LOVE IN EVERY MOMENT

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Que tal les parecio el 1er capitulo?

Les parece interesante?
 
Habían leído algo parecido?
 
 
 
Ver los resultados

LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por SandyQueen el Dom Feb 28, 2016 4:58 pm

CAPITULO I

Nothing else Las In Vegas, just love.

Desde Los Ángeles, California, Lena, una bella cantante y pianista, planeaba su cumpleaños acompañada de sus amigos (que además eran su equipo de trabajo); preparaban una experiencia nueva que le diera un chispazo de vida nuevamente a Lena, ya que desde tiempo atrás, se había extraviado en un mundo de monotonía, soledad y vacío.

VANESSA: -¿Y qué planes hay para tu cumpleaños, Lena? –Preguntó su amiga Vanessa, pero sin darle realmente oportunidad de responder  se le anticipó- -Bueno, sólo queremos decirte que ¡Mañana será la mejor noche de tu vida y te tenemos una gran sorpresa! ¿Verdad chicos? – Julián y Kristoph movieron entusiasmadamente su cabeza mientras sonreían con gran ansía y decisión hasta que Lena replicó al entusiasmo de sus amables amigos…
LENA: -¿Y entonces, de verdad era necesario preguntar si no me iban a dejar hablar? –Dijo Lena frunciendo el ceño.- Mis planes perfectos son estar  tranquilamente en mi casa, componiendo y pensando en mi siguiente presentación. Ya tengo una invitación para cantar aquí  en Los Ángeles. Voy a presentarme en The Viper Room y ustedes no van a interferir en mi paz… -Vanessa la interrumpió con una carcajada larga y contagiosa mientras se acercó a ella y tomándola del brazo le dijo-
VANESSA: -Lena, después vas a seguir componiendo. Mañana salimos de viaje. No te lo quería decir así pero tienes maletas por arreglar-
LENA: -¡Maletas! ¿Pues a dónde vamos a ir? –Exclamó Lena a su amiga con grandes ojos de asombro.- ¿Ahora qué maldita angustia me van a hacer pasar chicos?… No tengo ánimos de su suerte negra en mi cumpleaños.
VANESSA: -¿Qué mal puede ser Lena? Tu niña está con sus abuelos, y eso es bastante bueno porque tú eres bastante aburrida amiga, además porque así nos divertiremos mucho juntos. Son sólo pequeños “accidentes”. Nada grave.
LENA: -Nada grave… Mmm. -Balbuceó.- Nada grave como es que Kristoph y tú hayan hecho explotar literalmente, el coche del gerente del último hotel en el que estuvimos cuando supuestamente, también iban a festejar felizmente mi cumpleaños. ¿O nada grave como cuando los confundieron con terroristas?  
VANESSA: -Pero Lena, al único que confundieron fue a Julián… -
LENA: -¡Pero a todos los subieron presos! Y lo peor fue cuando las revistas y programas en Rusia comenzaron a decir que “Disque tengo amigos terroristas”. Y no sólo eso, tuve que correr como idiota, tomar un taxi, subirme en moto de un desconocido y tomar otro taxi más para poder llegar y sacarlos de las rejitas de la cárcel… ¡Ah! Y no traía dinero, así que tuve que llamar y hacer que mi hermana que vive totalmente cerca de Nueva York, algo así como aquí en ¡Los Ángeles! Fuera con dinero para poder liberarlos. Así que ustedes y yo, nos quedamos esperando una larga noche ahí. Ustedes adentro y yo afuera.
VANESSA: -Lena, nos vamos ¡Vámonos chicos! -Les susurró enérgica y apresuradamente a sus amigos mientras los agarraba del brazo y encaminaba a la salida de la casa de Lena.-  Mucho gusto visitarte, ansiamos festejarte tu cumpleaños. ¡3 días ya no es nada! –Boquiabierta, interrumpida e ignorada, no le quedó de otra a Lena mas que cerrar la puerta detrás de sí que sus amigos dejaron abierta.-
LENA: -Maletas… ¿Pero… qué empaco? ¿A dónde demonios planean ir? Dios… Que no los arresten de nuevo, no por favor…

Al otro lado de Los Ángeles, una voz vistiendo un atuendo rojo ajustado y escotado del pecho que le hacía relucir sus siluetas, cantaba y bailaba mientras un espejo de cuerpo completo, presenciaba el espectáculo.
FRANCIS: -Julia, abre la puerta, soy Francis. Ya llegamos con nuestras cosas.  
JULIA: -¡Enseguida chicos! –Les contestó Julia a su amigo.- Hola Francis, ¿Qué tal Martín? Qué alegría que ya estén aquí. ¿Preparados para el show en…?
MARTÍN: -¡La ciudad del pecado!- Exclamo  Martín extasiado mientras pegaba un salto.-
JULIA: -Exacto, mañana salimos a primera hora así que hagan lo que tengan que hacer rápido porque nos iremos muy temprano de aquí. Tenemos que alcanzar el avión y de veras… No tenemos tiempo para contratiempos. Te lo prometo Francis que si nos metes en líos, ahora sí te mato… Bueno, si sobrevivieras.

Eran las 03:30 a.m.  y sonó la alarma -Despierten ya chicos, levántense que hoy comienza un gran día -Totalmente somnolienta y perezosa dijo Julia.-
FRANCIS: -Julia, ¿Qué hora es?.. -Le preguntó Francis-
JULIA: -¡Que te levantes te dije! ¡Tú también Martín!
Después de una batalla para levantarse, Julia y sus amigos llegaron al Aeropuerto de Los Ángeles California; fue así que cuando Julia se disponía a documentar el equipaje que llevaban a cargo, sin darse cuenta estaba documentando y reportando también, un regalo especial directo a su vida y su corazón.

LENA: -Apúrense muchachos, de veras que no vamos a alcanzar a subir al avión. -Apresurando a sus amigos Lena pasó todas sus maletas y se dio prisa para que sus amigos hicieran lo mismo. Esperaron el pase de abordaje y sin más problemas y contratiempos entraron y tomaron sus asientos, además ¿Por qué a mí me debe tocar contigo Kristph? Digo... Si no te molesta.
KRISTOPH: -¡¿Prefieres irte con Julián?!
LENA: -Pues tan siquiera no hace explotar las cosas... digo, no vaya ser que nos hagas explotar. -Lena le sonrió a su amigo y después se soltaron a reír.- ¿Saben? Me siento muy bien, de verdad me siento feliz, siento en mi pecho que este será un gran cumpleaños. Como si ustedes estuvieran a punto de regalarme lo mejor de mi vida y realmente este viaje lo he comenzado muy ansiosa y emocionada. -Dijo Lena mientras volteaba a ver por las ventanillas a la gran urbe en ese momento aún en completa oscuridad, silenciosa e inmortal. La ciudad en la que hasta en aquél momento, sumaba éxito en su carrera de compositora, canta-autora y pianista, pero que su actual relación con Joseph sólo le estaban trayendo una serie de cambios drásticos y fuertes peleas con él mientras que por otro lado, tenía lo mejor de su vida: su hija Katerine.

Lena se encontraba viviendo en Los Ángeles desde hacía 13 años. Su llegada se originó por una combinación de un romance fallido con una ex-amiga suya, la necesidad de procrear hijos fuera de Rusia por expectativas de su carrera y por la afinidad con la gran ciudad de Los Ángeles. A su llegada comenzó a relacionarse mediante la siempre ayuda de su amigo Kristoph, al que conocía desde que vivía en Rusia y mientras ella tenía su carrera como solísta. Kristoph  había sido representante de algunos artistas juveniles a los cuáles ayudó a lanzar en sus carreras. Posteriormente optó por establecer una compañía disquera y un club de sesiones musicales llamado "The Rush Sessions" en los que invitaba a sus abundantes amigos y conocidos del medio, a hacer dúos entre sí. De esta forma, cuando Kristoph se enteró mediante un noticiero de la partida de Lena de la sublime Rusia, decidió contactarla, escuchar su idea músical y buscar la manera de ayudarle.

En el camino Lena conoció a Vanessa y a su amigo Julián; ambos excelentes violinistas. Estudiaron en "Mahattan School of Music" y se dedicaban, cada uno por su parte, a hacer presentaciones con su instrumento musical. Fue entonces que al conocer a Lena, descubrieron su habilidad para tocar piano y de inmediato le propusieron unirse a ellos para crear un grupo y presentarse en los principales teatros en EUA. A la par de la propuesta de sus amigos, Lena ya se encontraba produciendo discografía y realizando presentaciones en eventos Meet & Great por diferentes estados de los Estados Unidos de Norteamérica.

El noviazgo de Lena con su actual pareja y esposo, comenzó a los escasos 2 años de haber llegado a la gran ciudad. Joseph era un gran empresario; conoció a Lena en una de sus presentaciones al piano. Para su fortuna, él conocía perfectamente a los organizadores así que no se le dificultó lograr ver a Lena a solas e intercambiar una pequeña conversación. Hubo química. Siempre. Sin embargo Lena venía de Rusia con un corazón ablandado y conquistado por una seductora figura femenina. La pasión e intensidad con aquella dama no se comparaba ni un poco a lo escaso que Joseph le hacía sentir. Sin embargo Lena quedó cautivada por la gran cultura de aquél empresario. Para ella, era enriquecedor platicar con él, puesto que así conocía más de los Estados Unidos y un poco de negocios. Tuvieron una relación de 3 años de noviazgo y posteriormente, Joseph le pidió casarse con él. Su hija Katerine nació al año siguiente de haberse casado con Joseph y hasta este punto, toda su historia en Los Ángeles, encajaba...

Fue después del nacimiento de Katerine que comenzaron los disturbios entre Joseph y Lena. Primero discusiones que terminaron por convertirse en palabras ofensivas y una indiferencia mortal. Joseph discutía que sentía a Lena alejada de él (aunque realmente la distancia provenía de su trabajo fuera de California en sus negocios), y deseaba sacarla del medio artístico en el que se encontraba. Pero definitivamente lo que atormentaba más la paz de Joseph era sentir una distancia invisible pero muy perceptible entre ellos. La distancia fue notándose poco a poco, cuando Lena comenzó a perder el control del verdadero sentimiento en su interior. Su preferencia por las mujeres era mayor que el deseo ya cumplido de haberse casado. La bendición de haber tenido una hermosa hija ya estaba presente en su vida. Su vida tenía una raya de más llamada Joseph (a quien no era capaz de dejar por tanto agradecimiento...) y dos deseos incontenibles los cuáles le harían sentirse plena: despegar su carrera y conocer el amor verdadero con su otra mitad. El problema era que no creía poder encontrarla nunca, además de sentirse incrédula ante la posibilidad de estar con esa mujer soñada, puesto que estaba su hija y no era sencillo terminar su compromiso con Joseph. Pero para ella, en este punto de su vida, era sólo eso. Un compromiso. Y la estadía juntos, estaba llegando a su fin.  

Ya en el aeropuerto de Las Vegas, hubo una confusión con una de las maletas de Lena...
LENA: -¡Cómo que otro pasajero tomó mi maleta! ¡Eso no es posible!  En serio, por favor dígame que es una broma o dígame que se confundió, yo la disculparé pero ¡Quiero mi equipaje ya!
ENCARGADA DE AEROLÍNEA (E.L): -Señora, permítame decirle que sí es posible. A su vez le repetiré que la confundida fue la pasajera que tomó su equipaje. Por otra parte, la línea por supuesto que le ayudará a rastrear su equipaje. Una vez que confirme la identidad de la pasajero, se le devolverá. Mientras tanto le pedimos paciencia y su comprensión.
LENA: -Está bien, está bien. Me voy a calmar pero quiero mi equipaje completo y correcto. ¿Podría darme la información cuando la tenga para localizar mi maleta?
E.L:-Sí, mire de hecho la pasajero sigue aquí. Agentes del aeropuerto ya nos están ayudando para impedirle que salga, solicitarle la maleta equivocada y traerla para intercambiar con la suya. Sólo espere unos minutos por favor.
LENA: -De acuerdo, los esperaré aquí. Hubiera comenzado por ahí... De haber sabido que aún está aquí mi maleta pues... hubiera reaccionado diferente.


SEGURIDAD: -¡Señorita! ¡Señores! ¡Deténganse! -Le gritaban tres agentes de seguridad a Julia y sus amigos-
FRANCIS: -Julia... ¡camina más".. ! Nos hablan a nosotros.  
JULIA: -Ya sé Francis, eres un "sopenco". ¿Y por qué huimos? No creo que hiciéramos algo malo. No hicimos nada malo de hecho.  Yo de idiota que siempre los sigo. -Julia se freno y junto a ella, jalándolos de la mano también detuvo a sus amigos. Los agentes de seguridad del aeropuerto llegaron y le pidieron sus maletas.-
SEGURIDAD: -Señorita, tenemos que revisar sus maletas.  
JULIA: -¿Mis maletas? ¿Pero por qué? No traigo nada prohibido ni que haya tenido que reportar en mi vuelo.  
SEGURDAD: -Buscamos una maleta color negro; vimos por las cámaras del aeropuerto que usted bajó del mismo vuelo de la pasajero que nos informó que alguien había tomado una de sus maletas. Y es esa que tiene ahí de hecho. Por favor síganos, vamos a aclarar un malentendido.

Julia no tenía idea del acontecimiento tan inigualable que estaba sucediendo y el cual marcaría sus sentimientos hacia aquella pelirroja de curvas muy definidas y un espectacular desfile de belleza.
SEGURIDAD: -¿Señora Lena Katina?
LENA: -Sí, dígame, ¿Ya recuperó mi maleta?
SEGURIDAD: -Afirmativo de hecho aquí está la propietaria de la maleta que a su vez posee usted. -El agente se apartó a un lado y Julia pudo ver con ojos muy sorprendidos a aquella chica Rusa increíblemente guapa y seductora... Y preocupada por recuperar su maleta.
JULIA: -Disculpa.... No tenía idea que había tomado equipaje diferente. Son iguales. Y nadie me comentó nada. Uno se puede robar el equipaje de alguna manera u otra.
SEGURIDAD: -Bien damas, nosotros nos retiramos. Esperamos que tengan una estancia excelente en Las Vegas.-Las chicas agradecieron y cordialmente les dieron paso a los agentes y la representante de la aerolínea.
LENA: -Le agradezco mucho haber venido a traer mi maleta.
JULIA: -Al contrario gracias a ti... ¿Cómo te llamas? -Lena, para nada despistada, identificó que Julia estaba bastante atenta a sus gestos y palabras. -A decir verdad, ella también estaba al tanto de cada línea y cada poro del rostro tan bello y sensual de Julia.-
LENA: -Bueno, pues me retiro, te agradezco tu...
JULIA: -¿Podría volver a encontrarme contigo? -Todos quedaron mudos. Perplejos. Sorprendidos.- Me gustaría saberlo y... si se puede quiero pedirte tu número de celular. -Las palabras tan directas de Julia eran como flechazos de adrenalina y emoción directos al corazón de Lena. Aquella señorita era muy atractiva, atlética, de un color de piel moreno sensual "Justo en su punto", como Lena lo pensaba en aquél momento.
LENA: -¡No! Aquí ya terminó el tema. Le agradezco mucho señorita, de verdad buen día.
JULIA: -¡No! Negativo, Permíteme... -Julia le tomó la mano con suavidad pero impidiendo que continuara caminando- ¿En dónde están hospedados? Los podemos acompañar-
LENA: -Mire señorita, no se lo tome a mal pero aquí no tengo nada más que hacer. Nos retiramos y que le vaya bien en Las Vegas. - Continuó avanzando mientras Julia no podía encontrar la forma de detenerla... De detener su partida. Esa mujer además de ser una belleza, era un mundo que Julia en breves minutos, sentía con todas sus fuerzas, deseos por explorarlo.
JULIA: -Mi nombre es...
LENA: -No tiene por qué decirme su nombre señorita. - Y escapando de entre la curiosidad y belleza de Julia, avanzó rápidamente apresurando a sus amigos. Sentía peligro conversar con Julia. La seguridad y confianza de esa chica, aceleraban su ritmo cardiaco y ocasionaba que le gustara. Tenía que escapar de ahí rápidamente, de lo contrario, estaría peligrosamente expuesta a enloquecer por Julia.

