PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por VIVALENZ28 el Mar Oct 18, 2016 11:24 pm

Bueno aquí les dejo una nueva adaptación continuando con la saga de Honor disfruten de esta nueva Smile



Capítulo 1


Jueves

“Voy a matar a quien sea que esté golpeando el techo en la planta baja” Yulia Volkova murmuró, extendiéndose por el cuerpo desnudo de su amante para darle un vistazo al reloj de alarma “Son las cinco y cuarto. No sólo voy a matarlo, voy a desmembrarlo”
“Bebe, espera un minuto” Lena Katina atrajo a Yulia hacia abajo contra su pecho y le acarició la espalda. Enredando sus dedos por el cabello negro, liso y despeinado de Yulia, le dio un beso. Evitó el juguetón primer beso de buenos días-‐te quiero y fue directo al beso profundo y posesivo de tú me perteneces, que pudiera distraer a Yulia de las actividades que tenían lugar en el centro de mando debajo de ellas.

“Mmm” Yulia se relajó encima de Lena y ajustó sus caderas sobre el hueco de la pelvis de Lena “No creas que no sé lo que estás haciendo”
Lena se rió y deslizó sus manos suavemente sobre la espalda de Yulia hacia arriba y abajo,terminando en su firme trasero. Masajeó el trasero de Yulia y la besó nuevamente.

Cuando Yulia gimió y echó la cabeza hacia atrás, Lena arrastró la punta de su lengua por el cuello de Yulia hasta la base de su garganta “Si no lo sabes a estas alturas, entonces he estado haciendo algo mal durante casi un año”
“Sé que piensas que esto va a comprarle, a quien quiera que sea allá abajo, unos minutos más de seguridad”
“¿Está funcionando?”
“¿Qué crees?” Yulia apoyó los brazos a ambos lados de los hombros de Lena y miró el rostro de Lena mientras lentamente se mecía entre sus piernas.

A mediados de noviembre, el amanecer todavía estaba a una hora de distancia y solo contaba con el resplandor de las farolas que bordeaban Gramercy Park para poder ver, pero no importaba. Ella hubiese conocido el olor de Lena, su tacto, los ángulos tallados y planos de su rostro en la oscuridad total. Su corazón latía al ritmo del corazón de Lena y sabía con tranquila e impenitente certeza que si el corazón de Lena dejara de latir, el de ella también lo haría. El latido del corazón de Lena ahora era rápido, fuerte y completo, mientras Lena levantaba sus caderas para encontrarse con las de Yulia. La mandíbula de Lena se apretó y sus ojos se oscurecieron centrándose con fiera intensidad sobre el rostro de Yulia.

“Creo que has comenzado algo que vas a tener que terminar” dijo Lena.
Yulia sonrió, su respiración se aceleró mientras sentía la juguetona anticipación que hacía girar la boca de su estómago “¿En serio?”
Lena extendió su mano entre ellas y acunó el pecho de Yulia. Frotó la yema del pulgar sobre el pezón de Yulia hasta que Yulia capturó su labio inferior entre los dientes y gimió
suavemente “Sí, en serio”
“Si sigues haciendo eso…” murmuró Yulia e inclinándose para lamer el labio inferior de Lena “…voy a terminar primero” cerró sus ojos y presionó con más fuerza con cada empuje y balanceo, dejando que el placer que Lena estaba encendiendo en su pezón avivara la excitación entre sus piernas. Era tan fácil, tan fácil dejar que todo siguiera, perderse a sí misma por unos pocos minutos en Lena “Dios, eso se siente tan bien”

Un fuerte estruendo llenó la habitación y la cama vibró, sus piernas se sacudieron contra los tablones de madera pulida.

Los ojos de Yulia se abrieron “Pero que…”
“Ignóralos” Lena ordenó, cubriendo el otro pecho de Yulia. Rápidamente, apretó y relajó sus pezones “No estabas a punto de…”
“Sí”
“Sí ¿qué?”
“Voy a venirme” susurró Yulia, sus labios se abrieron por el placer.
“Eso es lo que pensé” Lena disfrutó ante la visión de Yulia temblando encima de ella, los músculos de su cuello destacándose al ponerse en relieve mientras llegaba al clímax.

“Oh, así Len. Estoy…” Yulia gimió suavemente y se estremeció ante su orgasmo.
Lena la sostuvo cuando se desplomó y acunó su rostro contra la curva de su cuello. Besó la frente de Yulia mientras Yulia se acurrucaba con ella y suspiraba con satisfacción “La alarma no se dispara hasta las seis. Vuelve a dormir”
“¿Qué hay de ti?” dijo Yulia adormilada.
“Puedes unirte a mí en la ducha”

Yulia murmuró algo que sonó como ¡yupi! y se quedó dormida.
Lena acarició el cabello de Yulia entre sus dedos y observó los patrones de luz que parpadeaban en el techo, mientras la luz del sol penetraba desde el cielo de otoño. El sonido de los martillazos y el chillido ocasional de la tracción de los clavos liberándose de la madera, se filtraban desde el piso de abajo. Las renovaciones en el centro de mando utilizado por los agentes del Servicio Secreto que custodiaban a Yulia, deberían acabar en un día o dos. La misma mañana de los atentados terroristas contra el World Trade Center,cuatro hombres fuertemente armados habían invadido el penthouse del edificio de Yulia que bordeaba el Gramercy Park en Manhattan y casi tuvieron éxito en matarla. El código con el que nombraron el penthouse de Yulia era el Aerie, este había escapado en gran
medida al daño durante el asalto, pero el centro de operaciones del servicio secreto, una planta más abajo, había sufrido un intenso ataque. Yulia no había sido capaz de volver a Manhattan hasta hace unos días, cuando su personal de protección pudo reanudar la vigilancia en el lugar, así como coordinar la seguridad de sus actividades del día a día.
Además de su protección personal, su equipo de seguridad de ocho personas, coordinaba un reconocimiento avanzado de sus muchas apariciones públicas y evaluaba los innumerables informes cumpliendo diariamente con el Programa Nacional de Inteligencia de los dieciséis o más organismos de inteligencia.

Por desgracia, aunque el centro de mando era funcional, quedaban algunas obras por terminar y la tolerancia de Yulia para el ruido y la perturbación se estaba agotando. La paciencia de todos, no sólo la de Yulia, estaba siendo perfeccionada hasta el hueso. Las vidas de los hombres y mujeres que proporcionaban la seguridad vital para la primera hija, así como aquellos que habían sido asignados al equipo especial antiterrorismo OHS de Lena, se habían alterado irrevocablemente la mañana del 11 de septiembre. Para
aquellos que habían dedicado su vida a la preservación de la seguridad de la nación y sus representantes más importantes, la búsqueda desesperada de respuestas y la elevada presión para evitar una mayor tragedia, era una presión constante.

Lena consideró su nuevo equipo, lo mejor de lo mejor fue extraído de otras agencias de seguridad, cuando la Oficina de seguridad nacional fue organizada apresuradamente y el a
fue nombrada subdirectora. Renée Savard, ex FBI, Felicia Davis, antiguo miembro del Servicio secreto, Ricky Sánchez, su nuevo recluta de la ATF y otro más, una hábil agente de la CIA que aún podía ser el objetivo de una célula de terrorismo local y aquellos en el poder que les estaban ayudando. Todos altamente capacitados, todos agentes experimentados. Ninguno de ellos estaba durmiendo bien. Todos ellos luchaban con la
culpa por su incapacidad para prever o prevenir los terribles sucesos de aquel fatídico martes de septiembre. Y ahora vivían con el temor tácito de que podría suceder nuevamente a menos que hicieran algo.

Dos meses después de los atentados, el país se mantenía en alerta roja y el estado de seguridad de Yulia en prioridad número uno. Yulia nunca estaba sin el equipo de seguridad,ni siquiera cuando estaba en casa. La única razón por la que no había un agente en su apartamento en este momento, era porque Lena había sido el jefe de seguridad de Yulia la
mayor parte del año anterior y podía volver a ser un agente cuando fuese necesario. Sin embargo, Yulia se irritaba por las restricciones y por mucho que Lena entendiera y simpatizara con la renuencia de su amante a tener su libertad tan severamente restringido, comprendía incondicionalmente la necesidad de salvaguardar a la hija del presidente. Yulia no sólo era la única hija del presidente, sino que era una importante
figura en la vida pública por derecho propio. El a representaba a menudo a la Casa Blanca en actos públicos y actuaba como diplomático internacional en lugar de su padre. Ella era un símbolo de los Estados Unidos y como tal, su seguridad era casi tan importante como la del presidente.

Lena se movió con cuidado e intensificó su agarre sobre la mujer que dormía entre sus brazos. Yulia ya había sido el objetivo de una bala de un francotirador y el objetivo de un
asalto táctico magistralmente orquestado que casi había logrado asesinarla en su propia casa. Lena había estado a cargo del equipo de seguridad de Yulia en ese entonces y nunca se perdonaría así misma por permitir la infiltración de un traidor a su equipo que casi logró dispararle a su amante. Había sido absuelta de cualquier negligencia en el cumplimiento de su deber, pero ningún informe de absolución de su responsabilidad en el asalto podría mitigar el conocimiento de que había fracasado. No podía permitirse el lujo de fracasar de nuevo. Ninguno de ellos podía.

“No estás durmiendo” dijo Yulia, deslizando la palma de su mano sobre el pecho de Lena “Y no estás relajada. Tu corazón está latiendo como si estuvieses corriendo en un maratón”
“Eso es lo que las repeticiones instantáneas de las buenas partes me hacen” Lena respondió a la ligera.
“Elena” Lena suspiró “Lo siento. No sé por qué no he entendido que puedes leer mi mente”
“No puedo leer tu mente. Pero sé lo que tu cuerpo me dice ¿Que te preocupa?”
“Nada” Lena besó a Yulia antes de que pudiera protestar “Lo digo en serio. Sólo estaba pensando”

Yulia se apoyó en un codo y pasó un dedo por el borde de la mandíbula de Lena “No hagas que lo saque fuera de ti, Len. Eso sólo va a enojarme”
“Estar de vuelta de aquí hace difícil no pensar en lo sucedido”
Yulia acarició el rostro de Lena “Supongo que sería una tontería de mi parte pensar que alguna vez podrías perdonarte a ti misma”
“No es sobre el perdón” dijo Lena “Necesito entender lo que salió mal, para que no vuelva a ocurrir”
“Entiendo esa parte” dijo Yulia “Pero también sé que te culpas a tí misma”
Lena se rió fuertemente “Tomando en cuenta que estaba a cargo, eso parece lo más apropiado”
“¿Ves? Estás empezando a molestarme”
“Lo sé. Lo siento” Lena pasó las manos por el cabello de Yulia y acunó su rostro entre sus manos. Trazó sus pulgares sobre el arco de los pómulos de Yulia “Te amo. No me importa quién es tu padre o la demanda que tiene el mundo sobre ti. Eres la mujer que amo y eso significa que tengo que mantenerte a salvo”

“Oh, Len” Yulia le besó suavemente y luego sacudió la cabeza “Te amo por exactamente las mismas cosas que me vuelven loca”
Lena sonrió “Creo que eso funciona a mi favor”
“Creo que tienes razón”
“¿Es hora de esa ducha?”

Yulia mordió a Lena suavemente en la barbilla “¿Crees que si nublas mi cerebro con sexo olvidaré que estás castigándote por algo que no fue tu culpa?”
“Sé que no dejarás que me salga con la mía, manteniendo la sensación de culpabilidad por mucho tiempo” Lena abrazó a Yulia y la volteó en la cama hasta que ella estuvo acostada
sobre ella “Sé que me amas y quieres protegerme”
“Eso parece una tontería ¿no es así?” dijo Yulia “Yo protegiéndote”
“No, en absoluto” Lena apoyó su frente contra la de Yulia “Me hace sentir segura. El único lugar en el mundo en el que me siento segura es contigo”
“No me hagas llorar, Lena” la voz de Yulia estaba ronca y su mano temblaba mientras pasaba sus dedos por el cabello grueso y rojo de Lena “Has sido herida, casi te han matado, más de una vez. No puedo dejar de ver cada moretón y cicatriz, incluso cuando cierro los ojos”
“Yulia, bebé” dijo Lena con dulzura.
“No. No me hables acerca de los hechos y las cifras y cómo sería cosa de un millón en uno para que pudieses ser herida nuevamente” Yulia sonrió suavizando la aspereza de sus
palabras “Entiendo los riesgos. Ahora es un mundo nuevo y sé que no hay vuelta atrás.Entiendo que todos tenemos que hacer lo que podamos para que sea un mundo más seguro”
Lena se mantuvo en silencio un largo rato “Estaba pensando que una de las primeras cosas que tenemos que hacer es casarnos”

Yulia se rió, algo del peso en su corazón se aligeró “Bueno, estoy contenta de que esté en tu agenda, porque tenemos una cita para hacer precisamente eso en tan sólo diez días”

* * * * *

Diane Bleeker se sentó de golpe en el centro de la cama de matrimonio en su apartamento del Upper East Side con vista a Central Park. El espacio a su lado estaba vacío y con un suspiro, apartó las sábanas y sacó las piernas hacia el suelo. Estaba desnuda excepto por una camisola melocotón pálido y tembló aunque el apartamento estaba cálido. Agarró una bata de seda azul marina de la parte inferior de la cama y se la puso mientras se apresuraba por el pasillo oscuro. No se molestó en encender las luces. La claridad grisácea de la mañana que se filtraba a través de las puertas dobles de cristal del balcón, de la sala de estar, era suficiente para lo que necesitaba ver. Valerie.
Con el corazón hundido, inspeccionó la sala de estar vacía antes de abrir el armario junto a la puerta principal. El abrigo de Valerie estaba allí, pero la última vez que Valerie había desaparecido en medio de la noche, no se había llevado nada con ella.

"Diane, estoy aquí”
"¡Oh!” Diane apretó su bata cerrándola aún más y se dio la vuelta. Valerie entró desde el balcón y cerró la puerta tras ella. Usaba una camisa de algodón de gran tamaño con unos pocos botones cerrados entre sus pechos. Sus piernas estaban desnudas "Dios, querida, debes estar helada”
"Estoy bien” dijo Valerie.

Cuando el a agarró los hombros de Diane con cuidado y le besó, sus manos estaban frías pero sus labios estaban deliciosamente cálidos "Parece que no puede dejar de asustarte.Lo siento”
"No me asustas” Diane frotó los antebrazos de Valerie, deseando poder calentar el lugar frío en su interior. Nunca había estado más consciente de que el amor no siempre era
suficiente y se alternaba entre sentirse enojada e impotente "¿No puedes dormir?”
"Sólo estoy inquieta” Valerie forzó una sonrisa, a través de la cual esperaba Diane pudiera ver. En las cuatro semanas desde que casi había sido asesinada por el mismo fanático patriota que había intentado asesinar a Yulia, había estado obsesionada no por la experiencia cercana a la muerte, sino por los quince años de su vida que había dedicado, a ciegas, a una organización en la cual ya no podía confiar. Reclutada por la compañía al salir de la escuela, había asumido una identidad que había sido creada laboriosamente para ella y con los años había sido muchas personas. Así que muchas personas de las que no estaba segura, habían sido dejadas por completo.

Cuando despertó en la noche, de su estado de nunca dormir tranquilamente, para encontrar a Diane dormida inocentemente a su lado, estaba atormentada con la certeza absoluta de que no merecía la confianza o el amor de esta mujer. Elena Katina pudo haber orquestado tanto su muerte en una explosión en el Atlántico, así como su posterior renacimiento como una agente OHS, pero eso no significaba que la compañía no la hubiese convertido en objetivo para su eliminación. Incluso alguien tan poderoso como Elena Katina no podía protegerla de un tiro en la oscuridad en una calle desierta o un picahielo deslizándose entre sus costillas en un metro lleno de gente. En alguna parte de su mente, siempre había esperado que la muerte viniera de esa manera, con rapidez y de forma inesperada. No temía a su propia muerte, pero estaba aterrorizada de que su sola presencia en la vida de Diane la colocara en un camino dañino.

"Si me dices cuál es el problema, podría ayudarte” dijo Diane en voz baja.
Valerie acarició la mejilla de Diane y la besó de nuevo "No estoy segura de que debería estar aquí. Tal vez sería mejor si me quedara en un hotel durante un tiempo”
"¿Por qué?”
"Alguien podría estar buscándome”
Diane tomó aire temblorosa "Alguien podría estar tratando de matarte”
"Diane” Valerie dijo suavemente.
"No hay ningún propósito en pretender lo contrario. Sé que todavía podrías estar en peligro” Diane tomó la mano de Valerie "Vuelve a la cama”
"No puedo. Tengo que prepararme para la reunión”
"Siempre olvido lo ridículamente temprano que tu gente comienza su día” Diane forzó una nota de ligereza en su voz "Entonces ven a la cocina conmigo mientras preparo café”

Valerie le siguió y en un cómodo silencio molieron café, llenaron la cafetera y buscaron dos tazas mientras esperaban que el café se preparara. Nunca había compartido esos momentos domésticos sencillos con nadie en su vida. Nunca había vivido con nadie, nunca había tenido una relación a largo plazo, nunca se había enamorado. Había amado a otra mujer, una sola mujer y todavía la amaba, pero no con esta necesidad arrolladora que
sentía por Diane.
Valerie se apoyó en el mostrador y Diane puso sus brazos alrededor de su cintura.

"Me dijiste que Lena no había podido encontrar ninguna prueba de que la Compañía o ninguna otra persona te esté buscando” dijo Diane "Dijiste que la cuartada de que habías muerto en la explosión del barco sería suficiente. Especialmente con tu adiestrador eliminado”
"Todo eso es probablemente cierto. Henry era el único vínculo entre a quien quiera que le estuviese informando en la compañía y yo y con él muerto y la cuartada que Lena elaboró
de mi muerte, yo podría ser solo un artículo de línea en la hoja de registro de cualquiera”

Valerie sabía que la falla en el argumento sería que su adiestrador podría haber revelado su identidad, pero no iba a asustar a Diane sobre cosas que no podía cambiar "Así que con
todos los miembros de la comunidad de inteligencia centrados en encontrar quién está detrás de 11/9, probablemente no estoy en la lista de nadie de tareas pendientes”
"¿Pero tú no lo crees?”
Valerie miró hacia otro lado.
"Sé que es difícil que puedas confiar en mí”
"No” dijo Valerie inmediatamente "Confío en ti. Es solo que escúchate a ti misma. Estás de pie en tu cocina hablando acerca de adiestradores y objetivos y cuartadas” Frustrada y
enfadada, odiando la debilidad que la mantenía en la vida de Diane cuando sabía, sabía que estaba mal, Valerie hundió una mano a través de sus cortos y gruesos rizos rubios rojizos. Había cortado su cabello, había cambiado el color, llevaba lentes de contacto verdes para cubrir sus ojos azules, otra nueva identidad, otra nueva historia. Pero en su corazón, mantenía un código, incluso para sí misma "¿Es esto lo que realmente quieres en tu vida?”
"¿Es eso una pregunta retórica?” dijo Diane bruscamente "Porque estoy cansada de responder a ella” le dio una pequeña sacudida a Valerie y la obligó a mirarla a los ojos "Te amo” dijo con lentitud enfatizando cada palabra "¿Qué parte de eso no entiendes?”
"Nada de esto” Valerie cerró los ojos y atrajo a Diane cerca de ella. Eran casi de la misma altura y apoyó la mejilla en la de Diane. El aroma del perfume de Diane siempre se mantenía a lo largo de la línea de su cabello. Había dormido tantas noches soñando con esa fragancia "No tengo idea de por qué me amas”
"Bueno, estoy cansada de decírtelo” Diane besó a Valerie en la boca, luego se trasladó a su cuello "Así que voy a tener que trabajar más duro para demostrártelo. Vuelve a la cama. El café se mantendrá”

Valerie rió suavemente y abandonó todo buen juicio, dejando que Diane jugueteara con ella hasta llevarla a la rendición, por el momento.

*****

Un pelirrojo joven fornido bebía café en una taza grande de papel mientras permanecía en la ventana de su unidad alquilada vigilando el edificio de Yulia Volkova . Justo al otro lado del parque residencial que ocupaba toda una manzana, las luces se encendieron en el piso de Yulia Volkova. Las sombras parpadeaban detrás de las cortinas de lo que debía ser el
dormitorio. Para un observador casual en la calle, las ventanas parecían ser como todas las demás en el edificio, pero él sabía que estaban hechas con vidrio a prueba de balas. El portero que se quedaba en el interior de las puertas dobles, usando un abrigo y uniforme,era un agente de seguridad privado. Un agente del Servicio Secreto estaba ubicado detrás del escritorio.
El agente del servicio secreto Cynthia Parker había estado en ese puesto cuando sus hermanos armados irrumpieron a través de esas puertas, hacía un poco más de dos meses, disparando armas automáticas. De acuerdo con los informes de inteligencia, la agente del Servicio Secreto había matado a uno de sus compatriotas antes de ser abatida. Ellos habían esperado bajas en la entrada y una muerte había sido excelente. Lo que no habían previsto era que Elena Katina dispararía a uno de sus propios agentes sin dudarlo por un momento. Ellos siempre habían planeado que el agente del Servicio Secreto Foster moriría durante el asalto, pero no antes de que hubiese asesinado a Yulia Volkova. Habían subestimado a Elena Katina no una vez, sino dos veces. Eso no podría suceder de nuevo.
Su teléfono celular sonó y sin dejar de mirar a la habitación de la primera hija, respondió.

"¿Sí, señor?”
"Buenos días, coronel” dijo el general Thomas Jefferson Matheson alegremente
"¿Disfrutando de la vista?”
"Sí, señor, muchas gracias, señor”
"Estoy feliz de informarle que tendrá la tarde libre”
El coronel Jonathan Perry frunció el ceño “No debería ser relevado hasta las 1800 horas,señor”
"He sido informado de que nuestra ave volará esta tarde. La recogeremos cuando aterrice”
"Señor, yo preferiría seguirla…”
"Paciencia, Coronel…” dijo Matheson, su profunda voz de barítono extrañamente tranquilizadora "…nuestro tiempo está muy cerca. Tengo planeado algo especial para usted”
"Sí, señor, lo que usted diga, señor”
"Podría utilizar el tiempo libre para comprar un poco de ropa nueva de invierno. Hace frío en Colorado esta época del año”
"Sí, señor” dijo Perry con una sonrisa lenta "Lo haré”


Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por Monyk el Vie Oct 21, 2016 3:09 pm

Genial, de vuelta la continuación de la historia.
Espero que esta si la puedas terminar.
Saludos!!

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por flakita volkatina el Miér Oct 26, 2016 11:41 am

Interesante pero siempre encantada d poder leer mas d esta hermosa saga
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 23
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por VIVALENZ28 el Jue Oct 27, 2016 10:34 pm


[b
]Capítulo Dos
[/b]

Paula Stark se detuvo junto a la puerta de acero reforzado del centro de mando e inspeccionó la larga sala rectangular. Frente a ella, las ventanas que iban del piso al techo daban hacia Gramercy Park. El vidrio estaba reforzado, inastillable e impregnado con filtros para bloquear la penetración de los rayos UV y de infrarrojos, por lo que la vigilancia de vídeo desde fuentes externas era imposible. Los filtros también distorsionaban la visión a través de una mira telescópica láser de alta potencia.
Una estación de monitoreo semicircular, cubierto con receptores de equipos satelitales,transmisores de radio, computadoras y cualquier otra forma de hardware electrónico necesaria para la comunicación y la inteligencia, evaluaba por completo hasta el otro extremo de la habitación. Además, la computadora de alta velocidad y las líneas superficiales mantienen vínculos directos con las Autoridades policiales de New York así como las autoridades de tránsito, en caso de que otro evento como el 9/11 hiciera necesario la evacuación de Yulia Volkova nombre código Egret. Justo ahora, poco antes de las 07 a.m., los agentes del Servicio Secreto de los turnos nocturnos ocupaban sillas rodantes de los escritorios frente al banco de monitores que transmitían continuamente de las cámaras de vídeo montadas encima de la entrada del edificio, el vestíbulo, a lo largo de la salida trasera y en el garaje subterráneo.

"Parece que ellos han terminado” Renée Savard hizo un gesto hacia dos trabajadores que estaban de pie en las escaleras de madera en lo alto de la habitación, remachando escudos antibalas en el subsuelo del piso de arriba. En caso de que una bomba detonara en el centro de mando, el piso de Yulia estaría parcialmente amortiguado de los efectos directos de la explosión "Al fin”
"No pudo ser demasiado pronto para mí” Paula era muy consciente del hombro de Renee casi rozando el suyo y tuvo que recordarse a sí misma el no tocarla. Una hora antes habían
estado acostadas y desnudas en la cama, lo que hacía la transición de ser sólo colegas un desafío. Pero lo que hacía aún más difícil mantener su distancia profesional con Renée era que Renée había estado a punto de morir cuando la Torre Sur cayó y no mucho tiempo después había sido herida en el tiroteo para aprehender al hombre que creían era parcialmente responsable del ataque terrorista. A Paula se le hacía muy difícil no tocar constantemente a Renée para asegurarse a sí misma que estaba viva y bien. Aunque era un poco más alta que Paula, Renée daba la impresión de tener mayor estatura porque había perdido peso y lo que una vez había sido un cuerpo naturalmente esbelto, ahora su figura atlética se había reducido a músculos tensos y hueso. Su tez café cremosa, era tan impecable como siempre, pero sus ojos azules habían perdido su brillo. De hecho, Renée rara vez sonreía y Paula extrañaba no sólo su resplandor, sino su alegría.

Forzó una sonrisa y trató de mantener un tono ligero "Después de una hora de escuchar este estruendo, me duele la cabeza”
"No deberías quejarte” Renée le dio a su juvenilmente apuesta amante morena un golpe juguetón en el brazo "Tus chicos de seguridad consiguieron la habitación con vista y nosotros quedamos atrapados en la parte trasera sin ventanas”
Paula bajó la voz y se burló "Los fantasmas deben estar escondidos en los rincones oscuros”
"No dirías eso si la comandante estuviera aquí”
"Tienes toda la jodida razón que no lo haría” A pesar de que Paula era ahora el jefe del equipo de seguridad de Yulia, ella y los otros miembros del equipo que habían trabajado bajo las órdenes de Elena Katina, antes de que Lena fuese asignada a la OHS, todavía la consideraban su líder.

Paula se estaba acostumbrando a oír que su gente la llama jefe y aunque no dejaba que nadie lo supiera, estaba comenzando a creer que no tenía que llenar los zapatos de Lena para hacer bien el trabajo. Le apretó la mano a Renee por un milisegundo y luego la liberó "Me pondré al día contigo más tarde”
"Ten cuidado” dijo Renée, como siempre hacía cuando se separaban.
"Tú también” respondió Paula. No hablaban de ello, pero sabía que Renée sentía de la misma manera que lo hacía ella.

Amaban sus empleos, amaban su país, se amaban. El peligro era una parte inherente de su trabajo y no era algo de lo que alguien en su posición hablaría al respecto. Pero los acontecimientos insondables del 11/9 les habían enseñado a ellas y a todos los que trabajaban para garantizar la seguridad de la nación,que la muerte esperaba a la vuelta de la esquina. Olvidarlo era una invitación al desastre.
Ninguno de el os lo olvidaría nunca.

*****

Renée se detuvo en la pequeña cocina a medio camino entre el centro de mando del Servicio Secreto y la nueva oficina regional de la OHS. No estaba segura de cómo la comandante había conseguido sacar al equipo de DC y llevarlo al mismo piso del equipo de seguridad de Yulia, pero se alegraba de no tener que preocuparse de que alguien estuviese golpeando sus líneas o hackeando sus archivos. Aquí podían volar por debajo del radar, que era la forma que a todos les gustaba.
Sacó su taza de café fuera de un montón precariamente apiladas en el gabinete de desagüe y la llenó. Oyó voces que venían de la sala de conferencias, mientras caminaba por el pasillo con cautela sorbiendo su café. Era dulce y fuerte. Estaba dispuesta a apostar que la comandante lo había hecho. No importaba a qué hora Renée llegaba a su trabajo,Lena siempre estaba allí primero.
Así mismo, al parecer, estaba Valerie. Lena y Valerie se sentaron en un extremo de una larga mesa de conferencias, tazas de café y archivos abiertos en frente de ellas. Lena golpeaba su bolígrafo sobre la mesa mientras hablaban.

"Buenos días” dijo Renée mientras se sentaba frente a Lena.
Ambas mujeres regresaron su saludo y luego Lena le dijo "Esperaremos a que los demás para informarles oficialmente, pero estoy contenta de que estés aquí. Voy a estar fuera de circulación la próxima semana o algo así y tú estarás a cargo aquí”
"Sí señora” dijo Renée. Hace seis semanas había pensado que su carrera había terminado.

Había recibido una bala en la rodilla durante el ataque al campamento de montaña de Matheson y la lesión era del tipo que podía ponerla fuera de carrera, para cualquier tipo de trabajo de campo en el FBI a pesar de que casi había logrado una recuperación total.
Entonces Lena le había ofrecido algo mejor.
No sólo le había dado un lugar en su recién formado equipo de OHS, sino que le había dado la responsabilidad del brazo antiterrorista de sus operaciones.

"Tú y el resto del equipo tienen que centrarse en la búsqueda de Matheson…” Lena continuó “…mientras yo…” sonrió con arrepentimiento y sacudió su cabeza "…mientras estoy ocupada haciendo cosas de matrimonio”
"Planificación de la boda” dijo Valerie en voz baja y ronca "Se llama planificación de la boda, Elena. Lo sé, ya que es todo de lo que Diane habla en estos días. Creo que ella está disfrutando de tu boda mucho más que tú en este momento”
"No podría ser peor momento para casarme” dijo Lena.
"Con todo respeto, Comandante” dijo Renée " Creo que es un momento perfecto”
Lena levantó una ceja.
"En lo personal, por supuesto, creo que es genial. Pero es más que eso. Tú y Yulia están enviando un mensaje. Están diciéndole al mundo que la vida sigue, que no tenemos miedo, que no estamos vencidos. Que no volveremos a vivir nuestras vidas en el miedo. Están haciendo una declaración por todos nosotros”
"Ah demonios” Lena murmuró "Lo último que quiero es ser un símbolo de nada”
"Yulia siempre ha sido un símbolo y ahora más que nunca” dijo Valerie, sonando extrañamente gentil "Permaneciendo de pie junto a ella es otra manera de decirle al mundo que ella es intocable”

Renée no estaba sorprendida de que Valerie señalara la única cosa que significaría todo para la comandante. La seguridad de Yulia. Valerie y la comandante tenían una historia y aunque el resto de ellos admiraban a Lena y darían su vida por ella, ellos no eran sus amigos, no de la manera en que Valerie lo era. Nadie más que Yulia y Valerie realmente hablaban con la comandante sin un cierto grado de reserva y respeto. El límite era necesario para que el equipo funcionara y aunque Valerie era oficialmente parte del equipo, siempre había estado un poco apartada. Justo como había estado un poco apartada de todos ellos.

"Hacer de Yulia un objetivo no parece una buena manera de mantenerla a salvo” dijo Lena,casi para sí misma.
Valerie extendió su mano como si fuera a tocar el antebrazo de la comandante y luego la retiró "Mientras más visible esté, más estricta será su seguridad. Ella estará más segura en Colorado que lo que podría estar caminando por las calles de Nueva York. Sé que va a ser difícil, pero trata de disfrutar de la próxima semana o algo así”
"Estoy de acuerdo” dijo Renée "Yulia tiene una gran seguridad. Mac y El en están haciendo los arreglos preliminares en las cabañas y sabes que son los mejores en eso”
El en Mark, una agente experimentada, había estado de baja por enfermedad desde hacía casi tres meses después de una lesión que sufrió con la explosión de una bomba. Ella y
Mac Phillips ya se encontraban en la estación de esquí de las Montañas Rocosas donde la boda se llevaría a cabo.
Parte de sus arreglos preliminares incluían la coordinación de planes con las autoridades locales para anticipar la seguridad de la ruta de viaje de Yulia, detallando los planes de evacuación en caso de lesiones o amenaza inminente y el enlace con los representantes de la prensa local.
Lena asintió "Es bueno tener a El en de nuevo en el equipo”
"Y estamos cerca de llegar hasta ese bastardo, Lena” dijo Valerie con calmada vehemencia "Sabemos quién es, sabemos de dónde viene y sabemos dónde estaba su última base de operaciones. Felicia está cruzando las referencias de sus contactos familiares conocidos,ex-‐marinos asociados, graduación de escuela militar, contra los nombres que Ricky está sacando de las listas de vigilancia patrióticas de la ATF y el FBI. Lo encontraremos a través de sus amigos” su mirada se volvió distante y su voz se convirtió en un susurro.
"Los amigos son siempre los eslabones débiles” Renée se preguntó si esa era la razón por la que Valerie parecía no tener amigos, ni familia, ni conexiones con nadie, excepto la comandante y ahora, Diane. La Compañía desalentaba a sus agentes de campo para formar relaciones íntimas, incluso de amistad,porque los amigos podrían estar comprometidos. A menos que fuesen, por supuesto, las relaciones provistas en los períodos que estaban encubiertos. Valerie había estado sola durante años a excepción de su adiestrador, a quien Lena había ordenado que asesinaran pocas semanas antes. Renée intentó imaginar como sería ser violentamente separado de la única relación real que jamás hubieses tenido, aunque fuese una manipulada. La soledad tenía que ser devastadora, pero Valerie no parecía nada más que tranquila y fresca. Y ella tenía a Diane ahora. A veces parecía que el amor era lo único que hacía que todos siguieran adelante. Renée se permitió una breve momento para pensar en Paula y estar agradecida por haberla encontrado, antes de volver a centrarse en la caza del hombre que había ayudado a destruir tantas vidas.

"Tenemos que cavar debajo de las piedras y examinar concienzudamente a través de un pantano de trozos de información sin conexión para conseguir incluso una bocanada del rastro de Matheson…” dijo Lena con amargura "…y todo lo que él tiene que hacer es escuchar las noticias o leer el diario o mejor aún, verificar la maldita web de la Casa Blanca para saber exactamente donde está Yulia” Lena se levantó bruscamente,sorprendiendo a Renée con la tensión que apenas limitaba su cuerpo y la rabia en su voz.
La comandante nunca perdía el control "Mientras la mantenemos atrapada, él camina libremente. Eso está mal”
Renée captó la mirada de preocupación que cruzó el rostro de Valerie por una fracción de segundo antes que su habitual expresión impenetrable regresara. Todos tendían a olvidar que la comandante era un ser humano, porque todos la miraban como su fundamento. Su sentido del deber era absoluto, la claridad de su creencia nunca se nublaba y su certeza sobre el curso de la verdad nunca estaba en duda. Ella personificaba lo que cada agente joven soñaba ser, valiente, honorable y justa. Y para aquellos que la habían visto en batalla, como Renée, su fuerza de voluntad les ayudaba a dejar de lado su propia desilusión y decepción. Lena les ayudaba a creer que la justicia triunfaría. Y en todo esto,ella estaba de pie sola, y eso, Renée se dio cuenta, era injusto. A veces todos necesitaban dejarla ser humano.

"Voy a reunir los informes de la mañana para la sesión informativa” dijo Renée mientras se levantaba "Nos vemos en unos minutos”
Cerró la puerta suavemente al salir.

*****

Lena se quedó mirando la puerta cerrada por un momento y luego se dejó caer en su asiento. Se frotó el puente de la nariz e inclinó su cabeza mirando al techo "Lo siento”
Valerie movió su silla más cerca hasta que sus medias cubiertas rodillas tocaron los pantalones de seda oscuros de Lena. Dejó descansar la yema de los dedos sobre el muslo de Lena "No necesitas pedirme disculpas”
"¿Cuáles son las posibilidades de que el renuncie?”
Valerie consideró mentir ya que Lena, parecía cansada. Más que cansada, su alma parecía agotada. En un momento, Elena había dejado escapar el dolor y la soledad refugiándose en los brazos de Valerie. Ella había consolado a Lena en ese entonces y haciéndolo había encontrado su propio consuelo. No tenía nada tan simple que dar ahora,porque la puerta se había cerrado para las dos. Así que le dio lo que ella sabía Lena necesita. La verdad. "Él no va a rendirse. Él podía haber tenido el plan bien razonado antes de Septiembre por alguna razón, al menos en su mente, por lo que estaba haciendo. No creo que ése sea el caso ahora. Él es un fanático y Yulia es un símbolo de todo lo que busca destruir”
"¿Por qué ir tras ella y no su padre?” preguntó Lena, como si hubiera alguna razón para la locura.
"No lo sé” dijo Valerie "Tal vez porque ella es más real que su padre. La presidencia es una institución más que una persona, pero Yulia es un ser vivo, una mujer que respira. Su pérdida sería atacar el corazón de la gente”
El dolor en el pecho de Lena ante el pensamiento de Yulia lastimada era un dolor real, tan agudo como la bala que había atravesado su carne y derramado su sangre en la acera frente a este mismo edificio. Cuando miró a Valerie, la agonía inundaba sus ojos "Si lo encuentro, voy a matarlo. No haré preguntas”
"Sí” dijo Valerie con calma "Si lo haces y llegamos a eso, me aseguraré de que parezca totalmente justificable”
"¿Así de fácil? ¿Tu total apoyo, incluso si estoy equivocada?”
"No estás equivocada. Las dos sabemos que él es culpable. Es un asesino y un traidor”
"¿Qué pasa con la ley? ¿Qué hay de la justicia?”
"Justicia” dijo Valerie contemplativamente "La justicia es a menudo mucho más simple que las leyes que creamos para definirla. No hay un miembro de este equipo o del equipo de seguridad de Yulia que pondría en duda la rectitud de su eliminación”
"Eso nos hace vigilantes”
"No, eso nos hace soldados y hace que no haya equivocaciones, Elena, esto es la guerra”
Lena puso su mano sobre la de Valerie "No quiero que ni tú o alguno de los otros, se comprometan por mí”
"Eso es una orden que no puedes dar” sonrió mientras entrelazaba sus dedos con los de
Lena "O mejor dicho, puedes darla, pero dudo que alguno de nosotros vaya a escucharla”
"Vaya líder que soy” murmuró Lena.
"Eso es exactamente correcto”

La puerta se abrió y Felicia Davis, una mujer afroamericana escultural que parecía como si
fuese a adornar las páginas de una revista de moda, más que ser una hacker de bases de
datos dijo "Los equipos están ensamblados y hay un mensaje para usted, comandante” su mirada se posó como un parpadeó a sus manos unidas y luego la alejó, su expresión inmutable.
"¿Ustedes dos quieren más café?
"No, gracias” dijo Lena, manteniendo su agarre ligero en la mano de Valerie "Ya vamos para allá”
"Bien”

Valerie esperó hasta que estuvieron solas de nuevo y luego preguntó "¿Sabe Yulia lo mucho que necesitas que se quede fuera del ojo público en este momento?”
"No. Y no voy a decirle”
"¿Por qué no? Si ella supiera lo que esto te está haciendo…”
"No. Todos los que alguna vez la han amado, le han pedido que renuncie a algo y no voy a ser uno de ellos”
"Bien, entonces, sólo tenemos que encontrarlo y asegurarnos que él no sea un problema”
Lena sonrió tristemente "Tengo la sensación que si no lo hacemos, el nos encontrará”


Capítulo Tres

“Ricky ¿por qué no nos traes rápidamente tus principales candidatos?” dijo Lena dirigiéndose al nuevo miembro de su equipo. Ricky Sánchez, de treinta años de edad, con el cabello rizado, oscuro, tez aceitunada y ojos adormilados, había sido asignado recientemente en el suroeste de la ATF. Había ejecutado una serie de operaciones con la DEA cuando sus territorios coincidían. Las drogas y armas de fuego a menudo iban de la mano y ambos eran productos populares para los grupos paramilitares en su uso para la financiación de sus operaciones. Las organizaciones patriotas servían de puente entre los narcotraficantes de México y América del Sur y los comerciantes de los Estados Unidos y el dinero que hacían los rufianes lo usaban para la mercancía de armas. Las armas eran activos valiosos en la negociación con los terroristas extranjeros, que a menudo tenían dinero pero no realmente acceso a los arsenales. Sánchez era lo más cercano a un experto en las organizaciones patriotas que pudieron encontrar y cuando Lena le ofreció la oportunidad de venir a su equipo, saltó sobre ella. Casado y con dos hijos, su esposa le había insistido en salir del campo y cada agente sabía que el antiterrorismo era el lugar más caliente para estar ahora.

"Los patriotas no tienen organizaciones centrales no manejan la jerarquía” dijo Ricky descansando en su silla. Vestía pantalones vaquero de corte de bota, un cinturón ancho de cuero con una hebilla de plata repujada y desgastada labrado a mano por Tony Lamas.
"Estos chicos tienen tanto ego como para realmente trabajar juntos. Todos quieren estar a cargo”

Se inclinó hacia delante lo suficiente para empujar varias teclas en un ordenador portátil pequeño y proyectar una imagen en un monitor de pared. La imagen de tres hombres con disparos en la cabeza, de edades comprendidas entre finales de los veinte y principios de los cincuenta, apareció. Todos estaban bien afeitados, con cortes de cabello al estilo militar y miradas crueles.

"De izquierda a derecha John Jamieson, Robert Douglas, y Randolph Hogan. The White Aryan Brother Hood, the Soldier SOF God y the Homeland Liberation Front. Estos tres son los líderes más radicales de los patriotas, les gusta hacer ruido acerca de devolver América a los americanos, designio de los hombres blancos, pero no hemos sido capaces de ponerlos cerca de los chicos que acabaron con las Torres”
"¿Qué hay de Matheson?” preguntó Lena "¿Cualquier relación con él?”
"Estamos buscando una” Ricky se encogió de hombros "Estos chicos son tímidos y rara vez se comunican por otra medio que no sean teléfonos desechables o reuniones cara a cara.
Incluso entonces, por lo general envían a su segundo o tercero en el mando”
Savard interrumpió "Por otro lado, los secuestradores no fueron particularmente cuidadosos en cubrir sus movimientos después que entraron en este país. El FBI tiene una imagen bastante completa de donde vivían, dónde y cuándo tomaron su entrenamiento de vuelo y las rutas que tomaron para llegar a los aeropuertos. En algún lugar en el camino, se cruzaron con el equipo que atacó el Aerie. No hay manera de que pudieran estar tan coordinados como estaba sin que alguien los organizara desde aquí. Sólo tenemos que encontrar el punto de intersección”

Lena asintió "Estoy de acuerdo. Sabemos que Matheson envió ese equipo a Manhattan para atacar a Yulia. Eran muchachos escogidos de su mano. Lo que significa que él sabía el calendario para el secuestro. No puedo creer que él tuviese a alguien más orquestando esta cosa. Tenemos que dar marcha atrás a sus movimientos” miró a Felicia "En algún lugar, él dejó un pedazo de papel. Utilizó una tarjeta de crédito para el gas, para pagar la cena, pasó la noche en un Motel 6 (tipo de motel en EEUU). Una multa de estacionamiento. Puede que sea difícil de alcanzar, pero no es invisible. Averigüen donde ha estado en los últimos cuatro meses y ubíquenlo con uno de los chicos de Ricky. O uno de los secuestradores”
"Estoy en eso comandante” dijo Felicia “Si él tomó dinero de un cajero automático,averiguare cuándo y dónde”

Lena barrió su mano hacia la pantalla "Todos estos sujetos. Tenemos que saber todo lo que hay que saber acerca de ellos. Ayer”
Un golpe en la puerta llamó la atención de todos y Lena se acercó para abrirla. Stark estaba de pie en el pasillo.
"Perdón por la interrupción, Comandante, pero acabo de recibir una llamada de Egret. Ella nos informó que va ir a DC”
Lena frunció el ceño "No había escuchado sobre eso”
"Lucinda Washburn fue mencionada”
"Ah, eso lo explica todo” dijo Lena con un suspiro. Lucinda Washburn era la jefe de personal de Oleg Volkov y también la más cercana y antigua amiga de la familia de Yulia. Cuando Lucinda llamaba, todos saltaban "¿Cuándo?
"Tenemos un vuelo programado en dos horas, así que pensamos que ud querría saberlo.
Supuse que ud la acompañaría y nos vamos para el aeropuerto en cuarenta y cinco minutos”
"Gracias, jefe. Déjame terminar aquí y estaré contigo”
"Sí señora”

Lena cerró la puerta, pensando que el espectáculo del perro y el caballo, estaba a punto de comenzar. Le habría importado la exposición pública mucho más si no tuviese ganas de casarse. El amor tenía una curiosa manera de cambiar las perspectivas sobre las cosas. Se volvió de nuevo a su equipo "Así es que, vamos a repasar de nuevo ¿Qué sabemos y qué necesitamos saber?¿Y cómo vamos a averiguarlo?”

*****

Lena encontró a Yulia en el estudio, la sección del piso donde Yulia pintaba. El lienzo de 4x5 metros en el caballete frente a el a era un derroche de color rojo brillante, deslumbrantes morados y amarillos chillones. Yulia había aplicado la pintura espesa, en franjas anchas arremolinadas y Lena se sintió casi mareada por el movimiento mientras su mirada hacía seguimiento sobre la superficie. Yulia no solía pintar abstractos, pero lo había estado haciendo las últimas semanas. Cuando Lena se fijó en éste, se dio cuenta de que no era tan abstracto como había pensado al principio.
Ella reconoció lo que estaba viendo. Una bola de fuego. Había visto algo como esto una y otra vez en las repeticiones de los aviones que se estrellan contra las Torres Norte y Sur.
Se preguntó si Yulia había representado conscientemente el infierno que había dado lugar y no sabía si debía preguntar. Después de haber crecido con una madre que era una renombrada pintora y estar rodeada de los amigos de su madre, Lena había aprendido que los artistas se inspiraban de emociones muy personales, profundas y dolorosas,infundiendo su arte con poder y pasión. Tal vez esta era la manera en que Yulia exorcizaba el horror y Lena no se arriesgaría en hacerle daño al preguntarle.
En su habitual vestimenta de trabajo, vaqueros deshilachados y camiseta, con el cabello recogido en un pañuelo rojo, Yulia parecía joven y vulnerable. El corazón de Lena se hinchó y deseó con todo su ser que la vida de Yulia pudiese ser tan simple como la de otras personas parecía ser, que sus días pudiesen estar llenos de amistad, con el trabajo que ella anhelaba y con el amor que compartían. Jazz sonaba en el equipo de música en la esquina, y Yulia no se volvió cuando Lena se acercó.

"Bebe” le llamó Lena en voz baja.
Yulia miró hacia atrás una pregunta se formó en sus ojos "¿Qué pasa?”
Lena sonrió "Nada”
"No. Suspiraste ¿Qué te está molestando?”
"Asustas ¿lo sabías?” suavemente Lena besó a Yulia y puso sus brazos alrededor de su cintura.
"Lena, estoy cubierta de pintura” dijo Yulia tratando de soltarse "Tu traje”
"Olvídate de mí traje” murmuró Lena "Te amo”
Yulia se quedó inmóvil y sus ojos se suavizaron. Enlazó sus brazos alrededor del cuello de Lena y la besó de nuevo "Estoy bien”
"Lo sé” Lena la abrazó, pasando sus manos ligeramente hacia arriba y abajo de su espalda
"Stark me dijo que Lucinda solicitó nuestra presencia”
"Ella llamó después de que saliste para la reunión. Le dije que las dos estábamos muy ocupadas, pero ella insistió en que quería hablar cara a cara” Yulia volteó los ojos "Al menos esta vez no jugó la tarjeta de seguridad nacional”
Lena sonrió "Probablemente la está manteniendo en la reserva”
"Lucinda no tiene nada en reserva. No lo necesita. Siempre tiene un montón de municiones”
"Es cierto” Lena se alejó de Yulia y miró su reloj "¿Tengo que empacar? ¿Vamos a quedarnos una noche?”
"Creo que es una cosa de entrada y salida. Además, no voy a quedarme en DC. Acabamos de llegar a casa”

Lena miró alrededor del piso. Este lugar era el hogar. Al menos uno de ellos, pensó con satisfacción. Acababan de completar la compra de la casa en Whitley Point donde habían estado viviendo intermitentemente durante los últimos dos meses. Esa casa sobre las dunas barrida por el viento era su refugio y al menos una docena de veces al día, deseaba solo poder enviar a Yulia allí con un destacamento de seguridad hasta que algún tipo de cordura restaurara al mundo. Sólo que no era probable que sucediera pronto, o nunca y Yulia no se sometería a ser secuestrada. Incluso por su propia seguridad.

"Entonces déjame hacer algo de trabajo para el vuelo” dijo Lena.
"Tengo que ducharme y cambiarme” Yulia rozó los dedos sobre la mejilla de Lena "Estoy esperando que esto sea acerca de la boda y sé lo mucho que tienes en tu mente ahora mismo. Gracias por hacer esto”
Lena cogió la muñeca de Yulia y rozó los labios sobre los dedos de Yulia "Estoy haciendo esto por mí también. Estoy bien”
"Dilo en una semana” Yulia besó la mejillas de Lena y se alejó.
Lena la vio marcharse, pensando que muchas cosas podían pasar en una semana.


*****

El ala oeste de la Casa Blanca nunca fue tranquila, pero desde el 9/11, el nivel de actividad se había intensificado hasta el punto de que había muy poca diferencia entre el mediodía y la medianoche. Los asistentes trabajaban dieciocho horas seguidas y los empleados dormían en los sofás. Incluso el jefe de personal de la Casa Blanca tomaba siestas en el sofá, que fue donde Yulia y Lena descubrieron a Lucinda Washburn cuando su ayudante Emilio les invitó a entrar en sus aposentos sagrados.

"Lo siento” dijo Yulia cuando Lucinda levantó el brazo que había estado cubriendo sus ojos y miró hacia la puerta.
"Bien, estás aquí” instantáneamente estuvo alerta y luciendo completamente fresca,Lucinda movió sus pies medio cubiertos hasta el suelo y los deslizó en sus zapatos sin mirar. Se acercó al armario y sirvió café. Mirando por encima de su hombro preguntó "¿Un poco para ustedes?”
"No, gracias” dijo Yulia. Ella y Lena tomaron su habitual asiento una al lado de la otra en el sofá "¿Cómo van las cosas?”

