Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por flakita volkatina el Miér Mar 02, 2016 6:47 pm

Hay mi Lena se enamoró.. solo hace falta Yul. No abandones much el fic xfa
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 23
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Omg

Mensaje por Zanini-volk el Jue Mar 03, 2016 9:22 am

Ta genial,no la dejes por mucho tiempo.

Zanini-volk
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Zaeta el Lun Mar 07, 2016 10:15 pm

CAPITULO XIII

Después de empacar corrió a empacar sus cosas, se sentía expectante, emocionada y antes de que se diera cuenta había llegado Sven para ayudarle con su equipaje. Llegó a la casa donde se hospedaban sus padres casi entrada la noche, había pasado mucho tiempo buscando regalos para ellos.
-¡Lena!- gritó su hermana emocionada saltando los escalones del pórtico para abrazar a la pelirroja.
Lena besó a su hermana en la cabeza y le abrazo con fuerza- hermanita, ¿Cómo estás?
-bien… muy bien- respondió Katya con una enorme sonrisa- ¿y ellos?- preguntó frunciendo el ceño señalando a los hombres que esperaban en el auto.
-son… amigos del trabajo- contestó- ¿Por qué no entras a avisarle a mis papás? Yo aún tengo que despedirme…
La chica asintió alegremente, dio media vuelta y entro corriendo a su casa.
-¿pasaran las fiestas con Yulia?
-no exactamente-respondió Domen- estaremos en la mansión pero cada uno con su familia…
Sven rio- para Domen su novia es toda una familia- se burló
-ahora que lo mencionas, tal vez este año deberíamos pasarlo con Volkova- comentaba- siempre se queda sola en la mansión.
-ella lo prefiere así… -terció Sven encogiéndose en hombros- te dejamos nuestros números, si se te ofrece cualquier cosa llámanos- dijo extendiéndole una tarjeta a la pelirroja.
-gracias… feliz navidad y año nuevo- dijo en son de despedida
-igualmente- repitieron ambos agentes antes de subirse al auto y marcharse.
Lena iba subiendo ya el pórtico con su maleta cuando irrumpió toda su familia para recibirla cálidamente. Todos felices porque por fin estaban todos unidos.
Entro a la casa, se veía tan linda decorada con motivos navideños. El lobby era enorme justo en el centro aguardaba el árbol de navidad rodeado por cajas con moños, Lena sonrió y sacó uno por uno los presentes para su familia dejándolos al pie del árbol.
-¿todavía te molestaste en comprarnos algo?- replicó su madre- esta sera la mejor de las navidades solo porque tu estas aquí- dijo abrazándola.
-déjame llevarte a tu habitación-le irrumpió su hermana halándola del brazo.- las personas que nos trajeron nos dijeron que esta habitación estaba reservada
-¿Qué? ¿Cómo que reservada?- preguntó mientras subía casi a tropel las escaleras.
-solo hay cuatro habitaciones en esta casa… nos dijeron que escogiéramos a excepción de esta- dijo girando el pomo de la puerta abriendo por fin el misterioso cuarto.
Lena estaba impresionada, ese cuarto era la copia fiel de su habitación en la mansión. La ubicación de los muebles, la decoración todo era igual. Sonrió pensando en que aquello era un detalle de la morena.
-parece que no es necesario preguntarte si te gustó- terció su hermano que iba subiendo en compañía de sus padres.
-creo que lo mejor será dejar descansar a Lena- comentó su Padre quien había subido la maleta de la pelirroja.
-gracias, papá…- agradeció cogiendo la maleta
-¿puedo quedarme un rato contigo?- preguntó Katya
-vamos Katya, no insistas- le reprendió su madre
-déjala…- continuó la pelirroja- no me molesta pasar un rato más con mi hermanita- dijo abrazando a Katya
-bueno, pero no te desveles- le dijo Sergey Katin a su hija menor.
La pelirroja le sonrió y guiñó un ojo a su hermana- pasa
-¿Cuánto tiempo estarás de vacaciones?- le inquirió su hermana sentándose en la orilla de la cama.
-en cuanto terminen las fiestas me iré… Yulia quería que estuviera un tiempo con ustedes- dijo mientras acomodaba algunas cosas en el buró
-tu jefa es genial- afirmó
-¿eso piensas?- preguntó con una tierna sonrisa
La chica asintió- nos cambió la vida, y ¡yo estoy sana!-exclamó- y tú también… te ves feliz- agregó
-¿y que… antes no lo parecía?- le cuestionó en medio de una risita
Katya se puso de pie- no, la verdad es que no…-respondió- siempre estabas tensa, preocupada, triste… eras gris.
La pelirroja alzó el ceño, sorprendida por la descripción de su hermana. Había pensado todo ese tiempo que aquellos sentimientos pasarían inadvertidos por su familia, pero no para Katya. Le sonrió nuevamente a su hermana.
-es cierto…-musitó- pero no me arrepiento de nada, y volvería a recorrer el mismo camino con gusto…
-pero no entiendo…-continuó
-¿Qué cosa?- preguntó sin entender
-¿porque estabas tan nerviosa la primera vez que nos visitaste?
Lena dudó- bueno es que… yo… como me fui sin avisar… pensé que estarían enfadados…-mintió. ¿Cómo admitir que realmente estaba nerviosa, pero por miedo a que sus padres descubrieran la oscura verdad?
-claro que nos enfadamos- espetó- Papá estaba muy molesto, creímos que nos habías abandonado- confesó con un dejo de tristeza- y no podía culparte… siempre te has merecido una vida mucho mejor
-no digas eso- le consoló abrazándola- pensé tanto en ustedes, los extrañe tanto…
-¿Por qué no nos llamaste?- le inquirió Katya intentando no llorar
-yo… - enmudeció, no sabía que decir.- ya pasó… -vio a su hermana sonreír
-ahora estas aquí…-musitó limpiándose una lágrima furtiva.- te dejare descansar-dijo antes de besar la mejilla de su hermana y salir de la habitación.
La pelirroja permaneció en silencio ensimismada, llegando al grado de preguntarse ¿Qué pasaría si su familia se enterara de la verdad? Pero no tenía ningún caso… no tenía ningún caso porque ahora estaba completamente enamorada de Yulia Volkova.
Se preparó para dormir, se recostó clavando la mirada en el techo. –“te echare de menos”- recordó… esa misma mañana había amanecido en los brazos de la morena. Se giró sobre su lado izquierdo y observó el espacio vacío en la cama para después sonreír.
-No ha pasado ni un día lejos de ti… y ya te extraño…-susurró antes de quedar profundamente dormida.
Abrió los ojos y se estiró, hace mucho que no dormía tanto. Soltó una risita de solo recordar porque. Bajó al comedor donde la esperaban todos en la mesa y el gran desayuno que había preparado su madre como bienvenida.
-me siento halagada- admitió al sentarse frente a su madre y a lado de Katya.
-aún no sé qué debo preparar en víspera de navidad- confesó su madre
-haz lo mismo que todos los años, mujer- terció su padre
La mujer hizo una mueca- ¡claro que no! Esta será una noche diferente- exclamó- solo míranos, tienes a una hija realizada que nos ha apoyado incuantificablemente y Katya esta tan mejorada… de ninguna manera puede ser igual que antes…
-no tienes que esforzarte mamá- apeló la pelirroja- tu espagueti y pollo horneado han sido una tradición, y a nosotros nos encanta, ¿no es verdad?- les preguntó a sus hermanos quienes asintieron casi al instante.
-esa es la cena de víspera de navidad. No aceptare otra cosa- chilló Sergey, el hermano menor.
-¿lo ves mujer?- inquirió su esposo.
-bien…- resopló Inessa- ¿también quieren puré de papas?
-¡Siii!- respondieron los tres hijos al unísono estallando en risas después.
En la víspera de navidad todos tenían ocupación. Sergey y su hijo se habían dedicado a arreglar el comedor y Lena y Katya ayudaban a su madre en la preparación de la gran cena.
-Lena… ¿podrías explicarnos porque nos trajeron a Moscú?- preguntó Sergey Katin a quien le pareció un bien tema de conversación.
-fue idea de Yulia- respondió- de hecho… me lo dijo cuándo ustedes ya habían llegado a Moscú
-fue muy raro…-intervino Katya- incluso nos dieron un permiso en la escuela a Sergey y a mi…
-¿un permiso, para qué?- le cuestionó Lena
-para faltar a la escuela y presentar los exámenes después- contestó su hermana
-son como vacaciones adelantadas- terció su hermano- y todo gracias a tu jefa… dicen que tiene comprada toda Rusia.
-¿Quién dice eso?- interrogó Inessa.
El chico se encogió en hombros- en las calles… que Yulia Volkova es dueña de Rusia… ese es su nombre, ¿no?
-es su nombre… pero no deberías de creer todo lo que la gente dice- espetó- y tal vez lo digan por envidia…- objetó la pelirroja.
-a veces los rumores llevan consigo algo de verdad- dijo su Padre frunciendo el ceño- la manera en la que se maneja es poco ortodoxa, eres el mejor ejemplo Lena… te trajo aquí de la nada… sin hablar con nosotros, sin darte oportunidad a despedirse… seguro que está acostumbrada a obtener siempre lo que quiere.
-obtener lo que uno quiere no tiene nada de malo, Sergey- increpó su esposa- es víspera de navidad… ¿Por qué no te comportas?- masculló.
-muy bien… será una plática para después-sentenció con cierta indignación.
Lena hizo una mueca de molestia.- no habrá nada de qué hablar- arremetió- no quiero que hagan ninguna insinuación acerca de Yulia- dijo con poca paciencia, sorprendiendo a todos en la mesa. -¿está claro?- les preguntó.
Katya sonrió traviesa, se levantó y haló a su hermana dejando la pregunta al aire.
-vamos a abrir los regalos- chilló emocionada- ¡ya son las doce!
Detrás de ellas venia el resto de la familia, al final Sergey Katin con pies de plomo. Cada uno tomaba su regalo, Lena repartió los que les había comprado hace días felicitándolos y dándoles un beso, por ultimó tomó el de su Padre. –Lo siento, no tenía por qué hablarles así- se disculpó dándole el obsequio.
Inessa le dio un codazo a su marido que no respondía. –Yo también lo siento… -dijo abrazando a su hija.
-queda un regalo…-afirmó Katya estirándose para alcanzar una pequeña cajita que estaba detrás del árbol. –es para ti, Lenka…
-¿para mí? ¿De quién?- cuestionó a los presentes, pero estos solo se encogieron en hombros. Sin más abrió la cajita mientras un nombre se le agolpaba en la mente. No cabía en su asombro, era un hermoso collar plateado, le colgaba un dije circular, al verlo mejor se dio cuenta que en el interior estaba formada la letra “L” con pequeños diamantes.
-¡Dios mío, esa joya debe de ser carísima!- exclamó su madre con gran asombro mientras se llevaba una mano al pecho.
-¿y de quién es?- inquirió Katya
Debajo del forro había una nota, Lena la desdobló con cuidado:

Mi querida Elena… disculpa mi atrevimiento, pero no pude evitar tener siquiera un gesto contigo. Espero que sea de tu agrado.
Yulia Volkova.

