PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Mar Sep 06, 2016 11:28 pm

Hi aqui vengo de nuevo con una nueva historia de Meghan O'Brien que me recomendaron y la quise adaptar en versión de las chcias jejeje espero que les guste





"La diosa de cuero está detrás de mí otra vez."
"La polluela en la motocicleta?" Katya preguntó. Su voz crujía con emoción.

O tal vez es sólo la recepción de mierda del teléfono celular aquí afuera. Yulia miró por el espejo retrovisor, teniendo la presencia audaz de la mujer en una Harley púrpura que arrastraba detrás de su antiguo Honda Civic. Tenía razón con respecto, oh, en el medio de la nada.

"Sí," Yulia respondió. La motorista era un molde de sombra de presagio fundido contra las montañas rojas detrás de ellas. "Esa es."
"Crees que te está siguiendo?"
Yulia permitió una sonrisa divertida ante la pregunta. "Desearía."

La risa de Katya fue instantánea e infecciosa. "Ves a una mujer en una motocicleta y es de forma automática atractiva?"
"Bastante," Yulia dijo. Ella levantó la comisura de los labios en una sonrisa ladeada. "Y, sabes, está el hecho de que la vi con su casco quitado ayer, se detuvo a un lado de la carretera para beber un poco de agua."
"Tuviste una buena mirada desde tu coche a exceso de velocidad?"
"Bueno, reduje la velocidad," Yulia admitió. "Solo un poco."
Katya se rió un poco más. "Sólo un poco, ¿eh?"

Ojos color azul se clavaron en el espejo de nuevo. La mujer de la moto estaba tal vez quince pies detrás de ella, en la vista completa de las diversas etiquetas adhesivas que decoraban la parte trasera de su coche. Podría yo parecer más como un estudiante de colegio? Yulia observó a la mujer agarrar velocidad y oscilar hacia el carril izquierdo.

La motorista pisó el acelerador y avanzo incluso con el coche de Yulia. Con una mano en el volante y la otra agarrando su teléfono celular, ella dejó escapar un suspiro nervioso. "Ella me está pasando de nuevo," Yulia dijo.
"Entonces sonríele o algo," Katya sugirió, riendo. "Levántate la camisa, deslúmbrala!"

Yulia sintió sus mejillas sonrojarse por la sugerencia de su amiga. Giró la cabeza para mirar por encima a la mujer que conducía junto a ella. La mujer estaba vestida, como de costumbre, en vaqueros desgastados y una chaqueta de cuero negro. Un casco negro brillante cubría la cabeza y ocultaba sus rasgos. La motorista se volvió y dirigió una sonrisa brillante a Yulia, saludando con la cabeza. Su piel era de color blanco pálido y absolutamente deliciosa de aspecto.

"Ella lo hizo de nuevo," Yulia exclamó. Ella movió sus ojos de nuevo a la carretera vacía delante de ellas. Parecía extenderse todo el camino hasta las montañas y las nubes más allá de eso. "saludado con la cabeza, que sonría."
"Ella totalmente te quiere," Katya dijo. "Sé que lo hace."
"Como sea," Yulia se burló. La Harley aceleró con fuerza a su lado, enviando a la mujer impulsándola por delante de su pequeño coche. Un momento después se bajó de la moto de nuevo en el carril por delante de Yulia. "Ella me pasó."
"¿Cuántas veces la has visto?" Katya preguntó. Su voz era insistente. "¿Cuántas veces te ha saludado con la cabeza? ¿Crees que lo hace con cada conductor que ve?"
"En medio de Nevada y Utah?" Yulia preguntó, riendo. "Tal vez. No hay muchos de nosotros."
"¿Cuántas veces la has visto?" Katya repitió.
Yulia sabía la respuesta sin pensarlo. "Cinco," reconoció. "Dos veces hoy, y tres veces ayer. Hemos estado en el mismo tramo justo desde dentro de Nevada."
"Sabes que ella ha visto tu etiqueta engomada del arco iris," Katya señaló. "Pasando tanto tiempo detrás de la intrépida Bestia y todo."

Yulia le dio una palmada cariñosa al volante, sonriendo al apodo del coche viejo. "Lo sé," reconoció. Mordiéndose el labio por un momento. "Ella tiene que ser un dique," dijo. "No puedo imaginar... es decir, ella tiene que ser un dique."

La risa de Katya flotaba en su oído. "Por supuesto que lo es," dijo. "Sonriendo y señalando a una linda pelinegra en un coche de mierda, enlucido de arco iris, ¿recuerdas?"

La motocicleta que se mantenía al ritmo de unos veinte pies por delante cobró vida con súbita violencia, y la extraña mujer acelero aún más lejos de ella. Yulia frunció el ceño. Frunció el ceño aún más duro cuando se dio cuenta que estaba decepcionada.

"Ella me ha dejado en el polvo," Yulia dijo. Lanzó un suspiro melancólico, viendo la Harley desaparecer en la distancia. "Demasiado para esta fantasía."
"Entonces alcánzala!" Katya gritó. "Síguele el rastro y dile que deseas su cuerpo."

Yulia resopló. Sí, claro. "Seguro," dijo. "Este montón tiene que hacerlo desde Berkeley todo el camino hasta Chicago. Estoy sólo a un par de días en este viaje y ya me estoy preguntando si lo haré. Este pedazo de mierda ni siquiera arrancaba cuando me levante esta mañana."

"Yulia, este coche era un pedazo de basura cuando estábamos en la escuela secundaria," Katya dijo. "Tienes suerte de que la Bestia lo hizo a través de la universidad."
"Y ahora todo lo que pido es que me lleve de vuelta a casa," Yulia dijo. "He estado mimándolo. Lo último que necesito hacer es empujarlo tratando de correr detrás de una mujer que probablemente no sería nada, de todos modos."

"Me parece bien," Katya dijo. "Excepto la parte acerca de la polluela en motocicleta que no le gustes. Me suena como si estuviera enviando todas las señales que puede."

Yulia se movió en su asiento. "Tal vez," se permitió. Dios, este coche se vuelve incómodo después de unas horas. "Tal vez no."
Katya lanzó un largo suspiro. "Lo juro, Yulia, uno de estos días voy a llegar a hacer algo loco y espontáneo."
La boca de Yulia se curvó en una sonrisa irónica. "Buena suerte," dijo.

Katya se quedó en silencio durante unos largos momentos. "La vida es corta," dijo finalmente. "¿Qué vas a desear haber hecho cuando estés al final de la misma?"
"Jesús," Yulia exclamó. "Deprimida, mucho?"
"Lo digo en serio," Katya dijo. "Piénsalo."
Yulia sacudió la cabeza. "Si querida."
"Necesitas echar un polvo, de todos modos. Gran momento."
Yulia se rió en voz alta. "¿Qué sabes al respecto?" Miró en el espejo retrovisor de nuevo, y luego desvió la mirada hacia el horizonte en frente de ella. Satisfecha de que estaba sola en el camino, encendió el control de velocidad y relajó su pie.
"Sé que has tenido una vida amorosa realmente penosa para alguien que acaba de pasar cuatro años tan cerca de San Francisco. Sólo puedes estar rodeada de lesbianas y tan cerca de ser declarada una virgen renacida." Katya enfatizo este punto con una tos repentina.
"Fumas de nuevo?" Yulia preguntó.
"Muérdeme," Katya dijo. "Estoy muy consciente de tu opinión sobre este asunto. Y no cambies de tema. Estamos hablando de ti y tu necesidad de perder el control sólo un poco."
"Bueno," Yulia suspiró. "Tal vez lo haré mejor una vez que llegue a casa."
"Al menos te puedo llevar al club, sacarte de vez en cuando. Oye, hay este nuevo gran... abajo por la Tercera... creo...”
"Espera, espera," Yulia dijo. No puedo oír absolutamente nada. Creo que la señal finalmente murió para siempre. "Katya, espera ... no puedo escucharte."
"¿No? Bueno... cuándo... un poco...”
"Katya," Yulia dijo. Dios, esto es molesto. "Se ha ido la señal. Voy a tener que devolver la llamada cuando llegue a algo parecido a la civilización."
"Todo... adiós..."
"Adiós," Yulia dijo. Desconecto con un suspiro de alivio. "Salvada por el medio de la nada de mierda," murmuró. Miró a su alrededor en el paisaje áspero que la rodeaba. Ella estaba bien y verdaderamente sola.

Yo también podría aprovechar, Yulia pensó. Ella se agachó y encendió el reproductor de CD que había instalado en la Bestia como un regalo a sí misma durante su segundo año. Led Zeppelin sonaba por los altavoces; Yulia se agachó y escaneo a través de las pistas hasta que encontró lo que estaba buscando.
Cuando las primeras notas de "Escalera al cielo" brotó de sus altavoces, Yulis se estiró y bajó la ventanilla lateral del conductor. El aire caliente del desierto golpeó contra su cara y sopló a través de su pelo negro hasta los hombros, y ella sonrió al sol de la tarde. Cantó junto con su canción favorita con un fuerte entusiasmo, decidida a sacar lo mejor de su largo viaje a casa.

Me pregunto si voy veré a la polluela motorista de nuevo?




Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 802
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por SandyQueen el Mar Sep 06, 2016 11:51 pm

Interesante... en espera de más Very Happy
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 29
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por andyvolkatin el Miér Sep 07, 2016 11:16 am

Hola Very Happy
se ve interesante
siguela pronto
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 458
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Sep 07, 2016 10:43 pm

Yulia salió de la carretera un poco después de la una. Era la primera vez que había visto una ciudad con incluso un pequeño restaurante en más de una hora, y su estómago gruñó exigiendo que aprovechara la oportunidad.

Ella vio la motocicleta estacionada en el estacionamiento de grava enfrente de Harmony, el único restaurante de Utah cuando se detuvo en un lugar cerca de la parte posterior. Yulia abrió la puerta del coche y salió del pequeño espacio. Levantó sus manos hacia el cielo y se alzó de puntillas en un estiramiento agradecida. Dios, eso se siente bien. Ella miró por encima de la motocicleta, y luego volvió a mirar al restaurante. Me pregunto si es de ella.

Yulia decidió estirar las piernas rodeando más cerca de la Harley en su camino hacia el restaurante. Mantuvo los ojos hacia adelante, pero lanzó rápidas miradas a la Sportster púrpura al pasar junto a ella. Reconocimiento registrado como un aleteo repentino en su estómago.

Yulia entró en el pequeño restaurante, parpadeando un par de veces mientras se ajustaba a la luz artificial. El corazón saltó nerviosamente en su pecho, y contuvo el impulso de inspeccionar los reservados y mesas por el objeto de sus fantasías recientes.

"Siéntate donde quieras, cariño." Una camarera rubia detrás del mostrador le lanzó una sonrisa torcida. "El maítre tiene la noche libre."

Yulia se sonrojó por la camarera, moviendo la cabeza, y luego se dio cuenta de la mujer que estaba sentada en el mostrador enfrente de ella. La desconocida sostuvo una taza de café en la mano derecha y disparó a Yulia una mirada ardiente, con una ceja levantada en interés. Su chaqueta de cuero colgada sobre el taburete a su lado, y la boca de Yulia se hizo agua en los brazos musculosos expuestos en la camiseta gris sin mangas. Ella era de piel blanca con pecas y con el cabello rojo largo con rizos en su cabeza, se encontró con la mujer más sexy que Yulia había visto nunca.
Está bien, no hay problema. Yulia Pensó. Ella dio a la camarera una sonrisa amistosa. "Gracias," dijo. Simplemente actúa de manera fría. Movió sus ojos para dar a la mujer pecosa una breve mirada de despedida, y luego se giró para caminar hacia un reservado vacío en la esquina del cuarto.

Yulia se sentó y cogió un menú en el mismo movimiento. A pesar de todos los esfuerzos para ser fría, sintió un renovado ardor en sus mejillas. Dios, es hermosa. Ella se concentró fuerte en fingir leer el menú.

"¿Qué puedo servirte?"

Yulia levantó los ojos y le dio a la camarera una mirada distraída. ¿Cuánto tiempo he estado mirando esta cosa? Ella volvió a mirar el menú. No he leído ni siquiera una maldita palabra de esto. Recorrió el texto rápidamente, buscando algo que no dejaría su sensación de malestar durante su viaje en el desierto.

"Tomare el sándwich de pollo asado, por favor," Yulia respondió. "Con papas fritas."

La camarera cuya etiqueta con su nombre la identificó como Julie asintió y garabateó furiosamente en un pequeño bloc de papel. "¿De beber?" -preguntó sin levantar la vista.

"Agua," Yulia dijo. Esa alta bebida de agua por allí con la chaqueta de cuero serviría muy bien, si pudieras lograrlo.
Julie levantó la vista y mostró los dientes manchados de nicotina. "Viniendo inmediatamente."

Realizado el pedido, Yulia estaba en una pérdida total sobre qué hacer mientras esperaba. Me gustaría haber traído un libro o algo así. Se sentía desesperada por no mirar sobre la motorista que seguía sentada en el mostrador. Naturalmente, tratando muy duro de hacerlo que era casi imposible. Después de minutos de lucha, echó un vistazo a la mujer que había estado viajando junto con ella durante el último día y medio.

Ojos verdegrises le devolvieron la mirada con curiosidad no disimulada. El primer impulso de Yulia fue apartar la mirada, para enterrar la cara en el menú de nuevo, pero se mantuvo firme. Ella sostuvo la mirada de la mujer pelirroja como audazmente pudo, forzando su respiración a mantenerse estable.

La mirada que compartían era puro sexo, y envió una oleada de calor en todo el cuerpo de Yulia. Después de un largo rato bajó la mirada hacia la mesa, jadeante. ¿Por qué nunca encuentro mujeres así en la vida real?

"¿Sándwich de pollo asado?"

La voz era cálida y profunda y nada como la rasposa por el cigarrillo rugosa de la camarera rubia que tomo su orden. Yulia levantó su cabeza para mirar a la mujer de piel blanca de pie junto a ella con un plato en la mano, su chaqueta de cuero negro colocada sobre un brazo. La boca de Yulia se abrió por la sorpresa, y se sonrojó cuando no salió nada de ella.

¡Di algo!

La desconocida levantó una ceja, mordiéndose el labio inferior y luego diciendo. "Me ofrecí a hacer un favor a Julie," explicó.

Katya nunca me dejaría conseguir que lo olvide si no habló siquiera con ella. Yulia consiguió esbozar una sonrisa tímida a la otra mujer. Demonios, yo nunca conseguiría olvidarlo. "Eso fue muy amable de su parte," ella dijo.

La desconocida parecía aliviada, y le lanzó una sonrisa juguetona. "Amable, ¿eh? Eso es nuevo."

Yulia levantó la ceja, reflejando la expresión de la mujer pecosa. "No eres amable?" preguntó ella. Anotación de diez puntos para bromas de coqueteo!

La desconocida se rió entre dientes, dejando el plato delante de Yulia. Dudó un momento y luego se deslizó en el otro lado del reservado, empujando su chaqueta delante de ella. Miró a Yulia, y la morena pudo ver la más leve tentativa de precaución en los ojos de color gris con toque de verde. "Puedo ser," dijo con una mirada significativa.

La sugerencia simple en la voz de la mujer la puso nerviosa. Yulia se inclinó y agarró su sándwich, llevándolo a la boca para tomar una mordida rápida. ¿Qué diablos voy a decir a eso?
La mujer pelirroja se aclaró la garganta. "Mi nombre es Elena Sergeyevna Katina, por cierto,pero puedes llamarme Lena." Cuando Yulia la miró a los ojos, dejó de masticar, Elena le lanzó una mirada tímida. "Imagino que mientras te veo comer, podría también presentarme."

Yulia tragó y dejó su sándwich de nuevo hacia abajo. Se limpió los dedos en la servilleta antes de ofrecer la mano a la mujer de pelo rojo. "Soy Yulia," dijo.

Elena se inclinó sobre la mesa y tomó la mano de Yulia, que posteriormente se llevó el aliento de Yulia. Sus dedos eran elegantes y afilados, su piel sorprendentemente suave, y su mano grande blanca y con pecas también fácilmente envolvió una más delgada de Yulia. Yulia se estremeció ante la sacudida de la excitación que recibió en el contacto. Elena se negó a liberar su mano durante unos instantes más largos de lo que era apropiado, todavía fijando a Yulia con los ojos oscuros.

"¿Qué clase de nombre es Sergeyevna?" Yulia preguntó rápidamente, esperando ocultar la reacción que no había sido capaz de suprimir.

Los labios de la mujer de pelo rojo se movieron en diversión. "Nativo ruso americano," respondió ella. "Mi madre era nativa americana, mi padre era ruso." Ella se inclinó y plantó su codo sobre la mesa, apoyando la barbilla en la palma vuelta hacia arriba. "Eso me dejó con un vocabulario ringles ruso impresionante y un nombre que nadie puede pronunciar."

"Es hermoso," Yulia dijo, y luego se sonrojó. Sonó demasiado parecido a 'eres hermosa'? "Muy único."

"Gracias," Lena dijo. "Entonces, ¿adónde te diriges, Yulia?"
Yulia tragó otro bocado de su sándwich antes de contestar. "Chicago," dijo. "Iba a la escuela en California y me acabo de graduar. No me puedo permitir vivir más allí, así que... bueno, tengo amigos y familia en Chicago, y así que estoy esperando para conseguir un trabajo de vuelta a casa."

Lena asintió. "Me di cuenta de la etiqueta de la Universidad de Berkeley en tu coche," dijo.

¿Qué otras pegatinas notaste? Yulia quería preguntar, pero la camarera eligió ese momento para acercarse a su mesa con un vaso de agua en su mano.
Julie dejó el vaso grande delante de Yulia. "Aquí tienes," dijo. "Romeo olvidó esto."

Esta mujer me va a matar, Yulia pensó mientras miraba a la sonriente camarera. Sus mejillas estaban en un estado constante de enrojecimiento infundido por el calor en este punto. "Gracias," dijo con voz ronca.

"Sí, Julie," Lena dijo, lanzando a la camarera una mirada amonestadora. "Muchas gracias."

"No hay problema," se rió Julie. Ella se fue y las dejó mirándose la una a la otra.

Perpleja, Yulia se estiró y agarró su vaso de agua para beber un sorbo abundante. Su garganta se sentía increíblemente seca.

"Casi no te reconocí cuando entraste," Lena dijo en voz baja. "Me acostumbré a verte con ese pañuelo lindo que llevabas en la cabeza ayer."

Ella piensa que es lindo? Yulia se ruborizó. Se fijo en su moto? Tomó otro sorbo de agua, tragando con cuidado. "Oh, eso," logró después de un momento. "Estaba rebajándome, pensando que no tenía que quedar bien para nadie aquí, en el medio de la nada." Ella dirigió a Lena una tímida sonrisa. "Por supuesto que alguien se dio cuenta, ¿verdad?"

