CÓDIGO De HONOR// Adaptación

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CÓDIGO De HONOR// Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Vie Jun 23, 2017 11:13 pm

CAPITULO 1



Nika pisó el acelerador y de inmediato el velocímetro se deslizó a 60. El aire fresco de la noche cortaba su garganta y congelaba el aliento que salía a través de su nariz. Su piel se estremeció. La adrenalina se apoderó de su torrente sanguíneo. El asfalto se desplegaba bajo sus luces como una franja de plata girando a través de chocolate oscuro, una provocación seductora, instándola a dejarse llevar en los placeres privados. Un error, un mal cálculo y la enorme moto podría salirse de la carretera girando hacia el denso y oscuro bosque. Nika rió contra el viento…nunca se había sentido tan viva como cuando se encontraba en peligro.
Una vibración débil contra su muslo izquierdo, le indicaba una llamada en su celular,escondido en el bolsillo interior de su túnica de cuero. Quien sea que estuviese llamando, no era uno de los Renegados. Nadie en el club la llamaría a mitad de una carrera. Había pasado dos años y medio trabajando a su manera para llegar hasta las jerarquías del club, de prospecto a miembro con derecho a voto, pero todavía era una teniente. Si el presidente del club, quería suspender la carrera o cambiar las órdenes, estaría llamando a Quincy, su vicepresidente, no a ella. Y Ramsey, estaba condenadamente segura, no le estaría llamando por un teléfono que él ni siquiera sabía que poseía.
Alejó la llamada de su mente y mantuvo la velocidad constante. Finalmente estaba acercándose a su objetivo y todo lo demás podría esperar…sobre todo el representante que estaba en su puesto para mantener felices a los burócratas. La enorme Harley ronroneó entre sus muslos. La carretera giraba hacia el norte hasta Bitterroots y a las 23:30 en una noche fría de diciembre,los caminos estaban desiertos. Le gustaba andar en moto por la noche, incluso en invierno,aunque las maniobras nocturnas eran siempre más difíciles. Tres de ellos habían salido por su cuenta, a kilómetros de cualquier contingencia, para reunirse con un grupo de fanáticos que les duplicaban y superaban en armas. Locos sueltos con armas cortas.
Las organizaciones paramilitares a menudo ignorantes y los clubs de motociclistas, estaba en la misma ola anarquista, vinculando a todos los rebeldes y bandidos que vivían al margen de la sociedad, ignorando la ley y el orden, amenazando el statu quo. En cierta forma, la comparación era cierta…ambos grupos evitaban las leyes impuestas por un gobierno que no reconocían y protegían su territorio con armas y sangre. Internamente, sin embargo, los grupos eran fundamentalmente diferentes. Dentro del club, la lealtad absoluta era un hecho.
Nadie traicionaba al club, nadie entregaba a un hermano o hermana, nadie acusaba a un miembro o compañero del club. El sacrificio por el bien del grupo estaba arraigado.
La milicia era diferente. Lo primero que notó cuando tuvo que lidiar con los grupos paramilitares de extrema derecha, como el de las Forces for a Liberated America, era la poderosa y hambrienta competitividad en plena ebullición por debajo de la rígida jerarquía. El general podría exigir obediencia a través de la fuerza, pero la cohesión interna que hacía una familia fuera del club, se estaba perdiendo en el campamento. En alguna parte encontraba a alguien dispuesto a negociar por dinero o poder y estas grietas internas en la milicia era exactamente lo que ella necesitaba para entrar.
Delante de ella, la luz trasera de la moto de Quincy parpadeó y él desaceleró. Nika frenó acomodándose en fila india entre él y Armeo, quien se mantuvo en la retaguardia. Salieron de la carretera principal y se internaron en un camino relleno de grava, resbaladizo por el hielo de la reciente precipitación. Su rueda trasera patinó en la superficie lisa y ella apoyó la pierna para ayudar a estabilizar la Harley mientras patinaba nuevamente para mantenerse alineada. La descarga de adrenalina la dejó momentáneamente colocada. Le encantaba la libertad de adentrarse en la oscuridad sin las trabas de las barreras de metal y vidrio, a pesar del riesgo. No le temía a la muerte, solo a una vida irrelevante.
Se detuvo detrás de Quincy haciendo una maniobra semicircular y apagó el motor, pisó con fuerza el suelo y desmontó. Dos Hummer estaban paradas al otro extremo, la salida de lo escapes provocaban una corriente de aire gélido, como si fuera el aliento de dos monstruos prehistóricos. Durante la temporada turística la zona se llenaba de excursionistas, pero ahora, en mitad de la noche y en un camino que no llevaba a ninguna parte excepto a los lugares más elevados de las desiertas montañas, podrían haber estado en un planeta lejano. Los pinos imponentes bordeaban la carretera a ambos lados, empequeñeciéndolos en ese pequeño claro.
El mirador daba una vista hacia la profunda oscuridad. Ella balanceó su casco sobre el tanque y acomodó su delgada gorra negra sobre las orejas. Su cabello corto y rizado sobresalía debajo de los bordes a lo largo de su cuello. Armeo, casi de la misma estatura y casi indistinguible con el gorro negro, los pantalones de cuero, la chaqueta y botas negras, se acercó a ella.
“No me gusta esto” murmuró él.
“Solo quédate tranquilo, pero prepárate” murmuró ella. Cuando Quincy avanzó hacia las Hummers, ella deslizó la mano en el bolsillo delantero derecho de su chaqueta, agarrando su Glock (pistola semiautomática) y caminó siguiendo los pasos de Quincy.
Un hombre bien afeitado con chaqueta de piloto, uniforme y botas de paracaidista, salió de la primera descomunal SUV. 6,3 pies de alto, esbelto aún en ropa de invierno, sin sombrero, su cabello oscuro corto hacía que su rostro y cabeza alargada parecieran una bala. No lo conocía, pero sabía por su expediente lo que tenía que saber. Augustus Graves…61 años, ex agente de las fuerzas especiales del ejército, ex-especulador inmobiliario. Había cometido asesinato por un negocio de tierras con los promotores de la comunidad turística de Bear Lake, a mediados de los 90 y luego se perdió de vista. Una década más tarde resurgió autoproclamándose el general de los FALA, una de las más grandes y mejor organizadas de las organizaciones paramilitares de derecha. Se rumoraba que tenían partidarios poderosos en ambos lados de la ley y el trabajo de Nika era averiguar quiénes eran. Y qué tipo de riesgo para la seguridad representaba la FALA.
Dos hombres jóvenes con similar uniforme militar, cada uno con un rifle de asalto colgando a través del pecho, salieron detrás del hombre y tomaron posiciones ligeramente a su espalda y a los lados. El trio se acercó a paso firme, pero con cautela, hasta llegar exactamente al centro del cono de luz que arrojaban las Hummers.
“Veo que el clima no te detuvo” dijo Graves con voz ronca de barítono. Sus brazos descansaban libremente a sus costados. No extendió su mano para estrecharla con Quincy.
Quincy se encogió de hombros, su chaqueta de cuero crujiendo con el aire helado “No hay muchas cosas que nos detenga”
Graves esbozó una sonrisa, sus ojos azul pálido escudriñaron a Nika y Armeo. Nada reflejó su expresión, pero su mirada de detuvo por más tiempo en Nika que en Armeo. Ella le devolvió la mirada sin pestañar. Después de un segundo, él volvió su atención a Quincy
“¿Tienes las muestras?”
“Justo aquí”
Nika dio un paso atrás seguida de Armeo y Quincy esperó hasta que Graves se acercó a su lado. Los dos hombres caminaron a la vez hacia las motos y ella y Armeo los mantuvieron a ellos y a los guardias de la FALA que los seguían, vigilados. Cuando el grupo llegó hasta las motos, Nika se movió hacia la de ella y desató el saco de dormir que estaba en la parte posterior. Se apoyó en el amplio asiento de la Harley y bajo la luz de la luna desenrolló la manta para exponer un rifle de asalto Kalashnikov. Quincy y Armeo hicieron lo mismo, exponiendo unas pistolas semiautomáticas y unas metralletas.
Uno de los hombres jóvenes de Graves silbó entre dientes. El otro dijo “Fantástico”
Graves extendió la mano hacia el rifle que estaba apoyado en el asiento de Nika “¿Puedo?”
"Sea mi invitado" dijo Nika metiendo la mano nuevamente en su chaqueta. No esperaba que hubiese ningún problema en ese momento crítico…la traición probablemente ocurriría durante la transferencia de la carga total…pero quería cubrir toda posibilidad, por si acaso.
Graves levantó el rifle, revisó el visor y miró a través del telescopio nocturno integrado. Su expresión no cambió “¿Cuántos puedes conseguir?”
Nika no respondió, a pesar de que era ella quien tenía la conexión para el armamento. Reglas del club. Quincy estaba a cargo. Él dijo “Todas las que puedas manejar”
"¿Cuánto?"
“Mil quinientos por las grandes y ochocientos por las armas”
Graves miró nuevamente a través del telescopio “Mil y quinientos”
Quincy se quedó en silencio por un momento y luego con una rápida inclinación de cabeza dijo
“De acuerdo”
“Vamos a empezar con un centenar de cada una”
“No hay problema” dijo Quincy como si ellos movilizaran miles de dólares en armas ilegales cada día. Esa era una orden grande, más grande que cualquier otra que Nika hubiese presenciado. Dondequiera que sea que estos individuos estuviesen recibiendo su dinero, era de alguien con influencia ¿Y que iban a hacer ellos con un centenar de rifles de asalto? ¿Comenzar la 3ra guerra mundial? Pero mantuvo su expresión neutral y aprovechó la oportunidad para darles un buen vistazo a los tres hombres, para grabar sus rasgos en su memoria. Su memoria era fotográfica…nunca olvidaba un detalle en una conversación, podía esbozar los detalles exactos y era capaz de determinar con precisión su localización sin GPS, con una precisión de unos pocos cientos de metros, incluso después de una hora de viaje. Esos rasgos, su herencia genética de su madre matemática y su padre artista, hacían de ella la mejor en lo que hacía.
“Entonces hemos terminado aquí” el general miró a Nika “Feliz Navidad”
Nika le devolvió la mirada. Ho-púdrete-Ho. Ni siquiera recordaba que hubiesen previsto reunirse la noche de navidad. No era como si tuviese la intención de pasar la noche intimando frente al fuego con alguien. Como si alguna vez hubiese habido alguien…al menos alguien que ella pudiese arriesgarse a ver por más tiempo que un rápido polvo en el patio trasero de un club.
Tenía que demostrar que era uno de ellos, después de todo.
Miró a Graves hasta que su sonrisa se volvió más depredadora y finalmente él se dio la vuelta alejándose.
Quincy y Graves negociaron un poco más acerca de cuándo y dónde se haría el intercambio,mientras ella y Armeo envolvían la mercancía nuevamente y aseguraban sus sacos de dormir en sus respectivas motos. Cinco minutos más tarde montaron y dieron la vuelta para su viaje de dos horas de regreso de las montañas hacia Silver Lake, la base de operaciones de los Renegados de Bitterroots. Su casa, durante los últimos dos años y medio. El teléfono volvió a vibrar contra su pierna. Una llamada de Skylar Dunbar, la única persona que tenía ese número,solo podía significar problemas.
Nika la ignoró.
************
“Feliz Navidad” dijo Lena a Brock Núñez el nuevo miembro del equipo de seguridad de Yulia,mientras cerraba la puerta del piso y lo dejaba en el pasillo. Retiró de sus hombros el abrigo de lana negro, lo colgó en el perchero y se apoyó en la puerta para ver a Yulia descalzarse de sus tacones y colgar su abrigo en el respaldo del sofá situado frente a los grandes ventanales que iban del piso al techo. Más allá de los cristales, la Casa Blanca brillaba como una joya en medo del negro terciopelo de la noche. Acababan de salir de allí y no habían estado solas desde que las fiestas comenzaron doce horas antes.
Para el presidente y su familia, a menudo las tradiciones privadas daban paso a las ceremonias públicas. A pesar de que el evento de hoy, con solo unas pocas docenas de amigos y simpatizantes de la familia, había sido un evento más pequeño y tranquilo que la fiesta oficial donde la Casa Blanca había albergado a cientos unas semanas atrás, la política tenía un trasfondo silencioso y omnipresente. Nunca le había preocupado la política. Había crecido en un mundo político. Viviendo en el extranjero con su padre como embajador, había aprendido desde joven que cada mensaje tenía un subtexto y muchas veces un significado completamente diferente de lo que se decía en voz alta. Nada era como parecía en la superficie y en cualquier lugar, menos en casa. En la casa de campo, llena de risas y arte, con su madre pintora y su padre que las adoraba, se había sentido segura,protegida y amada. Todo eso había terminado la mañana en que su padre subió al coche que explotó ante sus ojos, destruyendo el mito de seguridad que sus padres habían creado para ella con tanto esfuerzo. Desde ese momento, proteger la vida de aquellos que se le confiaban, se había convertido en su vida.
Yulia pasó los brazos alrededor del cuello de Lena y la besó. Inclinándose sobre ella,amoldándose a sí misma a los ángulos y planos que conocía tan bien pero que nunca se cansaba de explorar, apoyó su mejilla contra el hombro de Lena
“¿Qué ocurre? Algo te ha entristecido”
Lena rodeó con sus brazos la cintura de Yulia y acarició la piel suave por encima del escote posterior de su vestido de seda. Besó el cabello negro sobre la sien y acarició con su nariz sus lisos fragantes

“Lo siento. Estoy bien. Sabes cómo me siento con estas festividades”
“Oh ¿el Grinch de las navidades está de vuelta?” Yulia rió suavemente y deslizó las manos sobre el pecho de Lena “Sé que en realidad no lo dices en serio, hay algo más”
“Estaba pensando en estar a solas contigo. Realmente a solas”
Yulia echó la cabeza hacia atrás estudiando el rostro de Lena “Soy muy egoísta. A veces olvido que no soy la única que vive en una pecera a causa de mi padre. Te he arrastrado en ella ¿no es así? La boda solo va a empeorarlo”
“Hey, no. No me estoy quejando. No cambiaría una sola cosa acerca de estar contigo” Lena sacudió la cabeza, tratando de sacudir la melancolía “Hoy estuviste maravillosa como siempre. La prensa prácticamente estaba rendida a tus pies, aunque puedo ver porque” enterró sus dedos en el cabello de Yulia y la besó, lenta y delicadamente. Su corazón latía con fuerza cuando se alejó “Eres inteligente, hermosa, encantadora…”
“Elena…” murmuró Yulia mordisqueando el labio inferior de Lena “…si solo quieres un polvo conmigo, no tienes que halagarme”
Lena rió y las nubes se desvanecieron “Cuando lo pones así… ¿quién podría resistirse?”
“Bueno, tu no, espero” Yulia echó hacia atrás un mechón de cabello rojo que insistía en caer en la frente de Lena “¿Seguro que estás bien? ¿Es la nueva misión?”
“No voy a negar que está en mi mente” Lena agarró la mano de Yulia y la guio hacia el dormitorio “El terrorismo no se detiene en vacaciones…de hecho, las vacaciones son un momento ideal para hacer declaraciones. Necesito reunirme con mi equipo y empezar a avanzar en esto. Especialmente cuando la programación de Oleg comienza después de Año Nuevo”
“¿Crees que lo intentarán nuevamente?” Yulia no pudo ocultar el temblor en su voz.
“No hay razón para pensar eso” enojada consigo misma por preocupar a Yulia, Lena se quitó la chaqueta y la tiró sobre el sillón cerca de la cama “Pero no podemos suponer que no hay un plan de reserva y no podemos permitir que los terroristas crean que pueden lanzar un ataque contra el presidente de los Estados Unidos, sin exponerse a las represalias”
Yulia asintió con la mandíbula apretada y reflejando miedo en sus ojos “¿Qué planeas hacer primero?”
Lena desabotonó su camisa y se la quitó junto a la elástica de seda “Lo primero es decidir a quién puedo interpretar en esto. Después tengo la intención de hablar con alguien que pudiese darme una idea más cercana de lo que está pasando con los grupos de la milicia”
"Baja mi cremallera" dijo Yulia dándole la espalda a Lena “¿Quién?”
“Tengo algunos contactos que me pueden llevar con otros agentes que están monitoreando las organizaciones paramilitares. Podría cobrar algunos favores, pero voy a empezar por ahí”
“Supongo que no serás capaz de mantenerte alejada del trabajo de campo”
Lena bajó la cremallera hasta la porción más pequeña de la espalda de Yulia, apartó los tirantes del vestido de noche de Yulia de sus hombros y la atrajo hacia su pecho. Besó el hombro de Yulia en la curva de su cuello

“Lo haría si pudiera, pero no podemos darnos el lujo de tener fugas. Y la única manera de contener la fuga es limitar la información solamente en algunos.Todo aquel que sepa algo deberá tener las botas bien puestas en la tierra”
Yulia se puso rígida pero mantuvo su voz ligera
“Eres la Directora Adjunta de la Oficina de Seguridad Nacional. No tienes que mojar tus botas”
Lena deslizó el vestido de Yulia lentamente por sus caderas donde éste cayó hacia sus pies como un fondo resplandeciente bajo la luz de la luna. Deslizando sus manos hacia arriba por el torso de Yulia, tomó sus pechos y rozó con su boca la oreja de Yulia
“Se lo que quieres. Voy a hacer mi mejor esfuerzo”
La cabeza de Yulia cayó hacia atrás sobre el hombro de Lena y se arqueó entre las manos de Lena

“Sé que lo harás. Siempre lo haces”
“Te amo Yulia” Lena giró a Yulia hasta que los pechos de Yulia rozaron su pecho. La besó,sintiendo sus cuerpos fundirse, sus espíritus unirse y el recuerdo de la perdida y el temor por el futuro desvanecerse. Solo estaba Yulia…y Yulia lo era todo.



CAPITULO 2



El senador Franklin Russo dirigió al último invitado por el amplio salón central hacia la puerta principal de su finca en Idaho Falls. Su asistente le tendió un largo abrigo negro para la decana de la provincia, una viuda que ejercía el poder que su dinero podía comprar con la fría indiferencia de una segadora. Quien quiera que tuviese la mala suerte de estar en el camino de su plan para poner a un hombre digno de Dios y el país en la Casa Blanca estaba destinado a ser abatido. Afortunadamente para él…él era ese hombre.
"Estoy tan contento de que haya podido venir esta noche, Eleanor"
Eleanor Bigelow apenas le sonrió y le dio la espalda para que el ayudante deferente de Russo,un hombre de treinta años de edad, en una chaqueta azul marina conservadora, pantalones de carbón y estrechas rayas rojas, pudiese cubrir sus hombros con el abrigo
"Sé lo ocupado que estás Franklin y he estado esperando un momento contigo por algún tiempo. Siempre es bueno saber lo que mi dinero está comprando"
Franklin mantuvo su expresión ligera recordándose a sí mismo que una vez que se sentara en la oficina oval, nadie podría ser su dueño. El poder sería suyo. Hasta entonces, tendría que congraciarse con quien necesitaba. Tenía sus propios recursos y sus fondos de campaña eran sanos, pero había algunos desembolsos que no podía permitirse el lujo de hacer públicos. Los benefactores privados rara vez exigían cuentas exactas de cómo se gastaban los fondos. El conocimiento era poder pero también lo era la culpabilidad y los ricos codiciaban la ilusión de tener las manos limpias. El lenguaje de la política era menos de lo que se decía y más lo que se implicaba e insinuaba y entendía muy bien a la Sra Charles Bigelow. Ella esperaba que su candidato pusiera un arma en cada casa, a Dios en todas las escuelas y a la élite blanca en todas las posiciones de poder. Dado que él estaba de acuerdo, no estaba preocupado por aplacar la necesidad que ella tenía de ejercer su autoridad, al menos en la superficie.
Él se inclinó ligeramente “Puede estar segura que veré que su generosidad se utilice en apoyo al programa…”
“Puedes guardarte el discurso para tu campaña Franklin. Solo asegúrate que Washington no regale nada de lo que queda del país y pon el poder nuevamente en manos de los que saben qué hacer con el”
“Sí señora” dijo Franklin solícito “Sin duda lo haré”
Franklin estaba de pie en el marco de la puerta, de espalda al amplio salón brillantemente iluminado, decorado con adornos navideños, hasta que el chofer de la limusina se apresuró por el sendero de la calzada para escoltar a su empleadora hacia la limusina. La nieve caía sobre el rostro de Franklin y cubría sus hombros, pero no se movió hasta que Bigelow partió.
Entonces sacudió la brizna de nieve de su chaqueta de cachemira negra y volvió a entrar.
Derrick lo estaba esperando “¿Debo suponer que la reunión fue un éxito?”
“Ella nos ha prometido tres millones…para comenzar”
“Feliz Navidad” murmuró Derrick suavemente. Indicó con la cabeza hacia la puerta del estudio de Franklin al final del pasillo “¿Puedo servirte un trago?”
“Yo diría que esto lo requiere” Franklin frunció el ceño “¿Dónde está mi esposa?”
“Se retiró hace un momento”
“Por supuesto” Franklin siguió a Derrick hasta el estudio y se acomodó detrás de su amplio escritorio. Su esposa podía realizar sus deberes de anfitriona por un largo y arraigado sentido del decoro, una virtud que recibió de su educación sureña, pero apenas podía hacer mucho más.
Cada semana que pasaba, se volvía más un estorbo que una ventaja. Ociosamente se preguntaba que crearía una figura más compasiva ante los ojos de los votantes…un viudo o un esposo devoto hacia una esposa enferma. Volkov sin duda había recibido una gran ventaja por su condición de viudo y la ausencia de una Primera Dama le había dado a Volkov la excusa para poner a su degenerada hija en el escenario nacional
“Sirve uno para tí”
“Gracias señor” dijo Derrick entregándole a Franklin un vaso de cristal con dos dedos de Scotch en las rocas y sosteniendo uno para él “Por una campaña victoriosa”
“Por el triunfo” Franklin tomó de un trago su whisky. Aún tenía 10 meses hasta que todos sus planes rindieran frutos, pero no tenía la intención de esperar tanto tiempo para hacerse cargo de Oleg Volkov.
**************
Nika notó a la castaña al instante que entró en el bar. A las 3 de la mañana las únicas personas en el lugar deberían ser los miembros del club, sus damas antiguas y con suerte las chicas aspirantes a ser la dama antigua de alguien. La castaña parecía demasiado confiada y demasiado de clase alta para ser una aspirante, a diferencia de las dos chicas en tops reveladores y pantaloncillos tan diminutos que sus vellos púbicos se habrían mostrado si no se hubiesen afeitado y quienes estaban sentadas en un par de sillas maltratadas, durmiéndose debido al consumo excesivo de alcohol o de sexo o de ambos. Nadie estaba detrás de la barra pero la castaña tenía un vaso de whisky delante de ella.Al darse cuenta que había aminorado sus pasos mirando el cabello de la castaña que caía en ondas hasta sus hombros, su tez cremosa, sus ojos verdes y un cuerpo de muerte, Nika desvió la mirada y siguió a Quincy a través del pasillo que llevaba a los cuartos del club en la parte de atrás.
Quincy se detuvo junto a la castaña y Nika se detuvo detrás de él.
“¿Te has perdido?” preguntó Quincy.
La castaña se giró en el taburete para responder, una de sus largas piernas delgadas cubiertas con vaqueros ajustados, se cruzaban sobre sus rodillas y terminaban en unas botas de cuero negras brillantes con tacones de 10 centímetros. Su chaqueta de cuero estaba abierta por la parte delantera, dejando al descubierto una ajustada camiseta en color turquesa, con un escote debajo de los límites permitidos y sin sujetador. Tenía hermosos senos, del tamaño justo. Tenía apasionada y sexy escrito por toda ella. Nika levantó su mirada notando como la castaña también se fijaba en su aspecto.
Quincy tocó su barbilla con la punta del dedo y repitió “¿Estás perdida cariño?”
“No lo creo” dijo la castaña con una voz gutural, dándole finalmente una sonrisa lenta “Vi las motos afuera frente a la puerta. Adoro las motos. También a los motociclistas”
“El lugar está cerrado” dijo Quincy.
“La puerta estaba abierta”
“Mira cariño…”
El estruendo de una voz áspera desde el otro extremo de la habitación dijo
“Que se quede. Ella ilumina el lugar. Es un agradable cambio del paisaje”
Nika, Quincy y Armeo voltearon en dirección al presidente del club. Ramsey estaba inclinado contra la puerta con sus musculosos brazos cruzados sobre el chaleco de cuero negro, la camiseta que vestía metida entre los vaqueros rotos. Su cintura lucía un cinturón negro con una hebilla que tenía el logotipo del club…una bandera americana con alas. Su anillo de bodas brillaba en su mano izquierda. Sus ojos brillaban hacia la chica en el bar. Parecía como si la presa ya estuviese en su territorio y Nika reconoció una oleada de ira que rápidamente dejó de lado. No era de su incumbencia con quién se imponía el presidente del Club.
Quincy comenzó a avanzar nuevamente y Nika caminó a su lado.
La castaña murmuró “Hasta luego” y Nika pudo haber jurado que estaba hablándole directamente a ella.
Todos entraron al salón del club y las pesadas puertas de madera se cerraron tras ellos. Todos los miembros votantes estaban allí: Ramsey el presidente, Quincy el vicepresidente, Armeo el tesorero, Nika…la descripción exacta seguía abierta, pero la encargada de las adquisiciones era probablemente el mejor término…y Griffin el ejecutor. Todos se sentaron alrededor de la mesa en el orden tradicional con Ramsey a la cabeza, Quincy a la izquierda, Griffin a la derecha,luego Nika frente a Armeo. Ramsey sacó un cigarrillo del bolsillo interior de su chaleco de cuero negro, mordió uno de los extremos y lo escupió hacia la papelera que estaba en la esquina y lo prendió con un encendedor Zippo (rectangular con una tapa superior abisagrada y recargable) de plata. Aspiró saboreando el humo y exhaló lentamente. Su mirada se movió sobre Nika y Armeo para luego posarse en Quincy
“¿Todo salió bien esta noche?”
Quincy dijo “Sin problemas”
“¿Los términos?”
Quincy le transmitió los detalles de la reunión y el precio acordado. Ramsey asintió con satisfacción.
“¿Vamos a tener problemas para completar el pedido?” preguntó a Nika.
Nika sacudió la cabeza “Va a tomar al menos dos semanas, pero eso no debería ser un problema” pensó en la llamada que tenía que hacer, las armas que necesitaría mover hacia el almacén “Para esa cantidad, sin embargo, debemos hacer dos movimientos en días diferentes,con diversos mensajeros en ambas direcciones”
Ramsey asintió con la cabeza “Prepáralo”
"¿Qué tan seguros estamos de poder confiar en estos tipos militares?” dijo Quincy.
“The Bloods han tratado con ellos anteriormente y dicen que son económicamente sólidos” dijo Ramsey.
“Vamos a estar dentro de su territorio cuando hagamos el intercambio…” continuó Quincy “…es mucho dinero y mercancía de lo que estamos hablando”
Nika avistó una posibilidad, quizás no tendría otra “Estoy con Quincy en esto. Si aceptamos hacer el intercambio dentro del campamento Liberation, vamos a estar superados en número y armamento. Las personas desaparecen todo el tiempo en los Bitterroots. Y no podremos presentar un informe exacto de personas desaparecidas si alguno de nosotros no regresa”
“Así es que tomaremos precauciones” dijo Ramsey “¿Podemos llevar un equipo de refuerzo a la montaña para cubrir la reunión?”
Quincy negó con la cabeza “No hay manera porque solo hay una entrada. Ellos podrían estar vigilando”
Ramsey gruñó “¿Alguien tiene alguna sugerencia?”
“¿Qué tal si pedimos una especie de póliza de seguro antes de la reunión?” dijo Nika “Uno de sus chicos viene aquí y uno de nosotros va allí. Nadie vuelve a su casa hasta que el dinero y las armas sean transferidos y todo el mundo regrese hacia el punto neutral”
"¿Qué pasa si ellos envían aquí a alguien a quien no teman perder?" dijo Griffin “Un rehén solo vale la pena por el valor que tiene para el otro bando. Podrían dispararle a nuestros muchachos,estafarnos y nos dejarían con un rehén inútil”
Quincy apuntó con sus dedos como si estuviese disparando una pistola “The Bloods conocen a estos tipos. Podemos obtener un informe detallado de sus principales hombres. Asegurarnos de que envíen aquí a alguien de peso”
“Déjame pensarlo” dijo Ramsey “No me gustaría poner a uno de nuestros chicos por ahí sin nada más que su pene como arma”
“No hay problema” dijo Nika “Yo iré”
Todo el mundo se echó a reír. Nika se encogió de hombros como si no le importara pero sus nervios se pusieron de punta por la anticipación. Las cosas finalmente se iban acomodando.
Podría finalmente ser capaz de echar una mirada de primera mano a la organización FALA.
Ramsey apagó su cigarro “¿Hay algún otro asunto de negocios que tratar? ¿O podemos ir a casa y disfrutar de lo que queda de la navidad?” cuando nadie respondió Ramsey se puso de pie
“Se levanta la sesión. Buen trabajo”
Nika empujó su silla hacia atrás sintiéndose fatigada por primera vez. Había estado en vilo durante semanas preparando esta compra y estaba a punto de recibir la recompensa.
Los hombres comenzaron a levantarse para salir y Ramsey dijo “McElroy, espera un minuto ¿quieres?”
Quincy miró hacia atrás entrecerrando los ojos. Cuando Ramsey no lo invitó a quedarse, cerró la puerta dejándolo a solas con Nika.
Ramsey estaba apoyado con su cadera en la esquina de la larga y rayada mesa. La Glock estaba metida en la parte baja de su espalda. La de ella estaba todavía en su chaqueta pero no podía deslizar la mano en su bolsillo mientras él la observaba. Lo había visto ejecutar a un traidor en el club una vez. Él había sonreído, palmeando la mejilla del chico justo antes de sacar su arma y dispararle en medio de los ojos.
"Ve que puedes averiguar sobre esa novieta en el bar"
Nika debió parecer muy sorprendida ya que él se rió.
“Bueno, no puedo pedirle a mi señora que lo haga” dijo Ramsey “Y si envío a uno de los chicos, van a estar husmeando en su coño antes de que siquiera les dé su nombre. Hazme saber lo que descubres”
“Por supuesto jefe ¿Quieres que te llame?”
“En la mañana, no muy temprano. A Trish le gusta dormir tarde y los niños están con los suegros” sonrió.
Ella asintió con la cabeza “Lo tengo. Buenas noches”
“Si”
Nika regresó de nuevo al bar. Las luces de las lámparas de cristal estaban tenues haciendo que el lugar pareciera menos ordinario que durante el día. Las pocas mesas redondas parecían menos desgastadas, la barra menos maltratada. Las dos chicas aspirantes habían desaparecido,probablemente durmiendo la mona con Armeo y Griffin…probablemente juntos. La castaña seguía sentada en el bar con un cuarto de pulgada del líquido ámbar en las rocas en el vaso que tenía delante. La mano que sostenía el vaso tenía uñas brillantemente esculpidas, en forma de óvalo. Con clase.
Nika se sentó en el taburete que estaba a su lado, se inclinó sobre la barra tomando un vaso de la parte de abajo y abrió la tapa de la cerveza de barril. Con el dedo índice deslizó fuera la espuma y bebió un largo trago “¿Por qué será que no me creo que estás aquí por accidente?”
La castaña se volvió rozando con su rodilla el muslo de Nika“Porque no me parece que seas una persona estúpida”
“¿Cómo te llamas?”
“Lauren”
“¿Lauren….?”
Ella sonrió “Smith”
“Uh- uh. Así que…Lauren Smith… ¿Qué estás haciendo aquí?”
“Jerome me envió”
La columna de Nika se puso rígida. Jerome era el presidente internacional de los Renegados,cada local a lo largo de la costa del Pacífico y el Lejano Oriente, Montana e Idaho le pagaban a él los beneficios por el manejo de drogas, armas o trata de chicas “¿Por qué?”
“Has estado muy ocupada aquí. Moviendo mucho producto. Soy una contadora”
Nika se echó a reír “Si…y yo soy una policía encubierta”
La sonrisa de Lauren se amplió mientras pasaba un dedo por el centro del pecho de Nika. El torso de Nika se puso de piel de gallina y sus pezones se tensaron.
“No lo creo…” murmuró Lauren “…eres demasiado guapa para ser policía ¿Así que por qué estás tú aquí en realidad?”
Nika rió nuevamente “Estoy aquí en una misión del presidente…él está interesado en tí”
“¿En serio?” Lauren terminó de beber de su vaso y lo dejó “No es mi tipo”
“No dejes que el anillo de bodas te moleste”
“No me molesta” Lauren se inclinó hacia adelante y besó a Nika en la boca “Es más en lo del pene en lo que no estoy interesada”
“Y yo no estoy interesada en perder la vida por un poco de coño”
Lauren pasó la lengua lentamente sobre la superficie del labio inferior de Nika “¿Y qué tal por mucho?”
Nika retrocedió. Su clítoris estaba hinchado pero no estaba loca. Nadie se interponía entre Ramsey y una mujer “Voy a tener que pensarlo un poco”
“Hazlo” Lauren se bajó del taburete, sus altos pechos firmes rozaron el brazo de Nika “Ten una agradable noche Nika”
Lauren se dio la vuelta para alejarse y Nika dijo “No recuerdo haberte dado mi nombre”
Laura miró por encima de su hombro "No lo hiciste. Buenas noches"
**********
Sasha Dunbar se sentó al volante de su coche de alquiler de mierda y salió al camino de grava para internarse en la carretera desierta. El cielo estaba claro como el cristal, como si una manta lo adornara con estrellas y luna llena. La luz plateada brillaba casi como la luz del día. Antes de acelerar para alejarse de Ugly Rooster, miró por la gran ventana plateada y se preguntaba si Nika Pavlova estaría mirándola por la ventana o si se habría olvidado de ella desde el momento en que se habían separado. No se preguntó porque le importaba.
Pavlova no era exactamente lo que había esperado. De alguna manera había pensado que Pavlova podía mantener un bajo perfil pero aparentemente estar en un asiento trasero no era su estilo. En sentido figurado, realmente. Una mujer no podía ser aceptada en un club de motociclistas como uno de los miembros y no uno de los miembros mayores, a menos que tuviera algo especial que ofrecer. Pavlova tenía eso y más. Una veterana del ejército que había empezado como una experta en mecánica en un parque automovilístico y se abrió camino hasta dirigir una empresa de suministros. En el camino había hecho un montón de contactos y pronto su misión no oficial era procurar lo necesario para ser recibida en el cargo. Todo desde combustible adicional, mercancía excedente de chalecos antibalas y piezas de contrabando de todo tipo de maquinarias. La agencia la había reclutado en aquel entonces y sus actividades ilegales fueron sancionadas. Su historia encubierta había llevado mucho tiempo de preparación y para cuando había llegado a Silver Lake, donde era dueña de su propio garaje, su historia era más que una cubierta. Era su realidad.
Ellas nunca se habían conocido en persona, en este tipo de juegos y operaciones laberínticas,donde la más pequeña brecha podría significar un desastre, mientras menos agentes se pudiesen identificar entre sí, mucho mejor. Hasta hacía una hora, ella no era más que una voz para Pavlova…su voz de teléfono no se parecía en nada a su tono natural…y Pavlova era solo una fotografía en blanco y negro adjuntado a un archivo clasificado. Un archivo redactado en media hoja. La foto había sido tomada con Pavlova en el desierto camuflajeada. Se veía muy diferente ahora, cubierta con ropa de cuero, cabello oscuro ingobernable repartido por un rostro que podría decirse era bonito si los bordes fuesen un poco más suaves y sus ojos negros como el carbón fuesen un poco menos penetrantes. Guapa no era lo correcto, pero si lo más cercano.
Valiente, temeraria, peligrosa. En uniforme había sido imponente; de motociclista una tentación.
Pavlova se movía con una letal clase de confianza que decía que no dudaría en utilizar el arma que llevaba consigo en el bolsillo delantero de su chaqueta, lo que tendría que demostrar en el terreno de los Renegados. Los Renegados no eran un club de los sábados por la noche lleno de abogados, contadores y otros guerreros del fin de semana. Todos ellos eran motorizados de toda la vida, muchos de ellos amigos desde jóvenes hasta la vida adulta, casi todos con antecedentes y en el radar del FBI y la ATF (agencia de alcohol, tabaco y armas de fuego) durante una docena de años o más. Pero su nivel de amenaza…y por lo tanto su nivel de interés…se había desvanecido cuando otros grupos más peligrosos se habían infiltrado lentamente en la Costa Oeste…las pandillas salvadoreñas, los carteles mexicanos y los grupos paramilitares de derecha que estaban asociados al terrorismo doméstico. Las drogas de bajo nivel, el tráfico de armas y los círculos de pornografía estaban asociados con la mayoría de los clubs de motos, pero estos no planteaban el tipo de amenaza de seguridad nacional que los otros grupos si representaban. Así que en lugar de arrestar a los motociclistas, se infiltraban entre ellos.
Sasha se internó en el acceso pedregoso hacia el complejo de moteles en decadencia donde había tomado una habitación esa tarde. Se había registrado como Lauren Smith, la mujer cuya identidad había asumido. Sus órdenes, previsiblemente vagas, habían sido apretar la correa de Pavlova y estar lista para elevar la participación de Pavlova con la milicia en un corto plazo. No sabía porque, no había sido instruida en el cuadro grande y no estaba dispuesta a hacer esa llamada desde 3000 km de distancia. Quería una mirada cercana si iba a enviar a su contacto a lo más profundo y estaba enferma por ocupar un escritorio. Quería dar una mirada de primera mano.
Su Smartphone sonó y deslizó su mano hacia el bolsillo derecho de sus vaqueros ajustados para sacarlo. Reconoció el número pero no estaba de humor para una reprimenda. Al menos no del tipo del que sabía iba a venir después de su acto de desaparición.
No había logrado hacerse un camino en la agencia siguiendo los canales regulares, pero esta vez estaba fuera de los límites. Pero entonces ¿Qué iban a hacer ellos? ¿Despedirla? Sonrió.
Desempacó las pocas prendas que había traído y las metió en la tambaleante, astillada cómoda y se sentó en la cama para deshacerse de las espantosas botas de tacón alto ¿Por qué alguien elegiría llevar estos zapatos? Deslizó sus pies dentro de las pantuflas y eligiendo no mirar muy de cerca la alfombra descolorida, se dirigió al cuarto de baño para abrir la ducha. Se sentía un poco sucia. Quizás eso había sido el resultado de las actividades del día más que de las largas horas, pero optó por no pensar acerca de eso tampoco.


