Criminal // SandyQueen

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Criminal // SandyQueen

Mensaje por SandyQueen el Dom Jun 19, 2016 6:55 pm

Buenas Tardes... Les traigo un nuevo  Fic ya que el otro que estoy publicando va a llegar a su fin  Cool

Espero que les agrade
Smile




CRIMINAL




CAPíTULO I


Heme aquí nuevamente en una espectacular noche de gala en la cual mi marido es el centro de atención, ¡sí! ese maldito bastardo que no es más que mera apariencia. Yo no soy más que un simple trofeo en su colección. Gracias a la familia Katin logró despuntar como abogado ya que mi padre lo recomendó al mejor bufete de abogados de Rusia, sin contar que ese bufete es de mi padre y también sin mencionar que se casó con la hija del dueño. Me casé con el más que nada por hostigamiento de mi madre; como siempre mi padre no estaba muy de acuerdo con las opiniones de mi madre ya que sabía el tipo de hombre que era mí ahora esposo. Pero ya no vale la pena recordar todo eso, hace mucho que ya no siento nada, mi vida es una total farsa maquillada con felicidad, sonrisas y amor hacia mi flamante esposo. En verdad esta cena de gala me vale una mierda, solo veo a gente que no conozco y que ni quiero conocer pero tengo que regalarles una sonrisa fingidamente agradable. Justo ahora sólo quisiera embriagarme y largarme a mi casa, dormir y ya no despertar jamás. Busco a Edik para decirle que me siento mal y que me quiero largar de su puta cena filántropa. Lo busco por casi todo el salón sin éxito, así que opto por salir a la calle y tomar un taxi que me lleve a mi casa, sé de antemano que el muy hijo de perra me volverá a golpear por retirarme sin su consentimiento, pero a estas alturas me da igual.-Justamente terminaba de pensar esto cuando…Cuál fue mi sorpresa… el muy hijo de puta estaba en pleno agasajo con una “señorita”, no podía sentirme más humillada y sin valor que en ese instante.-
LENA: ¿Pero que mierda es esto Edik!
EDIK: ¡Nada que te importe! ¡Lárgate de aquí! ¡No te metas en mis asuntos! –Arreglándose la camisa y colocándose el saco, besó en mi cara a esa mujer en sus labios. Ya no iba a soportar más esa escena.-
LENA: ¡Estás imbécil o qué te pasa estúpido! – Estaba realmente fuera de mí, ya no sabía si era porque estaba con esa tipa o en sí por la humillación, realmente había herido mi orgullo de mujer y había pisoteado mi dignidad. Al terminar estas palabras solo sentí ardor en mi mejilla izquierda y cuando menos pensé ya estaba en el piso, el muy poco hombre me había golpeado una vez más. La mujer con la que estaba al ver la escena optó por irse lo más pronto posible.-
EDIK: ¡Mira lo que hiciste estúpida! ¡Hiciste que una verdadera mujer me dejara! –El me gritaba mientras yacía en el piso aún aturdida por el bofetón que me había proporcionado, no bastando con eso, el bastardo me tomó del brazo y por la parte de atrás del cuello para obligarme a levantarme. Cuando de repente escuché como derrapaba lo que parecía ser una moto, vi que alguien se bajó de ella y como si fuera en cámara lenta vi como le dio un derechazo a mi grandioso esposo, vi como el hijo de puta cayó al suelo. Mi sorpresa fue aún mayor cuando mi ángel guardián habló.-
-¡Hey! ¿Estás bien? – La voz era de una mujer ¡Por dios! Una mujer salvó mi trasero. Que por cierto no se veía nada mal en su traje de motociclista negro que se le pegaba provocadoramente a sus curvas.-
LENA: Sí.-Le respondí tímidamente. Cuando de repente se quitó el casco y… Me robó el aliento… unos ojos bellamente azulados, una cabellera negra y unos labios muy sexis, fue lo que aprecié.-
-Mi nombre es Yulia, y es mejor que te vayas antes de que este estúpido se levante.-Me extendió su mano dándome un casco e invitándome a subir a su moto. Un impulso hizo que lo tomara y me subiera a la moto no sin antes patearle los testículos y dejando retorciéndose del dolor al bastardo. –
Yo hacía un total contraste, ya que iba montada en una moto Ducati negra con mi vestido de noche y la piloto iba con su traje de cuero negro de motociclista. Por primera vez en mi vida me sentía como una total rebelde, al sentir la velocidad y la adrenalina por golpear a mi estúpido poco hombre de mi esposo… Realmente me sentía viva. Yulia me llevó a lo que parecía una especie de escondite ya que no era muy fácil de encontrar, me ayudó a bajar de la moto con sumo cuidado y me invitó a entrar. Era algo a cogedor, tenía lo indispensable pero… Me hacía dudar ya que si tenía una Ducati ¿Por que vivía en un lugar así?
Me ofreció algo de tomar ya que notaba en mis ojos algo de inquietud y desconfianza a pesar de que me defendió del patán de mi esposo por lo cual yo le pedí un vaso con agua. Se dirigió a lo que creo que era la cocina y sacó de un frigo bar una botella con agua, se acercó nuevamente a mí y me la dio. Noté que quería romper el hielo pero no sabía cómo así que decidí en hacerlo yo.-
LENA: Muchas gracias por defenderme del estúpido de mi marido
YULIA: ¿Qué? ¿Ese pedazo de estiércol era tu marido?
LENA: Sí –Conteste totalmente apenada y con un hilo de voz.-
YULIA: Vaya, las sorpresas que da la vida. Nunca me hubiera imaginado eso, por la manera que te trató tan denigrante yo me imagine que trataba de violarte o asaltarte en el mejor de los casos.
LENA: Lo sé y por favor no me lo hagas recordar…- Yulia solo asintió.-
YULIA: Por favor toma asiento, sé que no es el palacio de Buckingham o lo más cercano a lo que estás acostumbrada pero es lo que hay y quiero que te sientas lo más cómoda posible. –Señalándome un sofá algo maltrecho.-
LENA: No te preocupes, agradezco tu amabilidad –y tomé asiento. Se retiró a lo que parecí a ser su habitación, en la posición en la que estaba el sofá tenía algo de visión a su habitación abrí la botella con agua, le di un sorbo y justo vi de reojo que se estaba quitando ese traje que la hacía lucir bastante bien, algo en mi interior me decía que tenía que saciar mi curiosidad. Pero por el amor de dios ¿Acaso me está llamando la atención una mujer? Bueno… por cómo luce y cómo llegó a rescatarme creo que me hace dudar de mi heterosexualidad. Así que opté por acomodarme de tal manera que tuviera una mejor perspectiva de mi “ángel guardián”. Y qué perspectiva tomé… estaba observando cómo se iba desnudando, poco a poco iba deslizando por sus hombros la parte de arriba del traje, después iba bajando con cuidado hasta dejar al descubierto sus pechos, siguió deslizándolo hasta su bien trabajado abdomen; dejo de deslizarlo y buscó una camisa, la que escogió fue una blanca de tirantes que se le ajustaba baste bien a su cuerpo. Yo no podía dejar de preciar semejante espectáculo. Prosiguió con su ritual, vi como iba bajando el traje por sus muy pero muy bien torneados glúteos bajando también por sus muslos que también tenía que hacerles justicia, estaban muy bien trabajados. Notaba como se me secaba la boca y una excitación empezaba a invadirme. En verdad quería que me tocara y me poseyera esa sensual y hermosa mujer. Que para ser sincera era comprensible ya que tenía como 3 años sin sentir un orgasmo o algo cercano. Al terminar de quitarse su atuendo, tomó un mini short y se lo puso, se acercó al frigo bar y tomó una cerveza para posteriormente sentarse a un lado mío. ¡Wow! Esos ojos son más hermosos de cerca y… esos labios en verdad que quiero probarlos. Sólo mordía mi labio inferior para no saltar sobre ella. Creo que Yulia percibió ese gesto como si estuviera apenada ya que me preguntó.-
YULIA: ¿Cómo te sientes? –Me sorprendí por su pregunta, notó mi expresión y señaló el morete que tenía en mi mejilla.-
LENA: Bien, aunque… Me duele un poco.-Mentí de una manera tan descarada, que ni yo misma daba crédito. Después de ver todo ese espectáculo me olvidé del dolor y sólo quería tener la atención de mi “ángel”, quería que se preocupara o que tratara que mi dolor se calmara. Yulia se paró y empezó a buscar algo que simulara una compresa, pero sólo encontró una bolsa de plástico la cual llenó con hielos, la cubrió con un lienzo blanco, se acercó a mí, tomó mi rostro para tener mejor visión del morete y no lastimarme más. Cuando de repente algo, no sé qué, tal vez mi lívido, mi urgencia de sentirme mujer nuevamente, fue algo que no puedo explicar… Al sentirla tan próxima a mi rostro la besé, me agradó en demasía la sensación de sus labios contra los míos, sentí esa conexión con Yulia. Sé que sólo era carnal y en verdad no quería pensar en más. La deseaba y al sentir esa pasión y deseo correspondido en su beso supe que también sentía lo mismo. Separamos nuestros labios por falta de aire y me dijo:-
YULIA: En verdad que eres muy hermosa y ardiente y eso me gusta. –Notaba ese deseo en sus ojos, que hacía que me desarmara.-
LENA: Me llamo Elena, pero puedes llamarme Lena.
YULIA: Muy bien Lena, sólo te diré que en verdad quiero hacerte mía y no quiero que estás palabras te tomen por sorpresa ya que, sé muy bien que quieres lo mismo. Vi como me observabas cuando me estaba cambiando, así que decidí jugar un poco contigo y provocarte… Creo que surtió efecto. -Me lanzó una sonrisa y una mirada tan sugerentes y sexis que una vez más no me pude contener y me lancé sobre ella, caímos a una especia de alfombra que había en el suelo. Yo sólo quería ser suya y que ella fuera mía, olvidarme de que estaba casada con una escoria de persona y entregarme por primera vez en mi vida a lo que sentía en el momento. La besé nuevamente, me abrí paso con mi lengua por sus labios hasta encontrar la de ella. Empezaron esos roces de nuestras lenguas que me fueron estremeciendo y excitando conforme iba subiendo de intensidad el beso. Yulia hábilmente bajó la cremallera de mi vestido y lo empezó a deslizar delicadamente. El rose de sus dedos contra mi piel provocaban un torbellino de sensaciones, finalmente me despojó de él quedando en ropa interior encima de ella. Podía observar en sus ojos azules el deseo carnal que quería saciar a como diera lugar y obviamente yo quería que fuera conmigo y no iba a poner resistencia alguna. Yulia empezó a besar mis hombros desnudos, después comenzó a morderlos suave y delicadamente, ella quería que mis sensaciones estuvieran a flor de piel y para ser sincera lo estaba logrando. Desató mi sostén dejando al descubierto mis senos, los cuales observó de una manera un tanto pervertida que extrañamente no me incomodó en lo más mínimo. Mi hermoso “ángel” colocó sus manos sobre ellos y empezó a masajearlos con tal cadencia que solté un gemido y empecé a mojar mis bragas. Yo busqué su cuello para besarlo y excitarla tanto como yo lo estaba, lo encontré así que comencé a besarlo, metí mis manos de bajo de su camisa para despojarla de ella, me ayudó un poco al medio incorporarse y aprovechó para pasar sus hábiles manos por mi espalda que hicieron que me estremeciera aún más; al tenerla semidesnuda bajo de mi y sentir esa mirada tan sugerente una vez más. Sólo quería sentir su piel junto a la mía. Vi la excitación en sus pechos y por instinto comencé a besarlos y acariciarlos. Escuché un gemido por parte de ella lo cual me dio pie a succionar uno de ellos mientras masajeaba el otro como si no hubiera un mañana. Sabía que ya estaba tan excitada tanto o más que yo. Después con rápido movimiento me dejó debajo de ella y empezó a hacer la misma operación que yo hice con ella, posteriormente empezó a bajar lentamente y recorrer mi abdomen con su lengua hasta bajar a mi sexo. Empezó a dibujar círculos con su lengua en mi clítoris ya hinchado, y posteriormente empezó a succionar suave y delicadamente, yo estaba sintiendo un placer que jamás había experimentado. Posteriormente introdujo su lengua en mi vagina y comenzó a hacer círculos la sensación era demasiado deliciosa, iba sintiendo como mis muslos se iban tensando, cuando de repente dejó de darme ese placer que casi hacía que tocara las nubes.
YULIA: No… Preciosa… Aún no … No quiero que llegues –Su voz era entrecortada al decirme esto.-
Se colocó nuevamente encima de mí, colocó su sexo contra el mío y comenzó un vaivén que provocó que empezara a gemir de placer y Yulia lo estaba disfrutando. El vaivén fue incrementándose hasta que ya no pudimos más y alcanzamos el clímax. Yulia se desplomó sobre mí y yo… yo estaba totalmente extasiada y satisfecha. No podía creer que una mujer me hubiera dado tanto placer como lo hizo ella. Era como si conociera cada parte de mí. Una vez que Yulia recupero el aliento me besó.
YULIA: Me atrevo a decir que fue el mejor sexo de mi vida.
LENA: Yo sí te lo puedo asegurar. –Dije esto con determinación y sin ningún tipo de pena.-
YULIA: Me alagas Lena pero… ¿Qué no se supone que… -La interrumpí sin vacilación y sin miramientos.-
LENA: ¡No! Ese imbécil ni eso sabe hacer bien. Lo único que sabe hacer es golpear mujeres el muy hijo de puta.
YULIA: Tranquila pecosita.-Me abrazó y me dijo.- Eso ya no volverá a pasar de eso me encargo yo. –Esto último lo dijo con una determinación que me hizo sentir por primera vez en mi vida adulta protegida…


Última edición por SandyQueen el Miér Jun 22, 2016 8:58 pm, editado 1 vez
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por andyvolkatin el Dom Jun 19, 2016 8:42 pm

Hola Very Happy
Me gusto mucho este capitulo
espero subas pronto el sgte para saber
que pasa cheers
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 435
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por SandyQueen el Miér Jun 22, 2016 9:13 pm

