UNA NOVIA PARA MI NOVIA // LIURIBE21

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: UNA NOVIA PARA MI NOVIA // LIURIBE21

Mensaje por Admin el Jue Dic 01, 2016 8:14 pm

Capítulo 18 Parte II

Dibujé un corazón roto
Justo en el cristal de tu ventana
Esperaba por tu respuesta
Aquí bajo la lluvia torrencial

Tan sólo respira contra el cristal
Déjame algún tipo de señal
Sé que el dolor no pasará, sí
Tan sólo dime que no es el final de la línea
Tan sólo dime que no es el final de la línea

Nunca quise romper tu corazón
Ahora no dejaré que este avión baje
Nunca quise hacerte llorar
Haré lo que sea para hacer que esto vuele
Oh, tienes que aferrarte
Aferrarte a lo que sientes
Ese sentimiento es lo mejor
Lo mejor, muy bien
Voy a poner mi confianza en nosotros
Sé que este amor se dirige en la misma dirección
Hacía arriba

Dibujaste un signo de pregunta
Pero sabías lo que yo quería
Quiero dar vuelta la carta, sí
Justo en dónde estaba

Así que vamos a construir un puente, sí
Desde tu lado hasta el mío
Seré el que cruce al otro lado
Tan sólo dime que no es el final de la línea
Tan sólo dime que no es el final de la línea

Nunca quise romper tu corazón
Ahora no dejaré que este avión baje
Nunca quise hacerte llorar
Haré lo que sea para hacer que esto vuele
Oh, tienes que aferrarte
Aferrarte a lo que sientes
Ese sentimiento es lo mejor
Lo mejor, muy bien
Voy a poner mi confianza en nosotros
Sé que este amor se dirige en la misma dirección
Hacía arriba

Nena, sé que podemos subir de nuevo en donde estábamos antes
Sintiéndolo con mi corazón, pondré mi corazón en tu cabeza
Bueno, espero y rezo que entiendas que
Si lo haces, todo lo que tienes que decir es
Sí, sí, sí, sí, sí
Te estoy esperando
Sí, sí, sí, sí, sí

Nunca quise romper tu corazón
Ahora no dejaré que este avión baje
Nunca quise hacerte llorar
Haré lo que sea para hacer que esto vuele
Oh, tienes que aferrarte
Aferrarte a lo que sientes
Ese sentimiento es lo mejor
Lo mejor, muy bien
Voy a poner mi confianza en nosotros
Sé que este amor se dirige en la misma dirección
Hacía arriba

Mátame con tus palabras pero no con tu silencio…
(https://www.youtube.com/watch?v=P7eASHujx-w Nightcore Homage en manga - Musique triste)
Con una extraña opresión, Asami se ha levantado de la cama esa nublada y triste mañana pues durante todo el día de ayer no se ha podido comunicar con Korra, quien ahora parece estar evitando todo contacto con ella y no puede evitar sentir un gran vacío en el estómago sabiendo que no se trata solo de las náuseas matutinas que ha comenzado a sentir desde que sabe sobre su estado de buena esperanza, que a pesar de hacerle feliz saber que lleva una nueva vida en su interior más en específico una pequeña una pequeña personita que tendrá sus rasgos entre mezclados, comienza a sentir las pequeñas inseguridades que le provocan los cambios hormonales de manera brusca.
Es curioso cómo puede cambiarte la vida todo el asunto del embarazo volviéndole más vulnerable y sensible, sólo espera que la gestación no haga estragos en su rutina diaria aunque eso es lo que menos le tiene que preocupar pues todavía está pendiente el asunto de resolver las cosas con Korra y para hacerlo primero tiene que buscarla para poder hablar; inconscientemente baja su mano hacia su todavía, y de momento, plano vientre que dentro de algunos meses se volverá redondo como si cargase una sandía así que suspira con pesadez tratando de no pensar en todas las cosas que tendrá que dejar de lado como su corona en el equipo de las porristas y su ajustada ropa, ¡por Raava! Será madre a los diecisiete años y no quiere pensar en perder su escultural figura pero quizá todo puede valer la pena si hay un futuro al lado de Korra.
Mira un poco dubitativa el celular una vez que ha regresado de su tercera carrera hacia el retrete después de vaciar su estómago nuevamente hace un par de minutos, su aspecto comienza a demacrarse un poco así que debe poner más maquillaje al ya aplicado para no dar la impresión de estar enferma para no despertar sospechas en sus padres y justamente ahora ees consciente de que debe ir urgentemente a ver un médico y observar el desarrollo del pequeñín o pequeñina que parece estar creciendo en su vientre desde hace aproximadamente un par de meses, bueno más  o menos porque no sabe cómo calcular el tema de las fechas aunque eso no le preocupa de momento pues su atención se centra en si ha recibido algún mensaje o respuesta por parte de la morena en su pequeña ausencia pero al no ver ninguna notificación en la pantalla suspira con pesadez y se arma de valor para ir a su casa decidiendo que se saltará las clases para poder solucionar el asunto de una vez por todas y poder disculparse intentando retirar las palabras dichas durante su pelea.
Saludando a su madre en la mesa del pequeño comedor del desayuno, trata de beber el jugo de zanahorias con naranja que está frente a sí y que a pesar de ser uno de sus favoritos, por su estado, de momento no puede soportar el sabor del líquido resbalando por su garganta así que dificultosamente y con una mueca de desagrado, casi asco, bebe por completo el contenido despidiéndose de su madre, quien le mira como queriéndole detener para decirle algo pero no tiene el valor de hacerlo directamente sólo puede musitar antes de verla partir a casa de los Bauer; “espero que llegues a tiempo…”, palabras que no les ve sentido y que no dejará que le arruinen su mañana recién comenzada aunque por el brillo triste en los ojos de su madre puede advertir que hay una ligera probabilidad de que su sonrisa se vea arruinada mientras se encamina hacia su satomóvil deportivo que recién ha adquirido de Industrias futuro y que su padre le ha dado la facilidad de tenerlo.
―Buenos días ―  saluda Asami con una sonrisa cuando una de las jóvenes del servicio atiende la puerta una vez que ha descendido del satomóvil dirigiéndose de la puerta de la casa después de lo que ha sido casi una eternidad esperar fuera pues las palabras de “esperar demasiado” están rondando por su mente pues le dan a entender que si tarda demasiado podría arrepentirse aunque todavía no entiendo muy bien que quieren decir.
―Buenos días ― corresponde al saludo ―  ¿en qué le puedo ayudar señorita? ― Pregunta dejándole pasar.
―Disculpe que venga así de pronto pero, ¿Podría hablar con Korra? Estoy intentando comunicarme con ella desde anoche pero no responde y no sé, pensé que quizá le ha pasado algo… ― Comenta preocupada sintiendo una pequeña opresión en su vientre y pecho.
―La joven Korra y los señores Bauer no se encuentran, si gusta volver más tarde u otro día ― Responde amable la joven.
― ¿Tardarán mucho? ― Asami muerde su labio inferior nerviosa.
―No podría decirle a ciencia cierta, los señores Bauer fueron al aeropuerto ― “quizá un viaje de improviso y Korra les fue a dejar al aeropuerto…”, piensa la joven de mirada color esmeralda.
―De casualidad, ¿no sabes a iban al aeropuerto? ― Inquiere un tanto insegura de querer escuchar la respuesta, esto no le está dando buen presentimiento.
(https://www.youtube.com/watch?v=aE3T4GRFUnI KorrAsami || Shatter Me)
―Fueron a llevar a la joven Korra, regresa a la Tribu… ― La joven sigue hablando pero la mente de Asami se congela en la parte de llevar a Korra al aeropuerto porque regresa a su Tribu, “esto es peor de lo que había pensado, ¡por Vaatu, Asami! ¿Cómo harás para arreglar esto?!”, piensa desesperada inconscientemente posa su mano sobre su vientre queriendo cubrir al pequeño bebé de las malas noticias que le han dado pues parece ser que el pequeñín se ha alterado al igual que ella, que busca calmarse con un pequeño embrace entre los dos como cuando ha comenzado a leerle libros en sus tardes libres.
―Korra, ¿ella, mencionó algo de porqué regresará a su Tribu? ¿Regresará a Ciudad República? ― Pregunta con las manos temblorosas.
―No podría decirle señorita, todo pasó demasiado rápido ― responde sincera ― el día de ayer después de hablar con su padre comenzó a hacer su maleta así que no sé con certeza cómo responderle a eso ― “diablos, nuestra pelea… Bueno mi escena de celos”, piensa Asami con más nervios y demasiado frenética sin poder pensar con claridad ― lo único que puedo decirle es que su avión sale dentro de una hora más o menos y sobre si regresará, pues sólo escuché que será un tiempo indefinido ― añade ― ¿puedo ofrecerle algo de beber o comer? ― Ofrece al ver el semblante pálido de la joven de cabello color ébano.
―Eh, no gracias… Debo irme, recordé… Yo… Tengo algo que… Hacer ― y con eso se encamina hacia la puerta con algo de prisa sin esperar que la joven morena le acompañe.
Más pálida que de costumbre debido a la noticia recibida incluso más que durante las náuseas matutinas de esa misma mañana, Asami se encamina hacia su satomóvil figurando qué va a hacer, ¿correr hasta el aeropuerto y detener al que es el amor de su vida y decirle que van a ser “padres”, o guardar silencio y dejarle partir viviendo en un sueño constante de qué pasaría si…? Así que se decide por actuar conforme a la primera opción y aprovechando su habilidad de conductora experta, enciende el auto y conduce como el mismo demonio hacia el aeropuerto suplicando a Raava porque el vuelo sufra un retraso o una cancelación.
***
Mientras tanto Korra y sus padres aguardan en el aeropuerto esperando el anuncio del vuelo y por dónde deberá abordar dudando un poco si debe o no continuar con el asunto del viaje pues después de que ha tenido la charla con su padre muchas dudas se han cernido en su mente confundiéndole sobre lo que está bien o mal en lo que respecta al viaje y a alejarse hasta que un triste recuerdo vuelve a su mente haciéndole dejar de lado sus vacilaciones.
***  ***  **  Flashback  **  ***  ***
Durante toda la semana ha estado pensando en lo que ha sido su vida en esos últimos casi dos meses de su vida después de Opal y su situación con Asami, quien ha sido bastante buena evadiéndola cada día en la escuela sin darle el tiempo de aclararlo todo o si quiera hablar y no es que se esté cansando pero ya no tiene claro lo que está pasando pues en algunas ocasiones puede percibir la mirada color esmeralda de la joven heredera sobre su espalda cuando alguna de las chicas se acercan a hablar con ella, especialmente Azula aunque sabe que lo que ha vivido con Asami, sus recuerdos no serán borrados por otros labios, otras pieles u otros cuerpos.
Si fuese otra persona, quizá ya estaría intentando comenzando a rehacer su vida no en el sentido romántico por supuesto pero tal vez si volviendo a reconectarse con su rutina para tratar de volver a ser la que era antes, o al menos olvidar el creciente dolor que se refugia en su pecho impidiéndole seguir adelante lazándola al vórtice de la depresión y a pesar de que los chicos parecen tratar de apoyarla, nada pueden hacer porque la morena no da su brazo a torcer aunque parece ir avanzando lentamente en el proceso de sanación.
Camina de manera ausente por los pasillos de la escuela pensando nuevamente en alguna estrategia que le acerque a Asami y poder conversar de manera privada sin interrupciones, “como la última vez…”, recuerda ese pequeño encuentro en el pasillo de su casillero cuando la clase que asisten juntas termina antes del tiempo determinado y Korra casi corre tras ella para darle alcance, sus miradas han permanecido enganchadas durante un largo instante hasta que la campana anuncia el termino de las clases así que Asami baja su mirada pasando un mechón de cabello tras su oreja comenzando a caminar y dirigiéndose hacia su destino dejando a la morena con las palabras en la boca en el instante en que la gran población estudiantil comienza a aglomerar los pasillos, la escena transcurre en cámara lenta para la mariscal mientras tensan la mandíbula viendo marchar al que resulta ser el amor de su vida, curioso e irónico que sea la mejor amiga de quien en vida ha sido su novia.
Un par de días han transcurrido desde ese infortunado encuentro y ahora camina casi sin rumbo buscando con la mirada a quien le roba los suspiros, sonríe bobamente al pensar en lo importante que se ha convertido la hermosa capitana así que de manera habiendo decidido su estrategia, secuestrará a la chica si es necesario para poder sacar todos los sentimientos enterrados, cierto es algo loco pero como alguien ha dicho una vez en tiempos desesperados las medidas son desesperadas pues Asami no lo pone nada fácil y no da su brazo a torcer, “eres una testaruda terrible, fire lily…”, piensa Korra cuando siente que alguien toca su hombro mientras avanza hacia el estacionamiento.
―Hola Korra ― saluda Azula sonriendo de manera coqueta cuando la aludida se gira para verle.
―Hola Azula ― la sonrisa pícara aparece en su rostro curvando sus labios ante los pensamientos de sus planes “malvados”.
―Estamos muy sonrientes hoy ― observa pensando que ésta es su oportunidad de oro para acercarse a la atractiva mariscal ― verás, estaba pensando que quizá podríamos no sé… Salir al cine o a comer ― propone tomando un poco de valentía.
―Eh… Bueno, verás ― comienza a balbucear nerviosa ante la proposición que implica.
―No en plan romántico ni nada de compromisos, como amigas ― apunta para no obtener una negativa como en las anteriores ocasiones.
―Me temo que no, bueno hoy no… ― Pero se arrepiente al darle falsas esperanzas sabiendo que su corazón ya tiene nueva dueña ― Tengo planes ― aclara pero al ver el semblante triste de la joven se siente un poco culpable así que añade ― tal vez otro día…
―Oh sí, claro que puede cualquier otro día ― se acerca un poco más a la atleta invadiendo su espacio personal poniendo nerviosa a la morena haciendo que comience a retroceder con la intención de irse ― Korra, espera… ― Le detiene sosteniendo su brazo haciéndole que gire para verle.
― ¿Qué pasa? ― Le mira confundida sintiendo que acerca su cuerpo más al suyo.
―Tienes algo… Un poco de… ― No termina la frase cuando sus labios se unen a los de Korra.
― ¡Azula! ― Reclama empujándola para alejarse de la joven de mirada ambarina ― ¿Qué te sucede? ― La morena limpia sus labios pasando su mano para quitar el posible pintalabios que ha podido dejar impreso en su boca.
La sonrisa satisfecha de Azula no de la buna señal a Korra pues siente que el acto ha ido más allá de un impulso y tiene razón pues siente una pesada mirada en su espalda quedando estática en su lugar cuando ve a Asami parada a un par de metros cerca mirando directamente hacia ella y su acompañante, su mandíbula está tensa mientras que su mirada está cristalizada apretando sus libros contra su pecho y que al verse descubierta, su primer instinto es correr alejándose de la dolorosa imagen por lo que sale disparada tras ella gritando su nombre maldiciendo mentalmente a la maliciosa porrista.
― ¡Asami, Asami…Asami! ― Grita desesperada, “cielos, para ser porrista tiene buena condición”, piensa observando la considerable distancia entre ambas hasta que le da alcance en uno de los alejados pasillos solitarios y le toma de la muñeca haciéndole girar para detenerla y poder ver su rostro ― Asami, espera.
― ¿Qué quieres Korra? ― Musita entre dientes con voz quebrada aunque se puede adivinar un gesto dolido y enojado aunque más acertadamente se puede decir que está celosa.
― ¿Podemos hablar? ― La agitación se puede percibir en su voz así que toma una gran bocanada de aire una vez que se ha recompuesto posicionando una de sus manos sobre su rodilla.
―No creo que tengamos NADA de qué hablar así que por qué no me dejas en paz y regresas con tu nueva novia, no quiero causarte problemas ― responde con cierto resentimiento además de que las hormonas del embarazo le están afectando un poco y le están haciendo reaccionar de sobremanera.
―Oye, un momento ― se defiende la morena ― en primer lugar ella NO es mi novia y en segundo lugar, claro que tenemos mucho que hablar… Sobre nosotros, por ejemplo ― añade mirando a los ojos a la joven de mirada color esmeralda.
(https://www.youtube.com/watch?v=SKRr1e1c54Y Only Teardrops - Emmelie de Forest - Índigo - Spanish cover NA: Me encantó la canción pues me parece que describe a la perfección lo que está viviendo Korra mientras pide una explicación)
―Me temo que no hay un nosotros de qué hablar así que deja de estar molestándome ― pide mordiendo sus labios levemente para no perder la compostura y decir algo de más.
―No dejaré de molestarte porque es obvio que después  de lo que ha pasado entre nosotros ― contraataca ― y de una vez te digo que no me alejaré hasta que aclaremos todo eso.
―Eso que pasó, no debió pasar… Está mal ― murmura lo último para sí misma tratando de convencerse a sí misma ― tu eres novia de Opal ― añade con la voz quebrada.
―No está mal, yo no lo sentí así ― lentamente se acerca a tomar su mano con la propia temblando ― yo sé que sentiste lo mismo que yo y sí es sincero como creo, no está mal ― da un ligero apretón a su mano ― yo también sentí lo mismo al principio y estuve dándole vueltas en mi cabeza tratando de entenderlo, ¿y sabes de qué me di cuenta? ― Asami rehúye la mirada de Korra ― Que esto que comencé a sentir es algo puro, inexplicable y sincero a pesar de cómo se dieron las cosas entre nosotros y que evadirlo sólo nos está matando lentamente… Asami, tú y yo estamos destinadas a estar juntas.
― ¿Cómo puedes estar tan segura? ― Un nudo aparece en la garganta de la hermosa capitana sintiendo que su corazón da un vuelco al escuchar la valiente y honesta confesión mientras lentamente Korra le atrae hacia sí uniendo sus frente lamiendo sus labios de manera ansiosa conteniendo sus ganas de robarle un beso.
―Porque cada vez que te veo mi corazón se agita, mi respiración comienza a acelerarse y tus labios han dejado una gran marca sobre mi piel que nadie más podrá borrar aunque no estuviésemos juntas ― sube su mano derecha para acariciar su mejilla limpiando el rastro de una lágrima que resbala por su mejilla y aunque está a punto de ceder a la tentación de unir sus labios en un beso desesperado, el recuerdo del beso robado entre ella y Azula vuela a su mente haciéndole alejarse.
―No, simplemente estás siendo romántica porque estás buscando algo que llene el vacío que ha dejado Opal y lo que sucedió entre tú y yo fue un gran error porque eras la novia de mi mejor amiga, a quien traicioné descaradamente mientras moría lentamente ― se aleja del agarre de Korra como si sus manos fuesen un par de brazas que le quemasen recordándole su falta al voto de amistad ― y eso me hace una persona despreciable, yo…
―Asami, escúchame… Si hablamos de personas despreciables, yo lo soy más porque fue quien permitió que todo pasara ― admite tratando de hacer sentir mejor a la dolida porrista ― fue un error, sí pero fue uno de los mejores errores de mi vida ― toma su rostro entre sus manos y deposita un corto y ligero beso en sus labios ― así que ambas somos culpables que podemos tener un futuro si nos damos la oportunidad ― busca su mirada cuando siente la suya cristalizarse ― por favor ― suplica ― danos la oportunidad de recomenzar todo bien desde el principio.
―Korra, no… ― Toma sus manos y las aleja de su rostro ― Yo no soy tu felicidad y estoy segura de que nunca podríamos serlo, no mientras tenga éste remordimiento en mi ― desvía su mirada hacia otro lado ― así que deja de buscarme ― puede percibir que sus sentimientos le traicionarán si ve directamente su reflejo en las pupilas color zafiro de la joven delante de ella, “déjame vivir lo que resta de vida sintiéndome miserable”, piensa sintiendo sus ojos cristalizarse mientras su corazón de oprime.
―Dímelo a la cara mirando mis ojos y ten por seguro que no te molestaré más ― comenta suavemente levantando su barbilla para que le mire a los ojos buscando la mentira en sus ojos ― pero tan sólo piénsalo… Sé que no será nada fácil pero estoy dispuesta a enfrentar todo eso si estás a mi lado ― añade con la voz quebrada ― vamos Asami, te quiero, quiero todo de ti y quiero una vida contigo… Imagina una vida conmigo, tú y yo por siempre, todos los días, ¿podrías hacerlo por mí, por nosotros, por favor? Piensa en nuestra vida juntas en un año, cinco, diez, veinte, treinta o cuarenta años juntas a partir de aquí… ― Su mirada es tan suplicante como la de un infante pidiendo dulces.
―Korra, por favor… ― Suplica quedamente tratando de no imaginar ― Ya suficiente tengo con esta espina de arrepentimiento clavada en mí como para cargar con más sufrimiento y hacerte infeliz.
―Vamos, dilo Asami y yo saldré de tu vida, ya no sabrás de mí, te dejaré en paz…
(https://www.youtube.com/watch?v=QW86YqZDSwU Korrasami – Forever)
―Está bien, por favor deja de buscarme… ― Las palabras de decir más difíciles en su vida ―No quiero nada contigo así que déjame en paz ― sentencia encontrando el valor suficiente para mirar directamente a sus ojos sosteniendo la mirada sin titubear al momento en que su rostro se torna casi inexpresivo buscando apoyo en la imagen del beso entre Korra y Azula.
―Ok… ― El aire en los pulmones de la mariscal escapa como si de un par de globos se tratase sintiendo que su corazón deja de latir a causa de que un millar de cuchillas se clavan en él al mismo tiempo ― Ya no te molestaré más ― y sin mediar otra palabra se gira dejando  a la hermosa capitana sola mientras siente que sus ojos se inundan de lágrimas con cada paso que se aleja.
Asami suelta el llanto contenido dejando caer sus libros al tiempo que cae de rodillas sobre el suelo sintiendo las lágrimas amargas a causa de sus palabras sabiendo que se arrepentirá por lo que ha hecho además de que las hormonas están haciendo estragos en su estado de ánimo haciéndole sentir pero aún mientras ve como se aleja Korra en cámara lenta, sus hombros temblando ligeramente a causa del imprevisto adiós que se ha propiciado aunque ambas están igual de dolidas por como parece haber terminado su historia de amor sin comenzar aunque lo que ninguna de las dos sabe es que cuando las circunstancias el destino deciden confabularse para unir los caminos de dos personas están unidos, no hay poder humano que pueda separarlo porque han sido atados por un delgadísimo hilo rojo que jamás se rompe no importa cuántos tirones o fragilidades se puedan presentar.
***  ***  **  Fin de Flashback  **  ***  ***
Las duras palabras de Asami hacen que el hueco en su corazón se vuelva más grande al evocar ese recuerdo de su discusión y por más que intenta reponerse para encontrar el valor de no dejarse vencer para quedarse y pelear, las palabras se clavan como punzantes dagas en su interior provocando más dolor por lo que sacude su cabeza tratando de alejar esos pensamientos una vez  que su padre le ha informado que han llegado al aeropuerto así que con un profundo suspiro resignado bajan del satomóvil para bajar la maleta de Korra y acercarse a la sala de espera con una hora de anticipación como lo estipulan las aerolíneas.
― ¿Quieres que nos quedemos a esperar contigo? ― Orece su madre parada a un lado de su padre con ambas manos sobre su pecho, su mirada triste y abrumada al ver a su hija partir.
―No… Yo, creo que estaré bien ― trata de sonreír pero la mueca es tan forzada que sus padres se dan cuenta de ello.
―Korra si no quieres irte, todavía podemos regresar a casa ― sugiere su padre pasando su brazo sobre los hombros de su esposa, quien le abraza conteniendo sus lágrimas de despedida.
―Ya lo he decidido padre ― se acerca a ambos y les abraza a cada uno de manera afectuosa despidiéndose y tomando un par de minutos en cada abrazo ― bien supongo que es hora de irme ― comenta con una sonrisa triste tomando su maleta para dirigirse a la escalera eléctricas que le llevan cerca de la sala de espera cuando la voz robótica anuncia el vuelo.
Con su mano se vuelve a despedir de sus padres mientras se aleja lentamente de su mirada y es cuando Senna se echa a llorar en los brazos de su esposo sabiendo Korra regresa a casa sólo un tiempo y no se va para siempre pero lo cierto es que le sigue resultando doloroso ver a su pequeña partir y más bajo las circunstancias en que se va, se siente impotente de no poder aliviar la tristeza que le agobia.
Korra camina lentamente hacia la sala buscando con la mirada un espacio vacío donde sentarse, se coloca un gorro color negro que ha empacado en su mochila sacando su pequeño reproductor de música para colocarse los auriculares dando play al aparato aprovechando para revisar las notificaciones en su celular dándose cuenta de un par de llamadas por parte de Asami y decide ignorar nuevamente la insistencia de la chica perdiéndose en la música mientras coloca su celular nuevamente en el bolsillo de su pantalón escuchando el anuncio de petición para abordar.
(Sé que ya había puesto la canción antes en su otra versión pero pero les dejo la versión original también me encanta y me parece queda perfecta para la ocasión así que ustedes disculparán https://www.youtube.com/watch?v=5n37ZiWCJgU Emmelie De Forest - Only teardrops (subtitulada en español)
“Eres una cobarde…” le parece escuchar que alguien susurra en su mente.
“Yo no soy ninguna cobarde” responde con enojo.
“Oh claro que lo eres” asevera la voz.
“Que no lo soy, ¿Qué te hace decir eso?” se levanta de su asiento para encaminarse hacia la puerta de abordaje.
“Entonces, ¿Por qué no te quedas y luchas por ella? Se supone que si la amas debes permanecer a su lado sin importar nada” vuelve a responder con severidad.
“Porque ella me lo pidió” titubea sacando su pasaje de abordaje.
“¿Y en verdad crees que es lo que quiere? Korra ella está herida al igual que tú, no sabe lo que quiere ni lo que dice claramente, abre los ojos y date cuenta de que estás cometiendo el error de dejarla ir, quédate y lucha por ella…”
Korra sostiene el puente de su nariz tomando el último lugar en la fila tratando de aclarar su mente mientras camina avanzando siguiendo a un par de chicas que también se han quedado rezagadas y le dan un par de miradas coquetas que ella trata de ignorar; la fila comienza a terminarse y cada vez está más próxima a abordar sintiendo una ligera gota de sudor recorrer su sien a causa del nerviosismo.
―Bienvenida a vuelos Del Sur, le agradecemos su preferencia por viajar con nosotros ― saluda con una enrome sonrisa una de las empleadas una vez que ha llegado hasta el final de la fila ― ¿me permite su boleto? ― Estira su mano para tomar le boleto.
― ¿Eh? ― Korra parece desorientada pero le entrega su boleto cuando siente que por enésima vez vuelve a vibrar su celular en su bolsillo sabiendo de quien se trata poniéndose en un dilema, sujeta con fuerza el papel en su mano impidiendo que la joven de la aerolínea haga su trabajo.
― ¿Joven? ― La chica eleva una ceja mirándole dubitativa y molesta por retrasar su trabajo.
―Sí, lo siento… ― Suelta el boleto tomando su celular para ver la imagen de Asami en una llamada entrante y dirige su mirada hacia atrás despidiéndose de Ciudad República caminando hacia el pasillo alfombrado que le lleva hacia el dirigible aunque algo en su interior le dice que tome la señal que le están dando para hacer lo que realmente quiere hacer pero no es hasta que se encuentra en su asiento que observa por la pequeña ventana a su lado que percibe la señal correcta, ahora sabe qué hacer…

