Hasta que el contrato nos separe

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Jue Dic 31, 2015 5:46 pm

Hola a tod@s soy Levan y con confianza pueden llamarme asi oh Raven, hace tiepo que yo escribia esta historia en otro foro que lamentablemente a cerrado, ahora retomo nuevamente la escritura con lo que me gusta, las fanficciones este FIC quiero dedicarcelo al pequeño grupo de admiradores que yo llegue a tener a aquel foro "TatuNews" mis querid@s Levanistas  Idea  como yo solia llamarles no se si algun@ de ell@s vuelva a leer esta historia, yo espero con ansias volver a saber algo de tod@s ell@s pronto,va para ell@s espero sea de su agrado esta historia SALUDOS! Wink






------------





Moscú 1984

Eran mediados de septiembre, aquella ocasión hacia una tarde muy nublada la brisa y el viento eran muy fríos, las personas salían de sus hogares abrigados dispuestos a divertirse un rato, empresarios y laborales comenzarían a salir de sus turnos vespertinos de aquel día, al menos la mayoría, pero no todos, ya que en ese no muy concurrido hospital, doctores y enfermeros continuaban con su jornada laboral, iban y venían de habitación en habitación atendiendo con amabilidad y paciencia a cada paciente hospitalizado ahí, menos uno de ellos, quien en ese momento a pesar de su muy mal estado, tenia visitas a esas horas de la tarde noche, lo cual ya no estaba permitido las visitas después de las 4, pero dado a que sabían de quien se trataba decidieron hacer una excepción, sin molestar en lo absoluto nadie podía entrar hasta que el hombre que había ido de visita se hubiese ido.

-...por el lazo que nos une...promete que cuidaras bien de ella-dijo con mucho esfuerzo para después toser con una expresión de dolor mientras cubría su boca con la palma de su mano-
-firma-respondió seriamente sin inmutarse por la persona moribunda recostada en la camilla-…confía en mí
-bien-dijo mientras tomaba el bolígrafo que le ofrecían para después firmar con esfuerzo, aunque no muy convencido-... ¿¡de verdad!?-cuestiono con esfuerzo y los ojos entre abiertos al leer una parte doblada de aquel papel-.
-así es y ya es tarde-dijo mientras le arrebataba de las manos a aquel moribundo hombre acostado en la cama, aquellos papeles y los guardaba en un maletín negro rápidamente y sonreía con malicia todo ante la atenta y asustada mirada de una joven tras él-.
-¡me has traicionado!-exclamo molesto con el poco aliento que le quedaba-.
-adiós...amigo-dijo sin más para después pasar junto a la joven rubia que sollozaba temerosa y después salía de aquella obscura habitación-...nos vemos pronto-dijo sonriendo altaneramente desde el marco de la puerta mientras miraba detalladamente a la chica-.
-¡alto!-exigió en un vano esfuerzo por detener a aquel hombre que acababa de salir, mientras llevaba las manos a su pecho con una expresión de dolor y las maquinas que lo monitoreaban comenzaban a sonar alarmantemente-.
-¡no!... Por favor... ¡Alguien!-exclamo alarmada mirando la puerta mientras se acercaba a la cama con temor-.
-hágase a un lado-dijo aquel hombre vestido con bata blanca que entro rápidamente a la habitación para después  acercarse a la camilla y tomaba signos vitales ante la atenta mirada de la joven rubia-...lo lamento-dijo con un semblante resignado al mirar a la joven tras unos momentos de analizar la situación-...ha muerto-aclaro sin más para después cubrir el cuerpo sin dejar de ser visto por la joven que ahora estaba completamente paralizada ante la noticia-.
-¡no!-exclamo mientras se acercaba al cuerpo sin vida sobre la cama-¡no!!... ¡¡por favor no!!!!!... no puede ser-decía con lágrimas en los ojos y gran dolor en su pecho mientras aquel doctor salía de la habitación -... ¡NOOO!-continúo llorando sin imaginarse que estaba siendo observada unos metros afuera de la entrada de la habitación, el cómo gritaba de dolor y se llevaba las manos a su vientre ligeramente abultado-… ¡no puede ser!-continuaba llorando recostada en el pecho del cuerpo sin vida que aun yacía en la cama ante la atenta mirada de aquel hombre que aun tenía el maletín negro entre sus manos y una sonrisa victoriosa en los labios-.






Moscú 1996 (12 años después)


-no por favor... ya entendí -decía aterrada mientras trataba de levantarse de la silla en la cual se encontraba amarrada-...no volveré a hacerlo lo prometo-exclamaba temerosa y con lagrimas en los ojos-.
-eso lo sé-dijo aquel hombre encapuchado con una máscara puesta-...porque me asegurare de eso-dijo sonriendo con malicia para después mirar a la niña de frente y quitarse la máscara ante sus asustados ojos-.
-no...-dijo completamente en shock al ver al hombre tras la máscara-...tu...-dijo sin poder creer lo que estaba pasando-…no es cierto-dijo crédula mientras lagrimas de gran tristeza salían por sus ojos-.
-Shh....tranquila-dijo mientras se acercaba a ella lentamente y le sonreía-...no pasa nada-dijo al ver como la niña comenzaba a moverse con brusquedad para tratar de zafarse-...duerme pequeña-dijo al sacar una jeringa de un pequeño estuche y acercarlo a la pequeña niña asustada-…descansa-repitió en un tono sutil mientras tomaba la cabeza de la niña la colocaba de lado e introducía la aguja en la sien-.
-no... ¡No!!-Gritaba la niña con dolor y miedo al sentir como el líquido era introducido en ella, desesperada por no poder evitar lo que le estaban haciendo-...basta... ¡basta!!! ...¡por favor!!-exigió con lagrimas en los ojos-...no te saldrás con la tuya...- comenzó a decir con un semblante serio sin dejar de llorar pero comenzó a sentir pesadez en los ojos-... yo voy a...de...dela-dijo las ultimas silabas con esfuerzo antes de dejar caer su cabeza dejando incompleta su frase quedando inconsciente frente aquel hombre que sonreía con malicia ante esta acción y limpiaba una pequeña lagrima que bajaba por la mejilla de la inconsciente niña-.







CAPITULO 1 COMENZANDO DE NUEVO



Sergey Katin un importante y reconocido  hombre en el mundo laboral, un hombre muy poderoso a cargo de varias empresas con buen fin económico, aunque también un hombre serio lleno de negocios secretos ante la vista de la sociedad tras la muerte de personas queridas para él, padre viudo de una pequeña niña, Elena Katina, una hermosa chica de cabello pelirrojo y penetrantes ojos verde grisáceo quien con el paso de los años había crecido a la viva imagen de su padre, con el mismo porte lleno de fortaleza, una chica hipócrita, creída, caprichosa y fría que al igual que su padre o al menos esa es la imagen que se había creado ante todos, quería ser alguien muy grande y envidiado por muchos, consiguiendo todo lo que se propusiera, aunque para Yulia Volkova, una pequeña niña morena de cabello corto y llamativos ojos azules Elena era todo lo contrario a lo que mostraba ¿Cómo lo sabia o suponía?, pues desde que ambas eran muy pequeñas habían vivido en el mismo lugar, crecieron juntas debido a que los padres de Yulia habían muerto antes de que ella pudiese recordarlos, así que ella nunca los conoció, quedando huérfana desde su nacimiento por lo que Sergey amablemente se encargo y cuido de ella de la hija de sus muy queridos amigos en vida, dándole a entender que le debía eterna gratitud por no haberle dejado sola y desamparada, por lo que con el tiempo la morena comenzó a ser tratada como una chica más del servició aunque con ciertos “lujos” otorgados por Sergey Katin, ella tenía permitido ir al colegio, comer en la mesa grande, tenía su propia habitación y no necesitaba usar el uniforme de servicio en ese lugar aunque a cambio tenía que estar  para la pelirroja Elena siempre que esta necesitara de algo, aunque eso a la morena no le importaba en lo absoluto, ya que ella estimaba a la pelirroja desde pequeña, su ejemplo a seguir era Pam una mujer madura que trabajaba en esa casa como niñera de ambas desde que estas habían comenzado a caminar, aquella mujer le había enseñado muchas cosas sobre la vida y sobre como sobresalir, vivían en uno de los mejores lugares residenciales de Moscú, con varias personas a su servicio para el mantenimiento de su gran casa.



MOSCÚ 2000 (El presente)

-¿Porqué se tardan tanto?-cuestiono algo desesperado mientras miraba a su hija subir al auto y luego su reloj de pulso-.
-la tarada no se apura-dijo con un tono algo aniñado e irritable mientras subía al auto con sumo cuidado y cerraba la puerta-.
-lo siento-dijo apresurada mientras subía las mochilas en el asiento del copiloto para después ella subir en la parte de atrás siendo vista de mal modo por su compañera-.
-valla...ya era hora lenta-dijo irritada al ver como la otra chica se sentaba a su lado-.
-ya...nos vamos-dijo de mal modo mientras aceleraba el auto y lo arrancaba-.
-si, por favor -dijo aun viendo con cierta molestia a la chica a su lado-.
-de acuerdo señor-respondió con educación y algo apenada mientras miraba por la ventanilla a su lado-.

Este era el primer año que ellas cursaban en el mismo colegio, cuando Yulia termino su último año de secundaria conoció a muchas personas aunque tras mucho pensarlo Sergey llego a la conclusión de que sería trasladada al colegio de su hija quien no estaba nada gustosa por ello pero al final tuvo que resignarse, agradecida de que Yulia por ser de 1*grado estuviera en el 1* piso de aquel edificio y ella siendo de 2* se establecía en el 2* piso para tomar sus clases, volvían después de unas largas vacaciones de 2 meses para comenzar un nuevo semestre.

-vendrá Rosme por ustedes a la salida-dijo sin mirar a ninguna de las chicas-.
-si señor-respondió de la forma educada y habitual que tenía desde pequeña, al bajar de la camioneta y dar la vuelta a está para abrir la puerta a la pelirroja-.
-está bien papi-dijo nuevamente con ese tono aniñado e irritable-no olvides mi mochila-espeto esta vez con fastidio llamando la atención de la joven morena que miraba asía el colegio, mientras que ella sacudía levemente la falda de su uniforme y comenzaba a caminar asía la entrada del colegio-.
-si Lena-respondió amable y tranquila mirando la espalda de la pecosa mientras caminaba tras ella ya que la camioneta se había ido ya-.
-¿perdón?-espeto denotando molestia y asombro en el tono de su voz ante aquellas palabras, por lo que detuvo su paso y giro de golpe para mirarla con enojo haciendo que la morena frenara su paso para evitar chocar con ella-.
-señorita Katina-corrigió rápidamente su error bajando la mirada sintiéndose apenada mientras miraba el piso-.
-tenias que ser tú-dijo azotando levemente el talón de su pie contra el suelo para después seguir su camino dentro del edificio siendo seguida por una callada morena-la quiero en mi banca-ordenó entrando al salón después de que la morena le abriera la puerta y la mirara atenta-...rápido -exigió mientras la morena asentía y se dirigía rápidamente al pupitre en el que Lena tomaba lugar durante sus clases-.
-listo-dijo dejando la mochila de la pelirroja a un lado del pupitre bien acomodada en el piso para después voltear a ver a la pelirroja y sonreírle tímidamente, cambiando rápidamente esa sonrisa por una expresión seria al mirar quien entraba por la puerta-.
-¡mi pelirrojo corazón!-exclamo al abrazar a la pelirroja por la cintura y besarla muy cerca de los labios-.
-Hola mi vida-respondió regalándole una encantadora sonrisa a la chica que ahora la abrazaba por el hombro y le correspondía la sonrisa-…ya te extrañaba Masha-dijo al abrazarla con mucho cariño-.

María o Masha como prefería ser llamada una chica rubia ondulada de ojos marrón, de complexión delgada, de la misma estatura que la pelirroja, con una sonrisa muy linda, amiga de Lena desde que se conocieron en la secundaria en ese mismo colegio, desde entonces  se habían vuelto muy unidas, e inseparables, acostumbrando a los alumnos a verlas muy cariñosas entre ellas, matando toda ilusión que alguno o alguna tuviera con ellas, Masha una chica arrogante al igual que Lena, pero más sensata, era una de las pocas personas que conocía muy bien a la pelirroja, la única chica con la que la pelirroja estaba durante las horas de clase, considerada como su mejor amiga y viceversa.

-me retiro-dijo de una forma cortante y seria con la mirada gacha mientras comenzaba a caminar hacia la salida pasando junto a la morena y la chica rubia-.
-Aja-espeto sin importancia ante el comentario de la morena mientras dejaba de abrazar a la rubia pero sin dejar de sonreírle-…. ¡No olvides venir por ella!-exclamo aun sin ver la puerta haciendo que la morena asomara su rostro por la entrada debido a que ya se encontraba fuera del salón-.
-…si-dijo sin más para después irse de ese lugar refunfuñando en voz baja mientras apretaba los puños y fruncía el ceño-.
-¡Yulia!-exclamo aquella castaña chica con una sonrisa en los labios al ver pasar a la morena a unos metros de distancia de ella-…Yulia!-volvió a exclamar haciendo que la morena se sobresaltara un poco y volteara asía donde ésta la llamaba-.
-¡Alex!-exclamo cambiando su semblante molesto por una linda sonrisa al mirar a la castaña junto a ella-…lo lamento, no te vi-dijo al abrazar a la chica con mucho cariño, siendo correspondida de igual forma-.

Alexia una chica castaña de ojos color miel de complexión delgada con cara redonda, de baja estatura aunque no tanta, una chica optimista que adoraba leer en sus ratos libres, Alex como prefería ser llamada, amiga de Yulia conociéndose en 3* semestre de secundaria, pidió un cambio de colegio a sus padres al saber que Yulia había sido cambiada de colegio sin importarle perder un año, convirtiéndose en un gran apoyando en todo momento de la morena desde hacía ya poco mas de 2 años, debido a que en todo ese tiempo se había dado cuenta de los malos tratos de la pelirroja hacia la morena, por lo que Lena no fue de su agrado desde que le conoció, considerada la mejor amiga de Yulia, aunque muy en el fondo no se sentía del todo feliz siendo solo su mejor amiga.

-¿te asuste?-cuestiono divertida al sentir como la morena se separaba de ella por lo que le sonrió al verla nuevamente a los ojos-.
-un poco-respondió encogiéndose de hombros pero sin dejar de sonreírle a aquella castaña de ojos color miel, sin percatarse que cierta pelirroja miraba todo desde que había salido del salón junto con la rubia con la que iba tomada de la mano-.
-¡pequeña tonta!-exclamo al encaminarse hasta donde la morena y la castaña conversaban a gusto, llamando la atención de ambas quienes la miraron extrañadas-…dejaste tú mochila en mi salón-dijo pellizcando una mejilla a la morena a modo de ademan cariñoso-.
-Lena-dijo a modo de saludo de una forma seria mirando esta extraña acción de la pelirroja para con la morena-.
-Alexia- respondió a modo de saludo con sonrisa mal disimulada ante su disgusto de ver a la castaña-…aquí esta-dijo volviendo a ver a la morena y entregándole su mochila-…ven te acompaño-dijo tomando a la morena de la muñeca y haciendola caminar junto con ella dejando atrás a una molesta Alexia y una divertida Masha que negaba con la cabeza-.

Desde el día en que se conocieron fue inevitable el desagrado mutuo por parte de la castaña y a pelirroja, Lena sabiendo que no debía perder el porte Katin trato de dar la menor importancia posible a aquella chica que detestaba ya que desde que Yulia la conocía sonreía mas y se sentía bien arruinando así su “trabajo” de hacerla sentir insignificante  y Alex a petición de Yulia trataba de ser amable con la pelirroja aunque le era imposible no fastidiarse ante la presencia de alguien que trataba como basura a alguien a quien en verdad quería mucho, el fastidio era más que obvio al estar una cerca de la otra.

-Bueno nos vemos después pequeña-dijo sonriendo con esfuerzo ante la morena que sonría fascinada ante las atenciones de la pelirroja-.
-si claro que si-respondió muy feliz con una gran sonrisa en los labios sin dejar de ver a la pelirroja por lo que no se percato de que la castaña iba entrando al salón-.
-me voy-dijo dándose cuenta de la presencia de la castaña por lo que le dio un beso a la morena cerca de la comisura de los labios para después retirarse del salón pasando junto a la castaña de quien se despidió con un ademan muy meloso con la mano (moviendo sus dedos uno por uno frente a la castaña)-.
-¡por fin te quiere eh!-dijo de un modo irónico cuando se acerco a la morena que no dejaba de sonreír y dejar de ver la puerta de su salón-.
-ella siempre lo ha hecho-respondió en un suspiro y muy segura de lo que decía-.
-…¿en verdad?-cuestiono sorprendida ante la respuesta de su amiga-…tendrás que decirme que paso en estos meses de vacaciones porque hasta donde recuerdo ella siempre te ha tratado como su lacaya-dijo algo seria tomando asiento junto al pupitre donde estaba la mochila de Yulia-.
-¿qué?-pregunto volviendo del  “mundo Lena” y mirando a su amiga con un semblante de confusión-… no es así-dijo al sentarse junto a Alexia-…olvidemos eso ¿sí?-pidió un tanto incomoda, por lo que decidió cambiar el tema-…mejor dime ¿Cómo te fue en tus vacaciones?

Así era desde hace ya tiempo atrás, Yulia ayudaba y hacia todo lo que la pelirroja le pidiera, sin renegar y con gusto ya que en verdad la apreciaba, la consideraba su amiga por todo lo que había vivido con ella, aunque a veces le era muy molesto que Lena la tratara como nada, no lograba comprender muy bien el porqué de ese extraño comportamiento “bipolar” que Lena había adoptado con el tiempo, convirtiéndola en alguien muy frívola y exigente no solo con Yulia sino con cualquier persona que se topara y considerara que no estaba a “su nivel” y a pesar de eso Yulia siempre defendía a la pelirroja de los malos comentarios en donde le hacían referencia y cuando no lograba objetar por la pelirroja simplemente cambiaba el tema, algo a lo cual ya estaba acostumbrada a hacer pero igual algo que ya le estaba costando trabajo sobrellevar pues a veces simplemente no encontraba alguna razón para defender a la pelirroja puesto que hasta cierto punto también le molestaba esa actitud de Lena aunque prefería no decía nada al respecto.

-¡hey Lena!-exclamo agitando su mano en el aire y sonriendo al ver a la pelirroja sentada en una mesa de la cafetería del colegio, mientras se encaminaba rápidamente hasta ella-.









------------












CAPITULO 2. UNA LINDA “SORPRESA”


-¡hey Lena!-exclamo agitando su mano en el aire y sonriendo al ver a la pelirroja sentada en una mesa de la cafetería del colegio, mientras se encaminaba rápidamente hasta ella-.

-lárgate-exclamo de una forma antipática al rodar los ojos al lado contrario de donde se encontraba la morena-.
-¿Cómo?-cuestiono confundida y sorprendida ante las palabras de la pelirroja borrando la sonrisa de su rostro-.
-¡Yulia!-llamo la atención de la cabizbaja morena y la mal humorada pelirroja haciendo que ambas voltearan a verle mientras se les acercaba con una bandeja con comida en sus manos- ¿Qué haces?-cuestiono mirando a Yulia y a la pelirroja alternadamente-.
-largarme-respondió de una forma desanimada mirando de reojo a la pelirroja para después dar media vuelta-.
-¿porque?-cuestiono rápidamente cambiando su tono de voz mientras tomaba la mano de la morena-…quédate conmigo-le pidió a la morena una vez que esta había volteado a verle con confusión-…tú también-dijo resignada mirando con algo de desagrado y discreción a Alexia-.
-no gracias-dijo mirando de la misma forma disgustada en que la miraba la pelirroja-…te veo después Yul-dijo sin más para después alejarse de esa mesa-.
-nos vemos-dijo sonriendo de una forma hipócrita-.
-bueno…-dijo algo desilusionada mirando como su amiga salía de la cafetería-… ¿qué haremos?-dijo al voltear a ver a Lena y sonreírle-.
-¿qué haremos?-repitió un tanto confundida sin dejar de ver a la sonriente morena-…yo irme con Masha-dijo soltando rápidamente la mano de la morena y poniéndose de pie-…tú, no me importa-dijo tomando la bandeja con su comida y yéndose de ahí de una forma muy engreída-.
-pero…creí que estaríamos juntas -espeto confundida mientras seguía a la pelirroja-.
-claro que si-respondió de una forma muy sarcástica- aunque no quieras tú estarás a mi merced por siempre-espeto esto último anexando una sonrisa hipócrita y divertida ante el semblante atónito de la morena-.
-¿lo dices enserio?-cuestiono borrando algún rastro de felicidad de su rostro, sonando dubitativa y confundida sin dejar de ver a la pelirroja-.
-¡por supuesto!... no te desharás de mi tan fácil torpe-dijo dejando su bandeja en un depósito de desechos mirándola con cierto desagrado, ignorando unos momentos a la morena-.
-acepto-exclamo al abrazar a la pelirroja por lo que esta se sorprendió ante inesperado acto de la morena para ella-.
-¿Cómo?-pregunto completamente confundida con un semblante sorpresivo al ver que sus frías palabras habían provocado una actitud diferente a la que habría querido ver sobre la morena-.
-si así lo deseas, prometo estar el resto de tú vida contigo-dijo al separarse algo apenada de la pelirroja y diciéndole esto de una forma muy sincera con las mejillas algo coloradas sin dejar de mirarla a los ojos-.
-…mas te vale-dijo de una forma extrañada mirando a la morena a los ojos y abrazándola de una forma involuntaria a sus emociones-.
-así será Lena-dijo sin dejar de sonreír ya que la pelirroja no la soltaba-.
-amor mi….o-dijo cortando la última palabra al llegar a la cafetería y mirar esta escena tan extraña para ella-.
-¡Masha!-exclamo sorprendida reaccionando ante lo que acababa de hacer al escuchar la voz de la rubia por lo que se aparto rápidamente de la morena dándole un pequeño empujón debido a la confusión que sentía por lo que había hecho-.
-¿qué pasa?-cuestiono más que molesta confundida y sorprendida ante la expresión perdida de la pelirroja que miraba el piso algo ajena a la situación-.
-¡nada!-exclamo tras unos segundos de mirar el suelo mientras levantaba la vista hacia una preocupada morena-…. ¡ya puedes largarte!-exclamo agitando levemente su cabeza y retomando su postura dura y frívola ante la morena-.
-si…permiso-dijo sin saber qué hacer ante esa extraña situación por lo que bajo la mirada y salió rápidamente de la cafetería-… ¡demonios!-exclamo algo molesta y confundida una vez lejos de la cafetería mientras caminaba pensativa sin rumbo alguno por un largo pasillo-.
-.

Aquí iba de nuevo Lena portándose amable y tierno con Yulia para que de momento a otro cambiara y la mirara como icho raro, a veces simplemente Yulia no podía evitar pensar que esa actitud por parte de Lena era a propósito, quería confundirla “suavizarla” para tenerla en “su mano” y hacer con ella lo que la pelirroja quisiese, o ¿quizá no? … la morena no sabía que pensar en esos momentos. Y así era constantemente, cuando Yulia trataba de buscar a la verdadera Lena y creía que lo había conseguido nuevamente sentía el rechazo de la pelirroja, algo que le molestaba ser tratada mal y luego recibir algo de afecto de la pelirroja para después volver a ser tratada como basura, era algo que simplemente ya no estaba soportando.

-¡Yulia!-exclamo sorprendida al levantar la vista y ver llegar a la castaña en donde ella se encontraba leyendo-.
-Hola Alex-dijo sacudiendo su cabeza tratando de olvidar lo de minutos atrás con la pelirroja mientras se sentaba junto a la castaña y volteaba a verla mientras le regalaba una grata sonrisa-… ¿qué haces?
-estaba terminando de leer algo que tome de la biblioteca-dijo agitando un libro que tenía en sus manos y sonreía tontamente-… ¿y tú? , ¿No se supone que comerías con “la señorita arrogante”?-cuestiono poniendo un semblante serio y burlón mientras colocaba su libro a un lado suyo-.
-no le digas así-dijo frunciendo el seño-… yo… no, preferí venir contigo-dijo mintiendo un poco mientras levantaba los hombros en señal de poca importancia hacia le pelirroja para después volver a sonreírle a su amiga-.
-bien… aun quedan 25 minutos del descanso-dijo mirando su reloj de pulso-… ¿quieres que comamos juntas o iras a ver que Katina no se ahogue mientras come por andar criticando gente?-dijo esto irónicamente, notando la expresión seria y molesta de su amiga por lo que dejo de sonreír y giro los ojos al lado contrario de la morena en señal de resignación-…estaba jugando Yul-dijo al sacarle la lengua de una forma divertida-…ya lo siento, mal gusto-dijo de una forma que ni ella misma creyó por lo que no pudo evitar sonreír divertida-.
-no, tienes razón-dijo sonriéndole nuevamente-…si se ahoga ya me lo avisara la enfermera-espeto fingiendo no darle importancia aunque en realidad era todo lo contrario a ello-…además yo no remplazaría a mi mejor amiga tan fácilmente y por alguien tan… Lena-dijo algo pensativa e irónica al no saber que decir al final, pasando su brazo sobre los hombros de Alexia, acercándola más asia si y pellizcándole  la mejilla-.
-de acuerdo de acuerdo, te creo-dijo sonriéndole a Yulia mientras se ponía de pie y guardaba su libro en su mochila-…ven vamos al árbol-dijo dejando sus cosas en su pupitre y tomando a Yulia de la mano para salir del salón junto con ella-… ¡a que te gano!-dijo al estar en el corredor del colegio y soltar a Yulia de la mano para después irse corriendo-.
-¡tramposa!-exclamo divertida al empezar a correr y seguir a Alex-.

Yulia lo admitía de una forma indirecta, de no ser por la compañía de Alexia, su estancia en ese colegio habría sido pésima desde el comienzo del semestre pasado, daba gracias por haber conocido a la castaña y por todo el apoyo que le brindaba diariamente, en especial ese grato afecto de la castaña hacia la morena, se sentía muy a gusto con ello y no lo impedía, era imposible estar molesta o triste cuando estaba con ella, en verdad la apreciaba y quería demasiado, incluso tal vez más de lo normal para una amistad, según creencias de varios estudiantes que de vez en cuando volteaban a mirarlas con curiosidad.

-¡gane!!-exclamo levantando las manos al aire mientras comenzaba a frenar sus pasos hasta detenerlo y se inclinaba bajando las manos apoyándolas en las rodillas mientras respiraba profundamente-.
-¡trampa!-exclamo con esfuerzo, llegando unos segundos después donde se encontraba su amiga deteniéndose junto adoptando la misma posición de ella quien le sonreía de una forma victoriosa y continuaba tomando aire-.
-no lo fue-decía entrecortadamente irguiéndose y dirigiéndose a un árbol mientras se recargaba en el gran tronco de este y regularizaba más su respiración-.
-claro que si…Yul… me empujaste…contra la…pared-decía entre suspiros mientras regularizaba su respiración respirando hondamente de vez en vez y miraba a su amiga con reproche-.
-tú saliste corriendo primero… ¡y sin avisar!- le reprocho de la misma forma  mientras respiraba mejor-…bueno, que sea… empate-dijo levantando los hombros mientras Alex se recargaba junto a ella-.
-¡jamás!-exclamo fingiendo molestia cruzándose de brazos pero sin dejar de sonreírle a la morena mientras comenzaba a hacerle cosquillas a modo de venganza-.
-no…basta-decía entre risas tratando de alejar las manos traviesas de su amiga-…basta-dijo hincándose en el césped-…ya…ya me rindo-dijo sin dejar de reír mientras se retorcía en el césped completamente tirada en él con Alex hincada a un lado suyo-… ¡tú ganas!-exclamo esto para después suspirar más tranquilamente al dejar de sentir las manos de su amiga en sus costados y abdomen-.
-bien dicho-dijo quitándose de encima de la morena y sentándose junto al árbol recargando su espalda en el-…era todo lo que quería escuchar-dijo con un tono de voz infantil y victorioso mientras miraba a la morena recostarse de lado-.
-deberíamos volver al salón-dijo respirando más tranquila encogiendo un poco sus piernas mientras miraba divertida la cara de la castaña desde abajo-… el profesor…
-no vendrá, nos lo dijo su secretaria unos minutos antes de que llegaras-dijo sonriéndole a Yulia mientras esta se acomodaba algo sorprendida junto a su amiga sentándose de igual forma que ella-.
-eso es genial pero entonces… ¿Qué hacemos?-cuestiono curiosa inclinando un poco su cabeza y mirando el perfil de su amiga quien tenía los ojos cerrados-.
-se supone que iríamos a comer algo… tengo hambre-dijo al voltear a ver a Yulia quien le sonreía divertida-… vamos por algo de comer-dijo al ponerse de pie seguida de Yulia-.
-pensaste lo mismo que mi estomago-dijo divertida mientras caminaba junto a su amiga asía el colegio mientras sacudía el pasto y hojas secas de su falda y camisa sin que ambas dejaran de reír por su ocurrencia-.

Con amigos como Alex, Yulia no necesitaba a nadie más siempre se lo decía mentalmente provocándose una leve sonrisa a sí misma, incluso consideraba que Alex, Lena y Pam eran lo más importante para ella, para poder ser feliz en ese estilo de vida que llevaba con los Katin y no se imaginaba ni quería algún futuro donde no estuviera alguna de las tres.-

-¿segura que estas bien?-cuestiono mientras miraba como salía el profesor de su salón de clases para después voltear a ver a la pelirroja-.
-si Masha, ya te dije esa tonta es tan rara que solo me compadecí de ella… ya sabes lastima-dijo tomando sus cosas y guardándolas en su mochila sin darle importancia a sus palabras-.
-si bueno, no me refería a eso Lena, es que en verdad te notabas confundida incluso cuando Volkova se fue, te pusiste pálida-dijo cruzando su mochila bolso-… ¿aun tomas tú medicamento, ese para los dolores de cabeza?-.
-No, lo deje hace casi 6 meses porque los dolores y mareos desaparecieron-dijo saliendo del salón junto con Masha-… papá dijo que no era necesario tomarlo si no me sentía confundida o con dolor-dijo soltando un suspiro pesaroso-.
-…deberías comentárselo de  nuevo cuando lo veas-dijo algo preocupada mientras bajaba las escaleras del segundo piso-…dijiste que era algo inestable-.
-si…ya, ya se lo diré más tarde-dijo sin darle mucha importancia a lo que le había sucedido-lo más seguro será volver a retomar el tratamiento por un par de meses nuevamente-.

Una de las razones por las que Lena adoraba estar con Masha era debido a las atenciones y cuidados que la rubia le otorgaba, sin importar el lugar o la situación Masha siempre estaba ahí junto a Lena cuando mas requería de apoyo moral y sentimental, además de que con ella se la pasaba muy bien y consideraba innecesario la amistad o compañía de alguien más para sentirse en paz consigo misma.

-de verdad debo mostrártelo-decía emocionada caminando entre las piedras salidas del piso sin soltar la mano de la morena ni dejar de sonreír ampliamente-.
-no tenemos permitido estar en este lado del bosque-decía algo insegura y siguiendo a Alex-…además Lena no tarda en salir y debo ir por sus cosas para llevarlas al auto-.
-por favor Yulia-pidió al detenerse unos momentos y girar a ver a su amiga sin soltarla de la mano-…será rápido-imploro haciendo una cara tristona a la que sabía que Yulia no se resistiría-.
-…de acuerdo está bien-dijo soltando un suspiro resignado ya que sabía que Alex ponía esa cara  a propósito-…tramposa-dijo sonriéndole para después seguir su camino junto a ella-…pero hay que apresurarnos y volver pronto-.
-pero así me quieres-dijo sonriéndole tiernamente mientras la tomaba del brazo para seguir caminando junto a ella-… ¡por supuesto que sí!- dijo animada para seguir su camino, apresurando sus pasos siendo seguida por la morena que miraba hacia atrás con discreción ante la castaña-.
-eso sí tramposa y lenta pero te quiero y eso no cambiaria-dijo después de haber mirado asía atrás para luego sonreír divertida por las ocurrencias de Alex-.
-mira es por acá-dijo al jalar a la morena del brazo asía un gran árbol algo viejo y seco-…oye-espeto repentinamente sin mirar a Yulia de frente-…Lena y tú no son hermanas, no son familia ni…amigas… ¿porque viven juntas?-pregunto curiosa sin más ya que ese tema nunca le había quedado claro pues a Yulia no le gustaba tocar mucho dicho tema-.
-Mmm… claro que somos amigas-respondió tras unos momentos de estar pensativa sonriendo tiernamente al recordar a Lena-…no tan unidas, con el tiempo a ella le fueron gustando cosas distintas que a mí y bueno si te refieres a porque vivo con ella es porque… bueno lo que pasa es que mis padres me dejaron con los Katin se fueron y en su viaje murieron, o al menos eso tengo entendido no recuerdo muy b…-dijo de la forma más tranquila del mundo sin dejar de sonreír mientras continuaba explicándole a su amiga-.
-¡llegamos!-dijo apresuradamente al escuchar lo que había sucedido con los padres de Yulia interrumpiéndola con algo de nervios, decidió cambiar el tema puesto que lo considero incomodo para la morena y comprendió que quizá no había sido buena idea el preguntarle-..Ven mira-dijo al pasar entre 2 árboles muy juntos cambiando por completo el tema de la charla mientras sonreía y esperaba a que Yulia se reuniera con sigo-.
-que tienes que…-comenzó a decir mientras pasaba entre los 2 árboles pero guardo silencio al de lado de Alex y mirar lo que estaba tras las espaldas de la castaña mientras esta le sonreía ampliamente por la expresión de sorpresa que había puesto- … ¡increíble!-exclamo de una forma embelesada mientras llegaba junto a Alex sin dejar de admirar lo que había frente a ella-… ¡es hermoso Alex!-decía aun con sorpresa dentro de ella y con cierta luz de ilusión reflejada en sus ojos-.

Después de caminar  por casi 15 minutos pasando hacia el otro lado de la cerca que dividía el bosque de la parte trasera del colegio en dos, yendo por un camino empedrado, dando una pequeña vuelta en una gran roca girando por un gran árbol viejo y pasando entre 2 grandes  y estrechos arboles se encontraba un pequeño y escondido lago, oculto en lo más recóndito y medio del obscuro y húmedo bosque estaba aquel hermoso lago “secreto” que parecía no ser visitado por nadie y a pesar de ello se admiraba una vegetación bien cuidada, pasto y arbustos verdes de distintas tonalidades y reducidos simétricamente, parecía algo mágico ese lugar donde se podía ver donde terminaba el otro lado de este y comenzaba más parte boscosa, era un pequeño lago en el que para llegar a sus cristalinas aguas tenias que bajar varios metros por un camino rocoso y alto, desde donde ellas se encontraban pero igual ese lugar donde habían llegado servía como un perfecto mirador solo para admirar tan linda y tranquila belleza escondida, en la que la luz del luz del medio día se reflejaba en aquel lugar dándole un aspecto paradisiaco.

-aunque no lo parezca estoy segura de que somos las únicas que sabemos de este lugar-dijo tras unos segundos de silencio al abrazar el brazo de Yulia y mirarla de reojo, sonriendo contenta al ver que esta no dejaba de admirar aquel pequeño y lindo lugar-.
-jamás me hubiera imaginado que estuviera algo así entre una parte obscura y húmeda del bosque-dijo después de unos segundos, sin dejar de admirar el lago y sonreír encantada-.
-que te parece, ya que nadie lo ha visto desde este lugar, convertirlo en nuestro pequeño lago secreto-dijo dando un pequeño jalón al moreno brazo haciendo que Yulia  volteara a verla algo distraída y le sonriera mientras le escuchaba con atención-…será un lugar solo para nosotras y nadie sabrá de él…promételo-pidió mirando a la morena con cierta ilusión a los ojos y sonriéndole esperanzada mientras esperaba alguna respuesta de su parte-.












Espero sea de su agrado, por ahora estare subiendo dos capitulos alternando los dias,por ende la proxima actualizacion sera el Sabado de esta misma semana, comenten que les parece el inicio de mi historia  study  con gusto estare al pendiente de sus comentarios, dudas oh preguntas que quieran hacer respecto a este BONITO AÑO NUEVO!!!  jocolor


Última edición por Raven Black el Sáb Ene 02, 2016 3:30 pm, editado 1 vez

Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por hiromy2310 el Jue Dic 31, 2015 6:12 pm

Oooh por fin!!! Seeeee!!! *esperando que se actualize*
avatar
hiromy2310

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por montsejade0847@gmail.com el Sáb Ene 02, 2016 1:10 am

Muy buena historia

montsejade0847@gmail.com

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 04/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Sáb Ene 02, 2016 4:16 pm

Hola Hola a todo@s aqui Leva reportandoce con una nueva actualizacio y doy las gracias por sus comentarios montsejade0847 y mi querida Hiromy! me alegra tanto contar nuevamete con tu apoyo y comentarios :´) es genial   :3, en verdad gracias a ambas por cometar y a t i por seguir conmigo (:  aqui les dejo los siguietes dos capitulos espero les guste, disfruten!! Smile















CAPITULO 3. PEQUEÑA VENGANZA


-que te parece, ya que nadie lo ha visto desde este lugar, convertirlo en nuestro pequeño lago secreto-dijo dando un pequeño jalón al moreno brazo haciendo que Yulia  volteara a verla algo distraída y le sonriera mientras le escuchaba con atención-…será un lugar solo para nosotras y nadie sabrá de él…promételo-pidió mirando a la morena con cierta ilusión a los ojos y sonriéndole esperanzada mientras esperaba alguna respuesta de su parte-.

-claro que si-dijo mirando nuevamente el lago-…lo prometo-dijo sintiéndose feliz pero a la vez algo triste por ver el lago-…te lo prometo, este será…nuestro lago secreto-dijo mirando nuevamente a Alex-…cerremos este pacto con algo entonces-dijo frunciendo el ceño y poniendo un semblante pensativo-…pero como-dijo al mirar tras Alex y notar que había otro árbol cubierto de musgo a unos metros de ella-.
-ya sé cómo-dijo con la cabeza agachada sin notar que Yulia no la había escuchado-…así-dijo al levantar el rostro y ver que Yulia estaba distraída mirando algo tras ella por lo que aprovecho esa distracción y la tomo de las mejillas, llamando la atención de la morena quien la miro extrañada y luego quedo sorprendida al sentir como Alex se acercaba de golpe a ella sin soltarla de las mejillas y la besaba, dejándola completamente estática ante esta inesperada acción-…cerrado-dijo tras unos segundos separándose de Yulia mirándola apenada y sonrojada, se fue rápidamente de ahí dejando a una confundida morena quien no se movió de donde estaba y miraba a la nada aun con las cejas arqueadas por lo que había sucedido, reaccionando seguramente minutos después, ante una briza que le revolvió el cabello y le erizo levemente la piel-.


Seguramente algo que la morena no se esperaba era esa forma de “cerrar” la promesa con Alex pero igual lo hecho, hecho estaba, y era algo que solo la morena y la castaña sabían que había pasado, solo por esos momentos la morena logro olvidarse del mundo exterior y de los Katin por lo menos unos minutos, lo cual de algún modo subconsciente la lleno de paz y serenidad.

-lo siento señorita pero tengo órdenes de llegar con ambas a la casa-explicaba el apenado conductor a una molesta pelirroja que pateaba su mochila que se encontraba en el piso junto a ella-.
-no puedo creer que mi papá dijera eso, llevamos casi 13 minutos esperándola Rosme-exclamaba muy enojada mirándolo desde afuera, por la ventanilla del piloto tras haber visto el reloj del hombre tras el volante quien la miraba de una forma temerosa-
-lo sé señorita pero…
-…tengo cosas que hacer, no pienso seguir esperándola-se quejo molesta interrumpiendo al pobre hombre, dando media vuelta dispuesta a tomar su mochila del piso cuando antes de inclinarse por ella diviso a Yulia a unos metros caminando asía ella-…vaya!-exclamo asiéndose la digna aun con un toque de enojo-llevo media hora aquí parada como tonta por ¡tú culpa inepta!-exclamo molesta al tener a Yulia frente a ella-…donde demonios…-continuo reprochándole pero puso un semblante de confusión cuando Yulia paso junto a ella sin inmutarse ante sus regaños- te estoy hablando!-exclamo molesta mientras Yulia asía caso omiso tomando la mochila de la pelirroja y subiéndola junto con la suya a la camioneta después le abrió la puerta y se dio la vuelta para subir por la otra, la cerro y se recargo en el asiento y su cabeza la apoyo en el cristal de la ventana-¿Qué demonios te sucede?-exclamo al subir a la camioneta junto a la morena y colocarse el cinturón de seguridad sin quitar su mirada de esta, notando que sonreía levemente y de vez en vez tocaba sus labios con la yema de sus dedos-… ¡estoy hablándote tonta!-exclamaba comenzando a impacientarse ante la falta de atención de la morena, por lo que tras unos segundos la miro con malicia mientras levantaba una ceja y se aclaraba la garganta-…oye…me gustas-dijo de la forma más sincera que puso-.
-¿Qué?-exclamo por fin algo crédula al escuchar aquellas palabras salir de la boca de la pelirroja por lo que volteo a verla rápida y confusamente-.
-¡que absurdo! solo con falsedades escuchas-dijo comenzando a reír divertida por la expresión de sorpresa que había hecho Yulia-…no era verdad tonta-decía aun burlonamente-.
-¿mentiras de nuevo?-cuestiono denotando fastidio en su voz mientras miraba por primera vez a la pelirroja con molestia-… ¿jamás cambiaras?- cuestiono molesta y con cierto tono de lastima en la voz, lo cual no identifico la pelirroja-.
-obviamente, siendo perfecta ¿por qué habría de cambiar?-dijo resaltando cada silaba de aquella oración sin dejar de sonreír de una forma hipócrita-…ahora dime ¿porqué tardaste tanto lenta?-ordeno de una forma firme dejando de sonreír-.
-Estaba haciendo algo importante con Alex-respondió de una forma molesta y dolida por la actitud de la pelirroja mientras fruncía el entrecejo y torcía la boca-.
-¿qué hacían lenta?-cuestiono fríamente a modo de exigir una respuesta más clara-.
-nada de tú incumbencia…digo su incumbencia señorita Katina-corrigió enojada y ajena a las preguntas de la pelirroja mientras desviaba su mirada de Lena-… y ahora que termino su innecesario interrogatorio, si me permite-dijo mientras sacaba sus audífonos los conectaba a un reproductor y después los colocaba en sus oídos poniéndolos en un volumen alto para después mirar por la ventanilla con el ceño fruncido y todo ante la atenta mirada de una muy molesta y crédula pelirroja cruzada de brazos que no permitiría que alguien “menos” que ella le hablara así-.

Llegando a la residencia Katin, Yulia bajo de la camioneta tomo las mochilas y le abrió la puerta a Lena sin siquiera verla o quitarse los audífonos de los oídos, entro a la gran casa, dejo las mochilas en el sitio designado para estas, saludo amablemente a Pam quien se encontraba en la cocina y después subió rápidamente a su habitación pasando junto a la pelirroja que no le quitaba los ojos de encima hasta que se encerró en su habitación. Una vez ahí dentro se lanzo a su cama y se quedo recostada mirando el techo de su habitación un rato, sintiéndose mal por su actitud para con Lena, considerando que quizá la había tratado muy mal de forma injusta, la verdad si había tardado más de lo usual reflexionaba, no quería ser así con ella pero comenzaba a ser algo  inevitable el controlar su disgusto ante la actitud de la pelirroja, no comprendía porque se mostraba así, la entristecía ese cambio tan repentino que había tenido en los últimos 5 años, ahora comenzaba a comprender porque ni Alex le creía cuando hablaba de una atenta y bondadosa Lena, incluso a veces se cuestionaba si aquella Lena volvería a mostrarse de nuevo y ¿Por qué ese extraño y repentino cambio en la pelirroja?, simplemente no lo lograba comprender.

-pero como se atreve-exclamaba una molesta pelirroja para sí, mientras caminaba de un lado a otro dentro de su habitación recordando la forma en cómo le había hablado la morena momentos atrás, entonces una voz al otro lado de la puerta de su habitación la alejo de esos pensamientos molestos unos instantes-.
-Lena, ya está la cena-dijo con la oreja pegada a la puerta para cerciorarse de haber sido escuchada, escuchando ruidos de movimiento dentro de la habitación, sonrió para después irse de ahí-.
-esto no se va a quedar así-dijo para sí nuevamente mientras se colocaba un cómodo pantalón de mezclilla y se dirigía a la puerta de su habitación *pero, ¿Qué haré?*. Se cuestiono mentalmente mientras cerraba su habitación tras salir de ella y se dirigía al primer piso-.

A veces simplemente la pelirroja podía ser muy mala si en verdad se lo proponía, así como podía ser todo lo contraria, lo cual por muy extraño que pareciera ni ella lograba comprenderlo, simplemente de un momento a otro ella era así y no lograba recordar la razón de aquel cambio, porque si había algo de lo que estaba segura es de que había una razón para ser así aunque en realidad no le interesaba saber al respecto.

-oye Pam, ¿Dónde está mi padre? –Cuestiono a la mujer una vez sentada en el comedor que había en la cocina, recordando la confusión que había tenido en el colegio-.
-salió como una hora antes de que ustedes llegaran del colegio Lena-dijo mirando a la pelirroja y sonriéndole-… señorita Lena-corrigió al ver la mirada seria que la pelirroja le lanzaba mientras le colocaba su plato frente a ella-.
-¿sabes a qué hora regresara?-cuestiono de una forma tranquila, en realidad no le molestaba que Pam le dijera solo Lena, incluso hasta cierto punto prefería y extrañaba que le dijera “su niña pelirroja” como solía hacerlo años atrás-.
-…solamente dijo que llegaría el día de mañana-respondió mientras Lena daba un bocado a su comida, degustando los macarrones con queso que había preparado para las chicas, ya que eran sus favoritos desde pequeñas-.
-lamento la tardanza-se disculpo interrumpiendo la conversación entre la pelirroja y la mujer al entrar  en la cocina y sentarse al otro extremo de Lena mientras Pam la miraba y le sonreía-… ¿macarrones?
-No te preocupes mi niña morena-dijo tranquilamente mientras revolvía los cabellos de Yulia-…lo volveré a calentar-dijo tomando el plato frente a la morena entre manos-.
-muchas gracias Pam-le dijo sinceramente agradecida mientras Pam volvía a servirle macarrones que aun seguían calientes de la olla-…que bien huele, ya quiero probarlo-dijo sacando la lengua y colocándola de un lado mientras Pam le llevaba nuevamente su plato y Yulia le sonreía ansiosa-.
-¿a qué se debe esa gran sonrisa?-cuestiono mientras Yulia comenzaba a comer muy gustosa de su plato-.
-¿sonrisa?-preguntó curiosa mirando de reojo a la pelirroja quien revolvía su comida en el plato sin siquiera levantar la mirada, para después mirar a Pam y sonreírle-…pues hoy amanecí de muy buen humor como a diario y ha sido un buen día, ya extrañaba el colegio-respondió para después llevarse un gran bocado de macarrones a la boca-...Deli…cio…sus-dijo entre mordidas, haciendo sonreír a Pam-.
-yo considero que esa sonrisita es por algo más, a propósito imagino que también extrañabas a Alex-dijo mirando de reojo y rápidamente a la pelirroja quien apenas y probaba bocado y teniendo un semblante pensativo-dime ¿cómo esta ella?…no comas tan rápido-dijo mirando a la morena con ternura por la forma en cómo prácticamente devoraba los macarrones- si quieres, aun hay más pide cuanto quieras pero come con calma o te ahogaras-dijo mientras Yulia bebía de su vaso-.
-te tomare la palabra-dijo dándole su plato a Pam-…por favor… y ella se encuentra muy bien-respondió la pregunta hecha por Pam segundos atrás mientras sonreía y miraba a aquella mujer servirle más comida en su plato
-claro mi niña morena, me alegra saber que está bien-dijo al servir un poco más de macarrones en el plato de Yulia y llevárselo nuevamente-…se vale repetir cuantas veces quieran-dijo mirando a las chicas y sonriéndoles dulcemente de igual manera-.
-estuvo muy rico-dijo repentinamente dejando los cubiertos a un lado de su plato sobre una servilleta mientras se ponía de pie-…gracias señora Pam-dijo poniéndose de pie y dirigiéndose a la salida de la cocina con una enorme sonrisa dibujada en los labios-.
-espera Lena… ¿Segura que no quieres más?-cuestiono extrañada mirando el plato de la pelirroja mientras esta salía rápidamente de la cocina-.
-no gracias, no podría comer más-dijo desde las escaleras para después subir rápidamente por ellas-.
-de acuerdo-dijo esto último mientras miraba a Yulia quien la miraba confundida-… ¿sabes cómo le fue a ella hoy?-cuestiono mientras tomaba el plato de Lena, quien al parecer apenas y lo había probado-.
-…supongo que bien-dijo sin más tratando de darle poca importancia a sus palabras para después seguir comiendo-.

Después de 15 minutos Yulia termino de cenar, ayudo a Pam a lavar los platos, limpiar la mesa y tras dar las gracias por la comida 20 minutos más tarde subió tranquilamente las escaleras rumbo a su habitación, aun pensativa sobre el comportamiento de Lena, suponiendo que tendría que disculparse por su actitud, o por lo menos arreglar la situación, entro en su habitación y la cerro tras ella, dispuesta a recostarse un rato para pensar bien las cosas y digerir los alimentos.

-¡Lena!-exclamo sobresaltándose al aproximarse a su cama dispuesta a des tender sus cobijas y darse cuenta de que Lena se encontraba recostada en su cama- ¿Qué haces en mi cama?-pregunto aun sorprendida y estática ante la inesperada presencia de la pelirroja para ella-.
-esta cómoda -respondió de una forma tranquila y picara mientras le sonreía a la morena- ¿quieres venir? –Le cuestiono haciéndose a un lado dejando un poco de espacio el cual golpeo con la palma de su mano dando a entender que ahí podía acomodarse la morena-.
-yo… *¿es enserio?*… iré a bañarme así que-comenzó a decir de una forma nerviosa y poco creíble mientras se dirigía a la entrada de su habitación-….si pudieras dejar…
-¿dejarte sola?-cuestiono completando la frase de la morena al levantarse rápidamente de la cama y acorralar a Yulia pegándola a la puerta antes de que esta pudiera  abrirla -…sabes una cosa-dijo pegando las muñecas de Yulia a la puerta y pegando más su cuerpo a la espalda de la morena quien no había tenido oportunidad de voltear al escuchar a Lena acercase a ella-…hace rato yo no mentí-dijo esto acercando sus labios al oído de la morena y susurrándole en el-…enserio me gustas-.
-¡Lena!-exclamo muy nerviosa sin saber que hacer sintiendo como Lena se separaba de ella y la soltaba, por lo que volteo hacia ella rápidamente-…tú… ¿tú lo dices, enserio? –Cuestiono con un dejo de alegría e ilusión que le fue imposible ocultar-…porque yo…
-por supuesto que no estúpida-dijo interrumpiendo a la morena para después comenzar a reír sonoramente-…la próxima vez no me hables como tú igual, ¡porque sabes que no lo soy insolente! –replico de una forma muy fría mientras sonreía victoriosa mirando a Yulia directamente a los ojos mientras abría la puerta-…me largo torpe-dijo al salir dignamente de la habitación de la morena mientras reía para después cerrar la puerta tras su salida, dejando a una confusa, triste y desilusionada morena-.
-¡maldición Lena!-exclamo tras unos minutos de silencio sintiendo como tímidas lagrimas salían de sus ojos mientras se dejaba caer en el piso recargándose en la pared tras ella y continuaba llorando llena de dolor y enojo, por lo sucedido, cubriéndose el rostro por pena a pesar de saber que nadie la veía-.

Lamentable así era la pelirroja si alguien le hacía algo “indebido” para su persona simplemente ella no se quedaría de brazos cruzados por semejante  actitud ante ella, ya habían pasado varios días, 10 para ser exactos en los cuales la relación entre Lena y Yulia cada vez decaía más, Lena no desperdiciaba cualquier oportunidad que tenia para jugar con las emociones de Yulia a excepción en las que tenia jaqueca, aunque Sergey al enterarse se mostro tan preocupado por Lena que consiguió el medicamento que la pelirroja  tomaba hacia tiempo en esos casos por lo que retomo el tratamiento, llevaba 4 días con ello, sintiéndose mejor inmediatamente empezó a tratar mal a la morena quien harta de la situación decidió ser ajena a esto, se prometió no dejarse llevar por el enojo sabia que eso era lo que quería la pelirroja y no le daría el gusto de verla mal, ignoraba cada comentario o mala jugada frente a Lena aunque  por las noches y los descansos del receso la almohada y Alexia eran su aliado con quien podía desahogarse libremente, esa relación se había convertido en una especie de lucha por ver quién lograba fastidiar a la otra primero sin siquiera proponérselo como tal, gracias a ello la relación entre la morena y la castaña mejoro aun más, sin tocar directamente el tema del beso robado el día que encontraron el pequeño lago, se habían vuelto más afectivas y cariñosas una con la otra, y aunque varios chicos lo habían notado y hablaban de ello, eso para ellas era lo de menos pues se sentían a gusto consigo mismas y también estando con la otra.

-entonces nos vemos mañana Yul-dijo sonriéndole tiernamente mientras le daba un beso en la mejilla a la morena-…no lo olvides-.
-de acuerdo, no te preocupes no lo olvidare, cuídate Alex-dijo al ver que el auto con el chofer había llegado-nos vemos-dijo al volver a darle un beso en la mejilla a la castaña-.
-más te vale o me enojare contigo-dijo fingiendo enojo al abrazar a la morena y siendo correspondida-…ya no te molestes-dijo cerca del oído de la morena al ver que la pelirroja y la rubia se acercaban donde ellas sonriendo simplonamente-… no le des importancia-dijo separándose de Yulia y acariciándole la mejilla mientras esta asentía y le sonreía agradecida-.
-así será-dijo en un suspiro para después volver a darle un beso en la mejilla a Alex para después subir al auto sin dejar de verla ni sonreírle a través de la ventanilla-.
-andando Rosme –ordeno una vez se despidió de Masha y ya estaba dentro del auto, hablando por el teléfono del servicio junto a ella debido a que un cristal negro intermedio impedía que mirara directamente al conductor-… que día tan cansado-espeto tras colgar el teléfono mientras bajaba la ventanilla de su lado, sobaba su cien pues le dolía la cabeza entonces recordó que había olvidado tomar su pastilla esa mañana y la noche anterior, arrojo su mochila a un lado con algo de fuerza para poder sobar su cien con ambas manos, sin notar la fuerza de más el filo de uno de los libros que cargaba golpeo en la cara a la morena quien tenía los ojos cerrados y los audífonos puesto por lo que se sobresalto tras recibir aquel golpe-.
-¿Qué demonios te pasa?-cuestiono molesta al llevarse dos dedos al rostro y sentir ardor en la mejilla donde había sido golpeada haciendo que una confundida pelirroja girara la cabeza para verla-.
-cálmate-dijo al notar la mejilla roja de Yulia y comprendiendo lo que había pasado-…fue un…-comenzó a decir, en verdad había sido un accidente por lo que quiso aclararlo, debido al dolor que sentía en la cabeza, no estaba de humor para pelear en ese momento-.
-¡estoy harta!-exclamo interrumpiendo  la explicación de la pelirroja sin siquiera suponer que lo era ya que no escucho debido a los audífonos que se quito de golpe mientras miraba con enojo a la pelirroja-¡ya me canse de que me trates así!!-exclamo explotando toda esa ira que había acumulado durante esos días, intento controlarse pero no pudo, ese golpe había sido la gota que derramo la pelirroja del vaso, había sido algo muy bajo por parte de la pelirroja según pensó la morena dentro de sus cavilaciones por unos instantes-… ¡no tienes ningún derecho de golpearme cuando se te plazca!-.








---------------








CAPITULO 4. SUSTITUTOS


-¡estoy harta!-exclamo interrumpiendo  la explicación de la pelirroja sin siquiera suponer que lo era ya que no escucho debido a los audífonos que se quito de golpe mientras miraba con enojo a la pelirroja-¡ya me canse de que me trates así!!-exclamo explotando toda esa ira que había acumulado durante esos días, intento controlarse pero no pudo, ese golpe había sido la gota que derramo la pelirroja del vaso, había sido algo muy bajo por parte de la pelirroja según pensó la morena dentro de sus cavilaciones por unos instantes-… ¡no tienes ningún derecho de golpearme cuando se te plazca!-.


-¿A qué te refieres?-cuestiono confundida sintiendo ciertas punzadas en su cabeza, lo cual la tenían algo ausente a la realidad y la discusión que trataba de evitar con la morena debido al dolor-.
-¡tú y tú comportamiento! ya basta Lena-exigió y grito molesta mirando el semblante de duda de Lena, imaginando que lo hacía para molestarla, por lo que se enojo aun más- ¡lo digo enserio!, deja de molestarme, déjame en paz-exigió esto último resaltando cada silaba de las últimas palabras-.
-¡cállate! , Te he dicho que no tienes ningún derecho a hablarme así, ¡tú no eres nada ni nadie!-exclamo molesta, intento evitar una discusión pero al escuchar a Yulia gritarle de esa forma hizo que el enojo y el coraje se apoderara de ella-… que te quede caro ignorante si quieres gritar grítale a la tarada de tú amiga, que seguramente si te lo permitirá ¡a mí no! -dijo esto último de una forma amenazante con una voz grave y una mirada fría que por segundos intimido a Yulia debido a que jamás había escuchado ese tono de molestia en Lena-.
-…el hecho de que viva contigo no te da ningún derecho a tratarme así como tú quieras, y mucho menos de insultarla a ella-volvió a gritar, aunque un poco más bajo, ya no se mostraría tan débil ante la pelirroja, estaba llegando a su límite y eso no era muy bueno según pensaba, jamás le había gritado de esa forma a la pelirroja ni viceversa por lo que volvió al auto control-.
-mientras yo viva jamás estarás tranquila, no podrás ser feliz torpe ¡entiéndelo de una maldita vez!, estarás atada a mi toda tú miserable vida-dijo de una forma muy hipócrita mientras sonreía frívolamente, sin darse cuenta de que el auto se había estacionado ya fuera de su casa-.
-…que te quede claro-dijo tras unos minutos de silencio para controlar su enojo pero sin dejar de estar seria-…pronto cumpliré 16 y cuando tenga los 18 me largare de aquí lejos de tú “maravillosa” vida- continuo diciendo irónica de una forma muy fría y seria-…seré muy feliz con quien yo quiera y no podrás impedirlo-dijo por ultimo de una forma muy cortante mientras abría la puerta del auto y bajaba de este, solo con su mochila y azotaba la puerta de mala gana, dejando a una molesta y confundida pelirroja sola con su enojo y dolor de cabeza-.
-bien-dijo molesta mientras tomaba su mochila y salía del auto cuando un pensamiento abordo su mente *aun falta para que  cumpla los 18, pero cuando eso pase…no se quedara si no quiere, y no podremos impedirlo ¿o sí?*-…será mejor decirle sobre esto a papá-se dijo a sí misma con un semblante de duda mientras se dirigía a su hogar con pesadez y ansias por tomar su medicamento para poder calmar ese punzante dolor de cabeza-.

Nuevamente una discusión entre las chicas, esta vez con algo de gritos por parte de ambas, aunque Lena no se “desquito” en esta ocasión ya que prefirió sentirse menos adolorida para pensar mejor sobre qué hacer para desquitarse por los gritos injustos de la morena en aquella ocasión, eso no se quedaría así pensaba segura la molesta pelirroja al igual que lo suponía una confundida morena.

-buenos días bonita-dijo muy alegre al llegar frente a la morena-… ¿Qué te pasa?-pregunto preocupada cuando la morena levanto el rostro dejando visible sus ojos con lagrimas saliendo por ellos-.
-no es nada-dijo limpiándose las lagrimas con el dorso de su mano mientras sorbía levemente con la nariz-.
-entonces ¿porque lloras?-cuestiono mientras se hincaba frente a la morena para poder estar un poco más cerca de su rostro-…seguro fue la tonta de Katina ¿verdad?-cuestiono molesta cuando cierta pelirroja le vino a la mente-…esto ya es el colmo, ¿se atrevió a agredirte?-pregunto preocupada y molesta a la vez-… ¿sabes qué? ya es suficiente, ¡va a escucharme porque va a escucharme!-dijo decidida mientras se ponía de pie con un semblante de enojo y salía del salón sin dar oportunidad a la morena de hablar-.
-¡aguarda Alex!-exclamo angustiada después de salir tras su amiga unos segundos después mirando a varios lados en busca de su amiga, divisándola a unos metros de ella dirigiéndose al segundo piso-… ¡Alex!-exclamo al correr apresuradamente para alcanzarla-…espera, espera-pidió al llegar junto con su amiga y pararse frente a ella mientras suspiraba hondo-…si, si fue Lena pero tú misma me lo has dicho y tienes toda la razón, de algún modo yo fui la tonta por dejar que sus niñerías me molestasen-dijo tomando a  Alex de los hombros y sonriéndole muy agradecida recordando todo el cuidado y atenciones que había tenido con ella desde el comienzo y mas por aquellas cosas que estaba dispuesta a hacer solo para verle contenta-…no vale la pena sufrir por alguien como ella-dijo sin dejar de sonreír a Alex quien estaba dubitativa ante sus palabras-…lo digo enserio, ya no le daré más importancia a ella, no lo vale así como tú me dijiste y tienes razón-.
-pero Yulia-dijo de una forma algo resignada volteando el rostro y mirando hacia las escaleras algo pensativa para después voltear nuevamente asía la morena-estas se…-trato de cuestionar pero no pudo debido a que fue interrumpida por un beso por parte de la morena, un beso que acelero su corazón y que no dudo un segundo más en corresponder, un beso con el que llevaba tiempo soñando hacerse realidad, un beso que podría ser el comienzo de lo que tanto había querido desde que había conocido a la morena-.

Una acción inesperada para la castaña y un extraño impulso que había tenido la morena quien solo trato de agradecerle a Alex por todo ese afecto y apoyo, pero quizá esa no había sido del todo la manera correcta o al menos eso pensó Yulia después de unos momentos, a caso ¿esa acción había sido lo mejor? y ¿qué pasaría después de esto? Simplemente ni la morena misma estaba segura ante todo esto.

-papá-pregunto tímidamente tras tocar en la puerta para después entrar en la oficina de su padre y cerrar la puerta tras ella sin hacer mucho ruido-.
-Lena estoy algo ocupado y saldré en 15 minutos –Espeto sin siquiera  voltear a verla mientras tecleaba algo frente a su computador de escritorio-…espera un momento- dijo al ponerse de pie sin despegar la vista del computador, tras unos segundos salió de su oficina pasando junto a Lena rápidamente y cerrando la puerta cuando salió ante el verde mirar atento de su hija-.
-de acuerdo-dijo mirando a su padre salir mientras sacaba su celular de la bolsa de su camisa y la dejaba ahí dentro, aprovechando para revisar la estantería de libros que su padre tenía ahí-¿Qué es esto?-se pregunto curiosa mientras se acercaba a un pequeño libro empastado con una tela roja y gruesa en la segunda repisa, que llamo su atención, por lo que poniéndose de puntitas lo tomo y noto que tenía una curiosa estrella impresa al frente que abarcaba prácticamente todo el empastado a excepción de la parte baja en donde alcanzo a leer “Todo sobre los contratos”-…se escucha interesante-se dijo a si misma mientras sonreía y miraba la puerta de la oficina de su padre, tras unos segundos su sonrisa se volvió un tanto traviesa mientras guardaba aquel libro metiéndolo  en la bolsa delantera de su gran sudadera deportiva que traía puesta para después acomodarla a modo de que no pareciera que tenía algo guardado en la bolsa, apresurándose al escuchar la voz de su padre ir de regreso a la oficina-.
-si… adiós-exclamo algo molesto colgando su celular mientras entraba a su oficina nuevamente, exaltando levemente a la pelirroja quien rápidamente saco las manos de la bosa que tenía en su sudadera-…estoy ocupado Lena ¿Qué es lo que necesitas?-le cuestiono mal humorado mirándola con desesperación mientras tomaba asiento frente al computador sin dejar de ver a la pelirroja-.
-no…nada importante- se apresuro a decir algo nerviosa al ver la expresión de molestia en el rostro de su padre-…te veré luego-dijo aun nerviosa mientras salía rápidamente de la oficina de su padre y cerraba la puerta tras estar afuera-.
-Lena ¿qué haces aquí?-cuestiono extrañada al ver a la chica pelirroja caminar de espaldas sin dejar de mirar la oficina de su padre por lo que la asusto y la hizo dar  una gran respingo junto con un grito que no pudo disimular-.
-¡Pam!-exclamo aun con los ojos muy abiertos, llevándose la mano al pecho y respirando hondo para calmarse-…me sentí mal, tenia jaqueca…desde ayer y preferí no ir al colegio hoy-dijo rápidamente, insegura porque seguramente Pam había notado su nerviosismo desde que había salido de la oficina de Sergey-.
-creí que estabas tomando medicamento para eso-cuestiono extrañada notando una actitud rara en la pelirroja mientras se encaminaba hacia ella-.
-sí, lo estaba…estoy-corrigió rápidamente viendo como aquella mujer se le acercaba quedando frente a ella a menos de un metro de distancia-… pero cada frasco tiene 10 pastillas y ya se me termino el medicamento que me trajo papá- dijo sintiéndose y notándose más tranquila-…no he tomado nada para el dolor desde ayer en la noche-se quejo algo cansada pues aquellas punzadas amenazaban con volver a su cabeza-.
-¿aun te duele mucho? –Cuestiono preocupada tocando la frente de la pelirroja con la palma de su mano-…estas un poco caliente Lena ¿segura te sientes bien?-pregunto intentando acercarse más a la pelirroja para tomar su frente con ambas manos-.
-¡Sí!-exclamo retrocediendo un poco impidiendo que Pam siguiera midiendo su temperatura corporal-…yo, seguro es por mi sudadera-dijo sonriendo nerviosamente-…iré  a ponerme otra cosa mejor-dijo sonriendo algo apenada a Pam-…ya vuelvo-.
-de acuerdo Lena, te preparare un té, pronto serán las 12 y no has comido nada seguramente-espeto seriamente mirando como la pelirroja se aproximaba a las escaleras-.
-la verdad no-respondió con sinceridad-…tengo algo de hambre-.
-bien, sube y cámbiate esas enormes ropas, te preparare algo, mientras descansas un poco y te avisare cuando esté listo.
-de acuerdo, gracias-respondió y tras una breve sonrisa subió rápidamente a su habitación cerrando la puerta con llave tras haber entrado en el, saco rápidamente el libro de su sudadera, se la quito y se puso una playera algo holgada y un pants que fue lo primero que encontró al alcance de sus manos, miro el libro con curiosidad y lo abrió tomando asiento en su cama mirando una por una sus páginas desde el comienzo mientras se recargaba en la cabecera-.

Teniendo algo de tiempo debido a que no había asistido a clases decidió hacerle caso a Pam tal vez el descansar un poco y comer algo saludable le ayudaría a disminuir aquella migraña que amenazaba con volver junto a unas terribles punzadas que no le permitirían estar tranquila, por lo que la pelirroja decidió ignorar aquel dolor distrayéndose un poco,  ¿y qué mejor que un libro para pasar el rato en esos momentos? Para ella, absolutamente nada mejor que leer uno de los libros que tanto cuidaba su padre.