Después de lo ocurrido en el aeropuerto, los siguientes dos días, Julia y sus amigos comenzaron a  vivir la experiencia "Vegas";  decidieron alojarse en el "Caersars Palace", un hotel hermoso de 5 estrellas muy famoso además porque se han hecho desde películas hasta videojuegos sobre éste. Aprovecharon el tiempo para visitar el Casino 4 Queens (aunque no lograron conseguir  ningún tipo de ganancia) y aprovecharon para visitar el bar "Xs" ubicado en el Hotel Encore. Al día siguiente, Julia debía acudir al "Mix", un famoso nightclub con tema strippear el cual goza de una majestuosa vista a Las Vegas, había acordado con los socios del Mix, la realización de un video musical aquella noche.

Julia había desarrollado su carrera como cantante. Viviendo en Los Ángeles, California, logró elevar su popularidad. Si bien la mayor parte del tiempo vivía en Rusia, regresaba a los Estados Unidos de Norteamérica para crear videos alternos y generar nuevas ideas. La gran cantidad de diversión y temáticas a lo largo y ancho de sus principales ciudades, le ayudaban a crear temas para los diferentes gustos de sus fans. Martín era su representante y lo había conocido en una presentación en Moscú. Él se caracterizaba por ser grandioso en la dirección de proyectos musicales así como de conocer una gran cantidad de personas en el medio. Francis llegó más tarde a la propuesta en una fiesta de Julia y a la cual asistió porque su amigo Martín lo llevó. Ahí se lo presentó a Julia y aprovechó un momento para mostrarle que Francis era un "as", un "comodín", un "todo". Podía integrar luces, escenografía y baile de una manera sorprendente. Los tres comenzaron a trabajar arduamente para transmitir sus resultados a un mundo de personas.

La chica morena de mirada seductora y carisma sensual, no tenía ningún tipo de compromiso fuerte. Se había enamorado en diferentes ocasiones, tanto de hombres como de mujeres pero  realmente quien podía hacerla cimbrar fuertemente, era el amor de una mujer. Por otra parte, anhelaba más que nunca tener hijos y aceptaba la idea de tener que casarse para poder obtenerlo y brindarle a sus hijos, una familia "tranquila y normal". Aunque en verdad, su decisión podía ser abatible y progresivamente corregida bajo la influencia de amar a una mujer.

Aquél día, antes de su presentación para el video de su nuevo "Single", Francis ayudó a su amiga con el vestuario elegido para la grabación. Se cambiaría dos veces en la grabación: El show estaba planeado iniciar con un atuendo de pantalón tipo  Legging negro muy brilloso, acompañado de un bra tipo "Bombshell Satín & Lace" de Victoria´s Secret, a su vez portaría un saco tipo ejecutiva y unos botines bondage; posteriormente usaría un casi nulo traje de Stripper, el cual se caracterizaba por ser un bikini muy pequeño y un poco traslúcido, usaría zapatos abotinados de tacón alto y se integraría en coreografía, a las strippers previamente seleccionadas para el video. Se luciría con un peinado alborotado aprovechando su actual largo de cabello; sus labios rosados y brillosos resplandecerían con pendientes largos de diamantes y unos guantes blancos.

JULIA: - Fracis, ¿Todo listo? Dime a qué hora comenzamos a grabar. La gente ya está reunida y necesitamos que nos vengas a coordinar por acá. Dile al equipo de trabajo que trajiste que se den prisa puesto que tenemos que dejar este video grabado hoy. No te lo tengo que estar diciendo, ¿O sí? - Todo el mundo en el nightclub estaba listo para la participación en el video y sobre todo, para el show de Julia en el  Mix, esa noche. Todo se encontraba listo y después de algunas indicaciones a la gente que acompañaba esa noche, dieron inicio. Sin embargo, el público más sorprendido en la noche, iba a ser una pelirroja que arrivaba en ese momento al club.

KRISTOPH: Esta noche el nightclub tendrá un evento especial; hay un film,  algún famoso vendrá a grabar su video. Dicen que es una artista muy guapa... No sé en realidad. Vamos a ver. - Los chicos alzaron sus copas para brindar por aquella noche y por el cumpleaños de Lena, mientras coincidía la salida de aquella famosa. Las luces se apagaron y después hubo algunos destellos, una voz anunció el nombre: ¡JULIA VOLKOVA ON MIX NIGHT-CLUB! La gente comenzó a hacer bullicio, todos reconocían su nombre.. Una  voz muy sensual comenzó a sonar desde el tono más bajo hasta elevarse. Una segunda voz (femenina) le acompañaba en la entrada. Sonaba una canción sensual, muy movida y potente. Al salir al escenario Julia se dirigió al tubo central en el escenario preparado para su show; su cadera comenzó a mecerse suavemente, poco a poco sus giros fueron más profundos y a menor altura, dando vueltas a su vez al tubo. Sus labios eran rosados carnosos; sus zapatos de tacón alto, su mini short, su saco y su cabello lacio largo alborotado, eran
irresistibles. Siguió cantando y al romper su recién salida a escenario, rompió el calor y el éxtasis aquella noche. Se deshizo de su saco, de su boina, de su camisa... Mientras tanto, desde la mesa que compartía con sus amigos, Lena quedó boquiabierta ante el sensual espectáculo………..
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por SandyQueen el Dom Feb 28, 2016 5:06 pm

Capitulo II


You and I… And our Love.

Más perpleja y sorprendida quedó Lena cuando las luces del nightclub, realzaron la hermosura del rostro de Julia y su silueta, ya en este momento, exhibiendo y cantando con su segundo vestuario.
LENA:- Es ella… Es la chica del aeropuerto muchachos: Julia Volkova… ¡No lo puedo creer…! No puedo escapar tan fácil de ti. – Balbuceó  y parpadeó como si tratara de despertar de un sueño.-
LENA: Chicos, yo me voy. Definitivamente este tipo de espectáculos no es lo mío. Además me dio hambre, prefiero ir a otro lugar. Los invito por unas hamburguesas por mi cumple!
JULIAN: -Quienes invitamos somos nosotros. Y no, no queremos hamburguesas para festejar tu cumpleaños. Además, sí, huye. Corre. Escóndete. Niégate, Rehúsate. Finge. De igual como que algo entre tú y esa chica anda rondando y…
LENA: ¡Y nada! Dije me voy y punto. Yo me invito sola. Voy a buscar algo para cenar, tengo hambre.  –Se incorporó entre todo el bullicio y el calor del lugar, se preparó para abrirse paso entre las mesas y la gente que se encontraban estallando de energía con el show de Julia. Más tardó en tratar de huir cuando Julia la visualizó en medio de su gran número de fans.
Para la “mala suerte” de Lena, la morenaza era una chica tenaz y decidida. Para su “peor suerte”, Julia era una cantante que le gustaba contemplar a su público. Le alegraba mirar a su alrededor mientras cantaba y apreciaba a todos cuanto pudiera. Entonces no le resultó difícil toparse con el rostro conocido de la pelirroja.
JULIA: - Esa pelirroja… esa cara…  ¡Es ella! – Pensó para sí misma y con seguridad y decisión, Julia bajó del escenario, sin dejar de cantar y aprovechó para saludar a su público y elevar más la intensidad de aquél show. –Apúrate apúrate apúrate- Se dijo a sí misma. Tan velozmente como pudo venció los últimos centímetros que las separaban  e instintivamente, estiró su mano para detenerla. Siguió cantando pero su show tomó otro giro inesperado para los espectadores esa noche en el Mix NigthClub… Y por supuesto, para su manager Martín quien quiso brincar también al show, al escenario, pero para matar a su amiga de asfixia. – ¡Pero en qué consideró! ¡Quién diablos le dio permiso! ¡Puede arruinar el video por dios! Y todo porque “ésta” ya se me enamoró. La hemos perdido… -Dijo Martín sarcásticamente pero con todos los nervios de punta.-
Al sentir la mano de Julia sujetándola del brazo, Lena giró pasmada, desorbitada de adrenalina porque… ahí estaba ella. Esa chica morenaza de facciones delgadas y con ese  carisma que desde que la conoció en el aeropuerto, le estaban haciendo “girar de cabeza”. Lena sentía el corazón exaltado y Julia lo aceleraba más mientras se acercaba a su rostro y seguía cantando. Retiró su mano del brazo de Lena para poder tomarla de la mano. Al ver este acto, la gente chifló de revuelo y emoción. Julia tomó las riendas del momento y se arriesgó más; aprovechó que por el tipo de show que tuvo que dar en el tubo y la coreografía, Martín le proporcionó un micrófono de diadema a su amiga cantante. Fue entonces que con su otra mano, Julia jaló a Lena hacia su cuerpo que en aquél momento ardía y era muy cálido por el esfuerzo que había hecho en movimientos y su canción. Lena era una “muñequita” pues no podía moverse por la emoción de estar viviendo ese momento. Julia le acarició su “cabello rojizo”, y sensualmente bailó para ella sin soltarle las manos. Le sonrió y le acarició la mejilla con mucha delicadeza y suavemente. Estaban tan cerca y sentía todo que hasta el respirar de Julia le estaban provocando sensaciones al 1000%.
Ruborizada, Lena comenzó a caer sin control al roce de las manos y respiración de Julia, a su voz y su belleza. Entonces, preparándose para finalizar su show, Julia la jaló con ella al escenario principal y tomándola por sorpresa se acercó tanto a ella que sus labios podían casi rozar los suyos… ¡Pudo haberlo hecho! Pero prefirió reservarse. No quería darle una impresión aprovechada o “ventajosa” a la chica que le gustaba. (aunque realmente ya se había aprovechado en toda su bárbara canción). Entonces la soltó de la mano y tomando nuevamente distancia, cerró su show. El resto del espectáculo fueron sus espectadores enloquecidos por el provocador y apasionante desenlace. Aplaudieron sin cesar. Julia sonrió nuevamente a Lena mientras que ésta permanecía inmóvil y sonrojada aunque también le sonreía. Para ayudarle y evitar incomodarle (más), la tomó de la mano, se detuvo con ella para agradecer a los asistentes y la jaló consigo para salir del escenario.
Lo que había pasado fue un zarpazo definitivo para el corazón de Lena. Detrás del escenario, ahora la conversación, era diferente a su primer encuentro. Lena estaba hipnotizada y Julia… Julia estaba profundamente enamorada.
También fue un zarpazo para que Martín corriera tras Julia para reclamarle y desahogar su gran susto, puesto que no supo el rumbo por el cuál iba a llevar el videoclip del sigle. Mientras tanto, los amigos de Lena discutían si era “bueno” ir tras ellas para quizá ayudarle a su amiga o sacarla de su “trance emocional y seductor” o dejarla ahí.
VANESSA: Ni se les ocurra chicos, que se quede allá. Va a estar bien–Sus amigos asintieron con la cabeza y alzaron sus copas con vino para brindar por su amiga,-
Francis trató de detener a Martín que a la salida del escenario de Julia, corrió para alcanzarla puesto que se sentía en parte enfurecido y por otro lado, alterado puesto que le cambió básicamente todo el show.
MARTÍN: ¡Julia! ¡Julia! ¡Házme caso!  -Julia se encontraba con Lena cuando las alcanzó.- Perdone bella dama por interrumpir así… -Julia lo interrumpió y juguetonamente le respondió-
JULIA: Sí, no se preocupe Señor. Sé que soy bella, dígame ¿En qué le podemos ayudar? –Le sonrió sarcásticamente, Lena comenzó a adorar esas sonrisas.-
MARTÍN: ¡No juegues Julia! Lo de bella fue para ella. Y mis gritos, ¡Esos sí son para ti! ¿Quién te autorizó cambiar los planes del show? Vamos a tener que trabajar más en la edición del videoclip porque la gente gritó mucho, fue un “zafarrancho” y tú lo ocasionaste.
LENA: Disculpen, yo no quiero ocasionar problemas, mejor me retiro… Te agradezco mucho tu grandiosa actuación, Julia Volkova…
JULIA: ¡No! No te vayas… Por favor… Dame unos minutos para poder conversar contigo. De verdad me encantaría. Por favor, brídame unos minutos. De igual mi show aquí ya terminó, sólo vine a grabar esta canción y el video. Podemos salir… Martín, por favor, lo hablamos en el hotel. Te lo ruego.
MARTÍN: Está bien, está bien. Discúlpame Julia, no quería ser tan severo. Sí, lo platicamos cuando regresemos al hotel. De cualquier forma, ¡Hoy me gustaría celebrar esta gran noche! ¡La presentación quedó magnífica! Sólo tendremos que trabajar en la edición, pero encontraremos lo mejor para nuestro video.
JULIA: ¡Sí! Amé al público. Nunca me imaginé que fuera a “arder” el escenario. Les propongo algo –Volteó a ver a Lena y a su amigo Martín- Vayamos por los demás y demos un paseo. Podríamos disfrutar esta noche aún más; vamos a cenar a la Torre Eiffel del Hotel París, me han dicho que está excelente la comida ahí. Y vayamos a la Torre Stratosphere, hay un mirador privilegiado ahí y una montaña rusa. ¡¿Qué dicen?!.
MARTÍN: Pues yo estoy de acuerdo, vayamos por Francis. Y para que vayas a decirle a tus amigos… ¿Cómo te llamas? –Soltando una risa, Lena le respondió su pregunta.- Lena, mi nombre es Lena Katina. Perdón Julia, no te dije mi nombre antes. Ahí tienes la respuesta de tu pregunta el día de la confusión en el aeropuerto… Y es un placer conocerte. Eres muy talentosa.
JULIA: Tu nombre es bellísimo… El placer es mío Lena. ¡Esperen! Debo cambiarme… No estoy en condiciones de salir aún. ¿Qué les parece si los alcanzo abajo? –Lena y Martín afirmaron a su petición; bajaron a buscar a sus amigos (los cuáles ya estaban reunidos) y les expusieron la propuesta. Todos estuvieron de acuerdo y entusiasmados. Sólo faltaba Julia.-
Mientras tanto, Julia se vistió y sacó su mejor atuendo para esa noche. Una blusa blanca de tirantes con una chamarra negra de cuero, unos jeans negros, un collar de perlas, una boina y unos botines de tacón alto, fueron su elección para la noche. Lena lucía esplendorosa también esa noche. Lucía un vestido negro, entallado, con un ligero escote en la espalda y el cuál, hacía notar más sus senos y silueta. Pese a que era madre, ella conservaba su figura y lucía espléndida. Su rostro iba adornado con unos aretes de perlas y de igual manera, tenía un collar y una pulsera de oro.
Sin poder predecirla, Lena se sorprendió nuevamente al ver a Julia, esta vez con otro atuendo; más casual, más relajada peros simplemente hermosa, pensó.
JULIA: Hola chicos, soy Julia Volkova. Veo que ya tuvieron el privilegio de conocerse –Y entre dientes dijo: “o mala suerte…” y luego rió ligeramente.- a mis amigos: Martín y Francis. Martín es mi representante, mi manager y mi espina dorsal. Francis es nuestro todo; se encarga de la mercadotecnia, el vestuario y bueno, muchas cosas más. Por eso es nuestro todo. Ya podremos platicar mejor, por el momento ¡Vámonos y cenemos! Los amigos levantaron por última vez sus copas en el MIX para brindar, esta vez, por ese encuentro y unión. Posteriormente salieron del MIX NigthClub y pidieron servicio de transporte privado.
Ya en el restaurante de la Torre Eiffel, Lena, Julia y sus amigos intercambiaron datos, anécdotas, gustos y expectativas entre sí. Lena y Julia se sentaron cerca y durante toda la noche las sonrisas  y las miradas entre ellas estuvieron muy presentes. No veían la hora de poder quedarse a solas, ambas lo anhelaban pues tenían muchas preguntas para cada una y… quizá algo más por alcanzar. Después de cenar delicioso en el restaurante, los amigos salieron a su siguiente parada: La Torre Stratosphere. Un lugar bellísimo pues al entrar puedes subir hasta la cima para gozar de una panorámica muy privilegiada de la gran urbe del pecado. Existe ahí además, tres atractivos juegos mecánicos de adrenalina. Fue así que los chicos decidieron subirse a la gran Montaña Rusa X-Scream, la cuál te saca de la Torre y te deja a 300 metros de altura sobre el suelo. Hicieron equipos y subieron. La vista, la adrenalina y la compañía de Julia, eran un espejismo para Lena.
A 300 metros sobre el suelo, latía fuertemente su corazón, pero no sólo por la adrenalina de esa montaña rusa, sino por el éxtasis de sentir a su lado a la “morena”.
JULIA: ¿Tienes miedo, Lena?
LENA: ¡No! Para nada… quizá un poco… quizá. –Bastó que terminara para que Julia buscara su mano y la entrelazara a la suya. Fue lo último que alcanzaron a hacer allá arriba porque… el paseo en la montaña rusa comenzó y absolutamente todos, naturalmente, se la pasaron gritando. Tanto gritaron que Martín y Kristoph quedaron afónicos.
Al bajar, los amigos de Lena y Julia decidieron pasar a comprar algunas bebidas; mientras tanto ellas decidieron adelantarse al mirador de la torre. La vista fue inolvidable, de fotografía (de hecho se tomaron algunas) y Julia de juego, hasta le firmó la boina que traía y se la regaló: “Para la pelirroja más hermosa… con todo su amor, Julia.”.
LENA: Eso de “Con todo su amor…” no es verdad, ¿O sí?... Digo, no lo creo, a penas y son nuestros primeros instantes a solas. Sólo lo que conversamos en el restaurante, en el camino y en el nightclub, es lo que te conozco.
JULIA: Soy soltera. No tengo ningún tipo de relación, en parte por mi trabajo y por otro porque, hasta el momento no había tenido interés en nadie. Me dedico a componer y cantar. Tengo un negocio de moda y zapatos; me gusta el café y platicar, amo platicar. Soy muy sensible y en realidad me gustaría tener hijos.
LENA: ¿Hijos?... Eso es bellísimo. Es una experiencia única. Cualquier mujer tiene derecho a vivirla, claro, si es tu elección.
JULIA: Hablas como si tuvieras hijos… -De estar sonriente pasó a un gesto serio e interrogativo, curioso y pensativo.- No te he preguntado nada con respecto a tu vida, ¿Eres soltera?... –Tragó saliva pero aún así, iba a tener que escuchar lo que no hubiese deseado saber.-
LENA: Yo… la verdad es que yo… -Oportunamente como siempre, sus amigos aparecieron, extendiéndoles sus bebidas e invitándolas a ver la magnificencia de la panorámica.-
LENA: Esto es único. Quisiera nunca irme de aquí y que nunca salga el sol. Me siento feliz aquí –Volteó a ver a Julia, extraviada en la vista a la inigualable ciudad, y prosiguió.- contigo Julia. Gracias por haberte conocido. Aunque creo que no podremos ni tendremos la oportunidad de volver a vernos porque… -Julia atendió la mirada hacia ella e instintivamente dio unos pasos hacia ella. Lena se enmudeció al sentir nuevamente la proximidad de la morenaza. Mirándola a los ojos, Julia se acercó lentamente a su rostro, con una de sus manos la tomó de la cintura mientras que la otra la llevó a su rostro para acercarse a sus labios. Lena comenzó a temblar y no tuvo voluntad para evitar esa cercanía. Julia fulminó la distancia. Rozó sus labios a los de Lena, y en seguida envueltas de pasión, unieron sus labios totalmente en un beso. Julia la sostenía entre sus brazos con amor, con mucha fragilidad. Lena se ocupó de colgarse a su cuello y pegar todo su cuerpo a Julia. Tanto Lena como Julia podían sentir los latidos una de la otra. Después de algunos instantes de aquél beso, Julia la contempló y sin vacilar le dijo: Me interesas Lena Katina. Quiero saber más de ti, de tu vida, de lo que haces. Quiero que me conozcas. No quiero parecerte una loca pero Te… -No sigas- Interrumpió Lena. –Ya te dije que lo nuestro no puede ser, no va a poder existir. Gracias por el show, la cena, y estos momentos… Creo que debo regresar a mi hotel con mis amigos. Chicos, vámonos. –Volteando hacia ellos les pidió seguirla.-
MARTÍN: ¿Qué? Pero ¿Por qué? Vamos, no se vayan.
VANESSA: Lena, ¿Quién te dijo que nos queremos ir?
FRANCIS: Amiga, en serio, si nos arruinas la noche ahora sí “hacemos arder Troya”
KRISTOPH: ¡Lena por favor! ¡Estamos festejando tu cumpleaños! Está excelente la noche, no podemos irnos aún.
LENA: Mañana regresamos a Los Ángeles y quiero dormir bien. Aún es tiempo.
JULIA: En ese caso los acompañamos a su hotel, ¿En cuál se hospedan?
LENA: Discúlpame pero vamos para el Caesars Palace. Además estamos cansados y vamos a viajar mañana como pudiste escuchar.
JULIAN: Mira amiga, yo nunca te suelo contradecir pero… ¿Quién demonios está diciendo eso? Si no vamos a seguir aquí, nos van a acompañar a nuestro hotel y pasaremos un rato más bebiendo y conviviendo.
MARTÍN: No veo problema, además nosotros también estamos hospedados ahí. Tenemos una suit bastante cómoda. Vamos para allá, podemos cerrar la noche ahí. También tenemos una vista muy buena… No se compara con ésta pero vamos a disfrutar el resto de la noche.
Todos asintieron y para la desgracia y supuesta desdicha de Lena, comenzaron el recorrido al hotel. Julia ya tenía preparadas sus preguntas puesto que la actitud tan drástica de Lena, le dejaron con muchas interrogantes.

