ONE ON ONE // CATHRYN FOX

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ONE ON ONE // CATHRYN FOX

Mensaje por Admin el Sáb Jun 18, 2016 9:44 pm

Les dejo por acá esta pequeña adaptación de un nuevo libro ONE ON ONE DE CATHRYN FOX


SINOPSIS

Era sólo un juego sexy. Luego las cosas fueron al sur...
Elena Katina ha estado guardando un secreto de su mejor amiga, la bombero Julia Volkova: ella es la única persona que puede apagar las llamas en su interior. Es hora de que se fije en ella como algo más que un helado y una película amistosa. ¿Qué mejor manera de quitar la venda de sus ojos que proponer una sesión preparada de novias irresistiblemente sexy?
Julia apenas puede creer que la mujer de sus sueños eróticos acaba de emitir un canto de sirena que alguien de sangre roja puede resistir. Ella va a darle lo que quiere, y cuando termine con Lena, va a necesitar más de una manguera contra incendios para enfriarla.
Cuando su pequeño juego lleva a descubrir sus secretos fetiches y fantasías, se dan cuenta de que esta seducción sexy ya no es sólo un juego.
Esta vez, es para siempre…

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ONE ON ONE // CATHRYN FOX

Mensaje por Admin el Sáb Jun 18, 2016 9:48 pm

Capítulo 1

—Está bien, ¿Qué tengo que hacer para que Julia me vea de esa manera? —Pregunto Elena Katina a sus dos amigas mientras todas se sentaban alrededor de La Manguera, el local del agujero de riego donde los bomberos de la Estación 419 se reunían para un juego nocturno de la bola ocho.
Megan, la mejor amiga y compañera de trabajo de Lena en Chez Frontenac, el más fino restaurante francés en Chicago, se volvieron hacia un lado y dispararon una mirada a la bombero Julia Volkova.
Con su actitud informal y su confidencial lenguaje corporal, los ojos de Julia se llenaron de lujuria cuando examinó a una de las clientas habituales que sensualmente se había acercado a ella, su cuerpo transmitiendo sin palabras lo que ella quería hacer con su manguera.
Megan arqueo una ceja.
—Es realmente caliente, ¿verdad?
Cuando Lena reconoció la llama de deseo con profundidad entre sus piernas, dijo,
—Oh, sí, está bien que sea caliente. Lo bastante caliente para hacer estallar los detectores de humo en nuestro complejo de apartamentos. —Lena tomó un muy necesario sorbo de su daiquiri de fresas teniendo la esperanza de que la fría bebida ayudaría a aplacar la pasión elevándose por ella. Sacudiendo la mano frente a su cara, continuo con su letanía de porque Julia era tan endemoniadamente caliente. —Sinceramente, a veces es un infierno vivir en la puerta continua a ella.
—¿Eso por qué? —Pregunto Megan.
Lena ladeó la cabeza por una mejor visión, los insaciables músculos de su coño retorciéndose en respuesta a la erótica visión ante ella. No había vuelta de hoja, la chica era absolutamente deliciosa. Su mirada se deslizo sobre Julia, disfrutando de su buena picaresca apariencia y de los pezones endurecidos antes de pararse a descansar en el vértice entre sus piernas. Tomó un breve momento de lujuria para evocar la imagen de esas piernas entrelazadas con las de ella. El mero pensamiento de eso hizo a su cuerpo reaccionar con urgentes demandas.
Con los seductores ojos azules, el pelo naturalmente rubio besado por el sol aunque de momento negro, y un atlético y fuerte cuerpo, Julia estaba toda enrollada en un perfecto paquete diseñado para el sexo, el pecado y la seducción.
Mientras el lánguido calor la atravesaba, Lena soltó un respiro de agonía.
—Julia es una habitual atracción de carnaval, la bicicleta del vecindario, si quieres, tiene mujeres alineadas a más de una milla, dispuestas a dar un paseo en el asiento de su banana.
Con los astutos ojos fijados en Lena, Megan esbozó una arrogante sonrisa.
—Todas menos tú, supongo.
Debajo de la camiseta de algodón azul, sus estriados músculos se tensaban y relajaban de nuevo con cada fácil movimiento. El deseo líquido se movía por Lena mientras le estudiaba, tomando placer de cada uno de sus atractivos cambios. También tomaba placer con la forma en la que sus largos y capaces dedos se deslizaban arriba y abajo sobre el palo de billar en un suave y fluido movimiento mientras hablaba con la Señorita de los Pantalones Calientes. El calor erupcionó en el coño de Lena mientras su mente le llevaba a un viaje erótico, imaginando como aquellos dedos se sentirían acariciando su cuerpo de manera similar, en realidad una parte en particular. Cuando se entregaba a sus caprichosos pensamientos, su cuerpo temblaba de excitación. Un erótico gemido surgió de las profundidades de su garganta.
Diablos, Julia era deliciosa.
Cuando sus ojos se encontraron con los de Julia , una sensual sonrisa malvada apareció en la boca de ella. Su sonrisa era un poco arrogante, y completamente sexy. El deseo sexual la inundó como si prendiese las llamas en el interior de su estómago. Sintiéndose de repente con fiebre, se lamió los secos labios. Sinceramente, la bombero rezumaba atractivo sexual como ningún otro. Una inesperada inundación de humedad humedeció la unión entre sus piernas y le provoco un estremecimiento.
Lena trató de recomponerse.
—Sí, todas menos yo —graznó, su sexo apretándose con necesidad, sus pezones apretándose en una felicidad eufórica, pidiendo ser tocados, lamidos y succionados por nada menos que la increíble bombero Julia Volkova, también conocida como su mejor amiga.
—Entonces pregúntaselo —Megan lanzó un cacahuete salado en su boca— ¿Cuál es el gran problema?
—El gran problema es que es demasiado tarde para eso. Estamos en la zona de relación de amigas —Se detuvo para hacer unas comillas en el aire entorno a esa palabra—. Soy su amiga, su compañera, alguien con quien comer helado de fornidos monos o ver películas después de sus jodidas fiestas que duran todo el fin de semana.
—Entonces, ¿quieres ser parte de sus jodidas fiestas que duran todo el fin de semana? —Intervino Sara.
—Diablos, sí. Pero Julia no parece estar interesada en mí de esa forma —se detuvo Lena, frunciendo los labios y agitando la mano en el aire—. Vamos a pensar en eso, últimamente no he estado atrayendo un montón de atención por parte de alguno de los chicos de por aquí. Y esos pocos que han terminado entre mis sábanas no se han molestado en llamar ni durante unos segundos —miró a sus amigas—. ¿Hay algo mal en mí? —Jugando con las ondulaciones en su cola de caballo, Lena tomó nota de sus pantalones vaqueros y blusa holgada. A los veintinueve años tal vez había saltado a la derecha sobre el escenario de vivaz-zorra directamente al de una anticuada abuela.
—No, no hay nada malo en ti —Megan hizo un gesto con la cabeza hacia los baños—. Chica, mira allí. Ella está hablando con otro hombre en este momento y señala en tu dirección. Creo que tiene su manguera dirigida en tu dirección, nena.
Lena miró hacia el largo pasillo de los baños, un pasillo por el que había venido hacía unos minutos antes, y tomó nota de quien que iba hasta ella. Tan lejos como pudo, el bombero había llegado hasta ella, pero no era Julia Volkova. Ni por asomo. Aun así, parecía un tipo que podía hacer el trabajo. Y esta noche, después de observar a Julia en la mesa de billar, necesitaba desesperadamente que terminasen el trabajo. O eso, o estaba a punto de autoinflamarse.
Cuando el Señor lindo cruzó la habitación hacia ella, se dio cuenta del lenguaje corporal de Julia y le echo un vistazo. Con la mirada fija, Julia se apoyó en la mesa de billar y examinó la acción con interés mudo. Sus instintos fraternales estaban pateando a toda velocidad, sin duda. Cuando su mirada azul se dibujó en su cara, se desencadenó un deseo profundo dentro de ella-un deseo que sabía que sólo Julia podría saciar.
Inclinándose hacia adelante, el señor lindo puso la boca cerca de su oído, su cálido aliento en su cuello. Hablando con palabras susurradas, dijo:
—Creo que has perdido algo.
Oooh, una nueva línea de mejora. Qué refrescante. Lena esperó a oír más, pero en vez de susurrar palabras dulces y decirle todas las cosas malas que le gustaría hacer con ella más tarde esa noche, le tendió la mano.
Avergonzada, se tragó el nudo en la garganta y miró a la red de pelo colgando de sus dedos extendidos.
¡Oh, diablos!
—Creo que se cayó de su bolso antes, señora.
—Gracias —le espetó ella. Con poca delicadeza le arrebató la red de pelo y se lo metió en el bolsillo.
Qué. Totalmente. Maldita. Vergüenza.
Después que el señor lindo se diese la vuelta y se dirigiese al otro lado de la habitación, Lena levantó las manos en el aire, sabiendo que era el momento de hacer algunos cambios antes de que se convirtiese en una de esas viejecitas con cuatrocientos gatos.
—Está bien, chicas, lo he entendido. Esta es la última vez que alguien caliente de mi edad me va a llamar señora —Cerró las manos sobre la mesa, su voz adquirió un tono serio—. Es hora de tomar medidas drásticas.
—¿Qué tienes en mente? —Megan se frotó las palmas de las manos, con los ojos azules con un interés cada vez mayor.
Después de un momento, dijo:
—Claramente, es el momento de un nuevo vestuario, peinado nuevo, maquillaje nuevo y una nueva actitud —Lena miró a las mujeres arrojándose a Julia—. Quiero lucir y actuar como una de esas chicas calientes. Entonces tal vez Julia finalmente se fije en mí —Se mordió el labio inferior y examinó la habitación—. Ahora, ¿por dónde empezar?
—Pídele que te depile —dijo Sara.
Los ojos de Lena se abrieron, la mandíbula se aflojó.
—¿Qué? ¿Qué me depile? ¿Qué demonios estás diciendo?
Sara que escribía artículos de tema atractivo y caliente para atraer de las mujeres sexualmente poderosas de hoy, una revista con sede en Chicago, sacó una copia de su más reciente publicación del bolso de mano.
Abrió a uno de los artículos.
—He aquí, mira. Hice esta parte de afeitarse la zona púbica y tomé una encuesta de qué tipo de estilo le gusta más a los hombres.
Lena miró el periódico y leyó las descripciones debajo de cada foto. Cerrar ajuste, Brasil, triángulo, parche, al natural y depilar. Hizo una mueca.
—¿Quieres que le pida a Julia que me dé un repaso?
Sara la empujó con el codo.
—Hey, tiene que aparcar la bicicleta en alguna parte ¿no?
—Sara.
Sara la interrumpió y levantó los brazos, poniendo las palmas hacia fuera.
—Lena, me estás dando esa mirada otra vez.
Lena ladeó la cabeza y se puso las manos en las caderas.
—¿Te refieres a la que dice, ¿creo que estás loca o a la que dice que estoy loca por tener esta conversación?
Sara se rió entre dientes.
—Las dos cosas. Escucha, escúchame antes de pasar de mi idea —Cuando Lena asintió en señal de conformidad, Sara continuó—. Las dos sois amigas, ¿verdad?
—Sí, somos muy cercanas.
—Así que lleva la revista a la casa de Julia y divertirte un poco con ella.
—Tener un poco de diversión con ella es lo que he estado tratando de hacer todo el tiempo, Sara —Lena tiró del elástico del pelo y pasó los dedos por sus rizos. Negó con la cabeza, dejando el pelo largo caen sobre sus hombros—. Ese es mi punto, pero ella no me mira con lujuria en los ojos.
Sara enarcó una ceja y Lena casi pudo oír las ruedas girando.
—No te preocupes, amiga mía. Sé exactamente cómo cambiar todo eso.
—Por favor, ilumíname. —Poco convencida, Lena lanzó a Sara una mirada dudosa.
—Jugar al ángulo de la amistad. Dile que has estado en un largo período seco y sólo le preguntas lo que le gusta en una mujer. Saca la revista y pídele la forma que prefiera, y luego le dices que se te acabó la crema de afeitar. Una vez que hayas llevado el juego tan lejos, también podrás ir todo el camino con ella —Se inclinó y le susurró—: Y cariño, nunca se sabe lo que puede aparecer.
Megan chilló.
—Creo que este es un plan perfecto, Taylor. Es hora de demostrarle que podéis ser amigas con beneficios, de burlarte de ella en el proceso, y realmente hacerle pagar por no suplicarte el montar antes en su asiento de plátano.
Sara tocó la mano de Lena, su boca se curvó en las esquinas.
—Si alguien puede sacar esto adelante, Lena, eres tú.
Jesús, no podía creer que sus amigas habían llegado con un delicioso plan tan retorcido. En realidad, no podía creer que no lo hubiese pensado ella misma.
A medida que su mente repasaba las cosas, y el esquema de extravagancias para conseguir que Julia la viese como algo más que una mejor amiga empezó a formular y tomar forma en su mente, su nudo en el estómago de emoción, sus muslos cosquillearon en la anticipación y su coño prácticamente goteó de deseo. Hmmm, tal vez un poco de broma y un poco de venganza por no hacerle caso era sexualmente justo lo que recetaba el doctor.
Lena mostró a sus amigas una sonrisa tímida, agarró la revista de la mesa y se puso de pie.
—Si no me veis este fin de semana, no os preocupes. Puede que no sea por vía aérea en un tiempo porque la sexy bombero Julia Volkova está a punto de recibir un golpe con el mayor, resplandor caliente de su vida, y me temo que podría tomarle días el aplacar ese tipo de llamas.