Arrow



avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 775
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓDIGO De HONOR// Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Dom Jul 02, 2017 1:37 am

CAPITULO 3



Sasha durmió mal y despertó con sus terminaciones nerviosas vibrando debajo de la superficie de su piel. Los problemas venían, podía olerlo. Tenía una extraña habilidad para decir cuando una operación se estaba dirigiendo hacia el sur, al igual que siempre había tenido la habilidad inexplicable para saber cuándo alguien estaba mintiendo, sin importar cuan bueno fuese en eso.
Había perfeccionado esa habilidad innata desde joven, cuando aprendió a anticipar los golpes de su padre o cuando el disimulado vamos de su hermanastro mayor la había salvado de otro ataque. Se había dado cuenta de esos rasgos cuando todavía era una agente novata, pero había sido su capacidad para vencer el polígrafo lo que le había conseguido por la vía rápida participar en las operaciones encubiertas. Podía regular sus biorritmos tan completamente que podía engañar las máquinas, repetidamente. No sudaba, no si ella no lo quería.
Tendría que haber sido la favorita para un puesto como encubierta y eso era lo que había querido. Ir hasta el fondo, crear su propio personaje, escribir sus propias reglas. Sin embargo el perfil psicológico apuntaba en otra dirección…era más adecuada para manejar a los agentes encubiertos que ser uno. Era la mejor convenciendo a los agentes a punto del suicidio cuando estos habían estado encubiertos mucho tiempo. Podía leer el horror, el remordimiento o la desesperación en sus mentes y decirles justo lo que necesitaban escuchar para que pusieran los pies en la tierra nuevamente. Podía analizar su pánico sin siquiera ser tocada por este. Era una empática sin empatía, al menos eso decía el resultado de las evaluaciones psicológicas. No se molestó en discutir. Demonios, incluso tal vez era cierto.
Pero nunca había perdido un operativo y eso la hacía intocable. Tal vez se había alejado un poco de la cautela, en algunos momentos…como ahora…pero los de arriba le habían dado mucha cuerda y aún no se había ahorcado.
Molesta por el hilo que estaba llevando sus pensamientos, se quitó las mantas y se levantó de la cama. La ducha podría despejar las cucarachas en su cabeza. Ninguna luz se filtraba a través de las persianas metálicas cubiertas de polvo. Su reloj interno le decía que eran las 06:30. El amanecer llegaba tarde en pleno invierno en zonas tan al Norte.
Un ligero golpe sonó en su puerta justo cuando estaba a punto de quitarse la camiseta que se había puesto después de la ducha de la noche anterior. Saltó hacia el arma que estaba en la maleta que había dejado abierta en la silla junto a la cama y la tuvo en la mano sin el seguro en menos de 5 segundos. Nadie sabía dónde estaba.
Se acercó hacia la puerta manteniéndose alejada de las ventanas y moviéndose hacia los lados para ofrecer un menor blanco si alguien decidía acribillar la puerta. Había puesto la cadena en la puerta cuando había llegado, pero esa no era ninguna clase de protección.
“¿Quién es?” preguntó Sasha.
“Servicio de habitación”
“Buena frase, pero no en este lugar. Tienes la habitación equivocada”
“No lo creo Lauren”
Sasha preparó su arma a la altura de su hombro y puso la mano en la perilla de la puerta
“Quieres darme más pistas”
“El vicepresidente de Jerome verificó tu visita. Dijo que te recomendaba para este trabajo”
“Entonces estamos todos en orden ¿no es así?” reconoció la voz de Nika Pavlova.
“No exactamente. Parece que él mencionó que eras una Chicana (termino con el que los norteamericanos se refieren a los mexicanos estadounidenses) sexy. Es curioso, no me pareces una hispana”
Mierda. Esperaba que alguien la verificara, pero se había arriesgado a que ellos no discutirían exactamente sobre la apariencia de la tal Lauren
“Probablemente él estaba pensando en alguien más”
“Él fue muy específico…aparentemente él tiene…conocimiento personal. Será mejor que me dejes entrar”
Sasha lo consideró por un segundo. Jaque mate. Deslizó la cadena y abrió la puerta.

*********
El celular de Lena sonó mientras estaba en la ducha y Yulia lo tomó para leer en la pantalla.
Reconoció el número y contestó
“Pensé que podrías tomar el día libre…es Boxing day (día después de la navidad). Hay un montón de ofertas en las tiendas”
Lucinda Washburn respondió amablemente
“El timón de Washington nunca se detiene, ni siquiera por el 50% de descuento”
“Eso es realmente una lástima ¿Segura que no quieres disfrutar de un día de salida de chicas?”
Lucinda soltó una carcajada, un sonido que Yulia no había escuchado mucho en los últimos 3 años y medio. Lo había extrañado
“Sabes, Luce, papá estaría perdido sin tí”
“Tu padre es un hombre de recursos. Él estará bien”
“Lo sé, pero no estoy hablando del presidente Volkov. Estoy hablando de papá. Tienes que cuidar de ti misma, lo sabes”
La línea se quedó en silencio por un largo rato y Yulia se preguntó si finalmente se había propasado. Lucinda había sido muy paciente con ella, más que nadie en su vida, a excepción de Lena y Lucinda la había visto en sus peores momentos. Esperaba que en el mejor de ellos también, pero no estaba muy segura. No estaba segura que alguien, excepto Lena, hubiese visto realmente lo mejor en ella. No podía volver atrás y cambiar el pasado. No podía borrar su salvaje, juventud resentida o todas las veces en que ella había pasado por alto su propio juicio para reafirmar su independencia, colocándose en riesgo y poniendo a los que la querían en una posición insostenible de hacerla aún más infeliz con el fin de protegerla. Esos días, con suerte,habían pasado, aunque sabía que ella nunca entraría fácilmente dentro de los límites, nunca tomaría las decisiones más fáciles acerca de las cosas que no le parecieran correctas. La seguridad de su padre y la de Lena eran las dos cosas más importantes en su vida
“Mira, Luce,si he…”
“No” dijo Lucinda suavemente “Solo me tomaste por sorpresa”
Yulia rió “Eso no es algo fácil de hacer”
“No estoy segura que tengas razón de todos modos” dijo Luce sonando inusualmente insegura.
La jefa de personal de Oleg Volkov nunca estaba insegura. Todo lo que pasaba en la Casa Blanca y más allá, era canalizado a través de ella. Era la confidente del presidente, su mediadora, algunos decían que era su ejecutora. Era la primera a quien él acudía en busca de consejo en una crisis o para discutir la nueva política y nadie llegaba a él sin que antes hubiesen tenido que lidiar con ella. Pero también era la mujer que había sido la mejor amiga de Oleg Volkov durante toda su vida, aún más después de la muerte prematura de su esposa.
“Sabes…” dijo Yulia con cuidado “…él podrá ser el presidente, pero también es un hombre. Y ha estado solo durante mucho tiempo. Bueno, realmente no se eso…y no es que quiera saberlo…” dijo rápidamente “…pero algunas veces deberías pensar acerca de que es lo mejor para los dos”
“Desearía poder tener una décima parte de tu valentía”
“No es valentía” Yulia escucho la ducha en el otro cuarto, pensando en Lena saliendo desnuda con el agua goteando sobre la superficie suave de su piel. Esa piel que tenía cicatrices de heridas que podrían haberla alejado de ella. El corazón de Yulia se congeló por un instante hasta que desterró esos recuerdos y el miedo “Es egoísmo. La amo y el mundo puede irse al demonio”
“Bueno, no podemos mandar al presidente al demonio con una elección en camino” dijo Luce con el tono frío como el acero regresando a su voz “Y en este momento nuestra principal preocupación es que él esté seguro mientras está afuera ganándose las mentes y los corazones de las personas”
“Está bien, tú ganas…por ahora. No habrá Boxing Day, ni cenas con velas. Así que ¿Qué podemos hacer por ti?”
“Oh, en realidad estaba llamando a la Directora Katina”
“Bueno, suerte para ti que ahora nos tienes a las dos”
Lucinda suspiró “Necesitamos una reunión de estrategia. Digamos ¿a las 9 en punto?”
Yulia miró el reloj. Aún no eran las 07 am “Es buena hora. Nos vemos entonces”
Terminó la llamada y se inclinó sobre la cama para poner el celular nuevamente en la mesa de noche de Lena.
“¿Quién era?” preguntó Lena entrando en la habitación mientras secaba su cabello con una toalla.
Yulia empujó la sabana a un lado y se levantó también desnuda. Tomó la toalla de Lena y la besó
“Lucinda”
“Ah ¿A qué hora?”
“A las 9”
Lena se volvió hacia el vestidor contiguo y Yulia le tomó la mano “Aún no estas seca. No te muevas”
Lena levantó una ceja pero obedeció. Yulia terminó de secar el cabello de Lena, luego el pecho y el abdomen. Se puso detrás de ella y pasó la toalla por sus hombros bajando por la espalda hacia la curva de los músculos de su culo. Tirando la toalla hacia el baño, envolvió la cintura de Lena con sus brazos y la besó en la nuca.
“Mmm. Buenos días” susurró Yulia presionando sus pechos sobre la piel caliente de la espalda de Lena.
“Yulia…” dijo Lena “…no olvides a Lucinda”
“¿Cómo podría?” Yulia atrajo a Lena de vuelta a la cama. Se sentó en el borde girando a Lena hacia ella y besó su vientre plano y firme “No necesito mucho tiempo. Pero si te necesito a tí”
Lena apoyó las manos en los hombros de Yulia y separó las piernas
“Soy toda tuya”
Yulia la besó más abajo “Lo sé”
Lena se estremeció y cerró los ojos.
Yulia la tomó profundamente, su conciencia eclipsada por el aroma y el sabor de ella. Tiempo era algo que nunca daría por sentado. Elena era de ella y no cedería eso a nadie. Nunca.

**************
La puerta blanca de la habitación del motel se abrió. La habitación contigua estaba ensombrecida, solo un pequeño haz de luz escapaba de una puerta parcialmente abierta en la parte trasera…probablemente era el cuarto de baño. La castaña era una silueta oscura, una silueta ligeramente gris en la penumbra.
Nika entró “No necesitas el arma”
“Supongo que lo averiguaremos” la castaña, cuyo nombre seguramente no era Lauren, hizo un gesto hacia la silla de madera con respaldo recto, ubicada en la esquina junto a la cómoda
“¿Quieres poner tu chaqueta allí y dejar el arma en el bolsillo?”
“Eso no parece justo”
“¿Quién ha dicho que sea justo? No te invité”
Nika se quitó la chaqueta y la dejó caer en el asiento de la silla dejando su Glock en el interior.
No le gustaba estar sin arma, pero no estaba dispuesta a entrar en un tiroteo, ni podía permitírselo. Ahora no era el momento para llamar la atención sobre sí misma y dejar un cuerpo en un motel de carretera volvería la atención hacia ella.
Se volvió, sus ojos se ajustaron a la luz tenue. La castaña lucía incluso mejor sin la ropa que había llevado la noche anterior. Todavía llevaba la camiseta color turquesa, pero los vaqueros se habían ido y sus largas piernas estaban desnudas, excepto por las bragas blancas. Nika alzó las manos
“Tienes la ventaja ¿Ahora quieres dejar el arma?”
La castaña bajó el arma a su costado “¿Qué quieres?”
“Respuestas”
La castaña rió “Esos son productos muy raros”
Nika sonrió “Lo sé”
“¿Por qué no negociamos?”
Nika sacudió la cabeza “No lo creo. Eres quien está aquí fingiendo”
“¿En serio?”
“¿Dónde está la verdadera Lauren Smith?”
“Tomando unas pequeñas vacaciones”
“Sabes lo que Jerome te hará cuando averigüe que estás aquí, utilizando a uno de los suyos como cubierta”
“No estaba pensando en decírselo ¿Y tú?”
“Supongo que eso depende”
“¿De qué?”
“De quien eres y que estás haciendo aquí”
Sasha sopesó sus opciones que eran casi nulas. No había estado segura la noche anterior si el club tenía dispositivos de grabación en el Ugly Rooster y no podía arriesgarse a exponer su identidad a Nika mientras estuviesen sentadas en el bar. Ni siquiera había estado segura de si iba a desaparecer en medio de la noche y seguir dirigiendo a Nika a distancia. Ahora la decisión estaba fuera de sus manos.
“No has estado revisando el calendario previsto”
Nika, para su crédito, no reaccionó. No había sobrevivido como agente encubierto siendo ingenua o fácilmente manipulable “No entiendo”
Sasha sonrió “Claro que sí. Nunca exijo informes regulares pero… ¿no contestar mis llamadas?”sacudió su cabeza fingiendo un ceño fruncido “¿Olvidaste tus reportes semanales? ¿Qué pensaste que iba a pasar?”
“No te conozco”
Sasha colocó su Sig (Sig Sauer-arma semiautomática 9 mm) en la tambaleante mesita de noche al lado de la cama, alcanzando sus vaqueros y colocándoselos. Levantó la pequeña maleta sobre la cama, empujó la ropa a un lado y abrió un cierre oculto. El interior de una de las paredes se abrió y extrajo el teléfono celular. Pulsó el número uno de la marcación rápida. Un segundo más tarde Nika miró hacia su pierna. Sasha murmuró
“Contesta el teléfono Nika”
“¿Dónde conseguiste mi número?” Nika no hizo ningún movimiento para tocar el teléfono que debía llevar bajo su ropa de cuero.
“¿Aún no me crees?”
“Como he dicho, no te conozco”
Sasha sostuvo la mirada de Nika y con su dedo pulgar terminó la llamada
“Nadie lo hace”


CAPITULO 4


Lucinda había programado la reunión en la sala de la planta baja del ala oeste. Lena y Yulia fueron las primeras en llegar. El servicio de café con rosquillas, magdalenas y otras variedades de galletas estaban en el aparador. Se sirvieron y se sentaron alrededor de la larga mesa en el centro de la habitación. Unos minutos después la puerta se abrió y Tom Turner, el agente especial a cargo de la División de Protección Presidencial, entró solo. Sus intensos ojos marrones se centraron en Lena y se mantuvieron en ella unos segundos antes de asentir hacia Yulia
“Con todo respeto Sra Volkova, esto es algo que es mejor discutir a solas con la Directora Katina”
“¿Por qué no te sientas, Tom?” Lena hizo un gesto hacia una silla cercana “Estoy más tranquila si Yulia está presente. Ella está al tanto de todos los detalles”
El rostro de Tom se desfiguró por un momento, gesto muy raro en él, puesto que era la personificación de la calma en todas las situaciones y rara vez mostraba alguna emoción,incluso en una crisis. Hoy, sin embargo, la ira tiño sus rasgos oscuros con un bajo tono de rojo

“Supongo que soy el último en saberlo”
“Esa fue mi decisión” Lena había estado esperando una confrontación después de que Tom hubiese sido excluido de la reciente detención del terrorista que intentó asesinar al presidente…hombre que Tom era responsable de proteger. Sospechaba que Lucinda había dispuesto dejarlos a los tres a solas para que tuvieran unos momentos para arreglar las cosas
“A estas alturas, probablemente has leído el informe posterior a la acción y podrás entender porque no estuviste al tanto”
Tom permaneció de pie, pero su voz estaba calmada “Entiendo que uno de los principales sospechosos se llamaba Tom, pero no estoy seguro de entender la conexión conmigo”
Lena entendía su enojo. Ella hubiese estado furiosa si alguien le hubiese excluido de una operación por cualquier razón, pero especialmente si ella hubiese estado bajo sospecha. La confianza lo era todo en su posición. Personalmente se hubiese sentido ofendida y ultrajada,pero profesionalmente hubiese reconocido la necesidad de proteger no solo la operación, sino en última instancia al presidente. Sus decisiones no eran personales, no debían ser personales y Tom lo sabía tanto como ella. En este momento él estaba reaccionando como un hombre cuyo honor había sido cuestionado y la única respuesta era recurrir a su ética profesional
“Cada miembro del equipo sabía que tu no estabas involucrado, pero la vida del presidente estaba en juego. La decisión correcta…la única decisión…tenía que ser garantizar su seguridad, en un 110%. Como dije, mi decisión”
El músculo de la mandíbula de Tom se tensó y Lena se preguntó si había perdido a un amigo.
Habían trabajado en estrecha colaboración con Tom desde que había estado a cargo del equipo de seguridad de Yulia y continuaría trabajando estrechamente con él mientras él estuviese dirigiendo la PPD. Pero el deber triunfaba sobre la amistad. El deber triunfaba sobre casi todo excepto en una cosa. Excepto Yulia. Cuando se trataba de la vida y la felicidad de Yulia, Lena sospechaba que haría cualquier cosa que fuese necesaria para preservarlas. Cualquier cosa,excepto traicionar lo que más significaba para las dos y porque sabía que Yulia nunca se lo pediría, ella nunca se preocuparía acerca de lo que tenía el deber de hacer.
Finalmente Tom habló “Me gustaría pensar que yo hubiese tomado la misma decisión”
“Lo habrías hecho” dijo Lena en voz baja “Y probablemente yo estaría tan enfadada como tú lo estas ahora”
Él sonrió irónicamente “Si. Creo que lo estarías” sus hombros se relajaron mientras se volvía hacia el aparador para servirse una taza de café.
El silencio llenó la habitación hasta que, un momento después, Lucinda entró seguida de Paula Stark…jefe del equipo de seguridad de Yulia, Irina Daniels…otro agente del PPD y Oksana Kozlova…jefe de la Unidad médica de la Casa Blanca. Paula, Irina y Oksana habían sido parte del equipo que había aprendido a Jennifer Pattee, una enfermera en la WHMU (Unidad Médica de la Casa Blanca) quien había sido parte de un complot para asesinar al presidente. Había sido capturada unos días antes con un frasco robado que contenía el virus de la gripe aviar, el cual había sido mutado genéticamente para mejorar la transmisión de un ser humano a otro y estaba siendo estudiado, incluso ahora, en el Laboratorio Bethesda del nivel 4, para determinar todas sus propiedades. No sabían quién estaba detrás del complot o en qué medida la fuga había penetrado en las altas esferas de seguridad de la Casa Blanca, pero Lucinda había designado a Lena para averiguarlo. Esta reunión…la operación completa…era confidencial, ya que los registros ya no eran dignos de confianza.
Lucinda no perdió tiempo “El presidente tiene previsto comenzar un viaje de campaña a través de todo el país a mediados de mes. Primero va a aterrizar en Chicago para una reunión de recaudación de fondos, luego viajará por aire y por tren a través de todo el medio oeste, donde la influencia de la oposición es más fuerte en estos momentos. Estará en tierra la mayor parte del tiempo y estará estrechando muchas manos”
Lena imaginó las multitudes, las sesiones de fotos improvisadas, los cambios de itinerario de última hora. El presidente estaría expuesto, vulnerable y Yulia estaría justo a su lado en la zona caliente. Cuando Kennedy fue asesinado, el gobernador de Texas sentado en el mismo vehículo, también resultó herido. Durante el atentado de Reagan, el secretario de prensa de la Casa Blanca fue baleado y quedó paralizado de por vida.
Si Lena le ordenaba a Yulia que permaneciera al margen, el presidente apoyaría su decisión, a pesar de que Yulia había sido una poderosa y positiva influencia en su primera campaña electoral. La familia siempre era una parte importante en cualquier plataforma, pero nunca tanto como ahora, cuando Russo estaba basando su bandera sobre los valores familiares. La familia del presidente era su hija. Ella era inteligente y popular entre los votantes de todas las edades,pero especialmente entre los jóvenes y las mujeres…segmentos críticos de la población electoral. Oleg casi siempre había estado encasillado por ser parte de la élite liberal de hombres blancos, a pesar de que su riqueza personal era superada en creces por Franklin Russo. Yulia ayudaba a humanizarlo y el presidente tenía que ser visto como un hombre del pueblo.
Lena no podía demandarle a Yulia que se quedara en casa…no podía…por muchas razones. La elección no era suya, e incluso si lo fuera, la única cosa que nunca haría sería encerrar a Yulia para aliviar sus propios miedos.
Yulia dijo “¿Qué vamos a hacer acerca de la seguridad?”
“Irina va a dirigir los equipos de avanzada y nosotros haremos exactamente lo que hemos hecho siempre” dijo Lena “Conoceremos cada centímetro del recorrido del presidente y estaremos preparados para desviarnos por rutas secundarias. Mantendremos sus movimientos exactos entre las personas de esta habitación. Nadie más va a saber más de lo necesario, hasta justo antes de despegar”
“¿Qué pasa con el seguimiento del bioterrorismo? ¿Estamos seguros que no hay más de esas cosas alrededor?” preguntó Paula Stark. La jefa del equipo de Yulia lucía más joven que sus 30 años con su cabello negro y sus rasgos suaves y regulares. No era una joven sin experiencia,después de haber estado bajo fuego y recientemente herida. Recuperada ahora estaba totalmente enfocada “Él va a estar rodeado de cientos de personas cada día. Ese sería el momento perfecto para liberar uno de esos agentes bioquímicos”
“Vamos a entrevistar a las personas en el laboratorio de donde el espécimen fue robado…” dijo Lena “…para saber si tenemos todo lo que perdieron” miró hacia Oksana Kozlova, capitana de marina y médico del presidente “Tengo programado volar hasta allá mañana. Te quiero conmigo en esto”
“Por supuesto” dijo Oksana.
“También voy a entrevistar a Jennifer Pattee…” dijo Lena “…hasta ahora, no nos ha dicho nada. Tal vez unos pocos días tras las rejas le hayan hecho cambiar de opinión”
“Tenemos que asumir que habrá objetivos secundarios” dijo Stark en voz baja.
El pecho de Lena se tensó. Si el presidente era invulnerable, los asesinos probablemente se desplazarían hacia sus objetivos secundarios y el objetivo secundario con más alto perfil sería Yulia

“Vamos a tener que limitar el número de personas en situación de riesgo potencial y los excluiremos de la zona caliente, sobre todo cuando…”
“Ni siquiera pienses en incluirme en ese grupo” dijo Yulia mientras bebía su café.
Stark sabiamente no dijo nada.
Lena dijo “¿Qué tal si esperas unas cuantas semanas par…?”
“No” dijo Yulia “Se espera mi presencia en esos viajes con el presidente y cualquier cambio de lo esperado, solo hará que la otra parte suponga que anticipamos que algo más viene.Necesitamos que piensen que todavía tienen el sartén por el mango”
Lena no pudo discutir. Yulia tenía razón, Había estado involucrada en este juego desde que era una adolescente. Comprendía no solo la política sino la estrategia de quienes se oponían a su padre, política e ideológicamente.
“Estoy de acuerdo” dijo Lucinda colocando su taza y el plato sobre la mesa de más de 200 años de antigüedad “Vamos a continuar haciendo pública la información, como de costumbre, pero ocultaremos lo que podamos. Yo me encargo de eso. La Directora Katina estará a cargo”caminó hacia la puerta y se detuvo, su sonrisa amable como siempre, pero su mirada azul dura como la piedra “Todo el mundo sabe lo que hay que hacer. Disfruten el resto de las festividades”
*************
La castaña quería ella creyera que era Sasha Dunbar.
Nika no había permanecido viva por confiar en otras personas. Había sobrevivido en Irak y Afganistán y con los Renegados por no creer nunca en lo que la gente decía. En vez de eso,miró sus ojos buscando indicios físicos, persiguiendo pequeñas inconsistencias que le indicaran que sus palabras eran falsas. No tenía ninguna razón para creer en esta mujer. Lo que le molestaba, lo que carcomía la parte animal de su cerebro, era que quería confiar en ella. Aún podía sentir la calidez de la yema de los dedos de la castaña cuando los desplazó por el centro de su camiseta, como si la mujer hubiese acariciado su piel desnuda.
Nika no era fácil de seducir, a pesar de que no le era extraño el toque casual de una mujer. No se dejaba llevar a menudo y no le daba mucha importancia al sexo. Cuando había sido desplegada en el frente, no había habido muchas oportunidades e incluso aunque las hubiese habido, robar un momento íntimo cuando el más leve desliz en la concentración podría llevarte a la muerte debilitaba el placer de un encuentro casual. Había decidido, cuando llegó a Silver Lake y el primer miembro de los Renegados se había paseado dentro de su garaje para una mirada, que interpretaría las cosas tan cerca de la verdad como le fuese posible. Así que cuando la oportunidad surgió, permitió que supieran que le gustaban las mujeres. Por alguna extraña razón eso le dio credibilidad, le hizo más como ellos. Aun así, era cuidadosa. Cuidadosa de no meterse en medio entre uno de ellos y una mujer. No quería competir, no de esa manera y no había habido nadie por quien estuviese dispuesta a arriesgar su posición en el club. Si confiaba en esta desconocida, estaría arriesgando mucho más que su posición en el club. Arriesgaba su vida todos los días pero por un propósito, una meta. No por placer.
“Digamos que te creo…” dijo Nika “…y sabes algo acerca de mí ¿Qué estás haciendo aquí?”
“Mira, no sé tú, pero ha sido una noche muy corta para mí y me vendría bien un poco de café”
Sasha apartó su cabello grueso hacia la espalda y lo retorció en un nudo, un rápido movimiento inconsciente que Nika encontró inesperadamente sexy
“Hay una cafetería a un par de kilómetros por la carretera ¿Por qué no vamos allí y hablamos?”
Nika no vio ningún inconveniente en la propuesta, además la habitación estaba empezando a sentirse sofocante. No por el goteo constante del calentador que hacía un ruido metálico al caer,sino por la cercanía de la castaña, que incluso vestida, enviaba oleadas de calor sexual
“Entonces ¿Cómo quieres que te llame en público?”
Sasha sonrió “¿Qué tal bebe?”
Nika se rió “No antes de la primera cita”
Los ojos de Sasha se ampliaron un poco y los labios se entreabrieron como si estuviese a punto de decir algo y luego había pensado mejor al respecto
“Porque no me llamas castaña, no es muy original, pero me he acostumbrado a oírlo muy seguido”
“Está bien. castaña. Vamos a tomar un café” Nika se puso la chaqueta mientras Sasha se ponía las botas…botas de montar de tacón bajo, no las de pollita motociclista que había usado la noche anterior…y encogía los hombros dentro de la chaqueta ajustada de cuero negro.
Afuera, la salida del sol cubría el estacionamiento desierto con una leve luz grisácea. Nika miró hacia el manto de nubes
“La nieve se acerca”
“Un cambio inesperado de clima” Sasha hizo una mueca “¿Hay algo más que hacer por aquí?”
“No entre noviembre y mayo” Nika señaló hacia la moto “Hay un casco extra enganchado en la parte posterior ¿De dónde eres?”
Sasha vaciló un momento mientras sacaba el casco y se lo ponía “Me muevo mucho por los alrededores”
"¿Y tu lugar de origen?"
“Texas” dijo Sasha sorprendiéndose a sí misma cuando respondió con la verdad. Ahora ¿Por qué había hecho eso? Nunca daba información personal, incluso en situaciones personales y de seguro tampoco cuando se trataba de trabajo.
Nika montó sobre la moto y Sasha detrás de ella, envolviendo sus brazos alrededor de la cintura de Nika. Nika era delgada y firme. Sasha agachó la cabeza contra la espalda de Nika para evitar el viento en el rostro. El cuerpo de Nika estaba caliente a pesar del aire frío de invierno,pero eso tenía que ser su imaginación. Sasha cerró los ojos.
"Sujétate" Nika quitó el soporte y encendió el motor. Los brazos de Sasha se apretaron alrededor de su cintura y la mejilla de Sasha presionó la parte posterior de su hombro. Ignorando la oleada de calor que corría por su vientre, salió hacia la carretera y se dirigió hacia la cafetería.
Unos camiones daban los últimos toques al suelo sin pavimentar, acomodando los montones de nieve sucia. La condensación del aire se reflejaba en el interior de las ventanas de cristal de la estructura metálica y corría hacia abajo del cristal, formando caminos irregulares. En el interior, el aire caliente se mezclaba fuertemente con el olor de cocina grasienta, carne frita y huevos.
Nika se quitó la chaqueta y la guindo sobre su hombro mientras se dirigían por el pasillo estrecho entre los taburetes de vinil color rojo acomodados a un lado de la cafetería y las mesas de fórmica que ocupaban la pared opuesta. Ninguno de los reservados estaba ocupado y escogió uno, lejos de los hombres que estaban en el mostrador encorvados sobre tazas de café y platos de loza blanca colmados con tocino, huevos y patatas. Un minuto más tarde se deslizaron sobre los rígidos asientos, una morena con vaqueros negros ajustados, una blusa blanca con volantes de nylon de corte bajo y ajustada sobre sus generosos pechos y un delantal corto negro, se acercó. Sostenía un block de notas en una mano y un bolígrafo en la otra
“¿Qué les sirvo?”
“Café, huevos revueltos y tostadas” dijo Nika.
“Que sean dos” dijo Sasha.
La camarera tomó nota y se alejó sin hacer comentarios.
Nika se reclinó en el asiento y extendió su brazo izquierdo sobre la parte superior
“Así que estabas a punto de decirme lo que estás haciendo aquí”
Sasha tuvo la incómoda sensación de que estaba siendo dirigida y eso no le gustaba. Pavlova era inteligente, una agente experta y había estado encubierta por mucho tiempo. A veces un agente perdía de vista su objetivo y se integraba en la cultura del mundo donde se había infiltrado, lo que les hacía más difícil salir de él. Era una cuestión de orgullo para ella que nunca hubiese perdido a un agente, ni física ni psicológicamente. Esta no iba a ser la primera, pero no estaba completamente segura de cuánto podría confiar en ella
“Ya te he dicho quién soy”
“Lo dijiste. Si estás aquí bajo una identidad falsa ¿Por qué no dos?”
Sasha sonrió “No es una mala idea. Un doble-doble”
Nika asintió.
“Pero existe el pequeño detalle de que tengo tu número” Sasha sonrió.
El calor en el vientre de Nika se intensificó. Solo era una línea y ni siquiera era cierta. Nadie tenía su número. Nadie la conocía. Ser conocida podría llevarla a la muerte
“Es peligroso para ambas estar aquí”
“Solo si cometemos un error. No sé tú, pero yo no cometo errores”
“¿Qué crees que puedes lograr?”
“Mira…” Sasha esperó hasta que la camarera deslizara sus tazas de café frente a ellas. Una vez a solas se inclinó hacia adelante “…si vas más adentro, entonces necesitaras a alguien cercano en caso de que necesites extracción”
“Nunca he necesitado que me rescaten. Y no lo necesito ahora”
“No enviaríamos a un soldado sin armas a internarse en las montañas sin respaldo. Esto no es diferente”
“¿Y crees que tú serías suficiente para sacarme?”
“Yo y todos los que están a mi disposición”
Nika dejó escapar un suspiro “Las cosas están muy calientes aquí. No podemos darnos el lujo de levantar sospechas”
“Entonces no lo haremos. Mi cubierta es buena. Y si consigues ser amigable, tendremos una razón más para ser vistas juntas”
“Amigable” dijo Nika. El calor se clavó dentro de su pecho.
“Los miembros del club saben que estas interesada en las mujeres” Sasha sonrió “Así que adelante y muéstrate interesada”
“Podría haber un problema con eso. Ramsey también está interesado”
Los ojos de Sasha se endurecieron “Eso no pasará”
“Tal vez no, pero no hay manera de que yo me interponga en su camino”
“Yo sabré manejarlo. Solo haz tu parte”
"¿Y estarás jugando una papel conmigo también?" Nika no sabía porque lo había preguntado.
Ya sabía la respuesta.
“¿Tiene importancia?”
“No” dijo Nika “Todo es un juego”
“Entonces nos entendemos la una a la otra perfectamente”



Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 775
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓDIGO De HONOR// Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Dom Jul 09, 2017 12:23 am