"Rebajándote, eh?" Lena deslizó los ojos grises con verde sobre Yulia en franca apreciación. "Como he dicho, me pareció que era realmente lindo."

Nota mental: Usar pañuelos con más frecuencia "Gracias," Yulia dijo, y permitió que su boca se enrollara en una sonrisa placentera.
Lena le dio un asentimiento cortés. "Sólo la verdad, Yulia."

A pesar de que ella siguió sonriendo ante el cumplido, Yulia sintió el pánico comenzar a apoderarse de ella. ¿Por qué está haciendo esto? ¿Qué quiere de mí? Ella no era una persona ingenua. Aquí fuera en la carretera... somos dos barcos que se cruzan en la noche. Esto sería una última aventura de una noche. Nosotras nunca nos veríamos de nuevo.

Y la horrible verdad golpeó a Yulia en un instante. No creo que pueda hacerlo. Toda la situación representada en todas las jadeantes fantasías sexuales con la extraña que alguna vez había tenido, pero ahora que la estaba mirando a la cara una verdadera posibilidad ella no creía que pudiera iniciar esa cadena de acontecimientos. No es que no tengo buenas razones. Es peligroso. No tengo idea de quién es realmente esta mujer. Es irresponsable. Ella soltó un suspiro nervioso. Katya estaría tan decepcionada de mí, ¿no es así?

"Lo siento," Lena dijo, moviéndose en su asiento. "Si te molesto, por favor, házmelo saber y te dejaré en paz. No... no quiero hacerte sentir incómoda."

Yulia suprimió el suspiro profundo de alivio que amenazaba con salir de ella cuando la mujer pelirroja le dio una salida. Te quiero, Lena, tan mal, pero veras ... siempre he sido una especie de gallina. Por supuesto, que no podía decir eso. "Lo siento," Yulia dijo con una débil sonrisa. "Estoy muy cansada."

Lena le dio una cabeceada simpática. "Esto agota para conducir todo el día," dijo.

Yulia se estiró y tiró de un mechón de cabello negro. "Sí, lo es. Incluso a pesar del hermoso paisaje." Ella inclinó la cabeza, pensativa. "O tal vez a causa de ello." En la mirada curiosa de Lena, explicó, "A veces es como una sobrecarga cerebral, toda la belleza."

Lena curvó la comisura de la boca, sus ojos grises melancólicos. "Sé lo que quieres decir," dijo ella, y disparó a Yulia una mirada significativa.

Yulia se removió en su asiento de nuevo. Oh, ella es buena. De alguna manera eso la hizo aún más desesperada por salirse de esta situación. Antes de hacer alguna locura. "Sí, así que ... estoy deseando que llegue esta noche una buena noche de sueño. Espero poder encontrar un mejor motel que en el último lugar en el que me quedé ... el aire acondicionado hizo ruido toda la noche, y la habitación todavía se sentía tan mal ventilada y caliente que no pude conciliar el sueño."

Lena le dirigió una respetuosa inclinación de cabeza.
Estoy balbuceando, Yulia se dio cuenta. Una hermosa mujer esta básicamente dando a entender que quiere que duerma con ella, sin ningún compromiso, y estoy balbuceando sobre el aire acondicionado.

"Estas a un buen número de horas de las ciudades de tamaño decente," Lena dijo. "Desafortunadamente, son la clase de pocos y distantes aquí afuera."

Yulia sonrió. "Me di cuenta."

"Bueno," Lena dijo, y se aclaró la garganta. Encontró ojos color azul con verdegris, dando a Yulia otra inclinación de cabeza educada. "Te dejaré sola ahora. Sólo quería asegurarme de que tenías tu sándwich de pollo asado bien." Su boca se estiró en una sonrisa torcida. "Lo siento por olvidar el agua," dijo.

"Aprecio eso," Yulia dijo. Miró a Lena mientras se deslizaba fuera del reservado y se levantaba. La mujer pelirroja colocó su chaqueta de cuero sobre los hombros, y el pleno efecto de tener a la magnífica mujer parada encima de ella en toda su gloria casi hizo a Yulia retractarse de su afirmación de sentirse cansada. Casi. "Que tenga un buen viaje, ¿de acuerdo?"

Lena asintió, lanzando una última sonrisa brillante. "Tú, también," dijo. Se giró y dio un par de pasos hacia la puerta, y luego se detuvo para mirar hacia atrás a Yulia por encima del hombro. "¿Quién sabe?" ella preguntó. "Tal vez nos pasemos otra vez."

Yulia no estaba segura de si ella esperaba que lo hicieran o no.



Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 802
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por SandyQueen el Miér Sep 07, 2016 11:13 pm

Interesante... me llama mucho la atención el desarrollo de los personajes.

Espero el siguiente capítulo Very Happy
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 29
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por andyvolkatin el Jue Sep 08, 2016 1:15 pm

Hola Very Happy
me llama la atencion los personajes
es que no se nada de ellos
espero la sigas pronto study
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 458
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Lun Sep 12, 2016 11:03 pm

CONTI

Yulia observó la puesta de sol en el espejo retrovisor mientras mantenía un ojo superficial en la carretera casi vacía por delante de ella. En las horas transcurridas desde que había dejado el pequeño restaurante en el suroeste de Utah, no había sido capaz de sacar a Lena de su mente. Estaba empezando a preocuparse de que había cometido un gran error.

"Tal vez Katya tiene razón," Yulia dijo en voz alta. La belleza de conducir a través del país, reflexionó. Todo el tiempo 'me digo' yo quiero. "Tal vez no soy lo suficientemente espontánea."

Yulia frunció el ceño. No era tan simple como eso, ¿verdad?
"Pero, ¿quién dice que la espontaneidad es una cosa tan grande?" argumentó. Miró por su parabrisas delantero de nuevo, confirmando que estaba sola en este tramo de carretera. Se permitió unos momentos persistentes más mirando al cielo rojo-púrpura detrás de ella. "Un montón de cosas horribles han sido causadas por la espontaneidad."

Ella estrujó su cerebro. El hecho de que ningún ejemplo específico venga de inmediato a la mente es irrelevante. "Estoy segura de que un montón de cosas horribles han sido causadas por la espontaneidad."

Yulia se estiró y bajó el volumen del reproductor de CD. Lo mejor para oír lo que pienso. Ella volvió a mirar el camino por delante, y por primera vez en una media hora vio algo en la distancia por delante de ella. Yulia sólo podía ver un punto negro indistinto con el trasfondo de las montañas rojas por delante de ellos, pero se imaginó por un momento que estaba viendo una hermosa mujer de piel blanca encima de una Harley elegante.

Yulia lanzó un suspiro de ensueño en el pensamiento. Ella frunció el ceño un momento después.

"No se trata sólo de ser espontáneo," Yulia argumentó. "Es peligroso solo irse con mujeres que manejan motocicletas en chaquetas de cuero." Entrecerró los ojos en el punto por delante de ella, que fue aumentando de tamaño mientras presionaba con más fuerza el acelerador. "Estoy segura que mi madre me dijo que en algún punto en mi vida."

No creo que sea peligrosa, Yulia reconoció. Se acordó de los intensos ojos verdigrises, piel blanca suave y pecosa, y el coqueteo juguetón. Creo que es hermosa, y probablemente sólo un poco sola.
Yulia empujó su Civic mucho más duro que era probablemente prudente en un intento repentino de ponerse al día con la figura por delante de ella. Al acercarse pudo ver que no era un coche; después de unos minutos se hizo evidente que se trataba de una motocicleta. Ella no se permitió pensar como continuó su persecución.

"Probablemente algún tipo de mediana edad jugando a Peter Fonda," Yulia murmuró en voz baja. Ella flexionó los dedos en donde agarró al volante. "Ella se fue del restaurante una buena media hora antes que yo. Estoy segura de que no podría haberla alcanzado."
Ojos color azules se quedaron clavados en el motorista cuando avanzó lentamente su camino más cerca. La Bestia se sacudió con el esfuerzo. Pobre coche no lo he utilizado para ir a más de sesenta y cinco millas por hora. Nunca. El indicador de velocidad fue aumentando poco a poco por encima de los setenta.

La respiración de Yulia atrapada en su garganta cuando estaba lo suficientemente cerca como para reconocer la Harley y su conductor. Lena se ve bien desde atrás.

"Necesito ir más despacio," Yulia susurró en voz alta. "Voy a matar a este coche, y luego qué?" Se humedeció los labios y sostuvo su pie firme en el acelerador. "Esto es estúpido, de todos modos. Es una locura sólo de pensar-"

¿Voy a lamentar esto? Yulia se preguntó. La silenciosa preocupación interrumpió su discurso. Siempre voy a preguntarme?
Y así, Yulia encendió su señal de viraje y se metió en el carril de la izquierda. Ella apretó aún más el acelerador. Por favor, Dios, no dejes que la Bestia repiquetee desmoronándose. El golpeteo de su corazón reflejaba el temblor de su viejo Civic.
Lena parecía ralentizarse a medida que Yulia se detenía al lado de su Harley. Miró a Yulia y le dio una lenta sonrisa. Yulia desvió sus ojos de nuevo a la carretera que se extendía delante de ellas, tranquilizándose a sí misma que no había tráfico en sentido contrario, y luego volvió a mirar a Lena con una sonrisa nerviosa. Lena levantó las cejas en cuestión.

Es ahora o nunca. Yulia respiró hondo, endureció sus nervios, y cerró el acelerador. Ella se puso adelante de Lena, que ayudó el destino de la Bestia al continuar reduciendo la velocidad para dejarla pasar, y luego se balanceó hacia atrás delante de la Harley de Lena. Miró por el espejo retrovisor, mirando a la mujer detrás de ella. Realmente voy a hacer esto?

Yulia encendió la señal de viraje y comenzó a aliviar sus frenos mientras se dirigió sobre el arcén de la carretera. Ella soltó un suspiro nervioso cuando vio a Lena hacer lo mismo. Se mantenían entre sí por unas buenas cincuenta yardas antes de que ellas se detuvieran lento y completo. Yulia se estaciono, levantando los ojos nerviosos hacia el espejo retrovisor.

De acuerdo, ¿y ahora qué? Yulia se sintió congelada en su asiento. De alguna manera, mi pensamiento lógico nunca pasó de la parte de "ser espontánea" de esta pequeña aventura. Observó en silenciosa espera mientras Lena se bajo de su motocicleta, levantándose de puntillas en un estiramiento momentáneo y sutil, y luego comenzó un lento deambular hasta el coche de Yulia.

Yulia miró abajo al volante, jadeando. "Oh, Dios mío," susurró. "Oh Dios mío." Estaba aterrorizada y tan encendida que apenas podía soportarlo.
Un golpe en la ventana del pasajero sacó a Yulia de su aturdimiento. Ella levantó la cabeza para mirar a Lena, que se asomó por la ventana con una media sonrisa en su rostro. Yulia dudo, mordiéndose el labio con fuerza, y luego se inclinó sobre el asiento del pasajero vacío para desbloquear la puerta.

Lena abrió la puerta y bajó la cabeza en el interior. "Hola de nuevo," dijo. Ella dirigió a Yulia una sonrisa de medio lado.

"Hey," Yulia susurró. "¿Quieres disfrutar de unos minutos de aire acondicionado?" Ella se rió mientras Lena se inclinó y dobló su largo cuerpo en el asiento del pasajero. "O lo que se insinúa por aire acondicionado en esta antigüedad, de todas formas."

Lena se acomodó en el asiento, desplazándose de este modo y hasta que ella se echó hacia atrás, rodando la cabeza hacia un lado con una sonrisa. "No está mal," dijo. "Muy cómodo."
"Bien," Yulia dijo. Ella bajó la mirada hacia el volante de nuevo, deseando no sentirse tan tímida. Katya debería haberme dicho qué hacer después de que la localizara. Ella tragó y movió los ojos color azul de nuevo sobre la poderosa mujer a su lado. "Entonces, ¿cómo has estado?" preguntó con una risa nerviosa. "Desde el almuerzo, quiero decir."

La boca de Lena se torció en una sonrisa. "He estado bien," dijo. "Un poco distraída, pero bien."
El tono coqueto en la voz de Lena no dejó ninguna duda en cuanto a dónde se dirigía la discusión. Yulia respiró hondo y siguió el juego. "¿Distraída?"
"Bueno, verás... conocí a una chica en un restaurante hoy, y no he sido capaz de sacarla de mi mente desde entonces," Lena dijo. Los ojos verdigrises eran juguetones.

"Suena peligroso," Yulia murmuró. "Siendo distraída en una motocicleta y todo." Se estremeció cuando Lena extendió la mano y apartó un mechón de pelo de los ojos de Yulia.

"Supongo que sí," Lena dijo. Ella dio un encogimiento de hombros desvalidos a Yulia. "No estoy segura de que pueda hacer al respecto, sin embargo. Este es el tipo de chica que se queda contigo, sabes lo que quiero decir?"

La cara de Yulia sonrojada con placer avergonzado. Oh, sí ... ella es realmente buena. Ella se removió en su asiento, medio girándose hacia Lena. "Sí," dijo, y miro fijamente a la mujer de tez palida con ojos ahumados color azul. "Sé lo que quieres decir."

Lena se quedó en silencio un momento, evaluándola con una mirada acalorada. Después de un segundo, ella hizo un gesto a Yulia, una sonrisa afectuosa torciendo los labios. "El pañuelo está de vuelta," susurró.

Yulia levantó una mano para acariciar el pañuelo de color azul oscuro que había atado alrededor de su cabeza después de salir del restaurante antes. Ella dio a Lena una tímida sonrisa. "Alguien me dijo que era lindo," dijo.

"Es," Lena dijo. "Muy, muy lindo."

Yulia liberó una risa nerviosa, lanzando su mirada hacia su regazo. "No estoy segura de cómo hacer esto," ella admitió en un susurro. "Soy, uh ... esto es nuevo para mí."
Una tierna mano se estiró y levantó la cara de Yulia hasta que encontrarse con los ojos de Lena. La mujer de piel palida sonrió a Yulia, acariciando el lado de su cara. "Lo estás haciendo muy bien," dijo. Después de un momento apartó la mirada, afuera a través del parabrisas. "Sé que probablemente parece que hago este tipo de cosas todo el tiempo, pero ..." hizo una pausa, y luego se encontró con los ojos de Yulia de nuevo. "Quiero que sepas que es nuevo para mí, también. Nunca he hecho algo como esto antes."

Yulia se mordió el labio. "¿Por qué yo?" ella preguntó.
Lena encogió un hombro. "Eres hermosa," respondió ella. "Solamente seguí viéndote en el camino ayer, y me hizo sentir ganas de hacer algo... impulsivo."

"Espontáneo," Yulia sugirió.

Lena asintió y le dio una mirada tímida. "Sí," dijo ella. "Una vez que realmente me encontré contigo hoy, el impulso se hizo aún más intenso. Eres sólo ..." Lena se apagó y sacudió la cabeza. "Estaba bastante segura de que te había ofendido antes. Pensé que no estabas interesada."

Yulia dirigió una risa nerviosa. "Oh, estoy interesada," murmuró. "¿Cómo podría no estar interesada?"
"Nerviosa, entonces?"
Yulia asintió. "Sí," dijo ella. "Definitivamente nerviosa."
"¿Te pondrías más nerviosa o menos nerviosa si te preguntara si puedo besarte?" Lena preguntó.
Yulia tragó saliva. Duro. Esa es una excelente pregunta. "No sé," Yulia respondió con honestidad. Ella movió sus ojos hacia sus manos sobre el regazo, y luego otra vez a la cara de Lena. "Siempre podemos descubrirlo," sugirió.

Lena levantó la comisura de la boca, mirando a Yulia con los ojos entornados. Ella extendió y deslizó su mano alrededor de la nuca de Yulia, agarrandola suavemente con los dedos. Los ojos de Yulia se cerraron por un segundo, y su corazón comenzó a golpear el doble de tiempo. Lena se inclinó sobre la consola central mientras colocaba el rostro de Yulia más cerca de ella; se encontraron en el medio, los labios sólo a un par de pulgadas de distancia.

"¿Puedo besarte?" Lena susurró. Su cálido aliento acarició los labios de Yulia, y sintió como si la mujer morena ya la estuviera besando.
Yulia apenas vaciló. "Sí," susurró ella en respuesta.

Lena cerró la distancia entre ellas para tomar la boca de Yulia en un beso lento. Yulia se mostró sorprendida por la ternura del gesto, y por la paciencia que la motorista demostró. Lena trazó el labio superior de Yulia con la punta de su lengua; el labio inferior fue el siguiente, y finalmente presionó en el interior de la boca de Yulia con un gemido de satisfacción. La mano en la nuca de Yulia se apretó, tirando de su pelo y enviando una sensación de onda de choque golpeando a través de su cuerpo.

La mano libre de Lena encontró la garganta de Yulia un momento después. Ella presionó su palma contra la suave piel del cuello de Yulia, acariciándolo con las yemas de los dedos, y un momento después deslizó su mano hacia abajo para acariciar las clavículas desnudas donde estaban expuestas por el cuello de la camiseta de Yulia. Yulia gimió con fuerza en la boca de Lena, alcanzando el interior de la chaqueta de cuero de la mujer pelirroja y empujándola fuera de sus hombros. Lena la ayudó a deshacerse de la chaqueta de cuero, y luego regresó las manos a los hombros de Yulia. La ojiazul deslizó sus propias manos a lo largo de los brazos musculosos desnudos. Su agarre apretado en los sólidos bíceps cuando los dedos de Lena se deslizaron para acariciar su pecho.

Yulia se separó del beso con un jadeo. "Lena-"
Lena besó a lo largo de la curva de la mandíbula de Yulia, y luego hacia arriba junto a su oído. "Te sientes tan bien, querida," susurró. "Sabes aún mejor."

Yulia se estremeció en las suaves palabras de Lena. La mano de la mujer se mantuvo en el pecho de Yulia; su pulgar rodeó el pezón de Yulia, hasta alzarse en un pico rígido. Después de un momento de vacilación, Yulia movió una mano del brazo de Lena contra su pecho, acariciándola con dedos cautelosos.

"Te sientes bien, también," Yulia susurró. Su cara se puso caliente con la excitación y la leve incredulidad en sus propias acciones audaces. Ella apretó el brazo de Lena con la mano que aún descansaba allí, dejando caer un beso de adoración en la esquina de la boca de la motorista. "No puedo creer que estemos haciendo esto," murmuró ella, sacando una risa baja de la mujer en sus brazos.

"No te puedes imaginar lo mojada que estoy," Lena dijo. "He estado pensando en ti todo el día, de verdad." Lena capturó el pezón de Yulia entre dos dedos, jalándolo y torciéndolo hasta que ella se retorció en su asiento. Ella prendió a Yulia con los ojos verdigrises encapuchados, lamiéndose los labios en tranquila contemplación. Después de un momento, susurró, "¿Estás mojada?"

