Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por cedul_volkov el Mar Mar 01, 2016 9:32 pm

Prologo.

Un sorbo más –tomo la taza entre sus manos—no dejo de pensarla, creo que es estúpido ya que jamás la había visto en mi vida—deja la taza sobre su escritorio, sus pies se mueven hasta la ventana de aquella habitación, suspira al mirar la calle, la lluvia cubría la ciudad. Hoy le tocaba trabajar de noche así que por ello estaba en medio de una tormenta nocturna—dio media vuelta y volvió hasta el escritorio. Unas imágenes de lo que había experimentado hace una hora aproximadamente le vinieron a la cabeza.
*********

La lluvia pegaba en el auto fuertemente, el puente que quedaba a unos cuantos kilómetros del hospital infantil estaba cerca. Lucy una castaña oji- azul llevaba su cd favorito en el reproductor, tarareaba las canciones alegremente. Justamente estaba a punto de cruzar el puente cuando ve una silueta que cruzaría, las llantas rechinaron ya que la silueta quería esquivar el auto que pasaría junto de ella. El rechinido que hizo el auto espanto un poco a la castaña, lo único que quería era bajar del auto y saber cómo se encontraba la persona que estuvo a punto de atropellar. Y sí así lo hizo, bajo y fue hasta la silueta.

-Hola, oye ¿te encuentras bien? –Pregunto y toco el hombro de la persona, al rose sintió una enorme sensación en todo su cuerpo, en ese instante volteo a mirarla una rubia, la miro un poco asustada, así que Lucy opto por preguntar nuevamente.-¿te encuentras bien?-dijo y la chica la sonrió—que sonrisa tan bella-se dijo a sí misma la castaña, pero que cosas estaba diciendo. Las miradas duraron un poco más, aunque la fuerte lluvia estaba pegando a sus cuerpos. –Si no me respondes creo que tendría que llevarte al hospital—expreso la castaña—y si no tienes nada creo que por la lluvia ya tendrías después una gran gripe—sonrió Lucy y la chica por igual lo hizo.
-No te preocupes, no fue nada. Solo un susto más –expreso la chica—su voz era dulce y Lucy sonrió por inercia.
-Me alegro mucho, sé que no es de mi incumbencia pero, ¿Qué hacías por el puente a estas horas y sobre todo con una tormenta?—expreso.
-Oh! Yo.. Me tengo que ir –dijo la rubia, su reacción fue como de tristeza, quizás la pregunta que le había implantado la castaña la había hecho recordar cosas.
-Si quieres yo te llevo –dijo la castaña amablemente, la rubia negó al instante.

En ese instante paso un taxi, la rubia no dudo en pararlo y subir. No se despidió de la castaña, ni siquiera dijo un “no, gracias”. Lucy aún estaba en la orilla de aquel puente. De un instante a otro, fue hasta su auto y lo encendió.
**********

-Por qué no dejo de pensarte, si solo fue un encuentro casual.—se dijo a sí misma en aquella habitación vacía—tu mirar esta en todos lados. Mientras seguía pensando, su celular la saco de su trance.

-Hola, cariño –dijo al escuchar aquella voz al otro lado de la línea.
-Dylan no quiere dormir Lucy, dice que quiere un cuento tuyo. –expreso la voz al otro lado.
-Pásame a ese diablillo –expreso divertida, esperó en la línea—Campeón!
-Mami! –Dijo una voz chillona –¿Ya vendrás a contarme mi cuento?
-Dylan…que te dije hace unas horas, te dije que comenzaría a trabajar unos días por las noches, y hoy es uno de ellos—dijo un poco triste.
-pelo mami yo no quero eso—dijo en medio del llanto—yo te estaño
-Mi amor… no llores, mañana por la mañana te prometo llegar temprano y llevarte a desayunar, ¿Qué dices? –le dijo la castaña, el niño rio.
-Shi, shi –dijo ante el teléfono.
-Pero ya es hora de que te duermas! Ahora! –Ordeno- si no mañana no hay desayuno –el niño volvió a decir “shi” –pásame a tu madre—dijo la castaña y se escuchó que el niño entregó el teléfono.
-Tú siempre sabes que hacer—dijo aquella voz
-Ya sabes, cariño
-Lo llevaré a la cama. Buenas noches amor, cuídate—dijo la voz, mando un beso tronado. –Te amo-dijo al último
-Lucy suspiro –Yo también –expreso y colgó.

La noche sería larga en la guardia del hospital. Lucy salió del consultorio y fue a atender pacientes que aún estaban cenando.

avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por cedul_volkov el Mar Mar 01, 2016 9:33 pm

Capítulo 1

5:30 Am.
Aquella noche había estado un poco pesada para Lucy y lo único que pedía era regresar a casa para descansar un poco, aunque casi instantáneamente recordó que no tendría mucho tiempo para dormir ya que le había prometido a su pequeño llevarlo a desayunar y ella siempre le gusta cumplir sus promesas y más si se trataban de Dylan.
Termino lo último que tenía que hacer antes de partir. Firmo su hora de salida y fue hasta su consultorio para recoger sus cosas. La mayoría de los empleados que habían trabajado esa noche ya se habían retirado ya que todos habían tenido su cambio de turno por otro personal, pero como Lucy era la Jefa de aquel hospital no podía retirarse hasta estar segura que las personas que estarían al tanto por la mañana llegaran y cumplieran con estar ahí. Tomo su maletín y salió con dirección al estacionamiento. El olor a hierba mojada llegaba hasta sus fosas nasales y eso le encantaba, entro al auto y dejo el maletín en el asiento de copiloto, lo encendió y emprendió su camino.

Bueno creo que es tiempo que conozcan un poco a Lucy Scherer. Ella nació en Múnich Alemania pero actualmente vive alegremente en Londres Inglaterra desde hace casi 5 años, había decido partir de su natal país por el hecho de la oportunidad que se le presento cuando unos años atrás había concluido apenas la Universidad. Le encantaba Londres y no se quejaba de la ciudad pero en ocasiones extrañaba demasiado Alemania y mucho más porque sus padres vivían ahí y ya tenía tanto tiempo que no los veía. La última vez que tuvo la oportunidad de tenerlos cerca fue cuando habían ido a su boda, sí, Lucy era casada, felizmente cabe decir. Se casó años después de llegar a Londres, en el primer trabajo que tuvo como ayudante del hospital conoció a una chica que en esos momentos hizo que su mundo se moviera, “el amor de su vida”, era una cantante que comenzaba su carrera artística en ese momento pero al paso del tiempo las dos quisieron formar una familia, después de mantener una relación de unos años finalmente se unieron en matrimonio. Sí, Lucy era lesbiana y orgullosamente de ello, salió del closet desde la edad de 12 años, jamás tuvo miedo de afrontarlo ya que sabía que lo que sentía era amor y no nada más, ella no entendía como las personas hacían ese tipo de distinciones, ella no se enamoraba del genero sino más bien de la persona. Sus padres y su hermano mayor lo habían tomado tan natural ya que jamás se vieron algo raro en ello, su familia era tan libre de aquellos pensamientos homofóbicos que pudieran tener algunas otras familias, si claro estaba que la sorpresa que se llevaron sus padres cuando la castaña les dijo ello fue enorme pero no desagradable, la amaban tal y como era y eso nunca iba a cambiar. Después de que decidiera casarse ella sabía que eso implicaría niños en su vida y no es que le desagradaran los niños, pero quizás no le llamaba la atención cuidar de uno de ellos en ese momento, pero al ver la cara de su prometida pidiéndole que tuvieran un hijo simplemente no pudo negarse, al ver la ilusión que la chica que tanto amaba tenía dentro quiso casi morirse de felicidad y ese día que le habían dado la noticia era el mejor día de su vida hasta ahora, aun lo recordaba como si fuera sido apenas ayer.
************
-Doctora Scherer, la solicitan en la sala de quirófanos-expreso uno de los enfermeros.
-Voy en un momento –expreso la castaña mostrando una sonrisa.

Lucy se dirigió hasta los quirófanos e hizo lo que tenía que hacer. Después de dos horas regreso a su consultorio y se recostó en su silla cómodamente, su celular comenzó a sonar y contesto al instante.
-Hola –dijo amablemente. –Amor.. gracias por llamar, si estoy atareada acabo de salir de una operación de un pequeño, salió bien y eso me tiene contenta pero exhausta ya que fueron horas largas estando en el quirófano, pero no me quejo amor, amo mi trabajo, perdón si no me calle nunca jajaja pero dime ¿para qué me llamas?
-Suspiro la voz al otro lado de la línea –Lucy llamaron del hospital al que fuimos –expreso
-¿Qué han dicho? –pregunto Lucy, temía la peor ya que sabía que su mujer moriría de tristeza si no habían logrado lo que tanto deseaban como pareja.
-Tranquila—suspiro –No han dicho nada en especial, solo que serás madre dentro de nueve meses –dijo
-Mira… amor si no –callo --¿Qué has dicho? –dijo eufórica
-Lo que escuchaste, seremos mamas –dijo alegremente y en medio del llanto
-Dios mío santo! –la noticia le cayó inesperada, no es que aún no estuviera preparada para un bebé, pero ella creía que el tratamiento para tener un hijo de las dos tardaría un poco, y el hecho que fuera tan rápido no le desagradaba pero tampoco le agradaba mucho.
-Lucy ..Dime que es lo que esperabas oír –dijo la voz
-La castaña aún estaba en silencio-
-Lucy! –llamo
-Suspiro ---claro que sí, amor, era lo que quería escuchar—dijo
-Creí en un momento que no—dijo tristemente
-¿Cómo puedes creer ello?, estoy contenta de la noticia –expreso medio enojada –esta noche celebramos, ¿Qué dices?
-Pero por supuesto que sí –dijo la voz con risas de por medio
-Te llevare a cenar, princesa—dijo –hoy celebramos que tendremos a alguien más en nuestra vida.
-Gracias! Soy la mujer más feliz Lucy, te amo
-Yo te amo más, te veo más noche. Ponte el mejor atuendo aunque te vez preciosa con todo –exclamo y puso nerviosa a la otra chica.
-Tú siempre poniéndome roja –se quejó—te amo!
-Yo también y mucho más –dijo y colgó.
******************************************
La llegada del pequeño le cambio la vida, ahora sabía que tenía que luchar por alguien más en la vida, ser ejemplo de alguien y ese alguien seguiría sus pasos tal y como ellas los diera. Su pequeño llego 7 meses después, fue prematuro pero a pesar de eso nació saludable. Dylan era su nombre, lo habían escogido entre las dos madres, nació tan pequeño que Lucy no puedo contener las lágrimas al verlo dentro de la incubadora, tenía un hijo y eso era su prioridad ahora, criarlo con su pareja y llenarlo de amor era lo que quería.
El niño era el vivo retrato de la castaña, su hermoso cabello era igual al de ella pero por igual daba en ocasiones un rubio entre sus raíces, sus ojos cabe decir que solo se distinguía ya que tenía mezclas de azules diferentes, era tan diminuto pero era la copia de Lucy, y era un digno Scherer.
El instante en que lo recargo sobre su regazo fue uno de los momentos que jamás olvidara la castaña, era tan pequeño, su respiración pegaba a su pecho de ella y eso la hacía estremecer. Como una pequeña bola de carne podía hacerla sentir tan bien, un hijo suyo y de “el amor de su vida” era lo mejor que le había sucedido en la vida, bueno hasta ese momento.
Ahora su pequeño era ya un niño de un año y era muy pegado a ella, demasiado para ser exactos, siempre lloraba cuando ella tenía que partir al trabajo, pero como buena madre Lucy siempre mantenía una plática con él antes de partir a trabajar, así el chico quedaba más tranquilo.
No se quejaba de los años compartidos con su pareja pero porque cuando trataba de tener una familia feliz, había llegado alguien que ni siquiera conocía más que por un encuentro casual, pero ahora no podía sacar a esa persona de su mente y eso la estaba volviendo loca. En todo el camino que la dirigía a casa no dejaba de pensar en aquel mirar que la rubia le había regalado una noche anterior, esa rubia no sabía que tenía pero a Lucy le había despertado sensaciones que nunca había sentido en su vida, ni con su esposa y eso era tan raro para ella, muchas preguntas llegaban a su mente y ninguna podía resolver en ese momento.
Con tantos pensamientos en la cabeza, no noto que llego a casa más rápido que lo normal. Entro por la enorme reja y el chico que cuidaba la puerta le dio la bienvenida. Estaciono su auto donde siempre lo hacía y descendió de el con su maletín en mano y con su bata que estaba en un estuche.
Entro a la casa y el ama de llaves la recibió.
-Buenos días señora-dijo amablemente.
-Buenos días Ruby!. ¿Mi esposa aun duerme? –pregunto
-Sí, se quedó en la habitación de Dylan ya que el chico no le dejo ir a la de ella, en un momento le digo que ya está aquí –ofreció la señora.
-No- la interrumpió- Yo subo a la habitación, así sirve que me doy un baño – la señora asintió—pero antes, necesito que me laves esto –entrego su bata—ya sabe noche larga y bebiendo café, mi bata es un asco—dijo la castaña
-No se preocupe, yo la lavo –sonrió
-Gracias! –Camino –una cosa más-paro antes de subir las escaleras –hoy no desayunamos aquí, saldremos a la plaza –dijo y subió.

La habitación de Dylan era la última del pasillo, fue hasta ella y entro, en la cama pequeña estaban su hijo y su esposa, la cual apenas cabía- Lucy llego hasta ellos y los beso en la frente. Dos miradas azules la asecharon al instante, una de su hijo que salto de alegría al verla ahí y la otra de su mujer.
-Mami! Mami! –exclamo el pequeño, salto a sus brazos y Lucy lo sostuvo sin perder el equilibrio.
-Hola campeón! –expreso y lo beso, el castaño sonrió de alegría y la beso también.
-Y no hay beso para mí?—pregunto su mujer con tono enojada.
-Hola mi amor—exclamo Lucy –para ti hay algo más, pero más noche –le guiño el ojo, su esposa se puso roja al instante. –Te amo –la beso
-¿Cómo te fue anoche? –le pregunto
-No me quejo, fue noche larga pero no tan pesada, aunque mientras llueve me gusta más trabajar- y a ti cómo te fue? Dylan si se durmió cuando le ordene? –Pregunto mientras miraba al pequeño.- su mujer asintió- muy bien, entonces si saldremos a desayunar –el niño sonrió y le brillo su carita. –Ve a cambiarte yo cuido a Dylan y lo cambio, después de que termines yo tomo un baño y te entrego al niño.
-Bien, te amo –dijo al dirigirse a la salida. Lucy llevo al niño hasta el closet donde buscarían ropa cómoda para él.
-Yo más, Julia—alcanzo a decir Lucy y la chica salió feliz de la habitación.

Continuara.
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por cedul_volkov el Mar Mar 01, 2016 9:34 pm

Capítulo 2.

La lluvia comenzaba a asomarse en este nuevo día. Las pequeñas chispas de agua comenzaban a caer. Una rubia se encontraba en medio de una de los caminos que dirigían al centro de la ciudad.
-¡Mierda! –dijo para sí misma cuando comenzó a notar las gotas de agua sobre su atuendo- no me podía pasar algo peor –dijo y la mala suerte la escucho bien, ya que unos instantes después cruzo un auto a toda velocidad y le salpico toda su ropa. –Creo que me equivocaba –dijo y rio a pesar de su desgracia.
Le sería imposible volver hasta su casa ya que estaba a unas cuantas millas y creo que no sería conveniente. Al final se decidió por seguir su camino, aunque creo que ese no era su día. Camino unos cuantos minutos hasta llegar a la entrada principal de la Universidad Central de Londres.
-Buenos días, Kasia!—expreso una voz a sus espaldas. La rubia volteo al instante.
-Buen día señor Blind –el hombre la miro.
-¿Qué ha pasado con su atuendo? –pregunto al instante, la rubia se apeno de ello y solo rio un poco nerviosa.
-Tuve un pequeño problema. –dijo aun con pena.
-Creo que debería de ir a tratar de arreglarlo en el tocador –expreso el hombre, Kasia asintió. –Valla corra! –le dijo –pero antes, espero que asista a mi clase, ya van varias ocasiones que no la veo en ella, y si tiene una falta más le aseguro que me veré necesario a llamar a sus tutores, y creo que eso ya no es digno de alguien que lleva una licenciatura a nivel superior, así que espero verla ahí –expreso el hombre y se fue. La rubia puso los ojos en blanco y trato de arreglarse un poco el atuendo.
Kasia odiaba la clase del señor Blind, le aburría demasiado y por ello prefería quedarse por el campus a lado de una buena compañía, pero creo que en esta ocasión no se salvaría de saltarse aquella clase ya que había sido amenazada.
Camino hasta los casilleros y noto que la escuela aún no estaba muy habitada- supongo que es por la lluvia –dijo al seguir caminando. Llego a su casillero y lo abrió, empezó a sacar algunos libros y a buscar una que otra cosa.
-Bu! –dijo una voz a sus espaldas e hizo que la chica saltara.
-Quieres matarme de un susto acaso, Armando-dijo en tono de enojo. El chico la miro asustado y solo se hizo para atrás.
-JAJAJA! Lo siento, solo quería asustarte un poco –expreso divertido.
-Lo ha hecho ya, sabes ..Pero bueno que me espero si tú te la pasas molestando y jugando a todas horas, hasta en clases-exclamo, el chico la miro.
-No es para tanto, además, yo si entro a clases –se defendió – No como otras personas que prefieren andar, beso y beso –dijo haciendo movimientos con sus labios.
-Bueno yo no tengo la culpa de que no te quieran. –exclamo y el chico puso los ojos en blanco y alzo una ceja.
-No discutiré contigo
-No lo hagas entonces –dio media vuelta y comenzó a buscar más cosas en su casillero.
-Creo que hoy amaneciste con mal humor –la tomo de los hombros- Kasia, kasia
-Te equivocas, todo está bien.
-Bueno haré que te creo. Por cierto mira quien viene ahí –dijo al ver el pasillo, la chica volteo de inmediato.

Una hermosa pelirroja cruzaba los pasillos muy alegremente. En sus ojos tenía unos lentes que la hacían ver perfectamente bien. Paro en frente de ellos y les sonrió.
-Hola chicos—dijo la chica de ojos hermosos.
-Hola Len –expreso Armando.
-Que hay Lena –dijo la rubia y la saludo de beso.
- Hola Kas –dijo sonriendo-Día frío, no es así? –les pregunto, los dos asintieron. –Vamos a clase –dijo el instante -¿Si entraras, no? –le pregunto a Kasia, la chica asintió.
-Los dos siempre molestándome con ello—expreso enojada y empujo a los dos hacía el pasillo que los dirigía al salón de clases.

*****************
Kasia Borek. Alemana como llego a Londres? Ni ella misma quiere recordarlo ya que es uno de sus pasados que le duelen más. Por ahora vive con sus tíos, no se queja ya que ellos le ofrecen todo lo que una chica de su edad puede tener. Es una buena chica, aunque como pudieron ver no entraba a una de sus clases de la Universidad, le aburría demasiado y casi siempre se quedaba dormida, no creía que fuera importante tomar ese tipo de clases, para ella no era necesario el saber qué tipo de ropa usar en cada presentación, a ella solo le interesaba hacer música y nada más. Pero a pesar de ello, siempre, siempre tenía buenas notas de las cuales presumir. Por ahora estaba cursando su último trimestre de Música Profesional. Era el honor estar en esa escuela, era una de las mejores en todo el mundo y ella y sus amigos eran privilegiados de haber sido aceptados en ella. Los tres Vivian en la misma localidad y se conocían desde que iban en prescolar. Kasia los consideraba a los dos sus mejores amigos y los amaba como nunca había amado a nadie, bueno cabe salvar a su novio. Sí, Kasia tiene novio, es un chico que estudia por igual en la escuela, pero él es uno de esos chicos que viene de familia rica y todas esas cosas.
Elena Katina. Rusa y muy bella mujer. Ahora vive en Londres a lado de toda su familia. Habían salido de Rusia desde que ella era muy pequeña. Su padre obtuvo una oportunidad de trabajo, no era la gran cosa pero realmente tenía una familia honrada y muy amable. Tenía un hermano menor llamado Sergey al igual que su padre. Sus dos padres eran personas muy buenas y querían demasiado a sus hijos, una de las razones por las que también salieron de Rusia fue por el hecho de que el hermano menor de Elena era Gay, y sus padres no querían que sufriera de rechazos en aquel país, ellos amaban a sus hijos y jamás los dejarían que sufrieran cosas.

Armando. Hijo único, es Ingles y le encanta la música. Sus padres lo adoran, desde pequeño ha sido un buen chico, jamás ha tenido problemas de ningún tipo y es fanático de los deportes extremos por igual. Aunque en ocasiones a Lena y a Kasia se les hacía una locura todo lo que les proponía, terminaban haciéndolo. Es un buen chico y adora a sus dos amigas.
*************************
Entraron al salón y tomaron asiento. A los segundos después el profesor apareció en el marco de la puerta, puso unos cuantos apuntes y les dijo a los chicos que regresaba después ya que tenía una junta urgente.
-Por ello es que no entro –expreso la rubia enojada.
-Bueno, no siempre se sale –dijo Armando tratando de defender a su profesor.
-Pero, es que en verdad esta clase se me hace tan inútil—se quejó –pero que va- por cierto perdón si ayer recibieron llamadas mías y de Joshua.
-Cierto, era lo que iba a preguntar –expreso curioso Armando. Lena solo observaba la plática.
-Bueno pues respondí antes de tiempo –dijo y sonrió la rubia.
-Volvieron a pelear, no es así? –pregunto al instante Lena.
-Nada importante –dijo la rubia al mirarla
-Seguro volvió a humillarte frente a su familia –dijo Lena medio enojada
-No empieces a levantar falsos Lena!
-Si lo hizo ¿verdad?
-Sí, pero después se disculpó, cosas del pasado ya—dijo sin preocupaciones.
-Si seguro no lo hizo con intenciones de lastimarte –apunto con modo irónico
-Él no lo volverá a hacer! –expreso con enojo
-Yo jamás lo haría! –Dijo Lena y la rubia salto los ojos. Armando solo vio aquella escena.

El profesor llego en el momento indicado para poder intervenir en aquella discusión. La clase siguió con normalidad. Termino y sería la hora del descanso y después tenían que ir a la academia de baile para poder coordinar el canto con el baile, pero a última hora se les informo que el profesor se había enfermando y no había asistido así que saldrían temprano.
Lena tomo sus cosas y salió del salón sin despedirse.
-¿Qué le sucede? –pregunto Kasia a Armando. Este se alzó de hombros.
-No sé, pero iré a verla –expreso el chico
-Bien, yo iré con Joshua, tiene que ir a natación y como él estaría en nuestra clase de Baile supongo que también salió temprano.
-Bueno, suerte con tu novio –dijo Armando sonriendo y vio partir a Kasia.

Él se dirigió a la cafetería de la escuela y ahí encontró a Lena con un café en mano. Fue hasta ella y se sentó a su lado.
-Hola Len—dijo, la pelirroja le sonrió
-Hola de nuevo? –rio
-Pues si jajajaja
-Creo que no era necesario, Armando ¿Aun no te iras a casa? –le pregunto
-No lo creo, quería conversar contigo
-Ah...si? de qué?
-No crees que ya es necesario que le digas, Lena –expreso, la pelirroja negó.
-No, no lo creo, ella está enamorada y no puede saberlo, prefiero mantenerme callada. Tú sabes que jamás he sido buena diciendo lo que siento y que incluso suelo ser muy tímida.
-asintió –si lo sé, pero creo que ya es necesario Len … ya va para casi 8 años de que estas enamorada de ka-lena le tapo los labios
-Cállate Armando! A caso quieres que todo mundo se entere?
-No, no. Perdón
-Hay ya no te preocupes, pero no. Definitivamente no le diré
-¿Por qué? –pregunto
-Porque es lo mejor—se paró –no diré más. Me voy, te vas conmigo? –el chico asintió y salió alado de su amiga.

Continuara.
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por cedul_volkov el Mar Mar 01, 2016 9:35 pm

Capítulo 3.

Familias felices paseaban por la plaza central de Londres, una de ellas se trataba de la pequeña familia que formaban los Scherer Volkov. Un pequeño tomaba de la mano a sus dos madres que iban a su costado, sonreía de felicidad y eso se notaba a kilómetros. Llegaron a la parte de la plaza donde se encontraban juegos infantiles.

-podemos ir -dijo mirando a su madre de cabello pelinegro, está miro a su esposa -por fi - dijo el bebé con mirada de borrego, sus dos madres asintieron al instante. Fueron hasta los juegos y como esta plaza se encontraba en un lugar de "prestigio", en la parte de los juegos para niños había cuidadores y los padres así no debían preocuparse por cuidar de sus hijos en su totalidad. Lucy llevo junto a su esposa a su pequeño y lo dejo a cargo de uno de los trabajadores. -Ten cuidado, no quiero que sufras un accidente, recuerda que los toboganes no son para ti, Dylan -dijo antes de implantar un beso en la frente de su hijo, el niño aunque estuviera pequeño dio un si con la cabeza y corrió hasta los juegos -gracias, se lo encargo mucho -expreso medio preocupada al chico que cuidaría de él. Tomo de la mano a su esposa y fueron hasta una banca del lugar.

-sé que es la primera vez que lo dejamos al cargo de alguien que no seamos alguna de nosotras, bueno a salvo de mis padres, pero tranquila estará bien, además no creo que lo descuiden -expreso la pelinegra con una sonrisa y beso la mejilla de la castaña.
-Bueno si, pero aun no me creo que ya pueda jugar en este tipo de lugares, pareciera que fue ayer cuando diste a luz, era tan pequeño y míralo ahora, ya es todo un hombrecito -expreso la castaña con algunas lágrimas en sus ojos.
-Su esposa sonríe -no es para tanto, aun esta pequeño, pero claro que cada vez crece y crece más, cuando menos lo pensemos tendrá que ir a la escuela por primera vez y así llegar hasta la etapa de la adultez y casarse
-ni me lo digas!, no quiero que mi hijo se case -julia río por lo que dijo la castaña-¿qué es tan gracioso? ¿Eh? - la miro. -lo que acabas de decir -seguía riendo - ¿piensas no dejar crecer a Dylan, Lucy? -pregunto -Si me es necesario por supuesto
-ah, sí? -Sí, él es mi pequeño y las novias no son para él, son malas -dijo entre una sonrisa. -hace cuatro años y medio no decías eso -dijo divertida la pelinegra, la castaña capto directamente lo que le había dicho y sonrió. -Bueno, bueno es que yo encontré a la mujer más hermosa del mundo y eso cambia drásticamente mi opinión sobre ello.
-Dylan encontrará a alguien de lindo igual que tú, cariño no te me pongas loca con ese tema -dijo y la beso.
Duraron algunos minutos besándose en aquella banca, se hacían mimos y cariños mientras reían. Dylan aun jugaba, todavía tenía unos minutos para seguir ahí divirtiéndose mientras sus madres también lo hacían pero claro que a su manera. Una voz interrumpió aquellos besos que seguían entre las dos mujeres y las saco de su amorío.
-Lucy! Julia! -dijo sonriendo un rubio alto el cual se encontraba a su costado de las dos. -Daniel! -dijo la pelinegra y salto a sus brazos. -Julia, mi amor! –expreso el rubio y la acurruco en sus brazos.
-Cuanto tiempo, me tienes muy abandonada Daniel–expreso medio enojada la pelinegra.
-Lo sé, lo sé. Apenas tuve tiempo de realizar el viaje para visitarlos a ti, a tu familia y a mis padres –expreso el rubio sonriendo.
************
Daniel era el hermano mayor de Julia. Vivía en Rusia desde hace más de 7 años, el al momento que sus padres decidieron acompañar a Julia a Londres no se negó, pero después al estar ahí no puedo contenerse a volver a su país, extrañaba realmente a sus amigos y familiares que tenían allá los volkov. Sus padres no le negaron el que quisiera regresar a Rusia así que lo hizo al final de todo. Julia lo había visto por última vez el día de su boda con Lucy ya que su hermano estuvo ahí en todo momento. Él chico aun no conocía a pequeño Dylan y por ello había estado buscando a su hermana por todo Londres.

