PERSIGUIENDO AL DESTINO// By Lesdrumm

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 11 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... 9, 10, 11

Ir abajo

Re: PERSIGUIENDO AL DESTINO// By Lesdrumm

Mensaje por Lesdrumm el Mar Jun 12, 2018 9:20 pm

Hallo, antes que nada perdón la demora, mi tiempo es escaso para escribir, pero en cuanto tengo algo lo hago, no abandonaré mi historia, eso prometido. Aquí les traigo un nuevo capítulo, espero les guste. Saludos. Very Happy
VIVALEZ: Muchas gracias por leer y comentar la historia, espero este capítulo te guste y además te sorprenda. Muchos saludos. Very Happy



Imagen del capítulo: https://www.instagram.com/p/Bj8vsXxBwl6UWEz9RzB8Pr4uhAH9oQAJsizhFQ0/




PERSIGUIENDO AL DESTINO



Capítulo 44  "Tentaciones"




 
Y ahí estaba Kasia paralizada, temblando por dentro, con esa horrible sensación de saber que sin tan solo una palabra salía de la boca de Halina todo cambiaría para ella con su familia, su vida ya no sería la misma en ningún sentido, y eso la quería hacer salir corriendo. 
-¿Y Halina? Estoy esperando ¿cuál es el secreto que tiene Kasia del que hablas?- volvió a preguntar la madre de la rubia. Kasia cerro lo ojos nuevamente cuando la voz de Halina se escuchó, sabiendo lo que vendría a continuación cuando esta dijera todo.
-¿Sabes, madre?- comenzó Halina-en realidad no es un secreto, creo que más bien Kasia quería esperar un poco para decirte a ti y a papa, incluso para confiármelo a mí, yo me enteré de casualidad. La única que lo sabía era Janina, ya sabes que ambas tienen una relación especial.
- Halina por favor, deja de dar vueltas y dime de una vez el mentado secreto de Kasia.
-Bueno madre, que impaciente eres, pero en fin, aquí mi hermanita y Lucy te  tienen una sorpresa y...
-Halina, por favor- susurro casi Kasia.  Está sonrió.
-Deja que lo cuente, Kas- respondió Halina con sorna y remarcado la última palabra
-Ya Kasia deja hablar a tu hermana, porque estoy segura que tú no me lo vas a decir, y sabes perfectamente que odio que me oculten cosas, así que habla Halina ¿ qué pasa con Kasia y Lucy?- ordenó Anna. Halina volvió a sonreír.  Kasia trago grueso negando con la cabeza.
-Bueno madre, la verdad es que Kasia y Lucy…- hizo una pausa mirando a Kasia sin perder sonrisa burlona y luego a su madre- bueno ellas dos... Prepárate aquí voy...me consiguieron una beca para estudiar en la universidad de artes de Köln- comentó finalmente. Kasia abrió sus ojos enormemente sin poder creer lo que escucho. Halina no la había delatado.
-¿Así que ese era el gran secreto de Kasia? -inquirió la madre
-Huy madre con esa pregunta parece que esperabas algo turbio sobre Kasia- respondió Halina con evidente ironía que solo la rubia pudo advertir.
-Por supuesto que esperaba algo no bueno- comenzó Agnieszka
es decir, saben muy bien que en nuestra familia no están permitidos los secretos, creo que hay suficiente confianza como compartir todo con todos, tampoco entiendo porque Kasia no querría compartir con nosotros una noticia como esta -Mirando a Kasia y e instándole con la mirada al hablar
-¡Ay madre!- Halina tomó nuevamente la palabra-Quizás Kasia solo quería estar completamente segura de mi incorporación a la universidad para darnos la sorpresa ¿no es así Kas? – mirándola.  Kasia asintió lentamente. Halina volvió su mirada a su madre- y apropósito madre ¿no me vas a felicitar? - la madre sonrió y se acercó a abrazarla.
-Por supuesto hija, estoy muy feliz por ti, sé que esto lo quisiste mucho, pero no se te dio en aquel momento. Me alegro que ahora tu hermana y su amiga pudieron cumplirte ese deseo- se separó del abrazo y vio a Kasia- a propósito, me tienes que contar como le hiciste para conseguir esto, aunque supongo que Lucy tuvo mucho que ver ¿no? 
-Eh si, si, ella ayudo mucho-respondió Kasia tratando de sonar lo más natural y que se note lo menos posible sus nervios. Su madre sonrió, en ese momento entro mensaje en su celular, ella lo leyó y negó con la cabeza. 
-Bueno hijas, ya me contarán todos los detalles en otro momento, a mi jefe le surgió un imprevisto, no encuentra un documento así que me precisa ahí ¿pueden creerlo a esta hora? - se quejó indignada- Esta gente rica cree que puede disponer la vida de uno como quiere. En fin, ya me tengo que ir, pero sepan que estoy muy feliz por este secreto que resultó ser una excelente noticia- se acercó abrazando a sus hijas-gracias por ayudar a tu hermana Kas, eres una gran hija- besándola en mejilla, y luego hizo lo mismo con  Halina- bueno ahí si ya me voy, ah y por favor Kasia dile a tu amiga Lucy que tiene una invitación para venir aquí y de paso le agradecemos por tamaño favor ¿sí?
-Claro mami- respondió la rubia, luego de esto la madre se despidió rumbo a su trabajo nuevamente. 
Unos minutos después Kasia vio a Halina.
-Dios Halina, gracias por no decir nada- dijo Kasia mirando a su hermana - aunque no sé cómo vamos a deshacer esta mentira- el rostro de Halina volvió a tener una sonrisa.
-¿Y quién te dijo que es una mentira?- preguntó. Kasia la observo sin comprender- ¿qué? ¿A caso pensabas que yo cubriría tus pecados gratis? - negó con la cabeza sonriendo
-¿Qué quieres decir?
-Tienes exactamente una semana para conseguirme como sea, la entrada en la universidad de artes de Köln, sino tendré que decirle tu verdadero secretito a mama y papa.
-Pero Halina por Dios, como piensas que voy a poder hacer eso, sabes muy bien que si estoy ahí es por una beca, no tengo ninguna influencia de nada, todo lo contrario… 
-Ya sé que eres una becada ahí hermanita, pero la lesbiana de tu noviecita si tiene muchísimo dinero y seguramente influencias, no dudo que con solo mover un dedo o unos euros puede hacer cualquier cosa, solo tienes que pedírselo a ella. – explico Halina sin contemplación.
-Pero cómo crees que voy a pedirle eso a Lucy ¿estás loca acaso?
-Supongo que si quieren seguir pecando juntas con su inmoralidad, no tendrán problemas en pagar algún precio por sus pecados -Kasia negó con la cabeza.  Halina se acercó a ella- así que  ya sabes, si en una semana no me consigues lo que quiero, atente a las consecuencias- sonrió para luego irse a su habitación y dejar allí a Kasia, con la presión sobre su espalda y la aterradora sensación que ya la cubría de tan  solo imaginar lo que se vendría si sus padres descubrieran lo suyo con Lucy.




* * * * *


La hermosa pelirroja camino imponente hacia el escritorio donde estaba Yulia, quien aprovecho eso para observarla de arriba abajo. Y luego fijar su vista en los ojos azules frente a ella.
-Nuevamente le pido una disculpa, señorita Volkova, mi nombre es Rebekka Von Brandt, licenciada en economía, y tuve la suerte de aplicar para este puesto en su empresa, esperando dar lo mejor de mí. Desempeñarme lo mejor posible, desde ya quiero decirle que estoy a su entera disposición para lo que precise y ayudarla siempre que pueda - concluyó la mujer. Yulia continuó observándola para unos minutos después, brindarle una sonrisa cordial.
-Bien señorita Von Brandt, bienvenida a Volkov company- extendiendo su mano hacia Rebekka en forma de saludo, esta sin dudar correspondió- queda disculpada por su tardanza de hoy, pero realmente espero que no vuelva a ocurrir- retirando su mano. Rebelka asintió- lo mismo va para todos los presente aquí- advirtió mirándolo a los hombres, que también asintieron, luego hizo una seña con la mano para que se acerquen a ella- antes que nada, quiero que solo me llamen Yulia, soy quien preside la empresa, pero la verdad  el tema de que me llamen señorita o señora no va mucho conmigo, así que todos nos llamaremos por nuestro nombre de pila ¿está claro? - Todos asintieron sin dudar -Andreas será el encargado de explicarles que hará en su puesto cada uno de ustedes, porque si bien están aquí para ayudarme especialmente a mí, cada uno tendrá encomendada una tarea especial-suspiro- Bueno también según tengo entendido uno de ustedes cinco, que fue seleccionado por Andreas según experiencia y currículum tendrá el puesto de mi asistente personal y desde hoy empezaremos a trabajar juntos- Miro a Andreas, que enseguida tomo la palabra.
-Señor… perdón Yulia, quien fue seleccionado o más bien seleccionada como asistente personal suya, es aquí la señorita Von Brandt, debido a su título y currículum- informó Andreas. Yulia asintió, pero no miro a la chica. 
-Bien, Andreas, confió en tu buena elección y decisión. Y ahora por favor quiero pedirte que lleves a estos hombres a dar un recorrido en la empresa y de paso le expliques en consistirá su labor aquí, luego me traes un informe de los puestos de ocupe cada uno.
-Por supuesto, como usted ordene-asintiendo- señorita acompáñenme, por favor- pidió Andreas y todos comenzaron a moverse pero la voz de Yulia se escuchó.
-Andreas, la señorita Von Brandt no irá con ustedes, ella es mi asistente personal, se quedará aquí porque yo quiero explicarle lo que hará- informó Yulia.
-Como usted mande- contesto Andreas, para luego salir de la oficina seguido de los cuatro hombres. La oficina quedo solo con las dos mujeres.
Rebekka permanecía parada Yulia se acomodó en su asiento y finalmente clavo su mirada en la pelirroja mujer que le ofreció una sonrisa tímida que Yulia no correspondió y eso hizo que la chica la borré de su rostro.
-Señorita Von Brandt, tome asiento por favor- ordeno. La chica se acercó haciendo lo que Yulia le pidió. Esta la miro fijamente- Rebekka, como usted misma me dijo es licenciada en economía ¿supongo que tiene mucha capacidad en el tema financiero, y también supongo que Andreas más o menos algo le informo acerca de su labor aquí?
-La verdad señorita Volkova…-esta interrumpió.
-Ya lo dije, llámame Yulia.
-Bien, pero usted llámeme Bekka, por favor- Pidió la chica. Yulia asintió e insto a que prosiga- El señor Andreas no me informo mucho acerca del puesto, la realidad es que no sabía que aplicaba para su asistente personal, pero no tengo ningún problema en serlo, como le dije, estoy aquí para brindar lo mejor de mí y ayudar en lo que pueda en esta empresa.
-Es muy bueno saber eso, porque necesitaré bastante de su ayuda, como usted sabrá a esta empresa la manejaba mi padre que desgraciadamente meses atrás falleció...
-Si algo escuche en las noticias, y también algo me comento Andrea, lo siento mucho Yulia - dijo sincera la chica.
-Gracias-respondió Yulia- como le decía, tuve que hacerme cargo de esta empresa sin saber mucho acerca del manejo financiero y demás, por eso justamente quiero gente capaz, profesionalmente preparada para ayudarme en todo lo que necesite, ser un equipo y poder sacar adelante esta empresa, como asistente personal usted tendrá la parte más pesada por decirlo de alguna manera, porque es en quien depositaré mi confianza y mi empresa, así que no solo necesito profesionalismo sino también honestidad en todo. Así que ¿se cree capaz de cumplir con estos requisitos?
-Totalmente Yulia, estoy a su entera disposición y espero cumplir con todos los objetivos en la empresa tanto en la parte profesional como en la humana, y espero usted y todos aquí queden conforme con mi trabajo - finalizó la chica.
-Entonces bienvenida a Volkov Company, Bekka- dijo Yulia, por fin su expresión cambio a una sonrisa que la pelirroja rápidamente correspondió, en esos preciso momento Yulia no pudo evitar admirar a la belleza de la mujer que tenía frente a ella, si era sincera consigo misma lo había notado desde el primer momento que la vio entrar, pero trato de ignorarlo por respeto a Lena, pero en ese momento se rindió y lo admitió. Bekka era una de las mujeres más hermosas que había visto en su vida, y por esos segundos su novia había desaparecido de su mente y todos sus sentidos se concentraron en Rebekka Von Brandt.


 
* * * * *


-Selina cálmate, estas temblando- dijo Caro a su novia, ambas estaban en el auto de la rubia frente a la casa de esta.
-Para ti es fácil decirlo, no eres tú la que va a conocer a los padres nada fáciles de su novia, y encima con la certeza del 99% que le caerás mal, porque no eres Yulia Volkova y eres pobre- respondió sarcástica Selina. Caro rodo los ojos.
-¿Empezaras de nuevo con el tema de rico, pobre y Yulia?- comento la rubia- te vuelvo a repetir, para mí ni Yulia, ni el dinero son importante.
-Pero para tus padres si- replicó Selina,
-Sí, y te lo dije, y era por eso que no quería  hacerte pasar por este momento, pero comprendo que es necesario, porque quiero decirles ya de una vez que su hija es feliz porque estoy enamorada de la mujer más hermosa y perfecta del mundo y estoy muy orgullosa de ella, y poco me importa lo que ellos opinen, si te aceptan mejor para ellos, y si no ellos se lo pierden, porque yo ya te elegí para siempre, estén o no de acuerdo – concluyó la rubia, Selina le sonrió para luego besarla apasionadamente.
-Te amo, muchísimo- dijo mientras se separaba- y yo también estoy con la mejor mujer, te elegí y no me importa nada, si le gusto a tus padres bien y si no como dijiste, ellos se lo pierden.
-Así se habla, y yo también te amo- esta vez Caro robo un beso - ¿y ahora bajamos?- pregunto. Selina asintió pero antes siquiera de abrir la puerta su celular sonó con la llegada de un mensaje.  Selina suspiro y abrió el mensaje leyéndolo, negando con la cabeza.
-Me parece que vamos a tener que dejar la presentación con tus padres para otro día, amor.
-¿Por qué?
-Kasia me mandó un mensaje, quiere hablar conmigo urgente.
-¿Y eso?
-No me adelanto mucho, pero lo poco que me escribió en el mensaje, dice que su hermana mayor se enteró lo de Lucy y ella y amenazó con contarle a la madre- Caro la miro sin comprender- amor, los padres de Kasia son peores que los tuyos, son demasiados conservadores, religiosos y jamás aceptarían tener una hija homosexual, creo que sí se enteran lo de Kasia la repudiarían para siempre, y eso la destrozaría-Explicó la morena. 
-¿Y qué piensa hacer Kasia, vivir en el closet para siempre solo por no "defraudar a sus padres"? – Comentó Caro irónica.
-Amor, no podemos juzgar a la primera, no todos somos iguales, Kasia es una persona a la cual le costó mucho aceptar lo que era, vamos que incluso tenia homofobia internalizada. No es fácil, ella va de apoco a su ritmo, y ahora necesita mi ayuda, y si ella me necesita aquí estoy - Caro suspiro.
-Y si alguien me pregunta porque estoy enamorada de ti, aparte de que estas tan buena- guiñando un ojo- la respuesta es que eres la mejor y más solidaria persona que conocí en mi vida- robo otro beso- tienes razón, Kasia te necesita ahora para que le des los mejores consejos- ambas sonrieron- ¿ te llevo?
-Sí, pero a mi casa, Kasia está ahí esperándome -Caro asintió, luego arranco el auto en dirección a la casa de Selina al encuentro con su amiga Kasia.


* ** * *




Bodo suspiro al encontrar a su amiga Lucy en exactamente la misma posición en la cual la había dejado antes de ir traer el refresco. Negó con la cabeza acercándose y pasándole un refresco para luego sentarse a su lado.
-¿Todavía meditando si decir la verdad o no? - cuestiono el chico.  Lucy fijo sus ojos en su amigo.
-No se trata de si decir la verdad o no, porque yo no dije ninguna mentira a Kasia.
-¿No?- le inquirió irónico
-Por supuesto que no, solo le evito contar una parte de mi pasado que puede destruir nuestra relación y vida - Bodo negó con la cabeza.
-Te vuelvo a repetir lo que te dije hace 10 minutos atrás, el pasado nunca se puede esconder Lucy, tarde o temprano sale a la superficie y siempre es mejor que salga por ti, y no por otra persona o circunstancias, porque es más fácil de comprender y empatizar cuando te lo cuentan en primera persona, que una tercera o un chisme con interferencias.
-¿Y qué sugieres? que siente a Kasia y le diga, mira Kasia era una adicta a la drogas, y por ellas hice cosas que jamás pensé hacer en vida, y bla bla bla... Ella dijo muy claro que jamás en su vida lidiaría con una drogadicta o ex drogadicta. Me dejara, me odiara, me despreciará, y eso a mí matara en vida- dijo ya con la voz quebrada. Bodo agarro su hombro con cariño e hizo que lo mire.
-Escúchame Lucy, siempre es mejor ser sincera, tú ya tienes experiencia cuando le ocultas cosas a Kasia ¿o acaso no recuerdas lo de Lena? No querías decir nada y lo dejaste pasar hasta que la bomba explotó de la peor manera, siempre es mejor que uno mismo sea quien cuente todo lo referente a nuestros temas personales, y más si es en referencia a personas que nos importan. Yo estoy seguro que si Kasia te quiere, sabrá escuchar, reflexionar y por último comprender que los errores del pasado son eso, pasado, solo estará agradecida por tu confianza en ella con algo tan personal, y todo seguirá como siempre, pero sin nada oculto.
-¿Y si ella no lo entiende y me deja? -susurro.
-Y si ella no es capaz comprender quiere decir que no vale la pena, una persona cuando ama, debe tratar de aceptar a la otra persona con todos su demonios y mochila a cuesta, obviamente, cuando no sea algo grave o imperdonable que la afecte directamente, un crimen o algo así, por ejemplo, pero a lo que voy es que amas a la persona y todo lo que venga a cuesta con ella, o simplemente la dejas ir. A veces la vida es todo o nada- Finalizo Bodo, mirando a Lucy, esta limpió sus lágrimas suspirando.
-Creo que tienes razón, pero de cualquier manera necesito meditarlo.
-Hazlo, pero como te dije una vez, no dejes que pase mucho, a veces mañana es tarde para las verdades -Lucy asintió pensativa a esas últimas palabras. Estaba claro que el reloj estaba corriendo para ella, su pasado y las verdades.