La cara de Yulia se puso más ruborizada en la pregunta. "Sí," susurró. Ella movió sus ojos a la carretera, aliviada de que todavía estaban solas en el desierto.
"¿Puedo ver?"
Yulia se sintió mareada. "¿Qué?"

Lena plantó un beso húmedo en el lóbulo de Yulia, y luego lo chupó entre los labios suaves. "Quiero sentir lo mojada que estas," susurró. Tragó audiblemente, y luego respiró, "Por favor, Yulia."

Yulia sintió todo pensamiento racional dejar su mente. Aquí? Ella retiró la mano del pecho de Lena y la regreso para agarrar su firme bícep. Yulia deslizó sus manos hacia arriba y debajo de los brazos de Lena, disfrutando de la sensación de la piel caliente debajo de su agarre. Justo aquí?

"No deberíamos-" Yulia comentó.

Lena mordisqueó el lóbulo de la oreja, interrumpiéndola. "No hay nadie aquí, querida. Yo podría hacerte venir aquí en el lado de la carretera, y nadie lo sabrá nunca."
"Pero un coche podría-"
"No van a prestar ninguna atención a nosotras," Lena susurró. Ella dio al pezón de Yulia un último apretón, y luego deslizó su mano hacia abajo sobre el estómago de Yulia. "Sólo somos un par de viajeros que se detuvieron para tomar un pequeño descanso de manejar. No nos darán un segundo pensamiento."

La mano de Lena encontró la parte superior de los pantalones vaqueros de Yulia. Yulia giró la cabeza y besó la mandíbula de Lena. Sé que hay una muy buena razón para no dejarla hacer esto. Sentía los fuertes dedos trazando el botón que mantenía sus pantalones vaqueros cerrados. No puedo recordarlo en este momento.
"¿Puedo?" Lena susurró.

Yulia se mordió el labio y cerró los ojos. Ella sintió que aumentaba su humedad cada vez que la mujer pelirroja susurraba en su oído. Estaba tan excitada que apenas podía hablar, y sabía que en un instante no tendría ninguna verdadera opción aquí.

"Sí," Yulia graznó. "Sí."

Lena pulsó el botón abriendo los pantalones con una mano, y luego bajó la cremallera con una lentitud insoportable. Yulia volvió la cabeza y miró por el espejo retrovisor; todavía estaban solas. Hundió la cara en el cuello de Lena cuando la mujer de piel palida deslizó su mano dentro de sus pantalones vaqueros.

Esto es una locura.

La respiración de Lena enganchada a medida que clavaba sus dedos ligeramente sobre la tela de algodón de las bragas de Yulia. Trazó un cosquilleo, jugando con los patrones sobre la tela húmeda entre las piernas de Yulia, sacando profundos, jadeantes sonidos de la morena. Yulia contuvo la respiración cuando la punta del dedo de Lena remontó el elástico en la coyuntura del muslo y la cadera.
Está bien, no me importa lo loco que es esto.

"Tócame," Yulia jadeó. "Lena, por favor-" Agarró los bíceps de Lena fuerte, levantando sus caderas en silencio estímulo.
"Oh, cielo," Lena sopló en su oído. Su mano se deslizó en la ropa interior, y se movió hacia abajo hasta que encontró los resbaladizos pliegues de Yulia con los dedos. Lena jadeó. "Estás tan mojada."
Yulia movió las manos de los bíceps de Lena hasta los hombros, y luego dentro de su camiseta sin mangas. Se agarró a la espalda de Lena con sus dedos; podía sentir que la mujer pelirroja llevaba un sujetador deportivo.

"Es tu culpa," Yulia indicó. Conecto su boca al cuello de Lena por un momento, chupando con fuerza.
Lena deslizó dos dedos hacia arriba y abajo de la longitud del centro de Yulia, empujando ligeramente hacia dentro cerca de su apertura, y luego moviéndose hacia atrás hasta rodear su clítoris hinchado. Exhaló el aire caliente a través de la oreja de Yulia, causando a Yulia temblar contra ella.

"No tienes idea de lo mucho que te quiero," Lena susurró. "Cuánto he estado pensando en ti. Cómo me enloqueces."

Yulia cerró los ojos ante las palabras de Lena. No puedo creer que esto esté ocurriendo. Ella gimió en el cuello de Lena, y sus caderas se movieron para encontrar las caricias pacientes de la mujer pelirroja. ¿Qué estoy haciendo?
"Quiero llevarte a una habitación de hotel," Lena continuó en voz baja. "Quiero tocarte y probarte toda la noche. Quiero abrazarte en la cama, querida, y follarte hasta que grites."

El clítoris de Yulia se retorció debajo de los dedos de Lena, y ella gimió aún más fuerte. Estoy a un lado de la carretera con una completa extraña. Enterró su cara más profundamente en el cuello de Lena; presionado sus uñas romas en la piel desnuda que cubre los omóplatos de Lena.

"Quiero estar dentro de ti," Lena susurró. Movió sus dedos desde el clítoris de Yulia hasta su apertura de nuevo, esta vez en ángulo hacia el interior justo apenas penetrándola. Yulia se retorció en los dedos de Lena.

Putos pantalones restrictivos. Yulia volvió la cabeza y besó el cuello de Lena, raspado de piel blanca con los dientes. Ella se retorció de nuevo, deseando desesperadamente deslizar los dedos de la mujer de pelo rojo más profundamente en ella. No me importa lo loco que esto es ... deseo que estés dentro de mí.

"Lo quiero, también," Yulia dijo, y levantó las caderas de su asiento.
Lena logró presionar sus dedos un poco más profundo en el interior, y Yulia se quedó sin aliento ante la sensación. "¿Cómo esto?" Lena susurró. "Dentro de ti así?"

Yulia asintió, todavía jadeante. "Esto es una locura," dijo finalmente en voz alta.
"Lo sé," Lena dijo, y lamió el lóbulo de la oreja. "Sé que lo es, querida, pero me enloqueces." Apretó la yema del pulgar contra el clítoris de Yulia, que palpitaba bajo el firme toque. "Me haces querer enloquecer. Eres tan hermosa."

Yulia creyó que iba a llorar si no se venía. "Por favor, Lena," se quejó. Movió una de sus manos alrededor para deslizarse por la parte delantera de la camiseta de Lena, rasguñando la parte delantera del sujetador deportivo de la mujer pecosa con uñas romas. "Por favor."

Lena tembló cuando Yulia rozó a lo largo de su pezón tieso. Ella comenzó a mover su mano más rápido a pesar de su posición incómoda. "¿Por favor qué?" ella preguntó. "Dime, cielo. Dime lo que quieres."

"Te quiero," Yulia gimió. Ella cerró los ojos, concentrándose en las sensaciones que Lena estaba provocando con su hábil mano. Podía sentir la increíble humedad que estaba produciendo empapando los dedos de Lena; esto hizo sacudirse contra el toque de Lena.

"Dime" Lena susurró de nuevo. Ella inclinó la cabeza y mordió el cuello de Yulia, lo suficiente para enviar una sacudida de emoción peligrosa deslizándose a lo largo de la columna vertebral de Yulia. Lena se apartó, deslizando su lengua por el lugar que acababa de morder.

Yulia no estaba segura de si podía manejar otra frase completa. Su cabeza se sentía confusa con el deseo intenso, fuerte que sentía, y con el placer devastador del nervio que irradiaba desde el lugar de Lena de contacto entre sus piernas. "Quiero que me hagas venirme," Yulia indicó.
"¿Lo quieres?" Lena preguntó. Aumentó su presión sobre el clítoris de Yulia, acelerando el empuje de los dedos dentro de ella.
La pelinegra podía sentir la sonrisa de la mujer pelirroja contra su cuello. "Por favor," Yulia rogó. Ya no le preocupaba si estaban solas, o sobre lo qué pasaría si un coche aparecía en la carretera detrás de ellas. Quería aullar a la luna, se sentía tan fuera de control. "¡Por favor!"

Yulia no estaba segura de lo que Lena estaba haciendo con los dedos, y en un momento estaba más allá de preocuparse. Ella abrió la boca y gritó contra la garganta de Lena mientras su cuerpo se estremecía con la liberación; apretó una mano en la espalda de Lena, y la otra en su lado desnudo; cerró los ojos y se entregó a la dicha perfecta que Lena había creado en su cuerpo. Yulia se aferró a Lena mientras se recuperaba de su orgasmo; Lena envolvió un brazo alrededor de su espalda, acercándola, y mantuvo su otra mano dentro de las bragas de Yulia.

El único sonido en el coche era el de su respiración dificultosa.
No debería sentirme incómoda? Yulia giró la cabeza para acariciar con la nariz el cuello de Lena, aplanando sus manos contra los amplios hombros, musculosos. No es así.

Lena froto su mano por el centro de Yulia, incitando la sensibilizada carne. "Lo dije en serio," Lena murmuró en el oído de Yulia. Acarició la espalda de Yulia con la mano que la sostenía cerca. "Quiero llevarte a un hotel esta noche. Quiero pasar la noche contigo."

Yulia exprimió sus ojos cerrados, girando la cara para sonreír en el cuello de Lena. Estoy más allá del punto de jugar a lo seguro, ¿verdad? Extrañamente, sin embargo, ella se sentía segura. Y no quería decir que no. Yulia apenas vaciló antes de rozar los labios contra la oreja de Lena.

"Sí," susurró. "Vamos a bajarnos en la próxima salida en un hotel, ¿de acuerdo?" Ella trazó la punta de la lengua a lo largo de un lóbulo de la oreja blamquecina, y la alta mujer tembló en su contra. "Sólo sígueme."

Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 802
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por SandyQueen el Mar Sep 13, 2016 12:18 am

Intenso y excitante Shocked
Pendiente de la siguiente entrega Very Happy
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 29
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Mar Sep 13, 2016 9:50 pm

CONTINUACIÓN



La siguiente salida estaba a quince millas por la carretera. Yulia pasó toda el viaje con todo su cuerpo temblando. No dejaba de mirar hacia atrás en el espejo retrovisor cada pocos minutos para comprobar que no había sido un sueño.

Esto es una locura, pensó de nuevo mientras tiraba en su señal de viraje para salir de la carretera. El pequeño anunció azul en la salida a Dark Springs, Utah, anunciaba un motel, dos gasolineras, y un restaurante. Parecía prometedor. Yulia dejó escapar un suspiro nervioso y miró hacia atrás para ver a Lena siguiéndola. Absolutamente locas de mierda ... y yo no lo detendría ahora para nada.

Yulia había intentado llamar a Katya durante su corto recorrido de la escena del sexo más increíble que había tenido a cualquier motel que encontrarían para pasar la noche. A pesar de su casi animalesca necesidad de hacer esto con Lena, Yulia se mantuvo consciente de que esta cosa estaba totalmente fuera de lugar y no sin mencionar peligroso lo que ella estaba haciendo. El hecho de que su teléfono celular no conseguía una señal interna en el desierto era poco sorprendente.
Ya sabes que Katya solamente te hubiera animado, de todos modos. Yulia recordó las muchas veces que pensaba que su amiga no estaba pensando con claridad antes de actuar. Quizás no sea el mejor modelo a seguir, pero estoy empezando a entender el atractivo de no ser siempre racional.

Dark Springs parecía desierto. Una gasolinera tenía una luz encendida afuera, pero la tienda interior estaba oscura y aparentemente vacía. Un camión destartalado viejo estaba aparcado al lado del edificio, en las sombras. La otra gasolinera estaba totalmente iluminada, proporcionando un faro brillante en una ciudad de otra manera sombría, pero no había ningún movimiento en o alrededor del lugar. El pequeño restaurante que estaba asentado al final de la avenida principal estaba casi de manera inquietante vacante; sólo un coche aparcado en el pequeño estacionamiento de cemento. Un puñado de remolques oscuros estaban esparcidos alrededor de los edificios que componen la ciudad.

Yulia se detuvo en el motel débilmente iluminado en el centro de la ciudad, estacionándose en frente de la oficina. Lena se colocó en dos sitios más lejos.

Yulia apagó su coche y liberó un suspiro tembloroso. Este lugar va a ser un vertedero. Ella dio un tirón a las llaves del encendido, mirando por encima de donde estaba Lena bajándose de su motocicleta. La mujer pelirroja se quitó el casco y se pasó una mano por el pelo largo y rizado, mirando por encima a Yulia con una sonrisa deslumbrante. No es que vaya a estar pensando mucho en la habitación, por supuesto.
Yulia abrió la puerta del coche y salió parándose sobre las piernas débiles. Ella contempló la ciudad en vez de mirar a la motorista aproximándose. Realmente no estaba segura de qué decir.

"Bastante muerto, ¿eh?" Lena preguntó. Ella se acercó y se puso detrás de Yulia, reposando un brazo tentativo alrededor de su cintura.
Yulia se apoyó contra Lena. Es imposible estar nerviosa cuando me toca. "Creo que hemos logrado encontrar la pequeña ciudad de mierda en el estado."

Lena rió, acercándola más. Se inclinó, rozando sus labios contra la oreja de Yulia. "¿Estás bien?" Ella susurró.

Yulia asintió. Ella apoyó la mano sobre la de Lena, trazando sus dedos sobre los nudillos de la mujer. "Estoy bien."
"¿Tienes dudas?"
Tengo? Yulia hizo un balance. "No tengo dudas, de verdad."
"¿Nerviosa?" Lena preguntó.
Yulia sonrió en la noche. "Un poco," admitió.
"Yo también," Lena murmuró. Se inclinó de nuevo y besó el cuello de Yulia. "Eres tan hermosa."
"Estás nerviosa?" Yulia preguntó.
"Un poco," Lena dijo. Después de un momento ella se aclaró la garganta. "Allá atrás en el camino ... estuvo todo bien?"

Yulia sonrió a su pesar, girando dentro de los brazos de Lena. La mujer de tez blanca llevó su mano libre para descansar en la cadera de Yulia, mirando a los ojos color azul.

"Fue increíble," Yulia dijo. Ella se puso de puntillas, besando la mandíbula de Lena. "Tan increíble. Loco." Ella se retiró y dio a Lena una sonrisa torcida. "Estoy esperando con ansiedad por más, en realidad."
"¿Sí?" Lena levantó una ceja.
"Sí," Yulia dijo, y cabeceo hacia la puerta de entrada del motel. "¿Quieres entrar?"

Lena la apretó alrededor del medio y luego la soltó, dando un paso hacia atrás. "Sí," respondió ella, sonriendo. Dio un par de pasos hacia atrás, haciendo señas a Yulia con el dedo. Los ojos verdigrises eran juguetones. "Vamos. Tengo planes para ti."

Yulia tomó tres pasos seguros hacia delante, tirando incluso con Lena. Se incorporó, inclinándose, al pasar junto a la mujer pelirroja en su camino en el motel. "¿Esos planes tienen algo que ver con que me sostengas en la cama?" Ella susurró.

La voz de Lena era áspera con la excitación detrás de ella. "Esos serían los planes de los que estaba hablando," dijo.

Yulia se acercó a la puerta y se detuvo. Jesús, este lugar realmente esta muerto, se dio cuenta por primera vez. Una pequeña lámpara sobre el mostrador frontal echaba a la oficina en un brillo de color naranja oscuro, pero no podía llegar a las esquinas de la habitación, que se encontraba en la sombra. Nadie estaba detrás del mostrador, y Yulia pudo ver un estante lleno de llaves de las habitaciones que colgaban en la pared del fondo. Se giró para mirar a Lena. "Piensas que este lugar está aún abierto?"

Lena levantó las cejas y se encogió de hombros, metiendo la mano en el bolsillo de la chaqueta de cuero para buscar algo. "Intenta con la puerta," sugirió.

Yulia se giró alrededor y cogió el pomo de la puerta. Vaciló sólo un momento y luego empujó, un poco sorprendida cuando ésta se abrió con facilidad. Ella disparó a Lena otra mirada. "Creo que sí," dijo.

Lena extrajo un paquete de cigarrillos maltratado de su bolsillo con un pequeño gruñido de triunfo. Ella levantó los ojos verdigrises a Yulia, dándole un movimiento de cabeza avergonzado. "¿Te importa si me quedo aquí por un minuto y fumo?"

Yulia arrugó la nariz. Bueno, ella es casi perfecta.

Lena se mordió el labio y dio una patada en el suelo, mirando hacia abajo brevemente. "Estoy tratando de dejar de fumar," murmuró. "He bajado a sólo uno o dos al día ... excepto en momentos de estrés extremo o durante el resplandor del sexo más caliente que he tenido."

Estás perdonada, Yulia pensó. Ella se sonrojó, mirando a su alrededor en el estacionamiento vacío, aunque no había nadie para escuchar el cumplido. "No hay problema," dijo. "Voy a conseguir una habitación y encontrarme contigo de nuevo aquí."

Lena le lanzó una mirada satisfecha. "Voy a estar esperando," dijo ella, sonriendo, y luego se volvió hacia la oscuridad a la luz de su cigarrillo.

Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 802
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por SandyQueen el Miér Sep 14, 2016 4:34 am

"y luego se volvió hacia la oscuridad a la luz de su cigarrillo... entonces..." Shocked Shocked Shocked Shocked

En espera de más Very Happy
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 29
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Sep 14, 2016 9:22 pm


CONTI



Lena se apoyó en el viejo Civic de Yulia, tomando una larga calada del cigarrillo que sostenía entre dos dedos. Inhaló profundamente, disfrutando el aroma distintivo de Yulia que aún permanecía en su mano. Ella sonrió en la noche.

Bien, esta tarde ha dado un giro interesante. Lena exhaló, mirando hacia el cielo púrpura profundo a través de una nube de humo blanco. Por lo menos, esta noche podría hacer que todo este viaje valga la pena. Ella sacudió la cabeza, lanzando su mirada hacia abajo para mirar en sus propios pies. Y yo que estaba segura de que había perdido mi oportunidad con esa línea estúpida acerca de ser agradable en el restaurante antes.

Lena cambió de pie, apoyando la cadera contra la defensa trasera. Me pregunto si esto es tan surrealista para ella como lo es para mí? Ella recordó la admisión ruborizada de Yulia que no estaba segura de qué hacer. Pienso que lo es, y el hecho de que está haciendo esto conmigo a pesar de que la hace mucho más atractiva. Lena frunció las cejas, sumida en sus pensamientos. Al igual que, sabiendo que ella está tan asustada y excitada y encendida como yo... es increíble. Ella es alucinante.

Lena echo la mirada hacia el parachoques, pasando su dedo por el adhesivo de arco iris pegado por encima de la placa de la matrícula. Había sido lo primero que llamó su atención sobre la morena. Cuando había pasado a Yulia en la carretera por primera vez en un esfuerzo transparente por ver el rostro detrás de esa pegatina, se había quedado sin habla.

