JUEGO FUERTE

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Hunter el Lun Ene 18, 2016 11:27 am

o.o que excitante .... digo q maravilla... wow que continuacion.. mierda cada vez me dejas mas impresionada con este ff, esta realmente hermoso, estaba segura que ellas dos juntas serian como un choque de cometas, realmente explosivo, caliente, excitante, fuerte, exquisito.. yulia & lucy son la mejor combinación, sale y rompe los esquemas y eso es agradable.. mis felicitaciones, escribes realmente genial..
avatar
Hunter

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 25/05/2015
Edad : 27
Localización : The Imperium

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Julenka el Dom Ene 24, 2016 3:51 pm

Wow que calor, buenísimo capítulo. Me tusto mucho. Y la verdad la pareja me conquisto, estoy ansiosa por el siguiente capítulo. No te tardes

Julenka

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 25/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Hollsteinvanman el Jue Ene 28, 2016 7:53 pm

Hola, les dejo un capítulo más, es corto, pero algo es algo. 


Bliznetsy: Gracias por comentar siempre, me alegro que te guste esta historia. Y ya verás que cada vez será mejor Smile
Hunter: Me alegro que te guste la pareja porque tengo muchos planes para ellas a futuro, porque las dos son geniales juntas y me encantan. Me alegró que te gusto ese momento especial de ellas. Espero te siga gustando. Saludos Very Happy
Yulenka: Aquí esta el capítulo, me alegró que te guste la historia y la pareja. Saludos




JUEGO FUERTE


Capítulo Dieciseis


Yulia entró en su reunión con Clayton más tarde esa mañana sintiéndose satisfecha. Mientras esperaba que él terminase su conversación telefónica, redecoró su despacho en su mente para adaptarlo a su gusto. La mesa de roble macizo sobre la que, en ese momento, tenía él apoyados los pies, marcada por el desgaste de
sus zapatos favoritos, sería la primera cosa que se iría a pesar de que Clayton, evidentemente, se sentaba detrás de la monstruosidad para compensar su baja estatura, lo hacia verse ridículo. Ella aliviaría la decoración con una gran cantidad de cromo y las líneas lisas de muebles modernos y piezas decorativas. El traqueteo del auricular del teléfono al apoyarse en la base llamaron su atención de nuevo al presente. Clayton la estaba mirando con aparente molestia.
"¿Y bien?"
"Drake estará fuera de la carrera antes del final de la semana." La Información de su fuente, y lo que ella había
obtenido del maletín de Lucy, no sólo perjudicarían los intentos de Drake de adquirir Braxton, sino que la paralizarían y lo más probable es harían que la empresa cierre. Joni había querido consumar su transacción de negocios anoche, pero la líbido de Yulia estaba focalizada en otra persona. Joni se fue a su casa frustrada, pero empleada, mientras que Yulia fue a la de Lucy.
Desde que salió de casa de Lucy, Yulia había pasado la mayor parte de su tiempo en averiguar exactamente qué hacer con la bomba de tiempo que Joni le había entregado.
"¿En serio? Suenas muy arrogante ".
Hubo un tiempo en que Yulia habría pensado que eso era un cumplido. Ahora lo consideraba degradante. 
"Yo sé lo que estoy haciendo, Clayton."
"Más te vale, Volkova. Ya te dije que quiero Braxton y no voy a parar hasta conseguirlo. " Estaba casi echando espuma por la boca.
Yulia se puso de pie, extrañamente incapaz de controlar su temperamento. Siempre había respetado a Clayton y su enfoque de negocio. Muchas veces era feroz, despiadado a veces, y de vez en cuando apenas de este lado de la ley. Y la mayor parte del tiempo, inmoral. Pero ella sabía todo eso cuando llegó a trabajar para él
años atrás. Por eso fue específicamente que ella apunto a él y a su empresa por un puesto. Quería el éxito que Clayton Sumner había alcanzado, y si tenía que copiar todos sus movimientos para conseguirlo, entonces así seria. El hecho de que él no pudiera ver eso incluso ahora era insultante.
"Jesucristo, Clayton, dije que lo entiendo y lo haré. Deja de tratarme como si tuviera mierda en la cabeza. " Yulia nunca le había hablado así, y tomó a ambos por sorpresa. De repente estaba cansada de luchar por todo, incluido el respeto del anciano que la estaba mirando. Pensó que para este momento ya se lo había ganado, pero obviamente se equivocaba. Para no correr el riesgo de otra explosión, salió de la oficina un poco más rápido de lo que había entrado en ella.
Yulia estaba todavía humeante una hora más tarde, furiosa consigo misma por dejar que sus emociones dominarán su discusión con Clayton. Calma y cabeza fría, eran las palabras que usaba para describirse a sí misma cuando se trataba de negocios. Calculadora, fría y sin corazón, era lo que los demás la llamaban.
Sus sentidos estaban sobrecargados después de su noche con Lucy, racionalizó. Sí, eso era todo. Estaba mareada y exhausta por la falta de sueño. No estaba pensando con claridad y dejo correr a su boca antes de comprometer su cerebro. Mentira.
No importa qué tan sensatas o lógicas sonaban sus excusas, Yulia sabía que eran una mierda. No podía dejar de pensar en Lucy antes y después de haber tenido sexo con ella. Justo cuando pensaba que había descubierto todo de la castaña ella la sorprendía Cuando creía que ya sabía lo que estaba pensando, ella decía algo completamente diferente. Cuando Yulia esperaba una determinada reacción, Lucy le daba todo lo contrario.
 
El tráfico de la tarde en Atlanta era miserable mientras su taxi se arrastraba hacia el centro, a su restaurante de carnes favorito. Se lo merecía, pensó, golpeando los dedos con impaciencia en su muslo. Todavía estaba enganchada en su conversación con Clayton y necesitaba calmarse antes de que hiciera algo estúpido.
¿Como dormir con Lucy? ¿Cuánto más estúpida se puede ser?
Cuando dejo a Lucy se había ido a su apartamento a cambiarse para su encuentro con Clayton. Apenas tuvo tiempo de conseguir volver a poner su deseo por la castaña ojiazul bajo control antes de entrar en la oficina del anciano.
Había tenido la intención de decirle a Clayton lo que había averiguado acerca de Drake y que destruiría cualquier posibilidad que tuviesen de conseguir Braxton, pero su actitud hacia ella había sofocado todo el deseo de compartir su información. Lo haría por su cuenta, condenado Clayton Sumner. Con la información que había desenterrado, así como lo que Joni le había dado, Yulia podría poner las finanzas de Drake de rodillas con una llamada telefónica. Drake estaba perdiendo dinero. Todo lo que necesitaba era dejar caer un discreto virus en el oído de la banca de inversión de Lucy y habría terminado. Las acciones de Drake colapsarían, su fuente de dinero que se secaría, y Yulia podría arrasarlos y comprar Braxton por un valor sustancialmente inferior a su valor real. Era tan simple como eso. Pero Yulia tuvo una mejor idea que había estado bailando en su cabeza durante unos días.
Levantó la vista cuando el camarero trajo la cuenta, apenas recordando que había cenado. Por costumbre, y según la factura detallada, debía haber ordenado la combinación de camarones y filete. Se lamió los labios y saboreó un toque de ajo de las setas salteadas.
La pelinegra bebió el vino que quedaba en su vaso. El restaurante estaba tranquilo y reunió sus dispersos pensamientos.
Desafortunadamente no sabía qué hacer con ellos. Nunca había experimentado esta sensación de desasosiego, casi como un constante estado de expectación. El acuerdo de Braxton no tenía la culpa, a pesar de que la logística y las negociaciones eran inusuales. Podría conseguir Braxton, pero simplemente estaba esperando para hacer su jugada. Había estado en esta posición más veces de lo que podía recordar. Nació para esto, se había entrenado para esto, se vanagloriaba de ello. Así que, qué era lo que estaba pasando?
Pagó la cuenta y salió al frío de la noche. "¿Qué diablos estoy haciendo? Estoy actuando como un cachorro enfermo de amor, por amor de Dios ", dijo en voz alta. "Jesús, Volkova, pon las cosas en orden".
En ese momento se dio cuenta de que Lucy la descentraba. Lucy le fascinaba y estaba continuamente tratando de descifrarla. Pero no eran los negocios lo que le estaba provocando inquietud. Era la propia mujer. En algún momento ella se había enamorado de Lucy Scherer y caído duro por ella.
 
CONTINUARÁ... Arrow


Última edición por Jemmalover el Vie Ene 29, 2016 5:55 pm, editado 1 vez
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Hollsteinvanman el Vie Ene 29, 2016 5:45 pm

JUEGO FUERTE


Capítulo Diecisiete


Yulia estaba sentada a la mesa cuando llegó a Lucy. Estaba sorprendida de haber sido capaz de convencer a la castaña de que se encontrasen para cenar, y cuando Lucy cruzó la habitación, estaba contenta de haberlo hecho. Se puso de pie mientras Lucy
se acercaba, con el pulso acelerado en respuesta a su noche juntas.
Conocía cada centímetro de su cuerpo, cómo se sentía, la forma en que olía, la forma en que gritaba su nombre. Yulia respiró hondo para volver a tener control de su cuerpo.
Mientras había estado esperando que Lucy llegará, Yulia se había preguntado qué haría Lucy cuando se vieran de nuevo. ¿La besaría para saludarla, iba a mantener una conversación normal como si no hubieran pasado horas en las mas íntimas, comprometidas, y placenteras posiciones? Sería Lucy capaz de mirarla a los ojos? Yulia no quería darle la oportunidad de crear el ambiente, así que ella le tomó la mano y la besó suavemente en la mejilla. 
"Me alegro de que hayas podido venir. Te ves hermosa ".
Lucy había elegido un traje de profunda seda azul con un suéter de cuello de color crema, asomando por debajo de la chaqueta. Un broche de plata de un diseño abstracto le guiñó un ojo a Yulia desde la solapa izquierda.
"Gracias", respondió Lucy, y se sentó en la silla a la izquierda de la pelinegra ojiazul.
"¿Quieres tomar algo?", Preguntó Yulia mientras el camarero se dirigía a su mesa. Era sábado por la noche y el restaurante estaba lleno. 
Ella le había pagado al camarero para que mantuviese su atención centrada en ellas esa tarde.
Lucy miró su copa de vino, como si tratara de decidir si tomar una copa o no. 
"No, sólo agua con limón para mí."
La gruesa alfombra y los muebles de gran tamaño silenciaban el ruido del restaurante. Estaban escondidas en el fondo, en una esquina que les ofrecía más privacidad que a los demás clientes.
Yulia había pedido específicamente esa mesa cuando llamó para hacer la reservas anteriormente. Lo que tenía que decirle a Lucy lo hacía necesario.
Después de hacer su pedido, Yulia luchaba por algo que decir.
Su capacidad para la charla casual siempre había sido mínima en el mejor de los casos, pero estar sentada al lado de la castaña después de lo que habían hecho juntas dos días atrás, le hizo papilla la mente. ¿Fue sólo un día antes de ayer? Se sentía como si hubiese sido mucho mas tiempo atrás.
Estudió el perfil de Lucy. La luz de las velas parpadeantes en el centro de la mesa lanzaban un suave resplandor en todo lo que había en la cabina. Lucy no necesita ninguna ayuda para lucir bella. Tenía el pelo recogido y la cara, aunque ligeramente
maquillada, todavía era sorprendente.
"No te ves muy feliz de estar aquí", dijo Yulia, al comentar las arrugas en el ceño fruncido en la frente de la chica de eléctricos ojos azules.
Lucy por fin la miró y su ceño se profundizó. 
"Lo siento. No estoy en el mejor de los estados de ánimo esta noche. Muchas cosas en mi mente ... " Su explicación era débil.
"Algo que quieras compartir?"
Lucy jugaba con su cuchillo, pareciendo pensar en la oferta. 
"Tal vez más tarde."
Su comida llegó y Yulia finalmente fue capaz de mantener una conversación, pero las respuestas de Lucy a sus preguntas eran cortas y con frecuencia no invitaban a un mayor intercambio.
"¿Quieres dar un paseo?" Yulia decidió continuar la parte seria de la discusión fuera en lugar de en la mesa.


