
Andrea: Buenos días cariño (dándole un beso). ¿Irás a trabajar?
Hanna: No, trabajaré aquí, pero saldré para enviarle un telegrama a mis padres, les contaré la maravillosa noticia (sonriendo). ¿Qué pasa? (notando la inquietud de Andrea)
Andrea: Preferiría que no les contaras nada aún, no me gustaría que piensen…
Hanna: No te preocupes, ellos lo saben, no detalladamente pero saben que puedo embarazarte, aunque tienes razón si mi madre se entera es capaz de venir inmediatamente y comenzará a regañarme por no atenderte como se debe
Andrea: No tengo quejas sobre tus atenciones (sonriendo). Tampoco quiero decírselo a mis padres (triste)
Hanna: Se los contaremos cuando tú quieras. No estés triste (abrazándola)
Andrea: Es por mi madre, tengo miedo de lo que pueda hacer cuando sepa que estoy embarazada, no quiero que lastime a nuestra hija
Hanna: No debes preocuparte por nada, no permitiré que nadie les haga daño a ninguna de las dos
Andrea: Gracias cariño, ya me siento mejor
Hanna: Me alegra, vamos a desayunar tienes que alimentarte bien

El día pasó con velocidad, Andrea tenía un poco de náuseas y se sentía algo cansada así que se durmió temprano. Los demás días transcurrieron con normalidad y su onceavo mes de aniversario llegó.
Hanna: Feliz aniversario Andy (dándole una pulsera de oro)
Andrea: Feliz aniversario cariño (dándole una pulsera de oro)
Hanna: Gracias, parece que tuvimos la misma idea (sonriendo)
Andrea: Que coincidencia, aunque no creo que el mensaje sea el mismo (sonriendo)
Hanna: “Gracias por once meses de Felicidad. Con amor ADA” (sonriendo)
Andrea: “Gracias por darme otra gran alegría. Te amo. HF” (sonriendo)
Hanna: ¿De verdad has sido feliz conmigo?
Andrea: Mucho. (Dándole un beso apasionado)
Hanna: Pensaba llevarte a montar, pero no es conveniente, dime ¿qué te gustaría hacer?
Andrea: Vamos de día de campo (sonriendo)
Hanna: Voy a pedir que preparen algo de comer y nos vamos
Después de comer hicieron un corto recorrido por los alrededores, descansaron y platicaron sobre los negocios, Hanna quería contratar a un administrador para pasar más tiempo con Andrea.
Andrea: No es necesario cariño, no quiero que descuides tus cosas
Hanna: Tú y la bebé son lo más importante. Quiero estar con ustedes todo el tiempo posible
Andrea: Tú también eres lo más importante (besándola)
Los besos comenzaron a volverse apasionados, Hanna acariciaba la espalda de Andrea y comenzaba a desabrochar su vestido.
Andrea: Espera (respirando agitadamente)
Hanna: Lo siento, ¿te sientes mal?
Andrea: No es eso, es que alguien podría pasar y vernos
Hanna: Te aseguro que nadie entra aquí (sonriendo). Pero tienes razón no deberíamos
Andrea: No es que no quiera, pero…
Hanna: Andy, no tienes que explicarme nada, sólo podemos abrazarnos ó irnos de una vez
Andrea: Me gustaría quedarme un rato
Hanna: Esta bien (abrazándola)

Una  semana después
Andrea: Mañana es el cumpleaños de mi madre. ¿Qué?
Hanna: Nada, es sólo que tu cara me dice que no quieres ir.
Andrea: Es cierto, no quiero verla, pero si no voy mi padre se preguntará el motivo y comenzará a investigar, no quiero preocuparlo
Hanna: Ahora que tu padre esta mejor, no tienes que verlo cada semana y encontrarte con tu madre, no te preocupes mañana estaré todo el tiempo junto a ti, no dejaré que te moleste
Andrea: Gracias cariño (sonriendo)
Hanna: Te ves un poco cansada, vamos a dormir
Andrea: Buenas noches
Hanna: Buenas noches ADA

Mansión Covarrubias
Hanna: Buenos días doña Marina. Feliz cumpleaños
Marina: Buenos días. Gracias
Andrea: Buenos días madre. Felicidades. Te trajimos un obsequio (Dándole un collar de perlas)
Marina: Buenos días, gracias es muy bonito. Pasen al comedor, Francisco ya esta ahí
Francisco: Buenos días
Hanna y Andrea: Buenos días
Francisco: ¿Cómo están?
Hanna: Bien, ¿usted?
Francisco: Me siento mucho mejor
Marina: El desayuno esta listo, en un momento lo sirven
Andrea: ¿Qué prepararon?
Marina: Ternera
Hanna: Disculpe, ¿podríamos pedir sólo fruta y un jugo?
Marina: ¿Acaso no le gusta?
Andrea: No es eso, no podemos comerla (viendo con agradecimiento a Hanna)
Marina: No me diga que con su fortuna no le alcanza para comprarle buena comida a mi hija, por eso luce tan delgada
Francisco: ¡Marina! Estoy seguro que Hanz se ocupa perfectamente de nuestra hija
Andrea: Así es, hace unos días comimos algo que nos hizo daño y por ahora sólo podemos comer frutas
Hanna: Fue recomendación del médico, Andrea luce un poco delgada porque aún no se recupera, yo sólo estuve enfermo un día
Francisco: Es verdad que te ves un poco delgada
Andrea: Estoy bien padre, en serio, sólo debo comer cosas ligeras
Marina: Bueno dejemos este tema, pediré que les traigan su fruta
El desayuno transcurrió sin ningún otro inconveniente, Hanna no dejó a Andrea en ningún momento a solas con su madre.

Mansión de la Fuente
Andrea: Gracias por no dejarme a solas con mi madre
Hanna: No te preocupes, aunque la verdad estaba a punto de mandarla al demonio. Lo siento
Andrea: No lo sientas, llevo meses queriendo hacerlo (sonriendo). Pero lo hago por mi padre y a pesar de todo es mi madre (triste)
Hanna: Lo sé Andy, pero no debes ponerte así por eso, quizá las cosas mejoren con el tiempo
Andrea: Eso espero
Hanna: Yo también (besándola). Te amo
Andrea: Te amo (sonriendo)
Hanna: Te ves un poco cansada
Andrea: Lo estoy, aún es temprano pero tengo sueño
Hanna: Vamos a dormir

Días después
Hanna: Lo siento Andy, le prometí a tu padre que iríamos a comer con ellos, no pude negarme cuando me pidió que me acompañarás, trataré de no dejarte a solas con tu madre mucho tiempo
Andrea: No te preocupes cariño, sé que tienes que hablar con él sobre los negocios, intentaré ignorar los comentarios de mi madre
La comida transcurrió con normalidad y sin ningún incidente, Hanna tuvo que hablar con Francisco en el despacho mientras Andrea se quedaba con su madre en el salón.
Marina: ¿Aún sigues enferma?
Andrea: No, pero aún me da un poco de asco el olor de la carne, el doctor dijo que se me quitará en unos días
Marina: ¿Ya hablaste con esa mujer?
Andrea: (Suspirando) ¿De qué?
Marina: Ya falta menos de un mes para que tu matrimonio termine. ¿Has hablado con esa… mujer sobre la cantidad de dinero que va a darte por el divorcio?
Andrea: Hanna, su nombre es Hanna (molesta)
Marina: Ya lo sé (con desdén). Contéstame
Andrea: No hemos hablado de eso
Marina: He notado que le tienes cierto aprecio, pero debes recordar que el trato fue por un año, además debes empezar a pensar en tu futuro
Andrea: Sabes bien que somos amigas, no veo como puede eso afectar mi futuro
Marina: Hija yo sólo me preocupo por tu bien, las intenciones de esa… de Hanna contigo son diferentes a las de una sana amistad entre dos mujeres
Andrea: No voy a aceptar ninguna cantidad de dinero por el divorcio
Marina: Andrea no seas insensata, sabes bien que lo necesitamos
Andrea: ¿Qué esperas que te diga? (Hanna iba al salón a decirle a Andrea que debían irse) “Madre tienes razón, ahora que ya esta a punto de cumplirse un año de mi matrimonio voy a pedirle el divorcio junto con la cantidad de dinero que prometió (escucho un poco de la platica, quería irse pero la curiosidad hizo que permaneciera inmóvil), ya que los negocios de mi padre marchan bien no la necesitamos más en nuestras vidas, ya nos aprovechamos de ella todo lo que pudimos, me quedaré hasta con las joyas que me ha regalado” (Hanna no podía creerlo, quería acercarse y pedir una explicación, pero no lo hizo, pensó que era mejor terminar de escucharlo todo)
Marina: Lo que quiero es que me digas que te divorciaras y aceptaras el dinero, tampoco estaría mal que te quedaras con las joyas
Andrea: Pues no lo haré, entiéndelo de una vez (molesta)
Marina: ¿Por qué eres tan necia? Lo mejor para ti es divorciarte y conseguir un nuevo esposo
Andrea: A ti nunca te ha importado lo que yo sienta ó lo que quiera, lo único que te preocupa es el que dirán y el dinero
Marina: Eso es mentira, no entiendo por qué te empeñas tanto en permanecer al lado de esa mujer
Andrea: Las dos sabemos porque
Marina: Me niego a aceptar eso, estas confundida, seguramente ella se aprovecho de ti, o te esta obligando de alguna forma
Andrea: ¡Ya basta! Deja de hablar así de ella, no voy a permitir que la insultes
Marina: Pues cuando se enteré que te sigues viendo con el tal Harry ese, la que te dejará será ella
Andrea: A pesar de tus intrigas ella sabe la verdad y nunca me dejará porque me ama, ni yo la dejaré nunca porque también la amo, eso es algo que nada ni nadie cambiará
Marina: Ya lo veremos, no voy a permitir que arruines tu vida con esa mujer
Andrea: ¿Qué piensas hacer? Ninguna de tus mentiras me alejará de ella
Marina: No serán mis mentiras, sino la verdad (sonriendo de manera triunfante).
Andrea: Tú no conoces el significado de esa palabra. Es mejor que me vaya
Marina: Les diré a las autoridades que se ha hecho pasar por un hombre y que ha estado mintiéndonos. ¿Sabes lo que podría ocurrirle?
Andrea: No te atrevas a intentarlo siquiera
Marina: Podría ir a la cárcel y perder su fortuna, incluso podría ser condenada a muerte. Depende de ti que nada de eso le ocurra, sólo tienes que alejarte de ella para siempre
(Hanna estaba a punto de entrar cuando Andrea respondió de manera firme y decidida)
Andrea: No harás nada de eso. No lo permitiré
Marina: ¿Qué harás para impedirlo?
Andrea: Si te atreves a acusarla, el domingo en plena iglesia cuando toda la gente de la ciudad esta reunida, gritare que la amo que sabíamos desde el principio con quien me casaba y que tú aceptaste gustosa al saber cuan cuantiosa era su fortuna. Quizá ella pierda todo, hasta la vida, pero nosotras perderemos lo que más te importa nuestro buen nombre y el dinero, así que es tu decisión
Marina: Tanto te importa esa **** para escogerla sobre tu familia (furiosa)
Andrea: Te he dicho que no la insultes (molesta). Y sí, me importa más que nada y más que nadie, yo no quiero tener que elegir, eres tú quien se empeña en ponerme en esta horrible situación
Marina: Sólo quiero lo mejor para ti y estoy segura de que ella no lo es, ha logrado que estés en mi contra
Andrea: No culpes a otros por tus acciones, dices querer lo mejor para mí y te has dedicado a hacer cosas que me hacen daño, incluso he llegado a pensar (triste)… que no me quieres (saliendo)
Andrea: ¡Hanna! (sorprendida) ¿Escuchaste?
Hanna: Vamos (conteniéndose para no ir a reclamarle a Marina). Es hora de irnos

Mansión de la Fuente
Andrea: ¿Qué fue lo que escuchaste?
Hanna: Lo suficiente. Discúlpame, no debí escuchar su conversación, pero no podía irme sin escuchar todo, estuve a punto de entrar en más de una ocasión
Andrea: ¿Por qué no lo hiciste?
Hanna: Porque era el momento de que enfrentaras a tu madre, era algo que necesitabas hacer tu sola
Andrea: Debí hacerlo desde hace mucho, la verdad es que tengo miedo de que cumpla su amenaza, no quiero que te pase nada
Hanna: Quiero que me prometas dos cosas, la primera es que no volverás a enfrentarte a tu madre, debes cuidarte y las discusiones te alteran
Andrea: Lo prometo. ¿Cuál es la segunda?
Hanna: Prométeme que pase lo que pase no harás lo que le dijiste a tu madre, si los demás se enteran dirás que te engañe, que nunca supiste la verdad porque yo supe ocultarlo muy bien, que te parecía raro que no intentara nada contigo, pero como buena esposa nunca cuestionaste a tu marido, después te iras a España y buscaras a mis padres, ellos te ayudarán con la niña
Andrea: No lo haré, no diré eso, no te dejaré aquí
Hanna: Debes hacerlo, es por tu bien y el de nuestra hija, es lo mejor para las dos. Promételo
Andrea: Lo prometo (llorando)
Hanna: No llores, intentaré evitar que eso ocurra, pero debo pensar en ustedes si no puedo hacer nada. Lo entiendes ¿verdad? (abrazándola)
Andrea: Si
Hanna: Por ahora no debemos preocuparnos por eso (besándola con ternura). ¿Cuándo es la cita con el médico?
Andrea: Dentro de dos días (sonriendo)
Hanna: Ese día no iré a trabajar, después de la consulta podemos ir a ver las cosas para bebes (sonriendo)
Andrea: Esta bien. Vamos a dormir, estoy muy cansada
Hanna: Vamos

El día de la consulta
Médico: Buenos días duques
Andrea y Hanna: Buenos días
Médico: ¿Cómo se ha sentido Andrea?
Andrea: Bien, ya casi no tengo náuseas aunque los mareos han aumentado un poco
Médico: Las náuseas desaparecerán pronto, pero debe tener un poco de cuidado con los mareos. También tendrá cambios de humor (revisándola). La presión esta bien, pero debe evitar alterarse y seguir tomando sus pastillas.
Hanna: El trabajo en el orfanato no es muy pesado pero ¿aún puede hacerlo?
Médico: Por supuesto, se cansará un poco más de lo normal, pero puede continuar con sus actividades, incluso pueden continuar con su vida íntima, sólo deben ser más cuidadosos a partir del quinto mes (sonriendo)
Andrea: Lo seremos (ruborizada)
Hanna: ¿Debe comer algo en especial?
Médico: Debe alimentarse bien, puede comer lo que quiera, pero tratar de no comer muchas grasas. ¿Tienen alguna otra duda?
Andrea: Por el momento no
Hanna: Gracias, nos vemos el próximo mes
Médico: De nada. Cuídese Andrea
Andrea: Lo haré, gracias doctor, nos vemos

Mansión de la Fuente
Andrea: Cariño, creo que exageraste un poco con las compras (sonriendo)
Hanna: ¿Por qué lo dices ADA?
Andrea: Por la ropa, los biberones, los pañales, los juguetes…
Hanna: Pero vamos a necesitar todas esa cosas ¿no? (dudando un poco)
Andrea: Si cariño, pero 30 biberones es un exceso, 20 ositos y 15 muñecas también, además la niña jugará con ellos hasta que crezca un poco
Hanna: Es que estoy muy feliz y quiero que tenga todo lo que necesite, además todo es muy bonito. Pero tienes razón, elegiré algunas cosas y las demás las donaremos al orfanato
Andrea: Gracias por comprenderlo, es lo mejor, la niña no usará todas las cosas y pueden servirle a alguien más
Hanna: Pero nos quedaremos con las dos cunas, una para su habitación y la otra la pondremos en la nuestra.
Andrea: Esta bien
Hanna: Andy, sé que aún no quieres que les digamos a nuestros padres sobre la bebe, pero pronto comenzará a notarse el embarazo y lo sabrán, además mi madre se molestará por no habérselo dicho antes
Andrea: Tienes razón, escríbele a tus padres, explícale a Antonieta que no le dijiste nada antes porque yo te lo pedí
Hanna: ¿Cuándo se lo dirás a tus padres?
Andrea: No sé (suspirando). Talvez la próxima vez que los veamos
Hanna: Estaré contigo, no te preocupes
Andrea: Gracias (Besándola)

Los días continuaron con normalidad hasta que el aniversario de bodas llegó, hicieron una pequeña reunión a la que acudieron los padres de Andrea, algunos socios y amigos. Andrea no tuvo la oportunidad de hablar con sus padres.
Hanna: ¿Cómo te sientes Andy?
Andrea: Un poco cansada cariño. No pude hablar con mis padres
Hanna: No te preocupes, se los dirás cuando estés lista, no pretendo presionarte, sólo quiero que estés preparada para darles la noticia
Andrea: Lo sé, y agradezco tu apoyo y comprensión (abrazándola)
Hanna: No tienes que agradecerme nada (besándola)
Andrea: Quiero estar contigo (empezando a desabrochar su ropa)
Hanna: ¿No estas muy cansada? (desatando su vestido)
Andrea: No lo suficiente (sonriendo)
Hanna besaba a Andrea con pasión mientras quitaba totalmente su vestido, Andrea acariciaba el cabello de Hanna con una mano y con la otra intentaba quitar su ropa, Hanna sonrió al notar que se empezaba a desesperar y decidió ayudarla quitándose ella misma su ropa, estando desnudas Hanna besaba su cuello, hombros y pecho, cuando Andrea sintió sus labios dio un profundo gemido, desde que supieron que estaba embarazada habían estado juntas pocas veces pero nunca había sentido su cuerpo tan sensible a las caricias y besos de Hanna, las cosas siguieron su curso hasta que terminaron como siempre, la una acurrucada entre los brazos de la otra.
Los días transcurrían con velocidad hasta que llego el siguiente mes de la consulta.

En el Hospital
Hanna y Andrea: Buenos días
Médico: Buenos días. ¿Cómo se siente Andrea?
Andrea: Hay días en que estoy muy cansada, pero ya no tengo náuseas
Médico: Se sentirá un poco mareada y puede tener cambios de humor radicales, eso se debe a cambios hormonales, duraran tres meses aproximadamente, en cuanto al cansancio, se sentirá así por un tiempo. También le recomiendo dejar de usar corsé ya que sólo dificultara su respiración y por el momento no lo necesita.
Hanna: ¿Tiene que seguir tomando las pastillas?
Médico: Sí, durante un mes. (Revisando a Andrea). La presión esta bien, pero debe evitar alterarte
Andrea: Esta bien, olvide decirle que hay días en que tengo los pies hinchados, ¿es algo malo?
Médico: No, pero le recomiendo que suba los pies o le den un masaje, para que no haya problemas de circulación. ¿Tienen alguna otra pregunta?
Hanna: No, gracias por sus recomendaciones
Andrea: Gracias
Médico: Los veré el próximo mes. Cuídese Andrea

Andrea seguía las recomendaciones del médico al pie de la letra, pero Hanna notaba que había días en que estaba muy triste o muy preocupada, Hanna hacía lo posible por distraerla y consolarla, pero sabía que el motivo era la situación con Marina, así que decidió que era tiempo de hablar con ella.

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por Francis18 el Jue Sep 24, 2015 5:29 pm

Excelente querida, espero que queden juntas con su beba y la bruja de la madre que se desaparezca... Dejala juntas.!

Francis18

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 21/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por Volk29 el Jue Sep 24, 2015 6:15 pm

Te sigo del otro foro Carlagrif, aunque aún falta mucho para que llegues a la parte dónde me quede. Esperando continuación.
avatar
Volk29

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por andyvolkatin el Lun Sep 28, 2015 12:00 am

Hola Very Happy
que feliz estoy que te hallas
animado de copiar aquí tu historia
estaba triste porque pensé en no volverla leer
en donde quedaste Andrea sin memoria por la impresión de que supuestamente Hanna
no aparecía pero esperare hasta que llegues a esa
parte de la historia
saludos
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 459
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Sáb Oct 03, 2015 4:57 pm

Francis18: Hola, gracias por comentar. Me gustan los finales felices, aunque aún me falta escribirlo. Saludos.
Volk29: Hola, gracias por comentar y por seguirle dando una oportunidad a la historia. Esta semana he tenido poco tiempo, talvez mañana pueda escribir algo, mientras subo unos capítulos. Saludos.
andyvolkatin: Hola Very Happy ,aunque tarde (espero que no demasiado), esta historia tendrá su continuación y final, gracias por seguir leyendo. Saludos.


Mansión Covarrubias
Marina: Buenas tardes
Hanna: Buenas tardes
Marina: Mi esposo esta descansando
Hanna: En realidad vine a verla a usted
Marina: ¿Qué se le ofrece? ¿Quiere tomar algo?
Hanna: No es necesaria tanta cortesía, se que no le caigo bien y aquí no hay nadie
Marina: ¿Cómo se atreve? (ofendida)
Hanna: Por favor señora, estoy aquí para hablar sobre Andrea
Marina: ¿Qué pasa con mi hija?
Hanna: Le repito que estamos solas, así que hablemos sin máscaras
Marina: Es vedad que no me agradas y sabes perfectamente porque
Hanna: Por amar a su hija, pero no vine a hablar de eso
Marina: ¿Amor? (riéndose). Eso no es amor, es… ni siquiera se como llamarlo
Hanna: Le repito que no vine a hablar de nuestro amor con usted, sino de Andrea
Marina: No se que le habrás hecho, pero te juro que no estarás con ella, te aprovechaste de su inocencia y la envolviste en tus mentiras, a pesar de tu promesa de no acercarte a ella hiciste lo posible por confundirla, fingiste ser su amiga mientras la seducías
Hanna: Tiene razón en una sola cosa, yo le prometí no acercarme a ella, pero las cosas sucedieron y ahora ese amor es más fuerte que nunca, por eso estoy aquí, para pedirle que cambie de actitud por el bien de Andrea, ella la quiere…
Marina: Yo también la quiero, y sólo me preocupo por su bien, por eso quiero alejarla de ti
Hanna: Andrea me contó sobre su última discusión
Marina: Así que ese es el verdadero motivo de tu visita, vienes a pedirme que no te denuncie
Hanna: Vengo a pedirle que deje de hacerle daño a su hija, eso es algo que la tiene preocupada, necesita estar tranquila, sobre todo ahora que… (Callando, pues era Andrea quien debe decirles sobre su embarazo)
Marina: Ahora que… ¿qué ibas a decir?
Hanna: Ahora que puede ser la última oportunidad que tenga de arreglar las cosas con su hija
Marina: ¿Qué sabrás tú?
Hanna: Sé que no es la primera vez que sus mentiras le han hecho daño a Andrea. Acaso ya olvido lo de las cartas de Harry
Marina: ¿De qué hablas?
Hanna: Conmigo no tiene que fingir, se que hizo todo lo posible por separarlos y cuando lo logro hizo todo lo que pudo para que ella se casara conmigo sin importarle lo que le confié como un secreto
Marina: No te atrevas a decirle esas mentiras a mi hija (molesta)
Hanna: No son mentiras y no necesito decirle nada, ella lo sabe, incluso piensa que usted no la quiere, que lo único que le importa es su “buen nombre” y el dinero (Marina no dijo nada). Sabe algo, a pesar de que usted no ha querido conocerme, yo lo he hecho y creo conocerla un poco, estoy segura de que usted quiere a su hija, pero siempre se ha dejado guiar por sus prejuicios
Marina: Tienes tanto miedo de que te denuncie, para venirme a decir todas estas cosas
Hanna: Temo por Andrea, puede hacer y decir lo que quiera sobre mí, pero piense que ella también saldrá afectada, sobre todo si cumple su amenaza y dice frente a todos que estaba de acuerdo conmigo
Marina: Si de verdad la quieres, entonces aléjate de ella y dale el divorcio
Hanna: Porque la amo de verdad es que no puedo dejarla. Vine a decirle todo esto para que tenga la oportunidad de pedirle perdón a Andrea, sé que la quiere y talvez esta sea su última oportunidad de demostrárselo. Pero si me equivoco y lo único que le importa es el dinero y lo que digan los demás, entonces no me denunciará porque todos hablaran sobre su familia, y puede decirme ahora mismo cuanto dinero debo darle para que deje tranquila a Andrea
Marina: ¡Lárgate!
Hanna: Píenselo (yéndose)
Marina: ¿Cómo se atreve esa ****? (molesta)

Mansión de la Fuente
Andrea: ¿Dónde estabas? (seria)
Hanna: Hola Andy, (besándola)
Andrea: No me has contestado (seria)
Hanna: Estaba trabajando
Andrea: Dijiste que hoy no tenias mucho trabajo y has llegado más tarde que de costumbre
Hanna: Tuve que arreglar un asunto
Andrea: Dime la verdad ya no quieres estar conmigo, ¿es eso? (triste)
Hanna: No ADA, no es eso (sonriendo)
Andrea: No te rías de mí (enojada), ya se que soy patética y debes estar harta de mí
Hanna: No me río de ti, y no digas eso, sabes que te amo (besándola). Estaba sonriendo porque ahora entiendo eso de los cambios de humor, has pasado de la seriedad a la tristeza y de la tristeza al enojo
Andrea: Debes pensar que estoy loca… pero estaba preocupada por ti
Hanna: No lo estas, y no debes preocuparte, fui a casa de tus padres
Andrea: ¿Viste a mi madre?, ¿Qué te dijo?, ¿Te amenazo? (preocupada)
Hanna: Tranquila, no paso nada, si la vi y tuvimos una larga platica pero no me amenazo
Andrea: Lo siento, yo estoy aquí reclamándote y tu tienes cosas importantes de que ocuparte
Hanna: Tú eres lo más importante y mi única preocupación (abrazándola). Mejor cuéntame si ya pensaste en algún nombre, yo he pensado en dos
Andrea: Si lo he pensado (feliz), me gustaría que se llamara Carolina, ¿a ti?
Hanna: Andrea, como tú, ó Isabella
Andrea: Pues tenemos que pensarlo, los tres son bonitos pero me gusta más Carolina
Hanna: ¿Ah sí? Con que te gusta Carolina (sonriendo con burla). Y yo que pensé que era yo quien te gustaba
Andrea: ¡Hanna! no digas esas cosas. Sabes que eres la única que me gusta (ruborizada)
Hanna: Lo sé (sonriendo), pero me gusta oírlo (besándola). Sólo bromeaba, me gusta cuando te ruborizas, te ves muy tierna (abrazándola)
Andrea: Bueno, entonces cómo elegiremos el nombre
Hanna: No lo sé… que tal si le ponemos dos nombres
Andrea: Esta bien, ¿cuál eliges, Andrea ó Isabella?
Hanna: Andrea por supuesto, siempre elegiré Andrea (sonriendo seductoramente)
Andrea: Estoy hablando del nombre (ruborizada)
Hanna: Yo también (riendo). ¿Qué te parece Andrea Carolina?
Andrea: Me gusta (sonriendo)
Hanna: Decidido, será Andrea Carolina (sonriendo). Ya es muy tarde ADA, vamos a dormir
Andrea: Vamos