Lena no pudo ocultar su enorme sonrisa al pronunciar su nombre- ha sido Yulia…- musitó un tanto ensimismada.
-eso ya lo sabíamos-chilló su madre.
-¿pero porque te envió un regalo?- preguntó su padre.
-le pareció apropiado- intervino su madre.
La pelirroja volvió a colocar la nota y el collar en la pequeña cajita ante la vista de todos.
-¿no te la pondrás?- le pregunto su hermano menor.
Ella negó con la cabeza. –Es ella quien tiene que ponérmelo- musitó.
-¿Por qué?- arremetió su hermano.
-porque es un símbolo de amistad, tonto- le reprendió su hermana.
-bueno… son suficientes emociones por un día- declaró su padre- vámonos a dormir… que mañana es navidad.
-ya oyeron a su padre, todos a la cama- ordenó Inessa.
Katya se colgó del brazo de la pelirroja mientras caminaban hacia sus habitaciones.
-¿no la llamaras para agradecerle?- le preguntó observando la cajita.
-lo hare… pero no ahora, no quiero importunarla-contestó con soltura.
-si tú lo dices…-terció soltándole el brazo- buenas noches… y feliz navidad- le deseo siguiendo su andar en el pasillo.
Lena entró a su habitación, dejó la cajita en el buró posicionado a lado de la cama. Intentaba dormir pero se despertaba de vez en vez con ansiedad, todo era igual, el cuarto, la cama… pero le faltaba algo… miró la cajita en su buró y suspiro intentando volver a conciliar el sueño. -¿Cómo estará Yulia?- se preguntó.
La morena seguía en su despacho, no tenía apetito de salir, prefirió quedarse en casa como en todos los años. Tocaron a su puerta, y después de un “pase”, apareció Steven del otro lado.
-¿mmm? ¿No deberías estar celebrando?- le preguntó la morena.
Steven hizo una media sonrisa- tú también deberías…
-bueno…- dijo levantándose de su asiento y deshaciendo algunas arrugas de su ropa- ¿Qué se te ofrece?
-es Shapovalov…- dijo con una sonrisa- tiene intenciones de venir a Moscú… la pregunta es... ¿se lo permitiremos?
Yulia se acercó a Steven y le dio una palmada en la espalda encaminándolo hacia la puerta. –Se lo permitiremos…- afirmó- pero vigílalo, y mantenme informada de todo lo que haga… -agregó mientras caminaba por el pasillo.
-Yulia… ¿Estas segura?- le inquirió- podemos terminar esto mucho antes de empezarlo…
-no…-musitó- la amenaza no es solo Shapovalov… sino la idea de que yo no merezco ser líder…-comentó- no quiero inspirar a que crezca esa idea…
-bien, daré las ordenes- dijo dando media vuelta.
-por cierto, Steven…- le llamó haciendo que se volviera- feliz navidad
El chico sonrió e inclinó la cabeza- feliz navidad Volkova.
Los días pasaron lentamente, aunque Lena disfrutaba a su familia no podía dejar de extrañar a Yulia, llamó al número que le dio Domen para agradecerle, pero la morena había salido desde temprano y no sabía cuándo regresaría. Dejó pasar los días pero su ensimismamiento se estaba volviendo extraño para el resto de su familia.
-te volviste independiente en tan poco tiempo- dijo su madre entrando a su habitación, Lena estaba sentada en un sofá individual con un libro en las manos.-ya no nos necesitas- comentó su madre con calma.
La pelirroja se incorporó sobre su asiento y la miró con el ceño fruncido.- ¿de qué hablas?
-has venido a pasar estas fiestas con nosotros porque así estas acostumbrada- comenzó a decir- pero no es aquí donde quieres estar…
-¡¿Cómo…?!- inquirió sorprendida.
- ay hija…-contestó en medio de un suspiro, se sentó en la cama quedando frente a la pelirroja- ¿recuerdas cuando te gustaba aquel chico en tu escuela? Yo fui la primera en saberlo… y no precisamente porque tú me lo dijeras.
Lena se ruborizó, por inercia alzó el libro que leía intentando cubrirse. –no sé a qué viene todo esto.
-cuando vivían mis padres pasábamos la navidad con ellos y el año nuevo con mis suegros, si quieres puedes hacer lo mismo… sé que hay un muchacho que te roba el pensamiento…-explicó con una cómplice sonrisa, la pelirroja hizo una mueca borrando la sonrisa de su madre.- ¿es un muchacho, no?
Lena resopló- mira mamá… agradezco lo que me dices pero…
-no me digas que es Yulia- le interrumpió.
-¿eso sería un problema?- preguntó retadoramente
-¡Por Dios, Lena!- exclamó para luego serenarse- ¿Qué es lo que sientes por esa muchacha? ¿La quieres?- le preguntó con tranquilidad. Lena asintió. Su madre sonrió sin ganas. –En definitiva no me gusta- comentó- pero el amor nunca es un problema sino una bendición…
-mamá… te juro que solo pasó, yo no lo busque- dijo a modo de disculpa.
Inessa se levantó para abrazar a su hija.- lo se… y quiero que sepas que no es malo eso que sientes… y que nadie te diga lo contrario, ni siquiera yo.
Lena sonrió- gracias mamá- musitó soltándose del abrazo y dirigiéndose a su cajón para sacar la ropa que había llevado.
-les diré a todos que te vas, te esperaremos abajo- le anunció antes de salir.
Lena tomó el teléfono de su cuarto y llamó al único número que tenía.
-¡Domen!- chilló la pelirroja cuando por fin le contestaron- ¿puedes venir por mí?
-¿ya?- preguntó el chico- ¿estás segura?
-sí, ¿puedes?- volvió a preguntar
-si… si puedo- respondió- estoy haciendo algo, paso por ti en una hora- le anunció.


Última edición por Zaeta el Vie Mar 18, 2016 7:46 pm, editado 2 veces

Zaeta

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 16/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por flakita volkatina el Miér Mar 16, 2016 12:25 am

Ohhhhhhhh peliroja enamorada jajajaja
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 23
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por lapoty el Miér Mar 16, 2016 12:43 pm

conti porf a

lapoty

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 14/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Zaeta el Vie Mar 18, 2016 7:44 pm