-¿y eso qué fue?-cuestiono muy sonriente tras unos segundos después de que la morena se separara lentamente de ella-.
-lo lamento Alex es que… has sido una gran persona conmigo desde que nos conocimos, siempre has estado para apoyarme-dijo de una forma sincera mientras su cara se ponía algo colorada-..quería agradecerte por todo eso pero creo que…no lo hice bien-dijo desviando su mirada hacia el suelo-…además Alex…-dijo mientras tomaba ambas manos de la castaña y la miraba directamente a los ojos-…Alex tú…-no estaba muy segura de lo que iba a decir, entonces vino a su mente un vago recuerdo de Lena y Masha y no pudo evitar sentir molestia-…tú me gustas Alex y mucho-termino de decir no muy segura de sus palabras pero sin dejar de sonreírle a la castaña-…y…
-también me gustas Yulia-exclamo algo emocionada interrumpiendo a la morena-…desde que te vi el primer día capturaste por completo mi atención, y conforme te fui conociendo me fui enamorando mas y mas de ti y…ahora por fin después de un par de años de amistad contigo rindieron frutos-exclamo emocionada dando unos pequeños saltitos-.
-debiste decirme lo que sentías por mi cuando ya había confianza entre ambas, todo habría sido más fácil y hasta pudo haber sido diferente-dijo sonriendo tiernamente ante la actitud y expresiones emocionadas de Alex-.
-no era tan fácil Yulia, tú eras prácticamente la sombra de Katina, no la dejabas  ni a sol ni a… bueno, ya sabes eras una chica muy noble con alguien que no lo merecía-dijo corrigiendo sus palabras-… además no quería perder tú amistad… o a ti-.
-ya te lo he dicho, alguien como tú es imposible de alejar además no me perderías eso no pasaría ni en toda una vida y sobre lo otro quizá tengas razón, era prácticamente un chicle en la suela de su zapato…pero ya no será así-dijo con cierto rencor y desilusión en su tono de voz-…como allá sido, será mejor intentar dejarlo…atrás-dijo con cierto tono de inseguridad y honestidad-y la verdad Alex… bueno pues, Alex no sé si-comenzó a decir pero sintiéndose nerviosa ante sus incompletas palabras comenzó a tartamudear un poco- …bueno tal vez t-tú…quisieras…
-¡acepto Yulia acepto!-exclamo sin más, emocionada abrazando a la morena sin dejar que esta terminara la frase, suponiendo lo que esta trataba de decirle, sintiéndose feliz al ser correspondida en su abrazo-.
-a tú lado yo podre ser feliz Alex-dijo con cierto tono inocente y de gratitud mientras tomaba la mano de Alex tras separarla un poco de ella y le sonreía agradecida y contenta-.
-tenlo por seguro Yulia-dijo acariciando el rostro de la morena con ambas manos-… con el tiempo yo te ayudare a que olvides por completo todos los malos tratos que pasas en esa casa… seré tú fortaleza y-guardo silencio dudando un poco sobre lo que pensaba decir-…y hare que dejes de estar enamorada de esa tonta de Katina-dijo por fin tras pensarlo un poco para después sonreírle comprensible a una sorprendida morena-.
-¿Qué?… pero, pero si yo… yo no…-comenzó a tartamudear sintiendo como se sonrojaba ante las palabras  de su ahora novia Alex por lo que se sintió más nerviosa-.
-era más que obvio Yul… si me alegro tanto por lo de ahora es porque en verdad no puedo creer que te des la oportunidad de querer a alguien más que no sea esa pelirroja, no tarde mucho en darme cuenta de que a ti te gustaba Lena pero igual no me di por vencida tan fácil y más porque sabía que ella no era competencia para mí-dijo esto último en tono de broma haciendo que la morena sonriera divertida-…aunque de algún modo es verdad, ella no sabe valorar la gran persona que eres-…no importa desde cuando sientas algo por ella, tampoco me importa si yo llegue después, sabré esperarte y sé que juntas la superaremos rápidamente-dijo volviéndola a tomar de la mano y apretando un poco para denotar apoyo de su parte-.
-Alex gracias-dijo en un suspiro sorprendido-ella…Lena me ha gustado desde antes de terminar la primaria, me di cuenta desde ese instante que lo que sentía por ella no era solo amistad o gratitud, simplemente se gano mi cariño aunque no sé cómo-dijo algo apenada y cabizbaja bajando la mirada ante una pensativa castaña-.
-por eso…reitero mis palabras, tal vez ella llego antes que yo, pero yo me encargare de ser la única chica que tú quieras y…en un futuro ames, nada más yo, y dejaremos atrás a Katina, juntas-dijo sonriéndole tiernamente a la morena, quien le correspondió la sonrisa y después la beso nuevamente sintiéndose feliz de ser la ahora novia de Yulia, por lo que la beso con mucha emoción y alegría que aumentaba su ritmo cardiaco al sentir como era correspondida-.

Y así daría inicio a un nuevo comienzo entre nuestra querida Yulia y la optimista castaña quienes al parecer se encontraban contentas por esto aunque claro Alex era la que denotaba más emoción puesto que por fin estaba con la persona que quería y Yulia, bueno ella creía estar segura de lo mismo, puesto que el cariño hacia Alex era bastante y no sentía eso por ninguna otra persona o al menos eso suponía con notoria seguridad.

-…capitulo 2 el comienzo de los contratos-leyó en voz baja mientras miraba detenidamente el contenido de aquel libro-…cuando…
-Lena-dijo tras tocar en la puerta de la habitación de la pelirroja-…tú almuerzo está listo-.
-si…gracias-dijo llevándose una mano al pecho ya que Pam la había asustado nuevamente debido a su concentrada lectura agradeciendo que nadie pudiera ver el grito ahogado que logro o la forma en cómo abría demasiado los ojos tras escuchar alguien tocando su puerta, guardo el libro bajo su almohada y sintiéndose más tranquila se miro en su espejo unos instantes y  salió rápidamente de su habitación cerrándola con seguro para después bajar las escaleras y dirigirse a la cocina-.
-aquí esta Lena un poco de té que te ayudara a apaciguar el dolor, pan tostado recién hecho y ensalada de atún y mira encontré esto en mi habitación, suelo tomarlas cuando tengo algún malestar, es muy bueno-dijo dejando un pequeño frasco frente a la pelirroja mientras le sonreía comprensiva-…es un medicamento natural no hace daño, tal vez quieras probarlo mientras tú padre consigue el tuyo.
-¿de verdad no me hace daño? –Cuestiono mientras tragaba un pedazo de tostada que tenía en la boca-…si lo hare-dijo sacando una pequeña pastilla blanca de aquel frasco y mirándola unos segundos- la tomare después de comer un poco más-espeto al mirar a Pam y regalarle una sincera y agradecida sonrisa-.
-de acuerdo… adelante puedes quedártelo-dijo al ver que Lena le devolvería el frasco por lo que la pelirroja detuvo sus acciones-…tengo uno extra en mi habitación así que por mí no te preocupes-dijo sonriéndole cómplice mente mientras Lena miraba el frasco entre su blanca mano-.
-muchas gracias Pam-dijo tras mirar el frasco y luego voltear a ver a aquella comprensiva mujer, sonando agradecida mientras guardaba con cuidado el frasco en la bolsa de su pants-.
-no tienes porque agradecerme… mi niña pelirroja-dijo arriesgándose a recibir una mirada furiosa por parte de la pelirroja pero a cambio de eso recibió una encantadora sonrisa llena de gratitud y alegría acompañada de un brillo de ilusión-.
-está muy rico Pam-dijo terminando 1 tostada y la mitad de la ensalada de atún-…en verdad tenía hambre, ¡es verdad!-dijo al dejar su cubierto a un lado para después tomar la pastilla que había dejado junto a su plato-…me tomare la pastilla ahora-dijo para después colocar la píldora en su boca y pasarla con un poco de jugo de naranja que acababa de llevarle Pam-…espero que no tarde en hacer efecto-dijo al sentir una leve punzada de su cabeza por lo que cerró los ojos unos instantes denotando molestia-.










to be continued................









Espero les haya gustado chic@s no se olviden de comentar Smile y recuerden que habra actualizacion el lues despues de la 1 pm Smile bonito fin de semana!

Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Lun Ene 04, 2016 8:19 pm

Hola a todos aqui Levan subiedo continuacio, lamento la tardansa tube que modificar algunas cosas debido a los permisos de esta pagina, ya que al ser cotacto nuevo no puedo colocar links hasta la proxima semana, por lo que antes de que lean me gustaria decirles que quite dichos links pero en su lugar puse un archivo adjunto a un mensage que escribi en una pagina de FACE con ello doy a entender que es ahi el lugar en donde van los links que me gustaria que vieran para darle un poco más de creatividad a este FIC ya que yo suelo usar Links cuando quiero mostrar exprecion de alguno de los personajes dentro de este, quiero decirles que los links estaras publicados ordenadamente en la pagina de t.A.T.u Fan Fics adjunto a un enlace a este FIC de antemano gracias y ahora si disfruten!!













CAPITULO 5. . ¿LA VERDAD DEL LIBRO?


-está muy rico Pam-dijo terminando una tostada y la mitad de la ensalada de atún-…en verdad tenía hambre, ¡es verdad!-dijo al dejar su cubierto a un lado para después tomar la pastilla que había dejado junto a su plato-…me tomare la pastilla ahora-dijo para después colocar la píldora en su boca y pasarla con un poco de jugo de naranja que acababa de llevarle Pam-…espero que no tarde en hacer efecto-dijo al sentir una leve punzada de su cabeza por lo que cerró los ojos unos instantes denotando molestia-.

-es muy efectivo, veras que para mañana te sentirás mejor-dijo mientras acariciaba el pelirrojo cabello de Lena sin que ella le reprochara nada-.
-si gracias, eso necesito-dijo para después morder otra tostada con gusto-…sentirme mejor-dijo regalándole una agradecida sonrisa a Pam a pesar de los dolores que comenzaba a sentir-.

Por muy fría y mala que aquella pelirroja fuera con las personas sabia a quien darle las gracias y cómo comportarse con gente que en verdad apreciaba, aunque no supiera en realidad porque prácticamente esas personas queridas para ella fueran contadas, termino de comer su almuerzo agradeciendo a Pam y tras tomar aquella medicina se retiro a descansar a su habitación ya que la jaqueca había aumentado dejándole una considerable molestia a Lena.

-…veamos-dijo en un suspiro de alivio al sentir que la jaqueca desaparecía y pensaba que aquel medicamento dado por Pam era en verdad muy efectivo, mientras cambiaba pagina del libro que tenía entre sus manos-…capitulo 3 “El ¿porqué de los contratos?” –Leía mentalmente-…se dice que desde la antigüedad varias sectas secretas crearon varios tipos de contrato más allá de los que ya común mente existían por…
-Lena-preguntó curiosa tras tocar en la puerta por lo que la pelirroja se sobresalto al ver su puerta abrirse por lo que casi tira el libro, por lo que lo tomo con firmeza de nuevo mientras Yulia entraba en su habitación y se le acercaba-¿Estás bien?-cuestiono extrañada y algo preocupada notando algo rara a Lena-.
-Si- espeto de una forma muy ajena sin siquiera mirarle prestándole la más mínima atención a Yulia ya que había retomado la lectura de aquel libro-.
-Me dijeron que te había dolido nuevamente la cabeza-dijo de una forma tranquila mientras rodaba los ojos asía un lado ante la acción de Lena- pensé que estabas mal-dijo con cierto tono sincero de preocupación al volver a verle tratando de llamar su atención-.
-estoy bien gracias-respondió fastidiada cayendo en cuenta de que Yulia estaba junto a ella queriendo ver el libro entre sus manos, por lo que rápidamente lo cerro y lo coloco entre sus piernas poniendo sus manos sobre este-…a…ahora lárgate-dijo algo sorprendida por no haber notado la cercanía de Yulia a ella y al libro-… y ay te lo dije… soy la señorita Katina…para ti ¿entendiste?-exclamo tratando de sonar con su habitual tono mandón y molesto para evitar denotar su nerviosismo-… ¡y toca antes de entrar!-ordeno fríamente al mirar de reojo a la morena y al libro-.
-¿segura qué estás bien?-cuestiono extrañada mientras se alejaba de Lena con cierta resignación ante sus actitudes frívolas para con ella-…si toque Le…señorita Katina-corrigió de un modo molesto mientras daba media vuelta y se alejaba de la cama de la pelirroja-…y 2 veces-reitero mientras sacaba algunos libros de su mochila y los dejaba en el escritorio que tenia frente a sí-… como sea, traje tú tarea Masha me la dio-indico dándole un tono de insignificancia a aquellas palabras suyas-…dice que espera que te recuperes pronto y que te llamaría más tarde-dijo aun sin dar mucha importancia a sus palabras y con una expresión de seriedad en el rostro-…lamento si te incomode…cuídate-dijo por ultimo en un suspiro pesaroso para después salir de la habitación de la pelirroja y cerrar tras ella sin más-.
-casi lo arruino-dijo al dejar de ver la puerta de su habitación y mirar el libro abriéndolo y notando que había arrugado una página al haberlo cerrado rápidamente cuando la morena entro, desdobló la hoja con cuidado y algo resignada por las marcas de la hoja decidió retomar la lectura en donde se había quedado-…como de…

Nuevamente los intentos de la morena para tratar de llevar una plática tranquila con la pelirroja habían sido en vano, pues esta seguía con el mismo comportamiento irritable que comenzaba a desesperar a la morena quien seguía intentando ser amable a pesar de que le costaba congeniar bien ante una personalidad muy contradictoria como pensaba era la de la pelirroja.

-¿Lo dices enserio? –Pregunto crédula antes de morder un pedazo de su emparedado mientras miraba a la morena junto a ella-.
-si en verdad, desde hace casi una semana-dijo seria y extrañada mientras miraba su mano entrelazada con la de la castaña-… lo digo enserio-.
-no puedo creerlo, casi 5 días-dijo después de pasar el alimento que tenía en la boca-…pero está bien que no le dieras importancia, sigue ignorándola corazón-dijo mientras le sonreía tiernamente y acaricia el regazo de la mano de la morena con las yemas de sus dedos sin dejar de tenerlos entrelazados-.
-eso trato pero no puedo, no sé si eso es lo que quiere o no…además-espeto algo alterada al desviar su mirada de la castaña y enfocarla tras esta-…parece que lo hace a propósito-dijo al hacer que la castaña volteara extrañada y mirara hacia donde su morena, visualizando a cierta detestable pelirroja que al parecer leía plácidamente un libro bajo la sombra de un árbol-…ya no se qué pensar-dijo poniéndose seria al mirar que una rubia se encaminaba rápidamente asía una concentrada pelirroja que no levantaba la vista para nada-.
-Y ahí va la segundera Masha-dijo notando lo mismo que la morena y hablando sin importancia mientras volteaba a ver a su novia, notando la seria expresión en su moreno rostro-.

Aunque quiso  demostrar lo contrario la morena se sentía confundida y de algún modo ligeramente intimidada ante el comportamiento de la pelirroja asia ella pues llevaba varios días que la veía sonreír todo el tiempo, parecía de muy buen humor, saludaba a la gente que trabajaba para los Katin educadamente con un “buenos días”, no se metía con nadie ni siquiera con ella, no habían tenido alguna clase de disputa, incluso Lena había tolerado 2 ocasiones en las que había llegado unos minutos tarde por su mochila debido a que la castaña la retenía, prácticamente Lena había estado ausente de todo lo que la hacía ser ella en esos días.

-saldo....este contrato...
-amor mío-exclamo al llegar frente a la pelirroja quien levanto la cara pero sin dejar de leer y mirar  el libro que tenía en sus manos, mientras la rubia se acercaba más a ella y la besaba en los labios sin lograr que la pelirroja apartara la vista de su lectura-.
-Hola Masha-respondió sonriendo pero sin dejar de mirar el libro por lo que Masha la miro divertida mientras se sentaba junto a ella-.
-¿qué es lo que lees tan concentradamente Lena?-cuestiono entre curiosa y divertida mirando alternadamente el libro entre las manos de la pelirroja y a esta-.
-un libro que tome prestado...es muy interesante-respondió sin despegar su rostro ni vista de del libro con un tono sin emoción alguna, parecía que solo respondía por cortesía simplemente-.
-¿a si? -cuestiono aun más curiosa mirando la porta del libro con más detenimiento-... ¡wow! de verdad ¿Es sobre las sectas Krasnie? mi abuelo tenía varias cosas de esas sectas, libros entre ellas, ¿de dónde lo sacaste corazón? -cuestiono muy sorprendida sobresaltando su bella sonrisa haciendo que Lena la mirara de reojo logrando que despegara su vista del libro por fin-.
-ya te lo dije, lo encontré en una estantería y lo tome prestado-dijo sonriéndole a Masha de un modo victorioso, guiñándole un ojo del mismo modo para después volver a su lectura-.
-que suerte en verdad corazón no es fácil encontrar uno de esos a simple vista de cualquiera hoy en día, tuviste mucha suerte y tendrás más si logras comprar ese libro porque parece original el que en verdad usaron esas sectas-espetaba denotando su emoción y sorpresa por aquel libro con empastado rojo con textura de terciopelo y la estrella relievada color dorado que admiraba con detenimiento-... ¿en qué biblioteca lo encontraste? -cuestiono aun sin dejar de sonar emocionada y sin dejar de mirar a la pelirroja-.
-lo tome....de la estantería de... mi padre-dijo al bajar el libro dudando un poco su respuesta mientras lo cerraba y colocaba sobre sus piernas-...no le digas a nadie-pidió algo apenada dando a entender a la rubia que no todo lo había hecho con "consentimiento" del dueño-.
-Corazón por Dios, ¿Por qué abría de hacerlo? –cuestiono mientras sonreía a la pelirroja logrando hacer que la tención de su rostro desapareciera-…no te preocupes Lena no lo hare, pero tendrás que decirme porque tanto misterio sobre que nadie se entere y... tendrás que prestármelo ¡para darle una hojeada ahora mismo!-exigió fingiendo ordenarle eso a Lena sin dejar de sonreírle por lo que la pelirroja divertida se lo dio recibiendo a cambio un breve beso en la frente-...bien hecho Katina-dijo con un tono exagerado ajeno a Lena fingiendo “elegancia” e indiferencia-.
-así parece señorita-dijo siguiéndole el juego imitando el mismo tono despectivo que usaba Masha para después besarla unos instantes siendo correspondida, y luego recostándose en el hombro de la rubia mientras esta miraba el libro y ambas sonrían entre emocionadas y divertidas-.
-a propósito ¿Cómo te has sentido respecto a lo de tu jaqueca?-pregunto curiosa  al recordar las faltas de su amiga, pero sin dejar de ver las pocas imágenes que contenían algunas hojas del libro-.
-...bien, mi nana me dio un medicamento muy bueno con el que sustituyo el que me compra mi padre y funciona muy bien, la tomo cada 2 días y me siento muy bien, aunque mi padre ya me trajo 2 frascos nuevos no los he abierto-dijo soltando un suspiro y sonriendo al recordar que su malestar nuevamente desaparecía-... y esta vez no tuve que tomarlo por 4 meses, solo lo tome alrededor de 3 semanas-dijo sin quitar la sonrisa de sus labios y cerrando los ojos al sentir una brisa fresca a su alrededor- …esta semana y media he tomado las pastillas de Pam... son mucho mejores y con estas no tengo efectos secundarios-.
-eso está muy bien Lena-dijo alegrada y emocionada al mirar a su amiga-... deberías decirle a tu padre sobre ese medicamento así para que ya no gaste en el otro y que intente conseguir las pastillas que Pam te da, dile que con esas ya no sientes las punzadas y los mareos por tomarlas-le recomendó mientras cerraba el libro y lo colocaba sobre sus piernas-.
-si... tienes razón, en cuanto lo vea y él tenga tiempo se lo mencionare-dijo un poco seria sin dejar de sonreír pero insegura por alguna razón ante la idea de pedir el cambio de su medicamento-... en verdad me siento más tranquila, y ligera de algún modo-dijo mirando de reojo a su rubia amiga que recargaba su cabeza en la de ella-.

Aunque no quisiera reconocerlo simplemente se sentía en paz consigo misma, inclusive se había olvidado aquellos días de las criticas o molestias para con los demás, incluyendo a la morena, ahora solo se quería enfocar a la lectura de aquel libro que se le hacía en verdad interesante ya que había ocasiones en las que tenía que releer el capitulo hasta 3 veces para comprender correctamente el mensaje proporcionado, ya que había notado que cada capítulo tenía una conexión entre sí.

-…el contrato de vida-leyó mentalmente al dar vuelta a la hoja y comenzar con un nuevo capítulo notando que llevaba leyendo más de la mitad del libro y luego se enfoco nuevamente en la lectura ya que al estar por terminar la tercer pagina de ese capítulo algo acaparo su atención por lo que volvió a leer en susurro un párrafo mientras ponía un semblante serio y dubitativo-...para este contrato se necesita obligatoriamente de los “otorgantes y cobradores” deben hacer acto de presencia en todo momento, de inicio a fin… se necesita de la firma del tutor, el jugo vital de quien crea y el alma del ser-se detuvo sorprendida al leer estas últimas líneas por lo que volvió a hacerlo una vez más antes de continuar-…una vez firmado el contrato el alma del ser será esporádicamente reducida conforme el paso del tiempo a su alrededor entregando poco a poco su alma al ser cobrador-con cada palabra que leía no podía evitar sentir una corriente en su espalda y un toque de escalofríos que le erizaban la piel, estaba tan enfocada en la lectura que no noto su semblante serio y de preocupación al seguir avanzando con la lectura, en ese momento solo estaba ella y aquel extraño libro- …ya que debido a…
-oye Lena- llamo la atención de la pelirroja al hablar mientras llegaba dode la pelirroja -.
-¡aaaaaahhhh!!! (1) -grito asustada al dar un respingo con el cual lanzo el libro al aire y después cayó al suelo mientras ella respiraba agitadamente y volteaba hacia quien le había dado ese gran susto (2)-… no vuelvas a hacerlo jamás!-le reprocho bastante molesta y dignada mientras se inclinaba por el libro y lo levantaba-.
-(3)¿eh?...¡pero no hice nada!(4)-reprocho confusa mientras miraba a la pelirroja completamente indignada por su actitud-… ¡tú no me hiciste caso por eso te asustaste! (5)   ….como sea… ¿Qué lees?-pregunto curiosa tratando de cambiar el tema de aquella extraña situación que acababa de pasar, mientras miraba el libro que Lena traía en las manos-.
-es un libro-dijo levantando un poco el libro a la altura de su cuello tras soltar un suspiro en señal de estar más calmada-de…-cayendo en cuenta de con quien hablaba-… ¿¡que te importa?!- espeto molesta mientras se levantaba de la silla en la que se encontraba y se dirigía a la salida de la cocina-…y te he dicho mil veces como debes llamarme, ¡ignorante y torpe! –exclamo con su habitual tono mandón para después azotar un talón contra el suelo de forma molesta y después salir de la cocina siguiendo su camino a asía su habitación-.
- pero qué diablos…(6) -.

Definitivamente esa situación había sido muy extraña y no muy común, de no haber sido por la situación en la que se encontraban de “enojo” mutuo bien pudo haber sido una anécdota muy divertida de recordar, llena de risas y chistes ocurrentes referentes a esto, o al menos eso es lo que pensaba la morena un tanto indignada mientras se servía algo de leche en un vaso y después se dirigía a su habitación subiendo las grandes escaleras mirando la puerta de la habitación de la pelirroja para después negar con la cabeza de una forma repetitiva mientras suspiraba con pesadez para después apresurar su paso hasta llegar a su habitación y cerraba la puerta tras entrar.

L-¿Qué pasa si no se lleva al pie de la letra?-leyó mentalmente como titulo del próximo capítulo que estaba por leer, recostada en su cama recargada en su cabecera mientras tenía el libro apoyado en sus piernas y lo tomaba con las manos-…todos estos contratos, mencionados y descritos con brevedad deben ser llevados al pie de la letra o de lo contrario…
-¡Lena!... ¡Lena!- grito desde afuera del cuarto de la pelirroja entrando de golpe y después dirigiéndose donde se encontraba su hija completamente sobresaltada y asustada por el repentino eh inesperado acto de presencia en esa habitación-…aquí estas-dijo al estar parado frente a una atenta y expectante pelirroja.
-¿Qué pasa? ¿Por qué entraste así a mi cuarto? ¿Qué necesitas?-pregunto algo nerviosa tratando de esconder discretamente el libro tras su espalda cubriéndolo con sus sabanas mientras se ponía de pie rápidamente colocándose sus sandalias y quedando más cerca de su padre quien al parecer no estaba muy contento-.
-Elena-espeto mal humorado al ver el libro que tenia Lena en las manos por lo que se lo arrebató de estas de una forma muy enojada le al notar que era uno de los que se supone deberían estar en su estantería, con un semblante bastante molesto intimidando a la confundida y asustada pelirroja que solo lo miraba con algo de pánico-…¿Qué haces tú con esto?-cuestiono al borde de los gritos mientras agitaba el libro frente a él y el rostro pecoso de su hija- ¿Por qué lo tomaste si sabes perfectamente que no tienes permitido entrar en mi oficina sin mi permiso?-renegó con el rostro rojo del coraje sin dejar de ver de una forma muy cruel a su hija quien tenía los ojos muy abiertos ante su comportamiento-…no vuelvas a entrar-renegó de una forma muy alterada para después salir rápidamente de la habitación de su hija dejándola consternada por lo que salió tras su padre rápidamente en busca de alguna explicación y aclaración para evitar problemas-.
-no entre sin tú permiso-exclamo mientras baja las escaleras y miraba a su padre dirigirse a su oficina por lo que apresuro sus pasos-el día que fui a buscarte y tú estabas ocupado saliste y me dijiste que te esperara ahí dentro ¿lo olvidas? –logro articular tras unos instantes mientras entraba a la oficina antes de que la puerta se cerrara por el empujón que Sergey le había dado-…lo vi y llamo mi atención, nada mas-explico de una forma honesta pero sin evitar sentir temor por la actitud de su padre-.
-¡pues no vuelvas a hacerlo!-ordeno mirando a su pelirroja hija con ira tras su escritorio y con aquel libro que estaba armando un gran revuelo, a su lado- …porque te puede ir muy mal Elena-exclamo nuevamente elevando el tono de su voz y golpeando su escritorio con la pala de su mano por lo que Lena dio un leve respingo al instante que parpadeaba rápidamente-…o digo enserio-dijo poniéndose de pie y mirando a su hija quien tenía la mirada desviada al piso y la cabeza algo gacha-.
-¿Por qué me dices eso Papá?-cuestiono nerviosa, tímida y temerosa mientras miraba de reojo los movimientos de su padre que iba de un lado a otro de su oficina- …acaso…temes ¿qué descubra algo malo?-cuestiono seria, y confundida mirando a su padre con incertidumbre al recordar todo lo que había analizado de aquel extraño libro que había estado leyendo, sin despegar la vista de su padre permaneció con su semblante serio y seguro-.
-¡guarda silencio Elena!-exclamo bastante molesto al encaminarse hasta donde su hija y pararse a dos o tres pasos de ella sin cambiar aquel semblante lleno de enojo y ligera desesperación reflejados en sus grisáceos ojos-… ¡no digas nada más!-exigió al levantar un dedo y apuntar asía su hija unos instantes para luego bajar nuevamente su mano mientras ponía un semblante de alguien que se sintiera presionado mientras miraba el suelo-.
-… ¿Qué te pasa?-cuestiono temerosa de preguntar pero armándose de valor mientras levantaba la vista y miraba el rostro muy molesto de su padre que la miraba con bastante seriedad e ira si inmutarse por nada-… solo fue algo sin permiso, es un libro cualquiera que tome para leer oh…-hizo una pausada para analizar mejor la extraña situación con su padre-¿acaso algo de lo que dice ese libro es verdad?-cuestionó asiendo a un lado el pánico que sentía, debido al extraño comportamiento de su padre por lo que dejo de estar encogida de hombros…










--------------------










CAPITULO 6. ALGO INESPERADO


-… ¿Qué te pasa?-cuestiono temerosa de preguntar pero armándose de valor mientras levantaba la vista y miraba el rostro muy molesto de su padre que la miraba con bastante seriedad e ira si inmutarse por nada-… solo fue algo sin permiso, es un libro cualquiera que tome para leer oh…-hizo una pausada para analizar mejor la extraña situación con su padre-¿acaso algo de lo que dice ese libro es verdad?-cuestionó asiendo a un lado el pánico que sentía, debido al extraño comportamiento de su padre por lo que dejo de estar encogida de hombros…


…y miro directamente los ojos de su padre en espera de alguna señal expresiva o respuesta por parte de su padre ante sus curiosidades y dudas-.
-es suficiente, ¡cállate Elena!-exclamo bastante alterado al tomar a Lena de los hombros y hacer que su rostro pecoso volviera a denotar miedo, temor y pánico mientras este no quitaba su rostro de ira ante ella.
-pero yo solo hice…-guardo silencio al ser interrumpida tras un inesperado empujón por parte de su padre lo cual provoco que Lena se tambaleara un poco hacia atrás y justo antes de caer choco con la puerta de la entrada por lo que el impacto fue algo duro, cayendo de sentón y abriendo la puerta de golpe, se puso de pie rápidamente pero eso le provocó una expresión de dolor por lo que cerró los ojos unos instantes, aunque también era por el miedo que comenzaba a crecer en su interior-.


En esos momentos simplemente y por primera vez en mucho tiempo la egocéntrica pelirroja se había quedado en blanco ante esta situación en la cual no sabía qué hacer o mejor dicho no sabía si hacer y decir lo que tenía en mente ya que se decía mentalmente que era una tontería su hipótesis y lo mejor sería calmar las cosas con su padre pues al parecer esa situación no era nada normal.


-sabes que yo a ti ta-…comenzaba a decir con una sonrisa en sus labios mientras hablaba por teléfono pero borro esa sonrisa y puso una expresión de duda al escuchar algunos gritos-…también te…-volvió a guardar silencio al escuchar un golpe provenir de planta baja por lo que se enderezó de su cama rápidamente y volteo a ver hacia su puerta-…oye Alex debo colgar-decía encaminándose rápido hacia su puerta-…te marcare más tarde ¿sí?-espeto entre apenada y tiernamente mientras bajaba rápidamente las escaleras y antes de estar en la planta baja colgó y guardo su celular-…¿Qué pa…- cuestiono al estar aun en las escaleras y ver a Sergey y Lena mirándose de una forma muy extraña a su parecer, por lo que se sintió nerviosa y no termino su pregunta ya que sentía tención a su alrededor-.
-no lo repetiré dos veces Lena, dime ¿qué tanto leíste de mi libro?-cuestiono acercándosele a la pelirroja denotando bastante molestia ante los ojos de la morena por lo que se sorprendió demasiado mientras se preguntaba ¿Qué sucedía?-.
-¡ya te lo dije!-exclamo sin denotar temor o nerviosismo ante el acercamiento de su padre aunque por dentro en verdad estaba nerviosa por el comportamiento de su padre-apenas comenzaría a leerlo, no me dejaste verlo-dijo tratando de no elevar el tono de su voz para calmar esta situación que se estaba tornando confusa para ella-.
-más te vale Elena-exclamo mientras respiraba profundamente para tratar de calmarse sin darse cuenta de que la morena ya había bajado las escaleras y se acercaba lentamente a ellos-.
-¿o sino qué?- espeto la pelirroja mientras su padre comenzaba a dar media vuelta ¿Qué acababa de hacer? Las cosas ya se calmarían y ella abrió la boca de más, pero…. No lo hizo a propósito…fue algo involuntario, o al menos eso sintió mientras su padre molesto daba media vuelta y reacciono hasta que la tomo de su blusa y jalándola bruscamente hacia él y luego la metía en su oficina nuevamente-.
-… ¡no! ¡Alto!-exclamo al ver como Sergey metía a Lena a su oficina por lo que corrió tras ellos-¿Qué hace?-cuestiono al chocar con la puerta ya que Sergey había cerrado tras su entrada impidiendo que ella entrara-… ¡Lena!-espeto preocupada y confundida por no saber nada de lo que ocurría mientras golpeaba la puerta con sus manos hechas puño para tratar de ser escuchada-
-¡lo viste!-exclamo al soltarla con algo de fuerza en un pequeño sofá que tenía en su oficina para después llevarse las manos a su pelirrojo cabello bien peinado y lo alborotaba un poco-… ¡lo viste!-volvió a exclamar mirando a la pelirroja que nada más daba respingos ante cada palabra de su padre-.
-¡no!-dijo de una forma temerosa, en verdad ya no sabía qué hacer, y seguía sin comprender porque había dicho eso en contra de su voluntad, estaba algo ida de la situación debido a ese extraño impulso que había tenido-.
-deja de mentir y dime que tanto viste… ¡no quiero mentiras!-exclamo al inclinarse un poco y quedar a la altura del rostro de su hija quien solo hizo hacia atrás su cabeza pues su padre le gritaba mientras la señalaba de forma amenazante-.
-…la portada, la introducción, el índice y prologo-respondió resignada y algo presionada tras unos segundos de pensar su respuesta y optando por decir una verdad a medias para terminar con esa situación que mas que enojarla comenzaba a desesperarla por lo que los dolores de cabeza amenazaban con hacerse presentes nuevamente-…y el primer capítulo-dijo con la cabeza gacha mirando sus piernas mientras dejaba de hablar y cerraba los ojos-.
-¡no me mientas!-espeto al levantarle el rostro y azotarla contra el respaldo del sofá ya que la había tomado de los hombros con fuerza y la miraba con  coraje-… ¡no quiero mentiras!-dijo tomándola de la barbilla y apretándola un poco-.
-…eso y lo poco que dice la pasta del libro-exclamo asustada sin dejar de mirar a su padre-… ¡estaba comenzando con el segundo capítulo!-exclamó serrando con fuerza los ojos ya que estaba confundida, asustada y se sentía presionada al no poder procesar alguna respuesta factible y razonable para ella y su padre, simplemente no sabía cómo terminar con eso-.
-hay Lena-dijo en un suspiro mientras se dirigía a su escritorio y tomaba un pequeño frasco blanco del cajón de este y lo habría sacando 2 pastillas blancas de este colocándolas en su palma temblorosa y metiéndolas a su boca respirando agitado, tragándoselas sin agua, todo ante la vista atenta de su pelirroja y conmocionada hija-¿Por qué viniste ese día?-cuestiono aun con molestia sin voltear a ver a Lena pero sin elevar mucho el tono de su voz-.
-yo…-tartamudeo unos instantes mientras  recordaba el porqué había ido a ver a su padre a su oficina aquel día-.


FLASH BACK

-¡tú y tú comportamiento! ya basta Lena-exigió y grito molesta mirando el semblante de duda de Lena, imaginando que lo hacía para molestarla, por lo que se enojo aun más- ¡lo digo enserio!, deja de molestarme, déjame en paz-exigió esto último resaltando cada silaba de las últimas palabras-.
-¡cállate! , Te he dicho que no tienes ningún derecho a hablarme así, ¡tú no eres nada ni nadie!-exclamo molesta, intento evitar una discusión pero al escuchar a Yulia gritarle de esa forma hizo que el enojo y el coraje se apoderara de ella-… que te quede caro ignorante si quieres gritar grítale a la tarada de tú amiga, ¡a mí no! -dijo esto último de una forma amenazante con una voz grave y una mirada fría que por segundos intimido a Yulia debido a que jamás había escuchado ese tono de molestia en Lena-.
-…el hecho de que viva contigo no te da ningún derecho a tratarme así como tú quieras, y mucho menos de insultarla a ella-volvió a gritar, aunque un poco más bajo, ya no se mostraría tan débil ante la pelirroja, estaba llegando a su límite y eso no era muy bueno según pensaba, jamás le había gritado de esa forma a la pelirroja ni viceversa por lo que volvió al auto control-.
-mientras yo viva jamás estarás tranquila, no podrás ser feliz torpe ¡entiéndelo de una maldita vez!, estarás atada a mi toda tú miserable vida-dijo de una forma muy hipócrita mientras sonreía frívolamente, sin darse cuenta de que el auto se había estacionado ya fuera de su casa-.
-…que te quede claro-dijo tras unos minutos de silencio para controlar su enojo pero sin dejar de estar seria-…pronto cumpliré 16 y cuando tenga los 18 me largare de aquí lejos de tú “maravillosa” vida- continuo diciendo irónica de una forma muy fría y seria-…seré muy feliz con quien yo quiera y no podrás impedirlo-dijo por ultimo de una forma muy cortante mientras abría la puerta del auto y bajaba de este, solo con su mochila y azotaba la puerta de mala gana, dejando a una molesta y confundida pelirroja sola con su enojo y dolor de cabeza-….

FIN FLASH BACK



-…ya no lo recuerdo-dijo en voz baja, mintiendo al respecto, algo pensativa se puso  pie con lentitud y no muy segura de porque había callado la verdad ante la pregunta, se aproximo lentamente a la puerta de la oficina de su padre, con cautela sin quitarle la vista de encima a él quien seguía de espaldas, lo único que quería era salir de ahí y sin comprender muy bien el porqué prácticamente pensó en huir, la cabeza ya estaba doliéndole, no había tomado ninguna pastilla desde el día anterior y ante esta situación y el dolor estaba poniéndose de malas debido a las confusiones que comenzaba sentir-.
-eso es ilógico Lena-exclamo tras unos momentos más relajado, dando media vuelta y sobresaltando a su hija cuando la vio a centímetros de la puerta, por la que la morena trataba de escuchar con preocupación lo que sucedía sin que ninguno de los Katin lo supusiera-…detesto las mentiras-dijo al caminar tranquilo hasta donde su hija-… ¡lo sabes!-exclamo molesto al darle un golpe en los labios con la mano asiendo que Lena se hiciera para atrás y se recargara en la pared junto a la puerta mientras se llevaba las manos a los labios y agachaba un poco la cabeza y cerraba los ojos- …y más que tú las digas!-exclamo aun molesto al dar media vuelta y apretar la muñeca con la mano que había golpeado a su hija con la palma de la otra-…no repetiré la pregunta de nuevo-dijo tranquilo tras suspirar profundamente al mirar nuevamente a Lena quien seguía estática- ¿Lena, hija?
-…Volkova me dijo que se iría de nuestra casa cuando fuera mayor de edad-dijo de una forma automática bajando las manos de su rostro, respondiendo ante el miedo que su cuerpo sentía, con la mirada perdida levanto la cabeza y hablo de una forma inconsciente y rápida, soltando la verdad sin siquiera proponérselo-…yo solo quería decírtelo y preguntarte si era posible que ella hiciera eso-dijo aun con la mirada perdida mientras un poco de sangre escurría de su labio inferior-.
-ella no se irá-espeto serio y muy seguro de sus palabras, simplemente no lo permitiré-dijo acomodando algunos lapiceros de su escritorio y después tocando con sumo cuidado un papel viejo y doblado que se encontraba sobre su escritorio-…no puede-dijo al mirar a su hija que ahora miraba asía el piso y con una expresión de dolor, pero no físico, ¿acaso percibió dolor sentimental? … ¿sentimientos? imposible, Lena no era así, simplemente no era débil él la había educado de una forma muy dura y diferente, para demostrar seguridad y orgullo ante todos, las características de un ganador según él al no ser que… no, no simplemente no podía ser, se dijo mientras una leve y discreta sonrisa aparecía en sus labios ante semejante pensamiento ridículo para sí-…ahora vete Elena-dijo retomando su postura seria mientras tomando algo de su escritorio y luego la mano de su hija colocándole eso en sus manos- …vete y no quiero que esto se vuelva a repetir-dijo acariciándole el cabello unos instantes de una forma cautelosa por lo que su mano le temblaba-…no te quiero ver en mi oficina ¿entendiste?-dijo de una forma entre amenazante y tranquila mientras abría la puerta, tomaba a Lena del brazo y la sacaba de su oficina dándole un empujoncito mientras la morena al escuchar que se acercaban al a puerta retrocedía un poco y miro como Sergey dejaba afuera a la pelirroja y luego cerraba la puerta  aprovechando esto para aproximarse nuevamente a donde estaba parada la pelirroja-.
-Hey ¿qué paso?-cuestiono confundida y preocupada al tomar a Lena de un hombro y de una mano mientras la miraba con atención y la examinaba con detenimiento de abajo a arriba-.
-nada-dijo en un susurro mientras tenia la mirada perdida y apretaba una palma de su mano y la cubría con la otra con discreción-…no te mentas-dijo con la voz ligeramente quebrada aun algo ida-.
-¡estas sangrando!-dijo al mirar los labios de la pelirroja unos momentos-…que te hizo ese… ¿qué paso? –dijo sintiendo enojo al ver a la pelirroja así por lo que apretó la mandíbula y sin importar que sucediera abrazo a la pelirroja quien seguía en trance pues no se movía-…eso no fue por nada-dijo aun sin soltarla y apretándola un poco para confortarla-.
-te dije que no te metas-dijo algo más fría pero correspondiendo el abrazo de la morena abrazándola solo con un brazo ya que aun tenía una mano cerrada con algo en ella y pegada a su costado-.

Esta situación era algo nuevo para ambas, ya que ninguna recordaba haber pasado por algo así antes, al menos eso suponía la morena pues era la única que razonaba en esos  momentos. Tras unos segundos de estar así, la morena se separo lentamente de la pelirroja y al ver que estaba aun algo ida la tomo de la mano y subió con ella las escaleras, la llevo al baño del segundo piso y la sentó en el inodoro, mientras buscaba algo en el botiquín, cerró la puerta con seguro y comenzó a limpiar a la pelirroja con cuidado dejando a un lado l “pelea” que tenían de semanas atrás, debido al estado que al parecer de la morena era indefenso por parte de la pelirroja.

-no fue nada grave-decía mientras limpiaba con cuidado el labio de la pelirroja con un algodón que tenía algo de desinfectante-…ya no sale sangre-dijo tocando levemente la pequeña herida de Lena con otro algodón con desinflamante todo ante una atenta y seria mirada verde-gris que miraba su concentración con detenimiento y confusión-.
-…gracias-dijo de una forma seca y vana después de que Yulia terminara de tocar sus labios con el algodón y comenzaba a ponerse de pie para tirar los algodones que había utilizado en el basurero, mientras ella la seguía con su fría mirada-.
-… ¿qué fue lo que paso? –Cuestiono la morena entre curiosa, tímida y confundida al volver a mirar a la pelirroja tras haber tirado los algodones en el basurero y haberse lavado las manos nuevamente-...en verdad me… preocupo todo eso que paso, fue algo…inesperado para mí-articulo tratando de hacer que la pelirroja se sintiera en confianza ya que a su parecer seguía igual o más confundida que ella por lo sucedido minutos atrás-.
-no estoy segura-dijo desviando la vista de la morena al piso mientras se levantaba del inodoro con algo de pesadez-…cuando sepa te digo-dijo de una forma sutil, y distraída dándole a entender a la morena que posiblemente la estaba ignorando, pues no mostro ningún interés ante sus palabras de apoyo y preocupación por lo que esta se disgusto y camino un poco haciendo que la pelirroja la mirara justo antes de dirigirse a la puerta dispuesta a salir-.
-me preocupo por ti, te hable sinceramente, en verdad no me gusto ni me gusta el cómo te ves ahora y simplemente me tachas de loca, me evades y hasta me ignoras-espeto molesta al ver que Lena la hacía a un lado y tomaba la perilla de la puerta del baño dispuesta a salir- no puedo creerlo Lena en verdad es increíble-dijo en un tono sarcástico y molesto mientras levantaba el rostro y giraba los ojos en el aire, resignada recargándose en la pared del baño junto a la puerta que la pelirroja ya había abierto sin siquiera mostrar algo de interés ante la actitud, palabras  o acciones de la morena-…valla-exclamo soltando un suspiro pesaroso mientras se cubría el rostro tras mirar de reojo y rápidamente como la pelirroja comenzaba a salir del baño, así que simplemente se quedo así quieta con los ojos cerrados y la cara entre las manos esperando el golpe de la puerta al cerrarse en señal de que la pelirroja ya se hubiese ido-.

No es que no quisiera hablarle o mirarle, simplemente una sensación extraña se apodero de ella y de su ser, se quedo estática justo cuando se disponía a salir del baño, algo le impidió continuar y quedándose inmóvil, ¿escuchaba a la morena?, claro que lo hacía a pesar de que eran las únicas ahí la pelirroja se sentía ajena a las palabras de la morena, la escuchaba lejana no sabía que estaba sucediendo en ese momento, se sintió pesada a tal grado de no poder moverse por cuenta propia, parecía ser un sueño pero sabía que lamentablemente era verdad, intentaba moverse, miraba la mano con la que sostenía la perilla pero inútilmente se esforzaba por moverla, entonces varias palabras le vinieron a la mente, palabras y sonidos extraños, todo se movía lento a su alrededor, tanto que su mirada se perdió en el espacio por quien sabe cuánto tiempo, le pareció bastante a ella tanto que no se percato en el momento en el que soltó la manija de la puerta y giro lentamente el rostro hacia donde estaba la morena hablando y ahora no la escuchaba, solo veía como movía los labios y la miraba con seriedad, ¿acaso era la única que se sentía así? No podía ser posible, era una sensación desesperante, intento gritar pero no podía mover sus labios o al menos eso sentía, varias imágenes fugaces vinieron a su mente provocándole una opresión en el pecho y sintiendo algo de nausea le vinieron algunas punzadas a la cabeza que hicieron que cerrara los ojos, nuevamente sintió pasar bastante tiempo pero al abrir los ojos se dio cuenta de que no era así pues la morena apenas había dejado de hablar y ahora comenzaba a cubrirse el rostro, la pelirroja se sorprendió al ver los movimientos de la morena, parecía verlos a través de una cámara y a modo muy lento, aprecio hasta el instante en que la morena se cubrió el rostro y bajo un poco la cabeza, se enfoco en esta y sintiéndose aun desesperada por aquellas extrañas imágenes intento hacer algo para “volver a la realidad” comenzó a decirse mentalmente que reaccionara que solo era un malestar involuntario y que ella era mucho más fuerte que esa insignificancia, “vamos Lena, tú puedes esto no es nada comparado contigo, haz algo, debes hacer algo para terminar con esto…hazlo ya!” se dijo mentalmente y se repitió varias veces, lentamente aquellas voces disminuyeron hasta desaparecer, luego las imágenes que llegaban cuando parpadeaba cesaron, comenzó a ver las cosas en tiempo normal y su entorno ya no se veía tan borroso, comenzó a sentir nuevamente “los pies en la tierra” y sintiéndose cada vez menos pesada fue recobrando la movilidad de su cuerpo , las punzadas desaparecieron y tras tomar un profundo respiro, abrió la boca en busca de algún sonido proveniente de ella, sonriendo satisfactoria y más tranquila cuando logro articular palabra que al parecer fue coherente pues la morena se descubrió los labios para decir algo que escucho con algo de eco, por lo que decidió moverse antes de volver a hacer algo, se sentía algo ajena de ella por lo que un extraño pensamiento vino a su mente sorprendiéndola bastante, arqueo las cejas justo cuando todo “volvió” a la normalidad para sí, volvía a ver, escuchar, sentir y actuar de la forma habitual que lo hacía, tras mirar a la morena y luego la puerta del baño, levanto un pie para salir de ahí y dirigirse a su habitación pero un último pensamiento involuntario la hizo detenerse nuevamente

-…pero bueno-dijo aun molesta sin siquiera haber notado nada extraño en la pelirroja pues seguía estática, aunque esta vez la miraba a ella con una expresión ligera de confusión, la cual decidio ignorar esta vez-…
-Volkova-dijo de una forma seria y con tono bajo al mirar que la morena aun renegaba su actitud por lo que se sintió extraña pero tranquila pues al parecer la sensación de momentos atras había sido muy corta o incluso solo una imaginación suya debido al golpe que había recibido o al menos eso quiso deducir-…Vol.…-guardo silencio sin terminar al ver que Yulia seguía hablando sin siquiera prestarle atención por lo que se desespero un poco y se sintió ansiosa y desesperada-.
-…eso me saco por…-pero guardo silencio y quedo completamente paralizada, sin siquiera terminar su frase, su expresión de molestia cambio por una de completa sorpresa cuando la pelirroja estando frente a ella exigió su atención, y al no dársela justo antes de salir y dejarla sola como ya lo imaginaba se detuvo repentinamente, dio media vuelta y tras mirarla por cortos instantes la tomo por la nuca sin dejar de verla con seriedad y la atrajo asía ella besándola de una forma inesperada en los labios…-….










To be continued...............






Jaja pues espero lo disfrutaran, no se olviden de comentar y no olviden la actualizacion el miercoles despues de la 1pm bonita noche, cuidece!!!

Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por hiromy2310 el Lun Ene 04, 2016 8:42 pm

Mas mas!!! Jajajaja siempre aki, aunque con las fechas estube algo perdida pero aka estoy, ya kiero llegar al cap 22 creo que me kede
avatar
hiromy2310

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por flakita volkatina el Miér Ene 06, 2016 12:24 pm

Bueno ayer la empece a leer me parece muy interezant, ya anciosa espero la conti, saludos
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 23
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Jue Ene 07, 2016 12:27 pm

Hola a tod@s aqui Leva reportadoce, lamento no haber subido la conti ayer pero no se preocupen lo qe no subi ayer lo subo hoy y eso no altera los dias de actualizacion, mañaa tambien habra coti porque era el dia designado para ello! no lo olviden Wink ... oh querida Hiromy jaja me alegra saber que cueto con tigo Smile flakita volkatiname alegra saber que te guste jaja oh yo espero no deje de gustarte y e general para mis queridos lectores les dejo la conti porfavor no se olviden de comentar antes de pasar a los capitulos quisiera comentar que la tematica con los numeros asi --> (1) sera la misma los links estara en un archivo adjuto en la pagina de t.A.T.u Fan Fics en el respectivio orden justo en un comentario con un elace a este FIC Smile ahora si..... CONTI!!!!!!!!!!!!!







----------------










CAPITULO 7. SENSACIONES


-Volkova-dijo de una forma seria y con tono bajo al mirar que la morena aun renegaba su actitud por lo que se sintió extraña pero tranquila pues al parecer la sensación de momentos antes había sido muy corta o incluso solo una imaginación suya debido al golpe que había recibido o al menos eso quiso deducir-…Vol.…-guardo silencio sin terminar al ver que Yulia seguía hablando sin siquiera prestarle atención por lo que se desespero un poco y se sintió ansiosa y desesperada-.
-…eso me saco por…-pero guardo silencio y quedo completamente paralizada, sin siquiera terminar su frase, su expresión de molestia cambio por una de completa sorpresa cuando la pelirroja estando frente a ella exigió su atención, al no dársela justo antes de salir y dejarla sola como ya lo imaginaba se detuvo repentinamente, dio media vuelta y tras mirarla por cortos instantes la tomo por la nuca sin dejar de verla con seriedad y la atrajo asía ella besándola de una forma inesperada en los labios…-….

No supo cuanto tiempo paso tras aquel inesperado beso, pero estaba segura de que no habían sido más de 5 segundos en los que la morena se sorprendió cuando reacciono demasiado rápido a su parecer pues paso de estar estática y sorprendida a corresponder aquel inesperado beso por parte de la pelirroja, dejándose llevar por las emociones y sensaciones que los suaves y temblorosos labios de la pelirroja le hacían sentir, olvidando por completo al mundo entero, pero después de sentirse unos instantes en el cielo recordó a quien era a quien comenzaba a besar con cariño por lo que asustada y sorprendida, abriendo los ojos de golpe algo confundida ya que no sabía en qué momento los había cerrado, se separo rápidamente de esta terminando con aquel beso que la lleno de completa confusión, más del a que ya tenía tras la situación que había pasado con Sergey.


-¡tenias que ser tú!-dijo molesta al separarse y tras unos segundos de estar en un silencio incomodo con la pelirroja en el cual no se dejaron de ver ni un momento, recobro su postura y carraspeo la garganta tratando de ocultar su nerviosismo y emoción-… ¿vas a empezar de nuevo? … así se esté cayendo la casa ¿tú seguirás molestándome no?-dijo haciendo hincapié de una forma indirecta sobre aquella ves que Lena la había hecho sufrir en su habitación respecto a sus sentimientos-…enserio ¿no te cansas ni tantito de molestar a los demás?-cuestiono molesta ocultando su desesperación e impulso de volver a sentir aquellos labios junto a los suyos nuevamente ¿Por qué hizo eso Lena?-.
-la verdad…-comenzó a explicar igual o quizá más confundida que la morena con una expresión seria y el entrecejo fruncido al ver que esta comenzaba a reprocharle esta inesperada acción para ambas-…yo…
-no puedo creer lo sínica e ingrata que eres Lena-espeto sin dejar que la pelirroja diera su explicación o siquiera continuara hablando-… que lastima-dijo en un tono de rencor al mirar con seriedad a la pelirroja-…que te quede claro…señorita Katina, no volverá a jugar conmigo ni con mis sentimientos, no va a lastimarme ¡ya no! Solo vivo en su casa y le sirvo a usted nada mas, no sobrepase la línea que hay entre… tú y yo-dijo al salir del baño sin dejar de mirar a Lena asiéndose la firme ante sus palabras y tomando una actitud despectiva la pelirroja-… además se que no es necesario pero quiero mencionar que ahora tengo novia, ¡soy muy feliz con ella y le guardo respeto y le guardare fidelidad!-exclamo para después dar media vuelta aun con su semblante serio. Así como cuando los doctores suelen dar las noticias de que alguien morirá, lo expreso seria y sin involucrar emociones, “dejando clara la línea de Jefe- empleado”. Dispuesta a irse de ahí se dispuso a caminar rápidamente-.
-¿Cómo? –cuestiono confundida al reaccionar por completo ante todo lo que sucedía, por fin volviendo a la realidad después de haber estado ausente de sí ante la discusión con su padre y hasta ese punto *¿Yulia con novia? ¿Cómo y cuándo?* ¿Por qué no lo supo hasta ese momento?-.
-lo que escuchas… escucha señorita –se corregía sintiéndose cada vez más molesta, soltando un suspiro pesaroso-…desde hace varias semanas salgo con alguien y… estoy feliz de tener a esta persona a mi lado-decía tratando de demostrar más que seguridad y compromiso ante sus palabras, Honestidad eso quería demostrar pero se cuestiono si lo había logrado al ver la expresión de la Pelirroja-…la quiero y es por ello que ¡no caeré ante tus juegos absurdos!, porque simplemente no lo valen…señorita-dijo tras mirarla unos instantes más y dar media vuelta nuevamente-.
-pues no sé porque tanta explicación, si has tomado la decisión de por fin tratarme como algo superior ante ti, lo cual déjame decirte ya era hora-comenzó a decir de una forma divertida y fría, haciendo que Yulia detuviera su paso y la escuchara pero sin voltear a verla-…me alegra que quien quiera que sea esa persona por fin te haga recapacitar sobre tú inferioridad ante mí y que jamás seremos iguales tú y yo, así mejor quédate con gente de tú nivel-dijo al caminar hacia Yulia quien seguía quieta y sin mirarle aun-enserio Volkova me alegra que por fin notaras la línea que hay entre tú y yo y la respetes-dijo al estar a unos pasos de su espalda, en verdad estaba molesta por la forma en cómo le había hablado la morena, su labio estaba algo hinchado y eso le causaba molestia al hablar pero estaba tan molesta que el dolor en el labio no le impidió hacerle una mala jugada moral a Yulia-…adelante sean miserables juntas-dijo de una forma fría al estar junto a Yulia- que bueno que tengas claras tus prioridades…pero dime una cosa-dijo al estar frente a Yulia pero dándole la espalda sabiendo que la morena la miraba seguramente con despecho y enojo y el simple hecho de imaginarlo la hizo sonreír hipócritamente antes de continuar hablando-… estas con ella porque la quieres, ¿en verdad la quieres?-cuestiono fingiendo curiosidad haciendo que Yulia la mirara seria y confusa al no comprender su pregunta, y aun sin voltear a ver a la morena continuo hablando- porque de ser así no comprendo tú actitud de hace unos momentos aquí mismo, si la quieres y le serás fiel respetándola entonces…- guardo silencio mientras giraba lentamente con una expresión de curiosidad y los ojos entrecerrados creando un falso semblante pensativo-¿Por qué dejaste que te besara? Y… ¿Por qué no te contuviste? … porque créeme que me di cuenta de tú reacción-dijo sonriendo victoriosamente como si hubiese ganado el primer lugar en una pasarela o algo por el estilo-…sabes, no me respondas a mi –dijo sonriendo hipócritamente pero tratando de evitarlo (1) -…no es necesario, la verdad no me importa en lo absoluto tú respuesta siendo sincera, pero ¿a ti si te importa responder?-cuestiono de una forma “sutil” (2) -…gracias- dijo tras chupar la pequeña herida de su labio para después sonreírle a la morena (3) de una forma hipócrita y dar media vuelta e irse del pasillo sin mirar atrás, dejando a una morena con una “cruda moral” y con mucho coraje.
Aquellas palabras habían sido la apuñalada más larga que la morena pudo sentir por parte de la pelirroja, en verdad se quedo helada al escuchar atentamente todo lo que le dijo, haciendo que cada una de sus palabras retumbara con culpabilidad en ella, sabía que eso planeaba la pelirroja desde un principio y que era un error el detenerse a escucharla, pero por alguna razón no evito el escucharla aun teniendo la oportunidad de irse y dejar las cosas así como estaban, pero ahora ya no, sin darse cuenta estaba llorando, pero no eran lagrimas de tristeza, sino todo lo contrario eran lagrimas de coraje e impotencia por no haber hecho nada, porque sabía que simplemente no podía y que de algún modo la pelirroja tenía razón, ella fue débil si hubiera sabido contenerse ante aquella acción, ahora se sentía tan degradada ante Lena y si misma por haber correspondido aquel beso que ahora maldecía por haberlo deseado tanto y haberlo obtenido de esa forma y situación, nuevamente Elena había jugado con ella y lo peor de todo es que ahora Alex estaba involucrada, sintiéndose mal, tantas veces se prometió no ser como aquellas personas que jugaban con los sentimientos de otras solo por diversión o distracción y ahora era una de ellas, y lo peor de todo es que le había fallado a Alex y con la peor persona para su desdicha, la fría pelirroja. Quizá le estaba dando mucha importancia a aquella situación que podría solo olvidar y ya, pero simplemente no podía, estaba harta y de algún modo inconsciente se permitió sufrir ante las palabras de la pelirroja solo para darse a entender a si misma que eso que sentía por Lena simplemente debía desaparecer y quizá su inconsciente creyó que odiándola sería lo mejor, prefería odiarla que quererla, aunque sus sentimientos estaban en contra, cada día se sentía más firme y fuerte ante sus decisiones de irse de ese lugar y no volver jamás ni por ella ni por nadie, con un semblante frio y serio mirando el techo de su habitación se repetía mentalmente estas palabras con odio “debes olvidar que alguna vez existió algo bueno, en ella ahora solo queda maldad y ya no cambiara”. Sabía que sería difícil y complicado ya que en su momento le había gustado el pensar que la pelirroja sabía lo que sentía por ella y eso alegraba, no tenia que ocultar su gusto hacia las chicas, o mejor dicho los sentimientos hacia la pelirroja, ella solo podía tener ojos para una sola persona aunque al comienzo sabia de quien se trataba, ahora simplemente ya no estaba segura de si esa decisión había sido la correcta y aunque ella no lo hubiera elegido se cuestionaba si podía cambiarlo, pues se llevo una gran ilusión al ver que Lena jamás prestaba atención a los muchachos, incluso ni a las chicas llegando a creer que podía ser correspondida pero esa ilusión quedo por los suelos al ver lo cariñosas y afectivas que eran aquella complicada pelirroja y esa egocéntrica de Masha, por lo cual, simplemente dejo de demostrarlos evitando ser obvia ante los demás respecto a la pelirroja, aunque ahora se arrepentía de no haberlo ocultado desde un comienzo pues sabía que esa era su debilidad y la pelirroja la usaba de arma contra ella, después de muchas horas de reflexión simplemente el cansancio la venció y quedo dormida recostada en su cama después de una gran platica consigo misma sobre lo que en verdad sería algo bueno en esta y comprendiendo que quizá los Katin estaban de más en ella, lo cual no la dejaría ser feliz, y no cabía duda ahora estaba más que decidida a alejar su vida de ellos por completo pero la pregunta era ¿Cómo lo lograría?
-ya basta Elena-se reprochaba a sí misma con lagrimas en los ojos mientras miraba el frasco de medicamento que su padre le había dado antes de sacarla de su oficina-… sabes perfectamente que tú no hiciste nada malo, que el tubo un mal día-seguía diciendo en susurro y con los ojos cerrados, mientras apretaba e frasco con su mano y tenía la frente recargada en el escritorio-.. él si te quiere pero es un hombre ocupado de no ser así, no se preocuparía por tus dolores-dijo al mirar su frasco de nuevo y abrirlo-… solo vuelve a ser la misma de antes y ya-dijo al tomar dos pastillas del frasco y mirarlas con detenimiento en la palma de su mano-…olvida los dolores y enfócate en tú vida de nuevo será lo mejor-dijo secándose las lagrimas que caían por sus mejillas con el regazo de su sudadera para después soltar un suspiro y meterse a la boca el medicamento-…esto matara todo tipo de dolor aunque sea algo temporal-dijo con una expresión de disgusto después de pasarse las pastillas, se puso de pie y se encamino hasta quedar frente a su espejo y mirarse de una forma fría y seca-…el mundo no necesita más gente débil o amores no correspondidos (4) no debes olvidar la razón del porque estas así- se decía frente al espejo mientras cierto el dolor en ella comenzaba a disminuir no mas punzadas en la cabeza ni en el labio, ya no le salían lagrimas, sintiéndose más tranquila se sonrió fugazmente de una forma seca, volviéndose ajena a la realidad debido al cansancio que ya tenía, miró el frasco que Pam le había dado (5) -...no necesitas de nada más-dijo al tomarlo y tirarlo en su cesto de basura y después recostarse en su cama, sintiéndose más tranquila no más dolor físico, incluso olvido lo sucedido con su padre debido al sueño, cerrando los ojos y apagando la luz se quedo en un estado entre el sueño y la realidad, dormitando sin haber notado que cierta chispa de ilusión en sus ojos había desaparecido, así como sus dolores, había uno que aun perduraba dentro de ella, sin que esta supiera el porqué de aquella sensación vacía en sí se quedo dormida-.

Después de aquel día extraño para ambas simplemente decidieron hacer lo que de algún modo inconsciente y consiente se propusieron, Lena había vuelto a ser la misma chica antipática con todos menos con su padre, Masha y Pam, menospreciando a los demás junto con la rubia y burlándose de cualquier situación penosa, su golpe en el labio ya no era notorio y a Masha no le extraño ya que la pelirroja le había dicho que se había mordido mientras comida prefiriendo no darle importancia a aquella pelea con su padre, incluso sentía que su padre parecía de mejor humor las pocas veces que lo veía o lograba intercambiar palabras con él, aunque en su hogar era un poco mas reservada pues no salía de su habitación más que para almorzar o hablar con su padre cuando este la citaba dando completa ignorancia a Yulia dentro de su casa, en cuanto a la morena tal como lo dijo había tomado la postura de “ayudante” de Lena manteniendo al margen la “raya” que ellas mismas habían creado de “ Dueño- Empleado” solo le hablaba a Lena lo necesario, iba por sus cosas al salón así como se las dejaba, no se quedaba más tiempo de lo “necesario” e incluso evitaba la cercanía con ella en el hogar, aunque se había vuelto un poco más seria sin notarlo, debía reconocer que gracias a ello podía prestarle más atención a Alex quien noto el actitud de la morena rápidamente pero prefirió no decir nada, ya que con ella Yulia seguía siendo la misma chica linda y ocurrente y lo mejor era que en esos casi 10 días no habían hablado de la pelirroja más que 2 veces solo porque la castaña la había sacado a colación en una de sus muchas platicas con la morena pues ahora que tenía más tiempo con ella podían hablar de más cosas. Así fuera por compromiso o rencor ambas estaban llevando muy bien su “papel” ante la otra o al menos eso suponía cuando estaban juntas aunque sin la otra a su lado su semblante era diferente.

-…y no me tomo mucho tiempo el dame cuenta de que es Alex la que está con ella ahora-decía colocando una pequeña grabadora cerca de sus labios mientras estaba sentada bajo la sombra de un árbol- …en el día que me lo dijo como estoy segura lo mencione anteriormente, era más que obvio que se refería a esa castaña, con la cual pasa mucho tiempo y tienen las mismas clases, a veces simplemente no evito mi ira y enojo al ver a esa tonta morena pasar junto a mi cuando va con esa castaña y…-guardo silencio y coloco pausa en la pequeña grabadora mientras suspiraba con pesadez-… no entiendo porque hago esto-dijo mirando la grabadora en su mano y dejándola a un lado suyo, dejándola caer de su mano-…¿Cuál es el fin?-se cuestiono algo pesarosa mientras recargaba su cabeza en el tronco del árbol asiéndola para atrás y cerraba los ojos-.



FLASH BACK

-…entonces necesito saber que hace cuando no estoy yo, saber cómo es su comportamiento al no estar en casa-dijo mirando a la pelirroja con una sonrisa que esta percibió como maliciosa pero no dijo nada pues escuchaba atenta a su padre, sin interrumpirlo-…por eso mi niña necesito que estés al tanto y con cualquier cosa, la más mínima que sea que veas que va en contra a lo acordado vengas inmediatamente a mi-dijo al colocar una pequeña grabadora de voz en su escritorio y acercarla a una extrañada pelirroja-…con esto grábalo es de casetes así que puedes irlos cambiando y guárdalos todos es sencilla pero funciona para lo que queremos-.
-pero… no entiendo, ¿en verdad es necesario todo esto?-cuestiono fastidiada mientras tomaba la grabadora y la observaba detenidamente unos instantes-… considero que si se va será mejor para nosotros-dijo al mirar a su padre con una expresión desentendida-.
-no Lena, te equivocas-le reprocho mirándola con seriedad-… lo mejor será tenerla aquí y mientras más tiempo pueda…cuidar de ella mejor-dijo tras rebuscar alguna palabra ante su silencio- … no podemos dejar sola a una niña, aunque no quiera prometí… cuidarla-dijo nuevamente rebuscando alguna palabra sutil para lo que pensaba-…cuento contigo Elena? –pregunto al mirar a su hija quien estaba algo pensativa-.
-…de acuerdo pero… ¿Cuál es esa finalidad?-cuestiono curiosa aun no muy convencida de porque su padre le pedía eso-.
-eso solo me incumbe a mi Elena, ahora ve y….