Nunca espere ver a alguien tan hermosa... especialmente alguien que no me daría la hora del día después de esa escena en el restaurante. Lena permitió una sonrisa divertida a sus propias expensas, el ruido suave flotando en la noche en el extremo de otra nube de humo.

"Sí," murmuró en voz alta. "Soy suave, muy bien."

La voz de Lena sonó extraña a sus propios oídos. Miró hacia arriba y hacia fuera en la creciente oscuridad, forzando la vista para inspeccionar la ciudad de Dark Springs una vez más. Aunque no estoy segura de que podría realmente llamar a esto una ciudad, ¿podría? Lena resopló, el ligero sonido haciendo eco severamente en el silencio sepulcral rodeándola. Un pueblo fantasma, tal vez.

LA pelirroja miró por encima del hombro a la puerta de entrada del motel. Podía distinguir la forma menuda de Yulia parada en el mostrador con las manos en las caderas, aparentemente esperando. Ella exhaló con nerviosismo, regresando su atención hacia los edificios aparentemente abandonados a su alrededor.

¿Cuán lejos estaba la siguiente ciudad después de esta? Los ojos verdigrises de Lena revolotearon sobre la gasolinera en gran parte oscura al final de la calle hasta el restaurante con aspecto abandonado justo abajo en el camino, cerca de la autopista. Al no ver nada, empezó a mover su mirada hacia la gasolinera iluminada que estaba asentada al otro lado de la calle. Sus ojos estaban barriendo a través de la zona comprendida entre la gasolinera iluminada y el camino cuando vio una figura oscura escabullirse en el borde de su periferia. La mirada de Lena se detuvo, congelada, en el rincón oscuro donde ella juró no había habido movimiento.
No podía ver nada.

Lena tomó otra larga calada a su cigarrillo.

*****

Yulia se situó en el sucio mostrador en la oficina del motel, cambiando en sus pies impacientemente. Miró por un estrecho pasillo hacia la puerta trasera entreabierta, y luego se inclinó hacia adelante y sonó la campana frente a ella una vez más.

¿Dónde diablos está el empleado? Yulia apoyó su codo sobre el mostrador, exhalando en la derrota. ¿Realmente vamos a tener que conducir 37 millas a la siguiente ciudad antes de que podamos conseguir una cama? Ella frunció el ceño, poniéndose de puntillas e inclinándose sobre el mostrador para mirar por el pasillo de nuevo. Esto es inaceptable.

Podía oír un aparato de televisión murmurando en voz baja en un cuarto trasero que ella supuso que era para el descanso de los empleados. Yulia suspiró, mirando hacia abajo en la campana ineficaz que estaba posada sobre el mostrador. Sé que estás ahí atrás, bastardo. La puerta principal estaba abierta, entonces acepta el hecho de que tienes clientes. Se dio la vuelta y echó un vistazo por la ventana a Lena. La mujer de pelo rojizo estaba apoyada en su coche en una pose casual, fumando un cigarrillo y mirando hacia la ciudad en silencio reflexivo. Yulia suspiró y se volvió hacia el mostrador. Clientes desesperados.

Yulia bajó la mirada y dio a la pequeña campana una sonrisa malévola. Yo no me rindo tan fácil. Miró por el pasillo y dio a la puerta entreabierta una sonrisa aún más malévola. Y si no oyes esto, voy allí y te arrastró a venir.

La ojiazul se aclaró la garganta, sacudió las muñecas, y luego preparo los pulgares de su mano por encima de la campana. Ella comenzó un recuento mental de tres, y cuando nadie se había decidido a venir y ayudarla cuando se acercaba al final, ella comenzó un golpeteo incesante en la campana.

Esperó que alguien saliera solo a patear mi culo por ser tan molesta, Yulia reflexionó. Ella sonrió por el pasillo y esperaba ver al empleado gruñir por hacer el ruido feroz que estaba segura de hacer. Su sonrisa se desvaneció después de un largo momento cuando se dio cuenta de que nadie iba a venir.

Yulia dio un toque final a la campana, esperanzador, y luego dejó caer la mano a su lado. Ella frunció el ceño de nuevo. Tienes que estar bromeando. Ella suspiró, plantando su codo sobre el mostrador y dejando caer la barbilla en la palma vuelta hacia arriba. Se quedó en silencio por un momento, y luego se enderezó pensativa.

Tal vez está en el baño. Miró a su alrededor en la oficina delante del motel. No había puertas, excepto la parte delantera. Tal vez está atrás de la oficina. Ella se acercó al extremo del mostrador, deteniéndose cuando llegó a la puerta hasta la cintura que se abría girándola para admitir a la gente a la zona trasera. Inclinó la cabeza hacia el pasillo justo detrás de ella, escuchando con atención.

Tal vez esté durmiendo. Yulia se removió en sus pies, llegando a poner una mano cautelosa sobre la pequeña puerta. ¿Sería totalmente extraño ir atrás y despertarlo? Ella resopló un poco, imaginando la escena. Levántate y brilla, señor, por favor ... por el bien de mi vida sexual!

Yulia se rió entre dientes, empujando la puerta abierta con deliberada cautela. Ella dio un paso detrás del mostrador y, a continuación, giró su cuello alrededor para echar un vistazo afuera en el estacionamiento. Podía ver a Lena directamente parada cerca de su Civic, sosteniendo el cigarrillo distraídamente a su lado. La mujer de tez blanquecina parecía estar mirando algo en la distancia.

Yulia se volvió y tomó una respiración profunda, dando dos pasos más hasta que se había despejado de la puerta y se paró delante del pasillo estrecho. Esto está tomando demasiado tiempo. Ella enderezó los hombros, tomando una decisión. Además, racionalizó, cuando comenzó un cauteloso avance por el pasillo. Tal vez él está herido. Debería ver cómo esta, ¿cierto?

A pesar de las intenciones supuestamente nobles, Yulia sentía como si estuviera haciendo algo malo. Se arrastró por el pasillo de puntillas, acercándose a la habitación de atrás en silencio. Voy a echar un vistazo por allí y ver cuál es la situación... si es apropiado, tocaré.

Cerrando la distancia a la habitación, Yulia se detuvo y se inclinó hacia delante de puntillas, inclinando su cuello para mirar en la habitación a través de la puerta entreabierta. Podía ver el brillo de color azul grisáceo de un aparato de televisión parpadeando y la madera agrietada de una mesa de café maltratada. Un paso más cerca y pudo distinguir el borde mismo del brazo de una silla tapizada o sofá de dos plazas. Se esforzó por escuchar algo distinto a The Facts of Life - reconoció el favorito de su infancia - que tocaba en la televisión.

No había nada.

Yulia dio un pequeño suspiro y dio un paso más cerca. Ella se puso de puntillas y una vez más se inclinó para asomarse a la puerta, y esta vez pudo ver un brazo pálido peludo que descansa sobre la silla. Se quedó inmóvil, con el corazón palpitante, y mantuvo sus ojos en el hombre adentro.

No sé por qué estoy tan asustada. El obviamente está dormido, y no puedo creer que sea irrazonable despertarlo. Son sólo un poco más de las nueve en punto, después de todo. El sol apenas ha bajado.
Yulia estaba tan convencida como podía estarlo y, más importante aún, estaba desesperada por terminar lo que había empezado ella y Lena en el lado de la carretera. Ella levantó la mano y, vacilando sólo un momento, golpeó fuertemente la puerta.

"¿Hola?"

Era extraño cómo su voz pareció resonar en un espacio tan pequeño. Yulia se apartó de la puerta y esperó oír despertar al hombre. El único sonido de la habitación eran las burlas de Tootie a Natalie sobre un chico que le gustaba.

Yulia se aclaró la garganta. "Hola, señor? ¿Está ... está abierto?" Ella esperó un momento, y luego se echó hacia atrás para mirar el brazo peludo de nuevo. No se había movido. "Realmente necesito una habitación."

Aún no había movimiento de la silla.

Los hombros de Yulia se tensaron con una idea repentina, sorprendente. Tal vez realmente hay algo malo con él. Se giró y miró por el pasillo en dirección a la puerta principal, de repente deseando que Lena estuviera dentro con ella. Tal vez debería ir por ella.
Yulia desestimó la idea después de un momento. No, decidió. Me niego a verme patética. Además, sé que puedo cuidar de mí misma. Es sólo una cuestión de no permitir que esto me ponga los pelos de punta. Ella extendió la mano y la puso en el picaporte. Sin importar qué tan espeluznante es este lugar.

La puerta se abrió en el cuidadoso empuje de Yulia, revelándole la pequeña oficina trasera y el único empleado del único motel en Dark Springs. Él estaba sentado en una vieja silla estropeada enfrente a un aparato de televisión, los brazos extendidos a los costados y las piernas cruzadas en los tobillos delante de él. Tenía el pelo oscuro y un bigote largo y despeinado que puso de relieve la boca de labios finos que estaba abierta en una expresión grotesca de sorpresa.

Tenía la piel cetrina y manchada, y por primera vez Yulia notó el olor nauseabundo que flotaba en el aire.
Una vez que agarró el olorcillo de ello, no podía imaginar cómo no lo había olido antes.
Él está muerto. Este hombre está realmente muerto.

Ojos color azul recorrieron la vista delante de ella con el horror de la incredulidad. Yulia reparo en cada detalle con terror creciente golpeando a través de sus venas. Se las arregló para salvar el último, y el más preocupante, la vista final.

La garganta del empleado fue literalmente arrancada. Tiras sangrientas de carne arruinada colgaban de ambos lados de su cuello, y parecía que algo o algunas cosas habían intentado devorarlo vivo.
A pesar de que ella comenzó a temblar en estado de shock, Yulia estaba al tanto de un solo pensamiento. No fue devorado, aunque no completamente. Fue sólo ... drenado de la vida.

Yulia abrió la boca y gritó.

Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 802
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por SandyQueen el Jue Sep 15, 2016 4:15 am

¡wow! Shocked Shocked Shocked Se va poniendo interesante.

Apuesto a que con eso, se le bajaron los calores a Yulia xD

En espera del siguiente capítulo Very Happy
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 29
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Que miedo

Mensaje por Zanini-volk el Jue Sep 15, 2016 7:25 am

Madre mía yo estaría cagada del miedo,ni loca paro en un lugar así.

Zanini-volk
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Jue Sep 15, 2016 11:09 pm

CONTI


Estaban de pie en las sombras más cerca de la gasolinera iluminada, dos de ellos, y estaban viendo a Lena con los ojos brillantes. Lena no estaba segura de si eran conscientes de que los había visto; les había notado por el rabillo del ojo y se obligó a no reaccionar en un primer momento. Ella no había querido forzar un enfrentamiento hasta tener una mejor idea de sus intenciones.

Espero que sólo sean dos de ellos, Lena pensó. Por mucho que quería girar la cabeza para mirar por más, se obligó a mantener la calma. Se parecen a los niños, de todos modos. Estoy segura de que sólo estoy reaccionando a este lugar tan jodidamente espeluznante.

Ellos no necesariamente parecían peligrosos, pero Lena no podía superar la vaga inquietud que sentía por la forma en que los dos jóvenes estaban parados y miraban sobre ella. Ella pensó que cuchicheaban entre sí, aunque no podía oír todo lo que hablaban. Se movió en sus pies, incómoda bajo el escrutinio silencioso. Realmente no queriendo apartar los ojos de los hombres amenazantes que miraban desde las sombras, no obstante echó una mirada hacia atrás en el motel una vez más.
Yulia no estaba visible en la recepción.
Lena se dio la vuelta, todavía sin mirar directamente a los hombres. ¿Dónde está ella? Echó una rápida mirada al lado de la gasolinera, examinando a sus observadores por el rabillo del ojo. ¿Se han acercado?

El corazón de Lena comenzó a latir con fuerza.

Tal vez deberíamos ir a la siguiente ciudad, Lena pensó. Se dio la vuelta y disparó otra mirada rápida en la recepción vacía del motel. ¿Está consiguiendo una habitación? Deslizando su encendedor de nuevo en el bolsillo, Lena se dio la vuelta para hacer frente a la gasolinera al otro lado de la calle y se empujó fuera de la defensa trasera al ponerse de pie.

Ella se alarmó cuando se dio cuenta de que los dos hombres se habían acercado definitivamente. Lena no pudo evitar lanzar otra mirada subrepticia en ellos, tratando de decidir lo que pensaban hacer. Ambos estaban vestidos con ropa oscura; uno llevaba un abrigo negro largo hasta los tobillos que parecía perturbadoramente fuera de lugar en el desierto seco, caliente, y el otro estaba vestido con una camiseta negra y jeans oscuros. Ambos tenían la piel bastante pálida casi lo suficiente para brillar en la tenue luz del cielo de la tarde, haciéndolos parecer mucho más siniestros que su apariencia exterior pudiera sugerir.

Mi instinto de lucha o huida nunca me ha fallado antes. Lena mantuvo la cabeza alta, mirando al otro lado de la calle con una mirada de confianza. Su cuerpo estaba rígido por la tensión; se sentía lista para entrar en acción a la menor provocación. Aun así, ella los observaba desde la periferia de su visión, sintiendo un zarcillo enfermo de temor desenrollándose en su vientre. Confío en mis entrañas, y mi intestino no confía en estos dos pendejos.
Lena estaba segura de que eran una amenaza. No estaba segura de cómo o por qué, y eso la dejó inquieta. Se sintió congelada hasta el punto con la indecisión.

Me vería como una maníaca total si corriera allí y le dijera a Yulia que tenemos que salir de este lugar? Ella se removió con el encendedor que todavía tenía en su bolsillo. Eso no es una locura, ¿verdad? Después de todo, razonó, manteniendo ojos cautelosos en los que pudiera seguir viendo a los dos desconocidos, las dos únicas personas que hemos visto en esta ciudad están mirándome como si yo fuera la cena.

La mente de Lena se volvió loca con visiones de lo que podría sucederle a Yulia o a ella, y dio un paso atrás lejos de repente a la oscuridad circundante hacia la recepción del motel. Nos podrían asaltar, violar... Miró a su alrededor en la todavía negra noche, tragando fuerte. Podrían probablemente asesinarnos sin llamar la atención.

Tengo que sacarnos de aquí.

Lena giró donde se encontraba parada, todavía tratando de parecer tranquila, y comenzó un caminar constante hasta la puerta de la oficina de motel. Podía sentir los ojos de odio ardiendo en la parte posterior de la cabeza, y se resistió al impulso de mirar por encima del hombro. Estaba segura de que la estaban siguiendo, tomando pasos lentos y medidos detrás de ella, cerrando la distancia entre ellos. Lena de repente estaba muy preocupada.

¿Puedo encontrar a Yulia y hacernos volver aquí lo suficientemente rápido? Lena calculó las distancias involucradas en la cabeza. No si ellos se mueven rápidamente.
El repentino grito de Yulia rompió el silencio de la noche.

El ruido inesperado, sonando en la extraña calma, lanzó a Lena en una carrera mortal instintiva. Sus nervios alterados se rompieron y empujó a través de la puerta principal del motel con fuerza violenta, girando su cabeza en esa dirección y en la luz baja hasta que vio a su amante. Yulia tropezó de detrás del mostrador, abriendo y cerrando la boca con horror silencioso.

Lena cruzó el espacio en tres pasos, abrazando a Yulia cuando la morena voló a sus brazos. Yulia estaba temblando y tartamudeando, y la preocupación inmediata de Lena estaba dividida entre los chicos afuera y lo que sea que le había pasado a Yulia aquí.

"Tenemos que salir de aquí," Lena soltó incluso mientras apretaba a Yulia fuertemente contra su cuerpo. "¿Estás bien?"

"Hay un... él... el tipo del motel, él... lo encontré allí atrás, y su garganta...”

Lena no necesitaba saber exactamente lo que Yulia estaba tratando de decirle; la sollozante explicación confirmó todos los temores de la mujer morena en un instante. Ella giró la cabeza para mirar por la ventana delantera del motel, entrecerrando los ojos por la creciente oscuridad.

Los dos chicos se acercaban al espacio del estacionamiento, ahora a sólo treinta yardas de distancia. Caminaban hacia el Civic de Yulia, teniendo sus pasos casi al unísono. Algo brilló en la tenue luz de la lámpara exterior; Lena se dio cuenta de que se trataba de los dientes al descubierto por una sonrisa malévola. Lena se estremeció.
"Yulia, tenemos que salir de aquí," dijo Lena en voz baja, insistente. "Creo que podríamos estar en problemas."

"Estaba muerto, Lena," Yulia murmuró con voz temblorosa. "Su garganta estaba sólo... alguien sólo la arrancó. Parecía que ellos sólo drenaron su vida directamente de él."

Ella estaba en estado de shock. Lena se apartó de Yulia y la agarró por los brazos con manos firmes. Miró a los ojos color azules desenfocados, sacudiendo a la pequeña mujer hasta que Yulia la miró, asustada.

"Hay dos tipos, Yulia, viniendo hacia aquí. Yo ... no me gusta cómo ellos se sienten. Yo digo que podremos evadirnos. Sígueme a la autopista, y solamente conduciremos a la siguiente ciudad."
Yulia le dio una inclinación de cabeza inmediata, sus ojos aclarados. "Sí," dijo ella. "Hagámoslo."
El alivio se precipitó a través de Lena por el repentino enfoque de la morena. Es resistente. Lena extendió la mano y agarró la de Yulia, y luego se dirigieron a la puerta. "Vamos," gritó por encima del hombro a Yulia, y entonces se echó a correr.

*****


Yulia salió por puerta delantera del motel siguiendo a Lena, sin soltar la mano de la mujer pelirroja de la suya. El miedo estaba haciendo cosas divertidas a sus sentidos; sintió a la vez la afinación de navaja de afeitar a su entorno, las amenazas oscuras, silenciosas completamente en la fría noche del desierto, sino también como si estuvieran corriendo bajo el agua, en cámara lenta. Vio a los dos jóvenes que acechaban hacia ellas, entendiendo en un instante lo que no le gustaba a Lena de los chicos, y sin embargo se sentía torpe cuando buscó en sus bolsillos las llaves del coche.

Por un momento pensó que las había perdido.

"¡Sólo sígueme!" Lena siseo en su oído, y luego le soltó la mano para correr a la Sportster púrpura.
Yulia asintió. Ella se oyó decir, "Sí," y continuó excavando a través de sus bolsillos por las llaves del coche. Oh, por favor Dios. Sus dedos arañaron alrededor, finalmente rozando contra un llavero de metal. Yulia casi sollozó de alivio. Llegó a la puerta del coche y la abrió de golpe, lanzándose en el interior y luego cerrándola de golpe detrás de ella. Bloqueo la puerta, y luego se inclinó y bloqueo la del lado del pasajero. Llaves en mano, se sentó y miró el espejo lateral.

