She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por Kano chan el Vie Sep 15, 2017 3:03 pm

Ostias que hace un siglo no te leo Sad
Pero si ha estado excelente el capítulo muero por más y saber que cosas se le ocurrieron a Yulia hahah esa loquita
Bueno lo de los remake me parece excelente así hay más cosas para leer yeah !!
Saludos ! Wink Smile
avatar
Kano chan

Mensajes : 291
Fecha de inscripción : 08/05/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por Nemesis95 el Lun Sep 18, 2017 12:26 am

muy buen capitulo Like a Star @ heaven pero no tengo idea de qué le irá a proponer a Lena... que bote a oleg y se case con ella?? que finja su muerte para poder ser libre de Oleg? que cambien de identidad y se vayan a otro lugar para que no las encuentre? xD . espero con ansias el siguiente capitulo, ojala no tardes tanto para actualizar esta vez, que este fic se pone cada vez mas interesante I love you I love you
y en cuanto a los remakes, me parece una muy buena idea, si quieres hacer remakes de tus viejas historias o empezar otras nuevas lo que sea esta bien, nunca tengo suficiente cuando se trata de fanfics de tatu Embarassed

Nemesis95
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por love for volkova el Mar Oct 10, 2017 7:09 pm

Hola a tod@ les traigo muy malas noticias. Para los que no lo saben actualmente vivo en la isla de Puerto Rico mi familia somos orginal de aquí.  Igualmente para el que lo desconoce el 19 de septiempre fuimos asotados por el huracan María el cual dejo la isla totalmente devastadas, se considera la isla como zona de catástrofes  total. En estos momento no contamos con electricidad ni agua potable y se cree que pasaran un muy largo periodo en que los sistemas se restablezca  dado que el huracan ha dejado todo el tendido electrico en suelo. El huracan fue el 19 pero apenas ayer fue que al fin las comunicaciones se restablecieron y solo en algunas areaspor que no habia celulares nada, solo tenemod 4 emisoaras de radio al area (las demas cayeron) y un solo canal de tv al aire. Tampoco podemos sacar dinero de los bancos por que el sistema no funciona y no deja ver los estados de cuenta, la comida ha comenzado a escasear y lentamente todo es una crisis. Pese que no hay peleas por comida y nos hemos sabiadp co.portar como buenos hermanos dando la mano añ otro, sabemos que las cosas faltan y sentimos la presio . El huracan fue fuerte, hay personas e terrada bajo lodo que aun no puede sacar y nadie quiere decir eso a la prensa, el gobierno no ayuda no esta haciendo nada, y si las calles esta limpias sin arboles en ellas es por que nosotros como pueblo hemos salido a limpiarlas por que el gobierno no ha hecho nada y menos Trump. Realmente la situacion aqui no es facil. Con todo esto que es quiero decir, que sera dificil que actualice pronto. No tengo el servicio de energia electrica para usar mi laptop o mi interneth por el cual no puedo escribi o subir actualizaciones. Tratare de hacer todo lo que este en mis manos para actualizar pero comprendar que sin esos servicos me es casi imposible, de mudarme nuevamente a USA u otra parte fuera de Puerto Rico podria acatualozar pero no es seguro dejar la casa sola en estos momentos mo es seguro, dado que aun las cominicaciones no estan del todo restablecidas y no puedo irme y ya. Espero su mas sincera comprensión ante la dificil situacion por la cual estoy pasando, espero leernos pronto saludos a todos.
avatar
love for volkova

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 26/09/2015
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por andyvolkatin el Miér Oct 11, 2017 2:41 am

Hola Very Happy
cuentas con mi total apoyo
es terrible por lo que han pasado
espero que todo mejore pronto
ANIMO chica y BENDICIONES
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 525
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por love for volkova el Sáb Nov 04, 2017 8:08 pm

Capítulo 8: A new Beginning









- Lena… ¿Qué serias capaz por Matty? – repitió con mayor intensidad

- ¿a qué te refieres? - pregunto con duda

- ¿Qué serias capaz por el?, ¿así de simple? - sus ojos azules la miraba esperando una respuesta

- Todo, hasta matar, como lo haría por Mark- era la pura verdad

- ¿Dejarías todo, todo el dinero, los lujos, la vida que llevas si eso te asegura tener a tu bebe? – jugo con sus manos en su regazo, claro que lo haría, pero tenía impedimentos

- Claro, pero Mark él…- suspiro

- ¿Si supiera que él estaría bien? – insistió

- Lo haría sin pensarlo- contesto de inmediato-

- Bien- detuvo el auto en su lugar en el subterráneo del edificio- entonces firma aquí-

- ¿Qué…? ¿Qué es esto? - tratando de entender lo que era y lo que sucedía

- Es un documento legal donde te autorizo a ser tutora legal temporera de Matthew Lewis Alexander Volkov. Podrás tomar decisiones médicas, escolares, salir con el menos fuera del país en se momento necesitas solo con mi autorización.

- Pero… para… ¿para que necesito esto? -  vio como un auto se detuvo a su lado-

- Es tu decisión- la miro con mayor intensidad- puedes subir a ese auto con este documento junto a Matty y te iras lejos-

- Pero ¿Dónde? – estaba confundida que sucedía.

- A Ohio- dijo simplemente- Allá hay una casa y una persona los estará esperando, tendrán que convivir, pero mi padre no los encontraras. Ahora firma esto-

- ¿Y qué es esto ahora? – pregunto, pero poniendo el polígrafo sobre la línea rápidamente

- Es el divorcio, aquí es donde solicita el divorcio sin pedir un solo centavo a mi padre. En el estas indicando que las razones es las múltiples infidelidades y abusos psicológico.

- No puedo… no puedo dejar a Mark en la calle- se horroriso y quiso romperlo. La morena lo impidió

- No lo dejaras, yo me asegurare de eso confía en mi- le suplico y aseguro el bienestar de su hermano

- No es tu responsabilidad- respondió seria

- Ni lo será Lena- le dijo rápidamente- confía en mí, solo confía en mí, sé que más desea es estar con Matty, verlo crecer y Mark estará bien lo juro déjame todo a mí, confía- se concentró en los ojos azules. La vida le había enseñado en no dejar daciones como estas en manos de otros, pero esta vez sentía que debía confiar. Sus ojos le demostraban verdad-

- Por favor, por favor ayúdalo- le suplico

- Lo prometo- Lena firmo el divorcio renunciando a Ayudar a su hermano- necesito que redacte esta carta con tus manos a lo que voy por tus cosas-










La carta que Yulia le había dado era una donde en pocas palabras se despedía de Oleg y que indicaba que había esperado que la morena se durmiera para escapar de ella. Ahora que sabía que el volvía no podría volver junto a él y necesitaba huir lejos. La trascribió rápidamente, le parecía bien y algunas palabras la cambio para que sonara más a ella.  Estaba terminando de redactar la carta cuando vio la morena de nuevo a su lado.










- Hora de irse- dijo abriendo la puerta y sacado el cargador donde dormía Matty-

- Yo…- no sabía que decir ahora-

- Evitare que llegue a ustedes de acuerdo-

- Gracias Yulia- se había levando con cuidado del auto su incisión aun dolía- de verdad gracias- abrazándola-

- Solo cuídense, el viaje es largo, el chofer se detendrá un par de veces para que te estires y puedas alimentar a Matty, pero el viaje es cerca de nueve horas y medias según te detengas podrás tardas más. – explico la morena

- Claro. Gracias-

- ¿Esto es todo señora? - pregunto el hombre que había llegado junto al otro auto, era un hombre alto calvo y de piel caramelo. -

- Si- contesto la morena tras ver que todas las cosas de la pelirroja y del bebe estaban guardas, el cargador del bebe estaba asegurado en la parte trasera- hora de partir-

- Gracias de nuevo-

- Ya dije, solo debes cuidarlo y cuidarte-

- Adiós- dijo para subir al auto con cuidado-










Yulia se quedó allí viendo partí el auto. Sabía que era lo mejor tanto para Lena como para él bebe, crecer junto a su madre. Ahora debía preocuparse en su padre y el engaño que debía terminar de orquestar para que le perdiera la pista a la pelirroja. Suspiro viendo como el auto daba vuelta a la izquierda y desaparecía sabía que no era la última vez que los vería, pero sentía que cada vez que esa pelirroja se iba algo de ella se iba junto con ella.










**********************************************************










Yulia tenía razón el viaje era más que largo. El conductor del auto se detenía cada vez que él bebe lloraba para ser alimentado. Según su médico el movimiento al alimentarlo le daría cólicos. También se detuvo para que ambos comieran. Lena se había fijado que habían pasado varios estados. Pensilvania, Maryland y Virginia. Finalmente entraron al estado de Ohio cuando ya era de noche. Se sentía agotada apenas uno días antes le habían realizado una cesárea y sentía dolor.   Vio un cartel en madera que decía claramente “WELCOME TO GALLIA COUNTY, "LITTLE CARDIGANSHIRE, Founded March 25, 1803 " (Bienvenido al Condado de Gallia, pequeño Cardiganshire, fundado en marzo 25 del 1803”










- Pronto llegaremos señora- comunico Richard el chofer-

- Gracias-










Finalmente pudo distinguir otro letrero, este mas gastado que el anterior. Tenía los bordes con una pintura azul gastada y el fondo amarillo. Las letras eran rojas y decía; “WELCOME TO VINTON VILLAGE, FOUNDATE IN 1832. POPULATION 222” (Bienvenidos a villa Vinton, fundad en 1832, población 222). Pese a estar todo oscuro parecía ser un pueblo rural muy pintoresco y hermoso. Algunos faroles alumbraban la avenida principal donde las principales tiendas estaban cerradas.










- ¿Gusta comer algo antes de llegar señora? - le pregunto el chofer al pasar junto a un Diner con aspecto también antiguo y con un anuncio en neón que decía Big Ben, con una enorme figura del Big Ben en neón (Voy a ser honesta creo que Diner en español es Cafetería, pero cuando buscaba en google no me parecía lo que buscaba así que me fui a la segura y puse Diner lo cual es a lo que me refiero. Si no sabes lo que es Ponga en google, Diner 24 hours, Diner con una N, no dos, era un tipo de cafetería un restaurant muy común en los desde los 60 a los 80 más o menos era más bien un lugar de paradero para camioneros, pero busque ustedes si tienen dudas)-

- No estoy bien- contesto cansada-

- Llegaremos a la casa en pocos minutos-

- Claro- suspiro










Tal como Richard había dicho en menos de 10 minutos el auto se detuvo frente a una hermosa casa que al menos parecía tener tres pisos, color blanco por lo que podía distinguir. Una barandilla iba vuelta redonda por el balcón de la casa, incluso en el segundo piso había un pequeño balcón. Al menos 4 chimenea distinta se levantaba en el hogar y podía distinguir hermoso terreno que se extendía hacia atrás. Varias Luces dentro del hogar estaba encendida y supuso que la esperaban.













- Bueno llegamos- suspiro antes de girar se a ver cuán abrigado estaba su hijo. -

- Le ayudo a bajar señora- abrió la puerta- buenas noches- dijo a la figura que acaba de abrir la puerta-

- Ya llamé en a Yulia para que supiera que llegaron con bien- comento en ruso. Quien estaba allí era una mujer rusa y la pelirroja sabia a quien pertenecía esa voz-

- Helga-  estaba impactada cuando vio frente a ella a esa mujer mayor bien abrigada-

- Sra.- su todo era igual de fría que siempre- pasen rápido antes que esa criatura se enferme-

- Claro- bajo su cabeza tratando de tomar el cargador-

- No, la Srta. Volkova fue muy específica nada de hacer fuerza yo llevo todo solo entre- la pelirroja siguió a lo lejos ambas personas. El interior de la casa era aún más hermoso y enorme.










Tan pronto se abrían la puerta podían ver las enormes escaleras al segundo nivel de madera oscura. A la derecha estaba lo que aprecia una enorme sala de estar con una hermosa chimenea a ladrillos muy antigua. Su izquierda pese no estar alumbrada le aprecio también ver un hermoso comedor y lo que parecía otra chimenea más pequeña que la de sala de estar.










- Las cosas de la Sra. van subiendo las escaleras al final de pasillo habitación de la derecha-

- Claro señora- contesto el hombre para comenzar a subir, antes que el subiera Lena tomo al pequeño que reposaba aun el cargador-

- Ven sígueme- la pelirroja la siguió por un pasillo hasta llegar a una cocina- ¿ya cenaste? -pregunto aun seria con la joven

- No, no tengo hambre gracias-

- Debes comer si quieres alimentar bien ese bebe- le dijo seria

- Gracias señora- Richard había vuelto aparecer- ya debo irme todo esta ubicado-

- Pero quédate has viajado mucho debes descansar- insistió Helga-

- No, pero gracias debo partir, un placer- mirando nuevamente a la pelirroja-










El silencio se hizo en la estancia. La relación entre ambas mujeres jamás había sido buena y ahora tendría que vivir juntas. Lena estaba sentada en unos bancos que estaba frente la cimera. Matthew estaba aún dormido sobre sus brazos sin ser perturbado por todos los cambios. Finalmente, la mujer mayor se giró y puso frente a ella lo que parecía un plato de macarrones con salsa roja.










- A ver yo lo sostengo mientras comes- la pelirroja miro a la mujer y luego a su hijo. Nadie aparte de Yulia o ella lo había tomado, pero no quería parecer grosera o una madre sobre protectora, así que finalmente se lo paso-

- Claro- viendo como la mujer lo sostenía y ella comenzaba a comer unos muy rico macarrones-

- Es un hermoso niño- comentaba mientras lo arrullaba- me alegro que tú al menos pudieras escapar- Lena levanto el rostro curioso antes sus palabras-

- No le hagas caso a esta vieja-

- ¿Lo dices por la madre de Yulia? - cuestiono- ella era joven cuando la tuvo-

- Si, 15 años muy joven, todo en ella era tan pequeño y poco desarrollado- comento con nostalgia- hubiera deseado que ella corriera con tu suerte y hubiera podido escapar de Oleg con Yulia como tu estas escapando con este pequeño… aunque ella veía lo bueno en el-

- Lo siento por ella creo que nadie merece morir tan joven sin ver crecer a su hijo-

- Yulia me comento que también te viste mal en el parto- dijo la mujer mayor

- Mucho estrés durante el embarazo- termino de comer y se levantó para lavar los platos- ¿Cómo… como es que esta aquí? -

- Oh… eso, Yulia dijo que ya estaba vieja, hace unos cuantos meses que hablo con su padre para que me retirara. Creo que él lo pensó mucho, pero al final me lo debía y me dejo ir-

- ¿Te lo debía? -

- Ese hombre…- dijo negando con la cabeza- En fin, Yulia no le dijo donde me llevaría solo me saco y compro esta casa, así que no temas que aparezca aquí a verme o algo-

- Gracias Helga-

- Bueno ahora tú y este hermoso niño debe descansar, deja ese plato esta recién operada yo lo hago-

- No, yo puedo esto no es nada-

- Nada de eso… ven te enseño tu cuarto y descanse. Vamos- Lena se levantó lentamente realmente le dolía donde estaba las suturas. - esta puerta dijo cuándo estaba cerca de las escaleras en un armasen y da al sótano- Lena solo asintió con la cabeza- aquella de allá- señalando otra- es un baño completo la que le sigue es un cuarto- subieron las escalarlas, Helga delante de la joven madre. - esta es mi habitación por si necesitas algo- señalando la primera puerta a mano izquierda al subir la escalera- la planta superior tiene 5 habitaciones. La que ves al final es la principal tiene un baño privado, es la de la niña Yulia, aunque ella insiste que es la mía, para mí no lo es, prefiero un cuarto normal y ese de ella.  Esta puerta- señalando otra puerta a mano izquierda a mitad de pasillo- es el baño. - caminaron hasta la última puerta mano derecha cerca de la habitación principal. Esta es la tuya. - abrió la puerta era enorme – me pareció que era la mejor porque tiene esta puerta que comunica al otro cuarto y sería perfecto por él bebe-

- Sí, creo que es buena idea-

- Bueno que tengas buenas noches Elena-

- Lena, me puedes decir Lena-

- Buenas noches- dijo amablemente










Lena observo la habitación era grande, muy espaciosa con una cama matrimonial en el medio. Una ventana parecía dar a los campos atrás, pero por las altas hora de la noche era casa imposible ver. ¿Dónde dejaría su hijo? Fue la primera pregunta. Realmente no había comprando nada. No tenía ni cuna ni nada por el estilo. El pequeño comenzó a inquietarse dándole a entender que la hora de la comida había comenzado.










- ¿Con hambre eh? - abrió sus ojos para ver su madre atentamente. Aunque Lena sabía que no podía verla solo escucha su voz. - vamos a ser tu y yo amor. Este va ser nuestro nuevo comienzo mi Matthew Lewis Alexander - beso sus cabellos mientras se volvía a dormir en sus brazos










Cuando por fin estuvo lo suficientemente dormido, busco el bolso de Matty para cambiar su pañal y sus ropas para que durmiera más cómodo y caliente. Su pequeño era un ángel. Cuando finalmente lo cambio coloco varias almohadas a su alrededor para que no fuera caerse de la cama pese que sabía que aún no podía girarse. Una vez su hijo estuvo a salvo decidió ir a darse un baño. Tomo el baño en tiempo record solo 8 minutos fueron suficiente. Entro para ver sus pequeño a un ese traje que dejaba sus pies y manos ocultos. Era color marrón con diseños de ositos. Se puso su propio pijama y aun con una almohada entre ella y su hijo por temor de girarse y terminar sobre él.










- Nuevo comienzo mi rey- comento mientras acariciaba sus mejillas antes de rendirse al sueño.










*Un mes después*










Helga estaba en la sala de estar junto a Lena que jugaba con su pequeño. Hacia unas semanas había ido al pueblo para hacer una revisión ratinar a Matthew. Fue un poco difícil dado que no tenía auto y llega al centro del pueblo eran unos 10 minutos a 15 caminando, pero en la nieve era difícil por no decir imposible. Fue un vecino quien se ofreció a llevar la joven madre al médico y la mujer mayor hacer unas compras.










Fue en ese viaje que el vecino supo de la situación de la pelirroja y que realmente no tenía nada para su hijo y junto alguno locales le dieron el coche de segunda mano y un moisés donde podía ponerlo a dormir a su lado.  Buscaban poder obsequiarle una mecedora y una cuna, pese a los miles de veces que Lena le había dicho que no era necesario y que ella estaría bien está que consiguiera un trabajo. Ahora que su herida estaba mejor y se movía más fácilmente espera conseguir algún trabajo en el pueblo.










Ambas mujeres estaban concentradas en la sonrisa que estaba dando Matty cuando el sonido de un auto les llamo la atención. La puerta sonó antes de ser abierta. No esperaban a nadie y menos que se alguien intentara entrar al hogar.










- Eh buenas tarde- una pelinegra entro quitándose nieve de su cabello-

- Yulia- Helga fue la primera en correr a ella-

- Hola nana-  la mujer sonrió feliz

- Hola Yulia- la pelirroja más atrás también la saludo con un pequeño abrazo que solo implico pasar un brazo por el encima de su hombro-

- Lena- contesto el saludo- te tengo una sorpresa- pero antes de poder decir más fue abruptamente interrumpida cuando la puerta se abrió. Alguien se sacudía nieve de la cabeza. Al parecer se había entretenido en la parte afuera jugando en la nieve. Helga miraba al intruso en incógnita, pero Lena sabía muy bien quien era jamás podía no reconocer ese cabello cobrizo-

- ¡Mark! - prácticamente chillo-

- ¡LENA! - dijo el joven cuando termino la labor y vio allí a su amada pelirroja- prácticamente corrió hacia ella-

- Espera no lento Mark- el freno justo antes de llegar-

- ¡Lena! - volvió a decir con el mismo entusiasmo mientras la abrazaba-

- Te he extraño, ¿ha estado bien? - el joven asintió con la cabeza para luego inclinarla hacia un lado, como si pensara que diría-

- Avión-

- Ven- dijo tomando sus manos y camino con el hacia la sala- ¿has tomado un avión? - le pregunto pareciendo sorprendida e impresionada-

- si y fuuuuuuuu- levanto su mano como si fuera el avión- gusta-

- ¿Entonces te has divertido? -

- Si- tras esa contención con sus ojos brillosos, bajo la mirada del rostro de su hermana a su vientre-¿bebe? - pregunto al no ver el vientre que anteriormente le había visto a su hermana-

- Ya nació- apartando el dedo que le hincaba en su vientre. Se giró y tomo a su hijo- él es tu sobrino-  mostrando el pequeño bulto que era su hijo entre sabanas y un mameluco color violeta. - se llama Matthew-

- Maa-

- Matty- dijo rápidamente- le puedes decir Matty o matt-

- Matt- repitió siéndole más fácil a su pronunciación- jugar-

- No Mark, aún es muy pequeño, pero cuando crezca podrán jugar-










Mark estaba extasiado viendo al pequeño bebe en los brazos de su hermana. Estaba más que feliz de estar allí y se le podía notar en sus ojos y sonría al igual que su hermana que miraba tanto a su hijo como su hermano como los dos grandes tesoros que ellos eran. Tanto Yulia como Helga se había mantenido alejadas solo siendo espectadores de la interacción entre ambos hermanos. No fue hasta que Mark levanto el rostro que se dio con la mujer mayor desconocida de inmediato se refugió tras su hermana.










- No Mark mira- se levantó aun con él bebe en brazos y camino hacia Helga- ella es Helga, Helga él es mi hermano menor Mark-

- Hola Mark- le dijo la mujer mayor con una mirada de amor-

- Hola- dio una tímida sonrisa tras Lena-

- Entones este es Matty- comento Yulia aun lejos-

- Si, tómalo- la morena lo tomo con sumo cuidado y sus músculos se veía tenso-

- Tenemos que hablar- comento seriamente. Lena la observo y sabía que seguro era algo respecto a su huida y Oleg-

- De acuerdo- tomo nuevamente el bebe y fue hasta el moisés de segunda mano que le había obsequiado en el pueblo-

- Traje cosas para Matthew, una cuna, mecedora, cambiador entre otras cosas para el.-

- Amm gracias no tenía que molestarte me las ando apañando bien- se giró hacia su hermano- Mark ven, Helga serias tan amable de darle de esas ricas galletas que preparaste en la mañana con leche a Mark-

- Claro-

- No- su hermano se aferró a ella-

- Nada te va a pasar estoy aquí, confía en ella si- él la miro aun con algo de duda, pero si sabía que alguien podía confiar era en su hermana

- Ya- dijo poco convencido-










Ambas caminaron por la casa hasta el despacho que esta tenia. Le daba la privacidad que necesitaban para poder dialogar adecuadamente.  Yulia podía observar a Lena más relajada, alegre y hasta más joven. Por otro lado, Yulia aprecia tensa ante toda la situación que estaba pasando.










- Entonces… tu dirás- dijo mientras se recargaba sobre una de las sillas-

- Mi padre no estaba nada contesto cuando llego y no te encontró- comunico-

- Eso era de esperarse- lentamente volvía a aparecer la Elena que había conocido fría y calculadora.

- Le di la carta y le hice creer que tomarte un vuelo a Rusia para luego tomar otro a Montecarlo-

- ¿Hablas enserio? ¿Cómo? - pregunto incrédula

- Nada difícil, solo con tarjeta a tu nombre y eso. Así que ahora él está buscando a una rubia, con su amante en Montecarlo. -

- ¿Entonces esta despistado? ¿estoy a salvo? - cuestiono aun con duda

- Sí, eso cree por ahora… estaré al tanto-

- Imagino que no quiso firmar el divorcio-

- Exacto se negó rotundamente, ahora su misión es buscarte-

- Creo que estaré a salvo por un tiempo-

- Eso es así, ahora no se si quieras cambiar tu nombre u otra cosa-

- Seguiré como Lena Katina, con suerte no recuerda que ese es algo así mi nombre-

- Bueno yo conseguí esto y que bueno que no cambies de nombre- sacando unos papales tras ella- son los documentos de ciudadanía tanto de Mark como tuyos. Llevaba meses tratando de conseguirlos desde que supe de Mark y pensaba hacerte la oferta de venirte acá, pero no son fáciles de conseguir.










Lena tomo los documentos y pasaportes examinándolos. No sabía cómo Yulia había logrado obtener una foto de ella tal cual estaba ahora. En el parecía como Elena Katina de Gallia, Ohio. Nacida en Gallia Ohio. Eso fue lo que más le sorprendió. Busco el de Mark y era igual. No decía que fueran de ascendencia rusa o nacidos allá.










- Ya sé, eso fue lo que más me costó, hacer ver que ustedes buscaban refugio y que no saliera como nacidos en Rusia para que no lo siguieran. También costo traer a Mark sin una carta tuya.

- Gracias Yulia- sin más salto sobre ella abrazándola-

- Con esto mi padre tardara más aun, también pese en par de meses dejar caer información falsa como te has cambiado el nombre, así pierde el tiempo buscando desconocidos.

- Gracias, no sé si algún día podré pagarte esto- en sus ojos brotaban lagrimas

- Solo estén aquí a salvo- lo nudillos le dolían por querer agarrarla y besarla, pero aun así lo evito.

- Bueno iré a barja todo y a montarlo-

- Te ayudo. - limpio las lágrimas derramadas y ambas salieron










El fin de semana fue más que agradable para todos Lena, junto a Yulia instalaron todo para el pequeño Matty y también ayudaron a Mark a adaptarse a su nuevo hogar. Finalmente, la morena se despido prometiendo volver seguido a la casa a visitar a todos. Promesa que no fue cumplida.













*UN AÑOS Y ONCE MESES DESPUES*













Estaban a un día del cumpleaños número dos de Matthew. Lena estaba sentada en las escaleras de la terraza trasera de su casa. Era un hermoso atardecer y desde allí podía observar a su hijo y su hermano jugar por la hermosa pradera. La noche anterior había nevado lo suficiente para crear una fina capa de nieve sobre el prado que lucía como una fina alfombra blanca. La fría brisa de invierno movió suavemente sus risos mientras observaba como Mark corría y el pequeño Matty corría tras el a tropezones, pero lo hacía. Lena estaba segura que su hijo corrió antes de andar.










En un principio vivir con Helga no había supuesto tarea fácil. Los rencores del pasado habían salido a relucir ante la llegara de ella, pero con el tiempo, Helga había llegado aceptar a la pelirroja y llevarse más que bien con ella, convirtiéndose en una abuela para el pequeño Matty y hasta el mismo Mark. También sabía que la mujer cargaba con un pasado algo tormentoso, aunque jamás hablaba de ello. Siempre le decía “son tontos recuerdos de una vieja nostálgica”. Aunque sabía que Helga no era tan mayor como aparentaba recién tenía unos 62 años, aunque parecía tener casi unos 80. La vida no la había tratado muy bien.










Lena volvió a fijar su vista en su hijo cuando escucho una fuerte carcajada de este, por intuición ella también sonrió él era su más grande logro en la vida. Los domingos era los días libres en su trabajo y aunque podía celebrarle ese día a su hijo el cumpleaños finalmente hablo con su jefe para que el siguiente día también tenerlo libre de esta manera estar con su hijo. El amablemente se lo había concedido.










Lena realmente no necesitaba trabajar, Yulia había dejado claro que ella correría con todo lo de la casa. Pero la pelirroja no le parecía. Tan pronto pudo salió a buscar trabajo y lo consiguió como camarera en el Diner del Big Ben. Su paga daba justo para pagar los bills de la casa como agua, electricidad, gas, cable tv con internet y los víveres.  Helga ayudaba con algunos de esos bills pero no era lo mínimo Lena no quería sabia de donde venía ese dinero y ya bastante tenía con saber con los taxes de la casa lo pagaba la morena.










- Es hora de entrar chicos- le dijo cuando vio que el sol comenzaba a ocultarse. Podía observar la nariz roja en ambos, además por mas abrigados que estuviera sabía que el sudor y la nieve que arrojaban al aire los estaba mojando y a la larga eso los enfermaría.

- ¡No! - dijeron ambos a la misma ver haciendo el mismo gesto.  Sus cejas se juntaron y su labio inferior estaba saliendo hacia fuera en un hermoso puchero.

- Nada de cara tenemos que cenar y bañarnos, además hoy tendremos visita- el semblante de ambos cambios auténticamente a una sonrisa para correr la casa- Mark espera-  bajo el cierre del abrigo de su hermano y lo saco dejándolo en el cuarto para que no majara la casa luego desabrocho el pantalón y abajo el cierre- ya tu usaras el baño de bajo ¿sí? necesitas algo llamas a Helga ¿de acuerdo? - el asintió-










Lena por su lado subió para bañar a su pequeño, varios minutos después bajo con pequeño oliendo a limpio y su cabello algo largo peinado hacia tras. Traía unos pantalones de lana color negros y una camisa de lana azul marino. En sus pies solo llevaba un par de medias para que corriera por el suelo de madera. Al bajar se encontró con su hermano que batallaba por abotonar su camisa de franela verde y negra. El que Matty fuera un bebe hacia que Mark deseara hacer más cosas por el mismo y demostrar que era grande pero los botones eran toda una osadía para él.  Cuando su hermana termino de abortarle la camisa se fijó que había logrado sin embargo hacer un nudo en sus pantalones de deporte, un gran avance para él. Estaban en la cocina junto a Helga cuando la puerta sonó.










- Puntualidad- dijo Helga con una sonrisa- anda Lena ve y abre-










La joven negó con la cabeza, pero se encamino de igual manera hacia a la puerta principal con una sonrisa en su rostro. Abrió la puerta, pero su sonrisa se borró al ver quien estaba al otro lado de la puerta.
avatar
love for volkova

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 26/09/2015
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por Kano chan el Sáb Nov 04, 2017 10:23 pm

Nooo!! Por que lo dejas ahí !!!??
Mmm muerto por leer el próximo capítulo! Me encanta
Y me alegro mucho de que todo esté mejorando por ahí !!
Saludos !
avatar
Kano chan

Mensajes : 291
Fecha de inscripción : 08/05/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por andyvolkatin el Sáb Nov 04, 2017 10:47 pm

Hola Very Happy
que buen capitulo
y que bueno que hallas podido subir
quien sera Yulia con una novia o su amiga
sera Oleg Question
espero lo sigas pronto study
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 525
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por love for volkova el Sáb Dic 02, 2017 9:50 pm

Capitulo 9: Llegadas Inesperadas

 

-          Yulia…- dijo viendo la morena- Alex- menciono luego tras fijarse en la rubia a su lado.

 

 

 

Frente a ella estaba justamente Yulia Volkova tenía unos pantalones blancos ajustados a su cuerpo con una gabardina también blanca y una bufanda color azul. Su cabello estaba sujeto a una coleta y sus manos dentro de la gabardina. Alex por su lado tenía unos pantalones negros y una gabardina del mismo color con un beanie también negro.

 

 

 

-          Ahhhh- se escuchó un grito de guerra al final del pasillo que se acercaba de apoco.

 

 

 

A los pies de Lena se detuvo un pequeño. Son sonrisa se borró al ver que en la puerta estaban dos desconocidas. Fue entonces que Yulia tuvo la sensación que no la esperaba a ella sin embargo si alguien más. Se fijó en el pequeño que continuaba aferrado a la pierna de su madre.

 

 

 

Todo este tiempo había tenido pánico de verlo y encontrarse con una copia exacta de su padre. Pero frente a ella estaba todo lo contrario. El pequeño no tenía un niño con el caracterismo cabello rubio como ella y su padre en su lugar, su cabello era un de un color cobrizo, rojo con castaño, muy parecido al de Mark pero más castaño que él. Se dijo a si misma que tendría que preguntarle a Lena si en su familia alguien tenía el cabello castaño. Sus ojos tampoco tenían el verde de su padre ni de Lena, en su lugar eran grises con toques azules muy llamativos. Sus mejillas estaban salpicadas con una que otras pecas no rojizas como algunos pelirrojos estas eran color marrón que iba sobre sus mejillas, pómulos y nariz. Yulia estaba segura que con el tiempo apenas quedaría una que otra. Su piel no era rojiza como mucho pelirrojos en su lugar era blanca lechosa como la de su madre.

 

 

Observando bien a Matthew era más bien un Katin aun sin conocerlos, no tenía nada de los Volkova. Lo único que el pequeño había saco de su padre era, el cabello lacio, la mandíbula cuadrada y a nariz perfilada. Pero eran características tan comunes que nadie diría que era hijo de Oleg. Todo lo debas parecía haber sido heredado de su madre.

 

 

 

-          ¿Yulia me estas escuchando? - volvió a la realidad cuando sintió el empujón de su amiga y noto que ahora Matty estaba en brazos de su madre que lo sostenía sobre su cadera derecha. -

-          ¿Qué? - pregunto fijándose en la pelirroja que se veía mucho más joven y hermosa siendo ella misma-

-          Que pase, se van a congelar si se quedan en el porche-

-          Oh si gracias- pasando a un lado de Lena. Su hijo tenía el rostro escondido en su cuello claramente avergonzado de las visitas-

-          Ves Lena puntualidad es una virtud que poco…- la mujer dejo las palabras en el aire al quien entro en la sala y Yulia entonces sí estuvo segura que esperaban a alguien mas- Yulia, santo Dios, cuando tiempo- la mujer rápidamente la abrazo-

-          Nana-  devolviendo el abrazo-

-          Debes venir más seguido esas llamadas esporádicas no son suficientes, ahora no existen escusas de distancia-

-          Lo hare nana- dijo la pelinegra feliz de ver a la mujer que la crio-

-          Pero que hacen aquí, hola ¿Alex cierto? -

-          Hola Sra.- saludo la joven cortes-

-          Solo pasábamos, llevare a Alex con su familia a pasar navidad y recordé que mañana el cumpleaños de Matthew y decidir pasar-

-          Oh que bien justamente mañana le tenemos una fiesta a Matty- comento la mujer feliz- pero vengan pasen estamos junto a punto de cenar-

-          Si me permiten sus abrigos- dijo educadamente Lena-

-          Gracias-

 

 

 

Todos se volvía a acomodar en la mesa cuando la puerta volvió a sonar reclamando su atención. Yulia observo la sonrosa en los labios de su nana, una sonrisa traviesa que le dirigía a Lena y esta solo giraba los ojos claramente molesta por alguna broma interna entra ambas pero que claramente no le disgustaba del todo.

 

 

 

-          Puntualidad- volvió a repetir entre dientes la nana- iré yo. - se limpió las manos y salió. A lo lejos se escuchó la voz de la mujer, pero no se lograba distinguir que decía, luego se escuchó la voz de más profunda de un hombre.

-          Y tiene visitas todavía, no, no puedo- al comedor había entrado un joven con jean gastados y una camisilla llena de grasa, de cabellos largos y rubios con ojos verde olivos. - buenas noches a todos- dijo educadamente.

-          Nada de eso…- volvió a decir Helga-

-          Ustedes me invitaron y estoy muy agradecido con ustedes, pero miren salir de trabajar a penas y estoy lleno de aceite, pase dejar este pastel de cerezas sé que es el favorito- sus ojos verdosos se dirigieron directo a Lena-

-          Nada de eso, ven te darás un baño y comerás, Lena ve y busca entre las ropas de Mark seguro que algo le debe quedar a Bucky.

 

 

 

Tanto Yulia como Alex se quedaron viendo al singular invitado que en ese momento solo vestía unos Jeans roídos, unos tenis color negros con líneas blancas y una camina de mangas largas sumamente manchadas según lo que había dicho el joven de aceite y sudor. Su cabello rubio un tanto largo caía sobre sus hombros y en ese momento estaba escondido tras un sombrero de paja de corte vaquero muy poco usual en él. El joven hizo un gesto con su cabeza despidiéndose de las mujeres en la habitación y siguió a la Helga aun protestando.

 

 

 

Bennedic Bennett, mejor conocidos por todos en el pueblo como Bucky o Buck (La pronunciación correcta seria Bocky o Bock dado que “u” se pronuncia como “o”). Había nacido y crecido en ese mismo pueblo. Desde joven había demostrado una gran pasión hacia el baseball, pero en el pueblo no se practicaba el deporte así en su sexto cumpleaños su padre le regalo un bate junto a su primera manopla y su primera bola sobre todo para que dejara de usar palos y rocas para jugar. Lentamente fue notando el talento que su hijo tenía aun sin ningún entrenamiento tenía grandes dones para el deporte.

 

 

 

 Con el paso del tiempo el joven solo juga en los prados de su casa perfeccionando por si solo su técnica de bateo y sus lanzamientos. Casi al terminar la escuela superior un caza talento llamado por el profesor de educación física que lo veía jugar en sus terrenos le ofreció una beca. Si bien el joven necesitaba mucho entrenamiento, era un excelente candidato y fue becado en la universidad Estatal de Columbus, Ohio, donde saco su titulado como profesor de historia. Casi al final de su carrera fue fichado para jugar para los Red Sox de Boston, allí se convirtió su lanzador principal aun siendo novato. Fue también uno de los mejores bateadores. Le otorgaron el premio al novato del año, el premio Cy Young y premio Roberto Clemente. Siendo tan joven y ganar premios tan importantes se sentía en la sima. Se volvió el mejor jugar que tenías los Red Sox de Boston con apenas 22 años una estrella al principio de su vida. Lanzador y bateador estrella, también era una primera base excelente si lo dejaban.

 

 

 

No fue hasta la mitad de su cuarta temporada con apenas 26 años cuando al final de la novena entrada los Red Sox Ganaban 4 a 3 carreras y tenía 3 hombres en bases, dos out y el hombre al bate tenía el contero de dos bolas cero strikes necesitaban sacarlo, pero algo no estaba bien. Su brazo se sentía pesado, dolía cuando lanzaba como si algo dentro se estirara y le daba una fuerte hincada.

 

 

 

Espero la señal de cátcher y lanzo una perfecta curva que fue cantada como strike.  Recibió la bola y se quitó su gorra acomodando su cabello rubio algo sudado. Resoplo, necesitaba ganar, solo dos más y el juego era de ellos, la presión recaía sobre él. No era cualquier equipo, eran los Yankees de New York y el resentimiento aún estaba después de tantos años.  Recibió la señal nuevamente y lanzo una recta y fue bateada hacia el área de foul, haciendo el conteo de dos bolas, dos strikes, una más, se repetía cuando lazando una rápida. Pero ese lanzamiento le hizo sentir un tirón tan fuerte que le hizo gritar junto al público que grito ¡out! Se sostuvo el brazo mientras gritaba junto al jubilo del estadio.

 

 

 

Los médicos le dijeron que había sido una ruptura de tendón y necesitaba cirugía además de terapias. Se perdería lo que quedaba de temporada. Era muy valiosos para su equipo así que lo animaron para que se operaba que pasara el resto de la temporada en rehabilitación. Los terapistas le indicaron que los años que jugo sin ningún estiramiento solo se había sobre exigido a sus músculos y lastimado los mismo.

 

 

 

Cuando la una nueva temporada comenzó él estaba listo para salir al campo de juego y dar lo mejor de él, pero cuándo comenzó a lanzar no era lo mismo. Sus lanzamientos eran débiles y sentía molestia en su brazo. Cuando bateaba era igual, al girar sentía un fuerte tirón en su brazo que era molesto. Su equipo trato de darle tiempo que calentara que entrara poco tiempo, pero no era igual y él lo sabía. No hacia el mismo trabajo de antes. Al final de su quita temporada, los Red Sox lo dejaron libre. Aunque recibió numerosas ofertas para otros equipos las rechazo todas y se despidió para siempre del baseball profesional sus 28 años. Sabía que su carrera estaba arruinada y preferí irse como uno de los grandes y no como un cavado jugador dado un mediocre juego.

 

 

 

Volvió a su pueblo natal donde comenzó trabajar en la High School como maestro de historia. Todas las mañanas antes de ir al trabajo ayudaba en la granja de sus padres y en la tarde igual. Ese fue una de las principales razones por la cual se mudó, sus padres eran mayores y él era hijo único, necesitaban su ayuda en la granja.

