JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por VIVALENZ28 el Dom Feb 14, 2016 11:30 pm

Hola aquí les traigo una nueva adaptación de esta historia, hasta donde puede llegar alguien por conseguir lo que quiere? Sin más les dejo el primer capitulo.




Prólogo







"Os declaro casadas a los ojos del Señor, sus amigos y su familia. Puede besar a la novia ."







Lena se volteó, desde el anciano caballero usando un cuello blanco, a la mujer del vestido azul pálido que estaba a su lado. Yulia Volkova era sin duda la mujer más bella que Lena había visto alguna vez. Los cristalinos ojos azules la miraron expectantes. Una tímida sonrisa, que había llegado a conocer a lo largo de estos últimos



meses, captó su atención, mientras que una mano cálida le tomaba la cara.







"Se supone que me besas ahora."







La voz era suave y melodiosa, con una inflexión bromista. Yulia perspicaz, intuitiva, y siempre en lo correcto era una de las pocas personas a las que Lena Katina le permitía realmente que le dijera lo que tenía que hacer.Sabía escuchar a los que la rodeaban, especialmente cuando sabían más que ella acerca de algo.







Inclinó la cabeza y besó los labios rojos como se le indicara, y una ola de calor prácticamente soldó sus pies al suelo. El sabor de los labios de Yulia le hizo olvidar dónde estaba y cuánto tiempo había estado de pie allí.







Por último, se liberaron y se enfrentó a la multitud de personas sentadas en los bancos de la iglesia de duros respaldados. Algunos eran amigos, otros eran socios de negocios, y eran decenas las personas que nunca había visto antes.







Tomó una respiración profunda y temblorosa. Sin lugar a dudas este debería ser el día más feliz de su vida, pero mientras miraba a los sesenta rostros que le devolvían la mirada, todo lo que podía pensar era, "¿Cómo demonios llegué hasta aquí?"









avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por VIVALENZ28 el Dom Feb 14, 2016 11:38 pm

Capítulo Uno



 



"¿Él qué?" Lena Katina se quedó estupefacta.



"Ya me has oído. No está seguro de que quiere que tengas su propiedad. Bill Franklin es un hombre de edad excéntrico, Lena. Es su tierra y puede vendérsela a quién quiera y por la razón que quiera. "



"¿Sabe quién soy? ¿Cuánto dinero le estoy ofreciendo? Por el amor de Dios. Yo soy una de las mujeres más ricas de América. Sus tierras no son nada en comparación con las mías. "



"Sí, lo sabe, y es por eso que se está rehusando. El precio no es el problema. "



"Entonces, ¿qué es? Estoy ofreciendo más de tres veces lo que vale la tierra, que es más de lo que nadie le dará por ella."



Lena se paseó por la sala de conferencias ubicada en el piso quincuagésimo del edificio Katina. La alfombra de felpa amortiguaba sus pasos, y el vidrio de triple panel mantenía el frío día de primavera afuera.



Le dio la espalda al perfil irregular de Chicago y caminó a través de su amplia oficina hacia la réplica a escala tridimensional de su proyecto de desarrollo urbanístico más grande. Gateway se construiría en doce acres de propiedades frente al lago que corrían paralelas al Lago Michigan a lo largo de Lake Shore Drive. Se componía de cuatrocientos mil metros de espacios comerciales y de oficinas, flanqueados por dos torres residenciales de alta gama.



"Greg, necesito esta parcela de tierra. Bill Franklin es la última cosa que se interpone entre yo y Gateway. No puedo construirla sin sus míseras cuatro hectáreas. Bueno, puedo, pero una versión mucho más pequeña que terminará viendose recortada y como cualquier otra



propiedad de uso comercial en el país. Tenemos una reputación que mantener, y los edificios aburridos no forman parte de ella."



Las propiedades diseñadas y construidas por Katina Holdings eran cualquier cosa menos convencionales y aburridas. Eran pinceladas de color proyectadas en los diseños agresivos que reflejaban a su arquitecta / propietaria. La huella digital de Lena era fácilmente reconocible en todo el mundo. El diseño audaz, atrevido de sus edificios por lo general estresaba los límites de capacidad de la ingeniería con una mezcla de vidrio, acero, luz, sombra y textura,todos entretejidos de forma intrincada en una danza bien coreografiada. A menudo sus diseños formaban la piedra angular de grandes proyectos de reurbanización y, recientemente, no sólo poseía los edificios que diseñaba, sino los terrenos en los que se encontraban.



Nada se interponía en el camino de su creatividad o de su deseo de hacerse un nombre en la comunidad de los desarrollos urbanísticos.



Nada hasta que, Bill Franklin, de setenta y ocho años de edad, le bloqueó el camino.



"Te ha invitado a su casa para cenar en dos semanas a partir del Sábado. "



"¿A cenar? Esto es un asunto de negocios, no un evento social. "



En los primeros años de su carrera, Lena había sido la negociadora, la que establecía los términos, negociaba todos los detalles. Ahora tenía gente que se ocupaba de esa tarea. De hecho, tenía gente para hacerse cargo de casi todo. Rara vez se involucraba en las negociaciones salvo para firmar el contrato y el cheque. Ella negó con la cabeza a la idiosincrasia del anciano.



"Esta bien, voy a hacer todo lo posible para convencerlo de que me venda. "



Lena tenía que tener esta propiedad. Gateway sería la culminación de todo lo que había soñado. Y había trabajado duro para conseguirlo. Después de pasar por la universidad había viajado a Francia y se había graduado como la mejor de su clase en Le Solamonde, la escuela de arquitectura más prestigiosa del mundo.



Podría haber trabajado en cualquier empresa que quisiera, pero decidió aventurarse en la suya propia, sabiendo que cualquier otro jefe que no fuera ella misma, aplastaría su estilo y creatividad.



En los últimos diez años se había hecho de un nombre, y la comunidad arquitectónica esperaba ansiosa a Gateway. Pero lo más importante, ella misma esperaba dejarlos pasmados a todos.



Necesitaba este proyecto para que finalmente su padre la mirara con algo más que decepción.



"Ah, y Lena." Vaciló Greg.



Lena estaba ya moviendose a la pila de papeles sobre su escritorio pero levantó la mirada ante la pausa.



"Es una visita social. Lleva una cita. "



Lena ladeó la cabeza. "Yo no tengo citas." Se quedó perpleja por la última declaración de Greg. Él sabía muy bien que ella prefería que las mujeres en su vida fueran hermosas y temporales.



"Entonces es mejor que contrates a alguien. Franklin te espera a ti y a una cita en su casa para cenar. Esto no es una reunión de negocios, Lena. Me da la impresión de que el saludable equilibrio entre el trabajo y la vida es importante para él. Creo que quiere ver que hay más de ti que tu personaje de negocios".



Lena dejó caer la carpeta que estaba examinando en su escritorio.



"Oh, por Dios, Greg. Es un pedazo de tierra, no es mi boleto al cielo. Lo único que debería importarle es la rapidez con que mi cheque es pagado por el banco. "



"Esa es la manera en que tú y yo pensamos, Lena. Evidentemente, no es así como Franklin ve las cosas. "



"¿Sabe que soy lesbiana? Haría muchas cosas por un acuerdo,pero pretender que soy heterosexual no es una de ellas. He superado hace mucho tiempo esa mierda. "



En los primeros años de la carrera de Lena no había discutido abiertamente el hecho de que era lesbiana, prefiriendo asistir a los eventos sociales sola en lugar de llamar la atención sobre sí misma llevando a una mujer como su cita. No estaba escondiendo nada.



Simplemente no quería ser juzgada por a quién llevara con ella. Al menos no trataba de pretender ser alguien que no era llegando con un hombre. Pero esta noche era diferente. Prácticamente le habían dicho que invitara a alguien, y no le gustaba que le dijeran qué hacer. Por más importante que fuera esta cena con Franklin, era lo suficientemente disidente para elegir a quien ella quisiera.



"A decir verdad, él dijo algo sobre esperar ansiosamente estar rodeado de mujeres inteligentes y hermosas en la mesa."



Lena se desplomó en su silla.



"Mira, Lena , por alguna razón él considera que se trata de algo más que un negocio. Si deseas ese pedazo de tierra, es mejor que te muestres con June Cleaver del brazo. "



Greg cerró la puerta detrás de él, dejando sola a Lena.



La imagen de la serie de televisión de 1960, Leave it to Beaver, vino a su mente. Curiosamente, se había topado con el viejo show la semana pasada en un viaje de negocios, mientras cambiaba los canales de la televisión en el hotel en busca de la CNN. June Cleaver era el sueño de todo hombre como esposa - siempre perfectamente peinada, haciendo las tareas del hogar en tacones altos y vestido. Lena se



preguntó si June llevaba perlas cuando cumplía con sus otros deberes de esposa.



Alejando esa imagen, Lena llegó a su Rolodex, pero se detuvo.



Conocía decenas de mujeres más que dispuestas a acompañarla para la velada. Las mujeres con las que salía eran preparadas, inteligentes,sofisticadas y refinadas. En otras palabras, todo lo que necesitaba para una cena audición con Franklin, pero por alguna razón no sentía que ninguna de ellas fuera la adecuada.



Su teléfono sonó, atrayendo su atención nuevamente hacia el montón de trabajo sobre su escritorio. Terminó la llamada en minutos y giró su silla para hacer frente a la ventana, levantando los pies a la parte superior del aparador que corría a lo largo del escritorio detrás de ella. Esta era su posición favorita las manos trabadas detrás de su cabeza, mirando al cielo como si fuera su lienzo para esculpir y crear.



Cada estación le proveía diferente inspiración, el cambiante clima guiaba sus trazos de lápiz sobre la grueso bloc que mantenía siempre cerca. El verano traía el cielo azul y una apertura a sus diseños que con frecuencia capturaba la esencia de la luz. El invierno, con sus días grises y el viento frío y amargo se transformaba en estructuras llenas de columnas de gran tamaño, arcos y profundos corredores. Días como hoy, de comienzos del primavera, con sólo suficiente frío en el aire como para recordarle que el invierno aún no estaba dispuesto a renunciar, pero suficiente calidez como para darle esperanza, a menudo daban a luz sus más creativos diseños de vanguardia.



Gateway había nacido dos años atrás con ella en la misma posición en la que estaba ahora.



Desvió la mirada hacia el suelo, mirando a la gente en la ciudad llevar adelante sus vidas cotidianas cincuenta pisos más abajo.



Probablemente se cruzaran con las mismas caras conocidas en la calle todos los días, pero nunca se detenían a decir hola o a intercambiar algo más que un cortés, saludo superficial.



Lena pudo identificarse trabajaba duro, jugaba duro, pero, con excepción de su hermana, realmente no se conectaba con la gente. A comienzos de su carrera a menudo se preguntaba si algo andaba mal con ella, si le faltaba el gen de la conexión, el ADN que llevaba a las personas a conectarse con los demás. No era una persona social, no necesitaba estar rodeada de gente, prefería concentrarse en su trabajo.



A veces se sentía más relacionada con sus edificios, estructuras y diseños que con la humanidad.



Sin embargo, Greg era una excepción. Él era más que su asistente. Era su amigo, y por lo general cenaban juntos un par de veces al mes. Fácilmente podría contar a sus otros amigos con los dedos de una mano y le sobrarían uno o dos. Su hermana Katya probablemente la conocía más que sus padres, a menudo distantes y fríos.



Lena negó con la cabeza mientras visualizaba la cara de su padre años atrás, cuando ella le dijo que quería ser arquitecta y no trepar la escalera corporativa como lo había hecho él en la firma de abogados más conservadora de Chicago. No sabía que cosa él había considerado peor que saliera del armario o que no quisiera su nombre en letras de relieve doradas en la puerta principal. Él nunca la había vuelto a mirar de la misma manera, y Lena nunca le devolvió la mirada.



Balanceando los pies hacia el piso, volvió su atención a su tarea actual, aunque de mala gana. ¿Una cita? Comenzó a esbozar su plan de ataque para encontrar su media naranja. Ciertamente en dos semanas podría encontrar la mujer perfecta, ¿no es así?


Última edición por VIVALENZ28 el Vie Feb 26, 2016 10:25 pm, editado 1 vez
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

just business

Mensaje por lamenor324@gmail.com el Lun Feb 15, 2016 3:24 am

Esta interesante la historia, me esta gustando espero que continues

lamenor324@gmail.com
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por VIVALENZ28 el Sáb Feb 20, 2016 9:32 pm

Capítulo Dos

 

Yulia Volkova acunó su segunda cerveza mientras la música que la rodeaba pulsaba con el ritmo incesante de un disco rayado. Las mismas tres notas una y otra y otra vez hasta que el sonido golpeaba en su cerebro. No era de extrañar que la música alta sin parar fuera utilizada como una forma de tortura y lavado de cerebro. Hubiese hecho casi cualquier cosa para conseguir que se detuviera.

La puerta del Incógnito Launge se abrió de nuevo y miró hacia ella, con la esperanza de que Audrey finalmente hubiese llegado.

Había estado esperando a su mejor amiga desde hacía más de una hora, y si no aparecía en los siguientes diez minutos, se iría. Había acordado reunirse con Audrey allí a las nueve y media, sabiendo por experiencia que ella llegaba habitualmente tarde.

Yulia estaba empezando a sentirse a punto de estallar. Había rechazado ya a varias mujeres que, obviamente, pensaban que era fácil de levantar porque estaba sentada sola en el extremo de la barra. Diez o quince años atrás, probablemente lo era, pero a los treinta y seis años, Yulia tenía cosas más importantes en su vida que aventuras de una sola noche sin sentido, si es que sexualmente satisfactorias. Pero entonces el Incógnito era conocido como un bar de ligue tanto por la reputación como por el ambiente.

Veinte y tantos años atrás, cuando se inauguró, el Incóg, como lo llamaban los clientes habituales, era el lugar para estar. El club de mujeres más nuevo en la ciudad, contaba con el mas reciente sistema de sonido, los DJ más populares, y las bebidas más exclusivas. Ahora, casi dos décadas mas viejo y varios propietarios después, había decaído a ser simplemente otro cansado bar de lesbianas con una alfombra usada, un bar astillado y con manchas de demasiados vasos sudorosos y cigarrillos olvidados. Los espejos de doce pulgadas cuadradas que cubrían las paredes reflejan poco más que un destello de las luces de Navidad, largo tiempo atrás olvidadas, que colgaban del techo. Aunque Chicago había promulgado una ordenanza de no fumar en los bares varios años antes, el olor a cigarrillo rancio había impregnado cada dispositivo, viga, y mesa de billar.

Los pensamientos de Yulia pasaron al tema que la había

consumido durante los últimos tres años: Vladimir. Cada vez que pensaba en su hermanito, visualizaba un niño pequeño con el pelo rubio asomándose en todas direcciones, montando su patineta por todo el camino de entrada de su casa. Ese niño se había convertido en un hombre alto, guapo, con una sonrisa constante y un gran sentido del humor. A pesar de que ella era diez años mayor, Vladimir siempre la cuidaba. Él le decía que era su responsabilidad como hermano cuidar de ella, independientemente de su orden inverso de nacimiento.

Yulia bebió un trago de cerveza ahora tibia, tratando de desalojar el familiar bulto en la garganta. Cuando vio a Vladimir la semana pasada, una mirada chata y hueca había sustituido el brillo de sus ojos.

Quería acogerlo en sus brazos y sostenerlo hasta que la luz volviera.

Pero no podía. Pasarían treinta y cinco años, diez meses, y veintidós días hasta que pudiera tocarlo de nuevo. Su pequeño hermano tendría más de sesenta años de edad cuando fuera liberado del Centro Correccional Lompak por matar al hombre que la había golpeado e intentado violarla.

 

*

El ritmo de la música asaltó a Lena tan pronto como dio un paso desde su coche. Apenas pudo oír el canto de la alarma del coche por encima del bajo, y se tuvo que dar la vuelta para ver las luces parpadear en su BMW para convencerse de que el coche estaba seguro. Uno de sus coches había sido robado de este estacionamiento,y no quería que volviese a suceder. El dinero no le molestaba.

Tenía más que suficiente para cubrir lo que el seguro no. El papeleo era el dolor en el culo. Le deslizó un billete de cincuenta al guardia de seguridad, y le agradeció por dejarla estacionar en uno de los lugares codiciados cerca del frente del edificio. Cuando abrió la puerta, los decibelios de la música casi la tiraron al suelo.

Asintió con la cabeza al portero y pagando los diez dólares de entrada, Lena prácticamente cayó sobre una pareja fundida en un abrazo que, dado en cualquier lugar que no fuera dentro de un bar de lesbianas, sería motivo de arresto. Miró de nuevo y revisó su opinión.

Ellas realmente podrían ser arrestadas por lo que estaban haciendo. El cosquilleo de excitación que acompañó la escena le recordó que no había tenido sexo en mucho tiempo, y una mirada de barrido alrededor de la sala le dijo que podría muy probablemente rectificar este problema pronto.

Tejió a través de la multitud de mujeres y le pidió a la camarera su bebida habitual. Lena había frecuentado el bar desde antes de cumplir la edad legal suficiente. En un viaje de clase de escuela secundaria a México, ella y sus amigos habían comprado identificaciones falsas que les sumaban cuatro años a su edad, lo que les permita acceder a cualquier bar de la ciudad. El Incógnito fue el primer bar de lesbianas al que había entrado nunca, y siempre recordaría cómo se sintió cuando entró. La visión de las mujeres bailando juntas, besándose, tomadas de la mano, y riéndose fue la mayor afirmación que había visto nunca. No importaba cuán jóvenes fueran las asistentes o la edad de los carteles en la pared, el Incógnito siempre sería especial para ella.

Mientras intercambiaba un billete de cinco dólares por una botella de Fat Tire, vio justo por encima del hombro izquierdo de la camarera a una mujer sentada sola, quitando la etiqueta de su botella de cerveza. Por lo general Lena ni siquiera habría reparado en ella, la experiencia le decía que alguien como ella solía sentarse sola en un bar por una razón, y ella siempre se mantenía alejada. Pero había algo diferente en esta, y después de que Lena se escurrió de entre los otros

clientes que había amontonados detrás de ella por su turno en el bar, se trasladó para poder verla con más claridad.

Apoyándose contra la pared, Lena bebió la cerveza, mirando a la mujer hacer lo mismo. Después de unos minutos cambió su botella vacía por una llena, evaluando de manera sutil a la mujer como si la estuviera juzgando para algún tipo de concurso. Nada acerca de ella era especial. Aún desde el otro lado de la sala, Lena sospechaba que su pelo corto, negro y liso era suave. Las mangas de su camisa azul real estaban arremangadas hasta los codos, y a Lena le gustó el modo informal y poco pretencioso en que había prescindido de ellas, a diferencia de los puños perfectamente doblados de la mujer que estaba sentada dos sillas a su izquierda. Los brazos de la pelinegra estaban bronceados y revelaban manos libres de anillos.

Sus gafas eran elegantes, encaramadas en lo alto de una nariz ligeramente torcida, y los pequeños aros que colgaban de sus orejas eran del tipo usado por la mitad de las mujeres en la habitación. El único otro tipo visible de joyas que Lena vio era un macizo reloj que la mujer no dejaba de mirar cada pocos minutos. Estaba esperando a alguien o decidiendo si irse a casa.

Una punzada atrapó el estómago de Lena cuando una

impresionante morena se acercó a la mujer. Lena sabía, por el lenguaje corporal de la intrusa, que estaba a la caza de algo más que conversación y observo interesada mientras la mujer era cortés pero firmemente rechazada. Lena se sintió aliviada pero no estaba segura por qué.

Una bollera con sobrepeso golpeó a Lena, arrastrando su atención lejos de la mujer de regreso a la razón principal por la que estaba aquí. Escaneó a la multitud que había crecido en tamaño en los últimos quince minutos, proporcionándole una amplia variedad entre las que elegir. La castaña que había notado cuando llegó parecía particularmente interesante, al igual que la que se veía como Angelina Jolie jugando al billar. Saludó con la cabeza a una mujer con la que había estado varias veces y que definitivamente sabía qué hacer con su boca además de argumentar un caso ante la corte suprema del estado. La morena delgada como modelo en la esquina, Lena lo sabía de primera mano, era todo lo contrario. Sin embargo, su mirada continuaba desviándose de nuevo a la mujer en el bar, y cuando Lena miró esta vez, ella estaba pagando su cuenta, al parecer a punto de irse. Antes de que Lena se diera cuenta de lo que estaba haciendo,había cruzado la barra y se puso a su lado.

Yulia sintió, más que vio, a la mujer y su ira salió a la

superficie. Estaba enojada con Audrey porque la había dejado plantada y por haberla hecho soportar las sanguijuelas de barras que la veían sólo como carne fresca. Estaba cansada y el pequeño dolor de cabeza de más tenmprano ese mismo día competía con la música por espacio en su cabeza. Estaba recogiendo las llaves cuando una voz detrás de ella le preguntó: "¿Quieres bailar?"

Por un instante Yulia estuvo tentada de escupir una respuesta cáustica, pero luego se dio cuenta de que esta mujer la había invitado a bailar, no le había lanzado una línea débil y sobre-usada de ligue.

Cuando le dio su atención a la mujer, Yulia vio que no había invadido su espacio personal como las demás, no había puesto su cerveza en la barra como si hubiera sido invitada, y estaba mirando su cara, no sus pechos. Esta mujer y su forma de acercarse era diferente.

"¿Cómo dices?"

Prácticamente tuvo que gritar para hacerse oír por encima del ruido.

La mujer de pie junto a ella bajó la cabeza ligeramente, pero sin aprovechar la oportunidad para dar un paso más cerca.