CRIMINAL


CAPíTULO II

Siento los rayos cálidos del sol en mi rostro, siento como si hubiera despertado de un profundo letargo. Quise levantarme de la alfombra en la cual tuve la mejor experiencia sexual de mi vida pero no pude ya que me sentía algo adolorida, así que opté por sólo quedarme sentada en lo que recuperaba algo de fuerza en mis piernas y brazos. Aún no podía quitarme de la mente esos ojos azules y la sensación de los labios de Yulia sobre los míos y en diferentes partes de mí; volver a recordar lo de anoche provocó que se dibujara una estúpida sonrisa en mi rostro de colegiala que había tenido su primera vez. No sabía dónde se encontraba ella y para ser sincera no sabía si podría verla a los ojos. La manera en como prácticamente me le insinué para que tuviéramos sexo… ¡Dios! Realmente estaba muy confundida, ya que estaba sintiendo algo que en definitiva no quería sentir… “Arrepentimiento”. Me levanté para buscar mi ropa interior ya que aún estaba desnuda. El sonido de unas llaves abriendo la puerta me alarmó:

YULIA: Pero que hermosa perspectiva tengo de usted señora Elena– Era Yulia que traía unas bolsas de supermercado y las colocó en una pequeña mesa. Me tranquilizó bastante que fuera ella, pero… ese comentario lo hizo con un tono demasiado pícaro y sugerente.-

LENA: ¿Ah sí? –Le repliqué con el mismo tono y con mirada retadora. Lo cual provocó que
Yulia pasara de una manera sensual su lengua por sus labios.- Y por cierto mi nombre es Elena Katina…

YULIA: Muy bien señora Katina, le voy a ser sincera, justamente ahora usted está provocando que la quiera hacer mía nuevamente. –Estas palabras me tomaron completamente por sorpresa.-

LENA: ¿Y… Y… Usted piensa que… Me puede tomar cuando se le venga en gana? –Para ser sincera, solo quería hacerme la difícil, realmente se veía tan sensual, con esos jeans azules deslavados y algo rotos que traía puestos y otra camisa negra de tirantes que le ajustaba perfecto... Y continuando con la sinceridad, claro que podía tomarme cuando quisiera, ya que esto de tener sexo con ella una vez más no me parecía tan mala idea.-

YULIA: ¿Cree que no puedo señorita Katina? –Acercándose peligrosamente hacia mí y con su lívido dibujado en sus ojos. Mientras se iba acercando yo iba retrocediendo hasta que mi espalda desnuda chocó contra una pared. Yulia colocó sobre la pared sus manos a la altura de mi cabeza como para no dejarme escapar y me susurró al oído.- Usted provoca demasiadas cosas en mí pecosita. ¿Aún crees que no puedo hacerte mía otra vez?

LENA: Intenta… -Esa palabra fue el detonante para que Yulia me rodeara con sus brazos y me besara de una manera apasionada a la cual no opuse resistencia alguna. Quería sentir nuevamente su piel contra mi piel, sus labios explorando nuevamente cada centímetro de mí, sus manos… esas manos tan hábiles, tan mágicas, tan… Expertas…
Me estaba perdiendo una vez más en sus labios, en sus caricias y nuevamente estaba sintiendo excitación, excitación de volver a ser de ella, esto provocaba que me volviera a humedecer. Me fue guiando sin dejar de besarme hasta su habitación y ahí choqué contra su cama. Yulia me empujó y yo caí de espaldas sobre el colchón. Ella se quitó de un solo movimiento su camisa dejándose solo su top. Se colocó encima de mí y volvió a besarme pero ahora con deseo. Se apartó de mí para contemplarme una vez más.

YULIA: ¿No va a poner resistencia alguna Srta. Katina?- Noté en su voz y en sus ojos cierto desafío.-

LENA: Por supuesto que no Yulia. –Le tomé su rostro y la besé, después pasé mis manos por su espalda y esto hizo que se estremeciera. Y nuevamente se repitió lo de anoche, con la diferencia que al alcanzar el clímax ella gritó mi nombre. Otra vez estaba extasiada y muy satisfecha… También sorprendida, nunca pasó por mi cabeza que yo pudiera provocar eso en una persona. Yulia realmente estaba haciendo que me sintiera mujer. Volvía a tener esa sonrisa estúpida, que al parecer a mi “ángel” le agradó.

YULIA: ¿Qué la tiene tan contenta Srta. Katina? Realmente se ve muy hermosa con esa sonrisa dibujada en sus labios. -Incorporándose y sentándose en una orilla de la cama-.
LENA: ¿Y todavía lo pregunta señorita Yulia? ¿Quiere que le levante su ego, verdad? –La rodeé con mis brazos por detrás y le besé la mejilla. En ese instante mi subconsciente me asaltó y me reprochó el porqué me entregué con tanta facilidad a una completa desconocida que ni siquiera sabía su apellido. Decidí callar a mi subconsciente preguntándole a Yulia.- Por cierto Srta. Yulia no me has dicho tu nombre completo.- Arqueó su ceja y me respondió.-

YULIA: ¿Para qué quieres saberlo Lena? –Apartó mis brazos de su cuerpo, se levantó de la cama y se dispuso a vestirse.-

LENA: Por curiosidad. Creo que al menos quisiera saber el nombre completo de la persona que me ha dado los mejores orgasmos de mi vida.- Me senté en el lugar que dejó cuando se levanto. Al terminar de decir estas palabras se le dibujó una sonrisa lasciva.-

YULIA: Muy bien Srta. Katina le diré mi apellido, pero sólo porque le doy la razón. Mi apellido es Volkova. Mi nombre completo es Yulia Volkova.

LENA: Me doy por satisfecha en ese sentido también Srta. Volkova.- Guiñándole el ojo el cual me contestó con una sonrisa. Y en verdad no necesitaba saber nada más.-

YULIA: Bueno Srta. Katina… Creo que es hora de desayunar algo, ¿No le parece?

LENA: Si me admite desnuda en su mesa Srta. Volkova, la sigo. –No podía creer el modo en el que le estaba hablando, ese tono tan insinuante y mi mirada con tintes concupiscentes. Ella realmente estaba despertando esa parte oscura en mí.-

YULIA: Yo a usted la admitiría como fuera pero, en este instante creo que usted volvería a ser mi desayuno. – ¡Wow! Es insaciable. Pensé.- Toma Lena, espero que te quede a la perfección yo la elegí. -Extendiéndome una bolsa en la cual tenía ropa interior y exterior.-

LENA: No dudo que me quede a la perfección, después de la clase de anatomía de anoche… -¿En verdad la que está hablando era yo?-

YULIA: Pruébesela Srta. Katina y la espero en la mesa para desayunar.-Se percibía algo de sofoco en su tono. Increíble, yo… Provocando ese sentimiento en alguien tan sexy como ella.- Por cierto, su celular no ha dejado de vibrar, está en su bolso – señalando un cajón de un mini closet.- Creo que por la insistencia, debe de tratarse de su esposo.

LENA: Ok… gracias. –Terminando de decir esto salió de la habitación. Mientras que a mí me recorría por todo mí ser un escalofrío. Esas palabras “Debe tratarse de tu esposo” me regresaron a la realidad como un balde de agua fría. ¡Mierda, mierda, mierda! Como carajos se atrevía a llamarme después de la humillación de ayer. Terminé de vestirme con un conjunto en color blanco algo deportivo, para después ponerme unos jeans en color gris a juego con la playera que se acoplaba a mis curvas; para después revisar mi celular. Tenía 20 llamadas perdidas de las cuales 15 eran de ese estúpido bastardo y las otras 5 eran de mi padre; también tenía 5 mensajes de voz. Decidí por escucharlos. El primero era de Edik:


“¿Dónde estás estúpida? Todo mundo está preguntando por ti, y tus padres ya me tienen harto con las mismas preguntas. Más te vale que te comuniques conmigo perra”.






El segundo también era de ese mismo imbécil:

“Si querías hacerme encabritar putita, lo has conseguido, ¿Por qué carajos no estás en la casa? Más te vale que no estés con el cabrón que cobardemente me golpeó por la espalda; porque créeme que si los encuentro les haré su vida miserable.”




Más miserable para mí, imposible. Ahora llama cobarde a la persona que me salvo de un hijo de perra que golpea a mujeres para sentirse hombre. Si Yulia fuera hombre Edik no sería ni la mitad de hombre que sería Yulia. Ahora que si descubre que quien le pateó el culo fue una mujer, no quiero imaginar cómo se pondría.

El tercero, cuarto y quinto eran de mi padre:


“Hijita, amor, ¿Dónde estás? Me tienes muy preocupado. ¿Acaso el pendejo que tienes como esposo te hizo algo? Llámame en cuanto escuches este mensaje por favor mi niña”


Ay papá, si supieras, si tan sólo supieras el infierno en el que vivo.



“Preciosa, no te olvides del compromiso de hoy por la tarde amor. Por favor comunícate conmigo mi niña”.

“Tu madre está preocupada por ti hermosa y yo lo estoy más. El estúpido-imbécil de tu esposo no sabe dar razón alguna de ti amor. Urge que te comuniques con nosotros princesa”.



Decidí marcarle a mi padre después de desayunar con Yulia. Mi semblante jovial cambió a uno de preocupación, ya que no sabía lo que me esperaba con Edik. No sabía si volvería a ver a Yulia o si esto fue solo sexo casual para ella o incluso para mí. Salí de la habitación para empezar a desayunar con mi “detonador sexual”. Traté de regalarle una sonrisa pero no lo logré. Ella notó mi preocupación.

YULIA: ¿Todo bien Elena? – En su tono de voz se percibía preocupación y cautela. Sabía de antemano que no quería meterse en mis asuntos.-

LENA: Algo… -Seguí pensativa y quise distraer su atención- Pero que bien luce el desayuno.

YULIA: Sí, gracias, lo preparé pensando en ti… no me has respondido de manera contundente a mi pregunta pecosita. ¿Las llamadas si eran de tu esposo, verdad?

LENA: Sí, eran de él –Le respondí con total tristeza en mi voz-

YULIA: Y ¿Qué quería el imbécil ese? –Se notaba molestia en su voz-

LENA: Que regrese a casa. Pero también eran de mi padre, me hizo saber su preocupación por mi y que no olvidara presentarme en un evento esta misma tarde, que no debo faltar. – Yulia se veía algo inquieta y consternada.-

YULIA: Te llevo a tu casa y no acepto un no por respuesta, así que come en lo que guardo tus cosas y las acomodo en la moto para irnos. –No entiendo el por qué tanta preocupación si me acababa de conocer, pero me alagaba eso.-

LENA: Si no tengo opción de negarme a una sexy morena. Acepto tu ofrecimiento. -Terminé de desayunar, le di las indicaciones del camino a mi casa. Llegamos y para fortuna no estaba Edik. Entré lo más rápido posible; me arreglé lo mejor posible (sobre todo para esconder el morete de mi mejilla). Le marqué a mi padre antes de retirarme con Yulia al coctel que tenía como compromiso esa tarde.-

LENA: ¿Sí? ¿Papá?

SERGEY: ¿Lena? ¡Amor! ¿Cómo estás princesa? –Se le escuchaba aliviado al saber de mí.-

LENA: Bien papá, sólo te llamo para avisar que ya voy en camino hacia el coctel; sólo pasé a casa para cambiarme y estar presentable.

SERGEY: Entonces ¿No pasaste la noche en tu casa? ¿Te hizo algo Edik?

LENA: No quiero hablar de eso papá. Sólo te diré que estoy mucho mejor que ayer. –Por instinto de padre no me creyó, de cualquier forma no le di oportunidad para que iniciara un interrogatorio. Colgué y terminé de alistarme. Yulia se adelantó para ayudarme a subir a la moto, me sujeté fuertemente a ella; me hizo sentir confortable y segura, además de que me fascinó su atuendo de motociclista, su casco, sus guantes y sus lentes le hacían lucir como un motociclista profesional.

YULIA: Lena por favor ponte el casco. –Al asegurarse de que me coloqué el casco Yulia se puso en marcha. En verdad me sentía muy a gusto en compañía de la morena sexy, me hubiera encantando que se quedara conmigo en el coctel pero nuestros caminos tenían que separarse. Justo al acercarme a ella y darle una muestra de mi agradecimiento a través de un abrazo,hacía su aparición un cadillac negro…


Última edición por SandyQueen el Lun Jun 27, 2016 11:33 pm, editado 3 veces
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por andyvolkatin el Miér Jun 22, 2016 9:40 pm

Hola Very Happy
este capitulo me gusto
síguela pronto
quiero saber que sigue lol!
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 435
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por SandyQueen el Lun Jun 27, 2016 11:40 pm

AndyVolkatin: Muchas gracias por comentar Smile

CRIMINAL


CAPíTULO III


De él salió Edik; como siempre tan impecable, tan falso. Me aparté de Yulia y le pedí que se fuera a lo cual me replicó inmediatamente:-

YULIA: Ese es tu flamante esposo… –Apretó los puños e iba a ir directamente a partirle la cara-.

LENA: Nonono, espera, tranquilízate, no vale la pena.

YULIA: ¡Pero es ese maldito imbécil que te golpeo!. – Levantando la careta del casco-.