* * * * *


Aquí tienes-dijo Selina entregando una taza de té a su amiga Kasia. 
-Gracias Seli- Tomando la taza, para luego limpiar los rastros de lágrimas, bebió un sorbo.
-¿Estas un poco más tranquila?-preguntó la morena. Kasia suspiro.
-A pesar de todo lo que me has dicho todavía no puedo tomar una decisión. 
-Es que no hay mucho que pensar Kasia, me dijiste bien claro que Halina no te dejo opción, o la ayudas a entrar a la universidad o te delata con tus padres. Bueno, a no ser que aceptes la tercera opción de que rompa la cara por ser una basura con su hermana, pero ya sabemos que eso complicaría todo, conociendo a tu querida hermanita- remarcando sarcástica la última palabra- ¿estás segura de que es tu hermana y no adoptada concebida por un psicópata?- Kasia sonrió. 
-Ay Selina- negando con la cabeza- las cosas que dices, pero lamentablemente es el calco de mi papa, así  que estoy segura que no es adoptada.
-Peor aún, no entiendo cómo se puede ser tan basura con la propia hermana- replico indignada -evidentemente le falta tropezarse mucho en la vida para valorar a su familia y más aún valorarte a ti, pero estoy segura, que en algún momento ese día llegará y se arrepentiría mucho de lo mala persona que es contigo - Kasia la observo torciendo gesto con la boca - ¿vas a hablar con Scherer?- insistió la morena. 
-Me da mucha vergüenza pedirle eso a Lu ¿sabes? ¡Dios! imagínate que pensara de mí, que quiero su dinero, de su familia, o las influencias o...-
-Tú sabes muy bien que Scherer no pensaría eso de ti, estaría encantada de ayudarte y más si es para no causarte problemas con tus padres que hasta pueden destruir su relación, porque vamos a ser sinceras ¿tú aguantarías el rechazo de tus padres por Lucy? – la Inquirió Selina. Kasia mordió nerviosa costado de su labio inferior por la pregunta, pero no contesto- Tu silencio responde mi pregunta. No lo soportarías.
-Es que Selina, me da vergüenza con ella. No sé qué hacer realmente, la angustia me carcomía antes de venir aquí – Exteriorizó con evidente frustración-aún lo hace, hasta incluso…incluso me dieron unas ganas inmensas de...-suspiro- bueno ya sabes...cortarme para sacarme por unos segundo esto de encima- susurro. Selina la tomo de los hombros.
-Ni se te ocurra, me prometiste que no lo harías más.
-Y no lo hice desde que te lo prometí-replicó-Pero hoy con tanta presión, te juro que tuve que tener toda la fuerza de mi voluntad para no agarrar mi lima y hacerlo- Confesó la rubia.
-Y estoy contenta de esa fuerza de voluntad tuya, y espero siga así, porque los problemas no se solucionan cortándonos, drogándonos, dañándonos físicamente, huyendo de ellos, sino enfrentándolos. Y eso es justamente lo que debes hacer, enfrentar el problema y salir adelante, sabes que yo siempre estaré para apoyarte y ayudarte en lo que sea, pero esta vez solo puedo aconsejarte lo mejor para ti- suspiro- y ese consejo es que acudas a quien de verdad puede solucionar tu problema, o más bien el problema de ambas… Scherer- la observo- mira, comprendo que para personas como nosotras, sin dinero es una cuestión de dignidad no rebajarse a pedirle nada a alguien rico, porque ante todo tenemos nuestro orgullo de "pobre" y no queremos demostrar nuestra inferioridad,  pero a veces debemos dejar ese orgullo atrás y pedir ayuda si así lo requerimos, a veces la vida nos enseña que mientras sigamos sembrando orgullo, seguiremos cosechando perdidas- calo aire- así Kas, la solución a tus problemas depende tu decisión- concluyo finalmente Selina. Kasia la observo y cuando por fin se disponía a hablar sus palabras fueron interrumpidas por unos golpecitos en la puerta de la habitación de Selina, seguidos de una voz que Kasia conocía muy bien.
-¿Puedo pasar?- pregunto Lucy asomando su cabeza castaña, Kasia cerró los ojos negando con la cabeza.
-Te estábamos esperando, más bien aquí tu novia. 
-¿Tú la llamaste? - más que una pregunta era una acusación de la rubia que miraba a Selina seria.
-Tenía que hacerlo- respondió Selina mientras veían a Lucy entrar a la habitación y sonreírle a Kasia, pero esa sonrisa rápidamente se borró al ver que el rostro de su novia no le correspondió la sonrisa y en su lugar solo pudo notar angustia en él. 
Camino rápido hacia la rubia sentándose a su lado.
-¿Qué pasa, amor?- inquirió con un tono de preocupación y tomando sus manos. Kasia la abrazo para luego comenzar a llorar.
-Tranquila Kas- trato de calmarla mientras acariciaba su espalda.
-Yo las dejo para que hablen-comentó Selina al ver la escena y sabiendo que esto era un tema que solo les correspondía a ellas hablarlo y solucionarlo, pero antes de irse llamo la atención de la rubia- acuérdate de lo que hablamos-le recordó para luego abandonar la habitación. 
Kasia se separó de Lucy, buscando calmarse y limpiándose el rostro con lágrimas.
-Quiero saber que sucede Kas, porque de la verdad me estas asustando bastante- hablo Lucy. Kasia suspiro buscando la estabilidad a sus emociones. Fijo su vista en los ojos azules que la miraban con una mezcla de incertidumbre y preocupación. Tratando de encontrar las palabras adecuadas comenzó.
-Ay Lu, lo peor paso, mi hermana Halina sabe de lo nuestro –Confeso la chica de ojos verdes amarronados.
¿Cómo que sabe?-replicó la castaña abriendo sus ojos enormemente.
-Lo sabe ¡y hasta me amenazo!
-¿Qué? ¿Pero cómo se enteró? ¿Y te amenazó de qué forma? Explícame por favor - la Inquirió ahora con mucha preocupación. Kasia suspiró tratando de buscar las palabras justas para relatarle todo a su novia.
-Te voy a explicar todo, pero solo cálmate y escúchame, y sobre todo no me interrumpas ¿sí?- Pidió.
-Prometido, pero habla por favor -Y así Kasia comenzó a relatarle todo lo vivido con su hermana. Pasaron los minutos hasta que el relato concluyo. Ambas suspiraron.
-Bueno al menos te dio una opción y no le dijo a tu mama- comentó Lucy buscando un poco de positivismo en la situación. Kasia silbó un suspiro frustrado.
-Sí, claro, me dio una opción. Pero una que es imposible de cumplir ¿cómo siquiera piensa ella que yo voy a poder hacerla entrar a la universidad? si estoy ahí es por una beca, no por tener dinero, así que es lo mismo, en una semana cuando no le de lo que ella quiere es obvio que le dirá a mis padres todo- concluyó lo último en tono frustrado.
-No le dirá a tus padres-afirmó segura Lucy-porque vas a cumplir su petición, y entrará a la universidad -Kasia la miro confundida hasta que cayó en cuenta a lo que refería.
-No Lucy- negó rotundamente.
-Si, Kasia- replicó firme la castaña.
-No puedo, no quiero aceptarlo Lucy, es tan humillante, y la vez penoso- confesó La rubia con ese tono que mezcla frustración y orgullo. 
-No es ninguna de las dos cosas- replicó Lucy-necesitas ayuda, ambas la necesitamos, porque esto es algo que implica a nuestra  relación y amor, y es lo que debemos proteger, y yo puedo ayudar a hacerlo, y así lo haré-afirmo con un tono seguro.
-Sí, gastarás tu dinero y quien sabe que más para solucionar mis problemas, vaya novia de mierda que te cargas- replicó  la rubia con siguiendo con su tono de frustración, pero ahora cargado de un poco de sarcasmo. Lucy la tomo de los hombros.
-Mírame Kasia- ordenó- jamás vuelvas a decir eso, no eres una carga, y este es una problema de las dos  ¿acaso quieres que tu familia nos haga la vida imposible?  Quizás hasta nos separen ¿quieres eso? - la inquirió y Kasia negó con la cabeza rápidamente- pues yo tampoco lo quiero- secundó Lucy.
-Pero es muchísimo dinero y ni que hablar de que si se puede o no hacer que Halina entre a esta altura del año a la universidad y…- pero Lucy no la dejo continuar.
-El dinero es lo de menos, es algo sin importancia que solo sirve para ayudar en momentos como este, pero luego no nos sirve para nada mas- expresó Lucy -Lo más complicado podría ser como tú dices, lograr que haya una plaza para tu hermana en la universidad, pero no creo que sea algo que unos llamados de mi padre no solucionen-beso a su novia y prosiguió- por favor, quiero que estés tranquila, te prometo que lo solucionaré todo mañana mismo- afirmo confiada, tratando de transmitir seguridad a su novia, pero Kasia todavía tenía sus dudas, por supuesto.
-Me da tanta vergüenza…
-Deja de decir tonterías, ya te dije, todo lo que te afecta y pasa a ti, me pasa a mí, tus problemas, son mis problemas también. Las soluciones las buscamos juntas ¿está claro?- Kasia suspiro, luego asintió resignada. Lucy asintió igual luego ambas se besaron.
-Te amo, muchas gracias por esto, por todo- dijo la rubia al separarse y juntando sus frentes.
-No lo agradezcas. Y desde ahora quiero que sepas, todo lo debemos compartir, pase lo que pase -Kasia asintió nuevamente- Solucionaremos los problemas juntas, más aún si nuestra relación está en juego ¿me lo prometes?-pregunto Lucy.
-Prometido- respondió Kasia con una sonrisa. Se Besaron, mientras lo hacían no pudieron evitar pensar que cada una de ellas tenía un secreto que no compartía con la otra. Lucy su pasado, Kasia su problema con el cutting, y ambas reconocían que no era nada bueno ocultarse cosas tan importantes, pero al mismo tiempo sabían que también confesar esos secretos podría arruinar todo entre ellas, así que preferían que siguieran ahí, ocultos en lo más profundo de sus mentes para evitar dañar su presente y amor.
Minutos después ambas se separaron y Lucy se paró tirando a Kasia junto a ella.
-¿Avisaste en tu casa que no dormirías ahí?- la inquirió la castaña con una sonrisa divertida.
-Supuestamente esta sería la primera noche que lo haría después de varios días, pero no quiero volver hoy al menos-contestó Kasia encogiéndose de hombros.
-Entonces eso quiere decir que necesitas un lugar para dormir-Comento Lucy elevando sus cejas.
-Quizás Selina me preste su cama...-replicó Kasia divertida.
-Quizás una chica castaña te preste su departamento y su cama, esa que conoces muy bien- Expreso Lucy con un tono seductor y al instante vio a la rubia adquirir tono carmesí, Lucy negó con la cabeza y robo un beso su novia-amo hacerte sonrojar. 
-De eso ya me di cuenta- replicó Kasia tratando de sonar indignada.
-Es parte de tu a sex appeal para mí -encogiéndose de hombros-Kasia negó con la cabeza- y ahora vamos que seguro Selina estará impaciente para que desalojemos su habitación- tomando la mano de la rubia- y yo estoy impaciente por llegar a la nuestra -agregó guiñándole un ojo, para luego tirar de la rubia y salir ambas de la habitación de la morena e ir a su departamento, porque si, ya ambas consideraban ese lugar de Lucy como el lugar de las dos. Sabían que necesitaban estar juntas y muy cercas en cuerpo y alma para poder calmar todas las angustias vividas en esas horas de la tarde, y poder así terminar el día con un buen sueño y un aún mejor despertar sabiendo que nada, ni nadie las separaría.


* * * * *


Lena estaba recostada en el gran sofá de la sala pensando en todo lo que había sucedido ese día, jamás hubiera imaginado que terminaría acordando una tregua con Ben Bergmann, pero si lo pensaba bien, era lo mejor que pudo hacer para su bienestar, a ninguno de los dos le convenía estar enemistados y menos aún que Yulia se enterase de su pasado en común. Las palabras de Nastya vinieron a su mente.
"No creo para nada en la buena voluntad de ese tipo, pero allá  tú si le crees, solo no te descuides, no sea que te clave un cuchillo en tu espalda" Lena negó con la cabeza al recordar esas palabras de su amiga. Nastya siempre había sido tan pesimista respecto a Ben, y si bien en el pasado tuvo razón en todo lo que había pensado sobre él, ella confiaba que esta vez se equivocaría, ambos ya no eran los atolondrados jóvenes de antes, y el acuerdo de "paz", les favorecía a ambos.  Ella solo esperaba que el cumpliera con su palabra, porque ella lo haría, no tenía ganas de tener problemas de nada. Suspiro y en ese momento escucho la puerta abrirse y vio a Yulia entrar, venía con ramo de flores, unas margaritas. Sonrió cuando Yulia se acercó y se lo entregó. Lena lo acepto y no pudo evitar aspirar su fragancia.
-Están hermosas y huelen riquísimas- comento la pelirroja viendo a Yulia.
-Me cruce con un pequeño niño a la salida de la empresa que las vendía, y pensé que nunca te había regalado flores, y estas me parecen no tan convencionales como las rosas, así que me dije ¿por qué no?-explicó la morena encogiéndose de hombros.
-Y me encantan, gracias- sonriendo y Yulia también lo hizo. 
-¿Y cómo te fue en la empresa?-pregunto Lena mientras iba por un jarrón para poner las flores
-Bien la verdad, es un poco agotador, no es lo que más me gusta en el mundo, pero como tu dijiste, es lo que me dejaron mis padres y debo hacerme cargo, me guste o no -encogiéndose de hombros y soltando un suspiro.
-Me alegro que pienses así Yul -mientras volvía y dejaba el florero con las margaritas en la pequeña mesa de la sala-Hoy era que conocerías a tus ayudantes ¿no? -Yulia asintió - ¿y qué tal?- inquirió Lena curiosa.
-¿Que tal qué?-replicó la morena. Lena rodó los ojos.
-Ay Yulia, que me cuentes como los viste, si son competentes y podrán ayudarte bien en la empresa, si se ven profesionales los hombres, cosas como esas-explicó la pelirroja.
-Son 4 hombres y una mujer- comento Yulia de repente.
-Mujer mmm.
-Una licenciada en economía.-explicó la morena.
-Licenciada en economía -repitió Lena -tremenda ostra debe ser, me la imagino nerd, freak con antojitos y hablando todo el día de matemáticas- comento Lena riendo con sorna a la imagen mental que se hacía sobre la mujer. Yulia pensó en ese momento en Bekka, sonrió internamente, la chica era justamente todo lo contrario a la descripción de Lena, más bien parecía una modelo de victoria Secret, ¿qué haría la pelirroja si lo supiera? será que se lo decía ¿o no? Tal vez eso provocaría solo celos en Lena y las haría pelear… Suspiro y la voz de la pelirroja la saco de sus cavilaciones con Bekka.
-¿Que decías?-la inquirió al no haber prestado atención antes.
-Solo te preguntaba si tenías hambres- respondió Lena-¿en qué pensabas? - La escudriñó Lena observándola fijamente lo que la puso nerviosa y la hizo tragar grueso.
-Nada Lena, solo en el trabajo, la empresa, ya sabes. Parece que el espíritu empresario se está apoderando de mi-tratando de sonar creíble, la pelirroja la escruto con la mirada tratando unos segundos, luego solo asintió.
-Está bien ¿y vas a querer comer algo o no?-preguntó Lena.  Yulia sonrío divertida y respondió.
-Tengo hambre sí, pero…- se fue acercando a Lena- de otra cosa muy deliciosa- agregó mientras apoderaba de los labios de Lena sin contemplación.
-Yulia...
-Tú también lo quieres Len- besando su cuello, comenzado a abrir la camisa de Lena.
-Estabas castigada-comento la pelirroja tratando de negarse, pero sin poder evitar soltar un jadeo cuando Yulia mordió su cuello
-Levántame el castigo por hoy ¿sí?-mientras adentraba su mano en el pantalón de la pelirroja y continuaba besando su cuello, en esos puntos tan sensibles que tenía. Lena volvió a jadear.
-Bueno, pero solo por hoy, y si te portas mal, se alargará eh- advirtió.
-Acepto- afirmo la morena mientras sus labios se juntaban y ambas caminaban sin dejar de besarse hacia la habitación. Y si, Bekka podría ser la mujer más hermosa del mundo, pero Yulia sin duda amaba solo a una pelirroja y era quien en ese momento estaba en sus brazos. 
Desprendieron rápidamente sus ropas para disfrutar los cuerpos ambas. Así que para cuando habían ingresado a la habitación, ya se encontraban en ropa interior. Yulia estaba besando el cuello pecoso cuando sintió que Lena jalo su cabello hacia atrás, estuvo a punto de protestar, pero la pelirroja la había callado rápidamente con un beso.
-Me encantas, Volkova- murmuro al ras de sus labios. Tenía los ojos cerrados y Yulia sonrió fascinada.
-Y tu a mi- acaricio su mejilla- no sabes cuánto- Los besos siguieron durante un rato más, hasta que Yulia, sin siquiera notarlo, se vio arrojada hacia la cama. Lena no había perdido un minuto más y termino por quitarse lo que restaba de ropa. La morena torció la sonrisa al observar aquello.
-Y ya decía yo que no era únicamente yo quien quería- rio. Lena se subió rápidamente sobre ella.
-Cállate- dijo antes de besarla- tu provocas todo esto- murmuro. Pronto la morena se vio ayudada con su ropa para estar en iguales condiciones que su novia. Lena beso su cuello y pronto fue bajando cada vez, todo con una lentitud  que rozaba la tortura para la morena. La pelirroja beso sus muslos y le dio una pequeña sonrisa cuando la morena la observo.
-Estas siendo cruel- dijo con la respiración agitada.
-Solo estoy cobrándome algo- rio. Yulia estaba a punto de decir algo, pero su novia ya estaba en aquel sitio que tanto pedía de su atención.
-Oh Lena- murmuro Yulia acariciando sus cabellos. La morena observo el techo y  se dispuso a solo disfrutar de aquello. Lena la observaba de vez en vez y solo podía sentirse alegre de llevar a Yulia a ese límite. Limite al que no le permitiría llegar tan rápido aun- ¿pero qué…? ¿Por qué te detienes ahora?- se quejo. La pelirroja sonrió y no contesto, simplemente gateo sobre ella y la beso intensamente. Recorrió con su mano el vientre de su novia y Yulia la sintió donde antes había estado con su boca.
-Juntas, mi amor- volvió a murmurar al ras de sus labios. Las manos de Yulia no tardaron ni siquiera un segundo en responder para imitarla.
-Oh Lena, estas…
-si- sonrió esta con la mirada brillante- ¿Cómo esperas que este luego de lo que acabo de hacerte?- pregunto. Yulia la beso justo en el instante en que se adentraba dentro de ella. Sintiendo exactamente la misma sensación en su cuerpo. Lena mordió su labio y los movimientos tan bien conocidos no tardaron en llegar. Yulia besaba su cuello,  recorría tanto como podía con su mano libre, sintiendo como Lena hacia exactamente lo mismo con ella.
Solo instantes después comenzó a sentir los suspiros fuertes de la pelirroja en su oído, Yulia decidió acelerar los movimientos, ya que Lena lo estaba haciendo.
-Yul…- jadeo.
-Lo sé, lo sé- respondió está besando su oreja- maldición, Lena- jadeo. El temblor llego a la morena y exploto dentro de sí, solo para que su novia lo hiciera segundos después. Yulia abrazo a Lena que aún se estremecía sobre ella. Se tomaron su tiempo para calmarse.
-Te amo, Volkova- dijo Lena en su oído.
-Lo sé- respondió observándola.
-¿Tú me amas a mí?- pregunto.
-Como no tienes una idea- besándola. La pelirroja la correspondió hasta que sintió que Yulia había girado, estando ella ahora sobre su cuerpo- y voy a demostrártelo durante toda la noche- sonriendo.
-¿Y que estas esperando?- sonrió también. Yulia la beso rápidamente y no perdió un momento más para cumplir su palabra.
 


* * * * *


Los días pasaron raudos, y las vacaciones de verano junto a ellos, ya casi se asomaba  agosto con el inicio de las clases. Un nuevo semestre en la universidad comenzaba y el retorno al Club.
Todo volvería a la normalidad para los estudiantes
Pero antes de eso había varias luchas que enfrentar o bueno más bien situaciones por resolver, decisiones por tomar, errores por cometer, y personas por conocer.
Y esto último era justamente lo que dos personas enfrentaban en ese momento.
La rubia no podía dejar de mover sus dedos y morder sus labios mostrando un claro nerviosismo salir de su interior, la chica a su lado solo suspiro para luego sonreír y alcanzar las manos de la rubia a su lado y apretarlas con la intención de  transmitirle un poco de la paz que necesitaba.
-Ya amor, no estés nerviosa, te aseguro que no muerden- dijo Lucy tratando de impregnar un poco de humor para calmar a Kasia, pero eso estaba lejos de lograr el efecto esperado en la rubia.
-Muy graciosa señorita Scherer-replicó Kasia viéndola seria-pero claro como no eres tú quién va conocer a los padres ricos de tu novia, a su hermano, en otro país y para lo cual tuviste que subirte en ese endiablado aparato llamado avión al cual odias y que además se pasó teniendo turbulencias para ponerte aún más los pelos de punta, pensando que cada se movía caería al vacío y tu vida terminaría en solo segundos -calo aire-descuida son situaciones totalmente relajantes-términos con un evidente tono cargado de sarcasmo. Lucy negó con la cabeza, su novia a veces era demasiado dramática, pesimista y sarcástica, una nueva faceta que empezaba a descubrir, quien lo diría.
-Ay amor de verdad dramática eres- señalo Lucy sin perder la sonrisa.
-No lo soy- replicó Kasia casi indignada por la aseveración de la castaña. 
-Está bien, no lo eres-secundó sonriendo- Oh bueno solo un poco- Kasia le dio un golpecito en el brazo-¡Ouch!-se quejó Lucy.
-Eso te ganas por hacer bromas cuando sabes que mi estrés es real- afirmo seria la rubia.  Lucy asintió.
-Ya, está bien amor, tienes razón en lo del avión-dijo comprensiva-yo tampoco soy fan del pájaro de acero ese, pero si quizás no fue estresante para mí porque no era la primera vez, olvidé que si era la tuya, y para ser sincera nos tocó unas turbulencias muy feas para aumentar tus miedos, pero bueno ya ves, llegamos bien y a salvo, así que creo que deberías tratar de olvidarlo y relajarte- robo un beso, se separó mientras Kasia asentía, la castaña prosiguió-Por otra parte en lo de mis padres no debes preocuparte, ya te dije son personas sencillas, el dinero lo tienen por trabajar duro, no por nacer en cuna de oro como se dice, estoy segura que te amarán desde el primer momento como yo- guiñándole un ojo. Kasia sonrío- pero si hay algo cierto- agregó Lucy-mi hermano puede ser el único problema-Kasia la miro sin comprender. Lucy sonrío-Porque es un idiota y medio bobo, pero estoy segura que podrás lidiar con él y le gustarás como cuñada - Afirmo divertida la castaña, Kasia negó con la cabeza antes estos dichos de Lucy sobre su hermano, luego solo se acercó a Lucy para robarle un pequeño beso, al separarse se observaron ambas con una sonrisa mientras no podían evitar recordar lo que había sucedido unas semanas atrás para que ellas terminarán allí juntas en Londres a punto de Kasia conocer a los señores Scherer, padres de Lucy.
 


FLASHBACK
 
Era el último día de la semana que Halina le había dado de plazo a Kasia para no contarles a sus padres lo de ella y Lucy. Aún en esos momentos la parte orgullosa de Kasia, todavía  seguía reacia a aceptar la ayuda de Lucy, pero su otra parte, la racional sabía que si quería seguir con su novia en paz y sin que sus padres la aborrezcan debido a esto debía aceptar la ayuda de esta, y ahora en ese momento solo rogaba que la castaña pudiera conseguir una plaza para Halina en la universidad. Soltó un suspiro y fijo sus ojos marrones en los azules que estaban frente a ella.
-Ya Lu, dime ¿pudiste conseguir que Halina ingrese o no la universidad? -la inquirió ansiosa la rubia a su novia. 
-Ya te dije que cuando tu hermana esté aquí lo sabrás- contesto Lucy viéndola impasible.
-Puff, no entiendo que tiene que hacer ella aquí, yo le puedo informar el sí o el no- replicó un poco molesta.
-Es necesario.
-Pero...-no alcanzo Kasia a terminar lo que diría porque la puerta se abrió y una Halina con un rostro serio se hacía presente, luego de cerrarla, fijo su vista en ambas. Lucy le devolvió la misma seriedad, para después hablar.
-Acércate por favor-pidió la castaña y la chica así lo hizo tomo asiento en la orilla de la cama de Kasia.
-¿Para qué me han llamado aquí?- cuestiono la hermana de Kasia. La rubia iba a hablar, pero Lucy la freno y tomo la palabra.
-Primero que nada yo soy quien te llamo para vinieras aquí para informarte dos cosas. La primera es que ya eres alumna de la universidad de Köln-los ojos de Halina se abrieron enormemente y un brillo se hizo presente junto a una sonrisa formandose en su rostro. Lucy prosiguió -mi familia se hará cargo de tu colegiatura ahí, hasta que termines la carrera de arte a la que decidas entrar.
-Muchas gracias- intento interrumpir Halina, pero Lucy le hizo una seña con la mano para que haga silencio.
-No tienes que agradecer esto, porque las tres aquí sabemos la verdad-dijo con un tono duro-este fue el precio que le pusiste a tu silencio para no hablar sobre la relación de tu hermana y mía con tus padres ¿cierto?- Ambas se sostuvieron la mirada, unos segundos después Halina asintió Lucy continuo-Lo segundo que quiero es que quede bien claro que este es el pago por tu silencio total y absoluto con tus padres sobre lo nuestro-levanto un dedo en modo de advertencia advertencia-te advierto Halina, si una sola palabra llega a salir de tu boca, considera que no solo perderás este lugar que ahora tienes en la universidad, sino que también me encargaré de hacerle saber a tus padres que tú sabías acerca de la relación de Kasia conmigo y lo callaste extorsionando a tu hermana, y créeme, estoy segura que a tus padres nos les agradara enterarse de eso ¿o estoy equivocada?- Halina coincidió con las palabras de la castaña con un asentimiento, pero no emitió  palabra. Lucy suspiro- Si todo esto quedo claro, te voy pido por favor que te retires, mi novia y yo queremos un poco de soledad- remarcando la últimas palabra- La chica asintió nuevamente y se levantó sin decir una palabra saliendo de la habitación. Kasia se arrojó a los brazos de su novia abrazándola y besándola.
-Te amo, muchas gracias por esto- expresaba la rubia, con un gran peso sacado de encima.
-No tienes que agradecer, por ti y por nuestra relación soy capaz de todo-replicó la castaña también besándola.
-Lo sé Lu, y por eso y más es que te amo tanto- besándola para luego agregar-además fue tan chistoso ver a Halina casi, casi con cabeza agacha asintiendo a lo que le decías sin queja alguna. Es algo que muy pocas veces sucede en la vida-dijo la rubia Sonriendo.
-Sé que es tu hermana amor, pero debía quedar claro que su silencio esta pagado y que si abre la boca en ella también caerá. Es un negocio que nos conviene a todos -explicó la castaña
-Lo sé Lu, no tienes que explicarme, conozco a mi hermana, no es de fiar y aunque logro lo que quería y eso seguro garantiza bastante su silencio, por conveniencia, era necesario una amenaza extra-torció un gesto-Después de todo si se atrevió a extorsionarme de esa forma, puede ser capaz de más. Lamentablemente- manifestó Kasia con bastante decepción y tristeza por el actuar de su hermana con su hermana. La castaña tomo las manos de la rubia cariñosamente.
-No quiero que te preocupes, y menos aún angusties, o estés triste, yo estoy segura que ni una A saldrá de su boca, ya tiene lo que quiere, además sé que mi amenaza le llego, así que podemos estar tranquilas, y tu especialmente -aseveró con seguridad-Tus padres solo se enteran de nuestra relación por ti y cuando estés lista ¿está bien?-Kasia asintió, ambas se abrazaron para besarse. Segundo después Lucy se separó, y tomo las manos de su novia sonriéndole- Tenia que pararnos antes de que nuestra temperatura comience a subir, porque comentarte algo, más bien pedírtelo- Confesó Lucy.
-Claro Lu, dime- respondió la rubia intrigada. Lucy suspiro tomando valor.
-Tú sabes que fueron mis padres quienes ayudaron en lo de Halina ¿cierto? Kasia asintió- bueno les he contado todo acerca de lo nuestro -confesó Lucy.
-¿Todo? -replicó una Kasia que empezaba a tomar color carmesí, Lucy sonrío ante esto.
-Si amor, les tenía que explicar a qué se debía el gran favor que les pedía, y bueno ellos al final dijeron que me ayudarían, pero a cambio de eso me hicieron prometer una cosa y yo acepte- mordiendo sus labios nerviosa.
-¿Que prometiste Lucy?- la inquirió la rubia mientras en ella también los nervios se hacían presente, Lucy la vio y luego de un suspiro hablo.
-Ellos quieren conocerte, amor- Kasia abrió los ojos enormemente.
-¿A mí?-replicó la rubia sorprendida.
-Claro amor, eres mi novia ¿no?-encogiéndose de hombros.
-¿Cuando quieren conocerme? ¿Ellos vendrán aquí?- volvió a preguntar Kasia, Lucy sonrío tímida.
-Bueno, a decir verdad...le prometí que iríamos a verlos...a Londres- la rubia abrió sus ojos enormemente y sorprendida por esa información, Lucy la miro nerviosa-¿aceptas que vayamos juntas a Londres para conocer a mis padres?- preguntó la castaña temerosa debido al rostro serio de Kasia, pero unos segundos después eso cambio, y Kasia se distendió y en su rostro en cambio apareció una sonrisa y esto al instante anticipo la respuesta a Lucy.