Lucy estuvo de acuerdo, y en diez minutos Yulia había pagado la cuenta y caminaban por la acera casi vacía.
"Tengo una propuesta para Ti", dijo Yulia, luego quiso retirar sus palabras cuando vio la expresión asustada de Lucy.
"No, no ese tipo de propuesta", dijo Yulia rápidamente, finalmente riendo por primera vez en la noche. "Bueno, tal vez más tarde ", añadió, repitiendo el comentario anterior de la castaña, y sonrió. "Es una propuesta de negocios."
Esta vez la expresión de Lucy era cautelosa.
"Ahora escúchame", dijo Yulia. "Quiero Braxton. No necesito decirte esto, pero lo que no sabes es por qué. Si consigo este acuerdo, Clayton Sumner me entregará las riendas de Empresas Sumner. Controlare una de las empresas más grandes del mundo.
Y yo te quiero a mi lado. " Yulia no se había preparado para decirlo todo de esa manera, pero qué diablos. Era la verdad.
"¿Qué?" Lucy se detuvo en medio de la acera.
Yulia estaba directamente en frente de Lucy y repitió su declaración. 
"Te quiero a mi lado. Imagínate, Lucy, lo que podríamos hacer. Nada nos detendría, el dinero que podríamos hacer, los negocios que podríamos poseer, el imperio que podríamos construir ". La pelinegra estaba emocionada ante la perspectiva
y ni siquiera trataba de ocultarlo en su voz.
Lucy negó con la cabeza varias veces. 
"¿Qué?"
"Lucy, voy a tener Braxton y luego voy a traer a Drake también, o lo que queda de ella, y todavía la puedes dirigir si lo deseas. Pero tú eres mejor que eso, Lucy. Tu puedes escribir tu propio boleto en Sumner. Tú y yo estaríamos en la portada de cada revista de negocios importante del mundo. " Yulia abanicaba sus brazos, como si estuviese pintando un cartel panorámico.
"Yulia, no quiero-"
Yulia tomó las manos de Lucy en las suyas. 
"Lucy", dijo con calma. "Estamos bien juntas. Podríamos ser grandiosas si le das la más mínima oportunidad. Podemos trabajar juntas y estar juntas. ¿Cómo podría ser más perfecto? "
Lucy apartó las manos de la pelinegra y dio un paso atrás. 
"No quiero estar contigo, Yulia, ciertamente no en los negocios. Tú y yo tenemos modos de ver las cosas muy diferentes y no hay forma "
"Está bien, no tenemos que trabajar juntas estrechamente. Tu puede hacer lo tuyo en Sumner y yo haré lo mío. " Estaba preparada para hacer frente a todos los argumentos que Lucy le arrojará. La iba a desgastar con el tiempo.
"Yulia, no lo entiendes." La voz de Lucy se levantó. "Yo no voy a hacer negocios contigo ni voy a ser tu amante."
"¿Qué?" Era el turno de Yulia de estar confundida.
"Tengo una empresa. No estoy buscando tener otra, particularmente empresas Sumner, y especialmente no contigo. Estoy trabajando duro para conseguir que Drake se ponga de nuevo en pie, no para venderla por un dólar rápido y pegotes de poder. Eso no es lo que soy. Y no estoy tampoco buscando ser parte de una pareja poderosa, como tu lo expresaste. He estado allí, he hecho eso, y no estoy interesada en hacerlo de nuevo. No sé de dónde sacarías la idea de que estaría interesada en Sumner. 
Clayton Sumner es un inmoral, y yo no trabajaría para él si me ofreciera el último trabajo sobre la tierra. Yo ni siquiera lo consideraría ".
Las palabras de Lucy la aturdieron.  ¿Qué había dicho? ¿Cómo la había malinterpretado tan mal? ¿Acaso su noche de sexo había nublado la realidad en su mente? Ella pensó que estaban bien juntas y, como ella dijo, que estarían aún mejor juntas.
"Mira, Yulia. Esa noche fue maravillosa para mí. Yo nunca he experimentado algo así pero eso no cambia lo que soy o lo que quiero de la vida. Quiero que Drake sobreviva y crezca. Quiero estar con una mujer que me trate como su igual en la vida, no como un socio de negocios. No tengo ningún deseo de competir con una empresa por la atención de una mujer. No voy a hacerlo. No me importa quién sea ella ", dijo Lucy con firmeza.
Yulia no sabía si estaba simplemente aturdida, desconcertada, humillada, o las tres cosas a la vez. Quería arremeter contra la castaña para hacerla lucir como una tonta. Quería aplastarla a ella y a su tonto vivieron-felices-para-siempre sueño. La ira ardía en su interior, y si un hombre no se hubiera topado con ella al pasar, podría haber hecho algo que habría lamentado más tarde. En cambio, se apretó los dientes.
"No te hagas ilusiones, Lucy. El sexo no tiene nada que ver con esto. Eso fue todo lo que fue - sexo. Nada más. " Respiró para tratar de calmar sus nervios. "Puesto que eres una mujer tan independiente, Lucy, estoy segura de que puedes volver sola a casa", Yulia logró desahogarse antes de girar sobre sus talones y alejarse.


Lucy se movió de la mitad de la acera y se sentó en un banco que rodeaba un alto pino. Que coño acaba de pasar? Había accedido a reunirse con Yulia con la intención de decirle que lo que pasó entre ellas nunca volvería a ocurrir. Sin embargo, su plan parecía inmaterial después de la bomba que Yulia acababa de lanzar. 
¿Qué había hecho para darle la impresión a Yulia de que estaría interesada en estar con ella en los negocios? Clayton Sumner era un tiburón y su compañía la piscina de alimentación.
Tan pronto como se enteró de la participación de Yulia en la oferta de Braxton hizo su investigación sobre las empresas Sumner y cuestionó su ética de negocios y su integridad.
No creía que Yulia fuese la clase de mujer que creyera que, simplemente porque Lucy había caído en la cama con ella, caería en cualquier otra cosa con ella. Era sólo sexo, por amor de Dios. Yulia lo había dicho incluso. No era como si estuvieran enamoradas. Apenas se conocían entre sí. Claro, habían pasado tres semanas juntas, a menudo dieciséis horas al día, pero eso habían sido negocios, no una relación.
Definitivamente no estaba interesada en ser parte de una pareja poderosa. Eso fue lo que sucedió con Melissa, y nunca consentiría a una relación así de nuevo. Poder no era una palabra que quisiera asociada a su vida profesional y ciertamente no a la personal.


Después de darle una propina al valet, se deslizó en el asiento del conductor de su coche, condujo a casa como un robot y contuvo la respiración cuando ingresó en su camino de entrada.
No esperaba ver el coche de Yulia, pero se sintió más aliviada cuando noto que la única cosa en frente de su casa era la suave luz del porche.


Se sirvió un vaso alto de whisky, se quitó la chaqueta, y se dejó caer en el sofá. Pateando sus zapatos, extendió sus piernas hasta que descansaron encima de la mesa de café. Reclino la cabeza hacia atrás y se preguntó cómo su mundo se había vuelto
tan descentrado tan rápido. En un momento ella era una CEO exitosa y al siguiente se le pidió deshacerse de su compañía y correr a estar en la portada de la revista Forbes con su joven amante lesbiana. ¿Era esto en lo que se había convertido su vida?
Si se mantenía así podría estar en El Show de Jerry Springer y hacer alarde de su existencia de baja-clase para que todo el mundo lo viera. Ella era mejor que eso y lo sabía.


CONTINUARÁ... Arrow
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por VIVALENZ28 el Lun Feb 01, 2016 6:21 pm

Jajajaja dejaron a Yulia wtf!!! Aunque nunca escriba si leo la historia síguele Very Happy
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 794
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Julenka el Miér Feb 03, 2016 11:40 am

Hay esa Yulia esta por perder mucho con esa soberbia y sed de poder que tiene. Me encanta esta historia, es muy bonita. Dale conti, no tardes.

Julenka

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 25/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Bliznetsy el Jue Feb 04, 2016 7:35 pm

Genial, cada vez más emocionante esta historia, espero todo salga bien entre ellas dos. Espero Yulia no haga nada malo y Lucy salga lastimada Sad
avatar
Bliznetsy

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 19/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Hollsteinvanman el Vie Feb 05, 2016 5:41 pm

Hola, les dejo mas de esta historia.


Vivalez28, Yulenka y Bliznetsy: Gracias por comentar, veremos que sucede, ya solo restan dos capítulos para el final. 