"Te pregunté si te gustaría bailar. "

Yulia quería decir que no, sabía que tenía que decir no, pero algo sobre la forma en que esta mujer se presentó le hizo decir que sí en su lugar. Había estado actuando extraño últimamente, y este era otro indicio de que realmente necesitaba poner las cosas en orden antes de que hiciera algo estúpido. No fue hasta que se levantó del taburete que la mujer puso la cerveza en el bar. La mujer le indicó el camino a la pista de baile, y Yulia se las arregló para encontrar un pequeño espacio desocupado por el que apenas pudieron moverse entre la multitud de mujeres peleando por un pedazo de bienes raices de madera laminada.

No habían bailado más de una docena de pasos cuando las luces se apagaron y una balada lenta inmediatamente reemplazó a la música a todo volumen. La mujer no actuaba como si quisiera dejar la pista llena de gente, pero miró a Yulia como diciendo: "Todo depende de ti."

Contra su mejor juicio Yulia le tendió los brazos y la mujer dio un paso adelante. "Mi nombre es Elena,pero algunos me dicen Lena".

Yulia tuvo que inclinar la cabeza para mirar a los ojos de la mujer que la sostenía castamente. Era sólo una o dos pulgadas más alta que sus cinco pies, seis pulgadas, pero parecía más alta. "Yulia".

"Encantada de conocerte, Yulia."

Lena no dijo nada más, y Yulia disfrutó tímidamente la sensación de estar en sus brazos. Se adaptaban perfectamente y bailaban bien juntas, sin los incómodos tropezones de costumbre en la la pista de baile.

Levantó la vista y se encontró con un mentón fuerte y una mandíbula firme. Suaves rizos caían sobre la frente de Lena, y sólo un indicio de las líneas alrededor de sus ojos indicaba su edad. Lena sonrió y por primera vez, Yulia notó los hoyuelos a ambos lados de los labios llenos que la hacían lucir como una niña pequeña. Pero el cuerpo duro tan cercano al de ella era, sin duda, el de una mujer adulta. Una oleada de calor abrasadora recorrió su cuerpo al pensarlo, y dio un traspié. Lena la atrajo hacia sí, estabilizándola.

"Lo siento", dijo Yulia, sacudiendo la cabeza para recuperar su equilibrio. Tenía las manos sudorosas y no estaba segura de que sus piernas la mantendrían en posición vertical. Lena pareció darse cuenta de su inseguridad y la sostuvo un poco más apretado. Son las cervezas, pensó Yulia. Me están mareando. No había cenado y había derribado tres cervezas. Lena sonrió y Yulia volvió a tropezar.

"Está bien. Es un poco difícil bailar con alguien que acabas de conocer. Tal vez deberíamos hacerlo más a menudo, y si conseguimos hacerlo lo suficientemente bien podemos presentarnos a Bailando con las Estrellas ."

Yulia se rió de la referencia de Lena al popular programa de televisión. "Pero en ese programa la gente común baila con las estrellas, no una con el otra." Yulia empezó a relajarse de nuevo.

"¿Te refieres a que me estas diciendo que no eres alguien famoso? Yo creí que eras Leann Rimes." Lena se echó hacia atrás,mirando a la cara de Yulia, la parte inferior de sus cuerpos tocándose íntimamente.

"Muy graciosa. Leann Rimes es una cantante de música country,no una lesbiana." La presión de la pelvis de Lena contra la de ella estaba haciendo hormiguear su entrepierna.

Lena fingió decepción y luego volvió a sonreír. "Una chica puede fantasear, o no? "

El estómago de Yulia se cayó con la expresión de los ojos de Lena, que era una combinación de lujuria, humor y desafío. Hizo que Yulia quisiera algo que no había querido en mucho tiempo perderse en esos ojos. Sentir las manos suaves recorrerla y acariciar su cuerpo, fuertes brazos sosteniándola después de que se viniera.

Quería dejar de pensar y desaparecer en la sensación.

Trató de forzar sus pensamientos de vuelta a la realidad, pero fue casi imposible con esta bella mujer envuelta a su alrededor. Las luces se encendieron tan rápido como se había bajado, y el grito agudo de una guitarra eléctrica atravesó la quietud de la pista de baile.

Lena se estremeció ante la abrupta transición e hizo una nota para hablarle a Joanne, la propietaria, sobre el orden de las canciones del DJ. De mala gana liberó a Yulia y la siguió hasta donde habían dejado sus cervezas en la barra.

"Gracias por la danza. Eres muy buena." Lena casi se atragantó con sus palabras cuando Yulia inclinó la cabeza hacia atrás,exponiendo su largo cuello mientras bebía el líquido que quedaba en la botella. El pulso de Lena se aceleró y su entrepierna comenzó a latir. Estuvo a punto de dejar caer su botella cuando Yulia se echó a reír.

"¿Estás bromeando? Te pisé y prácticamente me caí sobre mi trasero, no una sino dos veces. No sé con quién has estado bailando,pero sin duda ella tiene que ser ... " Yulia perdió su tren de pensamiento con la mirada de deseo apenas contenido que ardía en los ojos de Lena. Ella misma no podía apartar sus ojos y fue arrastrada a las abrasadoras profundidades. Lena parpadeó un par de veces y el incendio desapareció.

¿Yulia lo había imaginado? La forma en que su cuerpo reaccionó le dijo que había estado allí.

"Mi sobrina", dijo Lena.

"¿Qué?", Preguntó Yulia, confundida.

"Mi sobrina. La persona con la que he estado bailando. Tiene seis años de edad, y cada vez que nos reunimos, insiste en bailar conmigo. Ella es toda piernas, con dos pies izquierdos y una sonrisa del tamaño de Texas".

"Le debe venir de su tía", respondió Yulia. Ante la expresión de asombro en el rostro de Lena, añadió, "La parte de la sonrisa. No los dos pies izquierdos." Pensó por un momento y luego miró las piernas de Lena, desde la punta de sus botas hasta la parte superior de sus muslos. "Está bien, la parte de las piernas también. "

Lena se enrojeció por la evaluación directa de Yulia y le dijo:

"¡Ojalá! ¿Quieres ir a algún lugar un poco más tranquilo? Tal vez por una taza de café o algo así? "

La respiración de Yulia quedó atrapada en su garganta. "¿O algo así?" Yulia no estaba de humor para insinuaciones y charla ociosa.

Los ojos de Lena se dilataron con evidente emoción.

"Sí".

"¿Y qué tipo de algo tenías en mente?" Yulia no era, por lo general, tan directa con las mujeres, pero apenas podía recordar la última vez que había estado con una.

"Prefiero decírtelo donde no haya tanta gente alrededor.

Te diré exactamente lo que tengo en mente si tú me lo dices primero ".

Yulia cerró la brecha entre ellas. Su corazón latía con fuerza y su respiración era superficial. "Está bien. No hay necesidad de irse por las ramas. Somos dos adultas que consienten en que, obviamente, se encuentran atractivas. ¿Por qué no actuar en consecuencia?" Yulia tomó una respiración profunda. "Quiero follarte insensatamente y esperaría lo mismo de tí".
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

just business

Mensaje por lamenor324@gmail.com el Lun Feb 22, 2016 4:36 pm

Wao que directa. Esta historia ta comensando ser una de mis favoritaa

lamenor324@gmail.com
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por VIVALENZ28 el Dom Feb 28, 2016 4:33 pm

Capítulo Tres





La persistente sensación de malestar de Lena se intensificó. Su voz interior siempre estaba en lo correcto, y le decía que algo acerca de Yulia no estaba del todo bien. La vacilación en la voz de Yulia, que Lena detectó a pesar de la estridencia de los altavoces, le hizo sospechar que Yulia no estaba acostumbrada a ir a casa con alguien que acababa de conocer en un bar. Cuando ella ofreció exactamente lo que Lena tenía en mente, no supo si alegrarse o correr. Se había quemado en el pasado con mujeres que accedieron a retozar en la cama sin compromisos, pero que inmediatamente se volvieron pegajosas y demandantes no mucho después de salir de su cama. Yulia no estaba emitiendo esas señales, pero Lena no pudo determinar lo que estaba rezumando. Y dijo: "Yo estaba pensando más en la línea de una taza de café en alguna parte."

La mirada en el rostro de Yulia dijo a Lena que definitivamente no era la la respuesta que ella esperaba.

Lena habló rápidamente. "Déjame expresarlo de otro modo. Me siento halagada, y tengo que admitir que era mi intención cuando llegué aquí, pero por muy tentador que parezca, me da la impresión de que no estas completamente cómoda con esta situación. No quiero sacar provecho de ello, y ciertamente no quiero aprovecharme de ti. "

Yulia se preguntó por qué Lena estaba diciendo estas cosas.

¿Estaba siendo honesta, o estaba jugando una especie de juego raro?

Tal vez no debía tener nada que ver con alguien que daba señales tán mezcladas.

"Por favor no te sientas avergonzada", dijo Lena. "En cualquier otro momento o lugar no llegaríamos a salir de la playa de estacionamiento. Vamos a por un poco de café y vamos a ver a dónde nos lleva. "

Yulia se sintió mortificada. En ese momento no quería nada más que arrastrarse a través de la costura en la alfombra hecha jirones y desaparecer para siempre.

Nunca había sido humillada tanto. ¿Cómo era posible que hubiera juzgado a Lena tan mal? Por supuesto, había pasado un largo tiempo desde se había permitido aceptar una proposición de sexo casual, pero no creía que estuviera tán oxidada.

Las señales de Lena habían sido claras, o al menos creía que lo habían sido.

Dudó y miró la mano extendida frente a ella. Era un gesto para encontrarse en un punto intermedio. Después del rechazo de Lena, no podía mirarla a los ojos. ¿Cómo iba a ser capaz de sentarse en frente de ella en un restaurante bien iluminado?

"Por favor".

La sola palabra era todo lo que necesitan para decidir finalmente encontrarse con los ojos que buscaban su cara.

"¿Prometes nunca traer esto a la conversación de nuevo? " Lena asintió. "¿Prometes que nunca le dirás a tus amigos acerca de esto? " Una vez más, asintió. "¿Prometes -"

 

Lena levantó el dedo índice. "Pongo el límite en prometer amar, honrar y obedecer por el tiempo que ambas vivamos. Y no estoy verdaderamente loca por la parte de en las buenas y en las malas,tampoco. Supongo que soy así de egoísta. "

Las dudas de Yulia se disolvieron con el ingenio de Lena y sus hoyuelos.

"Está bien, pero ni siquiera hemos hablado de la parte de en la salud y en la enfermedad."

Fue recompensada con una sonrisa que dejaba ver los dientes perfectamente blancos y aceptó la mano de Lena, sorprendida de lo cómoda que se sentía. Mientras Lena la llevaba hacia la puerta, detectó a Audrey inclinada sobre una rubia pechugona estirada sobre la mesa de pool, acariciando un taco de billar y alineando su tiro. Un destello de irritación dio paso a otra cosa cuando Yulia se dio cuenta de que si Audrey la hubiera visto, no podría haber conocido a Lena. Salió por la puerta del frente al fresco de la noche, sin saber si eso era bueno o no.

 

 

*

Lena continuó sosteniendo la mano de Yulia mientras

caminaban por la concurrida calle a Starbucks. "¿Aquí está bien?", Preguntó, mientras la bocina de un coche sonaba detrás de ellas.

"Claro."

Sorprendentemente, Yulia no se sentía incómoda con la mano firme de Lenasobre la suya al entrar en la cafetería. No era de las de mostrar afecto en público, pero Lena no parecía querer dejarla ir. Lena era fuerte y confiada, y Yulia necesitaba a alguien que se hiciera cargo por una vez, aunque fuera sólo para sugerir la cafetería a donde ir.

Estaba cansada, cansada de tomar decisiones, cansada de luchar por cada pequeña cosa. Todo parecía ser un problema gigantesco que afectaría el resto de su vida, y últimamente se sentía como si hubiera cometido más errores de juicio que aciertos. Los meses siguientes al ataque y al arresto de Vladimir habían pasado en una nebulosa, y había gastado el tiempo transcurrido desde que estaba en Lompak asistiendo a reuniones constantes con los abogados. Su saldo bancario era tan nefasto como su habilidad para tomar decisiones, y ninguno de los dos parecía que se fuera a recuperar pronto. Afortunadamente, su jefe en la tienda de flores comprendía su distracción ocasional.

Había trabajado en Crane Florist durante seis años, y los propietarios - Ross y su novio John - se habían convertido en sus amigos. Ellos la apoyaron emocionalmente e incluso siguieron pagándole cuando tuvo que faltar al trabajo para el juicio de Vladimir y las citas posteriores. Hoy había sido uno de esos días, que le hicieron perder el almuerzo y la cena y beber demasiado en el bar.

El abogado que había contratado para Vladimir cobraba trescientos dóares la hora por sus servicios, y entre la defensa original de su hermano y ahora su apelación, el dinero que había ahorrado con esmero para abrir su propia tienda de flores estaba prácticamente agotado.

Ross y John no lo sabían, pero ella había tomado un segundo trabajo en un servicio de contestador por la noche para ayudarse con los gastos. Esta era su primera noche libre en más de tres semanas. El día anterior había iniciado los trámites para una segunda hipoteca sobre su casa, y mientras llenaba la información se dio cuenta de que las recuadros vacíos en los formularios interminables simbolizaban el vacío que sentía.

"¿Yulia?"

Yulia retornó su atención a Lena, que tenía una mirada extraña en su rostro. Si ella no lo hubiera sabido, habría pensado que era una mezcla de preocupación, sensibilidad e irritación.

"Lo siento. ¿Qué? "

"¿Quieres un café o algo más?"

Cuando Lena se volvió hacia Yulia para que hiciera su pedido, parecía estar a un centenar de kilómetros de distancia. Su expresión tenía la misma apariencia casi angustiada que Lena había visto antes, y quiso hacer que todo lo que preocupaba a Yulia se fuera.

Ciertamente tenía el dinero y el poder para hacer casi cualquier cosa.

Lo que le molestaba a Yulia no podía ser tan malo. Sí. Y pensó que Bill Franklin sería pan comido también.

¿Y qué era lo que había ocurrido antes en el bar? Lena no pudo creer las palabras que habían salido de su boca.

Ella tenía escrúpulos,pero cuando una hermosa mujer se le ofrecía, siempre salían volando por la ventana. Bueno, casi siempre.

"Café está bien. Negro, sin azúcar. " Yulia se iluminó y devolvió la mirada a Lena con una sonrisa. Su reacción hizo que Lena se sintiera aún más curiosa por saber lo que estaba pasando con ella.

 

Con las bebidas en la mano, Lena las llevó a una mesa redonda en una esquina que les proporcionaba un pequeño grado de privacidad.

La tienda estaba concurrida, y quería hablar con Yulia sin una docenas de pares de oídos escuchando. Yulia aún parecía avergonzada, por lo que Lena decidió mantener la conversación ligera.

 

"Así que, ¿qué haces cuando no estás fuera, en la ciudad?"

Estuvo a punto de decir "pasando el rato en un bar", pero se detuvo justo a tiempo.

Yulia quitó la tapa de su café y sopló el líquido caliente.

"Yo trabajo en Crane Florist."

"¿Haciendo qué?"

"Un poco de esto y mucho de aquello. Fui contratada para diseñar arreglos florales. Ya sabes, poniendo todo tipo de piezas juntas en un arreglo y hacer que luzca fabuloso. Pero últimamente he estado haciendo entregas y ocupándome de la caja registradora".

Yulia oyó cuan planas y sin vida sonaban sus propias palabras. Y su concentración no era ciertamente lo que solía ser.

"¿Y qué ha sucedido últimamente?"

Yulia tomó un sorbo de café, dándose un momento para decidir cómo responder. La mayoría de las personas hubieran dejado su comentario deslizarse, pero Lena no se había perdido su elección de palabras. Tendría que ser más cuidada con lo que dijera.

"He estado un poco distraída. Pero tu no quieres oír hablar de eso ", añadió rápidamente.

 

"¿Por qué no? ¿Es algo sangriento? Mejor aún, ¿es algo sórdido?" Lena se inclinó hacia Yulia.

 

Yulia observó a la mujer delante de ella. Había aparecido de la nada, la había invitado a bailar, y ahora aquí estaban, tomando café juntas. No iba a ser una de esas mujeres que descargaban los problemas de su vida en la primera cita. ¡Primera cita! ¿De dónde diablos había venido eso?

"No, pero todavía no quiero decírtelo".

"¿Por qué no? Soy una buena oyente. En realidad, soy perfecta para el papel. Soy una desconocida sin nada que ganar o perder escuchando tu historia. No estoy familiarizada con ninguno de los involucrados, por lo que no tienes que preocuparte por que tome partido, y no te conozco, así que no puedo hacer juicios de valor. Es un poco como el sexo anónimo. Nunca nos veremos otra vez, así que ¿por qué no dejar que todo salga? "

 

Yulia estaba perpleja. Puso la tapa en el café, no queriendo que se enfriara demasiado rápido. Lena la miraba como si lo que había dicho fuera la explicación perfecta. Tal vez lo era. No había hablado con la mayoría de sus amigos acerca de su situación y ellos no habían preguntado. Era como si los últimos tres años ni siquiera hubieran ocurrido.

 

"Pensé que habías dicho que habías puesto el límite en la parte de en las buenas y en las malas", dijo Yulia, tratando de sacudirse su melancolía.

Lena se echó a reír. "De hecho, lo hice. Pero como de todo lo que me he enterado es de tu nombre, esta regla no cuenta."

Yulia finalmente, sonrió y se sintió cálida por dentro. No sabía nada acerca de esta mujer, y estaba reaccionando a cada uno de sus estados de ánimo como si estuviera conectada a ella.

"Está bien. Pero, dime cuando te aburras." Yulia esperaba una observación frívola, y cuando Lena no dijo nada, empezó.

"Hace tres años, dos hombres irrumpieron en mi casa. Mi hermano Vladimir se estaba quedando conmigo en ese momento, mientras su apartamento estaba siendo fumigado. Él escuchó la conmoción y vino a mi dormitorio y vio a los hombres golpeándome."

Yulia tomó un sorbo de su café, preguntándose si el dolor de lo que pasó esa noche desaparecería.

 

"Para hacer la historia corta, Vladimir golpeó a los hombres, y como resultado uno de ellos murió. Fue declarado culpable de asesinato en segundo grado y condenado a cuarenta años en la prisión Lompak. Al jurado obviamente no le

importó que los hombres me estaban golpeando brutalmente o que uno de ellos estuvo a segundos violarme. Cuarenta años. Le dieron a mi hermano cuarenta años por salvar mi vida."

Yulia sintió el peso de sus palabras asentarse sobre sus hombros.

"He estado tratando de conseguir la apelación de su condena, pero cuesta dinero, mucho dinero. Así que estoy quebrada, trabajando en dos empleos para pagar los cargos legales, y agotada. Mi mejor amiga, quien me rogó que me reuniera con ella en el Incógnito, por cierto, me dejó plantada. Y para colmo, me he humillado a mí misma frente a la única mujer que me ha dado más que él momento del día en meses".

Yulia se detuvo y miró hacia arriba. Se sentía como si hubiera estado leyendo una larga lista de problemas que se cernía en el aire en algún lugar por encima de su cabeza, como una nube de color negro.

"Eso es todo al respecto ".

Lena se basó en su experiencia, tratando de no mostrar cualquier signo externo de la emoción. No había esperado que, literalmente, Yulia volcara todo sobre la mesa y se sorprendió de su propia reacción. Mientras Yulia recitaba cada uno de sus retos el estómago de Lena se hundía, y para el momento en que Yulia llegó al final, parecía haber caído al suelo. Jesús, que montón de mierda tiene esta dama en el plato.

Esta historia interminable del sufrimiento reforzó su reacción visceral, diciéndole que dejara a esta mujer y sus mega-problemas. En primer lugar, no tenía tiempo para todo este lío, y en segundo lugar,siempre se retiraba, a veces no con tanta gracia, a la primera señal de lo que ella denominaba asuntos. No estaba interesada en los problemas de alguien más. Tenía suficiente para hacer frente con el trabajo y no quería una mujer que no podía mantener su propia vida en orden. Por eso sus relaciones era sexualmente satisfactorias, pero breves.

Estudió a Yulia a través de la mesa. No era en absoluto lo que Lena había esperado. Mantenía la cabeza alta, y por primera vez desde el desastre de yo-quiero-follarte, Yulia la estaba mirando directamente. Su mirada no vacilaba. De hecho, un atisbo de desafío en sus ojos parecía decir: "Tu preguntaste." Lena estimó la edad de Yulia en unos treinta y ocho, lo que la hacía unos dos años mayor que Lena. Su cara tenía un par de líneas – por el estrés al que había estado sometida, sin duda - pero no tenía ninguna otra señal de su edad.

Después de unos momentos de silencio Lena habló por fin.

"No puedo creo que soy la única mujer que te ha dado él momento del día en meses."

Lena se hizo eco de las palabras de Yulia.

"Eres hermosa. Los hombres y las mujeres deben caer unos sobre otros para llegar hasta ti."

Yulia se sorprendió ante la respuesta de Lena. Había esperado que se tropezara con una excusa y corriera por la puerta tan pronto como le fuera posible, pero en lugar de eso ¿le había dicho un cumplido? Lena era la más inusual, aunque interesante mujer que había conocido en mucho tiempo. Era impresionante. Su cabello era casi de color rojo con ondas gruesas, una de las cuales le caía por la frente. Con unas pocas vetas de gris evidentes, Yulia la encasilló en sus treinta y tantos años. Sus ojos, que se habían visto negros en la oscuridad del bar, eran en realidad verdegrisaceos y no tenían ningún signo de piedad, sólo la expectativa de una respuesta.

 

"No, no lo soy." Yulia sacudió la cabeza. "Tengo ojeras bajo mis ojos, he perdido por lo menos diez libras, y he desarrollado una intolerancia gigante para casi todo. Y en algún lugar en los últimos tres años he perdido mi temperamento. He buscado por todas partes, pero no tengo idea de dónde está."