 

 

 

También había comenzado un equipo de baseball en el pueblo para niños desde 5 años. Hacia las divisiones según edades desde los 5 años hasta los más grandes que era los chicos de 18 años. Todos tenía unos entrenamientos formales y los llevaba a campeonatos y juegos estatales y nacionales según sus clasificaciones. Cada cierto tiempo, traía los contactos que había hecho en las universidades para que viera los chicos más grandes y los pudieran becar. Siempre le decía que no era algo seguro y que no se decepcionara si no eran seleccionados a veces los buscadores nos los eligieran por que no vieron ellos algo que estaba buscando, pero otro más adelante podía ver en ellos lo que buscan y es solo de seguir buscando y dar lo mejor de sí. De igual manera tenia ligas para los adultos y mujeres para hacer partidos en el pueblo y pasar un rato agradable.

 

 

 

Cuando Bucky no estaba trabajando como maestro o entrenador estaba el taller de mecánica del pueblo, un trabajo de medio tiempo que había adquirido. Realmente era un gran chico que le gustaba trabajar y ayudar. Cuando escucho de la mujer mayor en el pueblo había ido a verla y ofrecer su ayuda si necesitaba leña corta o cualquier trabajo de fontanería, pero apenas unos meses más tarde escucho que esa misma casa ahora tenía una nueva inquilina una joven con un recién nacido le había hecho ir a explorar la situación. El saberla sola lo preocupo y fue quien movilizo al pueblo para que así Matty tuviera su moisés de segunda mano y otras cosas. Ahora se había vuelto alguien en la familia, dado que siempre se daba la vuelta a ver como estaban las cosas.

 

 

 

 

Finalmente, Bucky bajo, ahora utilizando unos pantalones deportivos largos que marcaba sus bien trabajados muslos y una T-shirt que se le pegaba al cuerpo mostrando sus expectorares y sus musculosos brazos. Sacudíos sus cabellos de oros aun mojados cuando bajo y la misma Alex casi babea al verlo aun con la corta barba rubia de 3 días.

 

 

 

Mark y el casi era la misma talla, pero no del todo. Mark había comenzado a tener más músculos al practicar Baseball con él. Al principio Lena se negó que su hermano practicara el deporte, le parecía muy peligroso, pero Buck, le aseguro que le ayudaría a mejor en su derrollo, y fue así. Mark se desarrolló mucho más en el área motora a tal punto que ahora solo tenía problemas con los botones y las agujetas de sus zapatos. También había aprendido a decir algunas palabras en inglés y entendías muchas más cuando se les decía. Los médicos le habían dicho que al él estar socializando tanto había ayudado en su desarrollo e incluso en su capacidad. De un niño de 6 años había aumentado a uno de 10. A pesar de esto, no podía emocionarse tanto debido a que eso no queráis decir que Mark llegaría alguna vez a ser normal, significaba que Mark tenía la capacidad aun de aprender por muy poco que fuera.

 

 

 

Al final Lena estaba en cada partido. cada sábado en las tardes de verano estaba allí para ver a Mark en sus juegos. Verlo en aquel uniforme, concentrado con el bat en las manos era algo que no cambiaría por anda del mundo.

 

 

 

-          Entonces ya cenamos- cometo la pelirroja rompiendo la tensión del momento-

-          Claro- comento de mala gana la morena-

-          Damas primero- se inclinó el rubio y Yulia detecto cierto acento raro-

 

 

 

Todo pasaron a la mesa del comedor que contaba con 8 sillas. La cena tenía un aroma exquisito que inundaba toda la estancia y estaba ya servida. En la cabeza de la mesa Helga había senado a Yulia, a su derecha estaba Alex, a la izquierda de Yulia estaba Lena, seguida de esta su hermano Mark y luego un asiento vacío. Seguido de Alex estaba Helga y luego otro asiento vacío. En la cabecera contraria a Yulia había sentado a Bucky. Matty estaba sentado en su silla entre Yulia y Lena.

 

 

 

-          Nana por favor siéntate tú al lado de Yulia – comenzó la pelirroja levantándose de su asiento.

-          Lena, pero…- la mujer algo indecisa, pues jamás era su lugar.

-          Nada anda- cedió su asiento

 

 

 

 Ella entonces se sentó a la derecha de Bucky. Helga se había quedado sentada a la izquierda de Yulia, con Mark a su lado y había movido entonces la silla de Matty entre Bucky y Lena. Mark por otro lado había comenzado a incomodarse y quería moverse así que al final se había movido al lado izquierdo de Bucky. La comida era un poco más silenciosa de lo normal.

 

 

 

-          ¿Entonces son rusas? - comenzó Bucky después de tragar un poco de la carne asada.

-          Yo soy rusa- contesto Yulia quien no le había quitado la mirada en toda la noche. - Alex es americana, de hecho, de aquí de Ohio-

-          ¿Enserio? - desvió un poco la mirada hacia Matty que trataba de llamar su atención mientras abría su boca para captura una nueva cucharada de la comida que su madre la trataba de dar. - pero ahora no viven acá o ¿si?-

-          No, vivimos en New York- contesto Alex-

-          Ya decía yo que parecía chicas de ciudad- contesto riéndose y recostándose sobre la silla-

-          ¿A qué te refieres? - Alex parecía ofendida con el comentario-

-          Se notan que son chicas de ciudad su forma de vestir y de habar-

-          Bueno Lena igual lo es- ataco la rubia

-          ¿Lena? - miro a la pelirroja con una sonrisa en sus labios obviamente muerto de la risa antes la correncia de las chicas. Lena no lo noto estaba más concentrada en ayudar a Mark con su carne y en alimentar con la papilla a su hijo. Bucky no conocía a ninguna Lena de ciudad solo una chica sencilla de pueblo y hasta la misma Helga en estos últimos años daría fe que esa chica estaba allí era una niña muy humilde y diría con toda seguridad que era la verdad Elena Katina y no la que vio en la mansión Volkov- bueno si ustedes dicen-

-          En que trabajas… Bucky- cuestiono la morena. El joven noto el tono al pronunciar su nombre y cierta pronunciación extraña como si quiera imitar su manera de hablar, pero lo ignoro-

-          Soy profesor de historia americana en la high aquí en el pueblo- contesto-

-          ¿Por eso llegas lleno de grasa? -

-          En esta época que no hay estudiantes estoy medio día en el taller de mecánica, la mañana estoy en la granja de mis padres- no tenía que darle explicaciones a esa extraña, pero quería demostrarle que no era un don nadie-

-          Buck también entrena el equipo de baseball local de todas las edades- dijo Lena queriendo defenderlo del claro ataque de Yulia, podía notar la frialdad en sus palabras- incluso le enseño a Mark-

-          Oh vaya eso parece ser genial- dijo tomando de su copa de vino-

-          Y usted señora Volkova a que se dedica- pregunto tranquilamente-

-          Soy fotógrafa- el al miro algo confundido por un momento-

-          Oh ya se, Sam, es el fotógrafo del pueblo, saca las fotos de todos aquí, le sacos las fotos del primer año de Matty y de la Boda de los Paterson- comento acariciando los cabellos cobrizos del pequeño que acaba de darle a su madre en la mano tirando la papilla.

-          No, no soy ese tipo de fotógrafa- dijo molesta- saco fotos de paisajes y modelos. Hago exposiciones donde las vendos-

-          Ah entonces eres de esas fotógrafas de ricachones- dijo con simpleza-

-          Yulia es una gran fotógrafa Buck tienes que ver sus fotos, ha hecho hermosos trabajos para revista de vida salvaje y tiene un increíble talento-

-          Sam también los es- recodaba al dentista del pueblo que en sus ratos libres hacia fotos a todos. - de hecho, este año también sacara las fotos no-

-          Ammm no creo- contesto Lena mirando a Helga por ayuda. La pelirroja estaba algo corta de dinero ese mes y no había podido pagar- pero no puedes comparar a Sam con Yulia ella es increíble. - se fijó como Bucky la continuaba viendo como si quisiera descubrir algo más tras la razón de no contratar a Sam, y miro a Helga por ayuda.

-          Lena decidió que ella misma tomara las fotos- comento la mujer mayor-

-          Si tengo la cámara que Yulia le dio a Mark-

-          Pero…- Bucky se le quedo mirando como si tratara de descifrar la verdad través de los ojos de la pelirroja- Lena… debiste de decirme-

-          En fin- Lena cambio la conversación- Yulia tiene mucho talento-

-          Claro-, contesto el- usted señorita- mirando a Alex, ¿también es fotógrafa? -

-          No, soy escultura-

-          También de ricachones-

-          No, solo hago escultura para lo que gusten de ellas-

-          Pero apuesto que yo con 15 dólares no podía cómpralas- Alex lo miro dándole la razón-

 

 

 

El resto de la cena fue un poco más tranquila Helga y Lena desviaron el tema hablando sobre Matty y Mark lo que fue más ameno para todos. Finalmente, Bucky se despido tanto de Lena como de Helga con un beso en sus mejillas y Yulia podía jurar que se había detenido más de lo debido en la mejilla pelirroja.

 

 

 

Alex, Helga y Yulia tomaban el té en el salón charlando mientras un poco más alejada estaba Lena con su hijo sentada en suelo jugando con Mark a un lado también jugando. El pequeño tomaba varios bloques y luego se los mostraba a su madre para colocarlos junto a su tío en una torre. Yulia los observaba a lo lejos. Realmente hacia una hermosa familia. Mark había ido donde Helga a decirle algo, pero no había alcanzo a escuchar que y luego vio que subió las escaleras seguidos de Lena. Momentos después Lena volvió y tomo a su pequeño que parecía comenzar a bostezar en la alfombra del suelo.

 

 

 

-          Anda dale un beso a la abuela- dijo Lena mientras se inclinaba hacia Helga dejando la cabeza del pequeño más cerca de la mejilla de la mujer-

-          Abela- dijo el pequeño antes de comenzar a dar besos a la mujer mayor que sonrió y le dio unos besos también-

-          Lo acostare ya paso su hora- informo la pelirroja

-          Claro Lenita que tengas buenas noches- contesto con gran cariño la mujer

-          Igual a ti, Buenas noches Yulia, Alex-

-          Descansa- contestaron ambas juntas-

-          Abuela eh- dijo Yulia-

-          Es un niño encantador-

-          Jamás pese que se pudiera llevar bien con Elena-

-          Creo que era solo cuestión de conocerla bien- contesto la mujer mayor- ella es una chica estupenda- Yulia observo como Lena aun subía las escaleras tarareando una canción de cuna.

 

 

 

Lena se había cambiado y estaba tratando de dormir a su pequeño luego de cerciorarse que su hermano estuviera ya durmiendo. Matty por otro lado parecía tener baterías recargables. Su pequeño aun luchaba con el sueño mientras ella acariciaba su cabello y tarareaba la canción que de pequeña su madre le cantaba. Suspiro, abajo estaba Yulia con Alex. Sacudió la cabeza, por mucho tiempo tuvo estúpidos sueños donde Yulia llegaba diciéndole que Oleg ya no la buscaba y era libre, se quedaba en la granja, se enamoraba y criaban juntas a Matthew, pero esos solo eran más que sueños estúpidos.

 

 

 

-          Matty tu mami solo tiene sueños de niñas-

 

 

 

 

Le dio un beso en su cabeza cuando vio que sus ojos se cerraban. Por qué no podía querer algo real. Buck era real, pero no allí soñaba con una Yulia que lleva a amarla. Eso jamás volvería a suceder. Finalmente, su pequeño se había dormido y ella misma sin saber cómo se quedó dormida al lado de su hijo.

 

 

 

Era las 12:00am cuando su celular comenzó a sonar. Atientas comenzó a buscar su celular en algún lugar tenía que estar el molesto aparato. Finalmente encontró el celular y leyó la pantalla “Big Ben” decía las letras negras en la pantalla.

 

 

 

-          Hola-  contesto aun algo dormida-

-          Lena lamento despertarte, te necesito- decía la voz profunda al otro lado de la linea

-          ¿Sucedió algo? -  aun soñolienta estrujo sus ojos

-          Shely tuvo un accidente y está en la clínica, sé que te di el día libre pero solo hasta las 8:00am-

-          Claro voy-

 

 

 

Sin mucho ánimo se levantó y fue al baño hizo su higiene y se vistió. Aseguro a su pequeño, su hermano estuviera bien y tomo su bolso con el uniforme. Antes de salir de la casa le dio aviso a Helga de donde iba a estar. Por dos razones le aviso, una para que estuviera pendiente tanto de Mark como de Matty y otra para cuando despertara y no la viera no se asustara. Bajo las escaleras silenciosamente cuando casi cae del susto.

 

 

 

-          ¿tan silencioso? - pregunto una voz al final del vestíbulo-

-          Dios Yulia- llevo su mano al pecho- casi me matas del susto- ¿Qué haces allí? - viéndola frente a la chimenea-

-          Aun no podía dormir y ¿tu? -

-          Me llamaron del trabajo tengo que ir-

-          ¿Ha esta hora? ¡está nevando fuera! ¡te vas a congelar! -

-          Ammm pensaba ir donde Bucky vive unas casas de aquí él me puede llevar- la sola sensación del joven hizo hervir a la morena-

-          Yo estoy en la casa te puedo llevar-

-          Si, solo no estoy a acostumbrada- le restó importancia

 

 

 

Era cierto, cada mañana antes de ir a la escuela a trabajar Bucky paraba por Lena y la llevaba a su trabajo y desayunaba de paso. Cuando tenía que ir de noche muchas veces iba donde Buck y el la llevaba sin problema.

 

 

 

-          ¿Te llevo? -

-          Mmm claro- contesto ella aun bailo un poco en sus pies- vamos-

 

 

 

Estaban en el auto de la morena en silencio. Ella sabía que la pelirroja trabaja, para su disgusto. Cuando había decidido que Lena se mudara esperaba que ella estuviera tranquila en la casa sin hacer nada, pero en su lugar la joven tan pronto pudo salió a buscar trabajo y a tratar de mantener la casa.

 

 

 

Lena la dirigió todo el camino hasta que el auto se detuvo frente al Diner con el letrero de Neón con el reloj de Londres que decía “The Big Ben” “Open 24 Hours”.

 

 

 

-          Muchas gracias- dijo antes de ver el reloj en el panel de auto- te debo una- dijo y salió del auto-

 

 

 

La morena la vio entro el local parecía vacío y no había nadie más en el mostrador. Se quedó allí un rato mas solo observando. Un Diner de 24 horas no era el tipo de lugar que esperaba ver trabajando a Lena. Después de todo sabía que Lena había ido a la universidad, que estaba trabajando en la empresa de su padre en sus practica cuando se conocieron, asi que era una mujer preparada. Ahora seguro solo era una camarera de una Diner donde paraban camioneros de mala muerte.

 

 

 

Después de unos largos 30 min se bajó de auto y entro al local. No se veía nada mal y tenía buena imagen limpio con pisos relucientes. Era un típico Diner de los 70 u 80 pero bien cuidado. Al sonar la campana de la entrada Lena había salido aun sin ver el cliente que entro y había comenzado hablar.

 

 

 

-          Buenas noches- dijo con una sonrisa- oh ¿sucedió algo? - pregunto rápidamente-

-          No… solo ammm quería comer-

-          Oh claro yo te sirvo, ¿prefieres mesa o en los bancos del mostrador? -

-          Mesa- observo como ahora la pelirroja no lleva del todo la misma ropa, en su lugar llevaba unos Jean negros, unos vans blancos bajos, seguramente más cómodos para las largas horas paradas, tenía una t-shirt de un amarillo muy suave, en el lado izquierdo su nombre bordado de un amarillo más fuerte y sobre este la estampa en negro de “Big Ben”, y por supuesto tenía un delantal negro que solo se amarraba a la cintura donde tenía la libre para las ordenes. -

-          Aquí tienes el menú, ¿quieres café, agua, algo para beber antes de pedir? -

-          Un poco de café me vendría bien-

-          Vale- lo anoto y salió para ir tras el mostrador-

 

 

 

Yulia la observo como puso la harina en la cafetera y la activo. Para luego tomar una taza crema y la enorme taza de la cafetera y camina hacia ella con ambas cosas en mano. Puso la taza frente a ella ya lleno con el líquido negro.

 

 

 

-          En costado tiene azúcar regular y de dieta, la crema cuesta extra- le indico-

-          Azúcar estará bien- tomo la azucarera y abriendo el agujero comenzó a verterlo en su café.

-          Ya estas listas para ordenar- Yulia miro el menú tenía bastante variedad, una lista de desayuno bastante variado, enorme variedad de hamburguesas y también steaks. Las malteadas y los postres no podían faltar.

-          Ammm que es The bigger Big Ben?

-          Es la hamburguesa de la casa, la carne es cacera y tiene 3 carnes distintas especiales, dentro de la masa tiene 4 quesos disantos, ensalada, bacon, salsa picante, y cebollas-

-          Mmm suena grande-

-          Lo es- dijo ella riendo-

-          Y cuál es la diferencia con la Famous Bigger Big Ben-

-          Es igual, pero más grande casi como dos platos de grande y 5 pulgadas de altura, es el reto del Diner, si puedes comerla jutos a la porción de aros de cebolla y alas picantes en una hora ganas los 50 dólares, la comida es gratis y una camisa, junto la foto en la pared.

-          Vaya un reto- rasco su nuca viendo las opciones- quiero solo una Bigger Big Ben regular con los aros de cebolla y coca cola-

 

 

 

La pelirroja fue a la cocina donde solo podía ver la cabeza carba de alguien allí. Luego pudo escuchar la risa de la pelirroja seguida de una más gruesa. Tras varios minutos donde la pelinegra solo podía pensar en la vida que Lena había construido allí finalmente Lena salió con el plato de comida y el vaso lleno de su bebida.

 

 

 

-          Buen provecho- dijo dejando la hamburguesa frente a ella. Yulia se preguntó si esa era la norma y era enorme como sería la del reto-

-          Cuáles son las 3 carnes-

-          Secreto del chef-

-          ¿Te sientas conmigo a lo que como? - pregunto. Lena se mordió el labio inferior viendo a todos lados. El lugar estaba vacío, pero, aun así, estaba en su trabajo.

-          ¿Lena te esta molestado?

 

 

De la cocina había salido casi un gigante. Un hombre enorme era blanco caucásico, media tal vez 7 pies 3 pulgadas, realmente grueso y unos hombros muy anchos. Su cabeza estaba completa mente rapada y tenía el lado derecho de su rostro quemado.  Su cabeza estaba prácticamente unida a sus hombros y su Yulia no supiera que anatómicamente todo tenemos cuellos ella pensaría que ese hombre no tenía cuello alguno.  Su rostro estaba serio y fruncido y sus pequeños ojos negros la miraba completamente molesto mientras sostenía una espátula para girar las carnes en su mano derecha. Lo primero que le vino a la mente de la morena era que con ese tamaño y los tatuajes que tenía en sus brazo y nuca seguro partencia alguna agrupación de supremacía blanca como los Neo nazi o el KKK.

 

 

 

Benjamín Thomson o Big Ben como como todo los conocían en el pueblo estaba muy lejos de ser un racista o persona violenta. Todo el que lo conocía sabía que él era un enorme oso de peluche. Ben había creció en ese pueblo, como mucho allí, y desde los 14 había comenzado a trabajar en el Diner. Viniendo de una familia de bajos recursos económicos que viva en los remolques a las afuera de la ciudad su futuro siempre fue incierto.

 

 

 

El anterior dueño del Diner le había dado la oportunidad dándole trabajo, pero a los 16 años, Ben había comenzado a tener malas compañías donde había adquirido varios de sus tatuajes. Rob Duquette el dueño del Diner le había dicho que si no arreglaba su vida se iba olvidando de trabajar allí. Así que sin mucho más a los 18 años tras la muerte de padre a manos de una pandilla por deudas de droga decidió alistarse en el ejército. Entendió que era la decían más acertada.

 

 

 

El ejército le iba a dar carácter y ayudar a enderechar su vida. 10 años más tarde Ben regreso como veterano de guerra luego que una bomba diera en el convoy donde él iba y las quemaduras quemara parte de su rostro, también gran parte de la metralla quedara incrustara en su espalda. Las heridas habían dañado su metabolismo lo que lo había hecho engordar tanto, pero dado su enorme altura no se notaba tanto.

 

 

 

Tras todas sus heridas había decido regresar al pueblo que le vio nacer y hacer su vida allí tranquilamente. Ese tiempo en el ejército le había ayudado mucho a redefinirse y descubrirse como ser humano y persona. Apenas un año más tarde Rob Duquette falleció dejándole El Diner a el que cambio el nombre de un simple Diner al ya conocido “The Big Ben”










Si bien Ben era un gran oso de peluche y sobre todos pacifista, eso no quería decir que usaba su enorme tamaño para intimidar y si tenía que salir a defender a los indefensos lo hacía. También tenía la reputación de ser un jefe más que condescendiente. Si un empleado le pedía un día libre con anticipación así fuera por algo tan trivial y banal como ir a ver su banda favorita en concierto él se lo daba, pero si faltaban sin decir nada y luego daba una excusa y él se enteraba que era mentira podría prepararse para las consecuencias. No le despedía. Como hombre que venía de bajos recursos sabía que los que trabajan allí tenia necesidades, pero los castigos eran peores, como quitar la grasa de las parrillas, o ayudar a los de pozo sépticos cuando llegaran, o limpiar los baños después que el viejo Willy los usaba.
 
 
 
Otro dato curioso que tenía el peculiar dueño del Diner era que apenas unos meses había contraído nupcias después de varios años de noviazgos. Y lo peculiar del hecho para mucho allí es que pese a su enorme tamaño y lo que mucho creerían, Big Ben se había caso tan pronto las leyes habían cambiado con Tayler Kahanamoku. Un chico Hawaiano surfer que había llegado hacia unos años al pueblo y desde entonces vivian juntos como parejas.
 
 
Tayler y Ben contrastaban. Ben grande y fuerte,  mientras Tayler era casi tan alto como el pero mucho más delgado de piel bronceada, cabello castaño claro y sonrisa encantadora. Muchos se preguntaban como el joven había llegado desde las playas de California donde había ido por unas competencias de surf hasta Ohio. La respuesta era fácil, Ben había estado apostado en Hawái una temporada donde ambos se conocieron el flechazo siempre estuvo. Cuando Tayler tuvo la oportunidad de veniar a los estados continentales, lo visito. Luego de unas semanas juntos no fue capaz de volver otra vez y Ben no lo dejaría ir jamás. Si bien con los años Ben había cambiado de ser el soldado atlético que una vez conoció, el amor aun seguía y era lo que importaba para ambos.
 
 
 
-          ¿Lena te molesta? si te molesta la saco- volvió a repetir el singular hombre-
-          No, es una amiga, ¿te molesta si la acompaño a comer? -
-          Esta vacío siéntate, si llega alguien atiendes- comento con simpleza el hombre
-          Gracias Ben-
-          Da miedo ese hombre- dijo Yulia llevando un aro de cebolla a la boca-
-          Es un amor-
-          Oh claro mientras aplasta tu cráneo entre sus manos-
-          Exageras Yulia-
-          Sabes me gusta que te adaptaras bien aquí-
-          Si… bueno crecí en un pueblo algo parecido a este- giro hacia los cristales viendo los prados- además creo que Matty le gusta aquí igual o más que Mark-
-          Hablando de el- dijo luego de bajar un gran pedazo de su comida- esta tan grande, eres una gran madre-
-          Gracias- la morena estaba poder decir algo más cuando la puerta se volvió abrir-
-          Clientes, perdona debo trabajar-
 
 
 
Se levantó y camino hacia los hombres que iban entrado. Había estado tan distraída con Yulia que no noto los faroles del auto al estacionarse. Los 4 hombres se bajaron de una camioneta Ford todo terreno. Tenía Jean llenos de tierra y las camisas de franelas sucias. Uno de los hombres era más algo que los demás de su cabello negro estaba atada en una coleta y aprecia grasiento. Su camisa de franela estaba doblaba hasta los codos y era sumamente velludo. El que iba tras de él también tenía una coleta, pero toda la parte superior de su cráneo carecía de cabello, haciéndolo lucir más mayor de lo que realmente era. Usaba unos lentes redondos que subía contantemente con su dedo índice. Los otros dos sujetos eran unos gemelos ambos tenia los costados de su cabeza rapadas pero el centro estaba más largo y teñido uno de color verde y otro lo tenía de color azul, ambos musculosos y con tatuajes en sus brazos.
avatar
love for volkova

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 26/09/2015
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por love for volkova el Sáb Dic 02, 2017 9:55 pm

Los hombres no fueron del agrado de Yulia en especial cuando tomaron asiento y solo se fijaron en el andar de la pelirroja con sonrisas depravadas en sus labios. Esa era la razón por la cual la morena no le gustaba ni quería que la pelirroja estuviera allí trabajando.

 

 

 

-          Buenas noches caballero, aquí tiene el menú, ¿le puedo ofrecer algo de tomar a lo que deciden que comer? - los hombres la vieron descaradamente, pero la pelirroja no dijo anda era algo común en los viajeros que pasan por el área. Las chicas que trabajan allí y ella lo ignoraba tanto como podían. -

-          Pues…el hombre de lentes la miraba pasando la lengua por sus labios

-          Tenemos café, agua, sodas, té, té helado, malteadas, juegos…- intentó darles ideas y desviar los pensamientos de los hombre-

-          A ti…- dijo riendo-

-          Café para los cuatro- contesto uno de los gemelos mirándola fijamente- y ella rápido anoto sabiendo que sería una banda de esos tontos de turnos-

-          Lo traigo enseguida-

-          Por cierto, todo queremos hamburguesas, dos con aros de cebolla, dos con papas fritas, y te helados para todos aparte de los café- dijo el otro gemelos-

-          Claro enseguida-

 

 

Yulia a lo lejos pudo ver como los gemelos se quedaron viendo el trasero de la pelirroja para luego mirarse entre ellos y chocar puños como si hubiera compartido un secreto. La joven dejo el pedido en la ventanilla y comenzó a preparar el café mientras escuchaba como los hombres murmuraban cosas. Había servido ya los cafés sin inconvenientes y esperaba tras el mostrado ansiosa cuando escucho la campanilla que indicaba que los pedidos estaban listos.

 

 

 

-          Dime rojita que tengo que pagar para que estés en el menú- volvió a mencionar el de los lentes-

-          Oscar- comenzó uno de los gemelos- disculpa a mi amigo… él no tiene… como decirlo… tacto…- dijo llevando una papa a su boca- pero estoy seguro que hay algo que podemos hacer para que todos nosotros podamos llevarnos un poco de tu bizcocho como postre- su sonrisa se ensancho en su boca-

-          Disculpe me tengo que restirar. -

 

 

 

Pero al girar pudo sentir como uno de los hombres, no solo le había dado en su trasero, sino que había sujetado firmemente su glúteo. Con toda la indignación se giró a tratando de darle una justa cachetada, pero uno de los gemelos que era el que la tenía sujeta fue más rápido y se paró presionándola contra su cuerpo.

 

 

 

-          Oh vamos rojita los cuatro te daremos diversión y te pagaremos mejor que este restaurant- Lena llevo sus manos al pecho del hombre tratando de apártese de él, pero era inútil era como tratar de empujar una pared sólida.

-          Suéltala- Yulia había saltado y llegado cerca de ella a grandes zancadas-

-          ¿Quieres también diversión? - viendo ahora el cuerpo de la morena-  damos para dos-

-          Suéltatela imbécil o te atrevas a tocarla- viendo como la mano del hombre baja de la cintura de pelirroja a la cadera cerca de su trasero, pese al forcejeo de la pelirroja.

-          Oh espera lesbianas- comento el hombre de coleta de cabello grasienta- sexy-

-          Oiga, cabrones- Big Ben había salido con un hacha de cocina en una mano y un chuchillo de carnicero en la otra- suelte a la chica y salgan e mi local ahora-

-          ¿o qué? - pregunto el que aun tenia a Lena, aunque ela forcejeaba con él, él era muy fuerte-

-          Los picos aquí infelices, así que suéltenla o aquí verán sus ultimo día- tal vez eran cuatro, pero viendo el tamaño de Big Ben se lo pensaron dos veces.

-          No se queda aquí- terminó soltando al pelirroja de un empujo no sin ante darle un ultimo apretón contra su cuerpo y a su trasero. Los cuatros salieron del local aun en murmullos-

-          Lo siento Ben- dijo Lena a ver los hombres se fueron sin pagar-

-          Está bien Lenita… llamare a la estación son cazadores no me gustaría que volviera con represarían-

-          Te pagare la comida que ellos dejaron- comento la pelirroja-

-          Lena no seas tonta no es tu culpa, tu no lo provocaste-

-          Solo… lo siento… llevare los plastos atrás- echando todos dentro de un embace y llevándolo con ella.-

-          Oye tu extrajera que dice ser amiga de Lena- Yulia se giró hacia el hombre preguntándose porque en ese pueblo se sentía como si ella fuera la recién llegada al país cuando llevaba años viviendo allí y no Lena-

-          Si “enorme hombre que parece que me quiere acecinar”- pensó sin decirlo-

-          La vas a esperar o podría volver a lo que acaba su turno, dices ser su amiga-

-          La esperara si no te importa aquí mismo-

-          Sí, me gustaría- dijo el hombre cruzando los brazos en su pecho demostrando que podia intimidar aún más- Lena es terca y seguro cuando acabe su turno si ira caminado y se encuentra con Buck de camina o algo así y esos hombres podría estar merodeado aun por los alrededores. No me gustaría que le pase nada-

-          Yo la traje yo la llevo casa- dijo seria.

-          ¿Tú la trajiste? -

-          Claro-

-          Casa…. ¿Vives con ella? -

-          Si… bueno algo así- ahora parecía nerviosa

-          Mmm siempre lo supe de Lena- una sonrisa pícara apareció en sus labios- pobre Bucky- comento el hombre girándose sin dejar que Yulia terminara la explicación-

-          Yo…-

-          Bueno entonces te veré mas tarde- Yulia se sorprendió con el hombre como hasta el porte había perdido.

 

 

 

Cuando el reloj en forma de radiola del local marcaba las ocho menos quince por la puerta del establecimiento entro una chica de cabellos rubios tan claros como la mantequilla, traía unos pantalones jean azul clara muy gastados, una chaqueta color caramelo y sus ojos estaba cerrado mientras tarareada una canción que seguro escuchara atreves de los audífonos que traía puestos. No parecía tener más de 19 años.

 

 

 

-          Lena, ¿qué haces aquí? - la chica tenia una voz un tanto chillona-

-          Hola Amy, buenos días, Shely tuvo un accidente anoche y no tomar su turno-

-          Oh que mal espero que este bien-

-          Hasta donde se rompió un brazo nada mas-

-          Oh eso es bueno- dijo mientras guardaba su reproductor de música

-          ¿Bueno? -

-          No pasó nada, pudo ser peor-  la chica saco su chaqueta, dejado de esta tenía la t-shirt del trabajo-

-          En eso tiene razón- Lena saco su delantal y estiro su cuello-

-          Hoy es el cumpleaños del pequeño Matty ¿cierto? -

-          Si, recuerda pasar en la tarde por allá-

-          No lo olvidare-

-          No vemos Big Ben, pasa por el cumpleaños de mi niño eh-

-          Claro Lenita- la voz del hombre se escucha emocionado ente el acontecimiento.

-          Eh buenos días ¿qué vas a querer? - la joven ya estaba bien uniformada frente a Yulia-

-          Yo… Lena-

-          Ella no está en el menú- dijo sonriendo-

-          ¿Ya nos vamos?- Lena salía con su mochila en una mano, tenía ya puesto su abrigo y al parecer una bolsa con algo a dentro-

-          Si vamos-

-          Ah bueno parece que si- comento con cierto tono de complicidad la rubia

-          Calla Amy- le dijo rápidamente Lena- Yulia me va a llevar a casa-

-          Ah claro, adiós chicas-

-          Espera acá Len a lo que busco el auto está muy helado y tu chaqueta no abriga mucho- mirando el material con el cual ella se abrigaba-

 

 

 

Mientras Lena esperaba frente la entrada del local vio la camioneta de Bucky detenerse frente. Él siempre llegaba a esa hora a comer, aunque la realidad era que siempre traía a Lena a trabajar y se quedaba a comer. Salto de su camioneta con los Jean sucios llenos de grasas y la camisa igual. Hoy llevaba su gorra de baseball común en él, girada hacia atrás.

 

 

 

-          Lena ¿trabajaste hoy? ¿por qué? - la duda se podía ver dibujada en su rostro

-          Accidente de Shely- contesto sin ganas de repetir la historia, parte estaba agotada-

-          ¿Viniste a noche? ¿por qué no fuiste donde mí? te pude a ver traído, ven te llevo-

-          Ammm no yo…-

-          Len vamos- vio a Yulia que Salía de auto-

-          Vine con Yulia y me espero-

-          Oh ella- dijo con cierto tono amargo

-          Si con ella. Nos vemos en la tarde para el cumpleaños de Matty-

-          ¿Bueno lista? -

-          ¿Segura puedes conducir?  - pregunto Lena-

-          Si me diste casi una tonelada de café anoche

-          Jaja, Yulia…- se quedaron el silencio un rato hasta que la pelirroja saco un tema que llevaba tiempo queriendo preguntar- Yulia… ¿sabes algo de tu padre? - no había preguntado anda hasta hora, pero sabía que si no había mencionado nada aún era por todo estaba bien-

-          Realmente Lena estoy muy cansa para hablar de él ahora-

-          Oh… claro, solo me importa saber si Matty está a salvo de el- Yulia se mordió el interior de su mejilla. Ella pensaba lo egoísta que aun creía a Lena, pensado que le importaba su seguridad cuando lo primero que salió por sus labios era la seguridad de su hijo nada mas-

-          Lo está… él no sabe nada tranquila mas tarde hablamos de eso. -

-          Eso lo importante que no sepa nada de Matty- suspiro dejándose caer en el asiento

 

 

 

Cuando llegaron a la casa Lena bajo rápidamente. Helga ya estaba despierta, pero al parecer que ninguno de sus pequeños había despertado. Si quiera Alex parecía despierta aún. Camino hasta la cocina donde Helga hacia café.

 

 

 

-          Buenos días nana- dijo caminando a ella-

-          Lenita todo bien-

-          Si…- obviando el cuento con los hombres, para no preocuparla- traje el desayuno para los chicos y para ti. También le traje a Alex- dejando la bolsa en la encimera-

-          Oh genial, gracias- tomando la bolsa para sacar el contenido

-          Hay otro extra para Yulia por si quiere, pero ya comió en el Diner junto conmigo- Yulia negó eso era una mentira, ella si había comido, pero no su Lena, bueno Lena no, si no contabas los pedazos de bacon que robaba de su plato.

-          Bueno, suponiendo que dices la verdad en desayunar, porque no suben te bañas y descansar. -

-          No se debo preparar todo- vio como mordía sus labios-

-          Lena la actividad será las 3:00pm tienes tiempo de mas-

-          Pero solo unas horas por favor nana-

-          Sube- Lena subió las escaleras y Yulia tras ella.

-          ¿Qué haces? - pregunto cuando la vio entrando en una puerta ante de la suya-

-          Veo a mis chicos- primero vio a Mark que aun dormía, luego fue donde Matty que dormía junto a su osito. Les dio a ambos un beso en su frente- que descanses Yulia-

-          Igual Lena-

 

 

 

Cuando el reloj marco las 2:00pm la morena comenzó abrir los ojos nuevamente. Estaba escuchando demasiando ruido en la planta baja. Al tener el cuarto principal tenía un baño incluido así que se dio un baño y se cambió por unos pantalones de ceda negros y una camisa del mismo materia azul marino.  Al bajar encontró a Alex sola en la sala de estar.

 

 

 

-          La cocina es un lio. - le dijo

-          Oh- fue la simple contestación

-          Jamás imagine que tu nana la quisiera tanto-

-          Iré a ver en que puedo ayudar-

 

 

 

Pero al entrar vio que si era un lio la cocina no solo era Lena y Helga, había al menos 4 mujeres más allí. Matty estaba en su silla y Mark también estaba allí. Afuera había unos hombres que ella desconocía. Las mujeres hablan mientras conciban y Helga estaba sentada al parecer las jóvenes no la dejaban hacer nada.

 

 

-          Niña despertaste- Helga fue la primera en verla

-          Hola nana-

-          ¿Descansaste bien? -

-          Si- vio de reojo a Lena como revisaba el honor y una de las chicas le decía algo- ¿a qué hora se despertó ella? -

-          Esa chica es tan testaruda como una mula- se quejó la nana- ya a las 12:00pm estaba de pie, creo que está conectada con su hijo. Cuando ya Matty no me quería a mí y Alex lo tomo en brazo soltó un grito y en menos de 5 segundo ella estaba con él en brazos.

-          En que ayudo nana-

-          La mesa del comedor acodala para el pastel y en la sala para los invitados.

 

 

 

Yulia acato la orden yendo hacia donde su nana le había dicho.  Mientras limpiaba las estanterías y comenzaba a ver las fotos que se habían puesto allí. Habían varias, una de Matty en lo que parecía su primera navidad, junto a su regalo, también había una de todos en el parque de baseball donde estaba Mark con su uniforme, en esta Matty se veía más pequeño y estaba en brazos de su madre. En otro lado estaba la foto del primer añito de Matty donde se veía a Matty y detrás su madre agarrándolo para evitar que metiera sus manos en el pastel, Helga y Mark también estaban allí. Lo que a Yulia no le había Gustado para nada era ver a Bucky justo a Lena. Continúo viendo las fotos y varios eran de Mark jugando, otras de los cuatros juntos, o de Matty solo. De Lena con los dos en el prado o de Helga con ellos. Los chicos con sus disfraces de Halloween, también tenía fotos de lo que aprecia los primeros pasos de Matty o los días nevados. En aquella estantería y sobre la chimenea estaba la evidencia de que en aquella casa estaba creciendo una familia.

 

 

 

-          Parece que realmente se han vuelto una gran familia-

-          Si… parece que si- perdiéndose en una foto en particular donde aparecía Lena con Mathew de talvez unos 6 o 7 meses. Estaba parada sintiéndolo a la cámara y mordía su lengua mientras levantaba su pequeño al aire que reía viendo directo a ella. El sol tras ella se reflejaba en su perfil y alguna brisa pasajera había movido sus rizos en el momento exacto, haciendo la foto aún más hermosa. Salió de su trance cuando la puerta sonó-

-          ¡Abran!  - grito la nana de las cocina- una cabellera cobriza fue la que corría hacia a la puerta y luego tras él se escuchó un chillido más las pisadas de una cabella cobriza más baja y castaña

-          Mark no corras Matty te imita-

-          Ya- dijo antes de abrir la puerta-

-          Eh como están mis dos hombres- allí en la puerta estaba Bucky para el disgusto de la morena

-          Bu- Matty algo sus bracitos para que el hombre lo tomara-

-          Bucky hola- Lena había llegado hasta donde el-

-          Lena- dándole un beso en la mejilla- pasa estamos atrás-

-          Claro, he traje estas para ti – pasándole un ramo de flores- y estas para Helga- La morena podía ver las mejillas encendidas de la pelirroja y eso solo encendía una furia en ella

 

 

 

Yulia solo vio como los cuatro iban hacia la cocina y casi podía escuchar como sus dientes rechinaba por la presciencia del rubio en la casa. Eran tan difícil que tal Bucky estuviera lejos. Bucky, ¿Qué clase de nombre era ese? El tipo aparecía donde quiera. Bucky tremendo dolor de trasero que aprecia el cretino.