Los dos chicos no estaban a más de cinco pies desde el parachoques trasero de su coche. Mirándolos a los ojos, ella no tenía ninguna duda de que venían por ellas.
La motocicleta de Lena rugió a la vida a su lado, y pudo ver a los dos chicos sacudir sus cabezas para fulminar con la mirada en dirección de la mujer morena. El corazón de Yulia casi se detuvo cuando ambos se volvieron a correr hacia el lugar donde estaba estacionada la Harley.

¿Quién carajo son estos tipos?

Forzando su atención lejos de la escena, Yulia puso las llaves en el contacto y lo giró. El Civic chisporroteo y retumbó por un momento, pero se negó a moverse. Yulia giró de nuevo la llave. El coche se negó a arrancar.

Oh, mierda no.

Yulia alzó la cabeza, frenética, para ver a Lena apresurarse desde el estacionamiento con los dos chicos en caliente persecución. Siguieron a la motorista al borde del estacionamiento y, a continuación, frenaron su carrera al trote lento cuando llegaron a la calle. Lena desapareció en la oscuridad, a salvo.

Yulia nunca se había sentido más sola o asustada en toda su vida.

Mientras miraba, ambos chicos se volvieron como uno para mirar a Yulia en su Civic averiado. Dos pares de ojos brillaban en la noche.

"No," Yulia se quejó. Ella dio a las llaves otro obstinado giro. Nada. "Maldita sea, Bestia, este no es el puto momento de morir en mí." Ella levantó la mirada hacia el espejo retrovisor; los dos jóvenes se movían sigilosamente hacia ella. "Por favor Dios..."

No era que Yulia no pudiera defenderse. Ella sabía que al menos podía presentar una lucha victoriosa, pero eso no parecía importar en este momento. Sus movimientos se sentían confundidos y torpes; la impresión de ver al hombre muerto con la garganta desgarrada le había echado en una especie de aturdimiento. Además, reconoció, aquí sola en el desierto, sin coche... ¿qué tipo de posibilidades tenía?

Yulia mantuvo su mano en sus llaves, apretando los dedos alrededor de ellas mientras se mordía el labio en pánico. Otros diez segundos y los chicos de negro llegarían a ella. ¿Qué coño hago? Miró a la entrada de la zona de estacionamiento con los ojos llenos de lágrimas. Lena, ¿adónde fuiste?

"Hey, perra!"
Los ojos de Yulia se fueron muy desviados a la voz agresiva en la ventana del lado del conductor. Giró las llaves de nuevo, rezando a un Dios en el que no estaba segura de creer, y medio sollozando cuando su coche continuó chisporroteando inútilmente.

"Estoy hablándote, perra."

"¿Por qué no sales de tu coche y pasas el rato con nosotros por un tiempo?"

Casi contra su voluntad, Yulia se volvió y miró a los dos jóvenes que le gritaban a través de la ventana cerrada. Se veían aún más intimidantes de cerca.

El chico más cercano ella pensó que era el que había decidido que era una perra. Era alto y delgado. Llevaba una gabardina, y pudo ver ahora que llevaba el pelo un poco más largo de sus oídos, peinado hacia atrás contra su cabeza. Sus labios estaban pálidos y delgados; tenía una nariz romana, larga y curvada.

El otro chico era más compacto. Sus brazos abultados por debajo de su camiseta negra, los músculos que estiraban las mangas de una manera casi obscena. Tenía las cejas gruesas y oscuras que se reunieron durante el puente de la ancha nariz. Él la miró con ojos salvajes, hambrientos.

"¿Qué es lo que quieres?" Yulia gritó. Su miedo se estaba convirtiendo en ira, que estaba ayudando a aclarar su mente.

El muchacho fornido se acercó al coche, lanzó una sonrisa, y dijo, "A ti." Un puño rollizo se disparó y perforó a través de la ventana, y el vidrio explotó sobre ella.
Por un momento Yulia no pudo reaccionar. Sentada paralizada mientras vidrios rotos regados sobre su cabeza y regazo, su mente todavía atrapada en el momento en que había visto esa sonrisa malvada, llena de odio antes de que se rompiera la ventana de su coche.

Colmillos. Él tiene colmillos.

Él tiene afilados colmillos, de aspecto malvado que brillaban a la luz de la luna. Yulia volvió a gritar, y luego gritó más fuerte cuando las manos fuertes alcanzaron y la agarraron. De repente esas manos la arrastraron, una enroscando su pelo y la otra agarrando su brazo, por la ventana del coche destrozado. Yulia no podía dejar de gritar.

Yulia se desplomó en los brazos de su agresor mientras sus piernas pasaban por la ventana, y se retorció mientras trataba de conseguir bajar sus pies. Estaba completamente vulnerable en ese momento; el chico más grande envolvió dos fuertes brazos alrededor de su pecho y el estómago, aplastando sus pechos en un apretón doloroso.

Tengo que ponerme en pie, Yulia pensó frenéticamente. No puedo defenderme si no puedo estar de pie.

Yulia gruñó, la rabia desbordándose a través de su cuerpo. "Quita tus putas manos de mi, capullo!" Ella luchó en los brazos del muchacho; él la sacudió un lado a otro, y ella tenía problemas para conseguir el equilibrio. "¿Qué coño quieres?"

El chico delgado dio un paso delante de ella y le dio una lenta sonrisa. Él la miró de arriba abajo, lamiéndose los labios. Un par de colmillos de una pulgada de largo brillaba peligrosamente a la luz. Él extendió la mano y agarró su cadera con dedos crueles. "¿Qué tienes?" preguntó.

Yulia fue golpeada adelante con fuerza repentina cuando el chico que la sostenía se sacudió violentamente hacia un lado. Ella oyó un fuerte gruñido detrás cuando tropezó con el muchacho delgado, que tenía un aspecto casi cómico de sorpresa en su rostro.

"Quita las putas manos de ella, idiota!"

Yulia sintió su mente aclararse ante el sonido de la voz de Lena detrás de ella, un gruñido amenazador. ¡Ella regresó! La voluntad de luchar inundó todo su cuerpo, y ella levanto los ojos para mirar al chico de pelo oscuro que le devolvió la mirada. Él levantó la comisura de sus labios en una mueca fea, y luego dio un revés violento en la cara de Yulia.

La cabeza de Yulia se sacudió hacia atrás en el golpe, pero se paró antes de que se cayera. Ella plantó los pies en el suelo, apretando los puños a los costados, y volvió la cara para fijar al chico con ojos furiosos.

"Ahora estoy jodidamente cabreada," enunció ella, y luego dio un golpe agudo al plexo solar del chico.

Ella lo tomó por sorpresa. La boca del chico se abrió y soltó un jadeo ruidoso. Cuando se inclinó por el dolor, Yulia siguió su golpe inicial para conducir la palma de su mano con fuerza en su garganta. El chico amordazó y luego cayó al suelo. Yulia dio una fuerte patada en las costillas para asegurarse.

Yulia se dio la vuelta, y luego gritó cuando vio que el chico mayor había forzado a Lena al suelo. Él estaba encima de ella y estaban luchando entre sí; Yulia podía oír los gruñidos desesperados de Lena y las amenazas silbantes del chico cuando él finalmente la sujetó con las dos manos sobre sus hombros. Él inclinó la cabeza a su garganta, dejando al descubierto sus afilados colmillos.

Yulia reaccionó. Ella dejó escapar un grito primario, retrocedió y dio una patada poderosa a la cabeza del musculoso muchacho. Él se cayó a un lado, y Lena utilizó su impulso para empujarse y salir debajo de su gran cuerpo. La mujer pelirroja se puso de pie, con los ojos abiertos y respirando fuerte.

"¿Estás bien?" Yulia gritó.

Lena asintió, agarrando su mano. "Vamos, súbete a mi moto. Rápido!"

Yulia se dejó ser llevada hacia la motocicleta de Dyani, que estaba a pocos pies de distancia. Ella redujo sus pasos ligeramente a medida que se acercaba a la Harley, aprensiva.

"¡Vamos!" Lena gritó. Se subió a la moto, lanzando una mirada temerosa por encima del hombro. "Yulia, vamos! Están levantándose."

Yulia no se molestó en mirar. Trepó a la moto detrás de Lena, envolviendo sus brazos alrededor de la cintura de la mujer pelirroja. Ella tomó una respiración profunda, y luego lanzó una rápida mirada sobre su coche.

Ambos muchachos estaban luchando por pararse.

Yulia apretó a Lena fuerte. "Vámonos."
"Agárrate," Lena gritó, y luego se alejó a toda prisa hacia la noche.

Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 802
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por SandyQueen el Vie Sep 16, 2016 2:12 am

Cada vez mejor esto Shocked Muy buen capítulo Very Happy
en espera de más Smile
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 29
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por Angie Cortés Cortés el Sáb Sep 17, 2016 8:24 pm

Surprised buen Fic, gracias por compartir Wink quiero maaaas jeje
avatar
Angie Cortés Cortés

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 17/09/2016
Localización : CDMX

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Dom Sep 18, 2016 8:37 pm

CONTI


La entrada a la carretera de dos carriles estaba casi a una milla más por el camino de donde habían tomado la salida para entrar en Dark Springs. Lena maldijo el diseño extraño en su cabeza, lista para estar lejos de la ciudad siniestra de una vez por todas. Los brazos de Yulia estaban envueltos alrededor de ella, una tranquilizadora si no sofocante presencia, y Lena podían sentir la tensión que corría por el cuerpo de la mujer más pequeña.

Ella realmente puede luchar, Lena pensó con un toque de asombro. Al igual que un maldito héroe de acción.
Había sido casi surrealista cuando Yulia había estallado en violenta acción. Lena no había tenido ningún tipo de plan urdido cuando regreso de nuevo a ese estacionamiento detrás de Yulia. Había hecho casi un cuarto de milla en el camino antes de que hubiera recogido sus sentidos lo suficiente para echar un vistazo en el espejo detrás de ella. Cuando había visto sólo oscuridad y se dio cuenta de que Yulia no estaba siguiéndola, no había dudado en hacer lo que, en retrospectiva, parecía una opción arriesgada.

Era en particular arriesgado dado que Lena no tenía tiempo para pensar en el pseudo-rescate. Girando su moto alrededor, regresó al estacionamiento para ver al chico más grande, literalmente arrastrando a Yulia fuera de la ventana de su coche. Los gritos de Yulia habían llenado el aire de la noche, estimulando a Lena a pesar de que no estaba segura de cómo o si podía detener lo que estaba ocurriendo.

Lena no era una luchadora. Ella había estado en dos peleas en toda su vida, y tampoco había sido su elección. Había peleado en un bar hace tres años por una mujer que se había acercado a Lena, para mucha ira de su novia y había perdido esa. La otra lucha que había ganado; había tenido diez años de edad y un muchacho del barrio la había llamado rusa inmigrante ilegal.

Entonces había sido impulsada por la furia justa, y también se había alzado sobre el niño por lo menos diez pulgadas.
No sé qué carajo estaba pensando cuando me lance a ese tipo. Lena empujó su moto un poco más rápido cuando vio la señal de la carretera en la distancia. Podía haberme matado, fácilmente.

Si Yulia no hubiera sido una luchadora capaz, ambas estaríamos muertas. Lena lo sabía sin lugar a dudas.
Ella sintió un tirón en la parte posterior de su chaqueta de cuero, y luego oyó la voz de Yulia dejada llevar por el viento.

"¿Qué?" Lena gritó.
"¿Casco?"

Lena pudo distinguir la única palabra antes de que fuera arrebatada por la noche, e inmediatamente redujo la marcha de su moto hasta que se detuvieron por completo. Miró hacia abajo en el camino; la señal que marcaba la entrada de la carretera era un faro reflectante de color azul en la distancia. Miró por encima del hombro, de vuelta en la ciudad; nadie parecía estar siguiéndolas.

Lena movió los ojos para mirar a Yulia. Se dio cuenta de que la otra mujer estaba temblando.

"¿Tienes otro casco?" Yulia volvió a preguntar.
Lena sacudió la cabeza. "Nunca he tenido una chica en mi moto antes," admitió.

Esto provocó inexplicablemente una sonrisa placentera de Yulia. "¿De verdad?" ella preguntó.
Lena asintió. "De verdad," dijo. No soy la buena seductora que probablemente piensas que soy. Se mordió el labio y, a continuación, extendió la mano y se quitó el casco de su cabeza. Ella se lo entrego a Yulia, que libero su cintura para tomarlo. "Anda y póntelo. Eres la fuerza física de este conjunto, al parecer, y por lo tanto es más importante proteger tu cabeza."

Yulia se rió, un sonido que se fue apagando mientras se ponía el casco sobre su cabeza. "No sé nada de eso", dijo. "Soy una gallina cuando se trata de motocicletas, sin embargo, por lo que no voy a rechazarlo."

Por mucho que Lena quería hablar de lo que había sucedido allí para preguntarle a Yulia qué demonios eran esas cosas ella sabía que tenían que seguir moviéndose. Tenían que poner distancia entre ellas y sus atacantes.

Lena recordaba un destello de dientes afilados en la luz de la luna, y el descenso del chico fornido hacia su cuello antes de que Yulia le hubiera dado una patada en la cabeza.
Esos no eran chicos normales.

"¿Estás lista?" Lena dijo por encima del hombro. "Tenemos que seguir moviéndonos, buscar otra ciudad." Hizo una pausa por un momento. "Podemos llamar a la policía para que ayuden a recuperar el coche de vuelta."
Yulia se quedó en silencio por un momento. Entonces, "Lena?"

Lena se retorció en su asiento, mirando hacia atrás en los ojos serios. "Sí, Yulia?"

Yulia bajó la mirada hacia el asiento por un momento, y luego levantó la cabeza para mirar a los ojos de Lena de nuevo. "Gracias por regresar por mí," susurró. Su voz era temblorosa.

Lena le dio una sonrisa avergonzada. "Habrías hecho lo mismo por mí. Además," continuó, dando a Yulia una respetuosa inclinación de cabeza, "me pareció que podrías probablemente haberte encargado de todo con o sin mí. Terminaste salvándome el culo, recuerda? "

Yulia sacudió la cabeza. "Estaba paralizada al principio, creo que en estado de shock. Sólo salí de ello cuando oí tu voz y me di cuenta que habías regresado. Yo ..." Ella sacudió la cabeza de nuevo. "Eso me dio lo que necesitaba para defenderme, así que gracias."

Lena retorció aún más su cuerpo, maniobrando un brazo para reunir a Yulia en un torpe abrazo. Hundió la nariz en un mechón de pelo que se había escapado del casco e inhaló profundamente. "Todavía puedo olerte en mis dedos," susurró. "¿Crees que simplemente te dejaría a esas cosas?"

La respiración de Yulia se enganchó, y luego se niveló después de un momento. "Todavía sigue en pie la habitación de hotel en alguna parte?" ella susurró.

Lena sonrió. Ahora que tengo toda esta adrenalina bombeando de repuesto? "Sí," admitió. "En algún lugar lejano, con una gran cantidad de personas."
"Vamos," Yulia dijo. Ella se retiró de su abrazo. "Salgamos de aquí."

Lena no tenían que repetírselo dos veces. Ella se giró sobre la moto y, no haciendo caso de su punzada de nerviosismo por no usar el casco, se dirigió de nuevo hacia la entrada de la autopista.

Casi habían llegado a la carretera cuando su linterna ilumino un par de ojos brillantes en la oscuridad por delante de ellas.

"Oh, mierda!" Lena gritó. Otro momento y ella lo podía ver con claridad, bañado por la luz de su motocicleta. Él estaba de pie en el camino delante de ellas, al parecer sin preocuparse por la moto que aceleró hacia él. Su pálido rostro se tiñó de color rojo con la sangre. Arrojó algo en el suelo y luego levantó las dos manos como para ordenarles que se detuvieran.
Ellas iban a golpearlo.

Cada curso de seguridad de motocicleta que Lena había tomado volvió a ella en un instante. Ella examino y descartó una docena de escenarios diferentes en un abrir y cerrar de ojos, todo el rato aplicando ambos frenos delantero y trasero a la espera del choque. No puedo volcar la cosa para tratar de evitarlo, Lena pensó. No puedo desviarme del camino. Todo esta ocurriendo demasiado rápido. Tenemos que reducir la velocidad.

"Maniobra esto hijo de puta!" Lena gritó en voz alta. Apretó en sus frenos tan fuerte como pudo sin bloquear sus neumáticos. "¡Vamos!"

Golpearon al chico yendo a unas veinte millas por hora. El impacto arrojó a Lena hacia arriba y sobre sus manillares, enviándola a caer por el aire con un gruñido de sorpresa.
Mi primera caída por arriba, pensó locamente, y sin casco.
Lena obligó a su cuerpo a relajarse mientras caía al suelo. Se plegó y rodó, usando el impulso de su cuerpo para llevarla lejos de la escena del accidente. Se concentró en la presentación de un pequeño objetivo como posible, rogando que su moto no cayera encima de ella.

Oh, Dios, Yulia. A pesar de que su cuerpo absorbió el impacto del accidente, su cabeza rebotando contra el camino de tierra, Lena estaba preocupada por su compañera. Ella no sabe cómo aterrizar. ¿Y si está herida?

Lena finalmente se detuvo, todavía sujetada fuertemente sobre sí misma. Ella se quedó allí por un momento, incierta de que realmente había terminado, y luego lentamente, estiró su cuerpo. Se sentó, su cabeza adolorida, y miró a su alrededor con los ojos aturdidos.

Yulia estaba bien. De hecho, Yulia estaba más que bien. Estaba de pie sobre el joven herido, dándole una tremenda patada en las costillas cuando él se movió como si fuera a levantarse. Lena pudo ver que su camisa de manga larga había sido rasgada en el accidente; la pálida luz de la luna reveló poco más.

"¡Quédate abajo!" Yulia gritó.

Lena parpadeó, no sintiéndose del todo lista para ponerse de pie. "¿Estás bien?" le dijo a Yulia, y luego hizo una mueca de dolor por las ondas de choque que irradiaban a través de su cráneo.
Yulia la miró con los ojos salvajes. Mientras la visión de Lena se ajustaba a la oscuridad, pudo ver que la morena estaba asustada y ... furiosa?

"Yulia, ¿estás bien?" Lena dijo de nuevo. La fiera mirada de Yulia la puso nerviosa; que esto pudiera inspirar miedo y una increíble sensación de seguridad envió a su respiración en jadeos incontrolados. Por favor que estés bien.

El joven a los pies de Yulia de pronto ganó un segundo aire, levantándose y golpeando a Yulia en la espalda mientras ella permanecía enfocada en donde Lena estaba sentada. Él soltó un ruido que estaba entre un silbido y un gruñido, yendo hacia la garganta de Yulia con sus dientes como un animal salvaje cazando a su presa.