El corazón de Lena aleteó cuando una pequeña sonrisa transformó la boca de Yulia. Bebió un sorbo de café, dándose la oportunidad de calmarse.

 

"Gracias por la advertencia, y a riesgo de que me arranques la cabeza, No estoy de acuerdo. Eres una mujer muy hermosa. Te ves un poco cansada, pero son las "- Lena miró su reloj- "once y treinta del viernes por la noche. Todo el mundo está cansado."

 

"Entonces,¿qué estás haciendo aquí?", Preguntó Yulia, casi a la defensiva.

"Charlando con una mujer encantadora, divertida." Yulia se rió, involuntariamente, al parecer.

"Bueno, supongo que si no puedo encontrar mi temperamento, es bueno que mi sentido del humor y encanto no hayan desertado de mí."

"¿Quieres cenar conmigo mañana por la noche?"

Lena casi miró a su alrededor para ver quién había hablado. No tenía idea que iba a decir eso. Era su turno para sentirse incómoda. Yulia buscó sus ojos como si estuviera buscando el significado oculto de la vida.

 

 

"Yo no lo creo."

"¿Por qué no?"

"Por las razones que expuse hace unos minutos. Tengo demasiada mierda en mi vida, y estoy segura que tu no quieres ninguna parte de ella."

"No estoy pensando en tomar posesión de tus problemas o resolverlos por ti. Es sólo una cena. Si yo no quisiera volver a verte,no te lo hubiera pedido. Lo creas o no, yo soy capaz de deshacerme de una mujer".

 

Yulia se echó a reír. "Sí, supongo que tienes mucha experiencia en esa área." Y en otras áreas también.

"Creo que me acaban de halagar."

Lena frunció el ceño, arrugando la frente, y Yulia quiso

extender la mano y suavizar las líneas cerradas.

 

"Lo fuiste, quiero decir, lo hice. Eres una mujer muy atractiva, de una manera traviesa.Estoy segura de que tu podrías tener a cualquier mujer que eligieras",tartamudeó.

 

"Yo no iría tan lejos. Tu me dijiste que no. " Lena lucía

sorprendida.

"Ah, pero tu me dijiste que no en primer lugar." Yulia se había relajado y estaba disfrutando de sus burlas.

"Pensé que no íbamos a hablar de eso."

"No, dije que tu no podías tocar el tema. Yo puedo", dijo Yulia, tratando de evitar que su sonrisa se propagase.

"Oh, lo entiendo ahora. A veces soy un poco lenta con los matices de las cosas."

 

Se quedaron en silencio durante unos minutos antes de Lena le preguntara en voz baja, "¿Lo reconsiderarías?"

 

Yulia quería hacerlo. Hacía eones desde que había salido a cenar, y algo le decía que una comida con Lena no sería en el restaurante italiano local. Quería aprender más sobre ella. ¿Qué hacía, lo que le gustaba, lo que pensaba sobre la paz en el mundo, todo y nada. Yulia quería una vida normal. Había perdido su vida, la que tenía antes de que los dos hombres irrumpieran en su casa y arruinaran su vida y la de su hermano. Era sólo una cena. ¿Qué daño podía hacer? Mucho. Le haría darse cuenta de lo infeliz que era, eso es lo que haría. Si se dejaba experimentar una sensación de normalidad, aunque solo fuera por una noche, la anhelaría, incluso más. No, la abstinencia era la única manera de sobrellevar la situación. Tal vez después de que Vladimir estuviera libre sería capaz de seguir adelante con su vida.

Sacudió la cabeza.

"Lo siento, Lena. Yo no creo que sea una buena idea."

Estaba carente de emoción.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por VIVALENZ28 el Mar Mar 08, 2016 9:43 pm

Capítulo Cuatro





No me importa lo que ellos quieren. Soy la propietaria del edificio. Mi voto es vale mas".

Lena cambió su atención desde Greg a la siguiente carpeta en la pila en su escritorio. Estaban revisando la solicitud de arrendamiento de una propiedad que había comprado hacía varios años y recientemente remodelado.


"Lena, Carlson Bakery ha estado en este lugar por tres

generaciones. "

 

"Razón de más para que quieran quedarse." Lena cerró la carpeta que contenía la aplicación limpiamente impresa de la panadería familiar.

"Lena," dijo Greg.

"Si no quieren cumplir con el requisito de señalización, la respuesta es no. No me importa cuánto tiempo han estado allí, lo que venden, o el número de hijos que están manteniendo. No me importa. Sí me importa la propiedad, cómo se ve, y mi reputación. Mas allá de eso, no me importa nada", espetó Lena a Greg.

Esta no era la primera reunión en la que se había impuesto a un inquilino. Sus propiedades tenía una cierta apariencia, y estaba decidida a mantener sus diseños puros.

"¿Qué pasa con Dennis Shore?"

"¿Qué pasa con él?" Lena reconoció el nombre del hombre a quien le había comprado otra propiedad a principios de mes.

"No está contento con el precio de compra."

"Y entonces, ¿qué? Firmó los papeles y cobró mi cheque. Si tenía un problema con la venta, no debería haber firmado. "

Shore era un caballero en sus ochenta años, era el propietario original de una casa ubicada en una esquina prominente del centro. Su esposa había muerto de repente, y el día en que puso la casa a la venta Lena conducía por ahí de camino a su trabajo. Inmediatamente se detuvo y le hizo una oferta. La había desvalorizado sólo para ver su reacción y luego se obligó a contener su sorpresa cuando él aceptó de inmediato. El precio era mucho menor que lo que valía la propiedad, y se dio cuenta de que podría no ser consciente de lo que había hecho, pero cuando el período de reflexión de siete días requerido hubo pasado, siguió adelante.

"Su nieto está haciendo ruido."

"Es una lástima. Si pensaba que el viejo abuelo tenía sus capacidades disminuidas, debería haber dicho algo al comienzo, no tres semanas después de que se secara la tinta.", Lena levantó la mano para evitar que Greg hablara. "Fin de la discusión, Greg. ¿Qué sigue?"

El teléfono de Lena sonó y Greg respondió, dijo unas pocas palabras antes de pasarle el auricular a Lena. "Es Bill Franklin", dijo, dejando una taza de café negro sobre la mesa de Lena y cayendo de nuevo en la silla frente a ella. "Quiere hablar contigo específicamente para confirmar la cena. "

Lena levantó la vista de la única hoja de papel que había estado leyendo toda la mañana. Sin embargo, no podía recordar ni una palabra de las que había visto, lo que contribuía a su mal humor.

Había pasado más de una semana desde que ella y Yulia habían compartido un baile y una taza de café. Se sentía como una eternidad.

Su taza de café se había convertido en tres, y hablaron por una hora más después de que Yulia rechazó su invitación a cenar.

Regresaron al coche de Yulia en silencio, y Lena había querido besarla al darle las buenas noches. Yulia debió haber leído su mente, porque rápidamente abrió la puerta y se metió dentro.

Lena había pensado en Yulia a menudo desde que la vio saliendo de la playa de estacionamiento. Se sintió decepcionada cuando Yulia no quiso salir a cenar con ella. En realidad, estaba más que decepcionada. Quería pasar más tiempo con Yulia, pero nunca le había rogado a una mujer que estuviera con ella.

En vistas de que Greg no pensaba irse, pulsó un botón en el teléfono.

"Buenos días, señor Franklin. Es Lena Katina".

"Srita Katina, es bueno hablar finalmente con usted". La voz de Bill retumbó en la oficina a través del altavoz del teléfono.

"Sí, lo es, y por favor, llámame Lena".

"Y tu debes llamarme Bill. Toda esta formalidad no es más que una pérdida de tiempo para un hombre de mi edad. "

"Todo lo que he leído y visto de ti, Bill, indica tú eres la imagen de la salud." Lena rodó sus ojos a Greg, quien estaba sonriéndole.

"Mi esposa está esperando ansiosamente la noche del sábado. A ella le encanta ser anfitriona. Ha invitado a otras pocas parejas, una pequeña fiesta, ya sabes. Espero que no te importe."


Lena hizo una mueca. Odiaba estas actuaciones impuestas. pensó que tendría un uno a uno con Franklin y que sellaría el acuerdo esa noche. Estaba equivocada.


"No, en absoluto. Yo estoy deseando que llegue también." Lanzó un clip a Greg, que tenía su mano sobre la boca ahogando una risa por su mentira.

"Bien, bien, Phyllis estará tan complacida. ¿Tu asistente te dijo que trajeras a alguien? "

Lena detectó un ligero énfasis en la palabra "alguien".

"Sí, lo hizo. Dijo que ¿la cena es a las siete?" Lena quería desviar el tema lejos de la todavía no definida cita.

"En realidad, la cena es a las siete y media, pero todo el mundo va a llegar alrededor de las siete para tomar unas copas. No dudes en venir en cualquier momento."


Franklin vaciló y Lena no llenó el espacio. "Um, Lena, odio preguntar, pero Phyllis insistió en que averiguara el nombre de la persona que vendrá contigo. Tarjetas de ubicación o algo así", dijo vagamente.


Lena sintió los ojos de Greg en los suyos, probablemente, en alerta máxima por su respuesta. Aún no había determinado a quién invitar y no sabía por qué no había llamado a cualquiera de un gran número de mujeres, por lo que pensó con rapidez una respuesta.


"Yulia". Sí, Yulia sería perfecta. Ella estaba desesperada por un poco de atención, y Lena estaba segura de que podía convencerla de que fuera con ella. Ella sería la ideal, a pesar de que no se parecía en nada a June Cleaver.

"Maravilloso". Lena casi podía ver la sonrisa en la voz de Franklin. "Esperamos verlas a ti y a Yulia la semana que viene, entonces."


Lena no le prestó atención a la despedida de Bill debido a que ya estaba pensando dos pasos por delante. "Greg, consígueme la dirección de una tienda de flores en el centro llamada Cramer o King o algo así. "

 

"Pero siempre usas la Floristería Real", replicó él, poniéndose de pie.

"No necesito pedir flores. Mi cita trabaja allí."


 

*


"Yulia, dulzura, ¿qué te pasa últimamente, pequeña? No pareces poder pensar con claridad. Sin juego de palabras, cariño. "


La voz del jefe de Yulia llegó por encima de su hombro derecho,y sabía que la había atrapado soñando despierta de nuevo. Había sido una semana y un fin de semana aún más largo, y tenía que deshacerse de este pensamiento constante acerca de Lena. Donde quiera que fuera buscaba el rojizo pelo y rizado. Cada vez que sonaba la campana sobre la puerta de la tienda de flores, alzaba la vista esperando que Lena entrara a través de la puerta. Caía en la cama agotada y aún así no podía dejar de ver los suaves ojos verdigrises.


"Lo siento, Ross, estoy un poco distraída, eso es todo."


Se ocupó con el arreglo que estaba preparando. Era un ramillete sencillo y podía hacerlo en sueños. Pero entre sus trabajos y viajar tres horas en cada sentido cada semana para ver a Vladimir, dormir no estaba en lo alto de su lista de prioridades.

 

"¿Qué pasa, Yulia? Sé que estás preocupada por Vladimir, pero él es un tipo inteligente. Sabe lo que tiene que hacer para estar seguro allí. Va a estar bien. Tienes que cuidar de tí misma por una vez."


Yulia posó con sumo cuidado una rosa sobre la mesa y abrazó a Ross.


"Lo sé, lo sé", dijo ella, suspirando. "Estoy tratando. Salí el fin de semana pasado."


No le dijo que fue sólo para cumplir con Audrey, y que salvo por haber hablado con Lena había pasado un mal momento. No quería que Ross supiera que Lena había desviado su atención. Más de una vez se había pateado por rechazar la invitación de Lena a cenar, pero sabía que era lo correcto. No podía manejar involucrarse con alguien en este momento.


"Cuántame," exigió Ross con entusiasmo.


"No fue gran cosa. Fui a Incógnito, tomé un par de cervezas, bailé un poco, y me fui a casa. Sola ", añadió a la mirada expectante de Ross.


"Eso es todo?"

"Eso es todo."


Yulia sabía que Ross quería que hubiese conocido a alguien y que le hubiese barrido los pies. Era una vieja reina, y quería que todos fueran tan felices como él y John lo eran.


"Yulia, dulzura, ¿cuándo fue la última vez que te acostaste con alguien?"

 

No pudo dejar de reírse. Ross era una de esas personas que pensaban que el sexo era la cura para cualquier cosa, desde la depresión a los pies doloridos, y todo lo demás.


"Probablemente tu lo sabes mejor que yo, Ross."

"Hmm, creo que fue en algún momento de la primavera de 2006, creo."


Yulia amaba el sentido del humor de Ross, y siempre podía contar con él para ahuyentar la tristeza. Seguía riendo cuando La puerta se abrió. Levantó la mirada y su risa se atascó en su garganta. Lena estaba en el umbral mirándola directamente con una expresión que recordaba de la pista de baile. En realidad, la recordaba cada noche, cuando cerraba los ojos. Se agarró del mostrador para sostenerse, según Lena se acercaba.


"Hola", dijo Yulia tímidamente.

"Hola".


Lena encontró su voz en alguna parte. La otra noche,Yulia no se había reído como lo hacía cuando Lena entró en la florería. El sonido era lleno y profundo y le hizo cosquillas en el interior del estómago. Lo hizo a un lado, absorta en su plan.


"Espero que no te importe que haya pasado," preguntó ella, mirando alrededor de la tienda.

 

El hombre de pie junto a Yulia le dio un codazo.


"No, no, está bien" balbuceó. "¿Cómo me has encontrado?"

"Google", respondió ella. Miró de ida y vuelta hacia el hombre obviamente gay y a Yulia. "¿Vas a tomar un descanso pronto? Me gustaría hablar contigo. Puedo esperar en el coche hasta que-"El hombre, que Lena asumió era el dueño, la interrumpió.


"Estaba a punto de hacerlo cuando entraste. Yulia vé, adelante. Yo sostendré el fuerte." Él empujó suavemente a Yulia en dirección a Lena.

 

Lena se hizo a un lado y sostuvo la puerta mientras salían.


"¿Quieres tomar algo?" Hizo un gesto hacia la tienda de aperitivos dos puertas más abajo.


La tienda de flores se encontraba en un centro comercial rodeado de un Deli italiano a la izquierda y una oficina de seguros a la derecha.

Con anterioridad, cuando Greg le dio la dirección de la tienda, ella la reconoció como una de sus propiedades. Varios años antes de ahora, el centro comercial había estado en ruinas, y después de la adquisición de los contratos de arrendamiento de los actuales ocupantes, lo había remodelado por dentro y por fuera. Algunos de los originales ocupantes querían volver, pero Lena se negó, deseando una clientela de élite para la propiedad.


"Claro".


Se instalaron en dos sillas en el patio de la tienda de aperitivos,cada una tomando una copa fría.

Cuando Lena entró en la tienda en un primer momento, Yulia pensó que estaba soñando. Pero se estaba recuperando ahora, y su mente estaba empezando a funcionar.

"Es bueno volver a verte." No estaba segura de por qué Lena estaba aquí.

Después de una pausa, Lena dijo: "A ti también. He estado pensando en ti. Sé que me dijiste que no querías ir a cenar conmigo,pero me gustaría pedirte un favor en su lugar."

"¿Un favor?" ¿Qué tipo de favor en la tierra podía hacerle a una mujer que apenas conocía?

"Necesito una cita", dijo Lena.

"¿necesitas una cita? Vamos, Lena, puedes conseguir una cita en cualquier lugar."


Su corazón todavía estaba latiendo ante la idea de que Lena la había buscado. Lena se llevó la taza a los labios, y Yulia miró cada centímetro del movimiento.

Había tenido la sensación de que Lena había querido besarla la otra noche, y ella quería que la besara.

Entonces ¿por qué se había sumergido en su coche como una adolescente?


"Sí, bueno, déjame empezar de nuevo. He sido invitada a una cena con invitados este fin de semana, y me gustaría que tu me acompañes. "


Lena trató de no mirar su reloj. Tenía docenas de cosas que hacer hoy, y esperaba que tratar de convencer a Yulia, cuando cualquiera de una docena de mujeres diría que sí, no fuera una pérdida de tiempo.


"¿Una cena con invitados?"

"Sí. Los anfitriones son Bill Franklin y su esposa. Estoy tratando de comprarle una propiedad y él sugirió que nos encontrásemos en un ambiente más social. Es el sábado. ¿Estás libre?"


Lena recordó vagamente que Yulia había mencionado algo acerca de un segundo trabajo, pero no podía recordar exactamente cuál.


Yulia corrió rápidamente a través del calendario en su cerebro.

Estaba programada para trabajar el turno de día en su segundo trabajo y estaría libre a las cinco. La mayoría de los fines de semana las únicas cosas que tenía eran lavar la ropa y visitar a Vladimir. Sin embargo, quería mantener una ruta de escape, si sucedía algo que pudiera influir en ella de una forma u otra.

"Creo que estoy disponible. Voy a tener que verlo, sin embargo.


¿Por qué me invitas? Te dije que no sería una buena idea que saliéramos."

"Lo has hecho, pero no vamos a salir. Vamos a una fiesta. "

"¿Cuál es la diferencia?" Yulia no había visto venir esta

invitación. Pensó que Lena la invitaría a algo un poco más íntimo, no a algo que implicaba un grupo de personas.

"Bueno, una nos involucra sólo a ti y mí, y la otra involucra una sala llena de gente."


Los hoyuelos de Lena se profundizaron, y Yulia se sintió arrastrada a ellos al igual que la primera vez que los vio.


"Conozco la diferencia entre dos personas cenando y una fiesta."

"Pensé que tal vez no querías estar a solas conmigo, por lo que de esta manera tienes la seguridad de los números." Lena miró a su vaso vacío y le hizo una seña al camarero para que lo rellenara.

"¿Debo tener miedo de estar a solas contigo?" Yulia no creía que fuera así, y en general era buena juez de caracteres.

 

El camarero volvió a llenar los vasos con té, y Lena rasgó dos paquetes de edulcorante.


"No, en absoluto. Sólo pensé que podrías estar más a gusto con otras personas alrededor."

 

El tintineo de la cucharilla en el vaso de Lena era casi hipnótico.


"Yo no tengo miedo de estar a solas contigo. Te dije que no creía que fuera una buena idea que salieramos."


 

Lena reprimió su irritación. Esto no iba como ella había planeado.

 

"Mira, Yulia, todos tenemos algún tipo de equipaje. Para algunos de nosotros es Gucci y para otros es Samsonite. De una u otra manera, no importa. Todos tenemos uno. Debo admitir que el tuyo es un poco más interesante que el de la mayoría, pero eso no me hace no querer cenar contigo."


 

Lena no estaba recibiendo ninguna tracción, así que cambió su enfoque.


"Yulia, es sólo una cena. Yo no conoceré a nadie ahí que no seas tu. Podemos formar un frente unido. Hacer que la gente crea que nos conocemos desde hace años. Hey, incluso fingir que estamos locamente enamoradas".


La cabeza de Yulia se elevó inesperadamente con su última declaración. "Vamos, divirtámonos un poco."

 

"Está bien, voy a ir."

 

"Genial. Franklin vive en Westwood Estates, así que estoy segura de que es el tipo de evento elegante." Sacó un bolígrafo y tomó una servilleta y se los pasó a Yulia. "Escribe tu dirección y te recogeré alrededor de las seis y media. Las bebidas son a las siete, la cena a las siete treinta."

 

Lena contuvo su suspiro de alivio mientras Yulia escribía su dirección en la servilleta. La primera parte de su plan estaba completa.

Bueno, al menos estaba agendada. Algo podría ocurrir entre hoy y el sábado por la noche, y si sucedía volvería al plan B. Sin embargo, estaba segura de que no necesitaría un plan B.

Yulia seguía sonriendo cuando Lena la dejó en la puerta de la tienda. Ross estaba esperándola en el interior y sabía que la iba a asar.

No estaba como para veinte preguntas por lo que se adelantó.


"Su nombre es ..." Ella dudó mientras miraba el nombre

grabado en oro en la tarjeta de negocios que Lena le había dado, con su número de teléfono celular anotado en la parte posterior en caso de que Yulia necesitara contactarla. "Elena Katina, algunos amigos le dicen Lena y la conocí la otra

noche. Bailamos un par de canciones, tomamos taza de café, charlamos un rato, y no esperaba volver a verla. Me pidió que fuera a una cena con ella, estuve de acuerdo, y no hay nada más que decir. "


"Elena Katina?" Preguntó Ross.


"Sí". Respondió Yulia vacilante. Ross tenía esa mirada en sus ojos de cuando estaba en algo. Ella le entregó la tarjeta de visita.

"Elena Katina es la propietaria de este edificio. Mierda, es propietaria de la totalidad de la cuadra. "

 

Ross tomó la tarjeta de Yulia y le dio la vuelta en sus dedos regordetes. Se puso a silbar. "Muy bonita, con clase."

A Yulia le dio un vuelco el estómago.

 

"¿Qué? Cristo, no tenía ni idea de quién era. Dijo que planeaba comprar una propiedad del hombre que está dando la cena, pero que era más una ocasión social que cualquier otra cosa. "


 

Ross le devolvió la tarjeta. "Espero que tengas algo muy bonito que usar, porque no creo que vaya a ser un asunto de todos los días."

 

Él se movió detrás del mostrador y se puso a atar una cinta roja alrededor del cuello de un jarrón.

Yulia gimió. Su vestuario consistía principalmente en pantalones vaqueros, Dockers y dos pares de pantalones de vestir, ninguno de los cuales era apropiado para lo que ella imaginaba que requerriría la noche. Su tarjeta Visa estaba casi al máximo, pero tal vez, sólo tal vez podría exprimir un par de cientos para el vestido negro que había visto en rebaja unos cuantos días atrás en Saks.