 

 

 

-          Rabiar por el no hará el Lena mágicamente deje de estar a su lado- Yulia la miro-

-          Yo no estoy rabiando- comento la morena aun refunfuñando-

-          Oh claro que no Yulia- se hizo la tonta- pensé que la habías superado- dijo su amiga

-          Y yo… es que no se-

-          Ella no se ve tan perra ahora-

-          Solo me molesta ver a ese tonto a su alrededor-

-          Sabes… tú también juegas a lo seguro… ni pensabas en ella mientras sabía que estaba aquí sin nadie ahora que sabes que hay otro hombre que se interesa en ella,  pareces si tienes interés en ella-

-          No… sabes ayuda a limpiar-

-          Decídete Volkova-

 

 

Yulia termino de arreglar las cosas en la sala y el comedor con ayuda de Alex. Vio como Lena llevaba a Mark a baño para que se duchara y este luego de un rato lo vio salir, con unos pantalones negros, una t-shirt blanca y una camisa azul por encima de esta sin abotonar. Pasaba sus manos por su cabello queriéndolo peinar, pero sin mucho éxito hasta que su hermana le paso un cepillo por él. Luego subió con su hijo para darle un baño también. Bajo casi una hora más tarde. No solo el pequeño se había baño si no ella también.

 

 

 

Su cabello aún estaba húmedo. Tenía unos pantalones blancos que se ceñía perfecto a su trasero, una blusa color coral con un escote en forma de V que dejaba ver muy bien sus exuberantes senos. Yulia se preguntaba si aún amamantaba a su hijo, porque se veía increíbles, más grande de lo que recordaba o si el haber amamantado al niño había dejado grandes recompensas. Por ultimo tenía puesto unas botas color negros. Matty en sus brazos tenía un pantalón Jean azul oscuro, una camisa negra que aprecia de Baseball y una gorra sobre su cabeza. Lena un traía otra en su mano otra gorra de baseball la cual le puso a su hermano al parecer era la de su equipo donde él jugaba.

 

 

 

-          Hey venga chicas no se queden hay- dijo Lena viendo que solo Yulia y Alex estaba solas en el salón-

-          Claro-

-          Después de todo es el cumpleaños de tu hijo legal ¿no? - le guiño un ojo a la morena y le paso al pequeño. Yulia lo sostuvo, pero con los brazos estirado. Como si jamás hubiera sostenido un niño. Matty la miro ceñudo para luego lanzar un grito a su madre-

-          Eh amigo tu y yo antes nos llevamos bien- se lo acerco- creo que ahora puede ser igual- el pequeño solo serio mostrando sus pequeños dientes –

-          ¡No lo puedo creer!  - comento la pelirroja a ver entrar la morena con su hijo- el jamás se queda tan tranquilo con un desconocido-

-          No soy una desconocida, estuve 3 meses con él o ¿no?- recordando que el tiempo que Lena estuvo embaraza en su apartamento siempre le hablaba a su vientre.

-          En eso tienes razón- siguió sirviendo un poco de las mazorcas asadas y el puré de papa en los platos para los invitados que iban llegando.

 

 

 

Bucky miro como Matty seguía junto a la morena. No sabía quién era, había llegado y tenía a todos detrás de ella. Lena se iba con ella al trabajo, Matty la adoraba. El mismo estuvo meses para ganarse al pequeño. Pero se sentía desplazado por la llegada de la chica.

 

 

Lena estaba sirviendo a los invitados. No era más que unas 10 a 12 personas. Todas entre los 20 y 30 años, uno que otros parecían ser personas mayores. Yulia había visto llegar a Biga Ben junto a otro chico que cada que hablaba ponía una mano sobre el pecho del enorme hombre con mucho amor y le vio darle un par de besos. El chico tenía una piel bronceada y cabellos chocolate y ojos miel.  Tenía una sonrisa amplia con dientes como perlas. También había visto la chica que había llegado para cambiar turno con Lena. Toda la actividad parecía trascurrir sumamente grata. Finalmente, el llego la hora de cantar cumpleaños. Helga llevo al comedor un pastel en forma de parque de Baseball.

 

 

 

Yulia rápidamente había tomado su cámara para sacar fotos. Matty estaba parado en una silla frente al pastel mientras los demás contaban, solo un par de niños estaban alrededor. Helga y Mark estaba a cada lado de Lena que estaba justo detrás de Matty. Bucky estaba justo un lado de Lena. Al terminar la canción, Matty aplaudió feliz viendo a su madre antes de intentar apagar las velas.

 

 

 

Los regalos habían sido en su mayoría juguetes. Autos, aviones, pelotas, legos, pista para sus autos. Pero los que más parecían apreciar el pequeño había sido un equipo de baseball que le había regalo Bucky. El juguete era una base donde se ponía la pelota de baseball y el niño le daba con el bate de goma. También tenía un casco y una manopla. Al parecer el pequeño si tenía una fascinación por el deporte.

 

 

 

Era cerca de las 9:00pm cuando ya el ultimo invitado se había ido, que de casualidad había sido Bucky. Yulia busco la pelirroja, hasta que la encontró en la terraza. La joven mujer estaba sentada sobre la mecedora, parecía tararear una canción y entones noto que tenía al pequeño en sus brazos. Decidió prepara dos tazas de chocolate y salir con ella.

 

 

 

-          Hey pensé que gustaría de chocolate- dijo extendiendo una taza hacia la pelirroja-

-          Oh gracias- susurro viendo a su pequeño ya con los ojos cerrados, lo acomodo y tomo la taza-

-          ¿No hace frio para él? - sentándose a su lado en la mecedora-

-          Realmente diría que sí, pero el ama el frio- dijo pero aun así verifico que su hijo estuviera bien abrigado- creo que trae a Rusia muy adentro- yo puedo morir de frio aquí y él es feliz solo en camisilla- tenía una sonrisa de madre orgullosa mientras la miraba

-          Eso es toda una novedad- vio como una pequeña brisa movió los cabello del pequeño y recordó sus interrogantes sobre el niño- sabes Len tengo unas dudas-

-          Mmm dime- contesto después darle un sorbo a su taza-

-          En tu familia alguien tiene cabello castaño u ojos azules, es que tanto Mark como Matty tienes un tono castaño en sus cabellos y Matty tiene un toque azul en sus ojos-

-          Si… mi abuela paterna… ella murió cuando yo tenía unos 9 años tenía el cabello castaño y los ojos azules tan azules como el cielo… como los tuyos… -viendo los ojos de Yulia- Pero mi abuelo paterno era de cabello pelirrojo lleno de pecas de ojos grises. Mi padre fue un vivo retrato de su padre. Luego conoció a mi madre que era también pelirroja solo que ella no tenía pecas y tenía ojos verdes. Mi papa tendía a decir que soy la mescla perfecta de ellos. Pero para cuando nació mi hermano ya mi abuela había muerto y mi padre está feliz de ver que Mark tenía el cabello algo castaño como ella y yo ahora estoy más feliz a ver que Matty saco todo de nosotros. - de momento se mordió la legua a l ver lo que había dicho- yo quiero decir…-

-          Entiendo no te preocupes… hasta yo realmente no se parece en nada a mi padre-

-          Me permites tengo que ponerlo en su cuna-

-          Claro… pero ¿bajas? -

-          Yo… am claro bajo- unos 10 minutos después vio la pelirroja volver abrir la puerta corrediza de screen-

-          Acá es realmente hermoso- comento la morena viendo el cielo estrellado-

-          Lo sé- se sentó a su lado viendo el mismo panorama-

-          ¿Te gusta aquí? -

-          Sí, es hermoso, tranquilo… perfecto-

-          Me alegro que estés feliz aquí-

-          Y… ¿Oleg? -

-          Claro eso…- suspiro estirando los brazos- él estaba ahora creo que en Londres por “negocios” pero te sigue la pista por Bombay o algo así-

-          ¿Bombay? -

-          Si allí cree que fuiste, piensa que estas ahora con tu amante en Bombay… cree que cambiante tu nombre y tu apariencia ahora eres una exótica castaña-

-          Oh vaya- parecía impresionada- le hablas seguido-

-          Antes si, ya no creo que lo encontró sospecho que lo llamara a preguntar por ti. Ahora solo espero que el llame y si puedo le pregunto que ha sabido-

-          Supongo que está bien, mientras Mathew está bien-

-          Cuando te hice esta oferta jamás pensé que te fuera tan bien y me alegro ver a Mark y Matty tan feliz también aquí-

-          Gracias por hacer esto por nosotros- se giró hacia Yulia- lo que hiciste por mi… tu… no tenías- sus ojos se veía vidriosos

-          Ya Len…- tomo sus mano- lo haría una y mil veces más-

-          Gracias- la abrazo, al separase sintió el tibio aliento de la morena chocar seca de su mejilla-

-          Len- dijo al tomar sus mejillas y acariciarlas. Quería besarla esa la chica que le gustaba en Rusia. Se acercaba sus labios cuando un fuerte llanto hizo saltar a Lena-

-          Matt- tomo el monito que Yulia no había visto que ella debió haber bajado- se debió a ver despertado siempre me acuesto junto a él un tiempo- se levantó apresurada y su mejillas estaba muy rojas- yo amm lo siento, que pases buenas noches Yulia… imagino que mañana sales a la casa de Alex ¿no? -

-          Es así-

-          Bueno entonces adiós que pases feliz navidad- se acercó y beso su mejilla rápidamente para luego entrar a la casa casi corriendo. La morena dejo caer su cabeza hacia tras soltando un fuerte suspiro-

-          Vaya suerte la mía-

-          Tan cerca y tan lejos-

-          Espiaste todo el tiempo-

-          Algo- contesto Alex saliendo- tras la cocina

-          No se pude vivir aso-

 

 

 

La pelirroja acaba de entrar al cuarto de su hijo que estaba parado en su cuna llorando. Ni una lagrima baja por sus ojos, su llanto solo era para atraer a su madre hasta él. Tan ponto la vio el llanto paro, pero su rostro fruncido aún seguía allí, su labio inferior temblaba y estirando la mano a su madre.

 

 

-          Ya estoy aquí- camino a él y le dio un beso en la cabeza, pero sin sacarlo de la cuna- eres ya un niño grande Matty tienes que dormí en tu cama y solo amor-

-          ¡No!- dijo con una fuerte actitud el pequeño- ¡ma!-

-          Me daré un baño y regreso si amor- anda y recuéstate amor- acariciando sus cabellos, pero el pequeño parecía al borde de otro ataque-

-          Mom- en esta ocasión un lagrima cayo de sus ojos-

-          Regreso amor si, solo un baño- el asintió viendo como ella salía. Cuando Lena volvió vio a su hijo aun parado mirando la puerta como si temiera que ella no regresará. Le partía el corazón verlo así. Sus ojos se iluminaron al verla y sonrió-

-          Mamá-

-          Eres un chantajista, Alexander- lo tomo en brazos y entro con él en su cama cuna. Rápidamente se acurruco sobre su pecho jugando con un mecho del cabello de su madre mientras ella misma acariciaba sus cabellos. -

-          Ma-  dijo en un bostezó

-          Te amo mi bebe hermoso- aspiro ese rico olor que desprendía su hijo antes de que ambos se durmieran.

 

 

 

Cuando despertó a la siguiente mañana hizo su rutina normal. Fue al baño hacer su aseo matutino y preparo el desayuno. Cuando se disponía a preparar el desayuno como cada mañana vio que la cocina ya estaba invadida seguramente que Yulia y Alex ya se iban.

 

 

-          Hola- dijo al entrar-

-          Lena buenos días- dijo rápido Helga-

-          ¿Supongo que hoy ya todo está controlado? - pregunto viendo el desayuno listo y servido en la mesa-

-          Si, tranquila yo me ocupo de los chicos-

-          Gracias, espero que tengas buen viaje chicas y feliz navidad-

-          Gracias Elena- dijo Alexandra con una genuina sonrisa-

-          Ya debo irme se me hace tarde- comento girándose para salir de allí-

-          Len espera- la morena casi corrió tras ella alcanzándola en las escaleras del porche de la casa-

-          Si- aun recordaba lo cerca que había estado la noche anterior-

-          Yo… realmente- no sabía que decir cuando había perdido la facultad de hablar se preguntó-

-          Yulia debo irme-

-          Len, tu y yo- dijo ahora acercándose, realmente necesitaba besarla saber si aún quedaba esa sensación que había desde la primera vez. Cuando rozo sus labios un claxon las separo-

 

 

 

La pelirroja salto lo más lejos posible.  El sonido del auto aún era algo lejano, pero podía verse la camioneta ya. Lena camino hacia la carrera. Lo más lejos de ella.

 

 

 

-          Buen viaje Yulia. - fue todo lo que dijo- antes que una camioneta se detuviera a su lado

-          Buenos días señorita-

-          Buenos días Bucky-

-          ¿La llevo? -

-          Claro- subiendo en el auto queriéndose alejarse de la morena y de los sentimientos de abandono que tendría que afrontar

-          Todo te quedo magnifico ayer- podía escuchar a Bucky, pero miraba como Yulia la miraba a lo lejos

-          Gracias-

-          Esa chica la morena…- tenía el ceño fruncido

-          Yulia- contesto algo molesta por ver la actitud del joven

-          ¿Ella se quedará mucho? -

-          ¿Por qué? -

-          No nada, es que no se ella es extraña-

-          Buck, sabes ella es Yulia Volkova, Volkov. Mi hijo es Matthew Lewis Alexander Volkov.

-          ¿Y que tiene?

-          Es la madre LEGAL, ¿entiendes? -

-          No-

-          Siempre te he dicho que Matty me tiene como madre Biológica, pero tiene su madre legal y esa es Yulia-

-          ¿No te lo quitara? - pregunto preocupado

-          No, solo es cosa de un papel.

-          Entonces no tiene que importarme que quede de Matty- contesto con cierta actitud soberbia

-          Bucky ella no es una extraña es lo que te quiero decir- se detuvo frente al Diner- deberías entender que tal vez la veras más aquí, cerca de Helga, cerca de Matty, cerca de Mark y de mi- cerro al puerta para comenzar su trabajo.

 

 

 

Los turnos diurnos en el Diner siempre eran más difíciles. Venia más gente y el trabajo era más pesado. No le ayudaba el pesar en Yulia volviéndose a ir. Tampoco el que Bucky parecía Celoso de la morena. Muchos se habían acercado para para felicitarla por el cumpleaños de su hijo y dejarle algún caramelo para el mismo o alguna chuchería, que si buen ella quería rechazar amablemente todos parecían ofendidos antes esto. Era un pueblo muy pequeño y todo era como una gran familia para bien o para mal.

 

 

 

Cuando la jornada termino 8 horas más tarde ella salió directo a su casa. Parecía que Bucky se había molestado y no estaba allí para recogerla. No moriría por eso así que comenzó a caminar a la casa, pero Owen Douglas un carpintero local rápidamente le dio un aventó hasta su casa. Diciéndole que Bucky parecía muy ajetreado hoy. La pelirroja lo sabía estaba molesto, eso fue muy inmaduro de su parte.

 

 

 

Helga se sorprendió al verla llegar en otro auto, pero no importo. Lo importante era llegar sana y salva. Beso a su hijo y su hermano antes de subir a tomar un baño realmente necesitaba relajarse. Ese no era su día.  El agua caliente relajaba sus músculos y solo pensaba que sería una linda navidad en familia. Eso debería ser más que perfecto.

 

 

 

Se puso unos pantalones de chándal color rojo cardenal y una blusa algodón azul con una estrella al frente, ambos suelto e ideales para la casa. Estaba bajando las escaleras cuando la puerta de la casa sonó. Suspiro. Debía ser Bucky, queriéndose disculpar por lo ocurrido en la mañana. No tenía ánimos para el pero aun así fue abrir la puerta, después de todo estaba frente a ella prácticamente. Pero cuando abrió la puerta quien estaba detrás de ella no era quien ella espera. Era alguien más.

 

 

 

-          ¿t…tu…? ¿pero… pero? ¿Qué… cómo? ¿Qué haces aquí? - pregunto nervio. Una sonrisa se punto en los labios antes de que ellos se estrellaran contra los ojos de la pelirroja. Era un beso que estaba deseando desde hace mucho.
avatar
love for volkova

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 26/09/2015
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por Kano chan el Dom Dic 03, 2017 12:30 am

supongo y mas te vale esa en la puerta sea Yulia !!!!!
hahaha me ha encantado el capitulo ha sabido acallarme por un rato y si no es mucho pedir me gustaría el próximo a la brevedad !!!
Quiero leer mas YulxLena !!!!
Saludos y besos !!!!! Wink Wink Wink Wink
avatar
Kano chan

Mensajes : 291
Fecha de inscripción : 08/05/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por andyvolkatin el Dom Dic 03, 2017 3:41 am

Hola Very Happy
tiempo sin leerte que bueno que pudiste subir capitulo
muy bueno, ver lo celos de Yulia todavia quiere a Lena
y Lena como reacciono cuando ese tipo B hablo ella.
Espero la del beso sea Yulia
sube capitulo pronte no nos abandones tanto study
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 525
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por love for volkova el Vie Ene 19, 2018 3:36 pm

Capítulo 10: I Want be with you



- Yulia- pronuncio cuando logro alejarse de los labios que la aprisionaban- ¿Qué… que… que haces…? - no pudo termino la pregunta correcta dado que la morena continúo dando besos cortos
- Besándote, no es obvio- comento mientras llevaba las manos a la cintura de la pelirroja y la empujaba dentro de la casa. Estaba demasiado sorprendida como para poner resistencia.
- No, pero ¿Qué haces aquí? - volvió a cuestionar
- Vine a pasar navidad con la familia, contigo- con sus pulgares acariciaba la cintura de la pelirroja-
- Pero… ¿no… no ibas a pasar navidad con Alex? -
- ¿Yulia? - Helga acaba de llegar interrumpir a la chicas-
- Nana-
- Pero ¿qué haces aquí? - parecía ser la duda de todos-
- Como decía pasar navidad con mi familia-
- Aquí-
- Si, pensaba dejar a Alex y regresar a New York, pero verte a ti, a Mark, Matty y Lena solo me hizo desear estar con ustedes-
- Oh que alegría hija- la mujer salto pellizcando las mejillas de la morena.
- Oh, pero mira la hora íbamos prepararla cena, ¿vienes? -
- Claro- dio una mirada significativa a Lena para seguir a su nana-



Lena también entro a la cocina para besar los cabellos de su hermano que estaba concentrado al parecer dibujando en cuaderno, mientras su pequeño estaba sobre unos paños en el suelo jugando con un camión. Le dio un beso primero a su hermano en la nuca mientras acariciaba su espalda y veía su dibujo. Luego fue a su hijo y le dio también un beso en su coronilla para despeinar sus cabellos.



- Mamá- le dijo el pequeño estirando sus manitas para tomar sus cabellos y traerla a el de nuevo- amo-  dándole un beso lleno de babas en su mejilla
- Te amo más mi hermoso príncipe-
- ¿Qué cocinas nana? - le pregunto a la mujer mayor ahora su lado-
- Chuleta de cordero asadas con verduras- comento la mujer-
- Bien te ayudo- parándose a su lado-
- Ah Lena acabas de llegar sienta con Yulia-
- Nada de eso te ayudo- tomo unas zanahorias a y comenzó a pelarla-
- ¿Trabajaras todas las vacaciones Lena? - cuestiono la morena-
- Amm algo así- contesto ahora picando en rodajas la zanahoria- tendré libre desde el 24 de diciembre a las 4:00pm hasta el 27 de diciembre a las 7:00am. Luego tendré nuevamente desde 31 de diciembre de 4:00pm a 2 de enero a las 7:00am.
- Entonces no tendrás vacaciones-
- Claro, los días importante estaré aquí- termino con las zanahorias y las vertió en un embace-
- No se…- la morena se recostó sobre la cimera- la navidad es estar en familia- miro la estancia- hay que decorar este lugar, en New York nunca puedo-
- Oh eso sería maravilloso- Helga limpio sus manos en un paño ¿no crees Mark cariño? -
- Navidad, si-
- Oh creo que podrían ir mañana- Lena también se giró cuando termino con las verduras en el recipiente-
- Lena por que no subes con Yulia al ático a ver los adornos del año pasado, así saben que se pude usar y que no-
- Ammm si… supongo que si- dijo viendo que solo tendría que esperar que la cena se cocinara-
- Mamá- su pequeño estiro los brazos hacia ella-
- Espera aquí bebe regreso ahora-
- No, mamá-
- Mathew, se bueno y espera con la abuela iré a arriba- el pequeño tenía el ceño fruncido- te amo- le dio un beso justo donde arrugaba su frente-



Lena subió las escaleras sintiendo la mirada de Yulia sobre su cuerpo que la seguía. La morena llevaba en sus finos labios una sonrisa mientras veía el cabello húmedo se movía lentamente con el movimiento de su cadera. Llego hasta la cuerda que cargaba para la escalera del ático.



- No tenemos mucho realmente. El año anterior compramos un par de cosas.- la pelirroja se giro viendo a la morena que la miraba mordiéndose el labio.
- A ver que tienes- subieron  traquilamente-
- Aquí estabn-



Yulia tenía una imagen en su mente de cómo debían ser los áticos. Debían de estar llenos de cosa y baúles polvoriento, con tela de arañas y muchas cosas viejas para jugar. Pero allí solo había un par de cosa, maletas y una que otra lámpara rota o posiblemente dañada. No había polvo, ni telas de araña. Todo estaba perfectamente limpio.



- Aquí. Esta caja tiene todo- señalando una caja mediana que decía “adornos navideños” -
- Lena… Yo sobre… el beso-
- No…- coroto la conversación, fuera lo que fuera no quería saber
- Hey- se acercó a ella, volviéndola a tomar por la cintura- yo realmente me moría por hacer eso-
- No, creo que este bien- posando sus manos sobre sus brazos-
- ¿Por qué no? Desde que llegue aquí, desde que fuiste a New York era lo que deseaba-
- Yulia-
- Porque no solo dejamos que las cosas pasen y vemos que pasa Lena- acarició la nariz de la pelirroja con la propia- vamos que dices-
- Yo…-
- Piensa en ti por primera vez, ya no en Mark, ni en Matty- volvió a morderse el labio-
- De acuerdo-
- Eso suena perfecto- dijo para volver a besar los labios de la pelirroja-



Luego de eso ambas se sentaron el suelo para ver los pocos adornos. Lentamente Yulia fue sacando las luces, las bolas para el árbol, aguilandos entre otras cosas.



- Tienen muy pocas cosas-
- Mmm bueno no solo adornamos el árbol y unas cosas adentro-
- No, hay que adornar a lo grande-
- No sé si podamos- se recostó sobre otra de las cajas- solo tenemos unas pocas tiendas y no llegan esas grandes adornos-
- Supongo que tendremos que salir a la ciudad.
- Creo que podrán ir mañana mientras yo trabajo-
- No se Len, creo que no deberías trabajar allí- la tomo por las piernas y dándole un fuerte halon la atrajo hacia sí, quedado de esta manera entre sus piernas-
- Yulia- puso sus manos sobre los hombros bronceados de la morena- necesito el trabajo-
- Claro que no- insistió acariciando las piernas de la pelirroja- sabes que pago todo aquí, que le envió una mensualidad a Helga, podría hacer lo mismo con ustedes lo sabes-
- ¡No!, ¡no quiero eso! Me gustar poder ser capaz de valerme y pagar las cosas de mis chicos-
- ¡CHICAS LAS CENA! - Escucharon el grito de Helga-
- Creo que es mejor bajar-



La cena fue completamente tranquila. Mark estaba al lado de Lena se encontraba cabizbajo y parecía retraído. Sin embargo, la cena trascurría sin mayo contratiempo. Matty no parecía tener ningún problema con que Yulia estuviera allí y por ciertos momentos estiraba su mano para llamar a la morena y recibir alguna caricia de ella.



- Entonces Yulia ¿hasta cuándo te quedaras? - pregunto Helga-
- Amm aún no lo he definido- miro de soslayo a la pelirroja que estaba dándole su comida a su hijo-
- No importa estamos más que feliz de que estés aquí- volvo a comentar la mujer-
- Yo igual-



Tras la cena Yulia volvió a observar lo mismo que en los dos días anteriores donde Lena se sentaba en la sala frente la chimenea a jugar con su pequeño y su hermano. Era hermoso ver cómo tanto madre e hijo se amaba. El pequeño se levantaba y corría hasta lanzarse sobre ella llenado la habitación de esa única y harmoniosa risa de bebe.



- Es una gran madre- comento Helga al ver que Yulia no le quitaba la vista a la escena que se desarrollaba frente a ellas
- Lo sé. Realmente pensé quedarme con su hijo y que se fuera con mi padre- Helga la miro interrogante- entonces conocí a Mark, y vi como era con ella con su hermano… conocí su historia… entonces decidí todo esto. Dejes que viniera, que ella lo criara y se alejara de mi padre-
- Fue lo mejor- concordó con la morena
- Mamá vede- mostrando el bloque de lego que tenía en sus manos-
- Si bebe es verde-
- Vede!- reclamo su pronunciación
- Verde Mathew-
- Vede!- se quejó su hijo-
- Mathew la “r” Verde-  molesto se dio la vuelta y volvió a su juego-
- Creo que alguien es muy caprichoso- comento Yulia
- Alguien tiene un mal genio- dijo su madre- no le gusta que le lleven la contraria-
- Mamá- volvió con el mismo bloque en sus manos- velde- ella sonrió a ver el nuevo intento de su hijo de decir el color del bloque-
- Si amor, verde- dijo riéndose y tomándolo en sus brazos para besarlo-
- Amo-
- También te amo, es hora de dormir-



Lena hizo el mismo ritual del día anterior. Primero subió a Mark para que se bañara y acostarlo. Luego bajo para tomar su pequeño y que se despidiera de todos allí. Finalmente subió con el pequeño. Yulia espero paciente a que bajara por más de 45 min. Cuando finalmente bajo vio que lleva el monito de bebe en sus manos.



- Hey ¿una taza de chocolate caliente? –
- Claro, por qué no, ¿en la terraza? -
- Si, primero usted- corriendo la puerta para que pasara-
- Gracias- se dejó caer sobre la mecedora- ha sido un día muy largo- dijo tras tomar la taza y darle un sorbo a su chocolate-
- Sabes… noto a Mark distante-
- Si. Lo sé- volvió a tomar de su taza- como te dije una vez no hagas promesa que no puedas cumplir Yulia-  se giró para verla- cuando quedaste para verlo, tú le prometiste venir todos los meses a revelar las fotos que el tomaras- Yulia la mira entendiendo un poco por donde iba la cosa- él está muy resentido Yulia, después que lo dejaste aquí el paso meses esperando por ti, esperando por que volviera para revelar las fotos junto a él, pero jamás volviste. Helga y yo sabíamos que no lo harías, pero él no podía comprenderlo. Por más que le decía que yo las llevaría revelar para cuando viniera vieras las lindas fotos, él no quería, solo esperaba por ti. Por fin se cansó de esperar y solo dejo la cámara.
- Lo siento mucho-
- Mmmm- levanto los hombros- No es conmigo que deberías disculparte- comento y volvió a ver hacia el oscuro terreno-  por eso mismo le advertir a Bucky cuando lo quiso llevar con él a jugar baseball.
- Si el gran Bucky- burlando del nombre
- Que se trae ustedes dos- rio bajo- él también dice tu nombre con ese mismo tono-
- Es fácil, él quiere estar contigo- termino su chocolate para dejar la taza a un costado-
- Es un buen chico- comento pensativa- se preocupa por todos aquí, es humilde pese a toda su fama en el baseball, es un gran chico de verdad-
- Wow gran héroe del pueblo, le debo dar algún premio- comento celosa-
- No claro que no, solo te decía que no tienes tener rencor-
- Como sea- miro el cielo nocturno- para que equipo jugaba decías-
- Ya dijo Red Sox-
- Bah tontos Red Sox-
- Creo que estas celosas de el-
- ¿Tendría que estarlo? - comento ahora mirándola con una ceja levantada-
- No, no somos nada- contesto girándose- bueno creo que es hora de descansar-
- Lena- tomo su mano- realmente si me da celos el Bucky-
- Ya lo sé, solo es un buen amigo- contesto con simpleza- bueno ya debo irme antes que Matty note mi ausencia y comience a llorar-
- El, no creo que…- no completo la frase cuando por el monito se escuchó el llanto de su pequeño…
- Como un reloj, pases buenas noches Yulia- se inclinó sobre ella para luego sale un beso en su mejilla-
- Buena noches Lena- la volvió a retener de su muñeca para besar la comisura de sus labios



Lena entro a la casa y subió donde su hijo. Realmente debía de comenzar a buscar la manera de que comenzara a dormir solo. Se dio un baño y se costó con pequeño. Era la rutina de siempre después de un par de hora se pasaba a su habitación. La mañana siguiente despertó temprano como de costumbre, bajo la cocina para preparar el desayuno. Pero cuando bajo se encontró con la misma escena que el día anterior. La cocina ya estaba ocupada.



- Vaya parece que últimamente ya no debo hacer el desayuno ¿yo? - comento-
- Creo que es menos trabajo para ti-
- Entonces puedo ir trabajar-
- Eh, eh nada de eso señorita- la morena la tomo del brazo- no te iras sin desayunar- la hizo sentarse en una de las sillas de la isla de la cocina- a desayunar- poniendo un plato con waffles que tenía fresa picada sobre ellos y tocino a un lado.
- Esto sí que se ve delicioso- tomo el jarabe y comenzó a verterlo en sus waffles-
- Enserio siempre tienes que echarles tanto-
- No saben bien si no tiene mucho- comento para echarle a cada hueco de sus waffles-
- ¿Café, juego o te? - ofreció la morena. -
- Mmmm ¿puede ser juego y café? - preguntó tímidamente-
- Claro. -  Helga las observaba a las dos en silencio mientras se tomaba su propia taza de café-
- Realmente delicioso- comento cuando limpiaba el jarabe del plato con un trozo de pan que había tomado. - pero me tengo que ir-
- Espera te llevo- comenzó la morena-



Ambas terminaron de ponerse los abrigos y Lena estaba lista para abrir la puerta cuando escucho la voz de su pequeño y subió por él.  La morena al abrirla noto que alguien estaba detrás de ella.



- Buen Día-
- Vaya el gran Bucky- dijo Yulia. el joven tenía unas flores en las manos, mientras vestía sus ya característicos jeans viejos, y la gorra de baseball al revés.
- ¿Esta Lena? - pregunto serio-
- Hola Bucky, ¿sucede algo? - pasándole su hijo malhumorado a Helga
- Lena, hey yo… estas son para ti- mostrando las flores- yo solo quería hablar contigo-
- Gracias- tomando las flores y notando claramente lo tensa que estaba la morena-
- ¿Podemos hablar?
- Lo siento debo ir a trabajar-
- Te llevo-
- Yo… no creo Bucky…- comenzó apenada
- Yo la llevare- se adelantó la morena- vamos Lena-
- Puede ser más tarde, lo siento Bucky-
- Sí que puede ser pesado- comento la morena una vez en el auto- ¿para qué hablar contigo con tanto empeño? -
- Seguro es por lo de ayer- comento distraída- Fue un tanto grosero ayer, cuando abrió la puerta anoche realmente pensé que era el para disculparse-
- Entonces ni me esperaba- ahora parecía más molesta-
- Llegaste con Alex, te fuiste con ella, ¿que esperaba? - respondió a la defensiva
- Vale, vale no peleemos ¿quieres? - tomo su mano la beso- quiero que de verdad que esto funcione-
- Lo siento- suspiro-
- Creo que nos sigue-
- Él trabaja en el pueblo Yulia, además siempre desayuna en el Big Ben-
- Oh que alegría la mía- comentó con obvio fastidio
- Ya Yulia por favor- detuvo el auto justo frente el Diner de Big Ben-
- Entonces a las 4:00pm-
- Si, nos vemos entonces-  se giró para ir bajando-
- Len…- la detuvo antes de robar un casto beso de sus labios- ten un buen dia-
- Gra…gracias-



**********************************



- Buenos días Lena-
- Amy- dijo mientras se ponía el delantal para comenzar a trabajar-
- Veo que te trajo la misma chica de la otra vez-
- Si ¿y?-
- Algo que contar- el chisme en definitiva era lo de Amy



Amy Summer era una chica local de 19 años. Sin planes luego de terminar la escuela superior se había quedado atascada en el pueblo y comenzando a trabajar en el Diner. En su mente solo tenía un deseo. Conocer el hombre perfecto, casarse y hacer una familia. Ella y Lena siempre tenían los turnos diurnos. Y raras veces tenía el turno de noche o de madrugada. Una de las razones era porque Lena era madre de un bebe y Amy era la más joven de sus empleados así que por lo general tenia los turnos más cómodos. Pero como todos cada cierto tiempo debía rotar. Era por eso que amabas se habían hecho buenas amigas en el tiempo que llevaba allí.



- Entonces ¿qué pasa con Bucky? - le pregunto mentiras ponía hacer café y Lena tomaba una orden de la ventana-
- Nos vemos Judy- le dijo a la otra mujer que salir del local tras terminar su turnos-
- Adiós chicas-
- ¿Qué pasa con él? -  le devolvió la pregunta a su amiga retomando la conversación.
- No sé, pensé que tal vez ustedes dos ya sabes-
- No, solo somos amigos-
- Vaya… eso si son decepciones-  dejando un poco de café el hombre frente a ellas- hablando del rey de roma-
- Buenos días chicas- comento el chico sentándose frente a ambas-
- Bucky- contesto Amy al pasar por el lado del joven para atender otros clientes-
- Bucky- Lena dejo el desayuno que ya había encargado para el recién llegado-
- Lena, podemos ahora hablar-
- Estoy en el trabajo-
- Yo solo me quiero disculpar lo de ayer-
- No hay problema con eso- le contesto dejando la enorme taza de café frente a el-
- Escucha, sé que me comporte como un inmaduro y más al no venir en la tarde-
- Bucky enserio no importa- levanto los hombros restándole importancia. –
- Ya veo que era cierto de verla más seguido por aquí- dijo mientras llevaba un poco de los huevos cocidos a su boca-
- Si, y espero de verdad que se pueda llevar bien-
- Tendré que hacerme a la idea- su voz sonaba derrotada- te llevo en la tarde-
- Yulia pasara por mí-
- Lo imagine- revolvió un poco más su desayuno- sabes no tengo tanto apetito hoy- dejo el dinero en la cimera y salió-
- Juro que hasta el otro lado de país se oyó su corazón romperse- Lena suspiro abatida
- Lo sé hasta yo lo escuche- pero realmente no quería darle esperanzas al joven-



El resto de la mañana paso rápidamente trabajando. Realmente podía ser algo cansado estar todo el día de pie caminando de un lado hacia otro con las bandejas y los pedidos. Si bien los lugareños siempre eran amables, pero los iba de paso muchas veces podían ser desagradable, Era la 1:00pm cuando un fuerte grito de guerra llamo su atención cuando la puerta se abrió.



- Maaaaaaaaa- por instinto se giró ante el grito sabiendo de quien era ese grito.



Allí entrado por la puerta y corriendo hacia ella venia su pequeño. Traía su abrigo azul que lo hacía verse enorme, unos guantes negros y su barnie, también azul. Salió tras el mostrador y se inclinó para tomar a su pequeño. Lo levanto mientras él se aferraba los rizos de su madre feliz de estar entre sus brazos.



- Hola mi amor- dio para darle un beso y mordió suavemente sus mejillas que estaba rojas al igual que su nariz, posiblemente por el frio. Normalmente Lena solía decir que sus mejillas parecían manzanas y su nariz una chery por lo roja que se ponían.
- Mamá- volvió a decir más enamorado que nunca de su madre mientras se recostaba sobre su pecho-
- Lena- Mark entro llamándola. Entonces observo que también había entrado con Yulia y Helga tras ellos- pamos mucho, donos de naidad.
- Ma, ma- Matty aprecia ver recortado algo y levanto la cabeza y miro a su madre- Ho ho ande-
- Compraron los adornos de navidad eh- camino con ambos hacia la mesa donde Yulia y Helga se sentaban y ambos asintieron con la cabeza
- Oye rojita nos atiendes o es hora de relaciones sociales- comento un comenzar que solo era de pasada.
- Tranquila yo voy- dijo Amy pasando por el lado de ella para atender los impertinentes de dos mesas más tras
- Mama ho ho ande- repitió su hijo aun en su brazo que realmente parecía impresionado por un enorme Santa Claus-
- Eso suena genial mi amor- lo puso con un poco de resistencia al lado de Yulia- ¿terminaron ya de hacer las compras navideñas? -
- Oh sí. Tuvimos que ir hasta centro del contado, pero valió la pena, oh Lenita debiste ver las hermosas tiendas que hay allí- Helga comentaba con genuina emoción
- Lena- escucho el grito de su jefe debía trabajar-
- ¿Van a querer algo? -
- Oh si, lo siento Lenita- continuo Helga-
- Quiero una de esas Hamburguesas que me diste la otra vez con aros de cebolla y una Coca-Cola-
- Lenita ¿crees que me puedan preparar de esa sopa de tomate que tanto me gusta? -
- Seguro que Big Ben podrá hacer una excepción Helga-
- Mark… Mark cariño- su hermano estaba solo observando a la morena frente a el- Mark- con cuidado puso una mano frente a el- Mark ¿me estas escuchando? - volvió a preguntar cuando él la miro, obtenido únicamente un asentamiento de cabeza- ¿quieres la hamburguesa que te gusta? -
- Si- contesto-
- Vale ahora regreso-
- No! - grito el pequeño casi cayendo al suelo al querer saltar tras su madre, si no es porque es atrapado por está a tiempo-
- Dios Matthew Lewis Alexander, no puedes saltar así-
- Mama- volvió a lloriquear en esta ocasión unas lágrimas bajaron de sus ojos al sentía la clara irritación de su madre-
- Ven cariño-



Lo acomodo en su cadera para ir al área tras el mostrador a dejar la orden. Pero esta vez paso tras las puertas dobles la cocina donde dejo a su hijo en el suelo el cual corrió hacia los chicos en la cocina. Todos allí conocían la pequeño que realmente entusiasta. El primero en doblarse y tomarlo fue el mismo Big Ben.



- Oh creo que tenemos sabandija ¿qué hace este pequeño ratoncito por aquí? – picando la barriga del pequeño
- Ben- le pequeño puso sus dos manos en sus rostro- apa-
- Lo debí imaginar solo viene a robar comida como ratoncito- tomo una papa frita para que el pequeño lo comiera-
- Big Ben crees que puedas hacer una sopa de tomate y una hamburguesa especial para Helga y Mark-
- Claro sin problema y las masas de pollo para este ratoncito haciéndole cosquillas al pequeño que se retorció en sus brazos-
- Si por favor, aquí está la orden completa-
- Claro, ahora sale-
- Ven Matty te vas a quedar sentado junto a Yulia si-
- ¡No! -
- Matthew! - sus ojos se pusieron cristalino tras la advertencia de su madre- amo mama- dijo sentándose
- También te amo mi bebe- dejando un beso en su coronilla- Regreso luego debo trabajar-



Cuando la comida salió ella le sirvió rápidamente. La familia comió tranquilamente para luego salir con la excusa que debían ir a decorar la casa. Antes de salir, Lena había visto como Yulia se dirigía hacia Big Ben. No sabía que habían hablado pero la morena regreso más que feliz de su conversación. El pequeño Matty había tenido una pequeña crisis al saber que tenía que dejar a su madre. El resto del día fue tranquilo y Lena solo esperaba terminar el turno y salir al estacionamiento. No fue hasta las 4:00pm que se concretó su deseo.