LENA: Sí, lo es pero… no quiero que te involucres en un escándalo y mucho menos por mi – Bajé la mirada y se notaba tristeza en mi voz.-

YULIA: Pecosita, te dije que yo te iba a cuidar y lo dije en serio. –Estas palabras le dieron un vuelco a mi corazón. ¿Será que no sólo fue sexo casual? ¿Será que realmente le importo a alguien? Tomó mi barbilla entre su dedo índice y el pulgar, y pude ver en esos ojos tan hermosos un sentimiento de… ¿Amor? O ¿Compasión? La verdad no lo sabía bien. Le pedí a Yulia que no se preocupara, le dije que estaría bien. Justo se iba a quitar el casco cuando llegó Edik y me tomó del brazo por detrás,  apartándonos y hablando hipócritamente:

EDIK: Amor, que bueno que viniste, pensé que no lo ibas a hacer. Usted joven, gracias por traer a mi esposa. –No sabía el por qué la actitud tan amable de ese hijo de puta; no lo sabía hasta que vi un flash. Como me lo esperaba, en este coctel también iban a haber periodistas. Maldito hipócrita. Sólo podía pensar mientras me llevaba adentro del restaurant. Yulia hizo caso a mi petición. Sé que  lo hizo para no causarme más problemas. Una vez fuera de foco (bueno al menos de la prensa) me dijo entre dientes de su sonrisa fingida.- “Esto no se va a quedar así Elena; no, claro que no. ¡Mira que traer a tu amante con quien te revolcaste toda la noche aquí!” Sin pensar le respondí de la misma manera:-

LENA: Si es mi amante o no, no te importa Edik. Pero no te equivocas al hacer tal afirmación ¿Y sabes qué?  Fue el mejor sexo de mi vida –A Edik le cambió de color el rostro y sus facciones se descompusieron. No creo que haya sido de vergüenza, más bien fue ira. Su mirada se encendió, y por primera vez no me dio miedo verlo de esa manera.-

EDIK: No me provoques perra… ¡No... Me provoques…! -Vaya que estaba encabronado, y quería provocar más su ira para que se cayera en mil pedazos la farsa que era como persona, pero escuché una voz que me alegro el corazón al instante.-

SERGEY: ¡Hija! Gracias por venir princesa. -Era mi padre. Me abrazó con tal fuerza que me hizo falta el aire. En verdad estaba feliz al encontrarme sana y salva.-

LENA: Papá, me falta el aire.- Apenas si pude articular palabra.-

SERGEY: Lo siento hija, pero es que me da mucho gusto saber que estas bien y que te sabes cuidar sola. –Miró con desdén a Edik, y el pobre imbécil no supo qué hacer.- Tu madre no pudo acompañarnos, ya sabes ella y sus veinte mil enfermedades. -Solo reí por el cometario de papá. Realmente me confortaba la compañía de él, ¿La razón? Simple, es el único momento en el que no escuchaba las comparativas estúpidas que hacía Edik de mi persona con otra  y sus múltiples insultos que ya solo los tomaba como palabras de un pobre diablo.- Hija quiero presentarte a unas personas, ven amor, por aquí. -La tarde pasó de lo más pacífica para mí, entre bromas, cumplidos y sobre todo sin tener a un lado a Edik, ya que mi padre me acaparó casi todo el tiempo, pero no mis pensamientos, ellos eran para Yulia Volkova. ¿Dónde estás? Como me hubiera gustado compartir este tiempo contigo. Me asaltaron los recuerdos de la noche anterior y los de ese día por la mañana.
El sonido de mi celular vibrando me trajo bruscamente a la realidad. Tomé el teléfono y vi que el nombre del contacto era “YV” No sabía si contestar o no y mejor opté por lo segundo. Después me carcomía la duda de quién era, cómo es que consiguieron mi teléfono y lo más importante, cómo carajos es que lo tenía registrado. Estaba devanándome el cerebro con éstas preguntas hasta que recordé vagamente que Yulia había “guardado o revisado” mi teléfono ¿Cómo diablos pudo hacer tantas cosas en tan poco tiempo y sin darme cuenta? Decidí salir a tomar un poco de aire a una especie de jardinera que tenía el salón. Eran demasiadas las dudas que tenía y… Me lastimaban… ¿Será posible que me haya enamorado tan rápido? Sólo sacudía mi cabeza para desechar esa idea o las dudas que formaban una maraña en mi cabeza, no lo sabía con certeza. Tengo que volver a verla para que me dé respuestas, realmente las necesito… Inesperadamente volvió a vibrar mi celular y nuevamente era ese tal “YV” opté por contestar:
LENA: Diga – Mi voz era fuerte y determinante.-
YV: ¡Vaya, vaya pecosita! Te escuchas muy sexy con ese tono de voz. –Casi se me cae el teléfono de la impresión. No podía creer que era Yulia.-

LENA: Yulia Volkova – Se dibujó una estúpida sonrisa en mis labios.-

YULIA: Así es Srta. Katina, y al escuchar su voz creo que le alegra que sea yo, o ¿Me equivoco?

LENA: No, no se equivoca ángel sexy.-Escuche una especie de gruñido que hizo que se me erizara la piel.- ¿Qué fue ese sonido Srta. Volkova? Déjeme decirle que es algo impropio –Quería empezar un juego de seducción.-

YULIA: Sólo es mi peculiar manera de decirle que quiero poseer de nueva cuenta su cuerpo, adentrarme en sus pensamientos y adueñarme de ellos, quiero estar presente en cada uno de ellos, quiero ser lo primero en lo que pienses al despertar y lo último en lo que pienses al dormir. Deseo también poseer tu esencia, tu alma y tu corazón.- Me dejaron asombrada sus palabras, fueron tan seductoras y profundas que mi corazón se aceleró, pero… un momento… A caso dijo… “Tu alma, tu esencia y tu corazón”, es decir, esta vez ya no sólo quería mi cuerpo, lo cual hizo que recordara también sus palabras de hoy en la mañana acerca del desayuno: “lo hice pensando en ti”, y su comportamiento al conocer a Edik. –Señorita sigue en la línea o acaso ¿Ya se desmayó?

LENA: Aún sigo aquí Srta. Volkova y sólo quiero hacerle saber que yo también quiero que me haga suya esta noche, pero… de una manera diferente…

YULIA: ¿Paso por ti nena? No quiero esperar más y me complacería infinitamente si me vas guiando para hacer tu fantasía realidad. –Justamente iba a darle mi respuesta cuando solté mi teléfono ya que me había asustado un grito.-

EDIK: ¡Mira! Con que estabas aquí. –Se iba acercando rápidamente y con enojo hacia mí.-

LENA: ¡Edik! ¿Qué quieres? –El muy estúpido me jaloneó provocando que soltara una especie de sollozo.-

EDIK: ¿Por qué te escondes aquí perrita? ¿Con quién hablabas? ¿Con tu amante? –Seguía jaloneándome y me tiró al césped. Prácticamente estaba a solas con él.- Ahorita mismo te voy a demostrar que ese maldito no es ni la mitad de hombre que soy yo. Empezó a desabrocharse el cinturón y sus pantalones. Intenté levantarme cuando me golpeó y me aturdió; al instante se colocó encima de mí, besándome y manoseándome de una manera obscena.-

LENA: ¡Déjame ya! –Estaba comenzando a llorar; me sentía tan sucia, tan usada, asqueada y muy, muy asustada.- ¡Suéltame! Suéltame… por favor…

EDIK: ¡Por supuesto que no desgraciada! ¡Quiero que entiendas de una buena vez que sólo eres mía! –Levantó mi falda y con sus manos empezó a quererme bajar mi ropa interior. Yo traté de poner resistencia, toda la que podía, pero él era más fuerte que yo. Sólo cerré mis ojos, esperando  a que este hijo de puta empezara y terminara su cometido. Quería que fuera lo más rápido posible. Repentinamente ya no sentí su peso encima de mí. Abrí mis ojos y Edik estaba en el césped. No entendía el por qué hasta que alguien me ayudo a incorporarme y de inmediato reconocí su aroma… Yulia.

YULIA: ¿Estás bien Elena?

LENA: Sí… ¿Cómo llegaste hasta aquí?-Se le notaba enojo en su mirada.-

YULIA: ¡Ahora sí le voy a partir toda la cara a este cabrón hijo de puta! –Su voz tenía tintes de ira y frustración.-

LENA: No… Espera… -Antes de terminar lo que le iba a decir, Yulia se le dejo ir con todo a Edik. Lo levantó del césped y le dio un derechazo; posteriormente le golpeo el estómago con un izquierdazo. Edik volvió a caer. Una vez en el césped Yulia lo empezó a patear en las costillas. Yo estaba paralizada, no sabía qué hacer. No sabía si detener a Yulia  o dejar que siguiera con su festín de violencia hacia un hijo de perra que no vale un centavo. Yulia sacó una especie de manopla de metal, se la colocó en su mano, tomó de la camisa a Edik ya sangrante y le dijo:-

YULIA: Escúchame bien pedazo de mierda y ¡Mírame a los ojos cuando te hable cabrón! Última vez que golpeas a esta mujer. -Y le recetó un puñetazo en la mandíbula con la manopla. Edik se desmayó.- Elena, vámonos. Levantó mi celular, lo metió en mi bolso y me los entregó. –Tomando suavemente mi muñeca me hizo avanzar detrás de ella.-

LENA: Yulia ¿Cómo es que entraste aquí? Y sobre todo ¿Cómo es que sabías que estaba en peligro? –Yulia se detuvo de golpe, se volteó hacia mí; miró mi rostro con unos ojos apacibles, una mirada tierna, con… ¿Amor?... y vio que tenía otro morete en la comisura del lado derecho de mi boca. Esto hizo que le hirviera aún más la sangre.-

YULIA: Eso ya no importa, lo importante es que llegué a tiempo para que ese imbécil no te hiciera más daño hermosa. –Me abrazó y venia de nuevo hacia a mí esa sensación de protección. Me llevó hacia el baño más cercano para que limpiara mi rostro, me aliñara mi ropa y verme lo más presentable posible después del encuentro con Edik.-  

LENA: Gracias por salvarme una vez más del estúpido de Edik.- Le regalé una tímida sonrisa a través del espejo que estaba frente a mí, la cual me contestó con una caricia en mi mejilla, una caricia que se quedaría gravada en mi mente, en mi corazón y tatuada en mi piel. Ella realmente me hacía sentirme valorada y mujer.-

YULIA: ¿Te sientes mejor Elena?

LENA: Contigo siempre me siento mejor Volkova.- Sin que me lo esperara Yulia me abrazó por detrás colocando sus brazos en mi cintura, su barbilla la puso sobre mi hombro derecho y me dijo al oído:-

YULIA: Elena… nunca le he dicho estas palabras a nadie en mis 26 años de vida…-Me apretó aun más fuerte contra su cuerpo.- Te quiero Elena y no dudo que si me das una oportunidad, sólo una, te llegaré a amar y si esto sucede te… Te...Te entregaría sin dudar mi corazón.- Noté tanta sinceridad en sus ojos, esos ojos tan bellamente azules que veía por el espejo. Vio mi asombro y obviamente yo no sabía que decir.- No te voy a presionar nena.- Me beso tan exquisitamente el cuello que sentí las ganas de ser suya en ese mismo momento. Me aparté suavemente de ella y me giré para estar frente a frente.-

LENA: No me presionas Volkova, me encantaría probar algo nuevo y si es contigo mejor pero…Tengo muchas dudas acerca de mí y de ti y necesito analizar bien mi situación. Tampoco quiero hacerte daño por culpa del impulso de dejar al idiota de mi esposo. –Yulia se quedó pensativa, pero en su rostro se veía la aceptación de mi decisión. Terminé de arreglarme lo mejor posible.- Lista, ¿Nos podemos ir Srta. Volkova? Por esta noche también seré suya hasta que más no pueda.

YULIA: ¿Es amenaza o afirmación?

LENA: Tómelo como usted quiera Volkova. De todas formas sé que lo disfrutaré inmensamente.-Hacía mucho que no usaba ese tono sexy en mi voz.-

YULIA: Entonces le sigo Srta. Katina.- Salimos del baño, Yulia pasaba casi desapercibida entre todos los invitados. Llevaba puesto un look casual: una camisa manga larga en blanco, pantalón de mezclilla en negro y unos tenis Vans a juego con el pantalón. No dudo que la hayan confundido con el servicio de meseros. Salimos casi desapercibidas de lugar. Una vez en el estacionamiento buscaba la Ducati y Yulia me miraba divertida:-

YULIA: Elena ¿Qué buscas?

LENA: Nada… Nada… -Se notaba mi desconcierto al no ver en que nos íbamos a ir del coctel-

YULIA: Pecosita hoy quería portarme a tu altura así que… -Señaló un carro que estaba frente a nosotras. Era un Suzuki swift sport en color gris. Me abrió la puerta del copiloto y me ayudó a subir. ¿Qué te parece?

LENA: Va contigo pero… y ¿La moto? ¿De dónde sacaste este auto? –La noté algo nerviosa-

YULIA: Eh… El auto me lo prestó un amigo y la moto... ya te dije, hoy quería portarme a tu altura. –No sabía si creerle o no, sin embargo ya abría tiempo para preguntas y respuestas. Dejó el auto como a 3 cuadras de su casa. Me abrió la puerta y ayudo a bajarme.- Por la dificultad de acceder a donde vivo, esto es lo más cerca que puedo dejar el auto, espero no te moleste. -Henos aquí, nuevamente en el “lugar pecado” donde todo puede pasar, donde puedo dar rienda suelta a mis fantasías y bajos instintos pero hoy, esta noche… sería diferente.-

LENA: Vaya, veo que ya has cambiado un poco la decoración de este lugar.

YULIA: Por su puesto, lo he hecho por ti Lena. –Supe que era el momento idóneo para empezar con mis preguntas y sólo me quedaba esperar que Yulia quisiera contestar.-

LENA: ¿Por qué lo haces? ¿Por qué y cómo es que siempre llegas en el tiempo justo para salvarme el trasero?

YULIA: Lo hago porque me gustas y quiero que voltees a verme Elena. Lo que te dije hoy no es un juego. –Se le veía una sinceridad inmensa en sus ojos.- Elena… lo de anoche no sólo represento sexo casual para mí. Te seré sincera, al principio, cuando vi que me observabas; pensé que un “acostón” no nos vendría nada mal y que sólo iba a ser sexo no más, que al día siguiente te ibas a ir y ya, como si nada, seguiríamos siendo unas desconocidas, pero… Al sentirte, al acariciarte, al besarte… Cambiaste  mi perspectiva, no sé como lo hiciste y eso es lo que me tiene más maravillada.

LENA: Yulia, yo… en verdad estoy confundida; nunca había estado con una mujer, de hecho jamás me pasó por la mente. Estoy casada… -Me interrumpió tajantemente.-

YULIA: El hecho que esté casada eso no significa nada o ¿Sí? ¿Lo amas Elena?

LENA: No, no lo amo. –Bajé mi mirada apenada.-

YULIA: Lo ves pecosita. Puedo imaginar que te sientes confundida. ¿Fue tu primer “novio”?

LENA: Si se le puede llamar así…Me comprometieron con él sin siquiera conocerlo como pareja o como novio.- El semblante de Yulia cambió totalmente a uno de enojo, molestia, sorpresa; no sé cómo definirlo bien.-
YULIA: ¿No tenías voluntad propia Elena? ¿No pudiste negarte?

LENA: No pude… Mi madre cayó muy enferma y me pidió que me casara con él como “su última voluntad”; a la cual accedí sin poner peros. Después me di cuenta que fue un chantaje…

YULIA: Así que digamos que tu madre te arruinó la vida pero ¿Por qué tanto interés en casarte con ese hijo de puta?