FIN FLASH BACK



-¡Amor!-exclamo sonriente sacando a la pelirroja de sus pensamientos al verla asiendo que se enderezara de golpe y abriera los ojos para después sentir como era besada-…lamento la tardanza-dijo al sentarse junto a ella y darle una pequeña caja de jugo-.
-gracias-dijo al tomar esa caja y sonreírle a la rubia-.
-… ¿qué hacías?-cuestiono curiosa al desviar su mirada de la pelirroja y mirar la grabadora junto a ella-.
-nada-dijo al ver que Masha miraba la grabadora-…mi padre me pidió que lo ayudara en algo pero…no tiene importancia-dijo sonriendo con dejadez dándole poca importancia a ese tema-…oye quiero hablar contigo-dijo poniendo un semblante algo serio-.
-sí, yo también quiero hablar contigo-dijo sonriendo con emoción mientras tomaba a Lena de as manos sin dejar de verla-.
-bueno sí, quiero hablar sobre nosotras-dijo mirando de reojo como Masha le acariciaba las manos y no dejaba de sonreírle con entusiasmo-.
-entonces primero hablare yo-dijo haciendo que Lena la mirara algo confundida-…y así lo mejor hasta el final-dijo dando a entender que lo que Lena diría sería lo más importante-….bueno aquí voy-dijo y tras soltar a Lena de una mano y esta asintiera comenzó a decir tratando de calmar su emoción ante sus palabras-…se que te lo prometí por eso te pido disculpas pero le comente a mi padre sobre lo que hablamos el otro día del libro que tomaste de la estantería del tuyo sin permiso-dicho esto noto la expresión de enojo y credulidad de la pelirroja por lo que antes de que dijera algo coloco su mano sobre los labios de la pelirroja-…no hables, tranquila no hay problema no le comente esa parte no tienes porque asustarte-dijo al quitarle la mano de la boca a Lena y esta asintiera aun denotando algo de molestia- le dije que escuche sobre los Krasnie por un libro que alguien había encontrado en la biblioteca por lo que se lo llevaron, le dije que se me hizo raro esa acción por parte de la escuela y le conté lo poco que me dijiste sobre lo que decía ese libro-se detuvo unos momentos para tomar aire y tratar de disminuir la gran sonrisa que se había creado en sus labios mientras Lena la miraba ahora con confusión y seriedad-… la verdad si se sorprendió demasiado con eso entonces nos pusimos a hablar de ello y me dijo que cuando él era muy, muy pequeño perteneció a una de las sectas Krasnie sin que lo supiera! Porque él no estaba directamente involucrado-dijo volviendo a sonreír emocionada al ver la cara de sorpresa de su pecosa amiga-… me dijo que era mi abuelo el que se vio involucrado un tiempo en una de esas sectas pero igual de un modo indirecto puesto que el jamás hizo algún contrato, el solo era testigo entonces hable por teléfono con mi abuelo ayer y dijo que si podía y me apetecía podía ir a verlo hoy mismo para hablar sobre todo eso si tanta era mi curiosidad porque dijo que por teléfono simplemente no se podía-dijo al arquear sus cejas y sonreírle a una sorprendida pelirroja-…le dije que le había hablado de eso a una amiga y como acepte ir a verlo me dijo que si quería podía invitar a esa amiga a venir conmigo que por él no había ningún problema incluso dijo que no habría inconveniente y que el vendría por mi hoy al colegio!!-dijo agitando un poco las manos de Lena ya que había vuelto a tomarlas-…y como tú tenias curiosidad por ello pues… ¿te gustaría ir y acompañarme hoy a casa de mi abuelo?-cuestiono arqueando levente sus cejas pero sin dejar de sonreír-.
-¿es enserio Masha? –Pregunto realmente sorprendida-… ¡claro que si Masha!-dijo emocionada al soltar a su amiga y abrazarla.






---------------------






CAPITULO 8. LAS SECTAS KRASNIE I


…dijo al arquear sus cejas y sonreírle a una sorprendida pelirroja-…le dije que le había hablado de eso a una amiga y como acepte ir a verlo me dijo que si quería podía invitar a esa amiga a venir conmigo que por él no había ningún problema incluso dijo que no habría inconveniente y que ¡él vendría por mi hoy al colegio!!-dijo agitando un poco las manos de Lena ya que había vuelto a tomarlas-…y como tú tenias curiosidad por ello pues… ¿te gustaría ir y acompañarme hoy a casa de mi abuelo?-cuestiono arqueando levente sus cejas pero sin dejar de sonreír-.
-es enserio Masha? –Pregunto realmente sorprendida-… ¡claro que si Masha!-dijo emocionada al soltar a su amiga y abrazarla.

De algún modo el saber porque tanto misterio por esas sectas y ese libro le provocaba mucha intriga y, el saber que podía saber más al respecto emocionaba a la pelirroja incluso más de lo que cualquiera que supiera lo que sucedía en la casa Katin se hubiese imaginado, incluso más de lo que ella se imaginaba.

-…eres increíble-dijo al tomarla de las mejillas y besarla unos segundos en los labios-.
-y bueno…-dijo cuando la pelirroja se separo de ella-… ¿qué era eso que tú tenias que decirme?-cuestiono curiosa sin quitar esa bella sonrisa de sus labios-.
- ya la olvide-dijo poniéndose seria pero sin dejar de sonreír y comenzó a reír ante esta situación junto con Masha-… ¡es que eres increíble! Por lo que vi del libro en verdad era único ser una secta Krasnie y ¡tú tienes familia que lo fue!-.
-tú también eres increíble, me sorprende que ¡TU! Olvides las cosas-dijo asiendo hincapié a aquella palabra con la que se refería a su amiga-…segura ¿estás bien?-dijo bromeando fingiendo preocupación mientras tocaba la frente de su amiga y ponía una cara graciosa-…tienes todo de temperatura al parecer-.
-basta Masha-decía riendo por las ocurrencias de su amiga-…si estoy bien señorita, lo que pasa es que los dolores ya no están, y lo más probable es que deje el medicamento la próxima semana -dijo siguiéndole el juego a Masha pero mostrando su sincera emoción ante la pérdida de sus dolores-… pero no importa pues ya no dependo del medicamento nuevamente-dijo dándose aires de grandeza a arquear una ceja y sonreírle a Masha-.
-bueno bueno, de ser así permítame felicitarla y déjeme decirle que usted ahora es indestructible-dijo sacándole la lengua a la pelirroja mientras sonreía divertida-.
-¡eso ya lo sabía!-dijo la pelirroja haciéndole una pequeña mueca de berrinche a su amiga mientras se ponían de pie-… ¿se le olvida que habla con la gran Elena Katina?-dijo dándose aires de grandeza mientras guardaba la grabadora en su mochila-.
-¡oh! Discúlpeme usted su majestuosidad-dijo asiendo una exagerada reverencia ante la pelirroja para después darle un pequeño golpe en la cabeza-.
-¡oye! Valgo millones no tienes derecho a tocarme-le reprocho a Masha fingiendo molestia mientras le devolvía el golpe-… a mano-dijo sacándole la lengua divertida mientras comenzaba a caminar rápidamente ya que Masha intentaba volver a golpearla-…aléjate-dijo sin dejar de reír mientras esquivaba las manos de Masha y corría en ocasiones para alejársele-.
-¡oh claro que no majestad! –decía siguiendo a Lena para tratar de darle un zape mientras ambas reían y se dirigían al edificio-.

Quien hubiera imaginado esa forma tan tierna e infantil de ser de estas dos amigas que ante todos aparentaban ser lo insuperable a tal grado de haber hecho creer eso a varios alumnos sin imaginarse que su “altura” era tanto o más sencilla e inocente que la de muchos otros, ellas sabían que el dinero no era importante y tampoco la posición social o laboral, para ellas lo que más valía en la vida era amistad en donde hubiera buena confianza de esa que básicamente ya no había, muy dentro de ellas ese pensamiento permanecía aunque por fuera no lo mostraran porque quizá simplemente no tenían idea de la pureza que poseían debido a todo lo que pasaba a su alrededor, por ninguna mente estudiantil de aquel lugar hubiera pasado la idea de que alguna de ellas fuera sensata o humilde, ni siquiera ellas se creían algo que básicamente era más que el alma que había dentro de su cuerpo. Y quien viera esta escena tierna entre dos personas como ellas hubieran imaginado todo menos que en verdad se divertían con ese tipo de sencillez, en especial una seria y atenta moderna que había observado todo lo sucedido desde el instante en que la rubia se unía a la pelirroja y hasta que estas se perdían de vista tras entrar al edificio en donde estudiaban, que desde su perspectiva parecía que se burlaban de la sociedad como era costumbre o que quizá solo se demostraban ese hipócrita amor mutuo ante los curiosos.

-tal parece que no soy la única de humor-dijo con su semblante serio mientras miraba como la pelirroja entraba a su colegio-.
-¿cómo dijiste corazón?-cuestiono curiosa al mirar a la morena quien le daba un poco la espalda, sacándola de sus cavilaciones por lo que volteo a ver a la castaña que trataba de llamar su atención-…no te escuche-se disculpo mientras mordía algo de su emparedado sin dejar de mirar atenta a la morena junto a ella-.
-dije que…parece que ya tocaron y soy la única que escucho-mintió de una forma sutil que fue difícil de no creerle a su sonrisa tierna e inocente esa que daba cuando asía algo que creía incorrecto y por lo que después se arrepentía de haberlo llevado a cabo-…
-aun faltan 15 minutos-dijo al mirar su reloj mientras pasaba el pedazo de emparedado de su boca-…y bueno ahora que recuerdo no terminaste de explicarme lo que paso ese día con los Katin-dijo con cierto tono de interés asiendo que Yulia se pusiera un poco seria, nuevamente sacando a colación a la pelirroja-.
-bueno es que no hay más que contar, te dije lo que vi desde que corte la llamada contigo y baje, ellos peleaban y se veían de una forma muy fría entre sí-dijo al mirar a la nada mientras recordaba lo de la discusión de padre e hija Katin-…en cuento a lo que me dijiste de pensar las razones…sigo sin tener alguna, yo estaba en mi cuarto y se supone que ella en el suyo no sé porque terminaron así-dijo al soltar un suspiro exasperado mientras volvía a mirar a Alex-…ya te lo había dicho anteriormente-.
-bueno si en eso tienes razón, sabes yo también pensé en una hipótesis y considero que alguno de los 2 fue a ver al otro y por alguna razón comenzaron a reñir y como era de esperarse el carácter de Katina no permitió que ni su padre le levantara la voz-comenzó a explicar a una atenta y sorprendida morena que la miraba sin pestañear-…y quizá hasta se altero tanto que su padre tubo que golpearla para calmarla-concluyo con un semblante serio y con la mirada ida mientras imaginaba una escena muy irreal de lo que había pasado según Yulia le había contado-…te imaginas? … esa Katina podría estar enferma de algo más allá de sus dolores de cabeza que hasta a su padre intente atacar-.
-…no…no creo-dijo tras unos momentos de pensar y analizar lo que Alex había dicho, eso era demasiado, si Lena era de carácter fuerte y no se dejaría sobajar ante nadie, claro le gustaba hacerle la vida miserable a todo aquel que se cruzara en su camino, especialmente ella solo jugaba con ella por diversión y si parece que había tenido una pelea con su padre por la herida de su labio, pero era imposible que la pelirroja tuviera algún tipo de trastorno emocional que aparentaba con un simple dolor de cabeza y medicamento, o acaso ¿había algo más y nunca lo noto?-…ella sufre de esos dolores desde hace como 4 años, tuvo un accidente-dijo volviendo a la realidad y mirando a Alex con tranquilidad aunque dentro de si ahora se encontraba dudosa sobre lo que en verdad pasaba con la pelirroja-.
-… ¿el de la bicicleta?-cuestiono curiosa mientras trataba de recordar aquella historia que le había contado Yulia cuando apenas llevaban meces de conocerse- … ¿cuando un auto la golpeo?-.
-si… a ella le quedo una secuela por caer al pavimento sin poder cubrirse la cabeza… se golpeo, recuerda que te dije que los doctores dijeron que le quedarían dolores aunque no sería constante con un buen medicamento que los calmara-.
-sí recuerdo que lo dijiste, pero quien sabe igual pudo haber daños más grandes que no notaron puesto que se presentaron con el tiempo, como las cosas oxidadas sabes que se oxidan pero no en qué momento llega a un nivel de apestar, así pudo pasarle a ella-dijo sin darle más importancia a su ejemplo para después volver a comer de su emparedado-.
-…quizá-fue lo único que dijo ya que su mente comenzaba a analizar el día de aquel accidente de Lena, ¿sería posible que en verdad ese simple dolor se convirtiera en otra cosa que avanzo con el tiempo y nadie lo noto? Ahora había mucho por analizar en la mente de la morena-…pero bueno, eso ya paso y ella está bien con su medicamento-.
-…si… oye amor-dijo al mirar a Yulia y haciendo que esta voltease a verla también-…pero ya no me dijiste que paso después de que te fuiste del baño-espeto curiosa al recordar que Yulia no había terminado de decirle todo lo de la discusión entre los Katin-.
-a sí es verdad-dijo al ponerse algo nerviosa y seria recordando aquel día-…pues…




FLASH BACK

-…eso me saco por…-pero guardo silencio y quedo completamente paralizada, sin siquiera terminar su frase, su expresión de molestia cambio por una de completa sorpresa cuando la pelirroja estando frente a ella exigió su atención, al no dársela justo antes de salir y dejarla sola como ya lo imaginaba se detuvo repentinamente, dio media vuelta y tras mirarla por cortos instantes la tomo por la nuca sin dejar de verla con seriedad y la atrajo asía ella besándola de una forma inesperada en los labios…-….
***

-…la quiero y es por ello que ¡no caeré ante tus juegos absurdos!, porque simplemente no lo valen…señorita-dijo tras mirarla unos instantes más y dar media vuelta nuevamente-.
-pues no sé porque tanta explicación, si has tomado la decisión de por fin tratarme como algo mayor ante ti, lo cual déjame decirte ya era hora-comenzó a decir de una forma divertida y fría…
***

Si la quieres y le serás fiel respetándola entonces…- guardo silencio mientras giraba lentamente con una expresión de curiosidad y los ojos entrecerrados creando un falso semblante pensativo-¿Por qué dejaste que te besara? Y… ¿Por qué no te contuviste? … porque créeme que me di cuenta de tú reacción-dijo sonriendo victoriosamente… …la verdad no me importa en lo absoluto tú respuesta siendo sincera, pero ¿a ti si te importa responder?-cuestiono de una forma “sutil” -…gracias- dijo tras chupar la pequeña herida de su labio para después sonreírle a la morena de una forma hipócrita y después dar media vuelta e irse del pasillo sin mirar atrás...


FIN FASH BACK




-…discutimos-dijo al volver a la realidad tras quedarse pensando en aquel día-… ya sabes debo verla la cure y después dignamente me mando al diablo nos insultamos un poco y…nos fuimos cada quien a nuestra habitación-dijo rápidamente estando seria para demostrar seguridad y credibilidad en sus palabras-.
-¿enserio?-cuestiono entre curiosa y nada crédula por las palabras de la morena-.
-…bueno, le grite y ella me…me… empujo-dijo entre pausas ya que había carraspeado la garganta-…me empujo porque se disgusto y después se fue-dijo sonriendo entre nerviosa y tontamente-.
-esa Katina, no cambia-dijo acariciándole la mejilla a Yulia de una forma tierna-… al menos ya entendió que no debe molestarte ni nada porque ya no te exige estar todo el tiempo con ella-dijo al acercarse más a Yulia y sonreírle-…ahora así tengo más tiempo con mi encanto de novia-.
-si lo sé, así ya no tengo tantas presiones-dijo al sonreírle a Alex justo antes de que esta la besara, considero que no era necesario dar todos los detalles.

Tal vez no la amaba ni estaba por completo enamorada pero la morena se sentía a gusto estando con Alex y la verdad no quería perderle, especialmente su amistad, la pelirroja quería verla sufrir sabia que por eso le había dicho todo eso aquel día que la beso, porque quería hundirla y verla infeliz como muchas veces se lo había dicho descaradamente pero esta vez no lo lograría simplemente no podría, la morena cada vez se convencía mas de que la Lena de la cual se había enamorado ya no estaba, había dejado de existir así como tenía que hacerlo todo lo que sentía por ella, solo faltaba que sus sentimientos estuvieran de acuerdo con su razón.

-Mira ya me mando un mensaje-dijo sonriendo al ver su celular y luego a la pelirroja-dice que nos espera en la entrada del colegio, ¡vamos!-dijo al tomar a la pelirroja de la mano, dispuestas a caminar ambas con una gran sonrisa dibujada en sus labios-.
-pues vamos ya-dijo al girar hacia las escaleras junto con Masha y antes de dar siquiera dos pasos se detuvieron -.
-señorita Katina, vine por su mochila-dijo al estar parada frente a la pelirroja y la rubia, tomada de la mano con la castaña que las miraba con seriedad mientras Yulia extendía una mano para recibir la mochila de Lena-.
-valla ya era hora por fin llegas puntual-dijo de una forma irónica-eso es un milagro Volkova!-dijo para después mirar a Masha de reojo-…pero esta vez no será necesario-dijo con cierto tono digno y menosprecio al mirar a la castaña fugazmente-…porque…
-porque no habrá nadie en mi casa y he invitado a esta belleza de chica a quedarse conmigo-interrumpió la frase de Lena al guiñarle un ojo a la pelirroja de forma cómplice y besarle la mano por lo que la pelirroja le devolvió el guiño de una forma coqueta-…por eso-dijo sonriendo con un dejo de victoria ante la mirada confusa de la morena y la castaña-.
-…es… ¿enserio?-cuestiono confundida al ver esta acción por parte de ambas y luego mirar sus manos entrelazadas--… ¿si te irás con ella?-cuestiono insegura al mirar a Lena olvidando por momentos su postura de “respeto” ante ella-.
-por supuesto que sí-respondió bastante segura y divertida ya que aquella pregunta había sido algo absurda para responder-… no desaprovecharía una oportunidad así con ella-dijo al mirar a Masha y sonreírle pícaramente por lo que esta hizo lo mismo ya que sabían perfectamente a donde iban en realidad eso las emocionaba-…bueno nos vemos en la noche-dijo con cierta expresión de desagrado al pasar junto a la morena y la castaña-.
-o quizá la veas mañana-reitero al mirar a Yulia con una sonrisa victoriosa y guiñándole el ojo-…solo no esperes verla hoy-dijo al comenzar a caminar hacia las escaleras-.
-si…solo por hoy tendrás un “descanso”-dijo asiendo ese ademan solo con una mano ya que no había soltado a Masha en ningún momento desde que esta la había tomado de la mano-…diviértete –dijo de una forma hipócrita y sonriendo sínicamente-.
-¡así será, gracias!-exclamo molesta ero sonriendo al ver como la pelirroja se intentaba burlarse de ella junto con Masha -…imagino que tú padre ya sabe ¿no?-cuestiono aun molesta pero tratando de disimularlo por Alex y Lena-.
-¿mi padre?-cuestiono algo despistada-… por supuesto que sí-reitero sonando más segura-…además no tengo porque darte explicaciones o a el de donde voy, tengo su permiso para cualquier cosa-dijo con cierto tono de molestia-…no hagas esperar a Rosme como suele ser tú costumbre-dijo mirando con enojo a la morena mientras comenzaba a bajar las escaleras junto con Masha y luego volteo asía enfrente dejando atrás a la morena y a la castaña-.
-no dejes que te haga enojar amor-dijo al acariciarle la mejilla a la morena que aun tenia la expresión seria en el rostro mientras miraba las escaleras por donde se había ido la pelirroja-…sabes que eso es lo que quiere-.
-…tienes razón-dijo con la mandíbula apretada mientras volteaba a ver a Alex-…debo calmarme-dijo al inhalar y exhalar profundamente-…mejor ya vámonos-dijo tratando de sonreír sin parecer molesta-.

Mientras la morena se iba un tanto resignada junto con Alex asía la entrada principal del colegio para irse rumbo a la casa Katin, sola por primera vez, la pelirroja se dirigía a la salida del estacionamiento junto con Masha, ambas tomadas de la mano riendo por sus ocurrencias anteriormente dichas a la crédula parejita que habían dejado afuera de su salón, seguían hablando sobre lo divertido que había estado la situación aunque muy en el fondo a Masha no le era del todo divertido, simplemente era indiferente ante la situación sentimental de la morena con la castaña, lo único que le importaba era la pelirroja, porque aunque no lo notara se sentía algo preocupada por la situación que había presentado con sus dolores de cabeza, en cuanto a la pelirroja asiendo a un lado su broma con Masha hacia la morena se sentía algo disgustada por aquel comportamiento aunque su emoción por ir a casa del abuelo de Masha era mayor que cualquier otra emoción en ese momento.
Así mientras estas entraban al auto del abuelo de Masha el señor Kritkov tras una leve presentación y un saludo, emprendieron un tranquilo viaje hacia su hogar por un lindo recorrido que Lena no había visto jamás o eso suponía ella mientras se maravillaba con el paisaje de aquel lugar (6) era demasiado hermoso para estar tan escondido, pues según lo noto ese camino no era muy recorrido por autos o personas, era una lástima o al menos eso pensaba sin dejar de mirar por la ventana del auto, mientras tanto a una hora o quizá un poco mas de ese lugar se encontraba una morena arribando a su destino con muchas preguntas e ideas en mente sobre que haría la pelirroja en esos momento.

-entonces, ¿de verdad fue parte de una secta Krasnie?-preguntaba entre curiosa y sorprendida tras un rato de silencio antes de que la rubia llamara su atención haciéndola “volver a la realidad” comenzando con una amena conversación-.
-así es Lena, y créeme fui uno de los mejores en su momento-dijo al mirar por el retrovisor y sonreírle a la sorprendida pelirroja la cual le devolvió la sonrisa-.
-mi abuelo tan modesto como siempre-bromeo Masha llamando la atención de sus acompañantes y logrando una risa en ambos-.
-aunque no lo creas Chay no lo digo por egocéntrica ni nada por el estilo-dijo el señor Kritkov viendo de reojo a su nieta- … al decir que fui de los mejores me refería a honrado y honorable, ya que antes esto era algo más común, aunque debo decir que noto lo que sucedía en estas sectas era…legal-











To be cotinued..............




Mañana conti!!! capitulo 9 y 10 I love you Gracias Boito dia para todos, cuidence y Saludos!! Razz

Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por flakita volkatina el Jue Ene 07, 2016 6:29 pm

Picada picada ya quirro mas, no creo qm deje d gustar cuando algo me llega ainterezar much imposible q deje d serlo asi
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 23
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Vie Ene 08, 2016 9:17 pm

Hola buenas noches!! oh!! flakita volkatina me alegra saber que te gusta, si lo se tarde másde lo comun pero la subi el dia acordado Smile ...disculpe salgo tarde de la Uni 2 dias pero, aqui esta sin más LA CONTI!!!!!!! Smile











--------------------------












CAPITULO 9. LAS SECTAS KRASNIE II EXPLICACIONES


-mi abuelo tan modesto como siempre-bromeo Masha llamando la atención de sus acompañantes y logrando una risa en ambos-.
-aunque no lo creas Chay no lo digo por egocéntrica ni nada por el estilo-dijo el señor Kritkov viendo de reojo a su nieta- … al decir que fui de los mejores me refería a honrado y honorable, ya que antes esto era algo más común, aunque debo decir que no todo lo que sucedía en estas sectas era…legal

-dijo algo inseguro tras buscar alguna palabra para poder dar un mejor entendimiento a las dubitativas chicas-…estas sectas eran comunes pero lo que pasaba en ellas, no todo era correcto saben-dijo al poner un semblante serio y cambiar su tono de voz a uno más serio-…debo decirles que antes de seguir hablando sobre el tema es necesario que estén consientes de que eso fue en otros tiempos, diferentes a los de ahora, la política y seguridad no son lo que son ahora, muchas cosas han cambiado-.
-…lo entendemos señor-dijo la pelirroja tras unos segundos en silencio, sintiéndose un poco nerviosa por el cambio de actitud del señor Kritkov- … fue hace tiempo, seguro termino hace años-dijo sonriéndole para darle a entender que no había problema con cualquier cosa que les hiciera saber sobre el tema-.
-así es Lena, fue hace mucho-dijo sin despejar la mirada del camino y con un tono neutral entre tranquilo y serio-…verán yo pertenecí a una secta Krasnie aunque no era algo voluntario, les repito en esos tiempos te obligaban a ser parte de una si cumplías con…los requisitos necesarios para ser partidario-dijo mirando de vez en ves a su nieta y a Lena que lo observaban sin mover ni un musculo para, escuchando atentamente cada palabra que decía-…mi trabajo en la secta a la que pertenecí era de de testigo-cobrador, un deber combinado debido a mis capacidades, según me dijeron en aquel momento-dijo al detenerse en un pequeño alto y mirar a las chicas que lo miraban expectantes y con la boca ligeramente abierta-… ¿saben que es ser testigo-cobrador?-pregunto antes de volver la vista al camino-.
-…bueno, testigo es…-comenzó a hablar con la vista perdida mientras trataba de recordar lo que había leído en el libro que había tomado de la estantería de su padre sin permiso- …el testigo en pocas palabras, se encarga de estar presente al momento en que el amm contrato se está llevando a cabo-dijo algo insegura de sus palabras ya que eso no le había quedado claro mientras lo leía-…y el cobrador seria… el que verifica que se cumpla el contrato tal cual esta restablecido ¿no es así?-dijo tras unos segundos de quedarse divagando para después mirar al señor Kritkov y a una sorprendida y sonriente Masha-.
-eso es correcto Lena-dijo al sonreír y darle un pequeño golpe al volante sin dejar de mirar el camino-… cuando se trata de investigación alegra saber que aun hay gente que lo hace por gusto y no solo por compromiso-espeto alegre al mirar a Lena unos segundos-.
-muchas gracias, tiene razón-dijo algo apenada y agradecida por el comentario del señor Kritkov-.
-…es única, siempre se lo digo-dijo Masha haciendo que Lena le sonriera tiernamente y esta le guiñara un ojo discretamente-…pero, continua abuelo, tú fuiste testigo-cobrador ¿ y?...-espeto muy curiosa al volver a ver a su abuelo con interés al igual que Lena insinuando que quería seguir escuchándolo-.
-bueno tal como lo menciono Lena esas eran mis labores, debía traer contratos realizados de otras sectas puesto que su compromiso era con mi secta, eso era algo legal entre Krasnie pero incorrecto ante el resto de la sociedad, no metía las manos al fuego por otros era una regla principal, si alguien hace un contrato es porque está seguro de aceptar todo lo que conlleva al firmar, esto lo digo porque a pesar de todo hubo varias personas que aceptaron tratos con Krasnie sin que ellos lo fueran, seguros de lo que hacían firmaban, recuerdo que debido a una complicación que hubo con alguien no perteneciente a las sectas la mía se vio en serios problemas por lo cual tuvimos que ocultar nuestra secta por más de un año, y en ese año hubo varios inconvenientes por lo que no podíamos volver a unirnos, entre estos inconvenientes estuvo la lamentable muerte y perdida de nuestro líder-dijo entrecerrando un poco sus ojos y con cierto tono serio-…después de esto volvimos a vernos, claro que para entonces ya habían pasado meses y entre cobradores, testigos y demás ninguno estaba dispuesto a tomar el cargo de líder como estaba establecido en las reglas, en dado caso de que este llegara a faltar alguien de su grupo podría tomar la decisión de convertirse en el nuevo líder, todos sabíamos los riesgos que corríamos con los puestos que obteníamos y también sabíamos que los riesgos de un líder Krasnie eran aun peores que los nuestros, castigos más allá de lo que cualquiera de nosotros en ese momento podría soportar y fue por eso que al no vernos forzados a continuar con esto decidimos deshacer nuestra secta, lleva más de 35 años la dispersión de nuestra secta en realidad-dijo esto con cierto semblante entre pensativo y nostálgico mientras una leve sonrisa se dibujaba en sus labios-.
-…bueno pero si todos corrían riesgo, ¿Por qué nadie se atrevió a correr un poco más?-pregunto curiosa la rubia sin dejar de ver a su abuelo pero esta vez con un semblante pensativo-… ¿Qué tipo de riesgos y peligros eran los que corrían al ser un Krasnie o un líder?-.
-nosotros como equipo llegamos a tener confrontamientos con otras sectas, discusiones, amenazas, peleas y problemas políticos, comparado con los riesgos de un líder confortamientos policiacos, policías tras de ellos, amenazas por parte de otras sectas y la principal y aunque no crean, la más común era la muerte-dijo con su tono habitual al mirar por el retrovisor a una sorprendida pelirroja y luego a su lado y mirar a una perpleja rubia-… el aceptar ser líder era el aceptar nuestra muerte en cualquier momento-.
-…bueno tal como usted lo dijo, esas sectas se disolvieron hace muchos años pero… suponiendo que volvieran a crear una secta Krasnie, sería más sencillo hacerla esta vez con un rango por persona e incluso tener más de un líder en la secta… considero que así los problemas no serian solo una carga en una persona, quizá hasta seria más sencillo los confortamientos sin necesidad de llegar a la muerte, ¿no cree?-aclaro y cuestiono algo curiosa mientras asomaba su cabeza entre los asientos del piloto y copiloto para ver el perfil del abuelo de Masha-.
-por como son las cosas ahora, considero que si se volviera a reunir una secta no podría constar de más de 2 lideres, puesto que se necesita de confianza y credulidad por parte de ambos para con el otro, pero tus palabras son acertadas en algunos aspectos-dijo pensativo y sonriente mientras sacaba conclusiones en base a las palabras de la pelirroja-me ha dejado sorprendido tu forma de pensar y las ideas que tienes al respecto de las sectas, ¿en verdad no eres descendiente de algún Krasnie?-cuestiono a modo de broma por lo que las chicas sonrieron e intercambiaron miradas divertidas- …la verdad hoy en día el hablar de eso o intentar volver a crear alguna secta es más que ilegal en este sitio y seria penado por la ley de una forma muy drástica, aunque a pesar de eso he de ser sincero y decirles que tiene varios años que yo sé de varias sectas que aun existen aquí en Rusia, incluso en su momento yo asesore a muchos que en su momento fueron primerizos y novatos ahora son líderes de aquellas sectas, aunque ahora no son más de 5 personas los que integran una secta incluyendo al líder, estas deben estar muy bien escondidas … pero lamentablemente he escuchado que en la actualidad solo quedan 2 sectas activas de las 3 que conocía y que una de estas cayó ante las manos de la ley y después de esto no hay más que prisión y cumplimiento de sentencias para ellos, no habrá nada más después de eso-explico dando a entender que si alguien era atrapado tratando de volver al pasado formando una secta su paga por esta acción no sería otra más que la muerte-.
-eso es increíble, a pesar de todo los riesgos y el tiempo que a pasado, sabiendo que el nivel de seguridad a mejorado por los avances tecnológicos que haya personas que aun quieran continuar con esto ya sea por curiosidad, tradición o descendencia es increíble… exponen mucho su vida-espeto al recargarse en el asiento y soltando un suspiro mientras miraba el tejado del techo-.
-… ¿cómo es que hoy en día uno puede pertenecer a una secta? , dijiste que antes los elegían porque había más liberta pero ahora que esto es más que ilegal…el método de formación de una secta ¿sigue siendo igual?-cuestiono curiosa tras pensar un poco las palabras de su pelirroja amiga-.
-es posible que se dé el caso pero la probabilidad de ello no rebasa ni el 8% Chay, ya que no todos pueden ser Krasnie-comenzó a explicar mientras miraba a las chicas por unos instantes antes de volver la vista al camino-… antes esto era un empleo riesgoso, para algunos era algo digno de honrar así como para otros era todo lo contrario-… si alguien es Krasnie en la actualidad seria conocido como desdichado ya que siendo descendencia al ser tan fieles a las sectas, lo común es que condenen a sus progenitores creando un contrato que los obligue a ser parte de las sectas como descendientes familiares y debido a que estos contratos son muy temidos entre familias de descendencia Krasnie se ven resignados y obligados a continuar con la …tradición por mucho que no quieran, sus ancestros los encadenan para continuar con estos cultos a seguir sus pasos y continuar con ese tipo de… cultura-dijo aun pensando las palabras “adecuadas” para dar una buena explicación-.
-eso es muy cruel, que te encadenen a algo malo y que no se quiere, tengo lastima por aquellos que en la actualidad sean descendientes Krasnie y se vean obligados a seguir los pasos de sus ancestros-dijo con un dejo de tristeza al imaginar el sufrimiento involuntario de las personas obligadas a ser Krasnie por culpa de sus pasados-.
-…si hay algo que nunca debes hacer ante un Krasnie es sentir lástima Chay-advirtió su abuelo haciendo que ambas chicas lo miraran con un semblante de confusión-…porque así como hay desdichados hay honrados que siguen creyendo que las sectas nunca deben desaparecer, por lo que les gusta enredar a otras personas sean o no descendientes Krasnie incitándolos a firmar contratos y metiéndolos en todo ese embrollo sin opción a salir fácilmente de el porqué cuando alguien firma un contrato está firmando con su libertad y con la de su familia-espeto algo serio mientras giraba el volante desviándose del camino de concreto y entrando hacia un camino con tierra-.
-¿con su libertad?-cuestiono dubitativa la pelirroja antes de recordar nuevamente algunos capítulos del libro que no había logrado terminar de leer-… tengo entendido que aquellos contratos no son para un fin en especifico, incluso que varían de nivel de amm peligro por decirlo así pero, ¿Qué tan malos son esos contratos? Y ¿Qué los hace diferentes entre sí?-cuestiono curiosa al mirar el semblante serio del señor Kritkov-.
-bueno es el proceso por el que pasan en el tiempo en el que dura el contrato, unos son más crueles que otros pero al final todo contrato de uno u otro modo te llevara tarde o temprano al mismo final…la muerte-dijo esto un poco mientras recordaba sus años de Krasnie por unos instantes divagando-.
-… ¿pero sin excepciones? –Cuestiono sorprendida la rubia-… ¿nadie se libra de morir?
-¿no hay ninguna forma de librarse de una secta o un contrato?-cuestiono seguida de Masha mientras el señor Kritkov aparcaba su auto y se quitaba el cinturón-.
-sean bienvenidas a mi casa-dijo al bajar del auto y estirarse un poco, mientras Lena y Masha tomaban sus mochilas y bajaban del auto -…vallamos adentro para seguir con esta conversación más cómodamente ¿les parece?-dijo de una forma amable mientras les sonreía a las chicas y después de que estas le asintieran se encamino a la entrada de su grande y rustica casa seguido de una maravillada pelirroja y una emocionada rubia-.
-increíble, señor su casa es increíble-decía mientras caminaba junto a Masha y miraba a su alrededor, aquel pequeño bosque y ese lago que estaban ahí, simplemente le transmitían una sensación de completa paz y armonía mientras admiraba tanto la casa del señor Kritkov como el lugar en donde se ubicaba, simplemente encantador http://4.bp.blogspot.com/-r8huozoCjj4/T7R_9AZnbDI/AAAAAAAAKNU/NBw9bz3C97M/s1600/4.png -.
Y tras unos momentos de permanecer afuera y seguir observando aquel bello lugar, entraron a la casa del señor Kritkov en donde nuevamente Lena alago las cosas que pudo observar, era como vivir un sueño, el sueño que tenía desde pequeña tener su propio lugar donde ser feliz libre de todas aquellas personas interesadas y ricas, un lugar donde solo pudiera estar ella y ser quien era, lejos de personas que simplemente no consideraba importantes en su vida, estaba embelesada ya que el sueño de su vida lo vivía el abuelo de Masha y eso le aumentaba las esperanzas de poder llegar a ser real su ideal así como el señor Kritkov y poder ser feliz lejos de la sociedad que solo vivía de dinero e interés, rodeada de la naturaleza y ¿porque no? Viviendo junto al amor de su vida, todas esas ideas pasaban de una forma tan soñadora en su cabeza hasta que cierto nombre retumbo en su mente por lo que se vio obligada a volver de golpe a la realidad y tras una sensación de decepción volvió a enfocar su atención en Masha, el señor Kritkov y en pasar un día lo mas pacifico posible en aquel tranquilo lugar.

-nos veremos la próxima semana entonces-dijo a modo de despedida mientras sonreía al señor Kritkov para después salir del auto junto con su mochila-…muchas gracias por lo de hoy en verdad se lo agradezco-decía con un tono sincero y una hermosa sonrisa en los labios mientras se despedía con la mano del abuelo de Masha-.
-ha sido un placer Lena, en verdad espero verte la próxima semana cuídate-decía desde adentro del auto mirándola por la ventanilla de copiloto mientras su nieta bajaba del auto-.
-la acompañare a la puerta abuelo no tardare-y tras una asentida por parte de su abuelo la chicas se dirigieron a la entrada de la gran residencia Katin, tomadas de la mano-.
-te dije que esta visita a mi abuelo te iba a encantar-decía mientras sonreía y movía su mano junto con la de la pelirroja hacia atrás y adelante mientras llegaban a la puerta principal ya que su abuelo se había estacionado tras la casa Katin-… y ya nos prometió decirnos más sobre esto-.
-si lo sé, en verdad te lo agradezco Masha-dijo al abrazarla fuertemente-…eres la mejor amiga que he tenido- …con esto me convenzo más sobre querer convertirme en una de las mejores investigadoras de Moscú y ser reconocida por los libros que escriba-dijo emocionada sin soltar a la rubia que le abrazaba con la misma intensidad que esta-.
-no tienes nada que agradecer Lena-dijo de una forma tierna aun sin soltar a la pelirroja- … me alegra y me gusta poder compartir estas historias y aventuras contigo, no hay nadie mejor-dijo esto último mientras se separaba un poco de la pelirroja solo para poder verla a los ojos-.
-gracias por apoyarme con esto-dijo al sonreírle mientras se tomaban de las manos y se miraban a los ojos-.

Si algo era más que seguro era que la amistad que había entre Masha y Lena era de las más fuertes y firmes que podía haber en ese colegio incluso en cualquier otro, era una amistad tan grande que incluso llegaba a ser confundida con algo más allá de un amor amistoso y eso ellas lo tenían claro por lo cual estaban felices y divertidas por todo lo que su relación lograba hacer en las personas que las miraban como terceros en su vida.

-Lena ya llego-dijo algo seria al asomarse por el balcón de su habitación y divisar los risos pelirrojos de Lena que a pesar de que anochecía no dejaban de brillar ante sus ojos-y Masha-dijo esto aun más seria y en susurro para que la otra persona al teléfono no la escuchara-…no nada, digo que te llamo más tarde Alex-dijo al salir rápidamente de su habitación-…lo prometo, después de cenar lo haré…te quiero-dijo al sonreír mientras bajaba las escaleras para después colgar y terminar la llamada dejando el celular en la pequeña mesa designada para este y luego se encaminaba hasta la puerta suspirando profundamente y justo antes de tomar la perilla y abrir de golpe sorprendiendo a la pelirroja y la rubia que dieron un pequeño brinco ante esta acción inesperada para ellas mientras volteaban a ver a la morena que estaba recargada en el marco de la puerta cruzada de brazos-¡Hola!-dijo de una forma sonora y molesta, tratando de ocultar su molestia con una sonrisa, asiendo que ambas pusieran un semblante de indignación ante el pequeño susto que se habían llevado-.
-…bueno…cuídate mucho corazón-dijo algo molesta ignorando el saludo de la morena y volviendo a mirar a la pelirroja-.
-lo de hoy fue sumamente maravilloso-dijo algo irritada por la acción de la morena al haber interrumpido un hermoso momento de amistad con Masha por lo que tras mirarla seriamente le dio la espalda-…me encanto-espeto guiñándole un ojo a Masha por lo que esta le sonrió cómplice mente al comprender lo que tramaba Lena-.
-a mi más… gracias por venir veras que se vuelve a repetir-dijo sonriéndole justo antes de acercarse a ella y besarla en los labios provocando una mueca de disgusto en la morena por lo que desvió la mirada hacia el piso y apretaba la mandíbula-…ya me voy…nos vemos mañana-dijo al soltar a Lena de las manos para después mirar a Yulia con algo de desagrado-…Yulia-fue lo único que dijo a modo de despedida con un tono tranquilo mientras asentía cuando la morena la miro, después dio media vuelta y se fue de ahí-.
-muévete -exigió aun molesta mientras pasaba junto a Yulia empujándola un poco ya que esta seguía parada de brazos cruzados bajo el marco de la puerta-.
-¿Cómo que maravillosa?-cuestiono rápidamente un tanto seria tras entrar después de Lena y seguirla hasta las escaleras sin comprender sus palabras, esperando alguna explicación por parte de la pelirroja-.
-así es, maravillosa-repitió mientras giraba los ojos hacia un lado sintiéndose aun algo fastidiada por la interrupción de la morena-… aunque no lo creas-comenzó a decir mientras daba media vuelta deteniendo su paso escaleras arriba para mirar a la morena que estaba a unas cuantas escaleras de ella-… suelo darle cumplidos y halagos a las personas cuando hacen un MUY BUEN TRABAJO- espeto las últimas palabras arqueando las cejas y sonriendo de una forma satisfactoria al observar el semblante de Yulia-.
-…y que hizo MUY BIEN-cuestiono asiendo los mismo ademanes que Lena había hecho, arqueando las cejas y abriendo un poco los brazos, para después volver a mirar a la pelirroja con seriedad, en espera de una respuesta-.
-bueno, pues imagínatelo-dijo con un tono que denotaba satisfacción mientras cerraba los ojos y decía la última palabra lentamente resaltando cada silaba sin hacer pausas (Como cuando comes algo y te gusta mucho que haces el típico “Mmm” imagínenla con una expresión así, pero en lugar de Mmm dijo “imagínatelo” , espero haber logrado explicarme )- ahora si me disculpas estoy muy cansada-dijo soltando un suspiro pesaroso- …iré a bañarme y después descansare-dijo de cierto modo despectivo mientras daba media vuelta y continuaba su camino escaleras arriba-.
-¿Cómo? … ¿no cenaras?-cuestiono sacudiendo un poco su cabeza al no comprender las palabras o expresiones de la pelirroja mientras la seguía hasta la planta alta-.
-digamos que-dijo al abrir la puerta de su habitación abrirla y entrar en esta dando media vuelta y mirando a Yulia con una sonrisa hipócrita-…ya estoy…satisfecha-dijo por ultimo con cierto tono dulce y victorioso antes de cerrar la puerta en la cara de una perpleja morena que se quedo estática unos instantes-.
Mientras la morena continuaba algo distraída por lo que acababa de suceder, sintiéndose triste nuevamente por la actitud de la pelirroja hacia ella, simplemente opto por hacer lo que había estado haciendo desde hace ya varios días, tratar de ignorar lo sucedido con la pelirroja que la atormentaba más de lo que cualquiera de las dos suponía y seguir con su vida habitual…











--------------------











CAPITULO 10. ¿UN REGALO KRASNIE?



-digamos que-dijo al abrir la puerta de su habitación abrirla y entrar en esta dando media vuelta y mirando a Yulia con una sonrisa hipócrita-…ya estoy…satisfecha-dijo por ultimo con cierto tono dulce y victorioso antes de cerrar la puerta en la cara de una perpleja morena que se quedo estática unos instantes-.
Mientras la morena continuaba algo distraída por lo que acababa de suceder, sintiéndose triste nuevamente por la actitud de la pelirroja hacia ella, simplemente opto por hacerlo que había estado haciendo desde hace ya varios días, tratar de ignorar lo sucedido con la pelirroja que la atormentaba más de lo que cualquiera de las dos suponía y seguir con su vida habitual...

...haciéndola a un lado y evitar sentirse mal por ello, resignada dio la media vuelta y se fue rumbo a su habitación algo cabizbaja entro en ella y se recostó en su cama, la verdad es que ella ya había cenado y duchado solo quería ver a la pelirroja lo cual considero mala idea, y por otro lado estaba la pelirroja que simplemente estaba recargada de espaldas al otro lado de la puerta, esperando silenciosa atenta a que la morena se alejara de su habitación, y al escuchar como aquellos pasos se alejaban de su habitación así como de ella, no hizo más que agachar la cabeza y soltar un suspiro pesaroso sabiéndose sola en aquel lugar (su habitación) en el que a veces comenzaba a sentirse prisionera sin saber si quiera que tenía ese sentimiento de nostalgia dentro de ella por alguna razón.

-solo un cumplido-dijo con el mismo tono serio con el que había iniciado ese tema en su conversación-.
-entiendo la situación sabes que si amor pero… llevas todo el día hablando de ella-espeto algo fastidiada después de varias horas de permanecer junto a Yulia sintiéndose cada vez más desesperada porque el tema central para la morena en ese día había sido Lena-.
-¿Cómo?-cuestiono al mirar a Alex con un semblante de duda-… ¿de verdad?-cuestiono crédula al comprender el error que estaba cometiendo al ver la expresión de molestia en Alex-…lo lamento Alex, me molesto tanto su egoísmo que no lo note…lo lamento-dijo con un tono sincero agachando un poco su cabeza-…no lo hare mas-dijo sonando apenada esta vez aun sin levantar el rostro-.
-hey no amor tranquila-dijo al mirar el arrepentimiento de su novia reflejado en sus palabras por lo que acerco mas a ella-…no te pongas así, te entiendo –dijo al acariciarle el cabello ya que Yulia seguía con la cabeza gacha-… ¿olvidémoslo si? … mejor dime Mmm ¿Qué quieres hacer después?-pregunto en un tono más tranquilo mientras sonreía esperando la respuesta de la morena-.
-… ¡y termino cerrando su puerta en mi cara!-espeto repentinamente con enojo al levantar su cabeza de golpe haciendo que Alex se alejara de ello debido a un susto que se había llevado ante la repentina acción de la morena-.
-¡Yulia por favor!-exclamo molesta al volver a mirarla con recelo mientras cruzaba los brazos en señal de molestia-… ¡ya basta!-pidió aun molesta al girar su cuerpo dándole su perfil y parte de su espalda a la morena-…de haber sabido que hoy te desahogarías de todas las veces que no hablaste de la pelirroja no hubiera venido-exclamo molesta al darle la espalda por completo a la molesta y con un tono irritado-.
-…lo lamento Alex-dijo sintiéndose culpable por el enojo de la castaña-… no es eso, discúlpame-pidió al tomarla de los hombros por detrás mientras inclinaba un poco su cabeza para tratar de ver a la castaña de frente-.

Simplemente esa semana no había sido nada buena para la morena en cuanto su relación con la castaña en el transcurso de esa semana habían tenido pequeñas riñas debido a la falta de atención de la morena hacia la castaña en especial discusiones diarias debido a que Yulia hablaba de una forma inconsciente de la pelirroja lo cual molestaba y encelaba a Alex quien en varias ocasiones opto por alejarse de donde la morena cuando sacaba a la pelirroja a colación en sus conversaciones, por el lado contrario a la pelirroja quien había dejado el medicamento para el dolor 2 días antes de lo previsto no porque se lo recomendara algún doctor, simplemente el dolor aminoró bastante y decidió auto quitárselo aunque debido a ello de vez en vez le daban repentinas punzadas aunque no eran tan fuertes como las pasadas, fuera de ello su semana estaba pasando bien entre el colegio y su hogar estaba a gusto con Masha e incluso había congeniado con su padre de buen modo incluso le pidió dejara eso de las grabaciones contra la morena por la paz lo cual le alegro bastante.

-así es, los contratos no eran las únicas cosas que los Krasnie solíamos utilizar al momento de "trabajar-dijo con el ademan mientras les daba la espalda y rebuscaba algo entre las cosas de un gran mueble rojo que tenia-... aunque era una herramienta muy poderosa necesitaba de complementos para poder ser llevado a cabo-.
- tenían algo así como... ¿herramientas de trabajo?- cuestiono curiosa al girar su cabeza y mirar la espala de su abuelo-.
-así es Chay eran artículos que nunca estaban de mas-dijo al sonreír y tomar una vieja caja entre sus manos y llevarla hasta donde las chicas lo miraban ansiosas y curiosas-...y bueno como a ustedes dos señoritas les ha llamado mucho la atención todo esto sobre las sectas Krasnie-dijo aun sin sonreír mientras colocaba la caja sobre una pequeña mesa de centro y le limpiaba un poco el polvo que tenia para después quitar la cinta adhesiva que unía sus tapas-...quisiera que tuvieran esto-dijo mirándolas de reojo a ambas que tenían la mirada atenta en la caja y la boca ligeramente abierta por lo que sonrió divertido al abrir la caja y escuchar un suspiro de sorpresa unisonó por parte de las chicas-...y espero les guste-dijo al tomar asiento en su sofá mientras las chicas se hincaban en el piso junto a la caja y comenzaban a mirar el contenido de la caja-.
-¡esto es increíble!-exclamo sorprendida al sacar un bulto de la caja y estirarlo en el aire-...una capa Krasnie?!-dijo entre emocionada y sorprendida a mirar aquella vieja capa negra http://www.esfantastica.com/3807-6507-thickbox_default/disfraz-para-hombre-muerte.jpg -.
-mira Lena esto debe ser su complemento-dijo igual de emocionada que Lena al sacar un cubre caras y un medallón http://1.bp.blogspot.com/-0YDeAzljCUE/UUK1D4nRc4I/AAAAAAAAJrk/6ENyhwHCqns/s640/Pulsera+serie+Supernatural+Pentagrama.jpg http://costumecraze.com/images/vendors/rubies/H138-main.jpg -... ¡son increíble!-exclamo emocionada al colocarse e medallón y admirarlo en su cuello-.
-todas esas cosas fueron mías, durante mi tiempo en las sectas-dijo mientras sacaba un puro de su boca y tomaba un poco del contenido de su tasa-... ahora deben valer millones de rublos, pero como verán no estoy interesado en el dinero-dijo sin dar mucha importancia para después señalar la caja en señal de que quería que las chicas siguieran viendo lo que había por lo que estas sonrieron y volvieron a mirar dentro de ella-.
-¿que son estos?-pregunto algo confusa Masha, pues noto que había por lo menos 5 papeles iguales http://static4.depositphotos.com/1000992/512/i/950/depositphotos_5124840-Old-paper-sheet.jpg -.
-es el papel especial con el que llevábamos a cabo los contratos-dijo al dejar su puro a un lado e hincarse junto a las chicas-... no creerás que los contratos que hacíamos se asían en un simple pedazo de hoja ¿o sí?-cuestiono divertido al tomar un papel entre sus manos y observarlo cuidadosamente-... llevaba un mes poder hacer 5 de estos, se dice que estaba poseído por fuerzas obscuras lo cual complementaba el hecho de que lo que llevara escrito se cumpliría-.
-¿son contratos sin escribirse?-cuestiono sorprendida al mirar otro pedazo de papel que estaba en la mesa-.
-Así es Lena, incuso-dijo al dejar el papel que tenía en las manos sobre la mesa con cuidado y luego buscar algo en la caja-... aquí explica perfectamente claro todo al respecto de las vestimentas, los contratos, y la historia de las sectas-dijo al sacar 3 viejos libros y colocarlos sobre la mesa-...todo escrito por propios Krasnie-dijo al colocarles 3 llaves, uno encima de cada libro http://latakiaclub.bligoo.cl/media/users/19/968576/images/public/222729/literatura-libros-antiguos-los-conocimientos-old-key_3205841.jpg?v=1332877897754 -... son fantásticos-dijo al mirar a Lena con seriedad-... esos quisiera que los conservaras tu... si no hay problema con Chay-dijo esto último al voltear a ver su nieta la cual estaba ausente a la conversación pues estaba de pie con pa capa y capucha puestas así como el medallón de su cuello-.
-¿cómo?-cuestiono inocentemente al mirar a su abuelo y amiga-... oye Lena ¿cómo me veo?-cuestiono al posar con la capa mientras su abuelo y Lena reían por sus actos-.
-te ves bien...-dijo aun riendo, entonces Masha se acerco nuevamente a la mesa ante la mirada de su abuelo y Lena quien al mirar cómo se aproximaba Masha dejo de sonreír-.
-... ¿y estos libros?-cuestiono curiosa al hincarse frente a Lena y junto a su abuelo, mirando los libros sobre la mesa por o que se bajo el gorro de la capa y después se quito lo que le cubría la cara lo cual hizo que Lena diera un rápido respingo ante esta acción-... ¿de qué son?-.
-habla sobre el porqué de los contratos, sus riesgos, las vestimentas Krasnie y demás por ello decidí obsequiárselos a Lena-dijo sonriéndole a su nieta y luego volteando a ver a la pelirroja-.
-¡qué bien abuelo!... Lena ¿no te alegra?-cuestiono alegrada al voltear a ver a su amiga-.... ¿Lena?-.
-¿mande?-cuestiono al pestañear varias veces y agitar su cabeza como alejando cualquier pensamiento que tuviera en ese momento-.
-que si no te alegra lo de los libros-cuestiono sonriendo divertida al mirar con extrañeza a su amiga-.
-claro...claro que si-dijo sonriéndole a Masha mientras tomaba los libros junto con sus llaves y se percataba que para poder leerlos tenía que abrirlos de un pequeño cerrojo que tenían al lado opuesto del lomo-...muchas gracias señor-dijo al mirar al abuelo de Masha que nuevamente estaba sentado en su sofá bebiendo de su tasa por lo que solo se limito a sonreírle a la pelirroja-...pero cuanto le costó encontrar estos libros?, pago mucho por ellos?-cuestiono curiosa mientras lo guardaba con cuidado en su mochila, mirando detenidamente uno en especial-.
-¿qué? oh no no Lena, al decir que son míos me refiero a que mis compañeros propios me los dieron-dijo al sonreír divertido ante las preguntas de la pelirroja-...estos libros eran de Krasnie ningún otra persona puede tener uno de estos en su poder, estos libros y su información eran hechos por Krasnie y para Krasnie...solo los miembros poseían copias de estos-dijo sin dejar de sonreír mientras miraba a su nieta quien tenía un semblante curioso al mirar a su amiga que ahora tenía una expresión seria en el rostro-.
-...¿solo los que forman parte de una secta...tienen estos libros?-cuestiono entre nerviosa, sorprendida y asustada con una expresión que delataba algo de aquellas emociones mientras miraba uno de los 3 libros que aun no guardaba junto a los otros 2-.



FLASH BACK

-¿Qué es esto?-se pregunto curiosa mientras se acercaba a un pequeño libro empastado con una tela roja y gruesa en la segunda repisa, que llamo su atención, por lo que poniéndose de puntitas lo tomo y noto que tenía una curiosa estrella impresa al frente que abarcaba prácticamente todo el empastado a excepción de la parte baja en donde alcanzo a leer “Todo sobre los contratos”-…se escucha interesante-se dijo a si misma mientras sonreía y miraba la puerta de la oficina de su padre, tras unos segundos su sonrisa se volvió un tanto traviesa mientras guardaba aquel libro metiéndolo en la bolsa delantera de su gran sudadera deportiva que traía puesta para después acomodarla a modo de que no pareciera que tenía algo guardado en la bolsa apresurándose al escuchar la voz de su padre air de regreso a la oficina-.
-si… adiós-exclamo algo molesto colgando su celular mientras entraba a su oficina nuevamente, exaltando levemente a la pelirroja quien rápidamente saco las manos de la bosa que tenía en su sudadera-…estoy ocupado Lena ¿Qué es lo que necesitas?-le cuestiono mal humorado mirándola con desesperación mientras tomaba asiento frente al computador sin dejar de ver a la pelirroja-.
-no…nada importante- se apresuro a decir algo nerviosa al ver la expresión de molestia en el rostro de su padre-…te veré luego

FIN FLASH BACK



-¿Qué sucede Lena?-cuestiono curioso y extrañado al ver el semblante frio y distraído de la pelirroja quien tenía la mirada perdida y no soltaba uno de los 3 libros que acababa de obsequiarle-…¿te sientes bien?-.
-¿yo?-pregunto aun algo ida y sintiendo una extraña frustración dentro de sí por lo que respiro hondo antes de volver a su presente y pestañear unas cuantas veces-…s-s-si-dijo dudando un poco sobre sus palabras mientras guardaba rápidamente el libro en su mochila-… pasare a su baño señor-dijo al levantarse del piso y encaminarse rápidamente al cuarto de baño, pasando junto al abuelo de Masha y regalándole una cálida sonrisa para después entrar y cerrar la puerta tras de sí- …tiene que ser un malentendido-dijo con la mirada perdida y con la respiración algo agitada al estar recargada en la puerta de baño mientras miraba a su alrededor sin ver nada en realidad, su mente estaba en otro lado en esos momentos http://29.media.tumblr.com/tumblr_m3djeweIuI1qd4q0mo1_500.png por lo que lentamente se dejo resbalar un poco sin dejar de estar pegada en la puerta-.
-¿segura que estaba bien Lena?-cuestiono algo preocupado el señor Kritkov, mientras se ponía de pie y caminaba un poco rumbo a su cocina-.
-si abuelo, a veces ella suele ser tímida seguro quería ir al baño desde hace rato-dijo divertida mientras seguía hurgando en la caja que su abuelo les había mostrado-… pero ya no aguantó y tuvo que ir-dijo sonriendo sin mirar a su abuelo mientras este sonreía divertido y se dirigía a su cocina mientras Masha sacaba algo de la caja que le había parecido familiar y al tenerlo entre sus manos quedo muy sorprendida https://0darker0.files.wordpress.com/2010/02/hidden-god-2e.png -… no es cierto- dijo al sentirse preocupada por lo que tenía entre sus manos por lo que volteo rápidamente hacia atrás esperando que nadie la viera y rápidamente guardo aquel pequeño objeto en su mochila para después mirar la mesa con un semblante de preocupación mientras sentía el palpito de su corazón sonar en sus oídos-... es solo un mal entendió-se decía en susurro mientras trataba de asimilar lo que por su mente comenzaba a pasar-.

Tras la salida de Lena del baño y el regreso del señor Kritkov los tres parecían felices y emocionados aunque en realidad el ambiente en esos momentos se sentía tenso y solo cada uno de ellos sabia la razón del porque las tenciones de uno mismo, el abuelo de Masha sin imaginarse que las chicas se encontraban en la misma situación de dudas y confusiones, y aunque trataban de sobrellevar lo que atormentaba su mente tanto una como la otra logro detectar algo extraño en su amiga, pero prefirieron no decir nada y actuar como siempre, la verdad no sabían que decir, el resto de la tarde fue menos animosa por parte de la distracción de ambas por lo que el señor Kritkov extrañado decidió llevar a las chicas a sus casas más temprano de lo acordado, después de salir del hogar y el viaje que se les hizo largo debido a que ninguna hablo más que para responder alguna pregunta del señor Kritkov, llegaron a la casa de Lena y esta se despidió con la mano desde afuera del auto tanto de su amiga como de su abuelo tras dar las gracias por los buenos tratos, estos hicieron el mismo gesto y después partieron de aquel lugar dejando a una confusa pelirroja completamente sola mientras entraba a su hogar con desanimo.

-¿Lena?-espeto interrogativa al pasar por la habitación de la pelirroja y percatarse que esta se encontraba sentada en una silla con los pies abrasados por sus brazos mientras miraba por su gran ventanal- ¿a qué hora llegaste?-cuestiono curiosa al entrar en la habitación de la pelirroja haciendo que esta volteara a verla con un semblante que no supo descifrar si era triste o molesto-.
-hace rato, no estabas dijeron que habías salido por algo-dijo con su cabeza recargada en sus rodillas- … ¿sabías que llegaría tarde?-.cuestiono con un tono quedo pero curioso-.
-si, Yulia me dijo cuando regreso del colegio que habías ido a casa de Masha por un trabajo importante-dijo al encaminarse más a la pelirroja y colocar algunas mantas sobre la cama de esta-… ¡llevo casi media hora afuera!-exclamó un poco alarmada al mirar su reloj de pulso-… seguro llevas casi una hora aquí-dijo al mirar por el ventanal de la pelirroja mientras la tomaba de los hombros sin que esta reprochara nada-… son casi las 7, ¿no tienes hambre?-cuestiono curiosa al bajar su mirada hacia la pelirroja-.
-no …yo comí con Masha antes de que vinieran a dejarme y no tiene mucho-dijo levantando el rostro y mirando a Pam-…gracias-dijo sin más para después levantarse de su silla haciendo que Pam la soltara y mirara extraña mientras la pelirroja se estiraba un poco-.
-bueno mi niña iré a dejar las sabanas a la habitación de Yulia antes de que regrese-dijo tomando la mitad del montón de sabanas que había dejado en la cama de Lena-…te dejo las tuyas si quieres regreso a cambiarlas-dijo sonriéndole a la morena quien estaba recargada en su escritorio con los brazos cruzados-.
-…no te preocupes yo lo haré-dijo tras unos segundos mientras le sonreía vagamente a Pam-...a propósito ¿a donde fue Volkova?-cuestiono curiosa ya que desde que había llegado a su hogar no la había visto por ningún lado, tenía tantas cosas en mente que ni siquiera había notado la ausencia de la morena o de Pam en su momento-.
-dijo que iría un rato a casa de Alex-respondió mientras se encaminaba a la salida de la habitación de la pelirroja mientras miraba su reloj de pulso-… no tiene ni 2 horas que se fue de hecho-dijo al mirar a la pelirroja desde afuera de la habitación-… ¿necesitas algo?-cuestiono gentilmente sin dejar de sonreírle a la pelirroja-.
-no, estoy bien-dijo al encaminarse a la entrada de su habitación sintiéndose algo molesta, pero ocultándolo con una vaga sonrisa-…gracias-dijo sin más al tomar su puerta con una mano-.
-bueno de ser así seguiré con mi trabajo pero si se te ofrece algo Lena házmelo saber-dijo para después caminar rumbo a la habitación de la morena mientras que la pelirroja tras haberle sonreído y asentido, rápidamente a Pam cerró la puerta de su cuarto y se recostó en su cama boca arriba, contemplando el techo con la mirada perdida -…necesito saber que pasa-dijo tras varios minutos de estar recostada en silencio, pensando en las palabras de Pam mientras escuchaba como esta pasaba por su habitación escaleras abajo, por lo que rápidamente se puso de pie y salió de su habitación, bajo las escaleras y vio a Pam antes de entrara a la cocina-¡Pam!...











TO BE CONTINUED...................








Muchas gracias por leer no se olvide de comentar y recuerden la conti este Domingo, Bonita noche que descancen y cuidence!! Smile /

Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por flakita volkatina el Vie Ene 08, 2016 11:10 pm

Interezant pero eh quedado cn mas curiosidad, gracias x la conti saludos
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 23
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Lun Ene 11, 2016 12:07 pm

hOLA flakita volkatina con el tiempo esa curiosidad sera más grande Razz  pero ntp todo se aclarara al final Very Happy  jaja pues aqui Conti DISFRUTEN!!!










-----------------------------









CAPITULO 11. DUDAS Y VERDADES A MEDIAS



-bueno de ser así seguiré con mi trabajo pero si se te ofrece algo  Lena házmelo saber-dijo para después caminar rumbo a la habitación de la morena mientras que la pelirroja tras haberle sonreído y asentido rápidamente a Pam cerró la puerta de su cuarto y se recostó en su cama boca arriba, contemplando el techo con la mirada perdida -.
-necesito saber que pasa-dijo tras varios minutos de estar recostada en silencio, pensando en las palabras de Pam mientras escuchaba como esta pasaba por su habitación escaleras abajo, por lo que rápidamente se puso de pie y salió de su habitación, bajo las escaleras y vio a Pam antes de entrara a la cocina- ¡Pam!-exclamo llamando la atención de la mujer quien se detuvo la cocina- ¡Pam!-exclamo llamando la atención de la mujer quien se detuvo

Repentinamente y miro hacia atrás viendo como la pelirroja se aproximaba a ella rápidamente-.
-¿Qué pasa Lena?  ¿Se te ofrece algo?-cuestiono extrañada al ver a la pelirroja frente a ella con un semblante entre tímido y nervioso-.
-…pensándolo bien…si, si necesito algo- dijo segura de lo que decía pero algo nerviosa al decirlo-…bueno necesito saber algo-dijo corrigiéndose, sin dejar de mirar a una curiosa Pam-… espera…  ¿está mi padre en su oficina?-cuestiono algo seria mientras miraba tras sus espaldas exactamente la puerta de la oficina de su padre-.
-no, el salió poco después de que ustedes se fueran al colegio y no a regresado-respondió aun sin entender a lo que se refería la pelirroja con esas palabras-.
-bueno, gracias-espeto sonriéndole amable a Pam mientras entraba en la cocina y buscaba algo en el refrigerador-.
-¿eso era todo lo que querías saber Lena?-cuestiono curiosa y dudosa de la pregunta de Lena, mientras la seguía con la mirada tras entrar en la cocina y quedarse parada en el marco de la puerta-.
-¿Cómo?- ¡oh! ¡No, no! –Espeto algo divertida al cerrar el refrigerador tras haber sacado dos cajas de él, las coloco en la mesa y después puso 3 vasos frente a estas y tomo asiento en la pequeña barra de su cocina-.
-¿quieres jugo o leche?-cuestiono curiosa mientras servía leche en dos de los vasos que tenia frente a ella para después servir un poco de jugo en el tercero-.
-¿Lena?-cuestiono curiosa y extrañada mientras se encaminaba hasta quedar frente a la pelirroja pero del lado contrario de la barra para así quedar de frente a la pelirroja mientras esta terminaba de servir el jugo en el vaso restante-... ¿qué ocurre?-cuestiono, con una extraña corazonada la cual la hizo sentirse nerviosa sin saber la razón-.
-tu... has trabajado aquí durante mucho tiempo-comenzó a decir de una forma algo distraída sin levantar su vista de los vasos-...prácticamente desde antes que naciera, has sido quien me ha cuidado…-dijo aun con la cabeza agachada pero levantando la vista, notando la expresión de duda en la mujer-... prácticamente tu me has visto crecer tanto a mí como a... Volkova-dijo de una forma agradecida mientras fruncía un poco el entrecejo-...pero ahora que me pongo a pensar un poco sobre todo este asunto, comienzo a creer que …no sé, hay algo más como… como…a veces siento que…hay algo antepuesto en mis ojos-dijo de una forma insegura e incomprendida al no saber cómo expresar bien lo que sentía-.
-... ¿a qué te refieres Lena?-cuestiono extrañada e insegura de saber concretamente porque Lena decía todo eso, estando aun con un semblante de duda una idea paso por su mente lo cual hizo que abriera más los ojos en señal de sorpresa, quitando rápidamente aquella expresión, agradecida de que la pelirroja no lo hubiese notado ya que había volteado asía la ventana-... hay algo que tu...-comenzó a cuestionar de una forma inesperada y algo temerosa por lo que se sorprendió al hablar de una forma “involuntaria a ella” -.
-me refiero a que... ¿para ti todo en esta casa siempre fue normal?-cuestiono algo fastidiada al no encontrar palabras para expresar mejor sus dudas e inseguridades-...nunca sentiste que había algo raro, no sé ¿escondido o invisible?-cuestiono mirando a Pam con una expresión llena de dudas e inseguridades-... ¿nunca llegaste a sentirte incomprendida o incompleta? volvió a cuestionar tratando de expresarse de la forma correcta por lo que tenía un semblante de duda-.
-...a caso pasa algo entre tú y... ¿no se alguien de la escuela?-cuestionó esto último modificando las palabras que en verdad tenía en mente, por lo que la pelirroja bajo el rostro unos instantes-... ¿hay algo que quieras contarme respecto a tu vida?-dijo dando hincapié a una relación externa de la pelirroja con alguien más-.
-...no-dijo tras unos instantes de sumo silencio, por lo que después levanto el rostro y comenzó a reír un poco falsa y divertida-... no... No es nada-dijo sin dejar de sonreír de una forma exagerada-...olvídalo, estoy desvariando solamente-dijo al ponerse de pie de aquel banquillo en donde se había sentado-...ocurrencias absurdas-dijo irónica mientras tomaba un vaso de Leche y comenzaba a encaminarse a la salida-.
-aguarda Lena yo solo...-comenzó a decir tratando de retener a la pelirroja, comprendiendo que sus palabras no habían sido de ayuda para que la pelirroja se sintiera en completa confianza-.
-descuida-dijo riendo dulcemente al voltear a ver a Pam desde la entrada a la cocina-... en verdad no era tan importante-dijo por ultimo para después desaparecer de la vista de Pam quien solo quedo algo desconcertada mientras escuchaba como la pelirroja subía rápidamente las escaleras-... tuve la suerte y el apoyo de alguien para quitarme la venda de los ojos antes de que fuera muy tarde-...dijo con un tono de voz inexpresivo, seria con la mirada perdida viendo hacia donde Lena se había ido-...y yo te ayudare con lo mismo-dijo de una forma segura para sí, para después seguir con  los preparativos de la cena-.

