PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Oct 05, 2016 12:42 am

CONTI


Lena jadeó en voz alta mientras se acercaba al escenario de una batalla épica en el estacionamiento del motel. Para ver a los chicos contraatacar a Yulia uno con algo que parecía una palanca, y el otro con una de los propias katanas de Yulia asustada Lena más allá de la razón. Aunque la cara de Yulia estaba puesta en determinación tensa, y ella respondía a cada uno de los ataques de los vampiros con lisas maniobras defensivas, Lena podía ver su fatiga y su sutil preocupación.

Ella no estaba del todo segura de que pudiera ganar.

Lena sintió el pánico engullir su estómago en la realización, y se detuvo en frente del restaurante. Ella estaba a veinte pies de distancia de donde Yulia estaba luchando contra los dos vampiros, observando desde las sombras de otro pequeño estacionamiento. Lena estaba congelada en el lugar, sin saber lo que podía hacer para cambiar el rumbo de la lucha.

Si corro ahí, sólo voy a distraer a Yulia. Sentirá como si tuviera que preocuparse por mí, y ella tiene que concentrarse en lo que está haciendo en cambio. Lena abría y cerraba los puños, con los brazos colgando sin fuerzas a los costados, y cambiando su peso de su tobillo lesionado. Si tan sólo pudiera distraer a esas dos cosas y no a Yulia, tal vez ella podría tomar ventaja. Ella cambió su peso de nuevo, considerándolo. Tal vez.


(*) Sensei es el término japonés que designa a un maestro, un sabio o a una persona docta


Yulia lanzó una serie de golpes y patadas a sus atacantes, manteniéndolos a raya con sus golpes y su espada. Podía ver que Yulia había conseguido un número de golpes a los dos chicos; la sangre corría por el brazo de Troy, y el otro se tambaleaba con sus lesiones.

¿Cómo puedo distraerlos sin distraerla al mismo tiempo?

Lena dio un par de pasos más y luego se detuvo, con un ritmo de ida y vuelta por unos frenéticos momentos. Piensa, Lena. Piensa. Alzó la vista en la lucha, siseando en simpatía cuando la palanca apenas rozó la cadera de Yulia. Vamos, nena, mira hacia mí. Basta con mirar hacia arriba para que sepas que estoy aquí. Vamos.

Lena se quedó mirando a la morena con intensos ojos verdigrises.

¡Vamos!

Yulia esquivó debajo de una oscilación salvaje de la katana del vampiro delgado, pateándolo bajo y cogiéndolo del tobillo. Él aulló de dolor y ella se enderezo, girando la cabeza para mirar directamente hacia donde estaba parada Lena.

Lena no podía ver la expresión en los ojos de Yulia y no vaciló por un instante, ya bloqueando un golpe brutal de la palanca. Ella no dio ninguna indicación de que había visto a la mujer morena, pero Lena sabía. Era hora.

Con pocas opciones y no dispuesta a esperar más tiempo, Lena abrió la boca y gritó lo primero que le vino a la mente. "Tiren sus armas de mierda o juro que les disparo a los dos!"

Los dos chicos se estremecieron, y Troy balanceó la cabeza en la confusión para buscar la fuente del ruido. Lena levantó frenéticamente sus manos en una pantomima ordinaria de apuntar con un arma en el último momento. Por si acaso.

La distracción momentánea fue suficiente para Yulia. Troy buscó en la oscuridad por Lena, y sus ojos se posaron sobre ella al mismo tiempo Yulia hizo su movimiento. Ella echó la espada hacia el vampiro delgado, atrapándolo en el antebrazo. Lena observó con horrorizado asombro como su mano de la espada fue tomada justo por encima de la muñeca.

La segunda katana de Yulia cayó al suelo.

Así es, querida! Lena bombeó un puño en el aire en señal de triunfo. Si el tobillo no estuviera hinchado y palpitante, ella hubiera explotado en un baile de victoria. Enséñale!
El buen humor de Lena desapareció en un instante sin parpadear cuando Troy de repente se volvió para afrontarla. A pesar de la pérdida de su mano, el vampiro delgado todavía estaba vivo y coleando literalmente y Yulia estaba preparada para defenderse de Troy mientras trataba de acabar con él.