Bueno ahora que hemos tocado el tema de la familia de Julia creo que es el momento perfecto de que la conozcan.
Julia volkova, joven hermosa y encantadora, actualmente cuenta con 24 años de edad, pero creo que para muchos no sé le nota ya que pareciera estar apenas en plena adolescencia. Estudió música profesional en la Universidad Central de Londres, se graduó dos años después de haber llegado a Inglaterra. Su carrera la ejerció por un año, hasta que conoció a Lucy y se enamoró completamente de ella. Pero bueno esa es una historia que después sabrán. Julia viene de buena familia, “los volkov”, conocidos en todo Rusia y parte de Londres por el hecho de que en su país natal son los más grandes exportadores de vino, por sus grandes parcelas que administran enormes cultivos de uvas en California (Estados Unidos). Los bisabuelos de Julia habían comenzado con este proyecto desde muy temprana edad y para su beneficio, creció y creció y ha pasado de generaciones en generaciones hasta llegar al padre de la morena, Oleg Volkov. Un hombre muy honrado y trabajador, ama a su familia y sobre todo a sus dos hijos, son sus dos más grandes regalos que su esposa le pudo dar, Larissa volkova es su esposa, una hermosa mujer que ama con locura, es ama de casa, bueno más bien ayuda a su esposo con todo los negocios que tienen que atender. Ahora viven en Londres, aunque en muchas ocasiones se la pasan viajando a California ya que donde se encuentran sus cultivos tienen una hermosa mansión, aunque no es tan mansión ya que más bien pareciera una ranchería.
Su familia es la mejor, así siempre se refiere la morena al hablar de ellos. Julia tiene demasiados conocimientos con respecto al cultivo de uva y siempre ha amado la ranchería de California e incluso ella siempre ha dicho que ese lugar es perfecto para llevar a la persona que amas y amaras toda la vida, por ello siempre quiso llevar a Lucy aunque nunca se le hizo por los motivos de haber quedado embarazada, al momento en que nació Dylan habían planeado ir en cuanto cumpliera el pequeño 7 meses, pero por el hecho de que había sido prematuro, comenzó con algunos malestares y no se puedo realizar el viaje. Pero claro estaba que ese viaje estaba en pie y quizás las próximas vacaciones que Lucy tuviera en verano se concretaría por fin.
***************
-Supongo que mi sobrino debe de estar por allá –señalo el área de juegos y las dos mujeres asintieron sonriendo. –No quisiera interrumpir su juego, pero me encantaría conocerlo.

Julia tomo de la mano a Lucy y a su hermano. Los tres juntos se fueron directamente a los juegos y le informaron al chico que cuidaba que venían por Dylan Scherer. El chico asintió y fue en busca del pequeño. Después de unos segundos el castaño venía del brazo del cuidador, se lanzó a su madre Lucy e hizo que lo cargara.
-Muy bien Daniel, él es Dylan Scherer Volkov, mi hijo –dijo Julia sonriendo, su hermano observo al pequeño y comenzó a hacerle caras chistosas para que este riera.
-Veo que las dos hicieron un buen trabajo –comento –Es precioso este niño –acaricio sus cabellos. –han creado una linda familia, juntas, y me alegro tanto de ello, por ello quiero proponerles algo, ¿cenamos hoy en casa de mis padres? –pregunto.
-Claro-expreso Julia, aunque de un de repente miro a Lucy ya que ella tenía que trabajar por la noche.
-No me mires así –dijo la castaña sonriendo –pediré la noche, vamos a cenar con tus padres –sonrió de nuevo.
-Muy bien! Perfecto! –dijo Daniel.

Mientras tanto al otro lado de la ciudad se encontraba una pelirroja que iba tomada del brazo de su amigo.
-¿Segura que estas bien? –preguntaba Armando, Lena asintió.
-Cuantas veces tengo que decirte que si –dijo estresada--¿Por qué tendría que estar mal? –Su amigo respondería aquella pregunta pero la pelirroja no lo dejo y se soltó de su brazo para salir corriendo mientras gritaba un “haber quién gana”.
Armando tubo que comenzar a correr ya que no quería perder ante su amiga. Lena gano al final ya que fue la primera en llegar a la puerta de su casa.

-Pasas ¿no? –le pregunto.
-Si claro
-Bien, vamos –abrió la puerta.

Por dentro se veía una linda casa, cómoda ante todo. Era algo pequeña, bueno no mucho a decir verdad, pero claro que tenía todo lo necesario. El pasillo que seguía después de abrir la puerta, a su derecha se encontraba una pequeña sala con un mini bar, seguro que era del padre de la pelirroja, a su izquierda estaba un cuarto que tenía demasiados libros, era pequeño pero con una gran colección de literatura, este le pertecia a Lena y a su hermano menor ya que les encantaba leer, bueno y por igual a su padre. Siguiendo el pasillo llegabas hasta unas escaleras y por debajo de ellas estaba una puerta que dirigía directamente a una cocina y un comedor. En la parte de arriba solo había tres habitaciones y un baño.
Lena y Armando estaban a punto de subir las escaleras cuando una cabeza se asomó por la puerta de la cocina.
-¿Lena eres tú? –pregunto una voz femenina.
-Si mamá –respondió la pelirroja.

Al escuchar esto el cuerpo de una señora, no muy grande, estaba delante de los dos.
-Hola Armando –saludo
-Señora Katin –respondió el saludo.
-Hija por qué han vuelto ya? –le pregunto
-No tuvimos la última clase mamá, el maestro no iba a asistir
-Ah, entiendo hija. ¿Estarán arriba?
-Sí, solo un momento.
-Bien, les aviso para que bajen a comer en cuanto llegue tu padre. –Expreso la mujer al perderse por el pasillo para llegar a la cocina.

La pelirroja se alzó de hombros y le hizo señas a su amigo para que subieran. Al estar arriba se dirigieron al último cuarto del pasillo. El cuarto de Lena era un poco masculino, no mucho ya que si estaba en buen orden, pero claro que no estaba pintado de “rosa” como todas las chicas lo solían tener. Lena tenía ya 20 años y eso se le hacía tan infantil y en verdad que no le gustaba nada de ese tipo de cosas. Cerca del ventanal que estaba en la habitación tenía un pequeño sillón donde cabían dos personas perfectamente. Armando y Lena tomaron asiento en él y comenzaron a platicar.
-Enserio no le dirá nada a Kasia? –apunto el chico.
-Negó la pelirroja – ¿Para qué? No veo el caso de hacerlo.
-Y si ella siente lo mismo?
-Rio la pelirroja- como crees eso Armando, ella no quiere nada conmigo, eso solo sería en un sueño
-¿Por qué piensas eso?
-Porque es Kasia, por dios!
-Bueno si, pero ..Podrías arriesgar.
-Y si pierdo al arriesgar?
-Pero si ganas… no sé Lena a lo mejor ..
-Ya! Basta con ese tema, mejor hablemos de otra cosa. El chico no quería pelear así que mejor asintió.
**********************
-Kasia, kasia! –expreso un pelinegro de ojos verdes. –De nuevo por aquí, viniste con Joshua, no? –le pregunto
-Si-respondió apenas
-Seguro que está en los vestidores.
-Así es
-Me alegro que hayas venido Kasia, ahí viene Joshua, será mejor que me valla que tal y hace de nuevo una escena de celos como la última vez, no quiero ocasionarte algún problema, nos vemos luego- el chico se fue y Kasia solo se despidió con el brazo.

-¿Qué hacías hablando con Rubén? –pregunto Joshua al instante.
-Solo me saludaba, cariño –trato de abrazar a su novio pero este dio un paso a atrás.
-No me toques!, acabo de ponerme el protector para nadar –se escudó –Además sabes que no me gusta que me abraces aquí
-pero ..¿Por qué? –pregunto con la cabeza gacha.
-Porque no quiero simplemente
-Siento que más bien odias que venga aquí, ya que no vengo de una familia de la “alta” –estallo kasia.
-Cállate! Cállate! –Grito Joshua –no quiero que comiences a hacer tus escándalos estúpidos. –la tomo del brazo –lárgate ya todos vieron esta pelea, así que mejor vete, me has dejado en vergüenza—kasia rompió en llanto. –No saques lágrimas de cocodrilo, lárgate ya! –dijo Joshua y se fue de ahí.
******************

-Lena! –se escuchó el grito en el pasillo inferior.

La pelirroja tomo del brazo a Armando y bajaron juntos hasta el comedor. En él se encontraban sus padres y su hermano menor.
-Buenas tardes! –dijo el chico.
-Hola papá –saludo Lena y beso a su padre en la mejilla.
-Buenas tardes joven –miro a Armando – Hola pequeña –expreso el señor katin.
-Hola monstruo –saludo a su hermano – Hola bruja –contesto y sonrió el chico.

Todos juntos comenzaron a comer lo que la señora Inessa comenzó a servir. Al terminar de comer todos empezaron a platicar por un momento.
-Y dígame, joven ¿Cómo están sus padres? –pregunto sergey Katin.
-Muy bien señor, ellos están en casa ahora.
-No han salido de viaje?
-No, aún no han recibido una llamada de sus patrones para que vallan a cuidar su residencia.
-¿Qué apellido es el de los jefes de tus padres?
-Oh, eso no lo sé, mis padres apenas comenzaron con ellos este mes.
-Entiendo, entiendo. Me alegro por ellos, espero que me los saludes, me retiro iré a leer un poco.
-Claro señor yo les digo. –Sergey Katin asintió y salió del comedor.

-Oye hija, ¿Por qué no ha venido Kasia? –pregunto su madre.
-Si, ¿Por qué no vino tu novia? –pregunto burlón su hermano.
-1 no es mi novia, 2 se fue con su novio a sus clases de natación –expreso cansada Lena-¿verdad? –miro a Armando, él le dio la razón.
-Hubiera sido bueno que viniera, quería saludarla –expreso Inessa Katin –mi nuera me cae bien y quería charlar un poco –Lena se puso rojísima.-pero será para la otra. –La madre de Lena comenzó a recoger todos los platos de la mesa.
-Bueno yo me tengo que ir. –expreso Armando.
-Te acompaño –dijo la pelirroja.

Lena dejo a su amigo y le presto su bici ya que el tiempo había pasado algo rápido y ya casi daban las 5 pm y ahora en Londres comenzaba a oscurecerse a esas horas. Armando se despidió y Lena cerró la puerta de su casa. Cuando estaba a punto de ir a la cocina para ayudar a su madre con los trastos, se escuchó el timbre de la casa. Lena fue hasta la puerta y la abrió, ahí vio a Kasia, tenía los ojos hinchados y Lena supo al momento que estaba llorando o más bien había dejado de llorar.
-Hola Len –expreso entre el llanto Kasia.
-Kas—dijo apenas
-Me dejarías entrar? –le dijo
-Claro, claro. Pasa
Le dio el paso y Kasia estaba en la casa de los Katin. Su madre salió de la cocina y las vio en el pasillo, al ver que Kasia lloraba solo la saludo y le ofreció que comiera, pero la rubia se negó.
-Mejor iremos a mi habitación –dijo Lena.
-Bien hija –dijo Inessa.- Pero antes, ¿te quedas a dormir? – le pregunto a la Rubia, Lena decía que no al estar detrás de Kasia.
-Sí –dijo la rubia, esto le sorprendió a la pelirroja.
-Bueno, entonces bajan a cenar más tarde.

Kasia tomo de la mano a Lena y la dirigió hasta arriba.

Continuara.
#cedul.
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por Hollsteinvanman el Lun Mar 07, 2016 9:35 pm

Te comento en FB pero de todas formas vuelvo a comentar aquí. Me encanta el fic, me fascina la variedad, las mezclas ya que estoy harta de leer siempre las mismas historia "Yuli y Lena y la pelotudes", amo a ese pequeño nenito fruto de Lucy y Yulia. Va ser triste paa el si flia se separa pero bueno, veremos que pasa. Sigue, y saludos Smile
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 482
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por Julenka el Vie Mar 11, 2016 2:40 pm

Empece a leer tu historia y solo puedo decir que me fascinó. Yo soy lectora de otra chica que aquí tambien pone historias con Julia, Lena y las otras dos niñas Lucy y Kasia que me encantan. Me gusto mucho estas mix que hicieron. No leia antes historia pprque la verdad me aburrió la monotonía de todos los que publican. Pero estos sin duda me gustan mucho. Espero lo continues rapido. Buen trabajo.

Julenka

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 25/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por Vale Berríos. el Lun Mar 14, 2016 10:19 pm

Mamá y la continuación para cuándo? :@

Vale Berríos.

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por cedul_volkov el Mar Jul 12, 2016 8:11 pm

Capítulo 4.

-Te ves muy guapo. Eres el bebé más guapo del mundo –dijo orgullosa. Tomo al niño en sus brazos y lo llevo hasta la parte baja de la casa.

Julia acomodaba las últimas cosas en la maletera de bebé, la cual estaba sobre la mesa del comedor principal, vio bajar a Lucy con Dylan en brazos y fue hasta ellos.

-mami me veo guapo?–exclamo el pequeño, julia sonrió y le dijo a su pequeño que sí.

-Eres él bebé más guapo de todo el universo-dijo su madre, el niño sonrió de oreja a oreja y alzo sus manitas para que fuera cargado por su madre. –Tú también te vez hermosa –alcanzo a decir la morena mientras clavaba su mirar azul en el espectacular cuerpo de su esposa.

-Me Pones como Jitomate –expreso la castaña apenada –siempre lo haces, eres mágica para ello.

-Yo soy mágica para todo, cariño –guiño el ojo. Julia dio media vuelta y Lucy la tomo por la cintura.

-Cuidado que cargo a Dylan.-dijo julia, el pequeño solo rio por el brusco movimiento que su madre había hecho mientras lo cargaba.

-Nada más no te hago el amor porque cargas a Dylan y aparte de que estamos en el comedor y Ruby puede aparecer en cualquier momento, pero de una vez te advierto Volkova, esta noche no te me escapas –le dijo en un susurro en su oreja, Julia tomo un color carmín en todo su rostro y solo sonrió pícaramente.

La cena seria en una hora así que la familia Scherer Volkov debía de salir en ese momento ya que aún tenían que pasar por algunos presentes que llevarían a los padres de Julia.

**********************

-Ahora si me dirás que jodidos te hizo Joshua
–comentaba una pelirroja enojada.

-Ya te he dicho que nada, solo fue una pelea con mis padres, Joshua no tiene nada que ver, te lo juro – expresaba mintiendo aquella Rubia.

-Nunca he dudado de lo que me dices Kas, pero algo de mí me dice que ahora mismo me esas tomando el pelo, no me gusta que lo hagas, sabes muy bien que odio que ese cretino de tu novio te trate como cualquier cosa, y tú … kas… eres especial, no mereces ese trato, no mereces que te tome como alguien sin importancia, tú vales oro y ese hijo de p.. –Lena callo ya que sabía que Kasia odiaba que dijera groserías—… Joshua más bien, ese no vale ni la mitad de lo que tú vales. Kas él no te merece, tú mereces a alguien mejor, alguien que te quiera de verdad, alguien que te haga saber el verdadero sabor de lo que vales, alguien que te trate como una princesa, porque eso eres, una princesa –Lena tomo la mano de Kasia- Una princesa –volvió a repetir. Kasia la miraba, sus caras cada vez estaban más cercas, todo estaba pasando demasiado rápido. Lena enderezo su cuello un poco y quedo a centímetros de la rubia, la pelirroja quería besarla, pero no quería arruinar una amistad así que dejaría que Kasia lo hiciera, bueno claro estaba que si la rubia quería hacerlo Lena no se negaría. Kasia por igual movió su cuello y se acercó un poco más a Lena. Y pasó lo que tenía que pasar, la rubia había besado a Lena, era un beso dulce, los labios se movían lentamente, ese beso era muy inocente y tanto como kasia y Lena sabían ello. El beso duro unos minutos y después se separaron, se miraron y solo sonrieron. Era el mejor día de Lena, eso no se dudaba.

-Niñas! Bajen a cenar –se escuchó un grito en la parte baja. Lena creía que quizás Kasia sentiría un poco de pena o quizás ya no se acercaría a ella, pero fue todo lo contrario. La tomo de la mano, le sonrió y salieron de la habitación.

La mesa principal del comedor de los Katin estaba repleta de deliciosas cosas preparadas por la señora Inessa. Al momento en que bajaron todos las miraron ya que Lena tenía una sonrisa de oreja a oreja y no estaba de más eso era más que seguro. La pelirroja ofreció el asiento a Kasia y todos la miraron aún más raro, aunque por dentro la miraban con ternura, sabían que Lena siempre había estado enamorada de Kasia y eso lo aceptaban, no se negaban a que ella fuera feliz.

******************************

-Espero que les guste a tus padres y a tu hermano lo que les llevaremos de regalos

–expresaba un poco preocupada la castaña. Julia la miraba tiernamente y le sonreía.

-Tranquila, les encantaran –quiso calmarla-Pareciera que estas igual de nerviosa que cuando los conociste, aún recuerdo ese día como si fuera ayer.

-Estaba que me moría de miedo, ni me lo recuerdes, además de que casi muero en el intento, no quisiera que eso pasara de nuevo, no
ahora –comenzó a reír la castaña.

-Ni yo quiero que vuelva a pasar, me pegaste más que un susto enorme, pero al final les encantaste a mis padres y eso fue lo mejor
–beso la mejilla de Lucy.

En cuestión de minutos estaban fuera de la casa de los Volkov. Julia volteo a ver porque Dylan no hacía escandalo como de costumbre y lo que vio fue hermoso ya que el pequeño estaba durmiendo tranquilamente mientras sostenía una paleta en su manita derecha. Julia tomo la paleta entre sus manos y la puso sobre un papel, bajo del auto y abrió la puerta trasera para poder sacar a Dylan. Mientras Julia se encargaba del pequeño, Lucy sacaba los regalos y la maletera repleta de juguetes que Dylan había llevado. Al pasar a la mansión de los Volkov, Julia recostó a Dylan en el sofá mientras esperaba a sus padres, Lucy aun regresaría al auto por la carriola y unos cuantos regalos que había olvidado.

Los padres de la morena no tardaron en bajar. En cuanto estuvieron frente a ellas, las saludaron y se sentaron en los sofás, aunque la medre de Julia, Larissa buscaba a su nieto para llenarlo de apapachos, pero el niño aun dormía. Oleg paso a su nieto a la vieja recamara de su hija mientras que Lucy y Julia junto con Larissa pasaban a la barra de bebidas para tomar un pequeño trago, en cuestión de segundos llego Oleg y las acompaño, comenzaron las pláticas encantadoras que tanto les gustaban y que tanto extrañaban. Lucy hablaba con sus suegros sobre su empleo en el hospital, todas las operaciones riesgosas que realizo, las cuales finalmente salieron bien.

Entre tanta platica se fue el tiempo y en unos instantes después se apareció en la casa, Daniel, el hermano de Julia, saludo amablemente a todos y por igual busco de inmediato al pequeño de su sobrino, se entristeció al saber que este estaba durmiendo. Unos minutos después se les informo a todos que la Cena estaba servida así que pasaron de inmediato al comedor. En el también comenzaron las pláticas nuevamente sobre trabajos etc.

-Y dime, hija –comento Oleg mientras partía parte de su carne asada -¿piensas volver a la música después de que Dylan ya tiene un año?
–pregunto, la morena no se esperaba esa pregunta, no es que no quisiera volver a la música, pero quizás creía que aún no era el momento ya que aún veía a su pequeño tan chico que no quería dejarlo un instante.

-Debo pensarlo, Dylan solo tiene un año y eso no significa que ya sea mayor de edad –expreso –pero lo pensare, papá.

-Deberías hija, la música es tu don y espero que cuando decidas volver no sea demasiado tarde.

El padre de Julia no estaba en contra de que se casara pero no había sido una noticia extraordinaria para él, ya que, pensaba que su hija apenas comenzaba con su carrera, no se opuso ni nada, un matrimonio no impediría que siguiera con la música, pero al enterarse de que Julia estaba embarazada se opuso y exploto un poco con la noticia, aunque, toda aquella furia se había esfumado por el hecho de ver a su nieto sonreír y verlo tomar sus dedos con sus frágiles manitas. Dylan era su encanto, pero sabía que Julia debía de ejercer su carrera como tal, por ello comentaba todo aquello.

-No será tarde, papá, puedo asegurarte que regresare en cuanto me sienta cómoda con dejar a Dylan en brazos de alguien que deba cuidarlo.-expreso la pelinegra mientras su padre le regalaba una sonrisa sincera.

Después de aquello no se volvió a hablar sobre el tema y prefirieron hablar de distintas cosas, por ejemplo: comentaban sobre las noticias nuevas que pasaban en la ranchería de California, sobre las nuevas personas que habían sido contratadas para que cuidaran de ella y sobre todo hablaban por igual sobre cómo estaban los familiares que se encontraban en Rusia.

-Dime, papá ¿Quiénes son los nuevos trabajadores que cuidan la hacienda? –Pregunto Daniel el hermano de Julia.

-Oh! Son personas muy amables y honradas, son de aquí de Londres, se trata de una pareja que vive cerca del centro, tu madre los conoció una tarde en uno de esos centros de ayuda a los que va y les comento sobre el trabajo ya que el hombre estaba necesitado de un trabajo, aceptaron inmediatamente y tomaron los puestos, aunque solo se encargan de viajar casa quince días a California, pero cuando van hacen todo, revisan como van las distribuidoras de vino, el avance, como se cuidan las uvas etc.

-Me alegro que encontraran a alguien que sepa llevar bien las cosas-expreso Daniel.

Toda aquella charla termino y Lucy aprovecho para darle los presentes a sus suegros y a su cuñado, ellos quedaron encantados con los regalos, como lo supuso Julia unos minutos antes. Dylan se despertó y todos comenzaron a jugar con él, la noche estaba siendo más que perfecta.

****************************************************

-Muchas gracias por la cena –expresaba una rubia alegre que se encontraba en la mesa.

-No fue nada pequeña Kas, fue un gusto que nos acompañaras- Dijo Sergey Katin amablemente.

-Creo que es hora de que vallan a dormir –dijo Inessa que venía de la cocina- Ya es tarde – miro a Lena junto con kasia y Sergey pequeño.

Los tres chicos recogieron su plato y se dirigieron a dormir. Lena le presto ropa como de costumbre a kasia. Cuando terminaron de cambiarse se dispusieron para dormir. Por primera vez en su vida de las dos durmieron alegremente y a gusto, sin pensarlo Lena abrazo a Kasia por detrás, la rubia no se negó al acto e incluso durmió más cómoda que lo normal.

Continuara.

‪#‎Cedul‬.
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por cedul_volkov el Mar Jul 12, 2016 8:14 pm

Dios se me había pasado poner el cuarto capítulo aquí :O. Bueno aprovecho para informar que si me he ausentado mucho es por el hecho de que busco adelantar la historia para no sufrir estas rachas de ausencia. Espero me comprendan, ahora trabajo con mis dos Fics y con algunas cosas nuevas, pero quiero estar segura de ya adelantar mucho para poder publicar. Espero que no se olviden de mi.
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por cedul_volkov el Lun Jul 18, 2016 11:34 pm

Si lo sé he tardado millones de años en publicar, espero no me maten D: Sin más que decir les dejo con un capítulo nuevo de esta historia. Os informo que ya trabajo en ella y en la otra que tengo, en estos días les pongo más de esta historia y puede ser que un capitulo de la otra. Saludos y un gusto estar con ustedes de nuevo.


Capítulo 5.

Lena despertó mucho antes que Kasia, bajo hasta la cocina y busco algo para preparar un desayuno especial. En cuanto su madre escucho el primer ruido provocado en sus trastos, bajo de inmediato y vio a su hija cocinando, la observo un poco y después sonrió. Lena estaba tan distraída con el plato que estaba preparando que jamás noto la presencia de su madre. Inessa espero unos minutos más antes de hablarle, se veía tan tierna su hija preparando aquel desayuno que no quería perder ninguno de sus movimientos.

-¿Qué preparas? –le pregunto, la pelirroja salto de inmediato.
-Mamá, me has asustado –volteo y la miro- en verdad que me has pegado un susto terrible.
-Lo siento, no quería interrumpirte, solo quise preguntar- expreso su madre.
-No te preocupes, aunque estuve a punto de morir por un paro cardiaco, todo está bien- sonrió y su madre por igual lo hizo.
-No es para tanto, Elena –miro a su hija y está se rio más.
-Bueno tienes razón, y bien solo preparo un poco de waffles, quería prepararles de desayunar y quería que fuera sorpresa, pero acabas de arruinarla, aunque sé que no es la gran cosa, ya sabes me fui por lo fácil para no incendiar la casa –expreso riendo.
-oh! Perdóname hija, pero no creí, además tú nunca preparas algo de comer, al menos que estés muy feliz, será qué? –pregunto abriendo los ojos enormemente.
-Sera que, ¿Qué? –dijo Lena un poco roja de la cara
-Tú y kas? –pregunto su madre insistente. Lena sonrió y se puso más roja
-Yo y kas, ¿Qué? –pregunto mientras sacaba un poco de miel que se encontraba sobre la repisa.
-No te hagas, me refiero a que si kas y tú… ¿son algo?
-No mamá, aun no somos nada, pero ayer me beso –expreso con un color carmín en las mejillas, su madre se sorprendió.
-Oh mi dios! Enserio!, creo que las cosas te están saliendo bien, hija –la abrazo.
-Pues al parecer sí, pero no quiero confiarme mucho, ella es aun novia de Joshua así que debo conquistarla y que más que con un buen desayuno –dijo Lena al separarse de aquel abrazo que su madre le proporciono.
-Tienes mucha razón, vamos a preparar el mejor desayuno del año.

Inessa katina se encargó de preparar lo demás ya que Lena solo quería hacer Waffles, su mamá le daba órdenes y ella las acataba con tal de que todo saliera bien, quería en parte impresionar a Kasia, ya que tenía que enamorarla y en verdad que lo deseaba con el alma, ella amaba a esa rubia y no dejaría de hacerlo tan fácilmente.

Por otra parte se encontraban durmiendo tranquilamente una pareja enamorada, hasta que comenzaron a sentir un cuerpecillo entre sus espaldas.