Después de aquella extraña charla para Pam, preparo la cena en la cual Lena comió muy poco y se fue justo cuando la morena recién comenzaba con sus alimentos por lo que tanto Pam como la morena se sorprendieron pues durante esta la pelirroja no hablo y se mantuvo seria, por su parte aquel fin de semana la pelirroja se extraño al no poder comunicarse con Masha comenzando a preocuparse decidió ir a su casa la mañana del domingo pero esta le envió un texto donde le decía que se vieran al día siguiente temprano antes del colegio por lo que la pelirroja acepto y estando más tranquila continuo con la lectura de los 3 libros que le habían obsequiado, terminando así la lectura del primer libro que tenía una pasta algo vieja y gastada color azul marino, no muy grande por lo que esa misma noche estaba segura de terminarlo y mientras ella seguía con su lectura, la morena se encontraba recostada en su cama mirando el techo después de haber terminado una conversación telefónica con Alex no podía apartar una idea de su mente "Lena".

-...Lena ¿porque estas tan callada?-cuestiono curiosa al ver como la pelirroja comía rápidamente los alimentos frente a ella-... ¿No quieres estar aquí?-volvió a cuestionar cuando esta la miro y tomo un poco de jugo-.
-¿qué?, no, no-dijo tras pasar el liquido de su boca-...es que tengo mucha tarea por realizar-mintió al respecto para evitar contratiempos, pues supuso que sería lo mejor-...además ya tenía hambre-dijo sonriéndole a la madura mujer mientras esta se aproximaba a ella con un pequeño plato  hondo con helado en el-.
-bueno está bien, pero espero que no me niegues el postre-dijo sonriendo divertida al ver como los ojos de Lena brillaban unos instantes al ver el plato frente a ella-...si quieres mas crema o chocolate solo dime-.
-quiero crema de vainilla-dijo alegre tras dar la primera cucharada a su postre y poner una cara que divirtió a Pam-...y chispas de chocolate por favor-dijo al ver que Pam iba a un estante y tomaba las chispas-.
-aquí está mi pequeña pelirroja-dijo al colocarlos frente a ella y veía como los vertía en su frio postre-.
-tiene tiempo que no comíamos el helado único de ti-dijo al mirar a Pam y fruncir un poco el entrecejo al verla con la mirada perdida-... ¿pasa algo?-cuestiono curiosa mientras dejaba su cuchara a un lado-.
-mi niña pelirroja-dijo al salir de su divagación para luego mirar a Lena con ternura-...quería decirte algo respecto a lo que me preguntaste el otro día aquí en la cocina-dijo al acariciarle la cabellera pelirroja a la chica que la miraba confusa-...
-¿sobre qué?-cuestiono fingiendo no recordar la "pequeña charla" que había tenido hace 2 días-...no recuerdo
-escucha Lena se que te sientes confundida y que incluso has llegado a sentirte frustrada de algún modo-dijo al sentarse junto a ella-...y no te culpo, tu estas creciendo y con lo mucho que sale tu padre necesitas alguien de apoyo-dijo de una forma sensata y comprensible-al igual que Yulia y sé que les parece difícil por la situación en cómo viven con ciertas restricciones para ambas, se que necesitan apoyo familiar y al no tenerlo se sienten incomprendidas-dijo esto al recordar el frasco de pastillas que había encontrado en el bote de basura de Lena días atrás-...y que incluso creen que algunas decisiones que toman por su cuenta son las mejores, puede que sí y puede que no, solo quisiera decirte que con mi apoyo cuentan las 2-dijo al acariciarle la mejilla a la pelirroja quien tenía los ojos cristalinos-...para cualquier cosa, no importa que, pueden venir conmigo y yo haré lo que esté a mi alcance para poder ayudarlas y apoyarlas...solo quiero que confíes en mi-dijo al ver como la pelirroja carraspeaba un poco la garganta-...sé que tienes dudas que la ves pasada no lograste decirme, Lena... confía en mi pequeña-dijo al ver como la pelirroja agachaba su rostro unos instantes-...te demostrare que soy digna de tu confianza-dijo sonriendo tiernamente al ver que la pelirroja la miraba con sorpresa-.
-...eso jamás lo he dudado Pam...es solo que... a veces dudo de mi seguridad-dijo al desviar su mirada hacia el piso-...últimamente me he sentido ajena a mi vida-dijo en un tono sincero para volver a mirar a la mujer frente a ella-...Pam... tú has vivido y trabajado aquí prácticamente la mitad de tu vida y seguro pasaste muchas cosas aquí tu... ¿has notado algo...extraño en mi padre?-cuestiono sin más con algo de nervios y bastante curiosidad sin dejar de mirarla-.
-...a decir verdad...recuerdo que tú padre se comportaba muy extraño desde que tú abuelo aun vivía aquí-guardo silencio unos instantes en los que cerró los ojos con fuerza por un momento-…mientras estuvo comprometido también, pero comenzó a actuar muy diferente años después de la muerte de tú abuelo… lo más curioso que puedo recordar es que cuando tú eras más pequeña, tu padre ya trabajaba así que solía venir con colegas de su trabajo cada fin de semana durante mucho tiempo-dijo poniendo un semblante serio mientras trataba de recordar cosas de que había vivido durante su estancia en la casa Katin-...y al igual que ahora aquellos hombres se encerraban por horas en la oficina de tu padre y al ser así pedía no ser molestado a nosotros los de el servicio, e incluso a tu madre-dijo con un semblante pensativo mirando la mesa mientras la pelirroja la observaba con atención, respirado lentamente para escuchar mejor cada palabra de Pam quien tras unos segundos la miro con suma seriedad y frialdad por lo que esta se hizo un poco para atrás-...no eran más de 7 hombres, de eso estoy segura Lena... y entre todos ellos había alguien bien conocido y querido tanto para tu padre como para tu abuelo-.
-... ¿hombres? ... no recuerdo que el hablara de algún colega o compañero de su trabajo y mucho menos he visto alguno por acá-espeto al fruncir el ceño y mirar a la nada tratando de recordar algo-.
- tú eras muy pequeña cuando esto paso, no tenias más de un año Lena, eras una bebe de pocos meses, es lógico que no recuerdes algo de ese entonces-dijo haciendo que Lena volviera su atención a ella, por lo que tras mirarla insegura unos instantes continuo hablando-...bueno como había dicho uno de todos aquellos hombres era el único conocido para mi... fueron socios por varios años antes de tu nacimiento, tu padre y... el padre biológico de Yulia-dijo sin más, después guardando silencio y miro a la pelirroja en espera de alguna reacción sorpresiva-.
-pero...-antes de continuar con lo que estaba por preguntar guardo silencio rápidamente y abrió muy grande tanto sus ojos como su boca al reaccionar ante las palabras de Pam por lo que quedo en un trance sorpresivo mientras miraba a la nada a pesar de tener a aquella mujer frente a ella-.
-tu...t-tu...cono...cist-te a...al...al padre...de... ¿Volk-kova?-cuestiono aun con bastante asombro que se notaba en sus tartamudeos de sorpresa y en la expresión que aun mantenía en su rostro, con trabajo trataba de creer lo que acababa de escuchar-...
-así es Lena-dijo serena al seguir viendo a la pelirroja con un semblante serio tras mirar la entrada de la cocina como precaución asegurándose de que nadie las escuchara o se aproximara donde ellas-...yo tuve la oportunidad de conocer a Oleg Volkov, y no solo a él sino también a su madre Larissa Volkova, muy buenas personas tanto con los demás como con tu abuelo y padre, eran como de la misma familia aquellos 3-dijo aun seria pero esta vez mirando el plato de la pelirroja el cual estaba todo caldoso y espeso debido a que aquel postre estaba derritiéndose al no ser tocado-...fue muy trágica la muerte de Oleg y la desaparición de Larissa en el extraño accidente que tuvieron, tras el nacimiento de Yulia-dijo esto con un tono algo resignado ante sus propias palabras-.
-...ya veo... ¡espera! entonces ¿esa es la razón por la cual ella vive con nosotros? La muerte de su padre... pero ¿no tenía otro familiar aquí? o tal vez alguna herencia de sus padres... bueno ya que su padre trabajaba con el mío imagino que tenían una buena vida-dijo algo apenada cuando Pam la miro con curiosidad al no entender su argumento-...me refiero a que... según sé sus padres murieron, ambos pero... acabas de decir que su madre desapareció, no dejaron nada para respaldarla o... nunca buscaron a su madre?... ¿porque decir que había muerto si jamás la encontraron?-cuestiono entre curiosa y apenada agachando un poco la cabeza mientras Pam cambiaba su semblante de duda a uno pensativo-… ¿no la buscaron más?
-los periódicos dicen sobre un accidente donde ambos murieron-dijo aun pensativa al recordar las noticias que habían salido durante semanas tras la repentina muerte de Oleg y Larissa Volkov-pero ahora que lo pienso...-dijo aun pensativa-.

Pam continuaba ensimismada en sus recuerdos al escuchar esas palabras de Lena pues ahora que hacia una profunda memoria con algo de esfuerzo y alejamiento a la realidad logro recordar que algunos meses antes del nacimiento de la pelirroja, Oleg había enfermado de un extraño mal el cual le impidió bastantes cosas, prácticamente todo su estilo de vida cambio en muy poco tiempo, alejándolo de cualquier actividad que no fuera el de dormir y comer o al menos eso era lo que repentinamente le vino a su mente tras esforzarse y enfocarse en recordar su pasado.




FLASH BACK

-Disculpen la interrupción mis niñas-se disculpó al entrar en la gran habitación sin antes llamar a la puerta-… Inessa el señor Sergey esta buscándote desde hace rato-dijo al aproximarse a las mujeres que se hallaban sentadas en un sofá mientras la miraban sorpresivas-… mi niña Larissa ¿pasa algo?-cuestiono algo preocupada al mirar con detenimiento a la mujer morena con ojos rojos-.
-no es nada importante Pam-dijo al limpiarse la nariz con algo de papel que tenía en sus manos-… es solo que sigue preocupándome el estado de Oleg… tuvimos que internarlo la noche anterior de emergencias en el hospital porque se puso más delicado en cuanto a su enfermedad-.
-o mi niña, ya veo…pero el ponerte mal no te hace ningún bien-dijo aproximándose tímidamente ante la mujer-…y mucho menos a ella-dijo de forma sutil al colocar con la palma de una de sus manos sobre el vientre de aquella rubia con ojos tristes-…debes pensar por ambas ahora-…y no perder las esperanzas de que esto termine pronto-dijo tratando de animar la situación tensa en la que se encontraba-.
-eso intento señora Pam pero… créame es complicado, la verdad no creo que esto mejore pronto-dijo con el semblante serio y la mirada perdida-… está pasando tan rápido, no tomo ni 3 meses y el tan pronto se encuentra atado a una cama de hospital-dijo con un tono frio aun sin quitar ese semblante perdido-…no se si se logre salvar-.
-acaso ¿no han logrado diagnosticarle algo sobre esa enfermedad?-cuestiono preocupada mirando a las 2 mujeres embarazadas que lo único que hicieron fue verse entre ellas mismas para des pues mirarla a ella y negar súbitamente con la cabeza al mismo tiempo-… ¿Qué clase de hospital es ese?-exclamo algo molesta al mirar el semblante de resignación de ambas chicas frente a ella-.
-no es que el hospital sea el poco eficaz Pam-espeto algo cabizbaja la mujer pelirroja que se puso de pie con algo de esfuerzo-… es muy diferente, es de los  mejores hospitales que hay pero… no lograran encontrar algo útil o correcto para ayudar a Oleg-explico de una forma sutil mientras miraba de reojo a la rubia junto a ella que amenazaba con volver a llorar-.
-entonces no es una enfermedad… ¿ordinaria?-cuestiono algo sorprendida al interpretar las palabras de la mujer pelirroja que solo la miraba con seriedad-… es posible que-…pero no termino su frase ya que la pelirroja solo asintió con resignación y con esto comprendió lo que en verdad sucedía ahora-…pero como fue que… paso-pregunto confundida mirando a la morena y a la pelirroja alternadamente esperando alguna respuesta clara por parte de alguna-.
-…iré a ver que quiere Sergey-dijo al asomar su cabeza por la puerta- Pam por favor no dejes sola Larissa, ya regreso-pidió y tras una asentida de la mujer del servicio esta sonrió y salió de aquella habitación dejando solas a la rubia y a Pam-.
-…no te pongas así Larissa-pidió al sentarse junto a ella y apretarle un poco el hombro en señal de apoyo-…no sabes si hay alguna forma de… no se cancelar o…
-no lo hay Pam, es muy complicado tú mejor que todos aquellos hombres que están con Sergey ahora debe saberlo…solo existe una solución, una cura para lo que tiene mi esposo-dijo llevándose las manos al vientre y apretando los ojos con fuerza-…se lo advertí pero no quiso escucharme y se arriesgo…se que perderá … que perderemos pero, es ella quien me tiene más preocupada-exclamo al bajar un poco su mirada mientras sobaba su vientre con cariño-… por mucho que no quiera saber cómo terminara todo esto, ambas lo sabemos Pam, pero no quiero arrastrarla a ella también… ¡a ella no!-exclamo entre molesta y angustiada mientras volvía a derramar algunas lagrimas-… me prometí que a ella la cuidaría y excluiría de todo esto, ella no merece una vida como la que tuvieron sus padres en vida-espeto para después suspirar con profundidad y volvía a secar sus lagrimas con aquel arrugado pañuelo que tenia aun en la mano-…solo necesito saber que ella va a estar bien pase lo que pase después de estos 6 meses-dijo al mirar a Pam a los ojos reflejando una gran preocupación-.
-querida tranquila-dijo al abrazarla con cuidado de no apretarla mucho del estomago-…ella es muy fuerte, seguro será una gran guerrera como sus padres, lo sabes sé que si, por que tú misma lo veras con tus propios ojos, y pase lo que pase no te preocupes que no importa como yo cuidare de ambas, además Inessa no te dejara sola, cuentas con su apoyo así como con el mío…


FIN FLASH BACK








-----------------------------









CAPITULO 12 VERDADES SIERTAS, VERDADES FALSAS I REVELACIONES



-… por mucho que no quiera saber cómo terminara todo esto, ambas lo sabemos Pam, pero no quiero arrastrarla a ella también… ¡a ella no!-exclamo entre molesta y angustiada mientras volvía a derramar algunas lagrimas-… me prometí que a ella la cuidaría y excluiría de todo esto, ella no merece una vida como la que tuvieron sus padres en vida-espeto para después suspirar con profundidad y volvía a secar sus lagrimas con aquel arrugado pañuelo que tenia aun en la mano-…solo necesito saber que ella va a estar bien pase lo que pase después de estos 6 meses-dijo al mirar a Pam a los ojos reflejando una gran preocupación-.
-querida tranquila-dijo al abrazarla con cuidado de no apretarla mucho del estomago-…ella es muy fuerte, seguro será una gran guerrera como sus padres, lo sabes sé que si, por que tú misma lo veras con tus propios ojos, y pase lo que pase no te preocupes que no importa como yo cuidare de ambas, además Inessa no te dejara sola, cuentas con su apoyo así como con el mío…

FIN FLASH BACK




-¿Pam?-cuestiono extrañada por tercera vez al ver que la mujer madura seguía sin reaccionar ante sus llamados-¿Qué sucede?
-Lena-dijo por fin tras varios minutos de seguir en silencio y con la mirada perdida-…ya no recordaba algo muy importante-dijo algo confundida al haber olvidado algo tan importante, pero por alguna razón su mente había reprimido aquellos recuerdos-mi niña….-dijo de forma sutil al volver en sí y enfocar su obscuro mirar en la pelirroja frente a ella-… no puedo creer lo que voy a decirte pero he pasado prácticamente poco más de la mitad de mi vida en este lugar y con esto he visto y guardado bastantes cosas que por alguna razón mi mente bloqueo llevo bastante tiempo guardando recuerdos que no debería seguir teniendo callados, tal parece mi pequeña pelirroja-dijo al acariciarle la mejilla con cuidado-… ya llegó el momento de que saque mis verdades a la luz, todas aquellas que prometí guardar siempre en mi al no ser que considerara verdaderamente necesario el sacarlas-dijo al mirar con un semblante entre preocupado y agradecido a Lena-… tú abuelo y tú tienen algún parecido ahora que lo pienso-espeto al sonreír con algo de ternura a la pelirroja por lo que esta solo se confundió mas ante las palabras de Pam-…al parecer ese momento necesario de hablar si llego, además de que si te soy sincera…yo me sentiría más tranquila y en paz con migo misma de decirte mis verdades-dijo sonriéndole dulcemente a aquélla confundida pelirroja que fruncía el entrecejo ante al escuchar las palabras de la mujer junto a ella-.
-Pam… ¿segura sabes lo que dices?-cuestiono no muy convencida de las palabras de Pam o de sus gestos confusos-… ¿de qué verdad estás hablando?, ¿a qué te refieres con eso?-cuestiono nuevamente pero esta vez más intrigada y curiosa por querer saber lo que Pam tenía en su mente-.
-si Lena estoy muy segura de lo que digo y lo que quiero que tú sepas-dijo al mirarla con seriedad directamente a los ojos- … hablo sobre lo que paso y no recordaba y lo que tú acabas de decirme y lo que en verdad paso-dijo tratando de explicar adecuadamente lo que estaba diciendo-… me refiero a que tienes razón con lo que me dijiste, es verdad que Oleg murió pero si no mal recuerdo no fue en un gran accidente como dieron a mostrarlo ante la sociedad, y así es Larissa no murió ella solo desapareció y fue en un momento muy distinto a la muerte de Oleg o a la fecha en la que se supone sufrieron el accidente que supuestamente termino con su vida-dijo y guardo silencio unos instantes observando con detenimiento a la pelirroja-…después de todo tú lograste dar con el enredo de esta situación… la verdad es que sus padres ya no están sí, pero no por eso significa que la hayan dejado… Lena los padres de Yulia no la abandonaron como tal-termino de decir por fin sin dejar de mirar a la pelirroja quien con cada palabra iba mostrando mas su asombro sin decir nada, su expresión hablaba por ella-.
-¡¿Cómo?!-fue lo único que atino a exclamar y preguntar con sumo asombro en su voz que denotaba en su expresión de sorpresa-.
-lamento la tardanza-dijo al entrar corriendo a la cocina con una sonrisa en su rostro y mirando extrañada a Pam y Lena quienes al verla dieron un respingo, la mujer madura se alejo un poco de la pelirroja mientras le sonreía a la morena y la pelirroja daba un pequeño grito ahogado el cual cayo cubriéndose la boca para después volver la vista hacia enfrente y miraba su postre derretido- ¿Qué pasa?-cuestiono divertida aun mirando a las chicas frente a ella mientras esta se sentaba del lado contrario de la pelirroja-…parece que vieron a un muerto-continuo diciendo divertida viendo a Pam quien solo le sonreía mientras servía algo en un plato-.
-¡por dios!-exclamo repentinamente haciendo que Yulia volteara a verla de golpe al igual que Pam quien estaba por poner el plato de comida frente a Yulia-.
-¿Qué?-pregunto entre alarmada y preocupada al mirar que la pelirroja tenia recargados sus codos en la mesa y se cubría la frente y parte de los ojos con las palmas de sus manos-.
-¿te sientes bien Lena?-pregunto algo seria tras dejar el plato frente a Yulia sin despegar la vista de la pelirroja-.
-si es que… se derritió mi postre, no es nada-dijo esto último levantando su rostro y sonriéndoles fingidamente feliz a ambas-…pero bueno, así ya no lo quiero-dijo poniéndose de pie tomando el plato entre sus manos y guardándolo en el refrigerador-…tengo tarea por hacer-dijo encaminándose a la puerta de la cocina mientras miraba a Pam-…provecho-dijo esto último mirando a Yulia quien la miraba completamente confundida para después salir de la cocina y dirigirse a su habitación rápidamente-.
-… ¿y ahora que hice mal?-cuestiono sintiéndose algo culpable por la retirada de Lena-.
-tú no has hecho nada malo mi niña-le dijo con cariño mientras le acariciaba los cabellos rebeldes a la morena-… deberías comer si quieres postre, a Lena le encanto-dijo asiendo que la morena levantara el rostro y le sonriera-.
-por lo que veo es tú famoso helado-dijo sonriéndole no muy animada a Pam mientras tomaba la cuchara disponiéndose a comer-.
-así es, hay bastante así que come con calma-dijo viendo como la morena comenzaba a comer para después ver seria de reojo las escaleras por las cuales la pelirroja había subido-.

Si bien la morena mantenía un semblante firme y serio ante la pelirroja y esta era reciproca estando a solas con Pam se sentían libres de actuar tal cual se sentían en esos momentos y para Pam era más que obvio que la morena sufría mucho por el rechazo y la lejanía de la pelirroja así como esta se lamentaba el cambio de actitud de la morena para con ella, era algo de lo que aquellas chicas no se daban cuenta, pero sí esa madura mujer quien en ese momento sabía que Yulia sufría cada vez más por la indiferencia de Lena y la ausencia de sus padres, así como sabia que la cabeza de Lena seguramente era un mar de dudas y confusiones en ese instante, por lo cual se sentía preocupada y mal al no poder hacer nada por ella en ese momento.

-no puede ser posible-grito no muy alto tras cerrar con fuerza la puerta de su habitación y colocarle el seguro-…algo debe estar mal-dijo mientras se cubría el rostro con ambas manos y se dejaba caer de espaldas contra la puerta de su habitación resbalando su espalda quedando sentada con las piernas pegadas a su pecho-…mi padre… el me mintió…no, esto debe ser un error-se decía realmente confundida sintiendo como un nudo en la garganta y sus ojos cristalinos-…el no me haría algo así…pero Pam… ninguno sería capaz de mentirme-decía dándose pequeños golpecitos en la frente con ambas manos hechas puño-…algo está mal…  -dijo al desviar su mirada del piso a su cama y mirando el libro que había estado leyendo antes de la conversación con Pam-…¡eso es!-se dijo a si misma al ponerse rápidamente de pie y aproximarse a su cama, tomando el libro entre sus manos y sentándose en esta-…debo terminar de leerlos-dijo en un tono serio aun sintiendo sus ojos cristalinos, abrió el libro con la llave y continuo su lectura-.

Por mucho que quiso subir a ver a la pelirroja en esos instantes no pudo lograrlo debido a que tras varios minutos de acompañar a la morena durante su cena esta se notaba seria y desanimada por lo que preocupada quiso saber que tenia y tras varias preguntas logro hacer que la morena hablara de una forma sincera con ella aunque al principio se noto seria ante cada palabra de la morena después se enterneció al confirmar sus sospechas sobre sus sentimientos y actitudes con la pelirroja y al final termino dándole palabras de aliento y apoyo a una triste y agradecida morena que la abrazaba con algo de nostalgia y lagrimas en los ojos, al final de la plática la morena se ofreció a ayudar a Pam a limpiar la cocina esta acepto y continuaron hablando un poco, asiendo que la mente de Pam olvidara por algunos instantes a la pelirroja ya que en su mente ahora ocupaba lugar una hipótesis sobre esta debido a lo que acababa de decírsela morena minutos atrás, al menos ahora tenía más claro porque actuaban así las chicas, por su parte la pelirroja tras varios intentos de enfocarse en su lectura simplemente cedió ante la confusión y frustración que sentía en esos momentos al no comprender nada de lo que había pasado y lo que le había dicho Pam, por mucho que se esforzó en concentrarse simplemente la duda le impidió continuar su lectura por lo que solo logro terminar aquel delgado libro haciendo a un lado los otros 2, sintiéndose confundida decidió tomar una ducha la cual no alargo debido a un dolor de cabeza que le dio estando en ella, tratando de calmar su dolor se puso algo cómodo y se recostó en su cama maldiciéndose por haber tirado las pastillas obsequiadas por Pam, trato de retomar la lectura del nuevo libro pero le fue imposible, toda aquella situación le impedía encontrarle sentido a las palabras por lo que harta  los escondió en su lugar ya designado y seco un poco su cabello, recostándose nuevamente tras esto continuo dándole vueltas al asunto por varios minutos más hasta que cansada de tanto pensar y rebuscar alguna respuesta simplemente la fatiga mental la venció y se quedo dormida.

-¡Lena qué bueno que llegas!-exclamo emocionada al ver a la pelirroja acercarse a ella por lo que se aproximo a esta y la abrazo-.
-…me pediste verme más temprano-dijo correspondiendo el abrazo pero sintiéndose extraña por el tono de vos de su amiga-… ¿porque querías verme antes de clases? Tú ve que hacer que Rosme me trajera antes-dijo algo divertida al recordar el susto que le había dado a su chofer cuando esta lo sorprendió en el jardín 1 hora antes de lo acostumbrado-.
-es que te extrañe mucho-dijo tomándola de la cintura y sonriéndole-…eres como mi hermana Lena cada momento que paso contigo es único para mí-dijo sonriéndole tiernamente mientras Lena la abrazaba del cuello-.
-también me gusta pasar tiempo contigo-dijo uniendo su frente con la de la rubia-…y no lo cambiaría por nada-dijo para después besarla brevemente-.
-…bueno Lenita hermosa hay algo de lo que quiero hablar contigo-dijo al tomarla de las manos y mirarla directamente a los ojos-…pero aquí no-dijo viendo a su alrededor a algunos profesores y docentes pasar los cuales iban llegando al colegio-… ¿vamos al jardín de atrás si?-dijo sonriéndole algo nerviosa mientras caminaba tomada de la mano de la pelirroja después de que esta le asintiera y sonriera-.
-de hecho también quisiera decirte algo pero quiero que primero hables tú ¿sí?-decía mientras caminaba junto con Masha hacia el jardín trasero-.
-está bien, solo porque en verdad es importante-continuaba diciendo antes de irse por un lado del gran edificio en donde tomaban clases, sin mirar a la pelirroja-.

Y mientras las chicas se dirigían a un lugar tranquilo y lejano en el jardín trasero, para poder hablar amenamente sin alguna interrupción futura, una apurada morena terminaba de colocarse su camisa del uniforme junto con un suéter saco para después bajar rápidamente a la cocina en donde encontró su plato servido y tras saludar a Pam se dispuso a desayunar tranquilamente, percatándose de la ausencia de la pelirroja por lo que prefirió guardar silencio hasta después de varios minutos, en los que ya había consumido más de la mitad de su desayuno.

-¿Lena no desayunara hoy?-pregunto confusa por fin tras varios minutos de intentar no hacerlo, mientras miraba a Pam quien se encontraba de espaldas a ella-.
-...ya lo hizo de hecho...ella se fue al colegio más temprano-dijo al girar su cabeza y mirar a Yulia quien soltaba la cuchara que tenía en la mano y se ponía de pie de golpe, entre sorprendida y confusa-.
-¿cómo? ... ¿ella ya se fue?-pregunto mientras miraba el reloj que estaba en la pared-...pero falta más de media hora para que inicien las clases-espeto aun sin poder creer del todo lo que escuchaba-.
-lo sé mi pequeña, no me dijo mucho la verdad, simplemente me dijo que tenía que hacer algo importante y se fue-dijo al voltear por completo y mirar a la morena-...tiene cerca de 30 minutos que ella se fue-dijo al mirar el mismo reloj de pared que había visto la morena segundos atrás-.
-¿algo importante?-se cuestiono en un susurro-... seguramente quiso ver a Masha antes de tiempo-dijo poniéndose seria y con cierto tono de fastidio-.
-posiblemente-respondió sonriéndole a la morena aunque la verdad no estaba muy convencida de su respuesta-... mi niña no te pongas así, es normal que Lena quiera ver a su mejor amiga antes de las clases ya que en estas no pueden hablar como les gustaría-.
-si claro-espeto sarcástica mientras dejaba su plato en el fregadero-...hablar, todo el tiempo hacen eso-espeto aun con el tono de fastidio que trataba de disimular-...bueno mejor para mi, supongo que haré lo mismo-dijo al levantar las cejas repentinamente-...me lavare los dientes, podrías decirle a Rosme que esté listo porque nos vamos en 5 minutos-pidió mientras se encaminaba a la salida de la cocina-.
-está bien mi niña pero...  ¿también saldrás antes al colegio?-cuestiono curiosa al ver como la morena salía rápidamente de la cocina-.
-¡sí!-fue lo único que exclamo la morena como respuesta antes de entrar al baño del primer piso y cerrar la puerta-.

Tras varios minutos en el baño la morena salió de este rápidamente, entro a la cocina tomo su mochila y se despidió de Pam con un beso en la mejilla y a cambio recibió un apretón de mejillas por parte de la mujer haciendo que ambas sonrieran y la mujer le avisara que Rosme la esperaba, la morena agradeció y salió rápidamente de la casa Katin, y mientras subía al auto y este emprendía su camino al colegio en donde las chicas estudiaban, a unos minutos de distancia de ese lugar se encontraban una pelirroja y una rubia serias y calladas en medio de una tensa situación en la cual ya llevaban varios minutos sin articular palabra, por lo que la rubia solo miraba a la pelirroja con coraje y pena.

-...es que no puede ser-articulo por fin tras varios minutos en silencio mientras apretaba algo con la palma de su mano-...no está pasando-decía apretando los ojos para impedir que lagrimas salieran de estos, trago saliva con dificultad debido al nudo que sentía en esta-...¿porque?-fue lo único que atino a  decir antes de bajar la mirada junto con su rostro y llevarse una mano a los ojos cubriéndolos con ella-...quiere decir...que-nuevamente articulo con trabajo y por ultimo antes de dejarse caer de rodillas en el césped bajo el árbol en el que se encontraban las chicas, y sin más comenzó a llorar amargamente-....¡NO!
-¡Lena!-exclamo preocupada al mirar a su amiga en el césped por lo que rápidamente se arrodillo junto a ella y la abrazo con fuerza-...¡Lena!-volvió a exclamar sintiéndose impotente por no poder hacer nada por lo que pequeñas lagrimas comenzaron a salir de sus ojos-...no entiendo bien que significa esto pero... ahora más que nunca te digo que estoy contigo, no te dejare sola-decía mientras escuchaba a su triste amiga sollozar en su hombro-...algo pasa y no podemos permitir que siga así-decía entre leves susurros ya que cada vez la pelirroja lloraba con más fuerza-.
-Masha...-dijo en un susurro como lamento mientras se dejaba abrazar por su amiga-...Masha...
-Lena...mi Lena, tranquila... alteradas no lograremos nada, lo sabes-decía limpiándose las lagrimas pero sin dejar de abrazar a la pelirroja-.
- ya no entiendo nada-exclamo molesta por lo que más lagrimas salieron de sus ojos mientras Masha la tomaba de los hombros y la miraba de frente-... ¿qué significa?-.
-ya te lo dije, hable con mi abuelo sin tratar de decirle esto y... solo me dijo lo mismo que cuando ambas fuimos a su casa-dijo apenada bajando la vista y sintiéndose mal al ver en ese estado a su amiga-...Lena tenemos que averiguar que paso-dijo sutilmente asiendo que Lena abriera los ojos y le prestara atención-...dijiste que tenias algo que decirme ¿no es así?.. Dime que es, quizá... si es relacionado con esto pueda ayudarnos-dijo mirando a la pelirroja mientras esta sorbía su nariz y se secaba los ojos con el regazo de la manga de su uniforme-...necesitamos saber que está pasando-dijo al limpiarle la otra mejilla a la pelirroja mientras esta volvía a sorber la nariz mientras asentía con resignación-.

Tras este pequeño percance con la rubia y la pelirroja la tención de aquella situación disminuía solo un poco, permitiéndoles pensar y hablar con mejor claridad entre ellas, mientras tanto la morena llegaba al colegio casi 15 minutos antes de iniciar clases los cuales ocupo para vagar por el colegio sin dar mucha importancia a los pocos alumnos que había por donde ella, se dirigió al segundo piso, al salón de la pelirroja para ser exactos pero se disgustó un poco al no encontrar más que a 4 alumnos en él y ninguno era la pelirroja, ni siquiera la rubia por lo que un tanto seria continuo caminando sin rumbo alguno hasta que tras 10 minutos de caminar por el colegio la chica castaña muy alegre la encontró por lo que tras un saludo y un abrazo, decidieron caminar de vuelta a su salón en donde tomaron las primeras clases del día (que duraban 50 minutos cada una).

-por eso te digo que debo que dárselo-se excusaba mientras caminaba junto a una disgustada Alex que solo miraba hacia otro lado-entiende este cuaderno era para la segunda y tercera clase-decía tratando de ver a la castaña quien solo evadía su mirada-.
-si está bien entiendo que sea importante pero si tanto lo hubiera sido para ella ¿porque lo olvido?-cuestiono molesta al mirar a la morena haciendo que esta frenara su paso justo unos metros antes de llegar al salón de la pelirroja-.
-pues...la verdad no sé, Pam me dijo que esta mañana se fue muy apurada-dijo algo pensativa al recordar las palabras de aquella mujer-...dijo que Lena tenía algo muy importante por hacer por eso se fue muy temprano-decía algo pensativa mientras retomaba u camino en dirección al salón de la pelirroja-.
-..Seguramente quiso venir a besuquearse con su amiguita la rubia “mírame que me creo el centro del universo”-espeto molesta asiendo un ademan moviendo las manos a su alrededor como resaltando su figura mientras caminaba como si modelara pero de una forma torpe-.











TO BE COTINUED...................







MAÑANA CONTI DE LOS SIGUIENTES CAPITULOS!! CUIDENCE NO OLVIDEN COMENTAR I love you


Última edición por Raven Black el Jue Ene 14, 2016 2:46 pm, editado 1 vez

Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Edirbr el Lun Ene 11, 2016 7:38 pm

Hola Levan ,Raven oh como quieras llamarte jajajaja me encanta volver a saber de ti, esta historia me fascina y espero con ansias que la continúes hasta el capítulo en el cual la dejaste en el otro foro, y así poder seguir con esta lectura que tanto me intriga, te envió saludos y gracias por publicarla en este foro que es genial Smile


Edirbr

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Edirbr el Lun Ene 11, 2016 7:48 pm

Ah se me olvido comentarte que recibí tu correo gracias!

Edirbr

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Jue Ene 14, 2016 2:40 pm

Edirbr ahh jaja Hola! me algra leerte nuevamente!!! *u* que bien jaja!, lamento no haber subido conti hace dos dias pero no se preocupen que aqui esta la conti de aquel dia y la de hoy misom!! disfruten mucho y cuidence, hasta la proxima CONTI!!!!!










-----------------------












CAPITULO 13. VERDADES SIERTAS, VERDADES FALSAS IICONFUCIONES



-pues...la verdad no sé, Pam me dijo que esta mañana se fue muy apurada-dijo algo pensativa al recordar las palabras de aquella mujer-...dijo que Lena tenía algo muy importante por hacer por eso se fue muy temprano-decía algo pensativa mientras retomaba u camino en dirección al salón de la pelirroja-.
-..Seguramente quiso venir a besuquearse con su amiguita la rubia mírame que me creo el centro del universo-espeto molesta asiendo un ademan moviendo las manos a su alrededor como resaltando su figura mientras caminaba como si modelara pero de una forma torpe-…

....¿qué otra cosa de provecho podrían hacer ellas dos juntas?-pregunto molesta haciendo que la morena frenara de golpe justo al estar frente al salón de la pelirroja-.
-escucha-dijo seria mientras giraba la cabeza para ver a Alex-...por lo que haya sido lo olvidó y punto-dijo mirando con seriedad a su novia quien se puso un poco nerviosa y cambio su expresión de enojo por una apenada-…Además yo no te pedí que me acompañaras, te dije que me esperaras en el salón, sabias que vendría aquí y aun así aceptaste venir ¿no?-espeto algo molesta sin quitar la mirada seria de la castaña-…además ellas no son nada-dijo esto último en un bajo susurro básicamente para sí misma por lo que la castaña no lo escucho-.
-...bueno si, pero-comenzó a decir un tanto apenada en forma de escusa cuando desvió su mirada de la morena hacia la mujer que estaba tras esta por lo que la morena al ver su cambio de vista volteo de igual forma y se encontró con la mirada de aquella profesora-.
-profesora buen día-dijo a modo de saludo cambiando su semblante serio y molesto por uno más sereno y relajado-...disculpe si interrumpimos yo solo, quería entregarle esto a...
-en ningún momento interrumpieron-aclaró de forma amable mientras salía del salón permitiendo que algunos alumnos hicieran lo mismo-...mi clase ya termino... ¿Yulia verdad?-pregunto curiosa mientras entrecerraba sus ojos y miraba a la morena quien asentía con algo de confusión-...eres prima de Katina, Elena ¿no es así?-cuestiono nuevamente mientras guardaba algunas cosas que llevaba en la mano, en su bolso-.
-¿cómo?-cuestiono la morena un tanto desubicada-...no, yo...
-disculpa que no te atienda como se deba pero necesito ir a dejar unos papeles a la oficina para antes de mi última clase, pero qué bueno que te veo quería saber ¿porque Elena no vino hoy a clases??-cuestiono curiosa mientras miraba de reojo a la castaña quien se sorprendía un poco al escuchar esto-.
-¿como dijo?-pregunto confusa tras escuchar a la profesora-...que Lena no... Pero si ella si vino incluso hasta se fue...
-¡a ya veo!-exclamo alegrada mirando tras la castaña-...seguro tuvo algún inconveniente no?... bueno ya me lo explicara ella imagino-espeto sin dejar de sonreír ni mirar tras la castaña por lo que tanto ella como la morena voltearon confusas mirando como la profesora se alejaba de ellas-...señorita Katina-.
-profesora yo... ¿qué sucede?-cuestiono confusa al mirar a Yulia y a Alex en la entrada de su salón por lo que sin soltar la mano de Masha se aproximo hasta donde estas se encontraban con su profesora-.
-señorita Katina que bueno que la veo-espeto al aproximarse a la pelirroja y la rubia-...mira tengo que dejar algunos papeles en la oficina pero necesito saber también cuando podre hacerte el examen que me debes, entiendo tus problemas crónicos de salud,  pero necesito una respuesta pronto-espeto algo seria mirando detenidamente a la pelirroja quien solo bajo la mirada cuando la morena y la castaña arquearon las cejas al escuchar a la profesora-.
-si lo sé, amm ¿le parece si al volver le explico y le respondo?-cuestiono algo nerviosa mirando de reojo a Yulia y a Alex-...no quiero quitarle más su tiempo ahora-dijo de forma educada mientras se alejaba un poco de ahí, junto con la profesora-.
-de acuerdo Katina pero me debes una explicación al volver-dijo mirándola no muy convencida de las palabras de la pelirroja-... te encargo al grupo 10 minutos ¿sí?, ya vuelvo-dijo algo resignada mientras suspiraba con algo de pesadez al mirar su bolso para después irse con paso apresurado de aquel lugar-.-claro profesora no se preocupe... yo los controlo-exclamó cuando la profesora ya iba bajando las escaleras por lo que solo levanto la mano en señal de gratitud mientras la morena se acercaba a la pelirroja-.
-Lena ¿dónde estabas?... ¿no entraste a clases?-cuestiono entre confundida y preocupada al recordar las palabras de aquella profesora-... ¿te has sentido mal de nuevo?-.
-...eso no te incumbe...no, no entre-espeto algo nerviosa mientras volteaba a ver a la morena-... eso tampoco debería importarte-espeto esto último más que con molestia con un toque de pena en su voz mientras desviaba su mirada de los ojos de la morena a sus manos-...¡mi cuaderno!-exclamó sorprendida al verlo entre las manos de la morena-.
-¡sí!-exclamó al mirar el cuaderno que tenia-...yo vine porque... bueno, lo dejaste en la casa esta mañana-aclaro desviando su mirada de la pelirroja a la castaña quien la abrazó del brazo y miro con seriedad a la pelirroja-...toma-dijo estirando sus manos y ofreciéndole el cuaderno a la pelirroja-.
-no lo puedo creer-espeto al tomar el cuaderno entre sus manos-... hoy haria revisión de el-dijo sonriendo aliviada al mirar su cuaderno-... muchas gracias-dijo sonriéndole agradecida a la morena mientras Masha tomaba su cuaderno y le sonreía a la pelirroja quien le devolvió la sonrisa-...salí tan rápido que no me di cuenta que lo olvidaba-dijo mirando a la morena pero dejando de sonreír y desviando la mirada cuando Alex recargo su cabeza en el regazo de Yulia-...no te quito mas tu tiempo, gracias-espeto nuevamente al mirar de reojo el cuaderno que sostenía Masha para después mirar seriamente a Alex-...Alex-dijo arqueando rápidamente las cejas y con su habitual y frio tono de voz en señal de saludo-.
-Elena-respondió de la misma forma de la pelirroja sin levantar su cabeza del hombro de Yulia-.
-...bueno, ya puedes irte-dijo mientras tomaba de la mano a Masha y se disponía a caminar con ella asía su salón-.
-Lena-exclamo mientras la pelirroja pasaba junto a ella seguida de Masha haciendo que ambas se detuvieran y la miraran extrañadas-...tu...no me ordenas, y me...me voy porque...así lo decido-dijo apenada al tomar la mano de Alex-vámonos Alex-dijo para después irse rápidamente de ahí sin soltar a Alex quien por instantes intercambio una mirada de duda con la rubia y la pelirroja por el nerviosismo e inseguridad en la voz de Yulia-.
-Seré poco observadora y lo que quieras pero...ella no iba a reprocharte, para mí que se arrepintió de decirte algo-dijo con un tono algo confuso mientras negaba con la cabeza y daba media vuelta para entrar al salón sin soltar a la pelirroja-.
-no, no creo...además no me importa-dijo fingiendo fastidio aunque en el fondo sabía que Masha tenía razón-.

Y aunque ella misma había percibido el repentino cambio de palabras de Yulia antes de que se fuera puesto que ni siquiera le reprocho con verdadero enojo o al menos eso iba pensando mientras entraba a su salón de clases un poco confusa ya que pensaba en lo que realmente le había querido decir la morena en ese instante y mientras continuaba así y se disponía a poner orden en el salón durante la ausencia de la profesora, una extrañada castaña iba interrogando a una callada morena que caminaba rápidamente con dirección a su salón de clases sin soltarle la mano a Alex.
-Vas muy rápido-se quejo al soltarse del agarre de la morena por lo que esta salió de sus pensamientos deteniéndose y girando para ver a la castaña-.
-¿qué pasa?-cuestiono extrañada al mirar a la castaña-.
-eso mismo quiero saber de repente le gritaste a Lena y te fuiste rápidamente como huyendo de ella-espeto confusa al mirar a la morena-.
-bueno... no tenía nada más que hacer con ella-mintió mientras se acercaba a la castaña-...te dije que solo iba a dejarle su cuaderno y ya-dijo aminorando la importancia de esa situación mientras acariciaba los hombros de una confundida castaña-...además tenemos clases y no pienso perderlas solo por su descuido-dijo girando los ojos asía un lado para después sonreír y mirar nuevamente a Alex-...así que hay que apurarnos-dijo ara después besarle dulcemente a la castaña y luego separarse de ella mientras le sonreía tiernamente-.
-está bien, si tienes razón, no lo valen-dijo sonriéndole a Yulia para después tomarla de la mano y caminar rápidamente asía su salón con una enorme sonrisa en su rostro, sin percatarse que la morena tenía un semblante serio y pensativo-.
-claro-dijo sin más caminando tras Alex sin soltarle la mano mientras tenía algo en su mente que la había dejado intranquila *tenía los ojos rojos...estuvo llorando pero... ¿porque?-.

Y con ese pensamiento merodeando en su cabeza llego a su salón de clase y tras soltar un suspiro pesaroso cambio su semblante serio por uno más relajado y así se dirigió a su asiento junto a Alex para seguir tomando sus clases, así como lo hacían por su parte la Rubia y la pelirroja quienes aun estaban un tanto inquietas por lo que habían estado hablando el resto de la mañana y por lo que no habían asistido a las primeras 2 clases de aquel día.

-...cualquier cosa no dudes en contactarme-le decía en tono bajo mientras la miraba seriamente y le acariciaba los hombros, no estamos solas Lena-dijo por ultimo para después abrasarla tiernamente ya que la morena acababa de llegar junto con Alex-...cuídate mucho-dijo esto en un susurro pegándose al cuello de la pelirroja por lo que esta sonrió un poco ante el contacto que le había provocado cosquillas-te quiero Lena-dijo por ultimo para después separarse de ella y darle un sutil beso en la mejilla y otro en la frente-.
-muchas gracias-dijo sonriéndole dulcemente y agradecida-...así será-dijo tomándola de las manos y suspirando a modo de ánimo-...también cuídate-dijo para después tomar la mochila que estaba junto a su pie y colgársela en un hombro-...¡nos vemos mañana!-exclamó sonriendo mientras se despedía de Masha con el ademan de la mano ya que esta se estaba alejando por lo que hizo lo mismo al estar junto al auto de su madre-...buenas tardes-dijo un poco alto al mirar a la madre de Masha y saludarla de igual manera siendo correspondida por la mujer que le sonrió muy animosa quien comenzaba a poner reversa al auto para después irse de ahí-...gracias-...dijo esta vez sin sonreirá y viendo el auto en donde su mejor amiga estaba, alejándose rápidamente de ahí, por lo que tras un suspiro resignado dio media vuelta para dirigirse al propio pero hizo una cara de desagrado al ver algo más-...¡no te tardes quieres!-exclamó con cierto tono de irritación mientras pasaba junto a la morena y la castaña quienes se besaban por lo que al escucharla se separaron sorpresivamente-.
-ya tengo que irme-decía Yulia mirando a Alex mientras la pelirroja subía al auto y cerraba la puerta-...te veo mañana ¿sí?-dijo sonriéndole a Alex por lo que esta hizo lo mismo-.
-está bien mi vida-dijo para volver a besarla unos instantes más y con ello aprovecho para mirar hacia el auto divisando a Lena quien tenía la vista al frente, pero se veía extraña, como ausente, con la mirada perdida en sí-...tu también cuídate-dijo separándose de Yulia y sonriéndole para luego dar media vuelta e irse de ahí-.
-...te hablare más tarde-dijo sonriéndole a Alex mientras esta giraba su cabeza y le lanzaba un beso para luego seguir caminando con la visa al frente mientras la morena se dirigía al auto y entraba en el abriendo la puerta contraria a Lena-...ya lo siento, podemos irnos ahora Rosme-dijo algo apenada al mirar a aquel hombre quien solo le sonrió cómplice mente para después encender el auto-.

El viaje de regreso a su hogar transcurrió muy tranquila y silenciosamente, aunque fue un poco más largo de lo usual debido a que tuvieron que pasar por algo de combustible y durante todo ese tiempo de trayecto la morena miro interminables veces a la pelirroja ya fuera de reojo o como reflejo por la ventana por lo que se preocupo un poco ya que en ningún momento la pelirroja había articulado palabra incluso tenía un semblante ido, su mirada había estado perdida durante todo el camino

-Lena-espeto nuevamente tras varios minutos de estar pensando si le hablaría o no-oye Lena-espeto nuevamente mirando a la pelirroja inclinando su cuerpo hacia donde esta se encontraba para mirarla más de cerca-…¿Lena?-espeto en susurro al estar más cerca de la pelirroja y estirar su mano, extendiendo su dedo y acercándolo a la mejilla de la pelirroja-…Lena-dijo nuevamente en susurro justo antes de que la yema de su dedo tocara la suave piel pecosa de la pelirroja-.
-¿Qué?-exclamó volviendo en si al enderezarse de golpe (debido a que estaba recargada en la puerta del auto) por lo que la morena dio un pequeño salto ante esta reacción inesperada y regreso de golpe a su lugar-… ¿Qué?-cuestionó entre ida y desanimada al mirar a la morena quien al parecer se había asustado por la reacción de ella-.
-…llevo un par de minutos hablándote-dijo al recobrar su postura serena-…y no reaccionas y bueno… la verdad es que mmm-comenzó a decir con pausas un poco más largas al no saber cómo seguir hablando con la pelirroja quien tenía la mirada clavada en ella por lo que se sentía un poco insegura-… me preocupa digo… es preocupante-se corrigió rápidamente al darse cuenta de la importancia que estaba demostrando por la pelirroja-…si preocupante, que tú no entres a clases y que de repente dejes de criticar gente y te quedes cayada-espeto confundida ya que no sabía cómo llegar “al grano” con la pelirroja-…eso no va contigo y… además-guardó  silencio unos momentos y luego suspiro de mala gana-…escucha, la verdad no comprendo porque de repente dejas de demostrar interés por los estudios, tampoco entiendo porque te has vuelto más…reservada con todos, mira que no soy la única que lo nota, es extraño verte pasar y que no digas nada al respecto cuando alguien se topa en tú camino, no comprendo porque incluso llegas a evadir a los alumnos-dijo frunciendo el seño al pensar en las veces que había visto a la pelirroja hacer eso-… es extraño que te hayan dado dolores de cabeza cuando se supone que estabas tomando medicamento contra ello, no tiene ni un mes que lo dejaste y tengo entendido que los dolores seguían según lo dijo tú profesora-dijo esto algo molesta al recordar a la profesora con la que se había topado en el salón de Lena en la mañana-… ni siquiera presentaste un examen, ¿Qué pasa si hubieras reprobado? –le cuestiono seria ya que se había imaginado que todo esto era debido a su relación con Masha-… ¿vale la pena perder el semestre solo por tú tonta noviecita?-cuestiono molesta tratando de ocultar los celos que en ese momento se habían escapado de ella-…además mira…
-espera… ¿Qué dijiste?-cuestiono tras fruncir el seño con confusión al analizar las palabras de la morena-…. ¿mi noviecita? … a que te re… ¡ah! ¿Estás hablando de Masha?-cuestiono entre confundida y divertida al comprender sus palabras-…que te quede claro que yo puedo hacer lo que…
-¡sí! ¡Sí! Ya se-exclamó molesta interrumpiendo a la pelirroja quien solo abrió grande sus ojos ante esta reacción-…puedes hacer lo que quieras con quien quieras y a nadie debe importarle, mucho menos a mí, lo sé perfectamente, no tienes porque recordármelo cada 2 horas-espeto algo fastidiada mientras miraba el piso del auto-…no tienes que recordarme algo que sé de sobremanera-.
-…entonces ¿para qué tanta insistencia en interrogar por mi vida?-cuestiono con un semblante serio y un tono algo molesto y chillón-… si tanto te molesta ¡aléjate de mí y ya!-espeto con un tono irritante y chillón que había adoptado  desde hacía ya varios años-.
-… ¿demonios porque hablas así?-cuestiono seria al mirar nuevamente a la pelirroja-…estábamos hablando bien no empieces a comportarte como una diva de nuevo-se quejo molesta por el tonito “fresa” que Lena estaba utilizando nuevamente-.
-¿qué tonito?... es mi tono habitual-dijo con el mismo tono en su voz-.
-¡claro que no!, llevas días sin hablar así! Sin criticar a nadie, te he escuchado hablar con Pam y Masha y ese no es tono con el que te expresas, ¿Por qué haces esto?-.
-¡porque no me dejas en paz!-se quejo al desviar su mirada de Yulia-…además tú comenzaste, estas culpando a mi Masha de cosas que no son ciertas, mira que si falto a clases o me dan dolores no es por ella, es todo lo contrario y además son cosas mías ¡que no te importan!-exclamó con algo de fuerza mirando a la morena-.
-exacto son cosas que no deben importarme, ¡y sin en cambio lo hacen!-dijo de una forma despechada sin apartar la vista de la pelirroja-… y por más que intente parece que jamás dejaran de hacerlo, siempre van a importarme tus asuntos, tú vida… ¡TÚ Lena!-exclamó entre molesta y triste al desviar su mirada de la pelirroja hacia la ventana de su lado notando que ya estaban llegando a la casa Katin-…porque te vi en la mañana, vi tus ojos Lena-dijo nuevamente seria al mirar a la pelirroja-… eso de que las cosas te pasan porque así lo quieres es mentira, tú estabas llorando, habías llorado y allá sido o no Masha la causante de esto, yo no creo que hallas llorado solo porque te nació hacerlo-dijo aun con ese hilillo de voz triste-… pero igual se que jamás te mostraras tal cual ante mí, por alguna razón muy grande todo tú enojo y fastidio será solo para mi, siempre seré con quien te desquites aunque no sea la causante de nada-dijo sintiendo un nudo en la garganta por lo que guardo silencia mientras veía de reojo por su ventanilla que el auto ya se había estacionado-…no sé porque me tomaste como tú más grande despecho cuando lo único que he hecho es preocuparme por ti y ¡por tú maldito bien estar!, pero bueno es más que obvio que eso a ti no te importa ni interesa, a fin de cuentas eres una Katin y serás igual de hipócrita y cretina que tú padre-dijo esto con frialdad y los ojos cristalinos mientras tomaba su mochila-…eso era todo, gracias por tú atención-dijo seria al abrir la puerta del auto y salir del sin mirar a tras-.
-… ¡y tú que puedes saber!-exclamó molesta cerrando los ojos con fuerza-… ¡tú no sabes nada! ¡Volkova eres una idiota!-exclamó con más fuerza al mirar la puerta por donde había salido la morena-… debes recordar lo que dijo tú padre-se dijo con cierto tono en la voz entre enojo, despecho y tristeza-recuerda lo que dijo-se dijo esto nuevamente mientras tomaba su mochila-.

Y justo mientras la pelirroja bajaba del auto recordó las palabras que le había dicho su padre años atrás una de las pocas veces que había entrado a su oficina, le había dejado en claro que no debía olvidarlas porque eran ciertas por lo que la pelirroja se sentía un poco triste al recordar las indicaciones de su padre, pero justo antes de entrar a su casa otro pensamiento llego a su mente pues recordó lo que estaba sucediendo desde hace ya varias semanas atrás precisamente también con su padre esa extraña actitud que había tomado al estar molesto, por lo que su semblante de tristeza cambio rápidamente a uno de dudas y seriedad, y aun con esos pensamientos se dirigió a su habitación al ver el reloj que había junto a la oficina de su padre no eran más de las 3 por lo que Pam no se encontraba ya que ella iba al mercado de 2 a 3 ese día, llego a su habitación y tras cerrarla con seguro saco un libro del lugar donde escondía los 3 y recostándose en su cama se dispuso a continuar su lectura y tras varios minutos de leer con detenimiento inesperadamente un pensamiento abarco su mente, impidiendo que continuara concentrándose en su lectura por más tiempo *Yulia…*











---------------------------












CAPITULO 14. EL RE-CUENTO SOBRE LA VERDAD I

…y aun con esos pensamientos se dirigió a su habitación al ver el reloj que había junto a la oficina de su padre no eran más de las 3 por lo que Pam no se encontraba ya que ella iba al mercado de 2 a 3 ese día, llego a su habitación y tras cerrarla con seguro saco un libro del lugar donde escondía los 3 y recostándose en su cama se dispuso a continuar su lectura y tras varios minutos de leer con detenimiento inesperadamente un pensamiento abarco su mente, impidiendo que continuara concentrándose en su lectura por más tiempo *Yulia…*

-¿Mmm?-balbuceo al abrir los ojos y mirar a su alrededor, se había quedado dormida-…pero ¿qué?-cuestiono curiosa mientras se incorporaba en su cama y miraba el libro que posaba en su abdomen, lo tomo con cuidado y lo cerro-…diablos, me quede dormida-espeto mientras tallaba sus ojos y se estiraba, para después mirar su celular-…¡las 4!-exclamó sorprendida por lo que termino por despertarse bien y levantarse de su cama-…¡Pam!-exclamó al pegar su cabeza en la puerta de su habitación y percibir leves ruidos provenir de la planta baja-.

Tras abrir su puerta y corroborar que efectivamente había movimiento en la cocina la pelirroja sonrió aliviada, se coloco un pantalón deportivo holgado y cambio su camisa escolar por una camiseta, se puso una chamarra y salió rápidamente de su habitación una vez segura que los libros estaban bien escondidas, bajo las escaleras rápidamente pero al no tener zapatos no hizo ruido alguno, llego frente a la oficina de su padre y tras mirar la de reojo se dirigió a la cocina justo estando a unos metros de entrar diviso a Pam de espaldas por lo que no pudo evitar sonreír y justo antes de que articulara palabra escucho un sollozo proveniente de la cocina por lo que detuvo de golpe su andar y se quedo parada a solo 3 pasos de entrar en la cocina.

-mi niña tranquila no debes ponerte así-decía con cariño mientras le acariciaba el cabello a la chica sentada junto a ella-.
-es que ya no entiendo nada Pam, yo no he hecho nada para que sea así conmigo-decía tallándose los ojos para evitar seguir llorando-…no sé porque cambio tan radicalmente-.
-bueno mi niña, sabes que con el tiempo las personas van conociendo cosas nuevas con las que cambian un poco su forma de actuar y las personas que entran en la vida también modifican un poco el cómo eres-explicaba tratando de calmar el llanto de la chica-.
-tú lo has dicho, pequeñas modificaciones no un cambio completo de personalidad, la verdad no sé porque es así-decía mirando la mesa con duda-… he tratado de recordar en verdad, quiero recordar desde que momento ella comenzó a cambiar y… no lo sé-dijo al mirar nuevamente a la mujer junto a ella-… a veces siento que la responsable de esto soy yo-decía con un dejo de tristeza mientras sus ojos volvían a cristalizarse-.
-espera un momento-dijo al tomarla de los hombros y mirarla directamente a los ojos-…es cierto que las personas pueden llegar a cambiar a otras ya sea proponiéndoselo o no, el cambio humano es algo inevitable-dijo mirando de reojo hacia un lado tratando de ver la entrada de la cocina(que estaba a sus espaldas)-… cuando las personas cambian es porque hay razones incluso más grandes que ellos mismos no pueden sobrellevar y lo único que hacen es cambiar y adaptarse a lo nuevo que la vida les trae, a veces los cambios son tan radicales que a las personas no les queda de otra que cambiar tanto que incluso se les llega a desconocer-dijo secando las lagrimas de la triste morena-…y quiero que sepas, que tú no eres culpable de nada de lo que pasa en este lugar, si el señor Sergey tiene un carácter explosivo es porque el también ha vivido cosas que quizá no logro sobrellevar, si tú te sientes culpable es porque te impiden muchas cosas lo cual no debería ser y tendremos que arreglar-dijo sonriéndole cómplice mente a la morena-… incluso si Lena es como es ahora posiblemente sucedió lo mismo con ella, el cambio de actitud de su padre, su jaqueca y quizá otros factores más, contribuyeron a su cambio de actitud de esa forma, pero no debes sentirte culpable por ello, ni tú ni ella deben sentirse mal por como son ahora, tú también has cambiado mi niña cada vez eres una chica con mejores principios y ética, eres una persona muy pura que a pesar de todo sigues buscando formas de sonreír y cosas para seguir adelante-dijo sonriéndole tiernamente a la morena por lo que esta sonrió tímidamente-.
-…lo hago porque si no aprovechas la vida es como si no la vivieras-dijo bajando un poco la mirada-… admito que la actitud de Lena para conmigo dolió demasiado, aun duele y más porque antes de eso ella y yo éramos muy unidas, éramos amigas ella solía contarme sus problemas y yo los míos, solíamos jugar y pasar más tiempo juntas y por más que intente seguir con lo mismo simplemente ella cambio-dijo con un dejo de tristeza al volver a mirar a Pam-… si yo no soy la culpable de que cambiara así, entonces ¿que pudo ser Pam?... yo se que su padre tuvo algo que ver porque incluso el cambio también-dijo algo seria para después soltar un suspiro-…la verdad aun duele cuando Lena se porta así conmigo, y bueno quizá no vuelva a ser como antes pero yo a ella la querré como la quise cuando éramos muy unidas, justo antes de que conociera a Masha o yo a Alex, justo antes de que le diagnosticaran esa jaqueca crónica, la voy a querer porque simplemente eso hago desde que nos conocemos-dijo soltando otro suspiro resignado y con un tono algo triste-… me gustaría decirle que a pesar de todo yo sigo aquí aunque ella no lo note, estoy aquí para ella y que con mi apoyo siempre contara-dijo pestañeando varias veces ya que sentía algo pegajosos sus ojos puesto que ya no lloraba-… que la quiero mucho y que en verdad solo quiero verla feliz-.
-…no lo sé mi niña, así como dices quizá no vuelva a ser como antes pero si de algo estoy segura es de que ella también te quiere y aunque no lo demuestre seguro también se preocupa por tú bienestar-dijo al acariciarle la cara a la morena-…así que ya no te quiero ver triste, no tienes porque estarlo, Lena estará bien si sigue con su tratamiento y sé que es fuerte y lograra salir adelante -...así como tú debes continuar con tus razones para seguir sonriendo en la vida
-claro que si porque aun las tengo, esas razones son tú y Alex, gracias a ustedes yo sonrió día con día y me animan a seguir-…así como el recuerdo de la Lena con la que tanto compartí antes, el tener esos recuerdos me ayuda a ponerme en pie justo ante la nueva Lena que me tira a diario-.
-Lena es la misma razón por la que te caes y levantas-espeto algo curiosa al sonreírle a la morena-… que curiosa metáfora-.
-sí lo mismo pensé yo y…es la verdad-dijo para después soltar una risilla que divirtió a Pam por lo que también rio haciendo que la morena riera nuevamente, sin que ninguna de las dos se percatara de la presencia de la pelirroja-.

Y mientras las chicas cambiaban de tema y continuaban con una conversación mas cotidiana como el día escolar de la morena esta opto por quedarse en la cocina y ayudar a Pam a terminar de servir la mesa y lavar los pocos trastos que había en el fregadero, mientras reían por alguna ocurrencia de la morena, decidieron colocar un poco de música en la radio mientras la comida estaba lista para servirse, en ningún momento se percataron de la presencia de la pelirroja ya que esta se quedo cayada al escuchar a Yulia sollozar y se oculto tras la pared https://encrypted-tbn3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcStIbHz_wVFvD_pvABhA-UUj3V8jAPfIgmvutkCv5jiOAniWSnNHQ (sin el arma y la sangre xD ) escuchando todo lo que la morena y la mujer madura hablaban en cuanto a su cambio de actitud, dejándola ensimismada en sus pensamientos con un semblante serio recargada en la pared se sentó en el piso hasta que termino de escuchar la conversación se levanto de ahí y se fue con cautela al baño que estaba a unos metros de ella sintiendo cierto hueco en el estomago y una opresión al pecho mientras cerraba la puerta del baño tras haber entrado en el, se miro reflejada en el espejo y suspiro resignadamente sin dejar de verse https://encrypted-tbn1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcR-_udb1Xoa11iD9-sVsBZakGZXVC42asaHVPM7ogiLlMv12v7k
Tras varios minutos en el baño Lena se dirigió al comedor de la cocina en donde encontró a Yulia y Pam a la mesa, quienes al verla Pam le sonrió y le sirvió la comida mientras que Yulia solo atino a sonreírle vagamente y bajar la mirada a su plato y así continuo comiendo, aunque para Lena no fue difícil darse cuenta de que sus ojos aun seguían rojos y algo hinchados m sabia la razón pero decidió hacerse la desentendida ante esta situación, cambio su seriedad confusión por un semblante divertido con el cual se mantuvo hablando con Pam hasta que terminaron de almorzar, la morena termino de almorzar y se quedo a ayudar a Pam mientras que Lena se retiro rápidamente una vez termino sus alimentos.
El resto de aquella semana como ya se estaba volviendo costumbre tanto la pelirroja como la morena prefirieron evitar palabra con la otra por lo que continuaron ignorándose, de algún modo sabían que era lo mejor, por un lado Yulia evitaba llegar tarde cuando Rosme pasaba por ellas para evitar diálogos con la pelirroja, así como iba a comer junto con Pam minutos después de que Lena ya estuviera a la mesa o incluso antes de que ella bajara, evitaba el segundo piso del colegio y prefería quedarse con Alex en el salón de clases durante los descansos por lo cual su relación había mejorado un poco, además de que se había prometido ponerle más dedicación a su relación con ella, en cuanto la pelirroja al percibir que la morena la evito no pudo evitar sentirse molesta por ello pero prefirió no reprocharle nada, durante esa semana y la siguiente ella estuvo hablando con Masha sobre muchas cosas que a ambas las estaban confundiendo, la pelirroja evitaba toparse con la morena aunque varias veces la miraba dentro de su salón junto a la castaña y le fue inevitable no molestarse al verlas, en casa las cosas estaban más tranquilas, a veces bajaba mas tarde de lo habitual para no toparse con Yulia a la hora del almuerzo y a veces bajaba antes de lo llamado, permaneciendo encerrada en su habitación, y así continuaron las cosas ya habían pasado 3 semanas desde aquella discusión que habían tenido en el auto, en ese momento la morena se alistaba para salir en la tarde con Alex pues cumplían 4 meses como pareja, y por otro lado estaba la pelirroja encerrada en su habitación leyendo el último libro que le faltaba, estaba llegando a la mitad y con cada página que leía no podía evitar sentirse más presionada, confundida y tensa incluso llevaba una libreta con apuntes que había retomado de los 3 libros, era un sábado por la tarde pronto serian las 5 Yulia estaba despidiéndose de Pam en la entrada de la casa y justo en ese momento iba bajando la pelirroja en busca de algo de tomar.

-se porta bien señorita no quiero que hagan averías- decía mientras acomodaba el flequillo de una morena muy sonriente-a las 9:30 te quiero aquí, ni una hora más ni una menos-decía como toda madre preocupada por su hija-.
-tranquila Pam solo iremos a ver una película y después tomaremos un café-decía divertida mientras Pam le besaba la mejilla-…prometo estar aquí a esa hora-decía aun con esa sonrisa llena de ilusión y gratitud-.
-…mi niña…te ves muy bien-decía sincera al mirar a la morena con ternura-.
-muchas gracias-dijo al abrazarla por lo que al ver tras Pam diviso a una seria morena que observaba aquella escena desde las escaleras quien al notar que la morena la observaba solo desvió la mirada al suelo-…bueno ya me voy-dijo esta vez sin sonreír y mirando de reojo tras Pam por lo que la mujer confusa giro su cabeza y miro a la pelirroja sentada en las escaleras con la mirada gacha-…bueno, Rosme esta esperándote, avísame cuando le diga que pase por ti ve con cuidado-dijo por ultimo al sonreírle mientras la morena asentía y salía de la casa rápidamente por lo que ella cerró la puerta tras su salida y tras un suspiro se encamino a la cocina-…mi niña-dijo sutilmente al estar parada frente a la pelirroja-.
-…soy Lena-espeto molesta para después levantar el rostro y denotar cierto toque de enojo y tristeza-…lo lamento-se retracto instantáneamente al bajar la mirada asía el piso pero sin mover su rostro-.
-¿Qué tienes mi niña pelirroja?-cuestiono tiernamente al inclinarse un poco para quedar un poco más a la altura de la pelirroja-…has estado muy ausente últimamente-.
-fue con ella verdad-pregunto aun sin ver a Pam y con la mirada en el piso-… salió con Alex-dijo el nombre de la castaña con irritación-.
-así es…pero no creo que esa sea la razón por la que tú estás así… al menos no solo esa-dijo sintiéndose mal por la pelirroja-…hoy ni siquiera bajaste a almorzar-espeto tranquilamente mientras se sentaba junto a la pelirroja-... ¿mucha tarea?
-si…no-corrigió rápidamente aun sin mirar a la mujer a su lado-…Pam-dijo en susurro apretando los dientes y sin soportarlo más se soltó en llanto volteando rápidamente hacia la mujer y abrazándola con fuerza mientras lagrimas salían de sus ojos y escurrían por sus mejillas con fluidez-…¡Pam!-gritaba entre sollozos-.
-mi niña, mi niña… tranquila-decía sintiéndose mal por la pelirroja pues de algún modo ella ya sabía o presentía porque la repentina actitud de la pelirroja pero igual el saberlo no evito que se preocupara al ver así a la pelirroja-…aquí estoy, no te preocupes-decía mientras abrazaba protectoramente a la pelirroja quien continuaba llorando sobre su pecho-…no debemos darnos por vencidas-decía mientras recargaba su cabeza sobre la de la pelirroja y le acariciaba los risos con ternura-…desahógate mi niña-dijo por ultimo cuando sintió un nudo en la garganta mientras la pelirroja seguía llorando con fuerza por lo que ella cerró los ojos y abrazo con más fuerza a la pelirroja porque sabía que lo que más necesitaba ahora era sentir que no estaba sola, y así era-…desahoga todo lo que debas desahogar mi niña-dijo meciéndose un poco junto con la pelirroja aun sin dejar de abrazarla-.
-… ¿Po-por qué yo-o Pa-am?-cuestiono con esfuerzo  y tartamudeando un poco tras varios minutos de llorar con fuerza, simplemente lo dijo sin siquiera abrir los ojos para después continuar con su llanto -.