Nadie estaba totalmente preparado para Troy despegara en una repentina carrera hacia donde Lena estaba parada y observaba.
Tropezando hacia atrás unos pasos, Lena jurando y cojeando mientras sacudía su tobillo lesionado. Troy se acercaba rápidamente, corriendo a una velocidad inhumana, y Lena fue fríamente consciente de que no tenía ninguna posibilidad dejarlo atrás. No cuando estaba herida, y probablemente ni siquiera si estuviera sana.

Lena no sabía qué hacer. Podía correr hacia Yulia, tratando de esquivar al chico, y esperando llegar a la morena letal antes de que Troy pudiera agarrarla. Podía correr en el desierto, aunque dudaba que ella sobreviviría si eligía esa opción. No, eso es lo que la mujer idiota en la película de terror haría. Si quiero sobrevivir, tengo que hacer lo que la chica de la película de terror no haría.

Los ojos de Lena estaban clavados en la forma de Troy, que se hizo más grande cuando se acercó a ella. Otros diez pies y él estaría encima de ella.
Siempre podía esperar por una cómoda deus ex machina (*).

Cinco pies más.
O quizás sólo sobre pensar un poco más la maldita cosa hasta que él me logre matar.
Y entonces Troy estaba cayendo encima de ella, empujándola hacia atrás unos pasos y estuvo a punto de tumbarla. Él no la golpeó con la palanca, y una vez que Lena se recuperó de su sorpresa, respondió con un empujón violento propio. Troy cayó hacia atrás y aterrizó pesadamente sobre su espalda; fue sólo cuando Lena oyó el sonido húmedo repugnante de un sable rasgando a través de la carne que ella bajó la mirada hacia el cuerpo inmóvil.

El sable largo, delgado de la katana empujado hacia arriba de su pecho, la empuñadura obviamente atrapada entre él y el suelo. La espada estaba cubierta de sangre. Lena observó mientras más oscura sangre fluía de debajo el cuerpo del vampiro, extendiéndose en una gran piscina alrededor de su sección media. Ella levantó la mirada hacia el rostro de Troy, viendo shock y odio ardiente allí, y observó en silencio mientras un delgado hilo de sangre goteaba por la comisura de la boca.

Troy manejó una tos húmeda, mirando hacia ella. "Perra," escupió. Él soltó la palanca de su mano y traqueteo inútilmente en el suelo. Cerrando los ojos, murmuró: "Voy a matarte, perra."

Los ojos de Lena estaban muy abiertos mientras observaba al vampiro desangrarse. "No, no lo harás," respondió en un susurro. Él no lo hará, se repetía. No puede.
Aturdida, Lena levantó la cabeza y encontró a Yulia colocada de nuevo cerca del borde del estacionamiento del motel, devolviéndole la mirada. El vampiro delgado yacía inmóvil en el suelo detrás de ella; Lena no podía contar en cuántas piezas Yulia le había cortado, pero estaba segura de que él no iba a estar levantándose.
Ella movió sus ojos de nuevo a Yulia. La morena estaba temblando.

(*) Es una expresión latina que significa «Dios desde la máquina

Lena echó una última mirada hacia abajo a Troy, que ya no se movía, y luego pasó por encima de él para caminar hacia Yulia. La temblorosa mujer la vio acercarse, mirándola con ojos ciegos.
"Pensé que él iba a atraparte," Yulia susurró cuando Lena la alcanzó. "Pensé... no pensé que pudiera detenerlo."

Lena extendió la mano y tomó las manos frías de Yulia en las suyas. "Lo hiciste," recordó a Yulia. "Lo detuviste." Dando un paso adelante y tirando a Yulia en un abrazo flojo, Lena se inclinó y besó el cabello sedoso. "Gracias."

Yulia sacudió la cabeza, colocando sus brazos entre ellas y envolviéndolos alrededor de su estómago. "No creo ... quiero decir, yo no sabía que podía hacer eso con una katana, pero no sabía qué otra cosa hacer-"

"Yulia" Lena interrumpió el balbuceo de la mujer. "Se acabó," ella calmó. Se agachó y separo los brazos de Yulia de su vientre, tirando de ellos alrededor de su cintura para que la mujer más pequeña devolviera su abrazo. "Se acabó."