JUEGO FUERTE


Capítulo Dieciocho


Yulia estaba en todas partes. En sus sueños, sus pensamientos, incluso con ella en la ducha, metafóricamente, por supuesto.
Lucy había vuelto a llenar su copa en cuatro ocasiones antes de irse a la cama la noche anterior, y su cabeza estaba ladrándole por haberlo hecho. Poco a poco, tomó un sorbo de café y comió un pedazo de tostada mientras la niebla se borraba de su cerebro.
Mientras lo hacía, lo único que quedó claro fue que sentía más por Yulia de lo que ella había pensado.
Sabía que se había sentido curiosamente atraída por ella desde el momento en que se encontraron una con la otra en el vestíbulo del edificio de Braxton, pero había ignorado su reacción por ser algo tan simple como - una atracción natural hacia una
mujer hermosa. Atribuía su atención a Yulia a su unión constante forzada por Braxton. ¿Quién podía evitar estar pendiente de un adversario de negocios sentado en la mesa y junto a ella todo el día? Especialmente una tan atractiva como Yulia. Se dijo que estaba
escuchando a las preguntas que la pelinegra hacía, en lugar del sonido de su voz. Se convenció de que estaba viendo lo que Yulia miraba durante sus giras, y no la forma de su boca o el color de sus ojos.
A quién estaba engañando? Había más que eso, y después de la noche en que estuvieron juntas, ya no podía negarlo. Tenía que hacerle frente, ponerlo en la perspectiva adecuada, y seguir adelante. No estaba en condiciones de involucrarse con Yulia personalmente y ciertamente tampoco profesionalmente. Pero, maldita sea si no la hacía sentir cosas que no había sentido en mucho tiempo, si es que las había sentido alguna vez.
Yulia tomaba la vida con ambas manos y la vivía. Era agresiva sin ser dominante y en raras ocasiones, adivinó Lucy, tuvo un no por respuesta. No era sólo el hecho de que ella era más joven, aunque probablemente eso era parte de todo. Yulia tenía un nivel de madurez impropia de su edad. El sexo era el mejor que había tenido nunca, pero ciertamente no era suficiente para una relación duradera. A Lucy le interesaba el paquete completo.
La castaña puso una carga de ropa en la lavadora, agarró una botella de agua, y abrió las puertas francesas que llevaban a su patio. Se instaló en una de las sillas de la sala, y estiró las piernas frente a ella de nuevo. Revivió los últimos meses mentalmente, pero su cuerpo le recordaba los últimos días. Realmente no sabia
mucho acerca de Yulia mas que lo que había recogido de Internet y de unas pocas fuentes bien colocadas. Pero lo que era indiscutible era que Yulia la hizo sentir viva otra vez. ¿Qué iba a hacer al respecto?
*


"Yulia, Lucy Scherer está aquí para verte."
La pelinegra se congeló con el nombre de la mujer que su asistente administrativa dijo que estaba esperando en el exterior de su oficina. Lucy? Aquí, a verme? ¿Qué quiere? Probablemente decirme de nuevo en términos inequívocos que no quiere tener
nada que ver conmigo, pensó Yulia en el segundo que le llevó encontrar su voz. Ella no quería ver a la castaña. Una humillación era suficiente, ella no quería o necesitaba otra.
"Dijo que es importante"
"Estoy segura de que lo es", murmuró en voz baja Yulia.
"Hazla pasar, y si no ha salido de aquí en diez minutos, entra e inventa una excusa para mí." Yulia se confortó a sí misma.
No estaba en absoluto preparada para su reacción cuando Lucy entró por la puerta. Llevaba una chaqueta azul marino sobre unos pantalones marrones y una camisa azul pálido. Llevaba el pelo recogido hacia atrás, y Yulia se dio cuenta de que realmente
le gustaba de esa manera. Su mirada era firme mientras entraba en
su oficina con decisión
"Lucy, no esperaba verte aquí." Yulia saludó a la mujer que había sacudido su mundo. Cuando ella no oyó nada de Lucy en una semana después de su desastrosa propuesta, pensó que la había perdido para siempre. Indicó a Lucy que se sentase en una de las sillas frente a su escritorio. 
"¿Qué puedo hacer por tí?" 
Para ese momento Yulia se sentía intrigada por lo que Lucy tenía que decir. Habría reconsiderado la propuesta de Yulia de esa noche?
Estaba aquí para tomar el lugar que le correspondía junto a Yulia en ese trono? Lo dudaba. Tate se recostó en su silla, esperando con impaciencia que Lucy revelara por qué estaba aquí.
"Se trata de Braxton".
"Estoy segura de que es así", dijo Yulia, ni siquiera tratando de ocultar su sarcasmo.
"Yulia, por favor."
"¿Por favor? Por favor que, Lucy? " Yulia salió de detrás de su escritorio. 
"Por favor dejame tener Braxton? Por favor, no lleves a Drake lejos de mí? Por favor, no dejes a cientos de personas sin trabajo? " 
Ella miró fijamente a Lucy, súbitamente furiosa. Se había avergonzado y humillado a sí misma porque se había enamorado de esta mujer, y no iba a cometer el mismo error
de nuevo. Volvió a lo que conocía mejor, el sarcasmo y la agresión. La castaña lucía como si hubiera recibido un golpe, pero luego su rostro se llenó de ira.
"¿Has tomado clases para aprender a ser una perra o aflora de forma natural?" Lucy se puso de pie y Yulia sintió como si se elevara sobre ella, no sólo por centímetros.
"Muy bien, Lucy", respondió Yulia, impresionada por su puñalada. "No pensé que lo tuvieras en ti."
"No lo tengo. Tu acabas de sacar lo mejor de mí. "
Yulia no pudo dejar de recordar su noche juntas y encontró que su declaración era verdad. Ella dijo lo mismo, con toda la intención de aprovechar lo que sabía acerca de Lucy a su favor.
"Sí, Lucy, sí saco lo mejor de ti." Supo que había sido un éxito cuando Lucy reconoció la referencia y sus ojos se abrieron.
"Ni siquiera sé por qué me moleste." Se puso de pie y Yulia miró su espalda mientras con calma se alejó.
*


Lucy cruzó la calle ajena a las personas que se desbordaban sobre las líneas blancas del paso peatonal. Entró en una tienda de café, ordenó un café descafeinado grande, y se sentó en el mostrador a la calle. Eran apenas pasadas las cinco y las personas corrían desde sus oficinas a sus citas o haciendo los mandados antes de su largo viaje de regreso a casa. Le encantaba la energía de la ciudad - el pulso del tráfico, el ritmo sólido del comercio, de los negocios que se llevaban a cabo todos los días.
Pero hoy todo era una mancha.
¿En qué había estado pensando, tratando de hablar con Yulia? ¿De verdad creía que se sentarían a charlar sobre su propuesta tomando un café? Que hablarían sobre el error de percepción entre ellas y que todo sería como antes? ¿Antes de qué? Antes de que se
pasaran horas explorando el cuerpo una de la otra? Antes de que se pusieran a gritar en éxtasis con cada una de sus caricias? Sus manos temblaron al pensarlo.
Se sorprendió cuando Yulia salió de su edificio y paró un taxi.
Lucy no había tenido la oportunidad de notar mucho acerca de cómo lucía la pelinegra. Su cuerpo fue el que hablo todo el tiempo cuando inicialmente la vio. Yulia vestía un pantalón oscuro con una ceñida camisa blanca por dentro en la cintura. La hebilla del cinturón era pequeña, pero brillaba en el sol. Se había puesto las gafas de sol en el instante en que salió de la puerta giratoria, y Lucy recordó que ella siempre les llevaba cuando estaban afuera. La suave brisa agitaba su cabello mientras esperaba impaciente en la acera, y los dedos de la castaña se estremecieron ante el recuerdo de lo suave
que era.
Lucy recordaba todo acerca de Yulia. Cada minuto que pasaron juntas, cada conversación, cada contacto. Se había enamorado de ella y no podía entender por qué. ¿Qué era lo que había en ella que hacía su pulso correr tan sólo al pensar en ella?, que hacía latir su corazón cuando estaban juntas? que le daban ganas de ser imprudente e irresponsable y simplemente estar con Yulia?
Un taxi finalmente se detuvo y Yulia se metió en la parte posterior. Estaba hablando por su teléfono celular, con una mano apuñalando el aire mientras la puerta se cerro. El taxi arrancó e hizo una rápida vuelta ilegal en U, y pasó justo en frente de donde estaba sentada. Por un instante, sus ojos azules se encontraron antes de que el taxi siguiera a medio camino por la calle y girara a la derecha en la primera esquina. Lucy estaba enojada, herida, y de repente muy sola.
 

CONTINUARÁ... Arrow
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Kroline Carolina el Vie Feb 05, 2016 10:24 pm

ojala pronto puedan tomar en serio su relación sin miedos
avatar
Kroline Carolina

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 02/01/2016
Edad : 22
Localización : cordoba, veracruz

Ver perfil de usuario https://www.instagram.com/krolineef/

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Hunter el Vie Feb 05, 2016 10:55 pm

aaarrrggg Twisted Evil Twisted Evil Twisted Evil que petulante es yulia... esta por perderse de estar con una buena, hermosa e inteligente mujer todos por sus estupideces y porque tiene su maldito ego herido.. ya me hizo enojar.. excelente conti
avatar
Hunter

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 25/05/2015
Edad : 27
Localización : The Imperium

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Bliznetsy el Miér Feb 10, 2016 7:14 pm

Ooohh esa Yulia tan soberbia, que mal se porta con Lucy espero haga algo para enmendar las cosas. Excelente historia una pena que ya se aproxime su fin. Saludos
avatar
Bliznetsy

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 19/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Hollsteinvanman el Jue Feb 11, 2016 8:51 pm

Hunter, Kroline Carolina Y Bliznetsy: Gracias chicas por comentar y este ya es el penúltimo capítulo, ojala les guste, saludos.


JUEGO FUERTE


Capítulo Diecinueve


Lucy se vistió cuidadosamente. Llevaba lo que llamaba su traje no-jodas-conmigo, un Armani clásico hecho a medida para ella. Los pliegues de los pantalones verde jade aun caían perfectamente sobre sus caderas delgadas y se ensanchaban justo en la parte superior de los zapatos. La chaqueta sin cuello, con botones de latón hasta el cuello. Dejó la chaqueta abierta, usando una blusa blanco perla debajo. Se sentía fuerte y poderosa cuando usaba este traje, y necesitaba todo lo que tenía para pasar por la
reunión con el consejo de administración de Braxton. Lucy fue la primera en completar el último paso en este extraño proceso.
Tenía treinta minutos para presentar su caso de negocios en cuanto a por qué Braxton debía venderle su compañía. Lo había estado preparando durante cuatro semanas, y la enérgica mañana de noviembre de Atlanta la vigorizaba.
Confiaba en su presentación, pero estaba un poco nerviosa preocupada de si iba a ver a Yulia ese día. No había dormido mucho la última noche, finalmente salió de la cama apenas después de las cinco. Comió un desayuno liviano y bebió sólo dos tazas de café antes de dirigirse a su coche para hacer el recorrido por la ciudad. Lo último que necesitaba era llegar tarde debido al tráfico, estacionamiento, o la multitud de otras cosas que podrían retrasar su llegada.
 