Gracias flakita volkatina y lapoty por comentar ^^


CAPITULO XIV


El recoger todas sus cosas le tomó más tiempo del que esperaba, cuando hubo bajado al lobby de la casa ya le quedaban escasos minutos. Su familia la había esperado en la sala, al oírla bajar se aglomeraron en la salida.
-así que has decidido volver- terció su padre- tu madre nos ha dicho que te necesitan con urgencia en el trabajo, ¿en verdad no puedes posponerlo?
Lena miró a su madre quien le guió un ojo- gracias por todo…
Katya y Sergey la abrazaron. Su padre habló- eres parte de esta familia… no tienes nada que agradecer, dale nuestros saludos a Yulia.
-lo haré- terció sonriendo.
El timbre de la puerta sonó, fue Sergey, el hermano menor de Lena quien abrió dejando pasar a Domen.
-buenas tardes- saludó mirando a todos los presentes.- ¿puedo llevar tu maleta?- le preguntó a la pelirroja.
-si Domen, gracias- contestó. Se giró y le dio un último abrazo a su familia.-prometo visitarlos pronto- afirmó.
Domen se encargó de subir la maleta, de abrirle y cerrarle la puerta del coche.
-¿Por qué no ha venido Sven contigo?
-Yulia le pidió que la acompañara hoy… hemos estado ocupados…
-¿Volverá a la mansión antes de la media noche?- le interrumpió
El chico sonrió- claro que sí- respondió- de hecho, los chicos y yo hemos decidido celebrar juntos el fin de año- le anunció- Yulia no podrá negarse
Lena rio- ¿suele negarse?
-muy a menudo- afirmó- pero es la primera vez que alguien la acompañara- dijo viéndola a través del espejo retrovisor.
Llegaron sin contratiempos a la mansión, Lena creyó que su ansiedad desaparecería al llegar a aquel lugar, pero esta solo se incrementó. Domen le ordenó a un hombre que llevara la maleta a la habitación de Elena, mientras tanto él la encaminó a la sala donde los esperaba Ana, una chica de cabello castaño que resulto ser la novia de Domen.
-Ella es Elena Katina, es invitada de Yulia- le decía a su novia.
Ambas mujeres se saludaron cortésmente. –Bueno, tenemos que alistarnos para la noche- terció- ¿Qué te pondrás?- le preguntó a Lena sujetándose del brazo del chico.
La pelirroja dudó- no lo sé…
Ana torció la boca. –eso tenemos que arreglarlo… Domen no nos esperes, estaremos muy ocupadas- dicho esto, tomó a Lena del brazo y la haló. –Si Volkova no inundó tu armario de bonitas prendas me molestare mucho- comentó
Lena la frenó sujetándose del pomo de una puerta. –aquí es…
-oh… lo siento, debí preguntar antes-confesó riendo entrando a la habitación.
La pelirroja se dirigió al closet que era un pequeño cuarto contiguo.
-¿y no sabes que ponerte?- reprochó, de inmediato sacó varios vestidos en diferentes tonalidades y los extendió en la cama.- ¿Cuál te gusta más?
-todos son muy hermosos, ¿no crees?
-lo son… solo hay una forma de saber cuál es el indicado, pruébatelos-le animó
Lena la miró divertida, tomó todos los vestidos y se los llevó al armario. –Puede ser divertido- pensó. El primer vestido era de un tono perla, liso, de corte de tubo que le llegaba hasta las piernas y de escote en la espalda. El segundo era de corte princesa el tono del corseé beige con acabados negros y el de la falda negro, el escote sujeto al cuello. En cuanto salió del armario ambas chicas negaron con la cabeza y rieron por el acuerdo. El tercero era un hermoso vestido en tono azul rey de corte de princesa hasta el suelo y escote de corazón, con encajes en el corseé en tono blanco y un par de volantes que terminaban encajándose en la cintura acentuando la figura de la pelirroja.
Ana se puso de pie y rodeo a Lena un par de veces.- ¡estupendo! Yo creo que es este…
-esta hermoso… ¿Por qué nos vestiremos tan elegantes?- preguntó, evidentemente no estaba acostumbrada a recibir el año de forma tan fina.
-¿no te dijo Domen? No te preocupes lo regañare en cuanto baje- dijo guardando los demás vestidos al armario- Yulia y los demás fueron a un evento con los demás miembros del consejo, apenas regresaran a tiempo para la cena… ellos marcharon muy elegantes y para no desentonar vamos a vestirnos igual…- dijo haciendo una pausa larga- es una sorpresa… -murmuró por lo que Lena rio.
-está bien- dijo también murmurando. Lena miró el reloj- me daré una ducha…
Ana asintió- llámame cuando termines, aún tenemos que peinarte… ¡Serás una diosa!- agregó agitando ambos pulgares antes de irse.
Lena se contempló una vez más al espejo, sonrió ante su reflejo le gustaba lo que veía y pensar que el trabajo aún no estaba terminado la emocionaba. Se tomó su tiempo bajo el agua, no había prisas, después de todo la morena no llegaría sino hasta en la noche. Estaba terminándose de secar el cabello cuando llamaron a la puerta.
-Elena… ¿ya estas lista?- preguntó Ana del otro lado de la puerta. Llevaba consigo una bolsa grande que dejó caer sobre la cama.
La pelirroja abrió la puerta rápidamente. –sí…
-perfecto- contestó la chica entrando a la habitación. -¿alguna vez te has planchado el cabello?- Lena negó con la cabeza- pues ya está, sorprenderemos a Volkova- afirmó. De la bolsa sacó varias cosas entre ellas la plancha…- relájate, solo déjate consentir- dijo esto agitándole el cabello.
Tardaron alrededor de una hora y fracción entre alisarle el cabello, buscar el peinado apropiado y el maquillaje. Un peinado semi-ondulado que la hacía ver increíblemente sensual.
-¡que bárbara! Podría postularte a Miss Universo- le aseguró Ana
Lena sonrió halagada- no me adules- suplicó
Ana se encogió en hombros- está bien… bajemos, Olga debe de estar por llegar… o ya llegó- comentó mientras guardaba sus cosas en el bolso.- Olga es la novia de Sven- explicó.
Lena asintió casi instintivamente- ¿Cómo es que jamás las he visto por aquí?- preguntó.
-nunca venimos a la mansión, solo hoy, que es una ocasión especial… Yulia lo permitió- contestó mientras bajaba las escaleras acompañada de Lena.
-¿Yulia lo permitió…?-repitió
Ana la miró ceñuda- ¿es enserio? ¿Vives aquí y no lo sabes?- le inquirió- esta no es solo una casa, es una fortaleza. Nadie llega hasta aquí sin la autorización de Yulia- agregó.
-bueno, es que jamás me condicionaron- se excusó.
-entiendo…-musitó. Al bajar se encontró con una rubia que llevaba consigo un elegante vestido rojo. –Hola Olga… déjame presentarte a Elena Katina
-Así que tú eres Elena- terció con confianza saludando a la pelirroja con un beso en la mejilla
-díganme Lena, por favor- suplicó cortes
-bien, ustedes ya están listas- dijo haciendo un ademan señalándolas respectivamente- háganse compañía mientras me arregló- añadió alejándose.
Ambas chicas se miraron y sonrieron, Lena le hizo una señal de sentarse en la sala.
-has sido toda una sorpresa para todos- expuso- Domen no ha podido guardárselo.
-también es una sorpresa para mí- alegó- no esperaba una celebración- confesó
-¿entonces porque regresaste antes? Seguramente tu familia tendría preparado algo…
-es… difícil de explicar- dijo intentando zafarse del tema. Yulia le había pedido discreción y no planeaba traicionar su confianza.
-no quieres hablar del tema, ¿cierto?- le preguntó amablemente. Lena negó con la cabeza. –no te preocupes… incluso Sven deja de decirme muchas cosas- murmuró bajando la mirada- es comprensible, ¿no? Su trabajo es peligroso…
-lo es…- se limitó a decir
Olga suspiró- ¿hasta dónde llegaremos por estos hombres?- preguntó más para sí que para Lena- hubo una vez en la que Sven me dejó… quiero decir… terminó nuestra relación -explicaba concentrada en su relato- según él no me quería…-decía mientras jugaba con sus manos- tontamente le creí… fue por Ana que me enteré de la dichosa guerra y del riesgo que corría con él… - se giró para mirar a la pelirroja- y no me importaba.
-¿Por qué me cuentas esto?- preguntó en un murmullo
Olga le sonrió y miró como si fuese su confidente- es solo un testimonio de porque estoy aquí…-declaró- después de todo, somos las únicas personas que no pertenecen a la “organización” y a las que permitieron estar aquí, ¿no?
Lena no sabía que contestar, gracias al cielo venia entrando Ana con un hermoso vestido fucsia del brazo de Domen.
-Se adelantaron… ya vienen para acá- dijo Domen- Elena no pienses que somos descorteses, pero vamos a esconderte.
Los ojos de Lena se abrieron como platos, miró a Olga y luego a Ana intentando apelar esa decisión.
-es parte de la sorpresa- continuó Ana- vamos, será divertido- le animó
-está bien…-gruñó dándose por vencida
Domen sonrió victorioso- te llevare al despacho de Yulia- dijo tendiéndole la mano para guiarla.
Muchas veces había pasado por esa puerta, pero jamás había entrado, de hecho, jamás había explorado la mansión completamente y hasta ahora se daba cuenta.
-no ha de faltar mucho- dijo Domen convencido- enviare a Steven por ti
-Domen- le llamó- ¿Por qué tanto misterio?
El chico sonrió aún más- tu eres lo más parecido a una “amiga” para Yulia… apuesto a que no podrá negarse a festejar con nosotros si tu estas presente.
-¿y si no le importa?- le inquirió bajando la mirada. Domen lo notó.
-claro que le importa… ha estado contando los días para que regreses- reveló
La pelirroja lo miró como si de una broma se tratase, seguramente solo lo decía para hacerla sentir mejor. Aun así decidió esperar alrededor de diez a quince minutos hasta que la puerta se abrió nuevamente. Steven la miró sin ninguna expresión en el rostro.
-así que tú eres lo que me han mandado a buscar- terció suspirando- te ves muy bien- dijo inclinando la cabeza.
-gracias… ¿vamos?-preguntó la pelirroja haciendo un ademan con la mano que le indicaba salir de la oficina.
-andando- contestó. Se giró y caminó escoltando a Lena hasta el comedor.
Steven se detuvo y detrás de él, Lena, Yulia les daba la espalda, todos los demás apretaban los labios en un intento por no descubrirse antes de tiempo.
-Yulia, te buscan- le dijo Steven haciéndola girarse.
-¿Qué?- preguntó sin entender.
Steven se hizo a un lado dejándole ver a la pelirroja. A Yulia se le descolgó la mandíbula, no dijo nada y para Lena esa reacción valía más que mil palabras. Sonrió y caminó hacia Yulia, la morena parpadeó un par de veces antes de volver a su antiguo semblante, recibió a Lena como a una dama besándole la mano.
-me robaste el aliento- le confesó en un susurro. –Por esta vez se han salido con la suya- terció la morena girándose hacia los demás.
Los presentes la miraban con una gran sonrisa, como si hubieran obrado una travesura.
Yulia giró la cabeza a modo de desaprobación, tomó a Lena de la mano y la guió a su asiento justo al lado del suyo. Aparto la silla para que la pelirroja se sentara y luego se sentó en el propio. Todos los demás la imitaron.
-por favor ignora a estos tontos- dijo con una sonrisa- ¿Por qué les has hecho caso en venir?
Lena hizo una mueca, no quería que Yulia pensara que solo estaba ahí por una súplica de sus amigos. –Ha sido una sorpresa para mi tanto como para ti…- respondió, dejando aún más confundida a Yulia. Se inclinó hacia la morena para que nadie más escuchara lo que iba a decirle. –nadie me ha pedido nada, he venido porque te echaba de menos- murmuró.
La morena le sonrió como solo ella sabía sonreírle, bajó brevemente su mirada buscando algo en la pelirroja, suspiró y regresó la vista hacia los demás. Lena lo notó.
-disculpen- expresó poniéndose de pie- acompáñame…- diciéndole esto último a Yulia. Esta asintió.
-esperen, ¿nos abandonan?- les cuestionó Sven.
-ahora regresamos…- se limitó a responder la pelirroja.
Lena guió a Yulia hasta su habitación, la pelirroja tomó del buró la cajita que había recibido en navidad y la puso en las manos de Yulia.
-quiero que me la pongas…
La morena sonrió, cogió el collar y se lo colocó a Lena mientras esta se sujetaba el cabello.
-¿no dirás nada?- le inquirió la pelirroja.
-¿Qué más necesitas saber?
-¿me has extrañado?
-por supuesto- respondió asintiendo.
-demuéstralo- le reto.
Una media sonrisa se formó en el rostro de Volkova- lo haría, pero no quiero desarreglarte- se burló haciendo reír a la pelirroja.
-es enserio- le reprochó.
-lo digo muy en serio, no soy culpable si el asunto te resulta risible- se defendió- no soy capaz de tocarte sin sentir el impulso de hacerte mía.
-quédate quieta- le ordenó a la morena. Le acarició el rostro con las manos y le besó suave y delicadamente. Sintió a la morena abrazarla por la cintura apretándola contra sí. –Quieta…- le recordaba.
La morena rio, alzó la mano para acariciar la mejilla de Lena- bajemos ya, no soportaré más si me sigues provocando de esa manera…
-fatalista…-le condenó besándole nuevamente y saliendo de su habitación.
Yulia alcanzó a su interlocutora abrazándola por detrás, aspiró brevemente su aroma y luego besó su cuello.-hermosa…- concluyó riendo divertida.
Volvieron al comedor como si nada, había una apasionante discusión de modas por parte de las damas en las que participaban esporádicamente los hombres.
-¿Por qué se han demorado tanto?- inquirió Steven algo incómodo con el actual tema.
-Elena quería hablar en privado…- resolvió la morena tomando asiento imitando a Lena.
Sven se puso de pie casi de inmediato- quiero hacer algo antes de que acabe el año- les dijo, miró su reloj al cual solo le quedaba media hora antes de rebasar el lapso.- quiero que todos ustedes sean testigos- de la bolsa de su saco obtuvo una pieza metálica que ocultó en la mano. Se arrodilló frente a Olga quien lo miraba atenta y sorprendida. –Olga, amor… ¿me harías el gran honor de ser mi esposa?
La rubia se llevó las manos a la boca- ¡claro que sí!- chilló emocionada.
Sven le colocó el anillo torpemente víctima de los nervios, se levantó solo para abrazar a su ahora prometida.
-muchas felicidades Sven- terció la morena acercándose a la pareja para felicitarles con un abrazo. Todos los demás la copiaron felicitando a sus amigos.
Domen se escabulló y regresó con una botella de sidra en las manos. –Es hora de brindar- exclamó al momento que empezaba a quitarle el corcho a la botella.
-veamos quien será el próximo a casarse- intervino Ana.
El corcho salió despedido, rebotó en el techo y de regreso cayó sobre la cabeza de la pelirroja quien se encogió al sentir el diminuto tapón chocándose contra ella.
-Domen, debías de tener más cuidado- le reprendió de inmediato la morena.
-no me ha dolido nada- le interrumpió halándola del brazo hacia ella- de verdad…
-serás la siguiente- celebró Ana.
Yulia enarcó una ceja se volvió hacia Lena y pateo el corcho que yacía en el suelo. –Es solo un corcho…- recalcó
-no seas aguafiestas Yulia- le calmó Steven- además el año pasado me cayó a mi… y mírame
-qué pena por ti- se burló Domen, recibiendo la dura mirada de Steven.
-tienes que creerlo para que se cumpla- le convenció Ana.
-¡ya está! No deben preocuparse… de todas formas no creo en esas cosas- terció Lena.
-no digas eso- dijo la morena bajando la mirada- ahora dirán que te he robado la ilusión- masculló haciendo reír a todos.
-como si no fuera verdad…-comentó Sven por lo bajo pero Volkova lo había escuchado.
Lena llamó la atención de la morena acariciándole el cabello.- ¿Cuánto tiempo queda?- preguntó.
Steven miró su reloj- si quieren vamos saliendo al balcón, es poco lo que falta…
Domen se había encargado de servir la sidra en las copas y empezaba a repartir las copas a todos. –No creo que podamos ver nada- terció refiriéndose a fuegos artificiales- pero igual si quieren intentar…
-y yo soy la pesimista- ironizó Yulia. Tomó a Lena de la mano y la guió hasta el balcón, y detrás de ellas venían todos los demás.
Faltaba menos del minuto y ya se veían luces de colores desparramándose en el cielo seguidas de un estruendo.
-¿listos? –Preguntó Sven- 9…8…7… otro año juntos, amor- interrumpió al abrazar a su prometida.
-5…4…3…-continuaba Steven- ¿Qué esperan? ¡¡Bésense!!- le exclamó a sus amigos.
Lena se volvió para ver a Yulia a la cara, sus ojos brillaban, le sonrió, sabía precisamente lo que pasaba por la mente de la morena, pero no estaban solas, no podían… Fue Yulia quien rompió la distancia entre ellas posesionándose de sus labios, fue un beso corto pero tierno, se miraron sonrientes cuando se separaron. La morena giró el rostro hacia los demás, Steven era el único que se alejó del grupo al otro extremo del balcón mientras que Domen y Sven seguían ocupados con sus respectivas novias.
-¿cerciorándote de que no nos hayan visto?- le preguntó la pelirroja con una sonrisa.
-no, no es eso…-respondió agitando la cabeza- esperaba que se burlaran pero… se lo han perdido…
-Feliz año- le susurró al oído dándole un abrazo.
-que lo sea para ti, pelirroja…
-Steven, vuelve… no te ignoraremos más- gritó Domen.
El chico rubio hizo caso, regresó con los demás donde lo aprehendieron en un abrazo.
-¡Abrazo de grupo, hermano!- chilló Sven- Ven Yulia…
La morena, después de rodar los ojos se acercó a los chicos y los palmeó a cada uno en la espalda.
-eso no es un abrazo- se quejó Domen- ¿acaso debemos pintarnos el cabello de rojo para que nos des un poco de cariño?
A Lena se le subieron los colores al rostro, no lo sabría sino después pues también Yulia habría sufrido algo similar. Finalmente y ya todos cansados decidieron marcharse a sus habitaciones, incluso Yulia llevaba entrecerrados los ojos al caminar, no podía creer lo cansada que estaba, solo se dejaba guiar por Lena.
-¿podrías desabrocharme el vestido antes de que termines dormida?- le preguntó dándole la espalda donde estaba justamente el broche.
La morena rio hacia sus adentros- ¿es acaso otro intento de mantenerme despierta?- bromeó.
-no… también quiero dormir- dijo risueña alejándose hacia la puerta.
-¿A dónde vas?- pregunto curiosa- ¿planeas dejarme sola?
La pelirroja se volvió con el ceño fruncido y una sonrisa en los labios- acabas de decirme que quieres dormir… y yo también…-alegó
-¿y…?- chilló encogiéndose en hombros- solo dormir… anda, quédate conmigo- dijo abrazándola por la cintura.
-solo dormir- repitió- déjame ponerme mi pijama y volveré…
La morena la liberó- que conste…- le dijo viéndola salir por la puerta.
Tardó poco más de cinco minutos en regresar, Yulia aún se desvestía cuando Lena regresó, se quedó observándola desde la puerta.
-no te quedaras ahí, ¿cierto?- le inquirió la morena mientras se ponía una bata.
La pelirroja sonrió y negó con la cabeza, luego bostezó. Yulia estiró su mano para que Lena la cogiera, la haló y abrazó encaminándola hacia la cama.
-¿Qué haces?- le preguntó.
-te abrazo… eso hago…-dijo recostándola suavemente. Lena soltó una risita un tanto infantil haciéndola reír. -¿Qué te causa risa?
-me estas llevando a la cama como si fuera una niña…
-shhhh a dormir mi bella pelirroja- le silenció con un beso y la arropó antes de acostarse a su lado.
Fue Lena quien termino por despertarse primero pero no pudo moverse cuando lo intento. La morena descansaba sobre su pecho, no tenía ni idea de cómo habían llegado a esa última posición. Si le hubiesen dicho en ese momento que esa mujer que la tenía abrazada era la líder de toda la Mafia Rusa se hubiese echado a reír. Se veía tan tierna y apacible que no supo que más hacer aparte de contemplarla.
-¿Qué horas son?- preguntó la morena sin abrir los ojos.
-no sé… creo que tarde.
Yulia se incorporó lentamente rascándose la cabeza, agitando todo su cabello. Lena sintió envidia, ni siquiera le hacía falta peinarse… pero ella seguro tendría el cabello desacomodado y despeinado, se sentó e intentó arreglarlo rápidamente.
-no sé de qué te preocupas…-terció la morena que se le había acercado por la espalda y besado los hombros. –Estás perfecta-sonrió.
Lena sonrió halagada- gracias… ¿vas a salir?- le preguntó al ver que sacaba uno de los trajes que usaba para trabajar.
-así es, tengo una cita a las 12… y ya voy para tarde- aseveró.
-es día primero, se supone que nadie va a trabajar- se quejó viendo como Yulia se vestía rápidamente.
-lo se…-se acercó dándole un beso en los labios. –Debo irme, no tardare…- dijo y a paso rápido salió de la habitación.

Zaeta

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 16/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Monyk el Sáb Mar 19, 2016 2:03 am

Siiii, muy buena la conti.
Espero puedas subir más pronto.
Saludos!!

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Vale Berríos. el Miér Mar 23, 2016 2:25 am

???? Continuación por favor T_T

Vale Berríos.

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por flakita volkatina el Vie Mar 25, 2016 6:24 pm

D nada me gusta comentar para q n dejes d subir conti jajajajaja saludos
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 23
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por katina4ever el Vie Mar 25, 2016 7:26 pm

Woow! Acabo de comenzar a leer este fic y me ha encantado! Por favor continúa pronto!! T_T

katina4ever

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 03/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Zaeta el Dom Mar 27, 2016 6:37 pm

Gracias a todos por comentar, de verdad, me hacen feliz.