-Mami, quiero leche –expresaba aquella voz chillona.
-Hola, campeón –Lo miro la castaña –con que ya tienes hambre –sonrió, el bebé también lo hizo.
-¿quieres que yo le prepare la leche? –Pregunto Julia a sus espaldas.
-No cariño, yo lo hago, tranquila sigue durmiendo – Dijo Lucy mientras cargaba a Dylan entre sus brazos.
-Sabes que te amo por eso –dijo julia
-¿Solo por eso? –Expreso Lucy mientras ponía los ojos en blanco.
-Por eso y más –le mando un beso volado, Lucy lo recibió divertida, Dylan hizo el mismo acto que su madre y recibió el beso de Julia.
-Te amamos –dijo Lucy mientras abría la puerta del cuarto.

Lucy iba jugando con Dylan mientras bajaban las escaleras, el niño reía demasiado con su madre que incluso podría haber despertado a todas las personas que se encontraban en la mansión. Llegaron a la cocina y Lucy puso a Dylan sobre la mesilla para bebes.
-Quédate quieto –le dijo –preparare la leche- el niño asintió y sonrió.
Lucy saco leche fría de la nevera y la sirvió en un recipiente para comenzar a calentarla. Eran aproximadamente las 8:30 de la mañana. La madre de Julia entro a la cocina y saludo a Lucy, esta estaba sirviendo la leche en el biberón de Dylan.
-Que nieto tan madrugador tengo –Expreso Larissa mientras besaba la frente de su bebé consentido. –Buenos días, hija- le sonrió a Lucy.
-Buenos días, Larissa –sonrió, le entrego el biberón a Dylan.
-Odio levantarme tan temprano, pero lamentablemente tuve que hacerlo-expreso angustiada. Lucy noto de inmediato la cara de preocupación que tenía su suegra y opto por hacer una pregunta.
-¿Pasa algo, Larissa?
-Sí, al parecer creo que asaltaron la ranchería de california – Dijo con preocupación, Lucy tomo entre sus brazos a Dylan.
-Solo fue asalto de bienes, o hubo heridos de las personas que cuidan? –pregunto Lucy.
-Es lo que no sabemos. Oleg y mi hijo salieron desde la mañana en un avión directo a California. No me han llamado y estoy un poco preocupada, lo que pasa es que ayer por la tarde Oleg llamo a los nuevos encargados para que fueran a California ya que días atrás nos habían informado que se notaba que habían comenzado a forcejar las chapas de las puertas. Ahora mi preocupación es el que si alguien está herido o algo creo que es mi deber avisar a sus familiares.
-Si es el caso así yo podría ir a avisar o algo. –se ofreció Lucy.
-Sería de gran ayuda, hija. Supongo que Julia está durmiendo, pero si quieres despiértala para que te acompañe.
-No Larissa, ya sabes cómo es Julia, duerme peor que un perezoso, yo voy, incluso puedo llevarme a Dylan, pero mientras usted puede comunicarse con su esposo para que le de datos de si alguien está herido o no, por qué supongo que no sabe o sí?
-De hecho no se todo bien, pero creo que si está herido el señor Stone, por ello te estoy pidiendo que vayas a avisar a sus familiares, ellos viven en el centro.
-Si es así, entonces ahora mismo voy, nada más preparo las cosas de Dylan y le doy bien de desayunar y salgo directamente al centro.
*************************************

Risas se escuchaban por toda la casa. El desayuno estaba siendo perfecto, la madre de Lena se había lucido con la preparación del Omelette.
-Que desayuno tan más delicioso –expresaba una alegre Kasia.
-Sí, hoy si se lució mi mamá con el desayuno –expreso Sergey mientras sonreía.
-Oye no solo fue mamá! –Dijo Lena molesta.
-Oh cierto! Olvidaba que tú disque ayudaste –se burló el chico, Lena le saco la lengua.
-Papá dile algo!
-Sergey! Respeta el esfuerzo grande que hizo tu hermana para preparar tan buenos Waffles, recuerda que no todos tenemos el don –Lena estaba aún más enojada, su padre no sabía defenderla en ese tipo de problemas.
-Papá mejor no la defiendas –dijo Sergey- además, Lena no te enojes sabes que es broma –expreso riendo, Lena por igual sonrió. Todos comenzaron a reír por la pequeña pelea que se había hecho en la mesa por culpa de lo waffles que habían sido preparados por la pelirroja.

Seguían las charlas y las bromas en la mesa, hasta que se escuchó el toque de la puerta. Eran las 9:00 de la mañana, nadie de la familia esperaba a alguien así que se les hizo extraño todo aquello. Lena fue la que se paró de la mesa para abrir la puerta. La abrió y ahí se encontraba Armando con una sonrisa en la boca, lo invito a pasar. Armando paso a la cómoda casa y espero que Lena cerrara la puerta para que juntos entraran. Lo bueno de ser sábado era que podían disfrutar más el día. En cuanto la familia vio a Armando, lo invitaron a desayunar y para ello este se sentó en una de las sillas del comedor.
-Y ese milagro que nos visitas tan temprano –pregunto Lena. Y es que algo que caracterizaba a su amigo era el hecho de que los fines de semana se podía levantar hasta las 12 del mediodía.
-Bueno lo que pasa es que no me gusta estar solo en casa. Mis padres salieron ayer de viaje, me dejaron una nota que leí en cuanto regrese a casa. Sabes que le temo a la soledad y aparte moría de hambre –dijo con honestidad el chico, todos rieron.

Paso una hora de que Armando había llegado a la casa de Lena, todo iba bien hasta que se escuchó otro llamado en la puerta principal de la casa, Lena quiso salir pero Kasia la detuvo de inmediato.
-Me tocar ir, siéntate –dijo amable la rubia y se dirigió a la puerta. La abrió y se encontró con una mirada conocida.

Continuara.
#cedul
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por Hollsteinvanman el Mar Jul 19, 2016 9:34 pm

Aleluya, apareció la perdida. Como me gusta este fic, por que me pregunto como continuará, y cada que termina, quiero más y más. Lucy y Kasia frente a frente. Que va a hacer Dylan si separan sus mamis? supongo que adaptarse, tampoco se puede obligar a las personas a permanecer juntas solo por un hijo no? En fin, estoy ansiosa de leer lo que sigue. Please, esta vez no tarde en subir la conti. Hermoso capítulo  Very Happy
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 482
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por cedul_volkov el Mar Jul 26, 2016 11:17 pm

Buenas noches a todos y todas! vengo de nuevo aquí con un capítulo más de la historia. SALUDOS y gracias a los que la leen y esperan por ella, ojalá se animen a comentar ya que eso es de gran ayuda a un escritor Smile


Jemmaling- Me alegro que el fic te guste y que siempre quieras más de el, es un halago en verdad. Y bueno de Dylan puedo decir que el pequeño es un sol en la vida de sus madres .. pero veremos que pasa con él al paso del tiempo. Saludos enormes! y espero que te guste este capítulo.



Capítulo 6
Kasia recordaba aquel mirar que ahora mismo la estaba observando. Por inercia propia rio y la persona que estaba al otro lado de la puerta también lo hizo.
Se miraron algunos instantes más, notaron los mínimos detalles de sus rostros y volvieron a sonreír. Lucy se acercó un poco más y comenzó a hablar.

-Hola, soy Lucy Scherer – Saludo amablemente la castaña, la rubia aun no dejaba de ver sus ojos, esto puso algo nerviosa a Lucy así que por ello le extendió la mano con tal de cambiar un poquito el ambiente que estaba poniéndola en una situación incómoda y llena de nervios.
Kasia por fin pudo reaccionar y la miro directamente a los ojos, no como antes si no ahora la miraba con un poco de pena y con atrevimiento a la vez.
-…perdona, estaba un poco distraída. Mi nombre es Kasia … Kasia borek –extendió su mano y por fin tomo la de Lucy. Se miraron un momento más y por fin iban a establecer una conversación, algo rara ya que no se dejaban de ver.
-No te preocupes –dijo sincera la castaña- sabes te me haces conocida, eres la chica que estaba en la otra ocasión sobre el puente ¿no es así? La noche que estaba lloviendo, cerca del hospital pediátrico –Mencionaba la castaña todo aquello para que la rubia recordara. Lucy solía ser un poco despistada pero, al final recordó aquella noche que había conocido a esa rubia que en muchas ocasiones no salía de su mente, Kasia solo asintió y sonrió en parte.
-Soy la misma –dijo en voz alta –como es posible que me recuerdes –esto lo dijo en voz más baja solo que no se percató de que Lucy si la había escuchado.
-Soy despistada pero no es para tanto –comento Lucy en su defensa -además como no recordarte –Lucy lo dijo directamente y Kasia se puso como jitomate. Lucy solía ser muy atrevida con las chicas, no por faltarles el respeto al contrario lo hacía siempre con el fin de que las chicas se sintieran alagadas, era todo encanto que los Scherer solían tener desde que eran pequeños y bueno Lucy no era la excepción. –Pero bueno creo que es momento de que sepas por qué estoy aquí, vengo en busca de un tal Armando Stone – Dijo pensativa - fui a buscarlo a su casa que está a unas cuantas calles pero no lo encontré, en cuanto las personas de los alrededores me veían extraño, unos vecinos me proporcionaron esta dirección, me dijeron que quizás el chico estaría aquí ¿es tu casa? –Pregunto de inmediato, la rubia negó con la cabeza –Entonces… ¿no conoces al joven Stone? –La rubia volvió a negar pero al instante reacciono y movió la cabeza en símbolo de un si – Sabes no estoy entendiendo –expreso Lucy confundida – ¿lo conoces o no?
-Perdona es que ando rara, pero si, si lo conozco, es mi amigo de hecho esta adentro, esta no es nuestra casa es la casa de nuestra mejor amiga –Lucy por fin había entendido.

Lena que se encontraba dentro de su casa había notado que Kasia ya había tardado demasiado así que decidió salir en busca de ella, en cuanto la vio en el marco de la puerta platicando con alguien se imaginó que quizás se trataba de Joshua y quizás estaban peleando o algo y por eso la rubia no había entrado más a la casa, fue a la ventana de la sala para ver si estaba en lo correcto, lamentablemente no se veía del todo bien, un arbusto que estaba fuera de su casa tapaba por completo a la persona, solo alcanzaba a mirar un auto que estaba justamente enfrente de su casa, no se trataba del auto de Joshua pero como este casi siempre cambiaba de modelos quizás ahora había decido hacerlo, Lena no quiso ver más la ventana y se fue directamente a la puerta , iba a comenzar a dar de gritos para que se largara Joshua, pero al momento de dar media vuelta sobre la puerta pudo notar de que no se trataba de él. Kasia y Lucy quedaron un poco sorprendidas por el comportamiento de aquella pelirroja.
-Yo…. –dijo apenada
-No digas nada –se burló Kasia. –Lucy ella es Elena, la dueña de esta casa –Lena no entendía bien pero se dispuso a sonreír apenada- es mi mejor amiga –La pelirroja al escuchar aquello su cara dio un cambio drástico. No podía creer que Kasia la presentara así, bueno estaba claro que no eran nada y que Joshua aún era su novio, pero porque justamente decía eso un día después de haberse besado. No lo entendía.

-Un gusto Elena –expreso amablemente Lucy, Lena aún estaba entre sus pensamientos pero aun así no dejo con la mano extendida a la castaña.
-Lena ella es Lucy, ha venido en busca de Armando, lo que pasa es que sus vecinos de Armando la enviaron para acá ya que creyeron que este se encontraba en tu casa y no se equivocaron, iré a hablarle –dijo la rubia pero un brazo la detuvo.
-Oh si no es mucha molestia podría pasar, lo que pasa es que necesito darle una noticia al joven Stone –Kasia miro a Lena, está aún estaba un poco dolida por el “mi mejor amiga” pero aun así asintió para que Lucy pudiera pasar a su casa. –Bueno dejen voy por mi pequeño retoño que duerme en la parte trasera de mi auto y vuelvo- Kasia no se esperaba eso pero vio ir a la castaña hacía su auto, saco a un bebé en brazos y volvió hasta ellas. Lena y Kasia le dieron el paso y después entraron ellas.

La familia ya estaba a punto de salir en busca de Lena y Kasia pero en cuanto las vieron cruzar la puerta de la cocina quedaron más tranquilos, vieron que no venían solas y se sorprendieron.
Lena le ofreció una silla a Lucy ya que esta cargaba a su pequeño.

-Hola, buenos días –saludo Lucy –Soy Lucy Scherer, creo que he sido una grosera por no presentarme al entrar, pero como pueden ver no es fácil hacerlo con un bebe que pesa 9 kilos –Lucy rio y los demás también lo hicieron- Pero bueno a lo que vengo, Soy Lucy Scherer, vengo por parte de los Volkov en busca de Armando Stone. –Todos miraron a Armando al escuchar su nombre- Supongo que eres tú –miro al chico, este asintió- Mira lo que pasa es que tus padres le trabajan a los Volkov, ¿no? –le pregunto.
-Bueno eso no lo sé del todo, solo sé que le trabajan a personas muy poderosas en el mercado de vinos –expreso algo nervioso.
-Si se trata de ellos. Bueno los volkov son mis suegros –Lucy por inercia miro a Kasia al mencionar esto, Lena noto que la rubia puso una cara de mala leche y no entendía por qué – Y bueno ellos me han mandado a que te informe que la ranchería donde se encontraban tus padres ayer por la noche, esta fue asechada por unos ladrones – Al momento en que la castaña menciona esto todos la miran.
-Ellos…. ¿ellos están bien? –Pregunta un poco alarmado el chico.
-Eso no lo sé, por ello he venido, mis suegros, bueno más bien mi suegra, quiere que vallas hasta california, allá el señor Volkov nos dará informes de todo, mi suegra pagara todo para ti y un acompañante –dijo esto y miro a los espectadores que la escuchaban. Y bueno si lo había dicho fue por la razón de que era verdad ya que Larissa le dijo ello, todo era con el fin de que el chico no estuviera solo ante alguna noticia mala o algo.
-Bueno… si es así debo ir, mis padres quizás estén mal –dijo preocupado.
-No pienses negativo, Armando –dijo la madre de Lena – Ellos estarán bien, ya verás – el chico dio media sonrisa y se tranquilizó un poco.
-Si debes de estar tranquilo –dijo Lena y lo miro, el chico asintió de inmediato.
-Bueno y ¿Cuándo me voy para California? –Pregunto dudoso
-Hoy mismo claro –expreso Lucy- el avión sale a las 12, estarás llegando allá como a las 7 de la noche, y digo en horario de acá, ya que si vemos el horario de california serán la 1 de la tarde, lo sé es confuso pero ya sabes la diferencias de horarios, son diferentes en todo el mundo –sonrió la castaña, el chico la miro confuso, ella estaba segura que había explicado bien y esperaba que por lo menos el chico entendiera un poco los horarios.
-Dices que sale a las 12, son las 11 debo de apurarme –dijo el chico algo preocupado.
-Bueno, bueno , pero .. ¿Quién acompañara a Armando? –Dijo en un instante el padre de Lena.
-Yo--expresaban la pelirroja y la rubia. Todos la miraron
-Supongo que solo puede uno, ¿no? –pregunto Sergey a Lucy.
-Bueno si, mi suegra solo da dos boletos, ya que viajaran ella en especial, mi esposa – Kasia al escuchar eso solo sintió una punzada en el pecho- yo, mi hijo y bueno armando y su acompañante. Pero déjenme ver qué puedo hacer – Con dificultad Lucy toma su celular y marca un número, Armando se ofrece a tomar al pequeño entre sus brazos mientras su madre hace la llamada, la castaña se aleja un poco y comienza a hablar.
El pequeño Dylan comienza a moverse en los brazos de Armando, el chico actúa un poco nervioso ante la situación. Lena lo mira divertida y comienza a burlarse de él. El niño abre poco a poco los ojos y se queda extrañado al no ver a alguien conocido, Dylan era un niño muy amigable, pero cuando se asusta suele ser un poco tímido.
-Hola peque –dice Lena con una sonrisa – el niño hace un hermoso gesto hacia la pelirroja y luego ríe, esto le gusto a Lena, ella amaba los a los niños, pero Dylan la hipnotizó con su mirar, “es un niño precioso” dijo la pelirroja en su mente.
El pequeño en unos instantes más le ofreció las manitas a la pelirroja, esta lo cargo de inmediato y el niño sonrió.
-Creo que le agradaste –dijo Lucy volviendo con ellos – Es impresionante eso!
-¿Qué? –pregunto Lena sin entender
-Dylan es muy tímido cuando no conoce a las personas, nunca había visto que le diera las manos a alguien –dijo sorprendida- le caíste bien definitivamente.
-Con que Dylan es tu nombre, que lindo nombre tienes peque –dice la pelirroja aun cargándolo, el niño se ríe nuevamente y le da un beso en la mejilla.
-Shi, Ilan –dice intentando pronunciar su nombre, su madre abrió grandes los ojos.
-Jamás había intentado decir su nombre –expreso Lucy sorprendida
-Bueno ya he logrado que lo hiciera –expreso Lena feliz.

Y bueno lo que dijo Lucy era verdad. Dylan era tímido cuando no conocía a las personas y el hecho de que la pelirroja quitara esa costumbre de su hijo la sorprendió y quedo más sorprendida cuando escucho a su pequeño intentar decir su nombre.
Lena en todo momento cargo a Dylan, mientras escuchaba lo que diría la castaña.
-Bueno he hablado con mi suegra y claro está que no tenemos un boleto más –expreso Lucy. Todas la miraron y sabían que entonces solo viajaría Armando con una persona más –Pero bueno yo he encontrado otra solución.
-¿Cuál? –pregunto curiosa la rubia.
-Darle mi boleto a una de ustedes –expreso la oji- azul, Kasia sonrió ante lo que escucho y es que se le hacía muy lindo que la castaña hiciera eso, esto sorprendió a la rubia pero no dejo de pensar que Lucy había hecho un acto lindo.
-No como crees –Dijo Lena al instante –Creo que ese es tu boleto, además es la familia de tu esposa y debes de ir
-Bueno, si lo sé en la familia de ella pero en verdad me preocupan los padres de Armando, no sabemos nada así que prefiero que ustedes dos –señalo a Lena y Kasia – Acompañen a su amigo. Además yo tengo trabajo por la noche.
Lena y Kasia quisieron negarse una vez más pero Lucy las interrumpía siempre. Al final terminaron aceptando.
-Bueno entonces los tres viajaremos –Dijo Lena, la castaña asintió.
-Si lo harán, aunque no se irán los tres juntos.
-¿Cómo? –dijo la rubia. Lucy la miro y le sonrió, la rubia se sentía bien ante ese mirar.
-Alguien viajara primero, en el primer vuelo que reservamos, en él se irán mi suegra, Armando y alguna de ustedes dos –dijo mirando a las chicas- En el siguiente vuelo se irán mi esposa, Dylan y bueno tendría que irme yo peor como os estoy ofreciendo el boleto se ira una de ustedes.
Todos tenían que decidir. Al final optaron porque Kasia se fuera con la esposa de Lucy pero Lena se negó al instante, no quería que su rubia se fuera con una desconocida así que ella iría en el lugar de Lucy. Lena pensó que era lo mejor, pero esperemos que no se lleve una sorpresa.
Todos salieron de la casa de los Katin con lo necesario. Los padres de Lena se encargarían de avisar en la escuela, además si los padres de Armando se encontraban bien no tardarían mucho en volver. Subieron al auto de Lucy y se dirigieron a casa de Armando por algunas cosas después de ello fueron al aeropuerto, Larissa y Julia los alcanzarían allá. Kasia junto con Armando abordarían el primer vuelo como lo habían acordado y Lena tenía que esperar junto con la esposa de Lucy en el aeropuerto y al parecer iban a estar solas ya que Lucy tuvo una llamada importante del hospital. Bueno no del todo solas, estarían con el pequeño oji- azul, veremos cómo les va.


Continuara.
#cedul
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por Hollsteinvanman el Vie Jul 29, 2016 4:39 pm

Como me encanta tu historia. Kasia ya de entrada le hecho el ojo a Lucy, bueno y quien no? Si uno piensa que es Jenny en toda su personalidad, te enamoras rapido. Pobre Lena, ellaque esta tan enamorada de la rubia, vamos a ver que hace cuando vea Yulia. Ya al bebe se lo metió al bolsillo. Creo que Dylan igual es un bebito tan especial que entera cualquier cosaque pase, solo querra que sus mamis sean felices. En fin, sabes que me gusta mucho como escribis y tu fic siempre me da gana de leer más y m ás y eso no pasa mucho en mí. Por fa, que los capítulos sean más largos. En fin, no tardes en la continuación Smile
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 482
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por Vale Berríos. el Sáb Jul 30, 2016 9:01 am

Mamá Cedul me alegra ver que estás de vuelta ^_^ y vaya continuación, la adoré Smile

Vale Berríos.

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por cedul_volkov el Jue Ago 04, 2016 5:51 pm

Jemmaling- Tienes demasiada razón, Kasia sabe elegir muy buenos partidos :3 Y hablando sobre Lena, estas en lo correcto, ella esta locamente enamorada pero veremos que nos tiene este capítulo. Por otro lado Dylan será un personaje mega importante aquí e influyente en todos los aspectos.
Me alegro que yo pueda despertar eso en ti, en cada capitulo pongo mis empeños para llegar a ustedes de esta manera. Este estará largo, espero que te guste. Saludos!



Vale Fernández- Tenia que volver :3, lo necesitaba, espero que este también te guste.




Y bueno a todas las personas que me leen pero no comentan, les mando un saludo enorme y espero que les guste el capitulo.




Capítulo 7.



-Lucy, hija –expresaba la señora al cruzar las puertas de cristal que daban acceso al aeropuerto - La señora se acercó a ellos y saludo.
-Larissa – La saludo -él es Armando, el hijo de los señores Stone –el chico extendió la mano y saludo amablemente.
-Hijo …..En verdad lamento que tus padres estuvieran en esta situación, jamás había pasado algo así en la ranchería, es muy extraño –expreso angustiada
-Hoy en día la delincuencia crece y crece, no se preocupe yo sé que ellos se encuentran bien –miro a la señora y sonrió.
-Así será, debemos partir, el avión va despegar a las 12:05 –vio su reloj –y ya es tarde –El chico asintió y tomo a Kasia de la mano para que fueran directo a abordar.
-Oh! Vienes con tu novia! –se veía sorprendida a Larissa. Kasia se puso algo roja pero negó de inmediato al ver a Lucy.
-No como cree –Armando sonrió- Es una de mis mejores amigas, solo que siempre nos tomamos de la mano, nada fuera de lo común.
-perdona, creí eso, no vuelve a pasar –dijo un poco apenada.
-No se preocupe
-Bueno vamos a abordar – Los chicos asintieron y la siguieron.




Lucy iba tras ellos, Larissa la miro y le dijo algo.



-Julia llega en 20 minutos, fue a su casa por algunas cosas para Dylan y por las cosas que llevaras al hospital, por cierto ¿Dónde está mi nieto?
-Está en el área de comida, esta con la amiga de los chicos, Elena para ser exactos, se lleva de maravilla con Dylan y bueno yo le pedí que lo llevara a comer algo mientras yo espera su llegada y la de Julia- Larissa asintió y la miro.
-Muy bien, entonces Julia llega después –Miro a Lucy por última vez y fue junto con los chicos hacía la puerta de abordaje.




Lucy los despidió con un ademan y vio como las puertas se cerraban, bajo su mirada hacia su reloj y este marcaba las 12:00 en punto, ella máximo tenía que estar en el hospital a las 12:30, julia llegaría 12:20, tendría que llegar a esa hora y si no lo hacia la castaña estaba pensando en matarla, hablando en forma de broma claro –sonrió para sí y fue en busca de su hijo que se encontraba con Lena. Al llegar al área de comida noto a su pequeño comiendo en una de las mesas que se encontraban al fondo de un restaurant que no era muy lujoso, camino hasta ellos y al llegar noto que Lena le había pedido a Dylan un coctel de fruta acompañado de un vaso de leche y un pequeño sándwich, el chico lo comía alegremente mientras que Lena le contaba una historia.




-Disculpa si interrumpo –Expreso apenada la castaña mientras se sentaba en una silla que estaba frente al par.
-No te preocupes, no has interrumpido nada –sonrió la pelirroja
-Me alegro que no lo haya hecho, en verdad –tomo un pedazo del sándwich que Dylan tenía sobre la mesa.
-Deberías de comer algo antes de que te vayas a trabajar –expreso Lena al ver como Lucy se comía aquel pedazo de pan con jamón.
-No sería mala idea, ¿Puedes ver a Dylan mientras voy por una ensalada? – le pregunto a la pelirroja, esta sonrió y asintió de inmediato.
-Por supuesto que si –rio con el pequeño –Yo lo cuido
-Gracias. ¿Tú no quisieras algo? – le pregunto amablemente
-No quiero sonar mal educada pero ya desayune en casa, gracias.
-Muy bien no te preocupes. Ya vuelvo.


Apenas dijo esto, se paró de su lugar y fue directamente hasta donde tenía que hacer pedido de sus bocadillos. La castaña tardaba un poco en elegir la bebida que acompañaría su ensalada, al final opto por un zumo de sandía, sabía que Lena le había dicho que no quería nada pero la castaña quería llevarle algo, así que por igual encargo un paquete de galletas. En cuanto le dieron su pedido fue hasta la mesa y se sentó.



-No recibo un no de respuesta –dijo al entregar las galletas en sus manos de Lena
-Si no tengo la opción de decir no, está bien –dijo con una sonrisa.
-¡Excelente! Y dime, Lena. ¿Qué puedes contarme de ti? –expreso esto mientras abría el empaque donde se encontraba su ensalada.
-¿De mí? –Se sorprendió
-Aja, de ti –sonrió –sería bueno conocer a la chica que mi hijo adoro en cuestión de segundos –la pelirroja se engrandeció por aquel comentario y solo miro a Dylan.
-Bueno, yo no tengo muchas cosas extraordinarias, soy una simple estudiante que cursa su último trimestre de Música Profesional en la universidad del centro, vivo con mis padres y con mi hermano y bueno como ya sabes tengo a mis dos mejores amigos, Kasia y Armando, no es nada extraordinario.
-¿Por qué no? –pregunto mientras se llevaba un pedazo de pollo a la boca
-Porque bueno .. Soy una chica común y corriente
-No lo creo, eres especial, para Dylan lo eres ya en tan poco tiempo, mi hijo te adoro desde que te conoció y eso es realmente ¡sorprendente!
-Dylan es muy lindo y es el mejor niño que he conocido nunca, para mí también se convirtió en un pequeño bulto importante en mi vida y eso que apenas llevamos horas de conocernos, ¿verdad peque? –dijo y el nene asintió mientras le sonreía
-Los dos tienen un lazo y en verdad que me da gusto ello, me caes bien Lena y bueno nunca me ha gustado que las personas digan que son comunes, por ello acabo de hacerte pensar que eres especial, porque realmente ¡lo eres! Y bueno me dices que estudias tu último trimestre de Música profesional en el centro de Londres, ¡qué bien! Mi esposa estudio ahí antes de que nos conociéramos y claro antes de que nos casáramos, ella también es Licenciada en Música profesional, ahora no ejerce la carrera por el hecho de que para ella Dylan está muy pequeño, ya sabes típico de mamás que quieren estar en todas las etapas de sus hijos, desde que son bebes hasta que llegan a mayores de edad –dijo riendo – Ella dice que después de que Dylan tenga más años quizás la ejerza.
-Oye pero qué bien. La música es vida, es pasión, es amor, paz –suspiro –y sobre todo y todos… la Música es algo que se necesita diariamente- Lucy veía tanta pasión en Lena que eso hizo que sonriera.
-Te llevarías súper bien con Julia –expreso la castaña –Mi esposa y tú comparten la misma pasión, se llevarían de maravilla.
-Eso espero ya que compartiremos un Avión por 7 horas – Ambas rieron.
-¡Cierto! Espero que se lleven bien, además Dylan te adora y eso ayudara mucho
-Ojalá –expreso medio nerviosa Lena



No es que la pelirroja estuviera asustada con el hecho de que compartiría el avión con una completa desconocida, aunque ahora ya sabía que Julia y ella tenían un gusto en común, más bien una pasión en común y eso ayudaría que quizás establecieran una conversación en el camino hacía California, eso realmente deseaba la pelirroja que aún estaba angustiada con la situación.