- Hey princesa, rusa- comentó la morena sentada sobre el capo de su auto-
- Creo que la princesa rusa eres tú no- camino hacia ella-
- No, tu pareces una princesa- logrando el sonrojo de la joven- ¿Entonces la llevo a su casa? -  intentando cambiar el tema y relajarla de nuevo
- Oh por favor muero por un baño-
- Pues a casa- abrió la puerta la luego acomodarse en el lado de conductor. La pelirroja solo no quería hacerse de ideas, ni sueño, ya la vida le había enseñado que la felicidad en su vida no era muy duradera.
- Le fue bien decorando la casa-
- Si, tienes que verla, incluso Mark saco algunas fotos-
- Tengo que verlo- se recargo sobre el asiento y siento como la oji-azul le tomo la mano y le dio un beso-
- Serán unas hermosas navidades ya verás Lenita-



Cuando llegaron quedo asombrada por la casa realmente estaba espectacular. Y se preguntaba como la pelinegra lo había conseguido todo sola y tan radio.  En el tejado de la casa había un trineo con los renos y el enorme Santa Claus que seguro era el que su hijo mencionaba. También había cientos de bombillas en el mismo que caían en cascadas por los laterales. Las columnas estabas decoradas con bombillas en espirales. El sendero que daba hacia la casa estaba ahora echo por un camino con enormes bastones de dulce que Lena estaba segura que en la noche se iluminaba. Las barandillas de todos los pisos tenías luces también y las puertas y ventanas iguales.



- Es increíble Yulia-
- En la noche cera el encendido- comento tras ella- debes ver por dentro- tomo su mano la halo hacia el interior de la casa-



Tan pronto abrió la puerta y vio el pasamano de las escaleras observo que tenía aguinaldos con luces. Toda la casa olía a rollos de canela y manzanas recién hechos. La chimenea en la sala tenia también aguinaldos y lo que destacaba en las medias que colgaba en ella con los nombres de todos bordados en diferentes colores. La casa estaba espectacular.



- Solo falta el árbol- comento la morena-
- El árbol- se giró- ¿no lo compraron? -
- No, te esperamos, así que sube báñate que iremos por un árbol de navidad-



Antes de subir no pudo evitar pasar primero por sus amores que rápidamente le contaron toda la aventura de decorar la casa para navidad. Tanto Mark como Matty estaba muy emocionados ante la oportunidad de decorar la casa y la pronta llegada de Santa Claus. Se dio un baño rápido antes de bajar con unos Jean azul oscuros ajustados y una blusa negra de manga larga a ajustada a su cuerpo. Sus cabellos estaban levantados en una cola de caballo.



- Bueno vamos-  comento al llegar a sala- vamos por ese árbol o no-
- Si!!!!!- Matty corrió hacia ella- mama upa- levantando sus manitas-
- Bueno ya que todos estamos listos vamos, podemos comprar algo de camino acá para cenar en casa y no tener que cocinar-



Salieron de la casa todos en el auto de Yulia. Para sorpresa de la pelirroja Yulia tenía un asiento instalado en su auto para el pequeño. No lo había notado cuando iba de regreso a su casa. Habían ido hasta el puesto de árboles de Timothy. El señor tenía una tienda de flores en el pueblo y todos los años era quien traía los enormes pinos al pueblo.  Tras dar vueltas en el arbolario finalmente Mark había señalado uno que le gustaba, un enorme y frondoso árbol de tal vez casi 8 pies y medios.



Cuando el árbol estuvo bien sujeto en el capo del auto. Regresaron no sin antes detenerse en una pizzería local y comprar una pizza familiar antes de seguir a su casa. Mientras comían Pizza iba poniendo los adornos en el árbol. El enorme árbol tenia cientos y cientos de luces de colores que prendían y apagaban mientras sonaba la melodía de los típicos villancicos navideños. Las esferas tenías colores rojos, verdes, azul y dorado. Por ultimo Yulia se subió en una silla y tomo al pequeño que pondría la estrella en la punta. Aunque al final la puso algo torcida y la morena la tuvo que enderezar.



- ¿Por qué haces todo esto? - pregunto una pelirroja que en se momento estaba acorrucada en el sofá frente la chimenea que era la única luz en la casa en ese momento que todos dormían-
- ¿No puedo hacerlo? - contesto la morena sentándose a su lado después de haberse dado un baño
- Es casi surrealista- simplemente contesto- aun no entiendo si quiera porque estás aquí conmigo-
- Repito, ¿no puedo? - la pelirroja solo rio con burla-
- Entiendo lo de Rusia- dijo viendo solo el fuego- un gusto, un capricho, estar con quien iba ser la esposa de tu padre- la morena la observaba intrigada- ¿y ahora? -
- Recuerdas cuando chocamos en la plaza roja realmente me pareciste la chica más hermosa del mundo, y cuando supe que estabas con mi padre me destrozo. Estar contigo fue maravilloso y por eso te propuse huir y Lena si me hubiera contado todo te juro que otra seria la historia.
- No había forma yo tampoco sabia y tenía que cuidar de Mark-
- Estuve resentida… mucho tiempo… pero realmente quiero esto Lena quiero estar aquí, con ustedes e internarlo-
- Creo que es demasiado bueno para ser verdad-
- Creo que lo piensas mucho Lena solo déjalo ser-
- Bueno creo- recalcando la última palabra por lo mucho que lo había usado en ese momento-  que hoy ha sido un día muy largo, es mejor ir a dormir. Mañana trabajo y ya son las doce-
- Oh rayos lo olvide, ¿Big Ben no te dijo nada? -
- ¿Decirme que? -
- Ya no trabajas-
- ¿Cómo que no trabajo? - casi grito
- Bueno si trabajas solo que tienes vacaciones, no trabajaras hasta el 5 de enero al menos.
- ¿Que? ¿Pero cómo? - estaba confundida con la noticia
- Hable con él y eres la menos que falta y pude días libres así que te los dio. -
- ¿Es un juego? - dijo incrédula-
- No anda llama-



La joven aun con duda tomo el teléfono y comenzó a marcar al Diner. Después de unos buenos cincos timbres escucho la profunda voz de Big Ben. Al otro lado de la línea.



- Ben soy Lena-
- Lenita ¿todo bien? -  se podía escuchar la voz preocupada del hombre al otro lado de la línea-
- Si, solo una duda- comenzó nerviosa- Yulia… Yulia ella me dijo que tú me… que tú me has dado días libres-
- Ah si eso olvide decírtelo antes de irte…. Ella hablo conmigo para que tuviera una linda navidad todos juntos. Tu eres quien menos pides día libres no me pareció mal-
- Pero… pero los otros, no se molestará por tantos días juntos
- Lo que los demás piense no te deben importar disfrutas te lo mereces, eh Miguel esos se queman idiota- grito en la cocina- te dejo Lenita sabes desde mañana estas libre hasta el 6 de enero a las 7:00am ya debes estar aquí.
- Gracias Ben- corto la llama mirando la morena- ¿Cómo lo conseguiste? - llevo la mano a su cabeza aun incrédula-



Realmente lo que la morena había hecho era hablando con Big Ben piándole las vacaciones. Cuando lo había hecho le había propuesto pagarle las dos semanas que la pelirroja estuviera fuera si es que tenía problema de dinero y no podía pagar las vacaciones o tener otra persona por ella. Big Ben le había indicado que no era problema y con gusto le daría las vacaciones a la pelirroja.



- No hice nada que ya Big Ben no pensara-
- Dios gracias, gracias- La pelirroja prácticamente corrió hasta arrojarse a los brazos de la morena-
- Lo pasaremos bien, unas lindas navidades en familia-
- Gracias Yulia-
- No hay de que Lenita-
- Pero creo que aun así debemos ir a descasar- Yulia sonrió y dejo que la pelirroja subieras las escaleras-



Lena subió y fue a ver como estabas sus chicos. Mark estaba más que dormido boca abajo con un brazo fuera de la cama. Entro y acomodo el brazo de su hermano para darle un beso en su frente. Luego fue al cuarto de su hijo que dormía extrañamente, boca abajo y con su trasero algo levantado. También lo acomodo correctamente y paso a su habitación por algo de ropa para ducharse y cambiarse. Justo cuando salía de la ducha escucho el llanto de su hijo.



- Matthew no podemos seguir así cada noche-
- Mama- lloriqueó su pequeño-
- Pero esos ojos me ganan- dijo ante de tomarlo y arrullarlo en sus brazos para caminar a su cuarto.



Cuándo los rayos del sol le picaban en los ojos comenzó a abrirlos perezosamente.  Miro por la ventada y debía ser pasada las 10:00am. Su pequeño aún estaba ferrado a ella. A veces se preguntaba si una parte de él pudo sentir que en algún momento ella lo quiso dejar. La forma en que el pequeño siempre sentencia la ausencia su madre era única. Siempre que ella se iba a trabajar él se despertaba antes, pero si ella no trabajaba dormía más con ella. Si se despertaba y su madre no estaba lloraba, era como si temiera que ella se fuera ir sin el en algún momento y eso le partía el alma.



- Mi hermoso niño- dijo acariciando el cabello de su hijo que comenzó a removerse ahora-
- Ma-
- Vamos bebe hay que levantarse-


Bajo las escaleras con su pequeño para encontrarse con Yulia jugando con Mark en la nieve tenía una feroz y entretenida guerra de nieve. Helga estaba en la terraza viéndolos.



- Ma allá-  su hijo quería ir también a jugar-
- Aun no, te tenemos que abrigar-
- No, yo juego-
- Claro que no primero se abriga-
- Ahhhh- grito su hijo cuando ya estaba abrigado y su madre lo dejo al pie de la escalera-
- Otro combatiente- la morena lo cargo para poder jugar con él.
- ¿Dormiste bien? - pregunto la mujer mayor
- Si, excelente, ¿todo bien acá? -
- Todo perfecto-
- Eso es…- dejo la frase a mitad cuando sitio un golpe frio en su rostro. La risa ahogada desde el patio- ¿eso fue un error cierto? – pregunto levantando su ceja
- Creo que mamá necesita más nieve- dijo la morena haciendo otra bola de nieve-
- No te atrevas Volkova- se levantó, pero sintió otro golpe de otra dirección entonces vio a su hermano que le había tirado una bola de nieve- oh no ahora verán-



El pelirrojo salto al terreno haciendo su propia munición, al ver eso su hijo corrió a sus lado para jugar con ella.  Entre los cuatro comenzaron a lanzar bolas de nieves que no causeaban real daño y más bien terminaba mojando todas sus ropas. Al final habían terminado tirados en el suelo el suelo haciendo ángeles en la nieve y muñecos de nieves.



Helga realmente estaba disfrutando ver como ellos se divertían. Como una pequeña familia. Si su Yulia era feliz ella era feliz después de todo era la promesa que una vez le hizo la madre de Yulia. Que su hija fuera feliz, que la criara como la había criado a ella. Helga se había equivocado en no ver el destino de Larissa al lado de Oleg, pero estaba empeñada a que ahora no cometiera ese error. Su Yulia sería feliz con su verdadero amor y creía que ese era Lena. Había visto los ojos de la morena en Rusia como veía la pelirroja y ahora podía preciar más a la joven sabía que era noble. Deseaba lo mejor para las dos.



Los chicos habían almorzado en el patio pollo frito una receta que Lena había aprendido de una vecina. Según el mejor pollo frito al estilo cajun directo de New Orleans, Luisiana. Todos había disfrutado del pollo frito. Pero cerca de las 6:00pm ya el sol se estaba poniendo y la noche se tornaba más fría.



- Creo que esos chicos deben tomar un baño ahora- dijo la mujer-
- Si, los llevo ahora- omento rápido Lena-
- Nada de eso Yo puedo Lena-
- Pero…
- Nada- tomo al pequeño que bostezaba aun sentado en el suelo algo mojado por la nieve y le tendió la mano a Mark que se despidió de Yulia y Lena de beso-
- Un baño con un sándwich y vaso de leche con chocolate y los dos dormirán hasta mañana-
- Creo que nos han dejado solas- comento la morena mientras la abrazaba-
- Oh tú crees- se giró- pero estoy hambrienta debemos comer algo-
- Puedo pedir pizza-
- Creo que vivir tanto tiempo sola en New York te ha mal acostumbrado-
- Que te parece si nos bañamos y luego vamos a comer, ¿debe a ver algún restauran aquí o no?-
- Mmmmm, de hecho, la pizzería tiene una pequeña terraza y sirven comida italiana, nada sofisticado claro- aclaro rápidamente
- Entonces ¿un baño y vamos?-
- Supongo que podemos-



La morena había subido corriendo a darse un baño. Antes de entrar a su cuarto pudo ver por la puerta semi abierta de la pelirroja como mecía a su hijo para dormirlo mientras tarareaba una canción. El pequeño que batallaba con el suelo miraba a su madre con esos pequeños ojos llenos de amor. En definitiva, la mejor decisión que había tomado era dejar libre a Lena, lejos de su padre había sacado el verdadero ser de la mujer más joven.



Luego de unos cuantos minutos bajo lista. Bajo las escaleras lista para una salida con la pelirroja. La encontró en la cocina junto con su nana, se reía, estaba hermosa, realmente se veía mucho más joven ahora con el cabello natural.



- ¿Lista? -
- Claro, solo le preguntaba Helga si no había problema que velara a los chicos un rato-
- Vayan sin problema aquí me quedo yo-
- Gracias nana-
- Entonces, ¿qué has hecho estos casi dos años? - pregunto la pelirroja para cambiar el ambiente en el auto-
- Lo de siempre fotos, nada más emociónate que eso-
- Pero, es lo que amas así que no tiene nada de malo-
- Si, supongo-



La realidad que hacía tiempo que la misma morena sentía que algo le faltaba. El simple hecho de sacar foto ya no le llenaba como antes. Solo hacia su trabajo y era glorificada como siempre, pero sin embargo sentía que no era igual. Sentía que sus fotos ya no tenían el mismo sentimiento que cuando había comenzando. Tal vez necesitaba alejarse un poco y volver hallar un nuevo foco.



- Entonces este es restauran del pueblo-
- Venga no es como si fuéramos al mejor de Manhattan, pero si-
- De acuerno no juzgare-
- Lenita hola- el mesero en la entrada rápido salido a la pelirroja, ventajas de vivir en pueblos pequeños-
- Hola Héctor- se acercó y le dio un beso al chico en la mejilla
- ¿Pizza? - pregunto el chico rápidamente, caminado tras el mostrador-
- De hecho, ¿hay mesa en la terraza? - le chico entonces se fijó en la morena tras ella-
- Claro, vamos-



La pequeña pizzería del pueblo tenía en la parte trasera con vistas a los campos de del pueblo. La iluminación era tenue únicamente por un par de luces que parecía de estilo navideño únicamente clear que estaban en el techo. Las mesas cuadradas con manteles blancos, tenía un frasco de cristal en el centro con una vela que le iluminaba mejor la mesa.



- Esto es lindo- comento la morena-
- Sí, es lindo me gusta más en verano, cuando no me muero de frio-
- Has venido otras veces… con…-
- Helga, Mark y Matty- la joven rio cuando vio los obvios celos en la morena- cuando queremos salir de lo cotidiano-
- Oh entiendo-
- Menú- dijo el chico-
- ¿No hay vinos? - menciono la morena recibiendo una risa nasal como contestación de la chica frente a ella. Era la risa más encantadora que le había escuchado. Frente a ella estaba una chica libre sin preocupaciones como jamás había visto-
- Lo sé, es un sitio familiar-
- Y que tomamos-
- Soda, agua, jugos, esas cosas Yulia-
- Claro- ambas hicieron su orden. Pero la morenera se quedó pensativa- recuerdas el restaurant que sirvió en tu boda- rápidamente noto la tensión en la pelirroja, es Victorias. Las dueñas de ese restauran se casó con una chica de pueblo algo así y abrió un restaurant en el pueblo de su esposa, no vendría mal algo así aquí-
- ¿Un restaurant Lujoso aquí? -
- Bueno el que ella abrió en el pueblo no era lujoso, era familiar, pero con variedad de platillos, yo la conozco podría proponerle hacer algo aquí-
- No creo Yulia, aquí está el Diner, no se necesita algo así.
- Bueno supongo que tienes razón-
- Su comida- interrumpió el mesero después de un rato



Lena había pedido spaghetti ala boloñesa mientras que la morena comería una lasagna tradicional, ambas con dos vasos enorme de coca- cala al lado. Si algo le molestaba a la morena era que no había reales platos italianos sino las típicas pastas de Italia. Ya la pelirroja le había dicho que realmente allí no había restaurant y pues se debía a acostumbrar a eso. La cena estaba siendo mas que amena para ambas. Lena se veía relajada, hablando sobre ella, Mark y Matty. Le platico de varias anécdotas que habían ocurrido allí con los chicos.



- Aun es difícil ir tras el por toda la casa, pero ahora tiende a estar más pegado a mí- dijo tras terminar de contarle los primeros pasos de Matty que más bien había sido el Maratón del pequeño-
- Si, se nota que ama correr-
- ¿Oye no crees que ya debemos volver? -
- Si, supongo que podemos volver-



Yulia pago la cuenta aun cuando la pelirroja debatió por pagar su parte, Yulia no la dejo ella había invitado así que ella pagaba. El camino a la casa fue silencioso, pero, extrañamente cómodo, amabas se sentía a gusto con la otra y una extraña sensación de anticipación bañaba el ambiente. Lena no podía de dejar de morderse el labio inferior nerviosamente mientras con su dedo pulgar doblaba el resto de sus dedos. Por otros lados la morena tamboreaba con sus dedos sobre el volante.



- Bueno ya hemos llegado. - comento ya en el porche de la casa
- Gracias por la cena y noche Yulia-
- Qué opinas si entramos, sé que en la primera cita no se debe pasar, pero vivo aquí- Lena rio ante el comentario y sintió sus mejillas enrojecer ante la idea de primera cita-
- Claro entremos-



La casa estaba a oscuras, pasaba de las 11:30pm así que suponía que todos debía estar durmiendo. Subió lentamente las escaleras y se aseguró que todos estuvieran durmiendo. Mark estaba durmiendo en una posición algo extraña otra vez, pero durmiendo, Matty fue quien le partió el corazón el pequeño aun tenia las marcas de las lágrimas en sus ojos. Al parecer alguien se había quedado dormido llorando por su madre.  Cuando termino de cerrar la puerta del cuarto de su hijo sitio las manos en sus caderas.



- Pregunta. ¿Dónde se da el primer beso? No tengo practica con esa de las citas- le dijo una vez había girado a la pelirroja y la tenía acorralada contra la puerta, muy parecido a la primera vez. Incluso Lena se sentía igual de nerviosa-
- No…no…se soy tan novata como tu. -
- Pues creo que si se puede-
- Yulia espera… no creo que sea correcto…-



Las palabras murieron en los labios finos de la pelirroja cuando impactaron contras los llenos de las morena. Ansiosa de su sabor no paso mucho tiempo que la oji-azul paseara la punta de su legua por los labios de la más joven pidiendo el permiso para entrar, el cual fue concedido de inmediato. El sabor al tiramisú que había comido de postre aún estaba en la boca de la pelirroja y se deleitaba con su sabor. La presiono más fuerte contra la puerta queriendo unir su cuerpo con el de ella. Llevo sus manos las caderas pecosas uniéndola a las de ella mientras profundiza aún más el beso. Lentamente fue bajando las manos hasta llegar a su trasero dándole un fuerte apretó, bajo un poco más sus manos hasta los muslos y haciendo acopio de su fuerza la levanto para volver a apretar su trasero. La pelirroja gimió en su boca envolviendo sus manos en su cuello.



A paso lento Yulia fue caminado hasta su habitación la abrió sin mayor esfuerzo para volver a cerrar la puerta y caminar con la chica en sus brazos hasta su cama donde la deposito con cuidado. Repartió besos desde sus labios bajando por su mentó hasta la parte del cuello que la blusa de cuello alto le permitía. Sus manos iban subiendo por el costado de la misma e iba sintiendo como la sedosa piel pecosa que se erizaba según era siendo tocada con la punta de los dedos.



- Yulia espera- comenzó a decir tratando de llegar a un pensamiento racional-
- ¿Por qué? ¿Qué? - la morena solo quería sacar las estorbosas prendas y continuar su tarea-
- No, no debemos, los chicos… Helga-
- Están todos dormidos, si podemos-  había pasado por cuerpo de la pelirroja hasta llagar a su vientre y compensar a dejar besos en el área del vientre-
- No Yulia ellos-  sintió como los besos húmedos iba subiendo al igual que su blusa de lana hasta llegar cerca de sus senos- al diablo- termino diciendo antes de sujetar con fuerza la cabeza de su amante.



Con habilidad Yulia saco la blusa de la joven dejando a su vista los tersos senos blancos bañados con pecas. Era aún más grande de lo que recordaba y se preguntaba si la maternidad tendría al que ver con ello.  Los senos se movían a los compas de su respiración acelerada. Beso la piel expuesta de sus senos antes de bajar la copa del sostén y liberar el seno derecho.  Su pezón estaba erguido duro, la boca de la morena se hacía agua ante la visión, ante la invitación. Sin dudar se lo llevo la boca chupando y pasado su lengua por toda la rosada aurora que ahora era aún más oscura.  De los labios de la pelirroja salió un sutil suspiro, como si quisiera reprimir algún Gemido.



Continúo degustando el sabor de la pelirroja. Mientras con su mano izquierda sacaba el otro seno y lo masajeaba el pezón, su mano derecha fue hasta la espalda para poder desabrochar el sostén, pero al no poder la misma pelirroja se levantó ella misma sacando su blusa de lana y el sostén y comenzando a sacar la ropa de la morena. Se podían sentir el desespero cuando con cada prenda que retiraba del cuerpo moreno dejaba un leve rasguño con sus uñas.



Una vez sin ningún obstáculo en la parte superior la morena la volvió a recostar besando sus labios. Deslizando sus besos por la mandíbula y luego pasando la lengua por el cuello pecoso. Volvió a llegar a los pechos de la joven y mordisqueo el área para continuar bajando mientras escucha la respiración pesada. Subió las manos hasta los senos y amasándolos y apretándolos mientras jugaba con su lengua en el ombligo de la menor.



Finalmente, sus manos bajaron para desabrochar el pantalón. Sentía como la pelirroja pateaba sus botas para sacarlas. Al lograr desabrochar el botón del pantalón y bajar el cierre comenzó a bajar la prenda. La pelirroja levanto la cadera ayudándola con la tarea. Con facilidad bajo el pantalón junto con la ropa interior de la joven. Con gran habilidad saco su propia ropa. Subió los besos desde la punta de los dedos de los pies y comenzó a subir por las piernas. Dejaba besos húmedos al subir, al llegar a sus blanquinosos muslos dio pequeños mordiscos en el área logrando escuchar gemidos más profundos de la mujer bajo ella. Los suspiros que lograba arrancar de la pelirroja era su mayor motivación. Finalmente separo aún más las piernas de la joven antes de hundir su cabeza entre las piernas.


Lena se arqueo cuando sintió la presión de la húmeda lengua de Yulia en su centro. Había presionado su centro con la lengua antes de darle una larga lamida en toda el área. Los dedos de la menor se enterraron en la oscura cabellera haciendo más presión con su centro. Tomo el clítoris entre sus labios, chupándolo para luego volver a jugar con él. Su lengua recorría toda el área dando largas lamidas e introduciéndose en sexo. Jugo un rato más con su clítoris antes de introducir dos dedos en ella sin aviso.



- ¡DIOS YULIA! - gimió alto-
- Realmente extrañaba estar contigo mi hermosa- le susurro volvió a la altura de la pelirroja aun relamiendo sus labios que brillaban con la clara excitación de Lena-



Había acomodado su centro contra el muslo de la más joven y hacia fricción contra él mientras el ritmo de sus dedos aumentaba en cada embestida.  Sentía las manos pecosas como apretaba su trasero. Las paredes vaginales de Lena se apretaron en sus dedos sintiendo como el orgasmo sacudía el cuerpo pecoso bajo ella, tal vez demasiado pronto pero también sabía qué hacía años que la pelirroja no tenía ningún tipo de relación sexual.




- Mi turno- dijo la pelirroja al darle vuelta y ahora estar ella arriba.



Una sonrisa pícara se formó en los labios de ambas y sintió como los besos de la pelirroja comenzaba a bajar por su cuello y se entretenía en sus senos. Una de sus manos masajeaba su seno izquierdo mientras la otra comenzaba a jugar entre sus pliegues húmedos por la excitación y la fricción antes hecha. Realmente iba ser una buena noche para ambas.



****************************************



La morena no estaba segura que hora era cuando un fuerte llanto la despertó. Sintió como el cuerpo entre sus brazos se removía. Lena salto de la cama y la vio tomando su ropa interior y la blusa con la que tenía en la noche. Luego la vio salir disparada de la habitación. La morena se giró mirando al techo realmente había amado dormir con Lena entre sus brazos después de pasar horas haciendo el amor, porque debía de llamarlo así. Cuando vio que los minutos pasaban y la pecosa no regresaba ella misma se vistió y salió a buscarla. No estaba en cuarto del bebe, así que se asomó en el cuarto de la pelirroja y allí estaba con el pequeño acostada en su cama.



- Hey, no volviste- le dijo
- No quería molestarte- le contesto-
- No es molestia- vio como el pequeño aun tenia lágrimas en sus ojos y su cabeza se hundía mas en el pecho de madre- puede unirme- la sonrisa se le dibujo en los labios de Lena-
- Si claro-
- Que envidia hombrecito- dijo viendo como el pequeño se hundía mas entre los pechos de su madre para luego darle un beso en su cabeza-
- El aun no le gusta dormir del todo solo, si se despierta y no me ve eso lo enloquece, a veces pienso que realmente sintió en el vientre como llegue a pensar dejarlo y teme que lo deje-
- Eso jamás pasara campeón, tu mama te ama mucho y jamás te dejara-
- Jamás te dejare mi vida- le dijo acariciando a su hijo-



La morena se levantó para darle otro beso en los labios a la pelirroja, para ambas dormir juntas al pequeño. En la mañana al despertar se encontró sola en la cama. Aun podía sentir el olor de Lena, pero la cama estaba fría así que hacía rato que se había levantado.




- Buenos días- dijo al ver a la pelirroja dándole el desayuno a su hijo, el rodio con sus brazos dándole un beso en el cuello.
- Buenos días- contesto entre risas-
- ¿Aun nadie se levanta? - pregunto sentándose a su lado-
- No, bueno creo que escuche a Helga, supongo que bajara en cualquier comento y Mark parece que aun duerme-
- Solo el pequeño hombrecito de la casa es madrugador- estiro su mano hasta hacerle cosquillas en el cuello al bebe-
- ¿quieres que te sirva el desayuno? -
- Yo puedo hacerlo-
- Hice omelette con tocino tostadas y avena-
- Dios esto es manjares de Dioses- dijo tras servirse y sentarse nuevamente al lado de Lena que comida de su desayuno mientras le daba avena a su hijo-
- Hoy es noche buena- comento la pelirroja-
- Mmm lo sé, aunque para mi fuera noche-
- Eres una pervertida-
- No decías lo mismo anoche- le dio otro beso en la mejilla, antes de escuchar el carraspeo de la garganta al alguien entrar a la cocina-
- Buenos días Nana- dijo rápido la morena-
- Muy buenos para ustedes como veo- su tono era severo pero una ligera sonrisa se pintaba en sus labios-
- Te sirvo Helga-
- Bela- dijo alegre el pequeño
- Hola mi hermoso niño-



El día estaba siendo Perfecto. Mark se había levantado más tarde y ese día no había podido salir a jugar en la nieve parecía querer pescar un resfriado. Pero eso no evito que estuviera todo el día junto a su hermana y la morena jugando en el suelo de la casa. Helga los observa a lo lejos y le parecía un linda y pequeña familia.



- Len- Mark había entrado a la habitación casi a tropezones- navidad- dijo más que entusiasmado
- Mark no puedes entrar así- la noche anterior había vuelto a dormir con la morena y a pensar que Matty había llorado cuando se había dormido lo puso en la cuna para volver a sus actividades extra navideñas-
- Leni, navida- ahora la mirada con sus ojos algo triste por el regaño. Por suerte ambas se había vestido-
- Está bien amor vamos ahora ver los regalos que dejo santa-
- Lena- la moren se removió en la cama-
- Levántate que santa llego y los chicos quieren sus regalos-
- Mmm ya me levanto- abrazándose a su cintura-
- Oh vamos Yuls, es navidad-
- Ya me levanto- restregó sus ojos-
- Mama!- el grito del pequeño resonó en toda la casa-
- Si hora de levantase- si convencida al escuchar a Matty



Ambas fueron hasta el cuarto del pequeño que parecía más alterado por despertar en su cuna y no en los brazos de su madre. Solo se calmó cuando le dijeron que ya Santa había llegado. Su llanto había cambiado a una gran carcajada listos para bajar por sus regalos. Todos estaban sentados en el suelo viendo los regalos. Matty estaba con su pillamita de santa Claus, Yulia tenía una piyama de pantalón largo rojo y una blusa también roja de mangas largas, Lena por su lado tenía su pijama corta, sus pantalones cortos y su blusa de tirante ambas color rosa ambas, Mark tenia pantalones largos a cuadros color vino con negro y una camisa de los Cavaliers, Helga llevaba una bata azul turquesa y su cabello en un moño alto.



Los regalos estaban siendo desenvuelto entre ropa nueva para todos. Y montones de juguetes tanto para Matty como para Mark. El regalo favorito de Mark había sido su bate nuevo y claro un balón de baloncesto pese que no practicaba mucho ese deporte, igualmente amaba jugarlo. También Yulia le había regalado un canasto para jugara, varias bolas de baseball junto un guante nuevo, una gorra de los Cleveland Indians y otra de los Red Sox después de todo era su equipo favorito. Quiso regalarle una de los Yankees pero Mark odia al equipo así que se tuvo que aguantar.  No pudo tampoco evitar comprar un arco y una pelota de football para que aprendiera a jugar ese deporte en algún momento con ella una vez el deshielo comenzara.



Por otro lado, Matty había tenido más que un juego de Legos, autos a control remoto y casi la misma cantidad de artículos deportivos que su tío. Después de todo ambos compartían el amor por el deporte. Sin embargo, el regalo que parecía más gustarle al pequeño fue la caminata estilo hummer que Yulia le había regalado en la que él podía subir y manejarla. Cuando la morena lo puso sobre la camioneta le pequeño había enloquecido corriendo por toda la estancia.



El día era uno soleado y perfecto así que habían salido a jugar a fuera. El día era perfecto para eso y lo había aprovechado. Una perfecta cena navideña no pudo faltar cuando todos se sentaron a comer el pavo, el puré de papa, los vegetales y el pan recién hecho. Lo que menos le había gustado a la morena fue la llegada de Buck a la reunión. Y no había perdido oportunidad para demostrar que ahora era ella quien estaba con la pelirroja cuando en cada oportunidad ponía sus manos sobre la cadera de la joven o le daba un beso en sus mejillas.




- Ya creo que Bucky entendió que quieres estar conmigo Yulia- le comento la pelirroja dándole un pequeño empujo cuando se disponía a servir un poco de ponche, pero la morena estaba casi sobre ella mirado de manera desagradable al chico. -
- no, “no quiero estar contigo” estoy contigo- comento aun ceñuda-
- vamos es navidad solo amor y paz. - le dijo pasándole una taza-
- tonto Buck- dijo de forma burlona-
- ya déjalo-



Despidieron el año en la casa con una pequeña fiesta donde solo estuvieron ellos y habían invitado a Big Ben con su esposo. Lena adoro que por primera vez en muchos años volvía a tener una familia con quien compartir momentos como ese. Sobre todo, amo el poder dar el primer beso de año nuevo, cuando las campanas dieron las 12:00am sin que nadie se diera cuenta la morena la había pegado a ella y besado lentamente prometiéndole muchos años más así. Después que todos se fueron no habían perdido oportunidad de subir a la habitación para comenzar el año amándose



Las vacaciones de invierno para la pelirroja parecían pasar rápidamente. En un abrir y cerrar de ojo ya había recibido el nuevo año. Esos días para ella había parecido un sueño junto a la morena y temía despertar y que nada fuera cierto. Sin embargo, todo los días que despertaba y sentía los brazos de la oji-azul a su alrededor aun cuando solo había dormido para ella era la experiencia más maravillosa que había vivido.




- Yulia- comento en medio de la oscuridad esa era su última noche antes de que al siguiente día volviera a su trabajo-
- Mmm- se pegó más al cuerpo pecosa enterrando su cabeza en el pecho de la pelirroja-
- ¿Es enserio? -
- ¿Qué cosa? -
- ¿Enserio quieres estar conmigo? -
- ¡Estoy contigo! – contesto soñolienta
- Ya… pero como… mmm pareja ya sabes-
- Mmmm Lena… duerme hablamos de eso mañana cuando las dos estemos bien despiertas-
- Ya…- la duda seguía en su cabeza-
- Pero ¿es de verdad? -
- De verdad Len-
- Yulia- volvió a decir después de un rato-
- Dime-
- Te quiero… mas… creo que… te amo- dijo casi en un susurro-
- También Lenita- suspiro aun entre sus senos-



Cuando su reloj sonó la mañana siguiente se estiro en la cama buscando el calor del cuerpo que en los últimos días la había acompañado. Estiro el brazo, pero no estaba allí. Abrió los ojos perezosamente y miro toda la habitación, no había señales de Yulia. Termino de Levantarse tenía que cambiarse para regresar a su trabajo, suponía que la morena estaría en la planta inferior haciendo el desayuno como últimamente. Pero desagradable fue la sorpresa cuando buscando ropa vio que nada de la morena estaba. Bajo las escaleras casi corriendo, no estaba en la cocina, ni en la sala ni en patio, cuando vio el lugar donde había estado su auto ya no estaba.



Tal parece que alguien más había dado por terminadas sus vacaciones y con ellas sus aventuras navideñas. Sitio como las gotas calientes bajan por sus mejillas en contrate con el clima gélido. Sentía que hacia surcos en sus mejillas. Había sido una tonta en confiar en Yulia. Todo estaba claro cuando la noche anterior no le había querido contestar ninguna pregunta. Sintió como su corazón se estrujo más pues llego a pensar que realmente la morena la amaba pese a todo que ella de ella.



- Lena te vas a congelar, entra no vale la pena- escucho la voz de Helga-
- ¿La viste irte? -
- No, bueno, no hasta que el auto ya se perdía por la calle-
- Entiendo-
- Entra cariño- volvió a insistir la mujer mayor-
- Si, las vacaciones y las aventuras se acabaron- dijo para entrar y cerrar la puerta tras ella.



Lo se, se que ha pasado un largo tiempo. Lamento no estar tanto por aquí y de hecho yo no he estado subiendo los capítulos porque desde el huracán no he tenido servicio de internet y algunos servicios aún son intermitente como es el agua potable. Si los capítulos han llegado es gracias a una gran y excelente amiga  Lesdrumm o amtes Jemmaling, quien me ha estado haciendo el favor de subirlos por mí, dado que con mi celular se me ha hecho difícil entrar a la foro, pero se los he podido enviar a ella por mail y ha sido más fácil. Así que todo esto agradézcanselo a ella porque yo lo hago infinicamente. Espero no tener mas incoveniente y estar mas por aqui sin más complicaciones, pero al menos saben que continuare escribiendo. Espero que tenga unas felices fiestas y un feliz año nuevo también. Espero que tambien haya pasado una feliz navidad y año nuevo. Lamento de verdad la tardanza y espero que valga pena la espera
avatar
love for volkova

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 26/09/2015
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por Kano chan el Vie Ene 19, 2018 8:53 pm

Mmmmmm por qué lo dejaste así !!!?
Más le vale a Yulia que tenga una buena explicación para todo !!!!!
Haha me ha encantado por cierto !!
Éxitos y saludo
avatar
Kano chan

Mensajes : 291
Fecha de inscripción : 08/05/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por andyvolkatin el Sáb Ene 20, 2018 10:47 pm

Hola Very Happy
que buen capitulo
porque Yulia se fue de imprevisto
no creo que haya querido dejar a Lena
tiene que haber un asunto de fuerza mayor
gracias a ti por seguirla y a tu amiga por subirla
ojala todo mejore pronto y puedas subir pronto
ANIMO!!
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 525
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por love for volkova el Dom Feb 25, 2018 2:33 pm

Capitulo 11: Who Gonna Win? Who Gonna Lose?



*5 meses después*



Junio, comienzo del verano



La morena estaba en su nueva camioneta por el camino que daba al pueblo. Después de su partida en enero había tenido que trabajar arduamente. Quería terminar todos los trabajos pendientes y estar libre. Según iba tomar unos años libres para definirse, pero lo que realmente deseaba era poder establecerse por fin con Lena.



Su trabajo la había tenido estar cerca de tres meses en la sabana de África. Tan pronto ella había salido de Ohio tomo un vuelo África. Luego de esto estuvo un mes en Madagascar y su último trabajo había sido en la Amazona del Brasil. Todo ese tiempo lo único que pensaba era volver a Ohio y estar con la pelirroja, con su hijo, Mark y la nana.



Cuando su avión aterrizo desde Brasil a New York no lo pensó más de dos segundos de ir a su apartamento en Manhattan hacer más de 4 maletas con todas sus cosas y comprar una camioneta para irse directo a Ohio. Sus trabajos estaban terminados y no debía nada era hora de hacer su vida, de por fin ser feliz con la persona que amaba.



Se sentía agotada. El viaje desde New York al pueblo era más que largo, pero lo haría siempre que pudiera llegar donde LENA.  Era cerca de las 3:00pm cuando por fin su camioneta se detuvo frente la casa. Se podía notar el cambio del invierno al verano. El patio delante de la casa había algunos juguetes esparcidos que seguro eran de Matty y otros de Mark. Salto de la camioneta con una sonrisa genuina en sus labios y se dirigió a la puerta.  Dio tres toques rítmicos y espero que alguien abierta, pero nadie abrió. Repitió la acción, pero el resultado fue el mismo resultado. Observo por las ventanas, la casa parecía vacía, era sábado después de mediodía Lena debía estar, todos debía estar.



- Eh- grito alguien desde la calle- si buscas a alguien hay no los encontraras-
- ¿Por qué? - dijo bajando hasta el hombre mientras cubría el sol con sus manos-
- Todos están el parque hoy hay juego-
- Oh gracias-



Claro Mark juagaba Baseball, seguro estaban todos allí en el partido. Monto nuevamente su camioneta y salió directo al parque. Sentía su corazón retumbar en su pecho con la emoción. Seguro sería una gran sorpresa para todos allí verla y esta vez seria para siempre. Se detuvo en el parque donde realmente había una enorme cantidad de autos y de personas allí.



Bajo lentamente y observo primero las gradas. Con su mirada las barrio tratando de encontrar a la pelirroja hasta que la encontró. Tenía un jean azul claro como si fuera gastado y una camisa blanca en cuello V que se levantaba un poco dejando ver parte de su piel blanca cuando levantaba las manos para gritas. Su cabello estaba recogido en una gorra azul de baseball. Ella estaba parada y gritaba emocionada. A su lado pudo ver a Helga que tenía en su regazo al pequeño Matty con la misma gorra que ella aplaudiendo feliz.



Su mirada fue al campo de juego entonces lo vio en el montículo del lanzador. Mark estaba allí. Con su uniforme blanco con líneas rojas y una gorra azul. Era un uniforme muy parecido al de los Red Sox. Mark ya no parecía aquel chico con problemas y retraso metal. Se veía como todo un hombre su rostro serio solo miraba a su cátcher esperado la señal correcta para lazar. Hizo un movimiento de cabeza aceptado el lanzamiento y todo su cuerpo se posiciono, como un profesional, lanzo la pelota que zumbó en el aire por la fuerza y rapidez. El parque estallo en gritos con el ampáyer grito el out sacando el bateador del plato de bateo. Otro jugador se acercó listo para su turno.  Miro el Marcador y vio que los locales ganaban 8 carreras a 5 y estaban en la baja de la novena entrada, un hombre en segunda y si leía bien el pizarrón tenía dos out. Eso quería decir que si Mark sacaba a este jugador el juego acaba ganando como locales. Se recostó sobre su camioneta y observo.