Yulia dio un paso atrás y levantó la mirada hacia ella, una emoción no identificable brillaba en los ojos color azul. Se quedó en silencio durante un minuto, y luego asintió con la cabeza hacia Lena.
"Se acabó," ella estuvo de acuerdo. Yulia lanzó una mirada sospechosa alrededor, ojos inteligentes recorriendo cada esquina de la ciudad. "Y tenemos que salir de aquí antes de que no sea más".

Mirando hacia atrás en Lena, dijo, "Vamos a encontrar las llaves y salir de aquí. Revisa al pequeño sé que está muerto y yo me encargó de este." Ella señalo con la cabeza hacia abajo a Troy, cuya boca se había abierto para revelar colmillos grotescos.

Lena dio un paso lejos, hacia el coche y un cadáver horriblemente desmembrado, antes de parar y girarse para fijar a Yulia con ojos incrédulos. "No tienes las llaves?"

Yulia le dio una sonrisa irónica. "Oh, bebé, era aún más aterrador de lo que pensabas. Créeme."
Lena asintió, dando un paso hacia atrás cojeando hacia el Civic. "He decidido esperar hasta mañana para darme cuenta de cuán escalofriante era todo esto."

Yulia se rió entre dientes detrás de ella. "Eso es probablemente lo más prudente."



CONTI


Lena logró una sonrisa incluso mientras miraba hacia abajo a una dispersión de las partes sangrientas del vampiro. Se acabó, se repetía. Sólo atraviesa esta parte, y se acabó.

Lena miró hacia atrás por encima de su hombro a Yulia. Terminó.
"Hey," Lena llamó a la morena. Yulia miró con las cejas levantadas, y Lena dio a la mujer más pequeña una sonrisa casual. "Así que todavía conseguiremos esa cama?"
Yulia la recompensó con una risa gutural. "¿Después de todo esto?" preguntó. "Puedes apostar tu culo."

Lena se dio la vuelta, se arrodilló y comenzó a excavar a través de los bolsillos de un vampiro muerto con una enorme sonrisa en su rostro.



Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Más

Mensaje por Zanini-volk el Miér Oct 05, 2016 2:11 pm

Pero que corto

Zanini-volk
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por SandyQueen el Miér Oct 05, 2016 10:58 pm

En espera de más Very Happy
Seré paciente ya que estás haciendo tres adaptaciones Wink

Saludos y gracias!
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Mar Oct 11, 2016 10:24 pm

Los dejo con el final de esta historia espero que haya sido de su agrado pronto vendré con una nueva historia Smile



Ella estaba temblando.

Yulia lanzó una mirada de soslayo a Lena, que estaba sentada en el asiento del pasajero con los brazos cruzados sobre el estómago. Parecía pequeña y asustada, muy diferente de la mujer muy segura que había encontrado las llaves en el bolsillo de Sven con un grito de alegría y un baile de victoria improvisado.
Esto está golpeándola.
Lena miraba fuera de la ventana con ojos atormentados. Yulia la miró de nuevo, viendo los músculos de la mandíbula aglomerados y tensos por debajo de la piel alisada blanca suave. Los acordes tranquilos de Pink Floyd ahogaron el sonido de la respiración de la mujer pelirroja, pero podía ver el sutil toque de las fosas nasales en la luz de la luna.
Debería decir algo?
Habían charlado sobre todo tipo de cosas sin importancia atrás en Dark Springs, sentadas en la Bestia y persuadiendo lentamente al coche viejo a la vida. Su conversación había continuado cuando se detuvieron en la Harley de Lena, moviéndola a un lugar seguro donde pudieran dirigir un camión de remolque en la mañana y agarrando la pequeña bolsa atada a ello. Mis cosas, Lena había explicado con un rubor. Mi diario, cepillo y pasta de dientes, cepillo para el cabello ...
Y después de eso, la conversación se había detenido.
Había mucho que Yulia quería decir a su nueva amiga, pero no tuvo el valor de abrir la boca. No estaba segura de exactamente cómo se sentía o incluso cómo se debía sentir y no quería entrar en pánico a Lena con sus emociones desordenadas. Yulia dejó escapar una respiración constante, mirando a la franja de carretera iluminada por los faros.

Quiero algo más que sólo esta noche. Se mordió el labio inferior mientras admitía la verdad. Una mujer como ella, una noche podría no ser suficiente ... y la mitad de mi noche fue robada por los chupa sangre vándalos.