-Ya verás que sí, además Julia es amable, no dejara de hacerte la plática, la conozco.
-Oye Lucy, ¿Puedo hacerte una pregunta?
-Claro, ¿Dime?
-¿Cómo se conocieron tú y ella? –dijo dudosa
-¡Oh! Esa es una larga historia, la cual dejaremos para otra ocasión ya que es tarde –dijo mirando su reloj de mano, el reloj marcaba 12:20 y aun no recibía un mensaje de Julia avisándole de que ya estaba en el aeropuerto, eso le preocupo a Lucy de inmediato, no es que Julia fuera muy puntual pero también cuando sabía que la castaña tenía trabajo o algo trataba de llegar lo más pronto posible, después de unos segundos Lucy recibe un mensaje.


************
De: Julia
Estoy afuera, ¿Dónde estás?
*************



La castaña opto por llamarle. La morena contesto de inmediato.

-Amor –dijo al otro lado de la línea.
-Nada de amor, llegas tarde –expreso Lucy medio enojada
-Solo fueron cinco minutos, Lucy!
-Si pero me hago 10 minutos al hospital y ahora llegare tarde a una operación!
-Discúlpame, ya llegue, traigo el maletín y la bata, ¿Dónde te veo?
-Voy afuera, espera ahí
-ok, te amo.
-Yo también te amo, voy para allá.



Lucy se despidió de Lena ya que dejaría que su hijo terminara su comida, además el vuelo salía a la 1:00 pm así que aún tenían tiempo. Se despidió de Dylan y le dijo a Lena que mandaría a Julia hasta ellos para que no se preocuparan, la chica pelirroja asintió y siguió contándole a Dylan la historia que habían pausado por la llegada de su madre.

Por otro lado, la castaña caminaba lo más rápido posible hasta la salida del aeropuerto. Al llegar Julia la esperaba con su maletín y su bata, todo esto cargado por su mano derecha, mientras que en la otra cargaba las cosas de Dylan.


-Me voy es tardísimo! –Expreso Lucy tomando las cosas –nos vemos en unos días. Julia sabía que su castaña estaba enojada por su retraso pero aun así ella no dejaría de despedirse, la jalo del brazo mientras tomaba el maletín y la beso.
-No te iras sin despedirte –dijo al separarse. Eso sorprendió a Lucy pero sin embargo le encanto.
-Eso me dejo sin aliento, amor –dijo entre cortada
-Yo siempre –expreso triunfante Julia.
-Aunque con eso no perdono tu retraso, ¡me encanto el beso!
.Lo sabía, quizás me perdones con otra cosas – se mordió el labio seximente
-Lo veremos después – la beso – cuida de Dylan, te amo, nos vemos en unos días, julia. – camino y se detuvo – por cierto – volvió a ella- La chica que esta con Dylan se encuentra en el restaurant pequeño del área de comida, se llama Elena y está algo nerviosa porque viajara con una extraña – rio y Julia también lo hizo –se amable con ella, Dylan la adora- La morena asintió y volvió a besarla para dejarla ir y ella adentrarse sobre las puertas del aeropuerto.



Julia camino con paso lento, en parte no tenía prisa ya que sabía que su hijo se encontraba en buenas manos, tal como Lucy lo había dicho, sostuvo bien la maletera de Dylan y siguió su paso, llego hasta la entrada del lugar e inspeccionó con detalle, a lo lejos logro ver casi al instante a su pequeño castaño, lo veía sonreír, tremendas carcajadas que su hijo sacaba “creo que le cae demasiado bien” pensó de inmediato, no veía con su totalidad a la chica que se encontraba con su hijo, solo alcanzaba a notar su cabellera pelirroja, tomo un biberón que estaba por caerse de la maletera y se adentró al lugar, camino hasta ellos y Dylan la miro casi al instante.


-Mami! –grito el pequeño. Lena volteo y se encontró con una mirar penetrante, aquellos ojos de color azul -grisáceo la miraban a detalle, por un instante la pelirroja creyó perder la respiración, ¿Qué sucedía con ella?, aquello se preguntaba mientras aquel mirar aun la penetraba intensamente. Algo sucedía ahí y no lo entendía, ese mirar se le hacía conocido pero no lograba descifrar de donde recordaba aquellos ojos tan bellos, si eso pensaba, y es que .. Bueno realmente eran bellos e incluso esa palabra se quedaba corta.


-Hola-expreso mientras la miraba –Julia Volkova – ofreció su mano.
-Elena Katina – Fue lo único que alcanzo a decir. El aliento se le iba, eso era extraño para Lena y jamás lo había sentido, ¿Dios mío que le estaba pasando?
-Un gusto, Elena.
-El gusto es mío –sonrió como jamás lo había hecho.
-“Maldita sonrisa” –Pensó al instante Julia. Lena le recordaba tanto a alguien, pero no lograba descifrar ¿A quién?
-Mami, ena –El bebé le hablo a Julia intentando presentarle a Lena.
-Si campeón, Lena- sonrió y la volvió a mirar.



El pequeño comenzó a Jalar la camiseta de Julia, trataba de llamar su atención para que lo cargara, al final lo logro y la morena puso la maletera sobre la mesa y tomo a Dylan en brazos. Miro su reloj de bolsillo y observo que aún faltaban 20 minutos para que el vuelo saliera, tomo asiento frente a Lena, la pelirroja solo observaba cada movimiento que hacía aquella chica de ojos azules.

-Si me sigues mirando así me pondrás muy nerviosa –Dijo Julia, Lena solo esquivó la mirada y se agacho un poco- No dije que me dejaras de mirar –expreso al ver la reacción de la pelirroja.
-Bueno… Yoo.. –Balbuceaba –creí que podría molestarte.
-Jajaja –rio – Tranquila, el hecho de que me miraras me puso nerviosa pero no pasa nada, de hecho me gusta cómo me observas- aquello tomo de sorpresa a Lena.




La pelirroja estaba segura que Julia era linda y por ello quizás la miraba, aunque solo puede ser que le llamara la atención, un simple gusto nada más, además, Julia era casada y bueno ella estaba enamorada de su rubia, de Kasia, aquella chica que le robaba el aliento desde que eran unas adolescentes, la pensó por unos segundos y suspiro. Observo que Julia la miraba y de un instante a otro olvido a su rubia.


-Creo que deberíamos de abordar- fue lo único que alcanzó a decir la pelirroja.


Julia miro su reloj nuevamente y ahora marcaban las 12:45, sabía que quizás Lena quería romper aquellas miradas que estaban teniendo, pero es que ella no podía dejar de hacerlo, esa pelirroja le recordaba a alguien y ese alguien creo que era importante en su vida ya que no dejaba de observarla ni un minuto.


-creo que si, ya es tiempo – por inercia tomo la maletera de Dylan y se paró de la silla. Al momento de que se estaba parando, Lena también lo hizo y por unos instantes quedaron sus rostros juntos, Dylan que se encontraba en el brazo de su madre aprovecho el momento y beso a Lena en la mejilla.

-.. Ena , beso , beso –decía alegre mientras daba palmadas.
-Jovencito aprovechado –rio Julia, aunque debía de admitir que eso también quería hacer ella, no sabía el por qué, sabía que estaba casada y el hecho de querer besar a otra chica era engaño, pero bueno que hubiera paso con un beso en la mejilla ¿nada o sí? pero, creo que debía sacar aquellos pensamientos de su cabeza.


Tomo a Dylan con los dos brazos y lo puso sobre su cuello, Lena solo observaba aquello. Comenzaron a caminar hasta que Dylan hablo.


-Mami! Mami! ¿Qué es? –pregunto asombrado. Julia miro a donde su hijo observaba y noto que miraba el enorme ventanal donde podían reflejarse a la perfección todos los aviones.
-Son aviones, hijo – le contesto – vuelan alto sobre el cielo, subiremos en uno de ellos – le explico, el pequeño escuchaba a detalle y quedaba asombrado.
-¿Volalemos como superman? –pregunto curioso
-Bueno si, solo que sin una capa –rio Julia y dejo la maletera sobre el piso, comenzó a dar vueltas sobre el pasillo, simulando como que volaban, Dylan estaba aún sobre su cuello y disfrutaba del momento, reía alegre, Julia llego hasta el ventanal y se detuvo.


Observo junto a su hijo como llegaban aviones, como se iban y como las personas los abordaban.


-Ena, aviones – señalo, Julia miro a su lado al escuchar el nombre que mencionaba su hijo y sí, ahí estaba Lena sonriendo mientras sostenía la maletera que julia había dejado sobre el suelo.
-Sí, aviones – el niño le sonrió y Lena le hizo un gesto lindo.
-Volar, volar – alzaba sus manos- como superman – se carcajeó.
-Como superman – Dijo Lena – así volaremos – el niño asintió.


Se quedaron observando un poco más hasta que Julia escucho el número de su vuelo.

-Debemos abordar –expreso – vamos campeón- bajo a Dylan de sus hombros y lo paro en el pasillo, tomo a Lena del hombro y caminaron juntas hasta la puerta de abordaje.
***********************************

-¿Es normal que llevemos una hora de viaje y ya quiera vomitar? –preguntaba Armando a Larissa, Kasia solo observaba y se burlaba de su amigo. –No te burles! –Se quejó el chico- estoy hablando enserio.
-Ok, ok – aun reía bajito Kasia
-creo que debemos pedir una bolsa para que inhales aire –expreso Larissa y se paró del avión para ir a los servicios.
-Eres un caso total –dijo Kasia y su amigo la miro.
-Jamás había viajado en aviones y lo sabes
-Ninguno de los tres – dijo refiriéndose a Lena y a ellos dos después rio de nuevo – solo que tú eres muy sentido
-Ash bueno en parte tienes razón, soy muy delicado –hizo un puchero

Kasia se volteo negando y solo observo por unos instantes abajo del avión, suspiro y se le vino a la cabeza el mirar azul de aquella castaña, hizo otro enorme suspiro y sonrió con los ojos cerrados.

-¿Y ese suspiro? –pregunto Armando y la saco de su transe.
-¿Cuál? –dijo haciéndose la desentendida.
-Jajaja, ¿Cuál? El que acabo de escuchar, Kasia!
-No sé de qué hablas – se volteo por completo –dormiré un poco, no vayas a vomitar por favor! –dijo y el chico suspiro cansado.
**********************************

-Doctora Scherer, ¡gracias al cielo llego! Tuvimos que dejar la cirugía para la 1 pm en vez de las 12:30
- Lucy al escuchar aquello se disculpó. Sabía que todo era por los 5 minutos de retraso que julia tuvo – perdón en verdad –volvió a mencionar una disculpa.
-No te preocupes, vamos al quirófano –expreso su amiga
-Muy bien.



Lucy caminaba por los pasillos que daban al quirófano y miro el reloj este marcaba las 12:55. Por un momento pensó en Julia, Lena y Dylan ya que tomarían el vuelo a las 1:00 “espero que Julia sea amable con Lena” – se dijo – Después recordó también a las personas que habían tomado un vuelo antes, principalmente a una rubia que no sacaba de su mente desde aquella vez del puente. “Ojalá tengas buen viaje Kasia” –dijo en su mente y se sorprendió- “espero que todos tengan buen viaje” –Dijo y se adentró a sala de quirófanos.


Continuara.

#cedul.


avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por Vale Berríos. el Vie Ago 05, 2016 1:05 am

Dulce estás jugando conmigo? Con mis sentimientos?? Y la acción??? On tá???? T_T jajajajaja
Pd: en realidad estuvo bueno, ya las cosas se irán desenvolviendo cada vez más, así se hace ^_^

Vale Berríos.

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por Hollsteinvanman el Lun Ago 08, 2016 9:06 pm

Como me gusta esta historia cedul, cuando la empiezo a leer no quiero que termine el capítulo y quiero más y más. Qué pasará ahora que Lena conoció a Yulia y viceversa. Me parecen que avecinan muchos momentos de confusión, Dylan en el medio con su inocencia, igual es un nene inteligente y se que sabrá comprender todo. Lucy es de los personajes más entretenidos junto a Lena. Ya quiero la conti, no tarde que amo tu fic Smile
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 482
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por cedul_volkov el Lun Oct 03, 2016 11:16 pm

Hey!! perdón si les he abandonado, pero los cursos de escuela me tiene así. Lamento de verdad la demora, espero que me entiendan. Saludos a todos los que me leen y comentan, y a los que no comentan, pero me leen. Déjenme su opinión, vale oro para mí. :3



Capítulo 8.


Cansancio y más cansancio. Esa operación sí que había estado pesada para aquella castaña que salía de la sala de quirófanos. Fue hasta su oficina inmediatamente, tomo un té y tomó asiento en su sillón favorito, de verdad que necesitaba descansar, miro el reloj que se encontraba en la pared que estaba frente a ella, este marcaba las 2:30 pm, “seguro que Julia ya va de camino a California”, se dijo y suspiro, bebió de su té nuevamente, tomo su celular que estaba sobre la mesa y miro que no tenía pila, “de nuevo” dijo para sí, “creo que debo cambiar de celular pronto”, suspiro y en eso sonó el teléfono de su oficina, lo tomo y atendió.  



-Doctora Scherer –se escuchó la voz al otro lado de la línea.
- ¿Qué pasa, Jessy?  
-La señorita Julia está en la otra línea – dijo aquella voz.
-Pásamela –expreso Lucy y dejo el té sobre el escritorio.
-En un momento.
-Gracias



-Amor- se escuchó al otro lado, Lucy sonrió ampliamente.
- ¿Qué pasa, cariño? –hizo la pregunta de inmediatamente.
-Nada, bueno sí, te llamo para decirte que el vuelo está retrasado, cariño ¿podrías avisarle a mi madre? Ya sabes cómo se pondrá si no llegamos a la hora que se supone que el vuelo debe aterrizar.
-En un momento lo hago, lo haré desde el teléfono del hospital, el mío está muerto – suspiro.
-Te dije que lo cambiaras desde hace días –expreso Julia y se rio
-Ya lo sé, pero sabes que tienes a la esposa más necia del mundo.
-Bueno ni como contradecirte, es más que verdad –volvió a reír
-Tonta –acompaño la risa de Julia
-Lo sé, pero en verdad cariño llama a mi mamá, no quiero que se preocupe y después quiera mandar a medio mundo a buscarme.
-De acuerdo, de acuerdo, ya lo hago, tranquila, ¿A qué hora se supone que saldrá el vuelo? Llevan más de hora y media de retraso, ¿Todo bien con el avión? –Pregunto
-Se supone que a las tres, el clima hizo que se retrasara – Lucy al escuchar eso se paró y fue hasta su ventana y recorrió el par de cortinas que jamás recorría, y sí, ahí estaba una tormenta a lo lejos y se veía que vendría una más en cualquier momento.
-Espero que no se retrase más porque si no a tu madre le dará un infarto –se echó a reír la castaña, Julia la acompaño. – Espero que estés tratando bien a Lena
-Suspiro – Sí, no te preocupes – volvió a suspirar – es buena chica – Dijo aquella pelinegra que sonrió por dentro.
-Me alegro que se hayan llevado bien –expreso sincera la castaña - ¿Ella está ahí? –Pregunto y Julia negó con un pequeño sonido.
-Fue con Dylan a buscar caramelos –sonrió las pelinegra
-Muy bien amor, cualquier cosa que pase me llamas ¿vale?
-Sí, yo lo haré. Supongo que estas cansada por la operación, descansa y yo te llamo más tarde que aborde el avión.
-Si cariño, te amo –expreso sincera
-Te amo más –dijo Julia y le mando un beso que la castaña escucho al otro lado de la línea.



La castaña al colgar llama casi instantáneamente al número de su suegra, no quería que después se preocupara por Julia. Larissa al escuchar aquello pregunto que, si todo se encontraba bien con el avión y bueno primordialmente pregunto por su nieto, al escuchar que él se encontraba bien se mantuvo más tranquila y sólo le dijo a Lucy que iría directamente hasta la ranchería en cuanto aterrizaran, después mandaría a alguien en busca de Julia, Dylan y Lena, en cuanto estos estuvieran en el aeropuerto de California.



**********************************

-El vuelo se ha retrasado –Dijo Larissa a la rubia que había ido hasta su lugar para preguntar qué era lo que pasaba.
-oh... pero todo está bien ¿no?  -pregunto la rubia un poco preocupada.
-Sí, todo bien, no te preocupes. Tu amiga, mi hija y mi nieto están bien. –Kasia al escuchar eso se mantuvo más relajada y volvió hasta su asiento donde se encontraba Armando.

- ¿Todo bien? –pregunto el chico al verla llegar, la rubia asintió y tomo asiento.
-Sí, todo bien. Se retrasó su vuelo, supongo que llegaran más tarde de lo normal.
-Oh… pero no pasa nada con el avión ¿o sí? –pregunto con preocupación Armando.
-No, no pasa nada. Creo que es el clima, ya sabes, Londres y sus lluvias –dijo en media sonrisa.
- ¿Estas preocupada por Lena, no es así?  
-Sí, algo, los aviones me dan cosa al igual que a ti, pero si hablamos de arribar un avión en medio de tormentas me daría pavor y supongo que a Lena también, eso suele preocuparme. –expreso angustiada
-No te preocupes, aun no arriban el avión y verás que la aerolínea no permitirá que aborden si las lluvias comienzan de manera exagerada.
-Eso espero, no quiero que le pase nada – suspiro- me muero si algo pasa- Armando al escuchar eso rio y sólo tomo el mentón de Kasia.
-No le pasara nada a la pelirroja, lo aseguro. Además, está en compañía de la esposa de Lucy, malo fuera que estuviera sola.
-Cierto, sólo espero que esa chica la trate bien, ya sabes cómo es Lena si alguien le hace el feo o algo parecido.
-Sólo esperas eso….  o también esperas que no se le acerque mucho? –Kasia rio - ¿Qué? ¿Por qué ríes?
-Porque que clase de cosas dices –siguió riendo – Lena no se fijaría en alguien casado… además ella
-Ella ¿Qué? –interrumpió el chico
-Ella nada, eso lo hablaremos después –expreso Kasia con una sonrisa en el rostro
-Espero que también lo hablen conmigo eh! Yo soy su amigo –reclamo
-Lo haremos –siguió riendo.



La rubia poso su mirar hacía la ventana que tenía a un costado, suspiro y de un momento a otro comenzó a pensar en Lena, pero al final ese pensamiento se posó en una castaña de sonrisa preciosa, Kasia no dejo de pensarla, fue raro, pero ese momento estaba siendo lindo para ella, no lo entendía, estaba confundida, pero es que solamente no podía dejar de lado aquel pensamiento y mucho menos no podía dejar de lado aquella sonrisa que quizás para ella era la sonrisa más linda del planeta, todo era raro, a Lucy no la conocía del todo y mucho menos la conocía demasiado para estarla pensando de un momento a otro, además, Lucy es casada y se supone que ella estaba sintiendo algo por su mejor amiga, si, por Lena, aquella pelirroja que había besado hace algunas horas atrás, aquella pelirroja que sabía que sentía algo por ella, todo era confuso, ni siquiera había terminado con Joshua y ya estaba atada a aquellas confusiones que si seguían como lo estaban haciendo, seguro que la volverían loca, eso ella no lo quería, pero si la vida le estaba dando esas etapas de confusión trataría de arreglarlas, claramente no quería volverse loca, suspiro y cerro sus ojos, quizás una siesta ayudaría.



*****************

Lena estaba tardando mucho. Julia comenzaba a angustiarse, hasta que, vio a lo lejos a la pelirroja que sonreía y venía de la mano de su hijo, esa chica era hermosa claro estaba, tenía una sonrisa que mataba y que al formarse esos hoyuelos en su mejilla volvían loca a cualquiera “Lastima que estoy casada” Se dijo así misma, si te hubiera conocido antes quizás me hubiera enamorado de ti. Julia seguía en su transe hasta que sintió un pisotón sobre su zapato.
-¡Auch! –se quejó – Eso dolió Dylan – el niño la miro con los ojos abiertos al máximo.
-Lo siento mami –dijo apenas. Julia le sonrió y después lo tomo en brazos para sentarlo sobre su pierna.
-perdón si tardamos –se disculpó Lena –Le dimos la vuelta entera al aeropuerto, con tal de encontrar aquellos caramelos – Julia se rio – No creí que tardaríamos tanto.
-No te preocupes, suele pasar – le sonrió – Gracias por llevarlo –dijo al mirar a Lena y esta solo le dijo “no es nada” – iré a ver si el vuelo si saldrá o no –dijo Julia y se paró, cargo a Dylan en sus brazos ¿Nos acompañas? – Le dijo a la pelirroja.
-Aquí espero, vayan ustedes –expreso con una sonrisa y se sentó en la banca donde anteriormente se encontraba Julia.
-Está bien, ya volvemos –dijo con un poco de tristeza, no pensaba que Lena rechazaría su invitación a que la acompañara.



Julia camino hasta las oficinas de la aerolínea. Lena no quería ser grosera con ella, pero no podía acompañarla, había algo que le atraía de aquella pelinegra y eso la estaba matando, Julia era casada y apenas la había conocido, además ella estaba perdidamente enamorada de aquella rubia o quizás eso era lo que pensaba hace algunas horas. Julia era linda y no sólo hablaba de su físico ya que había visto como trataba a Dylan y moría de ternura cada vez que veía todo lo que hacía por aquel pequeño, eso que le atraía de Julia era fuerte y por ello le temía, temía estar cerca de ella, sabía que en el avión sería imposible no estar cerca de ella, ya que se sentarían juntas, por ello estaba preparando su mente para que no cayera en la tentación de aquella pelinegra, no quería cometer algún error, no quería interponerse en el matrimonio de alguien y bueno, no quería hacer algún movimiento tonto con el caso que estaba viviendo con Kasia. Sus pensamientos fueron tan profundos que no noto que Julia ya estaba frente a ella.


-Te ves linda pensando –expreso Julia, ese comentario salió por sí sólo, Lena estaba que se moría, apenas estaba asimilando las cosas que estaban pasando en su cabeza y Julia llegaba con aquello, se volvería loca, ¡eso era seguro!

-Gracias –alcanzo a decir
-No es nada, eres linda ya te lo había dicho, ¿no? –Julia seguía con aquellos comentarios y la pelirroja estaba sintiendo cosquilleos en su estómago.
-Tú también lo eres –dijo sin pensarlo y Julia sonrió. Dylan solo observaba mientras comía de sus caramelos.
-Gracias – la miro a los ojos – es hora, debemos abordar, ahora si
-Muy bien –Dijo Lena, estaba apenada y muy, muy roja.



Las dos chicas emprendieron camino hacía la puerta de abordaje. Julia tomo a Lena de los hombros, claro estaba que Lena era más alta, pero eso no le impidió a la morena que lo hiciera. Al llegar a la puerta de abordaje Julia entrego los boletos y pasaron por los pasillos antes de llegar al avión, Dylan quiso bajarse de los brazos de su madre y salió corriendo, Lena y Julia por instinto lo persiguieron. Llegaron al avión y buscaron sus lugares, al llegar a ellos, Julia puso la mochila de Dylan sobre el maletero y luego tomo asiento, había dejado a Lena del lado de la ventana, sabía que la pelirroja jamás había viajado en un avión y quería que lo disfrutara como ella lo había disfrutado cuando era pequeña. Cuando todos los pasajeros ya se encontraban en su asiento recibieron la orden de que abrocharan sus cinturones, en un momento el avión despegaría. Julia poso su mirada en Lena y esta mirada era de miedo, con confianza tomo la mano de la pelirroja, Dylan estaba en las piernas de Lena así que al ver que su madre había hecho aquello junto su manita con la de Lena y con la de su madre. Los tres sonrieron y sintieron como el avión despegaba.
Después de unos minutos se soltaron y Lena miraba atenta a las nubes que se veían claras a través del cristal de la ventana, compartía ese momento con Dylan, era un momento único, debes en cuando volteaba y miraba como Julia sonreía al verlos así, ella también sonreía.


-Hola –dijo Julia al contestar su teléfono. Lena volteo a mirarla al instante.
- ¿Ya despegaron? –pregunto Lucy al otro lado de la línea
-Si-dijo apenas la pelinegra
-Esperaba tu llamada a la oficina del hospital, para que me avisaras, pero veo que se te paso – julia al escuchar eso cerro sus ojos.
-Los siento –dijo apenada.
-No te preocupes amor, a veces pasa –expreso la castaña tranquilamente - ¿Dylan y Lena disfrutan del vuelo? – Le pregunto
-Sí, lo hacen –expreso Julia apenas
-Ok amor, espero que me llames cuando aterricen, ojalá no se te pase –rio y Julia trato de hacerlo.
-Lo haré – Julia no contestaba como quería ya que la mirada de Lena estaba sobre ella.
-Muy bien. Te amo –expreso Lucy y mando un beso.
-Yo también te amo – dijo Julia y entrecerró los ojos, al abrirlos no se encontró con aquel verde gris que la miraba algunos segundos atrás, noto que Lena estaba viendo nuevamente la ventana, colgó el teléfono y solo suspiro.