Capítulo 2

Sintiéndose cansada, pero vanguardista, Julia caminó alrededor de su apartamento, necesitando algo, cualquier cosa, qué hacer con las manos antes de que cruzase el pasillo, cogiese a su vecina y se pasase todo el fin de semana follándosela hasta que el trabajo les reclamase el lunes por la mañana. Agarró su pelota de baloncesto del sofá y empezó a girarla en la punta del dedo, tratando desesperadamente de concentrarse en algo más que en sus impulsos sexuales.
Jesús, sin importar lo mucho que lo intentara, no importa lo que hiciera, no podía negar la maldita excitación o dejar de pensar en su mejor amiga, Elena Katina. Tampoco podía dejar de pensar en lo cálida, suave, sexy y atractiva que se había visto en La Manguera antes por la noche.
Lo que ella y Lena habían pasado era una cosa buena. Una maldita cosa buena. Y a pesar de que añadir un poco de sexo en la mezcla sería hacer las cosas perfectas, las lecciones aprendidas hace tiempo le habían enseñado que el sexo y la amistad no siempre se mezclaban. Así que contuvo las manos, sin importar lo mucho que quería ponerlas en Lena.
La verdad era que le gustaba estar cerca de Lena más de lo que nadie sabía, y lo último que quería hacer era meter una cuña entre ellas diciéndole lo mucho que le gustaría tenerla en su cama. Por lo tanto, continuó el ritmo en un esfuerzo para bajar su frustración sexual. Por supuesto, si ella estaba dispuesta a dar el primer paso...
Temporalmente ignorando su furiosa erección, hizo a un lado los periódicos apilados en una pila ordenada en el suelo. Normalmente se habría llevado a casa a una de las mujeres de La Manguera y enterrado su polla dentro de ella en un intento de sofocar su erección por Lena. Pero diablos, ni siquiera eso estaba ayudando más. El sexo casual había perdido su atractivo cuando lo único que quería era a Lena en su apartamento, en sus brazos y en su cama. Anhelaba besarla, tocarla y follar su caliente cuerpo toda la noche
A principios de la tarde, cuando Michael cruzó la barra para hablar con Lena, Julia tuvo la maldita idea de golpearle. Le tomó toda su contención no acechar allí, dejar a Michael sin sentido y advertirle de mantenerse a distancia de ella. Jesús, hablando de sobrepasar los límites. Lena era su amiga, nada más. Y ciertamente se lo había recordado suficiente últimamente.
Julia miró su reloj. Aquí eran las nueve de la noche del viernes y estaba sola en casa con los gemelos de palma, lista para engrasar y ponerlas en acción. Debía estar rondando con sus amigos, no paseando por la planta, suspirando por su vecina de al lado. Dio otra mirada al reloj. Tal vez debería dirigirse a la estación y disparar algunos aros con uno de los chicos.
Cogió las llaves, se acercó a la puerta, la abrió y, para su sorpresa y deleite, se encontró cara a cara con la estrella de sus sueños eróticos. A punto de golpear, Lena alzó la barbilla. Sus magníficos ojos verdigrices se iluminaron cuando se encontraron con los suyos. Ella ladeó la cabeza, bajó la mano y le lanzó una mirada juguetona.
—No me di cuenta que eras psíquica.
Julia sonrió, dejando que su mirada recorriera el cuerpo de ella.
—Apuesto a que no sabías acerca de mi visión de rayos x tampoco.
Riéndose, ella miró por encima de su hombro y recorrió su apartamento.
—No te estoy poniendo en un mal momento, ¿verdad?
—No, estaba de dirigirme a la estación por un poco de uno en uno. —Aunque prefería más un poco de uno a uno con ella. Cuando sus labios se curvaron en una mueca, Julia tomó su codo y tiró de ella dentro. —¿Qué es?
—Si estás ocupada…
—No estoy ocupada. ¿Quieres venir y ver una película? Acabo de coger un nuevo helado —agregó, con la esperanza de suavizar el trato con el chocolate y el azúcar. Bueno, bueno, por lo que podría haber al menos intentado ocultar su entusiasmo un poco.
Rodó sobre las puntas de sus pies, la forma en que siempre lo hacía cuando tenía algo en mente.
—En realidad, me preguntaba si podrías ayudarme.
Cuando su voz adquirió un tono serio, su sonrisa se disolvió.
—Por supuesto. Cualquier cosa, en cualquier momento. Lo sabes.
—Sabía que podía contar contigo. —Deslizó la bolsa de su hombro y la dejó caer en el suelo.
Tratando de ser informal, dijo,
—Hey, ¿para qué están las amigas? —La condujo al salón y se dejó caer pesadamente en el sofá.
—Exactamente. Es por eso que he venido a ti. Sólo una amiga de verdad me podría ayudar con mi dilema.
—Dilema —dio unas palmaditas al asiento de al lado, la preocupación royendo sus entrañas.
Ella no se sentó a su lado, como de costumbre. En cambio, se soltó el botón superior de la blusa y se colocó justo delante de ella.
Sus ojos se posaron en su pecho, observando cuidadosamente su forma de moverse con sensualidad inocencia. Cuando llegó un destello de piel bronceada, Julia se lamió los labios con anhelo. Estudió su lenguaje corporal por un momento más, y se dio cuenta de que ella parecía un poco diferente esta noche, un poco más sexy, un poco más afilada, y mucho más salvaje.
Su dedo jugó en el siguiente botón, alimentando su lujuria y la profundización de su necesidad de ella. Por una fracción de segundo se imaginó a sí misma desnudándola, las manos corriendo por su piel suave como la seda, sus labios siguiéndola muy de cerca. La tentación de ponerse en pie no sólo le inundó, sino que le condujo a la distracción.
Reprendiéndose por sus pensamientos lascivos, se obligó a mirarla a la cara y se ordenó a sí mismo a redirigir sus pensamientos. Obviamente este no era momento para fantasear con ella. Tenía algo en mente y necesitaba hablar.
Se movió para ocultar su parte de su cuerpo inflado.
—¿Qué es, Len?
—Ya ves, últimamente las personas no me han estado notando y ya que somos amigas —dijo ella, deteniéndose para señalar la palabra, —y tú eres una persona especial para mí, estaba esperando que pudiese pedir tu consejo sobre algo.
Observó la forma en que hizo hincapié en la palabra amigas de nuevo. Bueno, lo entendió. Podría ser un poco denso a veces, pero ¡no era tonta por amor de Cristo! Eran amigas. Nada más.
Julia lo entendió.
—Pregunta lo que quieras.
Ella se quitó el segundo botón de la blusa, luego el tercero, el cuarto y Julia pudo contemplar su cremoso escote. Cuando se deshizo del quinto y último botón -sí, estaba contándolos- el aire abandonó sus pulmones en un silbido fuerte. Se sentó inmóvil, mirándola pelar con la parte de arriba para revelar el más hermoso conjunto de pechos que jamás había tenido el placer de ver.
—Mira, Julia. Necesito una sincera opinión —Ella tomó sus pechos—. ¿Crees que son demasiado pequeños? ¿Demasiado grandes? ¿Hay algo en ellos que encendería a alguien sexualmente hablando?
Dios.
Maldita sea.
Después de un largo momento de silencio, preguntó:
—Jul, ¿me has oído?