El grupo llegó al hotel y decidieron que brindarían con una copa de vino tinto. Lena no estuvo muy de acuerdo pero de igual, sus amigos la ignoraron (como cuando Vanessa le reveló el viaje y Lena se quiso hacer la inconforme). Sentía que un poco de alcohol podía hacerla hablar “de más” y realmente deseaba mantener a Julia al margen de toda la situación en su vida.
Julia y sus amigos prepararon el recibidor de la suite con cómodas almohadas y cobijas para sentarse en el piso; todos se comenzaron a colocar en círculo y decidieron iniciar rondas para preguntas y retos, las cuáles en el supuesto de que alguien no aceptara una pregunta, tendrían que recibir sin objeción el reto que les impusieran; pero primero se aseguraron de servir vino en sus copas para brindar por el juego, por la unión, por el amor y por la noche. La sala tenía efectivamente, una vista hermosa por el ventanal. La luz de la noche y de la luna era suficiente para alumbrar la habitación que entraba por esa ventana grande. Vaciar la primera botella de vino no fue difícil; lo complicado sería para Lena puesto que con aquél nivel de alcohol que ya había ingerido, tendría que reservar toda esa historia que no quería contarle a Julia.
JULIA: ¡Pues ahora mi turno de nuevo! Esta pregunta ahora va para ti Lena. ¿La aceptas?
LENA: Por supuesto… que no. –Le respondió a Julia con tono alegre-ebrio y lanzó una pequeña risa.
JULIA: No abuses de los castigos, en este caso no te conviene porque seré muy severa. Respóndeme o acepta mi severidad…
LENA: Bueno, me parece justo. Todos han contestado. Escucho tu pregunta. –Sonriéndole a Julia, concluyó-
JULIA: ¿Sales con alguien? –La pregunta dejó helada la habitación. Los amigos de Lena sabían perfectamente la respuesta al igual que sabían los sentimientos que entre Julia y Lena estaban surgiendo.
VANESSA: Creo que es más interesante el reto Julia. ¡Yo lo pongo! ¡Seré más severa que tú con ella! –Kristoph y Julián estuvieron por supuesto muy de acuerdo-
JULIA: No… gracias Vanessa. En este momento Lena me va a contestar.
VANESSA: Esque esa pregunta ni a nosotros nos ocasiona adrenalina –Casi temblaban de nervios al pensar en la respuesta de Lena- Y nos gustaría un poco más de ambiente, la noche es joven.
JULIA: Que no. Lena, adelante, te escucho.
Lena tomó aire, agachó la mirada, tomó su copa y luego sacó de su bolso, un objeto. Sin levantar la mirada sostuvo el objeto en su palma y le respondió sin más…
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por SandyQueen el Dom Feb 28, 2016 5:10 pm

Capitulo III

One Night

LENA: No soy capaz de decírtelo. No puedo por un motivo muy fuerte para mí. Pero te mostraré tu respuesta… -Entonces extendió su mano hacia Julia, a lo que ella colocó la suya para que Lena le diera la respuesta a su pregunta. El objeto cayó en su mano y entonces Julia pudo visualizarlo… Era un anillo de bodas. El rostro de Julia se inundó en lágrimas por gran decepción y no pudo evitar bajar también su mirada. Toda la habitación quedó enmudecida, era lamentable esa situación. Pero para los amigos de Lena lo era más puesto que sabían que su amiga no era feliz, que desde tiempo atrás había extraviado su esencia y su verdadero yo. Sabían lo decidida que Lena había llegado a los EUA, sin embargo, también conocían su gran desdicha por dejar de ser quien realmente amaba ser: una mujer libre, abierta y desafiante. Desgraciadamente no eran nadie para decírselo a Julia, era algo que le correspondía a la propia Lena (si se decidía a asumir lo que estaba sintiendo por Julia y todo aquello que quería a su lado.)
JULIA: Eres casada…  -Lena no pudo levantar la mirada; ese sentimiento que se habían despertado una a la otra, era incontenible por sí mismas, pero ante la situación de Lena, tenía que contenerse quisieran o no, o por lo menos eso creían en ese momento…-
Para tratar de animar el ambiente, Julia decidió levantarse para poner algo de música (algunas de sus canciones entre la lista) y acercó otra botella más a sus amigos, los cuáles ambientados por la música, aprovecharon para comenzar a platicar entre sí. Lena decidió incorporarse y jalar a Julia hacia el ventanal –Julia… sígueme. Quiero hablarte de algunas cosas.- Le dijo tomándola de la mano mientras la jalaba tenuemente para que la siguiese.
LENA: Con respecto a tu pregunta… llevo 3 años de casada.
JULIA: En serio, no te preocupes, no tienes por qué explicarme ya nada. Perdona mi pregunta de hace un momento. Quería saber más de ti porque…
LENA: Porque te gusto. –Le dijo con mirada firme y amorosa.-
JULIA: Yo creo que más que eso. Pero comprendo que yo a ti no y que sólo estoy indagando en lugares donde no debo estar. –Sin quedar conforme, Lena decidió proseguir con sus explicaciones.-
LENA: Soy de Rusia pero me mudé a Los Ángeles. Tengo una hija. –Desorbitó los ojos de Julia; sentía tantos deseos de brincar por el ventanal –Si pudiese resultar ilesa a final de cuentas…-
LENA: Mi esposo es empresario. Nos conocimos 3 años atrás cuando yo llegué a Los Ángeles…
JULIA: Mira Lena, trato de contenerme a ti. Estoy esforzándome por no acercarme a ti y…
LENA: ¿Y qué? ¿Abrazarme? ¿Besarme? –Acercándose a Julia, la pelirroja cerró sus ojos y de frente, tomó sus manos. Dejaron la conversación y se centraron en la presencia de una y la otra. Esta vez, Julia era la maniquí y no sabía cómo romper esa cercanía. Trató de reponerse de esa distancia haciendo un comentario –Estoy vuelta loca por ti, Lena. Pero trato de no ponerte en dilemas. Si estás con él por algo será. Por amor, por ejemplo.- A lo que Lena replicó con mucha fuerza y de forma tajante: -¡No! No necesariamente una persona permanece con otra por amor… No sabes más de mí, Julia, tienes que escucharme… - Ambas seguían tan cerca, rosando tanto sus labios que Julia no pudo evitar concluir ese roce besando a Lena. Estando bajo el refugio de las paredes de aquella suite del Caesars Palace, Julia y Lena sintieron una fuerza aún más fuerte y diferente entre sí… Sus labios despertaron el calor en sus cuerpos y su alma. Si fuera posible, deseaban no separarse nunca. Entonces, Julia pasó su boca de los labios de Lena, a su cuello, besándola primero con suavidad y poco a poco con un poco más de locura. Lena sudaba… se sentía profundamente enloquecida. Julia comenzaba a morder ligeramente su cuello y con sus manos la apretujaba a su cuerpo. Sonrojada, Lena le respondió con otro beso mientras se colgaba de su cuello. Fue entonces que desde lo profundo de la suite, una amplia recámara les invitó a entrar. Las amantes comenzaron a avanzar lentamente sin dejar de besarse. Un paso tras otro mientras saboreaban sus besos y deslizaban sus manos tratando de tatuar cada rincón y de sellar cada poro. En el camino a la recámara, Lena decidió responder a los estímulos de Julia, besando de igual manera su cuello. Lo hizo con fuerza, con pasión. Tenía deseos de fusionarse a ella para no separarse nunca más.
Al llegar a la habitación, la cama las recibió con comodidad y calor; Julia estando sobre Lena bajó sus besos por el resto de su cuerpo: en el cuello, el pecho y el abdomen. Besó sin cesar sus pechos blancosos y grandes que en aquél momento, reflejaban su excitación con los pezones erizados y endurecidos. Julia halagó el cuerpo hermosamente esculpido de Lena, hasta llegar a su abdomen bajo y enseguida, hacia su entrepierna. Sintiendo cada centímetro de piel erizada y los latidos acelerados de su corazón, Lena decidió que la ropa ya no les impediría rozar y deslizarse entre sí, como lo deseaban. Entonces le ayudó a Julia a desprenderse del vestido escotado que usaba esa noche; Lena le desabotonó sus jeans y le quitó su blusa de tirantes; Julia quedó en un sexy atuendo interior al cuál Lena no pudo evitar abalanzarse con decisión para despojarla también de éste. Julia hizo lo suyo y deslizó la ropa interior de la pelirroja.
LENA: Súbete… Quiero ser… tuya. –Besó con pasión y amor a Julia a lo que ella le respondió con la misma intensidad. Sentían cada vez más el calor corporal y sujetándose con fuerza mientras se besaban, rodaron por la cama meciendo su cuerpo y respirando agitadamente al oído. Julia aprovechó que se encontraban totalmente desnudas para dirigirse nuevamente a la entrepierna de Lena… De pronto, como un tope en plena ciudad, la intención de Julia se esfumó, recordó lo que minutos atrás le dijo: -“Con respecto a tu pregunta… Llevo 3 años de casada”; "Tengo una hija"; "Mi esposo es un empresario..."-
LENA: Súbete… Quiero ser… tuya. –Besó con pasión y amor a Julia a lo que ella le respondió con la misma intensidad. Sentían más el calor corporal y sujetándose con  fuerza mientras se besaban, rodaron por la cama meciendo su cuerpo y susurrándose al oído. Julia  aprovechó que se encontraban ya únicamente en ropa interior para dirigirse nuevamente a la entrepierna de Lena… Pero esta vez despojándola de la ropa íntima que cubrían  sus senos y entrepierna. De pronto, como un tope en plena ciudad, la intención de  Julia se esfumó, recordó lo que minutos atrás le dijo: -“Con respecto a tu pregunta… Llevo 3 años de casada”-
JULIA: ¡No! Espera… Perdóname pero no va a pasar.
LENA: ¿Por qué? ¿Qué te hice? ¿Qué pasó?
JULIA: Yo por ti lo dejaría todo mi pelirroja; sin embargo tú tienes un compromiso al que debes atender. Y me duele porque siento mucho amor aquí en mi pecho. Pero no será así la forma en la que serás para mí. Sucederá cuando tú estés lista para darte una oportunidad a ti misma y entonces decidas a emprender un camino compartido conmigo. –Lena con el cuerpo aún excitado le respondió-
LENA: Estoy sintiendo lo mismo por ti… Un amor  verdadero por ti, Julia. Desde que te vi en el aeropuerto no pude escaparme de tu mirada. Tu voz me envolvió cuando cantaste esta noche y ese talento me fascinó. Y entiendo que te sientas abrumada con lo que te tuve que contar de mi vida… pero creo que no es impedimento para poder disfrutarnos esta noche, amor… -Le dijo, tratando de jalarla hacia su cuerpo nuevamente para continuar el tema que quedó pendiente y por lo que se encontraba totalmente humedecida e impaciente…-
JULIA: Quiero disfrutarte por el resto de mis noches Lena. Y si tengo que sacrificar esta noche para lograrlo, lo haré. – Se levantó y buscó su ropa. Al colocársela le acercó a Lena sus prendas. Después de que ella también se tuvo que vestir, Julia la tomó por la espalda y le susurró: -Vales más que esta noche, vales mi vida entera, amor.- Le dio un beso y la abrazó fuertemente.
A la mañana siguiente, el grupo se levantó (desvelado), por haberse ido a dormir tan tarde. Todos regresarían a Los Ángeles; Julia y su grupo necesitaban editar y arreglar el video, mientras que Lena tendría su presentación en The Viper Room, en el cual ya tenía pensado, los temas que interpretaría. Vanessa la acompañaría con un bajo, mientras que Kristoph le ayudaría con teclado. Otros dos amigos suyos originarios de Los Ángeles, también solían acompañarla en sus presentaciones.
JULIA: Entonces… ¿Se van con nosotros en el vuelo?
LENA: Sí, vamos en el mismo vuelo, pero que ni se te ocurra llevarte mi maleta. –Le guiñó a Julia y le regaló una sonrisa-.
El regreso a Los Ángeles representaba mucho para las dos, pero los siguientes días tendrían que luchar con todos los estereotipos y barreras para lograr unirse y vivir el amor que la complicidad de Las Vegas, les regaló....
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por SandyQueen el Dom Feb 28, 2016 5:13 pm