Días después
Hanna: Tengo que ir a ver a tu padre, no quiero presionarte pero me ha preguntado por ti
Andrea: Lo sé cariño, supongo que es momento de decirles. Puedes pasar por mí
Hanna: Tengo que ir a recoger algunos documentos, pero regresare por ti (abrazándola). No debes preocuparte por nada
Andrea: No lo haré, te lo prometo (besándola)
Hanna: Regreso en unas horas (besándola)
Andrea se arreglo para visitar a sus padres y mientras lo hacía pensaba en cómo reaccionaria Marina y lo que haría contra ellas, le había prometido a Hanna que se iría a España si la situación se volvía grave, pero no podía dejarla, haría lo que fuera para permanecer las tres juntas, incluso estaba dispuesta a contarle todo a su padre, talvez él podría detener a su madre.
Hanna: Ya regrese Andy (entrando en el salón)
Andrea: ¿Cómo te fue?, pareces un poco preocupada
Hanna: No es nada importante, algunos problemas con la hacienda de Querétaro, espero que se solucionen
Andrea: ¿Tendrás que viajar?
Hanna: No, ya envié al administrador, él se encargará de todo. ¿Estas lista?
Andrea: Si, vamos
Mansión Covarrubias
Hanna: Buenas tardes
Francisco: Buenas tardes
Andrea: Hola padre, ¿cómo estas?
Francisco: Estoy bien hija, que bueno que has venido
Andrea: Quería venir antes pero…
Francisco: No te preocupes, Hanz ya me lo explico. Vamos a comer y luego vemos lo de los negocios Hanz
Hanna: Si don Francisco
Marina: Buenas tardes. Ya ordene que sirvan la comida
Andrea y Hanna: Buenas tardes
Francisco: Vamos

Marina: ¿Te ha gustado la comida Andrea?
Andrea: Si madre, gracias.
Francisco: Vamos Hanz, tenemos mucho de que hablar
Andrea: Padre, me gustaría decirles algo
Francisco: Claro Andrea, ¿de qué se trata?
Andrea: Bueno hace más de un año que Hanz y yo nos casamos, no les dije nada antes porque no estaba muy segura pero…
Marina: ¿Qué pasa Andrea? (ojalá sea lo que pienso) No me digas que…
Francisco: Marina déjala hablar, ¿qué pasa hija?
Andrea: Estoy embarazada
Marina: ¿Hace cuánto lo sabes?
Andrea: Hace tres meses
Francisco: ¡Que alegría! Felicidades a los dos
Hanna: Gracias don Francisco
Francisco: ¿No te alegras Marina?
Marina: Por supuesto. Felicidades
Andrea: Gracias
Francisco: Bueno, supongo que las dos quieren hablar de la feliz noticia, nosotros tenemos asuntos que atender, las veremos en un rato. Vamos Hanz
Hanna: Vamos (viendo a Andrea). Regreso en un momento
Andrea: Si (sonriendo tranquilamente)

Hanna: Antes de hablar de los negocios me gustaría comentarle algo
Francisco: ¿De qué se trata?
Hanna: No sé si ha escuchado que hace meses se han reunido algunos grupos de forajidos que están contra el gobierno del presidente
Francisco: Si, son grupos que se han formado en el norte del país, he escuchado que su propósito es llegar a la capital del gobierno, es un grupo formado por campesinos y obreros, gente del pueblo, que se dedica a robar el ganado de las haciendas
Hanna: Así es, hoy recibí un mensaje en el que me informan del robo de animales en una de mis haciendas en Querétaro, mi administrador viajo para saber la situación
Francisco: Te conozco lo suficiente para saber que eso no es lo que te preocupa
Hanna: Tiene razón, me preocupa que están avanzando muy rápido y he escuchado que después de robarse el ganado entran en las haciendas y matan a los hombres y se llevan a las mujeres, he estado pensando en regresar a España por lo menos hasta que la situación mejore
Francisco: Me parece buena idea
Hanna: En realidad me gustaría que ustedes vinieran con nosotros, el administrador se encargará de todos los negocios y dejare a los sirvientes al cuidado de las propiedades, los forajidos no les harán nada. Mañana comprare los pasajes
Francisco: Te lo agradezco, pero no debes preocuparte por nosotros
Hanna: No sólo lo hago por Andrea, en verdad lo aprecio, a usted y a doña Marina, la situación es incierta y no me gustaría que les pasara nada. Le ruego que acepte mi propuesta
Francisco: Esta bien, pero sólo si la situación se complica demasiado
Hanna: De acuerdo. Pasando a los negocios…
Continuaron hablando de los negocios mientras Marina y Andrea conversaban en el salón

Marina: ¿Así que estas embarazada? (feliz)
Andrea: Si, pareces contenta, ¿de verdad te alegras?
Marina: Claro que me da gusto, ¿Cuántos meses tienes?
Andrea: Más de cuatro
Marina: Eso significa que el bebé…
Andrea: No se lo que estas pensando, pero te aclaro que esto no cambia nada
Marina: Esto lo cambia todo, no ves lo que significa (feliz). Deberías divorciarte antes de que se note más y puedas casarte antes del nacimiento
Andrea: Mejor me voy, no quiero discutir contigo
Marina: Espera, es que no lo entiendes, sé que nunca hubieras engañado a esa mujer si el padre de tu hijo no fuera importante para ti, quizá lo que sientes por ella es agradecimiento, no voy a negar que no me agrada, pero reconozco que le importas lo suficiente como para dejarte en libertad
Andrea: Lo que siento por Hanna es amor, por supuesto que le agradezco todo lo que ha hecho por nosotros, pero no estoy con ella por agradecimiento, estoy con ella porque nos amamos
Marina: ¿Te ama tanto como para aceptar que vayas a tener un hijo de alguien más ó es que acaso te lo pidió para conservar su farsa?
Andrea: Tú mejor que nadie sabe porque lo ha hecho, en cuanto al niño si la conocieras aunque sea un poco sabrías que nunca me pediría algo así y que lo querría a pesar de todo
Marina: ¿Entonces por qué estuviste con Harry?
Andrea: Yo nunca estuve con él, mi hijo no es suyo
Marina: ¿Quién es el padre?
Andrea: Hanna es su otra madre
Marina: Andrea por favor, te repito que te conozco demasiado, como para saber que nunca estarías con un hombre al que no quisieras
Andrea: Tienes razón nunca estaría con alguien a quien no quisiera, por eso quiero estar con Hanna, y ya no insistas con lo del padre, es algo que no entenderías
Marina: Esta bien, por ahora no insistiré
Andrea: Gracias
Marina: Sé que estas molesta conmigo, pero te aseguro que todo lo que he hecho, ha sido por tu bien
Andrea: No estoy molesta, estoy un poco decepcionada, quizá lo hayas hecho por mí bien, pero sólo me has herido (triste)
Marina: Lo siento, de verdad
Andrea: Esta bien, voy a despedirme de mi padre (saliendo)
Marina: Andrea
Andrea: ¿Qué? (deteniéndose)
Marina: No la denunciare… te lo juro
Andrea: Gracias (saliendo)
Francisco: Íbamos a buscarlas
Andrea: Yo iba a buscarte a ti, para despedirme
Hanna: ¿Estas bien?
Francisco: ¿Por qué no habría de estarlo? (confundido)
Hanna: Quise decir, que si se siente bien
Andrea: Si (entendiendo la preocupación de Hanna), sólo estoy un poco cansada
Francisco: Ya es un poco tarde, y en tu estado debes cuidarte
Andrea: Lo hago, es sólo que tengo un poco de sueño (sonriendo)
Francisco: Nos vemos hija (abrazándola). Que tengan buen viaje
Hanna: Gracias, lo veré la próxima semana
Marina: ¿Ya se van? (entrando)
Andrea: Si, estoy un poco cansada
Marina: Descansa (abrazándola). Que tengan buen viaje
Hanna: Gracias, nos vemos
Andrea: Adiós

Mansión de la Fuente
Hanna: ¿Estás bien?, estuviste callada durante todo el camino
Andrea: Estoy bien cariño, no te preocupes (sonriendo)
Hanna: ¿Es por tu madre verdad?
Andrea: Si, es por lo que me dijo
Hanna: ¿Quieres contármelo?
Andrea: Pues hablamos del niño y me pregunto por el padre
Hanna: ¿El niño?, supongo que no le dijiste nada
Andrea: Sólo le dije que tu eras su otra madre y que no insistiera con lo del padre
Hanna: ¿Estas preocupada por eso?
Andrea: En realidad no, estaba pensando en lo último que me dijo
Hanna: ¿Acaso te amenazo? (molesta)
Andrea: No es eso cariño, en realidad tuvimos una plática bastante tranquila, me dijo que sentía todo lo que me ha hecho y antes de encontrarlos me juro que no te denunciaría
Hanna: ¿No le crees?
Andrea: Era lo que estaba pensando, parecía sincera, ojalá cumpla su juramento
Hanna: Creo que lo hará (sonriendo)
Andrea: Yo también (sonriendo)

Mansión Covarrubias
Marina: ¿Estas contento con la noticia?
Francisco: Mucho (sonriendo), sobre todo porque sé que Andrea siempre ha querido formar una familia y ahora lo esta haciendo.
Marina: Tienes razón, ¿entonces por qué parecías preocupado, los negocios van mal?
Francisco: No es eso, es por algo que me dijo Hanz
Marina: ¿Qué te dijo? (¿le habrá contado sobre nuestra platica?)
Francisco: No quiero que te preocupes, pero te lo diré para que estés preparada. ¿Has oído algo sobre un grupo de forajidos del norte que esta contra el gobierno?
Marina: Creo que si, son unos pobres diablos que se dedican a robar
Francisco: Son mucho más que eso, pero lo importante es que están avanzando con gran velocidad al centro del país y no sabemos cuanto tiempo tardarán en llegar
Marina: ¿Y cuál es el problema? Los militares pueden encargarse de ellos
Francisco: Eso no lo sabemos, cada vez son más peligrosos, roban en las haciendas, se llevan a las mujeres y matan a los hombres, a los únicos que dejan libres son a los sirvientes. Hanz me contó que robaron su hacienda en Querétaro, y que esta pensando en irse a España por un tiempo indefinido, pero no quiere ir solo
Marina: ¿Quieres decir que alejará a Andrea de nosotros?, ¿se la llevara?
Francisco: Naturalmente se la llevara, es su esposa. Pero me refería a nosotros, quiere que nos vayamos con ellos
Marina: ¿Te lo pidió? (sorprendida)
Francisco: Si, me negué, pero insistió en que no sólo lo hacía por Andrea también por nosotros
Marina: ¿Por nosotros? (confundida)
Francisco: Así es, me dijo que lo hace porque en verdad nos aprecia y no quiere que nos pase nada, mañana comprará los pasajes. Prepara tus cosas por si tenemos que partir en cualquier momento
Marina: Esta bien (¿será cierto lo que dice Andrea? Que Hanna es una gran persona, ¿por eso quiere llevarnos con ellas?)
Francisco: ¿Qué te pasa?
Marina: Nada, sólo pensaba que ropa debería llevar
Francisco: Te recomiendo que sólo sea lo indispensable, no sabemos cuando viajaremos y será conveniente no llevar tanto equipaje
Marina: Lo tendré en cuenta. Buenas noches
Francisco: Buenas noches

Al día siguiente
Andrea: Buenos días cariño (besándola)
Hanna: Buenos días ADA
Andrea: ¿Llegarás temprano?
Hanna: No sé, depende de lo que me diga el administrador, si regresa hoy
Andrea: Ayer no te pregunte que había pasado, pero parece grave, cuéntamelo
Hanna: Te lo diré, pero no debes preocuparte
Andrea: Intentaré no hacerlo
Hanna: De acuerdo (sonriendo)
Hanna le contó sobre los forajidos y la actual situación, también sobre sus planes de irse a España y llevar a sus padres
Andrea: ¿Cuándo nos iremos?
Hanna: Tengo la esperanza de que no puedan llegar a la ciudad, pero he puesto a gente a vigilar los caminos, ellos me avisarán si están cerca. Comprare los pasajes con fecha abierta, te recomiendo que tengas listas tus cosas
Andrea: Lo haré y preparare las tuyas, sólo necesitaremos lo indispensable (sonriendo)
Hanna: ADA, me alegra tanto que comprendas la situación (abrazándola). En cuanto terminemos de desayunar iré a comprar los pasajes
Andrea: Yo empezare a preparar nuestro equipaje

Unas semanas después
Hanna: Iré por tus padres, partiremos en la noche
Andrea: Voy contigo
Hanna: Prefiero que te quedes aquí, el viaje a Veracruz será un poco largo y necesitaras descansar
Andrea: Esta bien, pero ten cuidado
Hanna: No te preocupes, lo tendré, además aun faltan días para que tomen la ciudad, pero es mejor partir con un poco de tiempo. Debo irme (saliendo)

Mansión Covarrubias
Hanna: Buenas noches. ¿Los señores están despiertos?
Sirviente: Buenas noches duque. Están en el comedor, pase
Hanna: Gracias (entrando)
Francisco: Buenas noches
Hanna: Buenas noches
Marina: Buenas noches
Francisco: ¿Cómo estas? ¿Quieres cenar algo?
Hanna: Bien gracias. Disculpen la hora, pero vengo por ustedes, debemos irnos hoy a Veracruz
Francisco: ¿Ya están aquí? (preocupado)
Hanna: Aún no, pero creo que es conveniente irnos de una vez, tengo información de gente muy confiable y dicen que llegarán en unos días
Francisco: Entiendo, pediré que bajen las cosas y traeré los documentos de mi despacho (saliendo)
Hanna: De acuerdo
Marina: ¿Ustedes ya tienen sus cosas listas?
Hanna: Si (incomoda)
Marina: Sé que no simpatizamos, pero… de verdad agradezco lo que haces por nosotros
Hanna: No tiene nada que agradecerme
Marina: Yo…
Francisco: Ya esta todo listo, ¿podemos irnos? (viendo a Marina)
Marina: Si, todo lo que necesito esta en mi equipaje
Hanna: Vamos (saliendo)

Mansión de la Fuente
Andrea: ¡Cariño! Por fin llegas (besándola)
Francisco: ¿A nosotros no nos saludas? (sonriendo)
Andrea: Padre (ruborizada). No los había visto (abrazándolo) ¿Cómo están?
Marina: Estamos bien ¿y tú? (dándole un abrazo)
Andrea: También, ¿tienen todo listo?
Francisco: Si, en cuanto Hanz lo disponga podemos irnos
Hanna: Lamento que tengamos que marcharnos así, pero es mejor salir con algo de tiempo, así podremos descansar durante el viaje hasta Veracruz
Francisco: No te preocupes, se que es por el bien de todos (sonriendo)
Hanna: Esta bien (sonriendo). Entonces vámonos
Tardaron más de una semana en llegar a Veracruz y esperaron dos días a que saliera un barco para España. El viaje a trascurrió sin incidentes, llegaron un poco antes de un mes. Fueron a la mansión de los padres de Hanna porque era la más cercana al puerto y necesitaban descansar un poco.

Antonieta: Buenas tardes. Bienvenidos
Francisco y Marina: Gracias. Buenas tardes
Hanna: Hola mamá (abrazándola)
Andrea: Buenas tardes Antonieta
Antonieta: ¡Andrea!, Que hermosa te ves querida (abrazándola). Supongo que ahora si podrás decirme suegra (sólo la pudo oír Andrea)
Andrea: Gracias (ruborizada)
Antonieta: Vamos al salón, deben estar cansados y con hambre, en un momento servirán la comida
Francisco y Marina: Gracias
Antonieta: Cuando recibí la noticia de tu embarazo me puse muy contenta (sonriéndole a Andrea), aunque me sentí un poco triste por no poder estar a su lado y darles algunos consejos, naturalmente doña Marina les habrá dicho algunos (sonriéndole a Marina)
Hanna: Si, ya nos ha dado algunos (mintiendo), ¿verdad Andy?
Andrea: Así es, aunque agradeceremos los que puedas darnos Antonieta (sonriéndole)
Antonieta: No se preocupen, lo haré. Recibí un telegrama de ustedes en el que me decían que vivirán en España por un tiempo, debe ser algo grave para que hayan venido todos
Francisco: Así es doña Antonieta, lamentablemente la situación en México es cada vez más complicada
Sirviente: Disculpen, la comida esta lista
Antonieta: Gracias, vamos en un momento. ¿Ya regreso mi esposo?
Sirviente: Si duquesa, dijo que iría a cambiarse y los vería en el comedor (saliendo)
Antonieta: Vamos, en cuanto terminemos de comer les diré cuál es su habitación
Francisco y Marina: Gracias (saliendo tras Antonieta)
Andrea: No debiste mentirle a tu madre
Hanna: No te preocupes por eso, lo hice para evitar conflictos
Andrea: Lo sé y te lo agradezco (abrazándola)
Hanna: No fue nada (basándola). Vamos a comer (saliendo con Andrea de la mano)

Fernando: Buenas tardes. Bienvenidos
Francisco y Marina: Gracias. Buenas tardes
Fernando: Antonieta me dio la gran noticia, felicidades (sonriéndoles a Hanna y Andrea)
Hanna y Andrea: Gracias
Fernando: ¿Cuándo nacerá?
Hanna: En septiembre
Fernando: Ya falta poco (sonriendo). No quiero arruinar el momento, pero me gustaría saber cómo están las cosas en México

Hanna y Francisco le contaron sobre los forajidos y lo que pensaban sobre la situación, Fernando les dijo que habían hecho bien en viajar a España mientras se resolvía todo, los negocios podrían recuperarse pero la vida de alguno de ellos no. Marina y Francisco se durmieron temprano, pues estaban muy cansados del viaje. Andrea se dio un baño mientras Hanna platicaba con su padre.

Hanna: ¿Cómo está Hanz?
Fernando: Aún sigue internado pero está mucho mejor, empieza a recordar cosas sobre el accidente. Siempre que lo vemos pregunta por ti
Hanna: ¿Qué le has dicho?
Fernando: El médico que lo atiende es de absoluta confianza, así que le consulte si podría decirle la verdad, y nos dijo que si, poco a poco le conté sobre nuestros problemas y la solución que encontraste
Hanna: ¿Sabe que estoy haciéndome pasar por él?
Fernando: Si, al principio se sorprendió un poco, pero te admira y respeta mucho por lo que has hecho por el bien de todos. Yo también lo hago (abrazándola)
Hanna: Gracias papá, ¿le has hablado sobre Andrea?
Fernando: Sabe que te casaste con ella y se alegra mucho por ti, aún no le hemos dicho sobre el embarazo, pero el médico dijo que no hay ningún problema si se lo contamos
Hanna: ¿Y cuándo podrá regresar a casa?
Fernando: El médico dice que en cualquier momento, pero recomienda que permanezca internado otros dos meses y tu hermano esta de acuerdo
Hanna: Me alegra mucho saber que está bien, quisiera verlo pero no puedo, don Francisco no sabe quien soy
Fernando: ¿Qué pasa con la carta que le envié?
Hanna le contó todo sobre la carta, el acuerdo que hizo con Marina, el engaño de ésta para obligar a Andrea a casarse.
Fernando: ¿Entonces te divorciaras?
Hanna: No, Andrea me ama (sonriendo), y yo a ella por supuesto, entre nosotras todo esta claro y ahora somos más felices que nunca, pero me preocupa un poco la situación con don Francisco, el piensa que soy Hanz y no se cual será su reacción, la que me preocupa es Andrea, no quiero que se altere
Fernando: Te entiendo, no te preocupes, si quieres yo hablaré con él y le explicaré todo
Hanna: Te lo agradezco, pero es algo que debemos hacer Andrea y yo
Fernando: Esta bien, recuerda que tienes todo mi apoyo
Hanna: Gracias papá. Estoy un poco cansada, nos vemos mañana
Fernando: Hasta mañana hija

Permanecieron en la casa de los padres de Hanna durante una semana, después viajaron a la
Mansión donde Hanna y Andrea se quedaron durante su primer viaje a España.

Marina: La casa es preciosa, ¿También es de tu padre?
Hanna: En realidad es mía, fue su regalo de cumpleaños
Francisco: Gracias por permitirnos quedarnos aquí, en cuanto consiga una casa nos iremos
Hanna: No tiene nada que agradecer. No es necesario que busque otro lugar, pueden quedarse aquí
Francisco: Gracias por tu amabilidad, pero es lo mejor, ustedes necesitaran su espacio
Hanna: Esta bien, pero permítame ayudarle a conseguir la casa
Francisco: No es necesario, ya has hecho bastante por nosotros
Andrea: Por favor, acepta su ayuda
Francisco: Esta bien, gracias a los dos
Hanna: No es nada. Vamos a comer

Unos días después Francisco y Marina se mudaron a una casa un poco más modesta pero estaba cerca de la casa de Hanna. Andrea y Hanna hicieron una cita con el ginecólogo de Hanna.

Médico: Buenos días Hanna
Hanna: Buenos días Carlos. Gracias por recibirnos
Médico: No tienes nada que agradecer, somos amigos, además lo hago por la ciencia
Hanna: Jaja, me lo imaginaba. Te presento a Andrea, mi esposa
Médico: Mucho gusto Andrea, soy Carlos Quintero, ¿cómo se siente?
Andrea: Mucho gusto. Estoy bien, sólo un poco cansada
Médico: Permítame revisarla (después de checar varias cosas), su presión esta bien pero debe cuidarse, siga tomando los medicamentos que me comento por unos días
Andrea: Mi médico anterior me dijo que hasta que tuviera siete meses y medio
Médico: Calculo que tiene un poco más de 7 meses, tómelos durante una semana más, si tiene alguna molestia pueden llamarme en cualquier momento
Andrea: Gracias
Hanna: Gracias por todo, nos vemos el próximo mes
Médico: No es nada, nos vemos y recuerda llamarme si me necesita, a la hora que sea
Hanna: Gracias. Nos vemos (saliendo)
Después de la consulta fueron directamente a su casa, pues Andrea se sentía un poco cansada.
Hanna: ¿Qué te pareció el doctor?
Andrea: Por lo que me habías contado pensé que era mucho mayor, pero apenas es un poco más grande que nosotras
Hanna: Así es, tiene 30 años, pero es muy listo, por eso sabe mucho sobre mi caso, bueno sobre las mujeres de mi familia. ¿Te sentiste cómoda con él, ó quieres que busquemos otro doctor?
Andrea: Me sentí bien, además tú confías en él y eso es suficiente para mí (sonriendo)
Hanna: Gracias (abrazándola) ¿quieres comer algo ó prefieres descansar primero?
Andrea: Me gustaría dormir un poco, cuando regreses comeré contigo
Hanna: De acuerdo, no tardaré (saliendo)
Andrea durmió unas horas y luego se dio un baño, cuando termino de arreglarse Hanna la estaba esperando en el comedor
Andrea: ¡Cariño ya llegaste!, ¿me tarde mucho?
Hanna: Llegue hace un rato, mientras te bañabas fui a otra habitación a bañarme también, casi acabo de bajar, en un rato traerán la comida
Andrea: Que bien, tengo muchísima hambre
Sirviente: La cena (sirviendo todo)
Hanna: Gracias
Andrea: ¿Cómo te fue?
Hanna: Bien, pude solucionar muchos asuntos, algunos negocios se perdieron pero logramos salvar la mayoría
Andrea: Me alegró por ti, has trabajado mucho y sería una pena que todo tu esfuerzo se perdiera
Hanna: No te preocupes, todo estará bien. Mejor dime ¿cómo está AC?
Andrea: ¡Hanna!, no le digas así
Hanna: Jaja, lo siento es que me gusta como suena. No te enojes (besándola)
Andrea: Esta bien, pero ¿por qué usas iniciales para todo?
Hanna: No sé, debe ser la costumbre, ¿te molesta que te diga ADA?, trataré de no hacerlo
Andrea: No, ya me acostumbre (sonriendo), es que me cuesta trabajo que le digas así a la niña
Hanna: Trataré de no hacerlo, por lo menos hasta que ella pueda decirme si le gusta. No me has contestado
Andrea: Se ha movido un poco, pero ha estado tranquila
Hanna: ¿Y tú, estas muy cansada? Te puedo dar un masaje en los pies antes de dormirnos
Andrea: Me siento bien, pero acepto el masaje
Hanna: Vamos. Mientras te cambias preparare todo (entrando en la habitación)
Andrea: Ya estoy lista (sentada en la cama)
Hanna: Yo también (tomando uno de sus pies para comenzar el masaje, después de un rato). Listo
Andrea: Gracias, no lo había notado pero lo necesitaba
Hanna: De nada (besándola)
El beso comenzó a subir de intensidad y Andrea acariciaba la espalda de Hanna y trataba de quitar su bata, Hanna también comenzaba a quitar su camisón cuando iba a quitárselo toco su vientre y se retiro.
Andrea: ¿Qué… pasa? Por… qué te detienes (agitada)
Hanna: Andy no creo que sea buena idea
Andrea: ¿Por qué, estas cansada?
Hanna: No es eso, es que… no quiero hacerte daño
Andrea: No lo harás (besándola con pasión)
Hanna: Andy, por favor, vamos a dormir
Andrea: No quiero dormir, te quiero a ti, hace mucho que no estamos juntas. Te deseo
Hanna: Yo también quiero estar contigo, pero no quiero lastimarte
Andrea: El doctor nos dijo que si teníamos cuidado podíamos seguir con nuestra vida de pareja. Ven
Hanna: No, es mejor no arriesgarnos
Andrea: No me deseas ¿verdad?, es por eso que no quieres estar conmigo, ya no me deseas, es porque he engordado mucho y soy mas torpe, ya no te atraigo
Hanna: Andy, no es eso, estas preciosa y te deseo muchísimo, es por eso que no podemos arriesgarnos tengo miedo de perder el control y hacerte daño. Además no eres torpe, debe ser un gran esfuerzo sostenerse con nuestra hija creciendo dentro de ti. Por eso te amo y te admiro mucho (abrazándola y besándola)
Andrea: Vamos a dormir (seria)
Hanna: Hasta mañana
Andrea: Hasta mañana (volteándose)
Hanna trato de abrazarla pero Andrea se alejo, ella entendió su frustración, pues llevaban meses sin estar juntas y Hanna la deseaba tanto, pero su integridad física era más importante, talvez debería preguntarle a Carlos, paso un rato pensándolo hasta que se quedo dormida.