—Yo... uh... no.
—¿No qué?
Dejó que su mente divagase, imaginando lo que sería dibujar uno de esos brotes rosados apretados en su boca. Chuparlos, lamerlos, mordisquearlos y torturarlos hasta que ella pidiese clemencia. Pero oh no, no se detendría allí. No habría piedad para esta pequeña sexy sirena. De ninguna manera. Pagaría un alto precio por esta dulce tortura. La haría rogar una y otra vez hasta que la tuviera exactamente donde la quería, retorciéndose bajo ella como una lasciva mujer salvaje, haría que se viniera sobre él una y otra vez.
—¿Julia? —Su voz interrumpió sus cavilaciones y tiró de ella hacia atrás.
Con la sangre corriendo al sur, se hizo más y más difícil formar una frase coherente. Tosió y respiró abasteciéndose de combustible.
—Creo que son perfectos, Len.
Ella se ladeó hacia los lados para recuperar el reflejo en su televisor de pantalla grande. Se acarició la parte inferior de los pechos y rozó los pulgares sobre sus pezones rosados, por lo que se hincharon y se oscurecieron. El cuerpo de Julia respondió con un estremecimiento.
—Pensé que estaban bastante bien también, pero sólo quería estar segura. —Su voz sonaba ronca, sensual y resonaba a través de ella. Como la lujuria bombardeado su cuerpo, su polla se convulsionó de placer, clamando por toda la atención de Lena.
Julia se movió y se ajustó la furiosa y dolorosa erección para remediar sus anhelos. Sin darle un respiro, Lena se desabrochó el botón de los pantalones vaqueros, y poco a poco, seductoramente los bajó hasta sus piernas.
¡Dulce Madre de Dios!
Casualmente, como se desnudaban la una frente a la otra todos los putos días, se quitó los pantalones y se puso frente a ella en nada más que un atractivo par de bragas de encaje blanco.
Casi sollozó.
—Y se sincera, Jul. ¿Tengo alguna falla grotesca? Tómate tu tiempo buscando. No hay prisa —Ella se volvió lentamente en círculo dándole una visión desde todos los ángulos—. Realmente quiero saber si hay algo en mí que no encuentran atractivo.
Su boca se hizo agua mientras se concentraba en su respiración.
Mierda, solo poner a una mujer sexy, medio desnuda frente a ella y eso le reducía a un perro de Pavlov. Su polla comenzó a palpitar. Abría y cerraba los dedos mientras admiraba su cuerpo voluptuoso.
—¿Crees que mi trasero es lo suficientemente alegre? Ven, toca —Le cogió la mano, y lo puso en la pequeña nalga de su culo caliente—. Dale un apretón y dime lo que piensas. —Julia casi reventó allí mismo mientras palmeaba su exuberante trasero.
Lenavolvió su atención a sus piernas y arqueó una ceja.
—¿Crees que son suficientemente largas? —Antes de que tuviera tiempo de responder, continuó, —¿Qué hay de mis caderas? —Pasó las manos sobre sus voluptuosas curvas, llegando peligrosamente a su coño. Un temblor se movió a través de él mientras la lenta seducción casi se cerraba en su cerebro. —¿Crees que son demasiado curvilíneas?
Apenas fue capaz de responder y negó con la cabeza.
—Perfecto —fue todo lo que consiguió decir.
Su frente se arrugó y ella arqueó la espalda, inclinando su culo en el aire para comprobarlo en la pantalla del televisor. Sin inmutarse, siguió adelante.
—¿Estás segura? Mira, no sólo ellos me han descuidado últimamente, con quienes he salido no se han tomado la molestia de llamarme de nuevo. Así que pensé que tal vez no era tan atractiva físicamente.
—Perfecto —murmuró otra vez, observando la facilidad con la que había reducido su vocabulario a una sola palabra.
Los ojos de ella se iluminaron, y se inclinó para darle un abrazo.
—Gracias. Es tan buena tener una amiga sincera como tú.
Julia ya no podía oírla hablar. Lleno de deseo, toda su atención se centró en sus pechos, notando la forma en que sus pezones se cernían a pocos centímetros de su boca.
—¿Eso es todo? —Su voz era apenas reconocible. Joder, tenía que volver a ponerle la ropa, y sacarla del apartamento para que pudiera abusar de su polla dura como una roca.
—Una cosa más —Cruzó la habitación para tomar su bolso. Sacó una revista, pasó las páginas y se lo entregó—. Estoy buscando la perspectiva de alguien más en esto. ¿Qué estilo te resulta más atractivo?
Cuando miró el artículo sobre el estilo de su pelo púbico, Lena comenzó a trabajar en la eliminación de sus bragas.
Ahhh, Jesús.
—Mira, Jul. Esta noche tengo pensado dirigirme a La Manguera y que las cabezas se giren todas de una vez —Ella le lanzó una mirada maliciosa—. No habrá más Elena Katina. Y cuando me lleve alguien a casa, tengo la intención de mirar y actuar de forma caliente y sexy, vendrá hasta mí pidiendo más.
Las fosas nasales de Julia se dilataron, su polla palpitaba y se espesó hasta el punto de doler. Su presión arterial se disparó. Sabiendo que estaba mucho más allá del punto de vocalizar nada inteligente, dijo:
—Siempre es bueno tener un plan —Su mirada se disparó ida y vuelta entre su dulce coño y las imágenes atractivas en el artículo.
Lena golpeó la página.
—Estaba pensando en ir a la depilarme —Lena abrió las piernas, sus dedos se enredaron en su sedoso pelo rojizo—. ¿Qué piensas?
La revista cayó de sus dedos. Julia se puso de pie. La mujer era una maldita sádica y ahí había demasiado de una dulce tortura que un alguien podría resistir.
—Sí, yo... uh... creo que la depilación se vería bien en ti —murmuró.
Empezó a recoger su ropa. Joder, tenía que sacarla de allí antes de que ella se quitase los pantalones, la reclinase sobre el sofá y hundiese su en su interior. Cómo haría una amiga de verdad...
Con los ojos muy abiertos e inocentes ella dijo:
—El único problema es que no tengo crema de afeitar, y para ser sincera, sé que probablemente lo estropearía, o peor aún, me cortaría. —Ella dio una nerviosa risa y cogió su pantorrilla para inspeccionarla. —Has visto el lío que he hecho de mis piernas en el pasado. Así que me preguntaba... —El borde sugerente en su voz ganó su atención.
Jesús H. Cristo, ¿estaba la pequeña zorra jugando con ella? ¿Seduciéndole?
Con un renovado interés, bajó la voz y se encontró con la mirada de frente.
—¿Pensando en qué?
—Si podrías afeitarme.
Un fuego lento se abrió camino a través de su cuerpo y se instaló en su ingle. ¿Estaba jodidamente bromeando? ¿Quería que afeitase su dulce coño?
Sacudió de su cerebro la pasión movida para desactivarla y se tomó un momento para revisar sus opciones. Uno, disfruta de ella el infierno fuera de allí y se ponía a trabajar en el alivio de la presión que se acumulaba en su interior, o dos, afeitaba su coño caliente y descubría si ella estaba jugando a un pequeño juego seductor que estaba relacionado con él.
—Sé que es una extraña petición, Jul, pero ya que me conoces mejor que nadie y me has visto en mis mejores y peores momentos, pensé que eras la elección perfecta para ayudar…
—Lo haré.