 
FIN FLASH BACK
 


Por supuesto que había aceptado, por eso estaban en ese taxi yendo a la casa Scherer.
En carraspeo del taxista las saco de esos recuerdos.
Kasia enseguida se acomodó mirando al frente y luego a Lucy que le regalo una hermosa sonrisa.
-Señoritas hemos arribado a destino- informó el hombre.
-Gracias- respondió la castaña mientras le pagaba el viaje, luego de eso tomo las manos de su novia y cada una de ellas las pequeñas maletas que habían llevado, bajaron del coche y caminaron hasta el portón de la gran casa -¿Estas lista?-la inquirió Lucy, Kasia suspiro tomando una bocanada de aire. 
-Lista- respondió y ambas avanzaron hasta llegar y detenerse frente a la puerta para luego tocarla.



* * * * *


Yulia caminaba por el conocido lugar, sintiendo el sonido de la música electrónica llenarla, y el olor a alcohol y ambiente festivo invitarla a degustarlo. Habían pasado varias semanas en las no había frecuentado ningún pub o antro tratando de cumplirle la promesa a Lena de mantenerse alejada de las drogas, alcohol, y eso sumado a que  el trabajo en la empresa que era agotador. Había sido difícil para ella estar sin sus polvitos divertidos como  le llamaba, había requerido de mucha fuerza de voluntad de su parte para no consumirlos en esas semanas. Pero habían valido la pena, ella y Lena habían pasado unas hermosas semanas, todo había sido perfecto. Desde sus encuentros sexuales fogosos amorosos porque Lena le levanto el "castigo", disfrutar una cena ella y Lena junto a Anya, o solo pasear por la ciudad y viajar a otras ciudades para que Lena conozca más de Alemania, comprar o simplemente disfrutar de la compañía una de la otra, como nunca lo habían hecho. Ella podría decir que hasta había sido idílico todo lo que había sucedido en esas últimas semanas.
Pero desgraciadamente pronto volvió a la realidad. Y cuando hoy su fuerza de voluntad había sido vencida y Lena la había descubierto en el toilette del departamento tratando de aspirar una pequeña línea de cocaína que había encontrado en unos de sus pantalones, todo se había ido a la mierda. Lena le grito, ella le grito, se gritaron, y los insultos no faltaron, pero lo peor para ella había sido ver que en el rostro de Lena no había encontrado nada más que decepción, luego solo le había pedido que se largara del departamento y Yulia así lo había hecho. Estaba consciente de que ella era la culpable, ella fue quién fallo, y eso a decir verdad lejos de molestarla, más bien la deprimía un poco, a veces no se explicaba como unos gramos de polvo blanco la podían dominar de una manera tan grande, pero la necesidad de una línea siempre terminaba siendo más fuerte que ella y la voluntad de dejarla. Suspiro resignada. Quizás  Lena tenía razón y de verdad se estaba convirtiendo en una adicta y necesitaba ayuda.  Suspiro y camino hasta la barra, pidió un trago mientras veía a la gente moverse al compás de conocidas canciones electrónicas. 
-No pensé que frecuentaras este lugar-oyó comentar solo unos segundos después a una voz conocida y esto enseguida le hizo girar la cabeza a la izquierda que era de dónde provenía la voz encontrándose ahí con una pelirroja que ella conocía muy bien sentada a pocos metros. Sonrió al verla.
-Rebekka-pronunció para luego sonreír y agregar- la verdad es soy bastante asidua a este lugar- confesó- y la verdad a quien me sorprende encontrar aquí es a ti, porque las veces que he venido, nunca te he visto.
-A decir verdad solo hace unas semanas vengo por aquí, no sé si recuerdas que hasta hace un mes y medio estuve en USA por mi maestría, para luego aterrizar en Volkov company -Le recordó la pelirroja devolviéndole la sonrisa. En ese momento el bartender llegó con la bebida la morena, está la tomo.
-Puedes traerle a la señorita otra ronda de su bebida por favor y ponla en mi cuenta - le dijo Yulia al chico, este asintió para ir por ella. Rebekka sonrío y se acercó hacia Yulia.
-Gracias por esa invitación. Supongo que puedo acompañarte ¿cierto?- la inquirió la chica con una sonrisa.
-Por supuesto, adelante, me encantará tener compañía mientras trato de disfrutar un poco la noche -Ambas se vieron sonriéndose. Instantes después el Bartender trajo la bebida para Rebekka-Y dime Rebekka-… la pelirroja negó con la cabeza.
-Solo Bekka, ya te lo eh dicho…
-Bien,  Bekka ¿qué hace una mujer como tú en lugares como este y sola?- tomo trago de su bebida y agregó-digo, cualquier persona estaría encantada de hacerte compañía- Rebekka sonrío ante la afirmación de Yulia mientras mordía el costado de su labio derecho.
-Tienes razón, siempre hay algunas que otras personas dispuestas a hacerme compañía, pero realmente ninguna de ella es de mi interés, hasta ahora al menos- Asevero viendo intensamente a Yulia y sonriéndole, la morena pudo notar el ligero coqueteo de la pelirroja en esa respuesta y mirada, le devolvió la sonrisa.
-Así que eres de las chicas difíciles eh- bromeo Yulia guiñándole un ojo. 
-Eso me han dicho mis ex parejas, según ellos lucharon mucho para conseguir que los tome en cuenta-sonrío y agregó- yo digo que soy una mujer que siempre busca la calidad en vez de la cantidad, y eso hoy en día en muy difícil de conseguir- confesó encogiéndose de hombros sin perder la sonrisa. Yulia asintió. Luego de esto un silencio se formó entre ellas, pero no duro mucho ya que Bekka enseguida lo corto- ¿Y tú? ¿Qué haces por aquí sola? Bueno, es decir sé que tienes novia, me parece un poco raro que no salga contigo -inquirió viéndola fijamente. Yulia suspiro pensando en Lena.
-A ella no le gusta mucho estos lugares- contestó simplemente, no queriendo entrar en detalles sobre sus problemas con la pelirroja, y menos aún con Rebekka.
-Tu novia es bastante confiada-comentó de pronto Bekka- Yulia la vio sin comprender- es decir, si yo fuera ella jamás dejaría a la persona que quiero ir a un lugar donde hay cientos de cazadores o más bien cazadoras esperando convertirla en sus presas- explicó viéndola nuevamente de manera intensa y sin perder su sonrisa coqueta. Yulia capto la indirecta y coqueteo de la pelirroja, no pudo evitar sonreír interna y externamente, por más que amara a Lena no podía negar que algunas veces le encantaba sentirse deseada por otras mujeres. Segundos después tomo la mano de Bekka entrelazando sus dedos viéndola.
-¿Te gustaría bailar conmigo?-Invito Yulia. La sonrisa de Rebekka se volvió más grande aún.
-Encantada, amaría ver que tan bien se mueve mi jefa en la pista de baile- respondió guiñándole un ojo coqueta. Ambas se sonrieron y avanzaron para luego comenzar a moverse al compás de la música.


Última edición por Lesdrumm el Mar Jun 12, 2018 10:20 pm, editado 4 veces
Lesdrumm
Lesdrumm
Admin

Mensajes : 502
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PERSIGUIENDO AL DESTINO// By Lesdrumm

Mensaje por Lesdrumm el Mar Jun 12, 2018 9:20 pm

* * * * *


Kasia miraba a la mujer y hombres frente a ella, estaban serios, y el corazón de la rubia latió desbocado y con miedo, hasta que unos instantes después los rostros frente a ella cambiaron su seriedad por una sonrisa.
-Tú debes de ser Kasia ¿cierto?-expresó la mujer  con una afirmación más que pregunta. Kasia trago saliva y atinó a responder.
-Si señora, soy Kasia Borek - se presentó extendiendo la mano, la cual la mujer ni se molestó en tomar, en vez de eso sus brazos rodearon a la rubia. 
-Por fin te conocemos, nuestra Lucy habla tanto de ti cuando la llamamos por teléfono- aseveró abrazándola, esas palabras llenaron de paz interna a la rubia y una sonrisa inundo su rostro. 
-Yo también señora estoy feliz de conocerla- admitió Kasia, Lucy observaba la escena muy feliz.
-Ya, ya mujer, deja a la chica que la vas a asfixiar y yo también la quiero saludar- se escuchó decir al papa al padre de la castaña. Brigitte desarmo el abrazo separándose de  Kasia y enseguida fue Franz quien tomo a Kasia en un nuevo abrazo.
-Yo también estoy feliz de conocer a la chica que hace feliz a mi hija-afirmo el hombre.
-Gracias, señor- respondió la rubia sonriendo, luego se separaron y ambos padres fueron a saludar a su hija. Mientras el rostro de la rubia se posaba en el hermano de Lucy quien continuaba observándola  serio, esto hizo que los nervios regresarán a ella. Finalmente el chico hablo.
-Parece que de todos aquí soy el único que no te va aprobar como novia de mi hermana, la verdad que prefiero a Lena- dijo de repente Bruno. Los padres de Lucy lo vieron serios, ni que hablar de Lucy que lo asesinaba con la mirada, Kasia por su parte solo bajo la cabeza. Hasta que medio segundo después y antes que Lucy lo asesiné literalmente se escuchó una carcajada de parte del chico y luego la rubia sintió unos brazos rodearla. 
-¡Caíste! ¡cayeron todos!- se jacto Bruno riendo y abrazando a Kasia, mientras Lucy rodaba  los ojos y sus padres negaban con la cabeza-era una broma -afirmo para luego deshacer el abrazo y ver a Kasia sonriente y esta le devolvió el gesto.
-Eres un imbécil- reprendió Lucy acercándose golpeándolo el brazo.
-¡Ouch!- se quejo
-Es lo menos que mereces por hacer esa clase bromas- fue esta vez Brigitte quien hablo al mismo tiempo que Lucy lo empujaba para rodear a Kasia protectoramente.
-Ves amor, que te dije, es el idiota de la familia. Payaso malo -afirmo Lucy besando la mejilla de su novia.
-Ya, ya, perdón, solo quería agregar un poquito de humor al momento- se defendió Bruno- Lucy rodo los ojos nuevamente y miro a Kasia, que su cara ya había cambiado a una alegre, rápidamente deposito un pequeño beso en los labios de Kasia bajo la atenta mirada de sus padres y hermano, que solo sonrieron.
-Bien tortolitas- se escuchó decir a la madre de la castaña, las chicas se separaron con una Kasia roja por la vergüenza de que los padres de Lucy las vean besándose-pasemos al comedor y mientras nos cuenta todo sobre ustedes disfrutamos de una rica cena ¿les parece?-sugirió la mujer.
-Sí, claro mami-respondió Lucy-pero antes quiero ir a mi habitación  y acomodar nuestras cosas ¿sí?
-¿Dormirán juntas?- preguntó Brigitte. Lucy sonrío asintiendo, mientras la rubia bajaba la cabeza más roja aún.
-Absténganse de ruidos extraños en la noche- bromeó  Bruno. Y Kasia ahora no sabía dónde meterse de la vergüenza.
-Eres un idiota- exclamó Lucy tomando su almohadón de viajes y arrojandoselo a su hermano.
-Ya, ya, que carácter, no aguantas una broma -replicó cubriéndose. 
-Ya, ya, dejen de comportarse como niños enfrente de Kasia-exclamó Frank sonriéndole a esta, que le correspondió tímida –Lucy, vayan a acomodarse en su habitación y luego bajen, las esperamos en el comedor.
-Está bien, papa- respondió, tomando la mano de su novia comenzaron a subir la escalera hacia la habitación de la castaña. Kasia suspiro y no pudo evitar sentirse feliz por el recibimiento que tuvo de parte de la familia de Lucy, eso le daba una gran paz, y sobre todo le sacaba un gran peso de encima sobre los temores ahora infundados que ella había tenido sobre si la familia de la castaña la aceptaría o no.


* * * * *


Cerró los ojos buscando encontrar relajarse un poco su día, todavía podía sentir bastante del estrés que le había traído la pelea de la mañana con Yulia, había valido por todas estas semanas que habían pasado en paz y pensando que esta podría por fin tener la fuerza de voluntad suficiente para superar el tema de las drogas, pero descubrirla hoy a punto de aspirar una línea en el tocador, era la prueba irrefutable de se había equivocado, y de que no había duda de que Yulia necesitaba ayuda urgentemente. Pero todavía no hallaba como podría hacer para que la morena acepte esa ayuda. Decirle a Anya ya lo tenía completamente descartado, porque hace dos semanas en una cena con la mujer, ella le había contado que su nana estaba teniendo algunos problemas de salud, por supuesto que agregar esta preocupación no era para nada una opción. Negó con la cabeza suspirando. La realidad es que no tenía a nadie quien le ayude, ni que pensar de decirle a sus compañeros y padres, en la universidad, ni ella ni Yulia tenían amigos realmente. Y con Nastya no podía contar, no solo porque no estaba ahí, sino otra vez habían discutido por teléfono hacía apenas media hora porque su amiga seguía sin confiar en Ben, había puesto el grito en el cielo cuando ella le conto que en estas últimas semanas había tenido algunas visitas de este en el departamento con y sin Yulia en casa. Nastya le había dicho que era una idiota al confiar en alguien que ante la mínima posibilidad la podría hundir, pero ella estaba lejos de siquiera considerar esa idea, quizás pecaba de confiada, pero desde que hicieron las paces y acordaron olvidar el pasado y tratar de llevarse bien por Yulia, Ben había respetado esto y se había comportado como un perfecto caballero con ella, y además era una compañía para ellas algunas veces por las tardes, para no aburrirse, ya que la ojiazul pasaba bastante tiempo en el trabajo, sobre todo en las últimas semanas, dirigiendo al grupo de ayudantes que había contratado, porque debía dejar listo todo en la empresa antes de empezar el semestre en la universidad. Tomo un sorbo de la bebida alcohólica que había estado consumiendo, cerró sus ojos mientras el alcohol pasaba por su garganta, unos segundos pasaron y el timbre se oyó, dejo la bebida en la pequeña mesa y se levantó para atender sospechando quién sería. 
Al abrir la puerta se encontró con un sonriente Ben mostrándole una bolsa con lo que parecía comida. Ella le devolvió la sonrisa.
-Hola- saludo el chico.
-Hola Ben, pensé que no vendrías hoy- dijo mientras se hacía a un lado para dejarlo pasar.
-Disculpa, se me hizo un poco tarde, tenía algunas cosas que hacer, pero aquí estoy, y me tome el atrevimiento de traer un poco de comida, espero no te moleste.
-Claro que no- replicó Lena, mientras veía como Ben tomaba asiento en el sillón, ella lo imito.
-¿La china sigue siendo tu favorita?-inquirió el chico
-Siempre- respondió la pelirroja. Ben sonrió- y si así no lo fuera no importaría, porque me muero de hambre, te parece si comemos ¿ya?- sugirió la pelirroja.
-Si lo deseas sí ¿pero no quieres esperar a Yulia? ya sabes cómo generalmente siempre me dices eso- cuestiono Ben encogiéndose de hombros, Lena lo observó dudando si le contaba o no acerca de la pelea con la morena.
-Tuvimos una discusión-comentó simplemente-no crea que aparezca por aquí, hoy al menos no- agregó con un suspiro. Ben asintió sin cuestionar nada más.
-Bien, entonces ¿comemos? – inquirió. Lena asintió para luego levantarse e irse en busca de los utensilios para la comida bajo la atenta mirada de Ben.





 
Yulia y Rebekka se movían al ritmo de la música electrónica que sonaba en ese momento, sin pensar en nada más que disfrutar de la noche, ambas ya tenían varias copas demás  encima, sorpresivamente la morena no había consumido ningún gramo de drogas o pastillas en toda la noche, alcohol era lo único que corría por el cuerpo de ambas, el cual ya se les había subido demasiado a la cabeza.


https://www.youtube.com/watch?v=uSD4vsh1zDA (Si pueden escuchar en esta última parte del fic, sería muy bueno)





La música cambio a un ritmo que incitaba a bailar muy pegadas una a la otra y las manos de Bekka comenzaron a tomar el control y con eso las caderas de la morena muy sensualmente, esta sonrío mientras ambas empezaban a moverse con sus cuerpos totalmente juntos. Yulia podía sentir ella respiración de la chica pelirroja junto a su oreja y cuello y esto la hacía estremecer ya que eran una de sus partes más erógenas, por supuesto esto la incitaba muchísimo a perder el control con la pelirroja y más aún cuando los labios de Bekka se apoyaron en su cuello depositando un pequeño beso, la la ojiazul cerró sus ojos para luego comenzar a girar su cuerpo y abrirlo encontrándose de frente con el rostro y especialmente con los también ojos azules de Rebekka en los cuales solo podía observar cómo se oscurecían con un evidente deseo por ella, su mirada bajo hacia los labios rojos de la chica que la invitaban a devorarlos, un calor comenzó a recorrer su cuerpo. Bekka le regalo una sonrisa seductora para luego tomar una de sus manos y conducirla hacia un pasillo bastante oscuro y solitario, la morena se apoyó viendo como el deseo se incrementaba más y más en los ojos de la pelirroja, bajo su mirada de nuevo a los labios rojos de la chica mientras mordía el suyo inferior.
 
-Aún sigues conservando esas buenas manos para los masajes- comento Lena mientras veía a Ben volver a sentarse a su lado luego de darle un relajante masaje ya que le pelirroja le había comentado que estaba un poco estresada. Ambos ya se habían distendido bastante luego de acabarse una botella vino junto a la comida china. Lena fue quien más había tomado y no podía negar que estaba bastante mareada, aunque trataba de no demostrarlo.
-Gracias, hago lo que puedo.  Recuerdo que siempre me pedias que te diera uno cuando llegabas tensionada por algún examen en el instituto - recordó Ben sonriendo, pero Lena lo vio seria- Perdón sé que prometimos no hablar del pasado y… - se apuró a aclarar, Lena lo interrumpió.
-Está bien, no me molesta- aclaro- dijimos que no nos reclamaríamos del pasado, no que no podríamos hablar de él. Yo tengo buenos recuerdos contigo a pesar de todo - agregó sincera.
-Yo igual- coincidió Ben sonriendo. Y un silencio se formó entre ambos, hasta que Ben decidió romperlo.
-¿A veces no te preguntas que hubiera pasado con nosotros... si no sucedían muchas de las cosas que nos separaron?- cuestionó viéndola.  La pelirroja le devolvió la mirada para luego tratar de armar una respuesta sincera, a pesar de estar medio mareada todavía podía pensar.
-Por mucho tiempo me lo pregunte ¿sabes? pero me hacía mal, por eso decidí de alguna manera enterrarlo - suspiró- Yo era una adolescente, cometí errores, pero la vida de alguna forma continuaba, y yo tenía que seguir caminando por ella, debía dejar mi pasado atrás, transitar mi presente y crear o tratar al menos de crearme un  mi futuro-concluyó. Ben la observo fijamente por varios minutos hasta que se decidió a preguntar.
-¿Alguna vez me quisiste Lena?- soltó Ben de repente. Lena no esperaba esa pregunta, pero igual decidió ser sincera.
-Mucho Ben. Creo que de alguna manera fuiste mi primer amor y eso siempre lo recordaré - confesó con sinceridad, no sabía si era el alcohol o ella era, pero necesitaba ser sincera. 
Ben la vio y una sonrisa se formó en su rostro mientras algo venía a su mente, y sin pensar lo soltó por su boca.
-Dime Lena ¿qué harías si te beso en este momento?- la Inquirió el chico dejándola bastante sorprendida por la pregunta, tratando comprender a donde quería llegar, el alcohol en su sistema no ayudaba tampoco. 
Y antes siquiera de que la pelirroja reaccione, solo pudo ver como Ben comenzaba a acercar su rostro al de ella, y unos instantes después solo pudo sentir como el chico unía sus labios con los de ella dejándola estática y sin saber cómo reaccionar. 
Varios segundos después este separo sus labios de los de ella observándola interrogante, esperando cualquier reacción de su parte, regaño o incluso una bofetada por parte de esta, pero nada de esto sucedió. A continuación lo único que pudo sentir fue los labios acompañado del cuerpo de Lena sobre el suyo, mientras ella lo besaba como si no hubiera un mañana, y él,  lo único que pudo hacer fue corresponder de la misma manera, mientras la pelirroja desprendía la hebilla de su cinturón, su camisa y él la de ella  mientras ambas desaparecieron tan rápido que ni siquiera lo notaron. Y a esas alturas ambos entendían que ya no había vuelta atrás...y fue Yulia Volkova la última cosa en la que ambos pensaron en ese momento.


CONTINUARÁ... Arrow
Lesdrumm
Lesdrumm
Admin

Mensajes : 502
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PERSIGUIENDO AL DESTINO// By Lesdrumm

Mensaje por VIVALENZ28 el Sáb Jul 14, 2018 1:35 am

OMG!!!!! Shocked Shocked esto se esta poniendo interesante...espero conpaciencia **respira con calma*** la conti
VIVALENZ28
VIVALENZ28

Mensajes : 852
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PERSIGUIENDO AL DESTINO// By Lesdrumm

Mensaje por Lesdrumm el Jue Sep 06, 2018 7:58 pm

Hallo gente, aquí después de un "tiempito" con un nuevo capítulo. Espero les guste y gracias a quienes leen, aunque aparte de Vivilez no se quien más sigue leyendo este fic eterno Wink  jajaja
Si hay alguien que lee muchas gracias por hacerlo, espero les siga gustando, se viene cosas intensas, solo estén preparado para todo, de lo bueno y  de lo malo. Saludos.


VIVALEZ: Muchísimas gracias por seguir confiando y leyendo esta  y siempre dejando tu comentario, no se si sos la única que lees, pero te agradezco por siempre dar tu opinión,  al menos eso alienta un poco aquí a esta No escritora que un día se arriesgo a escribir. Un saludo enorme, espero te siga gustando, de verdad espero poder ser más rápida con las contis, espero la próxima no tarde tanto. Espero te guste el capítulo, saludos y gracias de nuevo.




Imagen del capítulo: https://www.instagram.com/p/BnaPnoRhVoC/?utm_source=ig_share_sheet&igshid=119bwqpwd7sr6





PERSIGUIENDO AL DESTINO




Cap 45:  Confusiones y decisiones







La luz del alba proveniente de los rayos del sol filtraban el espacio que dejaban entrar las cortinas en esa habitación, aterrizaban justo en el rostro pecoso causando que esta comenzará a despertar de su sueño, sintiendo al tiempo una terrible resaca producto de lo que sabía había bebido la noche anterior. Suspiro, no podía lograr recordar mucho lo que había pasado luego de beber esa botella completa con...
Abrió los ojos enormemente cuando el nombre vino a su mente, al tiempo que sentía moverse a alguien a su lado y caía en cuenta que estaba...desnuda.
Giro su rostro rápidamente para encontrarse con el de Ben dormido y  aparentemente desnudo como ella, su corazón comenzó a latir frenético mientras se tomaba el rostro negando.
-No, no, no, no puede ser, no Dios-estas palabras salieron de su boca cargadas de angustia y también fueron las que provocaron que Ben comenzara a desperezarse, lo cual hizo que Lena rápidamente tomara el cobertor para cubrir su desnudez
-Hey Lena, para, cálmate - hablo el chico sentándose rápidamente tratando de hacer que la pelirroja se calmara.
-Dios Ben, por favor, por favor, dime que no pasó nada…-trago grueso- entre nosotros, por favor, dímelo Ben- exigió viéndolo totalmente angustiada, este la observo y soltó un suspiro.
-¿Quieres la verdad o quieres que te mienta?- contesto finalmente. Y solo esa frase basto para que Lena comprendiera que había tenido relaciones con Ben, aún peor, para saber que le había sido infiel a Yulia con su amigo.