Lucinda levantó las cejas mientras se acomodaba en el sillón frente a ellas y tomaba un sorbo de café "Estamos haciendo progresos. Ser capaz de identificar a los secuestradores ha ayudado enormemente con las cosas” Ella cambió su mirada hacia Lena "¿Cómo vamos con la identificación de la célula local?”
"Tenemos una gran cantidad de hilos, pero no hay puntos de conexión todavía”
"Es frustrante que podemos identificar a un líder terrorista a miles de kilómetros de distancia, pero no podamos usar nuestra vigilancia para encontrar un traidor en nuestro propio patio trasero”
"Creo que a eso le llamamos preservación de los derechos civiles” dijo Lena con sequedad.
"Por supuesto” Lucinda estuvo de acuerdo "Sin embargo, es un maldito inconveniente cuando somos atacados por nuestra propia gente”
"Los atraparemos” dijo Lena.
"No hay duda” Lucinda dejó la taza a un lado "Están aquí por otra razón”
"No puedo imaginar que” dijo Yulia.
Lucinda sonrió a medias "Hemos tratado de deslizar tranquilamente el anuncio de tu próxima boda en la rueda de prensa de esta mañana”
Yulia resopló.
"Sí. De repente, el terrorismo global ya no es la máxima prioridad de todo el mundo” Fijó una mirada penetrante en Yulia "Tú lo eres”
Yulia se puso rígido y Lena le tomó la mano.
"Hasta ahora, hemos tenido llamadas de la Coalición Cristiana de la moralidad, Primera Familia, el presidente de la campaña de reelección, varios de nuestros principales donantes, y la Organización Nacional para los Derechos Gay” Lucinda sacudió la cabeza
"Felicitaciones, Yulia. Eres una celebridad”
"Esa no era mi intención” Yulia expresó con dureza. Se levantó bruscamente y dio un paso hacia las ventanas de piso a techo que daba a la Explanada antes de darse cuenta que había hecho ese viaje a través de la oficina de Lucinda en ira o frustración una docena de veces anteriormente. Ni una sola vez el hacer ese viaje le había ayudado a entender por qué su vida privada era de tal interés para tantos y nunca había cambiado el resultado de lo que Lucinda había decidido hacer. Miró a Lucinda.
"¿Cómo lo ha tomado mi padre?”
"Todavía no hemos elaborado su declaración oficial”
"No me importa la línea del partido” Yulia esperaba que Lena no pudiera ver su temblor.
Odiaba que su vida fuese algo que requiriera que su padre consultara con sus asesores
antes de comentar.
"Lo siento” dijo Lucinda suavemente "Tu padre siente de la misma manera hoy en día, así como sintió la primera vez que se lo dijiste. Él te apoya y planea asistir”
"Esa es una muy mala idea” dijo Lena inmediatamente.
"Como suele ser el caso, comandante…” Lucinda dijo con ironía "…estoy de acuerdo con usted. Sin embargo, se habrá dado cuenta de que es un rasgo de la familia Volkov hacer exactamente lo que les plazca, independientemente de lo que sus asesores recomienden”
Yulia se dejó caer junto a Lena "Le pediré que no venga”
"Por supuesto que puedes” dijo Lucinda "…pero no creo que vaya a cambiar de opinión”
"Todavía no hemos considerado una presencia presidencial en nuestra planificación anticipada” dijo Lena "El equipo de Stark no tiene…”
"Tom Turner envió a su gente a Colorado hace varios días. Sospecho que harán un enlace con Mac Phillips y Ellen Marks hoy en día”

"¿Y Stark no ha sido informada?” dijo Lena con incredulidad "Eso es una violación completa del protocolo”
"Estos son tiempos inusuales” dijo Lucinda "El asesor de seguridad del presidente quería hacerlo de esta manera. Mientras que en Colorado, el Jefe de seguridad del presidente Volkov comandará la operación total”
"No me gusta” dijo Lena rotundamente.
"No, no pensé que lo haría y me imagino que la Agente Stark estará de acuerdo con usted”
Lucinda levantó las manos "Por otro lado, no es negociable”
"Tom es un buen hombre…” Lena continuó como si Lucinda no hubiera hablado "…pero no está acostumbrado al tipo de seguridad personal que Yulia requiere. Nadie llega tan cerca al presidente como lo hacen con Yulia”
"La agente Stark permanecerá a cargo de los detalles personales de Yulia, a menos que exista una situación emergente”
"¿Qué es exactamente cuándo Yulia necesitaría la mejor cobertura” Lena se movió en el sofá y tomó las manos de Yulia "Yulia, sé lo que significa esto para tí. Significa mucho para mí también. Pero creo que deberíamos posponerlo”

Yulia estudió sus manos unidas entonces se encontró con la mirada de Lena "Muy bien”
Lucinda cruzó las piernas y cruzó las manos sobre su regazo "Hace un mes eso me habría hecho muy feliz. Desafortunadamente, ahora no podemos echarnos atrás porque muchos ojos están viendo. Además, no podemos hacer que parezca como si tu padre está capitulando al derecho vocal”
"No puedes obligarnos a casarnos” Yulia se opuso. Se pasó una mano por el cabello "Esto es irreal. De repente, quieres que me case”
"¿No lo quieres tú?”
"¡Sí!”
"Bien” Lucinda se levantó, se acercó a su escritorio y llamó a su ayudante "¿Emilio? ¿Está Dana Barnett aquí todavía? Envíela aquí adentro ¿podrías?”
"Dana Barnett” dijo Yulia "¿No es ella…?”
"Una reportera del Washington Chronicle. Sí” Lucinda respondió mientras Emilio mantenía
la puerta abierta para que entrara una mujer de estatura media, usando pantalones arrugados, camiseta blanca y un suéter con cuello en V negro sin forma. Llevaba barro incrustado en las botas de combate y necesitaba un corte de cabello.
Su cabello castaño que le llegaba hasta el cuello estaba enredado y sus ojos marrones profundos estaban ensombrecidos por la fatiga. A pesar de su atuendo casual, se movía rápidamente y recorrió la habitación con ojos penetrantes que parecían disfrutar de todo con una sola mirada.
"Sra. Barnett” dijo Lucinda "Muchas gracias por venir”
Las cejas de Dana se levantaron casi imperceptiblemente "De nada” dijo en un alto resonante "Acabo de llegar en un avión, así que perdone mi atuendo informal” Ella asintió hacia la dirección de Yulia y Lena "Buenos días, Sra. Volkova . Subdirectora Katina”
"Encantada de conocerla” dijo Yulia. Ella y Lena se levantaron y Yulia le tendió la mano.
"¿De dónde viene?”
"El Medio Oriente” dijo Dana algo evasivamente. Ella miró a Lucinda "No se mucho sobre esta reunión, sólo que quería verme”
"Le dije a la gente del periódico que yo la pondría al tanto” dijo Lucinda. Hizo un gesto a la zona de estar "Debe de estar cansada”
"No, de hecho me pasé las últimas seis horas durmiendo en el suelo de la bodega de un avión de transporte militar. Preferiría estar de pie, si no le importa”
Yulia pensó que lo que Dana Barnett no había dicho era que hubiese preferido estar en cualquier otro sitio menos aquí. Casi podía sentir su temblor. Por lo que ella sabía de la reputación de Dana, era una periodista de investigación contundente que cubría temas polémicos en todos los rincones del globo. No dudaba que la asignación de Dana en el Medio Oriente tuviese que ver con el terrorismo.

"Ya que usted ha estado fuera del país…” dijo Lucinda sin problemas, aparentemente ajena a la manera tensa de Dana Barnett "…no ha podido oír que la señora Volkova y la directora adjunta se van a casar la semana que viene”
"Felicitaciones” dijo Dana con ojos cautelosos.
"Como se puede imaginar…” dijo Lucinda "…hay un gran interés de los medios en todo el evento. Para facilitar el flujo de información y ahorrarnos la atención indebida hacia la Sra. Volkova y la directora adjunta, hemos decidió permitir el acceso total a un reportero a la primera hija mientras dure el evento. Cobertura exclusiva que comenzara con las etapas de pre-‐planificación”
Dana deslizó las manos en los bolsillos de sus pantalones y miró de Lucinda a Yulia "Puedo
recomendar excelentes periodistas de estilo de vida que lo harían…”
"Eso no será necesario. Ud ha conseguido el trabajo” Lucinda sonrió.
"Luce” dijo Yulia "¿Podemos hablar un minuto, por favor?” lo último que Yulia quería era un reportero en su cara las veinticuatro horas al día. Ya era bastante malo tener dos veces al día conferencias de prensa.
"Creo que es una excelente idea” dijo Lena.
Yulia se quedó mirándola "¿Qué?”
"Va a limitar tu exposición si los miembros de la prensa se dan cuenta de que no estarás disponible para hacer comentarios improvisados y nos permitirá determinar cuándo y cómo serás entrevistada” asintió con la cabeza "Es una buena idea”
"Es una pésima idea” respondió Yulia.
Dana Barnett se cruzó de brazos, con una expresión divertida en su rostro.
"Me doy cuenta de que acaba de llegar de una misión ardua, Dana” dijo Lucinda
"Organizaremos su transporte hacia Manhattan mañana. Podrá comenzar entonces”
La sonrisa en el rostro de Dana desapareció "Me temo que realmente no puedo”
"No he acordado” interrumpió Yulia.

Lucinda miró su reloj "Y voy tarde para una reunión con el comité de presupuesto. Gracias a todos por venir” se inclinó sobre su escritorio, cogió una pila de carpetas y se marchó.
Yulia y Dana se quedaron mirándola.
"¡Hija de puta!” Dana y Yulia exclamaron simultáneamente.
Lena, sabiamente, no dijo nada.

Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por Monyk el Vie Oct 28, 2016 8:04 pm

Very Happy Very Happy Very Happy

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Nov 02, 2016 10:10 pm

Capítulo Cuatro



Dana respiró profundamente y sonrió con tristeza a la primera hija. La había visto anteriormente en fotografías y en televisión, por supuesto, pero nunca la había conocido en persona. Vestida casualmente, con el cabello suelto y mostrando su temperamento,
Yulia Volkova era incluso más hermosa que la imagen que proyectada a los medios. Dana siempre había admirado su sutil desprecio por los juegos políticos y su tendencia a ser abierta independientemente de la línea del partido. Y el hecho de que ella se haya vuelto más franca sobre su orientación sexual en el último año, había ganado el respeto de Dana.
Como periodista, Dana sentía una saludable admiración hacia el poder de la prensa para hacer o deshacer carreras, así como influir en la opinión pública. Era refrescante conocer a alguien tan cerca de los puestos de poder que no parecía importarle, aunque el manejo de las relaciones entre ella y la prensa debía ser una pesadilla para la Casa Blanca.

"No es nada personal, Sra. Volkova …” dijo Dana "…pero no soy la reportera adecuada para esta tarea”
"No es nada personal, Sra. Barnett…” dijo Yulia "…pero esta asignación no funciona para mí tampoco”

Dana se echó a reír y luego captó la expresión inflexible en el rostro de la Directora Adjunta Katina. Dana no era ingenua, e incluso si no hubiese acabado de regresar de Oriente Medio, habría tenido una muy buena idea de lo precaria que era la situación de seguridad nacional en ese momento. Cualquiera que prestara atención a la escena política y Dana lo hacía, sabía que Yulia Volkova había reducido sus apariciones inmediatamente
después del 9/11 y la Casa Blanca había estado muy vaga con respecto al por qué. Ahora ella estaba emergiendo en medio de la controversia. Demasiado como para mantener un perfil bajo, Dana estaba dispuesta a apostar que era más de lo que la Casa Blanca y la directora adjunta hubiesen preferido. No envidiaba la posición de Katina en todo esto y definitivamente no quería hacerla enojar.

"Estoy de acuerdo con su punto de vista sobre el control de la prensa mediante la creación de una cobertura exclusiva, Directora Adjunta…” dijo Dana "…es una buena idea. Mi único punto es…”
"Creo que usted ha dejado su posición muy clara” dijo Lena rotundamente "Evidentemente, usted encuentra que contribuir a la seguridad de la Sra. Volkova , está por debajo de ud”

Dana se sonrojó. Ella sabía, al igual que cualquier otro periodista de los Estados Unidos y del mundo, en su mayoría, como Elena Katina casi había muerto por la bala de un francotirador destinada a la primera hija. Katina pudo haber tomado la bala porque estaba protegiendo a su amante, pero nadie dudaba que lo hubiese hecho por cualquier persona bajo su protección. Era una auténtica héroe y no había aprovechado su notoriedad en modo alguno. Por un segundo, Dana se sintió insignificante en su deseo de no ser proyectada como reportera de celebridades y la incomodidad avivó su temperamento

"Hay media docena de reporteros del Chronicle a los que podrían asignar y que encajarían mejor que yo y que tienen más experiencia en este tipo de cosas. Soy reportera de campo, por el amor de Dios”
"No importa…” Yulia intervino "…porque no va a suceder” enlazó su brazo izquierdo al de Lena y extendió su mano derecha a Dana "Como he dicho, no es nada personal. Fue un placer conocerte”
"Lo mismo digo” dijo Dana.

Cuando la primera hija y la directora adjunta comenzaron a salir de la oficina, Dana se apresuró tras ellas. Hubiese sido agradable pensar que el asunto estaba cerrado, pero sabía que las cosas no eran tan simples cuando se trataba de la política.

*****

"Fuiste un poco dura con ella ¿no crees?” preguntó Yulia suavemente mientras ella y Lena abandonaban el ala oeste.
"Ella es arrogante” dijo Lena.
"¿Y?”
"Y nada” Lena sacó su teléfono celular fuera de su cinturón y marcó el número de Paula Stark que estaba en el marcado rápido "Estamos saliendo, Jefe” miró a Yulia "¿Lista para ir a casa?”
"Más que lista” Yulia desaceleró su paso en el vestíbulo justo en la entrada del Ala Oeste y volteó a Lena para que le mirara "No sueles darte por vencida tan fácilmente”
Lena sonrió "¿Quién dijo que me estaba dando por vencida?”
Yulia volteó los ojos "Eso es exactamente lo que me temía” miró a su alrededor para asegurarse de que nadie estuviese escuchando, pero todo el mundo parecía tener prisa para llegar a su destino y no les prestaba atención. Sin embargo, bajó la voz por costumbre "No voy a tener a una extraña siguiéndome por todas partes, registrando cada uno de mis pensamientos y sentimientos durante uno de los momentos más importantes de mi vida. Dios, Lena, ni siquiera hago eso en una aparición pública de rutina”
Lena colocó sus manos sobre los hombros de Yulia "Ya nada es rutina, bebe”
"Esto es nuestro” dijo Yulia con vehemencia presionando su mano sobre el pecho de Lena
"Nuestro. No voy a dejar que nadie nos lo quite, ni siquiera Lucinda o mi padre”
"No lo harán. Te lo prometo” Lena la besó suavemente mientras que un infante de marina uniformado que estaba haciendo guardia miraba hacia delante, aparentemente ajeno a ellas "Sin embargo, la prensa va a estar sobre nosotras y eso hace el trabajo de Stark diez veces más difícil. Lucinda tiene razón en esto, Yulia. Es la mejor manera de controlar el flujo de la informatización y mantener cierta distancia entre tú y los periodistas”
"No” dijo Yulia "En lo que a mí respecta, el asunto está cerrado”

Lena no dijo nada, pero sus ojos tomaron la apariencia cerrada como siempre ocurría cuando estaba conteniendo su temperamento.

"Y ni siquiera pienses en sacar el rango conmigo” Yulia expresó con dureza, el esfuerzo por mantener la voz baja le hizo temblar.

Cuando se llegaba a esto, Yulia sabía que lo que ella quería no tenía tanto peso como lo que otros decidían que era mejor para ella. Y una de las personas que tenía esa clase de poder sobre ella era su propia amante. Resentía que la hicieran una espectadora de su propia vida y su solución para eso en el pasado había sido la de afirmar su independencia de cualquier manera que podía. A veces, de maneras que no eran particularmente inteligentes o seguras. Pero ahora tenía algo que le importaba aún más que su propia libertad personal y era su relación con Lena. Cuando las dos cosas que más le importaban estaban en desacuerdo, como ahora, el buen juicio de Yulia a veces sufría como consecuencia de la furia impotente

"No quiero pelear por esto”
"Yo tampoco” Lena se tensó cuando salieron al aire libre bajo el pórtico.

Yulia advirtió como Lena revisaba automáticamente el terreno. A pesar del hecho de que estaban en uno de los lugares más seguros del mundo, Lena no bajaba la guardia. Ella nunca bajaba la guardia. Yulia no estaba segura de reconocerla si alguna vez, realmente se relajaba. Incluso si lo pensaba, Yulia sabía que no había momento en el que Lena no estuviese pensando en el peligro, o en protegerla, o pensando en nada en absoluto.
Cuando hacían el amor, cuando Lena se entregaba por completo a Yulia, la única cosa en su mente, lo único que importaba, era lo que existía entre ellas. Yulia estaba segura de ello, porque esa era la manera en la que ella se sentía también y quería desesperadamente tener esa sensación por más tiempo que esos en los que hacían el amor. No sólo por ella, sino por Lena. Y si tenía que enfrentar a Lucinda y a su padre y todo el maldito mundo para conseguirlo, lo haría.


*****

"¡Dana! ¡Estás de vuelta!”
"Hola, preciosa” Dana se acercó por detrás de un viejo escritorio de color gris plomo con archivadores integrados a cada uno de los extremos y besó la suave piel como seda de la mujer de pelo blanco que guardaba la puerta de la oficina del editor en jefe Clive Russell,con la ferocidad de una Gorgona. Se rumoreaba que Amanda Smith tenía más acciones en el periódico que la mitad de los miembros de la junta, pero prefería su papel de secretaria
a sentarse en las reuniones. Dana tenía la sensación de que Amanda tenía más poder justo donde estaba "Gracias por organizar mi viaje de vuelta”
Amanda se limitó a sonreír mientras su mirada pasaba por el cuerpo de Dana "¿Mal por allá?”
"Mal y empeorando” dijo Dana con seriedad. Tenía la sensación de que no había visto lo último de Afganistán y tomando en cuenta lo que había estado reconstruyendo de sus fuentes del ejército y el Capitolio, Iraq estaba a punto de ser añadida a la mezcla desagradable.

"Esas piezas que enviaste eran horribles” Amanda le tocó el brazo a Dana fugazmente "Y brillante. Como siempre”
Dana se sonrojó ante el cumplido. Amanda había sido conocida por hojear el trabajo de los reporteros y hacerles reescribir el mismo, declarando que sería una pérdida del tiempo de Clive. Sólo un novato discutiría con ella. Dana miró la puerta cerrada del despacho de Clive.
Las luces estaban encendidas, pero las persianas de los dos grandes ventanales frente a la sala de redacción estaban corridas, lo que significa que no estaba disponible "Tengo que ver al hombre”
Sin dejar de sonreír, Amanda negó con la cabeza "Ahora no, no lo harás. Es perder el tiempo. Prueba mañana alrededor de las nueve y veinte. Tendrá unos minutos entonces”
"Es importante”
Amanda le miró fijamente y Dana contuvo el aliento.
Dana nunca sacaba su rango, a pesar de que era uno de los periodistas de investigación de alto nivel y podría casi sacar sus propios tiros en cuanto a lo que el a quería trabajar y cuándo. Era una jugadora de equipo tanto como podía serlo, dado que su naturaleza era ser solitaria. Se había acostumbrado a estar sola desde que era una niña. No tenía hermanos y no encajaba con los otros niños de su barrio de la clase trabajadora. Después de cierta edad, los chicos no jugaban con ella y no tenía idea de cómo jugar con las niñas,cuyos juegos no le interesaban. Ella no podía desentrañar la diversión de jugar a las casitas y fingir que quería llegar a ser algo de lo que se sentía totalmente ajena. No quería ser la esposa o madre de alguien. Quería aventuras como las de los libros que amaba a leer.
Quería explorar el mundo como los personajes que pretendía ser. Y sobre todo, quería saber por qué el mundo funcionaba de la manera que lo hacía. Y cuanto más aprendía,más se cuestiona. Su amor por las palabras y su curiosidad sin fin la condujo al periodismo y allí estaba ella. Viajando por el mundo y preguntando por qué.

"Sabes que no puedo hacer esto” dijo Dana, escuchando la súplica en su propia voz.
"Cinco minutos” dijo Amanda con suavidad "No me hagas ir a buscarte”
Dana le besó la mejilla "Gracias. Te lo debo”
Amanda rió "Por supuesto que sí. Vete ahora”

Cuando Dana se acercó a la puerta, oyó a Amanda coger el teléfono y murmurar algo.
Llamó a la puerta y un profundo gruñido que ella tomó como un pase salió desde el otro lado.
"Hola, Clive” dijo Dana mientras entraba en la oficina desordenada. La edición de la tarde del Chronicle estaba en el centro del enorme escritorio de roble. Las pilas de papeles cubrían casi todas las superficies que no estaban ya ocupadas con la computadora,máquina de fax, la televisión, los teléfonos y otros equipos que mantenían a Clive conectado con el mundo de la información "Perdona que te moleste”
"¿Entonces por qué estás aquí?” el gran hombre detrás del mostrador le preguntó con impaciencia.

A pesar de las cientos de veces que lo había visto, Dana seguía desconcertada por no sólo su tamaño, sino su presencia. Clive llenaba la habitación, incluso cuando estaba sentado detrás de su escritorio. Su pelo rojo muy corto estaba rociado con el gris, pero parecía una década más joven que sus cincuenta y tantos años. Como ex-‐jugador de fútbol americano universitario, su cuello era casi tan ancho como su cabeza y los hombros más grandes que
su refrigerador. Lo conocía lo suficiente como para no dejarse intimidar por su aspecto,pero nunca le había gustado estar en el extremo receptor de su formidable temperamento. Por suerte, ya que nunca perdía plazos y siempre le daba más de lo que pedía, su ira era raramente dirigida a ella.

"Necesito un favor” dijo Dana, con la esperanza de que el hecho de que nunca había pedido uno, le permitiera salirse de la asignación "Un idiota saco mi nombre de un sombrero y me ha asignado a una celebridad por las próximas dos semanas. Necesito que me saques de ella. Las cosas se están realmente calentando en…”
"Yo soy el idiota” Clive gruñó.
Dana le miró "¿Tú? ¿Por qué? ¿Por qué me haces esto a mí? Sabes que yo no…”
"La Casa Blanca llamó, Barnett. Ya sabes, el lugar en Pennsylvania Avenue, ¿dónde vive el presidente de los Estados Unidos?”
Ella apretó los dientes "Ya lo he visto”
"Entonces probablemente también sabes que tratamos de ser complacientes cuando el jefe de personal de allí nos pide un favor” dijo Clive sarcásticamente.
"Entiendo esa parte” dijo Dana "Entiendo la política, a pesar de que no es mi juego favorito” Se pasó la mano por el cabello "Pero Jesucristo, Clive ¿Yó?”
Él la miró impasible.
Dana entrecerró los ojos, buscando en su mente de lo que se estaba perdiendo. Luego sacudió la cabeza con disgusto.
"Es evidente que dormir en el suelo de un avión de transporte sacudió algo aflojándolo entre mis orejas. Es acerca de que soy lesbiana ¿verdad?”
"Eso no fue mencionado”
"No tenía por qué serlo” Se metió las manos en los bolsillos y se volvió en un círculo cerrado, deseando que hubiera espacio para caminar. Debía estar más molesta por haber sido elegida para una misión, por ninguna otra razón que el hecho de que se acostaba con mujeres. Entonces pensó en los periodistas, la sociedad y no pudo dejar de reír a pesar de su irritación.
"¿No le encantaría este trabajo a Priscilla Reynolds?”
La esquina de la boca de Clive se torció, como si estuviese en realidad a punto de sonreír.
Priscilla se enorgullecía de ser la primera en saber todo lo que era de interés periodístico sobre cada uno en la colina. Corría el rumor de que una gran parte de su información provenía de conversaciones de almohada y ella era descaradamente abierta sobre su aversión a los homosexuales y lesbianas. En las raras ocasiones en que Dana y Priscila se encontraban, Priscilla actuaba como si Dana tuviese una enfermedad contagiosa.
"Un periódico no rechaza una oferta para una cobertura exclusiva, sobre todo cuando es algo tan grande” Clive pasó una hoja de papel sobre la mesa "Esta es una lista de invitados preliminares”
Dana la examinó. Era más pequeña de lo que ella podría haber esperado, pero a pesar de las declaraciones públicas sobre el caso, se sospechaba que la hija del presidente quería la mayor privacidad posible. Reconoció alguno de los nombres. Uno se destacó y ella levantó una ceja "¿Emory Constantino? ¿La investigadora de células madre?”
Clive asintió "La elusiva Dra. Constantino. La que no concede entrevistas y tiene casi tantos guardias de seguridad como Yulia Volkova . Desde el ataque contra ella en Boston el mes pasado, la Fundación Johnson ha sido bloqueada tanto como Fort Knox. Hay una historia ahí y quiero que la consigas. Hay comentarios de que la fundación está haciendo algo más que sólo la investigación biológica básica”
Dana entregó la lista de nuevo a Clive "Como la guerra biológica”
"Si lo están, no han hablado de ello. Tal vez puedas cambiar eso” Rodó sus enormes hombros "A la Dra. Constantino parecer que le gustan las damas”
Dana resopló "Bueno, entonces, te aseguro que no califico” se cruzó de brazos "No consigo mis historias en el dormitorio”
"No me importa cómo obtengas la historia. Sólo consíguela” señaló hacia la puerta "Ahora vete. Estoy ocupado tratando de encontrar la manera de pagar tu salario el próximo año”
"¿Has facturado un aumento de sueldo?” cuando la mano de Clive cayó sobre el escritorio como si estuviera a punto de levantarse, Dana retrocedió hacia la puerta "Me voy”
"Asegúrate de poner tu culo en un avión a Manhattan”
"Sí, jefe” Dana murmuró mientras dejaba que la puerta se cerrara con su última esperanza de indulto "Mierda”
"Aquí tienes, querida” dijo Amanda, tendiéndole un sobre "Tu itinerario y los boletos. Te esperan donde la Sra. Volkova en la mañana”
"Bastante segura de que iría ¿no es así?”
Amanda sonrió beatíficamente "Por supuesto. Fuiste mi primera elección”
Mierda.


*****

Matheson caminó con cuidado a lo largo de los surcos estrechos entre las lápidas blancas,dejando la tumba de su hijo atrás. Cuando llegó a las orillas del Potomac, el suelo sagrado del cementerio de Arlington se extendía a su espalda, miró a través del agua. El Monumento a Lincoln y la Casa Blanca estaban frente a él un poco más allá del río.
Símbolos de la libertad y el orgullo nacional, ahora empañado por aquellos que habían olvidado lo que había hecho al país grande.
La nación más poderosa de la Tierra se hacía impotente por las leyes promulgadas para proteger a los indignos, quebrándose financieramente y moralmente por apoyar a los débiles, a los ignorantes y al libertino. Era el momento de devolver al poder a los que por derecho se lo merecían, premiar a los hijos de los que habían construido este gran país.
Cuando mostrara al pueblo la burla que sus líderes habían hecho de su patrimonio, cuando los que pretendían, se dieran a conocer, como nada más que marionetas de los pervertidos y los ladrones, los verdaderos patriotas se levantarían otra vez. Y él tendría justicia.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por Monyk el Vie Nov 04, 2016 4:15 pm

Very Happy , gracias.
Saludos!!

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Nov 09, 2016 10:32 pm

Capítulo Cinco


Cuando el avión aterrizó en el aeropuerto de Teterboro al lado del río de Manhattan, en Nueva Jersey, Lena notó las dos descomunales figuras negras con brillantes ojos halógenos
en la pista. Ella no podía ver más allá de los vidrios polarizados de las Suburbans y consideró lo fácil que sería que alguien interceptara los vehículos asignados en su camino al aeropuerto y reemplazarlos con vehículos idénticos llenos de hostiles. Eso, por
supuesto, suponía una ruptura en la comunicación, que hubiese pasado desapercibida en alguna parte a lo largo de la ruta de aproximación ¿Cuánto tiempo tardarían en hacer el cambio? ¿Treinta segundos? ¿Un estallido de estática y menos de un minuto de señal irregular en la comunicación de radio de vuelta al centro de mando indicaría que algo había salido mal? ¿Yulia podría caminar sin sospechar nada por la escalera del avión y
directamente hacia una lluvia de balas?

"Sólo siéntate tranquila por un segundo” Lena murmuró a Yulia y se desabrochó el cinturón de seguridad.
"¿Lena?” Yulia la llamó, pero Lena ya había enfilado su camino por el pasillo.
"¿A quién tienes en tierra?” Lena preguntó mientras se dejó caer en el asiento junto a Paula Stark.
Stark dobló el itinerario de la semana que había estado estudiando y la metió en el bolsillo interior de su chaqueta azul marino. Sin la menor vacilación respondió "Phelp, Edward,Ramsey y Wozinski ¿Algún problema, comandante?”
"No quiero que Yulia desembarque hasta que hayas verificado las identidades de todos los miembros en ambos vehículos”
Stark consideró a Lena firmemente "Ése es el procedimiento estándar”
"Lo sé” Lena suspiró y miró más allá de Stark por la ventana. Las luces de la pista creaban círculos planos de blanco intercalados con oscuridad, como perlas en una cadena de ébano. "Y sé que lo sabes. Sólo…” levantó su hombro "Lo siento”
Cuando Lena empezó a levantarse, Stark, en un movimiento totalmente inusual, la detuvo con una mano en el brazo. Lena podía contar con los dedos de una mano las veces que Stark le había tocado, así que se sentó y esperó a que Stark hablara.

"No creo que le haya dicho esto a ud, pero siempre he creído…” dijo Stark, sosteniendo la mirada de Lena "…que es la mejor Agente del Servicio Secreto que he visto. Ninguno de nuestros entrenamientos nos preparó para lo que ocurrió en septiembre, pero ud hizo las llamadas correctas y probablemente salvó a todos. Si alguna vez tiene un presentimiento de que algo no está bien, quiero saberlo”
"¿Incluso si son sólo nervios?” dijo Lena con autocrítica.
"No son nervios, Comandante. Es instinto”
Lena sonrió débilmente "No creo que le haya dicho esto, pero lo creo. Eres la persona adecuada para dirigir el equipo de Yulia”
Stark se sonrojó y por primera vez miró hacia abajo "Gracias”
"Hay algunas cosas que necesita saber sobre Colorado. Vamos a hablar cuando volvamos a la base”
"Sí señora”


*****


"¿Qué fue todo eso allá en el avión?” preguntó Yulia una vez que ella y Lena se instalaron en la parte posterior del Suburban. Greg Wozinski, con seis-‐cinco y doscientas cincuenta libras de peso con cabello rubio, ojos azules, logró parecer invisible mientras ocupaba el asiento de enfrente en la parte trasera de la camioneta blindada. Su expresión era impasible y podría haber sido sordo por toda la reacción que estaba mostrando ante su conversación. Sin embargo, mantuvo la voz baja. Se inclinó hacia el cuerpo de Lena y mantiene una mano en el muslo Lena "¿Qué pasó?”
"Nada importante” dijo Lena.
"Stark por lo general no me mantienen atada tanto tiempo después de aterrizar ¿Le dijiste que hiciera eso?”
"Yo no le digo a Stark que hacer”
"Estas siendo evasiva”

Lena tomó la mano de Yulia y la sostuvo contra su medio

"No le hubiese pedido que lo hiciera, si ya no hubiese estado planeado. Tu seguridad va a ser duplicada hasta después
de la boda”
"No podría ser más pesado” dijo Yulia con fuerza "Ya tengo personas conmigo todo el tiempo. Y no nos olvidemos, que pronto tendré mi propio reportero personal”
"Eso no se ha confirmado”
"Oh, por favor. Lucinda lo ha decretado” Yulia apoyó la mejilla contra el hombro de Lena
"Yo la amo. De verdad. Pero no puedo creer que dejé que me use como lo hace ¿No hay nada sagrado?”
"¿Para Lucinda? Sí. La presidencia” Lena besó la sien de Yulia "Pero ella también te ama”
"Eso no le impidió la manipulación de mi vida privada”
"Ella no ve ninguna diferencia entre lo personal y lo profesional”
“Solía pensar eso de ti” dijo Yulia.
"Durante la mayor parte de mi vida eso era verdad” Lena se encogió de hombros "Es así para la mayoría de los agentes”
"Si tuvieras que elegir entre tu deber y yo…” Yulia negó con la cabeza "No importa”
"Tú. Te elegiría a ti”
"Lo siento. No debería haberte preguntado. Estoy cansada”
Lena liberó la mano de Yulia y deslizó su brazo alrededor de sus hombros, acercándola más
"Todos estamos cansados. Pero puedes preguntarme todo lo que necesites saber, en cualquier momento”
"No quiero a Dana Barnett dentro de mi vida”
"Estarás más segura así”
Yulia se apartó "Ya tengo toda la seguridad que necesito. Tu misma lo dijiste”
"Eso no es lo que…”
"Olvídalo. Vamos a olvidarlo. Ya sé cómo te sientes. Estás de acuerdo con Lucinda”
"Sí” dijo Lena, sintiendo una barrera levantarse entre ellas. En este tema, la seguridad de Yulia, ella nunca haría concesiones por mucho que Yulia necesitara que lo hiciera. Ni siquiera cuando se abría una brecha entre ellas.


*****

Diane mantuvo abierta la puerta de su apartamento y miró a Yulia, quien había llegado sin previo aviso. Ver a Yulia en jeans ajustados y un apretado suéter negro, con el cabello suelto y una mirada salvaje en sus ojos, le hizo recordar a Diane los viejos tiempos. Viejos tiempos cuando Yulia era infeliz y buscaba problemas para alejar su mente de sus angustias. Lo diferente era que Patrice Hara, una de los agentes del servicio secreto de
Yulia, se puso justo a la izquierda de la puerta, de espaldas a la pared en una posición que le daba total visión del pasillo hasta el ascensor y las escaleras. En los días pre-Lena, Yulia le habría caído encima conquistándola

"Hola, cariño ¿Sabes que es más de la medianoche?”
"La noche es joven” Yulia se quitó la chaqueta de cuero arrojándola en la silla mientras pasaba junto a Diane hacia la sala de estar y el minibar escondido en una esquina. Sacó una botella de vino y un sacacorchos y se dispuso a abrirla. El cabello rubio de Diane caía suelto sobre sus hombros y estaba descalza usando un pijama de seda azul pálido, parecía lista para la cama

"¿Te mantengo despierta?”
"Por supuesto que no. Estaba leyendo. Todavía sigo con la hora de Nueva York” Diane se sentó en el brazo del sofá, viendo con curiosidad a Yulia "Desde que te has vuelto doméstica con Lena, eres la que está en el horario de DC. No más horas intempestivas y no más juergas hasta la madrugada”
Yulia hizo una pausa, con la botella de vino suspendida en una mano mientras miraba alrededor del apartamento "Ni siquiera pensé en preguntar si Valerie estaba aquí. No puedo acostumbrarme a que vives con alguien”
"Ella no está aquí. Y no estoy viviendo con ella”
"Uh-‐huh”
"Aún está en el trabajo difícilmente cubriría eso” Diane se acercó a la barra, cogió una copa de vino vacía y se la tendió "E incluso si estuviéramos viviendo juntas, puedes pasar en cualquier momento ¿Qué está pasando?”
"Lena también está trabajando hasta tarde”
"Eso no es nada nuevo”
Yulia llena sus vasos y bebió "Tenemos un nuevo miembro en la fiesta de bodas”
"¿En serio? Estaba a punto de decirte lo mismo”
"Tu primero. Creo que tu noticia es probablemente mejor que la mía”

Yulia se dejó caer en el sofá y apoyó las botas marrones desgastadas en la mesa de café de madera brillante.
Diane se acurrucó a su lado en el sofá de color rojo oscuro, colocando sus piernas debajo de ella y dando un giro para enfrentar a Yulia.

"Recibí un correo electrónico de Emory. Estará en la ciudad mañana por algún tipo en una reunión subvención y mencionó que iba a pasar unos días aquí antes de ir a Colorado. La invité a reunirse con nosotras, mientras terminamos los toques finales de los planes de la boda ¿Te importa?”
"No, eso es genial. Me gusta Emory” Yulia miró melancólicamente a su vino “Le invitaría a quedarse en mi casa pero ¿quién querría quedarse allí? Yo ni siquiera quiero estar allí”
"Ya le dije que podía quedarse conmigo, pero dijo que estaba muy bien en el hotel” Diane golpeó una uña arreglada en la rodilla de Yulia"¿Qué ha hecho Lena, cariño?”
"¿Qué te hace pensar que es ella?”
"Estás inquieta. Lucinda te molesta. Los periodistas odiosos te hacen maldecir. Incluso yo te irrito de vez en cuando. Pero sólo Lena te aflige y te hace suspirar”
"No estoy suspirando. Estoy cabreada”
"Está bien” Diane acarició la pierna de Yulia y luego la palmeó "Así que. Cuenta”
"Lucinda tuvo la brillante idea de asignar a un reportero para cubrir la boda y Lena está de acuerdo”

Diane frunció el ceño "Sabías que ibas a crear una bomba. Tras el anuncio de prensa esta mañana, estoy sorprendida de que no tengas ya una camioneta de noticias estacionada frente a tu edificio”
"La tengo. Tres de ellas” Yulia hizo una mueca "Afortunadamente, no pueden estar cerca de unos diez metros de la entrada, así que todo lo que pueden hacer es gritar preguntas.Esta situación es diferente”
"¿Qué, Lucinda prometió algún periodista cara a cara? Has hecho un montón de entrevistas de este tipo anteriormente”
"No estamos hablando de una entrevista” dijo Yulia con tristeza "Estamos hablando de un miembro de la boda. Ella vendrá en la mañana. Y va a estar con nosotros todo el día, todos los días, hasta que esto termine”
"Estás bromeando”
"No lo estoy”
"¿Y estuviste de acuerdo?” Diane se levantó para volver a llenar los vasos "¿Por qué?”
"No estuve de acuerdo. Lucinda lo ordenó y Lena la apoyó” Yulia le hizo señas a Diane hacia el vino. Aún no había terminado medio vaso. Odiaba estar en desacuerdo con Lena.

Durante muchos años, la ira había alimentado su vida. Su resistencia a las restricciones impuestas por la carrera de sus padres la habían vigorizado. Ciertamente, su rabia había inspirado algunos de sus mejores cuadros. Desde Lena, había aprendido a comprometerse y el nuevo equilibrio en su vida la había conducido hacia nuevas direcciones sorprendentes en su arte. No resentía los cambios, pero había veces, como ahora, cuando necesitaba que Lena estuviese de su lado. Y dolía cuando no lo hacía

"Sabes como es decirle no a Lucinda”
"Pero eso no es lo que te tiene bebiendo vino en mi sofá en medio de la noche”
"Es tonto, pero quiero que a Lena le preocupe la boda tanto como a mí”
Diane pasó el brazo por los hombros de Yulia y la abrazó "Felicitaciones. No creo que te hubiese escuchado anteriormente, querer algo de una amante. Aparte de sexo caliente,claro está”
Yulia se echó a reír "Eso es algo que nunca tendré que solicitarle a Lena”
"No te regodees”
"Deberías hablar” bromeó Yulis "Si querer algo de ella es una cosa tan buena ¿por qué se siente tan mal?”
"El hecho de que queremos algo, no significa que vamos a conseguirlo o incluso que deberíamos. Pero rara vez queremos cosas de gente que no nos importan y nunca permitiste que alguien te importara”
"Sabes que estoy loca por ella”
"Lo sé…” dijo Diane "…pero eso no es lo mismo” Diane frotó los hombros de Yulia "Y ella probablemente no puede leer tu mente, así que tendrás que decirle lo que necesitas”
"Suena tonto cuando lo digo en voz alta”
"No, no lo es”
Yulia suspiró "Además, ella no va a cambiar de opinión sobre la periodista”
"Lena no me parece que sea del tipo que le gusta la publicidad más que a tí ¿Por qué está de acuerdo con eso?”
Yulia no dijo nada.
"Ajá ¿Que no me estás diciendo?”
"Lena cree que va a hacer más fácil con la seguridad porque así serían capaces de limitar mi exposición. Menos ruedas de prensa, un menor número de entrevistas. Lo de siempre”
Diane se echó a reír "¿Realmente no esperas que Lena diga que no a algo que va a mantenerte a salvo?”
"Estoy a salvo” dijo Yulia con vehemencia "¿Has mirado fuera de tu puerta? Hara estará allí hasta que yo salga. Y hay más abajo, fuera del edificio y en el coche”
"Bueno, resulta que soy feliz por eso. Ojalá Valerie tuviera gente que la siguiera a todas partes donde vamos” bruscamente Diane se levantó y se dirigió hacia las puertas del balcón. Ella envolvió sus brazos alrededor de su cuerpo como si tuviera frío "Sé que la falta de privacidad es horrible para ti” se dio la vuelta, sus ojos feroces "Pero hay un equipo de expertos para mantenerte a salvo. Nadie está protegiendo…”
"Lo siento” dijo Yulia en voz baja "Debería estar agradecida y no lo estoy. Y debes estar enferma de preocupación por ella”
Diane pasó los dedos por su cabello y dejó escapar un profundo suspiro "Quiero creer que a nadie le importa dónde está o que podría saber, pero es difícil. Sé que los agentes como ella tienen muy poca conexión entre sí y casi nadie, excepto sus adiestradores,siquiera saben quiénes son. Pero cada vez que sale por la puerta…”
"Tienes miedo de que ella no vuelve” dijo Yulia expresando su pesadilla compartida.
"No puedo decírselo porque ya piensa que estaría mejor sin ella”
"Dios, ellas no lo entienden ¿verdad?” Yulia dijo con exasperación.
Diane se echó a reír "¿Qué parte? ¿La que si estuviésemos mejor sin ellas, no estaríamos tan aterrorizados de perderlas?”
"Para empezar” Yulia le tendió la mano y Diane la tomó sentándose nuevamente a su lado en el sofá.
"Así que” dijo Diane "Háblame de esta reportera”
"La única cosa buena de esto…” dijo Yulia "…es que ella no está más feliz al respecto de lo que estoy yo. Dana Barnett. Ella es…”
"¿La periodista de investigación? La he visto en televisión. Dios, ella es hermosa”
Yulia se inclinó hacia atrás y miró a Diane con los párpados entornados "¿Pensé que estabas fuera del mercado?
"Fuera del mercado, sí. Muerta y enterrada, no”
Yulia se echó a reír "Tiene muy buena pinta. También parece fuerte e inteligente y no quiere esta asignación. Así que tal vez no nos moleste mucho”
"Ella puede molestarme todo lo que quiera” murmuró Diane.
"Bueno, no esperes que yo sea una interferencia. Estoy fuera de práctica” Yulia le dio un codazo "Y no olvides que Valerie está armada”
Diane sonrió "Nunca pensé que diría esto, pero realmente no puedo imaginar estar con alguien más, excepto con ella. Dios, es aterrador”
Yulia inclinó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos "Cuéntamelo a mí”

*****

Paula Stark se frotó los ojos y cogió la última pila de informes de inteligencia en una mano y una taza de café frío en la otra. Bebió distraídamente mientras escaneaba los memos de los resúmenes del día, centrándose en los sectores que habían sido destacados por Iggie Jackson, coordinadora de comunicaciones, mientras que Mac estuviese en Colorado.
Prestó especial atención a todo lo que mencionaba a Andrew Powel , Ciudad de Nueva York, Medio Oeste, organizaciones patrióticas, o Yulia. Cinco de las veinte páginas estaban dedicadas a extractos de artículos de prensa, publicaciones web, discursos u otras respuestas a las notas de prensa oficial de la Casa Blanca sobre la próxima boda. Todos los sospechosos habituales están representados por los cristianos fundamentalistas, la Asamblea católica de los arzobispos, los anglicanos y cualquier número de otras instituciones religiosas que se oponían al matrimonio gay, pero lo que más le interesaba eran las declaraciones de varios líderes de las organizaciones patrióticas. Hizo un círculo a uno de Randolph Hogan.

"¿Algo interesante?” preguntó Lena mientras se dejaba caer en una silla giratoria junto a Paula.
"Uno de los chicos paramilitares ha publicado un blog culpando a Yulia por el declive de todo. La familia, la iglesia y el estado de la nación”
Lena frunció el ceño y le tendió la mano. Leyó el pasaje y se lo devolvió "Él está en nuestra lista de posibles contactos con Matheson”
"Lo sé. Obtuve la actualización de Renée mientras estábamos en Washington” Stark puso la pila de papeles a un lado "¿Coincidencia?”
"¿Qué piensa usted?”
"Creo que todos estos sujetos están en la cama juntos. Por otro lado, si él tiene vínculos con Matheson, sería bastante estúpido al hacer una declaración pública de esta manera”
"El ego a menudo triunfa sobre el juicio” señaló Lena.
"Sería bueno tener a alguien dentro de su campamento”
"Tal vez lo hagamos, pero el FBI no ha estado comunicativo sobre sus fuentes” Un músculo se tensó a lo largo del borde de la mandíbula de Lena "Y al parecer no han llevado a la Directiva sobre la cooperación interinstitucional”
"Va a tomar un tiempo para todo el mundo adaptarse a esta nueva jerarquía” dijo Paula
"Ni siquiera yo estoy segura para quién trabajo”
Lena la miró fijamente.
Stark sonrió "Bueno, sé a quién le reporto, Comandante”
"Buena salida” Lena rió brevemente y luego sus ojos se pusieron serios "Vamos a tener serios problemas con la cadena de mando en Colorado ¿Sabes lo de Tom Turner?”
Paula frunció el ceño "Lo sé ahora. Él llamó esta tarde para decirme que su gente estaría en tierra allá .Coordinando con Mac y Ellen. Fue muy amable y lo hizo sonar como si seríamos una gran familia feliz”
"La prioridad de Tom es POTUS y así debe ser” dijo Lena "Mi preocupación es Yulia”
"La mía también” Paula sintió que Lena esperaba y no tuvo ningún problema en responder a la pregunta no formulada "Mi trabajo es asegurar el bienestar de la primera hija. Nada tiene prioridad sobre eso”
"Gracias, jefe”
"No hay problema Comandante”
"¿Supongo que ha sido informada sobre el nuevo miembro del equipo que se unirá a nosotros mañana?” Lena miró el reloj de pared. Una a.m. "Hoy día, diría yo”
Paula señaló una carpeta "Dana Barnett”

Ella vaciló, juzgando sus siguientes palabras. No quería caminar en territorio personal con la comandante, pero necesitaba saber qué tipo de problemas estaría enfrentando "Imagino que Egret no está complacida”
Lena sonrió irónicamente "No sabía que se le daba los eufemismo, Jefe”
"Lo manejaremos” dijo Paula con confianza.
"Me imagino que lo hará” Lena se levantó, sus ojos cansados "Probablemente mejor que yo. Buenas noches, jefe”

Paula la vio marcharse, deseando saber cómo aliviar su carga. Entonces cogió el último boletín de seguridad, ya que todos tenían sus piezas para jugar, incluso si no entendían esta nueva etapa que se les había impuesto.

Capítulo Seis

Viernes

Un poco después de las seis, Lena se levantó del sofá donde había dormido unas horas antes y se dirigió a la cocina. Había dormido en una camiseta y un par de calzoncillos de franela, y el apartamento se sentía frío. Frío y vacío. Contempló preparar café, pero en vez de eso se sentó en el bar de desayuno y leyó la nota que había leído tres veces cuando había regresado del centro de mando la noche anterior.

Lena, Voy a casa de Diane. Probablemente pase la noche. Te amo, Yulia.

Lena tocó la esquina inferior derecha de la hoja de papel con la punta de su dedo índice y poco a poco hizo girar la nota hacia la derecha hasta que las palabras se volvieron borrosas, sin embargo el mensaje era crudamente claro. Yulia estaba enojada. Molesta y enojada.
Había ido a un lugar seguro, no a las calles o a un club o a la cama con una extraña. Como había hecho más de una vez, refugiándose en el sexo cuando las barras invisibles de su jaula se volvían muy reales y se volvían demasiado opresivas y finalmente conseguía la libertad. Incluso antes de que Lena se hubiese enamorado de ella, odiaba ver a Yulia perderse a sí misma en mujeres que no podían apreciar lo que significaba tocarla. Ahora,
la idea de que alguien más provocara esa mirada turbia de deseo en los ojos de Yulia,provocara ese temblor en sus labios, produciendo que su aliento de detuviera por la excitación, era suficiente para que Lena perdiera toda apariencia de razonamiento
civilizado. Se convertía en un animal, primitivo, impulsado por el instinto de proteger lo que era suyo.

Frenó la revolución del papel de carta y la leyó de nuevo.
Te amo, Yulia.
Lena sonrió secamente. Habían llegado a un acuerdo, no hacía mucho tiempo, que ninguna de las dos se iría si se enojaban.
Yulia había cumplido al pie de la letra. A pesar de que se había ido, le dijo a Lena dónde iba a estar.
Yo también te amo, pensó Lena. Dejó la nota en el mostrador y se dirigió al cuarto de baño, desvistiéndose y se duchó. Después se colocó unos vaqueros y una camiseta de entrenamiento y llamó a Renée Savard.
"Buenos días, comandante” dijo Renée, sonando como si hubiese estado despierta durante horas.
"Voy a llegar un poco tarde esta mañana. Necesito que se encargue de la reunión y averigüe donde fueron transferidos los detenidos del campamento de Matheson. Quiero interrogarlos”
"Hemos conseguido algunas de sus declaraciones de los informes del FBI, justo como ellos quieren”
"¿Quieres decir que tenemos lo que otra persona piensa que deberíamos saber?” Lena corrigió "Es hora de reunir a nuestra propia inteligencia”
"Sí señora. ¿Debo hacer arreglos de vuelo”
"Sí” Lena se detuvo "Para las dos. Hoy”
"Sí señora” dijo Renée, su entusiasmo evidente incluso por teléfono.
"Gracias” Lena desconectó y contempló su próxima llamada. No era difícil encontrar a Yulia. Su paradero era conocido por al menos media docena de personas en un momento dado. Lo único que tenía que hacer era llamar al jefe de turno en el centro de mando y preguntar. Marcó un número y esperó.
"¿Hola?”
"Diane, soy Lena. ¿Yulia está allí?”
"Buenos días, Lena. No, me temo que la has perdido. Se fue hace un tiempo”
El estómago de Lena se anudó ¿Por qué no había venido a casa? ¿El equipo de Stark la tendría o se había escapado de ellos? Por un instante estuvo a punto de desconectar la llamada para activar a Stark y exigir una comprobación de su estado. En cambio, cerró los ojos y recordó la nota. Te amo "¿Dijo a dónde iba?”
"Perdóname…” Diane respondió con una nota de incredulidad en su voz "…pero tienes medios para averiguar dónde está”
"Los tengo. Pero a ella no le gustaría”
Diane se rió, el sonido de las campanas repicando en una mañana increíblemente clara,abrazó la enérgica primavera "Oh, eres muy buena”
"Aparentemente no”
"Bueno, voy a tener que jugar mi parte también. Como su mejor amiga, por supuesto, mi única preocupación es lo mejor para ella. Así que no estoy inclinada a ayudarte”
"Lo sé” dijo Lena completamente seria.
"¿Está adecuadamente arrepentida por molestarla?”
"Totalmente”
"¿Tienes alguna idea del porque vas a disculparte?” preguntó Diane con suavidad.
"No del todo, pero no importa. Ella está molesta, eso es todo lo que importa”
"Dijo que iba al gimnasio”
"Gracias” dijo Lena "Podrías habérmelo negado por más tiempo ¿lo sabes?”
"Lo sé, pero no hay ningún placer en ello cuando sé que ella necesita que la encuentras tanto como tú lo necesitas”
"No creo haberlo mencionado…” dijo Lena "…pero te agradezco todo lo que estás haciendo para la boda”
"Lo estoy haciendo porque amo Yulia y tú la haces feliz. Y también estoy realmente muy encariñada contigo” Diane tomó aire sonando temblorosa "Y guardaste la vida de Valerie”
"No se necesitan las gracias por eso”
"Pero te doy las gracias, sin embargo” Diane susurró "Ahora ve a ver a Yulia”
"Lo haré” Lena desconectó, recogió las llaves, la cartera y el bolso de gimnasio del armario y se dirigió hacia la puerta.