- Vamos Mark- escucho el grito de Lena-



Mark era un excelente lanzados y rápidamente había puesto el conteo dos strik a cero. Haciendo que el bateador abanicara en una ocasión y en otra batera al área de fout.  Solo necesitaba uno más y el juego acaba. Yulia se sentía orgullosa de ver aquel chico allí siendo tan distinto. Siendo lo que él estaba destinado ser. Lanzo la bola tan fuerte que el bateador ni la vio pasar. El grito del ampáyer fuer tan fuerte diciendo Out como el grito de todos allí. Celebrando la victoria. El mismo Mark lanzo su gorra hacia arriaba dando brinco esperando a sus compañeros que rápido se arremolinaron sobre él. Lena salió corriendo a su encuentro. Se podía ver lo orgullosa que estaba de su hermano. Justo cuando Yulia pensaba acercarse a ellos vio como Bucky iba tras Lena y la levantaba abrazándola de la cintura mientras daba vuelta con ella. Casi juro que vio un beso entro ellos.



Su mandíbula se tensó, prefirió darse vuelta y volver a su camioneta. Condujo de regreso hasta la casa y se quedó allí. Sentía cada musculo de su cuerpo tenso. ¿Por qué había pensado que la iba esperar? Se había ido y jamás llamado ni comunicado. Solo había dejado una tonta nota donde decía que se tenía que ir y regresaría en un tiempo. Imbécil en pensar que una explicación tan simple bastaría. Debió llamar explicar decirle que la ama y que solo quería dejar todo en orden, pero no como una estúpida se fue sin decir nada.



Después de estar minutos peleando con su interior el sueño del largo viajo le gano. Termino cayendo en un sueño inquieto donde Lena le decía que ahora estaba con Bucky por que siempre le había interesado el dinero y era tonta si había creído lo contrario. Que Buck tenía mucho dinero por haber sido un jugador de las grandes ligar. Era ridículo ella tenía más. Estaba dispuesta a ignorar el hecho de que Lena no la amaba y se quedara junto a ella, aunque fuera por interés estaba segura que en algún momento podría hacer que la amara. Le suplicaba una y otra vez que la eligiera a ella, que no le importaba que tenía más dinero, pero Lena simplemente no la aceptaba. En la angustia de su sueño algo la despertó.



- Levanta las manos lentamente y ponlas sobre el volante- una voz fuerte y femenina la trajo de la inconciencia.
- ¿Qué? - pregunto aun desorientada en la oscuridad de la noche, ¿en qué momento anocheció? pero al ver hacia su izquierda vio un destello plateado. Una pistola-
- Dije manos lentamente sobre el volante-  la voz sonó autoritaria.
- ¿Me piensas asalta? -
- Soy oficial y no lo repetiré otra vez, manos en el volante- Yulia debió la vista logro ver en la cintura del pantalón de la mujer la placa de policía.
- Escuche oficial yo vivo aquí- dijo mientras obedecía a la mujer que le apuntaba-
- Bueno conozco a todo lo que viven aquí y jamás te había visto, ahora quiero que gires lentamente y saca las manos poniéndolas sobre la parte fuera de la puerta. -
- Oficial enserio-
- Haga lo que ordene- sin más remedio Yulia saco las manos poniéndola sobre la parte fuera de la puerta de la camioneta. - abre la puerta y sal lentamente- Yulia salió y levanto las manos- ¿Qué haces aquí?-
- Lucy- esa voz si era conocida para la morena y giro la cabeza para ver Lena con un Matty dormido sobre su pecho. A su lado estaba Helga y Mark. Justo tras ella estaba Bucky inclinado sobre su auto. - Ella en cierta forma si vive aquí- completo la pelirroja-
- Ves vivo aquí- vio como la otra mujer guardaba su arma.


Lena paso por su lado sin siquiera darle una mirada. Pero aun la mujer policía no le quitaba los ojos de encima. Mark había corrido hacia ella y le dio un beso junto a un abrazo antes de entrar tras Lena, aun trae su uniforme puesto y parecía ahora no guardarle ningún rencor. Por fin La oficial se giró para también entrar la casa.



- Oh niña regresaste-
- Hola nana-
- Tal vez demasiado tarde- dijo finalmente tras darle un beso-
- Bucky- dijo burlonamente acercándose al hombre-
- Vaya regresaste eh-
- Si y ahora para siempre tenlo claro- el hombre sonrió y negó con la cabeza-
- yo no soy de quien debería estar preocupada si fuera tu-  se giró- que pases buenas noches Yulia-



Yulia entro la casa a paso lento en la sala no había nadie todos parecía estar en la terraza. Camino hasta allá sintiéndose una extraña allí. Vio a la mujer policía. Usaba botas, un jean y la camisa oficial del policía del condado. Lo que la hacía una simple policía de condado. Su cabello castaño estaba en una trenza que casi sobre su hombro derecho y usaba un sombrero vaquero. ¿Será que ella cree que esta en Texas? Se preguntó la morena.



- Luciana, ella es Yulia Volkova, ella es la dueña de la casa. Yulia ella es Luciana, Luciana lleva unos meses aquí-
- Mucho gusto- dijo la mujer extendiendo la mano, pero sin moverse del lado de Lena- lamento lo de hace rato-




Luciana Duncan (La familia Duncan es la familia más rica de Texas y es la #10 en Estados Unidos, lo expresado aquí sobre los valores familiares no representa los verdaderos valores de la familia, desconozco los valores de esta familia y todo lo expresado aparte de su nombre y posición económica es solo ficción para la historia) era una mujer de 29 años nacida en El Paso, Texas. Su madre una inmigrante mexicana y su padre un verdadero Cowboy de Texas, más conocido por sus rodeos y ser un casanova. Su padre había tenido un par de venturas con su madre sin intenciones de más por ser inmigrante. Tras nacer su padre y la familia de su padre racistas negaron relación con ella, después de todo el padre de Luciana seria el heredero de la fortuna e imperio Duncan y para evitar cualquier reclamo amenazaron la joven mujer con deportarla si decía algo. Si era deportada ella regresaría México, pero su hija se quedaría porque había nacido en USA. Aunque no había entrado de manera ilegal, sabía que los Duncan tenia los recursos para deportarla. Cuando Luciana tenía 12 años su madre falleció cuando unos hombres asaltaron el supermarker en el que ella trabajaba de noche. La familia Duncan no quiso hacerse cargo de ella así que paso al sistema de protección. Pasando de hogar en hogar, de centro de acogidas y orfanatos hasta sus 18 años. Más que volverse una criminal su vida era hacerse oficial. Pero por cosas del destino no aplico ni para los Rager de Texas, ni para la policía estatal, en su lugar prefirió irse con los policías de condado. Un Sheriff cerca de uno de los tantos pueblos que corrió la había orientado y animado hacer policía si eso quería y se sentía emocionada por formar parte de esa familia.



Después de pasar su primero año de nuevo en El Paso, hacia unos meses se había trasferido a Ohio un gran cambio para ella. Del clima caliente de Texas al frio de Ohio. El cambio había sido más para alejarse de recuerdos dolorosos sin saber todo lo bueno que se encontraría en se pequeño pueblo de Ohio. Ahora era más feliz de lo que fue jamás en el pequeño Ohio.



- El mío- consto Yulia tomando la mano de la mujer-
- Lamento la de hace rato, pero entiende estar así no es normal en pueblo chico todos se conocen y jamás te había visto-
- Entiendo, bajare las cosas de mi auto nana-
- Claro niña- la mujer la acompaño hasta la puerta y vio como bajaba varias maletas- mucho equipaje-
- Espero… quedarme… mucho tiempo aquí- dijo con esfuerzo tras las fuerzas hechas por bajar su equipaje-
- Mmm entiendo, le ayudo-
- No, nana, nada de eso yo puedo- subió las escaleras y vio a Mark Salir de su cuarto con el cabello húmedo con unos pantalones de elásticos cortos y una camisa sin mangas- he campeón te vi jugar hoy-
- Yul!- dijo el emocionado-
- Eres increíble-
- Gacia- contesto antes de bajar las escaleras corriendo-
- Las cosas han cambiado un poco-
- Algo así he visto- dijo cuándo tuvo dos de sus maletas sobre la cama- pero soy una Volkova no hay nada que no pueda hacer al respecto-
- Me temo que si eres una Volkova- dijo la mujer mayor con pesar- te preparare algo de comer creo que no has comido nada-
- ¿Qué, que quisiste decir? – se sentía ofendida por el comentario de su nana sobre su apellido
- Nada niña- se giró y salió de la habitación.



Yulia bajo por el resto de su equipaje y volvió a subir. Cuando volvía a bajar y cerrar la puerta de la entrada se paró en su sitio viendo una imagen que casi le helo la sangre. En el porche de la casa estaba la policía que recién le presentaban junto a Lena.  La policía tenía la más joven tomada por las mejillas mientras las besaba lentamente. Lena tenía sus manos en los costados de la morena aferrándose a ella. Vio como la latina se separaba para darle otro suave beso en los labios y finalmente uno en la frente antes de girarse. Observo como las manos de ambas estaba tomadas y al alejarse seguía tomadas sin terminar de soltarse, como dos amantes que no quería separarse jamás.



Cuando Lena entro y cerró la puerta se encontró con escrutinio azul de la morena. Pero solo se giró y continuo su camino hacia la cocina. Yulia muy a su pesar y aun sintiendo el nudo en su estómago la siguió. En la cocina ya había un rico aroma que impregnaba todo el aire.



- Lenita el día realmente ha sido muy agotador para mí. ¿Te importaría terminar la sopa para Yulia? -
- No, nada yo lo hago, anda ve descansa- Lena comenzó a mover la sopa y echar algunas cosas no parecía necesitar mucho más-
- No pensé que volvieras tan pronto, te esperaba en unos 2 o 3 años más-
- Ese no era mi plan- sentencio Yulia- entones ¿estas con Bucky? - Lena se giró a verla-
- ¿de dónde sacas eso? -
- Fui al partido vi cuando te levanto y te beso-
- ¿Qué? - la miro desconcertada- él no me beso-  se giró para servir la sopa que parecía estar lista- bueno creo que, si me dio un beso la mejilla, pero nada más. En todo caso no tienes nada que reclamar-Yulia bufo ante el comentario-
- ¿Y la policía? -
- ¿Qué es esto el interrogatorio? - contento dejando el plato de sopa frente la morena- lo que haga o deje de hacer con mi vida es mi problema Yulia no tuyo así que déjame en paz-
- Pues…- no pudo terminar de hablar porque antes de eso la pelirroja iba saliendo de la cocina dejándola con la palabra en la boca.



Tal vez a eso era lo que Bucky se refería, cuando le dijo que ya no debía preocuparse por él. La tal Luciana era quien ahora estaba con Lena y eso la enfurecía mas. Termino de comer la sopa. Su estómago ahora se sentía poco a gusto con todo lo que había visto en se día. Se supone que era su comienzo de felices para siempre. Limpio su plato y arrastro sus pies hasta su habitación. No sin antes ver la de Lena donde dormía aun con su pequeño. Se dio un baño y se acostó solo con su ropa interior inferior. No le importo que sus largos cabellos oscuros mojaran las almohadas, tampoco era que le importara que sus senos estuvieran expuestos. Sus ojos comenzaron a cerrarse suavemente mientras un único pensamiento se repetía en su cabeza. “ELLA SERA MIA” “ELLA SERA MIA”



Despertó cuando el calor le comenzó ser insoportable. A diferencia del invierno que había vivido allí por unos días, ahora hacia calor. Abrió los ojos con dificultad por la luz que entraba por las ventabas abiertas. ¿Abierta? Alguien las había abierto. Estrujo sus ojos y se levantó. Podía escuchar los pájaros afuera trinar y revolotear.  Se levantó y camino al baño estirando sus músculos entumecidos por lo que parecía un largo sueño. Ato su cabello en un descuidado moño alto y lavo su cuerpo, refrescándose.  Se cambió por un pantalón corto jean y una blusa sin manga color azul marino. Bajo las escaleras de la casa viendo que ya era más de las 3:30pm realmente había dormido mucho.



- Buenas…- dejo la frase a mitad cuando entro y vio a la policía allí- Buenas tarde- finalmente completo-
- Buena tarde Sra. Volkova-
- Yulia- dijo Lena simplemente-
- Hermoso día-
- Mama, juega!- reclamaba el pequeño empujando sus piernas-
- A lo que termine Matty- le dijo su madre- ve a fuera juega con Mark-
- No, oda!- sentencio-
- Amor aléjate del horno- dijo la pelirroja alejando a su hijo mientras ella se inclinaba. Yulia no había perdido tiempo de mirarle el trasero. El embarazo también hacia crecer el trasero.
- Oye Matt que tal si juegas conmigo mientras mamá termina- Luciana se había inclinado frente a él. Matthew frunció el ceño y luego miro hacia Yulia. El la recordaba claramente.
- Yul- dijo ahora corriendo hacia ella- juega-
- Claro hombrecito- tomo el pequeño en sus brazos y salió al patio trasero que estaba lleno de sus juguetes-
- Eto- dijo corriendo hacia el balón de football-
- Ese deporte si me gusta- dijo Yulia mientras pateaba el balón para su sorpresa el pequeño también lo pateo corriendo hacia la portería. Alguien conocía el deporte.



Mark que estaba un poco más lejos lanzando una pelota contra un muro y atrapándola corrió donde ellos para jugar. Tal vez el football no era su deporte, pero su Yulia y Matty juegan el también quería jugar.



**************************************************



- Ella no me agrada- dijo Luciana viendo a Yulia-
- Ella es solo… Yulia- se volvio a doblar hacia el horno y saco un Pie-
- ¿Por que volvio?- su mirada no deja de ver a la oji-azul
- No se –
- Bueno mientras no se hacerque a ti- comento la latina acercadose por la espalda.Lena sonrio pero aun asi se alejo-
- Matty o Mark pueden ver- se escuso-
- Vamos estan entretenido- dijo ahora abrazandola mientras la tenia de frente- te tequiero Lenita-
- Tambien te quiero Luci- dijo dandole un pequeño pico en los labios-
- Ven vamos a servir esto con un rico helado de vainilla-
- Amor, ¿sabes hacer malteadas?- pregunto la policia aun tras ella-
- Claro-
- Podemos hacer unas para tomar con el pie-
- No Lu, seria demaciado dulce, pero puedo hacer una rica limonada-
- Mmmm bueno eso es igual de delicioso- Volvio a girarla cruzando sus brazos por la estrecha cintura de la pelirroja para volver a fundidarse en un beso.



Yulia desde a el patio trasero observaba como la pareja en el interior. Podia ver como Lena enrredaba sus dedos en cabello castaño de la latina mientras la mujer la precionaba por la cintura. Sentia la rabia surbir por sus esfago. Estaba apunto de ir cuando un balon del dio directo en la rostro. Matty habua mateado con gran fuerza y sin direccion aprente, impactando en el mismo rostro de Yulia. La morena cayó al suelo sosteniendose  el rostro.



- Chicos traigo merienda- decia la pelirroja mientrsas salia con varios platos en la mano y la oficial tras ella con platos igual-
- Si!- dijeron tanto Mark como Matty-
- Oh por dios Yulia ¿qué paso? - la pelirroja dejo los platos corriendo hacia la morena que aún estaba en el suelo sosteniendo la nariz que ahora sangraba-
- Matty juagara para el equipo de USA- dijo con voz nasal-
- Santo sangras mucho- su rostro estaba contorsionado viendo la cantidad de sangre que bajaba de la nariz de la morena y ya empapaba la camisa- a ver hecha la cabeza hacia atrás-
- Ahora baja por mi garganta- se quejó aun en el suelo y sintiendo que mareaba más por ver la sangre que por la pérdida de la misma-
- Creo que mejor ir a un hospital-
- ¿Puedo ver?- pregunto la oficial-
- Claro- la pelirroja paso sus manos por su cabello algo desesperada por la situación-
- creo que solo está algo dislocada puedo arreglarla- dijo antes de poner antes de poner sus dedos sobre la nariz de la morena- esto dolerá un poco- dijo junto antes de hacer presión y un fuerte ruido se escuchó-
- Maldita sea- dijo la morena. Bajo la cabeza aun moviendo la nariz. - creo…creo que si esta mejor- paso la mano nuevamente tratando de limpiar el exceso de sangre- gracias-
- Ven Yul… Yulia vamos a limpiarte- le tendió la mano para que se levantara- ven – dijo una vez ya dentro de la casa tenía un baño húmedo en su mano-
- Matty será un gran jugador-
- Ahora entiendes las patadas en mi vientre- comentó mientras comenzaba a limpiar el rostro bronceado-
- En definitiva-
- Creo que debería ponerte hielo para que no se inflame ni se ponga negro- tomo otro paño y puso algo de hielo-
- Gracias Len- tomo la mano pecosa antes que la retirada después de poner el hielo-
- No iba dejar que te desangraras, traumarías a mi hijo- se giró y salió nuevamente a la terraza, donde tanto Mark como Luciana comían.
- Oh-


Salió nuevamente junto los demás. Lena estaba sentada donde junto a Luciana en la mecedora. Mark estaba sentado en una silla junto a Lena comiendo su pedazo de pie felizmente, mientras Matty estaba en los pies de Lena recibiendo cucharadas por parte de su madre. Tan ponto vio a Yulia sentarse al pie de la escalera con el hielo aun en su rostro y lista para ella también comer su plato de helado con pie de manzana corrió hacia ella.



- Yul- se acomodó entre las piernas de la morena y abrió la boca esperando una nueva cucharada-
- A ver hombrecito ¿quieres comer conmigo? -
- Si, quiedo-
- Amor deja a Yulia come del mío-
- Yo le doy del mío- la morena no tenía problema de compartir su postre con el pequeño-
- ¿Duede?- pregunto mientras señalaba su nariz y abría la boca recibiendo un poco más del pie-
- No, estoy bien-
- Peldon-
- Esta bien hombrecito, no fue nada-
- Yo me debo ir, comienzo turno- Luciana se levantó-
- Huy que pena- comento la morena con sarcasmo ganándose una mirada de reproche por parte de la pelirroja
- Mmmm espera- dijo limpiándose el exceso de helado y pie- te acompaño a la puerta-



Desde su lugar Yulia trato de ver que sucedía. Pero era casi imposible. Se imaginaba una despedida fogosa entre las dos. Ella había tenido varios encuentros con latinas y sabia lo fogosas que podían ser. Nada mejor para derretir una rusa que una fogosa latina y esa policía segura tenía sus buenos trucos. Esposas en la cama y todo. Sacudió su cabeza no tenía por qué atormentarse con esas ideas. Sin embargo, esa despedida estaba muy lejana a la realidad.


- Mañana salgo tarde no poder venir por ti-
- Está bien- contesto la pelirroja- le diré a Bucky o…- dejo el pensamiento en el aire. Cuando Yulia había venido en invierno ella la había llevado tal vez volvía hacer lo mismo ahora- ¿te veré después no?-
- Claro amor-
- Bueno cuidado ¿si?-
- Si- se inclinó a besarla-
- Lo chicos- dijo girando el rostro
- Lena están atrás con Yulia no verán nada-
- No quiero arriesgarme-
- te quiero- besando su frente-
- Luci…- la detuvo por la camisa- con Yulia aquí de nuevo es un poco abrumador todo… también te quiero si- dijo dándole un beso rosándole los labios-
- Lo se… solo recuerda quien ha estado a tu lado este tiempo cariño-
- Lo sé, lo sé- se abrazó a ella- te quiero- volvió a rosar sus labios-



Después que vio a Luciana partir regreso a la parte trasera de la casa donde Yulia estaba sentada aun ahora con Mark a su lado y aun Matty entre sus piernas. Tenía su celular y parecía estar jugando algún tipo de guitar hero o algo así.



- Hey se divierten- Matty giro su rostro sonriéndole mostrado todo sus dientes-
- Toma juega ahora tu- le dijo Yulia pasando su juego a Mark- ¿Dónde está nana? -
- Ella va al pueblo hay un grupo que se reúne para tomar clases de bailes y eso-
- Oh eso es genial-
- Si… realmente aquí es genial-
- Len… ¿podemos hablar? -
- No sé de qué-
- De lo que paso cuando me fui-
- Sabes entiendo… no hay nada que hablar-
- No…. No sé qué pensaste o que creíste pero todo eso está mal-
- Mira Yulia realmente ya no importa-
- Te deje una nota- parecía comenzar a desesperarse
- La que decía algo como “me tuve que ir, pero regresare gracias por la acostada”- el sarcasmo era mordaz en su voz
- No, no era así-
- Yulia no llamaste, no avisaste, interpreta los actos solas, ahora si me permites tengo mejore cosas que hacer- dijo al irse
- Lena por favor- intento volver a detenerla- solo… solo quería terminar todo estar con ustedes-
- La próxima manda una postal- le escupió con odio-
- ¡Maldición! - dijo la morena dando un golpe a la cimera-


Quería estar con Lena, quería criar junto a Lena a Matty y Mark. En ese momento se había quedado sin nada se sentía completamente perdida en la vida. Lena se había encerrado en su cuerdo y solo había bajado a cenar y vuelto a encerrar así que su noche fue bastante monótona. Cuando la mañana siguiente llego estaba un poco más emocionada. Tenía un nuevo plan para llegar a Lena. Para llegar a Lena la forma era sus hijos. Matty y Mark. Por qué lo había visto el día anterior la tal Luciana aún no se los ganaba y hay ella llevaba ventaja.



- Buen día- dijo al llegar a la cocina-
- Buenos días- contesto Lena terminado de hacer el desayuno. - ¿quieres? -
- No, eso lo deja para los chocos ¿no? -
- Si, para ellos…amm Yulia ¿crees que me puedas llevar al trabajo? -
- Claro seguro te llevo- bajo del alto del taburete, sujeto su cabello alto, hacía calor y su larga cabellera no ayudaba.
- Pues estoy algo atrasada- El camino era silencioso y no fuera por la música que llevaba la morena en su nueva camioneta.
- ¿tu novia? -
- Trabajaba hasta más tarde no podía llevarme-
- ¿Mark tiene tutores en veranos o algo? -
- No, solo las terapias físicas y de leguaje nada de clases. ¿No… no debería saberlo? Tú lo pagas ¿no?-
- Solo pago, dejo que tu manejes todo lo que Mark o Matty necesiten-
- Llegamos- la camioneta se detuvo frente al diner.-
- oh crees que harán uno de esos ricos pancakes con bananas sobre ella y jarabe de chocolate.
- Claro entra-



Yulia entro tras la pelirroja que rápidamente entro a cambiar su ropa por el uniforme del Diner. Ella se sentó sobre uno de los taburetes frente el mostrados. Claro que no se perdió las miradas como dardos que le daba Big Ben y otro hombre que se veía igual de rudo que él en la cocina, el cual picaba grade pedazos de carnes con una enorme hacha para carne.



- La chica caliente volvió- Lena escucho a Amy tras ella- ¿Qué?-
- La morena en mostrado con ojos azules como el mar Egeo.-
- Solo regreso, supongo que otro coroto tiempo-
- Lo que digas- su sonrisa se ensancho- creo que se volverá intesaten.



********************************************



- Mira quien volvió- Yulia se giró para ver a Bucky deslizarse en un taburete a su derecha- ¿otra vez aquí eh trayéndola en las mañanas y recogiéndola en las tardes? -
- Al menos las traje-
- Y yo la llevare- fue entonces cuando Yulia noto la presencia de la latina a su izquierda- igual gracias por traerla- La mujer lleva aun el uniforme y aprecia agotada. Para la morena no podía ser más incómodo a cada lado la tenía que tener a ellos.
- Sus desayunos- la animada Amy iba dejando 3 platos aparentemente similares. Pancakes con revoltillo y bacon. Solo que cada uno tenía un ingrediente distinto. Los de Luciana detenía blueberries, los de Bucky fresas y los de Yulia banana y chocolate.
- Incomodo- murmuro la morena. - ¿Y Les gusta la pesca? - pregunto como si nada-
- No me gusta el olor del pescado- comento Luciana aun engullendo su desayuno-
- Me gusta, no lo amo pero está bien- dijo Bucky ahora acomodando su cabello entre su gorra. -
- Yo…- su pensamiento fue cortado cuando una llamada entro a su celular- ho…hola papá- Lena que estaba atendiendo a otro cliente más allá levando rápidamente su cabeza alerta ente el apelativo-
- Yulia hija ¿Cómo estás? -
- Bien, bien trabajando mucho como siempre- la conversación en ruso llamo más la atención de la pelirroja-
- Trabajo… eso no es trabajo sacar fotos no me hagas reír hija-
- ¿Dime necesitas algo Oleg? -
- ¿estás en New York? -
- No estoy…. De trabajo-
- Jaja si trabajo, claro- podía escuchar la risa burlona de su padre de fondo- ¿Algo más? -
- Sabes supe algo más de la puta de mi esposa- cada musculo de la morena estaban en tensión-
- ¿Qué cosa? -  se giró en el taburete poniendo atención en la conversación-
- Esa maldita perra estuvo engañándome todo el tiempo-
- De que hablas- quería sonar despreocupada aun que era claro que no era así-
- Todo este tiempo me tuvo buscándola por todo el mundo con nombres falsos. Pero la muy perra es una zorra astuta, se dejó su nombre real ya no recordada ese nombre-
- ¿Qué?… ¿enserio? - se giró y paso un enorme trago de café que le hacía parecer más despreocupada que nerviosa- era Lena Katina ¿no?-
- ELENA KATIANA- vocifero. - yo buscando nombres falsos, identidades falsas pero claro ella volvió a su nombre soltera- Yulia miro hacia Lena que parecía más pálida lo normal-
- ¿Entonces….? ¿ya sabes dónde está? -
- No nada de eso…- Yulia escucho unas risas de fondo y supuso lo que pasaba y que estaba con alguna mujer- estoy aun en eso, pero ya es algo-
- Si…. Pero sabes… ahora que me dices eso que ella decidió quedarse con su nombre de soltera suponiendo que la buscaría con otro nombre no crees que este prácticamente de tu propia nariz- Lena quería saltar sobre Yulia sacarle el celular-
- ¿Cómo? -
- Bueno… la última vez me dijiste que la buscabas por medio Europa y Asia que tal si está en el mismo Moscú donde menos pensaría que este, bajo tu propia nariz-
- No es mala idea…. Yo la busco por el mundo y ella en Moscú- escucho murmullos en el fondo- seguiré tu consejo Yulia-
- Cualquier cosa que necesites me dejas saber Oleg-
- Claro… como… ¿cómo esta Helga? -
- Oh bueno, hasta donde se está bien-
- Me alegro- el silencio se hizo en la lineo por un momento- Bueno supongo que si no podre ir a verte a New York dado que estas de trabajo no tengo por qué hacer escala allá-
- No pensarías dejarme otra de tus novias a cuidar- la carcajada de su padre se escuchó fuerte-
- Que bien me conoces- más murmullos al otro lado de la línea- Bueno te dejo Yulia-
- Adiós Oleg- Corto la llamada y se giró para llevarse un gran bocado de su desayuno- ¿Qué? - pregunto aun con la boca llena-
- El… ¿Qué paso? – una muy pálida Lena estaba frente ella
- Nada importante- limpio su boca- por cierto, puedo llevar a Mark y Matty de pesca hoy hay un lago cerca de aquí muy hermoso-
- Quiero saber de llamada-
- Nada importante en la noche hablamos- dio otro gran bocado a su desayuno- entonces sí, estaremos aquí en la tarde-
- Yulia- la pelirroja traba de detenerla-
- Mmm gracias por el desayuno-  dejo dinero en la mesa- te veré en la tarde- se levantó sobre la barra y le dio un beso en la mejilla-



Yulia había ido hasta la casa por los chicos que más que emocionado había subido con ella en su camioneta listos para ir al lago. Aunque Matty no sabía bien que iban hacer solo entendía que abría agua y eso era más que suficiente para el ir donde fuera que la morena lo llevara. Todos llegaron al lago a unos 15 minutos de allí. Las cañas de pescar fueron sacas y la oji azul casi termina de cabeza en el lago a los 5 minutos de llegar cuando Matty salió corriendo desde el muelle hacia el agua.



Mark había amado la experiencia de pescar. El poner la carnada el lanzar el sedal y la emoción de traer el pez. Yulia le había mostrado a luego de atraparlo sacan una foto y lo de volvía al lago y solo se quedaron con algunos para preparar ese día una rica cena en casa. Matty entre sus piernas parecía más entusiasmado por saltar al agua que usar la caña de pescar. Cuando un pez pico en su caña la emoción había sido palpable y con la ayuda de Yulia halo el sedal para atrapar un pez de buen tamaño con el cual termino posando para una foto. El pez era casi tan pesado como él y la mitad de gran que el, pero estaba ahora más emociono y quería más.



Al reloj marcar las 1:00pm y los bocadillos que había traído se había acabado hacía ya unos minutos. Sin nada que perder decidió que antes de irse complacería a Matty y se arrojaron al Lago aunque era un lago más para pesca que para bañarse no le hacía mal un poco de nado. Luego de eso salieron y fueron de nuevo al pueblo para almorzar en el Dinner.



- MAMÁ!!!!!- Matty entraba corriendo. Aun un poco de agua escurría pese que Yulia había cambiado su pantalón, ropa interior, había olvidado la camisa así que era llevarlo a Lena sin camisa o con una mojada. Opto por dejar secar un poco la camisa y llevarlo asi-
- ¡Amor!- tomando a su hijo en brazos- esta mojado-
- Yu, yu- el comenzó a tratar de explicar todo lo que había hecho pero el querer hacerlo tan rápido lo hizo aún más difícil-
- Yulia ¿por qué está mojado? -
- No porque salto al lago mientras no miraba lo juro-
- ¿Qué?- le grito alarmada
- Es broma, nos mojamos un poco y olvide empacar una camisa para el-
- Esto moja el resto de su ropa- con cuidado retiro la prenda mojada dejándolo con el torso desnudo y peino sus largo cabellos oscuros- ¿quieres comer amor? -
- Si- dijo ahora estirando las manos hacia la oji-azul-
- Tu también Mark- acariciando el cabello de su hermano también mojados-
- Si, hay peado-
- Pescado, traen pescado-
- Si-
- Bueno nosotros nos vamos a sentar verdad chicos- ambos asintieron y fieron tras ella
- Ni Bucky ni Luciana tiene a Matty comiendo así de su mano- escucho Lena a su amiga que decía a su lado mientras dejaba al orden en la ventanilla-
- Bueno… ella estuvo los últimos mésese de mi embarazo Matty debe sentirse conectado a ella-
- Si tú lo dices… pero yo creo que es por así debe ser las cosas- la pelirroja se giró a verla- que mírala, es hermosa con ellos.
- Luciana también-
- Lucy los trata por ti. No porque le nace del todo. No digo que sea mala persona, pero tampoco le importa ganárselos solo-
- No es cierto-
- Es cierto- Big Ben se asomó uniéndose la conversación- puede ser una buena chica, pero ella esta más interesada en ti que Matty o Mark-
- Ustedes ahora que son Team Yulia. - comento algo molesta- Si me disculpan debo hacer trabajo.
- Hare camisetas que diga Team Yulia- dijo la Rubia-
- La mía que tras diga te vueles a ir y estarás en el menú- comento Big Ben-


A lo lejos podían ver como Yulia tenía a cada chico a su lado. Matty parado casi guindado de su cuello riendo mientras habla tan rápido que no se entendía lo que decía, pero la oji-azul abría sus ojos asombrado y riendo de lo que él decía. Mark también trataba de llamar su atención hablando de algunos peses. Finalmente, Matty había ganado cuando con sus manos tomo el rostro de la ojiz-azul y la hizo mirarlo para seguir hablando a toda prisa mitad de palabras.



- ¿Pasaron un buen día eh?-
- Shi mama- dijo su hijo feliz sobre la morena-
- Bueno le dejo sus almuerzos-
- Hoy abra pescado de cena, pescado, que fue pescado por nosotros-
- Oh suena rico-
- Mamá dame- el pequeño salto sonre todos en la mesa para llegar a su madre y le diera la comida-
- Bebe ahora Yulia te dará la comida-
- Si, Yul- saltando de nuevo a ella-
- ¿Le diste azúcar? -
- Puede que algo…- llevando una papa frita a su boca-
- ¿Solo algo? - con duda
- Lo normal… coca cola, chocolate, gomitas de osos-
- Oh cariño- acariciando a su hijo- Demasiada azúcar, que bueno que tú te harás cargo, tendrás un mini flash por toda la casa- los ojos de Yulia se abrieron- suerte-



Yulia salió con los chicos a la casa luego de comer y claro comió con un pequeño saltando sobre ella. Cerca de las 4:30pm Lena había llegado a la casa. Demasiada tranquila para los estándares normales. No había ruido de videojuegos de Mark, o la de pelota que siempre usaba jugando. Tampoco los gritos de su hijo. Sin embargo, estaba el auto de Yulia debían de estar.



Entro a la casa, pero esta estaba igual de silenciosa. Había un olor entre humo de quemado y delicioso olor a pescado. Una de dos había sucedido. O el pescado estaba quemado o Yulia había comprando uno nuevo para aparentar.  Camino a la cocina y la vio sentada en la mecedora viendo el terreno.



- Hey- dijo saliendo a la terraza-
- Hey- saco la cerveza de su boca. Llevaba unos Jean cortos y una blusa de tirantes verde que resaltaba sus ojos. Su cabello estaba en una cola alta posiblemente por el calor. - llegas justo a tiempo-
- ¿Dónde están todos? - refiriéndose a todos en la casa
- Helga, salió dijo algo de lecciones de zumba con el club de oro- levanto los hombros restándole importación- se fue luego de gritarme por casi quemar la cocina con pecado poco comestible-
- ¿Y ese olor a pescado?-
- Ella hizo el que quedo, al menos pescamos bastante-
- ¿Y mis hombrecitos?-
- Ellos cayeron rendidos luego de un baño-
- Lo imagino-
- ¿quieres una? - ofreciéndola una de sus Bud light-
- No le diría no, hace mucho que no bebo-
- Iré por una- se levantó para buscar su botella y traer dos nuevas- ¿y tú policía personal? -
- Ella trabaja sabes- la defendió rápidamente-
- Oh no me salgas con lo mismo de mi padre. “Ser fotógrafa no es un trabajo”-
- No, si lo es y es fantástico, eres fantástica Yulia- le dio un trago a su propia cerveza- sobre tu padre… ¿qué sucedió?, ¿por qué te llamo? -
- Mmm está de viaje y quería venir a New York a verme- volvió a tomar mientras miraba el ocaso- el descubrió que no cambiaste tu nombre-
- Dios, debo irme. Debo tomar a Mark y Matty e irme- el pánico se apodero de su voz-
- No, no es necesario. Lo despiste haciendo que te busque en Rusia en Moscú. Además, cobre unos favores y estas como refugiada al igual que Mark. Por eso tus pasaportes y ahora todos tus documentos dicen que naciste en Ohio, Estados Unidos. Aunque mi padre buscara, buscará a un Elena Katina nacida en Rusia. No una americana. Así que tranquila- la vio- no dejare que llegue a ustedes-
- Gracias- dijo abrazándola-
- Sé que él es un maldito hombre de corazón helado, pero jamás pensé que tanto-
- Helga me conto que no siempre fue así- Yulia se giró a verla con curiosidad- no… ya sabes con tu madre-
- Ella no me ha contado sobre eso-
- Bueno- tomo de su cerveza- ya sabes recién llegue me conto muchas cosas por mi estado… decía que le recordaba a Larissa-
- ¿Qué te conto? -
- Mmm no mucho- realmente agradecía la cerveza por el calor que hacía y aún más por la conversación- el dejo todo por ella. Su herencia, familia, dinero todo. Creo… creo que realmente amaba a tu madre. Después ella falleció al tenerte. Era muy joven para quedar embarazada. Eso lo destrozo, pero según Helga el tenértela ti era tener una parte de ella eso lo hacía feliz.
- Vaya manera de demostrarlo- comento con sarcasmo-
- Supongo que la amaba tanto que al morir ella un parte de el también murió y jamas fue el mismo. El no quería mas hijos por que toda su vida la habia planeado con Larissa y al ella no estar no quería- suspiro- claro eso al llegar el punto de provocar aborto es otro punto-
- No existe excusa para el-
- Lo sé, pero creo que la muerte de Larissa lo afecto-
- Helga… ella ¿te conto todo eso?-
- Si…. Dice que le recuerdo a su hija-
- Jamás me conto tanto a mí-
- Ventajas de vivir tanto con ella-
- Oye otra- mostrando su botella-
- No, y ve más lento con eso no quiero una ebria por la casa-
- No te preocupe, estaré bien- se levantó por tras cerveza y se asomó por la puerta- ¿quieres comida? -
- Espere que todo este para comer-
- Claro- estándose a su lado-
- Y entonces la vaquerita- sonrió de medio lado, parecía que el alcohol realmente le comenzaba hacer efecto luego de un rato de ambas estar juntas en la terraza- ¿está lista para caer de su montura? -
- De que hablas ebria-
- Yo viene por ti… por ti, por Matty y Mark- dio otro largo trago a su cerveza- vale me, equivoqué al irme sin llamar sin decir nada… solo quería arreglar todo para estar contigo… pero yo lo hice mal.
- Muy mal-
- Te amo… lo hace desde que te choque contigo en la plaza roja.
- No me puedes amar desde ese momento-
- Ok… me gustaste, pero después conociéndote en los días previos yo solo me enamore… juro que el día que dijiste “si acepto” rompiste mi corazón… como sé que yo rompí el tuyo al irme así… y no me excuso fui una idiota… pero ahora- se acervo a ella acorralándola contra el reposa brazo de la mecedora. - no me iré, sé que quieres a la vaquerita, pero en fondo me amas a mí. Como yo a ti… al final yo seré la vencedora- se acercó para darle un beso en los labios-
- Este no es un juego de quien gana o quien pierde Yulia- logro decir aun con sus ojos algo desorbitados-
- Te amo y yo seré la vencedora repitió para volver a besarla.


A paso sumamente lento pero seguro. Lamento tardar tanto pero después de todo estoy trayendo los capítulos. Culpen de mi tardanza a la persona que me paso unos libros y estuve entretenida leyéndolos jajaja, Bueno lamento mucho tardar tanto en subir cada capitulo espero que sea de su agrado. No creo que quede mucho, un par de capítulos mas como mucho y esto acaba. Así que espero que lo disfruten y sera hasta la próxima gracias siempre por el apoyo.

Kano chan :  dejar los capítulos en esos momentos es ya algo mio jajaja espero que te convenciera la explicación de Yulia. Espero que te siga gustando y hasta pronto saludos.
andyvolkatin : Hola gracias por los buenos deseos. aquí en buen capitulo yo escribo la historia pero no se si la razón de Yulia es suficiente no se que te parecerá a ti. La historia la seguiré trayendo lento pero seguro. Espero que te gustara hasta pronto.
avatar
love for volkova

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 26/09/2015
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por Kano chan el Dom Feb 25, 2018 11:19 pm

Gustarme !!? Me ha encantado !! Hahah obvio entiendo su explicación pero fue muy densa al irse así ! Y más al no llamar !
Me encanta y aunque lento seguro haha
Saludos y besos !
avatar
Kano chan

Mensajes : 291
Fecha de inscripción : 08/05/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por andyvolkatin el Lun Feb 26, 2018 9:19 am

Hola Very Happy
que buen capitulo
estoy feliz que volviste a publicar
que esplicacion de Yulia no podia haberle
dicho a Lena o que iba a hacer
Oleg y su llamada muy sospechosa y pregunta por Helga
porque Lena desorbita sus ojos
por el beso de Yulia o por otra cosa Shocked
espero la sigas pronto a paso firme pero no muy lento Embarassed
Animo
PDT: vas a hacer otra historia despues de esta??? Smile
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 525
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por love for volkova el Jue Abr 26, 2018 5:40 pm

Capítulo 12: Be mine



Lena se alejó no debía dejar que la besara, menos que sus besos la afectaran tanto. Trato de que sus ojos se centraran y su mente fuera más consciente de lo que ocurría. Se levantó y comenzó a tener ordenado sus pensamientos.