***
(https://www.youtube.com/watch?v=cEjzSJgY2Uo Non/disney crossover – Comatose)
Asami conduce lo más rápido que puede su satomóvil, la incertidumbre no saber a qué hora sale el vuelo de Korra le está matando lentamente pues sabe que la decisión la ha tomado a causa de ella y su discusión por lo que se siente tan culpable de que las cosas terminasen así por su propia testarudez al no leer la carta de Opal antes y enterarse de que lo suyo con la morena podría ser posible pero el temor del remordimiento no le ha dejado ver con claridad las cosas incluso después de haber escuchado las palabras y la confesión de la mariscal pidiendo una oportunidad.
“No, Korra no puedes irte…” piensa mientras inconscientemente coloca una mano sobre su abdomen sonriendo tristemente ante la posibilidad de que por su culpa su bebé crezca sin su madre a su lado así que acelera otro poco pero disminuye un poco la velocidad por los peatones que podrían cruzarse en su camino y no quiere que por un accidente no llegue a tiempo a detener a Korra.
Suspira con alivio al ver más cercano el aeropuerto y suplica a Raava que la casi media hora de camino no le hubiese retrasado como para no llegar a tiempo así que aparcando en el lugar más cercano y libre saliendo disparada hacia las puertas del edificio cerrando a penas la puerta del satomóvil sin preocuparse de colocar el seguro y busca con la mirada algún indicio de Korra por algún lugar sin éxito decidiendo acercarse a preguntar en una de las taquillas.
―Disculpe, ¿podría decirme si alguno de los vuelos se dirige hacia la Tribu Agua de Sur? ― Aborda a una de las chicas que vende los boletos.
―Claro, permítame ― hace algunas cuantas revisiones ― hay un vuelo que se va por la puerta A-31 en el ala este pero lamento informarle que se va a las once am.
Asami corrobora su reloj y ve con horro que ya casi es hora y sólo tiene diez minutos por lo que sigue las indicaciones para llegar hacia la puerta sacando su celular en el trayecto tratando de comunicarse con Korra nuevamente sin obtener éxito alguno, lágrimas de frustración ruedan por sus mejillas en cada momento que se acerca más a su destino sintiendo que no avanza nada hasta que son un suspiro de alivio ve la puerta A-31 sólo para borrar su sonrisa al percatarse de que una joven en un uniforme azul claro cierra la puerta del pasillo.
―Perdone pero, ¿el dirigible se ha ido ya? ― Su garganta se siente seca pero no por su larga caminata sino porque sabe que ha llegado tarde.
―Sí, hace un minuto ha despegado, lo siento si perdió su vuelo ― se disculpa tomando los boletos alejándose de allí.
Con una expresión derrotada, Asami camina hacia uno de los bancos soltando unas lágrimas sabiendo que ha perdido a Korra para siempre así que cubriendo su boca con su puño para impedir que un par de sollozos salgan comienza a llorar libremente sin importar que las personas le vean cubre su rostro con ambas manos mientras recarga ambos codos sobre sus piernas para buscar algo de confort tratando se no pensar en lo que ha pasado, sus hombros tiemblan ligeramente mientras siente que su corazón se estruja y se vuelve más pequeño de lo habitual mientras acaricia su vientre tratando de consolar al pequeñín o pequeñina que crece allí imaginando que siente lo mismo que ella por la conexión que comienza a unirles.
Pasan alrededor de quince minutos hasta que logra calmarse casi por completo así que con expresión derrotada se levanta de su asiento y trata de limpiar su rostro con el dorso de su mano cuando siente que le acarician la espalda y se vuelve para ver de quien se trata encontrándose con un pequeño que le ofrece un pañuelo.
―Gracias ― murmura regalándole una ligera sonrisa muy triste.
―Las chicas lindas no deben llorar ― murmura mientras le regresa la sonrisa cuando Asami niega levemente con la cabeza ― ella me lo dijo ― comenta mientras comienza a caminar.
―Espera, ¿Quién te dijo? ― La joven heredera le detiene mirándole completamente confundida.
―Ella me lo dijo, oh y casi lo olvidaba ― acerca su mano a su bolsillo y saca un pequeño botón de fire lily colocándolo sobre la palma de su mano ― dijo que eran tus flores favoritas ― Asami ahora sí que no entiende nada ― y me dijo también que al decirte esto, tomes tu celular… ― El niño ahora sí se aleja dejando con más dudas a la hermosa capitana cuando ésta busca su celular perdiendo de vista al niño comienza a buscarlo para resolver sus preguntas cuando lo siente vibrar y ve el nombre de alguien de quien menos esperaría una llamada en ese momento así que se apresura a responder caminando para alejarse del ruido y poder escuchar mejor.
― ¿Korra? ― Su voz titubeante le dice que podría estar soñando pero cuando la voz al otro lado le saluda, se queda completamente en silencio NA:“” Voz de Korra hablando con Asami ―  “¿Estás ahí”?... Sí, estoy…Estoy aquí… “Que bien, ¿recibiste mi obsequio?... Sí, yo… Lo siento Korra, debí haber llegado antes al aeropuerto, yo… ― La joven heredera comienza a llorar ― Tenías razón, ¿sabes? Yo también siento lo mismo que tú y fui una tonta y ciega por negarlo en primer lugar… “¿Y por qué mentiste?”… Porque, porque tenía miedo, miedo al rechazo y lo que dirá la gente, yo… Tengo que decirte algo aunque quizá ya no importe pero quiero hacerlo de todos modos… Korra, yo he estado enamorada de ti desde que te conozco… ― Korra cae en completo silencio al otro lado de la línea ― Sé que es un terrible momento para decirlo pero creo que ya no puedo ocultarlo más… “¿Y por qué no dijiste nada?”… Porque… Porque estabas con Opal y yo no tenía derecho a entrometerme entre ustedes, parecían tan felices que el sólo hecho de saberlo era suficiente para mí así que debía matar mis sentimientos por ti… Eras una mujer prohibida pero aun así lo que sentía por ti crecía y crecía cada vez más y ya no podía contenerlo, es por eso que tomé la oportunidad que me diste aquella noche cuando estuvimos juntas porque sería el mejor recuerdo que tendría, algo efímero pero inolvidable, algo que guardaría en memoria por el resto de mi vida… “¿Y no te arrepientes de haberlo hecho?” ― Asami lo analiza por un momento ― No, no me arrepiento ni un segundo de haberlo hecho aunque de lo que si me puedo arrepentir es de haber traicionado la confianza que puso Opal en mí porque ella era mi mejor amiga y yo le pagué dándole una puñalada por la espalda, soy una persona despreciable… “Tú no eres una persona despreciable, y si es tal el caso, yo también lo soy porque fui participe en eso pero aunque cometamos errores, ese ha sido uno de los mejores errores porque fue contigo”… ― La joven heredera ríe levemente por la ironía del asunto aunque pensando un poco y deseando que Korra hubiese olvidado sus palabras durante la discusión anterior, se arma de valor se atreviéndose a preguntar  ― Korra yo… Lo siento, siento todo lo que dije anteriormente, no lo dije en serio porque estaba asustada y enojada, no pensaba con claridad y además me sentía una traidora pero ahora que he pensado mejor las cosas me he dado cuenta de que cometí un grave error… “¿Sí, cuál?”… ― Traga el nudo en su garganta ― Que me dejé cegar por mis temores y no me permití verlo antes, no me permití ver que también te quiero, también te quiero a ti, y claro que sí quiero una vida contigo, sí nos veo juntas en cuarenta años… Sí, he imaginado nuestra vida juntas durante mucho tiempo desde antes de que todo esto pasara porque yo, yo te amo…  ― Las palabras abandonan sus labios sin que lo piense dos veces y tiene que cubrir su boca para evitar que un sollozo abandone su boca ― Lo siento, yo… Pero ahora ya no tiene importancia porque tú te has ido y… “¿Estás segura que me fui?”… ― La pregunta le toma por sorpresa y sus ojos se abren como platos levantándose del suelo donde ha permanecido por varios minutos desde que ha hecho la confesión, voltea hacia todos lados buscando a la morena con la mirada pero no logra encontrar ni una pista ―Vas camino hacia tu tribu… ― Asegura ― Ya no hay nada qué hacer… “Yo creo que sí, sí hay muchas cosas por hacer… ¿Por qué no me buscas y me encuentras en la planta baja?”… ― El último comentario le hace dirigirse hacia la escalera eléctricas con el celular en mano girando la cabeza en todas direcciones buscando un objetivo (https://www.youtube.com/watch?v=4ls4nauu3lM Hans Zimmer - Casi divas escuchar hasta el minuto 3:28 más o menos) ― “Por aquí”… ― El celular casi cae de su mano al divisar a lo lejos en la planta baja a la persona que ha estado buscando, le saluda con la mano mientras comienza a aproximarse con maleta en mano mientras Asami le imita dirigiéndose hacia la escalera saltando escalón por escalón sin esperar que el motor haga lo suyo de acercarla más hacia la planta baja y la joven atleta tira su maleta para aproximarse más rápido a ella.
Asami camina a toda velocidad para encontrar a Korra hasta que están a escasos centímetros y al joven heredera se lanza a sus brazos comenzando a llorar de felicidad cerciorándose de que no está viendo un espejismo mientras la mariscal  se aferra al delicado cuerpo que se abraza a ella intentando tragar el nudo en su garganta ante el abrazo y el encuentro tan ansiado dejando que los sentimiento de pérdida sean desechados por sus corazones para albergar otros como la esperanza y regocijo.
―Te quedaste… ― Murmura Asami contra su oído con la voz quebrada a causa de las lágrimas y más que pregunta es afirmación.
―Sí, no podía irme, no sabiendo que yo también te amo… ― Se aleja del abrazo para ver su rostro y quitar los rastros de las lágrimas en sus mejillas ― No me rindo tan fácil ― une sus frente y sonríe antes de besarle tiernamente y la hermosa capitana siente que su corazón da un vuelco.
***  ***  **  Flashback  **  ***  ***
Después de abordar en el dirigible, Korra se sienta en el lugar correspondiente aún después de que la señal que ha estado esperando ha sido vista después de que  la sensación de vacío y derrota no le permiten sentarse con tranquilidad así que tomando sus cosas sale de manera apresurada del dirigible antes de que éste despegue sale por el pasillo que ha abordado recibiendo un reclamo por hacer caso omiso de las instrucciones y se dirige hacia la escalera cuando ve pasar a Asami a toda velocidad en la dirección contraria a la de ella y aunque intenta detenerla, no le escucha así que usando la ayuda de un niño usando unos caramelos, le envía a buscarla mientras piensa cómo va a hacer las cosas.
***  ***  **  Fin de Flashback  **  ***  ***
(https://www.youtube.com/watch?v=hVT-wHVoXzU AMV I'll always be around)
― ¿Lo dijiste en serio? ― Pregunta de la nada Korra.
― ¿Qué?
―El te amo… ― Su mirada enternecida busca la verdad en el reflejo de sus pupilas.
―Por supuesto que sí, todo lo que dije por teléfono lo dije en serio incluso la parte de la confesión mi amor por ti desde antes de lo de Opal… ― Añade nerviosa.
―Yo también te amo ― le interrumpe con un dulce beso ― ¿Y todavía tienes miedo? ― Pregunta rememorando que le ha dicho sobre sus temores.
―Sí, todavía los tengo ― responde ― pero de no poder estar contigo ― confiesa sonriente estrechando sus brazos en el cuello de la mariscal.
―Yo siempre voy a estar contigo así que no hay nada que temer ― asevera.
―Lo sé… ― Asami se abraza más a su cuello recordando que hay algo que tiene que decirle a Korra lo antes posible cuando su vientre acaricia el de la morena ― Y sobre eso, hay algo que tengo que decir ― en su voz se puede adivinar un poco de culpa.
― ¿Qué es? ― La joven atleta le abraza con igual  fuerza.
―Preferiría que fuese en privado.
Korra asiente y separándose del abrazo busca su maleta en el suelo y se encaminan hacia el satomóvil para dirigirse hacia a algún lugar tranquilo y darle la buena nueva, la joven de cabellos color ébano sólo espera que la noticia sea de igual dicha para la morena.