*****

Lo primero que vio Lena cuando se volvió hacia el callejón estrecho de Houston fue el Suburban en medio de la cuadra estacionado a media altura en la acera, para permitir que los camiones de reparto y taxis pasaran. Estaba segura que los agentes en el vehículo habían tomado nota de ella, pero no había ninguna indicación externa de que la habían visto. Ella tampoco los reconoció mientras empujaba la puerta doble de vidrio que estaba entre una tienda de reparación de calzados que había estado cerrada por dos décadas,algunos zapatos abandonados estaban sobre un mostrador cubierto por una gruesa capa de polvo, detrás de la ventana manchada, una bodega con Rejillas de hierro daba hacia la acera. En el instante en que ella entró al pasillo poco iluminado y comenzó a subir las estrechas escaleras empinadas, olió a moho, sudor y testosterona. La tercera planta
retumbaba con el estruendo de voces masculinas y cuerpos que caían y el ruido sordo de equipo pesado que caía en el suelo. El espacio de almacenamiento estaba iluminado a intervalos con luces fluorescentes colgando de manera desigual en cadenas ligeras y se filtraba a través de las ventanas sucias en lo alto de la pared a lo largo de la línea del techo. Dos rines de boxeo acordonados con alfombras de lona manchados ocupaban el
centro del escenario, rodeado por una matriz irregular de equipos de pesas, sacos de velocidad y bolsas pesadas. Como era siempre el caso, Yulia era la única mujer en un mar de hombres musculosos cubiertos de tatuajes y cicatrices. Uno de los nuevos miembros del equipo de Yulia, Cliff Vaughn, un afroamericano musculoso lucía fuera de lugar en sus pantalones a medida y chaqueta de doble botonadura, estaba de pie con los brazos cruzados sobre el pecho, al otro lado del ring de boxeo, donde Yulia estaba entrenando con un hombre blanco joven con la cabeza rapada y tatuajes de prisión en el cuello.
Patrice Hara, flanqueaba el ring en el lado más cercano a Lena, saludó con la cabeza, sin apartar los ojos de Yulia cuando Lena se deslizó a su lado.

"Buenos días comandante” dijo Hara.
"Hara ¿Cómo lo está haciendo?”
"Esta jugando con él”
"Ah. Eso no es una buena noticia” Cuando Yulia estaba buscando pelea real, nunca la instigaba. Al ser más pequeña y más ágil que todos sus oponentes, los frustraba al negarse a participar en deslizamientos o bloqueando sus golpes y luego furtivamente dando un golpe rápido. Los hombres que no estaban acostumbrados a su rapidez olvidaban que iban a golpear a una mujer y después de cada golpe impotente que lanzaban, regresaban con más fuerza. Yulia no podía evitar cada golpe por tiempo indefinido y en última instancia,uno aterrizaba lo suficiente fuerte para derribarla. Entonces ella regresaba con giros y ellos giraban en respuesta. Por lo general se las arreglaba para sacar su furia contenida,pero por desgracia, terminaba recibiendo una paliza también. Esta mañana, Lena no estaba de humor de ver como Yulia conseguía ser golpeada por este joven con mano
derecha dura.
Rápidamente, bordeó el ring hacia el pequeño vestuario de mujeres. Un banco estaba delante de tres armarios de acero sin cerradura. Abrió un armario, despojándose de su sujetador deportivo y lo arrojó en su ropa. Luego se colocó su mono rojo tailandés de lucha y se puso sus mocasines para regresar al ring.
Algunas cabezas se volvieron, pero ella miró hacia delante, envolviendo sus manos en una cinta de lucha, en su camino. Cuando llegó al ring deslizó un brazo por debajo de la cuerda
inferior y golpeó con fuerza la alfombra para conseguir la atención de los combatientes.
Tan pronto como Yulia y su oponente se volvieron hacia ella, Lena saltó las cuerdas entrando al ring, descalza.

"Gracias por la calentarla” dijo Lena en un tono amable mientras golpeaba con su puño ligeramente el hombro del joven "¿Te importa si me meto en un par de rondas?” El tono de su voz indicaba que no era una petición.
El hombre se encogió de hombros "Por supuesto. Ella es resbaladiza”
"Me di cuenta”
"¿No tienes una reunión?” dijo Yulia mientras bailaba en un pie. Se había atado el cabello con un pañuelo negro enrollado y llevaba su habitual traje de entrenamiento, una camiseta corta que dejaba su vientre desnudo y pantalones cortos de algodón grises.
Una cinta cubría su anillo en el ombligo para evitar que fuese arrancado sin querer.
"Savard va a manejarlo” Lena se inclinó ligeramente "¿Estilo libre?”
Yulia sonrió e inclinó la cabeza "Me parece bien”

El estilo de lucha de Lena era una mezcla de kickboxing tailandés y las técnicas de combate cuerpo a cuerpo empleadas por los agentes federales. Yulia había adaptado sus artes marciales de entrenamiento formal para la lucha callejera. Ellas estaban muy igualadas.
Lena se llevó las manos a la altura de la cara, con los puños apretados sin fuerza y hacía círculos. Yulis, energizada por haber estado peleando por un buen rato, no dudó. Ella amagó un golpe y barrió las piernas de Lena debajo de ella. Lena golpeó el lienzo y rodó hacia atrás, poniéndose de pie, justo a tiempo para bloquear el jab que sabía se avecinaba. Cambiaron patadas y golpes durante diez minutos hasta que ambas estuvieron empapadas en sudor y Lena esquivó una patada dirigida a la barbilla que podría haber roto su mandíbula si le hubiera golpeado. Ella se dio la vuelta por detrás de Yulia, sujetando su antebrazo en la garganta de Yulia y plantó una rodilla en el centro de Yulia nuevamente.
Luego se levantó en un movimiento diseñado para romper el cuello de sus opositores o romper su columna vertebral. Ella moduló la fuerza tanto de la estrangulación y el salto mortal hacia atrás para que no pudiera herir a Yulia, pero fue una espera dolorosa, no obstante. Yulia se resistió durante unos segundos y luego golpeó rápidamente el brazo de Lena dos veces para indicar la sumisión.
Inmediatamente, Lena la soltó y dio un paso atrás.

"¿Estás bien?” preguntó Lena, jadeando ligeramente.
Yulia asintió con la cabeza, también respirando rápidamente "Buen movimiento. Siempre olvido que cuando luchas, luchas para matar”
"Estos chicos de Ernie no son parejas adecuadas para ti. Debemos cuadrar con Stark o Hara para que puedas aprender a luchar de la manera que necesitas luchar en las calles”
"¿Por qué no Wozinski?” Yulia sonrió.
"Podrías hacerle daño”
"No te hice daño” Yulia se apoderó de las cuerdas, giró hacia el suelo en un movimiento fluido y dirigió el camino.
Lena rápidamente la siguió hasta el vestuario.
"Así que…” dijo Yulia mientras se quitaba la camiseta y la dejó caer en el banco. Se quitó sus pantalones cortos y se enfrentó a Lena desnuda, la anchura del estrecho banco era todo lo que les separaba "… ¿Crees que tengo que aprender a luchar para matar?”

Lena deslizó su dedo por el centro del pecho de Yulia, recogiendo una gota de sudor con la punta del dedo. Sosteniendo la mirada de Yulia, tocó la punta de su lengua con la pequeña gota "Lo creo”
Los ojos de Yulia se oscurecieron y su piel se enrojeció "Nos las arreglamos para coger aquí una vez, sin que nadie se diera cuenta ¿Quieres tratar dos veces?”
"Quiero…” dijo Lena con una sonrisa "…pero creo que no”
"Nos estamos volviendo viejas”
"Contamos con una cómoda cama a veinte minutos”
Yulia se inclinó sobre el banco y apoyó ambas manos en los hombros de Lena. Luego la besó, un largo y penetrante beso, creado para hacerlas a las dos necesitadas. Funcionó.
Ella se apartó, respirando con dificultad "Extrañé dormir contigo anoche”
Lena se desnudó consciente de los ojos de Yulia recorriendo su cuerpo "Yo también te extrañé”
"¿Estás molesta?”

Lena se acercó al banco y puso a Yulia entre sus brazos. Recorrió con las manos la espalda de Yulia hacia arriba y abajo,acariciando los músculos duros debajo de su piel suave. Yulia separó los muslos en un movimiento tan innato como respirar y tan natural como era Lena deslizó su pierna entre ellos. Lena besó a Yulia en la boca, el cuello, la base de su garganta.
Susurró contra su piel "Lo siento”
Yulia llevó sus dedos al cabello grueso y rojo de Lena y tiró su cabeza hacia atrás para cubrir su boca con otro beso rudo. Sus cuerpos, manchados de sudor por el entrenamiento y el calor de la creciente pasión, se fusionaron. Yulia rozó sus labios sobre el borde de la oreja de Lena "Te amo tanto que duele”
"No quiero hacerte daño” murmuró Lena con los ojos verdigrises por la necesidad. Llevó su mano entre ellas y tomó el pecho de Yulia.
"Suficiente” Yulia gruñó, cubriendo la mano de Lena con la suya "Te apuesto cualquier cantidad de dinero que Cliff está justo fuera de esa cortina”
"No me importaría excepto que no comparto” Lena se obligó a dar un paso atrás "Gracias por hacerme saber que fuiste donde Diane anoche”
"Sólo necesitaba desahogarme” dijo Yulia buscando una camiseta limpia, con las manos temblorosas. Se echó a reír vacilante "Dios, soy un desastre” miró a Lena, su boca curvándose en una media sonrisa "Lo que realmente necesito es que me folles”
"Tomaré nota de eso” Lena se puso los calzoncillos y luego sus vaqueros, sin apartar los ojos de Yulia "Es mutuo, por cierto”
Yulia levantó una ceja "¿Qué parte?”
"Todo eso. Te necesito dentro de mí en este momento. Quiero casarme contigo. Quiero que nuestra boda sea tan especial como lo que compartimos”
"Maldita seas, Elena” Yulia susurró con lágrimas cubriendo sus pestañas "Aún no estoy preparada para no estar cabreada”
Lena pasó el dedo pulgar debajo del ojo de Yulia, cogiendo sus lágrimas "Está bien”
"Termina de vestirte. No confío en mí misma” Yulia tomó la muñeca de Lena y mordió suavemente su pulgar "¿Y tú nota? Apunta que quiero más de una vez”
Lena se rió "Lo tengo”
Unos minutos más tarde, estaban listas para salir. Lena agarró la bolsa y pasó un brazo alrededor de la cintura de Yulia, deteniéndola justo antes de salir de los vestuarios "Podría estar volando hoy en la noche”
"¿Hasta cuándo?”
"Esperemos que sólo esta noche. Posiblemente hasta mañana”
Yulia buscó el rostro de Lena "¿Es algo de lo que necesito estar preocupada?”
"Absolutamente no. Sólo un poco de recopilación de información de rutina”
"Eso requiere que la directora adjunta lo haga personalmente” dijo Yulia sarcásticamente.
"Hay algunas cosas que tengo que hacer yo misma” respondió Lena.
"Estoy siendo un culo” Yulia le dio a Lena un rápido beso "Sé que deberías estar en una reunión en este momento en lugar de perseguirme”
"Estoy exactamente donde quiero estar” Lena tomó la mano de Yulia "Necesitaba golpear un pequeño trasero para lograr que mi día tuviese un buen comienzo”
Yulia resopló "En sueños”
Lena mostró su sonrisa "Estaré muy ocupada haciendo esas notas”


Arrow I love you
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por Monyk el Jue Nov 10, 2016 2:53 am

Saludos!! Very Happy

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Nov 16, 2016 10:10 pm

Capítulo Siete

“Déjame salir al otro lado del parque” Dana dio instrucciones al taxista mientras extraía dinero de su billetera.
El conductor taciturno se desvió hacia la acera y ella entregó un puñado de billetes

"¿Tienes el recibo?”

Sin decir palabra, arrancó un cuadrado blanco de una almohadilla manchada de café y se lo entregó a través de la brecha entre los asientos delanteros y traseros. Ella lo metió en el bolsillo, cogió su bolso de marinero y salió hacia una llovizna fría un poco antes de 08 a.m.
Cubriendo sus hombros con su ligera cazadora de nylon, caminó hacia la esquina,esquivando los peatones de la madrugada y se detuvo en la esquina para estudiar el edificio de Yulia Volkova que estaba enfrente. Había pasado la mayor parte de la noche anterior revisando las fuentes en línea para obtener información sobre su nuevo sujeto.
Nunca llevaba a cabo una asignación sin hacer una investigación a fondo ella misma. Una gran cantidad de reporteros utilizaban asistentes para preparar los perfiles y recopilar datos o no se molestaban en absoluto, pero ella hacía el trabajo de campo. Nunca sabías que pequeña pepita de información podría desatar una historia y ella confiaba en sus instintos más que nada en el mundo. Si iba a pasar los próximos diez días con la primera hija de los Estados Unidos, no iba a escribir sobre el sentido de la moda de Yulia Volkova .
Iba a escribir sobre lo que había descubierto, lo que sorprendentemente faltaba en los medios de comunicación. Una mirada profunda a la mujer detrás de la fachada glamorosa.
Pequeños esbozos abundaban sobre la única hija, la glamorosa y sofisticada primera hija y la célebre chica mala. Todo muy sencillo y todo basado solamente en destellos superficiales, tan fugaces como un reflejo en la superficie de un arroyo de corriente rápida.
¿Quién era Yulia Volkova ? Eso era lo que Dana planeaba averiguar.
El edificio tenía la fachada típica de cualquier edificio sencillo de Nueva York con cubierta de piedra, un corto toldo verde estaba encima de las puertas dobles de cristal con la sombra de un portero justo en el interior. La ubicación exacta del apartamento de la primera hija no era de conocimiento público, pero una búsqueda rápida de los directorios
telefónicos antiguos indicaban que la mayoría de los pisos en el edificio eran mantenidos como alquileres corporativos y estaba dispuesta a apostar que estaban vacíos o eran usados intermitentemente por funcionarios gubernamentales investigados y dignatarios visitantes que necesitan alojamiento temporal en la ciudad. También estaba dispuesta a apostar que nunca lo averiguaría. Cruzó la verja de hierro forjado que cercaba el Parque Gramercy y miró a través de la neblina gris dentro del impecable y cuidado parque. Como era de esperar, estaba vacío. Con ojo experto, inspeccionó las calles en busca de algo sospechoso. Podría estar de vuelta en suelo estadounidense, pero los hábitos que había desarrollado en las zonas de combate de todo el mundo, estaban profundamente arraigados en ella. Nunca tomar nada por sentado y siempre cuestionarse lo inusual.
Dana no había visto nada que no hubiese esperado ver. Una furgoneta de noticias estaba estacionada en diagonal al otro lado de la calle de la entrada del edificio de Yulia Volkova y otra en la siguiente manzana. Las cámaras de seguridad giraban lentamente por encima de la puerta principal y en lo alto de las esquinas del edificio. Una Suburban negra con vidrios polarizados oscuros y una pequeña antena de satélite completaba la camioneta que estaba en el lado opuesto de la entrada. Dos fuerzas opuestas, los medios y los que se dedican a guardar secretos.

"Va a ser una semana más o menos divertida” murmuró Dana mientras colgaba la correa de su bolso de lona sobre su hombro y metía las manos en los bolsillos de sus pantalones negros, dirigiéndose a iniciar su nueva asignación.
Dana no había llegado a la puerta principal de Yulia Volkova cuando esta se abrió. No pudo distinguir las características de la persona justo en el interior, pero tuvo la impresión de que era grande. Cuando entró en el vestíbulo, vio que tenía razón.
Tanque habría sido un buen apodo para el hombre afeitado, de mandíbula cuadrada e inescrutables ojos oscuros. Un cable, del color de su piel, iba desde su oreja derecha hasta el cuello y desaparecía en el cuello bajo su bonita camisa de vestir blanca que gritaba Federal.

"Buenos días, Sra. Barnett” dijo con una voz agradable de barítono "Soy el agente Ramsey.De un paso hacia la mesa por un momento, por favor”

Una batería de ascensores componían la pared a su izquierda y el último estaba bloqueado. A su derecha, un mostrador independiente que llegaba hasta la cintura salía la pared. Dana levantó su bolso de lona colocándolo sobre el mostrador y caminó hacia el final del escritorio. Prefería no ser cacheada a la vista de todos en la puerta principal. El agente Ramsey se reunió con ella, su expresión aún era agradable y de forma rápida y eficiente la cacheó. Luego pasó la vara sobre ella y el bolso de lona

"¿Podría abrir el bolso, por favor?”
"Por supuesto” Dana desabrochó y abrió el bolso para revelar su ropa cuidadosamente enrollada y apilada en el interior.

Ramsey metódicamente revisó su contenido, luego se alejó "Gracias”
Mientras Dana aseguraba su ropa, él murmuró en una unidad de pulsera.

"Si espera aquí por un momento” dijo él.
"Seguro” Dana lo miró fijamente mientras él dividía su atención entre el pasillo y elña.
Cinco minutos más tarde, uno de los dos ascensores sin codificar se abrió y una mujer atlética, unos años más joven que Dana salió. Su oscuro cabello, que le llegaba hasta el cuello, estaba cortado con estilo y sus ojos marrones estaban nítidos a pesar de las débiles sombras debajo de ellos. Se acercó rápidamente con su mano extendida

"Buenos días. Soy la Agente Stark”
Dana le estrechó la mano "Dana Barnett. Supongo que sabe por qué estoy aquí”
"Sí” Por un breve instante, una sonrisa se dibujó en el rostro de los agentes "Le informaré a la Sra. Volkova que ha llegado. Antes de reunirse con ella, hay algunas cosas que debemos revisar”
"Bien” dijo Dana molesta por la burocracia, aunque la había esperado.

Los del tipo de seguridad eran notoriamente anales, aún más que sus contrapartes militares, en su opinión. De alguna manera, encontraba que la jerarquía militar era más fácil de tolerar que los del servicio secreto y la paranoia que a menudo parecía impregnar los organismos
civiles de seguridad. Cuando entró en el ascensor, se preguntó como debía ser estar inmerso en ese ambiente día tras día, durante meses y años, por mucho tiempo. Las puertas se cerraron y estuvieron solos.

Hora de hacer un sondeo de prueba "¿Elena Katina todavía encabeza el equipo de seguridad de la Sra. Volkova?”
"No” respondió Stark.

Dana no tomo la respuesta como alguna indicación concreta de cooperación, ya que era del conocimiento público que la famosa agente había sido reemplazada. Se animó, sin embargo, ya que la mayoría de los federales que conocía, no admitirían que estaba lloviendo aunque estuvieran de pie en un aguacero

"Entonces ¿quién tiene el trabajo ahora?”
"Llegamos” dijo Stark cuando la puerta del ascensor se abrió.

Demasiado para dos vías de comunicación. Dana la siguió hacia un hall de entrada sin adornos con pasillos que se extienden a cada lado. Giraron a la derecha e inmediatamente entraron en una pequeña sala de conferencias. Cuatro sillas flanqueaban una mesa de madera. A parte de eso la habitación estaba vacía. Obviamente, no venían muchos visitantes. Dana esperó hasta que la agente señaló una silla, luego sacó una, dejó caer su bolso de lona y se sentó. La agente Stark se sentó frente a ella.

"Voy a facilitarle el programa social cotidiano de la Sra. Volkova para que pueda decidir qué eventos le gustaría cubrir” dijo Stark "Junto con eso, organizaremos su transporte”
"Gracias” Dana contempló la mejor manera de aproximarse y decidió que no había manera de manejar las cosas diplomáticamente "Imagino que ud no está más feliz que yo de que esté aquí” Stark no dijo nada, pero una vez más, apareció el asomo de una sonrisa.

Dana sonrió "Bueno, tal vez usted está menos contenta que yo”
"Disfrutamos el desafío”
Dana se echó a reír "Yo también” se inclinó hacia delante y su risa se apagó "Soy muy seria con mi trabajo. Respeto lo que la primera hija está haciendo y considero un privilegio poder contar su historia. Voy a querer acceso, sin restricciones, en sus veinte y cuatro horas del día. Ese era el trato”
"Eso será decisión de ella”
"Entonces debería hablar con ella”

Stark también se inclinó hacia adelante, con las manos entrelazadas libremente sobre el tablero de la mesa, con los ojos clavados en Dana

"Mientras esté en la presencia de la primera hija, estará sujeta a la jurisdicción del Servicio Secreto. Le diremos dónde moverse, cuándo moverse y con qué rapidez. Si en algún momento se ve amenazada la
seguridad de la primera hija, su seguridad no va a ser una prioridad”
"Entiendo” Dana en realidad se sentía aliviada. Le gustaba esta mujer.

Entendía que a pesar de que la asignación pudiese ser suave, las circunstancias no lo eran. Cualquier persona que creyera que el mundo iba a volver a ser de la misma manera que había sido antes de septiembre, se estaba engañando a sí mismo. Conseguir una visión dentro de la seguridad de la primera hija, era una historia por sí misma

"Soy bastante estable bajo el fuego, Agente Stark”
"Estoy al tanto de eso” Stark sabía mucho sobre Dana Barnett, además del hecho de que tenía treinta años, era hija de un trabajador del acero y graduada de la Ivy League con una beca completa por mérito propio.

Sabía dónde Barnett había estado las últimas seis semanas y hasta qué punto había soportado intensos bombardeos y disparos de armas
pequeñas. Stark también era consciente de que un año antes, la periodista había sido aislada con un grupo de voluntarios de la Cruz Roja durante un levantamiento en África y había cargado a una enfermera herida en una camilla improvisada durante veinte millas a
través de la selva. Considerando todas las cosas, si tenían que lidiar con una periodista dentro de su perímetro, Dana Barnett era una excelente elección. Stark dudaba que Egret estuviese de acuerdo, pero eso tenía poco que ver con la personalidad de Barnett.

"No creo que encuentre esta asignación tan emocionante como la última”
"Créame, no me importará”

Dana no tenía ninguna duda de que Stark o alguien en su equipo, y ahora era evidente que Stark estaba a cargo, la hubiesen investigado más a fondo, de lo ella hubiese sido capaz de investigar a cualquiera de ellos. Tenía que haber un archivo sobre ella en algún lugar, pero si alguien quería saber sobre ella, todo lo que tenían que hacer era leer sus artículos. Si bien la noticia se basaba en hechos, la verdad que un periodista optaba por llevar al público siempre estaba coloreada por sus propias percepciones, prejuicios y creencias. Se enorgullecía por excavar en la historia real, a pesar de su popularidad, o la falta de ella.

Stark se levantó "Si espera aquí, le informaré a la Sra. Volkova que ud se unirá a ella más tarde. No tiene nada programado hasta esta tarde. Cuando creo ella y una amiga estarán consultando con los servicios de catering”
Dana hizo una mueca y rápidamente la retiró "Me gustaría mucho reunirme con ella antes de que comience su día formal. Si usted pudiese transmitirle mi petición”
"Le diré” dijo Stark sintiéndose muy, muy complacida de no tener el trabajo de Dana Barnett.

*****

Yulia yacía boca abajo, con los ojos cerrados y la cabeza apoyada sobre sus brazos cruzados. Estaba enfocando hasta la última gota de su concentración para no tener un orgasmo. El viaje de regreso desde el gimnasio, en el asiento trasero de la Suburban, había sido intolerable. Seguía viendo a Lena en el ring, los músculos de su abdomen contrayéndose y relajándose mientras Lena bloqueaba sus patadas y repelía sus golpes.
Todo lo que había podido sentir era la sexy caricia del dedo de Lena entre sus pechos y la juguetona lengua húmeda de Lena dentro de su boca. La había querido allí mismo en el vestuario y no le hubiese importado si Cliff o Hara o cada hombre en el gimnasio las hubiese oído cogiendo. La única razón por la que permitió que Lena la desanimara era porque sabía que sería aún mejor cuando por fin consiguiera tener a Lena dentro de ella.
¿Dónde estaba ahora?
Lena rozó su boca sobre la oreja de Yulia y penetró un poco más profundo

"Te estás conteniendo”
"No, no lo estoy” Yulia temblaba abriendo las piernas un poco más. Los nudillos de Lena rozaron la parte inferior de su clítoris y mordió su labio mientras susurros de placer se arremolinaban a través de su vientre "Pero puedes seguir adelante y venirte si quieres”
"Vaya, gracias” Lena murmuró, medio riendo, medio gimiendo. Se acostó parcialmente sobre la espalda de Yulia apoyando su peso sobre un brazo y meciéndose lentamente contra su culo mientras hundía aún más la mano entre las piernas de Yulia. Besó la parte posterior del cuello de Yulia y el borde de su mandíbula y se inclinó aún más sobre ella,encontrando su boca.
Yulia arqueó la espalda y chupó la lengua de Lena. Cuando sintió el pulgar de Lena presionar y hacer círculos entre sus nalgas, gimió. Rompiendo el beso, jadeó y apretó los muslos, tratando de contener la marea "Oh Dios…”
"Estás tan apretada en mis dedos en este momento” Lena gruñó apoyando su rostro en la curva del cuello de Yulia. Su aliento caliente flotaba en el rostro de Yulia "Vas a venirte”
"Sí” Yulia susurró "Tú. Espera”
Lena contuvo el aliento cuando Yulia pasó por debajo y alrededor de ella "Oh, sí”

Antes de que los últimos hilos de su orgasmo se hubiesen hilado a sí mismos, Yulia levantó las caderas y a pesar de las protestas de Lena, se liberó. Luego empujó a Lena sobre su espalda y se deslizó entre sus piernas. Lena, estaba tan caliente y dura como Yulia sabía iba a estar y Yulia gimió de placer cuando la tomó dentro de su boca.

"¿Qué ha pasado con eso de más de una vez?” Lena gimió "Oh, Dios, bebe”
"Estaré de vuelta en unos segundos” dijo Yulia, rápidamente metiéndola dentro de su boca nuevamente. Mientras Lena latía entre sus labios, extendió las manos para acariciar su abdomen y pechos, juzgando lo cerca que estaba de venirse por la agitación de su pecho y el temblor de sus músculos.
"Yulia” advirtió Lena, medio sentada mientras se agarraba de la cabeza de Yulia. Se sacudió una vez, luego se enroscó hacia adelante, temblando violentamente "Me estoy viniendo,bebé”

Este era el momento que Yulia amaba, cuando su fuerte y valiente amante era completa y totalmente suya. Cuando Lena cayó sobre su lado, sus piernas temblaban impotentes,Yulia se tendió junto a ella y la besó "Te amo”
"Lo mismo” Lena gimió.
"Recupera el aliento y estaré lista para la siguiente ronda…” Yulia se puso rígida cuando sonó el teléfono. Lo ignoró y lo dejó de sonar "Voy a tener que hacer que lo desconecten”
"Buena idea”
Yulia acunó la cabeza de Lena contra su pecho y le acarició el cabello "Vas a necesitar otra ducha”
Lena abrió los ojos. Estaban nebuloso y satisfechos "¿Tomas una conmigo?”
"¿A qué hora te vas?”
"Nueve”
Yulia trató de mantener su voz constante "No tenemos mucho tiempo”
"Claro que lo tenemos” Lena acostó a Yulia sobre su espalda y acarició entre sus piernas.
Yulia se quedó sin aliento "Está bien. Tenemos tiempo suficiente”
Sonriendo, Lena succionó un pezón dentro de su boca y masajeó el clítoris de Yulia con el pulgar.
"Tiempo fuera” Yulia gritó dejando que lo inevitable la reclamara. Cuando no pudo soportar otro segundo de placer, sujetó la mano de Lena con la de ella "Para”
"Ni por casualidad” Lena rió.
"Está bien. Revisa esto. Desiste momentáneamente”
Lena cayó sobre su espalda y atrajo a Yulia entre sus brazos. La besó y suspiró "Pensándolo bien, tal vez tú entrenando con Stark o Hara no sea una buena idea”
"No lo dices en serio”
"Van a estar lo suficientemente frustradas cuando las destroces. Sumando a eso el tormento sexual que…”
Yulia golpeó el estómago de Lena "No todo el mundo me encuentra irresistible”
Lena elevó la cabeza de Yulia con un dedo debajo de la barbilla "Estás equivocada en eso”
"No estás preocupada ¿verdad?” preguntó Yulia, formando algunas arrugas entre las cejas.
"No” Lena la besó suavemente "¿No crees que deberías comprobar quién llamó?”
"No. No me importa quién llamó”
"Está bien”
"¿Así de fácil?” murmuró Yulia. Cuando Lena no respondió, Yulia lanzó un suspiro y se extendió sobre el a hacia el teléfono.
Comprobó el identificador de llamadas, luego realizó la llamada "Era Stark”
"Mmm”
"¿Paula? Es Yulia ¿Quién?” Yulia se sentó, sin dejar de acariciar a Lena, quien la miró intensamente. Ella cubrió la boquilla "Barnett”
"Quiero hablar con ella antes de irme hoy” dijo Lena.
Yulia rodó los ojos "Está bien. Media hora” tiró el teléfono a un lado y miró a Lena "Todo esto es culpa tuya ¿sabes?”
"Lo sé”
"Es una buena cosa que eres tan buena en la cama”
"Ah ¿hay alguna respuesta segura a eso?” preguntó Lena.
Yulia negó con la cabeza, su mirada cayendo hacia la boca de Lena "Pero hay una muy buena respuesta de otra manera”
"¿Cuánto tiempo tenemos?” Lena se movió hundiéndose más en la cama.
Yulia extendió sus dedos por el cabello de Lena "Suficiente”


Capítulo Ocho

“¿Señor?"
"Buenos días, coronel” Matheson sostenía el teléfono con una mano mientras que con la otra equilibraba su taza de café sobre la rodilla de sus pantalones arrugados, estaba sentado en un cómodo sillón frente a una gran chimenea de piedra. Había jugado en este hogar con su mejor amigo de la infancia. Charlie ahora estaba muerto, mártir en la batalla
para asegurar el estilo de vida en américa. Pero su memoria permanecía y su hijo, a diferencia de Matheson, también vivía para luchar por la causa.

"Recibí una inteligencia que pensé debía llamar su atención”
"Adelante, coronel”
"Una periodista ha sido asignada para cubrir los objetivos del próximo…uh…evento. Acceso completo”
"¿Alguien que podamos usar?” Matheson observó el movimiento de las leñas, enviando lluvias de chispas en las piedras.
"Dudoso, señor, pero ahora estamos realizando verificación de antecedentes”
"¿Qué tan confiable es su fuente?”
"Mucho, señor. Ella es una asistente en la oficina del director de prensa de la Casa Blanca”
"Eso servirá” Matheson no confiaba ni siquiera en la línea más segura.

Sonrió ante la idea de una patriota en el ala oeste. Una mujer, alguien de quien nadie sospecharía. No era cierto que sólo los hombres podían servir, se trataba simplemente de reconocer las habilidades únicas de una mujer. Aunque no tenían la fortaleza mental o la constitución física para el combate, las mujeres eran naturales en el trabajo de comunicaciones

"Me gusta el ángulo de prensa. Consígueme la lista de nombres. Queremos a alguien allá afuera para establecer conexiones antes de que llegue el objetivo”
"Sí, señor ¿Está cómodo, señor? ¿Tiene todo lo que necesita allí?”
"Perfectamente, coronel. Gracias y continúe”
"Señor”

Matheson desconectó y se acomodó en la silla, cruzando sus largas piernas por los tobillos. La información era fácil de conseguir. Hasta hace poco, el acceso a objetivos potenciales y lugares, había sido relativamente simple. Ahora, acercarse a Yulia Volkova podría ser más difícil, pero estaba lejos de ser imposible. Sonrió. Un desafío simplemente hacía la caza más satisfactoria.
El resultado no estaba en discusión. Después de todo, tenía a Dios de su lado.


*****

Dana salió del ascensor hacia un hall de entrada, que podría haber sido el de cualquier edificio de lujo en la ciudad. El espacio de ocho por diez pies estaba débilmente iluminado por candelabros de pared, el suelo de mármol estaba casi oculto bajo una gruesa alfombra oriental y las paredes empapeladas en un patrón clásico por encima de los revestimientos de madera oscura. El entorno hablaba de dinero, gusto y elegancia. Incluso las cámaras estaban discretamente escondidas en varios rincones, lo que no era inusual en una ciudad consciente de la seguridad, ni tampoco lo era el hecho de que el ascensor requería de un código especial, que la Agente Stark había activado cuando estuvieron dispuestos a subir.
Sin embargo, el hombre de pie, con la espalda contra la pared al lado de la única puerta en el vestíbulo hacía la diferencia. Un rubio, de ojos azules, que parecía el clon del que la había saludado abajo en el vestíbulo y que le había escudriñado con intensidad y sin complejos a ella y a Stark. La agente Stark le dio el ID de Dana, el cual Dana había
entregado a solicitud de Stark cuando ésta le había informado que la primera hija la vería.

"Se trata de Dana Barnett” dijo la agente Stark, entregándole el ID al agente que vigilaba la puerta.
El hombre observó el rostro de Dana, el ID, entonces a Dana una vez más. Él le tendió el ID y el a la tomó.
"¿Por qué comprobar el ID? ¿Es que no le cree?” Dana preguntó a la Agente Stark. No obtuvo respuesta y no estuvo completamente sorprendida. Hasta ahora le habían dicho tres veces, en diferentes maneras, que el Servicio Secreto no discutía sobre el protocolo
"Si no lo sé, no tendré que arreglar las cosas”
"Y no tendrá que informar sobre temas que no han sido clarificados” respondió Stark suavemente.
"¿Algo será clarificado alguna vez?”
"Estoy segura que ni el guardarropa de la Sra. Volkova , en realidad, no estoy segura de eso tampoco”

Dana sonrió con tristeza. Tenía la sensación de que la Agente Stark no estaba haciendo una broma "Está bien, dígame si estoy caliente o fría. Él no confiará en su palabra, porque yo podría haberla forzado a traerme aquí. Sin embargo, ya que yo no sabía que al darte mi ID se lo darías él, eso es una señal de que me trajiste aquí intencionalmente. Es un código”
"Dudo que la señora Volkova tenga mucho tiempo asignado para ud” dijo Stark
"Probablemente no deberíamos desperdiciarlo”
"Tiene razón” Dana esperó mientras Stark llamaba a la puerta "Pero estaba caliente ¿no es cierto?”
Mientras hablaba, la puerta se abrió y Yulia Volkova las miró con interés

"¿Algo nuevo y emocionante que deba saber?
Stark se sonrojó "No señora. Dana Barnett quería verla”
Yulia miró a Barnett por completo. Parecía un poco más descansada que el día anterior, pero obviamente no estaba preocupada por la imagen que proyectaba. Sus pantalones y camisa blanca abotonada hasta el cuello estaban limpias, el cinturón de cuero negro ceñido por encima de las caderas estrechas y que caía libremente era antiguo y sus botas igualmente gastadas. Su apariencia casual e indiferente y su falta de deseo por causar una buena impresión eran refrescantes.

"¿Lo tomaré como que no pudo convencer a alguien allá, de que se había cometido un terrible error?” preguntó Yulia.
Dana no pudo dejar de sonreír "Al parecer, Lucinda Washburn no comete errores” Ella levantó una ceja esperanzadora "¿Qué hay de ud? ¿Ha habido suerte?”
"Aparentemente no” dijo Yulia secamente, apreciando la indiferencia de Barnett por su posición. Por lo general, la prensa tendía a ser sumisa o desagradable, pero rara vez no impresionable “Ud está aquí”
Lena se paró junto a Yulia "Sólo tengo pocos minutos”
"Lo sé” Yulia pasó un brazo alrededor de la cintura de Lena "Pase, señora Barnett”
"Por favor, llámeme Dana” Dana siguió a la primera hija y a la directora adjunta mientras cruzaban hacia la sala de estar en el centro del piso. Había captado la ligera incomodidad que cubrió el rostro de Yulia Volkova un instante antes de que lo escondiera detrás de la hermosa fachada que el mundo estaba acostumbrado a ver. La primera hija era infeliz sobre algo. La directora adjunto parecía tan impasible como una estatua de piedra.
Excepto. Excepto cuando sus ojos se movieron muy brevemente por el rostro de Yulia Volkova . Entonces sus ojos azules reflejaban ternura y calidez. Una ola de crudo deseo que emanaba de Elena Katina, se apoderó de Dana de forma tan inesperada que no tuvo tiempo de prepararse. Comenzó a sudar y su ritmo cardíaco se aceleró. Jesús. Estas dos deberían venir con una señal de advertencia.
Katina se volvió hacia Dana y Dana se puso rígida bajo la mirada firme.

"Siéntese, señora Barnett” dijo Katina sosteniendo la mano de Yulia Volkova mientras las dos se sentaban en un sofá de cuero en el área de estar con una chimenea de pared,enormes ventanas en la otra y espacio abierto. Los techos de estaño tallados tenían que tener seis metros de altura.

Dana obligó a sus tensos músculos que se relajaran mientras se acomodaba en un sofá a juego con una mesa de café oscuro, del mismo color que el suelo entre ellas "Agradezco que me vea esta mañana, Sra. Volkova ”
Yulia sonrió "Tengo la sensación de que le habría hecho desagradable la mañana a Stark si no lo hacía”
"Hago un punto al no dar una falsa impresión de mí misma, así que no voy a estar en desacuerdo” Dana se fijó en la directora adjunta "¿Quería hablar conmigo?”
"Apoyé la posición de Lucinda Washburn para que usted tuviese acceso exclusivo sobre la Sra. Volkova las próximas semanas…” dijo Katina "…porque siento que beneficia a la primera hija. Si eso no llegara a ser el caso, romperemos su contacto con ella”
"¿Estás tratando de ofrecerme un resquicio para salirme de esta asignación, Directora Adjunta?”
"¿Es eso lo que quiere?” replicó Katina.

Dana pensó en las dos mujeres que estaban sentadas frente a ella. Yulia Volkova era públicamente una de las mujeres más importantes de los Estados Unidos en virtud de su cargo, así como su popularidad. Elena Katina mantenía una posición crítica vital para la seguridad de los Estados Unidos y sin embargo se mantenía como una cifra, casi
irreconocible como cualquier hombre de la calle.
Estaban a punto de convertirse en el foco del escrutinio intenso de los medios de comunicación y mucho debate. Ellas eran noticia, sin duda. Pero eran más que celebridades, eran los rostros públicos y no tan públicos del poder y ella tenía la oportunidad de estar tan cerca de ellas como nadie en su posición lo había estado

"No. No estoy buscando salirme”
"¿Por qué no?” preguntó Lena "Hace veinticuatro horas no pensaba que este trabajo fuese muy importante”
Dana respiró profundamente "Me disculpo por eso” miró a Yulia "Sra. Volkova , espero que perdone mi arrogancia. Estoy honrada de poder participar en lo que sé debe ser un evento muy importante en su vida”
Yulia se echó a reír "¿Qué parte es la que más te interesa? ¿Mi ajuar? ¿El menú? ¿Los arreglos florales?”
"Uh” Dana sintió que la sangre le subía al rostro y luchó por una respuesta. Ella frunció el ceño "¿Cómo ud decide qué ropa ponerse? Quiero decir, para la mayoría de las parejas es un esmoquin y un vestido. Así es que ¿qué será para ustedes? ¿Vestidos?” mientras
miraba de una a otra, tuvo la satisfacción de ver como el rostro de Elena Katina palidecía.
"Ignórala, cariño” murmuró Yulia, lo suficientemente alto para que Dana escuchara "Te está atormentando”
"Está funcionando” murmuró Katina. Se quedó mirando Dana "Cualquier historia que crea vaya a obtener, no se le permitirá poner en peligro la seguridad de la primera hija”
"La agente Stark me lo dejó muy claro” dijo Dana sin rencor.
"No anticipamos ningún problema…” Katina estrechó la mano de la primera hija mientras hablaba "…pero en caso de una emergencia, se espera que cumpla órdenes. Sino…”
"Soy una periodista, Directora Adjunta y he estado en el frente. Entiendo la cadena de mando y entiendo que en el fragor de la batalla no todo el mundo es igual” no esperaba que alguien cuidara de ella si pasaba algo malo "No tengo ningún problema con eso”
"Bueno, yo sí” dijo Yulia poniéndose de pie bruscamente y alejándose.
Sorprendida, Dana la siguió con la mirada y luego dijo a Katina "Lo siento”
Katina asintió, como si quisiera ir detrás la hija del presidente, pero no lo hizo "Cualquier cosa que vea o escuche con respecto a su seguridad es estrictamente confidencial. Si hay una palabra sobre el procedimiento que aparezca en su artículo, Yo personalmente…”
"No ocurrirá” dijo Dana bruscamente "Conozco mi trabajo y mi responsabilidad”
"Bien. Tenerla a ud a su alrededor no va a ser fácil para ella. No lo haga más difícil”
"¿Qué hay de ud? Ud está en esto también”
"No soy digna de atención” Katina realmente parecía sorprendida, como si nunca le hubiese pasado por la mente que su propio papel en las próximas nupcias sería de interés para alguien.

Dana recibió la imagen entonces, clara y precisa. Elena Katina tenía un solo interés y era la mujer que estaba al otro lado de la habitación, mirando la lluvia por la ventana de espaldas a ellas. A Katina no le gustaba la idea de que Dana cubriera los acontecimientos mucho más de lo que a Yulia Volkova le gustaba, pero había apoyado la idea de Washburn como el menor de muchos males. Un reportero contra veinte, control versus caos. Sin embargo, Katina estaba obviamente preocupada por el costo sobre la tranquilidad mental de Yulia Volkova.

"No voy a hacer que se sienta incómoda” dijo Dana en silencio, sin querer que la primera hija escuchara "Creo que ella es increíblemente valiente y creo que está haciendo algo importante para el país, no sólo el reconocimiento de su relación con usted, pero manteniéndose de pie públicamente ahora, cuando casi todo el mundo se pregunta si debería encontrar un lugar donde esconderse”

Katina se relajó infinitamente y parte de la tensión desapareció de su rostro. Dana no se había dado cuenta de lo tensa que estaba hasta justo en este momento.

"Estoy de acuerdo con usted” Katina se levantó "Tengo que tomar un avión. Si nos da un momento, por favor”
"Por supuesto. Esperaré afuera” Dana le tendió la mano "Soy buena en mi trabajo,Directora Adjunta. Estará en buenas manos”
Katina sonrió cuando le devolvió el apretón de manos "Llámeme Lena”
"Gracias. Lena”


*****

"Hey” Lena murmuró, pasando sus manos sobre los hombros de Yulia. Ella besó la parte de atrás de su cuello "¿Estás bien?”
Yulia se apartó de la ventana, estudiando la habitación "¿Te has librado de ella?”
Lena le dio un beso "No te alegres aún. Todavía quiere hablar contigo. Creo que está esperándote en el pasillo”
"Por supuesto que lo está” Yulia suspiró y cubrió con sus brazos el cuello de Lena "Tienes que irte ¿no?”
"Sí.
"¿A quién llevas contigo?”
"Renée”
Yulia frunció el ceño "¿Es todo?
"No necesito un guardaespaldas, bebé” dijo Lena suavemente "Y realmente es sólo un interrogatorio de rutina”
"Necesitabas un guardaespaldas hace un mes cuando alguien trató de atropellarte. Ah y tampoco olvides ese pequeño intento de volarte” Yulia trató de poner a un lado el recuerdo de lo cerca que había estado Lena de morir esa noche en el océano frío y negro.

Quería encadenarla a un escritorio, aunque sabía que Lena lo odiaría. Casi no le importaba lo infeliz que estaría Lena atrapada en una oficina, siempre y cuando estuviese a salvo. Y si pensaba acerca de eso por mucho tiempo, se veía obligada a entender por qué Lena quería mantenerla escondida en alguna parte, fuera de peligro. Y no quería ir allí. Oh, esta calle de doble sentido definitivamente tomaba un poco de tiempo para acostumbrarse

"¿Qué hay de Valerie? ¿No puedes llevarte a Valerie?”
"Renée es una excelente agente”
"Ya lo sé. Sólo pienso que dos sería mejor”
"No puedo llevar a Valerie a donde voy” Lena acarició con el dorso de sus dedos la mejilla de Yulia "No hay ningún peligro. Te lo juro”
"Llámame ¿de acuerdo? A la hora que sea”
"Lo haré” Lena la beso y luego la dejó ir "¿Estás lista para Dana Barnett?”
Yulia suspiró "¿Por qué no?”
Lena se rió "Te amo. Nos vemos pronto”
"Hasta pronto” Yulia murmuró mirando como Lena tomaba su abrigo y maletín. Podría haber sido cualquier ejecutiva en su camino a una reunión de medio día, a excepción de la pistola .357 enfundada contra su costado izquierdo "Hey ¿Lena?”
Lena se volvió con la puerta entreabierta.
"Te amo”
Lena sonrió y se hizo a un lado para dejar entrar a Dana Barnett.

Entonces la puerta se cerró y ella se había ido. Yulia se quedó dónde estaba, esperando la familiar oleada de ansiedad pasara. Lena estaría bien y volvería pronto. Nadie llegaría a la puerta con el mensaje de que había una bomba en un avión, o que un fugitivo armado había escapado,o el ataque de un arma biológica. Lena volvería a casa. Yulia sintió que Dana la observaba desde el otro lado de la habitación y se sacudió la melancolía.

"¿Café?”
"Sí, gracias” respondió Dana.
"Póngase cómoda, me tomará sólo un segundo” Yulia llena tazas de la cafetera en la cocina y cortó un par de panecillos mientras estaba en eso. Puso todo en una bandeja junto con la crema y la mantequilla y los llevó a la sala de estar "Sírvase usted misma”
"Gracias” Dana se inclinó hacia delante y cogió un panecillo y vertió crema en una taza de café "¿A dónde va la directora adjunta?”
"No lo sé”
Dana alzó la vista "¿Eso es normal?”
Yulia hizo una mueca "¿Algo lo es?”
"Consiguió un punto” Dana probó el café. Estaba bueno "¿Le molesta? ¿El secreto entre ustedes?”
Yulia dejó su café a un lado "Creo que es hora de las reglas básicas”
"Por qué no. Todo el mundo me las ha dado”
"Las mías son bastante simples, en realidad. Puedes preguntarme lo que quieras, pero hay ciertas cosas que no voy a contestar. No hablaré de mi relación con Lena. La amo y nos vamos a casar. Eso es todo lo que necesitas saber sobre eso”
"No soy muy buena fingiendo”
"¿Qué quieres decir?” preguntó Yulia.
"Tal vez usted crea que su propia noticia no es más que el hecho de que son dos mujeres,que su relación con Elena Katina es igual que cualquier otra relación pero estoy segura que ud no cree eso” Dana se echó hacia atrás y apoyó un tobillo en la rodilla "Sabe que eso es una completa y total mentira”
"De verdad que no quieres esta asignación ¿no?”
"No, decidí que si la quiero”
"¿Y crees que enfadarme sea una buena idea?”
"Tal vez…” Dana ofreció "…si eso hace que hable conmigo”
"No hablo con la gente sobre mi vida personal”
"¿Y con la directora adjunta? ¿Habla con elña acerca de lo mucho que su trabajo le asusta?”
Yulia se puso de pie "Está bien. Hemos terminado”
Dana se levantó. "Lo siento. No tengo ningún talento para la entrevista. Generalmente trato de obtener información en medio de un tiroteo o un tifón y las sutilezas sociales son muy inconvenientes. Gracias por su tiempo”
Cuando Dana se dirigió hacia la puerta Yulia la llamó "¿Por qué me preguntas eso?”
Dana se detuvo pero no se dio la vuelta "Lo vi en su rostro hace unos minutos”
"Suponiendo que sea cierto ¿por qué querría a alguien tan intuitivo a mi alrededor?”
"La historia aquí no es que van a casarse dos mujeres, Sra. Volkova ” Dana se volteó para hacer frente a Yulia "Es quienes son esas dos mujeres y cada periodista daría valor a su columna en este país, demonios, si en el mundo lo supiera. Estarían detrás de ustedes
como pirañas”
El temperamento de Yulia estalló "¿Y cómo crees que me siento al respecto?”
"Me imagino que lo odias. Pero si no escribo la historia, alguien más lo hará, sepan realmente algo o no” Dana deslizó sus manos en los bolsillos y se encogió de hombros "Yo diría la verdad. Respetaría la naturaleza especial del trabajo de ella y del suyo”
"¿Mejor el diablo que conoces?”
Dana sonrió "Eso es todo”
"Haré que Stark le de las llaves de uno de los apartamentos en el edificio. Será más conveniente”
"Se lo agradezco”
"Voy de compras esta tarde. Alrededor de dos”
"Eso suena divertido” dijo Dana, sonando como si cada palabra fuera dolorosa.
Yulia sonrió "Oh, lo será”

Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por Monyk el Vie Nov 18, 2016 12:05 am

Siiii, gracias por la conti!! Very Happy

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Nov 23, 2016 8:57 pm

Capítulo Nueve


“¿A quién tenemos?” Lena se acomodó en el asiento trasero de la camioneta frente a Savard. La oficina regional de Virginia había enviado a dos agentes del FBI para transportarlas al centro de detención de la Oficina Federal de Prisiones donde estaban
recluidos los detenidos del campamento de montaña de Matheson.
"Martin Early” respondió Savard pasándole una archivo a través del espacio entre ellas.
"Detenido en el complejo de Matheson. Además de disparar contra los agentes federales,tenía documentos de reclutamiento en una caja de cartón detrás del asiento de su camioneta. Parece que estaba tratando de limpiar algunos de los papeles de Matheson
antes de que apareciéramos”
Lena revisó para asegurarse de que los micrófonos en el compartimiento delantero estaban apagados. No conocía a los agentes que las habían recogido en el aeropuerto,pero eso no era inusual. Los novatos del OHS aún estaban siendo reclutados en una gama completa de agentes y por el momento se veía obligada a comandar cuerpos de otras divisiones de seguridad.

Sospechaba que los rumores de que la OHS se convertiría pronto
en un consejo departamental eran ciertos y una vez que pasara, tendrían más fondos y agentes de carácter más permanente. Pero por ahora, las molestias ocasionales de estar cortos de personal era mucho mejor que los enredos burocráticos que estaban seguros resultarían cuando los políticos y directores de los diversos organismos lucharan por la supremacía en la nueva estructura de seguridad

"¿Early es el tercero o cuarto al mando de Matheson?”
"Por lo que hemos sido capaces de reunir de las listas de guardias y memos confiscadas durante el allanamiento, podemos ubicarlo en las altas esferas. Él se graduó en la academia militar de Matheson, a pesar de que no era un gran erudito” Savard habló en
voz baja, pero su tono sugería que estaba frustrada. O enojada "Todavía no hemos tenido exactamente libre acceso a la información. Hemos estado buscando a este tipo durante un mes y finalmente lo localizamos en el BOP, en Virginia. De alguna manera, nadie estaba muy seguro de dónde lo habían puesto”
"Eso parece suceder mucho con las personas de interés en estos días” dijo Lena con seriedad.

Sospechaba que el Departamento de Defensa o la CIA, o ambos, estaban secuestrando a los terroristas potenciales alejándolos de los otros organismos de seguridad. El fracaso de predecir el 11/9 aún no se había fijado en la puerta de nadie y era dudoso que hubiese sido la culpa de un solo organismo. Sin embargo, nadie quería renunciar a la información de los detenidos, que pudiese señalar a sus propias agencias como culpables. Era la política y la política siempre descarrilaba la justicia

"¿Sabe el director de la prisión por qué venimos?”

Savard dio una sonrisa depredadora "No. Solo le informamos que esperara a la directora adjunta esta tarde”
"No tenemos por qué compartir si nadie más lo hace” Lena estudió la fotografía a color 4x4 reproducida en la primera página del archivo. El hombre era más joven de lo que había anticipado, tal vez en sus veinte y no estaba segura de por qué estaba sorprendida.
La mayoría de los miembros de su equipo no eran mayores que eso. Parecía un típico joven americano rubio, ojos azules, tez blanca. Pero su boca era delgada y dura y sus ojos contenían furia y desprecio

"¿Qué hace cuando no está jugando a los soldados?”
"Es un camionero”
"¿Interestatal?”
"Arriba y abajo de la costa este”
"Eso es conveniente” dijo Lena "¿Hay alguna evidencia que lo ponga en contacto con los secuestradores?”
Savard parecía afligida "Me gustaría poder contestar a eso, Comandante. Pero nadie nos da nada y todas nuestras peticiones de los archivos han sido ignoradas. Nos ha llevado semanas localizar la ubicación de los chicos. Es como el Shel game (juego que consiste en adivinar en cuál de los tres cubos se esconde un objeto) pero encontrando detenidos.
"¿Felicia no puede desenterrar algo?” si había alguna información en cualquier ordenador, en cualquier lugar, Lena estaba convencida de que Felicia podría encontrarla, con el tiempo suficiente.
"Ella dice que no”
Lena frunció el ceño "Entonces, alguien ha decidido excluirnos”
"Eso nos parece. De todos modos, estamos trabajando con todos los asociados conocidos de Early y las rutas de camiones que él ejecutaba el año pasado. Podríamos ser capaces de ubicarlo con uno de los secuestradores y si lo hacemos, eso pondrá a Matheson en nuestro número l”
"Bien” dijo Lena neutral. Construir un caso contra Matheson que pudiera mantenerse de pie en un tribunal de justicia iba a ser difícil dada la falta de acceso a la inteligencia, a pesar de que su equipo seguiría trabajando para hacer precisamente eso. Ella sabía lo que
Matheson había hecho y sabía que iba a seguir viniendo hasta que lo detuvieran. Los hombres como Matheson no se consideran obligados por la ley, lo que les daban el tipo de libertad que sus víctimas no disfrutaban. Lena valoraba y respetaba la necesidad de orden y dominio del bien común, pero en el caso de Matheson los puntos más finos de la ley iban mucho más allá.