CAPITULO 5



Augusto Graves condujo su Hummer a través de la verja cubierta con alambre de púas afilados,dentro del campamento FALA, 800 acres de bosque sin explorar, invisible desde el aire e inaccesible por tierra excepto por un camino de doble vía camuflado y creado en la densa montaña. Los centinelas, un hombre y una mujer vestidos con trajes militares, rifle de asalto y armas cortas, lo saludaron al pasar. Algunas de sus tropas vivían tiempo completo en el campamento. Otros vivían fuera de la base, manteniendo relaciones con importantes contactos en el exterior, de quienes podían obtener municiones y otros suministros. Y luego estaban esos otros miembros especiales esparcidos aún más lejos…los que habían sido preparados desde su nacimiento para la más importante de todas las misiones.
Cada vez que cruzaba esa puerta y veía los cursos de entrenamiento, los cuarteles y los depósitos de armas, rodeados por el campamento boscoso, su pecho se hinchaba de orgullo y satisfacción. Sus músculos se tensaban y su corazón latía más rápido. Después de la masacre de Ruby Ridge (ataque perpetrado en 1992 por agentes especiales del servicio de alguaciles federales, FBI y SWAT contra un ex boina verde convertido en fanático de derecha donde resultaron muertos él, esposa e hijos. El ataque fue catalogado como injustificado) y Waco (ataque perpetrado en 1993 por agentes SWAT contra una comuna religiosa en las afueras del pueblo de Waco, en el estado de Texas, los "Branch Davidians" también injustificado y que murieron más de 20 personas) él había comprado esa zona de tierra en el área despoblada de Bitterroots Range, usando varias empresas fantasmas con fondos aportados por los apasionados defensores radicales de la 2da enmienda (derecho a portar armas) de todo el país,así como algunos políticos altamente posicionados que lo necesitaban para impulsar las agendas que no podían enarbolar públicamente. Ya sabía, mucho antes que sus socios de la milicia, que contar con un lugar seguro para sus entrenamientos y planes era esencial. Y había planeado esto desde hacía 30 años, desde que había saltado dentro del último helicóptero que salió de Saigón mientras las fuerzas especiales de los Estados Unidos daban media vuelta y echaban a correr para deshonra de los comunistas. El gobierno EEUU y los militares acobardados se inclinaron ante eso, le habían fallado a la nación y tirado a la basura la vida de sus hermanos de armas. Había regresado a casa con una visión clara y precisa de su misión y finalmente la victoria estaba a la mano.
Nunca había querido la aprobación pública, no estaba interesado en la adulación de las masas sin rostro como los políticos que lo sostenían. Quería ver la convicción arder en los ojos de los hombres…y ahora las mujeres…quienes creían como él en una América libre y poderosa y quienes estaban dispuestos a poner su honor y sus vidas en la línea de fuego para restaurar la nación hacia la gloria que le correspondía.
Un centenar de soldados ocuparon el campamento desde un principio, pero él había logrado reunir cinco veces más, bajo su mando, a través de todo Idaho y de los estados vecinos. No contemplaba una guerra abierta. La suya era una acción de guerrilla, ataques cuidadosamente planeados, diseñados para maximizar la destrucción y la desestabilización de las instituciones que se creían inexpugnables. Las acciones violentas enviaban un mensaje a la opinión pública que no podía ser ignorado: el gobierno era corrupto y había sido minado por aquellos que habían perdido de vista los principios básicos de la constitución y la carta de los derechos. La evidencia estaba a la vista…cada año veía la mayor erosión de los derechos básicos del hombre de controlar su propio destino, pero las masas complacientes se negaban a reconocer los peligros. Su objetivo era cambiar eso, forzar la verdad en aquellos que se negaban a verlo. La sangre era difícil de ignorar.
Estacionó junto al edificio del cuartel general de una sola planta con estructura de madera y salió del vehículo. Podía sobrepasar y tenía más empuje que la mayor parte de los hombres con la mitad de su edad. Caminando rápidamente a través del piso cubierto de nieve, se precipitó por las escaleras del porche de madera hacia el interior. Un hombre con cuerpo fornido, cabello rubio rapado y mejillas quemadas por el viento, estaba sentado detrás de un escritorio de metal gris, con una computadora en una mano y el teléfono en la otra. Su camisa caqui se estrechaba firmemente sobre sus hombros de jugador de futbol americano. Williams…ex-estrella de futbol americano en la preparatoria…fue ayudante de plomero antes de que Graves le hubiese elevado de rango y le diera un trabajo de tiempo completo. Era leal, ferviente y estaba feliz de recibir órdenes. El soldado perfecto.
“Buenos días señor” dijo Williams saludando elegantemente.
“¿Algo que reportar cabo?” Graves saludó y abrió la cremallera de su chaqueta antibalas de nylon color verde.
“No señor. No hay nada en las noticias acerca del…incidente”
El estómago de Graves se revolvía cuando pensaba en la fallida misión en Washington. Había confiado demasiado en los mercenarios…hombres que él no había entrenado, intermediarios que no tenían la disciplina y el coraje para arriesgar sus vidas por una causa justa. Cuando el complot para liberar un virus contagioso y mortal que paralizaría a los líderes de la nación había sido descubierto y frustrado, había perdido no solo el elemento sorpresa sino que había perdido un recurso valioso y otro gravemente comprometido. Años de cuidadosa planificación habían sido aniquilados, todo por culpa de la cobardía de algunos agentes claves. Agentes que lo pagarían.
“Muy bien” dijo Graves secamente como si el informe fuera de poca importancia. No sería correcto que los soldados se dieran cuenta que estaba molesto por este…contratiempo.
“Ah…” dijo el cabo vacilante mientras tenía la mirada puesta en la puerta cerrada del despacho de Graves.
Graves se calmó y entrecerró los ojos “¿Qué pasa?”
“La capitana Graves llegó esta mañana señor” William pareció encogerse en su asiento “Ella dijo que no le molestase, por eso no le llamé…”
“Gracias cabo” dijo Graves caminando hacia la puerta adornada con la palabra Comandante en letras mayúsculas y negras. Entró en su oficina y cerró la puerta con fuerza detrás de él.
Jane, en uniforme de combate con una pistola Glock enfundada en su cadera izquierda, estaba junto a la ventana mirando hacia el campamento. Habían pasado más de dos años desde que ellos se habían reunido en persona por última vez. Estaba más delgada de lo que recordaba y su perfil era más duro. Finas líneas se difundían alrededor de sus ojos, como si hubiera pasado mucho tiempo bajo el sol. Se había cortado el cabello oscuro y brillante, el cual se arremolinaba junto a su cuello de manera incongruentemente delicada.
Su hija mayor se volvió y saludó “Hola papá”
************
Lena y Yulia salieron de la Casa Blanca a través de la entrada noroeste. Dos SUV estaban frente a la puerta. Tan pronto como salieron del edificio, Stark se adelantó para seguirlas. Yulia dijo a Lena
“Vamos al gimnasio”
“¿Tienes energía acumulada?”
Yulia rió con aspereza “De hecho, siento una pequeña cantidad de energía acumulada. Me gustaría que hubiese alguna manera de evitar que él hiciera este viaje de campaña”
“Siempre puedes…”
“Por favor”
Lena tomó el brazo de Yulia Lo apretó con delicadeza mientras la atraía hacia ella
“Va a ser una larga campaña. La mayor parte del tiempo…”
“Sé que tienes que tratar y ya lo has hecho. Ya es suficiente”
“Está bien” Lena no estaba dispuesta a dejarlo ir, no cuando la vida misma de Yulia estaba en la línea de fuego, pero tendría que elegir sus batallas con un poco más de sabiduría.
Alguien…algunos…había organizado un atentado elegantemente planeado contra el padre de Yulia. Probablemente Yulia estaba enojada, asustada y sintiéndose impotente y su instinto le decía que debía luchar. Tal vez una sesión de ejercicios la calmaría lo suficiente como para escuchar razones
“Creo que el gimnasio sería una excelente idea”
“Solo recuerda que tú lo dijiste” murmuró Yulia al momento de subirse a la SUV.
Stark se inclinó en la parte trasera “¿Hacia dónde Sra Volkova?”
Yulia le indicó el lugar y Stark se acomodó en el asiento del pasajero, retransmitiendo el destino a los otros agentes y al conductor. Yulia se acomodó al lado de Lena

“Así que ¿cuán enojada estás?”
Lena puso su mano sobre la nuca de Yulia y la acarició suavemente
“No lo estoy”
“Entonces ¿no vas a intentar patearme el culo en el ring?”
“No he dicho eso”
Yulia rió suavemente “Sé que no es lo que quieres. Lamento que sea así”
“Lo sé”
“Tal vez no estés enojada pero yo si lo estoy” Yulia apoyó su mejilla contra el hombro de Lena.
Hablaba en voz baja, su cuerpo vibraba por la tensión “Estoy jodidamente furiosa de que alguien en quien confiábamos haya estado tan cerca de lastimar a papá. Ahora no sabemos en quien confiar. Sé que siempre hay riesgos, pero esto parece una traición. Está mal”
“Es una traición…de la peor clase” Lena deslizó su brazo alrededor de los hombros de Yulia.
“¿Realmente crees que dejarle hacer este viaje ahora sea sensato?” Yulia suspiró.
“No es mi decisión” Lena besó la parte superior de su cabeza “Pero todos sabemos que hacer”
“No mencionaste nada acerca de tener a alguien dentro de las líneas de la milicia en la reunión”
“Eso es porque no tengo nada definido todavía. He hecho un par de llamadas y estoy encontrando algunas trabas. No estoy segura del porque”
“A veces pienso que tenemos más secretos de la gente que se supone está de nuestro lado, que de la gente que está contra nosotros”
“Desafortunadamente, incluso la gente buena es humana”
“Si” Yulia deslizó su brazo alrededor de la cintura de Lena y cerró los ojos. Humanos y vulnerables. Y eso era lo que más le asustaba.
*******
Franklin dejó su taza de café a un lado y se levantó de su asiento en la cabecera de la mesa del comedor. Besó a su esposa en la mejilla distraídamente mientras pasaba a su lado hacia el extremo opuesto, con la mente puesta en la entrevista que debería hacer para el canal cristiano de televisión esa tarde. La navidad era un momento excelente para reforzar su imagen,vinculándola a la del Mesías. Su núcleo de electores, más allá de los derechistas mayormente cristianos, eventualmente podrían olvidar la diferencia.
La voz de su esposa, suave y temerosa, le llegó justo cuando estaba a punto de salir al pasillo
“Sé lo ocupado que estás cariño ¿pero no podrías al menos quedarte en casa esta mañana? Jac dijo que ella…”
Los músculos de su espalda se tensaron y mantuvo su voz constante con esfuerzo “Jac no consiguió estar presente en los servicios de navidad y perdí una excelente oportunidad para mostrar a los medios de comunicación una familia unida. No veo porque hoy debo cambiar mis planes por ella”
“Tal vez si la hubiésemos invitado…”
“Le he dejado bien claro a Jac que mientras ella insista en tener esa relación pública con otra mujer, tendrá que llevarla a otro lugar” se volvió y miró fijamente a su esposa. Ella se echó hacia atrás en su silla “Lo entiendes ¿no es así querida? Solo estoy haciendo lo que es mejor para la familia. No podemos detener a Jac de haber tomado las malas decisiones que tomó en los últimos años, pero necesariamente debemos hacer saber al pueblo estadounidense que nosotros no la apoyamos. Ella no nos ha dejado otra alternativa. Cualquier dolor que haya sobrevenido por todo esto, es por su culpa”
Charlotte bajó la mirada hacia la mesa, sus dedos delgados ansiosamente recogieron la servilleta de lino fino de su plato
“Entiendo que sientas que su elección de pareja sea un problema, pero incluso la hija del presidente…”
La rabia estalló en la garganta de Franklin “Sí, la hija del presidente es una pervertida. Y la nuestra también. Jac ha optado por hacer de su desviación un asunto de interés público y he trabajado con esa mancha negra ante los ojos de quienes me apoyan, desde hace años. Ella casi me cuesta la candidatura. Pero la diferencia entre Oleg Volkov y yo, entre muchas otras, es que yo no acepto la anormalidad de mi hija. Y por eso, seré recompensado en noviembre”
La mirada de Charlotte sostuvo la de él, asustada, pero inesperadamente resistente
“Sé que debes hacer lo que te parezca mejor. Pero Jac es nuestra hija y quiero verla”
“Y esa es tu elección. No la mía” se dio la vuelta y se marchó. Había intentado durante años relegar a Jac a un segundo plano, mantenerla fuera de la opinión pública y mientras ella había sido asignada al extranjero, había sido capaz de darle un giro positivo al servicio prestado por ella así como al sacrificio que él estaba dispuesto a hacer por el bien de su país. Cuando ella había regresado y había tomado la ridícula decisión de convertirse en bombero forestal, lo mejor que pudo hacer fue pedir algunos favores para que la enviaran a algún puesto remoto.
Ni siquiera eso había funcionado. Simplemente ella no podía permanecer invisible. No solo había tomado a una mujer como amante, esta vez al parecer de forma permanente, sino que había insistido en hacerlo público. Incluso se había aparecido en una de sus fiestas para recaudar fondos con esa…mujer. Si, Oleg Volkov podría optar por exhibir a su hija lesbiana por el escenario nacional, asumiendo, lo que con toda seguridad era falso, que su liberalismo le ayudaría a ganar apoyo y finalmente los votos. Pero Volkov estaba equivocado y se daría cuenta de eso tarde o temprano. Franklin giró sus hombros, haciendo una nota mental para contactar a Nora y disponer de unas horas a solas con ella después del programa de televisión. La tensión en la ingle le recordaba que no la había visto mucho últimamente, con todas las obligaciones familiares necesarias durante las fiestas. Nora era más que su jefe de campaña. Ella comprendía sus necesidades.
Derrick apareció desde la biblioteca, donde había estado estudiando las escrituras para sacar citas apropiadas para la entrevista de Franklin de esta tarde. Se detuvo con un fajo de papeles en la mano al ver a Franklin caminando hacia él
“¿Hay algo que pueda hacer por usted señor?”
“Solo trae el auto. Quiero pasar por la oficina de campaña antes de dirigirnos a los estudios”
“Por supuesto” Derrick le extendió una nota de papel “Esta es la única llamada que debe devolver antes de salir”
Franklin tomó el papel. No vio nada excepto un número de teléfono “Me ocupare de esto”
Derrick se dio la vuelta y Franklin se desvió hacia su despacho y cerró la puerta. Se sentó detrás de su gran escritorio y distraídamente se ajustó los pantalones, su erección incómodamente contenida. El reloj antiguo en la repisa de la chimenea sonó 10 veces. Tal vez tendría tiempo para ver a Nora antes de la grabación de esta tarde.
A toda prisa abrió con una llave el cajón superior derecho de su escritorio y sacó el teléfono no registrado. Marcó el número anotado en el papel…el número asignado de esta semana. Hooker respondió inmediatamente.
“¿Qué pasa?” preguntó Franklin.
“Los hombres de la montaña necesitan una inyección de fondos”
Franklin frotó sus ojos y suspiró “¿Por qué?”
"Un contrato grande de armas"
“¿Estás realmente seguro de que vale la pena hacer negocios con ellos? Nos han costado mucho con el último fiasco y no podemos exponernos al riesgo”
“Si quieres acción directa, ellos son los únicos que la pueden proporcionar. Es tu decisión”
“Supongo que tendremos que mantenerlos cerca por un tiempo. Sus métodos pueden ser crudos, pero son efectivos ¿Cuánto?”
“Doscientos cincuenta mil”
"Será mejor que estemos comprando más de lo que estamos hablando"
“Así será. Cuando estés listo para indicarles el objetivo…si esa es realmente la forma en que deseas que se haga…"
“Ni nuestro objetivo ni nuestro blanco ha cambiado” Franklin registró una oleada de preocupación. Hooker parecía estar perdiendo su voluntad, cuestionando más y más la dirección de su campaña de forma más frecuente. Si Hooker se estaba suavizando, Franklin tendría que encontrar otro mercenario para llevar a cabo sus deseos. Hooker soportaría mirar
“¿Hay alguna noticia de Washington?”
“Nada hasta ahora. La Casa Blanca quiere enterrar la historia. Cualquier signo de debilidad ahora, podría lastimar la posición de Volkov…y probablemente reavivar el debate sobre el control de armas. Él no querrá eso porque no puede permitirse el lujo de parecer débil y no puede soportar una represalia armada”
Franklin sonrió. Le encantaba apretarle las bolas a Volkov y los tornillos se estaban apretando más a cada momento “¿Y la persona responsable? ¿Estamos seguros que no lo podrán conectar con nosotros?”
“No hay manera. He utilizado una serie de intermediarios, ninguno que pudiesen conocerse entre sí o que pudiesen ser rastreados hacia nosotros”
“¿Qué hay de la mujer en Georgia? la que suministró el agente”
“No hablaría. Enfrentaría cargos de traición. De todos modos, ha desaparecido. Se habrá recluido, probablemente por tiempo indefinido”
“Bien” Franklin preferiría que estuviese bajo tierra pero esa orden del día podría esperar
“Ocúpate de eso con mucho cuidado. Esto aún no ha terminado”
Hooker se quedó en silencio durante unos segundos “Washington estará esperando algo más”
“Por supuesto. Tendremos que darles una sorpresa. Voy a estar en contacto” Franklin colgó el teléfono, lo dejó caer en la gaveta y volvió a cerrarla. Cuando salió al vestíbulo, Derrick estaba esperándolo con el abrigo de lana oscura de Franklin en un brazo y el maletín en la otra
“¿Está listo el coche?”
“Si señor”
“Bien. Llama a la Sra Fleming ¿podrías? Y dile que voy a pasar por allí por una reunión de estrategia previa a la entrevista”
El rostro de Derrick no reveló nada mientras le entregaba el abrigo a Franklin
“Por supuesto señor. Voy a informar al conductor del cambio en nuestra ruta”
Franklin lo siguió rápidamente por el pasillo. Treinta minutos con Nora lo pondrían en mejor forma para reunirse con la prensa y cada día que tuviese la oportunidad de compartir su mensaje era ciertamente un buen día.




CAPITULO 6






“¿Tuviste alguna dificultad para llegar hasta aquí?” preguntó Graves a su hija. Jane dio unos pasos hacia él y luego vaciló cuando él no hizo ningún movimiento hacia su encuentro. Él enterró el extraño y espontáneo impulso de ir hacia ella. No podía recordar la última vez que había abrazado a alguno de sus hijos. Quizás nunca lo había hecho. Desde que eran jóvenes, su atención se había centrado en entrenarlos. Prepararlos. Todos lo habían hecho muy bien y estaba orgulloso de ellos. Buenos soldados, los tres…leales y fieles en sus creencias. La responsabilidad de un comandante no era elogiar a sus soldados, sino endurecerlos para la batalla. La recompensa llegaba al cumplir con el deber. Ese era suficiente elogio.
“No señor. Ningún problema” los ojos azules de Jane, de un tono más gris que los de su hermana, sostuvieron su mirada “Tomé transportes públicos…autobuses y trenes en su mayor parte. No dejé rastros. Me tomó un tiempo para llegar aquí, pero no quería correr riesgos de hacer una llamada”
Graves caminó hacia su escritorio y se sentó detrás de él. Jane se volvió hacia él en posición de descanso. Él asintió con la cabeza cuando ella terminó su informe “Una maniobra táctica inteligente”
“Señor” Jane se centró en algún punto del lado izquierdo de los hombros de Graves,permitiéndole respetuosamente que quedara en una posición superior a pesar de que ella estaba de pie “Me fui cuando no escuché nada de la teniente en el tiempo fijado. Nuestras órdenes eran proteger nuestras posiciones frente a cualquier amenaza de exposición”
“Sus órdenes fueron correctas”
El párpado izquierdo de Jane se movió, la única señal de incertidumbre “Si me permite la pregunta ¿Cuál es la situación de la teniente?”
Un puño apretó las entrañas de Graves. Una sensación punzante, como el ácido recorriendo un camino a través del acero, erosionó su interior. Ignoró el dolor ardiente que estaba sintiendo desde la fallida operación en DC.
“Nuestra última comunicación confirmó la recepción del virus. Más allá de eso, no hemos tenido contacto”
“¿Cree que fue detenida?” un destello de sincera preocupación recorrió el rostro de Jane, antes de que pudiese controlar su expresión volviéndose nuevamente neutral. Sus manos se apretaron en puños a los costados.
Él tendría que hablar con ella acerca de esas pequeñas rupturas en la disciplina. Un buen interrogador podría aferrarse a esas pequeñas demostraciones físicas como sanguijuela sobre la piel.
“Tenemos que hacer esa suposición” dijo Graves.
“Con todo respeto señor ¿hay planes para liberarla? Me gustaría ser voluntaria”
“No por el momento” dijo Graves rotundamente. Y posiblemente nunca. Él no podía arriesgar a comprometerse tan solo por el bien de un soldado, aunque fuese uno muy valioso. Jennifer no los traicionaría, estaba seguro de ello. Había entrenado a sus soldados muy bien, pero había entrenado a sus hijos aún mejor. No fueron criados simplemente para seguir órdenes. Se les inculcaba la misma dedicación a la misión, que él poseía. Ellos actuaban con el mismo fervor.
Creían, como él, que el sacrificio personal era un pequeño precio a pagar por el éxito. Los había criado para sobresalir, para seguir trayectorias profesionales que los colocarían en puestos en los que podrían ser utilizados para la causa, cuando fuera el momento adecuado.
Nunca había esperado la oportunidad que se le había presentado cuando un hombre llamado Hooker se había acercado a él con la petición de un arma inusual. Un WMD (arma de destrucción masiva) no desarrollada por el pentágono o el DOD (departamento de defensa) sino por un complejo industrial capitalista. Graves no sabía quién financiaba a Hooker, aunque tenía a sus hombres trabajando para averiguarlo, pero el plan apestaba a ambición política. Por el momento, Graves estaba dispuesto a proporcionar los soldados y las armas de su milicia en apoyo. Habían perdido la batalla en DC y no perderían la siguiente.
“¿Podemos saber algo de ella?”
“Según los términos de la ley Patriota…” dijo Graves casi ahogándose con la hipocresía del término “…ella puede estar incomunicada indefinidamente. Con suerte, ella encontrará una manera de comunicarse con nosotros”
“¿Y Robbie?”
“Su posición sigue siendo segura. Él está a salvo”
“Bien” Jane enderezó los hombros “Estoy preparada para nuevas órdenes señor”
Graves sospechaba que Jennifer podría estar encarcelada hasta que su misión se llevara a cabo,lo que podría tomar años. Su hija del medio, solo un año más joven que Jane y casi su gemela en apariencia, había logrado posicionarse en el centro mismo del poder del enemigo, la Casa Blanca. Su pérdida era un importante revés estratégico. Jane, la más cerebral de sus hijos había evitado una carrera militar por una carrera en ciencias e investigación. Él la había empujado hacia los laboratorios experimentales donde podía tener acceso a los proyectos de alto nivel y los bio-agentes letales. Ella había superado sus expectativas, avanzando rápidamente en la Corporación Eugen, cuando había sido asignada al laboratorio del nivel 4. Ahora que los intentos de infectar a Volkov y a los miembros de alto rango del gobierno con un contagio virulento, había fracasado y la cubierta de Jane estaba casi con toda seguridad comprometida, ella ya no era valiosa para las operaciones encubiertas. Pero aún era una de sus mejores tiradoras.
“Necesito francotiradores”
Ella sonrió “Va a ser bueno llevar nuevamente un arma más grande que un tubo de ensayo”
"Pasa tiempo en el campo, demuestra que estás apta para el servicio de campo y te voy a dar el mando de la Compañía C"
Ella se enderezó en posición de atención y saludó enérgicamente “Si señor. Gracias señor”
Él se puso de pie y saludó “Es bueno tenerla de vuelta capitana”

*************
El gimnasio estaba casi desierto. La mayor parte de la ciudad había tomado unas largas vacaciones y las calles estaban llenas de gente con bolsas de compras, entrando y saliendo de las tiendas, corriendo hacia las plataformas del metro y en general disfrutando del aire de celebración después de las vacaciones. Lena abrió la cerradura de combinación del casillero que ella y Yulia mantenían en el gimnasio a pocas cuadras de Dupont Circle. A diferencia del gimnasio favorito de Yulia en la ciudad de Nueva York, este era un gimnasio más moderno y completo. Todas las luces funcionaban, los pisos estaban limpios con baldosas…en lugar del hormigón rayado y picado, roto y abollado por el peso del uso a través de los años…y los vestuarios de hombres y de mujeres estaban iluminados, limpios y equipados con duchas privadas funcionales. Si bien disfrutaba de las comodidades, Lena extrañaba el olor a cuero viejo y caucho. Echaba de menos los gruñidos y maldiciones de los hombres llevando sus cuerpos a más, golpeando más fuerte, moviéndose más rápido. Incluso extrañaba la mirada apreciativa de Yulia cuando ella trabajaba en el cuadrilátero, veloz y letal.
El gimnasio en DC tenía un número casi igual de hombres y mujeres y en su mayor parte el énfasis era fitness (entrenamiento para mantenerse en forma) y no pelea. Sin embargo, los propietarios habían dividido una parte del enorme espacio para un cuadrilátero de entrenamiento.
En una ciudad llena de agentes federales, el cambio había sido inteligente. Si bien cada agencia tenía su propio gimnasio, muchos agentes preferían alejarse del trabajo cuando se relajaban y el entrenamiento era muy a menudo la principal forma de relajarse.
Mientras Lena seguía a Yulia hacia el ring, mirando la ondulación de los músculos de sus hombros desnudos y sus muslos firmes con cada paso decidido, consideró que el entrenamiento también podría ser una forma de seducción.
Yulia disminuyó el paso, miró por encima de su hombro y dijo “Sparring (tipo de entrenamiento en boxeo) primero. Diversión después”
“Deberías dejar de leer mi mente”
Yulia sonrió “No lo creo. Pero será mejor que mantengas la mente en guardia. No me siento muy amistosa”
Lena rió “Bueno, entonces vamos a ver lo que tienes”
********
Nika miró a Sasha mientras terminaba su desayuno de una manera indiferente y sin prisa,mientras trataba de entender todos los ángulos…que podría haber en esto para que Sasha saliera de la oscuridad de esta manera si en realidad era la agente de Nika. O, mirando el otro lado de la moneda, para quien estaría trabajando Sasha si su objetivo era exponer a Nika como una agente encubierta. La lógica y la experiencia de Nika le decían que el segundo escenario era mucho más probable…Sasha estaba mintiendo. Tal vez uno de los intermediarios que Nika usaba para conseguir armas, había encontrado algo sospechoso y había ejecutado un rastreo a fondo. Su cubierta era muy buena pero si alguien buscaba lo suficientemente a fondo,descubriría que no había mucha historia antes de haber entrado al ejército. Al menos no una historia que alguien pudiese encontrar. Sin embargo tenía una familia…padres y un hermano menor. Su única demanda, cuando había aceptado la oferta del hombre desconocido que había aparecido en su tienda de campaña en medio del desierto y en medio de la noche, ofreciéndole la oportunidad de servir a su país de una manera, como él había dicho, que sería mucho más importante que cualquier cosa que pudiera hacer si permanecía en las fuerzas regulares, fue que su familia debía ser intocable. Él le había asegurado que eso sería posible si ella estaba dispuesta a dejar su pasado atrás…todo por completo. Le había dado una semana para decidir y no había dormido la mayor parte de ella, preguntándose si había alguna manera de hacerle saber a su familia lo que estaba pasando sin ponerlos en riesgo. Lo mejor que había sido capaz de hacer fue decirles que confiaran en ella y que se pondría en contacto cuando pudiera. Había hablado por Skype con su madre y pudo darse cuenta que la mente brillante y matemática de su madre estaba analizando lo que ella no le estaba contando, como siempre lo había hecho. Su madre le había mirado durante un largo rato en silencio y finalmente le había dicho: Siempre nos has hecho sentir orgullosos. Sé que eso nunca va a cambiar. Ten cuidado. Hablaremos contigo pronto.
Nika había hablado con su padre después y él tenía esa mirada un poco confundida como cuando estaba concentrado en un nuevo proyecto y una parte de su mente estaba en otro lugar,pero al final, cuando ella le había dado las buenas noches, su enfoque se había afianzado y clarificado. Él le sonrió y dijo: Buenas noches es una buena frase. Nunca me gustó el adiós. Te amo.
Una profunda revisión de sus antecedentes podría poner en cuestionamiento su pasado, pero prefería ser la vulnerable y no ellos. Quizás Sasha era el cebo que alguien había enviado para tratar de convencerla de que en realidad estaba hablando con su agente. Entonces otra vez,Sasha tenía su número de teléfono desechable y nadie más que su agente lo tenía. Había comprado el teléfono ella misma y enviado el número por texto a un número de buzón, después de re-direccionarlo alrededor del mundo una docena de veces. Alguien podría haber matado a su agente y tomado el teléfono, pero la posibilidad para eso era…analizó mentalmente las probabilidades casi tan rápido como su madre lo hubiese hecho y terminó obteniendo un número muy pequeño.
“¿Tomando una decisión todavía?” preguntó Sasha.
“Creo que olvidaste agregar a tu lista de logros que puedes leer la mente”
“En realidad no” Sasha limpió su boca con una servilleta de papel, la envolvió y la metió en su bolsillo. Tomó otra servilleta de papel del servilletero y metódicamente limpió cada utensilio que había utilizado así como el borde de su vaso. Sus movimientos eran experimentados y a menos que alguien estuviera observándola con mucho cuidado, no era evidente.
“Está bien, eso es impresionante”
Sasha rió brevemente “Nunca se puede ser demasiado cuidadosa”
“Lo sé”
Echándose hacia atrás, Sasha se encogió de hombros “No hay mucho más que pueda hacer para convencerte. Y, en realidad, si lo aceptaras fácilmente, estaría preocupada. Pero no tenemos mucho tiempo. Las cosas se están calentando y no estoy segura de que tengamos un cuadro exacto de donde van a caer todas las piezas. Tenemos que enfrentar todo esto”
“No hay nada que esté pasando con los Renegados que no haya pasado durante el último par de años. Así que estás aquí por la milicia”
La ceja izquierda de Sasha subió una octava de pulgada “Bueno, ya veo que has tomado la decisión”
Tenía que tomarla y no se debía a ninguna conclusión que hubiese llegado a través de la lógica o el análisis. Su instinto le decía que Sasha estaba en su nivel y su instinto la había mantenido con vida durante todo este tiempo. Si estaba equivocada, entonces solo podía esperar averiguarlo antes que Sasha se lo informara a quien le hubiese contratado. Si se deshacía de Sasha y lo hacía parecer un accidente, tendría tiempo antes de que alguien viniera a buscarla.
Sólo tendría que mantenerse cerca de Sasha “¿Así que? ¿Qué está pasando con la milicia?”
“Eso es lo que queremos averiguar. En este momento, todo lo que estamos oyendo es un montón de charlas en la internet y los informes de alto nivel de varios informantes…detalles turbios” Sasha se inclinó hacia adelante “Tenemos que comparar información”
Nika escudriñó la cafetería. Nadie les prestaba mucha atención, pero no le agradaba permanecer en un lugar por mucho tiempo. Si tropezaban con alguien que la conociera, no estaba segura de cómo iba a explicar su desayuno tan temprano con un bombón que había aparecido de la nada la noche anterior. Sacó su billetera del bolsillo trasero y dejó un billete de 20 $ en la mesa “Vamos a otro lugar para hablar”
“¿Dónde sugieres?”
“Mi casa”

*******
Lena cayó estrepitosamente sobre su espalda y pegó su barbilla para prevenir que su cráneo golpeara el delgado tapete. Yulia descendió al lado de ella y atrapó su brazo derecho haciendo una figura de cuatro antes de girarla sobre su estómago. La presión en su hombro se incrementó mientras Yulia elevaba su brazo colocándolo entre sus omóplatos. Lena golpeó el tapete y la presión desapareció. Se dio la vuelta y Yulia se arrodilló sobre el tapete con las manos relajadas sobre sus muslos.
“Buen movimiento” dijo Lena.
“Tu atención era inconstante” sonrió Yulia.
“No, no lo estaba. Fuiste un poco más rápida esta vez”
“He querido probar este movimiento por un tiempo” Yulia se encogió de hombros “¿Tuviste suficiente?”
Habían estado en eso durante 45 minutos. La camiseta de Lena estaba empapada en sudor. El cabello de Yulia caía en oscuros mechones negro a lo largo de su cuello, su rostro resplandecía y sus ojos estaban brillantes y claros
“Si estás satisfecha, podría tomar una ducha y un desayuno tardío”
“¿Ducha aquí o en casa?” preguntó Yulia.
Lena se impulsó para quedar sentada y retiró el sudor de su frente. Miró a Yulia lentamente
“Creo que en casa sería más seguro”
Yulia rió y se levantó con gracia sobre sus pies “¿Tienes algo en mente?”
“Sí. Una posición que he estado esperando probar”




Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 775
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓDIGO De HONOR// Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Dom Jul 16, 2017 12:35 am