CAPITULO XV

Nuevamente se quedaba sola en esa gran mansión, fue a su habitación a darse una ducha y después bajó al comedor a romper el ayuno, todo parecía desierto, solo se habían asegurado de dejarle el alimento en la mesa, pese a ello, no había ni un alma dentro de la mansión. Salió de la casa y se sentó en la mesita del pórtico, desde allí vio a algunos guardias apostados en la entrada del terreno pero nada más… la tranquilidad se vio interrumpida cuando un vehículo que bien conocía pitaba para que abrieran el enrejado y entraba a toda velocidad a la propiedad. Domen y Sven bajaron con rapidez del auto, miraron hacia todos lados para luego detener su mirada en la pelirroja.
-No deben de tardar- dijo Sven convencido a su compañero.
Lena se dirigió hacia ellos inducida más por la curiosidad que por una razón especifica.
-pensé que estaban con Yulia- les interrumpió la pelirroja
-así era… nos seguían y nos separamos- explicó Domen- terminaron por seguirlos a ellos- dijo intranquilo
-cálmate… se saben cuidar- dijo dándole una palmada en la espalda.
A la pelirroja le dio un vuelco el corazón, conocía a Domen no estaba preocupado por nada, y Sven no era exactamente la descripción de tranquilidad, se amarró las ganas de reprenderles por permanecer ahí parados, pero nada arreglaría con una actitud como esa.
-¿no hay nada que puedan hacer?- preguntó con cierto tono de desesperación pues era obvio que no los seguirían para saludar…
Domen negó con la cabeza- deben estar bien- finalizó con una sonrisa- es Volkova de quien hablamos…
Sven rio- solo hemos conseguido preocuparte, Elena…
Lena no tuvo tiempo de contestar, pues en ese instante el auto de Yulia pedía el acceso a la propiedad con suma calma. La pelirroja respiró aliviada cuando vio bajar a la morena intacta, aun así no pudo evitar correr a abrazarla.
-¿Qué ha pasado?- interrogó Sven
-nos deshicimos de su auto- comentó Yulia sin soltarse de la pelirroja- ¿Qué te han dicho estos idiotas que te has preocupado tanto?- preguntó dulcemente.
Lena sonrió- no seas así, me dijeron que los siguieron, solo eso…- dijo defendiendo a los muchachos. Se separó de Yulia solo para cerciorarse que no tuviera ni un rasguño.
La morena la observó divertida, se giró con recelo hacia donde estaban los agentes en turno adoptando la seriedad que la caracterizaba. Hizo un ademan y todos incluyendo Lena la siguieron a la mansión.
-quiero que hagas los preparativos, Steven…- comenzó a decir la morena- lo más pronto posible.
-por supuesto- asintió- en una semana o dos lo tendrás…
-no podemos esperar tanto- le espetó interrumpiéndole.
-¿sabes lo difícil que será conseguir todo a tiempo?- le cuestionó molesto.
-es por eso que te lo estoy confiando a ti…-señaló recia.
El chico sacó su celular y se lo llevó al oído- dame cinco minutos y te daré una fecha- terció dándose media vuelta.
-bien- resopló- y ustedes…-dijo refiriéndose a Domen y Sven- a menos que Steven les encuentre una tarea, pueden irse…
Los chicos asintieron y se retiraron del salón dejando a solas a Yulia y a Lena.
-¿Qué es lo que te molesta?-le inquirió la pelirroja acercándose por detrás para abrazarla.
-mejor si no te enteras- expresó de mala gana y con la misma dureza con la que se había dirigido a Steven.
Lena se resintió, no por lo que le había contestado la morena, sino por como lo había hecho. Bajó la cabeza con tristeza y se separó de la ojiazul sin decir nada.
-perdóname…-dijo al darse cuenta de la manera en la que había hablado. Se giró y le tomó la mano a Lena para evitar que se siguiera alejando.
-suéltame…-masculló la pelirroja visiblemente molesta liberándose del agarre y saliendo pitando de allí.
Yulia dejó caer los hombros, se había molestado con Lena por abrazarla delante de los demás agentes, cuando no podía y no debía después de haberle pedido terminantemente mantener su relación en secreto… pero ni siquiera se dio cuenta de lo que había hecho y no podía culparla… después de todo fue porque estaba preocupada por ella… Suspiró con pesadez decidiendo que hacer.
-todo estará listo en dos días- dijo Steven sacándola de sus cavilaciones- de hecho, voy ya mismo a hacer los arreglos… ¿estás bien?- preguntó notándola pensativa.
-si… está bien, haz lo que tengas que hacer- finalizó asintiendo y marchando a zancadas a la habitación de Lena.
Llamó a la puerta pero no obtuvo respuesta, giró la perilla y esta estaba cerrada con llave. Volvió a llamar a la puerta obteniendo el mismo resultado.
-Lena… ábreme…-rogó
-¡vete!- gritó desde dentro.
La morena respiró profundamente, la paciencia no era una de sus virtudes. –por favor… -escuchó el pestillo de la puerta sonar, le habían quitado el seguro, giró el pomo de la puerta y esta vez sí abrió.
Lena había regresado a toda prisa a su cama, se había acostado en posición fetal y hacia lo posible por no ver a la morena. Yulia se hincó delante de la pelirroja.
-he sido una tonta allá abajo…-declaró- no sabía lo que decía…
-estoy segura que sabias exactamente lo que decías- le interrumpió.
-intenta comprender…-dijo tomando sus manos y sentándola en la cama- estoy bajo mucho estrés, no solo me tengo que ocupar de mis negocios, de mi pleito con Shapovalov sino que también debo preocuparme por ti…
-estoy en tu casa bajo gran vigilancia ¿Qué es lo que puede preocuparte aquí?- inquirió
Volkova hizo una mueca que Lena no percibió- Ya te lo he dicho, corres peligro desde que te convertiste en mi protegida… y si alguien se llega a enterar de que… que tú y yo…-aspiró aire- no puedo permitir que nadie se entere…
-me dolió la forma en la que me hablaste- confesó dejando que se le agolparan las lágrimas en los ojos.
A la morena se le estrujó el corazón cuando vio que las lágrimas se le escapaban a la pelirroja, la rodeó con los brazos apretándola contra sí y hundiendo la cabeza en el hueco del cuello.
-perdóname…- le susurró- ¿me perdonas?- preguntó con ternura separándose lo suficiente de la pelirroja para verle el rostro colorado.
Lena asintió pero continuó con la mirada clavada al piso y el semblante triste, su perdón había sido solo un dicho. Yulia clavó un beso en las manos de la pelirroja pasando luego a besar sus mejillas.
-déjame compensarte…-dijo logrando que Lena la mirara confundida. Luego sonrió- acompáñame… -agregó sujetando sus manos. La guió a la parte trasera de la casa donde abordaron un vehículo con una dirección ya conocida para la pelirroja.
-¿A dónde me llevas?- preguntó caminando hacia los establos.
-ya verás…- contestó con una sonrisa casi permanente en su rostro. Tardó unos minutos en salir acompañada de Dante y otro caballo más totalmente ensillado y listo para montar. –Este es Tulio- dijo señalando al equino que no conocía. –acércate, es manso…
La pelirroja se acercó con media sonrisa en el rostro- ¿vas a decirme que planeas?- preguntó acariciando la cabeza de Tulio. Dio un gritito cuando sintió que la levantaban, la morena la había elevado para que montara al animal.
-iremos por una rosa- agregó sonriente.
-¿por una rosa? Yulia… ¿de dónde sacaras una rosa?- chilló sujetándose de las riendas.
Volkova la miró con cierta emoción, montó a Dante y rodeó a Lena y su caballo.
-bien… ¡vámonos Tulio, sígueme!- ordenó con voz reacia. Y los caballos comenzaron su marcha adentrándose al bosque.
Jamás se había alejado tanto de la mansión, los arboles eran altos y frondosos, no dejaban ver más allá del horizonte cubierto por mas… arboles… después de un tiempo de estar cabalgando llegaron a una peña, no había más camino y para seguir avanzando se tenía que pasar forzosamente por ahí.
-no te preocupes, yo iré primero- dijo aventurándose por aquel camino accidentado.
Solo había un delgado sendero que las separaba de una caída dolorosa, resopló, -¿en qué momento se le había ocurrido todo esto a Yulia? O tal vez solo buscaba un buen lugar para dejar su cadáver- pensó riendo por lo absurdo de sus cavilaciones.
Por fin el caminó se ensanchaba y a lo lejos pudo ver un destello pero no supo a que correspondía sino hasta que estuvieron frente a su destino cubierto de… más árboles.
Era una hermosa construcción oval de cristal, no había paredes solo paneles de cristal y más cristal, dentro un sinfín de plantas y flores que no se veían en los alrededores de la mansión, era la magia del invernadero.
-¿Por qué construir un invernadero tan lejos?- cuestionó admirando la fachada desde fuera.
-intentamos trasladar las plantas a cualquier terreno más accesible que este… pero morían, aquí se dieron de forma natural- comentó abriendo la puerta del edificio de cristal.- ven- le llamó tendiéndole la mano y entrar juntas.
Lena quedó maravillada por la gran variedad herbaria, rosas, girasoles, orquídeas, margaritas, todo lo que se pudiese imaginar estaba debajo de aquel invernadero.
-así que esta es tu manera de compensarme…-comentó admirando las infinidades de flores.
-no…- contestó desapareciendo un momento, luego volvió hacia Lena llevando a escondidas una flor.
-¿eso que traes ahí, es la rosa que prometiste?- preguntó intentando ver lo que guardaba celosamente.
Negó con la cabeza. –una rosa… es buen detalle… pero todos y todas regalan rosas- citó lo que una vez le había dicho la misma pelirroja. Dejó a la vista lo que había llevado detrás de sí, un hermoso Tulipán rojo que le entregó a Lena con un beso.
Yulia frunció el ceño cuando la pelirroja comenzó a reír a carcajadas. –Así que esto era… - dijo abrazando a la ojiazul- con la rosa me hubiese bastado- le susurró al oído.
-tal vez… pero el Tulipán es tu favorito…
-es cierto- musitó dándole un beso dulce pero apasionado. -¿puedo besarte aquí?- preguntó separándose de repente.
La morena asintió- está bien… nadie viene hasta acá- respondió juntando su frente con el de Lena.
-¿Por qué? Es un sitio hermoso…
-este lugar… es un santuario- comenzó a decir mientras fruncía los labios.-Jamás supe donde fue enterrada mi madre… - explicaba.- me gusta creer que su esencia permaneció en este lugar… que mi madre se encuentra aquí, y que le da vida a todo esto- confesó sonriendo.
-gracias…- dijo apenas audible para la morena- por el detalle y por mostrarme tu santuario- concluyó.
Yulia le regaló una dulce sonrisa- siéntete libre de venir cuando quieras, Dante te traerá con gusto… es el único que conoce el camino de memoria…-recalcó lo último.
Le pelirroja volvió a colgarse del cuello de la morena posesionándose de sus labios con un beso, no podía ser consciente de nada, solo del calor en su pecho, sus sentidos se descontrolaban y para Yulia la reacción era similar, sus manos no dejaban de acariciar la anatomía de su amante, no quería detenerse pero…
-tal vez sería mejor regresar…-terció la pelirroja- se hace tarde…
Elevó la vista encontrando al sol pasado del meridiano, gruño, pero Lena tenía razón, debían de regresar, el camino de por si no era seguro de día.
-bien- asintió robándole un picorete a la pelirroja.- pero te hare mía al volver- le susurró.
Lena rio- ¿Por qué susurras? Estamos solas-chilló divertida.
-no me cambies el tema, Katina…
-no lo hago- replicó- yo también quiero hacerte mía al volver…-dijo coquetamente.
El camino de regreso fue mucho menos problemático, pero iban mucho más lento para no cansar a los caballos. Al llegar a los establos se acercó uno de los agentes para sujetar a Dante mientras la morena lo desmontaba.
-Ayuda a Elena, yo puedo sola- protestó
-sí, señorita Volkova- dijo abandonando inmediatamente a Yulia para auxiliar a la pelirroja.
El chico de cabello castaño haló a ambos caballos hacia sus respectivos cubículos dejando a solas a ambas mujeres después de hacerle una reverencia a la morena.
-¿y el de dónde salió?- le cuestionó la pelirroja
-viene de vez en vez, es su trabajo cuidar de los caballos- explicó
-no lo vi cuando acampamos…-terció sonrojándose recordando lo vivido aquel día.
La morena sonrió como adivinando lo que pasaba por la mente de Lena- Sven se encargó de que nadie nos molestara esa vez… no tienes por qué preocuparte…- le aseguró al tiempo en que le abría la puerta de copiloto a Lena del vehículo con el que habían llegado hasta allí. – ¿Tienes hambre?- le preguntó al entrar por la puerta del conductor.
La pelirroja rio por lo dicho- ya me extrañaba que no preguntaras por comida…
-tengo hambre…-confesó- esta mañana me fui sin desayunar- dijo haciendo un puchero, algo que a Lena le pareció encantador, pero cambió su puchero por una mueca al momento de quitar su pie del acelerador.
-¿te duele la pierna? No deberías de manejar aún- le reprendió
La Ojiazul sonrió- nada… pero me gusta que te preocupes por mí- mintió
Lena no lo creyó, pero no insistió, sobre entendió la imagen que debía proyectar la morena. No podía pasar más tiempo con muletas o bastones sin que sus allegados empezaran a pensar que era una potencial debilidad.
Yulia volvió a estacionar el auto justo en el lugar de donde lo había tomado.

Zaeta

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 16/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por katina4ever el Dom Mar 27, 2016 8:32 pm

OMG! que lindo capítulo! Ya quiero saber que viene ahora, solo espero que Yul no salga muy lastimada en esta lucha y Lenita y ella puedan tener al fin un lindo lindo romance sin preocuparse de nada ^^, hermoso! Espero leer pronto la conti! ^^ saludos!

katina4ever

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 03/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Vale Berríos. el Mar Mar 29, 2016 10:53 am

Si que te quedó linda la continuación, te felicito, seguí así Wink

Vale Berríos.