Su objetivo era simple, encontrar a Matheson y detenerlo. Aprehender a un fugitivo solitario, especialmente uno con una extensa red de apoyo y fondos considerables, sin duda, era una tarea difícil. Matheson podía moverse fácilmente por todo el país con muy poco riesgo de detección a menos que tratara de acceder a las cuentas bancarias o regresar a sus lugares previos conocidos. Hasta el momento, no había hecho eso. Él no tenía motivos para que sus amigos y colegas del movimiento patriota le refugiaran. Ella ya había hablado con sus homólogos del FBI y la vigilancia de las organizaciones patrióticas conocidas se había intensificado. Podrían tener suerte y atrapar a Matheson reuniendose con uno de los cabecillas.
Los fugitivos eran detenidos más de una vez, por un golpe de suerte, por alguna infracción de tráfico, al ser reconocidos por alguien quien había visto su foto en los más buscados de
América, por un accidente que les obligaba a buscar atención médica. De cualquier manera, ella no creía que Matheson iba a ser descuidado. A pesar de que dudaba que lo iban a encontrar antes que hiciera otro movimiento, continuarían la caza. Mientras tanto,ella no iba a dar nada por sentado, ni siquiera su propia intuición.


*****

Una vez que Dana estuvo sola en el apartamento, dos pisos más abajo del de Yulia Volkova ,donde iba a alojarse los próximos días, desempacó, lo que le llevó cinco minutos y luego vagó por la habitación impersonalmente amueblada, pensando en la mujer secuestrada arriba. Fuera de los reflectores, cuando Yulia no estaba desempeñando ninguna función oficial y Dana tenía la sensación de que ese desempeño era exactamente lo que Yulia hacía de acuerdo a las circunstancias, era una mujer fascinante.
Las reseñas de varios críticos de arte bien conocidos, de las pinturas de la primera hija,indicaban que el arte no era un hobby para ella. Yulia tenía verdadero talento. La mayoría de los artistas rechazaban ser el centro de atención, prefiriendo verter sus energías en sus creaciones. Debía ser una carga para Yulia ser constantemente empujada hacia el ojo público. A esto se añadía el hecho de que era lesbiana y estaba envuelta en una polémica
relación con una mujer que una vez fue responsable de su protección y el tapiz se volvía aún más intrigante.

Y ella es hermosa, Dana admitió para sí misma mientras estaba de pie frente a las ventanas mirando hacia abajo hacia el Gramercy Park. En realidad, más que hermosa. Yulia tenía esa chispa sensual que envolvía a todos a su alrededor en una pizca de fuego. Dana sonrió con tristeza. Había sentido esa fuerza de atracción la primera vez que se reunieron y Elena Katina lo había reconocido inmediatamente. Grandioso, ser atrapada deseando a la primera hija en frente de su amante. Gran manera de comenzar una asignación.

Dana no estaba realmente preocupada. Tenía mucha práctica manteniendo su bragueta cerrada. Pasar la mitad del año en la carretera, o aún más en lugares donde no había carreteras, no era precisamente favorable para tener una vida amorosa. Había
descubierto muy pronto que la tensión y la incertidumbre del peligro tendían a hacer que las personas hicieran cosas que normalmente no harían. Cuando no estabas seguro de que
despertarías por la mañana, odiabas perder una noche, sobre todo si se podía pasar con alguien que estaba tan ansioso como tú se sentirse viva. Lo bueno era que la mayoría de las veces despertabas al día siguiente. Por desgracia, la noche anterior a menudo se volvía en tu contra. Después de algunas experiencias embarazosas y una dolorosa, había decidido que amar en la carretera no era nada recomendable. Se había acostumbrado a
seguir sin eso, pero a veces se cegaba. Felizmente, estaba clara.

Sólo tenía que ver a Yulia Volkova y a Elena Katina juntas durante unos minutos para darse cuenta de que nada ni nadie se interpondrían entre ellas, no era que quisiera. Pero solo ser testigo del poder de lo que compartían, era suficiente para desterrar cualquier fantasía persistente.
Se apartó de la ventana y contempló el apartamento bien equipado, pero totalmente estéril y contempló encender su computadora para investigar aún más a las protagonistas.
Pero ahora que había conocido a Yulia Volkova y Elena Katina, se daba cuenta de que nada de lo que estuviese escrito sobre ellas o que se hubiese especulado acerca de ellas,iba a decirle nada de verdadero valor. Tomando en cuenta que tenía por lo menos
cuarenta y seis horas de sueño atrasado, se tendió sobre la cama de uno de los dormitorios y cerró los ojos.

Cuando llamaron a la puerta, Dana se despertó al instante y miró su reloj. Hora del espectáculo "Ya voy” Rápidamente, se frotó el rostro, hizo una breve parada en el baño para empapar su rostro con agua fría y quitar las telarañas de su cabeza y cogió la chaqueta de cuero de vuelo en su camino a la puerta. Una mujer pequeña y delgada con el cabello negro como el azabache y almendrados ojos de color marrón oscuro, que llevaba un traje azul marino de buen corte, la saludó cuando ella salió al pasillo.

"Soy la agente especial Hara” dijo la mujer.
"Dana Barnett” dijo Dana sintiéndose ridícula ya que sabía que la agente sabía su nombre.
Y probablemente todo lo que había que saber sobre ella.
"Si viene conmigo, por favor”

Subieron en el ascensor en silencio y salieron al vestíbulo, donde una camioneta esperaba en la acera. Stark estaba junto a la puerta trasera abierta, su cuerpo ocultando parcialmente el interior mientras escudriñaba la calle en ambas direcciones. Una media
docena de periodistas y un par de cámaras se empujaban para conseguir una mirada dentro del coche alrededor del enorme rubio a quien Dana había visto de pie por última vez afuera del apartamento de Yulia. Él estaba bloqueando efectivamente la acera entre la multitud y la Suburban.

"¡Dana!” Una voz de mujer se levantó por encima de la embestida general de gritos "¿Qué estás haciendo con el equipo de la primera hija? ¿Estás saliendo con ella o se trata de
negocios?”

Tomada por sorpresa, Dana dio media vuelta hacia el grupo de reporteros y cámaras dirigidas en su dirección. Otras personas gritaban preguntas las cuales no entendía en su mayoría por el tumulto general de ruido, pero pudo escuchar frases apagadas como nueva amante, ¿dónde está Katina? También vio a una reportera del equipo del Baltimore Herald con quien había tenido una vez una breve relación. Habían sido muy buenas en la cama, pero sus ideologías profesionales eran tan diferentes que no podían mantener una conversación durante más de cinco minutos. Apartando rápidamente la mirada, Dana se metió en el asiento trasero detrás de Hara.

"Jesús” murmuró Dana murmuró "Gran recepción”
"Bienvenida a mi mundo” Yulia Volkova , vestida con pantalones negros, botas negras y una blusa de color burdeos bajo un largo abrigo de cuero negro, ocupaba el asiento de enfrente. Había atado su cabellera de alguna manera, domando los finos cabellos negros y Dana se dio cuenta de lo diferente que se veía cuando los usaba de esa manera. El aspecto salvaje había sido sustituido por un aspecto fresco y sofisticado.
Ambos aspectos eran sexy.
Dana se encontró con los ojos de Yulia "¿Eso es normal?”
"No acostumbra serlo pero…” Yulia miró por la ventana a los periodistas rezagados regresando a las camionetas de noticias "…durante los últimos meses lo ha sido”
"¿Qué pasa con la gente en la calle? ¿Le molestan las personas que quieren hablar con usted?”
"En realidad no. A menos que se den cuenta de mi entorno” Yulia sonrió a Hara "Ellos no me reconocen”
"Me resulta difícil de creer”

Las cejas de Yulia se elevaron. No había nada de coqueteo en el tono de Dana Barnett, sin embargo Yulia había reconocido un breve interés por ella una o dos veces. El cumplido de la periodista parecía ser genuino "Gracias”
"De nada” Dana sacó una pequeña grabadora digital del bolsillo de su chaqueta de cuero y se la mostró a Yulia.
"¿Le importa? Solo voy a usarla mientras esté haciendo la entrevista”
"¿A dónde irán las grabaciones cuando haya terminado con ellas?” preguntó Yulia.

Dana había esperado que Yulia se negara rotundamente y la pregunta la tomó por sorpresa. La mayoría de las personas que había entrevistado estaban ansiosas por exposición

"Las mantengo seguras bajo llave en una caja fuerte. Nunca nadie las oye, solo yo”
Yulia se quedó en silencio por un momento "Está bien para mí, pero tengo la sensación de que hay un protocolo para este tipo de cosas” miró a Hara, que parecía relajado pero alerta sentado al lado de Dana "¿Sabes algo, Patrice?”
"No señora, pero sugeriría aclararlo con la jefe y la comandante”
"¿Por qué no suponemos que todo está bien por ahora?” Yulia vio la pequeña luz roja que se encendía al final del dispositivo "Por cierto, Dana ¿eres lesbiana?”
Dana se echó a reír y miró la grabadora en su mano "¿Para los registros? Sí”
"No es que importe, por supuesto” agregó Yulia.
"Tomando en cuenta que su matrimonio no será legal ¿por qué lo hace?” preguntó Dana.
"Porque debería ser legal y porque no necesito el permiso de nadie para prometer mi vida a Lena”
"¿Cómo se siente su padre al respecto?”
"Deberías preguntarle a él sobre eso”
"Me encantaría…” dijo Dana "…pero no estoy segura de que podría superar a la señora Washburn para preguntarle”
"Él vendrá a la boda. Puedes preguntarle allí”
Dana se sentó con la espalda recta "¿El presidente va a asistir?”
"Eso no es oficial…” dijo Yulia"…por lo que necesitarás esperar hasta que la Casa Blanca lo haya anunciado oficialmente. A menos que quieras a Lucinda en tu trasero”
"¿Está bromeando?” dijo Dana "Tan pronto como esa noticia salga al aire, el número de periodistas en Colorado se triplicará. Tenga la maldita certeza de que lo mantendré en secreto”

El SUV se dirigió hacia la acera y desaceleró hasta detenerse. Hara se desplazó hacia la puerta, bloqueando de nuevo el interior cuando alguien desde el exterior la abrió. Dana estiró el cuello para ver alrededor de Hara y vio a Stark custodiando la puerta
nuevamente.
A continuación, una rubia con el guardarropa de la Quinta Avenida subió y se sentó junto a Yulia Volkova. Besó a Yulia en la mejilla y luego puso su mirada en Dana.
"Yulia, cariño ¿Qué es lo que has recogido?”
"Diane, ésta es Dana Barnett, la periodista de la que te hablé” dijo Yulia secamente.
"Hola Dana” dijo Diane, saboreando el nombre como si se tratara de un buen vino.

Dana sintió una oleada de anticipación placentera. La voz humeante de la rubia era como líquido caliente vertido sobre ella. Se inclinó a través del espacio entre ellas con su mano
extendida

"Creo que me va a gustar ir de compras después de todo”
"Oh, querida, no tienes ni idea” Diane ronroneó mientras tomaba la mano de Dana.
Yulia negó con la cabeza "Diane”
"Sólo estoy siendo sociable” dijo Diane tranquilamente cruzando las piernas "Te lo dije, no tengo la intención de tocar”
Dana se echó a reír "¿Puedo votar?”
"Me temo que no” respondió Diane
"Esta asignación se hace más difícil con el tiempo” dijo Dana y se sentó a disfrutar del paseo.


*****

"Lo siento, Directora Adjunta, pero creo que tenemos un problema” El hombre calvo y fornido con el porte militar no sonaba particularmente arrepentido, aunque no había sido nada más que distante y educado desde que Lena y Savard habían llegado al centro de detención de alta seguridad federal. Habían sido llevadas a su oficina después de un pequeño retraso y él había lucido realmente sorprendido cuando ella le dio el nombre de
Early. Ahora sacaba una carpeta de una pila en su escritorio, la abrió y estudió una lista.
Luego, con expresión seria dijo "Martin Early está en el proceso de ser transferido a otro centro. Me temo que no será capaz de hacerle una entrevista aquí”
"¿A dónde va?” Lena preguntó con calma, aunque ya sabía la respuesta.
El director de la prisión se encogió de hombros "Su suposición es tan buena como la mía.Con algunos de estos sujetos, solo prestamos servicio de posesión. Alojamiento y comida”
Lo que significaba, pensó Lena, que algún otro organismo estaba a cargo. Dado que el acto patriótico diseñado para ampliar la capacidad de investigar el terrorismo había sido promulgado el mes anterior, la jurisdicción y las libertades civiles de los sospechosos de terrorismo local, había llegado a ser algo borroso. Podría ser una coincidencia que el detenido que ella quería interrogar fuese enrumbado a destinos desconocidos, pero lo
dudaba. Y ahora no era el momento para descubrir donde, en las líneas enredadas de inteligencia, el mensaje había salido que ella estaba interesada

"Me gustaría hablar con la persona encargada de su traslado”
El director de la prisión miró su reloj "Me imagino que están a punto de salir”
Lena se levantó "Por favor, transmita el mensaje de que deben esperar. Y haga que alguien de su gente nos lleve a ellos”
"Está bien” dijo dubitativo "Enviaré el mensaje, pero estos sujetos no escuchan”
"Creo que lo harán en esta ocasión” dijo Lena complacida. Los agentes federales reconocían la cadena de mando aunque no siempre jugaran limpio con las otras divisiones. Hizo un gesto a Renée y siguieron al guardia que vino a acompañarlas.

Las llevó a la planta baja a través de una gran variedad de pasillos en la parte trasera de la prisión. En el exterior, un pequeño aparcamiento estaba rodeado por muros de hormigón de tres metros de altura rematado con alambre de púas, cámaras infrarrojas y detectores de movimiento. Dos camionetas negras y una furgoneta de transporte negra sin marcas estaban estacionadas en el aparcamiento. Un joven, de corte limpio con un traje azul bien ajustado, camisa blanca, corbata y zapatos negros brillantes de vestir estaba de pie fuera del primer vehículo, con los brazos cruzados sobre el pecho. No parecía feliz. Lena se acercó a él.

"Soy la Directora Adjunta Elena Katina de la OHS” dijo extendiendo sus credenciales.
No le ofreció la mano.
Ella inclinó la cabeza hacia la camioneta sin ventanas "¿Tiene a Martin Early ahí?”
"No estoy autorizado para revelar eso, señora”
"¿Puedo ver su identificación, por favor” Lena tomó su porta-‐ tarjetas. Decía Oficina Federal de Prisiones, pero sospechaba que era de la DOD "Agente Tom Linson, tengo que entrevistar al Sr Early con carácter de urgencia. Me gustaría que retrasara la transferencia hasta que haya terminado”
"No puedo hacer eso, señora, sin una orden de mis superiores. Estoy seguro de que usted entiende”

Él era evasivo, como cualquier buen agente sería. Podía tomar horas desentrañar las cuestiones jurisdiccionales e incluso podría no lograr su acceso al detenido. Iba a tener que tirar de rango y un estacionamiento no era el lugar para hacerlo

"¿Cuál es su destino?”
"Lo siento, señora, no estoy autorizado a revelar esa información”
"Entiendo” dijo Lena uniformemente. Podía sentir la tensión de Renée a su lado. Ella para empezar estaba baja de paciencia, todos lo que estaban estos días. Pero una pelea entre organismos, en particular con un agente de nivel medio de este tipo, no las llevaría a ninguna parte "Iremos con usted” Se volvió a Renée "Radia a nuestro conductor y diles que venga a recogernos”

Las cejas del agente Tom Linson subieron por encima de sus gafas de sol costosas

"No tengo autorización para eso, señora”
Lena sonrió "Eso es absolutamente correcto. Yo la tengo”


Capítulo Diez

“Espera un minuto” dijo Diane a Yulia y a Dana mientras buscaba en su bolso "Tengo una llamada”
El grupo se redujo y Dana notó que sus tres sombras tomaban posición frente y detrás de ellos otra vez. En las últimas horas, casi se había acostumbrado a Hara, Wozinski y Stark flotando justo por fuera de su campo directo de visión.
Cuándo había empezado a caminar por la Quinta Avenida con Yulia y Diane, había estado muy consciente de ser seguida. Pasar tiempo en las zonas de combate le había hecho muy cuidadosa e hipersensible a cualquiera invasión de su espacio personal y cuando ese alguien era del tamaño de Greg Wozinski, era doblemente incómodo. De hecho, después de veinte minutos de tenerlo detrás de ella, muy cerca de ella, se sintió irritable y
nerviosa. No tenía ni idea de cómo Yulia Volkova toleraba este tipo de violación de su privacidad las veinticuatro horas del día.

"Hola…” dijo Diane alegremente cuando contestó el teléfono "… ¿dónde estás? ¿En serio?¿Estás finalmente libre? No, quédate donde estás, estamos a la vuelta de la esquina. Te encontraremos y te invitaremos una copa” Diane dejó caer el teléfono en el bolso "Eso fue Emory. Le dije que nos reuniríamos con ella en su hotel”
"Muy bien” respondió Yulia "Creo que cualquier cosa que tengamos que hacer, la podemos hacer por teléfono antes de irnos este fin de semana”

Dana susurró una oración de agradecimiento. En realidad había pasado un muy buen tiempo viendo a Yulia y a Diane de compras. De todos modos, el arte de las compras era un gusto adquirido y que ella aún tenía que desarrollarlo. Cuando tenía que asistir a una función formal, escogía el básico blanco y negro, pensando que siempre iba a funcionar.
Además, el negro quedaba bien y no mostraba las arrugas, incluso después de horas, a veces días, en una maleta. Usó el tiempo entre accesorios y discusiones para entrevistar informalmente a Yulia Volkova . Una buena periodista no tenía necesidad de hacer
preguntas para aprender sobre su objetivo. Generalmente, sólo tenía que escuchar. Y observar. Había descubierto mucho en las últimas horas, la mayoría de ellas, cosas que nunca pondría en su artículo.

Diane Bleeker, como pronto había comprobado, era mucho más que una amiga cercana para Yulia. Diane estaba un poco enamorada de Yulia Volkova y muy protectora y los sentimientos parecían mutuos de una manera completamente apropiada. Ambas mujeres eran cariñosas la una con la otra sin esfuerzo de una manera que Dana nunca había experimentado con ninguna mujer. Tenía envidia y estaba intrigada por su relación y más
que nada excitada. Tal vez su excitación se debía a la pura fuerza de estar rodeada de estas potentes feromonas. O tal vez había pasado demasiado tiempo sin el singular placer de perderse a sí misma en una mujer. Cualquiera que fuese la causa, sus nervios estaban gratamente en el límite.
Ellas comenzaron a caminar de nuevo y en pocos minutos estaban en el Plaza. Dana notó que algunas cabezas se giraron a medida que ellas se abrían paso a través del vestíbulo hacia el salón del hotel y el bar. Tal vez, como Yulia había dicho, si Yulia estuviese por ella misma en la calle, podría pasar desapercibida, pero tres mujeres, flanqueadas por un séquito en trajes, explorando el entorno, era bastante difícil de pasar por alto. Yulia mantuvo la vista al frente y Dana casi podía sentir el escudo que había erigido alrededor de sí misma. Se preguntaba sobre el costo de mantener este tipo de barrera y pensó que tal vez eso explicaría el por qué Yulia parecía tan íntima con los pocos que dejaba se le acercaran.

"Ella está allí” comentó Diane señalando el área de estar en la esquina con varios sofás y una mesa baja.

Dana miró distraídamente hacia donde indicaba Diane y casi tropezó cuando su mirada se concentró en la mujer que estaba sentada allí.
Yulia y Diane, ambas hermosas, irradiaban una sensación de luminosidad y calor y estar cerca de ellas era muy parecido a estar cerca del sol, el sol del mediodía. La mujer que les esperaba hacía pensar a Dana en la medianoche, era como estar en la cubierta de un velero cuando el cielo se volvía de un terciopelo negro salpicado de diamantes y la brisa prometía placeres prohibidos. La pequeña mujer cuyo cabello de ébano, que llegaba hasta sus hombros, enmarcaba un rostro que se hacía inolvidable no por la perfección sino por la acentuada boca audaz y los ojos oscuros profundos. Su tez poseía rastros del Mediterráneo, sumándose a su innegable encanto.

"Emory” Yulia y Diane exclamaron simultáneamente. Las tres se abrazaron y luego Yulia señaló a Dana, que estaba un poco fuera del grupo, incapaz de apartar los ojos de la morena "Dana Barnett, Emory Constantino”
"Encantada de conocerla” dijo Dana extendiendo la mano. La barbilla de la Dra Emory Constantino apenas llegaba al hombro de Dana y Dana tuvo la idea irracional de que ellas encajarían muy bien juntas en la cama. Con la misma rapidez, desterró la imagen
suplicando que Emory no leyera la mente. Después de todo, también se suponía que estaba aquí para conseguir la historia de Emory. Ahora no tenía que esperar hasta que todos se reunieran en Colorado para empezar.

"Hola” la voz de Emory era cálida y suave. Su mirada se detuvo en Dana durante unos segundos antes de volverse a Yulia y a Diane nuevamente.

Wozinski, Hara y Stark tomaron posiciones trianguladas detrás de los sofás agrupados y Dana se dio cuenta de que estaba a medio camino entre el perímetro formado por los agentes y el círculo íntimo de las tres amigas. Se había encontrado a menudo atrapada entre el conflicto de los países democráticos y las dictaduras, el orden y el caos, la vida y la muerte. A pesar de estar acostumbrada para navegar por el limbo entre paisajes cambiantes, nunca se había sentido tan fuera de lugar como lo hacía en este momento, ni había estado tan consciente del deseo de estar conectada. Ver como Yulia y Diane, insertaban a Emory en el redil de su afecto, le había hecho experimentar una punzada de soledad que se instaló en su pecho y le hacía difícil respirar.
Todas se sentaron y Dana se encontraba al lado de Emory en un asiento doble, al otro lado de Yulia y Diane. Una camarera apareció de la nada y tomó sus pedidos para las bebidas.
Dana no bebía mucho, pero pidió una cerveza mientras todas las demás pedían vino. Rara vez pensaba en su educación de la clase obrera, pero justo en ese momento, rodeada de tanta elegancia y belleza, sintió la diferencia. La aerodinámica falda negra de Emory, notó,que se deslizó hasta sus muslos delgados cuando cruzó las piernas. El leve susurro de las medias al deslizarse sobre la superficie de la piel de Emory hizo que se formara un nudo en el estómago de Dana. Captó la más elemental huella de perfume, una fragancia aromática que le hacía pensar en sombras claras y la luz del sol salpicando un frondoso manto de hojas. Tuvo la tentación casi irresistible de presionar su rostro en el cuello de
Emory.

"Gracias a Dios” murmuró Dana cuando la camarera trajo sus bebidas. Ella tomó un largo trago de su cerveza y trató de distraerse de la presencia fascinante de Emory Constantino
a sólo unos centímetros de distancia.
"Así que realmente vas a tomar tiempo libre” dijo Yulia a Emory "Espero que estés planeando venir con nosotros cuando nos vayamos el lunes”
Emory rió "No he empacado lo suficiente para la próxima semana. Tendré que volver a Boston primero”
"¿Qué podrías necesitar en una estación de esquí que nosotras no podamos prestarte?” dijo Diane.
"Hay un pequeño problema en el hecho que ustedes son cinco o seis centímetros más altas” señaló Emory.
Diane agitó la mano con indiferencia "Podemos manejarlo. Ahora que finalmente te hemos extraído de tu laboratorio, no permitiremos que regreses”
"¿Cuándo fue la última vez que tuviste unas vacaciones?” preguntó Yulia.
"Viajo mucho” dijo Emory defensiva.
Yulia negó con la cabeza "He pasado mi vida con los políticos. Es imposible deslumbrarme con una respuesta evasiva como esa. Vacaciones. No un viaje de negocios”
"Uh…en un momento del año pasado”
"Allí está, ves” dijo Diane triunfante "No volverás a Boston. Al segundo que lo hagas,volverás a empezar con lo que sea que estás haciendo y olvidarás de venir con nosotros”
"No voy a olvidar que Yulia se va a casar” protestó Emory. Miró a Dana con una sonrisa amistosa "¿También son tan implacables contigo?”
"Mi situación es un poco diferente” dijo Dana, dándose cuenta de que Emory no sabía por qué estaba allí.
"Dana es una periodista, Emory” dijo Yulia con una pequeña nota de disculpa en su voz.
"Ella estará cubriendo la boda como un documento para Washington”
"Oh” la sonrisa de Emory desapareció y su voz se volvió claramente más fría. Se movió un poco creando distancia entre ellas y miró con abierto recelo a Dana "Ya veo”
"¿Alérgica a la prensa?” Dana preguntó bruscamente, molesta por la pared que Emory había levantado tan rápidamente.
"Digamos que mi experiencia no ha sido exactamente positiva” dijo Emory, obviamente,tratando de ser cortés. Dejó su copa de vino con exagerado cuidado y luego miró con pena a Yulia "Creo que tendré que pasar tu oferta para unirme a tu grupo este fin de semana”
Yulia no miró a Dana "Lo siento, Emory. No estaba pensando”
"Eso es absolutamente correcto. No hay ninguna razón por la que deberías” Emory apartó el cabello de su rostro con un gesto de cansancio "¿Te importaría que me encuentre con ustedes después? Creo que necesito un poco de tiempo a solas para descansar”
"Por supuesto que no” dijo Yulia "Promete que nos llamarás más tarde. Diane estará en mi piso por un rato y estábamos esperando que pudieras venir a cenar”
"Las llamaré” Emory se puso de pie y dio a Yulia y a Diane un rápido abrazo. Asintió con la cabeza a Dana "Buenas tardes, Dana”
"Bueno, maldición” Diane murmuró cuando Emory se alejó "Eso pone un giro a nuestros planes”
Dana bajó su botella de cerveza y se levantó "Creo que puedo encargarme de esto por ustedes”
Sin esperar respuesta, Dana corrió tras Emory Constantino.



*****

"Estamos girando la interestatal” informó Savard comprobando las señales de la carretera cuando el SUV tomó más despacio la parte inferior de la salida de la rampa y se volvió al oeste "Parece una carretera muy pequeña”
Lena estiró las piernas y movió los hombros para liberar un poco la tensión "Me imagino que esta caravana estaba atrayendo un poco de atención en la carretera. Más fácil de rastrear por el aire también”
"¿Aire como helicóptero o aire como satélite?” preguntó Savard.
"Satélite a ciencia cierta, posiblemente ambos” Lena miró su reloj. Se hacía de noche temprano en las montañas, pero aun así se había hecho muy tarde, más de lo que había esperado "No vamos a llegar a casa esta noche. Tendríamos suerte si logramos llegar a
casa en la mañana”
"¿Crees que vamos a Illinois?”
Lena asintió "Mi conjetura es que están transfiriendo a Early y a quien quiera que sea que está en esa Vans, al centro de máxima seguridad en Marion. La base naval de Guantánamo aún no está lista para mantener detenidos”
"Demonios” murmuró Savard "Si no hablamos con este tipo antes de llegar allí, nunca hablaremos con él”
"Es por eso que estamos en este viaje por carretera”
"¿Quieres que haga una llamada a la base para informarles sobre nuestro cambio de planes?”

Lena lo quería, porque quería enviarle un mensaje a Yulia de que no estaría en casa como había planeado. Por otra parte, a pesar de pensar que la transferencia de Early justo cuando quería interrogarlo podría ser una coincidencia, no estaba convencida de eso.
También creía que sus comunicaciones con la base eran tan seguras como ellos podían hacerlas, pero eso no quería decir que no estaban siendo supervisadas. Por el momento, prefería no emitir sus planes "Vamos a esperar un poco”
Unos minutos más tarde Savard miró por la ventana "Está nublado por allá”
"Estamos subiendo por las montañas. No creo que alguna vez las haya cruzado sin que estuviesen así”
Un pitido sonó desde la consola integrada en el panel lateral anunciando que un ocupante en el compartimiento delantero quería hablar con ellas. Lena apretó un botón "¿Sí?”
"El vehículo justo delante de nosotros está señalando que va a parar”
Lena frunció el ceño "¿Puedes ver algún signo de problema mecánico? ¿Un pinchazo o el sobrecalentamiento del motor?”
"No señora”
"No hay mucho más del ancho de un hombro en estas carreteras tortuosas. Tenga cuidado de no golpearlos”
"¿Quiere que paremos, Directora Adjunta?”

Lena consideró sus opciones. La van que transportaba de prisionero estaba intercalada entre los otros dos SUV. Su vehículo era el cuarto en la fila. Si los agentes en el vehículo detrás de la van, estaban teniendo problemas mecánicos, no estaban en peligro. Tenían móviles y estarían, sin duda, en contacto con sus superiores. Por otro lado, si se detenía, podría perder la van con los prisioneros y la SUV líder, junto con su oportunidad de interrogar a Early

"No, rodéelos y mantenga la fila detrás de la furgoneta”
"Sí señora”
"¿Qué piensas sobre eso?” preguntó Savard nerviosamente.
"No lo sé” Lena tenía una sensación punzante en la parte posterior de su cuello y la incómoda sensación de que estaba pasando algo por alto. Presionó el botón del intercomunicador nuevamente "Quiero saber si aceleran. Y estén preparados, pueden tratar de perdernos”
"No se preocupe, no lo harán”

Lena aseguró su cinturón de seguridad. Se dio cuenta de que Savard también se sentía incómoda. Ante la petición tácita de Savard, Lena asintió

"Abre el compartimiento del piso”

Savard se inclinó mientras Lena presionaba el código para desbloquear el depósito debajo de los pies de Savard. Con el clic del bloqueo desacoplado, Savard abrió y extrajo el arma de las abrazaderas que sujetaban el arma en su lugar. Dejó caer la tapa trasera en el compartimiento y reposó la escopeta sobre las rodillas.

"Si por alguna razón tenemos que dejar…” las palabras de Lena fueron borradas por una explosión que sacudió el vehículo. El SUV se desvió bruscamente y Lena se catapultó hacia adelante. Su cinturón de seguridad detuvo bruscamente su movimiento y vagamente registró un dolor por el moretón en su pecho. Luego fue arrojada violentamente contra el asiento mientras el mundo se disolvía en un vértigo, una fuerte sacudida acompañó un chirrido metálico.


*****

"Emory, espera” Dana la llamó. Por un instante pensó que sería ignorada por Emory, pero finalmente Emory se detuvo frente a los ascensores.
Dana no podía leer su expresión así que continuó por instinto. Emory no parecía enfadada unos minutos antes, sino triste.
"Por lo general, tarda más de cinco minutos para que alguien decida que no le gusto”
"No es nada personal” Emory se encogió de hombros y apretó el botón para subir "Es su trabajo”
"Me di cuenta de eso”
"Lo siento si parezco grosera” dijo Emory su atención fija en las puertas del ascensor "Pero estoy muy cansada de ver lo que digo, especialmente cuando estoy relajada con mis amigos”
El resentimiento en su voz era difícil de pasar por alto "¿Qué tal si te digo que todo es confidencial a menos que acordemos lo contrario?”

Emory dio a Dana una mirada curiosa "Me temo que tendré que insultar de nuevo, pero no le creo”
"Déjame adivinar” dijo Dana tomando una oportunidad "Le dijiste algo a alguien en una situación íntima y terminó imprimiéndolo”
"Lo suficientemente cerca”
"Entonces ella no tenía ningún escrúpulo. Yo lo tengo” Dana tocó ligeramente a Emory en el hombro para asegurarse de que Emory estaba escuchando.
"Extraoficialmente significa extraoficialmente”
Emory sonrió con tristeza "Eso es lo que él dijo también”
Él. La decepción golpeó a Dana como un puñetazo en el plexo solar, pero se las arregló para ocultar su sorpresa "Lo siento, yo sólo había asumido…”
"No hay necesidad de disculparse”
"Bien, ya que no tenemos que preocuparnos por las conversaciones de almohada, deberías sentirte aún más segura”
"Por alguna razón, no lo hago” dijo Emory aunque su expresión se había suavizado "Eres aún más lisonjera de lo que él era”
"Me alegra oír eso” Dana sonrió y tomó el codo de Emory, tirando suavemente "Vuelve y termina tu vino”
"Normalmente no soy tan fácil de persuadir” dijo Emory con un pequeño gesto,comenzando a caminar junto a Dana.
"Es mi encanto natural” dijo Dana en broma, preguntándose si se había imaginado el ligero temblor bajo sus dedos. El brazo de Emory rozaba el de ella y sabía que no estaba imaginando el pulso de excitación que se instaló en la boca de su estómago. Una nueva historia, incluso una que su jefe le había enviado a conseguir, era la cosa más alejada de su mente. Todo lo que quería era llegar a conocer mejor a Emory Constantino. Mucho mejor.


****

Lena registró dos cosas a la vez. El calor y el olor a que algo se estaba quemando. El vehículo se había volteado de su lado y estaba colgando de su cinturón de seguridad, su peso era soportado por las correas a través de las caderas y el pecho. Respirar en esa posición era difícil

"¡Renée! ¿Renée, estás bien?”
"Golpeada” Savard jadeó "Nada serio"
“Quédate allí hasta que pueda revisarte” Lena buscó a tientas el cerrojo en su cinturón de seguridad y finalmente lo abrió. Cayó a pocos metros de la puerta, que ahora estaba realmente en el suelo y se posó en su hombro izquierdo. Gruñó de dolor, entonces se
puso de rodillas al nivel de Savard que cayó a su lado con un ruido sordo rompe huesos.
Las luces del interior estaban apagadas y mientras trataba de ver a Savard, se dio cuenta de que el aire era de un rojo nebuloso. El pánico la golpeó con fuerza y por un instante, vio la limosina de su padre explotando en una fuente de fuego. Mentalmente alejó esa
imagen y agarró a Savard por el hombro

"Tenemos que salir de aquí ¿Cómo está tu pierna?”
"Piernas bien” la voz de Renee era clara y tranquila "Estoy bien, comandante ¿Crees que haya alguien más allá afuera?”
"Tendremos que salir a ver” Lena se puso de pie y buscó la manija de la puerta que ahora era el techo. La primera persona en salir sería un blanco fácil "¿Todavía tienes la escopeta?”
En respuesta, Renée recargó la recámara del cartucho.
"Una vez que esté afuera te cubriré” dijo Lena "Espera aquí”
"¡Comandante, déjeme salir primero!”
"No” Lena empujó la puerta con todas sus fuerzas y ésta se abrió de golpe. Con cautela se asomó, pero lo único que podía ver eran dedos de fuego saltando en el aire. Un francotirador podía tenerla en su punto de mira y nunca lo sabría. Su vehículo no estaba en fuego al menos no todavía. Algo más estaba ardiendo cerca. Aunque sus brazos temblaban, se elevó por la escotilla abierta, se irguió y rodó a un lado en el suelo. Tan pronto como se golpeó, haciendo caso omiso de las piedras clavadas en su cuerpo, sacó su pistola y se cubrió de nuevo con el vehículo. Desde esa posición podía ver a ciento ochenta grados. Todo lo que veía era humo. Si había alguien por ahí, estaban bien escondidos.

"Savard. Ahora. Rápidamente”
Unos segundos más tarde, Savard se desplomó junto a Lena "¿Qué pasa con los chicos en la delantera?”
"Todavía dentro” Los ojos de Lena finalmente se acostumbraron a la luz tenebrosa
"Nuestro vehículo se fue por la borda. Estamos abajo como unos cincuenta metros”

De rodillas, siguió su camino lentamente hacia la parte delantera del vehículo. A otros cincuenta metros por la pendiente, la van, o lo que se supone que había sido la van,estaba totalmente envuelta en llamas

"Comprueba nuestra escolta. Comprobaré la van”
"Comandante…” Savard protestó "…deje que yo vaya abajo”
"Sólo cuida mi espalda, Savard” Lena subió hacia las nubes turbulentas de humo negro.
Dudaba que alguien todavía estuviese vivo en ese infierno, pero tenía que averiguarlo. No sólo podía esperar y ver cómo se quemaban.


Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por Monyk el Vie Nov 25, 2016 11:41 pm

Gracias!! Very Happy

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por VIVALENZ28 el Jue Dic 01, 2016 9:14 pm

Capítulo Once


“¿Así que vas a aceptar nuestro ofrecimiento para cenar?” Yulia preguntó a Emory.
Después de que Emory había regresado con Dana, todas habían compartido otra copa y por lo que Yulia podía decir, Dana y Emory habían hecho las paces. Emory parecía más relajada y Dana no parecía tener otro interés que Emory.
"Antes de decir que sí” dijo Emory "¿Quién va a cocinar?"
“Nosotras” dijo Diane, deslizando su brazo alrededor de la cintura de Yulia "Uno de nuestros muchos talentos”
"Entonces acepto” Emory miró a Dana "¿Vienes?"
“Bueno…” dijo Dana vacilante "…no estoy muy segura"
“Únete a nosotras” dijo Yulia. A pesar de que no estaba loca por la asignación de Dana, ella le gustaba. Y la pregunta de Emory había sonado mucho como una invitación. Si Emory quería que Dana estuviera allí, Yulia no iba a oponerse. Había sentido una afinidad
inmediata con Emory la noche que habían compartido escenario en un evento para recaudar fondos que resultó mortal. A pesar de eso, Diane, Emory y ella habían llegado a acercarse, no sabía mucho acerca de ella, salvo que era brillante, amable y sencilla. Hubo
un ex-‐marido en su pasado, pero por la manera en que Emory había estado estudiando a Dana toda la noche, Yulia se preguntaba que había dado lugar a la parte del ex.
Dana le sonrió a Emory "Parece que estaré ahí” Emory le devolvió la sonrisa
"Bien” dijo Yulia poniéndose de pie "Entonces voto porque movamos la fiesta a mi casa” El SUV estaba esperando delante de la entrada del hotel y justo cuando Yulia y los demás llegaron al vehículo, el mundo dio un salto hacia un avance rápido. Wozinski agarró la
puerta trasera y la abrió al mismo tiempo que Hara y Stark se acercaban a Yulia y la propulsaban hacia el vehículo.
"El resto de ustedes, entren, ahora” Stark gritó, mientras Wozinski se arrojaba en el asiento delantero y Stark se volvía para cerrar la puerta. Diane ya había seguido a Yulia en el interior y Dana agarró a Emory tirando de el a justo cuando la puerta se cerraba.
"¿Qué pasa?” Yulia exclamó cuando la SUV rugió fuera de la acera "¿Paula? ¿Qué pasa?”

Paula negó con la cabeza, sus dedos contra su auricular como si urgiera para que el mensaje continuara. Al mismo tiempo, levantó su comunicador "Delta uno, prioridad roja.
Delta uno, prioridad roja”
El segundo que Stark dejó de hablar, Yulia exigió "¿Qué está sucediendo?”
"No lo sé” el cuerpo de Stark estaba rígido, con una expresión pétrea.
Yulia se obligó a pensar con claridad. Esta no era la primera vez que había estado en esta situación. Una rápida evacuación podría significar casi cualquier cosa, un ataque terrorista en cualquier parte del país, una amenaza de peligro biológico en el sistema de metro, un intento de asesinato contra su padre. Alguien en una división de seguridad en algún lugar,simplemente podría haber reaccionado de forma exagerada a una transmisión de radio interceptada y haber pedido medidas de protección extremas sin verdadera justificación.
Ella no sabría hasta que Stark consiguiera más información o hasta que pudiera hablar con Lena. De repente, se sintió helada. Se agarró a los bordes del asiento para evitar que sus manos temblaran "Pónte en contacto con Lena. Quiero hablar con ella”
"Tan pronto como me sea posible” respondió Stark, aun descifrando las transmisiones.
En momentos, se precipitaron en el servicio secreto detrás del edificio de Yulia. Stark desenfundó su arma. Lo mismo hizo Hara y ambos agentes se posicionaron para proteger a los ocupantes cuando la puerta trasera se abrió.
Yulia miró a sus amigas. Diane y Emory, ambas parecían aturdidas pero calmadas. Dana lucía ferozmente concentrada y Yulia se dio cuenta, que había inclinado su cuerpo por lo que estaba entre Emory y Hara. Si había hombres armados esperándoles en la calle, los
hombres armados tendrían que pasar por dos personas antes de llegar a Emory. Yulia captó todo esto casi inconscientemente, el principal pensamiento en su mente era Lena.
¿Dónde estaba? ¿Sabía lo que estaba sucediendo? Y debajo de todo esto, el miedo que no podía permitir salir a la superficie. La única imposible e inaceptable posibilidad que todo esto era porque algo le había pasado a Lena.
"Despejado” Stark dijo a Hara y abrió la puerta. Ambos agentes inmediatamente saltaron y Yulia pudo ver a los demás miembros del equipo rodeando todo el SUV. Stark se inclinó entrando "Sra Volkova, ud primero, por favor”
"Ven conmigo” dijo Yulia, tomando la mano de Diane.
Tan pronto como salieron, media docena de agentes las rodearon y en el siguiente segundo, Dana y Emory les siguieron con varios agentes detrás de ellas. Yulia no se molestó en conversar y casi corriendo mientras la masa de cuerpos que la rodeaban la
llevaba hacia el edificio. En el interior, el ascensor hacia su piso estaba abierto y Stark dirigió a Yulia, Diane, Emory, y Dana al interior. Hara y Wozinski se metieron de últimos.
Una vez que estaban subiendo, Yulia soltó la mano de Diane.

"¿Sabes algo más?
Con expresión sombría, Stark sacudió la cabeza "Todavía no”
Las puertas del ascensor se abrieron y el corazón de Yulia se hundió. Valerie esperaba en el hall de entrada, su expresión seria.
"¿Es Lena?” Yulia preguntó inexpresivamente.
"Ha habido un incidente. No tengo los detalles” la mirada de Valerie no se apartó del rostro de Yulia "Elena señaló que te aseguraran. Tiene que entrar a su apartamento. Ahora”
Elena señaló. Yulia se tambaleó ligeramente. Entonces estaba viva. Ella estaba viva.

*****

"¿Cómo están?” Savard graznó, asfixiada mientras el humo envolvía los vehículos y oscurecía por completo la carretera por encima de ellos.
Lena sacudió la cabeza, limpiándose el sudor y las cenizas de su rostro "Cualquier persona en esa furgoneta se ha ido ¿Qué hay de nuestra gente?”
"Desinflé las bolsas de aire para darles una mirada. El conductor está inconsciente, el otro tiene al menos una fractura abierta de fémur, tal vez su pelvis” Savard luchó para abrir el compartimiento trasero de la SUV, el borde inferior estaba parcialmente enterrado en las rocas y la tierra "Tengo que llegar al equipo médico”
Cada vehículo de transporte tenía al menos suministros rudimentarios de primeros auxilios, aunque no todo el complemento era llevado cuando la primera hija no estaba a bordo. "Déjalo. Tenemos que sacarlos antes que esta cosa se queme”
"Todo este humo tiene que llamar la atención” Savard gritó mientras se abrían camino de regreso a la parte delantera de la SUV volcada "Algún tipo de equipo de rescate debe estar aquí pronto”
Lena subió a la parte lateral del vehículo, que ahora estaba apuntando hacia arriba y miró hacia abajo en el compartimiento de los conductores "Suponiendo que el Agente Tom Linson no los haga regresar” agarró el brazo de Savard "Voy adentro. Voy a levantarlos y
sacarlos. Arrástralos tan lejos de aquí como sea posible”
Savard frunció el ceño y empezó a protestar, pero Lena la cortó.
"Soy más alta, Renée. Tiene sentido que yo lo haga”
"Prométeme que si se empieza a quemar saldrás”
"Los tendremos afuera para entonces”
Lena se dejó caer en el compartimiento de los conductores, apretando su cuerpo entre los hombres quienes todavía estaban atados a sus asientos y al salpicadero. Revisó el pulso del cuello del conductor y sintió un suave latido debajo de sus dedos. Estaba vivo, pero chocado. Puso su mano detrás de su cabeza y revisó por fracturas obvias en su cráneo y cuello posterior. No sintió ninguna herida abierta o un importante mal alineamiento, pero tomó medidas de precaución, sacó los brazos de su chaqueta, la dobló longitudinalmente varias veces y la envolvió alrededor de su cuello. El collar cervical improvisado podría no ayudar mucho si tenía una fractura grave del cuello, pero dejarlo arder hasta la muerte no era una opción. Protegiendo su cuello como pudo, ella apoyó su hombro contra su pecho y desabrochó el cinturón de seguridad. Con ambos brazos por debajo de él, se irguió en toda su altura y lo arrastró con ella "¿Puedes llegar hasta el interior y apoderarte de él bajo sus brazos?”
Savard se apoyó en la cabina y se apoderó de él "Lo tendré si puedes levantarlo un poco más”
"Mantenlo” Lena le re-tomó por las caderas y lo empujó hacia arriba. Entre las dos, lo sacaron.
Luego fue por el otro, esta vez llevando la chaqueta de Savard. La envolvió alrededor de su muslo y apretó los brazos para que actuara como una férula. Él gimió mientras ella trabajaba, pero afortunadamente estaba semiconsciente. Él murmuró algo acerca de su mujer y por un segundo, Lena pensó en Yulia. Jesús, ella iba a estar tan asustada "Lo siento, sé que duele. Aguanta. Vamos a sacarte de aquí y entonces la llamaremos para ti”
Cuando Lena intentó levantarlo, no pudo. Sentía las piernas como plomo y sus brazos estaban tan cansados que apenas podía moverlos.
Ella apoyó la cabeza contra el parabrisas detrás de ella y cerró los ojos, tratando de reunir sus fuerzas.
"¡Comandante! Tenemos llamas debajo del vehículo ¡Sal, Comandante!”
"Ve” murmuró el hombre entre sus brazos "Fuera”
Lena rodeó sus brazos alrededor de su pecho y lo abrazó contra su cuerpo "Olvídalo. No quiero enfrentar a tu esposa. Si ella es como la mía, va a estar bastante molesta”
El hombre en sus brazos se echó a reír, un sonido roto, que terminó con un gemido.
Cuando volvió a hablar, sin embargo, su voz era más fuerte "Puedo tirar de mí mismo.
Ponga mis manos en algo”
Lena ignoró el dolor que gritaba en sus hombros y las protestas de los músculos temblorosos de sus piernas y empujó con todas sus fuerzas "Extiende” Ella sintió que él levantó los brazos y escuchó una palmada de sus manos sobre el metal mientras agarraba el borde de la abertura por encima de ellos. Entonces Savard entró para agarrarlo.
"Date prisa” Savard gritó mientras sacaba el agente de la camioneta.
Sin aliento, luchando por mantenerse en pie, Lena sintió que su cabeza giraba. Las lágrimas corrían por sus ojos irritados y su pecho ardía con cada respiración cargada de humo. La visibilidad se había reducido a cero, y por un segundo, no estaba segura de qué manera se levantaría.
Luego unas manos se clavaron en sus hombros.
"Comandante, sal. Ahora”
Savard tiró de la camisa de Lena y Lena agarró el metal por encima de su cabeza. Estaba caliente. Su padre había muerto en el instante en que una bomba había explotado debajo de su vehículo. Ella lo sabía y había tenido pesadillas de él quemándose durante años.
Se apoyó en el borde del volante y se lanzó hacia arriba a través de la abertura. Cayó de cabeza a un lado y en el suelo, aterrizando con fuerza sobre su espalda. No quería nada más que permanecer exactamente donde estaba, excepto por el aire apenas respirable y
muy caliente. Si se quedaba dónde estaba, no iba a llegar a casa. Si ella no llegaba a casa,Yulia estaría herida. Se puso boca abajo y comenzó a alejarse lentamente del vehículo en llamas.