Y mientras aquella desecha pelirroja continuaba llorando amargamente en los brazos de aquella mujer que había sido como su madre desde hacía ya varios años, una nerviosa morena iba de camino a una de las plazas de Moscú, con una sonrisa en los labios miraba a través de la ventana sintiéndose un poco nerviosa y apretando aquella caja que llevaba bien sujeta entre sus manos cada que el auto giraba en alguna calle o avenida porque sabía que cada vez se aproximaba más a su destino.

-Se ve más linda de lo habitual esta noche señorita, la persona a su lado debe ser muy afortunada-dijo mirando de reojo a Yulia, sacándola de sus pensamientos-.
-...gracias, pero la verdad no considero ello-dijo mirando al viejo hombre a su lado y sonriéndole tímidamente-... me hace muy feliz saber que está conmigo-dijo con cierto dejo de tristeza cuando por su mente se cruzaron unos pelirrojos risos-.
-puede que usted piense eso señorita pero yo opino todo lo contrario-dijo sonriendo pero sin apartar la mirada del camino-.
-...no es necesario que me hable de usted, ni mucho menos que me digas así, llámame Yulia así me siento mejor-dijo mirando al hombre que la miraba de vez en vez-.
-solo lo hare si es reciproca conmigo-dijo sonriendo al mirar la cara de confusión de Yulia-...dime Rosme-.
-mmm de acuerdo solo si promete que será un pacto parejo-dijo sonriendo mirando a Rosme-.
-así será...Yulia-dijo sonriéndole a la morena y mirándola ya que se había detenido en una luz roja-.
-bueno Rosme...de verdad ¿crees que me veo bien?-cuestiono algo tímida mirando su atuendo-.
-eres una niña hermosa Yulia, seguro te convertirás en una mujer muy envidiada...más de lo que ya debes ser, todos han de pelearse por ti en el colegio-.
-que dices Rosme-espeto entre divertida y apenada ante las palabras de aquel hombre-... la verdad no lo sé, no me fijo mucho en eso pero dudo mucho que pase eso solo por mi-dijo al suspirar quedamente-...no todos pelean por mi-dijo cuando nuevamente aquella cabellera pelirroja abarco sus pensamientos por un instante-.
-pues tonto aquel que no lo haga-dijo al mirar a Yulia unos instantes para después continuar con su destino-...es más que lógico que la persona que llegue a ganar tu corazón será la más afortunada en este planeta, una niña como lo eres tú, ya no se encuentra tan fácilmente hoy en día, es bueno saber que a pesar de todo sigues siendo quien tu eres y que nada te ha cambiado-.
-muchas gracias Rosme, en verdad lo digo, se que aun soy joven y tengo mucho por vivir, y bueno quizá tengas razón quizá quien se gane mi corazón sea la persona indicada para mí-dijo sonriéndole tiernamente al hombre a pesar de saber que no era vista-.
-espero que esta noche se la pasen bien-dijo al estacionarse en un lugar y mirar a Yulia quien sonreía agradecida para después bajar del auto dejando la caja dentro de él-.
-no cabe duda que mi novia es la más hermosa de todas-dijo al mirar a la morena mientras se acercaba a ella-.
-…pues quizá porque no te ves en el espejo-dijo al llegar frente a ella y tomarla de las manos después regalarle una linda sonrisa-.
-quien como tú Yulia-dijo para después darle un breve beso que termino Yulia-.
-bueno permíteme llevarte al cine-dijo sonriéndole mientras le soltaba solo una mano-… Rosme espera por nosotras-dijo al girar su rostro y mirar al hombre que sonreía un poco sorprendido-.
-de acuerdo-dijo caminando junto con Yulia hasta el auto en donde la morena le abrió la puerta trasera en donde ella se acostumbraba a sentarse para después correr hacia el otro lado y subir también atrás-…gracias por esperarnos Rosme, ¿podrías llevarnos al cine de la plaza?-pregunto educadamente mientras miraba a Rosme por el espejo retrovisor-.
-buenas noches-saludo amable la castaña al sonreírle a Rosme-.
-claro que si señorita Yulia, tenga bonita noche señorita-dijo tras sonreírles a ambas y después  guiñarle un ojo cómplice mente a la morena sin que la castaña lo notara para después dirigirse a su nuevo destino-.

Y mientras la morena hablaba de cosas triviales junto con Alex y Rosme, riendo por alguna ocurrencia por parte de aquel hombre o la morena, una madura mujer terminaba de preparar un poco de té y lo servía en 2 tazas.

-me alegra saber que ya estas más tranquila-dijo al colocar una taza de Té frente a una distraída pelirroja con los ojos y nariz rojos-...  no siempre es bueno guardarse todo ¿sabes?-dijo al sentarse junto a la pelirroja pero de un lado de la mesa para poder verla de frente-.
-si...gracias-dijo quedamente al regalarle una pequeña y rápida sonrisa sincera-.
-quiero que me digas lo que paso, lo que sepas, lo que imagines, cualquier cosa que no te deje tener el alma tranquila mi niña-dijo apoyando sus antebrazos en la mesa sin quitar la vista seria de la pelirroja-.
-… primero dime tu ¿desde hace cuanto sabías que mi padre es un Krasnie? -dijo sin más rodeos de una forma serena pero muy fría y seriamente-.











-----------------------


Última edición por Raven Black el Jue Ene 14, 2016 2:51 pm, editado 1 vez

Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Jue Ene 14, 2016 2:42 pm













CAPITULO 15. EL RE-CUENTO SOBRE LA VERDAD II RECUERDOS




-me alegra saber que ya estas más tranquila-dijo al colocar una taza de Té frente a una distraída pelirroja con los ojos y nariz rojos-...  no siempre es bueno guardarse todo ¿sabes?-dijo al sentarse junto a la pelirroja pero de un lado de la mesa para poder verla de frente-.
-si...gracias-dijo quedamente al regalarle una pequeña y rápida sonrisa sincera-.
-quiero que me digas lo que paso, lo que sepas, lo que imagines, cualquier cosa que no te deje tener el alma tranquila mi niña-dijo apoyando sus antebrazos en la mesa sin quitar la vista seria de la pelirroja-.
-… primero dime tu ¿desde hace cuanto sabías que mi padre es un Krasnie? -dijo sin más rodeos de una forma serena pero muy fría y seriamente-.

…no es necesario seguir ocultándolo Pam-dijo aun seria mirando con frialdad a aquella mujer que se disponía hablar pero guardo silencio cuando la pelirroja volvió a tomar la palabra-…de algún modo tú sabías la verdad pero la callaste por alguna razón, no sé si lo hiciste para protegerme pero ya no es necesario que sigas callando mas eso, las lecturas, las historias, las visitas con el abuelo de Masha, no quería aceptarlo al principio pero ahora lo tengo más que claro y aceptado-dijo aun con el mismo tono sin apartar ni un solo segundo la mirada de aquella serena mujer que miraba su taza de té-…te pido que ahora me digas porque ocultar lo que sabias, ya no debe haber problema ahora que sé que mi padre es…Krasnie-dijo esta vez más seria mirando su taza de té y apretando las palmas de sus manos hechas puño-.

-No sabría decírtelo con certeza Lena-dijo mirando su taza de Té con seriedad-… quiero aclararte que yo no supe esto, tuve que descubrirlo como tú, es por eso que no puedo decirte mucho no al menos hasta saber cómo te enteraste tú y que tanto sabes-espeto con cierto tono de preocupación al mirar a la seria pelirroja-.
-después de esto tú tendrás que decirme todo lo que sabes porque dudo mucho que aun falte mucho que yo desconozca-espeto de una forma fría mirando a Pam con cierto toque de rencor en la mirada-…no recuerdo bien desde que momento comencé a sospechar, me parece que fue después de que mi padre se entero que tenía su libro yo pensé que estaba algo sospechoso pero jamás lo vinculé con eso, hasta tiempo después que le conté a Masha-dijo mirando su taza de té y hablando con frialdad-…se lo dije porque ella miro el libro y al parecer sabia solo un poco de los Krasnie, tiempo después ella me dijo que su abuelo sabía mucho sobre los Krasnie entonces fuimos a su casa y ahí nos dijo muchas cosas, tras lo primero que nos dijo yo comencé a dudar sobre mi padre-dijo apretando la mandíbula mientras tenia la mirada perdida-…supuse que mi padre sabía algo de los Krasnie o quizá quería saber, mis sospechas sobre su familiaridad con ellos fue la última vez que fuimos con el abuelo de Masha, el nos hablo un poco más de los Krasnie y nos mostro cosas que fueron suyas porque el también perteneció a una secta-dijo de una forma neutral, sin expresión alguna en el rostro y aun con la mirada perdida-…entre todo eso hubo 3 libros que el señor me obsequio uno de esos libros era igual al que tome de mi padre, eso me lleno de duda después de que lo termine de leer me sentía más confundida y luego recordé lo que me dijiste de los padres de Yulia sobre la muerte que tuvieron mi cabeza se lleno de muchas ideas que en su momento creí absurdas pero… cuando termine de leer el segundo libro comprendí mejor la situación, yo ya sospechaba que mi padre estuviera relacionado con Krasnie activos, pero no fue hasta hace poco que corrobore… algo que la verdad no quería creer… Masha hizo que mis dudas desaparecieran y quedara completamente convencida de lo que pensé…ese día que me fui temprano de aquí…hace como 15 días-dijo al volver en sí y mirar a Pam con detenimiento-…no fue fácil pero al final deje de vendarme sola los ojos…todo encajo perfecto-dijo cuando volvió a quedar ensimismada en sus pensamientos-.




FLASH BACK


-¿todo en orden?-cuestiono dudosa al mirar el nerviosismo en su amiga-… ¿Qué pasa?-.
-Lena… tómalo con calma por favor-decía yendo de un lado a otro mientras buscaba algo en la bolsa de su camisa-… ¿Qué recuerdas haber visto en la caja que nos mostro mi abuelo?-cuestiono mientras trataba de controlar su ansiedad-.
-libros, collares, papeles, fotografías-dijo con la mirada perdida mientras trataba de recordar lo que su amiga le pedía-… mmm… La capa que te pusiste, bolígrafos… no recuerdo más ¿Por qué preguntas?-cuestiono confusa cuando su amiga se detuvo frente a ella y le tomo de un hombro-.
-hay algo que no pudiste ver…cuando fuiste al baño mi abuelo fue a la cocina y yo...seguí  viendo las cosas que habían dentro de la caja-dijo caminando de un lado a otro-...y encontré algo yo...
-¿qué fue lo que encontraste?-cuestiono preocupada interrumpiendo a la rubia al ver el nerviosismo en ella-.
-...estaban en la caja dude de lo que eran pero luego recordé que ya lo había visto-dijo algo resignada al colocar el frasco en la mano de su amiga-...porque tú me lo habías mostrado anteriormente-.
-No entiendo que es... ¿porque me lo das?-dijo mirando el frasco que tenía en su mano y comenzando a alterarse-...estas jugando...
-no, no es así, ¡no te mentiría con algo como eso!-exclamó mirando a su amiga-...Lena tranquila-dijo tratando de abrazar a su amiga-.
-¡aléjate de mí!-exclamó mirando con desconfianza a la rubia-debe ser un error-dijo caminando hacia atrás alejándose de Masha-...seguramente tu abuelo...
-¡No Lena!, no es así porque él tampoco lo sabía, lo supe por mi cuenta, el se miraba extrañado cuando noto mi insistencia por esas cosas-dijo señalando el frasco que tenía su amiga-... preferí no levantar mas sospechas-.
-...no puede ser posible, seguro tu abuelo o alguien más las puso por error, este me...
-¡no!-dijo interrumpiendo a la pelirroja-...ya te dije que eran suyas, ¿sabes que eran? era una forma discreta de tortura Lena no es un medicamento, el mismo me lo dijo ¿qué no entiendes? no fue mi abuelo quien dijo mentiras, ¡fue tu padre el que mintió! ¡Esas pastillas no son para ayudar, si no para perjudicar!-exclamó acercándose un poco a la pelirroja-...Lena esas pastillas son las mismas que tu padre te ha dado por años ¡para tus dolores!-exclamó tratando de calmarse ante su alterada amiga-.
-¡porque no me lo dijiste desde que las viste!... ¿qué pasa si las tomaba de nuevo?-cuestiono molesta gritándole a la rubia-.
-¡No supe como decírtelo Lena!-exclamo viendo a su amiga-...preferí no hacerlo en ese momento porque quería estar segura de lo que te diría-...por eso te lo estoy diciendo ahora, no te imaginas el trabajo que me costó averiguar algo sobre ellas pero es lo de menos, ahora lo que importa es que te deshagas de todas ellas-dijo viendo como su amiga se alejaba nuevamente de ella-...¿desconfías de mi?... oye ya te lo dije yo tampoco le creí a mi abuelo en su momento pero te juro que él estaba tanto o más confundido que yo por tantas preguntas que le hacía-exclamó llevándose las manos a la cabeza mientras se alejaba de la pelirroja-...sabes que estoy contigo de no haber sido así jamás te hubiera ayudado a investigar sobre los Krasnie, te hable de mi abuelo porque supe que él lo fue no para mentirte-dijo mirando con seriedad a la pelirroja-...soy tu amiga Lena, yo estoy apoyándote es por ello que te advierto de esas pastillas y de los famosos efectos secundarios... son peligrosos Lena esas pastillas no son medicamento, no quiero que nada te pase-exclamó sacudiendo sus manos mientras se acercaba un poco a Lena-...se las daban a aquellos que incumplían como castigo y eran dañinas para ellos... ¿no entiendes?-cuestiono acercándose otro poco a la pelirroja-... los dolores que tienes ¡las propias pastillas te los inducen! ¡Y provocan más cosas!-exclamó al mirar el semblante triste y confundido de la pelirroja-.
-¿qué cosas?-cuestiono sin mirar a la rubia y con los hombros encogidos debido a los gritos de su amiga-... ¡dime!-.
-...jaqueca, mareos, perdida de la visión...mmm-se llevo una mano a la frente mientras trataba de recordar lo que había investigado-... perdida de la memoria... la sobredosis es letal-dijo por ultimo con un tono de voz tranquilo pero nervioso-...debes dejar de tomarlas... debes deshacerte de ellas porque las mismas pastillas te provocan los dolores y sensaciones... es tu padre el causante de esto no mi abuelo-exclamó nuevamente alterada al cubrirse las manos con el rostro, pues las cosas se estaban saliendo de control-.
-el no sería capaz de hacer algo así-dijo algo más calmada pero sin querer creer lo que Masha decía-.
-escúchame Lena, tú misma me lo dijiste ¿lo olvidas? su carácter cuando estabas con él, su reacción cuando supo lo del libro, su forma extraña de comportarse, ¿qué más quieres?-espeto viendo como su amiga se quedaba pensativa-.
-...pero es mi padre... el no seria...capaz de...hacerme esto...soy su hija-dijo por fin de una forma abatida al darse cuenta de lo que estaba pasando-... ¡soy su hija! ¿Porque querría hacerlo?-dijo de una forma muy lamentosa mientras tragaba saliva con esfuerzo, con la mente llena de dudas-... ¿porque lo hace?-.
-...no se Lena... pero es más lógico que si tu padre consigue eso es porque conoce Krasnie dependientemente de mi abuelo-dijo confusa al no comprender las acciones del padre de la pelirroja-... tu padre debe conocer sectas que aun están activas y por ello consigue esas porquerías-dijo mirando el frasco que Lena tenía en su mano-... posiblemente le den esas cosas para que las guarde y así no los descubran-dijo más tranquila al ver el semblante devastado de la pelirroja-...quizá...
-...o quizá... el es el Krasnie y por ello...tiene todo esto entre sus cosas-dijo de una forma fría así sin más mirando el frasco con odio y luego a su amiga con confusión-... ¿no?
-Lena yo no...-pero no dijo más, simplemente no sabía que más decir por lo que prefirió quedarse callada, esa noticia también era muy confusa para ella y mientras trataba de analizarla mejor simplemente contemplaba a su pelirroja amiga que estaba algo ida-.
-...es que no puede ser-articulo por fin tras varios minutos en silencio mientras apretaba algo con la palma de su mano-...no está pasando-decía apretando los ojos para impedir que lagrimas salieran de estos, trago saliva con dificultad debido al nudo que sentía en esta-...¿porque?-fue lo único que atino a  decir antes de bajar la mirada junto con su rostro y llevarse una mano a los ojos cubriéndolos con ella-...quiere decir...que-nuevamente articulo con trabajo y por ultimo antes de dejarse caer de rodillas en el césped bajo el árbol en el que se encontraban las chicas, y sin más comenzó a llorar amargamente-....¡NO!


FIN FLASH BACK



-La verdad es que siento que yo ya lo suponía tras la primera visita al abuelo de Masha pero por alguna razón muy dentro de mí no quería creerlo a pesar de que esas corazonadas eran fuertes-dijo mientras golpeaba la mesa con las yemas de sus dedos para después mirar a una seria Pam-.
-mi niña lamento tanto que te hayas tenido que enterar de esta forma-dijo tomando la mano de Lena entre las suyas-…no se supone que debería ser así-.
-entonces ¿cómo Pam?-espeto algo molesta alejando su mano de las de Pam y mirándola aun con rencor-… debiste decirnos lo que pasaba desde un principio-.
-No Lena no me habrías creído, era necesario que tú te dieras cuenta de las cosas, yo no sabía lo de las pastillas y sobre los Krasnie, la verdad es muy poco lo que se-dijo seria al mirar a Lena-… no puedo creer que tú padre fuera capaz de experimentar contigo, eres solo una niña-.
-como haya sido… lo hizo y no le importo-dijo desviando su mirada hacia otro lado mientras apretaba la mandíbula-… date cuenta Pam… por algo me hace todo esto y necesito saber ¡el porqué!-dijo mirando nuevamente a la mujer-… pero yo sola no puedo… siento que debo averiguar que más tiene mi padre en su oficina en cuanto a los Krasnie pero no puedo sola-dijo un tanto triste al decir la verdad-.
-…no estás sola Lena, cuantas con Masha y ahora también conmigo-dijo segura de sus palabra por lo que la pelirroja se sorprendió-…recuerdas la conversación que tuvimos hace tiempo sobre los padres de Yulia, ellos murieron había un contrato firmado por su padre en donde cedía la custodia de Yulia a tus padres si algo malo llegase a pasarles es por eso que ella está aquí-dijo explicándole a una confusa pelirroja-.
-tú dijiste que habías conocido a su padre, dime… dime que paso como fue todo eso de las sectas… no crees que… ¿su padre también supiera algo de esto?-cuestiono algo nerviosa cuando cabos sueltos comenzaban a atarse en su mente por lo que abrió grande los ojos-… Pam si mi padre es un Krasnie activo significa que…
-por herencia tú también lo eres-dijo con cierto tono de pena al mirar a la pelirroja-.
-…aun me cuesta creerlo-dijo llevándose las manos a la cabeza-… ¡Pam!-exclamó repentinamente levantando su rostro y mirando a los ojos a la atónita mujer pues al parecer pensaba lo mismo que ella-… lo que me dijiste de los hombres raros con mi padre…. ¡Seguramente eran su secta! Y…y si el padre de Yulia estaba con todos ellos…
-El también era un Krasnie entonces…Yulia…
-si su padre murió significa que se convirtió en ¿su descendiente?-cuestiono aterrada al reaccionar ante lo que acababa de recordar-… ¿Qué significa eso?... ella puede quedarse con los contratos si su padre no los llego a cumplir?-pregunto con ansias al volver a sentirse presionada ante las cosas nuevas que estaba descubriendo-.
-no… Yulia es Krasnie por herencia…significa…significa que ella también puede hacer todo ello de las sectas pero si su padre la mantuvo como inactiva de algún modo indirecto no pueden involucrarla en la secta, esa viene siendo su decisión al no ser que…que tenga un contrato firmado, de ser así… seria un miembro activo Krasnie-.
-…significa que tanto ella como yo estamos ¿inactivas?-cuestiono conmocionada ante las palabras de Pam-…Krasnie de herencia pero inactivas… ósea ¿aun podemos elegir el continuar o no con lo que nuestros padres hacían?-pregunto sintiendo su mente llena de dudas nuevamente-.
-no…no estoy segura Lena… hay muchas posibilidades de que si pero también hay de que no, me es imposible creer que su padre decidiera meterla en esto siendo solo una bebe recién nacida cuando ellos murieron-dijo pensativa y dudosa de lo que decía-…al no ser que…-guardo silencio y miro a Lena de una forma muy perpleja-…hay muchos tipos de contratos así como de contratistas-dijo haciendo que Lena abriera grande los ojos al comprender a lo que se refería Pam-… los directos e indirectos, los que están de acuerdo y ¡los que no!-dijo llevándose una mano a la boca tras terminar su frase-…así como los herederos que tiene derecho a tomar sus decisiones-.
-y a los que los obligan a continuar con ello-dijo completando la frase de la pelirroja-…Lena…
-No es posible… tú…tú intentas decirme que… de algún modo ella-pregunto un tanto ida al tratar de procesar todo lo que sucedía pero entonces dejo incompleta su frase-…

Entonces la pelirroja guardo silencio debido a varios recuerdos que repentinamente vinieron a su mente  a su mente, recordó las  muchas veces que había peleado con Yulia sin tener una razón concreta, recordó la ves que su padre le pidió la siguiera y llevara una bitácora de lo que hacia la morena, también recordó el día que había discutido por el libro, cuando ella le dijo que Yulia tenía planes de irse, recordó cada palabra que le dijo entonces su padre, sobre que la morena no se iría, que no podía hacerlo, varios recuerdos vinieron a su mente, recuerdos que incluso a ella misma le sorprendieron, pues no recordaba haber vivido todo eso que pasaba por su mente, las imágenes en su mente eran tantas y los sonidos eran tan fuertes que todo ello comenzaba a aturdirle.

-¿Lena?-cuestiono al mirar a la pelirroja que tenía los ojos cerrados y las manos en la cabeza mientras negaba con esfuerzo-¿Qué te pasa?-cuestiono preocupada mientras se acercaba rápidamente a la pelirroja y la tomaba de los hombros y la espalda para tratar de verla-... Lena… Lena ¿Qué tienes?-cuestiono preocupada cuando la pelirroja comenzó a sollozar de dolor-.. ¡Lena mírame!-.
-… ¡PAM!-grito desesperada al abrir los ojos y apretar con más fuerza su cabeza-.

***
-si Lena siempre seremos amigas-decía una tierna y risueña niña morena que la miraba con mucho cariño-…pero ahora debes irte a descansar-decía acariciándole la cabellera pelirroja desde la cama del hospital-.
-está bien… pero cuídate mucho y recupérate…ya te extraño-dijo subiendo a un banco para ver mejor a la pequeña morena recostada en esa cama-…es para ti-dijo al acercarse a su oído y decirle en susurro mientras le daba algo en su mano-…espero que te guste-.
-¡Lena debemos irnos!-dijo aquel alto hombre al entrar en la habitación de la morena haciendo que la pelirroja se separara de ella rápidamente-… apúrate tengo cosas que hacer-le ordeno para después salir de la habitación-.
-ya voy papi-dijo al mirar a la puerta-…te quiero Yulia-dijo al sonreírle a la morenita que la miraba con cariño para después darle un beso en la mejilla y salir de la habitación cerrando la puerta tras su salida dejando a una muy contenta morena-.

***
-¿todavía te duele?-cuestiono mirando a su pequeña pelirroja de 9 años-.
-si pa-dijo mirando la sangre que salía de su rodilla-…no vi la roca-decía conteniendo las lagrimas-.
-no te preocupes ya lo curo-dijo sonriéndole y yendo por un botiquín-…un poco de desinfectante-dijo al sacar un frasquito y rociar su contenido sobre la rodilla de la pelirroja-…¿aun te duele?-cuestiono con una expresión muy seria al tomar un frasco blanco que había en el botiquín-.
-un poco-dijo con una expresión de dolor debido al ardor que había provocado el desinfectante-.
-…tomate esto-dijo dándole una pequeña pastilla blanca-…te hará olvidar el dolor-dijo al mirar una foto que había sobre su escritorio-anda pequeña-.
-está bien pa-dijo al tomar la pastilla y colocarla en sus labios-.
***











----------------------












CAPITULO 16. EL RE-CUENTO SOBRE LA VERDAD III REMEMBLANZAS


-¿todavía te duele?-cuestiono mirando a su pequeña pelirroja de 9 años-.
-si pa-dijo mirando la sangre que salía de su rodilla-…no vi la roca-decía conteniendo las lagrimas-.
-no te preocupes ya lo curo-dijo sonriéndole y yendo por un botiquín-…un poco de desinfectante-dijo al sacar un frasquito y rociar su contenido sobre la rodilla de la pelirroja-… ¿aun te duele?-cuestiono con una expresión muy seria al tomar un frasco blanco que había en el botiquín-.
-un poco-dijo con una expresión de dolor debido al ardor que había provocado el desinfectante-.
-…tomate esto-dijo dándole una pequeña pastilla blanca-…te hará olvidar el dolor-dijo al mirar una foto que había sobre su escritorio-anda pequeña-.
-está bien pa-dijo al tomar la pastilla y colocarla en sus labios-.
***

-cuantas veces tengo que decirte que no andes escondiéndote por donde sea-dijo molesto al tomar a la pelirroja de la mano y sacarla de detrás del sofá de su oficina-.
-¿Con quién hablabas?-pregunto asustada al soltarse del agarre de su padre-…porque hablabas mal de Yulia?-pregunto temerosa al mirar con recelo a su padre-… ¿Qué le vas a hacer?-.
-nada… mira Lena-dijo tras respirar hondo para calmarse-… son asuntos de trabajo eres muy pequeña para entender-dijo al inclinarse un poco para quedar a la altura de su hija de 10 años-…eran casas hogar que quieren llevarse a Yulia, pero ya les dije que no lo permitiré-dijo para después sonreírle a su hija que no muy segura respondió el gesto-.
-no dejes que se la lleven pa-dijo abrazando a aquel hombre-…es mi amiga y no quiero que se valla-.
-no te preocupes, no dejare que se la lleven…
***

-no no es cierto tú estabas diciendo que era una rata, ¡un experimento!-espeto molesta al ponerse de pie y dirigirse a la salida de su casa-…Yulia no es  ninguna rata-.
-¿a dónde crees que vas Elena?-cuestiono entre molesto y nervioso al correr tras su hija-…ya te dije que escuchaste mal-espeto molesto tomando a la niña de 11 años dpor los hombros-.
-no, ¡no es verdad!-dijo molesta al llevarse una mano a la cabeza-.
-por tanto berrinche ya te duele la cabeza-dijo sacando un frasco de su saco-…tomate tú pastilla-dijo al dárselo a la pelirroja-.
-¡NO!... ¡prefiero aguantarme el dolor!-dijo por ultimo al ver como una niña morena salía de la cocina y se escondía tras las piernas de Pa-¡Yulia!-exclamó alegrada haciendo que la niña le sonriera-…volvieron del súper antes-dijo al separarse de su padre para después correr hasta la morena y abrazarla-… así ya me puedo ir a la escuela más feliz-.
-cuídate mucho Lena, te espero para jugar-dijo sonriéndole a la pelirroja quien le asintió para después tomar su mochila-nos vemos Pam-dijo abrazando a la mujer-.
-cuídate mucho mi niña-dijo al ver cómo salía de la casa junto con su padre-.
***

-¿no te tomaras la medicina Elena?-cuestiono seria al estacionarse frente al colegio de la pelirroja-.
-ya no me duele-dijo mientras se colocaba su mochila-…además en la escuela tienen pastillas con mejor sabor-dijo para después salir del auto de su padre-.
***

-Si Masha lo sé-decía divertida hablando por teléfono mientras caminaba en la calle-…no ya te dije que no hay problema por un día que me valla en autobús, además ya estoy a unas calles de mi casa…si lo sé, cuídate, también te quiero-dijo por ultimo para después colgar-.
-disculpe jovencita-dijo llamando la atención de la niña de 12 años-… ¿podría ayudarme a subir algo a mi auto?-cuestiono aquel viejo hombre señalando varias bolsas junto a una camioneta-.
-si claro-dijo amablemente al acercarse a la camioneta junto con aquel anciano-.
-eres muy amable jovencita-dijo mientras Lena tomaba una caja no muy pesada y se disponía a pasar la calle con esta en brazos-.
-usted espéreme aquí yo la depositare-dijo al mirar el buzón del otro lado-…no tardo-dijo por ultimo al pasar rápidamente la calle y echar la caja en el buzón de paquetería después le sonrió al hombre que le devolvió la sonrisa para luego volver a pasar la calle-.
-mucha…-pero no termino la frase ya que apenas había pisado el camino de los autos una extraña camioneta freno de golpe frente a la pelirroja quien retrocedió para evitar ser aplastada y después de ellos 3 hombres salieron de está, asustando a la pequeña pelirroja quien por más que pidió ayuda no fue auxiliada debido a que en cuestión de segundos la tomaron a la fuerza y la metieron a la camioneta para después irse de ese lugar-….¡alto alto!-gritaba lo más fuerte que podía al ver con tristeza como aquella extraña camioneta se alejaba junto con la pelirroja-… ¡ayuda!...
-no me maten-gritaba con lagrimas en los ojos y muy asustada la pequeña pelirroja que se cubría la cara mientras se alejaba de aquellos hombres con el rostro cubierto-… déjenme por favor-decía suplicante pero sin mirar a aquellos hombres que no decían nada-.
-¡Papi!... ¡papito!-gritaba con fuerza y esfuerzo la pelirroja debido al temor y lagrimas que salían de ella-.
-¡cállala!, no podemos viajar así-exclamo molesto uno de los 2 hombres que iban en la parte trasera de aquella camioneta de transportes junto con la pelirroja.
-lo siento bonita-dijo con cierto tono malicioso mientras se acercaba a la pelirroja-…pero tus gritos son insoportables-dijo para después tomarla a la fuerza de sus pequeños brazos y llevarlos a su espalda en donde este los sostenía-.
-¡apúrate ya!-decía con algo de esfuerzo ya que la pelirroja se movía descontrolada por zafarse-…linda esto no te va a doler-dijo pegando mas el cuerpo de la pobre y aterrada pelirroja hacia él lo cual le genero una sonrisa placentera-…que lastima que seas una niña-dijo repitiendo aquel acto-.
-¡déjame maldito cerdo!-grito entre sollozos la pelirroja tratando de zafarse y ver la fisionomía de aquel hombre que la sostenía por lo que no se percato que el otro hombre se acercaba a ella-… ¡no me toques degenerado!!-gritaba con coraje y asco-.
-a dormir bonita-dijo sonriendo con malicia cuando su compañero llego frente a la pelirroja con un trapo húmedo de cloroformo y lo colocaba en el rostro de la distraída pelirroja quien al sentirlo se asusto y movió más rápido-.
-ya cállate estúpido-dijo el hombre que sostenía la cabeza de la pelirroja pegada al trapo-…y tú también-dijo mirando con molestia a la pelirroja-.
-no….mmm-se quejaba con los ojos cerrados, se sentía cansada y los parpados le pesaban pero sabía que debía permanecer despierta-…n….o-exclamo débilmente antes de quedar inconsciente por lo que al ya no hacer ningún esfuerzo por librar el hombre que la sostenía la soltó sin más dejándola caer de lleno al piso de aquel auto-.
-ya era hora-dijo quitándole el trapo a su compañero-al menos así ya no causara problemas-dijo inclinándose y mirando detenidamente a la pelirroja-… será una mujer muy atractiva-dijo acariciándole el rostro a la pelirroja mientras sonreía con malicia-…es una lástima que ya no lo veremos-dijo al colocar el trapo aun húmedo cerca de la nariz de la pelirroja-.
-¿Qué estás haciendo?-pregunto molesto al alejar al otro hombre de la inconsciente niña-..Aléjate de  ella y quítale eso-dijo tratando de quitarle el trapo del rostro-.
-¡no!-dijo molesto al detener a su compañero-… así no despertara hasta mañana-.
-eso está muy empapado y cerca de ella, es una niña-espeto denotando ligera preocupación mientras miraba a la inocente niña-…solo teníamos que dormirla no provocarle un daño neurológico-dijo soltándose del agarre de su compañero-tenemos ordenes de llevarla con bien-dijo para después alejar el trapo de la morena con su pie raspando un poco el labio de la niña con su suela debido al movimiento del vehículo-.
***

-…ahh…ah…¿qué?-comenzó a espetar de una forma tonta mientras movía su cabeza con gestos de dolor mientras movía su cabeza de un lado a otro y abría los ojos con esfuerzo-¿Qué paso?-dijo tras reaccionar , cuando su vista se volvió más clara y recordó lo que había sucedido, no sabía cuánto tiempo había pasado pero estaba en un lugar un poco obscuro que por alguna razón se le hacía familiar aunque no sabía porque, pero también olía mal por la humedad del sitio así que ignoro ese presentimiento de estar familiarizada con ello-…¿Quién…-comenzó a decir en voz alta pero prefirió guardar silencio para que nadie supiera que estaba despierta, así que aun asustada miraba para todos lados tratando de hallar algo para huir o reconocer-.
***

-¿Quién eres tú?-exclamó asustada tras despertar de un leve sueño en el que estaba debido al cansancio, hambre y lagrimas-… ¿qué quieres?-espeto con temor mientras miraba con detenimiento a la persona frente a ella la cual le daba la espalda-.
-nada pequeña tengo algo de comer para ti-dijo dando media vuelta y mostrando que estaba completamente cubierto del rostro y tenía una voz muy rara, la pelirroja comprendió que estaba siendo distorsionada-….debes tener hambre-dijo dejando una bandeja en las piernas de la pelirroja-adelante-dijo señalando la bandeja que tenia la pelirroja en las piernas-.
-¡no!-dijo con cierto tono de rencor mirando con ira al hombre frente a ella movió sus piernas varias veces hasta que la bandeja cayó al piso-.
-¿qué te pasa?-preguntó tranquilamente mientras levantaba el vaso y el plato del piso dejando la comida ahí regada-…no te gustan las papas ni la malteada?-cuestiono tirando todo en un bote-…si no quieres comer no lo hagas, solo te advierto que la que pagara las consecuencias por esos berrinchitos serás tú y no yo-dijo dejando otra bandeja a un lado de la pelirroja y yendo tras ella-…pero bueno es tú decisión-dijo al desatarla de una mano para después irse de aquel lugar-.
-¡papá!-exclamo comenzando a llorar mientras estiraba su delgado brazo hasta tomar la bandeja y jalarla un poco hacia ella tomando un plato y quitándole el aluminio de él, mirando las papas fritas-… ¿papito donde estas?-cuestiono con lagrimas en los ojos mientras se metía algunas papas a la boca y las comía rápidamente-…ayúdame-decía mientras continuaba comiendo, no sabía cuánto tiempo llevaba ahí pero el hambre era bastante-…déjenme ir-sollozaba en susurro mientras se estiraba para tomar el vaso y acercarlo a su boca para tomar del popote con esfuerzo debido a los sollozos-
***

-Lena, Lena por favor responde-decía preocupada moviendo ligeramente de los hombros a la pelirroja que yacía en el piso-… vamos mi niña-decía preocupada sintiéndose aliviada cuando la pelirroja comenzó a quejarse y moverse lentamente-.
-… ¿Qué… que pasó?-cuestiono algo confusa al abrir los ojos y mirar a su alrededor-.
-mi niña gracias al cielo que despiertas-espeto alegre al ver como la pelirroja se incorporaba con esfuerzo-.
-¿Qué paso?-cuestiono aun confundida llevándose una mano a la cabeza la cual sentía con algo de dolor-.
-estábamos hablando y… y de repente tú mirada se perdió te hable pero no me hacías caso, me levante para ir por un poco de agua pero justo antes de ir por ella escuche un golpe y tú estabas en el piso-dijo con un semblante de preocupación mientras miraba con detenimiento a la pelirroja-…me asuste mucho cuando te vi en el piso, ¿segura qué estás bien?-cuestiono preocupada cuando la pelirroja comenzaba a incorporarse por lo que la ayudo-... ¿Lena que pasó? tus ojos se pusieron blancos-espeto angustiada mientras la pelirroja se soltaba poco a poco de ella-.
-sí... ¿de verdad me desmaye?-cuestiono con esfuerzo mientras se sentaba en una silla y se cubrió los ojos cerrados con una mano-...no sé, de repente tuve…eran como-pero no termino de explicarle a la mujer que la miraba atenta ya que repentinamente se inclino sobre el piso y vomito en este-.
-¡Lena!-exclamó poniéndose de pie (se había sentado junto a la pelirroja) y sosteniendo a la pelirroja de los hombros-... ¿estás bien?-.
-aja-dijo aun inclinada desde la silla-...ahora...si-dijo con esfuerzo mientras carraspeaba la garganta y echaba su cabello para atrás-...ya me siento mejor-dijo al dejar de sentir un gran peso en el estomago y dejar de sentir esa leve punzada en su cabeza-.
-toma mi  niña-dijo preocupada dándole un vaso con agua-...enjuágate con el-dijo mientras colocaba una cubeta con agua y un fregador frente a Lena-...yo limpiare esto-.
-si... de verdad lo lamento Pam-dijo levantando el rostro y mirando a la mujer con pena, la cual se sorprendió un poco al ver con detenimiento a la pelirroja notándola más pálida de lo normal-...fue extraña-dijo al ponerse de pie con cuidado mientras tomaba el vaso junto a ella-.
-dime ¿qué sucedió?-dijo seria mientras comenzaba a limpiar el piso y miraba de reojo a la pelirroja que se iba al fregadero para escupir el agua-.
-...no estoy segura-dijo después de escupir un poco de agua y volver a tomar otro trago-...eran...como recuerdos pero-volvió a decir al escupir el agua-...no sé si en verdad son míos-dijo mientras se lavaba las manos y miraba a Pam por el reflejo de la ventana frente a ella-…pero vinieron a mi mente-dijo con la mirada perdida al volver a recordar aquellas imágenes que habían venido a su mente minutos atrás-.
-...será mejor que vayas a recostarte-dijo decidida después de quitarse los guantes de plástico y dejaba la cubeta ya vacía y enjuagada en un pequeño armario designado para los utensilios de limpieza y después mirar a la pelirroja quien al escucharla volteo rápidamente para mirarla con reproche-.
-... ¡pero tu aun no me dices nada!-espeto poniéndose seria mientras se alejaba del fregadero-...dime que es lo que tú sabes-dijo con seriedad mirando a la mujer que se le acercaba-…lo prometiste y…
-te lo diré Lena, pero no aquí ni ahora, tu padre no debe tardar, vamos a tu habitación-dijo interrumpiendo y tomando a la pelirroja del rostro para mirarla directamente a los ojos-... claro que prometí que te lo diría no te fallare si lo haré, te lo diré pero…por favor-.

No muy convencida aquella pelirroja subía a su habitación junto con la ayuda de Pam quien al llegar a esta abrió y ayudo a Lena a llegar a la cama, en donde Lena opto por tomar una rápida ducha Pam no muy convencida acepto diciéndole que regresaría en media hora con ella solo preparaba la cena de su padre y volvería con ella, Lena asintió y se dispuso a entrar al cuarto de baño y mientras esto pasaba en la casa Katin, en una plaza no muy lejos de ahí se encontraban la morena y la castaña sentadas en una banca al aire libre, no llevaban mucho de haber llegado ahí de improviso.

-¿segura?... si quieres le puedo hablar a Rosme para que venga…
-no Alex, tranquila-dijo sonriéndole a la chica junto a ella quien la miraba con preocupación-…fue un leve mareo, te digo que estoy bien-.
-¿un leve mareo?... deberías ir con el médico Yulia ¿segura comes bien? en verdad me preocupo-espeto preocupada sin dejar de ver a la morena-…o no será que esos desgraciados de los Katin no…
-¡ey!, tranquila, si como bien Pam me alimenta muy bien su comida es la mejor-dijo mirando con algo de seriedad a la castaña-…ellos serán lo que quieran pero no me impiden comer ni nada por el estilo-dijo para después soltar un suspiro-…tranquila, quizá fue por el cambio de temperatura en el cine no hacia tanto aire como aquí-dijo mirando a su alrededor-…le pedí a Rosme ir a cenar y ver un rato la plaza así que dejémoslo disfrutar un rato-dijo al ponerse de pie y ofrecerle su mano a la castaña-…además esta vez si no cene algo antes de venir quizá sea por eso-.
-¡ay Yulia!-se quejo algo molesta dándole un ligero golpe en el hombro a la morena-… ¡me preocupe mucho!-dijo tomándola de la mano-vamos por algo de comer entonces-espeto insistente pues aun no se quedaba tranquila después de la reacción que había tenido Yulia minutos antes-.
-¡sí!...te dije que primero fuéramos a cenar ¡pero no! La señorita quería ver una película primero-decía divertida reprochándole en forma de broma a la castaña mientras caminaba junto con ella por aquel lugar bien adornado e iluminado debido a que ya estaba obscuro-…la verdad muero de hambre-.

Y mientras la morena y la castaña se dispusieron a caminar un rato mas hasta encontrar un lugar que les agradara para cenar algo que a ambas les gustara por lo cual terminaron optando en entrar a una pizzería que no estaba muy lejos del parque en donde se hallaban sentadas en donde tranquilas se dispusieron a ordenar y seguir disfrutando de su noche, mientras una pelirroja un tanto afligida se encontraba recostada en su cama con un semblante de tristeza mientras miraba con detenimiento a aquella mujer que le acariciaba la frente en ese momento y la miraba con cierto toque de nostalgia y comprensión.

-mi niña en verdad lamento mucho lo que tú padre fue capaz de hacerte-dijo sin dejar de acariciarle su pecoso rostro-…si yo hubiera sabido que eran esas pastillas te juro que nunca hubiera permitido que…
-lo mejor será olvidarlo-dijo interrumpiendo a Pam tras unos minutos de haber permanecido en silencio-…sabemos que el hubiera no existe-dijo con cierto tono de tristeza en la voz pues en verdad le dolía pensar que su padre le hubiera hecho todo eso por tanto tiempo-…pero ahora debemos averiguar otra cosa-dijo algo seria y sin mucho ánimo-así como me lo dijiste hace rato si lo hizo fue por algo, debió tener una razón muy grande para hacerme esto además también necesitamos ver si… no le hizo lo mismo a…
-a Yulia…-dijo completando la oración de la pelirroja-…lo sé mi niña-dijo al soltarle la mejilla para después estirarse un poco-…necesitamos saber si eso de las pastillas lo hizo con ambas y también que otra cosa pudo haber hecho-dijo con seriedad mirando las palmas de sus manos que estaban apoyadas en sus piernas-.
-…si lo hizo es porque lo considero “correcto y necesario”-dijo de una forma molesta con el ademan de las comillas-…y de ser así, seguramente hay algo que pueda ayudarnos a saberlo, y debe tenerlo en su oficina es más que obvio-dijo segura de sus palabras mirando a Pam quien la miraba con duda y sorpresa-…por algo no permite que nos acerquemos ahí en lo absoluto…













TO BE CONTINUED......................











Gracias cuidence, bonito dia NO olviden comentar!! hasta la proxima!! Smile /

Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por montsejade0847@gmail.com el Jue Ene 14, 2016 8:24 pm

Muy buenos capítulos, eres muy buena

montsejade0847@gmail.com

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 04/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por hiromy2310 el Jue Ene 14, 2016 8:58 pm

Ooooh si ya casi ya casi sigue subiendo mas cap *-*
avatar
hiromy2310

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Miér Ene 20, 2016 11:19 pm

Ja muchas gracias montsejade un honor saber que te gusta lo que escribo Smile ...y asi es querida Hiromy ya estamos proximas Shocked solo un poco más Cool  y bueo en esta ocacion dejo los capitulos 17 Y 18 debido a que el Sabado pasado no pude subir los Capitulos por fallas de red, y tambien les dejo los capitulos 19 y 20 compensado el Lunes 18 que de igual forma el internet estubo de nena y no me permitio actualizar la historia, y se que aun falta los capitulos del dia de hoy y que prometi uno extra por la tardansa, no lo olvido Wink Este Viernes salgo temprano de la Uni asi que habra conti despues de las 5 PM Y Antes de las 7:30pm dejando los Capitulos 21, 22 (<---los de hoy Miercoles 20 que no subi hoy por el atraso) y los Capitulos 23 y 24 (Correspondientes a ese Viernes) dejando para el Domigo los capitulos 25, 26 que corresponde a ese dia y agregando el capitulo 27 que es el extra que prometi Espero esta noticia les guste, esperen los proximos capitulos! CONTI!!!!!!!! (Acompañado de un Spoiler hasta el Final) Cool











----------------------------------










CAPITULO 17. DECICIONES



-…si lo hizo es porque lo considero “correcto y necesario”-dijo de una forma molesta con el ademan de las comillas-…y de ser así, seguramente hay algo que pueda ayudarnos a saberlo, y debe tenerlo en su oficina es más que obvio-dijo segura de sus palabras mirando a Pam quien la miraba con duda y sorpresa-…por algo no permite que se acerquen ahí en lo absoluto…

-¿por qué crees eso?-cuestiono denotando confusión en sus palabras y mirando dudosa a la pelirroja-.
-la ocasión en la que tome su libro pude darme cuenta por la forma en cómo se había alterado cuando se entero-dijo con la mirada perdida hacia el techo mientras recordaba aquel día que ahora ya ni carecía de sentido como en su preciso momento-…cuando entre a su oficina también pude percatarme de que varios compartimientos en sus muebles tenían cajones cerrados a llave, de hecho muchas cosas ahí no se veían a simple vista-dijo cerrando los ojos unos instantes para poder tener la imagen de aquel recuerdo más clara-…y mas que lógico Pam-dijo tras abrir los ojos y mirar a aquella mujer-…siempre deja cerrado con llave, no permite que nadie se acerque incluso estando él en ella, y tú misma me lo dijiste solo permitía que varios hombres entraran y eran personas que tú ni siquiera conocías-espeto denotando obviedad en sus palabras por lo que aquella mujer puso un semblante de duda-solo conociste al señor Volkov y por lo que veo el tampoco andaba en cosas buenas-dijo de una forma molesta para volver a mirar el techo-…de lo contrario ni él ni su esposa abrían muerto…o bueno su esposa…-pero tras fruncir el seño una duda vino a su cabeza por lo que se inclino rápidamente haciendo que Pam la mirara con sorpresa-… si se supone que la señora Volkova desapareció en ese accidente y nunca supieron su paradero ¿Por qué dijeron que ambos habían muerto?-le pregunto a Pam quien tenía la mirada clavada en el piso-.
-por alguna razón la prensa y los medios de comunicación jamás pasaron la noticia completa no dijeron la verdad ante aquello por alguna razón quisieron ocultar la verdadera razón de la muerte de Oleg ante los demás-dijo de una forma seria mirando detenidamente a la pelirroja quien frunció el seño al escuchar aquello-.
-¡es verdad!, lo había olvidado-dijo llevándose una mano a la frente-…no fue un accidente lo que provoco su muerte, fue la enfermedad esa que no diagnosticaron a tiempo y que no sabían que era-dijo frotando levemente su frente contra la palma de su mano para después bajarla y levantar la vista-… es una razón más por la que necesitamos saber que tanto oculta mi padre y si lo oculta en su oficina con más razón debemos buscar la forma de entrar en ella-dijo de una forma suplicante mirando con indignación a Pam-…seguro ahí adentro están las respuestas, de los Volkov, de mi padre, de las sectas y de porque Yulia está aquí-dijo recostándose nuevamente ya que se sentía cansada-…pero…
-lo sé Lena-dijo mirando comprensiblemente a la pelirroja-…a mí también me preocupa como pueda tomarlo Yulia y más si se lo decimos de una forma apresurada…sin siquiera tener pruebas de lo que decimos-dijo para después soltar un suspiro y mirar hacia enfrente-…pero si decidimos averiguar eso con Yulia aquí en casa…ella se dará cuenta de que algo pasa-.
-¡lo sé!, eso mismo imagine yo, pero no podemos hacer nada más, pronto serán vacaciones de verano y será más difícil averiguar con ella en casa todo el tiempo-dijo cubriéndose el rostro con ambas manos y cerrando los ojos con fuerza pues el sueño ya la estaba venciendo-…nosotras solas no podremos Pam-dijo para después descubrirse el rostro y mirar a la mujer que miraba detenidamente su mesa de noche-…necesitamos que alguien aparte de Masha nos ayude, principalmente con Yulia-dijo de una forma decidida-.
-… ¿qué se encargue de ella?-cuestiono crédula al suponer a que se refería la pelirroja-…tú estás pensando en…
-sí, la verdad siento que es la única forma y sé que es la única persona capaz de ayudarnos con esto-dijo de una forma seria mirando hacia otro lado y cruzándose de brazos-.
-¿estás consciente de que para eso tendríamos que contarle todo lo que se supone sabemos que es verdad?-cuestiono sorprendida mirando con detenimiento a la morena que dio un suspiro con desgano y separo sus brazos-.
-…es la única forma de poder hacerlo Pam-dijo de una forma desinteresada pero segura-…solo esa-dijo para después llevarse las manos a la cabeza y presionarla levemente-.
-¿te duele la cabeza verdad?-cuestiono un tanto preocupada mirando como la pelirroja alejaba sus manos de sus sienes-.
-si un poco, son solo punzadas-dijo sonriéndole a la mujer para que no se preocupara tanto-…pero se quitan-.
-iré a prepararte un té para que calmes tus nervios, y te traeré algo sencillo para que comas, porque no lo hiciste-dijo al ponerse de pie y estirarse un poco-…eso te ayudara-dijo sonriéndole a la pelirroja mientras se encaminaba a la salida de su habitación-.
-está bien…gracias-dijo sonriéndole agradecida mientras  seguía con la mirada a Pam hasta que esta salió y cerró la puerta tras ello-…si lo necesito-se dijo a si misma de una forma pesarosa mientras giraba su cabeza para mirar su reloj el cual marcaba las 10:06 de la noche-.

Y mientras aquella pelirroja se permitía divagar nuevamente entre sus pensamientos dejándola así con la mirada perdida en dirección al techo, Pam bajo tranquilamente hasta llegar a la cocina en donde tras encender la luz coloco un poco de agua en una tetera para después hervirla a fuego medio en la estufa y mientras esta llegaba a una temperatura adecuada Pam preparaba un emparedado ligero para llevar como aperitivo a la pelirroja quien la tenia preocupada debido a que comenzaba a olvidar cosas de forma muy rápida tras colocar aquel emparedado en un pequeño plato en donde también coloco un poco de papas que había comprado en la tarde puso un vaso de jugo en una charola y después el plato con el emparedado tomo una taza y la acercó a la tetera mientras colocaba el pequeño tarro con azúcar en la charola y mientras esperaba el silbido de la tetera se sentó junto a la charola y cerró los ojos unos instantes lo cual le permitió recordar instantes atrás con la pelirroja.

-…de lo contrario ni él ni su esposa abrían muerto…o bueno su esposa…-pero tras fruncir el seño una duda vino a su cabeza por lo que se inclinó rápidamente haciendo que ella la mirara con sorpresa-… si se supone que la señora Volkova desapareció en ese accidente y nunca supierón su paradero ¿Por qué dijeron que ambos habían muerto?...
***


-¡es verdad!, lo había olvidado-dijo llevándose una mano a la frente-…no fue un accidente lo que provoco su muerte, fue la enfermedad esa que no diagnosticaron a tiempo y que no sabían que era-dijo frotando levemente su frente contra la palma de su mano…
***


-Tenía poco menos de una hora que le había dicho las verdaderas razones y ella lo olvido-se decía mentalmente recordando la reacción de Lena la cual la había indignado puesto que había olvidado muy rápido esa aclaración y eso no era común en la pelirroja, seguía pensando cuando el silbido de la tetera la saco de su ensimismamiento por lo abrió rápidamente los ojos y se aproximo a la estufa la cual apago para después tomar la tetera y servir un poco del agua en la taza que estaba junto a ella, luego coloco un sobrecito de té en esta y ajito por varios segundos hasta que lo considero listo, retiro la cuchara de la taza y esta la puso en la charola junto al jugo después puso la cuchara sobre una servilleta y retiro el sobrecito de té de la taza con cuidado para evitar que escurriera, tomo la charola que estaba en la barra junto a la estufa y la paso en la mesa en donde acostumbraban a comer las chicas después camino hasta el cesto de basura en donde tiro la bolsita de té, miro el reloj que había en la pared y se percato que no habían pasado ni 15 minutos desde que había dejado a la pelirroja así que se dispuso a tomar la charola pero justo en ese momento el ruido de la entrada llamo su atención por lo que extrañada salió de la cocina para ver quien llegaba.

-¡Yulia!-exclamó no muy alto cuando vio la espalda de la morena quien estaba cerrando la puerta y por lo que dio un pequeño brinco y giro rápidamente pegándose a la puerta-.
-¡me asustaste!-espeto llevándose una mano al pecho para después suspirar aliviada-…pensé que ya no había nadie abajo, menos mal no fuiste el señor Sergey-dijo encaminándose hacia Pam-…lo lamento Pam-dijo bajando la cabeza y sonando apenada-…llegue más tarde de lo acordado-dijo denotando cierto tono de tristeza-.
-Yulia-dijo mientras miraba el reloj que había en una pared a su lado-…llegaste una hora más tarde-dijo para después mirar a la morena quien levantaba la cabeza lentamente-…
-lo sé, lo siento, es que fuimos a cenar y después de ello hubo un espectáculo de luces en la plaza donde estábamos y nos quedamos a verla, no duro mucho pero de regreso hubo un accidente y tardaron en dejar pasar a los autos-se excusó de una forma sincera sin dejar de mirar a Pam a los ojos-…en verdad…
-no te preocupes mi niña-dijo para después abrazarla-…lo importante es que tú estás bien y llegaste como dijiste-dijo sonriéndole a la morena tras separarse de ella-…pero será mejor que subas a cambiarte-dijo recordando la hora y también que Sergey no se encontraba-… ¡Sergey no debe tardar en llegar!-dijo encaminando a la morena hasta las escaleras quien al escuchar esto comenzó a quitarse la ropa que traía puesta-.
-es verdad-espeto quitándose sus zapatos y las calcetas… ¡mi calceta!-exclamo cuando llego al segundo piso por haber soltado su calceta la cual callo escalones abajo-.
-la tengo-dijo subiendo escalones y tomando el calcetín justo en el momento en el que escuchaba como la puerta de la entrada se abría por lo que sin hacer ruido indico a Yulia que siguiera hasta su habitación mientras esta la seguía-..Cámbiate rápido-dijo más tranquila tras cerrar la puerta de la habitación de Yulia una vez dentro ambas-.
-¡justo a tiempo!-espeto aliviada mientras se ponía un pantalón pijama y se quitaba la blusa que llevaba puesta-…si me hubiera visto seguro me da el reclamo del siglo-dijo nerviosa y divertida mientras se colocaba una camiseta un poco holgada y se colocaba unas pantuflas-…enserio lamento haber llegado tarde-dijo mientras se estiraba un poco y colocaba su ropa sobre un mueble-.
-¿si te divertiste?-cuestiono sonriéndole a la morena para que esta dejara de sentir culpa por su tardía-… ¿se la pasaron bien?-.
-sí, la verdad si-dijo sonriéndole a Pam-…tengo sed-dijo mirando su puerta cerrada-.
-seguramente Sergey ya se encerró en su oficina, bajemos por algo para ti-dijo revolviéndole el cabello a la morena-.
-¡por favor!-dijo para después salir de su habitación seguida de Pam-…la verdad es que la película era muy romántica y no me gusto mucho-dijo en un tono bajo mientras pasaba por la habitación de la pelirroja-.
-Lena-pensó repentinamente estando frente a la habitación de la pelirroja por lo que con cuidado abrió la puerta y asomo su cabeza, notando que las luces de aquella habitación ya estaban apagadas y solo pudo divisar a una tranquila pelirroja bien acobijada que le daba la espalda, y lo más seguro es que estuviera dormida, así que con sutileza volvió a cerrar la puerta y tras dar un suspiro bajo hasta la cocina en donde encontró a la morena sentada a la mesa comiendo una papa del plato sobre la charola.

-lo lamento solo tome una-dijo tras pasar el alimento que tenía en la boca-.
-no te preocupes, si tienes hambre come con gusto-dijo sentándose junto a la morena mientras esta sonreía feliz y tomaba el emparedado ante la vista de Pam que denotaba cierta culpabilidad pues solo tenía un pensamiento en su mente *nuevamente Lena no comió ese día*-.
-¿pasa algo Pam?-cuestiono curiosa mirando a la mujer quien parecía perdida en sus pensamientos-.
-¿Hm?… no, lo siento mi niña es que no me has contado como les fue-dijo cambiando su semblante vano por uno con más felicidad-.
-si bueno, te digo no me gusto mucho la película pero igual la vimos entonces, después de que esta terminara salimos del cine y…

Y así continuo la plática amena entre la morena y Pam hasta que Pam decidió que era momento de descansar por lo que acompaño a la morena hasta su habitación y la acobijo, le dio un beso en la frente y cuando la morena ya se encontraba dormida, salió de la habitación apagando las luces y cerrando tras ella, un poco cansada se estiro mientras bajaba las escaleras y se dirigía a su pequeña habitación en donde al llegar se permitió un bostezo y tras colocarse una muda más cómoda se sentó en la orilla de su cama y recordó la conversación con la pelirroja por lo que abrió un cobre mediano que estaba bajo de su cama y hurgo un poco con un semblante serio mientras recordaba cada palabra con la pelirroja hasta que encontró algo que la detuvo incluso de sus pensamientos, era una pequeña libreta, desgastada de no más de 20 hojas, se sentó nuevamente en su cama apoyándose en la cabecera y se cubrió la mitad de su cuerpo con sus sabanas, abrió aquella libreta y no pudo evitar sentir cierta tristeza y felicidad al ver el contenido.

-creo que llegó el momento-dijo mirando el techo de su habitación para luego suspirar con algo de resignación-.

Las primeras horas de la mañana se hicieron presentes, comenzó a haber movimiento en ese hogar y como era costumbre Sergey ya no se encontraba en casa, Pam se encontraba en la cocina terminando de preparar el desayuno para la morena, nuevamente la pelirroja se había adelantado y ella se encontraba saliendo de su hogar siendo llevada por Rosme mientras la morena terminaba de colocarse su uniforme, después de varios minutos la morena bajo para encontrarse con un rico olor por lo que emocionada se sentó a la mesa mientras Pam le saludaba y esta respondía sonriente al ver como aquella mujer le colocaba el desayuno frente a ella.

-¿cómo amanecimos?-pregunto mientras serbia un vaso de leche frente a la morena que comenzaba a comer sus waffles con gusto-.
-bien, la verdad dormí muy bien-dijo antes de meter otro pedazo de alimento a su boca-… ¿Qué hay de ti?
-…como siempre, amanecimos antes que el despertador-dijo al apagar el fuego que utilizaba para sentarse junto a la morena-.
-… ¿hoy no nos acompaña?-cuestiono curiosa al mirar hacia enfrente y luego a Pam-.
-…de nuevo se fue más temprano-dijo de una forma tranquila mientras se recargaba en el codo que tenia apoyado en la mesa-… se fue poco antes de que bajaras-.
-¿otra vez no soporto más de 10 horas sin ver a Masha?-espeto algo molesta antes de tomar la mitad de su leche de golpe-.
-…no sé si iban a verse antes de clases peor…Lena me comento algo de un examen para evitar reprobar-dijo sonriendo discretamente por la actitud de la morena-.
-… ¿un examen?-cuestiono dubitativa y luego recordó el día en que había ido a buscar a Lena y esta llego después, la profesora que las había creído primas lo había mencionado-…oh si ya recuerdo…. Ese día yo estaba con Alex… ¿te comente que su profesora creyó que Lena y yo éramos primas solo porque vivimos en la misma casa sin tener el mismo apellido?-cuestiono curiosa saliendo un poco del tema-.
-….no que yo recuerde, pero que ironía era de esperarse sin el mismo apellido y llegando siempre juntas, seguramente lo tomaron por sorpresa-dijo sonriendo divertía al imaginarse a las chicas en esa situación-.
-no sé qué le dijo Lena porque se alejaron pero seguro dejo más que claro que alguien como yo jamás sería algo de ella y mucho menos familia-dijo tras soltar un suspiro para seguir con su desayuno-.
-…no considero conveniente que sean o se consideren familia…o ¿tú si la consideras tú prima?-cuestiono curiosa al mirar a la morena que trago con esfuerzo el alimento que tenía en la boca-.
-¿Qué?...  no… bueno sería algo absurdo que bueno, fuéramos amigas sintiéndonos así como familia y… pues es ilógico que…eso-dijo algo apenada y nerviosa mientras bajaba la mirada-…sabes que no… que no la quiero como familia, aunque si lo parezca-.
-por supuesto que sí-dijo acariciándole el cabello a la morena-…no tienes que explicarme nada, yo sé-dijo para después dar unos leves golpecitos en la mesa con ambas palmas de las manos para después levantarse de la silla-…termina tú desayuno Yulia no debe tardar Rosme en venir-dijo mirando el reloj de la cocina-y tus clases empiezan en menos de 30 minutos-.
-si Pam-dijo sintiéndose más tranquila-…ya voy

La morena continuo desayunando con calma y pasados unos minutos se levanto de la mesa y se dirigió al cuarto de baño en donde termino de “acomodar” su corto y negro cabello y se cepilló los dientes, para luego salir de este y tomar sus cosas, irse a despedir de Pam justo en el momento en el que Rosme tocaba el claxon de la camioneta dando a entender que  ya había llegado y estaba esperando a la morena fuera de la casa, así que la morena salió rápidamente de la casa y tras saludar a Rosme amablemente se dispusieron a ir al colegio y mientras iban saliendo de la propiedad Katin, una chica pelirroja se encontraba parada frente al escritorio de una profesora que revisaba detenidamente una hoja frente a ella.

-Muy bien Lena, tú desempeño las últimas semanas fue muy bueno, no creí que el aplazarte el examen e integrar temas nuevos fuera a ayudarte, tus notas mejoraron incluso ya no considero necesario el aplicarte el segundo examen-dijo al bajar las hojas que tenia frente a ella para después mirar a la pelirroja quien sonreía complacida-… tú nota será mayor al 8.5, así que la verdad ya no considero que hagas el ensayo ni el examen-dijo extendiéndole la mano a la pelirroja quien la acepto gustosa y la estrecho-…muchas felicidades Lena-.
-muchas gracias profesora-dijo al dejar de estrechar la mano de la profesora-… valió la pena el esfuerzo-dijo viendo como recogía varios papeles de su escritorio-.
-claro que si Lena, todo esfuerzo trae buenas recompensas-dijo mientras se encaminaba a la salida del salón-… no tendrán clase la primer hora pero regresare para la segunda, debo hacer unos trámites importantes, dejare una nota en dirección y aquí en la puerta, te pido les avises a los despistados-dijo haciendo una mueca divertida para después irse rápidamente de ahí-.











-----------------------------------











CAPITULO 18.  AYUDA PARA UNO MISMO


-muchas gracias profesora-dijo al dejar de estrechar la mano de la profesora-… valió la pena el esfuerzo-dijo viendo como recogía varios papeles de su escritorio-.
-claro que si Lena, todo esfuerzo trae buenas recompensas-dijo mientras se encaminaba a la salida del salón-… no tendrán clase la primer hora pero regresare para la segunda, debo hacer unos trámites importantes, dejare una nota en dirección y aquí en la puerta, te pido les avises a los despistados-dijo haciendo una mueca divertida para después irse rápidamente de ahí-.


-¡Lena!-exclamó con un toque de alegría al ver pasar a la pelirroja la cual se detuvo y giro el rostro al escuchar su nombre-… ¡qué bueno que estas aquí!-exclamo denotando alivio al llegar donde la pelirroja-.
-Masha… ¿Qué haces aquí antes de clases?-cuestiono curiosa al ver a su amiga quien tras darle un corto abrazo la tomo de la mano y la guio a otro pasillo de aquel corredor- ¿pasa algo?-cuestiono preocupada y seria al recordar el día que le había contado de las pastillas por lo que se aterro un poco-…acaso tú…
-no Lena, tranquila-dijo al mirar a su amiga y comprender que estaba preocupándola en vano-…no pasa nada, es un asunto diferente-dijo esto en susurro al acercarse al oído de la pelirroja-no te preocupes-dijo al mirar a la pelirroja y sonreírle para calmarle-.
-bien…entonces a ¿qué se debe esa puntualidad?-cuestiono sonriendo una vez se sintió más tranquila-…no sabía que llegarías antes…
-recordé lo de tú examen y quise llegar antes solo que no sabía que tanto y bueno…camino para acá recibí un mensaje justo cuando te vi entrando al salón y…
-Masha detesto que me digas las cosas a medias, aja llegaste antes y ¿quién te envió el mensaje?-interrumpió y aclaro a su amiga pues comenzaba a impacientarse-.
-si lo siento… bueno mira recibí un mensaje de mi prima Vera te acuerdas de ella?-cuestiono a la pelirroja y tras una asentida por parte de esta ella prosiguió-ayer en la noche me dijo que el tarado de su novio había estado jugando con su mejor amiga y que su mejor amiga se sentía muy mal no tanto por el cretino si no porque la uso solo como trofeo de exhibición ante todo el colegio y encima cuando su mejor amiga lo termino el muy receloso se puso a inventar mentira y media de ella diciendo que era una cualquiera de lo peor, entonces también recibí un mensaje de la mejor amiga de mi prima…
-haber espera sí  creo saber por dónde vas, porque conozco a Vera…ella quiere que ayudemos a su amiga seguramente no?-espeta por lo que la rubio tras sonreír asintió divertida-…¿porque nosotras?
-¡A eso iba pelirroja!-exclamó de una forma divertida como si fuera presentadora de algún programa de concurso por lo que la pelirroja negó con la cabeza mientras sonreía divertida-…justo cuando te vi iba a decirte pero alguien me retuvo y después tú entraste al salón y ya no pude-dijo aun con el mismo tono-.
-¿alguien te retuvo?... ¿quien?-cuestiono curiosa pero sin quitar la sonrisa de sus labios-.
-pues veras la mejor amiga de mi prima viene a esta escuela –dijo al tomar la manija de la puerta de un salón-…va en 6* semestre y ni te imaginas quien es-dijo sonriendo emocionada para después abrir la puerta del salón haciendo que la pelirroja mirara dentro de este y quedara un tanto sorprendida-.
-¿Olga?-espeto crédula cuando la chica se uso de pie y se aproximo hasta ellas con una sonrisa amigable-.
-¿entonces si se animo?-cuestiono animada al mirar a Masha quien frunció el seño al ver a la chica-.
-en eso estaba-dijo algo nerviosa cuando la pelirroja le lanzo una seria mirada al no comprender de lo que hablaba la otra chica castaña-.