Última edición por Admin el Jue Dic 01, 2016 8:25 pm, editado 1 vez
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOVIA PARA MI NOVIA // LIURIBE21

Mensaje por Admin el Jue Dic 01, 2016 8:24 pm

Capítulo 19

Oh oh oh oh oooh
Oh oh oh oh oooh
Oh oh oh oh oooh
Oh oh oh oh oooh

Lo arruiné esta noche, perdí otra pelea
Aún lo arruino pero comenzaré otra vez
Continúo cayendo, continúo tocando el suelo
Siempre me levanto para ver lo que sigue

Los pájaros no simplemente vuelan, ellos caen y se levantan
Nadie aprende sin cometer un error

No me rendiré, no, no desistiré
Hasta que alcance el final y luego volveré a empezar
No, no me iré, quiero probarlo todo
Quiero probar aun cuando podría fallar
No me rendiré, no, no desistiré
Hasta que alcance el final y luego volveré a empezar
No, no me iré, quiero probarlo todo
Quiero probar aun cuando podría fallar

Oh oh oh oh oooh
Intentaré todo
Oh oh oh oh oooh
Intentaré todo
Oh oh oh oh oooh
Intentaré todo
Oh oh oh oh oooh

Mira cuán lejos has llegado, has llenado tu corazón con amor
Cariño, has hecho bastante para cortar tu respiración
No te dejes vencer, no necesitas correr
A veces llegamos últimos, pero hicimos nuestro mejor esfuerzo

No me rendiré, no, no desistiré
Hasta que alcance el final y luego volveré a empezar
No, no me iré, quiero probarlo todo
Quiero probar aun cuando podría fallar
No me rendiré, no, no desistiré
Hasta que alcance el final y luego volveré a empezar
No, no me iré, quiero probarlo todo
Quiero probar aun cuando podría fallar

Continúo cometiendo nuevos errores
Continúo cometiéndolos a diario
Esos nuevos errores

Oh oh oh oh oooh
Intentaré todo
Oh oh oh oh oooh
Intentaré todo
Oh oh oh oh oooh
Intentaré todo
Oh oh oh oh oooh
Intentaré todo

¿Recuerdas…El primer “hola”, la primera mirada, la primera conversación, la primera sonrisa, la primera carcajada, el primer mensaje, las primeras mariposas, el primer roce, el primer pensamiento en la de mí, de ti, de nosotros dos…? ¿Recuerdas la primera imaginación en la noche de vernos juntos de la mano, nuestro primer abrazo, nuestro primer beso, nuestro primer “te quiero”, nuestra primera aventura, nuestras primeras tonterías…? ¿Recuerdas nuestra primera fotografía…? ¿Recuerdas lo mucho que sonreías estando conmigo? Pues yo sí, y te prometo que lo puedo recordar miles de veces y siempre aparecerá la misma sonrisa, sólo recuerda una de esas cosas y sabrás porque aún sigo aquí…

El camino hacia algún lugar donde puedan hablar resulta bastante silencioso pero no incómodo en el satomóvil de Asami, ambas van perdidas en sus pensamientos sobre los últimos acontecimientos ocurridos en el aeropuerto y sobre cómo las cosas cambiarán ahora que la joven heredera le ha confesado sus sentimientos a la mariscal, algo que puede tardar en digerirse después de lo que han vivido y su transición a ser algo más que amigas o simples conocidas cuando el único lazo que tienen es que una ha sido la mejor amiga de Opal y la otra su querida novia.
Así que después de seguir conduciendo, optan por un relajado y poco concurrido lugar en el parque, Korra sugiere que deberían comer un helado pues quizá con eso podrían romper el hielo cuando siente la tensión en el cuerpo de Asami que quiere aliviar y le parece que un poco de dulce puede ayudarle con cualquier amargura que tiene escondida.
―Bien, ¿sobre qué querías hablar? ― Comienza la morena al ver que ninguna de las dos habla dando una corta lamida a su helado mientras que la hermosa capitana deja de comer de su cono para volver a tensarse dando un suspiro bastante pesado sintiendo que más peso se cierne sobre sus hombros ― Oye, si no quieres hablar está bien, lo entiendo así que tómate tu tiempo… ― Le regala una sonrisa para tratar de hacer que se relaje ― Aunque creo que ya dijimos lo suficiente en el aeropuerto ― añade tratando de hacerla sonreír, cosa que consigue a penas por un poco.
(https://www.youtube.com/watch?v=McJcYMCJRM4 Down - Jason Walker – Español)
―No es que no quiera hablar pero… ― Desvía su mirada hacia la nada sintiéndose analizada por el par de pupilas color azul que están a su lado coloca una mano en la banca ― Es un poco difícil y delicado… Por Raava, esto era más fácil de decir en mi mente ― murmura entre dientes más para sí misma pero Korra lo capta y busca su mano para darle un ligero apretón intentando darle coraje pero la hermosa porrista baja su rostro escudando su hermoso rostro con sus largos y ondulados cabellos color ébano sintiendo que todo el valor que ha ido acumulando después de que la ha detenido antes de irse, está esfumándose lente y tortuosamente.
―No creo que sea bueno que te lo guardes, sabes que puedes contar conmigo en lo que sea, no importa que tan feo esté el asunto no hay nada que no podamos hacer si estamos juntas ― levanta su barbilla para que su rostro quede a su altura y pueda ver que lo dice sinceramente, aparta unos mechones color ébano para que no le quite la vista de su hermoso rostro y deposita un beso en su frente provocando que ambas cierren sus ojos para sentir más profundo el contacto.
―Gracias ― le regresa una sonrisa triste, “sólo espero que lo que te diga no te haga cambiar de parecer…”, piensa nerviosa ― ¿recuerdas que, bueno, hace un par de meses tú y yo…? ― La pregunta sugiere demasiada información y la mente de la mariscal comienza lentamente a procesar la insinuación de lo que está a punto de decir porque la palabra intimidad está escrita en la pregunta de manera implícita así que asiente levemente pasando saliva formulando miles de ideas que tratan de bloquear lo que realmente quiere decir más por nervios que por otra cosa trayendo para ambas recuerdos de su traición hacia Opal a pesar de que la joven les hubiese otorgado su bendición ― Bueno, no quiero que pienses que lo estuve planeando… Yo… ― Sin darse cuenta de que sus sentimientos han tomado el control de la situación, principalmente por su creciente cambio hormonal y el temor que le está invadiendo, por lo que sus palabras se ven entrecortadas por su llanto y el nudo en la garganta formado por los nervios mientras sus manos comienzan a temblar tirando el cono de helado en el suelo asustando a la joven atleta de sobremanera así que sólo atina a sujetar sus manos entre las suyas para tratar de calmarla y se percata de que están completamente empapadas por un sudor bastante frío a causa del miedo además de que su expresión pálida y asustada no le ayuda.
―Oye, tranquila… Intenta respirar un poco y tómate tu tiempo en esto ― le atrae con su brazo derecho para confortarla depositando un beso en su sien y su cabello, acariciando su brazo derecho en medio de su abrazo viajando hacia su espalda para dibujar ligeros círculos de manera ausente perdiéndose en la nada ― ¿mejor? ― Pregunta una vez que se separan un poco para ver su expresión, Asami asiente levemente ― Bien, ¿me decías entonces que…?
―Eh, bueno en esas dos ocasiones… ― Comienza sonrojándose al igual que la morena ― Tú fuiste con quien tuve mi primera vez y no he estado con nadie más… ― Exhala nerviosa aclarando el punto cerrando los ojos para evitar hacer contacto con la mariscal ― Korra, yo no estuve buscando esto… Jamás quise que las cosas pasaran de ésta manera, yo lo siento… ― Su voz es quebrada por el llanto nuevamente mientras introduce su mano en su bolso buscando algo entre la revoltura de todos los objetos que lleva consigo hasta encontrarlo y apretándolo un poco entre sus dedos y su palma antes de tomarlo, saca una de las pruebas que ha lleva consigo en su bolso desde que se ha enterado del embarazo y bajando la mirada hacia la barrita escondida en su puño, se la entrega a Korra, quien palidece al tomar el objeto percatándose de lo que es y su rol dentro de la conversación observando detenidamente las dos líneas que marcan positivamente el estado de buena esperanza en el vientre de una futura mamá.
Korra toma la barrita para darle otra mirada y poder desengañarse sólo para confirmar lo que ya ha visto con sus propios ojos mientras su mano libre toma el gorrito que ha llevado puesto desde que ha estado en el aeropuerto para liberar sus cabellos y poder despeinarlos, de pronto el oxígeno le hace falta y comienza a sudar frío pues la noticia de que estará cargando quizá una mini versión suya o de Asami, el golpe de realidad le llega de sorpresa aunque no debería estarlo cuando claramente ha sido completamente descuidad en el asunto de la intimidad por más que en múltiples ocasiones sus padres han estado sobre ella hablando sobre el delicado tema así que no todo es culpa de la joven heredera, de hecho es una “culpa” que comparten ambas ahora y aunque siempre ha imaginado comenzar una familia a temprana edad, no ha imaginado que eso sería más pronto de lo que ha esperado; intenta levantarse para tomar un poco de aire analizando sus ideas y pensamientos sobre lo que harán ahora pero sus piernas le fallan y todo se vuelve oscuridad de un momento a otro.
Un par de minutos más tarde, completamente desorientada y perdida, despierta tirada sobre el pasto con un ligero dolor de cabeza recargada en las piernas de Asami, quien le abanica con ambas manos tratando de hacerla regresar en sí; se apoya en su tembloroso codo y posteriormente en su brazo mientras pasa su mano libre por su frente imaginando que todo ha sido un sueño pero la barra que mantiene presionada fuertemente en una de sus manos le dice que todo es verdad y no son alucinaciones.
―Asami, ¿tú…? ― Su mirada baja de su nervioso y culpable rostro hacia su vientre todavía plano ― ¿Nosotros…? ― Murmura con voz queda.
―Sí… ― Acentúa su respuesta asintiendo fervientemente escapando a la mirada que la mariscal del da acariciando su vientre ligeramente ― Entiendo que sabiendo esto, quizá ya lo nuestro no funcione… Pero no pienso deshacerme de él… ― Sus manos se colocan sobre su vientre como escudando a su bebé de cualquier peligro que pudiese pasarle ― Pienso tenerlo y… ― Su voz se ve cortada por un par de finos y tentadores labios que sellan los suyos en un puro beso casto.
(https://www.youtube.com/watch?v=qkP6Tf79UrM o Build a Home - The Cinematic Orchestra (Lyrics))
―Jamás te pediría que hicieras algo así… ― Murmura suavemente después de que se han separado y coloca su mano tras su nuca ligeramente para impedir que se aleje mientras sus frente se tocan y sus ojos antes cerrados pueden ver más lágrimas descender de los ojos de la hermosa capitana ― Oye, no llores… No estés triste… ― Suplica limpiando los rastros con las yemas de sus dedos sin percatarse de que sus propias lágrimas comienzan a descender lentamente.
―No lloro porque lo esté, lo hago porque me siento feliz de que aceptes la noticia tan bien… Me temía lo peor, yo… ― Confiesa y Korra siente su corazón encogerse con el sentimiento de culpa mientras Asami limpia los rastros de lágrimas que se dibujan en las mejillas de la morena con sus pulgares.
―Yo jamás rechazaría un hijo mío, sí, lo admito me tomó por sorpresa porque realmente no me lo esperaba… ― Confiesa ― Aunque dadas las circunstancias de nuestros encuentros era lo más lógico que podría pasar ― admite observándole sonrojarse ― ¿tú sabes…Sabes cuánto tienes? ― Rasca su nuca como regularmente lo hace cuando está nerviosa preguntando tímidamente viendo hacia el vientre plano de la hermosa capitana, quien niega con la cabeza.
―No, no he ido a chequeo, lo descubrí hace un par de días después de que mi periodo volvió a fallar por segunda ocasión así que supongo que estoy de dos meses, quizá ― comenta sonrojándose al hablar sobre un tema íntimo como resulta ser su menstruación con Korra a pesar de que ella también es chica, bueno, mitad.
―Entonces, debemos ir a hacer ese chequeo lo antes posible… ― Comenta levantándose de manera lenta y tambaleante para ayudar posteriormente a la joven heredera ― Wow, un bebé ― comenta viendo nuevamente el vientre de su acompañante ― ¡un bebé! ― Salta de alegría de manera infantil como cualquier infante que ha conseguido un dulce para después arrodillarse frente al vientre de Asami ― Hola, tú allí dentro, soy mami… ― Acaricia la zona con tacto tembloroso para después reír nerviosa y tontamente ― Lo siento, creo que estoy muy emocionada y… Todavía no puede escucharme, ¿cierto? ― Se sonroja por su comportamiento mientras que la joven heredera niega levemente sonriendo con completa alegría escondida disfrutando del cariñoso gesto de la madre de su futuro bebé.
―Me temo que no ― le dedica una sonrisa apenada ― Bueno, ¿y ahora qué? ― El peso de angustia que ha estado sintiendo le abandona poco a poco y puede respirar con tranquilidad porque la reacción de la morena es más que favorable aunque ahora deben enfrentarse con la reacción de sus padres, lo que agrega un poco más de peso y tensión a sus hombros.
―No lo sé, supongo que debo comenzar a buscar un empleo para lo que se viene… ― Sujeta sus cabellos un tanto desesperada y abatida pero mostrando una sonrisa feliz porque será madre.
― ¿Crees que deberíamos decírselo a nuestros padres? ― Pregunta Asami con un poco de temor en su voz mientras ambas regresan a sentarse a la banca mientras Korra le ayuda a hacerlo temiendo que se fuese a romper, la sobreprotección de la morena comenzará a mostrarse de ahora en adelante.
―Creo que sí, es lo más conveniente para ahorrarnos muchas preguntas sobre comportamientos extraño ― Asami asiente ― además comenzará a notarse y prefiero que se enteren por nosotros que por alguien más, por cierto, ¿alguien más sabe de esto? ― Le mira curiosa.
―Sólo Ginger, y planeaba decírtelo a ti esta mañana cuando me enteré que te ibas… ― Confiesa.
―Bien, supongo… ― Comenta tallando su nuca de manera nerviosa.
― ¿Cuándo les diremos a nuestros padres? ― La joven heredera recarga su cabeza en el hombro de la morena.
―Cuanto antes mejor… ― Recarga su mejilla contra la cabellera de la hermosa capitana.
***