LENA: No lo supe sino hasta después de un año de casada con Edik. Mi madre y su padre eran amantes, así que para cubrir apariencias y poderse ver más seguido, mi madre tuvo esta grandiosisima idea; y sí, como tú dices me arruinó la vida.

YULIA: Vaya que ejemplo de madre tienes Elena –Le brotaba el sarcasmo como fuente a este comentario.-

LENA: Sé que no fue lo correcto pero es mi madre y no debo juzgarla. Al principio me enojé y despotriqué contra ella, incluso amenacé con decirle a papá pero ella me obligó a desistir.

YULIA: ¿De qué manera?

LENA: Me amenazó con suicidarse.

YULIA: ¿Aún sigue con el papá de la escoria esa?

LENA: No, hace unos meses que ya no son amantes. Eso me alegró como no te das una idea, ya que pensé por supuesto, en que podía separarme de Edik pero, no fue así; el muy poco hombre chantajeó a mi madre y luego a mí de que si me separaba de él, se encargaría de de que toda Moscú se enterara del desliz de mi madre con su padre; obviamente iba a dejar bien librado a su progenitor.

YULIA: Y ¿Qué dice tu padre cerca de esto?

LENA: Digamos que tiene una especie de resentimiento hacia mí ya como me casé cuando él no estaba en Moscú, y decidió no meterse en mi matrimonio, él sabe que no soy feliz, pero sé que quiere darme una especie de escarmiento. Pero lo que no sabe es el por qué me casé con el imbécil de Edik Yasinov.

YULIA: Y es obvio el por qué no se lo dices, ¿verdad? Lena, prácticamente has estado viviendo una vida como te la van trazando, eres como una muñeca de trapo; no te permiten tomar decisiones, no puedes protestar por nada. Simplemente estás para obedecer y ejecutar. Eso no es vida Elena, te hace falta vivir, sentir todo tipo de sensaciones, sentir correr la adrenalina de emoción, más no por miedo. Sentir amor, pasión, lujuria. Aprender, aprender de tus fracasos y tus éxitos. ¡Necesitas sentirte viva ELENA!
LENA: Lo sé pero… necesito que alguien me enseñe.

YULIA: Si te decides esa puedo ser yo. –Se escuchaba determinación en su voz.-

LENA: Bueno, ya basta se mi. Dime, ¿Qué hay de ti?

YULIA: No hay mucho que contar. Soy hija única, vengo de una familia amorosa; mi padres fallecieron cuando tenía 18 años y pues desde esa edad me he hecho cargo de mi misma.

LENA: ¿A qué te dedicas?

YULIA: Digamos que a compra-venta y trueque de artículos varios. Pero creo que ya fue bastante diálogo por el momento Srta. Katina ¿No le parece? Ahora dígame, de qué manera puedo hacer sus fantasías realidad o mejor aún, guíeme en cómo va a ser la manera diferente que quiere que la haga mía. –Sus ojos proyectaban una llama de deseo y pasión, lo mejor de esto es… que yo iba a


Última edición por SandyQueen el Lun Jul 11, 2016 8:11 pm, editado 1 vez
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por andyvolkatin el Mar Jun 28, 2016 10:55 pm

Hola Very Happy
esta muy interesante
siguela pronto
quiero saber que va a pasar
que esconde Yuila cheers
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 435
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por SandyQueen el Lun Jul 11, 2016 8:12 pm

AndyVolkatin: Ojalá te siga gustando y muchas gracias por comentar Smile

CRIMINAL


CAPíTULO IV

Terminando de decir esto, la Srta. Katina me tomó de la mano llevándome a mi habitación.  Le dejé tomar el control de la situación, ya que quería demostrarle que realmente me interesaba. Entré primero que ella y cerró la puerta tras de sí. En verdad se veía espectacular, llevaba puesta una Falda larga con una abertura que abarcaba desde media pierna del lado izquierdo en color negro, una blusa strapless en color blanco con un cinto a juego con la falda; y unas zapatillas de tacón a juego con la blusa; su peinado era un tocado alto que dejaba totalmente al descubierto su hermoso cuello, mismo que moría de ganas por besar. Estaba embelesada por tener enfrente a semejante mujer tan atractiva y sexy:

LENA: Srta. Volkova –Me regresó a la realidad por completo- venga, siéntese a mi lado. –Asentí, caminé lento hacía ella e hice lo que me pidió.-

YULIA: ¿Aquí o más cerca? –No sabía cómo comportarme ya que no quería echar a perder nada; además ese aire tan elegante y propio de ella hizo que me cohibiera.-

LENA: Más cerca, quiero decirte algo y quiero que me escuches bien ¿Ok? –Sólo asentí nuevamente. Con su tersa y blanca mano, tomó mi cabeza, se acercó a mí y al oído me susurró- Esta noche no quiero sólo sexo Yulia, esta noche quiero que sea algo diferente, quiero que sea especial… quiero… -Elena bajó su mirada y se sonrojó. Pero ese sonrojo era peculiar, no era meramente por vergüenza. Obviamente era por lo que me iba a pedir, pero ese sonrojo “tierno” sabía que no iba a ser algo pervertido; así que no quise adelantarme y esperé a que terminara.- Quiero que me hagas el amor Yulia. Sé lo que me dijiste por teléfono pero… quiero que sea especial, quiero que lo hagas como a nadie se lo has hecho.- Ante estas palabras sólo me quedé boquiabierta, después tragué saliva.-

YULIA: Quiero que me guíes Elena, no quiero decepcionarte de ninguna manera posible.

LENA: Sólo sorpréndeme Yulia, quiero que me lo hagas como a nadie se lo has hecho. –Se le notaba en sus ojos anhelo, un anhelo de sentirse amada por primera vez. Pero tenía que ser sincera con ella.-

YULIA: Ese es el problema Elena, yo no… yo nunca le he hecho el amor a nadie. –Su semblante cambió a uno triste.-

LENA: Entonces creo que es mejor que me marche. –Me sorprendió su afirmación por completo, pero tenía la fuerte convicción de no dejarla ir.-

YULIA: ¡No! ¡Espera! Por favor… quédate… - Esto último lo dije con voz queda y con matices de tristeza-

LENA: Yulia… yo no quiero ser la diversión de nadie y mucho menos un objeto sexual.- No supe reaccionar a sus palabras.- Así que si me disculpa Srta. Volkova.- Alcancé a apreciar unas lágrimas en esos ojos verdigrises tan hermosos. Me dejó aún más perpleja ya que esas lágrimas eran por mí.-
Elena salió lo más rápido que pudo de mi casa. Al reaccionar salí corriendo tras de ella pero, no la visualizaba por ninguna parte. Lo primero que pasó por mi mente es que se había perdido entre el “laberinto” que es tanto para llegar como salir del lugar. Comenzaba a desesperarme ya que no era un lugar seguro para alguien que no es de la zona y mucho menos para una dama como le era Elena Katina. A la distancia escuché el bullicio de lo que parecía ser voces de unos hombres que pareciera que se estaban divirtiendo. .. Decidí acercarme por curiosidad y con toda la cautela posible. Eran como cinco hombres que estaban asechando a dos chicas. –Estos malditos imbéciles. Creo que siguen sin entender que a una mujer no se le trata de esa manera.- Pensaba mientras pasaba de largo del esa escena, ya que seguía buscando a Lena. Fue cuando entonces escuché como uno de esos brutos imbéciles vociferaba.

Hombre 1: Creo que ya nos divertimos lo suficiente con esta zorrita y ya es justo que le toque algo de diversión a la puta estirada esta.-No me gustó nada y tenía un mal presentimiento, así que decidí  regresar a la especie de callejón y vi como otro imbécil iba jalando a la otra chica del brazo. Abrí mucho mis ojos  al descubrir que era Lena. Otro estúpido se acerco a ella y quiso besarla a la fuerza; cosa que no sucedió ya que Lena le propició un rodillazo en las bolas al muy desgraciado; provocando que cayera al piso y se retorciera de dolor. Los otros patanes se echaron a reír y a mofarse de su estúpido compañero diciendo -¡Vaya! La perra si muerde- continuando con su mofa y sus carcajadas. Todo lo estaba expectando a unos 20 metros de distancia. No había mucha luz en donde me encontraba situada, por ende, los muy estúpidos no se habían dado cuenta de mi presencia. Sólo estaba esperando el momento justo para hacer mi aparición. El tarado que yacía en el suelo se recuperó e hizo lo que pudo para ponerse de pie. El muy cínico quiso repetir la operación del beso forzado y obviamente yo lo iba a impedir.

YULIA: Creo que usted no entiende caballero –Me acerqué poco a poco hasta donde estaban ellos.- La señorita le dijo que no lo quería cerca de ella de una manera nada sutil ¿No le parece? –Al verme, el idiota soltó a mi pelirroja. Y  sentencié.- Más les vale que se larguen de aquí y dejen en paz a las dos señoritas, sobre todo a la que le pateó las pelotas a este pendejo. Los muy cobardes se marcharon al instante pero antes concluí mi amenaza. –Ustedes y yo tenemos este asunto pendiente.- Me acerqué a Lena.

YULIA: ¿Estás bien?

LENA: Sí, bueno al menos yo sí. –Mirando a la otra chica que se veía algo aturdida. Me acerqué a ella y tomándole su barbilla para levantarle su rostro. Le pregunté cómo se encontraba.-

YULIA: Eh… Linda… ¿Te encuentras bien?

CHICA: Gracias por ayudarnos. –Sus ojos se veían vidriosos por sus lágrimas contenidas.-

YULIA: Hermosa ¿Te hicieron algo? –Lena me miraba un tanto extrañada por cómo me refería a la desdichada chica.-

CHICA: Si te refieres a algo sexual… No y es un gran alivio. –Sin preverlo la señorita se arrojó a mis brazos y comenzó a llorar. Yo solo pude acariciarle su cabello y corresponderle el abrazo. –

YULIA: Menos mal. – Al verla tan frágil hizo que me hirviera la sangre y llegaron a mí esas ganas de partirles la cara a cada uno de esos idiotas. Pero yo arreglaría cuentas con ellos.- ¿Quieres que te llevemos a casa preciosa? –Le inquirí y al mismo tiempo volteé a ver a Lena pidiéndole con la mirada que me acompañara.-

CHICA: No… gracias… no quiero causar más problemas, mejor sólo acompáñame a un lugar donde pueda tomar un taxi por favor. –Acepté, así que Lena y yo la llevamos hasta una calle más o menos transitada y nos retiramos hasta que la Srta. Tomó su taxi. Nuevamente me agradeció la ayuda y nos despedimos.

Camino a mi casa, noté a Lena algo confusa y distraída. Fue ella quien decidió romper el hielo entre nosotras:

LENA: Vaya… nuevamente salvaste la noche Volkova. ¿Conocías a la chica?

YULIA: No, en lo absoluto Lena. –Al escuchar esto Lena bajó la mirada.-

LENA: Entonces… ¿Por qué le hablaste con tanta familiaridad?

YULIA: ¿Familiaridad? Si le llamas familiaridad a la manera a cómo me referí a ella, sólo puedo decir a mi favor que yo soy así, nena.

LENA: Osea que no haces diferencia entre las chicas que acabas de conocer de las que ya tienes tiempo conociéndolas. Entonces no puedo imaginar cómo eres con tus parejas. –Se notaban tintes de enojo y celos.-

YULIA: ¿Está usted celosa Srta. Katina? -Al escuchar esta pregunta, se le colorearon de un rojo intenso las mejillas a Lena.-

LENA: ¡No! ¡Por supuesto que no!

YULIA: Ok… le creeré pero, no es para que te exaltes preciosa ¿Ok? –Se le dibujó una leve sonrisa en sus hermoso labios.-

LENA: Por cierto, me pareció muy extraño  ver que esos malditos imbéciles al notar tu presencia y al escuchar tus palabras huyeron, sin  siquiera voltear; ¿Por qué? –Me cayó como un balde de agua helada la pregunta de Lena. Para mi buena fortuna ya habíamos arribado a mi casa. Me precipité y apuré para ayudarle a caminar tomándola de la mano hasta entrar.-

YULIA: Pasa Lena, por favor. –No sabía cómo iba a reaccionar Lena al decirle el por qué la reacción de esos imbéciles. Estaba muy nerviosa; no quería que se marchara nuevamente y quizá, para siempre.- Toma asiento. ¿Gustas algo de beber?

LENA: Agua por favor… ¿Y bien? – Me preguntó  nuevamente mientras me acercaba con su bebida.-

YULIA: Y bien ¿Qué? Pecosita.-Le regalé una de mis mejores sonrisas, pero que no fue lo suficientemente buena ya que no conseguí desviar su atención de lo que quería saber.-

LENA: Necesito respuestas Yulia… -Tomando de mis manos el vaso con agua.-

YULIA: Lo sé –Me dije a mi misma: “así como fuiste sincera con el asunto al respecto de hacer el amor, también tienes que ser sincera con esto”- Lena… no sé por dónde empezar.

LENA: Pues… por el principio, creo que es lo más lógico ¿No te parece?- Se acomodó en un sillón y me invitó a sentarme. Así que comencé mi historia...

YULIA: Al fallecer mis padres… no supe cómo manejar esa situación y mucho menos el cúmulo de emociones nuevas que empezaba a experimentar. Como ya te había dicho ellos eran una familia amorosa, nunca me faltó nada. Ayudaban a las personas que lo necesitaban y eran voluntarios de varias fundaciones; eran mi ejemplo. –Lena estaba escuchando con mucha atención y decidí en seguir contando parte de la historia de mi vida.- En una ocasión tuvieron que ir a una zona de desastre donde tenían como consigna el encontrar a personas entre los escombros. Hubo un terremoto en ese lugar, así que se esperaban replicas de la misma intensidad, el encargado de esa operación de rescate les pidió mucho que tuvieran cuidado. Mis padres pertenecían al primer grupo de rescatistas, es decir, eran los encargados de marcar el lugar si había o no sobrevivientes. Todo iba bien hasta que mi madre al hacer la pregunta de rigor escuchó la voz un pequeño, su instinto de madre estaba a flor de piel y quiso ayudarlo; mi padre fue tras de ella para detenerla ya que el primer grupo no tenía la diligencia de salvar vidas… Sé que estoy siendo muy técnica en todo esto y ojala y no te este aburriendo.