La pelirroja había expulsado una lagrima y no sabía por qué. Miro las nubes y suspiro, Dylan se había quedado dormido en sus brazos, así que lo acomodo y se quedó mirando por un buen rato, no quería que Julia se diera cuenta de algún comportamiento extraño que pudiera tener, además… por qué se dañaba tanto, quizás solo es admiración lo que le agrada de Julia, admiración por la persona que es... sí, quizás solo es eso. Tardo ciertos minutos más mirando aquella ventana, el cuello le dolía y mucho, pero aun no quería voltear, escuchaba ciertos movimientos y esto le hacía pensar que Julia quizás estaba un poco inquieta, estaba a punto de voltear a verla cuando escucho su voz.
-Lena … - la llamo y la pelirroja se obligó a voltear.
- ¿Sí? … - Le pregunto al voltear.
-Creo que …… debemos de romper este silencio, no me has hablado desde hace un tiempo –dijo Julia con cierta pena.
-Perdona…. Como Dylan se quedó dormido me acomode en esta posición, no fue mi intención ser grosera- la pelirroja mintió y Julia lo sabía, pero solo se limitó a asentir.
-Está bien …. Pero a lo que me refiero …. No sé, aún faltan algunas horas de viaje y quería saber si podríamos conocernos, nuestros gustos y así, por si no lo has notado suelo ser muy inquieta más si no me mantengo ocupada o algo y por si fuera poco estamos en un avión que…. Bueno … no se puede hacer mucho aquí –sonrió la morena apenada. Aquella confesión que había hecho Julia a Lena se le hizo muy tierna, claro estaba que aquella chica morena era una persona muy imperativa y eso le gustaba a Lena, se limitó a sonreírle.
-Bueno … hablemos …. –dijo aquella pelirroja que la miraba a los ojos.
-Gracias ….. Y dime, Lena ¿Desde cuándo vives en Londres?
-Mmmm –hizo un gesto chistoso y Julia sonrió – si no mal recuerdo …. Creo que desde que estaba en pañales – se rio
- ¿Enserio? –acompaño la risa pegajosa de aquella pelirroja.
-No, bueno yo que recuerde no estaba en pañales –volvió a reír- sólo sé que, fue desde muy pequeña, mis padres no querían estar más en Rusia, por algunos aspectos algo personales.
- ¿Eres rusa? –Le pregunto Julia mientras la interrumpía
-Sí –asintió aquella pelirroja que veía la veía a los ojos- Bueno, se podría decir que sí, tengo nacionalidad rusa, pero debo de confesar que casi no he vivido allá, mis padres tienen a sus familiares en Rusia y conozco a uno que otro, pero puedo decirte que, mi caso es algo raro ya que no conozco del todo bien aquel país, sólo recuerdo vagamente algunos lugares, y bueno como mi familia no es de gran clase pues ……no podíamos viajar en todo Rusia, con decirte que no conozco la plaza roja, si lo sé, puede ser no creíble, pero te aseguro que es verdad, nosotros vivíamos a las orillas y  pues jamás íbamos al centro, si al caso sólo solían  ir; mi papá y algunos tíos.
-Ahora entiendo todo –dijo apenas aquella pelinegra y aquel comentario dejo confundida a la pelirroja.
- ¿A qué te refieres? –pregunto Lena con respecto al comentario.
-mmmm me refiero a que, ahora entiendo porque eres tan linda –Lena se sonrojo – es porque eres rusa.
-Jajaja eso no lo creo –dijo Lena – creo que las Londinenses también son lindas –expreso y Julia se echó a reír.
-Si crees que eso ha sido un cumplido, lamento decirle señorita que eso no es un cumplido – Lena alzo la ceja
-Ah…. – trato de demostrar enojo.
-No te enojes, simplemente me refiero que …… o sea si es un cumplido, pero creo que no aplica conmigo –dijo riendo.
-Oh mira, si crees que te estoy coqueteando o algo …. –dijo Lena apenada, realmente que lo estaba
-jajajaja –Julia reía y Lena no lo entendía.
-Estoy hablando enserio, no fue mi intención y no es para que te rías de mi –se quejó Lena y Julia se rio más – hablo enserio –dijo enojada.
-Julia suspiro después de tanto reír- No lo decía por eso- alcanzo a decir, me refería a que no aplica conmigo porque…….
-Ya sé que eres casada –interrumpió Lena y Julia solo echó una pequeña risita
-No Lena no es eso – ahora interrumpió aquella morena
-Si Julia, si lo es, es que no quiero que pienses que te estoy coqueteando o algo –volvió a hablar la pelirroja.
-Si me dejaras hablar entenderías –dijo Julia sería
-No, no tengo que entender nada, ¡Dios que pena! No quise hacerte sentir ofendida o algo con el decirte que eres linda y así –Lena hablaba y hablaba hasta que Julia grito.
- ¡NO SOY DE LONDRES! –Dijo a todo pulmón. Lena iba a comenzar a hablar de nuevo cuando capto todo, solo se rio un poco y agacho la mirada- No me molesta que me digas que soy linda, antes bien es un halago, pero a eso me refería, no soy de Londres, por eso dije que no aplicaba conmigo –Lena alzo la mirada – No te apenes – expreso Julia – Soy de Rusia también- Lena al escuchar aquello abrió grandes los ojos – Sí, soy de Rusia, llegue a vivir a Londres hace años, vine a terminar mi carrera como músico profesional.
-Ohh... Julia yo
-No digas nada- jajaja – fue divertido escucharte decir todo aquello
-Bueno yo... –se sonrojo al máximo
-Ya paso, como te digo, fue divertido –expreso juguetona Julia
-Está bien, pero en verdad que pena, creo que para olvidar esto debo de cambiar de tema. ¿Dónde estudiaste Música? –Lena pregunto aquello, ella ya sabía dónde ya que Lucy se lo había comentado, pero quería que Julia olvidara todo lo que había pasado anteriormente.
-En el centro –contesto Julia
-Estudiaste donde yo estudio ahora – dijo Lena. Julia abrió los ojos
- ¿Estudias Música? –pregunto entusiasmada la pelinegra.
-Sí – también se le iluminaron los ojos a Lena – La música es – vida –dijeron las dos al mismo tiempo, se miraron a los ojos y sonrieron – así es –dijo Lena – así es …



Los minutos y horas fueron pasando y Lena seguía hablando con Julia sobre la música, temas como: que instrumento sabían tocar, desde que edad les había interesado la música, que les había motivado a estudiar aquello, quien les había motivado etc.



-Cómo es posible que jamás nos encontramos en la escuela si dices que terminaste hace 4 años ¿no? –julia asintió
-Si es raro, ya que tú ibas en primer año cuando yo estaba por concluir, quizás puede ser que si nos vimos alguna vez, pero que no lo notamos.
-Quizás … -expreso tratando de recordar cosas – Y dime, ¿Cómo conociste a Lucy? –pregunto Lena, tenía curiosidad. Julia no se esperaba aquella pregunta, pero sabía que tenía que responderla.
- emm pues …. Bueno …. A Lucy la conocí cuando estaba a punto de concluir mi carrera. Como te digo, llegue a Londres hace 5 años, un año después estaba concluyendo la carrera. Una tarde estábamos en la cafetería de la escuela y bueno uno de mis amigos había salido corriendo con una carta que había recibido por San Valentín, así que lo perseguí por toda la escuela hasta llegar al patio central del campus, pisé mal en un escalón que tenía que bajar para llegar hasta donde se hacían las prácticas de concierto y pues me caí, después de aquella caída me desvanecí y no supe más. Al otro día desperté en el hospital, me alteré un poco y ahí fue el momento en el que conocí a Lucy, ella me inyecto un tranquilizante ya que estaba muy, muy alterada, sólo recuerdo que la vi – Julia sonrió en medio de aquella narración – se me hizo una chica linda, pero de un momento a otro no la vi del todo por el tranquilizante que me había inyectado.





***********Flash Back*****************************
-Julia –Expreso una chica que estaba en el sillón de aquella habitación - ¿te sientes bien? – le pregunto, la rubia asintió.
-La rubia trato de levantarse – me duele la cabeza – se quejó un poco, la chica al escuchar eso fue en busca del Doctor que atendía a su amiga, regreso con él y el hombre llamo a su ayudante.
-Lucy trae un calmante para el dolor –dijo el hombre. Una chica castaña entro con una ampolleta y se la aplico en la vena a aquella rubia que estaba sobre la cama.
- ¿Ya te sientes mejor? –Pregunto la chica al ver que los dos médicos se habían retirado de la habitación, claro sin antes dar unas cuantas instrucciones a la chica.
-Ya ... creo, aun me duele
-En un momento se te pasara, es normal después de aquella operación
- ¿Operación? –pregunto la rubia algo confundida
-sí, operación. Sufriste un accidente en la escuela, Julia. Es normal que no lo recuerdes, eso lo dijo el médico, quizás olvides muchas cosas, personas y demás – dijo asustada.
-A ti si te recuerdo –dijo la Rubia con una sonrisa – Eres Maggie, mi mejor amiga.
-Me alegro que me recuerdes, nena. – expreso la chica alegre. –Sólo no te estreses si no llegas a recordar a alguien ¿de acuerdo? – La rubia asintió
***********Flash Back**************************

Perdí la memoria. No volví a la escuela hasta unos meses después. Todo el tiempo Lucy estuvo cuidándome, ella era la ayudante del médico que me atendía. Maggie y mis padres me cuidaban en las mañanas y tardes, mientras que, Lucy me cuidaba por las noches .. y así la fui conociendo, nos hicimos amigas semanas después y bueno cuando por fin me dieron de alta en el hospital ella me invito a salir.


********Flash Back*************************



-Hola señorita Volkova – Dijo sonriendo aquella castaña que entraba a la habitación.
-Hola Lu –dijo sonriendo de oreja a oreja aquella Rubia
- ¿Cómo estás? – le pregunto y tomo su mejilla con la palma de su mano.
-Bien, bueno no, mañana me voy, te dejare –expreso triste
- ¡Ey! –dijo la castaña- Nada de tristezas por favor- ¿Qué te parece si te invito a cenar después de que salgas de este lugar? –le hizo aquella pregunta y la rubia sonrió
- ¡SI! – dijo radiando felicidad
-Muy bien señorita, mañana sales …… así que … ¿Qué te parece pasado mañana? –Julia asintió – paso por ti a tu casa, esto de ser médico auxiliar es lindo y más porque así te evitas de pedir la dirección de tus pacientes y más si tus pacientes son demasiado guapos –dijo la castaña y Julia se sonrojo –Arréglate lindo, aunque eso no hace más falta en ti …- Beso la mejilla de Julia, mañana vengo a despedirme de ti- Lucy fue directamente hacía la puerta.
Al día siguiente Lucy fue directamente a la habitación de julia. Se despidió de la morena y le prometió que pasaría por ella al otro día. Solo la llevaría a un lugar tranquilo ya que Julia aún se encontraba débil y aparte unas semanas atrás había comenzado a olvidar cosas y a personas. A Lucy le preocupaba que en algún momento la olvidara, pero eso nunca paso. Los días pasaron, aquella rubia y aquella pelinegra comenzaron a salir más de lo habitual, días más tarde Julia volvió a terminar sus conclusiones de la carrera, pero había olvidado muchas cosas e incluso a profesores, pero jamás olvido como tocar el piano. El noviazgo de la morena y de Lucy se estableció unos meses después.
**************Flash Back********************




-Y así fue como la conocí –expreso Julia. La morena había omitido muchas cosas en esas narraciones ya que había notado el cambio que Lena había tenido cuando Lucy le había marcado
-Que linda historia –trato de sonar tranquila. No quería que Julia pensara que buscaba tener algo con ella, eso definitivamente no lo quería.
-Pues sí, no me quejo. Llevamos dos años de casadas, pero 4 de conocernos y tenemos a Dylan, soy feliz –dijo sin pensarlo y es que realmente lo era y Lena lo sabía, quizás solo era un gusto mutuo que tenían las dos, aunque Lena sabía que jamás Julia se atrevería a dejar a su familia por ella ¡por favor que tonterías!, eso jamás lo haría.
-Me alegro por ustedes dos. Son una linda pareja y una linda familia –Dijo sincera Lena
-Gracias –sonrió, por dentro sentía feo decirle eso a Lena, pero era feliz con su familia, sí Lena era una chica linda, pero hasta ahí.

Esa conversación termino siendo incomoda y Julia lo sabía. Así que por un momento el lugar se invadió de un silencio sepulcral, ninguna de las dos hablaba, todo era raro.





Dos horas después. 6:00 PM, California.
-QUIERO VOMITAR – Dijo Armando al momento en que el avión descendía.
-Contrólate, no quiero pasar vergüenzas contigo – jajajaja – expreso una Kasia Divertida
El chico realmente se veía mareado. Si no fuera porque el avión ya estaba aterrizando sino seguramente que hubiera vomitado.
Larissa junto con aquellos chicos, bajaron del avión y recogieron su equipaje. Pasaron a la sala de espera ya que Larissa haría una llamada.

-Oleg… -se escuchó decir a la señora Volkov.
-Papá no está, mamá – se escuchó una voz al otro lado.
-Daniel…. ¿Dónde está tu padre? –le pregunto
-Firmando
-Firmando ¿Qué? -dijo Larissa
-La salida de los señores Stone. Tratamos de comunicarnos con ustedes para que ya no viajaran y sólo lo hicieran las amigas del hijo de los señores Stone y él- se escuchó que Daniel dijo – Pero no me daba tu línea.
-Bueno, ya es demasiado tarde. Ya estamos en el aeropuerto. Ven a recogernos hijo.
- ¡Está bien, capitana!  –expreso en chiste.

Larissa les explico a Kasia y a Armando lo que había hablado con Daniel. Los chicos se alegraron de que el papá y la mamá de Armando estuvieran bien, ahora solo necesitaban descansar y por eso Larissa quería ir a verlos a la ranchería. Además, unos días en California no les iría mal. Daniel llego unos minutos después y Larissa le presento a los chicos, aunque se sorprendió de que no estuviera Dylan con su madre, ya que Larissa no solía dejarlo cuando lo veía. Larissa le explico a Daniel que el vuelo de Julia se había retrasado y que Julia no estaba viajando con Lucy sino con la amiga de los chicos, el chico volvió a sorprenderse, pero lo entendió. Subió las maletas de su madre y las mochilas de los chicos al coche y después partieron a la ranchería. Daniel iría a recoger a julia en cuanto llegara al aeropuerto.


Continuara.


#Cedul.


Última edición por cedul_volkov el Jue Nov 24, 2016 3:52 pm, editado 1 vez
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por Hollsteinvanman el Miér Oct 05, 2016 4:58 am

Mi querida Cedul por fin apareciste, necesitaba tanto de tu Fa Fic, me encanta, diferente por que nadie sabe qué pasará, yo misma no puedo intuirlo, Yulia le gusta Lena pero Lucy es su esposa y la quiere, Lena quizás esta un poco más metida, pero también le gusta Kasia, y las otras dos en la misma situación, y Dylan en el medio. Pero en fin, en cualquier caso dylan siempre ganará, podría tener 4 mamas Wink
Tus fic y manera de relatar siempre me atrapa y me deja con ganas de leer y leer. Yo se las ocupaciones créeme pero trata de subir mas seguido la conti por fa
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 482
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por cedul_volkov el Mar Oct 11, 2016 10:24 pm

-Mi querida Sara, muchas gracias por comentar! en verdad eso me inspira mucho, me anima a seguir. Very Happy. Me encanta que te encante :3 Y si, Dylan tendría mucha suerte con 4 madres, pero nadie sabe lo que puede ocurrir ... ni yo xd ok no jajaja saludos enormes!




Capítulo 9


Dos cuerpos recostados en una cama se encontraban tranquilamente, la sábana blanca podía cubrirlos por completo. La ropa que se encontraba alrededor de toda aquella habitación decía por si solo que aquel lugar había presenciado hace algunas horas atrás un acto de amor. El rayo de luz entraba sobre la cama, pegaba justamente sobre aquellos cuerpos, estos comenzaban a tomar calor ya que los rayos entraban con gran poder. Uno de los cuerpos comienza a moverse, besa el hombro de la otra persona y le da un pequeño mordisco, “aunch” se escucha decir a la otra persona.


- ¿Te ha dolido? –pregunta con voz ronca
-Algo, pero me gusta –sonrió picarona. Volteó de inmediato y puso su cuerpo sobre la otra persona. - ¿Cómo te la has pasado? –pregunto con un brillo en los ojos.
-Tú ¿Cómo crees que me la he pasado? –Expreso aquella pregunta como respuesta de lo que su chica le había dicho.
-No lo sé, por eso pregunto –expreso divertida y rio de oreja a oreja
-Pues … te diré… ha sido de las mejores noches de mi vida –dijo con el mismo brillo que hace un rato vio en los ojos de su chica.
- ¿Enserio? –dijo ilusionada. La otra chica sonrió y asintió.
-Lo digo enserio, Lena. –expreso y aquella pelirroja comenzó a besarle toda la cara.
- ¿Quieres repetirlo? –le preguntaba mientras besaba su cara y parte del cuello, escucho un gemido por parte de la otra chica - ¿Eso es un sí? –sonrió picarona mientras su respiración iba aumentando. Comenzaron los besos apasionados y aquellos jugueteos que habían tenido desde la noche anterior. El calor aumentaba cada vez más y no era por los rayos del sol que estaban sobre la ventana, eso estaba más que claro. Los besos iban desde los labios hasta el abdomen de aquella pelinegra, en muchas ocasiones la pelirroja paraba en los senos de aquella chica y les daba un poco de atención, lamía y succionaba de forma breve y en momentos lentos.


Las chicas estaban tan centradas en sus cosas que jamás notaron que la puerta de aquella habitación se abrió a paso lento.


-JULIA OLEGOVNA VOLKOVA ME PODRIAS DECIR ¿QUÉ SIGNIFICA ESTO? –se escuchó aquel grito por toda la habitación.
Los dos cuerpos que estaban disfrutando de su momento de intimidad se separaron de inmediato. La chica pelirroja se cubrió al instante con la sabana que la pelinegra le había proporcionado, Julia por lo tanto tomaba una de las batas que se encontraban en la orilla de la cama. Todo paso tan rápido que la pelinegra estaba en shock, solo veía aquel cuerpo que la observaba desde el marco de la puerta. Después de algunos segundos por fin pudo reaccionar y quiso articular una palabra, aunque no estaba segura de querer hacerlo, aquellos ojos la observaban tan fríamente que no sabía si en ese mismo instante hubiera preferido morir.


-Lucy…. Yo … -Fue lo único que alcanzo a decir
-No digas nada –dijo aquella mujer que la veía fríamente –Ni se te ocurra –expreso aún más fría.
-Lu.… enserio –trato de decir
- ¡Que te calles! -Grito con furia –No quiero escucharte –se acercó hasta ella y le dio una bofetada. –escúchame bien –dijo mirándola a los ojos – esto me lo imaginaba ya desde hace días, jamás me queje de alguno de tus comportamientos extraños, pero esto llego a su límite, una cosa es que me quieras ver la cara de estúpida y que quisieras acostarte con esta –dijo mirando a la chica que estaba sobre la cama, el miedo invadía a aquella chica – pero otra cosa es que lo hicieras en el cuarto que compartíamos como pareja, ¡Como un maldito matrimonio!, un matrimonio que al parecer sólo fue un juego para ti – la chica comenzaba a llorar y la pelinegra por igual comenzaba a brotar lagrimas por los ojos – ¡Un estúpido Juego!.
-Lucy esto tiene una explicación –dijo la pelinegra apenas
-Ah, ¿sí? ¿Cuál? –dijo con sarcasmo – no me digas que como estabas enferma quisiste que ella cuidara de ti ¡desnuda! Y como es tan buena estaba sobre ti para darte masajes, si quizás eso fuera creíble si yo fuera una estúpida, porque te recuerdo que cuando yo partí de aquí por viaje que me solicito el hospital me quede con que estabas enferma y que por ello no quisiste acompañarme –su mentón le temblaba – Hasta me lleve a Dylan con tal de que descansaras –las lágrimas caían como mar sobre sus mejillas - ¡Fui una estúpida! No sabes cómo te odio –expreso con odio, seguía llorando.
-Lucy, no llores, amor. -Dijo la pelinegra
-No vuelvas a llamarme así. Desde ahora no nos conocemos ¿me escuchaste? –dijo la castaña – no quiero volver a saber de ti, ni de esta que creí mi amiga –dijo Lucy mientras miraba a Lena – es una puta de primera y no trates de defenderla, porque ella sabía que tú eras casada, ¡casada! –lloraba con más dolor –pero escúchame bien Julia, jamás volverás a saber de mi …….
Todo estaba tan tenso hasta que una vocecita se hizo presente.
-Mami –dijo aquella voz chillona. Las tres personas que estaban en la habitación voltearon a verlo.
-Cariño, espérame afuera, ya salgo –dijo la castaña
- ¿Por qué lloran y gritan? –pregunto el niño. Lucy contuvo su llanto y fue hasta él
-En un momento hablamos ¿sí? –Dijo al ponerse de su tamaño, el niño asintió
-Sí, pero no llores mamá –dijo Dylan y Lucy contuvo el llanto.
-No lo haré más, pero espérame en tu habitación ¿Sí? – El niño volvió a asentir y tras no quedar muy convencido de lo que pasaba se fue corriendo hasta su habitación.
Lucy volvió a mirar a Julia.


-No volverás a ver a Dylan nunca –expresaba con irá.
- ¡No puedes hacerme eso! –reclamo la pelinegra con lágrimas en los ojos.
-Sabes que no juego Julia, si yo quiero lo hago, desaparezco a Dylan de Londres y no lo vuelves a ver. Perdiste a tu familia, espero que esa puta que esta sobre la cama sepa darte el amor y cariño que yo y tu hijo te ofrecíamos día a día–Dijo para terminar. La castaña se dirigió hasta la puerta. Julia fue a detenerla.
- ¡Perdóname! –Gritaba – no me alejes de ti y de Dylan, de mi familia –decía con un llanto desgarrador.
-Yo no te aleje, tú misma lo has hecho – la tomo de los hombros. –Se acabó Julia. Termina lo que estabas haciendo.
- ¡No Lucy! ¡No!
-Hasta nunca Julia.


Lucy fue hasta la habitación de Dylan y Julia la persiguió. Al momento en que entro a la habitación, Julia vio como Lucy hacía más maletas de aquel pequeño que era su vida entera.


-Mamá –expreso aquel nene que ya tenía tres años. Julia lloraba y Lucy por igual lo hacía, pero se hacía la fuerte.
-Hola, peque –expresaba Julia en medio del llanto.
-Mami, ¿Por qué mamá llora? –dijo el niño mirando a Lucy
-Porque le di la noticia de que tenemos que volver a salir de viaje- dijo Lucy mientras contenía las lágrimas.
-Mamá no debes de llorar, mami y yo volveremos pronto ¿verdad mami? –decía el pequeño con inocencia, Lucy solo asintió.
-Lo sé hijo, lo que pasa es que acaban de llegar y ahora de nuevo se irán, siento que no lo soportare – Julia derramo un par de lágrimas. Dylan tomo su manguita de la chamarra que portaba y limpio los ojos de su madre.
-No llore mamá –dijo el pequeño y beso la nariz de Julia –Te amamos y volveremos –expreso seguro.
-Yo también los amo, amor. –expreso de pronto y volteo a mirar a Lucy, pero esta ya no estaba ahí, estaba en la puerta y solo miraba para el pasillo. –Pero creo que es hora de que partan hijo- el niño asintió y beso la mejilla de su madre
– te amo mamá, mucho, mucho.
-Yo mucho más, hijo. –dijo y tomo la mano de Dylan.



Lucy de apoco bajo las escaleras y tomo las maletas que Dylan y ella habían dejado sobre la sala, ya que, querían darle la sorpresa a Julia. Salieron hasta la entrada de la casa y Julia lloraba cada vez más, cada vez que sentía más cerca el auto de Lucy. Lucy metió las maletas de nuevo a la maletera del auto. Dylan se despidió por última vez de Julia y obedeció a Lucy ya que le había dicho que se metiera al auto.


-Nos vamos a Múnich –expreso la castaña más tranquila- en unos días mando a alguien por nuestras cosas. Llegando a la casa de mis padres me pondré en contacto con mi abogado para ver lo del divorcio, sobre la custodia de Dylan…… déjame decirte que la peleare hasta el final, no prohibiré que lo veas, pero la custodia sería mía- amenazo – espera el llamado del juez en unos días, tratare de que todo sea rápido, quiero divorciarme lo más pronto posible –dijo fríamente. Julia solo asentía mientras lloraba. –Eso es todo, verás a Dylan solamente y no tendrás más contacto conmigo –dijo la castaña antes de meterse al auto. …………………..

-¡!!!!!!!!!!!!!No!!!!!!!!!!! ¡Mi Familia, no!!!!!!!! –gritaba Julia - ¡no me dejen!!!


*********************************************************



- ¡Julia, julia! ¿estás bien? –preguntaba una pelirroja asustada.
La morena abrió los ojos y se encontró con la mirada verde gris de Lena. Respiraba fuertemente y sudaba frio.
- ¿Estas bien? –volvió a escuchar. Lena la tomo del brazo y Julia le quito con fuerza la mano de su brazo, eso fue duro ya que Lena hizo una mueca de dolor.
-Todo bien –dijo Julia con una sonrisa fingida – ¿podrías darme a Dylan? – le dijo y la pelirroja no entendía porque se estaba comportando así Julia, le entrego a Dylan, miro que Julia lo abrazo fuertemente y lo lleno de besos. Lena se quedó extrañada con el trato de Julia, pero lo dejo pasar….


*****************************



-Hasta mañana Jessy –expresaba una castaña que salía de aquel hospital, alcanzo a escuchar un “hasta mañana” de su secretaria personal, pero ya no tuvo las fuerzas suficientes para responder, ya eran más de 8:30 de la noche y realmente que estaba cansada, estaba que se moría.
Salió del hospital y fue en busca de su auto, al llegar hasta el, saco las llaves de su bolsillo y encendió el automóvil.
Unos minutos después llego hasta su casa, estaciono el auto, tomo su maletín y salió.

-Buenas noches señora Scherer –alcanzo a escuchar después de que entrara a la casa. Ruby la saludaba amablemente. Lucy respondió el saludo y sonrió con aquella sonrisa que jamás se le quitaba de la boca. - ¿Va a cenar? –escucho decir a la mujer.
-Si Ruby, cenare. Ahora si muero de hambre – la señora le asintió y tras un “en un momento le sirvo” desapareció de la vista de aquella castaña.

Lucy dejo su bata sobre uno de los sillones que se encuentran en su sala. Seguro que Ruby la llevaría a lavar después. Subió las escaleras a paso lento y llego hasta la habitación de Dylan, tras arreglarla un poco, se sentó sobre la cama y suspiro.
-No llevo ni 6 horas sin ustedes y ya los estoy extrañando –expreso melancólica.
Tomo un peluche que estaba sobre el piso, lo puso entre sus manos y al instante reconoció de que peluche se trataba.


******Flash Back***********************



Los lloriqueos comenzaban a escucharse por toda la casa. El pequeño bebé comenzaba a inquietarse. El aparato de vigilancia comenzaba a entonar aquellos lloriqueos por toda la habitación de dos madres primerizas. Una de ellas comenzaba a pararse cuando la otra la detuvo del brazo.
-Voy yo. Descansa, cariño- expreso esta, la pelinegra solo asintió. “Gracias” alcanzo a decir ya que el sueño la venció una vez más. “sí que has tenido un día agotador” expreso la castaña y beso la frente de su esposa. Se levantó de la cama y se puso las pantuflas, tras un largo bostezo se encamino hacía la habitación del bebé.
-Hola cariño –dijo Lucy. El bebé al escuchar la voz de su madre comenzó a agitarse más ya que no la veía cercas de él.
-Aquí estoy, tranquilo –expreso relajada y lo tomo en brazos- no llores más pequeño, ya estoy aquí – el niño poco a poco dejaba de llorar, tan solo suspiraba. Lucy se movía para que el nene parara lo más pronto posible. Tras un largo rato, Dylan dejo de llorar. Lucy estaba a punto de dejarlo sobre la cuna hasta que el niño comenzó nuevamente con los lloriqueos.
-Al parecer no me dejaras ir ¿verdad? –expreso Lucy en medio de un bostezo, el niño abrió los ojos y estos se encontraron con los de su madre. –creo que tengo una idea – La castaña fue en busca de una pequeña caja que tenía guardada en la habitación de Dylan, de aquella caja saco una vaquita de peluche – olvide darte esto en cuanto llegaste del hospital –el nene sonrió ante lo que su madre había dicho. Tan solo tenía tres meses de haber nacido, pero ya era muy inteligente. –Si no me dejas ir, creo que tendré que buscar una solución – Tras varios minutos de buscar la solución, una idea loca se le vino a la cabeza.