(https://www.youtube.com/watch?v=nk-uZmbu5ag Within Temptation - Apologize (One Republic Cover))
La expresión de cuanto antes mejor que ha dicho Korra, sorprende a Asami pues no ha pensado que sea tan rápido como esa misma tarde que han llegado a la casa de la morena sorprendiendo de sobremanera a Senna cuando les ha visto caminar dentro de la casa con las manos unidas pensando que su hija va camino a la Tribu en un dirigible desde esa mañana pero lo que mantiene intrigadas a ambas mujeres de madura edad, es su repentina petición para hablar sobre algo importante y extremadamente delicado aunque no han imaginado la magnitud de lo que la petición implica.
Por un momento tanto Yasuko como Senna permanecen en silencio al otro lado de la mesa observando detenidamente a sus dos hijas adolescentes, quienes nerviosas toman asiento y sujetan sus manos bajo el mueble de madera mientras un sonrojo profundo aparece en sus mejillas mostrando la culpabilidad en sus miradas pues saben que la irresponsabilidad de sus acciones en un momento de pasión traería sus consecuencias aunque en esos momentos usar protección es lo menos que han recordado usar decepcionando a sus madres y traicionando por completo sus valores y enseñanzas en sus cortos diecisiete años.
Ni Korra ni Asami pueden sostener la mirada que aunque reprobatoria, esconde un brillo de alegría en los orbes de ambas madres que se dan un gesto cómplice de manera silenciosa tratando de torturar un poco más a sus ya no tan pequeños retoños irresponsables, que ahora mismo parecen un par de niñas atrapadas en una travesura de tamaño mayúsculo por la magnitud de lo que representa la grandiosa noticia que les han comunicado aunque Yasuko sigue procesando el hecho de que Korra tenga parte de la anatomía de un chico y por ende ocasionando el problema en el que ahora están metidas.
―Mamá, yo…― Comienza a explicar su defensa pero guarda silencio cuando sus ojos ven su propio reflejo en los chispeantes orbes color azul claro de su madre y el similar color verde esmeralda en los ojos de quien en un futuro próximo pasará a ser su suegra.
―Ninguna palabra Korra, déjame decirte que me has decepcionado por completo, ¿es así cómo te educamos tu padre y yo? ― La morena niega bajando la cabeza como cachorro de perro-oso polar recibiendo su regaño por morder y arruinar el calzado favorito de su amo ― ¿Entonces, por qué aun sabiendo todo lo que te hemos enseñado y después de hablar sobre el tema al respecto terminas haciendo lo primero que habíamos advertido?
―Yo lo siento, ¿sí?― responde la mariscal con una voz casi queda defendiéndose ― Fue algo que pasó así de repente y no pensé bien las cosas ― las palabras salen de su boca tornándose un tanto hirientes para la joven heredera y Korra puede sentir al instante que ha cometido un error sintiendo su voz temblar un poco ― pero estoy consciente de que sí, cometí… Cometimos un error y acepto parte de mi culpa en todo esto ― siente que el agarre de Asami en su mano poco a poco se vuelve débil pero ella misma sujeta con fuerza pero a la vez con delicadeza la suave mano entre la suya ― y me haré responsable no sólo porque estoy involucrada sino porque quiero a Asami, y ahora que me he dado cuenta de mis sentimientos y que ella también ha aceptado darnos una oportunidad, no la desperdiciaré ― sube sus manos entrelazadas y deposita un beso en el dorso de la pálida piel, una sonrisa aparece en sus labios mientras gira su atención hacia la joven a su lado ― la respuesta parece más que satisfacer a ambas madres pero quieren saber hasta dónde pueden llegar con su fingido enojo además de torturarles un poco a pesar de que ambas están que saltan de felicidad, no obstante no saben cómo lo tomarán sus esposos.
― ¿Y tú Asami, tienes algo qué decir antes de que cometa el crimen de asesinar a Korra? ― Los ojos de la mencionada se abren como platos ante la amenaza de la madura mujer de similar color de cabellos que su hija comparte mientras que la hermosa capitana pasa saliva con una expresión nerviosa huyendo la mirada de su madre.
―Yo… Lo siento mamá, ¿sí? Sé que te decepcioné pero… ― Su mirada se desvía hacia Korra, quien le sujeta la mano dando suaves apretones con la fuerza para hacerla sentir segura mientras su otra mano hacia su vientre, una acción que enternece a ambas madres ― Éste no es un error y si lo es, es el mejor que he cometido… ― Pausa sus palabras mordiendo sus labios tratando de contener sus sentimientos que la embargan en ese preciso momento por sus constantes y recientes cambios hormonales que ha estado sufriendo ― Y no me arrepentiré por más que tenga que hacerlo, no renegaré de mi situación porque yo misma me lo busqué así que no todo es culpa de Korra y no voy a abandonarlo si es lo que quieres que haga, sé que somos jóvenes y hay muchas cosas por venir pero creo que lo haremos bien si estamos juntas.
(https://www.youtube.com/watch?v=Qe2G6Vs1V_Q John Legend - All of Me (Piano/Cello Cover) - Brooklyn Duo)
―Así será ― Korra toma la mano de Asami que ha estado sujetando y la eleva hacia su boca para depositar un beso en el dorso, en sus miradas enganchadas se puede adivinar un creciente brillo que encierra muchos sinceros que poco a poco se comienzan a leerse y mostrarse ― haremos esto juntas ― se acerca a Asami y deposita un beso casto en su mejilla.
―Bueno… En vista de que lo hecho ya está hecho, no hay mucho que ya se pueda hacer excepto aceptar lo que se viene y apoyarlas en todo lo que podamos ― comenta Senna una vez que ha aclarado su garganta después de interrumpir el tierno momento de las chicas sintiendo una pequeña punzada de culpabilidad al hacerlo.
―Sí, y no quiero ser aguafiestas pero ya estoy escuchando los gritos de tu padre ― comenta Yasuko dibujando una sonrisa apenada viendo hacia Korra, quien sólo puede pasar saliva con una expresión asustada.
― ¿Usted cree que hay posibilidad de que no me asesine? ― Pregunta Korra nerviosa y tímida todavía con los ojos abiertos como platos.
―Eh… ― Yasuko intenta suavizar la que podría ser la reacción de su impulsivo esposo “lo más seguro es que intentará castrarte primero…”, es el primer pensamiento que cruza por su mente pero no quiere espantar a la todavía pálida y asustada joven ― Yo creo que no además Asami no yo lo permitiremos ― observa a su hija de manera cómplice ― aunque no puedo prometer nada ― esconde su risa tras su puño cuando Korra casi se desmaya ante las palabras.
―Calma, cariño… Yo te protegeré ― murmura Asami abrazando su cuello y acercándole para besar su mejilla dejando un ligero rastro de su labial color carmín en la suave piel ― no permitiré que su abuelo nos deje sin su otra madre antes de que nazca ― acaricia circularmente su todavía plano vientre haciendo reír a las presentes.
―Jejeje― suelta una sonrisa nerviosa ― eso me hace sentir más segura ― murmura entre dientes algo sarcástica.
―Bueno, sólo queda hacerlo oficial ― toma la palabra Senna y se acerca a Asami para darle un abrazo ― bienvenida a la familia, querida… ― El abrazo se vuelve un poco difícil por la marcada diferencia de estatura pero la joven heredera siente el cariño sincero en el gesto por parte de su futura suegra, lo que le lleva a pensar en un punto que todavía no está claro en la que será su futura vida al lado de la morena, ¿se casarán?
―Creo que también debo hacer lo mismo ― ahora es Yasuko quien repite el acto con la mariscal sin poder evitar sentir los tonificados músculos de la joven atleta en medio del acto, dándole una sonrisa significativa a su hija que sólo ella puede entender pues en una ocasión le ha dicho que la morena le parece bastante atractiva ― pero hablando de hacer todo esto oficial, ¿han pensado en su futuro? Quiero decir, ¿vivirán juntas, se casarán…? No es que quiera hacer presión pero tal vez lo han hablado ― ambas jóvenes se vuelven para observarse mutuamente.
―Eh, bueno… Hablarlo, hablarlo pues no todo está muy concreto pero ya habrá tiempo para discutirlo más adelante ― responde Korra mientras Asami intenta escudar su decepción cuando la morena no ha dejado muy en claro lo que les espera juntas en una ligera sonrisa.
―Sí, ya tendremos tiempo para eso ― secunda la joven heredera con voz un tanto áspera por la menor importancia que le da Korra.
―Por cierto mamá, que bien que te alegras de que me quedase ― comenta un tanto irónica pues en ningún momento ha hecho comentario alguno debido a la gran noticia bomba que les han arrojado así que su estadía es lo de menos por lo que Senna se encoge de hombros y le regala un sonrisa apenada.
Tiempo después de haber soltado la noticia a sus madres, tanto Senna como Yasuko han centrado su conversación sobre el futuro bebé y todos los artículos que deberían comprar incluyendo ropa y muebles además de la decoración de su habitación a pesar de que todavía no saben el género debiendo esperar al menos un par de meses para saber dejando excluidas a la joven pareja en sus divagaciones y discusiones por quien prefiere un color sobre otro o el tipo de ropa que debe usar al entrar en juego las remarcadas tradiciones sobre los colores de las dos distintas naciones muy contrastantes así que las cosas se están volviendo un poco acaloradas.
― No, simplemente no puedo dejar que mi nieto o nieta ― duda un poco ― se vista completamente de rojo, me opongo ― comienza la madre de la mariscal enfrentando la mirada desafiante de su futura consuegra cruzándose de brazos y girándose para darle la espalda.
―Yo tampoco puedo dejar que se vista todo de azul ― no da su brazo a torcer la madura mujer de piel más pálida proveniente de la Nación del Fuego.
― ¿Saben que ese o esa de quien están hablando, es nuestro bebé y estamos aquí presentes? ― Interviene Asami señalándose ella misma y a la morena mientras Korra asiente pero son olímpicamente ignoradas por sus madres para seguir hablando sobre el tema con un poco más de calma.
―Tenemos que llegar a un acuerdo ― trata de conceder Senna al ver que su infantil actitud no les llevará a nada bueno.
―Podríamos hacer un rol ― ofrece Yasuko de acuerdo con la idea.
―Me parece perfecto ― concede realmente feliz Senna estrechando su mano con su futura consuegra nuevamente bajo la incrédula mirada de sus hijas, quienes por un momento han pensado en que deberían intervenir para apartarlas en el caso de que optasen por irse a las agresiones físicas ― ¡Por Raava! Seremos abuelas Yasuko ― casi exclama emocionada Senna después de que han llegado a un acuerdo abrazando feliz a la mujer de cabellos color ébano.
(https://www.youtube.com/watch?v=_tf6HgqWwKM I Won't Give Up- Jason Mraz (LETRA EN ESPAÑOL))
―Creo que si no queremos vernos inmersas en una pelea entre esas dos, deberemos mantenernos alejadas ― comenta Korra pasando su brazo izquierdo por el respaldo de la silla en la que está sentada Asami mientras ésta asiente.
―Se avecinan muchos cambios, ¿Qué crees que piensen en la escuela cuando nos vean juntas tomadas de la mano? ― La hermosa capitana toma la mano libre de Korra entrelazando sus dedos jugueteando un poco.
―Lo que ellos piensen me importa lo que la cuantos pies tiene el ciempiés es para la ciencia mientras no se entrometan entre nosotros o contigo, todos estaremos bien ― le sonríe de lado regalándole una de sus sonrisas de marca ― y hablando de estar juntas, olvidé hacerte una pregunta con todo esto de la noticia del embarazo y me siento tan idiota por haberlo dejado pasar ― Asami le mira curiosa recargando su cabeza sobre su hombro.
― ¿Qué es?
―Olvidé preguntarle a la futura madre de mi bebé, si quiere ser mi novia ― más que pregunta, es una afirmación y susurra en su oído haciéndole cosquillas con su respiración a la joven aunque las palabras toman por sorpresa a la joven heredera, quien deja de reír conteniendo su respiración para levantar su cabeza y ver directamente en el par de pupilas azul claro que le miran expectantes y penetrantes, no quiere dejar de parpadear pues piensa que se puede tratar de un mal sueño casi una pesadilla pues sólo en el mundo de Morfeo es donde ha escuchado esa pregunta así que sin pensarlo dos veces se cierne sobre sus labios tomando su rostro entre sus manos para depositar un ansiado beso que las absorbe completamente y no se percatan que sus madres han dejado de discutir para observarlas sintiéndose derretidas por la escena que han presenciados en ese instante ― eso no responde a la pregunta ― comenta Korra uniendo frente con de Asami.
―Sí, sí, ¡Sí! ― exclama sonriendo feliz mientras un par de lágrimas bajan por sus mejillas a lo que la joven atleta limpia sus rastro con sus pulgares regresando sus sonrisa ― Perdona, estoy feliz pero creo que las hormonas me pone más emotiva― añade sonrojándose y con el acto, corta la respiración de la morena que se permite apreciar la belleza no sólo física en su ahora novia que antes no se ha detenido a ver quedando enganchada a su par de esmeraldas que tiene por ojos.
― ¡Oh que tierno! ― Exclaman tanto Yasuko como Senna con ambas manos en posición de orar cuando su atención ha sido atraída por las exclamaciones alegres de la hermosa capitana.
―Ahora sólo falta comunicarle la noticia a sus padres, tu padre saltará de alegría al saberlo y no creo que tarde en llegar ― añade Senna revisando su reloj para corroborar la hora pero justo en ese momento la puerta principal se abre dejado entrar a una agitada Naga seguida de un agotado Tonraq, quien lleva el saco de su traje en su brazo y la corbata desarreglada.
―Hola cariño… Buenas tardes― comenta percatándose de la presencia de sus invitadas ― hola Korra, ¿Korra? ― Sus ojos deben estar engañándole, su hija, quien se supone va en dirigible hacia la Tribu se encuentra sentada en la sala del comedor abrazando a Asami.
―Eh, hola papá ― saluda apenada levantado la mano para saludar mientras Naga se acerca saltando de felicidad hacia su dueña para tratar de recibir cariños de su parte aunque es la joven heredera quien termina por darle afecto palmeando su cabeza y acariciando su espalda.
―Ok… ¿No se supone que deberías ir en camino hacia casa? ― Tonraq deposita su saco y se acerca a su mujer para besar su mejilla y colocarse a su lado en una de las sillas libres.
―Sí, bueno yo… Verás… Sí, sobre eso… Es una graciosa explicación ― comienza a balbucear la morena nerviosa rascándose la nuca.
―Vamos, Korra… Dile tu “graciosa” pero no tan “graciosa” explicación ― acentúa las palabras Senna dándole una mirada divertida tratando de contenerse para no gritar la noticia.
―Bien, pues… Yo planeaba irme… Pero luego Asami… Llegó y no pude irme… Me besó… Y… ―Y la morena se queda sin palabras pues entiende que se ha enredado en sus palabras y su padre no ha entendido ni una palabra de lo que ha dicho.
―Lo que Korra trata de decir es que yo impedí que se fuera ― interviene Asami sonrojada sujetando la mano de la mariscal presionándola levemente para darle su apoyo.
―Oh ya veo ― Tonraq sonríe al ver las manos unidas de su hija y la joven sintiéndose feliz de que las cosas por fin comienzan a ordenarse en la vida de su pequeño retoño.
―Pero eso no es todo lo que te deben decir… ― Añade Senna.
―Sí, así que… ¿Lo dicen chicas o lo decimos nosotras? ― Secunda Yasuko con una sonrisa juguetona.
― ¿Decirme qué? ― Tonraq vuelve su mirada hacia su hija y su ahora novia, sus pupilas casi idénticas a las de su hija captan un ligero nerviosismo en ambas chicas.
―Bueno, nosotros… Es algo gracioso, ¿sabes? ― Comienza a balbucear la morena hasta que toma una respiración profunda captando todo el valor que puede ― Asami y yo, vas a ser abuelo.
― ¿Qué? ― Es lo único que puede decir Tonraq mientras su mente comienza a procesar la nueva información pues su rostro es completo desconcierto aunque su corazón da un vuelco al saber tan maravillosa noticia y no puede hacer otra cosa más que saltar de alegría acercándose a abrazar a ambas chicas.
― ¿Es todo lo que dirás? ― Senna le mira arqueando una de sus cejas completamente atónita por la pacífica reacción que muestra su esposo.
― ¿Qué quieres que diga? No todos los días me dicen que voy a ser abuelo… ― Su sonrisa no puede ser más grande pero todavía sin creerlo vuelve a preguntar sin percatarse d que la joven del servicio se acerca a abrir la puerta dejando pasar a alguien guiándole hacia la sala ― ¿Podrían repetirlo? Necesito escucharlo… ― Pide con una nota suplicante en su voz.
―Estoy embarazada, será abuelo ― interviene Asami sonriendo mientras observa a Korra y es cuando el invitado desconocido se hace presente.
― ¡¿Qué tú qué?! ― Exclama la molesta voz de Hiroshi que termina de entrar como torbellino aunque no tanta molestia lo que siente sino que la sorpresa puede hacer reaccionar de manera diferente a cualquier padre ― ¿Quién es, quién ha sido el desgraciado que se ha atrevido a ponerte una mano encima? ― Su entrada ruidosa no le ha permitido escuchar la parte en que su hija le ha dicho por segunda vez a Tonraq que será abuelo pues la palabra embarazada que ha salido de los labios de su hija ha captado su atención por completo.
―Calma, Hiroshi… ― La mirada iracunda del hombro se cierne sobre la pobre mariscal que pasa saliva ― Señor Sato, yo… ― Es allí que todo clickea en la mente del empresario aunque no entiende cómo ha pasado y se lanza sobre la joven atleta.
― ¡TÚ! ¡YO TE MATO, TE MATO! ― Hiroshi se lanza con ambas manos abiertas intentando estrangular a la morena mientras Asami da un paso hacia atrás halando a su ahora novia con ella tratando de alejarla de su enojado padre, Yasuko se lanza sobre su esposo intentando detenerlo al igual que Tonraq siendo ayudados por Senna y es allí que toda la habitación se vuelve un caos por completo con gritos, golpes y reclamos con amenazas de muerte y mutilación aunque no todo terminará tan mal para las chicas, ¿o sí? Bueno esperan que no mientras tanto, Korra ora a Raava para no perder algún miembro de su tonificado cuerpecito.
(https://www.youtube.com/watch?v=Hxg20a_zJTQ Shakira - Try Everything English / Español)
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOVIA PARA MI NOVIA // LIURIBE21