Setenta y dos horas más tarde estaba de pie delante de su propia junta directiva. "Señoras y señores, gracias por venir con tan corto aviso." Cuando miró a su alrededor y vio rostros expectantes, su estómago se redujo más de lo que ya lo había hecho. "Braxton no nos eligió." Había ensayado cómo iba a darles la noticia, pero no encontró otro camino que ser simple.
Murmullos y maldiciones flotaban alrededor de la habitación. Pasó el siguiente cuarto de hora repasando las razones que Braxton había dado para su selección. Se trataba de dinero. Economía pura y simple. 
"Lo siento. Yo sé que contaban conmigo."
"Y fallaste." Edward Hamacher dijo lo que ella misma había estado pensando, pero con mucho más veneno en su voz.
"Edward, no seas tan duro," regañó uno de los miembros de la junta en su defensa.
"Bueno, lo hizo. Ella dijo que iba a conseguirlo y no lo hizo.
¿Qué se supone que diga? Vaya, buen intento, Lucy, mejor suerte la próxima vez? Se trata de las grandes ligas, amigos. Ella no entregó lo que se necesitaba. " Tenía la cara roja y su respiración rápida.
La castaña trago. 
"Edward tiene razón. Era mi trabajo obtener Braxton y no lo hice. Yo soy responsable. " Lucy miro a cada miembro de la junta a los ojos mientras hablaba. Ella sabía lo que
esto significaba. Ahora tendría que invertir los papeles y tratar de vender Drake. Si no encontraba un comprador, estarían en subasta.
Caminó por el pasillo hasta su oficina. La Junta había pedido que se fuera antes de entrar en sesión ejecutiva.
Ella estaba sentada detrás de su escritorio cuando Edward Hamacher entró. Llevaba el mismo ceño fruncido de enojo que tenía en la sala de juntas.
"Estás acabada Scherer," gruñó.
"¿Qué?" Lucy no estaba segura de haberlo escuchado correctamente.
"Ya me has oído, estás fuera. La junta ha perdido la confianza en ti y estamos haciendo un cambio. Recibirás la indemnización que está estipulada en tu contrato y vamos a preparar un comunicado de prensa para que salga mañana por la mañana.
Robert será nombrado CEO interino. " Estaba casi brillante.
El corazón de Lucy dio un vuelco. Sus orejas empezaron a sonar, y puso una mano en su escritorio para evitar el balanceo.
Despedida? No había mucho que pudiera decir. Entendió la posición de la junta. Ella había fallado en un objetivo de mayor importancia, uno que la empresa necesitaba desesperadamente para su supervivencia. Si uno de su equipo hubiera fallado de esta
manera, lo hubiera despedido también. Pero no tenía sentido que Robert estuviera a cargo. El encargado del departamento legal por lo general no sabe cómo manejar un negocio. Lucy quería decirlo, pero no había nada pudiera decir. Hamacher llenó el
silencio.
"Enorme error de cálculo, Lucy. Tal vez si te hubieses tirado Braxton en lugar de a tu pequeña novia rara todavía tendrías un trabajo. "
Su comentario y el odio en su voz sorprendieron a la castaña.
¿Era eso lo que pensaba de ella? ¿Era eso lo que él pensaba que iba a hacer por este negocio? Si ella fuera un hombre, esperaría lo mismo? Su corazón se sacudió por su referencia a Yulia. Luchó para mantener el control y no mostrar ningún signo exterior de que había golpeado un nervio.
"Edward, creo que mejor tu - "
"No te atrevas a decirme lo que debo y no debo hacer. Tu estás despedida. Te sugiero que te vayas ahora. Alguien empacara tus cosas y las enviara a tu casa. "
Lucy se puso de pie y, aunque obviamente trató de no hacerlo, Edward se echó hacia atrás lo suficiente como para dejarle ver que ella lo intimidaba. 
"Edward, merezco más respeto que esto."
"Tu no mereces una mierda." Estaba furioso, con la saliva en sus labios amenazando con volar a su rostro. "Estás recibiendo mucho más que lo que mereces. Será mejor que te vayas antes de que decida decirle a la junta todo acerca de tu pequeño encuentro amoroso con nuestro principal competidor en este acuerdo. ¿Qué
va a pensar en la junta cuando se enteran de que has estado durmiendo con Yulia Volkova? "
A Lucy de repente le pareció irónico que la gente siempre se refiriese al sexo como a "dormir con alguien" cuando en realidad había muy poco de dormir en ello. Ese había sido ciertamente el caso con ella y Yulia. Luchó contra una ola de histeria que amenazaba con transformase en risa. Nunca se le había cuestionado su moral o su integridad, y ahora en el momento más grande en su vida, se enfrentó con lo desagradable que había hecho.


*


Lucy colgó el teléfono y alcanzo su bebida. El hielo se había derretido mientras hablaba con Claire, y como resultado el whisky había perdido algo de su fuerza y se deslizó por su garganta reseca. Había estado en contacto telefónico con todos los miembros de su personal toda la noche. Uno tras otro, los llamó y les dio la noticia de que Drake no había sido seleccionado, y que había sido removida como CEO. Les sorprendió a todos y habían ofrecido su ayuda, Claire incluso ofreció irse con ella en una
muestra de apoyo. Lucy había pasado la última hora tratando de
convencerla de lo contrario. No estaba segura de haberlo
conseguido.
¿Qué haría ahora? No tenía necesidad de encontrar un empleo de inmediato, pero necesitaba trabajar. No sólo por el ingreso, sino por ella, por su sentido de autoestima. Pero, ¿dónde? La satisfacción que había obtenido de su trabajo en Drake había
trascendido todo lo que podría haber imaginado. Había estado contribuyendo a algo más grande que ella misma. Drake no era una empresa que hacía dinero para sus accionistas. Drake salvaba la vida de la gente todos los días.
Había estado trabajando en un empleo u otro por más de dieciocho años sin interrupción y se dio cuenta de que estaba cansada.
Cansada de luchar con Hamacher, por la supervivencia de Drake, por sus sentimientos hacia Yulia. Dos de los tres estaban siendo atendidos, pero el ultimo era un delirio.
La propuesta de la pelinegra la había sorprendido. ¿Había malentendido su relación tan mal? Había pensado que Yulia sentía algo por ella. Estaba en su tacto, en sus caricias, en los susurros en la oscuridad. Pero se había equivocado, se había equivocado tanto.
¿Qué había estado pensando? Que Yulia había albergado algo más que lujuria? Era joven, vibrante y en la vía rápida. No se movían en los mismos círculos sociales, mucho menos en los mismos círculos de negocios. Ellas tenían poco en común, en todo
caso, que no fueran los negocios. Ahora ni siquiera tenían eso.
Yulia había ganado. Ella estaba sentada en el círculo de ganadores, y con ello recibiría la culminación de sus sueños. Lucy estaba sola, sentada en su sofá, su sueño por los suelos.


*
 
"Aquí está el nuevo CEO de Empresas Sumner." Clayton choco su copa de champaña contra la de Yulia y se tragó su contenido con avidez. "No pensé que podías hacerlo, Volkova, realmente no pensé que podías hacerlo." 
Yulia se encogió ante la opinión verbal de su jefe acerca de ella. Siempre la había pinchado de esa forma, y se preguntó por qué, de repente, le molestaba. Se mordió la lengua para no decir más.
"¿Qué es lo primero que vas a hacer, Volkova? Comprar un llamativo coche nuevo con ese gordo aumento que te acabo de dar? Comprarte una casa de playa en las Bahamas y conseguirte una chica de hogar? " Él se rió entre dientes de su propio sentido del humor.
"Redecorar mi nueva oficina", dijo suavemente, para no ofender, pero sin duda hablaba en serio. Fue recompensada con la carcajada de Clayton.
"Esa es mi chica, ve a la ostentación. Te mereces lucir bien.
Nadie te tomará en serio si no lo haces. No es cuánto tienes, sino lo que haces con él, Volkova. Intimidación es cómo se juega este juego. El que tiene más juguetes gana siempre al final. "
Y tu tienes un montón, pensó Yulia. Por alguna razón, su éxito no tenía el olor dulce que ella esperaba que tuviera. Pensó que se iba a sentir en la cima del mundo. Que se sentiría como la dueña del mundo. En cambio, se sentía casi vacía. Allí estaba ella, veinte y nueve años, CEO de una importante empresa multinacional, valía millones, y estaba sentada en un bar con un hombre de sesenta y ocho años de edad. Debía estar celebrando con sus amigos o con una amante, comprando tragos a todos y disfrutando de los elogios y halagos de sus amigos.
Pero ella no tenía amigos, tenía conocidos de negocios. Ellos le darían sus galardones por otra exitosa adquisición y querrían conocer todos los detalles furtivos. Ella había estado allí y lo había hecho muchas veces. Pero esta vez era diferente. Por primera vez vio claramente lo que era Clayton. Él era un hombre viejo con un chip en su hombro, divorciado tres veces, y un borracho descuidado. Ella no quería ser él.
 
CONTINUARÁ... Arrow
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Hunter el Jue Feb 11, 2016 9:57 pm

Aish.. demasiado tarde, volkova es igual a su asqueroso jefe, acaso creia que se iba a sentir la reina del universo haciendo ese tipos de cosas despues de conocer que siendo honesta y compañera con los demas se gana igual y te llevas mas amigos que enemigos?? Bastante ilusa me salio yulia en esto.. joder, lucy se quedo sin trabajo, pero yo creo que las tiene a todas por ganar, ella es fuerte y una luchadora innata y honesta, no alguien que pisotea a los demas para conseguir dinero y poder..
avatar
Hunter

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 25/05/2015
Edad : 27
Localización : The Imperium

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Julenka el Sáb Feb 13, 2016 5:35 pm

No puedo creer lo que hizo Yulia, practicamente hizo echar a Lucy del trabajo. Es muy triste que haya elegido la ambición en vez del amor. La verdad yo amo a Yulia pero en esta estoy con la otra chica. Ahora si me dejaste sin saber que pasara. Ya quiero leer el final. No tardes que estoy ansiosa.