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Sáb Oct 03, 2015 5:03 pm

Al día siguiente
Andrea se despertó sola, Hanna se levanto temprano porque no había podido dormir y decidió que era mejor bañarse para hablar con Carlos y luego ir a trabajar
Andrea: ¿Ya te vas? (sorprendida)
Hanna: Buenos días. Sólo desayuno algo y me voy, tengo una cita muy temprano
Andrea: Esta bien… Hanna
Hanna: ¿Si? (se detuvo, estaba a punto de salir)
Andrea: Yo… que tengas un buen día
Hanna: Gracias. Nos vemos en la comida (saliendo)
Andrea: Tu mami sólo se preocupa por nosotras (acariciando su vientre) ¿y cómo se lo agradezco?, molestándola con mis exigencias (llorando)

Carlos: ¡Hanna! ¿Pasa algo malo con tu esposa?
Hanna: Hola Carlos, no, bueno creo que si, vengo a hablar contigo, necesito tu consejo como amigo y como médico
Carlos: Pasa, cuéntame qué ocurre
Hanna: Ayer discutí con Andrea, bueno más o menos, ella quería que estuviéramos juntas y yo no quise por miedo a lastimarla a ella ó al bebé
Carlos: ¿Le dijiste eso?
Hanna: Si, ella insistió, el médico de México había dicho que no había problema si teníamos cuidado, yo conteste que no quería arriesgarme
Carlos: ¿Él sabe que ustedes son dos mujeres?
Hanna: No, pero eso no cambia el hecho de que es mejor no hacer el amor por ahora
Carlos: Pues comprendo tus miedos y dudas, muchos padres sienten lo mismo en esta etapa del embarazo, pero en su caso no es tan complicado seguir teniendo relaciones, muchas mujeres tienen un deseo sexual intenso y sus parejas tienen miedo y no quieren, entonces ellas piensan que es por su aspecto y porque ya no las desean
Hanna: No dejas de sorprenderme, eso es exactamente lo que dijo
Carlos: Jaja, he sido el médico de muchas parejas, no todas pasan por lo mismo, pero muchas si, yo les recomiendo que busquen la mejor postura para no cansar a la madre y que sean cuidadosos. Pero en su caso supongo que podrás usar más tu imaginación y encontraras la mejor forma de estar con tu esposa sin lastimarla
Hanna: ¿Y si no puedo controlarme, qué pasa si lastimo a la niña cuando…
Carlos: El bebé esta protegido y se nota que amas a tu esposa, debes tenerte más confianza, estoy seguro que no le harás daño
Hanna: ¿Entonces no hay ningún problema?
Carlos: Ninguno, a menos que tú no quieras…
Hanna: Claro que quiero, pero tenía miedo
Carlos: Bueno no te preocupes todo estará bien, bueno talvez su humor no tanto, pero supongo que eso ya lo sabes, debes tenerle mucha paciencia
Hanna: Jaja, si digamos que me ha desconcertado un par de veces pero hasta ahora no ha sido tan terrible. Muchas gracias por tus consejos
Carlos: No tienes nada que agradecer, para eso estamos los amigos. Además soy su médico y cobrare la consulta (bromeando)
Hanna: Anótalo en mi cuenta (bromeando). Te veremos en unos días. Gracias otra vez (saliendo)
Mansión de Hanna
Andrea: Buenas tardes
Marina: Hola hija, ¿cómo estas?
Andrea: Bien y ¿tú?
Marina: También, ¿estas segura?, te ves un poco, no sé como decirlo entre molesta y triste
Andrea: No sé si deba hablar de esto contigo
Marina: Es sobre Hanna, ¿tienes problemas con ella?, ¿es por el bebé?, ¿ya se arrepintió?
Andrea: Madre, te repito que no puedo confiar en ti, tú nunca le has tenido afecto y no estoy segura de que puedas darme un buen consejo
Marina: Entonces si tienes problemas con ella. Responde, por favor
Andrea: Madre…
Marina: Tienes razón nunca me ha caído muy bien, pero estoy tratando de entenderte, sé que es difícil que confíes en mí, pero de verdad me gustaría ayudarte
Andrea: Bueno en realidad me gustaría saber cosas sobre el embarazo
Marina: Lo entiendo (Un poco triste, al darse cuenta que sería muy complicado recuperar la confianza de su hija). Pregúntame lo que quieras
Andrea: Pues es sobre los cambios de humor, el doctor dice que es normal, pero…
Marina: En un momento estás feliz y al siguiente completamente molesta y luego ves que las cosas no eran tan graves (sonriendo)
Andrea: Pues prácticamente si, algunas veces pienso que debo estarme volviendo loca
Marina: No te preocupes yo pase lo mismo, sólo debes tratar de pensar un poco las cosas antes de molestarte por cosas sin importancia, pero si no puedes no debes preocuparte tanto, estoy segura de que Hanna es muy… considerada contigo
Andrea: En realidad bastante, pero un parte de mi tiene miedo de cansarla
Marina: No es fácil para mí decirte esto, pero te aseguro que no será así, ella te…te quiere y por eso será todo lo paciente y considerada que necesitas
Andrea: Gracias madre
Marina: No tienes nada que agradecerme, me da gusto poder hablar contigo y tratar de ayudarte
Andrea: Lo has hecho, tus palabras me dejan un poco más tranquila (sonriendo)
Marina: Me alegra (sonriendo). Debo irme, sólo vine a ver como estabas, regresare en unos días
Andrea: Gracias por venir. Nos vemos (abrazándola)
Marina: Nos vemos. Cuídate hija (saliendo)
Hanna estuvo muy ocupada en el trabajo y llegó muy tarde a su casa, Andrea ya estaba dormida y no pudo hablar con ella, comió algo ligero y se baño rápidamente antes de irse a dormir junto a su amada esposa.

Andrea: Buenos días cariño
Hanna: Buenos días Andy
Andrea: Quiero disculparme contigo por haberme portado de una forma egoísta
Hanna: No te preocupes, sé que te molestas rápidamente porque tus emociones son muy cambiantes por el embarazo y todo eso
Andrea: Agradezco que lo entiendas, te prometo tratar de estar más tranquila
Hanna: Esta bien, quiero contarte algo, ayer fui a… ¿Qué pasa?
Andrea: Se esta moviendo
Hanna: ¿En serio? (emocionada)
Andrea: Sí, siente (poniendo la mano de Hanna en su vientre)
Hanna: ¡Es maravilloso!
Andrea: Lo es (haciendo una mueca)
Hanna: ¿Te duele? (preocupada)
Andrea: Un poco, pero no te preocupes, ya me acostumbre
Hanna: ¿Segura?, llamare a Carlos (levantándose)
Andrea: Cariño (sonriendo), estoy bien, siéntate
Hanna: ¿Sigue moviéndose?
Andrea: Ya no (viendo un poco de inquietud en Hanna), estoy bien, en serio (sonriendo)
Hanna: Te amo ADA (abrazándola y besándola con ternura)
Andrea: Yo también cariño
Hanna: Quisiera quedarme contigo todo el día, pero tengo una cita, a las 10, si no me doy prisa llegaré tarde
Andrea: No te preocupes cariño, bajare a pedir el desayuno
Hanna: Gracias, regresare temprano
Andrea: Que bueno, te esperare para comer juntas

Mientras Hanna atendía sus negocios, Andrea recibía la visita de su suegra
Antonieta: Hola querida (abrazándola)
Andrea: Buenos días Antonieta
Antonieta: Espero no ser inoportuna, sé que aún es temprano
Andrea: Tú siempre eres bienvenida a la hora que sea
Antonieta: Gracias (sonriendo). ¿Has desayunado?
Andrea: Si, hace un momento
Antonieta: Estupendo, entonces podemos irnos ya
Andrea: ¿A dónde?
Antonieta: Es una sorpresa, confía en mí
Andrea: De acuerdo, regreso en un momento (saliendo)
Andrea: Estoy lista
Antonieta: Vamos

Después de algunas horas estuvieron de regreso en la mansión
Andrea: Te lo agradezco Antonieta, no debiste molestarte
Antonieta: Ni lo menciones, además lo hice con mucho gusto, a pesar de todos estos años aún recuerdo cuando fui a esa tienda por primera vez, claro que en ese entonces no sabíamos que tendríamos dos hijos (sonriendo), Fernando insistió en comprar demasiadas cosas, hasta compro dos cunas
Andrea: Hanna también (sonriendo), lastima que tuvimos que dejarlas en México y la mayoría de la ropa también, sólo trajimos lo indispensable para el parto y algunos juguetes
Antonieta: Lo suponía, no he podido platicar mucho con mi hija, pero estaba segura que aún no habían ido a comprar las cosas, me alegra que pudiéramos ir juntas
Andrea: Yo también me alegro, sobre todo por tus consejos y por tu buen gusto
Antonieta: Gracias. Andrea quiero que sepas que siempre puedes contar conmigo para lo que necesites, si necesitas hablar o pedirme un consejo sobre cualquier cosa no dudes en hacerlo
Andrea: Gracias, lo tendré en cuenta
Antonieta: Bueno, supongo que quieres descansar un rato, así que me voy, saluda a mi hija y dile que se porte bien
Andrea: Se lo diré, aunque ella siempre se porta bien (sonriendo)
Antonieta: Cuídate y descansa (abrazándola)
Andrea: Gracias, que tengas buen viaje

Andrea: Hola cariño (besándola). ¿Cómo te fue?
Hanna: Bien Andy. Te ves muy feliz
Andrea: Estoy muy feliz, tu mamá vino de visita, mejor dicho fuimos de compras
Hanna: Pues debes haber comprado algo muy importante (sonriendo)
Andrea: Así fue, compramos cosas para la niña (sonriendo)
Hanna: Soy una madre horrible, pensaba decirte que fuéramos, pero he tenido mucho trabajo y…
Andrea: Cálmate cariño, no eres una madre horrible, has estado muy ocupada, además hemos traído lo necesario, sólo faltaba la cuna y aún tenemos tiempo
Hanna: Lo siento de verdad
Andrea: No te preocupes, todo esta bien, mejor vamos a comer para que te enseñe las cosas que compramos, las cunas las traerán en una semana. Ah, tu medre me dijo que te saludará y que te portaras bien (sonriendo)
Hanna: Me alegra que mi madre sea mía y no tuya
Andrea: ¿Por qué?
Hanna: Por que sería una suegra terrible, jaja, te quiere mucho y siempre me esta diciendo que me porte bien contigo y que te cuide, creo que lo único que la detiene de amenazarme es que soy su hija, jaja
Andrea: Yo también la quiero y agradezco todo lo que hace por mí (sonriendo)
Hanna: ¿Cómo te sientes, estas muy cansada?
Andrea: Estoy bien, cuando regresamos tu mamá se fue en seguida y yo subí a descansar mientras llegabas
Hanna: Bien, ahora vamos a comer, debes tener hambre
Andrea: Si, muchísima

Mientras tanto en una clínica
Hanz: Hola, que bueno que has venido
Carmen: Hola amor (besándolo), ¿Cómo te sientes?
Hanz: Mucho mejor ahora que estas aquí mi amor
Carmen: Tu padre me dijo que Hanna está en España
Hanz: Ayer vino a verme y me lo dijo
Carmen: Pienso ir a visitarla hoy, me gustaría contarle de lo nuestro
Hanz: Mi hermana y tú siempre han sido amigas, puedes decirle, yo no tengo ningún problema (sonriendo)
Carmen: ¿No ha venido a visitarte aún?
Hanz: No, mi padre dijo que aún no puede
Carmen: Supongo que es por la situación con su suegro
Hanz: Mi padre me dijo que él no sabe la verdad, pero que Hanna pensaba decírselo
Carmen: Tenemos mucho de que hablar, mañana vendré a verte
Hanz: Te estaré esperando mi amor (besándola). Saluda a Hanna
Carmen: Lo haré. Nos vemos mañana amor (abrazándolo)

Mansión de Hanna
Andrea: Los vestidos son preciosos, se que aún faltan algunos meses para que pueda usarlos pero se vera adorable. ¿Te gustan? (sonriendo)
Hanna: Si son muy bonitos. Dime algo, ¿mi madre te dejo escoger algunas cosas? (sonriendo)
Andrea: ¡Hanna! Antonieta fue muy amable en llevarme a la tienda, tiene muy buen gusto y por supuesto que pude elegir las cosas
Hanna: Lo digo porque cuando íbamos de compras tenía suerte si me dejaba escoger el color de los vestidos (sonriendo)
Andrea: Se lo preguntaré la próxima vez (sonriendo con malicia)
Hanna: No lo hagas o me llevara de compras (sonriendo cómplicemente)
Sirviente: Disculpen, lo esperan en el salón señor
Hanna: Enseguida bajo
Sirviente: Permiso (saliendo)
Hanna: Vamos
Andrea: Te alcanzo en un momento
Hanna: Te espero
Andrea: Es que… quiero ir al baño (ruborizada)
Hanna: Te ves adorable cuando te sonrojas (besándola), te veo abajo (saliendo)

Hanna: Buenas tardes, ¿qué… ¡Carmen!
Carmen: Hola, ¿Cómo estas?
Hanna: Muy bien y ¿tú?
Carmen: También, te ves realmente feliz, supongo que las cosas con tu esposa van bien (sonriendo cómplicemente)
Hanna: De maravilla (sonriendo), aunque ahora que te veo bien también luces muy feliz, diría que incluso estás mas hermosa de lo que siempre has sido
Carmen: Gracias, déjame darte un abrazo (abrazándola)
Andrea: Buenas tardes condesa
Carmen: (Separándose de Hanna) Buenas tardes duquesa (viéndola con sorpresa)
Hanna: Me alegra verte, pero supongo que vienes por una razón ¿a qué se debe el motivo de tu visita?
Carmen: Quiero hablar contigo sobre algunas cosas, también tú tienes algo que contarme, ¿verdad? (viendo a Andrea)
Hanna: Si, supongo que tenemos que ponernos al día (sonriendo). Andy y yo cenamos a esta hora, ¿nos acompañas?
Carmen: Gracias, pero no quisiera molestar, será mejor que regrese mañana
Andrea: No es molestia, por mi no hay problema, iré a ordenar que sirvan la cena (saliendo)
Carmen: Creo que nunca le caeré bien
Hanna: Debe ser por el embarazo
Carmen: No es sólo eso, es como si tuviera celos de mí, claro que no puedo culparla soy hermosa
Hanna: Y muy modesta e inteligente
Carmen: Jajaja, hablando en serio creo que siempre nos encuentra abrazándonos y eso no ayuda a superar nuestra primera impresión, te repito que no puedo culparla yo me pondría peor si viera a Hanz con alguien mas (sonriendo)
Hanna: Definitivamente tenemos mucho que contarnos
Sirviente: Disculpen, la cena esta servida (saliendo)
Hanna y Carmen: Gracias

Carmen: Gracias por la invitación, la cena estuvo deliciosa.
Hanna: De nada, siempre eres bienvenida
Andrea: Buenas noches (levantándose)
Carmen: Creo que debería irme (levantándose)
Andrea: Quédese, yo estoy un poco cansada me voy a dormir
Hanna: Te acompaño, ¿quieres que suba agua o té?
Andrea: No es necesario, ustedes tienen que ponerse al día y yo puedo subir mis propias cosas, permiso (saliendo)
Carmen: Si esta situación no fuera un poco tensa me reiría de ello
Hanna: ¿De qué exactamente?
Carmen: Algunas veces eres muy despistada amiga, es evidente que Andrea esta celosa de mí o por lo menos de la idea de vernos juntas eso me recuerda cuando yo estaba celosa de ella por ser la esposa de Hanz, o sea que las dos hemos sentido celos de la otra sin ningún motivo real, ¿lo ves?
Hanna: Sí, pero yo ya le he dicho que sólo somos amigas y que tú quieres a Hanz
Carmen: Pues sí pero los celos son irracionales, y sin caer en los excesos son la prueba de que te quiere, lo que me lleva a preguntarte ¿qué pasó entre ustedes y cómo es que está embarazada?
Hanna: Es una larga historia
Carmen: Y estaré muy contenta de escucharla toda pero será mañana, ahora es tarde y tienes una mujer que consentir, así que debo irme
Hanna: Te espero después de las 11. Buen viaje
Carmen: Gracias. Por cierto, sube ambas cosas
Hanna: ¿Crees que tenga mucha sed?
Carmen: Talvez, sino es así, siempre puede tirarte el agua encima o el té, depende de su enojo (burlándose de Hanna)
Hanna: Tú siempre tan graciosa (sarcástica)
Carmen: Jajaja, relájate. Nos vemos (saliendo)
Hanna: De todas formas le llevaré las dos cosas (subiendo)

Hanna: ¿Estas en el baño? (dejando las bebidas en el tocador)
Andrea: Ya no, ¿Qué es eso?
Hanna: Te traje agua y té
Andrea: Gracias, ya puedes regresar con tu amiga
Hanna: Ya se fue
Andrea: ¿Tan rápido?, pero si tienen muchas cosas que contarse (diciéndolo con burla)
Hanna: Claro, pero eso puede esperar hasta mañana (notando la molestia de Andrea)
Andrea: Pues parece que ella piensa lo contrario, yo diría que hasta se ha tardado en venir a verte
Hanna: Andy, por favor, ya lo hemos hablado, Carmen es mi amiga
Andrea: ¿Y se lo has dicho?, porque parece que no lo entiende
Hanna: (Suspirando) además de ser mi amiga, está enamorada de Hanz
Andrea: ¿Estas segura?, talvez se dio cuenta de que estaba enamorada del hermano equivocado
Hanna: Las dos estamos seguras de a quien amamos y de que entre nosotros sólo hay una gran amistad
Andrea: ¿Por eso tienen que abrazarse todo el tiempo (molesta)
Hanna: No saques las cosas de contexto, es algo completamente normal abrazar a tus amigos, eso no significa nada
Andrea: Quizá no, pero no es lo único, hasta tus cumplidos lo demuestran
Hanna: ¿De qué hablas?
Andrea: Yo me veo "adorable", ella en cambio está más hermosa de lo que siempre ha sido. Además debe ser agradable poder abrazarla sin que su estomago lo impida
Hanna: Son cosas completamente distintas, tu eres la mujer a la que amo, y estas embarazada, y ella sólo es una amiga a la que quiero
Andrea: ¿Es eso verdad?, me soportas porque estoy embarazada, sino fuera así me habrías dejado cuando termino el plazo
Hanna: No vuelvas a decir eso, yo no te soporto, yo te amo, las amo a las dos a ti y a la niña. ¿Por qué tienes tantas dudas de mi amor?
Andrea: Es mejor que te vayas
Hanna: No, tenemos que aclarar las cosas, responde por favor
Andrea: Vete
Hanna: ¿Dudas de mi amor o de tu amor por mi?
Andrea: ¡Lárgate!
Hanna: No sé como es que terminamos en esta situación, pero no te preocupes no tienes que estar conmigo si ya no me amas. Mañana mismo tendrás el divorcio
Hanna estaba a punto de salir cuando escucho los sollozos de Andrea, volteo a verla y la encontró con el rostro cubierto de lágrimas, sin dudarlo un segundo se acerco a ella y la tomo entre sus brazos.
Hanna: Tranquilízate por favor (basando su cabeza). Toma un poco de agua (dándole de tomar). ¿Te sientes mejor?
Andrea: Si, gracias
Hanna: Entonces me voy (levantándose)
Andrea: Tengo miedo
Hanna: ¿Quieres que me quede hasta que te duermas?
Andrea: No, quiero decir que tengo miedo de que dejes de quererme, tengo miedo de no ser suficiente para ti, te amo tanto que temo perderte
Hanna: ¿Desde cuándo te sientes así?
Andrea: No lo sé exactamente, acordamos hablar de cualquier cosa pero no quería que me vieras como una tonta infantil, talvez estoy enloqueciendo
Hanna: No estas enloqueciendo, ¿Pero por qué tienes miedo? ¿Es por qué no quise que estuviéramos juntas?
Andrea: Eso tiene un poco que ver, pero sé que tenías razón, no sé como explicártelo, son muchas emociones y sentimientos juntos, reconozco que te he reclamado cosas que no tienen fundamentos, pero eso lo veo hasta después de hacerlo, tú siempre me perdonas, pero temo lo que pasará el día que te fastidie
Hanna: Eso no pasará, te lo aseguro, ¿me crees? (abrazándola)
Andrea: Sí, pero dudo de mi misma
Hanna: ¿Me amas?
Andrea: Sí, te amo con todo mí ser
Hanna: ¿Quieres seguir conmigo?
Andrea: Por siempre
Hanna: Es lo único que importa, lo demás lo podremos resolver con el tiempo y hablándolo (sonriendo)
Andrea: ¿Ya no te divorciaras de mí?
Hanna: Pues creo que eso si tendremos que hacerlo, recuerda que ante la ley y para todos estás casada con Hanz. Pero eso no significa que me separaré de ti, mientras me ames siempre estaremos juntas. Necesito preguntarte otra cosa
Andrea: Hazlo (sonriendo)
Hanna: Es sobre Carmen, ¿estás celosa de ella?
Andrea: Creo que si, es que le interesas demasiado, siempre que estás en algún lugar viene corriendo a verte y te abraza cada que puede
Hanna: Carmen ha sido mi amiga por años y sabe todo sobre mí, nunca le he interesado más que cómo una amiga y ella a mí, tiene años enamorada de mi hermano y él de ella. Además le conté sobre mis sentimientos por ti y ella insistió en varias ocasiones para que no me rindiera y te conquistará, en cuanto a los abrazos, lo hacemos por la alegría de vernos y mis cumplidos no tienen nada que ver con algún interés por ella como mujer
Andrea: Ahora me siento ridícula y muy avergonzada con ella, debe pensar que soy una loca celosa
Hanna: Le caes bien, y si, piensa que estas celosa, pero te entiende, dijo que ella se sentiría igual si viera a Hanz con alguien más
Andrea: Perdóname, sé que siempre estoy disculpándome pero…
Hanna: Olvídalo (besándola), prométeme que estarás tranquila durante lo que falta del embarazo
Andrea: Te lo prometo (sonriendo)
Hanna: ¿Tienes sueño? (abrazándola)
Andrea: No mucho
Hanna: Quiero contarte otra cosa, no sé si sea el momento más oportuno, pero quiero decírtelo de una vez para que ya no haya malos entendidos ni secretos entre nosotras
Andrea: Cuéntamelo
Hanna: ¿Recuerdas la noche en que querías estar conmigo y yo te dije que no? (Andrea asintió), no pude dormir mucho y estuve pensando las cosas y decidí preguntarle a Carlos y me confirmo lo que el médico de México, en conclusión podemos estar juntas si somos cuidadosas, bueno si yo soy cuidadosa, claro que si tu quieres esperar hasta que termine el embarazo yo no… (Fue interrumpida por un apasionado beso de Andrea)
Andrea: ¿Piensas qué aún soy deseable?
Hanna: Siempre serás muy deseable para mí, además de hermosa, adorable, linda…
Andrea: Lo entiendo (sonriendo), quiero que hagamos el amor (ruborizada)
Como respuesta Hanna la tomo entre sus brazos y le dio un tierno beso que después se volvió apasionado, pero no era la pasión desenfrenada que habían compartido algunas veces, era la pasión que surge de la necesidad de estar con el ser amado, las caricias y los besos eran dados con mucho amor y ternura, las cosas siguieron su curso hasta que terminaron con una feliz pareja que durmió abrazada como solían hacerlo.

Al día siguiente
Hanna: Buenos días ADA
Andrea: Buenos días cariño. ¿Vas a trabajar?
Hanna: No, iba a pedir que te subieran el desayuno en un rato, no quería despertarte
Andrea: No me despertaste (sonriendo), ¿por qué te levantaste sino vas a salir?
Hanna: Ayer no te lo dije, pero Carmen va a venir hoy a las 11, no quise ocultártelo es que…
Andrea: No importa cariño, estoy convencida de que sólo me amas a mí. Estuve pensándolo y cuando terminen de platicar me gustaría hablar con ella ¿qué opinas?
Hanna: Gracias por confiar en mí. ¿Estás segura?
Andrea: Si, ¿crees que es una mala idea?
Hanna: Creo que es una gran idea (sonriendo), presiento que llegarán a ser grandes amigas
Andrea: ¡Hanna!
Hanna: Lo digo enserio, ahora que le darás una oportunidad, veras que es una buena persona
Andrea: Debe serlo, tú la aprecias mucho (sonriendo)
Hanna: Sí. ¿Quieres dormir otro rato?
Andrea: La verdad estoy un poco cansada. Pero ha sido una noche estupenda (sonriendo)
Hanna: Lo fue (sonriendo). Duerme (besándola).

En el salón
Carmen: Hola (abrazándola)
Hanna: Hola
Carmen: Tenía razón (sonriendo)
Hanna: La tenías y me alegro (sonriendo)
Carmen: Cuéntame todo
Hanna le contó como habían sucedido las cosas entre ella y Andrea, sobre lo ocurrido con Harry
Carmen: ¿Entonces, ese infeliz? (molesta)
Hanna: No, y aunque así hubiera sido yo amaría a las dos de igual forma
Carmen: Lo sé y me alegro por Andrea, ¿quién es el padre?
Hanna: Yo, bueno soy su otra madre (viendo la confusión de Carmen), para resumir la historia puedo tener hijos con Andrea, el doctor aún no sabe los motivos pero puedo tenerlos y serán niñas (sonriendo)
Carmen: Estoy sorprendida, pero muy feliz por ustedes y por mi futura sobrina (sonriendo)
Hanna: Eso me recuerda, ¿qué hay entre tú y Hanz? (sonriendo)
Carmen: Somos novios, más que eso estamos comprometidos (sonriendo)
Hanna: Felicidades, es una estupenda noticia
Carmen: Se que te alegra, pero pareces preocupada es por mi…
Hanna: Lo estoy, como sabes yo estoy ocupando su lugar, me tengo que divorciar de Andrea y me preocupa la posición en que estará, además su padre no lo sabe
Carmen: No lo había pensado, pero te comprendo
Hanna: Gracias, no es justo para ustedes tener que esperar para poder casarse, y la verdad no se como resolver esto
Carmen: No te preocupes, ya pensaremos como solucionarlo, por ahora sólo concéntrate en el nacimiento de tu hija (sonriendo)
Hanna: Gracias Carmen, eres una excelente amiga y serás una gran cuñada
Carmen: Gracias, tu también lo eres.
Hanna: ¿Entonces quién le propuso matrimonio a quién?
Carmen: Que graciosa (sarcástica), no estaba tan desesperada…
Hanna: Todavía
Carmen: ¿Vas a dejar que te cuente?
Hanna: Jaja, sólo estoy molestándote
Carmen: Lo sé, te lo debía. Pero hablando enserio, Hanz me lo propuso a los dos meses de ser novios, dijo que me ama desde hace muchos años pero que siempre fue tímido y que no quería perderme (sonriendo)
Hanna: Me alegro tanto por ustedes (sonriendo), ¿desde cuándo son novios?
Carmen: Vamos a cumplir 6 meses
Hanna: ¿Crees qué él pueda…
Carmen: Hanna no te preocupes él sabe porque lo has hecho y te admira mucho, en cuanto a lo del divorcio tendríamos que hablarlo, pero por ahora no te preocupes por eso (sonriendo)
Hanna: Te lo agradezco, de verdad (abrazándola)
Carmen: Es hora de irme, además Andrea puede aparecer y…
Hanna: Es cierto, quiere hablar contigo
Carmen: ¿Es una broma verdad?
Hanna: No
Carmen: Bueno yo (dudando)…
Hanna: Jajaja, ¿tienes miedo?
Carmen: No es miedo, es precaución, se nota que tiene mucho carácter y se que no soy santo de su devoción
Hanna: En serio, te prometo que no será una situación desagradable, hablamos y me dijo que le gustaría platicar contigo
Carmen: De acuerdo, dile a Hanz que lo amo (bromeando)
Hanna: Se lo dirás tu mi misma, claro si sobrevives (bromeando)
Carmen: ¿La espero aquí?
Hanna: Si, voy a decirle que baje

Andrea: Buenos tardes
Carmen: Buenas tardes duquesa
Andrea: Supongo que mi… Hanna le dijo que quiero hablar con usted
Carmen: Así es duquesa, ¿de que se trata?
Andrea: Bueno yo… supongo que podemos ser menos formales, llámeme Andrea
Carmen: Esta bien Andrea, usted también llámeme Carmen
Andrea: Gracias, primero quiero ofrecerle una disculpa Carmen, mi comportamiento con usted ha sido vergonzoso
Carmen: Gracias, yo también debo disculparme Andrea, cuando nos conocimos fui demasiado grosera y altanera con usted
Andrea: La verdad es que las dos fuimos desagradables, pero en ese entonces creímos tener un motivo
Carmen: Siendo justas, usted lo tenía yo no, pero no pude evitar sentir celos y decepción al pensar que el hombre al que he amado siempre y que creí me amaba también, se había casado con alguien más
Andrea: Yo no sabía porque, pero sentía celos de la cercanía que existe entre Hanna y usted, pensaba que era porque no me daba mi lugar
Carmen: La entiendo y supongo que vernos abrazadas siempre, no mejoro su opinión sobre mí
Andrea: No, me hacía pensar que usted estaba interesada en Hanna
Carmen: La entiendo, pero le aseguro que entre nosotras nunca hubo ni habrá nada más allá de una gran amistad
Andrea: Lo sé, es por eso que necesitaba hablar con usted, para disculparme y para hacerle saber que siempre será bien recibida en nuestra casa, me he comportado como una tonta infantil
Carmen: No diga eso, usted ama a Hanna y sólo actuaba por celos y por amor. Gracias por su invitación la tendré en cuenta. Me gustaría preguntarle algo
Andrea: Claro
Carmen: ¿Por qué quiso hablar conmigo?
Andrea: Por Hanna, ustedes son amigas y supongo que es novia de Hanz, pero también por nosotras, creo que debemos empezar a tratarnos más y es mejor hacerlo sin hostilidad ni malos entendidos
Carmen: Sabe una cosa, siempre me ha caído bien, después de saber que Hanz no era Hanz, quiero decir (sonriendo)…
Andrea: Lo entiendo (sonriendo)
Carmen: En fin, por mi parte todo esta claro entre nosotras
Andrea: Para mi también, gracias por su tiempo. ¿Le gustaría quedarse a comer?
Carmen: Gracias por la invitación, pero debo ir a ver a Hanz
Andrea: En ese caso llamare a Hanna para que se despida de usted (abriendo la puerta)
Carmen: Andrea
Andrea: ¿Sí?
Carmen: Felicidades por su embarazo
Andrea: Gracias (sonriendo). Que tenga buen viaje (saliendo)
Carmen: Gracias (sonriendo)