* * * * *




-Yulia para, por favor, déjame explicarte-pedía una Rebekka totalmente desconcertada, mientras veía a la morena vestirse sin querer siquiera querer oírla.
-No tengo nada que escuchar Rebekka, suficiente tengo con saber que me acosté contigo, peor aún, que engañe a mi novia contigo, me siento una basura, yo...
-Tú no la engañaste-interrumpió Bekka alzando la voz, el único posible ante la reacción de la morena. Esta rápidamente giro su rostro viéndola interrogante. Rebekka suspiro y continuo-No nos acostamos Yulia, no pasó nada entre nosotras- La morena cerró los ojos suspirando aliviada por la confesión, para luego mirar a Rebekka que lentamente se sentó a su lado en la cama viéndola al igual que Yulia a ella.
-Perdón Bekka, yo… yo… pensé que bueno, yo estaba prácticamente desnuda y...-la pelirroja levanto una mano en señal de que Yulia hiciera silencio.
-Ahora sí ¿puedes escucharme para que te explique todo? por favor- pidió Bekka. Yulia asintió solo afirmando con la cabeza. Bekka lleno de aire sus pulmones para comenzar a explicar todo- Ayer en la noche, en el pub tomamos ambas bastante, pero tú estabas un poco más tomada, sí, ambas nos besamos en un pasillo del pub, por algunos cuantos minutos, hasta que te propuse que continuáramos aquí en mi departamento, tu aceptarse, llegamos y continuamos besándonos, ambas queríamos más...-cerro los ojos y negó con la cabeza-pero tú estabas muy ebria... Y yo no soy esa clase de mujer, de persona, todavía tenía mis sentidos como para saber que tú estabas así por el efecto del alcohol-hizo una pausa tomando las manos de Yulia- no creo que sea un secreto para ti que me gustas Yulia y mucho ¿no?- la morena tragó grueso asintiendo despacio-pero también sé que tienes novia, y que estas enamorada de ella, y fue eso lo que hizo que ponga toda mi fuerza de voluntad y parar antes de todo pase a más. Te enojaste un poco- confesó sonriendo-pero al poco tiempo quedaste dormida en el sillón, así que solo me quedo cargarte y traerte hasta mi habitación y dejarte solo con prendas íntimas para que estés cómoda mientras dormías, luego de eso me dormí a tu lado, eso fue todo. No tienes nada de que lamentarte, no has engañado a tu novia conmigo- terminando su explicación Rebekka. Yulia asintió lentamente, más relajada.
-Perdóname por ponerme así, es que de verdad pensé que tuvimos...bueno, ya sabes...y el  hecho de engañar a Lena...yo la amo demasiado…
-Lo sé- interrumpió la pelirroja- y fue justamente eso lo que me hizo reaccionar a tiempo, como te dije, me gustas mucho Yulia, pero sé que no es recíproco.
-Mira Rebekka, eres una mujer hermosa- confesó Yulia- sería tonto negar que no siento atracción por ti, pero para mi suerte o para mi desgracia, amo a Lena, y eso es más fuerte que cualquier otra cosa que pueda sentir por alguien más.
-Y Lena tiene mucha suerte, espero te cuide mucho, porque puedo notar fácilmente lo grande que es tu amor por ella-comento Bekka con una sonrisa que Yulia correspondió.
-Gracias Bekka, eres hermosa y no me refiero solo a lo exterior que es algo innegable, también a tu interior. Estoy segura que encontrarás a alguien especial que te amara como lo mereces, puedo notar que eres una gran persona que me encantaría tener de amiga, más que de asistente- Bekka sonrió melancólica porque en el fondo quería gritarle que ese alguien era ella, y que ser amiga era tan utópico para sus pensamientos, pero se lo guardo solo atinando a decir…
-Me encantaría que fuéramos amigas- con una sonrisa dijo la pelirroja que la morena correspondió, luego de unos instante preguntó - ¿y ahora si estas lista me dejas invitarte a desayunar?
-Por supuesto- respondió  la morena guiñándole un ojo.
-Entonces te espero en la sala- comentó Bekka. Yulia asintió con una sonrisa viendo a la chica salir de habitación.
Soltó una exhalación de aire, al despertarse junto a Bekka había pensado lo peor, que había engañado por segunda vez a Lena, y la culpa comenzó a carcomerla. Por suerte Bekka le había alejado todos ésos temores de su cabeza.
-Lena-susurro negando. Tendría que encontrar la forma que Lena la aceptara y perdonara.  Olvidaría su nuevo desliz de ayer con las drogas, sabía que sería difícil, pero tenía que intentar convencerla de que no lo haría más…
Negó con la cabeza. Pareciera que le encantaba engañarse a sí misma. No tenía nada seguro en esta vida, nada excepto dinero y su amor por Lena.




* * * * *




Lena yacía acostada en su cama mientras observaba el techo de su habitación, la angustia no la había abandonado en ningún momento. A pesar que Ben ya no estaba, porque prácticamente lo había corrido luego que de la confirmación de que efectivamente habían tenido relaciones, lo cual la altero aun peor casi culpándolo de aprovecharse de su estado alcohólico y de abusar de ella de alguna forma, pero al final sabía que no había sido así, y si bien podía recordar vagamente que Ben fue quien la beso primero, resonaba también que ella no lo había rechazado, y que al contrario, luego fue ella quien continuo lo que finalmente según Ben desemboco en que ambos terminarán acostándose. Suspiro y tomo su teléfono marcando el número de la única persona a la cual tenía como amiga y confidente, rogaba que a pesar que estaban disgustadas Nastya le tome la llamada.
-Lena- escucho pronunciar a la chica del otro lado- ¿qué has hecho?- Cerró los ojos tragando grueso.  Nastya la conocía más que ella misma.
-Nastya...yo
-Sin rodeos Lena, por favor- interrumpió Nastya, la pelirroja suspiro.
-Me acosté con Ben, Nastya-confesó, pudiendo oír el suspiro frustrado de la castaña al otro lado- estaba ebria Nastya, estaba frustrada, había peleado con Yulia- se excusó- yo solo supongo que el alcohol me desinhibió un poco y me dejé llevar, solo paso-capto el siseó de Nastya.
-Te había dicho que esa disque amistad con Bergmann no era buena-reprochó su amiga.
-Ya lo sé Nastya, tuviste razón como siempre, no me pongas peor...ya demasiado mal me siento por engañar a Yulia y...-un silencio...
-¿Y qué Lena?- inquirió la chica. La pelirroja cerró los ojos.
-No me digas por favor que te gusta Ben de nuevo-agregó la pregunta con un suspiro derrotado.
-No lo sé, Nastya, estoy confundida en este momento, sólo sé que engañe a Yulia con su amigo, el cual también es mi ex, y que la verdad en estos momentos solo te puedo decir, que logro alborotar mis nervios, porque no tengo una maldita idea de nada...de absolutamente nada ahora mismo…






* * * * *




Kasia contemplaba una foto de su novia, de la infancia de esta, se podía observar a la pequeña Lucy con el pelito corto de un rubio oscuro y un par de gafas en su cabeza y un vestido floreado, se veía hermosa. Acaricio la imagen del portarretratos acomodado en uno de los estantes en la habitación de la castaña. Luego de pasar una buena cena y velada con los padres y hermano de Lucy conociéndose unos a otros, los Scherer la hicieron sentir querida y aceptada como parte de la familia, su castaña y ella habían terminado en la habitación de esta con mucha pasión. Claro, cuidando de ser silenciosas, ella se había negado bastante por respeto y también vergüenza por estar haciendo eso en la casa de los padres de Lucy, pero poco podía hacer cuando Lucy la incitaba tanto con sus caricias, así que solo termino cediendo y dejándose llevar como pasaba siempre, soltó una risita…y si, poco podía negarle a Lucy eso era un hecho, sonriendo más ampliamente ante esto. Volvió a girar su rostro hacia las fotos nuevamente, esta vez posando su mirada en una especialmente en la que su chica sonreía y abrazaba a otra niña a su lado, una pequeña muy rubia ambas parecían felices, fijo su vista fijamente en la que consideró sería una buena amiga de su novia, cuando un pensamiento vino a su cabeza, hizo una mueca negando rápidamente.
-Ay Kasia, que cosas piensas- se dijo a sí misma. Unos instante después el sonido de la puerta se escucho abriéndose se escucho.
-¿Puedo pasar? -oyó preguntar a su suegra, "suegra" pensó sonriendo para ella.
-Si claro, adelante- respondió mientras la puerta se abría y una sonriente Brigitte entraba.
-Kasia, vine a buscarte para que desayunemos todos juntos, Lucy esta abajo, no te quiso despertar, dice que no durmieron mucho, ya sabes el viaje, conocer a tus suegros- guiñándole el ojo- explicó la mujer. "sí, claro"- pensó Kasia recordando la madrugada al tiempo que trataba de no enrojecer, pero fue inútil, así que rápidamente hablo tratando de evitar que Brigitte sospechara algo.
-Sí, la verdad estábamos cansadas-secundó- pero por supuesto me encantaría compartir el desayuno con todos ustedes -Brigitte le devolvió la sonrisa amable.
-¿Sabes Kasia? me alegra muchísimo que por fin mi hija haya encontrado a una gran mujer a quien amar y que la ame...por qué la amas ¿cierto?-inquirió la mujer.
-Con toda el alma- respondió Sin dudar Kasia. Brigitte amplió su sonrisa satisfecha por la respuesta.
-Eso es lo único que me importa ¿Sabes Kas? te pudo llamar así ¿cierto?
-Por supuesto
-Como te decía, Lucy tuvo algunas noviecitas, pero solo fueron Lena y tú a quienes nos presentó oficialmente, y sí, todos en la familia queríamos a Lena, vi a Lucy quererla, pero sinceramente en el fondo yo sabía que ella no era con quien Lucy se quedaría, llámalo intuición de madre o quizás solo es que soy muy celosa de mi única hija- soltó una risita -no, la verdad es que Lucy ha pasado por mucho, de lo bueno y de lo malo, y la verdad es que se merece por fin ser completamente feliz- Exhalo un suspiro- Como madre quiero lo mejor para mi hija, y no sé porque...pero siento que ese mejor para Lucy eres tú. La veo radiante y muy feliz y quiero ese verla en ese estado siempre. Por eso fue mi pregunta, porque si tú la amas a ella incondicionalmente, y ella te ama de la misma forma, no habrá nada que las lastime o arruine su felicidad -concluyó.
-Pues de mi parte puede contar con eso, es verdad que tarde algo en darme cuenta, pero estoy segura que Lucy es el único y verdadero amor de mi vida, y estoy segura será así  hasta mi último suspiro - expresó Kasia, sus palabras habían salido directamente desde lo más profundo de su alma. Brigitte se emocionó con estas y la abrazó.
-Me alegra que mi hija haya encontrado alguien como tú, me alegra mucho- comentó la mujer separándose del abrazo y viendo a los ojos a la rubia. Ambas fueron interrumpidas por la voz de Lucy.
-Es la imagen más linda que podría ver en mi vida, que las dos mujeres que más amo en el mundo se lleven bien, me llena de felicidad-expresó la castaña desde la puerta. Brigitte y Kasia giraron sus rostros para verla y le sonrieron esta les correspondió para luego añadir- pero ahora por favor bajen a desayunar que me muero de hambre, la falta de sueño anoche me abrió el apetito- dijo guiñándole un ojo picara a Kasia, y a esta al instante le volvió el tono carmesí a su rostro. Brigitte solo sonrió mientras observaba a su hija tomar con una mano a Kasia y con la otra a ella, mientras las tiraba para bajar las tres a desayunar.






* * * * *






Con la cabeza agacha ingreso al apartamento cerrando lentamente puerta tras ella
"Te llamo luego Nastya" escucho comentar a Lena al tiempo que lentamente elevaba su mirada para que sus ojos encuentren directamente a esta sentada en el sillón de la sala observándola. Exhaló un suspiro, decidió ser ella quien tome la palabra primero, pero sin realmente saber que decir.
-Hola, Len- fue lo único que salió de sus labios, vio como Lena también exhala un suspiro.
-Pensé que no vendrías hoy- comentó Lena en tono neutro.
-Yo no sabía si venir o no- dudo-bueno, ayer prácticamente me echaste, y aunque este departamento es mío, bueno para mí es nuestra casa o tuya- La pelirroja la observaba sería- pero me decidí a venir porque creo que ayer nos pasamos un poco en la discusión-Lena rodo sus ojos.
- ¿Te tengo que recordar porque fue esa discusión?-Interrumpió Lena.
-No tienes que hacerlo, sé que yo soy la culpable, y merecía todos tus insultos y reclamos, es más, tu eres la que no merecerías lo que yo te dije, pero...
-Pero te domina el deseo de consumir drogas ¿cierto?- Completo la pelirroja.
-No, no me domina, yo soy quien la domina-Replicó la morena. Lena puso los ojos en blanco mientras negada con la cabeza incrédula ante esos dichos.-Lena, mírame- Pidió-escúchame, yo te prometo...
-Yulia, por favor- interrumpió-no me prometas que no consumirás más, porque tú y yo sabemos que eso no es verdad. Tal vez la dejaras unos días, lo pasaremos como una pareja normal, pero luego inevitablemente volverás a ella.
-Pero si tú también la consumiste algunas veces-se excusó- y además...
-La consumí 3 veces contigo, solo por experimentar nuevas sensaciones, pero nada más- interrumpió esta vez Lena- pero tú, tú Yulia  estás haciéndote adicta a ella, o más bien ya lo eres y es por eso que necesitas ayuda - suspiro- ayuda médica- La morena negó con la cabeza.
-Yo no soy ninguna adicta y no necesito ayuda- intento defenderse. Lena cerró los ojos negando, para luego abrirlos y fijarlos en la morena.
-Entonces Yulia, esto ya no funcionará-afirmó viéndola con algo de tristeza.
-¿Me estás terminado? -pregunto mientras la angustia y ansiedad comenzaban a apoderarse de ella.
-Yo...-Yulia se acercó a ella tocando su mejilla.
-No me hagas esto- pidió ya  con las lágrimas a punto de salir de sus ojos. Lena trago grueso viéndola, comenzando también a sentirse mal por la situación. Lena exhalo un suspiro y tomando valor hablo.
-Me duele decir esto Yul, pero creo que es mejor si nos damos un tiempo hasta que decidas tomar la ayuda que necesitas.
-No, por favor, eso no-suplico ya con lágrimas en los ojos- te prometo que voy a pensar lo de buscar ayuda, me haré la idea, pero por lo que más quieras, no me termines, no nos demos un tiempo.
-Pero, Yulia...
-Por favor Len-rogó la morena. Lena volvió a suspirar, era horrible ver a su novia casi suplicándole. Negó con la cabeza buscando las palabras justas, varios minutos de silencio pasaron
-Está bien Yulia, no terminaremos - cedió finalmente- pero hasta que tu no tengas fuerza de voluntad y tomes un tratamiento, es mejor que no estemos bajo el mismo techo. Eso te ayudará también a decidir más rápido que es lo que realmente quieres, si a las drogas...o a mí- concluyó. Yulia soltó suspiro aliviada, pero no del todo.
-Está bien Lena, como tú quieras, te prometo que voy a tratar de buscar fuerzas, y voy a pensar lo del tratamiento seriamente- afirmó la morena.
-Me alegra Yulia- trato de brindarle una sonrisa, pero solo le salió una mueca. Pasaron unos segundos viéndose  la una a la otra, hasta que Lena volvió a hablar- Yul, mira...eh yo sé que este lugar es tuyo y...
-Shh - la morena la interrumpió sabiendo a que se refería- haz de cuenta que es tuyo Lena, yo estaré en mi casa mientras, pero te prometo que trataré de hacer lo posible porque todo vuelva a ser como antes, trataré de dejarla…
-Eso espero Yul, por ti más que todo- expresó Lena con una pequeña sonrisa a la morena que esta correspondió, para luego depositar un pequeño beso en los labios de su novia que esta correspondió y retirarse de allí bajo la atenta mirada de la pelirroja, que realmente no sabía cómo sentirse, no solo por lo acababa de suceder, sino también por el engaño a Yulia, por más ebria  que haya estado, se sentía culpable, sobre todo por no saber que le sucedía exactamente con respecto a Ben, pero por ahora dejaría a eso a un costado en su mente.
Ahora lo importante era que Yulia tenga la fuerza de voluntad que necesitaba para curarse ella misma y quizás poder volver ambas a tener la relación que tenían, aunque la pregunta era ¿podrían?






* * * * *






-Nunca había estado en un lugar de ambiente tan grande como este-comentaba Kasia a Lucy, mientras ambas disfrutaban de un trago y la buena música en el antro lésbico más grande del Soho (Barrio homosexual) de Londres. Lucy sonrió.
-Sabía que te gustaría- afirmó Lucy-además quería te sintieses cómoda, ya sabes, alrededor de gente como nosotras. Kasia sonrió y le robo un beso a su novia, sin temor, porque sabía que nadie la juzgaría en el lugar.
-Te agradezco por eso amor-expresó la rubia- Sabes Lu, a pesar de que me costó bastante asumir mi condición sexual, o más bien todavía me cuesta un poco, pero la verdad es que soy feliz al saber que fue por ti, por tu amor, que me descubrí a mí misma, que soy y quien soy- suspiro- en el fondo creo que siempre lo supe, solo que creo que estaba tapado por todo me inculcaron desde pequeña, desde la religión, hasta mi familia, no es fácil, creo que para nadie, y cada persona tiene su tiempo para descubrirse a sí misma. –sonrió y continuo- En el fondo creo que fui afortunada de hacerlo por amor a ti, pero a la vez siento sinceramente que si bien el amor por las personas es parte de ser "homos, heteros o bi", también lo somos nosotros mismos, es decir, porque eso es parte de nuestra esencia, algo que nos acompañara hasta el último día de nuestra vida, estemos con alguien o no, encontremos el amor o no, o simplemente para conocer una parte de esto que llamamos estar vivos, al final del día lo único importante es aceptarnos y validarnos nosotros mismos en nuestra vida, no esperarlo de otros, solo de esa forma realmente viviremos una vida feliz y plena. -concluyó la rubia. Ambas se sonrieron. La castaña tomo las manos de su novia.
-Me encanto y emociono lo que has dicho, porque tienes toda la razón. Estar enamorado de alguien de tu mismo sexo o del sexo opuesto es importante para saber lo que nos atrae sexual y románticamente en la vida, pero lo más importante es que nos ayuda a saber quiénes somos, nuestra esencia y vida, más allá de que tengamos a alguien con quien compartirla o no. –Sonrió – Sabes realmente es la primera vez que lo veo de esta forma tan clara- confesó Lucy acercándose para juntar sus labios con los de su novia en un apasionado beso que duro unos cuantos segundos, luego se separaron y kasia bajo su asiento.
-Y ahora señorita me concede esta pieza, quiero disfrutar de la noche londinense- invito la rubia extendiendo su mano para que la castaña la tome.
-Mmm señorita Borek, desde cuando es usted es quien toma la iniciativa?- Inquirió fingiendo indignación.
-Quizás desde el momento que somos dos mujeres y la versatilidad rige nuestra relación. -replicó resulta la rubia guiñándole un ojo.
-Es la mejor respuesta que alguien alguna vez me pudo dar...- robo otro beso- y sí, le concedo este baile tomando la mano de Kasia para que luego esta tire de ella e ir ambas hacia la pista de baile.
No habían terminado de llegar al centro cuando fueron interceptadas por una sonriente chica.
-Tu eres Kasia- pregunto la chica, sin quitar la sonrisa de su rostro. Sin duda es hermosa pensó la rubia.
-Si- respondió Kasia insegura y viendo a su novia, esta le devolvió la mirada con una risita nerviosa, la rubia giro nuevamente su rostro hacia la chica frente a ella reparando en su apariencia, la piel negra casi aterciopelada, acompañada de algunos tatuajes, junto a su pelo oscuro y sedoso cortado modernamente, todo esto acompañado unos ojos marrones amigables y su ya característico rostro sonriente. - ¿Qué necesitas?- Le Inquirió la rubia finalmente y sonriendole también.
-Antes que nada, disculpa mi descortesía, mi nombre es Ashley Parker mucho gusto- tendiéndole la mano a la rubia.
-El gusto es mío- correspondió la rubia el saludo.
-Soy aquí amiga de Lucy – informó Ashley- Quien por lo visto no te ha comentado nada. – Viendo a la castaña.
- ¿Comentarme qué? – pregunto intrigada la rubia e intercalando la mirada entre Lucy y Ashley.
-Mira Kasia, la verdad es que soy como una especie de representante de relaciones públicas en este lugar, - explicó -hoy teníamos previsto un show en vivo aquí, pero resulto que la cantante nos falló, se lo comenté a Lucy cuando me mandó un mensaje informándome de que vendría a pasar un rato con su novia, y bueno palabras más, palabras menos, ella me dijo que su novia tenía la mejor voz de mundo, - sonriendo y continuo- y que tal vez estaría interesada en ayudarnos, básicamente hacer el show, cantar- Kasia abrió sus ojos enormemente, para luego mirar seria a la castaña y cruzarse de brazos. Lucy acentuó más tu risita nerviosa.

-Amor, sé que no te consulte -comenzó Lucy-pero me pareció una oportunidad hermosa, me habías dicho que unos de tus géneros favoritos para cantar aparte del rock alternativo, pop, es la electrónica, y bueno pensé que quizás…sería una buena oportunidad para ti cantar en un lugar como este, cómodo, lleno de mujeres, genial en una palabra- expreso optimista la castaña, Kasia negó con la cabeza-pero si no quieres está bien-se apuró a agregar.- Yo....
-Ay Lucy ¿qué hare contigo?- interrumpió Kasia viendo a los ojos azules de su novia para luego darle un pequeño beso y volver su mirada hacia Ashley, suspiro- Yo acepto- le comunico finalmente a la morena - pero el problema son las canciones- agrego- no sé cuáles son y si las conozco.
-Eso no es problema- comento Ashley- puedes ir arriba con nuestra Dj y elegir algo que conozcas y quieras cantar, no importa el género.-comentó Ashley sonriente.
-Oh bueno siendo así...Está bien -Sonrió también la rubia, giro su rostro viendo a Lucy- las cosas que hago por tus incumbencias Scherer- entrecerrando los ojos- me debes una- advirtió con el dedo, ambas se sonrieron, se besaron, y luego Kasia comenzó a alejarse para ir con la DJ arriba, bajo la atenta mirada de Lucy que sonreía.
-Es muy linda, simpática y se ve que te adora- comento Ashley a la castaña que volvió su cabeza para verla y sonreír más ampliamente por el comentario.
-Yo también la adoro -afirmó Lucy- Y no te equivocas en lo que piensas de ella, aparte de eso, es la mejor mujer...persona que conocí alguna vez, merece solo cosas buenas en la vida.-comento sincera Lucy, la morena asintió.
-Tú también lo mereces Lu, por eso ella llego a tu vida y te eligió- expreso la morena.
-No sé si merezco tantas cosas buenas-replicó la castaña cambiando su expresión a una bastante melancólica-a veces realmente lo dudo, tu sabes el pasado, mi pasado sigue ahí.
-El pasado es pasado, y debe quedar ahí Lucy. Lo importante es el presente, porque de él depende el futuro.
-Lo sé, pero a veces temo, desilusionarla, perderla por culpa de ese pasado -suspiro-yo...yo todavía no le he dicho, lo de…bueno, ya sabes…-La morena asintió.
-Solo te puedo decir Lucy, que la gente viene con el pasado a cuesta, con aciertos y errores, y quien nos ama de verdad, lo hace con todo, si no, es que no lo hace realmente- manifesto Ashley.
-Gracias- dijo la castaña-¿Sabes? estas misma palabras me las dijo un gran amigo también, y ahora tú, que eres otra gran amiga, sin duda no puedo quejarme, soy afortunada en las amistades que estoy cosechando en mi vida- tocando cálidamente el hombro de la chica.
-Eso es totalmente reciproco mi querida Lucy- secundó la morena mientras ambas se fundían en una abrazó cariñoso -te extrañe ojitos azules, más te vale me hablarme y mensajearme más seguido- advirtió Ashley mientras se separaban del abrazo.
-Te  prometo que así lo haré- respondió sonriendo la castaña. Solo unos segundos pasaron de esas palabras de la castaña cuando la voz de Kasia se escuchó en el mini escenario del lugar, ambas chicas giraron su cabeza viendo a la rubia hablar al público.