LENA: No, no, claro que no, continúa por favor…

YULIA: Ok…Cuando mi madre entró al edificio donde había escuchado la voz del pequeño; se vino una réplica del terremoto haciendo que la estructura colapsara; quedando mis padres sepultados bajo los escombros. Hicieron la labor de rescate y encontraron los cuerpos sin vida de ambos. Esta noticia la recibí vía telefónica de la misma persona que estaba encargada de esta operación de rescate. –Lena me interrumpió, ya que parecía demasiado interesada en mi historia.-

LENA: ¿Cómo tomaste la noticia? Y lo más importante, ¿Esto cómo se entrelaza a mi pregunta inicial?

YULIA: Como te comenté en un principió, esta noticia me hizo sentir sensaciones y tener sentimientos que creí no tenerlos. No podía creer que de un día para otro ya no tenía papás. Colgué el teléfono y me invadió una ira incontrolable que casi destrozo por completo el apartamento en donde vivíamos mis padres y yo. Después abandoné la escuela, vendí todas las cosas que me dejaron, obtuve dinero y no dejé de tenerlo pero me empecé a juntar con “gente mala”. Me fui ganando su respeto y confianza y empecé a moverme entre sus diferentes “esferas o clases”.

LENA: ¿Gente mala? Quieres decir… ¿Delincuentes? ¿Criminales?

YULIA: Se podría decir que sí…

LENA: Osea que tú eres… ¿Eres una criminal?-Se escuchaba sorprendida, pero no horrorizada.-

YULIA: Digamos que… es un término bastante rudo el que estás empleando.

LENA: Entonces como te denominarías… ¿Empresaria? ¿Comerciante? – Vaya que la Srta. Pelirroja estaba siendo sarcástica.-

YULIA: Comerciante se escucha mejor… Y bueno contestando a tu pregunta inicial, esa quinteta de
imbéciles son mi “banda de maleantes” como los denominarías tú, pero, lo que hicieron hoy no tiene perdón. Les he dicho una y mil veces que “nosotros” no somos una banda de violadores, ni secuestradores, asesinos y mucho menos traficantes de ningún tipo. –Su semblante se suavizó al escuchar esto último.-

LENA: Entonces ¿Qué hacen?

YULIA: Sólo robamos cuando es necesario, o cuando lo queremos. Últimamente no se ha planeado nada.

LENA: Y ¿Cuál es tu papel es esto?

YULIA: Yo hago los planes de ¿Cómo, dónde, qué y cuándo? Atracar. Y al perecer estos estúpidos han
estado haciendo cosas a mis espaldas.

LENA: ¿Cuál es su móvil? –Lena parecía estar cada vez más interesada en mis actividades ilícitas, no sabía si alegrarme o preocuparme.-

YULIA: Cometemos los ilícitos a mano armada; robamos autos, los desarmamos y comerciamos las partes, y también si se presenta la oportunidad entramos a joyerías y algunas tiendas, aclaro, nunca a negocios como pequeñas tiendas. Por eso es que analizo cada “golpe” a dar. Sólo eso.

LENA: Entonces el auto de… -Interrumpí de inmediato.-

YULIA: Así es, es lo que piensas…

LENA: Wow… no sé qué decir… y tú… tú eres el cerebro de esta banda ¿No es así?

YULIA: Sí, así es…

LENA: Nunca pasó por mi mente que me pudiera enamorar de la “jefa” de una banda de “maleantes”- No pude creer las últimas palaras que dijo mi pecosita ¿Realmente escuché bien?-

YULIA: ¿Perdón? ¿Dijiste que te enamoraste de… mí?-Ella estaba tan sorprendida como yo. Estaba boquiabierta al igual que yo. Sus palabras se clavaron en mi pecho; me hizo sentir mucho furór y demasiada felicidad. Como pude traté de reaccionar y de nuevo le pregunté que si realmente se había enamorado de mí.-

LENA: Sí… Yulia; me atrevo a decir que sí. Creo que no soy la única que te lo ha dicho ¿Verdad? –Sus mejillas se sonrojaron tanto… Y en realidad no tenía idea de lo que yo estaba sintiendo en ese momento.-

YULIA: Pero… eres la única y la primera a la que le correspondo a sus sentimientos. No sé qué hiciste Elena pero, me enamoraste en tiempo record y de sobremanera.

-Dicho esto me acerqué lentamente hacia sus labios, sentía como su respiración se iba acelerando a medida que me acercaba. Nuestros labios se rozaron, ese simple rose provocó en mí una explosión de sensaciones que no iban a demorar en derramarse por el último poro de mi piel. Tenía que controlarme; así que decidí apaciguar esto con un beso lento, tenía que disfrutarlo y no echar por la borda el terreno ganado en el corazón de la Srta. Katina. Coloqué mis manos a la altura de su cabeza (ella estaba recostada en el sofá) y le obsequié ese beso que tenía en mente: lento, disfrutable. Del tipo que sintiera que le estuvieran besando con el corazón, el beso anhelante de ser recibido con el mismo amor con el que se está entregando y que se funde en los labios de esa persona tan especial. Sentía en mis labios los anhelos y deseos de Lena. Separamos nuestros labios no por falta de aire, sino, porque queríamos mirarnos a los ojos y deseábamos que nuestras miradas hablaran. Acaricié con ternura su mejilla con el dorso de mi manó; ella cerró los ojos y acercó su rostro. Deslicé mi pulgar sobre su labio inferior y soltó un leve gemido; el cual apagué con otro beso. La situación iba poco a poco subiendo de tono, así como mis manos sobre sus muslos. Iba acariciando centímetro a centímetro su piel, mientras seguí besando sus deliciosas labios, de la misma manera, lenta, pausada. Mis manos al llegar hasta su ropa interior, empezaron a bajar esta  delicadamente. Me incorporé para deslizarla por completo de sus piernas. Ella estaba extasiada e iba disfrutando cada movimiento que iba haciendo, como si tuviéramos todo el tiempo del mundo para amarnos. Lo siguiente que “estorbaba” era esa falda que le favorecía en demasía; la desabotoné y la iba resbalando entre sus muslos, posteriormente la arrojé al piso. Pasé mi mano sobre su sexo, se sentía húmeda y excitada. Me suspendí sobre ella, noté sus mejillas rojas y su respiración demasiado agitada. Lena tímidamente alargó sus manos para desabotonar mi pantalón y obviamente le facilité el acceso para que hiciera su cometido. Sentí como metía sus manos entre el pantalón y mi espalda, se sentía como iba encendiendo mi cuerpo  pero, de una manera diferente. Esta sensación jamás la había experimentado. Sus manos iban bajando junto con mis bragas y mis pantalones por mis glúteos y después por mis muslos, le ayudé a quitármelo. Ella prosiguió con mi camisa, al quitármela yo hice lo mismo con la de ella. Disfruté la sensación de la piel de su espalda entre mis manos. Sus ojos centellaban anhelo y deseo… no sé si también… amor. Al tenerla completamente desnuda bajo de mí con esa mirada tan expectante, decidí incorporarme e incorporarla para dirigirnos a mi habitación. La dirigí hasta mi cama sin dejar de besar sus deliciosos labios. Me abrazó y besó mi cuello para posteriormente quitarme mi sujetador. Una vez estando en las mismas circunstancias (desnudas) la recosté en la cama y volví a besarla suspendida arriba de ella. Comenzó a acariciarme la espalda con sus blancas y tersas manos y yo no hacía más que disfrutar el momento.



-NARRA LENA-

Sentí como los labios de Yulia caían cortésmente como la nieve encima de mi piel. Era como una poesía. Estábamos descubriéndonos entre caricias y besos con un deseo diferente. Por primera vez me estaban haciendo el amor. Sus manos juguetonas se posaron sobre mis senos y empezó a excitar mis pezones, mientras no dejaba de besar mis labios. Posteriormente pasó a mi cuello para morderlo suavemente y no pude resistir soltar un gemido. Estaba lo suficientemente excitada como para ya pasar de los besos y caricias. Posó su boca sobre mi seno y empezó con su lengua  a juguetear con mi pezón y a succionar. No podía soportar más; le tenía que decir:

LENA: Yulia, por favor termina con esta agonía amor… Hazme tuya. –Se lo dije casi en un hilo de voz por la excitación que sentía.

YULIA: Las veces que quieras, amor.

Bajó su mano hasta mi sexo y empezó a masajear mi clítoris y metió uno de sus dedos en mi vagina para empezar un pequeño vaivén con su dedo dentro y fuera, haciendo círculos dentro que hacían que casi tocara el cielo, digo casi ya que se detuvo para ahora ella pedirme algo.-

YULIA: Preciosa… date la vuelta… -Obviamente no me iba a resistir a las órdenes de mi hermosa ojiazul.-

LENA: Sí amor… -De inmediato me giré.-

Enseguida colocó su sexo contra mis nalgas y empezó un vaivén que ¡Dios santo! como lo iba disfrutando. Unió sus senos a mi espalda para después colocar sus manos en los míos nuevamente. Sus manos se iban moviendo al ritmo de su vaivén. Yo ya no podía soportar más ni ella tampoco, Yulia me volteo nuevamente y colocó su sexo contra el mío, y comenzó a mecerse; las dos estábamos experimentando sensaciones y sentimientos que no sabíamos que estaban o tal vez estaban ocultos en nuestro ser y necesitábamos que alguien las hiciera estallar. Estallar de la misma manera que llegamos a un orgasmo bastante ruidoso lleno de gemidos y al final con un grito de satisfacción y éxtasis… Yulia gritó mi nombre y yo grité su nombre. Esa experiencia fue única, mágica y hermosa. Ambas terminamos exhaustas y tumbadas de costado; yo mirando a mi hermoso amor ojiazul y ella mirando mi s ojos verdigrises que trataba de profesarle que realmente estaba enamorada de ella. Yo sólo pedía al cielo que esta noche fuera eterna y nunca jamás separarme de mi hermosa morena.


Última edición por SandyQueen el Lun Jul 25, 2016 11:33 am, editado 1 vez
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por Aleinads el Lun Jul 11, 2016 11:02 pm

El cielo??? Para mio que llegaron al espacio y flotando se quedaron en pleno disfrute! My God!!!! Que capitulazo #Excelente cheers cheers cheers
avatar
Aleinads

Mensajes : 438
Fecha de inscripción : 14/05/2015
Edad : 28
Localización : Veneuela

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por SandyQueen el Lun Jul 25, 2016 11:37 am

AndyVolkatin: Ya es el penúltimo capítulo a ver que te parece....muchas gracias por comentar Smile

Aleinads: Muchísimas gracias por comenar y ojala te guste el penútimo capítulo Smile

CRIMINAL


CAPíTULO V



"CRIMINAL"

CAPÍTULO V

Sucedió lo inevitable… la noche se hizo día y con ello se vinieron esas sensaciones que no quería sentir; el sentimiento de vacío y tristeza por saber que me tenía que separar de mi veneno y mi antídoto al mismo tiempo, Yulia Volkova. El sentimiento de miedo quizá por encontrarme nuevamente con Edik después de la golpiza de su vida de la noche anterior, y que descubriera que la persona que se la propició fue una mujer que dicho está demás es mi amante. No quería pensar en cuál sería su reacción en cuanto me viera. Yulia interrumpió mis pensamientos al entrar a la habitación con el típico desayuno ruso (zavtrak) el cual vaya que estaba muy completo ya que incluía “El kolbasa”, que consistía en una especie de salchichas, jamón y otros fiambres con pan formando una especie de sándwich, 2 huevos fritos y “el blini” que es un tipo de panqueque hecho con harina, mantequilla, aceite vegetal y huevos. Se cocina de sus dos lados en una sartén y se lo sirve con nata, caviar negro o rojo o en su defecto con mantequilla; también se los rellena de salmón, salmón ahumando o esturión. En esta ocasión Yulia optó por servirlo con nata y de relleno era esturión. Le notaba un brillo bastante especial en esos hermosos ojos azules que no me importaría perderme en ellos por horas y sobre todo se le notaba una amplia sonrisa en sus sensuales labios.

YULIA: ¿Desayunamos juntas preciosa? –Imagino que me dijo esto, al notar mi mirada de asombro ya que era demasiado para mí.-

LENA: Claro amor, ven, siéntate a mi lado. – Comenzamos a ingerir los alimentos.Seguí pensativa hasta el último bocado y esto no pasó desapercibido para mi hermosa morena.-

YULIA: ¿Te pasa algo amor? ¿En qué piensas pecosa? –Tomando una de mis manos y llevándosela a su boca para besármela.-

LENA: Es sólo que no quiero irme de tu lado Yulia. Quiero irme lejos de todo esto pero contigo. Quiero emprender un nuevo viaje y deseo que tú seas mi timón.

YULIA: Por supuesto Elena yo seré lo que tú quieras y te ofreceré lo que esté en mis manos y lo que no esté lucharé para dártelo. –Esas palabras estaba llenas de convicción y eso me dio el valor para decirle lo siguiente:

LENA: Quiero también que te alejes de toda esta vida delictiva amor… -Bajé mi cabeza pero mi hermosa ojiazul me tomó la barbilla e hizo que levantara mi rostro.-

YULIA: ¿En verdad eso es lo que quieres amor? –Sus ojos se tornaron expectantes ya que imagino que no se esperaba esta petición.-

LENA: Sí Yulia, si quiero comenzar una vida contigo… quiero que sea desde cero. –Yulia soltó un suspiro y acotó-

YULIA: Bien mi hermosa pelirroja si es lo que quieres lo haré pero… tendré que dar el último golpe, uno grande y certero.

LENA: Yulia… podemos irnos a otro país y ahí puedo dar clases. Puedo llevarme dinero y vivir cómodamente.

YULIA: ¿Clases? –Mi criminal me miró con extrañeza.-

LENA: Sí, estudié idiomas; cabe mencionar que hablo cinco y tengo aparte mi carrea de Administración. –Yulia largó una carcajada.-

YULIA: ¡Vaya pecosa! Eres un estuche de monerías, pero, en lo que nos asentamos no me gustaría que pasaras algún tipo de carencia; por esto quiero hacer mi último golpe.