CAPITULO 7




Lena esperaba en la línea telefónica mientras el operador en Quántico la comunicaba con Eddie Byrnes, un agente especial del FBI con quien había trabajado cuando estaba en la división de investigación. Habían dirigido una fuerza de trabajo juntos persiguiendo el lavado de dinero del narcotráfico a través de operaciones de juego aparentemente legales en Atlantic City. Eddie se había movilizado hacia la lucha anti-terrorista después de los atentados y eventualmente se le redirigió a la Seguridad Nacional. El anti-terrorismo cubría una gran cantidad de áreas potenciales de amenaza, desde el seguimiento de las actividades terroristas en el extranjero hasta el rastreo de células dormidas en casa. Eddie estaría trabajando muy de cerca con los equipos que monitoreaban los grupos subversivos nacionales y él sabría con quien tenía que hablar.
Solo tenía que obtener la información de él sin revelar exactamente porque la necesitaba.
“Byrnes” dijo una voz ronca.
“Eddie, soy Lena Katina”
“Lena, hey. He oído que debo felicitarte”
“Ah, gracias” dijo Lena, aún no se acostumbraba al hecho de como su vida privada se había convertido de repente en algo público. Cuando te casas con la hija del presidente, la privacidad se convierte en una ilusión.
“Buena atrapada ¿Algún consejo?”
Lena se rió “Me temo que no. Cuestión de suerte”
“Uh-huh. Entonces… ¿en que estas trabajando?”
“¿Me puedes dedicar unos minutos?”
“Claro… ¿Cuál es tu programación?”
“Tenía la esperanza de que fuera hoy”
“Debe ser importante” dijo Eddie haciendo un pequeño sondeo.
“El tiempo es crítico. Iré hasta allá… ¿aún estas asignado a la base Richmond?”
“Me enteré que ahora estabas en HS (Seguridad Nacional) ¿También te dan tu propio avión?”
“Un préstamo”
Eddie soltó un bufido “Odio decepcionarte pero estoy en DC. Puedes tomar un taxi”
“Mucho mejor ¿Cuándo y dónde?”
“¿Qué tal Duggin? Cerca de las 3”
“Allí estaré. Gracias Eddie”
“Seguro”
Lena colgó y revisó el texto que había entrado mientras estaban hablando. Lucinda. Reunión a las 13:45, Su oficina. Lena suspiró. De regreso a la Casa Blanca.
Voy en camino. Lena envió el mensaje de vuelta.
Yulia se había ido a la habitación de invitados que utilizaba como estudio para pintar y Lena se detuvo para despedirse. Yulia estaba de espaldas a la puerta aplicando un fondo de colores en un lienzo de 5 por 5, en amplias pinceladas de color magenta y púrpura. Estaba escuchando algo a través de sus auriculares y balanceándose rítmicamente con cada pincelada. Se había quitado la camisa y solo llevaba una franelilla verde con vaqueros desvanecidos de corte bajo.
Estaba descalza con el cabello húmedo por la ducha que finalmente habían compartido luego de un rápido y furioso momento en la cama. Hacer el amor se había sentido como una catarsis así como la sesión de ejercicios en el gimnasio y casi tan agotador. A pesar de la intensa conexión que habían compartido un rato antes, Lena estaba irritada por la incómoda sensación de que algo estaba mal entre ellas. Sospechaba que ella era la causa…no quería a Yulia en ningún lugar cerca de la campaña electoral hasta que se resolviera la amenaza de represalia por el ataque frustrado y la captura de Jennifer Pattee. Y ella no podía hacer nada para detenerla. Decidió no imponer su mal humor en Yulia y se dio la vuelta.
“Llámame si vas a llegar tarde” dijo Yulia a su espalda.
Lena se volvió “Lo siento, no quería molestarte”
Yulia la estudió seriamente con sus brillantes ojos azules tornándose grises.
“Me molestas de muchas maneras Elena, pero estar cerca de mí nunca ha sido una de ellas”
Lena se acercó y la besó “Me encanta verte pintar”
Yulia mantuvo ambas manos lejos de la camisa blanca de Lena y la chaqueta color carbón,hecha a la medida “No te va a encantar si te lleno de pintura”
Lena sonrió “Me encantaría. Depende de las circunstancias”
Yulia se inclinó y le mordisqueó el labio “Supongo que tendremos que verlo entonces”
“Espero no volver muy tarde. Reuniones. Ya sabes cómo es eso”
“Muy bien. Haz lo que necesites hacer”
“Volaré a Atlanta a primera hora de la mañana”
Yulia asintió “Si no te importa creo que iré a casa por un tiempo”
“Si, por supuesto” el condominio de Lena era la residencia de ambas en Washington, pero nunca había sido una casa para Yulia. El santuario que había hecho para sí misma en la ciudad de Nueva York, cruzando el Gramercy Park era su casa. El piso, el amplio estudio, pero más que nada la ciudad en sí, ya que podía salir por la puerta y desaparecer entre la multitud de personas…con quienes no tenía nada en común. La ciudad representaba la libertad para ella como ningún otro lugar. En este momento, enfrentar las limitaciones de una mayor seguridad en la campaña electoral, probablemente necesitaba esa libertad, o al menos la apariencia de libertad, más de lo había sentido en mucho tiempo
“¿Cuándo?”
“Mañana después que te vayas”
“¿Quieres que te alcance allí?”
Los ojos de Yulia se suavizaron y las nubes de tormenta desaparecieron. Se inclinó y puso su mejilla contra el hombro de Lena “Por supuesto que quiero. No hay ningún lugar en el mundo donde quiera estar sin tí”
Lena besó su frente “Entonces estaré allí. Tan pronto como pueda”
Yulia le besó en el cuello “Lo sé. Te amo”
“Yo también te amo” dijo Lena en voz baja.
**********
El ayudante de Lucinda dirigió a Lena, tan pronto como llegó, a la oficina de Lucinda en el ala oeste. Paula Stark y Adam Eisley…estratega político y director de campaña de Oleg Volkov, un hombre entrado los cuarenta, graduado en la universidad de mayor prestigio, con una mirada de halcón…ya estaban esperando en la sala de estar. Lucinda dejó a un lado el informe y se unió a ellos.
“¿Puedo pedir algo en la cocina para ti Lena?” preguntó Lucinda.
“No, estoy bien. Gracias” Lena saludó con un movimiento de cabeza a los demás y se sentó.
“No los retendré mucho tiempo entonces” dijo Lucinda “Paula y Adam han estado discutiendo el itinerario y puesto que hay algunas diferencias de opiniones, en cómo se debe proceder,pensé que debías estar aquí para la discusión”
Adam parecía que había desarrollado una úlcera aguda “Esta es una pérdida de tiempo, como ya se los he señalado. No hay nada que discutir”
Los ojos oscuros, normalmente tranquilos, de Stark brillaron “Usted no puede tomar decisiones unilateralmente sobre las áreas fuera de su competencia”
“Puedo hacerlo cuando mi trabajo tiene prioridad sobre el de los demás…lo cual es así, si alguno de ustedes quiere seguir teniendo trabajo por unos cuantos meses más”
“No estamos hablando de seguridad laboral, estamos…”
“Si hicieran el trabajo que debieran…”
Lena siguió por unos minutos los insultos apenas velados que estaban siendo lanzados entre uno y otro, sin saber qué o quién tenía la última palabra, entonces interrumpió “Supongo que se trata de Yulia”
Paula y Adam la miraron como si acabaran de darse cuenta que estaban discutiendo de su esposa. Paula se sonrojó. Adam se limitó a mover la cabeza en aparente disgusto.
Paula dijo “Para que quede constancia, estoy en contra de que la Sra Volkova acompañe a la comitiva de la campaña, dadas las actuales circunstancias”
Adam hizo un sonido como si una roca estuviese cayendo por un tobogán de metal “¿Qué diablos significa eso?”
Lucinda dijo “Hemos tenido una reciente ola de amenazas de muerte dirigidas a POTUS”
“Y ¿qué es lo nuevo? Eso es parte de la descripción del trabajo” inclinó la cabeza hacia Lena
“¿No es el objetivo principal del Servicio Secreto velar que nada suceda?”
“Si…” dijo Lena consciente de que Lucinda a propósito no le había dicho a Adam sobre el ataque actual “…pero cuando la solidez de las amenazas se incrementan, prestamos atención”
“Y…pongan más agentes a su alrededor”
“Entonces se quejará de que lo estamos manteniendo alejado del público” murmuró Stark.
“Lena” dijo Lucinda con calma “¿Cuáles son las probabilidades de que el nivel de amenaza de seguridad disminuya en el momento que salgamos?”
Lena suspiró “Una situación como esta puede cambiar rápidamente, no hay manera de decirlo”
Adam gruñó “Ahí lo tienen. No podemos mantener oculto al presidente bajo y si él toma camino, Yulia también”
“Yulia no es esencial” dijo Paula “Es suficiente que ya los riesgos sean elevados. Ella ha sido un objetivo antes. Ahora sería obviamente un objetivo secundario” miró a Lucinda “No puedo ordenarle que se quede, pero ud o el presidente sí podrían”
“Mira…” dijo Adam “Nadie quiere a alguien en peligro, pero esta es la realidad del juego.Ninguno de ustedes puede decir si la próxima semana o el próximo mes o dentro de cuatro meses a partir de ahora será más seguro” miró a Lena “¿No es así?”
“Es así” dijo Lena a regañadientes.
Paula se inclinó hacia adelante en su silla “Desde el punto de vista de seguridad, tiene sentido táctico eliminar un objetivo secundario y poner todos nuestros recursos en asegurar al objetivo primario, por lo menos hasta que podamos investigar alguna de las amenazas potenciales”
“Estoy de acuerdo” dijo Lena “Si pudiéramos tener un par de semanas más para lograr aclarar esto, antes de que Yulia…”
“Acabas de decir que no se puede garantizar una solución rápida…” dijo Adam “…y el presidente tiene una pelea en sus manos en este momento”
Lucinda frotó sus ojos “Lena, se cómo te sientes, pero me temo que Adam tiene razón. La oposición está ganando fuerza en todo momento y Oleg, cierto o no, ha ganado una reputación de ser ajeno y estar alejado de la gente. No importa que él esté trabajando 36 horas al día manejando la crisis externa y la agitación económica aquí en casa. Los votantes necesitan creer que es uno de ellos, que entiende sus problemas, que puede ponerse en sus zapatos. Y la única manera de hacerlo, es que él salga allá afuera con ellos”
Adam se levantó y miró fijamente a Lena “Usted solo tendrá que velar que las personas asignadas para protegerlos hagan su trabajo”
“Gracias por su tiempo” dijo Lucinda levantándose “Cualquier cosa que necesites Lena,házmelo saber”
La mandíbula de Stark parecía lo suficientemente apretada como para romperse, pero no dijo nada, mientras Adam daba la vuelta y se marchaba.
“Gracias” Lena agradeció la oferta de apoyo de Lucinda, pero lo único que necesitaba, Lucinda no podía dárselo. La garantía de que Yulia estaría a salvo.
***********
“Así que…” dijo Sasha mirando alrededor del enorme garaje. Tres motocicletas en diferentes fases de montaje ocupaban el centro de la habitación y una pared entera era un estante cubierto con herramientas. Los estantes superiores e inferiores se hundían bajo revoltijos de piezas de repuesto. Algunas ventanas pequeñas en una pared larga dejaban entrar algo de luz,cubriéndolo todo un manto gris. A pesar del desorden, el lugar parecía inusualmente limpio para ser un garaje “… ¿esto es tu casa?”
Nika colgó su chaqueta de cuero en una percha junto a la ancha puerta doble desplegable y pulsó el botón para cerrarla automáticamente. Mantenía la temperatura en el garaje cerca de los 60 grados…lo suficientemente fresco para soldar con comodidad el chasis de las motocicletas pero lo suficientemente alto como para ser habitable si no estaba trabajando. Señaló una media pared hacia el otro extremo de la habitación “Duermo ahí abajo”
“Acogedor” dijo Sasha.
“Es suficiente” Nika puso agua en la cafetera de vidrio, llenó el depósito de la cafetera de goteo, puso el filtro y acomodó el contenedor para preparar café. Apoyada en el mostrador,Nika puso los codos en la repisa de madera y estudio a Sasha. Ella desabrochó su chaqueta y permaneció de pie con las manos en las caderas luciendo sexy, arrogante y perturbadoramente seductora, en su franelilla ajustada y sus vaqueros a la cadera. Nika ignoró la punzada de atracción
“Entonces ¿Por qué estás aquí?”
“Ya te lo he dicho” Sasha respondió con fingida paciencia “Las cosas se están calentando y quería una mirada de primera mano”
“Si Ramsey se entera que no eres Lauren Smith te matará. O algo peor”
“Él no va a descubrirlo. Laura nos dio todos los detalles de su asignación, incluyendo cuando y como se supone debe reportarse con el hombre de Jerome. Mientras ella se reporte a tiempo y les provea datos de inteligencia, ellos estarán felices”
“¿Realmente el presidente internacional está interesado en las finanzas del club?”
Sasha se echó a reír “El año nuevo se acerca y se enteró de las armas. Quiere asegurarse de que recibirá su parte”
Nika maldijo “Así que tenemos una fuga”
“Probablemente no de tu parte…quizás a quien sea que le estés comprando, está hablando por allí, buscando superar tu oferta con algo mejor”
“¿Con quién me enfrento?” preguntó Nika. Si la castaña era quien decía ser, lo sabría.
Sasha suspiró “”Eres difícil de vender. A los rusos no les importa a quien venden las armas, sino quien está dispuesto a pagar más”
“Está bien…aprobaste” dijo Nika. Y Sasha tenía razón, todas las armas en movimiento a lo largo de la costa oeste, llegaban a través de la mafia rusa. Hace dos años y medio, cuando abrió por primera vez su tienda en Silver Lake y regó la voz de que estaba en el negocio de la adquisición nuevamente, llamó a los contactos que había hecho en el medio oriente para que dieran fe de ella ante la mafia. Solo que esta vez, estaba trabajando para los Renegados y no para el ejército de los EEUU
“Mis acuerdos con los rusos son sólidos…ellos no tratarán de superarme”
“Sabes que no existe eso de la lealtad con esos sujetos. Y si hay una lucha internamente,alguien podría tratar de construir una base de poder aliándose con los Soledads”
"Sería una estupidez entonces” murmuró Nika.
“Si pero nadie ha dicho que estos tipos sean unos genios”
“Así que tenemos que actuar con rapidez antes de que muestras armas terminen en el depósito de los Soledads”
Los Soledads eran una ramificación de una de las pandillas más violentas del Salvador que surgieron en la última década. Fueron sumando territorios en todo el país matando a sus rivales. Hasta ahora, no habían hecho ningún movimiento sobre el territorio de los Renegados, pero si pudieran poner sus manos en los doscientos rifles de asalto, lo harían.
“Yo diría que cuanto antes mejor” Sasha se sentó a horcajadas sobre una Harley que Nika había reconstruido y equipado ella misma. Sasha se inclinó hacia adelante y agarró el manillar, con las piernas abrazaba la suave elevación del tanque negro con llamas de color rojo danzando junto con sus curvas sensuales “Linda moto ¿Tu creación?”
“Si” dijo Nika con su garganta inusualmente seca. Metió la mano en la pequeña nevera que estaba bajo el mostrador, saco una botella de agua y bebió un largo trago. El frío hizo muy poco para extinguir la oleada de calor que ardía aún más fuerte mientras más miraba a Sasha.
“¿De dónde está consiguiendo FALA esa cantidad de dinero?” preguntó Sasha casualmente.
“Aún no lo sé”
Sasha le miró a través del reflejo del tanque rojo brillante “¿Y qué es lo que van a hacer con ellas?”
“Tampoco lo sé”
“No podemos darnos el lujo de tener a un montón de lunáticos radicales utilizando armas que nosotros les ayudamos a conseguir para que realicen algún tipo de ataque terrorista”
El deseo de Nika se enfrió. Su voz se endureció “No lo harán. Para el momento en que el intercambio se establezca y las armas estén moviéndose a un punto intermedio, sabremos lo que tenemos que saber y podremos preparar una incursión con la ATF (Oficina de Bebidas Alcohólicas, Tabaco y Armas de Fuego) Las armas nunca llegaran a manos de la milicia”
“Si” dijo Sasha levantando una larga pierna sobre la moto para desmontarla con elegancia “Ese es el plan. Y yo estoy aquí para asegurarme de que funcione”
Nika le miró en silencio. Sasha realmente no había dicho mucho y eso que no estaba diciendo estaba revelando…quien la enviaba, porque ahora y que era lo que realmente estaba buscando.
Por supuesto, asumiendo que lo que había dicho fuese la verdad. Nika no tenía más remedio que seguir jugando y el juego hubiese sido más sencillo si Sasha no tuviese el inusual y desagradable efecto de nublar su mente con una neblina de deseo. Una distracción como esa podría llevarla a la muerte.




CAPITULO 8



Duggin era un bar en la esquina de Adams Morgan, que había escapado a la clase adinerada,proyectando un aire de indiferencia casual, típica de las tabernas locales que habían servido durante generaciones en los barrios de DC. El bar con paneles de madera y techo bajo, estaba iluminado por bombillas polvorientas sin pantallas suspendidas a lo largo de la pared opuesta a la barra larga de madera barnizada, que parecía había sido fregada desde hacía mucho tiempo por un sin número de trapos, a causa de galones de cervezas derramadas. Detrás de la barra las botellas de licor estaban acomodadas en fila sobre la encimera, con fácil acceso a las marcas de élite empolvadas casi tanto como los artefactos de iluminación. El gran espejo detrás de las botellas reflejaba imágenes deformadas de botellas y rostros, opacadas por el humo de los años pasados. El cantinero era un irlandés corpulento, vestido con una camisa blanca de cuello abierto y pantalones negros imperfectos quien había heredado el lugar de su padre, quien a su vez lo había heredado del suyo y éste del suyo y así sucesivamente de aquellos que habían estado detrás de esta barra sirviendo a los policías y bomberos locales y eventualmente a algunos agentes federales.
Duggin era un bar de policías y aunque el cantinero no conocía a Lena, pero conocía los de su clase. Los policías eran policías, fuesen locales o federales. Él le saludó con un dedo en su frente en reconocimiento mientras ella pasaba y luego la ignoró conscientemente. Eddie había elegido un buen lugar. Su presencia sería olvidada incluso entes de que se hubiesen marchado.
Eddie estaba sentado en el otro extremo de la barra, con una cerveza en un vaso de vidrio grueso. No había cambiado en los dos años y medio que tenía sin verlo. Las entradas en su cabello, su cara larga y delgada, le daban el aspecto de tener una década más de sus 30 años,pero su cuerpo aún estaba firme y delgado. En su suéter de los Redskins y sus vaqueros, podría pasar perfectamente por uno de los policías locales que se detenían rápidamente por un trago luego de su turno. Nadie se había sentado cerca. La hora feliz no comenzaría hasta dentro de una hora y luego el lugar se llenaría de pared a pared. Ahora había pocos hombres en el bar que veían deportes en los monitores de televisión ubicados en las esquinas de la habitación o contemplando el licor en sus vasos como si buscaran respuestas que siempre les habían eludido.
Lena se deslizó en el taburete que estaba junto a Eddie y le extendió la mano “Gracias por venir”
Él le dio la mano “No hay problema ¿Cómo va todo en la gran casa?”
“No tengo ninguna queja”
El camarero se acercó y Lena le dijo “Una cerveza…cualquiera que tengas de barril y que sea oscura”
Él asintió con la cabeza y se alejó como una sombra silenciosa.
Eddie se quedó mirando inconscientemente el anillo en su mano izquierda “Quien lo hubiese pensado ¿eh?”
“Sé lo que quieres decir” sabía lo que él quería decir, aunque sin duda estaban pensando cosas diferentes. Para Eddie la idea de que un presidente reconociera públicamente la homosexualidad de su hija y apoyara su decisión de casarse con su pareja del mismo sexo, habría sido inconcebible apenas unos años atrás. Para Lena, el anillo simbolizaba algo que nunca había esperado…amar tan profundamente a alguien que todo lo demás era secundario, incluso el deber que la había motivado y guiado durante toda su vida. Cerró su mano sintiendo el anillo apretarse contra su dedo, un vínculo tangible con Yulia que la estabilizaba sin importar lo caótico de las circunstancias.
“Entonces” murmuró Eddie en el silencio.
Lena dijo “Necesito información de inteligencia sobre los grupos paramilitares…más de lo que puedo conseguir en los informes. Quiero hablar con alguien que esté cerca de lo que está ocurriendo sobre el terreno. Me he puesto en contacto con algunas personas, pero todas las fuentes que he probado se han cerrado”
Eddie apretó los labios y de pronto se interesó mucho en su cerveza.
“Sé cómo proteger a un agente encubierto” dijo Lena en voz baja. Esperó a que el cantinero deslizara solapadamente el vaso de vidrio grueso ante ella y al instante desapareció. Lena tomó un sorbo. La cerveza estaba oscura y amarga. Duggin servía lo mejor “Y esto es máxima prioridad”
“Eres la directora adjunta de la seguridad nacional ¿Por qué me preguntas a mí? Puedes conseguir todo lo que quieras ¿no?” Eddie no sonaba enojado o acusador sino más bien curioso.
“Tienes razón en que puedo hacer que suceda, pero si lo hago, se correrá la voz de que estoy buscando algo y eso no es bueno para nadie”
“Has estado en el campo Lena” dijo Eddie “Sabes que algo como esto puede hacer que la gente muera”
“Es por eso que estoy aquí hablando contigo y no presionando sobre los canales”
Eddie respiró profundamente y soltó el aire lentamente. Lena esperó mientras él lo consideraba.
Ella podría o debería comenzar tocando puertas, podría usar su posición para obligar a la gente a darle respuestas, pero de esa manera el riesgo para todos aumentarían. Ningún departamento era hermético…y su investigación así como la identidad de los agentes en el campo podrían verse comprometidas. Igualmente, estaba poniendo a Eddie en una situación difícil. Él tenía que proteger sus fuentes o no le quedaría ninguna.
“¿Dónde estás interesada en buscar?” dijo Eddie finalmente “Es un país muy grande con un montón de locos andando por allí en camuflajes y parloteando sobre los derechos de la 2da enmienda. Te encontraste con algunos de ellos no hace mucho tiempo, por lo que recuerdo”
Lena hizo una mueca. Yulia apenas había escapado de ser una víctima de los grupos paramilitares, que creía habían ayudado secretamente a los terroristas que habían atacado el World Trade Center. La guerra del terror de repente había asumido un rostro muy personal, con un enemigo mucho más cercano de lo que se imaginaban
“Estoy persiguiendo a un líder que me llevó a un callejón sin salida en Idaho”
“Lo que no me sorprende” Eddie alejó su cerveza “Te puedo poner en contacto con alguien que conoce a alguien que está ejecutando una operación allí. Él está a varios niveles por encima de la zona cero, creo. No sé qué tan cerca podrás llegar a las personas que podrían ser capaces de darte nombres”
“No voy a saber lo que necesito hasta que pueda conseguir a alguien que conecte unos cuantos hilos por mí…todo lo que necesito es un hilo donde comenzar a tirar. Estas milicias organizadas no pueden existir sin grandes bolsillos que los respalden. Y seguir el dinero siempre es una decisión inteligente”
Eddie sonrió “Igual que en los viejos tiempos ¿eh?”
“Nuevo juego…misma estrategia”
“Está bien. El sujeto con quien deberías hablar se llama Chuck Ferrel. FBI”
“Él no sabrá cómo di con él” dijo Lena “Estoy dispuesta a salir allá afuera, conocer a su gente cara a cara. Nada será reportado. Ningún nombre saldrá a la superficie”
“Dile eso a Chuck, eso podría convencerlo”
Lena no se molestó en decir que Ferrel no tendría otra opción. Sacó un billete para pagar la cuenta “Te lo agradezco”
Eddie se giró en el taburete y se acercó “Algunas de estas pandillas y milicias no siguen las leyes que nosotros reconocemos. Algunos de ellos no lo hacen porque tienen a los policías en sus bolsillos” hizo una mueca “No solamente a los locales. Deberás tener mucho cuidado de no confundir amigos con enemigos. O al revés”
“Lo sé” Lena había ejecutado suficientes operaciones donde un poco de dinero era canjeado por drogas con el fin de rastrear al intermediario hacia el verdadero poder, para saber que algunas veces los criminales eran protegidos manteniéndolos como informantes o usarlos como aguijón para llevar a cabo operaciones encubiertas “Pero agradezco el consejo. Gracias por la ayuda. Te debo una”
“¿Sabes qué?” dijo Eddie “Me alegro de no tener tu trabajo. Prefiero perseguir ladrones y traficantes de drogas”
“Algunos días…” dijo Lena levantándose “…yo preferiría lo mismo”
****************
El móvil de Yulia bailó en la pequeña mesa al lado de su caballete, su tono disminuido por el ritmo palpitante de la música rock que salía de las bocinas en la repisa de la ventana. Revisó el gran reloj de pared estilo gimnasio. Lena tenía pocas horas de haberse ido, por lo que probablemente no era ella. Por un segundo pensó en dejarlo sonar para que entrara en el correo de voz…no había tenido la oportunidad de sumergirse en la pintura en mucho tiempo y estaba emocionada por esta…pero comprobó el identificador de llamadas de todos modos. Habían ocurrido demasiadas cosas últimamente para ignorar una llamada. Cuando vio el número recogió su teléfono y presionó contestar
“Hola papá”
“Hola cariño” dijo su padre “Lo siento, no pude verte esta semana”
“No hay problema ¿Todo está bien?”
“Estaba a punto de preguntar lo mismo”
Yulia dejó su pincel en un frasco de limpiador y agarró el paño que guardaba en el caballete y limpió el exceso de pintura de sus manos
“¿Por qué?”
“Quería estar seguro de que Adam no estaba presionándote para que vinieras durante el tiempo de campaña. Es muy bueno en lo que hace y confío en sus instintos cuando a estrategias de refiere, pero tiende a perder el elemento humano en todo esto”
“No estoy siguiéndote papá. No he visto a Adam desde antes de la boda”
“Oh" dijo su padre “Él tuvo una especie de reunión hace poco y al parecer Lena y Stark necesitaron algo de persuasión. Adam dijo que ellas estaban a bordo y quería estar seguro de que tú también lo estuvieras”
Yulia caminó y desconectó su IPod de las bocinas. Un frío corrió a través de su pecho “¿Lena y Stark se reunieron con Adam…acerca de mi participación en el viaje?”
“Ah…” dijo Oleg “…no estoy seguro de los detalles. Creo que podría haber recibido la información incorr…”
"Papa"
Oleg suspiró “Fue una especie de sesión de lluvia de ideas de última hora con Luce…”
“¿Luce estaba allí?” el frío se propagó y dentro de ella la ira comenzó a aflorar.
“Cariño, conoces a Adam. Ahora está en modo campaña por completo. Es probable que llame a las 2 am con un nuevo plan para ganar los indecisos”
Yulia se abría reído de la imagen, sabiendo que era verdad, si no hubiese estado luchando por mantener su temperamento. Adam era un manipulador…manejaba a todos los que pertenecían al círculo de su padre como si fuesen piezas en un tablero de ajedrez cuando llegaba el momento de la campaña, posicionando a cada uno exactamente dónde y cómo los quería para una mayor efecto, prácticamente escribiendo sus diálogos para jugar con la sensibilidad de cada elector en el mapa demográfico. Por mucho que a su padre le gustara la política, ella sabía que a él no le gustaban las maniobras políticas…tenía a Adam para eso. Su padre era un orador carismático y realmente creía en el mensaje que llevaba, pero despreciaba cualquier tipo de giro.
A veces la franqueza lo metía en problemas y Adam hacía todo lo posible por filtrar declaraciones emitidas por el presidente, antes de que tuviera oportunidad de darlas a la prensa y se lo masticaran.
“Está bien… ¿de qué está preocupado Adam?”
“De nada…solo mencionó que Lena y Stark no estaban a favor de que tú nos acompañaras, por lo menos las primeras semanas. Estoy de acuerdo si deseas retrasarlo. Adam está en contra de eso pero…”
“Ya veo” dijo Yulia con cuidado y en voz baja “Estoy completamente bien papá. He estado planificando todo y no estoy preocupada por nada”
“Bien. Sabes que te quiero a mi lado siempre, pero más que nada deseo que te sientas a salvo”
“Lo estoy papá. Y voy a ir” dijo Yulia “Si Adam me hubiese preguntado a mí le habría ahorrado el tiempo”
“Está bien cariño. Estaré encantado de tenerte. Lucinda te mantendrá informada sobre la agenda”
“Perfecto. Gracias papá” Yulia lanzó el paño sobre la pintura con una mano “Oh…por cierto,voy a estar en Nueva York hasta que nos vayamos. Llámame si surge algo”
“Lo haré. Hasta pronto cariño”
“Adiós papá”
Yulia desconectó la llamada, tapó los tubos abiertos de la pintura y lavó sus manos de cualquier resto de pintura en el pequeño cuarto de baño contiguo. Se echó agua fría en la cara y esperó a que el rayo de furia desapareciera. Había odiado que toda su vida fuese dictada por el personal de su padre, porque había sido demasiado joven para hacer algo al respecto…ese punto ahora estaba en el pasado. Y tener a Lena tomando parte…
Yulia presionó el número de su jefe de seguridad y Stark respondió inmediatamente.
“¿Sra Volkova? ¿Puedo ayudarle?”
“Me voy a Nueva York”
“Por supuesto ¿Cuándo le gustaría…?”
“Me iré tan pronto como haga las maletas”
“El coche estará esperando” dijo Stark “¿Cuánto tiempo va a estar allí?”
“No lo he decidido” Yulia colgó. No había estado tan enojada en mucho tiempo, pero derramar su ira sobre Stark no ayudaría.
Tiró algo de ropa y otros artículos personales en la maleta y se dirigió a la puerta. Una vez le había prometido a Lena que no desaparecería cuando estuviera enfadada. Técnicamente no estaba desapareciendo…le había dicho que iría a Nueva York. Solo que se iba un poco antes.
Después de todo, todavía tenía el derecho de determinar su propio horario, si acaso y si se quedaba aquí podría decir o hacer algo que después lamentaría.



Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 775
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓDIGO De HONOR// Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Lun Jul 24, 2017 12:28 am

CAPITULO 9



Nika sintonizó la vieja radio de transistores sobre la mesa de trabajo a una estación de ritmos y blues, despojándose de su camiseta y sacó el carburador de 1949 de la Indian que había comprado en una subasta en el otoño. Puso las partes sobre las hojas de periódico para limpiarlas e inspeccionarlas. El trabajo mecánico era su forma de meditación…la rutina centraba su mente y asentaba sus nervios...la primera vez en el desierto, durante las interminables horas de tedio intercalados con los pocos momentos de caos cuando los proyectiles de artillería excavaban cráteres en la arena y hacían retorcidas esculturas improvisadamente de los vehículos y provocaban las bajas de sus amigos y ahora en esta batalla, donde una falla de concentración y una palabra equivocada podría comprarle una tumba poco profunda en una zona salvaje.
El acuerdo de armas con los rusos era su camino dentro de las FALA y la anticipación tenía su excitación en el buen sentido. Tenía sus bases cubiertas…tanto como era posible en una operación con tantos jugadores volátiles involucrados. Lo que tenía sus nervios bailando con una rara combinación de inquietud y emoción era Sasha. Ella era una desconocida, una pieza que no encajaba en la gama de paisajes que representaban la realidad cambiante de Nika y eso hacía a Sasha peligrosa. Nika era una experta pensando rápidamente, cambiando las estrategias en medio del juego, adaptándose a los cambios violentos en el juego de poder entre los motociclistas, las pandillas y jefes del crimen…y todo porque conocía a los jugadores y planificaba lo inesperado. No conocía a Sasha…sólo lo que Sasha decía que era. Y esa era la estrategia menos fiable de todas. Había hablado con Sasha Dunbar, su agente, pocas semanas durante casi tres años. Sus conversaciones consistían en instrucciones, informes y en muy raras ocasiones, actualizaciones sobre la familia de Nika. Dunbar podría haber sido una computadora por todo lo que Nika sabía…nada personal jamás había ocurrido entre ellas.
Dunbar le preguntaba cómo estaba, si necesitaba algo, si quería copias de seguridad, pero cuando Nika se negaba en repetidas ocasiones, Dunbar nunca presionaba.
Nika nunca habló sobre los hombres que le habían metido mano en la parte de atrás de la casa club cuando era un prospecto, forzándola contra una pared, deslizando sus manos sobre su cuerpo, dejándole sentir su dominio físico mientras le recordaban su lugar en la jerarquía. Se habían detenido cerca de haberla violado y había mantenido su expresión en blanco, mientras resistía su intestino y el profundo deseo de volarle los sesos. Eventualmente, había ganado su puesto, ofreciendo el tipo de conexiones que el club quería con los rusos y otros proveedores y todo lo que le había dicho a Dunbar era "Estoy dentro"
Ahora, una mujer que decía ser Dunbar estaba aquí y nada de lo que había ocurrido anteriormente significaba una mierda. Sasha podría ser la única persona que conocía realmente la verdadera identidad de Nika…no quién había sido, pero quién era…y eso era tan aterrador como estimulante. Porque incluso Nika no estaba segura de cuanto de la agente especial Pavlova había conservado estando por tanto tiempo al margen de la ley.
Había estado trabajando alrededor de una hora cuando la puerta de la tienda se abrió y se cerró de golpe. Sólo vendía restauraciones que hacía ella misma o tomaba de puestos de trabajo de personas que conocía. No mantenía horas regulares de trabajo y no esperaba a nadie. Deslizó su mano por debajo de la plataforma agarrando la Glock dentro de una funda fijada debajo de la cornisa. Se volvió lo suficiente para proteger sus movimientos y miró por encima de su hombro.
Ramsey paseó por la habitación con una sonrisa en su rostro. Como de costumbre, llevaba el uniforme del club, camiseta negra, pantalones vaqueros, cinturón ancho de cuero y botas de motociclista. Tenía cuarenta y cinco años y empezaba a ablandarse por el centro, pero sus hombros y brazos estaban cubiertos de músculos. Su cabello negro veteado de gris era abundante y peinado hacia atrás desde la frente, corto de los lados aún más que muchos de los chicos. Afeitado, su rostro chupado lucía duro y riguroso. Lo había visto pelear y no sólo era hábil, sino implacable. Luchaba para ganar, sin importar lo que hiciera falta.
"Hola" dijo Nika apoyada contra el mostrador y dejando caer su mano a un lado. Podía llegar a la Glock en menos de un segundo si tenía que hacerlo. Lo había visto desenfundar y también era rápido. Probable un enfrentamiento si llegaba el momento.
Él admiró la India montada en el caballete de trabajo "Bonita. Si consigues que corra, vas a ganar dinero con ella"
"Sí, lo sé. Sin embargo, podría conservarla para mí"
"Sí, puedo ver eso" le dio otra sonrisa lenta "Tal vez puje por ella"
Ella se echó a reír ante el incesante recordatorio que si él lo quería, él lo tendría. Como presidente del club, podía tener más o menos cualquier cosa o persona que quisiera.
"Así que, dime más sobre la castaña" dijo Ramsey, elevando la cadera en un taburete frente a la mesa de trabajo. Se frotó la mandíbula y su sonrisa se volvió salvaje "No estaba exactamente en condiciones de mantener una conversación esta mañana"
Lo había llamado después de que se acercara a los altos mandos de la organización nacional,antes de que decidiera enfrentar a Sasha. Él estaba agitado y las quejas lastimeras de Tricia en el fondo le dieron a Nika una muy buena indicación del por qué. Le había dicho lo esencial y eso era todo lo que planeaba darle ahora. Si ella incluso insinuaba que la historia de Sasha era sospechosa, estaría firmando la sentencia de muerte de Sasha, sin importar quién era realmente.
Quizás Sasha estaba allí para acabar con ella, pero si lo estaba, Nika se encargaría de ella por sí misma…cuando estuviese segura "Hablé con ella por unos minutos la noche anterior antes de salir del club. Fue bastante clara acerca del por qué había venido…no lo suficientemente inteligente como para ocultar algo. Jerome quería una explicación y tal vez echarnos en cara su importancia…mis palabras, no las de ella. Dougie la conocía de algún lado y tuvo una palabra con Jerome por ella. Él lo verificó"
Ramsey sacó un palillo de dientes del bolsillo de su chaleco, se lo metió en la boca, lo hizo rodar hacia atrás y adelante varias veces y se encogió de hombros "Jerome nunca había pedido una explicación anteriormente ¿Crees que tiene que ver con las armas?"
El estómago de Nika se apretó. No quería que Ramsey conectara a Sasha con las armas o incluso contemplara una conexión. Negó con la cabeza
"No lo creo. No he notado ningún interés por parte de ella o cualquier otra persona. Los rusos no querrían acuerdos con los Soledads. Tienen una tregua, pero los rusos no son tan tontos como para colgar un envío así delante de un competidor que comparte una frontera con ellos"
"Tal vez Jerome está contemplando moverse dentro de nuestra expedición. Una gran expedición como ésta traería un montón de dinero a las calles"
"No puedo discutir con eso" no quería protestar demasiado "Pero Jerome es el presidente…si lo quería, solo tenía que decirlo. De todos modos recibirá una tajada"
El palillo rodó perezosamente sobre el labio inferior de Ramsey "Si él secuestra nuestras armas antes de hacer el intercambio, tendrá mucho más que una tajada"
"Se estaría arriesgando a una guerra con nosotros y muchas de las confraternidades nos respaldarían"
Ramsey asintió "Cuida tu espalda de todos modos. Y vigila a esa vieja. Hare que Armeo le muestre los libros…" sonrió con esa sonrisa perezosa nuevamente "…los que mantiene para la revisión pública y veremos si eso la mantiene feliz"
"Claro" dijo Nika.
Ramsey rascó su estómago, colocando los dedos en la cintura de sus vaqueros por encima del contorno de su polla "Por ahora, ella es territorio libre"
"Lo que tú digas"
Él se rió "No me digas que no estabas buscando"
El fuego saltó en el vientre de Nika y por un segundo quiso lanzarse a través del espacio entre ellos y plantar su puño en su rostro. Había tenido que tragar mucho para probarse a sí misma con Ramsey y los demás. Aun cuando habían detenido las burlas físicas contra ella, había tenido que escuchar como degradaban a cada mujer que no fuese sus señoras, tragarse su retórica racista y homofóbica y pretender que estaba de acuerdo. Pero saber que estaba desvistiendo a Sasha en su mente, deslizando sus manos sobre su cuerpo y su polla entre sus piernas, casi rompió su contención de todo lo que había tenido que soportar personalmente. Dio un largo suspiro y se rió, sintiendo como si su garganta estuviese llena de vidrios rotos
"Tiene mucho que ver"
"Sí, me ha enviado a casa con algo que darle a la vieja anoche"
Nika sabía que no podía comentar sobre su esposa. Él podía decir lo que quisiera, pero si alguien siquiera la miraba durante mucho tiempo, pagaría por ello.
"Muy bien" se puso de pie estirándose un poco "Mantenme informado ¿Cuándo esperas que estarás moviendo la mercancía?"
"Es una orden grande, va a tomar un tiempo para traerla dentro…necesitamos mover los envíos parcialmente, tener todo almacenado con seguridad e inspeccionarlo antes de que podamos establecer el intercambio. Una o dos semanas"
Él asintió con la cabeza mirando a su alrededor "Bonito lugar el que tienes aquí" Él la miró durante un largo momento "Eres una mujer sorprendente, Pavlova"
Nika se puso tensa y le devolvió la sonrisa "¿Cómo es eso?"
"Por lo menos la mitad de los chicos en el club quieren caerte encima y por lo general, las tortilleras no causan ese tipo de reacción. Puedes disparar mejor que la mayoría, correr como cualquier otro y eres lista. Sin embargo, estás dispuesta a recibir órdenes ¿Cómo es eso?"
"Me gusta ser un soldado” dijo Nika con la verdad "Entiendo la necesidad de recibir órdenes.No me importa seguir a un líder en quien confío"
Él se rió y le señaló con un dedo "Como he dicho, eres inteligente. Mantén un ojo en la vieja"
"Lo haré" dijo Nika en voz baja mientras miraba a Ramsey paseándose hacia afuera. Se preguntaba cuanto exactamente él sospechaba sobre Sasha. Y sobre ella.
****************
En la última hora del día, cuando la mayoría de las tropas estaban estableciéndose en las barracas o las tiendas de campaña, Jane se abría camino a través de la carrera de obstáculos ubicada en el bosque detrás del complejo, caminando fatigosamente a través de la nieve cuya altura le llegaba al muslo en algunos lugares con un rifle atado a su espalda. El hielo bordeaba su nariz y el aire gélido le quemaba la garganta. Las lágrimas se congelaron en sus pestañas.
Cada cincuenta metros más o menos, se detenía, se descolgaba el rifle de asalto, apuntaba contra objetivos en forma humana ubicados a diferente distancia en la pista de maleza,pendientes y en los árboles. Estaba cronometrando su carrera y a la vuelta, recogería los objetivos y determinaría su exactitud. Le mostraría a su padre la prueba de que estaba lista para el mando.
Mientras había estado en Georgia trabajando en el laboratorio, había tenido que mantenerse en forma en el gimnasio y con visitas infrecuentes a los campos de tiro. Siempre había recorrido,al menos un centenar de kilómetros desde su casa al campo de tiro, para no encontrarse con cualquier persona que pudiese reconocerla en el recorrido. En cuanto a los que estaban en el laboratorio sabían que era una mujer solitaria y tranquila, cuyos intereses principales eran su trabajo, viajes ocasionales al teatro y montar en bicicleta a lo largo de los muchos senderos fuera de la ciudad. Mantuvo un perfil bajo en el trabajo…amigable pero no tanto como para ser incluida en los eventos después del trabajo o fines de semanas ocasionales. No quería causar una impresión y no quería ser forzada en situaciones en las que tendría que revelar información personal. Afortunadamente, cuando se ofreció a trabajar en el turno de noche, ya no tuvo que interactuar con sus colegas. Sólo un reducido equipo trabajaba de noche y el laboratorio de nivel 4 excluía del camino la conversación.
Ahora que estaba en casa, nada cambiaría mucho. Sus hermanos y ella siempre se habían mantenido aparte de los otros hijos de los supervivientes, educados en casa por su padre y madre, entrenados para ser soldados desde que tenían edad suficiente para disparar y se preparaban para ser líderes de la organización algún día. Nunca había tenido amigos que no fuesen su hermana y su hermano. Un agudo dolor atravesó su pecho cuando se irguió sobre un terraplén cubierto de hielo. Jennifer, sólo un año más joven, era casi su hermana gemela. Su mejor amiga, su compañera, su hermana. Pensar en Jennifer enjaulada, interrogada, encarcelada por el enemigo le llenaba de rabia y dolor. Entendía que la suya era una guerra a largo plazo,pero no iba a dejar a Jennifer tras las rejas por años. La quería libre y de alguna manera haría que eso fuese posible. Si no podía, haría que alguien pagara.
****************
El conductor de Lena la dejó un poco antes de las siete. Se detuvo justo dentro de las puertas del vestíbulo y escudriñó el vestíbulo. Nadie del equipo de seguridad de Yulia estaba presente.
El portero detrás del escritorio asintió con la cabeza.
"Buenas noches, Steven ¿Noche tranquila?"
"Hasta ahora, Directora Katina"
Ella tecleó el ascensor hasta su piso, un escalofrío de recelo le hormigueo a lo largo de su columna vertebral. Ni un puesto permanecía. Se detuvo en la puerta, escuchó. No había música. Con cuidado, entró en su apartamento. La única luz provenía del resplandor silencioso de la campana por encima del tope de cocina. Sabía que el apartamento estaba vacío, pero llamó de todos modos
"¿Yulia?"
El silencio fue total. Sin encender las luces, dejó caer su abrigo en el respaldo del sofá y caminó por la sala vacía al final del pasillo y hacia el dormitorio. Se dio la vuelta hacia el interruptor en el interior de la puerta. La cama estaba hecha, las puertas del armario estaban cerradas. La mesita de noche al lado del lugar de Yulia en la cama estaba vacía. Su iPad, el teléfono y la cartera se habían ido. Así como ella.
Lena apagó la luz, volvió a entrar en la sala de estar, se sentó en el sofá e inclinó su cabeza hacia atrás. La luz reflejada bailaba en el techo. Hacía unas semanas paseaba por la playa con Yulia,inundada con la increíble sensación de ser recién casadas. Por un corto tiempo, el mundo había retrocedido y solamente había estado Yulia. Se preguntaba cómo sería vivir una vida donde la única cosa que más le importaba en el mundo no fuese algo que sólo pudiese abrazar en momentos robados fuera de tiempo. Se frotó los ojos y desabrochó su teléfono. Presionó el número de Yulia y esperó. La llamada fue al buzón de voz. Escuchó el sonido familiar de la voz de Yulia diciéndole que dejara un mensaje.
Cuando la voz de Yulia se desvaneció ella dijo "Hola, soy yo. Imagino que estás en algún lugar del tránsito, así que permíteme saber cuándo llegues. Tengo un vuelo a las 06:00 a.m., así que voy a estar fuera la mayor parte del día de mañana. Ten cuidado. Te amo"
Guardó el teléfono y pensó en la noche por delante. Luego se puso el abrigo y salió por la puerta.