Lena suspiró profundamente a su lado, alzando y pasando los dedos por su pelo rojizo. Yulia estudió su perfil fuerte por el rabillo del ojo. La motorista era absolutamente sorprendente bajo la luz de la luna.
¿Por qué demonios tuve que conocer a alguien como ella en tales circunstancias jodidas? Yulia suspiró y movió sus ojos de nuevo a la carretera. Me gustaría que simplemente hubiera sido mi vecina cuando regrese a Chicago, o tal vez alguien que conocí en el club con Katya.
Alguien pero una aventura de una noche realmente he empezado a preocuparse.

Todo el horror de la noche había dejado a Yulia hiper-consciente de su entorno, y era al instante consciente de que Lena estaba temblando a su lado. Yulia movió sus ojos hacia su amiga y abrió la boca, pero la cerró antes de hablar. Las palabras todavía no llegaban.
En cambio, Yulia extendió una mano tentativa para encontrar los dedos fríos de Lena descansando sobre su estómago. La morena deslizó su mano sobre la de Lena, entrelazando sus dedos sin una palabra. Por un momento permanecieron en silencio de esta manera, ambas presionando contra el estómago suave de Lena, y luego después de un momento Yulia colocó la mano de Lena a descansar en su regazo.
El peso de sus manos entrelazadas sobre el muslo de Yulia parecía consolarlas a las dos.

*****

Lena despertó lentamente, arañando su camino a la conciencia a través de los últimos vestigios de un sueño vago. Tenía la cabeza apoyada contra el asiento, y veía por la ventana más allá del desierto, cuando abrió los ojos. Todavía era de noche, y una luna llena colgaba baja en el cielo.
Un suspiro suave capturó la atención de Lena, y giró la cabeza para mirar a Yulia. La morena estaba sentada erguida en el asiento del conductor, mirando por la ventana delantera con un ceño sutil sobre su cara. La expresión pensativa fruncía su frente, y Lena no pudo evitar sonreír a Yulia con ojos tiernos.
Lena abrió la boca para llamar a Yulia, intentando reemplazar el ceño con una sonrisa tímida y sabiendo que podía hacerlo con una sola palabra cuando de repente un silbido llenó el coche.
Lena brinco en su asiento, inclinándose hacia adelante hasta que golpeó contra el tablero de instrumentos, y se dio vuelta en el horror de ver a un vampiro materializarse desde las sombras en el asiento trasero del coche. Ella no pudo detener el grito que escapó de su garganta. La cara de él era confusa y oculta en la oscuridad. Él alcanzó alrededor del asiento de Yulia con un brazo musculoso, agarrando a la mujer de pelo negro alrededor del cuello y tirando de ella contra el reposacabezas.
Mientras Lena observaba con los ojos muy abiertos, sin dejar de gritar, él se inclinó hacia adelante y llevó su boca hasta el cuello de Yulia, chillando y silvando "Lena!"
La mujer de pelo rojizo se quedó sin aliento, sentándose directamente en la cama del hotel con un ahogado grito de pánico. Unos fuertes brazos envueltos alrededor de sus hombros, y ella no se resistió cuando fue empujada en un fuerte abrazo. Su cuerpo estaba tenso durante un largo momento hasta que registró la sensación del cuerpo desnudo de Yulia contra el de ella, y luego se dejó caer en el abrazo cálido.

"¿Estás despierta, bebé? Todo está bien," Yulia calmó. Acarició con las dos manos arriba y abajo de la longitud de la espalda desnuda de Lena.
"Estaba soñando," murmuró Lena en el pelo de Yulia. Ella apretó a la mujer más pequeña en su contra, y luego se echó hacia atrás en la cama hasta que la cabeza de Yulia descansaba sobre su hombro. Lena apretó sus brazos alrededor de Yulia, no estando dispuesta a dejarla ir ni por un momento. "Yo estaba teniendo una pesadilla."
"Lo sé," Yulia susurró. Giró su cabeza y le dio un suave beso en la clavícula a Lena; manteniendo sus labios contra la piel calentada por el sueño, giró lentamente su cuerpo hasta que yacía de lado junto al marco muscular de Lena. Yulia miró a Lena por debajo del pelo negro despeinado. "Lo siento."