-Hola a todos, mi nombre es Kasia – se presentó la rubia- antes que nada quiero pedir disculpas por mi precario inglés, como notarán en mi acento soy alemana-suspiro-supongo que se preguntarán que hago aquí en el escenario esta noche. Bueno, la verdad es que fue una locura perpetrada por esas dos mujeres de ahí- señalando a Lucy y Ashley que le sonrieron- Y bueno, resulta que esa locura consiste en que yo sea quien remplace a la cantante que hoy debería de haber dado un show aquí, pero que no pudo asistir. – inspiro tratando de calmar los nervios por estar expuesta a personas que no conocía, pero que la verían y oirían cantar en unos minutos más-Aclaro que no soy una cantante profesional, solo soy parte de un club de canto y baile en la universidad que estudio artes y música, pero si ustedes lo desean trataré de dar un buen espectáculo esta noche.
-¡Tienes mejor voz que cualquier profesional!- afirmo Lucy alzando la voz. Kasia negó con la cabeza resignada por esta afirmación de su novia porque según ella era muy pretenciosa, igualmente ambas se sonrieron.
-Exagera, pero haré lo mejor que pueda- expresó a rubia. El público comenzó a vitorear en lo que Kasia tomo como una señal de aceptación. –La canción que cantaré a continuación va ir dedicada a la persona más especial de vida- Miro directo a los ojos de la  castaña que le sonreía emocionada- Esta canción es para ti Lucy, mi novia, el gran amor de mi vida, te amo. –Lucy le devolvió un “yo también”, mientras el público silbaba y aplaudía la música daba inicio.




HALO (https://www.youtube.com/watch?v=BdCFIexllQQ)




¿Recuerdas las paredes que construí?
Bueno cariño se están cayendo,
Y ni siquiera se resistieron
Ni siquiera hicieron ruido.
Encontré una manera de dejarte entrar
Pero realmente nunca tuve dudas
Estoy en la luz de tu aureola
Tengo a mi ángel ahora
Es como que he sido despertada,
Cada regla que tenía la estas rompiendo
Es el riesgo que estoy tomando,
Nunca voy a dejarte afuera.


Donde sea que veo ahora
Estoy rodeada por tu abrazo
Cariño, puedo ver tu aureola
Sabes que eres mi gracia salvadora
Eres todo lo que necesito y más
Esta escrito por todo tu rostro
Cariño, puedo sentir tu aureola
Oro porque no se desvanezca
(Puedo sentir tu aureola) aureola
Puedo ver tu aureola, aureola
Puedo sentir tu aureola, aureola, aureola
Puedo ver tu aureola. Aureola, aureola.


Me golpeas como un rayo de sol,
Ardiendo a través de mis noche más oscuras.
Eres la única que quiero, creo que soy adicta a tu luz.
Juré que nunca caería otra vez,
Pero esto ni siquiera se siente como caer
La gravedad no se puede olvidar,
De jalarme a la tierra nuevamente.


Se siente como que he sido despertada.
Cada regla que tenía la estas rompiendo.
Es el riesgo que estoy tomando,
Nunca te dejaré afuera.


Donde sea que veo ahora
Estoy rodeada por tu abrazo
Cariño, puedo ver tu aureola
Sabes que eres mi gracia salvadora
Eres todo lo que necesito y más
Esta escrito por todo tu rostro
Cariño, puedo sentir tu aureola
Oro porque no se desvanezca


(Puedo sentir tu aureola) aureola
Puedo ver tu aureola, aureola
Puedo sentir tu aureola, aureola, aureola
Puedo ver tu aureola. Aureola, aureola. X2


Aureola x3  




Lucy estaba emocionada escuchando a Kasia cantarle esa canción tan especial, así que con un empujoncito de su amiga que le guiño un ojo animándola camino hasta el escenario y se unió junto a su amor para terminar cantar ambas  


Ambas:
“Donde sea que veo ahora
Estoy rodeada por tu abrazo
Cariño, puedo ver tu aureola
Sabes que eres mi gracia salvadora
Eres todo lo que necesito y más
Esta escrito por todo tu rostro
Cariño, puedo sentir tu aureola
Oro porque no se desvanezca
(Puedo sentir tu aureola) aureola
Puedo ver tu aureola, aureola
Puedo sentir tu aureola, aureola, aureola
Puedo ver tu aureola. Aureola, aureola.”




Al finalizar la canción ambas tenían los ojos con lágrimas de emoción y felicidad, lo único que pudo hacer la castaña es tomar en brazos a su novia y besarla apasionadamente, el público aplaudió y grito entusiasmado con Ashley a la cabeza que sonreía muy feliz por las chicas. Mientras Lucy y Kasia y sus lenguas continuaban explorándose y poco les importaba lo que pasaba a su alrededor, estaban en su mundo, en ese donde solo existían ellas y su amor, donde no había nada ni nadie que pudiera hacerle daño y al tiempo que rogaban que siempre fuera así…




* * * * *




Dos semanas después






-Todavía no puedo creer que hayamos comenzado un nuevo semestre en la universidad, soportar Götting de nuevo, las vacaciones fueron tan cortas- se quejaba Kasia mientras esperaba junto a Selina la siguiente clase en la universidad.
-Ay ay ay que quejosa te volviste Borek ¿quién lo diría? Y mira que la verdad tú eres de las que menos debería hacerlo, ya que te pasaste unas bonitas semanitas con tu amorcito en una de las ciudades más lindas del mundo- reclamo Selina a lo que la rubia no pudo evitar poner rostro soñador por esas palabras.
-Fueron las dos mejores semanas de mi vida- suspirando- realmente mis sueg...-paro y Se corrigió -eh digo los padres de Lucy son geniales y bueno el hermano también- sonriendo a lo cual Selina acompaño.
-Me alegra mucho, muchísimo Kasia, que seas feliz realmente....sobre todo que tus suegros te quieran - comento sincera pero no pudo evitar que su expresión cambiara a una triste, mientras bajaba la mirada, a lo que Kasia enseguida tomo sus manos.
-Mírame Selina- Pidió-yo sé que te sientes mal y...
-¿Mal? - interrumpió elevando su mirada y viéndola a los ojos directo. -Eso es decir poco Kas, me siento tan poca cosa, insignificante-confesó casi con lágrimas en los ojos- sabes lo horrible que es lo que los padres de tu novia te hagan sentir como si fueras una basura. Ahora entiendo porque Caro prefería tenerme oculta...
-Eso no es verdad, Caro no te tenia oculta, y tú lo sabes, solo no te quería hacer pasar ese mal rato -apretó más fuerte las manos de su amiga-Y además ¿sabes qué? Esos señores son los que pierden de querer a la mejor persona que su hija podría tener al lado, más bien cualquier humano podría tener alado – expreso sincera Kasia brindando una sonrisa amable.
-Gracias por tus palabras- agradeció sincera- pero este pesar no sé si me podré quitar tan fácilmente- confesó la morena.
-¿Como que no? Tienes a Caro contigo. Y después de todo ella te eligió, te ama, y es quien realmente te debe importar por sobretodo, el cariño de los vie...- se corrigió sacando sonrisa a Selina- de los padres, es secundario, la relaciones son de dos y el amor también, así que cambia esa cara- animó Kasia sonriendo, la morena negó con la cabeza mientras correspondía tímidamente la sonrisa.
-¿Desde cuándo te has vuelto tan madura y experta en relaciones Kasia Borek?- la pico Selina, Kasia se encogió de hombros.
-Parece que Lucy me hizo bien en muchos sentidos y me ha cambiado…para bien, creo que su amor me ayuda a ser más segura conmigo misma, no sé, quizás también estoy madurando en algunos sentidos.
-Me alegro mucho de verdad.  Verte feliz, me pone feliz ¿y sabes qué? tienes razón, al diablo los viejo Eichkamp- dijo decidida- Caro me eligió a mí por sobre ellos, por algo los mando al diablo y vive conmigo y mi mama en mi casa ¿no? Así que no más lamentos.
-Bien ahí, esa es la Selina que quiero ver siempre- comento Kasia, ambas se fundieron en un abrazo.
-Igual todavía me gustaría tener dinero, no sé si como volkova, pero al menos para demostrarlesa los Eichkamp que no soy una muerta de hambre- Kasia negó con la cabeza.
-Te prefiero muerta de hambre antes que seas como Volkova, Selina- afirmó Kasia- aunque haya cambiado un poco su actitud y hasta se muestre simpática la verdad no puedo evitar sentir pena por ella, y verla así bastante deteriorada por... bueno ya sabes, las drogas, me causa más lastima aún, y no quisiera ver a nadie que quiero metido en esa porquería de drogas. Creo que hubiera sido mejor que siguiera como antes, pero al menos sana- concluyó la rubia con un suspiro. Selina asintió a estas palabras.
-Parece que Katina no ayuda mucho a su novia ¿no?
-Al parecer no-coincidió Kasia- y ya ves, puedes tener todo el dinero del mundo, pero a veces ni eso es suficiente para estar bien- Selina afirmo con la cabeza.
-Lo único que espero, que hoy no fallen en el show que tenemos- comento la morena- Volkova nos aseguró en el ensayo de Stag que ella estaría, pero ya viste su rostro cuando le preguntamos sobre Lena- Kasia asintió.
-¿Seguirán juntas? -Cuestiono Kasia, Selina se encogió de hombros. En ese momento sonó el timbre para las siguientes clases, lo único que les quedo a las dos amigas es ir a tomarlas.






* * * * *






Lo había intentado, de verdad que lo había hecho, pero era más fuerte que ella, quizás Lena de verdad tenía razón y ella  necesitaba fuerza de voluntad. Pensaba mientras en el escritorio de su oficina en las empresa Volkov preparaba una línea de cocaína con una tarjeta para luego con un billete enrollado comenzar a aspirarla, estaba por la mitad cuando el sonido de la puerta abrirse se oyó.
-Yulia, quería que revises estos...-las palabras de Bekka habían quedado en el aire y ella petrificada, mientras Yulia rápidamente trataba de esconder la droga y lo que hacía, pero ya era inútil, la pelirroja lo había visto todo.
La morena comenzó a quitarse el resto del polvo de su nariz, mientras veía como Bekka la observaba sin decir palabra alguna. Pasaron algunos minutos, ninguna decía nada, hasta que Yulia tiro lo que restaba de la droga en el cesto de basura, y camino hacia el sofá al costado de la oficina, tomando asiento miro a Bekka.
-Adelante Rebekka, dime...Dime que soy una maldita drogadicta, rica y sin fuerza de voluntad-comento derrotada la morena, estas palabras hicieron que Rebekka lentamente caminará hacia Yulia y se sentara a junto a ella dejando los papeles a un lado para luego mirar a la ojiazul-anda, dime que estas decepcionada de mi- insistió Yulia, ya ahora bastante angustiada.
- ¿Y por qué te diría algo así Yulia?-respondió brindándole una pequeña sonrisa sincera, tomo sus manos-¿sabes? A veces tomamos malas decisiones, caemos en cosas malas, vicios, cometemos errores-suspiro-pero juzgar a alguien sin siquiera conocer los por qué o que hay detrás de los hechos, yo creo que no es una buena opción, y no ayudamos en nada, al contrario, a veces terminamos perjudicándolo aún peor-Yulia la observo.
-Gracias- dijo simplemente la morena y Bekka agregó
-Cuando hace dos semanas te dije que aceptaba ser tu amiga, además de asistente, era la verdad, quiero que sepas que cuentas conmigo para lo que sea Yulia, si quieres hablar de esto o de cualquier otra cosa, tienes en mi alguien que te escuchara y prometo no juzgarte en ninguna forma. Y si deseas y necesitas mi ayuda también te la ofrezco en el momento que sea y por la razón que sea, tu solo debes de pedirlo ¿sí?- expresó la pelirroja con una pequeña sonrisa acariciando la mano de Yulia.
-¿Lo ves? No me he confundido cuando te dije que eres una hermosa persona por dentro y por fuera- comentó Yulia sincera mientras tomaba a Rebekka para fundirse ambas en un cálido abrazó y amistoso- Te vuelvo a decir que la persona que este a tu lado será la más afortunada del mundo, no hay duda- añadió la morena. Rebekka sonrió y no pudo evitar que un poco de tristeza se apoderé nuevamente de ella, como hace dos semanas cuando Yulia le había dicho las misma palabras.
-A veces la tenemos, pero esta tan lejana e imposible como una estrella - Y Yulia pudo entender esas palabras.
-Si yo no amaría a Lena como la amo...
-Lo sé Yul, y lo entiendo- interrumpió Bekka cortando cualquier palabra que la morena dijera y que ella sabía la haría de sentir peor.
Yulia miro su reloj.
-Es casi la hora de la merienda ¿qué te pareces si me acompañas a tomarla? y luego te invito a ver a nuestra banda de la universidad, The STAG, tocaremos en un pub - invitó la morena.
-Suena bien ¿pero no me habías dicho que tu novia era parte de la banda?  Digo, no quiero que tengas malos entendidos- Yulia suspiro, un velo de melancolía cruzo su mirada.
-Es parte de la banda, sí, pero dudo que vaya, yo era la encargada de avisarle, y le he mandado un mensaje, pero no contesto. Estamos un poco distanciadas- explico-hasta que yo no tenga fuerza de voluntad para salir de...bueno ya sabes, seguiremos así. Seguimos juntas, solo que tengo reunir el valor de aceptar ayuda médica, me cuesta decidirme, pero sé que pronto podré hacerme la idea. Yo lo sé. Lo haré por ella y porque la amo.
-Bien, lo entiendo- asintió la pelirroja-entonces si acepto, la merienda y luego verlos-Ambas se sonrieron para luego levantarse- ah y Yulia- la paro Rebekka- te vuelvo a repetir, para lo que necesites ¿sí?
-Gracias de nuevo- expresó la morena, juntas y sonrientes se dispusieron a salir de la empresas, sin notar que eran observadas por alguien que segundo a segundo se llenaba de celos, resentimiento y quizás, solo quizás dolor.








* * * * *






-Espero que Volkova aparezca de verdad, porque cada día somos menos- se escuchaba expresar a Kasia mientras calentaba la voz junto a los demás del Stag, o bueno la que quedaban de él.
-El STAG del German Talent ya es cosa del pasado- afirmo Caro. El que Ronnie, Lara, Sofi y Bodo hayan renunciado para dedicarse más al estudio, creo ya nos redujo bastante.
-Y Hotte- recordó Kasia triste- todavía no puedo creer que se haya ido así a Berlín- añadio-Pero también me alegra que esté realizando sus sueños ahí, siempre quiso estudiar en esa universidad de arte de la Capital, su promedio le ayudó a obtener la beca, pero igualmente no puedo evitar echar de menos a mi mejor amigo varón.
-Ya amor, no estés triste-ánimo Lucy- piensa que él está feliz, y ya dijo que cuando queramos, podremos ir a visitarlo todos-sonriendo a su novia que le devolvió el gesto.
-Tienes razón como siempre y por eso es que te amo- expresó la rubia le mientras robaba un beso. A lo que Selina rodo los ojos.
-Ya están de melosas, no pueden mantener sus manos y bocas un ratito separadas-Lucy y Kasia la miraron.
-No- respondieron al unísono mientras sacaban la lengua y volvían a besarse. Selina entrecerró los ojos.
-Ah, con esas tenemos eh...ya verán ustedes- advirtió mientras tomaba de la nuca a su novia Caro y le estampaba un beso apasionado que la sorprendida rubia no pudo hacer más que corresponder. Algunos segundos pasaron, cuando se escuchó un carraspeo.
-¿Las mieleras del Stag pueden parar un segundo?-comento la voz de Yulia. Las chicas se separaron al instante y las cuatro fijaron sus vistas en la morena, que negaba divertida con la cabeza.
-Mejor Volkova mantente callada, que hemos soportado peores ñoñeces y hasta escenas triples X de ti y Katina, sin pudores- contraataco Selina. A lo que Yulia daba un nuevo carraspeo algo incómodo mientras veía de reojo a su lado, esto sirvió para que las otras cuatro chicas fijen su vista en la linda y alta pelirroja que sonreía divertida al lado de Volkova.
-Ups perdón por la indiscreción que dije aquí sobre Volkova- Selina tomo la palabra viendo y hablando directa a Bekka.
-No te preocupes, está todo bien- tranquilizo Rebekka.
-Está bien, quiero presentarles a Rebekka Von Brandt- intervino Yulia- ella es una...una amiga mía  y vino a vernos actuar -explicó.
-Un gusto chicas- saludo finalmente la pelirroja.
-El gusto es nuestro Rebekka- fue Kasia quien ahora tomó la palabra. Para luego presentarse todas e intercambiar un beso en la mejilla con la pelirroja. Terminada las presentaciones. Selina miro su reloj.
-Creo que ya deberíamos subir al escenario, casi es la hora de comenzar-miro a Yulia- supongo que Katina no va venir ¿no?-más que una pregunta era una afirmación.
-Eh no, está un poco indispuesta.- mintió la morena incomoda- así que lo haremos solo nosotras cinco ¿está bien?-Inquirió y todas asintieron para luego comenzar a caminar hacia el escenario. Yulia miro a Rebekka.
-Espero te guste el show Bekka. –comentó Yulia sonriendole.
-Estoy segura de que lo hará- correspondiendo la sonrisa, luego de la morena fue al encuentro demás las chicas.
-¿Cantaremos las canciones en las que quedamos por mensaje?- pregunto Yulia.
-Si no tienes objeción -respondió Selina encogiéndose de hombros.
-Para nada.
-Cantaremos con la pista detrás, porque bueno, no tenemos baterista, solo Kasia tiene instrumento ahora- explico Selina.
-Está bien, no hay problema - dijo simplemente la morena. Las cuatro tomaron lugar en el escenario, y luego de estar todo ok la música de la mano de Kasia y su guitarra comenzó…


TALKING ABOUT THE REVOLUTION (https://www.youtube.com/watch?v=ZodPJtvGDpE)




Yulia


¿No lo sabes?, Están hablando de una revolución
Suena como un susurro. X2


Selina


Mientras esperan en la cola del bienestar social,
Llorando en las puertas de esos ejércitos de salvación.
Perdiendo tiempo en las colas del desempleo,
Cruzados de brazos esperando un ascenso.
Caro
¿No lo sabes?, Están hablando de una revolución
Suena como un susurro.
Los pobres se levantarán y obtendrán su parte
Los pobres se levantarán y tomarán lo que es suyo.


Todas
¿No lo sabes? Mejor corre, corre, corre…
Te digo que mejor corras, corras, corras…


Lucy & Kasia
Porque finalmente las cosas están comenzando a cambiar
Hablando de la revolución
Si, finalmente las cosas cambian
Hablando de revolución, oh no oh x2


Todas
Mientras esperan en la cola del bienestar social,
Llorando en las puertas de esos ejércitos de salvación.
Perdiendo tiempo en las colas del desempleo,
Cruzados de brazos esperando un ascenso.
¿No lo sabes?, Están hablando de una revolución
Suena como un susurro.


Si, finalmente las cosas cambian
Hablando de revolución, oh no oh x2




La canción finalizo, el público aplaudiendo fuertemente con Rebekka a la cabeza que le brindo una cálida y sincera sonrisa a Yulia, la morena se la devolvió junto a un guiño de ojos.
Las cuatro estaban muy satisfechas. A pesar de las bajas todo el Stag seguía en pie y dando buenos shows. Solo unos segundos pasaron cuando la siguiente canción comenzó y las cuatros nuevamente estaban lista para brillar en el escenario, porque era lo que amaban hacer y ofrecer, arte musical, cada una a su manera, pero al final siempre dando lo mejor, la noche continuaba.




* * * * *




Mientras caminaba por el pasillo de ese edificio las palabras de su amiga venían a su mente.


"A la persona que se ama, se la apoya y se la ayuda a salir del pozo en el que esta, no se la deja sola a la deriva cuando más te necesita, estas actuando egoístamente Lena, no te reconozco, porque tú también una vez estuviste en el fondo de un pozo, y bastante hondo y me tenías a mí y mal que mal a tus padres para ayudarte a salir  ¿Yulia tiene eso acaso? Su padres están muertos y me has dicho que no tiene amigos, salvo a su nana, en quien por lo visto no confía por no disgustarla y más ahora que está enferma como me contaste. Una vez me dijiste que Yulia era tu gran amor, pero parece que esas palabras tuyas quedaron diluidas en alguna otra dimensión ¿no?
Mira Lena, puede ser que Yulia sea una drogadicta sin voluntad como dices, pero necesita de ti, de tu ayuda, porque parece que eres la única que puede realmente evitar que se caiga a pedazos, ella no tiene a nadie más que a ti"


Y sí, esas palabras de Nastya surgieron efecto en Lena y había decidido ir por Yulia, para ayudarla a salir de ese pozo en el que estaba, porque era su novia y la quería a pesar de todo.
Pero oh sorpresa se había llevado al llegar a las empresas Volkov en la tarde. Apretó los puños con ira. Tal Parece que Yulia ya había encontrado quien la ayudara, o quizás quien la hundiera más dándole eso que tanto amaba, drogas y más drogas.
Que estúpida había sido pasando dos semanas horribles, sintiéndose culpable por lo que había sucedido con Ben, y resultaba ser que Yulia sin vergüenza ya la había sustituido por una mala copia de ella. Pero si Volkova pensaba que ella le reclamaría otra vez su infidelidad, o peor aún, si pensaba que le perdonaría o  la ayudaría, estaba muy equivocada. A Lena Katina nadie le veía la cara de idiota dos veces, porque lo que había pasado con Lucy y Yulia, lo recordaba y muy bien, aún así había decido no pensar y pasar página, pero esta vez, esta vez no. Que se vayan al infierno Volkova, la pelirroja esa, Nastya y todo el mundo.


Miro la puerta marrón frente ella suspirando y haciéndose la idea que lo haría a continuación, lo había meditado por algunas horas, cuando por fin se decidió. Quizás le había costado porque en el fondo ella sabía que este era el principio o más el fin de muchas cosas y como tal, todo debía tener sus consecuencias detrás…
Presiono el timbre frente a ella, solo unos cuantos segundos después la puerta se abrió y un sorprendido pero muy sonriente Ben la observó para luego señalarle que pasara dentro, ella lo hizo, y ni bien él termino de cerrar la puerta de su casa no tuvo tiempo alguno de decir palabra porque la pelirroja se abalanzo contra él besándolo y rodeándolo con los brazos y sus piernas. El chico la sostuvo mientras ambos se besaban apasionadamente y Ben caminaba con Lena cargada sin parar de besarse hacia ella habitación, esta vez no había alcohol de por medio, a quien culpar, solo había deseo, pasión, pero sobretodo una necesidad de vengar muchas cosas...






* * * * *





-Todo este tiempo te has reído en nuestra cara, con esa asquerosa anormal que seguro te lleno la cabeza para que te vuelvas como ella. La dejamos entrar a esta casa, compartir nuestra mesa. -Espetó Anielka con furia.
-No hables así de ella.- Replico Kasia ya con lágrimas en los ojos.  Su madre se llenó de más ira ante estas palabras.
-En este momento vas llamar a esa chica  y vas terminar con lo que sea que tengas con ella. –ordeno su madre.
-Mami, papi por favor. –Rogó Kasia
-O la terminas o te olvidas que tienes familia, porque estarás muerta para nosotros. -El llanto de Kasia se incrementó.
-Por favor no me hagan esto... – Suplicó con sus manos juntas y casi arrodillándose-
-Tú decides Kasia, o tu familia o la anormal esa...-repitió furiosa su madre.
Kasia cerró los ojos mientras sus lágrimas salían raudas, su llanto se pronunció aún más, metió su mano en el bolsillo de su pantalón tocando su teléfono, sería elegir entre su familia o Lucy, no había absolutamente nada que pudiera decir o hacer que la salvará de esa elección, tenía su destino en sus manos, de una u otra forma su vida cambiaría inevitablemente…




Continuará... Arrow
Lesdrumm
Lesdrumm
Admin

Mensajes : 502
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PERSIGUIENDO AL DESTINO// By Lesdrumm

Mensaje por Lesdrumm el Miér Dic 19, 2018 9:50 pm

Hallo a todos, aquí dejo un nuevo capítulo de esta historia. Gracias a los que leen esta historia (Si hay alguno todavía). Espero les guste el capítulo. Saludos. 
 