Capítulo 3

Con Julia ensombrecida, Lena le siguió hasta el baño. Todo su cuerpo temblaba a pesar del calor en el aire. ¡Dios mío, no podía creer que la mujer de sus sueños eróticos, la misma persona que había estado codiciando durante el año pasado estuviese a punto de afeitarle el coño.
Deliciosamente perverso.
Después entraron en el pequeño cuarto de baño, miró a su alrededor y en un tono sensual de intención de seducir, le preguntó:
—¿Dónde me quieres?
Tiró la toalla en el mostrador y le dio unas palmaditas.
—¿Por qué no te sientas aquí, al lado de la pileta? —Su voz rasposa envió un aluvión de sensaciones eróticas a través de su cuerpo y ella se preguntó si podía oler su excitación.
Su mirada la recorrió, teniendo la piel de gallina. Julia entrecerró los ojos, sus músculos agrupados.
—¿Tienes frío?
Trato de sonar casual, sacó el aliento.
—No. Estoy ansiosa por seguir adelante con esto y hacer mi camino a La Manguera.
Su boca se curvó.
—¿Ah, sí? ¿Realmente tienes el corazón puesto en ir a La Manguera?
—Sí, estoy muy emocionada de jugar un poco juego con uno de los bomberos.
Cuando se subió a la mesa y avanzó lentamente con las piernas abiertas, trajo la lujuria de sus ojos azules. Ella observó su garganta al tragar. Maldición le encantaba estar en el centro de esa mirada impregnada de pasión.
Julia volvió para agarrar su maquinilla de afeitar y crema de afeitar, y ella tomó ese momento para pensar la información. Esta noche pensaba en actuar y vestirse como el tipo de mujer que gravitó hacia el tipo de mujer que Julia llevaba a la cama.
—Dime, Jul, ¿cuál es tu color favorito, el rojo o el azul? Pedí prestado un par de vestidos de Megan y no puedo decidir qué ponerse esta noche. ¿Qué color crees que va a conseguir más atención?
Julia calentó un paño y se insinuó entre sus piernas, su esencia primigenia le abrumaba completamente mientras sus fuertes manos se apoderaron de sus muslos y los instaron a abrirse. El deseo líquido lubricó coño cuando su toque íntimo se filtró bajo su piel. La lucha contra el impulso de retorcerse, Lena se preparó y se tragó un gemido entrecortado mientras sus labios vaginales se abrieron.
—Me quedo con el rojo. —Julia se puso de rodillas y se ajusta a su cuerpo hasta que estaba a escasos centímetros de su coño temblando.
Mientras la lujuria la travesaba, le tomó toda la fuerza no poder resistirse hacia adelante y presionar su coño en su boca, haciéndole saber sin lugar a dudas lo que ella quería. Pero ella estaba disfrutando de la seducción sexy demasiado para delatarse por el momento.
Julia tomó un paño caliente y humedeció su piel sensible. Señor, se sentía increíble. Un momento después la cubrió con crema de afeitar. El sudor le perlaba la frente cuando la miró. Su mirada era oscura y turbulenta... sensual.
—Nunca he hecho esto antes, Len, por lo que tendrás que tener paciencia conmigo. —Bajó la cabeza entre los muslos. Una mezcla embriagadora de calor y deseo se acurrucó a su alrededor, haciendo sonar a su esencia misma.
Cuando la hoja de acero fría tocó su piel, y sus manos cálidas navegaron sobre sus partes más privadas, todo su cuerpo se estremeció de deseo. Ella dio un grito y se arqueó ante su toque.
Con dedos hábiles, Julia afeitaba los labios de su coño, haciendo pases hábiles lentos sobre su carne, teniendo mucho cuidado de no dañar su delicada piel. De vez en cuando los nudillos habían tocado su clítoris hinchado de sangre, poniéndola loca de deseo. Fue la cosa más erótica que jamás había sentido.
Ella ladeó la cabeza, dejando que sus largos rizos cayesen en oleadas de seda sobre sus pechos desnudos. Mientras las llamas se apoderaban de ella, ella respiró centrada.
Con el esfuerzo de hablar:
—Así que, uh, ¿me preguntabas acerca de algo más?
—¿Ah, sí? Julia, —su voz era tan áspera como el papel de lija—. ¿Qué es eso? —Julia calentó la tela una y la llevó a su coño.
Ella se estremeció.
Casi violentamente.
Lena frunció los labios en la preocupación.
—Tal vez soy una mal besadora. Eso puede realmente enloquecer a alguien, ¿verdad?
Después de un rápido movimiento de cabeza, Julia volvió su atención de nuevo a su coño. Había un brillo en sus ojos.
—¿Quieres que te bese, Lena?
Fingiendo inocencia, ella dijo:
—Tal vez deberíamos… —Inesperadamente, Julia insertó un dedo dentro de ella y su voz cayó.
Oh, Dios mío.
A medida que su cuerpo se puso firme y necesitado, Julia siguió con el dedo allí, inmóvil, continuando su negocio de afeitarla. Ella empujó sus caderas hacia delante, animándole, pero Julia hizo caso omiso de sus esfuerzos.
Sintiendo la compostura escapar, trabajó para encontrar de nuevo su voz.
—Ya sabes, como una amiga y alguien especial, que podría darme su opinión honesta sobre mis habilidades en los besos.
Su respiración se hizo a toda prisa baja.
—Supongo que podría hacer eso.
Sin quitar el dedo, llevó su boca a la de ella. Cuando los cálidos labios, suaves como la seda se cerraron sobre los de ella, el calor y el deseo chamuscaron su sangre, su temperatura interna subiendo más y más, hasta llegar a niveles peligrosos.
La hoja suave de su lengua se deslizó en su boca y se enredó con la suya. Su coño creció más pulido, su cuerpo se ruborizó con vehemencia, y ella empezó a temblar de pies a cabeza.
—Mmmm... —gimió, como con la necesidad azotando por sus venas. Sus manos aplastadas por el cabello, acercándole más. Movió el dedo ligeramente. Sus músculos se ondulaban sexo con el placer y el deseo como nunca antes había experimentado ganaron su atención. Ella se entregó a la boca ya, deseando que el deslizase la barra y la empalase.
Después de un momento, él se apartó y pasó la lengua por sus labios.
—Eres una gran besadora, Lena—susurró en su boca—. Cualquiera lo creería.
Ella frunció el ceño mientras pensaba.
—Si no es mi capacidad en los besos, entonces ¿que está manteniendo a todos lejos? Tal vez es otra cosa —Se quedó en silencio por un momento, que pretendió reflexionar sobre las cosas mientras se movía inquieta, al volante de su grueso dedo dentro de ella un poco más.
Un gruñido retumbó en su garganta. Para su consternación, Julia quitó el dedo, frotó su mano sobre su barbilla y apretó la mandíbula.
Julia le lanzó una mirada de escaldado que transmitía su hambre.
—Ya casi está.
Cuando se puso de pie para humedecer el paño de nuevo, la mirada de ella se desvió al sur, hacia la magnífica erección. Su magnífica erección enorme, para ser más exactos. No era extraño que las mujeres siguieran viniendo por más. La chica estaba empacando un infierno de un plátano por allí.
Ah, sí, pensó, disfrutando de su pequeña seducción sexy, Julia ahora sin duda la vería como algo más que su compañera de helados y de películas.
Fortalecida por tener la sartén por el mango, ella pegó su pecho a examinarse a sí misma.
—Tal vez sea mi pecho.
Julia se aclaró la garganta.
—Ya te dije que eran perfectos.
—Tal vez no hacen... el sabor perfecto.
Los ojos de Julia se oscurecieron mientras empujaba sus largos rizos hacia atrás sobre su hombro, dejando al descubierto sus pechos. Su caricia visual hirvió su sangre.
Se humedeció los labios.
—¿Crees que debería probarlos para asegurarme?
La lujuria merodeaba por ella y dio un entrecortada e íntimo gemido. Sus pezones se endurecieron en ansiosa anticipación.
—Creo que hay que explorar todos los ángulos, ¿no crees?
—Creo que tienes razón —Sin preámbulos, Julia tomó un pecho en su enorme mano y amasó suavemente su tierna carne. ¡Dios mío! Sus manos se sentían como el fuego en su piel. Con los ojos llenos de deseo, tomó posesión de su pezón hinchado, acariciando con su lengua caliente, antes de avidez, tirando de ella en la boca. Ella se apretó contra Julia. Su toque envió ondas de choque a través de cohetes.
Mientras se alimentaba de sus pechos, sus dedos se clavaron en sus muslos, instándolos aún más a abrirse. Sorprendido por la lujuria, su olor despertó la habitación y se enroscó a su alrededor. Un momento después, él rindió homenaje a su otro pezón, el tratamiento era el mismo, un baño de lengua de lujo.
Se acercó de nuevo.
—No es tu pecho, Len. Tienen un sabor perfecto. Como yo sabía que lo harían —Su cuerpo reaccionó al dolor prima del hambre que escuchó en su voz.
Los dedos se encrespan, ella abrió los ojos, así como sus piernas.
—¿Crees que es mi coño, entonces?
Sintió un rollo temblar todo su cuerpo ante sus palabras sugerentes.
—No estoy segura —dijo.
Impulsada por la necesidad, dijo:
—Creo que…
—Sí, creo que debo probarte —La urgencia en su voz la hizo temblar—. También creo que debería hacer que te corras. Así que puedo probar eso. Como has dicho, Lena, se debe cubrir todos los ángulos.
Oh. Dios. Mío.
Julia cayó de rodillas, corrió el paño caliente sobre su piel para limpiar los últimos restos de la crema de afeitar y luego dio un beso caliente sobre su coño. El primer toque dulce de su lengua envió una gran cantidad de emociones y sensaciones que corren a través de ella.
—Oh Jesús, Julia —Ella corrió sus dedos por el pelo—. Eres tan buena en eso.
Julia abrió los labios con su lengua y se adentró en lo más profundo, girando la hoja suave sobre el clítoris con una precisión exacta. El calor de su boca quemó su carne. Su cuerpo palpitaba y vibraba como la presión que se fabricada en su interior.
Julia pasó un dedo sobre sus labios hinchados y lo empujó hasta el final hasta el interior de su coño. Su respiración se hizo en un arranque irregular. Se bombeo dentro y fuera de ella, controlando el ritmo, la profundidad y el ritmo. El hambre le consumía mientras se tomaba su tiempo y ella se degustaba ante su maldito dedo. Un gemido escapó de sus labios. Su cuerpo estalló en un sudor.
Cuando Julia aplicó más presión a su clítoris sensible, su cabeza empezó a girar. Lena envolvió sus piernas alrededor de sus hombros y se resistió contra ella. Maldita sea, su boca hizo cosas muy deliciosas de su coño.
Empujó otro dedo dentro de ella, encendiendo su sangre cerca de la ebullición. Cada centímetro cuadrado de su piel quemada, sus pechos se sentían pesados y adoloridos.
Su tacto estaba al mando, pero suave y tierno al mismo tiempo. Sus músculos se apretaron y temblaron bajo su asalto erótico. Como se entregaba a su cuerpo, ella podía sentir la presión en su interior, llegando a su punto máximo.
—Mmmm... Eso es, cariño. Déjame probar sus jugos —Tan pronto como las palabras salieron de su boca, su cuerpo se tensó y ella tuvo un orgasmo allí mismo, justo en su boca.
Julia agarró sus caderas, absorbiendo sus temblores.
Pasó un largo rato lamiendo su crema. Cuando su cuerpo dejo de convulsionarse, él se puso en pie.
—No es tu coño. Sabes a miel. Cualquiera sabría perderse en tu dulzura. Descúbrelo por ti mismo —Julia puso su boca sobre la de ella y la besó, larga y profundamente. Su lengua quemó su boca, quemándola con su calor, dejando su huella. Ella gimió mientras sus manos con entusiasmo hacían un recorrido por el cuerpo de él.
Julia rompió el beso y se apartó el pelo de la frente.
—Así que ya ves, Len, eres perfecta. Y ahora que tu coño esta afeitado estás lista para desfilar en ese sexy vestido rojo y dirigirte a La Manguera.
Cuando dio un paso atrás, echó un vistazo a su pubis recién afeitado. Impresionada por lo que vio, Lena le lanzó una mirada.
—Pensé…
Julia le dio una mirada tímida.
—Por error, he afeitado todo.
Lena arqueó una ceja.
—¿Accidentalmente?
—Sí, lo siento por eso.
Lena volvió a mirar a su área púbica suave y suavemente se acarició a sí misma.
—Mmm, me gusta eso. Se siente más suave.
Lena miró sus ojos oscurecerse.
—Sí, es mi favorito —Sus fosas nasales se dilataron mientras conducía sus manos en los bolsillos y daba un paso hacia atrás—. Si todavía tienes el corazón puesto en un juego para ir a La Manguera.
Cuando se dio cuenta de la malicia en su voz, su cabeza se acercó con un sobresalto. Sus ojos se encontraron y Julia le lanzó una mirada sugestiva, llena con la promesa de lo que vendría.
De repente se le ocurrió que Julia había cambiado las tornas en ella. Su vecina guapa playboy estaba dejándole saber que ahora estaba tomando las decisiones, no ella. Tuvo que admitir, que le emocionaba que ya no fuera de ella.
Con la decisión de jugar a lo largo, a ver a dónde los llevaba, ella salió del mostrador.
—Gracias por toda tu ayuda. Supongo que te veré más tarde entonces.
Con su expresión caliente, salvaje y letal, él se encogió de hombros.
—Todavía tengo ese juego de uno contra uno para jugar. No te pierdas el doble sentido.
Sus palabras enviaron un escalofrío a lo largo de sus terminaciones nerviosas.
—Está bien, esperemos que mi nueva imagen llame la atención que estoy buscando. Deséame suerte.
El brillo de sus ojos se volvió malo.
—No la necesitas.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ONE ON ONE // CATHRYN FOX