Lena sacudió la cabeza, mordiéndose el labio. No quiero dejarte ir mañana, querida. Ella miró sobre la boca de Yulia, levantando su mano y deslizando su dedo sobre el labio inferior hinchado. "¿Se pondrá bien?" preguntó en voz baja.
Ella observó los ojos de Yulia oscurecerse en la penumbra de la llegada del amanecer. "Sí," Yulia susurró, y luego avanzó hasta sentarse a horcajadas sobre las caderas de Lena.
Yulia puso sus manos a cada lado de la cara de Lena, sosteniendo su mandíbula con dedos suaves, e inclinándose para tomar su boca en un beso lento. Lena gimió en la boca de Yulia, llegando hasta agarrar las caderas de la morena en sus grandes manos. Puso a Yulia abajo contra su cuerpo, gimiendo de nuevo a la humedad que sintió sobre su estómago.

Yulia estaba muy excitada.

Esto vale la pena la espera, Lena reflexionó. Ella se siente increíble.
Incluso con sólo cuatro horas de sueño, Lena se sentía más que lista para continuar lo que no habían tenido la energía de terminar solamente unas pocas horas antes. En el momento en que habían llegado a la ciudad y encontraron un hotel, el miedo y la ira y el cansancio habían dejado su huella. Yulia y Lena habían caído en la cama contentas simplemente de sostenerse la una a la otra, buscando la comodidad de carne-sobre-carne, pero nada más.

Todavía estaba asustada y enojada, y tal vez incluso agotada, pero la adrenalina liberada por su aterradora pesadilla latía a través de su cuerpo y necesitaba desesperadamente una salida para todo ello. El ágil cuerpo de Yulia, caliente y cálido y húmedo, se sentía como la salvación.
Lena deslizó sus manos hacia abajo y agarró las nalgas de Yulia en sus manos, apretando la carne firme y empujando a su amante aun con más fuerza contra su abdomen. Yulia siguió besándola, chupando y lamiendo sus labios y lengua, y meciéndose contra el cuerpo de Lena en un ritmo sin aliento. Lena deslizo sus dedos hacia arriba y abajo sobre la piel sedosa, moviéndose más y más cerca del centro de Yulia en cada pase. Después de un momento encontró el calor húmedo de Yulia con la búsqueda de la punta del dedo; ella trajo dos dedos de su otra mano para compartir en el descubrimiento.
Yulia se apartó del beso y echó la cabeza hacia atrás en placer. Ella cerró los ojos, arqueando la espalda y empujándose en el toque de Lena.

"Sí," Yulia gimió. "Se siente tan bien."

El gemido de Lena mezclado con el de su amante. Ella se agachó y arrastró los dedos de ambas manos hasta la longitud del centro de Yulia, cubriéndolas con su excitación. "Sí, lo haces, querida," Lena respondió. "Tan bien."
Lena se sorprendió cuando Yulia se separó de ella, alcanzando a lo largo del cuerpo de la mujer morena hasta que su boca estaba a la par con dos senos firmes. Lena gimió en decepción, ya que perdió su agarre en el culo de Yulia, y luego gritó de emoción cuando una boca caliente se pegó a uno de sus pezones.
"Yulia," Lena susurró por la sensación. Ella alcanzó y enredó sus dedos en el cabello de su amante, tirando de la boca de la morena, incluso con más fuerza contra su pecho. "Yulia, Yulia, Yulia."
Murmuró el nombre como una oración.
Los afilados dientes mordieron su pezón erecto, y luego tiraron de la piel sensible hasta que pensó que iba a desmayarse. Lena se retorció bajo el cuerpo de Yulia, una mano todavía envuelta en su cabello y la otra errante por su pálida piel y curvas embriagadoras. Ella estaba enrollada tan apretada que sus dedos del pie se curvaron por la intensidad de todo ello; gruñendo profundo y bajo en la garganta en un esfuerzo por aliviar algo de la presión que Yulia estaba creando.
"Te necesito, querida," Lena susurró con la voz quebrada. La confesión la hizo sentir débil y fuerte al mismo tiempo; el gemido gutural que Yulia liberó y la humedad resbaladiza que ahora cubría el vientre de Lena, pudo ver que las palabras tenían un fuerte efecto sobre la otra mujer. "Por favor," Lena dijo. "Por favor."