CAPITULO 10




Tan pronto como Yulia llegó a su apartamento, se duchó, se vistió en un par de pantalones negros, una camisa de seda negra y botas negras con tacones gruesos de dos pulgadas. Sacó un abrigo de cuero negro de su armario y salió. Yulia se dirigió a través del vestíbulo y salió a la acera, dos agentes de su equipo le seguían una docena de metros atrás. El Suburban agazapado junto a la acera de en frente del Gramercy Park, una bestia descomunal con dos figuras en la sombra en el asiento delantero.
Yulia no había dado diez pasos cuando Stark saltó de la camioneta y la alcanzó. Stark caminó junto a ella por el lado más cercano a la calle y le dijo "No sabía que iba a salir esta noche…"
Yulia le cortó con un vistazo "No estoy escondiendo exactamente el hecho"
Stark habló por su micrófono de muñeca y la Suburban rodó hacia ellas, disminuyendo la velocidad para recoger a los agentes a pie "Sería de ayuda si lo supiésemos de antemano"
"Sí" dijo Yulia "Estoy al tanto de eso"
Stark no dijo nada mientras Yulia se dirigía al oeste hacia Chelsea. Stark no dijo nada más,incluso si estuviese molesta, que probablemente lo estaba. El Servicio Secreto odiaba los viajes extraoficiales. Bueno, mala suerte. Ella estaba enojada también.
"¿Preferiría montar al vehículo?" preguntó Stark a los pocos minutos.
"No, prefiero caminar. Sola, en realidad" Yulia apretó los puños dentro de los bolsillos. La helada de enero aún no había terminado y las temperaturas estaban por debajo de los 30.
Fresco, pero para alguien que caminaba rápido y de mal humor, la noche era lo suficientemente caliente. Su abrigo desabrochado, ondulaba detrás de ella como el de un pistolero. Sonrió oblicuamente ante la ironía. Era la que supuestamente estaba en peligro y la única de la comitiva que estaba desarmada. No tenía una gran historia de amor con las armas de fuego, pero era buena disparando y sabía con absoluta certeza que podría matar si su vida dependiera de ello. Si fuese así ella lo haría. Pero aun así ellos jugaban este juego…que la importancia de su vida superaba la de todos los demás y desde que era así, no tenía que decir sobre eso.
"Te puedes ir" dijo Yulia "Voy a Francine"
El bar era uno de los antiguos lugares de reunión de Yulia, un cruce entre una parada técnica para la hora feliz de los trabajadores de oficina salvajes y después de ciertas horas, un lugar para los jugadores interesados en recoger algo más picante que una rápida e inocente revolcada.
Yulia había pasado muchas noches recogiendo mujeres en Francine, especialmente en los días en que había hecho un hábito eludir a su equipo de seguridad y haciendo rondas de incognito en varios bares. No había tratado de ocultar su aspecto esta noche, a pesar de que había dejado su cabello suelto y vestía de esta manera, probablemente no sería reconocida por la mayoría de las personas que no prestaran atención. Stark no hizo ningún comentario, pero algo en la dureza de su mandíbula sugería que estaba disgustada. Demonios. El enfrentamiento silencioso era casi tan irritante como el resto.
"Sabes algo Paula…" dijo Yulia "…si tienes reservas sobre el próximo viaje de campaña,podrías haberlo hablado conmigo. Podríamos haber hablado acerca de cómo modificar nuestras rutinas"
"No pensé que estaría receptiva a la idea"
"Pero no lo sabías ¿verdad? Simplemente asumiste que sería más fácil y más conveniente ir a mis espaldas con mi esposa y Lucinda ¿Lo hiciste incluso hasta mi padre?"
"Seguí el protocolo"
"Oh, eso es una mierda…" espetó Yulia "…no me metas en un saco de arena con la excusa del protocolo. Todos ustedes se esconden detrás de protocolo cuando no quieren molestarse con la simple cortesía"
Stark se sacudió encarando a Yulia, su expresión abiertamente sorprendida. Tal vez ella no se daba cuenta de cómo se sentía estar en el otro lado de protocolo.
Yulia se detuvo en medio de la acera "¿De verdad no tienes ni idea de lo que se siente cuando tienes a un montón de personas sentadas discutiendo sobre lo que puedes y no puedes hacer?"
La cejas de Stark se unieron hacia abajo en confusión reemplazando la incredulidad "Eso es más o menos lo que sucede todos los días acerca de casi todo…lo que hace su padre, lo que hacemos, lo que hace Ud. Así que, supongo que no...No pienso en eso y no considero hacerlo de otra manera"
"Ese es el problema. Todos ustedes están tan bien entrenados que no pueden desviarse del protocolo, aunque tal vez sería mejor que lo hicieran"
Stark sacudió la cabeza con vehemencia "No. En el momento en que comiencen los segundos pensamientos sobre tu entrenamiento,desviándote de lo que ha demostrado ser la mejor y más segura manera de manejar una situación, se cometen errores. Dejas aberturas, creas vulnerabilidades"
Yulia resopló "Ese es tu entrenamiento hablando"
"Sí, lo es. Y confío en él por completo"
"Dios…" Yulia negó con la cabeza "…suenas igual que Lena"
"Es un honor"
Stark lo decía en serio y Yulia entendió por qué. Stark…maldición, de todos los agentes…caminaría a través del fuego por Lena porque ella moriría por cualquiera de ellos. Casi lo había hecho, más de una vez. Una flecha de dolor la atravesó y Yulia rápidamente la echó a un lado.
Lena probablemente estaría en casa y se habría dado cuenta que se había ido. También sabría el por qué ¿Cómo podía Lena conocerla tan bien, pero no lo suficiente como para pensar que le importaría que Lena hubiese ido detrás de su espalda? La idea todavía le dolía tanto como lo había hecho unas horas antes.
El letrero de Francine apareció a la vista.
"Mantente cálida, Paula" dijo Yulia "Espera en el SUV"
"Voy a esperar dentro"
"Haz lo que quieras" Yulia entró a través de las puertas al calor familiar de los cuerpos en la cacería y esperaba que en poco tiempo fuese capaz de olvidar el dolor por un rato.
****************
Lena no se molestó en llamar a su conductor para que regresara por ella, tomó un taxi en la calle delante de su apartamento. Le dio la dirección del edificio federal donde mantenían a los presos de alta seguridad, donde los registros cifrados permanecían enterrados tan profundamente que si alguien buscara en las bases de datos federales no sería capaz de encontrarlos. Mostró sus credenciales al guardia en una puerta lateral y se le permitió la entrada hacia un largo y estrecho pasillo que terminaba en una batería de ascensores sin marca. Insertó una llave, bajó una sola planta y continuó su camino más allá de otro puesto de seguridad. Otro pasillo gris, con puertas cerradas sin marcas en ambos lados terminaba en un acristalado puesto de seguridad en el que tres agentes armados supervisaban las señales de video desde el interior y el exterior del edificio. El sargento se levantó y se reunió con ella en la puerta. Mostró sus credenciales nuevamente y dijo "Me gustaría ver al prisionero número 1329 ¿Puede pasarla a una sala de interrogatorios?"
"Sí, señora. Cinco minutos"
"Gracias. Y apague las cámaras de esa habitación, por favor"
Él asintió con la cabeza "Sí, señora" se dio la vuelta, dijo algo a uno de los otros agentes y luego entró por una puerta hacia el interior del centro de seguridad y desapareció. Un momento después, uno de los otros guardias escoltó a Lena a través de la misma puerta y por otro pasillo a una ventanas de diez por diez con una habitación amueblada con una mesa de acero en el centro. Las sillas plegables de metal a cada lado de la mesa estaban atornilladas al suelo, como la mesa. Esposas soldadas en varios intervalos a lo largo del borde de la mesa ofrecían anclas donde las restricciones podrían ser aseguradas.
Lena se sentó a la mesa entre ella y la puerta sin ventanas. Cinco minutos más tarde, un guardia con rostro de piedra escoltaba a Jennifer Pattee dentro de la habitación. Llevaba un traje gris indeterminado con la cremallera cerrada en el frente, desgastadas zapatillas deslizantes en sus pies. Su cabello oscuro parecía limpio, pero colgaba en una maraña suelta sobre sus hombros.
No llevaba maquillaje y a pesar de las sombras bajo sus ojos, parecía alerta y no intimidada.
Tenía las manos esposadas con esposas de acero unidas por una cadena corta, que se adjuntaba a la correa de cuero alrededor de su cintura. Sus tobillos estaban libres. Cuando se sentó en la silla frente a Lena, el guardia adjuntó la cadena que conectaba sus puños sobre la mesa. Podía estrechar sus manos en el borde de la mesa, pero no podía llegar hasta su rostro o alcanzar el espacio entre ellas.
El guardia salió en silencio y Lena se levantó, se quitó el abrigo y lo puso sobre la silla a su lado. Se sentó y miró a Jennifer "Háblame otra vez sobre el hombre que te entregó el virus"
Jennifer Pattee era una hermosa mujer de ojos luminosos azules, características fotogénicas, y un cuerpo voluptuoso. Incluso en el atuendo de prisión sin forma, se sentaba como si posara para una foto con una seductora sonrisa en su rostro. Su mirada se deslizó lentamente desde el rostro de Lena hacia todo su cuerpo y viceversa "Sé que no lo has olvidado. No pareces ser el tipo de mujer que olvida algo"
"No lo he olvidado" dijo Lena con calma "Simplemente no lo creo. La manera en que lo veo, la única forma de ayudarte a tí misma es ayudándonos a nosotros"
"Desde luego lo haría si pudiera" dijo Jennifer "Después de todo, ese es mi trabajo. Me inscribí en la Unidad Médica de la Casa Blanca para poder ayudar a cuidar del presidente ¿Por qué iba yo a querer hacer algo que lo pusiera en peligro o a mi juramento?"
"Desde donde estoy sentada…" dijo Lena como en una conversación "…estabas en una posición perfecta para hacer exactamente lo que hiciste…reportar los movimientos del presidente mientras te movías en su círculo íntimo sin ser observada y totalmente fiable.Cuando llegó el momento oportuno, diste un golpe de muerte…o trataste"
"Has visto mi expediente. Es impecable. No hay nada que sugiera que alguna vez hiciera algo así, porque no lo haría"
"¿Quién es el hombre de la cafetería que te dio el virus?"
"No lo sé" dijo Jennifer "Esto es un error"
"Estabas preparada para dispararle a un agente federal. Dirigiste una pistola hacia el agente Daniels"
"Me sentí amenazada. No estaba segura de lo que iba a hacer. Tengo derecho a defenderme, al igual que cualquier otro ciudadano estadounidense"
"Apoyas el derecho a portar armas"
"Por supuesto. Estoy a favor de la Constitución y la Declaración de los Derechos"
"¿Es eso lo que te enseñaron cuando te educaron en casa en Idaho?"
Por un instante, la expresión en el rostro de Jennifer parpadeó a uno de incertidumbre antes de que su mirada de confianza regresara. Esa mirada decía que había algo allí. Jennifer no había esperado que ellos supieran o se preocuparan por ese hecho…lo que significaba que importaba.
"Aprendí lo que cada niño aprende en la escuela…lectura, escritura y aritmética" Jennifer sonrió "Y el juramento a la bandera"
"¿Con quién fuiste a la escuela?" preguntó Lena.
Las cejas de Jennifer se unieron hacia abajo "¿Qué tiene esto que ver con todo?"
"Creo que podría tener que ver con un montón de cosas ¿A dónde fuiste a la escuela? ¿En casa o en el campo de entrenamiento?"
"No sé de qué estás hablando"
"Claro que sí ¿Con quién fuiste a la escuela, Jennifer? ¿Con los hijos e hijas de otros americanos justos que apoyan el derecho a portar armas, incluso contra el gobierno?"
Jennifer rió "No hay ninguna ley en contra de ser educados en el hogar, Directora Katina"
"No, no la hay. Existe una ley…un buen número de ellas, en realidad…en contra del intento de asesinato al presidente de los Estados Unidos"
"Desde luego no lo hice. Soy la víctima aquí. No tenía ni idea de lo que había en ese paquete"
"Sabes que aquí podemos seguir el tiempo que queramos y a menos que empieces a decirnos la verdad, lo haremos"
"Quiero un abogado"
"Estoy segura de que así es. Veremos que consigas uno" Lena se levantó y dobló su abrigo sobre el brazo "Algún día" Lena se movió hacia el final de la mesa y se detuvo "Estoy segura de que tienes familia con quien deseas ponerte en contacto. Tan pronto como comiences a cooperar, serás capaz de hacerlo"
"No estoy interesada en hacer una llamada telefónica. Pero agradezco la oferta"
"Que tengas una buena noche, Sra. Pattee"
"Es teniente" dijo Jennifer con frialdad "Teniente Jennifer Pattee, del cuerpo médico naval de los Estados Unidos"
"Buenas noches, entonces, Teniente. Hablaremos de nuevo, pronto"
"Espero con ansia tu visita"
****************
Yulia tomó un sorbo de vino y observó a la mujer que realizaba su camino a través de la multitud hacia ella. Las cabezas se volvieron para seguir a la elegante belleza rubia plateada y Yulia sonrió mientras se acercaba. Girando cuando su mejor amiga se deslizó en el taburete a su lado, Yulia se inclinó y le besó en la mejilla
"Gracias por venir tan pronto con tan poco tiempo de aviso"
Diane Bleeker ondeó una mano elegante "Las gracias no son necesarias. Estoy siempre lista para una noche fuera en la ciudad"
Yulia rió "Creo que no he dicho eso"
"Sí, pero estamos en Francine ¿Qué más podríamos estar haciendo?" Diane dio al camarero un guiño seductor "Chardonnay, por favor. Y no la marca de la casa. Algo atrevido y audaz"
El camarero, un guapo latino con ojos oscuros y una encantadora sonrisa asintió con la cabeza
"Creo que puedo conseguir algo para usted"
"Estoy segura de que puedes"
"Ya, ya…" murmuró Yulia "…no alimentes sus esperanzas"
"Oh, no pensaría en hacerlo. Solo estoy sacando el óxido por si alguna vez tengo alguna razón para usar mis artimañas de nuevo"
"Uh-huh" Yulia rió "¿Y cómo está Valerie en estos días?"
La expresión mundana de Diane se suavizó "Maravillosa, cuando la veo, lo cual nunca es suficiente. Está siempre fuera haciendo algo enorme y secreto que no puedo saber. Todo ese negocio es muy pesado"
"Sí" dijo Yulia, girando el vaso medio vacío en el pulido granito negro de la barra frente a ella “Así es”
Diane cruzó las piernas, con la falda de seda verde a medio camino deslizándose por su muslo,atrayendo miradas apreciativas de los hombres y algunas mujeres cercanas. Apretó ligeramente el antebrazo de Yulia
"¿Eso es lo que ocasionó esta visita improvisada? ¿Ha hecho Elena algo repugnante otra vez?"
El pecho de Yulia se llenó de afecto. Diane la entendía y la apoyaría, aunque toreara suavemente las verdaderas razones detrás de sus acciones
"No te pongas de su lado en esto"
Diane se llevó una mano a sus pechos, los diamantes y pulseras de oro en su muñeca brillaron contra la seda champán de su camisa "Yo sólo dije que sabía que había hecho algo horrible otra vez ¿Cómo es que la apoyo a ella?"
"No es lo que has dicho, es la forma en que lo dijiste. Y sé que siempre has tenido una debilidad por Lena"
"Cariño…" dijo Diane "…tengo una debilidad por las mujeres hermosas y tienes que admitirlo,ella lo es"
"Sí" dijo Yulia en voz baja "Ella es hermosa"
La mano de Diane se deslizó sobre la de Yulia y la apretó suavemente "Entonces…" dijo ella sin sarcasmo en su tono "… ¿qué ha pasado?"
Yulia suspiró "Oh, sólo más de lo mismo. Algunas cosas han surgido en la seguridad y Lena quiere mantenerme rodeada. Bajo vidrio o más que eso"
"Oh, no eso de nuevo ¿Está de vuelta en eso de querer mantenerte a salvo a toda costa?"
"No hagas bromas de eso" dijo Yulia de mal humor, sabiendo que sonaba petulante.
"No quise hacerlo. Sólo…a riesgo de perder a mi amiga más antigua y querida…" dijo Diane "…a veces estoy de acuerdo con ella. También quiero que estés segura y no estoy casada contigo"
"Diane…" dijo Yulia "…me has conocido más que nadie, excepto Tanner. Soy mucho más cautelosa ahora de lo que nunca antes fui y nunca pasó nada, incluso cuando estaba corriendo por allí medio loca con ninguna protección en absoluto"
"Bueno, todas éramos jóvenes y tontas. Pero, ya sabes, era un mundo diferente entonces.
Claro, siempre había riesgos, pero Yulia…" Diane acarició suavemente la mejilla de Yulia "…cariño, la gente ha tratado de hacerte daño. Y hay amenazas ahora en la que ni siquiera pensábamos cuando éramos jóvenes. No teníamos que pensar en ellas, porque no estaban tan cerca de casa"
"Créeme, sé lo que son las amenazas. Y ya no soy joven, ni salvaje, ni loca"
"No, no lo eres y lo sé. Lo mismo sucede con Lena"
"No me hables de ella"
"Oh. Bien" Diane tomó un sorbo de vino y asintió con la cabeza al camarero, que esperaba con una mirada expectante en su rostro "Excelente"
Él se inclinó hacia adelante, con una sonrisa de complicidad en su rostro
"Pensé que te gustaría.Te ves como el tipo de mujer que aprecia algo audaz y un poco atrevido. Yo lo hago"
"Oh, yo también" dijo Diane "Apuesto a que tú y yo probablemente también apreciemos las mismas cosas en las mujeres"
Él sacudió la cabeza con fingida tristeza "Oh, bueno. Disfruta del vino"
Ella le dio una brillante sonrisa y se volvió hacia Yulia

"Bueno, ahí va mi oportunidad para una noche salvaje. Supongo que tú y yo tendremos que hacer nuestra propia diversión"
"Entonces supongo que es una buena cosa que realmente te amo"
Diane se inclinó y besó su mejilla "Lo es"



Arrow

avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 775
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓDIGO De HONOR// Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Dom Jul 30, 2017 9:17 pm

CAPITULO 11




Sasha cerró las persianas en la única ventana que daba hacia el estacionamiento en su habitación del motel y encendió su computadora. Se conectó al punto de acceso, cambiando el cifrado y entró en línea. Lo primero que hizo fue revisar su correo electrónico del trabajo. Una docena de e-mails de su homólogo ATF en las últimas cuarenta y ocho horas, aumentando en frecuencia durante el último día. El mensaje era más o menos el mismo en todos ellos, comenzando con
"No he sabido nada de ti, repórtate cuando puedas" y progresando a "¿Dónde diablos estás? Necesitas confirmar que estás bien" los borró, escudriñando los burocráticos irrelevantes y los suprimió. Nada más parecía urgente, y cerró el programa de correo.
A continuación abrió uno de los archivos protegidos para revisar los fondos que Nika iba a necesitar para la compra del armamento. La ejecución de una operación encubierta podría tomar años y costar cientos de miles, sino millones de dólares, para abastecer la caja de los agentes secretos, necesarios para construir casos contra las organizaciones que infiltraban. Operativos orquestando compras de drogas, haciendo compras de armas y financiando pornografía, todo en nombre de la seguridad de sus cubiertas.
Entonces comenzaba el verdadero trabajo…a fin de salvaguardar la identidad de un agente encubierto, los adiestradores tenían que mantener el número de personas que sabían en el menor número posible, lo que significaba construir mucho de los casos por sí mismos. Cada pedacito de evidencia necesitaba ser registrada, analizada y catalogada. Las fotografías, cintas,transcripciones…todo tenía que ser fechado, referido y en la mayoría de los casos, revisado con los abogados del estado para asegurarse de que estaban construyendo el tipo de caso que daría lugar a condenas federales. Como la agente principal, Sasha supervisaba toda la recopilación de pruebas, catalogándola y requisándola.
Sasha había sido quemada anteriormente, tratando de formular cargos contra los pandilleros. La ley antipandillas de Idaho se veía bien en papel…permitiendo imponer penas mejoradas contra los delitos relacionados con las pandillas…pero probar la afiliación a una pandilla podía ser muy difícil. Había visto condenas similares, en virtud de las leyes estatales, rechazadas y eso no iba a pasar esta vez. No después de todo el tiempo, el dinero y los recursos que habían invertido en la operación de Bitterroots. O los años de su vida que Nika Pavlova había sacrificado. El caso que Sasha quería, lo que quería todo agente federal, hacer frente a las bandas criminales…incluyendo organizaciones paramilitares como la FALA…era un caso RICO (ley federal contra las organizaciones corruptas y la extorsión criminal). Necesitaba pruebas que demostrara un patrón de comportamiento en los miembros de pandillas, que incluyeran varios delitos comprendidos en la Ley RICO…tráfico de drogas, tráfico de armas, lavado de dinero,prostitución, asesinato…los elementos básicos de la vida pandillera. Pavlova había hecho un buen trabajo recopilando evidencias hasta el momento, pero esta compra de armas sería el cierre.
No es que estuviese bajo ninguna ilusión acerca de poner fin a las actividades de las pandillas,sin importar cuántos líderes atrapaban en su red. Los cargos del crimen organizado llevaban a las penas más rígidas y era como paralizar la infraestructura de una organización de arriba hacia abajo, pero las pandillas y las organizaciones de la mafia eran como hidras (monstruos con muchas cabezas), muchas cabezas. Hasta ahora nadie había sido capaz de acabar con uno de estos grupos. Un nuevo líder siempre parecía surgir antes de que el anterior si quiera hubiese llegado a su celda, pero al menos podrían frenarlos.
Sasha dirigía media docena de agentes encubiertos a la vez y hacía que cada uno de ellos estuviese tan seguro como podían estar. Nadie podía predecir lo que sucedería en el campo y un agente tenía que estar preparado para reaccionar con rapidez e inventiva cuando su cubierta era desafiada. Pero nunca enviaba a ninguno de ellos por ahí solos. Siempre estaba disponible y podía permanecer a disposición de algunos de los más nuevos, hablando con ellos una docena de veces al día, al principio. Nika había sido una excepción. Parte del acuerdo de Nika era que no conocería a nadie cara a cara…ni siquiera a su adiestrador. Sasha había objetado en un principio, pero los activos de Nika eran tan únicos que había sido obligada a aceptar las condiciones. La agencia quería a Nika. Punto.
Nika seguía las normas…a duras penas. Sus informes eran eficaces, pero a menudo descuidada para transmitir sus planes hasta después de hechos. Por lo general hacía los contactos necesarios con Sasha, llamando en más o menos los intervalos esperados, pero nunca pedía asesoramiento o respaldo. Nika era un llanero solitario y ese patrón de comportamiento era a menudo una señal de alerta, lo que indicaba que un operativo podría naturalmente...dejarse seducir por el estilo de vida y perder el contacto con su misión. Era demasiado pronto para decidir si Nika había sucumbido a la seducción de la vida fuera de la ley, pero una cosa era cierta…necesitaba respaldo ahora, le gustara o no.
El teléfono de Sasha sonó y comprobó la lectura. Tras debatirse por un segundo respondió
"Hola, Dan"
"Por los clavos de Cristo Dunbar ¿Dónde coño estás?"
"Estoy de vacaciones. Esquiando en los Bitterroots"
El silencio fue tan pesado como un puño.
"¿Cómo está SoCal (compañía de gas)?", preguntó Sasha, imaginando la cara ancha de Dan volviéndose tan roja como una zanahoria.
Dan se aclaró la garganta "Solitario. Te necesito aquí. Puede ser que tengamos visitantes de la costa este"
Sasha garabateado al dorso de un recibo de comida rápida. Dan Bussy era un buen sujeto, un agente de la ATF con experiencia que había hecho algunas redadas de drogas de alto perfil a lo largo del gasoducto México-California en los últimos años. Pero era nervioso…siempre imaginando escenarios de desastre. Peor aún, era un purista de las reglas. Sasha tendía a salir fuera de las líneas. Mucho. El de ellos era un matrimonio lleno de baches, pero los dioses habían declarado que correrían esto juntos.
"No creo que pueda hacer eso. Estoy atrapada aquí por un tiempo" Sasha rodeó las iniciales NP que había dibujado a lápiz en negrita. Nika Pavlova "¿Cuál es la palabra del este?"
"No estoy seguro todavía, pero nuestro territorio podría coincidir con otra persona. Como Seguridad Nacional"
El pulso de Sasha saltó por una fracción de segundo antes de atraparlo bajo el aumento de adrenalina y pudiese regular los latidos de su corazón. No mucho la agarraba con la guardia baja, pero la perspectiva de una operación más grande le aceleraba la sangre "Voy a dejar que lleves a cabo la reunión"
"Bien, pero responde tu maldito e-mail"
"Sí, querido" Sasha tachó las iniciales de Nika, molesta de que Pavlova hubiese surgido en su inconsciente. Solía tener un mejor control. La imagen de la agente morena apoyándose en el mostrador, aparentemente relajada, su cuerpo larguirucho hirviendo de energía, disparó un rayo de excitación a través de su centro. Otra extraña y no deseada sensación. Sasha arrugó el papel y lo tiró en el cesto de los papeles
"Mantenme informada"
"Sí. Como tú lo haces conmigo" gruñó Dan.
"Lo siento"
Dan suspiró "Estaré en contacto"
"Yo también" Sasha desconectó, recuperando la pequeña bola de papel de la basura y arrojándola por el inodoro. Seguridad Nacional. Eso sólo podía significar que la milicia estaba en algo más que solo compras de armas. Y estaba justo aquí en la zona cero. Ahora más que nunca, tenía que estar segura de que Pavlova estaba firme.
Volvió a su ordenador, llenando una solicitud de cien mil dólares para la compra de armas y la envió a la oficina regional. Las arcas estaban llenas en esta época del año y no anticipaba ninguna dificultad. Apagó la red inalámbrica, cerró su laptop y agarró su abrigo. Planeaba comer algo en el restaurante y luego sería tiempo de conocer a los chicos y chicas en el Ugly Rooster.
****************
Lena salió del centro de detención federal y se dirigió por la Avenida Pennsylvania hacia el edificio del Tesoro y su oficina. No tenía sentido ir a casa a un apartamento vacío. Miró su teléfono mientras caminaba. No había ningún mensaje de Yulia. Podría llamar a Stark y preguntar por el paradero de Yulia. Stark lo mantendría entre ellas, pero guardó su teléfono,encorvando sus hombros contra el viento, siguió caminando. Yulia tenía derecho a su privacidad…tanto como fuese posible para alguien que había sido objeto constante de la atención de la prensa y la vigilancia de un equipo de seguridad. Cuando Yulia estuviese lista para llamar, lo haría.
Por qué se había marchado no era más un misterio. Yulia había escuchado que era el objeto de la reunión estratégica de la tarde y probablemente también supo de la oposición de Lena a su adhesión a la campaña. No había secretos reales en Washington, ni siquiera en la Casa Blanca.
No culpaba a Yulia por estar enojada…especialmente porque no podía decirle a Yulia con honestidad que lamentaba el tratar de hacer cambiar de opinión a Eisley y a Lucinda sobre incluirla en la programación inicial. No había llamado a la reunión, pero había estado feliz por la oportunidad de tratar, una vez más, de mantener a Yulia fuera de la zona caliente.
Lena mostró su insignia al guardia de la puerta mientras continuaba su camino y se abrió paso por los pasillos silenciosos y casi desiertos hacia la oficina del gobierno amueblado de manera impersonal. Tenía que dejar los problemas personales a un lado por el momento. Stark vería que Yulia estuviese a salvo esta noche. La mejor manera de poder garantizar la seguridad de Yulia y la del presidente, era descubrir quien había orquestado el plan de Jennifer Pattee para atacar al presidente.
Jennifer Pattee era su mejor ventaja y su mayor desafío. La teniente era disciplinada, confiada y preparada para ser interrogada. Algo de su resistencia en el interrogatorio podrían ser el resultado de su entrenamiento militar, pero Lena sospechaba que su sangre fría iba mucho más allá de eso. Había conocido terroristas de la clase de Jennifer anteriormente…fanáticos pero no desequilibrados. Absolutamente dedicados a su causa, inquebrantables en sus creencias de que lo que estaban haciendo era lo correcto y en muchos casos, equitativos. Jennifer tenía el aspecto de alguien que había sido entrenado toda su vida para hacer exactamente lo que estaba haciendo en este momento…hacerle la guerra al gobierno estadounidense.
Cuando Lena llegó a la oficina que rara vez utilizaba, colgó el abrigo y la chaqueta, enrolló sus mangas y encendió su computadora. Estaba buscando a un fantasma, el fantasma del pasado de Jennifer Pattee, porque quien quiera que sea que Jennifer afirmaba ser hoy, no era lo que había sido cuando alguien la entrenó para el terrorismo.
****************
Yulia puso a un lado su copa de vino sin terminar, la tercera que había fallado en terminar durante la noche. La banda era buena…joven, experimental, llena de energía salvaje y pasión.
Ella y Diane se habían movido de Francine después de que habían sido sitiadas por demasiadas ofertas de compañía. El club estaba muy concurrido y agitado por la tensión sexual, pero ella y Diane habían ubicado una mesa cerca del escenario sentándose lo suficientemente cerca para alejar un par de rollos, manteniendo a raya a los cazadores.
La vocalista, una veinteañera andrógina en jeans negros, botas altas hasta las rodillas con hebillas de metales pesados y una camisa blanca abierta entre sus pechos, se movía con la rabia apenas contenida de un tigre enjaulado. Las ondas de energía sexual que irradiaba de ella arremetían contra un mundo que se negaba a verla. Mientras cantaba, su mirada volvía una y otra vez hacia Yulia, la conexión entre ellas chisporrotea en el aire.
Diane se acercó "Esa chica está ardiendo"
"Ella es buena" dijo Yulia.
"Es sexy"
Yulia se rió en voz baja "Sí, eso también"
Diane miró por encima de su hombro "¿Dónde están tus fantasmitas?"
"Están aquí en alguna parte" Yulia ya no se molestaba en buscarlos, no le importa lo que pudieran observar de su vida. Si lo hacía, estaría aceptando la prisión de la que había luchado por escapar toda su vida. Lo mejor que podía hacer era aceptar su presencia y luego ignorarla.
"No vas a usarme como algún tipo de distracción mientras te escapas ¿verdad?" preguntó Diane.
Yulia observó a la cantante, recordando todas las veces que había desaparecido entre la multitud mientras Diane la cubría. Había hecho una especialidad en el hecho de eludir a sus guardianes y declaraba su independencia acostándose con extrañas…cuando lograba llegar a una cama. A veces ni siquiera esperaba tanto tiempo. No se había preocupado por los riesgos. Todo lo que le había importado era la libertad.
"Creo que me encargaré yo misma de eso" dijo Yulia.
"¿En serio? ¿Qué tienes planeado?"
Yulia apartó la mirada de la joven salvaje en el escenario, rompiendo el tenue filamento de calor entre ellas. Ya sabía que la realidad la dejaría fría
"En realidad pensaba que podríamos volver a casa ¿Está Valerie en casa esta noche o puedes tolerar a una invitada?"
"Cariño, siempre estoy encantada de tenerte como invitada. A Valerie no le importaría, además no estoy esperándola"
"Bien, entonces vámonos"
"¿Qué pasa con...?" Diane señaló con su cabeza hacia el escenario.
Yulia se echó a reír "Estás bromeando ¿verdad? ¿Qué iba a hacer con eso?"
"Oh, yo podría pensar en muchas cosas"
"Pensar y hacer son dos cosas diferentes" Yulia deslizó su brazo alrededor de la cintura de Diane mientras caminaban hacia la puerta, sus abrigos sobre sus brazos "Y en caso de que hayas perdido el anuncio, ahora estoy casada"
"Estaba allí ¿recuerdas?"
"Por supuesto que sí ¿Creías que todo era sólo para los medios de comunicación?"
Diane se detuvo, con una expresión completamente seria "Por supuesto que no. Sé exactamente lo mucho que significa para ti. Y estaba bromeando acerca de la chica fuego"
"Lo sé"
"No lo lamentas ¿verdad?"
"¿Acerca de casarme con Lena?" Yulia se colocó el abrigo. Su rabia peleaba contra el dolor de la separación que siempre experimentaba cuando estaban alejadas "Ni por un segundo. Pero todavía puedo estar enojada"
"Oh, por supuesto. Detengámonos por un helado camino a casa"
"Muy bien. Sólo espera un segundo" Yulia tomó su teléfono del bolsillo y le envió un texto a Lena.
Con Diane. Ten cuidado mañana. Te amo.