 

"Que estaba haciendo una mujer como Elena Katina en un bar como el Incóg? "

 

La versión corta del nombre del bar donde había conocido a Lena trajo a Yulia de vuelta del interior de su armario.


"¿Qué dijiste?"

 

"Dije que Lena podría tener su selección de mujeres. Es rica y una maravilla. Si yo fuera lesbiana, estaría detrás de ella. ¿Por qué va al Incógnito para obtener una cita? "

 

"Ross", dijo Yulia. "Vaya, parece que piensas que cada mujer que va allí está desesperada y no puede conseguir una cita en cualquier otro lugar. ¿Qué dice eso sobre mí? Yo estaba allí."

 

Al igual que todos los bares, el Incógnito tenía su parte de mujeres que bebían demasiado y buscaban el amor en los lugares equivocados, pero ella había visto con frecuencia parejas que simplemente querían salir por una noche con sus amigas e ir a bailar.

Yulia sabía que no era el mejor lugar para encontrar a alguien, pero había conocido muchas perdedoras en la tienda de comestibles también.

 

 

"Oh, no, cariño". Ross comenzó a recuperarse de su metedura de pata. "Eso no es lo que quería decir en absoluto. Perfectamente la gente buena va a los bares, pero hay que admitir que son pocas y distantes entre sí. Me estaba preguntando qué estaba haciendo allí."

El teléfono sonó y desvió inmediatamente su atención.

Yulia tuvo que admitir que ella se había preguntado lo mismo.

¿Por qué estaba Lena ahí? Yulia había asumido que estaba buscando algo de sexo ocasional, pero cuando Yulia se lo ofreció, ella se negó.

Lena, obviamente, la encontró atractiva, y aunque Yulia no hubiera querido tener sexo con ella, Lena, obviamente, no creía que era una bestia. La había invitado a cenar y la había rastreado para invitarla a una fiesta. Una reunión social donde todo el mundo sabría que ella era la cita de Lena. Lena era intrigante, y por primera vez en mucho tiempo, Yulia tenía algo que esperar.

Pero era cautelosa, también. Volvió al ramillete que tenía abandonado. ¿Por qué alguien como Lena, la perseguía? Su resolución se había desvanecido con demasiada facilidad bajo el encanto de Lena cuando la invitó a la cena. La rosa que Yulia había estado a punto de usar en el ramillete se habían marchitado, por lo que eligió otra. Si Lena era siempre así de persuasiva, Yulia tendría que tener cuidado porque podía muy fácil enamorarse de ella. De hecho, se sentía como si hubiera dado un paso hacia un acantilado en un profundo barranco sin fondo a la vista.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por VIVALENZ28 el Mar Mar 15, 2016 11:02 pm

Capítulo Cinco

 



El camino hacia Lompak simbolizaba el aislamiento de la prisión misma. Yulia podía ver por millas en todas direcciones, pero la única manera de llegar a ninguna parte era permanecer en la carretera larga y recta que parecía no terminar nunca. El viaje hasta allí duraba por lo general tres horas, y ella había hecho este viaje tantas veces que había practicamente memorizado cada señal de tráfico.

Le temía a estas visitas a su hermano. Su corazón le dolía cuando lo veía consumiéndose en un lugar tan frío y duro, donde el odio crecía día a día. Era evidente que trataba de ocultar los detalles de su existencia en estrecha proximidad con ocho mil hombres, con nada más que tiempo para matar, y en ocasiones a ellos mismos, pero tenía que hacer algo. Vladimir era su hermano. Él la había salvado de un ataque vicioso y posiblemente de algo peor. Siempre se iba triste y enojada. Se quedaba deprimida hasta dos o tres días después, y justo cuando empezaba a sentirse mejor se ponía de nuevo en camino a Lompak. De cierta forma estaba atrapada como Vladimir, pero no había absolutamente ninguna comparación.
Yulia entró en el amplio estacionamiento, en un lugar en primera fila. El aparcamiento, por lo general, estaba lleno cuando llegaba, pero hoy viernes, obviamente no era un día de gran volumen de visitas.

Firmó su nombre tres veces, mostró su identificación cuatro veces,registraron su cartera en dos ocasiones, y se sentó finalmente en un taburete duro y redondo atornillado al suelo. El grueso cristal que la separaba de su hermano estaba rayado, y varias personas habían tallado sus iniciales en el mostrador, cerca de donde ahora descansaban sus manos.

 

El asiento a su izquierda estaba vacío, pero una mujer con un trasero demasiado grande para el taburete se sentó a su derecha. A pesar de que estaba prácticamente gritando al teléfono que tenía en la mano regordeta, Yulia apenas podía entender lo que estaba diciendo.

Algo sobre su "lamentable trasero " y su necesidad de conseguir un trabajo mientras él estaba sentado en su trasero durante todo el día jugando a las cartas y hablando. Yulia se preguntó por qué el hombre del otro lado del cristal incluso accedía a verla si todo lo que hacía era tirarle mierda. Sospechaba que si se negaba estaría hundido aún mas profundo en la mierda cuando saliera.

Vladimir entró con una mirada expectante en su rostro, y se sentó con cautela en el taburete frente a ella. Su pelo amarillo había sido cortado corto y su tez estaba más pálida que una semana atrás. Cogió el teléfono que colgaba en la guresa división que daba una falsa ilusión de privacidad. El teléfono estaba pegajoso, y trató de no pensar qué germen o fluido corporal estaba tocando.

En su primera visita había sacado una botella de desinfectante para manos de tamaño de viaje de su bolso y limpiado el teléfono que estaba en una condición igualmente desagradable. Vladimir inmediatamente le dijo que no volviera a hacerlo de nuevo, ya que le causaría problemas. Los otros presos pensarían que se consideraba mejor que los demás, simplemente por sus acciones de higiene, y como ella era su hermana, él se ganaría la misma reputación. Apretó los dientes, pensando en la gran botella de desinfectante que la esperaba en el coche.

 

"Hey, amigo." Saludó a Vladimir usando su apodo.

"Hola, Yulia. ¿Qué estás haciendo aquí?" Por lo general lo visitaba el sábado, a menos que tuviera alguna noticia con respecto a su apelación.

"No puedo venir a visitar a mi hermano cuando yo quiera?"

La voz de Vladimir se ablandó un poco y dejó caer sus tristes ojos color azules.

"Tu sabes que no quiero que me veas así."

Él había estado tratando de convencerla de que dejara de visitarlo. Ella siempre lo ignoraba y oraba para que no la hiciera prometer que no volvería nunca o, peor aún, se negara a entrar en la sala de visitas cuando ella hacía el viaje.

"Vladimir, Te amo. Eres mi hermano, y tú estás aquí por mi culpa." Esta era su frase también.

"Por el amor de Dios, Yulia. Cuando vas a superar esto? No es tu culpa que esos rateros irrumpieran en tu casa, o que que te rompieran la nariz y te golpearan con tanta fuerza que te estallara el tímpano, o que Miller se golpeara la cabeza en el borde de la mesita de noche y muriera. Tu no tienes la culpa de nada, y ciertamente no eres responsable de mis acciones. ¿Cuántas veces tenemos que tener este discusión?" Su voz se hizo más fuerte a medida que hablaba.

 

Yulia sabía que Vladimir tenía razón, pero algo más que un vidrio reforzado los separaba ahora. Él tenía suficiente basura a la que hacer frente. No necesitaba cargar con su culpa también. Ella se agachó y encendió su medidor de actitud positiva.

"Tengo una cita mañana por la noche."

Sus ojos poco a poco se iluminaron. Él la había estado acosando para que siguiera adelante con su vida, y su reacción demostró claramente su alegría de que hubiera hecho justamente eso. En visitas anteriores había pensado en mentirle, pero lo respetaba lo suficiente como para no hacerlo.

 

"Bueno, ya era tiempo. Háblame de ella."

Yulia sonrió al pensar en Lena.

"Es divertida, inteligente y segura sin ser arrogante, y muy educada. "

"¿Y?" Le preguntó su hermano.

"Ella es ardiente. Me refiero a realmente caliente. Su cuerpo se ve como si estuviera esculpido en mármol, con todos los músculos correctos y curvas en todos los lugares correctos. Tiene hoyuelos cuando sonríe y los ojos verdegrises que he visto nunca." Yulia sintió que se ruborizaba.

"Ahora, eso es lo que yo quería saber." Por primera vez en meses, Vladimir se echó a reír.

 

Yulia pasó los siguientes veinte minutos compartiendo su vida con él. Hablaron de la tienda de flores, de su jefe, y de Lena. De la única cosa de la que no hablaron fue de su caso. Vladimir le había dicho a Yulia que si no tenía alguna buena noticia sobre su recurso de apelación, no quería oír nada en absoluto.

Él fue la primera persona a quien le dijo cuando se dio cuenta de que era lesbiana, y había sido su mayor apoyo desde entonces. Salían juntos y abordaban a las chicas, haciéndose bromas por no tener que competir por la misma chica. Vladimir las prefería rubias y con un par de libras sobre ellas, y Yulia se sentía atraída por las mujeres morenas, fuertes.

El timbre sonó en su oído, lo que indicaba que tenía sólo cinco minutos antes de que su tiempo hubiera terminado. La política penitenciaria permitía no más de treinta minutos por visita. Después de eso, se cortaba la línea se hubiera terminado la conversación o no.

Marcando el último minuto el timbre volvió a sonar, y le dijo a Vladimir lo mucho que lo amaba y que pensaba en él todos los días. Se comprometió a describir su cita en detalle y le pidió que tuviera cuidado. Acababa de terminar cuando sintió el familiar silencio en la línea. Se sentaron allí por un minuto antes de que el guardia tocara a Vladimir en el hombro, lo que indicaba que era el momento de que se fuera. Una vez más, por mutuo acuerdo, Yulia abandonó la sala primero.

Se las arregló para contener las lágrimas a través del proceso de control de salida, y sólo cuando estuvo en la seguridad de su coche cerrado dejó que se derramaran sobre sus mejillas. Apenas podía soportar el dolor de ver a Vladimir en una situación tan horrible. Su padre se había ido cuando Vladimir era un niño, y su madre tenía sus propios demonios que soportar. Por momentos se sentía como si fueran ella y Vladimir contra el mundo.

A menudo Yulia deseaba haberse establecido antes, y tener a alguien en su vida que la ayudara. Tenía un montón de buenos amigos que eran su sistema de soporte, pero no eran lo mismo que una pareja.

Una mujer que la amara, que estuviera allí para ella, sin importar lo que ella necesitara. El peso de lo que enfrentaba constantemente la desgastaba, pero Vladimir dependía de ella y no lo defraudaría.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por Aleinads el Sáb Mar 19, 2016 8:49 pm

Lo único que le falta a esta historia para volverla 'la Perfecta adaptación', son contis mas seguidas xD
#MeEncanta #QueLlegueLoMejor #LoMejorAunDigo #VuelvePronto #MuyPronto
Saludos ! Very Happy
avatar
Aleinads

Mensajes : 441
Fecha de inscripción : 14/05/2015
Edad : 28
Localización : Veneuela

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por katina4ever el Dom Mar 20, 2016 6:14 pm

Vamos! Está genial este fic! Me ha encantado, ojalá puedas subir pronto oa conti!! Saludos, cuidate mucho, te leemos pronto!! Genial tu fic!! ^^

katina4ever

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 03/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por VIVALENZ28 el Mar Mar 22, 2016 12:50 am

Capítulo Seis


La casa que Lena estaba buscando era la siguiente a la
izquierda, encendió su luz intermitente y se detuvo en la amplia calle. El barrio de Yulia estaba un poco deteriorado, pero los jardines estaban ordenados y libres de obstáculos. Los vecinos, obviamente, tenía mucho orgullo por sus casas, si no un montón de dinero. El césped recién cortado en el jardin de Yulia estaba adornado con afilados bordes. El macizo de flores corriendo paralelo a la entrada era exuberante, y el olor fresco del abono de jardinería llenó la nariz de Lena cuando salió del coche. El clic, clic del motor refrigerándose imitaba el sonido de sus tacones tocando en la acera mientras se acercaba a la puerta principal.

Tocó el timbre de la puerta, de repente nerviosa.
Había estado tan ocupada en el trabajo que apenas tuvo la oportunidad de pensar en esta noche con Yulia. Tuvo que hacer un viaje de último minuto a San Francisco y habría llegado tarde esta noche si su vuelo se hubiera retrasado por más tiempo. Lena odiaba los vuelos comerciales, prefería los vuelos rentados siempre que era posible. El tiempo que le ahorraban esperando en las líneas de seguridad, sentada esperando en los aeropuertos o en la pista "no tenía precio", como decía el comercial de la tarjeta Visa.

La puerta principal se abrió y por un momento Lena no estuvo segura de que la mujer que estaba delante de ella era la misma que había invitado a salir. June Cleaver no era. Yulia estaba absolutamente deslumbrante. Su pelo estaba recogido lejos de la cara,dejando al descubierto los pómulos altos ligeramente cepillados con maquillaje. Sus ojos azules eran brillantes, claros y tan refrescantes que Lena quiso ahogarse en ellos. Llevaba un vestido negro liso sostenido por breteles no más gruesos que una cuerda de piano. Sus hombros estaban bronceados y rogaban ser acariciados. El vestido acentuaba las curvas y planos de su cuerpo como si hubiera sido hecho específicamente para ella. Para el momento en que la mirada de Lena viajó hacia arriba por el cuerpo de Yulia fue recibida con una mirada que era en parte de alivio de que a Lena le gustara lo que vio y de molestia por que ella la hubiera mirado así.

"Siento haberte mirado de esta manera. Pero estas absolutamente magnífica."

"Gracias. Por favor, entra tengo que tomar una cosa más y luego estaré lista."

Yulia cogió una pista de la colonia de Lena y la reconoció como la que su hermano solía usar. Le gustaba en él y realmente le gustó en ella.

"¿Quieres tomar algo?" Cuando Lena negó con la cabeza, dijo, "Por favor, siéntete como en casa. Será sólo un minuto."

Dejó a Lena en la sala de estar y caminó por el pasillo hacia el dormitorio. Una vez dentro sus rodillas casi cedieron y prácticamente cayó en la cama. Realmente sólo necesitaba el minuto para recomponerse de nuevo.

Lena era la mujer más atractiva que había visto nunca. La ropa que había usado en el bar no hacía nada por ella en comparación con los pantalones marrones, la camisa azul pálido y la chaqueta azul marino que llevaba ahora, todo lo cual, sospechó Yulia, estaba hecho de seda cruda. Alta y elegante, y decididamente butch, era andrógina pero femenina lo suficiente como para atraer cualquier mirada con facilidad. Audrey diría que era absolutamente deliciosa.
Yulia tenía otra palabra para ello. Impresionante.
Habían pasado casi tres años desde que había siquiera mirado a una mujer, y más que eso desde que había sentido el tacto femenino.
Sus sentidos se despertaron en una explosión que la sorprendió. Tomó unas cuantas respiraciones profundas para calmar su corazón desbocado y agarró su mantón rojo para abrigarse y por un toque de color.

Mientras tanto, Lena gravitó hacia los cuadros montados en la pared a cada lado de la chimenea. Eran brillantes y vibrantes, llenos de color y luz. Prefería el arte impresionista como este porque podía ver algo completamente nuevo cada vez que lo miraba. Estos estaban bien, muy bien. Se acercó más para ver el nombre del artista y disparó sus cejas hacia arriba.

"Estoy lista".

"¿Esta eres tú?", Lena apuntó a la firma en la pintura.
"Sí. Salpico un poco aquí y allí, aunque no he tocado un pincel recientemente."
"Yo diría que esto es algo más que sólo salpicar. Esto es bueno. Realmente bueno". Lena no era una gran conocedora de arte, pero ella sabía lo que le gustaba, y esto le gustaba. Se preguntó si Yulia tendría más.
"Gracias", respondió Yulia, y bajó la cabeza, como si estuviera avergonzada.
"No, lo digo en serio. ¿Tienes algunos en exposición? ¿Los vendes?" Lena estaba extrañamente incoherente.
"Le he dado unos cuantos a mis amigos, pero es sólo un hobby. Otra salida a mi creatividad." Estaba empezando a sentirse incómoda con la forma en que Lena estaba admirando su trabajo. "Estoy lista".

Si Yulia no fuera tan hermosa, Lena podría mirar estas pinturas durante horas. Creaban una sensación de tranquilidad que no había sentido en algún tiempo. Cuando era una niña su madre la llevaba al museo de arte dos veces por semana a su programa de verano, y Lena le rogó que la dejara ir todos los días. Su padre pensaba que las lecciones eran una pérdida de tiempo y dinero, y dijo lo mismo en más de una ocasión, llamando a la pintura frívola y una profesión no respetable, pero su madre la llevó de todos modos. Hubo un tiempo en que ella quiso ir a la escuela de arte, pero sabía que nunca sería capaz de mantenerse para vivir si lo hacía. No tenía ningún deseo de ser una artista muerta de hambre. La arquitectura fue una segunda opción cercana.


El viaje a Westwood Estates tomó veinte minutos y el coche de Lena era más que cómodo. Yulia nunca había estado en un BMW, por no hablar de uno serie 750, y añadió este coche a la lista de lo que iba a comprar, siempre y cuando ganara la lotería.

"No me dijiste que eras la Elena Katina".
"No suena como si estuvieras impresionada."
"¿Estás tratando de impresionarme?"
"Si estuviera tratando de hacerlo, te hubiera dicho quién era cuando nos conocimos. Te hubiera llevado a Cedars por el café y te habría recogido esta noche en mi Hummer ".
"Tienes un Hummer?" Yulia estaba más interesada en el
vehículo traga-gasolina que en el restaurante más caro de la ciudad.
"Por supuesto que sí. Soy lesbiana y soy rica. ¿Qué otra cosa tendría?"
"Un Jaguar", tiró Yulia en tono de broma. Se sorprendió con la expresión en el rostro de Lena. "Tienes un Hummer y un Jaguar?"

Yulia se preguntó de nuevo cómo y por qué estaba sentada junto a una mujer que gastaba más dinero en un coche de lo que Yulia ganaba en un año, quizá dos.

"Si digo que sí, lo vas a contar en mi contra?"
"¿De qué color es?", Preguntó Yulia con picardía.
"Fuego Esmeralda", respondió sin vacilar Lena.
"Fuego Esmeralda?" Yulia se echó a reír. "Entonces,¿de qué color es en realidad?"
"Verde".

Yulia asintió con la cabeza.

"¡Dios mío. ¿Por qué es que mientras más caro el coche, más ridículos los nombres de los colores? Quiero decir, ¿cuántos tonos de verde hay?"

Se detuvo repentinamente consciente de que lo que dijo podría ofender a Lena. Trató de pensar en algo para suavizar su comentario crítico, pero no encontró nada.
Lena sentía la tensión en el aire mientras el coche doblaba en la calle de la comunidad de lujo. Normalmente habría devuelto el golpe con una replica que habría puesto a cualquiera que se atreviera a hablarle de esa forma en su lugar. Pero a medida que el guardia salía del edificio de gran tamaño que separaba a los residentes de las haciendas de Westwood de los comuneros, Lena se calmó.
Necesitaba a Yulia esta noche, y no sería bueno para sus intereses si llegaban a la puerta de los Franklin discutiendo.

"Fuego esmeralda suena un poco pomposo, ¿no?"

La tensión abandonó el coche mientras Lena bajaba la ventanilla y le daba su nombre al guardia. Mientras él revisaba su carpeta y se retiraba al interior del edificio, Lena pensó en el cuidado que se había tomado para tratar de no impresionar a Yulia cuando se conocieron. Mucha gente aspiraba a ella cuando se enteraban de quién era, y Lena quería que las cosas fueran diferentes con Yulia. Bueno, ciertamente obtuve mi deseo. En cuestión de segundos, la puerta se abrió y Lena salió de su ensimismamiento y avanzó.
Yulia nunca había visto casas tan grandes como las que pasaban por las calles bordeadas de árboles. Cada una se asentaba lo suficientemente retiradas de la calle como para que los ocupantes no oyeran ningún ruido de tráfico, pero no demasiado lejos para ocultarse de la vista. La voz suave del sistema de navegación los dirigió a la siguiente esquina y les dijo que la dirección que estaban buscando estaba un centenar de metros por delante a su derecha. Lena dobló en un camino ancho, la suspensión del BMW absorbiendo el choque de la superficie de ladrillo-puesto. Estacionó cerca de la puerta del frente y apagó el motor. Inclinándose hacia delante, inclinó la cabeza y miró a la mansión a través del parabrisas.

"Linda cueva".
"Yo diría."

Yulia estaba sorprendida por el tamaño de la casa y nerviosa porque iba a una fiesta en su interior. ¿Qué es lo que tenía en común con esta gente? Nada, aparte del hecho de que ella podría haber diseñado un arreglo floral que hubiera sido entregado aquí. Pero esta no era la clientela a la que normalmente Crane Florist daba servicio.

Lena debió haber percibido su aprehensión porque su mano fue cubierta de repente por una grande y cálida.

"Vas a estar bien. Te ves muy bien. Una mirada y todo el mundo estará gaga por ti. Si te quedas sin cosas que decir, me das la señal de alto y voy a rescatarte. Mejor aún, permanece a mi lado. De esa manera no tendrás que preocuparte, y yo voy a tener a la mujer más bonita en la sala de mi brazo."

Yulia se quedó helada.

"Lena, esta gente sabe que eres lesbiana?"

Lena le apretó la mano para tranquilizarla.

"Sí, sí. Bill Franklin específicamente me pidió que trajera una cita. De hecho, casi insistió en ello. No te preocupes. Él quiere este acuerdo tanto como yo. No hará nada para ponerlo en peligro."

Lena le soltó la mano, y Yulia notó levemente lo frío y vacío que se sentía.

"Vamos. Vamos a entrar." Lena llegó a la aldaba de la puerta.