LENA: Pero… -Yulia colocó si dedo índice sobre mis labios provocando que guardara silencio.-

YULIA: Nada de peros amor ¿Ok?-Sólo miré resignada sus ojos y agregué:-

LENA: Sólo que no sea algo tan llamativo y que sobre todo que no exponga tanto tu integridad. Porque si te pasa algo, ¿Con quién haré mi nueva vida? ¿Quién verá a la nueva Elena Katina? Además si te pasara algo yo me muero Volkova... –Se me escaparon unas lágrimas traicioneras. Yulia las limpió con sus carnosos y bellos labios.-

YULIA: No te preocupes amor, analizaré bien… incluso mejor que en los anteriores asaltos. –Besé sus labios de una manera que no encendiera la pasión entre ella y yo. Un beso casto y lleno de esperanzas.-

LENA: Amor, tengo que irme a mi casa para no seguir provocando al hijo de puta que tengo por esposo. –A Yulia no le gustó para nada la idea, pero al final de cuentas aceptó. Me vestí con ropa que ya tenía lista para mí, mi morena. Me arreglé un poco y salimos con dirección a mi casa. Al llegar, Yulia quería entrar conmigo a lo cual decliné ya que no quería más problemas.-

YULIA: Amor, te espero aquí afuera. No quiero que ese maldito vuelva a golpearte.

LENA: Está bien mi vida. Yo te marco por cualquier inconveniente que surja. –Le di un beso en los labios en señal de que no se preocupara. Al entrar a la casa mi sorpresa fue que, ahí estaba Edik sentado en el sofá de la sala de lo más sereno. Quise entrar desapercibida pero una voz me llamó por mi nombre:

SERGEY: Lena ¿Dónde estuviste toda la noche? Te intentamos localizar pero tu celular marcaba fuera del área. Estaba demasiado preocupado por ti. ¿No haz vito a Edik? Tiene la nariz rota, la mandíbula y dos costillas fracturadas, eso sin contar las piezas dentales que le hacen falta. Nos contó que se filtraron 3 hombres a la fiesta y que te quisieron violar… que él te defendió, que mientras a él lo golpeaban tu
aprovechaste para salir huyendo. –No daba crédito a tan vil mentira-.

LENA: Papá no te preocupes, yo estoy bien.

SERGEY: Te creo hija. Al que no le creo es al inútil de tu esposo. Lo que cuenta es prácticamente imposible ¿Puedes decirme la verdad mi niña? – Solté un suspiro y comencé a hablar.-

LENA: Su versión sólo es un diez por ciento verdad papá. –Mi padre abrió mucho sus ojos y su semblante cambió o uno indescifrable.- Yo salí a la jardinera que estaba en la parte de atrás del restaurant a contestar una llamada. Al encontrarme Edik empezó a gritarme un montón de improperios.-Mi papá se enojó por estas palabra y me interrumpió-

SERGEY: ¿Qué te dijo ese mal nacido? ¿Por qué te insultó? –Mi padre tenía apretadas sus mandíbulas y sus puños-

LENA: No recuerdo cada palabras pero… -Volvió a interrumpirme-

SERGEY: ¿Pero? ¡Habla de una buena vez hija! –Cuando el Sr. Katin se ponía así no había vuelta atrás… tenía que contarle todo.-

LENA: Me preguntó que si estaba hablando con mí amante.

SERGEY: ¿Amante? ¿Qué amante? Elena ¿Tienes un amante?- En su voz se le notaba confusión e incertidumbre-

LENA: Sí papá… sí lo tengo. –Se hizo un silencio el cual yo aproveché para seguir relatando lo de la noche anterior y ya no me cuestionara más acerca del tema, bueno al menos no por el momento.- Después de que me dijo eso, me golpeó y aturdida caí al suelo. Ahí fue donde él trató de violarme.-Edik interrumpió ya que los murmullos de nuestra platica se alcanzaban a percibir perfectamente hasta la sala.-

EDIK: Y luego llegó su amante y me empezó a golpear como un verdadero troglodita. Además yo no lo vería como violación Sr. Katin, ya que ella es mi mujer; sólo quería ejercer mi derecho como su esposo. –A mi padre se le encendieron los ojos con una ira controlable.-

SERGEY: ¡Mira Hijo de perra! Ese derecho se exige cuando has sido buen esposo y no una basura como tú –Trataba de detener a mi padre para que no se le fuera a los golpes al mal nacido.- Me alegro mucho que hayas recibido la paliza de tu vida. Ni intentes levantar cargos por que me encargo de que ese hombre no pise ni si quiera los tribunales.

LENA: -Sabía que no era el momento pero mi boca actuó más rápido que mi cerebro.- Papá es que no es “ese”.

SERGEY: ¿Qué dices Lena?

LENA: Que no es hombre padre… es una…-Edik no me dejó terminar mi oración.-

EDIK: Es una puta lesbiana Sergey… así es… tu hija se acuesta con una puta lesbiana. Imagino que ella ha de ser igual, sólo que más puta que lesbiana.- Fue lo último que dijo antes de caer de rodillas al suelo, ya que mi padre le propició un golpe en el estómago para que se callara de una buena vez.-

SERGEY: Si mi hija buscó a una mujer es porque tú ni como hombre sirves. Qué pena me das imbécil. Te quiero fuera de esta casa en 24 hrs y no te preocupes por regresar al buffet, desde hoy mismo tus casos pasan a ser mis casos. Más vale que no trates de hacer escándalo por que para ti será peor. El divorcio de mi hija va ser de común acuerdo ¿Entendiste escoria?

EDIK: A… a… a usted es al… al que menos… menos le conviene que yo me… separe de su hija. –Apenas podía hablar después del golpe de mi padre.-

SERGEY: ¡Ahhh sí! ¿Por qué según tú? –Su tono estaba lleno de sarcasmo-

EDIK: Porque… yo conozco… muchos secretos… de su familia. –Se le dibujó una media sonrisa de triunfo en su estúpida cara.-

SERGEY: ¿Lo dices porque mi esposa fue amante de tu padre? –El estúpido no supo que decir, ya que era su único as bajo la manga- No seas imbécil, eso no es nuevo para mí. Mi propia esposa me lo dijo. Así que si eso era lo único que sabías estás perdido. –Le mandé un mensaje rápidamente a Yulia para que se fuera de los predios de mi casa, para evitarle un mal sabor de boca.- Ve a arreglar tus pertenencias y sal de aquí con la poca dignidad que tienes.
Edik subió como energúmeno a la habitación que compartíamos para empezar a sacar sus cosas y largarse de una vez por todas de mi vida. Papá y yo nos que damos en la parte baja para continuar la conversación.

SERGEY: ¿Así que una mujer Elena? –La mirada de mi padre era inquisitiva.-

LENA: Sí padre… una mujer a la cual amo.

Sergey: ¿Amas Elena? ¿No crees que es demasiado prematuro el decir esas palabras?

LENA: Eso mismo pensé, pero… en verdad me hace sentir muchas cosas y entre ellas está el amor, padre.

SERGEY: ¿Desde hace cuánto que se conocen?

LENA: Hace casi una semana…

SERGEY: ¡Por dios Elena! Es muy poco el tiempo como para que utilices con tanta libertad las palabras de “la amo”. No eres una adolecente como para que confundas así el sentimiento… sé sensata… yo creo más bien que es sólo carnal y pasajero. –Realmente me desconcertaron las palabras de mi padre ya que siempre ha pensado que no puedo tomar las riendas de mi vida y
que no puedo tener dominio de mis sentimientos.-

LENA: Padre… por favor… no me digas eso; precisamente porque ya no soy una adolecente y me conozco mejor, sé que esto no es “calentura” o “pasajero” como tú lo llamas. En verdad estoy convencida de mis sentimientos por ella, tanto así que planeo hacer una vida sólo con ella y fuera de Rusia, para que de esta manera no se vea afectada la “reputación de la familia Katin”.-Mi padre sólo guardo silencio por un momento. Estaba pensativo, como escogiendo las cartas a usar y salir bien librado.-

SERGEY: En verdad estás enamorada hija y no me queda más que aplaudirte… es la primera vez que defiendes con tal convicción tu posición y eso me alegra aún más –Mi padre acunó mi rostro entre sus manos y continúo diciéndome- amor, si este es el camino que vas a tomar no me queda más que apoyarte y, no te preocupes por tu madre que de ella me ocupo yo. Creo que ya es justo que te dejemos tomar las riendas de tu vida y si te vas a equivocar que sea por ti misma, mi vida. No importa las veces que te caigas siempre levántate y sabes que voy a estar siempre ahí para ti. –Las lágrimas brotaron de nuestros ojos y nos abrazamos. Justamente en ese instante me entró una llamada que no podía dejar de atenderla.-

LENA: ¿Me permites papá?

SERGEY: Por supuesto hija. Andaré por aquí por cualquier cosa que se te ofrezca. –Mi padre se retiró del pequeño estudio en el que nos encontrábamos. La llamada era de Yulia.-

LENA: ¿Amor?

YULIA: Pecosita ¿Está todo bien? Aún no me he ido, sigo afuera de tu casa.

LENA: Está todo magnifico mi amor. Mi padre ya sabe lo de nosotras.

YULIA: ¿Qué! Pero...pero... ¿Cómo sucedió? – El tono de su voz tenía matices de felicidad y confusión.- y ¿Qué tanto sabe?

LENA: Sólo sabe lo necesario, es decir, que te amo y que pienso hacer una vida contigo, cosa que no le agradó del todo pero está dispuesto a apoyarme. Sucedió por una plática que se tornó en discusión por el estúpido-imbécil de Edik. Mi padre lo puso en su lugar y ahora mismo está arreglando sus maletas para largarse de aquí y mi papá verá lo de mi divorcio con él.

YULIA: ¡En serio! ¡Eso es más que fantástico pecosita! –Se escuchaba más que feliz mi hermosa morena.- Te tengo noticias es acerca de “golpe” que nos ayudará en nuestra próxima nueva vida.

LENA: ¿En dónde será el asalto? Y lo más importante ¿Cuándo será?

YULIA: Tranquila preciosa, no estés tan ansiosa. Mira tengo definido que será una joyería pero no sé cuál, podría ser la joyería Axenoff, Alchemia o Markin.

LENA: Axenoff es bastante prestigiosa seguida de Alchemia. Yulia, por favor no quiero algo llamativo y mucho menos que te expongas demasiado amor… -Yulia notó mi tono de preocupación.-

YULIA: Entonces será Markin amor ¿Ok?

LENA: Ok amor, Markin está bien. Otra cosa Yulia…

YULIA: ¿Más condiciones pelirrojita?

LENA: Sí… Quiero participar en ese “golpe”.

YULIA: ¡NO! ¡NO! Y ¡NO!... ¡NUNCA JAMÁS! –Vaya que la morena estaba enojada por lo que le había pedido pero, no iba a retractarme.-

LENA: Yulia, es la única manera de cerciorarme que vas a estar bien y si te lleva el carajo que nos lleve a las dos. No podría imaginar una vida sin ti en esta nueva etapa que estoy pasando en mi vida.-Escuché una sonora carcajada. También tenía la sensación de que alguien estaba escuchando mi conversación con Yulia, pero de inmediato pensé que era mi padre y decidí no tomarle importancia.-

YULIA: Esa es mi chica. Creo que no hay nada más que agregar y no va a aceptar una negativa Srta.
Katina, así que solo, si me lo permite, le prometo que no le pasará nada a usted y también prometo que cuidaré cada uno de mis movimientos.-Sus palabras me tranquilizaron- Lo más probable es que se la próxima semana.

LENA: Es una promesa Srta. Volkova. Nos vemos hasta la próxima semana. –Terminando de decir esto cortamos la llamada. Acto seguido bajó Edik con todas sus cosas ya listo para dejarme respirar y vivir mi vida. Ya en el umbral de la puerta vociferó.-

EDIK: Ya me largo de tu vida maldita estúpida, para dejar que te revuelques con tu puta lesbiana.-Terminando de decir esto, azotó la puerta tras él. Yulia vio a Edik salir de la casa y para evitar más problemas evitó ser vista por él. Mientras era observado por Yulia Edik iba haciendo una llamada telefónica.- ¿Si… UVD? ¿Se encuentra el coronel general Ustínov?

OPERADORA: ¿Quién le busca?

EDIK: El Sr. Poliacov.

OPERADORA: En un momento lo comunico Sr. por favor espere en la línea…

USTÍNOV: ¿Sí? Ustínov al habla.

EDIK: Igor, soy Edik, y voy a ir directo al grano. Por la amistad de años que nos une te daré información privilegiada.Se está planeando un golpe a la joyería Markin.

USTÍNOV: ¿Cuándo Edik?

EDIK: La próxima semana, no tengo el día exacto sólo está atento.- Terminó la llamada, subió a su auto sus maletas.- Ahora sí Elena, como me fastidiaste la vida, se me hace justo pagarte con la misma
moneda y si me llevo entre las patas a tu putita… mucho mejor…


Última edición por SandyQueen el Mar Ago 16, 2016 9:56 pm, editado 1 vez
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por Aleinads el Lun Jul 25, 2016 5:57 pm

Nooooo, no puede ser! Elena pendeja que no te diste cuenta y ahora quien sabe que pasara D: Esto esta intensoooo!!
avatar
Aleinads

Mensajes : 438
Fecha de inscripción : 14/05/2015
Edad : 28
Localización : Veneuela

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por VIVALENZ28 el Lun Jul 25, 2016 11:29 pm

OMG!!!! :O que pasará? ojalá cambie de joyería xD espero la conti Very Happy
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 794
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por andyvolkatin el Mar Jul 26, 2016 10:00 pm

Hola Very Happy
buen capitulo
ya veremos que va a pasar
Lena debió voltearse para ver
quien era el que la escuchaba
ya están por terminar y quiero saber como
síguela pronto study
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 435
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por SandyQueen el Mar Ago 16, 2016 9:57 pm

AndyVolkatin,Aleinads y Vivalenz28: Muchisimas gracias por comentar. Les dejo los dos capítulos restantes de este fic Wink

CRIMINAL


CAPíTULO VI

En algún punto de la ciudad la morena estaba dando los últimos detalles al plan. Sus “muchachos” como ella les llamaba, estaban atentos a cada instrucción que ella les daba para así no echar nada por la borda:

YULIA: ¿Está todo bien entendido?

MUCHACHOS: Entendido Jefa. Respondieron todos en una perfecta sincronía. -

YULIA: Por lo visto siguen siendo “buenos animalitos” y entendidos que es lo más importante. –Yulia comenzó a reír y su personal la secundó-. En verdad muchas gracias por acompañarme y ser mi respaldo por todo este tiempo…-La morena fue interrumpida por un miembro de su banda-

HOMBRE 1: Vamos Volkova, parece que esto es una despedida.