CAPITULO 12




Hooker se alejó de la rubia de pechos grandes y rebuscó en el bolsillo de sus pantalones en el suelo por su teléfono. La chica… ¿Nancy? ¿Nina, tal vez?...lo rodeó y agarró su polla.
"No conteste eso, bebe. Tenemos toda la noche ¿recuerdas?"
Hooker gruñó y apartó su mano. Jesús ¿por qué las mujeres no entendían que no podían exprimir la maldita cosa como un paño de cocina? Y ya que había pagado por su compañía,debía saber cuán lejos debía llegar. Estaba tomando un descanso después de que la maldita casi había chupado sus ojos a través de su polla. Y por muy buena que fuese con la boca, negocios eran negocios.
"Sí" dijo con voz áspera cuando logró enderezar el teléfono.
"Cumplí con mi parte del trato" dijo una voz masculina enojada en un susurro apretado "Te toca pagar. No se suponía que terminaría de esta manera ¿Dónde diablos estabas?"
"Mira…" dijo Hooker "…no puedo hablar ahora. Pero mi parte terminó cuando traspasé la mercancía. La entrega no era parte del trato"
"¿Así que contratas a un lacayo que sopla todo el asunto?"
"No fue él quien enterró el intercambio. La mujer fue quien dio el aviso y ese fue tú fin de las cosas" Hooker se tensó cuando una boca cálida se deslizó velozmente a lo largo de su polla y se cerró sobre él. Él agarró la parte posterior de la cabeza y la empujó hacia abajo.
"De ninguna manera. Je…ella nunca filtraría algo"
"Si tú lo dices"
"Entonces ¿qué vamos a hacer para sacarla?"
"¿Nosotros?" Hooker rió bruscamente y tiró del cabello de la rubia, alejándola de su polla
"Tienes al hombre equivocado, amigo"
"¿En serio? Entonces tal vez debería preguntarle a tu jefe"
Hooker apretó el teléfono. La pequeña mierda tenía las pelotas para amenazarlo. No podía saber para quien trabajaba Hooker…había sido muy cuidadoso en mantener a Russo en las sombras.
Pero tenía que estar seguro de lo que el informante sabía "Mira…vamos a hablar sobre esto ¿Cuándo podemos encontrarnos?"
"Yo te llamo"
"¿Qué más tienes?"
Silencio por un momento "La hija va definitivamente. Voy a tener la información de la avanzada pronto"
"Bien. Entonces déjame ver qué puedo hacer sobre la otra cosa"
"Que sea más temprano que tarde…queremos a la mujer fuera de allí.
Sí, claro. Y él quería una polla de diez pulgadas "Eso es pedir un milagro"
"No estamos pidiendo"
La línea se cortó y Hooker dejó caer el teléfono sobre la pila de ropa al lado de la cama "Joder"
"Mmm, bebe. Ahora si estás hablando"
La boca volvió a trabajar en su polla mientras Hooker miraba el techo oscuro, preguntándose cuánto tiempo podría conservar al soplón antes de que se convirtiera en más problemas de lo que valía. Una cosa era segura, no podía dejar que Russo supiera que su cubierta estaba en riesgo o Hooker estaría fuera del trabajo y posiblemente, sería un hombre muerto.
****************
El guardia acompañaba en silencio a Jennifer a su celda, caminando un paso detrás,presionando su pistola eléctrica contra la parte media de su espalda, un recordatorio de que no podía escapar. Las cadenas que conectaban sus puños sonaban suavemente con cada paso. La puerta de la celda estaba abierta, una invitación burlona, pero caminó a través de ella sin detenerse. No iba a mostrar debilidad ante sus captores. La puerta de metal sólida, con una ventana de vidrio reforzado de un metro cuadrado, se cerró detrás de ella al igual que la cerradura, incrementado con el pesado sonido su realidad. La habitación sin ventanas de ocho por ocho era desolada y estéril: pisos lisos con baldosas grises, paredes blancas, aire acondicionado y ventilación de calefacción atornillados en su lugar, un inodoro de acero inoxidable en una esquina sin el beneficio de una cubierta para la privacidad, un lavabo de acero inoxidable ubicado al lado y un marco de cama de metal con un solo colchón, sábanas blancas funcionales y una manta de lana gris claro. No había televisión, ni radio, ni computadora, nada que la conectara con el resto del mundo.
No estaba siendo torturada. Le alimentaban. Estaba cálida y seca. Y totalmente aislada. No tenía reloj y las luces se encendía de acuerdo a un horario demasiado aleatorio para que pudiese juzgar el tiempo. En una época donde la información era instantánea y el mundo era accesible con la prensa a un dedo, estaba tan perdida como un náufrago en una isla desierta. No sabía si habían sido capturados los otros o si alguien siquiera sabía que ella lo había sido. Estaba completamente a merced de sus carceleros. Si la olvidaban y algunas veces cuando las horas se extendían, parecía que así era…en su mundo desorientado, cuando pocos segundos parecían horas…podía morir de hambre o morir de sed. Pero siempre volvían, en silencio deslizaban las bandejas de plástico, con platos y vasos de papel llenos de comida institucional, a través de la ranura de la puerta. No se estaba muriendo de hambre, pero a veces estaba hambrienta de una manera que nunca había experimentado, por una conexión sencilla con un ser humano para afirmar que todavía existía.
Dejó correr el agua fría del lavabo y lavó su rostro, sorprendida al ver que le temblaban las manos. Había cámaras siguiéndola, lo sabía, pero no podía estar segura de cuantas de ellas se encontraban en su celda manteniéndola bajo vigilancia. Tenía que estar siempre en guardia. No les daría la satisfacción de pensar que estaba angustiada. Se secó las manos en la toalla blanca de algodón y se sentó al lado de su cama. Que la observaran. Los guardias no la intimidaban,no invertía en ellos ningún pensamiento. No tenían ningún poder verdadero.
La mujer que la había interrogado esta noche tenía todo el poder. Elena Katina, Directora Adjunto de la Seguridad Nacional. Katina era quien trataba de descubrir sus secretos, exponer su identidad. Fracasaría. Ellos habían planeado para algo así, la habían preparado para esto.
Sabía que esperar y de ninguna manera iba a dar información. Las palabras de su padre resonaban en su mente con tanta claridad como las muchas veces que las había repetido. Eres más fuerte que ellos. Más inteligente que ellos. Y nunca estarás sola. Vamos a ir por ti. Él vendría. Sólo tenía que tener fe.
Su padre la había preparado para esto, había planeado para esto. Su identidad estaba segura.
Katina le había preguntado acerca de ser educada en el hogar. Eso no había estado en ninguno de sus antecedentes. La pregunta la había pillado por sorpresa y le había tomado unos segundos darse cuenta de que Katina estaba pescando. No era un secreto que muchos de los estadounidenses independientes eran educados en el hogar. Katina no sabía nada en realidad.
Afortunadamente, no le había dado nada. Se estremeció ligeramente, aunque el aire caliente se filtraba por la rejilla de ventilación superior. Su padre le había prometido que no sería abandonada, pero no estaba cautiva en un lugar apartado en las montañas donde su padre y sus soldados podrían lanzar un ataque para liberarla. Estaba en la celda de una prisión federal en el corazón de la capital del país. Tal vez nadie vendría por ella.
Jennifer enderezó la espalda y apretó la mandíbula. Sabía lo que estaban tratando de hacer…no la habían torturado, probablemente no lo harían. Pero el cautiverio era en sí mismo una forma de tortura y estaban tratando de hacerle perder la fe. Ellos fallarían. Su padre y sus soldados vendrían y si no podían, ella iba a encontrar su propia salida.
****************
Sasha estacionó su coche de alquiler en el extremo de una larga línea de tiendas Harley. La calefacción en el auto de alquiler estaba tibio y su respiración había empañado el parabrisas por lo que había tenido que limpiar en círculos con su mano desnuda para ver la carretera en su camino hacia el Ugly Rooster. Guardó las llaves y salió del coche en la noche helada. No podía creer que estos ciclistas montaban realmente en este tipo de clima. Cueros o no, tenían que congelarse las pelotas. Caminando hacia la puerta, sonrió en su interior cuando imaginó a Nika sentada a horcajadas sobre la gran Harley. Al menos un motorizado no tendría que preocuparse por la congelación de sus puntos calientes.
Sin dejar de sonreír, se paseó dentro del bar lleno de hombres con vestimentas de motorizados y mujeres usando lo menos posible, a pesar del helado invierno afuera. Franelillas sin mangas,diafragmas descubiertos y traseros apenas cubiertos contorneándose y sacudiéndose en medio de las cabezas rapadas y torsos tatuados. El lugar parecía una convención de prostitutas en el bulevar de Santa Mónica. Sasha se había vestido para encajar así que se quitó su chaqueta para mostrar sus cartas. Vaqueros ceñidos y brillantes de vinilo botas de tacón alto negros, sin sujetador y una franelilla marrón ajustada del color de la sangre que se abría un poco sobre su pecho, ofreciendo una mirada a la pálida piel de sus pechos. Había conseguido el efecto deseado. Los hombres le miraron y las mujeres gruñeron mientras caminaba hacia la barra y ocupaba un taburete libre.
El barman, uno de los cabezas rapada, con el tatuaje de una hoz que se extendía por todo su cuello desde la oreja hasta la clavícula, le dirigió una dura mirada antes de mirar hacia el otro extremo de la habitación. Si estaba buscando permiso para servirle, debió haberlo conseguido porque deslizó una servilleta cuadrada de papel blanco ligeramente humedecida frente a ella
"¿Qué quieres, cariño?"
Sasha sonrió "¿Qué tienes?"
Él se echó a reír, todo su rostro enrojecido, mientras sus ojos se deslizaban hacia la abertura de su franelilla "Tanto como puedas manejar"
"Esa es una promesa enorme"
"Es una muy buena carne de primera" la agarró por la muñeca y tiró de ella hasta que tuvo que inclinarse a lo largo de la barra para quitar presión de su hombro. Él olía a sudor y cerveza. La posición le dio una bonita vista del resto de sus pechos y él tomó su tiempo mirando "Mantén ese asiento caliente nena y voy a darte una probada más tarde"
"Por qué no…"
"Esa es una frase bastante barata, Wheels" Nika se situó junto a Sasha y puso una mano en el medio de su espalda.
El camarero miró a Nika y se encogió de hombros "No puedo dejar de decir la verdad. Diez centímetros de lo mejor de Idaho"
"Bueno, mantén tu hamburguesa en el envoltorio" Nika rodeó a Sasha y golpeó la mano del camarero que aún sujetaba la muñeca de Sasha "La castaña aquí está conmigo"
"¿No me digas?" Wheels miró a Sasha, su boca una línea dura en su rostro de granito.
Nika se inclinó y rozó su boca sobre la oreja de Sasha "¿Qué dices, castañita?"
Ignorando el agarre en su muñeca, Sasha se volteó en el taburete de la barra y llevó su boca hacia la de Nika. Nika tenía una bonita boca y como no tenía un montón de opciones, bien podría aprovechar la oportunidad. Se tomó su tiempo, pasando la punta de su lengua por el labio inferior de Nika antes de presionar su boca firmemente sobre la de Nika, respirando en el fresco sabor a invierno de ella. Cuando se echó hacia atrás, un par de motorizados cercanos silbaron.
Nika sonrió "Acabas de recibir su respuesta, Wheels"
"Sigan así…" dijo el fornido cantinero y gruñendo soltó con renuencia la muñeca de Sasha "…y voy a tener suficiente para las dos"
"¿Qué tal dos cervezas en lugar de eso?" Nika deslizó su brazo alrededor de la cintura de Sasha y deslizó su mano hasta que tomó la parte inferior de los senos de Sasha. El pezón de Sasha se endureció contra la palma de Loren.
Wheels gruñó y sacó dos cervezas de barril colocando los tarros frente a ellas. Cuando se alejó,Nika acarició con la punta de su nariz el cuello de Sasha, sus muslos apretados contra la cadera de Sasha y sus dedos acunando el pecho de Sasha
"Debiste decirme que vendrías"
"¿No te gustan las sorpresas?" Sasha sonaba un poco sin aliento y su enfoque vaciló por un instante cuando el roce de los dedos de Nika sobre su pezón hicieron que un escalofrío le recorriera la espalda. Había previsto que se pondrían algo físicas, lo que no había esperado era ser afectada por el contacto. Tuvo que luchar para no presionar aún más contra la mano de Nika.
"No me importan, pero si me dirijo a una pelea, me gusta estar preparada" Nika pensaba que había aclarado su punto ante cualquier persona que las veía. Sólo había declarado su derecho sobre Sasha y al menos esta noche los hombres darían marcha atrás, esperando y observando como todo se desarrollaba. Pero Ramsey estaba mirando desde el otro lado de la habitación y no quería dejar ninguna duda de sus intenciones. Y Sasha se sentía demasiado bien para dejarla ir…la suavidad de su pecho y el azote de calor proveniente de su cuerpo la mantenía anclada en su lugar. Deslizó su boca sobre el cuello de Sasha. Incluso sabía dulce. Almendras y vainilla
"Te arriesgaste al pasearte por aquí. Si los hombres no te comían viva, las mujeres lo hubiesen hecho"
"Podría haberlos manejado"
Nika acunó la barbilla de Sasha con la mano libre y acarició con su pulgar el pequeño hoyuelo que le hacía lucir resistente y vulnerable al mismo tiempo "Puede ser. Pero ya que eres mi chica, depende de mí cuidar que nadie vaya tras de tí furtivamente"
"Tu chica ¿eh?" Sasha inclinó la cabeza hasta que sus ojos se encontraron y sus bocas estuvieron al alcance de un nuevo beso. Sabía que estaban jugando, pero le gustaba el juego. Y realmente le gustaba la boca de Nika.
Nika se inclinó y la besó. Esa bonita boca de Nika era muy talentosa, rozando suavemente los labios de Sasha al principio, luego con más firmeza, permitiendo que Sasha la probara nuevamente.
El beso se volvió más intenso y más caliente hasta que Sasha tuvo que retroceder para aliviar la presión que se acumulaba entre sus muslos. Casi no podía pensar. Error. Gran, gran error.
Nika murmuró contra su boca "El lugar más seguro para ti es estar conmigo. Así que sí, eres mi chica"
"Muy bien" susurró Sasha siguiendo su instinto "Supongo que conseguiste una vieja"
****************
Lena llamó a Chuck Ferrell, el agente que Eddie Byrnes había sugerido. El hombre no parecía sorprendido de escucharla y sospechaba que Eddie le había dado un aviso sobre su conversación. No podía culparlo. Eddie tenía que proteger sus fuentes y su reputación.
"No sé cómo puedo ayudarla Directora" dijo la voz ronca "Hemos tenido agentes y adiestradores encubiertos allá afuera, de seguro, pero no podemos sacarlos porque alguien quiere inteligencia"
"Entiendo" dijo Lena con calma "Estoy dispuesta a volar, reunirme con ellos en su propio terreno. Nadie tiene que saberlo"
Él se echó a reír "¿Sabe cuanta organización requiere eso? Suponiendo que ellos acepten reunirse con ud"
"Lo sé. Le estoy pidiendo amablemente, dándole tiempo, para que les diga que voy a ir…de una manera u otra"
Él suspiró "Voy a hacer unas llamadas. Deme su número"
Ella le dijo "Treinta y seis horas. Entonces, voy a empezar a abrir los archivos y a excavar nombres"
"Ya la escuché. Haré lo que pueda"
"Gracias"
Revisó los informes sobre las actividades de los supervivientes, buscando a los conocidos activistas y líderes paramilitares que podrían tener los recursos para ser una amenaza real.
Elaboró una lista de veinte posibles que tenían la experiencia, los conocimientos de organización y los contactos para organizar el tipo de plan en el que Jennifer Pattee había sido parte. El dinero para llevarlo a cabo era otra cuestión y ese hilo aún seguía eludiéndola. Cerca de las 02:00, cuando ya había hecho todo lo que podía en un escritorio, cerró el ordenador y tomó un taxi a casa.
Entró en el apartamento vacío, se duchó y se tendió desnuda en la cama. No había dormido allí sola durante mucho tiempo. Nunca había dormido bien hasta Yulia. Con Yulia en sus brazos no soñaba con sus errores, no era perseguida por aquellos con quienes había fracasado en la protección. Yulia ahuyentaba sus fantasmas.
Mientras miraba el techo, pensó en llamarla. Había dejado el teléfono sobre la mesa junto a la cama. No era por terquedad u orgullo, pero una llamada telefónica habría sido sobre su necesidad, no la de Yulia. Yulia le había enviado un mensaje de texto y su mensaje había sido claro. Quería un poco de espacio. Un poco de tiempo para sí misma. Eso era algo que Lena podía darle pero no podía darle lo que más importaba.
Se puso de lado y miró en la oscuridad. En pocas horas estaría camino a Georgia y luego a Idaho. Cuanto más se acercaba a las respuestas que necesitaba, mayor era el riesgo a represalias. Yulia probablemente estaba más segura exactamente dónde estaba.




Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 775
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓDIGO De HONOR// Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Lun Ago 07, 2017 12:46 am

CAPITULO 13





Yulia despertó en la cama desconocida antes del amanecer. El reloj de cabecera marcaba las 5:05. Se puso los vaqueros y la vieja camiseta, que llevaba el nombre de su escuela preparatoria, que Diane le había prestado y caminó descalza hasta la cocina. En un día claro, el piso de Diane ubicado en lo más alto, tenía una vista de un millón de dólares de Central Park,pero por el momento la única luz provenía de una pequeña lámpara de mesa sobre la mesa circular delante de las ventanas opacas y oscuras. Una mujer estaba sentada allí en una de las sillas de hierro forjado, con la mejilla apoyada en la mano, de espaldas a Yulia. Su cabello rubio era color dorado, más ligero que el de Yulia cuando lo llevaba de su color natural y el más corto que Yulia hubiese recordado. Sus delgados hombros parecían hundirse dentro de su camisa de seda oscura. Sus ojos estaban cerrados, su perfil era tan elegante como un camafeo tallado.
Sin querer, fascinada por la triste y solitaria belleza de Valerie, Yulia se detuvo, mirándola,preguntándose si debía despertarla o simplemente debía alejarse. Quería que Valerie le agradara, porque su mejor amiga la amaba. Una parte de ella, la mayor parte de ella, le gustaba y le debía por muchas cosas. Valerie había salvado la vida de Lena más de una vez. Valerie también había sido amante de Lena y una parte de esa conexión aún persistía entre ellas. En su cabeza y su corazón, Yulia sabía que Valerie no era una amenaza, pero el animal que vivía profundamente en los rincones primitivos de su mente la instaba a marcar su territorio cada vez que ella y Valerie estaban en la misma habitación. Si realmente hubiese sido la bestia que merodeaba en su subconsciente, habría gruñido en advertencia. Tal vez lo había hecho.
Valerie abrió los ojos y dijo con su voz de contralto
"Espero no haberte despertado"
"No lo hiciste" sabiendo que no podía retirarse sin hacer el ridículo, caminó el resto del camino a la cocina y miró la cafetera. Afortunadamente, estaba llena y caliente. Otra cosa que le debía a Valerie. Sacudiendo la cabeza, se sirvió una taza, acunó la taza caliente entre sus manos y se apoyó en el mostrador "¿Cuándo llegaste?"
"Hace una hora. No quería despertar a Diane" Valerie sonrió e incluso los círculos oscuros bajo sus ojos no podían estropear su belleza "Afortunadamente, puede dormir a través de cualquier cosa"
Yulia se rió en voz baja "Lo sé ¿Has comido algo?"
Las cejas de Valerie se unieron hacia abajo como si estuviera tratando de recordar "No creo que...no estoy muy segura de cuándo, pero no tengo hambre"
Yulia dejó la taza de café a un lado y abrió la nevera "Sólo piensas que no tienes hambre. Créeme, he visto a Lena después de unos días en el campo lista para caer del hambre y demasiado cansado para saberlo. Así que...comida primero. Dormir segundo"
Valerie comenzó a levantarse "No tienes que…"
"Por favor" Yulia indicó a Valerie que regresara a su asiento y sacó los huevos, mantequilla y queso. Conocía la cocina de Diane tanto como la suya. Sólo le tomó unos minutos revolver suficientes huevos y queso para las dos. Deslizó las tostadas en la tostadora y puso dos platos en la mesa pequeña. Después que las tostadas saltaron las untó con mantequilla, colocó los huevos en ambas platos y se sentó con su café al otro lado de Valerie. Indicó con la cabeza hacia el plato que había colocado delante de la amante de Diane
"Adelante. Come mientras esté caliente. Mi conjetura es que estarás dormida en media hora"
La elegante boca de Valerie se curvó en una sonrisa "¿Crees que todos somos iguales?"
Yulia escarbó en sus huevos "En su mayoría, sí" comió por un momento y luego puso su tenedor a un lado y se echó hacia atrás. No estaba tan hambrienta. Se preguntaba si Lena se había molestado en comer. Probablemente no. Café y donuts no constituían una comida.
Valerie no era como Lena…Valerie era misteriosa y cambiante, mientras que Lena era tan honesta y firme como una base de roca. Valerie era tan efímera como una melodía a la deriva en la brisa, imposible de capturar. Lena era un centinela que resonaba en cada célula, fuerte e inflexible. Polos opuestos, pero las dos aceptaban una vida de constante peligro en nombre del deber y cada una, a su manera, cortejaban a la muerte
"¿Por qué lo haces?"
Valerie le miró fijamente "¿No deberías preguntarle a Elena?"
"Probablemente" Yulia sonrió con ironía y rompió una esquina de la tostada "Sé lo que me diría, pero todavía no estoy segura de entender. Tal vez tú le des más sentido"
"No lo creo"
Yulia rió "¿Porque es otro secreto de agentes secretos?"
"No" Valerie pinchó un montón de huevos, hizo una pausa antes de llevárselo a la boca. Miró a Yulia evaluándola con sus ojos "Debido a que Elena es motivada por un deseo de justicia. Yo no"
"Sabes, realmente debería odiarte, pero no puedo"
"¿Por qué?" Valerie preguntó en un tono curioso "¿Porque amo a Diane y no siempre la hago feliz?"
"Eso. Y porque amas a Lena"
"Ah" dijo Valerie, sin negarlo. Terminó los huevos y tomó un sorbo de café "Somos afortunadas, tú y yo. Diane me ama y Elena te ama. Trato de no pensar en por qué tengo la suerte de que lo haga"
"Lo sé. Eso hace que me duela la cabeza cuando lo hago"
Valerie asintió lentamente "Sí, entre otras cosas"
"¿Y bien?"
Valerie se echó hacia atrás y pasó una larga y elegante mano por su cabello. Su expresión se endureció y algo oscuro se movió a través de sus ojos "Lo hago porque estoy enojada. Y porque cada vez que gano, me siento mejor. Y supongo, que lo hago porque soy buena en eso"
Valerie había sido una prostituta costosa en DC como parte de su cubierta pero qué…o quién…había sido antes de eso era un misterio
"¿Venganza?"
"Es posible ¿No es justo el otro lado de la justicia?"
Yulia se echó a reír "Bueno, yo diría que sí, pero sé que Lena no lo haría"
"No, Elena está motivada por algo mucho más justo. Ella es probablemente la única persona verdaderamente noble que he conocido"
"Yo también"
"Debe ser muy difícil estar enojada con ella"
Yulia volvió a reír, entendiendo un poco por qué Diane amaba a esta mujer inaccesiblemente distante. Por Lena lo había hecho. Valerie veía más allá de la superficie, como si las barreras de defensa fuesen solo aire
"No es difícil en absoluto enojarse con ella. Lo que es realmente difícil es permanecer enojada"
"Sospecho que ella lo sabe"
"No deberías ser tan amable conmigo. No he sido exactamente amable"
"No me había dado cuenta" Valerie se encogió de hombros "Además, amas a Diane y eso es suficiente para mí"
Yulia se levantó y llevó sus platos y tazas hacia el fregadero "Es muy molesto estar rodeada de personas que sea muy difícil que no te gusten"
"Sí, me imagino que es la lata"
Yulia miró por encima del hombro y Valerie sonrió. En ese instante, no era nada más que pura belleza
"Vete a la cama, Valerie. Diane estará feliz de que estés en casa"
Valerie asintió con la cabeza y se levantó "Hazme un favor"
"Muy bien"
"Si Elena está en problemas, llámame"
"¿Qué te hace pensar que está en problemas?" Yulia quería confiar en Valerie, pero había aprendido de la manera difícil que los que pretendían amistad muchas veces mentían. Y Valerie era un fantasma…nadie sabía exactamente para quién trabajaba.
"Estás aquí, no planificado, por lo que puedo ver" Valerie hizo un gesto hacia la camiseta prestada de Yulia "Se supone que deberías estar en tu luna de miel…o lo que se considera como una para alguien en tu situación. Mi conjetura es que Elena está trabajando en algo urgente y tú o no sabes de que se trata, o lo sabes pero no estás feliz por ello. Eso por lo general acarrea peligro"
"He vuelto a odiarte de nuevo"
Valerie se encogió de hombros "En fin…soy muy buena en lo que hago. Y tengo amigos"
"Haría un trato con el diablo si eso significa que podría mantener a Lena a salvo"
"A veces el diablo es la única opción, pero es mejor dejar eso en manos de los que ya hemos vendido nuestras almas"
Valerie no rió.
"Lo recordaré"
"Recuerda también que Elena es la mejor. Buenas noches, Yulia"
"Que duermas bien, Valerie" Yulia regresó a la cama y se metió bajo las sábanas con la ropa puesta, a pesar de que la habitación estaba caliente. No quería estar desnuda sola.
5:35.
Cogió el teléfono y presionó el número de Lena en el marcado rápido.
Lena respondió de inmediato "Estás levantada muy temprano"
"Pensé que podría extrañarte ¿Vas a abordar pronto?"
"Ahora estoy en la línea"
"Ven a Nueva York cuando hayas terminado allí"
Lena permaneció en silencio.
"¿Qué?" preguntó Yulia, sentándose en la cama.
"Puede que no sea capaz de volver allí de inmediato. Otra reunión"
"¿Dónde?"
"Costa Oeste. Podría estar fuera unos días"
"Quiero verte antes de que te vayas"
"Voy a intentarlo"
El estómago de Yulia se apretó "Lo digo en serio, Elena. No vas a desaparecer sin una explicación"
"Estoy en el túnel de embarque. Me tengo que ir. Te amo"
"Yo también te amo, maldita sea"
"Voy a intentarlo"
"¿Lena?" la línea había quedado en silencio.
Yulia dejó caer el teléfono en la cama y cerró los ojos. Odiaba que no pudiera mantener a Lena a salvo, pero al menos Valerie era el diablo que conocía.

****************

El Rooster Ugly finalmente dejó de llenarse cerca de las 04:30 y la barra se vació lentamente.
Los miembros con viejas se fueron a sus casas. Otros se emparejaron y se dirigieron a las habitaciones en la parte trasera para un polvo rápido o tres, dependiendo de la cantidad de alcohol que habían consumido. El club tenía una estricta política de no-drogas en el Rooster…los policías locales tendían a caer sin avisar con demasiada frecuencia como para arriesgarse a ser arrestados por drogas. Las prospectos y aspirantes que no habían conseguido un nido y algunos miembros demasiado borrachos para moverse se desmayaron en los sofás, sillas, e incluso la mesa de billar de la gran sala detrás de la barra.
Cuando la acción finalmente llegó a un punto muerto, Sasha terminó su segunda cerveza. La había estado cuidando toda la noche y estaba caliente y desabrida. Hizo una mueca, se inclinó sobre la barra y vertió el desperdicio en el fregadero de acero inoxidable
"Dios, esa cosa sabe a orine de pantera"
Nika bajó del taburete a su lado y envolvió sus brazos alrededor de la cintura del Sasha desde atrás. Tirando a Sasha contra su pecho, besó la parte posterior de su cuello
"Te hubiese conseguido una botella si lo hubieses pedido"
Sasha se volvió y rodeó con sus brazos alrededor de los hombros de Nika. Mordió su labio inferior
"Quien diría ¿Tienes lo que quiero en una botella?"
"No cerveza. Algo mejor"
Sasha envolvió una pierna alrededor de Nika y acarició su pantorrilla lentamente subiendo hacia la parte posterior del muslo de Nika hasta que la parte inferior de sus cuerpos se entrelazaron.
El calor de Nika se irradió a través de los vaqueros de Sasha y la hizo palpitar.
"Estás haciendo un montón de promesas esta noche"
"Bueno, supongo que tendré que cumplirlas, entonces" Nika escudriñó la habitación "¿Lista para salir?"
"Odio tener que decirte esto, pero no voy a subirme a esa moto a diez bajo cero. Ni siquiera por una promesa"
Nika sonrió "¿Cómo has llegado hasta aquí esta noche?"
"En un cacharro de alquiler que por lo menos tiene algo que pasa por un calentador"
"Entonces vamos a tomar eso. A menos que…" Nika hizo un gesto hacia el sillón vacío restante. Estaba asegurada de un solo lado y los resortes parecían como si estuviesen a punto de estallar fuera del sillón "…prefieras quedarse aquí. Puedes acurrucarte en mi regazo"
Sasha consideró los aspectos tácticos de irse o permanecer. Si se iban, tendría que negociar el siguiente paso en el plan con Nika, considerando que estaba aquí en medio de donde quería estar en estos momentos. Podría hacer que algo sucediera si estaba aquí, manteniéndose en la cima de los acontecimientos. Después de todo, era por eso que había venido
"Supongo que no haría daño ser vistas"
Nika sonrió "No le haría daño a mi reputación con los chicos, eso es seguro"
"Dios…" murmuró Sasha "…está bien, siempre y cuando sea tu culo el que este sobre los resortes"
Riendo, Nika tomó la mano de Sasha y tiró de ella hacia el lado opuesto de la habitación. Se acomodó en el sillón y empujó a Sasha sobre su regazo.
Sasha levantó sus rodillas y se acurrucó en el pecho de Nika. El cuerpo de Nika estaba caliente y firme. Olía bien. Sasha acarició su rostro con el cuello de Nika y porque quería besarla y no había ninguna razón para no hacerlo, lo hizo. Nika murmuró bajo en su garganta y pasó la mano por el costado de Sasha hacia la curva de su pecho. Sasha se arqueó y presionó su boca sobre la oreja de Nika
"No voy a follarte delante de una audiencia"
"Todos están distraídos"
"Ramsey se encuentra en la parte de atrás en algún lugar y nos estaba mirando"
"¿Otro lugar entonces?"
"Buen intento…" susurró Sasha "…pero si estamos solas, no será necesario"
"Si me sigues besando así, lo será"
"Supongo que tendré que detenerme, entonces"
Nika deslizó una mano en la nuca de Sasha y la mantuvo en su lugar mientras exploraba la boca de Sasha en un lento y profundo beso. Cuando se detuvo murmuró
"Preferiría que no lo hicieras"
"Si vamos a quedarnos, voy a dormir" dijo Sasha aunque lo que quería hacer era empujar su mano bajo la camisa de Nika y acariciar su piel. Quería las manos de Nika sobre ella, sin nada entre ellas y el deseo era demasiado extraño para analizarlo cuando había estado despierta durante dos días y medio y estaba rodeada de gente que podría matarla si resbalaba. La lujuria se acurrucaba en su vientre como una hambrienta necesidad ardiente y la apartó
"Lamento decirte eso"
"Soy paciente" Nika encajó la cabeza de Sasha bajo su barbilla y la envolvió entre brazos "Sigue adelante y duerme algo. Estaré aquí"
La promesa fue sólo una frase, pero a Sasha le gustaba como sonaba. Demasiado. A pesar de todo, cerró los ojos y se dejó caer.

****************

Lena se sentó en el asiento de pasillo junto a la capitana Oksana Kozlova
"Lamento arrastrarte lejos en tan poco tiempo"
Oksana abrochó el cinturón de seguridad "No hay problema. Viene con el trabajo"
"¿Se ha instalado bien?"
Oksana Kozlova era la recién nombrada jefa de la unidad médica de la Casa Blanca…la doctora del presidente. Había subido a bordo del WHMU en medio de una investigación para encontrar la fuente de una fuga en alguna parte cerca del presidente. Oksana y su nueva amante del Servicio Secreto la Agente Especial Irina Daniels habían sido fundamentales en la aprehensión de Jennifer Pattee. En unas semanas, cuando el presidente saliera en su gira de campaña, Oksana estaría a su lado todo el tiempo.
"Hasta el momento…" dijo Oksana "…no ha habido nada en este trabajo que se asemeje a una rutina para asentarse. Pero estoy feliz de estar aquí" el avión rodó por la pista a pocos minutos después de las seis. Oksana bajó la voz a pesar de que los motores estaban acelerando "¿Alguna idea de lo que estamos buscando?"
"No estoy segura. Sabemos que el virus fue robado de Eugen, pero no el quién o el qué" dijo Lena "Tenemos una técnico de laboratorio ausente sin permiso llamada Angela Jones…un alias,estoy segura…y no mucho más. Es posible que tengas una mejor oportunidad que yo de descubrir algo que luzca fuera de lugar"
Oksana dijo "Puedo hablar con el equipo que desarrolló el virus y averiguar cuántas personas sabían de él durante la fases de planificación. Esto no fue un accidente o un crimen de oportunidad. Esto tomó tiempo para organizarlo. Quien lo haya robado sabía lo que quería y sabía cómo manejar un nivel cuatro de contagio. La persona infiltrada estaba cuidadosamente colocada, con mucha antelación. Tenemos que saber quién tenía el conocimiento de eso"
"Vamos a averiguar quién tenía la habilidad y la oportunidad de acercarse al virus, hablaremos con los compañeros de trabajo, rastrearemos en los registros de los empleados" Lena se encogió de hombros "Sospecho que van a ser falsificados, pero nunca se sabe. Un infiltrado inteligente utiliza parte de la verdad. La revisión de los antecedentes superficiales a menudo recogen pocas referencias objetivas y eso sería suficiente para satisfacer a los empleadores más de lo que piensas. Incluso las agencias federales"
"Tenemos que estar seguras de que no hay otro lote que falte" dijo Oksana.
"Una vez que estemos en la pista, tendrá que estar preparada para todo"
La mirada de Oksana era firme y serena "Voy a estarlo"
Lena tendría que confiar en que Oksana y su unidad serían capaces de hacer frente a cualquier situación de emergencia ya que el presidente no era el único en peligro. Su trabajo consistía en velar que Oksana nunca fuese necesitada.