Mensaje por Admin el Sáb Jun 18, 2016 9:51 pm

Capítulo 4

Oh no, suerte no era lo que ella necesitaba. No del todo. Lo que necesitaba era una buena zurrada, por sacar la mierda fuera de Julia.
Hey pero, dos pueden jugar el juego.
Si ella tenía su corazón puesto en ir a La Manguera, ¿quién podría detenerla? No tenía ninguna intención de frustrar sus planes, pero si toda la intención de asegurarse de que esa noche el seria el chico en su cama.
Después de que Lena se fuera, Julia hizo su camino de regreso al baño y encendió la ducha, sabiendo que tenía que darle a su verga lo que había estado pidiendo toda la noche antes de que estallara en llamas. Si no se sacaba del borde, detonaría como un maldito petardo en el minuto en que se hundiera en su calor, y dios, oh dios, siempre había planeado hundiese en su calor.
Mientras el chorro de agujas caliente golpeaba su piel, su mano se deslizó hacia abajo cerrándose alrededor de su engrosada polla, trabajando para liberar la presión que se construía dentro de él. Contuvo el aliento y se movió inquietamente, usando largos y parejos movimientos sobre su eje. Maldición, se sentía bien. Tan jodidamente bien…
Un gemido salió de su garganta y su mano tomo un ritmo, su otra mano se deslizo hacia abajo para intentar aliviar su dolor.
Cerró sus ojos, dejando que su imaginación lo llevara en un viaje erótico mientras trabajaba diligentemente su camino hacia el clímax. Evocó la erótica visión de Lena desnuda, parada delante de ella siendo suya para tomar. Sus piernas abiertas, su coño bien afeitado, dejando al descubierto su prominente clítoris. Julia lamio sus labios, probando su sabor mientras continuara grabado en su lengua.
Mientras pensaba en lo que planeaba hacerle más tarde, cuando la tuviera tendida en su cama, sus jugos goteaban de su ranura y sus pelotas se contraían.
Lo primero que iba a hacer era desvestir ese hermoso cuerpo hasta desnudarla, y pasar un largo tiempo solo mirándola, hasta que ella rogara que la tomara.
Y Julia haría eso.
La tomaría en sus brazos y lamería sus perlados pezones hasta que se endurecieran en su boca. Entonces el chuparía sus tirantes picos hasta que gritara por el celestial gozo.
Una vez que su boca hubiera tenido suficiente, se movería entre sus piernas, presionado un beso caliente a su coño, la comería con un hambre oscura. Con su cara moviéndose entre sus muslos, movería sus rosados labios y daría habidos lengüetazos a su dulce lugar.
—Jesús —susurro en voz baja, aferrándose a la sexy imagen. Tuvo la visión de ella manipulando su exuberante clítoris, succionando y raspando sus dientes sobre su hinchada protuberancia. Cuando ella gritara por el doloroso placer, el cambiara sus movimientos y usaría su suaves toques de su lengua para aliviar el escozor que había dejado.
Pondría uno dedo profundamente en su interior, frotando sobre su punto G, lenta y constantemente hasta que ella temblara, se estremeciera y tendría un orgasmo debajo de él, entonces se deleitaría con su dulce leche cremosa. Después de beberse cada deliciosa gota de su néctar femenino, pondría su polla entre sus calientes y rosados labios y la montaría salvajemente.
Sus sentidos explotaban, Julia jadeo por aire. Con su orgasmo a solo unos pocos movimientos de distancia, sus manos comenzaron a trabajar más duro en su verga. Temblando y jadeando, se mordió el labio inferior, recordando lo dulce que era el sabor de su coño. Trago saliva. Fuerte.
Mientras imaginaba sus rígidos músculos sexuales sujetando su polla. Rompiendo su último vestigio de control.
—Joder… —Gimió en voz alta cuando la presión se montó en su interior. Ahuecó su saco, y acaricio su verga más rápido. Con su polla engrosándose en el punto de no retorno, su corazón se aceleró y su cerebro dejo de funcionar.
Gimió algo incoherente, se acarició una vez más y calmó sus movimientos. Unos segundo después, su caliente disparo en entro en el flujo constante de agua vaporosa y dio un gruñido se satisfacción.
Saciada por el momento, termino de lavarse, vestirse y rápidamente en el camino hacia La Manguera. Entró y exploró el lugar con la mirada. El lugar estaba lleno, pero no le llevó mucho tiempo localizar a Lena. Al segundo en que la vio, sintió un destello de fiebre posesiva por su torrente sanguíneo
Sentada en el bar vestida con un vestido ardiente, atendiendo una copa, lanzando su mirada hacia la puerta cada pocos segundos. Obviamente, con la multitud bloqueando su visión, no le había visto entrar.
Con un avance depredador, se abrió paso atreves de la multitud y cerro la distancia entre ellos. La lujuria explotó dentro de sí misma mientras miraba las curvas que apretaban el vestido y sus largas piernas bien torneadas. Recordando solo por poco tiempo cómo se sentían envueltas alrededor de él antes de temblar y casi bloquear su cerebro. Mientras se imaginaba a sí mismo consiguiendo reencontrarse con sus labios, los dos juntos, todo su cuerpo se estremeció. En todo lo que podía pensar era en tocarla, besarla, y hacerle lenta y apasionadamente el amor. Se rozó contra ella, su mente borracha de lujuria le hacía casi imposible hablar.
No esperó una oportunidad.
—¿Disculpa, está tomado este lugar?
Su cuerpo se tensó cuando escucho su voz.
Ella ladeó su cabeza.
Sus ojos brillaron con calor cuando se encontraron con los suyos.
—No. Siéntate —Su respuesta fue entrecortada.
Con la tracción sexual formando un puente entre ellos, Julia se sentó a un lado de ella, estiró sus piernas frente a ella y le tendió la mano.
—Soy Julia Volkova, bombero de la Estación 19.
Observándole con una insinúate mirada, Lena se rió y continúo el juego.
—Es un placer conocerte, Julia. Yo soy Elena Katina. Chef de pastelería en el Chez Frontenac. — Había curiosidad y emoción en su tono alimentado con la intensidad de su excitación.
Con su polla doliendo por estar dentro de ella y su boca salivando por probar cada delicioso lugar de su cuerpo, decidió ir directo al punto.
—Entonces, ¿Qué es lo que te trae a este lugar, Lena?
Ella se giró de su lugar para enfrentarlo, su bonita y rosada lengua se arrastró hacia afuera para humedecer sus labios. Cuando se acercó, su cálido aliento con olor a fresa despertó todos sus sentidos.
Lena ni siquiera intento evadir el tema.
—Bueno, de hecho, estoy en busca de alguien.
Julia inclino la cabeza, su ingle se apretaba con necesidad mientras observaba sus reacciones.
—¿Alguien, huh? Cualquiera, ¿o tienes a alguien especifico en mente?
Lena se lamio los labios de nuevo, su tono de voz bajo en una seducción de terciopelo.
—Veras Julia —Se detuvo—. ¿Es Julia, cierto? —Cuando asintió con la cabeza continuo—, bueno, tengo este fuego ardiendo dentro de mí. Así que estoy aquí en este bar de bomberos buscando a un hombre que realmente sepa manejar su manguera 1.