Lucy se introdujo en la cuna junto aquel peluche y su hijo, lo bueno es que es enorme pensó la castaña “Bendito sea el momento en el que Julia eligió esta cuna” –dijo y el niño se rio –Vamos a dormir Dylan –dijo en un bostezo, el niño repitió el acto y cerró los ojos entre los brazos de su madre. “Linda noche mi amor” –expreso Lucy y el nene hizo un “” mmmm”””

************Fin flash Back*******************



-Esa noche dormimos tan bien –expreso riendo y tomando la vaca de peluche sobre su mano. –los amo tanto, espero que estén bien –Suspiro

*************************************



- ¡Armando! ¿Qué haces aquí? –preguntaba un señor que estaba postrado sobre una cama.
-Nosotros lo mandamos llamar –Expreso Oleg Volvok que entraba con una bandeja de comida
-No se hubiera molestado señor Volvok –dijo el señor Stone apenado.
-Es nuestro deber, no es una molestia –contesto Oleg con una sonrisa –aquí tienen –les ofreció unos emparedados a los señores Stone y otro más a Armando.
-Gracias –el chico sonrió
-No es nada, los dejo para que platiquen un poco. Además, tengo que ver a los de vigilancia, no quiero que vuelva a pasar otro percance –se despidió y salió de la habitación.
- ¿Te sientes bien, papá? –pregunto el chico preocupado.
-El señor asintió –si hijo, no te preocupes. Sólo fue un susto, tremendo susto –expreso el hombre con una mueca en la cara.
-Me lo he de imaginar, pero me alegro mucho de que estés bien, papá enserio que me alegro que los dos estén bien –Armando abrazo a sus padres.
-Los señores Volvok son muy buenas personas, imagínate te han pagado el vuelvo sólo para que estuvieras con nosotros. –dijo el señor Stone.
-Y no sólo a mí- Lo interrumpió
- ¿A qué te refieres? –pregunto su padre algo confundido.
-No viaje solo –dijo y sus padres lo miraron asombrados –viaje con Kasia y con Lena –los dos señores abrieron grande los ojos – Tus jefes no querían que yo viajara solo en esta situación, así que optaron porque mis mejores amigas me acompañaran
-Y ¿Dónde están ellas? –pregunto la madre del chico
-Kasia esta con la señora Larissa le dijo que le mostraría el lugar y Lena aun no llega, ella tuvo que viajar aparte y su vuelo se ha retrasado –dijo – aunque eso se los cuento después ya que deben descansar –dijo al final y beso la frente de sus padres –Yo estaré al pendiente de lo que digan los Volkov y de que Lena llegue con bien –sus padres asintieron y dejaron salir al chico de la habitación.
*****************************

-Aquí solía venir con mi esposo cuando éramos recién casados –expresaba una Larissa con ojos brillantes – es un hermoso lugar, ¿no? –le pregunto a la chica rubia que la acompañaba, esta salió de su transe unos minutos después y solo asintió - ¿te pasa algo? –Larissa le pregunto, la chica rubia solo la miro y sonrió tímidamente –puedes confiar en mi –expreso aquella mujer una vez más, la rubia solo sonrió aún más y contesto con un tímido “gracias” –Pero bueno, dime …. ¿Qué pasa? ¿Hay algo que te atormenta? …
-Bueno …. –Yo..o.. –balbuceaba la rubia
- ¿Tú? –contento sin entender la señora Volkov.
-Sonara raro, pero usted me ha dado la confianza que necesito ahora, sí, si me pasa algo. Hay una cosa que me está atormentando …pero antes de proseguir quisiera saber si no se aburriría si le cuento –expreso penosa
-Cómo crees, te me has hecho una chica muy amable y linda, puedes tenerme la confianza que quieras, seré como tu madre en esta platica, aunque espero que no te moleste eso y que mucho menos alguna vez tu mamá se venga a quejar porque le he quitado su puesto–dijo divertida y Kasia volvió a sonreír
-De eso no se preocupe, mi madre no vive …. –expreso con tristeza, Larissa paro su risa y sólo abrazo a la chica.
-Perdón. No quise decir algo hiriente, no fue mi intensión en verdad –Kasia lo sabía y asintió con una pequeña sonrisa y le dijo a Larissa en un susurro que no se preocupara –pero cuéntame ¿Qué era lo que te está atormentando? –pregunto Larissa
-Son dos cosas para ser exactos –se zafó de los brazos de la señora Volkov – Tengo novio –a Larissa se le ilumino la cara –Pero es un idiota, se la pasa apenándose de mí ya que él es de otra clase social, dice que me ama, pero no lo demuestra de ninguna forma, todos me dicen que no me merece, aunque puedo jurar que lo quiero y mucho.

- ¿Lo quieres, aunque te trate así? –interrumpió Larissa
-Sí, pero hay otra cosa. Hay alguien que está enamorado de mi –dijo sonriendo –es alguien cercano a mí –Larissa la miro
- ¿Es la chica que viene en el vuelo con mi hija? ¿Elena? –La rubia la miro con pena y con grandes ojos …
-YO…
-No tengas pena, ¿es ella? –Larissa la tomo de las manos, Kasia asintió – Dices que ella siente algo por ti e incluso que es amor … pero dime …. ¿Tú sientes algo por ella? -la cuestionó
-He ahí el problema, a eso me refiero, o sea quiero a Joshua a pesar de que sea un cretino, pero Lena me ofrece un amor puro, amor que sé que siente desde hace tiempo, algo me lo dice y bueno no sé qué hacer, aparte de que cono… -Kasia iba a mencionar que alguien más había movido su mundo, pero callo al recordar que con quien hablaba se trataba de la suegra de la chica que no paraba de pensar últimamente.

-Aparte .. ¿de qué?
-No, nada. Eso es lo único que me está atormentando y que realmente no sé qué hacer con ello
-Bueno mira, primero que nada. Los tratos que te hace ese tal Joshua creo que no son lo mejor, creo que no merece que lo quieras a pesar de todo lo que te hace. En segunda, si tú comienzas a sentir cosas por esa chica, ¿Lena?, ¿no? –Kasia asiente-Bueno si sientes cosas por Lena, quizás deberías de darte la oportunidad de algo nuevo, algo con ella, si está enamorada como dices, ella te ofrecerá cosas mejores y como dicen por ahí, debes de pasar por malos percances en el amor para encontrar el correcto y bueno, ¿Quién dice que ella no es el correcto? –Kasia la miro
-Tiene razón –contesto la rubia- quizás es el momento de cambiar las cosas, terminar a Joshua y comenzar algo con Lena – la señora le dio una sonrisa amable y le dijo con un gesto que lo hiciera.


Kasia y Larissa siguieron platicando algunos minutos después hasta que Daniel apareció en el jardín.
- ¡Capitana! –dijo con tono militar al ver a su madre, hizo un ademan con su mano como símbolo de militar también y su madre rió mientras que Kasia sólo observaba divertida.
- ¿Qué pasa, Daniel? –le pregunto
-Su princesa y el pequeño príncipe están en el aeropuerto y por supuesto que también la acompañante de los chicos –expreso Daniel divertido, aún tenía en su tono un toque militar. Larissa se rio y sólo le dio órdenes para que fuera por Julia al aeropuerto.
Daniel se fue directamente y tanto Kasia como Larissa lo observaban irse del lugar.
-Siempre quise que fuera militar y él jamás quiso, por ello siempre me habla así, bueno no siempre, pero últimamente lo ha estado haciendo. Kasia rió y entro junto a Larissa a la ranchería.

**************************************

Lena observaba como Julia jugaba con Dylan en aquella sala de espera que estaba en el aeropuerto. Se alejó de ahí ya que pareciera que Julia ya no soportaba su presencia, la había estado ignorando desde las últimas horas de vuelo y era mejor que se alejara, no entendía el por qué Julia se estaba comportando así, pero prefería no preguntar ni nada por el estilo. Se alejó lo más lejos que pudiera, sabía que quien las iba ir a buscar tardaría un poco ya que Julia antes de que comenzara a portarse así, le había dicho que la ranchería estaba a tan sólo 40 minutos. Ya cuando estaba a una distancia prudente, Lena se sentó en una banca que estaba afuera de la puerta trasera de aquel aeropuerto, comenzó a pensar muchas cosas y a cuestionarse algunas otras, quizás se dio cuenta de que me atrajo algo de ella, se dijo a sí misma y abrió los ojos, no Lena no creo que sea eso –sacudió su cabeza- pero si fue así, esta mejor que se haya comenzado a alejar ella, creo que yo no podría haberlo hecho… -suspiro y comenzó a mirar como las personas entraban a aquel lugar, algunas iban corriendo a toda prisa, con maletas en mano y pasaportes, algunas otras iban en familia, relajadas ….. todos tenían sus preocupaciones propias …….


Seguía en vista de todas las personas hasta que miro a lo lejos a un pequeño correr, el niño salió por la enorme puerta, iba directamente hacía la enorme calzada. Lena se levantó como pudo y corrió por él. Estaba a punto de alcanzarlo cuando noto que el niño acelero el paso.

-¡No! ¡Dylan, no! -fue lo único que alcanzo a decir. Aquel grito hizo que los autos se detuvieran y que el niño volteará su mirar a ella.

Lena corrió hasta él y lo tomo en brazos. Comenzó a besarlo en las mejillas y derramo unas cuantas lágrimas. Dylan lloraba también ya que estaba asustado.

-Tenga más cuidado con su hijo – dijo preocupado el hombre que manejaba el taxi que quedo a pocos centímetros de Dylan.
Lena sólo le dio una sonrisa al señor y asintió. Puso la cabecita de Dylan sobre su cuello, aún sollozaba el pequeño castaño. Julia todo lo observaba desde la puerta del aeropuerto, estaba en shock. Lena fue hasta ella y esta despertó del trance.
-Dylan … -dijo comenzando a derramar unas lágrimas – quiso cargarlo, pero el niño no quiso y se aferró a Lena. –Gracias –alcanzo decirle a Lena, la pelirroja sólo asintió mientras sollozaba …..

Julia tomo los hombros de Lena y la dirigió hasta la banca. Se sentaron ahí mientras estaban esperando a Daniel. Lena se aferraba tanto a Dylan, no podía imaginar que le hubiera pasado algo. Dylan ya era muy importante para ella, se hubiera muerto si ese taxi no se hubiera parado.
Minutos después llego Daniel.
Daniel le pregunto a Julia que si estaban bien ya que las miraba extrañas. La morena le dijo que si, que no se preocupara, Daniel lo entendió y las llevo hasta la camioneta.
El transcurso fue tranquilo, en ningún momento Dylan se separó de Lena, mientras Julia le daba los brazos para cargarlo, este se aferraba más a la pelirroja.
Al llegar a la ranchería Julia se encontró con su madre en la puerta, las recibió y les dijo que el padre de Armando estaba bien y que sólo había sido el susto. Larissa al notar que Dylan no se despegaba de Lena, le pregunto a Julia y esta le dijo que le explicaría después. Larissa encamino a Lena a la habitación donde se quedaría Julia junto a Dylan. La pelirroja la siguió y al llegar entraron. Lena acostó a Dylan mientras veía salir a su abuela del niño.

-Es hora de que duermas –expreso Lena mirando a Dylan, este se aferraba a su cuello.
-No, no me lejes ---expresaba el pequeño.
-Tú dormirás con tu mami Julia y yo lo haré en otra habitación –contesto la pelirroja, prometo que mañana a primera hora estoy aquí.
-Lo plometes? –le dijo mientras la miraba a los ojos
-Sí peque, lo prometo – le acaricio la mejilla –ahora debes dormir –beso su frente y lo arropo. Salió de la habitación y miro a Larissa que venía platicando junto a Julia por el pasillo.
-Tus amigos están en la última habitación, ahí hay dos camas supongo que tendrás que compartir la cama con tu amiga – Larissa le cerro un ojo. Lena no lo entendió del todo y sólo les deseo amablemente las buenas noches a Julia y a su madre de esta. Las dos mujeres se despidieron de Lena y la vieron partir.
*****************

Y ahora si me dices ¿Qué paso con Dylan? –pregunto Larissa a julia, esta suspiro y comenzó a contarle todo el percance que habían pasado en el aeropuerto. Larissa abrió grande los ojos ante lo que escuchaba, aquella chica pelirroja con su grito había salvado la vida de su nieto y realmente que estaba agradecida con ella. Después de charlar con su madre, la morena se despidió de ella y le deseo las buenas noches.

Julia entro a la habitación y comenzó a desvestirse para ponerse la piyama, cuando por fin la tuvo puesta tomo su número y marco al teléfono de su casa, jamás fue atendido y bueno era lógico ya que quizás Lucy estaba durmiendo. Julia al no ser atendida se propuso dormir, entro a la cama y tomo a Dylan entre sus brazos, lo beso y se arropo junto a él.

******************

- ¡Lena! – Dijo feliz una rubia que veía como entraba a la habitación aquella chica pelirroja.
-Hola—dijo sin ganas la pelirroja.
- ¿Estas bien? – pregunto Armando, Lena solo hizo un gesto y se dirigió a una de las camas.
-Me alegro que tus papas ya estén bien –dijo la pelirroja. Armando le sonrió –Chicos tengo sueño, estoy cansada y mañana tengo que ir a la habitación de Dylan muy temprano –Armando y Kasia se dieron una mirada de ¿para qué? Y en eso la pelirroja los vio y les dio respuesta a ello- se lo prometí al peque –sonrió – así que dormiré .. la pelirroja entro al baño y se cambió.

-Le agarro mucho cariño al niño –expreso Armando sonriendo. Kasia hizo una sonrisa fingida y se quedó mirando a la puerta del baño. “Espero que sólo sea cariño por el niño” pensó Kasia. Minutos después comenzó a acomodar la cama donde ella dormiría con Lena. La pelirroja salió unos minutos después y se dirigió a la cama de a un lado.
-Y ¿Armando? –Pregunto Lena
-Fue a tomar un vaso de agua –contesto la rubia. –Lena hizo un gesto de ok, se acostó y se arropo.
-Buenas noches, Kas --- le dijo y la rubia hizo cara de pocos amigos, aunque la pelirroja ya no lo veía porque había cerrado sus ojos.
Momento después Armando entro a la habitación y se quedó con cara de ¿Qué?, Kasia estaba que se moría de enojo y Armando no entendía que hacía Lena en la otra cama.

- ¿Se pelearon acaso? -pregunto a la rubia que estaba que se moría.
-No-dijo con enojo
-Armando lo entendía y no pregunto más – dormiré en el sillón –dijo señalando al sofá que estaba en la habitación –duerme bien Kasia-dijo y se alejó.
- ¡Hasta mañana Armando! –dijo Kasia .. y suspiro.


Continuará


Cedul
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por Hollsteinvanman el Miér Oct 12, 2016 1:40 am

Wow que gran capítulo, Lena como que ya esta clavada pro Yulia, que rapido se le acabo el enamoramiento por Kasia. Jajaja. Aunque dudo que Yulia le de mucha ala todavía, ya que ese sueño indudablemente la dejo com mucho temor. Por otro lado Kasia, esta celosa y ya se dio cuenta que Lena quizas tiene más interés por la madre de Dylan que por dylan en si, esa rubia inteligente. Lástima que justo que se estaba animando a alejarse de ese patán que tiene por novio por Lena, ahora la pelirroja anda poniendo ojos en otros lares. Y finalmente mi castaña hermosa, Lucy siempre tan buena, hasta en este fic el caracter es ameno, si bien piensa en Kasia creo que para ella lo más importante en el mundo es Dylan. La verdad no podría dar un pronóstico a esta historia, por que me sorprende con los sucesos, y prefiero esperar capítulo a capítulo por ella. Me deja con ganas de más y más. Espero la conti. Muchos saludos y no agradezca, sos una gran escritora y siempre es placer leer un fic y más si estan mis alemanas. Saludos Smile
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 482
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por Vale Berríos. el Miér Oct 12, 2016 10:35 pm

Te repito, odio a Lena >:-@

Vale Berríos.

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por cedul_volkov el Miér Nov 16, 2016 7:12 am

Jemmaling - Muchas gracias por comentar, en verdad me da un gusto enorme que te guste la Historia. Amo definitivamente como encuentras los detalles de la historia Smile haces un buen análisis y eso me encanta. Siempre estaré agradecida porque esperes el tiempo que tardo, a veces me es difícil el escribir, pero en verdad gracias por esperar tanto. Un saludo enorme y espero que te guste este capitulo.

vale Berrios- jajajaja no la odies :3

Y a los demás que me leen, pero que no comentan, les mando un saludo y un agradecimiento por esperar tanto. Disfruten el capitulo Smile





Capítulo 10


Londres …

-Señora, el desayuno está servido -se escuchó la voz de Ruby al otro lado de la puerta.
La castaña apenas al escuchar aquella oración abrió los ojos, sonrió para sí y bostezo un poco.
-En un momento bajo -Dijo en un gritillo, escucho las pisadas sobre el pasillo y supo de inmediato que Ruby se había retirado.
Bostezo una vez más y se levantó de la cama, tomo sus pantuflas y fue hasta el cuarto de baño, lavo sus dientes y se miró en el espejo.
-Es Domingo …-suspiro- sin ellos en casa es deprimente -dijo frente al espejo.

Por lo regular tenia los Domingos como días de descanso, ya que se la pasaba toda la mañana acostada en la cama junto a Julia y entre las dos estaba el pequeño Dylan. Desayunaban en la recamara mientras veían un poco de televisión, Ruby era la encargada de llevar el desayuno, y en cuanto el reloj marcaba las 12 toda la familia bajaba al jardín a jugar. Por otro lado, en las tardes siempre salían a la plaza en busca de algún restaurant para comer o optaban por ir a casa de los padres de Julia y compartían la comida con ellos. Por la noche al momento en que regresaban a casa, era la noche típica de cine, primero veían alguna de caricatura para que Dylan la disfrutara y como casi siempre el pequeño al momento en que la película terminaba se dormía, pasando eso Julia y Lucy aprovechaban para ver alguna de espantos y cosas así, al terminar la función de la película, las dos llevaban a Dylan hasta su habitación, lo arropaban y después ellas iban a dormir.

-Hubiera comprado un boleto más de avión y hubiera ido con ellos -expreso la castaña al salir del baño.

Abrió la puerta y bajo hasta el comedor.
- ¡Buenos días señora! -expresaba Ruby con una sonrisa.
- ¡Buen día, Ruby! -respondió el saludo y sonrió.
- ¡Provecho! -Dijo Ruby al entregarle el desayuno.
Lucy alcanzo a decir un “Gracias” y comenzó a comer. En cuanto termino de desayunar subió hasta la recamara y tomo un baño. Algunos minutos después recibió una llamada.

-Scherer …-alcanzo a escuchar.

- ¿Si, diga? -dijo confundida
-Lu …-Dijo la persona al otro lado de la línea.

Lucy se quedó callada al escuchar el “Lu” que se escuchó al otro lado de la línea. Sólo había una persona en el mundo que le decía así.
Y esa persona era nada más y nada menos que “Mathew” su mejor amigo. Un guapo chico de la misma edad que Lucy. Modelo de una marca carísima de trajes italianos. Lucy y él habían dejado de verse desde que la castaña se había mudado a Londres, raramente hablaban ya que, Lucy empezaba a emprender su carrera en medicina y Mathew también estaba comenzando con su carrera.
Él estaba enamorado de la castaña desde que tenían 5 años, hasta la edad de 15. Lucy le había dicho que era lesbiana. Mathew lo tomo bien, él no quería perder su amistad.
Cuando Lucy hizo oficial su matrimonio se comunicó de inmediato con Mathew, pero este no pudo asistir a la boda ya que ese día tenía que viajar a Italia. Lucy y él tuvieron una pelea enorme por ello.






**************Flash Back***************
- ¿Y Mat? -Preguntaba una castaña a sus padres que habían llegado al aeropuerto.
-Él no vendrá ---alcanzo a decir su madre. Lucy la miro y se le salió una lágrima.
-Es mi mejor amigo, ¡debería de estar aquí! -Dijo enojada.
-Hija… sabes que Mathew esta tras el sueño de ser un gran modelo y lamentablemente estaba entre su carrera y venir a tu boda.
- ¡No hay comparación! ¡Debería de haber estado aquí, junto a su mejor amiga!, pero que ni quiera dirigirme la palabra después de esto. ¡Mathew Rommel me va conocer!


Llego el día de la boda y Lucy estaba entre triste y Feliz. Feliz por el hecho de que se casaría con el amor de su vida y triste porque su mejor amigo no la acompañaría en ello, aquel amigo que había prometido estar con ella cuando se casara, pero mejor había decidido ir a su estúpida pasarela. Quizás Lucy era egoísta, pero no se valía ello.

-Toc, toc -se escuchó en la puerta de la recamara en donde Lucy se vestía. -Hija…. Tu tío quiere hablar contigo… -expresaba su padre
- ¿Cuál tío? -pregunto Lucy.
-George – dijo -quiere desearte suerte.
Lucy tomo el teléfono.
- ¡Luciérnaga! -al escuchar eso la castaña iba a colgar, pero miro a su padre y este con señas le dijo que no lo hiciera- Sé que debes odiarme, créeme que lo sé. Quiero disculparme por no estar ahí, Lu… sé que era importante para ti y para mí. Los dos somos como hermanos y me duele no estar ahí, en la boda de la mocosa que me tiro el jugo en el prescolar -el chico rió y Lucy también lo hizo- Lu…. En verdad lamento no estar a tu lado, hice lo posible, pero si no asistía a Italia … me hubieran quitado las oportunidades de seguir subiendo los escalones de este sueño. En verdad lo lamento. Te adoro y eres mi mejor amiga. Deseo que seas feliz, que compartas tu vida con Julia, que sean felices las dos, siempre felices. -Lucy estaba llorando – Dile a tu futura esposa que si no te hace feliz se las va ver conmigo, con el niño que siempre te molestaba en prescolar, si te hace algo la mato -dijo divertido-
-Es hora -interrumpió la llamada la madre de Lucy.
-Es hora de dar el sí acepto, ¡Luciérnaga! Te adoro mucho. Suerte Y ¡Felicidades!
-Yo también te quiero Mat. Gracias. Espero verte pronto.
- ¡Así será!
******************************************************


Mathew y Lucy casi no volvieron a hablar, él se convirtió en uno de los mejores modelos y tuvo giras de exposiciones de moda por todo el mundo. Eso era lamentable para Lucy, su mejor amigo aún no conocía a su esposa.
Cuando Julia quedo embarazada Lucy se lo quería comunicar a Mathew porque quería que fuera el padrino de su hijo, pero nunca fue posible eso. Mathew no podía responder las llamadas nunca y su asistente siempre le decía a la castaña que el chico no podía atender. Cuando Dylan nació, Lucy no quiso llamar a Mathew para avisarle de que “era tío” se evitó las molestias de no ser atendida, pero cuando se encontraba en la sala de espera recibió un mensaje.


**********
De: Número desconocido.
¡Felicidades por tu retoño! ¡En hora buena, Lu! Felicidades para ti y para julia. Será un bebé precioso, ya lo veré. Perdón si no he podido responder tus llamadas, pero créeme que sigo vivo de milagro … espero verte pronto y llevarle un regalo al bebé. ¡Un abrazo y un enorme beso para las madres primerizas!
**********


Lucy sonrió al leer eso. Mathew aún no la olvidaba. Respondió el mensaje, pero jamás hubo otro más por parte de su mejor amigo.
Meses después llego un paquete a su casa. Eran un traje de sastre para bebes. Mathew lo había mandado para Dylan. Eso fue lo último que supo la castaña de su mejor amigo, ya que no lo busco más y perdió extremadamente el contacto con él… hasta ahora con esa llamada.



- ¿Mat? -pregunto
- ¡Bravo! Luciérnaga eres inteligente -comento el chico
-No me digas así –se escuchó decir a Lucy
- ¡Cierto! Olvidaba que lo odiabas. ¿Cómo estáis? Tanto tiempo sin saber de usted -dijo y Lucy rió.
-Te he dicho que también odio el que me llames de usted Mat…, Pero gracias al cielo, bien, no puedo quejarme. ¿Tú cómo has estado? Siglos sin saber de ti -comento Lucy un poco fría.
-Debes odiarme por ello. Siempre me he reprochado eso, el haber dejado a mi mejor amiga de lado, también haber dejado todo con tal de tener una carrera, pero por eso ahora estoy aquí, llamándote …quiero recuperar los tiempos perdidos. -expreso sincero, Lucy lo escuchaba en su voz.
-No te estoy reprochando nada Mat, simplemente me sorprende tu llamado.
-Me he de imaginar, pero sólo llamaba para decirte que estoy en Londres y quiero verte, me quedare por un buen tiempo, ¿Salimos? -hizo la pregunta y Lucy sonrió.
-Claro que acepto una salida contigo, necesitamos vernos y contarnos muchas cosas ¿Te apetece vernos hoy? - La castaña dijo aquello y Mat se sorprendió.
- ¿Hoy? -Pregunto dudando.
-Si hoy, ¿Por qué te sorprende?
-Bueno es Domingo, creí que estarías ocupada con Julia y con tu bebé -dijo y Lucy le respondió de inmediato.
-Oh bueno, lo que pasa es que ellos no están en el país, cuando te vea te cuento, así que … te veo hoy, en la plaza central, en el área de comida hay un café, ahí te veo Mat… - el chico dijo un “si” Lucy colgó.



Por lo menos ya tenía con quien pasar ese Domingo y que mejor que con su mejor amigo, no lo veía desde 6 años atrás y realmente que tendría de que platicar con él. Sería un buen Domingo.





************************
California apenas comenzaba a ser alumbrada por los pequeños rayos de sol que se asomaban en el cielo azul. La pelirroja apenas se había despertado para ir en busca de un baño cuando unas manos la tomaron de los hombros.

-Lena …-la miro Armando - ¿Madrugaste? -le pregunto
-Sólo vine en busca de un baño -dijo apenas la pelirroja.
-Ven yo te llevo -la guio hasta el baño.
-Gracias -expreso con una sonrisa la pelirroja.
-Anda, ve. Yo espero aquí afuera, necesito hablar contigo -expreso el chico, Lena lo miro con duda y sólo asintió para después entrar al sanitario.

El chico estaba esperando a su amiga en cuanto vio a una chica pelinegra a lo lejos, llevaba un vaso para bebes en su interior seguro que tenía leche.

-Vaya sí que es guapa la mujer de …. -pensó un momento. Armando siempre olvidaba los nombres—¡De Lucy! -expreso recordando el nombre de aquella castaña.

En cuanto vio que Julia entro a uno de los cuartos volteo su mirar y se encontró con Lena.