*


Lena estaba habituada a casas tan elegantes como la de Bill Franklin y reconoció el trabajo de algunos artistas conocidos colgados en las paredes que las rodeaban. Un hombre vestido con un esmoquin había abierto la puerta y rápidamente les dio la bienvenida al interior, y sus pasos resonaban en el el gran hall de entrada.

Vaciló en la puerta de la enorme sala de estar, prefiriendo obtener la configuración del terreno, por así decirlo, antes de aventurarse más lejos. Naturalmente cautelosa, Lena aprovechó la oportunidad para poner nombres a las caras que reconoció. Conocía a algunos de ellos,pero a la mayoría no. Pasó revista a una lista mental de lo que necesitaba llevar a cabo esta noche. Su prioridad era conseguir que Bill Franklin le cediera sus bienes. Simple. Pan comido. Lo tendría en su bolsillo trasero antes de que la noche estuviera a medio terminar.
Agarró la mano de Yulia y dio un paso hacia adelante, luego se detuvo abruptamente.

"Lena, soy Bill Franklin. Es un placer conocerte."
"Señor Frank ... " Lena se detuvo y se corrigió a sí misma mientras aceptaba la mano que se le ofrecía. "Bill, sí, es un placer."
"Esta es mi esposa, Phyllis."
Lena dejó caer su mano y extendió la suya a la mujer que era por lo menos cinco centímetros más alta que su marido.

"Phyllis,tienes una casa preciosa."
"Gracias, Lena. Es un poco demasiado para mí, pero voy a pasar tu felicitación a mi decorador."

Lena detectado una tristeza en los ojos de Phyllis Franklin que por alguna razón, le preocupó. No pudo determinar con exactitud lo que podría haberla causado pero, por supuesto, acababa de conocer a la mujer. No haciendo caso de eso, se dio la vuelta para acercar mas a Yulia a su lado.

"Les presento a Yulia Volkova. "

Yulia estaba agradecida por el aplomo de Lena. La opulencia en la sala la había abrumado tan completamente que no estaba segura de si podría poner un pie delante del otro por su cuenta. A donde quiera que mirara el mobiliario gritaba dinero. Sus zapatos se hundían en una alfombra tan gruesa que tenía la tentación de eliminarlos y confirmar que estaba realmente descalza en las nubes.

Bill la saludó primero.

"Yulia, me alegro de que pudieras unirte a nosotros. Mi esposa y yo hemos estado esperando esta noche toda la semana."

Su mano era cálida y fuerte, y Yulia se sintió inmediatamente como en casa.

"Gracias por haberme invitado, señor Franklin."

Ella fue interrumpida por su anfitrión insistiendo en que lo llamara Bill.

"Y Phyllis, gracias por invitarme también. "
"Es para mí un placer, querida. Vemos la misma gente de siempre fiesta tras fiesta. Bill tan pocas veces invita a cualquier persona interesante. Es bueno ver nuevos rostros en la casa ".
"Vengan, señoras. ¿Qué puedo traerles para beber? ", Preguntó Bill.


Ordenaron sus bebidas y Phyllis comenzó inmediatamente a presentarles al resto de los invitados. Para la hora en que la cena fue servida, Lena había conocido dos banqueros de inversiones, un abogado, dos esposas aburridas, y un marido medio borracho que no podía quitar sus ojos de Yulia.
Yulia había mantenido su cuota de la conversación y Lena se quedó impresionada con la facilidad con la que hablaba con la gente.
Aunque Yulia se quedó cerca de ella, a Lena le pareció que su nerviosismo había desapareció y que se estaba divirtiendo.
En la mesa, Yulia se sentó a la izquierda de Lena con Phyllis a su derecha. El esposo lascivo estaba directamente enfrente de Yulia y sus ojos se fijaron de modo permanente a su pecho. Yulia no mostró ser consciente de la atención. De hecho, trató de involucrar al hombre en la conversación, pero se detuvo cuando fue evidente que él no tenía nada que decir. Phyllis dominó la mayor parte de la conversación y en un momento le preguntó, "Por cierto, Yulia, ¿cuánto tiempo llevan tu y Lena viéndose?"

Yulia casi dejó caer el tenedor, y Lena se puso tensa y esperó con ansiedad la respuesta de Yulia. A pesar de que esta era técnicamente su primera cita, no quería compartir esa información con nadie.


"Desde hace un tiempo", respondió vagamente Yulia.

Lena casi se ahoga con el bocado de brócoli que estaba
masticando, pero un tanto aliviada, siguió comiendo. No había considerado que la conversación podía ir por este camino. Había estado en tantas de estas cenas de negocios disfrazadas de eventos sociales que no había siquiera asumido que esta fuese una cosa diferente. No le había dicho a Yulia mucho acerca de la situación, y habría sido embarazoso si los Franklin descubrieran que eran prácticamente extrañas. Buscó la cara de Yulia en busca de alguna señal de su propósito, y cuando no encontró nada frunció el ceño. ¿Por qué la estaba haciendo lucir bien?

"Vamos, ustedes dos, no sean tímidas. Después de todos estos años recuerdo la primera vez que vi a Bill como si fuera ayer. ¿Dónde se conocieron?" Phyllis dirigió su pregunta de nuevo a Callie. "En un baile", dijo Yulia sin problemas. "Yo estaba esperando una amiga y Lena me sacó a bailar. "
"¿Y qué pensaste cuando te invitó?" Preguntó Phyllis.
Yulia titubeó. "Bueno, en realidad," Yulia le dió una mirada cómplice a Lena, "pensé que estaba ligando conmigo."
"No lo estaba", intervino Lena en su defensa, a pesar de que había sido exactamente su intención.
"Lo estabas también", respondió Yulia, como si pudiera leer la mente de Lena.
"Puedo entender eso, Lena," dijo Phyllis. "Yulia es una mujer hermosa."

Lena no estaba segura de hacia dónde iba esta conversación por lo que se mantuvo cautelosa. Esto era diferente a cualquier otra conversación en la mesa que ella hubiera experimentado.

"Sí, Phyllis, no podría estar más de acuerdo. Pero no estaba ligando con ella. "
"Uh-uh", añadió Phyllis. "Eres una sinvergüenza, Lena Katina. He leído los periódicos."

Lena no pudo evitar reírse de la caracterización. "Una sinvergüenza?"
Phyllis tomó un sorbo de café. "Sí. Una sinvergüenza, una canalla, ya sabes. Mi Bill era exactamente como tu hace cuarenta años. Incluso tienes la mirada, con esos ojos verdegrises y de expresión melancólica. Es probable que las chicas han de comer de tu mano." se rió entre dientes Phyllis.

Yulia intervino

"Ya no es así. Ella es la mujer perfecta. Nunca mira a otra mujer cuando estamos juntas." Ella se movió ligeramente en su silla, apretando su pierna contra la de Lena.

El contacto estaba destinado a señalar a Lena que estaba bromeando, pero al primer roce, un baño de calor se disparó a través de Yulia. Esta vez sí dejó caer el tenedor. Mientras observaba a Lena por el rabillo del ojo, el baño de calor se convirtió en una onda.


"Muy admirable, Lena. Supongo que no eres tan mala después de todo. Bill detuvo sus travesuras después de que me conoció también".

Yulia se vio envuelta en la broma ligera y no pudo dejar de decir: "Obviamente, Phyllis, sabemos lo que se necesita para mantener a nuestros hombres y mujeres felices".

Phyllis estaba claramente al tando de que ella y Lena eran lesbianas y estaba haciendo preguntas dirigidas, por lo que Yulia se relajó. Pero cuando consideró lo que acababa de decir, la boca súbitamente se le seco con la pensamiento de mantener a Lena feliz.

El sexo sería intenso y poderoso. Quería saber qué tan intenso.

"Amén por eso, hermana."

Lena se sentó en atónito silencio. ¿Cómo se había vuelto tan personal la conversación tan rápido? La forma en que Yulia y Phyllis se hablaban como compañeras de hermandad y mirándose la una a la otra como si compartieran un secreto la ponía nerviosa. Era como si hubieran estado cenando con Phyllis durante años, no una hora.
Phyllis tenía una forma de hacer que la gente se sintiera cómoda,como si estuvieran hablando con su abuela o su tía abuela. Se habían conocido sólo unas pocas horas, pero Lena se sentía como si pudiera decirle cualquier cosa a esta mujer, totalmente diferente a su relación con su propia madre.

"Estás muy callada, Lena", comentó Phyllis, a continuación, agregó: "Parece como si tu mujer aquí te tuviera justo donde quieres estar."

Finalmente capaz de decir algo, Lena no estaba segura de lo que sería. Si refutaba lo que Yulia había dicho, entonces podría dañar su oportunidad de cerrar el trato esta noche. Se encogió de hombros y respondió: "¿Qué puedo decir, Phyllis? Me tienes atrapada. Pero por favor no le digas a nadie. Tengo una reputación que mantener, ya sabes. Tu misma lo has dicho, tu lees los periódicos. Otras también lo hacen. Una chica no puede ser demasiado cuidadosa." Lena le guiñó un ojo como si fuera su turno de compartir un secreto.

"Sí, lo sé. Nosotras, las mujeres mantenemos algunos secretos escondidos bajo nuestras faldas".

Lena se atragantó con el vino y agarró la servilleta antes de que el líquido rojo pudiera derramarse sobre el mantel y, lo más probable es que sobre ella también.


"Muy bien dicho, Phyllis. A mí me gusta lo que algunas mujeres esconden debajo de sus faldas", murmuró en voz baja.

Terminada la cena, se dirigieron al estudio para el postre y el café. Phyllis se mezclaba con sus otros invitados, pero pasó la mayor parte de la noche hablando con Yulia. Lena intentó en varias ocasiones atrapar a Bill, pero siguió dejando a un lado sus intentos de hablar de negocios.


"Lena, Yulia es absolutamente encantadora."


Lena tomó un sorbo de brandy mientras ella y Bill caminaban a través de la puerta francesa hacia el patio.


"Gracias. Ella y Phyllis parecen llevarse bastante bien. Han sido inseparables desde que llegamos. "
"Eso es lo que me asusta. Dios sabe contra lo que nos enfrentamos cuando dos mujeres se juntan. "


Bill le hablaba como si fueran dos hombres analizando a sus esposas. Bueno, ¿no lo eran? Aparte del hecho de que ella apenas conocía el apellido de Yulia, ¿no era de lo que se trataba todo esto?


"Espero que el atrevimiento de mi esposa no te molestara a tí o a Yulia. Aún tiene que dominar el arte de la conversación trivial sutil."


Bill miró a Lena como si dijera: "¿Sabes lo que quiero decir."
"Yo prefiero el acercamiento directo. Afortunadamente, me ha servido mucho en los negocios. ¿Por qué irse por las ramas y desperdiciar el tiempo de todos? ¿Por qué no salir y decir exactamente lo que quieres?"


Esta era la apertura perfecta que ella abordara una vez
más su negocio. "Bill", dijo.
Algo en su tono debe haberle indicado negocios, porque
inmediatamente la desvió. "No podría estar más de acuerdo, Lena.
Me gustas, y Phyllis esta, sin duda perdida por Yulia. Vamos a nuestra casa en Paradise Island el fin de semana próximo. Sé que a Phyllis le encantaría si ustedes dos se unieran a nosotros. Y si conozco a mi esposa, probablemente ya ha invitado a Yulia. "


Lena mantuvo su irritación hacia el anciano para sí misma.
¿Qué se necesitaría para llevarlo a hablar de su oferta, y mucho menos firmar los papeles? Él era un hombre de negocios mucho más formidable de lo que la habían llevado a creer. Hizo una nota mental para discutir su descubrimiento con Greg y el resto de su personal.
Esto no sucedería otra vez.


"Eso suena maravilloso Bill, pero voy a tener que hablar con Yulia. No estoy segura de cuáles son sus planes."

Lena miró a través de la puerta y vio a Yulia y Phyllis reír. Una calidez la invadió con el pensamiento de pasar más tiempo con Yulia, pero casi se enfrió con su impaciencia por tener su proyecto en marcha. Estaba perdiendo dinero cada día que el equipamiento para iniciar la fase uno de Gateway estaba parado en un estacionamiento alquilado del otro lado de la ciudad.

"Excelente," dijo Bill con entusiasmo. "Haré que mi asistente llame al tuyo para que pueden trabajar en los detalles. Nunca has visto nada tan hermoso como lo que verás la próxima semana."

Lena estaba mirando a Yulia, y una imagen de ella medio desnuda yaciendo en la playa llenó su cerebro. El estómago se le subió un poco y tuvo que tragarse un nudo en la garganta que salió de la nada.


"Probablemente tienes razón."

avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por katina4ever el Mar Mar 22, 2016 12:41 pm

OMG! OMG! Ya quiero leer la conti!!! Que bien que sigas con este fic! Saludos! Espero leertr muy pronto ^^

katina4ever

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 03/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por Aleinads el Mar Mar 22, 2016 4:39 pm

Nada mas que encantada con este capitulo, esperando con ansias el siguiente porque esta muy Interesante la cosa Laughing
avatar
Aleinads

Mensajes : 441
Fecha de inscripción : 14/05/2015
Edad : 28
Localización : Veneuela

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por VIVALENZ28 el Sáb Mar 26, 2016 12:02 am

Capítulo Siete

A pesar de estar nerviosa, Yulia había disfrutado de esta noche, y había disfrutado viendo a Lena aún más. Varias veces durante la noche la había estudiado en forma encubierta. Lena era un poco alta, pero se desenvolvía con un sentido de autoridad que venía con el éxito conseguido con esfuerzo propio. Su lenguaje corporal era el mismo si le hablaba a un grupo de hombres o mujeres. Parecía respetar las opiniones de cada grupo y no rehuir de una o la otra.

Yulia había conocido algunas lesbianas que, o se sentían intimidadas por las mujeres heterosexuales o querían dominarlas. Lena definitivamente no era una de ellas, pensó Yulia mientras se ajustaba su cinturón de seguridad.

Lena puso en marcha el coche y se retiró del estacionamiento.

"Espero que hayas pasado buen momento. Phyllis apenas te dejo alejarte de su vista."

Yulia se rió entre dientes.

"Me dijo que le recordaba a su nieta.Lo pase muy bien. Voy a admitir que estaba un poco intimidada al principio, pero los Franklin son maravillosos anfitriones y sus amigos fueron agradables y calidos también. "
"Me alegro de que te sientas así, porque Bill nos invitó a su casa en las Bahamas el próximo fin de semana."

Lena no estaba segura de cómo iba a reaccionar Yulia, y ni siquiera estaba segura de lo que ella misma estaba pensando.
Yulia se echó a reír.


"Ciertamente son un equipo. Phyllis nos invitó también. Dijo que tienen una casa en una playa privada con arena blanca como la nieve. Si su casa aquí es alguna indicación, estoy segura de que es magnífica ".

Lena aceleró pasando un autobús en el carril de la derecha con un anuncio de las noticias de las seis en el costado. ¿Debería preguntarle a Yulia si quería ir o simplemente inventar una excusa que les permitiera librarse del compromiso?

"Sí, son todo un par,¿no es así? Él la adora, eso es seguro, y sé quien lleva los pantalones en la familia".
"Como debe ser."

La sonrisa de Lena se hizo más profunda y se volvió de frente a Yulia por un momento antes de regresar su atención a la carretera.
Yulia, una vez más, se sintió atraída por los hoyuelos de Lena. Su estómago se contrajo y tuvo que recordarse que debía tener cuidado con el encanto de Lena.


"¿Cómo funciona eso entre dos mujeres?", Preguntó Yulia. "Leí en alguna parte que la que se preocupa menos en una relación tiene todo el poder.” Le había tomado unos minutos comprender el concepto la primera vez que lo escuchó, pero Lena pareció entenderlo de inmediato.

"Eso tiene sentido. La persona que tiene más que perder hará casi cualquier cosa para no hacerlo, sea lo que sea. Es lo mismo en los negocios. Si deseas algo que alguien más tiene, es por sus aros por los que saltarás para conseguirlo. Por lo tanto, definitivamente no eres quien tiene el control".

A Yulia le interesó la visión de Lena.


"¿Crees que siempre alguien debe tener el control?"
"¿No lo crees tu? Alguien tiene que estar a cargo o todo se tambalearía. Si van a cenar, una de las dos tiene que hacer la primera recomendación o morirían de hambre."
"¿Pero qué pasa en una relación?"
"No lo veo como algo diferente", dijo Lena como un hecho.
"Pero se supone que es dar y recibir, equitativamente."

Por lo menos esa era la idea de Yulia sobre cómo deberían ser las cosas. Se preguntó si Lena había estado seriamente involucrada con muchas mujeres y, en caso de ser así, si siempre había estado a cargo.

"Por supuesto que lo es, al menos en teoría. Sin embargo, en cada relación, ya sea en los negocios o en el placer, alguien dirige todo el tiempo. El líder puede cambiar dependiendo de la situación, pero siempre hay alguien al frente."
"Estás acostumbrada a ser la que manda, ¿no?" preguntó Yulia,esperando no sonar acusatoria mediante el uso de un palabra tan fuerte.
"Tengo un negocio multimillonario. Soy responsable de cientos de personas y decenas de propiedades. Mi nombre está en el papel membretado."

¿Cómo reaccionaría Lena si se viera obligada a ceder el control en su vida? Durante los últimos tres años, Yulia no había tenido absolutamente ninguno sobre la suya. Dividía su vida en antes y después del ataque. Antes, tenía planes e iba lenta pero constantemente lográndolos. Sabía donde quería estar en cinco, diez años. Tenía amigos, una novia estable aquí y allá, y era feliz. Pero ahora se sentía como si no tuviera absolutamente nada que decir en nada. Trabajaba porque tenía que hacerlo, visitaba a Vladimir porque tenía que hacerlo, encabezaba su defensa porque tenía que hacerlo. No podía recordar la última vez que había hecho cualquier cosa sólo por Yulia.Se sentaron en silencio durante el resto del viaje a casa de Yulia.

Lena estaba preocupada con la invitación de Bill. Si era lo suficientemente importante como para hacerlo decidir finalizar este acuerdo, aceptaría. No había tenido vacaciones en más tiempo del que podía recordar, y unos días al sol sonaban maravillosos. ¿Por qué no mezclar los negocios con el placer?

"Así que, acerca de su invitación", dijo Lena, "me doy cuenta de que apenas nos conocemos, pero ¿te gustaría ir? Yo puedo liberar mi calendario durante unos pocos días. Quiero decir, si no tienes que trabajar ni nada."


A sus oídos estaba divagando y sonaba como una colegiala. Realmente quería que Yulia dijera que sí.
Por mucho que Yulia quería que Lena le pidiera que fuera, se sorprendió con su reacción cuando en realidad lo hizo. El estómago se le subió a la garganta y sus nervios estuviron de repente vivos.


"Supongo que podría estar libre. Ross suele ser bueno en ese tipo de cosas. Eso, y el hecho de que desde que llegaste a la tienda se está muriendo de curiosidad por ti. Yo puedo negarle información hasta que diga que sí."

Sonrió Yulia en anticipación de su discusión con Ross el lunes.
No había estado en ningún lugar en años, excepto de ida y vuelta a Lompak. El nombre de la prisión donde estaba encarcelado su hermano trajo consigo una inmensa sensación de culpa. ¿Por qué debería tener la oportunidad de divertirse, cuando la única vista del sol y el cielo para él sería desde dentro de los muros de quince pies de su residencia por los próximos treinta años? Ella trató de ignorar la pregunta.

Lena no había experimentado la sensación de mariposas retozando en su estómago en años, y lo atribuyó a la emoción de acercarse al final de este acuerdo.


"Está bien, le pediré a mi asistente Greg que llame a Bill el lunes. Él dijo que sería de viernes a Lunes. ¿Alguna vez has estado en las Bahamas?"
"No, ¿Y tú?"
"Dos o tres veces. Todo lo que necesitas saber es que es cálido y soleado. No se necesita un gran guardarropas, pero sí necesitarás un montón de protector solar."


Lena ya estaba revisando su agenda de la próxima semana para ver lo que podría mover y a dónde. Sus días solían contener una reunión tras otra y por lo general no terminaba sino hasta mucho tiempo después de las nueve de la noche. Sería una perrada prepararse para ir a una perrada más grande ponerse al día una vez que volviera.

Yulia estaba agradecida por los comentarios de Lena sobre la ropa, si no por otra cosa. Su vestuario era adecuado para unos días en la playa, aunque no mucho más, y por suerte su traje de baño estaba en buen estado. Había perdido peso desde que lo usó la última vez,pero estaba segura de que aún le quedaría. Tenía un par de sandalias, y unos cuantos vestidos de verano para las noches. Mientras no fueran a ningún lugar elegante, estaría bien.

No tendría problemas para conseguir que Ross le diera el tiempo libre, y sería su fin de semana largo libre de su trabajo de tiempo parcial. Tendría que trabajar horas adicionales en la tienda para asegurarse de recibir un sueldo completo, y no tenía idea de cómo iba a manejar eso y aún así, hacer su viaje semanal para ver a Vladimir.

Algo tendría que dejar esta semana, y lo más probable es que fuera el sueño.
Yulia estaba tan absorta en sus pensamientos que no fue consciente de que el coche de Lena se encontraba en su camino de entrada con el motor apagado. Una oleada de vergüenza le calentó la cara, y se sintió agradecida por la oscuridad alrededor de ellas.


"Lo siento, me sorprendiste soñando despierta."
"Esperemos que algo bueno", dijo Lena.
"Sólo haciendo una lista de cosas para hacer durante la semana, para estar lista." Yulia intentó hacer que su respuesta sonara ligera y que no mostrara la intensidad del conflicto elaborándose en su interior.
"Sé lo que quieres decir. Tengo un día completo de reuniones tanto el viernes como el lunes. Greg me va a disparar cuando le diga."