1 En original: a man who really knows how to handle his hose, en un juego de palabras con el nombre del bar The Hose.

Haciendo un esfuerzo extra de aplacar a su verga antes de que exportara a través de su cremallera, estudio a los otros hombres en el lugar.
—Estoy segura de que cualquiera es capaz de hacer eso, lo que me hace preguntarme por qué sigues aquí sentada a solas.
—Ahh, pero también necesita tener habilidades con los dedos y la lengua —Sopló una lenta respiración y lo miró con pura lujuria—. Estoy cansada de los amateurs. Quiero a alguien que conozca su camino alrededor del cuerpo de una mujer.
Santo Jesús Cristo. Sus atrevidas palabras hicieron que su polla se engrosará y presionará contra sus pantalones al punto de doler. Estaba segura que los dientes de la cremallera iban a ceder, uno por uno.
Ella suspiro y tomo otro trago de su daiquiri.
—Me temo que a quienes que he conocido aquí esta noche no encajan en los requerimientos. Que es la razón de que siga aquí sentada a solas.
Mientras la tención sexual colgaba pesadamente, deslizo una mirada sobre su cuerpo.
—Creo que es tu noche de suerte.
—¿Lo crees? —miro a su alrededor, deteniéndose en quienes estaban en la mesa de billar. Su cuerpo se estremeció con la esperanza de que se colocara de nuevo en ella.
—Sí, conozco a alguien que encaja con eso requerimientos —agrego. El deseo que reflejo en su mirada, se convirtió en su perdición, destrozando el poco control que le quedaba.
—¿Dónde está?
—Le estás viendo, dulzura —La agarró del brazo y la puso de pie. Cuando sus cuerpos chocaron, dijo—. Ven conmigo —Incapaz de esperar otro segundo para follarla, la apretó a un lado suyo y se deslizaron hacia fuera por la puerta trasera, a la terraza privada, restringida de los propietarios. Julia estaba bastante segura de que a su amigo Stan no le importaría que invadieran su espacio personal, dadas las circunstancias y todo.
Envueltas en la oscuridad, Julia la hizo retroceder y la clavó contra la pared, enjaulándola entre su cuerpo y el edificio de ladrillos. Aspiro su excitado aroma ya que perfumaba el jardín. Se llenó los pulmones con su seductor aroma, deslizo sus dedos en su cabello y ladeo su cabeza.
—Soy quien puede darte lo que quieres… y lo que necesitas.
En una sensual, casi jadeante voz, ella pregunto:
—¿Qué hay de tu juego de uno a uno2?