Con una última lamida a un pezón erecto, Yulia se enderezó y miró hacia abajo a Lena con una mirada caída. Ella todavía a horcajadas sobre el cuerpo de Lena, su centro cerniéndose a meros centímetros de un abdomen blanco y pecoso, y Lena perdió el resbaladizo calor de inmediato.

Lena alcanzó y encontró el clítoris hinchado de Yulia con el pulgar. Inmediatamente, la muñeca fue capturada en un fuerte agarre, y Yulia arrastró su brazo hasta que el dorso de la mano descansaba sobre el colchón al lado de su cabeza. Yulia sacudió la cabeza en amonestación.
Con el ceño fruncido, Lena alcanzó abajo con la otra mano. Deslizando dos dedos a cada lado de la excitación de Yulia, juntándolos en una suave caricia. Una vez más, la muñeca fue capturada y devuelta a una posición próxima a la cabeza.

Yulia se inclinó sobre ella, sujetando ambas muñecas a la cama, y respirando pesadamente junto a la oreja de Lena. Ella se retiró ligeramente, dando a Lena una mirada seria, y luego se inclinó para deslizar su lengua a lo largo de la longitud del labio superior de Lena.
Lena casi se corrió allí mismo.
Yulia trasladó de nuevo su boca a la oreja de Lena un momento después. "Pórtate bien," susurró. Lena jadeó un poco en la orden, y Yulia empujó sus muñecas, incluso con más fuerza contra la cama. "Te portarás bien?"
Lena no confiaba en sí misma para hablar, así que se limitó a asentir.
"Gracias," Yulia murmuró. Dio un beso en la oreja de Lena, tirando del lóbulo con dientes suaves, y luego se enderezó de nuevo. Ella soltó las muñecas de Lena después de un momento, levantando una ceja en señal de advertencia.
Lena asintió de nuevo. Me portare bien.
Yulia parecía una orgullosa diosa de la luz crepuscular. Su pálido cuerpo era flexible y elegante, y Lena alzó la vista en el temor a una mujer que había superado todas las expectativas que había tenido una linda chica en un pañuelo. La fuerza de Yulia era palpable en las líneas de sus músculos y en la inteligencia tranquilidad de sus ojos entornados. Su belleza no había disminuido incluso con los numerosos cortes y contusiones que cubrían su cuerpo.

Yulia se llevó una mano a la garganta, y luego se pasó los dedos sobre una clavícula y hacia abajo a su propio pecho. La morena apretó un pezón rosa pálido entre sus dedos, cerrando los ojos y jadeando de placer.
Lena se retorció literalmente se retorció debajo de ella. Oh, ella es buena.
"¿Quieres esto?" Yulia dijo. Su voz era un susurro gutural que envió una inundación renovada de humedad entre los muslos de Lena. Yulia abrió los ojos y tiró de su pezón, rodando entre sus dedos. Ella lanzó un gemido profundo, meciendo sus caderas contra el aire sobre el estómago de Lena.
Lena asintió una vez más.
Yulia sacudió la cabeza, sonriendo mientras alcanzaba y tiraba en el otro pezón. Ella se mordió el labio mientras complacía a sus pechos, sin apartar los ojos de la cara de Lena. "No es suficiente, muchacha motorista. Quiero escucharte decírmelo." Yulia dejó caer sus ojos de Lena de un momento, mirando a lo largo de su propio cuerpo, y luego dejó caer su mano derecha entre sus piernas. Ella volvió a mirar Lena, lamiéndose los labios con satisfacción. "¿Quieres esto?" repitió.
"Sí", Lena ahogada. Ella abría y cerraba sus dedos, las manos todavía pegadas a la cama al lado de su cabeza. Ella no quería moverse, temerosa de que Yulia detuviera lo que estaba haciendo. "Sí lo quiero."