Cuando Yulia no dijo nada más, Lena pareció ponerse nerviosa.

"Yulia, si esto no está bien para ti, o si no quieres ir, por favor dímelo.No tienes que ir."
"No, no, no es eso. Quiero ir." Esta vez Yulia perdido la batalla con su conciencia.
"Yulia, ¿qué es?"
"No es nada."

Lena le tocó la barbilla, obligándola a mirarla a los ojos. Su voz era suave y alentadora.


"No te creo."

Yulia no pudo resistirse a esos ojos y esa voz.


"¿Cómo puedo ir a un viaje tan maravilloso como este cuando mi hermano está en la cárcel por asesinato por mi culpa?"


Después de que Vladimir fuera a Lompak, a Yulia le resultaba difícil vivir una vida normal. Cada mañana pensaba en él de inmediato. Cuando dormía en la mañana de un domingo se sentía culpable porque él tenía que levantarse a las seis y media estuviera listo o no. Cuando navegaba a través de los ciento setenta y cuatro canales por aburrimiento, recordaba que él sólo podía ver lo que se estaba exibiendo en la sala de recreación. Cuando se debatía sobre qué pedir en Subway, recordaba que sus opciones para comer eran la comida delante de él o el hambre.
Los primeros meses estuvo consumida por la culpa y apenas fue capaz de salir de su casa. Incluso una necesidad como comprar comestibles era casi demasiado para ella. Ross la había persuadido, en realidad él la había arrastrado hasta el coche, y la había llevado a ver a un psicólogo. Finalmente, después de sus primeras doce sesiones,empezó a creerle al especialista en trastornos de estrés post-traumático quién le dijo que su auto-privación en realidad insultaba a Vladimir. Él había arriesgado su vida para salvar la de ella y ¿ésta era la forma en que le daba las gracias? ¿Retirándose de la vida ella misma? Después de otra docena de sesiones dejó de ver al médico y comenzó a llevar una vida tan normal como pudo.

Pero irse con Lena era diferente. Muy diferente de hacer lo que tenía que hacer para sobrevivir y ser un miembro productivo de la sociedad. Planeaba pasar tiempo en las Bahamas exclusivamente por descanso, relajación y placer. Se estaría tomando unas vacaciones de su vida y no sabía si era lo suficientemente valiente para hacerlo.


*
Lena mantuvo su expresión tolerante, a pesar de que estaba tentada de acompañar a Yulia a la puerta y no volver nunca más.

Yulia era diferente de cualquier mujer que hubiera conocido, y Lena quería saber más sobre ella, a pesar de que se daba cuenta de que no debía involucrarse aún más de lo que ya estaba. Rara vez le hacía una pregunta a una mujer que la hiciera abrirse como Yulia lo acababa de hacer. Por lo general no le importaba lo que estaba pasando dentro de la cabeza de una mujer, si es que había algo, y siempre era mucho menos complicado mantenerse alejada de los quisquillosos aspectos de sus relaciones.

Pero algo en la forma en que Yulia la estaba mirando, una vulnerabilidad que antes no estaba allí, le daba ganas de hacer aún mas preguntas de ese tipo y quedarse. Eso y el hecho de que la necesitaba para cerrar el trato con Bill. Ese pensamiento la alteró, así que lo empujó a la parte posterior de su mente.

Lo que había comenzado como una noche obligatoria se había convertido en una que no estaba lista para terminar.

"¿Por qué no me invitas a entrar, preparas una cafetera de café, y me cuentas todo sobre ello?"

Yulia ya había divulgado la historia básica la noche que se conocieron, pero Lena sabía que había más que eso en ello.
Yulia estudió los ojos verdegrises de Lena, en busca de lo que había detrás su petición. Otras mujeres con las que había compartido la situación en relación con Vladimir se habían ido y nunca regresado.

Era como si ella fuera la asesina. Nadie podía entender su situación y su devoción por su hermano. Nadie se interpondría nunca entre ella y Vladimir, lo que era una sentencia de muerte para cualquier relación.

"Si te cuento, es probable que no me quieras a tu alrededor".

Dudaba de que Lena recordara mucho acerca de lo que le había revelado acerca de Vladimir la noche en que tomaron un café después de que bailaran en el bar.


"¿Por qué? ¿Fuiste cómplice y nunca te atraparon?"

Lena tenía más experiencia con delincuentes de cuello blanco que con los violentos. Esto estaba fuera de su liga.

"Algunas personas podrían pensar así."
"Déjame juzgar eso. Vamos, se está poniendo frío aquí afuera".

Lena se deslizó fuera del asiento del conductor y se apresuró hacia la puerta del acompañante. Ayudó a Yulia a salir del coche y no la dejó ir hasta que Yulia buscó sus llaves en la puerta de entrada.

"Aquí, permíteme", ofreció Lena. La mano de Yulia estaba temblando y las llaves tintineaban cuando se las entregó a Lena.

Agarró tanto las llaves como los dedos de Yulia.


"Está bien."

No tenía ni idea de por qué había dicho esto, y no tenía ni idea de lo que estaba pasando en la vida de Yulia o si quería siquiera ser parte de ella. Pero Yulia la necesitaba en este momento y ella necesitaba a Yulia.
Una vez servido el café, Yulia se sentó en el sillón y ubicó a Lena en el sofá, separadas por la estrecha mesa de café. Yulia necesitaba tomar distancia de Lena.

Nunca se había abierto tanto,tan rápidamente, a una mujer. Sentía la tensión del dinero y de Vladimir, y después de esta noche, rodeada de la riqueza, la bondad y la generosidad que Phyllis le había dado, se sentía abrumada.

Lena se sentó pacientemente frente a ella.

"¿Por qué no comienzas por el principio?"


Yulia tomó una respiración profunda, sopesando sus opciones.
Había avanzado demasiado como para simplemente decir olvídalo y pedirle a Lena que se fuera. ¿O podía hacerlo? Podía hacer eso, pero luego nunca la volvería a ver. A pesar de que Lena podía irse, tenía que decirle. Podía irse por lo que tenía que decir o porque no dijera nada en absoluto. Pero ¿por qué estaba aquí si planeaba simplemente irse? Fácilmente podría haberle dicho buenas noches en el coche y haberse ido. Pero no lo hizo. Le había tomado la mano, la hizo mirarla a los ojos, y le preguntó. Y diez minutos más tarde, todavía estaba sentada en el salón de su casa esperando a que ella hablara.

Todos estos pensamientos y mil más se agolpaban en el cerebro de Yulia como una avalancha. No más de un minuto pasó antes de que ella tomara una decisión que finalmente pudo controlar.

"Vladimir es mi hermano menor, mi único hermano," se corrigió a sí misma, y las palabras comenzaron a fluir y no se habrían detenido aún si hubiera querido que lo hicieran.

Cuarenta y cinco minutos más tarde, se sentó y tomó una respiración profunda, purificadora. Sus manos se mantenían estables, sus nervios en calma, y su anticipación de lo que Lena diría o haría a continuación colgaba sobre su cabeza como una lámpara de araña. No tuvo que esperar mucho tiempo.


"¿Por qué crees que eres la culpable de todo esto?"

Lena no era psiquiatra ni mucho menos, pero aún ella sabía que Yulia había tomado más responsabilidad por lo sucedido esa noche y con Vladimir de lo que debería.


"No me siento responsable de ser atacada", disparó de nuevo Yulia a la defensiva.

Lena se mantuvo en calma y mantuvo su voz pareja.

"Eso no es lo que dije. Te pregunté por qué estás asumiendo la culpa. Esos dos hombres irrumpieron en tu casa. Ellos te atacaron y fue tu hermano quien los detuvo. ¿Por qué la responsabilidad por las acciones de esos hombres cae sobre tus hombros?"


Yulia saltó de la silla.

"No me siento responsable por los hombres que me atacaron. Ellos lo hicieron. Decidieron tratar de matarme. A diferencia de lo que me hicieron a mí, nadie tenía una pistola en su cabeza obligándolos a que hicieran algo".


Su cuerpo se inundó de calor y estaba al borde de un ataque de pánico. Había reaccionado así por meses después del ataque cada vez que pensaba en ello. Tomó unas cuantas respiraciones tranquilizantes.



"¿Y por qué no dices lo mismo de Vladimir? Por lo que me has dicho, es un hombre hecho y derecho, capaz de tomar sus propias decisiones. Tú lo has dicho varias veces, es un hombre maravilloso,protector. Él hizo la elección por ser quien es. ¿Crees que hubiera decidido de forma diferente si alguien más hubiera estado en tus zapatos?"


Yulia empezó a contestarle a Lena, pero se detuvo. Lena no estaba juzgándola. No estaba tratando de decirle que lo que estaba sintiendo era ridículo, al igual que la mayoría de las personas con las que había compartido su historia. Simplemente estaba haciéndole preguntas que nadie le había hecho nunca antes. O si lo hubieran hecho, la experiencia hubiera estado todavía demasiado cruda en su mente como para que pensara con claridad. Lena estaba tratando de entender, no de juzgar.


"No"

Este entendimiento disipó una capa de culpa de su alma.

"Él habría hecho lo mismo por un completo desconocido en la calle."


Siempre se sentiría culpable de estar fuera disfrutando de la vida mientras que él estaba encerrado en una jaula. La culpa no era lo que la llevaba para luchar por su libertad. Lo hacía porque amaba a su hermano, que había sido injustamente acusado y condenado por acciones que no había tenido más remedio que cometer.


Lena vio a Yulia luchar por controlar las emociones que bailaban en su rostro. No ocultaba bien sus sentimientos y parecía hacérsele aún más difícil cuando estaba molesta. Primero tenía una mirada casi vacía, seguida por un ceño fruncido y a continuación una expresión que sugería aceptación. Cuando Lena pensó que Yulia había recuperado su compostura le preguntó,


"¿Por qué estás dudando acerca de este fin de semana?"


Yulia cruzó la habitación, pero esta vez se sentó en el sofá junto a ella.

"Supongo que tengo dificultades para disfrutar, eso es todo" dijo Callie tímidamente.


Parecía casi derrotada, y por mucho que Lena quería quedarse,sabía que no era lo más inteligente. Sería lo suficientemente difícil distanciarse de Yulia después de este fin de semana. No necesitaba añadir más complicaciones y lazos de un vínculo emocional a la mezcla.

Lena se levantó y tiró de Yulia para que se pusiera de pié.

"Por mucho que lo odie, mejor me voy a casa. Has pasado por mucho esta noche, y no quiero hacer algo que podría lamentar en la mañana."


Sostuvo la mano de Yulia mientras caminaban hacia la puerta, que crujió cuando la abrió. De pie en el umbral, tomó las dos manos calientes de Yulia en las suyas y las imaginó en su cuerpo. Luchó contra su libido, que estaba gritándole que volviera al interior. En su lugar, le dio un beso a Yulia en la mejilla.


"Te llamaré después de recibir los detalles de Bill."


Lena se dio cuenta de que había asumido, si no obligado a Yulia, para que viniera con ella a las Bahamas. Pero Lena necesitaba este fin de semana.

Sintió un remordimiento de conciencia, pero de inmediato empujó al intruso de su mente. Al igual que su hermano, Yulia era una niña grande, capaz de tomar sus propias decisiones.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por katina4ever el Sáb Mar 26, 2016 9:15 am

Rayos! Está genial! Estoy ansiosa por leer la conti, no se me da eso de esperar jejeje hasta pronto, muy buena conti, genial! Esperemos que en su Fin de semana las cosas sean de lo mejor ^^ saludos!

katina4ever

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 03/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por Aleinads el Sáb Mar 26, 2016 10:16 am

Están llegando tan lejos, tan rápido y a la vez tan lento y a la nada o no se dan cuenta?
Esta buenísimo por cierto Very Happy
avatar
Aleinads

Mensajes : 441
Fecha de inscripción : 14/05/2015
Edad : 28
Localización : Veneuela

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por andyvolkatin el Dom Mar 27, 2016 10:23 pm

Hola Very Happy
que buena historia
siguela pronto
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 459
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por VIVALENZ28 el Mar Mar 29, 2016 10:33 pm

Capítulo Ocho


“¿Vas a dónde? "
"Paradise Island. Es en las Bahamas."
"Yo sé dónde está Paradise Island, Yulia. Simplemente no puedo creer que en realidad está pasando y de todas las personas, con Lena Katina."

Yulia le arrojó una toalla de mano a su mejor amiga.

"Vamos, Audrey, ¿cuál es el problema? Fuimos invitadas por uno de los asociados de negocios de Lena”.

Audrey terminó de levantar los platos de la mesa. quito la salsa de espagueti de sus platos y los puso en el fregadero.

"El asunto es que no has estado en una cita en Dios sabe cuánto tiempo,¿y ahora te vas de fin de semana? ¿No crees que eso es un poco rápido, incluso para ti? "
"¿Incluso para mí?", Respondió Yulia con sarcasmo. "Caramba, gracias Audrey, lo haces sonar como que salto a la cama con todas las mujeres que conozco."

Después de llevar a sus copas de vino al salón, se instalaron en el sofá. No estaba enojada con Audrey. Habían sido amigas durante más de quince años y conocían casi todo lo que había que conocer la una de la otra. Ella había estado allí cuando la madre de Audrey murió, y cuando Yulia se despertó de su coma en el hospital, Audrey fue la primera persona que vio.


"Tú sabes que no es lo que quise decir. Es sólo que - mierda, no lo se. Quizás estoy celosa."

Audrey se dejó caer en el sofá junto a Yulia.

"Quiero decir, conociste a Lena Katina en el bar mientras me esperabas. Vaya, tal vez si hubiera estado allí a tiempo sería yo la que estaría yendo a las Bahamas con la mujer más caliente del planeta."


Yulia, juguetonamente, le dio un codazo en el costado. A pesar de la persistente culpa por divertirse,empezaba a sentirse emocionada por el viaje.

"Ves, te dije que te perderías la cosa más importante de tu vida algún día por no llegar a ninguna parte a tiempo. Y ¿podrías por favor dejar de decir Lena Katina como si su nombre fuera a detener el tránsito."
"Por el amor de Dios, Yul, todavía no tienes ninguna idea de quién es, ¿verdad?"


Una sensación incómoda roía sus entrañas.

"Sí, Audrey, la tengo. Es exitosa, rica y hermosa. Gran cosa. Todavía se pone sus pantalones una pierna a la vez. Y hablando de ponerse y quitarse los pantalones, estoy segura que vamos a tener habitaciones separadas.
Sólo Dios sabe cuántas habitaciones habrá en casa de los Franklin.
Estoy segura de que su hogar en Paradise Island tiene más que dos ".


*



Yulia nunca había estado más equivocada.



"Aquí están, señoritas", dijo Phyllis feliz. "Debería haber suficiente espacio para su ropa en el armario por aquí, y el cuarto de baño es a través de esa puerta." Señaló hacia la puerta del otro lado de la pequeña habitación que Yulia estimó estaba a cinco o seis pasos desde donde estaba clavada en el suelo.


Cuando llegaron a la casa, supo que era más pequeña que aquella a la que asistieron a la fiesta, pero no tenía ni idea de cuánto más pequeña. Mientras Phyllis les daba el gran tour, Yulia se mantuvo a la espera de doblar la esquina y llegar a un ala adicional que contuviese todas las habitaciones. Doblaron varias veces, y en el giro final terminaron en esta pequeña habitación que se esperaba que compartiera con Lena. No culpaba a Phyllis. Ella había asumido que eran pareja, e incluso si no lo fueran, la casa todavía tenía sólo dos habitaciones.


"Voy a dejar que ustedes dos se acomoden. Vengan a la cocina en cualquier momento. Por lo general, tomamos un cóctel en el patio y vemos la puesta de sol antes de la cena. Son bienvenidas a unirse a nosotros."
"Gracias, Phyllis. No nos tardaremos mucho tiempo".

Yulia estaba agradecida de que Lena dijera algo, porque lo único en lo que podía centrarse era en la amenazante cama tamaño queen en el centro de la habitación, y lo único que podía pensar era en yacer desnuda con Lena mientras la brisa cálida flotaba a través de la ventana.


"Bueno".


Lena no sabía qué más decir. Era obvio que ambas esperaban diferentes arreglos para dormir y, en cualquier otro momento, hubiera sido una oportunidad que no dejaría pasar. Había pensado en Callie de vez en cuando durante los últimos cuatro días.
Su sonrisa, la suave cadencia de su voz, el tacto de su piel debajo de sus labios … Rara vez una mujer había ocupado su mente tanto como Yulia lo había hecho. Había estado distraída en el trabajo, casi contando los días hasta que estuvieran juntas de nuevo.
Sólo en el vuelo pudo obligarse a pensar en este fin de semana de forma objetiva. Estaban aquí juntas sólo por fines comerciales, se dijo, y se aseguraría de que nada que pudiera afectar sus posibilidades de obtener la tierra de Bill pasara.


"Bueno", repitió Yulia. "Esto es ... inesperado."

En realidad quería decir que se sentía tan torpe como una adolescente a punto de tener relaciones sexuales por primera vez.


"Lo siento", dijo Lena en voz baja, y dio un paso más en la habitación. Yulia supuso que no quería que Phyllis escuchara su conversación, al igual que ella.
"No hay nada que lamentar. Era una suposición natural, supongo. Quiero decir que actuamos como si estuviéramos juntas". Yulia se estremeció, sabiendo que era ella la que había actuado de esa manera en mayor parte esa noche.

Lena se encontraba en un dilema. No sabía si debía decirle a Phyllis que ella y Yulia no eran amantes. ¿Qué le diría? ¿Que esta era su segunda cita? ¿Cómo la haría verse eso? Sabía que estaba siendo insensible, pero tenía más miedo de lo que su confesión podría hacerle al acuerdo, que de cómo iba a afectar a su relación con Yulia o los Franklin.


"Si fuera del tipo caballeresco me ofrecería de voluntaria para dormir en la silla, pero como Phyllis ya me ha marcado como una sinvergüenza, voy a tomar el lado de la izquierda", dijo Lena, apuntando a la cama. "Somos adultas. Podemos dormir en la misma cama sin involucrarnos sexualmente." Era una buena mentirosa.

Yulia tomó el ejemplo de Lena y puso su maleta en su lado de la cama.


"Por supuesto que lo somos. Estamos en un hermoso lugar con gente maravillosa con nada en nuestras manos más que tiempo por los próximos tres días. Podemos pasar por esto". Yulia era una mentirosa mejor.


Había pasado las últimas tres noches soñando con Lena. El lunes por la noche se puso furiosa cuando Greg, no Lena, llamó por teléfono y le informó de su itinerario. Se había enojado por que Lena no hubiera podido encontrar el momento para llamarla ella misma.
Tenían previsto pasar el fin de semana juntas, por amor de Dios. Greg había sido profesional durante sus transacciones, pero ella sintió como si él estuviera programándole a su jefe que tuviera sexo. Para el momento en que llegó la mañana del viernes había hablado con Greg más veces de las que había hablado con Lena, y estuvo casi a punto de cancelarlo todo por principios. Pero cuando vio a Lena en su porche delantero, todos los pensamientos sobre principios se escaparon por la ventana.

Lena llevaba unos pantalones cortos color caqui, una camiseta sin mangas de color azul oscuro que resaltaba el gris de sus ojos, y un par de buenas sandalias. Sus piernas eran largas y sorprendentemente firmes para una persona que se sentaba detrás de un escritorio todo el día, o por lo menos Yulia pensaba que estaba sentada detrás de un escritorio todo el día. Un tatuaje pequeño se asomaba por las inmediaciones de su pecho izquierdo, y Yulia quiso dar un paso más cerca para ver lo que era. Su muñeca izquierda llevaba un reloj de buceo, y un par de gafas de sol Ray-Ban colgaban de los dedos de su mano derecha. Parecía que pertenecía a una playa. Su comentario vago de haber ido a Paradise Island un par de veces era pura mierda.

Yulia desempacó la maleta, mientras Lena hacía lo mismo. Se cruzaron varias veces en su camino hacia el cuarto de baño o un armario y, una vez, alcanzado el tirador del mismo cajón de la cómoda. En breve, hubo dos cepillos de dientes en el lavabo del baño, dos botellas de champú en la ducha, y se fueron en busca de sus anfitriones.

A Lena se le dificultaba poner un pie delante del otro. No había podido dejar de ver un montón de encaje en la ropa que Yulia había puesto en los cajones. ¿Era su ropa normal, o habría comprado algo especial para este viaje, previendo que se convertiría en íntimo? Como fuera, Lena tenía dificultades para concentrarse en otra cosa que no fuera una visión de la línea de las bragas en el culo apretado de Yulia mientras caminaba en frente de ella.
Una explosión de aire cálido tropical golpeó la cara de Lena,cuando salió al patio. El sol estaba bajo en el cielo, quemando el horizonte en tonos de rojo y oro. Las puestas de sol en las Bahamas,eran algunas de las más hermosas que jamás había visto. Bill se acercó, extendiendo su mano.


"Bienvenidas, Lena y Yulia. Siento no haber podido recogerlas en el aeropuerto. Una crisis de negocios", añadió, mirando a Lena con complicidad. "Pero les prometo que es la última vez que ese tema aparece este fin de semana. No hablamos de negocios en esta casa. Es una promesa que le hice a Phyllis desde el principio de nuestro matrimonio. Yo estaba trabajando sin parar y finalmente pudimos alejarnos por unos días. Phyllis me hizo jurar que nunca mencionaría nada acerca de la oficina aquí, y la he decepcionado sólo una vez."



¿Qué? Lena se quedó atónita. Esperaba cerrar el trato e incluso había embalado los papeles cuidadosamente en su maleta. ¿Qué diablos iba a hacer ahora? Mierda.

"Han pasado treinta años y la única vez que rompí esa promesa fue justo después del terremoto de San Francisco allá por 1989. Tenía una gran cantidad de propiedades en la ciudad."