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Zaeta el Vie Abr 08, 2016 6:51 pm

CAPITULO XVI


Entraron a la mansión tomadas de la mano, pero un ruido en la sala hizo que la morena soltara a su acompañante y se adelantara unos pasos… Lena vio como Yulia lanzaba un resoplido y rodaba los ojos…
-Hasta que regresas Yulia- exclamaron del otro lado.
Lena se acercó al umbral para ver de quien se trataba… Isela, la guapa mujer se levantaba del sofá para saludar a la morena, llevó su mano hasta la lateral del cuello de la ojiazul con la firme intención de besarla en la boca, Lena sintió una punzada de celos justo antes de que Yulia girara el rostro recibiendo el beso en la mejilla.
-¿y ahora que bicho te pico?- reclamó Isela.
Volkova permaneció seria- no sé de qué hablas…
La mujer frunció la boca y luego miró a Elena- ah… hola- le saludó con desgano, Lena solo asintió con la cabeza, jamás le había apetecido hablar con esa mujer y no comenzaría ahora… a menos que fuese necesario, aunque ya se había divertido bastante con ella ante el evidente rechazo que le profesó Yulia.
-¿Qué haces aquí, Isela?- le inquirió la morena atravesando la sala hacia el comedor seguida de ambas mujeres.
-pues me acabo de enterar de la fiesta que darás… aunque algo apresurado, ¿no crees?
-los demás son los que viven aprisa-respondió sentándose en su lugar de la mesa.
Lena avanzó con grandes zancadas para ocupar su lugar, al lado derecho de Yulia. Isela se les quedó viendo con una mueca parecida a una sonrisa.
-¿no me invitaras a comer?- preguntó con un tono de disgusto en la voz.
-siéntate y come, si es lo que quieres- dijo cortante.
La chica rio, para después ocupar el asiento a la izquierda de la morena, inmediatamente después pasó las yemas de sus dedos por la mano de la ojiazul.
-seguro no te molesta que me quede a comer, ¿verdad Elena?- preguntó la chica
Lena alzó la mirada y negó con la cabeza. -¿Por qué habría de…?
-pues…-continuó jugueteando con sus dedos haciendo pequeños círculos imaginarios en la mano de Yulia. –porque… robare la atención de Yulia-dijo con una desagradable sonrisa.
-¡ja!-dijo conteniendo la risa- te deseo suerte- terció con tranquilidad intercambiando una mirada cómplice con la morena.
Una mujer con delantal se acercó con otro plato de comida para la nueva invitada retirándose de la misma forma en la que había aparecido.
Isela simplemente lo ignoró su atención estaba fija en Yulia, pese a que esta no le tomaba la mínima importancia a su visita.
-excelente comida- chilló Isela una vez más
-las dejare a solas… para que platiquen- dijo Lena levantándose de su asiento ante la mirada incomprensible de la morena.-hasta luego, Isela…- dijo, discretamente y sin que lo pudiese ver Isela, le guiñó un ojo a la ojiazul y se marchó.
Por un momento pensó que Lena se había molestado con la presencia de Fedorovna y que solo lo había simulado por su trato… pero su preocupación se disipó al verla guiñarle el ojo, la pelirroja entendía que Isela no hablaría con ella ahí presente y lo mejor sería marcharse.
-dime la verdad, ¿a qué has venido?- le inquirió la morena
-aparte de desearte un feliz año… te vengo a advertir Volkova
-¿advertirme?- repitió divertida, ¿sobre qué podría advertirle Isela Fedorovna?
La chica se acercó a la pelinegra como para que nadie se enterara de lo que fuese a decir- me he enterado que tienen a personas vigilándote… para el tipo ese que mando a matarte- decía en voz baja- tendrás por lo menos un par de comadrejas en tu propiedad…
-eso ya lose- respondió de lo más calmada- Shapovalov debe de pensar lo mismo de mi… y no se equivoca…-terció- dos pueden jugar al mismo juego…
-¿estas segura?- preguntó para luego acercarse más a la morena- no sé a quién planeas engañar- susurraba lo más bajo que podía- pero a la primera que pondrás en peligro será a esa pelirroja… aunque no lo creas te estimo… por eso te lo digo…
-no hay nada de lo que te imaginas…
-espero equivocarme- dijo volviendo a acomodarse en su silla. –Tania me ha dicho que puedes contar con ella… y si quieres que… se encargue de la pelirroja lo hará con gusto.
Yulia torció la boca- de ella me encargo yo…-dijo levantándose de la mesa.- si necesito algo de alguna de las dos se los hare saber, no antes…
-bien… como quieras, me voy entonces- dijo pegando media vuelta y desapareciendo de la vista de la morena.
Las cosas se ponían pesadas, ella misma había adelantado los hechos, en tres días pasarían tantas cosas. Pero sin duda su preocupación más grande era y sería Lena… jamás lo pensó, ni siquiera cuando la deseó tanto, que esa mujer se clavaria tan profundamente en su alma, daría la vida por ella, pero era eso precisamente lo que la ponía en mayor riesgo. Todos estaban interesados en saber qué clase de relación llevaba con la pelirroja, ya se sabía que era su protegida, ya era un blanco potencial, si alguien llegaba a enterarse de que sentía algo por ella… no se atrevía ni a pensarlo, y es por eso que debía ocultarlo, incluso ocultárselo a la mismísima Lena…
Subió a paso lento a la habitación de la pelirroja y llamó a la puerta, después de un –está abierto…- se atrevió a pasar. Lena estaba recostada sobre su cama con un libro en las manos, no se movió de allí, solo alzó la vista para encontrarse con los azules ojos de la morena.
-¿ya se ha ido?- preguntó
Yulia solo asintió.
-estuve a punto de ahogarla con su comida- terció en broma, haciendo reír a la morena.
-me ha gustado la forma en la que le hablaste-dijo admirada- fuiste tan retadora, tan segura, tan… sexy y sensual…
Lena sonrió- ¿así? ¿Te gustó?- le cuestionó al tiempo en el que se levantaba y atraía a la morena hacia ella. –tu ayudaste… pensé que violarías mi exclusividad cuando se acercó a saludarte…-comentó.
-mi palabra es ley, Lena… además no tengo necesidad de nadie más teniéndote a ti-agregó besando a su pelirroja.
Esas palabras precisamente eran las que la hacían sentir más segura, ya en más de una ocasión había notado que la morena la veía a ella, y solo a ella. No importaba que estuviera rodeada de mujeres hermosas, Yulia solo la notaria a ella, y eso le encantaba. Sabía en cierto grado que si Yulia no la amaba estaba a punto de hacerlo, pues la necesitaba tanto como ella.
La morena comenzaba a recostar a Lena sobre la cama, esta puso la mano sobre el pecho de la ojiazul deteniéndola.
-acabas de comer- dijo soltando una risita
-¿y eso que?- chilló sujetándola del cuello mientras volvía a besarla.
-los calambres amor…-insistió sin oponer resistencia a Yulia quien bajaba lentamente por su cuello, hasta que se dio cuenta de la última palabra que había pronunciado. Abrió los ojos y vio a la morena quien la miraba fijamente.
-¿amor? –repitió
-es solo un apelativo, Yulia…-explicó rápidamente- no es nada del otro mundo…
-bien…-dijo reincorporándose, dio media vuelta y se rascó la cabeza- hay algo que debo hacer- dijo sin volverse para mirar a la pelirroja.
-¡Yulia! ¿A dónde vas?- preguntó poniéndose de pie y siguiendo a la morena que ya había salido de la habitación.- Volkova, vuelve aquí…
Yulia se giró y caminó de regreso hacia Lena- no vuelvas a hablarme de esa manera- le exigió con rudeza-perdona… tengo un asunto pendiente con Steven- agregó suavizando su tono de voz.
-lo siento…-dijo bajando la mirada- pero tú has tenido la culpa-alegó
La morena arqueó las cejas- ¿ahora me culpas? ¿Y se puede saber de qué?
-me prometiste…-se detuvo- sabes perfectamente lo que prometiste-continuó- y ahora quieres marcharte
-tengo algo que hacer… te lo he dicho-replicó
-y… ¿no puedes hacerlo más tarde?- preguntó seductoramente
Yulia suspiró- debo… tengo…-hizo una pausa- ¡qué diablos!-exclamó al momento en el que sujetó a la pelirroja por la lateral de su cuello para atraerla hacia sí, la llevó de vuelta a la cama.
Iba desnudándola poco a poco, besando cada parte de su cuerpo, acariciándola con desesperación. Quería fundirse en ella… Yulia tenía a la pelirroja a su merced, había entrelazado sus manos con los de la pelirroja, adoraba la vista que se formaba ante sus ojos, subiendo y bajando por el abdomen de Lena, esta respiraba cada vez más agitada, imploraba la atención de Yulia en su intimidad…
La morena espero un poco más, haciendo que Lena ansiara aquel momento, hábilmente llevó una de sus manos a aquella zona, masajeando suavemente para luego penetrarla. Lena pegó un grito de placer que ahogo en la almohada, Yulia sonrió sabiéndose la autora de la satisfacción de la pelirroja. La besó en la frente sudorosa para luego recostarse junto a ella. Lena reclamó un espacio en el pecho de la morena, está la abrazó y besó nuevamente.
-ahora si se me ha hecho tarde para hablar con Steven-terció
-deja de pensar en Steven… o me pondré celosa-declaró divertida.
Yulia rió ante el comentario- pobre Steven… ¿Qué te ha hecho para que te burles así de él?-inquirió burlona
Lena se carcajeó- nada… pobre, hey… no vayas a decírselo
-ahora soy una chismosa- se quejó con una sonrisa
La pelirroja jugaba con sus dedos en el pecho de la ojiazul, alzó el rostro para mirarle a los ojos y le sonrió.-ahora te toca a ti- dijo con voz “amenazadora”.
Lena se volcó sobre Yulia como hace unos momentos Yulia lo había hecho con ella, sabía como y donde tocarla, besó a la morena justo antes de introducirle dos dedos en un vaivén que la estaba volviendo loca hasta que por fin arqueó la espalda cayendo nuevamente agotada en la cama.
-dime que no te iras- suplicó la pelirroja regresando a los brazos de la morena.
Yulia aún estaba agitada, suspiró profundo y miró a Lena. –no me pidas eso… sabes que no puedo…
-puedes… si Steven te necesita vendrá a buscarte- aseguró
-y nos encontrara en esta fina situación-recalcó riendo- bien… será como digas-dijo volviendo a besarla.
Se abrazó más a la morena y sonrió quedándose dormida al poco tiempo. Yulia se quedó largo tiempo contemplándola, cuidándola en sus sueños. Al poco rato sonó su celular, la ojiazul estiró la mano hacia el buró para callarlo y contestar.
-¿Qué pasa?- fue lo primero que dijo. –Bien… dame quince minutos y te alcanzo- dijo antes de colgar.
La pelirroja se frotó los ojos con las manos aun adormilada.- poco me duro el gusto-terció soltando a la morena, esta sonrió, le acarició su roja cabellera y la besó en la frente.
Yulia se vistió rápidamente y bajó a su encuentro con Steven, Domen y Sven.
-¿Cómo va todo?- preguntó la morena
-todo listo- respondió Steven
-me encargue de dirigir a los hombres de Ivarov… ahora que no podemos confiar del todo en los nuestros- dijo lo último haciendo una mueca
-lo prefiero así…-añadió Volkova- entre menos riesgos tomemos mucho mejor… Lena se quedará, me gustaría que le hicieras compañía- dijo refiriéndose a Sven.
-Elena tiene que ir- terció Steven con un semblante serio. –La deben ver, que crean que no te da miedo exponerla-continuó
-me temo que Steven tiene razón… debes disipar esas dudas que hay sobre ella, seguro supondrán que no ira- intercedió Domen.
Yulia se frotó las sienes con las manos, esos hombres de ahí siempre la habían aconsejado bien, no podía dudar, era por el bien de… de ella… suspiró hondo y miró a sus amigos.
-bien-resopló dándose por vencida- no tenemos nada más que tratar así que los veré en dos días- concluyó dándose media vuelta.
Subió al paso de quien se dirige al cadalso, tenía un mal presentimiento con respecto a ese plan. Pero la decisión estaba tomada. Abrió la puerta de la habitación de Lena, la pelirroja estaba aún durmiendo abrazada a una almohada. Prefirió no hacer ruido y retirarse por donde había llegado.
El día del evento llegó, la morena había organizado una enorme fiesta de caridad a la que estaban invitadas las personalidades más importantes de Rusia. Yulia había recordado su pacto con Lena antes de bajar al lobby de la mansión.
-Domen te llevara- le anunció la morena quien se arreglaba la corbata frente al espejo.
-¿y tú?
-yo iré por aparte- dijo volviéndose hacia ella- ¿Qué tal está?- preguntó mostrándole el nudo de la corbata.
Lena sonrió- torcido… deja lo arreglo yo- dijo descomponiendo el nudo para rehacerlo. –Ya está -afirmó depositándole un suave beso en los labios.
-tengo que adelantarme… te veré en la fiesta- musitó saliendo de su habitación.

Zaeta

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 16/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por katina4ever el Sáb Abr 09, 2016 9:20 am

OMG!!! Muy bueno el capítulo! Muero de nervios por saber que pasará en la fiesta >< :$ saludos!! Te leemos pronto!

katina4ever

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 03/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Vale Berríos. el Lun Abr 11, 2016 11:21 am

Hermoso capítulo *_*

Vale Berríos.

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Zaeta el Sáb Abr 16, 2016 3:09 pm

Katina4ever, Vale Fernandez, gracias por comentar y tambien a los que se toman la molestia de leerme, son geniales! Espero que no terminen odiandome por el siguiente capitulo.