****

Yulia tomó el brazo de Valerie "¿Qué dijo Lena? Valerie, ¿qué fue lo que dijo?”
"Stark, asegure la residencia, por favor” ordenó Valerie.
Sin decir palabra, Stark abrió la puerta del apartamento de Yulia y ella y Hara desaparecieron en el interior. Dana vio la aparente transferencia de poder, preguntándose quién era la rubia fría. Su expresión era remota, con los ojos verdes glaciales llenos de calma. Sin embargo, el aire a su alrededor vibraba como si su cuerpo emitiera una frecuencia de energía que ningún humano podía oír. Una sola palabra resonó en la mente de Dana. Mortal. Calma mortal. Control mortal. Mortal.
"¿Quién es?” Dana murmuró a Emory. Se quedaron en el círculo exterior de la actividad, a pesar de que Dana ni por un segundo pensaba que eran inadvertidas. Había sentido la inspección de los ojos de la rubia cuando habían salido del ascensor y notó el parpadeo de comprensión cuando había visto a Emory. Cuando Emory no respondió, Dana la miró
"Extraoficial ¿recuerdas?”
"No me corresponde a mi decírtelo” dijo Emory en voz baja.
"¿Pero la conoces?”
Emory asintió.
"¿Estás bien?” Preguntó Dana, dándose cuenta de que Emory estaba pálida. Sus ojos eran enormes pozos oscuros llenos de preocupación.
"Nunca me acostumbraría. Ser empujada en un coche, arrastrada. No sé cómo Yulia lo soporta”
Dana apoyó la mano en la espalda de Emory, con la esperanza de tranquilizarla "Yo tampoco, pero ella está aquí con amigos. Eso es bueno”
"Sí”
"Estás temblando”
Emory sonrió trémula "Es la adrenalina. Estoy bien”
"Adrenalina. Debe ser por eso que mis rodillas están temblando” Dana acarició la espalda de Emory en un círculo lento "Parece que podemos entrar”
Stark mantuvo la puerta abierta "Despejado”
Dana se dio cuenta de que Diane Bleeker se había quedado cerca de Yulia, pero su atención nunca abandonó a la mujer que Yulia había llamado Valerie.
Todo el mundo se movió al interior.
Valerie cogió el teléfono más cercano y habló en voz baja, dándole la espalda al grupo.
Alguien encendió las luces de la habitación y corrió las cortinas de las ventanas en el lado opuesto de la habitación.
"Me siento inútil” Dana miró a Yulia, quien tenía su atención fija en Valerie. Yulia le recordaba a Dana las estatuas de hielo que se veían como si fueran a romperse si eran golpeadas por un rayo de sol "Jesús ¿no hay alguna manera de saber lo que está pasando?
Me está volviendo loca y no es mi amante la que está allá afuera”
"¿No es esto lo que querías de tu historia?” preguntó Emory con un toque de amargura en su voz "¿La primicia de todo el drama y el dolor como un bono?”
"¿Es eso lo que piensas?” Dana estaba enojada, pero el dolor en los ojos de Emory era tan crudo, que su propia molestia desapareció "Realmente él te hizo daño. Lo siento”
"No, yo me disculpo” Emory tomó la mano de Dana por un instante, luego la liberó rápidamente sorprendida por sus propias acciones "Tienes un trabajo que hacer. Mucha gente cree que lo que haces es necesario”
"Pero tú no”
Emory se encogió de hombros "No creo que el público tenga derecho a saber lo que no puede procesar o poner en contexto. No cuando la mala información y la equivocada opinión pública puede crear guerras o detener el progreso científico crítico”
"Y yo creo que es responsabilidad de las personas como yo, velar que el público entienda lo que es importante ¿No crees que ese es el verdadero poder de la prensa?”
"Tal vez, en el mejor de los mundos” Emory negó con la cabeza "No creo que Yulia Volkova estaría de acuerdo en que vivimos en el mejor de los mundos en estos momentos”
"Dame una oportunidad” dijo Dana, sin saber por qué era tan importante, pero segura de que lo era "Dame una oportunidad para demostrar que no voy a hacerle daño. O a ti”
"¿Quieres decir que confíe en ti?”
"Sí” dijo Dana con fiereza "Sí. Confía en mí”
"No sé si pueda hacerlo”


*****

En el instante en que Valerie desconectó el teléfono Yulia la sacó del alcance del oído de los demás "Dime lo que sabes. Sea lo que sea”
"Elena envió una señal digital codificada desde su teléfono celular a nuestra base hace veintidós minutos. El mensaje que nos indicaría que debíamos asegurarte aquí y bloquear el edificio”
"¿Eso es todo? ¿No hablaste con ella?”
"No” Valerie hizo una pausa y luego añadió "Y no creo que debamos esperar a oír nada de ella por un buen rato”
Yulia luchó contra la oleada de náuseas. Había estado en esta posición antes. Conocía el manual. Las comunicaciones eran un camino de dos vías. Casi cualquier transmisión podría ser desviada, aprovechada, decodificada. Lena no correría el riesgo de una fuga de
seguridad en medio de una crisis. El hecho de que ella no se hubiese puesto en contacto con ellos en absoluto, indicaba la gravedad de la situación "¿No puedes llamarla?”
"Sabes que no puedo”
"¿Sabes dónde están?” Yulia miró a Stark, que estaba de pie junto a la puerta, con las manos detrás de la espalda y la mandíbula apretada. Savard estaba con Lena. Esta misma mañana, Yulia había querido que Valerie fuese con ella. Entonces habría sido Diane
preguntándose, preocupada, luchando contra el miedo.
"No. No podemos triangular la señal. Está intencionalmente diseñada para no ser rastreable” Valerie bajó la voz "Mi sensación es que Elena cree que hay una gran violación en la seguridad aquí o en Washington. Tiene acceso a su teléfono, lo que sugiere que no ha sido detenida y fue capaz de enviar un mensaje, lo que indica que ella no está gravemente herida. Estos dos hechos están a su favor”
"¿Pero piensas que está herida?” preguntó Yulia.
"No lo sé” dijo Valerie con firmeza "Y especular no nos hará ningún bien. Tienes que confiar en Elena”
Ella es muy buena.
Yulia tuvo la urgencia de reír, pero no estaba riendo porque no encontraba nada humorístico. Estaba siendo golpeada por la absoluta irracionalidad de estar discutiendo sobre si su amante podría estar herida o en grave peligro con la mujer que había
recíprocamente envidiado y resentido "¿Y si se tratara de Diane allá afuera?”
La expresión de Valerie nunca cambió "Entonces, si yo no estuviese con ella, me gustaría que Elena lo estuviese”
"¿Crees tanto en Lena?”
"¿No lo haces tú?”
Yulia se sorprendió por el tono ligeramente desafiante y luego respondió con firmeza "Sí, lo hago” sabía que era la verdad absoluta y en ese conocimiento, sintió que su pánico disminuyó y la calma tomó su lugar en el centro de su ser.
"Bien, entonces…” dijo Valerie "…tengo que hacer algunas llamadas. En el momento que sepa algo, te lo dire”
"Gracias” cuando Valerie comenzó a alejarse, Yulia la tomó de la muñeca. Ante la pregunta en los ojos de Valerie dijo "Me alegro que Lena cuente contigo”
"No soy la única con quien Elena puede contar” Valerie sonrió por primera vez "Ella te tiene a ti”



Capítulo Doce


“¿Cómo va tu pierna?” Lena sospecha que el accidente y el terreno áspero con el que habían estado luchando, estaban tomando su cuota en la apenas recuperada rodilla de Savard. Su propio cuerpo se sentía como si hubiera sido atropellada por un camión con las
ruedas muy grandes, pero aparte de estar sin aliento por respirar el aire caliente y contaminado, no podía registrar ningún daño serio.
Savard sólo había regresado a servicio completo hacía un par de semanas y probablemente no admitiría estar herida a menos que no pudiese moverse en absoluto

"Tenemos que asegurar el camino antes de llamar para la extracción. No quiero a otro equipo llegando aquí si hay un francotirador por allí”
"Yo iré” dijo Savard.
"Eso no fue lo que pedí”
"Puedo hacerlo, Comandante. Y debería ser yo”
Lena no estaba de acuerdo con la creencia de Savard de que salvaguardar la vida de Lena era su deber. Tampoco creía que subir la colina era más peligroso, que quedándose donde estaban. Cualquier persona todavía en la zona que quería asegurarse de que estaban todos muertos, probablemente estaría en el proceso de bajar por la ladera en estos momentos. Era preferible acercarse por sus flancos y no directamente hacia ellos. El camino por encima de todos estaba probablemente despejado, pero necesitaba estar segura "Ve. Y no confíes en nadie, no importa quién diga ser. Mantén el arma lista y hazme una señal”
"Sí señora”
Savard desapareció en la oscuridad turbia. Los coches en llamas ahora ardían, generando un humo grasiento más negro que el de las llamas. La noche se acercaba a su alrededor y Lena estaba repentinamente consciente de que estaban en las montañas, en noviembre.
Haría un frío terrible. Estaba en mangas de camisa y sus pantalones estaban empapados por arrastrarse a través de la superficie de nieve. Miró a los dos agentes heridos. Ambos estaban ya sea inconsciente o dormidos. Habían estado usando las gabardinas que habían removido del SUV y ahora ambos estaban expuestos peligrosamente. Necesitaba llevar a estos hombres a un hospital, pero no quería conseguir que los mataran en su prisa por salvarlos. Savard se había ido hacía unos pocos minutos, tiempo suficiente para haber alcanzado la carretera. Lena estaba a punto de ir tras ella cuando una lluvia de piedras cayó en cascada por la pendiente seguida de Savard que salía de la oscuridad aterrizando a su lado.
"El camino está vacío, Comandante. No hay ninguna barandilla por donde nos salimos y nada que demuestre que realmente lo hicimos, salvo algunos restos en el lado de la carretera. Está tan brumoso, que no creo que el humo sea del todo perceptible para los autos que pasan. Eso es probablemente por qué nadie ha aparecido todavía”
"Las personas que se han salido en estas carreteras, han quedado atrapadas en sus vehículos durante días antes de que los equipos de rescate los encontraran” dijo Lena
"Esta noche, eso trabaja a nuestro favor” Sacó su teléfono celular de su bolsillo y marcó una extensión de Washington. El teléfono fue contestado a la segunda llamada "Se trata de Elena Katina. Necesito un nivel alfa, equipo de extracción, incluyendo un helicóptero de evacuación médica. Involucrar los GPS ahora”
"Esa señal va a iluminar a cualquiera que esté buscándonos” dijo Savard cuando Lena desconectó
"Esperemos que nuestro equipo gane la carrera” dijo Lena.
"¿Cuánto tiempo, supones?”
"Ella probablemente enviará un helicóptero desde Langley. Tal vez treinta minutos” Lena se acostó sobre su estómago para esperar, mirando hacia arriba donde podía ver todo el que se acercara desde arriba "Mantén un ojo en los chicos y asegúrate que permanezcan
juntos para conservar el calor corporal”
"¿Qué hay de ti?”
"He estado más fría” Lena recordó las gélidas aguas del Atlántico y de lo mucho que había querido nunca estar tan fría otra vez. Ahora necesitaba estar alerta, porque tenía que estar segura de que las próximas personas que vinieran por la ladera, eran las que vendrían para cuidar de sus escoltas heridos y las que la sacarían a ella y a Savard lejos de aquí. No podía permitirse el lujo de estar demasiado cómoda, así que tal vez el clima escalofriante no era necesariamente tan malo "Vigila los sectores desde las doce en punto a las seis, yo tomaré la otra mitad”
"Estoy en eso” Un minuto más tarde, Savard añadió "Y¿comandante? ¿Esa petición que hice sobre más trabajo de campo? Me gustaría reconsiderarla”
Lena se rió, consciente de que Savard no querría estar en otro lugar que donde estaba ahora. De alguna manera, ella sentía lo mismo. Esto era para lo que estaba entrenada.
Esto era lo que significaba vivir sus creencias. Y si sólo hubiese estado ella en consideración, no estuviese particularmente preocupada. Ella no temía a la muerte,aunque no tenía ningún deseo de morir. Ella quería vivir por mucho tiempo y compartir cada momento que le fuera posible con Yulia. Y por encima de todo, quería evitarle a Yulia la agonía que sabía que Yulia sentiría si ella no regresaba de una misión. De hecho, ella no podía imaginar perder a Yulia, incluso considerarlo era más de lo que podía tolerar. Sin
apartar los ojos de las sombras oscuras alrededor de ella dijo "Olvídese de cambiar su solicitud de servicio, Savard. Me temo que acaba de demostrar que estás lista para el combate”
Savard rió tranquilamente poniendo de lado el frío y haciendo la oscuridad un poco menos impenetrable.



*****

"¿Cómo te va?” preguntó Valerie, uniéndose a Diane donde estaba de pie delante de la chimenea. Aunque la habitación no había estado fría, le había pedido a Diane que encendiera el fuego para ahuyentar algo de la penumbra. Anteriormente, había ordenado cerrar las persianas evitando así la posibilidad de cualquier vigilancia exterior, lo que se había añadido a la atmósfera claustrofóbica en el piso de Yulia.
Aunque confiaba en el vidrio a prueba de balas para detener los disparos de armas más pequeñas, no se fiaba que detuviera un misil de tierra a tierra. Y ya había ocurrido en el pasado para anticipar un ataque de fuentes inesperadas.
Diane tomó la mano de Valerie y se acercó más a ella "Me siento culpable por sentirme feliz ya que tú estás aquí y no allá afuera con Lena y Renée ¿No es horrible?”
"No” susurró Valerie. Quería abrazarla. Quería besarla. También quería decirle que todo iba a estar bien, pero no lo hizo. Las mentiras salían fácilmente de ella, porque alterar la percepción de los demás sobre la realidad, era lo que se le daba bien. Era tan buena que
pocas personas incluso sabían quién era ella. Esa habilidad le había servido muy bien a ella, hasta ahora, más de una vez esa habilidad de hacer que los demás creyeran sus mentiras le había salvado la vida. Ahora, lo que más le importaba era que Diane nunca dudara que le estaba diciendo la verdad "Cuando recibí la señal para evacuación de emergencia, le ordené al equipo de Stark que asegurara no sólo a Yulia sino a todo el mundo con ella porque sabía que el equipo también te mantendría a salvo. No es estrictamente el protocolo” besó rápidamente la mano de Diane "Pero no me importaba.
Necesitaba que estuvieses a salvo”
"¿Crees que ellas están bien?” preguntó Diane.
"Todo lo que sé me indica que están en problemas, pero capaces de maniobrar. Si Elena tiene alguna oportunidad en absoluto para ganar esta mano, ella lo hará”
"Sé que van a pasar horas, tal vez días antes de que esto se resuelva y necesitas estar aquí” Diane acarició fugazmente el rostro de Valerie "Pero después de eso, necesito que vengas conmigo. Prométeme que lo harás”
Valerie no dudó, porque esta era una verdad que abrazaba sin dudas "Lo haré. Te amo”


*****


Dana se sentó al lado de Emory en el sofá, donde habían comenzado el día doce horas antes y observó a Diane y a Valerie hablando a través del cuarto. Todo lo relacionado con su lenguaje corporal decía que eran amantes. Interesante, que la mejor amiga de Yulia estuviese involucrada con alguien que obviamente estaba muy arriba en la cadena de mando.
"¿Ella es de la Seguridad Nacional?” Dana preguntó a Emory.
Emory bebió del café que alguien había tenido la brillante idea de hacer en grandes cantidades. Tenía la sensación de que todos iban a necesitarlo esta noche "¿Crees que si preguntas de una manera ligeramente diferente la pregunta que me negué a contestar
anteriormente, voy a contestarla?”
"No es la misma pregunta. Anteriormente tenía otra finalidad ¿Sabes quién es ella?” Dana cruzó las piernas, balanceando el tobillo sobre la rodilla opuesta "¿Es ella de la seguridad nacional? Es una cuestión de hechos. Antecedentes. Referencia. No se trata de divulgar ninguna información personal”
"¿Es esa línea de pensamiento que se supone que me hará sentir más cómoda a tu alrededor?” Emory negó con la cabeza "Porque no lo hace. Suena solapado”
Dana buscó por censura en el tono de Emory y se relajó un poco cuando no la encontró.
Emory parecía estar buscando las reglas del juego, algo que normalmente Dana trataba de mantener tan vago como le fuese posible. Con Emory, no quería cometer un error. Tenía la sensación de que no habría una segunda oportunidad y tomando en cuenta que aún no había tenido ni siquiera una primera oportunidad, eligió cuidadosamente sus palabras
"Por lo general tengo que obtener información de personas que a menudo no quieren dármelas. El líder de una célula terrorista que vive en una cueva en las montañas de Afganistán quiere que su mensaje sea escuchado, pero no quiere que yo sepa la verdad. Él
quiere que yo transmita su jihad (guerra santa musulmana) pero no quiere que yo sepa cuántos hombres tiene, o quien le da los fondos, o lo que él intenta volar más adelante”
Por un segundo, estuvo de vuelta en un jeep en una tierra estéril, en un mundo tan brutal,que la moral era sacrificada en el altar de la supervivencia. Se estremeció y sonrió irónicamente "Lo siento. Nada de eso tiene algo que ver contigo”
"Estás equivocada allí” Emory se volteó de tal manera que sus rodillas tocaron la pierna de Dana "Si vamos a ser amigas, tengo que entender lo que es importante para tí. Y lo que no es”
"¿Vamos a ser amigas?”
"No lo sé” Emory se encogió de hombros, su expresión casi triste "Mi aversión a los periodistas no es del todo debido a una experiencia personal. No soy exactamente un objetivo tan popular como alguien como Yulia, pero mi trabajo es lo bastante controversial como para atraer a una multitud”
"Eres muy presionada por la prensa”
"Sí. Sin descanso, a veces. Y, por desgracia, no todos los periodistas tienen la mente abierta ante lo que estoy haciendo”
"Regeneración tisular ¿verdad?” Dana había revisado algo, pero ciertamente no todos los artículos voluminosos sobre Emory Constantino y su polémico trabajo en la investigación de células madre. Era un tema candente en cada grupo pro derecho a la vida, religiosos extremista y la organización de ingeniería anti-genética.
"Tomando en cuenta que es de conocimiento público, sí, ése es el término general para lo que hago”
Dana se acercó más. Desafortunadamente, tan pronto como lo hizo captó el aroma único de Emory, que descarriló por completo su línea de pensamiento. Ahora era el momento de tomar ventaja sobre las fuertes emociones que todo el mundo estaba experimentando.
Las barreras estaban derribadas, el control se tambaleaba. Las personas decían cosas,hacían cosas, admitían cosas que normalmente no harían si no estuviesen tan distraídas y molestas. Como sangre en el agua, una crisis señalaba el tiempo para que un reportero atacara y atacara con fuerza. En cambio, se sintió frenada.
"Me gustaría hablar contigo acerca de tu trabajo en algún momento. Lo qué crees que la gente debería saber sobre él. Lo qué quieres que los demás entiendan”
"No lo creo”
"Sólo considéralo” dijo Dana "Sabes que la única manera en que conseguirás el apoyo del público, es haciéndoles comprender de que manera una investigación como la tuya les beneficiaría”
"Lo haces sonar como si las personas sólo están interesadas en su propio bienestar”
"Por lo general…” dijo Dana rotundamente "…ése es el caso”
"Eres una cínica”
"Prefiero llamarlo realismo” Por mucho que odiara hacerlo, sobre todo tomando en cuenta lo que ella y Emory habían estado discutiendo, Dana no podía ignorar completamente sus instintos. Yulia Volkova estaba sola, por primera vez, en toda la tarde y Dana tenía un trabajo que hacer. Se puso de pie "Discúlpame”
Emory siguió su mirada "¿No te molesta aprovecharte del dolor de las personas?”
"Lamento que lo veas de esa manera” dijo Dana antes de alejarse. Durante todo el camino mientras atravesaba la habitación, podía sentir los ojos de Emory sobre ella y le dolía saber que la había decepcionado. Sin embargo, siguió su camino hasta que llegó junto a
Yulia, que estaba sentada, de espaldas a la habitación, en la barra que dividía la sala de estar de la cocina "Disculpe, Sra. Volkova¿puedo sentarme?”
"Adelante” dijo Yulia mirando una taza de café sin tocar, que estaba en la mesa delante de ella.
"¿Puedo calentarle eso para usted?”
"No, gracias” dijo Yulia, finalmente levantando su cabeza para mirar a Dana.
Los ojos de Yulia estaban oscurecidos, más de lo que Dana recordaba y pensó que probablemente era por el dolor que ella sentía y que le cubría como olas. Dana no era ajena a las tragedias de otras personas y estaba acostumbrada a entrevistar a las personas en medio de la agonía de su perdida. Esta noche, sin embargo, le afectaba más de lo habitual, porque ya sentía una afinidad por la primera hija. A pesar de su simpatía, aún necesitaba saber "¿Cómo es? ¿Estar aquí, esperando, sin poder hacer nada?”
"Sabes…” dijo Yulia cuidadosamente “...no creo que nadie me haya preguntado eso antes” miró por la habitación hacia Diane y Valerie con una sonrisa cariñosa y triste "Diane quiere protegerme. Los otros también quieren hacerlo, incluso haciéndose daño a sí mismos,hasta la muerte” miró a los ojos de Dana "¿Tienes alguna idea de lo que eso me hace sentir?”
"Imagino que…ya que no está agradecida de que la cuiden…lo odia”
Yulia rió con amargura "Eso es exacto. Y no me hace muy feliz admitirlo. Especialmente a ti”
"No estoy escribiendo esto” Dana mostró sus manos vacías "Sin grabadora. Pero, para el record ¿dígame por qué apoya a su amante para que haga lo que hace?”
"Eso es fácil” dijo Yulia en voz baja "El trabajo que ella hace es esencial y como dice mi padre, sólo la mejor debería hacerlo”
El corazón de Dana se agitó, porque la simple verdad era siempre la más poderosa
"¿Alguna vez le ha pedido que se detenga?”
"Sí” la expresión de Yulia se volvió distante y Dana tuvo la sensación de que estaba recordando una conversación. Su sonrisa vaciló y luego se asentó en una tierna resignación. "Traté de hacerla elegir entre su deber y yo, pero no lo hizo”
"¿Y dejó de intentar que cambiara de opinión?”
"La amo. Creo que ya lo he mencionado”
"Sí”
"No cambiaría nada de ella”
"Pero…”
"Pero nunca dejaré de pedirle que tenga cuidado. Nunca dejaré de decirle que quiero que esté seguro. Y nunca voy a renunciar a ella, sin importa el costo”
"¿Puedo citarla?” Dana le preguntó con suavidad.
"Pregúntame de nuevo cuando ella esté a salvo en casa”



*****

"¡Comandante!”
"Lo escucho” Lena se esforzó en relacionar hogar con el estruendo lejano pero inconfundible, que parecía estar cada vez más cerca. Con cada segundo que pasaba, el repetitivo thump-‐thump-‐ thump se hacía más fuerte. Rotores "Creo que ese es nuestro aventón”
"Te aseguro que es lo que jodidamente espero, y no que Tom Linson haya decidido regresar y comprobar la van”
"Lo dudo. Si él fue parte de esa escena en la carretera, estará muy lejos”
Un rayo de luz atravesó el grasiento humo sobre sus cabezas y pasó hacia adelante y hacia atrás sobre el suelo alrededor de ellas. Lena se cubrió los ojos y trató de distinguir las marcas a un lado del helicóptero. Nada. No parecía un helicóptero de noticias de televisión o un helicóptero médico local respondiendo al 911 de algunos conductores.
Como sospechaba, los coches que habían pasado por la carretera probablemente no tenían ni idea de que incluso había habido un accidente. Eso era bueno, porque quería evitar la publicidad. Ahora lo único que podía esperar era que el helicóptero hubiese sido
enviado por Lucinda Washburn y no por el que había decidido eliminar a un testigo potencialmente peligroso que sabía demasiado.
"Creo que están aterrizando en la carretera” Savard gritó por encima del ruido.
"Mantén tu arma dirigida hacia la colina hasta que yo diga lo contrario” dijo Lena sintiendo la rigidez en sus rodillas. Finalmente se empujó en posición vertical y comenzó a subir la cuesta.
En cuestión de segundos, se había ido.

Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por Monyk el Vie Dic 02, 2016 2:26 am

Siiii, Very Happy

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Dic 07, 2016 10:13 pm

Capítulo Trece



Alrededor de las 10 pm, Dana finalmente vio su oportunidad de hablar con la enigmática y decididamente distante agente llamada Valerie.
Yulia, Diane y Emory habían cerrado filas y estaban demostrando que no querían el rollo de la compañía en el área de descanso. Stark permaneció en la puerta, a pesar de que se
había sentado en una silla que alguien le había acercado para ella. Wozinski había entregado alimentos y bebidas una hora antes y la mitad de un bocadillo sin tocar permanecía en un plato de papel en el suelo junto a Stark.
Valerie estaba mirando por la ventana a través de una abertura estrecha de las persianas.
No reconocía la presencia de Dana cuando Dana se acercó a su lado.

"No hemos sido presentadas, pero me imagino que sabes quién soy” dijo Dana.
"Sí” dijo Valerie.
"¿Tiene una actualización sobre el incidente que ha detenido a la directora adjunta?”
"Sin comentarios”
"¿Cuánto tiempo cree que pasará antes de que este país reorganice su estructura de seguridad lo suficiente como para luchar eficazmente contra el terrorismo?”
"Sin comentarios”
"Crear la Oficina de Seguridad Nacional luce mucho como una maniobra política para apaciguar el temor del público, mientras justifica la vigilancia de los ciudadanos estadounidenses en territorio nacional”
Valerie seguía mirando a la calle como si Dana no estuviese allí.
"¿Cuánto tiempo ha estado involucrada íntimamente con la mejor amiga de Yulia Volkova ?”
Dana intentó otra táctica.
Valerie volvió la mirada helada hacia Dana "Puedo hacer que la saquen de la habitación y le nieguen permanentemente el acceso a Yulia Volkova en menos de un segundo ¿Qué tanto quiere completar su tarea?”
"Está bien” dijo Dana lentamente, sosteniendo la mirada de Valerie "He estado diciendo esto muchas veces esta noche, pero extraoficialmente ¿cuánto tiempo cree que pasará
antes que oigamos algo?”
"No lo sé” Valerie volvió su atención de nuevo a la calle "La Casa Blanca tiene un departamento de prensa que se encargará del tipo de preguntas que está haciendo”
Dana se echó a reír "Y también creo en el hada de los dientes”
Una sonrisa apareció en la esquina de la boca de Valerie "Sólo he permitido que permanezca aquí tanto tiempo porque esta mañana la directora adjunta aclaró que tendría acceso sin restricciones. Si fuera por mí, no estaría aquí”
"¿Así que está a cargo cuando ella no está disponible?”
"Sin comentarios”
"¿Me puede dar su cargo oficial?”
Silencio.
"¿Qué tal un apellido?”
Silencio.
"Está bien, sin preguntas. Yo hablaré” Dana se frotó la parte posterior de su cuello,calculando cuantos disparos tendría antes de sacarle algo a la Esfinge

"Así es como veo las cosas. Hay dos equipos de trabajo de base, en algún lugar de este edificio está el equipo del servicio secreto que resguarda a la primera hija y en el otro hay una especie de equipo especial separado de la OHS. La directora adjunta encabeza aquí el equipo de la OHS, ud es uno de ellos, probablemente, la segunda al mando. Hay una especie de cruce entre los dos equipos, ya que Stark está siguiendo ahora su liderazgo, lo que es muy inusual para alguien en su posición” Dana pensó en eso por un minuto. El Servicio Secreto era conocido por no compartir la responsabilidad de sus protegidos. Por lo general, se enlazaban con el personal de prensa de la Casa Blanca durante la planificación anticipada para eventos
públicos, pero el Servicio Secreto hacía todas las llamadas de seguridad. Y sin embargo,Stark fácilmente delegó en Valerie ¿Por qué? "Stark la conoce. Ella confía en Ud. Si no lo hiciera, estaría peleando cada paso del camino ¿Cómo lo estoy haciendo hasta ahora?”
"Sin comentarios”
"Voy a imprimir lo que sé si no tengo otra cosa”

Valerie la ignoró, aun luciendo imperturbable.
Dana introdujo las manos dentro de los bolsillos y se balanceó hacia adelante y atrás,calculando los ángulos "Hay solamente una razón por la que la OHS y el equipo de seguridad de Yulia estén tan entrelazados. Apuesto que algunos de los del equipo especial de la OHS aquí, solían ser del servicio secreto” su frecuencia cardíaca se disparó cuando las piezas se unieron en su mente. Cuando eso pasaba, era siempre una ráfaga, casi tan
estimulante como la adrenalina elevada por el peligro o la satisfacción orgásmica de un buen sexo "Jesucristo. Yulia Volkova es el foco de los dos equipos, porque alguien piensa
que los terroristas están detrás de ella”
Valerie suspiró como si estuviera decepcionada "Los escritores tienen una imaginación activa”
"O tal vez ya han tratado ¿Cuándo? ¿Cuándo fue el intento de asesinato?” Dana no podía creer que la Casa Blanca hubiese mantenido esto en secreto. Y ahora comprendía por qué
Elena Katina la apoyó para estar tan cerca de Yulia. Katina estaba tratando de limitar la visibilidad de Yulia porque era un maldito objetivo. Oh, sí, había una buena historia aquí. Una historia caliente. Dana se alejó, sabiendo que no iba a sacar nada más de esta agente, si es que eso era lo que era.
Valerie se lo impidió apretando su brazo como una mordaza "Si yo pensara que iba a escribir sobre alguna de sus teorías, tendría que secuestrarla y tendría que restringir todas sus comunicaciones”
Dana no estaba tan sorprendida por la amenaza, pero no había esperado la total ausencia de ira. Valerie sin apellido parecía ser completamente imposible de provocar. Incluso Elena Katina había mostrado un poco de fuego cuando Dana le había presionado sobre Yulia. Esta mujer Valerie le fascinaba. Y ahora sabía una cosa con certeza. No había ningún otro lugar en el que quisiera estar en el futuro previsible, salvo con Yulia Volkova

"Supongo que ha pasado mucho tiempo desde que usted ha leído la Declaración de Derechos. ¿Ya sabe, la parte de la libertad de prensa?”
"No estoy jugando” dijo Valerie firmemente "Su pase de prensa no la protege cuando los asuntos de la seguridad nacional están en riesgo”
"¿Y quién decide eso?”
"Yo lo hago”
"¿Quién va a decidir exactamente lo que va a ser oficial, que no sea el menú de la boda?”
"Creo que eso será decisión de la directora adjunta…” Por un instante, la fachada fría de Valerie cambió y Dana vislumbró algo oscuro y peligroso en sus ojos antes de que Valerie añadiera "…cuando ella regrese”



*****
"¿Puedo hablar contigo un momento?” Emory tiró de la manga de Dana y la apartó de Valerie, quien de inmediato se volvió hacia la ventana.

"Por supuesto” Dana siguió a Emory hacia la barra de desayuno sorprendida de que Emory la hubiese buscado, ya que estaba bastante segura de que hablar con Yulia le había confirmado a Emory cuán egoísta e insensible era. Se sentó en uno de los taburetes.
Alguien había bajado las luces para que el área estuviese en penumbra, dando la falsa impresión de privacidad.
"¿Pasa algo?”
"Pensé que debía rescatarte antes de que te metieras en problemas”
"¿Preocupada por mí?” dijo Dana suavemente. Por lo general, se irritaba cuando alguien trataba de interferir con su trabajo, pero las pequeñas líneas de expresión entre las cejas oscuras de Emory indicaban verdadera preocupación. Después de ser testigo de las apasionadas interconexiones entre Yulia Volkova , sus amigas y aquellos que la protegían,Dana se dio cuenta de lo mucho que quería que alguien cuidara de ella. Alguien que se preguntara acerca de dónde estaba y se preocupara si ella volvía o no a casa. Tal vez eso era un sueño imposible, pero el placer que sintió por la mirada de preocupación en los ojos de Emory no era un sueño. La sensación era real y dulce y quería más de ella

"Ha pasado mucho tiempo desde que he tenido una campeona”

Los labios de Emory se entreabrieron en agradable sorpresa y cuando se acercó a ella descansó su mano sobre el muslo de Dana

"Puedo ver que estás haciendo y no sabes lo que estás haciendo”
Dana sonrió "Para ser una científica, eres muy sutil. Y por el momento, demasiado imprecisa”
"No bromees. No sabes lo que pasa aquí y si presionas a estas personas…” Emory negó con la cabeza "…simplemente has el trabajo que viniste a hacer. Escribe acerca de la mujer cálida y maravillosa que Yulia Volkova es y lo mucho que se preocupa por su país y lo mucho que ama a su padre. Escribe sobre cómo le cuesta ser abierta y honesta acerca de su vida,con el mundo entero mirandola y una buena parte criticándola. Escribe sobre el hermoso amor entre Yulia Volkova y Elena Katina”
"No puedo simplemente escribir sobre las cosas que son bonitas…” dijo Dana "…o fáciles. O lo que la gente quiere escuchar”
"La vida de Yulia no es fácil” resopló Emory "Créeme, hay una gran cantidad de personas que no quieren oír hablar de Yulia y Lena”
"Ya lo sé. Y escribiré sobre su matrimonio. Pero ¿y qué pasa acerca de lo que está pasando? ¿Qué pasa acerca del peligro? ¿Quién está detrás de ella, Emory?”
"No. Por favor, no vayas allí”

La voz de Emory era baja y casi torturada y Dana tuvo esta repentina necesidad de borrar su dolor. Cubrió la mano de Emory que reposaba sobre su pierna

"Lo sabes ¿no es así?¿Sabes lo que realmente está pasando aquí?” Dana comenzó a ordenar mentalmente lo que sabía de Emory y las cosas que había leído acerca de la primera hija. Yulia y Diane Bleeker habían sido amigas desde que eran adolescentes. Nunca había habido ninguna mención de Emory hasta ese breve avance de noticia sobre las dos en una recaudación de fondos a principios del mes anterior. Pero por lo que Dana podía ver ahora, algo había unido a Emory, Yulia y Diane de una manera poderosa. Que más había, Emory sabía
mucho de los jugadores dentro de la habitación. Valerie había reconocido a Emory en el instante que había salido del ascensor

"Algo pasó el mes pasado y estuviste allí ¿no es así?¿Cuándo fue? ¿En Boston? ¿Hubo un atentado contra Yulia?” Dana tuvo otro pensamiento y su estómago se encogió "¿Contra tí?”
"Siempre he sido una persona privada…” dijo Emory como si estuviera hablando consigo misma "…pero nunca he tenido tantos secretos en mi vida” sacó la mano de debajo de la de Dana y se levantó "Me gustaría que no fueses tan buena en lo que haces”
"Emory” dijo Dana con urgencia cuando Emory dio la vuelta, pero Emory no miró hacia atrás. Su repentina partida dejó a Dana con una sensación de vacío y soledad indecible.
Por primera vez en su vida, deseaba que la historia no siempre fuese lo primero.


*****

"Hey” dijo Yulia, en cuclillas junto a la silla de Paula "Debes tratar de comer un poco de ese sándwich. Has estado en servicio durante todo el día y podría ser una larga noche”
"Está bien. No tengo hambre”
Paula nunca había aprendido la capacidad irritante de Lena para ocultar su dolor, pero Yulia no creía que Paula era menos buena en su trabajo a causa de eso. Paula haría lo que tenía que hacer, incluso mientras se desangraba hasta la muerte en su interior. Estaba sangrando ahora y Yulia sentía dolor por ella. Comprendía de primera mano lo difícil que era silenciar todas esas pequeñas voces que no paraban de gritar que iba a perder lo que más le importaba. Pero ella luchaba por silenciar esos demonios y seguiría luchando sin importar que "Tan pronto como esto termine, quiero salir de aquí. Mañana, vamonos a
Colorado”
"¿Mañana?
"O el Domingo. Eso sólo moverá las cosas un par de días. Nos ibamos el lunes, de todos modos”
"Tendré que clarificarlo con la comandante”
El corazón de Yulia se enterneció por la seguridad automática de Paula de que Lena estaría de vuelta

"¿Por qué? Tú eres mi jefe de seguridad. Todo está preparado allá ¿no es así? Mac y Ellen han adelantado todo el trabajo”
"Es probable que tengan algunas simulaciones que revisar con la policía local y los equipos médicos de evacuación, pero hemos estado a plena disposición desde mediados de
semana”
"Eso ¿ves?” Yulia agarró el brazo de Paula "Hemos estado planeando esto durante más de un mes. Ahora más que nunca, Lena y Renee también, tendrá que descansar. No me importa lo que digan. No me importa quien necesite ser perseguido, quien tiene que ser capturado, quien debe ser castigado. Durante unos días, ellas necesitan recuperarse…” se acercó más "…o Paula, la próxima vez alguien va a salir herido”
"¿La próxima vez?” Paula susurró. Su mirada recorrió la habitación mientras comprobaba y se aseguraba de que nadie podía oírlas.
"Renée apenas terminó la rehabilitación antes de ir en esta misión. Se suponía que iba a ser un viaje fácil. Si ha habido problemas…” su voz se quebró y apretó el puño, los músculos de su brazo se endurecieron bajo la mano de Yulia.
"Renée va a estar bien. Bajo ningún concepto Lena la hubiese llevado con ella, si no creyera que Renée podía hacer lo que había que hacer” le dio una sacudida al brazo de Paula "Además, Renée puede ser terca, pero es una profesional. Nunca hubiese regresado de nuevo al servicio activo si no creyera que estaba lista”
Paula sonrió "La idea de Renee de ser apta para el servicio es un poco diferente a la mía”
"Oh, tonterías” exclamó Yulia. Individualmente, cada una de ellas sentía que eran indestructibles, pero vivían con el temor de que los que amaban no lo fueran "Si no recuerdo mal, tú eres la única que no quería renunciar a su turno, aun cuando tenía un
agujero de bala en el hombro”
Stark frunció el ceño "Eso es diferente”
"Cierto. Siempre es diferente cuando eres tú” Yulia se alegró de ver que algo del dolor en los ojos de Paula había disminuido "Entonces, ¿qué dices? ¿Colorado? ¿Golpearemos las pistas y dejamos todo esto atrás?”
"Tan pronto como tenga permiso y usted sabe de dónde viene. Hasta que la comandante tenga controlado…” Paula hizo una pausa y miró al otro lado de la habitación hacia Dana Barnett, quien las estudiaba intensamente "…su seguridad es una operación conjunta, por el momento, pero presionare para que nos vayamos. Tiene razón, ellas lo necesitan” respiró hondo y soltó el aire lentamente "Todos lo necesitamos”


*****



Lena y Savard esperaron hasta que los hombres heridos fueron retirados del helicóptero y trasladados a una ambulancia, luego salieron, manteniendo la cabeza baja mientras los rotores giraban por encima. Habían aterrizado en un pequeño aparcamiento detrás de un edificio oscurecido, en la Base Aérea Langley. Fuera del círculo de luz emitido por los faros
del helicóptero, Lena vio dos figuras, pero no podía distinguir sus rostros.
"A mi lado” dijo Lena a Savard. Se acercaron a su comité de recepción tocándose de hombros. Lena mantuvo el agarre sobre su pistola enfundada como lo hacía Savard hasta que reconoció a Lucinda Washburn y Averil Jensen, el asesor de seguridad del presidente

"Despejado”
"¿A quién esperabas?” preguntó Lucinda.
"En este momento, no estoy muy segura” dijo Lena.
"¿Necesitan atención medica?”
"Savard” dijo Lena.
"No, yo no…” espetó Savard. Miró a Lena "…señora”

Lucinda, vestida con tacones bajos, una falda y una chaqueta oscura y una blusa de seda,parecía que apenas había salido de su oficina en lugar de un helicóptero que probablemente había tomado para llegar desde Washington a Langley, después de la
señal de Lena.

"¿Está segura? Porque va a tomar la mayor parte de la noche el interrogatorio”
Lena miró a Savard "¿Hay algo malo en tí que un galón de café no pueda curar?”
"Estoy bien, comandante”
"Estamos listas para irnos…” dijo Lena a Lucinda "…después de hacer una llamada telefónica. Y necesitamos ducharnos” estaban cubiertas de ceniza y humo.
"Las duchas podemos proporcionarlas…” dijo el asesor de seguridad del presidentes"…pero no creo que una llamada sea aconsejable hasta que tengamos una mejor idea de lo que pasó exactamente”
“No estaba haciendo una petición” mientras Lena se dirigía hacia el edificio con Savard a su lado, sacó su teléfono celular.


*****

Matheson puso su libro a un lado y tomó su teléfono celular, sorprendido por la inesperada llamada. Sólo muy pocas personas tenían este número y cambiaban los teléfonos cada cierto tiempo. Su sorpresa se volvió preocupación al no reconocer el número de la persona que llamaba. Contempló no responder durante unos segundos y a continuación decidió, que una breve respuesta sería segura. Si sentía problemas podría
colgar antes de que alguien tuviera la oportunidad de rastrear su ubicación.

"¿Hola?”
"Hola, mi buen amigo. Creo que tenemos algunos asuntos que discutir ¿no?” dijo un hombre con fuerte acento pero en perfecto Inglés.
"Siempre estoy dispuesto a ayudar a un amigo, aunque no recuerdo ningún otro autobús”
"Los recientes acontecimientos han alterado nuestra forma de pensar acerca del valor de ciertos elementos. Tal vez podemos elegir el momento y lugar de deliberar”
Matheson miró su reloj. Todavía un poco más de tiempo "Por supuesto, por supuesto.
Tendré a mi segundo contactándote con los detalles”
"Gracias, mi amigo” Se produjo una pausa "No te demores”
La persona que llama desconectó y Matheson consideró su alianza con los hombres que en otras circunstancias se considerarían enemigos. Los enemigos de su enemigo se habían convertido en sus amigos. Dios trabajaba de maneras misteriosas.


Capítulo Catorce


Los teléfonos celulares de Yulia y Paula sonaron simultáneamente en estéreo y Yulia vio la misma mezcla de esperanza e incertidumbre en el rostro de Paula que se reflejaba en el de ella. Tiró su teléfono fuera de su cintura

"¿Lena?”
"Todo está bien” dijo Lena rápidamente "Lamento estar retrasada”
¿Retrasada? ¿Estaba preocupada por llegar tarde? Yulia habría reído o gritado por lo absurdo, pero sabía que Lena hablaba en serio, con todo su corazón. Dándole la espalda a la habitación, Yulia bajó la voz y acunó el teléfono en su mano como si fuera el rostro de Lena. Quería tocarla con tanta desesperación y se negaba en pensar en el tiempo que podría pasar antes de que pudiera hacerlo.
Sólo había una cosa que realmente importaba en este momento "¿Estás herida?”
"No” dijo Lena con firmeza "No, ambas estamos bien”
"¿Cuánto tiempo puedes hablar?” Yulia oyó su propia voz y se sorprendió de lo tranquila que sonaba. En el interior, se negaba en liberar las horas de tensión y miedo. Quería decir Vuelve a casa, ahora. Te necesito. Pero sabía que no era posible. Lo sabía, pero eso no aliviaba el dolor en su pecho.
"Solo tengo un minuto” Lena sonaba como si estuviese disculpándose "¿Tú estás bien?”
"Mejor ahora” Yulia tomó aire, el primer aliento sin dolor que había tenido en horas
"¿Cuándo estarás en casa?”
"No lo sé todavía ¿Seguro que estás bien?”
"Solitaria”
"Yo también” dijo Lena suavemente "Lo siento por preocuparte”
"Lo sé ¿Seguro que estás a salvo?”
"Sí ¿Estás con amigos?”
"Todos aquí. Todo bajo control” Yulia sabía que no debía preguntar a Lena dónde estaba o lo que había pasado o con quién estaba. Todas esas preguntas tendrían que esperar. Tenía lo que necesitaba. Lena, no estaba herida y estaba fuera de peligro y regresaría a casa
"Suenas ronca”
Lena tosió y se aclaró la garganta "Tal vez un poco áspera. No hay problema”
"¿No estás herida?” La última vez que Lena había sonado así alguien había intentado matarla. La idea de que alguien agrediera físicamente a su amante le hacía enfermar. La
realidad perseguía sus sueños y la acosaba en sus momentos de vigilia "¿Cariño?”
"No. Hubo algo de humo”
Yulia suspiró. Lena trataría de mantener los detalles lejos ella, no porque Lena no confiara en ella, sino porque no quería preocuparla. Y Yulia se lo sacaría a la fuerza, no sólo porque
necesitaba conocer los monstruos que le acechaban, a la espera de destruir su mundo,sino porque Lena necesitaba hablar para que los monstruos no la destruyeran lentamente
"Hablaremos de eso más tarde, Katina”
Lena se rió "Está bien, bebe”
"¿Ahora puedes decirle a todos que salgan de nuestra casa?”
"Pronto. Sin embargo, no esta noche. No hasta que tenga un mejor manejo del incidente”
El incidente. El evento. La operación. La misión. Palabras Código de peligro. Los eufemismos para muerte "No iré a ninguna parte hasta que vuelvas a casa, pero he tenido
suficiente de esto. Lo que significa que necesitas traer tu culo de vuelta aquí”
"Lo haré. Tan pronto como me sea posible. Te lo prometo”
"Y no habrán paseos colaterales” Lena sabía que lo que ella quería decir era que cualquier represalia que fuese necesaria, no quería que Lena participara en ella. Había agentes entrenados para hacer lo que tenía que ser hecho. Lena no tenía por qué ser la primera en la escena por más tiempo. Cuando el silencio se prolongó más de unos pocos segundos,
Yulia dijo "¿Me oyes?”
"Hare lo que pueda bebe”
Y Yulia supo que eso era todo lo que podía pedir "Vuelve a casa pronto. Te extraño”


*****

Una teniente esperaba en silencio en el interior del vestuario, mientras Lena y Savard se duchaban. Ella les había provisto de pantalones negros militares y camisetas, luego las había escoltado a una pequeña sala de conferencias con una mesa de doce puestos, una pantalla desplegable obsoleta de proyección en un extremo de la habitación y un carrito de café con un enorme termo que Lena espera estuviese lleno de café caliente. Lucinda estaba sentada en un extremo de la mesa de conferencias con Averil Jensen.

"Ustedes dos lucen un poco mejor” dijo Lucinda.
"Estamos listas para continuar” dijo Lena.

La teniente salió al pasillo y cerró la puerta, dejando a los cuatro solos. Lena comprobó el termo con la mano, lanzó un gruñido de placer al sentir el calor y buscó en el armario de metal debajo de la cesta para vasos. Llenó un vaso de plástico con café y se lo entregó a Savard, luego se sirvió el suyo. Savard la siguió cuando se sentó en la mesa de conferencias.

"¿Qué pasó?” preguntó Lucinda.
Lena dio un resumen de los hechos "¿Supongo que ustedes dos no tienen nada que añadir?”
Jensen la miró sorprendido "¿Cómo qué?”
"¿Como si esto fue o no una neutralización como sanción?”
Lucinda miró a Jensen, con los ojos entrecerrados "¿Averil ?”
"No” dijo a la defensiva "¿Por qué lo preguntas? ¿No es obvio que Matheson o cualquiera de las otras organizaciones patrióticas estarían tratando de eliminar a Early antes de que
pudiera identificarlos o pudiera revelar otra información vital sobre sus operaciones?”
"Nunca es prudente aceptar lo obvio” dijo Lena en voz baja, mirando a Jensen con cuidado. Lucinda Washburn y Oleg Volkov eran las únicas personas en quien confiaba inequívocamente, eran las únicas personas de las que podía decir eso aparte de Yulia y los miembros de su equipo. De Jensen no sabía muy bien

"¿Cuántas personas sabían que estábamos planeando interrogar a Early hoy?”

Ahora Jensen se movió en su asiento y miró a Lucinda buscando ayuda. Lucinda sacudió la cabeza y dijo "No pasa nada en el aire y no hay tal cosa como la seguridad hermética. Tú lo sabes mejor que nadie. En el momento en que entras en la cabina, alguien lo sabe. Los vuelos tuvieron que ser arreglados, la oficina local en Virginia fue contactada por un
escolta, el comandante de la prisión fue informado de que ibas a ir. Nadie sabía que ibas a ver a Early, al menos no estoy enterada de eso”
"¿Cuantos otros detenidos del campamento de Matheson fueron mantenidos allí?” preguntó Lena.
Lucinda hizo una mueca "No lo sé y por alguna razón, no pude averiguarlo. Nadie parece saber. Todo el mundo que debería saber, declara que no lo sabe”
"¿Bodrio burocrático o bloqueo intencional de la información?”
"Me gustaría saber eso también” dijo Lucinda, obviamente frustrada. Se inclinó hacia adelante, con los ojos brillantes "Escucha, Elena. No sé quién voló esa van en la autopista. En este momento, ni siquiera sé cómo lo hicieron ¿Tienes alguna idea sobre eso?”
"Podría haber sido un coche bomba activado por una señal de radio…” dijo Lena "…pero a juzgar por lo ocurrido en el Atlántico el mes pasado, podría haber sido fácilmente un misil de tierra a tierra nuevamente. Tiene ahora a un equipo revisando los restos que quedaron ¿no es así?”
"Sí”
"Desafortunadamente…” puntualizó Savard "…no creo que descubrir el cómo, vaya a decirnos acerca del quién. Cualquier persona puede conseguir hoy en día municiones militares de estos terroristas extranjeros, militantes nacionales, Joe el sobreviviente bajo las calles”
"De acuerdo” dijo Lena "Lo que necesitamos es concentrarnos en quien quería a Early muerto”
"Me gustaría pensar que Matheson estaría a la cabeza de esa lista” dijo Lucinda con seriedad.
"Posiblemente” dijo Lena, lejos de estar segura. Matheson tenía ojos y oídos en lugares altos, eso estaba claro. No creía ni por un segundo que el adiestrador de Valerie fuese la única persona en la compañía, con vínculos con Matheson. Operaciones como las de Matheson no pasarían desapercibidas con solo unas pocas personas que ayudaran a mantenerlo en secreto. Cada brazo de la seguridad tenía su parte de halcones y superpatriotas que creían que el fin justifica cualquier medio, si el fin era preservar la supremacía nacional.

Tales personas no estaban libres de sospecha de sumar militantes, financiar operaciones bajo una falsa bandera diseñada para incitar el apoyo público contra las represalias
armadas, incluso orquestar el asesinato de figuras políticas

"Si Early tenía estrechos vínculos con Matheson y estaba al tanto de cosas que ciertas personas no querían que mencionara, no podría haber sido solo Matheson quien lo querría fuera del camino”
El rostro de Lucinda se endureció "Estás hablando de alguien de adentro, uno de nosotros”
"De adentro, a lo mejor” dijo Lena con seriedad "Pero ninguno de nosotros”
"Pero eran agentes federales los que llevaban esa van a prisión…” protestó Savard "…nadie de adentro sería…”
"Daños colaterales” Lena se inclinó hacia atrás, de repente más cansada de lo que había previsto.
"El SUV delante de nosotros se detuvo justo antes de que la van llegara a la prisión” dijo Savard, su incredulidad cambiando a furia "Si no hubiésemos estado allí, podría haber habido un tiro clara hacia la van y tanto el primer coche como el coche que le seguía hubieran estado fuera de la zona de explosión ¡Pero entonces nos detuvimos detrás de la van y nos dirigimos justo hacia el campo de fuego!”
"Esa es mi lectura también” dijo Lena frotándose la tensión entre sus ojos.

Averil Jensen movió la carpeta con el papel en blanco delante de él. Había destapado su bolígrafo anteriormente como si fuera a tomar notas, pero no había escrito nada
"Pondremos todo de nuestra parte para rastrear la fuga, si la hubo”
No habría un rastro de papeles, pero se harían las llamadas.
Lena se encogió de hombros "Tiene que ser hecho, pero podría llevar semanas. Creo que simplemente tendremos que asumir que ninguna de nuestras comunicaciones son seguras” miró fijamente a Lucinda "Ni siquiera dentro y fuera de su oficina”
"¿Dónde nos pone esto en los términos de rastrear a Matheson?” preguntó Lucinda.
"Donde estábamos antes” dijo Lena "Mi gente está combinando historias personales,datos electrónicos, informes de FBI y agentes de la ATF en el interior de las organizaciones patrióticas, en busca de conexiones” el latido sordo entre sus ojos se aceleró convirtiéndose en un dolor de cabeza en toda regla "Estamos monitoreando las células conocidas, siguiendo los objetivos en las listas de búsqueda”
“Él está corriendo en círculos alrededor de nosotros” dijo Averil amargamente.
Lena lo miró con frialdad "Casi veinte hombres, ninguno de ellos nacionales, entraron en este país durante un período de varios años, establecieron identidades, recibieron entrenamiento en simuladores de vuelo y lograron orquestar un ataque terrorista sin que el poder combinado de todos los organismos de seguridad de este país fuesen capaces de detectarlos. Encontrar a un ciudadano de los EE.UU. que ha pasado toda su vida preparándose para permanecer en la clandestinidad, va a tomar más que un antiguo y simple trabajo y una maldita cantidad de suerte”
"No cree que lo atraparemos” dijo Lucinda con cansancio.
"Oh, vamos a atraparlo…” dijo Lena "…porque no renunciaremos hasta que lo hagamos”
Lo que no dijo era que se negaba a pensar en lo que podía hacer antes.


*****


Yulia sentía todos los ojos en la habitación sobre ella como se acercó a Paula "Vamos a comparar notas”
Stark sonrió, pero parecía preocupada "Todo está bien, nadie está herido y fue sólo un pequeño desvío inesperado ¿Encaja eso con su versión?”
"Más o menos ¿Renée sonaba bien?”
"Sonaba acabada” Stark rió brevemente "Hay una razón por la que entró en el FBI y yo en el Servicio Secreto. Ella quería perseguir a los malos, limpiar las calles, dar un golpe a la justicia. Yo…yo quería ver que los responsables de la justicia permanecieran seguros. No necesito esa ráfaga como ella lo necesita”
Yulia apretó el hombro de Paula "Ella no la necesita vaquero. Tampoco Lena. Pero sé lo que quieres decir. Tengo la misma historia que tú, más o menos. Lena me dijo que Renée estaba bien”
"Renée me dijo que la comandante estaba bien”
"Entonces creo que podemos asumir que las dos están caminando y hablando” Yulia cerró los ojos por un segundo "Debes tomar un descanso. Has estado en servicio durante todo
el día”

Paula miró al otro lado de la habitación hacia Valerie, que estaba alejada de las amigas de Yulia hablando por su teléfono celular "Estoy demasiado agitada para dormir en estos
momentos”
Yulia sabía que debía dormir, pero la cama estaría demasiado fría y vacía y su mente llena de imágenes no deseadas, de lo que la vida podría haber sido si las cosas hubieran sido diferentes. Anunció a la sala en general "Voy a trabajar. Diane, Emory, son bienvenidas a quedarse aquí esta noche. La habitación de invitados está vacía y…”
"En realidad…” Valerie la interrumpió "…por el momento, todo el mundo se queda aquí. La directora adjunta cree que la situación sigue siendo demasiado inestable para descentralizar nuestro personal y no quiere que nadie quede sin vigilancia. Así que sugiero que todas ustedes se pongan cómodas esta noche”

Yulia se unió a sus amigas, mientras que Valerie se acercaba para conversar con Stark "Hay comida en la nevera y vino debajo del mostrador. Diane, sabes dónde está toda mi ropa.
Tú y Emory pueden tomar lo que necesiten”
"Tengo una habitación de invitados vacía en mi barraca” ofreció Dana.
"Ahora, esa es una invitación preciosa…” dijo Diane en broma "…pero voy a tener que dejarla pasar” levantó una ceja en dirección a Emory "¿Por qué no la aceptas tú?”
"Creo que es una buena idea” dijo Yulia cuando Emory no respondió "Estarán todos aquí por lo menos hasta mañana, así que todo el mundo podrá estar cómodo”
Emory se encogió de hombros evitando la mirada de Dana "Claro, tiene sentido” abrazó a Yulia y le susurró "Estoy muy contenta de que ella esté bien”
Yulia le devolvió el abrazo "Yo también. Gracias por estar aquí. Y definitivamente ahora no te vas a Boston”
"Me rindo” Emory rió "Una de las muchas ventajas de vivir con mi madre es que cuando estoy viajando y olvido algo, ella puede enviármelo. Le diré que me envíe lo que necesitaré en las cabañas. De esa manera, cuando todos estén listos para salir, podré ir contigo”
"Excelente” Yulia y Diane dijeron al mismo tiempo. Dana, Yulia se dio cuenta, tenía un brillo especial y complacido en sus ojos.