Bill se detuvo,obviamente dándose cuenta de que estaba empezando a hacer exactamente lo que había dicho que no haría, y agitó su mano como diciendo: "No importa". "De todos modos, señoritas, nos alegra que pudieran venir. Phyllis y yo amamos este lugar. Es muy tranquilo y virgen de turistas y tecnología. Es el lugar donde nos volvemos a conectar el uno con el otro." Bill hizo un guiño a Lena.


Bill finalmente dejó de hablar el tiempo suficiente para que Lena reuniera su ingenio y le diera las gracias por invitarlas a su casa. Las bebidas fueron servidas y Bill propuso un brindis.

"Por tres de las mujeres más fascinantes que conozco. Que todos podamos aprender más unos de otros en los próximos días, lo que nos acercará aún mas." Phyllis chocó primero su copa con Lena y luego con Yulia.
"Tu casa es encantadora, Phyllis", comentó Yulia, sentándose en una silla a la derecha de Lena.
"La compramos cuando no teníamos dos monedas de cinco centavos que rozar entre sí. Hemos economizado y ahorrado durante años después y casi tuvimos que venderla una o dos veces, pero de alguna manera llegamos a evitarlo. Yo sé que no es nada frente a nuestra casa en Westwood, pero esta nos sienta más. Aquella es más para mostrar que otra cosa. ¿Por qué en el mundo necesitaríamos siete habitaciones? No somos más que Bill y yo. Nuestros niños han crecido y se han dispersado por todo el país ".
“¿Cuántos hijos tienen?"
"Tres, dos varones y una mujer," dijo Phyllis a la pregunta de Yulia. "Todos casados con las mismas personas con las que arrancaron, estoy orgullosa de decirlo. La tasa de divorcio en este país es atroz. Los jóvenes hoy en día creen que es más fácil salir de un matrimonio que entrar en uno. “Vaya, hemos cometido un error",dicen. "Ya no te quiero más" y, puf, están divorciados. Lo triste es que no creen que haya nada de malo en eso. "
"¿Qué hay de los nietos?" Yulia esperaba que Phyllis empezara a recitar los nombres de sus nietos. Lo que no esperaba fue la mirada de tristeza absoluta que cayó sobre las caras de Phyllis y Bill."Lo siento, ¿he dicho algo malo?"

Bill fue el primero en hablar. Tomó la mano de Phyllis.

"No,por supuesto que no. Tenemos seis nietos. Cinco nietos y una nieta.Ella falleció hace dieciocho meses."

A pesar de que Yulia no tenía forma de saber acerca de esta tragedia, se sentía como un idiota.

"Lo siento por su pérdida." Sus anfitriones se sujetaron las manos con más fuerza el uno al otro.
"Gracias. Haley estaba en sus primeros años en Tulane estudiando bellas artes. Era una chica brillante, maravillosa, talentosa.Siempre dijimos que sería el próximo Picasso." Bill sonrió mientras describía a su nieta. "Fue atacada fuera de su apartamento por su vecino cuando él se dio cuenta de que ella y Tammy eran más que simples compañeras de piso. Dijo que fue llamado por Dios para salvar a la institución del matrimonio. Haley y Tammy habían estado juntos durante tres años y estaban planeando su boda y había sido perfilada en el periódico local. Murió de sus heridas tres días después del ataque".

Lena puso su mano sobre el brazo de Bill.


"Lo siento, Bill. No puedo ni siquiera imaginar por lo que deben haber pasado, ambos",Lena agregó, mirando a Phyllis. Eso explicaba algunas cosas.

No era de extrañar que él había sido tan insistente en que trajera una cita para la fiesta y que las hubiera invitado a ambas a esta casa. Él quería que supieran que estaba de acuerdo con su estilo de vida.


"Gracias, Lena. Fue una época muy difícil para nosotros. Haley había vivido con nosotros desde que tenía diecisiete años. Ella y su madre no se llevaban bien." Phyllis interrumpió airadamente.
"¿No se llevaban bien?
¿Cuándo te admitirás a ti mismo que Roxanne lanzó a su propia hija de su casa? La esposa de nuestro hijo mayor", añadió Phyllis como una explicación.
"Phyl, no necesitamos hablar de eso ahora. Tenemos invitados."


Bill claramente trató de distraer la atención de su esposa, pero no funcionó.

Phyllis se volvió a Lena. "¿Tus padres saben que eres lesbiana?"


Lena casi se ahogó con su propia saliva. Nadie le había preguntado eso en más años de lo que podía recordar, y ciertamente no alguien tan viejo como Phyllis.

"Sí", respondió con cautela Lena.


Ella y su madre nunca estuvieron de acuerdo en nada. De hecho, su madre casi había renunciado a Lena cuando ella estaba en su adolescencia, pero ella y su padre no la habían repudiado. A pesar de que Lena no estaba en los mejores términos con ellos, no se podía imaginar lo que debía ser, ser echada de esa forma.
Phyllis miró a Yulia, quien respondió: "No." Cuando Yulia vio la cabeza de Lena dirigirse hacia ella evitó el contacto visual.

"¿Puedo preguntar por qué?"
“Mi padre se ha ido, y mi madre y yo no estamos en contacto".

Yulia esperó que Phyllis no le preguntara nada más. No compartía su historia familiar, o de histeria, como ella la llamaba, con la gente.
Sólo sus amigos más cercanos sabían que su infancia y la de Vladimir habían estado llenas del drama de una madre que era maníacodepresiva, pasada en lo maníaca, y un padre que se fue a trabajar un día y nunca volvió a casa. Ella y Vladimir comenzaron a cuidar el uno del otro a una muy temprana edad.

"Siento oír eso", respondió con simpatía Phyllis. "Yo sólo no entiendo cómo una madre puede tratar a su propio hijo de esa manera."


Lena podría jurar que oyó un tsk, tsk, en el comentario en algún lugar.


"Parece que Haley tuvo la suerte de tener abuelos como ustedes."
"Nosotros fuimos los afortunados", dijo Bill, retomando el control de la conversación. "Ahora, basta de melancolía. Es un hermoso atardecer de Paradise Island e insisto en que lo disfruten."


Se acomodaron en las sillas del salón en el patio, el sol apenas comenzaba a ponerse en el horizonte. La ira de Lena sobre el edicto de no-negocios no se había disuelto con la fealdad de la situación que involucraba a la nieta de los Franklin. En poco tiempo se unió a la conversación sobre sus planes para los próximos tres días. Bill señaló hacia el muelle, apenas visible en la luz menguante,donde se podían alquilar motos de agua o inscribirse para hacer parapente.

El cuerpo de Lena se calentó con la idea de montar en el frente de Yulia en una moto acuática, los brazos de Yulia alrededor de su cintura mientras rebotaban en el agua clara. El cuerpo de Lena se calentó aún más pensando en cómo se vería Yulia en un bikini. No podía esperar para averiguarlo.

Pero primero, tendría que pasar la noche.

avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por Aleinads el Miér Mar 30, 2016 5:08 pm

Continuación corta muuuuy cortaaa, vuelve pronto pleaseeee Very Happy
avatar
Aleinads

Mensajes : 441
Fecha de inscripción : 14/05/2015
Edad : 28
Localización : Veneuela

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por katina4ever el Miér Mar 30, 2016 5:58 pm

OMG!! Vamos, continúa pronto! Solo dejas nos dejas con la intriga :3 no es justo Sad linda conti, te esperamos muy pronto, saludos! Smile

katina4ever

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 03/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por VIVALENZ28 el Sáb Abr 02, 2016 11:16 pm

Gracias Aleinads y katina4ever por comentar Smile



Capítulo Nueve


¿Qé había dicho Lena? ¿Ambas eran adultas y podían dormir en la misma cama sin que involucrara sexo? El cuerpo de Yulia,obviamente, no había recibido esa nota. Tan pronto como empezaron a subir las escaleras, las mariposas en su estómago cobraron vida y crecieron más agitadas con cada paso. En el momento en que llegó a la cima, no estaba segura de que pudiera siquiera mantenerse de pie.

Phyllis y Bill había asado a la parrilla en el patio esa noche y le dieron a ella y a Lena la tarea de preparar la mesa. Conversaron con facilidad todo la comida, pero Yulia sintió una cautelosa tensión en Lena. No la conocía bien en absoluto, pero el movimiento de los músculos de su mandíbula y su apretado control sobre el tenedor eran una clara señal de que estaba nerviosa.
Afortunadamente los Franklin no parecían darse cuenta de nada fuera de lugar.

"Puedes usar el baño primero."

La voz detrás de Yulia la sobresaltó. Había estado mirando a la cama en el minuto en que abrió la puerta. Dominaba la habitación, casi desafiándola a que la llenara de pasión.

"Gracias." Abrió el cajón de la cómoda y sacó su ropa de noche,y luego agarró el bulto y se dirigió al cuarto de baño. "No tardaré mucho".
"Tómate tu tiempo", respondió Lena. "De hecho, tómate toda la la noche", agregó en voz baja a la puerta cerrada que la separaba de Yulia.

Prácticamente cayó sobre la cama. Era una bola de nervios.
El vuelo sentada junto a Yulia, los brazos rozándose, sus piernas compitiendo por el espacio limitado, había iniciado la tortura. Luego de ver la única cama, seguido por los encajes y breteles de la ropa de Yulia, casi le hicieron olvidar dónde estaba y el tipo de negocio que en realidad tenía la intención de tramitar este fin de semana.

Lena nunca había estado tan agudamente consciente de otra mujer en su vida. Se preguntó por qué. Tal vez porque Yulia era intocable, o al menos, porque ella había decidido mantener sus manos lejos de Yulia. Tal vez por la forma en que su voz sonaba con el acompañamiento de las olas en el fondo o la forma en que se reía de los chistes de buen carácter de Bill. Tal vez porque no había tenido sexo en meses. Fuera lo que fuera lo que causaba esta reacción, etaba tan tensa como un tambor, y si no tenía cuidado, se dividiría. Haría falta una sola palabra o tacto de Yulia o-
La puerta del baño se abrió y Yulia se quedó enmarcada en el umbral, usando boxers de mujer de color azul pálido y, haciendo juego una camiseta azul sin mangas. La luz estaba encendida,arrojando una silueta tibia alrededor de ella. Lena se dio cuenta inmediatamente de que el cordón alrededor de la moldura de su pijama era el encaje que había visto cuando desempacaron.
Las piernas de Yulia eran más largas de lo que recordaba, a pesar de que, como ella, Yulia había estado en pantalones cortos durante todo el día. Sus pantorrillas estaban perfectamente formadas,y sus uñas de los pies estaban pintadas de un tono medio de rosa.
Suaves hombros sostenían los finos tirantes, y un hormigueo recorrió los dedos de Lena ante la idea de lo que se sentiría deslizar lentamente esas correas por los brazos de Yulia. Pechos firmes,apretados con un toque de erección de pezón sobresalían en los lugares correctos. Lena esperaba que su boca no estuviera colgando abierta, pero no le importaba si así era.

"Es todo tuyo", logró decir Callie.


La mirada en el rsotro de Lena fue suficiente para borrar la duda que sentía un minuto atrás y la reemplazó con algo mucho más poderoso.
Cuando Yulia había estudiado su reflejo en el espejo que había detrás la puerta, no había estado segura de si estaba haciendo lo correcto. Había traído dos opciones de ropa para dormir, siendo ésta la más provocadora, y la había agarrado de la gaveta sin pensar. Aparte de aquel breve momento en el bar, Lena no había indicado que estuviera sexualmente interesada en ella. No estaba segura de lo que se trataba este fin de semana. ¿Estaba aquí como la cita de Lena y se convertirían en amantes, o ambas habían quedado atrapadas en estar aquí? En el instante en que abrió la puerta y vio la expresión de Lena supo lo que sucedería.
Lena no se movió, por lo que Yulia entró en la habitación y dejó su ropa en el suelo junto a sus zapatos, de espaldas a Lena.
Sintió más que vio los ojos de Lena en ella, y su cuerpo se inundó de excitación, sus pezones endureciéndose bajo la suave seda. Tomó una profunda respiración y se dio la vuelta.
Se había ido. Yulia no la había oído moverse, pero el sonido del agua de la ducha golpeando la cortina, le dijo dónde estaba Lena.
Medio decepcionada y medio aliviada, terminó de prepararse para la cama. Mientras se metía debajo de las cobijas en su lado del colchón, se imaginó el agua caliente deslizándose sobre el cuerpo de Lena a menos de tres metros de ella.
No era agua caliente lo que se deslizaba por el cuerpo de Lena,sino fría. Fría helada. Nunca había entendido por qué la gente se daba una ducha fría para matar su excitación. Sólo le hizo castañetear los dientes. Y no hizo prácticamente nada por el fuego en su vientre que se propagaba furiosamente ahora. Quería hacerle el amor a Yulia.
Quería hacer el amor con ella hasta que ninguna de las dos pudiera mantener los ojos abiertos. Y entonces, quería hacerlo de nuevo.

El cuerpo de Yulia era impecable, al menos lo que había visto,que era casi todo. Su elección de ropa para dormir dejaba poco a la imaginación, y lo que Lena imaginó la llevó a la posición en la que estaba ahora. Tenía las manos en la pared frente a ella, el agua golpeándole la parte trasera de la cabeza y cayéndole en cascada por la espalda como puñales. Trató de cerrar los ojos, pero cada vez que lo hacía, la imagen de Yulia en la puerta ofreciéndose cautelosamente brillaba en su mente como un letrero de neón.

Lena luchaban por controlarse. Se dijo una y otra vez que el sexo con Yulia Volkova no haría sino complicar la situación. Estaba aquí sólo por una cosa: conseguir que Bill firmara los papeles. Los malditos papeles que tendrían que quedarse en su maleta por lo menos durante los próximos tres días. Mierda, ¿qué iba a hacer? ¿Cómo podía conseguir superar tres días con Yulia? Más apremiante aún,¿cómo podría conseguir pasar esta noche con Callie durmiendo en la misma cama y vestida sólo con encaje azul?
Yulia oyó el agua apagarse. Lena no tardaría en unirse a ella.
¿Debería estar sentada esperándola? ¿Debía pretender que estaba dormida? ¿Haría Lena el primer movimiento? ¿Debía hacerlo ella?¿Qué pasa si Lena no está interesada? Claro, la expresión de su rostro telegrafió que encontró atractiva a Yulia, pero eso no significaba que Lena quería tener sexo con ella. ¿No? Yulia no era agresiva en la cama y, si se admitía la verdad a si misma, no era tan segura tampoco. Ninguna de las mujeres con las que había estado se había quejado, ni habían salido de la cama y se habían ido, pero ninguna sacudió su mundo tampoco, y tenía serias dudas de que ella lo hubiera hecho con el de ellas.

Los sonidos de movimiento se detuvieron y Yulia contuvo el aliento. Finalmente se abrió la puerta y Lena salió vistiendo nada más que una toalla. Su cabello estaba húmedo y varias gotas de agua se aferraban obstinadamente a algunos pocos mechones. Ninguna de las dos se movió. El sonido de las olas se intensificó mientras los segundos pasaban, y la tensión flotaba en el aire. Parecían ser las únicas dos personas en el mundo.

Finalmente Lena dio un paso adelante.

"Me olvidé de mi pijama", dijo, y bajó la cabeza, sintiéndose como una niña pequeña.

Cuando Lena prácticamente se escapó al cuarto de baño no se detuvo el tiempo suficiente para tomar sus propias ropas de dormir del cajón.
Había agonizado sobre su dilema durante varios minutos detrás de la puerta cerrada antes de finalmente recobrar su valor para girar la perilla. Se sentía tonta. Había estado desnuda delante de cientos de mujeres en todas las situaciones, que iban desde el vestuario a un sinnúmero de otras habitaciones. Por qué se sentía tímida ahora la preocupaba. Y allí estaba, parada en medio de la habitación en una toalla. Una toalla muy corta.

Determinada a mantener su nerviosismo para sí misma, Lena caminó a la cómoda y sacó un par de boxers de algodón. Se encogió al ver los aviones por todos lados sobre ellos, pero eran un regalo de su hermana. No podía dar marcha atrás por lo que levantó la barbilla y puso primero un pie y luego el otro en los inusuales cortos. Luego tiró de una suave y desgastada camiseta por sobre su cabeza. Listo. Lo hice. Me las arreglé para vestirme sin avergonzarme a mí misma más de lo que ya lo he hecho.
Con nada más que hacer que colgar su toalla y apagar la luz,Lena retiró la colcha de su lado de la cama. Se deslizó dentro de la cama, con cuidado de que sus pies se quedaran en su lado de la invisible línea divisoria y no invadieran el espacio de Yulia y, peor aún, hicieran contacto con ella. Misión cumplida, Lena escuchó la cadencia rítmica de la respiración de Yulia.

"Que duermas bien." La voz de Yulia atravesó el aire.

Lena sabía que Yulia no estaba dormida, pero el sonido de su voz la desestabilizó de todas formas.

"Tú también."

No podía dejar de preguntarse si Yulia había visto su menos-que-bello-desfile desde el cuarto de baño al vestidor. Era una mujer sofisticada y exitosa. ¿Por qué se sentía tan torpe? Menos de un minuto después sintió, más que oyó, reír a Yulia.

"¿Qué es?"
Yulia se echó a reír. "¿Aviones? Yo esperaba Calvin Klein, Hugo Boss, o Jockey, pero no pequeños aviones en tu ropa interior."
"Un regalo de mi hermana. Me dijo que yo me tomo demasiado seriamente. Que tengo que aflojarme." Lena no sabía si sentirse aliviada o mortificada. Al menos la risa de Yulia había disminuido la tensión en la habitación.
"¿Lo haces? Tomarte a ti misma demasiado seriamente, quiero decir, ¿no te relajas a pesar de que vuelas alrededor del mundo?"

Yulia rodó sobre su espalda, entrando en otro ataque de risa. Las luces de los jardines exteriores estaban sangrando a través de las cortinas, proyectando sombras en el techo.

"Ella parecía pensar eso, y para ella eso es todo lo que importa."
"¿Tienes otros hermanos?", Preguntó Yulia.
"Sólo mi hermana. Yo soy la mayor. Katya es la bebé. Totalmente consentida."

Después de que Lena nació, su madre tuvo tres abortos involuntarios antes de que finalmente tuviera a su hermana, a quien dio prácticamente todo desde ese momento. Era la favorita de su padre y muy rápidamente se convirtió en la hija coqueta que su madre no tuvo en Lena.


"Obviamente, todavía lo es. Quiero decir, te dio esos boxers, y el hecho de que los llevas puestos sólo reafirma el hecho de que todavía consigue lo que quiere." Yulia se rió de nuevo.
"No se suponía que los vieras."
"Entonces, ¿por qué traerlos?" Yulia respiró hondo, dándose cuenta de que su pregunta implicaba que iba a estar viendo toda la ropa interior de Lena. Su rostro enrojeció y se alegró por la oscuridad de la noche.
"Toda mi ropa interior es poco convencional".

Yulia rápidamente se tumbó de lado y apoyó la cabeza en su mano. Lena estaba de espaldas, pero no estaba tan oscuro como para que Yulia no pudiera ver la expresión de su rostro.

"¿Poco convencional?"
"Supongo que es mi declaración contra lo establecido. Si fuera hombre usaría corbatas alocadas. Elijo usar ropa interior loca. A algunas mujeres les gusta usar tangas o satén o cosas de encaje negro de Frederick`s de Hollywood. Piensan que las hace sentir sexy. No me corresponde decir lo contrario. "
"¿Cómo te hace sentir tu ropa interior?"

Lena se volteó de lado y la miró a los ojos firmemente, casi como si la admirara por hacer una pregunta tan atrevida. Aunque, por un instante, Yulia pensó que podría haber ido demasiado lejos.

"Como que tengo un secreto que nadie conoce", dijo Lena con picardía.
"Tu secreto está a salvo conmigo."


Cuando Yulia le devolvió la sonrisa el estómago de Yulia saltó a su garganta. Su pulso latía con fuerza en sus oídos. Tomó la cara de Lena en la mano. La piel estaba fría pero al instante se volvió caliente en su mano. Los ojos de Lena pasaron a verdes oscuros totalmente mientras sus pupilas se dilataban aún más. Su respiración se aceleró y el deseo se encendió en sus ojos. Yulia tenía que besarla. La voz en la parte posterior de su cabeza le gritaba que besara a Lena y que la besara ahora. Se lamió los labios y bajó la cabeza.

Lena no podía pensar y de repente encontró que le resultaba muy difícil respirar. Como en cámara lenta, los labios de Yulia se tomaron muchísimo tiempo para cerrar la distancia entre ellas. Cuando Yulia titubeó a un milímetro de distancia, Lena pensó que iba a morir si Yulia no la besaba. Un cálido aliento acariciaba sus labios y,finalmente, el espacio que las separaba desapareció. Lena olvidó el shock de estar en una posición tan sumisa, cuando Yulia expertamente exploró sus labios. Sus besos eran suaves y tentativos mientras mordisqueaba por primera vez el labio superior, luego el inferior. Para el momento en que Yulia saboreaba plenamente cada centímetro, Lena había envuelto sus manos detrás de su cuello y la estaba tirando más cerca.
Yulia luchaba por controlarse, pero no estaba realmente segura de por qué debía reprimirse a sí misma. Era una noche cálida, tropical,el viento suave soplando a travez de las cortinas entreabiertas. Una mujer sensual estaba acostada a su lado en la cama besándola profundamente. ¿No era de esto de lo que se hacían las películas?