Mensaje por Admin el Jue Dic 01, 2016 8:28 pm

Capítulo 20

Alegría
Como un rayo de vida
Alegría
Como un loco gritando
Alegría
Del grito criminal
a la hermosa pena rugiente,
Serena
Como la ira de amar
Alegría
Como un asalto de alegría

Alegría
Veo una chispa de vida brillante
Alegría
Oigo cantar a un joven juglar
Alegría
Hermoso grito rugiente
De la alegría y la tristeza,
Tan extrema
Hay un amor en mí furioso
Alegría
Una alegre,
Sensación mágica

Alegría
Como un rayo de vida
Alegría
Como un loco gritando
Alegría
Del grito criminal
a la hermosa pena rugiente,
Serena
Como la ira de amar
Alegría
Como un asalto de alegría

Grito de penal
Hermosa pena rugiente,
Serena
Como la ira de amar
Alegría
Como un asalto de alegría

Alegría
Como la luz de la vida
Alegría
Como un payaso grita
Alegría
Del estupendo grito
De la tristeza loca
Serena
Como la rabia de amar
Alegría
Como un asalto de felicidad

Del estupendo grito
De la tristeza loca
Serena
Como la rabia de amar
Alegría
Como un asalto de felicidad

Hay un amor en mí furioso
Alegría
Una alegre sensación mágica


Hoy como siempre, estoy pensando en ti…

∞Asami: ¿Dónde estás? Ya casi es hora
Korra mira fijamente la pantalla de su celular, leyendo y releyendo el mensaje una y otra vez sin poder evitarlo mientras una ligera sonrisa que no puede esconder en su rostro agotado curva sus labios pues en unos momentos más deberán estar arribando al consultorio médico para hacer las primeras ecografías y estudios pertinentes para saber si Asami y el bebé lo están haciendo bien evitando con ello complicaciones y problemas futuros.
Suspira cansadamente mientras camina hacia las duchas para refrescar un poco su aspecto después de la agotadora práctica así que cuando siente la frialdad y la frescura de las primeras gotas que salen de la regadera, su piel se eriza un poco pero inmediatamente su cuerpo se relaja haciéndole recordar las duchas en las frías e indómitas tierras de la Tribu del Sur lo que le hace sentir un poco nostálgica por los recuerdos que comienzan a agolparse en su mente deseando poder compartir todos esos paisajes hermosos con su pequeño retoño y su ahora hermosa novia.
Pero conforme se adentra en sus recuerdos no puede evitar revivir los sucesos recientes en los que se han visto involucrados Asami, sus padres, sus propios padres y sus amigos e incluso sus compañeros de escuela que han hecho que su vida y la de su novia se pongan patas arriba.
*** *** ** Flashback ** *** ***
― ¡YO TE MATO! ¡TE MATO! ― Se puede escuchar exclamar a Hiroshi mientras sujeta las solapas de la camisa de Korra, quien sólo puede retroceder más y más al sentir la proximidad de su futuro suegro tratando de impedir que sus manos puedan alcanzar su objetivo final que es su cuello, pero Tonraq y Yasuko lo están impidiendo también.
―Hiroshi, vamos a calmarnos y hablar como personas civilizadas ― pide Yasuko intentando hacer entrar en razón a su esposo.
― ¡¡Calmarnos?! ― El histérico hombre vuelve su atención a su esposa ― ¡Nuestra hija está embarazada y tu pides que me calme! ¡No! ― Se vuelve a lanzar sobre la asustada morena, pero nuevamente le impiden su cometido.
― ¡Hiroshi! ― Riñe Yasuko exasperada por la sobrerreacción de su esposo ― ¡Trata de calmarte y podremos hablar!
―Me calmaré cuando pueda poner mis manos sobre ésta d… ― La frase es interrumpida por su esposa.
― ¡Hiroshi Sato! ― El hombre puede advertir el tono molesto de su esposa y se vuelve para verla con un par de chipas en sus orbes color verde ― Te sientas en este preciso instante y dejas hablar a las chicas ― ordena con voz autoritaria asustando a su marido, quien hace inmediatamente lo que se le ordena esperando por la explicación tratando de entender cómo es posible que la morena ha podido dejar embarazada a su “pequeña” nena.
―Creo que la cena está por servirse, ¿pasamos a la mesa? ― Interviene Senna un momento después tratando de aliviar la tensión que ha caído en la sala notando las miradas de ira por parte del empresario hacia su nerviosa hija.
Y durante la cena las cosas no cambian pues la morena todavía puede sentir la ambarina mirada pesada y casi asesina de quien pasará a ser su futuro suegro mientras toman la cena en familia esa misma noche que han dado la noticia, sus manos tiemblan mientras corta el trozo del filete, aunque los mismos nervios no le permiten hacer cortes precisos que puedan tener el tamaño exacto ser engullidos en ese momento, bueno no cuando Hiroshi mantiene fuerte y firmemente retenido el cuchillo y trocea su carne como si estuviese descuartizando y asesinándole lentamente para su propio deleite y tortura silenciosa de la joven atleta, quien pasa bocado a bocado dificultosamente.
―Korra, ¿te encuentras bien? ― Pregunta lejanamente la voz de Asami cuando acaricia su hombro al verle ausente después de que le ha cuestionado sobre su aparente pérdida de apetito haciéndole saltar a causa de los nervios e imágenes que surcan su mente.
―Eh sí, sí estoy bien ― pasa su mano sobre su rostro que comienza a llenarse de pequeñas gotas de sudor frío.
―Pues no te ves exactamente como el epítome de la excelencia de la salud precisamente ― susurra la joven heredera acercándose a ella para que reducir el radio de escuchas ― ¿tiene que ver en algo que papá esté haciendo mucha presión al cortar esa carne? ― Recarga su cabeza y brazo sobre el hombro derecho de Korra para intentar tranquilizarle.
―No, bueno tal vez…
―No te preocupes, estamos aquí para protegerte ― deposita un beso sobre su mejilla ante la mirada desaprobatoria de su padre dejando un ligero rastro de su labial en la zona, la mariscal le sonríe levemente sintiendo un poco de confianza para sujetar su mano y tentar su suerte depositando un beso sobre el dorso de ésta sin girar su mirada hacia donde el molesto empresario casi estrangula los pobres cubiertos en sus manos.
Un par de minutos más tarde, los cubiertos están siendo retirados y el postre está siendo servido en medio de una charla animada en la que todos son participes a excepción de Hiroshi que permanece callado todavía dedicando sus miradas amenazantes hacia la pobre morena, quien puede dar por cierto el dicho común en el que dicen que, si las miradas pudiesen matar, ella ya estaría muerta y con el tiro de gracia por enésima ocasión pero sabe que acobardándose no ganará nada así que armándose con todo el valor que puede conseguir con el respaldo de Asami y su futuro vástago, decide que si Hiroshi y ella deberán estar unidas por un lazo familiar de suegro y nuera, debe aclarar las cosas y poner las cartas sobre la mesa con el hombre así que se levanta a la mitad de la charla que sostienen su madre y Yasuko atrayendo la atención de todos.
(https://www.youtube.com/watch?v=wHX3ChAhQ9c Rude Korra x Asami Korrasami FT Tenzin)
―Señor Sato, me gustaría tener unas palabras con usted en privado ― anuncia como puede o más bien como se lo permite el enorme nudo de nervios que se abotona en su garganta dejando perplejos a sus padres, su futura suegra y a Asami.
―Korra… ― Comienza la joven heredera con nervios por lo que podría hacer su padre si la morena le da ventaja de que nadie controle el ambiente.
―Tranquila ´Sami, lo tengo bajo control ― murmura dándole una mirada relajada aunque la hermosa capitana puede ver el ligero temblor en su sonrisa.
Hiroshi asiente educadamente mientras se levanta percibiendo la mirada de advertencia en su esposa y sabiendo de ante mano que si se atreve a hacer algo contra Korra, no habrá poder humano que pueda salvarlo de la ira ciega de venganza en que se convertiría su propia hija pues bajo su aspecto tranquilo, frágil y dócil que pudiese proyectar la delicada rosa que es Asami, tras toda esa fachada se conde una chica mala que sabe defenderse y usar muy bien sus puños gracias a sus clases de defensa personal además de que ella misma terminaría por rematarlo si lastima a la futura madre, ¿o padre? Bueno todavía es confuso, de sus nietos.
El par conformado por suegro y nuera se encamina hacia el estudio de su padre, Korra a penas y puede sostenerse en pie y caminando a la par del imponente hombre que proyecta una enorme presencia así que opta por andar cerca de la pared hasta llegar a la puerta de madera, “genial Korra, traes al hombre que te quiere matar hacia un lugar aislado donde nadie puede verte ni escucharte gritar en caso de que quiera golpearte, castrarte y matarte y toda palabra horrible que termine en “te” dándole la libertad y la ventaja de hacerlo, genial, simplemente genial…”, se riñe mentalmente la mariscal una vez que han entrado y cerrado la puerta.
Los nervios se pueden notar en el rostro de Korra que suda frío y se encuentra paralizada en medio de la habitación con Hiroshi frente a ella mirándole de manera expectante por lo que tiene que decir así que tomando una profunda bocanada de aire la morena levanta la mirada que ha estado enfocando en el otro extremo del estudio para enfocar al intimidante hombre.
―Sé… Sé que está molesto ― Comienza balbuceando un poco.
― ¡Ja! ¿Molesto, yo? Para nada ― responde sarcásticamente ― ¿Quién te dijo eso?
―Sí, lo sé merezco eso ― agrega en voz baja, pero recuerda lo que se puede enfocar en su futuro y toma valor ― y aunque ya no hay nada que se pueda hacer, quiero hacerle saber que tomaré completa responsabilidad en esto por trillado pueda sonar.
―Oh claro que lo harás, me encargaré de eso ― asevera señalándole de manera firme.
―No tendrá que hacerlo, se lo aseguro ― una ligera sonrisa se asoma en sus labios y aunque Hiroshi pudiese pensar que se está burlando por la situación, pero puede entender por sus firmes palabras que hay completa seriedad ante eso ― y es por lo mismo que quiero dejar en claro mis intenciones con su hija ― agrega con una expresión más formal ― sé que no es así como deberían iniciar las cosas entre nosotros y que quizá cometimos un ligero error aunque no me atrevería a llamar error a nuestro bebé porque sabíamos las consecuencias de lo que ocurriría cuando pasó pero decidimos ignorar ― Hiroshi no puede salir de su asombro conforme avanza la conversación y secretamente, puede sentir genuina admiración por la determinación que muestra la joven frente a él ― ciertamente no es la situación que todo padre desearía para su hija porque honestamente yo tampoco estaría feliz si estuviese en la misma situación que usted y menos teniendo la edad que tenemos, sé que somos jóvenes y tenemos que tropezar para aprender de la vida pero confío en que juntas saldremos adelante pase lo que pase y aunque no tenga su autorización y no termine de agradarle, me sacaré con ella como debe ser y porque terminaremos emparentando como familia es que quiero arreglar las cosas entre usted y yo para que cuando menos si no llevamos una relación cercana y no le agrade del todo para su hija al menos nos tengamos respeto y llevemos una relación cordial así que después de decir lo que tenía que decir, todavía no cambia su postura y actitud hacia mí, podré entenderlo pero le suplico ― sus orbes color azul se suavizan un poco y le miran suplicantes ― que al menos haga el intento de cambiar con Asami porque ella no se merecerá ese trato frío, conmigo si quiere puede matarme pero con ella no permitiré que la haga sentir mal ni mucho menos que la lastime― su mirada se vuelve un poco más intensa ante esto último pues no importa lo que tenga que hacer para ver feliz a Asami, lo hará pase lo que pase y cueste lo que cueste.
―… ― Hiroshi permanece en silencio un par de minutos analizando la postura segura de Korra que aunque por dentro está temblando como gelatina, no retrocede ni baja la mirada en ningún momento dándole mayor énfasis a su argumento ― Muy bien… ― Acaricia su barba de candado salpicada en unas cuantas tonalidades grises ― Después de haber escuchado lo que tenías que decir, tengo que confesarte que no me siento muy feliz con la noticia de que mi bebé será madre a tan corta edad, yo esperaba que creciera un poco más para comenzar a hacer su vida después de graduarse de la universidad, comenzara a trabajar y haber encontrado a su persona especial ― la morena pasa saliva nerviosa pero aun así mantiene su postura y expresión seria, Hiroshi suelta una ligera risa nostálgica ― pero sé que los planes nunca marchan al pie de la letra como uno espera ― afirma ― aunque me siento aliviado de que ella encontrase a su persona especial, independientemente de cómo se dieron las cosas entre ustedes, muy dentro de mí sabía que tú estarías en el camino de mi hija y que eras la indicada para mi bebé así que sólo debo aceptar que todo esto ya está pasando antes de tiempo pero debo terminar de asimilar la situación ― Korra siente que un gran peso cae de sus hombros al ver la expresión más relajada de su futuro suegro ― sólo te advierto que si la haces sufrir o derramar al menos una lágrima, podrás despedirte de una parte muy querida para ti ― su mirada viaja hacia la parte baja de la cintura de la morena haciéndole tragar con dificultad para después sentir que su cuerpo es halado para un abrazo fraternal por lo que se deja atrapar en el gesto.
Mientras cerca de la puerta del estudio tanto Asami como Tonraq, Senna y Yasuko pasean cerca de la habitación para vigilar y estar pendientes de si deben o no intervenir en alguna pelea por lo que, al no escuchar sonido o ruido alguno, se muestran más preocupados hasta que pueden ver la puerta abrirse dejando pasar dos siluetas y la joven heredera se lanza a los brazos de su ahora novia para inspeccionar que no tenga alguna marca o herida a causa de su padre por lo que puede suspirar aliviada de verla completamente entera sana y salva.
―Tranquila hija, que no le hice nada… Tan sólo hablamos sobre algunas cosas que Korra tenía que tener Muy claras ― La mirada de Hiroshi se cierne sobre la morena, quien asiente levemente con un gesto nervioso.
Todos los presentes intercambian miradas asintiendo mientras Asami se aleja de la mariscal para observar su reflejo en sus orbes claros intentando detectar algún indicio de duda o miedo pero lo único que puede ver es más decisión que nunca antes así que acuna su mejilla con su mano en un gesto delicado y Korra aprovecha el momento depositando un ligero beso en sus labios apoyando su mano sobre la muñeca de la joven heredera alejándola para atraerla y dar un beso sobre la piel del dorso de la mano uniendo sus dedos con los de la hermosa porrista, una silenciosa promesa que espera poder cumplir no por obligación sino más bien como un acto de amor ante los testigos más importantes.
―Bueno, creo que oficialmente ya somos una familia ― comenta Tonraq acariciando la barba alrededor de su mentón imprimiendo una ligera nota de broma para liberar la tensión que han estado viviendo en los minutos anteriores acercándose a su ahora futuro consuegro para palmear su espalda y atrayéndole para abrazar sus hombros tratando de no ser tan rudo en el gesto pues en algunas ocasiones debido a su tamaño y fuerza se le pasa la mano al momento de mostrar su cariño hacia otros aunque Korra parece haber heredado su fuerza más no su imponente tamaño pero si su sentido de la protección por las costumbres de su tribu y su cultura.
―Eso parece ― responde Hiroshi un poco desbalanceado por el gesto amistoso del diplomático.
― ¡Sí! ― Exclaman ambas futuras suegras embargadas completamente de felicidad sujetándose las manos.
―No puedo esperar a tener a ese bebé entre mis brazos ― agrega Yasuko meciendo sus brazos como si se tratase de un pequeño infante.
―Parece que la noticia les agradó más de lo esperábamos ― comenta Asami recargando su cabeza con la de Korra abrazándose a su cintura una vez que se ha colocado a su lado.