- Iré a bañarme- anuncio
- Adelante te esperare con la cena lista-
- ¿No esperaremos comer con los demás? -
- No, Helga llegara tarde y los chicos seguros dormirán por horas-
- Ammmm ok de acuerdo- Julia se quedó abajo con una sonrisa boba. Ella podría estar algo afectada por el alcohol, pero había emborrachado a la pelirroja con sus besos. Rio como tonta por su propio chiste-
- ¡YULIA! - se escuchó el grito desde arriba y subió-
- Sí- asomándose del lugar donde procedía el grito
- ¿Qué paso aquí? -
- Mmm me creerías si te digo que se rompió un tubo, pero lo repare-
- Claro que no- dijo molesta
- De acuerdo, después que llegamos le dije a los chicos que tenían que bañarse. Pero era muy aburrido. Así que se pusieron sus bañadores y entraron en la tina y recreaos Battleship…- rasco su nuca despeinado la alta coleta. - ya sabes la película donde sale Rihanna.
- ¿Y tenías que destrozar el baño? -
- Es que los Aliens estaban saltando en el agua y ellos trataban de acabarlos con las pistolas de agua. - fue entonces que Lena fue consciente de los juguetes en una esquina. -
- Dios ahora tengo 3 niños en la casa-
- Yo no soy una niña- se quejó la pelinegra- iré a ver tv a lo que te bañes para comer más tarde-
- Claro-



Cuando Lena bajo las escaleras aun peinado su húmedo cabello en una alta coleta vio a la morena sentada en el sofá viendo algún partido de baseball. Se preocupó a ver como se llevaba una botella nuevamente a la boca, pesaba que era cerveza, pero al acercarse más pudo ver que solo era una botella de agua Perrier.  Se acercó a ella y paso su mano por la nuca descubierta.



- eh sedienta-
- Mucho- comento- cenamos-
- No, esperemos a Helga ver si los chicos despiertan.
- Claro esperamos-



Helga llego a penas media hora más tarde. Pero los chicos no despertaron. El día con la morena había sido más que agotado para ellos. Luego de la cena Lena había subido a su habitación y se había quedado encerada allí.  Lo menos que deseaba era pasar más tiempo con la morena y confundirse. Mas cuando una pequeña voz en su cabeza decía que si no sintiera nada hacia la chica de ojos cielos no tendría razones para confundirse.



Cuando su reloj despertador sonó y se dio cuanto que había amanecido se sorprendió que su hijo no había llorado en toda la noche buscando su atención. Si una mala costumbre tenia Matty era el que siempre despertaba buscando pasarse a dormir con ella. Tal vez su pequeño ya estaba creciendo y ahora podía dormir solo. Se levantó e hizo su higiene matutina de retina.  Paso al cuarto de su hijo, pero no lo vio en su cuna. Su corazón comenzó a martillar fuertemente en su pecho, ¿Dónde estaba su hijo?



Abrió la puerta del cuarto de Mark lentamente para no levantar a su hermano aun que lo único que deseaba era comenzar a gritar. Pero al abrir su habitación tampoco estaba allí. Corrió la de la morena la despertaría para que le ayudara a buscar a su hijo, llamaría a Luciana, alguien se había llevado a su bebé. Al abrir la puerta de la morena su corazón paro



Allí estaba su pequeño junto a la morena. Ambos tan parecido y durmiendo en una posición muy similar. Tenía la cabeza girada hacia la derecha con su boca ligeramente abierta. Su brazo derecho estaba doblado sobre sus cabezas y el izquierdo completamente estirado hacia arriba. Sus piernas derechas estaban rectas y la izquierda doblada formando algún tipo de 4.  Ambos estaban tan presido dormidos hasta el leve ronquido que escaba de sus bocas. Por más que la pelirroja hubiera queridos entrar y llenarlo de besos por la tierna imagen no quería despertarlos. Así que solo bajo e hizo un ligero desayuno que dejó listo para cuando todos despertaran. Una Avena con tostadas y frutas. Bucky paso por ellas uno momentos más tarde para llevarla al trabajo.



Tener que ir a su trabajo sin a ver a su hijo, sin poder sentir su olor o como sus pequeñas manitas se aferraba a su cuello en las mañanas cuando lo pasaba en su cuna cuando iba a trabajar. Amaba llenar su rostro de besos mientras lo iba dejando en su cuna y el dolor que distinguía a su bebé la llenaba. Pero ese día se iba sin eso. En Cambio, era la morena quien estaba disfrutando de eso. En su mente solo pensaba que eso era algo positivo su morena compartía con su hijo… la morena compartía con su hijo, se autocorrigió.



Como cada mañana Buck desayuno allí al igual que Luciana antes de ir a su trabajo. Sin embargo, la pelirroja aprecia algo tensa en su trabajo. Más de una vez se le cayeron los platos o se le derramo el café. Parecía más pendiente a otra cosa. Cuando la campana de la dela puerta principal volvió sonar. Una cantarina voz sonó tras de ella antes que su cuello girar hacia la puerta.



- No, no es ella-
- ¿Qué? - se giró hacia su siempre compañera y amiga Amy- ¿de qué hablas? -
- Esperar a la chica de ojos zafiros que te desnuda con la mirada- llevo su mano al pecho de manera dramática-
- No claro que no-
- Claro si-
- ¿Según tu por qué? - pregunto con pequeño tono de irritabilidad-
- Cada vez que alguien abre la puerta miras, y ya vino tanto Luciana como Buck a desayunar y aún falta 2 horas como el almuerzo así que esperas que ella entre-
- Solo miro los clientes-
- Mentirosa- sus ojos brillaron con la picardía de la diversión en ellos y la señalo con el dedo índice- sé que es por ella… has estado alterada por ella-
- Tus ojos brillan por ella- se escuchó la voz de Big Ben desde la cocina-
- No ayudas Ben- dijo molesta mientras apretaba los dientes y limpiaba la cimera donde estaba las cafeteras. La puerta de escucho, pero se resistió a girar por no darle gusto a Amy-
- Oh mira ahí esta- la pelirroja se giró rápidamente para encontrarse con una chica de la edad de Amy entrando, Hasta donde sabia era la hija del alcalde y estudiaba fuera del pueblo y rara vez la veía.
- Oh es… ammm Rina ¿no?-
- Si… ¿oh esperabas a alguien más? -
- Idiota…- le contesto entre dientes- ¿Qué espera ve atiéndela? -
- ¿Qué? ¿Por qué yo? -
- Tú me estas, molestado anda ve-
- Ella es un dolor de culo… jamás la soporte en la escuela… creía que me gustaba su novio y me hacia la vida imposible en la escuela-
- Bueno ahora ve y escúpele en el café-
- Eres malvada Lena, y tus amores llegaron- sin pensarlo se giró y vio a la morena llegar con los chicos.
- ¡Má!!- su hijo había gritando-
- Hola mi príncipe- tomándole y dándole un beso en su mejilla llenas-
- A paque- dijo rápidamente-
- Quería saber si podemos ir al parque… los chicos y yo ya sabes-
- Claro… solo vaya con cuidado quieres-
- Si…
- Y protege a Matty es muy alérgico a las picadas-
- Anotado- casi grito saliendo por la puerta con sus dos files seguidores tras ella.-



Mientras Lena continuaba en el trabajo “tranquilamente” solo deseaba salir y estar con la morena y sus chicos, pero era algo que no podía hacer. Aparte las miradas de Amy no paraban y cada vez que podía la molestaba con la morena y el hecho que aun había algo entre ambas. Cerca de las 3:00pm Lena los esperaba desesperado. Sabía que la oji-azul los traería allí comer, pero aun no llegaban.



- ¿Estás bien amor? - se giró para ver a Luciana ¿en qué momento llego? que ni la vio-
- Si. ¿Por qué? - pregunto aturdida-
- Llevo aquí unos buenos 10 min y ni me has notado-
- Lo siento pensaba en mi hijo-
- Le pasa algo a Marcus- Lena la miro algo desorientada… ¿cómo no sabía el nombre su hijo? -
- Matthew- corrió rápidamente-
- Matty, si eso claro, le paso algo-
- No, solo salió con Yulia al parque-
- Oh… comprendo-
- Escho diche chempre- Bucky hablo a su lado con su boca rebosando de comida- pecho es pors echa- tanto Luciana como Lena lo miraron- ¿Qué? - pregunto luego de pasar su comida-
- ¿de qué hablas? -
- Nada- su sonrisa se ensancho para llevar de manera exagerada nuevamente un montón de aros de cebolla a la boca.
- ¿Ya pediste de comer Luce?-
- Si-
- Bien iré a ver tu…- dejo la frase a mitad a ver quién baja de carro que acaba de llegar- ¿pero qué…?- Buck se giró ver y por la puerta entro una chica de cabello del color de heno.-
- Ehh yo te conozco- dijo rápidamente Bucky- eres la artista de ricos- su exclamación se escuchó por todo el local llamando la atención de la rubia hacia el. -
- Lena hola- dijo acercándose a la chica-
- Alex- contesto entre dientes-
- Lamento molestarte aquí. Es que no recuerdo donde quedaba la casa y necesito con urgencia encontrar a Yulia-
- Ella, no estoy segura que este en la casa. Ella ha salido-
- Oh comprendo…no contesta su cell.
- Si gusta- Bucky se levantó limpiado su boca con el dorso de su mano- la puedo llevar-
- ¿No dirás nada más sobre mi trabajo? -
- ¿Qué haces cosas solo para ricos? -
- Es arte, troglodita-
- Solo para ricos, hasta yo puedo vasijas de barro-
- ¡No, Son, Solo vasijas de barro! - chillo pisoteando el suelo-
- Uy que temperamento rubiecita- limpio la comisura de sus labio- vamos le diré dónde queda la casa- de mala gana camino tras él mientras murmuraba un “troglodita”-
- ¿ella quién es? -
- Mmmm amiga de Yulia- la pelirroja de giro con su mal humor naciente para seguir trabajando. No le gustaba nada de Alex ahora estuviera allí.
- Oh… amiga- contesto con cierta burla en el término- ¿te molesta? -
- ¿Qué? No…. Solo- respiro profundo- …sabes debo trabajar- saliendo del mostrador para atender las mesas-
- ¿Quieres algo más? - pregunto Amy a Luciana tras ver que dejaba que había dejando su comida-
- Es ridículo-
- No te preocupes-
- Lo dices enserio- susurro entre dientes- vamos llevo aquí meses para ganar un poco de su cariño y ESA en unos días la tiene de nuevo como…-
- No estés enojada por nada Lucy- le puso un pie frente a ella- tal vez las cosas no debían ser y bueno tu misma lo has dicho tardaste meses y lo de ella con Yulia es natural-
- No es justo- dijo en un suspiro-
- Nadie dijo que debía serlo, tal vez si te fijas más veras quien te quiera de verdad- contesto risueña- el pie va por la casa a ver si te endulza un poco el día.
- Gracias Amy- dijo aun desanimada-



Era cerca de las 4:00pm cuando Yulia entro por la puerta. Aferrado a su cuello estaba su hijo nuevamente sin camisa, su boca marrón posiblemente por algo que comió y en sus labios una sonrisa que parecia que nada, ni nadie podría quitarle. Su hermano venia su lado en las mismas condiciones solo que u boca estaba rosa.



- Omida!!!!- gritaron tanto su hijo como su hermano-
- Hey Lenita- comento la morena cuando la pelirroja se acercó- llegamos muertos de hambres-
- Ya veo y todos sucios-
- Juagamos football americano y cayeron en el barro y después comieron helado y más se ensuciaron. - cuando vio a sus amores ambos asentían llenos de entusiasmos y sus ojos brillaron de emoción solo de recordar. -
- Se nota que se divierten- acaricio los cabellos tanto de su hermano como de su hijo- ¿lo de siempre? -
- Chi- contesto su hijo mostrado todos sus dientes en una brillante sonrisa-
- Ah… por cierto Alex vino a buscarte-
- ¿Alex?- pregunto la morena algo desconcertada- que raro. Seguro no pudo llamar a mi cell por lo de ayer-
- ¿ayer? -
- No es que tuviera que saltar al lago con toda y ropa porque cierto pequeño corrió al agua sin que lo viera, fue que saltamos así y yo pues lo olvide sacar mi celular-
- Si claro Yulia. En fin, ella debe estar ya en la casa esperando por ti. -
- Bueno… creo que comemos e iremos allá- tomo a Matty y lo sentó en sus piernas- no hay prisa además unas ricas malteadas no vendrían a la verdad-
- Fesa- casi grito Mark-
- Fresa para mi gran hombre y de chocolate para mi hombrecito- ambos hicieron la misma sonrisa completamente enamora de quien más bien era su madre-



Después de comer Yulia salió directo a la casa junto con sus chicos. Ella debía de admitirlo ellos se habían ganado su corazón y estaba más que feliz con ellos. Ellos también parecían amarla a morir y ella hacia todo por hacerlos feliz. Jamás se volvería a alejar de ellos o de la pelirroja así ella no quisiera estar con ella, aunque eso le partiera el corazón, pero saber qué hacía a los chicos feliz eso, eso era algo que la llenaba sentía que se volvió a encontrar. Había vuelto hacer fotos desde su corazón y no solo por dinero.



- Yulia hasta que por fin. - comento la rubia a verla llegar. La joven mujer estaba sentada en el porche -
- Hola Alex- contesto entrado- te importa esperar un rato más debo hacer que esto dos se bañen. ¡nana! -
- No pierda tu tiempo llevo horas aquí y nadie abro- vio al pequeño que estaba en los brazos de la morena- hola guapo-
- No- dijo escondiéndose en el cuello de la morena- Yuls-
- Ya veo eres hombre de una mujer lo respeto- comentó sonriendo y haciendo reír a su amiga



La morena termino de abrir la puerta para dejar pasar tanto a Alex que parecía muy acalorada del tiempo que estuvo esperando fuera.  Rápidamente Mark subió las escaleras y bajo con unos short de baloncesto blancos junto a una camiseta también de baloncesto en sus manos. Torpemente se sacó la camisa y los zapatos demostrándole a Yulia que él podía solo para correr al baño.



- Si necesitas Ayuda solo llámame si campeón- el joven solo asintió- puedes acomodarte en el cuarto de invitados a lo que yo baño a este hombrecito- pico la barriga del pequeño que se retorcía en sus brazos-
- Claro aquí espero. -



Los que Alex esperaba que fuera un baño de 15 min se alargó por cerca de una hora y media. Mark había salido de baño con el agua choreando de su cabello. Cuando estaba cansada de esperar la puerta principal se abrió mostrando una pelirroja que claramente se mostraba agotada.




- Hola Alex- comento mientras sacaba sus zapatos para quedar descalza- ¿ qué tal el viaje con Bucky? -
- Es un idiota-
- Es un buen chico, solo le gusta molestar- sonrió como si recordara algo- ¿Yulia? -
- Hace como más de una hora que subió a bañar a tu hijo-
- Santo Dios- la mujer comenzó a subir la escalera- ¡espero que no estén haciendo otra vez una recreación de battleship!- prácticamente gritaba mientras subía. Y las risas de la parte superior se podían escuchar-
- No lo hicimos- contesto la morena
- Mamá- dijo su hijo estirando sus brazos a ella- amo-
- Hola mi amor- besándolo- oh que rico hueles-
- Yuls- dijo señalándola-
- Un rico baño para sacar el olor a sudor-
- Si mi bebe huele a él bebe de mami- dijo enterrando su nariz en el cuello del pequeño que se retorció por las cosquillas-
- Me dejas bañar primero, prometo avanzar. – comento la morena
- Adelante tratare de dormir a este pequeño a lo que sale-
- Gracias



Mientras Yulia se daba una rápida ducha, Lena dormía a su pequeño verificaba que su hermano estuviera bien. Lo encontró en su cuarto jugando en una Tablet que había sido regalo de la morena y tenía varios juegos interactivos y sus profesores le habían puesto unos programas para mejorar su inglés y la pronunciación, lo cual él amaba porque lo venía como un juego. Tomo algo de ropa y fue a bañarse. Escucho como la morena baja las escaleras y trato de relajarse. Ella no estaba con Yulia, estaba con Luciana y no tenía por qué importarle si algo pasaba con la morena y Alex.




- Hey- dijo estando al lado de la rubia-
- Yulia Dios cuanto tardas-
- Lo siento- contesto sonriendo mientras movía su cabeza de manera salvaje para sacudir su larga cabellera y secarla. - pasemos al estudio- dijo caminado hacia el lugar mencionado-
- He tratado de llamarte. -
- Tuve ayer un accidente con mi celular ¿qué pasa? -
- Hay un exposición y bueno tal parece que hay un contrato tuyo donde prometiste piezas-
- ¿Qué? - tomo el papel que le mostraba su amiga-
- Debe tener algo listo e ir- sacudió un poco su cabello no se acordaba de firma ese contrato o prometer fotos suyas, pero allí estaba su firma y debía cumplir.



Lena iba bajando las escaleras aun auto-convenciéndose que no tenía por qué molestarse con la llegada de Alexandra. Ella estaba con Luciana y eso era lo que importaba, lo que fuera que pasara entre las otras dos chicas no le debía de importar o al menos eso se repetía una y otra vez. Cuando termino de bajar las escaleras y se paró al lado de estudio escucho la conversación de las chicas.



- Todo listo entonces- fue la voz de Alex-
- Si, dentro de 2 semanas la explosión estará lista allá en NY-
- Segura Yulia-
- Segura Alex. Jamás te he fallado, tengo todo listo, fotos listas todo. Allí estará todo. Lo juro-
- Bien… confió en ti-



La presión en el pecho de la pelirroja fue desgarradora pero aun así siguió a la cocina debía de comenzar a preparar algo de comer para la cena. Se repetía una y otra vez que ella sabía que Yulia se iría en algún momento y eso que se quedaría con ellos será mentira. Tomo lentamente un cuchillo para comenzar picar unas verduras.



- Hola-  la voz de la morena la sobre salto y el cuchillo que manejaba se resbalo dando cerca de su dedo índice-
- Buscas que me corte un dedo- dijo exaltada la pelirroja-
- Lo siento, no quería asustarte- miro las verduras- que cocinas-
- Verduras y chuletas de cordero-
- Suena delicioso-
- Es… escuche… que te iras- la morena frunció las cejas, no sabía de qué hablaba-
- ¿Irme? – cuestiono intrigada
- Si… en dos semanas NY-
- Jaja no me iré… debo unas fotos, pero le dije a Alex donde encontrar unas fotos algo viejas y que esas tienen que dar para la exposición- se levantó dándole la vuelta a cimera para estar frente a la joven mujer- te dije, vine para quedarme… vine por Matty, Mark y por ti-
- Yo estoy con Luciana- contesto un susurro-
- Sabes continúas repitiendo eso, pero aun no dices que la amas. No me iré Lena, aquí soy feliz, soy feliz cuando salgo con los chicos y ellos sonríen. Ellos me hacen feliz. Sé que seré aún más feliz si pudiera estar contigo…
- Pues no te hubieras ido en primer lugar
- No tu vieras casado con mi padre en primer lugar- se generó un silencio incomodo- porque no tratamos desde cero las dos-
- Estoy…
- Ya sé, con Luciana, pero no la amas… no me iré… aunque no vuelvas conmigo no me iré por que pese a todo soy feliz aquí con los chicos… siento que me volví a encontrar yo… y solo espero que con el paso del tiempo veas que soy sincera y me des otra oportunidad.
- Estas loca-
- Tal vez. - sonrió- hare todo lo posible por que ustedes sean felices y un día nos casaremos-
- Repito loca- dijo para girase aun sintiendo la morena pegada de ella y continuar cortando las verduras- porque no haces algo útil y me ayudas- la morena dejo caer la cabeza hacia tras
- Extraño NY y su servicio a domicilio-
- Bueno se nota en esos libras de mas- picando su abdomen-
- Me llamas gorda Katina-
- Jamás…. Solo algo pasada por tanta comida chátara-
- Pedía a los mejores restauran-
- Deja de discutir “Srta. Pido comida para costarme con la repetidora” y ayúdame-
- ¿Está feliz porque me quedo verdad? - tenía una gran sonrisa tras ver el cambio de actitud de la pelirroja-
- No te creas tanto- comento tratando de contener sus verdaderas emociones
- Sabes pensaba ir el sábado, todos en familia ya sabes los chicos tú, Helga y yo al parque y luego al cine-
- El sábado juega Mark-
- Bueno entonces domingo y sábado podemos ver el juego y luego BBQ aquí.
- Suena perfecto-
- Perfecto es un plan-
- Y ¿Alex? -
- Duerme, mañana ira a ver a sus padres-
- Oh pensé que se quedaría más-
- No solo vino a vísame sobre la exposición-
- ¿Nada más? Luego ¿se ira? - aun algo aséptica
- Si… ¿celosa? – la sonrisa se extendía por sus labios
- No seas ilusa. Ahora ven y ayuda-



Tal como había dicho Yulia la mañana siguiente Alex había partido no sin antes tener otro encuentro con Bucky quien parecia tener un interés con molestarla. La sonrisa en el rostro de Lena al saber que Yulia se quedaba por ella era imposible de quietar. Era feliz de ir en las mañanas a trabajas y ya fuera que la morena la lleva o la viera más tarde sabía que siempre estaba allí y cuando llegaba del trabajo siempre la encontraba jugando con su hijo y hermano y hasta leyendo con ellos.



El sábado cuando Mark jugo parecía que todo lo que el chico hacia era demostrarle a la morena sus habilidades en el deporte y ella solo o animaba aún más. Al final del partido varios habían sido invitados a la casa para el BBQ que se haría ese día allí. Los hotdogs, hamberger, costillas de cerdos y las brochetas de pollo estaban a la orden del día. Tal parece que Yulia no sabía cocinar, pero cuando era hacer comida al Grill era su especialidad.



- Nunca pensé que una Neoyorquina como tu hiciera tan buna carne al grill- comenzó Bucky mientras mordía su costilla llena de una salsa casera-
- Ya ves tengo mis secretos- a lo lejos venía a Lena con Matty que estaba sentada en la mecedora y a su lado parada estaba Luciana con cara de pocos amigos-
- No la están pasando bien- señalando a la oficial
- Uy que mal- contesto la morena- que pena me da- el sarcasmo destilaba por sus poros
- Jajajaja- el jugador tomo de su cerveza- ella te quiere, pero no confía-
- Hare que confíe- dijo con más confianza de la que realmente podía sentir
- Es raro…- la miro luego de acomodar su cabello tras la gorra- hablar así después de las vacaciones en navidad-
- No eres tan idiota, Mark te quiere y lo tratas bien al jugar-
- Él es fantástico, Matty es más difícil-
- Solo es más crítico-
- YULS!- el grito de protesta del pequeño resonó por todo el backyard- ven-
- Creo que me llaman, ¿puedes velar la carne? -
- Claro-



Yulia camino hasta donde estaba el pequeño comenzando a inquietarse por irse con su camarada de travesuras. Lo que la chica de ojos azules no podía evitar era sentir la mirada colérica de la latina sobre ella. La mujer parecía cada vez más molestar y solo daba gracias a Dios de no estar en Texas o estaba segura que ya le hubiera vaciado su arma en encima con alguna tonta escusa. No que fuera muy diferente la portación de arma en Ohio por la Constitución, pero al venos aquí no te salen de la casa con arma cuando tocas a su puerta.



- ¿Qué tienes campeón? -
- Amos a jugal-
- Vamos, ven ayudarme con las carne- tomándolo de los brazos de su madre-
- Yulia que no se queme- era la voz de la preocupada madre-
- Aja… aja-
- Se cree mucho- comento entre dientes la mujer policía-
- Perdón ¿qué decías? - Amy estaba allí con su cerveza y un hotdogs en la otra-
- Lo siento. Creo que debo irme-
- Luce- Lena fue tras ella- sé que te molesta, pero es su casa los chicos los adoran-
- Se eso, pero tú la ves igual y no es justo… no es justo que yo estuve aquí curando tus heridas y llega ella y se lleva todo-
- No se lleva nada cariño. - acaricio su brazo- ella es importante solo cálmate- solo esperaba ella misma creer eso
- Creo tus palabras hermosa- continúo acariciando sus mejillas- pero tus ojos me cuentan otra verdad y sé que al final ella volverá contigo porque siempre se han pertenecido como alguna extraña cosa de destino o no sé. Yo solo me quedare mirando como todo se me va de las manos-
- Luce- la nostalgia se podía sentir en su voz- no pienses así-
- Será así- nos vemos el lunes bonita- se despidió con pequeño beso en los labios-



Al salió nuevamente a su Backyard se encontró con su hijo ahora feliz jugando en el columpio que la morena le había construido hacia unos días. Cada que el columpio subía el cabello de su hijo se movía hacia atrás, su sonrisa se hacía enorme haciendo que un hoyuelo en su mejilla izquierda y todos sus pequeños dientes blancos se veían. Pensó que el cabello de su hijo estaba ya muy largo y debía hacerle un corte dado que las puntas se comenzaban a ondular.



- Siéntate hija que ellos los estaba pasando más que bien-
- Ya se nana- con una sonrisa gentil hacia la mujer mayor- solo que… mi corazón se llena-
- Si cuando ves a Yulia y la pones en el papel de otra madre para tu hijo ¿no? -
- Amy eres tan inoportunidad-
- Yulia… ella… dices que se acostaba con las repartidoras de comida en New York-
- Hacia más que “acostarse”-
- Creo que Big Ben debería poner un servicio de delivery aquí- mordió su labio viendo hacia el terreno-
- Amy por amor a Jesús Cristo- comento girándose hacia su amiga algo ofendida
- No, por amor a Yulia- la risa de Helga lleno el ambiente-
- Chicas por favor- se continúo riendo- no peleen. Creo que siempre habrá Yulia para todas-
- Nana-
- Ok solo hay Yulia para Lena- se rio mas fuerte
- No reclame por eso- dijo entre dientes- saben mejor iré con mis chicos a que me ataquen aquí-
- Las cosas con son Lenita- comenzó Helga- vas con Yulia-
- ¡NANA! - Se volvió a quejar la joven ofendida-



Para todos había sido una tarde más que agradable compartiendo aquella comida y había quedado que para el 4 julio celebrarían el día de independencia nuevamente allí. Lo que para mucho fue más que obvio era la hermosa química que existía entre las chicas. Se podía ver un ambiente familiar cuando ambas estaban jugando con los chicos en los terrenos.



- ¿Una copa de vino? -
- En invierno me invitas chocolate en verano vino-
- Esta frio- dijo refiriéndose al vino- creo que la cerveza seria poco elegante-
- El vino serio genial- acepto
- Tu… novia se fue enojada-
- Solo está siendo ella- suspiro y busco cambiar de tema- No entiendo porque tu padre aun no me da el divorcio. Se había divorciado miles de veces ¿Por qué ahora no? - Yulia la miro por el cambio de tema y se dio un sorbo a su copa-
- Orgullo- vio el basto terreno- el en una ocasión dijo que ya estaba viejo y quería quedarse con alguien a su lado, pero más que anda creo que fue por el hecho de orgullo. Siempre es el quien deja la mujer por un nuevo modelo. Su “orgullo de hombre” ahora está siendo pisoteado porque lo dejaste.
- Yo solo quiero poder seguir, no me interesa nada más de él-
- Lo hare posible, hare que te el divorcio- la miro fijamente- jamás pensé que mi padre podría llegar a ser así, cuando supe lo que sería capaz de todo porque no tuviera un bebé-
- La muerte de tu madre lo afecto-
- Lo traumo, está loco el hombre- comento exasperada-
- Sabes yo sé con quién me casé y lo hice por Mark, Sabía que era un error que me destruiría, pero haría una y mil veces por él. Sin embargo, después de todo me dio a lo más especial de mi vida junto a Mark… me dio a Matty y sin el nada sería igual-
- Te promete que hare todo para que puedan estar bien- sabiendo lo importe que era para ella su pequeño
- Gracias Yulia-
- Haría lo que fuera por ustedes lo sabes. Jamás los dejare Lena. Mark, Matty y tu son mi familia, son lo más importante para mí. Sé que estas con Luciana, pero llámalo- movió las manos como si buscara las palabras correctas- no se… destinó, pero desde que te vi algo en mí solo se movió por ti. Solo estoy segura de algo el destino me hizo para ti.
- Creo que es hora de descansar-
- Len, así te tenga que esperar una eternidad aquí te esperar por aquí junto a ti y esos hermosos chicos volví a encontrarme, volví a ser feliz. Mientras sé que ustedes sean feliz a mi lado, aquí estaré- la pelirroja se acercó hasta darle un suave beso en su mejilla. Manteniendo allí sus labios más de lo debido-
- Gracias- dijo quedadamente
- Recuerda mañana tenemos el día de picnic-
- Oh es cierto-
- Ya tengo la comida-
- Ah si-
- Sandwich de jamón y queso para todos-
- Mark prefiere los de ensalada de huevo- la morena hizo una mueca-
- Qué asco-
- Y Matty los de mantequilla de maní con mermelada…. Pero no de fresa o de uva… le gusta de piña- rio con la peculiaridad de su pequeño
- ¿De piña? –
- Sí, pero es más específico… la mayoría le gusta con mantequilla de maní en un lado y la mermelada en el otro. Si Matty está cerca y ve lo que haces se vuelve aún más específico. Le gusta que la mitad de la rebanada de pan tenga mantequilla de maní y la otra mitad mermelada. La otra rebanada es igual, pero a la inversa. Ejemplo si la primera rebanada tenía en la parte superior mermelada y la inferior mantequilla de maní, la otra debe tener en la parte superior mantequilla de maní y la parte inferior mermelada, así cuando las dos se junten la parte con mantequilla de maní toca la mermelada y parte con mermelada se toque con la mantequilla.
- Ese niño es especial.
- Lo sé, es mi pequeño- Yulia solo la miro sonriéndole- bueno creo que es mejor ya irme para mañana
- Claro, claro. Largo día- levantándose junto con ella-
- Que pases buenas noches hermosa- dejado un beso obre su frente.




El largo día pesado para ambas le cobro cuando cayeron rendidas en sus camas. Esa noche fue Lena la que despertó por un Mathew lloroso como siempre. Claro que hacía tiempo que ya las lágrimas no rodaban por regordetas mejillas y solo era una forma de atraer a su madre hacia él. Parecía que para el pequeño nada era mejor que aferrarse a ella y dormir enterrado en su cuello mientras sus pequeños dedos jugaban con sus risos.



- Mamá- la voz de su hijo la comenzaba a despertar mientras sentía los besos algo babosos en sus mejillas- mamá depieta- repitió para picar ahora su mejilla- mamá- repitió dándole otro beso cuando veía que su madre sonría- má pinic. Yuls espeda-
- Ya amor- contesto con pereza esperándose- sé que hoy es el picnic con Yulia- vio los ojos de su hijo que brillaron ante la clara mención de la morena- ¿quieres a Yulia? -
- Si-
- ¿Y a Luciana? -
- Mmm Yulia juega conmigo y mak- talvez su pequeño apenas tenía 2 años y medio, pero tenía claro quien le prestaba atención y quien no y por tanto a quien él quería-
- Mamá, vamos- repitió más que entusiasmado-
- De acuerdo vamos-


Al levantarse con su pequeño y bañarse se encontró a todos ya listo en la planta baja. Helga había preparado el desayuno y parecía estar discutiendo con Yulia mientras parecía querer dale con un salten. Tal parece que la moren había querido hacer el desayuno junto a su hermano, pero en su intento ambos habían arruinado el salten favorito de su nana y casi incendiado la cocina. Hasta las cortinas estaban medias quemadas.



- Y es por eso que siempre pedía comida- se excusó la morena sentada en uno de los bancos de la cimera como una chica castigada
- Necesita que te enseñen eso es todo- comento la pelirroja pasando una de sus manos por los hombros bronceados.
- Bueno si eres mi profesora sin objeción-
- No estaría mal que ayudaras en la conocía de vez en cuando-
- Se hace buenos sandwich de jamón y queso-
- Por su puesto que si- comento con irónica
- Y llamar al 1800 pizza-
- Esa es tu mejor receta-
- Niñas ya estamos lista para irnos-
- Si nana-  comento la morena levándose para irse
- Yu…Yu- el pequeño saltaba para ser tomado en los brazos de la morena



Todos estaban emocionados por el día de picnic. Era algo nuevo para los chicos y eso los emocionaba más. En la parte traseras de la camioneta pusieron la nevera llena de jugos, sodas y agua. También pusieron las dos cestas con sándwiches de mérmela de fresa y mantequilla de maní otros de mérmela de piña con mantequilla de maní, también los de jamón y queso y no podía faltar los de ensalada de huevo. En otros envases había frutas, tiras de zanahorias y palitos de queso. Todo lo necesario para el día de picnic.



Al llegar al parque un poco más alejado de su hogar tendieron rápido una sábana blanca con diseño florares rosas. Yulia había decidido de forma firme que ese día no llevarían ni el balón de football, ni el guante de baseball junto a la pelota. De esta manera no habría pelea entre los chicos cuando se tratará de jugar porque juego seria primero o que se jugara más su favorito. En su lugar la morena había optado por llevar un frisbee, unos globos de agua y cometas para volar con ellos.



Lo primero que habían hecho era jugar con las bombas de agua, así cuando pasaron al frisbee se fueron secando con el sol y el correr. El jugar con el Frisbee fue toda una experiencia. Los habían hecho en equipos, Lena junto a Mark y Yulia con Matty que lo levantaba para que él atrapara el disco volador color amarillo fosforescente.  Los cabellos caoba del pequeño se pegaban a su frente por el calor y el agua con el había jugado. Sus mejillas rojas por el esfuerzo físico, pero aun así la sonrisa jamás desaprecia de su rostro mostrando ese hermoso hoyuelo y sus dientes blancos.



- Yu…ayuya- dijo el pequeño algo enredado con la cuerda de su cometa-
- Un momento campeón- decía mientras entre ellas junto a Lena ayudaba a Mark a elevar el suyo.



Helga se había acercado al pequeño que lentamente había comenzado a dar vuelta queriendo desencerrar la cuerda de su cometa, pero envolviéndose el. Por otro lado, Lena lanzaba al aire la cometa de Mark mientras Yulia corría junto a él para que tomara vuelo. Cuando por fin la de Mark estuvo alto en el cielo fueron donde Matty para ayudarlo a él. Aunque fue más difícil dado que el pequeño insistía que él podía correr y alzarla solo.



Cuando su comenta estaba alto en el cielo miraba a su madre con una enorme sonrisa. De un momento a otro sus ojos se anegaron de lágrimas y sin soltar el cordón de la comenta abrazo fuertemente las piernas de ambas mujeres.



- Oh campeón ¿que tienes?- la morena se doble frente a él mientras limpiaba sus lágrimas-
- Gacias- dijo nostálgicamente-
- Oh mi hombrecito simplemente esta emocionado- recibiendo un cabeceo afirmativo del pequeño-
- ¿Estas feliz por hoy Matty?-
- Si… el día más feiz- dijo-
- Y vendrás muchos más- movió los cabellos del pequeño y beso su frente-
- Te quiedo- dijo aferrándose a ella-
- También te quiero mi vida- contesto abrazándolo mientras miraba la pelirroja que se sentía sentimental a ver la relación de su hijo con ella.



Cerca de una hora más tarde decidieron que era hora de irse ya hacia el cine. Pero fue Helga quien comento que se sentía agotada tras estar todo el día fuera y que le apetecía mejor regresar a la casa si no era mucha molestia. Las chicas se inquietaron y decidieron cancelar el cine, pero la mujer mayor le explico que no lo hicieran que solo era agotamiento y quería ir a dormir, aparte que no le gustaba estar en lugares cerrados con muchas personas a su alrededor. Cuando logro convencerlas todos se cambiaron y dejaron a Helga con la condición que si algo era fuera de lo normal las llamara a ellas. El automarcado estaba en el #1 el de Yulia, en el #2 Lena y el #3 el de Big Ben dado que él estaba más cerca.



Llegaron al cine y no tenía idea de que ver. Casi todas eran para adultos. Ya fuera porque eran de terrón, muy violentas, de acción, comedias románticas que a los chicos que le aburriría.



- Lena… Yuls- Mark se acercó hasta una de las carteras señalando la película de Sherlock Gnomes, una caricatura.
- Si, si, si- comenzó Matty a saltar sobre los brazos de madre-
- Bueno vamos- caminaron hasta el área de taquillera- Buenas tarde, dos adultos y dos niños para Sherlock Gnomes- la joven tras el mostrador miro la pareja viendo 3 adultos y pequeño-
- El… no es un niño- señalando a Mark
- Oh lo siento- Lena rápidamente saco el Carnet de “discapacidad” de Mark- aquí tiene
- Se le da descuento por persona “discapacitada”-
- Diversidad funcional- dijo entre diente la morena-
- Aquí tiene las entradas que disfruten la función-
- Claro, gracias-
- Patrañas- comento la morena cuando caminaba al interior del cine- mira Len- mostrando la taquilla- vale igual que una de niño no podía solo cobrarla como de niño- le dio las taquillas al joven frente a ellas para entrar al área de las salas y donde compraría todo lo de comer-



[Las “” en la palabra discapacidad, es debido que, aunque muchos lugares que se le puede llamar de esta manera para mi e incluso mi profesión es una palabra discriminatoria e inadecuado. Para mí se debe ser diversidad funcional. Dado que muchas personas que aun que tiene ciertas limitaciones como estar en silla de ruedas, no tener brazos o no poder ver poder desarrollarse en la vida normalmente, tener trabajo entre otras cosas. Sin embargo, se le tiende a poner la etiqueta discapacidad, impedidos, menos válidos, como si no tuviera capacidad para hacer nada y fuera menor.  En esta historia Mark tiene diversidad Funcional intelectual, el cual fue provocado por su accidente el cual le provoco problema en su desarrollo cognitivo. Sin embargo, aún podemos ver dentro de sus “limitaciones” dado a esto él se ha continuado desarrollando y aprendiendo. Así que vamos sacando la idea de personas impedidas o discapacitadas y vemos con personas diversas, diferentes y por ende harán las cosas diferentes y en un grado diferente.]



Lena se quedó sentada dentro de la sala con Matty en sus piernas y Mark acompaño a la oji-azul a comprar lo que comerían. Mientras la pelirroja compartiría su pop corn con su pequeño, Mark prefería los nachos con queso y la morena aún no se decidía cual quería comer. Finalmente tomo también pop corn solo que pidió algo de queso extra para poder untar los de ella.



Durante la película Mark estaba al lado izquierdo de Lena y Yulia a su derecha mientras Matty estaba en sus piernas. Al pasar la película el pequeño comenzó a estar algo inquieto y termino pasando sobre la morena quien trataba de llamar su atención haciendo exagerada las escenas de la película.