Hanna: ¿Sobreviviste? (riéndose)
Carmen: La que no va a sobrevivir eres tú cuando le diga a Andrea (riéndose al ver la cara de Hanna). Me alegra haber platicado con ella, estoy segura que las cosas irán mejor entre nosotras
Hanna: A mi también me da gusto. ¿Te quedas a comer?
Carmen: Gracias, Andrea ya me invitó, pero iré a ver a Hanz. Después vendré a verlas
Hanna: Esta bien, salúdalo de mi parte. Buen viaje (abrazándola)
Carmen: Se lo diré. Nos vemos (saliendo)

Andrea: ¿Se fue?
Hanna: Sí, gracias (abrazándola)
Andrea: ¿Por qué?
Hanna: Por resolver las cosas con ella, y por invitarla a comer (sonriendo)
Andrea: Me gustó conversar con ella ¿Hanz y ella son novios?
Hanna: Si (seria)
Andrea: ¿No estás de acuerdo con su relación? (sorprendida)
Hanna: No es eso, me da mucho gusto por los dos, pero no puedo evitar preocuparme
Andrea: Es por nuestra situación, ¿verdad?
Hanna: Si, me preocupa lo que dirá tu padre cuando lo sepa, también me preocupa la posición en la que quedaran tú y la niña, me siento tan egoísta (frustrada)
Andrea: Cariño nunca has sido egoísta, lo hiciste por tu familia
Hanna: Fui egoísta al pensar sólo en mi felicidad al saber que me correspondías, yo sabía perfectamente que tendríamos que divorciarnos y en la situación que quedarías, debí evitar…
Andrea: ¿Amarme?
Hanna: ADA, yo… no, aunque lo intenté no pude evitarlo, te amo y no me arrepiento de eso
Andrea: Sé que es una situación complicada pero la afrontaremos juntas, Hanz y Carmen lo entenderán, en cuanto a mi padre, me gustaría esperar hasta que nazca la niña para contarle la verdad. Así que por favor no te atormentes más con la situación (abrazándola)
Hanna: Tratare de no hacerlo, gracias (besándola). Vamos a comer
Andrea: Vamos cariño

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por montsejade0847@gmail.com el Mar Oct 06, 2015 12:04 am

Esta genial gracias por continuar

montsejade0847@gmail.com

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 04/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Lun Oct 12, 2015 8:23 pm

montsejade0847: Hola, gracias por tu comentario. Saludos

Las semanas pasaron rápidamente, Carmen era una visita frecuente igual que Antonieta y Marina, las tres llevaban ropa y juguetes cada vez que las visitaban. Fernando y Francisco atendían sus respectivos negocios. Mientras que Hanna se quedo en la casa con Andrea, hasta que el momento del nacimiento llegó

Hanna: Gracias por venir tan rápido
Carlos: No hay problema, trata de estar tranquila. ¿Dónde está Andrea?
Hanna: En la habitación
Carlos: Voy a revisarla (subiendo)
Andrea: Buenos días. Gracias por venir
Carlos: Buenos días. No es nada. ¿Cómo se siente?
Andrea: Se me rompió la fuente y tengo pocas contracciones
Carlos: Voy a revisarla (después de checar varias cosas). Su presión esta estable y aún faltan algunas horas para el nacimiento. Las espero en el hospital, iniciaré los trámites
Hanna: Gracias Carlos, nos vemos allá
Carlos: Todo esta bien, nos vemos (saliendo)
Andrea: Lo ves cariño, te dije que aún falta tiempo. Tranquila, todo saldrá bien
Hanna: Lo sé Andy, pero voy a estar tranquila hasta que sepa que las dos están bien (abrazándola)
Andrea: Estaremos bien (sonriendo), avísale a mis padres y a los tuyos
Hanna: Le diré a uno de los sirvientes que les diga, vamos
El momento del parto llegó todos estaban reunidos en el hospital esperando noticias, todo sucedió con normalidad pero hubo un imprevisto que retraso más las cosas.
Hanna: ¿Cómo están?, ¿Por qué tardarse tanto?, ¿Todo esta bien?
Carlos: Calma, todo salio bien (sonriendo)
Hanna: Quiero ver a Andrea
Carlos: Esta dormida, fue un gran esfuerzo y necesita descansar. Vamos a los cuneros (yendo)
Hanna: ¿Cuál de las dos es?
Carlos: Las dos
Hanna: ¿Cómo, quieres decir que… (sorprendida)
Carlos: Así es (sonriendo), eres la madre de dos preciosas niñas, felicidades
Hanna: Gracias (feliz). ¿Puedo entrar con ellas?
Carlos: Claro, voy a dar indicaciones para que se las lleven a Andrea cuando despierten
Hanna: Gracias por todo (abrazándolo)
Carlos: Fue un placer (yéndose)
Hanna: Hola queridas hijas (sonriendo), en un rato irán a conocer a su mamá Andrea, yo soy su mami Hanna (Así estuvo un rato susurrándoles y diciendo lo mucho que las quiere). Ahora vendrán a verlas sus abuelos Francisco y Marina, Fernando y Antonieta, y su tía Carmen (saliendo)
Todos: ¿Cómo están?, ¿Pudiste verlas?
Hanna: Les tengo una gran noticia, Andrea esta bien pero esta descansando
Antonieta y Marina: ¿Y el bebé?
Hanna: Están bien (sonriendo). Son dos niñas preciosas, tuvimos gemelas
Antonieta: Felicidades (abrazándola)
Marina: ¿Podemos verlas?
Hanna: Claro, vayan de una vez, cuando despierten se las llevarán a Andrea
Carmen: ¿Podemos entrar todos?
Hanna: Olvide preguntarlo
Fernando: Creo que deberíamos ir de dos en dos
Francisco: Estoy de acuerdo
Hanna: ¿Quién va primero?
Marina y Antonieta: Nosotros (refiriéndose a ellas y sus respectivos esposos)
Francisco: Vayan ustedes (diciéndole a Fernando)
Fernando: Gracias…
Marina: Yo ya quiero conocer a mis nietas
Francisco: ¡Marina!
Hanna: Mamá vayan tú y doña Marina primero
Antonieta: Buena idea, vamos (diciéndole a Marina, quien la siguió hasta los cuneros)
Francisco: Lo siento…
Fernando: No se preocupe, sé que los dos estamos ansiosos por ver a nuestras nietas, pero nuestras mujeres lo están más
Francisco: Tiene razón, ¿le parece bien que la señorita pase antes que nosotros?
Fernando: Si, por mi no hay problema
Carmen: Gracias (sonriendo)
Hanna: Bueno, ya que todos están de acuerdo, voy a preguntar si ya puedo ver a Andrea (saliendo)
Hanna: Disculpe señorita, ¿ya puedo pasar a ver a mi esposa?, su nombre es Andrea de la Fuente
Enfermera: Precisamente vengo de verla, ya esta despierta, puede pasar, esta en la habitación 3
Hanna: Gracias (yéndose)
Hanna: ¿Cómo te sientes Andy? (dándole un beso en la frente)
Andrea: Bien cariño, ¿ya viste a…
Hanna: Si (feliz), son preciosas
Andrea: ¿Cuándo las van a traer?
Hanna: Cuando despierten. Nuestras madres pasaron a verlas, después entraran Carmen y nuestros padres
Andrea: Ya quiero tenerlas conmigo
Hanna: Yo también, a las tres (besándola)
Andrea: El nombre de la otra niña será Isabella
Hanna: Gracias (sonriendo)
Enfermera: Hola mamá, le traigo a sus hijas, es hora de darles de comer. Puede cargar a la que aún duerme mientras su esposa le da de comer a la otra (diciéndole a Hanna y enseñándole como hacerlo)
Hanna: Gracias
Enfermera: Después vendré para regresarlas a los cuneros (saliendo)
Andrea: Hola mi niña (acariciándola y dándole un beso), ¿tienes hambre Andrea Carolina? (en cuanto dijo su nombre la niña fijo la vista en ella y vio que tenía los ojos verdes)
Hanna: Cuando las vi aún estaban dormidas, tiene tus ojos (sonriendo)
Andrea: Si, y el cabello igual a ti (acariciando la cabeza de la bebé)
Hanna: Así que tú eres Isabella (en cuanto lo dijo, la niña despertó la vio fijamente y comenzó a llorar), creo que también tiene hambre
Andrea: Dámela, Carolina ya termino, cárgala mientras se duerme (dándole la niña a Hanna), hola mi niña, mi Isabella (la niña también fijo su vista en Andrea)
Hanna: Creí que me equivocaba, pero tu también los viste, ¿verdad?
Andrea: Si cariño, tiene los ojos azules, como los tuyos (sonriendo)
Hanna: Qué extraño (Andrea voltea a verla), ya se que todo esto es extraño, pero quiero decir que nunca he conocido a gemelos que tengan los ojos de diferente color
Andrea: Ni yo, pero no debe ser tan extraño (tocan la puerta). Adelante (mientras se cubre)
Carlos: ¿Cómo se siente Andrea?
Andrea: Bien doctor
Carlos: Venía a revisarla, regreso más tarde
Hanna: Carlos, ¿qué tan común es que los gemelos tengan ojos diferentes?
Carlos: ¿Te refieres al color? (Hanna asintió) No es tan común, pero si es algo que llegue a pasar. ¿Tienen alguna otra duda?
Andrea: Si, ¿cómo podré alimentarlas a las dos, si tienen hambre al mismo tiempo?
El médico les explicó eso y otras dudas más y les dijo cómo Hanna podría ayudar. La enfermera se llevo a las niñas a los cuneros y Carlos reviso a Andrea, todo estaba bien así que al siguiente día se podrían ir las tres del hospital.

Mansión de Hanna
Hanna: Gracias a todos por su apoyo y su ayuda
Antonieta: No tienes nada que agradecer, son nuestras nietas
Marina: Así es, lo hicimos con gusto. ¿Ya han decidido que nombre les pondrán?
Andrea: Si lo decidimos desde hace meses. Andrea Carolina e Isabella
Marina y Antonieta: Como mi madre (felices)
Antonieta: Gracias a las dos por elegir su nombre
Marina: Yo también se los agradezco
Hanna: En realidad fue idea de Andy
Andrea: Fue idea de las dos (Francisco se quedo un poco pensativo, pero lo dejó pasar)
Fernando: Creo que deberíamos irnos, ustedes deben descansar ahora que las niñas están durmiendo
Francisco: Tiene razón, nosotros también nos vamos
Andrea: Gracias por acompañarnos, que tengan buen viaje
Marina: Cuídate hija, vendré a verte mañana (abrazándola). Nos vemos (diciéndole a Hanna)
Francisco: Adiós hija, hasta luego
Hanna: Hasta luego
Antonieta: Nos vemos y descansen un poco mientras puedan, un bebé requiere mucho cuidado y dos mucho más
Fernando: Cuídense (saliendo)
Hanna: Gracias mamá, lo haremos
Antonieta: Mañana vendré a verlas. (Abrazando a Andrea y después a Hanna)
Andrea: Nos vemos Antonieta
Hanna: Sube a dormir ADA, yo no estoy cansada
Andrea: Sube conmigo, puedes hacerme compañía hasta que me duerma, ¿ó tienes algo que hacer?
Hanna: Nada es más importante que tú, digo que ustedes. Te acompaño (Subiendo las escaleras

Hanna estuvo un rato con Andrea hasta que se durmió, luego se levanto a ver a sus hijas quienes aún dormían y las contemplo un momento sintiéndose inmensamente feliz, pero su alegría no duro demasiado cuando sus pensamientos se hicieron presentes, ¿cómo resolvería la situación de la mejor manera para no afectar ni a Andrea ni a sus hijas?, también tenían que decirle la verdad a Francisco pero ¿cuándo?, ¿cómo tomaría la noticia?, ¿qué harían si él se opusiera a su relación? Decidió salir de la habitación antes de inquietar a las niñas, fue a su despacho y siguió pensando cómo solucionaría las cosas, llegó a la conclusión de que primero tendría que hablar con Hanz y luego con Francisco, pero esperaría por lo menos unas semanas hasta que se acostumbrarán a su nueva vida.
Andrea durmió placidamente durante unas horas hasta que fue despertada por un insipiente llanto, seguido de otro un poco más insistente, estaba a punto de levantarse cuando la puerta se abrió.

Hanna: ¿Pudiste dormir? (acercándose a las cunas)
Andrea: Si, he descansado lo suficiente, creo que tienen hambre
Hanna: Yo también
Andrea: Ayúdame, les daré de comer como me dijo el doctor (sentándose)
Hanna: Aquí está AC (dándosela) y aquí Isa (esperando hasta que Andrea la tomo)
Andrea: Sabes, creo que por ahora esta bien que usemos diminutivos o lo que sea, jaja
Hanna: Sabía que te encantaba ADA (sonriendo)
Andrea: No es por eso, es práctico (sonriendo). Creo que Isa no tiene hambre, no quiere comer
Hanna: Talvez deba cambiarla (tomándola), vamos Isa (cambiándola)
Andrea: Parece que eso era todo
Hanna: Si, realmente no es tan difícil, voy a ponerla en la cuna
Andrea: Caro ya termino, voy a cambiarla
Hanna: Yo lo hago, ¿quieres bañarte, o pido que te suban la comida?
Andrea: Primero me baño, ¿ya comiste cariño?
Hanna: No
Andrea: Pide que suban para las dos, no tardo (entrando al baño)

Cenaron tranquilamente y se durmieron, todo parecía estar tranquilo hasta que una de las niñas despertó y comenzó a llorar, Hanna despertó y se hizo cargo de la situación, pero nada parecía funcionar Isabella ya no lloraba pero no quería dormir, después de unas horas por fin lo hizo, pero Hanna ya no pudo dormir, así pasaron varias semanas, algunas veces lloraban las dos, en ocasiones sólo estaban despiertas hasta que las paseaba por toda la habitación.

Hanna: Creo que me precipite al decir que no era tan difícil (levantándose)
Andrea: Yo me encargo cariño, tú estas muy cansada (levantándose)
Hanna: Tú también, las cuidaste todo el día, además en unas horas van a querer comer, acuéstate
Andrea: Realmente no tengo sueño. Hanna
Hanna: ¿Qué pasa? (arrullando a Carolina)
Andrea: Te he visto muy inquieta estas semanas, casi no duermes y no sólo es por las niñas, cuéntamelo
Hanna: Tienes razón, pero no quiero preocuparte
Andrea: Dímelo cariño
Hanna: Es sobre nosotras, sobre nuestro matrimonio, sobre decirle la verdad a tú padre
Andrea: ¿Has encontrado una solución?
Hanna: No lo sé, primero quiero hablar con Hanz, la próxima semana estará en casa de mis padres. A pesar de lo que hablemos quiero decirle la verdad a tú padre lo antes posible
Andrea: Estoy de acuerdo en decirle, creo que es una buena idea hablar primero con tú hermano (pensativa)
Hanna: Andy no quiero que te preocupes
Andrea: No lo haré, pero prométeme que tú tampoco te angustiaras
Hanna: Te lo prometo
Andrea: Parece que nuestra plática a arrullado a Caro
Hanna: Si (poniéndola en la cuna)
Andrea: Ven, tratemos de dormir
Hanna: Descansa (abrazándola)

Al día siguiente
Carmen: Buenos días. Aún es temprano pero estaba ansiosa por visitar a mis sobrinas
Andrea: Buenos días. Puede venir cuando quiera
Carmen: Gracias. Andrea sé que tenemos poco tiempo tratándonos, pero creo que casi tenemos la misma edad, ¿le importaría que nos hablemos de tú?
Andrea: Tiene, tienes razón Carmen, estoy de acuerdo (sonriendo)
Carmen: Bien (sonriendo). ¿Cómo han estado?
Andrea: Aún estamos acostumbrándonos, pero estamos muy contentas
Carmen: Debe ser un horario difícil, ¿Hanna ya despertó?
Andrea: Si, tuvo que salir temprano. Las niñas aún duermen pero casi es la hora de su comida
Carmen: ¿Quieres que te ayude con algo?
Andrea: Gracias, generalmente se despiertan juntas pero alimento a una primero y luego a la otra, mientras Hanna se encarga de cambiarla
Carmen: Puedo cambiarlas, no voy decir que tengo mucha experiencia, pero se hacerlo
Andrea: Subamos de una vez (subiendo)
Carmen: Se ven tan tiernas durmiendo (sonriendo). Conforme pasan los días el parecido con las dos es notable
Andrea: Si, Antonieta dice que tienen el cabello igual que Hanna cuando era un bebé y mi madre dice que tienen mi cara cuando yo tenía su edad (sonriendo)
Carmen: Supongo que tienen razón (sonriendo), alguna vez vi. fotos de Hanna y de Hanz y eran muy parecidos, sólo el cabello eran un poco diferente y si, ahora que lo recuerdo tus hijas lo tienen igual a ella
Andrea: Su… (Fue interrumpida por el llanto de sus hijas). Ya han despertado
Carmen: ¿Qué hago?
Andrea le explicó cómo podría ayudarla y después de unas horas las niñas estaban durmiendo de nuevo.
Andrea: Gracias por tu ayuda Carmen, realmente estoy un poco cansada
Carmen: Lo hice con mucho gusto
Andrea: Que mala anfitriona soy, no te ofrecí nada de beber
Carmen: No te preocupes, antes de venir desayune algo
Andrea: Cuando llegaste acababa de desayunar pero ya tengo hambre (avergonzada). Supongo que por eso no he conseguido recuperarme  (refiriéndose a su figura)
Carmen: Es normal que tengas hambre, es agotador cuidar y alimentar a dos bebés, además te ves preciosa, estoy segura que Hanna no tiene ninguna queja y si la tiene dímelo y la pondré en su lugar (sonriendo)
Andrea: Gracias, supongo que si su mamá y tú se lo advierten no se quejará (sonriendo)
Hanna: ¿Hablando bien de mi? (sonriendo)
Andrea: ¡Cariño, llegaste! (abrazándola)
Hanna: Hola Andy (besándola). Hola Carmen, ¿conspirando contra mí? (bromeando)
Carmen: Hola Hanna, sólo estábamos hablando mal de ti (bromeando)
Hanna: Jaja, ¿acabas de llegar?
Carmen: Llegue temprano, en realidad ya debería irme
Andrea: Carmen me ayudo mucho con las niñas (sonriendo)
Hanna: Gracias amiga (sonriendo). ¿Ya comiste? (viendo a Andrea)
Andrea: No, apenas iba a invitar a Carmen
Hanna: Pues vamos a comer las tres, ¿te quedas? (viendo a Carmen)
Carmen: Sólo un momento, debo ir a ver a Hanz
En cuanto lo menciono Hanna se puso muy seria, cosa que las otras dos mujeres notaron

Hanna: ¿Sabes cuándo irá a casa de mis padres?
Carmen: El viernes
Hanna: Dentro de tres días (pensativa)
Andrea: Que gran noticia. ¿Carmen me acompañas a la cocina?
Carmen: Claro (saliendo). ¿Se puso así por Hanz?
Andrea: Sí, sé que esta muy feliz de que Hanz este totalmente recuperado pero…
Carmen: Le preocupa demasiado lo que pasará con ustedes
Andrea: Si, ha estado pensando mucho en como resolver la situación, me dijo que primero hablaría con Hanz y… (no pudo seguir hablando)
Carmen: Tranquila (abrazándola), estoy segura de que encontraremos una solución
Andrea: Gracias, no quiero que Hanna me vea así, se preocupara más
Carmen: Iré con ella (saliendo)
Carmen: Nunca había visto la cocina, es muy grande
Hanna: Si, ¿y Andrea?
Carmen: Dijo que nos vería en el comedor, fue al baño
Hanna: Vamos
Andrea: Lo siento, ya ordene que sirvan la comida
Hanna: Gracias
Hanna estuvo muy seria durante toda la comida, Andrea y Carmen hablaban de cosas sin importancia ninguna de las dos quería molestarla. Carmen se fue enseguida y ellas cuidaron y alimentaron a las niñas, Andrea decidió no preguntarle nada pero la actitud de Hanna era cada vez peor, hacia todas las cosas pero estaba demasiado ausente así pasaron dos días.

Andrea: ¿No puedes dormir cariño?
Hanna: Lo siento, no quise despertarte
Andrea: No lo has hecho, sé que estas preocupada, pero trata de descansar
Hanna: No puedo, mañana temprano hablare con Hanz y no estoy segura que pasará
Andrea: Siempre has hecho todo para cuidarme y protegerme y te lo agradezco, pero quiero que sepas que pase lo que pase, no es tu responsabilidad salvar mi nombre ni mi reputación
Hanna: Lo es, soy tu espo…
Andrea: No lo eres…
Hanna: Tienes razón, no lo soy, por eso estamos en esta situación, ni siquiera…
Andrea: Cariño eres la persona a la que amo, pero para todos Hanz es mi esposo, cuando eso cambie habrá chismes y rumores, claro que me afectaran pero podré vivir con ello, nosotros sabremos la verdad y eso es lo único que importa
Hanna: No quiero que tengas que pasar por eso, tampoco las niñas, pero sé que es injusto para Carmen y Hanz tener que esperar y esconderse. No sé que hacer, cómo voy a resolver esto
Andrea: No lo sé, haz lo que tengas que hacer pero hazlo sin pensar en lo que puedan decir sobre mi, confío en tu juicio y sé que tomaras la mejor decisión (Hanna iba a protestar), en cuanto a las niñas aún son pequeñas para que todo esto las afecte, cuando crezcan les contaremos y ellas lo comprenderán
Hanna: Me siento tan… (comenzó a llorar)
Andrea: Eres increíble (abrazándola), nada de esto es culpa tuya, todos tomamos nuestras decisiones y debemos vivir con las consecuencias
Hanna: Si tan sólo no me hubiera cruzado en tú camino
Andrea: No vuelvas a decir eso, sino lo hubieras hecho nunca habría conocido el amor, tampoco tendríamos a nuestras hijas
Hanna: Podrías haberlo tenido con alguien que…
Andrea: Ya cállate (molesta), no hay nadie mejor que tú, es a ti a quien amo y yo soy a quien tú amas (besándola)
Al principio Hanna trato de apartarse, pero Andrea apretó su abrazo y siguió besándola, Hanna se rindió y le correspondió, comenzaron a besarse con pasión estaban a punto de rendirse al deseo cuando un llanto las hizo reaccionar, Hanna se aparto enseguida y se acerco a la cuna de Isabella
Andrea: Hanna (agitada)
Hanna: Tiene hambre (dándole la niña a Andrea), después hablamos, voy a dormir en la habitación contigua, vendré a cambiarlas (saliendo por una puerta que conectaba las habitaciones internamente)
Andrea estaba terminando de alimentar a Isabella cuando entró Hanna y comenzó a cambiar a Carolina
Andrea: Isa ya termino, dame a Caro
Hanna: Voy a cambiarla (dándole a Carolina y tomando a Isabella)
Andrea: Hanna
Hanna: No quiero seguir con lo mismo (poniendo a la bebé en la cuna)
Andrea: Esta bien, pero no tienes que irte, regresa conmigo…
Hanna: No lo merezco (saliendo)
Carolina no comió mucho, Andrea la puso en su cuna y se durmió enseguida, espero un momento, se dio un baño rápido, perfumo y se puso su camisón, lo pensó de nuevo y decidió hacerle caso a su corazón.
Hanna: Andy por favor déjame sola (triste)
Andrea: No
Hanna: No quiero seguir hablando (seguía con la cabeza agachada)
Andrea: Yo tampoco
Se acerco a la cama, entonces Hanna levanto su rostro y vio que sólo traía puesto su camisón, estaba a punto de decir algo cuando Andrea se tiro a sus brazos y la beso, Hanna se dejo llevar por un momento pero luego se aparto
Hanna: No debe…
Andrea: Nada de hablar
Andrea volvió a besarla, esta vez ambas se dejaron llevar por lo que sentían y continuaron con besos y caricias apasionados, Andrea comenzó a quitar la ropa de Hanna, siguió con su camisón dejándolas a ambas desnudas, reanudaron los besos y las caricias entregándose al amor y al deseo, cuando todo termino permanecieron abrazadas. Hanna iba a levantarse pero Andrea la detuvo
Andrea: ¿A dónde vas?
Hanna: A ver a las niñas
Andrea: Están bien, dormirán por lo menos hasta el amanecer
Hanna: Andy, yo no debí…
Andrea: Cariño ¿me deseas?
Hanna: Si, pero…
Andrea: No me importa ni el nombre ni el título ni nada, yo soy tu mujer y tú la mía y eso no lo cambiara nada, no importa lo que pase mañana, siempre estaremos juntas, ¿lo entiendes? (sonriendo)
Hanna: Si (sonriendo), siento haberme portado como (Andrea la beso)
Andrea: No hablemos de eso, sino tendríamos que mencionar mi comportamiento durante el embarazo y eso no me conviene (sonriendo). Ahora tratemos de dormir un rato, realmente estoy cansada
Hanna: Yo también (abrazándola)
Andrea: Te amo
Hanna: Te amo
Ambas durmieron placidamente hasta el día siguiente

Andrea: ¿Cariño? (toco las sabanas y las sintió frías, entonces se levanto y la busco en la habitación), debe haberse ido ya (cruzo la puerta que conectaba las habitaciones y no pudo evitar sonreír). Buenos días
Hanna: Buenos días (viendo a sus hijas con una gran sonrisa)
Andrea: ¿Aún duermen? (acercándose)
Hanna: Si, oí un ruido y pensé que eran ellas, entonces me quede aquí, no quería despertarte
Andrea: No lo hiciste (abrazándola)
Hanna: ¿Dormiste bien?
Andrea: Si
Hanna: Después de desayunar y ayudarte con las niñas iré a ver a Hanz
Andrea: Esta bien
Hanna: No te preocupes (sonriendo), te prometo que estoy tranquila (besándola)
Andrea: Bien (sonriendo)
Hanna: Voy a bañarme (yéndose)
Hanna termino de bañarse, ayudo a Andrea con las niñas y desayunaron juntas
Hanna: No se cuanto tardare, no me esperes a comer
Andrea: Esta bien, ten cuidado
Hanna: Te quiero ADA (besándola)
Andrea: Yo también
Hanna: Nos vemos (saliendo)

Mansión de la Fuente
Antonieta: Hola hija, ¿Trajiste a las niñas?
Hanna: Hola mamá (abrazándola). No, vine sola
Antonieta: Vienes a ver a Hanz, ¿verdad?
Hanna: Si, necesito hablar con él
Antonieta: Esta en el despacho
Hanna: Voy a verlo (yéndose)