*****


"El dormitorio es en esa dirección” dijo Dana, señalándolo mientras cerraba la puerta del apartamento "El baño también. No tuve tiempo para abastecer la cocina, pero hay café,
refrescos y algunos aperitivos en el gabinete.
"No tengo hambre, gracias” dijo Emory, sosteniendo el montón de ropa que Yulia había puesto en sus brazos.
Dana se apoyó contra la puerta, dándole a Emory todo el espacio que pudo. Emory parecía cansada y un poco ansiosa.
"¿Te pongo nerviosa?”
"No” dijo Emory, sorprendida "¿Por qué lo harías?”
"Bueno…por esa cosa de los reporteros”
"Eso no me pone nerviosa. Simplemente me molesta”
"¿Y el hecho de que yo sea lesbiana?”

Emory la miró y se echó a reír. Por un segundo, tuvo miedo de no ser capaz de parar. Todo el día había estado en una atmósfera de irrealidad. Había comenzado con una reunión con
cuatro posibles donantes para la fundación, que tenían el conocimiento científico de una colonia de elefantes. Le había tomado dos horas sólo explicarles de lo que se trataba su
investigación y otras dos convencerlos de que era digna de sus elevadas contribuciones.
Entonces había descubierto que sus amigas habían traído al enemigo en medio de ellas en la persona de Dana Barnett y tanto como lo había intentado, no podía realmente evitar que le gustara. De hecho, sentía una atracción inesperada hacia ella o al menos hacia su férrea determinación y su absoluto e inquebrantable sentido de propósito. A continuación, había sido trasladada fuera del hotel y arrojada en medio de la pesadilla de
Yulia y Paula, donde había pasado horas sintiéndose alternativamente furiosa e impotente. ¿Ahora Dana estaba sugiriendo que podría estar preocupada por algo tan inofensivo como ella tratando de conquistarla?

"En caso de que no lo hayas notado,algunas de mis mejores amigas son lesbianas”
Dana sonrió "Esta es probablemente la única vez en la historia en la que he escuchado ese cliché cuando no es un cliché. Pero tus mejores amigas tienen novias” sus ojos se nublaron
"Yo no”
"¿Tiene la intención de seducirme?”

El corazón de Dana tartamudeó casi deteniéndose, luego corrió tan rápido que se quedó sin aliento. Esperaba que aun luciera fría y serena, porque su temperatura se había disparado al punto de ebullición "¿Quieres que lo haga?”
Emory titubeó, de repente queriendo ser muy, muy clara. Dana la miró como si sus siguientes palabras fueran las palabras más importantes que Dana jamás hubiese escuchado ¿Quería que Dana la sedujera? ¿La estaba invitando? La idea de estar con una mujer no era extraña para ella, como podría serlo cuando Yulia y Diane se habían convertido en sus amigas tan rápida y profundamente. Había sentido atracción por las mujeres algunas veces a lo largo de su vida, pero la atracción no había sido abrumadora.
Había tomado esos sentimientos fugaces como algo perfectamente natural y siempre había supuesto que era heterosexual, hasta que se casó con un hombre con el que pronto descubrió no sentía ninguna pasión en particular. Lo que más le había sorprendido de su matrimonio era que ella anhelaba más. Su eventual divorcio había sido de mutuo acuerdo y totalmente amistoso, a pesar de su subyacente descontento "Lo siento. No lo sé”
"¿Por qué te disculpas?” Dana trató de parecer relajada, aunque cada músculo de su cuerpo estaba vibrando. Quería cruzar esos pocos metros entre ellas y tomar el rostro de Emory entre sus manos. Quería besarla, muy suave y muy a fondo. Quería que Emory dijera que sí.
"Siento que te he dado la impresión equivocada”
"No lo has hecho” Dana sonrió irónicamente "Has sido muy clara sobre tu opinión respecto a mí”
"No estamos hablando de ti como reportera” dijo Emory.
"Claro que lo estamos” con otra mujer, Dana no hubiese presionado sobre ese punto,pero Emory no era cualquier mujer "Soy una reportera y podrías olvidarlo por algunas horas, pero estará allí en la mañana. Estará allí entre nosotras la siguiente vez que le pregunte a Yulia Volkova algo que pienses le hará daño. Estará allí cuando te fíes de mí y luego te preguntes si puedes confiar en mí”
"Tienes razón. Debo estar más cansada de lo que pensaba para haber olvidado eso”

Emory ignoró la punzada de decepción y secretamente agradeció a Dana por ser honesta y más realista de lo que aparentemente ella era capaz de ser en ese momento "Voy a tomar una ducha y luego iré a la cama”
"Buenas noches, entonces” dijo Dana.
"Buenas noches” Emory se dirigió al final del pasillo y luego miró lentamente por encima del hombro. Su sonrisa era un poco triste.
"No tienes que quedarte allí, sabes. Confío en que no vas a seducirme”
Dana se apartó de la puerta y la siguió preguntándose por qué no se había aprovechado de lo que había visto en los ojos de Emory. Por un momento, había habido tanta vulnerabilidad y deseo.


Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por Monyk el Jue Dic 08, 2016 2:02 am

Siiiii, gracias. Very Happy
Saludos!!

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Dic 14, 2016 10:00 pm

Capítulo Quince


Sábado, antes del amanecer.

Dana despertó con el suave sonido de unos pasos en el pasillo fuera de su habitación. Se preguntó si Emory había tenido tanta dificultad para conciliar el sueño en la noche tanto como ella. Saber que sólo una pared delgada y su propia resistencia las separaba, la había mantenido con un sudor caliente durante horas mientras su conciencia peleaba contra su cuerpo. Racionalmente, sabía que un paso en falso podría destruir cualquier oportunidad que tuviese con algún tipo de relación con Emory, incluso amistad. Pero su libido se burlaba de ella por ser una cobarde y no tomar ventaja de la duda que había visto en los ojos de Emory. Por mucho tiempo había estado mirando la oscuridad, su piel estaba tan caliente como si hubiese estado bajo el sol del desierto, sus nervios tintineaban con la anticipación de un incendio creciente, mientras se debatía en llamar a la puerta de la habitación contigua a la suya. Nunca había estado tan consciente de una mujer la cual nunca había besado.
Finalmente, se había quedado dormida y soñaba con proyectiles que estallaban en un cielo sin luna, lloviendo fuego sobre una tierra que se estremecía bajo el ataque de la
explosión de granadas, hasta que el sonido del movimiento de Emory al lado de la puerta cerrada, la había sacado de en medio de la batalla. Dana deslizó las piernas por el borde
de la cama y frotó las manos por su rostro. Se había ido a dormir como de costumbre en una camiseta y boxers, los cuales estaban húmedos ahora. Levantó una oreja pero no escuchó nada, el apartamento estaba tan tranquilo como si estuviese sola. Tal vez lo estaba. Quizás Emory había subido para ver a sus amigas. Tal vez había decidido no quedarse después de todo y estaba de camino al centro hacia su hotel.
Dana saltó de la cama y estuvo ridículamente aliviada cuando abrió su puerta y vio la luz que venía desde el otro extremo del apartamento. Caminó por el pasillo y descubrió que Emory estaba sentada a la mesa de la cocina mirando el ordenador de Dana.

"Te has levantado temprano” dijo Dana.

Emory estudió a Dana mientras permanecía de pie al otro extremo del pasillo. Su cabello oscuro estaba despeinado y su rostro pálido contrastaba su bronceado. Su camiseta gris anodina se aferraba a su torso, humedeciendo ciertos lugares con sudor. Sus brazos y piernas, todo su cuerpo, era delgado y fuerte. No era hermosa, no de una manera ordinaria, pero era sin embargo impresionante.

"Te he despertado. Lo siento” dijo Emory.
"No” la voz de Dana era frágil por la fatiga "Tengo sed” se dirigió hacia la nevera y sacó una lata de refresco. La sostuvo en alto "¿Quieres uno?”
"No, gracias”

Dana se apoyó en el mostrador y tomó un sorbo de la soda. Descalza, Emory llevaba un top blanco y sudaderas azul marino. No llevaba sujetador y era evidente. Aunque pequeña, sus pechos lucían llenos con pezones oscuros bajo el algodón blanco. En el desierto, Dana se había acostumbrado de ver mujeres y hombres en varios estados de desnudez y a pesar de que notaba el cuerpo atractivo de una mujer, nunca le había hecho palpitar como lo hacía el cuerpo de Emory. Tenía que concentrarse para no estirarse y tirar de sus boxers lejos de su carne, repentinamente muy sensible. Consciente de que Emory estaba observándola, le preguntó "¿Estás bien?
Emory colocó un pie sobre la silla y rodeó su rodilla con sus brazos

"Inquieta. No pensé que me iba a dormir, estaba tan ansiosa y cuando lo hice…” se encogió de hombros.
"¿Pesadillas?”
"Sueños agitados” Emory pensó sobre lo terrores que habían visitado a Dana en la noche,porque tenía todas las señales de haber despertado de una pesadilla "¿Y tú?”

Dana estaba tan acostumbrada a evitar cualquier tipo de conversación personal que casi le dio una de sus respuestas evasivas.
Entonces pensó en el hecho de que estaba a solas con una mujer, a las cuatro y media de la mañana y no quería fingir que no le importaba

"Aun estoy sacando la última lucha de mi sistema. Me tomará algunas semanas ajustarme a dormir en una cama sin escuchar el fuego enemigo”

Emory frunció el ceño "¿Son todos tus asignaciones tan peligrosas?”
"No, por lo general son realmente cómodas como este” Dana sonrió y Emory rió.
"Oh sí, esta noche no fue más que diversión y juegos” Emory miró hacia el reloj digital en la estufa "Me pregunto si Lena ha vuelto”

Dana se dio cuenta de la familiaridad con la que Emory se refería a la directora adjunta. Lo que había sucedido para unir a este grupo, había sido significativo

"¿Cuándo los conociste a todos?”
"El mes pasado en…” Emory negó con la cabeza “…ni siquiera sé cómo tener una conversación contigo sin estar asustada de que lo que diga vaya a terminar impreso”

Dana sacó una silla y se sentó frente a Emory. Señaló con la cabeza hacia su equipo.

"¿Estabas buscando algo? Mis notas sobre Yulia Volkova ¿tal vez?”
"¿Qué? ¡No! La vi y quise revisar los mensajes de mi correo electrónico del laboratorio,pero luego me di cuenta de que no podía sólo utilizar tu ordenador” Emory no podía creer que Dana estuviese insinuando que podría estar pasando a través de sus documentos personales.
"¿Por qué pensaste que estaba leyendo tus notas?”
"Yo no”

Emory entrecerró los ojos, asombrada de que Dana pudiera hacerla enojar tan fácilmente.
Estaba acostumbrada a tratar con la confrontación, con argumentos, incluso con personas terriblemente groseras, sin perder los estribos. Dana hacía una leve insinuación insultante
y perdía por completo la compostura

"Entonces ¿por qué lo preguntas? No me conoces lo suficientemente bien como para hacer ese tipo de acusaciones”

Dana apoyó los codos en las rodillas y apoyó la barbilla sobre sus dedos entrelazados,sonriendo levemente. Ella inclinó la cabeza de lado a lado

"Bueno, no me conoces,tampoco, pero sospechas lo peor”
"Con razón” dijo Emory con brusquedad "Te vi interrogando a todo el mundo que pudiste esta noche, incluyéndome. Eso es lo que haces. Para ti, todo es un medio para lograr un fin ¿no?”
"Estaba trabajando parte del tiempo esta noche, tienes razón” dijo Dana, luchando por no dejar que su temperamento se hiciera cargo "¿Hay alguna diferencia para ti, en que la Casa Blanca me pidió expresamente que hiciera este trabajo? ¿Y que la directora adjunta,la amante de Yulia Volkova , insistiera en que fuese yo quien lo hiciera? ¿Crees que me gusta estar alrededor de la primera hija, que tenga que imponerme en su vida privada?”enojada por la situación y aún más furiosa porque Emory la culpaba por eso, Dana se puso de pie "Preferiría estar de vuelta en Afganistán siendo bombardeada”
Emory saltó cuando Dana se alejaba y agarró su muñeca "No digas eso”
Dana se dio la vuelta "¿Por qué?”

Estaban tan cerca, que Emory podía ver las diminutas motas de plata en los ojos de Dana.
El calor brotaba de Dana en oleadas y Emory no sabía si era por la rabia o la simple fuerza de su personalidad. Cualquiera que fuese la causa, había encendió su interior y sintió que sus pezones se contrajeron en respuesta. De manera completamente espontánea, acarició la mejilla de Dana con sus dedos

"No lo sé. Me asusta pensar que estés en peligro”
Dana tomó aire y cerró los ojos "No deberías hacer eso”
"¿Qué?” preguntó Emory, su voz tan baja y ronca que no podía reconocerla. No reconocía su cuerpo tampoco. Sus miembros se sentían como mantequilla y sus pechos le dolían.

Miró hacia abajo y se dio cuenta de que aún tenía agarrado el brazo de Dana. Quería guiar la mano de Dana hacia su pecho, sabiendo de alguna manera que esos dedos fuertes y bronceados podrían convertir el dolor en placer.

"No me toques así” Dana abrió los ojos encontrando que Emory le miraba fijamente, con los labios entreabiertos en leve sorpresa, la expresión de sus ojos absolutamente inconfundible "A menos que quieras que te toque en respuesta”
"No sé lo que quiero” dijo Emory "No sé por qué me siento así”
"¿De qué manera?” susurró Dana.
"Como que quiero tus manos sobre mí. Como si siempre lo hubiese querido”
Dana gruñó y dio un paso atrás "Las últimas doce horas han sido una locura. Te sentirás diferente cuando salga el sol”
Emory rió un poco vacilante "Dije que no estaba preocupada de que me sedujeras. No pensé que sería yo la que lo hiciera”
"No me has seducido todavía” Dana desenganchó suavemente su brazo del agarre de Emory. Los dedos de Emory eran suaves, tan suaves y ella había estado soñando con esos dedos deslizándose sobre su cuerpo durante mucho tiempo "Pero estoy debilitándome muy rápido”
"Lo siento” Emory enrojeció de vergüenza "No quiero que pienses que soy una de esas mujeres que quiere acostarse con sus amigas lesbianas para ver de lo que se está perdiendo”
"No te disculpes. No soy tan fácil de ofender” Dana sonrió "Además, he tenido algunos muy buenos momentos con mujeres casadas que querían un poco de diversión no hetero
para pasar la tarde”
"No soy una de esas mujeres” dijo Emory bruscamente. Al instante imaginó a Dana con alguna modelo sexy con curvas dando tumbos en una cama de la habitación de un motel en el medio de la tarde y sintió una oleada de celos que era completamente ajena a ella.
Cuando ella y su marido habían dejado de tener relaciones sexuales, pensaba que él podría haber buscado fuera de la relación, para satisfacer sus necesidades y la posibilidad
no le molestaba. Ni siquiera estaba involucrada con Dana y odiaba la idea de que estuviese complaciendo a otra mujer. O ser complacida por una "Dios, creo que estoy perdiendo la cabeza”
"Hey, Dra. Constantino…” dijo Dana, inclinándose hacia delante para esconder un mechón de cabello detrás de la oreja de Emory " Yo creo que usted debe recordar que el estrés hace cosas raras en nuestros sistemas. Tómese un descanso”
Emory no pudo evitarlo. Capturó la mano de Dana y la sostuvo contra su mejilla por un segundo. Ella estaba en lo cierto, la mano de Dana se sentía fuerte y a pesar de que sus dedos estaban rasposos por el sol y la arena, aún así también eran suaves. Los imaginaba rozando sus pezones y se estremeció, liberando la mano de Dana "No creo que tampoco sea prudente que me toques. Mi sistema nervioso parece estar haciendo un cortocircuito”
A Dana le hubiese gustado tener bolsillos donde atrapar sus manos, porque las quería de vuelta en el cuerpo de Emory. Quería ver nuevamente ese destello de sorpresa y esa
necesidad en los ojos de Emory. Cristo, quería llevarla a la cama "Está bien. La regla de no-tocar está ahora en vigencia para las dos ¿Trato?”
"Trato” Emory experimentó nuevamente esa confusa mezcla de decepción y alivio y señaló hacia la computadora de Dana. Tenía que hacer algo normal, conectarse a sí misma a tierra de alguna manera, porque no reconoció quién era ella en estos momentos "¿Te importa si reviso mi correo? Tengo que dejar que mi jefe del laboratorio sepa que no volvería hasta el final de la próxima semana”
"No, adelante” Dana era plenamente consciente de que no sólo estaba de pie en la cocina en su ropa interior, sino que estaba totalmente encendido, completamente dura y completamente empapada "Voy a darme una ducha”
"¿Seguro que no quieres quedarte mientras utilizo el equipo?”
"Jesús, Emory” Dana quería arrancarse el cabello o tomar a la mujer y ¿hacer qué?
¿Tomarla en la mesa de la cocina? ¿Arrastrarla al dormitorio para un rápido revolcón? ¡Sí!
No, no, no lo quería. Lo que quería era que Emory la mirara de nuevo con esa hambre en sus ojos y saber que era por ella y solamente por ella. Sin incertidumbre, sin confusión, sin dudas. Y eso no iba a suceder "Tal vez también deberíamos tratar de confiar la una en la otra. Iré primero. Puedes utilizar el ordenador cada vez que desees”
"Dana” Emory la llamó justo antes de que Dana desapareciera por el pasillo.
Dana se volvió "¿Qué?”
"Sé que tienes un trabajo que hacer y yo no entiendo todas las razones por las que es importante, pero creo que lo es. Intentaré recordarlo”
"Gracias”

Cuando Dana desapareció, Emory permaneció inmóvil, escuchando hasta que una puerta se cerró y la ducha se abrió.
Enterrando su rostro en sus manos, deseo que su cuerpo fuera de control se calmara. Su excitación encendida no estaba ayudando a la imagen de sí misma dirigiéndose hacia la puerta de la ducha, deslizándose bajo el agua caliente y presionando sus pechos contra la espalda resbaladiza de Dana. Gimió y obligó a sus manos para que se movieran hacia el teclado, cuando lo que realmente quería era que vagaran sobre el cuerpo de Dana o por lo menos, calmaran el ardor del suyo.
En cambio, tecleó la contraseña de su correo y se centró en los mensajes. Cualquier extraña e incomprensible adicción que había desarrollado hacia Dana Barnett, pasaría si la ignoraba. Todo lo que tenía que hacer era concentrarse en lo que realmente importaba.
Su trabajo.


Capítulo Dieciséis

Yulia puso su pincel a un lado cuando oyó el murmullo en el radio de Ramsey. A pesar de sus objeciones, Valerie había insistido en que un agente permaneciera en el interior de su
piso por el resto de la noche. Una vez que había comenzado la pintura, casi podía ignorar su presencia, pero cuando las horas comenzaron a pasar, una parte de su mente esperaba algún signo del regreso de Lena.
Ahora trataba de leer su expresión a través de la habitación. Las persianas estaban cerradas, pero sabía que tenía que ser después del amanecer. No estaba cansada.
Mientras trabajaba, no había estado consciente de su cuerpo en absoluto. Por lo general,pintaba hasta que su antebrazo tuviese calambres, pero esta noche ni siquiera había sido consciente de ello. Abrió y cerró la mano. Sus dedos estaban rígidos.
Dio un paso adelante cuando Ramsey se dirigió hacia la puerta

"¿Es Lena?”
"Espere justo allí, Sra. Volkova ” dijo mientras dejaba caer su mano derecha sobre la funda en su cadera y abrió la puerta con la izquierda, bloqueando completamente la vista al pasillo exterior.
Mantuvo los ojos fijos en la puerta, cuando Ramsey se hizo a un lado abriendo la puerta completamente. Lena entró estudiando la habitación hasta que encontró a Yulia y sonrió.

"Hola, bebé” dijo Lena.
"Hola, cariño” Yulia no se había dado cuenta de lo fría que estaba, o cuan profundo había penetrado el dolor en su pecho, hasta que el sonido de la voz de Lena le calentó y la visión de su rostro llenó sus espacios vacíos. A pesar de que todo su mundo volvía a su lugar,buscó alguna señal de problemas. Lena, parecía agotada, lo que ya esperaba y la ropa militar que estaba usando sustituía la suya, lo que no era bueno. Algo había contaminado el traje de Lena, probablemente el humo sobre lo cual no había querido entrar en detalles.
Pero podría haber sido sangre y Yulia pasó su mirada sobre Lena en busca de cualquier signo de lesión. Había un rasguño en su mejilla, pero no parecía profunda. Se había lavado el cabello, podría haber una lesión allí. Una rápida inspección visual no iba a ser suficiente.
No estaría satisfecha hasta comprobar cada centímetro de ella. Pero primero, tenía que tocarla.

"Gracias, agente…” dijo Lena a Ramsey, sin apartar los ojos de Yulia "…puede terminar su turno en el pasillo, ahora que estoy en casa”
"Sí señora” dijo Ramsey y desapareció, cerrando la puerta tras de sí.
Yulia deslizó sus brazos alrededor del cuello de Lena, apretándola hasta que estuvo muy cerca de ella y la besó "Traje interesante. Siempre supe que querías ser un soldado”
Lena apoyó la mejilla en la cabeza de Yulia y se echó a reír "Y yo que pensaba que te resultaría sexy”
"Lo que me parece sexy es tenerte desnuda en la cama. Aunque esa camisa militar es un buen toque” Yulia pasó los dedos por el cabello de Lena y acarició su nuca "¿Cómo estás?”
"Me alegro de estar en casa” Lena buscó los ojos Yulia, buscando por rastros de dolor y deslizó el pulgar por la barbilla de Yulia "No has estado en la cama”
"He estado trabajando. Perdí la noción del tiempo”
"Uh-‐huh”
"No eres quien para hablar” Yulia se quejó, volteándose y capturando la mano de Lena.
Cuando tiró de su brazo, se detuvo abruptamente cuando Lena se quejó "¿Qué?”
"Demasiado tiempo en los aviones últimamente”
"Ni siquiera lo intentes” con sus ojos brillantes, Yulia sacó la camisa del uniforme de Lena y la levantó con ambas manos por encima de sus pechos. Entonces vio la franja azulada y púrpura que atravesaba a Lena desde su hombro izquierdo hasta la cadera derecha

"Maldita sea”
"Del cinturón de seguridad. No es nada”
Yulia levantó la mano para detener las palabras que no quería oír "¿Qué más?”
"No hay nada más. Tuvimos un accidente en la carretera…” Lena contuvo el aliento cuando Yulia gruñó "Está bien. Alguien voló la van que llevaba en su interior al hombre que quería
interrogar. Manejamos directo hacia la onda expansiva y eso volteó nuestra SUV. Me di un golpe. Golpes y contusiones. Lena tomó el rostro de Yulia y la obligó a mirarla a los ojos

"No hay nada más, lo juro”
"Puedes jurar todo lo que quieras. Mueve el culo al dormitorio”
Yulia se apartó y fue en busca del teléfono.
Lena frunció el ceño mientras Yulia presionaba los números "¿Qué?... ¿Emory?” dijo Yulia, haciendo caso omiso a Lena "Lo siento por despertarte tan temprano… ¿Qué?... Oh, bien.
¿Podrías venir aquí y echarle un ojo a Lena?...Gracias”


*****

Yulia no estaba sorprendida de ver a Dana con Emory, cuando abrió la puerta. Mientras las dejaba entrar dijo "Hola, Emory. Lena está en el dormitorio. Al final del pasillo pasando la
cocina. Ya voy para allá”
"Buenos días” dijo Dana, esperando junto a la puerta midiendo su bienvenida. Casi esperaba que Yulia le dijera que se fuera, pero había venido a conocer la verdadera historia detrás de la mujer y ésta era la historia. Había estado de regreso a la habitación después de la ducha, cuando se encontró con Emory saliendo. Emory no estaba feliz de que se hubiese colgado a ella, pero no podía decir que no.

"Ya veo que todas estamos levantadas muy temprano” dijo Yulia, notando el cabello húmedo de Dana.
"Días largos hacen noches cortas, a veces ¿Cómo está la directora adjunta?”
Yulia le dio una larga mirada "Está cansada. Un día largo”
"Me he preguntado muchas veces…” dijo Dana enganchando su dedo en el borde del bolsillo de los vaqueros "…quien protege a los protectores. Ayer por la noche, viéndola esperar durante horas por alguna palabra, no podía ni siquiera imaginar lo frustrante, lo angustioso, que tenía que ser. Pero solo estaba esperando su turno para actuar ¿no es así? Ahora es su turno para hacer guardia”
"Ella es mi amante. No estoy haciendo nada especial”
"No quisiera contradecirla, Sra. Volkova …” dijo Dana "…pero cuidar de ella va más allá de lo privado y lo personal. Ella es una directora adjunta de la OHS. Lo que hace es importante
para un gran número de personas en muchos niveles. Al igual que usted, ella es importante debido a quien es y lo que hace”
"Ya lo sé” Yulia miró hacia la dirección donde Emory se había ido "No quiero que la posición de Lena sea perfilada en este artículo. No quiero convertirla en un blanco”
"Creo que todos en el país, probablemente una buena parte del mundo, sabe quién es ¿No pensará seriamente que su relación es un secreto?”
"Por supuesto que no. Hemos hecho declaraciones públicas, pero eso no significa que quiero llamar la atención sobre lo que hace. Solo mantenga la noticia centrada en el tema del matrimonio gay”
"Si bien es cierto que lo que usted está haciendo es importante en términos de mejoras en la conciencia social…” dijo Dana "…el público está mucho más interesado en la gente, especialmente en los problemas de las personas que parecen llevar vidas encantadas”
"Encantadas” Yulia rió brevemente "Esa no es una palabra que hubiese elegido”
"¿Qué habría elegido?” preguntó Dana.
"Obligadas” cuando se levantaron las cejas de Dana, Yulia se apresuró a añadir "Y no, no puede citar eso”
"Usted no me da mucho para imprimir”
"Imprima esto. Elena Katina es una servidora pública dedicada y una compañera amorosa y nunca ha descuidado el bien de alguien por otro, a veces a un gran costo para sí misma” Yulia suspiró y sacudió la cabeza "Y ahora, tengo que ir a ver cómo está”
"Gracias” dijo Dana detrás de ella, preguntándose cómo se sentiría tener a una mujer que la amara tan intensamente. Nunca lo había imaginado, nunca había pensado que lo quería. Ahora, no estaba tan segura.




*****

"Hey” dijo Yulia cuando entró en el dormitorio. Sin camisa, Lena se sentó en el borde de la cama con sólo sus pantalones de chándal.
Emory estaba a su lado.
"Hola” Lena se levantó y alcanzó la camiseta sobre la silla cercana, para cubrirse. Sus movimientos, Yulia advirtió, eran lentos y cuidadosos.
"¿Cómo está?” Yulia preguntó a Emory.
"Estoy trabajando en desventaja aquí. Ni siquiera tengo un estetoscopio” dijo Emory con un movimiento de su cabeza "No puedo decir exactamente algo definitivo. Pero por lo que he visto y oído nada hace que me preocupe demasiado”
Lena deslizó su brazo alrededor de la cintura de Yulia y le besó en la sien "Como había dicho. Golpes y contusiones”
"Cállate. No te estaba preguntando” Yulia mantuvo su atención en Emory "¿No piensas que necesita rayos X o algo?”
"No soy exactamente un médico rural que puede adivinar las enfermedades con la imposición de sus manos, ya sabes. Soy una investigadora y no he tratado pacientes en casi diez años…” Emory miró a Lena "…pero a menos que estés minimizando tus síntomas,pienso que un poco de descanso y anti-inflamatorios será suficiente”
"No estoy minimizando nada” dijo Lena "No voy a estar moviéndome en mi ritmo normal por un par de días, pero no siento como si algo grave estuviese pasando”
"¿Puede volar?” preguntó Yulia.
"Mañana” dijo Emory "Hoy no. Sólo quiero estar segura de que esas costillas adoloridas no ocasionen ningún tipo de problema”
Yulia acarició la espalda de Lena temiendo abrazarla "Hoy vas a dormir. Mañana nos vamos a Colorado. De vacaciones”
Lena no dijo nada durante unos segundos y luego asintió "Está bien. Siempre que…”
"Uh-‐uh” dijo Yulia con un movimiento vigoroso de cabeza "No hay peros, ni contingencias.Nos vamos. Vamos a casarnos en una semana y primero quiero que todo el mundo se relaje y disfruten de ellos mismos durante unos días”
"Está bien” dijo Lena "Hablaré con Stark y me aseguraré de que el equipo de avanzada esté preparado”
"Yo ya hice eso” dijo Yulia.
"¿Lo hiciste?” Lena sonrió "Entonces creo que todo está decidido”
Yulia le dio un beso "Supongo que sí”


*****


"¿Por qué es que nadie aquí puede mantener los horarios normales?
Dana se dio la vuelta ante el sonido de la voz de Diane, mirando a Diane mientras salía de la habitación de enfrente, donde Yulia había desaparecido, tragó saliva. Diane llevaba una bata de seda azul pálido cerrada con un cinturón enrollado descuidadamente en su cintura. Su cabello desordenado enmarcaba su rostro, las puntas doradas rozaban su cuello mientras se deslizaba hacia adelante con los pies descalzos. Estaba tan obviamente desnuda debajo de la fina seda y tan seductora con el mínimo esfuerzo, que Dana respondió por instinto puro. Imaginó su lengua siguiendo el rastro de esos sedosos mechones que estaban flotando hacia adelante y hacia atrás sobre la suave piel del cuello de Diane. Sintió el peso de los pechos de Diane en su mano y la firmeza de su pezón debajo de su pulgar. Tan pronto como las imágenes registradas en su mente se hicieron conscientes, apartó la mirada. Y descubrió a Emory y a Yulia, que habían regresado mientras ella estaba perdida en la llamada de las sirenas, observándola. Emory inmediatamente apartó la mirada, pero no antes que Dana viera lo que parecía ser rabia lo que eclipsaba sus características. Perfecto. Atrapada literalmente babeando por otra mujer y que de paso estaba claramente involucrada con alguien. Demonios.
"Bueno” dijo Diane, continuando su camino hacia la cocina "¿Alguien me va a iluminar sobre la causa de este encuentro escandalosamente temprano?”
Yulia se apoyó en la barra del desayuno "Lena está de vuelta. Emory le estaba echando un vistazo”
"Oh, bien” dijo Diane con un suspiro sentándose en uno de los taburetes junto a Yulia.
Agarró la mano de Yulia"¿Y cómo está ella?”
"Ella está bien” dijo Yulia con su voz suave "Ella está bien”
"¿Y Renée?”
"Lena dijo que la había enviado a su casa a dormir y le dio orden a Stark para que vigilará que ella se quedara allí”
"De alguna manera, creo que eso no será un problema” Diane sonrió "Tal vez ahora las cosas pueden volver a la normalidad”
Yulia resopló "¿Valerie está contigo?”
"No. Ella está donde quien sabe dónde queda eso”
Mientras Yulia y Diane hablaban, Dana siguió a Emory hacia la sala de estar. Señaló el espacio vacío al lado de Emory en el sofá "¿Te importa?”
"No” dijo Emory en voz baja "Adelante”

Emory aún llevaba el chándal que Yulia le había prestado y se había puesto la blusa que había usado el día anterior sobre el top, dejándola desabrochada. Dana no podía dejar de notar la curva de sus pechos y el ligero oleaje de sus pezones debajo de las capas delgadas. Diane Bleeker era una mujer hermosa y cualquier lesbiana tendría que estar muerta para no darse cuenta. Pero mirar a Diane no le había movido la sangre como lo hacía la visión de Emory, aún las ojeras debajo de sus ojos, los pantalones holgados y una blusa arrugada, lo hacían. Dana no sólo no estaba muerta, sino que había estado luchando con fuego abrazador y excitada como nunca durante horas. Esa necesidad inquieta se había profundizado cuando Emory inocentemente había acariciado su rostro y ahora no podía dejar de pensar en tocarla "¿Está todo bien?”
"Más o menos. Las cosas finalmente se están calmando por aquí”
"Lo siento si te he molestado antes” dijo Dana.
Emory la miró con curiosidad "¿En qué momento?”
Dana sonrió con tristeza "No lo sé ¿A cada momento?”
"No has hecho nada por lo que tengas que disculparte. Por supuesto no tienes que explicarme lo que haces o por qué lo haces” comenzó a levantarse "Voy a tratar de dormir un poco”
"¿Quieres que me quede aquí?”

Emory miró al otro lado de la habitación hacia Diane y luego se alejó rápidamente "Eso es totalmente tu elección”
Dana se puso de pie rápidamente, bloqueando el camino de Emory hacia la puerta "No estoy interesada en Diane Bleeker”
"Creo que eso es muy bueno” dijo Emory evitando los ojos de Dana "Porque creo que Valerie podría dispararte”
"Fui atrapada con la guardia baja por un segundo cuando ella…cuando la vi…”
"No. Por el amor de Dios ¿crees que necesito saber por qué la visión de una mujer hermosa te excita?
"No es eso” dijo Dana bruscamente "Bueno, si es eso… A veces…. Jesús” bajó la voz "Sin duda lo hizo hace una hora. En la planta baja contigo”
"Tenemos un trato ¿recuerdas?” Emory se deslizó a su alrededor.
"Era un acuerdo de no tocar. No de no-hablar-sobre-eso”
Emory miró los ojos de Dana "Voy a ampliar los parámetros de nuestro acuerdo”
"¿Por qué?”
"Porque…no sé lo que estoy hablando la mitad del tiempo”
Dana sonrió "Está bien, yo lo sé”
"Solo concéntrate en escribir tu artículo sin poner en peligro a Yulia o a Lena ¿de acuerdo?”
"No voy a poner en peligro a ninguna de ellas” Dana se apoderó de su mano "Dijiste que ibas a confiar en mí ¿Te olvidas de eso también?”

Emory miró sus manos unidas y acarició con su pulgar la parte superior de los dedos de Dana "Lo recuerdo”
Tan pronto como Emory apartó su mano, Dana la quiso de vuelta. Ese leve contacto hizo que casi se mareara.
"Emory”
Un golpe en la puerta impidió que Emory respondiera ya que todo el mundo se volvía en esa dirección. Yulia cruzó la habitación y preguntó quién era.
"Soy Valerie”
Una mirada que Dana interpretó como preocupación, seguida de resignación, cruzó el rostro de Yulia justo antes de abrir la puerta.
Valerie entró, sus ojos fueron primero hacia Diane y luego se concentraron en Yulia
"Lamento muchísimo molestarte. Tengo que hablar con la directora adjunta”
"Esta descansando” dijo Yulia "¿No puede esperar?”
"Me temo que no. Lo siento”
"Valerie…” dijo Yulia en voz tan baja que Dana casi no la oyó "…ella necesita un par de hora”
Lena apareció por la esquina de la división que separaba la cocina de los dormitorios
"Estoy despierta”
"Bueno, no deberías estarlo” dijo Yulia volviéndose hacia ella bruscamente.
"Todavía estoy demasiado alterada para dormir de todos modos” deslizó su brazo alrededor de los hombros de Yulia y la apretó brevemente. Luego se volvió a Valerie, su cuerpo entero inmediatamente en estado de alerta "¿Me necesitas abajo?”
Valerie escudriñó la habitación "Aquí está bien, si pudiéramos hablar a solas por unos minutos”
"Vamos a la otra habitación” Lena condujo a Valerie por el pasillo y desapareció.

Se hizo el silencio y nadie se movió. Yulia parecía que quería seguir a Lena, pero no lo hizo.
Dana definitivamente no se iría a menos que alguien se lo ordenara. Entonces Emory volvió a sentarse en el sofá.
"Bueno” dijo Diane con un suspiro "Supongo que bien podría vestirme”
Yulia apoyó los brazos en la encimera de granito y bajó la cabeza. Después de una pausa,miró hacia arriba, con el rostro sereno "Haré café”

Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por Monyk el Jue Dic 15, 2016 2:01 am

Very Happy
Saludos!!

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por VIVALENZ28 el Jue Dic 22, 2016 11:18 pm

Capítulo Diecisiete


“¿Qué tienes?” Lena no quería ceder ante el dolor en su pecho y su lado derecho.
Poniéndose en evidencia se sentó en el borde de la cama, estar de pie lastimaba lo suficiente como para que fuese una distracción y tenía que centrarse en lo que Valerie estaba a punto de decirle. Aunque la blusa de marfil de Valerie y los pantalones negros
estaban apenas arrugados, Lena dudaba que hubiese ido a la cama en treinta y seis horas.
"Siéntate. Luces acabada”
"¿Estás herida gravemente?” preguntó Valerie, sacudiendo la cabeza cuando Lena le indicó una silla cercana. Lena le relató los detalles del evento "Early y el conductor de la van estaban muertos. Renée y yo aún seguimos caminando, pero los dos agentes locales que estaban con nosotras terminaron en cirugía”
"¿Matheson? ¿O fuego amigo?”
Lena sonrió amargamente "¿Cuál sería tu respuesta?”
Valerie cruzó los brazos bajo los pechos y se apoyó contra la pared "¿Tomando en cuenta que el tiempo que pasó, desde el momento en que hiciste los arreglos para entrevistarlo y tu llegada allí, fue de doce horas? Apostaría en la compañía”
"Si tienes razón, eso significa que nuestras comunicaciones son completamente transparentes. Probablemente alguien en DC está monitoreando nuestros informes y peticiones”
"A menos que, por supuesto, tengas a alguien de la compañía dentro de tu equipo”
Lena consideró las constantes de Valerie "No lo tenemos”
"¿Confías en mí?”
"Lo hago. Y también lo hacen los demás” Lena sospechaba por el agobio en los ojos de Valerie, que había estado dirigiéndose a sí misma con dureza, en busca de alguna pista sobre quién pudo haber estado detrás del ataque más reciente.
"¿Qué sugieres que hagamos para bloquear aún más nuestra seguridad?” preguntó Valerie.
"No sacaremos a nuestro equipo por nada. Volaremos en privado. Conduciremos coches de alquiler. Utilizaremos nuestra propio gente o el equipo de Tanner si necesitamos respaldo”
Valerie se frotó los brazos como si tuviera frío "Creo que…”
"¿Qué?”
"Podrías considerar enviar información distorsionada a Washington”
"¿Estás sugiriendo que engañe a la jefe de personal de la Casa Blanca y al asesor de seguridad del presidente?”
"Eso es lo que yo haría, pero no estoy segura de que mi consejo sea bueno para tu carrera profesional” Valerie sonrió levemente "No estoy entrenada precisamente para trabajar dentro del sistema”
Lena se rió "Mi carrera ha sido un poco incierta desde el momento que vi a Yulia Volkova . Y desde septiembre, es lo último que me preocupa. Ahora mismo, estoy de acuerdo contigo,no sabemos en quién podemos confiar, así que lo mejor es no confiar en nadie, excepto el uno al otro” giró su hombro y trató de frotar un poco la rigidez de su brazo izquierdo
"Supongo que viniste aquí con noticias”
"El FBI ha estado observando una célula sospechosa en el área de Buffalo durante los últimos seis meses. Los informes muestran un incremento en la actividad desde septiembre” dijo Valerie.
"¿Qué tipo de actividad?”
"Nuevos rostros han surgido, más llamadas telefónicas y un aumento en las comunicaciones de Internet en las últimas semanas”
"¿Cómo conseguimos eso?”
"Querías que sacáramos inteligencia de todos los sectores con actividad local sospechosa y cuando los informes en esta área estuvieron calientes, Felicia comenzó a monitorear todo lo que salía de la oficina local de allí. Cuando varios miembros de la célula hicieron llamadas al mismo número, el FBI comenzó a monitorizar el número de teléfono que en teoría podría pertenecer al cabecilla. Anoche, quien quiera que sea que esté usando ese número, llamó a alguien en Virginia”
"Virginia. Después que la van fue golpeada”
"Eso es correcto. Posiblemente no esté relacionado”
Lena sabía que tenía que haber algo más "¿Tenemos ubicado a quien llamaba?”
Valerie negó con la cabeza evidentemente frustrada "No. Teléfonos celulares. Llegamos hasta la torre local, pero ningún rastro después de eso”
"¿Pero sabemos dónde se encuentran localizadas las torres?”
"Felicia las encontró. No es mucho una guía, pero sabemos que Matheson tiene conexiones en esa zona”
"Es más de lo que teníamos. Vamos a ver si podemos reducir la ubicación” Lena se levantó
"Saquen direcciones y registros de propiedad de la familia de Matheson, su graduados de la academia, todas y todos los asociados conocidos, los detenidos en la redada de su recinto y los miembros patriotas conocidos. Busquen cualquier cosa dentro de un radio de cien mil as desde esa torre”
Cuando Lena se dirigió hacia la sala, Valerie la detuvo con una mano en el brazo "Deberías dormir un poco”
"Estaré bien por un par de horas más”
"Tal vez, pero te ves como el infierno” Valerie se rió en voz baja cuando Lena frunció el ceño "Y Yulia ha estado despierta toda la noche. Esperando saber de su estado fue duro para ella. Lo más probable es que no tengamos nada y si lo hacemos, va a tomar más de un par de horas. Felicia sabe qué hacer hasta que llegues allí, pero seguiré tus directrices con ella”
Lena cerró los ojos y respiró hondo "Yulia quiere irse a Colorado mañana. Si estamos acercándonos a Matheson, necesito estar aquí”
"Razón de más para pasar algún tiempo con ella. Tómate algunas de horas”
Lena miró el reloj de la mesilla "Bajare al mediodía”
"Alejare a todo el mundo de aquí para que las dos puedan descansar un poco”
"Debes tomar también un descanso” dijo Lena.
"Tan pronto como ponga las cosas en marcha con Felicia”
"Eso no fue una sugerencia, lo sabes”
"Lo sé”
"Gracias por el manejo de todo ayer por la noche” dijo Lena, cediendo y volviendo a sentarse en la cama "Y gracias por cuidar de Yulia”
"No tienes que darme las gracias” Valerie sonrió irónicamente "Y Yulia no quiere que nadie, excepto tú cuides de ella”
"De todos modos, gracias por mantenerla a salvo”
"Siempre puedes contar con nosotros para hacer eso” Valerie se detuvo "Pero no puedes seguir haciéndole esto a ella, Elena”

Valerie se fue y Lena se quitó lentamente la ropa. Se echó hacia atrás y cerró los ojos, pero no podía borrar de su memoria el tormento de Yulia y el conocimiento de que ella había sido la causa de la misma.


*****

Dana se sentó en el brazo del sofá de su apartamento temporal viendo a Emory recoger sus cosas "Siempre puedes quedarte aquí, ya sabes, hasta que nos vayamos mañana. No tendrías que pagar por otra noche en el hotel”
Emory dobló la sudadera y la camiseta que había tomado de Yulia y los apiló en una silla cercana. Llevaba otro traje de Yulia, jeans y un suéter de color verde oscuro, para el viaje de regreso a su hotel. Había tenido que doblar los bordes de los vaqueros varias veces
para compensar la diferencia con su altura

"Eso no es probablemente una buena idea ¿Te importaría devolverle estos a Yulia más tarde?”
"Por supuesto ¿Por qué no es una buena idea?”
"¿Estás siendo intencionalmente bruta?”
Dana sonrió "Trato de no hacer suposiciones”
Emory la cortó de un vistazo "Algo muy extraño está pasando entre nosotras y creo que es mejor si ponemos algo de distancia”
"Se llama atracción…” dijo Dana completamente seria "…y no creo que la distancia sea la respuesta”
"¿Cuál es la respuesta?”
"Por lo general, sugeriría una cita…” dijo Dana "…pero estoy aquí en una asignación y mi horario, como te habrás dado cuenta, está en constante cambio. No puedo simplemente llevarte a cenar cuando Yulia podría decidir que quiere subirse a un avión con destino a
Colorado”
Emory se encogió de hombros "Tienes razón. Mal momento” Recogió su bolso y cogió su abrigo del armario de la puerta.
"Además, no tengo citas con mujeres”
"Aún”
"Estás muy segura de ti misma” Emory pensó que probablemente debería estar molesta,pero no era verdad. Una parte de ella quería quedarse exactamente dónde estaba. En realidad, parte de ella quería muchísimo que Dana le besara. Y era por eso que sabía que
debía marcharse.
"No estoy segura de nada cuando se trata de ti” dijo Dana, acercándose. Tomó el abrigo de Emory y lo sostuvo para ella. Cuando Emory se volvió para meter los brazos en él,Dana se apretó contra su espalda, frotando sus manos sobre los hombros y los brazos de Emory. Puso su boca cerca del oído de Emory "Pero sé que lo último que quiero es la distancia entre nosotras” Rozó el cabello de Emory con la punta de sus dedos, dejando al descubierto su cuello y le besó suavemente detrás de la oreja "Si te quedas aquí, podemos llegar a conocernos mejor”
Emory se estremeció y cerró los ojos, contenta de que Dana no pudiese ver su rostro porque no sería capaz de ocultar lo que ese beso le había hecho. Apoyó la espalda en la parte delantera del cuerpo de Dana y sintió las manos de Dana apretando sus brazos.
El aliento cálido de Dana sopló rápido contra su piel "Estás rompiendo la regla de no tocar”
"Lo sé” susurró Dana con la voz ronca "Lo siento. Lo soporté todo el tiempo que pude.Dios, qué bien hueles”
"Es el jabón Ivory” Emory rió con voz temblorosa.
"Nunca uses nada más” Dana deslizó sus brazos alrededor de la cintura de Emory y deslizó sus manos dentro del abrigo de Emory, tirando de Emory con más fuerza hacia ella. Las manos de Dana se posaron en el jersey que cubría el abdomen de Emory y Emory pudo
fácilmente imaginar esas manos audaces y posesivas sobre su piel. No podía recordar que alguna vez hubiese deseado ser besada con tantas ganas, como en este momento y le preocupaba que estuviese permitiéndose ser atraída por la atracción que Dana sentía por ella. Dana era, después de todo, exasperantemente encantadora e increíblemente sexy

"No soy mujer de una sola noche”
"Gracias por decirme eso” dijo Dana tranquilamente, volviendo a Emory para mirarla.
Puso las manos nuevamente dentro del abrigo de Emory, apoyándolas en su cintura justo por encima de las caderas. Pasó el pulgar hacia arriba y hacia abajo del abdomen de Emory

"Porque yo no quiero ir a la cama contigo”
"¿No lo quieres?” para Emory fue difícil concentrarse en otra cosa que no fuese la expresión feroz e intensa en los ojos de Dana y el placer que surgía de las manos de Dana hacia sus profundidades. Estaba horriblemente, terriblemente excitada y espantosamente cerca de dejar que sucediera algo de lo que podría arrepentirse. Y no podía detenerlo.
"No” murmuró Dana "Esto es lo que quiero”
Cuando Dana se acercó aún más, Emory sabía que estaba a punto de ser besada, pero la realidad no fue como ella esperaba. Era cierto que la boca de Dana era suave y cálida y determinada, pero Dana fue sorprendentemente paciente. Tomó su tiempo, jugando con la boca de Emory con la punta de su lengua, a la espera de que Emory le besara en respuesta. Tomada por sorpresa por la gentil invitación, Emory respondió, acariciando la superficie de los labios y la lengua de Dana porque simplemente se sentían tan condenadamente bien. Apretó una mano detrás del cuello de Dana y se hundió en ella,
moviéndose contra ella de un modo completamente ajeno a sí misma y tan completamente correcto.
Se apartó del beso y se esforzó por controlar su cuerpo que estaba fuera de control

"Yo no…no puedo…”
"Shhh…” dijo Dana mientras acariciaba la mejilla de Emory. Su mano temblaba “…no lo haremos. Está bien” la besó de nuevo, lentamente y se echó hacia atrás. Su pecho se sentía pesado y luchó para estabilizar su respiración "Estaba pensando que podríamos
comenzar con algo simple. Ya sabes, con un beso o dos”
Emory asintió en silencio, tratando de imaginar el besarla, solo besarla sin estallar en llamas. Bueno, nunca había tenido miedo a un desafío "Está bien. Sí. Eso suena razonable”
Dana sonrió "Razonable”
"Tú lo sugeriste” dijo Emory acaloradamente "Así que no luzcas tan malditamente arrogante”
"Hey…” dijo Dana, levantando ambas manos en señal de rendición. No había ninguna razón para que Emory supiera que la deseaba tanto que le dolía todo el cuerpo.
Necesitaba controlar su libido fuera de control tanto como Emory necesitaba tiempo para sentirse cómoda con ella. Entonces podrían tener una buena y adulta interacción donde ninguna saliera decepcionada o herida "…estoy de acuerdo. Razonable es bueno”
"¿Estás de acuerdo?” Emory preguntó con suspicacia.
"Lo estoy. Completamente ¿Qué tal si yo te llevo de vuelta a tu hotel? Me puedes contar todo acerca de la ingeniería tisular en el camino”
"Está bien, pero eso no quiere decir que voy a volver aquí más tarde”
"Está bien. Sin expectativas” Dana solo tenía que encontrar la manera de convencer a su cuerpo de eso.



*****


Yulia salió de las sombras y se desnudó por el lado de la cama. Se deslizó bajo las sábanas y se volvió de lado para hacerle frente a Lena. Acarició el cabello de Lena y le besó la mejilla.

"Valerie ordenó a todo el mundo que se fuera y a mí que viniera a la cama”
"¿Y tú escuchaste?” bromeó Lena.
"Casi no pude estar en desacuerdo” Yulia se acurrucó más cerca, deslizando una pierna sobre el muslo de Lena "¿Cómo te sientes?”
"Mejor. El Motrin está haciendo su efecto” Lena instó a Yulia para que tomara la posición en la que normalmente dormían, con la mejilla de Yulia en el hombro de Lena y la besó en la frente "Ambas podríamos reposar y dormir un poco”
Yulia deslizó su mano desde el pecho de Lena hacia el centro de su abdomen "¿Por qué Valerie necesitaba verte?”
Lena vaciló, su instinto natural de no preocupar a Yulia salió a la superficie aun cuando sabía lo que tenía que hacer. Lo que Yulia necesitaba que hiciera

"Tenemos una pequeña apertura. Puede ser que tengamos una ventaja en cuanto al paradero de Matheson”
"¿Qué vas a hacer si lo encuentras?”