Yulia le sonrió, acariciando en su centro con su mano. Lena podía sentir los dedos mojados presionando contra su vientre, moviéndose en un ritmo suave sobre el clítoris de Yulia, y ella apretó los dientes en el placer.
"¿Lo haces?" Yulia preguntó. Movió su mano y deslizó un dedo dentro de ella, gimiendo en voz alta y presionando hacia abajo contra el cuerpo de Lena.
Lena sentía como si se ahogara con su excitación. "Te necesito," repitió. Su voz era cruda y temblorosa.
Yulia debe haber tenido compasión de ella, porque pasó la pierna sobre la cadera de Lena y se arrodilló a su lado. Al principio Lena protestó por la pérdida del peso cómodo de Yulia en ella, y luego se quedó en silencio cuando se dio cuenta de que la morena se limitó a retorciéndose alrededor de reposicionarse a sí misma. Antes de que tuviera tiempo para formar un pensamiento coherente, Yulia se había sentado a horcajadas sobre su cuerpo de frente en dirección opuesta. Lena movió sus manos por primera vez desde que Yulia la había refrenado, extendiendo la mano y ligeramente agarrando la parte posterior de los muslos de Yulia mientras se acomodaban a ambos lados de su torso.

"Yo también te necesito," Yulia dijo.

Y luego su voz fue reemplazada por un zumbido en los oídos de Lena cuando hábiles dedos buscaron su clítoris y acariciaron la longitud del mismo. Lena abrió las piernas ligeramente, echando la cabeza hacia atrás y gimiendo su dicha en el toque íntimo. Ella levantó la mirada hacia los resbaladizos pliegues de Yulia, abiertos y expuestos a ella, y extendió la mano para sentir a su amante con una mano desesperada.
Ella era fuego líquido, pesado e hinchado, y Dios, estaba viva. Lena pasó la mano por Yulia, sintiendo sus acciones reflejadas entre sus propias piernas. La simbiosis de su vida sexual condujo la excitación de Lena a alturas vertiginosas, y perdió la noción de quien era la mano de quien, y cuya humedad pintaba su piel. Ella colocó su dedo en la entrada de Yulia, frotando suavemente en su apertura. Cuando sintió a Yulia hacer lo mismo, empujó dentro de su amante con un fuerte gemido.

Yulia se encontró con ella caricia con caricia, y sus cuerpos se movían juntos como uno sólo mientras empujaban entre sí más cerca del borde. Lena ya no podía mantener los ojos abiertos durante más de unos minutos a la vez; se obligó a abrirlos para ver sus dedos moverse entre las piernas de Yulia, y entonces se cerrarían de golpe en otra oleada de placer entregada por la mano de Yulia.

Por último, Lena no pudo más. "Me voy a venir," advirtió a Yulia. Ella alcanzo con la mano izquierda y empezó a frotar el clítoris de Yulia, sonriendo en la forma en que la morena se sacudió y tembló al estímulo añadido.

Era el turno de Lena para sacudirse las piernas y los muslos, y más allá de su control cuando Yulia movió una segunda mano para acariciar el clítoris de Lena. "Yo también," Yulia jadeó.
Lena cerró los ojos cuando oyó cómo la voz de Yulia se hizo eco de la suya. La única cosa que quería más que venirse era que Yulia lo realizara con ella.
"Vente en mi mano, querida," Lena jadeó. Incrementó el movimiento de ambas manos, forrándola y frotando la sensible carne. "Yulia," dijo de nuevo. "Yulia."
"Lena," Yulia gimió, y luego se sacudió y se puso rígida y gritó su liberación.
Ni una sola vez las manos de Yulia fueron despacio, y Lena se vino sólo un momento después de escuchar los fuertes ruidos de Yulia de placer. Ambas gritaron en el silencio de la mañana, sin dejar de dar placer una a la otra hasta que Yulia se derrumbó en la parte superior del cuerpo de Lena, exhausta. Lena mantuvo sus dedos dentro de Yulia y cerró los ojos, jadeando por aire y temblando cuando sintió los músculos de Yulia contraerse alrededor de ella en una serie de réplicas.

Permanecieron en silencio durante un buen par de minutos, simplemente recuperando su fuerza. Finalmente, Yulia se retiró de Lena, forzando un gemido decepcionado de la garganta de la mujer pelirroja. Lamentablemente, Lena retiró sus propios dedos del centro de Yulia, y luego se apoyó en los codos para plantar un beso de adoración en la suave piel del culo de Yulia.