Julenka

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 25/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Bliznetsy el Jue Feb 18, 2016 4:47 pm

Ahora llega el sentimiento de culpa a echar abajo su "gran truinfo" se lo merece por soberbia y aprovecharse de Lucy. Por un lado Yulia ya no puede enmendar el daño que le causo a Lucy, solo deseo esta historia termine en algo bueno para las dos.
avatar
Bliznetsy

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 19/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Julenka el Sáb Feb 20, 2016 7:15 pm

Hermosa historia, me encanta. Ya termina. No tardes la conti.

Julenka

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 25/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Hollsteinvanman el Sáb Feb 20, 2016 7:50 pm

Bueno esta historia ha llegado a su final.


Hunter: te enojaste con Volkova, pero tenes razón en un momento solo le importaba el dinero y el poder y dejo ir lo más importante...pero quizás ahora la vida le da una segunda oportunidad. Espero te guste el final. Gracias por siempre comentar esta historia, siempre fiel. Y espero la hayas disfrutado. Smile

Bliznetsy: y acá esta el final veremos como termina, espero te guste este final. Muchas gracias por siempre comentar y ser fiel, saludos Smile

Yulenka: Me alegro que te guste, muchas gracias también por siempre comentar. Espero te guste el final. Smile


JUEGO FUERTE


 
 
Capítulo Veinte
Yulia paseaba por su despacho, el sol proyectaba sombras en la pálida luz de la tarde. Habían pasado ocho meses desde que había reclamado su lugar como cabeza de Empresas Sumner a principios de año, y su cartera era mayor que nunca, al igual que
su cuenta bancaria. Pero algo faltaba. La emoción que ella había esperado sentir no estaba allí. El poder que ella pensó que sentiría estaba ausente. Había ascendido a la cima de su carrera y no era en absoluto lo que había esperado. En las reuniones era reverenciada, respetada y, muchas veces, temida. Podría tener prácticamente
cualquier cosa que quisiera con sólo pulsar un botón, pero estaba vacía por dentro.
Unas pocas semanas después de que Clayton se mudó a Tahití, Yulia merodeaba alrededor de su sala de estar, inquieta. Tenía mucho que hacer si se trataba de trabajo, pero por primera vez en su vida, ella no estaba interesada en el trabajo. Recorrió su
libreta de direcciones y, con un poco de decepción se dio cuenta de que, de los cientos de nombres en ella, ninguno era alguien a quien pudiera llamar simplemente para pasar el rato.
¿Qué hacía con su tiempo libre antes de conseguir este trabajo? ¿Con quién salia? ¿Adónde iba? ¿Trabaja siete días a la semana, día y noche? Debía haberlo hecho. ¿Por qué no tenía un solo amigo? Había nombres de docenas de amantes, pero ninguna con la que hubiese compartido más que una cena, una botella de vino o dos, y un buen revolcón entre las sabanas. Tan lejos atrás en el tiempo como podía recordar, todo lo que podía ver era la escuela, el trabajo, más estudio, su trabajo con Clayton, reuniones, información secreta, y más reuniones. ¿En qué se había convertido?
Pensaba más y más en Lucy últimamente, a medida que el entusiasmo de su nuevo trabajo se había desvanecido. Ella había sido sustituida en Drake, que acababa de declarar la quiebra. Yulia había buscado su nombre en Google varias veces, pero nunca
encontró información más reciente que su posición en la compañía farmacéutica. ¿Dónde estaba y qué estaba haciendo?
En medio de una jornada de trabajo la semana pasada, Yulia había conducido a casa de Lucy y esperaba que ella estuviese fuera para tener la suerte de verla, pero oraba por que no lo estuviese por vergüenza de sus acciones. Estaba pensando en ella ahora, sus
dedos crispados por levantar el teléfono y llamarla. Pero ¿qué demonios iba a decir? "Hey, Lucy, quieres comer algo?"
Mierda, probablemente tomaría un bocado de su culo en su lugar. Y hablando de las mordeduras en el culo, Yulia no estaba acostumbrada a que su cuerpo reacciona de la manera que lo hacía cuando pensaba en ella. Un escalofrío le corría por la espalda y su
corazón latía un poco más rápido, salteándose un latido o dos ocasionalmente, e invariablemente, sentía un hormigueo en otras partes del cuerpo también.
Ella no tenía ningún interés en otras mujeres, para disgusto de aquellas que estaban interesadas en ella por el poder o el dinero que tenía ahora. Joni Roseville, la mujer que se le había acercado en el bar y le había dado la tan necesaria información sobre Drake, se había detenido en su oficina varias veces cuando Yulia estaba trabajando hasta tarde. Las veces que invitó a la pelinegra ojiazul a tomar una copa, la mirada en sus ojos transmitía más que una simple invitación a tomar una copa. Yulia siempre declinó la invitación. Era a Lucy a quien quería. Así de simple, pero ya nada era
simple y llano. Echaba de menos el reto de la mente de Lucy, la forma en que estudiaba un problema, su profesionalismo, su gracia, y todas las otras pequeñas cosas que la hacían lo que era. Ella era una mujer de negocios astuta, con una gran aptitud para analizar los hechos y sintetizarlos en una frase o dos. Podía ser exigente, pero no tenía miedo de alabar a aquellos que se lo merecían. Respetaba a todo el mundo y, lo más importante, ella se respetaba a si misma.
Yulia suspiró, dándose cuenta de lo mucho que debió haberle costado a Lucy involucrarse con ella. ¿De qué estaba hablando?
Ellas no se habían involucrado, solo tuvieron sexo. No fue una relación, o un amorío. Diablos, fue apenas una aventura. Pero había sido importante para Yulia, y ella se daba cuenta ahora.
Lucy significaba algo para ella. Había aprendido de ella, también. Aprendió a ser una mejor persona, una mujer de negocios mejor, sin los bordes duros y el núcleo duro.
Si se alejaba de Empresas Sumner su carrera habría terminado. El viejo Sumner había dejado muy claro que este era su boleto. Había fichado para la siguiente etapa del viaje y podría fácilmente bajarla de una patada del autobús. Yulia sabía que Clayton montaría en cólera Por alguna razón seguía inflexible sobre Braxton, casi hasta el punto de ser irracional. A pesar de que se había retirado y por lo general la dejaba sola, esta misma mañana le había llamado y exigido saber si se habían desmantelado y vendido todas las piezas de Braxton. Yulia había hecho los ruidos apropiados y se quedo satisfecho de inmediato.
No creía poder hacerlo de nuevo. Por primera vez en más años de los que podía recordar, incluso no estaba segura de querer hacerlo.


*
 
"Adelante", llamo Lucy a la persona que llamaba a su puerta. El individuo entro y en cuatro pasos estuvo de pie delante de su escritorio. En Drake, habría tomado por lo menos quince. "Sí, Sidney?" la castaña ojiazul la miro mientras la joven temblaba.
"Disculpe, señora Scherer, pero usted dijo que acudiese a usted si tenía una pregunta?"
Lucy sonrió para tranquilizar a la joven y se acercó a la silla. 
"Por supuesto, Sidney, siéntate. ¿Cuántas veces te he pedido que me llames Lucy? " Cuando la mujer no respondió, dijo,"¿Qué pasa? "
Lucy había estado en el Jackson Heights Center por un poco más un año. El centro de rehabilitación sin fines de lucro se especializaba en lesiones cerebrales y de médula espinal, y recientemente había sido listado como uno de los centros de salud más importantes del estado. Le encantaba trabajar aquí, sobre todo sabiendo que ayudaba a otros a hacer una diferencia en las vidas de hombres, mujeres y niños todos los días. En Drake estaba demasiado lejos de las actividades del día a día para ver los resultados reales. Aquí, en el centro, compartía los logros de los residentes, incluso si eran tan simples como coger una patata frita sin aplastarla. Nada era fácil para estas personas.
El marido de una conocida le había comentado sobre el trabajo. Jackson Heights necesitaba un nuevo administrador, uno con experiencia en los negocios que pudiera poner a punto la operación y llevarla a lo mejor que pudiera ser. Lucy nunca había trabajado en esa área, pero su experiencia en Drake y su habilidad natural para interactuar con la gente y tranquilizarla le consiguieron el trabajo. Estaba ganando una fracción de lo que ganaba antes, pero el dinero no era de lo que se trataba este
trabajo. La rutina de la América corporativa no le permitía mucho tiempo para sí misma, pero su nuevo rol sí. Había comenzado a entrenar para la maratón de Atlanta en el otoño y esta misma mañana había corrido diez kilómetros en la fría mañana de
primavera de Atlanta.