 
 
Imagen del capítulo: https://www.instagram.com/p/BrmIEN_Dv6med2HJ_AEotV0rYQk6uMpee7s3040/
 
 
 
PERSIGUIENDO AL DESTINO
 
 
Capítulo 46  
 
 
 
HORAS ANTES...
 
Lucy observaba a la figura frente a ella moverse al ritmo de la música en el centro de la pista. Había pasado algún tiempo desde que el STAG había terminado de dar el show y todos se habían retirado, bueno no todos, Yulia y la pelirroja que había venido con ella estaban ahí, moviéndose, en el centro de la pista, y la morena con muchas sustancias químicas en su cuerpo, algo que ella conocía muy bien, sobre todo sabía acerca del daño que provocaban y era justamente por esa razón por la que había decidido quedarse un poco más de tiempo en el antro, claro, le había valido una discusión con Kasia, su novia estaba cansada y quería que regresarán juntas, pero Lucy se había negado a dejar a Yulia sola ahí, no sabía si esa pelirroja que estaba con ella era realmente de confianza, tanto así que se preguntó si consumiría al igual que la morena, pero al parecer todo indicaba que no, porque la chica parecía estar en todos sus sentidos y más bien tratando de cuidar a Yulia. Luego de esa conclusión una pregunta vino a su mente ¿será que Lena sabe acerca de la amistad entre Yulia y esa chica? lo dudaba porque conocía lo celosa que era la pelirroja. Y al instante otra duda la asalto ¿estarían Yulia y Lena juntas todavía? Quien sabe, y la verdad es que eso tampoco era su asunto. 
Sin embargo de lo que si estaba segura que es que debía de ayudar a Yulia a dejar las drogas, no sabía siquiera cómo empezaría a hacerlo porque ni siquiera era su amiga, pero debía intentarlo, nadie merecía estar metido en una mierda como esa. 
 
 
 
Los minutos pasaron unos tras otros, hasta que por fin pudo notar que Rebekka y Yulia parecida que se marcharían del lugar, pero antes que eso suceda ella debía hablar con esa pelirroja.
-¿Rebekka?- gritó caminando hacia ellas cuando comenzaban a intentar salir del lugar, vio a la pelirroja detenerse dándole una sonrisa discreta- disculpa que te moleste, supongo que ya se están yendo...
-La verdad es que si - interrumpió  Rebekka- Yulia tomo de más, creo que lo mejor es sacarla de aquí.- explicó.
-Si lo veo, y creo que es lo mejor- secundo la castaña, Rebekka asintió con una media sonrisa y se dispuso a moverse, pero la voz de la castaña se escuchó nuevamente. -Rebekka escucha, necesito hablar contigo-Confesó, la chica la vio interrogante- Es acerca de Yulia- añadió Lucy- pero creo que es mejor hacerlo en un ambiente más privado y de día ¿aceptas? -Bekka la observó dudosa de si aceptar o no, suponía más o menos acerca de lo que trataría esa conversación. Después de unos segundos de meditarlo finalmente respondió.
-Está bien- hurgo en su pequeño bolso-toma, esta es mi tarjeta, llámame y quedamos día y horario. -Lucy asintió.
-Lo haré, gracias –Expreso  la castaña para luego despedirse ambas y ver partir a Rebekka con Yulia a cuestas, ya que la morena estaba más dormida que otra cosa-alcohol y drogas.- susurro la castaña negando- Si Rebekka resultaba ser una buena amiga para Yulia, era su única esperanza de poder ayudar a la morena, solo esperaba no equivocarse…
 
 
 
****
 
 
Kasia entraba a su casa recién llegada del pub y no muy feliz a pesar del excelente show que habían dado. Esa pequeña discusión con Lucy, había arruinado bastante su noche, a veces de verdad que no entendía a su novia, no sabía porque prefería quedarse viendo a Yulia drogada con la chica esa que regresar junto con ella al departamento. 
Negó con la cabeza al recordar las exactas palabras de Lucy. 
 
"Yulia está muy drogada, necesito saber si esa amiga de suya es confianza, no puedo abandonarla con una desconocida en ese estado Kas" 
 
"No es tu asunto si Yulia se droga o no, o si su amiga es de confianza o no, en todo caso es preocupación de su novia o de cualquier allegado a ella, pero no tuya.  Lucy le espeto que estaba actuando egoístamente y que ella solo se preocupaba por una compañera, "que era una cuestión de humanidad". 
 
Ante esto y bastante dolida por esa contestación de la castaña lo único que hizo la rubia fue negar con la cabeza y sin decir nada más se marchó del lugar junto a Caro y Selina que habían presenciado un poco de la discusión, pero ninguna se metió en ella, aunque pudo ver que a la morena no le había gustado nada el actuar y las palabras de Lucy, pero por ella no intervino. 
 
Pero a pesar de todo esto todavía esperaba que mañana ya en frio...ella y Lucy pudieran hablar y arreglar las cosas, la verdad es que odiaba discutir con su novia. Suspiro negando con la cabeza mientras seguía camino hacia su habitación cuando una voz interrumpió su paso.
-Te estábamos esperando- escucho hablar a su madre, Kasia giro su rostro  posando  su mirada en la sala, más específicamente en él sillón en cual se encontraban su madre, padre... Y Halina? con unas expresiones que la pusieron a  temblar...
-Mami- fue lo único que le salió decir, no sabía porque su corazón comenzó a agitarse y no de una buena manera...
Vio a su madre levantarse del sillón y caminar hacia ella, para luego verla fijamente y descargar una cachetada en su rostro. Esto la tomó por sorpresa, y solo pudo tomarse el adolorido rostro mientras observaba a su madre viéndola  llena de ira y que sin esperar más hablo…
-Dime Kasia, desde cuando eres una maldita desviada?- la inquirió la mujer prácticamente escupiendo esas palabras y en las que la rubia pudo notar el profundo repudio con el que se expresaba su madre.
-Yo...yo...no sé...
-No te atrevas a mentirme,- señalándola con el dedo- lo sé todo.- informó la mujer... Kasia abrió los ojos enormemente
-Mami, dé…déjame… explicarte por favor.-pidió tartamudeando la rubia mientras la angustia y la desesperación empezaban a apoderarse de ella...
-¿Que nos vas explicar eh? Que eres una maldita pecadora anormal?- intervino su padre al tiempo que se levantaba del sillón y caminaba hacia ella. Las lágrimas se hacían presentes en los ojos de la rubia.
-¿Que eres una maldita Lesbiana?-agregó la madre.
-No es así- trato de negar Kasia-lo que le hayan dicho,- miro a Halina de reojo, que le devolvió una mirada con una pequeña sonrisa cínica - por favor mami, papi déjenme explicarles...
-Nadie nos dijo nada- interrumpió su madre, lo vimos con nuestros propios ojos- clamó la mujer, mientras el padre de Kasia se acercaba y le tendía unas fotografías que ella conocía muy bien, era las fotos... Las fotos que Janina les había sacado aquella vez que se enteró que eran novias, Kasia cerró los ojos, con el dolor apoderándose de ella porque sabía que ahora sí no había excusas y nada de lo que dijera podría salvarla del desprecio de su familia....
-Todo este tiempo te has reído en nuestra cara, con esa asquerosa anormal que seguro te lleno la cabeza para que te vuelvas como ella, La dejamos entrar a esta casa, compartir nuestra mesa. -Espetó casi gritando con furia la mujer.
-No hables así de ella, por favor.- Pidió Kasia con las lágrimas saliendo de sus ojos sin contención. Su madre se llenó aún más ira ante estas palabras....
-En este momento vas llamar a esa chica  y vas terminar con lo que sea que tengas con ella. –ordeno la mujer.
-Mami, papi eso no, por favor. –Rogó Kasia
-O la terminas o te olvidas que tienes familia, porque estarás muerta para nosotros. -agregó su padre. El llanto de Kasia se incrementó. 
-Por favor no me hagan esto... – Suplicó con sus manos juntas y casi arrodillándose-
-Tú decides Kasia, o tu familia o la anormal esa...-repitió furiosa su madre.
Kasia cerró los ojos mientras sus lágrimas salían raudas, su cuerpo temblaba, especialmente la mano que metió en su bolsillo para tomar su celular, era su decisión, su familia o Lucy, no había absolutamente nada que pudiera decir o hacer que la salvará de elegir, tenía su destino en sus manos, de una u otra forma su vida cambiaría...
Sin parar un segundo de llorar marco el conocido número...
1,2, 3 al tercero repiqueteo una voz se escuchó al otro lado...
Hoy rompería el corazón de alguien y quizás hasta el suyo propio...
 
 
*****
 
 
Actualidad
 
Lucy decidió volver caminando del bar a su departamento, el otoño ya comenzaba a hacerse sentir y era una época que ella particularmente disfrutaba bastante. La realidad es que la noche había sido algo productiva respecto al tema Yulia, sin embargo no podía evitar pensar que eso le había costado una discusión con su novia, al pensar en esto no pudo evitar sentirse mal por su actuar con  Kasia. En ese momento no lo había pensado, pero ahora analizando la situación llegaba a la conclusión que fue bastante dura con la rubia y esta lo único que quiso era que regresaran juntas, estar con ella, si, es verdad que quizás también estaba un poco celosa, la conocía y más aún cuando se trataba de Yulia, Kasia mas de una vez le insinuó que todavía recordaba muy bien ese desliz que había tenido con la morena, estaba ebria era cierto y ellas no eran "nada", pero al parecer eso no era  excusa para que Kasia no sintiera celos, según sus propias palabras.  Además de que todavía tenía un pequeño resentimiento de cuando la morena la maltrataba en la universidad. Si tan solo Kasia pudiera comprender que el único interés que ella tenía  en Yulia era ayudarla a salir del pozo en el que estaba metida, así como una vez la ayudaron a ella, pero ¿cómo Kasia podría comprender eso? Si hasta ahora ella era una maldita cobarde que ocultaba la verdad, su verdad, dos veces había tenido la oportunidad, pero en ambas el miedo a que la dejará, a poderla, había sido mayor que ser sincera. Suspiro odiaba estar peleada con Kasia, miro su reloj comprobando la hora, ya era muy tarde para aparecer en la casa de Kas, pero mañana a primera hora iría a su casa a pedirle disculpas por sus palabras y la estúpida discusión que en definitiva había sido su culpa. Decidida continuó caminado cuando el sonido del celular la hizo detenerse para atenderlo. Los segundos pasaban mientras la persona al otro lado de la línea hablaba, ella solo pudo cerrar los ojos mientras un escalofrío se apodero de todo su cuerpo, sin miramientos corto la llamaba temblando y corrió hacia el único destino que en ese momento necesitaba alcanzar.
 
 
*****
 
 
La pelirroja observaba el techo mientras su cabeza descansaba en el pecho de Ben, miles de pensamientos venían a su cabeza en ese instante, pero el principal era que había engañado a Yulia, bueno a decir verdad ya era la segunda vez que lo había hecho, pero en esta su plena conciencia estuvo presente, no hubo efecto del alcohol ni ninguna otra excusa que pueda alegar a su favor ¿Se arrepentía? De ninguna manera, y menos cuando a su cabeza venían las imágenes de la pelinegra con esa mujer que prácticamente era una mala copia de ella y la amante de Yulia. Lo debió haber imaginado, Yulia no era una mujer fiel, si ya había engañado a Caro con ella misma, debió haber supuesto que terminaría haciéndole lo mismo cuando se aburriera, más aún cuando estaba tan metida y descontrolada en las drogas. Apretó sus puños pensando por ¿Cuánto tiempo le habrá estado viendo la cara? ¿y ella sintiéndose  culpable en vano? 
Peor aún, tratando de buscar una forma para ayudarla a salir en la mierda que estaba sumida. Pero eso se acabó, desde hoy para ella Yulia Volkova se podía ir al mismísimo infierno, si quería intoxicarse con drogas junto con esa estúpida mujer, que lo haga, era su maldito problema. 
-¿Estas dormida? -la voz de Ben la saco de sus cavilaciones. La pelirroja sonrió alzo su mirada encontrándose con la del chico.
-¿De verdad preguntas eso? -lo Inquirió - ¿Crees acaso que para mí la noche termino? ¿tan poco te acuerdas como soy?- volvió a cuestionar con un tono sugestivo, el chico sonrió de medio lado.
-Me había olvidado lo insaciable que era mi gatita-se sonrieron mientras la mano de Lena masajeaba una parte sensible del chico-como en los viejos tiempos ¿ciertos?
-Como en los mejores tiempos- secundo besando al chico y subiéndose  sobre este para comenzar a moverse al tiempo que pensaba que placentera era esta venganza. 
 
*****
 
Las castaña llego casi sin aire al lugar, al llegar lo primero que noto es a la persona frente a ella, pero todos sus sentidos se concentraron en una en especial, una que no podía contener las lágrimas y por la cual su corazón se hizo un nudo, ambas se vieron fijamente y sin dudar un instante caminaron al encuentro  y se fundieron en un abrazo como si no hubiera un mañana, la castaña pudo sentir las lágrimas de la chica en sus prendas.
-Shhh todo va estar bien
-Los he perdido para siempre Lu- susurraba mientras lloraba.
-Tranquila Kas.
 
 
Flashback
 
1, 2, 3 al tercero una voz se oyó al otro lado.
-Soy Kasia, por favor ven a buscarme.
-¿Kasia? ¿Qué pasa? –Interrogó la voz del otro lado de la línea.
-Aquí  te explico, por favor solo ven -colgó la llamada para luego a mirar directamente a sus padres.
-Supongo que esa llamada deja en claro tu elección ¿no? – afirmó su madre con ira.
-Yo amo a Lucy- susurró  simplemente.
-Eso no es amor, eso es una aberración-replicó su padre.
-Quizás lo es para ustedes, quizás lo es para muchas personas, pero no lo es para mí, para mi es lo puro y especial que podría tener alguna vez. –Expreso llorando Kasia.
-Creo que no hace falta decirte que te largues de esta casa porque ya no eres parte de esta familia ¿cierto? –Espeto su  madre sin dejar de ver fijamente y con ira a su hija.
-Lo comprendo-murmuró  Kasia con su voz temblorosa, las lágrimas nunca abandonaron sus ojos. 
-Halina- llamo el padre, esta estuvo al segundo a su lado- ve por las cosas de esta...mujer, ponlas en una maletas las que entren y se la entregas- ordenó.
-Como mandes papi- contesto la chica viendo a Kasia con una media sonrisa burlona y saliendo de ahí. 
-¿Puedo...puedo despedirme de Janina? por favor- pidió la rubia.
-Ni en tus sueños, ella no va salir de su habitación hasta que tú te hayas largado de aquí, demasiado has contaminado con tus anormalidades la cabeza de tu hermana, la tendré que llevar a la iglesia para que la saquen todas las porquerías que tú y la otra anormal seguro le metieron- comento iracunda. Kasia solo bajo la mirada su llanto se incrementó, en ese momento llego Halina con una maleta y casi la tiro a su lado. Kasia la tomo llorando.
-Tus demás porquerías que quedan aquí se te harán llegar, no queremos nada tuyo en nuestra casa- expuso su padre.
-Y ahora fuera de aquí-ordenó  Anielka. Kasia con un dolor inmenso tomo su maleta comenzando a caminar hacia la puerta, pero el grito de su pequeña hermana la detuvieron. 
-¡Kasia no te vayas!- llegando y abrazando a su hermana, había  logrado evadir el encierro en su habitación.
-Peque, tranquila -apenas pudo decir cuando Anielka la separo rápidamente.
-No, suéltame- forcejeaba la pequeña tratando de zafarse-me quiero despedir de Kasia.. –gritaba con lagrima en los ojos.
-Basta Janina- tratando de que alejarla de la rubia. 
-Por favor, no la lastimes-Suplicó  la rubia.
-Si no quieres que la lastimemos te vas en este mismo instante-advirtió la mujer
-Te amo peque, se buena chica, no lo olvides- viendo a Janina y llorando.
-Yo también te amo hermana, te lo prometo-contesto la pequeña llorando del mismo modo. Con el llanto aún más profundo tomo su maleta
-Desde hoy estamos muertos para ti Kasia- fue lo último que escucho de su familia mientras le daba una última mirada a la pequeña y salía de su casa con el corazón roto, ella había tomado una decisión, hizo una elección, pero le había salido demasiado caro.
 
 
Fin FLASHBACK
 
 
 
-Te elegí a ti Lu, pero al mismo tiempo me quede sin familia. –Expresó Kasia entre sollozos.
-Kas, tranquila. Todo se solucionar, ya lo verás-trato de tranquilizarla la castaña mientras se abrazaban nuevamente.
-Eso no pasara, ahora ellos me odian, me repugnan por ser homosexual-separándose viendo a su novia.
-No te odian Kas, solo necesitan tiempo para asimilarlo, tus papas son religiosos y siempre cuesta más en ese lado, pero al final el amor por los hijos es más grande, ya lo veras- Kasia negó con la cabeza-dales tiempo, hazme caso -tomando su mano. 
-Ahora tu eres lo único que tengo Lu, te elegí por sobre mi familia, deje mis miedos detrás por ti.
-No sabes cómo me llena el alma eso y te amo tanto- besándola. Segundos después se separaron viéndose a los ojos.
-Lu,  sobre la discusión en el pub…-trato de hablar Kasia, pero Lucy la interrumpió.
-No hablemos de eso ahora, necesitas descansar Kas, han sido demasiadas emociones por hoy.
-Tienes razón- asintiendo lentamente. 
-Vamos a la habitación a descansar, Kas- levantándose del sillón  y extendiendo su mano hacia la rubia que la tomo comenzando a caminar ambas, de pronto la voz de la Kasia se escuchó.
-Promete algo-la castaña giro su mirada azul encontrándose con la verdosa- prométeme que siempre estarás a mi lado y harás que esta elección por ti haya valido la pena, ahora tu eres mi hogar Lu y lo único que tengo.
-Te lo juro por lo más sagrado que tengo.
-No me defraudes Lu, por lo que más quieras- suplico Kasia.
-Te prometo con todo mi amor que no lo haré- dijo y sellaron esa promesa con un beso, una promesa que ambas deseaban jamás se rompiera.
 
 
*****
 
 
Yulia caminaba por los pasillos de la universidad a paso lento, había despertado de nuevo en la casa de Bekka, por supuesto no había pasado nada entre ellas, tal y como la otra vez la chica solo había ayudado luego de todo el coctel drogas y alcohol que había ingerido, se reprochaba a si misma lo débil que era respecto a eso. Ni por amor a Lena  podía dejarlas ¿de verdad su adicción era tan grande? Se preguntó a sí misma, la respuesta afirmativa  vino a su mente, al igual que una segunda pregunta ¿Tendría alguna vez la voluntad de tratar de buscar ayuda profesional? La realidad es que no sabía la respuesta a esa pregunta, su voluntad en estos momentos era lo mismo que nada, negó con la cabeza y continuo caminando con la mirada gacha y metida en sus pensamientos, tanto que en el proceso choco contra otro cuerpo el cual si no hubiera sido por ambas sostenerse una del otro hubieran parado en el piso.
-Disculpa ¿estás bien?- pregunto la morena cuando el aroma conocido del perfume de la otra persona inundo sus sentidos y alzando su mirada pudo confirmar de quien se trataba al encontrarse con esa mirada verdigris que tanto amaba y la cual la observaba seria para variar, tanto que logró arrancarle un escalofrío-Lena, eh hola ¿cómo estás?- Solo pudo atinar a preguntar con una tímida sonrisa.
-Aquí tratando de ir al ensayo de Stag, pero ya ves casi me tiran al suelo por no ver donde caminan- La sonrisa de Yulia se borró al oír esa respuesta o más bien reproche tan brusco de Lena, a cualquier otra persona le hubiera mandado a la mierda al instante, pero con Lena era otra historia.
-Yo… Lena...perdóname, venía muy metida en mis pensamientos-contesto con la mirada baja.
-Seguro pensando en drogas y en la fulana esa- dijo entre dientes la pelirroja, 
-¿Qué? - cuestiono Yulia alzando su mirada, Lena al notarlo sólo negó con la cabeza.
-Nada Yulia, olvídalo.
-No, dime lo qué dijiste.
-Ya Yulia, déjalo ¿sí?
-No lo dejaré, porque tú crees que soy una adicta-esto último lo dijo en voz casi baja.
-¿Y acaso no lo eres? -Inquirió  sarcástica.
-No, no lo soy- respondió firme. Lena rodo los ojos negando con la cabeza.
-Ok, como digas- dijo simplemente comenzando a caminar. Yulia la siguió hasta alcanzarla.
-Te voy a demostrar que no lo soy - afirmó- y todo va volver a ser como antes, ya lo verás- Lena le proporcionó una mirada indescifrable y negando nuevamente sin decir palabra alguna continuo su camino. 
Yulia se quedó ahí con los puños apretados viéndola. Odiaba la situación en la que ella misma se había metido por culpa de la drogas, más bien por su propia culpa, al final era ella quien eligió consumirlas. 
-Pero las dejaré, juro que lo hare, y Lena y yo volveremos a ser las mismas de antes, así sea lo último lo haga-se dijo a si misma tratando de creer sus propias promesas. Luego de eso también comenzó a caminar hacia el ensayo del STAG.
 
 
*****
 
 
Lucy entro al auditorio y al ver a Selina a un costado camino hacia ella, esta alzo su mirada también al sentir a la castaña acercarse a ella.
-¿Kasia no vino a la universidad hoy, supongo que tampoco vendrá al ensayo cierto?-preguntó Selina en voz baja a Lucy mientras esperaban en el auditorio a que comenzará el ensayo.
-La deje descansando, ayer fue un día demasiado duro para ella, casi no pude, más bien no pudimos dormir porque el llanto la atacaba muchísimo, paso mucho hasta que logró dormirse al fin con un calmante que le di-explicó.
-No es para menos, si te contará como la encontramos Caro y yo, ella me había llamado para que la buscara, sabía que algo había pasado, no lo dude un segundo, había caminado bastante, tanto que tuve que llamarla para saber dónde estaba ya que de su casa ya se había marchado- suspiro- luego de eso la llevamos a mi casa, ella no quería decirte nada, más bien no quería molestarte, pero la convencí que era lo correcto avisarte, después de todo eres su novia y es tu deber protegerla y ampararla.
-Y no sabes cuánto te agradezco, cuando recibí tu llamada solo quería estar con ella consolándola. 
-No tienes que agradecerme, lo que si tienes que hacer si es dejar de ser una idiota, ayer en el bar la trataste muy mal a Kasia y agradece que mi novia y la propia Kasia me calmaron, de otra manera te hubiera cantado tus verdades- espetó Selina seria.
-Yo lo sé, no tome conciencia hasta después de mi comportamiento, y le he pedido disculpas a Kasia y le jure a ella y a mí misma que no volverá a pasar, pero me daba pena dejar a Volkova sola ayer, estaba mal, quería al menos saber q se encontraba en buenas manos.
-Si Lucy, todo lo que quieras con Volkova, pero Kasia es tu novia y creo que merece tu respeto, más aún ahora que ya no tiene a nadie más que a ti y sus amigos, se jugó por ti -expresó Selina.
-Yo lo sé Selina, y no sabes lo orgullosa que estoy, no voy a decir que la quiero más por esto porque yo la amo como sea, pero sí sé que ahora debo de protegerla y yo soy su única familia. -afirmó la castaña.
-Me alegro que pienses eso, y espero que siempre te mantengas a la altura del amor de mi amiga, porque escúchame bien Lucy, una vez te dije que te ayudaba con la condición que jamás la lastimases, y ahora te lo reafirmo, pero también te advierto que no dudaré un segundo en romperte la cara si la defraudas o lastimas, ella perdió a su familia por amor a ti, lo mínimo que merece es tu amor incondicional. Y si, es una amenaza.- concluyo  sin un ápice de seriedad en su voz.
-No hace falta que me amenaces, verás que mi amor incondicional y mi respeto es infinito por ella, esto es una promesa. –Asevero la castaña.
-Eso espero Lucy-Fue lo último que dijo Selina, antes que la voz de la profesora Bea se escuchará y entrarán los demás chicos.
 