2 One on One

—Estoy a punto de jugarlo.
Con eso sus labios se estrellaron en los de ella, moviendo su relación al siguiente nivel. Sus manos corriendo sobre su cuerpo, tocando sus suaves curvas. Lena se arqueo hacia ella, apresurándole.
Pasó los dedos por el material sedoso de su vestido antes de tirarlo hacia arriba y deslizó su mano entre sus piernas.
Joder.
No estaba usando ropa interior. Rozó un dedo sobre su coño liso y brillante y gruñó en voz alta.
—Mmmm, depilado, mi favorito.
Lena se sacudió contra su mano.
—Supongo que fue algo bueno que me afeitaras entonces —murmuro, sus palabras le hacían recodar su sexy encuentro en el baño, y que ella tenía el más hermoso coño en el que alguna vez había puesto los ojos—. Porque quería que te volvieras desenfrenada conmigo.
Dolido por hundirse en su calor, su cuerpo se estremecía incontrolablemente.
—Eres tan jodidamente caliente.
Lena comenzó a jadear, su cuerpo entero temblaba.
—Tú me haces así —Sus audaces, palabras sexy enviaron descargas de calor a su polla.
—¿Eso es cierto? —pregunto, complacido hasta el infierno de su confesión.
—Sí, eso es cierto, te quiero Julia.
Sus fosas nasales se dilataron, y canturreó en su oreja:
—¿Qué es exactamente lo que quieres de mí?
Ella deslizó sus dedos por su cabello.
—Quiero que me folles.
Jesús.
Necesitando hacer eso justamente, Julia agarro sus caderas, la hizo girar y pegó su trasero contra su ingle. Capturo sus muñecas y presiono sus palmas contra la pared de ladrillo, amando la manera en que ella lo deseaba.
—Mantén tus manos ahí, bebé —Colocando su boca cerca de su oreja susurro—, y separa las piernas para mí.
Después de que Lena obedeció, tomo del dobladillo de su vestido y lo jalo hacia arriba, exponiendo su suculento trasero.
La dio una nalgada. Fuerte.
—Esto es por molestarme hasta sacar la mierda de mi antes.
—Oh, dios, sí. —Ella se movía impacientemente contra él.
Le dio un nalgada de nuevo, dejando una brillante marca roja.
—Y esto es porque te gusta.
Sus manos se apoyaban contra la pared exactamente como le había dicho, Lena inclinó su culo hacia arriba, ofreciéndose a sí misma a Julia tan afectuosamente.
Joder.
Julia gimió, deslizando sus manos sobre sus curvas y empujando un dedo en su húmedo coño, complacido hasta el infierno de encontrarla mojada.
—Ahora veo por qué necesitas a alguien que sepa cómo usar su manguera, Estás ardiendo, bebé. —Lena acomodo su cuerpo, abriéndose hacia ella.
—¿Crees poder ayudarme a apagar el fuego? —Sus palabras estaban entrecortadas e impacientes.
Julia saco su dedo de su coño y abofeteo su trasero. Rozó sus labios sobre sus lisos cachetes y entonces los separó. Ella soltó un bajo gimió en su garganta.
Dejó un beso sobre su trasero.
—Estás ardiendo, bebé. Por todas partes.
Se inclinó, y usando la punta de su lengua, lamio lentamente sobre su suculento culo para aliviar la escoces que habían dejado sus manos. Cuando el cuerpo de ella se estremeció bajo su toque, se rió.
—¿Te gusta eso?
—Oh sí —Ella se movió contra él—. Me gusta.
Julia deslizo un dedo entre sus piernas y acarició su clítoris hinchado de sangre. Ella estaba tan jodidamente caliente y sus caricias la llevaron al borde del abismo en muy poco tiempo. Cuando deslizo un dedo todo el camino hasta el interior de su vagina y se movió en su calor, se dejó caer contra la pared.
—Quiero que te vengas de nuevo por mí, bebé. Para poder saborear tu dulce crema.
—Julia —susurró ella, sus músculos apretando y apretando alrededor de su dedo—. Yo… —Sus palabras murieron mientras se venía para Julia, justo como se lo pidió. Sus músculos sexuales latieron alrededor de su dedo, llevándolo a un frenesí de necesidad.
—Así es chica. Ven por todo mi dedo —Cuando sus temblores cesaron, sacó su dedo y se lo llevó a la boca—. Mmm. Tan dulce y delicioso, exactamente como lo recuerdo.
Su voz era tan débil como su cuerpo.
—Te quiero dentro de mí, Julia. Por favor...
Moviéndose con la velocidad del rayo, se quitó los pantalones, rápidamente se envainó y coloco su polla en la entrada de su coño. Ella se movió y arqueó la espalda, concediéndole acceso.
—Dime lo que quieres —él solicitó, anhelo saber lo mucho que lo necesitaba.
—Quiero que me folles.
—Dime cómo te gusta, nena. Suave y lento, o duro y rápido —se preguntó, desesperada por complacerla, cuidando de ella y de sus placeres de una manera que nunca había hecho por otra.
Sus palabras salieron rotas.
—Yo... quiero que sea duro... y rápido.
En un rápido movimiento, empujó dentro de ella, dándoles a ambas lo que habían estado anhelando.
—Ah, mierda, —gimió mientras sus músculos se apretaron alrededor de Julia. Era la cosa más dulce que jamás había sentido. Calor abrasador explotó dentro de él. Maldita sea, ella no era la única en fuego. Bombeó en ella—. Te sientes tan bien, cariño.
Cuando sus rodillas temblaron, envolvió su brazo alrededor de su cintura para sostenerla. Su otra mano fue a su clítoris. Lena le acarició con su pulgar hasta que el cuerpo de ella se estremeció y convulsionó de placer.
Sus suaves gemidos resonaban a través de su cuerpo. Tambaleando al borde del éxtasis, continuó golpeando su polla dentro y fuera de ella, incapaz de obtener suficiente. Empujó más duro, más profundo, hasta que sus gritos de placer lo llevaron a la brisa de la tarde.
En poco tiempo, su coño se apretó alrededor de su pene y ella explotó sobre él.
—Julia —murmuró mientras su crema caliente goteaba sobre su eje—. Oh Dios, Julia.
Cuando sus temblores, finalmente cesaron, sacó su polla, extendiéndose por más. Maldita sea, amaba lo caliente que ella se puso para él y la manera frenética que le deseaba. Acarició su culo y volvió a introducir un dedo en su coño mojado, necesitando probar su crema de nuevo.
De repente, la puerta del jardín se abrió y alguien salió. Julia estaba bastante segura de que el tipo corpulento que había tomado la residencia en el follaje los había visto. En lugar de dejarles soles, él inclinó su cuerpo hacia ellas, como si estuviera listo para disfrutar del show erótico.
—Estamos siendo observados —le susurró al oído, moviendo su dedo en su coño caliente.
Lena dio un grito ahogado muy sexy y giró la cabeza para verle.
—¿Qué?
Con una inclinación de cabeza, hizo una señal hacia los matorrales.
—Por ahí.
—¿Deberíamos irnos? —Su voz sonaba áspera, ronca... intrigada. Cuando sintió estremecer su coño, se le ocurrió lo mucho que ello la excitaba. Rayos, no tenía idea que su pequeña Lena era una exhibicionista. A decir verdad, casi no podía creer lo salvaje y malvada que era en realidad. De hecho, estaba descubriendo un montón de cosas deliciosas sobre su sexy mejor amiga.
—Podríamos irnos —Movió su dedo mojado al anillo de su trasero. Abriendo sus mejillas, untó la apertura con su crema, necesitando de alguna manera inexplicable estar dentro de ella, reclamarla, en todas partes—. O podrías dejarme follar tu trasero caliente mientras él mira.
—Oh Jesús —Todo su cuerpo empezó a temblar. Su tono de voz y lenguaje corporal claro indicaban lo mucho que quería que hiciera eso.
Sin hacer ningún intento de discreción, Julia golpeó su trasero y, a continuación, se sumergió en el coño para más crema. Lo pasó por encima de su polla y se colocó en su entrada de nuevo.
—¿Te gusta ser observada, Lena? —Cuando ella no respondió, continuó— ¿Te excita el saber que algún tipo de ahí trata de ver que te tomo así? —Julia cerró los ojos contra la inundación del calor gravitando hacia el sur. Tomó aire, trabajando para calmarse, porque no quería llegar al orgasmo todavía.
Lena tragó saliva y se estremeció bajo sus pies, totalmente perdida en el momento.
—Yo...
Su voz bajó una octava.
—Está bien, Lena. También eso me excita. Él puede ver cómo te tomo, mirar cómo conduzco mi polla en tu culo, deseando que fuera él y no yo, pero él no puede tenerte, porque eres mía.
Mientras Lena empujaba su trasero contra Julia, ésta posicionó su polla en su apretado trasero, una pulgada a la vez hasta que se acostumbró a su espesor. Le encantaba la forma en que su cuerpo se moldeaba perfectamente alrededor.
—Eres tan jodidamente apretada, nena —murmuró—. Nunca voy a durar.
Sin previo aviso, ella quitó una mano de la pared y se deslizó entre sus piernas para acariciarse a sí misma. Cuando ella gritó en éxtasis, Julia casi se explotó en el lugar. Se quedó mirándola, tratando de recordar cómo respirar.
—Por favor, Julia. Cabálgame. Quiero sentir que te vienes dentro de mí. —Había una nota de desesperación en su voz.
El aire a su alrededor creció con el olor embriagador de su amor. Julia escuchó una cremallera y luego un crujido en el jardín. El cuerpo de Lena tembló en respuesta.
—¿Crees que está frotando su polla mientras mira cómo te comes mi polla, nena? —se preguntó, alimentando su fetiche.
Lena asintió y ladeó la cabeza para mirar hacia la oscuridad.
—Eso espero —anunció con audacia. Julia siguió el movimiento de su cabeza. Contempló el patio trasero, pero sólo pudo distinguir la silueta de un hombre en las sombras.
—Apuesto a que le encantaría tener tu cuerpo sexy —Su tono de voz era bajo y ronco—. Apuesto a que le encantaría probar tu crema dulce —Con manos temblorosas, se pasó los dedos por la exuberante curva de su culo, disfrutando de su suavidad sedosa.
La oyó tragar y sospechó que otro orgasmo se acercaba. Decidido a darle exactamente lo que quería, él comenzó a bombear en el culo, lento y constante. Jesús se sentía tan jodidamente bien entre las piernas. Mareada por la necesidad, lanzó una rápida mirada hacia el jardín y le sonrió a quien estaba mirando.
Cuando Lena apretó los músculos de su trasero todos los pensamientos del voyeur en el jardín desaparecieron. Cerró los ojos y se concentró en la necesidad rondando a través de él. Lena comenzó a chocar contra Julia, duro y rápido. A medida que su orgasmo se acercaba, Julia apretó los dientes, apretó el agarre que tenía sobre Lena y echó la cabeza hacia atrás.
—Eso es, Julia —Impaciencia mezclada en su voz—. Córrete dentro de mí.
Un clímax poderoso lo atravesó cuando su culo apretó su polla. Gimiendo, se entregó a su orgasmo, su polla palpitante sofocando las llamas furiosas en su interior.
—Oh, a la mierda —Calmando sus movimientos, se concentró en los puntos eróticos de placer. Permaneció en ella durante mucho tiempo, hasta que su polla quedó flácida. Después de que dejó su apertura tan dulce y traviesa, se deshizo del condón y la hizo girar para mirarla. Julia ajustó su vestido y la tomó en sus brazos. Con dificultad para respirar, le murmuró al oído—: Cariño, eres jodidamente increíble.
—No estás tan mal —Corrió sus manos por el pelo despeinado—. Eso fue un infierno de juego de uno contra uno, Julia. —Hizo una pausa y ladeó la cabeza para verlo. Con voz burlona, preguntó—: Es Julia, ¿no?
Julia echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada.
—Sí, nena, es Julia. El nombre de quien escogiste para aplacar las llamas. —No se molestó en decirle que no había manera de que ella iba a salir por esa puerta con nadie más que ella. Deslizó su mano bajo su vestido y acarició su coño, calmando sus labios hinchados.
Con un suspiro de placer, Lena deslizó sus brazos alrededor de sus hombros y apretó su cuerpo contra el suyo, relajándose con ella. Sus labios encontraron los suyos por un largo, lujurioso beso. La pelirroja avanzó hacia atrás y sopló en su boca.
—Cuando dijiste que eras la persona indicada para el trabajo, no estabas bromeando.
La puerta del jardín se abrió y se cerró, ganando su atención. Solos otra vez, Lena sonrió.
—Supongo que debería irme.
Apretó la boca a su oído.
—¿Irte? Oh no, no vas a ninguna parte. Te vienes conmigo a casa.
Algo en su expresión cambió, las emociones pasaron por encima de sus ojos.
—Realmente no quiero ver una película y comer helado.
Julia se rió entre dientes.
—Yo tampoco, porque estoy lejos de hacer eso contigo, cariño. Primero me voy a tomar una ducha caliente contigo donde voy a enjabonar cada centímetro de tu cuerpo, luego te quiero en mi cama con las piernas abiertas de par en par, porque tengo pensado hacerte el amor toda la noche. Hay tantas cosas que todavía no hemos hecho, tantas cosas que he estado muriendo por hacerte.