CAPITULO XVII


La pelirroja la vio marcharse, suspiró… tenía que admitirlo, cada vez estaba más enamorada de esa mujer, de Yulia… se había tenido que morder la lengua para no gritarle que la amaba, no quería asustarla… o tal vez, no se quería llevar una decepción. Negó con la cabeza, intentaba alejarse todas esas ideas de la mente.
Salió en busca de Domen cuando termino de arreglarse, lo encontró sentado en la sala, le regaló una sonrisa y automáticamente el chico se puso de pie y saludo con la mano. La guió hasta aquel auto negro, designado para ella hace mucho tiempo, y se dirigieron al salón de fiestas.
-¿es en verdad necesario que yo vaya?- le inquirió Lena
-sí, ya te lo ha dicho Volk, ¿no? Tu trata de divertirte estando allá-resolvió el chico
-lo intentaré…
Llegaron a destino después de varios minutos, Domen se encargó de abrirle la puerta a la pelirroja, ayudarle a bajar e incluso la escoltó al interior de la fiesta.
-ahora busca a algún chico con el que bailar- le aconsejó Domen guiñándole un ojo.
Lena le sonrió viendo después como se alejaba un poco de ella, siempre manteniendo su distancia, caminaba por entre los invitados sentía todo en cámara lenta, la gente se le quedaba viendo y parecía murmurar por lo bajo. Localizo a Yulia entre un grupo de gente con la que parecía conversar amenamente, esquivó a la morena como habían acordado y buscaba a alguien con quien pasar la velada, pero estaba demasiado incomoda con los murmullos hacia su persona.
-tranquila Elena- le dijo una voz conocida.
Se volvió para encontrarse con Sven, le sonrió como si se encontrase con un gran amigo que no veía desde hace mucho- ¿se me nota tanto?- le preguntó por lo bajo.
El chico le hizo un ademan con la mano- “más o menos”-dijo el chico- vamos, rompamos el hielo- sugirió extendiéndole la mano- vamos a enseñarles a estos tipos que sabes bailar- agregó halándola a la pista de baile. Ya había varias parejas bailando, solo se agregaron.
-gracias, Sven, te lo agradezco- repetía la pelirroja
El chico se acercó a su oído para contestar- no lo agradezcas tanto, fue Volk quien me pidió que viniera a auxiliarte-comentó.
-pensé que no me había visto- dijo riendo.
-ahora sabes que si te vio…- afirmó alzando el ceño.
La música se detuvo un momento y comenzaron las presentaciones, las diferentes instituciones a las cuales se destinaria lo recaudado esa noche y el agradecimiento especial a la empresaria Yulia Volkova por organizar tan desinteresado evento. Todos aplaudían.
-te traeré algo de beber- le informó Sven alejándose de ella.
Yulia había despreciado la oportunidad de hablar, tan solo agradeció a aquellas personas por haber asistido. Se giraba de vez en vez para observar a Lena, vio como Sven se alejaba de ella y como alguien más se le acercaba, no pudo ver de quien se trataba pues lo veía de espaldas. La música había vuelto a sonar, sonrió, por fin la pelirroja había encontrado a alguien con quien bailar, alzó la vista, Sven le hizo una señal y varios hombres que estaban discretamente apostados entre todos los invitados se alertaron. Entonces lo entendió, volvió la vista hacia Lena y lo vio, aquel hombre con el que bailaba animadamente era… se alejó de sus invitados y en una invisible carrerilla se acercó a la pelirroja. Lena la vio acercarse, el rostro de su morena reflejaba cierta preocupación y molestia. Yulia haló al hombre con el que bailaba separándolos.
-no me parece haberte invitado- terció colocándose entre aquel hombre y la pelirroja.
-me he colado, ¿te molesta?- le inquirió con una desagradable sonrisa
-para tu desgracia, te estaba esperando- dijo haciendo un ademan para que mirase a todos los agentes que discretamente le apuntaban con sus armas.
-vaya… es una trampa- murmuró- ¿piensas matarme de esta forma?- preguntó con odio en su mirada.
-no, Iván… no hay honor en una muerte así…
-tú y tu honor-espetó- Es curioso, tu amigo Troy no dejaba de pronunciar esas palabras-masculló
La morena apretó los puños intentando reprimir el deseo de sacar su arma y matarlo allí mismo. –era un gran hombre…
-¡un tonto!- le interrumpió
-¿a qué has venido Shapovalov?
Lena se sobresaltó al oír ese nombre, ese hombre, con el que había bailado, era el responsable del ataque de Yulia, el que le había declarado abiertamente una guerra… inconscientemente retrocedió, Iván lo notó.
-me conoces- murmuró- te han hablado de mi… me pregunto… ¿Qué te habrán dicho sobre mí?
-Déjala Iván y contesta- le imperó
Iván miró con detenimiento a la morena, había detonado su molestia al acercarse a la pelirroja. Comenzó a reír casi a carcajadas frente a Yulia.
-vale, vale… relájate Volkova, no vengo a matarte-dijo aun riendo. –vengo a pactar…
-te escucho…
-bueno, deduzco que ya estas recuperada, y yo también… no hay razón para seguir aplazando nuestro encuentro, solo hace falta una fecha especial-exclamó
-¿y cuál es tu fecha especial?- le inquirió la morena con sarcasmo
-veinte de febrero- escupió la fecha.- es una buena fecha para acabar con tu… liderato…- concluyó.
-como quieras, ahora márchate- ordenó fulminándolo con la mirada.
-como digas- terció ignorándola- ¿Por qué no vienes conmigo? Te tratare mejor que Volkova, que te ha dejado abandonada por atender a sus invitados.
Lena giró el rostro, desviándole la mirada- no me interesan sus ofertas…
-ah ya veo… prefieres que te tomen por la fuerza-espetó
-¡Lárgate, Iván!- chilló perdiendo los estribos y tomándolo de las solapas del saco.
-suéltame Volkova, o me veras forzado a olvidar nuestro pacto- dijo tranquilamente mientras la amenazaba con el cañón de un arma.
Yulia lo soltó, apretando los puños y la mandíbula. Shapovalov por su parte se sacudió el saco y guardó el arma. –se cuándo no soy bienvenido- dicho esto último dio media vuelta y se retiró con una sonrisa que le morena despreció.
La ojiazul se pasó la mano por los cabellos, hizo todo, menos lo correcto… se había descontrolado después de que Iván le faltase al respeto a Lena. Le había enseñado la presa al cazador. Se maldecía a si misma por tan garrafal error.
-Yulia…- le llamó la pelirroja
-perdona Elena… te he comprometido de mala manera-terció con la mirada baja.
Lena alzó el brazo y le tomó el mentón. –no tenías por qué hacerlo, sus palabras no me hacen daño.
La morena hizo una mueca en lo que le pareció una sonrisa. –regresemos a casa…
La pelirroja la siguió silenciosamente hasta el auto, se veía molesta. Nadie dijo nada incluso al llegar a la mansión continuaron respetando el silencio. La morena se dirigió acompasadamente a su habitación sin decir nada, dejando a Lena en compañía de Sven.
-está muy molesta con ella misma…-fue lo que atino a decir el chico.
-¿Qué tiene de especial el veinte de febrero?- se había estado preguntando aquello desde que Shapovalov lo mencionó.
-es el cumpleaños de Volk… es una burla…- dijo molesto.
-tal vez deba subir y hablar con ella- comentó.
-no es necesario, Sven, retírate- le interrumpió la morena que bajaba por las escaleras. El chico asintió y salió rápidamente de la mansión.
-Yul…
-Creo que es momento de terminar con nuestro jueguito- comenzó a decir, dejando perpleja a la pelirroja.
-¿Qué dices? ¿Qué jueguito?- cuestionó confundida. El corazón se le había detenido, intuía que aquello no terminaría bien.
-fue divertido mientras duro, pero ahora tengo cosas mucho más importantes en las que pensar que una simple calentura.-espetó- has sido una buena distracción, lo admito.
-¡¿una simple calentura?! ¡¿Distracción?!-repitió. Se le agolparon lágrimas en los ojos, no pudiendo evitar derramar algunas. –Para mí no ha sido ninguna calentura-se defendió, cogió todo el aire que pudo para reunirlo en esa oración que la estaba ahogando.- ¡yo te amo!- le gritó lo más fuerte que el llanto le pudo permitir.
Yulia se quedó petrificada… miraba a Lena con los ojos desorbitados para luego clavarlos en el suelo, odiaba tener que hacerle eso a su pelirroja. –lo lamento… de nuevo estoy haciéndote daño…-murmuró- pero no puedo hacer nada… más que alejarme de ti-sentenció. Y era cierto, por lo menos para ella… Shapovalov la había fichado esa noche, tenía la esperanza de que alejándose drásticamente de ella se desvaneciera su actual interés por Lena.
-no…-dijo intentando recomponerse- no puedes, sé que sientes algo por mí, ¡lo sé! lo he sentido-protestó tratando de hacer recapacitar a la morena.
-te aprecio…-contestó de inmediato- y no quiero hacerte más daño… es lo mejor para ti… te aseguro que encontraras a la persona adecuada para que…
No podía ni quería escuchar más, cada palabra con la que la morena se excusaba le provocaba un enorme dolor en el pecho. Instintivamente se llevó las manos al rostro cubriéndose para que no la viera llorar y corrió hacia su habitación. Yulia tan solo se hizo a un lado, había tenido el impulso de detenerla y abrazarla para darle consuelo, pero sabía que terminaría diciéndole que ella también la amaba y que hacia todo aquello para ponerla a salvo. Así que conteniéndose apretó fuertemente los puños y salió de la mansión y abordó su auto.

Zaeta

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 16/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Vaina buena

Mensaje por Zanini-volk el Sáb Abr 16, 2016 4:09 pm

Ahora si que empiece la guerra!!!
Esto se pone caliente.

Zanini-volk
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por katina4ever el Sáb Abr 16, 2016 4:59 pm

Noooo, mi pobte mi Lenita Sad se que Yulia hizo lo mejor, pero mi pobre Lenita!! Sad Sad esto se está poniendo cada vez mejor!! Gracias por la conti!!! Saludos y te leemos pronto!! Smile ^^

katina4ever

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 03/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Vale Berríos. el Vie Abr 22, 2016 2:53 am

Yo si te odio >:-@

Vale Berríos.

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Zaeta el Vie Abr 22, 2016 9:08 pm