Capitulo IV

Hold me tight

En el aeropuerto, Julia y Lena caminaron una al lado de la otra. Deseaban fulminar ese momento en el que compartían camino, tomándose de la mano como verdaderas amantes. Sin embargo decidieron que no sería ese el momento; platicaban sobre lo que harían al llegar a Los Ángeles para poder “ser libres” y así vivir su amor con locura, con ese fervor y anhelo que habían desbordado la noche anterior.
JULIA: Entonces, ¿Vas a cantar en The Viper Room, Lena?
LENA: Así es, y me gustaría tenerte como invitada en esa noche especial para mí. Significaría mucho verte.
JULIA: Pero, ¿No podría haber algún problema? No quiero ocasionarte alguna dificultad. Vas a cantar en un lugar en el que mucha gente te puede conocer; o por lo menos puede darse el caso de que haya tan sólo una persona. Y pese a que quiero que arregles tu situación y que suceda lo que tenga que suceder para poder tenerte conmigo siempre, no quiero que te preocupes ni que tengas problemas, cariño. –Lena le respondió sonriendo y negando la posibilidad que mencionaba Julia-
LENA: Tengo un asunto pendiente entre tú y yo… Y tus palabras e inquietudes las disolveré. Ya verás que aunque puede llegar a ser complicado, vamos a lograrlo. –Interrumpieron un poco la conversación para documentar maletas y subir de prisa a su avión. Tomaron sus asientos (juntas) y bromearon un poco en grupo-
JULIA: Me preocupa tu hija. A mí me encantan los niños, siempre he querido tener pero no había tenido la oportunidad. La cuestión es que en este caso no son mis hijos sino tuyos y…
LENA: Y entonces no te agrada la idea de que tenga una hija y que es del hombre con el cuál actualmente estoy casada.
JULIA: No precisamente; independientemente de que su papá sea tu esposo cuando ya te conocí, mi edad me permite ver más allá. Podemos crear una bonita relación ella y yo, si me lo permite. Ahora bien, creo en que estaría en todo su derecho a rechazarme como tu pareja y por consiguiente, como una figura… ¿Materna? –Rieron un poco por la forma de no saber cómo denominarse (por cuestiones de costumbres y paradigmas)- quizá podría ser su amiga y ayudarle en las diferentes etapas de su vida. No sé… todo depende de cómo te relaciones con ella también y qué tanta confianza le transmitas. De esta manera no tendrá por qué enfadarse contigo o algo así… -Lena la interrumpió y sin que pudiera predecirla, le robó un beso a Julia; frotó su nariz contra la de ella y apoyó su cabeza en su hombro-
LENA: Al llegar a Los Ángeles quizá no pueda estar contigo en el día porque tengo que preparar todo para la presentación pero tienes mi número, podemos enviarnos mensajes en Viber y te veré sin falta en The Viper Room, amor. Mi show comienza a las 10:00 p.m.
JULIA: Está bien, y después, ¿Aceptas tu primer cita conmigo? Vamos a un café. ¡Quiero conocer más de ti, mi amor! – De nuevo se acercaron para darse un cálido beso y disfrutar la cercanía de sus cuerpos en el vuelo de regreso a casa…-


04:00 p.m.
Al llegar a Los Ángeles, Julia y su grupo comenzaron a editar el video del single que grabó en el Nightclub. ¡Tenía que estar listo pronto!
MARTIN: Julia, ¿Y a qué hora te tienes que ir a tu cita?
JULIA: Pues considerando que no sé qué ponerme… Que me voy a duchar… Que debo pintarme… Que voy a tener que escoger zapatos… Que no tengo mi vehículo aquí… Que…
MARTIN: ¡Ah ya! ¡Silencio! No te preocupes por eso, nosotros te ayudamos con eso pero ¡Ya cálmate! Me estresas Julia, nunca te había visto así. No me cabe duda que estás decidida y bastante interesada en esa hermosa dama.
JULIA: Bueno, entonces me voy a dar una ducha, ya vuelvo.
05:00 p.m.
Antes de poder elegir su vestuario para esa noche. Julia decidió enviarle un mensaje a Lena:
“Hola, mi pelirroja. Imagino que a estas horas debes afinar detalles y preparativos para tu noche. Te echo de menos pero me alegra mucho poder verte esta noche. Me habría encantado pasar por ti, pero me es suficiente contar con la posibilidad de verte y conocer de tu música. Te veré a las 08:00, seré la primera en llegar y la primera en aplaudirte, amor… Atte. JV.” –Ese mensaje había sido un error; fue la invitación perfecta para una noche desastrosa… Alguien llegaría al fondo del asunto y descubriría quién era JV.-
06:00 p.m.
MARTÍN: Mmm… -Balbuceó.- ¿Tú qué opinas Francis?
FRANCIS: Opino que la chamarra negra le va bien con una camisa abotonada blanca… Mmm un poco de escote aprovechando los últimos botones sin abrocharlos… Los botines negros de semi-tacón ¡Estarán perfectos! Y vamos a colocarle aretes, collar y un relejo de plata. Le voy a alborotar los semi-rizos que trae para aprovechar su actual largo de cabello y… ¡Vamos a pintarla preciosa! Eso opino. Y eso haremos. –Decididos y entusiasmados, los amigos pusieron manos a la obra para preparar a su amiga en su noche… O… Cuando menos… Creía que sería su noche…-
MARTIN: ¡Qué hermosa te ves, Julia! Es algo ligero y sexy, ¡Te va excelente! Tu personalidad resalta ese atuendo. ¡Le vas a gustar más a Lena! Por cierto… No te preocupes por el transporte, te voy a prestar mi auto, es algo modesto pero no te hará quedar mal – Sacó las llaves de su Porsche negro súper brillante y se las aventó a su amiga- Yo me iré enseguida con Francis en su auto. ¡Allá te vemos!
07:00
Julia condujo hasta el lugar de la presentación de Lena, se trataba de un bar bastante famoso y concurrido en Los Ángeles; Lena presentaría ahí un single "nuevecito" (recién “horneadito”) y con el cuál pretendía comenzar la creación de su nuevo disco. Ya tenía algunas canciones y estaban tratando de crear otras pero le había hecho falta inspiración para poder concluir con las pistas que compondría y grabaría para el proyecto de ese álbum. Sin embargo, conocer a Julia, su estilo de música y sobre todo descubrir esos sentimientos de amor por ella, ocasionó que la pelirroja se volviese a inspirar para retomar la fuerza y entusiasmo de componer.
Al llegar al lugar, Lena se tomó unos minutos para poder revisar su teléfono. No encontró nada –Ni siquiera el mensaje que Julia le había enviado; por supuesto, algo no andaba bien para las dos, pero no iban a saberlo. El show iba a empezar y también el desastre esa noche. Por lo menos la desastrosa velada para ellas. Sin tener nada en su teléfono, se dispuso a guardarlo y a proseguir con sus actividades previas a la presentación.
08:00
Julia arribó al The Viper Room. Alguien en particular también lo hizo. No se dio cuenta, no tenía ni la más mínima idea. Había una persona interesada en conocerla y no precisamente por admirarla o algo parecido. En el lugar ya había gente pero logró acercarse al escenario en el que Lena realizaría su Unplugged. La gente que entró al inmueble, se esparció buscando el mejor rincón y apreciación al escenario; ya había algunos apretujones y la gente elevó rápidamente, la temperatura. En un instante de ansiedad, el público de la pelirroja pecoza y sexy, decidió hacer bullicio para pedir la salida de la gran cantante. Lena Katina era ya muy bien conocida a lo largo de los Estados Unidos y en Latinoamérica. Ya era capaz de enloquecer a sus fans y a sus espectáculos ya sabía perfectamente como reunirlos y hacerlos estallar con sus canciones. Tenía una voz melodiosa (a Julia le derretía escucharla y francamente le parecía una delicia estar a punto de poder escucharla pero ahora cantando).
10:00
Los invitados de esa noche estaban exasperados. Repentinamente, las luces del bar bajaron hasta apagarse. Sólo se escucharon "chiflidos" de ansiedad y felicidad, anticipándose a la salida de la cantante por la que se derretían. Lena detrás de escenario, se preparó para su salida; las luces aún apagadas anunciaban una magnífica presentación; entonces, alguien dio a conocer su nombre para invitarla a salir a escenario: “Esta noche, The Viper Room trae exclusivamente para ustedes, a una diosa de la música Rusa… ¡Lena Katina!”. Con unos zapatos de tacón alto y un atuendo extremadamente sexy y rojizo, la pelirroja salió al escenario y fue entonces que…
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por SandyQueen el Dom Feb 28, 2016 5:17 pm