Hanna: Hola
Hanz: Hola
Hanna: Me alegra saber que estas bien, yo…
Hanz: Ven y dame un abrazo H1 (abrazándola)
Hanna: Necesito hablar contigo de algo importante
Hanz: Lo sé, sólo recuerda que soy tu hermano y puedes decirme lo que sea, siempre tendrás mi apoyo
Hanna: Gracias hermano, no sé como empezar
Hanz: ¿Por qué no empezamos por hablar de lo que hemos hecho durante este tiempo?
Hanna: Es una buena idea
Platicaron mucho tiempo sobre sus respectivas vidas y todo lo que habían hecho, Hanna le contó sobre su matrimonio, como Andrea y ella se enamoraron y decidieron permanecer juntas, y que ahora tenían dos hijas preciosas. Hanz le contó sobre su recuperación, las visitas de Carmen, cuando decidió declararse y pedirle que fuera su novia.
Hanna: Es por eso que estoy aquí, Carmen y tú van a casarse y mientras no te divorcies de Andrea no podrán hacerlo
Hanz: Tienes razón, pero estoy seguro de que Carmen entiende la situación y no le importará esperar mientras encontramos la mejor solución
Hanna: Lo sé pero no es justo que ustedes deban esperar hasta que encuentre una solución, tampoco es justo para mis hijas creer que alguien es su padre y descubrir que no lo es
Hanz: Tampoco lo fue que tuvieras que hacerte cargo de los deberes de toda la familia y lo hiciste, entiendo tus preocupaciones, pero no tienes que cargar con todas las culpas, entre todos pensaremos en algo
Hanna: Gracias H2 (sonriendo), sabía que podría contar contigo
Hanz: Siempre (sonriendo). ¿Cuándo piensas hablar con don Francisco?
Hanna: No lo sé, pero debo hacerlo pronto, no quiero que lo descubra por si sólo, pensará que lo engañe a propósito y nunca volverá a confiar en mi, no creerá que amo a Andrea
Hanz: Es un hombre inteligente y justo, estoy seguro de que sabrá comprenderlo
Hanna: Eso espero
Hanz: Si quieres podemos hablar los dos con él
Hanna: Te lo agradezco, pero es algo que debemos hacer Andrea y yo
Hanz: De acuerdo.
Hanna: Gracias por todo, es hora de irme
Hanz: Una cosa más. ¿Cuándo traerás a AC y a I?
Hanna: Jaja, por ahora sólo diles Caro e Isa. La próxima semana
Hanz: Hanna todo estará bien, vete tranquila
Hanna: Lo haré (saliendo)

Mansión de Hanna
Andrea: Hola madre
Marina: Hola hija, no pareces muy feliz de verme (un poco triste)
Andrea: No es eso, lo siento es que estoy preocupada por Hanna
Marina: ¿Le pasa algo?
Andrea: No es nada, son tonterías
Marina: No lo son, sé que aún no confías en mí pero puedes contarme lo que quieras, te prometo que tratare de darte el mejor consejo. ¿Tienen algún problema?
Andrea: No, fue a casa de sus padres y aún no ha llegado, ya es tarde y estoy preocupada
Marina: Estoy segura de que está bien, recuerda que sus padres viven un poco lejos, seguramente se quedo atendiendo algún negocio con don Fernando
Andrea: Si debe ser eso (poco convencida). ¿Quieres ver a las niñas?
Marina: Si (feliz), hace tiempo que no las veo
Andrea: No exageres, sólo han sido 2 semanas (sonriendo)
Marina: Lo sé (sonriendo), pero los bebés crecen muy rápido, estoy segura que su cabello es mucho mas largo
Andrea: Compruébalo tú misma (subiendo)
Marina: También están más grandes
Andrea: Si, cuando iba a ponerles su ropa me di cuenta, ya no les quedaba (sonriendo)
Marina: Me estoy acordando de cuando tu abuela supo que iba a tenerte, le dio tanto gusto y fuimos a comprar ropa, compró de tamaños distintos y cuándo le pregunte, sólo sonrió y dijo que ya lo entendería. Siento no haber compartido muchas cosas contigo (triste)
Andrea: No importa, yo tampoco estaba en la mejor disposición
Marina: Andrea, sé que aún falta mucho para que recupere tu confianza, pero te aseguro que mis intenciones son sinceras, puedes confiar en mí
Andrea: Lo sé, sólo necesito más tiempo
Marina: Lo entiendo, para demostrarte que hablo en serio me gustaría ofrecerle una disculpa a Hanna y quiero que tú estés presente
Andrea: No creo que sea necesario
Marina: Lo es, desde hace mucho quería hacerlo pero no he tenido la oportunidad de hablar con ella
Andrea: No sé si…
Hanna: Ya estoy en casa (entrando). Buenas tardes doña Marina
Marina: Buenas tardes Hanna
Andrea: ¿Quieres comer algo?
Hanna: Si, ¿las niñas acaban de dormirse?
Andrea: No, pero dormirán otro rato
Marina: Creo que debería irme
Hanna: Quédese a comer con nosotras
Marina: Gracias, me quedaré
Hanna: Bajo en un momento
Andrea: Si cariño, vamos (diciéndole a Marina)
La cena transcurrió con normalidad, Marina estaba a punto de marcharse pero decidió demostrarle a Andrea que hablaba en serio.
Marina: ¿Hanna puedo hablar contigo?
Hanna: Por supuesto, ¿de qué se trata?
Andrea: Madre, no es necesario que…
Marina: Lo es, Hanna quiero ofrecerte mis sinceras disculpas por todo lo que he hecho en tu contra y por todo lo que te he dicho, ojalá puedas perdonarme
Hanna: Para mi todo esta olvidado
Marina: Gracias. También debo agradecerte por todo lo que has hecho por mi familia, sobre todo te doy las gracias por hacerme ver que con mi actitud podía perder el cariño de mi hija
Hanna: No es necesario señora
Marina: Por supuesto que lo es. Andrea siempre me dijo que eres una gran persona y yo también lo sabía pero nunca quise reconocerlo, ahora les digo a las dos que no podría estar más feliz de que estén juntas y con las niñas formen una familia
Andrea: Gracias madre (feliz)
Hanna: Gracias. Doña Marina, le aseguro que por mi parte no hay ningún resentimiento
Marina: Una cosa mas
Hanna: Dígame
Marina: Sólo llámame Marina
Hanna: Pero…
Marina: Ningún pero
Hanna: Esta bien, Marina
Marina: Así esta mejor, es hora de irme, después vendré a verlas. Adiós hija (abrazando a Andrea)
Andrea: Adiós madre
Hanna: Nos vemos Marina

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Lun Oct 12, 2015 8:30 pm

Andrea: Debo admitir que tenía un poco de dudas, no creí que esto pudiera pasar, pero estoy muy feliz
Hanna: Yo también, sé que estarás más tranquila y sinceramente me da gusto saber que le simpatizo a tu mamá
Andrea: Ahora cuéntame, ¿cómo te fue con Hanz?
Hanna: Bien, platicamos de muchas cosas y se mostró muy comprensivo, incluso me ofreció su ayuda para hablar con tu padre, pero le dije que es algo que nos corresponde a las dos. En cuanto a lo del divorcio, no establecimos una fecha específica, me dijo que pensaría en como solucionar la situación
Andrea: No lo trate mucho tiempo, incluso me daba un poco de miedo, pero estoy segura de que es un gran hermano
Hanna: Lo es (sonriendo). Jajaja
Andrea: ¿De qué te ríes?
Hanna: Es que creo saber por qué le tenías miedo, porque te preguntó si estabas comprometida y te incómodo
Andrea: Pues si, pero sigo sin entender
Hanna: Es que todos sabían que me gustabas y Hanz pensó que así descubriría si yo tenía alguna oportunidad contigo y yo me moleste mucho con él por preguntarte, sólo intentó ayudar, pero fue muy directo
Andrea: Lo fue. ¿Estuviste molesta mucho tiempo?
Hanna: Sólo unos minutos
Andrea: ¿Y lograste averiguar algo? (sonriendo)
Hanna: No lo sé, talvez debería preguntarle a la dama en cuestión (sonriendo)
Andrea: Creo que sería mejor que la sorprendieras (acercándose)
Hanna: Yo también (besándola). ¿Piensas que me corresponde?
Andrea: Estoy segura (besándola)
Hanna: Que afortunada soy
Andrea: Lo eres (sonriendo), ambas somos afortunadas
Hanna: Así es. Vamos a ver a las niñas
Andrea: Vamos
Las siguientes semanas transcurrieron con normalidad, Francisco y Fernando las visitaban cada vez que podían, mientras que las visitas de Carmen, Marina y Antonieta eran frecuentes. Por su parte Hanz, permanecía en la casa de sus padres y Hanna, Andrea y las niñas iban de vez en cuando.

Hanna: Andy, creo que ya es tiempo de hablar con tu padre, debemos decirle la verdad
Andrea: Tienes razón, incluso mi madre ha insistido en que le cuente la verdad, ella cree que si le decimos nuestros motivos nos entenderá
Hanna: Yo también, ¿te contó tu madre cómo esta de salud?
Andrea: El médico le dijo que está bien, ella incluso le pregunto si habría algún problema al recibir una gran sorpresa y le aseguro que todo estaría bien
Hanna: Me alegra saberlo. Que bueno que las cosas entre tu madre y tú están bien
Andrea: Si, están mucho mejor (sonriendo). Siempre que viene y tú no estas pregunta por ti, también me da consejos sobre las niñas, incluso me ha preguntado por tú hermano
Hanna: ¿Y qué le has dicho?
Andrea: Que está mucho mejor, aún no le he dicho que debemos divorciarnos, no sé si deba contárselo todavía, sólo le he comentado que estamos pensando en contarle todo a mi padre
Hanna: Está bien, si quieres puedes decírselo, aunque todavía no sé que haremos (un poco preocupada)
Andrea: No te angusties cariño, podríamos irnos a otro país
Hanna: Lo sé, pero no quiero que nos alejemos de nuestra familia, debe haber otra solución
Andrea: La encontraremos. Vamos a dormir
Hanna: Mañana temprano tengo una cita, creo que tardaré todo el día
Andrea: De acuerdo, te esperaré para cenar
Hanna: Gracias ADA, siempre eres tan comprensiva para estas cosas
Andrea: Tú has sido muy paciente y comprensiva conmigo, es lo menos que puedo hacer por ti (abrazándola)
Hanna: De todas formas te lo agradezco (besándola)

Al día siguiente
Andrea: Buenos días madre (abrazándola)
Marina: Buenos días. ¿Cómo están?
Andrea: Bien, las niñas están durmiendo y Hanna  tenía una cita muy temprano
Marina: Supongo que la veré en la comida
Andrea: Me dijo que llegará tarde. ¿Cómo está mi padre?
Marina: Muy bien, ocupado con los negocios pero les manda muchos saludos
Andrea: Estuve platicando con Hanna y las dos creemos que ya es tiempo de decirle la verdad. ¿Crees que lo tome bien?
Marina: Tú padre te quiere mucho y aprecia a la familia de Hanna, creo que si le cuentan la verdad (pensativa) lo entenderá
Andrea: Eso haremos, pero no le mencionaremos que tú lo sabias desde un principio
Marina: Gracias hija, pero creo que sería mejor que se lo digan
Andrea: Hanna está de acuerdo en no decírselo, yo también creo que es lo mejor
Marina: Está bien. Andrea pareces preocupada, sé que es por algo más, ¿quieres contármelo?
Andrea: Si, hay algo que me gustaría decirte, es sobre Hanz
Marina: ¿De qué se trata?
Andrea: Ya está totalmente recuperado, está viviendo en casa de sus padres
Marina: Me da gusto por su familia
Andrea: Me voy a divorciar de Hanz
Marina: Pero… ¿él te lo pidió?
Andrea: No, Hanna y él hablaron sobre el asunto, debemos hacerlo, pero a Hanna le preocupa en que situación quedaremos las niñas y yo
Marina: ¿Es indispensable que se divorcien?
Andrea: Lo es, el debe recuperar su lugar, además esta comprometido con Carmen, los dos han sido muy pacientes, pero no es justo que deban verse a escondidas y esperar para poder casarse
Marina: ¿Y qué piensa hacer Hanna?
Andrea: Ese es el problema, no sabe que hacer, yo le dije que no me importan las habladurías. He pensado que podríamos vivir en otro país, pero ella no quiere que nos alejemos de nuestra familia
Marina: Y tiene razón, ¿qué pasará si necesitan de nuestra ayuda, ó si las niñas se enferman?, estarán solas
Andrea: Lo sé, ella dice que encontrará otra solución
Marina: Ojalá (preocupada), pase lo que pase cuentan con mi apoyo
Andrea: Gracias madre, es muy importante para mí contar contigo
Marina: Gracias a ti por volver a confiar en mí. ¿Te ayudo en algo?
Andrea: No, voy a pedir que hagan la comida, ¿te gustaría algo en especial?
Marina: Si, cualquier comida mexicana, hace mucho que no comemos algo
Andrea: Le diré a la cocinera
Marina: Voy a subir a ver a las niñas
Andrea: Te veo arriba (saliendo)

Mansión de la Fuente
Antonieta: Hola, que bueno que has venido
Carmen: Hola Antonieta, ¿Hanz está bien?
Antonieta: Si, pero te ha extrañado mucho
Carmen: Yo también lo he extrañado
Antonieta: Sólo han pasado unos días, pero cuando te enamoras y estas lejos de tu amor parece mucho tiempo
Carmen: Si, no quería viajar con mis padres, pero no podía decirles la verdad
Antonieta: Carmen te agradezco tu apoyo y comprensión, sé que es una situación complicada, tener que esperar, verse a escondidas y no decirle a tus padres
Carmen: No es una situación fácil, pero amo a Hanz y Hanna es mi amiga, así que esperaré el tiempo que sea necesario, cuando se solucione todo le contaré a mis padres que me casaré con Hanz
Antonieta: Hanna tiene suerte de tener una amiga como tú, y Hanz es muy afortunado por tener tu amor
Carmen: Yo también soy muy afortunada por tenerlos en mi vida
Antonieta: No te entretengo más, Hanz está en el despacho (sonriendo)
Carmen: Gracias (saliendo)

Mansión de Hanna
Hanna: Buenas noches Andy, lamento llegar tan tarde
Andrea: Buenas noches cariño (besándola). Debes estar cansada, el baño esta listo
Hanna: Primero vamos a cenar, ya es tarde y debes tener hambre (Andrea iba a protestar), sin excusas ADA, vamos a cenar (tomándola de la mano)
Andrea: ¿Cómo te fue?
Hanna: Todo salio bien, al principio hubo una confusión pero revisamos todo y se soluciono. ¿Cómo estuvo tu día? ¿Las niñas estuvieron muy inquietas?
Andrea: No mucho, mi madre vino a verme y me ayudó a cuidarlas. Le conté sobre el divorcio
Hanna: ¿Qué dijo?
Andrea: Se preocupo un poco, pero le conté las razones y me dijo que contamos con su apoyo
Hanna: Me alegra saberlo. Andy, hablaremos con tu padre dentro de dos días, le dije que necesitaba decirle algo importante, que tenía que venir a la casa. Lo veremos a la una
Andrea: Esta bien, no te preocupes por mi, estoy lista para afrontar lo que sea
Hanna: Lo sé, quería comentarte algo, es sobre tu madre, no creo que debamos decirle que ella lo sabía, podemos decirle que tuve que mentirles pero…
Andrea: No, conozco a mi padre, si cree que mentiste no te dará una oportunidad, tampoco quiero que él sepa sobre mi madre, creo que lo mejor es que le diga que yo lo sabía y acepte por hacerte un favor y para ayudarlo a él, te pedí que no les contaras nada, a fin de cuentas nos divorciaríamos en un año
Hanna: Esta bien, en cuanto a lo demás creo que si podremos contarle cómo es que paso todo
Andrea: ¿Todo? (sonriendo cómplicemente)
Hanna: Bueno, creo que hay detalles que es mejor mantener entre nosotras (sonriendo)
Andrea: Hablando de esos detalles, ¿qué le diremos sobre las niñas?, no quiero que quedes expuesta, talvez es mejor decirle que te engañe y me perdonaste…
Hanna: Absolutamente no, no voy a permitir que tu padre piense cosas horribles de ti, sólo para protegerme, le diré la verdad sólo si lo pregunta
Andrea: Lo hará, tengo miedo por ti
Hanna: Tu padre es un hombre honorable, le pediré que todo quede entre nosotros y pase lo que pase así será
Andrea: Lo sé, pero no puedo evitar preocuparme, te amo (abrazándola)
Hanna: Yo también (besándola)

Mansión de la Fuente
Antonieta: Buenas tardes Marina
Marina: Buenas tardes
Antonieta: ¿Quiere tomar algo?
Marina: No, gracias. Estoy aquí para hablar sobre nuestras hijas
Antonieta: ¿De qué se trata? (seria)
Marina: Comprendo su actitud, pero le aseguro que sólo me interesa su bienestar
Antonieta: No siempre fue así (Marina agacho la cabeza), pero le creo, ¿es por su divorcio?
Marina: En parte, sé que es inevitable, lo que intento es ayudarlas a encontrar la mejor solución, se me ha ocurrido algo, pero antes necesito saber algunos detalles y si cuento con su ayuda
Antonieta: Si se trata de ayudarlas, haré lo que sea, ¿qué quiere saber?
Hablaran durante un buen rato y las dos estuvieron de acuerdo en que era una posible solución, sólo necesitaban arreglar algunas cosas
Marina: Espero que pueda solucionarse
Antonieta: Hablare con Fernando, nunca nos ha gustado usar nuestro dinero e influencias para arreglar los problemas, pero tratándose de nuestras hijas, haremos lo que sea
Marina: Gracias por considerar a mi hija como propia, yo no me porte bien con Hanna y…
Antonieta: Andrea es una mujer maravillosa y muy valiosa (sonriendo), en cuanto a Hanna el hecho de que este usted aquí buscando una solución lo dice todo para mi, gracias
Marina: Debo irme, ¿cuándo sabrá la respuesta?
Antonieta: En dos días
Marina: Nos vemos
Antonieta: Hasta luego
Dos días después
Hanna: Nos vemos Andy, regresare a las 12
Andrea: Nos vemos cariño, todo saldrá bien
Hanna: Eso espero (besándola)
Hanna resolvió algunos problemas y regreso a las 12, comieron algo y alimentaron y cambiaron a las niñas, a las 12:45 las durmieron y a la una ya estaban esperando a don Francisco
Hanna: Creo que es mejor que hablemos con él en el despacho
Andrea: Yo también, pediré que lleven algo de comida, y que no nos interrumpan (saliendo)
Sirviente: Disculpe señor, llegó esta carta para usted, esperan la respuesta (entregándosela)
Hanna: (Leyéndola) Esta bien, dile que lo veré mañana temprano
Andrea: Ya esta todo listo
Hanna: No es necesario, tu padre me envió una nota, no podrá venir, me pidió que lo vea mañana temprano
Andrea: Pero…
Hanna: No le diré nada, lo haremos las dos juntas, le pediré que venga a la casa. Ahora debo arreglar unas cosas para tener todo el día disponible mañana
Andrea: ¿Regresaras a la oficina?
Hanna: Si, espero no llegar tan tarde
Andrea: Te veo en la cena (besándola)
 
Mansión de la Fuente
Marina: Buenas tardes
Antonieta: Buenas tardes
Marina: ¿Hablo con don Fernando?
Antonieta: Si, no estaba muy conforme, pero reconoció que la idea podría funcionar. En cuanto a los documentos me sugirió esperar un poco, yo también creo que es conveniente que hablemos con Hanna y Andrea primero
Marina: Tiene razón, además ellas deben contarle todo a mi esposo
Antonieta: En cuanto todo este listo y sí ellas están de acuerdo, los documentos estarán listos en pocos días
Marina: Me parece bien. Se lo contaré a mi hija y ella se lo dirá a Hanna
Antonieta: De acuerdo, en cuanto sepa algo dígamelo
Marina: Así lo haré. Hasta pronto
Antonieta: Hasta pronto

Mansión de Hanna
Marina: Hola hija
Andrea: Hola madre
Marina: ¿Está Hanna?
Andrea: No, regresará más tarde
Marina: Creo que es mejor que te lo diga a ti primero
Andrea: ¿Qué pasa? (preocupada)
Marina: Es sobre su situación, creo que he encontrado una solución
Andrea: ¿En serio?, ¿de qué se trata? (esperanzada)
Marina: Bueno (dudando un poco)
Andrea: Dímelo por favor
Marina: Te divorciaras de Hanz y te casaras de nuevo
Andrea: Pero no puedo casarme con Hanna
Marina: Y no lo harás, ella debe morir
Andrea: ¡Madre! (molesta). No voy a permitir que…
Marina: Todavía no acabo de decirte mi plan
Andrea: ¡Hay más!, ¿qué otra monstruosidad me dirás?
Marina: Andrea escúchame, te aseguro que es lo mejor para todos, déjame terminar de decírtelo
Andrea: No puedo creer que volví a confiar en ti. Todo este tiempo creí que de verdad Hanna te importaba un poco, pero sólo esperabas la oportunidad de…
Marina: ¡Hanna, no morirá de verdad!
Andrea: ¿Qué quieres decir?
Marina: Todos deben pensar que ella murió en el accidente en el que Hanz perdió la memoria, así no habrá dudas ni sospechas y tú te casaras con su primo Henry
Andrea: ¿De qué hablas?, creo que su primo murió cerca de la fecha del accidente
Marina: Exactamente
Andrea: Pero…
Marina: Estuve pensando y recordé que en una plática dijeron que su primo había muerto, entonces pensé en hablar con doña Antonieta para saber algunas cosas
Andrea: Realmente no estoy entendiendo nada
Marina: No seas impaciente, es importante que sepas todo. Henry de la Fuente es el sobrino segundo de don Fernando, quedo huérfano a los diez años, su único pariente era don Fernando, pago sus estudios y se hizo cargo de él, en varias ocasiones intentó que viviera con él y su familia pero Henry siempre se negó, era un solitario, de vez en cuando le escribía a su tío, pero nunca lo visito, sólo enviaba retratos, hasta que recibió la noticia de que había muerto
Andrea: ¿Estas sugiriendo que…
Marina: Es lo que estoy proponiéndoles, que Hanna tome la identidad de Henry y se case contigo
Andrea: No puedo pedirle eso. No otra vez, no podemos pedirle que usurpe otra identidad
Marina: Lo sé, pero es lo mejor para ustedes, las niñas y tú tendrán el apellido que les corresponde y ustedes no tendrán que ocultarse
Andrea: ¡No me importa el apellido!
Marina: Piensa en las niñas, no es justo para ellas, serán señaladas por no tener un padre a su lado y por tener uno que las abandono
Andrea: Ellas no necesitan un padre, tienen una madre maravillosa, Hanna
Marina: Sé que es una madre excelente, pero no son sus hijas
Andrea: Lo son, tú no sabes nada (molesta)
Marina: Nunca me has querido decir quien es su padre
Andrea: ¡Ya te lo he dicho! Es Hanna
Marina: Andrea por favor, no…
Hanna: Es verdad
Marina: ¿Qué? (volteando)
Hanna: Yo soy su padre o madre, llámalo como quieras, las niñas son hijas mías y de Andrea
Marina: Hanna, ya se que tu las quieres y…
Hanna: Yo las engendre, sé que es extraño, pero es verdad, no es casualidad que Isabella tenga mis ojos y el cabello de las dos es como el mío
Marina: Pero… no es posible
Hanna: Fue una sorpresa para mi, pero es cierto, mi médico no sabe la causa pero es verdad
Andrea: Lo es madre, no sabía cómo decírtelo, a fin de cuentas es algo que sólo le correspondía contar a Hanna
Marina: No se que decir
Andrea: Sé que debe ser una gran sorpresa pero espero que no pienses que…
Marina: Yo no pienso nada, ustedes son mis hijas y las niñas mis nietas. Es decisión de Hanna contárselo a quien quiera
Hanna: Gracias Marina, pensábamos decírtelo pero…
Marina: Lo sé, cuando me contaste sobre ti no fui muy discreta, no se preocupen no se lo contaré a nadie, como dije, es tu decisión. Me alegra encontrarte, se me ha ocurrido una idea para…
Andrea: Creo que eso puede esperan para otro momento, es tarde y Hanna debe estar cansada
Marina: Lo entiendo, vendré en otro momento (saliendo)
Hanna: ¡Espera!, Marina es verdad que estoy cansada pero creo que ustedes deben solucionar las cosas, no pretendía meterme en la conversación, pero supongo que no sólo hablaban de las niñas
Andrea: Es verdad cariño, pero es algo que puede esperar
Marina: Gracias por tu comprensión Hanna, pero mi hija tiene razón, será mejor hablar en otro momento. Nos vemos
Andrea: Adiós madre (abrazándola)
Marina: Piensa en lo que hablamos (diciéndolo en su oído). Adiós

Hanna: Andy, cuéntame que te dijo tu madre (Andrea iba a protestar), se que no sólo se trataba de las niña
Andrea: Tienes razón, pero…
Hanna: Si no quieres decírmelo esta bien (un poco triste)
Andrea: No es eso, es que en realidad no terminamos nuestra plática, surgió el tema de las niñas y empezamos a discutir
Hanna: De acuerdo, voy a bañarme (a punto de de salir)
Andrea: De ti (Hanna se detuvo), hablábamos de ti, vino a proponernos algo para resolver nuestra situación, te repito que no terminamos nuestra platica, me dijo que debía divorciarme de Hanz y casarme de nuevo, cuando le dije que no podía casarme contigo me dijo que tú debes morir (el rostro de Hanna mostraba sorpresa), le reclame por habernos mentido de nuevo y me dijo que no morirías de verdad que…
Hanna: ¿Debo fingir mi muerte?
Andrea: No exactamente, aún no se la otra parte del plan, pero no quiero que lo hagas
Hanna: ¿De qué se trata?, se que hay algo que quieres decirme pero tienes dudas
Andrea: No tienes por que hacerlo, es algo que no puedo pedirte
Hanna: No necesitas pedirme nada, haré cualquier cosa por ti y las niñas, dime lo que hay que hacer y lo haré
Andrea: Sé que lo harás, siempre lo haces, pero no quiero que tengas que sacrificarte, no puedo pedirte que lo hagas de nuevo
Hanna: ¿De nuevo?
Andrea: Si (suspirando), hacerte pasar por alguien más, no conozco todo el plan pero…
Hanna: Lo haré, no importa en quien tenga que convertirme para los demás, nosotras sabremos siempre la verdad, no te preocupes por nada
Andrea: No puedes renunciar a ser quien eres y yo no puedo permitir que lo hagas de nuevo
Hanna: No estoy renunciando a nada, seguiré siendo la misma, lo haré por nuestra familia (saliendo)
Hanna tardo en subir y Andrea se durmió esperándola. Esa noche cada una pensaba en lo que debían hacer, sin importar la decisión que tomarán, aún había una verdad que debía ser contada cuanto antes.