No sabía cuándo había pasado de besar a Lena a estar debajo de ella, pero no le importaba. El peso de Lena era reconfortante, no asfixiante como el de otras amantes con las que había estado. Las manos de Lena vagaban libremente sobre su piel desnuda mientras ella profundizaba el beso. Yulia rodeó con sus brazos los hombros de Lena alentándola. Las manos insistentes viajaban hacia arriba y abajo de sus piernas, arrastrando a Yulia más profundamente en las sensaciones.
Yulia no iba a quedarse fuera de la misión exploratoria, por lo que facilitó sus manos por debajo de la camisa de Lena. Los músculos duros, apretados se contrajeron mientras sus dedos se deslizaban sobre las curvas femeninas de Lena. Estaba en llamas. Su cuerpo no había sentido el tacto de una mujer durante tanto tiempo que tenía miedo de entrar en combustión espontánea en cualquier momento. Se sentía viva por primera vez desde siempre, y no quería que el sentimiento terminara. Quería disolverse en el puro placer,necesitaba escaparse en la pasión, y Lena le ofrecía esa oportunidad ahora.

Encontró la cintura de los boxers de Lena y se los quitó. Por desgracia, cuando los tiró sobre la cabeza de Lena la visión de los aviones gigantes rojos, verdes y amarillos en el aire le pareció histéricamente divertida. Se echó a reír y no pudo parar.
Al principio, Yulia pensó que Lena era delicada. Había estado besando y mordisqueando su lugar favorito del cuello de una mujer cuando empezó a reírse Se acercó un poco a la izquierda y continuó con la risa. Finalmente la presión de las manos empujándola permeó en su cerebro lleno de lujuria y levantó la cabeza. Yulia la miraba con alarma en sus ojos, pero la mano sobre la boca ahogando sus risas le dijo algo diferente. Lena había estado con muchas mujeres,pero ninguna de ellas había encontrado humor en sus técnicas amatorias.
Yulia tuvo que haber percibido su confusión, porque se apresuró a hablar.

"No, Lena, no eres tú. No me estoy riendo de ti." Yulia tiró de ella para una serie de besos, tratando, supuso Lena, de calmar su duda. "Es sólo que cuando tus boxers ... los aviones ..." Yulia se disolvió en otro ataque cercano a la histeria, cubriéndose el rostro con sus manos.

Lena rodó sobre su espalda y lanzó su brazo sobre sus ojos.
Nunca en su vida había encontrado esta respuesta, y había participado en algunas cosas bastante raras entre las sábanas.


"Eso fue interesante. Voy a tener que decirle a Katya para que compre blancos lisos la próxima vez".


Yulia empezó a burlarse de nuevo y esta vez Lena se unió a ella. Luego comentó secamente: "Creo que el momento ha pasado."

La pasión que la había consumido estaba de nuevo bajo control, con la mente agradecida por la interrupción. Ella no iba a tener sexo con Yulia. No, ella iba a dormir con ella, pero no a dormir con ella.
Ya estaba confundida.
Yulia tenía miedo de haber insultado o humillado a Lena, pero no pudo evitarlo. Se debía haber quebrado por la tensión de su vida.
Pero ¿aquí? ¿Ahora? Si no fuera por lo absurdo sería horrible. Se empezó a reír de nuevo y ambas trataron de conseguir que la otra se detuviera, intercambiando "shhs" y "deténte" de ida y vuelta, lo que sólo causó más gritos y risas hasta que finalmente la habitación quedó en silencio. Ambas yacían sobre sus espaldas, el pecho agitado por el esfuerzo.

Sintiendo como si se hubiera levantado un peso de sus hombros,Yulia se dijo que Lena la deseaba, no había duda de eso. Pero ella tenía razón, el momento había pasado. Yulia estaba segura de que si alguna de ellas siquiera miraba hacia la otra, las dos estarían desnudas en un instante, cogiéndolo donde lo habían dejado. Y esta vez no se detendrían. Por alguna razón, ninguno de los lados de esa ecuación la molestaba. Si Lena hacía un movimiento no la iba a detener, pero si no lo hacía, iba a dormir tranquila, sabiendo que Lena estaba a su lado.


"Supongo que tienes razón sobre ese momento que perdimos. Lo siento. Yo sólo no pude quitar la imagen de mi mente."
Luchó con el cosquilleo de la risa creciendo en su interior.

"Por favor, dejar de pedir disculpas. Está bien. Supongo que si la ropa interior estuviera en el otro pie, por decirlo así, probablemente haría lo mismo. Pero todavía voy a hablar con Katya ".

Yulia estaba abrumadoramente aliviada por el sentido del humor de Lena. Se había horrorizado por su pérdida de control y sabía que sería afortunada si Lena no la ponía en el próximo vuelo fuera de allí. No pudo evitar un último pinchazo.

"No puedo esperar a ver lo que llevas puesto mañana ".
"Buenas noches, Yulia", dijo Lena con severidad, con un poco de humor en su inflexión.
"Buenas noches, capitán." Yulia se sumergió en el sueño,sonriendo.

avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por katina4ever el Dom Abr 03, 2016 1:26 pm

Hooola! Que bien, al menos ya avanzaron un poco ^^ esperemos que pronto logren enamorarse y ellas lo noten, fue muy divertido! Te esperamos pronto!! Genial capítulo! Smile

katina4ever

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 03/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por Aleinads el Dom Abr 03, 2016 6:40 pm

Gosh !!! Solamente Yulia se sale del momento de esta forma u.u pero me pareció muy gracioso tho
Interesante acercamiento entre estas dos, ya quiero ver que pasa el resto de los días que les quedan por "dormir" juntas xD
avatar
Aleinads

Mensajes : 441
Fecha de inscripción : 14/05/2015
Edad : 28
Localización : Veneuela

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por VIVALENZ28 el Jue Abr 07, 2016 12:19 am

Capítulo Diez


La ropa interior de Lena del día tendría que esperar, porque estaba durmiendo cuando Yulia se despertó. Con cuidado, levantó la sábana y espió el cuerpo desnudo de Lena. En algún momento durante la noche Lena había descartado su camiseta, que yacía en el suelo cerca de sus boxeadores. Ella estaba de lado, ofreciéndole a Yulia una vista perfecta de su culo suave y redondeado. La clara línea de bronceado en la cintura, ponía de manifiesto que Lena no estaba totalmente amarrada detrás de su escritorio. Los dedos de Yulia sentían comezón por trazar las líneas suaves de la espalda, cruzar la elevación de su cadera, y desaparecer en la V entre sus piernas.

Quería despertar a Lena con sus dedos, su boca, y su cuerpo,deslizarse ligeramente sobre la piel suave y sentir los músculos de Lena responder. Ansiaba explorar cada centímetro de ella y luego hacerlo una y otra vez. Tenía que actuar sobre sus deseos o salir de la cama. Una tos sutil en la habitación de al lado sofocó cualquier otro pensamiento de entretenimiento matinal.

A Yulia sin duda no se le antojaba que los Franklin oyeran su encuentro sexual.
Después de ver a Lena por unos minutos más, se levantó y bajó las escaleras en busca de la cafetera. Bill ya estaba sentado en el patio.


"¿Puedo entrar?"
"Por supuesto que sí. Por favor, siéntate. "Bill señaló una silla a su derecha. "Veo que has encontrado el café", dijo, indicando la taza humeante que sostenía Yulia.
"Sí, gracias. Ya no puedo funcionar en la mañana sin él. No estoy segura si es un mal hábito o una adicción. De cualquier manera,soy una cascarrabias hasta que tomo mi primera taza."

Yulia se inclinó hacia atrás en el sillón y puso sus pies en alto. Era temprano y la brisa que soplaba desde el mar era todavía fresca. El sol se sentía cálido en su cara y el cielo estaba despejado. Bill respetó su primera taza de mal humor y no dijo ni una palabra. No hubo necesidad de llenar el silencio con conversación.


"¿Puedo servirte más?" Bill la miraba expectante.
"No tienes que hacer eso. Puedo hacerlo yo misma." Ella osciló sus pies fuera de la silla para ponerse de pie.
"Tonterías, me voy a servir un poco de todos modos. Tu quédate.Estaré de vuelta en un santiamén." Él tomó su taza y se metió en la casa.

¿Santiamén? Yulia no podía recordar a nadie usando la palabra
"santiamén" en siglos. Los Franklin eran realmente poco pretenciosos.
Había disfrutado de la cena de anoche. Bill y Phyllis eran más jóvenes de corazón y opiniones que la mayoría de la gente de la mitad de su edad. No es que conociera muchas personas mayores, pero los que conocía sin duda no actuaban como los Franklin. La forma en que hablaban y hacían preguntas acerca de su infancia y la familia la hicieron sentir cómoda y en casa.

Cuando tropezó con una pregunta que podría haber implicado una discusión sobre Vladimir, parecieron entender sus dudas y rápidamente se trasladaron a otro tema. Varias veces durante la noche se preguntó cómo hubiera sido su vida si Bill y Phyllis hubieran sido sus padres.

"Me encanta aquí fuera en la mañana," dijo Bill, poniendo su taza en el posa vasos. "Podría sentarme aquí todo el día. De hecho,algunos días eso es exactamente lo que hago."
"Puedo entender eso. Es hermoso."

Yulia no podía recordar la última vez que había estado tan relajada. Había estado aquí menos de veinticuatro horas, pero se sentía como si siempre hubiera vivido aquí. El sol proyectaba sombras en la playa, y se sorprendió cuando deseó haber traído sus pinturas con ella. No había tomado un pincel desde el ataque.


"Espero que hayas dormido bien", dijo Bill.

Yulia creyó detectar un elemento de burla en su pregunta y se sonrojó al recordar la pasión y la risa de la noche anterior. La casa era pequeña. ¿Cuánto habían oído él y Phyllis? Cualquier persona escuchando los sonidos que emanaron de su dormitorio podría muy bien haberlos confundido con charla de almohada y hacer el amor.


"Muy bien, gracias", fue lo único que pudo decir. Trató de ver la cara de Bill por el rabillo de su ojo, pero estaba en un ángulo alejado.
"Lena es un individuo interesante."

La declaración de Bill era más una oportunidad para conversar sobre Lena que una observación. Yulia pisó con cuidado.

"Sí, lo es."
"Ella es demasiado intensa, una adicta al trabajo del Tipo A.clásico, motivada al éxito, siempre en movimiento, incluso cuando está dormida. Necesita aprender a relajarse. La vida pasará por ella sin que sepa cuándo pasó".


Esta vez, Yulia se volvió para mirar a Bill. Sonaba como si estuviera hablando de sí mismo, y le preguntó si era así.


"Sí. Estaba demasiado ocupado cuando mis hijos estaban creciendo. Apenas recuerdo ir a un partido de béisbol o de fútbol de mis hijos. La madre de Haley fue la reina del baile y yo estaba en Europa esa noche. Me perdí un montón de sus años de formación. Doy gracias a Dios todos los días por Phyllis. Ella es el pegamento que mantenía unida a nuestra familia. Aún lo es, de hecho. No sé donde estaría sin ella. En realidad sé dónde estaría atendiendo en el hospital de veteranos sin un centavo a mi nombre y una docena de niños repartidos por todo el país".


Yulia se rió de su descripción. "Apuesto a que tienes algo que ver con todo esto." Yulia movió sus manos a su alrededor.
"No, solo escribí el cheque. Phyllis es la que lo cobró." Bill tomó un sorbo de café durante unos minutos antes de continuar. "Veo mucho de mí en Lena."
"¿En serio? Phyllis dijo lo mismo en la cena. La llamó sinvergüenza."

Yulia pensó que esta era una buena manera de aprender más sobre su cita de fin de semana. Bill se echó a reír.


"¿Lo hizo ahora? Solía llamarme así antes de que me asentara y nos casáramos. Entonces, Lena es definitivamente mucho como era yo cuando era más joven. Es fuerte, impulsiva, cautelosamente imprudente, y muy exitosa."
"Parece que has hecho tu investigación." Los items que Bill había enumerado eran ciertamente más de lo que podía decir acerca de su compañera de cuarto.
"Soy un hombre de negocios. Conozco a la gente con la que estoy tratando. "

Yulia detectó una sensación de tristeza en su voz.


"Y te gusta lo que ves en Lena?"

Bill se volvió en su silla y se encontró con su mirada de frente.

"No estoy seguro todavía."

Yulia se sorprendió por la honestidad de la confesión de Bill.
Tenía que saber que repetiría su opinión a Lena. Era o bien muy sabio o muy imprudente. Dudaba de que fuera lo último.

"No estas seguro acerca de qué, cariño?" La voz fuerte de Phyllis entró en la conversación.


Si Bill dio alguna indicación de que estaba molesto por el espionaje de su esposa, Yulia no la recogió. Pero si vio su cara iluminarse, y se levantó de la silla para besar a Phyllis en la mejilla.


"No estoy seguro si tienes algún plan para hoy. Me imagino que a Yulia y a Lena les gustaría un tiempo a solas para explorar la isla.
Yulia, sólo porque nosotros las invitamos a venir aquí a ti y a Lena no significa que ustedes estén obligadas a pasar el fin de semana con nosotros. Somos sólo un par de viejos."
"Habla por ti, Bill." Phyllis juguetonamente golpeó el brazo de su marido. "Voy a tener que recordarte que soy siete meses más joven que tú. No soy chapada a la antigua, y que no se te olvide."

¿Chapado a la antigua? Ahora Yulia estaba segura de que había retrocedido en el tiempo. Estos dos eran las personas más agradables que había conocido en un largo tiempo. Esperaba que cuando tuviera su edad, siguiera siendo así de enérgica y combativa. Un cosquilleo en la nuca le dijo que Lena estaba de pie detrás de ella.


"Buenos días, Lena. Espero que hayas dormido bien. Ven, por favor siéntate ¿Quieres un café?" recitó Phyllis, siempre anfitriona.
"Buenos días a ustedes también y, sí, he dormido bien, y algo de café, sería genial."


Lena no se unió a ellos, sino que se acercó a la baranda y miró hacia el océano.
Yulia estudió a Lena mientras se apoyaba casualmente en la barandilla. Tenía el cabello mojado y llevaba un par de pantalones cortos azul marino surfistas adornados con ribetes blancos, que colgaban de sus caderas como si hubiera nacido en ellos. Su camiseta sin mangas cubría un sujetador deportivo del mismo tono de azul que sus pantalones cortos. Un tatuaje de tortuga se arrastraba hasta la parte externa de la pantorrilla derecha por encima de los pies descalzos.

"Todo este sol y aire fresco del sol me va a matar."


Lena entrecerró los ojos contra los brillantes rayos del sol de la mañana. No era una persona de la mañana a excepción de cuando se despertaba con la mujer adecuada, y no se sorprendió esta mañana cuando se despertó sola. Se debatió acerca de darse la vuelta para hacer frente a Yulia, pero en su lugar se tomó un momento para recordar el fuego en sus venas con su primer beso. Pronto estaba casi tan excitada como lo había estado ayer por la noche, pero puso un freno a su lujuria y dirigió su atención a sus huéspedes en su lugar.


"Quiero darles las gracias una vez más por habernos invitado,Bill." Asintió con la cabeza su agradecimiento a Phyllis por la taza que puso en su mano.
"Es para mí un placer, Lena. No quiero ser presuntuoso, pero consiente a un anciano. Te veías como si estuvieras bajo una gran cantidad de estrés y necesitaras descansar. "

El radar de Lena se elevó, tratando de detectar si se refería a su acuerdo o la vida en general.

"Estoy más o menos siempre así. Mi asistente Greg sigue programándose vacaciones y siempre tiene que cancelarlas en el último minuto. Creo que se dio por vencido en algún momento el año pasado. "
Bill se echó a reír. "Ahora, Lena, no te des por vencida de ti misma. Encontrarás algo o a alguien que hará que quieras sentar cabeza. Y cuando lo hagas, ni siquiera será difícil. Te preguntarás por qué no lo hiciste antes."

Lena se alegró por sus gafas de sol. Echó un vistazo a Yulia,cuando Bill mencionó un "alguien". Había pensado en pasar más el tiempo en su vida personal, pero cada vez que pensaba que había llegado a un punto en su carrera para hacerlo, aparecía algo mejor.

Otro pedazo de tierra, otro proyecto, otro cliente.
Yulia no la miraba a los ojos, y Lena no sabía si era a causa de los comentarios de Bill o de la noche pasada. Yulia era absolutamente adorable. Era ardiente, apasionada, y besaba fabuloso. Pero también era muy divertida. Esa cosa con su ropa interior era algo que Lena probablemente nunca olvidará. Se dio cuenta de que Bill la estaba mirando buscando una respuesta.

"Me temo que no va a suceder, Bill." Lena vaciló, viendo la expresión de asombro en su rostro y en los ojos de Yulia. Ocultó una sonrisa detrás de su taza de café. "Phyllis ya está tomada."

Los cuatro estallaron en risas y siguieron riéndose cuando Phyllis agregó: "No te preocupes, Lena. Le he estado dando indicaciones a tu chica Yulia".
La risa se apagó. "Gracias, Phyllis, pero Yulia lo está haciendo muy bien por su propia cuenta." Deslizó los Ray-Ban por su nariz,fijando sus ojos con los de una Yulia ruborizada.
"Sí, hemos escuchado," añadió Phyllis en voz baja.
"Oh, Dios."

Yulia miró como si quisiera hacerse un ovillo y morir. ¿Qué se suponía que respondiera Lena a eso? Si negaba que había sucedido algo, se vería infantil, y si no decía nada... bueno.
Bueno, algo sucedió ayer por la noche. Algo más que las risas sobre los aviones. Yulia había respondido a sus caricias, se había encendido bajo sus dedos. Lena la había deseado entonces y la deseaba ahora.


"Tengo que pedir disculpas por eso. Yo dije algo estúpido y Yulia se rió. Y una vez que comienza, es difícil para ella detenerse.Sólo tiene que dejarlo salir todo y entonces está bien. Lo siento si los perturbamos." Lena no quitaba los ojos de Yulia, que había enterrado su cara en sus manos.
"No tiene importancia, Yulia. Es bueno escuchar el sonido del amor en la casa otra vez." Bill apretó la mano de su esposa.


¿Amor? Lena ya no escuchaba las olas rompiendo en la costa.
El mundo desapareció a excepción de Yulia, que parecía tan sorprendida como Lena se sentía.

¿Amor? Nos acabamos de conocer, por el amor de Dios.


*


Terminado el desayuno, Lena propuso dar un paseo por la playa y atrapó una mirada conocedora entre sus anfitriones. Tanto Bill como Phyllis de repente tenían algo que hacer, dejando a Yulia para que la acompañara. La arena era suave bajo sus pies y se deslizaba fácilmente entre los dedos de los pies. Dispersos a lo largo de la costa había bañistas, amantes del sol y quemados por el sol del día anterior.

Varios chicos estaban construyendo un castillo de arena, mientras que una ola perseguía a un niño riendo que volvía a su madre.

Lena trató de relajarse. No se sentía cómoda con el tiempo libre. No podía recordar cuando no había tenido absolutamente nada que hacer. Durante años, sus días habían estado planeados, así incluyeran reuniones, visitas a locaciones, o inversores. El trabajo era su vida, y cuando no estaba trabajando, estaba pensando en ello. En este momento estaba pensando en lo que había en su escritorio cuando se fue ayer y lo que la esperaría en él cuando regresara.

Pero sobre todo estaba reflexionando sobre lo que no iba a estar sobre su escritorio la mañana del martes. La firma de Bill Franklin, en una escritura de venta. Había negociado cientos de hectáreas con menos problemas que los que Bill le estaba dando ahora. ¿Qué quería? ¿Qué quería realmente de ella?

Obviamente no era dinero, él mismo lo tenía en abundancia. ¿Qué había dicho Greg? Quería ver si había algo detrás de su persona de negocios. ¿Por qué diablos le importaba quién era ella? ¿Y por qué era de su incumbencia de todos modos?

Lena negó con la la cabeza, tratando de conseguir que las piezas cayeran en su lugar. ¿Qué, en nombre de Dios, tenía que hacer por cuatro estúpidos acres?
Yulia se ajustó a ella paso a paso. De vez en cuando se detenía y recogía una concha o se escabullía del camino de una ola agresiva barriendo demasiado la costa. No había tratado de comprometer a Lena en una conversación, en su lugar caminaba en silencio a su lado. Yulia era una interesante dicotomía. Por un lado, era tímida e ingenua, y por el otro tenía un nivel de sofisticación que Lena no esperaba.

Por lo que había reunido hasta el momento, Yulia había pasado su infancia en el extremo inferior de clase media, y estaba trabajando en pos de una vida mejor cuando sus planes se descarrilaron. Era totalmente desinteresada cuando se trataba de su hermano y claramente no descansaría hasta que él estuviera libre. Era amable, atenta, solidaria y segura de si misma. Y era atractiva de una manera sensual, sutil. En algunos aspectos era todo lo que cualquiera podría desear en una esposa.

Lena se detuvo. Yulia dio varios pasos antes de detenerse también y miró hacia atrás con una pregunta en sus ojos. ¡Eso es! Eso es lo que tengo que hacer. El entendimiento de cómo exactamente iba a demostrarle a Bill que era digna, o lo que fuera que quisiera de ella antes de exactamente venderle su tierra, estaba justo ante sus ojos.

Había estado allí todo el tiempo, sólo no había podido verlo. No había estado buscándolo, y si hubiese sido una pared, habría caminado directamente hacia ella, rebotado, y hubiera seguido andando.

Una nube inmensa, casi opresiva se levantó a su alrededor. No dejaría que Bill continuara teniéndola a la expectativa,mientras ella esperaba sin poder hacer nada para que él diera su aprobación. Odiaba no estar a cargo y tenía la intención de poner fin a esta situación hoy.

Justo aquí, en este momento. Todo lo que necesitaba para cerrar este acuerdo estaba cinco pies frente a ella. Yulia
.

avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por Aleinads el Jue Abr 07, 2016 5:38 pm

Cada vez se pone mejor y mejor cheers
avatar
Aleinads

Mensajes : 441
Fecha de inscripción : 14/05/2015
Edad : 28
Localización : Veneuela

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: JUST BUSINESS// POR JULIE CANNON

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.