Capitulo V

Shattered Glass

Fue entonces que le faltaron ojos a Julia para poder contemplar esa figura hermosa… -Divina… mi amor. ¡Tú puedes! –Pensó para sí misma. Alguien en el bar estaba buscándola; en realidad buscaba al responsable del mensaje que llegó al celular de Lena. En el bar había una sección de mesas para los asistentes, en la que se podía ver hacia el escenario a mayor nivel para apreciarlo sin ningún problema. Fue ahí en donde la persona “misteriosa” se detuvo para ver el show. Buscaba algún sospechoso, alguien que tratara de acercarse a Lena. Sin embargo la primer canción de la dama de rojo seguía avanzando con un efusivo recibimiento en general. –Quizá no podré descubrir de quién se trata si me quedo aquí, hay bastante gente.- Pensó y enseguida sin importarle el show, decidió salir y hacer guardia afuera del bar, esperando la salida de la pelirroja. Si alguien vino a verla, de seguro saldrá con ella y aquí, esperaré, quiero saber quien pretende arrebatarme su amor…
Esa noche los planes de Julia y Lena eran convivir después de su presentación. Julia se preparó con tiempo para poder llevarle un regalo sorpresa a su amada, pero la ansiedad le ganó por llegar tan pronto como fuera posible al bar para verla. Antes de que sus amigos llegaran, les mandó algunos mensajes para que pasaran a comprar un ramo de flores para sorprender a Lena; de verdad quería esforzarse por envolverla aún más con un amor único y verdadero. Mientras las flores llegaban, siguió entusiasmada con la presentación. Julia no pasaba desapercibida para Lena, quien cantaba con mayor sentimiento y aunque no pudiese anunciarlo por el momento ante todo su público, o mejor dicho, como no se encontraba preparada para mencionarlo ante todos los que se dieron cita para escucharla esa noche, pensaba en que cada una de sus canciones iban dedicadas a su morenaza. Entre baile y coreografía, aprovechaba para sonreírle y algunas veces para guiñarle y lanzar besos que sin que su público pudiera darse cuenta, iban dedicados para la chica más sexy en aquél lugar.
Los amigos de Julia arribaron al  bar; ella les pidió que la esperaran afuera para poder recibir las flores. Pensaba quedárselas y una vez que terminara el show, se las daría en cuanto pudieran escaparse de la multitud reunida. Otro error fatal. Ese alguien que pretendía descubrir quien había enviado el mensaje a Lena, seguía esperando firmemente fuera del bar.
MARTIN: Julia, ¿Ya vienes? Queremos entrar antes de que Lena y los chicos canten su última canción. Si no sales pronto, olvídate de sorprenderla con las flores. Se van a quedar en el auto de Francis.
JULIA: ¡No! Ya relájate, ya voy saliendo, espérame en el estacionamiento. Hay mucha gente, disculpa la demora. –Lena la vio alejarse y le pareció un poco raro, sin embargo continuó entusiasmada por el gran recibimiento que pese a ser un lugar relativamente pequeño, había una considerable congregación de gente.-
Justo a la salida del bar, un hombre alto, rubio, fornido, aguardaba con recelo. Buscaba la mínima señal para identificar a la persona que debía confrontar; alguien pretendía arruinar su familia. –Buena noche, con permiso.- Le dijo una mujer con cabello semi-largo y con rizos no tan prolongados pero que le lucían y resaltaban con su vestuario.- Le respondió de la misma manera y sin apartar su atención de la escena, la siguió.
Julia se acercó al auto de su amigo para recibir las flores que habían adquirido para Lena.
JULIA: ¡Gracias! ¡Están perfectas! Espero que le gusten a la damita. ¿Entramos?
MARTIN: ¡Ohh! ¡Espera! Te compramos algo más.
JULIA: Pero yo sólo les pedí las flores… ¿Qué más compraron? –Martin abrió la puerta del carro y sacó unos estuches. Lo abrió y sacó de ellas unos collares. Los dos dijes de los collares formaban un corazón y tenían inscrita la frase “ALWAYS YOURS” en cada mitad. La escena a lo lejos parecía normal. Así pensó el hombre que estaba vigilando en la entrada del bar. Se trataba de un hombre obsequiándole un ramo de flores a una mujer junto con un collar. Lo único irónico para él fue notar que la chica no se había puesto ninguno de los dos collares que le mostraron. De hecho, le pareció raro y quizá grosero, que sin un beso o un abrazo, lo hubiera guardado sin más. Los amigos avanzaron hacia el bar, distraídos por su conversación, los amigos pasaron desapercibida esa figura.
Lena saludaba a los asistentes cuando Julia y sus amigos iban entrando. Al percatarse, de su entrada, aprovechó para hacer una disimulada dedicatoria de su siguiente y última canción –El amor existe, aparece cuando y donde menos lo imaginas; hay que enfrentar decisiones y asumir lo que dicta nuestro corazón. El amor y no debe tomarse con la cabeza, sino con el alma. Después de esta vida lo único que nos llevaremos de ésta, en el alma, será el amor verdadero. Y hay que luchar por él mientras se pueda, porque nadie puede tomar las decisiones por nosotros para ser feliz con quien realmente regocija con su amor, nuestro corazón. Si te ven fijamente; si tú le miras fijamente; si con sólo la mirada logran hacerse el amor… Luchen por ello, es su amor verdadero y no se repetirá.- Finalizó su cátedra y mirando a Julia con ternura, le hizo una señal a su equipo para iniciar su canción. Julia y sus amigos ayudaron a aumentar la intensidad de su última interpretación haciendo bullicio, aplaudiendo y chiflando. Era una canción de amor muy intensa, pero en realidad lo que los había desquiciado, eran las palabras que había dicho y que sabían perfectamente, eran dedicadas a Julia. La felicitaron y bromearon un poco con ella al respecto.
Lena finalizó su show agradeciendo a la gente que asistió y se apresuró para poder vestirse y salir del bar. Ansiaba tener tiempo a solas con Julia. Le hizo una señal para que la siguiera. Julia se incorporó rápidamente para poder verla y felicitarla mientras que dejó a los chicos con los amigos de Lena.
JULIA: Espera, Lena, estuviste genial amor. –Le extendió el ramo de flores y Lena entusiasmada le agradeció y le sonrió. No pudo contenerse para darle un beso. Estaban realmente felices. Lena le pidió unos breves minutos para guardar sus cosas y poder irse a divertir y cenar con ella. Una vez que terminó, jaló a Julia tomándola de la mano y pasaron por sus amigos. Salieron del bar…
LENA: Julia, dame unos minutos. –La incitó a acercarse a su cuerpo mientras se recargaban en el Jaguar de la pelirroja- Tus ojos son un mundo desconocido pero ansiado para mí. Quiero conocer más ese mundo esta noche. Lo devoraría pero me voy a quedar en él, así es que iré comiéndolo poco a poco.
JULIA: Las cosas están hechas para alguien, por alguna razón. Hay muchas personas arriesgándose en este planeta. Yo quiero que te arriesgues, también. El mundo al que quieres devorar, está creado para recibirte, pero divididas, no podremos, tienes que conectarte a mí. Yo te he buscado, toda mi vida. Con las puertas abiertas de mi alma, te quiero recibir y darte amor a cada momento. No quiero que tu corazón siga solitario; nos estamos buscando desde hace tiempo y ahora es tiempo de creer y descansar en el infinito amor. Esperaba un milagro, entonces apareciste tú, y quiero creer que serás tú y no en que será el final.
Lena sucumbió nuevamente a la mirada, a la imagen y a esas palabras de Julia. La acercó totalmente a su cuerpo y Julia le correspondió fulminando ese momento con un beso largo y profundo, aún en presencia de sus amigos. Nadie dijo nada, nadie las interrumpió, de hecho hasta las festejaron aplaudiéndoles y haciendo un poco de bullicio. Eso no las distrajo para continuar con su beso inacabable…
La escena fue mal vista y odiada por otra persona. Aquél hombre que desde recién iniciado el show de Lena, comenzó a vigilar y a buscar a ese alguien que había enviado el mensaje a su celular. Se encontraba parado hacia una esquina del bar, camuflado por su atuendo negro y la noche obscura. Hizo rabietas en la lejanía; furioso y confundido pataleó y lanzó golpes en el aire. -¡Cómo diablos puede ser esto!- Balbuceó mientras seguía haciendo rabietas para desahogar un poco la ira que estaba sintiendo en ese momento. Las chicas y sus amigos se subieron a sus vehículos. –Tóma las llaves y conduce Julia,- Y fue así que dieron marcha para su cita. Sin dudarlo, el hombre misterioso se retiró sigilosamente para subir a su auto y una vez que avanzaron los vehículos, arrancó con la precaución de no ser visto y sin llamar la atención.
JULIA: Pensé que podrías ver mi mensaje, Lena.  Te echaba de menos mi pelirroja bella.
LENA: ¿Qué? ¿Cuál mensaje Julia? No tengo nada.
JULIA: Sí, en serio, te escribí. Quizá no te llegó… supongo.
A Lena le pareció extraño, pero de igual asintió y continuó la conversación con su morena en el auto. Llegaron a un café-restaurant. Era algo cómodo y privado. Justo lo que buscaban para una charla amena y tendida. Se alejaron a una zona vacía que reservaron sus amigos previamente. Al salir de ahí planeaban ir al departamento de Julia para finalizar la noche. Acercaron más mesas y sillas para reunirse todos ahí. Alguien más llegó al restaurante y no había sido invitado. Julia se anticipó al sentarse para pedirle a Lena que cerrara los ojos –Te tengo un presente más, espero lo conserves y te recuerde a mí…- Sacó uno de los collares de su estuche y se aproximó a su pelirroja para ponérselo. Al sentir esto ella acarició sus manos mientras sonreían. Al abrir los ojos se acercó nuevamente a Julia para darle un beso por el regalo. Entonces ese hombre que les estaba vigilando desde que salieron del bar, se acercó a la mesa. Sin que pudieran predecirlo, llegó por la espalda de Julia y sin más preámbulo interrumpió la escena dando un manotazo con fuerza a mesa en donde se encontraban. -¡Qué demonios es esto Lena!- Gritó con fuerza y todo su enojo. Todos se espantaron del estruendoso golpe y de la presencia de ese individuo pasaron al lado de aquél hombre.
LENA: Por dios…
VANESA: Tú cómo llegaste aquí…
KRISTOPH: Vete de aquí, vámonos… -Incorporándose rápidamente de la mesa, a lo que Martin y Francis se alertaron más y también se levantaron.-
JULIAN: Chicos por favor, siéntense, este hombre se va a retirar. Por favor, amigo, vamos afuera acompáñanos, evitemos discutir aquí adentro, por favor…
JULIA: ¡Tú quién eres! ¡Quién te crees para llegar así! ¡¿Te conozco?!
LENA: Por favor Julia, mantén la calma, el señor ya se va a retirar de aquí. Por favor acompáñame afuera, este no es lugar… -¡No voy a ningún lado Lena! ¡Quiero que me expliques qué estás haciendo!- Terminó aventando unos cubiertos que se encontraban cerca de él y entonces los amigos de las chicas se pararon con frenesí para empujarlo hacia atrás.
VANESSA: ¡No a ver chicos! Calmados por favor…
LENA: ¡Joseph ya basta! –Se levantó también de la mesa y Julia se giró hacia ella exclamando y exigiéndole que le dijera quién era ese hombre.-
JULIA: ¡No espérate! ¡Quién carajos es él, Lena! ¡A dónde vas con él!
JOSEPH: ¡Qué te importa a dónde va conmigo, maldita marimacha!
LENA: ¡Déjala en paz, Joseph. Este problema es entre tú y yo!
JULIA: ¡Cállate imbécil! ¡Quién demonios eres tú! ¡Nadie te invitó! ¡Te largas o te largas!
JOSEPH: ¡Soy el esposo de Lena y no me voy sin ella! –Dejó atónitos a los amigos de Julia… pero sobre todo a ella. Por algunos instantes nadie pudo decir nada. Sólo se encontraban desconcertados y veían con tremendo enojo a Joseph. Julia miró a Lena tratando de pedirle una explicación de cómo es que se encontraba él ahí y cerraba los ojos de coraje y de tristeza. No era de su interés conocer al esposo de la mujer que comenzó a amar sin control. Quería que fuese sólo una pesadilla de la cuál iba a despertarse. Acertó en lo de la pesadilla, pero ésta apenas había comenzado y no despertaría hasta no luchar y vencer la guerra, por el amor de Lena. Levantó la mirada y dirigiéndose a Lena, la tomó de la mano y comenzó a caminar con ella.
JULIA: Vámonos, Lena. Hablaremos de esto en otro lugar.
JOSEPH: ¡No te la vas a llevar! ¡No tienes ningún derecho y yo sí! ¡Quien se la lleva soy yo! –La sujetó con fuerza del brazo a lo que Julia exclamó con enojo.
JULIA: ¡Déjala imbécil!
JOSEPH: ¡O qué! ¡Es mi esposa, zorra!
MARTIN: ¡Mira estúpido, a ella déjala en paz! ¡Si no te largas ya de aquí te voy a partir la cara!
JOSEPH: ¡Vámonos Lena!
LENA: ¡No me puedes obligar Joseph, no quiero ir contigo, entiéndelo. Lo discutiremos, lo hablaremos, te explicaré pero… esto ya no tiene vuelta de hoja!
JOSEPH: ¡Eres mi esposa maldita sea! ¡Tienes una hija! ¡Tienes una familia, carajo!
LENA: ¡Es algo que no vamos a discutir aquí! ¡Te voy a brindar una explicación pero no aquí! ¡Y en la casa discutiremos cómo vamos a terminar esto, Joseph!
JOSEPH: ¡Lena! ¡Si no te vienes en este instante conmigo, olvídate de ver a Katerine! ¡No vas a ver a tu hija! ¡No la busques!
LENA: ¡No puedes hacer eso Joseph!
JOSEPH: ¡Puedo porque mi esposa sale con una zorra! ¡Mi esposa se está viendo con una marimacha! ¡Con una…
Fueron sus últimas palabras antes de que el puñetazo de Martin y una patada de Francis, lo tiraran al piso. Kristoph gritó para pedirle a personal del restaurante que fueran.
MARTN: ¡Te lo dije, imbécil! ¡Esa sarta de estupideces son sólo eso y ya me fastidiaron! –Después de permanecer en el suelo unos minutos, se levantó y mientras escupía sangre le respondió:
JOSEPH: ¡Por tu culpa, Lena ya no podrá ver nunca más a su hija! ¡Y tú zorra, búscate un hombre que te enseñe lo que es ser mujer! –Antes de que el personal pudiera intervenir, Julia pateó en la entrepierna del sujeto y le dio otro puñetazo en la cara. Cayó nuevamente al piso y Julia aprovechó para patearlo con fuerza en las costillas.
FRANCIS: ¡Ya Julia, ya…!
VANESSA: ¡Por favor ya paren! – El personal entró y exigió orden, levantó al esposo de Lena del suelo y los sacó del inmueble. Toda la gente en el restaurante al pasar los observaba, fue un escándalo total. El restaurante había llamado a la policía por los disturbios que estaban ocasionando. La noche no podía ir peor. O quizá sí.
Con la pelea aún en la calle, entre gritos y palabras, la policía decidió arrestarlos…
Eran las 04:00 de la mañana cuando el teléfono sonó. Una mujer con bata blanca y lentes contestó: ¿Quién habla? Y una voz de un oficial del otro lado del teléfono le indicó la aprehensión de su hija Lena Katina, su esposo y unos acompañantes más. El teléfono quedó descolgado; su mamá se apresuró a despertar a su esposo y salieron deprisa.
El mundo ordenado de Lena se comenzó a desquebrajar como un cristal roto. No le había quedado de otra más que pedirles ayuda a sus papás, puesto que su hermana no se encontraba en los Estados Unidos. Las cosas iban a empeorarse para todos…




Capitulo VI

Perfect Enemy…


La familia Katin era lidereada por la Sra. Innesa Katina, a quien le gustaba controlar la vida de todos, especialmente de su hija y por supuesto, la de su esposo, Vadim Katin. La Sra. Katina no aprobaría ni por error el amor de Lena con Julia. Su mayor defecto era el poco respeto y tolerancia que le tenía a las personas, sobre todo en cuestión de preferencias sexuales. Ella creía en que el matrimonio estaba hecho para nunca romperse y que en las buenas y en las malas (sobre todo tratándose de las malas), la  esposa tenía que acatar y aceptar las cosas como eran y bajo ninguna circunstancia debía terminar su matrimonio. –“Es la cruz y penitencia que como mujer, debemos cargar” – Les decía frecuentemente a sus hijas tratando de hacer que aceptaran esa “realidad”. Sin embargo la hermana de Lena, hasta el momento había dedicido no casarse, en realidad no tenía ningún interés ni deseos de meterse en conflictos de ese tipo teniendo pareja. Por otro lado, estaba a minutos de distancia para darse cuenta que sus plegarias y el mundo que ella creía, no eran la “realidad” y tendría que acatarlo le gustara o no.
Camino a la estación de policía en donde tenían detenida a su hija, la Sra. Inessa trataba de hacer sus propias conclusiones con respecto a la aprehensión de su hija –Además, Joseph también está detenido, ¿Qué pudo haber sucedido, Vadim?- Repetía una y otra vez.
VADIM: No sé Inessa, ya casi llegamos, espérate y deja de hacerla de detective. Además lo importante es sacarla. – Le respondió con enfado y enojo a su esposa.-
Al llegar a la estación, Inessa se le anticipó a su esposo Vadim para ser personalmente, quien viera a Lena; principalmente lo que le interesaba era conocer la situación que a ella y su esposo Joseph, les había llevado a ese lugar. Cuando le dieron acceso para ver la celda en donde todo el grupo estaba detenido, corrió a verla desesperadamente. La señora era bastante exagerada y tenía un problema con las severidades; para ella todo era fatalismo.
INESSA: ¡Hija! Tienes que contarme lo que pasó, ¿Por qué están aquí tú y Joseph?
LENA: Mamá, por fin. Qué alivio que llegas. ¿Podrías sacarnos? Necesitamos salir de aquí y aclarar muchas cosas…  -Antes de que terminara de hablar, su mamá la interrumpió y replicó-
INESSA: Sí, no se preocupen. En seguida van a liberarte junto con tu esposo. Tranquila hija.
LENA: ¿A mí y a Joseph?... No a ver espera, necesito que nos saques a todos. Aquí están todos mis amigos. Por el dinero no te preocupes…
JULIA: Señora, buena noche. No nos conocemos, su amiga es mi…
JOSEPH: ¡Cállate zorra! ¡No tienes derecho a pedirle absolutamente nada a la Familia Katina! ¡Puta descarada!
MARTIN: ¡Cálmate o me encargo de que a ti y a mí no nos permitan salir bajo fianza!
LENA: ¡Mira Joseph ya estuvo! ¡Por tu maldita culpa estamos aquí! Si tan sólo te hubieras esperado a poder hablar a solas en casa…
JOSEPH: ¡Cuándo carajos Lena! ¡Ibas a largarte con esa puta lesbiana!
INESSA: ¡Muchachos! ¡Lena! ¡Qué pasa aquí!
JOSEPH: Pasa que su hija quiere destruir su familia, su matrimonio y a mí. ¡Su hija planea largarse con una lesbiana asquerosa! ¿Y sabe usted quién de aquí es la responsable? ¡Esa puta que quiere pedirle su ayuda para salir del bote que es donde pertenece!
LENA: ¡Joseph por dios! Te dije mil veces que estoy de acuerdo en que debí y te debo una explicación, te la daré pero deja de complicar más la situación. Sólo confundes, gritas y eso no nos va a ayudar. ¡Ninguno va a poder salir de aquí! Madre, necesito que le prestes dinero a mis amigos para salir, no te preocupes por la cantidad, al salir la tendrás.
JULIA: Discúlpeme las circunstancias Sra. Katina; le pedimos por favor nos preste dinero para nuestra fianza. En cuanto podamos salir, le extenderemos un cheque por la cantidad que corresponda. – Con desprecio y sorprendida aún por la discusión entre Joseph y Lena, la Sra. Inessa no pudo evitar verla con desprecio y trató de humillarla con la mirada, tratando de hacerle ver su desprecio.-
INESSA: No tengo motivos para ayudarte a salir mujerzuela; en realidad debería dejarte aquí, personas como tú en el mundo, sólo hacen daño a las familias normales…
LENA: Mira madre, no es una prueba para saber si quisieras o no ayudar a mis amigos, sólo es cuestión de negocios. Me prestas el dinero y se te regresa la cantidad que corresponda. Punto. ¿Podrías darte prisa? Hablaremos de esto en la casa… -Inessa comenzó a caminar y refunfuñando de Lena, conforme avanzaba, le dijo que sí, sin embargo le aclaró que si por ella fuera, la refundiría en la cárcel por ser una persona anormal e indeseable; una mujerzuela y una persona viciosa que provenía del infierno para hacer pecar a la gente buena.
LENA: ¡Del infierno provienen tus sermones mamá!
INESSA: ¿Qué carajos dijiste Lena?
LENA: ¡Que ya quiero salir de aquí! ¡Paga ya!
La familia de Lena pagó la fianza de su hija y todos sus amigos; cuando un oficial se aproximó para abrir la celda en la que estaban bajo resguardo. Joseph trató de anticiparse tomando a Lena de la mano, sin embargo ella se soltó y en voz baja le dijo: -No trates de tocarme, eso era antes. Muchas cosas han cambiado y no pararán de cambiar.-
Julia salió detrás de ella para tratar de alcanzarla. Quería intercambiar algunas palabras con su amada antes de tomar caminos separados por el momento. Sabía que sería una noche difícil para Lena y por lo menos, deseaba darle algunas palabras de aliento que le hicieran saber que todo estaría bien a final de cuentas; que era normal la exaltación pero que valdría la pena para ser realmente feliz.
Una vez afuera, Lena se detuvo antes de subir al automóvil de sus padres y se recargó en otro de los vehículos aparcados en el estacionamiento.
JULIA: Aquí están las llaves de tu auto Lena, gracias por la invitación, me gustó esta noche pese al percance… -Joseph se percató de esto y trató de interrumpir la escena-
JOSEPH: ¡Cómo que las llaves de tu auto, Lena! ¡Se trata del carro de la familia y ahora le permites a esta asquerosa zorra conducirlo!
LENA: Joseph ya lárgate al auto. Súbete y en la casa hablaremos. Estás muy exaltado y no es lugar para hablar.
JOSEPH: ¡Cómo quieres que esté! ¡Mi esposa es les… -El Sr. Vadim escuchó desde el auto las palabras de Joseph y enfurecido por la actitud hacia Lena, bajó y le dio un empujón.-
VADIM: ¡Pero qué te crees Joseph! ¡No es forma de hablarle a una dama!
JOSEPH: Disculpe señor.. No es por su hija. En realidad sí estoy muy exaltado. Compréndame, se trata de mi familia. No puedo tolerar ver a esta maldita puta al lado de mi esposa.
VADIM: Sube al auto, por favor, Joseph. No te lo diré otra vez. –La Sra. Katina trató de entrar en la escena sin embargo, el Sr. Vadím le negó salir del auto y le exigió abrocharse el cinturón en lo que esperaban a Lena.-
LENA: Discúlpame, amor. Todo esto ha sido una locura y la velada que planeamos… terminó siendo un horror para ti. Has soportado muchas groserías y desprecios; no mereces eso, mi hermosa. –Se acercó a Julia para darle un beso antes de marcharse y a lo lejos Joseph pudo observarlo, sin embargo, no tuvo opción ni manera de evitarlo.
Durante el recorrido nadie intercambió palabras en el auto. Lena iba sentada en el asiento de atrás con Joseph pero ni siquiera se notaban. O por lo menos no por parte de Lena. Pensaba en Julia, en la noche que habían comenzado juntas, la lamentable y embarazosa situación con su esposo, así como el vaso que ya se encontraba roto en muchos pedacitos y lo cual le sería difícil de confrontar pero… ¿Qué podía pasar que fuera tan malo? ¿Qué podría ser más fuerte que su decisión y amor por Julia? Porque sin duda alguna, la amaba con toda la fuerza del universo. Y era un amor privilegiado; encontrar a Julia le despertó atracción y amor, tenía perfectamente esa combinación exacta.
Lo peor podría tratarse sobre el escandaloso escenario (entre gritos, reclamos y disgustos), de parte de su madre Inessa y de los amigos y familia de Joseph. Pero en realidad estaba preparada para ello y no le importaba mucho;  a esas alturas de su vida sabía que la opinión de las personas es efímera pues no se basa en nada más que sus paradigmas y su necesidad de someter el amor al orden y esquemas al que lo sometieron: hombre con mujer, esposo y esposa, así como la familia tradicionalista y a final de cuentas, contemporánea; el heredar el nombre del padre y no de la madre; las actividades del hogar que pese al avance de la humanidad en ese aspecto, aún arraiga mucho a la mujer a permanecer de casa y al hombre a salir y ser libre de ausentarse por lapsos más prolongados; la costumbre de realizar eventos religiosos y firmar un contrato ante un “señor desconocido” y la presencia de numerosas personas que en realidad no son amigos verdaderos y  sólo participan como maniquíes en el evento; la procreación de hijos a consecuencia o por el hecho de estar ya casados y por éste motivo  verse en el inevitable hecho de tener relaciones y quedar embarazada, al fin y al cabo, ya casados, el hombre tiene derecho y la mujer debe entender, además de que seguramente y sin oportunidad de reflexionarlo, debe embarazarse y tener hijos porque es lo que siempre se hace. Eran tantas cosas las que reflexionaba Lena que no se percató de lo rápido que arribaron a casa.
Lena se anticipó bajando del automóvil de sus padres y entró rápidamente a la casa. Iba enojada y dispuesta a confrontar a todos de una buena vez. Si así podría liberarse para poder vivir la vida al lado de la persona que le hacía cimbrar su mundo, lo haría. Sin embargo, antes de poder hacerlo escuchó a su hija Katherine llorando desde su habitación. A penas pudo llegar a la habitación de la niña cuando su madre comenzó la batalla naval por imponer sus “ideales machistas-tradicionalistas-retrógrada”.
INESSA: Y esto es sólo el principio, Lena. Después ¿Qué podemos esperar que pase con la niña todo por querer andar de enamorada con una… -Lena no permitió que terminara la frase, interrumpiéndola-
LENA: Si eres mi madre, debes tener la capacidad de respetarme y  respetar a quien amo.
INESSA: ¡Lena! ¡Está tu hija presente! ¡Cómo puedes decir eso! ¡Cómo te atreves! ¡Ella es un ser inocente y limpio, es la pureza que dios envió y no debe escuchar esas cosas, va a pensar que es normal y hasta podría seguir tus pasos!
LENA: ¡Basta! Es mi hija y yo podré platicar con ella y explicarle el tema y todos los temas que  necesite para que sea realmente un ser humano, no sólo una persona que se cierra y va rezagando su capacidad de análisis y entendimiento con paradigmas que realmente, no tienen una explicación justa ni equitativa. Y tú Joseph, ¿Cómo se te ocurre dejar sola a Katherine?