 
 
-Hola gente, vengo con noticias para ustedes -comento la profesora sonriente.
-La primera es que Alexandra ya no será parte del STAG, ha presentado su renuncia, parece que ha encontrado otra institución que según ella la valora más, así que nos abandonó -informo la profesora. 
-Pero que perdida tan grande- comento Selina ironica mientras todas reían.
-¿Y cuáles son las otras?- interfirió esta vez Lena.
-Katina por fin apareciste, pensé que habías dejado el STAG-afirmo  la profesora.
-Estuve analizándolo un poco, de hecho pensaba no continuar por algunos inconvenientes- Yulia la observo de reojo- pero al final es lo me gusta hacer por algo estudio lo que estudio, así que decidí pasar por alto algunas cosas y seguir. –Manifestó Lena.
-Bueno me alegro que así lo decidieras, no sé si te importe esto que te diré porque nunca te gusto mucho formar parte de STAG, pero tienes una buena voz y es muy lindo que la explotes. - Confeso sincera Bea.
-Gracia profesora- agradeció  simplemente la pelirroja.
-Bueno y ahora les comento la otra noticia y es que les conseguimos una presentación de lujo en un teatro importante de la ciudad.
-Wow ¿de verdad? -Selina con los ojos brillosos.
-Realmente, a pesar que pasaron varios meses del German Talent, los vieron y quedaron encantados con ustedes, los quieren como teloneros de un grupo que vendrá a tocar -comento entusiasmada y sonriente Bea.
-Increíble- expresó contenta esta vez Caro - ¿Y cuando seria profe?
-Ese es el problema, es en 3 días, no nos deja casi nada para ensayar y tenemos que tener 2 canciones e instrumentistas, al menos tenemos a Yulia y Kasia- miro buscando a la rubia, cayendo en cuenta que no estaba. ¿-Por qué ha faltado Kasia? -interrogó 
-Ella tuvo inconvenientes, estaba indispuesta hoy, pero le aseguro que mañana vendrá, igual ensayaremos ambas en mi casa de ser necesario -explico la castaña.
-Eso espero Lucy, confió en Kasia, es de nuestras mejores apuestas y además por su puesto que su guitarra es de lo más esencial- Lucy asintió -En cuanto a ti Yulia supongo que puedes tocar el piano ¿cierto? – La Interrogó la profesora.
-Por supuesto profesora, puede contar con eso-respondió segura la morena.
-Perfecto. Bueno entonces ahora empecemos con el ensayo, porque tengo una de las canciones pensadas y algo extra que seguro le encantará al público.- la chicas sonrieron- manos a la obra.
Y el ensayo dio inició.
 
 
******
 
 
Kasia estaba con una taza de té, después del calmante que le había dio dado Lucy durmió casi toda la mañana y tarde, solo así, durmiendo, pudo dejar de llorar. Pero ahora despierta el dolor de perder a su familia regresaba y junto a ella las lágrimas, lo que más sentía de todo era perder a su tesoro, a su pequeña hermana, le dolía saber que ella estaba sufriendo. Era uno de los impedimentos por lo que se negaba a hablar con sus padres antes, para ser sincera con ella misma, si no explotaba todo como lo había hecho, ella no estaba  realmente segura si alguna vez hubiera tenido el valor de enfrentar a sus padres por su voluntad, quizás le hubiera puesto tantas excusas a Lucy que hubieran terminado aburriendo a la castaña y su cobardía la habría  hecho perderla, por eso cuando ayer sus padres le hicieron elegir, solo le llevo segundos poner en la balanza todo, y entre su razón y corazón termino este último terminó ganando, y es que ni siquiera podía imaginar perder a Lucy, en poco tiempo esa chica se había convertido en su mundo, y ahora en su única familia por supuesto aparte de Selina y también caro que ayer habían demostrado ser un gran soporte en su vida.
Se secó una lágrima, a pesar de todo esto en el fondo de su alma esperaba que alguna vez sus padres recapacitarán y la aceptarán por lo que era, quizás solo era un sueño, pero la esperanza estaba, sobretodo porque sería demasiado duro pensar que había perdido realmente a su familia para siempre, pensar que quizás tendría que esperar años para ver a Janina, si ella la buscara cuando fuera mayor, se perdería tanto de verla crecer. El llanto fuerte la embargo al pensar esto, al tiempo que la puerta del departamento se abría dejando entrar a Lucy que no dudo en dejar todo lo que traía encima e ir a consolar a su novia.
-Ey amor calma, todo estará bien - abrazando a su Kasia.
-Ay Lucy ¿porque la vida tiene que ser así de complicada? -cuestionaba entre llanto Kasia -porque simplemente no podemos aceptar a las personas como son, como nacieron, ¿que tanto daño puede hacer dejar ser feliz a la gente y aceptarla con todo lo que lleva a cuesta?- mientras se limpiaba las lágrimas y se separaba del abrazo.
-Porque si  eso fuera así, este sería un mundo perfecto- contestó  Lucy limpiando las lágrimas de Kasia-y lamentablemente los humanos no somos perfectos, al contrario somos egoístas, prejuiciosos y siempre mal que bien gana nuestra peor esencia y perdóname por lo que diré, esto aumenta más aún cuando tenemos una ideología tan cerrada llamada religión –Expresó  con una mueca.
-No hace falta que te disculpes, eh vivido años reprimida y más por todo lo que oí siempre, pero cuando decidí aceptarme por como soy entendí que Dios, la virgen aman a todos por igual, su amor es infinito, y tú sabes que yo creo en ellos aunque tu sé que no lo haces, pero yo sé que si ellos me crearon así es porque ellos me aceptan, porque ellos nunca se equivocan -Lucy le brindó una sonrisa de medio lado.
-Amo esas palabras tuyas, amo que tengas la fe que tienes, sí, yo no creo mucho, nunca hablamos de esto, pero siempre vi a dios como sinónimo de iglesia y como ella no me acepta, pues yo no creo, pero pensando como tú, quizás si hay una fuerza superior, un Dios que nos ama a todos por igual, solo que siempre queda tapado por los dichos y escritos de los humanos. –Concluyo la castaña.
-Así es, pero al final a él es el único que debemos escuchar. –Secundo Kasia tratando de brindarle una sonrisa a su novia, pero la cual sólo logró ser mueca cuando las lágrimas volvieron a ella. Lucy la volvió a abrazar-A pesar de todo esto no puedo evitar sentir dolor por perder a Janina.-Agrego la rubia.
-Calma Kas, no la perdiste.
-Ellos no dejarán que la vea nunca más. Mis padres
-Yo estoy segura que no te odian, solo les llevará un tiempo comprenderlo y aceptarlo, pero verás que al final lo harán, de cualquier manera te prometo que verás antes a Janina -Kasia se separó rápidamente del abrazo viéndola sin comprender.
-¿A qué te refieres?- pregunto, Lucy la beso, luego de tomar sus manos sonrió.
-Te prometo que encontraré, más bien ambas encontraremos la forma de que la veas lo más pronto posible -Kasia sonrió abrazando y besando a su novia. 
-Te amo por esto, gracias por darme esperanzas.-Expreso a su castaña.
-Haría lo que fuera por ti - besando a su novia quien le correspondió sin dudar, ambas querían demostrarse su amor mientras sus lenguas interactuaban en ese beso.
-Kas, necesito decirte algo sobre el STAG-hablo Lucy tratando de separarse de Kasia porque sabía que una vez que la pasión se encendía no podrían parar.
-¿Es de vida o muerte o al menos algo que no pueda esperar?- Inquirió la Kasia sin dejar de besar a su novia.
-Bueno...la verdad es que no.
-Entonces me lo dices más tarde- sentenció Kasia y viéndose ambas a los ojos- te necesito expreso la rubia, mientras se levantaba y su mano invitaba a Lucy a hacerlo también. Esta le regalo una sonrisa mientras iban hacia el dormitorio, Kasia lo necesitaba, necesitaba sentir a Lucy para mitigar y olvidar un poco el dolor, y además también porque la amaba. 
 
 
******
 
 
 
El día del show llego, las chicas estaba ahí tras a telón a minutos de salir a escena, estaban nerviosas y ansiosas, no solo por el espectáculo, sino también porque la profesora no aparecía con el baterista que había dicho, en un primer momento habían planeado hacerlo con la pista de batería de fondo, pero los que organizaban el espectáculo no lo aceptaron, así que a último momento, un día antes Bea tuvo que salir a buscar baterista, según ella tenía una persona en la mira, solo esperaba que aceptara, no les quiso decir quién era sin tener la confirmación, pero al final tampoco se los dijo luego de tenerla, según comentó,  la persona prefería que la vean en el show y ahí estaban con la incertidumbre de saber si llegaría o no, porque estaba a nada de comenzar el espectáculo.
-Espero no falle, porque juro que aunque sea la profesora la mato, y de paso averiguo quien es el idiota de la batería y lo mato también- amenazó una  Selina bastante seria.
-Ya Müller, si la profesora dijo que vendrá, vendrá, confiemos en ella- trato de calmar Yulia.
Selina la vio interrogante.
-¿Desde cuándo defiendes tu a la profe?- Yulia rodo los ojos.
-Desde que acepte que es buena profesora y me valora, nos valora a todos -encogiéndose de hombros mientras se masticaba las uñas. Lena la observo seria, Selina solo sonrió de medio lado.
-Ya, ya dejen de hablar y vocalicemos un poco- miro su reloj- estamos a 5 minutos de empezar, aparezca o no la profe Bea con el baterista nosotros debemos salir ahí y dar ese show, aunque sea acústico- hablo esta vez Kasia, a pesar que todavía su dolor por todo acontecido los días anteriores no se iba, y seguramente no se iría, ahora solo podía pensar en el show. 
-Ok- salió de la boca de todas cuando empezaron a vocalizar, tal vez pasaron 5 minutos cuando la profesora llego.
-Al fin- se oyó decir a Selina - ¿y dónde está la estrella que no quiere que sepamos quién es? -Inquirió irónica.
-Deja la ironía a un lado Selina, y su compañera baterista-remarcando estos últimos-ya está en la batería esperando que empiece - informo mientras todos giraban la cabeza hacia la batería que estaba en completa oscuridad, y solo se lograba distinguir a una chica delgada, de pelo largo. Selina iba a hablar, pero las luces comenzaron a encenderse y la llamada a subir al escenario se hizo presente.
-Confíen en ella, es la mejor- aseguró Bea- además ya tocaron con ella- Confesó. Todas la vieron para luego asentir y subir al escenario el público aplaudía eufórico.
 
-Buenas Noches a todos los que este en este teatro-Saludo Yulia- Somos el STAG y solo la banda soporte esta noche. Cantaremos dos canciones, espero las disfruten, que comience el show…-Finalizó Yulia acomodándose en el piano y la guitarra de Kasia comenzó a sonar.




https://www.youtube.com/watch?v=7fnn2AmKf5s (Wonderwall)
 
 
Yulia:
 
 
Hoy va a ser el día
En que ellos van a recordarte lo que pasó
Ya deberías de algún modo
haberte dado cuenta de lo que tienes que hacer
No creo que nadie
Sienta lo que yo siento por ti ahora…
 
Yulia le regalo una hermosa mirada y sonrisa  a Lena y esta le correspondió
 
Otra vez, el chisme que está en las calles
Sobre que el fuego en tu corazón se está extinguiendo
Estoy seguro que lo has escuchado antes
Pero realmente nunca dudaste
No creo que nadie
Sienta lo que siento por ti ahora


Última edición por Lesdrumm el Miér Dic 19, 2018 10:59 pm, editado 2 veces
Lesdrumm
Lesdrumm
Admin

Mensajes : 502
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PERSIGUIENDO AL DESTINO// By Lesdrumm

Mensaje por Lesdrumm el Miér Dic 19, 2018 9:52 pm

Lucy
 
Y todos los caminos en los que tenemos que recorrer se están volviendo confusos
Y todas las luces que nos guían el camino son cegadoras
Hay muchas cosas que
Me gustaría decirte
Pero no sé cómo
 
Yulia
 
 
 
 
Porque quizás
Tú vas a ser la única que me salve
Y después de todo
Eres mi maravilloso apoyo
 
 
Selina
 
Hoy iba a ser el día
Pero ellos nunca te lo volverán a recordar
Por ahora ya deberías de algún modo
Haberte dado cuenta de lo que no deberías hacer
No creo que nadie
Sienta lo que siento por ti ahora
 
 
Caro y  Kasia
 
Y todos los caminos en los que tenemos que recorrer se están volviendo confusos
Y todas las luces que nos guían el camino son cegadoras
Hay muchas cosas que
Me gustaría decirte
Pero no sé cómo
 
 
Yulia
 
Dije que quizás
Tú vas a ser la única que me salve
Y después de todo
eres mi maravilloso apoyo
 
 
Todas
 
 
Dije que quizás
Tú vas a ser la única que me salve
Y después de todo
eres mi maravilloso apoyo
 
Dije que quizás (dije que quizás)
Tú vas a ser la única que me salve
Y después de todo
eres mi maravilloso apoyo
 
Dije que quizás (dije que quizás)
Tú vas a ser la única que me salve (que me salve)
Tú vas a ser la única que me salve (que me salve)
Tú vas a ser la única que me salve (que me salve)
 
La canción finalizo con una Yulia y Lena tomadas de las manos, mientras el público aclamaba.
Los segundos pasaron cuando Lena lentamente se soltó y los acordes de la siguiente melodías hacia presente…  Y las voces de las cuatros chicas se volvían a escuchar
 
 
 
 
******
 
Luego de abandonar el teatro todas habían optado por ira festejar al pub de siempre, menos la baterista que como siempre había desaparecido ni bien termino todo sin dejar rastro.
-Estuvo genial hoy ¿no?- comentó  Selina, todas asintieron- sin duda podría acostumbrarme a vivir solo haciendo esto en el escenario-agregó sonriente.
-Menos mal te relajaste ahí arriba amor- hablo Caro- pensé que de verdad matabas a Bea y la baterista si no aparecían-Todas soltaron una risotada.
-Y lo hubiera hecho si no aparecían- replicó Selina y agregó-al menos valió la pena tanto misterio de esa chica, es una buena baterista, solo que  es muy escurridiza o de plano una ilusionista como el mago como es... Ah si Houdini- todas rieron ante esto.
-A veces creo que esa mujer es un fantasma-soltó de pronto Kasia como quien no quiere la cosa. Todas la vieron sorprendida ante este comentario, pero luego unos segundos después las  carcajadas volvieron  a aparecer.
-Amor, como que ya te subiendo el mojito a la cabeza- comentó  Lucy riendo mientras la abrazaba. 
-¿Y por qué no?- replico la rubia- ¿A caso alguna de ustedes la toco para ver si es real? -cuestionó mientras tomaba un sorbo de su trago. Las demás vieron entre sí con gesto pensativo.
-Pues no lo creo, la profe la conoce y ella es bien, de carne y hueso- Aseguro Selina.
-¿Y que con eso? ¿A caso no viste Casper?-replico Kasia nuevamente. Todas la vieron expectantes. Segundos después Kasia soltó una carcajada - debieron ver sus caras, en especial la tuya Selina, que miedosa me saliste- se burló.
-Ja ja ja muy graciosa Borek, ya me pedirás algo –Expreso  Selina fingiendo estar ofendida.
-El fantasma Selina buuuh-riendo-quien diría tu punto débil jajaja- haciendo señas con las manos.
-Ya Kasia deja a mi bebe- intervino Caro abrazando a su novia y dándole un beso en la boca que esta correspondió -nosotras nos vamos a bailar- informó la rubia tirando de su novia hacia la pista.
-Si anda, llévate a tu bebe asustadiza- dijo Kasia elevando la voz y riendo, Selina se dio vuelta y le saco la lengua acompañada del dedo medio, lo que la hizo carcajearse aún más a la rubia. Mientras Lucy negaba con la cabeza, pero le gustaba que su novia haya recuperado un poco el ánimo.
-Eres terrible, no conocía esta faceta de ti, pero puedo decir que me encanta - comentó la castaña mientras la tomaba de la cintura.
-Hay mucho que no conoces de mi- respondió la rubia guiñando un ojo y tomando otro trago de su bebida.
-¿Y será que la Señorita Borek me podría mostrar algo de eso en este momento? - Expreso  en un tono sugerente 
-Me encantara hacerlo- Aseguró  la rubia y tomando de la mano de la castaña tiro de ella para luego ambas desaparecer e ir hacia algún lugar más íntimo del pub entre sonrisas y miradas seductoras. 
 
 
 
En otro rincón del lugar Yulia caminaba  hacia donde había visto a su querida pelirroja la cual tomaba un trago, al llegar la morena se sentó junto a esta. Lena al verla solo suspiro.
-Estuvo bueno el show ¿no? -comento Yulia tratando de cortar el silencio.
-Si, al parecer le gustó mucho al público - respondió simplemente Lena.  Un silencio se volvió a formar.
-Wonderwall  fue para ti- soltó de pronto yulia, la pelirroja la observo- supongo que lo notaste- Lena soltó aire contenido para luego hablar.
-Sí, lo note, Yulia, y te lo agradezco, tu sabes que siempre me gusto tu voz, y sin duda tú y Borek hicieron un gran equipo cantándola prácticamente solas- Yulia le agradeció esos comentarios con una sonrisa y Lena iba a bajar sus barreras y corresponder cuando las imágenes de Yulia con la otra pelirroja volvieron a su cabeza y la rabia la consumió, negó con la cabeza- pero no quiero que te hagas ilusiones Yulia, tu y yo seguiremos como estamos, hasta que tu no salgas de eso, yo prefiero que estemos separadas. -sentenció, la ojiazul trago saliva.
-Tú me habías dicho que seguíamos juntas solo que nos dimos un tiempo- Lena suspiro.
-Y así estamos, pero necesito que me demuestres que tienes voluntad al menos de pedir ayuda. 
-¿Y tú no puedes ayudarme en eso?- preguntó tímida  la morena.
-Quizás...pero primero necesito ver que pones empeño de tu parte. Cuando pase eso, veremos – Contestó  Lena, Yulia le brindo una media sonrisa tomando la mano de Lena, cuando iba hablar la voz la interrumpió.
-¿Que hacen estas chicas lindas por aquí?- Las inquirió Ben sentándose alado de ambas. En ese momento la pelirroja saco su mano de debajo de la Yulia, esta se sorprendió un poco, pero no le dio mayor importancia.
-Hola, Ben-saludo Lena.
-Hola, Lena -
-Amigo, tanto tiempo que no te veo- saludo alegre Yulia, el chico hizo lo propio correspondiendole de la misma manera.
-Y tú no vienes casi por eso no me ves, la empresa, ahora que empezó de nuevo el semestre no da tiempo- explicó la morena y añadió-pero hace unos días fui a tu casa, golpee y escuche unos ruidos, you know -pícaramente guiñándole un ojo- así  que decidí irme y dejar que sigas divirtiéndote - concluyo con una risita y dándole un codazo mientras tanto a Ben como a Lena este comentario los puso nerviosos. 
-Ejem, si tú sabes, a veces necesitamos un poco de cariño- replicó Ben viendo de reojo a Lena que miraba con nerviosismo  hacia la pista de baile.
-Me alegro amigo, espero hayas encontrado esa persona especial que tanto mereces, porque eres una de las personas que más quiero, por eso deseo lo mejor para ti- expreso sincera la morena.
-Gracias, también eres una gran persona y te quiero mucho, mereces lo mejor-Ambos se sonrieron.
-Si me disculpan yo tengo que ir al sanitario- interrumpió la voz de Lena a lo cual ambos le asintieron, está se fue rápidamente bajo la atenta mirada de ambos. Yulia suspiro negando con la cabeza.
-Bueno ¿quieres algo para tomar? Porque yo iré a buscar algo para mí. 
-Sí, tráeme, lo que más te guste a ti - guiñándole un ojo. Yulia le asintió con una sonrisa y este la vio perderse entre la multitud, unos segundos después y estando  seguro que Yulia no lo vería se levantó y camino hacia a un lugar específico para ir a ese encuentro ya planeado.
 
 
 
******
 
 
Unas risueñas Kasia y Lucy acomodaban su aspecto o al menos trataban de hacerlo en la oscuridad, después de haber tenido un encuentro amoroso en el rincón más oscuro de aquel lugar.
-Todavía no puedo creer lo hacen unos mojitos- musitaba una muy demás alegre Kasia. La verdad es que había tomado bastante más de lo acostumbrado.
-Pues si produce este efecto en ti, me aseguraré que no te falten nunca- guiñándole un ojo.
-Ajam, así que quieres volver a tu novia alcohólica con tal de sacar ventaja eh, no te tenía así Scherer- fingiendo indignación. La castaña la tomo de la cintura dándole un beso de esos que sacan el aliento. 
-¿Hace falta responder eso?- guiñándole un ojo y en tono seductor, la rubia soltó una risita y luego ambas comenzaron a besarse con una pasión que las incitaba tanto como para desacomodar su aspecto nuevamente, y lo hubieran hecho si no fuera porque unas voces las interrumpieron. 
Kasia tiro de Lucy hasta unos biombos ubicados en la esquina del oscuro pasillo. La rubia le hizo a una seña a la castaña para que hiciera silencio mientras escuchaban la conversación de las dos personas ahí.
 
-Aquí no, ella nos podría ver, y no quiero eso- susurraba la voz femenina.
Kasia y Lucy trataron de agudizar aún más la audición, en especial la castaña, a la cual la voz le resultaba un tanto conocida.
-¿No te gusta acaso un poco adrenalina?- susurro ahora una voz masculina, mientras ambos se besaban. 
-Si me gusta, pero no es el momento, no ahora al menos…-Afirmo la voz femenina nuevamente.
-¿Estás pensando en volver con ella?-cuestionó el hombre.
-Yo...
-¿A caso olvidas lo que te hizo?-interrumpió nuevamente el chico- ¿Olvidas a esa mujer que me dijiste?- La chica cerró los ojos viniendo le las imágenes de los recientes acontecimientos. Apretó los puños abriendo los ojos.
-Está bien-cedió para besarlo dispuesta a acceder lo que el chico pedía, pero unas voces cercanas los interrumpieron.  Ella negó con la cabeza.
-Yo no puedo aquí, vámonos a otro lado- pidió y al chico no le quedó más remedio que aceptar a regañadientes y luego ambos comenzaron a moverse yéndose del lugar.
 
 
 
Segundos después Kasia y Lucy salieron de su escondite.
-Uff, es la primera vez que escucho una conversación de este tipo- comentaba Kasia- Tremendas fichitas y pensar que la novia de la chica está aquí, bisexual tenía que ser-Lucy la vio sorprendida.
-¿Tienes problemas con los bisexuales? –Le cuestionó la castaña. Kasia la vio fijamente.
-No, la naturaleza te hace como te hace- Aseveró la rubia -pero no voy a negar que al menos a mí tener que lidiar con la posibilidad que me engañen el doble y encima con un varón no me resulta nada agradable-Lucy soltó una risita con la respuesta de su novia.
-¿Quién iba decirlo? para ser una persona que le costó aceptarse tienes un ego lésbico enorme- Afirmo sin perder la sonrisa.
-Cuando acepte mi homosexualidad...lo acepte con todo, bueno y malo, aunque no considero que mi precaución con las bisexuales sea mala-encogiéndose de hombros y añadió-Al menos compensa mí no tan buena gaydar- con una sonrisa que Lucy acompaño. Unos segundos pasaron hasta que la expresión de Lucy cambio  al venirle algo a su mente.
-¿No te pareció conocida esa voz?-interrogó a su rubia novia.
-Puede que sí, pero con tantos mojitos encima no te sabría decir con exactitud el propietario- respondió la rubia risueña. Lucy quedo pensativa unos instantes hasta que se decidió a hablar.
-Amor, que te pareces si vas a reunirte Selina y Caro y le dices que ya es tarde, que deberíamos irnos, yo voy al sanitario y luego te alcanzo ¿sí?- Sugirió la castaña, Kasia la observo dubitativa, pero luego asintió.
-Ok, pero no  tardes eh-beso- y no me seas infiel-apuntándola con el dedo y sonriendo.
-Ni en mil vidas -aseguro la castaña. Se besaron nuevamente para luego ir cada una ir por su lado, solo que Lucy en vez de hacerlo hacia los sanitarios corrió hacia la salida del pub. Tenía una enorme sospecha acerca de esas dos voces y necesitaba confirmarlo.
Al llegar a la salida miro a un lado y otro hasta que a los lejos vio su objetivo, el varón y la chicas caminaban hacia un auto, así que casi trotando corrió hacia ellos y ocultándose al mismo tiempo entre las sombras tratando así de evitar que la vean. Antes de subir al coche la mujer especialmente dio una última mirada hacia el pub, tratando de confirmar que nadie conocido la viera, y en con ese plano de la cara de la chica Lucy pudo confirmar sus sospechas, ambos abordaron el coche para luego este pasar frente a ella sin notarla. Eran Lena y el amigo de Yulia. Lucy negó con la cabeza, la pelirroja estaba engañando a la morena. Ella acababa de conseguir tener una bomba en sus manos. Una bomba que explotaría y dañaría todo a su paso.
 