"¡No!" Lena gritó. Puso las manos detrás de ella y se arrastró hasta una posición medio de pie. Su tobillo grito en protesta. "Yulia"

La morena delgada no iba a ser derribada fácilmente. Lena vio, sorprendida, como los ojos de Yulia se recuperaron clavando a su atacante con una mirada asesina. La mujer pelirroja perdió terreno y cayó sobre su culo con un ruido sordo cuando Yulia de repente desencadenó un furioso ataque de artes marciales en el joven, parando su golpe y golpeándolo hacia atrás unos pasos.

Lena observaba con la boca abierta como Yulia entregaba una serie de golpes y patadas agresivas. Cada contraataque fue complementado con un movimiento defensivo de Yulia; empleando una serie de sujetar y lanzar que visiblemente debilitó a su oponente. El chico obviamente había sido herido en el accidente; incluso a la distancia Lena podía ver la sangre que lo cubría y la forma en que él cojeaba alrededor mientras luchaba.

Lo que no tenía sentido, Lena de repente se dio cuenta, era la forma en que él estaba luchando en absoluto. Le pegué, pensó con incredulidad. Lo golpeé yendo a 20 millas por hora y lleva diez rondas con Karate Kid Yulia aquí. Ella sacudió la cabeza, sintiéndose brumosa y adolorida por el accidente. ¿Qué coño está pasando?

Con un fuerte grito de triunfo, Yulia derribó al joven gruñendo con un golpe particularmente devastador en la sección media. Ella continuó dándole patadas al caer al suelo y yacer de costado; ella juró hacia abajo a su cuerpo inmóvil, golpeándolo con una ferocidad sin pensar. Lena se quedó quieta y observó con los ojos abiertos.

Después de un largo momento Lena volvió en sí. "Yulia," dijo ella, y se puso de pie. Ella hizo una mueca de dolor mientras cruzaba hasta quedar de pie al lado de la mujer furiosa. "Yulia, detente," dijo. Ella se acercó y puso su mano sobre el hombro de Yulia, apretando suavemente.
El joven permaneció en silencio e inmóvil en el suelo. Lena no podía ver su respiración. Después de una última patada, Yulia dio un paso atrás, respirando con dificultad.

"Él era el otro...de aquellas cosas," dijo, y miró a Lena. "No son chicos normales, sabes."
Lena asintió. "Lo sé." Ella bajó la mirada hacia el joven sangrante en el suelo, estremeciéndose. "¿Qué piensas que son?"
"Vampiros," Yulia dijo sin dudar.
Lena parpadeó. Miró a la morena, que también se quedó mirando al joven golpeado con algo entre lástima y asco. "Vampiros?" ella preguntó. "¿De verdad?"

Yulia debe haber oído la incredulidad en la voz de Lena. Ella levantó los ojos a los de Lena. "Ellos tienen colmillos," dijo ella.
Lena se mordió el labio inferior, considerándolo. "¿Éste, también?"

Yulia asintió. "Sí," dijo ella. "Él vino a mi garganta y pude ver sus ..." Se interrumpió, estremeciéndose. "Eso explicaría lo que sucedió con el tipo de motel."

Lena dio un paso atrás del bulto oscuro en el suelo. "Vampiros?" repitió. "No sé si puedo creer"
"Créelo," Yulia interrumpió. Su joven rostro era duro. "Acabamos encontrándonos con una banda de vampiros de mierda."
Lena creyó. "Vi los colmillos, también," admitió. "Sólo ... sólo que no quiero"

"Lo sé," Yulia dijo. Dio un paso más cerca de Lena, llevando una mano para agarrar el hombro de la mujer pecosa. "Lo sé."
"Mierda," Lena dijo, y se volvió para tropezar hacia donde su Harley yacía de costado. El dolor agudo rompió su pierna de la presión sobre su tobillo, y ella saltó un poco mientras trataba de cambiar su peso desde el lado lesionado. Retorció el manillar, inclinando el neumático delantero hacia el suelo y elevando ligeramente el marco. Con otra mueca dolorida, se agachó y plantó su trasero en el asiento, y luego comenzó un lento retroceso con el pie para enderezar su moto.
Sólo tomó un par de minutos de inspección en la oscuridad para llegar a una horrible conclusión.

"¡Mierda!" Lena dijo de nuevo. Ella sintió que las lágrimas calientes picaban los ojos. "Esta jodidamente destrozada. No vamos a ninguna parte hasta que pueda hacer algunas reparaciones." Dio un par de pasos dolorosos apartándose de su moto, resistiendo el impulso de golpearla y empujarla hacia atrás en el suelo. "¡Mierda!"
"Y no puedes hacer las reparaciones," Yulia susurró en voz baja.
Lena sacudió la cabeza, trayendo su mano para frotarse los ojos. "No," respondió ella. "No sin las herramientas adecuadas y piezas. Y no en la oscuridad."
"Con esas cosas, sin embargo? Podrías?"
Lena miró a Yulia. "No veo cómo eso es relevante," dijo. El comentario salió más afilado de lo que pretendía. Observó la cara de Yulia caer.

"Sólo quería saber algo de ti," Yulia susurró. Su voz era tan baja que casi se dejó llevar por la ligera brisa que rompió el silencio de la noche del desierto.
Lena cruzó otra vez hasta que se paró frente a Yulia. Se tragó el nudo que se formó en su garganta al oír el sonido de tristeza de Yulia. Ella extendió la mano y agarró los brazos de la pelinegra con sus manos, tirando de la mujer más cerca de ella.

"Solía arreglar motos en la tienda de mi padre. Él... él vendía y reparaba motocicletas. Él tenía su propio lugar desde que yo era una niña y él me enseñó todo lo que sabía." Lena echó una triste mirada hacia atrás en la Harley dañada. "La Sportster es la única cosa que conserve después de que el falleció y vendí el negocio."

Yulia la miró con los ojos brillantes. "¿Cuando pasó eso?" Ella susurró.
Lena se encogió de hombros, mirando hacia abajo hacia el vampiro que seguía inmóvil. ¿Vampiro? "Un par de meses atrás." A veces se siente como si fuera ayer.
"Es por eso que estás en el camino?"

Lena se encontró con los ojos de Yulia, extendiendo la mano y acariciando su mejilla. "Sí," dijo ella. "Ya era hora de algo nuevo."

Yulia sostuvo su mirada por un momento más y, a continuación, le dio una palmadita cuidadosa en el brazo. "¿Estás bien?" ella preguntó. Ante la mirada confundida de Lena, ella hizo un gesto hacia la cabeza de la mujer morena. "El accidente. Yo llevaba puesto el casco. ¿Estás bien?"

Lena llevó una mano a la frente ante la pregunta. "Aterricé bien", dijo. "Sé que me golpeé la cabeza un par de veces, pero no creo que sea demasiado grave. Mi tobillo, sin embargo ..." ella levantó la parte del cuerpo en cuestión, mirando hacia abajo a su pie. "Creo que me lo torcí."
Podía ver a Yulia tragar. "¿Mal?" ella preguntó.
"Ya es bastante malo que no voy a estar corriendo un maratón en el corto plazo," Lena admitió. Ella bajó la mirada hacia el suelo, cambiando su peso a su tobillo bueno. Le ardían las mejillas con la vergüenza de sentirse tan débil.
"O caminar muy lejos?"
Lena contuvo más lágrimas ardientes. Maldita sea. "O caminar muy lejos," susurró. "Al menos no muy rápido, y no sin una gran cantidad de insultos."

Yulia asintió. Una mano suave se acercó y se deslizó por la espalda de Lena a través de su chaqueta de cuero, dándole palmaditas un par de veces. "Ya se nos ocurrirá algo."

Lena no respondió por un momento. Mirando hacia abajo en Yulia, ella se acercó y tomó las muñecas de la morena en sus manos. Ella las levantó lentamente, examinándola con ojos ansiosos. "¿Y tú? No estabas vestida exactamente para un choque."

Yulia giró su brazo dentro del agarre de Lena, y Lena vio una larga raspadura, con sangre por debajo de su codo hasta justo por encima de la muñeca. "Ouch," Yulia dijo. Sonaba como si sólo se hubiera dado cuenta de su lesión por primera vez.
"Ouch," Lena repitió. Ella sintió una punzada en el pecho al ver la sangre oscura que corría por el brazo de Yulia. Ella cerró los ojos brevemente, sus fosas nasales dilatadas por la emoción.

"Lo siento."

"No seas tonta," Yulia dijo, sacudiendo la cabeza. Lena abrió los ojos para ver a la mujer más pequeña alzar la vista hacia ella de su estudio de la sangrienta herida. "No es tu culpa."

Lena no dijo nada. Ella bajó la mirada hacia la oscura figura a sus pies una vez más. "¿Piensas que está muerto?"

Yulia se estremeció, envolviendo los brazos alrededor de su cintura. "No sé," dijo. "Parecía que estaba mal herido después de que nos estrellamos. Logré levantarme de inmediato y él ya estaba de nuevo en pie."

Lena estiró la pierna y empujó el cuerpo con un pie tentativo. Ella consideró la forma en silencio durante un minuto, y luego miró a Yulia. "¿Qué piensas que se necesita para matar a un vampiro?" ella preguntó.

Yulia lanzó una risita histérica en esto, como si no pudiera creer que se habían encontrado en una situación que requeriría hacer tal pregunta. Ella sacudió la cabeza, la mirada fija en el cuerpo. "No sé," respondió después de un momento. "Ajo, agua bendita? Tengo la sensación de que todo son mentiras."
Lena se permitió una breve sonrisa. "Tal vez lo único que se necesita es una polluela encabronada con un gancho de izquierda?" bromeó.

Yulia le echó un vistazo, rodando los ojos avergonzados. "Basta."
"Eres realmente un culo-malo," Lena complementó. Dio un paso más cerca de Yulia. Alcanzando un brazo, tiró de la morena en un abrazo flojo. "Nunca me hubiera imaginado que podrías pelear así."

Yulia se encogió de hombros, apoyándose en el cuerpo de Lena. La mujer pelirroja sonrió al placer tímido en el rostro de Yulia, apretándola alrededor de la mitad. "Gracias," Yulia dijo. Pasó un momento en silenciosa contemplación. "Esos tipos son bastante duros, aunque ... cuerpo a cuerpo, si tú no los hubieras distraído a los dos en el motel y este tipo," interrumpió para empujar el cuerpo todavía a sus pies con la punta de la bota, "no habrías sido herida ya ... yo no sabía si ganarías."
Lena se mordió el labio. Mejor esperemos que puedas, ella se preocupó. No sé qué opciones tenemos más. Ella trató de apartar el pensamiento, y se concentró en Yulia en cambio.

"Apuesto a que podrías. ¿Dónde aprendiste?"
"Mi padre nos inscribió a mí y a mi hermano en el karate cuando éramos niños. Solamente... lo tomé. He competido desde que estaba en la escuela secundaria. He estudiado judo, aikido..." Yulia se detuvo por un momento y luego alzó la vista.

Había algo en sus ojos que provocó un escalofrío de anticipación profunda en el vientre de Lena. "Shinkendo," terminó ella, susurrando.
"Estoy impresionada," Lena murmuró.
"Lena, a qué distancia está la ciudad más próxima? A unas cuarenta millas, ¿cierto?"

Lena suspiro, liberando a Yulia de su abrazo. Volviendo a la realidad... tan jodida como es. "No sé," Lena dijo. "Creo que sí, sí."
Yulia se volvió y miró en la dirección de la carretera, mordiéndose el labio en el pensamiento. "Y estamos cerca de treinta millas más allá de la última ciudad, ¿cierto?"

Lena suspiró de nuevo. Ella bajó la vista al suelo y dio una patada a la tierra con su pie bueno. "Cierto", ella estuvo de acuerdo.
"A menos que haya cambiado algo, no hay recepción de teléfono móvil aquí."
Lena gimió. "Uh-huh."
"Y no podemos caminar a otra ciudad... bueno, no fácilmente, por lo menos. Si nos encontramos con algunos vampiros más en la carretera, en medio de la nada... podríamos estar en serios problemas."

Podría ella tener una mejor manera en deprimirme ahora mismo? Lena frunció el ceño. "Sí, claro. Lo tienes. Estamos completamente jodidas."

La risita ligera de Yulia sorprendió a Lena, quien dio un paso atrás lejos de la mujer divertida. "¿Estas preocupada, chica motorista?"

El apodo trajo una sonrisa reacia a los labios de Lena. "Me temo que no puedo protegerte," Lena confesó. Ella bajó la mirada hacia el suelo, dibujando círculos en la tierra con la punta del pie.

"¿Quién dice que tienes que protegerme?" Yulia dijo en voz baja. Ella esperó hasta que Lena la miró y sonrió, chocando con la mujer más grande con la cadera. "Tal vez yo te protegeré."
Lena le dio una sonrisa temblorosa. "Está bien," susurró. Después de un momento, ella negó con la cabeza. "Así que vas a decirme por qué no estás más preocupada?"

Yulia sonrió, agarrando la mano de Lena. Ella entrelazó sus dedos, tirando de Lena lejos de la forma inmóvil en el suelo de nuevo en la dirección de la que habían conducido. "Porque sé algo que tú no sabes," Yulia dijo, sin dejar de sonreír.
Lena observó cómo Yulia se acercó a un pequeño bulto oscuro en el suelo. La morena se arrodilló, inclinando la cabeza mientras lo examinaba. Lena no podía discernir lo que estaba viendo.

"¿Qué es?" Lena preguntó.
Yulia se quedó callada por un momento antes de contestar. "Se ve como una especie de roedor. Creo que estaba bebiendo su sangre....”
Lena estremeció. "Asqueroso."

Yulia se levantó y se limpió las manos en la parte trasera de sus pantalones vaqueros. "Sí," ella estuvo de acuerdo. "Realmente asqueroso."
Lena ladeó la cabeza a la morena. "Entonces qué sabes tú?"
"¿Qué es lo que sé?"

Lena cruzó los brazos sobre su pecho, moviendo la cabeza. "Sí, has dicho que sabes algo que yo no."
"Oh," Yulia dijo. Sus labios se curvaron en una pequeña sonrisa satisfecha. "Tengo un par de katanas en el maletero de mi coche."
Lena parpadeó ante la mujer más pequeña. "Me estás cagando," dijo con una voz en blanco.
Yulia se rió en voz alta. "No te cago," dijo.
Lena levantó la mano, fijando a Yulia con ojos incrédulos. "Tienes un par de espadas japoneses en el maletero de tu coche?"
Yulia le dio una sonrisa dulce. "De hecho las tengo."
Lena lanzó un silbido. "Wow," murmuró. "¡Me alegra haberte seducido."
Yulia echó la cabeza hacia atrás y se rió de nuevo. "De la misma manera," dijo. "De todos modos, como dije ... cuerpo a cuerpo, no sé acerca de golpear estas cosas. Con mis katanas, sin embargo ... bueno, Shinkendo es mi disciplina favorita." Ella dio a Lena una sonrisa brillante. "Vamos," dijo ella, mirando hacia abajo en el vampiro inconsciente una vez más. "Tenemos que alejarnos de esta cosa en caso de que no esté realmente muerto."

Lena agarró la mano de Yulia, tirando de ella hacia el lado de la carretera. "Así que tenemos que decidir cómo matar a un vampiro ?"

Yulia le dio una sonrisa salvaje. "Desmembramiento, tal vez?"
Lena se estremeció. La noche parecía toda de un frío repentino. ¿Realmente va a llegar a eso? Ella se acercó al cálido cuerpo de Yulia. No sé si estoy hecha para esta mierda de héroe de acción.
"Tal vez," Lena estuvo de acuerdo. Ella respiró profundamente, exhaló, y luego sacó a la morena más lejos en el desierto abierto. "Vamos... creo que tenemos que encontrar la manera de volver a tu coche."



Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 802
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Lun Sep 19, 2016 10:36 pm

CONTI


Yulia se deslizó a través del paisaje oscuro de Utah, rodeando los edificios débilmente alumbrados que observaban con ojos cautelosos. Ella siguió a Lena cuando la mujer de piel blanquecina se movió a través del desierto, poniéndose en cuclillas en el suelo. Sus movimientos eran tranquilos y elegantes a pesar de su lesión del tobillo.
Yulia estaba siguiendo el ejemplo de Lena.
Tenemos que asegurarnos de que no dejamos ninguna huella, Yulia. Yulia había escuchado las instrucciones de Lena en silencio, confiando en la tranquila confianza en la voz de la mujer pecosa. Camina como esto... sí, distribuyendo tu peso uniformemente en tus pies... rodando un poco...
Habían practicado mientras se alejaban de la escena del accidente, Lena apartándose detrás para cubrir las pistas que iban dejando. La mujer pelirroja era notablemente ligera sobre sus pies, teniendo en cuenta su estructura muscular, y recordó a Yulia algunas criaturas salvajes extremadamente hermosas. Ella era impresionante en la luz de la luna.

Yulia frunció el ceño. Una cama, pensó, poniendo los ojos al cielo. Sólo quiero una maldita cama con esta mujer.

Lena las condujo a un grupo de rocas oscuras que yacía en las mismas afueras de la ciudad. Yulia se quedó pegada al suelo y trató de controlar su respiración, concentrándose duro en ser tan silenciosa como su guía. Se volvió y miró hacia el motel en la distancia; podía ver a los dos chicos descansando cerca de su Civic. Para su gran alivio, el maletero estaba todavía cerrado.

"Creo que no podemos ponernos mucho más cerca de esto y todavía hablar con seguridad," Lena susurró cuando Yulia se arrastró para unirse a ella. Ambas en cuclillas detrás de la roca, y Lena sacó la cabeza por lanzar una mirada cuidadosa hacia los chicos. "Todavía veo solamente a dos de ellos."

Yulia tomó una respiración profunda y luego se asomó por el borde de la roca también. El muchacho fornido estaba apoyado en el lado de su coche, y mientras ella observaba, él levantó una mano para tocar con cuidado el lado de su cabeza. El chico delgado yacía sobre el capó; Yulia se llenó con una posesividad feroz que sólo alimentó la ira que había ardido en ella desde que el vampiro grande la había sacado de su coche por el pelo. ¿Cómo se atreven a tocar a Bestia!

Estaba segura de que estaban hablando, pero ella y Lena se pusieron en cuclillas demasiado lejos para oírlos.

Yulia se echó hacia atrás alrededor de la roca, sentándose y apoyando su espalda contra ella. "¿Que hacemos ahora?" susurró hacia Lena.

La mujer de pelo rojo se dejó caer al suelo para sentarse a su lado de manera que sus hombros se tocaban. Ella se acercó más y llevó su boca a la oreja de Yulia. "Creo que hay que acercarse y tratar de escuchar lo que dicen. Nos puede dar una idea acerca de lo que nos enfrentamos. Después de eso, bueno ... no sé cuánta planificación seremos capaz de hacer una vez que estemos al alcance del oído, pero pensé que podía ir y crear una distracción mientras corres a tu coche y consigues tus katanas."