JOSEPH: ¡No tienes por qué reclamarme nada, Lena! ¡Tú estás saliendo con una…!
VADIM: ¡Basta! ¡Ni un comentario más! ¡Inessa, cállate ya o no respondo! ¡Y tú Joseph, tú mantente ya al margen del tema, quiero escuchar a mi hija y no será delante de ustedes! Innesa, regresa al auto, nos vamos en unos minutos. Y Joseph, más vale que te vayas a entretener y relajar a otro lado. ¡No quiero verte cerca por ahora! –Vadim se acercó a Lena y con cuidado sujetó a Katherine para acomodarla entre sus brazos y llevarla nuevamente a su habitación. Le indicó a su hija que lo siguiera y Lena agarrándolo del brazo, avanzó con él hacia la habitación de su pequeña. La recostaron en su cama y tras quedarse dormida, Vadim abrazó a Lena, salieron a la sala de estar del piso superior en donde un ventanal muy grande, tenía una vista privilegiada a la noche brillante y silenciosa. Guardaron un instante silencio para respirar la noche y entonces el Sr. Vadim inició su interrogatorio. Lena no lo sabía pero si la iba a apoyar, Vadim quería hacerlo después de conocer toda su historia y estar seguro que esta vez, su hija no sufriría.
VADIM: ¿Hace cuánto  la conoces, Lena? –Fue directamente al punto focal de la discusión que llevaba toda la noche sin terminarse. Aún pensativa por tratarse de su papá, dudó en si ceder a su pregunta (y las que le siguieran), o bien, evadir un poco la historia real para que no pensara mal del amor que estaba sintiendo por Julia.
LENA: Pues… verás… Llevo ya algunos meses de conocerla.
VADIM: ¿Cuántos son varios, Lena?
LENA: Varios algo así como unos 4 ó 6, no lo recuerdo bien, padre…
VADIM: No lo recuerdas bien pero estás locamente enamorada de ella. No recuerdas pero en un santiamén, estás finiquitando tu relación con Joseph. No te lo digo por estar en contra. Te digo esto porque no te lo creo. No creo tu breve historia. Si algo te empujó con fuerza y decisión a romper esta relación que te mantenía sujeta por debajo del suelo, es porque se trata de alguien que apareció de pronto, alguien a quien en poco tiempo debiste conocer profundamente como para enamorarte totalmente. Mejor dime, ¿A dónde fuiste en tu cumpleaños? –Lena se quedó perpleja. No iba a poder continuar evadiendo ni media pregunta más de su padre. Las intenciones de él eran buenas; Inessa, su madre, ya había complicado muchas las cosas y Joseph era un necio que vive en su propia burbuja y jamás iba a aceptar el hecho de pedirle el divorcio cuando sabía que se trataba de una mujer la que había llegado a cambiar las cosas en la familia de Joseph. Entonces el apoyo del Sr. Vadim para Lena, era indispensable. Era un excelente padre y sería además, un excelente aliado. Sin embargo le ruborizada bastante tomar el tema enfrente de él, ya sin tabús o paradigmas. Decidió tragar saliva, tomar confianza y comenzó a explicarle.-
LENA: Para mi cumpleaños 31, Vannesa y los muchachos decidieron (porque realmente sucedió así), comprar un boleto de avión y viajar a Las Vegas. Pasaríamos los siguientes dos días ahí. El plan era en sí, divertirnos en la inmensidad de Las Vegas, papá. Pero al llegar al aeropuerto tuve un problema con una maleta. Tomé una que descargaron del vuelo en el que veníamos, sin embargo al abrirla para sacar un objeto de ésta, me percaté que en realidad no se trataba de la mía. Fui a reclamar mi maleta; me apoyaron rastreando a una pasajero que viajó en el mismo avión y que traía una maleta idéntica a la mía. Entonces le impidieron la salida del aeropuerto. Ella y sus amigos fueron (acompañados de los agentes de seguridad), hasta donde yo me encontraba reclamando la maleta. Entonces la vi y… me sorprendió su actitud y su belleza, papá. Me tomó aún más sorpresa, la forma en la que se despidió de mí, ya que antes de dejarme irme me preguntó que si nos volveríamos a ver. Yo le respondí que no y bueno, realmente me porté grosera con ella. Pero insistió un momento y trató de revelarme su nombre. Pero antes de que pudiese hacerlo, me anticipé y le dije que no me interesaba y avancé de prisa con los muchachos. El resto es… una historia más larga pero te puedo decir que no pasó nada malo con ella… Me respetó y respetó mi familia y a mi esposo. Yo traté de intentar muchas cosas, sin embargo ella no aceptó. Por eso es que me da rabia que Joseph la esté acusando. El amor es algo que no se puede manejar y de hecho en todo el tiempo que he estado a su lado, jamás le falté el respeto como él a mí.
VADIM: ¿Y quién es ella? ¿A qué se dedica y de dónde es?
LENA. Papá, ella es una cantante rusa. Tiene una casa aquí en Los Ángeles y viene frecuentemente cuando trata de renovar sus ideas. De hecho ella tuvo una presentación en Las Vegas; fue a grabar un video para un nuevo single que está por lanzar. Ella tiene 30, es soltera y no tiene hijos. Su nombre es Julia Volkova.
VADIM: ¿Y qué fue lo que pasó en el café? ¿Qué sucedió para que los arrestaran?
LENA: Fue todo culpa de Joseph. –Se le vino a la mente, las palabras de Julia cuando iban en su auto camino al café: “Pensé que podrías ver mi mensaje, Lena.  Te echaba de menos mi pelirroja bella. …. Quizá no te llegó… supongo.”… Y entonces entendió cómo fue que Joseph consiguió encontrarla en el restaurante. O a lo visto, desde antes.- Julia me envió un mensaje. No mencionó su nombre; el mensaje me lo envió antes de que fuera a presentarme en The Viper Room. Joseph sabía que estaría esa noche cantando ahí, pero lo que ignoraba era que tenía planes al salir. Él debió haber leído el mensaje de Julia. Lo borró y después de haberme ido, él se anticipó al The Viper y estoy segura que me estuvo y nos tuvo que haber estado vigilando. Lo digo porque llegó minutos más tarde al café en el que estábamos. Llegó gritando e insultando a Julia. Exasperó la paciencia de los amigos de Julia y entonces uno de ellos simplemente lo golpeó tan fuerte que lo derrumbó. Ya después, todo se volvió más caótico.
VADIM: ¿Y qué pretendes hacer, Lena? ¿Hablarás con Joseph al respecto?
LENA: Pretendo divorciarme… papá.
VADIM: ¿Y qué hay de Katherine?
LENA: Gracias a la magnífica colaboración de la sociedad discriminante, inequitativa, violenta y retrógrada, explicarle la situación no será tarea sencilla. Debemos preparar a Katherine para que pueda desarrollar su capacidad de entendimiento, análisis y opinión. Sólo así podrá confrontar de forma saludable para ella y para todos, cualquier tipo de crítica o comentario de sus compañeros, conocidos, etcétera. En la sociedad abundan las personas que tratan de hacerte daño así que… Quizá no faltará quién trate de hacerla menos o por lo menos alguien que trate de arruinar su día, pero eso no pasará porque vamos a apoyar.
VADIM:  ¿Y si Joseph no está de acuerdo en permitir eso? ¿Qué pasará si no te permite quedarte con la Katherine?
LENA: Él nunca va a dejar de ser su padre. Podrá verla y salir con ella las veces que así lo quiera. Sin embargo lamento mucho por él que actualmente ya hay leyes que reconocen los derechos para matrimonios entre personas del mismo sexo… Y en este sentido, Julia y yo tendremos derechos y vamos a exigir respeto. Si no lo hace, puede comenzar a tener problemas para ver a la niña.  La procreación de hijos en los matrimonios “gay”, no tiene nada de malo. Los matrimonios entre individuos del mismo género, son iguales al de un hombre con una mujer; pueden ser buenos, podrían ser malos, estar llenos de valores así como ser las peores personas fingiendo amor por otra.
El padre de Lena tras escuchar todos los argumentos de su hija al verla tan decidida y determinada por primera vez en su vida, se convenció de apoyarla.
VADIM: Se me acabaron las preguntas, hija. Pero quiero decirte que cuentas conmigo. Entiendo que el amor se puede manifestar de cualquier forma y yo soy apasionado de luchar por el amor verdadero, rebasando los complejos de las personas,  porque no es lo que crean ellos del amor sino que se trata de que realmente sea amor. Te propongo una cosa, ¿Qué te parece si mañana cenamos juntos? Tú, Julia, Katherine y por supuesto, este hombre que siempre será el loco que te ama con todo su ser hija mía. –Le asombró la propuesta de su padre y no pudo evitar emocionarse tanto que pegando un brinco, lo abrazó y le dio gracias por su respaldo,-
LENA: ¡La cena me parecerá perfecta! Sería formidable que fuéramos a un Carl´s Junior. Mientras más íntima pueda ser la cena mejor. Me gustaría que la conozcas al natural. Es una mujer muy interesante y amo que comparte también, un amor por la música.
VADIM: ¡Está bien! ¡Perfecto! Mañana paso por ti y Katherine. ¿Puedes citar a Julia en el lugar? Nos encontramos allá con ella. ¿Me voy guapo o no importa que vaya desalineado? –Bromeando un poco antes de finalizar la conversación con su hija; rieron un poco y se abrazaron nuevamente. Se despidieron y Vadim salió para retirarse con la Sra. Inessa. Mientras tanto Joseph aguardaba en el patio trasero de la casa; le daba vueltas al tema y se volvía loco por pensar en que Lena le pidiera el divorcio cuando bajara para conversa con él. Además, si lo había decidido ya, tenía que darse a la tarea de encontrar la manera de separarlas para que su familia y su relación con Lena, no terminara.
Lena bajó de la sala de estar en la que había hablado con su padre; buscó a Joseph por la casa y lo encontró en el patio trasero. Se acercó a su hasta en ese momento esposo y tomando ánimos, lo invitó a conversar.
LENA: Joseph, tenemos que conversar. Más que platicar, quiero brindarte la explicación que quizá necesitas. No te convencerá; no estarás conforme; no te gustará; para ti no será una explicación; no tendrá sentido. Sin embargo, es lo que pasó y lo que es.
JOSEPH: ¡Esque cómo quieres que esté conforme si se trata de mi familia! ¡Cómo estar conforme si una maldita…
LENA: ¡Ya basta, por favor! ¡Escúchame porque esta será la última vez que podrás hacerlo siendo mi esposo! –Joseph quedó enmudecido por la exclamación de Lena; se sentía enfurecido, sin embargo su cabeza buscando una manera de poder atraparla a su lado, le impidió poder contraponerse nuevamente, así que  guardó silencio y Lena prosiguió-
LENA: Joseph, perdóname por decírtelo así pero… No te amo. Te quiero como la persona a la que estimo mucho por todo lo que me ha apoyado y ayudado. Te aprecio y aprecio lo bueno que eres en tu trabajo y lo que haces. Sin embargo no puedo amarte. Mis sentimientos pertenecen a otra persona. No te hablaré de ella, no te daré explicaciones en relación a eso pero sí debía decírtelo. Como pareja nuestro momento ya pasó. No fue un tiempo en vano. No eres un cero a la izquierda en mi vida. Me brindaste una dicha que anhelé y se hizo realidad; Katherine es una bendición en mi vida y sé que también en la tuya. Te agradezco por todo el tiempo que la has cuidado junto conmigo. Ahora es momento de que tú puedas formar un hogar que alguien que te ame como lo mereces. Sólo el tiempo será el que te muestre qué camino deberás tomar. Y esto es todo. Mañana le pediré a mi abogado que te haga llegar el divorcio. Quiero que hagamos las cosas bajo los mejores términos. Te dejaré la casa si lo deseas y puedo permitirte ver a Katherine todas las veces que desees bajo mi presencia. Si deseas llevártela uno o dos días o simplemente estar a solas con ella, con el tiempo se podrá ir haciendo. –A Joseph le comenzaba a hervir la sangre y el punto de quiebre entre la poca cordura que le quedaba y su locura total… estaban llegando al tope.-
JOSEPH: Entonces… ¿Definitivamente te divorciarás de mí, Lena? –Ya no hubo ni una palabra más que saliera de la boca de Lena. Sólo se limitó a asentir moviendo la cabeza y mirándolo seria, fría y fijamente. “Jamás te lo permiteré”, pensaba para sí mismo Joseph a la par que tomaba la decisión de lo que haría para no perder a Lena…

A la mañana siguiente Lena salió temprano acompañada de su hija Katherine; ya le había llamado a su abogado para que le ayudara con los documentos del divorcio. Iba a hacer una compra para un vestido para  Katherine y otro atuendo para ella. Quería lucirse esa noche para que Julia se sorprendiera. Estuvieron intercambiando mensajes la noche anterior para verse esa noche. El día era perfecto, tan perfecto como para ser verdad…
Joseph también se había levantado muy temprano. Salió apresuradamente para encontrarse con un amigo suyo. Se trataba de un “socio” suyo, al cuál recurría frecuentemente cuando necesitaba información que se le dificultara obtener. Bruce era un “as” para encontrar información por más oculta que estuviera. Tenía conocimientos “hacker” y era muy nocivo ya que además, tenía suficientes contactos que podían ayudarle para sacar todos los datos que necesitara.
JOSEPH: Mi amigo, necesito que me consigas la dirección de esta dama. Sólo sé que se llama Julia Volkova. Es una cantante. Se encuentra aquí así que no te será difícil encontrarla. Necesito esa dirección ya. Te pagaré lo que quieras pero dime su dirección.
BRUCE: Mira socio, por lo que me has contado, no creo que puedas conseguir ya más dinero proveniente de Lena. No creo que me puedas pagar por darte esa valiosísima información. Aunque de hecho sí conozco de quién se trata. Es morena, no es alta… De hecho es Rusa pero realmente no podría conseguirte datos que no fuera de aquí. En fin, es bastante guapa y se dice que le gustan las mujeres y pues a lo que veo es verdad porque a tu esposa ya te la…
JOSEPH: ¡Cállate Bruce! – apunto de darle un golpe, a lo que Bruce pide que se relaje para que Joseph continúe la conversación- ¿Vas o no vas a hacer negocio? Sí tengo el dinero, yo cerré unos negocios y puedo pagarte lo que pidas. No necesito a Lena para eso.
BRUCE: De acuerdo, de acuerdo… Llámame dentro de 2 horas. Y espero mi depósito en este momento. Si no me depositas pronto no vas a recibir  la información. Así es el negocio.
JOSEPH: Yo lo sé perfectamente amigo. Cuenta con ello.