―Sí, y también parece que éste bebé será muy amado ― pasa su brazo sobre el hombro de la hermosa porrista atrayéndola más hacia sí.
Ambas miran la interacción de sus padres, Senna y Yasuko conversando sobre lo que podría ser decoración y ropa mientras que Hiroshi y Tonraq prefieren hablar sobre otros temas de interés como política y economía, quizá el empresario consiga expandir más su vasto imperio hacia las frías tierras del sur como ha sido su sueño después de todo; Korra aspira el aroma a lavanda en el cabello de Asami mientras que la joven heredera se deja consentir por el tranquilizante calor corporal de la mariscal viendo ante ellas la visión de un futuro prometedor y brillante ante sus ojos.
*** *** ** Fin de Flashback ** *** ***
Korra sonríe ante los recuerdos y cierra el grifo de la ducha para tomar su toalla para secar la humedad de su cuerpo y proceder a colocarse la ropa, no puede creer que en algunos minutos más ella y Asami estarán presenciando uno de los momentos más memorables, especiales e inolvidables de su vida: captar la primera imagen de su bebé.
Su sonrisa se vuelve más grande ante el pensamiento de ser testigo en tan emocionante acto y puede imaginarse al lado de Asami sujetando su mano presionándola levemente en su arranque de inseguridad y miedo para darle fortaleza y apoyo si lo necesita, aunque todavía siente la incredulidad recorrer su piel al pensar que ella ha ayudado a crear ese pequeño ser, lo que le lleva a recordar su primera llegada a la escuela junto con la joven heredera mientras ha estado sujetando su mano.
*** *** ** Flashback ** *** ***
Esa mañana se ha levantado más temprano que de costumbre y ha tenido que dar un pequeño recorrido por el jardín trotando y haciendo un poco de ejercicio para quemar la energía que tiene de más en su cuerpo por las ansias que le asaltan al tener que enfrentarse en esta nueva etapa de su vida en la está a punto de entrar y todo parece ser un caos a partir de ahora.
Así que después de una ducha y un rápido desayuno, se dirige hacia casa de Asami haciendo sólo una pequeña parada para comprar un pequeño arreglo de fire lilys intentando tener un gesto lindo con ella pues todo esto le resulta nuevo y,
si es sincera con ella misma, un poco extraño por el asunto de que ahora sale con la mejor amiga de Opal.
Pero sacudiendo sus pensamientos, estaciona su satomóvil y se encamina con el arreglo en mano siendo recibida por una joven del servicio que le guía hacia la sala donde les espera Yasuko bebiendo una taza de té y quien le saluda sonriente mientras que Korra sólo puede devolver el gesto un tanto nerviosa debido a la presencia de Hiroshi pues, aunque han puesto las cosas claras, todavía no puede dar por sentada la relación con el hombre.
―Buenos días ― saluda Yasuko depositando su tasa sobre la mesita de centro levantándose para saludar de beso a la joven.
―Buenos días, Yasuko ― responde el gesto ― ¿sabe si Asami está lista? ― Pregunta un poco incómoda tratando de salir lo antes posible de ahí.
―… Parece que sí ― Responde después de un par de segundos cuando ambas escuchan pasos correr a gran velocidad en la segunda planta ― no ha tenido una buena mañana ― comenta tomando su taza para dar un sorbo tras dar un ligero suspiro sintiendo pena por su hija al tener que sufrir tan molestos síntomas.
―Comprendo ― supone que se refiere a las náuseas matutinas que su madre le ha comentado que la gran mayoría de las mujeres embarazadas pueden padecer y que desaparecerán en unos cuantos meses después, genial tendrían que soportarlas por un par de meses más y lo cual preocupa a la morena de sobremanera ― ¿le importaría si voy a ver cómo está? ― Yasuko niega levemente y la mariscal se encamina hacia la habitación de la joven heredera.
Estando frente a su puerta, está a punto de golpear cuando decide girar el picaporte y entrar directamente cuando escucha que han tirado de la cadena del retrete así que decide encaminarse hacia allí encontrándose con Asami sentada a un lado del inodoro tratando de recargarse en la pared más cercana, su cabello un poco desarreglado al igual que sus cabellos que se pegan en su sudorosa frente debido al esfuerzo enmarcando su rostro pálido escondido tras la palma de su mano intentando limpiar los restos de sus ahora vómitos matutinos.
―Hola ― saluda suavemente Korra tomando asiento a un lado de la hermosa capitana de porristas.
―Hola ― responde de igual manera casi como un susurro Asami con una expresión cansada.
― ¿Cómo te sientes? ― La joven atleta toma un mechón de cabello y lo coloca tras su oreja de manera gentil depositando un ligero beso en su cabello con olor a lavanda.
― ¿Cómo me veo? Fatal ― comenta recargando su cabeza en el hombro de la morena buscando soporte emocional ― y apenas es el comienzo ― murmura dando un suspiro cansado mientras su mirada se pierde en algún punto en la pared.
―Tranquila, son un par de meses ― trata de razonar recargando su cabeza con la de su novia ― lamento que tengas que pasar por esto comenta apenada.
―No te disculpes, sabía que podría pasar esto ― concilia ― pero no creía que sería un gran y largo martirio ― su voz se quiebra un poco y sus ojos se humedecen ― las náuseas y vómitos me están agotando, me duele un poco los pies y mis senos están creciendo un poco más, pero me duelen un poco ― se queja al borde del llanto y Korra no sabiendo qué hacer, sólo atina a abrazarla en su momento de fragilidad.
―Calma, lo superaremos juntas ― vuelve a depositar un beso en su cabeza estrechando más el abrazo para que sienta la seguridad de su apoyo pues es lo único que pude hacer de momento.
Así que después de un largo tiempo en el cuarto de baño y de que Asami se lavase los dientes por quinta ocasión, ambas parten a la escuela y mientras Korra conduce la joven heredera no puede evitar pensar en las reacciones y murmuraciones que podrían esperarles en la escuela por lo que, en ese momento, la joven atleta percibe su miedo y tomando su mano deposita un beso en su dorso cuando le atrae hacia sus labios.
―Deja de preocuparte, todo irá bien ― le asegura entrando al estacionamiento dirigiendo a su usual lugar.
Asami suspira profundo y soltando con pesadez el aire de sus pulmones, desabrocha su cinturón de seguridad mientras la mariscal abre su puerta para ayudarle a bajar tomando sus cosas para evitarle la fatiga de cargar objetos “pesados”, según palabras de la joven pues su sobreprotección algunas veces se ha apoderado de ella en los últimos días y parece un halcón sobre su presa a pesar de que no viven bajo un mismo techo ni duermen en una misma cama pues todavía están decidiendo el tema de compartir un mismo techo, mudarse a una de la casa de ambas o buscar un pequeño lugar para ellas y poder tener su privacidad e intimidad sólo para ellas.
Y tal como ha pensado Asami, las miradas de los pocos estudiantes que han llegado a la escuela se centran en sus manos unidas y la familiaridad con la que se tratan en ese instante, ésta noticia comenzará a correr más rápido que la pólvora pues la atención está sobre ellas en forma de murmullos bajitos y miradas llenas de sorpresa, reproche, envidia e incredulidad que hacen sentir incómoda a la hermosa capitana de porristas.
―Korra, están hablando de nosotros ― la joven heredera intenta alejar su mano de la morena, pero ésta de lo impide.
―Pues déjalos que hablen ― la mariscal sujeta con más fuerza la mano entre la suya sin lastimarla intentando darle con ese ligero apretón toda la seguridad que puede ― pero para que sigan hablando, demos un motivo para que lo hagan ― y deteniendo su andar, la morena se detiene y hace lo mismo con la joven heredera tomando su rostro entre sus manos para atraerlo y depositar un suave beso en sus labios dejando impresionado más de alguno poniendo en claro sus sentimientos por la hermosa porrista, les guste o no.
―Creo que me gustará dejar a más de alguno hablando sobre esto ― comenta Asami riendo una vez que se han separado del casto gesto uniendo su frente con la de su novia, quien le sonríe con los ojos cerrados.
Ambas saben que lo que les espera no será nada fácil pues las personas hablarán y las palabras son más duras que los golpes así que es tiempo de irse acostumbrando a ser el centro de atención y estar en boca de todos después de que se enteren sobre el futuro embarazo todavía no notorio en la joven heredera, aunque sabiendo que tienen el apoyo la una de la otra esto no será nada que no puedan superar y
*** *** ** Fin de Flashback ** *** ***
Korra toma su celular respondiendo un mensaje a su desesperada novia para hacerle saber que en un par de minutos estará con ella así que, dando un profundo suspiro, toma su maleta deportiva y su mochila para encaminarse hacia le espera impaciente la joven de cabellos color ébano.
―Hola ― saluda dándole un beso en la mejilla una vez que la encuentra en una de las mesas de la cafetería charlando con Ginger ― Ginger ― saluda a la joven pelirroja, quien regresa el saludo y se levanta para irse pues Bolin le espera para ir al cine ― ¿lista para irnos? ― Pregunta sujetando su mano y viendo directamente sus orbes color verde esmeralda.
―Sí ― le regala una sonrisa nerviosa que trata de disfrazar pero que la morena capta, aunque finge no prestar atención pues sabe que, si le presiona para que le cuente, su estado hormonal terminará por arremeter contra ella.
Ambas se dirigen en silencio hacia el satomóvil de Korra para asistir a la cita médica con la ginecóloga y verificar que todo vaya bien con el embarazo siendo ésta la segunda cita que atienden cuando han querido saber tiempo transcurrido de la gestación llevándose la agradable y sorprendente noticia de que Asami tiene poco más de dos meses en estado de buena esperanza además de que han de agradecerle sobre los consejos para aliviar las náuseas para lo cual le ha recomendado comer poco pero con frecuencia y tratar de evitar comidas demasiado calientes o muy frías agregando una prescripción con algunas vitaminas y un poco de ácido fólico quedando maravilladas con la detallada explicación sobre el tamaño del futuro angelito y el proceso de la etapa del embarazo en la cual se encuentra la joven heredera ansiando poder tener ya una imagen del pequeño embrión que será su futuro bebé.
Sí, las cosas durante la primera visita parecen haber ido de maravilla, aunque no han podido evitar sentir miedo y preocupación ante algunos posibles escenarios que la galena les ha planteado como un aborto espontaneo y algunos apenas imperceptibles sangrados, cuestiones que como madres primerizas les horroriza pensar y, peor aún, imaginar, pero confían que todo vaya igual durante ésta segunda cita que les permitirá tener una imagen más clara sin saber que una sorpresa les espera.
***
Llegan un par de minutos antes de la hora y toman asiento en la sala de espera, ambas nerviosas, pero al mismo tiempo ansiosas así que dan un ligero salto cuando la recepcionista les llama pues cada una está metida en sus pensamientos divagando en el futuro bebé y el aspecto que tendrá; caminan de la mano hasta adentrase en el consultorio y Asami se dirige hacia un cambiador para colocarse una bata como le ha indicado en el protocolo la joven galena durante su reciente visita así que tomando una gran bocanada de aire, sale del cambiador para subir a la mesa de chequeo rutinario en donde Korra permanece a su lado.
―Muy bien Asami, ¿Qué tal te has sentido? ― La galena hace algunas anotaciones para agregar en su expediente antes de prepararse con su equipo para la ecografía.
(https://www.youtube.com/watch?v=b1fsEUaM4-I Alegría - Cirque du Soleil (Subtitulado))
―Bien, parece que todo va perfecto, algunas veces me parece sentir que se mueve un poco y… Es raro ― la morena sonríe ante el comentario porque ha sido testigo de ello cuando se acerca a hablar con el pequeño embrión.
―Es algo normal, ya estas fechas debe tener el tamaño de un pequeño frijol o está por alcanzarlo en un par de semanas más si las cuentas no me fallan ― la joven galena arranca una ligera risa de las primerizas madres ― ok, te colocaré un poco de gel para la ecografía ― coloca sus guantes y toma un pequeño frasco con una especie de líquido algo viscoso que coloca sobre el todavía plano vientre de la nerviosa joven, quien busca la mano de su novia para sujetarla dando un ligero apretón y saltito cuando el gel acaricia su cálida piel ― bien, aquí vamos ― enciende la pantalla mientras sonríe al mirar de reojo a la nerviosa pareja, oh el amor joven, y regresando su atención al monitor pasando el escáner sobre la piel con el líquido observando unas pequeñas manchas en la pantalla, lo que le hace fruncir el ceño ligeramente de manera imperceptible pero sacudiendo la cabeza desvía su atención hacia la joven madre para salir de sus dudas sobre lo que ha visto ― ¿quieren escuchar los latidos de su corazón? ― Tanto Asami como Korra asienten fervientemente.
La galena enciende la bocina y se puede escuchar el bajo sonido de un palpitar enterneciendo a las jóvenes madres, pero inmediatamente se escucha otro sonido similar que les asusta pues parecen dos corazones danzando en sincronía y les parece raro, aunque les aterra de igual manera pensado que tal vez hay algo malo con su pequeño haciendo que Asami buscando apoyo, sujete con mayor fuerza la mano de Korra, quien se inclina para besar su sien devolviendo el apretón dirigiendo una mirada interrogativa pero asustada a la joven galena que está más concentrada en analizar lo que sucede en la pantalla y terminando por sonreír al averiguar de qué se trata.
― ¿Señorita Tsun? ― Pregunta Korra nerviosa tratando de disimilar su miedo ante su novia ― ¿Hay…Hay algo mal con el bebé? ― Se atreve a pronunciar.
―Mmm… No, no hay nada de malo ― responde quitándose las gafas de trabajo ― eso que han escuchado han sido sus latidos ― explica son una sonrisa curvando sus labios y dándole una mirada significativa a la morena, quien se encoge de hombros sin lograr entender dirigiendo su atención a su asustada novia ― me refiero a que los latidos son normales, y en este caso, esos han sido un par de latidos por separado.
― ¿Un par de latidos por separado? ― Interviene Asami apoyándose sobre sus codos para tener una mejor vista y apreciar mejor el monito observando las dos pequeñas manchas comprendiendo al instante ― ¿Esos son…? ― Sus ojos se cristalizan emocionados y cubre su boca con su mano para evitar gritar atrayendo la atención de una despistada Korra que le mira interrogante.
― ¿Qué? No logro entender ― Pregunta despistada observando hacia donde lo hace su novia.
―Lo que trato de decir mi estimada Korra… ― Se levanta para alcanzarle unas toallitas de papel a la joven heredera para que limpie y a lo cual Asami le agradece ― Es que serás madre de un par de gemelos, cuates o mellizos ― trata de explicar con el más suave tacto que puede.
―Eso… Eso es… Es broma, ¿cierto? ― Una risa nerviosa, casi histérica sale de sus labios mientras observa el monitor y después a la galena repitiendo el patrón mientras la observada niega levemente ― Eso… Eso es… ― El balbuceo queda a medias pues todo para Korra se vuelve oscuro y un sonido sordo se escucha en el consultorio.
―Vaya, ha reaccionado un poquito mejor que la gran mayoría de los otros padres ― comenta la galena observando a la mariscal tendida sobre el suelo.
―Y que lo diga, la emoción pudo más que ella ― ríe Asami levantándose de la mesa para cambiar esa bata que apenas le cubre lo necesario esperando que su novia pueda superar y aceptar la nueva noticia de igual manera que cuando le ha dado la noticia de su embarazo.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOVIA PARA MI NOVIA // LIURIBE21