Veinte minutos después de que la trabajadora social salió de su oficina, otro golpe en la puerta hizo a Lucy levantar la vista del informe financiero que estaba leyendo. Su corazón se detuvo y su boca se seco de repente. Yulia estaba en su puerta.
Llevaba un suéter rojo sobre desgastados pantalones de mezclilla y botas desgastadas. Su pelo estaba un poco más corto y se veía maravillosa. El espacio que ocupaba Yulia en su cerebro había disminuido un poco, el nuevo puesto de trabajo necesitaba más y más el espacio. Pero por la noche, cuando su cabeza se aplastaba en la almohada, todo la inundaba de nuevo.
"Espero no estar molestándote".
Lucy estaba demasiado aturdida como para hablar. Yulia era la última persona que esperaba ver en su oficina, pero cuando la vio apoyada casualmente en el marco de la puerta, Lucy, admitió finalmente que era la única que quería ver.
"No, en absoluto", logró decir de Lucy, con la garganta apretada por la emoción.
"Tu asistente no estaba en su escritorio."
Lucy no podía dejar de reír. 
"No tengo una. La comparto con otras tres personas. "  Esta era otra gran diferencia con su posición en Drake. 
Yulia se quedó donde estaba, pero recorrió con la vista la pequeña oficina. Lucy vio que ella notaba la decoración simple. La alfombra costosa, las pinturas en las paredes, los muebles de caoba se habían ido. En su lugar había unas cuantas sillas de respaldo recto y dos archivadores maltratados. Cuatro libros de bolsillo antiguos apoyados en la
esquina posterior derecha de su escritorio, al que le falta una pata.
Lo que sorprendió a Lucy fue la expresión del rostro de Yulia mientras asimilaba sus alrededores.
"Esto se parece más a ti", dijo Yulia.
"¿En serio?" Lucy quería que siguiera, pero no sabía cómo pedírselo.
Yulia resolvió el problema caminando hacia la biblioteca y tomando una pequeña figurilla de barro de la repisa. Era un regalo que había hecho cuidadosamente uno de los residentes en una de sus sesiones de rehabilitación, y que significaba más para Lucy
que cualquier premio que hubiese recibido.
"Sí, más relajado, con los pies en la tierra, cómodo."
"No te lo habría parecido a juzgar por la  mujer que salió de aquí antes. Ella estaba tan nerviosa que me ponía nerviosa", respondió Lucy. Algo así como tu me estás poniendo ahora.
Yulia no la había mirado desde que entró en su oficina, y Lucy no podía dejar de mirarla. Recordó la sensación de las piernas de Yulia envueltas a su alrededor, la forma en que los músculos de su espalda se tensaban cuando ella pasaba las uñas de sus dedos sobre ellos, la forma en que Yulia temblaba en sus brazos. La pelinegra
eligió ese momento para darse vuelta y sus ojos azules se encontraron. El fuego de algo cruzó por sus ojos antes de que ella parpadeara. ¿Qué era?
"¿Puedo sentarme?" Yulia hizo un gesto hacia una silla.
"Sí, por supuesto, lo siento." Lucy se sentó en la silla junto a Yulia. "¿Quieres tomar algo?"
"No, gracias, estoy bien". Yulia temblaba. "¿Cómo has estado?"
El sonido de la voz de Yulia flotaba en el espacio pequeño y en sus oídos. Era tan refrescante como el agua fresca en un día caluroso. Lo echaba de menos y quería volver a escucharla. 
"Estoy bien. ¿Y Tu? "
"Me va bien."
"He estado leyendo cosas buenas sobre Ti." 
En realidad, La castaña había engullido todo a lo que había podido echar mano acerca de Yulia. En el Atlanta Business Journal vio la foto de ella de pie junto a Clayton que acompañó a la nota sobre el cambio de control en Empresas Sumner. Cada artículo que leyó detallaba su ascenso al poder e indicaba que Yulia estaba viviendo su sueño.
Finalmente había dejado el hábito de buscar en Google su nombre al menos una vez a la semana.
"No en los últimos tiempos." Bromeo Yulia.
"¿Qué quieres decir?" Lucy había estado particularmente  ocupada estos últimos meses preparándose para un evento para recaudar fondos al que sus benefactores más importantes asistirían Yulia la miró a los ojos. 
"He dejado Sumner," dijo en voz baja pero clara.
Lucy no estaba segura de haber oído bien. ¿Por qué iba a dejarlo después de haber trabajado tan duro para conseguirlo? Ella se lo preguntó.
"Porque no estabas allí para compartirlo conmigo."
Esta vez Lucy estaba demasiado conmocionada para hablar.
"Yo te he echado de menos, Lucy. Sé que arruine todo cuando te pedí que me acompañases en Sumner. Fui un estúpida.
En ese momento yo no podía distinguir mi trasero de un pozo de petróleo. Todo lo que sabía era que tenía que llegar a la cima. Era todo lo que alguna vez había soñado y para lo que había trabajado. Yo no conocía nada diferente. "
Lucy encontró su voz. 
"¿Qué ha cambiado?"
"Yo. Soy una persona distinta, Lucy. Tu me hiciste una persona diferente. " Esta vez, Yulia se echó a reír. "Dejé Sumner hace cuatro meses. No era lo que pensé que iba a ser y no era lo que yo quería. Ahora tengo una casa, empujo la cortadora de césped alrededor de mi patio trasero, y tengo un perro llamado Merger. Pero ¿sabes qué? Estoy feliz, muy feliz por primera vez en mi vida. Estoy contenta conmigo misma y lo que soy, no lo que estoy tratando de ser. Lucy, estar contigo me hizo así ".
"Yulia-"
"Espera. Escúchame, por favor ", añadió, como si temiera que Lucy la echase. "Aprendí todo lo que ahora se de ti. Me has mostrado cosas que nunca había visto antes, que nunca tuve la oportunidad de ver. Fui una estúpida, arrogante, calculadora, y francamente mala. Si pudiera pedir disculpas a todo el mundo con el que fui desagradable lo haría, pero no puedo. Lo que puedo hacer es darte las gracias por haber venido a mi vida. Sin Ti todavía sería esa codiciosa perra cruel que engullía empresas y las escupía como un mal sabor en mi boca. Como sigo tratando de
decir, soy una persona distinta, Lucy. " 
Yulia dudó antes de continuar. Tomó las manos de la castaña. 
"Pero lo que no es diferente es lo que siento por ti. Esta vez se qué hacer al respecto. Te amo, Lucy. Me encanta todo sobre Ti. Tu ingenio, tu encanto, la manera en que le sonríes a alguien cuando está hablando contigo. La forma en que tus ojos se iluminan
cuando estás excitada. Tu determinación, tu coraje, tu perseverancia. Tu integridad. La forma en que me pateas el trasero. Te amo. Te echo de menos. Echo de menos estar contigo. Echo de menos tenerte en la misma habitación, o saber que estás en la habitación de al lado, o al final del pasillo. Por el amor de Dios, Lucy, tengo una cerca blanca alrededor de mi jardín! "
Lucy se quedó atónita. ¿Qué había dicho Yulia? Ella había renunciado a Sumner, había crecido y se había enamorado de ella? ¿Había oído todo correctamente? Pensó que la había perdido en algún lugar alrededor de la parte de que ella era una perra codiciosa hasta que llego la parte del te amo. Ella escuchó cada palabra de eso. Esperaba saber lo que significaba. Oró no haber malinterpretado lo de la casa con la cerca de estacas blancas y el perro que estaba destinado a ser.
"No sé qué decir."
"¿Qué quieres decir?"
Lucy estudió a Yulia. Ella había venido aquí, más de un año después del evento que las separó, y estaba sentada frente a ella, una mujer cambiada, declarándole su amor. La Yulia que conocía nunca habría admitido ninguna debilidad, ni mucho menos desnudaría todo arriesgando hacer el ridículo. Ella había cambiado y a Lucy le gustaba la nueva ella. Incluso más de lo que lohacia la vieja Yulia. Si Yulia podía exponerse de esta manera, también podía ella. Sonrió y apretó la mano de Yulia.
"Eres muy valiente para venir aquí, Yulia. Yo podría haber pateado tu pobre trasero a la acera, llamado a la policía, o cualquier otro número de cosas. Pero viniste de todos modos. Te admiro por eso. Voy a admitir que todavía estoy un poco sorprendida de que estés aquí. "
En el último año Lucy había soñado muchas veces lo que le diría a Yulia si alguna vez la volvía a ver. Sus sentimientos no habían cambiado, pero ella había sido capaz de ponerlos en la perspectiva adecuada. Habían sido involucradas en una situación
difícil para ambas, y reaccionaron como sólo ellas sabían cómo hacerlo. Lo que había sorprendido a Lucy era que en el momento más crítico de su vida, ella se había enamorado de su polo opuesto, la excitante mujer sentada frente a ella ahora.
Había hecho mucha búsqueda del alma desde aquel fatídico día cuando fue despedida. Se había tomado el tiempo para encontrarse a sí misma – a la que era, no a la que todo el mundo quería y esperaba que ella fuera. Por primera vez en mucho tiempo
estaba cómoda con lo que era, con lo que estaba haciendo, y con lo que quería de la vida. Se negó a dejar que se le escapase entre los dedos. Vaciló, y luego se zambullo en ello.
"Porque lo he soñado tantas veces, no estoy segura de que realmente estás aquí. Yo también te he echado de menos, más de lo que imaginé hasta el momento en que te vi apoyada en mi puerta con tu actitud arrogante y tu cuerpo fabuloso. Nunca me imaginé que alguien como tu estaría interesada en mí. Ahora espera. " 
Puso su mano libre en alto para silenciar la réplica de Yulia. 
"Tu dijiste lo tuyo, ahora me toca a mí. Eres por lo menos ocho años más joven que yo, de muchas maneras. Vives la vida por el carril rápido. No puedo recordar la última vez que estuve siquiera cerca de la vía rápida, y mucho menos en ella. Eres muy diferente de cualquiera que yo haya conocido, y me asusta. Pero me excita también. Me haces revivir. Veo más, escucho más, experimento más cuando estoy contigo. Y siento más. No me di cuenta de que había estado viviendo bajo una nube hasta que tu llegaste. Te amo, Yulia Volkova. Que Dios me ayude, pero te amo.
Lucy se dio cuenta de que sus palabras debían haber llegado desde el corazón porque no tenía idea de lo que cruzaría sus labios hasta que hubieron salido. Y ella no se arrepentía de ninguna de ellas.
"Wow", dijo Yulia, sacudiendo la cabeza. "Si yo hubiera sabido que esta sería tu reacción, habría venido meses atrás."
"No hubiéramos estado listas la una para la otra", dijo Lucy con honestidad. "Al menos yo no lo habría estado. Te hubiese arrojado bajo el primer autobús que pasara " Se echó areír. Se sentía bien reír de nuevo.
"Entonces, ¿qué hacemos ahora?", Preguntó Yulia.
"¿Realmente tienes una cerca blanca alrededor de su casa?"
"Por supuesto. En el momento en que la vi me acordé de ti, y tenía que tenerla. Escuché lo que dijiste, Lucy, de no querer ser una pareja poderosa. Tal vez no en aquel momento, pero fuerte y claro ahora. Yo no quiero eso tampoco. "
"¿Qué quieres, Yulia?" Lucy necesitaba que las palabras salieran de su boca. No podía haber malentendidos sobre esto.
"Yo te quiero en mi vida. En mi casa, en nuestra casa. Tal vez que tengamos algunos niños juntas. Quiero pelear por la pasta de dientes, reconciliarnos con una copa de vino, y tenerte en mis brazos todas las noches. Quiero envejecer contigo, Lucy ".
El corazón de Lucy se hinchó y tuvo miedo de que pudiera estallar. Apenas unos minutos atrás pensaba que era feliz, pero eso no era nada comparado con lo que estaba sintiendo ahora. Habría podido devolverle cada palabra a Yulia muy fácilmente, con la misma emoción y sinceridad con la que Yulia las había emitido.
Porque era cierto. Ella quería estar con ella por el resto de su vida, sin importar lo excitante y aterrador que pudiera ser. Se puso de pie y tiró de Yulia a sus brazos.

"Está bien. Vamos a darle una oportunidad. " Y la besó.__



FIN.......................................................................................................................................


Muchas gracias a todos los que leyeron esta historia, en especial a los que comentaron en cada capítulo, se apreció mucho.Y yo principalmente amé adaptar esta historia y amo esta pareja. Y tengo muchos planes de más historias con ellas dos. Así que solo espero les haya gustado. Un saludo Very Happy
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Hollsteinvanman el Sáb Feb 20, 2016 7:51 pm

Bueno esta historia ha llegado a su final.