El tono de Yulia era casual, pero Lena sintió como se tensaba y la mano que había estado jugando por encima de su abdomen se detuvo

“Nosotros iremos tras él”
"¿Nosotros?”
"La última vez que compartí nuestra inteligencia, alguien le avisó y él se escapó de nuestra trampa” Lena no podía contener la furia de su voz "Éso no va a suceder de nuevo”
"Pero pensé que había sido porque el adiestrador de Valerie estaba trabajando con Matheson y le había avisado. No hay manera de que pueda volver a ocurrir”
Lena suspiró "No, esa fuga en particular ha sido manejada. Pero no puedo confiar en que él era el único que quería que Matheson tuviese éxito y lo que ocurrió ayer por la tarde me hace sospechar que Matheson tiene más amigos dentro, más de lo que pensamos”
Yulia se sentó para poder mirar directamente el rostro de Lena. Y para que Lena pudiera ver el suyo "Entiendo, en verdad lo hago. Sé que tiene que ser detenido. Sé lo mucho que quieres detenerlo…” lo que tenía que pedir a continuación la pondría en evidencia, revelar
más de sí misma iba en contra de todos sus instintos y todo lo que era, pero lo hizo sin vacilar. Lena significaba mucho para ella "…pero necesito que no seas tú quien vaya tras él. Por favor, Lena. Envía a otra persona”
"Oh, bebé” murmuró Lena. Ella lo quería muerto, pero podía vivir con él tras las rejas. Con lo que no podía vivir era con él estando libre y viniendo tras de Yulia nuevamente o ayudando a orquestar un nuevo ataque salvaje que pudiese costar cientos, posiblemente miles de vidas. Matheson y todo lo que él representaba era la razón por la que hacía lo que hacía. En muchos sentidos, combatir hombres como él la hacía quien era. La voz de Valerie resonó en su mente. No puedes seguir haciéndole esto a ella, Elena.


Desde que tuvo uso de razón, Lena había dependido de su deber para darse a sí misma un sentido de propósito y significado, incluso en los momentos más oscuros. Después que Janet había sido asesinada y ella había estado atormentada por la culpa, cuando se había sentido muerta por dentro y desconectada de todo en su vida, su deber y la humanidad de Valerie habían sido su única salvación. Ya no era esa persona y tenía otros deberes, incluso un deber mayor, más allá de su país

"No tenemos ninguna evidencia de que él tenga una gran fuerza con él. Esperemos que sólo necesitemos un pequeño equipo para detenerlo”respiró hondo y soltó el aire lentamente "Pondré a Savard a cargo”
"¿Y no vas a ir?”
Lena tomó la mano de Yulia "No voy a ir”
Yulia bajó la cabeza y besó los dedos de Lena "Gracias”
Lena sacudió la cabeza "No me agradezcas. Te amo. Dejas que Stark y su equipo te protejan y sé lo mucho que odias eso. Lo haces porque yo lo necesito”
"No se la misma cosa”
"Lo es” Lena pasó los dedos por el cabello de Yulia y la atrajo de nuevo a su lado. Le dio un beso "Es exactamente lo mismo”
"Esta cosa del amor es muy difícil, ¿verdad?” murmuró Yulia.
Lena se rió "Lo es. Pero no cambiaría nada” guio a Yulia para que se pusiera sobre ella y movió las piernas para que sus cuerpos se fundieron "Y definitivamente tiene sus ventajas”
Yulia rozó su boca sobre el pecho de Lena

"Déjame mostrarte cuantas tiene”


Capítulo Dieciocho


Renée encontró a Paula trabajando en el escritorio que solía ser de Elena Katina en el rincón más alejado del centro de mando. Además de un agente mirando los monitores en el extremo opuesto de la habitación, el lugar estaba vacío. Eran las cinco de la tarde del sábado, después de todo y los agentes que se encontraban fuera de turno estarían probablemente con su familia o disfrutando de sí mismos. No podía recordar un momento en que la noche del sábado le había parecido diferente a cualquier día de semana. Ella y
Paula no habían tenido una noche a solas desde antes del 9/11. Y no la tendrían esta noche, tampoco.

"Tenemos una coincidencia” dijo Renée "Me iré pronto. Probablemente no volveré hasta tarde en la mañana” Stark bajó su bolígrafo y empujó su trabajo a un lado sin mirarlo.
Después de una pausa, se movió lentamente en su silla y miró a Renée "¿Estás dirigiendo la misión?’
Renée asintió. El equipo de la OHS compartía rutinariamente inteligencia con el equipo de seguridad de Yulia, sobre todo cuando la información impactaba la seguridad de la primera hija. Esta misión no lo hacía, todavía no, pero todos tenían una participación en el rastreo de Matheson. Especialmente Paula. Renée no quería preocupar a su amante más de lo necesario, pero ya se había cambiado en su traje de camuflaje negro y camiseta. No
llevaba sus armas todavía, pero Paula tenía que saber qué tipo de operación había sido planeada.

"¿Dónde?” preguntó Paula.
"Donde sospechábamos. Virginia”
"¿Cuántas personas van contigo?” preguntó Paula.
"Suficientes. Todas buenas personas” Renée comprobó que la atención del otro agente estuviese ocupada, entonces se puso en cuclillas junto a la silla de Paula y puso la mano en su rodilla "No voy a ser capaz de llamar hasta que haya terminado, pero lo haré tan pronto como pueda”
Paula tomó la mano de Renee entre las suyas, inclinó la cabeza como si estuviese estudiando la superficie de los dedos de Renee. Frotó el pulgar sobre los nudillos de Renee
"¿Estás bien? No dormiste mucho”
Renée se acercó más "Estoy bien, cariño. Odio que te preocupes”
"Asegúrate de que alguien cuide tu espalda ¿de acuerdo?” Paula levantó la cabeza, sus ojos oscurecidos por la ansiedad apenas disimulada "No seas una héroe”
"No pretendo serlo” Renée la besó “Ya tenemos suficientes de ellos por aquí”
"Está bien, entonces” dijo Paula con una sonrisa forzada "Así que te veré mañana en algún momento. Podríamos estar de camino a Colorado en el momento en que vuelvas”
Renée rozó su pulgar sobre la mejilla de Paula, luego se enderezó "Entonces te veré en las pistas. Te amo”
"También te amo” murmuró Paula.
Renée se volvió y se alejó rápidamente, a sabiendas de que la mejor manera para ella de aliviar la preocupación en los ojos de su amante era haciendo su trabajo, hacerlo bien y regresar a casa. Eso era exactamente lo que pretendía hacer.


*****


Yulia cerró el libro y lo dejó caer al suelo junto al sofá. Podía sentir la tensión de Lena a través del cuarto "¿Por qué no vas abajo?”
"En unos minutos” Lena se inclinó y le besó la frente a Yulia "¿Tratando de deshacerte de mí?”
"En realidad, sí. Me vuelves loca con tu paseo”
"No estoy paseando”
"Vamos a tener que hacer reaparecer los pisos frente de las ventanas, cariño. Has quitado todo el barniz”
"Lo siento” murmuró Lena.
"Siéntate por un segundo” Yulia dio unas palmaditas al espacio al lado de ella. Habían dormido toda la mañana y luego Lena se había duchado y se había ido al centro de mando.
Regresó un poco más de una hora más temprano, para que pudieran cenar juntas. Lena,intentó ocultarlo pero Yulia podía decir que estaba distraída "Estás enviado un equipo allá afuera ¿no?”
Lena se sentó junto a ella y apoyó la cabeza hacia atrás "Sí”
"¿Es grande?”
"Podríamos tener la casa de seguridad de Matheson”
Yulia se puso tensa "¿Cómo?”
"Felicia siguió una llamada telefónica sospechosa en la zona de Norfolk. Hemos encontrado una propiedad en el radio de la torre, propiedad de un hombre llamado Jeremy Barton. Es hijo de un amigo de Matheson del Ejército. Esperamos que Matheson esté ahí”
"¿Ha llamado Lucinda a las operaciones especiales?”
"Esta vez no” Lena respondió con evasivas ya que Lucinda no sabía nada de la operación.
Nadie lo sabía "Vamos a entrar rápido y ligero. Sólo nuestra gente y algunos de Tanner”
"¿Tanner está aquí?” Yulia sabía que su amiga de la infancia empleaba una fuerza de seguridad que se componía de ex-militares y después de verlos en acción, empezaba a sospechar que las Industrias Whitley tenían una mayor participación en lo que estaba
ocurriendo en el Medio Oriente, más de lo que nunca se había dado cuenta.
"No Tanner. Envió a Steph con un par de hombres”
"¿Qué pasa si Matheson está allí y tiene una fuerza con él?”
Lena sacudió la cabeza “Tenemos imágenes satelitales, no hay coches, ni signos reales de actividad en las últimas cinco horas. Él sabe que nosotros sabemos quién es y espero que esté haciendo todo lo posible por permanecer bajo el radar. Dudo que vaya a tener
contacto directo con cualquiera de su gente, porque sabe que estamos buscando a todo el mundo con el que estuvo asociado. Un hombre solitario es más difícil de rastrear”
"¿Cuándo vas a saberlo?”
"Nuestro equipo va a llegar alrededor de la medianoche”
"Dios, otra noche sin dormir”
Lena acercó a Yulia, acomodándola en la curva de su cuerpo

"Si esta operación sigue en marcha en la mañana, tendrás que irte sin mí”
"Eso no va a pasar” Yulia pasó el dedo por el brazo de Lena. Por lo general, Lena se vestía para el trabajo en una camisa de vestir y pantalones a medida, incluso cuando pasaba el día abajo en la oficina de la OHS. Hoy vestía jeans gastados y una camisa de algodón azul descolorida. Se veía sexy en cualquier traje, pero Yulia se dio cuenta de lo rara que Lena lucía fuera de servicio en estos días. No iba a irse a Colorado sin ella porque no estaba del todo segura de que Lena no quedaría atrapada en algo captara absolutamente su atención y se olvidara de venir

"Esperaré”
"Sé que es un mal momento”
"Es lo que es, Lena” dijo Yulia sorprendida al descubrir que no estaba enfadada. Oh, estaba indignada por la incertidumbre y la vulnerabilidad que todos vivían cada día, pero desde luego no estaba molesta con su amante por hacer lo que tenía que ser hecho.
"Lo siento esto es tan difícil para ti. La espera”
Lena hizo una mueca "No estoy segura de estar hecha para este trabajo de directora adjunta. No se siente bien enviar a mi gente en una misión mientras yo me quedo aquí”
Yulia enlazó sus dedos con los de Lena

"Sé que estás haciendo esto por mí y lo aprecio.Pero…”
"No quiero que me agradezcas. Ya hemos hablado de eso”
"No estaba dándote las gracias” Yulia sacudió la mano de Lena "Iba a señalar que mi padre piensa que eres la persona adecuada para este trabajo y Lucinda está de acuerdo y yo también y no sólo porque no te quiero en el campo” apoyó la barbilla en la punta del hombro de Lena rodeando la cintura de Lena con ambos brazos "Una persona no puede solucionar este problema, cariño, ya lo sabes. Pero tienes un equipo que podría ser capaz de hacerlo”
"Eso es correcto. Mi equipo. Mi gente” Lena suspiró "Debería estar allí para cuidar sus espaldas”
"Estas cuidando sus espaldas, enviando la mejor para hacer el trabajo. Eres el líder del equipo. Los mantienes a todos juntos”
Lena apoyó su frente contra la de Yulia

"Es mucho más fácil de hacer que quedarse atrás y preocuparse”
Yulia se rió y negó con la cabeza "Eso es algo que no tienes que decirme, mi amor”
"Lo siento por eso” Lena hundió el rostro en el cabello de Yulia "Sólo odio mirar”
Yulia sintió a Lena temblar y estuvo inmediatamente alerta. No era miedo, Lena nunca cedía al miedo. Esto era algo más profundo.
"Hey, hey” apretó aún más su agarre "¿Qué pasa?”
Después de una pausa, Lena dijo en voz tan baja que Yulia apenas podía oírla

"Sigo pensando en esa noche, cuando Janet estaba encubierta y la operación se había ido al infierno. Todo lo que podía hacer era mirar mientras la trampa se cerraba a su alrededor.Cuando llegué a su…”
"Oh, bebe” Yulia acarició el cabello de Lena. Lena rara vez hablaba de la noche de Janet,una detective de narcóticos y la amante intermitente de Lena que fue asesinada, pero sabía la historia. Por lo menos la información que Lena había sido capaz de compartir.
Janet había estado encubierta y de alguna manera, los agentes federales y los detectives locales no habían podido coordinar una redada en un almacén donde se estaba intercambiando drogas por dinero falso. Janet había quedado atrapada en el fuego cruzado y asesinada. Lena había recibido un disparo tratando de sacarla

"¿Es por eso que siempre eres la primera en estar delante de las balas?”
"Créeme, no tengo ganas de morir” dijo Lena "Estoy haciendo mi trabajo”

La voz de Lena estaba ahogada contra su cuello, pero Yulia podía escuchar el dolor
"Lo sé.Pero nadie quiere que los protejas a costa de tu vida” acarició la espalda de Lena y trató de no pensar en Lena recibiendo una bala que era para ella "Sobre todo yo o cualquiera de los miembros de tu equipo”
"Nadie está haciendo nada para morir” dijo Lena enderezándose "Los estoy enviando con un enlace satelital al centro de mando. Tendré audio y vídeo y a la primera señal de problemas, voy a sacarlos. Si Matheson apunta aunque sea una pistola de agua en su
dirección, es un hombre muerto”
Yulia sonrió aunque una fría y fuerte furia se instalaba en la boca de su estómago

"Eso suena como un plan perfecto. Sobre todo la última parte”
"Tengo que irme” Lena besó a Yulia "Gracias. Gracias por permitirme sacar esto”
"En cualquier momento. Te amo” Yulia apretó el hombro de Lena, luego le dio un pequeño empujón "Así que ve a cuidar de tu gente”

*****

"Explícame otra vez la parte de la cosa esa de la sustancia extracelular” dijo Dana. Sin levantar la cabeza, escribió en un cuaderno de cuero marrón con una mano y extendió la otra mano para alcanzar su taza de café.
Emory deslizó la taza de cristal cerca de los dedos de Dana, notando otra vez la débil rugosidad de sus dedos. Varios de sus nudillos estaban marcados con pequeñas heridas ya curadas

"¿Qué te pasó en las manos?”
"¿Hmm?” Dana la miró sorprendida de ver que el Starbucks se había llenado en algún momento durante la última hora. Había estado demasiado ocupada siguiendo toda la explicación de Emory sobre la ingeniería de tejidos y la diferenciación de células madre para siquiera darse cuenta. No había esperado la entrevista improvisada y no quería perder ni una sola frase. Su investigación había indicado que Emory era considerado una de las autoridades mundiales en la ingeniería de tejidos, pero estaba empezando a entender lo importante que era en realidad. El trabajo de Emory podría conducir a un medio de cultivo de órganos en el laboratorio para el trasplante de tejidos

"Así que podrías hacer crecer un riñón y alguien no tendría que esperar un donante ¿verdad?”
Dana apartó un grueso mechón de cabello de su frente e inconscientemente sorbió su café frío "O, Jesús, un corazón ¿cierto?”
"En teoría, sí” Emory sonrió ante la intensidad de Dana. Nunca antes había experimentado el tipo de placer que había tenido en la última hora mientras describía su trabajo a Dana.
No había pensado que tenía un ego, pero cada vez que Dana la felicitaba, sentía una oleada de calor.
"Eso podría ser grande ¿no?” dijo Dana "Me refiero a realmente grande. Tan grande como el Premio Nobel ¿verdad? Podrías cambiar todo el rostro de la cirugía de trasplante”
Emory cubrió la mano de Dana, que se apretaba alrededor de su taza de café ya olvidada
"Aún estamos muy lejos de ese tipo de territorio”
Dana frunció el ceño "No entiendo porque alguien se opondría a tu investigación”
"Entiendo algunas de las objeciones, al menos en teoría” dijo Emory "Cualquier tipo de herramienta científica tan grande como esta, realmente podría tener un potencial de uso indebido. Mira la energía nuclear. Si se aprovechara adecuadamente, el poder del átomo
podría liberarnos de la dependencia del petróleo natural y el gas. Pero ¿qué es la primera cosa que hacemos? Bombas tan enormes, tan devastadoras, que pueden destruir ciudades enteras y cientos de miles de vidas” Emory se encogió de hombros "Hay quienes piensan que hoy sería un riñón, mañana un bebé. Y entonces…” rápidamente se puso seria “…hay algunos que piensan que lo que estamos haciendo es una afrenta contra Dios o una abominación de la naturaleza o simplemente egocentrismo. Hay un montón de argumentos. Estoy segura que los conoces”
"La gente puede ser bastante enrollada sobre estas cuestiones” dijo Dana casualmente.
"Eso es decir poco”
"¿Conocías a la persona que te atacó en Boston?”
"No, él no estaba…” Emory se detuvo de repente y alejó la mano de Dana "¿Por qué haces esto? ¿Por qué utilizas lo que está sucediendo entre nosotras para aprovecharte de mí?”
"¿Cómo hago eso?”
"Por tratarme como a una historia”
"Eres una historia. Tú, Emory. Tú” la expresión de Dana se oscureció y cuando se inclinó hacia delante sus ojos brillaron con ira "¿No lo entiendes, Emory? Si estás en peligro,publicitarlo te haría estar más segura. Dejar que el mundo sepa que eres un objetivo de los partidarios del odio y los fanáticos, obligaría a la fundación a darte más seguridad. Eso haría que los agentes encargados de hacer cumplir la ley estuviesen más alerta la próxima vez que subieras a un escenario. Eres una persona importante. Tal vez una de las personas
más importantes en el mundo ¿Qué parte de eso no captas?”
"No necesito que te preocupes por mi seguridad”
"Bueno, eso está muy bien, pero ya lo hago” Dana se inclinó sobre la mesa y agarró la mano de Emory "Y pasa que me gusta sostener tu mano. Pasa que me gustas mucho”
"No me gusta que uses el hecho de que me gustas” Emory mantuvo la voz baja, aunque quería gritar "¿Es por eso que me besaste antes? ¿Porque sabes que eso me hace estúpida y sin sentido?
"¿Cómo puede un simple beso volverte estúpida?”
"No lo sé…” siseó Emory "…pero lo hace. No puedo pensar. Todo lo que puedo hacer es sentir lo caliente que está tu boca y lo suave que son tus labios y lo mucho que quiero que sigas besándome. Las puntas de tus dedos son ásperas ¿lo sabías? Pienso en ti frotándolos…” cerró los ojos "Oh, Dios mío. Ahora ni siquiera tengo que darte un beso para volverme loca”

Todo el aire dejó el pecho de Dana mientras su estómago daba un vuelco lento. Sabía que Emory no estaba tratando de seducirla. De hecho, sonaba como la última cosa en el mundo que Emory quería que pasara entre ellas. Pero sólo pensar en Emory esperando
ser besada, queriendo ser besada por ella, era la cosa más sexy que alguna vez hubiese experimentado

"Es una buena maldita cosa que estamos sentadas en una cafetería en estos momentos”
Emory abrió los ojos "¿Por qué?”
"Porque quiero besarte como nunca te han besado y no quiero parar hasta que estemos desnudas y esté dentro de ti y pueda ver cómo te vienes”
"Yo realmente no había pensado más allá de besos” susurró Emory "Así que es posible que quieras retroceder un paso o dos”

Dana sonrió, pero sus piernas temblaban. Si estuviese de pie, se habría caído

"No te estoy usando, Emory. Sí, quiero escribir sobre ti y lo que haces. Pero es más que eso. Quiero conocerte. Quiero saber por qué lo haces” empujó su silla hacia un lado de la pequeña mesa, rodeándola hasta que estuvieron una al lado de la otra. Besó un lado del cuello de Emory "Quiero saber lo que te complace. Lo que te da miedo. Lo qué te hace feliz” volteó el rostro de Emory hacia ella y la besó en los labios "Quiero hacer el amor contigo”
Emory trazó sus dedos sobre la boca de Dana "Tienes unos labios hermosos. Pero no estoy lista para tener un orgasmo en una cafetería”
"Estaba pensando que probablemente pudiésemos esperar hasta que estemos en la cama”

Emory rió. Ojalá estuviesen solas para poder acurrucarse en el regazo de Dana y besarla y ser besada y tocarla y ser tocada. Su cuerpo nunca se había sentido tan vivo

"Me alegro de que no estamos solas en estos momentos”
"¿Por qué?”
"Porque creo que te dejaría llevarme a la cama y no estoy lista para eso” se echó a reír de nuevo, su voz temblando tanto como sus entrañas "Bueno, al menos no todo en mí está listo”
"Está bien” Dana se apartó, pero mantuvo la mano de Emory entre las suyas "Nada de orgasmos esta noche ¿Pero vas a venir conmigo? Quédate en el apartamento conmigo. Te prometo que no voy a hacerte ninguna pregunta”

Emory miró la mano de Dana y pasó el pulgar por encima de los arañazos. Luego miró a los ojos de Dana

"¿Y si quiero hacerte algunas preguntas?”

Dana quería decir que no pero ¿cómo iba a pedir lo que no estaba dispuesta a dar? Ella asintió con la cabeza

"Muy bien. Pero tengo una condición”
Emory arqueó una ceja.
"Estuviste de acuerdo anteriormente de que un beso o dos sería una expectativa razonable de mi parte”
"Uno o dos” Emory parecía estar considerándolo "Siempre que me prometes que no te volverás codiciosa”
"Normalmente no soy codiciosa por naturaleza” dijo Dana. Pero cuando se trataba de Emory todas las apuestas estaban fuera.



*****


Lena se quedó mirando el monitor, que proporcionaba una imagen fija de la casa de campo y los terrenos circundantes donde se creía que Matheson había ubicado su base.
No había luces, ni vehículos en el estacionamiento. Apretó la mandíbula mientras la voz de Savard salía de la radio.

“El lugar parece desierto, Comandante”
"Despliega tu equipo” dijo Lena. La imagen de satélite no era lo suficientemente precisa,especialmente en la noche, para que ella pudiese seguir el movimiento de los miembros individuales del equipo y a medida que los minutos pasaban los músculos de su cuello gritaban de tensión. Tendría que haber estado allí ¿Y si una palabra de sus planes había salido de alguna manera? ¿Y si hubiera una emboscada? ¿Y si estaba equivocada y Matheson había reunido una fuerza como la cuadrilla que había atacado el Aerie?
“Nada” reportó Savard “El bastardo es como el humo”
Lena cerró los ojos ¿Dónde diablos estaba? Matheson en movimiento iba a ser el doble de difícil para localizar y tres veces más peligroso.


*****


Matheson pasó a través de Cumberland, Virginia y se dirigió hacia el norte por la Ruta 220 en Pennsylvania a las 4:10 am. Justo a tiempo, observó con satisfacción. El coche de alquiler que había sido entregado a su casa de seguridad un poco antes de la medianoche
era oportunamente corriente, el tipo de sedán pequeño de bajo presupuesto que cualquier hombre de negocios podría conducir. Cuando se detuvo en el estacionamiento del restaurante Denny, había una docena de otros como él aparcado cerca.
Se levantó, se estiró y se dirigió bajo el cielo aún oscuro hacia su reunión organizada a toda prisa. Se detuvo junto a la puerta, fingiendo inspeccionar los periódicos del dispensador que funcionaba con monedas mientras exploraba la zona. Tomado en cuenta la hora, el restaurante estaba más lleno de lo que esperaba con los camioneros y los viajeros hacia el norte de la autopista de peaje. Mucho mejor. La chaqueta suave de color caqui, los pantalones oscuros y la camisa azul de cuello, habían sido comprados en el
departamento de hombres de una cadena de tiendas de baja clasificación, dudaba que cualquiera de las camareras ocupadas lo recordara en una hora. Eso podría no ser el caso con el hombre con el que se iba a reunir, por eso detestaba hacer negocios en lugares
públicos.
Sin embargo, los encuentros clandestinos eran inaceptables cuando no podía traer respaldo. Aquí, al menos, era poco probable que fuese un objetivo si sus amigos específicos decidían que ya no era útil. Por supuesto, él estaba bajo las mismas limitaciones, pero no tenía ninguna duda de que, llegado el momento de eliminar a los
asociados no deseados, sus hombres estarían a la altura de las circunstancias.

"¿Desayuno para uno?” una rubia agobiada le preguntó mientras le entregaba automáticamente un menú laminado bril ante.
Tomó el menú y sonrió "Gracias, sólo tomaré una mesa si eso está bien. Mi socio acaba de entrar en el retrete”
"Claro, adelante” dijo ella alejándose.

Matheson se acomodó en el asiento de una de las cabinas más pequeñas frente a la puerta y pidió dos cafés, diciéndole a la camarera que apenas lo miraba la misma historia.
Un minuto más tarde, otro viajero entró, echó un vistazo alrededor de la habitación y se dirigió directamente a la mesa de Matheson. Vestido con ropa casual de negocios, él también hubiese pasado desapercibido con mucha facilidad, como Matheson, si no hubiese sido obviamente extranjero. Matheson resentía la necesidad de trabajar con hombres no blancos, encontrándolos inherentemente poco fiables y carentes de verdadero carácter moral. Pero la guerra exigía a los hombres hacer sacrificios y la causa a veces requería alianzas inusuales. Esta medida había demostrado ser valiosa.

"Buenos días, mi amigo” dijo el hombre de piel oscura mientras se sentaba al otro lado de Matheson. Su inglés era notablemente menos acentuado de lo que había parecido por el teléfono.
"Buenos días” dijo Matheson, tomando un sorbo de su café. Deficiente, al igual que todos los cafés de los restaurantes "Aunque estoy muy feliz de estar fuera de servicio, me temo que mi agenda está muy apretada actualmente”
"Sí, me imagino que tiene que tomar un avión ¿verdad?”
El instinto de Matheson se tensó, pero sabía que el hombre estaba pescando. Nadie,excepto su hombre más confiable sabía que su destino era el aeropuerto de Pittsburgh
"No esperaba que nos volveríamos a encontrar”
"Si bien nuestro proyecto anterior fue un éxito más allá de nuestras expectativas, las circunstancias han cambiado desde la última vez que hablamos”
Matheson logró no sonreír. Sí, las cosas habían cambiado, sin duda. El país estaba en alerta roja y el ejército estaba pateando el culo a los terroristas en Afganistán. Pronto, los EE.UU harían sentir su presencia en otras partes del Medio Oriente, estaba seguro. La
demostración de fuerza no sería suficiente, pero era un comienzo. Él contuvo su sonrisa y esperó.

"El tema de interés mutuo…” dijo el hombre suavemente, empujando su taza de café a un lado sin tocar "…ya no queremos deshacernos de eso” extendió las manos como si estuviera hablando de las piezas de un motor y no de la primera hija de los Estados Unidos. "Creemos que tiene valor en nuestras próximas negociaciones”

Matheson se recostó casualmente, pensando furiosamente. La eliminación de Yulia Volkova había sido siempre su agenda principal, pero sólo una nota lateral para estos hombres ¿Por qué, de repente, ellos habían tomado un interés en ella? ¿Y qué negociaciones? Le
molestaba ser usado, sobre todo por hombres que nunca merecerían ni siquiera pulir sus botas. Se encontró con los ojos oscuros frente a él

"¿Valiosa cómo?”

El extranjero se encogió de hombros "Considérelo un cambio”

Cambio. Negociación. Intercambio. Los labios de Matheson se curvaron mientras consideraba la ventaja de sus propias metas a largo plazo. Si la hija del presidente era considerada de repente un elemento de negociación entre el gobierno de los EE.UU y los
terroristas extranjeros, se preguntaba cuánto tiempo el presidente podría mantener su política de no negociar con terroristas. La rendición del presidente sería otro golpe a su credibilidad y debilitaría aún más su gobierno de tigre de papel (expresión que significa que una institución aunque parece fuerte es débil)

"Estamos hablando de un producto muy caro” dijo Matheson.
"El dinero no tiene importancia para nosotros”
"Veinte millones”
"Una suma muy razonable. Puede enviar la información sobre el pago a través de los canales habituales. Nosotros preferiríamos una entrega entre semana. También tenemos una agenda muy ocupada”

El extranjero sonrió con evidente satisfacción y Matheson quiso poner una bala entre sus ojos. En su lugar, se levantó y con cuidado coloca el pago por el café más un quince por ciento de propina en la mesa. Si no podía entregar lo prometido, siempre podía recurrir a
su plan inicial y matarla "Dalo por hecho”


Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por Monyk el Vie Dic 23, 2016 11:38 pm

Todo se complica Shocked
Saludos!!

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Dic 28, 2016 9:38 pm

Capítulo Diecinueve


Domingo

Dana salió apresurada de su habitación y casi atropelló a Emory en el pasillo. Emory obviamente acababa de salir de la ducha ya que su cabello húmedo caía como filamentos ondulados sobre sus hombros y llevaba nada más que una toalla de baño blanca ajustada por encima de la parte superior de sus pechos.
"Lo siento” dijo Dana, agarrando los hombros de Emory firmemente cuando se tambaleó hacia atrás. Intentó firmemente no mirar hacia abajo hacia los senos de Emory pero no pudo. Y cuando levantó la mirada sabía que Emory se había dado cuenta "Lo siento”
"¿Por qué?” preguntó Emory disfrutando la mirada fuera de balance en los ojos de Dana. Y disfrutando también la apreciación de ellos.

Nunca había pensado mucho en su cuerpo. Estaba feliz de que estuviese en forma y saludable. Pero no era tan ilusa como para pretender que no sabía que otros la consideraban atractiva. Eso era agradable, pero no ocupaba el puesto más alto en las cosas que eran importantes para ella. Salvo en los últimos dos días. Le encantaba que Dana la encontrara atractiva. Saber que de alguna manera podía hacer que Dana, una mujer de mundo, pudiese desconcentrarse y sentirse insegura de sí misma como parecía
estarlo le producía un escalofrío. Se preguntaba cuánto más excitada se sentiría si Dana realmente pusiera las manos donde su mirada se había quedado clavada.

"¿Qué?” preguntó Dana sonando aturdida.

Emory sonrió. Dana llevaba jeans, una camiseta azul marino de manga larga arremangada hasta los codos y botas marrones rayadas. Su camiseta ajustada resaltaba sus pequeños pechos y su cintura estrecha. Sexy, Dios, era sexy de una manera totalmente natural

"¿Qué lamentas?”
"Uh, por casi arrastrarte” Dana retrocedió un paso. Emory olía al jabón Ivory nuevamente y su piel estaba enrojecida. Probablemente sólo por el calor de la ducha, pero Dana sabía que la piel de Emory adquiría exactamente ese color cuando estaba excitada. Y no quería
nada más en el mundo que abrir la toalla y deslizar sus manos sobre los pechos que yacían debajo. Lo quería tanto que se estaba ahogando en el deseo.
"¿Dormiste bien?” preguntó Emory, tratando de descifrar la expresión de Dana.

Necesitada y hambrienta. Nunca había pensado en lo que significaba esa frase hasta este momento, pero era exactamente así cómo Dana lucía. Como si estuviera hambrienta y quisiera probarla. Emory miró hacia otra dirección, temerosa de reflejar su excitación porque no tenía ni idea de cómo ocultarlo. Se humedeció los labios y se aclaró la garganta seca, cuando Dana siguió mirándola

"¿Vas a alguna parte?”
"Venía a encontrarte” dijo Dana "Patrice Hara llamó. Tenemos programado volar a Colorado hoy. Yulia te está buscando. Ella me pidió que te diera el mensaje de que subieras”
"Voy a vestirme y a empacar, entonces” Emory rodeó a Dana para llegar a su habitación.

Justo antes de entrar, se volvió hacia donde Dana seguía de pie en el pasillo "Me lo pasé muy bien anoche. Sólo hablando y viendo la televisión. No había hecho algo tan simple en mucho tiempo” Emory vaciló "Y me gustó el beso de buenas noches también”
"Yo también” Dana sonrió un poco, recordando el beso excepcionalmente suave y excepcionalmente cálido y excepcionalmente maravilloso que habían compartido antes de
irse a sus dormitorios. Emory había sido la primera en inclinarse hacia adelante cuando se encontraban fuera de sus puertas adyacentes para darle las buenas noches. Emory la había besado primero "Fue una gran noche. Incluso renunciado a los orgasmos durante la noche”
Emory rió "No sé tú, pero no renuncie a tener orgasmos. Solo que no juntas”
"¿Estás diciendo que…?” Dana cerró los ojos "Oh vaya, eso es tan injusto”
"Te veré en unos pocos minutos”

Dana oyó cerrarse la puerta y cuando abrió los ojos estaba sola. Probablemente había estado despierta toda la noche, inquieta y excitada, mientras que Emory había estado en la oscuridad de la habitación contigua a la suya, tocándose, haciéndose venir. Si lo hubiese sabido, sin duda no habría sido capaz de no entrar por esa puerta. Pero Emory había dicho que no estaba preparada y aunque Dana la quería y sentía que la quería más de lo que había querido alguna vez a ninguna otra mujer en su vida, deseaba que Emory también lo quisiera.
Sólo tenía que ser paciente, pero Dios, era tan difícil, cuando no podía pensar en nada más que probarla y tocarla y hacerla suspirar de placer.

"Perfecto” se quejó, volviendo a su habitación para tomar su equipaje "Absolutamente el momento perfecto para estar obsesionada con una mujer que podría nunca llegar a estar interesada, justo cuando estoy en medio de no sólo una, sino dos o tres grandes historias”
"¿Estás hablando contigo misma?” dijo Emory desde la puerta abierta.

Dana se dio la vuelta. Emory ya no estaba con una toalla, pero la seda de la camiseta metida en los pantalones casuales negros tenía casi el mismo efecto. Todavía era hermosa y sexy. Se estaba secando las puntas de su cabello con una toalla de mano y después de unos segundos ladeó la cabeza con curiosidad.

"¿Dana?”
"Sí. Estoy hablando conmigo misma. Bueno, al parecer, si me has oído, estoy hablando de las dos”
Emory rió "¿Sabe que algunas veces pareces no tener ningún sentido?”
"Y ni siquiera nos estamos besando, soy estúpida y sin sentido sólo con mirarte”
Poco a poco, Emory bajó la toalla y la expresión de su rostro cambió de diversión al de sorpresa "Si no lucieras tan desconcertada, no podría creerte. No sabes lo que está pasando más que yo ¿verdad?”
"No exactamente” Dana sonrió "Entiendo algo. La parte donde nos desnudamos”
"Esa parte la entiendo” Emory respiró profundamente "Vine a preguntarte qué debía hacer con mi equipaje”
"Déjalo en el interior de la puerta principal. Alguien va a recogerlo y llevarlo hasta los coches”
"Estaré lista en un momento”
Dana levantó su bolso de lona de viaje maltrecho "Te esperaré en la sala de estar”
"Está bien” Emory se volvió y luego miró hacia atrás "Estoy tratando de no preocuparme por el hecho de que no entiendo que está encendiendo. Y para que conste, me gusta mucho la manera en que me miras”
Y entonces se fue, dejando a Dana sintiéndose totalmente fuera de su profunda y extraña,no preocupación.



*****


"¡Hey! Mira quien está aquí” una pequeña y fibrosa pelirroja exclamó cuando Emory y Dana entraron en el piso de Yulia.
"¡Steph!” Emory corrió hacia la mujer "No sabía que ibas a estar aquí”
"Tanner decidió darme algo de tiempo libre”

Mientras Dana miraba, la pelirroja Steph rodeó con un brazo la cintura de Emory de manera muy casual, tomándola en un abrazo de oso y la besó en la boca. Dana entrecerró los ojos, fijándose en los pantalones negros, camiseta negra y botas negras. Jesucristo,una mercenaria. Bueno, estos días los llamaban trabajadores contratados o personal de seguridad o algún otro término igualmente soso, pero seguían siendo mercenarios ¿De dónde diablos había salido? ¿Y qué demonios estaba haciendo manoseando a Emory?
Dana comprobó el resto de la habitación. Una poderosa reunión estaba en curso, por el aspecto de las cosas.
Yulia y Diane estaban en la sala de estar, con tazas de café y una bandeja de panecillos y bollos entre ellas sobre la mesa baja.
Greg Wozinski estaba sentado en el brazo de una silla cerca de la puerta, tomando café y hablando con Paula Stark, quien estaba siendo flanqueada por dos fornidos marines vestidos como la pequeña que todavía estaba acariciando a Emory. Una hermosa mujer de piel café con hombros cobrizos, cabello rubio, de pie junto a la barra de desayuno conversaba con Elena Katina. Cuando la mujer, cuyo cuerpo irradiaba tensión, se volvió para estudiar a Dana con una intensa mirada firme, Dana la vinculó como federal.
No formaba parte del equipo de seguridad personal de Yulia Volkova probablemente FBI.
Valerie faltaba, pero aunque era parte del equipo de la OHS, seguía siendo una solitaria.
La piel de Dana se erizó. Estaba llegándole la imagen, una imagen que decía que Elena Katina, había creado su equipo de la OHS extrayendo de los organismos existentes, lo cual tenía sentido. Servicio Secreto, FBI, civiles contratados y Valerie sin apellido. Valerie había venido de algún lugar profundo y oscuro. Otra historia allí.
Por mucho que Dana quería quedarse y arrastrar a Steph lejos de Emory, estaba trabajando. Se acercó a Yulia

"Escuche que nos dirigíamos a las montañas”
Yulia sonrió "Por fin”
"Parece que ha recogido un montón de gente nueva”
"Sólo algunos amigos que pasaron por aquí” Yulia señaló los pastelillos "Toma algo que comer”
"Gracias” Dana se sentó, se sirvió una taza de café y equilibró un pastelillo de arándanos en una servilleta en su regazo "¿Dónde consiguió a los chicos privados?”
"Trabajan para una buena amiga nuestra” dijo Yulia "La conocerás en Colorado. Tanner Whitley”
"¿Por qué conozco ese nombre?” Dana frunció el ceño y chequeó a Steph, que todavía estaba en una animada conversación con Emory y los otros dos chicos de negro "Whitley ¿cómo de la corporación Whitley?”
"Eso es correcto”
"He oído que podría estar ayudando con personal y apoyo técnico en el desierto” dijo Dana casualmente.

Yulia miró a Diane, quien levantó las cejas como diciendo que ella no tenía ni idea y si lo hacía, no lo admitiría.

"Tanner tiene muchos intereses empresariales de los cuales no sabemos nada”
"Tanner Whitley. Ella es la hija ¿no? ¿La que heredó todo el imperio Whitley?”
"Ella es”
"Realmente” dijo Dana, su interés en aumento. No era de extrañar que la hija del presidente tuviese civiles contratado, como parte de su equipo de seguridad. Irregular,pero seguro. Eso explicaría por qué eran confiables. La verdadera pregunta era ¿por qué no eran usados agentes regulares si Yulia necesita más seguridad?

Algo había ocurrido que había creado dudas sobre los canales habituales y Dana estaba dispuesta a apostar que todo volvía a Boston, o tal vez incluso antes. Lo que sea que se haya pasado, Elena Katina y Paula Stark desconfiaban de los agentes desde el interior del sistema. Jesús ¿Qué demonios estaba pasando?

"¿Así que todos ustedes se conocen?” preguntó Dana.
"Tanner, Diane y yo hemos sido amigas desde siempre” dijo Yulia.
Diane Bleeker rió "No exactamente desde siempre, querida Yulia, pero lo suficientemente cerca”

El cabello rubio de Diane se arremolinaba elegantemente alrededor de su largo y adorable cuello y en sus pantalones casuales y jersey de cachemir negro, parecía más joven de lo que Dana había pensado al principio. Se dio cuenta de que todas ellas probablemente habían estado juntas en la escuela. Bebió un sorbo de café

"Debe haber sido divertido ustedes tres juntas en la escuela”
"Bueno, Yulia y Tanner estaban un poco en el lado salvaje” dijo Diane con auto-rectitud
"Yo era el modelo del decoro”
Yulia resopló "Dios mío, qué mentira tan horrible”
"Oh, está bien” dijo Diane, empujando la pantorrilla de Yulia con la punta del pie "Todas hemos tenido nuestros momentos. Pero míranos ahora. Tanner juró que nunca querría el negocio. Que nunca tendría la intención de sentar cabeza” Diane negó con la cabeza
"Ahora está casada con una oficial naval de carrera entre todas las cosas y tú estás a punto de causar un gran revuelo público con una Federal” tomó la mano de Yulia "Qué paseo”
Yulia le dio a Diane una mirada cariñosa "Y no ha terminado ni más ni menos”

Dana fue golpeada una vez más por la ternura evidente y no autoconsciente entre las dos mujeres. Dirigirse hacia Tanner Whitley y lo que había allí tenía que ser un gran desvío,pero la historia no era asunto suyo y tampoco de nadie más. Desvió la mirada justo a tiempo para ver a Steph pasando la mano por la parte exterior del brazo de Emory y apretar brevemente la mano de Emory.

"¿Quién es ella, exactamente?” Dana preguntó antes de que pudiera detenerse.
"Además de deliciosa ¿quieres decir?” Diane respondió en tono de burla.
Dana esperaba que no estuviese ceñuda.
"Ella trabaja para Tanner” Yulia repitió "Y es una amiga”

Una muy buena amiga, al menos de Emory por lo que se podía ver. Dana no podía recordar haber estado alguna vez realmente celosa. No de la forma en que sentía en estos momentos. Como si quisiera ponerse físicamente entre Steph y Emory y hacer alguna declaración machista sobre la propiedad y golpear su pecho como una idiota. Emory probablemente pensaría que había perdido la razón. Probablemente lo había hecho.

"Ella y Emory lucen muy bien juntas ¿no lo crees?” dijo Diane, cogiendo un panecillo.
"Basta” murmuró Yulia.
Dana apretó los dientes.
"Lo siento” Diane se echó a reír "Pero como soy la única que nunca llega a ver a su novia,se me permite actuar alocadamente un poco”
"¿Dónde está Valerie, de todos modos?” preguntó Dana.
"No recuerdo haber mencionado su nombre” dijo Diane, repentinamente seria.
"No tenía que hacerlo”
"Eres muy buena en esta cosa de ser reportera ¿no es así?”
Dana sonrió "Algunas personas piensan que sí”
"No es como si no vas a vernos juntas” dijo Diane "Al menos, espero que lo hagas. Si Elena decide dejarla salir de este edificio en algún momento en los próximos días”
"Diane” dijo Yulia en voz baja.
"Está bien” dijo Dana, sorprendiéndose a sí misma. "Estamos en extraoficial aquí. Y ya me di cuenta de que Valerie es parte del equipo de la OHS”

Diane no perdía nada. Puso la taza de café vacía y la servilleta a un lado y se inclinó hacia adelante, centrándose en Yulia.

"Entiendo que hay ciertas cosas que deben mantenerse confidenciales como la identidad de su personal de seguridad y los miembros del equipo de la directora adjunta. Al estar alrededor de todo el mundo así, todo el tiempo, es bastante fácil entender a los
jugadores. Quiero que entienda que no tengo ninguna intención de comprometerlos”
"Te creo” dijo Yulia "Pero no eres la primera reportera que he conocido. Tienes algún imperativo biológico para meterte en las cosas”
Dana sonrió "Tiene razón. No voy a negarlo”
"Y también sé que tienes esta necesidad obsesiva de no sólo informar, sino de utilizar el poder de la prensa en nombre de lo que consideras justicia”
"¿Considerar? ¿No es la justicia, inmutable?”

Lena se acercó por detrás de Yulia cuando Dana hizo la pregunta y apoyó las manos en los hombros de Yulia. Se inclinó sobre el respaldo del sofá y besó a Yulia, murmurando un hola, entonces consideró a Dana atentamente

"No cuando la justicia depende de la valoración de los méritos humanos, o de lo correcto e incorrecto”
"Entonces ¿cómo la administramos?” preguntó Dana.
"Tenemos leyes” dijo Lena "Y a veces el curso es tan claro que las leyes son redundantes”

Yulia cubrió la mano de Lena y la apretó con suavidad, pero sus ojos estaban puestos en Dana

"No vas a citar eso, Dana”
"No iba a hacerlo. Y para que conste, estoy de acuerdo” Dana se puso de pie, decidiendo que era hora de conocer a Steph "¿Cuáles son los planes cuando lleguemos a Colorado?”
Yulia se iluminó "Si hay suficiente nieve, voy a esquiar”
"Estará oscuro” señaló Lena.

Yulia se giró para arrodillarse en el sofá, envolviendo sus brazos alrededor de los hombros de Lena y tiró de ella hacia abajo en un intenso beso

"Habrá luna. Puedes hacer cualquier cosa con la luna”
Diane suspiró "¿Debo recordarte que algunos de nosotros vamos a estar solos durante al menos un día más?”
"Lo siento” dijo Lena disculpándose "Ella debe ser capaz de seguirnos mañana”
"Si no lo hace…” dijo Diane, golpeando el hombro de Lena con fuerza "…voy a acosarte hasta que ella llegue. No has experimentado la miseria hasta que has estado a mi alrededor en los momentos en los que no soy correspondida”
Lena sonrió "No era consciente de que eso pasara alguna vez”
"¿Ahora puedo citar eso?” preguntó Dana.
Riendo, Diane enlazó su brazo con el de Dana e inclinó su cabeza cerca de ella "Tengo una mejor idea ¿Por qué no sustituyes a Valerie hasta que llegue a la estación? No me gusta estar sin una escolta”
"Va a tener que definir sustituir” dijo Dana juguetonamente.
"Eso es algo que tendré que pensar” Diane frunció el ceño "Y eso es ciertamente nuevo”

Dana logró evitar ser capturada en la seducción hipnótica de la mirada sensual de Diane,sólo para darse cuenta de que Emory estaba de pie a unos metros viéndolas

"Hola”
"Hola” dijo Emory con una mínima frialdad en su voz "¿Me he perdido de los planes para una fiesta?”
"No mi idea de una fiesta” dijo Diane ironía "Yulia va a esquiar más tarde”
"Bueno” dijo Emory "Espero que tengan un montón de equipo adicional en el albergue,porque voy a unirme a ella”
"Creo que todo el mundo ha perdido la cabeza” dijo Diane "Por mi parte, tengo la intención de sentarme frente a la chimenea con una copa de vino y pensar en absolutamente nada”
"¿Tu esquías, Dana?” preguntó Emory.
"Lo hago, pero tengo la sensación de que voy a ser superada por todos los presentes”
"Bueno, entonces puedes unirte a mí en el fuego” Diane sonrió maliciosamente
"Añadiendo leña y otras cosas para asegurarte de mantenernos calientes”
"Gracias…” dijo Dana "…pero si a Emory no le importa la compañía, me gustaría tratar con las pistas”
"La compañía estaría bien” dijo Emory suavemente.
"Bien, entonces es una cita” Dana respondió fervientemente esperando que eso fuese cierto.

*****

El coronel le pasó los prismáticos a Matheson, que yacía a su lado en la nieve en la ladera de una montaña en Colorado. Una gran casa de campo de madera y cabañas más pequeñas ocupaban un área despejada del bosque a un cuarto de milla por debajo de ellos

"La casa principal, las cabañas individuales y el campo de esquiar están a un tiro de un rifle desde aquí. El MSE es otra alternativa” Se volvió e indicó uno de los varios senderos estrechos y maleza que rodeaban los bosques cubiertos de nieve por debajo de ellos "Con las motos de nieve se puede atravesar por el otro lado de la montaña hacia nuestros vehículos y a la autopista en menos de diez minutos”
"¿Y has preparado el punto de encuentro para la evacuación de emergencia?” preguntó Matheson, aceptando los prismáticos.
"Los vehículos están listos y esperando. Las armas también. Todo bien camuflado”
"¿Estás seguro de que nadie se dio cuenta de tu reconocimiento?”
"El pueblo más cercano está a seis millas de distancia y es temporada de esquí. Muchos turistas. Además, los periodistas están empezando a llegar a la ciudad. Algunos ya han estado aquí tratando de conseguir una historia previa de la posadera. Nadie me prestó
atención” El coronel se encogió de hombros "He visto a la gente del Servicio Secreto en el albergue, pero ellos no pueden cubrir toda la ladera de la montaña. Con todos los senderos y bosques espesos, incluso el reconocimiento aéreo es difícil. Me imagino que la mantendrán bajo una protección personal cuando esté fuera”
"Me alegro de que le gusta esquiar” Matheson estudió la escena idílica y rústica por debajo de ellos, imaginando a Yulia Volkova saliendo al amplio porche de la cabaña en el sol de la mañana y directamente hacia la mira de su arma. Así de fácil. Tan hermosa.

Suspiró. Llevársela con vida sería mucho más difícil y no estaba del todo seguro que el placer fuese tan intenso. Por ahora, mantendría sus opciones abiertas. Después de todo,sus amigos no estaban a cargo y nunca lo estarían. Este era su país.



Capítulo Veinte

Tarde en la Noche del Domingo en Colorado

Emory se volteó ante el sonido de pasos en el porche detrás de ella y sonrió mientras Dana se acercaba

"¿Cómo te fue en la entrevista?”
"Increíble”

Dana se unió a Emory en la barandilla de la amplia terraza que daba a la estación de esquí. En poco más de las nueve, la luna estaba alta y parcialmente envuelta en nubes. La única iluminación provenía de las ventanas detrás de ellas y el resplandor del gran fuego que ardía en la chimenea de piedra en la sala común. Las sombras bailaban en
el rostro de Emory. A pesar de la temperatura cerca de cero, Dana encontró el aire cristalino de la montaña, vigorizante. Se sentía viva de una manera que no se había sentido en años. Se preguntó cuándo había dejado de sentir, cuando se había reemplazado la emoción con la actividad. No podía identificar el momento en que había abandonado la idea de una relación sustituyéndola por el peligro y el deseo. Pero sabía el momento exacto en que todo eso había cambiado. Y había ocurrido ese día en el hotel cuando Emory oyó que era una reportera y su expresión había cambiado de una
abiertamente acogedora, a una reservada y cerrada. La retirada de Emory había sido como un portazo en su corazón e inmediatamente había querido una llave para abrirla de nuevo. Desde entonces pasó cada momento intentándolo

"Además de ser un artista de renombre mundial, Marcea Cassel es una mujer increíble”
"Has ganado el premio gordo en cuanto a tropezar con las personas de interés periodístico” comentó Emory.
Dana buscó en su rostro señales de crítica, pero no encontró ninguna. Se dio cuenta entonces que Emory no se consideraba una de esas personas notables. Ella vaciló y luego dijo "Mi editor me envió aquí con órdenes de entrevistarte a tí también”
"Me he dado cuenta por las preguntas que me hacías el otro día en la cafetería”
"¿Cómo te sientes al respecto?”
"Inquieta. Incómoda”
"Entonces él tendrá que conformarse con los acontecimientos sociales de los próximos días…” dijo Dana "…y las entrevistas que ya tiene”
Emory la miró sorprendida "¿Así de fácil? ¿Descartarás la historia?”
"Sí”
"Eso no suena como tú”
Dana se encogió de hombros "No lo hace. Pero me preocupo por ti y no quiero que te sientas incómoda por algo que yo he hecho” se acercó más, su boca cerca de la mejillas de Emory "Yo sólo quiero hacerte sentir incómoda en el buen sentido”
Emory rió un poco temblorosa “Estás teniendo éxito”
"Me alegra oír eso” Dana se arriesgó acariciando la mejilla de Emory.

No estaba tan preocupada de que alguien pudiera verlas, como por su incapacidad para detenerse ante un simple toque. Había pensado en Emory durante todo el día, pensaba en besarla,pensaba en el cálido y sensual sabor de su boca y la forma en que sus labios se deslizaban sobre los de ella cuando se besaban. Imaginaba lo que se sentiría sostener sus pechos con sus manos, apretarlos y moldearlos hasta que Emory gimiera.
Fantaseando acerca de Emory manteniéndola gratamente ocupada en las pistas cuando no podía seguir el ritmo de Emory y Yulia. Ella podía esquiar, pero nada en comparación a la velocidad y habilidad de ambas. No le había importado. De todos modos, había estado
más interesada en ver a Emory en las pistas. Le había encantado cuan atléticamente elegante y exuberantemente libre había estado Emory. Quería poner esa mirada de alegría sin límites en su rostro. Sin pensarlo, tomó las mejillas de Emory.