- Ultima vez que traemos a Matty al cine- comentó la pelirroja al salir de la sala de cine cuando la película termino-
- Creo que debe estar más grande- la sonrisa en los labios de la pelinegra era enorme- ¿entonces seguiremos saliendo así? -
- No… no quería que sonara así-
- Oh vamos las dos lo entendimos- paso su brazo por los hombros de la joven-
- Yuls- dijo en tono de advertencia
- ¿Que? No hago nada- aparentando inocencia
- Sí que lo haces-
- No lo hago…- beso la mejilla de la pelirroja- vamos casa cariño, creo que nuestros chicos ya están algo cansados. -
- Si…- la pelirroja lo dudo, pero se relajó sobre la morena. Sintiendo que todo era correcto que estar entre los brazos de la morena y ver como sus chicos disfrutaba del día era correcto. Ese día como una familia que salía al cine era correcto-
- Es corrector- dijo la morena besando su coronilla como si leyera sus pensamientos-
- ¿Vamos a casa? - completamente entregada a la sensación de estar junto a la morena
- Claro cariño-



Las siguientes semanas fueron una completa desastre para la joven madre. Su latina novia estaba completamente molesta, no le parecía que cada vez que ella no podía llevar a Lena lo hacia Yulia. Cuando no podía recogerla otra vez allí estaba Yulia, aparte que los chicos parecían nunca querer estar con ella y solo preferir la morena nada de lo que ella hacia era divertido y tan pronto alguien pronunciaba el nombre de Yulia, ella era cosa del pasado. Todo esto la tenia de mal humor y solo tría la mil y una pelea de la pareja,



- Entiende Luciana nada sucede…es su casa y los chicos las aman- ese día estaban discutiendo detrás de Diner en el receso de la joven. -
- Vamos los chicos siempre están tras ella como perritos- el comentario molesto más de lo debido a la pelirroja-
- ¿Cómo los llamas así? Además ¿eso qué? jamás te los ganaste no te importaban ahora que te importan si les gusta estar con Yulia
- Pero lo intento-
- No lo suficiente-
- Entonces ¿qué debo haces? - grito exasperada- porque parece que nada funciona-
- No sé, llega a ellos Luciana- le dijo irritada-
- ¿Cómo carajo? Todos solo tienen ojos para ellas hasta tu-
- Eso no es cierto-
- Claro que sí, vives para ella. Desde que llego todo es ella, ¡sales con ella, llegas con ella todo putamente es ella! -
- ¡Suficiente Luciana! -  dijo más que molesta- si tienes algún problema de confianza no es mío resuélvelo-
- Jodancen- grito la oficial molesta subiendo a su patrulla cuando la vio entrar al diner-



La semana fue aun peor para la pareja y todo el pueblo lo sabía, pero también todos sabían que entre la chica de ojos azules y la joven madre siempre había existido un algo y desde el momento que había regresado al pequeño pueblo solo era cuestión de tiempo para que todo volviera a surgir.  Los que más le molestaba a la oficial era que ella estuvo meses cortejando a la pelirroja y solos unas semanas para la oji-azul tenía todo.



Había comenzado el mes de Julio y cada día eran más constate las discusiones de Luciana, pero igualmente era más contaste los acercamientos de la morena. Si los acercamientos eran sutiles las forma que ella era con los chicos era más que suficiente para derretir el corazón de la joven.



- Yulia- dijo cuando en la otra línea contestaron el teléfono-
- Len, ¿todo bien? – pregunto preocupada
- No… puedes hacerme un gran favor-
- Claro que pasa- el tono preocupado se podía escuchar en su voz-
- Es que se supones que Amy vinera a continuar mi turno, pero llamo que tiene Chikenpox (Creo que es lo mismo que Varicela y que en todos los países es lo mismo) y no podrá venir. Llame a Sherly pero dijo que estaba fuera, salió a Cleveland a ver su madre o algo así. Lo dudo solo no quería venir a trabajar.
- ¿Qué necesitas amor? - comento rápido la morena por la larga explicación de la pelirroja-
- Es que no podre llegar al partido de Mark… no saldré hasta la tarde que llegue Margo a cubrí su turno-
- ¿quieres que hable con Big Ben o algo? – pregunto curiosa
- No, Dios no… solo crees que puedas estar allí con el-
- Oh Len sabes que siempre voy, ¿cómo preguntas? -
- Es que me siento mal siempre voy-
- No te preocupes estaré al pendiente de él-
- Gracias, gracias Yuls- en su voz se podía oír el claro alivio.
- No te preocupes… cuando salgas te pasare a buscar-
- Gracias-
- Ok te veré más tarde-



***********************************************



- Lena no podrá llegar a tiempo al partido- comento la morena girándose hacia la nana-
- ¿Qué sucedió? -
- No hay quien tome el siguiente tueno y ella lo tendrá que tomar-
- Pobrecita- sabiendo lo mucho que bajaba la joven
- Bueno, iremos nosotras con los chicos-
- Como si le molestara que tu fuera… de hecho creo que ni notaran que Lena no está-
- Claro que lo notan aman a Lena-
- Pero si tu estas ella desaparece-
- ¡Chicos!  - grito mientras subía las escaleras- a cambiarse- toco la puerta de Mark antes de entrar- Mark ve poniéndote el uniforme para ir al partido-
- Si-
- Matty bebe- lo encontró jugando en el suelo de su habitación como lo había dejado- venga vamos cambiarte- el pequeño le extendió los brazos con una sonrisa en sus labios-
- Amos a juego-
- Si vamos al juego-
- Mak gana-
- Seguro que Mark ganara- le decía mientras le sacaba la camisa e iba al baño con él para darle un baño.



Los días de partido para evitar el agobio del pequeño por el calor siempre le daban dantes de irse un buen baño así salía fresco hacia el parque. Mark hacia lo mismo así que ambos iba fresco para evitar los golpes de calor. Mark al ser más grande se refrescaba rápido en el parco con sus compañero, pero Matty con el calor y el sudor comenzaba a inquietarse y molestarse.



- Muy guapo te ves- lo terminaba de peinar y poner su colonia de bebe-
- Yuls ya- Mark llegaba con su uniforme listo-
- Bueno yo me cabio y nos iremos-
- Ya- tomo su pequeño sobrino y bajo con él a esperar-



Luego de un rápido baño ella estaba lista con unos Jean claros, sus converse negros y la camiseta del equipo de Mark, Helga también estaba en la camioneta más que lista para el partido.



- Lena- comento rápidamente Mark al notar la ausencia de su hermana. Ante el comentario del mayor, Matty frunció el ceño e inclino su cabeza buscando a su madre-
- ¿Mamá? -
- Ella no puede venir hoy chicos- el tono de disculpa en estaba en su voz- pero iré yo con ustedes eso está bien ¿no? -
- Ya- comentó algo triste-
- vamos campeón estaré allí apoyándote sé que no es igual, pero siempre estaré para ti-
- Gacias Yulia-
- Bueno vamos chicos-



El partido había comenzado más que emociónate. Tal vez el partido con más carreras que se había visto. En cada entrada, cada equipo había logrado hacer al menos una carrera manteniendo siempre el marcador empate. Así que en la baja de la novena el equipo de Mark estaba bateando, pero estaban 3 carreras a bajo con 2 out. La suerte era que en se momento tenía 3 hombres en base y uno en el área de bateo. El conteo lo tenía en dos bolas, cero strikes. Mark estaba en tercera base listo para anotar una carrera. Para mala suerte del equipo dos de los batazos del joven fueron al área de fault. Los que ahora si había puesto a todo el equipo a sudar. El conteo se había subido a la cuenta máxima 4-2.  Cuando el bateador Dio el batazo todas las las gradas se levantaron unos alentando a los corredores a llegar a home otros alentado a los jardineros a detener la pelota que iba hasta el final del jardín derecho. Había picado casi en la línea de fault.



Mark había llegado perfectamente hasta home sonriendo hacia Yulia que estaba de pie dándole ánimos con un Matty enrollado en su cuello. Detrás de él lograron llegar los otros dos. El chico que había bateado aún estaba corriendo con todas sus fuerzas para llegar a home. Con la mala suerte para los otros jugadores que al lanzar la bola lo había hecho mal y el jugado había logrado anotar la carrera ganado así por una carrera el equipo de Mark.



- Yulia- Bucky se había acercado a ella- traje pizza para los chicos celebraremos aquí en el parque ¿está bien para ti? -
- Claro no hay problema. Mark se ve feliz y Matty aún no está molesto por el calor-
- Perfecto entonces a celebrar- comento girándose
- ¿Por qué no te largas? - la morena se giró para ver a Luciana allí-
- Estoy aquí con mis chicos-
- Claro… bienes te las follas a gusto te vas y cuando vuelves te das cuenta que ya está con otra y dice “oh ahora que puedo hacer para volvérmela a follar. Ya sé, me ganare a su hijo”-
- No trato a Lena como un objeto sexual Luciana. Si me fui fue a arreglar algunas cosas y ahora estoy aquí y me preocupo por los chicos-
- Seguro. Puta-
- Amo a Lena eso es seguro, pero también a los chicos y los cuidare así ella no este conmigo-
- Claro te importa el bastardo de tu padre y el retardado de su hermano. Solo busca una excusa para entrar su caliente coñ…-



No pudo terminar la frase cuando sintió un fuerte golpe en su mentó. Algo crujió y no sabía era el mentó de ella o la mano de su atacante. Pero de un momento a otro estaba de espalada a suelo recibiendo golpe tras golpe en su rostro. Cuando reacciono pudo girarse y poder darle un par de golpes a la morena hasta que varios brazos las separaron. Aun desorientada vio el rostro de la oji azul. Su labio sangraba tenía un corte sobre la nariz que también sangraba.



- Tu… Yulia Volkova queda bajo arresto por agredir a un oficial- varias personas protestaron pues para ellos las dos se estaban peleando-
- Serás perra- vocifero la morena
- Guarda silencio- comenzó a leer los derechos y le puso las esposas para tirarla dentro de la patrulla.



**********************************************



- Buenas tarde Big Ben Diner- una pelirroja contestaba el teléfono apenas unos 40 minutos después-
- Hola Lenita soy Bucky-
- ¿Bucky que pasa? – intuyendo que si el llamando algo pasaba
- Oye creo que tienes que pasar por la comisaria-
- ¿Que? ¿Por qué?-
- Ahhh veras Yulia y Luciana tuvieron un altercado hoy en el parque-
- ¿Qué? -
- Creo que tienes que ir a sacarla, Helga esta con los chicos en la casa-
- Rayos claro voy ahora- con la suerte que su turno ya estaba acabando y saldría-



Para la suerte de la chica de ojos verde gris su turno casi acaba 20 minutos más y llego la chica que tomaba su tueno. Sin más demora tomo sus cosas y salió del Diner directo a la comisaria. Era increíble un solo favor que le pedía a Yulia y termina detenida y ahora debía ir a casarlas a ambas. Iba más que molesta por suerte la comisaria quedaba cerca del diner.



Cuando entro se dispuso a pagar la fianza de ambas, pero para su sorpresa Luciana no había sido detenida y Yulia ya se había pagado su propia fianza, solo esperaba quien pasara por ella. rápidamente le dijeron dónde estaban la morena, pero jamás espero escuchar la conversación que se desarrollaba en las celdas.



- Que te jodan Luciana jamás te volverás a referir a los chicos así- prácticamente atacaba la morena
- Y tu jamás te volverás a cercar a Lena-
- Oh que… yo te deje la carita más bonita eh esos tonos de morado y verde combinan con tu alma oscura- se burlo
- Que te jodan Volkova- contesto molesta
- Tú fuiste la que llamaste bastardo y retardado. Son muy importante para mí y no lo permitiré que hables así de ellos-
- Me importa poco Volkova. Las cosas se llaman por su nombre y esos son. Por última vez te digo, te quiero lejos de Lena es mi novia-
- No hago nada para quitártela supéralo imbécil y si salgo de aquí ahora te rompo el culo por hablar así de ellos-
- ¡ERES UNA COMPLETA IDIOTA LUCIANA!  - el grito de la pelirroja se escuchó por todo el edificio-
- Lena- dijo anonadada por la repentina aparición de la joven.
- Sácala de ahí ahora mismo- la latina nerviosamente comenzó hacerlo.
- Espera escúchame-
- Que quieres que escuche, que por tus estúpidos celos has insultado y denigrado a mis hijos. Que eres una persona tan mierda que eres capaz de referirse así a dos personas que no pueden defenderse a sus espaldas. Lárgate de mi vida no te quiero volver a ver imbécil-
- Claro la escucharas solo a ella- la Latina aprecia más ofendida aun
- Me tienes cansada se acabó Luciana que se joda no te quiero cerca y menos de mis hijos-
- ¿Por ella? -
- No por ti. Por qué las últimas semanas solo me has demostrado que puedes ser una gran imbécil así que te jodan- miro tras la latina y vio a la oji-azul- ¿vienes o te quedas? -
- Ya voy- dijo saliendo tras ella-
- Esto una puta mierda- maldijo cuando salió de la comisaria-
- Lo siento Lena no quise ocasionar eso-
- No es tu culpa ya venía pasando- comento frustrada mientras asaba sus manos por su cabello y cerraba los ojos fuertemente
- Rayos mira tu rostro- dijo al calmarse y mirarla
- Yo la deje peor- comento riendo-
- Si lo vi- se mordió el labio- realmente dijo eso de los chicos-
- Lo siento yo…-
- Olvídalo vamos, solo quiero dormir- por suerte mañana es mi día libre y también tengo el lunes por lo de hoy-
- Entonces a casa-
- Vamos a casa- más derrotada que nunca



El camino fue más que silencioso y cuando llegaron Lena bajo casi tirando la puerta de la camioneta. Yulia la siguió a paso lento. Vieron a Matty y Mark ya bañado y sentados frente al televisor viendo caricaturas.



- Espérame en la terraza voy ahora- sentencio Lena y la pelinegra ni se molesto en contradecirla-
- Por Dios niña ¿en que estabas pensado cuando peleaste? -
- Lo siento nana- dijo bajando la cabeza- solo estaba molesta-
- Esa no son manera-
- Oh créeme nana ya no lo volverá hacer- dijo Lena acercándose con un botiquín y una bolsa de hielo. - deja ver eso- tomo el rostro de la morena- mi hijo te rompió la nariz más fuerte- bromeando
- Lo sé-  la pelirroja volvió a ver el corte sobre el tabique después de desinfectarlo-
- Creo con puntos mariposa bastara- dijo cuándo saco los puntos mariposa para ponerlos- eres una tonta por pelearte así con ella-
- El deje peor que no viste-
- Igual Yulia- puso la bolsa de hielo entre su pómulo y labio que comenzaba a inflamarse- mientras miraba su mano que igual se veía un poco inflamada. Parece que lo que había tronado había sido sus nudillos
- Jamás dejaría que habla mal de los chicos o de ti… hasta ahí llega mi paciencia-
- No tenías que…-
- Hay muchas cosas que no tengo que… pero las hago por ustedes- ambas estaban muy cerca mientras Lena la había estado curado y fue la oportunidad de Yulia para acercarse y tratar de besarla
- Acabo de terminar con Luciana- la morena sonrió-
- Es gracioso, que siempre tus escusas son, “estoy con Luciana” o “acabo de terminar con ella” jamás es “quiero a Luciana” o “aun quiero a Luciana”- suspiro. Saco la bolsa de hielo y tomo la mano de la pelirroja- sé que te lastime al irme… pero estoy aquí por ti, por los chicos solo dame la oportunidad de enmendar todo y demostraste cuando los amo Lena… que soy capaz de todo por ustedes-
- Yo no… no… creo-
- Por favor… por lo que sentimos en Rusia… por lo que sentimos en New York…. Por lo que sentimos aquí. Démonos esta oportunidad de ser felices Len-
- Esto no es una historia Yuls no existe los finales felices, ni vivieron felices para siempre… la vida me lo ha enseñado-
- Déjame demostrarte que al menos existe un lado hermoso detrás de tanto horro-
- No sé. – comenzó a dudar tras todos los sueños que los ojos azules le prometían
- Solo déjame entrar, por favor. No te pido que seas mi novia ni que estemos aquí tenido relaciones. solo que me des la oportunidad de ir enamorándonos, las dos
- Pides mucho- suspiro.
- No, pido poco- se acercó más- solo pido que te dé la oportunidad-
- Solo dejemos que el tiempo lo diga- consto. Pero Yulia sabía que eso era un sí, que era su oportunidad-
- Es más que suficiente- contesto feliz
- No he dicho que si Volkova-
- Sí que lo has dicho- comento jocosa la morena
- No- fue la contestación indignada de la pelirroja
- Si-
- No-
- No-
- No caeré idiota- le contesto la pelirroja riendo-
- Te quiero Lena, te lo demostrare- antes de levantarse le logro robar un beso de sus dulces labios



Lena se levantó para verla sentarse junto a los chicos en la sala a ver tv. Matty no perdió oportunidad de picarle el rostro donde se comenzaban a formar los morados obviamente curioso por el color en el rostro de su persona favorita. Viendo aquella escena suspiro ¿estaría haciendo lo correcto en darle otra oportunidad a Yulia?


Lo se ha pasado un millón de años desde que actualice. Juro que abro el documento Word todo los días, pero estoy bastante bloqueada así que o solo escribo un par de oraciones o así como lo abro estoy horas sin saber que diablo voy a escribir. A veces he pensado algo y ya después no se se me ha olvidado y estoy mal. No se si se debe a un medicamento que me dieron por mis problemas médicos o que pero esto me tiene loca. Pero no abandonare y continuare solo que con lentitud. No es que estemos muy lejos del final por que realmente esta bastante cerca. Así que lamento mucho la espera y espero que al menos valiera la pena.


Kano chan: Hola un placer volver después de tanto tiempo. Sigo lento pero seguro y espero que igual te siga gustando. Creo que por primera vez no lo deje en algo tan crucial así que nada de reclamos. Espero que lo disfrute y hasta la próxima
andyvolkatin : Hola, he vuelto a paso muy lento pero muy seguro. Espero que realmente disfrutaras el Capitulo.Si haré otra historia después de esta pero no sera tatu como a he dicho. Si gusta  te puedes comunicar en privado conmigo y te puedo informar mejor o hablar mejor sobre todo. Espero que lo disfrutes y hasta la próxima
avatar
love for volkova

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 26/09/2015
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por Kano chan el Vie Abr 27, 2018 2:10 pm

Hahaha claro que lo he disfrutado!! Ha está genial y además como dices lo has dejado en una parte muy light así que no me comerán tanto las ansías!!
Saludos y éxitos en todos los ámbitos;)
avatar
Kano chan

Mensajes : 291
Fecha de inscripción : 08/05/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por andyvolkatin el Vie Abr 27, 2018 4:19 pm

Hola Very Happy
que buen capitulo
cada ves mas interesante
y claro que me comunicare contigo
siguela pronto y saludos
avatar
andyvolkatin

Mensajes : 525
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por volky_drake1209 el Mar Jun 19, 2018 12:08 pm

AMOOOO TODAS tus historias las leo desde que estabas en el otro foro *-*
me encanta todo lo que escribes siempre tienes historias innovadoras y eso me encanta esta fic no es la excepción espero sigas con mas historias y suerte en todo I love you I love you I love you

volky_drake1209

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 19/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por love for volkova el Lun Jul 09, 2018 6:09 pm

Capítulo 13: Second Chances



La siguiente mañana Lena se volvió a despertar sin su pequeño a su lado. Pero siendo domingo y sabiendo que no tenía que trabajar decidió aprovechar para dormir un par de horas extra. Si Yulia quería jugar a la familia pues que comience cuidado a los chicos mientras ella duerme, se dijo a si misma mientras se giraba en su cama para seguir durmiendo.



Solo pudo dormir tal vez unos minutos más, desde la parte inferior el ruido la traía de la inconciencia con una sonrisa en su rostro. Sin suportarlo más se levantó. Quería ver mejor lo que basaba en la planta baja. Al bajar se encontró con un con la escena más encantadora y más desastrosa. Tanto Mark, como Matty y Yulia estaban allí preparando el desayuno.



- ¿Qué paso aquí? - viendo la cantidad de utensilios sucios y sobre todos que su hijo y hermano llenos de harina-
- Hacemos el desayuno- la morena contesto con simpleza
- Yuno mamá- su hijo descalzo sobre la cimera levanto los brazos feliz-
- Wow ya veo que prepararon el desayuno- camino más secar- y todo un desastre- quemaron más sartenes-
- Unos pocos- comento Yulia- nada que no se pueda reparar o comprar nueva-
- Mamá hotket- tomo uno y sin reparo lo llevo a su boca mordiéndolo-
- Espera campeón dijimos que comería todo justo- Yulia lo tomo- vamos a comer todo-
- ¿Dónde está Helga? – se giró buscándola por la estancia
- Salió al centro de la edad dorada o como sea- luego llevo su mano a su barbilla y levanto las cejas- creo que menciono a un tal Henryk-
- Oh el señor Henryk es un hombre adorable-
- Creo que esta enamorada-
- Eso es tierno-
- Creo que es raro- llevando la comida a la mesa- pero creo que merece ser feliz




Henryk Podolsky era un hombre de mayor edad polaco que había llegado a estados unidos como refugiado entre los cientos de niños huérfanos tras la segunda Guerra Mundial. Solo tenía 3 años cuando Henryk Podolsky llego a Estados Unidos por la cruz roja tras ser rescatados de unos campos austriacos donde tenía varios niños separados de sus padres y llevados por los nazis para continuar la supremacía de la raza.  Hasta donde se sabía los padres de cera de los 500 niños rescatados habían sido asesinados. Estuvo otros dos años en un orfanato hasta que fue adoptado por una familia Norteamérica formada de un soldado que había regresado de la guerra y había deicida sanar tanto sus heridas de guerra como las de ese pequeño.



Creció a las afuera de New Jersey con sus padres donde conoció a su novia a los 16 y se casó a los 18 años. Tuvieron 3 hijos mientras ambos trabajan en la fábrica del pueblo donde Vivian. Aun así, cuando su esposa tenía 45 años falleció por una falla renal que nadie detecto a tiempo. Después que sus hijos tuvieron su vida y de había ido a diferentes partes del país, decidió buscar algo más pequeño para él y vivir una vida más tranquila en su retiro. Así que se había dio al pequeño pueblo de Vinton Ohio. Lo menos que esperaba era volver a sentir algo por otra mujer que no fuera su amor de la adolescencia, menos a los 75 años.



Ahora era el próspero dueño del bar de pequeño pueblo. Después de un tiempo comenzó a ir al centro de servicios del pueblo que siempre tenía actividades para los niños, adolescentes, adultos y personas mayores. Más que nada iba allí para encontrar algo que hacer en las mañanas cuando el bar estaba cerrado y no siempre podía trabajar en su viejo Mustang que parecía el proyecto de nunca acabar. Fue entonces que conoció a Helga y sus visitas al centro se volvieron más frecuentes al igual que la de la mujer mayor.



- Hey puedes comer no te voy a envenenar- comento la morena-
- Mmm eso es, pero esto luce increíble, pero, puede ser veneno si fue preparado por ti-
- Fue por los tres- vio cómo su hijo se estiro sobre la mesa y tomo un hotcake y lo llevo a su boca sin más-
- Bueno él lo come como si nada-
- Que otra prueba quieres- volvió a poner a Matty en sus piernas- cariño échale esto-pasándole el jarabe de maple- el pequeño sin control solo arrojo montones de jarabe para luego volver a llevar el hotcake a su boca haciendo que escurriera el jarabe por su barbilla-
- Dios mi vida era un desastre digno de comer- su pequeño solo atino a sonreír a su madre-
- Vamos chicos hora de trabajar- por alguna razón que la pelirroja desconocía tanto Mark como Matty saltaron como si esas fuera unas palabras mágicas. Los platos de todos estaban vacíos.



Todo salieron corriendo al backyard y Lena solo se quedó terminado su desayuno. No estaba nada mal la comida si dejaban a un lado que tenía un pequeño sabor a quemado en… básicamente todo. Miro las sartenes en el lavabo negras según se quemaron y hasta las cortinas algo ahumadas. Se rio esos 3 era un desastre en la cocina.  Cuando finalmente termino de comer y limpiar el desastre, salió con un par de limonadas para sus “trabajadores”.


En una parte algo alejada pero no tanto estaba Yulia con Mark y Matty armando lo que parecía una piscina. De esas que tenía tubos alrededor https://www.ferramentacentroitalia.it/wp-content/uploads/2017/02/Piscina-fuoriterra-rettangolare-Intex-28372-su-prato-600x420.jpg  Un toldo azul en el suelo estaba tendido para proteger tanto la piscina que no se perforara como la grama que no se quemara con el tiempo bajo ella. Yulia parecía algo confundida con la instalación de los tubos y como ponerlos. Lena simplemente se sentó en la mecedora a observar a su trio dinámico en el trabajo.



- ¿Aun siguen en eso? – escucho una voz tras ella.
- Santo Dios nana casi me matas- dijo llevando su mano al pecho-
- Lo siento no era mi intención- se sentó a su lado- entonces ¿aun intenta instalar esa cosa? -
- Eso parece- sonrió- ¿no es muy grande para los chicos? -
- Oh para Mark esta perfecta. Matty crecerá y vi que Yulia compro un millón de inflables para él-
- Es dulce en ese aspecto-
- ¡Ya lo descifré! - grito la morena- estaba leyendo las instrucciones en mandarín. Por el otro lado están en inglés- tanto Helga como Lena no pudieron evitar romper en risa. Cerca de media hora después la enorme piscina ya estaba armada y comenzaba a llenarse de agua con la mirada atenta de Mark y Matty-
- Pensaba que después se puede construir una con un área más llana para Matty
- Es un proyecto muy a largo plazo-
- Te lo dice cariño no voy a ningún lado estaré aquí con los chicos y contigo-
- ¿Quieres que pidamos pizza para hoy? - pregunto observando a sus chicos.
- Me parece una buena idea- se acercó a darle un beso en la frente- me daré un baño y saca tu traje de baño hoy todos vamos a la piscina o no me sacare de encima esos dos jamás-
- Yo no me pienso tirar- se negó la pelirroja-
- Eso lo veremos eh-
- Vamos a pedir esa pizza muero de hambre-



La pizza llego, pero la piscina aún estaba a medio llenar. Tanto Matty como Mark no paraban de dar vueltas por la enorme piscina esperando entrar. Hartos de esperar al igual que la morena se cambiaron y luego de mucho protector solar entraron era perfecto para Matty. El agua le llegaba a su pecho mientras que a Mark y Yulia a penas le llega un poco debajo de las rodillas.



Mark se sentó al lado de su sobrinito que rápidamente había comenzado a chapotear y lanzar agua por todos lados el pequeño estaba más que feliz en el agua y sobre todo que en ese momento el agua era perfecta para él. Lentamente el nivel de agua fue subiendo y ya la morena tenía el agua casi en las cinturas. Matty estaba en un inflable y en otras ocasiones en los brazo de la morena que se sumergía con él. Incluso había tomado el gusto por que la morena lo lanzara al agua y luego lo levanta. El salió lanzando airosas carcajadas, mientras el agua escurría por su rostro y sus cabellos cobrizos. Lena sentía que su corazón saldría se pecho cada vez que veía a su hijo sumergirse hasta lo más profundo antes de ser sacado por una morena tan sonriente como el pequeño.



Por otro lado, Mark logro tener la atención de la morena cuando esta le ayudo a nadar. Mientras dejaban a Matty en un flotador, no muy a su gusto. La piscina era lo suficientemente grande para que pudiera brasear y aprendiera lo suficiente. Pese al protector solar la piel de los dos chicos comenzaba a tomar un color un tanto rojizo y hasta la morena tenia áreas rojas lo que indicaba que pese el bronceado estaba teniendo un poco de insolación.



La morena había ido por su cámara y comenzado a sacar fotos y en más de una ocasión su cámara estuvo más que cerca de terminar dentro del agua. Pero supo cómo mantenerla a salvo y estaba feliz de las fotos de rostros de sus chicos dentro del agua y de todo lo que estaba logrando.




- Ya es hora de cenar- Lena grito desde la escalera de la terraza cuando el reloj marcaba las 7:00pm. La pelirroja podía morir de amor al ver los labios fruncidos de los 3 al girarse hacia ella- nada de caras a cenar ya es tarde.



Por el verano el sol se ocultaba más tarde y a esa hora el sol aún estaba y parecía ser apenas 3:00pm y por supuesto que si existía aun luz del día el chico no quería estar dentro cuando tenía una enorme piscina para ellos. Pero ante una mirada severa de la pelirroja para que todos comenzaran a salir. Lena tenia las tres toallas de los chicos listas para ellos. Yulia le paso al pequeño por el borde de la piscina y tanto Mark como ella salieron por la escalera.




- Vamos se bañan y luego a comer- todos asintiendo sin más desfilando hacia la casa-



Mark entro al baño de bajo mientras Lena lleva su ropa, Lena tomo a su pequeño y lo llevo al baño del pasillo donde ya le tenía una tina lista. Finalmente, la morena entro al baño del cuarto privado. Dejo caer el agua sobre su piel tranquilamente y luego bajo con unos pantalones cortos de algodón y una blusa sin manga del mismo material.



- Ufff huelo delicioso-  
- Y esta delicioso sentencio su nana dejando el embace con pollo frito frente a ella-



En la mesa ya había lo que parecía biscuits casero, pollo frito, papas fritas y mazorcas. Una enorme botella de Coca-cola estaba en el centro de la mesa igualmente, El tiempo en la piscina parecía solo a ver incrementado el apetito de todo que comenzaron a comer locamente. Los muslos en ambas manos de Mark era una excelente imitación de Rupert Grint como Ron Weasley en Harry Potter. Yulia tenía la enorme mazorca ente sus dientes desgastándolo mientras el pequeño Matty tenía la miel de los biscuits escurriendo por su barbilla.



- No olviden la ensalada de col- los tres pararon su degustación para ver la ensalada con cara de disgusto-
- Tienen que comer la ensalada de col- ordeno la pelirroja mientras limpiaba a su hijo- los tres suspiraron y tomaron a penas un poco.




Cuando los estómagos de los 3 bañistas estuvieron satisfechos fueron casi arrastra hasta el sofá en la sala donde se pusieron a ver tv. Cuando los platos estuvieron limpios y Lena fue a ver a sus 3 amores. Por qué tenía que admitirlo Yulia era uno de sus amores. Los encontré los 3 dormidos. La cabeza de Mark estaba sobre las piernas de la morena y su pequeño sobre su pecho. La cabeza de esta doblada de una obvia posición incómoda. Tomo primero a su pequeño retoño que al sentir a su madre se enrosco en ella volviendo a caer en su sueño. Lo dejo en su cunita y bajo con el monitor. Luego fue el turno de su hermano. Esa era una tarea más difícil. Pero aun así con un poco de ayuda del soñoliento chico logro llevarlo escalera arriba.



- Yuls está dormida, anda vamos a la cama- la morena se movió algo incomoda-
- ¿Que? -
- Esta dormida, anda vamos- los ojos de la morena se abrieron-
- Que no, vamos- como si un baño de agua fría hubiera caído sobre ella y toda la energía cayera sobre ella se levantó tomando la mano de la más joven-
- Yulia ¿donde crees que vamos? -
- A fuera- tomo dos copas y un vino. - vamos acá la noche esta entrado fresca



Con el pasar de las horas la luz de día había comenzado a defender y el cielo se había teñido entre naranja y violeta con la noche entrante. Algunas estrellas comenzaban asomarse y la brisa fresca veraniega soplaba entre las chicas. La morena dejo tanto las copa como el vino en el suelo, luego miro la pelirroja con una sonrisa traviesa en sus ojos.



- Bueno llego tu hora- comento moviendo sus cejas de arriba a bajo
- ¿Qué? No- dijo antes de comenzar a correr- la morena la persiguió. La risa de ambas se escuchaba por todo el terreno. Cuando por fin la alcanzo la tomo por la cintura, elevándola. Las piernas de la pelirroja se elevaron dando patadas al aire.
- ¡NO!!! Yulia-
- Vas al agua-
- No te atrevas- le advirtió tratando de tener una voz firme, sin embargo, la risa lo evitaba.
- ¡Si! Hoy no lo hiciste con nosotros ahora te toca-
- No por favor no- suplico
- Si- paso una mano bajo sus piernas y sin piedad la lanzo al agua con todas su fuerzas-
- ¡Dios! Esta helada- chillo
- No seas dramática-
- Me tiraste con ropa-
- Sácatela, usa la interior de traje de baño-
- Claro que no- comento molesta
- Yo lo hare- dijo comenzado a sacar su camisilla y los pantalones frente la pelirroja, quedando apenas en una lencería color verde esmeralda. El sostén de encaje y la parte inferior estilo pants que se mentía entre sus glúteos dejo a la joven boquiabierta-
- Lo hiciste a propósito-
- ¿Qué cosa? -
- Usar eso- señalándola-
- Claro… la verdad tengo solo tengo mi ropa interior sucia debo lavarla- se paró sobre la escalera y se lanzó al agua- vamos sácate la ropa-
- Bueno- sin más remedio se sacó su polo dejando a la vista el sostén blanco con estampas de girasoles. Sus mejillas se tiñeron de rojo y saco sus jean cortos dejando ver su ropa inferior de algodón blanco-
- Bueno a disfrutar- comento la morena saliendo un momento a tomar la botella de vino-
- No es gracioso Yulia-
- ¿Qué lo es? -
- El que este con esta ropa interior aquí-
- Te ves hermosa así- sirvió un poco de vino en ambas copas y dejo la botella en la escalera por la parte fuera-
- Tu usas lencería y yo solo…-
- Eres una persona norma Len, hermosa. Verte así me hace ver la chica normal que eres-
- Eres una idiota- tomo su copa y le dio un sorbo- esto realmente es delicioso, no se hace cuanto no estaba en una piscina-
- Hace mucho, mereces un poco de descaso. - La pelirroja recargo sus brazo en el borde la piscina, recargándose en ella y flotando.
- Mmm esto es fantástico- cuando bajo la vista vio los ojos azules sobre ella con una sonrisa- ¿Qué? -
- Te ves fantástica- nado hacia ella- eres fantástica- se acercó hasta poder rosar sus labios con los de las pelirroja que aun tenia rastro del vino- rico-
- Yuls-
- Solo tú y yo- volvió a besar sus labios más rosas de lo normal por el vino. Lo Saborío de volvió a sacar los labios con más fervor.



La morena sintió un poco de agua le salpicaba en su espalda, estaba por separarse para ver que había sido lo que la salpico, cuando las manos de la pelirroja sujetando su nuca. Comprendió que la copa de la pelirroja había terminado en el fondo de la piscina con el resto del líquido. Decidió imitarla y dejo caer la copa solo que esta hacia el césped, no quería que la fuera a pisar por accidente. Sus manos se aferraron a su cintura y atrajo más a ella. El contrate del agua casi fría y sus pieles comenzando a calentarse era inigualable para las sensaciones. Deslizo sus besos por la quijada de esta gasta su cuello.



- Yulia… Yuls… espera un momento- suplico entre suspiro
- Por Dios no me salgas con algo de Luciana-
- No… no es eso es que… no podemos seguir asiento esto- intentado de separar los labios de la morena de su cuello-
- ¿Qué por qué? - sin detenerse-
- Estamos en la piscina de los chicos-
- Ahhh…fue su grito de frustración- no es justo- dejándose hundir en el agua-
- No seas dramática- intento sacarla-
- Tu copa madame- mostrando el objeto adquirido-
- Oh gracias-
- Supongo que podemos terminar el vino y luego acompañarte hasta el umbral de tu habitación-
- ¿No debe ser de hasta el umbral de la casa? -
- Eso me dejaría fuera y vivo aquí- haciendo una mueca con sus labios-
- De acuerdo hasta el de mi cuarto-
- Perfecto- sonrió grandemente- gracias-
- ¿Por? -
- Por esto. Te demostrare que yo soy distinta a mi padre y se amar-
- Lo se… lo veo. Como trata a Matty a Mark, como los amas y ellos te aman. Es algo que jamás vi en los ojos de Oleg. Solo dame tiempo-
- Todo el que necesites- se acercó a darle solo un beso más antes de volver a llenar la copa de la pelirroja la de ella estaba al otro lado y no pensaba salir por ella.



Pasaron un rato agradable solo dialogando, nadando y en otros momentos dándose uno que otro beso hasta que la noche se volvió más fría.



- Ya debería ir saliendo ¿no cree? - pregunto la pelirroja-
- Claro espera-



Salió directo hacia la casa, no antes de tomar la copa de ella que había dejado caer hacia el césped y ahora su base se había roto. Regreso al poco rato con dos toallas. Una estaba enfuerta sobre sus hombros y se podía ver un ligero espasmos en su cuerpo seguro por el frio.



- Tu toalla-
- Gracias- la tomo mientras salía del agua- realmente gracias por le grato momento-
- Todo lo que quieras, vamos dormir-
- Si.-



Después del baño la pelirroja cayó muerta a la cama. Se sentía cansada y extasiada más tranquila de lo que había estado desde sus padres habían muerto en su adolescencia. Yulia llevándola allí con su hijo recién nacido y su hermano le había dado una tranquilidad que pensó que jamás tendría y en esos últimos días todo su cuerpo se sentía en completa relajación como si al fin había llegado a su destino. Estaba cansada de luchar y simplemente sentía que se debía dejar rendir ante la morena. Tal vez se equivocaba otra vez, pero realmente todo en ella gritaba por hacerlo, pero lo haría lento.




Yulia estaba por quedarse dormido cuando escucho el llanto saliendo del cuarto del pequeño. Sabía que Lena debía estar muerta así que solo atino a levantarse casi sonámbula hasta donde Matty estaba parado con su rostro contraído pero sin una sola lagrima.



- Eh campeón-
- Yuls- dijo feliz-
- Vamos a dormir conmigo si-
- Si, amos- lo tomo en sus brazos dándole un beso en su cabeza-
- Mamá-  señalando la puerta de su madre-
- No, mamá duerme, vienes conmigo-
- Ya- recostando su cabeza en el pecho de la oji-azul- y llevando su dedo índice y corazón a la boca chupándolos mientras su otra mano se aferraba la camisilla de la morena.
- A la cama- lo puso sobre la cama y le pequeño rápidamente corrió hasta el centro de esta donde se acurruco bajo las semanas- descansa campeón- volvió a besar sus cabellos y dormido abrazada a él.



Lena quería dormir un poco más tenía el día libre y quería disfrutar de él pero los golpes insistente en su mejilla, la risa ahoga la hizo saber de quién de trataba. Su hijo. Abrió los ojos y lo vio sentado con sus piernas cruzadas y su sonrisa traviesa en los labios. ¿Cómo había llegado allí? No recordaba ir por él la noche anterior. Fue entonces que vio el fuerte de almohadas al otro lado, asegurando al pequeño; seguro fue Yulia quien lo había dejado.




- Mamá, vanta- volvió a decir-
- Ya voy, ya voy amor- se rindió a dormir y se levantó-
- Yuno mamá- Lena ama la pronunciación de su hijo de “mamá”, con tanto amor, devoción y adoración.
- Ya se amor, espera que mamá termine-



Dejo a su hijo en el suelo con unos juguetes mientras hacía a su higiene matinal. Pensaba que ya que Yulia la ayudaba tanto con sus chicos era un perfecto día para lavandería.  Termino en baño y salió para tomar a su hijo. Bajo las escaleras con una gran sonrisa, se sentía feliz y sabía que era por Yulia. Lo quisiera o no. Al entrar a la cocina encontró a su hermano sentado y esperaba ver a su morena, pero no la vio en ningún lugar. Su sonrisa comenzaba a desdibujarse.



¿Podría ser que se volviera ir?. Ella sabía que no podía confiar de todo. Ya en una ocasión había hecho eso porque otra vez no lo haría. Aun así, se forzó a mantener su sonrisa y sentarse en la mesa junto a su hermano.



- Buen día Lena-
- Nana, buen día-
- ¿desayuno? -
- Si, gracias- sentando a su hijo en su sillita-
- ¿Dormite bien cariño? - pregunto a su hermano besando su cabeza-
- Si- contesto algo triste
- ¿Qué tienes? -
- Esta algo molesto y triste porque Yulia no se lo llevo con ella-
- Oh- ¿Por qué no lo haría? era su pregunta interna-
- Desayuno-
- Gracias-
- Yulia lo preparo en la mañana antes de irse- comento la mujer mayor
- Ir… irse… ¿A dónde? – claramente afectada
- Ah no lo sé realmente- la morena sentía el nudo en su garganta y nauseas-
- Claro entiendo…-
- Seguro después viene- trato de restarle importancia
- Si…claro- paso por su lado y le dijo-
- No te preocupes no se llevó nada de ropa- algo de tranquilidad volvió a ella-
- No me preocupada- trato de fingir su indiferencia
- Claro, miénteme- con una sonrisa en sus labios



Gran parte de la mañana se la paso lavando ropa. Su hermano y su hijo tenía casi toda la ropa agotada en especial desde que la morena había llegado. También lavo la de ella y la de la morena después de todo ella siempre estaba con lo chicos. Los gritos de su hijo y su hermano le hicieron saber que la morena había llegado.