Del otro lado de la ciudad, Julia le daba los últimos toques al video junto con su equipo; estaba trabajando apresuradamente ya que tenía que prepararse para la cena de esa noche.
MARTIN: ¿Otra cita con la pelirroja, Julia?
JULIA: Sí, pero además es una primer cita con su familia. Bueno, su madre no estará. Pero irá su padre y llevará a su hija.
MARTIN: ¡Te deseo una excelente noche, Julia! Oye, ¿Te esperamos despiertos o te llevas tus llaves?
JULIA: Me las llevo, quiero estar un rato a solas con Lena después de la cena. –Se alejó de la habitación en la que se encontraban y se dirigió a su habitación para bañarse y vestirse para la cena con su amada y su familia.

Alguien vigilaba la entrada de la casa de Julia. El tiempo seguía esfumándose en el reloj y  se convertía en un terror para Julia minutos más tarde.
JULIA: ¡Chicos me voy! Me llevo mi auto. Dejen sus autos bien acomodados en la cochera por favor, para poder llegar y poder estacionarlo sin problema. Traigo mi celular cargado. ¡Los quiero!
Salió entusiasmada de su casa para encontrarse con Lena; no se percató que un auto aguardaba su salida; un hombre vestido completamente de negro, con una capucha, estaba observando perfectamente los movimientos de Julia. Entonces salió de la cochera de su casa y arrancó con dirección a Carl´s Junior, en donde Lena la había citado. El auto sospecho también arrancó y con éste un juego por sobrevivir…
A medio camino Julia se dio cuenta de la insistencia de un carro siguiendo el mismo camino que estaba tomando. El carro aceleraba y se pegaba mucho a su vehículo. No podía ver ni por el retrovisor o el espejo lateral, quién era el que venía conduciendo. Comenzó a acelerar para llegar más rápido al punto de reunión y entonces no le quedó duda porque el conductor también aceleró. Al notar la reacción, Julia trato de acelerar más la marcha. Peligrosamente tuvo que rebasar y esquivar otros vehículos. Quien fuera que la estuviera siguiendo, también decidió acelerar aún más y rebasar peligrosamente para no perderla. En lugar en donde quedaron de reunirse no estaba muy lejos de donde se encontraba; decidió llamar a Lena utilizando la conexión bluetooth de su auto con el teléfono…
JULIA: ¡Lena por favor contesta…! ¡Lena! ¡Por favor…!
Los timbres continuaban escuchándose pero no obtenía respuesta. Trataba de no bajar el ritmo para que no se pudiera acercar más a su auto el lunático que iba tras ella. Sin embargo la velocidad con la que estaba jugando, ya era muy peligrosa.  Volvió a insistir con otra llamada a Lena. No surtió efecto.
Julia pretendía llegar al restaurante para pedir ayuda … O por lo menos esperaba lograrlo. Mientras tanto Lena se encontraba ya esperándola; por bajarse apresuradamente, olvidó su teléfono dentro de su auto por lo cual las llamadas de Julia estaban siendo inútiles y el peligro era inminente …




Última edición por KugaNatsuki el Mar Abr 26, 2016 6:11 pm, editado 1 vez
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por Lena's wife el Lun Mar 07, 2016 6:12 pm

Hola, me gusta mucho la historia, por favor sube conti, quiero saber que va a pasar! Very Happy

Saludos.

Lena's wife

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 20/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por Vale Berríos. el Mar Abr 26, 2016 12:07 am

Abandonaste T_T

Vale Berríos.

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Disculpen

Mensaje por SandyQueen el Mar Abr 26, 2016 5:46 pm

Hola! Disculpen por no actualizar. Ya lo termine incluso ya empece otro nuevo; actualizo este hasta el final y les subo el que estoy escribiendo Very Happy Embarassed
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por Lena's wife el Mar Abr 26, 2016 6:43 pm

Si por favor!! De seguro tu otra historia es igual de interesante. No nos abandones jejeje Saludos!

Lena's wife

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 20/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por SandyQueen el Mar Abr 26, 2016 8:58 pm

Capitulo VII

All About Us

Mientras tanto en Carl’s Junior iban entrando Lena, su hija y su padre de muy buen humor y un tanto ansiosos.-
VADIM: Imagino que ya ha de estar cerca. ¿Vamos tomando lugar?
LENA: Hay que esperar un poco más aquí afuera, para entrar juntos, ¿De acuerdo?
VADIM: Claro, como gustes hija.
A escasas manzanas del lugar, el sospecho intentó cerrarle el camino a Julia; se espantó porque estuvo tan cercana a perder el control pero logró dejarlo atrás nuevamente. El restaurante estaba a la vista. Lena pudo verla venir.
LENA: ¡Mira! Creo que allá viene Julia… -Efectivamente, Julia se veía tras el volante del Audi negro pero venía con una velocidad bastante imprudente para la proximidad a la que se encontraba.
VADIM: Viene otro auto más atrás de ella hija… se parece al carro de…
LENA: ¡¿Joseph?! –Al ver la velocidad de los vehículos, Lena sintió un fuerte frenesí en su cuerpo. Era ella. Era él.- ¡Pápá… Joseph viene siguiendo a Julia!  -Habían llegado al lugar pero por la fuerte velocidad ninguno de los dos pudo detenerse. Julia se siguió de largo sin opción.
JULIA: ¡Carajos! ¡Quién carajos eres! –En su intento fallido por planear aparcarse en el restaurante para bajar a pedir ayuda, Julia pudo ver a Lena afuera de donde habían acordado verse. También vio a su padre  y a la pequeña Katherine.-
Lena buscó su teléfono pero se dio cuenta que no lo traía consigo, lo había dejado dentro del auto. Subió rápidamente y lo puso en marcha y arrancó sin pensar en más.
VADIM: ¡Hija! ¡Espera! –Gritó desesperada y angustiadamente el Sr. Vadim. Como traía a Katherine, no podía correr tras Lena. Además cuando pasó a recoger a Lena y su niña, decidió dejar su auto en casa y trasladarse en el vehículo de Lena. Sin pensarlo más, tuvo que marcarle a Kristoph para pedirle ayuda. El escenario era caótico. Julia estaba en peligro, Lena estaba ahora en peligro y Joseph iba vuelto loco tras Julia.
KRISTOPH: ¿Sí, diga? ¿Sr. Vadim?
VADIM: ¡Kristoph! ¡Por favor tienen que venir ya! Esto está terrible… ¡Joseph está tras Julia… No sé, va en persecución! Te doy mi ubicación. Pero ¡Corre por favor!
KRISTOPH: Sí Sr. Vadim, salimos para allá. En lo que iba tratando de explicarles lo poco que sabía a Julián y Vannesa, subieron a su carro tan rápido como pudieron.
Al llegar por el Sr. Vadim él les explicó de la cena que planeó con Lena para conocer a Julia y poder convivir un poco. Ya había dado aviso a las autoridades para que pudieran rastrear los vehículos y perseguirlos. Tenía pavor de no saber nada del paradero de su hija y por supuesto, de Julia.
KRISTOPH: Sr. Vadim ¿Qué está sucediendo? ¿Qué está pasando con Julia y Lena?
VADIM: No es largo de explicar. Venimos aquí por hamburguesas. La idea era convivir tranquilamente. Lena me iba a presentar a Julia formalmente. Por eso traigo a Katherine conmigo. Sucede que estábamos fuera del restaurante cuando Lena vio venir en su auto a Julia. Sin embargo luego nos percatamos que detrás de ella venía Joseph en su automóvil. ¡Esa fue una persecución Kristoph! ¡Joseph está totalmente fuera de casillas! ¡No sé qué pretende hacer el desgraciadísimo! –Kristoph y los muchachos no podían creerlo. Nunca habían conocido en esa faceta a Joseph y no querían pensar negativamente, seguramente la policía intervendría de inmediato. Pero desafortunadamente, era hora en la que aún no se aparecía ni una sóla unidad de policía. Mientras esto estaba sucediendo, Lena iba tratando de alcanzar a Joseph. Lena le había marcado a Julia sin obtener éxito. Pero aún así se dio a la tarea de seguir insistiendo. Por fin, al cabo de algunos intentos, Lena recibió la respuesta de Julia que tanto ansiaba:
JULIA: ¿Amor? ¿Lena?
LENA: ¡Amor! ¡Gracias a dios! Gracias por contestarme…Qué alivio que pudiste hacerlo. Voy detrás de ti… ¿A dónde pretendes ir?
JULIA: Voy tratando de evadir el mayor tráfico posible pero… No conozco bien el lugar. El lunático que me está siguiendo no cede… No puedo disminuir velocidad.
LENA: Amor, quien te está siguiendo es Joseph. Por favor no cuelgues la llamada. Necesito mantenerte. –En ese momento, Lena recibió la llamada de su padre- Está tratando de comunicarse mi papá, se quedó angustiado. Quédate en la línea mi amor…
VADIM: ¡Lena! ¡Hija! ¿Cómo estás? ¿En dónde estás? Llamé a la policía… están por venir aquí al restaurant pero voy a necesitar que me digas en dónde te encuentras… ¿Sí vas cerca de los vehículos de Joseph y Lena?
LENA: Sí papá, y la tengo en espera en la línea. Le estoy rogando porque mantenga activa la llamada… Tengo tanto miedo papá… Van rápido y Julia no conoce bien la ciudad. Tengo miedo de que le pase algo…
VADIM: No te preocupes hija, tu novia es muy lista y podrá cuidarse. Tú cuídate por favor, cariño.
LENA: Voy a seguirlos, papá. No puedo dejar a Julia sola. No sé de qué sea capaz Joseph… Por favor no tardes con ayuda. –Colgó la llamada y buscó recuperar la llamada con Julia que tenía retenida. No funcionó la recuperación. Decidió colgar y volver a llamar. Julia no respondía. Otros intentos más y no obtuvo señal alguna de Julia. El corazón de Lena latía aceleradamente, estaba tan preocupada… La noche ya había caído completamente y era cada vez más difícil seguirlos con la velocidad a la que iban. Para la sorpresa de Julia, si creyó haber salido con la carga completa de su celular, no fue así y ahora estaba desconectada completamente de su única esperanza… La guía y ayuda de Lena.
De pronto, para Lena, sin que pudiera haber reaccionado, Joseph se precipitó acelerando a fondo para meterse entre varios vehículos. Estaba decidido a alcanzar a Julia y “darle su merecido”. Necesitaba alejarla del mal que le estaba ocasionando a su familia. Pero mientras Julia seguía tratando de armar algún plan, para Lena cada vez era más complicado volver a alcanzar a Joseph. De lejos trataba y se esforzaba por no perderlo completamente de vista.
Por otro lado, sin tener más opciones, sin conocer lo suficiente a Los Ángeles y en su afán por dejar atrás a Joseph, decidió tomar un camino que entroncaba con la autopista que había tomado; después observó una salida de la carretera que al parecer llevaba a un estacionamiento contiguo a una vasta zona de contenedores. Dejando su auto afuera del aparcamiento, cruzó por un espacio muy pequeño y llegó al área en donde enormes contenedores y pasillos larguísimos, le dieron una oportunidad para esconderse y más que huir, refugiarse entre la noche y un mar de contenedores.
Una vez adentro,  Julia comenzó a correr más rápido de lo que nunca corrió; sabía que Joseph iba detrás de ella y que no iba a ser un impedimento para él la cerca. Efectivamente, la furia elevada al cien, le estaba dando a Joseph una capacidad tremenda para superar los retos que lo alejaban de ajustar y finiquitar cuentas, con Julia. La oscuridad les hacía más difícil correr y permanecer en silencio uno del otro. Julia decidió ir a gatas, lo cual le ayudó puesto que a Joseph se le esfumó. Psicológicamente estaba comenzando un juego  entre la vida y la muerte.
JOSEPH: ¡Sal de donde estás maldita perra! ¡Te tengo! ¡Te puedo encontrar!  -Julia trataba de alejarse lo más que podía de él aún a gatas para no hacer tanto ruido.-
JOSEPH: ¡Que salgas zorra desgraciada! -Tratando de caminar rápido pero torpemente por una visión deformada y limitada. De pronto, entre el juego del gato y el ratón, a Joseph le pareció alcanzar a vislumbrar a Julia, y para aprovechar la oportunidad estratégicamente rodeó algunos contenedores para anticipársele y poder atraparla… Lo logró. La tomó por sorpresa y acto seguido la sujetó fuertemente de su cabello con una mano mientras que con la otra, tomó y presionó con fuerza sus manos.-
JOSEPH: ¡Me las vas a pagar maldita hija de perra! ¡Por meterte en mi familia vas irte al carajo!
JULIA: ¡Suéltame hijo de puta! ¡Eres un pendejo oportunista! ¡Eres un pobre pendejo! –Trató de patear a su oponente, sin embargo, la estatura de Julia y sus piernas cortas, no eran lo suficientemente convenientes en ese momento.-
JOSEPH: ¡Qué te calles puta! ¡Yo sé lo que te hace falta! ¡Yo sé lo que puede hacer que se te quite lo zorra y lo mañosa, puta machorra! –Julia le escupió directamente en la cara  y fue el peor insulto para Joseph-
JOSEPH: ¡Vas a ver lo que es ser mujer, perra barata! –Abofeteó con fuerzas a Julia; trató de defenderse pero la potencia de la abofeteada, la hizo perder el equilibrio y permanecer aturdida. Acto seguido con furia la azotó contra el piso y le propició una cachetada más. Joseph en su afán de ocasionarle el mayor dolor posible. Entonces se desabrochó el cinturón y se quitó la playera que llevaba ese día. Julia no encontraba la forma de escapar, sabía que si no se daba prisa para encontrar alguna salida o quitárselo de encima, ese hombre estaba listo para denigrarla. Joseph había decidido violarla como castigo por meterse con en su vida y la de su familia. Julia trató de zafarse pero no lo logró. El dolor de los golpes que le había propiciado el lunático de Joseph, aún la tenía confusa y sin fuerzas. Julia estaba semi-inconsciente pero sintió en su cuello una cadena colgando. Era la mitad de un corazón que tenía grabada la palabra  “ALWAYS YOURS”… Entonces recordó su show en el Mix, en las Vegas; recordó aquellos preciosos momentos en la Torres Stratosphere, las montaa rusa X-Scream y la velada en la suite del Caersars Palace… Recordó finalmente algo que le dijo a Lena aquella noche cuando estuvieron a punto de hacer el amor… “Si para poder estar contigo toda la vida tengo que sacrificar esta noche, lo haré”…
Joseph desabrochó su bragueta, Julia no reaccionaba y fue que entonces que…