"Dana…” murmuró Emory inclinándose hacia las manos de Dana "…me puedes entrevistar,siempre y cuando quede claro que solo imprimirás lo que yo te diga en el transcurso de la entrevista”
"Está bien” dijo Dana con la voz ronca.
Emory estudió el rostro de Dana, sus ojos interrogantes "Pensé que estarías más emocionada”
"No podría estar más emocionada” Dana rozó su pulgar sobre la esquina de la boca de Emory "No puedo dejar de pensar en besarte. Quiero besarte por todas partes”

Emory contuvo el aliento, con una espiral de emociones corriendo a través de ella. Se agarró de la barandilla de madera con una mano y la apretó con fuerza, esperando que Dana no se diera cuenta de que estaba temblando. Había estado de pie en la oscuridad,mirando la increíble noche que se desarrollaba sobre ella y tratando de imaginar un encuentro físico casual con Dana. Estaba lejos de ser una sonrojada virgen y la idea de estar con una mujer no le parecía extraña. Diane y Yulia no eran sus primeras amigas lesbianas e incluso si lo hubieran sido, ya había pensado en estar con una mujer
anteriormente. Solo que no había conocido a una con quien quisiera estar, no de la manera como quería a Dana. La idea de tener sexo con Dana la desconcertaba, no porque Dana fuese una mujer, sino por lo mucho que Emory la deseaba. Nunca había ansiado el toque de otra persona tanto como ansiaba el de Dana, como si la necesidad fuese más que física. Nunca nada la había distraído, sobre todo cuando ella decidía poner algo fuera de su mente. Pero no podía mantener a Dana fuera de sus pensamientos. Era consciente de ella, sin importar dónde se encontraba en una habitación. Sólo mirarla le daba punzadas de placer. Incluso podía soportar una aventura de una noche, si esa era la manera como las cosas resultaban. Lo que le preocupaba era que una noche corta podría no aliviar su hambre

"No sé qué hacer contigo”
"Sé lo que quieres decir”
"¿Lo sabes?” Emory se alejó, rompiendo suavemente su contacto "Quiero ir a la cama contigo y no tengo ni idea de por qué”
"¿Te gusto?”
Emory rió "Así es”
"Bien, porque tú me gustas demasiado” Dana miró por la ventana detrás de ella al interior de la casa de campo. Las figuras se movían más allá del cristal, pero ellas estaban solas en la terraza. Abrió la cremallera de su chaqueta de esquí y luego hizo lo mismo con el de
Emory. Dándole la espalda a la barandilla, se apoyó en un poste y empujó a Emory acercándola a ella. Sus chaquetas abiertas para permitir que sus cuerpos se tocaran.
Emory se instaló en la V entre sus muslos y Dana envolvió sus brazos alrededor de la cintura de Emory.
"He querido besarte todo el día”
"Entonces tal vez deberías”

Cuando sus bocas se encontraron, Emory ajustó su pelvis estrechándola más contra la entrepierna de Dana y apretó la cintura de los vaqueros de Dana con ambas manos.
Encajaron perfectamente entre sí como si se hubiesen besado una y mil veces.
Dana deseaba ir despacio, pero el jugueteo de la lengua de Emory entre sus labios era como combustible para el fuego y el deseo que ardía a través de ella, destruyendo la moderación. Profundizó el beso y deslizó una mano bajo el suéter de Emory, la deslizó hacia arriba para tomar su pecho. Cuando Emory gimió y se apretó en su palma, su mente se vació de pensamientos y su cuerpo se disparó con un deseo incontrolable. Chupó la lengua de Emory y encontró su pezón a través de la fina seda que cubría su pecho. Cuando lo apretó, Emory se estremeció contra ella.

"Dios, Dana, no puedo hacer esto aquí”
"Lo siento” Dana gruñó, forzando su mano a alejarse del pecho de Emory "Lo siento mucho”
Emory presionó sus dedos temblorosos en la boca de Dana "No digas eso. Creo que fui yo quien te dijo que me besaras”
"No me dijiste que te manoseara” dijo Dana disgustada consigo misma por no tratar a Emory con más cuidado "Yo simplemente no pude detenerme”
"Me encanta saber que me quieres” Emory apoyó la frente contra la de Dana. Respiró profundamente y soltó el aire "¿Vendrías a mi cabaña esta noche?”
Dana la besó con mucho cuidado "¿Estás segura?”
Emory sacó una llave del bolsillo y la puso en la mano de Dana "Estoy muy segura”
"¿Cuándo?” dijo Dana con urgencia.

Emory se echó a reír, amaba el sonido de deseo en su voz "Le prometí a Yulia que sería su compañera de cartas por un rato. Después de eso, soy toda tuya”

*****

"Yulia parece relajada” dijo Inessa.
"Eso es porque está ganando” Lena se recostó en el sofá junto a su madre, cruzando sus piernas por los tobillos. Bebió un sorbo de vino y disfrutó de la vista de Yulia riendo, con el cabello suelto, vestida con unos vaqueros desgastados y un suéter con cuello en V azul
marino que hacía que sus ojos lucieran imposiblemente azules. En momentos como éste,Lena se sentía triste y alegre a la vez. La extraña exuberancia de Yulia le recordaba la enorme carga que ella llevaba, al ser una figura pública, y últimamente, un blanco secreto.

Si Lena pudiera darle algo, sería paz mental. Pero ya que eso estaba más allá de sus capacidades, le daría toda la libertad de ser ella misma, segura y sin miedo, tanto como pudiera

"A ella le encanta competir”
Inessa tocó suavemente la rodilla de Lena "Parece que tú la igualas al respecto”
Lena se rió entre dientes "Es cierto”
"¿Estás esperando con ansias el sábado?”
"Lo estoy” Lena desvió la mirada de su amante hacia su madre "Significa algo, decir en voz alta delante de tus amigos y familiares, lo que sabes es verdad en tu corazón”
"Así es. Estoy tan feliz por ti, Elena” tocó la mano de Lena "Así que si no estás nerviosa ¿qué es lo que te molesta?”
"Nada” dijo Lena rápidamente.
"Me imagino que eso no funciona con Yulia…” observó Inessa fácilmente "…como tampoco lo hace conmigo. He estado escuchando las cosas que no dices durante muchos años”
Lena estudió su vino "Nada en concreto, pero desde septiembre…” se encogió de hombros"…no puedo dejar de sentir que algo más viene y no saber cuándo, ni cómo, ni dónde me inquieta”
"Esto parece como una ubicación ideal” observó Inessa "Sólo una carretera de acceso principal, las cabañas individuales no son demasiado aislado a pesar de ser privadas y estamos en medio del camino de una montaña. Me imagino que asegurar el perímetro aquí es más fácil que hacerlo en la ciudad”
"Has aprendido mucho como esposa de un embajador” Lena sonrió, pero ambas sabían que la precaución no era suficiente. Eso no había salvado a su padre de ser asesinado por un coche bomba.
"Sí” Inessa tomó la mano de Lena "Vas a tener cuidado de tí misma mientras tienes cuidado de ella ¿no es así?”
"Lo haré”
"Bien” Inessa liberó la mano de Lena y examinó a las personas reunidas en la sala común.
"Tener a una periodista tan cerca debe ser un desafío”

Lena consideró a Dana, quien estaba apoyada en la chimenea, con una cerveza en la mano, su mirada melancólica clavada en Emory

"Su trabajo es mejor de lo que esperaba.Barnett es una tiradora recta y parece haber encontrado una manera de ganar la confianza de Yulia”
"Yulia valora la honestidad” dijo Inessa "Y, por supuesto, Dana enamorándose de una buena amiga probablemente también gana puntos con Yulia”
"¿Es eso lo que está sucediendo, es lo qué te parece?”
Inessa rió "No pretendo ser una experta, pero incluso yo puedo leer lo que hay en la mente de Dana en estos momentos”
Lena gruñó "Incluso con Dana a bordo todavía tenemos que permitirle a los medios de comunicación algún tipo de acceso. Los mantuve a raya cuando llegamos hoy, pero tenemos una breve rueda de prensa programada para mañana”
"Lo que no te gusta”
"No”
"Yulia debe encontrarlo difícil” dijo Inessa.
"Tener a sus amigos aquí ayuda”
"Estoy deseando conocer a la infame Tanner y su capitán”
"Te gustarán” dijo Lena "¿Cuando llega Giancarlo?”
"Miércoles. Tenía negocios que no podía evitar hasta entonces”
"Yo pensaba que podrías ser la primera en casarse” dijo Lena.
"Oh, estoy muy encariñada con él, pero el matrimonio no es algo que tenga puesto en el mercado. Tengo mi trabajo, al igual que él y cuando encontramos tiempo para los dos, eso hace que el placer sea aún más agradable”
"Puedo entender eso” Lena sonrió mientras Yulia gritaba y tiraba un puñado de cartas,obviamente, después de haber ganado una gran mano "Creo que nunca me cansaría de estar cerca de ella”
"No, no puedo imaginar que lo hagas” dijo Inessa suavemente "Esa es la diferencia entre amar a alguien y estar enamorado de ellos”

En ese momento, Yulia se movió en su asiento y miró en la dirección de Lena. Ella sonrió y expresó en silencio un te amo.
Lena le devolvió la sonrisa, pero estaba pensando en lo oscuro que su mundo se había convertido después de perder a su padre. No podía imaginar perder a Yulia. Y sabía que,sin importar lo que tuviera que hacer, nunca lo permitiría.


*****

"¿Puedo convencerte de entrar en el jacuzzi caliente?” preguntó Yulia, enlazándo su brazo con el de Lena mientras caminaban por la caminera cubierta de nieve hacia su cabaña. A diferencia de la última vez que ellas se habían hospedado aquí, antes de que ella y Lena se
convirtieran en amantes, estaban quedándose en la estancia principal. Doris, la propietaria, había insistido en que tomaran la cabaña de luna de miel, la última en una línea de varias, rodeada de árboles con una gran terraza privada y jacuzzi. Diane tenía la cabaña junto a la de Yulia, a pesar de que ahora apenas era visible, con sólo la luz de la luna iluminando la montaña. Emory tenía otra más cerca de la casa, Inessa tenía una y otra había sido reservada para Tanner y Adrienne, cuando llegaran. Otros invitados y miembros del equipo tenían habitaciones en el interior del albergue.
"Ni siquiera tienes que esforzarte mucho” respondió Lena.
Yulia desaceleró mientras subían las escaleras hacia su cabaña "¿Cómo te sientes? ¿Te duelen las costillas?”
"Nada que unos minutos en el jacuzzi no puedan curar” Lena deslizó sus dedos bajo el cabello de Yulia y tomó la parte posterior de su cuello, acariciándole mientras Yulia abría la puerta "Emory parecía como si fuese una muy buena compañera”
"Los matamos” Yulia se quitó el abrigo mientras entraba en la cabaña.

La decoración era la de un refugio rústico para esquiadores, con cómodos sofás, sillas y mesa de café en la habitación principal junto a la chimenea. Una pequeña cocina ocupaba la parte trasera de la cabaña y daba a la terraza de atrás. Una puerta a la izquierda, separaba el dormitorio con una cama matrimonial y un adyacente baño

"¿Quieres vino?”
"He tenido suficiente” Lena miró por encima del hombro, notando a Wozinski en el camino. Sabía que iba a revisar el perímetro alrededor de la cabaña antes de regresar a su puesto más arriba en la pista. Ella cerró la puerta "Dale a un minuto para que termine de
revisar la parte de atrás”
"Buscaré las toallas y te veré en la puerta de atrás” dijo Yulia.
Unos minutos más tarde, Yulia volvió a aparecer en la cocina envuelta en un paño. Lena se desnudó rápidamente y agarró la otra toalla "Ya puse a llenar la bañera”
"Bien. Una carrera”

Yulia abrió la puerta trasera y salió corriendo con Lena pisándole los
talones. El aire era intensamente cortante y limpio y Yulia se sentía maravillosa. Se detuvo en el escalón superior de la tina de agua caliente, se volvió deteniendo su mirada en Lena,hermosa y sin aliento bajo las estrellas

"He pensado en esto toda la noche” se deslizó en el agua humeante.

Lena se unió a ella, apoyando las manos en el borde de la bañera a cada lado de los hombros de Yulia, sentándose a horcajadas sobre el regazo de Yulia "He estado pensando en cómo sabes”
"He estado pensando en esto también y mi imagen era un poco diferente” Lena bajó una mano entre sus cuerpos hasta que tomó el caliente y sedosa montículo entre las piernas de Yulia. Yulia abrió los brazos a lo largo del borde de la bañera y dejó caer la cabeza hacia
atrás, con los párpados pesados, respirando lenta y profundamente.
"Mmm” murmuró Yulia "Definitivamente me gusta tu imagen”
"Bien” Lena presionó rítmicamente, deslizando el pulgar por la base del clítoris de Yulia cada vez que masajeaba. Ella besó su boca, su cuello y mordisqueó la piel debajo de su oreja. Los músculos de los brazos de Yulia sobresalían mientras apretaba el borde de la bañera, sus caderas subían y bajaban por debajo del agua burbujeante.
"¿Se siente bien?” murmuró Lena mientras sus dientes raspaban la columna del cuello de Yulia.
"Mejor que eso” Yulia giró sus caderas en invitación "Te quiero adentro”
"Vas a venirte”
Yulia se echó a reír con la garganta arqueada y expuesta "Tienes razón, lo haré. Quiero hacerlo”

Lena lamió la humedad en el hueco de la base de la garganta de Yulia y se deslizó dentro de ella. Al instante, Yulia se cerró alrededor de sus dedos y Lena gruñó. Succionó el músculo tenso que recorría el pulso palpitante, murmurando su aprobación cuando Yulia cubrió su mano y empujó sus dedos, más profundo.

"Dios, Lena, Te amo” susurró Yulia "Estoy muy cerca”
"Te amo” Lena se sentó en el banquillo y sentó a Yulia en su regazo.

Los brazos de Yulia rodearon su cuello y Lena la acunó contra su cuerpo mientras se movía lentamente en su interior. El clítoris de Yulia se agitó contra su palma y Yulia hizo un pequeño sonido
distorsionado

"¿Te gusta eso, bebe?”
Yulia apretó la cara contra el cuello de Lena, sus manos apretando de manera intermitente los hombros de Lena "Voy a venirme”
Lena besó sus ojos, su boca y la meció suavemente incluso mientras empujaba sus dedos en cortos y fuertes movimientos entre sus piernas.
"Eres hermosa, tan hermosa”
Yulia se arqueó en los brazos de Lena y dio un fuerte grito antes de estremecerse sin control durante varios minutos. Lena no se movió mientras Yulia se tensaba y latía a su alrededor.
"Ah, Dios” Yulia suspiró "No puedo creer que aún no me haya acostumbrado a tí. No puedo durar incluso cuando quiero”
"¿Por qué tratar? Siempre podemos volver a hacerlo”
Lentamente Yulia levantó la cabeza y pasó los dedos por el cabello de Lena "Vamos a entrar. Te quiero en mi boca”
"Jesús” Lena gimió con su estómago apretado "Creo que podrías llevarme al orgasmo ahora mismo solo con tus palabras”
Riendo, Yulia se levantó, con una cascada de agua deslizándose sobre su cuerpo enrojecido. Le tendió la mano "Vamos a averiguarlo”


*****

Desde su escondite en el bosque a unos cien metros de distancia, Matheson observaba a través de las gafas de visión nocturna, primero como la hija del presidente culminaba con un salvaje grito de triunfo y después como se ponía de pie desnuda bajo la luz de la luna unos momentos después.
Si no la hubiese visto desperdiciar su poder y su belleza en otra mujer, habría pensado que era perfecta.
Pese a que su pene estaba duro, su mente estaba clara. Ella estaba manchada,contaminada. Si su muerte servía a la causa, ella podría al fin ser redimida.
Se hundió en el interior de la bolsa térmica, desplazándose para dejarle espacio al rifle de francotirador acunado como una amante a su lado.
No pasaría mucho tiempo ahora.

Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por Monyk el Vie Dic 30, 2016 10:17 pm

Shocked Shocked Shocked

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por VIVALENZ28 el Jue Ene 05, 2017 10:05 pm

Capítulo Veintiuno

Ante el sonido de golpes suaves en la puerta de su cabaña, Emory dio dos pasos hacia adelante y luego vaciló deteniéndose. Le temblaban las manos. Todo su cuerpo temblaba.
Nunca había hecho algo remotamente parecido a esto en su vida.
"Emory” Dana llamó suavemente desde el otro lado "Todo es negociable”
Sonriendo, Emory encontró sus piernas y llegó a la puerta principal. La abrió, una ráfaga de aire helado pasó por delante de ella como si estuviese determinado a apagar el fuego en el lado opuesto de la habitación. Dana estaba encorvada en la puerta, con las manos en los bolsillos de su chaqueta, su cabello cubierto de nieve.
"Ven al interior. Pareces estar congelada”
"Me tomó unos minutos subir al porche”
Emory cerró la puerta y se apoyó en ella "¿En serio? ¿Así que no soy la única nerviosa?”
"No, ni mucho menos”
Dana abrió la cremallera de su chaqueta. Debajo llevaba una camiseta oscura metida en sus vaqueros. Era fácil para Emory ver la curva de sus senos delineado por el material ajustado. Dana no llevaba sujetador y saber eso solo hizo que el interior de Emory se apretara. Presionó las manos contra la puerta, obligándose a permanecer en su lugar. Su mente no podía renunciar a darle sentido a lo que estaba haciendo, pero su cuerpo funcionaba bajo tal confusión. Quería tocar a Dana, en todas partes. Recordó lo que Dana había dicho en el porche sólo unas horas antes. Quiero besarte por todas partes.
Imaginarlo, aumentaba la humedad de Emory "No puedo creer que te invitara a venir a mi cabaña para tener sexo”
Dana sonrió torcidamente "Lo hiciste ¿no es así?”
En silencio, Emory asintió.
"No tenemos que hacerlo, lo sabes” Dana indicó su chaqueta "¿Te importaría si me quito esto?”
"Por supuesto que no. Hay vino en la nevera. Un poco de fruta y también queso, cortesía de la casa de campo ¿Quieres un poco?”
Dana se quitó la chaqueta y la colgó en un perchero junto a la puerta. Ahora más cerca de Emory, ella tomó su mano. Los dedos de Emory estaban fríos, a pesar del hecho de que la
habitación estaba caliente. La expresión en los ojos de Emory había pasado de una marcada confusión a un cuidadoso interés en los últimos minutos. Mejor, pero ni siquiera lo suficientemente cerca de estar cómoda, como para hacer otra cosa aparte de hablar.
"Vamos a sentarnos junto al fuego. No tengo hambre de nada, excepto de tu compañía”
"Dices las cosas más agradables” susurró Emory.
"Todas son verdad” Dana dirigió a Emory hacia el sofá frente a la chimenea y se sentó,persuadiendo a Emory para que se acurrucara a su lado. Se movió hasta que su espalda estuvo en la esquina y Emory reclinada en sus brazos. Dana envolvió sus brazos alrededor de ella, con las manos descansando ligeramente sobre la cintura de Emory y la besó

"Esto es bueno”

Emory enlazó su brazo alrededor de la cintura de Dana y apoyó la cabeza en el hombro de Dana. Le encantaba la manera como se sentía el cuerpo de Dana, duro y fuerte, pero flexible en la manera correcta. Ellas encajaban sin esfuerzo. Besó el cuello de Dana y sintió como se tensaba

"¿No te gusta?”
"No, me gusta” Dana tragó y acarició el cabello de Emory "Me gusta mucho” se volvió un poco sobre su costado y se estiró para poder estar una frente a la otra en el sofá "Estar cerca de ti de esta manera, no me permite pensar en otra cosa excepto lo bien que se siente”
"Se siente bien para mí también” Emory pasó sus dedos temblorosos a lo largo de la mandíbula de Dana “Aprecio que no me apresures”
"Como he dicho, todo es negociable” Dana se movió, lo que facilitó que sus piernas estuviesen entre los muslos de Emory.

Su estómago estaba tenso de emoción y su clítoris dolía. Luchó por no moverse, por no apretarse contra Emory

"Hemos estado bastante bien con los besos hasta ahora. Eso probablemente sea seguro”
"Oh ¿piensas eso?” Emory rió con voz temblorosa "Nunca me había excitado al estar junto a un hombre de esta manera. No como lo estoy ahora” acarició la espalda de Dana, luego su culo. Su respiración se hizo más rápida mientras que la superficie de su piel se volvía eléctrica, su visión se volvió un túnel hasta que todo lo que vio fue el rostro de Dana.
"Bésame y veremos cuánto tiempo podemos durar”

No mucho, pensó Dana, mientras cubría la boca de Emory con la suya. Jugueteó con su lengua, la chupó suavemente, lamió toda la superficie suave de los labios de Emory.
Emory se movió en sus brazos, inconscientemente seductora y Dana apretó su agarre. Sin estar dispuesta a romper el beso, ni siquiera para respirar, aumentó su mareo y desesperación por la necesidad. Finalmente, se apartó con un breve suspiro

"Tiempo.Necesito un descanso”
"¿Por qué?” los ojos de Emory estaban nublados, su rostro suave con la excitación.

Acarició la mejilla de Dana antes de llevar su mano hacia la parte plana del pecho de Dana,tomando su pecho a través de su camiseta. Dana gimió y arqueó la espalda.
"Dios, Emory, estoy tan acabada. No puedo…”
"Quiero hacer el amor contigo” susurró Emory "¿Puedo hacer esto? Creo que si te toco,no voy a tener tanto miedo”
Dana hizo retroceder su deseo "¿De qué tienes miedo?”
"De perderme en esta terrible necesidad que tengo por ti”
"Lo que sea que quieras, lo que sea que necesites” susurró Dana "Podemos parar ahora”
"¿Podrías?” Emory preguntó con urgencia "Porque yo no puedo. No quiero ¿Vas a dejar que te toque?”

Dana asintió con la cabeza, sabiendo que ya estaba perdida.

"En el dormitorio. Quiero ser capaz de verte, tocarte” Emory alejó a Dana suavemente
"Vamos al dormitorio”

Dana se puso de pie, sus piernas estaban inestables. Cuando Emory se levantó, ella rodeó sus hombros y Emory agarró la parte trasera de sus vaqueros. Juntas caminaron hacia el
dormitorio. Emory encendió una lámpara en el tocador.

"¿Debería quitarme la ropa?” preguntó Dana.

Emory bajó las sábanas, con los ojos fijos en Dana, levantó el jersey sobre su cabeza y lo dejó caer. No llevaba nada debajo

"Ven aquí”

Dana obedeció, su mirada viajando desde los pechos suaves de Emory hacia su rostro

"Dios”

Sonriendo, Emory agarró la camiseta de Dana y la sacó de sus vaqueros. Cuando el dorso de sus dedos rozó el estómago de Dana, Dana gimió. Emory miró hacia abajo, sorprendida de ver las manos de Dana apretadas a los costados

"¿Qué pasa?”
"¿No sabes lo hermosa que eres? Quiero tocarte” la voz de Dana estaba ronca, tensa por el esfuerzo de contener su creciente excitación.
"Entonces deberías hacerlo” Emory levantó las manos de Dana hacia sus pechos. Cuando los dedos de Dana se cerraron alrededor de ella, inclinó la cabeza hacia atrás y suspiró
"Me encanta la manera en que tus manos se sienten sobre mí. Fantaseaba con tus dedos en mis pezones, apretándolos” ella gimió cuando Dana lo hizo. La leve aspereza de la piel de Dana era exactamente como había imaginado "Sí. Así” Se apoyó fuertemente contra Dana mientras su excitación la cubría completamente "Pero no puedes hacerme eso por más tiempo. Me excitaré demasiado y olvidaré lo que estoy haciendo”

Con un gemido ahogado, Dana bajó la cabeza sobre el hombro de Emory, arrastrando sus manos hasta la cintura de Emory

"No estoy segura de cuánto tiempo pueda soportar esto,Emory. Si te toco otra vez, no voy a ser capaz de detenerme”
"Sólo un poco de tiempo. Ten paciencia por un rato” Emory pasó sus manos de arriba a abajo en la espalda de Dana, trazando los músculos duros a lo largo de ambos lados de la
columna vertebral. A continuación, retrocedió lo suficiente como para tener sus manos entre ellas, abrió la cremallera y desabrochó los vaqueros de Dana y los empujó hacia abajo. Dana también estaba desnuda debajo de ellos y al descubrirlo Emory dio un pequeño grito de placer "Me encanta tu cuerpo”
"Normalmente, no me vengo tan fácilmente…” confesó Dana "…pero ahora siento que estoy en el borde, Emory”
"Pase lo que pase, está bien” Emory la tranquilizó, acariciando la espalda de Dana. Ella la besó y sintió como Dana temblaba contra ella. Era embriagador, saber que podía hacerle esto a ella. Exploró su boca, lenta y delicadamente, hasta que las dos se estremecieron.

Luego dio un paso atrás, abriendo sus pantalones y quitando las barreras restantes entre ellas

"Tus vaqueros. Quítatelos”

En menos de un minuto, las dos estaban desnudas. Emory se metió bajo las sábanas.

"Acuéstate conmigo”

Cuando Dana se tendió a su lado, Emory se impulsó hacia arriba para poder tomarla por completo. Cintura larga, piernas delgadas, pechos pequeños. Su cuerpo era fuerte, firme,
esencialmente femenino. Pasó los dedos por el estómago de Dana y se maravilló cuando su cuerpo se tensó como una cuerda de arco

"¿Estás muy excitada?”
"Oh, sí” Dana agarró las sábanas con su mano izquierda y agarró el hombro de Emory con la otra "Si tocas cualquier lugar cerca de mi clítoris, voy a venirme”
"¿Qué te gusta?”
Dana dio una risa ahogada "¿Ahora mismo? Cualquier cosa”
"Voy a reformularlo ¿Qué quieres que haga ahora?”
"Acuéstate sobre mí” susurró Dana. Cuando Emory lo hizo, Dana envolvió sus brazos alrededor de ella y levantó sus caderas para que la pierna de Dana descansara contra su
centro "Oh, sí. Eso es bueno”
"Mmm”

Emory la besó, meciéndose lentamente en la curva de su pelvis, sus pechos deslizándose juntos. Dana deslizó sus manos hasta la parte exterior del torso de Emory, barriendo sus dedos sobre la curva exterior de sus pechos. Emory gimió y empujó sus caderas con más fuerza entre las piernas de Dana. La presión alterna y la fricción incesante empujaron a Dana a las alturas. Quería dejarse ir, tenía que dejarse ir, pero más que eso, quería que Emory tuviese todo lo que quisiera. Dana arrastró su boca lejos

"Te sientes tan bien. Vas a hacer que me venga de esta manera”
"Quiero verte primero” Emory se apoyó en sus brazos y luego se empujó hacia abajo en la cama hasta que estuvo entre las piernas de Dana.

Dana se hubiese opuesto a la repentina ausencia de esa boca caliente sobre la de ella, el dulce tormento de las manos de Emory, si no hubiese sentido el cálido aliento de Emory entre sus piernas. Nunca le había permitido a ninguna mujer que la tomara de esta manera, tan lentamente, tan simple, tan a fondo. Cuando Emory le acarició con sus dedos entre sus piernas, ella gritó

"Oh Dios. No me toques Emory. No”
Emory rió "Por supuesto que voy a tocarte” atenta al desesperado tono en la voz de Dana,Emory movió sus dedos lejos del único lugar que más quería acariciar. Dana estaba dura e hinchada y más hermosa de lo que jamás hubiese imaginado. Pasó los dedos por todo el pliegue entre el muslo de Dana y su centro, a pocos centímetros de donde Dana pulsaba y temblaba. Emory la deseaba de una manera que no hubiese creído posible. Ferozmente,salvajemente.

Presionando las palmas en el interior de los muslos de Dana, empujó, separando sus piernas, abriéndola para ella. Dana gimió y levantó su pelvis, haciendo señas para que siguiera. Muy cuidadosamente, Emory rozó un beso sobre el clítoris de Dana. El cuerpo de Dana se convulsionó

"No voy a durar”
"¿Puedes llegar a diez?”
"No lo creo” Dana se quedó sin aliento "Casi me vengo”
"Está bien, si es necesario” Emory la besó de nuevo, un poco más fuerte, pero aun fugazmente. Dana apretó su hombro y Emory sintió que Dana quería forzar su boca hacia abajo sobre ella. Amaba la restricción de Dana casi tanto como quería romperla. Ella la lamió y Dana trató de zafarse. Tomó sus piernas con más firmeza y la lamió de nuevo.
"Dios” Dana gritó, sus caderas ascendieron "Tienes que hacer que me corra. Emory, por favor”
"Mmm” Casi ciega, casi sin respirar, Emory selló su boca alrededor de la dura longitud de Dana y poco a poco, con ternura succionó. Dana se sacudió contra su boca y se hizo aún
más dura entre sus labios.
"Oh, sí” la voz de Dana se quebró.

Emory se concentró intensamente, grabando cada temblor, cada grito, cada giro y vuelta mientras Dana se retorcía en medio de su orgasmo. Las puertas siempre cerradas se abrieron, las barreras cayeron, las defensas estaban destruidas. Nunca habría otra primera vez para ella, para ellas. Nunca habría otro momento en la vida que alterara esto. Emory sabía que había sido conquistada tan claramente como sentía cada una de sus vulnerabilidades al descubierto. Cuando Dana finalmente se arqueó alejándose, las lágrimas surcaban las mejillas de Emory. Apretó el rostro contra el temblorosos abdomen de Dana

"Gracias”
"Emory” susurró Dana sintiéndose drogada. Quería sentarse, quería tomar a Emory entre sus brazos, quería darle placer por placer. Apenas podía levantar la mano y lograr acariciar el rostro de Emory. Sintió la humedad en la punta de sus dedos y su corazón se encogió.
"¿Qué pasa? Emory ¿Qué está mal?”
Emory negó con la cabeza "No hay nada malo. Todo está bien”
"Quiero abrazarte, pero me puedo moverme. Ayúdame”

Riendo suavemente, Emory se movió más arriba en la cama y se tendió sobre Dana nuevamente. Sus piernas entrelazadas, sus pechos adheridos, sus bocas fundidas. Emory ardía. Su piel, sus músculos, su clítoris. Llameantes. Tenía que ser tocada.
Desesperadamente "Dana” se quedó sin aliento, sin conocer las palabras "Te necesito”
Las fuerzas de Dana regresaron a toda prisa y rodó sobre Emory, hasta que estuvo encima de ella, de sus rodillas y brazos. Pasó los dedos entre las piernas de Emory "¿Aquí?”
Los ojos de Emory se abrieron y apretó su mano sobre la de Dana, presionando sus dedos contra los lugares que le dolían.

"Sí. Allí. Allí. Oh Dios. Tócame, Dana, tócame. Quiero…necesito…”
"Lo sé” Dana bajó la cabeza hacia el pecho de Emory y tomó su pezón dentro de su boca.
Succionó, jugando con su lengua sobre la punta suave, firme, mientras trazaba un dedo alrededor de la dolorosa dureza. El clítoris de Emory se tensó, a punto de estallar. Lo apretó, lo rodeó

"¿Aquí?”
"Sí” Emory se atragantó "Sí”

Dana besó el camino desde el centro de la garganta de Emory hacia su boca, haciendo círculos rápidos con sus dedos entre las piernas de Emory.

"Dana” Emory respiró con asombro "Oh, Dana”

Dana la besó mientras gritaba, bebiendo su placer mientras ella derramaba su pasión. Los gritos de Emory disminuyeron a suaves suspiros, pero su clítoris permanecía lleno y
palpitante. Dana se deslizó dentro de ella y sintió que sus músculos se tensaban y acarició la aún dura prominencia con su dedo pulgar. Los muslos de Emory se tensaron.

"Yo…Dana…oh” Emory tartamudeó mientras empujaba hacia abajo contra la mano de Dana "Voy a venirme otra vez”
Dana frotó su mejilla sobre el pecho de Emory, sintiendo el martilleo de su corazón contra sus costillas "Lo sé. Déjalo ir. Déjalo ir, bebe”
"Oh Dios” Emory gritó.

Cuando Emory se calmó, Dana se colocó a su lado y tiró de Emory acercándola, sus dedos todavía dentro de ella

"¿Está bien ahora?”

Emory acurrucó su rostro en la curva del cuello de Dana, sus brazos rodeando débilmente el cuerpo de Dana

"Nunca he sentido algo así en mi vida”
"Buen comienzo, entonces’
"Oh, muy buen comienzo. Perfecto” Emory besó la garganta de Dana "Lo siento. Creo que voy a quedarme dormida”
"Eso está bien”
"No necesitas…” Emory vaciló, tratando de pensar, pero su mente estaba tan confusa.
"¿Estás excitada? ¿Necesitas…?”
Dana besó la frente de Emory "Sí. Lo estoy. Pero va a mantenerse así”
"¿Por cuánto tiempo?”
Dana se echó a reír "Hasta la próxima vez”
"Maravilloso…” murmuró Emory "Maravilloso”
"Duerme ahora” Dana apoyó la mejilla en la cabeza de Emory.

No quería dormir. No quería perder ni un momento de esta noche. Esta noche que, no importa lo que siguiera,había marcado el comienzo del resto de su vida.




Capítulo Veintidós

Lunes

Lena se dio la vuelta, tratando de no despertar a Yulia y comprobó el reloj de la mesilla. La alarma sonaría en dos minutos. Yulia dormía con su espalda al frente de Lena, sus caderas acunadas en la curva de la pelvis de Lena. Lena se acercó más y pasó el brazo por el abdomen de Yulia. Cuando le besó el lado del cuello de Yulia, Yulia murmuró y atrajo la mano de Lena hacia su pecho. El pezón se endureció y Yulia suspiró.

"Bebe” murmuró Lena "Tenemos que levantarnos”
"¿Podemos hacer trampa?”
Lena se rió "Podríamos, pero no confío que esos reporteros no lleguen temprano.Preferiría estar vestida cuando lleguen”

Gruñendo, Yulia rodó sobre su espalda y tiró de Lena para darle un beso

"Rapiditos como los de anoche están muy bien, pero estoy teniendo ese deseo de que me hagas el amor por una deliciosa hora”
"Si no me hubieses puesto a dormir tan eficiente anoche, me habría ocupado de eso por ti”
Yulia sonrió "Me encanta noquearte. Me hace sentir viril”
"Viril ¿eh?” Lena pasó su mano por el vientre de Yulia y rozó los dedos entre sus piernas.
Ella estaba húmeda "No es el primer pensamiento que viene a mi mente”
"Quiero decir, como potente y poderosa” Yulia inclinó sus caderas y abrió sus piernas
"Cinco minutos. Cinco minutos para sacarme del borde hasta que podamos robarnos un par de horas para nosotras”
Lena se colocó sobre las almohadas "Ven aquí arriba”
Yulia se puso de rodillas y se sentó a horcajadas sobre el pecho de Lena. Cuando Lena tomó su culo y la guio hacia abajo, cerró los ojos y tomó el placer que sólo Lena podía darle.


*****

Matheson envolvió la manta térmica alrededor de su rifle y lo enterró en la nieve en la base de un pino bifurcado. No lo necesitaría para la primera acción que había planeado y
los pocos extra segundos que compraría al no alertar a los agentes que guardaban su presa sería vital. A continuación aseguró los cargadores de munición extra para su automática en los bolsillos de su chaqueta. Entonces masticaba una barra K-ración y observó el cambio de turno que tenía lugar en la parte trasera de la cabaña. Cada cuatro horas durante la noche, los agentes habían cambiado. Ahora un agente en traje militar de invierno se dirigió hacia el camino lateral en la cubierta trasera, subió las escaleras y se detuvo junto a la bañera de hidromasaje para hablar con la mujer que había tenido la última guardia. Matheson sonrió, pensando en la escena en la bañera de hidromasaje. La mejor vigilancia en el deber que había tenido. No podía radiar a su segundo con una actualización ya que el Servicio Secreto podría estar supervisando los dispositivos para recoger cualquier transmisión en la zona. Estimó que tendría cinco segundos antes de que el agente afuera de la puerta de Yulia Volkova , se diera cuenta de lo que había planeado.


*****


Emory se sentó en la cama y pasó la mano por el lugar vacío junto a ella. El espacio estaba todavía caliente. Oyó el agua corriendo en el cuarto de baño y se relajó. Dana no la hubiera dejado. La puerta del baño se abrió y cuando Dana salió, desnuda, Emory sonrió

"Hola”
Dana se deslizó en la cama y besó a Emory "Hola ¿Cómo va tu mañana?”
"Es diferente”
"¿Cómo es eso?” el tono de voz de Dana ligero, pero parecía preocupada
"¿Remordimientos de la mañana-después?”
"No” Emory pasó los dedos por el cabello de Dana "Pero nunca había estado tan pérdida en cuanto a lo que debería decir. O hacer”
"¿Algo que te molesta?” Dana apoyó la cabeza en su codo y acarició el hombro y el brazo de Emory con la otra mano.
"No que se me ocurra, aunque mi mente está un poco confusa todavía” Emory acarició la cadera de Dana.
"¿Dormiste bien?”
"¿Entre despertares para tener sexo contigo?” Emory negó con la cabeza, sin poder creer cuántas veces se había venido y sorprendida de que quisiera más, en este momento "Me siento muy bien ¿Debo disculparme por no permitir que durmieras?”
"No lo creo. Todo acerca de anoche fue fantástico” Dana bajó la cabeza para besar el pecho de Emory, luego rodó lentamente su lengua alrededor del rápido endurecimiento del pezón.

Cuando Emory gimió y sostuvo su cabeza con más fuerza contra su pecho, Dana se encendió, como lo había hecho cada vez que Emory la había alcanzado en la noche.
Emory era mágica en la cama. Tan cautelosa como Emory era fuera de la cama, también era igualmente sin reservas en ella. Pedía lo que quería y parecía deleitarse al complacer a Dana, dejando a Dana incesantemente hambrienta de ella. Dana se movió hacia el otro pezón sin dejar de jugar con el que había abandonado.

"Haces muy, muy difícil para mí que pueda pensar” Emory se quejó débilmente.

Necesitando más contacto, adolorida por Dana en una manera que nunca antes había experimentado, empujó a Dana encima de ella. La besó, mientras fusionaba sus centros masajeando los fuertes músculos de los hombros y la espalda de Dana

"Oh Dios, eso es bueno”

Dana se apoyó en sus brazos, empujando más y más rápido entre las piernas de Emory.
Las uñas de Emory se clavaron en su piel, recorriéndolas a lo largo de su espalda y aferrándose a su culo. Los ojos de Emory se abrieron de golpe y el asombro y el placer que patinaron en su rostro hizo que el clítoris de Dana se hinchara y pulsara.
Ella gimió.

"Oh, vas a venirte ¿no es así?” dijo Emory, envolviendo sus piernas fuertemente alrededor de las caderas de Dana "Me encanta cuando tu…oh. Dios estoy…”
"Tú también” Dana se quedó sin aliento y sus ojos se cerraron de golpe "Oh Cristo”
Se aferraron la una a la otra, tensas, temblando, gritando. Entonces los brazos de Dana se debilitaron y se derrumbó entre los brazos de Emory. Emory le acarició el cabello, la parte
posterior de su cuello, sus hombros.

"Me encanta lo que me haces” susurró Emory.
"Tú me matas”

Emory sonrió, físicamente satisfecha y sumamente contenta. Pensó en lo que había dicho anoche, que si ella hiciera el amor con Dana, mantenía el control, no se perdería así misma. Que tonta había sido. No había sido capaz de mantener a Dana alejada de cualquier parte de ella misma. No había sabido lo que era la verdadera necesidad hasta que Dana la había despertado en ella y contestó

"Dios, no sé lo voy a hacer”
Dana levantó la cabeza, con el ceño fruncido entre sus cejas "¿Sobre qué?”
Emory trazó la boca de Dana con sus dedos

"Sobre ti. Acerca de esta hambre que tengo por ti”
"Es nuevo para mí también” dijo Dana "Pero anoche se sentía como un comienzo. No voy a ir a ninguna parte” Miró el reloj y sonrió con tristeza "Bueno, no permanentemente. Pero tengo que irme ahora”
"¿Trabajo?”
"Me temo que sí” Dana salió de la cama.
Emory la extrañó inmediatamente.
"Tengo una entrevista de pre-prensa programada con Yulia y si no me voy, llegaré tarde”

Dana besó rápidamente a Emory y agarró su ropa antes de que se rindiera e hiciera lo que quería hacer, lo cual era probarla y juguetear con ella y hacer que se viniera una y otra vez. Se puso los vaqueros y una camiseta

"¿Puedo verte después? Sola”
"Sí” Cuando Dana se inclinó para otro beso, Emory curvó un brazo alrededor de su cuello,incapaz de detenerse en un suave beso, se hundió en su boca, bebiendo de ella. Cuando la soltó, sabía que iba a estar adolorida por ella durante horas.
"Pero no puedo prometer que no voy a atacarte al instante que te vea”
"Espero por eso” Dana se pasó una mano por el cabello y sacudió la cabeza "Jesús.Realmente no quiero irme”

Emory se cubrió con las mantas hasta la barbilla y las apretó contra su cuerpo "Vete ahora. Vete, o voy a arrastrarte de nuevo aquí y no voy a dejar que te levantes nuevamente hoy”
Dana se apartó, devorando a Emory con sus ojos "Piensa en mí”
"No tienes ni idea” Emory suspiró "No he sido capaz de pensar en otra cosa desde el momento en que te vi”

Dana salió por la puerta del dormitorio y Emory se desplomó sobre las almohadas. Su cuerpo estaba en una crisis, pero su mente estaba tan clara y tranquila como nunca antes había estado. Por primera vez en su vida, no tenía que entender algo para saber qué era lo correcto.



*****


Matheson observó a Elena Katina alejarse por el camino hacia la casa principal mientras otro agente que no reconoció se dirigía hacia la cabaña. Eso ponía a tres agentes estacionados en algún lugar en las proximidades de la cabaña. No estaba ni sorprendido ni disuadido. La hija del presidente nunca estaba sola, pero había por lo general, menos personas a su alrededor, mientras estaba en sus aposentos privados que afuera en el público. Era por eso que había organizado el primer ataque en su piso. Esta cabaña no era muy diferente. La casa principal estaba llena de agentes y de acuerdo con el boletín de prensa de la Casa Blanca del día anterior, una conferencia de prensa estaba prevista más adelante en la mañana. Su ventana de oportunidad para llegar a ella era muy pequeña y nunca sería perfecta. Afortunadamente, la sorpresa estaba de su lado. Y, por supuesto, lo estaba Dios. Si él quisiera matarla, ya estaría muerta. Por el momento, al menos, trataría de ofrecer lo que sus amigos extranjeros habían solicitado. Se quitó la Glock de la funda y se adentró en el bosque. Si él se acercaba a la cabaña desde el lado más alejado de la casa de campo, sería invisible la mayor parte del camino.
Aspiró una profunda bocanada de aire fresco de la montaña. Era un gran día para una cacería.


*****


"Buenos días” dijo Dana a Paula Stark mientras subía los escalones hacia la cabaña de Yulia. Indicó la puerta "Me esperan”
"Buenos días” Stark sabía el horario de días, incluyendo el circo mediático que estaba previsto para el mediodía. Una pesadilla era eso lo que era. El control del tráfico por toda la ladera de la montaña iba a ser un reto y a pesar de los controles de identidad y los pases de prensa necesarios, para limitar la exposición de Yulia a la prensa y los curiosos,todo era esencialmente imposible. Además de mantener a Yulia en el interior, la seguridad absoluta era inalcanzable. Sin embargo, era el trabajo de Stark proporcionar eso "Ella está esperando”
"Gracias” Dana llamó y Yulia respondió inmediatamente "Espero no llegar tan temprano”
Yulia sonrió "Llegaste justo a tiempo. Entra Acabo de poner café fresco”

Dana entró por la puerta y se quitó la chaqueta. Apenas había tenido tiempo de tomar una ducha, ponerse vaqueros limpios, una camiseta y suéter antes de salir corriendo de nuevo hacia Yulia. Cuando pasó por la cabaña de Emory, le tomó toda su fuerza de voluntad para no desviarse por un minuto. Había resistido porque sabía que un minuto no iba a ser suficiente y nunca podía hacer esperar a la hija del presidente. Sin embargo, no podía dejar de preguntarse si Emory había vuelto a dormir, acurrucada en la memoria de la noche que habían compartido. Apartando las imágenes que amenazaban con agitarla y causar estragos en su concentración, indicó el perchero

"¿Puedo?”
"Por supuesto” Yulia se dirigió hacia la cocina "¿Hambre? Tengo panecillos para acompañar el café”
"Vendido”

En seguida Dana oyó un golpe en el porche trasero. Nieve cayendo del techo, lo más probable. Una nueva tormenta había estallado en algún momento antes del amanecer y ya varios nuevos centímetros se habían acumulado en el camino.


*****

El guardia en la cubierta trasera sacudió su atención cuando una figura apareció por la esquina de la cabaña. Sin dudarlo, dio un paso hacia delante, su mano se deslizó dentro de su chaqueta

"Eso es sufic…” Matheson levantó la pistola y disparó. La sangre brotó en la frente del agente y cayó. Antes de que el cuerpo cayera, Matheson se echó hacia atrás,dándole una patada a la puerta de atrás abriéndola y saltó a la cocina.
"Buenos días” dijo amablemente cuando apuntó su arma en la primera hija "¿Es eso café que huelo?”
"¿Quién es usted?” rápidamente Yulia retrocedió hacia la puerta, con la esperanza de cubrir a Dana de la línea visual del intruso. Si él no la veía, Dana podría tener la oportunidad de salir. Consideró la distancia hacia la mano con la pistola. No había suficiente espacio para una patada circular, pero, con suerte, una patada bien colocada podría funcionar.

Antes de que Yulia pudiese intentarlo, Matheson corrió hacia ella, volteándola hacia la sala de estar y la empujó con el puño en la mitad de la espalda

"Muévete”

Yulia gritó una advertencia a Dana antes de estrellarse en una mesa lateral. Matheson golpeó a Dana en la sien. Al caer, la puerta de enfrente se abrió. Stark corrió dentro,gritando en su transmisor, su arma barrió la habitación.
Matheson abrió fuego.


*****

Cuando la señal de alerta roja se acercó a su receptor, Patrice Hara saltó de la pequeña mesa del comedor, tirando su taza de café en el suelo

"¡Greg!”
Wozinski se estrelló a través de las puertas dobles de la cocina "¡Lo escuché!”
"¡Alguien avísele a la Comandante Katina!” Patrice corrió hacia la puerta.
Segundos más tarde, ella y Wozinski corrieron por el camino cubierto de nieve hacia la cabaña de Yulia. Vaughn corrió por el sendero hacia ellos desde el otro lado de la cabaña de Yulia. Patrice gritó en su radio

"¿Stark? ¿Julio? ¿Situación?”
"Jesús” Wozinski jadeó cuando su receptor permaneció en silencio "¿Dónde están?”
Patrice captó un movimiento por el rabillo del ojo y giró, su arma se extendió. Elena Katina corrió hacia ellos sobre la nieve en su camisa manga larga, su arma fuera, su rostro con una extraña calma.
"¿Informe?” Lena ladró, sin frenar su ritmo.
"No lo sé” Patrice se hizo a un lado mientras la comandante pasaba junto a ella, luego corrió para ponerse al día
"Recibí una transmisión interrumpida desde…oh Jesús”

Todo el mundo excepto Lena se detuvo en seco. Yulia estaba enmarcada en la puerta de la cabaña. Un hombre en uniforme militar de invierno estaba detrás de ella, viendo cómo se
acercaban. Mantenía una pistola automática en la sien de Yulia.

"Hara, Wozinski, quédense atrás” gritó Lena, deteniéndose al pie del camino que llevaba hacia la cabaña de Yulia. Luego apuntó el arma hacia el hombre en la puerta. Matheson.
Por fin "Deja que se vaya”
Matheson sonrió "No lo creo”
Lena sentía como si su cabeza fuese a explotar. Iba a matarlo por tocar a Yulia. Ahora no.
Más tarde. Ella lo mataría después. Se obligó a apartar su terror al ver la pistola contra la cabeza de Yulia. No como Janet. Yulia. No Janet. Yulia. Él no le quitaría a Yulia. Lena avanzó lentamente hacia adelante en la nieve inmaculada, un paso a la vez, su arma firmemente establecida entre sus dos manos

"¿Qué quieres?”
"Esto es suficiente” Matheson empujó el cañón de la pistola en la sien de Yulia y Yulia hizo una mueca levantándose de puntillas para aliviar la presión.
Lena estaba lo suficientemente cerca para ver la expresión en los ojos de Yulia. Miedo, sí,pero sobre todo, furia. Bien, Yulia necesitaría esa furia para mantener la cabeza clara. Lena
se detuvo. Hombre muerto. Eres un hombre muerto.

"¿Qué quieres?” Lena repitió con calma. Si él quisiera a Yulia muerta, ya le habría disparado y se habría ido.
"Dile al presidente que espere una llamada”
"Puedo ayudarle a conseguir lo que quiere” Lena dio un cauteloso paso hacia adelante.

Veinte metros. Era buena en veinte metros, pero no lo suficiente. Siempre cambiaría por algo. Tendría que romper algunas reglas, pero esta era Yulia

"Vamos a trabajar juntos aquí”
"¿Por qué debería hacer eso? Tengo todo el poder” Ató un brazo alrededor del cuello de Yulia y la atrajo contra su pecho, protegiendo su cuerpo aún más "Yo la tengo”
"Sabe cómo funciona” dijo Lena, jugando con su ego "Muestra de buena fe. Usted me da algo, hago una llamada a la persona adecuada”
"¿Y qué te gustaría?”
"Tengo que entrar. Luego haré algunas llamadas”
"No” gritó Yulia, con la voz ahogada por la presión del brazo de Matheson en su garganta.
Matheson se echó a reír "Ya tengo bastante gente aquí adentro”
"Entonces cambiaré lugar con ella. Seré mucho más útil para usted que ella. Sé quién tiene el poder en Washington ¿De verdad piensa que es su padre?” Lena rió y dio un paso más.

Casi lo suficientemente cerca. Si pudiera dispararle a su arma. Contaba que su equipo ya hubiese puesto a alguien en posición con un rifle de francotirador

"Yo por ella”

Yulia luchó con el agarre de Matheson y gritó cuando él apuñó su mano en su cabello, tirando de su cabeza hacia atrás. Su expresión se endureció

"Tal vez todo el mundo se sienta más inclinado a colaborar si pongo una bala en ella”
"Está bien, está bien” gritó Lena "Si le haces daño, no tendrás nada para negociar”
"Tengo mucho que negociar. Uno de tus agentes se está desangrando en el suelo justo en el interior” dijo Matheson como en una conversación "Y tengo a otro que va a tener un
dolor de cabeza si es que alguna vez llega a eso” sonrió "Tengo mucho para negociar”
"¿Sabes de lo que estoy hablando?” dijo Lena, de pie rígida, el arma todavía apuntándole.

No levantó su voz, pero llegó a través del aire fresco y limpio, como el acero cortando carne

"Hazle daño y aunque Dios Todopoderoso esté en esa habitación, no podría salvarte”
"¿Qué te hace pensar que Dios no está en esta habitación?” Matheson arrastró a Yulia hacia atrás dentro de la cabaña. En el último instante, volvió su arma contra Lena.

El grito de Yulia se perdió con el ruido del disparo.

Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 803
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por Monyk el Dom Ene 08, 2017 4:04 am

No lo dejes así por mucho tiempo Shocked Shocked Shocked
Saludos!!

Monyk

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: PALABRA DE HONOR -ADAPTACIÓN

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.