Si bien Olga no era la chica más hermosa de todo el colegio seguramente estaba dentro del ranking de las 5 chicas más lindas, esta chica con una hermosa y blanca sonrisa clara que encantaría a cualquiera  de buen cuerpo ganadora de algunos eventos de modelaje por parte de escuela, con unos lindos ojos color miel cabello lacio a media espalda bien peinado, castaña , y con algunos rasgos finos, era muy conocida tanto por Lena como por Masha pues  debido a Vera habían asistido a arias fiestas por parte de la familia de Masha juntas en donde habían congeniado, y como ella se encontraba en su último semestre su edificio se encontraba contrario al de el resto de los grupos por lo que era muy raro que coincidieran en su colegio pero las pocas veces que lo hacían solían sonreírse por unos segundos sin detener su camino, fue por ello que a la pelirroja le tomo por sorpresa el enterarse de que era Olga quien necesitaba ayuda pues además de ser una hermosa chica era una estudiante promedio además de muy astuta. Y mientras seguía dentro de sus cavilaciones Masha la tomo de la mano y la guio hasta un pupitre que quedaba de frente al de ella y el de Olga.

-mira Elena se que te sorprendió que alguien como yo callera en un juego tan trillado como el de el engaño y sé que te sorprende mas el hecho de que sea a ustedes a quien les pido ayuda-dijo de una forma sutil sin perder aquella sonrisa de amabilidad característica de ella-…te diré lo mismo que le dije a Masha minutos atrás, yo ya tenía mis sospechas 3 meses después de que comenzamos a salir, creí quererlo pero era más gusto y cariño que otra cosa y las relaciones así no sirven, además de que jamás hubo amor y 5 meses fueron más que suficientes para tomar la decisión, yo se lo dije muchas veces si no estábamos bien deberíamos quedar como amigos pero el insistencia en que todo iba perfecto y había mucho amor, tanta insistencia hasta que hace un mes a porque tanta insistencia hasta que hace un mes me di cuenta además de que corrobore mis sospechas el muy idiota solo quería sentir el placer de lo que era ser odiado y venerado por engañar a alguien como yo, por parte de los de tercero hay mucha bulla muchos lo odian otros lo-admiran, en fin no quiero hacerles esto muy largo porque tengo clase en menos de 15 minutos-dijo al mirar su reloj de pulso y después volver a ver a Lena quien la escuchaba con suma atención-… a mí la verdad no me interesa con quien este o lo que haga pero lo que si me molesta es que se atreviera a difamarme solo porque descubrí su jueguito, le perdone el engaño y su forma hipócrita y falsa de ser, pero no le pienso permitir que me levante falsos solo por mal perdedor y por querer dejar un “Legado” antes de la graduación-dijo algo molesta con el gesto de las comillas-… se me hace algo absurdo y sé que todo lo que paso estas últimas semanas lo hiso actuar incluso más cretino de lo que ya es-.
-¿Cuál legado?-cuestiono curiosa interrumpiendo a la chica castaña frente a ella-…
-Veras Elena, las ultimas semanas de clases los de tercero tienen una extraña tradición de hacer cosas ya sean muy buenas o muy malas para dejar… como una pequeña marca en señal de territorio, no lo sé es algo vano para mi, tratan de jera una marca no ser olvidados de este colegio, es bueno que la gente quiera ser reconocido por sus logros pero lo que en verdad se me hace muy vano y absurdo es cuando deciden estar en la oficina del director por algún mal comportamiento o broma pesada justo las ultimas semanas de clases-dijo tras soltar un suspiro de resignación-… estoy casi segura de que esa fue la razón principal del porque él se atrevió a humillarse levemente cuando insistía en terminar, quería dejar el “mayor legado” de todos-dijo con un soplido resignado mientras negaba ligeramente con la cabeza-… bueno Elena lo único que quiero es tú ayuda para ese tonto inmaduro no se salga con la suya, no planeo hacer nada absurdo la verdad no lo vale además que mi beca podría salir perjudicada, solo quiero dejarle claras las cosas de que con una mujer nunca se debe jugar-dijo para mirar nuevamente su reloj de pulso-… Masha me dijo que tú eras ese tipo de chicas alas que les gusta bajar de la nube a gente como él y eso es increíble-dijo para después dedicarle una sonrisa muy grande y entusiasmada a la pelirroja
-gracias, es lo que más me gusta mantener los pies de otras personas en la tierra-dijo tras devolverle la sonrisa a la chica-… tengo una duda… ¿Qué haríamos?-cuestiono curiosa-.
-lo único que se puede hacer para destrozar el ego de un chico hasta dejarlo por los suelos-dijo Masha al sonreír de una forma traviesa-.
-al principio lo considere algo drástico pero la verdad la idea me gusta-dijo para después ponerse de pie-…oigan chicas en verdad lo lamento pero tengo que irme, Elena Masha tiene mi numero tengo un examen pero si decides ayudarme por favor no duden en avisarme-dijo al tomar las manos de Lena las cuales estaban sobre el pupitre en donde estaba sentada-… si tienes alguna duda pregúntale a Masha ella ya está al tanto y de cualquier forma agradezco el tiempo que me prestaron-dijo por ultimo para después dedicarles una grata sonrisa a ambas y luego retirarse de aquel salón-.
-¿tú ya estabas ofreciéndome como carne al mejor postor?-cuestiono molesta y confundida mirando a su amiga de una forma muy cabreada después de que la chica saliera y cerrara la puerta del salón dejando solas a Lena y Masha-… ¿Qué diablos pasa contigo Masha?, se perfectamente que quieres que me despeje un poco de lo que pasa con mi padre pero esto... ¡fue irse a los extremos!-exclamo molesta poniéndose de pie y acercándose amenazadoramente a su amiga-.
-NO, NO , NO, espera Lena no es lo que imaginas-dijo colocando las palmas de sus manos frente  a su rostro y moviéndolas precipitadamente tratando de cubrirse el rostro y detener a su amiga-…no es por ello, yo no pensé en meterte en esto sino hasta que me dijo la razón y de que se trataba-dijo cerrando los ojos con fuerza y girando un poco la cabeza esperando un golpe de su pelirroja amiga-… es que su razón me convenció por completo-dijo algo apenada debido al enojo que tenía su amiga muy visible en el rostro cuando se lleno de valor para mirar a la pelirroja pues ella era una de las pocas personas que había tenido la sorpresa de ver en verdad y  ligeramente molesta a la pelirroja y era algo con lo que nadie quería toparse a su parecer-…Ilhys fue el que hizo todo eso, él jugó con Olga-dijo rápidamente ya que no soportaba mucho sentir esa pesada mirada de rabia sobre ella-… de no haber sido por lo que me dijo de cómo jugó con ella y mintió además de saber que había sido ese estúpido jamás abría aceptado y lo sabes Lena-dijo aun nerviosa y mirando detenidamente a su amiga quien al escuchar el nombre del causante de este revuelo-.
-¿Ilhys dijiste?-cuestiono dejando a un lado su enojo y rabia-… ¿él de el salón 4 de último grado?-cuestiono curiosa al fruncir el seño en señal de duda-.
-¡si ese mismo!-exclamo sintiéndose confundida al mirar el cambio rápido de su amiga-.
-…bueno acompáñame a avisar al resto de los de la clase que no tendremos la primera-dijo al mirar su reloj de pulso y notar que las clases iniciaban en menos de  minutos-…seguro tienen un caos y después de que les informe-dijo al abrir la puerta del salón y salir junto con Masha-…tú terminaras de contarme todo este asunto de Olga e Ilhys-dijo mientras se dirigía a su salón-.
-En verdad lamento haberte metido en esto sin siquiera haberte avisado-se disculpo deteniendo a la pelirroja justo antes de que esta llegara a la puerta del salón en donde tomaban clases-yo lo hubiera hecho pero sabes, hay algo que no te dije por este pequeño asunto que surgió-dijo bajando la mirada y poniéndose algo nerviosa-es que...hoy por fin me invito a salir Iván-dijo un tanto tímida y alegrada-... estuvimos hablando unas semanas atrás pero no era nada por ello no te dije nada aun no era algo concreto porque bueno creía que tu y yo éramos algo más que amigas, por supuesto que no le di ninguna explicación respecto a mi relación contigo por mucho que me interese o guste no es nadie para andar pidiéndome ese tipo de cosas-dijo especificando sus palabras antes de que la pelirroja articulara palabra-.
-no te preocupes se perfectamente que este día tarde o temprano llegaría -dijo abrazando tiernamente a su amiga-...no quiero que olvides la razón del porque comenzamos a actuar así ante los demás y con nosotras mismas-.
-no lo olvido Lenita mía-dijo sin dejar de abrazar a su pelirroja amiga-... precisamente por algo así fue que comenzamos, estábamos hartas del descaro de los niños tontos, no lo olvido desde la secundaria decidimos ser así, darles una lección de que ellos no lo eran todo ni la gran cosa-dijo al separarse de Lena y tomarla de las manos-...te juro que yo la hubiera apoyado yo lo hubiera hecho pero, es que enserio me gusta Iván-dijo al mirar algo tímida a su amiga-.
-lo se Masha no tienes que explicarme de más... ahora que lo recuerdo esa fue parte de la promesa o bueno misión, hacer que los tarados y cretinos entendieran que no todas morían por ellos, creo que al final lo logramos, saben darnos nuestro lugar y respetarnos-dijo mirando hacia el patio del colegio a través del segundo piso-...además de que acordamos que cuando alguien estuviera muy interesada otra persona nos lo diríamos sin importar nada-dijo sonriéndole comprensible a su amiga por lo que esta le devolvió la sonrisa-...vale mándale el mensaje a Olga y dile que la veré exactamente debajo del árbol, que se asegure de que el idiota de Ilhys ande cerca-dijo al soltar a su amiga de una mano-...y tu... tienes que decirme con exactitud todo lo que Olga y tú planearon ni creas que lo olvido-dijo de una forma recriminatoria hacia su amiga-.
-eres la mejor Lena-dijo una vez dentro de su salón en donde los pocos chicos y compañeros de ellas las miraron rápidamente al escuchar la puerta, algunos comenzaron a tomar asiento pero al ver que eran ellas no hicieron más que ignorarles hasta que Lena golpeo levemente el escritorio-… necesito que me presten un poco mas de atención de la necesaria quieren-dijo levantando el tono de su voz haciendo que todos la miraran algo curiosos-…tengo algo que informarles-dijo mientras otros chicos entraban al salón, entre ellos Iván un chico de estatura promedio, castaño y ojos grises en los que Masha se perdió unos instantes mientras el chico le dedicaba una sonrisa tímida justo cuando pasaba cerca de ellas-… ah! Y prométeme que te divertirás y disfrutaras mucho tu salida con Iván y... me contaras con lujo de detalle lo bien que se la pasaron- dijo en susurro a la rubia sacándola de sus cavilaciones para después sonreírle de una forma especial mientras los que acababan de llegar tomaban asiento- ...será mejor que se valla asiendo a la idea de que lo que le dijiste es verdad-dijo al soltar a Masha de la mano justo antes de que comenzará a hablar con voz firme ante sus compañeros-.
-te lo prometo-respondió aclarándose la garganta y también en susurro mientras todos tomaban asiento y prestaban atención a las chicas-.

Si bien Lena y Masha jamás tuvieron una relación más allá de una muy buena amistad, habían hecho creer al resto del colegio que era todo lo contrario aunque nunca sin ser especificas o directas al momento de ser interrogadas por gente curiosa, ¿la razón? solo ellas la sabían y posiblemente algunos ojos observadores la imaginaban o suponían así como lo había hecho Olga y a su parecer no era para menos, había sido justo antes de iniciar la preparatoria un chico salía con Masha fue su primer amor justo en el último año de secundaria se dio cuenta de que la había engañado con alguien más, alguien mayor, en ese entonces la pelirroja y la rubia no eran tan amigas solían hablar muy poco y fue justo cuando la rubia supo del engaño de aquel chico que su amistad creció pues aquel día ella se encontraba destrozada llorando en el baño de niñas cuando la pelirroja entro y la escucho sollozar, no muy segura de lo que hacía pregunto por la persona que estaba en el cubículo y fue ahí donde Masha se dio cuenta de lo mucho que se preocupaba Lena quizá no precisamente por ella pero si por los demás, fue ese acto honesto de la pelirroja que le hizo confiar en ella y por ende abrir el cubículo y contarle su problema así como desahogarse en el hombro de la pelirroja, fue en ese momento en el que se dio cuenta que al parecer solo tenía una amiga en el colegio y no eran las chicas con las que solía reunirse, más bien era una pelirroja niña a la que casi no le hablaba y de la que a veces incluso criticaba por alguna razón insignificante debido a su apellido, después de aquello todo cambio, comenzó a hablar más con ella, no paso mucho tiempo para que se hicieran amigas y pasaran más tiempo juntas, Masha se alejo de las chicas que solo estaban con ella por interés y aunque le fue difícil logro superar la traición de aquel chico que en verdad había querido tanto, le fue difícil ya que el descaro del chico consto en decir que solo estaba con ella por dinero y diversión, y entre una de sus muchas platicas como amigas llegaron al acuerdo de que no permitirían que los chicos siguieran comportándose como cretinos y jugaran con los sentimientos de las chicas solo porque si, así que justo antes de comenzar sus estudios en la preparatoria se hicieron la promesa de "dejar en su lugar" a todos aquellos que quisieran crecerse ante los demás, principalmente chicos como el ex de Masha o como lo estaba haciendo el ex de Olga que además de todo no era nada querido por las Lena y Masha debido a que años atrás había intentado jugar con ambas pero no conto con la astucia de las chicas ni con su plan y al darse cuenta de ella fue cuando comenzaron a ser más frías y rudas con el resto, solo para dejarles claro que no eran la gran cosa que se creían y que eran insignificancias que no llegaban a su nivel aunque mucho tiempo de fingir eso llego a aumentarles el ego no les impidió mantenerse con los pies en la tierra, y fue por ello que el cambio con estas chicas comenzó, iniciando desde su actitud hasta terminar con unos cambios de look así como de vestimenta como lo era el uniforma un poco más entallado y la falda más corta sabían que el tiempo les era para bien y no lo desaprovecharían al menos no ante ese tipo de sociedad, fue por ello que sin proponérselo poco a poco comenzaron a alejarse de los demás pues no les hacía falta nada más que la amistad de la otra, y fue Masha quien dio el gran paso de poner en duda su relación con la pelirroja cuando precisamente el mismo chico que había engañado a Olga le había pedido una nueva oportunidad a la pelirroja esta fastidiada de aquel chico no sabía que más hacer para alejarlo así que Masha de la nada llego "al rescate" plantándole un beso a su mejor amiga frente al chico y sus amigos quienes quedaron sorprendidos y no tardaron en hacerle burla al ver como las chicas se iban agarradas de la mano sin siquiera inmutarse de verlo nuevamente, se sintieron tan bien al bajarle el ego a aquel chico que decidieron continuar con ello no solo por ellas si no por el bien de otros pues de algún modo querían tratar de dar a entender que una cara bonita no lo era todo y que si ellas eran capaces de ignorar y evadir a alguien absurdo otras personas también podrían, solo necesitaban de más seguridad, y bueno quizá nunca lo sabrían pero gracias a esos actos de desprecio hacia chicos con el ego elevado muchos otros alumnos (tanto chicos como chicas) se habían vuelto más seguros ya fuera para invitar a otras personas a salir, para imponerse metas, para no permitir la discriminación y lo más importante el aceptarse tal cual eran (pues el verlas tan seguras de lo que hacían de algún modo reconforto a otros) pero esa actitud inmutable tenía sus pros y contras, eran respetadas y admiradas como a la vez eran odiadas y despreciadas por muchos, y aunque su seguridad era buena sabían que tarde o temprano ese "juego" tendría que terminar y tendrían que enfrentarse ante la "nueva sociedad" que de algún modo ellas mismas habían creado a su alrededor, sabiendo que en su momento tendrían que ser "crueles" tanto con gente amable como cretina solo para impedir que trataran de sobajarles solo por rencor aceptando así de algún modo "las consecuencias" de todas aquellas acciones que sin proponérselo habían dado mucho de qué hablar y pensar.

-de acuerdo el mensaje está listo ahora hay que apurarnos-dijo saliendo rápidamente de su salón mientras guardaba su celular en una bolsa secreta de su falda-…solo hay que esperar a que nos responda-dijo mientras bajaba emocionada las escaleras para llegar a la planta baja-.
-más te vale hacer que ese tonto mire o te arrepentirás Masha-dijo fingiendo enojo pero en realidad estaba algo emocionada por lo que aria, pues un espectáculo así no se daba todos los días-.
-¡ahí esta!-dijo al detener a la pelirroja al divisar a Olga unos metros alejada de ellas justo debajo de un árbol sentada en el césped…espérate a que yo llegue con Ilhys y ya!-dijo antes de salir apresuradamente asía una dirección contraria en la que iba la pelirroja quien tras asentir apresuro sus pasos-.
-bien aquí voy-dijo algo nerviosa mientras miraba a Masha y Olga a lo lejos…










--------------------------------

Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Miér Ene 20, 2016 11:38 pm

CAPITULO 19. MÁS AYUDA PARA TI QUE PARA MÍ


-¡ahí esta!-dijo al detener a la pelirroja al divisar a Olga unos metros alejada de ellas justo debajo de un árbol sentada en el césped… ¡espérate a que yo llegue con Ilhys y ya!-dijo antes de salir apresuradamente asía una dirección contraria en la que iba la pelirroja quien tras asentir apresuro sus pasos-.
-bien aquí voy-dijo algo nerviosa mientras miraba a Masha y Olga a lo lejos, una bajo el árbol y otra cerca de un grupo de no más de 10 chicos-.

No era tan complicado solo tenía que caminar, llegar hasta la chica castaña bajo el árbol mientras Masha se encargaba de hacer que varias personas voltearan a verlas, sonreírle ayudarse a levantar y esperar a que el chico reaccionara ante tanta “caballerosidad” por parte de la pelirroja,  era sencillo solo tenía que caminar y listo o al menos eso se repetía la pelirroja mentalmente pues por alguna razón se sentía un poco nerviosa pero al comenzar a caminar al ver al chico acercarse a Olga aparento perfectamente ese toque de nervios y se apresuro para llegar antes que todos esos chicos de tercer grado.

-Si yo también escuche que lo que dijo el tarado de Ilhys fueron puras mentiras-decía Masha con un tono de voz alto mientras pasaba cerca de varios alumnos-… ¿Qué Ilhys fue dejado por Olga y no al revés?-iba diciendo levantando la voz cada que pasaba por un grupo de chicos de los cuales algunos la miraban curiosos mientras esta fingía hablar por teléfono-… Ilhys de tercero es gay?-dicho esto la mayoría de las chicas cercanas la miraron dudosas mientras esta daba media vuelta y se dirigía nuevamente a donde había dejado a la pelirroja-… ¿Qué está bajo el árbol con Olga… terminaron?... voy para allá-dijo fingiendo sorpresa para después guardar su teléfono y correr hasta donde lo planeado sonriendo victoriosa al ver que tanto alumnos como alumnas la seguían con expresiones curiosas-…lo siento-se disculpo al chocar con una chica por estar mirando hacia atrás, la tomo de los hombros para evitar que esta callera y se disculpo sin más-.
-¿Masha?-cuestiono algo molesta al separarse de la chica quien se detuvo al mirar que había chocado con Yulia-.
-¿Yulia? … perdón no me fije-dijo rápidamente mientras comenzaba a caminar-.
-¿no deberías estar con Lena?-cuestiono curiosa mientras Alex se acercaba hasta ella y la tomaba de la mano mirando a Masha con curiosidad-.
-… ¡tengo que ir con ella!-se apresuro a decir algo exaltada para después irse prácticamente corriendo pues ya se había retrasado un poco, y por esta acción la morena no pudo evitar preocuparse-.

La expresión de Masha preocupo un poco a Yulia por lo que le dijo a Alex que fueran a la cafetería aunque en realidad quería ver hacia donde se dirigía Masha así que camino con algo de prisa procurando no denotar interés alguno por lo que había dicho Masha.

-¿Dónde estás Masha?-cuestiono en susurro sentada en una banca a menos de 6 metros de Olga mientras esta la miraba de reojo esperando alguna respuesta ya que varios alumnos estaban merodeando por ahí, se sobresalto al ver como Ilhys el ex de Olga se acerba a ella y la hacía ponerse de pie. Cuando se suponía que ella debía llegar antes pero era cuando Masha llegara-.
-Te dije que te largaras remedo de mediocre-espeto molesta Olga al empujar a Ilhys quien trato de acorralarla en el árbol, todo esto ante la mirada atenta de una pelirroja que miro hacia varios lados en busca de su amiga, sin pensarlo se puso de pie y camino rápidamente hacia donde estaba Olga-.
-Oye linda ¿tan dolida estas?-cuestiono de una forma muy hipócrita y divertida mientras volteaba a ver a sus amigos-… se que te mueres por mi pero…-comenzó a espetar acercándose nuevamente a la chica que estaba recargada en el árbol con los brazos cruzados y una expresión de fastidio-… disimula que te ves tan…
-¿Qué no la escuchaste?-cuestiono en verdad molesta, en ese momento olvido por completo el nerviosismo de segundos atrás-… te dijo que la dejes en paz-espeto denotando su enojo parándose frente a Ilhys quién la miro entre confuso y divertido-.
-¿pero que tenemos aquí?, la princesa hipócrita Katina-espeto molesto al mirarla retadoramente aunque en realidad sintió algo de nervios ante aquella mirada tan fría de la pelirroja-… mira niñita a ti nadie te habló así que no te metas-.
-a quien no le hablaron fue a ti!-exclamo molesta sin percatarse que Masha ya había llegado al lugar y estaba a menos de 5 metros de ellos, incluso no se percato de la bolita de estudiantes que habían atraído alrededor suyo por la discusión que estaba generándose-… lárgate antes de que alguien más te rechace basura-dijo molesta mientras Olga sonreía divertida pues eso no estaba en el “libreto” pero le gustaba como se tornaba esa situación-.
-ya no te enojes Lena-dijo al acercarse a ella y tomarla de la mano-… te dije que gente dolida no vale la pena-dijo al acariciarle la mejilla a la pelirroja-.
-¿Qué se traen?-cuestiono confuso pero con una sonrisa para ocultar su molestia al ver a as chicas tomadas de las manos-.
-nada que te importe-dijo apretando la mano de Olga y mirando con molestia al chico-…no te quiero volver a ver con ella-le ordeno de una forma amenazadora mientras sus amigos le hacían burla-… nunca-espeto nuevamente con un tono frio-.
-ya… tú no…me ordenas-se atrevió a reclamar a la pelirroja a pesar de cierto temor que sentía al ver esa cara llena de enojo, molestia y frialdad-.
-olvídalo Lena querida porquerías como él no lo valen-dijo sonriéndole a Lena cuando esta la miro pues en verdad se había molestado ante la actitud del chico-…. En cambio chicas preciosas como tú… son lo mejor-dijo al tomarla de las mejillas y apretárselas un poco por lo que la pelirroja sonrió divertida pues por un momento había olvidado que era un plan todo eso-.
-tienes razón Olga, vente vámonos, ya no hay que perder el tiempo-dijo para después  comenzar a caminar hacia el lado contrario del chico ante la mirada de aproximadamente 100 alumnos que hasta apenas notaba su presencia-.
-¿a dónde van lesbianitas?-cuestiono molesto y con recelo al pararse frente a la pelirroja nuevamente, denotando molestia-.
-¿Cómo me llamaste?-espeto de la forma más molesta, sus ojos denotaban ira al igual que todo su rostro, era la mirada más fría y amenazadora que había hecho en toda su vida,  los genes Katin salieron a flote, nadie la insultaba y mucho menos con absurdas etiquetas-… repítelo, atrévete a hacerlo y no vuelves a ver la luz del día-dijo soltando la mano de Olga y caminando amenazadoramente hacia el chico-… repítelo… ten agallas cobarde-decía molesta mientras se acercaba mas y mas al chico por lo que este retrocedía lentamente-… ¿quieres hablar de etiquetas? ¿Y juzgar personas? Hagámoslo!-exclamo molesta-…ya dime Ilhys enserio por qué no aceptas que estas dolido porque fue Olga la que te dejo, acepta que ella te termino por la basura que eres, reconoce que la engañaste solo para jugar con ella y que te diste cuenta de tú error muy tarde, acepta que te dolió que te dijera que no te ama y que nunca lo hizo y que por ello la engañaste cuando te dijo que quedaran como amigos-espeto de una forma muy rápida y fría asiendo a todos suspirar sorprendidos incluso Masha y Olga arquearon sus cejas-.
-no es verdad… la deje por zorra y…
-cállate estúpido, no vuelves a ofenderla ni a ella ni alguien más y mucho menos en mi presencia-dijo señalándose a sí misma para después volver a caminar hacia el chico-… eres tan basura que te sentías tan mal y destrozado por que ella te dejo tanto que no te quedo de otra que ir como rata chismosa inventar que tú la habías dejado por que te engaño cuando fue todo lo contrario, eres tan absurdo que enserio me das lastima-dijo riéndose de una forma muy fría del chico que solo etnia los ojos muy abiertos-…es una lástima que no te des cuenta que esa bola de estúpidos está contigo por tú dinero que aunque no es mucho-aclaro aun sin dejar de denotar enojo-… para ellos es suficiente para andar como perritos falderos contigo-dijo mirando de reojo a todos los chicos que estaban con Ilhys los cuales algunos bajaron la cabeza y otros la miraron con odio-… enserio tú crees que mintiendo sobre Olga lograras no sé, ser respetado?... te equivocas con eso solo logras demostrar lo cretino e insuficiente que eres, tan dolido y rencoroso que no eres capaz de salir adelante por tus propios meritos no!, el niño rico tiene que inventar cosas para poder sentirse arriba de una nube-dijo con varios ademanes de notando esta vez lastima-…bueno bueno si niño sí, todos te creemos si, tú dejaste a Olga y tú todo si, si aja-dijo de una forma muy sarcástica denotando diversión por lo que el chico asía-…. Todos vamos a aplaudirte un aplauso para el mentiroso y ardido más grande de la preparatoria-dijo mirando a todos los que estaban alrededor de ellos-… ves!... nadie apremia aun perdedor como tú, que te quede claro que el creerte el más guapo del universo no te lleva a ningún lado, métetelo en la cabeza-dijo tocando su propia frente  para después bajar las manos-… el mundo sería mejor sin gente como tú-dijo haciendo que el chico la mirara con verdadero odio y rabia-… ¿Qué me ves así? Dime algo anda, ten el valor, ¡no seas un cobarde! … ¿qué? ¿No te escucho? –dijo acercando su oreja al rostro del chico quien solo la miraba con rabia-… ¡a si eso creí!-espeto nuevamente de una forma seria mirando directamente al chico a los ojos- cállate!-exclamo a modo de orden cuando el chico abrió la boca para hablar-te di oportunidad de hacerlo hace unos segundos ya no quiero!-espeto con aires de superioridad-…entiende poca cosa que por cómo eres todas las personas que te rodean lo harán por compromiso o por ambición ni creas que lo harán por que en verdad te quiere de hecho, nadie te quiere-dijo mofándose de la cara del chico quien bajo el rostro unos instantes-… antes de andar juzgando e inventando cosas deberías ponerte a pensar si en verdad alguien de los que se dice ser tus amigos te aprecia, piénsalo están contigo para las fiestas y gastos que tienes pero están contigo cuando tienes algún problema… ¿Qué paso cuando te caíste de tú moto hace como 2 años? –Le pregunto fingiendo no saber-… ¿necesitaste trasplante de sangre no es así?... ¿alguno de ellos se ofreció a ver si era compatible?... ¿fueron a verte siquiera al hospital?-cuestiono de una forma muy fría lo cual sorprendió aun mas a Masha y Olga-.
-Ey Lena, ya, basta-dijo acercándose a la pelirroja-ya déjalo no lo vale-dijo tomando la mano de Lena-…vámonos no hay nada más que hacer-.
-No Olga-dijo mirándola con molestia-… quiero que todos sepan la clase de basura que es este tipo y que no lo digo para dejarlo al descubierto, simplemente quiero que se den cuenta de que a pesar de todo nadie le teme o admira, todo lo contrario hasta pena ajena da-dijo mirando al chico y riendo de él-…
-sí, ya ven-dijo al tomar a Lena de los hombros-…lo sé a decir verdad hasta yo le tuve lastima y si no terminaba con él es por cómo me rogaba que no lo dejara-dijo haciendo que el chico la mirara con despecho-…pero como sea el jamás pudo llenarme-entonces una idea le vino a su mente por lo que no pudo evitar sonreír-… no tanto como lo haces tú-dijo haciendo que la pelirroja la mirara esta vez confundida-… por algo me enamore de ti-dijo sonriéndole pícaramente por lo que la pelirroja comprendió a lo que se refería-.
-bueno poco hombre, te dejo ir con tus amigos-dijo señalando a los chicos que la miraban apenados y molestos mientras esta sonreía victoriosa-… ya no me quites mas mi tiempo, ni de mi chica-dijo tomándola mano de Olga nuevamente-…suerte en la Universidad-más que decirlo enserio lo dijo en forma de burla mientras el chico la miraba arrodillado en el césped con una verdadera mirada de odio-.
-vamos tengo hambre-dijo Olga haciendo un leve puchero por lo que la pelirroja le sonrió y se abrieron camino entre los estudiantes que ahora eran más de 150 quienes las miraban estupefactos en especial una chica morena que había presenciado por lo menos la mitad de todo ese “show” que habían dado-… ¡estuviste genial!-exclamo una vez alejadas de todo ese tumulto de estudiantes que aun seguía rodeando al chico-… ¡eres increíble!-dijo abrazando a Lena con fuerza-.
-no fue nada-dijo sonriéndole a la chica mientras Masha se aproximaba a ellas-.
-Lena… wow-espeto entre sorprendida y asustada al mirar a su amiga-… no sé qué decir… estuvo…más que bien-dijo con una sonrisa confusa mientras miraba a su amiga con sorpresa-.
-sí, enserio fuiste muy dura pero con esto dejas más que claro muchas cosas dijo mirando hacia los alumnos que aun no despejaban el lugar mirando a alguien en particular por lo que se le ocurrió hacer algo-…déjame agradecerte corazón-dijo tomando a Lena de las mejillas y acercarla un poco para después besarla con algo de duda pero sonriendo divertida dentro de sí cuando sintió que era plenamente correspondida-.
-sí, se lo merece-dijo divertida y sorprendida al  ver como su amiga y la chica se besaban para después voltear a ver hacia atrás para ver si el chico ya se había ido pero su sonrisa se borro al instante cuando miro a dos chicas paradas a menos de 2 metros de ellas y contemplaban el apasionado beso que Lena y Olga aun se daban-.
-gran espectáculo-espeto de una forma fría haciendo que las chicas se separaran y miraran a quien les hablaba-… felicidades dejaron todo más que claro-dijo esta vez de una forma despechada y molesta mirando alternadamente a la  pelirroja y a Olga-.
-gracias lo sé, mi chica es la mejor-dijo volviendo a tomar a Lena de la mano quien solo miraba con algo de sorpresa a Yulia y Alex-… es un tesoro de chica-.
-si bueno, no les quitamos mas su tiempo, sigan con…lo suyo-dijo de una forma muy despechada para después dar media vuelta y alejarse de ese lugar junto con una confusa Alex dejando a una sorprendida Masha una ida Lena y una sonriente Olga-.
-¿En qué momento llegaron?-cuestiono la pelirroja después de unos segundos en los que reacciono y miraba a su amiga-.
-No sé, cuando lo note ya estaban ahí paradas-dijo mirándola con cierto toque de preocupación pues su amiga se notaba pálida-… pero que importan-dijo tratando de cambiar el tema-.
-sí, ¿quieren comer?, vamos aun tenemos 15 minutos-dijo sonriéndole a las chicas quienes hicieron lo mismo-me parece que hoy hay pizza en la cafetería-.
-pues vamos-dijo Lena sonriéndole nuevamente a Olga cuando esta la tomo de la mano-…pero ¿vamos primero al baño si?
-¿te sientes bien?-cuestiono seria mientras se acercaba a su amiga-… te ves muy pálida Lena-dijo tomándola de los hombros haciendo que la otra chica la mirara con detenimiento-.
-es verdad corazón segura que no…. ¡Lena!-exclamo cuando la pelirroja les sonrió nuevamente para después caer inconsciente al césped con una caída amortiguada ya que ninguna de las chicas la soltaron-.
-Lena… ¡Lena!-exclamo preocupada dando ligeros golpes en el rostro de su amiga-… ¡hay que llevarla a la enfermería!-exclamo angustiada al mirar a Olga quien asintió para después mirar a su alrededor-.
-aguarda-dijo al ponerse pie ya que estaba de cuclillas junto a la pelirroja y corrió rápidamente hacia un profesor que pasaba no muy lejos de ella-… ¡profesor!-exclamo para llamar su atención-.
-¡Lena!-exclamo angustiada al ver que su amiga seguía sin reaccionar-… Lena por favor… despierta-decía dándole golpecitos leves en sus mejillas nuevamente-…por favor Lena-decía suplicante mientras miraba su pálida amiga-.
-¿Qué le paso?-cuestiono el profesor al llegar donde Masha y mirar detenidamente a Lena-.
-no sabemos-dijo al borde del llanto cuando otros 2 chicos ayudantes de enfermería llegaron junto con Olga-…se desmayo de la nada-dijo angustiada mientras se separaba de su amiga para que esta pudiera ser subida a una camilla provisional que traían estos chicos-.

Y mientras la pelirroja era rápidamente trasladada a la enfermería de su edificio seguida de aquel profesor, Olga y Masha quienes se notaban muy preocupadas y confusas, nadie decía nada y el camino a pesar de no haber sido muy largo a Masha le pareció eterno, rápidamente llegaron a la enfermería en donde metieron a la pelirroja quedando en la pequeña sala de espera estas dos chicas que solo miraban el piso tratan de buscar una respuesta a lo que había pasado, por otro lado en la cafetería del colegio se encontraban tanto una molesta castaña como una molesta morena sentadas en una de las mesas más alejadas del lugar comiendo en silencio una frente a la otra mirando sus alimentos y de reojo a la chica que la acompañaba.
-¿ya vas a decirme porque esa actuación?-espeto tras varios minutos de silencio, rompiendo el hielo y llamando la atención de la morena-.
-me preocupe-dijo sin más volviendo a ver sus alimentos-.
-no me refiero al hecho de que siguieras a Masha y nos asomáramos a ver lo que pasaba, ni al espectáculo de Katina… con ese tipo… sabes de que hablo Yulia-le espeto molesta y con seriedad mirando a la morena-.
-no se… solo, lo dije y ya-dijo sin levantar el rostro, se sentía molesta, triste, apenada, confundida, sentía demasiadas cosas en ese momento y no sabía cómo calmar todo ese revuelo mental-… estaba molesta por su comportamiento quise reclamarle, luego se puso pálida y se fue… me preocupe, solo…quería ver qué pasaba, si estaba bien y… y ya-dijo mirando a Alex pero sin levantar el rostro, solo la mirada-.
-¿Y por eso le armaste una escenita de celos al verla besar a su nueva novia?-espeto molesta-… ¡a mira! Y encima me jalaste a mí para hacer más dramática ¡tú salida despechada!-exclamo dando un golpe en la mesa y alejando su bandeja de comida-… bien hecho Volkova-dijo denotando celos y enojo-.
-¡No!... no fue por eso… no te quería dejar a ti, por eso no te solté en ningún instante, eres mi novia y…
-y a veces simplemente se te olvida, principalmente cuando ves a esa pelirroja con alguien más, ¿que tratas de hacer Yulia?-le pregunto aun molesta-… ¿solo estás conmigo para darle celos?-cuestiono molesta- ¿es eso verdad?-.
-¡no!, ¡Alex no es eso!-exclamo mirándola por fin con el rostro levantado-… como puedes creer que te utilizo, ¡no es así!, yo te quiero!-se apresuro a aclarar para evitar hacer más grande el problema-… te quiero y lo sabes-dijo tomando la mano de Alex que estaba sobre la mesa y esta rápidamente la alejo de la morena-… Alex… no miento si te quiero pero… sabes perfectamente que… a Lena…
-La amas, si no necesitas restregármelo en la cara-dijo haciéndose para atrás mientras soltaba un suspiro-.
-¡no lo hago!, tú estás preguntándome el porqué lo hice y yo… solo trato de ser… sincera y…-no sabía que mas decir, comenzaba a desesperarse por esta discusión, y por lo que sentía en verdad no sabía que decir-… yo solo…
-sí, tú solo no puedes olvidarla, me ha quedado muy claro eso-dijo suspirando nuevamente para después ponerse de pie-…sabes que… no puedo estar aquí, necesito, necesito estar sola-dijo mientras Yulia se ponía de pie-…estoy hablando enserio Yulia Volkova, como tú amiga y tengo todo el derecho de estar molesta cuando haces las cosas mal-dijo y sin más se fue rápidamente de la cafetería dejando a una aun mas confundida morena a medio sentar…











---------------------------











CAPITULO 20. MÁS AYUDA PARA TI QUE PARA MÍ II LA VERDAD


-La amas, si no necesitas restregármelo en la cara-dijo haciéndose para atrás mientras soltaba un suspiro-.
-¡no lo hago!, tú estás preguntándome el porqué lo hice y yo… solo trato de ser… sincera y…-no sabía que mas decir, comenzaba a desesperarse por esta discusión, y por lo que sentía en verdad no sabía que decir-… yo solo…
-sí, tú solo no puedes olvidarla, me ha quedado muy claro eso-dijo suspirando nuevamente para después ponerse de pie-…sabes que… no puedo estar aquí, necesito, necesito estar sola-dijo mientras Yulia se ponía de pie-…estoy hablando enserio Yulia Volkova, como tú amiga y tengo todo el derecho de estar molesta cuando haces las cosas mal-dijo y sin más se fue rápidamente de la cafetería dejando a una aun mas confundida morena a medio sentar…

y perpleja mirando hacia enfrente justo donde había estado Alex antes de irse-… ¿amiga?...-espeto a la nada después de varios segundos en los que continuo en la misma posición sin inmutarse de algún curioso que la miraba extrañado-… ¿Alex?-cuestiono una vez reacciono ante aquella palabra por lo que se puso de pie y miro hacia la salida-… ¡me lleva!-exclamo molesta mientras se llevaba las manos al cabello el cual hacia para atrás-.

Después de unos minutos la campana que indicaba el fin del descanso se hizo sonar por lo que una frustrada morena camino de mala gana hasta su salón en donde llego un poco tarde y se sorprendió cuando noto que las cosas de Alex no estaban junto al pupitre que ella ocupaba, entre molesta y triste tomo asiento y se dispuso a tomar apuntes aunque la verdad estaba muy distraída para poner atención y mientras miraba distraída por la ventana una preocupada Masha se encontraba recargada en la pared junto a la puerta de la enfermería esperando alguna noticia sobre su pelirroja amiga mirando de reojo a Olga quien miraba el suelo y su celular hasta que el sonido de la campana las hizo reaccionar por lo que ambas se miraron aun serias.

-Masha, discúlpame en verdad pero hay un examen que debo realizar-dijo mirando su reloj de pulso-… pero en cuanto termine volveré aquí para ver como esta Lena-dijo denotando verdadera preocupación y pena por lo que decía-.
-sí, está bien, no te preocupes-dijo carraspeando un poco su garganta-… me quedare aquí hasta que salga ella o la enfermera-dijo sonriéndole a la chica-.
-de acuerdo, procurare ser rápida y no tardar-dijo para después darle un beso en la mejilla a la rubia y después irse de ese lugar con paso veloz dejando a una ida Masha que miraba hacia la nada, esta vez sentada frente a la puerta de enfermería.
-¿señorita no piensa ir a clase?-cuestiono haciendo que Masha abriera los ojos de golpe y se sobresaltara al ver a una profesora frente a ella-.
-¿Qué?... no yo… estoy esperando a que salga mi amiga de aquí-dijo señalando la puerta de la enfermería-… después hablare con la profesora para decir el porqué de mis faltas pero necesito saber que paso con mi amiga-dijo cubriéndose el rostro unos segundos para después mirar nuevamente a la profesora-.
-bien, pero debería alistar sus cosas entonces, pronto terminará el día escolar-dijo para después seguir su camino-.
¿Qué?-cuestiono sorprendida mientras sacaba su celular y corroboraba lo que la profesora decía, faltaban menos de 25 minutos para que terminaran las clase, ¿cómo era posible?, se había quedado dormida-…pero qué demonios-exclamó molesta consigo misma después vio a la enfermera caminar hacia donde ella y se puso de pie rápidamente-…señorita Kolov-dijo llamando la atención de la enfermera-… como esta Lena?-cuestiono preocupada justo antes de que la enfermera entrara donde atendía a los alumnos-.
-…ella despertó hace tiempo, solo le administre un poco de vitamina, trate de comunicarme con su padre pero no contesto-dijo mirando algunos papeles que tenía en las manos-… podrías decirle a alguien que esté a cargo de ella que lo más recomendable es que la lleven al médico y le hagan un chequeo-dijo dejando de mirar los papeles-… no estoy segura creo que esto por falta de alimentación-dicho esto la puerta de la enfermería se abrió dando paso a Olga quien llevaba cargando la mochila de Lena y con la otra mano la ayudaba a ella caminar-.
-¡Lena!-exclamo al ver a su amiga para después abrazarla- ¿Cómo te sientes?-cuestiono alegrada cuando miro a la pelirroja con detenimiento-.
-mejor gracias-dijo sonriéndole, aun se notaba pálida pero ya no tanto como cuando la habían traído por el desmayo- ¿Olga?
-disculpa por no avisarte cuando regrese estabas dormida, no te quise molestar-se disculpo apenada-… llegue antes de que la clase terminara la enfermera me dijo que Lena estaba mejor, así que fui por sus cosas-dijo mirando la mochila de Lena- también traje las tuyas-dijo mirando tras Masha por lo que esta volteo y miro su mochila justo a un lado de donde ella había estado dormitando-cuando termino la penúltima clase la enfermera me dijo que ya podíamos ver a Lena y que ya se podía ir- tiene 20 minutos que entre a verle-dijo explicando ya que Masha se veía confusa-.
-ya veo, debiste despertarme no era problema-dijo sonando algo molesta mientras salían de la enfermería junto con Lena-… igual te agradezco el que ayudaras a Lena y lo de las cosas-dijo más tranquila tras soltar un suspiro-.
-no te preocupes Masha, no fue para tanto, de hecho reaccione a los 5 minutos pero me quede dormida por la inyección que me puso la enfermera-dijo sonriendo apenada mientras salían del edificio-.
-¿esta tú padre en casa?-pregunto Masha asiendo que la pelirroja se pusiera seria-.
-no sé, no creo ¿Por qué?-cuestiono con cierto dejo de temor en la voz-.
-quiero acompañarte a tú casa-dijo mientras llegaban al lugar donde Lena y Yulia solían esperar a Rosme- Solo por precaución-.
-yo también… ¿puedo?-pregunto al mirar a Masha y después a Lena-.
-si claro-dijo Lena sonriéndoles a ambas-… están invitadas-.
-bien-dijo sonriendo y bajando sus cosas y poniéndolas en el piso-déjame avisarle a mi madre que me iré contigo-dijo sacando su celular y alejándose un poco de las chicas-.
-¿Tú no avisarás en tú casa?-cuestiono curiosa la pelirroja mirando a Olga mientras Masha hablaba por teléfono-.
-no, mas tarde le diré a mi madre porque llegue tarde-dijo sonriéndole a la pelirroja sin preocupación-.
-bueno-dijo sonriéndole de igual forma-…oye –dijo haciendo que Olga la mirara pues estaba viendo el piso-… ¿Por qué no le dijiste a Masha la verdad?-pregunto curiosa mirando con el ceño fruncido a Olga-.
-¿sobre qué?... ¿la enfermería?-cuestiono y se quedo pensativa cuando la pelirroja asintió-… por lo que hable contigo ahí adentro-dijo sonriéndole picara a la pelirroja-…siento que no estará de acuerdo-dijo sonriendo divertida mientras miraba el piso-.

Después de unos minutos Masha regreso junto con su amiga notando algo rara a Olga quien solo miraba el piso y sonreía mientras Lena le sonreía a ella, pues la verdad es que después de que Olga se había ido de la enfermería regreso a los 30 minutos encontrando a Masha con los ojos cerrado sigilosa se acerco y entro a la enfermería preguntando por Lena, la enfermera le dijo que seguía recostada descansando por lo que pregunto si podía pasar y tras permitírselo entro encontrando a una pelirroja que reacciono a los pocos minutos y Olga puso al tanto a la pelirroja de lo que le había pasado, la enfermera entro y tras revisar a Lena dijo que ya podía retirarse, les informo que ella saldría unos minutos entonces Olga salió y fue por las cosas de Lena y Masha a su salón luego por las suyas y volvió justo cuando Lena ya tenía los zapatos y la camisa puesta, se quedaron hablando un rato mas hasta que miraron el reloj y decidieron irse ya, y fue en ese momento que salieron y miraron a la enfermera y Masha hablar, por alguna razón Lena no había dicho nada y Olga prefirió no decir toda la verdad a Masha y mientras las 3 chicas se encontraban hablando de la expresión que había tenido Ilhys y se reían por alguna broma y ocurrencia Rosme llego entonces Lena se aproximo a él y lo saludo y mientras le explicaba que llevaría a 2 amigas con ella la morena llego donde estaban Olga y Masha.

-Yulia-dijo al mirar a la morena quien la vio con cara de pocos amigos y después desvió la mirada a Olga quien solo le sonrió amable siendo ignorada-.
-¡espera!-espeto la pelirroja al ver que la morena se subiría a la camioneta por lo que la morena volteo de mal modo a verla-.
-¿Qué quieres?-cuestiono molesta pero cambio su expresión de enojo al notar a Lena algo pálida-.
-…el día de hoy te irás enfrente, de copiloto-dijo de una forma seria sin mirar a la morena mientras se acercaba a Masha y Olga- … porque ellas me acompañan-dijo mirando a Masha y Olga-.
-¡bien!-espeto de mal modo para después subir de copiloto mientras Masha y Olga subían en la parte trasera y luego Lena quien al estar dentro miro a Yulia la cual se percato de esto y simplemente oprimió el botón que subía un cristal polarizado que dividía la parte trasera de la delantera-… Hola Rosme-dijo tras soltar un suspiro y mirar al hombre quien le sonrió sin dejar de mirar el camino-.
-Hola Yulia-dijo de buen modo-… ¿Cómo te fue hoy?-.
-no me lo recuerdes-dijo recargando su cabeza en el asiento-… no fue mi día sabes-dijo mirando al hombre quien al estar en un semáforo rojo volteo a ver a la morena-.
-¿tan mal Yulia?-cuestiono curioso-… bueno veras que las cosas se solucionaran solo da un poco de tiempo-.
-Si…creo que eso are… darme un tiempo-dijo sin dejar de mirar al hombre que miraba nuevamente el camino-… ¿y tú? ¿Cómo te ha ido?-cuestiono sonriendo levemente -.

El camino a casa de los Katin no fue tan incomodo y silencioso como en otras ocasiones pues por un lado Yulia y Rosme iban charlando de cosas triviales mientras que por el otro Masha, Olga y Lena continuaron hablando sobre el “show” que habían dado durante el descanso y sobre como posiblemente seria después de esto, después de unos 10 minutos llegaron a la casa Katin en donde Yulia se despidió de Rosme y bajo rápidamente del auto entrando a la casa mientras estas chicas tomaban sus mochilas ignorando a la morena entraron a casa de Lena en donde saludaron a algunos del servicio y como era de esperarse Pam no estaba así que subieron las 3 al cuarto de la pelirroja y decidieron pedir pizza y hablaron un rato mientras esta llegaba.

-¿entonces nunca lo quisiste?-cuestiono Masha quien estaba sentada en un sillón muy cómodo que Lena tenia frente a su cama-.
-no, oh bueno si lo quise sentía cariño y afecto por él pero nunca me enamore ni lo ame-… solo era un gusto que termino convirtiéndose en odio-dijo sin perder su sonrisa mientras se acomodaba mejor en la cama de Lena en donde se encontraba sentada-bueno a ver… que hay de ti Masha cuéntame sobre alguien que te interese-.
-pues, hay un chico que va en nuestro salón, se llama Iván y me invito a salir-dijo sonriendo emocionada-… no es nada concreto y formal aun pero si me interesa-.
-ya veo entonces ¿le dirás que si?- cuestiono divertida mirando a Masha quien tras unos segundos asintió-.
-¡llego la pizza!-exclamo cuando tocaron a su puerta por lo que abrió-.
-señorita afuera hay un joven con…
-lo sé Vika- respondió de una forma educada-…enseguida bajamos gracias-y después de esto la chica se fue-… ¡safo!-exclamo mirando a las otras 2 chicas-.
-¡safo!-exclamo Olga en el momento en que Masha comenzaba a hablar-.
-¡no es justo!- se quejo molesta mientras tomaba el dinero que estaba sobre el escritorio de Lena y resignada salía por la puerta-.
-¡eres un amor!-exclamo con fuerza mientras volvía a su cama sabiendo que Masha la había escuchado por lo que sonrió divertida-.
-…y tú… Lena-dijo sentándose más cerca de la pelirroja sin dejar de sonreír-… ¿me dirás que si?-cuestiono de una forma picara y sutil mientras se acercaba un poco más a la pelirroja quien no dejaba de reír divertida-.
-¿no se supone que ya lo somos?-dijo recordando lo que habían hecho en el colegio-… ¿o acaso hasta proposición hay?-dijo divertida sin dejar de sonreír-.
-no, bueno eso fue solo actuación, un plan-dijo sin dejar  de sonreír y sentándose a un lado de la pelirroja-…sabes de qué hablo ¿no?
-Si… no lo sé Olga-dijo igual sin dejar de sonreír-… es muy…curiosa tú propuesta-dijo mirando a Olga quien no dejaba de verla-.
-si lo sé y es una lástima que tenga que ser así… no planeo presionar de cualquier forma sabemos que no será completamente formal porque bueno es imposible que ames cuando ya lo haces-dijo sonriendo picara asiendo que la pelirroja se sorprendiera de sus palabras-… lo que te dije en la enfermería, todo era verdad y bueno hay más cosas que me gustaría hablar contigo y espero se pueda antes de que me valla del colegio-dijo sonriendo divertida por la expresión de Lena-.
-no sé de que hablas…yo no…
-no te hagas la desentendida Katina-dijo soltando una risita divertida-… pero mira que si fuera tú no dudaría en decírselo igual no pierdes nada, y si fuera ella… aria esto-dijo y se acerco nuevamente al rostro de Lena quien al ver sus intenciones solo pudo sonreír divertida-…sin dudarlo-dijo para después besar a la pelirroja sin obtener objeción alguna-.
-no lo aria-dijo cuando Olga se separo de ella-…es muy cobarde-respondió sin querer al abrir los ojos y mirar a Olga-.
-¡lo sabia!-exclamo con un dejo de victoria mientras se ponía de pie-… ¡acabas de aceptarlo!-dijo divertida señalando a Lena mientras esta se ruborizaba un poco y luego miraba hacia la puerta ya que Masha estaba entrando-.
-¡la comida!-espeto sonriendo mientras dejaba la caja sobre la cama de Lena-… Lena ya llego Pam-dijo sonriendo a la pelirroja-.
-iré al baño-dijo Olga sin dejar de sonreír para después entrar a otra puerta que había en la habitación de Lena-.
-iré a verla en cuanto salga Olga-dijo sonriendo divertida-.
-¿Qué me perdí?-pregunto curiosa-… me siento excluida-dijo asiendo un ligero puchero mientras se cruzaba de brazos-.
-no tonta, eso jamás-dijo comenzando a reír-… Masha tengo que contarte algo-dijo hablando bajo y mirando de reojo la puerta de su baño-… pero no hoy, es un secreto no le digas a nadie, te digo mañana-dijo para después alejarse de la oreja de su amiga quien asintió y sonrió complejamente-.
-¡bien yo espero!-dijo emocionada mientras abría la caja de la pizza-.
-qué lindo baño-dijo al salir de este y dirigirse a la cama donde las chicas estaban con una rebanada de pizza en sus manos-.
-gracias… hay que bajar mi nana llegó-dijo dejando su pedazo de pizza dentro de la caja y se ponía de pie-… vamos-dijo abriendo la puerta de su habitación y dejando que Masha y Olga pasaran primero y después ella y luego cerro su cuarto-.
-¿Tienes una nana?-pregunto curiosa mientras bajaban las escaleras-que lindo-espeto pellizcando levemente la mejilla de Lena-.
-sí, gracias-dijo sonrojándose un poco mientras llegaban hasta la planta baja y se dirigían a la cocina-… ¿Pam?-cuestiono mientras entraban en la cocina-.
-¿Qué pasa mi niña-dijo al voltear y mirar a la pelirroja entrar a la cocina seguida de otras 2 chicas-… ¡Masha!-exclamó alegrada al ver a la chica quien le sonrió-… cuanto tiempo-exclamo mientras abrazaba a la rubia quien correspondía el abrazo- mírate nada mas ¿Cómo has estado?-.
-muy bien Pam-dijo sonriéndole a la mujer-… y usted ni se diga, espectacular como siempre-dijo sacándole una sonrisa a la mujer-.
-que dices Masha, cada día me veo más vieja-dijo por lo que todas rieron sin percatarse que en ese momento entraba la morena a la cocina por la puerta del jardín trasero ya que había ido a dejar un pequeño costal que Pm había traído-.
-mira Pam te quiero presentar a una nueva… amiga-dijo dudosa unos momentos mientras tomaba a Olga de la mano- …ella es Olga, va en 3*-dijo mientras Olga la soltaba para extenderle la mano a Pam-.
-Olga Mirov señora, mucho gusto-dijo sin pena o nerviosismo-.
-mucho gusto señorita, dime Pam y háblame de tú por favor- dijo rechazando el apretón de mano para mejor abrazar a la chica y saludándola con un beso en la mejilla-.
-ya esta Pam-dijo levantando la voz asiendo que las 4 chicas voltearan a verle-… se la di a Zen-dijo sonriéndole a Pam mientras se acercaba a todas-.
-muchas gracias mi niña-dijo sonriéndole a Yulia-… bueno espérenme y les preparo algo de comer seguro tienen hambre-.
-si-dijo animosa la pelinegra-… muero por comer tú comida-dijo sacando la lengua-.
-sí, no se preocupe Pam, bueno nosotras compramos un entremés, así que no se apresure-dijo cortésmente-.
-si, Pam compramos pizza, tomate tú tiempo-dijo sonriéndole a la mujer-… vamos a estar en mi habitación, cualquier cosa me llamas-dijo sin dejar de sonreír divertida-.
-con permiso Pam-dijo Masha para después salir de la cocina-.
-Permiso Pam-dijo Olga sonriéndole a la mujer-… Yulia-dijo de la misma forma educada y amable mirando a la morena quien solo frunció el ceño-.

Prácticamente toda la tarde Lena y su “pandilla” se la pasaron divirtiéndose en su habitación, entre chistes, bromas, retos, juegos y peleas de almohadas el anochecer se hizo presente y con ello la retirada de Masha a las 6 de la tarde, quien aprovecho que Lena había entrado en el sanitario y que Olga se había quedado sentada en su cama para bajar y comentarle algo a Pam quien se encontraba preparando la cena junto a Yulia la cual salió al jardín al ver a Masha, después de esta pequeña charla fue acompañada por Olga y Lena hasta la salida de la residencia Katin donde su madre esperaba por ella, después de su retirada Olga y Lena volvieron dentro en donde optaron por ver la televisión en el cuarto de entretenimiento aunque solo por un rato pues al final decidieron salir al jardín delantero (que era bastante grande) para charlar un rato y entre jueguitos, risitas y palabras la noche se hizo presente por lo que optaron por volver a la habitación de Lena en donde escombraron un poco el desorden que habían dejado por la tarde.
-no puedo creer que dejaramos tanto tirado-dijo mientras bajaba las escaleras con cuidado mientras llevava la caja de la pizza vacia junto con varios papeles dentro de esta-.
-si ni yo… ¿Quién diria que 3 señoritas provocarian tanto desorden?-dijo divertida meintras bajaba otras 2 bolsas con basura dentro de ellas-.
-nadie, ni yo me hubiera imaginado lo sucia que podias llegar a ser Katina-dijo sacandole la lengua a la pelirruja una ves que estaba en la planta baja-.
-¡ey! …. Ahora resulta, pues ¿!quien iba a imaginar lo mucho que comia la señorita más linda de todo tercero?! Y ademas pelear por el ultimo pedaso de una pizza-le reprocho divertida mientras se aproximaba a la cocina para dejar ahí la basura-.
-¡espera, espera!-exclamó cuando apresuro su paso y dejo la caja de pizza sobre un mueble para después tomar de los hombros a Lena quien aun tenia las bolsas en las manos y la mirara a los ojos- dijiste ¿la más linda de todo 3*?...











TO BE CONTINUED......................









MUCHAS GRACIAS POR SU ATENCION Y COMENTARIOS QUE ME ANIMAN A CONTINUAR, NO OLVIDEN QUE EL VIERNES HABRA 4 CAPITULOS NUEVOS COMPENSANDO LOS QUE NO SUBI DE ESTE DIA... MUCHAS GRACIAS A TODOS BONITA NOCHE Y TENGA UN BUEn DIA MAÑANA!! Smile




Y No olviden el Spoiler!!!!! A CONTINUACION! cheers cheers







Adelanto:
...-Mira solo…escucha y no digas nada hasta que te lo pida o termine ¿sí?-dijo mirando asía enfrente ...
-claro…bien yo escucho atenta-...
-te hablare de una persona que trata de ser algo más conmigo-...
-¿Cómo?...espera, ¿chico o chica?- cuestiono...
-... solo espero que no te molestes por lo que te diré-...

Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Vie Ene 22, 2016 11:37 pm

Me esfuerzo mucho por poder expresarme ante ustedes co mis historias y eh de aceptar que es un poco desconsertante el entrar al foro y no ver mesajes de respuesta :/ yo se que no todos los inicios sera buenos y soy empatica al pensar en situaciones que no les deje espacio para esto, por ello digo --> un poco pues si logro notar que el numero de vistas e mi FIC aumenta y eso me anima de algun modo para seguir esmerandome con la actualizacion prometida Smile











--------------------------













Capitulo 21. UN DÍA NORMAL



-¡ey! …. Ahora resulta, pues ¿!quien iba a imaginar lo mucho que comia la señorita más linda de todo tercero?! Y ademas pelear por el ultimo pedaso de una pizza-le reprocho divertida mientras se aproximaba a la cocina para dejar ahí la basura-.
-¡espera, espera!-exclamo cuando apresuro su paso y dejo la caja de pizza sobre un mueble para después tomar a Lena de los hombros quien aun tenia las bolsas en las manos para mirarla a los ojos- dijiste ¿la más linda de todo 3*?...

Incluso… ¿para ti también?-cuestiono con cierto toque de emoción y picardía mientras Lena bajaba las bolsas de basura sin dejar de ver a Olga y debido a la luz tampoco se movía pues ya era tarde y las luces se encontraban apagadas-.
-bueno yo… todos dicen que…
-espera-dijo al colocar su dedo índice sobre los labios de Lena obligándola a callar-… no me importa lo que digan, hagan o piensen los demás, lo sabes-dijo sonriendo dulcemente a la pelirroja quien estaba completamente estática ante esa cercanía y contacto-… ahora solo quiero saber qué es lo que piensas o dirás tú-dijo sin dejar de sonreír para después bajar su mano alejando el índice de los labios de la pelirroja-.
-sí, claro que lo eres –dijo con seguridad y sinceridad-… desde que te vi en la fiesta de cumpleaños de la prima de Masha, me di cuenta de que así era, que todos esos comentarios eran ciertos, sobre ti y tú incomparable belleza-dijo mirándola a los ojos los cuales eran los únicos que lograba ver pues todo estaba obscuro y gracias a los rayos de la luz del pasillo que daba a la cocina eso y algunas facciones de su rostro-… la verdad jamás dude lo que dijeron de ti-.
-…entonces ¿si te gusto no Katina?-pregunto de una forma curiosa mientras deslizaba sus manos hacia la espalda de Lena para estar algo más cerca de ella-… vamos Lena ¿me darías tú respuesta ahora?-.
- ¿respuesta?- pregunto algo nerviosa pero ocultándolo muy bien-… dijiste que la próxima semana podría….
-sí pero… si la tienes antes mucho mejor para mi-dijo acercándose un poco más a Lena-… me gustaría saber qué opinas al respecto de…eso-dijo cada vez más cerca de Lena-.
-pues… la verdad-comenzó a decir entre cortadamente Olga la besaría y lo sabia pero ¿Qué debía hacer?, ¿dejar que lo hiciera o imponerle un alto? Por alguna razón se sentía estancada en ese instante por lo cual no sabía que decir, o hacer-… yo…
-¡Lena!-exclamo asustada tras encender la luz de la cocina y mirar a las chicas quienes se sobresaltaron y alejaron una de la otra rápidamente y con algo de nerviosismo desviaron la mirada asía lados contrarios-…lo siento, no creí que estuvieran aquí-se disculpo sonriendo tontamente al acercarse un poco a las chicas quienes seguían mirando hacia otro lado-.
-no, no es nada, de hecho te agradezco que la encendieras, no podíamos ver nada-dijo mirando de vez en ves a Pam- … ¿no Olga?-cuestiono mirándola de reojo a la mencionada quien volteo a verlas y luego sonrió tranquilamente-.
-sí, no podíamos ver en donde tirábamos la basura-dijo mirando la caja de pizza la cual deposito en el bote junto con el resto de la basura-.
-Pam-llego diciendo alegremente pero dejo de sonreír y puso un semblante serio al ver a la pelirroja y a la castaña en la cocina junto a Pam-… ¿Qué pasa?-cuestiono curiosa al sentir algo incomodo el ambiente-.
-Nada Yulia-respondió amablemente Olga por lo que la morena la miro extrañada- bueno ya tiramos la basura entonces…
-es hora de cenar-se adelanto a decir Pam-… la cena ya esta lista por eso vine, para servirla antes de avisarles pero ya que están aquí, solo denme unos minutos-dijo dirigiéndose a la estufa en donde había 3 ollas medianas-.
-muy bien pues, supongo que…
-quédate a cenar-interrumpió a la castaña quien la miro algo sorprendida-…bueno yo-.
-no hay problema alguno Olga, ¿porque no te quedas a cenar?, si no tienes algún inconveniente-secundo la petición de Lena mientras serbia comida en platos hondos-.
-¿entonces?-cuestiono sonriéndole a la morena-… ¿puedes?-.
-yo…-mirando su reloj de pulso, casi las 8 tenia marcado-…si claro que si-dijo sonriendo agradecida a Pam quien en ese momento la miraba y luego a Lena quien también sonrió contenta al escuchar la respuesta-.

Después de esta interrupción y nueva invitación las chicas fueron a asearse un poco para después pasar una tranquila cena, extrañamente tranquila, cómoda e incluso más divertida y amena que cualquier otra que hubiesen tenido las chicas en los últimos años, y aunque hubiera una media sonrisa en su rostro por dentro no podía evitar sentirse molesta, seria e incluso algo celosa al mirar a aquella castaña tomar la mano de la pelirroja sobre la mesa de vez en ves y lo que más le dolía por alguna razón era ver que la pelirroja no hacía nada por evitarlo e incluso sonreía ante estos actos por parte de la castaña, mientras ella sufría por las acciones que tenia involuntariamente debido a su ira, ya que las cosas con Alex no iban nada bien, ya ni siquiera sabía que hacer respecto a su relación con ella, tan confundida estaba que ya ni sabía si esa relación más allá de la amistad aun existía, no sabía que pasaba ella quería a Alex en verdad la quería, no solo eso, sino que también le gustaba y se sentía atraída por ella y era plenamente correspondida, pero por alguna razón no se sentía completamente feliz, aun sentía un hueco vacio en su interior pero ¿Qué podría ser?, se preguntaba en esos momentos por lo que sus palabras o risas estaban ausentes en la conversación que tenían el resto de las chicas a la mesa mientras terminaban de cenar y aunque ella no lo imaginara en algún momento las presentes se percataron de su silencio y ausencia pero ninguna dijo algo al respecto, y mientras estos pensamientos atormentaban a la pobre morena otros un tanto similares merodeaban por la mente de la pelirroja mientras reía junto con Olga y Pam, en ese momento en verdad se encontraba feliz y tranquila, no quería que ese momento terminara, o quizá sí pero prometiendo haber más en el futuro, jamás se había sentido tan feliz y tranquila en su hogar que en momentos llegaba a sentir nostalgia y rencor contra la vida propia por la vida que estaba llevando en ese momento ¿Por qué simplemente no podía ser una chica normal?, común y corriente sin estereotipos o prejuicios, libre de algo que posiblemente era sobre natural, no quería volver a la realidad, no quería tener que recordar las cosas por las que pasaba aquello con las sectas, ¿Por qué ella tenía que estar involucrada?, solo quería tener una vida feliz a lado de la persona que se supone amaría y con quien estaría el resto de su vida sin importar quien fuese pero ¿Por qué no podía? ¿Por qué la vida tenía que ser tan injusta con ella en esos momentos? ¿Habrá hecho algo malo anterior mente para pagarlo con este tipo de castigo? O quizá pagaba por alguien más pero ¿por quién? Seguía cuestionándose mentalmente, ¿su padre? ¿Qué clase de artimañas había hecho su padre para que con el resto de su vida no fuera suficiente y tuviera que involucrarla a ella e incluso a Yulia?, Yulia ¿Qué tenía que ver en su vida aquella escuálida niña morena de ojos color cielo?, ¿Por qué estaba tan callada en ese momento?, se pregunto al mirar la fugazmente de reojo, tan callada como acostumbra a la hora de cenar cuando esta ella presente, ¿se encontrara bien? , pero que mas da eso ¿Por qué se preguntaba ese tipo de cosas?, y frunciendo ligeramente el ceño y sacudiendo levemente su cabeza volvió a enfocarse en la plática que tenia con Pam y Olga, si tan solo todo fuera así a diario, no le importaría pagar cualquier tipo de castigo con tal de saber que al final del día terminaría comiendo algo rico a lado de personas con quien se sentía a gusto y querida, era una lástima que no pudiera ser así, un pequeño nudo en su garganta se hizo presente el cual trago al soltarse a reír junto a Olga quien hablaba tan amenamente como de costumbre, Olga esa chica que no conocía pero que provocaba sentimientos en ella poco usuales ¿quererla? Era muy rápido para querer a alguien que prácticamente no conocía ¿gustarle? , en realidad era una chica hermosa pero no se sentía sentimentalmente atraída a esa chica, ¿quizá amistad? Tal vez fuera eso pero igual necesitaría de años para considerar a esa linda chica como una verdadera y fiel amiga pero entonces ¿Qué pasaba con ella en ese momento?, no quería que la castaña se fuera, la razón era obvia temía que al ser las mismas personas de siempre el tormento, la confusión y las dudas volverían a su alrededor, quizá no lo notaba pero solo quería a alguien a su lado para no sentirse sola y el hecho de tener ahí a Olga y ver que las cosas eran mejores, la estaban confundiendo haciéndola creer que era por esa chica, sin pensar que incluso hubiera estado Masha en lugar de Olga las cosas serian igual que en ese instante aunque claro con cosas diferentes pero igual, un buen momento en compañía de personas queridas.