Hunter: te enojaste con Volkova, pero tenes razón en un momento solo le importaba el dinero y el poder y dejo ir lo más importante...pero quizás ahora la vida le da una segunda oportunidad. Espero te guste el final. Gracias por siempre comentar esta historia, siempre fiel. Y espero la hayas disfrutado. Smile


Bliznetsy: y acá esta el final veremos como termina, espero te guste este final. Muchas gracias por siempre comentar y ser fiel, saludos Smile


Yulenka: Me alegro que te guste, muchas gracias también por siempre comentar. Espero te guste el final. Smile




JUEGO FUERTE



Capítulo Veinte


Yulia paseaba por su despacho, el sol proyectaba sombras en la pálida luz de la tarde. Habían pasado ocho meses desde que había reclamado su lugar como cabeza de Empresas Sumner a principios de año, y su cartera era mayor que nunca, al igual que
su cuenta bancaria. Pero algo faltaba. La emoción que ella había esperado sentir no estaba allí. El poder que ella pensó que sentiría estaba ausente. Había ascendido a la cima de su carrera y no era en absoluto lo que había esperado. En las reuniones era reverenciada, respetada y, muchas veces, temida. Podría tener prácticamente
cualquier cosa que quisiera con sólo pulsar un botón, pero estaba vacía por dentro.
Unas pocas semanas después de que Clayton se mudó a Tahití, Yulia merodeaba alrededor de su sala de estar, inquieta. Tenía mucho que hacer si se trataba de trabajo, pero por primera vez en su vida, ella no estaba interesada en el trabajo. Recorrió su
libreta de direcciones y, con un poco de decepción se dio cuenta de que, de los cientos de nombres en ella, ninguno era alguien a quien pudiera llamar simplemente para pasar el rato.
¿Qué hacía con su tiempo libre antes de conseguir este trabajo? ¿Con quién salia? ¿Adónde iba? ¿Trabaja siete días a la semana, día y noche? Debía haberlo hecho. ¿Por qué no tenía un solo amigo? Había nombres de docenas de amantes, pero ninguna con la que hubiese compartido más que una cena, una botella de vino o dos, y un buen revolcón entre las sabanas. Tan lejos atrás en el tiempo como podía recordar, todo lo que podía ver era la escuela, el trabajo, más estudio, su trabajo con Clayton, reuniones, información secreta, y más reuniones. ¿En qué se había convertido?
Pensaba más y más en Lucy últimamente, a medida que el entusiasmo de su nuevo trabajo se había desvanecido. Ella había sido sustituida en Drake, que acababa de declarar la quiebra. Yulia había buscado su nombre en Google varias veces, pero nunca
encontró información más reciente que su posición en la compañía farmacéutica. ¿Dónde estaba y qué estaba haciendo?
En medio de una jornada de trabajo la semana pasada, Yulia había conducido a casa de Lucy y esperaba que ella estuviese fuera para tener la suerte de verla, pero oraba por que no lo estuviese por vergüenza de sus acciones. Estaba pensando en ella ahora, sus
dedos crispados por levantar el teléfono y llamarla. Pero ¿qué demonios iba a decir? "Hey, Lucy, quieres comer algo?"
Mierda, probablemente tomaría un bocado de su culo en su lugar. Y hablando de las mordeduras en el culo, Yulia no estaba acostumbrada a que su cuerpo reacciona de la manera que lo hacía cuando pensaba en ella. Un escalofrío le corría por la espalda y su
corazón latía un poco más rápido, salteándose un latido o dos ocasionalmente, e invariablemente, sentía un hormigueo en otras partes del cuerpo también.
Ella no tenía ningún interés en otras mujeres, para disgusto de aquellas que estaban interesadas en ella por el poder o el dinero que tenía ahora. Joni Roseville, la mujer que se le había acercado en el bar y le había dado la tan necesaria información sobre Drake, se había detenido en su oficina varias veces cuando Yulia estaba trabajando hasta tarde. Las veces que invitó a la pelinegra ojiazul a tomar una copa, la mirada en sus ojos transmitía más que una simple invitación a tomar una copa. Yulia siempre declinó la invitación. Era a Lucy a quien quería. Así de simple, pero ya nada era
simple y llano. Echaba de menos el reto de la mente de Lucy, la forma en que estudiaba un problema, su profesionalismo, su gracia, y todas las otras pequeñas cosas que la hacían lo que era. Ella era una mujer de negocios astuta, con una gran aptitud para analizar los hechos y sintetizarlos en una frase o dos. Podía ser exigente, pero no tenía miedo de alabar a aquellos que se lo merecían. Respetaba a todo el mundo y, lo más importante, ella se respetaba a si misma.
Yulia suspiró, dándose cuenta de lo mucho que debió haberle costado a Lucy involucrarse con ella. ¿De qué estaba hablando?
Ellas no se habían involucrado, solo tuvieron sexo. No fue una relación, o un amorío. Diablos, fue apenas una aventura. Pero había sido importante para Yulia, y ella se daba cuenta ahora.
Lucy significaba algo para ella. Había aprendido de ella, también. Aprendió a ser una mejor persona, una mujer de negocios mejor, sin los bordes duros y el núcleo duro.
Si se alejaba de Empresas Sumner su carrera habría terminado. El viejo Sumner había dejado muy claro que este era su boleto. Había fichado para la siguiente etapa del viaje y podría fácilmente bajarla de una patada del autobús. Yulia sabía que Clayton montaría en cólera Por alguna razón seguía inflexible sobre Braxton, casi hasta el punto de ser irracional. A pesar de que se había retirado y por lo general la dejaba sola, esta misma mañana le había llamado y exigido saber si se habían desmantelado y vendido todas las piezas de Braxton. Yulia había hecho los ruidos apropiados y se quedo satisfecho de inmediato.
No creía poder hacerlo de nuevo. Por primera vez en más años de los que podía recordar, incluso no estaba segura de querer hacerlo.




*
 
"Adelante", llamo Lucy a la persona que llamaba a su puerta. El individuo entro y en cuatro pasos estuvo de pie delante de su escritorio. En Drake, habría tomado por lo menos quince. "Sí, Sidney?" la castaña ojiazul la miro mientras la joven temblaba.
"Disculpe, señora Scherer, pero usted dijo que acudiese a usted si tenía una pregunta?"
Lucy sonrió para tranquilizar a la joven y se acercó a la silla. 
"Por supuesto, Sidney, siéntate. ¿Cuántas veces te he pedido que me llames Lucy? " Cuando la mujer no respondió, dijo,"¿Qué pasa? "
Lucy había estado en el Jackson Heights Center por un poco más un año. El centro de rehabilitación sin fines de lucro se especializaba en lesiones cerebrales y de médula espinal, y recientemente había sido listado como uno de los centros de salud más importantes del estado. Le encantaba trabajar aquí, sobre todo sabiendo que ayudaba a otros a hacer una diferencia en las vidas de hombres, mujeres y niños todos los días. En Drake estaba demasiado lejos de las actividades del día a día para ver los resultados reales. Aquí, en el centro, compartía los logros de los residentes, incluso si eran tan simples como coger una patata frita sin aplastarla. Nada era fácil para estas personas.
El marido de una conocida le había comentado sobre el trabajo. Jackson Heights necesitaba un nuevo administrador, uno con experiencia en los negocios que pudiera poner a punto la operación y llevarla a lo mejor que pudiera ser. Lucy nunca había trabajado en esa área, pero su experiencia en Drake y su habilidad natural para interactuar con la gente y tranquilizarla le consiguieron el trabajo. Estaba ganando una fracción de lo que ganaba antes, pero el dinero no era de lo que se trataba este
trabajo. La rutina de la América corporativa no le permitía mucho tiempo para sí misma, pero su nuevo rol sí. Había comenzado a entrenar para la maratón de Atlanta en el otoño y esta misma mañana había corrido diez kilómetros en la fría mañana de
primavera de Atlanta.