Mansión Covarrubias
Marina: ¿Cómo te fue?
Francisco: Bien, tenía una cita con Hanz, pero no pude ir, así que lo veré mañana temprano
Marina: Esta bien (espero que todo salga bien), ¿es sobre los negocios?
Francisco: No, me dijo que era un asunto personal, supongo que necesitará un consejo o algo, aunque pensándolo bien podría pedírselo a don Fernando
Marina: Talvez tiene que ver con tigo
Francisco: Debe ser eso. En fin vamos a cenar

Al día siguiente
Hanna: Buenos días Andy, ¿dormiste bien?
Andrea: Buenos días cariño, estuve pensando en muchas cosas hasta que me dormí
Hanna: Estas preocupada por la visita de tu padre, ¿verdad?
Andrea: Sí, no sé como reaccionará, espero que sepa comprenderlo, me dolería mucho su rechazo (triste)
Hanna: Quizá le cueste entenderlo, pero eres su única hija y te quiere mucho, con el tiempo lo aceptará (abrazándola)
Andrea: Mi padre no es un hombre violento, pero también me preocupa que pueda hacerte algo
Hanna: No lo hará, puede que me grite y me culpe, pero es un caballero y no hará ni dirá nada impropio (besándola)
Andrea: Eso espero (tocan la puerta). Adelante
Sirviente: Buenos días, disculpen, don Francisco Covarrubias esta esperando en el salón
Hanna: Buenos días. Gracias bajamos en un momento
Sirviente: Permiso (saliendo)
Hanna: Iré a bañarme al otro cuarto
Andrea: Si, no tardaré en arreglarme

En el salón
Sirviente: Los duques bajaran en un momento, ¿desea tomar algo?
Francisco: No gracias, los esperaré aquí
Sirviente: Permiso (saliendo)
Hanna: Buenos días, lamento haberlo hecho esperar
Francisco: Buenos días, en realidad no esperé tanto tiempo, ¿pasamos a tu despacho?
Hanna: Si, en cuanto Andrea baje
Francisco: Que bueno que ya esta despierta, así podré saludarla y ver a las niñas, ¿no prefieres que hablemos mientras baja?
Hanna: En realidad, los dos necesitamos hablar con usted
Francisco: ¿Pasa algo?, ¿Las niñas están bien?
Hanna: Todo esta bien, pero… esperemos a Andrea, no debe tardar
Francisco: De acuerdo, siento haber venido tan temprano pero…
Hanna: No hay problema
Andrea: Buenos días padre (abrazándolo), lamento haberte hecho esperar
Francisco: No importa, Hanz me dijo que quieren hablar con migo, ¿todo está bien?
Hanna: Vamos al despacho
Francisco: Estoy empezando a preocuparme, ¿qué es lo que pasa?
Andrea: Antes que nada quiero pedirte que trates de comprendernos, y nos escuches es una historia un poco larga
Francisco: Esta bien
Hanna: Como recordará, Andrea y yo nos conocimos en su fiesta y luego empezamos a tratarnos mientras nosotros hacíamos negocios (Francisco asintió), yo me enamoré de ella casi desde que la conocí, pero sabía que era un imposible, estaba segura que ella nunca me correspondería, después surgió un incidente y tenía que casarme con urgencia, yo consideraba a Andrea una amiga y creía que ella a mi también, nunca quise mentirle…
Andrea: Y no lo hizo, yo estaba pasando por una decepción amorosa, supongo que por eso no puse mucha atención a su propuesta y acepte sin pensarlo creyendo que me casaba con Hanz, pero me case con Hanna (Francisco se sorprendió), con el tiempo nos hicimos amigas hasta que descubrí que no era Hanz, al principio la culpe por mentirme pero comprobé que desde el principio me había dicho quien era, entonces nos tratamos más y yo empecé a considerarla como una persona muy importante en mi vida y me fui enamorando de ella, una vez me dijiste que el amor era lo más importante y cuando te dije que estaba enamorada lo decía en serio, al principio me costo aceptarlo pero comprendí que no podía estar lejos de Hanna, ni antes ni ahora
Hanna: Se que esto debe ser una gran sorpresa para usted, pero le aseguro que amo Andrea y haría cualquier cosa por ella
Francisco: ¿Incluso dejarla?
Hanna: No, eso no podría hacerlo nunca
Francisco: ¿Y tú Andrea, la dejarías si de eso dependiera poder conservar a tus hijas?
Andrea: No, no pienso renunciar a ninguna de las tres
Francisco: Muy bien, supongo que no hay nada más de que hablar
Andrea: ¿Pero… no estas molesto?
Francisco: Estoy un poco decepcionado, creí que confiabas en mí
Andrea: No es eso, es que yo… no podía
Hanna: Si tiene que culpar a alguien, cúlpeme a mí, Andrea no…
Francisco: ¿Podrías dejarme a solas con mi hija?
Hanna: No voy a permitir que le haga nada, a mí puede decirme y hacer…
Francisco: Lo suponía (sonriendo), en fin supongo que te lo contará de todas formas. Soy tu padre y siempre voy a quererte, no voy a negar que es una situación inesperada para mí pero siempre contarás con mi apoyo (abrazándola), y tú también Hanna
Hanna y Andrea: Gracias
Francisco: Me gustaría saber una cosa, es sobre las niñas
Hanna: Yo puedo explicárselo, bueno en realidad no sé si pueda, mi condición médica es un poco extraña, las niñas son mías, es decir de Andrea y mías, somos una familia
Francisco: Lo sé, ustedes se aman y yo no soy nadie para decirles que deben hacer o no hacer
Andrea: Gracias padre, estaba muy preocupada por tu reacción
Hanna: Hay algo más, tendremos que divorciarnos, mi hermano se casará y no puedo seguir ocupando su nombre
Francisco: Comprendo, pero que pasará con mi hija y con las niñas, ¿te das cuenta en que situación quedarán?
Andrea: ¡Padre!, no es culpa de Hanna, y a mí no me importa lo que digan los demás
Hanna: Lo comprendo don Francisco, le prometo que estoy a punto de resolver la situación
Andrea: No, todavía no lo sabemos, no puedes prometer nada
Hanna: Andy…
Francisco: No quiero meterme más de lo que me corresponde, pero necesito saber que estarán bien
Hanna: Le aseguro que lo estarán
Andrea: Hanna, no, aún no lo discutimos, además no sabemos todo el plan
Hanna: Tienes razón supongo que tenemos que hablar con los demás
Francisco: Creo que lo mejor es hablar en casa de tus padres
Hanna: Yo también, así podremos decirles a todos
Francisco: Entonces las veré en algunos días
Andrea: Adiós padre, gracias por tu apoyo y comprensión, te quiero
Francisco: Yo también te quiero (abrazándola), recuérdalo, siempre podrás contar conmigo, tú también Hanna
Hanna: Gracias

Mansión de la Fuente
Fernando: Gracias por apoyar a nuestras hijas, pero hay algo que aún no se ha comentado, mi sobrino Henry tenía el cabello oscuro y perdió un ojo en un accidente
Marina: Lo sé, doña Antonieta me lo contó, no será ningún problema ya sé como solucionarlo, Ya conseguí todo lo necesario para cambiar el color de Hanna, debe aplicarse la mezcla una vez al mes y para el ojo un parche, lo siento (viendo a Hanna)
Hanna: No hay problema
Andrea: Claro que lo hay, no puedes hacer tanto por nosotros, debe haber otra forma (desesperada)
Antonieta: Creo que todos estamos muy cansados, Carmen por favor acompaña a Andrea a tomar un poco de aire
Carmen: Claro, vamos (Andrea se dejo guiar)
Carmen: ¿Quieres contarme que pasa?
Andrea: Ya lo sabes, no me siento bien dejando que Hanna haga esto
Carmen: Conozco a Hanna, y te puedo asegurar que lo hace porque esta convencida de que es lo mejor
Andrea: Pero…
Carmen: Y a ti te conozco lo suficiente para saber que hay algo más que te inquieta
Andrea: Ustedes (suspirando), Hanz y tú, comenzarán su matrimonio con muchos chismes, sabes bien como son las damas de sociedad, dirán un sinfín de cosas sobre ti…
Carmen: Lo sé, dirán que destruí una matrimonio y una familia, que soy una mujerzuela y que Hanz es un pobre tonto que se dejo enredar por mí, entre otras cosas, pero ¿sabes qué? no me importa, les contaré a mis padres que nos amamos y si lo entienden bien, ellos son los únicos que me importan, los demás pueden decir lo que quieran. Sé que lo hago por las personas que quiero
Andrea: Gracias, realmente me alegra que seamos amigas
Carmen: A mi también (abrazándola), ¿entramos?
Andrea: Vamos amiga (sonriendo)[/b][/b]

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Sáb Oct 17, 2015 10:34 pm

Días después
Hanna: Creo que con el plan de Marina todo esta cubierto, sólo hay algo que me preocupa
Andrea: ¿Qué cosa?
Hanna: Tú, ¿estas segura que podrás soportar los chismes y habladurías? Nuestra familia es muy importante y no te dirán nada, pero puedo asegurarte que hablarán de nosotros a nuestras espaldas, incluso dirán cosas sobre Carmen y mi hermano
Andrea: Cariño, tú eres quien tiene que hacer el mayor sacrificio, como les dije a todos no me importa lo que digan los demás, las únicas personas que realmente cuentan saben la verdad y lo aceptan, eso es lo que importa (besándola)
Hanna: Esta bien, en cuanto los documentos estén listos haremos el cambio
Andrea: ¿Cuánto tiempo crees que tardarán?
Hanna: Supongo que como dos semanas, mientras, Marina me ayudara con el cabello, la cara y las ropas y mi padre me dirá como se comportaba y quienes eran las personas que lo conocían
Andrea: En dos semanas (pensativa)
Hanna: Andy, será un proceso muy difícil y un tiempo complicado pero…
Andrea: Lo sé, al final podremos estar juntas sin volver a preocuparnos por nada de esto, pero eso no impide que empiece a extrañarte (abrazándola)
Hanna: Yo también te extrañaré (besándola)
Andrea correspondió el beso con intensidad, Hanna la acerco a su cuerpo mientras ambas se quitaban la ropa hasta quedar completamente desnudas. Hanna se acomodo encima de Andrea besando alternadamente su cuello y pecho, después se colocó entre sus piernas y comenzó a moverse contra ella, cuando notó la humedad de su amada sus movimientos se hicieron más intensos hasta que alcanzaron la liberación, cuando Hanna trato de separarse los labios de Andrea acariciaron su cuello, sus manos viajaban lentamente por su cuerpo, beso sus labios de nuevo, después de unos largos y apasionados besos bajo por su cuello hasta llegar a su pecho, luego deslizo una de sus manos hacia el centro de Hanna, llenándola de  placenteras caricias, cada vez les era más difícil respirar, Andrea continuo con su labor hasta sentir un líquido caliente, con su otra mano abrazaba a una temblorosa Hanna que se derrumbo en sus brazos.
Después de recuperar el aliento Hanna comenzó a acariciar a Andrea y a darle cortos besos en el cuello y los labios, Andrea correspondía cada beso con pasión, Hanna  abandono sus labios  para bajar pos su cuello y seguir hasta su pecho, bajo por su estomago y luego hasta su vientre, sonrió y continuo, beso sus piernas y regreso a sus muslos, Andrea estaba más ansiosa con cada beso, después de besar la parte interna de sus muslos Hanna no pudo esperar más y puso su cara entre las piernas de su amada, lamió lentamente durante un momento, hasta que escucho las suplicas,  adentro su lengua en el centro calido y húmedo, su lengua salía y entraba  rápidamente hasta que el delicioso néctar llegó a su boca y lo tomo todo, después de un momento Hanna las cubrió a ambas y al poco tiempo se quedaron dormidas.
Las siguientes semanas transcurrieron con la misma intensidad, hasta que llegó el momento del cambio.

Andrea: Te voy a extrañar mucho cariño (triste)
Hanna: Yo también (abrazándola), ya esta todo listo, subiré a despedirme de las niñas y me iré, tu madre me ayudará a cambiarme en la casa de mis padres
Andrea: Si, me dijo que cuando termine vendrá a vernos, tu hermano la traerá y se quedará aquí
Hanna: Sólo serán unas semanas, mientras todo queda legalmente, Hanz y tu firmaran el divorcio en 15 días y conseguirán la anulación en un mes
Andrea: Y tendremos que esperar dos meses más para poder casarnos y estar juntas (llorando)
Hanna: Andy…
Andrea: Lo sé, es lo mejor, sólo que no puedo evitar sentirme así
Hanna: Te amo (besándola), pronto estaremos juntas y nos veremos cuando visiten a mis padres (se separo de Andrea y fue a ver a sus hijas)
Hanna: Isa, Caro (viéndolas con tristeza), las voy a extrañar mucho, pero tengo que hacerlo por nuestra familia, pronto estaremos juntas las cuatro y no nos separaremos nunca (besándolas). Hasta pronto queridas hijas
Hanna: Es hora de irme
Andrea: Si (abrazándola fuertemente)
Hanna: Nos veremos pronto, te amo ADA (besándola)
Andrea: Yo también cariño
Hanna hizo un gran esfuerzo por separarse de Andrea y dándole un último beso se fue.

Las primeras semanas fueron muy difíciles para Andrea porque ver a Hanz le recordaba tanto a Hanna, él trataba de no estar mucho tiempo en la casa y Marina la visitaba diario. Hanna por otro lado, se repetía constantemente que  lo hacía por su amada y por sus hijas, eso le daba fuerzas para soportar la separación aunque pasaba las noches en vela recordando todos los momentos vividos con Andrea.

Tres meses después
Andrea: Estoy tan feliz (sonriendo)
Marina: Lo sé hija y me alegro tanto por ustedes, estas lista, te ves preciosa
Andrea: Sólo de pensar que en menos de una hora volveré a verla
Marina: Si sólo te conformas con eso, podemos cancelar
Andrea: ¡Madre!
Marina: Sólo me estoy burlando de ti, vamos tenemos que estar en la iglesia para arreglar los últimos detalles
Andrea: Vamos

Antonieta: Ya todo esta listo para que venga el juez, llegará en dos horas
Hanna: Bien, ya podemos irnos
Antonieta: Calma hija (sonriendo), estamos a tiempo de llegar a la iglesia, pero estas ansiosa por verla de nuevo ¿verdad?
Hanna: Si, sólo porque es necesario hacer bien las cosas sino, ahora mismo iría por ella y las niñas
Antonieta: Lo sé, pero si ya esperaron tres meses puedes esperar unas horas (Hanna iba a protestar), esta bien vámonos

La boda en la iglesia fue muy rápida y sólo acudió la familia y Carmen, la boda por el civil se retraso un poco  y sólo hubo una pequeña fiesta, cuando termino, se fueron a vivir a la casa en que vivirían a partir de ese día
Hanna y Andrea: Por fin (Besándose)
Hanna: Siento que la boda haya sido tan corta y la fiesta…
Andrea: Ya tuve una gran fiesta, lo que me importa es el “novio”
Hanna: Y a mi la novia (sonriendo). Cuanto han crecido Isa y Caro, espero que me recuerden
Andrea: Lo hacen, eres su mamá, también te extrañaron
Hanna: Es increíble como pueden cambiar en poco tiempo (sonriendo)
Andrea: Si, vamos a la cama (sonrojándose), quiero decir a dormir
Hanna: Jaja, tiene mucho que no te veía sonrojarte, te ves adorable (besándola), vamos a dormir, por ahora sólo a dormir
Andrea: ¡Hanna!
Hanna: Vamos

Tres meses después
Andrea: Gracias por su ayuda, no se si hubiera sido capaz de organizar la fiesta de cumpleaños de las niñas yo sola
Carmen: No tienes nada que agradecer, mis sobrinas se veían adorables (sonriendo)
Antonieta: Carmen tiene razón (sonriendo), además lo hicimos con mucho gusto
Andrea: De todas formas me ayudaron mucho
Carmen: Es hora de irnos, voy a despedirme de Hanna, ¿sabes donde está?
Andrea: Esta preparando algunas cosas para su viaje
Carmen: Voy a verla (saliendo)
Antonieta: ¿Viajará de nuevo?
Andrea: Si, Henry tenía algunos negocios en Melilla y Hanna va a liquidarlos para no tener que viajar cada mes, este es el último
Antonieta: ¿Qué ocurre?
Andrea: Estoy un poco preocupada, Hanna me contó que hay disturbios y, me preocupa que algo le pase
Antonieta: Veras que todo estará bien
Andrea: Eso espero

Carmen: ¿Puedo pasar?
Hanna: Adelante
Carmen: Sólo vengo a despedirme
Hanna: Gracias por ayudar a Andy con la fiesta, yo he tenido que…
Carmen: No hay problema, lo hice con gusto, además mis sobrinas son adorables
Hanna: Lo son, se parecen a mí (sonriendo)
Carmen: Eso lo explica todo, hablando en serio…
Hanna: Oye
Carmen: Jaja, no quisiera entrometerme, pero ¿viajaras de nuevo?
Hanna: Si, mi primo tenía algunos asuntos en Melilla, pero ya lo arregle todo, mañana será la última vez que viaje, no me gusta dejarlas tanto tiempo
Carmen: He escuchado algunos rumores, ten cuidado
Hanna: Lo tendré, gracias por preocuparte
Carmen: Lo hago por Andrea
Hanna: Y yo que pensé que eras mi amiga (haciéndose la ofendida)
Carmen y Hanna: Jaja
Carmen: Cuídate, sabes que todos nos preocupamos por ti, especialmente Andrea
Hanna: Lo haré, gracias por ser una amiga para Andrea y una hermana para mí (abrazándola)
Carmen: Lo mismo digo hermana-cuñada, cuídate (saliendo)
Andrea: Ya se fueron (entrando), tu madre dijo que tengas cuidado
Hanna: Lo tendré, no estés preocupada, sólo tardaré dos días y uno de los sirvientes me acompañará (abrazándola)
Andrea: Sabes que siempre me procuraré por ti, pero estaré esperándote con ansias, hay algo que quiero decirte pero aún no estoy segura (sonriendo)
Hanna: Parece que es una buena noticia, ¿lo es?
Andrea: Buen intento, no te lo diré hasta que regreses (besándola)
Hanna: De acuerdo, vamos a dormir entre mas pronto me vaya, menos tardaré en volver

Al día siguiente
Hanna se fue antes del amanecer, dejó una nota para Andrea, pues no quería despertarla
Andrea: Prepare el coche por favor, saldré en una hora
Sirviente: Si señora (saliendo)
Marina: ¿Estas segura de ir sola?
Andrea: Si madre, te agradezco por cuidar a las niñas, no tardaré mucho
Marina: ¿Por qué no me dices a dónde vas?
Andrea: Es una sorpresa, por lo menos eso espero
Marina: De acuerdo (poco convencida)
Andrea: Te aseguro que no haré nada incorrecto, gracias por tu ayuda, debo irme

Andrea: Hola, siento el retraso, no podía dejar a las niñas solas
Carlos: No te preocupes, aún es temprano
Andrea: Supongo que ya sabrás porque he venido
Carlos: ¿Por el gusto de verme? (sonriendo)
Andrea: Eso también, ¿tienes los resultados?
Carlos: Los trajeron hace un rato, ¿quieres verlos?
Andrea: Estoy muy nerviosa, mejor dímelo tú
Carlos: Esta bien (leyéndolos), efectivamente estás embarazada, felicidades
Andrea: Gracias (feliz)
Carlos: Supongo que Hanna no lo sabe, sino habría venido todos los días
Andrea: Quiero darle una sorpresa, pero tendré que esperar, acaba de salir de viaje. Debo irme
Carlos: Cuídate Andrea, las veré en un mes
Andrea: Gracias, nos vemos (saliendo)

Marina: Te ves muy feliz, ¿ahora si me dirás a dónde fuiste?
Andrea: Lo estoy (sonriendo), te lo diré en unos días
Marina: Bueno, debo irme, las niñas están durmiendo
Andrea: Gracias madre, nos vemos (abrazándola)

Melilla
Sirviente: ¿Lo acompaño duque?
Hanna: Gracias, mejor espera aquí, no tardaré mucho
Sirviente: Si
Hanna: Buenas tardes
Hombre: Buenas tardes Henry, ¿cómo está?
Hanna: Bien don Javier, ¿cómo están las cosas?
Javier: Todo está listo, sólo debemos firmar los contratos y la entrega del dinero se hará donde lo pidió
Hanna: De acuerdo, antes de firmar me gustaría leerlos
Javier: Por supuesto (entregándoselos)
Hanna: Gracias (sólo eran dos hojas y todo estaba en orden, y los firmo), aquí tiene
Javier: Supongo que no lo veré de nuevo, sólo quiero decirle que ha sido un gran honor haberlo conocido y ser su socio por muchos años
Hanna: Para mi también lo fue, gracias por sus atenciones. Adiós don Javier (saliendo)

Sirviente: Todo está listo señor
Hanna: Gracias, sé que te dije que estaríamos un día pero todo está solucionado, ¿crees que podríamos irnos ahora mismo?
Sirviente: Claro señor, llegaremos casi al amanecer
Hanna: No hay problema, vamos
Durante dos horas de trayecto no hubo ningún problema, se detuvieron en algún lugar a comer algo cuando estaban a punto de marcharse se vieron rodeados por ocho hombres, el que parecía ser el líder habló
Hombre: ¡Malditos invasores!
Hanna: Tranquilícese, por favor, nosotros solamente…
Hombre: ¡Cállate infeliz!, ustedes siempre están saqueándonos y se van como sin nada, no permitiremos que sigan haciéndolo
Hanna: Sólo estamos de viaje, nos estábamos yendo, le entregaremos el dinero que traemos
Hombre: Te dije que te callaras (golpeándola, Hanna callo al piso)
Sirviente: Tomen el dinero y déjenos ir
Hombre: Por supuesto que nos llevaremos el dinero, primero mataremos a este miserable (acercándose a Hanna)
Sirviente: ¡Déjelo!
Hombre: Eres su sirviente y aún así te importa su vida
Sirviente: Es un hombre honorable  y siempre me ha tratado con respeto
Hombre: Pues si tanto te importa, correrás su misma suerte (a punto de golpearlo)
Hanna: ¡No!
Hombre: ¡Ya estoy harto!, los mataremos a los dos, recojan el dinero y matéenlos (yéndose)
Hombre2: Dame tus joyas y la ropa (diciéndole a Hanna)
Hombre3: El jefe dijo que sólo el dinero y que los matemos
Hombre2: No seas estúpido, el jefe nos dará una miseria, por lo menos nos quedaremos las joyas
Hombre3: Esta bien
Hombre2: También la pulsera (diciéndole a Hanna)
Hanna: No (era la que le regaló Andrea en uno de sus aniversarios)
Hombre2: ¡Dámela! (tratando de quitársela)
Hombre: ¿Qué demonios hacen?
Hombre3: Trato de huir (golpeando a Hanna y dejándola inconsciente)
Hombre4: ¡Viene la guardia!
Hombre: Dispárenles y vámonos (corriendo)
Hombre2: ¡Maldito, púdrete con tu pulsera! (disparando)
Hombre3: ¡Corre! (empujándolo)

Sirviente: ¡Señor!, ¿está bien? (viendo a Hanna inmóvil)
Guardia: ¿Qué pasó?
Sirviente: Unos hombres nos atacaron e intentaron matarnos, golpearon al duque y le dispararon, en cuanto los escucharon salieron huyendo
Guardia: Déjeme ver (acercándose), parece que sólo esta inconsciente, ayúdeme a llevarlo al coche
Sirviente: Esta herido, vi cuando le dispararon
Guardia: Hay un hospital cerca de aquí, iré con ustedes

Médico: Pónganlo aquí (señalando una camilla), ¿que ocurrió?
Sirviente: Lo golpearon y le dispararon, vi cuando apuntaron a su cabeza, pero…
Médico: Todavía debe tener la bala adentro, voy a revisarlo, después le informare
Sirviente: Gracias (saliendo)
Hanna: ¿Dónde estoy?
Médico: No se mueva, está en el hospital, en Melilla. ¿Recuerda lo que pasó?
Hanna: Unos hombres nos acorralaron y me golpearon, iban a matarnos, trataron de robarme y volvieron a golpearme, no sé que pasó después
Médico: Le dispararon en el hombro, aún tiene la bala incrustada, estaba a punto de quitársela (sacando la bala)
Hanna: ¿Mi sirviente, está…
Médico: Él está bien, fue quien lo trajo
Hanna: Gracias
Médico: Descanse, por el momento no sentirá dolor, cuando pase la anestesia le daremos algunos medicamentos (saliendo)

Hanna: ¿Cuándo podré irme?, mi familia debe estar muy preocupada hace tres días que debí haber regresado
Médico: El peligro de infección ha pasado, mañana podrá irse
Hanna: Gracias
Médico: Lo veré mañana (saliendo)


Mansión de Hanna
Marina: Andrea, come algo por favor
Andrea: No puedo, estoy segura que le pasó algo, hace tres días que debió haber regresado
Marina: Hija, sé que te preocupas por ella, pero tus hijas te necesitan, debes cuidarte por ellas
Andrea: Lo sé, pero no puedo dejar de pensar en el día que se fue, ni siquiera se despidió de mí, lo único que tengo es esta nota
Marina: “No quise despertarte. No te preocupes, volveré pronto. Te amo ADA”
Andrea: De sólo pensar que podría estar… (llorando)
Marina: Estoy segura de que surgió algún problema, de todas formas Hanz fue a buscarla, él la traerá
Andrea: Eso espero

Al día siguiente
Andrea: ¿Dónde esta?
Hanz: Lo siento, no pudimos encontrarlos, los caminos están muy peligrosos y nadie pudo informarnos, deje a algunos hombres a la espera de noticias, yo volveré en unos días
Andrea: ¡Me prometiste traerla de regreso!
Hanz: Lo siento, te juro que hice todo lo que pude, yo…
Andrea: No, yo lo siento, no es tu culpa, gracias por tu ayuda (llorando)
Carmen: Hanz te veré en la casa
Hanz: Esta bien (saliendo)
Carmen: Vamos, estoy segura que no has desayunado nada
Andrea: No tengo hambre
Carmen: Lo sé, pero debes cuidarte por el bebé
Andrea: ¿Cómo lo sabes?
Carmen: Soy tu amiga, y antes de que esto pasara te veías radiante como la primera vez, así que lo sospechaba, pero no era el momento más oportuno para preguntar
Andrea: Estaba tan ilusionada, le daría la noticia, pero…
Carmen: Aún se la darás, no querrás que te vea triste cuando regrese, vamos a comer algo (Andrea se dejó guiar por Carmen)

Carmen: Duerme un rato, yo cuidaré a las niñas
Andrea: Vete a tu casa, Hanz debe estarte esperando
Carmen: Ya le avise que me quedaría contigo
Andrea: No es nece…
Carmen: No hay problema, o es que ya te fastidio mi compañía
Andrea: No es eso
Carmen: Además tiene días que no veo a mis sobrinas, jugaremos un rato y…
Andrea: ¿Dónde está? (viendo al sirviente con el que viajo Hanna)
Sirviente: Tuvimos un accidente, es…
Carmen: ¡Andrea!, traigan las sales
Hanna: ¿Qué le pasa? (preocupada)
Carmen: ¡Hanna! (sorprendida)
Hanna: Andy (acercándose)
Carmen: Se desmayo, vio a tu sirviente y pensó… me alegra saber que estás bien. ¿Qué te pasó, por qué tardaste tanto en regresar?
Hanna: Es una larga historia (tratando de hacer reaccionar a Andrea)
Carmen: Llamen al médico
Sirviente: Ya fueron por él, en un momento estará aquí
Carmen: Gracias
Hanna: Se ve tan frágil (acariciando su cara), gracias por estar con ella
Carmen: Ha estado muy preocupada por ti
Hanna: No podía decirle que estaba bien, los caminos son…
Carmen: Lo sé, Hanz fue a buscarte, no lo dejaron pasar, regresó hoy, ¿me dirás que pasó?
Sirviente: Aquí está el doctor
Hanna: Gracias por venir, creo que se desmayo, yo iba llegando
Médico: No se preocupe, voy a revisarla
Hanna: ¿Qué tiene?
Médico: Agotamiento, no se esta alimentando bien y seguramente ha dormido muy poco, debió recibir una fuerte impresión que le provocó el desmayo
Carmen: Si, se sorprendió demasiado y apenas hoy comió un poco
Hanna: Es muy grave
Médico: Le he puesto unas inyecciones, deberá reaccionar en unas horas, cuando lo haga debe descansar y alimentase bien
Hanna: Gracias
Médico: Me retiró, si me necesitan no duden en avisarme (saliendo)
Carmen: Me quedaré hasta que despierte, mientras podrías contarme qué sucedió
Hanna: Estábamos a punto de regresar cuando unos hombres nos rodearon y amenazaron, afortunadamente la guardia llego y nos ayudó, la situación se complicó y no podíamos avisar
Carmen: ¿Qué te pasó en el hombro?
Hanna: Quede inconsciente, dicen que uno de los hombres me disparo a la cabeza pero otro de ellos desvió el tiro sin darse cuenta
Carmen: ¡Por dios!
Hanna: No te preocupes, estoy bien, solamente debo descansar unos días
Carmen: ¿Le contarás a Andrea?
Hanna: No todo, no quiero preocuparla
Carmen: Es lo mejor, sobre todo en su estado (Hanna la vio un poco confundida), quiero decir que no necesita una preocupación más (recordando que Andrea quería decirle sobre el bebé)
Hanna: Si, gracias por estar con ella, te acompañaré a tu casa y…
Carmen: No es necesario, además pensaba quedarme, claro sino te molesta
Hanna: Sabes que esta es tu casa, pero Hanz debe extrañarte
Carmen: Y yo a él, pero le dije que me quedaría con Andrea, yo me ocuparé de las niñas para que puedan descansar un poco
Hanna: Voy a bañarme y a dormir un poco, una vez mas, gracias por todo  (abrazándola)
Carmen: Me alegra saber que estas bien, ve a descansar