-Muchas gracias por la cena-decía amablemente desde el marco de la salida de la casa Katin-…me la he pasado muy bien este día-dijo mientras se despedía de Pam con un beso en la mejilla y un ligero abrazo-… y a sido un gran gusto conocerle-.
-el gusto a sido todo mío -respondió amable Pam al estar separada de Olga-… espero te veamos de nuevo por aquí-.
-yo también espero eso-dijo sonriendo y mirando a Lena de una forma picara pero discreta-.
-claro… eres bienvenida cuando gustes-respondió serenamente la pelirroja sabia que la castaña quería ponerle nerviosa pero no caería en ese juego-…así que adelante-dijo regresándole la picardía en una sonrisa agradecida de que Pam estuviera tras ella y no viera su rostro-.
-bueno me retiro-dijo sonriendo divertida-… nos vemos luego Lena, hasta pronto Pam, bonita noche y despídanme de Yulia-dijo para después irse de aquel lugar y cerrar la puerta tras ella-.

Después de esto Lena y Pam se despidieron sin decir más que un “hasta mañana” sabían que era necesario hablar pero no ese día, querían estar tranquilas y sentirse en paz Pam lo sabía por ello no dijo nada cuando la pelirroja se disponía a ir a su habitación, incluso opto por hacer lo mismo, mañana seria otro día uno en donde todo volvería a hacer como antes, por su parte Pam se puso a leer un pequeño libro en la comodidad de su cama mientras la pelirroja sollozaba bajo recostada en la suya, mientras preguntas volvían a rondar su cabeza ¿Por qué simplemente no podía ser así siempre?, ¿Por qué no podía llevar una vida normal?, y con esas preguntas y nostalgia embargándola por dentro se quedo dormida, sabiendo que al despertar esa “magia” de la noche pasada habría terminado para entonces.

Y así como lo supuso a la mañana siguiente la pelirroja se despertó sin mucho ánimo, se baño, alisto y preparo sus cosas para el colegio, lo único que agradecía era que fuera viernes, dio un hondo respiro y se dirigió a la cocina en donde encontró a la morena y a Pam a la mesa, y tras saludar con un “buenos días” tomo asiento en su lugar ya designado por ella, tomo su desayuno rápido, dejando poco menos de la mitad, se despidió de Pam sin mucho ánimo y luego subió junto con la morena al auto que las llevaba al colegio, el camino por parte de la pelirroja fue tranquilo y silencioso, solo venia mirando al exterior, ese día hacia mas frio que los anteriores, el otoño se hacía presente pensaba mientras Yulia y Rosme hablaban de su día anterior y como les había ido, después de unos minutos llegaron al colegio bajaron y se despidieron de Rosme, Lena tomo sus cosas y se dirigió a su salón sin más, dejando a Yulia algo sorprendida debido a que no le había dado ninguna clase de orden para el resto del día, sin más la morena partió hacia su salón con algo de nervios los cuales se desvanecieron cuando entro y no miro a Alex para nada durante toda la primer clase, por lo que opto por enfocarse en la segunda, mientras que la pelirroja se encontraba en una situación un tanto similar cuando Masha no se había presentado ese día al colegio o al menos eso suponía la pelirroja, la segunda clase termino para después dar aviso que no tendrían la tercera por lo que la pelirroja agradecida guardo sus cosas y se dirigió a la salida de su salón una idea cruzo por su mente la cual la puso más seria de lo que ya estaba y decidida a hacer lo que le vino a mente se dispuso a bajar las escaleras cuando diviso a Masha estarlas subiendo y al mirarla sonrió por lo que esta hizo lo mismo.

-¡Lena!-exclamo al ver a la pelirroja y detenerse justo enfrente de ella-.
-Masha ¿Qué pasa?-cuestiono curiosa ya que la chica se veía algo agitada-…no tiene caso correr la clase ya termino-dijo aun con cierta curiosidad al ver a su amiga-.
-creí que podría hablar con la profesora pero lo más seguro es que ella ya no esté ¿verdad?-cuestiono algo resignada mirando su reloj de pulso-….pero ¿qué hay con la siguiente?-cuestiono al recordar el resto del día escolar-.
-no tendremos la tercera y después va el descanso así que tenemos más de una hora libre-.
-rayos de haberlo sabido-dijo tronando sus dedos-…bueno al menos ya estoy aquí-dijo sonriéndole a la pelirroja-…. ¿ibas a algún lado?-cuestiono curiosa al recordar que su amiga iba de bajada y estaba muy seria-.
-si…bueno…no tiene importancia-dijo sin darle importancia a sus palabras-…eso puede esperar ven, mejor vamos al jardín a sentarnos bajo el árbol ¿sí?-dijo tomando a Masha de la mano y bajando junto con ella-…recuerda que yo tenía que decirte algo-.
-¡ha es verdad! ¡Lo que no quisiste contarme!! ¡Si, vamos!-dijo ansiosa mientras caminaba junto con Lena asía la salida de la escuela-.

Y mientras estas chicas caminaban apresuradamente cruzando toda la escuela siendo miradas con sorpresa, diversión y de mas debido a lo que había sucedido toda la semana estos solo se limitaban a sonreírse entre ellas evitando el reír al ver la cara del resto de los alumnos hasta que pudieran llegar al lugar en donde les gustaba estar, valla que en ese momento la pelirroja era algo así como una estrella famosa para todos pues las personas la saludaban de lejos, le sonreían, chicos y chicas que se creían mejor que otros se atrevían a guiñarle un ojo, esta solo se limitaba a dar una ligera sonrisa a cualquiera, en ese momento se sentía de humor ya que todas estas acciones por parte de los estudiantes la habían hecho sentirse superior, lo cual tenía tiempo que no sentía y se dejo llevar por ese momento.

-¿Dios viste la cara de ese tipo cuando pasaste?... ¡mejor se fue!-dijo riendo divertida mientras la pelirroja recargada en el tronco del árbol sonreía divertida pero tranquila-…eres la sensación del momento amiga-.
-así parece-dijo sin dejar de sonreír- … seguramente se les pasa en una semana-dijo suspirando con algo de pesadez-.
-y bueno… dejando a un lado a tus fans…. ¿Qué era eso tan importante que no podías decirme a no ser que estuviéramos solas?-pregunto intrigada mientras miraba detenidamente a su amiga-.
Mira solo…escucha y no digas nada hasta que te lo pida o termine ¿sí?-dijo mirando asía enfrente (porque Masha estaba a su lado mirándola de frente)-… yo quiero que sepas todo y tú opinión es muy importante para mí, y sé que lo sabes-.
-claro…bien yo escucho atenta-dijo por ultimo para después dar paso a la conversación de la pelirroja-.
-te hablare de una persona que trata de ser algo más conmigo-dijo volviendo a ver a su amiga-.
-¿Cómo?...espera, ¿chico o chica?- cuestiono entre sorprendida, emocionada y alegrada-…. ¿Qué le dirás? ¿Lo o la conozco?
-aguarda, a eso iba… espera ¿quieres?- pidió y tras el sentimiento de su amiga se dispuso a continuar con lo que ya había iniciado-escucha, ella fue muy amable conmigo desde el inicio y después de todo-dijo sonriendo divertida mientras miraba hacia su frente y se dejaba relajar por la brisa que en ese momento se sentía y la cual alborotaba su cabello así como el de su amiga-... solo espero que no te molestes por lo que te diré-.
-No se ya me hiciste pensar demasiado, será mejor que me digas antes de que mi mente comience a imaginar algo que no sea-advirtió confusa mientras miraba a su pelirroja amiga recargada en el árbol y con una suave sonrisa que le hacía parece un lindo ángel con todo ese movimiento que el aire brindaba a su cabello-.
-lo haré pero primero dime tú, ¿ya has hablado con Ivan?-cuestiono curiosa sin dejar de sonreír y acercándose más a su amiga por lo que separo su espalda de aquel cómodo árbol.
-no me cambies el tema Katina... ¡si ya hablamos!-dijo con una voz chillona que denotaba alegría y emoción-...pero bueno, simplemente acordamos ciertas cosas-volvió a decir con su tono habitual-...¡¡y saldremos este sábado!!-volvió a decir con la voz chillona y emocionada por lo que Lena no pudo evitar reír un poco ante la felicidad de su amiga-.
-¿este sábado?... ¿mañana?-cuestiono curiosa pero sin dejar de sonreír-.
-¡así es Lena!!-exclamó aun emocionada-...estoy feliz, más de lo que ya estaba-dijo sonrojándose un poco ante su amiga que lo único que hizo fue acariciarle la mejilla a esta-.
-pues sabes que espero con lujo de detalle todo lo que pase mañana ¿verdad?-cuestiono mientras levantaba una ceja y sonreía maliciosamente-.
-así es Lena, tú serás la única de mi parte que sepa mis avances con Iván-dijo guiñándole un ojo a la pelirroja para después sonreír-...ahora yo quiero saber qué es eso tan importante que no me has dicho-dijo sonando bastante curiosa por saber-...anda ya dime-.
-de acuerdo, Masha recuerdas que me sentí mal y tu y Olga estuvieron cuidándome hasta que salí de la enfermería ¿a la salida?-cuestiono tranquila y sin borrar esa sutil sonrisa de su rostro-....pues veras...





FLASH BACK


-Masha...-comenzó a decir al estar en la enfermería pero guardo silencio al ver que la chica acababa de cerrar los ojos mientras tenía la cabeza recargada en el sofá de espera por lo que opto en pasar con silencio a su lado y justo antes de sentarse miro la puerta de la enfermería así que antes de tomar asiento junto a la rubia que dormitaba se dirigió con cautela a la puerta y la abrió con cuidado, pasando por ella y cerrando con sutileza-...buenas tardes-saludo cortésmente al mirar a la enfermera sentada en el escritorio-...lamento molestarle, mi amiga...esta ahí dentro-dijo señalando otra puerta que había ahí dentro-...solo quería saber cómo se encontraba y si ya era posible verla-pregunto sin dejar de sonar amable y sin dejar de sonreír-.
-¡a si! ella acaba de recobrar la conciencia hace un par de minutos, he pedido al director que traigan las cosas de ambas aquí-dijo mirando su computadora para después mirar a Olga-...ya no debe tardar el alumno con ellas-.
-muy bien-dijo para después voltear hacia la puerta cuando alguien toco y tras esto entro en ese lugar-.
-enfermera buen día, traigo las cosas de las alumnas...-guardo silencio unos segundos mientras miraba el papel que tenía en su mente-...Katina Elena y Fedorova María-dijo para después mirar a la enfermera y bajar las mochilas junto a la puerta-.
-oh! muchas gracias señor-dijo al ponerse de pie y sonreírle amablemente al señor encargado del mantenimiento de ese lugar-... creí que vendría un alumno pero me alegra verlo a usted, mire tengo un problema en mi loquer al parecer esta oxidado por dentro o algo por el estilo-dijo mientras acomodaba algunas cosas de su escritorio y pasaba junto a Olga-...quisiera que lo revisara porque se crea mucha humedad en el-dijo al estar frente a aquel señor uniformado de azul marino y con una gorra del mismo color-.
-claro que si enfermera-dijo muy seguro de si mientras la enfermera abría la puerta y salía junto con aquel hombre-.
-señorita, puede pasar a ver a su amiga y si así desea ayudarle a vestir-dijo sonriéndole a Olga quien asintió para después ver cómo salía la enfermera de su oficina y ella dirigirse a la otra puerta donde se supone que encontraba la pelirroja-.
-se puede?-pregunto tras tocar la puerta y abrirla encontrando a una sorprendida pelirroja que terminaba de abrochar su camisa del uniforme y sentada en la cama-... ¿mal momento?-cuestiono entre divertida y apenada al ver como la pelirroja daba un respingo cuando esta entro-.
-no, no te preocupes-dijo mientras terminaba de abrochar su camisa-...es solo que no creí que fueras tu-dijo mirando a su alrededor como buscando algo-... y la verdad ya me aburrí aquí así que pensé en irme ya-dijo sin mirar a Olga por lo que esta sonrió-.
-¿buscas esto?-pregunto divertida mientras señalaba las calcetas y corbata que tenía en sus manos-...toma-dijo pasándoselas a la pelirroja quien apenada sonrió mientras estiraba sus brazos para tomar sus cosas-.
-gracias-dijo colocándose su corbata en el cuello-... ¿cuánto tiempo llevo aquí?-pregunto curiosa mientras tomaba una calceta-.
-...como... una hora quizá-dijo mirando su reloj de pulso para después sentarse en un banco junto a la cama de la pelirroja-.












-----------------------------













CAPITULO 22. RECUENTO DE LO NO VIVIDO



-¿buscas esto?-pregunto divertida mientras señalaba las calcetas y corbata que tenía en sus manos-...toma-dijo pasándoselas a la pelirroja quien apenada sonrió mientras estiraba sus brazos para tomar sus cosas-.
-gracias-dijo colocándose su corbata en el cuello-... ¿cuánto tiempo llevo aquí?-pregunto curiosa mientras tomaba una calceta-.
-...como... una hora quizá-dijo mirando su reloj de pulso para después sentarse en un banco junto a la cama de la pelirroja-.

-¿de verdad?-cuestiono sorprendida mentiras colocaba su calceta-... y ¿qué paso?-pregunto mientras tomaba su otra calceta y miraba a Olga de reojo-.


FIN FLASH BACK





-esa... no lo puedo creer, me hizo creer que enserio ella había hecho todo eso por nosotras... además mintió, volvió rápido y no me aviso de ti-dijo apretando sus manos hechas puño mientras refunfuñaba mirando el césped-...que grosero de su parte-.
-vamos Masha tranquila, no te dije esto para que te molestaras, si no porque eres mi amiga y quiero que lo sepas...además de que un consejo no estaría mal-dijo mirando a su amiga quien tras respiro hondo la miro interrogante-.
-tienes razón... lo siento es lo de menos pero.... consejo ¿para qué? o ¿de qué? ... la verdad no creo poder darte un consejo solo porque...
-no tonta-dijo interrumpiendo a su amiga mientras sonreía divertida-... no termine de decirte, mira después de que entro y me pasara mi ropa yo estaba por irme pero ella dijo que me esperara a que llegara la enfermera que no tardaría, la verdad no quería pero opte por hacerle caso cuando dijo que nuestras cosas las tenia ahí, así que volví a la cama pero solo me senté-dijo sonriendo mientras recordaba lo sucedido-...me dijo que el tiempo que llevaba ahí era broma que en realidad tenía menos de 40 minutos entonces empezamos a hablar y se nos fue mucho el tiempo ahí, incluso llego la enfermera y dijo que en cualquier momento podía irme, le gradecimos y luego Olga me conto que había pasado-dijo suspirando pesarosamente-... me coloque mis zapatos y la enfermera entro un tiempo después diciendo que saldría de nuevo que no tardaría, entonces se fue y Olga me detuvo del brazo cuando yo me disponía a salir e hizo que volviera a sentarme en la camilla-dijo para después mirar hacia enfrente de ella y suspirar de una forma tranquila-.
-¿por qué hizo eso? ... debiste ir y despertarme-reprocho con un ligero puchero por lo que Lena la tomo de la mano y sonrió pero sin dejar de ver al frente-.
-porque dijo que quería hablar seriamente conmigo-dijo sonriendo divertida para después girar su cabeza y mirar a su amiga-... déjame terminar... ella se sentó junto a mi también en la camilla entonces me dijo porque me detuvo-.





FLASHBACK


-esperemos a que venga la enfermera mejor-dijo sonriéndole a la pelirroja y soltándola con delicadeza del brazo-.
-de acuerdo…aun no puedo creer que me haya desmayado-dijo algo apenada mirando el piso-.
-te juro que nos preocupaste bastante-dijo algo seria y tomando la mano de Lena que tenia apoyada en la camilla-… ¿puedo preguntarte algo?
-claro que si-dijo levantando la vista y mirando atenta a Olga-.
-…si Masha no te hubiera pedido ayuda para esto, si hubiera sido directamente yo… hubieras aceptado el ayudarme ¿aun así?
-…tal vez no al principio pero…después de saber las causas… después de pensarlo un poco…
-bien… gracias por ello, las cosas quedaran más que claras ahora-dijo sonriendo con un dejo de diversión-… bueno pero, yo quería preguntarte algo más-.
-si dime…
-Tú… ¿sales con alguien?-cuestiono sin pena y con bastante seguridad mirándola la pelirroja directamente a los ojos-.
-¿yo?... no la verdad no salgo con nadie y…para ser sincera nunca lo he hecho-dijo sintiéndose algo apenada pero sin apartar la vista de la castaña-.
-¿Cual es la razón del porque no lo haces? ¿Porque aparentar algo que no es con Masha?-pregunto sin más preámbulos

FIN FLASH BACK





-Y bueno le conté lo sucedido cuando tú y yo nos conocimos, aunque no todo no entre en detalles-dijo tomando la mano de Masha cuando esta se disponía a hablar por lo que guardo silencio nuevamente-….y bueno estuvimos hablando un rato más hasta que llego a un punto que la verdad si me sorprendió un poco-.
-bueno okey…dímela-dijo sin más con cierto dejo de sorpresa para después dejar que la pelirroja continuara hablando-.




FLASH BACK


-…fue bastante honorable y alocado lo que niñas de su edad pensaron… pero eso demuestra la lealtad y amistad que hay entre ustedes-dijo sonriendo divertida tras escuchar a la pelirroja-.
-si lo sé, ella es como la hermana que nunca tuve-dijo sonriendo algo apenada-.
-pero entonces si ella ocupa ese lugar, ¿Qué es Volkova para ti? Viviendo juntas, en la misma escuela, con distintos apellidos, y no parece que se lleven bien, ¿Cuál es la relación que hay con ustedes?-pregunto algo seria y cierto dejo de curiosidad en sus palabras-.
-yo… no estoy segura, no sé bien las razones del porque vive con mi padre y conmigo, desde que tengo memoria yo supuse que era hija de alguien del servicio y por eso estaba ahí-dijo insegura de lo que decía mientras miraba el piso-…pero los tratos que recibía no eran los mismos, ella tenía más Mmm privilegios, muchas veces le pregunte a mi padre pero él nunca me decía con claridad las cosas, por mi mente pasaron varias ideas desde que era mi hermana, mi prima, una chica de calle… hasta alguien secuestrada-dijo para después reír por sus palabras-…de verdad eso creí-dijo mirando a Olga-… hasta ahora solo sé que es huérfana y por alguna razón mi padre se hace cargo porque conoció a sus padres-dijo poniéndose seria y pensativa-… si yo…entonces no somos nada-dijo volviendo en si después de unos segundos de divague-.
-…es como una hija adoptiva, una hermanastras para ti-dijo algo confusa-.
-¡no!-exclamo rápidamente ante esta idea-…lo siento-dijo agachando la mirada de nuevo-…es solo que, no quiero confundirme más y mucho menos a alguien más de algo que no sé muy bien-.
-de acuerdo, no te preocupes, no hablemos más del tema-dijo comprensible mientras tomaba una mano de Lena y la apretaba un poco en señal de entendimiento-…y bueno la verdad de todas las preguntas que te he hecho es que-dijo para luego guardar silencio y respirar profundamente-…no tengo la menor idea de lo que el colegio piense de mi y la verdad no me interesa como estoy catalogada por ellos…lo cierto es que a mí también me gustan las chicas Lena-dijo haciendo que la pelirroja levantara la vista mostrando su sorpresa ante la castaña-…así es-dijo sonriendo divertida-… creo que no suelo aparentar mucho esa faceta mía-.
-no creí que tú…
-si nadie lo cree por lo que noto, en fin no hay problema no me importa que el resto lo sepa de igual gorma yo me iré de aquí en un mes, mis días en la prepa están contados y lo sabes-dijo mirando seriamente a Lena-.
-claro que si eres de último semestre ustedes salen antes que el resto por el trámite de universidades, pero no comprendo a que se debe este comentario-dijo confusa ante la mirada seria de la castaña-.
-Lena lo considero en vano pero igual lo diré de todos modos-dijo tomando con ambas manos una de la pelirroja la cual la miro con curiosidad-… me voy en más o menos un mes, y lo que trato de decir es…todo este embrollo que paso con el estúpido de mi ex novio, en parte si quería darle una lección pero seguro te preguntaras ¿Por qué no lo hice con otro chico?, porque quizá soy algo cruel y quise bajarle su estúpido ego de hombre con una chica y bueno, habiendo tantas en la escuela… Yulia por ejemplo ¿Por qué ir con ustedes?-.
-no lo sé… tal vez porque nos conocías más que al resto y…
-shh-dijo al poner un dedo en los labios de la pelirroja de forma suave-…déjame terminar-dijo sutilmente sin quitar su dedo de la pelirroja-…si en parte ya las conocía de vista y las había visto en ocasiones muy… amorosas una con la otra, tú ya no lo recuerdas pero te conocí desde que estabas en secundaria quizá unos 13 o 14 años tenias también por la prima de Masha, algo en ti llamo mi atención sabes-dijo sonriendo divertida mientras retiraba su dedo de una sorprendida pelirroja-…llamaste mi atención desde tiempo atrás, pero sabía que no volvería a verte y después, la fiesta en que te volví a ver y luego saber que estabas en la misma preparatoria que yo, volver a verte y verte crecer sin que lo notaras, no digo que ya seas una mujer porque para eso falta mucho, incluso para mi sabes me di cuenta un poco tarde de eso, esa atención no era solo eso, tú después de todo no fuiste un gusto pasajero pero repito ya es muy tarde para hacer una tonta confesión-.
-¿Qué tratas de insinuar o…decirme con esto?-pregunto confundida de la verdad-.
-que eres algo que nadie en esta vida debería dejar pasar, eres una persona que considero es un privilegio conocer, y que me gustaría intentar algo en verdad contigo pero…se que ya es imposible no actué en su momento porque eras una niña y ahora ya es muy tarde-.
-yo no…-pero volvió a ser interrumpida por el índice de Olga sobre sus labios-.
-por varias razones, las principales el tiempo que me quedare, la distancia cuando yo me valla y el que posiblemente no volvamos a vernos, no me corresponderás por lo mismo la distancia y porque simplemente no puedes-dijo sonriendo para después soltar a la sorprendida pelirroja- porque hable muy tarde y tú no puedes querer a alguien cuando ya amas a otra persona-dijo sin más para soltar a la pelirroja y alejarse de ella-.
..no es necesario que respondas ni des aclaraciones o comentarios de ningún tipo Elena, lo dije porque quería decirlo y a decir verdad…se siente muy bien quitarse este peso-dijo mirando a la pelirroja y sonriéndole-… me siento más tranquila lo cual me sorprende porque una chica como tú causa tantos estragos en alguien y sin siquiera conocerse, y bueno espero que mi absurda confesión no molestara o incomodara, tan solo…tenía que decirlo-dijo dando media vuelta y mirar por el pequeño ventanal de la enfermería que daba a un jardincito escolar-.
-si lo hubieras hecho antes-dijo abrazando a Olga por la espalda lo cual sobresalto a la castaña pues en ningún momento espero algo así-…me hubieras ahorrado bastantes dudas y problemas si me hubiera enamorado de ti sabes-dijo de una forma tímida y triste sin soltar a la castaña-… no comprendo porque me lo dices hasta ahora pero…te digo que no me molesta ni incomoda para nada…al contrario-dijo separándose un poco de Olga permitiendo que esta girara lentamente para quedar frente a frente con la pelirroja-… tal vez no puedo amarte, ni iniciar algo contigo como tú dices… por lo mismo el tiempo y…los impedimentos entre ambas pero… no nos impide intentar algo más que amistad, hasta que te vayas ¿no crees?-dijo algo sonrojada pero segura de sus palabras-.
-algo como…una relación… ¿sin compromiso?-preguntó curiosa vaya que esa pelirroja la había puesto nerviosa unos instantes pero recobro postura nuevamente-¿Ósea salir sin ser algo?
-la verdad no había pensado en nada pero si, no suena mal, no estaremos juntas pero nos conoceremos más y es posible porque eres libre y… y yo también y no habría porque justificar nada a nadie, somos lo que somos y ya-dijo sonriendo divertida ante esa confusa situación-.
-pues no me gustaría que pienses que te tomo como objeto de diversión simplemente pero si me gustaría intentar algo contigo aunque fui muy lenta… tendré que resignarme y conformarme con esto nada más-dijo sonriendo divertida mientas abrazaba a la pelirroja de la cintura-…bien acepto mis palabras una relación abierta temporal-dijo sonriendo divertida pues era extraña esa situación-.
-si…por tonta no tendrás todo de mi-dijo dándose aires de grandeza mientras abrazaba a Olga por el cuello-… espero nuestra amistad sea muy fuerte después de esto-.
-habrá que averiguar-dijo para después besar a la pelirroja quien sin ninguna objeción lo permitió e incluso correspondió aquel acto-.


FIN FLASH BACK





-y bueno después decidimos irnos y fue cuando salimos y te vimos en la sala de espera-dijo algo apenada sin mirar a su amiga-… ¿Qué opinas de esto? –Dijo mirando a su amiga-.
-ah…ah https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQh5LGKBbwDgbBbbgRl0H6NfQBrMn62VQCAtMepxI55fcKedU2i7w
-valla lo tomaste bien después de todo-dijo algo apenada https://sp.yimg.com/xj/th?id=OIP.M6b995381952c2a1ab3e19e201399219eH0&pid=15.1&P=0&w=300&h=300 al mirar a Masha quien no articulaba palabra alguna-.
-hay Lena-dijo tras varios minutos en silencio para procesar todo lo que había escuchado-… no puedo creer todo lo que me perdí en menos de 2 horas-dijo fingiendo tristeza-… no por supuesto que no voy a reprocharte ni decir que está mal, Lenita eres mi amiga y bueno si es verdad lo que le dijiste si es algo solo sin compromiso y ninguna ama a la otra, no hay ningún problema considero que tienes derecho a ser feliz con quien quieras y del modo que quieras, después de todo es tú vida no?-dijo sonriéndole tiernamente a la pelirroja mientras la tomaba de la mano-agradezco el hecho de que me contaras lo sucedido y bueno espero que no olvides que aquí estoy yo, lo estaré hasta que seamos viejitas y tú tengas que empujar mi silla o viceversa, te apoyare en todo lo que esté a mi alcance-dijo sin dejar de sonreírle a la pelirroja que por alguna extraña razón se sentía algo nostálgica-.
-eres única Masha te amo demasiado-dijo abrazando a su amiga con fuerza acurrucándose en su pecho y soltando discretas lagrimas que limpio rápidamente sin que Masha lo notara-.
-oh vamos pelirroja mía, adoro tus abrazos pero sabes que no es necesario que lo hagas cada que te digo algo así, porque lo digo de verdad, porque también te amo y eres mi hermana-dijo correspondiendo el abrazo de una forma muy tierna-.es por eso que…cualquier cosa que haga por ti sé que es por tú bien y madamas-dijo esto último algo seria y con la mirada perdida agradecida de una forma subconsciente de que la pelirroja no levantara la vista para ver su semblante-.

Y sin más la pelirroja y la rubia continuaron hablando sobre aquel acontecimiento pero esta vez Masha preguntaba y la pelirroja respondía con un poco más de detalle, y así se la pasaron hablando hasta que sus estómagos reclamaron un poco de alimento por lo que decidieron marcharse de ahí para dirigirse a la cafetería en donde después de comprar algo de almorzar continuaron hablando pero de temas diferentes algunos tribales otros no tanto como lo era el tema de las sectas Krasnie, de momento sonreían y de momento estaban serias y pensativas, y así continuaron hablando hasta que terminaron sus alimentos, se disponían a salir cuando la pelirroja recordó algo que no había hecho en la mañana debido a que se había ido con Masha y al ver entrar a cierta castaña a la cafetería justo cuando ellas iban de salida, decidió que ese era el momento necesario ya que la chica venia sola simplemente tuvo un impulso y actuó por inercia.

-¿Qué pasa Lena?-pregunto curiosa al ver que la pelirroja ya no avanzaba y miraba hacia atrás-.
¿Qué? Mmm no es nada yo…olvide hacer algo-dijo algo distraída sin dejar de mirar hacia la cafetería-…pero tú adelántate, yo… no tardare-dijo comenzando a caminar hacia la cafetería-… dile a la profesora que llegare unos minutos tarde porque fui al baño o algo así por favor-dijo para después caminar apresuradamente hacia la cafetería-.
-está bien-atino a decir en voz alta justo antes de perder de vista a su pelirroja amiga-.
Y mientras la rubia continuaba su camino con una sonrisa en los labios al suponer que Lena había visto a Olga siguió divertida hasta llegar a su salón en el cual la profesora aun no llegaba por lo que opto tomar asiento mientras que una apresurada pelirroja iba tras una seria castaña que no noto que era seguida sino hasta después de varios minutos que llego a aquel hermoso lugar en donde se sentía tranquila y podía reflexionar y sentirse a gusto solo ella, y fue justo cuando una pequeña roca callo desde donde se encontraba ella sentada contemplando el paisaje cuando giro su rostro rápidamente y quedo sorprendida ante la compañía que estaba teniendo en ese momento.

-¿Qué haces aquí?-preguntó sorprendida mientras se ponía de pie rápidamente y miraba a su acompañante-.
-valla creí que tendría que tirar una más grande para llamar tú atención-dijo de una forma serena y seria mientras miraba el lindo paisaje recargada en el tronco de un árbol y con los brazos cruzado-.
-…te hice una pregunta, ¿Por qué me seguiste hasta aquí? Este es mi lugar secreto y tranquilo y no permitiré que…
-cállate y escúchame-dijo seria mirando por fin a una sorprendida pero molesta castaña-… lugar secreto si claro-dijo pasando junto a la castaña, bastante cerca debido a que el camino era muy angosto y no quería acercarse a aquel pequeño acantilado-… este lugar no es tuyo, es solo para aquellos curiosos atrevidos que se atreven a explorar más allá de lo que la vista les permite ver-dijo recargándose en otro árbol y arrancando una gran hoja con una mano descubriendo algo que está cubierto de musgo pero era visible y claro aun-… me sorprende que tú lo seas-dijo bajando su mano y sonriendo victoriosa ante la mirada sorprendida de la castaña-.
-¿Qué es…eso?-pregunto curiosa al ver algo inscrito en la corteza del árbol justo donde la pelirroja había arrancado la hoja-.
-velo por tú cuenta-dijo alejándose de aquel árbol y pegándose a una pared de piedra para que la castaña pudiera acercarse a donde ella había estado segundos atrás-.
-…L más… -pero dejo de leer al ver aquella inscripción por alguna razón se lleno de rabia al mirar aquellas iníciales inscritas en la corteza-…y eso que tiene que ver, pueden ser cualquiera-.
-no escritas de esa forma y esa altura-dijo mirando la inscripción que estaba a la altura de su cuello-…no te quieras engañar sabes perfectamente que se deben las iníciales de L e Y… Yulia y yo encontramos este lugar por accidente cuando éramos unas niñas, yo recién había entrado a la secundaria este lugar no estaba cercado ante es por eso se nos hizo fácil meternos al pequeño bosque a jugar… y llegamos aquí-dijo de una forma seria y con la mirada perdida obteniendo la atención de la castaña quien la miraba dudosa por las inexpresiones de la pelirroja -… llegamos aquí corriendo yo tropecé y resbale por lo que ella me tomo de la mano justo antes de que callera por ese acantilado-dijo aun sin expresión alguna-… me ayudo a subir pero no por eso salí del todo ilesa-dijo levantándose un poco la falda (más arriba de la rodilla)-…una piedra afilada me dejo el recuerdo-dijo dejando ver una cicatriz larga arriba de la rodilla y enfrente para después bajarse la falda nuevamente-… ella tiene una similar pero en el brazo-dijo sonriendo pero aun con la mirada perdida-… para jalarme tenía que apoyarse en algo y no le importo herirse a sí misma con tal de subirme y al hacerlo mi rodilla paso por el mismo lugar, cuando amas estuvimos fuera de peligro decidimos dejar un símbolo en señal de que por un accidente habíamos conocido este lindo lugar entonces tome una roca afilada y puse esa inscripción en el árbol, en señal de que este sería el lugar de… el accidente que nos unió aun más porque desde entonces ella y yo…-pero guardo silencio y una expresión de dolor apareció en su rostro, su mirada estaba bastante perdida y hablaba como si fuera alguna clase de maquina en automático lo cual preocupo por unos instantes a la castaña-….de…
-oye, ¿te encuentras bien?-pregunto dudosa mientras pasaba la palma de su mano frente el rostro de la pelirroja y no obtenía respuesta alguna-… ¿te sientes bien?-.











Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Vie Ene 22, 2016 11:51 pm




CAPITULO 23. SITUACIONES DIFICILES DE CREER


… el accidente que nos unió aun más porque desde entonces ella y yo…-pero guardo silencio y una expresión de dolor apareció en su rostro, su mirada estaba bastante perdida y hablaba como si fuera alguna clase de maquina en automático lo cual preocupo por unos instantes a la castaña-….de…
-oye, ¿te encuentras bien?-pregunto dudosa mientras pasaba la palma de su mano frente el rostro de la pelirroja y no obtenía respuesta alguna-… ¿te sientes bien?-.


-¡ahh!!-exclamo con dolor al mismo tiempo que cerraba los ojos y se llevaba las manos a la cabeza, esta acción asusto a Alex por lo que retrocedió bruscamente y se resbaló, por suerte logro tomarse de la rama de un árbol lo cual evito que callera por el pequeño acantilado (de unos 8 metros quizá)-… ¡cuidado!-exclamo reaccionando y ayudando a la chica a subir extendiéndole la mano para que subiera por completo-… ¿Qué paso?-pregunto confundida al mirar a su alrededor y luego a la confundida castaña-…¿Por qué estamos aquí?-.
-estás jugando Katina-dijo atónita ante lo que acababa de pasar, la mirada de la pelirroja había vuelto en si otra vez-.

Y mientras esta extraña situación acontecía con la castaña y la pelirroja, en otro lugar del colegio algo también acababa de suceder de una forma confusa para los presentes.

-¿segura que te encuentras bien?-pregunto no del todo convencido al ver la cara de la chica-.
-sido verdad no te preocupes… me resbalé-dijo sonriendo algo tímida mientras miraba al chico-.
-bueno pues, ve con cuidado-dijo inseguro mientras la chica se alejaba de él-.
-si claro, a cualquiera le pasa-decía apenada la morena par después apresurarse y entrar al edificio donde tomaba clases-…ahh-dijo llevándose una mano a la cabeza y cerrando los ojos unos instantes mientras se recargaba en una pared-… no más estrés para ti Volkova o te ira peor-se reprochaba a si misma mientras sacudía un poco su cabeza para después seguir con su camino-.

Y mientras la morena volvía a dejar pasar una sensación de ese tipo ignorándola con sus clases diarias una seria pelirroja y una confusa y dudosa castaña seguían una tensa conversación una con la otra la cual aun no podían creer del todo.

-casi me caía y entonces…no se volviste en sí-explico algo confundida y seria a una aun más confundida pelirroja-.
-mmm lamento no haberte ayudado Alex… pero igual las cosas que te dije son ciertas-dijo retomando la postura seria que tenia justo cuando llego a ese lugar-…este lugar es para gente valiente y bien aventurada y si estás aquí y sabes de esto es por algo-.
-sí y cualquiera que sean las razones suponiendo que tienes razón, no tienen nada que ver contigo, has sido una persona muy cretina desde que te conozco y una disculpa por miles de cosas malas que has hecho no basta-dijo molesta al recordar todo lo que esta entorno a la pelirroja-…y si me disculpas tengo clase-dijo girando a su izquierda dispuesta a irse por donde había llegado-.
-espera-dijo tomando a la castaña de la muñeca para que se detuviera y volvió a soltarla-… no hemos hablado de lo que requiero-dijo seria y algo fastidiada por la actitud de la castaña-.
-ni lo remos…no me interesan tus caprichos-dijo ajena a las palabras de la pelirroja y volvió a dar media vuelta para irse-.
-ya veo porque jamás congeniamos tú y yo-dijo desesperada girando los ojos hacia el lado contrario donde estaba Alex mientras cruzaba los brazos-.
-si por tú maldita actitud arrogante de niña creída por eso-dijo sin detenerse y volteando a ver a la pelirroja por unos instantes-…y por lo mismo moriremos sin saber siquiera el nombre completo de la otra-.
-…esto no es por mi Alex de ser así jamás hubiera venido hasta aquí para hablar contigo-dijo mirando que la chica estaba a punto de irse por donde el gran árbol posicionado como “puerta” de aquel lugar-.
-vas bien, ya no eres solo tú en tú vida ¿y qué te aplaudo?-dijo irónica mientras se sostenía del árbol para pasar junto a él-.
-…es sobre Volkova y su vida-dijo sin más de una forma molesta y desesperada que logro su cometido al hacer que la castaña detuviera su paso y regresara en sí pero sin mirar a la pelirroja-.
-que tiene que ver Yulia en tú asunto-dijo seria y con la cabeza agachada sin voltear aun-… ¿Por qué piensas que te ayudare solo por decirme que se trata de ella?-dijo girando lentamente y levantando su rostro denotando enojo, seriedad y preocupación en el-.
Por eso-dijo señalando el rostro de Alex-… por tus gestos es más que obvio que…te preocupa tanto o más que a m…-pero antes de continuar guardo silencio cerrando los ojos, tosió un poco justo antes de continuar-…que a mmm-i servidumbre-.
-es más que obvio-respondió tajantemente mientras se acercaba de golpe a la pelirroja-…yo AMO a Yulia-dijo seria y molesta mirando a la pelirroja a los ojos-…y no temo aceptarlo ante nada ni nadie porque ella lo vale…eso y más-dijo sonriendo con cierto aire de grandeza al ver que la pelirroja retrocedía un poco y miraba molesta hacia otro lado-.
-perfecto… si la… amas entonces creo que no tendrás ninguna oposición en lo que te pediré-dijo molesta viendo a la castaña de nuevo- ya que este favor es para ella y no para mí pero yo lo pido por que ella no es capaz de hacerlo-dijo moviendo la cabeza de un lado a otro ligeramente-… si tanto la idolatras acepta ayudarme porque…enserio es  importante-dijo estas últimas palabras más tranquila mientras soltaba un suspiro y miraba el piso-.
-¿Por qué no puede pedirlo?  ¿Le paso algo?-pregunto denotando preocupación- ¿Por qué lo pides tú por ella?
-no…no le paso nada…aun pero…lo hago precisamente para evitar desgracias ¿si?-aclaro molesta-…ahora si vas a ayudarme necesito que guardes silencio porque lo que diré es complicado, tardado y difícil de explicar-dijo con cierto tono de duda en su voz mientras se dirigía a una piedra sin filo y se sentaba en ella-…enserio tardare tú decides si quieres tomar asiento o no-dijo mirando con despecho a la castaña y luego a una piedra que había a menos de un metro de ella-.
-lo hago por ella-dijo seria tomando asiento en aquella roca-…y más vale que sea convincente será mi mejor amiga, mi…lo que sea pero si no loras convencerme no te ayudare y le diré a ella que mejor me explique y deje de mandarme gatitos mensajeros-.
-ah…-guardo silencio y apretó los puños con coraje, esa chica era astuta, no podía ocultarle nada y además debía sonar convincente si quería evitar más problemas y preguntas que ni ella podía responder-…bien te lo diré todo tal cual de ti dependerá creerme o no… y eso sí, lo hago para evitarme problemas a mí, que bien sabes no me importa lo que le pase a alguien que no sea Masha o mi padre-mintió descarada y seriamente asiendo que la castaña volviera a ponerse seria-…ahora presta atención y no hables hasta que termine o te seda la palabra entendido?-dijo en forma de orden mientras se recargaba en la corteza de un árbol-… la mas hazlo por ella aguántame lo mas que puedas por ella, nada más-.
-tienes una hora Katina…no mal gastes mi tiempo en vano-dijo de forma retadora para después guardar silencio-.
-¿más? No lo creo posible-respondió seria sabía que si llegaba a fastidiar a esa chica su plan se iría para abajo y no le convenía pero también sabia la diferencia entre mantener la calma y quedar como estúpida ante alguien y esa castaña estaba excediendo su límite de paciencia, tendría que soportarlo solo para poder hablar lo mejor posible con ella así que prefirió no seguir con las burlas-…en fin comenzare con lo que yo descubrí primero-dijo con un tono muy serio  al igual que las expresiones en su rostro-.es bastante complicado de explicar así que escucha con atención porque…yo tampoco logro entenderlo del todo bien aun-dijo mirando el piso con algo de desconfianza…necesito atar cabos sueltos para saber a que llegara todo esto-dijo decidida mirando nuevamente a la castaña-.
-¿de qué rayos hablas?-cuestiono curiosa y dudosa ante las palabras y expresiones de la seria pelirroja frente a ella-.
-te lo voy a decir pero antes que nada… necesito que me prometas que esto no saldrá de aquí-dijo de una forma ligeramente suplicante la cual sorprendió de sobremanera a Alex-.
-estas asustándome Katina… -dijo dudosa y en verdad sorprendida la pelirroja pidiendo algo suplicante a alguien, ¿a ella? para hacer eso entonces en verdad era muy importante el asunto-…está bien prometo no decir nada a nadie-dijo sorprendiéndose al ver la cara de tranquilidad que puso la pelirroja al escuchar sus palabras-.
-te lo agradezco-dijo para después soltar un leve suspiro- seguro eres de palabra, por ello confiare en ti…

Y fue en ese lugar y de esa forma como comenzó una plática en un ambiente que se iba tornando cada vez más serio, ilógico, irreal, dudoso y tenso entre estas dos chicas que se catalogaban una a otra una gran piedra en su zapato, una plática que tuvo participación por parte de ambas chicas, era una plática tan extraña que incluso para ellas fue difícil llevarla a cabo puesto que jamás imaginaron que algo así sucedería, así que solo se dedicaron a ignorar todos esos estereotipos que tenían entre ellas y por primera vez en la vida se trataron como lo que eran, 2 chicas, 2seres humanos que asistían al mismo colegio, lo cual ayudo un poco para que esta plática se hiciera más “amena” en donde las dos supieron nuevas cosas aunque fue Alex la que más cosas aprendió en ese tiempo que compartió con la pelirroja, sin darse cuenta las horas pasaron y la hora de salida se hizo presente, por lo cual ambas se pusieron de pie de sus “asientos” y se marcharon de ese ello lugar que ahora guardaba otro secreto de estas chicas, durante el transcurso de llegar al colegio aun comentaron algunas cosas pero muy pocas, después con una mirada seria se despidieron y cada una partió a su salón en donde tomaron sus cosas y se dispusieron a ir ya que estos se encontraban vacios, por parte de la castaña solo quedaba una compañera que amablemente le guardo sus cosas ya que los salones habían sido cerrados ya, esta agradeció y se marcho de ahí, en cuanto a la pelirroja justo antes de subir las escaleras encontró a Masha quien tenía su mochila agradecida con una sonrisa tomo sus cosas y salió junto con ella fuera del colegio en donde ambas ya estaban siendo esperadas, así que solo atinaron a despedirse y quedar en verse después para hablar de lo que había pasado pues Masha sabía que algo sucedía, y estaba segura de que tenía que ver con las sectas Krasnie y todo lo que habían estado indagando de estas desde que supieron de su existencia, después de que la rubia se fuera la pelirroja se encamino rápidamente a la camioneta bien conocida para ella y tras una disculpa por su retardo subió y se pusieron en marcha rumbo a la casa Katin y como ya era costumbre ella iba ensimismada en sus pensamientos mirando a través del cristal mientras Yulia y Rosme tenían una amena platica sobre sus actividades matutinas y como les había ido, y así transcurrió todo el camino hasta que se despidieron de él y entraron en su hogar en donde cada quien tomo su camino asía sus respectivas habitaciones en donde se encerraron cada quien con sus propios pensamientos en la mente, se dispusieron a recostarse en la cama y descansar un poco para antes de que Pam llegara de hacer las compras.

-Lena-exclamo sonriendo cuando la vio entrar en la cocina-… seguro tienes hambre, ya no tarda la comida estará lista en unos minutos-dijo llevando varios trastos al fregadero-… no quise despertarte porque te veías tan tranquila durmiendo-dijo al dar media vuelta para quedar frente a la pelirroja de nuevo-… Mi Yulia estaba igual, hasta parece que se pusieron de acuerdo-dijo son dejar de sonreír hasta que noto que la pelirroja tenia la mirada perdida desde que había tomado asiento a la mesa-… ¿pasa algo mi niña pelirroja?-.
-Pam debo atar cavos sueltos, y siento que solo podre hacerlo en la oficina de mi padre-dijo seria ignorando los comentarios anteriores de Pam-…siento que el debe tener algo que podría ayudarnos y seguramente es ahí en su oficina y por eso no deja que nadie más que él entre-dijo seria volviendo en sí y mirando a la madura mujer frente a ella-.
-yo lo sé mi niña pero, y si no es así solo te arriesgarías a entrar y más si él te descubre-dijo comprensible al comprender el tormento de la pelirroja-.
-es lo de menos, además ya me regaño, castigo, golpeo y no sé que más, la verdad no creo que pueda llegar más bajo con todo esto-dijo con el seño fruncido y confundida-…seguro ya toco fondo conmigo-dijo agachando la cabeza y llevándose las manos a esta-…así que he decidido entrar y ver que hay no importa lo que pase después-.
-Yo prometí estar contigo mi niña, y voy a ayudarte con esto entonces-dijo tranquilamente mientras se sentaba frente a la pelirroja-…y con…
-¿Qué? ¡No!, es muy arriesgado y peligroso Pam- exclamo volviendo su vista al frente y apoyando sus brazos en la mesa-.no quiero que…
-mi niña-dijo interrumpiendo a la pelirroja mientras tomaba sus blancas manos entre las suyas-en esta casa yo pase, vi y viví bastantes cosas que pude sobrellevar gracias a que no estuve sola, yo sufrí mucho pero no tanto como tú mami quien a pesar de todo me impulso a no rendirme tan fácil, fuimos un eslabón para la otra-dijo con cierto dejo de nostalgia pero sin dejar de sonreír-…no nos dimos por vencidas tan fácil y ¿sabes una cosa?, yo le prometí que siempre cuidaría de ella así como también te cuidaría a ti, sin importar contra quien o que debiera hacerlo, lo prometí sin dudarlo -dijo mientras acariciaba las manos de la pelirroja quien había agachado un poco la cabeza-.
-¿tú y…mi mamá?-pregunto inocente y tímidamente con cierto dejo de tristeza-…fueron muy unidas verdad-dijo sonriendo pero sintiendo un nudo en la garganta pues ella no recordaba a su madre, solo la veía en las pocas fotos que tenían su padre y ella de ella, puesto que las veces en las que pregunto por ella a su padre este jamás fue claro con sus respuestas, siempre tan frio diciendo que había muerto y ya, así que simplemente la pelirroja se hizo a la idea y con el paso de los años dejo de preguntar por ella aunque muy en el fondo aun le dolía el hecho de no recordarla ni saber nada sobre su causa de muerte o porque los escasos recuerdos-.
-Tú y ella son tan parecidas-dijo tiernamente al ver los ojos cristalinos de la pelirroja la cual la miro sorprendida y triste tras escuchar este comentario-… personas puras tanto por dentro como por fuera-.
-ay… yo no creo…-pero guardo silencio cuando Pam apretó levemente su mano y sonrió asiendo que la pelirroja guardara silencio-…
-no importa el cómo te muestres a los demás, si no el cómo eres en verdad Lena-dijo de una forma muy segura la cual hizo sentir bien a la pelirroja-.

Y así aquella madura mujer y chica pelirroja continuaron hablando de las certezas y seguridades de las personas, tocando varias veces algunos puntos Krasnie y hablando de un tema que alegro y entristeció mucho a la pelirroja, hablaron de Inessa aquella hermosa mujer pelirroja que había muerto hace ya varios años atrás dejando a su pequeña niña de tan solo 3 años con su padre al menos ahora sabia más cosas de cómo había sido ella en vida y le alegraba mucho el hecho de saber que Pam tenía razón, después de todo ella y su madre no eran nada diferentes y sus valores eras similares, luchar y vivir por lo que uno más ama y dar lo mejor posible por ellos, después de varios minutos charlando la morena hiso acto de presencia por lo que las chicas dejaron a un lado ese tema, cenaron tranquilamente y como ya era habito para la pelirroja dejo un poco de comida en su plato aunque esta vez poco menos de la mitad, agradeció y se retiro a su habitación en donde después de darse una tranquila ducha y ponerse ropa cómoda se dispuso a hacer sus deberes para después recostarse en su cama en donde se cubrió con sus sabanas y dejo que las lagrimas y nostalgia se apoderara de ella, aquella noches vagos recuerdos de su infancia se hicieron presentes una vez que su silencioso llanto la venciera dejándola dormida, recuerdos en donde ella era muy feliz y tenia atisbos de ver a su madre, aquella persona por la cual volvía a sentirse orgullosa de ser Katin, solo por ella y es por ello que seguiría su digno y claro ejemplo, luchar por lo que más se quiere, a la mañana siguiente como ya era costumbre las chicas se levantaron, desayunaron a destiempo pero se fueron juntas al colegio, cada vez su relación era muy escasa comenzaba a ser por obligación al hecho de que vivían juntas que por gusto, toda esa semana Lena, Masha y Olga se dedicaron a disfrutar los últimos días de Olga en esa preparatoria, saliendo juntas algunas ocasiones y yendo a casa de Masha y Olga, y aunque esto era algo mas privado la pelirroja no dudo en contarle a la rubia respecto a la conversación que había tenido con Alex con quien a veces se veía a escondidas para hablar sobre este tema que después de todo comenzaba a creer debido a que la morena se había puesto mal nuevamente a mediados de esa semana, por lo que Alex dejo a un lado su orgullo y volvió a acercarse a ella pero ninguna de las dos sabía exactamente cómo comportarse con la otra pues estaba claro que su relación de pareja no estaba muy bien y tampoco sabían si habían vuelto a ser amigas solamente debido a que cuando trataron de hablar Yulia se puso mal, y así continuaron esas vistas en secreto, salidas y confusiones toda esa semana, ya era viernes por la tarde y la pelirroja se encontraba en casa, haciendo deberes escolares cuando una llamada telefónica la hiso salir de la cocina para atenderla pues sabia quien era ya que ella había acordado esa llamada.

-…muy bien eso espero de verdad-dijo seriamente mientras hablaba por teléfono en un tono algo bajo-.
-si no te preocupes Katina solo… no falles con lo que sea que hagas-dijo insegura del otro lado de la línea-.
-de acuerdo, enserio espero que no me falles Alex-dijo esto último en un tono más bajo-…gracias-dijo por ultimo para después terminar con la llamada sin darse cuenta de la presencia de alguien más-.
-¿con quién hablabas?-pregunto curiosa al detenerse a unos pasos de distancia de la pelirroja-.
-¡ahh!-exclamo dando un respingo y dejando el celular rápido y mal puesto en la mesita donde estaba designado su lugar para después girar y mirar a quien estaba tras ella para luego suspirar con más calma-…maldición no es de tú incumbencia Volkova-respondió de una forma molesta y fría-…cuantas veces te dije que no quiero que entres sin permiso ¡a mi habitación!-le reprocho fingiendo mucho enojo para evadir el tema de la llamada-.
-¿Qué?-pregunto confundida para después mirar a su alrededor solo moviendo los ojos por lo que la pelirroja frunció el seño ante esta acción de la morena-…estamos en la estancia-dijo entrecerrando los ojos ante la actitud de la pelirroja-.
-Mmm-fue lo único que pudo articular al caer en cuenta del error que acababa de cometer, valla que en verdad estaba muy nerviosa y el cubrirlo con enojo no había sido la mejor opción-…cierto-dijo algo apenada y con voz más baja y apaciguada mientras miraba el piso-…disculpa-dijo de una forma resignada pero sincera cuando no supo que más decir ante su nerviosismo de ese momento, que comenzaba a tornarse incomodo para ella-.
-Mmm-fue lo único que pudo articular al caer en cuenta del error que acababa de cometer, valla que en verdad estaba muy nerviosa y el cubrirlo con enojo no había sido la mejor opción-…cierto-dijo algo apenada y con voz más baja y apaciguada mientras miraba el piso-…disculpa-dijo de una forma resignada pero sincera cuando no supo que más decir ante su nerviosismo de ese momento que comenzaba a tornarse incomodo para ella-…ya me voy-dijo sin más dispuesta a salir de aquella habitación sin levantar su mirada-.
-espera-dijo al tomar a Lena del hombro asiendo que esta diera un paso más y volteara a verla de una forma neutra sin expresión alguna ante esta acción por lo que Yulia se perdió un instante en ese brillo de inocencia que reflejaba el verde mirar de la pelirroja-.
-¿qué quieres?-pregunto sin mucho ánimo y denotando un leve tono de fastidio mientras notaba la mirada azul perdida de la morena así como su redondo y tierno rostro *Concéntrate Lena* se dijo a sí misma para después poner una expresión seria y miraba con frialdad a la morena-.
-¿Qué estas tramando esta vez?-cuestiono al volver de su “viaje” y enfocarse en la pelirroja de una forma seria-…no soy tonta Katina y estoy segura de que estabas hablando por teléfono con…mi novia-dijo tras dudar unos segundos cuando a su mente la imagen de Alex llego-…y no trates de hacerte la inocente-dijo cuando la pelirroja abrió la boca para articular palaba por lo que Yulia no lo permitió-…porque te vi hablando con ella hace 3 días y me dijo que la estabas amenazando-reprocho mostrando molestia sin dejar de ver seria a una sorprendida pelirroja-.
-¿¡Qué?!-fue lo único que pudo exclamar al escuchar semejante mentira sobre ella, entonces un recuerdo vino a su mente-.



FLASH BACK

-Eso espero Alex, de igual forma te llamare el fin de semana para confirmarte cualquier cosa-.













-------------------------------------













CAPITULO 24. ACTOS INESPERADOS


-¿¡Qué?!-fue lo único que pudo exclamar al escuchar semejante mentira sobre ella, entonces un recuerdo vino a su mente-.



FLASH BACK

-Eso espero Alex, de igual forma te llamare el fin de semana para confirmarte cualquier cosa-.

-está bien Elena esperare tú llamada-dijo de una forma seria pero tranquila mientras caminaba junto a la pelirroja-… aun no puedo creerte del todo-espeto insegura-.
-lo sé, aunque no lo creas ni yo me lo creo aun-dijo con una expresión seria mientras miraba el piso-…pero sé que algo pasa y tengo que averiguarlo, así que será mejor que me valla-dijo al mirar a Alex rápidamente-…para comenzar lo más pronto posible-.
-de acuerdo Elena-dijo mirando curiosa a la pelirroja-.
-¡ah!, inventa algo, lo que sea-dijo en voz baja mientras se acercaba un poco más a la castaña-…aquí los chismes corren rápido-dijo mirando a su alrededor y notando que varios chicos que pasaban las miraban con curiosidad-…y no quiero más peso del que ya tengo-dijo algo exasperada mientras se alejaba de la castaña y volvía a hablar con su tono habitual-…me voy-dijo para después dar media vuelta y tomar un camino distinto al de la castaña-.

FIN FLASH BACK



-…espera yo…- *valla forma de persuadirla Alex* pensó algo molesta para sí al comprender que esa mentira la había dicho Alex pues al parecer alguien había hecho llegar el hecho de su reencuentro a oídos de la morena-…
-bueno como haya sido el asunto, de una vez quiero dejarte en claro que si tú llegas a hacerle o decirle algo más a…-peor guardo completo silencio cuando una oleada de calor le llego al cuerpo por lo que perdió un poco el equilibrio y su vista se difumino por lo que al tratar de dar un paso un mareo se lo impidió por lo que le flaquearon las piernas, y cuando estaba por caer se sostuvo del  brazo de un sofá mientras que la pelirroja al notar rara a la morena se apresuro a tomarla de la cintura para evitar que esta callera al piso-…
-oye ¿Qué te pasa?-pregunto confundida al mirar que la morena parpadeaba varias veces y tenía la mirada perdida-… ¿estás bien?-volvió a preguntar notando que la morena volvía a erguirse pero igual no la soltó-.
-no…nada-dijo algo lento mientras su vista volvía a la normalidad poco a poco-…si-dijo para después alejarse de Lena asiendo que esta la soltara con inseguridad-…como si de verdad te importara-dijo al retomar su postura molesta al recordar lo que estaba pasando antes de que tuviera ese “deslice”-.
-¿Qué?-espeto molesta pues ese comentario en verdad le había molestado y afectado aunque en realidad no sabía muy bien como por lo que sin pensarlo hablo-…aunque no lo parezca si me importas-espeto molesta para después cubrir sus labios al reaccionar sorprendida ante lo que acababa de decir ante la morena-…no tengo ganas de discutir-dijo cambiando rápidamente el tema y su expresión de sorpresa-…y mucho contigo, así que no volveré a molestar a tú noviecita chillona –dijo mostrando molestia y desesperación- y mucho menos a ti, teniendo cosas más importantes que hacer-dijo denotando fastidio para después dar la media vuelta y subir rápidamente las escaleras-…que perder mi tiempo contigo Yulia-dijo justo antes de perderse en el segundo piso de la casa Katin-.
-¿ah sí?-exclamo molesta ante la declaración de Lena *soy una insignificancia para ella* pensó molesta-…pues yo…-pero guardo silencio y reacciono ante lo que había dicho la pelirroja instantes atrás por lo que su expresión de enojo cambio a uno de completa sorpresa-… ¿me llamó Yulia?-se cuestiono crédulamente al recordar la ultimo de la oración de la pelirroja-.

Quizá fue algo muy absurdo, pero por esa última palabra articulada por la pelirroja antes de que desapareciera escaleras arriba la morena sintió un extraño presentimiento, algo no estaba como debería, esa corazonada no podía estar equivocada, había pasado por alto muchas cosas pero, por alguna razón no podía hacer lo mismo con esto último que había sucedido, y con ese pensamiento de duda la morena se dirigió a su habitación en donde paso el resto de la tarde noche hasta que fue llamada a la hora de la cena en donde ya se le había hecho costumbre no ver a la pelirroja, a lo cual no le tomo mucha importancia cuando ceno solo con Pam y después de ayudarla a limpiar la cocina se dirigió a su habitación nuevamente en donde tomo un ligero baño para después ponerse ropa cómoda y hacer sus tareas, pero por más que trato no pudo quitarse de la mente a la pelirroja y todos los recuerdos que había estado dejando pasar durante todo ese tiempo y aun con ese pensamiento se dirigió a su cama y se abrigo, apago las luces y se dispuso a descansar, pasaban de las 11 de la noche y la morena aun no lograba conciliar el sueño.

-algo está pasando-fue lo que en susurro se dijo para sí mientras contemplaba el techo de su habitación con seriedad-pero… ¿Qué?-volvió a cuestionar en susurro mientras nuevas dudas se formulaban en su joven mente la cual la llenaban aun más de duda-.

Tratando de conciliar el sueño, más dudas se formulaban en la mente de la morena por lo cual sin darse cuenta el cansancio la venció cerrando sus ojos por fin justo antes de que el reloj en su mesa de noche marcara las 12 de la noche.

-¿Estás segura de lo que haces Lena?-cuestionaba dudosa y con un claro dejo de preocupación mientras miraba a su pelirroja amiga con detenimiento-… ¿no estás apresurando las cosas?-seguía insistente con el interrogatorio-.
-no lo creo Masha, hemos dejado pasar mucho tiempo y cada vez estoy más convencida de que hay algo tras todo esto y quiero saber que es-dijo segura de sus palabras-…por eso decidí hacerlo ya y es por eso que te lo comente cuanto antes-dijo sonriéndole tranquilamente a la rubia para tratar de calmarla-…no quiero empezar con los dolores de cabeza otra vez-dijo llevándose las manos a la frente-…si eso pasa será una desventaja muy grande porque lo único que me lo quita…es algo peor y no pienso volver a tomar eso-dijo seria recordando todo ese trago amargo provocado por las pastillas que tomaba para sus dolores repentinos-.
-creo que no podre persuadirte de que no lo hagas-dijo al acercarse a la pelirroja y tomarla de los hombros-…ten mucho cuidado mañana por favor-dijo denotando angustia al mirar a la pelirroja a los ojos-…yo se que tú puedes-dijo sonriendo con un dejo de tristeza-.
-muchas gracias Masha. Yo también sé que puedo hacerlo-dijo sonriéndole dulcemente mientras le acariciaba la mejilla a su amiga-…además Pam me ayudara, no estaré sola y sé que también cuento con tú apoyo-dijo tomando de las manos a la rubia-.
-¡claro!, yo estoy contigo y lo estaré en todo momento Lena…eres una persona digna de admirar-dijo para después besar rápida y delicadamente los labios de la pelirroja para después alejarse de ella sin dejar de verla a los ojos-.
-¿y eso porque?-pregunto sorprendida y divertida ante esta inesperada acción por parte de Masha-.
-porque te amo y eres increíble…solo, cuídate mucho-dijo para después abrazar a la pelirroja-.
-no te preocupes, no será la gran cosa ¿Qué puede pasar?- insinuó con una gran sonrisa sin dejar de abrazar a su amiga aunque por dentro ella estaba tanto o más nerviosa que Masha, pero simplemente no lo demostraría-.

Y en un abrir y cerrar los ojos era el siguiente día, pronto darían las 6 y la morena se encontraba en la entrada de la casa Katin con una mochila a los hombros y una pequeña bolsa en las manos, pues un día anterior justo después de clases recibió una llamada de Alex pidiéndole que hablaran y la morena feliz acepto por lo que todo el día escolar se la pasaron juntas hablando y riendo como si nada hubiese pasado entre ellas, tan solo se portaban como antes de ser algo más que amigas pero sabían que no podían dejar pasar por alto esa conversación por lo que Alex la invito a comer a su casa ese mismo día y la morena acepto gustosa y tras pedir permiso a Pam y adelantar unos cuantos deberes se alisto para irse agradecida de que Sergey llegaría a altas horas de la noche dándole tiempo de pasar un buen rato fuera de ese lugar y para poder aclarar muchas cosas, más allá de su situación sin nombre  con Alex o al menos eso es lo que tenía en mente mientras Pam estaba con ella en la puerta esperando a Alex.

-…y llámame en cuento puedas para pedir que vallan por ti-dijo mientras abrigaba bien a la morena, pues comenzaba a sentirse una brisa fría por las tardes-.
-lo are Pam, no te preocupes-respondía sonriente mientras miraba hacia afuera del hogar Katin y divisaba el auto del chofer de Alex entrar a la propiedad-…ya llego, me voy-dijo abrazando a Pam-.
-no hagan travesuras-dijo sonriéndole a la morena mientras esta comenzaba a salir de la casa-.
-cuídate-dijo repentinamente, recargada en el barandal de las escaleras mientras miraba serenamente a la morena la cual solo asintió ante su comentario para después salir rápidamente rumbo al auto que ya la esperaba en la entrada de la casa-.
-¿cuídate?-se cuestionó confundida mientras llegaba justo donde Alex y tras agitar levemente su cabeza miro a la castaña y le sonrió para que esta le correspondiera la sonrisa y le diera un cálido abrazo el cual también fue correspondido-.
-pues, vamos que mamá ya quiere verte otra vez-dijo mientras subían ambas al auto para que después este partiera rumbo a su destino-.

Así las chicas disfrutaron de un tranquilo y buen viaje hasta la casa de la castaña, se la pasaron bromeando, riendo y cuestionando algunas cosas del colegio, haciendo una pequeña parada en una heladería que estaba de paso para comprar algo dulce y seguir su camino, sintiéndose bien una con la otra y alegres de volver a hablarse como antes, aunque ninguna lo supiera la otra aun consideraba necesario hablar de lo que pasaba entre ellas, pero no lo dirían pues querían despejarse de problemas y pasarla bien ese día, y mientras tanto en la casa Katin una madura señora y una joven pelirroja terminaban de limpiar la cocina debido a todo el desorden que habían producido al jugar mientras preparaban un rico pastel de chocolate para después sentarse a la mesa y esperar lo que hacía falta para que ese pastel estuviera listo.

-…entonces le dije que me esperaran, yo salí y cuando volví hiso exactamente lo mismo, me asuste tanto cuando la vi colgada de la rama prácticamente más alta del árbol entonces corrí hasta debajo de él y en ese momento la rama se cayó y lo único que hizo fue agarrarse de otra justo un poco antes de que cayera  y lo único que atrape fue la rama y con el estomago-dijo con la mirada perdida y con una divertida sonrisa mientras hablaba-.
-…entonces de pequeña era igual de traviesa que…mi mamá-dijo sonriendo de igual forma mientras miraba la mesa con cierto dejo de nostalgia-…vaya, pero… ¿después que paso?-pregunto curiosa queriendo saber toda esa anécdota con cualquier lujo de detalle posible-.
-pues ella bajo rápidamente del árbol y corrió donde estaba yo tirada, me miro asustada con sus hermosos ojos grises y al ver que yo estaba bien lo único que hizo fue ayudarme a hacer la rama a un lado, nos pusimos de pie y me sonrió de una forma encantadora, así como ella solía hacerlo cuando sabía que estaba en problemas pero se sentía feliz aun así-dijo sin dejar de sonreír pero esta vez paso de divagar a ver a la pelirroja frente a ella que lo único que hacía era sonreír y mirarla-.
-así que, de tal palo-comenzó a decir sonriendo divertida al imaginar a  su madre cuando era niña, asiendo muchas travesuras, tanto o igual que ella cuando era niña-…tal as-pero guardo silencio y su semblante cambio a uno de sorpresa cuando escucharon la entrada principal abrirse por lo que rápidamente se pusieron de pie y salieron de la cocina para ver quien llegaba-.
-¿a qué se debe un recibimiento ante mi llegada?-pregunto sonriendo curioso al ver a su hija a Pam paradas frente a él-.
-papá-dijo sorprendida al mirar el reloj de pared cerca de la oficina cerrada de su padre pues este solo marcaba las 5:17-…es que creí que llegarías hasta más tarde-dijo de una forma inocente y ligeramente nerviosa-.
-así es, hija volveré a salir-dijo encaminándose a su oficina y sacando una llave del bolso de su pantalón- pero antes de eso necesito algunas cosas-dijo al abrir su oficina-…ah Lena-.
-lo sé pa-dijo interrumpiendo al hombre que la miraba con seriedad-…no te molestaremos enserio-.
-no son molestia-dijo sonriendo crédulo para después salir de su oficina y encaminarse asía la pelirroja-…eres mi hija no una molestia-dijo para después acariciarle la cabeza a una sorprendida pelirroja-… toma esto ¿sí?-dijo al sacar su billetera y de ahí unos cuantos rublos-… cómprate algo, a Pam también y pregúntale a Yulia si no quiere algo-dijo mirando hacia las escaleras-… estaré en mi oficina dijo para después entrar en esta y cerrar tras su entrada-.
-¿Qué pasa?-pregunto sorprendida y en voz baja una vez que estaba sola con Pam y afuera de su casa-.
-no lo sé mi niña-dijo igual de confundida que la pelirroja-…pero no podemos confiar solo por este repentino cambio de actitud-dijo retomando su postura de seriedad-.
-si lo sé-dijo llegando a la salida del jardín y saliendo por la gran puerta de metal junto con Pam-…será mejor no tardar-dijo sintiéndose tonta al sentir un nudo en la garganta ¿Por qué sentía eso? Se cuestionaba mientras seguía caminando y ponía una expresión seria tratando de pasar saliva para desaparecer ese nudo que no le permitía hablar bien-.
Pasados cerca de 20 minutos la pelirroja y la madura mujer estaban de regreso en la casa Katin, ya habían entrado en la casa y se encontraban nuevamente sentadas a la mesa de la cocina con algunas golosinas junto a ellas y con las luces apagadas, estaba anocheciendo y la luz que entraba a través de los cristales de la puerta trasera de la cocina les permitían ver aun con claridad.