Capitulo VIII

The First song of love

Julia sacó sus últimas fuerzas para combatir con su oponente. Joseph la estaba apretando del cuello y apoyó todo el su peso sobre ella. Abrió con fuerza la entrepierna de Julia y entonces llegó la oportunidad de Julia. Lo golpeó con toda la fuerza que pudo conseguir en las costillas y con esto hizo que Joseph se apartara de ella. Con su contrincante sofocado por el golpe, Julia se arrastró como pudo, trató de levantarse pero no pudo. Ese golpe enfureció más a Joseph. Se levantó y para sorpresa de Julia, él sacó una pistola de su pantalón. Con la sangre hirviéndole de enojo, la cargó y se dirigió hacia Julia.
JOSEPH: ¡Puta! ¡Fue lo peor que pudiste haber hecho! ¡Te voy a desaparecer de nuestras vidas perra desgraciada! – La jaló del cabello para levantarla, la abofeteó y le apretó el cuello. Viéndola fijamente a los ojos y siguió con sus reclamos.-
JOSEPH: Mi familia estaba bien, estaba completa, éramos felices hasta que tú te apareciste en nuestras vidas. Eres una puta lesbiana que no sabe ni lo que quiere en la vida. De seguro pensarás dejar a Lena después y mientras ya jodiste mi vida, ¡Perra lesbiana! –Julia le sonrió sarcásticamente y mirándolo también fijamente, le respondió-
JULIA: Te equivocas, sé lo que quiero y por eso Lena no seguirá siendo tuya. Si quisiste convertirte realmente en mi rival, lo lograste. Pero el día de hoy yo no voy a perder, ¡Pendejo! Y acumulando las pocas fuerzas que tenía, sacó impulso y valor para dirigirle un golpe directo al oído. A Joseph lo confundió y lo desequilibró, entonces buscó arrebatarle la pistola, ¡Tenía que asegurarla de lo contrario, si se incorporaba de nuevo, Julia quizá no tendría otra oportunidad!
Lena vio los automóviles mal aparcados fuera de una entrada solitaria y oscura. Se bajó rápido y cruzó la entrada. Corriendo desesperadamente para encontrarlos tropezó y cayó. No había dolor ni nada que le impidiera levantarse pronto. Siguió corriendo y entonces escuchó no lejos de donde estaba, una fuerte discusión; corrió hacía donde provenían los gritos. A metros de distancia de ellos, Lena vio cómo Julia  y Joseph estaban forcejeando. Vio el arma y trató de incrementar su rápidez. ¡Julia!
Mientras tanto, Julia trató de tomar la pistola pero Joseph no se lo permitió. Antes de arrebatársela, la sostuvo, Julia intentó jalarla pero él no iba a ceder fácilmente. Luchaban por controlar el arma, era Julia o Joseph. No habría treguas. Joseph tomó más fuerza, Julia apretó los dientes y luchó con todas sus fuerzas por el arma… De pronto un disparo se escuchó… Lena gritó locamente… ¡Julia!...
Los dos cayeron el suelo… Lena se paralizó… La sangré se le heló.
La escena de terror esa noche, contó con la presencia de la policía. Mientras los dos permanecían en el suelo, sus amigos se acercaban acompañados de vehículos policiacos. La noche en el embarcadero, se iluminó de luces rojas y azules. Antes de perder su oportunidad Joseph, sangrando por el disparo que recibió al forcejear la pistola con Julia, la encañonó hacia ella, Julia reaccionó y forcejearon nuevamente, Joseph la accionó y… disparó. Lena volvió a gritar y llorando, incada, se tiró al suelo. Pero por fortuna el disparo había fallado. Julia sarcásticamente sonrió y le dijo: -Ya te dije que esta noche no seré yo, Joseph.- Lo golpeó en la pierna mal herida por la bala y Joseph se dobló de dolor, soltó la pistola. Julia la encañonó y entonces accionó otro disparo.
MARTIN: ¡Julia!...
Joseph quedó tendido.
La policía se acercó y Julia permaneció a gatas mirando hacia el piso. Comenzó a llorar de la adrenalina que aún corría por su cuerpo.
POLICÍAS: ¡Está vivo! ¡Llamen a unas ambulancias! – Otro oficial, corrió hacia Julia para ayudarla a levantarse y tratar de calmarla. El padre de Lena estaba ahí y corrió a abrazar a su hija. Todos fueron a rodear a Julia.- Abran espacio, permítanle respirar, se encuentra muy mal herida también.
A los pocos minutos llegaron dos ambulancias y los paramédicos subieron tanto a Julia como a Joseph.
PARAMÉDICOS: Un familiar que se vaya con la señorita. -¡Yo me voy con ella!- Replicó Lena y sus amigos aceptaron. –Te vemos allá Lena, cuídala y dale fuerzas, te necesita.-
LENA: Amor, estaré contigo. Reposa por ahora. Prometo cuidarte. Ya todo pasó… Lo lograste. Supiste cuidar de ti. Julia cerró los ojos, cayendo totalmente debilitada por el enfrentamiento.

Meses después de lo ocurrido, Julia llegó a casa de Lena. La familia Katina se encontraba esperando su llegada. Julia lucía hermosa con un look nuevo, estilo corto con corte grafilado hacia un lado; vestía una cazadora color beige que larga con un pantalón negro entallado, botines altos con tacón fino y aretes Tifany con forma de agua y color azul aqua. Lena se colocó un vestido negro formal, con un escote muy atractivo en el pecho. Decidió hacer conjunto con unos aretes, collar y pulsera color plata. Su calzado eran unos zapatos de tacón alto, negros que combinaban muy bien con el vestido y su largo, el cual le llegaba un poco arriba de la rodilla.
Tocó el timbre con un poco de nerviosismo; aún no era de la devoción de Inessa, sin embargo al descubrir la demencia con la que Joseph se manifestó en contra de Julia, además de haber expuesto a Lena tras la persecución que desencadenó contra Julia, se molestó bastante y accedió a hablar con Lena. Para ella era una cuestión muy difícil y extraña, pero eso no la eximía a Julia de hacer bien las cosas si realmente estaba interesada en Lena.
Lena por su parte, había comenzado a sensibilizar a Katherine de acuerdo a su pequeña edad; en algún punto más adelante, comenzaría a explicarle con otro tipo de cosas y cada vez, podría profundizar más en el tema. Era primordial tanto para Lena como para Julia, convivir con la pequeña para poder crear confianza y respeto entre sí. La familia entre personas del mismo género, lo consideraban realmente algo complejo, puesto que la sociedad aún cuando acepta las relaciones entre personas del mismo sexo, aún se muestra desacuerdo con las adopciones y las crianzas de bebés y niños. Es algo muy complejo pero por diferentes razones, pero también por varias causas, es real que la educación de los niños, tanto en parejas heterosexuales como en homosexuales, pueden verse mal influenciadas; no es sólo parejas heterosexuales educan “bien” y no sólo las parejas homosexuales educan “mal”.
JULIA: Buena noche –Y saludando cortésmente, el Sr. Vadim la invitó a pasar a la casa. Estando en la sala, el Sr. Vadim pidió a Lena que bajara junto con Katherine para recibir a Julia. Al bajar por las escaleras hacia la sala, Lena lucía esplendorosa y Katherine, era una monería. Una bella niña para una mujer tan preciosa. Julia la recibió agachando la cabeza e invitándola a sentarse con la niña, a su lado.
INESSA: ¿Qué te podemos ofrecer, Julia?
JULIA: Los acompaño con champagne, Sra. Katina.
INESSA: ¿Y para ti, Lena?
LENA: Lo mismo, madre. Por favor. –No podía evitar voltear a ver a Julia, sonreírle y regarle guiños tiernos. La Sra. Katina les acercó sus bebidas y entonces pudieron continuar la reunión.-
VADIM: Y bien Julia. Tienes algo por decirnos, algo que nos quieres pedir. Somos todo oídos y para ello nos reunimos aquí con nuestra hija. –Sabían de lo que se trataba pero realmente deseaban escucharlo de Julia; para ellos era importante saber que se comprometería a cuidar de Lena y de la pequeña.-
JULIA: Estoy aquí para enfrentar el amor por su hija. Amo a Lena y deseo, si me dan una oportunidad y su consentimiento, para comenzar con ella una relación. Mis planes con Lena son por el resto de mi vida y me encantaría poder demostrárselos para en un futuro, tener bases para pedirles la mano de Lena…
El Sr. Vadim le sonrió a Julia y le agradeció su interés por Lena. -Nos hemos dado cuenta de tu interés real y aunque francamente es algo que nosotros hemos tenido que comenzar por conocer y abrirnos a aprender y comprender.- Volteó a ver a la Sra. Inessa Katina preguntándole con respecto a su aprobación y ella afirmó con un sí, moviendo la cabeza. Confirmando la aprobación con su esposa, le regaló a Julia y Lena un rotundo sí con respecto a su consentimiento para comenzar su relación. Después de lo acontecido, era algo que debían afrontar en familia y a final de cuentas, como padres de Lena, debían salvaguardar la felicidad de Lena.
La familia Katina y Julia alzaron sus copas para brindar por un nuevo comienzo para todos y por un exitoso inicio en su relación así como un próspero amor. Después del brindis, la familia Katina acompañó la noche con una gran cena. Al finalizar, les permitieron a las chicas conversar un poco a solas. Ellas decidieron salir al jardín de la casa de Lena para poder platicar más cómodamente.
JULIA: Me siento estupendamente feliz. No te fallaré; mis errores te pido por favor que los aceptes porque necesitaré oportunidad para poder ir mejorando para ti. También necesito que toleres mis errores porque yo quiero encontrar el punto perfecto para hacer estallar de amor, tu alma.
LENA: Yo me siento como volando muy alto, atravesando y rasgando las nubes. Después de lo que atravesamos… pensé que nunca encontraríamos la paz y el momento para nosotras. Desde que te vi no te quería perder y aquella noche en la que sufriste por culpa de la vida y la relación que inicié antes… El dolor de encontrarte sufriendo y después de todo lo que atravesaste, me carcomía de dolor. Eres bastante fuerte y yo buscaré la manera de ser consentirte y reanimarte cuando lo necesites.
JULIA: Entonces, ¿Joseph no podrá acercarse a ti ni a Katherine?
LENA: No, no por el momento. Él tuvo la oportunidad de que pudiéramos terminar las cosas bien; yo accedí a dejarlo ver las veces que quisiera a Katherine, además de que le di la oportunidad de que se quedara con esta casa, pero no aprovechó mi petición. Sabía que con el paso del tiempo, iba a poder adquirir el derecho de llevarse a Katherine hasta un par de días. Pero… decidió que todo fuera diferente. No soportó la idea de que su familia se desquebrajara. Yo sé que debió ser doloroso pero en sí su familia no se rompió; su familia es Katherine porque es su hija, pero yo sólo era su pareja la cual estaba unida a él no por amor, sino por el contrato que ya había decido a firmar hace tiempo. Pese a eso, cuando te vi por primera vez, confronté muchos miedos, dudas e inseguridades. Francamente trataba de seguir a corriente, de hacer lo que la sociedad ya tiene aceptado como lo “normal” y evitarme problemas. Pero realmente el amor que despertó en mí, era muy fuerte y me di la oportunidad de comprobarlo y de proponerme, alcanzar mi verdadera felicidad. A veces da miedo y por supuesto que es más sencillo no batallar. Pero no vale la pena dejar de ser tu mismo por tatar de complacer a otras personas, y lo peor, individuos que por su parte, sólo piensan en sí mismos. Además de eso que sucedió aquella noche con Joseph cuando lo llevaron grave al hospital por la bala que se incrustó en su tórax, la policía comenzó a investigarlo y me mostraron información bancaria de movimientos constantes y grandes de dinero. Como empresario era muy bueno en las administraciones que llevaba por ese motivo tenía mi confianza pero en ningún momento me reportó que haría traspasos y movimientos de diferentes cuentas mías a su favor, así que decidí hacer cargos en su contra por abuso de confianza. Entonces tendrá que esforzarse mucho porque no pretendo retirar ninguno de los cargos, después del lapso que pasó completamente fuera de sí creo que en la cárcel ha comenzado a reflexionar así que muy pronto se recupere para que pueda ver a su hija quien siempre será verdaderamente su familia. –Los padres de Lena hicieron una interrupción en su conversación para anunciarles que se marcharían a descansar. Julia les agradeció mucho contar con su presencia y sus palabras; Lena se abalanzó con felicidad hacia ellos, agradeciéndoles la oportunidad de recibir a la morenaza que sabía cómo hacerla feliz.- Dormimos a Katherine, mañana vendremos a verlas.
Después de que se marcharan los papás de Lena, le pidió a Julia quedarse en su casa esa noche. Quería aprovechar su presencia y concluir con un tema que dejó pendiente cuando estuvieron en Las Vegas. Así decidieron subir a su habitación. Julia se acercó lentamente a su hermosa pelirroja; acarició su rostro y después de contemplarla un momento e intercambiar miradas y sonrisas, unieron sus labios en un beso largo y apasionado. La carnosidad de los labios de Lena, llevaban a Julia a la locura total. Era embriagante unir sus labios porque no podía parar. Le fascinaba. Pusieron un poco de música, se sirvieron una copa más de champagne y decidieron recostarse en la cama. Julia se ofreció a darle masaje pero con la condición de poder ir deshaciéndose de la ropa que le fuera estorbando. Empezaría por relajar con masaje su cabeza; luego su cuello, utilizando besos y mordidas cuidadosas; seguiría con sus pechos… Enseguida su abdomen… Sus piernas. Deslizó repetidas e innumerables ocasiones sus manos por la piel de Lena. Cada poro en su cuerpo, se erizaba con la presencia y la forma de amar de Julia. Le besó la espalda, besó cada centímetro en su cuerpo y cada rincón. Lena la jaló hacia ella y decidió desabrocharle su pantalón así como quitarle la blusa que esa noche hacía conjunto con su atuendo. Sus caricias desencadenaron una lucha en la cama que fue incrementando su intensidad. Los besos y estímulos pasaron a convertirse en gemidos que con el deslice de sus cuerpos y sus entrepiernas, les generaba satisfacción y aumentaba el deseo de fusionarse en un solo átomo aunque tuviesen que desaparecer. Lena gemía y sonrojada por la corriente sanguínea que le circulaba a cien; Julia aprovechaba para aumentar sus gemidos, regalándole los suyos en el oído, mordiéndola cuidadosamente en la oreja y después, al volverla loca, para hacerla gritar de satisfacción besando, acariciando y mordiendo sus grandes senos. El ritmo cardiaco fue en aumento. Julia se comenzó a mover más rápidamente sobre Lena, sus cuerpos les pedían más y sus pieles transpiraban cada vez más. La intensidad del movimiento que hacían con sus cuerpos la llevaron al máximo nivel en el que, fundiéndose una a la otra, se abrazaron fuertemente para alcanzar un orgasmo al mismo tiempo. Siguieron abrazándose aún después de éste. Ya no eran dos sino una misma. Su amor había padecido angustia, peligro y llanto, pero por fin, ese era su momento; por el resto de la noche se abrazarían sin cesar, y por el resto de sus vidas, vivirían el amor cada momento que les fuera posible.
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por SandyQueen el Mar Abr 26, 2016 9:00 pm

Ya esta actualizado, es un fic bastante corto como pueden ver, pero lo hice con todo mi esfuerzo ya que es el primero que escribo Very Happy
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por andyvolkatin el Mar Abr 26, 2016 9:34 pm

Hola Very Happy
Muy buena la historia
quiero saber que va a pasar
espero la sigas pronto
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por SandyQueen el Mar Abr 26, 2016 9:45 pm

Gracias! de hecho ya lo terminé de actualizar y ya subí otra por si gustas leerla Very Happy
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por Vale Berríos. el Jue Abr 28, 2016 1:58 am

No abandonaste al fin y al cabo, que súper capítulo, felicidades me gustó mucho. Decime cuál es la otra historia y prometo me tendrás allí de fan #1 Smile ¡saludos!

Vale Berríos.

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por SandyQueen el Jue Abr 28, 2016 3:10 pm

Muchisimas gracias por leerlo hasta el final Smile

La otra historia se llama a Diez Centímetros de Ti Very Happy

Saludos!
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por Vale Berríos. el Vie Abr 29, 2016 2:39 am

Empezaré hoy mismo a leer eso tenelo por seguro Wink

Vale Berríos.

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por SandyQueen el Vie Abr 29, 2016 7:41 am

Gracias! espero que sea de tu agrado Wink
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LOVE IN EVERY MOMENT

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.