- ¿De qué hablaremos? -le pregunto la chica con angustia.
-Aquí no-la tomo de la mano y la alejó de aquel pasillo. -Aquí será mejor -expreso mientras se sentaba sobre el césped de aquel lugar, Lena siguió el acto y lo miro.
- ¿De qué hablaremos? -volvió a hacer la pregunta.
-Muy bien-suspiro el chico – ¿Me podrías decir que es lo que pasa contigo? -Dijo mientras la veía. La pelirroja no entendía hacia donde iba la pregunta que le acababa de hacer su amigo.
- ¿A qué te refieres? -Expreso y el chico puso los ojos en blanco.
- ¿Enserio no lo sabes? -Hizo otra pregunta - ¡No te hagas Lena! Te conozco desde hace muchos años, sé tus comportamientos, tanto físicos y tanto emocionales. Sólo lo diré una vez, a mí no me haces menso, te gusta la esposa de Lucy -soltó todo el chico y aquella pelirroja se puso de color carmín, su amigo la había descubierto ¡eso debería de ser una broma! – Bueno en verdad espero que sólo sea un gusto, porque yo recuerdo que estabas perdidamente enamorada de una rubia que ayer dejaste súper enojada.
- ¿Kasia está enojada? – sólo alcanzo a especular esa pregunta
- ¡No! ¡cómo crees! -expreso sarcástico -quiere matarte -dijo el chico mirándola a los ojos -supongo que no te hablara en un buen tiempo. No será fácil creer que en verdad estás enamorada de ella, no después de lo de ayer.
-Me podrías decir ¿Qué es lo que hice ayer para que se enojara? -levanto una ceja
-Realmente estas perdida, no me exaltare -suspiro- sólo sé que Kasia quiere matarte por tus comportamientos. Llegaste ayer a la habitación, dijiste que estabas cansada y después te metiste al baño, unos minutos después salí en busca de agua fresca y bueno en cuanto volví, mire a Kasia y tenía una cara de pocos amigos, estaba seguro que quería matarte y como no si te habías dormido en la cama que sería para mí, la otra cama la compartirías con Kasia, ella quería realmente compartirla contigo -expreso el chico y Lena capto todo. -Lena -la tomo de las manos -ella realmente quiere darte una oportunidad, lo platicamos ayer antes de que llegaras, no le digas nada si no también me matara a mi -rió y Lena lo acompaño -ella quiere darte la oportunidad, yo lo sé, no tires todo por la borda y menos por un gusto, un gusto que no traerá nada bueno, la chica pelinegra -paro Armando y la miro. Lena apenas vio el gesto de su amigo y menciono “Julia, se llama Julia” el chico asintió y luego prosiguió- Julia es casada y tú eres soltera, pero con una gran oportunidad enfrente de ti, la chica de la cual te enamoraste hace años quizás deje al cretino de su novio y solo por ti, no lo desaproveches, pelirroja – le beso la frente – no lo hagas. Lena agacho su mirada y después miro a su amigo a los ojos.
- Tienes razón, mucha. Debo de hablar con Kasia -Armando sonrió y asintió- Gracias -dijo y salió corriendo hacía el cuarto donde se encontraba su rubia.
-Bueno yo iré en busca de Leche, ¡Suerte! -le grito a su amiga.



Lena al llegar entro de manera lenta y pacífica. Contemplo a Kasia dormir y volvió a escuchar las palabras de su amigo en su cabeza, pero en el momento en que lo hacía un mirar azul se asomaba en sus pensamientos -sacudió su cabeza y se aproximó hasta la cama. Beso la frente de Kasia y esta se movió un poco.
-Perdón -dijo en un susurro y beso aquellos labios que algunas horas atrás había probado. Kasia respondió al acto, sabía que era Lena, ¡su Lena! El beso transcurrió hasta que necesitaron aire.
-No tengo nada que perdonarte, ya no, con tremendo beso queda todo pagado -expreso la rubia de lo más feliz.
-Claro que tienes que perdonarme muchas cosas, créeme -dijo Lena y se lanzó a los labios de Kasia nuevamente- Perdón en verdad, juro que no me fije lo que hice ayer, perdóname pequeña -La rubia al escuchar aquello, beso de sorpresa a Lena, el “pequeña” había provocado tantas mariposas en su panza que no podía explicar lo que sentía.
-Siempre te perdonare, bueno siempre y cuando me beses así- Lena asintió -Regresando a Londres termino con Joshua -soltó de golpe y Lena abrió los ojos.
- ¿Hablas enserio? -le pregunto entusiasmada
-Más que enserio -Lena la abrazo – Bueno claro que siempre y cuando no veas a más chicas, no más chicas en tu vida, Elena – La pelirroja al escuchar eso se echó a reír, sabía que Kasia lo decía por Julia, al recordar a la morena le provoco algo, pero ese algo no fue más de lo que le había provocado lo que Kasia le había dicho, estaba más que feliz.
-Prometo no ver a otra chica, sólo a ti. Lo prometo -alzo la mano
-Gracias Lena, gracias por hacerme creer en que en verdad pueda existir alguien que me ame y me sepa valorar- Lena la abrazo.
-Vales oro, pequeña. -la tomo de la mano- Ven vamos con Dylan seguro que te adorara como yo lo hago -salieron de la habitación y llegaron hasta la del pequeño.


Julia no estaba en la habitación, su madre la había mandado en busca de queso para que desayunaran un rico queso fundido. Larissa estaba con Dylan en la habitación y al ver a las chicas juntas solo le guiño el ojo a Kasia, después las dejo con el pequeño y ella fue en busca de su esposo para que le ayudara en unas cosas. Dylan adoro a Kasia, estaba alegre de estar con aquella pelirroja y con aquella rubia.





******************************

La castaña estaba más que impaciente y su amigo no se aparecía por ningún lado. Mat sabía que odiaba la impuntualidad, ¡Lo voy a matar si no llega en 3! Expresaba cansada cuando de repente sintió unas manos enormes sobre sus ojos.
- ¡TE MATARE!
-No, no lo harás -dijo aquella voz masculina que conocía tan bien.
-Claro que lo haré, eres un impuntual -expreso cansada.
-Bueno tengo un gran argumento para explicar por qué no llegue temprano -dijo el chico, aún tenía sus manos sobre los ojos de Lucy.
-Muy bien, quiero escuchar -se cruzó de brazos. Mat suspiro.
-Me perdí -dijo entre risas.
- ¿Hablas enserio? -pregunto dudando
-Sí -expreso apenado
-Existe el GPS -dijo en burla
-Lo sé, pero no sé usarlo -dijo con más pena.
-Me estás jugando ¿Verdad? -dijo entre enojada y entre burlona.
-No, no lo hago -se rió-realmente no sé usarlo -quito las manos de los ojos de Lucy y sus miradas por fin se encontraron. Lucy abrazo a su amigo por inercia y este se sorprendió.
- ¡Eres un tonto realmente! No imaginas cuanto te extrañe -expreso sincera -Te quiero tanto Mat- el chico hizo media sonrisa y asintió.
-Yo también te extrañe Lu, muchísimo -Lucy volvió a abrazarlo y después lo invito a sentarse.

Ordenaron algo para comer y comenzaron con una charla, una charla que seguramente sería muy, muy larga.




*********************
-Llegue mamá -expresaba aquella pelinegra que entraba por la puerta de la cocina-aquí está tu queso -Le entrego el paquete.
-Gracias. Dylan esta con Lena -Julia al escuchar ese nombre sintió algo
-Oh, gracias mamá. Iré en busca del pequeño -dijo y estaba saliendo de la cocina cuando escucho a su madre.
-Dile a las chicas que vengan a desayunar -Julia asintió.


Iba en su caminata hacía la habitación cuando recordó “chicas” ¿mi madre dijo chicas? Quizás vio doble a Lena jajaja. Estaba tarareando una canción cuando llego a la habitación y al abrir la puerta se encontró con una escena no muy agradable. Dylan estaba sobre Lena, haciéndole cosquillas, pero a Dylan también le hacía cosquillas alguien y ese alguien era una chica rubia.
- ¡Mami! -dijo el niño al mirarla. La pelirroja volteo hasta la puerta y ahí estaba Julia, Kasia miro a Lena.
- ¡Buenos días campeón! -lo tomo en sus brazos, beso su mejilla.
-Lena y Kas Jugar -dijo el pequeño. Julia miro a Lena
- ¡Buenos días, Elena! -la miro más - ¡Buenos días señorita…? -miro a la rubia.
-Kasia Boreck, un gusto -extendió su mano- Mejor amiga de Armando y novia de Lena.

¿Qué? Enserio Kasia había dicho eso ¡Tremenda locura! Julia estaba en un trance mientras que Lena estaba que no se la creía.
-Un gusto señorita Boreck. Soy Julia Volkova de Scherer -expreso y Kasia tuvo una punzada en su estómago a escuchar el apellido- Esposa de Lucy y madre de Dylan.
-El gusto es mío- sonrió la rubia. Julia la miro de arriba abajo, la chica era atractiva ¡claro que lo era!

Julia le dio la última sonrisa. Aun dentro de ella se preguntaba ¿Por qué Lena no le había dicho sobre la relación que tenía con aquella rubia? Bueno, sabía que apenas tenían horas de conocerse, pero eso no era impedimento para que le dijera sobre su relación. Ahora todo estaba claro, las insinuaciones de aquella pelirroja sólo eran producto de su imaginación, quizás sólo era amabilidad y ella lo había confundido con coqueteo, que gran tonta era para confundir las cosas así.

-Bueno campeón es hora de ir a desayunar ---expreso Julia al referirse a su pequeño hijo- Me llevo a Dylan, señoritas -dijo refiriéndose ahora a las dos chicas – por cierto, mi madre dijo que el desayuno está listo. -Dijo mientras salía de la habitación.




***********************
-Ha sido una buena tarde -comentaba Lucy, su amigo le sonrió- ¡Me la pase de maravilla!
-Yo también Lu, me la pase mega genial, hacía tanto que no disfrutaba una tarde, puedo jurarlo -expreso mientras bebía una soda que tenía en la mano.
-Yo también puedo jurarlo, Mat -comenzó a dar vueltas por el lugar, Mat reía, Lucy tenía esa alma infantil que él amaba.
- ¡Cuidado! -Grito el chico. Lucy había caído sobre un carrito que traía cajas de peluches, estaba sobre todos aquellos peludos peluches. Mat corrió hasta ella y en un desequilibrio cayó sobre aquella castaña. Hacía años que no estaba tan cerca de Lucy, realmente él creía que el ciclo con ella se había cerrado, pero el estar tan cerca se percató de que era todo lo contrario. Intento moverse no quería estar en esa situación, pero para su mala suerte un peluche de elefante de había enredado en su pierna, no quería mirar a Lucy, no a sus ojos, no como antes … pero lo hizo, la miro y volvió a embobarse con aquel mirar azul, la castaña le sonrió.
-Perdón -se echó a reír -eso me gano por jugar como niña pequeña. Mat no mencionaba nada, sólo la miraba. - ¿Mat podrías levantarte? -El chico salió del trance y trato de levantarse, lo hizo con todas las fuerzas que pudo.
-Perdón, me quede perdido -expreso sincero. La castaña lo miro confundida.
-No te preocupes -Dijo Lucy.
-Bueno Lu, es hora de irme -dijo el chico y la castaña se sorprendió.
- ¿hablas enserio? -le pregunto
-Si Lu, debo de irme. Espero verte otro día -contesto no muy convencido – Me gusto verte -trato de despedirse lo más rápido que pudo, ya no quería estar ahí.
-Me sorprende realmente que te vayas así de rápido, pero como quieras. Me encanto verte -lo abrazo y el chico se puso tenso -Te quiero tanto, Mat. Deseo volver a verte pronto –volvió a abrazarlo.

Mat solo le dijo un ligero “yo también” y beso su mejilla, quería salir de ahí, sabía que había sido una equivocación total el regresar a la vida de Lucy. El creía que el ciclo con la castaña se había cerrado, pero esa tarde había descubierto que no era así. Los ciclos de amor que logran cerrarse de verdad son aquellos que no pegaron tan fuerte ya que, los que pegaron realmente al corazón, aunque digas que están completamente cerrados algo de ti vuelve a abrirlos en cuantos ves a la otra persona o en cuanto alguien te la recuerda, sabía que no podía volver a desaparecerse de la vida de su mejor amiga sólo porque aún no la superaba, debía de ser una persona madura y afrontar las cosas.





*******************************


California…

-Alguien sabe ¿Dónde está Julia? -Preguntaba Larissa a todos los que se encontraban en la mesa. Los únicos que no la conocían bien eran los padres de Armando, pero sabían que así se llamaba la hija de los Volkov entonces sabían a quien se refería Larissa.
-Debe de andar por ahí, ya sabes como ama la ranchería, capitana -decía Daniel
-Bueno que se distraiga un poco, Dylan duerme en tus brazos mujer …además … mañana volvemos a Londres, ya todo está bien por aquí y los señores deben de descansar en su hogar -expresaba Oleg- Recibirá su paga de siempre -vio al señor Stone – pero debe de descansar en su hogar.
- Gracias Señor Volkov- expreso Armando -Gracias por todo
-No es nada joven Stone, sus padres son mis trabajadores y para mí mis trabajadores son como parte de mi familia -comento el hombre rubio.
-O sea que esto sólo fue un viaje exprés? -Dijo Daniel – Esto termino más rápido que mi última relación -todos comenzaron a reír.

Tiempo después el desayuno transcurrió tranquilo. Todos saldrían a Londres el siguiente día y bueno sólo estarían ahí unas horas más.

Armando salió en busca de aire fresco y a lo lejos pudo notar una figura cerca de las parcelas de uva, la figura estaba recargada sobre un árbol que estaba a la orilla de las parcelas, pudo notar que se trataba de la hija de los Volkov, aquella chica le recordaba tanto a alguien, pero aún no podía descifrar a quien. Se adentró nuevamente a la casa y en el pasillo se encontró con Kasia.
- ¿Y Lena? -le pregunto a la rubia.
- Quería conocer el lugar, yo cuidare de Dylan mientras duerme. -exclamo




***********************



- ¿Puedo? – Pregunto aquella pelirroja. Julia la miro y asintió.

Las dos miraban aquel hermoso paisaje, la parcela estaba dando el fruto y realmente todo se veía ¡espectacular! A lo lejos se encontraban más cultivos y mucho más lejos podían verse granjas de personas que quizás eran vecinos de la pelinegra.
-seguro amabas este lugar de pequeña -comentaba Lena. Julia al escuchar su voz volteó y la miro.
-Sí, siempre he amado aquí al igual que Rusia. Amo venir en estas épocas y en las épocas pre navideñas. Es hermoso y especial. -Lena le sonrió
-Es muy bonito en verdad -comento la pelirroja
- ¡Precioso! --dijo con una sonrisa -Oye Lena en verdad ¿Kasia es tu novia? -le pregunto de golpe y Lena se quedó helada- No es que sea chismosa, solamente que me sorprendió el hecho de que no me contaras en el avión-la miro.
-Bueno, pues veras …. -estaba nerviosa aquella pelirroja-es que Kasia y yo apenas tiene poco que iniciamos la relación y pues aún no sabían muchas personas y pues …-Julia la interrumpió.
-No necesito tanta explicación, es suficiente con eso -le dio una media sonrisa – Eres linda -Lena se puso roja-ella también, hacen bonita pareja -expreso sincera.
-Gracias -alcanzo a decir.
-no es nada -comento y se paró. Fue un gusto enorme Elena-le dio la mano.
- ¿Por qué te despides? – pregunto
-Yo no me quedo hasta mañana, mi padre me ha comentado al despertarme que ustedes sí. Yo parto hoy hacía Londres, todo está bien por aquí, debo volver a casa. Mi boleto está programado para dentro de cuatro horas, por eso quise venir aquí, después me será imposible regresar a California y más por el trabajo de Lucy.
-No creía que ibas a partir hoy
-No tengo nada que hacer aquí. Sólo viaje por si mi padre necesitaba algo, pero veo que no necesita nada. -le sonrió -En verdad fue un gusto conocerte.
-También fue un gusto para mí- Julia asintió -Ojalá pueda visitar a Dylan después y no sé quizás podríamos ser amigas ¿Qué dices? -le pregunto
-Me encantaría, Lena. -Beso la mejilla blanca de Lena -Hasta pronto -se fue de ahí.



-Auch, lo siento-choco con alguien
-No te preocupes -comento la voz masculina
Armando miro a aquella pelinegra, la visualizo bien. La conocía de antes, él lo sabía. Ese mirar azul no se encontraba en ningún otro lado. La miro irse tan rápido que no dejo ni que se presentara. El chico siguió su camino, aunque con dudas a flote, pero siguió buscando a Lena.

-Aquí estas! – Dijo al encontrarla - ¿Estas bien? -le pregunto
-Sí, ¿Dónde está Kasia?
-En la habitación de Dylan ¿Por qué?
-iré a buscarla -emprendió camino
-¿ok? -se quedó con la palabra en la Boca

La pelirroja iba en busca de Kasia y de Dylan, quería despedirse del pequeño y quizás … una vez más de Julia …
Al llegar a la habitación la encontró vacía así que fue hasta la habitación donde había dormido la noche anterior.
-Lena… -expreso la rubia.
- ¿Y Dylan? -Dijo al instante
-Se lo ha llevado su mamá ¿pasa algo? -pregunto Kasia asustada.
-No, nada. Sólo no me despedí de él. Julia partiría hoy.
-Oh… Un día iremos a visitarlo cariño, si quieres el martes después de la Uni te acompañamos Armando y yo ….-Expreso Kasia y beso a su novia.
-Gracias cariño. Quiero mucho a ese pequeño -dijo sincera- en tan poco tiempo ..
-Es un lindo bebé, estoy segura de que Lucy y Julia nos dejaran verlo de vez en cuando ya que tú y él se llevan muy bien -sonrió y abrazo a Lena.




****************************
Algunas horas después.

-Amor!!!!!!! -contestaba la castaña feliz. - ¿Ya vienen en el vuelo?
-Sí, como te dije salió hace 1 hora
-Llegaran por la noche, iré a buscarlos al aeropuerto, sólo llámame en cuanto estén a punto de aterrizar ¿sí?
-Claro cariño
-Te escuchas rara amor ¿todo va bien? -pregunto Lucy
-Sí, sólo cansada. El viaje fue rápido, ya sabes.
-Me imagino, tú y Dylan deben de venir rendidos, pero agradezco que lo de los asaltantes de la ranchería no pasara a mayores, así ya podré tener a mis dos tesoros en casa.
-Te amo mucho Lucy, no lo dudes
-Jamás lo haría. En cuanto llegues una bañera grande con agua de burbujas te espera -expreso sexy
-Ummmm eso suena genial -expreso también seximente
-Te amo Julia, esta noche sabrás lo mucho que te extrañe estas horas que estuviste fuera de casa ajajaja
-Oye eso me gusta! Saldré más a menudo
- ¡Ni se te ocurra! -amenazo. -Márcame en cuanto vayan a aterrizar, debo de preparar todo para esta noche.
-Muy bien guapura, en la noche nos vemos -expreso y luego colgó
*******************************************


Al siguiente día.

-¡Es hora de partir! -expresaba mientras aventaba un vaso con agua a las caras de las dos chicas que estaban sobre aquella cama.
- ¡Dios! ¡Me ahogo! -Grito Lena y después cayó de la cama.
Kasia que también se había despertado comenzó a reír al ver a su novia en el suelo Armando acompañaba la risa hasta que la pelirroja vio enojada a Kasia y esta solo miro a Armando aún más enojada.
-Eso no se hace Armando -lo regaño -Y menos si se trata de mi novia
-OH…BAHH! Sólo fue una broma. Lena me ha hecho cosas peores, créeme.
-Bueno eso no puedo negarlo -comento la pelirroja riendo. -aún recuerdo cuando fuimos al balneario en segundo semestre y saque de tu mochila tu traje de baño y tu toalla antes de que entraras a los vestidores, después entre por el pantalón que traías puesto y no tuviste más opción que salir desnudo ¡Fue el día más feliz de mi vida!
- Cállate! Hasta recordarlo me da pena
-Fue tan genial! ¡Admítelo!
-Bueno si, eres espectacular con las bromas
-Lo sé, lo sé. -se comenzó a hacer una coleta – es hora de irnos

Los tres chicos arreglaron algunas cosas personales que habían llevado al viaje exprés que habían tenido, después salieron de la habitación y se reunieron con: Los señores Volkov, su hijo y los padres de Armando. Estando todos listos partieron al aeropuerto.

El vuelo que habían solicitado saldría una hora y media después, así que fueron a comer algo antes de abordar.
Durante todo el vuelo durmieron ya que el viaje sería un poco largo. Antes de llegar a Londres la señora Volkov les dijo a todos que deberían de reunirse después, que todos se habían llevado bien y que realmente eso le había agradado, todos aceptaron y quedaron de que serían amigos, y bueno socios quizás ya que, los padres de Armando sabían de vinos y pues a Oleg le intereso una idea que el señor Stone le había comentado, aunque la idea no era del todo de él ya que, quien la había tenido era su gran amigo Sergey quien era padre de Lena, Oleg le dijo a la pelirroja y a el señor Stone que quería conocer a Sergey así que programaron verse después.
En cuanto el avión aterrizó todos se fueron para su casa.
Armando en cuanto llego a su casa fue hasta la habitación de sus padres y la puso cómoda para ellos. Tomo sus cosas y subió hasta su habitación, entro y fue directamente hasta la puerta de su armario, subió a un banquillo y tomo la caja que estaba hasta la punta de su armario, la bajo y fue hasta su cama, abrió la caja y saco un álbum, busco entre página y página hasta que dio con lo que quería.
- ¡Sabia que te conocía de algún lado! ¡Sabía que eras tú! -expreso mientras miraba aquel retrato.



Continuara
#CEDUL




avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por Hollsteinvanman el Lun Nov 21, 2016 7:00 am

Que buen capítulo largo, me encantó. Lena ya esta muy metida con Yulia en definitiva a Kasia solo la usará como clavo que saca a otro clavo. Yulia tiene miedo de perder a su flia después del sueño, así que será difícil que le de siquierala hora a Lena. Y de Lucy jamás imagine que su amigo estaría enamorado de ella, pero quien lo culpa? Lucy es bellísima y curalquier cae redondo a sua pies, yo por ejemplo aunque ahora también tengo a Nat Vanlis Wink  Ahora lo que me llama la atención es lo que habrá descubierto armando, que será? Me dejo re intrigada. Espero ansiosa el capítulo. Saludos y no tardes Smile Very Happy
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 482
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por cedul_volkov el Vie Dic 09, 2016 3:36 pm

Sara mi fiel lectora. Amo que siempre te hagas presente con un comentario, me anima a seguir. Espero que te guste, trate de hacerlo largo, muy largo por las enormes ausencias que tengo. Saludos y espero que disfrutes del capitulo :3



Capítulo 11.


Armando estaba viendo aún aquel retrato, en parte le alegraba el saber que no estaba equivocado con sus sospechas, pero por otra parte estaba totalmente confundido. ¿Será que debía de decirle a Lena quien era Julia?, ¿Eso sería buena idea? No lo sabía, estaba entre si contarle o no.
Pasaron algunos minutos.
Se acostó en la cama y suspiro, ya tenía la solución. Mañana le contaría a la pelirroja, eso era lo mejor, tenía que hacerlo.

*************************************




Al siguiente día en la Mansión Scherer Volkov.

-Te extrañe muchísimo sabes… -expresaba Lucy
-Yo también a ti, cariño-comenzó a besarla -Demasiado, las pequeñas horas sin ti son horribles—beso el hombro desnudo de Lucy.
-Dímelo a mí, casi me moría -comenzó a reír. – Por cierto, a que no adivinas quien apareció.
-Julia hizo cara de no entender - ¿Quién? -le pregunto
-Mathew -expreso con una sonrisa
- ¿Tu mejor amigo? -abrió grande los ojos
-El mismo. Ayer por la mañana recibí una llamada y era él. Me pidió disculpas por desaparecer tanto tiempo, al final me dijo que, si podíamos vernos ya que estaba en Londres. Gustosa acepte y bueno, nos vimos y me la pase genial. Extrañaba mucho a Mat, enserio que sí.
-Me alegro mucho que se volvieran a ver, se nota cuanto lo extrañabas, tu mirada se ilumino cuando hablaste de él. Quiero conocerlo pronto Lucy -le beso la frente
-Si está aún en Londres, le pediré que salgamos a cenar un día ¿De acuerdo?
-Me parece perfecto. Ahora debemos ir a desayunar-Lucy asintió.


Las dos chicas se levantaron, estaban desnudas así que se pusieron el juego de batas que tenían. Juntas fueron hasta el cuarto de Dylan, lo despertaron cuidadosamente. Dylan abrió los ojos y sonrió al ver a sus dos madres. La castaña lo tomo en brazos y así bajaron a desayunar. Ese día Lucy entraba un poco tarde al hospital así que tenía hasta las 9:30 para partir de su casa.
*****************************



- ¿Kas podrías abrir la puerta? -se escuchó una voz al otro lado de la puerta.

La rubia se levantó y fue a abrir.
-Buenos días señorita -dijo la misma voz- me podrías decir ¿Qué significa el no llegar a dormir un día y al siguiente llegar como si nada sin dar explicación alguna? -Mira Kasia, sé que ya eres lo suficiente mayor para hacerte responsable e incluso puedes creer que yo no soy nadie para decirte a qué horas debes llegar, pero creo que debe de haber un respeto en la casa, sobre todo un respeto de avisar, créeme que estuve preocupada -expreso la mujer un poco enojada con la rubia.
-Tía sé que hice mal con no avisar, fue de improviso todo. No volverá a pasar lo prometo- alzó la mano.
Su tía la abrazo y agradeció que estuviera bien. Ella y su esposo estaban preocupados por esa rubia, se había desaparecido de la nada, hasta que, los padres de Lena les dijeron que tuvieron que viajar de improviso .. Pero aun así estaban molestos con ella, se había ido sin avisar y eso no era muy bueno que digamos.
Kasia le conto a su tía todo lo que había pasado y esta al final comprendió. Volvieron a abrazarse y luego bajaron a desayunar. La rubia debía de ir a la universidad después de todo y tendría que terminar con Joshua lo más pronto posible.

****************************************



-No dejo de pensarte ¡Joder! -expresaba la pelirroja que veía a través de su ventana -Esos malditos ojos azules no los saco de mi cabeza ¡me volveré loca! -volvió a gritar.

Su hermano que pasaba por el pasillo escucho su grito y entro a su habitación.
- ¿Pasa algo? -le pregunto a su hermana.
-Lena se sobresaltó -Sergey me has asustado -su hermano se rio y se disculpó.
-No fue mi intención, ¿Todo bien, Lena?
-Sí, no te preocupes. Sólo que olvide hacer un trabajo que era para calificaciones finales -mintió
- ¿Segura? ¿Sólo es eso? -no le creyó, pero Lena no le iba a soltar todo lo que estaba pasando por su cabeza tan fácilmente ¡no señor! Eso sólo se lo quedaba ella.
-Sí Sergey, todo bien- su hermano intento creerle y sólo sonrió.
-Muy bien, solo explícale a tu profesor lo que paso, él comprenderá y si necesitas algo más no dudes en acudir a mi ¿vale? -Le guiño el ojo.
-Espero que lo comprenda -expreso según refiriéndose al profesor -y tengo claro que cuento contigo para todo. Gracias por todo monstro -lo abrazo.
-Por nada bruja -comenzó a reír- Te amo hermana. Debo irme, voy tarde. Hoy es la feria de ciencias y entro más temprano. Deberías de bajar a desayunar seguro mis padres te esperan -Lena asintió y le deseo suerte a su hermano.
***********************************



La familia Scherer Volkov estaba desayunando alegremente. Ruby entra al comedor y se disculpa por interrumpir, pero debía de entregarle la correspondencia a las señoras.
-Gracias, puedes retirarte -Ruby hizo caso y se alejó. Lucy tomo un sorbo de su café y comenzó a hojear la correspondencia. -Esto creo que es para ti -le entrego el sobre a Julia, esta se sorprendió hacía mucho que no recibía correspondencia, casi lo habitual que llegaba eran recibos y demás cosas.
-Veamos que es -Julia tomo el sobre con sus manos y comenzó a abrirlo. Lucy la miraba atenta mientras le limpiaba a Dylan la boca, se había embarrado toda la papilla de cereales.