Hanna se baño y comió algo antes de ir a ver a Andrea que seguía dormida, decidió dormir en la otra habitación para no molestarla, a la mañana siguiente se baño y vistió con ropa cómoda para no lastimar su herida, fue a ver a Andrea, que seguía durmiendo, bajo a desayunar y subió un rato después
Hanna: Buenos días
Andrea: Buenos días
Hanna: ¿Cómo te sientes?
Andrea: Un poco cansada
Hanna: En un momento te traerán el desayuno
Andrea: Gracias (esperaba que saliera de la habitación pero no lo hizo). No quiero ser descortés pero ¿podría…
Sirviente: Disculpen, la madre de la señora ha llegado
Hanna: Que suba, por favor
Sirviente: Permiso (saliendo)
Hanna: El médico dijo que debes descansar y alimentarte bien
Andrea: Esta bien, ¿dónde… (tocaron la puerta)
Hanna: Debe ser Marina (abriendo la puerta)
Marina: Buenos días, me alegra saber que estas bien (abrazando a Hanna)
Hanna: Gracias Marina
Marina: ¿Cómo te sientes hija? (diciéndole a Andrea)
Andrea: Bien madre (Hanna notó que Andrea estaba incomoda)
Hanna: Las dejare a solas para que platiquen tranquilamente (saliendo)
Marina: ¿Segura que estas bien?, te ves un poco confundida
Andrea: ¿Qué me pasó?
Marina: Me dijeron que te desmayaste porque no has comido ni dormido bien
Andrea: ¿Quién es ese hombre?
Marina: ¿Cuál hombre?
Andrea: El que se acaba de ir, se parece un poco a alguien pero no sé a quien
Marina: Andrea, ¿sabes dónde estamos? (un poco preocupada)
Andrea: Supongo que debe ser su casa, por eso estaba aquí y te dejo entrar, ¿es amigo de nuestra familia? (Alguien tocó la puerta)
Marina: Adelante
Carmen: Buenos días, disculpen ya debo irme, sólo quería saber cómo estás (diciéndole a Andrea)
Andrea: Buenos días señorita, estoy bien, gracias
Carmen: ¿Señorita? (confundida)
Andrea: Disculpe, supongo que usted es la señora de la casa, ha sido muy amable al permitirme pasar la noche aquí
Carmen: ¿Andrea, qué pasa?
Marina: Descansa hija, regresaré en un momento, ¿me acompaña? (diciéndole a Carmen)
Carmen: Claro (saliendo)
Marina: Supongo que lo notó
Carmen: No estoy muy segura, ¿ella sabe quién es usted?
Marina: Me llamó madre, y me habló como siempre, pero me preguntó quién era ese hombre, se refería a Hanna
Carmen: Y a mí me llamó señorita y después señora, tenemos que llamar al médico, no sabemos hasta que punto perdió la memoria
Marina: Estoy de acuerdo, ¿podría decírselo a Hanna?, yo hablare con Andrea para saber más cosas
Carmen: Descuide, yo se lo diré (yéndose)

Hanna: ¿Te has despedido ya de Andrea?
Carmen: No, tengo que decirte algo, vamos a tu despacho
Hanna: Vamos (entrando), ¿qué pasa?
Carmen: No quiero que te alarmes, realmente no sabemos si sea cierto o que tan grave pueda ser, el médico debe revisarla primero…
Hanna: ¿Le pasó algo a Andrea, volvió a desmayarse? (preocupada)
Carmen: No, físicamente está bien, pero parece ser que no sabe quienes somos, le preguntó a su madre quién era ese hombre, (Hanna la vio confundida) se refería a ti, y a mi me llamo señorita y luego señora, pensaba que era la señora de la casa, no sabemos que cosas recuerda y cuales no, creo que debemos traer al médico que atendió a Hanz (Hanna tardo un momento tratando de asimilar lo que eso podría significar)
Hanna: No sabe quien soy, podría incluso no recordar que me conoció, y nuestras hijas…
Carmen: Se como debes sentirte, pero antes debemos saber con certeza que le pasa, ya pedí que fueran por el médico, debe llegar en una hora, mientras deberías comer algo
Hanna: Gracias por estar aquí
Carmen: Para eso son las amigas (abrazándola), vamos

Marina: ¿No te duele nada?, ¿segura que estas bien?
Andrea: Estoy bien, ¿dónde esta mi padre?
Marina: Trabajando, hija ¿recuerdas que estabas haciendo antes de desmayarte?
Andrea: No, supongo que iba al jardín o al orfanato como siempre, pero como estamos en casa de…, supongo que es un joven matrimonio, ¿cómo se llaman?
Marina: Han… Henry y Carmen, pero no son un matrimonio
Andrea: ¡Que vergüenza!, son hermanos y yo le dije a ella señora
Marina: No son…
Sirviente: Disculpen, el médico está aquí
Marina: Que pase
Andrea: No es necesario, me siento bien
Médico: Buen día, Andrea ¿cómo se siente?
Andrea: Bien doctor
Médico: Me gustaría revisarla y hacerle unas preguntas
Andrea: Está bien
Médico: No ha sufrido ningún golpe en la cabeza, ¿podría decirme su nombre completo?
Andrea: Andrea Covarrubias de la Madrid
Médico: ¿Cuántos años tiene?
Andrea: Veinticuatro
Médico: ¿Es usted soltera?
Andrea: Si
Médico: ¿Está comprometida?
Andrea: Yo… (dudando un poco) no, tenía un novio pero…
Médico: No se preocupe (Y continúo haciéndole más preguntas)
Andrea: ¿Podríamos parar un momento?, realmente estoy cansada
Médico: Por supuesto, ya hemos terminado, mañana vendré a verla y le daré algunos medicamentos, permiso (saliendo)
Marina: Voy a acompañar al médico, duerme un rato (saliendo)

Médico: Tengo entendido que el esposo de su hija fue quien mando buscarme
Marina: Así es, debe estar en el despacho, vamos
Hanna: Buen día doctor, ¿cómo está ella?
Médico: Buen día, me temo que es un asunto delicado
Hanna: No se preocupe, ellas pueden escuchar lo que tenga que decirme (refiriéndose a Carmen y Marina)
Médico: Bien, revise a la señora y no tiene ningún golpe visible, pero al hacerle varias preguntas pude darme cuenta que ha perdido la memoria, no completamente, porque recuerda su infancia, pero dice tener veinticuatro años y ser soltera, pero haber tenido un novio, entre otras cosas, por ello mi diagnostico es que no recuerda los dos últimos años de su vida pero recuerda algunas pequeñas cosas como que está en España, aunque no sabe el motivo, consultare con mis colegas cual es el mejor tratamiento y mañana le traeré algunos medicamentos
Hanna: ¿Tendremos que internarla?
Médico: No lo creo necesario, pero no debe alterarse ni deben presionarla para que los recuerde
Hanna: ¿Qué le diré cuando me pregunte quién soy, cuándo pregunte por las niñas?
Médico: En su caso creo que le hará bien saber la verdad pero poco a poco, le repito que quiero consultarlo con mis colegas, mañana le diré lo que pueden decirle, es recomendable que su madre este cerca de ella, Andrea cree que es un huésped y se sentirá mas cómoda con ella cerca
Hanna: Esta bien (triste)
Médico: No sé cuanto tardará en recuperarse, trate de no perder los ánimos y ser muy paciente. Debo irme
Hanna: Gracias
Carmen: Lo acompaño (saliendo)

Carmen: Me gustaría decirle algo
Médico: ¿De que se trata?
Carmen: Andrea está embarazada, su marido no lo sabe aún y supongo que ella no lo recuerda, ¿debemos decírselo?
Médico: Creo que aún no, pero lo consultaré
Carmen: ¿Y a su marido?
Médico: Por el momento a él tampoco, ahora está un poco afectado y debe asimilar la noticia
Carmen: Esta bien, gracias
Médico: De nada, los veré mañana (saliendo)

Carmen: Debo irme, mañana volveré temprano. ¿Usted se quedará? (diciéndole a Marina)
Marina: Si, me quedaré con Andrea, creo que lo mejor es que le diga que el médico recomendó reposo, por eso me quedó con ella
Hanna: Esta bien, pediré que pasen mis cosas al cuarto de las niñas, lo mejor es no perturbarla (triste)
Marina: Es fácil decirlo, pero te pido que trates de ser paciente, las apoyaré en todo lo que pueda
Hanna: Gracias Marina
Marina: No tienes que agradecerlo hija (abrazándola), voy a verla (saliendo)
Carmen: Todo estará bien (abrazándola), también pueden contar conmigo, sé que debe ser difícil, pero lo mejor es que por ahora no la veas
Hanna: Lo sé, gracias por tu apoyo. No te preocupes por mí, estaré bien. Es hora de que vuelvas con Hanz
Carmen: Volveré mañana (saliendo)

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Miér Oct 21, 2015 9:17 pm

Al día siguiente

Carmen: Buen día
Marina: Buen día
Carmen: ¿Cómo están?
Marina: Andrea está un poco aburrida sin hacer nada y Hanna está con las niñas
Carmen: ¿Ha venido el médico?
Marina: Aún no, pero debe estar por llegar
Sirviente: El médico ha llegado
Marina: Que pase al despacho
Carmen: Voy a recibirlo si le parece bien
Marina: Gracias, yo iré por Hanna (subiendo)

Carmen: Buenos días
Médico: Buenos días
Carmen: Quisiera aprovechar estos momentos para preguntarle sobre el bebé
Médico: Lo consulte con mis colegas y creen que es conveniente esperar un poco, ¿sabe cuántos meses tiene?
Carmen: No exactamente, supongo que dos o tres, ¿le puedo decir a Ha… al padre?
Médico: Si esta más tranquilo si, sino hasta que este en condiciones
Carmen: Creo que es conveniente que lo sepa hoy mismo
Médico: ¿Usted lo conoce lo suficiente, cómo para asegurarme que esto no interferirá con la recuperación de Andrea?
Carmen: No interferirá, estoy segura de que es mejor que se lo diga
Hanna: ¿Decirme qué?
Médico: Me preguntaba si usted esta bien, quiero decir si esta en condiciones de apoyar a su esposa en lo que sea necesario
Hanna: No voy a negar que es una situación difícil, pero no haré nada que la pueda perjudicar, incluso si eso implica alejarme de ella por un tiempo
Médico: Bien. Creemos que su estado fue provocado por algo que la estaba afectando mucho y su mente trato de bloquear ese hecho, por eso recuerda algunas cosas de los últimos años pero no todo. ¿Sabe qué puede ser?
Hanna: Tal vez, me ausente por negocios y tarde en volver, supe que ella se preocupo mucho y cuando regrese la encontré desmayada, el médico de cabecera dijo que era agotamiento
Médico: Lo era, pero no se golpeo la cabeza ni nada, por eso creemos que en un intento  de
evadir lo que creyó era realidad su mente bloqueo esos recuerdos. Debe tomar algunas medicinas y ustedes deben decirle quienes son pero poco a poco, si se altera o se incomoda deben desistir y darle espacio
Carmen: ¿Cuánto tiempo cree que tarde en recuperarse?
Médico: Pueden ser días, meses o incluso años
Hanna: Años (susurrando)
Médico: Lo siento, no podemos presionarla, les recomiendo que traten de mencionarle situaciones que ocurrieron, talvez eso la ayude
Hanna: Lo haremos, gracias
Médico: Vendré a verla cada mes
Carmen: Lo acompaño (saliendo)
Médico: Le recomiendo esperar unos días antes de decirle sobre el bebé
Carmen: Esta bien, así lo haré, hasta luego
Médico: Hasta luego (saliendo)

Carmen: No sé que hacer para ayudarte
Hanna: Estar conmigo es suficiente, gracias por todo
Carmen: Hanna, sé que eres una mujer muy fuerte, pero ¿estás segura que podrás hacer todo lo necesario para ayudar a Andrea en su recuperación?
Hanna: No será fácil, pero haré lo necesario, incluso no verla o hablarle
Carmen: Pienso que por el momento es mejor que Marina sea la que le cuente sobre su vida, en cuanto a las niñas no te preocupes yo te ayudaré y Marina también, creo que sería bueno para ti volver a trabajar
Hanna: Me quedaré unos días en la casa
Carmen: Esta bien, y perdona si me meto demasiado
Hanna: Sé que lo haces por el cariño que nos tienes (abrazándola)
Carmen: Si necesitas hablar de cualquier cosa en cualquier momento, estaré aquí para ti
Hanna: Gracias
Carmen: Iré a ver a las niñas (saliendo)

Marina: ¿Qué dijo el médico? (Carmen le contó todo)
Carmen: Considero que es mejor que por ahora usted le cuente todo, y si ella decide que quiere conocer a su esposo, Hanna podrá contarle las cosas
Marina: Estoy de acuerdo, pero como usted dice le contaré sobre su esposo
Carmen: Si, podría ser contraproducente decirle toda la verdad sobre Hanna
Marina: Bien y una vez más, gracias por su ayuda Carmen
Carmen: No tiene que agradecérmelo, quiero a Andrea como a una hermana


Semanas después
Andrea: ¿Cuándo nos podremos ir de aquí?
Marina: ¿Acaso no estas cómoda en está casa?
Andrea: No es eso madre, el duque Henry de la Fuente ha sido muy amable al permitirnos quedarnos por tanto tiempo en su casa, pero creo que mi presencia le incomoda
Marina: No es así hija, te aseguro que no lo molestas
Andrea: Pues yo creo que si, además ya me siento bien, sólo tengo nauseas de ves en cuando
Marina: Nuestra casa esta muy lejos, por eso es mejor que permanezcamos aquí hasta que te recuperes (Carmen me dijo sobre el bebé, pero aún no debemos decírselo)
Andrea: No quiero abusar de la hospitalidad
Marina: Creo que debo decirte algo
Andrea: ¿De qué se trata?
Marina: Hay algo que aún no te he dicho, Andrea eres una mujer casada, seguramente te preguntarás por tu esposo
Andrea: ¿Esposo?, ¿Por qué no ha venido a verme?
Marina: Esta es su casa, por ende también es tu casa
Andrea: ¿Quién es?
Marina: Henry, el duque Henry de la Fuente
Andrea: No ha venido a verme (pensativa)
Marina: No lo juzgues mal, él ha tratado de hacer lo que pidió el médico, pero siempre me pregunta por ti, ¿quieres hablar con él?
Andrea: No lo sé
Marina: Lo entiendo, para ti es un extraño, pero piénsalo, no tienes que decidirlo ahora
Andrea: Lo pensaré, me gustaría descansar
Marina: Es tarde, duerme hija (dándole un beso)

Hanna: Creo que debemos decírselo
Carmen: Marina dijo que hoy le contará sobre ti, es mejor esperar un poco para hablarle del embarazo, ¿Qué opina su médico?
Hanna: Que es mejor decirle las dos cosas, pero que me corresponde a mí decirle lo del bebé
Carmen: Esperemos a que Marina nos diga si quiere hablar contigo y de su reacción dependerá si le cuentas ahora o no
Hanna: De acuerdo
Marina: Disculpen que las interrumpa
Hanna: No hay problema
Marina: Le dije que eres su esposo
Hanna: No quiere hablar conmigo, ¿verdad? (triste)
Marina: No es eso, esta un poco insegura y cansada
Carmen: Creo que mañana podrías intentar hablar con ella, contarle sobre ustedes, dejarle claro que no la presionaras
Marina: Pienso que es una buena idea, me preguntó por qué no has ido a verla y le dije que no querías incomodarla
Hanna: Esta bien, la veré mañana
Carmen: Debo irme, mañana vendré temprano a cuidar de las niñas
Marina: Nos vemos Carmen, yo también voy a descansar

Al día siguiente
Andrea: Adelante
Hanna: Buen día (entrando)
Andrea: Buen día
Hanna: ¿Cómo te sientes?
Andrea: Bien, gracias (permanecieron un rato en silencio)
Hanna: Bien… yo… bueno, ¿quieres que hablemos?
Andrea: Como usted quiera
Hanna: Me parece familiar (sonriendo)
Andrea: ¿Disculpe?
Hanna: Lo siento, es que hace mucho que no me hablas de usted, antes que nada me gustaría pedirte que me tutees y decirte que no tienes que hacer nada que no quieras
Andrea: Pero usted es mi esposo y le debo obediencia y respeto
Hanna: Tienes razón en una cosa, nos debemos respeto, pero el tutearnos y expresar nuestras opiniones, así sean contrarias, no implican que no nos respetemos o que no nos amemos (Andrea se ruborizo)
Andrea: Esta bien
Hanna: ¿Quieres preguntarme algo?
Andrea: No
Hanna: No quiero presionarte, ahora mismo no me tienes confianza, sólo quiero decirte que puedes confiar en mí y preguntarme lo que sea cuando sea
Andrea: Gracias
Hanna: Creo que es mejor irme (saliendo)
Andrea: Espere, ¿puede… puedes venir después?
Hanna: Claro (sonriendo), vendré en la tarde (saliendo)

Marina: Buen día hija
Andrea: Buen día
Marina: ¿Hablaste con tu esposo?
Andrea: Un poco, parece amable
Marina: Lo es
Andrea: Me dijo que lo tute y que no debo hacer nada que no quiera, le pedí que regresará después, no sé que pensar
Marina: Puedes preguntarle lo que quieras
Andrea: Eso dijo él (pensativa)

Hanna: Hola
Andrea: Hola
Hanna: ¿Cómo te sientes?
Andrea: Aburrida de estar en este cuarto
Hanna: Jaja
Andrea: Lo siento eso fue inapropiado (sonrojada)
Hanna: Eso fue sincero, no tienes que disculparte, ¿te gustaría dar un paseo? (viendo el titubeo de Andrea), no tiene que ser conmigo, puede ser con Marina o con algún sirviente
Andrea: Preferiría hacerlo mañana si tienes tiempo
Hanna: Siempre tengo tiempo para ti (sonriendo)
Andrea: Gracias. Yo… quisiera saber ¿cómo nos conocimos?
Hanna: Fue hace tiempo, en tu fiesta de cumpleaños (sonriendo), la verdad es que nos aburríamos, a mí no me gustaban mucho las fiestas y aunque era tu cumpleaños me dijiste que a ti tampoco, platicamos poco tiempo, nuestros padres tenían negocios en común y nos veíamos con frecuencia
Andrea: ¿Entonces nos comprometimos?
Hanna: No exactamente, cuando nos conocimos pensé que eras una mujer agradable, divertida y muy hermosa, pero sabía que jamás te fijarías en mí, entonces surgió un problema y mi familia necesitaba conseguir la herencia del abuelo pero debía casarme y mantener mi matrimonio por un año
Andrea: Así que sólo nos casamos por conveniencia (un poco desilusionada)
Hanna: No exactamente, en nombre de nuestra amistad te lo pedí como un favor y no hubo nada entre nosotros
Andrea: ¿Hace cuánto ocurrió eso?
Hanna: Dos años tres meses
Andrea: ¿Entonces?
Hanna: Te enamoraste de mí, suena muy presuntuoso, pero yo estaba enamorada de ti y durante nuestra convivencia te enamoraste de mí
Andrea: ¿Entonces nosotros? (ruborizada)
Hanna: ¿Quieres saber si intimamos? (Andrea asintió), lo hicimos, pero no por obligación, sino por que así lo quisimos
Andrea: Pero…
Hanna: Es difícil para ti entenderlo, seguramente es por tu educación y todo lo demás, pero te aseguro que fue mutuo. Es tarde, deberíamos dormir
Andrea: Esta bien (preocupada)
Hanna: No tengas miedo, dormiré en otra habitación
Andrea: Lo siento (avergonzada)
Hanna: No lo hagas (sonriendo), ¿puedo darte un beso?
Andrea: Si (Hanna se acerco y acaricio su mejilla, Andrea cerro los ojos y esperaba un beso en los labios pero Hanna lo depositó en su frente)
Hanna: Buenas noches Andrea (saliendo)
Andrea: Buenas noches (sonriendo)

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Lun Oct 26, 2015 9:42 pm

Días después
Hanna: ¿Cómo te sientes?
Andrea: Un poco mejor (saliendo del baño), aunque sigo teniendo  nauseas
Hanna: Andrea hay algo que necesitas saber, no debes tener miedo, prométeme que no te angustiaras
Andrea: Esta bien
Hanna: Una vez me dijiste que te gustaría tener hijos y…
Andrea: ¿Tienes un hijo con otra mujer?
Hanna: No, la única mujer en mi vida eres y serás siempre tú (sonriendo), no estas enferma, estás embarazada
Andrea: Voy a ser madre (sorprendida)
Hanna: En realidad ya lo eres, lo somos, tenemos dos hijas
Andrea: ¿Dónde están?, ¿Por qué nadie me dijo nada?
Hanna: Siento no habértelo dicho, pero no sabía las consecuencias y no quisimos arriesgarnos
Andrea: Quiero verlas
Hanna: Las traeré (saliendo)
Andrea: Dos hijas (sonriendo) y uno en camino (acariciando su vientre)
Hanna: Aquí estamos, esta es Andrea Carolina y ella es Isabella
Andrea: Carolina, como mi abuela
Hanna: Así es, ¿te cuento cómo elegimos los nombres?
Andrea: Si (sonriendo)
Hanna le contó todo lo que podía contarle por ahora sobre las niñas
Andrea: ¿Crees que será un niño?
Hanna: Creo que será niña
Andrea: Pero te gustaría tener un hijo, todos los hombres lo quieren
Hanna: Generalmente, pero a mi sólo me importa que sea saludable y que podamos hacerlo feliz
Andrea: Me gusta lo que piensas
Hanna: Y a mí me gustas tú
Andrea: Yo…(ruborizada)
Hanna: Siempre tan tímida (sonriendo), me llevaré a las niñas (saliendo)
Andrea: (Suspirando) Debería dormir
Hanna: Ya es tarde (entrando), sólo pase a decir buenas noches
Andrea: Buenas noches


Meses después
Carmen: ¿Cómo van las cosas con Andrea?
Hanna: Bien
Carmen: No te escuchas muy feliz
Hanna: No lo estoy, quiero decir estoy feliz por que ella parece estar bien pero… no importa
Carmen: Claro que importa, cuéntame
Hanna: Todo está bien con las niñas, también parece feliz con lo del embarazo y nuestras conversaciones son agradables, incluso creo que le gusto un poco
Carmen: Pero hay algo que te preocupa
Hanna: Sí, tengo miedo de que no me recuerde, tampoco me gusta tener que mentirle pero no quiero decirle quien soy en realidad, no sé si podría soportar su rechazo
Carmen: Ya lo has escuchado mucho, pero es cuestión de tiempo. Por lo menos ella confía en ti, esa es una buena señal
Hanna: ¿Te lo dijo?
Carmen: No exactamente, además tampoco hablamos mucho, aún no me tiene confianza y nuestras pláticas no son tan íntimas como antes
Hanna: Lo he estado pensando y creo que lo mejor será decirle quien soy, se lo diré después de que nazca la bebé
Carmen: ¿Estás segura?
Hanna: No, pero tampoco quiero seguírselo ocultando, no me gusta tener que mentirle, nos prometimos decirnos la verdad siempre y si yo estuviera en su lugar me gustaría que me lo dijeran
Carmen: Cuentas conmigo, el día que se lo digas me quedaré con las niñas para que puedan hablar
Hanna: Gracias


Marina: ¿Cómo están las cosas con tu esposo?
Andrea: Bien
Marina: No pareces muy convencida
Andrea: No sé que pensar, es un hombre extraño
Marina: ¿Por qué lo dices?
Andrea: Pues… no sé como decirlo (ruborizada). Talvez soy yo…
Marina: ¿Te refieres a su vida íntima?
Andrea: Si, en parte. Es decir, es un caballero y un padre excelente y platicamos de muchas cosas, pero no ha exigido que cumpla con mis deberes de esposa. Quizá ya no le gusto (un poco triste)
Marina: ¿Y él te gusta a ti? (sonriendo)
Andrea: Sí
Marina: ¿Te gustaría estar con él?
Andrea: No lo sé (ruborizada), por un lado estoy un poco aliviada de que no me exija nada, pero por otro me preocupa que este conmigo por lastima, después de todo es un hombre y los hombres siempre quieren eso
Marina: No se mucho sobre eso, lo que sí te puedo asegurar es que te ama. Talvez la única razón es que no quiere presionarte
Andrea: No lo sé. No me ha besado siquiera, por eso he pensado que no le atraigo de esa forma
Marina: ¿Le has dicho algo de esto?
Andrea: Por supuesto que no. ¿Cómo se te ocurre?
Marina: La comunicación es básica, no estoy diciendo que le cuentes todo, pero podrías pensar en algo que te ayude a resolver tus dudas. Debo irme, te veré la próxima semana (abrazándola)
Andrea: Nos vemos, saluda a mi padre


Hanna: ¿Puedo pasar?
Andrea: Claro
Hanna: ¿Cómo te sientes?
Andrea: Bien, sólo un poco cansada
Hanna: Te duelen los pies, ven (ayudándola a quitarse los zapatos). Te daré un masaje
Andrea: No es necesario
Hanna: No discutas, sólo relájate (sobando sus hinchados pies), ¿mejor?
Andrea: Sí, gracias
Hanna: ¿Tienes sueño?
Andrea: No
Hanna: ¿Quieres que platiquemos?
Andrea: Si, me gustaría preguntarte algo
Hanna: Hazlo (sonriendo)
Andrea: ¿Te parezco atractiva? (avergonzada)
Hanna: Por supuesto, te encuentro hermosa
Andrea: ¿En serio?
Hanna: Te lo aseguro, me gusta tu forma de ser, la manera en que tratas a las personas, también me gustan tus ojos, tu sonrisa, tu cabello y tu cuerpo (sonriendo)
Andrea: Yo… gracias aunque ahora mismo mi cuerpo no es…
Hanna: Tu cuerpo es perfecto, tú eres perfecta (acercándose)
Andrea: No sé si deba creerte
Hanna: ¿Por qué?
Andrea: No has intentado… no me has besado (susurrando)
Hanna: No quería presionarte, pero hace meses que deseo besarte (muy cerca) ¿Puedo?
Andrea: Si (cerrando los ojos)
Hanna rompió la escasa distancia y la tomo en sus brazos, la beso con ternura y Andrea le correspondió
Hanna: ¿Estás bien? (Andrea asintió)
Entonces Hanna la beso de nuevo, ahora con pasión, pasión que Andrea correspondió y se recostó lentamente  con Hanna encima de ella, las caricias eran mutuas y las manos de Hanna acariciaron los hombros de Andrea bajando por su pecho y llegando a su vientre, entonces fue conciente de la situación y se separo tan rápido que casi termina en el suelo.