Mensaje por Admin el Jue Dic 01, 2016 8:30 pm

Capítulo 21

(https://www.youtube.com/watch?v=vRaJkZ_Za3c GLEE - I Feel Pretty/Unpretty (Full Performance) (Official Music Video) HD Ustedes discularán pero escuché esta canción y me pareció adecuada para este capítulo porque refleja un poco las inseguridades que está sintiendo Asami en este momento del embarazo pero también porque adoro la canción y pues con ella me terminé de enamorar de Quinn Fabray (Dianna Agron) además de que me hundió en el lado oscuro del FaBerry porque lo confieso, ésta escritora ahora es fan de ese ship jejeje además de que el fic de Something con un genderswap! Rachel Berry (en este caso Ryan Corcoran) me inició en todo esto, lo recomiendo totalmente si quieren estar entretenidos leyendo sus 76 capítulos, pero bueno esto es korrasami señores así que a lo que nos urge)

Desearía poder atarte a mis zapatos
Hacer que también te sientas fea
Me dijeron que era hermosa
Pero ¿Qué significa eso para ti?

Miro en el espejo quien esta ahí adentro
Aquella con el pelo largo
La antigua yo, de nuevo hoy

Por fuera estoy bien
Por dentro estoy mal
Cada vez que pienso que estoy acabada
Es por tu culpa

He tratado diferentes maneras
Pero todo es lo mismo
Al final del día tengo que culparme a mi misma
Solo estoy tropezando

Puedes comprarte cabello si no crece
Puedes arreglarte la nariz si él lo dice
Puedes comprarte todo el maquillaje que MAC pueda hacer
Pero, si tú no puedes mirar en tu interior
Y también descubrir quién eres
Estar en una situación que me haga sentir
malditamente fea/me siento hermosa
Tan hermosa
Me siento hermosa, divertida y brillante

Nunca me sentí insegura hasta que te conocí
Ahora estoy siendo estúpida
Yo solía verme tan linda
Apenas un poco delgada

¿Por qué me fijo en todas estas cosas para mantenerte feliz?
Tal vez si me deshago de ti
Entonces volveré a ser yo

Por fuera estoy bien
Por dentro estoy mal
Cada vez que pienso que estoy acabada
Es por tu culpa

He tratado diferentes maneras
Pero todo es lo mismo
Al final del día tengo que culparme a mí misma
Solo estoy tropezando

Puedes comprarte cabello si no crece
Puedes arreglarte la nariz si el lo dice
Puedes comprarte todo el maquillaje que MAC pueda hacer
Pero, si tú no puedes mirar en tu interior
Y también descubrir quién eres
Estar en una situación que me haga sentir
Malditamente fea/me siento hermosa
Tan hermosa
Me siento hermosa, divertida y brillante

Y me compadezco de cualquier otra chica que no sea yo esta noche
Esta noche
Esta noche
Esta noche

(me siento hermosa)
Puedes comprar cabello si no te crece
(Tan hermosa)
Puedes arreglarte la nariz si él lo dice
(me siento hermosa, divertida y brillante)
Puedes comprar todo el maquillaje que MAC puede hacer
Pero, si tu no puedes mirar en tu interior
Y también descubrir quién eres
Estar en una situación que me haga sentir
Malditamente fea/me siento hermosa
Pero también fea


Como no querer besar tus labios si cada vez que los veo lo único que me provoca, es poder ser feliz contigo…


(https://www.youtube.com/watch?v=c2YBhqHaNWA Scab and plaster - Marina and the diamonds (traducción al español) Sé que la canción no tiene nada que ver con esto pero me gustó el ritmo para esta parte)
Tan mágicamente como han aparecido las náuseas y malestares matutinos dentro de su primer trimestre de embarazo han desaparecido poco a poco y ahora Asami se enfrenta al reto de mantenerse despierta pues sus parpados parecen pesar una tonelada durante el resto del día además de sumarle el hecho de que sus pies comienzan a hincharse al igual que la presión en su vejiga que le provoca más visitas al inodoro de lo que usualmente debería ser aunque es lo habitual en una mujer embarazada y el tema de su ropa junto con su peso es un problema y tópico de discusión entre Korra, sus padres y sus amigos que casi siempre resulta ser pan de cada día y aunque todos le aseguran que luce más radiante con paso del embarazo, la joven de cabellos color ébano se niega a creerlo de manera muy renuente.
Pero eso es sólo una pequeña parte del calvario y martirio para Korra porque los cambios hormonales y los celos siempre están a la vuelta de la esquina manteniéndola con los pelos de punta y demasiado alerta debido a que el carácter de su novia es como un volcán monitoreado a punto de hacer erupción además de que sus raros antojos y la creciente aversión a olores es una adhesión y nuevos descubrimientos que pasan a ser un detonante en los niveles de estrés de la pobre morena, quien se ha visto presionada en los asuntos del trabajo y su malhumorada novia.
La pobre mariscal lleva todas las de perder porque debe ir de aquí para allá tratando de complacer a la exigente ex-capitana de porristas haciendo que se mantenga despierta hasta tarde o duerma poco por buscar específicamente lo que pide si es que quiere volver a dormir o intentar descansar y evitar sentir la mirada de reproche por parte de la joven heredera que pasa refunfuñando y hablando entre dientes cuando no consigue lo que quiere portando un mal genio la mayor parte del día, sin duda eso sería un largo embarazo.
Mientras tanto, el embarazo parece ir desarrollándose lo más normal posible de acuerdo con la ginecóloga que lleva control de los chequeos y de acuerdo con ella, en esta etapa Asami del segundo trimestre ya ha dejado atrás una de las partes más complicadas del embarazo, aunque no puede bajar la guardia sólo porque ya no tiene náuseas o algunos malestares, pero si se puede permitir relajarse un poco debido a que los bebés entra en el periodo fetal, sus órganos básicos ya se han formado y solo les resta madurar además de que sus piernas han crecido y los dedos de las manos ya se han separado, lo que significa que dentro de poco comenzarán a abrirlos y cerrarlos probando sus reflejos, y lo cual ha emocionado de sobremanera a ambas primerizas madres.
Aunque les ha advertido que es probable que la joven heredera comience a sentir dolor bajo el vientre, pero podría ser una pequeña molestia similar a la que experimentaría como cuando se presenta la menstruación explicándoles que esto se debe a los niveles elevados de una hormona femenina pero no deben preocuparse pues es normal, pero si el dolor es demasiado fuerte deberían comunicarse con ella porque podría indicar un aborto espontáneo y que lo mejor es mejor acudir a revisión advirtiéndoles también que podría padecer la acidez y por recomendación tanto médica como de su madre y suegra, Asami ha optado practicar ejercicio físico con mayor regularidad primordialmente para mejorar su tono muscular tratando de potenciar su resistencia física además de mantener su peso bajo control, pero sin duda para intentar desquitar sus frustraciones y arranques coléricos que las hormonas están generando en su cuerpo evitando con ello descargar todo en su pobre novia que no hace otra cosa más que complacerla.
Para esta parte de la etapa de su embrazo los bebés ya son del tamaño de un par de limones que se reflejan en el último ultrasonido que la joven heredera contempla recostada sobre su cama intentando no quedarse dormida para esa hora de la tarde después de un agotador día de escuela y le sorprende de sobremanera que los gemelos o las gemelas ya han desarrollado algunos reflejos, según les ha explicado la doctora, haciendo notar levemente su presencia cada vez que acarician su vientre parecen querer moverse aunque obviamente todavía no puedan notarlo como ella parece hacerlo compartiendo el momento con Korra cada vez que ésta les habla o soba ligeramente el ya un poco más abultado vientre de su novia.
Asami suspira cansada pero feliz por cómo han ido las cosas entre ellas a pesar de todo el drama que han vivido debido a sus celos y sus inseguridades por su apariencia llevando a Korra hasta los límites de la paciencia, pero la mariscal nunca admitiría que está agotada de sus arrebatos emocionales para no hacerla sentir mal y le agradece por ello aunque si los papeles fuesen invertidos seguramente ella ya hubiese tirado la toalla debido a que este asunto del embarazo ha provocado que se aleje de sus amados talleres y pistas de prueba para evitar que realice trabajo pesado y agotador a pesar de que ella siempre ha sido un miembro activo de la empresa, un pensamiento que considera injusto y hasta machista dejándola como la damisela en peligro encerrada en trabajo de diseño y oficina si quiere seguir dentro de la empresa algo en lo que está en contra pero es una orden estricta de su padre y Korra misma por lo que ha decidido no poner resistencia a dicha prohibición tratando de buscar otra forma de relajarse y distraerse de otra forma ha optado por leer libros acerca del embarazo y nombres para los gemelos además de comenzar a decorar la habitación del pequeño departamento que han conseguido para vivir bajo un mismo techo porque ya es casi un mes desde que han tomado la decisión de mudarse juntas lo antes posible para tomar responsabilidad aun contra la voluntad de sus padres, en especial de sus madres, que quieren ayudarles y guiarles en el proceso resultando una noticia de impacto para la gran comunidad estudiantil y para los detractores que todavía no creen o no aceptan la noticia del embarazo como algo normal debido a que tildan a la joven heredera como una oportunista por la situación de Opal y la repentina relación que se ha construido entre la mariscal y la ex-capitana de porristas en tan poco tiempo siendo Azula una de las principales calumniadoras en algunos chismes comentarios malintencionados causando cierto temor y enojo en la joven de cabellos color ébano.
Aunque tanto ella como Korra sospechan que la compra del amplio lugar ha sido más un regalo por parte de sus padres argumentando que después saldarían cuentas, “Este es el mejor sitio para comenzar una familia” de acuerdo con las palabras de aprobación de Yasuko al ver el impresionante lugar y la pareja sabe que las cosas no se quedarán allí por lo que la morena insiste en que la deuda se cobre del no tan módico sueldo que recibe de su padre por ser su asistente; no obstante, tampoco se pueden quejar al ser jóvenes e inexpertas porque eso facilita un poco las cosas que apenas comienzan y se podrán un poco difíciles cuando los gemelos lleguen a este mundo así que están tratando prepararse para ese momento con las frecuentes vistas de sus madres, quienes les explican poco a poco qué hacer en diferentes circunstancias además de clases de cocina para que no pasen hambre debido a que han optado por no contratar muchachas del servicio y por lo cual Asami está enteramente agradecida puesto que durante ese pequeño instante se siente de utilidad gracias a su tiempo de “incapacidad” fuera de Industrias Futuro y puede sonreír satisfecha cada vez que Korra degusta sus alimentos con gran apetito y avidez ahora que ha mejorado con la práctica, las clases e indicaciones después de que, como cualquier principiante al igual que su novia, ha terminado llorando y casi ha quemado la cocina en su primer intento de preparar uno de los platillos favoritos de la mariscal dejando un poco crudas las verduras y la carne del estofado ha resultado salada pero que aun así la morena ha comido hasta terminar el plato servido, eso sí con un ligero o bueno no tan ligero malestar estomacal por el resto de la semana.

*** *** ** Flashback ** *** ***
―Asami, cariño ya he vuelto ― anuncia la morena entrando a la pequeña sala, o bueno, espaciosa habitación del recibidor depositando sus llaves en la mesita cerca de la puerta y quitándose el saco del traje que su padre le obliga a usar durante sus horas de trabajo después de la escuela ― Asami, amor… ―Todavía no recibe una respuesta y percibe un olor de algo que está quemándose cerca de la cocina así que se encamina hacia allá encontrando a su novia sosteniéndose de la barrita desayunadora haciendo un puchero y percibiendo el desorden en todo el lugar preguntándose cómo es posible que haya harina sobre todos los muebles de la cocina ― Oye, ¿Qué sucede? ― Le coloca la mano sobre el hombre y la joven de mirada color esmeralda se echa hacia sus brazos buscando consuelo completamente desolada preocupando a su novia con su reacción pues siente que puede tratarse de algo sobre los gemelos.
―Es que… Es que… Yo quise… Y no… No pude ― trata de decir entre sollozos.
―Oye, calma ― le aleja para verle mejor y escudriñar sus rasgos ― trata de calmarte, eso es… Respira ― frota sus brazos y al verla más calmada se atreve a preguntar ― ¿Puedes decirme qué pasa? ― Asami asiente.
―Quise prepararte la cena para sorprenderte, pero creo que terminó quemada… ― Explica después de tomar una gran bocanada de aire ― La dejé un instante en la estufa como dijo tu mamá, pero no salió como debería ― sus sollozos vuelven ― y cuando iba a poner todas las cosas en su lugar, hubo ésta explosión que me asustó y la harina salió volando porque la estaba colocando en el traste que le correspondía y… ― El llanto la consume, pero sintiendo el contacto de su novia sobre su piel prosigue ― La cena salió volando hacia el techo y ahora la cocina es un campo de batalla y…
―Shh, calma no es gran cosa ― deposita un ligero beso en su mejilla abrazándola ― a todos nos puede pasar ― concede.
―Pero la cena…
―Seguramente estará deliciosa porque la preparaste con éstas manos ― toma sus manos y deposita un beso sobre sus nudillos dejando que una de sus manos se escabulla hacia su vientre para acariciarlo como es habitual cada vez que puede haciendo constatar a sus pequeños que está cerca.
― ¿En serio la comerás así? ― Señala la joven heredera hacia la olla humeante en la estufa que de momento está sucia mientras que la mariscal asiente tragando un gran nudo en la garganta pues siente que se ha metido en un lío.
―Sí, ya te lo dije ― le regala una sonrisa y le empuja para salir de la cocina ― ahora, ¿Por qué no vas y te recuestas un momento mientras termino de recoger por aquí? ― la joven de cabellos color ébano asiente y limpiando el último rastro de lágrimas, se encamina hacia la recamara que ahora comparten dejando a la joven atleta en medo de toda esa explosión y dando un suspiro, comienza su labor.
Y una hora más tarde se encuentran degustando el “manjar” puesto en su plato rezando a los espíritus para que la comida sea comestible y cause el menor daño posible temiendo que el malestar provoque algún daño en su novia y los pequeños fetos decidiendo que es mejor deshacerse de la comida antes de que la pruebe y opta por comerla toda ante la mirada de adoración de la joven de mirada color esmeralda tratando de contener sus ganas de vomitar en ese preciso instante dejando que Asami sea quien deguste la comida que su madre les ha llevado el día anterior y milagrosamente todo ha pasado demasiado rápido quedando el mal sabor de boca y la sensación de náuseas afirmando que ha quedado delicioso aunque un par de horas más tarde, el malestar hace efecto y no hay poder humano que pueda detener el dolor estomacal del que es víctima la joven atleta y aunque la joven heredera sabe la verdad sobre el sabor de su espantosa comida debido a que ha probado un bocado antes de que Korra arribase pero agradeciendo el gesto silencioso y mirándole con un par de pupilas más que enamoradas.