CAPITULO XVIII


-Yulia, ¿Dónde estabas?- le reprendió Steven al verla llegar.
-aquí… allá…-respondió sin ganas- solo quería manejar un poco- agregó bajando del coche. No solo había amanecido ya, sino que era muy tarde.
El chico la miró con enfado- toda la noche… y sin escolta, que inconsciente has sido.
-te lo advierto, Steven. No estoy de humor para que me regañes- espetó fulminándolo con la mirada.
Steven se sorprendió, jamás le había hablado así- ¿Qué ha pasado?- inquirió curioso al ver como su amiga bajaba la mirada.
La chica sonrió con un gesto burlón- siento que termine con mi novia… es absurdo… no éramos nada-masculló.
-Yulia, ¿Qué hiciste?- volvió a preguntar.
-hable con Lena… para que se aleje de mi-confesó cabizbaja, miró el pórtico de su mansión como si temiera entrar. Respiró hondo. –Le dije que había sido un juego, solo una distracción para mi…-alzó la vista, tenía los ojos cristalizados pero se negaba a dejar caer las lágrimas. No lo permitiría.
-entiendo…-murmuró Steven dándole unas palmadas en la espalda. Ninguno de los dos estaba acostumbrado a las muestras de cariño entre ellos. –has hecho lo correcto…
La morena volvió a sonreír, pero ahora con dolor. –Me ha dicho que me ama…-susurró.
- poco más de un mes, solo eso-murmuró- tienes que ser fuerte por ella-concluyó.
La ojiazul se recompuso físicamente con esas palabras, aunque algunos dirían que parecía mucho más fría de lo habitual.
-¿la has visto?- preguntó con curiosidad.
-no, no ha salido de su habitación… pensé que habían peleado, no me preocupe por ello- expuso.
-sino baja, que le lleven el almuerzo a su habitación… me iré unos días, en los que se calma- afirmó.
-¿y a dónde?- le inquirió con seriedad.
-al cuartel de Ivarov, te necesito allí también…-terció señalándolo- es momento de que me conozcan como su líder-sentenció.
-bien… prepararé todo, ¿Por qué no vas a dormir un poco?- sugirió.
-no, quiero irme cuanto antes- dijo entrando finalmente a la mansión. Subió hacia su habitación, no pudo evitar rodar su mirada hacia la puerta de la pelirroja, y allí estaba, la maldita tentación de abrir la puerta para verla, para confesarle que lo de la noche anterior había sido una mentira. Pero no, se armó de una fuerza de voluntad que no sabía que tenía y entró a su alcoba. Reunió la ropa que supuso necesitaría guardándola en una maleta y salió de allí lo más rápido que pudo.
Lena había pasado gran parte de la noche llorando, le había entregado su corazón a Yulia Volkova y esta se lo regreso en cachitos. Todo ese tiempo se engañó a si misma pensando que la morena podía sentir lo mismo que ella. Pero que estúpida había sido, Yulia siempre la había deseado como a muchas otras y por fin se había aburrido de ella.
Unos golpes a su puerta la hicieron girarse violentamente, no contestó.
-Elena… soy Sven- dijeron del otro lado. Pero sin obtener resultado, la pelirroja se había vuelto a hacer un ovillo en la cama. –tengo la llave de la puerta, por favor, abra o la abriré yo.
A ella le daba igual, el hecho era que no quería levantarse de la cama, se cubrió con la sabana y allí se quedó mientras escuchaba como insertaban la llave en la puerta y finalmente la abrían.
Sven se acercó para cerciorarse que estuviera dormida, daba pequeños respingos que contenían su llanto. Se quedó parado a lado de la cama sin saber claramente que hacer.
-¿quieres que te traiga el desayuno? ¿O la comida?- preguntó.
-no tengo hambre, Sven… -mintió, claro que tenía hambre, pero carecía absolutamente de ganas.
-tienes que comer…- insistió- entre más rápido afrontes esto mejor… además, Yulia se ha ido- le informó.
Realmente no lo había escuchado hasta que la mencionó- ¿se ha ido?- preguntó con un hilo de voz.- ¿Por qué se fue? ¿Por qué no solo se ha deshecho de mí?- le inquirió dolida, y allí estaban otra vez, las lágrimas desbordándosele de los ojos.
El chico intentó sonreír, pero no pudo hacerlo. –Yo no sé qué es lo que pasa por la mente de Volkova.- se excusó.
No respondió, su mente seguía divagando en alguna explicación que pudiera hacerla entender que era lo que había pasado en las últimas horas. Hace tan solo un día había despertado en los brazos de la morena con una sonrisa que derretiría al mundo. ¿Qué había cambiado? ¿Por qué de la noche a la mañana había decidido botarla como un trapo sucio? Repasó lentamente lo acontecido la noche anterior. Todo había sido miel sobre hojuelas antes de ir a la fiesta, incluso la había defendido de Iván Shapovalov. ¡Eso era! Su actitud había cambiado justo después de su encuentro con Shapovalov, estaba muy molesta después de aquello, ¿Qué error había cometido entonces? ¿Responderle a Shapovalov? O ¿el que los hubiese encontrado bailando?, no… no tenía sentido, intercambiaron palabras justo después de eso… ¡maldita sea! Su cabeza daba vueltas. O tal vez, se había aburrido de ella y solo necesitaba el valor para decírselo… tal vez y solo tal vez era verdad, solo le tenía aprecio… un cariño adquirido esas últimas semanas, tal vez ella se había imaginado el amor en sus ojos.
-tienes razón…-musitó- perdona…
-está bien, te entiendo-contestó el muchacho- tienes que comer Elena…
-si…-respondió
-bien- Sven sonrió- haré que te lo suban de inmediato- dijo saliendo de la habitación y cerrando la puerta en el proceso.
Lena se limpió los surcos que habían dejado sus lágrimas, se sentó en la cama, tratando de ignorar el dolor en su pecho. Sven regresó rápidamente con una charola llena de comida en sus manos. La conducta de la pelirroja no cambió mucho a lo largo de esa semana, pero por lo menos, se había dignado a bajar a tomar alimento en el comedor. Estaba decidida a no derramar una lágrima más por Yulia Volkova, estaba harta.
-quisiera ir a los establos- dijo arrastrando las palabras.
Sven la miró con sorpresa desde el sofá, pero de inmediato asintió- te llevare- se ofreció
-¿puedo ir sola?- le inquirió con cara de fastidio.
El chico dudo por un momento- si… -sonrió sacando las llaves de su bolsillo.
La pelirroja enarcó una ceja- solo lo quiero prestado, estará igual cuando te lo regrese-terció antes de salir. Abordó el auto negro que ya tan bien conocía y se dirigió a los establos. No sabía porque pero esa mañana se había levantado con unas ganas de visitar ese lugar…
Lo primero que hizo al llegar al establo fue entrar al pabellón, se sorprendió al encontrarlo ocupado por un grupo de agentes que almorzaban. Uno de ellos se levantó y se acercó, lo reconoció, era el joven que se había encargado de sus caballos cuando paseaba con Yulia. Todos eran relativamente jóvenes, juraría que no pasaban de los 25 años.
-buenos días, señorita Katina- le saludó con una enorme sonrisa ante la mirada impávida de los presentes. – ¿se le ofrece algo?
-es la primera vez que veo tanta gente en este lugar…-comentó ignorando la pregunta del joven.
El agente rio- eso es porque nos ordenan desalojar, a la señorita Volkova le gusta estar a solas…
-ya veo…-murmuró- ¿…y tu nombre es?
El chico alzó el ceño dándose cuenta de su descortesía.-Nicolaij Shirokov, a sus servicios- dijo haciendo una reverencia.
-no hagas eso, por favor…-suplicó mirando de soslayo a los demás.-yo soy Elena, pero dime Lena…
-bien, señorita Lena…
-Lena, a secas- le corrigió
-señorita…-dijo bajando la voz- no puedo hablarle de esa forma.
-puedes y lo harás-sentenció- nadie se molestara por ello, te lo aseguro-agregó
-señores, retírense- ordenó Nicolaij.
Automáticamente y como si estuviesen coordinados todos se levantaron y salieron rápidamente.
-veo que están bien domesticados- comentó la pelirroja con ironía haciendo reír sonoramente al chico que tenía enfrente. Ella sonrió. -¿Cómo está el potro?-preguntó cuándo se hubo serenado.
-muy bien… de hecho, algo gordo-comenzó a decir- me preocupa que deje seca a la pobre de Galatea- bromeó caminando hacia el establo, Lena instintivamente lo siguió.
Todos los caballos pastaban en el corral detrás del establo, la pelirroja sonrió al ver al pequeño potro negro saltando de aquí para allá y llamando repetidas veces la atención de su madre que solo bajaba la cabeza y le daba un empujoncito.
-aún no tiene nombre…-comentó el chico.
-¿Por qué no?
-pues… siempre lo hace el Alfa, pero esta vez no lo ha hecho. Hemos bromeado con los chicos en dejarle de nombre “Anónimo”
La pelirroja rio- “Anónimo”… a pesar de ser un chiste no suena mal-terció sin dejar de reír.
-¿verdad que no? Se los he dicho, ¡sería un gran nombre! Hasta le da un aura de misterio-exclamó.-…pero la última palabra la tiene la señorita Volkova.
-quien sabe dónde este ahora…-musitó
El chico sonrió- no lo sé, pero tengo que estar presente cuando vuelva- comentó despreocupadamente.
La pelirroja se giró hacia el- ¿Cuándo regresa?- preguntó realmente curiosa, sin lograr evitar que su oración sonará desesperada.
-en unas horas- contestó el chico resuelto.
El garañón negro se acercó a Lena quedándose a su costado, con la cabeza la empujó levemente por el hombro haciéndola volverse hacia él.
-¡Hola, Dante!- le saludó la pelirroja acariciándole la cabeza.
El chico se sorprendió- jamás vi que Dante saludara a alguien, debes ser la primera- aclamó.
-¿así? Pensé que era así con todos- dijo abrazándose al animal, dándole palmadas al costado.
-no, solo lo permite con la señorita Volkova-afirmó cruzándose de brazos- se rehúye de todos los demás, incluyéndome, y eso que yo me encargó de cuidarlo… el muy ingrato- le reprochó.
El animal ni siquiera se dio por aludido, seguía recibiendo las finas caricias de Lena en su cabeza, resoplando contento.
-ya vi a tu hijo, esta hermoso, se parece tanto a ti- le celebró agudizando su voz al hablarle.-porque tú eres un lindo caballo- decía.
-¡ja! Ya veo porque la ha tomado con usted… nadie más lo quiere-bromeó, el caballo chilló y se giró hacia él.- es broma, Dante, solo una broma.
La pelirroja rio. –No le hagas caso-dijo atrayéndolo nuevamente- te tiene celos…-afirmó divertida.
-¿y cómo no…? si se roba la atención de la chica linda- dijo por lo bajo aunque no lo suficiente, Lena lo había escuchado haciéndola sonrojarse por lo que escondió la cabeza detrás de Dante. Nicolaij sonrió.
El caballo relincho y se separó de Lena alejándose con su trote hasta llegar con su potro al que saludó con la nariz.
-es una linda familia- apreció la pelirroja. Luego miró a Nicolaij. -¿Quién es la chica linda?- le preguntó con una sonrisa y mirada acusadora.
-usted…- respondió con seguridad haciendo que Lena se sonrojara de nuevo. Por supuesto que no esperaba que fuera tan directo.
-llámame de “tu”, por favor- suplicó. ¿Acaso ella también le estaba coqueteando? Pues sí, y no había nada de malo en ello. El chico era bastante atractivo, estaba segura de que podría terminar enamorada de un hombre así.
-bien, Lena… perdona mi atrevimiento, no soy alguien que ande con rodeos-explicaba.
-está bien- lo disculpó- no me molesta…
-¿en verdad? No quisiera tener problemas con la señorita Volkova… sé que es su protegida- argumentó
-su protegida, ni más ni menos- replicó un tanto molesta- no tiene ningún derecho sobre mí y por lo que a mi concierne tengo plena libertad de hacer lo que se me pegue en gana- concluyó apretando los labios.
-me alegra oírlo- admitió Nicolaij- en ese caso, Lena… ¿Por qué no vienes a visitarme más seguido?- preguntó- Iría yo a verte, pero me temo que mis tareas me demandan…-explicó
Lena le sonrió. –es una buena idea…
Hubo un pitido y Nicolaij sacó de su bolsillo un celular. -¿aló?… bien, gracias- y colgó. –Debo irme, Volkova está a punto de llegar- anunció.
-puedo acercarte en mi auto- sugirió amablemente.
El chico le sonrió. –bien, permíteme ser yo quien maneje.
-está bien. –cedió entregándole las llaves. Sin duda, quería ver a Yulia, pero no podía hacerlo sola, y había encontrado en aquel hombre un apoyo reconfortante. Cuando llegaron a la mansión vieron la formación de todos los agentes conglomerados en la explanada justo al frente del caserón. Tuvieron la coincidencia de llegar al mismo tiempo que la morena quien entraba en su auto negro acompañada por Steven. Antes de que Nicolaij se uniera a las filas corrió para abrirle la puerta del coche a la pelirroja, gesto que le agradeció con una sonrisa. Fue entonces que el joven se dirigió a formarse con sus demás compañeros, Lena se dio cuenta que, la morena también lo seguía con la mirada. Su corazón le decía que debía permanecer allí contemplándola, pero su cuerpo no hizo caso y de grandes zancadas termino por adentrarse a la mansión.
Yulia había desbordado el auto viendo como sus hombres apenas se formaban, un auto en movimiento llamó su atención, era el que había designado para Lena… del que salió Nicolaij, el chico de cabello castaño, corrió rápidamente para abrir la puerta de copiloto y extendió la mano para recibir a nada más ni menos que su pelirroja. – ¿Tan pronto te olvidaste de mí?- pensó la morena clavándole la mirada al agente último en formarse.

Zaeta

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 16/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Monyk el Sáb Abr 23, 2016 12:11 am

Siiii, esto se pone cada vez más intenso!!
Espero puedas continuar pronto.
Saludos!!

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Más

Mensaje por Zanini-volk el Sáb Abr 23, 2016 10:13 am

La que se viene pa'encima!!!

Zanini-volk
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por katina4ever el Sáb Abr 23, 2016 11:38 am

Noooo, es muy corta. La conti!!! Me has dejado intrigada!!! Buenisimo lo que sigue!! Gracias!!

katina4ever

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 03/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Zaeta el Dom Abr 24, 2016 1:23 pm

Sus comentarios me hacen muy feliz, y como muestra de ello decidí subir la conti antes de lo previsto.