YULIA: Lo es… este va a ser el último “trabajo” en el cual participo con ustedes y quiero que salga bien. No quiero bajas “estupiditos” ¿Ok? – Sus muchachos solo rieron y asintieron. - Más les vale.

-Mientras tanto en la comandancia el coronel general Igor Ustínov estaba impaciente-

USTÍNOV: Informes –Decía mientras entraba un policía a su oficina. -

POLICÍA: No hay novedad jefe.

USTÍNOV: Está bien… Sigan atentos.

POLICÍA: Jefe… llevamos 4 días sin novedad. Si le soy sincero, no creo que se perpetúe tal golpe como lo afirmó su fuente.

USTÍNOV: ¿Acaso me está quitando credibilidad? ¿Está cuestionando mi orden, cabo? Es mejor que se retire antes de que lo arreste por desacato a un superior –Lo dijo en tono de total molestia. -

POLÍCIA: Me retiro Coronel. –Se retiró haciendo un saludo militar mientras que Igor pensaba en voz alta. -

USTÍNOV: Sigan atentos… Algo me dice que hoy va a ser el día… Algo me lo dice. –Dio una gran bocanada a su puro. De pronto levantó la bocina del teléfono de su oficina y le pidió a su secretaria que lo comunicara con el Sr. Poliacov. -

EDIK: Diga…

USTÍNOV: Edik, más te vale que la información que me proporcionaste en días pasados sea verídica… por tu madre que sí sea verídica…

EDIK: Por supuesto que lo es Igor –Su voz era dubitativa- ¿No has tenido alguna novedad?

USTÍNOV: ¡Claro que no imbécil! Si tuviera alguna, no estuviera teniendo esta plática contigo ¡CON UN CARAJO!

EDIK: Tranquilízate Igor… -Su voz era totalmente temerosa-

USTÍNOV: ¿Cómo carajos quieres que me tranquilice! ¡EH! ¡Mis jefes me traen agarrado de las bolas por todo el puto movimiento que hice desde el lunes pasado, por tu culpa! Hoy me comunicaron que, si continuaba sin novedad alguna, que fuera buscando otro empleo y me aconsejaron que si es fuera de Rusia sería mejor y más fácil para mí. Así que por tu bien tanto físico como metal, más te vale que suceda “el golpe” a la joyería ¡ENTENDIDO! – Terminando de decir esto, Ustínov colgó el teléfono y se ocupó en otros asuntos que también era de suma importancia. Era acerca de unos radicales que querían dar golpe de estado al presidente actual, según el informe que tenía entre sus manos. - Estos estúpidos… parece ser que entre más se les consecuente más estúpida es la juventud de hoy en día…


-En la casa de Elena Katina, ésta se estaba preparando para el evento que tal vez cambiaría por completo su vida. En cuestión de minutos ya estaba más que lista. Sólo estaba esperando la llamada de Yulia, estaba sentada en la sala. La llamada anhelada era para confirmarle la hora de la cita y sobre todo el lugar en donde se iban a ver. La pelirroja estaba impaciente, nerviosa y ansiosa, ya que por primera vez en su vida iba a ir en contra de las reglas de la sociedad. Era como una especie de despertar de un gran letargo. Lena estaba sentada en un sofá jugando con los dedos de sus manos entrelazadas e inmersa en sus pensamientos, de pronto el sonido de su celular la trajo a la realidad. Buscó torpemente el teléfono en su bolso. Sus manos estaban temblorosas por la adrenalina que se disparó al saber de quién era la llamada. -

LENA: Me alegra que me hayas marcado amor.

YULIA: Disculpa que no te haya marcado antes pecosita mía. Lo que pasa es que estábamos repasando bien los puntos de probable fallo.

LENA: No te preocupes en darme más excusas amor. Lo importante es que ya me llamaste, sólo me interesa saber… ¿Dónde te veré y a qué hora, amor?

YULIA: De eso no te preocupes nena; pasaré a tu casa dentro de dos horas más ¿Te parece?

LENA: Vendrás sola ¿Verdad?

YULIA: Por su puesto amor. Mis muchachos ya tienen las instrucciones pertinentes; ellos llegaran a Markin en otro auto. En el auto que pasaré por ti es el que utilizaremos para escapar ¿Ok? Tú no te preocupes y déjalo todo en mis manos pecosa. Ya te había dicho que tú sólo vas a estar vigilando y nos informarás cualquier cosa que veas anormal. Tu posición será cerca de la puerta de la joyería. De lo demás no va haber fallo.

LENA: -Soltó un suspiro- Está bien amor yo haré lo que me digas.

YULIA: No esperaba menos de ti preciosa…



Yulia y Lena entraron a la joyería Markin como cualquier cliente. Posteriormente entraron tres de los “muchachos” de la banda de Yulia, siguiendo el mismo patrón de ambas, mientras que los otros dos se quedaron en la puerta hasta esperar la señal. Sorprendentemente los policías que estaban a la redonda de la joyería eran un día normal de guardia. Igual de aburrido como los últimos cuatro días. Mientras tanto dentro de la tienda Yulia esperaba a que fuera el momento justo para dar la señal. No se fijó mucho en los civiles que se encontraban ya que planeaba que fuera rápido, conciso y limpio el asalto. Se acercó un poco a la puerta e hizo la señal para que los dos hombres entraran sin hacer mucho escándalo, con su rostro cubierto con un pasamontaña y arma en mano. Yulia y sus secuaces hicieron lo propio, apenas Lena se iba a colocar el suyo cuando se le acerca su morena y le susurró –Cambio de planes amor. - Yulia dio un disparo al aire, provocando que uno de los tres muchachos no se alcanzara a colocar el pasamontaña. Esto también alertó a los pocos policías que estaban resguardando el lugar (el número de estos se redujo ya que parte del escuadrón fueron enviados a retener los disturbios que estaban ocurriendo en el centro de la ciudad) y pidieran refuerzos.

HOMBRE 1: -Aventando un sacó de tela al mostrador le dijo a la dependiente- ¡Esto es un asalto perra! ¡Dame el dinero! – El segundo hombre rompió el vidrio de mostrador para empezar a sustraer las joyas. Yulia toma como rehén a Lena y vuelve a soltar otro disparo al aire, lo que provocó que los clientes no salieran de la joyería. La dependiente activa la alarma silenciosa. Los otros dos hombres empezaron a romper los vidrios de los anaqueles de exhibición. Los policías cercanos comenzaron a hablar por el megáfono. -

POLICIA: Los tenemos rodeados… Entréguense…

YULIA: ¡Vaya! Tenemos compañía. Creo que usted señorita –señalando a la dependiente- hizo algo que no debió de hacer. Retírese del mostrador y vaya a aquella esquina –Apuntándola con el arma- No me gusta tener rehenes –Refiriéndose a los clientes que quedaron en medio- así que a mi señal van a ir saliendo uno por uno. -Yulia tenía tomada a Lena por la espalda con su brazo que cubría el cuello de la pelirroja. Sentía lo tensa que estaba así que decidió hablarle al oído y tranquilizarla. - Amor no te preocupes el plan no fallará. Terminando de decir esto golpeó a Lena con el arma provocando su desmayo. La pecosa se desvaneció en los brazos de la morena y esta le dijo en voz queda- Lo siento, pero no podía arriesgarte. ¡Tú! -señalando al cómplice que no se puso su pasamontañas- Vas a ser el primero en salir, pero te tienes que llevar contigo a la pelirroja.
Los refuerzos se escuchaban a lo lejos y la situación se volvía más tensa. Cada minuto que pasaba se le iba saliendo de control el plan y lo que menos quería era tener alguna baja. Se seguían escuchando a los policías por el megáfono pidiendo que se entregaran una y otra vez. Esto ponía cada vez más inquieta a Yulia. Los rehenes iban saliendo, el golpe ya estaba a punto de ser perpetuado… los refuerzos ya estaban fuera de Markin esperando la señal para empezar el tiroteo si los asaltantes se seguían negando a entregarse. Junto a los refuerzos llego el coronel general Igor Ustínov con una sonrisa de oreja a oreja e iba acompañado de Edik Poliacov.

USTÍNOV: Al fin de cuentas tu información resultó verídica Edik.

EDIK: Se tomó su tiempo la puta lesbiana.

USTÍNOV: ¿Cómo dices?

EDIK: ¿Eh? No… que se tomaron su tiempo estas basuras. ¿Qué prosigue Igor?

USTÍNOV: Negociar –Al terminar de decir esto es interrumpido por un subordinado-

POLICÍA: No hay rehenes que negociar coronel. – Se le dibujó una sonrisa de satisfacción y de victoria en la cara de Igor. La misma que se le desapareció al escuchar lo siguiente: - Ellos mismos lo liberaron.

USTÍNOV: ¿Qué dices!

POLICÍA: Como lo oye coronel, pareciera como si lo hubieran tenido bien estudiado todo.

USTÍNOV: Su trabajo iba a ser limpio… pero se arriesgaron en no quedarse con algún rehén.


Entretanto dentro de la joyería la morena en lo único que pensaba era en su pecosa y en que ya estaba a salvo. Yulia no contaba con los policías que ya estaban en el perímetro, sólo calculó el tiempo que harían de la comandancia hasta la joyería. Iba a ser el tiempo perfecto para hacer todo el plan. A esas alturas sabía que su gente no la iba a dejar sola ni ella a ellos, así que se estaba preparando para lo peor.

POLÍCIA: Estamos en espera de instrucciones coronel. Los asaltantes siguen adentro.

USTÍNOV: ¿Cuántos son?

POLICÍA: Al parecer cuatro hombres y una mujer. –Edik interrumpió extrañado y un tanto confundido-

EDIK: ¿Una mujer? ¿Pelirroja o morena?

USTÍNOV: ¿Por qué la curiosidad Edik? ¿Qué diferencia va a haber si es rubia, trigueña, de color! ¡EH! ¡Ella
sigue siendo una delincuente! ¡No seas imbécil! – Edik optó por guardar silencio, pero seguía pensando en la identidad de la mujer. - Sigan insistiendo en que se entreguen, pero… ¡Utilicen algo de psicología por el amor de dios! ¿Siempre voy a estar haciendo su trabajo?



Yulia seguía pensando en cómo salir bien librada de todo esto. Sus muchachos la veían pensativa y a la vez inquieta así que trataron de tranquilizarla un poco.

HOMBRE 1: Yulia, ya no te preocupes, la decisión que tomes para nosotros siempre va a ser la correcta. – Dándole una palmada en la espalda-

HOMBRE 2: Si no quieres ir presa pues… que nos lleve el carajo a todos juntos. –Regalándole una sonrisa a la morena-

HOMBRE 3: No siempre salen las cosas como uno las planea jefa… si me lleva el carajo que más que bien que sea a su lado Volkova.

YULIA: Muchachos gracias por sus palabras… pero no quiero ni que nos atrapen y mucho menos que nos maten aquí. A ver tú –Señalando al cuarto hombre- Sécate las lágrimas y lleva los sacos sin que seas percibido por los policías de afuera a la salida por la cual íbamos a escapar, pero escóndelos bien ¿Entendido? Ese botín lo recuperaré pronto.

HOMBRE 4: Entendido jefa. –El hombre hizo lo que le ordenó la morena. -

YULIA: Bueno jóvenes creo que no le hallo otra salida más que entregarnos. Me queda de consuelo que no hubo baja alguna y que mi pelirroja junto con Vladimir estén a salvo. -Los cuatro hombres se enfilaban hacia la puerta-

POLICIA: Se ve movimiento coronel, creo que se van a entregar… - Justo en ese momento Yulia recibió una llamada-

YULIA: ¿Vladimir? Mira quiero que recuperes el botín, está localizado en…

VLADIMIR: No salgan, unos radicales van a su dirección… jefa por favor protéjase.

YULIA: ¿Qué? -Al colgar se escuchó el rechinido de unas llantas y los disparos no se hicieron esperar- ¡Regresen! ¡Métanse! - Fue lo único que alcanzó a gritar la morena a sus muchachos. Estos lograron reaccionar, pero a más de uno fue alcanzado por los disparos y herido. El carro se dirigía sin control hacia la joyería ya que los disparos fueron fulminantes para el conductor de este. El auto se estrelló contra la puerta del establecimiento, rompiéndola en mil pedazos, provocando que se metiera a la joyería y explotando en su interior…
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por SandyQueen el Mar Ago 16, 2016 10:05 pm

CRIMINAL


CAPíTULO VII


El asalto a la joyería Makin fue noticia nacional pero no fue tanto por el asalto en sí, sino por la explosión de esta. Ya han pasado tres meses del suceso y aún se sigue hablando de él. Según el peritaje no hubo sobrevivientes. No puedo describir el dolor y el vacío que siento al saber que la única persona la cual me ha hecho sentir amor verdadero ya no estará conmigo. Jamás volveré a contemplar esos bellísimos ojos azul profundo y nunca más volveré a sentir lo que sentía al estar con Yulia en todos los sentidos. Edik trató de inculparme en ese ilícito como cómplice por omisión ya que no pudo hacerlo como cómplice participe. Mi padre movió todas sus influencias y cobró algunos favores para que ni siquiera pisara los juzgados y que el apellido Katin no saliera en primera plana en los diarios y mucho menos mi nombre. Cabe mencionar que mi padre estaba furico al enterarse de la verdad de mi propia boca, tanto que planeaba desheredarme y quitarme su apellido. Al darle mis razones del por qué actué así y que de cualquier manera ya no se iba a repetir aun que lo deseara, ya no iba a poder ser ya que la persona por la cual esta dispuesta a todo ya no estaba en este mundo... mi padre optó por "perdonarme" y en agradecerle a dios el que Yulia me haya protegido al sacarme del lugar.