Hanna: Lo siento (saliendo apresuradamente)
Andrea: Fue increíble (sonriendo)

Hanna paso una noche terrible, no pudo dormir por pensar en las consecuencias de su imprudencia, ¿qué habría pasado si no era capaz de controlarse?, ¿qué hubiera hecho Andrea al saber la verdad de aquella terrible manera?
Mientras tanto Andrea durmió muy bien, incluso tuvo algunos sueños que nunca había tenido, lo extraño era que la persona que se inclinaba sobre ella y la besaba no se veía claramente, pero la sensación era extrañamente familiar y muy agradable aunque sólo se tratará de sueños.

Hanna: Hola, ¿dormiste bien?
Andrea: Hola, sí, gracias
Hanna: Andrea quiero disculparme por lo de ayer, no debió pasar
Andrea: No hay problema, supongo que debe ser muy desagradable acariciar a alguien que esta a punto de explotar
Hanna: No vuelvas a decir eso (acercándose), te lo dije ayer eres perfecta, tú cuerpo es perfecto, no hay nada más agradable para mí que acariciarte (abrazándola)
Andrea: ¿Entonces por qué te separaste como si estuvieras a punto de quemarte?
Hanna: Porque lo estaba (sonriendo), y tú estas embarazada, ¿comprendes?
Andrea: Creo que sí (poco convencida)
Hanna: No quería lastimarte, además no deberíamos hacer nada hasta que nazca la niña, incluso entonces, hay algo que debo decirte, cuando lo sepas quizás seas tú quien no quiera nada conmigo
Andrea: ¿Por qué?
Hanna: No te preocupes, te lo diré en su momento
Andrea: Esta bien
Hanna: Debo irme (besándola), ¿estas de acuerdo con esto? (Andrea la beso en respuesta). Bien (sonriendo)

El tiempo transcurrió rápidamente y los dos últimos meses de embarazo terminaron una noche con Andrea dando a luz a su tercera hija, tenía el cabello claro peno no era rubio y los ojos azules. Cumplió tres meses de nacida y aún no le habían puesto un nombre.

Marina: ¿Todavía no eligen un nombre?
Andrea: No, no hemos hablado de eso, Henry dice que lo elija yo pero creo que debemos hacerlo los dos como con las niñas
Marina: Esta bien, pero deberían darse prisa
Andrea: Hoy lo decidiremos y el próximo mes será el bautizo
Marina: Te ayudaré a prepararlo todo
Andrea: Antonieta ya me ofreció su ayuda
Marina: Entonces lo haremos las dos
Andrea: Madre no discutas con ella
Marina: No lo haré, sólo discutiremos sobre la fiesta (sonriendo)
Andrea: Esta bien
Marina: Me voy, vendré la próxima semana
Andrea: Nos vemos (abrazándola)

Hanna: Hola (besándola)
Andrea: Hola
Hanna: ¿Ya se fue Marina?
Andrea: Sí, ayudará a tú madre con lo del bautizo ¿está bien?
Hanna: Claro. ¿Quieres decirme algo más?
Andrea: Si, es sobre la bebé, creo que deberíamos elegir un nombre
Hanna: Bien, ¿cuál te gustaría?
Andrea: Pienso que debemos elegirlo entre los dos
Hanna: ¿Cómo con las niñas?
Andrea: Sí
Hanna: Pues en realidad te tocaría a ti elegir (sonriendo), ya que yo elegí Andrea e Isabella y tú sólo elegiste Carolina, ¿no crees?
Andrea: No sé, no tengo ninguno en mente
Hanna: Piensa algunos y yo pensaré en otros y mañana eliges, ¿te parece bien?
Andrea: Sí
Hanna: Es tarde, debes estar cansada, nos vemos mañana (besándola)
Andrea: Nos vemos
Hanna: Piensa en los nombres (a punto de salir)
Andrea: Lo haré… Hanna
Hanna: ¿Qué? (estática)
Andrea: Hanna (sonriendo)

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por carlagrif el Lun Nov 02, 2015 8:27 pm

Hanna: ¿Qué has dicho? (volteando)
Andrea: Quiero que la niña se llame Hanna
Hanna: ¿Cómo… pero…
Andrea: ¿No te gusta?
Hanna: No es eso, pero… ¿por qué así?
Andrea: No sé, el nombre vino a mi mente de repente y me gusta mucho (sonriendo), ¿estas de acuerdo?
Hanna: Sí, es tarde debemos descansar (saliendo)
Andrea: Parece que no le gustó, pero es un nombre precioso (sonriendo)

Carmen: Hola, no te ves muy bien
Hanna: Hola, no lo estoy, no pude dormir bien
Carmen: ¿Qué pasó?
Hanna: Andrea y yo hablamos de los posibles nombres para la niña y quedamos en pensar algunos para hoy
Carmen: ¿Por eso no pudiste dormir?
Hanna: No, estaba a punto de salir cuando me dijo Hanna…
Carmen: ¿En serio?, Que buena noticia (feliz)
Hanna: No lo es, quiere que la niña se llame así
Carmen: No entiendo
Hanna: Cuando dijo Hanna quede muy sorprendida y le pregunte qué había dicho y respondió que quería que la niña se llame Hanna, le dije que por qué y contestó que el nombre vino a su mente de repente y que le gustaba mucho
Carmen: Talvez es un indicio, no te desanimes. Hablaré con ella, quizás me diga algo más
Hanna: Te lo agradezco aunque no creo que te diga algo diferente
Carmen: No perdemos nada con intentarlo (saliendo)

Carmen habló con Andrea y le contó sobre el nombre para la niña, pero no obtuvo más información. La fecha del Bautizo llegó y hubo una gran celebración. Hanna quería decirle la verdad a Andrea pero aún tenía dudas.

Hanna: Hola, pareces feliz
Carmen: Hola, lo estoy
Hanna: ¿Me dirás el motivo?
Carmen: Vas a ser tía (feliz)
Hanna: ¿Estas embarazada? (entusiasmada)
Carmen: ¡Sí!, creo que tengo un mes de embarazo
Hanna: Felicidades (abrazándola)
Carmen: Gracias (seguían abrazadas cuando Andrea bajo y las vio)
Andrea: Buenas tardes
Carmen: Hola Andrea, ¿cómo estás?
Andrea: Bien, gracias. Permiso (saliendo)
Carmen: ¿Soy yo ó parecía un poco extraña?
Hanna: No lo creo, quizá iba por agua o algo para las niñas
Carmen: Tienes razón. Entonces me voy, sólo quería darte la noticia
Hanna: Gracias por decírmelo. Soy tan feliz (abrazándola)
Carmen: Yo también (seguían abrazadas cuando Andrea regreso). Hasta pronto Andrea
Andrea: Hasta luego
Carmen: Nos vemos Han…ry
Hanna: Nos vemos, cuídate (sonriendo)
Carmen: Lo haré (saliendo)
Hanna: ¿Cómo estás?
Andrea: Bien, gracias (un poco sería)
Hanna: ¿Te pasa algo?
Andrea: No, sólo estoy un poco cansada, voy a recostarme (subiendo)


Hanna: Andy, por favor, ya lo hemos hablado, Carmen es mi amiga
Andrea: ¿Y se lo has dicho?, porque parece que no lo entiende
Hanna: (Suspirando) además de ser mi amiga, está enamorada de Hanz
Andrea: ¿Estas segura?, talvez se dio cuenta de que estaba enamorada del hermano equivocado
Hanna: Las dos estamos seguras de a quien amamos y de que entre nosotros sólo hay una gran amistad
Andrea: ¿Por eso tienen que abrazarse todo el tiempo? (molesta)
Hanna: No saques las cosas de contexto, es algo completamente normal abrazar a tus amigos, eso no significa nada
Andrea: Quizá no, pero no es lo único, hasta tus cumplidos lo demuestran
Hanna: ¿De qué hablas?
Andrea: Yo me veo adorable, en cambio ella está más hermosa de lo que siempre ha sido. Además debe ser agradable poder abrazarla sin que su estomago lo impida
Hanna: Son cosas completamente distintas, tú eres la mujer a la que amo, y estas embarazada, y ella sólo es una amiga a la que quiero
Andrea: ¿Es eso verdad?, me soportas porque estoy embarazada, sino fuera así me habrías dejado cuando termino el plazo
Hanna: No vuelvas a decir eso, yo no te soporto, yo te amo, las amo a las dos a ti y a la niña. ¿Por qué tienes tantas dudas de mi amor?
Andrea: Es mejor que te vayas
Hanna: No, tenemos que aclarar las cosas, responde por favor
Andrea: Vete
Hanna: ¿Dudas de mi amor o de tu amor por mí?
Andrea: ¡Lárgate!
Hanna: No sé como es que terminamos en esta situación, pero no te preocupes no tienes que estar conmigo si ya no me amas. Mañana mismo tendrás el divorcio



Andrea despertó sudando y un poco intranquila.
Andrea: Que sueño más extraño, talvez sea porque me molestó un poco verlos abrazados, pero a fin de cuentas son amigos, además ella es la esposa de Hanz.
Y así paso otro mes en el que Andrea seguía soñando cosas extrañas y Hanna decidió que le diría la verdad y afrontaría las consecuencias.

Hanna: Necesito decirte algo (inquieta)
Andrea: Sí es sobre las niñas, no te preocupes estarán bien cuidadas
Hanna: Lo sé
Andrea: Acabo de darle de comer a Hanna, voy a cambiarla y a acostarla y hablamos
Hanna: Sí, te espero aquí

Andrea: Ya se durmió (sonriendo). ¿Pasa algo malo? Pareces preocupado
Hanna: Tengo que contarte la verdad, mereces saberla, pero antes necesito decirte que te amo, mi amor siempre ha sido sincero y he hecho las cosas de esta manera porque pensé que era lo mejor para ti, nunca quise mentirte
Andrea: ¿Qué pasa?
Hanna: Esperaba que pudieras recordarme pero no ha sido así
Andrea: Ya dímelo
Hanna: Mi nombre es Hanna
Andrea: ¿Estas bromeando?, es por el nombre de la niña, no te gustó y ahora…
Hanna: No es eso, precisamente me sorprendió que quisieras ponerle mi nombre, incluso pensé que me habías recordado
Andrea: Esta bien, tus padres te pusieron nombre de mujer, pero…
Hanna: Soy una mujer
Andrea: Eso no es cierto, las mujeres no se casan con otras mujeres, vi las fotos de la boda y somos nosotros
Hanna: Sí lo somos, en su momento estuvimos de acuerdo
Andrea: Deja de decir tonterías (molesta), debes estar perdiendo la razón
Hanna: No miento, excepto en esto
Andrea: ¿Por qué te comportas así?
Hanna: Es necesario que sepas la vedad
Andrea: Todo lo que me has contado es una mentirá, ¿las niñas son mías?
Hanna: Claro, son nuestras y Hanna también
Andrea: Eso es evidente, es mía, pero no pueden ser de las dos, eso es imposible
Hanna: No lo es, tienes que reconocer que se parecen a las dos
Andrea: Dejemos eso a un lado. ¿Cómo lograste engañar a todos?
Hanna: Yo no engañe a nadie, todos lo saben
Andrea: Eso es imposible, mis padres nunca lo hubieran permitido, además yo jamás habría aceptado algo así, es tan… horrible, no puede ser verdad
Hanna: Tus padres lo saben, mi familia también. Ya te conté como nos conocimos pero omití algunas cosas.
Andrea: ¿Algunas?, ¡me mentiste!
Hanna: Andy (acercándose), por favor…
Andrea: ¡No te me acerques!, no se como habrás manipulado a mi familia pero estoy segura de que ellos no lo saben, mi madre jamás lo habría permitido (saliendo)
Hanna: ¿A dónde vas? (siguiéndola)
Andrea: Voy por mi hija
Hanna: Espera (sujetándola del brazo)
Andrea: ¡Suéltame! (zafándose), no me toques, no soporto que me toques, sólo pensar que nos hemos besado me causa repugnancia
Hanna: ¡Hemos hecho mucho más que besarnos! (molesta y herida)
Andrea: ¡Cállate! (dándole una cachetada)

Hanna tardo un momento en reaccionar, toco su mejilla y vio a Andrea a los ojos antes de dar media vuelta y bajar rápidamente las escaleras para salir de la casa. Andrea se quedó impresionada por lo que acababa de pasar, por lo que ella había hecho y dicho, pero lo que más la impacto fue el dolor que vio en los ojos de Hanna eso la hizo sentir terriblemente porque a pesar de todo Hanna siempre la trató con respeto y amor. Y yo ¿cómo le he correspondido? (pensó), la respuesta era clara, de una forma que Hanna no merecía, pero ella no podía hacer nada se sentía confundida, frustrada, enojada y ahora también se sentía miserable.


Al día siguiente
Carmen: Buenos días. ¿Los duques están despiertos?
Sirviente: El señor no está y la señora esta despierta desde temprano
Carmen: Gracias, voy a verla (subiendo)
Andrea: Adelante
Carmen: Hola (viendo lo mal que se veía Andrea)
Andrea: Hola, no esta
Carmen: ¿Por qué supones que no vengo a verte a ti?
Andrea: Porque eres su amiga (seria)
Carmen: También soy tu amiga, en realidad llegamos a ser muy buenas amigas
Andrea: Pues como sabrás no lo recuerdo (diciéndolo amargamente), así que no se si mienten o no
Carmen: No mentimos, simplemente no podíamos decirte todo tan repentinamente
Andrea: Así podrían manipularme y reírse de mí durante más tiempo
Carmen: Es comprensible que te sientas así, pero no es lo que hicimos, sólo queríamos protegerte, sobre todo ella, te ama y nuca haría nada para lastimarte
Andrea: No quiero hablar de nada y menos de ella
Carmen: De acuerdo, sólo ten presente que lo que hicimos, lo hicimos pensando en tu bienestar (a punto de salir). Una cosa más, estoy segura que ahora mismo tienes muchas preguntas rondando por tu cabeza, talvez yo sepa algunas respuestas (saliendo)

Durante una semana nadie sabía nada sobre Hanna, Andrea no quería ver a nadie, cuándo  habló con Marina y le dijo que sabía la verdad le prohibió regresar a su casa, en cuanto a los demás nadie se atrevió a ir, excepto Carmen, iba a verla todos los días aunque la respuesta siempre era la misma.

Carmen: Buen día. Voy a subir
Sirviente: Buen día señora, no creo que…
Carmen: No se preocupe, yo me encargo
Sirviente: Gracias (saliendo)
Andrea: Vete
Carmen: Buen día Andrea
Andrea: ¿Qué quieres?
Carmen: Ya lo sabes
Andrea: No quiero hablar de...
Carmen: Sólo quiero ver a mis sobrinas. Aunque mi oferta sigue en pie, puedes preguntarme lo que quieras (subiendo)
Andrea: Talvez lo haga (siguiéndola)
Carmen: Cada día está más grande (cargando a Hanna). ¿Caro e Isa?
Andrea: Aún duermen
Carmen: Sólo pregunta
Andrea: No tengo nada que preguntar (dudando un poco)
Carmen: Mientes fatal (sonriendo). Pero es tú elección (dejando a Hanna en su cuna)
Andrea: ¿Por qué te importa tanto?, ¿Por qué sigues insistiendo?
Carmen: Porque la quiero (Andrea puso cara de sorpresa primero y de molestia después). Igual que tú
Andrea: Yo no la quiero
Carmen: No estoy segura
Andrea: ¿Y si la quieres por qué insistes?
Carmen: No de esa manera (sonriendo), la quiero como a una hermana, como a una amiga y a ti también te quiero de esa manera, por eso insisto tanto
Andrea: ¿Cómo nos conocimos?
Carmen: Pues en tú fiesta de cumpleaños (Andrea negó con la cabeza), ah, ¿te refieres a nosotras?
Andrea: Sí
Carmen: En México, en una fiesta, en realidad nos caímos muy mal (sonriendo), diría que nos odiábamos. Tú eras la esposa de Hanz y yo siempre lo he amado
Andrea: Pero ella dijo…
Carmen: Es verdad, pero yo no lo sabía, fui a verlos y me lo contó todo, sobre su padre y Hanz
Andrea: Lo del accidente y la herencia
Carmen: Sí, te amó desde el primer momento, pero sabía que no sería correspondida, yo le dije que tenía que intentarlo, sí te amaba de verdad no podía conformarse con tu amistad. Además yo estaba segura que tú sentías algo por ella
Andrea: ¿Por qué lo estabas?
Carmen: Porque siempre que nos veías juntas te molestabas y nos viste abrazándonos varias veces
Andrea: ¿Entonces ustedes fueron amantes?
Carmen: No, jaja, ya te lo dije somos como hermanas y yo amo a Hanz y ella te ama a ti. Pero yo  sabía que estabas celosa y no era por su amistad o la nuestra, era porque sentías algo más por ella
Andrea: Sí eso es cierto, no entiendo como paso, yo tengo principios y eso esta mal, es un pecado, algo antinatural
Carmen: No es antinatural amar. Precisamente por los prejuicios de la gente estamos en esta situación. ¿Hanna te dijo por qué se caso contigo?
Andrea: Por la herencia y para salvar a su familia
Carmen: En parte, pero ella te amaba, además lo hizo porque no tenemos los mismos derechos y oportunidades que un hombre
Andrea: ¿Quién es Henry?
Carmen: Era, en realidad no lo conocí, era primo de Hanna y Hanz, murió y Hanna tomó su identidad para poder estar contigo y con las niñas
Andrea: Para seguir engañándome (molesta)
Carmen: Nadie te engaño, fue la mejor solución que pudimos encontrar, tus padres y los de Hanna estuvieron de acuerdo y tú también lo estuviste.  Era eso o alejarse de nosotros y vivir en un lugar donde no conocieran a nadie
Andrea: ¿Tú sabes quien es el padre de mis hijas?
Carmen: Es Hanna
Andrea: Pretendes que crea en lo que me dices y me mientes
Carmen: No lo hago, no te puedo decir los detalles porque eso sólo lo sabe Hanna y es a ella a quien corresponde decírtelo
Andrea: Esto no puede estar pasando
Carmen: Supongo que debe ser difícil asimilar todo lo que eres o crees ser con lo que ahora sabes y lo que sientes (tocando su hombro), pero debes ser honesta contigo misma  y aceptar lo que sientes
Andrea: No siento nada por ella
Carmen: No es a mí a quien debes decírselo, habla con ella y no te preocupes por nada, si lo que dices es verdad ella no te obligará a permanecer a su lado, ni te impondrá su presencia, sólo ten en cuenta que las niñas también son su hijas y tiene derecho a estar en su vida. (Andrea no dijo nada). Es hora de irme (saliendo)

Sirviente: Disculpe señora, su madre esta abajo, insiste en verla
Andrea: Esta bien, que suba
Marina: Hola
Andrea: ¿Qué quieres?
Marina: Sólo quiero que hablemos
Andrea: No tiene caso
Marina: Lo tiene, no puedo ver como dejas ir el amor
Andrea: ¿Amor?, y me lo dices precisamente tú que hiciste todo para alejarme de Harry y que me comprometiste con ella sólo por su dinero
Marina: Lo hice, y por eso te lo conté todo, con la esperanza de que pudieras recordar cómo te enfrentaste a mí por defender su amor
Andrea: ¿Cómo puedo creer en alguno de ustedes si todos me han mentido?
Marina: Ella no, sólo ahora y lo hizo por tu salud
Andrea: ¿Tú si me dirás quién es el padre de mis hijas, es Harry, verdad?
Marina: Ese miserable no es nada de mis nietas, su otra madre es Hanna, no se cómo ni por qué, pero es ella
Andrea: Por lo visto todos se pusieron de acuerdo para decirme la misma mentira. Es mejor que te vayas
Marina: Debes hablar con ella (saliendo)


Al día siguiente
Hanna: ¿La Señora?
Sirviente: En su habitación
Hanna: Gracias (subiendo)

Andrea: Adelante
Hanna: Buenos días
Andrea: ¿Vienes a correrme?
Hanna: ¡Caramba!, me tienes en un gran concepto (irónicamente)
Andrea: Lo siento, no quise decir eso, pero…
Hanna: No importa, y contestando a tu pregunta, no he venido a correrte. Tenemos que resolver las cosas y tengo una propuesta que hacerte
Andrea: No creo que…
Hanna: Primero escúchala. No es conveniente que nos divorciemos por ahora, acabamos de dejar atrás los chismes y escándalos por nuestra boda, además no quiero que las niñas se vean afectadas por esto. En cuanto a nosotras, me mudaré a la habitación más lejana de la casa, así no tendremos que vernos ni hablarnos más de lo necesario, algunas veces tendremos que ir a fiestas y eventos de caridad y  fingiremos un poco, pero no será algo más que tomarnos de las manos o un beso en la mejilla. Después de dos años discutiremos el tema del divorcio, cuánto dinero te daré y cuánto tiempo se quedarán las niñas con cada una. Piénsalo, más tarde vendré por tu respuesta (saliendo)

Carmen: ¡Hanna!, has vuelto (feliz)
Hanna: Hola Carmen
Carmen: ¿Has hablado con ella?
Hanna: Si, vine a hacerle una propuesta
Carmen: ¿Le pediste una oportunidad?
Hanna: No, le propuse que nos divorciemos dentro de dos años y mientras tanto sólo tendremos que hablarnos en público
Carmen: Pero Hanna, tú la amas y ella…
Hanna: Eso ya no importa, no quiero ser grosera pero debo arreglar unas cosas
Carmen: Bien, ¿puedo ver a las niñas?
Hanna: Claro, te quedas en tu casa (saliendo)

Carmen: Hola
Andrea: Hola
Carmen: ¿Cómo estás?
Andrea: Bien
Carmen: Se que me estoy metiendo demasiado, pero deberían hablar
Andrea: No es necesario, ya dijo lo que tenía que decir, sólo debo aceptar
Carmen: Nunca pensé que Hanna se comportaría así, debe estar muy dolida, te suplicó que hables con ella, necesitan arreglar las cosas
Andrea: Las cosas son como son, lo único que puedo hacer es aceptar y cumplir con nuestro trato
Carmen: Lo siento, no insistiré más, iré a ver a las niñas (saliendo)


Hanna: ¿Aún sigues aquí?
Carmen: Ya me iba, no quise molestarte (yéndose)
Hanna: Carmen espera, lo siento. No me molestas, lo decía por que es tarde y debes cuidarte
Carmen: Hanz pasará por mí
Hanna: Bien, ¿cómo te sientes?
Carmen: Sólo tengo un poco de molestias matutinas
Hanna: Lo siento (abrazándola), gracias por cuidar de mis hijas
Carmen: No es nada, sabes que cuentas conmigo, cuando necesites hablar…
Hanna: Lo sé, gracias por todo. Te acompaño (saliendo)


Horas después
Hanna: ¿Aceptarás?
Andrea: Acepto
Hanna: Aquí esta el contrato, sólo debes firmar (dándole el documento)
Andrea: (Firmando) Toma (entregándoselo)
Hanna: ¿No quieres leerlo?
Andrea: No, confió en tu palabra
Hanna: Ja (saliendo)

Paso un mes en el que apenas se veían y Hanna no le hablaba, cuando se encontraban en el cuarto de las niñas Hanna se iba si entraba Andrea o salía si ella estaba con las niñas, pero esta noche tenían que ir a una cena benéfica
Sirviente: Señora el duque la espera en el coche
Andrea: Bajo en un momento (terminando de arreglarse)
Sirviente: Permiso (saliendo)
Andrea: Espero que le guste cómo me veo (sonriendo), pero que tonterías digo (saliendo)

Andrea: Lamento la tardanza (entrando al coche). Te ves bien
Hanna: Gracias

El trayecto fue rápido pero silencioso, Andrea estaba un poco decepcionada, esperaba algún comentario por parte de Hanna, pero ésta no dijo nada, la fiesta transcurrió como lo esperaba, Hanna sólo la tomo de la mano cuando bajaron del coche y le dio un beso en la mejilla cuando las fotografiaron y la volvió a tomar de la mano para ayudarla a subir al coche, el trayecto de regreso fue igual de silencioso, ella se sentía incómoda, mientras que Hanna parecía indiferente, era como si viajara sola.

Andrea: Buenas noches
Hanna: Buenas noches (subiendo)

Hubo más fiestas y reuniones y la situación era la misma, Hanna no hablaba con Andrea y en las fiestas sólo le decía lo indispensable y se portaba cariñosa cuando las observaban atentamente. En esta ocasión Andrea había tomado un poco y estaba molesta por la actitud de Hanna, le molestaba su indiferencia y que la ignoraba constantemente.

Hanna: Buenas noches (subiendo)
Andrea: Ahora no espera ni que le responda (siguiéndola)

Hanna: ¿Necesitas algo?
Andrea: ¿Qué te pasa?
Hanna: ¿Disculpa?
Andrea: ¡Qué clase de modales tienes!
Hanna: Eres tú quien entra en mi habitación sin tocar, ¿y soy yo la que no tiene modales?
Andrea: Tan poco me toleras que no puedes esperar a que te responda. ¿Por qué te portas así conmigo?
Hanna: Es mejor que vayas a dormir, has bebido mucho
Andrea: No voy a ningún lado hasta que respondas (acercándose a Hanna)
Hanna: ¿Qué quieres?
Andrea: Yo… Bésame (susurrando)
Hanna: ¿Quieres que te bese?, si recuerdo bien, sólo pensar que nos hemos besado te causa repugnancia, así que… (Andrea se acerco a ella y la beso, Hanna no le correspondió y la aparto), en ese caso me ire yo (saliendo)
Andrea: ¿Qué me pasa? (llorando)

Durante una semana Andrea no vio a Hanna, un día la encontró en la habitación de las niñas y decidió hablar con ella.
Andrea: Espera, ¿podemos hablar?
Hanna: Ahora no tengo tiempo, más tarde (saliendo)

Horas después
Andrea: ¿Aún tardaras mucho? (entrando al despacho)
Hanna: Si
Andrea: Regreso después (saliendo)
Hanna: Espera, ¿de que quieres hablar?
Andrea: Quiero disculparme por lo de la otra noche
Hanna: No hay problema
Andrea: También quiero disculparme por el golpe que te di aquel día
Hanna: ¿Eso es todo?
Andrea: No, me gustaría que intentáramos ser amigas
Hanna: Pues a mí no
Andrea: ¿Por qué? (decepcionada)
Hanna: Tengo todas las amigas que necesito, si me disculpas, tengo mucho trabajo (Andrea salio sin decir nada)

carlagrif

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por montsejade0847@gmail.com el Mar Nov 10, 2015 10:52 pm

Conti ya estoy desesperada por leer

montsejade0847@gmail.com

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 04/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por montsejade0847@gmail.com el Jue Nov 12, 2015 7:57 pm

Q pasó porqué no as subido la con ti, espero y escribas pronto y te encuentres bien

montsejade0847@gmail.com

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 04/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por andyvolkatin el Vie Nov 13, 2015 10:40 pm

Hola Very Happy
muy buenos los capítulos
esta novela la he seguido desde el otro foro
esta Andrea no recuerda nada y estas propuestas de Hanna pero bueno tiene un poco de razón por como actúa y reacciona Andrea
síguela no la dejes así esperando continuacion
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 459
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR ANTE TODO

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.