CAPITULO 14


Cuando terminó la revista a las 06:00, Jane siguió a su padre a la sede y le pidió permiso para hablar con él. Graves asintió con la cabeza y se dirigió a su oficina. Jane le dio sus objetivos de media docena de siluetas en forma hombres, su record de tiempo con los objetivos y en silencio se puso en posición de descanso mientras él estudiaba los patrones de las balas en cada uno. Él no la miró y ella no pudo leer nada en su expresión mientras examinaba el primero y luego el otro. Después de colocar la última carta boca abajo sobre el escritorio, se dio la vuelta y se sentó detrás de él
"Hay una pequeña desviación a la izquierda que debes corregir, pero los disparos a la cabeza están estrechamente agrupados y el disparo al cuerpo está dirigido al centro de la masa corporal. Disparos para matar, todos ellos. Bien hecho"
"Gracias, señor"
"Tu velocidad podría ser mejor. Estás fuera de forma"
"Sí, señor" dijo Jane "Lo sé. Voy a rectificarlo como máxima urgencia, señor"
"Hazlo" tomó el teléfono, marcó un número y dijo enérgicamente "A partir de ahora, la capitana Graves asumirá el mando de la compañía C. Todos los soldados alojados en el recinto se reportarán en la plaza de armas a las 11:00 horas para el cambio de mando" Graves cortó la comunicación y lo dejó caer sobre el escritorio "La orden saldrá con los reportes informativos diarias"
El orgullo y la satisfacción hincharon el pecho de Jane "Agradezco su fe en mí, señor"
"Espero que no me decepciones, Capitana"
Jane saludó enérgicamente y se dio la vuelta hacia la puerta. Había avanzado solo unos pasos antes que la voz de su padre la obligara a detenerse.
"Hemos tenido algunas noticias sobre tu hermana"
Jane giró "¿Dónde está? ¿Qué puedo hacer?"
"Ella todavía está en DC y en este momento, no hay nada que puedas hacer" Graves empujó su barbilla hacia adelante "Por los informes, está recluida en un centro de detención muy bien resguardado"
"¿Nuestra fuente es buena?"
"Las fuentes de Robbie son excelentes. En una burocracia excesiva como la que mantiene el encargado de nuestro país, es imposible mantener cualquier cosa sin dejar rastro. Los hombres,las armas, los alimentos, el dinero…todo debe ser requisados y todo deja una huella" Graves esbozó una sonrisa "Tu hermano está bien posicionado y ha hecho muchos amigos. Guardias.Ayudantes chismosos. Los oficinistas especulan sobre el contenido de la documentación que pasa por sus escritorios"
"¿Él puede hacerle llegar un mensaje?"
"Todavía no. Es mejor que honres a tu hermana continuando nuestra misión. Ella ha hecho su parte y ahora es el momento de hacer la nuestra"
El estómago de Jane se anudó ante la idea de Jennifer en cautiverio. Sola. A pesar de que todos habían estado solos desde que habían sido lo suficientemente mayores como para salir de casa y desarrollar activamente sus partes en los planes de su padre. Había vivido sola, dormido sola y preparado sola. Pero siempre, los demás estaban allí. Podía llegar a ellos si lo necesitaba.
Cada cierto tiempo, incluso había sido capaz de hacer contacto físico con Robbie o Jenn. Sus hermanos eran sus compañeros de batalla, su sistema de soporte de vida. Tener a Jenn separada de ella era similar a la pérdida de una extremidad y sufría por ella. Lo peor eran esos momentos fugaces cuando lo olvidaba, cuando aún pensaba que si extendía la mano, Jenn estaría allí.
Luego que la realización le inundaba nuevamente…y Jenn era apartada de ella y el dolor se reavivaba como la quemadura fantasma de un miembro faltante, igual de agonizante

"Tiene que haber alguna forma"
"Puede ser" dijo su padre "Lo que necesitamos es el tipo correcto de influencia"
Había aprendido casi tan pronto como había aprendido a caminar que los mensajes de su padre a menudo estaban encubiertos de insinuaciones y sugerencias ocultas. Él quería que ellos pensaran por sí mismos, que aprendieran a crear estrategias como él. Ahora él estaba esperando que ella hiciera las conexiones, que conectara las piezas. Pensó en Jennifer en una jaula y se obligó a analizar el problema con serenidad ¿Qué haría falta para abrir la puerta de la jaula cuando los carceleros tenían todo el poder?
La anticipación creció en su pecho y la sensación de malestar en su estómago le quemó
"Necesitamos algo para intercambiar"
"¿Algo?"
"Podríamos amenazar con un ataque en masa a menos que sea liberada"
Graves aplaudió con las manos delante de su pecho y admiró a su hija mayor. Cuando ella nació, se sintió decepcionado que no hubiese sido un niño, pero se había vuelto el mejor soldado de los tres. Todos eran inteligentes, todos ellos dedicados, pero Jane tenía el corazón de un asesino. Nunca se asustaba con las soluciones definitivas
"¿Cómo qué?"
"Otro agente biológico…sarín (gas nervioso, agente químico muy tóxico), tal vez…o explosivos destinados a zonas de alta densidad u objetivos de alto perfil…Wall Street, el Super Bowl, los Oscar"
Él asintió con la cabeza "Eso podría funcionar, aunque el plan tomaría tiempo para crearse y es posible que no tengamos mucho tiempo. Ella podría ser movilizada una vez que se den cuenta que no obtendrán ninguna información de ella. En este momento, ella está en el limbo. Una vez que esté en el sistema y más gente sepa sobre ella, la posibilidad de un intercambio es menos probable. Después de todo, ellos profesan no negociar con terroristas"
"Sabemos que no es verdad" se burló Jane "Mientras los medios de comunicación no lo sepan,todo tipo de negocio es posible"
"Vamos a suponer que la ventana de oportunidad es una semana, dos o tres a lo sumo ¿Qué más?"
"Un trueque de uno por uno, sólo sería posible si tuviésemos a alguien de gran valor como moneda de cambio" dijo Jane, pensando mientras hablaba. Ella miró a su padre "Pero ¿Qué pasaría si ellos tienen a alguien que pudiésemos usar para el intercambio? ¿Alguien como Yulia Volkova?"
"Es muy posible. También es muy difícil. Probablemente ahora sea la persona más fuertemente custodiada como el presidente" él sonrió débilmente "Pero creo que podrías estar en algo"
"Voy a trabajar en eso. Tiene que haber una manera"
"Bien. Mientras tanto, tenemos un acuerdo sustancial de armas en las manos. Quiero que te encargues de eso"
"Sí, señor" dijo Jane con energía, un sentido de propósito reemplazó la persistente desesperanza. Esto era lo que necesitaba. Volver a la acción, con una pistola en la cadera y un rifle en su hombro. Había pasado dieciocho meses encubierta en un laboratorio y no lo lamentaba. Había sido la que tenía el entrenamiento para hacerlo, pero en su corazón, era un soldado. Y ahora tenía la misión más importante de su vida.
****************
Cuando Yulia despertó de nuevo eran casi las 08:00 a.m. Se duchó en el baño contiguo a la habitación y se puso más ropa prestada. Vestida con una camiseta manga larga de marina de guerra, pantalones oscuros y gruesos calcetines de lana, caminó en silencio a través de la sala de estar en los pisos de madera relucientes hacia la cocina en busca de más café. Diane estaba sentada en una bata de color verde esmeralda en la mesa donde Valerie había estado un par de horas antes, bebiendo té y revisando su iPad.
"Buenos días" dijo Yulia.
"Hola. Entiendo que te hiciste cargo de mi novia esta mañana"
"Difícilmente me hice cargo de ella" Yulia sirvió una taza de café y se sentó frente a Diane "Sólo le di algo de comer"
"Te lo agradezco"
"¿Está todo bien?"
Diane levantó un hombro y sonrió irónicamente "¿Quién sabe? Ella dice que sí"
"¿Qué te pasa?"
Diane apartó el iPad a un lado y tomó la taza entre sus manos. Se quedó mirando el té como si las hojas que permanecían en el fondo de la taza le estuviesen dando un mensaje "La amo.Nunca esperé que nadie me tocara de la manera en que ella lo hace. No sólo físicamente, lo cual es sorprendente, pero...la miro y siento cosas que nunca supe que podía. Ella hace que duela,hace que desee y me asusta"
"Sí…" dijo Yulia "…eso suena como amor, para mí. Especialmente la parte que da miedo"
"Bueno, somos un par ¿no?" Diane rió suavemente "¿Cómo demonios hemos acabado con esas dos?"
Yulia negó con la cabeza "No tengo idea. Debí haberte seducido hace mucho tiempo"
Diane sonrió por encima del borde de su taza, sus ojos azules y cristalinos cálidos cuando miró a Yulia

"Oh no, ya nos habríamos matado la una a la otra"
"Tal vez. Pero todavía estoy contenta de tenerte, sexo caliente o no. No sé lo que haría sin ti"
"Oh, cariño" Diane tomó la mano de Yulia y entrelazó sus dedos "¿Quieres decirme lo que realmente está pasando?"
"No lo sé y eso es lo que está haciendo de esto algo tan jodidamente difícil. Lena no está haciendo nada que no haya hecho antes, pero tengo un mal presentimiento…como si estuviésemos siendo arrastradas a un juego muy peligroso y no puedo ver que es. Me siento como si estuviera luchando contra un ejército de fantasmas"
"Tal vez deberías dejarle la lucha a Lena"
"Ojalá pudiera. Pero soy una parte del ejército…me reclutaron cuando mi padre decidió que el siguiente paso después de la mansión del gobernador, era la Casa Blanca. Lo amo, de verdad.Pero su ambición ha cambiado tantas vidas"
"Creo que eso es parte de la descripción del trabajo" dijo Diane.
"No estoy hablando de su papel como presidente. Me refiero al hombre con las personas que le aman"
"¿Le cambiarías, retrocederías el tiempo…si pudieras?"
Yulia suspiró "No más de lo que haría con Lena. Nunca. Los adoro a los dos, pero el costo para todo el mundo...ya sabes que Luce está enamorada de él ¿no?"
"Tengo ojos" dijo Diane "Me sorprende que los medios de comunicación no hayan tocado esa canción hace años"
"Probablemente tengan miedo ¿Quién querría a Luce ir detrás de ellos?"
"Tienes razón en eso" Diane acarició el borde de su bata a través de sus dedos, su expresión pensativa "Sabes, mientras él sea un presidente en ejercicio, no van a hacer nada al respecto.Ella es demasiado valiosa como su jefe de personal. Ella sería un desperdicio como primera dama"
"Dios, realmente no pienso en ellos casados" el corazón de Yulia dio un pequeño giro. Ella amaba a Luce, lo había hecho desde que era una niña, pero después de la muerte de su madre,solo habían sido ella y su padre contra el mundo. Pero, para ser justos, Luce siempre había sido parte de sus luchas y triunfos. Y ahora tenía a Lena. Su padre también merecía la felicidad personal "Luce como madrastra. Oh, Dios mío"
"Bueno, no veo a Luce tratando de ser una figura materna. No me preocuparía por eso"
"No lo hago, pero ahora estoy preocupada por ella. Si alguien quisiera hacerle daño a mi padre y en realidad no pudieran llegar a él, Luce sería un objetivo probable"
"Al igual que tu" dijo Diane suavemente "Estoy segura de que Lena lo sabe. Y tus fantasmagóricos. Ellos no van a dejar que les pase nada a ninguno de ustedes"
"Lo sé, lo sé" Yulia vació su café "Hay días en que sólo deseo que la vida sea simple"
"Y si lo fuera, no serías lo que eres y no creo que serías feliz"
"Probablemente no, pero no me importaría probar" Yulia dio un apretón a la mano de Diane
"Por ahora, sólo quiero a Lena a salvo, en casa"

****************
Una fuerte explosión hizo saltar a Sasha haciendo que se sentara y buscara en su cadera donde su arma debería estar, antes que registrara su entorno. Su mano se alejó vacía. El cuerpo firme debajo de ella se tensó y una mano apretó su cintura. El corazón de Sasha latía en sus oídos mientras se daba la vuelta en el regazo de Nika y examinaba la habitación.
"Está bien" murmuró Nika.
Un haz de luz gris entraba por la puerta abierta y una voluptuosa morena en ajustados vaqueros y un suéter de angora rosa irrumpía a través de la barra
"¿Dónde está?"
"Uh-oh" murmuró Nika "Quédate aquí"
Nika deslizó a Sasha hacia un lado y casualmente dio un paso hacia la Morena bloqueando su trayecto hacia la sala en la parte posterior de la barra y el laberinto de habitaciones en el extremo trasero
"Hola, Tricia. Las cosas terminaron realmente muy tarde anoche y Ramsey decidió dormir aquí y no despertarte en…"
"Oh, no me alimentes con esa mierda" gruñó la morena. Sus ojos oscuros serían hermosos si no estuviesen llenos con tanto veneno. Su boca se torcía en una línea enojada. Sacó una pistola del bolsillo delantero de su chaqueta de cuero "Primero voy a volarle las tetas a la rubia tonta con la que está y luego voy a clavarle las bolas"
"Whoa…Whoa" Nika levantó las manos "Solo espera un minuto aquí, Tricia. No quieres ir ondeando eso por todas partes"
"Tienes razón" dijo bruscamente Tricia apuntando la pistola en ángulo recto hacia el centro del pecho de Nika"No voy a ondear esto por todas partes, voy a apuntar y a disparar"
Sasha se dirigió hacia la mujer, juzgando la distancia entre ellas, tenía que acercarse lo suficiente para desarmarla sin poner en peligro a Nika.
Nika dio una pequeña sacudida a su cabeza y Sasha se detuvo, sus músculos temblaban por el esfuerzo de contenerse.
"Mira, Trish…" dijo Nika con calma "…respira profundamente. Voy a buscarte a Ramsey"
"Voy contigo. Quiero ver exactamente a quién tiene allí"
"Te estoy diciendo que…"
Tricia agitó el arma indicándole que avanzara "No se hable más. Quiero ver a la serpiente por mí misma"
"Está bien, está bien... lo encontraremos"
Sasha miró como las dos desaparecieron por la parte de atrás y luchó contra el impulso de seguirlas. Tenía que dejar que Nika tomara el control…Nika era la motociclista, después de todo, ella no era más que la vieja. La impotencia del papel le molestaba. Estaba acostumbrada a ser la encargada, la que estaba en control. Ahora estaba relegada a la condición de ciudadana de segunda clase. Dios, extrañaba su arma.
Fingiendo indiferencia, se acercó por detrás de la barra y se sirvió un vaso de jugo de naranja de la nevera escondida en la parte de abajo. El lejano sonido de gritos atravesaba las paredes de madera delgadas, pero cuando no escuchó disparos, comenzó a relajarse. Tomó un sorbo de jugo de naranja y observó a los otros que comenzaban a moverse. Las mujeres se sentaron con expresiones aturdidas, sus cabellos despeinados y sus maquillajes corridos. Los hombres luchaban por ponerse en pie y arrastraban los pies hacia la barra como atraídos por una fuerza invisible.
"Sácame una cerveza ¿quieres cariño?" un hombre barbudo corpulento con el cabello marrón murmuraba mientras se apoyaba en la barra. Olía como si hubiese dormido con la ropa puesta por una semana.
Sasha le sirvió un tarro y lo deslizó delante de él.
"No capté tu nombre" dijo con voz áspera.
"Castaña"
"¿Así que prefieres chupar coños que pollas castañas?"
Ella sonrió y le saludo con su Do (saludo en inclinación) "Cualquier día"
Él gruñó y tomó la mitad de la cerveza "Esa Pavlova siempre ha sido un bastarda con suerte"
En ese momento, Nika salió del pasillo trasero "¿Qué es lo que estás diciendo de mí, Spike?"
"Estaba diciéndole a tu vieja que siempre has tenido suerte ¿Recuerdas el año pasado cuando tres de los chicos fueron detenidos? Se suponía que estarías en esa carrera, pero a tu moto se le espichó un neumático antes de salir"
"Sí. Estuvo cerca" Nika bordeo la barra y se acercó a Sasha. Besó la parte posterior de su cuello y pasó un brazo alrededor de su cintura. La atención de Spike inmediatamente de alejó de ellas,como había esperado.
"¿Estás lista para salir de aquí, bebe?" Nika acarició con su nariz la oreja de Sasha.
Los pezones de Sasha se endurecieron con voluntad propia y todo por debajo de su cintura pulsaba. Dios, había estado excitada durante horas y su cuerpo se sentía como si fuese a estallar con un solo toque en el lugar correcto. Dejó caer la cabeza hacia atrás sobre el hombro de Nika y besó su cuello
"Más que lista"
"Mierda. Bastarda con suerte" murmuró Spike y se tambaleó hacia la aspirante con la que se había enredado la noche anterior.
Sasha se giró y besó a Nika con fuerza "Quiero salir de aquí, ahora"
Nika apretó el cabello de Sasha en un puño y le devolvió el beso "Mi casa"
"Sí" susurró Sasha.



CAPITULO 15




“¡Hey, Pavlova!" Ramsey llamó justo cuando Nika y Sasha llegaron a la puerta de enfrente para salir del Rooster "¿Puedo hablar contigo un momento?"
Nika mantuvo su brazo alrededor de la cintura de Sky y se volvió hacia Ramsey que estaba en la parte posterior de la barra.
"Claro, Prez"
Ramsey sonreía, su brazo sobre los hombros de Tricia. La furia homicida Valquiria se había ido…ahora Tricia parecía un gato bien alimentado, con una expresión de satisfacción en su rostro mientras se apretaba a su lado, con una mano apretando el cinturón de cuero ancho. Por suerte, Ramsey había estado solo cuando Nika había llevado a Tricia de vuelta a la habitación que mantenía en la zona sólo para miembros. Lo que había dicho…o hecho… cuando Nika los dejó a los dos solos, había sido suficiente para satisfacer a su vieja.
Nika besó a Sasha y le dio una palmada en el culo "Adelántate, bebe. Despega"
Sasha deslizó su mano detrás del cuello de Nika, la agarró del cabello y le devolvió el beso,pegando su cuerpo con el de Nika. El aliento de Sasha era cálido encrespando la oreja de Nika
"Yo me quedo"
"Ten cuidado" murmuró Nika “Ya regreso"
"Tómate tu tiempo" dijo Sasha improvisadamente, lo suficientemente alto para que Ramsey escuchara.
Nika vaciló, casi sin aliento por el beso inesperado. Sasha lograba mantenerla fuera de balance y normalmente eso sería un problema. Diablos, era un problema. Pero no lograba que le importara. Sasha se había sentido demasiado bien acurrucada en su regazo en las horas oscuras de la noche. Cálida y suave e incongruentemente frágil, cuando Nika sabía que eso no era cierto en absoluto. Sin importar quién era Sasha, amiga o enemiga, era una mujer peligrosa,potencialmente mortal. Al mismo tiempo, Sasha se había sentido innegablemente vulnerable mientras dormía y le permitió a Nika que la viera de esa manera. La confianza que había puesto en Nika la había conmovido más que nada, desde que su madre le había asegurado que su familia siempre iba a creer en ella. Desde esa llamada hace una eternidad, Nika no había permitido que nadie se acercara lo suficiente para confiar o que confiaran.
Y por mucho que sabía que sólo estaban jugando un papel en la farsa su vida se había transformado, quería que el juego continuara. Todavía podía sentir el cálido aliento de Sasha en su cuello, la sensación tan intensa le había dejado más satisfecha como ninguno de sus encuentros sexuales casuales hubiesen logrado. Había estado desnuda con mujeres que no le habían proporcionado el placer que había experimentado con sólo acariciar el cabello de Sasha entre sus dedos. Mientras examinaba cuidadosamente los mechones de color castaño oscuro,percibía los latidos del corazón de Sasha contra el suyo, la presión de la mano de Sasha sobre la piel desnuda de su garganta se había convertido en el único punto de sensibilidad en su cuerpo,hasta que esos pequeños puntos de placer se habían intensificado y la habían llenado. Hasta que Sasha era todo lo que sabía. Incluso ahora, el placer le había arrollado profundamente en su interior y tuvo la necesidad de inclinar su cabeza y darle otro beso. No quería irse, no quería dejar sola a Sasha.
Sasha se apartó y se paseó a lo largo de la barra hasta que estuvo a pocos metros de Ramsey. Él la vio acercarse con interés depredador. Ella apoyó la cadera en un taburete de la barra, cruzó las piernas y sonrió
"Supongo que sabes por qué estoy aquí"
"Lo he escuchado" dijo Ramsey.
"¿Hoy es un buen momento?"
Sus ojos se entornaron y Tricia repentinamente se centró en Sasha, como si la estuviese evaluando para la cena. Nika no podía entender qué diablos estaba haciendo Sasha, pero enfurecer a Ramsey o a Tricia no era una buena idea. Pasó al lado de Sasha y la bloqueó de la línea de visión de Ramsey.
"Lista para cuando quieras" dijo Nika.
Ramsey gruñó y desapareció por la esquina. Nika lo alcanzó ante las puertas dobles que conducían a la iglesia, el único lugar donde solamente los miembros se reunían para celebrar sus reuniones tácticas. Quincy estaba allí y Armeo, ambos lucían con resaca y estaban tan confundidos como Nika por la repentina reunión. Ramsey cerró la puerta después que ella lo siguió adentro.
Nika se sentó en el lugar de costumbre y Ramsey se dejó caer en el suyo a la cabeza de la gran mesa
"Jesús, qué noche"
Nika esperaba que Ramsey le hiciera frente por traer a Tricia dentro del santuario, pero él la ignoró.
"¿Todo bien con Tricia?" preguntó Quincy. Él era el único que podía abordar un tema personal con Ramsey…habían sido amigos desde que eran niños y ahora Quincy era el vicepresidente de Ramsey. El trabajo número uno de Quincy era cuidar la espalda de Ramsey en todas las cosas.
Ramsey sonrió torcidamente "Todavía tengo mis bolas"
Todo el mundo se echó a reír y la tensión en el aire disminuyó.
"Entonces ¿qué hora es? ¿Las jodidas ocho de la mañana? Jodida milicia" Ramsey frotó su rostro, produciendo con la palma de su mano un sonido de rascado ya que frotaba sobre los vellos que cubrían su mandíbula pesada
"Una vieja que dice que está a cargo de la operación de las armas quiere darle una mirada al punto de intercambio"
Las antenas de Nika se levantaron y se puso rígida "Espera un minuto ¿Alguien que no conocemos? ¿Cómo sabemos que está con la milicia?"
"No lo sabemos" dijo Ramsey "Eso fue lo que le dije. Le dije que no sabía de que estaba hablando"
"¿Qué te dijo?" preguntó Quincy.
"Ella me dio los detalles suficientes para demostrar que era el verdadero negociador"
"¿Estás seguro que no pudo haber obtenido la información de algún tipo de vigilancia?" preguntó Nika"¿O un espía?"
A veces la mejor defensa de un operativo encubierto era guiar por una vía equivocada.
Difícilmente se planteaba la posibilidad de un soplón si ella era uno.
Ramsey negó con la cabeza "Ella conocía de tu encuentro con Graves de la otra noche. Quién estaba allí, la ubicación…demasiados detalles que sólo podía haber conseguido si está adentro"
"Así que ¿qué le dijiste?" preguntó Armeo.
"Que la contactaría nuevamente" Ramsey miró a Nika "Tenemos que adelantar el calendario.Obtener el dinero y deshacernos de este grupo. Son balas perdidas"
Nika casi sonrió pero logró encogerse de hombros con cara seria "Voy a hacer lo que pueda,pero como he dicho, grandes envíos de este tipo tienen que ser movidos con cuidado. Algunas cosas pueden alertar a los federales, o incluso la policía local, mucha gente podría caer"
"Haz tu magia, Pavlova"
"Haré lo que pueda"
"Mientras tanto, le dije que le enviaríamos a alguien para encontrarse con ella. Discutir el intercambio. Planearlo"
"Yo puedo hacer eso" dijo Nika antes que Ramsey sugiriera a alguien. Si había un nuevo jugador, quería saber quién era y otra reunión podría ser su manera de entrar "Diles que primero quiero encontrarlos en su terreno.Que tengo que estar segura de con quien estoy tratando antes de proporcionar cualquier detalle"
Las cejas de Ramsey se elevaron "¿Qué estás pensando?"
"Estoy pensando que un nuevo jugador en este punto no se siente bien. Queríamos un vistazo de ellos, esta es nuestra oportunidad"
Ramsey miró a Quincy y Armeo. Ambos asintieron.
"Quincy y Armeo proporcionarán el respaldo. Todos ustedes, manténganse disponibles"
"Claro" dijo Nika.
"¿Qué pasa con la castaña?" Ramsey hizo una mueca "Jesús, ¿qué pasa con las viejas en estos días, ahora tenemos que negociar con ellas? ¿Qué pasó con los días en que todo lo que hacían era chupar pollas?"
Quincy y Armeo rieron. Ramsey la miró.
"¿Cuál es la historia? ¿Averiguaste algo mientras estabas ocupada extendiendo un poco de hospitalidad?"
El estómago de Nika se apretó "Está comprobada. El plazo de Año Nuevo se acerca y ya sabes que los nacionales siempre quieren más paga en esta época del año para financiar el vuelo del consejo a Reno"
"Sí, mientras que el resto de nosotros se congela las bolas montando allá afuera" se quejó Quincy.
"Correcto" dijo Nika"Creo que el liderazgo quiere estar seguro de que estamos enviando nuestra parte justa"
"¿Tuviste alguna vibración de que está aquí en busca de algo más?"
"No" Nika sabía cómo se veían las cosas…ella y Sasha lo había establecido de esa manera "Sin embargo, no hemos hablado exactamente sobre negocios"
Quincy resopló "Es difícil hablar cuando su lengua está en tu garganta"
Nika sonrió.
"Sigue trabajando en ella" dijo Ramsey "No quiero que crea que estamos nerviosos, así que haz lo que tengas que hacer para que parezca que tu interés es…personal"
"No hay problema" dijo Nika.
"Sí, apuesto a que no lo es" murmuró Armeo "Me pongo duro simplemente de verla tomar una cerveza. No me importaría que sus labios estuviesen alrededor…"
"Jódete, Armeo" dijo Nika.
Armeo hizo sonidos de succión y se rió.
"Si percibo cualquier problema…" dijo Nika a Ramsey "…serás el primero en saberlo"
Ramsey la estudió en silencio y finalmente asintió.
****************
La morena que Nika había llamado Tricia acechó a Sasha como una leona patrullando su territorio de caza "Entonces ¿quién eres?"
Sasha sonrió y le tendió la mano "Me llaman castaña. Mi nombre es Lauren"
Tricia le dio un apretón de manos sorprendentemente fuerte. Sus ojos oscuros y astutos y evaluadores, cayeron al pecho de Sasha y luego más abajo de la misma manera en la que por lo general la mayoría de los hombres lo hacía, pero no estaba recibiendo una vibra sexual de ella.
Estaba siendo evaluada como la competencia potencial, por lo que Sasha se relajó y dejó que la vieja de Ramsey le echara un buen vistazo. Cuando la mirada de Tricia regresó a sus ojos, Sasha dijo
"Creo que también debo conseguirme una pistola"
"¿Ah, sí? ¿Y eso por qué?" dijo Tricia.
"Porque ha habido muchas mañanas cuando he querido hacer estallar las tetas de alguna tonta yo misma"
Tricia entrecerró los ojos y finalmente sonrió "¿No es esa la verdad? Polla o no polla, cada uno de esos malditos tienen problemas manteniendo sus braguetas cerradas"
"Es cierto" Sasha hizo un gesto a una cafetera detrás del mostrador "¿Quieres que haga un poco de café?"
"Por supuesto" Trish se sentó en un taburete en el extremo de la barra como una reina.
Sasha fue por detrás, enjuagó la olla y llenó la cafetera con agua fresca y fría. Miró a su alrededor, abrió un cajón bajo la encimera y encontró los paquetes de café. En un momento,tenía la preparación del café. Después de enjuagar un par de tazas, las puso en la barra y se cruzó de brazos, frente a Tricia. Tricia era la vieja del presidente del club. Eso la hacía la número uno entre todas las mujeres y más poderosa que muchos de los hombres. Si Sasha quería entrar en el club, tenía que hacer amistad con ella. El primer paso para la aceptación era mostrar respeto por la posición de Tricia
"Va a estar listo en un minuto"
"Te lo agradezco" Tricia se estiró por debajo de la barra y tomó un paquete de cigarrillos que alguien había abandonado. Encendió uno, lanzó un chorro fino de humo hacia la luz gris y opaca de la mañana "¿De dónde eres?"
"Un pequeño lugar al sur de San Diego"
"¿Sí? ¿Qué demonios estás haciendo aquí?"
"Un favor para un amigo. Dougie en Sacramento me llamó. Dijo que querían algunos números decisivos. Le debía. Si no, no me hubieses visto entrar en este infierno congelado ni por todo el dinero de China"
Tricia rió fuertemente "Estoy tras de Ramsey para que me lleve a Palm Springs o Arizona o cualquier otro maldito lugar, siempre y cuando haga calor en el invierno, pero él no lo hará"
"No puede confiarle el club a nadie, supongo" Sasha dijo evasivamente. Tricia estaba pescando y no iba a lanzarse en un anzuelo al criticar a Ramsey.
"Dos semanas en el puto medio de enero cuando nada está sucediendo. No me lo perdería por nada" Tricia apagó el cigarrillo con furia en un cenicero.
"Supongo que debe ser difícil a veces" Sasha sirvió el café y dejó la taza en frente de Tricia "Sin embargo, también un montón de jodida diversión"
"Sí, sobre todo" Tricia rió y tomó un sorbo de café "Gracias" encendió otro cigarrillo "Así que ¿Dougie todavía monta esa dulce Harley Sportster?"
"La última vez que lo vi…" dijo Sasha, recordando las imágenes en el expediente de Douglas Holloway conocido como "Dougie" “...estaba montando una Fat Boy"
"Ah, sí. Olvidé que había canjeado esa vieja bicicleta"
"¿Sí? Él siempre me dijo que había ganado la Fat Boy en un juego de poker que duró toda la noche contra los Soledad"
Tricia se echó a reír "Sí, eso suena como él. Siempre tiene una historia"
"Si"
"¿Cuánto tiempo vas a estar aquí?"
Sasha se arriesgó "Sólo tenía que estar aquí un día o dos, pero entonces..." señaló con la cabeza hacia la puerta que conducía a las habitaciones traseras "Me gusta un poco algunos de los paisajes"
"Supongo que no te refieres a Ramsey" Tricia levantó una ceja.
"Lo siento, no"
"¿Así que te cambiaste hacia el otro lado?"
"Sí"
"¿Todo el camino o ya sabes, flexible?"
Sasha se encogió de hombros "Sin querer faltar al respeto, pero cuando tengo una boca suave entre las piernas, quiero a alguien que sepa lo que está haciendo por experiencia"
"No lo tomo como falta de respeto" Tricia se echó a reír "Buena suerte. He oído que Pavlova es muy buena en eso, pero no permanece mucho tiempo por los alrededores"
"No estoy buscando una propuesta. Sólo un poco de diversión" Sasha miró hacia la parte trasera de la barra cuando Nika entró junto a Ramsey. Algunas personas llamarían a Ramsey guapo por su poderoso físico y oscuridad y mirada marcada, pero Nika era tan fuerte y poderosa con la ventaja añadida de ser hermosa "Y ella es un paquete de diversión"
"No puedo negar eso" Tricia esparció el humo lejos de ella, se levantó, e inclinó la cadera en dirección a Ramsey. Le dio una última mirada a Sasha
"Si sigues aquí al finalizar la semana, haz que Nika te traiga a la carrera de año nuevo en Reno. Para variar me vendría bien un poco de compañía de alguien cuyo cerebro es más grande que sus pechos"
"Pensé que necesitaba una invitación"
"Considérate invitada"
"En ese caso…" dijo Sasha con una sonrisa de satisfacción "…no me lo perdería por nada del mundo"



Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 775
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓDIGO De HONOR// Adaptación

Mensaje por VIVALENZ28 el Lun Ago 14, 2017 9:10 pm

CAPITULO 16




“Espero que hayas tenido más suerte que yo" dijo Lena a Oksana después de haber sido aprobadas por la seguridad y se habían instalado en una pequeña mesa en una de las cadenas de restaurantes del aeropuerto para esperar su vuelo.
Una camarera pasó rápidamente apenas deteniéndose el tiempo suficiente para decir
"¿Necesitan menús?"
"Café y un club de pavo estaría bien" dijo Lena.
"Lo mismo" Oksana colocó su abrigo negro sobre una silla cercana.
Al igual que Lena, Oksana llevaba un traje oscuro a medida y camisa blanca y se conducía con la actitud autoritaria y la mirada directa de un oficial de la marina. Lena había querido a alguien con esa calmada y dominante actitud para encargarse de un grupo de científicos que estarían a la defensiva y directores corporativos litigio-fóbicos. Nadie en Eugen Corp había sido informado exactamente sobre qué había pasado con el agente viral robado. Todo lo que se les había dicho era que se había sido utilizado en un proyecto criminal. Lena se había ocupado del director de la seguridad…policía a policía…y no había conseguido nada que no había sabido antes que el vuelo aterrizara.
"He revisado las cintas de seguridad de los dos días previos y de la noche cuando el virus desapareció" dijo Lena "No hay nada fuera de lo común. Angela Jones es el mejor sospechoso que tenemos ya que ella es la única que falta y se le puede ver yendo y viniendo de la instalación y el laboratorio en su horario habitual. Si ella sacó el frasco, fue muy buena al hacerlo"
"Debió haber tenido tiempo de sobra para planificar…" dijo Oksana sorbiendo el café que la camarera había dejado en otra pasada rápida "…y si alguien realmente quiere sacar algo, no es tan difícil. Casi toda la seguridad en los centros de investigación como este, se dirige a mantener alejados a los aspirantes a terroristas o crear barreras físicas para evitar que el propio agente se escape a través de la contaminación del aire. Las precauciones contra alguien transportándolo hacia afuera son menos rigurosas. En los centros privados, como Eugen, la seguridad no está aún regulada por el gobierno federal. A menos que todas las personas que entran y salen sean escaneadas…térmicamente, radiográficamente y radioactivamente…detectar la más pequeña cantidad de un agente en un frasco sellado es bastante imposible. Y el costo de ese tipo de seguridad es prohibitivo"
"¿Te pareció que alguien más hubiese participado?" preguntó Lena.
Oksana negó con la cabeza "Hablé con el investigador principal y parece sólido. Lo conozco por su reputación y está devastado por la violación de la seguridad. Este tipo de exposición puede poner en dudas todos los resultados de la labor del equipo. Si alguien puede sacar algo fuera del laboratorio, alguien puede introducir agentes extranjeros o sabotear los resultados de alguna u otra manera. Básicamente, están analizando el hecho de repetir meses o incluso años de trabajo para validar lo que ya habían demostrado"
"Así que lo que me estás diciendo es que este sujeto no tendría ningún motivo para estar detrás de esto, a menos que su único objetivo fuese el sabotaje"
"Exactamente y no puedo ver que ese sea el caso. Él tiene una carrera bien establecida. Él dejó la academia cuando los fondos se secaron. Muchos de los investigadores de vanguardia lo hicieron. Ellos simplemente no pudieron seguir apoyando su trabajo sin el financiamiento federal y esa fue una de las primeras cosas que desaparecieron cuando la economía se vino en picada" Oksana negó con la cabeza "A menos que llegues a algo en las verificaciones de antecedentes de los otros miembros del equipo, que apunte a una conexión con los extremistas o algún tipo de chantaje, no veo que la fuga sea de uno de los investigadores principales"
"No la tenemos, pero quería tu evaluación cara a cara" dijo Lena "¿Cuántas personas estaban en la etapa de planificación del proyecto?"
Oksana se echó hacia atrás cuando la camarera deslizó los sándwiches frente a ellas. Una vez que se había alejado, Oksana tomó el suyo y le dio un mordisco. Después de tomar un poco de café dijo
"El investigador principal, el co-investigador y varios asociados de la investigación redactaron los planes originales para el proyecto, pero una vez que se puso en marcha,probablemente había una docena de personas que tenían al menos algún conocimiento de los objetivos del proyecto"
"Entonces ¿Qué tan difícil sería para alguien interesado en robar una de las muestras, ubicarse en una posición para lograr hacerlo?"
"No es tan fácil" dijo Oksana "Como he dicho, el proyecto no era exactamente de alto secreto, pero era bastante pequeño. Por otra parte, la naturaleza del trabajo requería un ambiente del nivel cuatro y un montón de proyectos estaban desarrollándose allí. Alguien que estuviese trabajando en un proyecto diferente tendría acceso, al menos en teoría, a todo en el laboratorio"
Lena frunció el ceño "Así que tenemos que revisar a todos los que tenían autorización para el laboratorio"
Oksana asintió "Cualquier persona en el proyecto principal sería demasiado obvio ¿Qué pasa con Jones? ¿Algo más sobre ella?"
"Sabíamos que Angela Jones era un alias…" dijo Lena "…pero tenía la esperanza de que pudiéramos averiguar más sobre ella…o descubrir otros posibles sospechosos. Su archivo aquí es tan limpio como los antecedentes que ya había conseguido. Credenciales firmes, ha estado aquí por casi dos años" Lena se detuvo "¿Tienes que registrar este tipo de proyecto o algo así?"
"Por lo general, sí, los proyectos de investigación de esta naturaleza se registran con la FDA (administración de comida y drogas) Ellos reciben un DIN…un número de investigación de drogas…aunque no se espere que se produzcan drogas"
"Y habría un registro en alguna parte"
"Claro. Probablemente varios lugares, especialmente si los Pis…los investigadores principales…salieron de Eugen Corp para buscar financiamiento"
"Así que vamos a decir que alguien está buscando exactamente este tipo de proyectos, descubre este lugar, tal vez otros lugares que hacen algo similar y aplica para tener un puesto en todos ellos " dijo Lena "Una persona con las credenciales de Jones probablemente obtendría uno de los puestos de trabajo ¿no?"
"Por supuesto. He revisado la copia del CV (Curriculum vitae) que me enviaste. Entrenamiento estelar, una buena experiencia anterior y al parecer dispuesta a trasladarse. Eso la haría una excelente candidata potencial"
"Así que cavaremos más profundo en sus antecedentes. Ella sigue siendo la candidata número uno…" dijo Lena "…con el tiempo vamos a encontrar el lugar donde su falsa identidad se estropea" pensó que podría incluso saber dónde la verdad se detenía y comenzaban las mentiras. Había cosas que no podrían ser borradas o reutilizadas. El certificado de nacimiento de Angela Jones podría ser falso, su nombre, su licencia de conducir, su número de seguro social…todo fabricado. Pero en algún punto tenía que haber venido de alguna parte, tenía que apuntar a una pista que pudiese ser comprobada. En algún lugar había dejado de ser quien era y se había convertido en Angela Jones y Lena iba a apostar que había sido el día que había dejado su casa y había comenzado la universidad. El día en que entró en el sistema, se convirtió en Angela Jones. Antes de eso, ella y Jennifer Pattee se habían conocido una a la otra…Lena estaba segura de eso. Una operación de este nivel no sería orquestada por personas que no se conocieran o confiaran entre sí por completo. Por quiénes no tuviesen una historia. Lo que tenía que hacer era seguirlas a las dos en el pasado hasta que sus caminos se cruzaron y luego encontraría a los que las habían entrenado. Era muy probable que todavía entrenara a otros como ellas.
"Encontramos otra fuga…" dijo Oksana.
"Dime que no falta otra cosa"
"El frasco que confiscamos es el único que llegaron a mencionar porque se dieron cuenta. Su inventario está completo. Si hay otro ataque, no va a ser viral. Al menos, no con este agente"
"No" dijo Lena lentamente "La próxima vez, creo que el enfoque va a ser mucho más dirigido. Ellos esperaban un gran revuelo por la liberación del virus en un acto público con el presidente y sus funcionarios de alto rango…ahora han perdido el elemento sorpresa y saben que estaremos duplicando la seguridad en este tipo de eventos. Al haber fallado en crear el tipo de caos que produce las múltiples víctimas y por consiguiente lograr el cuestionamiento de la confianza en el gobierno, ellos querrán hacer una declaración fuerte de algún otro tipo. La forma de hacerlo es seleccionar a un objetivo bien conocido de vital importancia para un gran número de personas"
Oksana bajó su sándwich, perdiendo de repente el hambre "¿POTUS?"
"O alguien cercano a él, alguien cuya muerte podría sustituir la suya, que representa el mismo tipo de símbolo público" Lena no necesitaba dar nombres. Oksana lo sabía. Así como el que continuaría con los pasos de Jennifer…y sabía que alguien lo haría. Necesitaba encontrarlos o sacarlos primero. Pero antes de eso, necesitaba algo más. Miró el reloj y se levantó
"Escucha,voy a cambiar los vuelos. Lo siento"
"No hay problema" dijo Oksana "¿Qué pasa? ¿Vas a tomar un vuelo más tarde?"
"No" dijo Lena colocando dinero sobre la mesa "Voy a cambiar mi destino"