 
*****
 
 
Dentro del pub Yulia se acercó a Selina, Caro y Kasia que esperaban a Lucy en la barra.
-Hey chicas  ¿no han visto a Lena? - preguntó mientras, se notaba que ya había consumido algo más que simple alcohol- todas negaron con la cabeza.
-No Volkova, la última vez que la vimos estaba contigo- respondió al final Selina.
-Supongo que ya se esfumo- soltando una risita propia de alguien que no estaba en sus 5 sentidos- hasta mi amigo Ben desapareció, ni su trago espero -encogiéndose de hombro sin perder su sonrisa.
Las chicas se vieron entre ellas para luego encogerse de hombros también.
-¿Alguna quiere bailar conmigo?- soltó de pronto Yulia -¿Tu Müller?- mientras intentaba tomar la mano de Selina. 
-¡¡Qué?! No Volkova, suéltame, ni loca bailo contigo.-zafándose del agarre de Yulia. 
-Es solo un baile, vamos no seas amargada-Selina negó enfáticamente - ¿y tú Carito? eres mi ex ¿me concedes esta pieza?- extendiéndole su mano.
-Te estás pasando Volkova y mira que importa un bledo que no estés en tus cinco sentidos y esta- mostrando su puño-ira a tu cara -advirtió Selina. Yulia rodo los ojos. Kasia observaba todo esto divertida por el efecto de la bebida que aún traía encima.
-No te la voy a sacar, yo amo a mi Lenita, solo quiero bailar y divertirme- contesto resuelta la morena, moviendo sus caderas. Todas negaron ante las locuras de la Yulia.
Instantes después apareció una Lucy con aspecto serio en su rostro y al verla Yulia se le tiro encima rodeándola con los brazos.
-Hola Scherer, tu si quieres bailar conmigo ¿cierto?- Inquirió casi sobre de Lucy, que negaba con la cabeza y enseguida sus ojos se posaron en Kasia, a la cual de pronto se le borro la sonrisa producto de los mojito y lo único que podía sentir en ese momento era unos celos enorme que no escatimaba en mostrarlos en su rostro.
-No hay tiempo para bailar, Volkova- respondió Lucy mientras despegaba los brazos de Yulia de su cuello y la separaba de ella-debemos irnos ya, es tarde-Kasia sin dudar un segundo se acercó a su novia empujando sutilmente a la morena y abrazando a la castaña. 
-Que amargadas están, si la noche recién empieza y además es sábado- expresó   la morena de nuevo sonriendo y moviendo sus caderas.
-No importa, igual hay que hacer tareas de la universidad y descansar bien, se terminaron las vacaciones para nosotras-replicó Lucy.
-Aguafiestas-soltó Yulia con una carcajada. Todas negaron con la cabeza.
-¡Entonces quien maneja?- Pregunto  Kasia, tratando de que ya Yulia se calle.
-Yo por supuesto, no he tomado ni una gota de alcohol- respondió Caro. 
-Ok, amor, pero ¿y Yulia? ¿La dejaremos así aquí o qué? -cuestiono Selina, todas vieron a la morena que bailaba sola.
-Se irá con nosotras. No la podemos dejar en este estado- habló Lucy con seguridad, todas asintieron, la castaña miro a Kasia especialmente que se encogió de hombros para luego asentir también.
-¿Y con su coche que hacemos?- pregunto nuevamente Selina.
-Kasia, Yulia y yo iremos en su coche, ella dormirá con nosotras.
-¿Con nosotras?- cuestiono la rubia elevando la voz con una expresión entre seria y de sorpresa- ¿por qué no la dejamos con Katina?- agregó.
-Vendrá con nosotros Kas, no sabemos si Katina está en el departamento o no, si se fue y la dejo aquí es porque seguramente las cosas no están bien, por eso creo que es mejor que pase esta noche con nosotras ¿te parece? –Inquirió Lucy a su novia.
-Es tu casa, puedes llevar a quien se te dé la gana -Tratando de fingir que no le importaba.
-Es nuestra casa Kasia- tomándole la mano- por eso te pregunto si estás de acuerdo- mirándola de esa forma que a la rubia la derretía. Esta negó con la cabeza resignada.
-No me mires de esa forma que sabes que no te puedo negar nada - mientras le daba un pequeño beso- está bien, que venga con nosotras- cedió finalmente, y fue ahora la castaña quien la beso. Selina rodo lo ojos.
-Ya mieleras dejen el porno para su casa ¿sí? Debemos irnos- dijo mientras Caro se carcajeaba y Lucy y Kasia le sacaban la lengua. Selina soltó una risita y fue en busca de Yulia, la tomo del bazo y la condujo hacia las demás, esta solo reía, estaba más que ida. Kasia suspiró.
-Ya vámonos de aquí- ordeno la rubia tomando la mano de su novia y junto a las demás abandonaron el lugar rumbo a sus casas.
 
 
******
 
 
Ben observaba a Lena sobre su torso, luego de ambos tener ese encuentro pasional el cual casi había empezado en el pub, pero que por el miedo de Lena a ser descubierta los obligo a concluirlo en el departamento de esta. 
Cerró los ojos pensando en lo que le estaba haciendo a Yulia, a su amiga, a esa que lo veía como casi un hermano y el tan vilmente traicionaba con su propia novia, ¿pero qué podía hacer? A veces la pasión y el deseo era más fuerte y después de todo había sido él quien conoció a Lena antes que Yulia, y eso le daba más derechos...y... 
Sus pensamientos fueron interrumpidos por la voz de Lena.
-¿En qué tanto piensas? -interrogó la pelirroja.
-No mucho, solo en Yulia.
-¿Tú también te sientes culpable por lo que le estamos haciendo?- Lo inquirió la pelirroja acomodándose para mirarlo.
-Sí, pero ¿qué podemos hacer? lo nuestro viene de mucho tiempo atrás, antes que tú la conozcas, hasta hubiéramos estados unidos por un lazo enorme si no hubiera sido por…
-El aborto- completo Lena-¿Vas a reprocharme por eso de nuevo?-en tono serio.
-No, eso ya quedo claro entre nosotros al momento que decidimos empezar de nuevo- Aseguro el chico,Lena asintió. 
-Yo también me siento bastante culpable, sé que quizás Yulia no se lo merece del todo, a pesar que no tenga voluntad para salir de su vicio y luego lo de la mujer esa- suspiró-Igual me siento mal por lo que estoy haciendo.
-¡Quieres volver con ella?- Pregunto Ben cauteloso. 
-Técnicamente estamos juntas todavía, solo que habíamos congelado la relación hasta que ella se reponga...pero al final ambas nos estamos engañando-contestó  Lena.
-No me has contestado, si Yulia decide tomar tratamiento para la adicción y se recupera ¿retomarían lo suyo?-Lena no respondió-¿Acabarías lo nuestro si mañana Yulia entra por esa puerta "sana"? -Lena cerró los ojos sin tener respuesta cierta a eso-Contéstame- exigió 
-No lo sé, Ben- respondió simplemente para voltease dando espalda al chico, que termino haciendo lo mismo.
La realidad es que Lena en ese momento no sabía ni donde estaba parada, cuando Yulia prácticamente le había  cantado esa canción en el show había sentido que de verdad la morena la necesitaba, pero también le venían imágenes de esa pelirroja y todo en su cabeza se volvía una total y absoluta confusión, porque la realidad es que no sabía qué hacer ni que sentía, ni por Ben...ni por Yulia.
 
 
*****
 
La morena despertaba de su sueño comenzando a mirar de un lado a otro sin conocer la habitación en la que estaba, su cabeza estallaba del dolor, ya se había pasado con el alcohol y sus pastilla, maldita sea, quería una aspirina en ese momento, pensó, pero antes necesitaba saber dónde estaba, porque era obvio que no era un lugar conocido para ella. Sus ojos se abrieron enormemente y más dudas la asaltaron al ver a Lucy entrando a la habitación.
 
-Scherer no me digas que tú y yo de nuevo...-Lucy la paro levantando un mano y negando con la cabeza.
-Quita esos pensamientos, que no pasó nada de lo que imaginas Volkova, afortunadamente –Asevero la castaña, Yulia la observo  con una ceja levantada.-Ayer estabas que te caías de ebria y más, no queríamos dejarte sola, así que decidimos que vengas aquí con nosotras a pasar la noche -explicó.
-No me digas que hicimos un trió y yo sin tener conciencia- elevando sus cejas y soltando una risita picarona. Lucy rodo los ojos. 
-Por supuesto que no, Kasia antes te mata a ti a mí, y yo tampoco permitiría que otra que no soy yo le ponga una mano encima. –Afirmo Lucy. 
-Ustedes se lo pierden, yo soy la mejor en ese rubro- encogiéndose de hombros.
-Ya Volkova, deja las tonterías a un lado. 
-Ok, ya, está bien, fuera de broma quiero agradecerte y a Kasia. A todas por no dejarme sola ayer.-expreso sincera.
-No tienes que hacerlo -Respondió Lucy sentándose en la cama al lado de Yulia.
-Sí, si tengo, como habrán notado que no estaba en las mejores condiciones, se me paso la mano con el alcohol, y si hubiera quedado sola, quizás alguien se pudo haber aprovechado, o yo misma quien sabe que hubiera hecho, y encima ni mi amigo Ben estaba-al escuchar ese nombre la expresión de Lucy se endureció- así que gracias de nuevo.
-De nada- un silencio se formó entre ellas, cuando Lucy finalmente no muy decidida acerca de lo que diría hablo.
-Necesitaría hablar contigo...
-Si claro, tú dirás.
-Yo...quería preguntarte desde cuando...consumes drogas- cuestiono finalmente la castaña, omitiendo lo que en realidad quería decirle, acerca de Lena y su amigo. Yulia solto una risita nerviosa.
-Yo... ¿Cómo sabes qué consumo?- interrogó intrigada.
-Creo que es bastante obvio para todas las que compartimos contigo el grupo- Yulia tragó saliva.
-Solo consumo esporádicamente-mintió descaradamente.
-Yulia...
-Scherer, no creo que sea tu problema ni el de las demás lo que yo haga con mi vida ¿no?- con un tono de enfado.
-Yo solo quiero que no se te pase la mano, tu sabes-trato de explicar.
-No soy una adicta, yo controlo lo que tomo y cuando tomo - se defendió resuelta la pelinegra.
-Hasta que no puedas hacerlo más...
-Eso no pasara, mi cerebro es mucho más listo que las drogas, cuando vea que esta por pasar a más... la dejo- dijo tratándose de engañar a sí misma.
-Eso es lo que tú crees -
-No lo creo, es así, -afirmo -y de todas maneras  es mi vida ¿por qué te importa tanto? - preguntó, Lucy suspiro tratando de buscar las palabras justas.
-Conozco a alguien quien estuvo muy hundida en eso, y hasta que no toco fondo no paro...apenas se salvó-respondí o la castaña.
-Seguro alguna débil, yo no soy así, yo la controlo, no ella a mí- Aseguro con expresión sobradora. Lucy negó con la cabeza. Yulia todavía no entendía dónde estaba metida y estaba siendo muy terca, suspiro, tendría que tratar de ayudarla de otra manera.
-Ok Yulia, solo que si necesitas ayuda no dudes en pedirla ¿sí?
-Está bien, y gracias- suavizando un poco su tono.
En ese momento la voz de Kasia se escuchó llamándolas para tomar el desayuno.
-Te quedas a desayunar con nosotras.
-Gracias por la invitación, pero preferiría ir a mi casa, mi nana debe estar preocupada, yo hace algunos días no aparezco por ahí, así es mejor que me marche y desayune luego con ella-explicó la morena.
-Ok Yulia como quieras y toma-entregándole las llaves del auto, para luego comenzar a caminar hacia la puerta- Yulia- llamo, antes de salir del todo.
-¿sí?
-Solo cuídate por favor.
-Trataré, te lo prometo- ambas se asintieron y la castaña finalmente salió dejando a una muy pensativa Yulia.
 
 
*****
 
 
Kasia observaba a su novia salir de la habitación en la que Yulia se había quedado, no podía decir que no sentía un poco de celos, más sabiendo lo que había pasado entre la castaña y Yulia, y aunque solo fue cosa de una borrachera, no podía evitar sentir ese pequeño malestar que te producen la inseguridad y los celos hacia tu pareja.
Pero debía controlarlo, no podía pasar toda su vida celando a su novia de cualquiera, eso no era bueno, debía madurar y confiar en el amor de la castaña en el amor de ambas. Lucy la saco de sus cavilaciones con un beso que ella no dudo en corresponder, ambas se sonrieron mientras se separaban y Kasia tomo el paquete de la mesa mostrándoselo a Lucy.
-Te traje esto que tanto te gusta-expreso sonriente entregando el paquete de croissant.
-Amo que sepas mis gustos- tomando el paquete y aspirando el aroma que desprendían y sin esperar comenzó a abrirlo- Wow con chocolate también- comento mientas masticaba uno -la rubia sonrió mientras se dispuso a tomar la cafetera y leche pasa servir a ambas.
-¿Yulia va desayunar con nosotras? –Interrogó  la rubia, la castaña negó.
-No, ella prefiere hacerlo con su nana -explicó Lucy.
-Ah ok- asintiendo  simplemente la rubia, en ese momento vieron a la morena ya lista para salir.
-Buenas días Borek- saludo Yulia.
-Volkova- dijo simplemente Kasia.
-Ya lo hice con Scherer, pero quiero agradecerte a ti también el no haberme dejado sola ayer, de verdad lo aprecio.
-No hay de que Yulia, solo espero la próxima te cuides más en lo consumes- respondió la rubia, Yulia entendió la indirecta y simplemente asintió.
-Nos vemos luego- se despidió la morena saliendo del departamento.
-¿Sabes? a pesar de todo lo sucedido en el pasado y que ella me hizo, no puedo evitar sentir pena por Yulia-comento Kasia, Lucy asintió y la rubia agregó-No tiene amigos reales, no tiene a nadie que realmente le aconseje y ayude a salir de la adicción en la que se está metiendo, se suponía que Lena tendría que hacer eso, pero por lo que me comentaste en la noche, lo único que hace Lena es acostarse y engañarla con su mejor amigo sin importarle una mierda de ella, ni siquiera ayudarla al menos por ser buena persona ...de verdad siento mucha pena por Yulia, ojalá dentro de poco encuentre  alguien especial  que la pueda ayudar a salir adelante- finalizo la rubia. Lucy sonrió orgullosa ante las palabras de su novia.
-¿Ya te dije que amo ese corazón tan grande que tienes?-viéndola con amor, mientras ambas se sonreirán basándose-Yulia encontrara quien la ayude, de eso estoy segura-afirmo Lucy mientras se separaban del beso, comenzando a tomar un nuevo bocado de croissant. La rubia suspiro tomando valor a lo que quería decirle.
-Eh Lu- llamo Kasia, la castaña la vio interrogante-Yo quería hablarte sobre...sobre conseguir un trabajo a medio tiempo- Lucy comenzó a negar con la cabeza y Kasia agregó-yo no puedo vivir aquí de arriba, sin aportar y-Lucy la interrumpió.
-Kasia, no hace falta, mis padres mandan suficiente como para ambas.
-Ese es el problema justamente, no quiero vivir a costa de tuya y de tus padres como una mantenida - se lamentó.
-Deja de decir eso porque no es verdad, es una ayuda para ambas, ya cuando tengamos nuestras carreras, trabajaremos de eso- explicó la castaña.
-Falta todavía para que la terminemos, y no me siento siendo solo tu quien aporta para ambas. Un silencio se formó hasta que Lucy hablo.
-Ok mira- cedió finalmente-haremos una cosa, deja que termine este año, luego el que viene ambas buscamos un trabajo a medio tiempo ¿sí? No importa si mi padre sigue enviando dinero, si tú quieres trabajar lo harás, pero yo también, la responsabilidad para ambas  - Kasia sonrió enormemente.
-Me gusta la idea- dijo finalmente la rubia, ambas se besaron.
-Y ahora, comamos , no quiero que se enfríe más- indicó la castaña, para luego ambas devorar el rico desayuno que Kasia había hecho.
 
 
*****
 
 
Yulia arribaba a su casa después de algunos días de ausencia, no estaba nada segura acerca de lo que le diría a Anya, en el fondo se sentía culpable por ser tan desconsiderada con quien era la persona que más la quería en este mundo y más ahora que la salud de su nana estaba delicada. 
Con sigilo camino hasta la sala, sorprendiéndose en silencio en el que esta estaba envuelta. 
-¿Nana, estas en casa?- hablo en voz alta Yulia, sin obtener respuesta-Hola ¿hay alguien aquí? - volvió a preguntar. Pasaron unos segundo hasta que la empleada que algunos meses atrás había contratado Anya hizo acto de presencia.
-¿Se...señorita que hace usted aquí?- pregunto entre tartamudeos la chica. Yulia frunciendo el ceño.
-¿Como que hago? Esta es mi casa  ¿no?- replicó  cruzándose de brazos.
-Sí, disculpe, es que como no había venido en varios días...además con lo que paso...
-¿Que paso?- interrumpió rápidamente la morena en tono aprensivo y acercándose a la chica que la vio asustada.
-Yo...bueno... Es decir-titubeo
-Dime que sucede de una buena vez - la apremio la morena
-Es... Es...La señora Anya, ella...-tartamudeando- ella...tuvo un infarto antes de ayer por la noche, ella ahora está en la clínica-explicó  la chica. El mundo de Yulia en ese momento comenzó a venirse a abajo mientras ella procesaba las palabras, no podía ser verdad, su nana, una de las personas que más amaba en el mundo-quisimos comunicarnos con usted- continuo la chica- pero no teníamos su teléfono, y en la empresa cuando llame me dijeron que le avisarían, pero al parecer no fue así- completo. Yulia poco escuchaba a la chica, estaba en shock, solo quería gritar llorar, golpear paredes, no, no su nana. Las lágrimas comenzaban a asomarse a sus ojos.
-Dime ¿dónde esta? - exigió a la chica tomándola de los hombros, esta se asustó, la morena se dio cuenta de esto, así que soltó -dame la dirección por favor- Pidió y la chica asintió rápidamente y hurgo en los bolsillo de su uniforme hasta dar con un pequeño papel entregándole a Yulia que lo tomo, lo leyó para luego sin esperar un segundo dar media vuelta saliendo de su casa disparada hacia su coche rumbo a la clínica donde estaba su nana.
 
 
Las lágrimas inundaban su cara mientas manejada, pasándose incluso algunos altos de los semáforos, no pudo evitar golpear el volante llena bronca y dolor.
Diez minutos después llegaba a la clínica, estacionó el coche, apenas alcanzando a cerrar las puertas de este y corrió hacia el lugar. Al entrar diviso la recepción camino rápidamente hacia ahí.
-Necesito ver a la señora Anya Petrova- comunicó a la recepcionista que la observo con el ceño fruncido ya que antes de Yulia había al menos 3 personas.
-Perdón señorita, debe hacer la fila y luego será atendida-respondió calmadamente la mujer.
-¿No me escucho? necesito ver a Anya  Petrova, tuvo un infarto, y quiero saber cómo esta- alzando la voz.
-La escuche señorita, pero debe tener paciencia y hacer la fila- repitió la chica seria. Yulia iba contestarla hasta que la mujer de unos 40 años más menos que estaba en la fila siendo atendida interfirió.
-Disculpe, pero ella puede tomar mi lugar en la fila y usted darle  la información que necesita, este es un caso grave- argumentó la mujer. La recepcionista le asintió a regañadientes, mientras empezaba a teclear el nombre de Anya en su computadora.
-Muchas gracias- agradeció la morena a la mujer, que le asintió amablemente.
-Aquí esta Anya petrova, ingresada ante ayer en la noche-Dígame señorita...
-Volkova- completo Yulia. La secretaria  frunció el ceño.
-¿Es usted familiar de la señora?- preguntó.
-Ehh ella es mi nana, trabaja en mi casa desde siempre, es como si fuera mi abuela - la recepcionista negó con la cabeza.
-Entonces lo lamento, no puedo darle información alguna, ya que las reglas solo estipulan eso para familiares directos y usted no lo es.
-Con un demonio, le estoy diciendo que es como si fuera mi abuela, es mi única familia y yo la de ella- gritó Yulia enfurecida-Usted en este momento me va dar la información- exigió enojada.
-Tranquilice señorita Volkova, porque si no tendré que llamar a seguridad para la saque de este lugar.- Advirtió la chica.
-No me tranquilizo nada, puede llamar a quién diablos quiera, yo no me muevo de aquí hasta no saber acerca del estado de salud de mi nana- advirtió la morena, viéndola llena de furia. Justo en ese momento pasaba un doctor, que la reconocía, era amigo de su padre, él camino hasta donde se encontraba Yulia.
-Yulia Volkova, tanto tiempo sin verte- saludo el hombre, Yulia rápidamente se giró encontrándose con el rostro de este, la morena todavía tenía la cara con rastros de lágrimas.
-Junger, puedes decirme tu algo de Anya por favor- clamo desesperada al hombre. Esté asintió.
-Yo la estoy atendiendo, acompáñame a mi oficina por favor- pidió, mientras Yulia asentía, él le hizo una seña a la recepcionista para que continuará con lo suyo.
Tardaron solo uno minuto en llegar al consultorio del médico.
-Por favor Junger necesito saber de Anya, estoy desesperada, tu sabes que es como si fuera mi abuela- comento la morena casi con lágrimas en los ojos.
-Yo lo sé, Yulia, pero primero toma asiento, porque lo que te voy a decir es seri- El corazón de Yulia dio un vuelco ante esas palabras.
-Dime por lo que más quiera que está bien- rogó la ojiazul. El médico  suspiro, buscando las palabras justas para lo que debía comunicar.
-No voy a ir con rodeos Yulia, tu nana no está nada bien, ella llegó antes de ayer con un cuadro de infarto cardíaco complicado, pudimos sacarla adelante pero…
-¿Pero…?
-Pero...la tuvimos que inducir a un coma farmacológico.
-¿Que quieren decir con eso?- lo apremió Yulia con desesperación.
-Que la inducimos a dormir para que recupere fuerza...pero se suponía... Se suponía que ayer debía despertar, pero no lo hizo- el médico suspiro-y no sabemos si lo hará, solo depende de ella hacerlo.
En ese momento el corazón de Yulia se quebró, la angustia, el miedo, la ira, el reproche con ella misma, pero sobretodo el dolor la embargo, ellas lágrimas sin control se apoderaron de ella, no, Anya no podía, no ella, una opresión en el pecho y el llanto sin consuelo era lo único que había en ese momento en todo el ser de Yulia Volkova. Ahora estaba sola.
 
 
CONTINUARÁ... Arrow
Lesdrumm
Lesdrumm
Admin

Mensajes : 502
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PERSIGUIENDO AL DESTINO// By Lesdrumm

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 11 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... 9, 10, 11

Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.