-será mejor agarrarlo de buenas si no e s ahora no podrá ser, es mejor esto-decía ansiosa mientras miraba suplicante a Pam-.
-no lo sé Lena, no contábamos con que él vendría-dijo dudosa de lo que la pelirroja quería hacer-.
-lo sé, pero si vino es por algo que tal que esto nos ayuda que tal que el hablarle de esto sale mejor que entrar sin permiso y arriesgarnos a algo peor, imagínate que tal que el llegaba y nos descubría ahí dentro, por algo decidimos esperar un poco más ¿no crees?-.
-Lena la verdad no tengo una buena corazonada pero de cierto modo tienes razón, es mejor tratar de sacar información de la persona misma-dijo mirando el reloj de la cocina-son casi las 6 lo mejor será que si lo haces sea ahora, antes de que se valla y llegue Yulia-dijo recordando que la morena no tardaría por lo que dio un leve respingo-.
-es verdad ella ya no debe tardar-dijo poniéndose de pie y yendo al fregadero-…vale será mejor empezar ahora-dijo al servir agua en un vaso y luego tomar una pequeña bolsita que había en la mesa-…ya vuelvo-dijo sintiéndose un poco nerviosa mientras miraba a Pam quien ya estaba e pie junto a ella-.
-ten cuidado mi niña, y cuida las palabras que utilizas-dijo para después ver como la pelirroja le asentía-.

En ese momento Pam vio como la pelirroja llegaba hasta la oficina de su padre en donde tras tocar un par de veces y esperar la puerta se abrió permitiéndole el paso para después cerrarse tras ella por lo que se aproximo más a la oficina y se quedo a unos cuantos metros de esta en un lugar donde no se notara su presencia.

-hola pa, disculpa la molestia solo te traía esto-dijo dejando el vaso de agua frente a su padre y el pequeño pastelillo  también-.
-gracias, tiene tiempo que no como uno de estos-dijo tomando el pastelillo y abriéndolo-… ¿solo eso?-cuestiono después de dejar el vaso con agua a la mitad para después morder un pedazo del pastelito-….porque….estaba por…irme-dijo entre mordidas mientras guardaba algunos papeles en su maletín-.
-bueno yo…-dijo tímidamente y tras dar un suspiro se armo de valor y continuo hablando-… ¿Cómo murió mamá?-pregunto temerosa mientras miraba la espalda de su padre el cual dejo de moverse al escuchar la pregunta de su hija-.
-la atropellaron-dijo de una forma fría y sin ver a su hija para después de tragar el bocado que aun tenía en la boca-.
-y… ¿el abuelo?-cuestiono esta vez con más curiosidad que temor-.
-lo mataron Lena-volvió a responder de una forma fría mientras cerraba su maletín y guardaba algunos papeles dentro de un folder-.
-pero ¿Por qué?-pregunto acercándose un poco más a su padre-.
-por injusticia Elena-reprocho levantando ligeramente la voz para después voltear y mirar a la pelirroja quien retrocedió un poco-… ¿es todo? Tengo que irme-dijo denotando cierto tono malhumorado-.
-…no…yo…-y sin mas dijo lo que en verdad quería saber sin ninguna retención-porque me mentiste en cuanto a la muerte de los padres de Yulia-dicho esto su padre  quien nuevamente le había dado la espalda, giro lentamente asía ella y se encamino un poco para estar más cerca-.
-¿disculpa?-cuestiono serio mientras se acercaba más a su hija-.
-es que tú dijiste que… murieron en un accidente automovilístico y cuando investigar por lo de  tarea noticias pasadas el apellido de Yulia apareció y… dice que sus padres murieron bueno, solo su padre porque, el…el cuerpo de su mamá no estaba y…
-¿en donde encontraste todo eso?-pregunto molesto y mirando con seriedad a su hija-¿Dónde?
-ya…te lo dije, una…una página en internet y es que ahí dice que el padre de Yulia no murió de un accidente, sino de…
-¿en qué pagina encontraste todas esas falsedades?-cuestiono al tomar a Lena de los hombros y zangolotearla un poco-…dime Elena ¿dónde?-exclamo mirando con bastante enojo a su hija-.
-no lo sé… no lo recuerdo-espeto asustada mirando directamente los ojos verdes de su padre, valla que estaba molesto-…no recuerdo el nombre, pero… ¿es verdad eso?-.
-¿en qué maldita pagina encontraste eso Elena?-cuestiono molesto apretándole los hombros a Lena con fuerza por lo que esta chillo de dolor-.
-¡me lastimas!-exclamo forzando un poco para soltarse del agarre de su padre-… ¿es verdad? ¿Todo eso era verdad cierto?
-¿¡¿¡Donde Elena Donde!?!?-le volvió a preguntar pero esta vez con un grito de notoria molestia y desesperación-.
-¡entonces es verdad!... su padre no murió de un accidente si no de una enfermedad que…-pero dejo de hablar cuando un fuerte dolor llego a su pómulo seguido de una caída al piso sin siquiera poderlo evitar-… ¿Qué demonios estas ocultando?-exclamo molesta  mientras tocaba su pómulo rojizo debido al golpe que Sergey le había propinado- ¿Por qué mentiste al respecto-espeto con cierto brillo de enojo y dolor que su padre pudo percibir por lo que se contuvo un poco y respiro hondo-.
-¡te mentí y te dije todo eso por tú bien!-exclamo caminando hacia su escritorio y llevándose las manos a la cabeza mientras respiraba hondo nuevamente-.














TO BE CONTINUED.......................................








Es todo por hoy, gracias por la espera Bonita noche!

Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Mar Ene 26, 2016 12:56 pm

Hola bonita tarde a todos Levan reportandoce y actualizando nuevamete coti que debo :S la de el Domigo como lo prometi 3 capitulos, gracias y saludos a mis lectores!











-----------------------------










CAPITULO 25. ACTOS INESPERADOS II ¿MÁS MENTIRAS?




-¡te mentí y te dije todo eso por tú bien!-exclamo caminando hacia su escritorio y llevándose las manos a la cabeza mientras respiraba hondo nuevamente-.
-entonces me mentiste en todo, lo de sus padres, el porqué esta aquí, seguramente también en lo de la muerte del abuelo y de ¡Mamá!-espeto gritando con impotencia mientras se ponía de pie-…dijiste que por su culpa Mamá se había ido de la casa que por culpa de los Volkov nos había dejado y por eso había muerto-dijo con un toque de rencor en su voz mientras miraba con bastante ira la espalda de su padre-…dijiste que era su culpa y que por eso debía odiarlos, odiar su recuerdo y lo único que nos dejaron, ¿¡es por eso que toda este maldito tiempo eh fingido odiar y despreciar a Yulia todo este tiempo?!-dijo sin más con un gran grito el cual alerto a Pam quien había vuelto a la cocina pero al escuchar esto se encamino a la oficina nuevamente-.

-¿Cómo que fingías?-cuestiono ligeramente confuso mientras volvía a mirar a su hija sorprendiéndose un poco de la cantidad e odio que reflejaba la mirada de su hija-.
-sí, nunca he odiado a los padres de Yulia, ni siquiera los conocí fingía estar enojada cuando hablaban de ello porque tú me lo pedias jamás los odie y no lo haré, ¡y mucho menos a su hija! Que jamás ha hecho algo para merecer odio, igual fingía estar de malas con su presencia porque eso te mantenía contento-comenzó a decir de una forma enérgica, sin siquiera proponérselo estaba hablando, entrando en un tipo de trance debido al enojo que sentía en donde no tenía conciencia de lo que decía o pensaba-…
-Ele… -comenzó a espetar de una forma molesta pero al caer en cuenta de las palabras de su hija su expresión de ira cambio a una de curiosidad y seriedad, con la que miro a su hija la cual no le despego la mirada en ningún momento-¿Cómo que fingías?-.
-pues…-guardo silencio unos momentos y miro al piso al reaccionar sorpresiva ante sus palabras y las de su padre-…pues ¡sí!-espeto nuevamente volviendo a ver con enojo a su padre-…jamás la eh odiado, ni a ella ni a sus padres, al contrario, nunca voy a poder odiarla-exclamo viendo como su padre se acercaba rápidamente a ella-…¿sabes porque?-pregunto con algo de temor pero sin demostrar seguridad cuando su padre la tomo de los hombros-.
-¿Por qué Elena? ¿¡Porque?!-cuestiono con una mirada penetrante y un tono frio mientras miraba detenidamente a su hija-.

-porque…porque-dudo unos segundos al mirar la mirada tan fría de su padre a escasos centímetros de la suya, pero recobro el valor y volvió a espetar sin más-… ¡porque la quiero! Y una persona que se quiere jamás se puede odiar-dijo de una forma entre molesta y ligeramente triste ante la mirada fría de su padre-…además yo no la quiero nada más ¿no es más que obvio? Ella es esencial en mi vida, es mi amiga…lo era, no se pero…yo la…-pero un nuevo golpe en el mismo lugar la callo de una forma repentina mientras giraba su rostro por lo menos 90 grados a la derecha-.
-¡CALLATE ELENA!-espeto molesto aun con la mano levantada – no vuelvas a decir semejante estupidez, ella no es tú amiga ni mucho menos, está aquí porque debe estarlo y ya, ese es el trato y ¡fin de la discusión! -Dijo yendo por su maletín y tomando a Lena del hombro empujándola hasta la salida de la oficina abriéndola de golpe y empujando a su hija asía el suelo pero Pam evito que la pelirroja callera al ponerse frente a ella y sostenerla-.
-¿Qué trato?-espeto molesta y con la mano en el pómulo golpeado 2 veces mientras miraba a su padre dirigirse rápidamente asía la salida mientras ella era resguardada entre los brazos de Pam quien miraba bastante sorprendida la situación-… ¿Cuál?-exclamo nuevamente en el momento en el que Sergey salía como alma que lleva el diablo de su hogar azotando con gran fuerza la puerta y sin siquiera mirar atrás, dejando a las dos chicas solas en el medio del pasillo-.
-Dios mío Lena ¿qué paso? ¿Estás bien?-cuestiono segundos después de la rápida salida de Sergey mientras tomaba entre sus manos el rostro de una pelirroja llena de coraje-.
-Pam-dijo tras unos segundos de guardar silencio mientras volteaba a ver a la mujer que la abrazaba -…Pam-dijo nuevamente pero esta vez con la voz quebrada y sin más se soltó a llorar cual niña pequeña tras un buen regaño-.
-ya paso mi pequeña, tranquila-dijo acariciando los rizos de la pelirroja quien continuaba llorando de una forma triste y llena de dolor permitiendo ser abrazada por aquella mujer-.

Sin proponérselo ahora ambas se encontraban hincadas al centro del gran pasillo abrazadas y sin ningún ruido más que el de los sollozos de la pelirroja, los minutos pasaron no se sabía cuántos con exactitud pero fueron los suficientes para hacer que el dolor de la pelirroja mostrado a través de su llanto fuera cesando poco a poco hasta que simplemente aquello se convirtió en un silencioso abraso el cual tuvo que ser interrumpido cuando pasos de otras personas del servicio amansaban con pasar por ahí por lo que con cierta pesadez  tanto la pelirroja como la madura mujer se pusieron de pie y se dirigieron a la cocina sin verse o decir una sola palabra.

-no puedo creer que ese maldito se atreviera a ponerte la mano encima de nuevo-decía molesta mientras fregaba los trastes-…mira nada mas como te dejo-decía girando levemente su cabeza asía atrás para poder divisar a la pelirroja-.
-bueno…sabíamos que nada iba a salir bien-dijo seria con la cabeza recargada en el respaldo de la silla por lo que miraba el techo de la cocina mientras sostenía un pedazo de carne cruda bajo su ojo-…aprendimos la lección-dijo con el mismo tono serio mientras divagaba un poco-…no nos queda de otra más que buscar…sin que este…él-dijo esto último de la forma más fría que pudo-.
-pero no tenía que pasar esto Elena-reprocho con cierto toque de culpabilidad mientras se limpiaba las manos y se acercaba a la pelirroja-… ¿Cómo esta?-cuestiono tomando el pedazo de carne y separándolo un poco del pómulo de la pelirroja-…te dije que no era buena idea-.
-¡au!, duele-exclamó cuando Pam volvió a poner el pedazo de carne sobre su piel-…
-lo siento mucho mi niña-decía con ternura mientras se sentaba junto a la pelirroja y ponía un pedazo de hielo en un trapo-…no te quitara lo amoratado pero puede que baje lo inflamado un poco-dicho esto se disponía a quitar nuevamente el pedazo de carne del rostro de la pelirroja cuando la inesperada presencia de la morena en la cocina sobresalto a ambas chicas asiendo que ambas la vieran con sorpresa-.
-Ho… ¿Lena que te paso?-cuestiono al cambiar su sonrisa traviesa por una expresión de preocupación cuando el pedazo de carne callo del rostro de la pelirroja debido a que esta se enderezó de golpe-.
-¿Qué haces aquí?-pregunto nerviosa mientras se ponía de pie y trataba de cubrirse el rostro con la palma de su mano mientras le daba la espalda tanto a Pam como a la morena-…se supone que comerías fuera hoy-.
-sí, y así fue-dijo mirando el reloj de la cocina-pero solo fui a comer no a preparar la cena ni a cenar, son las 7:17-dijo mirando a Pam con duda tratando de buscar alguna respuesta-… ¿Qué paso Pam?-cuestiono confusa mirando a la mujer que lo único que hacía era arquear las cejas de forma arrepentida-.
-es…
-¡nada!-interrumpió rápidamente cuando Pam se disponía a hablar-…no paso nada-dijo mirando detenidamente a Pam y a la morena-…tropecé y me golpee-dijo rápidamente sin mirar a nadie a la cara y tratando de esconder aquel notable moretón inflamado-…y ya puedes dejar de andar de preguntona-dijo seria y fingiendo molesta-.
-aunque tú me consideres una, yo no soy estúpida Elena-dijo seria logrando llamar la atención tanto de la pelirroja como de Pam-solo mira tú ojo y el pómulo-dijo señalando rápidamente el rostro de la pelirroja que la miraba confundida-ese golpe no fue pero para nada de una caída y se ve feo, debería revidarte un medico solo por si a caso-dijo mirando el celular que estaba colgado en el poste de la pared-.
-¡NO!-exclamo cuando noto las intenciones de la morena al acercase un poco al teléfono-…estoy bien no necesito de nadie, mucho menos de un doctor-dijo interponiéndose entre la morena y el teléfono mirando retadoramente a la morena-deja de fingir interés y mejor ve a preocuparte de verdad por…tú novia-dijo seriamente y con cierto toque de asco en sus palabras para después tomar el pedazo de hielo envuelto en el trapo que Pam había puesto en la mesa para después salir rápidamente de la cocina-.
-Lena espera!-exclamo poniéndose de pie y asomándose por la salida de la cocina alcanzando a divisar que la pelirroja subía rápidamente las escaleras-… ¡Lena!-exclamo para segundos después escuchar como una puerta era azotada por lo que dedujo que la pelirroja había llegado a su habitación-.
-aunque no quiera-comenzó a decir hasta llegar al teléfono de pared y descolgarlo para después empezar a marcar los números en el-.
-espera mi niña-dijo repentinamente al colocar su mano sobre la muñeca de Yulia haciendo que esta se detuviera y volteara a ver a la mujer junto a ella con un dejo de sorpresa-…mejor hay que hacerle caso-dijo de una forma algo seria mientras le quitaba sutilmente el teléfono de las manos a Yulia y colgaba-.
-…entonces…dime que paso-espeto confundida mientras Pam volvía a sentarse a la mesa-…dime porque esta así y…no llamare a nadie-exigió algo nerviosa cuando Pam la miro con algo de seriedad-.
-…ella-dijo dudosa y tras varios segundos lo único que hizo fue suspirar con calma y pedir a Yulia que se sentara a la mesa por lo que esta obedientemente lo hizo sin despegar su vista de ella-…Sergey y Lena volvieron a discutir y cuando Lena…quiso salir de la oficina tropezó y no pudo meter las manos porque…Sergey la tomo de los brazos…y no le dio tiempo de ponerlas por eso…se golpeo el pómulo-dijo algo seria pues recordaba perfectamente lo que había pasado y la razón de ese feo moretón en el rostro de la pelirroja-…ahora te pido que por favor no le digas que te dije la…verdad-dijo mirando asía la entrada de la cocina y bajando su tono de voz con esas últimas palabras-.
-está bien Pam-dijo girando su cabeza para mirar la puerta de la cocina también-…no voy a decirle nada a nadie pero…estoy segura de que piensas como yo y consideras que este tipo de acciones por parte de Sergey no están nada bien-dijo esto último con un tono serio mientras se acercaba a la salida de la cocina-…y que será mejor hacer algo al respecto-dijo por ultimo para después dejar de ver a Pam-ah y lamento no avisar que ya venía, Alex me hizo el favor de venir a dejarme…buenas noches-dijo para seguir su camino y dejar sola a Pam quien solo se quedo pensativa y atrapada en el silencio de la cocina mientras escuchaba como los pasos de la morena se alejaban poco a poco hasta dejar de oírse-.

Y ahí continuo ella pensando al respecto de lo que había sucedido esa tarde, lo acontecido con la pelirroja y su ligera conversación con ella así como las palabras que una seria morena le había dicho todo era tan real y a la vez tan incierto que no sabía que pensar, si seguir con esto tal cual la pelirroja lo decía o adelantar hechos despejando dudas con l información que se supone ella ya tenía, y con ese pensamiento decidió dirigirse a su habitación la cocina estaba limpia y pronto serian las 9 miro a su izquierda y divisó el refrigerador entonces un pensamiento asalto su mente “el postre” fue lo único que se dijo mentalmente para después ponerse de pie y salir de la cocina tras haber apagado las luces, nuevamente esa sería una noche larga llena de muchos pensamientos que ordenar, llego a su habitación y con algo de pesadez se puso ropa para descansar mejor, se sentó en la orilla de su cama y saco un pequeño calendario del cajón de su mesita de noche junto con un plumón rojo con el cual tacho uno de los tantos números que ese papel tenia –un día más aquí…¿Por qué?-fue lo único que dijo en medio de la soledad de su habitación para después  guardar nuevamente el calendario junto con el plumón en aquel cajón y después apagar las luces y disponerse a dormir, se acobijo bien y se quedo contemplando el pequeño rayo de luz nocturna que por sus cortinas se colaba dentro de su habitación, giro a su derecha y logro divisar la hora en el reloj que tenía en su mesita de noche 9:35 valla que el tiempo pasaba volando cuando menos se quería eso, que ironías de la vida o al menos eso pensaba aquella madura mujer que opto por cerrar los ojos para tratar de descansar, con todos esos pensamientos en su cabeza así como el de una joven morena que recién había apagado las luces de su habitación y se acobijaba bajo las sabanas de su cama, cada vez entendía menos el comportamiento de la pelirroja… cada vez entendía menos que es lo que estaba pasando en su vida, todo estaba careciendo de sentido aunque la verdad para ella nada de lo que había vivido todo ese tiempo tenía sentido, en esta ocasión parecía que jamás lo tendría, todo era tan confuso, lo mejor sería descansar para estar más fresca por la mañana o al menos eso pensaba, miro su celular por última vez, las 10 de la noche 4llamadas perdidas y 2 mensajes sin ver…todos de Alex, tras dar un profundo suspiro apago su celular y lo coloco junto a su mesita de noche *solo quiero saber que está pasando* se dijo mentalmente y con los ojos cerrados mientras cierta chica de cabellera pelirroja invadía sus pensamientos *Lena* no pudo evitar sonreír al imaginar a esa chica pecosa, al pensar en su sonrisa y en su linda voz, en su hermosa anatomía y qué decir de esos increíbles ojos que con solo verlos la asía sentir en un mundo completamente diferente y mejor, y qué decir de sus labios que por el simple hecho de verlos articular cualquier sonido la incitaban a… -¿Qué?-exclamo al abrir los ojos de golpe y mirar a varios lados en vano pues todo estaba obscuro-… una pesadilla-se dijo a modo de engaño mientras volvía a recostarse de lado derecho y acomodarse en su cama, miro su mesita de noche, 10: 45, valla que el tiempo pasaba rápido, como odiaba al tiempo cada vez que este avanzaba lo único que le traía era más desesperación, pero *no siempre será algo malo*. Y con ese pensamiento cerró los ojos y se dispuso a dormir nuevamente como seguramente todos en esa casa lo hacían o al menos eso pensó, sin imaginarse que en el cuarto continuo aun había alguien sin dormir, aquella pelirroja que lloraba en silencio frente a su tocador  con arios frascos de maquillaje, algodón y pintura los cuales ocupaba para tratar de ocultar ese gran moretón que su pómulo inflamado tenia –es inútil no se esconde-decía entre molesta y triste mientras retiraba cuidadosamente el maquillaje de su rostro-cada vez entiendo menos-decía llevándose los dedos a la cabeza para masajear un poco su frente y agachaba su rostro-…no debes olvidarlo Lena-dijo para después dirigirse a su escritorio y sacar una libreta de uno de sus cajones junto a una pluma-…antes de las 6 el sonrió, de 6 a 6 y media paso la discusión y se fue-decía con los ojos cerrados mientras escribía algunas cosas en esa libreta-…decir…que le dije-decía apretando un poco los ojos mientras masajeaba su frente con la mano izquierda-… la razón… al parecer es verdad la muerte de...-tras decir esas últimas palabras abrió los ojos de golpe y se miro reflejada en el cristal de su ventana y mientras miraba el cielo nocturno aquella discusión vino a su mente-



FLASH BACK

-porque…porque-dudo unos segundos al mirar la mirada tan fría de su padre a escasos centímetros de la suya, pero recobro el valor y volvió a espetar sin más-… ¡porque la quiero! Y una persona que se quiere jamás se puede odiar-dijo de una forma entre molesta y ligeramente triste ante la mirada fría de su padre-…además yo no la quiero nada más ¿no es más que obvio? Ella es esencial en mi vida, es mi amiga…lo era, no se pero…yo la…-pero un nuevo golpe en el mismo lugar la callo de una forma repentina mientras giraba su rostro por lo menos 90 grados a la derecha-.
-¡CALLATE ELENA!-espeto molesto aun con la mano levantada – no vuelvas a decir semejante estupidez, ella no es tú amiga ni mucho menos, está aquí porque debe estarlo y ya, ese es el trato y ¡fin de la discusión! -Dijo yendo por su maletín y tomando a Lena del hombro empujándola hasta la salida de la oficina abriéndola de golpe y empujando a su hija asía el suelo pero Pam evito que la pelirroja callera al ponerse frente a ella y sostenerla-.
-¿Qué trato?-…

FIN FLASH BACK



…entonces volvió en sí y continuo escribiendo varias cosas en su cuaderno *él dijo: no es parte del trato* se decía mentalmente mientras escribía más cosas y así continuo un buen rato hasta que los parpados comenzaban a pesarle y le costaba trabajo mantener los ojos abiertos así que guardo el cuaderno nuevamente en su escritorio y un poco pesarosa se ponía de pie, se colocaba una pijama y se recostaba en su cama, valla que ese día había sido demasiado para ella, tanto que pensar y tan poco tiempo para razonar y encontrar las respuestas verídicas, muy cansada y con cuidado la pelirroja se acurruco en su cama y tras enviar un mensaje de texto coloco su celular en su mesita de noche, apago la pequeña lámpara que había en esta y miro rápidamente la hora en su reloj en el cual apago la alarma, las 12:27, ¿su padre ya habría llegado? Se cuestiono mientras iba cerrando lentamente los ojos, *lo más seguro es que no* se respondió mentalmente para después dejarse vencer por el sueño y pesadez que esa situación le provocaba, lo único que quería era dormir, descansar y olvidar todo…todo menos las cosas que la hacían mantenerse cuerda, Pam, los recuerdos de su madre, Masha y Olga, el hecho de saber que estaba más cerca de terminar la preparatoria…Yulia, esa pequeña morena que sin proponérselo se había inmiscuido muy dentro de su entorno, su corazón, su vida…esa morena con una hermosa sonrisa y un precioso azul mirar en el cual cualquiera podía perderse cualquiera… sabía que estaba mal pensar en ella ¿Qué demonios pasaba? Se interrogo la pelirroja entre sueños y realidad pero no, no hizo nada por evitar que ese pensamiento inundara toda su mente, estaba demasiado cansada para luchar contra sus pensamientos…esa noche lo único que aria seria dejarse llevar por lo que pasaba en el mundo de los sueños ese mundo que le pertenecía a ella y en donde todo era completamente diferente.

-…te dije te lo deje muy claro y ¡lo sabes!-exclamo molesta ante el teléfono y con una mirada desesperada-…te pedí que por nada del mundo la quería aquí tan temprano y que me avisaras cuando fuera de regreso-volvió a exclamar con el mismo tono y moviendo su pie con impaciencia por lo que no se percato cuando una apresurada morena iba bajando las escaleras rápidamente-…mira, te juro Alex que…
-¿Alex?-cuestiono curiosa justo cuando paso junto a la pelirroja por lo que esta guardo silencio, la miro rápidamente y colgó el teléfono-… ¿dijiste Alex?-cuestiono confusa mientras miraba con detenimiento a la pelirroja-…estoy segura de que dijiste ese nombre-espeto seria y señalando a la pelirroja cuando esta se disponía a decir algo-… ¿porque hablabas con mi novia?-espeto molesta y exigiendo una respuesta certera-.
-¡yo no hablaba con tú nada!-dijo seria y con desesperación-…que te quede claro Volkova…esa tipa no es la única Alex en el mundo si?... ya deja de alucinar que me tienes ¡ARTA! Y ¡déjame en paz! ¡No te metas en mis asuntos!-exclamo molesta y esta vez con un nudo en la garganta-…no quiero que te me acerques ¿¡entendiste?!-exigió por ultimo para después dar media vuelta y dirigirse a la cocina dejando ola a una estática morena que no supo qué hacer ante esas crueles palabras que en verdad le habían provocado algo-.
-Alex me lo dirá-se dijo a sí misma en voz baja y con una mirada seria, después tomo sus cosas y tras mirar hacia la cocina una última vez, salió rápidamente de la casa y se dirigió donde Rosme, aun faltaba cerca de una hora para que iniciaran sus clases pero no le importo, envió un mensaje de urgencia a la castaña y partió rumbo al colegio con muchas ideas y dudas en mente que estaba dispuesta a responder en ese momento-.

El camino se torno un poco extraño para Rosme debido al silencio con el cual transcurrió, fueron muy pocas palabras las que cruzo con la morena, incluso eran contadas, no habían pasado de 10 lo cual lo hacía preocuparse por la morena, tras los 15 minutos de viaje la morena se despidió con un simple “gracias" y bajo rápidamente de la camioneta, se dirigió a paso veloz hasta la entrada del colegio en donde apenas algunos estudiantes comenzaban a llegar, a lo lejos diviso a Olga aquella castaña que irritaba su humor, siguió derecho y prefirió ignorarle, llego a la entrada del edificio principal y tomo asiento en la gran barda de las escaleras y se dispuso a esperar, y tras 5 minutos de estar mirando la pantalla de su celular levanto la vista y diviso a unos metros de ella la razón del porque había decidido llegar temprano al colegio ese nublado día.

-Ya te lo dije Lena lo mejor es esperar después de lo que paso, no puedo arriesgarme a que te haga algo peor esta vez-espeto muy segura de sus palabras mientras secaba sus manos con una franela que estaba sobre la barra de la cocina-.
-Pero Pam…no podemos estar esperando, lo que menos tenemos es tiempo-espeto cabizbaja y seria mientras revolvía el cereal que había dentro de su tazón-…y si no hacemos algo…
-Lo sé Lena lo sé, no sabemos que podría pasar y el esperar es arriesgarnos a algo peor, pero si nos debilitamos cuando llegue el momento no podremos hacer nada…escucha cuando subiste por tú teléfono escucha a tú padre al teléfono…al parecer tendrá un viaje de negocios la próxima semana y se irá en 4 días, ¿sabes lo que significa mi niña?-pregunto seria y algo nerviosa ante su pregunta-.










----------------------------










CAPITULO 26. CONFESION A MEDIAS



-Pero Pam…no podemos estar esperando, lo que menos tenemos es tiempo-espeto cabizbaja y seria mientras revolvía el cereal que había dentro de su tazón-…y si no hacemos algo…
-Lo sé Lena lo sé, no sabemos que podría pasar y el esperar es arriesgarnos a algo peor, pero si nos debilitamos cuando llegue el momento no podremos hacer nada…escucha cuando subiste por tú teléfono escucha a tú padre al teléfono…al parecer tendrá un viaje de negocios la próxima semana y se irá en 4 días, ¿sabes lo que significa mi niña?-pregunto seria y algo nerviosa ante su pregunta-.

-…si…entonces cuando él se valla y salga…nosotras entraremos-dijo nerviosa al comprender las palabras de Pam y las suyas propias-.
-será el tiempo perfecto para hacer y deshacer, buscar e indagar lo más que podamos-dijo con un tono de voz más bajo de lo habitual y mirando detenidamente la entrada de la cocina-.
-y ¿cuánto tiempo saldrá?-pregunto curiosa y también bajando el tono de su voz-.
-ese es el pequeño inconveniente, no sé cuánto tiempo estará fuera, pueden ser 5 días así como puede ser solo uno así que tenemos que pensar muy bien qué es lo que buscaremos en sí-.
-¿Consideras que hay algo en concreto que debemos encontrar?-cuestiono entre curiosidad y duda al ponerse a pensar al respecto de todo lo que estaba pasando y lo que pasaría también-.
-quizá no tanto una cosa, tal vez varias pero…una de ellas es la que más importancia debe tener pero…debemos pensar bien qué clase de cosa podría ser-aclaro un tanto seria y con los brazos cruzados mientras miraba a la pelirroja-.

Y aun con varias dudas y preguntas en mente la madura mujer y la joven pelirroja se pusieron a hablar y pensar en lo que podrían hacer con la ausencia de Sergey durante el resto de la mañana, el tiempo paso rápidamente pronoto seria hora de que la morena hiciera acto de presencia por lo que se dispusieron a arreglar un poco la cocina y por su parte la pelirroja decidió ayudar a Pam con los trastos pero en ningún momento dejaron de pensar en algo que pudiera ayudarles o que pudieran buscar.

-ya te lo dije Yulia no se dé que me hablas-espetaba molesta mientras guardaba sus cosas en la mochila-…lo mismo que te dije en la mañana es lo mismo que pienso ahora  ¿Qué te hace pensar que en 6 horas aquí algo podría cambiar?-cuestiono irónica mientras se llevaba la mochila a los hombros y salía del salón de clases-.
-no es que haya cambiado algo más que tú forma de pensar, en la mañana no me dijiste nada la mayor parte del tiempo estuviste callada y mirabas el piso Alex te conozco sé que cuando algo así pasa tú escondes algo y consideras que es mejor callarlo-espetaba un tanto suplicante mientras se ponía a lado de la castaña para bajar las escaleras-… yo sé que hay algo que escondes y por eso no te atreves a verme a los ojos lo cual me indica que es algo relacionado a mi-concluyo justo cuando salieron del edificio-…¿me dirás que paso?-cuestiono sutil y amablemente con un tono de suplica mirando directamente a los ojos de Alex-.
-…nada –dijo mirando fugazmente a la morena-.
-entonces…yo sé que no tengo porque meterme ni nada pero no entiendo porque si tanto se odiaban de repente se hacen tan amigas y se la pasan hablando por teléfono tú y Lena y no digas que no porque yo eh escuchado…accidentalmente-se excuso rápidamente ante la mirada curiosa de Alex-…y sé que es contigo con quien habla y bueno eres mi mejor amiga y…pues me sorprende que haya cosas en tú ida que… en las que… ¿ya no es necesario que este?-completo de una forma triste y mirando el piso para disimular un poco-…sé que es tú vida y aunque sea tú mejor amiga no siempre tendré derecho a saber de ella pero… si Lena está involucrada yo…
-entonces te importara más por el simple hecho de que este ella, en la vida que sea no solo en la mía- completó la frase de la morena con cierto tono de desilusión e irónico-.
-¿Qué? No, no es eso es que-comenzó a decir rápidamente cuando comprendió las palabras de Alex-…es solo que…
-mira Yulia si yo comencé a hablar con ella es porque desde un principio creí que era una molestia y aunque no lo hiciera con esas intenciones para mi si porque sabes que ella jamás cayo de mi gracia-comenzó a hablar detenidamente la castaña ante una atenta mirada de la morena-…pero igual aun no estoy cien por ciento segura de cuáles son sus intenciones contigo o conmigo y es todo lo que puedo decir-dijo para después soltar un suspiro pesaroso y seguir su camino-.
-no ¡espera!-exclamo siguiendo a la castaña es que ella… escuche que te reclamaba-dijo cuando alcanzó a la chica y se paro frente a ella-…porno se algo conmigo por no detenerme o ¡algo así!-espeto algo molesta pues al parecer su amiga estaba mintiéndole-…no puedo creer que la encubras a ella y que le des más razón que a mí-dijo más tranquila pero algo desconcertada-.
-¡ya Yulia basta!-exigió impaciente para después tomar los hombros de la morena, por algún lado ella tenía razón, su amiga y su apoyo eran la morena no la pelirroja y era justo que Yulia supiera lo que estaba pasando… al menos algo de esto pues por alguna razón creía en los extraños argumentos de la pelirroja, y tras reprimir esos pensamientos miro a Yulia nuevamente pero esta vez con algo de seriedad en la mirada-….bien quieres saberlo de acuerdo pero solo te aclaro una cosa te diré lo que yo quiero porque respecto a mí y mis expectativas, mis conclusiones al respecto nada más-y tras un asentimiento por parte de la morena decidió continuar-creo que…me equivoque al juzgar como la peor persona del universo a Elena, no tengo la menor idea de lo que esté pasando ni valla a pasar de lo único que si se y puedo decirte es que-respiro hondo nuevamente pues si sabía que decía lo que tenía en mente sus posibilidades con aquella morena que adoraba serian prácticamente nada-…que tú de algún modo te encuentras atada a los Katin y de algún modo ella cree que es su culpa y quiere cambiar eso porque…-nuevamente hizo una pausa ante la mirada llena de confusión por parte de la morena *Mi Yulia, ojala seas feliz con quien quieres* y tras decirse eso mentalmente trago con dificultad al sentir un nudo en la garganta-…porque Elena en verdad te estima y aprecia demasiado…Yulia ella de verdad te quiere y…a mi parecer eres más importante de lo que ella aparenta, y bueno si…si tú la amas lo mejor que debes hacer es dejar de ser una tarada y confiar en ella-dijo poniéndose un poco seria-…si ya sé que cuesta demasiado que incluso el que yo te lo pida suena a desbarajuste total pero creo que…deberías intentarlo…darle una oportunidad más pero la ultima porque…igual ella no merece el perdón de alguien como tú-dijo acariciándole la mejilla a una atónita morena-…así que ya deja de preguntarle a medio mundo que es lo que pasa y si tanto quieres ve y pregúntale directamente a ella, con la misma persistencia que usaste ahora conmigo, ten fe y espera a que ella te diga SUS expectativas que yo…ya te dije las mías-dicho esto no pudo evitar que sus ojos se cristalizaran por lo que soltó a la morena y se alejo un poco de ella-.
-Alex yo…-comenzó a decir al ver ese semblante triste en su amiga-.
-escucha Yulia-dijo interrumpiendo a la morena colocando su dedo índice sobre los labios de esta pues si ya había comenzado a hablar sería justo terminar lo que tenía que decir o al menos así lo pensó en ese momento-…yo te agradezco mucho el tiempo que estuvimos juntas, fue increíble y maravilloso me demostraste que eres ese encanto único que no cualquiera tiene la dicha de conocer y bueno sé que lo intentaste pero igual…se que tú por ella aun sientes algo y creo que es algo inevitable y…y te comprendo tú aun la amas y bueno sabes que yo siempre seré tú amiga, tú consuelo, tú confidente, lo que sea que necesites podrás contar conmigo sin dudarlo… te seré incondicional pero ahora… me gustaría que me dieras un tiempo para relajarme y estar más tranquila porque aunque no lo creas yo también necesito asimilar todo esto que acabo de decirte, este fin de semana me ayudara bastante y te prometo que en cuento pueda volverás a tener a tú loca amiga contigo y esta vez las cosas serán aun mejor ¿sí?-dijo con una hermosa sonrisa en sus labios a la cual la morena no se pudo resistir por lo que se acerco lentamente hasta unir sus labios con los de la castaña la cual no opuso resistencia, pues era lo que deseaba en ese momento, un último beso de la morena-…y bueno yo te entiendo así que no tienes nada que explicar así es el amor-dijo sonriendo tontamente segundos después de que se separara de la morena y ya tranquila con todo esto que solo logras alterarme-dijo en tono de broma mientras la morena la abrazaba de una forma muy agradecida-.
-eres una chica increíble Alex, la mejor que eh podido tener como amiga no sabes cuanto agradezco a la ida de tenerte-decía con los ojos cerrados y sin soltar a la castaña-…enserio lamento no ser lo que estas buscando en ese aspecto, pero igual quiero que sepas que también te seré incondicional…gracias por ser mi amiga-.
-bueno Yulia, será mejor que te vayas creo que hay mucho que pensar y pedir ¿no crees?-cuestiono una vez se separo de la morena y le sonrió dulcemente-.
-tienes razón Alex…te veré la próxima semana, cuídate mucho-dijo sonriente y tras darle un rápido beso en la mejilla salió corriendo rumbo a la camioneta que seguro ya estaría esperándola fuera del colegio-.
-adiós Yulia-fue lo único que atino a decir justo antes de que unas lagrimas salieran de sus ojos-…mi Yulia…

El trayecto regreso a casa fue muy bueno y tranquilo, Rosme y Yulia fueron hablando amenamente sobre sus días y como les había ido, la morena simplemente se sentía muy feliz ante todo lo que había escuchado de su amiga aunque también se sentía mal porque sabía que esta no estaría del todo bien ese fin de semana, pero ella misma lo había dicho, así es el amor y nadie puede contra él, poco antes de llegar a la casa Katin se detuvieron en una heladería y compraron algo para el camino y también para llevar y así continuaron su tranquila platica hasta que llegaron al estacionamiento en donde Yulia se despidió de Rosme y salió rápidamente de la camioneta tras agradecerle el viaje, corrió rápidamente hasta llegar al jardín principal, ese día le estaba sonriendo al parecer.

-te echare de menos-decía mientras besaba a aquella chica quien la tomaba de la cintura-.
-Y yo a ti Lena-decía sonriéndole a la pelirroja que no la soltaba del cuello-…en cuento llegue a mi destino te escribiré y espero sigamos en contacto-dijo separándose de la pelirroja-…despídeme de Masha quieres-.
-claro que si, tú también cuídate mucho-dijo sonriéndole dulcemente-…y gracias por todo, al final me la pase muy bien, y bueno será mejor que te vayas ya oh no te dará tiempo de alistar tus cosas-.
-tienes razón pelirroja, cuídate-dijo y tras sonreír beso nuevamente a la pelirroja, siendo plenamente correspondida-.

-ella solo quería arreglarlas cosas, por eso me evitaba-se decía para sí mientras se cambiaba rápidamente el uniforme, seguramente se había ido con Pam y no tardarían en llegar, justo antes de salir de su habitación noto que el aire se hacía más fuerte por lo que opto tomar una sudadera y tras eso salió rápidamente de su habitación, bajo las escaleras y se asomo en la cocina- ¿Pam?-exclamo curiosa y al no recibir respuesta alguna entro rápidamente y saco del refrigerador lo que había guardado cuando llego y se dispuso a hacer algo con ello-.

Después de varios minutos de estar en la cocina la moren miro su trabajo satisfecha y tras sonreír victoriosa volvió a colocar en el congelador lo que había hecho, después se puso a limpiar lo que había ensuciado y luego saco la bolsa con basura de la cocina llego a la puerta de entrada y regreso por su sudadera la cual se coloco en los hombros para seguir halando la bolsa, abrió la puerta principal y cargo la bolsa de las asas, comenzó a sacarla y justo cuando iba a cerrar la puerta sintió un fuerte agarre provenir de la casa por lo que asustada soltó la bolsa y giro rápidamente al ver quien le había impedido salir.

-¿A dónde crees?-cuestiono serio y molesto tras soltar bruscamente a la morena por lo que esta callo de sentón al piso cerca de las escaleras-.
-solo estaba sacando la basura-respondió rápidamente y con la mirada agachada, pero un recuerdo le vino a la mente por lo que levanto el rostro y miro con recelo a Sergey, pues había recordado lo mal que había tratado a la pelirroja esos días-.
-si claro con una sudadera al hombro y una bolsa en las manos-espeto irónico y mirando aun con enojo a la morena-.
-sí, es la bolsa de la basura-señalo la puerta la cual seguía abierta-…y por si no lo… noto-dijo esto dudando unos momentos sobre como referirse a Sergey- hace aire afuera, así que me la iba a poner-espeto mientras se ponía de pie-.
-si claro…no habrás querido escapar a tientas o si Volkova?-cuestiono serio mirando fríamente a la morena quien al escuchar eso miro confusa al pelirrojo-.
-¿Qué?... ¡no!, no soy ninguna clase de ratera como para salir…-pero fue interrumpida ante un agarre inesperado de Sergey de la muñeca por lo que esta se sorprendió y guardo silencio-.
-¿Dónde pensabas ir?-pregunto con un tono de voz elevado mientras jaloneaba la muñeca de la morena-.
-…ya le dije…suélteme-decía quejándose y tratando de zafarse del fuerte agarre de Sergey-.
-si claro, pues ¡no te creo nada!-le grito prácticamente en la cara debido a la cercanía en la que se encontraban-.
-entonces es su problema-exclamo comenzando a molestarse por más que trato mantenerse calmada no lo logro y termino molestándose-…además que te importa lo que haga-le grito de la misma forma que el a ella y tras dar un tirón para atrás logro soltarse de aquel pelirrojo hombre que la miraba con cierto dejo de sorpresa-.
-ah…a mi-dijo recobrando su postura y mostrándose aun más molesto de lo que ya estaba-… ¡me respetas!-exclamo empujando a la morena de los hombros asiéndola caer nuevamente de sentón y mientras esta se hincaba para ponerse nuevamente de pie, Sergey se acerco a ella amenazadoramente levantando una mano ante esta por lo que la morena solo atino a cerrar los ojos y girar la cabeza mientras apretaba su muñeca-.
-¡eres una estúpida no te vuelvas a meter!-exclamaba molesto y llevándose ambas manos a la cabeza para aplacar su cabello, ante estas palabras la morena abrió rápidamente los ojos, había escuchando un gran golpe pero ella estaba intacta por lo que giro rápidamente hacia el frente y se sorprendió al ver lo que pasaba-.
-Lena…-susurro quedamente al ver la espalda de la pelirroja frente a ella mientras esta se agarraba el brazo-.
-ya papá… yo la hice sacar la basura le ordene que lo hiciera-exclamo molesta y mirando con odio a su padre-…déjate de…-pero cayo rápidamente después de que Sergey se le acercara y le diera un revés demasiado fuerte en el rostro por lo que esta se fue para atrás pero la morena se puso de pie y la tomo de la espalda para evitar que callera al piso-.
-para que tú también aprendas a respetarme-dijo esto y se fue a su oficina ante una mirada llena de odio y rabia por parte de las chicas-.
-Lena-dijo después de perder de vista a Sergey-… ¿Lena estas bien?-pregunto preocupada poniéndose frente a la pelirroja y mirando su rostro-… ¿te duele?-cuestiono preocupada después de ver el hilillo de sangre que salía de sus labios-.
-¿Qué diablos te pasa?-cuestiono seria soltándose de las manos de la morena-… ¿ahora resulta que te importa lo que pueda pasarme?-cuestiono notoriamente molesta mientras se llevaba la mano al hombro-…nunca sales de tú cuarto hasta que Pam está aquí ¿porque demonios lo hiciste?-dijo para después hacer un pequeño gesto de dolor y apretar un poco su hombro-.
-lo lamento-dijo bajando la mirada-…solo sirvo para estorbarte, por mi culpa estas lastimada-dijo con cierto toque de odio en su voz, ese día se estaba tornando pésimo nuevamente y se sentía culpable ante todo lo que pasaba-…de verdad lo lamento Lena-dijo tocando sutilmente la mejilla rojiza de la pelirroja con la yema de sus dedos-…ya no te molestare más, lo juro por mi vida pero…déjame curarte ese golpe¿ sí?-pidió muy triste mientras sus ojos se cristalizaban-…¿te duele mucho?-pregunto retirando su mano del rostro de la pecosa quien solo miraba el piso-.
-solo un poco-se limito a decir fríamente sin levantar la vista ni un instante-.

Y tras unos segundos de silencio la morena le pidió a la pelirroja que fuera al baño del segundo piso y esta sin estar del todo de acuerdo lo único que hizo fue subir por las escaleras mientras la morena se dirigía a la cocina y tomaba una bolsa de hielos del congelador quedándose ahí unos instantes mirando lo que había estado preparando justo antes de que ese inconveniente pasara, y tras dar un resignado suspiro tomo un trapo limpio y se dirigió rápidamente hacia las escaleras las cuales subió rápidamente hasta llegar al pasillo del segundo piso y un poco temerosa de encontrarse sola dudo unos segundos al abrir la puerta del baño pero fue grata su sorpresa cuando miro a la pelirroja con la vista fijada en el piso y sentada en el retrete quien levanto la vista rápidamente al escuchar la puerta abrirse y mirar a la morena entrar para después cerrar la puerta.

-no entiendo todavía porque interviniste-dijo tras varios minutos en completo silencio mientras miraba como la pelirroja sostenía la bolsa con hielo cerca de su mejilla-la reprimenda seria para mí no para ti-.
-porque no tuviste ninguna culpa, el solo iba a golpearte por injusticia-hablo tras varios segundos en pensarlo bien-…no tiene ese derecho sobre ti, el hecho de cuidarte…no se lo da-especifico tranquilamente mirando a la morena quien seguía contemplándola-.
-pero tampoco fue tú culpa, no tenias que recibir esos golpes en vano y mucho menos por algo que no lo vale como…como yo-dijo algo cabizbaja mientras se acercaba a Lena y se arrodillaba frente a ella-…a veces simplemente no te entiendo, quieres verme sufrir y cuando estás en primera fila para ello-decía confusa mientras le quitaba el hielo a la pelirroja del rostro y de las manos y luego la secaba con sutilidad-…lo impides-.
-ya te lo dije además… tal vez antes era así pero-guardo silencio unos segundos tras sentir como la morena le colocaba un poco de desinflamante en su amoratada mejilla recién golpeada-…la verdad no sé ni que decir solo… bueno de alguna forma debo pagar todo el tiempo que estuve tratándote peor que basura-y tras unos segundos en silencio pudo observar los cristalinos ojos de la morena, ¿habría hecho lo correcto al decirle eso? No lo sabía así como tampoco sabía en qué momento se había acercado tanto al rostro de la morena a quien aun tenia cristalinos los ojos, a tal grado de tomarle las mejillas entre sus manos y hacer que esta la mirara a los ojos-.  










------------------------












Última edición por Raven Black el Mar Ene 26, 2016 1:03 pm, editado 1 vez

Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Raven Black el Mar Ene 26, 2016 12:58 pm

CAPITULO 27.  CONFESION A MEDIAS II ¿LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD?



-ya te lo dije además… tal vez antes era así pero-guardo silencio unos segundos tras sentir como la morena le colocaba un poco de desinflamante en su amoratada mejilla recién golpeada-…la verdad no sé ni que decir solo… bueno de alguna forma debo pagar todo el tiempo que estuve tratándote peor que basura-y tras unos segundos en silencio pudo observar los cristalinos ojos de la morena, ¿habría hecho lo correcto al decirle eso? No lo sabía así como tampoco sabía en qué momento se había acercado tanto al rostro de la morena a quien aun tenia cristalinos los ojos, a tal grado de tomarle las mejillas entre sus manos y hacer que esta la mirara a los ojos-

-… ¿Porqué llorar?-cuestiono de una forma muy sutil, con un tono de voz bajo sin dejar de ver a la morena-…tú no eres ningún estorbo-dijo acercándose más al rostro de la morena quien no le apartaba la mirada a la suya-.
-pues me lo hiciste creer mucho tiempo-dijo tomando las manos de la pelirroja las cuales no la soltaban, no sabía lo que pasaba ver aquel verde-gris mirar tan cercano la atrapaba y llenaba de calma-.
-…no te imaginas cuanto lo siento-dijo atrayendo más el rostro moreno, sin estar muy segura de lo que hacía, estaba a milímetros de rosar su nariz con la de la morena-…no sé porque lo hice-dijo bajando la mirada un instante y reaccionando ante la situación en la que se encontraba ¿en qué momento se había acercado tanto a la morena?-…pero yo no…-y a pesar de eso no hiso nada por romper ese contacto, no sabía lo que sucedía pero no le molestaba en lo absoluto-.
-… ¿Qué?-dijo cuando pudo sentir los respiros de la pelirroja en su rostro por lo que cerró los ojos unos instantes para volverlos a abrir y mirar a la pelirroja quien prácticamente tenia la nariz pegada a la suya y no dejaba de verle-… ¿Qué?-susurro una vez justo antes de hacer lo mismo que la pelirroja quien acababa de cerrar los ojos, podía sentir la respiración provenir de la boca de Lena llegar a sus mejillas y viceversa, estaban a casi nada de hacer algo que ni ellas creían que pasaría, justo en ese momento todo el mundo se congelo, solo existían ellas en ese baño, en el universo entero…-…
https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcRBS8DbNI_u9Wc1XmLynPlY14jkpJPdIepm-lYSQOILKb1_-fLNCw
-¡Lena, Yulia!-exclamo muy preocupada mientras golpeaba con fuerza la puerta del baño por fuera-… ¿niñas están aquí?-volvió a preguntar y tocar la puerta-.
-¡sí!-dijo tras hacerse para atrás rápidamente debido al susto que el golpe en la puerta le provoco-…aquí estamos-dijo mirando a la morena quien había caído de sentón al piso debido al mismo golpe en la puerta-.
-¿Qué pasa?-pregunto tras recobrar su postura y quitar el seguro de la puerta para abrir paso a una angustiada Pam quien entro rápidamente y miro con detenimiento lo que ahí había-…Lena mi niña ¿estás bien?- cuestiono al ponerse de cuclillas ante la pelirroja quien tras sonreírle dulcemente y asentirle se permitió ser abrazada siendo reciproca por la madura mujer-.
-no te preocupes, solo fue un golpe-dijo al mirar a la morena quien estaba recargada en el lavabo mirando la escena pero al ser descubierta desvió su mirada hacia el piso-…pero esta vez también quiso lastimar a Yul… a ella también-dijo mirando a Yulia quien volteo a verla mientras que Pam se ponía de pie y se acercaba a la morena-.
-mi niña, ¿estás bien?-cuestiono mirando su rostro en señal de algún daño en el-… ¿Qué trato de hacerte?-.
-no te preocupes Pam solo un jalón-dijo sonriéndole a la mujer y señalándole su muñeca recién vendada-…la verdad no se qué paso, yo solo iba a…
-no te preocupes, Sergey…ha estado demasiado…estresado con todo su trabajo y más porque ha tenido problemas en el…muchos y muy serios-dijo mirando de reojo el espejo tras la morena por el cual vio reflejada a una muy seria morena que le sonrió discretamente dándole a entender que había dicho lo apropiado-…problemas que se acumularon de años y no les encuentra solución-.
-no es que lo excuse a pesar de que es mi padre…pero todos tenemos malos días, muy malos-dijo poniéndose de pie-.

Y tras varios minutos de charla en el baño Pam opto por salir de ahí y dirigirse a la cocina para estar más tranquilas y cómodas, las chicas aceptaron su propuesta y después de terminar de sanar un poco sus heridas se encontraban a la mesa tomando un poco de limonada mientras continuaban hablando con Pam de lo que había sucedido y de otras cosas más.

-con todo este lio de Sergey ni siquiera he hecho algo para comer-dijo llevándose una mano a la frente y empezando a ponerse de pie-.
-ah no, no te preocupes, no es necesario-dijo rápidamente la morena haciendo que Pam no se moviera de su asiendo-digo… ya pronto serán las 6 y bueno supongo que la verdad nadie está de humor para hacer algo, no después de lo que paso-dijo mirando tanto a Lena como a Pam quienes la miraba con cierta extrañeza-…si bueno si me permiten sugeriría comprar algo para cenar-dijo mientras se ponía de pie y se dirigía al refrigerador para mirar una lista en donde había varios números  anotados-…podemos pedir comida china o…pizza-dijo mirando a las chicas quienes aun la miraban extrañada-.
-tengo ganas de pizza-dijo la morena sonriendo por primera vez en muchos años de una forma sincera, tímida y rápida a la morena quien percibió esa sonrisa por lo que una mucho más notoria se apodero de sus labios-.
-…bien si así lo desean-dijo tras mirar alternadamente a las chicas-…pizza será-dijo sonriéndole a ambas, muy contenta pues ella también percibía un ambiente tranquilo entre ellas-.
-bien yo hablo-dijo tomando el teléfono y marcando los números y tras unos instantes colgó el teléfono y volvió a sentarse donde estaba-.
-… ¿Cómo te fue en el colegio mi niña?-cuestiono regalándole una dulce sonrisa a la morena quien tras regresarle dicha sonrisa decidió contarle su día pues de algún modo agradecía el cambio de tema-.
-pues, bien como siempre aunque bueno llegue más temprano de lo habitual y me encontré a Alex hablamos solo unos minutos y después nos dirigimos a clases, tomamos 2 y parte de la tercera no toda porque…

Pasados los minutos la cena improvisada llego y con ella una cálida y amena platica entre las chicas, las 3 se la pasaron bromeando sobre cualquier tema al respecto, después de terminar aquello Yulia les mostro el postre que había preparado para cada una de ellas, un rico banana Split con jarabe y chispas sabor chocolate, acompañado por nueces y galletas, un postre que sorprendió demasiado a la pelirroja y a la madura mujer quienes agradecidas degustaron su postre para después dar las gracias a la morena quien se ofreció a lavar aquellas copas que había usado y para sacar la basura, así que Pam acepto mientras ella y la pelirroja guardaban lo que había comprado en el mercado en sus respectivos lugares, por último la pelirroja se despidió de Pam con un abrazo y un beso para después subir a su habitación en donde no pudo evitar sonreír, no podía creer como las desgracias podían unir tanto a la gente, se sentía tan tranquila y feliz de aquella tarde que había pasado junto con la morena y Pam, se sentía tan tranquila y nuevamente ese sentimiento de nostalgia volvía a ella respecto a querer que todos los días fueran así y no solo cuando cosas malas ocurrían, recordó aquella cena con Olga y Pam en donde se había sentido igual de dichosa que en aquella ocasión, recordó la sensación que había sentido al estar junto a la castaña y aun recordaba aquel pensamiento de querer pasar el tiempo posible a su lado si sería igual de bueno, y en esta ocasión se sentía igual, con la sensación de querer pasar el tiempo posible junto a alguien pero esta vez una mirada azul inundaba su mente ante aquel pensamiento, fue entonces cuando reacciono y supo que no quería estar buscando algo que por torpe e inmadura jamás había percibido que estuvo prácticamente toda su vida a lado suyo, no entendía porque de la nada esos pensamientos estaban en su mente, no podía creer como es que allá olvidado todo lo que sentía por su familia y en qué momento todo se había vuelto obscuridad y odio, aunque puede que sí y entonces un nombre llego a su mente “Sergey” y tras esto una mirada seria se apodero de su rostro y tras un suspiro se acerco a su escritorio, lo hizo a un lado y por primera vez en mucho tiempo volvió a abrir el balcón de su ventana dejando así entrar el aire fresco a su habitación y permitiéndose salir y admirar el cielo que ya se encontraba obscuro, miro más allá de lo que a simple vista para después desviar su mirada a algo que se movía en el jardín trasero en donde con una sonrisa contemplo que se trataba de la morena quien se encontraba sacando la basura de la cocina, continuo observándola hasta que la morena volvió al hogar por lo que ella se retiro del balcón y de la nada demasiadas preguntas volvieron a su mente, bastantes y con ellas ese sentimiento de odio y rabia desapareció, tras unos segundos volvió en sí y esta vez con una sonrisa diferente en el rostro, abrió la puerta de su habitación y salió rápidamente de esta sin dejar de sonreír se aproximo a las escaleras y justo antes de llegar a estos callo inconsciente en el alfombrado suelo del segundo piso.

-¿Lena?... ¡Lena!-exclamo preocupada mientras se acercaba a la pelirroja quien estaba recostada en el piso-…¿Lena?-insistió nuevamente mientras la tomaba del rostro y se hincaba junto a ella-.
-ah ya…basta, estoy bien-dijo apretando los ojos mientras comenzaba a moverse lentamente-…cállate-se quejo mientras se enderezaba y sentaba en el piso con ayuda de una dudosa morena-.
-si claro-espeto irónica mientras ayudaba a la pelirroja a ponerse de pie y la sostenía de los hombros-… ¿segura que estas bien?-cuestiono dudosa y mirando seria a la pelirroja-.
-¡que sí, que si!-exclamo reaccionando y observando a la morena con detenimiento hasta que todo se aclaro-… ¿Qué paso?-cuestiono al mirar a la morena frente a ella, en verdad no sabía que estaba sucediendo en ese momento-…cuantas veces te he dicho que no me llames así, ya deja de molestarme-dijo soltándose del agarre de la morena-…vete de aquí y mejor ve a preocuparte por la pesada de tú novia-exclamo al alejarse un poco de la morena y dirigirse a su habitación-.
-¿Qué demonios te pasa?-pregunto gritando molesta haciendo que la pelirroja detuviera su paso justo cuando estaba abriendo su puerta y diera media vuelta para ver a la morena-…ya no se qué demonios haces o con qué fin!-exclamo señalando a la pelirroja-…estoy más que harta de tú maldita actitud, escúchame bien Elena Katina no quiero volver a escuchar nada de ti, esta es la última vez que entre tú y yo cruzamos palabra!-exclamo con los ojos cristalinos, esa era la última que la pelirroja le haría simplemente ya estaba harta, ese había sido el último juego en donde caía y no volvería a ser así, ya no más-.
-espera yo no…-comenzó a decir para excusarse pues en verdad esas palabras habían salido de ella sin siquiera pensarlo y el hecho de ver a la morena tan furiosa le había provocado un escalofrió de pánico pues parecía hablar demasiado enserio-.
-¡cállate!, ya te dije y vuelves a meterte en mi vida o tú padre… y no olerán a saber nada más ¡de mi!-dijo para después dejar escapar un par de lagrimas las cuales le fueron inevitables sostener, enserio creía que ese día seria uno bueno y no todo lo contrario-…ya déjame en paz-dijo por ultimo para después comenzar a caminar rumbo a su habitación con la mirada baja-.
-¡No, no!-exclamo cuando Yulia pasaba junto a ella por lo que rápidamente la tomo del brazo inútilmente pues Yulia se safo del agarre sin siquiera mirar a la pelirroja-… ¡espera!-pidió mientras se colocaba frente a la morena y la tomaba con fuerza de los hombros-…no te vayas-dijo mirando con tristeza a la morena quien no podía evitar derramar lagrimas-.
-déjame en paz Elena ya estoy harta, y no lo esperare ya llegaste a mi limite-dijo mirando con enojo y reproche a la pelirroja-.
-…no sé porque lo dije-respondió bajando la mirada unos instantes-…hable sin pensar yo…ni siquiera sé porque dije eso si no quería, por favor…sé que he sido pésima pero… y que no merezco ninguna clase de perdón igual pero… esta vez hablo enserio-dijo sintiendo un nudo en la garganta, en ese momento ya no le importaba ser la grande y fuerte Lena que no se doblegaba ante nada, tan solo quería ser y volver a sentirse como lo que alguna vez fue-.
-ya no sé si creerte o no-dijo mirando a Lena directamente a los ojos-…no sé si volver a confiar o no-dijo limpiando sus lagrimas y notando por primera vez en muchos años el dolor reflejado en las pupilas de la pelirroja-…no se Lena…ya no se-dijo limpiando la primer lagrima que resbaló por la mejilla de la pelirroja-.
-por favor…una oportunidad la última-dijo para después abrazar a la morena con temor y timidez-.
-…-simplemente se quedo sin habla y retrocedía lentamente junto con la pelirroja quien en ningún momento la soltó, no sabía si creerle o buscar la falsedad ante aquellas palabras, y dudaba sobre corresponder o no el abrazo que la pelirroja le había dado-.
-ya no volverá a suceder, incluso siento que…lo digo más para mí que para ti-dijo separándose de la morena al no sentir reciprocidad así que solo se limpio las lagrimas y miro a la morena con timidez-…y no sé qué pasa pero… me siento rara…diferente te lo digo enserio esta vez sí es de verdad, se que yo fui la causante de muchas lagrimas tuyas-dijo limpiando con inseguridad una lagrima que caía por la mejilla de la morena-…pero ya no quiero que sea así, esta vez quiero ser quien elimine esa tristeza de tú mirada y la que convierta ese rostro serio en uno más vivido y feliz, quiero volver a ser tú pañuelo de lagrimas y ya no el dolor que lo provocaba-decía de la forma más sincera que podía, sabía que sería difícil convencer a la morena pero se esforzaría por una simple razón, decía la verdad-.
-…yo no…-y nuevamente sin saber cómo se encontraban tan cerca una de la otra Lena con la mano en la mejilla de Yulia y esta tomándola de los hombros, sin apartar la vista de la otra-…
-…no se qué paso…pero tú…tú siempre fuiste mi amiga y…y aun…aun lo eres-decía rebuscando palabras y mirando el piso pues al parecer estaba muy confundida respecto al tema-…lo digo enserio…en ningún momento dejaste de ser mi amiga…Yulia yo…-.

Y entonces la pelirroja quedo estática por lo que no pudo continuar explicándose por eso y por lo que acababa de suceder, no supo en qué momento la distancia se acorto tanto a tal grado de perderse en el triste y confuso mirar de la morena con el cual perdió conexión cuando los ojos de la morena se cerraron y repentinamente elimino todo tipo de distancia entre ella y la pelirroja, quien por un segundo se dejo llevar olvidándose nuevamente de todo lo que los rodeaban para trasladarse a un lugar donde solo se encontraban ella y Yulia, no podía creer lo que pasaba, y tampoco se lo había esperado ni imaginado después de tanto tiempo y muchas cosas vividas, al parecer la morena la estaba perdonando de la única forma más pura que podía, con aquel tímido y tierno beso que acababa de robarle a una sorprendida pelirroja quien aun no salía de su asombro, quien sentía que el mundo se había detenido así como el tiempo a pesar de que no habían pasado más de 2 segundos de aquel acontecimiento, estaba a punto de corresponder el beso con el cual muchas sensaciones y emociones despertaron en ella justo cuando la imagen de una delgada castaña de cabello lacio llego a su mente por lo que rápidamente reacciono y aquella sensación y conexión mágica tuvo que ser terminada por ella misma cuando repentinamente abrió los ojos de golpe y se separo rápidamente de aquel suave contacto que tenia con la morena.

-espera no, ¿Qué haces?-espeto desviando la mirada hacia al piso al tiempo que bajaba un poco el rostro-…esto no está bien…tú…no deberías hacerle esto a tú novia-dijo de una forma seria y dura mientras seguía viendo el piso-…ella en verdad te quiere y…¿Qué pasa?-cuestiono preocupada al mirar de reojo a la morena y visualizar que esta comenzaba a derramar lagrimas nuevamente pero esta vez en silencio y con los ojos cerrados-.
-yo…no tengo novia, desde hace ya varias semanas entre ella y yo las cosas ya no eran las mismas y… hoy hablamos…hablo conmigo y fue un acuerdo mutuo eso de terminar con la relación que estaba más allá de la amistad-dijo limpiando sus lagrimas con la manga de su playera-.
-oh…no sé ni que decir-dijo apenada mirando a la morena-…pero, pero no llores-dijo con una expresión afligida al ver a la morena así en verdad quería hacer algo pero no sabía que-.
-es que mis lagrimas no son por ello, bueno si estoy triste por ello por la decisión que tomamos pero también feliz porque seguiremos siendo amigas y muy unidas, pero no lloro por ello es que-decía entre resoplidos mientras trataba de buscar palabras para expresar lo que sentía-…es por ti…por cómo eres, por cómo me tratas, por cómo me haces sentir y después…es todo lo contrario-decía a modo de reproche mirando con leve recelo a la pelirroja-.
-…y eso es… ¿bueno o malo?-pregunto dudosa y temerosa mientras miraba el rostro de la morena quien la miraba con seriedad-.
-no lo sé Lena, ya no lo sé-dijo secamente para después mirar hacia otro lado-.
-bien yo…te entiendo si he sido pésima persona y…merezco no tener ni tú confianza ni tú perdón, pero en verdad siento que…

Pero nuevamente fue interrumpida en un nuevo intento de disculparse y mostrarse realmente arrepentida y con ganas de una nueva oportunidad de demostrar que quería arreglar las cosas, nuevamente la morena se había acercado a ella, la había tomado del rostro y se había acercado a ella por completo permitiendo así poder unir sus labios con los de ella, nuevamente muchas emociones y sensaciones agradables y curiosas se despertaban en ella  nuevamente la morena le había robado un beso, uno tierno y tímido en el cual esta vez sí se permitió dejarse llevar, correspondiendo lo que sentía y aquel cálido beso que le había sido robado nuevamente un beso que correspondió con cierta timidez pero al sentir aceptada su reacción continuo con esta de una forma más tranquila y natural, continuaron besándose de aquella forma tierna y sencilla hasta que la morena tímidamente dio paso a un beso no tan sencillo y sintiéndose feliz de ser correspondida, por fin podía morir feliz si así se lo pidieran después de tanto tiempo de sufrimiento dolor y lagrimas, por fin las cosas estaban tornándose un poco mejor, y después de tanto había logrado conseguir lo que por años había deseado, poder sentir los labios de la pelirroja junto a los suyos, en ese momento era lo que más necesitaba, lo que más deseaba y lo único que pedía para tratar de apagar todo aquel resentimiento y rabia que su corazón guardaba y al parecer estaba funcionando pues no sentía nada de eso en ese momento, lentamente la pelirroja fue aferrándose a la cintura de la morena para poder estar más cerca de ella y esta paso sus manos del rostro al cuello pecoso, dando ligeros pasos asía atrás debido a que la pelirroja la había empujado levemente por lo que esta topo su espalda con lo que parecía una puerta entre abierta, pudo sentir como esta se abría pero igual eso no logro que alguna de ellas se separará, pudo percibir un aroma aun con los ojos cerrados, se encontraban en la habitación de la pelirroja, entrego todo lo que sentía en ese momento que no se percato en el instante en el que sus pantorrillas chocaron con el colchón de la cama de la pelirroja ni mucho menos cuando esta cerró la puerta delicadamente con el talón de su pie justo después de que entraran, en ese momento solo se encontraban ellas dos, ese momento era suyo y nada ni nadie podría impedir que así fuera, ellas lo sabían y así lo querían aunque ninguna lo dijera era lo que sentían.











TO BE CONTINUED................









Mañana 2 capitulos (despues de las 7) por los que tocaban hoy, gracias cuidence, Comete! y espero les gustara! Smile


Última edición por Raven Black el Jue Ene 28, 2016 12:17 am, editado 1 vez

Raven Black

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 31/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por montsejade0847@gmail.com el Miér Ene 27, 2016 4:52 pm

Cada q leo tu fic me transporta, eres muy buen@ escribiendo felicidades

montsejade0847@gmail.com

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 04/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que el contrato nos separe

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.