- Hola preciosa- dijo la morena al pasar por su lado en el cuarto de lavado hacia la puerta que daba al patio trasero-
- Eh, ¿dónde has estado? -
- Resolviendo unas cosas y comprando otras- entonces vio sus manos llenas con algunas bolsa-
- ¿Qué has comprado? – tratando de ver el interior de las bolsas
- Ahh cosas, cosas- saliendo al backyard-
- Yulia- salió tras de ella y vio dentro de una de las bolsas que dejo- Hot-dogs, Hamburger… ¿piezas hacer un BBQ? -
- Esa es la idea- comenzado a abrir la parrilla y echar el carbón-
- ¿Un día lunes? - pregunto incrédula
- Que tiene de malo es verano- realmente no le parecía una idea tan disparatada, había sol, una deliciosa brisa, tenía la piscina tenía toda
- La mayoría trabaja-
- La mayoría dejaran todo por venir por un rato en familia-
- Estas loca lo sabes-
- Tenemos una enorme piscina donde podemos estar, además solo invite alguno- se giró donde Lena- ahora si usaras traje baño-
- Ahora menos, mucha gente-
- Ahhhh aburrida-



Todo parecía estar listo y cuando el reloj de la casa marco las 3:00pm y el pájaro cucú salió el timbre sonó. Un enorme hombre tatuando y rapado con una sonrisa gentil estaba allí con dos paquetes de cerveza, a su lado su moreno novio estaba allí. Detrás de ellos estaba nada mas y nada menos que Alexandra, Bucky y Amy. Bucky tenía lo que parecía tener una bandeja de mazorcas azadas y Amy un recipiente con algún tipo de ensalada. Alexandra por otro lado solo tenía un par de sodas.



- Me avisaron a última hora solo esto tenia- se excusó por lo poco-
- No te preocupes, pero pasen, atrás esta todo- moviéndose de la puerta para dejarlos pasar
- Gracias Len-



Ya en la parte de afuera estaba la morena jugando con Mark y Matty en la piscina que parecían completamente enloquecidos con su nueva adquisición.



- Hey hola- dijo saliendo de la piscina con el pequeño, era muy arriesgado dejarlo allí-
- ¡Yulia! - tanto Alex como Amy había saludos con el mismo entusiasmo, pero la más joven corrió hacia ella-
- Amy- saludo algo confusa-
- Gracias, Gracias por invitarme, odio tener que ir la piscina comunitaria al otro lado de la ciudad donde ni te puedes mover por tanta gente-
- jaja, tranquila ve y disfruta del día-
- Gracias- corriendo a dejar sus cosas al lado de Lena-
- he así que piscina ya te vas a establecer ¿eh? – comenzaba molestando
- mujer de campo ahora- bromeo
- Te has ablandado- comento su amiga-
- Mejor no me moleste o te tiro al agua-
- Ya, disfrutemos del día-
- Claro un lindo día- comento la morena dándole un beso en la frente- cámbiate vamos a entrar al agua-




Bucky y Yulia se turnaban el BBQ. No había una hora para la comida, según sentías hambre salías y pedias lo que ibas a comer. El ambiente era realmente familiar y todos se sentía a gustos. Lo más que le llamo la atención a la pelirroja fue la interacción entre Alex y Bucky. Era tan atento con la joven rubia como molesto con ella. Aun así ella se dejaba consentir por el hombre.



- Luciana- dijo al ver a la joven oficial entrar a la propiedad. Salió de la piscina donde estaba con su hijo y hermano. Finalmente la había convencido para entrar - Luciana- se había tapado con una toalla y caminaba hacia la oficial-
- Hola Lena- se veía más que nerviosa-
- Tu… amm ¿qué haces aquí? - viendo de reojo hacia donde estaba la morena- la latina siguió la mirada de la pelirroja he hizo una triste sonrisa-
- Yo… amm ya sabes Yulia hablo conmigo hoy- paso unas de sus manos por sus pantalones secando lo que aprecia ser el sudor por los nervios- actué mal… horrible lo siento de todo corazón. Jamás debí decir nada de ti, de tu hermano o tu hijo… creo que los celos me cegaron. Ella- señalando a la morena que miraba la distancia junto a la parrilla- me dijo que podía venir y disculparme si era de corazón y eso hago.
- Espero que realmente jamás vuelvas hablar sobre ellos así-
- Lo juro…- suspiro- sobre nosotras…-
- Luciana… no… nosotras-
- Lo se… tranquila. Siempre lo supe- viendo el rostro de confusión de la pelirroja aclaro- desde que ella llego. Siempre supe que tu amor siempre seria de ella y no mío creo que eso me enloqueció, más saber que en algún momento te perdería-
- No podías saberlo, yo no lo sabía. Solo dejaste de internarlo…-
- No, lo veía en tu mirada, en tu forma de ser desde que llego, todos lo sabían excepto tú, y bueno ella que se seguía esforzando como si fuera una carrera que no pudiera ganar, pero ya la tenía gana.
- No… no lo vi así-
- Ya no importa, lo entiendo, lo acepto. - tomo una fuerte respiración- mira traje algo de chili con carne. Receta de Texas. El secreto está en que el verdadero Chili con carne de Texas no lleva frijoles.
- Gracias. Puedes tomar lo que gustes y entrar a la piscina. Creo que Bucky y Yulia tiene unas cuentas cervezas algo escondidas allá para que los chicos lo las vean.
- Gracias-



Casi al final de la tarde solo quedaban en la piscina Mark y Matty junto a una Amy muy aniñada que seguía jugando con ellos.  Extrañamente Bucky, Yulia y Luciana estaba aparte hablando y bebiendo. Lena los observaba a lo lejos junto a Big Ben, Tayler, Alex y Helga. Quien diría que esos tres en un momento se declaraban la guerra y apena unos días Yulia y Luciana había tenido una pelea a golpe que las había llevado a la cárcel. Pero allí estaban los tres bebiendo y hablado como viejos amigos. Cada uno tenía una marca diferente de cerveza en sus manos, tal vez un reflejo de lo diferente que eran cada uno, pero parecía igual de feliz compartiendo.




- Creo que será un buen momento para todos- comento Alex al lado de Lena-
- Si eso parece-
- Me refiero a futuro-
- Yulia se ve más feliz que jamás en su vida, y todo aquí se ven bien creo que serán buenos momentos-
- Eso espero-



Todos estaban tranquilos que parecía mentira. Lena solo suspiro parecía que la vida realmente le estaba regalando un momento de paz a su vida. Solo se dedicó a ver como sus chicos jugaban y una Yulia discretamente la velaba, cuidaba de los chicos y compartía. En definitiva, se podría a acostumbrar a esa vida.



- ¿Te divertiste? - pregunto Yulia ya más tarde cuando todos se habían ido y ellas recogían -
- Fue increíble-
- Te apetece ver un rato tv conmigo-
- Mientras pueda estar echada diré que si-
- Hecho-



Después de un baño y dejar los chicos acostados claramente agostados del increíble día para ellos. Después del día de piscina había terminado jugando footbal americano y aunque Matty no jugo corrió todo el tiempo tras Yulia y Mark. Al final de día había terminado dejándose caer sobre las piernas de su madre que tras unas suaves carias en su cabello y sus ojos se habían rendido aun con su cabeza en las piernas de Lena y el resto del cuerpo colgando. Lo habían tomado y bañado y aun así continuo dormido en los brazos de su pelirroja madre.



- ¿Se despertarán? - pregunto la morena
- Lo dudo- viendo hacia el piso de arriba- estaban muerto-
- Yo estoy muerta-
- Si quieres descasa-
- No, quiero ver tv, junto a ti-
- De acuerdo- Yulia se acostó en el sofá y Lena se acomodó a su costado- ¿algo que quieres ver en concreto? -
- Lo que tu elijas-
- Bueno- tomo el control entrando en el programa de Netflix-
- Enserio quieres ver los pitufos-
- Si-
- Hay mucho más para ver-
- Dijiste que yo escogiera y eso hice ahora no te quejes
- Vale tu ganas- simplemente la abrazo-
- Esto se siente bien- finalmente dijo descansado su cabeza sobre el pecho de la morena-
- Humm- concordó la morena- más que bien-
- Fue un gran día de verdad, lástima que ya mañana debo trabajar-
- No tendrías porque-
- Tengo por qué… existen muchas cosas por pagar-
- Te lo dije desde que viniste. No tienes por qué hacer nada, solo estar aquí para ayudar a Mark y Matty-
- Yulia… no comiences ya lo dialogamos-
- Lo sé, pero, Len podrías solo quedarte. Además, ahora también vivo aquí y aporto-
- Yo también quiero aportar-
- Podemos mejor no discutir-
- Pero sabes que seguiré trabajando- la morena suspiro-
- Vale… por ahora- dijo entre dientes-
- ¿Qué dijiste? -
- Mira a pitufo bromista-
- Yulia- dijo en forma de advertencia, pero finalmente se acomodó igualmente para seguir viendo la película-



La mañana siguiente llego temprano a su trabajo. Yulia la había llevado luego de prepárale el desayuno. Pero la pelirroja no se podía concentrar en su trabajo solo miraba la puerta principal contantemente. Estaba segura que en cualquier momento sus tres amores entrarían. Se quedó pensativa un momento mientras servía un café.



“Sus tres amores” repitió en su mente. Jamás imagino pensar de esa manera en Yulia. Si bien cuando la conoció en Moscú despertó en ella todas esas pasiones que se había obligado a reprimir para sacar a delante a su hermano. El conocer en ese momento a la morena había supuesto dale una última oportunidad a su verdadera identidad antes de morir para siempre. Jamás pensó que todo eso pasaría y ahora podría estar allí con su hijo y pensado en ella como su amor. Realmente la quería, ¿la quería también la morena? -



- Mamá- la voz inconfundible de su hijo resonó en la cafetería arrancándole una sonrisa- mia- señalando su nuevo balón de football americano, no era uno original, era uno de esos de espuma de Nerf que tendía hacer más suaves, pero lo más que me sorprendió fue verlo tanto a él como a Mark y Yulia llenos de barro.
- ¿Pero que les paso? - su cara, ropas y cabello llenos de barro. Yulia incluso parecía tener el cabello corto por la firma que lo había peinado hacia atrás.
- Jugamos- contesto Mark con esa sonrisa que nunca desaparecía de su rostro desde la llegada de la morena-
- Ya veo que sí, parecen unos cerditos así-
- Pero unos muy lindos- contesto la morena- será que nos de algo de comer a estos pobre pordioseros muertos de hambre-
- Oh pobrecitos, seguro se han comido todo lo que Helga estaba haciendo esta mañana-
- Nos paramos en la quitan enmienda- contesto la morena-
- Ya preparare sus comidas-
- Puede ser para llevar no creo que debamos estar aquí así- señalando la ropa
- Mmm claro-



Mientras preparaba las ordenes le dejo batida a los tres. Para su pequeño que estaba en las piernas de la morena tenía una pequeña de vainilla, Mark una de fresa y Yulia de chocolate. Cualquiera que los viera pensaría que eran familia. Yulia y Matty tenían casi los mismos ojos solo que cada día los ojos de Matty tenía un pequeño tono grisáceo, heredado de ella. También Mark y Matty tenía el mismo color de cabello y con la morena tiñéndose el cabello simplemente parecía toda una familia junta. Sobre todo, como estaba ahora iguales. Los tres tenía sus brazos extendidos a cada lado de sus vasos mientras sorbían su batida mirando como bajaba el nivel del líquido. Si, eran sus tres amores. Nadie le podría arrancar ahora esa felicidad.



- Aquí tiene… pero Yulia- dijo llamando la atención de la morena- tienes que dejar de pedir comida no es lo más saludables-
- Oye te escucho… recuerdas donde trabajas- dijo Big Ben- mi comida es de calidad- comentó mientras dejaba un plato a otro cliente. Lena solo observo la grasienta cantidad de papas fritas con una mirada aséptica- no es el mejor ejemplo lo sé, prometo que hare una comida nutritiva para tu familia-Ella rio
- No te preocupes Ben es solo que por Yulia comería solo en la calle y no es bueno para su salud
- Bueno cuida lo tuyo. - ella solo inclino la cabeza tratando de ocultar la sonrisa-
- Mejor trabajo-



Cuando salió se sorprendió que ya la morena no estuviera allí para llevarla a casa así que sin más remedio espero en una esquina por la llegada de ella. Había pasado cerca de media hora cuando por fin vio la nueva camioneta de Yulia. Se levantó lista para irse y sobre todo para discutir con ella por haberla hecho esperar. Pero se sorprendió al ver que tanto Helga como sus chicos estaba en la camioneta.



- ¿Salida familiar? - pregunto con una sonrisa mientras subía a la camioneta-
- No, vacaciones familiares-  comento la morena saliendo del Dinner
- ¿Qué? - se giró y pudo ver el equipaje en la parte trasera de la camioneta- pero a donde vamos, yo tengo trabajo-
- Sí, pero ahora tienes vacaciones y nos vamos, así que ponte cómoda, tenemos que llegar primero al aeropuerto de Ohio-
- Pero ¿qué? - más que sorprendida
- Viajaremos a Florida- movió sus cejas de arriba a bajo-
- ¿pero… pero… que? -
- vamos tomaremos un vuelo hasta Miami-
- esta loca-
- No, hable con Big Ben y te dio vacaciones ya todos han tenido vacaciones solo faltabas tu-
- Al menos me hubieras dejado dar un baño después de un día entero de trabajo- comento mientras halaba de su ropa.
- Ya después Len, no tenemos tiempo tenemos que llegar al aeropuerto-



La pelirroja solo protesto un rato más, pero finalmente termino durmiendo en la camioneta. Al llegar al aeropuerto y pasar seguridad, Lena tuvo el tiempo de cambiar su ropa por otra que Yulia ya le traía preparada. Tuvieron que esperar apenas unos momentos antes que comenzaran a llamar para el abordaje. Lena estaba sentada en la ventanilla y aunque Matthew tenía su propia silla a su lado el prefería sus piernas e ir mirado las nubes. A su vez llamaba a la morena para que estuviera a su lado mirando. Mark también se movía con ellas y Helga solo observaba a las chicas y su familia lentamente formada.



Al llegar a Miami Yulia alquilo un auto. La pelirroja ya no dada más. Había sido 2 horas hasta el aeropuerto de Ohio, luego dos horas más de vuelo y ahora la morena le decía que aún le quedaba una hora de viaje. Los chicos ya estaban dormidos y ella estaba también quedándose dormida.



- Descansa- dijo la morena- te despierto al llegar-
- Solo descansare los ojos un momento-



Ese pequeño cerrar de ojos fue suficiente para ella. Lo siguiente que supo era que sentía beso en sus parpados, nariz y uno que otro en sus labios. Finalmente arrugo su nariz. La oji-azul penso que la alejaría, que despertaría, pero en su lugar enrollo sus brazos alrededor del cuello de ella acercándola más.



- Mmmmm- musito cerca de ella-
- Llegamos bebe-
- Mmmm- volvió a suspirar-
- Sigue sujetándote así de mi cuello de acuerdo-
- Ujum- gimoteo-
- Vamos-


Utilizando todas sus fuerzas deslizo uno de brazos bajo las piernas de la pelirroja y otro tras de espalda y la levanto. Lena simplemente se acomodó mejor y poso su rostro entre el cuello y el hombre de Yulia. Sin más esfuerzo entro donde pasaría las siguientes dos semanas y la deposito sobre la cama.  Saco sus zapatos y sus pantalones antes de abrigarla. Finalmente, ellas misma se recostó a su lado para descansar.



El sol de la mañana se filtraba por las finas cortinas de hilo blanco. Lena comenzó a parpadear por la brillante luz de sol que se filtraba atreves de los finos hijos blancos, sus fosas nasales se inundaron con un olor que la hizo abrir más rápido los ojos. Olor a salitre a mar. ¿Dónde estaba? Las pareces eran blancas y azul claro con cortinas de hilo finas. Afuera podía escuchar el sonido de aves… de gaviotas y lo que parecían ser las olas del mar. No recordaba como había llegado. Sonrió cuando un pequeño recuerdo llego, donde Yulia la besaba para despertarla y ella solo se abrazó más a la morena.



Se estiro perezosamente y se levantó. Lo primero que noto que la habitación tenía una puerta corrediza de cristal que daba a una hermosa playa de aguas cristalina y fina arena blanca. Finalmente, se cambió busco la salida de la habitación. Toda la casa parecía muy rustica de una sola planta y llena de luz. En la cocina encontró a todo con el desayuno.



- Buenos Días- saludo a todo allí
- Mamá- grito su pequeño corriendo donde ella-
- Hola mi vida-
- Ma. Paya- le dijo señalando hacia fuera-
- Ya lo vi amor- acaricio su cabello y lo peino un poco. Estaba más largo y comenzaba tomar más vuelta- ¿dormiste bien? - el solo asintió con su cabeza sobre su hombro- ¿y tu cariño? - acercándose a su hermano-
- Quiedo ir playa-
- Ya veo dos chicos que ya quieren playa-
- Terminamos el desayuno e iremos- comento la morena sirviendo el plato de la pelirroja-



Tras desayunar todos salieron a la playa que daba justo tras la casa que la morena había alquilado por las dos semanas. Era una casa privadas con playas privadas. Helga se había quedado bajo una enorme cama descansando mientras los demás iban al mar. Lena se había asegurado que tanto Mark como Matty rápidamente tuviera su bloqueador. Apenas unos minutos al sol y ya se estaban poniendo rojos. Su hijo estaba más blanco de lo normal de tanto bloqueador solar.  Mark y el tenían unos bañadores iguales de pantalones, la mayor parte azul oscura y la parte más baja en parecía el mar.  Yulia por otra parte tenía un bikini color turquesa y ella tenía uno que la morena le había regalado color celeste.



- Ven tenemos que entrar todo- Yulia simplemente la arrastro hasta el agua.



El agua estaba tibia y cristalina era lo mejor que había sentido en su vida.  Jamás se había imagino estar allí con su hijo que confiaba en la morena para tirarlo en el agua y luego sacarlo mientras el cerraba los ojos con fuerza y tapaba su nariz o ver como Mark jugaba con ella a sumergirse. Jamás ni en mil años se pudo imaginar ser así de feliz con su hermano un hijo y una chica que realmente quería.



Yulia se había puesto a sacar algunas fotos junto a Mark y claro no había pasado y ser percibida. Muchas chicas se acercaron a ella sabiendo quien era. Era increíble como una playa privada de momento parecía tener suficientes miembros en ella. Algunas chicas se acercaron a la pelirroja. Algunas por gusto, otras por que la vieron con la famosa fotógrafa y pesaban que así podrían llegar a ella y otras pues si no tenían la fotógrafa alguien cercano a ella podría funcionar. Lo más increíble era ver como todo hombre y mujeres se acervan a la morena cuando tenía a Matty en brazo, pero tan pronto ella decía que tenía un hijo desaparecían como el agua de mar entre sus manos. No era como que le importara la atención de ninguno de ellos.




- ¿Te gusta? - pregunto Yulia cuando se sentó a su lado en la manta que estaba en la tibia arena-
- Sí, es diferente- dejo que los últimos rayos de sol de día la bañaran. Habían pasado todo el día allí. Entre comida y juegos- siempre ha sido climas más fríos-
- Ohio es más caliente que Rusia-
- Sí, pero jamás así. -
- Sí, eso es cierto Miami tiene otro… no sé qué… otro sabor-  vio a Matty dormido en su manta bajo una sombrilla- él está muerto-
- Ama todo esto-
- Si completamente-
- Tal vez… más adelante… podríamos más adelante mudarnos aquí-
- ¿Qué? - se giró hacia la morena-
- Sería un buen cambio… hasta creo que Helga lo preferiría-
- No estoy segura de esa parte- sonrió- ella está muy enamorada-
- Oh había olvidado esa parte- suspiro- pero nosotras… nosotros- comento ahora viendo a Matty- podemos mudarnos aquí un lugar cálido, con playas relajante-
- Creo que vas muy rápido Yulia-
- Lo siento solo… yo solo era una sugerencia, para un futuro-
- Supongo- simplemente comento levantándose- lo llevare a dormir, puedes vigilarlo- Señalando a Mark que jugaba en la arena-
- Claro, por supuesto- vio como Lena tomo al pequeño que simplemente se aferró a ella- Len- la detuvo un momento- ¿nos tomamos esta noche? -
- Mmmm claro-
- Bien fantástico



Eran cerca de las 9:00pm cuando salieron de la casa. Querían llamar alguna niñera para que cuidara a los chicos y así Helga saliera y disfrutara, pero ella no quiso. Prefería cuidar a los chicos en su lugar. Finalmente, optaron por dejar a Helga, eso sí advirtió que al siguiente día ella saldría a caminar por las calles de los cayos a ver y sus encantos.



Lena tenía un vestido blanco vaporoso de tirante con un escote de corazón que se ajustaba perfectamente a sus senos. Quedaba justo sobre sus rodillas y tena un sutil encaje en el ruedo. Se había puesto unas sandalias cafés y su maquillaje sumamente sutil. El calor veraniego era abrumador y aun no se decidía y dejar su cabello suelto o atarlo. Yulia por su parte había optado por un jumpsuit short blanco con toques azules, que se amarraba al cuello y dejaba su espalda al descubierto.



- ¿Lista? - pregunto la morena que estaba sentada en la sala de estar-
- Lista-
- Bueno vamos, creo que podemos caminar y ver un poco-
- Me parece bien-



Finalmente llegaron a un restaurant. Que era completamente al aire abierto. Con mesas de mimbre y vista al hermoso mar. A Lena realmente le gustaba como allí se mezclaba la cultura americana con la caribeña y era como casi entrar en otro país. Podía sentir el olor del mar la música caribeña sabana en lugar que estaba construido en madera. Mientras Yulia había pedido un dorado frito, Lena había optado por las patas de cangrejos, le aprecia algo nuevo para probar.



La morena le parecía adorable ver a la a Lena romper las patas de cangrejo y chupar de ellas como una pequeña. Su dedos y mejillas estaban algo manchados, además tenía aquel color rojo por el sol que la hacía ver adorable. La cena pasaba casi sin problemas entre ambas. Un par de anécdotas de Matty o Mark y una que otra mirada cómplice entre ellas. Las cosas se iban dando bien.



- ¿Vamos? - pregunto la morena levantándose luego de pagar y tener una ardua argumentación con Lena por pagar la cuenta-
- Si, vamos-
- Caminemos por plata, ¿te parece? -
- Si, esta lo suficientemente fresco-



Ambas caminaban tomadas de la mano. Sus zapatos estaban en la otra y chapoteaban un poco en la orilla del mar. Las brisas veraniegas movían lentamente sus cabellos. Finalmente, Yulia se detuvo y estaban frente a la casa que había alquilado. Se sentó en la arena frente al mar.



- Creo que jamás me había sentido tan bien-
- Comparto el sentimiento- Lena se había sentado a su lado. La morena la abrazo atrayéndola hacia ella- creo que jamás había sentido tanta paz, a veces creo que despertare y bien estaré descubriendo que mis padres fallecieron y no sé cómo sacar a Mark a delante o estaré atrapada con Oleg, con un bebe en camino y sin escapatoria-
- Pero no pasara. Despertaras, pero será en una linda cama con tu hijo a tu lado, con Mark jugando y yo siempre a tu lado- se acercó un poco más a la joven hasta que sus labios se unieron- te quiero Len, mil veces enserio los quiero a los tres. Déjame ser parte de ustedes. Déjame demostrarte que podemos ser una familia. - tenía sus frente unida- quiero estar contigo siempre, con ellos y ser una familia, por favor-
- Tu eres nuestra familia Yulia. Dios jamás podía alejarte de Matty o Mark ellos te aman. Igual o más que yo lo juro-
- Te amo. Esto significa que oficialmente eres mi novia- la pelirroja se alejó y negó con la cabeza riéndose-
- No creo que la gran Yulia Volkova pueda tener una novia-
- Oh cariño, soy toda tuya tu puedes hacer conmigo lo que guste destrózame si gustas, lo que era antes ya no soy ni seré. Todo lo que veo es lo que puedo llegar a ser junto a ustedes-



La pelirroja enredo sus brazos en el cuello de la morena besándola febrilmente. Los labios suaves y delicados de la pelirroja eran la perdición de Yulia. El rico sabor a sandia que tenía por labial protector. Haciendo acopio de su fuerza la levanto de la arena con la pelirroja sobre sus piernas.



- ¡Yulia!- chillo cuando la levanto y ella envolvió sus piernas en la cintura de la morena y sus brazos en el cuello de esta.-
- A la casa my lady-
- ¿No quieres decir a tu cama? -
- Mmmm- comento pensativa mientras continuaba caminado a la casa- interesante propuesta-
- No es una propuesta es una pregunta-
- Lo tomare como una propuesta- Una de sus manos subió más de lo debido por el vestido-
- Yulia-
- Tomare la propuesta- besando sus labios y bajando por su cuello- Logro entrar por la puerta corrediza que daba al cuarto principal y dejarla suavemente sobre la cama.
- Hay que avisarle a Helga que llegamos-
- Le envié un mensaje cuando nos sentamos en la playa por si acaso solo saliera a llamarnos-
- Oh…- simplemente dijo cuando vio que la morena venia sobre ella con ojos oscurecidos por la lujuria. - entonces tranquila-
- Tranquila amor- beso sus labios suavemente-
- No sé ni porque estoy nerviosa- una pequeña risita salió de sus labios-
- Oh espera- se movió un momento y encendió el monito de bebe que tenía en la habitación- por si llora en algún momento escucharlo-
- Eres increíble- se abrazó a su cuello.
- Te amo- contesto antes de volver a besarla.



Sus labios bailaban al mismos compas suave, lento degustando el sabor de la otra. La morena se acomodó mejor sobre la pelirroja preocupándose de que su peso no quedara por completa sobre ella. Paso lentamente su lengua sobre los labios de la pelirroja esperando su qué le concediera el acceso a su boca. Una excitante batalla de sus lenguas comenzó. Se acomodó dejando que su muslo reposara sobre su entrepierna, dado el vestido podía sentir la ropa íntima directo de Lena como se comenzaba a restregar sobre su muslo descubierto y lo que parecía la mancha de humedad que se comenzaba a formar en aquella área.



Hábilmente saco el vestido del cuerpo de la pelirroja, deleitándose por el suave rubor que comenzaba a cubrir su cuerpo era algo que adoraba de ella. Era como si su cuerpo se avergonzara de que lo vieran, tal vez lo veía con mucha intensidad, pero de algo estaba segura la oji-azul jamás dejaría de verla con esa intensidad.



Aun observa todo su cuerpo con la lencería blanca cuando sintió las manos que la volvía a traer el cuerpo caliente que estaba observando. Sintió los labios ahora calientes por su cuello y como las manos hábiles comenzaba a desatar la parte superior de su jumpsuit. Los besos de la más joven continuaron descendiendo por su cuello y hombro. La oji-verde sentía los besos, mordidas y lamidas que iba dejando en su cuello.



Los besos de la morena bajo lentamente por el pecho pecosos hasta llegar al principio del sostén. Escucha la respiración pesada e irregular lo que la animaba a ir por más. Halo la parte superior de la copa del sostén con su dedo indicen permitiendo liberándolo. Sus ojos casi brillaron cuando el pezón rosado salto ante la liberación erecto. Su boca ansiosa se dirigió hacia el capturándolo entre sus labios sutilmente para luego pasar la lengua sobre él. Lo chupaba, mordisqueaba y volvía a juguetear con él con su lengua. Su mano derecho subió hasta el otro pecho donde comenzó a masajearlo. Sentía las manos de la pelirroja bajar su ropa casi a fuerza y las uñas rasgándole la piel.



Levanto un poco la cabeza y vio que el sostén se abría en la parte de adelante y de un rápido movimiento lo abrió sacando la estorbosa prenda para ir hacia el otro pecho y comenzar a disgustarlo. Ganarse los suspiros de la más joven, era más de lo que podía pedir. Mordió un poco más fuerte el sensible pezón arrancado un pequeño chillido de la joven mientras estrujaba su cabeza. Su entrepierna se seguía moviendo contra el muslo de la morena y la fina tela se había movido haciendo que ahora pudiera sentirla piel con piel. Podía sentí con su humedad escurría por su muslo.



- Yuls, Yuls saca tu ropa- sus manos bajaron hasta tomar su trasero y presionarla mas contra su centro- por favor, quiero sentirte-
- Lo que desees todo-  comenzó casi sin sentido haciendo reír a Lena-



Saco rápidamente su jumpsuit termino en el suelo junto su ropa íntima. Podía ver los ojos ahora verde intenso de Lena devorando su cuerpo completamente consumida por el deseo. Bajo su cuerpo hasta cubrir el pecoso y sentir el calor que emana y quemaba su piel. Sus bocas se buscaron en besos desesperado y lleno de pasión. Paso las manos por los costados sintiendo la tersa piel y se detuvo en su cadera apretando la cadera y elevándolas un poco haciéndola choca con las suyas y logrando arrancar un leve gemido de la pelirroja. Retiro suavemente la ropa interior inferior e hizo que sus centros chocaran piel a piel soltado ambas sonoros gemidos.




Las manos de la más joven recorrían todo el cuerpo de la morena mientras se volvía a frotar contra ella. Soltaba más suspiros y gemidos con cada lametón y pequeño mordisco que Yulia iba dejando por su cuerpo. Primero daba un pequeño mordisco y luego labia el área queriendo aliviar el excitante dolor.  Iba bajando sus labios primero por el cuello, luego por la clavícula, por sus senos, por el valle de sus senos hasta llegar su ombligo donde jugo un poco más arrancado un poco más de risas de la joven.



Con su lengua zigzagueo el camino hasta llegar a su monte de venus donde dio un pequeño mordisco y con su dedo índice jugo con la fina línea de vello que estaba el lugar. Separo sus labios delicadamente para luego dar un ligero suplido vio como el cuerpo pecoso se retorció ante la sensación en esa área tan sensible. Paso su lengua por toda el área desgastando a la pelirroja. Dio una segunda lamida asegurándose cubrir toda el área y desgastar por completo a su chica.  Podía sentir las manos pecosas presionado su cabeza aún más fuerte contra ella al sentir como la lengua de la morena se introducía en su interior para luego subir y jugar con clítoris mas que hinchado. Volvía a llevar su boca y chupaba succionándolo y dando pequeños mordiscos al sensible botón. Podía sentir como la pelirroja se retorica entre más ella disfrutaba de su placer e incluso podía sentir su propia humedad escurriendo por la cara interna de sus muslos. No se detuvo hasta que sintió que como su recompensa golpeaba su lengua. Lamio todo saboreado el dulce sabor de la pelirroja. Podía sentir como el orgasmo seguida sacudiendo el cuerpo pecoso ola tras ola mientras ella seguía desgastando toda el área.



Presiono su clítoris entre sus labios para luego con dos de sus dedos penetrarla. La penetración fue tan repentina que un fuerte grito de placer desgarro su garganta y resonó en toda la habitación. Fue tan fuerte que la morena giro su cabeza mirando el monitor de bebe para observar si las luces subían de nivel indicando algún ruido en el cuarto de Matty. Luego de algunos segundos se escuchó un suspiro de ambas.



Yulia sonrió subiendo por cuerpo aun sin sacar sus dedos. Beso el espacio entre su cuello y hombro.



- Silencio cariño, no queremos aun interrupción-
- Tu culpa, no avisas-
- La próxima vez iré dando las indicaciones como en una cirugía… comenzare a inserta mis falanges en la cavidad vaginal- imitando una voz profesional que dictaba indicaciones-
- No arruines el momento Yulia-
- De acuerdo- comento riendo-



Para volver a presionar su pulgar contra el clítoris volviendo a estimularla, sintiendo como las paredes vaginales los aprisionaban. Volvió a mover sus dedos lentamente sintiendo como Lena la retenía mas cerca de ella, pidiendo entre jadeo que fuera más rápida. Los movimientos aumentaron de velocidad e intensidad. Los gemidos de la pelirroja se volvieron a elevar y en una forma de evitar que fueran tan sonoros termino mordiendo fuertemente el hombro bronceado. La morena no detuvo el movimiento sintiendo sus dedos cada vez más apretados dentro de ella. Lena se aferró más a ella sintiendo como el orgasmo se construía en su interior. Cuando finalmente sintió que su cuerpo explotaba en mil pedazos, solo atino a mover a la morena y conectar su centro con el de ella. Continuaba gimiendo mientras continuaba moliendo su cadera contra los de la morena que era la que ahora gemía más fuerte. Termino buscando su boca en un beso desesperado soltado otro gemido ahora en su boca con un nuevo orgasmo y sintiendo el de la morena.



Dejo que sus cuerpos se desplomaran sobre la cama. La morena a su lado, que continuaba acariciaba su cuerpo perezosamente. Al igual que Lena que pasaba sus uñas distraídamente por su brazo mientras se giraba hacia ella con una sonrisa perezosa.



- Creo que eso fue excelente o estoy fuera de practica- comento la pelirroja-
- No, fue excelente- suspiro- ¿qué te parece un baño? - acariciando su cadera-
- Suena excelente esa propuesta-
- Bueno vamos- la levanto tomando de los muslos has el baño-



Pudieron disfrutar de un rato más en el baño antes que el llanto de Matty las hiciera detener sus “actividades extra” El pequeño dormiría entre medios de ellas, donde realmente era feliz. El resto de las vacaciones fueron de maravillas para todo. Helga había tomando varios Días caminos por las calles conociendo varios locales y le parecía que Florida era un lugar magnifico para ella. Las chicas habían pasado varios la mayor parte del tiempo en la playa o en los parques al aire libre que había por el lugar. Pero todo tenía que terminar y debía de volver a Ohio. Yulia había insistido que se podía quedar que Lena no tenía que trabajar, pero ella le dejaba claro que le hacía sentir mejor trabajando.




Todos regresaron a Ohio luciendo más como una familia y un poco más bronceados o en el caso de Lena un poco más rojos. Los días que iban junto al lago, salidas en familia, todos sabían que Yulia y Lena estaba oficialmente juntas y para todo era lo más lindo. La morena decidió que haría un trabajo más pasivo sin viajar y solo sacando ciertas fotos y enviándolas o vendiéndolas era más que suficiente para ellas. Por otra parte, Yulia ayudaba mucho a Mark con sus tutorías, sus problemas lenguaje y deportes. Mark había avanzado mucho pronunciando mejor las palabras, pero aún se frustraba mucho por el cambio de idioma. Pero con la ayuda de Lena y Yulia era más fácil para él. Matty por otro lado cada día estaba más grande y hablando más. Tuvo un pequeño problema cuando Yulia y Lena hablaban ruso en la casa y los demás inglés y no supo qué idioma hablar y comenzó a confundir los idiomas pero con ayuda de la tutora de Mark salió adelante. Se debe hablar más ingles con ambos para que dominara mejor el idioma donde vivían y luego cuando Matty creciera más podían enseñarle el ruso más fácil.



Había pasado el cumpleaños de Matty y las navidades juntas siendo las más amarillosa de la familia. Algo que había cambiado en ese tiempo había sido que ahora Mark había comenzando a llamar a Lena mamá, según su psicóloga. Era una asociación a la figura materna que era ella en su vida, pese que recordaba a sus padres y también era una imitación a su sobrino que le decía mamá a ella. No significaba nada negativo para ella así que no lo corrigió y se lo permitió. También Matty había hecho distinciones entre ella y Yulia. De alguna forma que ninguna supo, Yulia paso de ser Yuls a mi, y luego mami. En un principio la morena lo quiso corregir, pero finalmente Lena lo dejo. Después de todo según los documentos era su madre adoptiva.



El año nuevo fue todo un festejo para la familia.  Esas navidades Lena no había tenido más días libres que los dados normalmente a todos así que iba sido unas vacaciones muy cortas aun así lo disfrutaron al máximo.  Los regalos llovieron para todos en la casa sobre todo los jugos para los chicos que estaban emocionados con salir a correr en trineos en la nieve.



- ¿Ya se durmió? - pregunto la pelirroja desde la cama. Estaba en los primeros días de enero aun y el frio era terrible.
- Sí, no sé de dónde saca tanta energía- metiéndose en la cama junto a su chica-
- Es un niño, viene con baterías recargables y panes solares integrados-
- Es increíbles-
- Oh Dios estas fría-
- Pues caliéntame-
- Interesan propuesta, pero estoy algo cansada hoy cariño-
- Podrías dejar de trabajar- la pelirroja soltó un soplido-
- No comenzaremos otra vez, ya hablamos de eso Yulia-
- Lo sé, lo se amor- suspiro- Pero tienes tu grado universitario podrías buscar otro trabajo uno donde no te mataras tanto-
- Amor, estoy bien de acuerdo, cuando no pueda lo diré-
- De acuerdo- concedió-
- ¿Me puedes abrazar? - se giró dándole la espada a la morena-
- Toda la vida- sujetando la cintura de la más joven y besando su hombro- descansa amor-
- También tu cariño-




Cuando llego la mañana siguiente Lena se despertó, pero no por su despertado de hecho era domingo así que no trabaja. Tampoco por Matty, ahora pocas veces lloraba en la noche. Lo que la despertó fue algo diferente. El frio en l cama la despertó. En esos meses de enero el frio era intenso y el calor de Yulia a su lado la mantenía caliente. Se giró buscándola, pero no había nadie a su lado. Abrió los ojos perezosamente buscándola por la habitación, pero no la encontró. Fue entonces cuando se corazón se detuvo. El almario estaba abierto y gran parte de la ropa de la morena faltaba. Dejo caer su cabeza y cerró los ojos con fuerza. Se había ido otra vez.



****************************************************************************************


Se que pasan mil años cada vez que actualizo pero lo hago. Como siempre espero que les guste el capitulo y que les siga gustando la historia. Por otro lado, estoy re subiendo Corazón otra todo con pequeños cambio y Cuando mas te necesite en lo que debía ser su versión original. Si no lo sabia no iba ser tatu era algo diferente, por eso no parece estar del todo ambientada en Rusia, mas bien esta ambientada en New York. Todo eso lo estoy subiendo Wattpad como JMValentine, lo cual tiene mas relación con mi nombre que love por volkova. Lo mas probable es que siga alla todas mis historias todo lo que cotinue. Bueno nada espero que le guste y hasta la próxima.


Kano chan : Bueno hoy no lo deje light hoy si lo deje en a espera lo que sigue. Sorry jaja. Nada saludos y espero que te siga gustando
andyvolkatin : Hola espero que todo bien y te siga gustando, ya te había avisado que seguía haciendo ahora lo deje un poco mas claro aquí y a ver que pasa.
volky_drake1209:  Me alegro que te gusten mis historias trato  de hacer lo mejor para que lo disfruten, espero que lo sigas disfrutando y hasta una proxima
avatar
love for volkova

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 26/09/2015
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por Kano chan el Vie Jul 13, 2018 10:14 am

En serio ? Vuelves y cuando lo haces lo dejas en esta parte??
Joder a saber cuando leemos el porqué Yulia se fue o yo que se !!
Hahaha saludos y éxitos ! Wink
avatar
Kano chan

Mensajes : 291
Fecha de inscripción : 08/05/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por andyvolkatin el Vie Jul 13, 2018 7:27 pm

Hola Very Happy
que buen capitulo
que paso esta vez
espero que la sigas pronto
para saber que sigue

avatar
andyvolkatin

Mensajes : 525
Fecha de inscripción : 27/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She’ll be Mine// by: Love for Volkova

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.