Yulia frunció el ceño. "Crear una distracción cómo?"

Lena se encogió de hombros. "No sé. Yo pensé que podría colarme a un área lejos de ti, hacer algo de ruido ... podría escapar de ellos antes de que me encontraran, y reunirnos de vuelta en el coche. Si ellos regresan antes de que nos hayamos ido, puedes jugar al ninja. Si no, eso es igual de bien. Sólo quiero que nos vayamos de esta ciudad de mierda. "
"Eso es si el coche arranca en absoluto," Yulia dijo.
"Vamos a suponer que sí," Lena susurró. Ella dio a Yulia una sonrisa irónica. "Y aceptar que tal vez no."
Yulia se mordió el labio, frunciendo el ceño en concentración. Después de un momento, sacudió la cabeza. "No me gusta."
Lena le dio una mirada exasperada. "¿Qué es lo que no te gusta? No creo que tengamos muchas opciones aquí. Tenemos que llegar al coche. Ellos están colocados por todas partes de ello. Si no podemos conseguir alejarlos de eso, tendríamos que ir contra ellos cuerpo a cuerpo. No soy buena en una pelea, y no es seguro de que puedas ocuparte de ellos sin tus espadas. Estoy en lo cierto hasta ahora? "
Yulia bajó la cabeza y se quedó mirando sus rodillas, rodando su mano en un gesto derrotado. "Sí. Continua."
"Está bien," Lena dijo. Ella chocó el hombro de Yulia ligeramente con el suyo, y luego se inclinó y le dio un suave beso en la sien de la morena. "Soy muy buena cazando y rastreando. Los hermanos de mi mamá me llevaban cada verano, muchas veces. Todavía van de vez en cuando. Yo puedo perderlos, y puedo asegurarte que no me encontraran."
"Pero estás herida," Yulia se quejó. Miró hacia abajo en el tobillo en cuestión. "Eso va a hacerte más lenta."
Una mano pecosa se acercó y agarró la barbilla de Yulia, obligando a los ojos color azul mirar al verdigris. "Hey," Lena susurró. "Todo va a estar bien. No te preocupes por mí. Estoy un poco herida, sí ... pero puedo hacer esto. Lo juro."
Pero no podría soportar que salieras lastimada. Yulia evitó los ojos de Lena, incapaz de vocalizar sus miedos. No sé lo que eso significa, pero sé que es verdad.
"Puedo hacer esto," Lena repitió. "Esto es lo que puedo hacer ... tú puedes tomar tus armas y patear el culo del vampiro, si se trata de eso. Pero esto es lo que puedo hacer, ¿de acuerdo?"
Yulia asintió su consentimiento. "Sé que esta es la mejor manera."
"Sólo recuerda," Lena dijo, y sonrió, "cuando nos vayamos de aquí, podemos encontrar una cama. Una buena cama, grande, y entonces podemos terminar lo que empezamos más temprano." Se inclinó aún más cerca de la oreja de Yulia, trazando el lóbulo con la lengua. "Me encanta cómo suenas cuando te vienes, querida, y no puedo esperar a escucharlo de nuevo."

Yulia se estremeció en silencio placer. Ella es realmente, realmente buena. Su ansiedad se desvaneció para ser reemplazada por el deseo y, a su vez, la ira en su interludio interrumpido y determinación de recuperar su noche. Esto se supone que es mi episodio ilícito de juvenil abandono, maldición. No dejaré que un montón de vampiros arruinen esto para mí.

Yulia miró a Lena, lanzándole una mirada de reprimenda juguetona. "Haces un buen punto," ella admitió."Voy a mantener la motivación en mente."
"Y yo también lo haré," Lena susurró. "Regresaré a la zona de estacionamiento sana y salva."
Yulia asintió, levantándose sobre su rodilla y capturando la boca de Lena en un beso rápido. "Vamos a acercarnos," dijo. Es ahora o nunca.
Lena le dio una sonrisa torcida cuando se apartó del beso, parpadeando un par de veces antes de que pudiera hablar.
"Vamos a escuchar, si podemos, y a menos que oigamos algo que haga que este plan sea una mala idea, continuaremos a mi señal, ¿de acuerdo?"
Yulia tomó una respiración profunda, secándose lentamente sus manos en las rodillas de sus pantalones vaqueros. "Bien."

Lena despegó en un galope sigiloso, escabulléndose en la oscuridad hasta que casi parecía una parte de ella. Yulia la siguió, con los ojos abiertos y atenta al gesto ocasional silencioso de la mujer pelirroja que le devolvería a ella.
Llegaron a la esquina del restaurante sin ser descubiertas. Los chicos estaban, como mucho, a cuarenta yardas de distancia. Yulia se puso en cuclillas con la espalda hacia el lado del viejo edificio de madera, y Lena agachada a su lado, el oído inclinado hacia donde el Civic estaba parado en frente del edificio de al lado.
Dos voces profundas eran apenas audibles desde donde se encontraban.

"Estoy hablando en serio, ella la rompió. Esa maldita perra en realidad rompió mi nariz."
Ese debe ser el tipo grande, Yulia reflexionó. Yo le di una patada bastante fuerte.
"Dejar de hablar de ella ya. No me siento exactamente al cien por ciento aquí, tampoco. ¿Me oyes quejándome al respecto?"
Ah, el hombre delgado.
"Hombre, espero que Sash las encuentre. Me encantaría hundir mis dientes en la garganta de esa puta ... Dios, mi nariz duele."
Una suave risa. "Si él no nos ha llamado aún, probablemente no las ha encontrado. Él nos hubiera avisado por ahora."

Yulia dirigió una mirada de pánico a Lena. ¿Ese tipo al que golpeamos tiene un teléfono?
La expresión de Lena reflejaba la suya. Espero que esté muerto, Lena articuló.
Yulia asintió, y luego volvió a prestar atención a los vampiros cuando empezaron a hablar de nuevo.

"El bastardo probablemente está persiguiendo a la vida silvestre de nuevo. Quiero decir... Jesús, todos estamos hambrientos, pero eso es tan jodidamente desagradable."
Yulia reprimió una sonrisa. Por lo menos estamos de acuerdo en algo.
"¿Quieres que lo llame?" El chico delgado sonaba molesto.
Yulia contuvo la respiración. No, no ... por favor, Dios, no.
"¿Eso quiere decir que él va a venir aquí?" El desdén sonó pesado en la voz del más grande.
"Probablemente."

Ella escuchó un par de minutos de silencio. Yulia apretó los puños a los lados, y su cuerpo fue sacudido por la tensión. Ella no quería moverse por miedo a que se pusiera en movimiento una cadena de eventos que conducirían a su descubrimiento. Yulia cerró los ojos. Por favor no le llamen, por favor no le llamen.

"Llámalo," el muchacho fornido bostezó. "Por si acaso, llámalo."

Los ojos de Yulia se abrieron y dispararon a Lena una mirada de preocupación. Santa mierda!
Lena le devolvió la mirada con los ojos en blanco. Su rostro anguloso era una máscara de piedra, y ella levantó la mano en un gesto de calma. Sólo espera un minuto, parecía decir. Espera.
Yulia dejó caer la cara entre las manos, los codos apretados contra sus rodillas dobladas. Por favor, por favor, por favor. Ella ni siquiera estaba segura de lo que estaba pidiendo.
Un pitido rompió el aire de la noche, y Yulia se dio cuenta de que estaban usando un walkie-talkie. ¿Por qué no lo comprobamos antes de dejarlo? Su corazón latía con fuerza contra su pecho. No quería inclinarme sobre él y tuviera que estallar sin más hacia mí como una mala película de terror, es por eso.

"Yo, Sash. ¿Estás ahí?"

Yulia levantó la cara de las manos y miró por encima en Lena. La mujer pelirroja era una estatua inmóvil, con los ojos fijos en algún punto en la distancia.

"Sash, me escuchas?"

Transcurrió otro minuto sin una respuesta.

"Te lo dije. Ese pendejo estará bebiendo de alguna rata o zorro o algo, cuando podría haber estado parando una comida de verdad conduciendo directo fuera de la ciudad ..."
"Cierra la puta boca, Troy, ¿de acuerdo? Él sólo podría estar fuera de alcance."
Yulia sufrió a través de otro par de minutos de silencio.
Una vez más, "Sash, responde si estás ahí. Fuera."
"¿Crees que él está bien?"

El chico delgado no respondió. Lenase acercó y tomó la mano de Yulia, y esperaron junto por el resultado de esta discusión. Si ellos van a comprobarlo, podemos coger el coche. Por supuesto, si uno va y comprueba y uno se queda ... Yulia tomó una respiración profunda. Yo tal vez podría tomar a uno de ellos, sanamente, incluso sin las espadas.

"Supongo que lo averiguaremos si él regresa, ¿no es cierto?" Yulia estiró el cuello, tratando de oír sus palabras. "No voy a ir a buscarlo. No vamos a encontrar a la gente en medio del desierto. Vamos a encontrarlos entrando en la ciudad."
"Todavía quiero a esas dos mujeres," Troy dijo, su voz gruñona. "Se veían como si supieran muy bien."
"Piensa positivo," respondió el vampiro delgado. "Sash todavía puede volver con ellas. La noche es joven, después de todo."

Se quedaron en silencio durante unos minutos. Yulia estaba empezando a relajarse un poco cuando Lena tiró de su mano, atrayendo su atención a la mujer de pelo oscuro. Lena levantó su mano libre, haciendo un gesto hacia fuera en el desierto. Ella sacudió la cabeza en la dirección de la carretera, y luego asintió.
Supongo que es la señal, Yulia suspiro. Tenía la esperanza de que un mejor plan se hubiera revelado por ahora.
Yulia se inclinó hacia delante y rozó sus labios contra los de Lena, apretando la mano que aún tenía en la suya. Alejándose del beso suave, articuló, ten cuidado.
Lena asintió. Lo prometo, articuló en respuesta.
Y entonces ella se fue.

Yulia se enfrió tan pronto como Lena se escabulló por la parte trasera del restaurante con facilidad en silencio, desapareciendo de la vista y dejándola sola en la oscuridad. Ella se puso de pie lo más silenciosamente que pudo, manteniendo la espalda contra la pared. Con nada más para centrarse, y no queriendo detenerse demasiado en lo que estaba haciendo Lena, se concentró en escuchar a los dos chicos que aún permanecían cerca de su objetivo.

Me pregunto cuánto tiempo va a tomar, Yulia pensó. Probablemente debería tener las llaves de mi coche listas en este momento, antes de que tenga que correr como el infierno. Metió la mano en el bolsillo, deteniéndose en frío cuando sintió nada más que pelusa errante.

Oh, estás tomándome el jodido pelo.
Desesperadamente, Yulia metió la mano en el otro bolsillo. Encontrando la misma cosa.
Estás de puta, maldita broma.
Las llaves estaban perdidas.

Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 802
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Me lleva!!!

Mensaje por Zanini-volk el Mar Sep 20, 2016 9:37 am

No podía ser peor la suerte.dios mio y ahora? Ojala el plan funcione

Zanini-volk
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por chipblow el Mar Sep 20, 2016 3:06 pm

Crying or Very sad

chipblow

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 09/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Mar Sep 20, 2016 11:30 pm

CONTI



Lena anduvo a zancadas por la maleza en el desierto, escapando del restaurante y cruzando al otro lado del motel. Ella aceleró a lo largo de pies ligeros de pluma, apretando los dientes por el dolor intenso que el movimiento estaba causando en su tobillo.

No había mentido a Yulia; que podía hacer esto. Es que definitivamente no era fácil. Pero como he dicho ... esta es la forma en que puedo ayudar. Si no puedo ser el músculo, voy a ser el disimulado.

Se arrastró a lo largo de la parte exterior de la ciudad, siempre manteniendo sus ojos en movimiento. Ella movió su mirada desde el restaurante de la gasolinera; al motel y luego al desierto detrás de ella. Todavía no estaba segura de que no había más de tres de esas cosas colgando alrededor, y que no quería ser sorprendida mientras se deslizaba a través de la noche.

Lena se dirigió al otro extremo de la ciudad, y luego más allá de la gasolinera en el terreno escaso. Ella trató de no preocuparse por Yulia. No me gusta saber que está sola allí, en la oscuridad. Lena se estremeció. No puedo esperar hasta que todo esto haya terminado.
Había una gran formación rocosa de unos cincuenta pies detrás de la gasolinera, y Lena buscó refugio detrás de eso. Miró a su alrededor en el paisaje que la rodeaba, en busca de plantas y obstáculos y posibles escondites.

El desierto no es exactamente el mejor lugar para tratar de ser sigiloso, Lena admitió a sí misma. Creo que sólo voy a tener que esperar que me pueda quedar lo suficiente lejos por delante de ellos que no me importará estar al descubierto aquí afuera. Se alisó sus manos sobre su chaqueta de cuero, y luego sus pantalones vaqueros. Me alegro de que estoy usando ropa oscura.

Lena alivió su cabeza alrededor de la roca y volvió a mirar en la dirección de la ciudad. Los dos vampiros estaban ahora entre ella y Yulia, que esperaba que todavía estuviera escondida detrás del restaurante. El chico delgado aún yacía sobre el capó del Civic, y su amigo más grande se paseaba de ida y vuelta al lado del coche.
Espero que pueda distraerlos el tiempo suficiente para que ella consiga lo que necesita. Lena rodó su cuello de lado a lado, haciendo una mueca por el dolor en su cabeza. Y espero poder hacerlo de nuevo con la suficiente rapidez para que sólo podamos alejarnos.

Por mucho que a Lena le hubiera gustado ver un par de vampiros fangosos borrados de la faz de la tierra, ella no estaba segura de que estaba para ese tipo de emoción.
No, mejor que solo salgamos en el Dodge mientras el ambiente este bien.
Lena tomó un momento y envió una rápida oración a cualquier deidad que pudiera estar escuchando. Luego se dedicaría a la creación de una diversión.

*****

Sin llaves. Yulia estaba lista para tener un ataque al corazón. Simplemente genial. Sin llaves y Lena afuera por ahí sin ninguna idea.

Trate de no entrar en pánico, se dijo.
Es más fácil decirlo que hacerlo.

Yulia obligó a su mente a ir más lento, y extendió las manos a los costados mientras tomaba una respiración profunda, calmada. Ella contó hasta tres, y luego comenzó a procesar las malas noticias de nuevo.

De acuerdo, así que mis llaves se han ido. Eso es el hecho número uno.

¿Dónde las dejé?

Yulia se mordió el labio en contemplación silenciosa, volviendo sobre sus movimientos durante todo el transcurso de la noche. Las tenía cuando traté de arrancar el coche. Después de eso, no sé.
Ella consideró las posibilidades. Tal vez están todavía en el coche. Ella cerró los ojos, buscando en su memoria. Creo que las saqué del arranque, pero podría haberlas dejado allí cuando rompieron la ventana.

Los ojos de Yulia se iluminaron en ese pensamiento repentino. Hecho número dos: la ventanilla del coche está rota. Puedo correr a la puerta del lado del conductor y abrir la cajuela desde el interior. Me tomará un poco más de tiempo, pero... Yulia dejó escapar un suspiro nervioso. Creo que no hay otra opción.

Eso la haría tomar las katanas. Todavía no estaba segura de lo que ocurriría después de eso.

Si las llaves no están en el coche, podrían estar en el suelo allí mismo. Si no están allí, uno de esos tipos podría tenerlas. Yulia no quería ni considerar la posibilidad de que las había perdido en el accidente, atrás con Sash. Creo que una pelea es inevitable en este punto, a no ser que pueda encontrar las llaves mientras consigo las katanas. Si no puedo, tengo que suponer que alguien las tomó.

Oyó el ruido fuerte desde el otro lado de la ciudad, al mismo tiempo que Troy y su amigo delgado.

"¿Qué demonios fue eso?"

Yulia se quedó tiesa como un palo, tratando de oír a Lena en la noche oscura. Ella escuchó otro ruido; un estruendo, ruido de golpes, seguido de lo que sonaba como un débil grito. Se inclinó tan cerca del borde del edificio como se atrevió.

"¿Has oído esa mierda?"

Yulia oyó el muchacho delgado sentarse en el capó de su coche, sus botas golpeando contra el trabajo de pintura ligeramente oxidado.

"Lo escuché."
"¿Qué piensas que fue?"

Hubo silencio por un momento, y luego, "Sash, ¿estás ahí?"

Yulia contuvo el impulso de vomitar. Permanece dormido, Sash, o permanece muerto. Por favor no les respondas.

"Él no está allí, idiota! Ahora qué crees que fue? No sonaba como un animal para mí."

Otra gran estruendo y gritos más apagados.
Yulia estaba tensa con anticipación. Se inclinó hacia el borde de la pared, lista para moverse en un instante. Ella lanzó una mirada cautelosa sobre su hombro, y su estómago se retorció de nervios.
"No suena como un animal para mí, tampoco."

Yulia escuchó un sonido de olfateo en voz alta. "¿Crees que son esas perras?"
"Tal vez," dijo el muchacho delgado. "Tal vez Sash las encontró."
"O ellas lo encontraron," Troy murmuró, casi demasiado bajo para que Yulia pudiera escuchar.
"Aquella de pelo negro era bastante resistente," el chico delgado admitió. Yulia sintió una pequeña sonrisa de orgullo tirar en sus labios casi en contra de su voluntad. "¿Qué opinas? ¿Deberíamos ir a comprobar?"
"Sash podría necesitar ayuda," Troy dijo. "Y definitivamente necesito comer. Si no vamos y él las ha encontrado, sabes que va a tomar las primeras ganancias."

El más pequeño chico gruñó. "Bien, entonces ... vamos. Vino de allá, ¿verdad?"

Su pregunta fue respondida por el silencio, y Yulia se imaginó que el otro chico asentía a su compañero. Después de sólo un momento de vacilación, empujó lentamente la cabeza por detrás del borde de la pared, mirando por la calle en el estacionamiento del motel.

Troy y su amigo estaban caminando de espaldas a ella, hacia la gasolinera que estaba asentada al borde de la ciudad.
Por favor, Lena, por favor mantente alejada de ellos.
Sin ningún tipo de armas, careciendo de habilidades reales de combate, y cuidando de un tobillo lesionado, Yulia sabía que Lena sería una víctima fácil para los dos vampiros que ahora la cazaban. La habían asustado con su fuerza y capacidad de recuperación durante sus breves encuentros con ellos; Sash había sido el más sorprendente, ya que lo había visto muy afectado durante el accidente y luego se levantó y luchó como si hubiera sido nada en absoluto. Imaginando dos vampiros sanos y alertas para encontrar a Lena en la noche causó una pequeña bola enferma de miedo formándose en el vientre de Yulia.

Tengo que conseguir esas espadas y protegerla.