*** *** ** Fin de Flashback ** ** ***
(https://www.youtube.com/watch?v=T9f7a0FZC6w El último vals - La Oreja De Van Gogh – Letra)
Aunque la comida ha sido lo de menos puesto que en otro momento casi pierde la cabeza por los celos cuando la nueva chica que viene de intercambio se ha detenido a conversar con su novia sobre ciertas indicaciones y direcciones, pero que estando celosa no ha visto el gesto de manera complacida.
Y justamente cuando está recordado el evento, la puerta se abre revelando a su agotada novia llevando consigo una pequeña caja de frutos secos que han sido su antojo desde el inicio del mes decido al cambio climático que ha provocado un ligero descenso de la temperatura por lo que el sabor dulce y delicado de los frutos se ha instalado en sus papilas gustativas como si el antojo fuese un asunto de moda en ese preciso instante.
―Hola cariño ― Saluda la Mariscal dando un bostezo acercando la pequeña charola hacia la joven heredera recostada en la cama dando un ligero beso a sus labios para colocarse a su lado y masajear ligeramente el ya más notorio vientre de su novia ― ¿Cómo se portaron estos pequeños engranes? ― Murmura suavemente al vientre para colocar su oreja sobre la ya pequeña barriguita tomando como referencia el apodo que utiliza su suegro para la joven de cabellos color ébano.
―Hola amor ― Asami se deja consentir tomando un par de frutos para calmar la salivación en su boca que se ha formado desde que ha visto la pequeña caja ― y ellos se han portado como unos verdaderos angelitos, no se han movido en todo el día, bueno eso parecía hasta que tu llegaste ― su mano deambula por ciertas partes de su vientre donde puede percibir ligeros movimientos en cuanto han escuchado la voz de su mami.
―Eso es bueno ― sonríe recostándose sobre su espalda al lado de su novia cerrando los ojos y soltando un suspiro cansado al mismo tiempo arrullándose poco a poco con la pausada respiración de su novia mientras ésta pasa sus manos sobre sus mechones castaños.
― ¿Cómo estuvo el trabajo? ― Pregunta comenzando a degustar los frutillos secos obteniendo sólo un ligero gruñido por parte de la mariscal.
―Fatal ― responde con la voz apagada por el peso de su rostro recargado en el vientre de la joven heredera.
―Siento escuchar eso… ― Acaricia la parte de su nuca observando hacia la silueta de su novia ― ¿Quieres que te prepare algo para relajarte? ― Pregunta masajeando ligeramente la parte de sus hombros que la posición le permite alcanzar pero no obtiene respuesta de la joven morena y asume que ha caído dormida.
Y piensa que no es para menos cuando ella misma se ha encargado de hacer todavía más complicada las cosas para su pobre novia durante toda esa semana con sus antojos de media noche y media madrugada además de desatar su deseo sexual un poco diciéndose que debe aprovechar ese momento en el que todavía puede saciar lo que su apetito le pide en la intimidad, pero también armando una escena durante uno de los recesos por causa de la instigación de Azula.

*** *** ** Flashback ** *** ***
(https://www.youtube.com/watch?v=GVIv4rULrys Britney Spears - "Criminal" Official Lyric Video)
Un suave toque hace reaccionar a la joven de mirada color azul claro, una mano intenta alcanzar el resorte de sus pantalones deportivos por lo que abre los ojos de manera apresurada sentándose de golpe sólo para ver a una despreocupada Asami sonriendo levemente recargándose sobre su costado derecho viendo de manera inocente a su novia.
― ¿Qué sucede? ― Pregunta bostezando y tallando sus ojos para intentar despejarse ― Son las 2:45 am… ― Murmura tratando de mantener sus parpados abiertos.
―Nada, sólo que a estos dos se les antojó probar el cuerpo de su mami ― su sonrisa se torna en una coqueta y lasciva mientras sus pupilas se dilatan y oscurecen un poco ante la mención del pensamiento como ha sucedido en algunas ocasiones anteriores cuando el deseo le asalta a media noche implorando por la atención necesaria pues su cuerpo parece arder en llamas en ese momento y que sólo se aplacan con el toque de la joven castaña.
― ¿Qué? ― Su cerebro trata de procesar la información cuando el cuerpo de su desesperada novia le embiste derribándola sobre el colchón mientras sus labios son silenciados por un beso cazador ― Asa… Asami ― murmura cuando la joven abandona sus labios para buscar su cuello dejando un camino de besos hacia un punto sensible cerca de su oído pasando su lengua lentamente consiguiendo su objetivo: despertar a la “bestia” dormida dentro de su novia que con menos ímpetu responde a sus arrebatos porque sabe que es agotar sus energías para el día siguiente durante los entrenamientos pero sabe que si no cumple con sus “deberes” para su “antojo”, tendrá a una Asami malhumorada que asustaría al mismísimo Vaatu, por Raava no tiene elección.
Así que invirtiendo las posiciones, la joven heredera ahora se encuentra sobre las sábanas mientras Korra es ahora quien besa la piel del cuello y escote que la blusa de la pijama le permite dándose a la tarea de quitar la prenda lo más pronto posible para continuar con los besos hacia su punto de placer regalándole una sonrisa agotada a la joven de cabellos color ébano antes de seguir bajando y concentrarse en su tarea mientras se deleita con las expresiones de placer por parte de su novia, esa sería una larga noche en la cual si la ex–capitana no estaba embarazada definitivamente lo estaría en ese momento.

***
La mañana arriba sin contratiempos para la joven pareja recostada en la cama de manera placida pero que tiene que abandonar el lecho para comenzar el día con una sonriente Asami y una casi sonámbula Korra cuando llegan a la escuela y si no es porque la joven de cabellos color ébano le guía hacia su casillero, la mariscal podría haberse quedado dormida estando parada en la puerta de la entrada.
―Korr, te ves fatal ― comenta Mako después de que le ha abordado en su llegada comentándole ciertas jugadas que el entrenador ha comentado que aprendan para ese día, pero al no obtener respuesta de su compañera y amiga, le dice la realidad de lo que ve ― Korra… ¡Korra! ― Grita levemente al no obtener respuesta y ver a su amiga recargando la cabeza en uno de los casilleros cercano a ella sosteniéndose a penas en pie reaccionando de manera graciosa al escuchar su nombre ser llamado con mayor intensidad y golpeándose en el instante en que parece “despertar”.
―¡No estoy dormida, estoy despierta Asami sólo descansaba los ojos un momento! ― Responde a gran velocidad, desorientada y tratando de correr chocando de frente con el casillero que ha estado utilizando de almohada.
―Jajaja ― Mako no puede evitar soltar una carcajada ganándose una mirada de reproche por parte de su amiga, quien masajea levemente las zonas donde se ha golpeado.
―No es gracioso ― soba su nariz soltando un suspiro agotado volviendo a cerrar los ojos un instante recargándose en el casillero.
―Lo sé y lo siento, pero fue gracioso ― admite palmeando su hombro para darle ánimo ― ¿Asami te mantuvo despierta toda la noche otra vez? ― Pregunta curioso.
―Sí, pero ahora con un extraño “antojo” ― da énfasis a la palabra acentuándola con sus dedos ― hizo que tuviéramos intimidad a las 3 am ― pasa su mano por su rostro tratando de despejar el agotamiento de su rostro ― ¿Quién quiere tener eso a las 3 am? Pero eso no es todo, cada día parece tener más antojos raros y difíciles de complacer ― recuerda el helado sabor pistacho que ha tenido que ir a comprar en pijama hasta la pequeña tienda abierta las 24 horas pero lo peor del asunto es que también le había pedido una toronja y fresas además de kiwi y unas gomitas con sabor a limón que no ha podido conseguir en un solo empaque y que ha tenido que comprar al menos diez para poder tenerlas gomitas de fresa ― fue toda una travesía y me estoy volviendo loca, honestamente ― admite quitando un par de mechones obstruyendo su mirada ― además si le sumo el hecho de que tengo entrenamientos cuatro días a la semana y un trabajo de medio tiempo todos los días, tendré que suicidarme para ya no soportar toda esta presión.
―Tranquila, todo irá bien… Sólo debes soportar unos cuantos meses más y podrás tener a tus bebés en tus brazos ― el comentario hace sonreír a la morena y decide buscar en el bolsillo de su chaqueta para mostrar orgullosa el último ultrasonido de sus pequeños retoños.
―Éstos son ellos ― sonríe feliz y su amigo da un pequeño vistazo siendo contagiado por su felicidad.
Y con un nuevo tópico comienzan a andar hacia las clases del día de hoy mientas Asami se reúne con Ginger para conversar sobre algunos chismes y para ponerse al día, aunque la verdad es que la ex–capitana de porristas extraña sus tiempo en el equipo y quiere saber qué está pasando ahora que no está y su cargo ha volado directamente hacia Azula por ser la sobrina de la entrenadora pasando sobre el derecho de una votación por miembros con mayor antigüedad y más capaces.
―Es una lástima que un pequeño error arruine tu futuro ― comenta Azula pasando cerca del par de amigas interrumpiendo la amena charla ― por eso chicas deben mantener las piernas cerradas ― añade con un poco de veneno.
― ¿Disculpa? ¿Ese comentario es para mí? ― Pregunta una molesta Asami levantándose de la banca en la que ha estado sentada aun en contra de la petición de su amiga pelirroja para hacer oídos sordos.
―Pues sí el saco te queda ― le da una sonrisa complacida al ver que ha caído en sus incitaciones logrando que Asami se acerque a ella para enfrentarla ― aunque yo creo que tendrán que mandarlo ajustar para que no te quede justo ― suelta una carcajada logrando que su ahora sequito le acompañe.
―Asami, no vale la pena, vamos ― intenta halarle Ginger logrando tomarla del brazo antes de que se eche encima de la joven de mirada ambarina.
―Te duele que Korra me eligiera a mí y no a la chica fácil que resultas ser ― responde con un poco de veneno en su voz, oh sí siendo porrista uno se entera de ciertas cosas en los vestidores de chicas y si tiene que usar esa degradante información en ese momento para destruir a su “rival de amores”, lo hará sin pensar aunque por dentro quiera marcharse de ahí y buscar consuelo en los brazos de su novia para echarse a llorar debido a su alta sensibilidad a causa del desastre de las hormonas.
―Sé que esta es tu sucia táctica para amarrar a Korra… Pero que bajo caíste Asami, embarazarte joven y de quien fuera la novia de tu mejor amiga ― comenta viendo el trabajo de su pedicura ― al menos hubieras esperado unos meses antes de saltarle encima ― añade con tono burlón haciendo que Asami endurezca sus puños esperando impactarlos en el rostro de la joven ― pero no te preocupes, yo estaré justo aquí cuando ella te deje a ti y a tus bastarditos y bote tu gordo trasero de balle… ― Oh oh, ha tocado un punto sensible al meterse con sus bebés.
No puede terminar el comentario a causa de una fuerte bofetada que la envía hasta el suelo y la joven de mirada ambarina sólo puede sostener el lugar donde ha sido golpeada cubriendo la marca hinchada y enrojecida en la piel, todo el lugar cae en silencio atestiguando la escena que es intervenida por la mariscal entrando en el cuadro impidiendo que su novia se le vaya encima a los golpeas a la impactada joven.
―Suéltame… Todavía no termino con ella ― exige la joven heredera tratando de zafarse del agarre ― ¡no la defiendas! ― Grita cuando ve que su novia le obstruye el paso para llegar hacia Azula.
―Asami, por favor ― trata de razonar con ella.
― ¡No! Haré que se trague sus palabras ― añade con fuego en sus pupilas color esmeralda, pero viendo la actitud protectora que ha adoptado Korra se siente traicionada ― ¿ahora la vas a defender? ― La joven morena niega con la cabeza tratando de abrazarla ― ¡No me toques! Ve a consolar a tu querida… ― Comenta dolida por la acción de su novia no pensando claramente a causa de los celos y los altos niveles hormonales así que se da la vuelta alejándose mientras rompe en llanto siendo seguida por la joven morena después de un par de segundos cuando se ha recuperado de la mirada llameante que le ha lanzado su novia no sin antes dar una fría y reprobatoria mirada a la joven de mirada ambarina.
Korra camina acelerada, bueno casi corre tras Asami, pero le pierde de vista cuando dobla en uno de los pasillos así que pone mayor empeño en buscar a su enojada y hormonal novia tratando de pensar en palabras para calmarla, aunque siente miedo que rehúya de ella hasta el final del día rogando a los espíritus para encontrarla.
―Asami ― murmura suavemente cuando la ubica en la parte más alejada de las tribunas en el campo de futbol ― Asami ― intenta acercarse lo más lentamente posible sólo para recibir la espalda de la mencionada ― vamos Asami, no te pongas así… ― Suplica sentándose y acercándose lo más despacio que puede.

(https://www.youtube.com/watch?v=igV6N8Yvkmo Within Temptation - Let Her Go ( Passenger Cover ) Music Video NA:Amo esta canción así que tenía que ponerla y pues la volverán a escuchar en mi otra nueva historia)
―Vete… ― Responde entre sollozos cubriéndose el rostro, la joven atleta duda un momento, pero se decide y coloca su mano sobre su hombro de manera delicada preparándose para recibir un golpe o bofetada sin embargo su novia se echa a llorar entre sus brazos empapando su ropa con su llanto y la mariscal sólo atina a abrazarle lo mejor que la posición se los permite y tratar de transmitirle todo su afecto en el abrazo para calmarla.
―Ya, calma… ― Dibuja pequeños círculos en su espalda.
― ¿Me seguirás queriendo cuando se más gorda y no puedas abrazarme? ― Pregunta de la nada un poco más tranquila ahora que el llanto ha cedido? ― Afianzando el agarre en los brazos de su novia.
―Claro que te seguiré queriendo cuando ya mis brazos no logren cobijarte ― se separa un poco y levanta su barbilla para verla directamente a los ojos apartando algunos rastros de lágrimas que todavía bajan por sus mejillas ― ¿Por qué lo preguntas?
―Porque estaré enorme y no seré atractiva, estaré tan gorda que ya no podré caminar y estoy segura de que tu querrás a una chica más hermosa y delgada… ― Confiesa su mayor temor como cualquier embarazada.
―Oye, escúchame bien ― toma su rostro entre sus manos para afirmar lo que dirá ― nunca dejaré de amarte, aunque tú me lo pidas ― da un ligero beso en sus labios para continuar ― y no estarás gorda, estás embarazada de mis bebés que es lo más hermoso para mí ― une sus frentes y sonríe contagiando a su novia ― y nunca veré a otra chica porque tú eres y serás la más hermosa para mí embarazada o no, no lo olvides tontita ― busca un pañuelo para limpiar todo rastro de lágrimas ― creo que nos saltaremos un par de clases ― añade dándole un beso que cobra más intensidad después de que escuchan la campana anunciando el inicio los módulos de clase.

*** *** ** Fin de Flashback ** *** ***
Asami sigue pasando su mano sobre los suaves cabellos de su novia que ahora yace acostada a su lado tomando una merecida siesta y no puede evitar mirarla fijamente enamorándose más de sus cinceladas facciones riendo ante los murmullos de su durmiente novia comentando lo mucho que los ama, suspira tranquila y complacida por lo que escucha respondiendo que ella también la adora.
Sin duda esto será un gran e interesante embarazo que traerá sus altas y bajas donde será más que consentida a lo cual podría acostumbrarse aunque definitivamente tendrá que pensarlo muy bien para hablar si quiera de un tercer hijo omitiendo el detalle de que podría repetirse el doble embarazo y no es algo que quiere volver a sufrir, bueno no en ese preciso momento después de que los gemelos lleguen al mundo, suspira feliz aspirando el aroma de la loción que la mariscal utiliza amando el olor sin saber que en un tiempo más adelante comenzará a aborrecer como algunos otros.
Agradece mentalmente a Opal por darle el regalo más grande como es el amor de la marical sin poder evitar que una pequeña sombra de dolor cruce por su mente al recordar a su querida amiga, pero saber que ella ha estado de acuerdo en todo esto le hace saber que ella también s feliz en donde quiera que esté.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 542
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOVIA PARA MI NOVIA // LIURIBE21

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.