Querida Julia Volkova:
Se le hace la cordial invitación a la olimpiada “Voces leyenda en conquista de nuevas”. Esta se llevará a cabo en la Universidad de Música profesional. Consistirá en que usted como alumno (a) de las generaciones pasadas debe de apoyar a uno de los estudiantes que este por concluir la carrera-. Deberá darle consejos de canto y muchas más cosas ya que, el concurso se llevará a cabo en un mes de transcurso. Cada semana consistirá de diferentes categorías: la primer semana se hará la reunión de bienvenida, ahí usted como asesor conocerá a la persona que apoyara en el concurso y en el trascurso de la semana podrán ver como seguirán con las demás categorías, al finalizar la primer semana (Domingo) se hará la presentación de las parejas que concursaran; en la segunda semana prepararan un Baile que se deberá de presentar con más de 4 participantes; en la tercera semana se presentara un baile, pero ahora será entre usted como asesor y el estudiante al que apoyara; en la cuarta semana se llevara a cabo la final en donde se deberá presentar una canción entre el asesor y el participante. En cada sesión del concurso se irán sumando puntos a los participantes, al final estos puntos serán importantes ya que al contarlos y sumarlos con los que tengan en esa última presentación se hará el nombramiento del alumno ganador y se le entregara un premio de un millón de euros para que pueda basar el futuro de su carrera. Todo esto se llevará a cabo a partir del próximo lunes en el cual se llevara a cabo la presentación de asesores y alumnos.
Esperamos contar con su apoyo, la escuela estaría agradecida.

-Firma el director -expresaba Julia en voz alta.
-Cariño eso suena interesante. ¿Verdad que si Dylan? -el bebé asintió mientras comía de su papilla.
-No creo que pueda -suspiro la pelinegra
- ¿Por qué no? -la miro su esposa – Eres una gran artista, tanto en canto como en baile. Enserio que le ayudarías mucho a esa persona que le toque ser tu pareja.
- ¿Lo crees? Yo pienso que no soy muy buena en el baile
-Lo eres, créeme -beso su frente y después la de Dylan -él también piensa que eres buena -el pequeño le sonrió a su madre morena.
-Me lo pensaré, tengo una semana -siguió comiendo.
*************************




Armando estaba con la fotografía en sus manos. Daba vuelta tras vuelta en todo el campus. Ayer había decidido que tenía que contarle a Lena lo de aquella foto, pero por otro lado no quería hacerlo. Estaba tan distraído que no se percató de que Kasia lo estaba mirando.
- ¿Qué te pasa? -Armando alzó su mirada y se puso nervioso.
- ¡Oh, nada kas! ¡qué va! Todo está bien -trato de sonar lo más sereno del mundo
-Voy a hacer que te creo -la rubia alzo la ceja - ¿Has visto a Joshua? -Armando negó
-Quizás debe de estar en el gimnasio, ya sabes que siempre viene temprano por eso.
-Si lo sé, es un bobo traumado con el ejercicio. Debo de terminarlo.
- ¿Enserio? -expreso incrédulo
-Sí, se lo prometí a Lena. Debo hacerlo. Te veo más tarde Armando -beso su mejilla.



Armando veía decidida a Kasia, sabía que lo haría. Sonrió por dentro y metió la foto en su pantalón. Tenía que hablar con alguien antes de hacerlo con Lena.
Fue en busca de su salón y después entro en él. Al entrar noto a lo lejos a Lena, fue hasta ella y la saludo. Lena le pregunto sobre Kasia y Armando le dijo lo que había ido a hacer, Lena se preocupó por un momento, Joshua no era un pan de Dios después de todo, pero Armando le impidió ir en busca de la rubia, sabía que Kasia tenía que hacerlo sola. La pelirroja no estaba muy convencida de dejarla sola, pero sabía que Armando haría lo posible por no dejarla salir.


Aquella rubia estaba caminando desesperada por encontrar a Joshua. Ya lo había buscado en el gimnasio, pero no se encontraba ahí. Busco en más lugares del campus y ni rastros de aquel chico que aún era su novio. Buscaría en las jardineras era su última opción, si no lo encontraba volvería a su salón, no quería perderse la clase completa.
Caminaba a paso lento cuando comenzó a escuchar unos sollozos, al principio se asustó hasta que los escuchaba más cerca. Miro por todos lados, pero nada. Alzó su mirada y ahí estaba Joshua, siempre que se sentía mal o algo aquel chico se trepaba a los árboles, era su costumbre desde pequeño.
-Josh -Expreso y el chico miro a Kasia - ¿Qué haces ahí? -le pregunto
- ¡Kasia! -grito y de un salto bajo del árbol. La rubia se asustó al verlo bajar así.
- ¡Joder Joshua! ¡No vuelvas a hacer eso! -lo regaño. El chico le sonrió y la abrazo.
-Si lo sé quizás me hubiera roto un hueso – Kasia asintió
- ¡Estás loco! -El chico la abrazo más
-Kasia quiero hablar contigo -dijo al separarse de ella
-Yo también quiero hacerlo -dijo la rubia
-Bien, vamos a hablar entonces -se sentó en el pasto.
-Muy bien ¿De qué quieres hablar? -expreso amable. Dejaría que Joshua hablara primero ya que después de terminarlo seguro que no le iba a contar nada.
-Bueno … - le tomo la mano – Kasia… este fin de semana fue muy largo para mi … sabes no creía que me ibas a hacer tanta falta en el … sé que me comporte como un imbécil el viernes, pero créeme que quiero remediarlo. Ya no pienso tratarte así Kasia, tuve una cierta platica con alguien que me hizo caer en razón, tengo un gran tesoro al tenerte como novia y no quiero echar todo a perder, eres lo mejor que me pudo haber pasado en esta miserable vida. No te quiero perder Kasia. Ayer lunes que faltaste creí que ya no volverías por mi culpa y me quería morir … Muchas veces te negué el hecho de que fueras a mi casa, jamás has conocido a mis padres porque yo siempre te decía que ellos no querían conocerte porque eras una muerta de hambre, tantas cosas que me soportaste, tanto…. Mis padres jamás supieron de ti … jamás .. e incluso en la familia creen que soy gay porque no tengo novia, no estarían en contra de conocer a mi novio que me han inventado-se rió y Kasia también lo hizo- Quiero remediar todo princesa, todo. Mis padres ya saben de ti .. y están desilusionados de mí por cómo te trataba, ellos jamás pensaron ni pensaran lo que yo te decía que creían de ti, ellos no son así … no lo son, yo mismo puse esa barrera entre mi familia y tú ¿Por qué? Porque era un maldito egocéntrico y narcisista que sólo pensaba en mí, No quería que mi familia me viera enamorado ¿Por qué? Porque yo debía de ser fuerte, de fuerte carácter como mi abuelo, no quería ser como mi padre, él siempre fue la burla de la familia porque se había enamorado de alguien que no pertenecía a las familias de alta sociedad, de mi madre. Yo no quería pasar lo mismo, no quería que me vieran como el niño tonto enamorado, quería ser como mis primos … un asco de persona. La charla que tuve con mi padre después de tratarte así, me sirvió de mucho, me hizo recapacitar -comenzó a derramar unas cuantas lagrimas -Kasia enserio, perdón -le beso la frente -perdóname por todo, princesa -Kasia estaba en shock y no sabe porque se le salió el “sí, te perdono” Todos merecían segundas oportunidades, pero ¿Joshua también? —Gracias princesa. -La beso y Kasia respondió-Mis padres quieren conocerte … hoy en la noche habrá una cena en tu honor-expreso con ojos llorosos- te presentare como mi novia -Kasia abrió los ojos ¿Por qué justamente hoy tenía que decirle todo eso Joshua?
- ¿Qué dices? -le pregunto y le dio un suave beso en los labios. ¿Kasia asintió por inercia o realmente quería hacerlo?
**************************************



Lucy había partido a trabajar y Julia junto con Dylan habían salido al jardín. La morena jugaba con el pequeño, jugaban a las escondidillas.
Unos minutos después estaban tan cansados de tanto jugar que decidieron entrar a la casa por una merienda.

- ¿Limonada? – Pregunto Ruby al verlos entrar. Julia asintió y sentó a Dylan en su silla.
Ruby fue hasta el comedor y llevo los dos vasos de limonada. Julia lo tomo rápidamente mientras que Dylan fue más lento.
- ¿Ruby cuidarías de Dylan en lo que tomo un baño? – Expreso la morena y la señora asintió. -Gracias -expreso mientras salía rumbo a su recamara.

Ruby era nana de Julia desde que tenía días de nacida. Ahora también era la de Dylan. La madre de julia en cuanto se enteró que su hija estaba embarazada llevo a Ruby con ella para que cuidaran de Julia. Los días pasaron y en cuanto nació Dylan Julia le pidió a Ruby que se quedase con ella. Lucy y ella eran madres primerizas, seguro que no sabían nada de bebes. La señora aceptó en cuanto Larissa le dijo que si y desde entonces es que vive en casa de Lucy y de Julia.

-Nana -expresaba el pequeño
- ¿Qué pasa Dyli? -expresaba con cariño. “Dyli” siempre le decía así y a Dylan le encantaba.
- Ena, Ena -expresaba con una sonrisa.
- ¿Ena? -pregunto sin entender
-Shi, Ena ¿Onde ta? -La señora no entendía.
- ¿Dónde está quien, Dyli? -lo miro. El niño la miro pensativo
-Amiga de mami -expreso y Ruby medio entendió.
-Oh…una amiga de mami -el niño asintió con una carcajada -No sé dónde este, pequeño. En cuanto venga mami le preguntamos ¿vale? -el nene asintió.

Minutos después Julia bajaba por aquellas escaleras. Ruby tenía a Dylan en la sala, leía una revista mientras este jugaba con su baúl de juguetes.

- ¿Cómo se comportó el campeón? -preguntaba Julia. Dylan alzo su carita y le sonrió.
-De maravilla, como siempre -expresaba Ruby que dejo sobre una mesilla la revista que leía. -Seguiré en mi trabajo señora -expresaba Ruby, Julia asintió.

-Mami ¿onde ta Ena? -pregunto el bebé a su madre.
- ¿Lena? -expreso una Julia un tanto asombrada por la pregunta. Dylan había adorado a esa chica, estaba claro.
-A estado preguntando toda la mañana por ella -Dijo Ruby que pasaba por ahí. -Me dijo que es amiga suya eh -expreso en una sonrisa Ruby, Julia se puso nerviosa.
-Claro que es amiga mía y de Lucy, ¡nana!
-Yo no he dicho nada -la nana se carcajeo y se fue de ahí. Le encantaba bromear con Julia desde que era pequeña esta. Sabía que jamás engañaría esa morena a Lucy, por ello sólo jugaba.

La morena subió a Dylan junto de ella.
-Lena debe de estar en la escuela, campeón. -expreso mirándolo.
-El niño la miro pensativo -ver -fue lo único que dijo.
-Te llevare a visitarla un día de estos -dijo- “si supiera donde vive” -se dijo para sí misma. No quería desilusionar a su pequeño. Dylan se quedó tranquilo con lo que su madre le había dicho.
-Sabes que … te llevaré ahora mismo, sé dónde está su escuela, vamos -tomo a Dylan entre sus brazos y lo cargo hasta su auto.

Estaba loca, eso estaba claro. Dylan quería ver a Lena, ella no. Eso seguro ni Julia se la creía.




*******************************************

-Hora de comida -expresaba Lucy que salía de su consultorio.
- ¿Vamos a comer juntas? -preguntaba su colega.
Mónica…. era su mejor amiga y era la madrina de Dylan. Lucy y ella se conocieron en las capacitaciones posteriores al término de su carrera. Era la única persona en la cual podía confiar desde que había llegado a Londres.
-¡Claro! Muero de hambre -la castaña escucho rugir su estómago -lo ves -su amiga rio y salieron de ahí.
Llegaron a la plaza más cercana. Tenían dos horas de comida así que ordenaron en cuanto llegaron. Lucy le platico el regreso de su amigo Mathew y Mónica le platico que ese fin de semana se había enterado de que sería mamá. Lucy se alegró tanto al escuchar eso. Mónica quería ser madre y también su pareja. Inés era su nombre, novia de Mónica desde hacía ya algunos años, se conocieron por algunas amistades y ya vivían juntas desde antes de que Mónica terminara su carrera. Inés era mayor a ella por algunos años, pero eso era lo de menos. Lucy se alegraba tanto de la noticia ya que, las chicas habían intentado siempre que Mónica quedara embarazada, pero no lo habían logrado hasta apenas.
Lucy estaba tan alegre que abrazo a Mónica.
-Seré madrina
-Tenlo por seguro -expresaba la chica rubia de ojos verdes.
-Me alegro tanto por ustedes -la abrazo de nuevo -seré madrina y seré tía
- ¡Si! Por fin Dylan tendrá con quien jugar -las dos rieron.
********************************

Armando y Lena habían salido de aquella clase tan aburrida. Tres horas habían sido de martirio. Se dirigieron hasta la cafetería y ordenaron algo para comer. Se decidieron por un par de pizzas pequeñas y salieron de ahí. Caminaron con rumbo a las jardineras del campus. Comían tranquilamente sus pizzas hasta que escucharon la conversación de unas chicas que iban por el pasillo.

-Se nota que Joshua no se cansa de esa fea -expreso aquella pelirroja de ojos claros
-Le gustan feas que quieres -se burló su amiga -de seguro esta con ella por lastima. La tonta de Kasia de seguro piensa que la ama.

Lena soltó la pizza y tomo a la chica del cuello, la estrello en la pared.
- ¿Quién te crees para referirte así de Kasia? -apretaba con fuerza. La chica sentía que se asfixiaba. Armando tomo a Lena de la cintura y la separo de la otra chica.
- ¡Qué te pasa idiota! -expreso la chica mientras se reponía
- ¡Suéltame Armando! -Dijo Lena enojada.
-No la sueltes ¡es un animal! -expreso la amiga de la chica que Lena había asfixiando.
- ¡Nada de animal! ¿Quiénes se creen ustedes para hablar así de Kasia? -Hablo Armando
-Ash… ¡Nosotras podemos hablar de quien se nos dé la gana! -Objetó la chica pelirroja.
- ¡NO! ¡Claro que no! Si se meten con Kasia se meten con nosotros ¿ok? -expresaba Lena que aún estaba sujetada por Armando.
-Sí, sí lo que digas. Sólo fue un comentario ¡Por Dios! -expreso una de las chicas
-Exacto, sólo un comentario. Si no quieren escuchar más comentarios así díganle a su amiga que no se bese salvajemente por todo el campus o bueno que lo haga, pero no con el guapo de Joshua -la chica se rió en burla. -esa niña no merece estar con él

Tanto Lena y Armando se sorprendieron con el comentario. Las dos chicas se fueron riendo. Lena no hizo nada por detenerlas. Armando la miro, el comentario de aquella chica debía de ser una mentira.
Lena salió corriendo hacia las jardineras y si, ahí estaba Kasia. Joshua la sujetaba de la cintura mientras la rubia del cuello ¡se estaban besando! Lena sintió un poco de dolor en su pecho, no podía creerlo. Quizás le dolía el hecho de que Kasia le mintiera de esa manera. Miro de lejos y después dio media vuelta. Armando que la había perseguido choco con ella.

-Si claro cómo no, eso es símbolo de que me quería ¿no? -miro a Armando con dolor. Al final si le dolía.
Armando dirigió su mirar a aquella pareja y se quedó sin palabras.
-Dile a Kasia que ni se le ocurra hablarme. Ha perdido mi amistad y todo lo demás -Lena salió de ahí.


Armando seguía viendo aquel beso, no lo creía. Cuando dejo de mirar aquella escena, bajo su mirada y ya no encontró la de Lena así que supo que se había ido. Busco a su alrededor, pero no la miraba. Tenía que hacer algo, debía de ir a la escuela de Sergey, el hermano de Lena. Aquel chico tenía que darle solución a lo que venía atormentando a Armando desde la noche anterior, debía de preguntarle a él si le decía o no a su hermana quien era aquella persona de la foto. Después volvería para hablar con Kasia, quizás más tarde iría a casa de Lena para ver cómo estaba.
********************
Aquella pelirroja iba que se la llevaba el diablo. Kasia le había mentido, eso era lo que más le dolía.

- ¡Prefirió quedarse con ese idiota! -expreso para sí misma.

Iba tan rápidamente que no noto que si seguía en ese ritmo chocaría con alguien. Hablaba un ruso muy distinguido, seguro que nadie que la veía pasar lo entendía.
Y paso lo que tenía que pasar, choco con alguien que estaba de espaldas platicando con el director de la escuela. Se disculpó casi al instante.

-Yo... Lo sien-callo ya que unos brazos rodearon su pierna. Lena miro hasta la altura de sus piernas.
-¡Ena! ¡Ena! -expreso un gritillo el pequeño castaño.
-¡Dylan! -lo tomo en brazos y el niño beso su mejilla.

Una voz masculina hizo presencia.
-Creo que ya encontraron a quien buscaban -expreso aquel hombre de cabellos blancos.
-Así es -Julia sonrió al mirar a Dylan en brazos de Lena- Gracias Director. Un gusto verle de nuevo.
-Llámame Alexie. El gusto es mío, Julia. Espero verte de nuevo por aquí, me encantaría que dieras clases de piano a los chicos que viene a curso los fines de semana y por supuesto que me encantaría que aceptaras la invitación que te hice llegar a tu hogar – Julia sonrió
-Me será un placer -El profesor se retiró Y julia se fue hasta donde estaba Lena

Dylan y Lena se abrazaban. Lena estaba que se la llevaba el diablo, pero al ver aquel pequeño todo se le había olvidado.
Julia no quería interrumpir, pero debía de hacerlo.
-Te buscó toda la mañana -dijo y Lena volvió a mirar aquellos hermosos ojos. - ¿Tienes clase? -pregunto.
-No-mintió, pero ya no quería estar ahí.
-Muy bien. Vamos por un helado al parque ¿Qué dices? -pregunto Julia y Lena asintió.
*************




Kasia no sabía ni que hacer. Estaba segura que jamás dejaría a Joshua, lo quería. Pero Lena también le hacía sentir algo. Después de algunos besos con su “novio” este tuvo que irse a sus clases de natación, dejó a Kasia en el campus. Ella sabía que tenía que ser sincera con Lena, aunque esta la odie. La busco por toda la escuela, pero no la encontró ni siquiera a Armando. Se quedó a la última clase que tenían y tampoco los vio, le fue extraño.
Unas horas después salió de la universidad y se dirigía para su casa. Caminaba tranquilamente cuando sintió como alguien la tomaba de la cintura.


-Hola guapa -expreso aquel chico. Era uno de los primos de Joshua, no los conocía del todo, pero sabía que era familiar de su novio- Veo que no te cansas de que mi primo este por lastima contigo ¿verdad? Sé que sólo andas con él por el dinero -la acerco a su cuerpo -Yo te puedo dar más cosas bebe -la restregó en su cuerpo. Kasia sentía tanto asco- El estúpido de mi primo jamás me dejo acercarme a ti porque decía que pronto te dejaría, me quede esperando a que lo hiciera, sé que nada más lo vas a usar, así son todas las muertas de hambre, es un estúpido. Sabes sólo venía a amenazar, pero viéndolo bien no estaría nada mal el hacer otras cositas -Kasia no podía decir ninguna palabra ya que el chico tenía la palma de su mano sobre la boca de la rubia -te va gustar, tenlo por seguro.
Unos minutos después llegaron dos chicos más y comenzaron a golpear a Kasia. La arrastraron hasta un callejón y estaban golpeándola sin piedad.
-Para que aprendas a no meterte con personas de nuestra clase -gritaba uno de ellos. Kasia no podía mencionar palabra alguna, la golpiza estaba siendo muy fuerte para ella.

Una castaña que salió del hospital en busca de un pay de queso que se le había antojado a su mejor amiga comenzó a escuchar aquellos gritillos de dolor. Tuvo curiosidad y se acercó al callejón, al mirar la escena no dudo y se abalanzo en contra de aquellos estúpidos.
Lucy Scherer había practicado artes marciales desde que tenía uso de razón, así que los chicos quedaron muy mal, no debieron meterse con una chica y menos con Lucy cerca.

- ¡Lárguense de aquí! ¡Ahora! -cómo pudieron se fueron
Lucy corrió hasta Kasia, estaba inconsciente. La cargo en brazos y la llevo hasta el hospital que ella misma atendía, estaba a dos cuadras.
En cuanto llego con Kasia en brazos la poso en una camilla, la chica estaba muy golpeada y seguro que esos animales le iban a hacer más cosas, su pantalón estaba semi abierto. Lucy curo sus heridas y espero a que Kasia reaccionara.

-Todo está bien -dijo la castaña al ver que la rubia miraba todo el panorama extraño. -Yo cuido de ti -sonrió
-Gracias… -dijo en voz baja.
- ¿Te duele algo? -pregunto Lucy. Kasia asintió.
-Sí, todo el cuerpo para ser exactas. Pero más las costillas. -hizo una mueca.
Lucy se levantó y saco una ampolleta, la introdujo al suero de la rubia.
-Esto te lo quitara. Kasia -si Lucy aun recordaba su nombre- ¿Recuerdas lo que paso? -le pregunto
-Sí. Muy poco, pero sí.
-Muy bien, en cuanto te repongas quiero que vayamos a denunciar a esos imbéciles.
-Lo haré, gracias por salvarme
-No fue nada -le sonrió y la rubia también lo hizo -soy tu heroína jajaja

Kasia se echó a reír y Lucy la acompaño. Se miraron unos instantes y pareciera que fueron horas, estaban perdidas. Lucy se acercó a Kasia y esta le acarició la mejilla.
-Muchas gracias de verdad, me salvaste. Sino hubieras llegado seguro que estaría muerta
-No digas eso -la miro – por algo pase por ahí
-Para salvarme -se rió tímida -Tienes unos ojos preciosos -se le salió aquel cumplido a Kasia.
-Gracias -dijo colorada -Los tuyos también son lindos. Kasia no noto que aún tenía su mano sobre la mejilla de Lucy.

En esos instantes alguien entro a la habitación. Era Mónica.
-No quiero interrumpir, pero Lucy te solicitan en terapia intensiva- La castaña se soltó de Kasia al instante que escucho a su amiga. Alcanzo a decir un “gracias” y salió de la habitación.

Kasia estaba más que confundida. Por una parte, creía que amaba a Joshua, por otra que sentía algo raro por Lena, pero algo peor, creo que una mujer casada la tenía en las nubes.
Mónica se había quedado en la habitación así que Kasia le pidió si dejaba hacer una llamada, en cuanto la hizo Joshua atendió preocupado. Kasia le contó todo y este fue al instante.

*********************


Toda la tarde se la habían pasado juntas. Bueno no juntas, Lena estaba con Dylan y Julia solo observaba. Dylan les pidió que lo dejaran jugar en la casa del árbol que estaba en el parque, Julia acepto, pero lo vigilaría desde lejos.

-Que mamá tan más linda tiene Dylan -Julia escucho eso y volteo a mirarla.
- ¿Qué? -dijo en medio de una risa
-Lo que escuchaste -se acercó
- ¿Me estas coqueteando? -dijo Julia riendo. Lena rió y la beso en la censura de los labios.
-No, yo no me meto con personas casadas -expreso sincera, aunque volvió a besarle.

Julia no siguió la plática y se alejó de ella. Eso le sorprendió a Lena, creía que jugaban. Unos minutos después de que Dylan bajara de la casa del árbol, Julia se ofreció para ir a dejar a Lena, esta no se negó. Dylan dormía en la parte trasera del auto. El auto iba en silencio absoluto. Julia puso música para no sentir tenso el ambiente.
-No quería coquetearte, ni tratar de besarte -dijo la pelirroja y Julia la volteo a mirar. -Hablo enserio -julia asintió y todo volvió a estar en silencio.
Lena de un momento a otro le dijo a Julia que parara el auto.
- ¿Aquí es? -pregunto. No obtuvo respuesta y Lena bajo del auto, comenzó a caminar y Julia bajo del auto. - ¿Qué haces? -le pegunto, pero Lena no respondió.
- ¿Por qué me sigues? -dijo Lena al voltear y Julia la recibió con un beso. Lo respondió ¡qué estaba haciendo! Seguían besándose hasta que Julia se separó.
-Esto, esto esta ¡mal! -dijo agarrándose la cabeza - ¡no debí! -dijo la pelinegra
-Julia tranquila, quisiste hacerlo -expreso la pelirroja tocando su mejilla.
-¡NO! ¡Está mal!! -dijo y se fue corriendo hasta su auto, arranco y dejo a Lena ahí, confundida.

***********************

-Buenas noches -dijo la castaña que entraba a la habitación de Kasia.
-Hola -dijo alegre la rubia
-Me enteré que vinieron personas a verte, tu novio me parece
-Oh, si -dijo apenas
-Me alegro ¿Ya no te duele nada? -le pregunto
-No. Gracias a tus medicamentos mágicos -se rió
-Jajaja -no son mágicos, pero son buenos -la castaña se sentó en la cama. -Me caes bien Kasia, debería de conocerte más -dijo sincera- Mañana sales del hospital por la mañana y quisiera no sé quizás después tomar un café o algo juntas.
-La rubia no se esperaba aquella propuesta – Claro -aceptó
-Perfecto – Yo debo irme a casa por eso dije lo del café, me encantaría en verdad verte de nuevo y conocerte más.
-Así será, cuídate en el camino y ¡Buenas noches! -La rubia se despidió de beso.
******************************
Julia llego a su casa y recostó a Dylan en su recamara. Fue a la de ella y se puso la pijama. No sabía si decirle a Lucy lo del beso, jamás le había ocultado algo, pero eso debía pensarlo bien. De algo si estaba segura, esa noche le haría el amor a su esposa y olvidaría lo que había hecho. El hablar con Lena sobre el beso no estaba en sus planes, ni siquiera estaba el hablar con ella sobre otras cosas, no quería volver a acercarse a la pelirroja.

*********************

-Me estás jugando ¿Verdad? -Dijo aquel pelirrojo
-No, lo juro -dijo Armando.
- ¿Me estás diciendo que está viva? -Armando asintió -Debemos de decirle a Lena
-Vamos a tu casa y le decimos -el chico le sonrió y asintió.

Iban caminando cuando Sergey paro.
- ¿Y si no es quien creemos? – le pregunto
-Estoy seguro que si lo es -dijo Armando rodando los ojos. -
-Debemos de estar seguros, así que necesitamos investigar mejor
-Ok, ok investiguemos antes entonces.
-Será lo mejor. Sabes que si es quien creemos ... vendrán muchas cosas ¿no?
-Sí, se revelarán muchas cosas y bueno, tendrá que contarnos por qué se fue así
-Exacto. Investiguemos antes ….
-Vale, investiguemos. Debemos de averiguar su casa e ir a preguntarle.
- ¿estás loco? Jajaja. Si desapareció fue por algo, no nos dirá tan fácilmente las cosas. Debemos de descifrar todo antes de decirle a mi Hermana ¿ok?.
Ok…
Continuara

#Cedul


avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Siempre fuiste tú (Dos grandes historias de amor)// Cedul

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.