Yulia miró a los vampiros, esperando a que anduvieran fuera de la vista antes de correr hacia su coche. Ahora que ella iba a tener que examinar por la ventana rota del lado del conductor para conseguir entrar para que pudiera abrir el maletero, esta pequeña maniobra iba a llevar más tiempo de lo previsto originalmente.

Lamentablemente, era también más tiempo que Lena sabía que la necesitaba.
Espero tener suficiente tiempo para hacer esto. Desearía saber el momento justo exacto para correr.
Pero no lo sabía, y así el instinto tendría que hacerlo. Yulia siguió observando a los dos jóvenes caminando hacia el borde de la ciudad hasta que sus formas oscuras estaban más pequeñas y sus voces se desvanecieron. Justo cuando estaba a punto de perderlos de vista, una exclamación emocionada le fue llevada de vuelta, flotando en el aire de la noche.

"Yo la escucho! ¡Por allí!"
Las dos figuras desaparecieron, marchándose en el paisaje del desierto oscuro.

Oh Dios, Lena, por favor estate bien.

Con una rápida oración, Yulia se echó a correr hacia el estacionamiento del motel. Bombeando sus piernas tan duro como pudo, dándose cuenta de repente de algunos dolores y molestias residuales desde su caída de la Harley temprano en la noche. No la hizo ir más lento, sin embargo, y mantuvo los ojos fijos en el premio.

La Bestia estaba estacionada en el estacionamiento, la ventana del lado del conductor rota y la puerta cerrada. Fue a través de lo que tenía que hacer mientras corría, aterrorizada de olvidar la coreografía delicada cuando más importaba.

Intentaría la puerta del lado del conductor. Si estaba bloqueada, alcanzaría a través de la ventana delantera y la desbloquearía. Abriría la puerta y luego se inclinaría hacia abajo en el interior para abrir el maletero. Una vez que tenga el maletero, correría como el infierno y lo abriría. Las katanas están cerca de la parte superior, lo recuerdo mucho. Una vez que tenga las espadas, puedo comenzar a buscar las llaves. Si no puedo encontrarlas, tengo que atraer a esos chicos para que vuelvan y agarrarlos. Yulia jadeaba con fuerza, con la boca abierta mientras corría. Por encima de todo, protegería a Lena.

Yulia llegó al coche, deteniendo su carrera con las manos extendidas plantadas en la ventana lateral. Ella se tambaleó hacia delante e intentó abrir la puerta del coche, encontrándola cerrada. Supongo que ellos no entraron en el coche en absoluto.
Yulia se apoyó en la ventana del lado del conductor destrozada, llorando en voz baja mientras su estómago se rozó contra una pieza irregular de vidrio. Podía sentir el filo excavando en su piel, podía sentir la sangre caliente corriendo por su vientre, pero ella continuó inclinándose mientras buscaba la cerradura del coche con una mano frenética.

Joder, sí! Cuando la encontró, la tocó desbloqueándola y luego se sostuvo fuera de la ventana del coche. Tratando de nuevo con la puerta, soltó un suspiro lleno de júbilo, cuando ésta se abrió.
Ahora abrir el maletero.

Yulia se agachó, buscando a tientas en la oscuridad relativa la palanca que liberaría su maletero. "Vamos, vamos," susurró en voz baja. "Pan comido, pan comido." Encontró la palanca, un momento después, tiró de el y oyó el clic de satisfacción del maletero abriéndose.

"¡Sí!" Yulia siseó. Estaba de pie en un instante, arrancando a la parte trasera del coche.
Fue entonces cuando vio a Sash cojeando hacia ella con sangre oscura en el rostro y la muerte en sus ojos.

¡No!

Él estaba sólo a quince pies de distancia de la parte trasera de su coche, y mientras ella vio que su movimiento se vio afectado debido a sus lesiones, también sabía que él iba a estar sobre ella en cuestión de segundos. Ella no se detuvo mientras se acercaba al maletero abierto.

"Sven! Troy!" Sash gritó en la noche. "Ella está aquí!"
"¡Mierda!" Yulia entre dientes. Salve, salve, la banda va a estar toda aquí en un par de minutos. Ella abrió el maletero y de inmediato comenzó a excavar a través de las diferentes bolsas con las dos manos.

Mientras se acordaba, las katanas estaban muy cerca de la parte superior. Fueron ambas enfundadas en vainas duras, y se apresuró a sacar los sables libre. Se obligó a prestar atención a la preparación de sus armas, y no detenerse en la amenaza que se acerca su espalda.

Yulia saltó cuando una mano grande palmó en el hombro hacia abajo, dejando caer una katana desenvainada en la parte superior de una maleta que se encontraba en la parte superior de todas sus pertenencias de la universidad. Un cuerpo pesado presionado contra ella por la espalda, y quedó atrapada entre Sash y el parachoques trasero de su coche. Todavía tenía una espada en su mano derecha, y torció su torso, haciendo balancear el sable alrededor hasta que pudo en un esfuerzo para golpear a Sash.

Su golpe ciego rebotó en el hombro de Sash y él gruñó, y luego apretó contra ella con mayor firmeza. Él estaba fuertemente detrás de ella, y ella comenzó a entrar en pánico a medida que su plan se desentrañaba delante de sus ojos.

Si no puedo ocuparme de él antes de que los otros dos regresen, estoy muerta de seguro.
Yulia luchó contra el vampiro herido cuando él intentaba aplastarla contra la parte trasera de su coche, forzando todo su peso encima de ella. Ella levantó el pie hacia arriba tanto como pudo, golpeando hacia abajo y hacia atrás con toda la furia que pudo reunir. Se las arregló para aplastar su pie, que lo sorprendió en un paso desigual lejos de ella.

"Voy a matarte, joder!" decía Sash entre dientes.

Los ojos color azules se estrecharon y se tornaron fríos. Yulia aprovechó la pérdida momentánea de equilibrio de Sash para empujar su brazo hacia atrás, cogiéndolo en el intestino con el codo. Ella oyó el viento ser noqueado de él, y se dio la vuelta con su espada una vez más.

Esta vez ella lo hizo.

Su katana giró en un arco elegante, y ella vio que se conectaba sólidamente con el brazo de Sash. Ella mantuvo su impulso, incluso después de tocar carne, cortando efectivamente fuera un brazo maltrecho por encima del codo. Oscura sangre rociada desde la extremidad amputada, y ella y Sash ambos se detuvieron un momento para mirar con enferma fascinación.

Sash levantó la cabeza y la inmovilizó con los ojos negros. "Maldita idiota," él susurró. Se tambaleó hacia atrás un paso, y luego rugió con furia en ella. "Mi maldito brazo, perra! Cortaste mi puto"

Yulia puso fin a Sash furiosa con otro golpe vicioso de la katana, ésta barrió a través de sus hombros, quitando su cabeza del cuello. Su boca permaneció abierta en señal de protesta cuando su cabeza golpeó el suelo.

Su cuerpo decapitado siguió unos momentos después.

Yulia se quedó mirando la carnicería en la incredulidad. Creo que voy a vomitar. Ella levantó el brazo que sostenía la espada, examinando su piel manchada de sangre en la luz de la luna. No puedo creer que acabo de hacer eso. Ella dejó caer el brazo a su lado, sin dejar de mirar hacia la oscuridad. Y tan fácilmente, por cierto.

Distantes gritos rompieron a Yulia de nuevo a enfocarse.

Voy a tener que tratar con ello más tarde.

Se dio la vuelta donde se detuvo, metiendo la mano en el maletero para recuperar su katana perdida. La espada en cada mano, la derecha cubierta de sangre, se dio la vuelta y se alejó del maletero de su coche. Ella plantó los pies en el suelo, a varias pulgadas de distancia, y tomó otra respiración profunda, calmada.

Girando sus katanas delante de ella en un elaborado kata (*), Yulia se giró y se enfrentó a la dirección en la que Troy y Sven habían corrido después de Lena. Terminemos esto ahora, pendejos.

Yulia escuchó gritos distantes cada vez más fuertes. Otra respiración profunda, y luego Yulia grito en la noche. "Vengan a buscarme, hijos de puta!"


Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 802
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Menos mal

Mensaje por Zanini-volk el Miér Sep 21, 2016 6:38 am

Que susto! Menos mal el plan salio como era.

Zanini-volk
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por SandyQueen el Vie Sep 23, 2016 2:52 pm

Sash, Sven y Troy xD no pude dejar de imaginar sus caras xD

Bastante buenas las continuaciones (Y) Esta en específico me tenía con el alma en un hilo xD

En espera de lo que sucederá cuando vayan esos HDP por la morena D:
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 29
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Mar Sep 27, 2016 9:53 pm

CONTI



Lena se rasgó a través de los matorrales del desierto a una velocidad vertiginosa. O al menos lo más cerca posible de vertiginosa como pudo conseguir con mi tobillo sintiéndose como que quedó aplastado con un mazo. Podía oír a los dos jóvenes vampiros detrás de ella, mucho más cerca de lo que le hubiera gustado.

"Hey, perra!" uno de ellos silbó desde fuera de al lado. "Podemos oírte."
"Podemos verte," el otro intervino, "y es sólo cuestión de tiempo antes de que te probemos."

No les creo. Lena se obligó a mantenerse en movimiento, aunque su corazón se sentía como si fuera a explotar en el pecho con el marcado miedo. No creo que me vean todavía, pero lo harán muy pronto.
Por primera vez, Lena se preguntó si no sería capaz de volver de nuevo a la zona del estacionamiento después de todo. Ella estaba corriendo afuera en el desierto, atravesando nuevamente detrás del motel. Ella dio la vuelta y buscó su objetivo con fríos ojos verdigrises. Dios, esto está muy lejos. ¿Cómo voy hacer para llegar allí sin ser descubierta?

La cabeza de Lena se azotó rápidamente en la repentina sensación de que alguien estaba gritando en la distancia. Ella redujo sus pasos, ladeando la cabeza para escuchar el débil ruido. "Ella está aquí!"
¿Qué carajo?
El grito había venido demasiado cerca de la ciudad para ser cualquiera de sus dos perseguidores. De hecho, oyó las pisadas fuertes detrás de ella; siguió moviéndose, pero escuchó atentamente cuando Troy gritó a su amigo.

"¿Era Sash?"
Sash! Lena apretó el paso, con la intención de volver a la ciudad mientras dos de ellos estaban distraídos. Su tobillo parecía palpitar aún más dolorosamente como latidos de su corazón sonando fuerte en sus oídos. Por favor, permítele que haya llegado al coche bien.
Lena viró hacia atrás en la dirección de la ciudad, lanzando rápidas miradas a su izquierda en un esfuerzo por identificar a los dos vampiros que la andaban buscado. Vio una forma oscura en la distancia, moviéndose brevemente antes de desaparecer en la negra noche.

"Mierda, es esa perra"
"Vamos, vamos a volver! ¡Vamos!"

Lena escaneo el área a su izquierda mientras corría, buscando el origen de las voces. Se tambaleó un poco cuando dos figuras negras saltaron fuera de la oscuridad. Ellos corrieron hacia atrás en la dirección de la ciudad, unos cincuenta pies delante de ella. De repente Lena no estaba preocupada sobre volver sin ser vista; estaba aterrorizada de que no había manera de que llegara al coche de Yulia antes que ellos.
Y eso significaba que una lucha era inevitable.
Lena tragó con fuerza, empujándose a sí misma aún más rápido en la búsqueda de los vampiros que corrían de regreso a la ciudad. Ella ya no trató de estar tranquila, segura de que los dos chicos sólo estaban preocupados por alcanzar a Yulia y ya no estaban preocupados por saber dónde ella podría estar.

Ella pensó que Yulia podría ser capaz de tomar a dos de ellos con sus katanas, pero qué pasaría con tres? Incluso con la herida de Sash, no es como si él fuera ... humano. Él realmente podría arruinar esto. Lena corrió tan fuerte como pudo, luchando contra la creciente distancia entre ella y los dos jóvenes en frente de ella. Tengo que volver allí y ayudarla.

"Vengan por mí, hijos de puta!"

El grito de Yulia atravesando la noche, hizo a Lena tropezar otra vez. Ella se extendió y se contuvo en dos manos plantadas en la tierra, haciendo una mueca por el dolor raspando contra sus palmas. Con un gruñido frustrado, ella se apartó y se puso de pie, bombeando los brazos mientras corría tan rápido como le permitiría la lesión.

Voy también, querida.
*****

Yulia mantuvo sus ojos en movimiento, explorando el perímetro de la gasolinera en el extremo de la ciudad. Ahí es donde ellos corrieron. Cuán lejos pudieron haber ido? Ella giró en un círculo donde estaba parada, mirando por encima de la otra gasolinera, el restaurante, y luego detrás de ella en el motel. ¿Dónde diablos están?

Ya había buscado sus llaves. No estaban en el coche, y no estaban en el suelo donde ella podía ver. Ella no estaba dispuesta a ponerse de manos y rodillas para mirar debajo del coche, por lo que iba a tener que asumir que ya sea Sven o Troy las tenían.
Eso si la Bestia se ponía en marcha en absoluto.
Yulia se rió en voz alta, asustada por el ruido sin sentido del humor. "Este ha sido un infierno de una noche," murmuró en voz alta.
Lena, será mejor que estés bien. Yulia se giró de nuevo, sosteniendo sus katanas listas. Espero que ella sólo se quede atrás y deje que me ocupe de ellos.

"Vamos, pendejos! ¿Dónde están?" Yulia gritó. Aléjense de mi chica y métanse con alguien que puede patear sus traseros lamentables!
Yulia escuchó el silencio del desierto, inclinando la cabeza y mordiéndose el labio en concentración. Ella se esforzó por escucharlos aproximándose, deslizando sus ojos de un lado a otro. Ella no quería quedar atrapada por sorpresa.

Vio primero como una larga sombra oscura se escurrió entre el motel y la gasolinera. Ella entrecerró los ojos, tratando de distinguir su forma. Azotando su cabeza alrededor, mientras observaba su entorno para asegurarse de que no estaba flanqueada. Al no ver ningún otro movimiento, volvió sus ojos a la zona donde su enemigo acechaba.

"Te veo, idiota! ¿Por qué no vienes y luchas como un verdadero monstruo?"

Yulia mantuvo su voz firme y segura, incluso cuando sus rodillas empezaron a temblar. Ella sabía que era un buena luchadora, y excelente con las espadas, pero una combinación de miedo y rabia le hizo temblar hasta la médula. Tomó un par de respiraciones profundas, inhalando y exhalando con una calma forzada.
Más movimiento; la sombra se deslizó aún más cerca.
Yulia giró la cabeza de nuevo. ¿Dónde está el segundo?

"Voy a patearte el culo," Yulia gruñó, girando la cabeza para mirar hacia atrás en donde se acercaba el vampiro."Ustedes dos jodieron con la mujer equivocada esta noche."

El infierno no tiene furia como una lesbiana en celo negado.
De la nada hubo un silbido, y luego el vampiro delgado - Sven - surgió de entre las sombras y corrió hacia ella. Yulia saltó a pesar de que lo había estado esperando, y luego plantó un pie ligeramente detrás de ella, inclinando su cuerpo para encontrarse con el ataque. Volvió a respirar profundamente, levantando sus katanas en sus manos.
Sven acababa de alcanzarla, y Yulia acababa de empezar a balancear su espada en un arco malvado, cuando, de repente, Troy apareció a su lado derecho. Él manejaba una palanca, que Yulia vio un momento demasiado tarde. Ella saltó hacia atrás para evitar el golpe, causando su propio golpe fallar sin alcanzar su objetivo previsto. Su sable cortó limpiamente el hombro de Sven, sacando un grito enfurecido pero sin derribarlo. La palanca golpeó su hombro, enviando una onda de choque de dolor rugiendo a través de su brazo y su mano.

Yulia dejó caer la espada contra todos los instintos que tenía. Era como si no tuviera otra opción; la palanca chocó contra ella y sus dedos dejaron de funcionar por un momento. La katana cayó al suelo.

"¡No!" Yulia gritó, y dio una fuerte patada a Troy, conectando sólidamente con la rodilla. El muchacho grande hizo una mueca de dolor, y luego giró la palanca hacia ella una vez más. Ella esquivó su golpe, al darse cuenta en un pánico que Sven estaba inclinándose para recuperar su arma caída.

Ella lo pateó, atrapándolo en la barbilla con la punta del pie. Sven cayó hacia atrás en la tierra, tomando la espada con él.
¡Mierda! Yulia no tenía tiempo para pensar en la repentina ventaja de Sven; ella todavía estaba tratando con el furioso ataque de Troy a su derecha. Se balanceó con la espada en la mano izquierda maldita sea, soy mejor con la derecha y se volvió hacia el muchacho, cortando su camiseta, justo por encima de las costillas. Él gruñó de dolor, y luego bajó la palanca de nuevo.

Yulia bloqueó su fase descendente con su brazo, apoyándose en él para entregar un golpe duro a su sección media. Ella sintió que su mano se cubría de sangre caliente, y arrugó la nariz con disgusto. Mirando por encima del hombro, vio a Sven que luchaba por ponerse de pie.
Yo podría estar en problemas aquí.
Yulia odiaba admitirlo, pero estos chicos eran terriblemente fuertes. La pérdida de su katana de inmediato había sido un giro devastador de eventos. Mi sensei (*) estaría avergonzado de ese movimiento. Yulia se permitió una sonrisa mientras ejecutó un ataque furioso en dirección de Troy, dejando un corte largo debajo de su antebrazo. Por supuesto, él en realidad nunca me entrenó para encargarme de vampiros.

Aún así, Yulia estaba empezando a sentirse incómoda con el plan que había parecido tan bueno. No estaba preparada para aceptar la derrota todavía, e iba a luchar hasta el final, pero por primera vez consideró la posibilidad verdadera de que podía perder. Dos vampiros armados, alertas y encabronados no eran lo que ella siempre quiso afrontar.
Por desgracia, estaba claro que no tenía otra opción.
Sven se puso de pie, cogió su espada en la mano derecha. La levantó, balanceándose hacia atrás y adelante con facilidad casual, y la fijo con los ojos llenos de odio. Yulia dio un paso hacia atrás a la defensiva, ganando una cierta distancia de Sven sonriendo y Troy jadeando. Ambos echaron una mirada hacia sus propias armas, y luego uno sobre el otro, hasta que finalmente elevaron sus brillantes miradas para descansar en ella. Ellos sonrieron al unísono, mostrando sus colmillos de una pulgada de largo en cruel placer.

"Eso es lo que piensan," Yulia murmuró en voz baja. Ajustó su postura, rodó su cuello de lado a lado, y luego lanzó un grito de guerra enojado que inició de nuevo la lucha.

Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 802
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por SandyQueen el Mar Sep 27, 2016 10:22 pm

¡Wow! que genial pelea Shocked muy buen capítulo... a ver que sucede con Yulia... Espero que Lena pueda ayudarla Shocked

En espera de la continuación Wink
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 29
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.