El general Igor Ustinov seguía necio en encontrar el botín del atraco sin ningún éxito, pero por alguna razón él sospecha de mí; de que sabía algo de todo este evento desafortunado. Y empezó el acoso por parte de la policía para con mi persona, lo cual provocó que mi padre me pusiera guardia personal. Imagino que su gran amigo Eduard Poliacov le comentó la relación que teníamos Yulia y yo. De igual manera no le importó lo que pensaran de él al confesar que mi amante era una mujer, con tal de según Edik hacerme pagar por haberle destruido su vida. Una vida que se hizo gracias a mi pero ya no vale la pena hablar de eso. No quiero pensar en estupideces. Ya no quiero hacer más grises mis días. Hoy es un día más, se supone que debería ser uno para festejar ya que firmaré la disolución de mi matrimonio con el estúpido de Poliacov. Parece que todo está confabulado en mi contra ya que hasta el cielo parece llorar por Yulia Volkova. Bajo del auto para dirigirme al juzgado para firmar y darle el último cincelazo a la cadena que me ataba a Eduard Poliacov. Mi semblante es triste, mi mirada está vacía y mis labios son inexpresivos. No puedo creer que no hayan encontrado nada... No tengo a quién visitar y llevarle flores, no hay sepulcro, no hay cenizas... ni si quiera una fotografía... Todo esto lo pensaba mientras me dirigía a la oficina para firmar ese papel que me liberaba por completo de mi todavía esposo Edik. Al entrar a la oficina me lleve la sorpresa que el hijo de puta ya estaba ahí esperándome.

EDIK: ¡Vaya, vaya! Elenita, que gusto volver a verte. -El pendejo tenía dibujada una sonrisa bastante sarcástica- Por cierto, amorcito ya firmé los documentos. - El muy cínico me guiñó el ojo y hasta intentó besarme en la mejilla, cosa que no consentí, sólo me aparté de él y decidí ignorarlo lo que durara la cita-

JUEZ: Firme aquí y por último aquí Srta. Katina.

LENA: Sí Juez Pavlov. -Firmé en los espacios en donde me señalo el juez- Listo, ¿Ya es todo?

JUEZ: Afirmativo Srta. Katina. Pueden retirarse -Dirigiéndose a mí y a Edik, mientras recogía sus cosas para retirarse. -

Me retiré lo más pronto posible para no toparme con el hijo de perra de Poliacov, pero no fue así el muy estúpido salió justo tras de mí para confrontarme según él. Salí de los juzgados y justo en el estacionamiento me gritó:


EDIK: ¿Ahora de que va servir el divorcio perra! -Se iba acercando hacia mi con pasos presurosos, y una vez estando cerca de mi, me cerró el paso y me puso frente a frente para decirme lo siguiente- ¿Ahora con quién te vas a revolcar estúpida? ¿Eh! ¿Con tu puta lesbiana? Ahh, no, lo siento, está muerta... Mi más sincero pésame- No podía soportar tanto cinismo y mucho menos de un pendejo como él, así que le di un puñetazo en la cara provocando que se tambaleara, lo empujé y cayó al suelo. Una vez ahí le pateé las bolas y antes de retirarme le reiteré:


LENA: Esa puta lesbiana como tu la llamas, me hizo sentir mujer, cosa que tu no pudiste lograr en tres largos años. -Me alejé de él, me dirigí a mi auto y me subí e inicié la marcha sin rumbo fijo. Estaba dando vueltas por una parte de Moscú. Quería que las palabras de Edik no me afectaran tanto. Quería olvidar todo. Quería...quería... quería... quería que Yulia estuviera viva, que estuviera conmigo. Mis lagrimas rodaron deliberadamente por mis mejillas. Las limpié ahora con coraje ya que recordé que Yulia me puso a salvo y que no cumplió su palabra. Le dije que si se la llevaba el carajo nos tenía que llevar a las dos. Empecé a reprocharle en mi mente del porqué no me dejó estar a su lado, el porqué está dejando que sufra de esta manera. Que tampoco cumplió su promesa de que nunca me haría daño. Seguía conduciendo sin rumbo fijo, pero al parecer también otro conductor tenía el mismo plan que yo por que tenía alrededor de 20 minutos siguiéndome. Temía que fuera Edik, así que decidí perderlo. Empecé a meterme peligrosamente entre el tráfico. Sin darme cuenta ya estaba muy lejos del centro de Moscú y el auto que me perseguía no desistía. No podía perderlo. Intempestivamente el auto blanco me rebasó y me cerró el pasó. Estaba muy asustada ya que hizo que me frenará de una manera brusca, por fortuna no había carros detrás de mi. Mi miedo se convirtió en pánico cuando dos hombres encapuchados bajaron de ese auto que ahora estaba impidiendo mi escape. Se dirigieron rápidamente hacia mi carro. Yo estaba en shock, no sabía que hacer. Cuando reaccioné, ya los dos hombres estaban rodeando el carro. Uno de ellos abrió la puerta del auto donde me encontraba y me bajó a la fuerza. Yo luchaba inútilmente para que me soltara, me colocó unas esposas en mis muñecas. Posteriormente el segundo hombre me tomó de las piernas, mientras que el primero me tapaba la boca. Me dirigieron a su auto y prácticamente me arrojaron dentro. Los dos hombres subieron al auto y lo pusieron en marcha en seguida. No podía creer que justamente hoy que le había dicho a mi padre que ya no era necesaria mi guardia personal me estén secuestrando. Como tampoco me percaté del tercer hombre que estaba en el asiento trasero conmigo.

LENA: ¡A dónde me llevan? ¿Los manda el estúpido de mi ex esposo? -Al decir esto último el hombre que estaba en el mismo asiento que yo, sólo se rio y se limitó a decir: -

Hombre 3: No preciosa, el estúpido, poco hombre de Eduard Poliacov no nos envío. - Me asombró el hecho de que supiera el nombre completo de mi ex esposo y porque el no los había mandado a secuestrarme. Pero me sorprendió aún más el que no era la voz masculina la que esperaba escuchar, sino una femenina la que me respondió. Esa voz tenía un aire bastante familiar... se parecía mucho a la de Yulia, pero... eso no podía ser ya que ella había fallecido. Mis lagrimas volvieron a exhibirse como una actriz de Hollywood en alfombra roja, es decir, en todo su esplendor. Empecé a sollozar. Esto llamó la atención de la chica que estaba conmigo y dijo: -

CHICA: No, ya no puedo más. - La mujer se quitó el pasa montañas y volteó a verme-

LENA: ¡QUÉ! ¡NO PUEDE SER! - Esos ojos bellamente azulados eran inconfundibles y únicos, me atrevo a decir que no hay otro par igual en toda Rusia... ¡Era ella! Era mi morena, era la mujer de mi vida. ¡Estaba viva! No lo podía creer. - Yu... Yu... ¿Yulia? Dime por favor que esto no es una ilusión mi amor... Dime que estás viva. - Me arrojé a sus brazos, quería sentirme otra vez protegida. Quería sentir nuevamente su calidez. Yulia solo se limitó a abrazarme y a decirme:

YULIA: Pecosita... Todo está bien y todo saldrá bien, te lo prometo. -Me besó el cabello. Pero al escuchar la última frase me separé de ella y la abofeteé. -

LENA: No prometas lo que no piensas cumplir Volkova. -Yulia se llevó una mano a su mejilla izquierda- Me prometiste que si te llevaba el carajo nos iba a llevar a las dos. -Mi lobito aun con la mano es su hermoso rostro comenzó a reírse y me replicó. -

YULIA: Vaya que estás enojada pelirroja. Sólo puedo decir a mi favor que no me llevó el carajo –Mi amor me mostró una hermosa sonrisa. - Así que técnicamente no falté a mi palabra y mucho menos a la más importante... El ponerte a salvo.

LENA: ¡YULIA! - Le espeté en forma de regaño. Al instante puso cara de niña regañada a la cual no me pude resistir y le besé en sus labios. Esos labios que extrañaba y pensaba que ya nunca más iba a volver a sentirlos. La besé de una forma pausada, lenta, tierna, romántica, hermosa, sin prisas, totalmente disfrutable. Me separé de ella pues tenía muchas incógnitas que ella sólo podía contestarme. - Tengo unas preguntas para ti mi amor.

YULIA: Eso me temía -sonrió tímidamente- Dime amor, ¿Qué preguntas tienes para tu mujer?

LENA: ¿Cómo es que lograste salir con vida de Markin?

YULIA: -Soltó un suspiro para luego tomar nuevamente aire- Recibí la llamada de Vladimir, el que te sacó de la joyería y te puso a salvo. Que por cierto es el que chico que va conduciendo el auto. Él me advirtió que se acercaban unos "radicales" hacia nuestra ubicación. Esta llamada la recibí justo cuando ya había tomado la decisión de entregarnos a la policía. Al terminar la llamada, alcancé a escuchar el rechinido de unas llantas; lo que me hizo suponer que eran ellos. Pero cuando menos pensé los policías empezaron a disparar a diestra y siniestra, hiriendo a tres de los integrantes de mi "fraternidad"y a mí. Al momento me acerqué lo más rápido que pude a la salida que ya habíamos estudiado con anterioridad. Yo ya no podía regresar por mi gente y decidí salir junto con Dimitri de la joyería para después ir por ellos fuera como fuera. Pero no contaba con que ese auto se iba a estrellar y explotar dentro de la joyería. Salimos lo más rápido posible ya que los agentes policiacos estaban más ocupados con el auto de los "radicales".

LENA: ¿Dimitri? ¿Te hirieron?

YULIA: Dima es el que ayudo a secuestrarte – me lanzó nuevamente su sonrisa tímida, que ahora doy a la conclusión que me derrite con ella- sí me hirieron, nada de gravedad. Y me adelantaré a tu próxima pregunta. El "botín" está a salvo Dima me ayudo a sacarlo de donde él mismo lo había escondido.

LENA: Ok, pero esa no era mi siguiente pregunta amor -comencé a reírme-

YULIA: ¿Ahh no? - Arqueó una ceja y su tono de voz era divertido-

LENA: No amor. Mi siguiente pregunta era ¿Cómo te las ingeniaste para que el peritaje saliera que no había ningún sobreviviente? Y ¿En dónde te escondiste en todo este tiempo?

YULIA: Me temía que llegaras a esas preguntas... -Su semblante cambió a uno preocupado-

LENA: ¿Por qué Yulia?

YULIA: Porque...

LENA: ¿Si? - Tenía demasiada curiosidad así que empecé a presionarla sin darme cuenta. -

YULIA: Porque tuve que usar mis conexiones en el bajo mundo.

LENA: ¿Quieres decir con la gente "mala" de tu pasado?  

YULIA: Así es pecosa, toda Rusia está conectada con la mafia y la delincuencia en baja o mayor proporción. Sólo cobré algunos favores con mis anteriores jefes y ellos también hicieron lo propio con la policía; así que el resultado fue el que ya sabes. Y respondiendo a tu otra pregunta... nunca me escondí simplemente estaba viviendo a las afueras de Moscú, en una propiedad que hasta hace poco descubrí que fue de mis padres. La vendí hace unos días con ayuda de terceros para poder cambiar mi identidad, ya que el estúpido de tu esposo... - La interrumpí. -

LENA: EX esposo, si no es mucha molestia... -Mi morena sólo se rio y prosiguió con su explicación-

YULIA: Ok, corrijo... Ya que el estúpido de tu ex esposo se encargo que mi nombre saliera en las primeras planas de los diarios de toda Rusia.

LENA: Lo siento por eso...

YULIA: No es tu culpa amor, así que no te disculpes.

LENA: ¿Por qué no me llamaste?

YULIA: No era conveniente amor. Ya que si sabias que estaba con vida ibas a hacer lo posible por estar conmigo, y sobre todo ibas actuar como si toda esa información de que no había sobrevivientes hubiera sido una farsa y hubieras levantado sospechas.

LENA: Ok... y mi última pregunta ¿Hacia dónde nos dirigimos?

YULIA: Hacia nuestra nueva vida amor -Estas palabras hicieron que mi corazón diera un vuelco de felicidad-.

LENA: ¿Es en serio? Y ¿A dónde iríamos?

YULIA: Ese plan ya lo habías trazado tu amor... Tú dijiste que nos iríamos a Alemania, así que ya está todo preparado. -Justo en ese instante entro una llamada a mi celular-

LENA: Permíteme amor, es mi papá. ¿Sí papá?

SERGEY: ¿Dónde estás Elena?

LENA: Estoy bien papá, no te preocupes.

SERGEY: Me alegra que estés bien, pero, esa no fue mi pregunta amor.

LENA: Estoy con el amor de mi vida padre. Ya no te preocupes, solo te diré que me iré a hacer mi vida lejos de todo este escandalo y lejos de todo lo que me y te ate a cualquier escándalo.

SERGEY: ¿Qué dices mi niña?

LENA: Que tu niña ya creció papi... y va a dejar la pompa de jabón en la cual estaba viviendo. Ahora se va a enfrentar a la realidad sin importar nada. No me busques papá, yo hallaré la forma de ponerme en contacto contigo, así que de eso no te preocupes ¿Ok? -Me estaba despidiendo de la única persona que me apoyó y me amó incondicionalmente... Mis lágrimas volvieron a aparecer y mi voz se quebró- Te amo mucho papá.

SERGEY: Yo también mi amor. Prométeme que si no eres feliz o no te sientes cómoda con tu nueva vida... me lo harás saber mi vida ¿Sí? Yo te seguiré apoyando hasta mi último día ¿De acuerdo?

LENA: Claro papá, yo te haré saber todo. -Terminé la llamada y mi semblante era triste. Esto no pasó desapercibido para Yulia. Así que me tomó de la barbilla y me dijo-

YULIA: Pelirrojita, no estés triste por favor. Yo me encargaré de darte alegrías y las menos penas que sean posibles. Por cierto, amor… tú ya no existes en Rusia. Ya todo está planeado. La policía va a “colaborar” en este plan.

LENA: Yulia, pero si Ustinov… y ¿Cómo que ya no existo para Rusia?

YULIA: Yo estoy hablando de la gente que está arriba de él. Pecosita. Ya no quiero que te preocupes de lo que te ataba a Rusia. Se va a fingir tu muerte. Ya está toda la evidencia plantada.

LENA: ¿Y mi papá?

YULIA: No perderás contacto con él. En lo que pasa todo este revuelo de lo Markin… sólo tendrás contacto con él vía correo convencional. Amor… creo que ya es tiempo de crear nuestro propio mundo, lejos de todo y de todos. Ahora sólo es tiempo de ser Tu y Yo.

Estas palabras son el inicio de mi nueva vida con la mujer que amo. No sé qué me deparará el futuro pero, estando con ella podía dejar que el mundo rodara….


Y este es el capítulo final. De antemano muchas gracias a los que lo siguieron y a los que comentaron. Nos vemos en la siguiente historia Very Happy
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Criminal // SandyQueen

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.