Capítulo 5

Pasada algo menos de media hora, Julia la llevó a su casa. Su mano tomó la de Lena y la apretó amablemente. Ese pequeño gesto hizo cosas raras dentro de la pelirroja. Tomó un pequeño respiro y cerró los ojos durante un pequeño momento al mismo tiempo que un lazo se apretaba en su corazón.
¡Qué mujer!
Unos hermosos ojos azules miraban los suyos y ella comenzó a cuestionarse su inteligencia, sintiendo que se había metido por completo en su cabeza. Su piel ardió y su mente se aceleró al mismo tiempo que su pulso se hacía más notorio en su cuello. Quizá debió dejar esa relación platónica porque el modo en que Julia la había complacido antes, tocando sus fetiches para hacerlo mejor para ella, combinado con la manera en la que la estaba tocando ahora, jugaba con sus emociones. Caray, realmente no tenía ni idea de lo fuerte que había caído por la rubia.
Julia debió sentirla diferente. Se irguió y tiró de ella; su mirada escaneó su cara.
—¿Estás bien? —la suave cadencia de su voz la caló los huesos y la necesidad en sus ojos tocó su alma.
La mirada de Lena escaneó la de Julia también, preocupándose por ella visiblemente. La pelirroja se tragó un pequeño gemido mientras notaba que lo deseaba más ahora, mañana y por siempre. Oh, Dios, Lena la quería tanto que la asustaba. Jesús, ¿qué diablos había pensado? Expulsó esos pensamientos a una esquina de su mente, determinada en hacer que cada momento con Julia contara.
Ella sonrió.
—Perfectamente —murmuró, esforzándose por hablar normal.
Julia sonrió y el brillo de sus ojos sostenía una especie de promesa.
—Genial —la rubia pasó su brazo por su cintura y la acompañó por el pasillo. Una vez dentro del baño, Julia  abrió el grifo caliente y la miró. Sus ojos se suavizaron y se llenaron de pura adoración mientras examinaba su cara. Soltó un pequeño suspiro—. Eres tan preciosa, Elena.
Sus bocas se encontraron en un beso que llegaba al alma. Mientras los labios de Julia abrían los de ella, algo caliento rodeo su piel. Sus lenguas se unieron y enredaron en una pequeña pelea. Sus manos rodearon el cuerpo de ella, introduciéndose en ella poco a poco mientras la quitaba la ropa amablemente.
Miles de sensaciones y emociones se arrancaron en ella.
—Dios, te quiero tanto —susurró la rubia en su boca y pasó sus dedos por su mejilla.
Sus palabras jugaron con sus sentimientos y Lena sintió escalofríos bajo su toque. Ella trató de encontrar su voz.
—Yo también te quiero, Jul.
Su admisión le hizo sonreír, entonces se quitó su propia ropa y la metió en la ducha. El agua caliente se sintió gloriosa contra su cuerpo desnudo, pero no tan glorioso como se sentían las manos de Julia.
Con su mirada clavada en la de ella, la rubia se mojó las manos y abrió sus rodillas. Rozó sus suaves dedos sobre su coño y le envió una mirada prometedora y de intimidad.
—¿Estás adolorida?
La preocupación de sus ojos y sus caricias la hicieron deshacerse. Abrumada por su ternura y completamente pérdida en el momento, ella se hundió en él.
—Quizá solo un poco —admitió honestamente. Con un pequeño dolor del deseo dentro de ella, movió sus caderas, rozando su coño contra Julia.
La rubia apartó el flequillo mojado de la frente de ella y sonrió.
—Entonces cuando hayamos terminado aquí, voy a tener que besarte mejor —su voz destilaba deseo y provocó un escalofrío en ella.
Las manos cálidas y enjabonadas de Julia tocaban su cuerpo, tan dolorosamente tierno que era lo único que la hacía mantenerse en pie. Su toque se sentía más emocional que físico, diferente a lo del jardín, pero igual de potente.
Enclavadas en silencio, pasaron un buen rato con solo tocarse, tomándose su tiempo para conocerse íntimamente. Lena palmeó sus músculos y le lavó el cuerpo de paso. Rozó sus pezones con su pecho mientras sus manos se perdían debajo, para agarrar su dura polla. Cuando ella dio un pequeño apretón, sus fosas nasales se abrieron y ella sintió que él no podría más.
—Maldita sea, Lena—gimió, alargando su voz —. Te necesito en mi cama. Ahora.
Una nueva oleada de humedad estalló en su coño y ella casi lloró de placer.
—No puedo pensar en otro lugar en el que preferiría estar —susurró la pelirroja con palabras saliendo de su boca, entrecortadas.
Julia apagó la ducha, envolvió una toalla alrededor de su cuerpo, la tomó en brazos y la llevó a su habitación. Sonriendo, él la puso sobre la cama.
Julia se pasó los dedos por el pelo mientras la miraba.
—Abre las piernas, nena —todo el humor desapareció de sus ojos. Se lamió los labios mientras inhalaba su creciente aroma. Bajó su voz—. Me muero por probarte de nuevo.
Adolorida por sentir su polla dentro de ella, en todas partes, Lena sintió obligación.
Cuando Julia asintió con la cabeza, decidió tomarle un poco el pelo. Lena deslizó su mano entre sus muslos, recordando lo mucho que a la rubia le gustaba aquello. Abrió los labios y acarició su clítoris.
—Mmm, me encanta lo suave que se siente mi coño.
Julia gruñó.
—Y a mí me encanta como sabe —Subió entre sus piernas, le abrió los muslos y bajó la cabeza. En el momento en que su lengua cálida tocó su coño, se fragmentaron sus pensamientos. Lena se agarró a las sábanas y se arqueó para Julia, llevando su lengua más profundamente en ella. Sus movimientos íntimos la tocaron directamente, tocándola tan profundamente que pensó que moriría de placer.
—Me encanta cuando me haces el amor con la lengua —se resistió contra la rubia, frenética de deseo.
—Eres tan caliente y salvaje, Lena —Julia empujó un dedo dentro de ella, agitando sus deseos.
—Sí —gritó ella, con la cabeza hacia un lado.
Le sorprendió lo bien que Julia conocía su cuerpo, como iba directo a sus necesidades y como sabía dónde tocarla para llevarla al límite. Pasó mucho tiempo entre sus piernas, lamiendo, chupando y besándola con la lengua y dedos. Ella lo miró con el conocimiento de que Julia era el único hombre capaz de extinguir las llamas en su interior.
Los músculos de su coño comenzaron a contraerse y su respiración se hizo más profunda.
—Esa es mi chica. Déjame probar tu dulzura. —a medida que su voz se deslizaba por su piel, ella estalló en su ansiosa boca. Gimiendo de placer, Julia la lamió.
Un momento después, Julia subió por su cuerpo y se sacudió el pelo mojado de la frente de ella. Gastada y completamente exhausta, Lena respiró tragando profundamente y se pasó los dedos por el pelo.
—Eso estuvo genial —murmuró.
Julia sonrió.
—No hemos terminado todavía, nena —la rubia la tomó en sus brazos y apretó sus labios contra los suyos, buscando un beso profundo, de esos que nublan la mente—. Mi plan es hacerte el amor durante todo el fin de semana, Len.
Cuando su lengua se metió dentro de su boca para encontrarse con la de ella, la lujuria crepitó por sus venas, dándole una suave brisa. A pesar de que sabía que permanecer más tiempo en sus brazos sería una ruina emocional, ella abrió mucho las piernas, miró el reloj y le ofreció una seductora sonrisa.
—Como los fines de semana son muy cortos, creo que deberíamos empezar ya.












Capítulo 6

Horas después, después de que la mañana llegara y se fuera, el sábado por la noche estaba sobre ellas. Lena se extendió en la cama de Julia, su coño estaba hinchado y dolorido por su noche juntas.
Pero oh, que gloriosa noche que había sido.
Escuchando los sonidos de su suave respiración, ella le tocó el pecho y admiró su prepotencia, amaba todo de la rubia. Como su mirada recorriendo su rostro, su pecho y su polla, los músculos de su coño tensos, necesitándole desesperadamente dentro de ella una vez más, necesitando la conexión, la intimidad. Un alboroto de emociones estalló dentro de ella e hizo que su corazón se atrapara. Jesús, ¿cómo ella podría jamás volver a ver a la mujer del desfile dentro y fuera de su apartamento, sabiendo cuánto ella lo deseaba —para ella sola?
—Buenas noches, sol —susurró.
Forzó una sonrisa.
—Lo siento, no era mi intención despertarte.
Entrecerró sus ojos y tocó su mejilla con una suave mano.
—Oye, ¿qué pasa?
Evidentemente algo la estaba molestando.
—Nada —mintió—. Estaba pensando que era mi momento de irme.
La sonrisa desapareció de su rostro mientras la tiraba hacia sí, cubriéndoles con mantas.
—¿A dónde? Y no me digas que hay que regresar a La Manguera a recoger a alguien más.
¿Qué? Su tono posesivo le tomó por sorpresa.
—No parece que te importara que haya ido anoche.
Se mofó.
—Sólo porque tienes tu corazón puesto jugando a la mancha. Y yo quería también jugar una pequeña partida de uno a uno contigo.
Su pulso saltó, su estómago se enrosco de la emoción.
—¿De verdad? ¿Lo hiciste?
—Si —dijo Julia, alzando la voz. Se clavó su pulgar en el pecho—. Escucha, querida, no hay forma de que te fueras de La Manguera con nadie excepto yo. Te deseo a ti Lena, y no comparto.
La pelirroja frunció el ceño, la realidad avanza lentamente en su cerebro.
—Pero te aburres, Jul. Sabes que no soy como las salvajes y sexys mujeres que usualmente rondas por la noche, el afeitado, el vestido rojo, todo eso solo fue un acto para ponerte en mi cama —tiro de las mantas—. O más bien, en tu cama.
—El exhibicionismo, ¿eso fue un acto también?
Lena bajo la mirada con timidez.
—No.
—No lo creo —Julia rodó hasta su lado y empujó su polla a su cadera—. Esto parece como que estoy aburrida para ti, ¿Lena? Una mirada a ti y soy tan dura como el granito.
Cuando Lena deslizó su mano por debajo de las mantas y capturó su polla, la rubia gimió y la apretó más fuerte.
—De lo que te estás perdiendo, Lena, es que eres el tipo de mujer por quien suelo gravitar. Tú eres la única mujer a la que deseo.
—Pero yo vi la manera en que mirabas a todas esas chicas ardientes en La Manguera. No soy como esas mujeres.
—Fueron sólo para ayudarme a dejar de pensar en ti. No lo ves, estoy loca por ti, Lena. Te deseo. Siempre te he deseado. Hoy, mañana y siempre. Tenía demasiado miedo de arriesgar nuestra amistad haciendo un movimiento que no estaba segura que quisieras.
La emoción cantó a través de sus venas y su corazón saltó de alegría, apenas pudo creer lo que estaba escuchando. Julia la deseaba a ella tanto como ella misma deseaba a la rubia. Hoy, mañana y siempre. La pelirroja deslizó su mano debajo para capturar su polla.
—Después de una suave compresión —dijo, con su mejor voz sensual, —quería.
Se rió entre dientes y la arrastró con fuerza.
—Sí, creo que tengo eso.
Lena se derritió contra la rubia, todo lo que esté al alcance de ella.
—Te deseo a ti, Jul. Lo he hecho desde hace mucho tiempo. Y no debes preocuparte sobre mí eligiendo a cualquiera en La Manguera. Nadie se interesaba en mí de todos modos.
Julia gruñó.
—Confía en mí, cariño, todos en La Manguera querían ser yo anoche. Ya ves, estoy apostando a que los chicos han estado buscando su manera de evitarte porque ya sabían que yo ya te había marcado como mía.
—¿Marcarme como tuya? ¿Qué?
Deslizo un dedo en su coño húmedo.
—Sí, tú eres mía.
Lena gemía en voz alta.
—Entonces, ¿no hay nada malo con mis besos, mis pechos o mi coño? —No se molestó en ocultar la travesura en su voz.
—Nada en absoluto.
—¿Crees que…? —Arrugó su nariz
—¿…Hay que comprobar de nuevo? —Preguntó la rubia, terminando su frase—. Sí, bebé, yo lo hago. Creo que es una muy buena idea —Julia rápidamente se puso el condón, la arrastró debajo de sí y hundió su polla todo el camino hasta su interior—. Siempre es bueno cubrir todos los ángulos, ¿no crees?
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 26
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ONE ON ONE // CATHRYN FOX

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.