CAPITULO XIX


-llegan tarde- observó la morena hablando con voz potente. –tú…- dijo señalando a Nicolaij. –pasa al frente…
El muchacho hizo una mueca y caminó hacia donde le indicaba su líder. Volkova caminó con discreción hacia Steven.
-¿sabes porque te he llamado?- le preguntó con seriedad.
-porque he sido el último en unirme a las filas, Alfa…
-¿Qué te ha detenido?- le inquirió- has llegado acompañado-agregó
-así es, Alfa… lamento mi tardanza-se disculpó reverenciándola.
La morena caminó alrededor de él repetidas veces. –Primera y única vez soldado… no quiero que nadie falte a sus responsabilidades-dijo elevando la voz- y menos si es por atender intereses sociales… ¿quedó claro?- les cuestionó a los presentes.
Todos contestaron un –Si, Alfa- al unísono.
-bien… vuelvan a sus labores- ordenó volviendo al lado de Steven. –Vigílalo- le susurró.
-¿quieres que lo vigile a él? O ¿quieres que vigile que Lena no se le acerque?- le inquirió sonsacándola.
-entiéndelo como quieras- espetó marchando hacia la mansión.
El aroma de su pelirroja aún estaba en el lobby, aspiró todo lo que pudo antes de dirigirse a su despacho. Así no habrían riesgos de encontrarse… y así lo había creído hasta la mañana siguiente cuando bajó a desayunar, ahí estaba Lena en el lugar de siempre.
-buenos días-saludó lo más indiferente que pudo al tiempo en que tomaba su lugar en la cabecera de la mesa.
Lena la miró de reojo- buenos días- contestó sin mucho afán.
Jamás en toda su vida se había sentido tan incómoda como en ese momento. Ver a Lena así de fría con ella la desubicaba, ¿pero que podía esperar después de lo que había pasado? Hizo dote de sus habilidades actorales y la ignoró. Comió lo más rápido que pudo sin que se le notaran las prisas. Agradeció y se retiró de allí sin más.
Lena la miró irse… una semana, tenían una semana sin verse, sin hablarse, y ni siquiera le había preguntado como estaba, no tenía la más mínima muestra de preocupación por ella, ni siquiera de consideración. ¿Pero que podía esperar de la fría Yulia Volkova? No importaba, no se dejaría mancillar por su indiferencia, ya no más… una vez que hubo terminado se levantó y encaminó hacia el auto, aún conservaba las llaves, no había visto a Sven desde el día anterior, y este tampoco la había buscado. Manejó con cierto cuidado hacia los establos, había una amenaza de tormenta para las próximas semanas, y todo estaba muy frio. Esta vez llegó mucho más temprano al pabellón, no había tantos soldados como el día anterior. Pero ahí estaba Nicolaij.
-hola- le saludó por la espalda haciendo que el chico se volviese.
-Hola, Lena- dijo efusivo- ¿Cómo estás?- preguntó con cortesía.
Ella le sonrió- bien- mintió. –la verdad es que me he aburrido en la casa… y no hay nadie con quien charlar…
Nicolaij le hizo un ademan para que lo siguiera a los establos donde no había nadie.
-vaya…-musitó el muchacho- me agrada que vengas, pero… entonces te darás cuenta de lo aburrido que soy en realidad.-afirmó falsamente haciendo reír a la pelirroja.
-no puedo creerlo, tan divertido que te veías…-comentó agraciada.
-hoy he terminado temprano… después de que la señorita Volkova me reprendiera ayer…-comentó
-¿reprenderte, porque?- le inquirió
-fui el último en llegar a la formación-confesó sonriendo- no es tu culpa-dijo rápidamente al ver la cara que había adoptado Lena.- de hecho, sin tu ayuda hubiese llegado mucho más tarde. –admitió
-¿te hizo algo?- preguntó frunciendo el ceño.
-no, claro que no… solo me ha llamado la atención-aseguró. –de hecho, jamás la he visto reprender físicamente a nadie… no lo tomes a mal, pero aquí eso se toma como debilidad…- confesó bajando la voz.
-eso debería de ser bueno…
-debería…- le interrumpió el muchacho- pero algunos empiezan a perderle el respeto, el miedo… y se sublevan, como ha pasado en San Petersburgo…
-ella peleó en San Petersburgo…
-así es… por honor, pero una vez que terminó la contienda no castigó a ninguno de los hombres que se habían atrevido a alzarse contra ella. Fue la primera alarma…- explicaba. –en mi opinión… se hubiese ahorrado muchos problemas desde el principio, y Troy, su amigo, estaría vivo…- concluyó.
-hablas como si los justificaras-señaló frunciendo el ceño.
-no los justifico, solo digo que todo esto fue previsible- se excusó- después de todo la admiro… pero ¿sabías que mantiene a su atacante encerrado? Solamente lo ha apresado, junto al tal Sasha… ese hombre sabía que asesinarían a Troy al mudarse a San Peter.
-tal vez no le corresponde a ella juzgarlos- objetó un tanto indignada por los comentarios de Nicolaij.
-claro que le corresponde, pero creó ese insulso consejo que le dice que puede o no hacer… esto no debería de ser una democracia- espetó irritado- perdóname… conocí a Troy, era un gran hombre, un gran soldado… de los mejores… me molesta que los responsables estén tan campantes.
-a ella también le afecto… a su manera…
-tienes razón…- comenzó a decir.- no debería hablar así de mi líder-murmuró rascándose la cabeza.
-Elena… ¿Qué haces aquí?- preguntaba Steven quien acababa de llegar.
-¿Qué, no puedo?- le inquirió enarcando una ceja.
-claro que si- sonrió- pensé que podía ofrecerte algo- comentó.
-no me hace falta nada…
-Nicolaij…-dijo volviéndose hacia el muchacho.- ¿has terminado ya tus labores?- le cuestionó con seriedad.
-sí, señor-contestó irguiéndose.
-bien… Nicolaij, cuida muy bien de Elena. –recomendó antes de retirarse.
-¿acaso nadie cree que pueda cuidarme sola?- preguntó enfadada cuando Steven se hubo retirado.
El chico se encogió en hombros.- sus razones tendrán…
-me gustaría demostrarles que me se defender…-masculló
Nicolaij le sonrió ampliamente. –Puedo ayudarte en ello- dijo animado. – si tú quieres, claro…
-¡me encantaría!
-acompáñame entonces- dijo ofreciéndole el brazo que la pelirroja tomó sin dudar para guiarla.
-¿A dónde me llevaras?- preguntó ya en el auto.
-ya lo veras…
Llegaron al cruce y Nicolaij tomó el camino de la derecha.
-apuesto a que no conoces toda la mansión, mucho menos todo el terreno- comentaba animadamente.- tenemos gimnasio, campo de tiro… todo lo que te puedas imaginar para entrenar… sin contar el inmenso bosque, cualquiera podría perderse allí sino conociese el área.
-es una gran extensión- se dijo admirada. -¿Es aquí?- preguntó al ver una fila de edificios.
-no, aquí es donde vivimos- corrigió. Dobló una vez más a la derecha y señaló un edificio del frente.
Al entrar a ese lugar se sorprendió, era mucho más grande de lo que se veía por fuera. Nicolaij le dio un rápido recorrido visual antes de encaminarla hacia un sujeto que entrenaba arriba de un ring.
-Hey Vlad- le gritó Nicolaij haciendo que el chico se volviera hacia él.
Alto, moreno y visiblemente mucho más musculoso que Nicolaij, lo miró con una media sonrisa en el rostro y un aire de superioridad. –Nicolaij…-contestó a modo de saludo.- ¿Qué quieres?- preguntó después de ver a Lena.
-la señorita Katina quiere aprender algunos trucos-dijo sin más.
El chico enarcó una ceja incrédulo. -¿para qué?- escupió.
-¡para defenderse, genio!- farfulló
-¡ya lo sé que para defenderse!- gritó acercándose a una esquina del ring y tomando una toalla para secarse.- dígame... ¿de quién quiere defenderse?- le preguntó con suavidad a la pelirroja.
-solo quiero ser capaz de hacerlo, por si amerita la ocasión- respondió con plena convicción.
Vlad se encogió en hombros. –Bueno, si eso es lo que quiere…-murmuró.- quítese los zapatos y suba conmigo- ordenó con un ademan.
Lena se le quedó mirando dubitativa, Nicolaij asintió y le animó. Se quitó entonces los zapatos y subió al ring como se lo habían pedido.
-bueno…-comenzó a decir.- no esperes salir de aquí como una máquina de matar- bromeó.- sin embargo, podrás obstaculizar a tu oponente… nos saltaremos lo básico en vista de que estas rodeada de agentes expertos.-hizo una pausa. Tomó otra toalla, y se la arrojó a la cara, cuando pudo quitársela se dio cuenta de que Vlad había avanzado hacia ella.- pero a veces, al creernos expertos nos confiamos… y algo tan simple como arrojar algo a la cara puede sernos de mucha ayuda. Es solo un truco que podrías practicar en Nicolaij, sería muy divertido- dijo susurrándole.- vamos, ahora acércate, te enseñare algunos movimientos.
Pasaron largo rato arriba del ring, Vlad era en realidad dedicado, no solo le explicaba a la pelirroja como debía hacer los movimientos sino que le corregía la postura, advertía que una mala postura podía acabar lastimándola más a ella. En eso estaban cuando un barulló se armó en un lado del gimnasio, algunos agentes caminaban apresurados hacia donde entendía Lena, se ubicaban las plataformas para peleas frontales.
-¿y ahora qué?- preguntó Vlad al aire.- ¡Alan!- le gritó a un chico que apenas corría en dirección a las plataformas. -¿Qué está pasando?- le preguntó cuándo se detuvo.
-es Domen, peleará contra el Alfa- chilló emocionado.
-eso es nuevo- exclamó el joven Vlad. –Lena, concluiremos por hoy…- se disculpó bajando de un brinco del ring.
La pelirroja sintió una punzada que identificó como preocupación, se suponía que Yulia no debía pelear, aunque Domen fuese su amigo podía salir mal librada de un encuentro frontal. Se giró hacia Nicolaij, había una chispa inusual en sus ojos, entendió que era la emoción del encuentro. Se colocó rápidamente sus zapatos y caminaron juntos hacia el recinto.
Todos los agentes que habían estado cerca al momento del anuncio se conglomeraron alrededor de la plataforma. Encontraron a Vlad entre los presentes y se le unieron para ver la ya comenzada pelea.
Domen era sin duda, mucho más grande que Yulia, sus brazos y piernas obviamente más largos podían hacer contacto con la morena sin comprometer el resto de su cuerpo. La ojiazul no podía esquivar los ataques de su amigo, en ocasiones se apoyaba brevemente en su pierna derecha pero sus movimientos eran demasiado lentos, era por eso que se había dedicado a detener los golpes e intentaba acercarse lo suficiente a Domen para atacarlo de igual forma. A pesar de su clara desventaja el encuentro estaba muy equilibrado. Justo cuando Domen tiró un golpe ella se acercó, no solo lo amagó sino que logro conectarle un golpe en el rostro. Domen retrocedió por inercia, con la boca sangrando, escupió el exceso de sangre y rio.
-Ana se molestara contigo… -le dijo.
La morena sonrió. –has estado conteniéndote…
-tú también… -respondió con arrogancia. –no lo hare más, ¿lista?- esperó a que Yulia asintiera para volver a atacarle.
Atacaba mucho más rápido y con más fuerza, Yulia se veía con serias dificultades para esquivarlos todos, algunos golpes comenzaban a hacer contacto por ambas partes.
-¡es increíble!-musitó Vlad admirado. –pensé que sería sencillo para Domen, tomando en cuenta la reciente lesión del Alfa-comentaba.
-no lo exageres Vlad… seguro que no están peleando en serio- intervino Nicolaij
-¿ah, no? Después dirás que la sangre de Domen es falsa- dijo con un tono de fastidio en la voz.
-el Alfa no puede moverse, no puede apoyarse en la pierna ni tampoco usarla para combatir- dijo empezando un debate. –en cualquier momento Domen la derribara…
-ya veremos…-terminó por decir Vlad.
Después de un sonoro golpe todos se quedaron en silencio… Domen había realizado una patada de giro que le había dado a la morena en el pecho levantándola en el aire y haciéndola caer ruidosamente. Lena creyó que el corazón se le había subido a la garganta, sentía su palpitar muy nerviosamente y unas ganas de correr tras Yulia, pero no lo hizo, tragó saliva y se obligó a ver el desenlace.
-te lo dije- masculló Nicolaij.
Pero contra los pronósticos, Yulia Volkova volvía a ponerse de pie, apoyada en su pie izquierdo. Se sobó el pecho donde había recibido el golpe y miró a Domen como si todo eso se tratase de un juego. El chico volvió al ataque, esta vez Yulia amagó el golpe con la parte exterior del brazo, justo cuando el chico iba a regresar la pierna a su lugar fue jalado de esta por la morena, el intentó golpearla para alejarse pero ella lo esquivó y finalmente clavó su puño en alguna parte del tórax.
Todos los presentes vieron conmocionados como Domen se doblaba de dolor en el suelo.
-¡el Alfa es increíble!- exclamaba Vlad emocionado.
-tengo que admitir… no me lo esperaba- terció Nicolaij.
La pelirroja era la única que respiraba con alivio. Yulia se acercó hacia su amigo intentando infructuosamente levantarlo, estaba demasiado cansada para lograrlo sola. Al final fue Sven quien logró ponerlo de pie.
-perdóname, me he pasado- decía la morena.
-está bien…-murmuró falto de aire.- el trato era no contenernos…-terció intentando sonreír.
-has asustado a los soldados- interrumpió Steven. –hablaran de esta victoria en los próximos días.
-Domen…- le llamó la morena- quiero que te revisen, y después ve a casa- dijo con un semblante preocupado.
-también deberían revisarte- dijo más recompuesto.
-los llevaremos a ambos a ver a “Doc”- concluyó Sven.
Del otro lado de la duela los numerosos soldados se dispersaban. Vlad aún emocionado por la tremenda lucha que acababa de presenciar hablaba maravillas de la forma de pelear de su líder.
-¿Cuáles son las probabilidades de que Yulia le gane a Shapovalov?- le preguntó la pelirroja.
El chico lo pensó- después de lo que acabo de ver, y según lo que he escuchado de la pelea en San Peter… Volkova tiene muchas probabilidades…
-aun así no debería confiarse… Shapovalov ha demostrado ser todo menos honorable-terció Nicolaij.
-odio decirlo, pero tienes razón- admitió el chico.
La pelirroja hizo una mueca de la que nadie se percató. -¿puedo volver mañana?- les preguntó a ambos chicos.- ¿para recibir más clases?
-por supuesto, bueno… solo si tu aceptas…-dijo palmeando a Vlad.
-sí, está bien, como quieran… te esperare aquí a las once- le anunció antes de alejarse de ellos.
-ignóralo… en su mente solo hay espacio para las peleas, le fascinan- explicaba.
-no te preocupes, no me molesta- le disculpó siguiendo al chico con la mirada. Había vuelto al ring pero ahora acompañado de otro luchador. –ha sido un día interesante, te lo agradezco.
-no lo hagas… lo hago porque me agradas, eres una buena chica… debes tener hambre- dijo haciendo una pausa. –te llevare a la mansión.
Podía ser el destino, o simple casualidad, pero era la segunda vez que llegaba a la mansión acompañada de Nicolaij y que se encontraba con Yulia quien estaba con Steven y Sven sentados en el pórtico. Los presentes le habían clavado los ojos encima, y veían como se acercaba a la mansión escoltada por Nicolaij. Lena lo notó, respiró hondo y resistió el deseo de voltear a ver a la morena. Cuando llegaron al pórtico se volvió y se despidió de Nicolaij con un beso en la mejilla tomándolo a este por sorpresa.
-gracias por acompañarme…
-es un placer…-y le sonrió galantemente.
Lena lo estaba provocando frente a la morena, alguna vez Yulia le había confesado que no le agradaba que sus soldados la viesen, si aquello era cierto los celos volverían a presentarse si los avivaba correctamente… Ella también le sonrió, puso la palma de su mano en el fornido hombro del chico y la fue deslizando lentamente de forma coqueta. El chico se notó nervioso, pero siguió permitiéndole su desfachatez.
-te veré mañana…-dijo con voz ronca.
Nicolaij asintió mientras se lamia los labios, dio media vuelta y se marchó. Lena se giró hacia los chicos, poniendo sumo cuidado en no hacer contacto visual con la morena.
-¿y Domen?- preguntó.
-Volk le ha dado el día…- respondió Sven con una seriedad poco habitual en él.
-¿será que está molesto?-pensó. Decidió no reparar en ello entrando finalmente a la mansión.
-Elena…- le llamó aquella voz que amaba.
-¿Qué quieres?- le inquirió sin volverse.
-¿Qué estás haciendo con Nicolaij?- preguntó en un tono frio.
-¿y a ti que te importa?- espetó- lo que haga o deje de hacer, no te interesa…
-ten cuidado, Katina- chilló en tono amenazante. –nadie me habla así, y a ti tampoco te lo permitiré- advirtió.
-a estas alturas me importa poco lo que puedas hacerme…-musitó girándose finalmente.
-mira…- dijo con voz calmada. –Nicolaij no es la clase de hombre que crees…-exponía mientras intentaba acercarse a la pelirroja, pero esta le rehuía.
-quien sabe… tal vez es la clase de hombre que me gusta.- dijo arrastrando las palabras.
La morena hizo una mueca. –lo dudo… es un Don Juan, solo le interesa acostarse con mujeres…
-¡¿Cómo te atreves entonces?!- le cuestionó con enfado- y aunque fuera como dices no habría una gran diferencia entre tú y él -dijo lanzándole la pulla.
-Elena… solo digo que tengas cuidado con…
-hazte un favor, y házmelo a mí- le interrumpió.- y no te metas en mis asuntos…
-si eso es lo que quieres… - dijo visiblemente molesta saliendo de nueva cuenta al pórtico.
-¿celos?- se preguntó mentalmente.

Zaeta

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 16/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un amor entre mafias //Por: Zaeta

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.