Veinte minutos después de que la trabajadora social salió de su oficina, otro golpe en la puerta hizo a Lucy levantar la vista del informe financiero que estaba leyendo. Su corazón se detuvo y su boca se seco de repente. Yulia estaba en su puerta.
Llevaba un suéter rojo sobre desgastados pantalones de mezclilla y botas desgastadas. Su pelo estaba un poco más corto y se veía maravillosa. El espacio que ocupaba Yulia en su cerebro había disminuido un poco, el nuevo puesto de trabajo necesitaba más y más el espacio. Pero por la noche, cuando su cabeza se aplastaba en la almohada, todo la inundaba de nuevo.
"Espero no estar molestándote".
Lucy estaba demasiado aturdida como para hablar. Yulia era la última persona que esperaba ver en su oficina, pero cuando la vio apoyada casualmente en el marco de la puerta, Lucy, admitió finalmente que era la única que quería ver.
"No, en absoluto", logró decir de Lucy, con la garganta apretada por la emoción.
"Tu asistente no estaba en su escritorio."
Lucy no podía dejar de reír. 
"No tengo una. La comparto con otras tres personas. "  Esta era otra gran diferencia con su posición en Drake. 
Yulia se quedó donde estaba, pero recorrió con la vista la pequeña oficina. Lucy vio que ella notaba la decoración simple. La alfombra costosa, las pinturas en las paredes, los muebles de caoba se habían ido. En su lugar había unas cuantas sillas de respaldo recto y dos archivadores maltratados. Cuatro libros de bolsillo antiguos apoyados en la
esquina posterior derecha de su escritorio, al que le falta una pata.
Lo que sorprendió a Lucy fue la expresión del rostro de Yulia mientras asimilaba sus alrededores.
"Esto se parece más a ti", dijo Yulia.
"¿En serio?" Lucy quería que siguiera, pero no sabía cómo pedírselo.
Yulia resolvió el problema caminando hacia la biblioteca y tomando una pequeña figurilla de barro de la repisa. Era un regalo que había hecho cuidadosamente uno de los residentes en una de sus sesiones de rehabilitación, y que significaba más para Lucy
que cualquier premio que hubiese recibido.
"Sí, más relajado, con los pies en la tierra, cómodo."
"No te lo habría parecido a juzgar por la  mujer que salió de aquí antes. Ella estaba tan nerviosa que me ponía nerviosa", respondió Lucy. Algo así como tu me estás poniendo ahora.
Yulia no la había mirado desde que entró en su oficina, y Lucy no podía dejar de mirarla. Recordó la sensación de las piernas de Yulia envueltas a su alrededor, la forma en que los músculos de su espalda se tensaban cuando ella pasaba las uñas de sus dedos sobre ellos, la forma en que Yulia temblaba en sus brazos. La pelinegra
eligió ese momento para darse vuelta y sus ojos azules se encontraron. El fuego de algo cruzó por sus ojos antes de que ella parpadeara. ¿Qué era?
"¿Puedo sentarme?" Yulia hizo un gesto hacia una silla.
"Sí, por supuesto, lo siento." Lucy se sentó en la silla junto a Yulia. "¿Quieres tomar algo?"
"No, gracias, estoy bien". Yulia temblaba. "¿Cómo has estado?"
El sonido de la voz de Yulia flotaba en el espacio pequeño y en sus oídos. Era tan refrescante como el agua fresca en un día caluroso. Lo echaba de menos y quería volver a escucharla. 
"Estoy bien. ¿Y Tu? "
"Me va bien."
"He estado leyendo cosas buenas sobre Ti." 
En realidad, La castaña había engullido todo a lo que había podido echar mano acerca de Yulia. En el Atlanta Business Journal vio la foto de ella de pie junto a Clayton que acompañó a la nota sobre el cambio de control en Empresas Sumner. Cada artículo que leyó detallaba su ascenso al poder e indicaba que Yulia estaba viviendo su sueño.
Finalmente había dejado el hábito de buscar en Google su nombre al menos una vez a la semana.
"No en los últimos tiempos." Bromeo Yulia.
"¿Qué quieres decir?" Lucy había estado particularmente  ocupada estos últimos meses preparándose para un evento para recaudar fondos al que sus benefactores más importantes asistirían Yulia la miró a los ojos. 
"He dejado Sumner," dijo en voz baja pero clara.
Lucy no estaba segura de haber oído bien. ¿Por qué iba a dejarlo después de haber trabajado tan duro para conseguirlo? Ella se lo preguntó.
"Porque no estabas allí para compartirlo conmigo."
Esta vez Lucy estaba demasiado conmocionada para hablar.
"Yo te he echado de menos, Lucy. Sé que arruine todo cuando te pedí que me acompañases en Sumner. Fui un estúpida.
En ese momento yo no podía distinguir mi trasero de un pozo de petróleo. Todo lo que sabía era que tenía que llegar a la cima. Era todo lo que alguna vez había soñado y para lo que había trabajado. Yo no conocía nada diferente. "
Lucy encontró su voz. 
"¿Qué ha cambiado?"
"Yo. Soy una persona distinta, Lucy. Tu me hiciste una persona diferente. " Esta vez, Yulia se echó a reír. "Dejé Sumner hace cuatro meses. No era lo que pensé que iba a ser y no era lo que yo quería. Ahora tengo una casa, empujo la cortadora de césped alrededor de mi patio trasero, y tengo un perro llamado Merger. Pero ¿sabes qué? Estoy feliz, muy feliz por primera vez en mi vida. Estoy contenta conmigo misma y lo que soy, no lo que estoy tratando de ser. Lucy, estar contigo me hizo así ".
"Yulia-"
"Espera. Escúchame, por favor ", añadió, como si temiera que Lucy la echase. "Aprendí todo lo que ahora se de ti. Me has mostrado cosas que nunca había visto antes, que nunca tuve la oportunidad de ver. Fui una estúpida, arrogante, calculadora, y francamente mala. Si pudiera pedir disculpas a todo el mundo con el que fui desagradable lo haría, pero no puedo. Lo que puedo hacer es darte las gracias por haber venido a mi vida. Sin Ti todavía sería esa codiciosa perra cruel que engullía empresas y las escupía como un mal sabor en mi boca. Como sigo tratando de
decir, soy una persona distinta, Lucy. " 
Yulia dudó antes de continuar. Tomó las manos de la castaña. 
"Pero lo que no es diferente es lo que siento por ti. Esta vez se qué hacer al respecto. Te amo, Lucy. Me encanta todo sobre Ti. Tu ingenio, tu encanto, la manera en que le sonríes a alguien cuando está hablando contigo. La forma en que tus ojos se iluminan
cuando estás excitada. Tu determinación, tu coraje, tu perseverancia. Tu integridad. La forma en que me pateas el trasero. Te amo. Te echo de menos. Echo de menos estar contigo. Echo de menos tenerte en la misma habitación, o saber que estás en la habitación de al lado, o al final del pasillo. Por el amor de Dios, Lucy, tengo una cerca blanca alrededor de mi jardín! "
Lucy se quedó atónita. ¿Qué había dicho Yulia? Ella había renunciado a Sumner, había crecido y se había enamorado de ella? ¿Había oído todo correctamente? Pensó que la había perdido en algún lugar alrededor de la parte de que ella era una perra codiciosa hasta que llego la parte del te amo. Ella escuchó cada palabra de eso. Esperaba saber lo que significaba. Oró no haber malinterpretado lo de la casa con la cerca de estacas blancas y el perro que estaba destinado a ser.
"No sé qué decir."
"¿Qué quieres decir?"
Lucy estudió a Yulia. Ella había venido aquí, más de un año después del evento que las separó, y estaba sentada frente a ella, una mujer cambiada, declarándole su amor. La Yulia que conocía nunca habría admitido ninguna debilidad, ni mucho menos desnudaría todo arriesgando hacer el ridículo. Ella había cambiado y a Lucy le gustaba la nueva ella. Incluso más de lo que lohacia la vieja Yulia. Si Yulia podía exponerse de esta manera, también podía ella. Sonrió y apretó la mano de Yulia.
"Eres muy valiente para venir aquí, Yulia. Yo podría haber pateado tu pobre trasero a la acera, llamado a la policía, o cualquier otro número de cosas. Pero viniste de todos modos. Te admiro por eso. Voy a admitir que todavía estoy un poco sorprendida de que estés aquí. "
En el último año Lucy había soñado muchas veces lo que le diría a Yulia si alguna vez la volvía a ver. Sus sentimientos no habían cambiado, pero ella había sido capaz de ponerlos en la perspectiva adecuada. Habían sido involucradas en una situación
difícil para ambas, y reaccionaron como sólo ellas sabían cómo hacerlo. Lo que había sorprendido a Lucy era que en el momento más crítico de su vida, ella se había enamorado de su polo opuesto, la excitante mujer sentada frente a ella ahora.
Había hecho mucha búsqueda del alma desde aquel fatídico día cuando fue despedida. Se había tomado el tiempo para encontrarse a sí misma – a la que era, no a la que todo el mundo quería y esperaba que ella fuera. Por primera vez en mucho tiempo
estaba cómoda con lo que era, con lo que estaba haciendo, y con lo que quería de la vida. Se negó a dejar que se le escapase entre los dedos. Vaciló, y luego se zambullo en ello.
"Porque lo he soñado tantas veces, no estoy segura de que realmente estás aquí. Yo también te he echado de menos, más de lo que imaginé hasta el momento en que te vi apoyada en mi puerta con tu actitud arrogante y tu cuerpo fabuloso. Nunca me imaginé que alguien como tu estaría interesada en mí. Ahora espera. " 
Puso su mano libre en alto para silenciar la réplica de Yulia. 
"Tu dijiste lo tuyo, ahora me toca a mí. Eres por lo menos ocho años más joven que yo, de muchas maneras. Vives la vida por el carril rápido. No puedo recordar la última vez que estuve siquiera cerca de la vía rápida, y mucho menos en ella. Eres muy diferente de cualquiera que yo haya conocido, y me asusta. Pero me excita también. Me haces revivir. Veo más, escucho más, experimento más cuando estoy contigo. Y siento más. No me di cuenta de que había estado viviendo bajo una nube hasta que tu llegaste. Te amo, Yulia Volkova. Que Dios me ayude, pero te amo." 
Lucy se dio cuenta de que sus palabras debían haber llegado desde el corazón porque no tenía idea de lo que cruzaría sus labios hasta que hubieron salido. Y ella no se arrepentía de ninguna de ellas.
"Wow", dijo Yulia, sacudiendo la cabeza. "Si yo hubiera sabido que esta sería tu reacción, habría venido meses atrás."
"No hubiéramos estado listas la una para la otra", dijo Lucy con honestidad. "Al menos yo no lo habría estado. Te hubiese arrojado bajo el primer autobús que pasara " Se echó areír. Se sentía bien reír de nuevo.
"Entonces, ¿qué hacemos ahora?", Preguntó Yulia.
"¿Realmente tienes una cerca blanca alrededor de su casa?"
"Por supuesto. En el momento en que la vi me acordé de ti, y tenía que tenerla. Escuché lo que dijiste, Lucy, de no querer ser una pareja poderosa. Tal vez no en aquel momento, pero fuerte y claro ahora. Yo no quiero eso tampoco. "
"¿Qué quieres, Yulia?" Lucy necesitaba que las palabras salieran de su boca. No podía haber malentendidos sobre esto.
"Yo te quiero en mi vida. En mi casa, en nuestra casa. Tal vez que tengamos algunos niños juntas. Quiero pelear por la pasta de dientes, reconciliarnos con una copa de vino, y tenerte en mis brazos todas las noches. Quiero envejecer contigo, Lucy ".
El corazón de Lucy se hinchó y tuvo miedo de que pudiera estallar. Apenas unos minutos atrás pensaba que era feliz, pero eso no era nada comparado con lo que estaba sintiendo ahora. Habría podido devolverle cada palabra a Yulia muy fácilmente, con la misma emoción y sinceridad con la que Yulia las había emitido.
Porque era cierto. Ella quería estar con ella por el resto de su vida, sin importar lo excitante y aterrador que pudiera ser. Se puso de pie y tiró de Yulia a sus brazos.


"Está bien. Vamos a darle una oportunidad. " Y la besó.__






FIN.......................................................................................................................................




Muchas gracias a todos los que leyeron esta historia, en especial a los que comentaron en cada capítulo, se apreció mucho.Y yo principalmente amé adaptar esta historia y amo esta pareja. Y tengo muchos planes de más historias con ellas dos. Así que solo espero les haya gustado. Un saludo Very Happy
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Hunter el Dom Feb 21, 2016 11:11 pm

Wow q final, me gusto... si estaba enojada y decepcionada con yulia por lo q le hizo a lucy.. pero a veces las segundas oportunidades existen cuando se es honesta y sincera con una misma y l@s demas, ademas me gustó que yul le haya confesado sus sentimientos a lucy... muy buen fan fic, y aqui siempre fiel a tus historias...felicitaciones...
avatar
Hunter

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 25/05/2015
Edad : 27
Localización : The Imperium

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUEGO FUERTE

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.