Yulia se rió por encima de ella. "¿A qué ha venido eso?" preguntó, mirando por encima del hombro a Lena con una amplia sonrisa.
Lena levantó una ceja a la morena. "Porque me gustas," respondió ella.
La sonrisa de Yulia se suavizó. "Me gustas, también," susurró.
Lena sonrió a Yulia mientras ella acomodaba su cuerpo, dando la vuelta y estableciéndose a su lado. Yulia apoyó la cabeza en el hombro de Lena de nuevo, lanzando un suspiro de satisfacción. Ella trajo su brazo hasta enrollarse en el estómago de Lena.

"Eso fue incluso mejor que mis fantasías," Yulia admitió.
"Tenías fantasías?" Lena preguntó. Ella estaba secretamente satisfecha.
"Sí," Yulia dijo, y llevó su mano hasta arrastrar las uñas romas sobre el pecho de Lena. La mujer pelirroja se estremeció al tacto. "Tenía fantasías."
"¿Cuándo tuviste tiempo para fantasías?" Lena preguntó, riendo.
"Hace tiempo," Yulia respondió. "Nunca dije que tenía estas fantasías en los momentos más adecuados." Ella sonrió contra el hombro de Lena, volviendo la cabeza para presionar un beso en su cuello.
Lena envolvió sus brazos alrededor de Yulia, tirando de la mujer más baja aún más cerca en su cuerpo. Se mordió el labio y miró por la ventana. El sol estaba saliendo, convirtiendo el cielo en un hermoso color rojo-naranja que indicaba la llegada del nuevo día. Muy pronto estarían llamando a una grúa para obtener su motocicleta, y atendiendo sus lesiones, y recogiendo los pedazos de la noche infernal que acababan de sobrevivir.
¿Y entonces?
Lena suspiro. No tengo nada que perder. "No estoy lista para dejarte todavía," admitió en voz baja. Ella sintió el cuerpo de Yulia tensarse un poco contra el de ella, pero siguió adelante de todos modos. "No siento como... bueno, no siento que una noche sea suficiente."
Yulia se retiró un poco, apoyando su codo en la cama y con la cabeza apoyada en su palma vuelta hacia arriba. Se quedó mirando a Lena con ojos intensos. "Sobre todo una noche como la que acabamos de tener?"
Lena tragó, mirando de nuevo hacia Yulia con una mirada firme. "Y sobre todo no con alguien como tú."
Yulia encontró esto con silencio, y su boca se abrió un poco en lo que parecía sorpresa. Observó trabajar la garganta de Yulia por un minuto, y luego la morena dijo, "¿A dónde te diriges, de todos modos?"
Lena se encogió de hombros. "Yo estaba buscando algo nuevo," admitió. "Yo no tenía un destino final, necesariamente."
Los ojos de Yulia se movieron hacia la pared, y luego de vuelta a la cara de Lena. Tomando una respiración profunda, susurró, "Chicago es algo nuevo, ¿cierto?"

El corazón de Lena dio un vuelco, y luego comenzó a golpear el doble de tiempo. Me he sentido sin rumbo desde que murió papá... y tal vez esto es lo que estaba buscando. Ella miró a los tentativos ojos color azules, alzando la mano para acariciar la mejilla de Yulia. "Sí, Chicago es algo nuevo." Ella tomó una respiración profunda, frotando su pulgar a lo largo de los labios de Yulia. "Tal vez podría intentarlo por un tiempo."
La comisura de la boca de Yulia se curvó hacia arriba en una sonrisa cuidadosa. "Tal vez," susurró ella. Sus ojos brillaban con entusiasmo.

"Tal vez," Lena repitió, y luego deslizó una mano alrededor de la curva del cuello de Yulia empujándola hacia abajo en un beso apasionado.
Se quedaron en la cama hasta que el sol se elevó en el cielo.

FIN
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por SandyQueen el Miér Oct 12, 2016 1:14 am

Muchas gracias por esta adaptación Smile Me gustó y hubo de todo.
Y pues a seguir leyendo más de tu trabajo.

En verdad muchas gracias Very Happy
avatar
SandyQueen

Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 27/02/2016
Edad : 28
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Intenso

Mensaje por Zanini-volk el Miér Oct 12, 2016 4:06 pm

Chama muy intenso, desde principio hasta fin.
Muchas gracias por tomarte tiempo para hacer esto para nosotras.

Zanini-volk
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: PRIMAVERAS OBSCURAS // MEGHAN O'BRIEN - Adaptación

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.