****************



El sol de media mañana, finalmente apartó las nubes grises y una ligera calidez golpeó el rostro de Sasha mientras salían del Rooster. Parpadeó ante la claridad del sol. Había estado en el interior del bar sin ventanas durante doce horas. Doce horas que parecieron doce años, rodeadas por nubes de humo, testosterona y la apenas disimulada sospecha. Respiró profundamente y esperó que el aire limpio y frío pudiese limpiar el humo de sus pulmones y el sabor a violencia de la parte posterior de su garganta
"Dios, casi me siento con ganas de subir a la parte trasera de tu motocicleta sólo para quitarme la mugre de encima"
"No tenemos que ir tan lejos" dijo Nika. Todavía tenía su brazo alrededor de la cintura de Sasha y la guio hacia su Harley en la línea fuera de la barra "Estoy dispuesta a hacerlo"
"No estoy vestida exactamente para eso" dijo Sasha indicando su chaqueta corta y franelilla escasa "Si me apoyo en la parte posterior de la motocicleta, mi culo se va a congelar"
Nika rió, pero su voz lucía tensa "No puedo permitir eso, aunque por la manera en que lo arriesgas, me sorprende que estés preocupada por eso"
"Vamos" Sasha tomó la mano de Nika y la arrastró más allá de las motocicletas hacia su coche.
Estaban solas, pero alguien podría salir del bar y no quería tener esta conversación afuera.
Además, la expresión de los ojos de Nika decía que estaba enojada y puesto que se suponía que estaban a un paso de saltar a la cama, no quería echar a perder la ilusión. Abrió la puerta del coche y subió al volante. Nika cruzó por la parte delantera y se dejó caer en el asiento a su lado. Sasha puso en marcha el motor y dijo
"¿De qué estás hablando?"
El coche era pequeño y Nika parecía muy cerca mientras se inclinaba hacia Sasha
"¿Qué diablos estabas tratando de probar allí? Presionando a Ramsey sobre la auditoría y luego poniéndote amistosa con Trish"
"Ramsey habría esperado que dijera algo…" señaló Sasha.
"¿Y Trish? Sabes que podría masticarte y vomitarte si se pone salvaje. Y créeme, se pone salvaje con frecuencia"
"Escucha, Pavlova…" dijo Sasha dirigiéndose hacia la carretera "…vine aquí para entrar y eso es lo que voy a hacer. Tricia es la vía perfecta"
"Tricia es lista y dura y más que un poco loca" Nika estaba tan cerca, que su aliento fluía sobre la mejilla de Sasha como una caricia cálida.
Una oleada de excitación, increíblemente rápida y dulce, recorrió su cuerpo y explotó en su centro. El calor de Nika predominaba sobre el resuello patético procedente de las rejillas de ventilación, o tal vez era sólo sus propios picos de temperatura. Sasha se estremeció
"Si quiero ser algo más que un par de tetas sin rostro que engatuses toda la noche, necesito ser vista.Realmente vista. Ser advertida por Tricia ayudará mi cubierta"
"Bueno, ahora te ha visto. Para bien o para mal. Y te has conseguido una invitación a la carrera de año nuevo"
Sasha le dio a Nika un vistazo. Sus ojos todavía brillaban con enojo
"Bueno, solo si me ofreces el asiento de puta"
Nika gruñó “¿Tengo elección?”
"Muchas, estoy segura" Sasha imaginó que Nika no tendría problemas para encontrar mujeres que le hicieran compañía en la parte trasera de su bicicleta cada vez que quisiera. La idea le dejó una nota amarga en el estómago "Mira, podría ser capaz de echar un vistazo en cosas que tú no podrías. Y las mujeres hablan con otras mujeres de la manera que no lo harían contigo…no cuando eres un miembro de primera, una mujer secundaria"
"¿Es así como me ves?" preguntó Nika "¿O sólo ves a un operativo de quien te vas a encargar?"
Sasha miró el camino y por primera vez en su memoria, no supo cómo formar su respuesta. No podía leer a Nika de la manera en que podía leer a otras personas, no podía discernir qué respuesta podría producir el resultado que quería. No sabía lo que quería. Sus sentimientos, o lo que fuera que Nika estaba causando hasta el punto de revolver su interior, alterándola,confundiéndola, estaba metiéndose en su camino
"¿Podríamos acordar en concentrarnos en el trabajo?"
"Claro" Nika se retiró y el calor se disipó dejando a Sasha helada, aunque el interior se había calentado.
"Estamos en el mismo lado, Nika" dijo en voz baja.
"Tendrás muchas oportunidades para una mirada de primera mano en la carrera de Reno…todas las confraternidades estarán allí, así como los funcionarios nacionales" Nika siguió como si no hubiesen casi cruzado alguna línea tácita entre lo personal y lo profesional "Pero te sugiero que pases a través de los libros lo más rápido posible y les des un certificado de buena salud. No querrás que Ramsey se ponga nervioso por lo que puedas encontrar y no querrás que él te vigile más de lo que ya está haciendo"
"Está bien, eso tiene sentido. Volveré esta tarde y haré un trabajo rápido" Sasha debió haber estado feliz de que estuviesen de vuelta al terreno profesional neutral, pero por el contrario un vacío persistente se propagó a través de ella "Si cierro los libros, tú y yo tendremos que ser vistas juntas para mantener mi cubierta. Frecuentemente"
"Tengo mi propia agenda…no puedo pasar todo mi tiempo establecida contigo para el beneficio de los socios del club que podría estar observando"
"Caray y yo que estaba esperando que lo hicieras"
Nika rió y algo del peso dentro del pecho de Sasha disminuyó
"Está bien, la verdad es que no es un sufrimiento. Pero puede que esté fuera de la ciudad por un tiempo, probablemente desde mañana"
"¿Haciendo qué?" preguntó Sasha.
Nika se quedó en silencio.
"Pensé que habíamos superado esto, Pavlova" Sasha tomó la vuelta hacia la tienda de Nika "No hay ninguna razón por la que esté aquí a excepción de las que ya te di. Si hubiese venido a exponerte, ya tendría suficiente de ti para hacerlo"
"Aún sería lo mejor para las dos si manejas las cosas desde lejos"
"Entonces que… ¿vas a encargarte de este intercambio de armas con la milicia sin respaldo de ningún tipo?" Sasha negó con la cabeza "Eso no va a pasar. Me llevas o tendrás a los sheriffs del condado siguiéndote los pasos"
Nika resopló "Bueno, eso garantizaría mi muerte. Ellos tienen más fugas que un grifo.Además, conozco a dos de ellos que trabajan en la nómina de los renegados"
"Sí, lo sé. Hemos estado vigilándolos. Así que soy lo mejor que tendrás"
Nika dejó escapar un suspiro "Bueno, entonces supongo que tendré que establecerme contigo para el beneficio de los muchachos"
"Trataré de no hacerlo demasiado difícil" dijo Sasha secamente.
"El problema…" murmuró Nika "…es que no lo es"
Sasha sabía exactamente lo que debía decir. Debería haber eludido a Nika, haber puesto distancia entre ellas…distancia segura, cómoda, anónima. Su silencio fue como hacer una confesión.




CAPITULO 17




Sasha se estacionó en el enorme terreno detrás del garaje de Nika. La niebla y las nubes se habían transformado en un creciente viento y la modesta tienda automotriz de una planta que Nika llamada casa parecía desierta bajo la luz demasiado brillante. La casa más cercana estaba a un cuarto de milla de distancia cruzando la curva de la carretera cubierta de nieve y la montaña se alzaba justo detrás de la estrecha franja de grava irregular donde había aparcado, se elevaba por encima de ellas cubriéndolas con su sombra. Sasha vaciló antes de apagar el motor, una sensación de aprensión le instó a regresar por el camino y seguir adelante. Completa e irracionalmente nada parecido a ella. Irritada por sentirse tan fuera de su elemento, Sasha apagó el motor y salió.
Nika abrió varios cerrojos y se metió en el rectángulo oscuro que apareció cuando abrió la puerta de metal gris claro. Sasha siguió a Nika y la puerta se cerró detrás de ella. El aire en el interior era fresco y olía ligeramente a aceite de motor. Hizo una pausa, con la puerta a su espalda, esperando que sus ojos se adaptaran a la penumbra luego de estar afuera bajo la brillante luz del sol. Una sombra se movió a través de la habitación y una pequeña lámpara de mesa fue colocada al lado de una cama individual. Un baúl verde del ejército permanecía a los pies de la cama y si Sasha no hubiese sabido dónde estaba, habría pensado que había entrado en un cuartel militar. La manta de lana estaba tensa sobre el colchón, sus esquinas dobladas con precisión militar. Una mesita de noche en forma de caja junto a la cama era el único otro mueble, con excepción de una estantería funcional de tablón rebosada de libros de tapa dura y tapa blanda. Una alfombra trenzada yacía en el piso de concreto al lado de la cama. Un tabique divisor en el extremo opuesto de la habitación probablemente conducía hacia el cuarto de baño.
Las paredes de madera estaban pintadas con un bronce uniforme. En general, el espacio era ordenado, limpio e impersonal.
"¿Dónde cocinas?" preguntó Sasha. Sabía por su primera visita que el garaje y el taller estaban directamente después de la puerta con cortinas en la pared opuesta. Nika se quitó la chaqueta,la colgó en una fila de ganchos en la pared y se apoyó en el marco de la puerta con cortinas a diez pies de distancia de Sasha
"Hay una plancha eléctrica en la tienda. Te sorprenderías de lo que se puede cocinar en una plancha eléctrica. Después de pasar algunos meses en el desierto,aprendes a hacer un montón de cosas con muy poco"
Sasha trató de imaginar cómo sería, dormir en una cama noche tras noche y despertar en este espacio estéril. Pasando sus días con hombres que la matarían si supieran quién era,arriesgando su vida, perdiendo su vida de muchas maneras, en pos de un objetivo que pudiese que nunca lograría alcanzar. Tenía que entender estas cosas si quería entender a Nika. Y así lo hizo. Por el trabajo, por supuesto. Pero más que eso. Por la mujer que le había abrazado mientras dormía, sin pedir nada y ofreciendo todo lo que importaba en ese momento…seguridad y confianza
"Dios, Nika, no tienes que vivir como si todavía estuvieras en la frontera"
"¿No?" Nika se encogió de hombros como si no le importara "A mí me funciona y se adapta a la cubierta"
"Cierto. Está bien" Sasha se quitó la chaqueta y la dejó pasar el tema. Nika tenía razón…y cómo vivía no era asunto de Sasha. Es sólo que... le molestaba. Le molestaba sentir la soledad del lugar.
Tal vez era sólo la proyección de su propia sensación extraña de estar fuera de lugar, debía estar más cansada de lo que se había dado cuenta. Tal vez Nika no sentía el vacío como un peso presionando sobre ella. Tal vez estaba más allá de la soledad. Tal vez tenía que estarlo.
Sasha se dirigió a la biblioteca y leyó detenidamente los títulos. Misterio, suspenso, una extraña colección de vaqueras demasiado vieja para ser popular en la actualidad. Los temas parecían estar acordes con lo que Nika profesaba ser, tal vez con quien siempre había sido. Sasha no lo sabía y la frustración volvió. Pavlova era un misterio y Sasha tenía que resolver el misterio que ella representaba por el bien de ambas. Sacó uno de los libros de tapa dura con un lomo normal,letras desvanecidas y una cubierta que estaba deshilachada en las esquinas. Lo abrió. La página del título amarillenta. Zane Grey. Riders of the Purple Sage…sin duda la novela vaquera más popular jamás escrita. El libro debía tener por lo menos ochenta años
"Esto parece un original"
Nika sonrió rápidamente "Lo compré en una venta de garaje por cincuenta centavos. Es fácil comprar libros antiguos, si los estás buscando"
"¿Un pasatiempo?" Sasha volteó el libro entre sus manos. Podía ver a Nika como una vaquera…cabalgando libremente, viviendo más allá del alcance de la ley y de lo convencional.
"No intencionalmente. Sólo me siguen a casa" la sonrisa ligeramente torcida de Nika le hacía lucir devastadoramente atractiva.
Sasha no quería pensar en lo jodidamente atractiva que era Nika o recordar la sensación de las manos de Nika en su cuerpo cuando habían estado fingiendo…demonios, ahora no iba a empezar a mentirse a sí misma, ellas no habían estado fingiendo, habían estado tocándose y besándose y haciendo lo que ella había querido hacer y lo que quería hacer nuevamente. Obligó a su mente a alejarse de las imágenes persistentes, ignorando el temblor en su vientre
"¿Qué más puedes hacer, cuando no estás trabajando en la motocicleta o montando con los Renegados?"
"No tengo mucho tiempo para nada más. Una película de vez en cuando. Me mantengo ocupada"
"Sí. Me imagino" Sasha se volvió y puso el libro exactamente en el lugar donde lo había encontrado, notando sin sorpresa que los títulos estaban en orden alfabético. Nika era cuidadosa, detallista con las cosas que le importaban. Sasha se preguntaba si sería de esa manera con una mujer. Si había una mujer. Cuando se dio la vuelta, Nika seguía mirándola "Dijiste que tenías cosas que hacer en los próximos días…con la milicia. Dime de qué se trata"
Nika deslizó sus manos en los bolsillos. El cuero se tensó sobre sus muslos "Todo el mundo en el Rooster cree que estamos aquí cogiéndonos"
"Bueno, vamos a dejar que piensen eso ¿no es así?"
"Siempre es mejor mantener tu cubierta lo más cercano a la verdad como sea posible"
Sasha rió agradecida por el humor que cortó la tensión sexual que bloqueaba lentamente su garganta
"Esa tiene que ser la oferta más poco romántica que he tenido"
Nika rió también "Cuando lo ofrezca, lo sabrás" el humor en su rostro se desvaneció y la forajida regresó, sus ojos mortales y duros "Una mujer contactó a Ramsey temprano esta mañana. Dijo que estaba a cargo para finalizar el trato de armas. En realidad dijo que estaba al mando. Ella quiere un resumen de la operación y una revisión personal del lugar de encuentro.Tal vez el almacén también"
Sasha buscó una silla y no vio ninguna.
"Puedes sentarte en la cama…" Nika señaló con la barbilla hacia el garaje “…o podemos ir allá y puedes montar la Indian nuevamente. Te ves muy bien en ella”
“Tomo la cama” Sasha se negaba a permitir que los halagos de Nika le afectaran, incluso si su pulso saltaba un poco con la admisión de Nika. Se sentó en el centro de la cama "¿Eso es normal? ¿Una petición como esa?"
"No es totalmente fuera de lo común…los motorizados tienden a ser paranoicos, la milicia también, al parecer. Siempre esperando un doble o triple cruce. Con buena razón, a menudo,sobre todo con un trato tan grande. Pero ya nos hemos reunido con el líder de la milicia, por lo que esto parece ser una exageración"
"¿Por qué vas a ir?"
Nika se encogió de hombros "Podríamos hacer ruido al respecto, pero ya que están pidiéndolo, me da la oportunidad de hacer algo a cambio. Quiero ver más de cerca lo que está pasando allí. Si puedo conseguir algunas fotos, eso podría ayudarnos a identificar a los miembros y tal vez encontremos algunas conexiones. Ellos están obteniendo su dinero de alguna parte. Creo que es de un lugar grande"
"Si te pillan en esas montañas tomando fotos van a matarte"
"Bueno, voy a tener que ser cuidadosa"
"¿Quién va a ir contigo?" La tensión en el vientre de Sasha se disparó con su temperamento.
Nika no debería estar planeando una operación como ésta sin discutirlo con ella primero. Ella era el adiestrador de Nika.
"Quincy y Armeo van a ser mi respaldo, pero es probable que si quiero llegar a alguna parte cerca del complejo, querrán que vaya sola"
Sasha negó con la cabeza "No me gusta. Es demasiado aislado allá arriba. No podemos tener vigilancia aérea, no podemos tener un equipo de tierra en ese lugar. Y todo lo que tienes de respaldo son dos motorizados que no van a salvar tu culo si se enteran de lo que eres"
"Mira, he estado haciendo esto por mucho tiempo. Sé lo que estoy haciendo"
"Lo sé. A pesar de que eres pésima con los informes, ya sé lo que has estado haciendo. Sé más de ti que nadie" Sasha se puso de pie "Y sabes que deberías haber ejecutado esto conmigo"
Nika se puso rígida. Sasha tenía razón y no le gustaba. Sasha sabía más de ella que nadie y ella no sabía de Sasha en absoluto. A Nika no le gustaba estar en un campo de juego desigual. No le gustaba lo mucho que Sasha le afectaba. Error. Le gustaba demasiado. Le gustaba la manera como olía la piel de Sasha, la forma como encajaban, la manera como se conectaban inmediatamente cuando se besaban, intensa, correcta. Le gustaba la manera como se sentía cada vez que miraba a Sasha…como si quisiera tocar más de su piel, saborear más de ella, ahogarse en ella. Nika pasó una mano por su cabello maldiciendo por debajo de su respiración.
"¿Qué?" preguntó Sasha "Vas a tener que hablar conmigo"
Nika se alejó unos metros y luego se dio la vuelta "Eres una complicación"
Las cejas de Sasha se elevaron y el calor erizó la parte posterior de su cuello "¿Lo soy? Define complicación"
"No deberías estar aquí. Has introducido un elemento desconocido en una operación que ya está en curso. Tenemos que asegurar tu cubierta justo en la base de los malditos Renegados,con Ramsey y todos los demás viendo todo lo que hacemos. Y ahora crees que sólo puedes arrastrarte hacia Bitterroots a un complejo paramilitar sin una manera de explicar quién eres o por qué estás allí. Estás loca si crees que voy a hacer eso"
Sasha se dirigió hacia ella y golpeó con un dedo el centro del pecho de Nika
"Escucha,Pavlova. Puede que te guste ser un llanero solitario, pero hay más en todo esto de lo que sospechábamos en un principio y necesitamos inteligencia ahora. Necesitamos saber quién los está financiando y qué demonios van a hacer con doscientos fusiles de asalto. No puedes ser la única persona en tierra aquí porque a pesar de que eres muy, muy buena, si algo te sucede,perderemos dos años de esfuerzo en este proyecto. Así que estás atrapada conmigo"
Nika agarró su muñeca sin apretar, pero con firmeza suficiente para enviar un mensaje. Movió la mano de Sasha lejos de su cuerpo
"Conmueve mi corazón saber que deseas mantenerme con vida para que la operación no sea un desperdicio"
Los ojos de Sasha brillaron "¿Te gusta ser un dolor en el culo?"
"Inmensamente" gruñó Nika.
"Bueno, yo también" espetó Sasha. Agarró la camisa de Nika tirando de ella hasta acercarla y la besó con fuerza en la boca.
Por un instante, el cuerpo de Nika se tensó y luego pasó un brazo alrededor de Sasha atrapándola en un fuerte abrazo. Sasha (Cielo) sabía cómo su nombre…fresco y luminoso. Nika bebió como si bebiera el aire de la mañana después de una nevada. Disfrutó de su calor mientras pasaba sus manos sobre los planos firmes y lisos de su espalda
"Eres hermosa"murmuró contra la boca de Sasha cuando hizo una pausa para respirar.
Los dedos de Sasha se deslizaron en sus cabellos, trenzándose y atrapándola como ella había atrapado a Sasha
"Cállate y bésame"
Nika rió, colocó un brazo detrás de sus piernas y la tomó en brazos.
Caminó tres pasos y se sentó en la cama con Sasha aún en sus brazos. Bajando la cabeza, tomó otro sabor. Copos de nieve se fusionaron en su lengua. El sabor de Sasha era fresco y limpio,algo de lo que había estado muy hambrienta y no se había dado cuenta. Deslizó las piernas sobre la cama estrecha y tiró de Sasha junto a ella. Sus piernas se entrelazaron y se colocó encima de Sasha, presionando su mano sobre la piel desnuda de la espalda baja de Sasha. Sasha gimió suavemente y Nika gruñó por el flujo de sangre en la boca de su estómago.
Sasha presionó la palma de su mano contra el pecho de Nika

"Reduce la velocidad"
Nika tomó aliento "¿Qué?"
Sasha estaba respirando con dificultad, con el corazón acelerado
"No necesitamos esta complicación"
La visión de Nika se despejó y volvió a realidad. Ella relajó su agarre y retiró su mano de la piel desnuda de Sasha. Los ojos de Sasha estaban oscuros, sus pupilas completamente dilatadas.
Impenetrables "Diría que lo siento, pero no es así"
"Está bien, yo tampoco" Sasha se apartó y se sentó reordenando su ropa. Le temblaban las manos "Lamento haber permitido que las cosas se salieran de control. No necesitamos eso"
"¿Crees que todo es obra tuya?"
La mandíbula de Sasha se tensó "No, pero mantener el orden…ese es mi trabajo. Lo siento"
"Sin duda no fue ordenado" Nika se deslizó fuera de la cama y se dirigió al pequeño cuarto de baño. Corrió el agua en el lavabo y se lavó la cara, luego se secó con la toalla. Colgó la toalla y volvió a la cama. Sasha estaba sentada en el borde "Digamos que lo que ocurrió fue mutuo y dejémoslo ir"
"Sí" Sasha se levantó "Tengo que volver al Rooster más tarde y mirar los libros"
"Necesito regresar por mi moto y si se supone que hemos pasado las últimas horas revolcándonos aquí, tendría sentido que me lleves de regreso"
"Muy bien. Voy a dormir un poco en el coche" Sasha buscó su chaqueta. Nika la detuvo con una mano en el brazo.
"Eso es una locura. Hace mucho frío ahí fuera y si alguien viene, podría verte y empezaría a hacer preguntas. Eso no es necesario" Nika abrió el maletero en la parte inferior de la cama y sacó otra manta. Tomó la mano de Sasha y la atrajo hacia la cama "Acuéstate"
"No voy a quedarme con tu cama"
"Sólo acueste. Trate de seguir una orden de vez en cuando"
Sasha le lanzó una mirada, pero hizo lo que Nika le pidió, acurrucándose en su lado frente a la pared. Un segundo después Nika estaba a su lado y tiró de la manta sobre ellas.
"Nika…" dijo Sasha con una advertencia en su tono.
"No te preocupes, estás a salvo conmigo"
Sasha le creyó, a pesar de que nunca había escuchado algo más lejos de la verdad.




CAPITULO 18





Russo se inclinó sobre Nora tomando el vaso de whisky en la mesa de noche. Se incorporó sobre las almohadas y bebió el líquido humeante. El calor dejó un punto de euforia en su estómago que le estremeció en todo el camino hacia sus bolas. Whisky fino y buen sexo. No había nada más para que la necesidad de un hombre fuese satisfecha, aparte del poder sobre otros hombres. Y pronto lo tendría también.
"Las encuestas de ayer se veían bien" murmuró Nora, su voz apenas teñida por la satisfacción postcoital. Se volvió hacia su lado y pasó un brazo alrededor de su cintura. Russo se felicitó por la elección de su amante, así como la elección de su directora de campaña. Nora también estaba considerando sus metas. Sin sentimentalismo inútil para ella ni demandas de trivialidades sin sentido sobre el amor y la devoción. A él le gustaba eso de ella…era desenfrenada en la cama, sin vergüenza desenfrenada, exigiendo lo que quería con descarada franqueza. Y después que ambos conseguían lo que tanto buscaban, ella estaba de vuelta a su auto analítico control.
"Creo que las reuniones en la comunidad nos han conseguido algunos seguidores ¿no crees?" preguntó Russo. Él contaba con su evaluación en el tenor de su popularidad y en el ajuste de su mensaje para mantener al margen a aquellos que estaban en ambos partidos y que se preocupaban más sobre la ideología que en ganar. Al final, sólo importaba ganar. Había aprendido temprano en la vida a darle a la gente lo que ellos pensaban que querían, mientras los manipulaba para que apoyaran sus propios objetivos.
Con la ayuda de Nora, planeaba usar la misma estrategia para ganar las próximas elecciones.
Las personas pensaban que querían el derecho de gobernarse a sí mismos, el derecho de imponer la ley y el orden, el derecho de determinar la moralidad…especialmente otras personas…y el derecho de ignorar al resto del mundo como si lo ocurrido fuera de las fronteras nacionales, no tuviese impacto sobre ellos. Y su mensaje era decirles que tenían razón. Que su visión de la justicia, la moral, Dios y la conciencia nacional eran correctos, a pesar de que sus puntos de vista eran ingenuos y en última instancia autodestructivos. Pero hasta que él controlara las riendas del poder de las corporaciones financieras, la influencia religiosa y la fuerza militar, su primera prioridad era convencer, a los que lo llevarían a Washington, que él creía en lo que ellos creían.
Despreocupadamente acarició el pecho de Nora. Su cuerpo era joven y fuerte y tan fríamente eficiente como ella
"Volkov sigue teniendo el corazón de la nación. A menos que su capacidad de gobernar se ponga en duda, estaremos jugando a alcanzarlo"
"Los corazones se pueden romper"
Él se rió "Sí. Volkov tiene que traicionar su fe o al menos que lo perciban de esa manera. En este momento, la gente todavía cree que él puede mantenerlos a salvo, libres y prósperos"
"Pensé que tenías planes para cambiar eso" dijo Nora con cautela.
Él no la había mantenido completamente al corriente en cuanto a sus relaciones con Hooker y sus conexiones con la milicia. No porque no confiara en ella...exactamente. Nunca confiaba en nadie, con nada que a la final pudiese ser utilizado en su contra. En fin, no a menos que también estuviese dispuesto a eliminar a los que sabían demasiado y por el contrario quería a Nora a su lado cuando se dirigiera a Washington. Nora era implacable cuando se trataba de manipular a la gente, pero en el fondo intuía que tenía una vena de conciencia moral que estaría en desacuerdo con algunos de sus planes. Así que no discutía todos ellos.
"Tengo gente trabajando en empañar un poco la armadura brillante de Volkov, pero es algo de largo alcance" terminó el whisky y dejó el vaso a un lado.
"La recesión le ha hecho daño. Un poco más de prensa negativa, un poco más de los casos de ineficacia gubernamental y su popularidad se irá a pique" Nora casualmente acarició su abdomen "Las personas sólo aman a un ganador cuando está ganando. Y tú vas a ganar y seguirás ganando"
Russo vio como la mano se dirigía más hacia abajo. Las enseñanzas comunes sugerían que los hombres a cierta edad tenían dificultades en el dormitorio. Algunos de sus contemporáneos en realidad lo habían admitido. Se rió para sus adentros. Si él tuviese problemas en ese aspecto, desde luego, no lo haría público. Un hombre que no podía dominar en todas las áreas difícilmente podría encajar en la figura de un líder. Pero él no era un hombre común y no tenía ninguna dificultad. Empujó a Nora sobre su espalda y se puso sobre ella, ya preparado
"Tu solo sigue mejorando mi mensaje y vigilando esos números. Yo me preocuparé de la popularidad de Volkov"
Ella llegó abajo y lo guio dentro de ella, cerrando las piernas detrás de él. Su cuerpo se tensó como un arco mientras sus pupilas se dilataban "Vas a ser absolutamente invencible en la Casa Blanca"
Él se acomodó más profundamente "Y tú vas a lucir aún mejor como mi jefe de personal"
Nora sonrió y cerró los ojos.





****************




El taxi dejó a Lena en la esquina del East Twenty-first poco después de las nueve. Las puertas que rodeaban el Gramercy Park estaban cerradas y el tráfico peatonal era escaso. Levantó la vista hacia el piso en lo más alto del edificio de piedra rojiza que estaba ubicado en mitad de la cuadra. Un débil resplandor iluminaba varias ventanas y dio la bienvenida a una oleada de alivio. Yulia estaba en casa. Había tenido que esperar un vuelo de Georgia y mientras estaba esperando, contempló llamar a Yulia para decirle que regresaba. Por último, había decidido no interrumpir los planes de Yulia y regresar sin previo aviso. Si Yulia no hubiese estado en casa, habría entrado por sí misma y habría esperado. Yulia había esperado lo suficiente por ella y le estaría pidiendo muy pronto que volviera a esperar y en circunstancias que a Yulia no le iban a gustar. Este desvío a Nueva York era más por ella que por Yulia, a pesar de que Yulia le había ordenado que no fuese a ningún lado sin verla primero.
Lena sonrió mientras miraba hacia las ventanas. Yulia podría ser muy persuasiva cuando daba órdenes y Lena había descubierto que le gusta ser ella quien las siguiera, cuando podía. Por desgracia, a menudo no podía.
Cuando había salido de Georgia, había esperado dirigirse directamente al oeste para ponerse en contacto con los agentes encubiertos que hacían seguimiento a la milicia. El robo del virus y el complot para atacar al presidente tenía toda la pinta de terrorismo interno y el único rasgo que habían seguido de Jennifer Pattee les guiaba a Idaho. Sospechaba que el rastro de Angela Jones también les llevaría de regreso allí. Ferrell no le había contactado acerca del encuentro con los agentes encubiertos que trabajan pescando a la milicia, pero le había dicho que esperaría treinta y seis horas antes de empezar a excavar en las operaciones encubiertas por un contacto ella misma. Él todavía tenía doce horas antes de que ella comenzara a presionar. Por desgracia, ese calendario la llevaba directamente al fin de semana del Año Nuevo y dudaba que fuese capaz de organizar una reunión antes de eso, asumiendo que Ferrell le diera algunos nombres. Estaba ansiosa por conseguir cualquier ventaja, sin importar cuán pequeña era, pero se alegraba de tener esta pequeña ventana de tiempo para unirse con Yulia. La extrañaba.
Lena asintió levemente a los agentes en el SUV estacionado en la calle de Yulia mientras se dirigía hacia la cuadra del edificio de piedra rojiza. En el interior saludó a Núñez, quien al parecer había ganado el turno nocturno nuevamente, se dirigió al ascensor que iba exclusivamente al piso de Yulia. El Servicio Secreto tenía el piso de abajo como un centro de mando. Esa solía ser su base.
A medida que el ascensor subía, recordaba el primer día que había llegado aquí y lo mucho que no había querido estar a cargo de personal de seguridad de Yulia Volkova. Sólo había tomado la reputación de Yulia como la de una malcriada e irresponsable play girl (chica de diversión) y supuso que estaría cuidando a una mocosa pretensiosa de sociedad. Había aprendido rápidamente que Yulia nunca había sido lo que la prensa decía que era. Yulia había estado enfadada y a veces su ira estallaba de maneras que la ponían en riesgo, pero también era valiente y muy leal a su padre y a su país. La ira de Yulia todavía seguía allí, junto con la frustración de no tener muchas veces el control de su propia vida, pero Yulia también era una de las personas más valientes y más responsables que Lena hubiese conocido. Esa valentía y sentido de responsabilidad habían puesto su vida en peligro más de una vez y Lena no iba a dejar que eso sucediera nuevamente.
Lena entró al piso dejando la maleta en la puerta y puso su abrigo en el respaldo del sofá. El salón estaba a oscuras. Caminó más allá de la cocina abierta hacia el dormitorio en la parte trasera, uno de los pocos espacios privados separados por medias paredes de las otras áreas del piso de superficie abierta. Yulia estaba apoyada en la amplia cama matrimonial, leyendo.
Yulia dejó el libro a un lado cuando Lena entró y sonrió
"Escuché que abrían la puerta y esperaba que fueras tú"
"¿Ah, sí?" Lena se quitó la chaqueta y la tiró en el armario para llevar a la tintorería. Se sentó en un sillón en la esquina para quitarse sus zapatos y los calcetines y se levantó para quitarse el cinturón, camisa y pantalón. Deslizó su identificación y arma enfundada en el cajón superior de la cómoda doble de roble y se acercó al lado de la cama en su franelilla de seda y calzoncillos.Inclinándose besó a Yulia "¿Quién más podría haber sido, entrando mientras estás en la cama?"
"Oh, bueno..." Yulia pasó los dedos por el cabello de Lena y le devolvió el beso, tomándose su tiempo "Un número infinito de opciones. Paula..."
Lena rió y se subió a la cama.
"Mac" Yulia mordisqueó los labios de Lena.
Lena levantó una ceja y puso las sábanas a un lado. Yulia sólo llevaba un suéter de fútbol de gran tamaño de los Gigantes que le llegaba hasta los muslos. Lena se apoyó en un codo y acarició el muslo desnudo de Yulia. Su piel era suave y cálida y el calor se instaló en el estómago de Lena como el calor de un hogar acogedor en una fría noche de invierno.
"Renée" otro beso rápido…jugueteando con los labios sedosos.
Lena deslizó su mano por debajo del suéter y lo subió. Cuando besó el abdomen de Yulia, Yulia dejó escapar un murmullo, un profundo y resonante sonido de placer.
"Brock" Yulia se arqueó contra la boca de Lena.
Lena rió nuevamente y besó un punto a lo largo de la curva de la cadera de Yulia
"Entonces es bueno que haya llegado aquí cuando lo hice"
Yulia se quedó sin aliento. Sus dedos entraron en el cabello de Lena, tirando impacientemente
"Deberías haber llamado ¿Y si hubiese salido?" Lena levantó la cabeza y se empujó hasta que estuvo encima de Yulia, apoyándose en los brazos doblados
"Te hubiese encontrado"
"¿Lo habrías hecho?" Yulia preguntó en voz baja.
"Siempre. No puedes escapar de mí"
"¿Me lo prometes?"
Lena le besó suavemente en la boca y luego en la garganta permaneciendo en la depresión entre sus clavículas. Colocó sus caderas entre los muslos de Yulia. Aún suspendida sobre el cuerpo de Yulia, leyó la incertidumbre en los ojos de Yulia. No había visto esa incertidumbre por mucho tiempo y sabía que las dudas de Yulia eran más sobre el futuro que sobre ella. Esos temores eran algo que no podía borrar, pero podía prometerle Yulia que nunca estaría sola
"Te amo. No importa donde estés, no importa dónde me encuentre,siempre te encontraría"
Yulia envolvió sus brazos alrededor de los hombros de Lena y tiró de ella hacia abajo hasta que sus cuerpos se tocaron en todas partes. Tenía la boca contra el oído de Lena
"Te necesito tanto"
"Estoy aquí" respondió Lena.
"Y eres mía" susurró Yulia, deslizando sus manos por la espalda de Lena hacia su culo, tirando de ella con más fuerza entre sus piernas. El calor del cuerpo de Lena, su fuerza inquebrantable,era tan excitante para ella como el deseo que había visto en los ojos de Lena. En un mundo donde nada era seguro, esto lo era. Esto, contaba con esto. Nunca podría estar lo suficientemente cerca de Lena, nunca podría tenerla lo suficientemente profundo dentro de ella.
La necesidad de ella, el deseo por ella, nunca disminuía y esta noche…después de haber estado separadas…la necesidad era un ser vivo arañando sus entrañas. Sus pechos le dolían, su vientre se estremecía. Estaba húmeda y tan lista. Deslizó su boca sobre la oreja de Lena
"Te quiero dentro de mí. No me hagas esperar esta noche"
"Cualquier cosa para tí. Siempre" Lena se movió y deslizó la mano entre ellas, poseyendo a Yulia, presionando ligeramente.
El aliento de Yulia quedó atrapado en su pecho y un calor eléctrico la atravesó
"No juegues conmigo"
"No lo estoy haciendo" la voz de Lena era áspera y tensa "Estoy jugando conmigo misma. He estado pensando en esto durante horas"
Yulia se arqueó, clavando las uñas en el culo de Lena
"Entonces deja de pensar y simplemente cógeme"
"Planeo hacerlo"
Entonces Lena la llenó, sabiendo exactamente donde la necesitaba. Yulia gritó y se cerró a su alrededor, la presión tan fuerte como una cuchilla, dolorosamente exquisita. Por mucho que quería venirse, quería que Lena siempre permaneciera exactamente donde estaba. Envolvió sus piernas alrededor de ella, atrapando la mano de Lena entre sus cuerpos, en su interior
"No te muevas. Sólo...si te mueves, voy a correrme"
"Quiero que lo hagas. Te necesito" Lena inclinó su cuerpo y se retiró lo suficiente para hacer gritar a Yulia. Luego entró nuevamente, más profundamente, luego salió y entró aún más profundo.
Todo pensamiento escapó. Sin miedo, sin ira, sin sentido de dolor por la distancia y la pérdida.


Todo lo que quedaba era la conexión, la unión perfecta que hacía que Yulia supiera sin ninguna duda a quien pertenecía. A Lena, con Lena. Este momento, cada instante. Se aferró a ella, con el rostro presionado contra el corazón de Lena y se elevó para encontrarse con cada embestida,dando tanto como recibía. Todo.



Arrow
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 775
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓDIGO De HONOR// Adaptación

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.