AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 6 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Vie Oct 05, 2018 6:54 pm

Gracias por leernos y tengo una pregunta como vamos con la historia ala mitad o más delantadas xfa y muchas gracias por transmitirnos la historia eres de las escritoras favoritas de mi top 5

Enviado desde Topic'it
avatar
mary

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Vie Oct 05, 2018 10:59 pm

Yeahhhhhh tendremos nuestro maraton para la próxima semana como adorarte si nos das esta hermosa historia q nos hace tan feliz y aparte consientes con los maratones, espero q estés disfrutando mucho las vacaciones y yo super feliz q ya casi es sábado y viene capitulo nuevo las cosas están en su mejor momento para julia y lena su química es increíble
avatar
Fati20

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Sáb Oct 06, 2018 1:05 pm

Hola chicas, acá estoy yo de nuevo. Mis bellas nenas fieles que siempre están ahí comentando y disfrutando, claro; a los demás lectores que se mantienen en silencio, para ellos también va un abrazo enorme y un besote.
En cuanto a tu pregunta Mary, no vamos ni por la mitad de la trama!!!  Very Happy


A leer!!!



CAPITULO 25: YENDO MAL


-Sabes, he estado pensando en lo que dijiste ayer... - Yulia cortó el silencio, mientras caminaba a mi lado hacia el patio. Era un día soleado, muy cálido, y si no fuera por los sombríos edificios cercanos, casi podría fingir que era un paseo en el parque.

-¿Sobre qué?-

-Viktoria - Mi corazón dio un vuelco -¿De verdad lo harás?- Preguntó, luciendo un poco preocupada - Me refiero, a traerla.

-¿Quieres verla?-, la cuestione interesada, viéndola morder su mejilla interna.

-Yo... supongo que sería algo bueno, poder verla otra vez.- Dijo en un tono bastante bajo -Pero... ha pasado tanto tiempo... y probablemente ella ni siquiera se acuerda de mí - Me mantuve en silencio, escuchando lo que me decía -¿Cuántos años tiene ahora? ¿20? ¿21? - Me encogí de hombros, dándole el 'no sé' como respuesta - Ha sido tanto tiempo...

-Hablaré con ella - Solté y dejó de caminar al instante - Me reuniré con tu hermana y hablaré con ella - Una vez más, intentaría hacerla cambiar de opinión - Podría ser que te eche de menos. Eres su hermana mayor, después de todo.

Torció los labios - Viktoria y yo nunca fuimos cercanas. Ella era muy joven cuando me vine a vivir a Moscú... y cuando volví con mis padres, ella tenía ¿Ocho? ¿Nueve años? No estuve allí la mayor parte de su vida, así que no creo que me extrañe un poco o incluso nada. -Añadió casi al instante.

-Pero quieres verla, ¿cierto?

Miró hacia abajo. -Supongo.

-Entonces, hablaré con ella.- Vi su sonrisa, y el sentimiento de ternura me inundo -Voy a hacer todo lo posible para traerla hasta aquí.

-Gracias Lena. Gracias por hacer esto por mí. -Asentí con la cabeza queriendo darle un poco de seguridad.

~~ * ~~

-¿Irina? ¿Puedo hablar contigo un minuto? -La llamé al entrar a los archiveros y ella levantó la cabeza hacia mí.

-Hey, Doc. ¿Qué pasa?

-Todo está bien, gracias. ¿Y tú?

-Lo mismo de siempre.- Escuché el clic sobre algo con el mouse. -Entonces, ¿Qué te está molestando?

-Hum... necesito un favor.

-Dime.

-Voy a tomar un par de días de libres nuevamente y quiero saber, si puedes ayudar a Yulia mientras no estoy - Ella frunció el ceño.

-¿Ayudar a Yulia?

-Bueno, ella tiene dificultades para recibir ayuda de otros oficiales al ser una residente. Y temo que sea ignorada mientras este fuera. Así que si te parece bien, podrías cuidar de ella.

-¿Qué quieres decir con cuidar de ella? No puedo sentarme y verla como tu bebé, Doc .

-No me refiero a permanecer con ella todo el tiempo. Me refiero a sólo asegurarse de que reciba su comida, duchas y esas cosas.

-¿Has hablado con Putin acerca de esto?

-No lo necesito. Tengo el permiso de Lyudmila Shapovalova.

-¿Shapovalova?-, Preguntó, parpadeando. - ¿La, sobrina del viejo Iván?

-Sí, esa misma.

-¿Ella está de acuerdo?

-En realidad no, pero entiende la situación.

-Hm ... ¿Por qué te tomas unos días libres? Si es que puedo preguntar...

-Voy a visitar a Viktoria.

-¿Quién es Viktoria?

-Su hermana.

-¿La hermana de Shapovalova?

-No, la hermana de Yulia.

-¿Yulia?

-Yulia.

- ¿Tiene una hermana?

-Sí, así es.

-¿Yulia tiene una hermana?- parpadeó.

Asentí con la cabeza. -Sí, Yulia tiene una hermana.

-¿Y vas a traerla?

-Lo intentaré.

-¿Yulia lo sabe?-, Preguntó insegura.

-Sí, es consciente de ello.

-¿Y está bien con lo que harás?

-Sí, más o menos.- Le respondí segura.

Parpadeó perpleja. -¿Qué demonios le pasó a Yulia Volkova y qué has hecho con ella? -Me reí por esa observación.

-Yo sólo... hablé con ella.- Le respondí, sintiendo mi corazón más cálido. Se sentía bien tener esa sensación íntima con Yulia. Sobre todo porque podía sentir esa profunda conexión, de estarla ayudando. Incluso si ella lo negaba, sé que la estaba ayudando. Y es clara la diferencia de la Yulia que hoy está frente a mí, a la del pasado. -Te lo dije. No es lo que parece.

-Hm, sigo pensando que estás peligrosamente cerca de ella.

Sí, eso es bastante cierto. -Así que... ¿Harás esto por mí?

-¿Por cuánto tiempo te irás?

-Un par de días.

-¿Y cuándo partes?

-Dentro de dos o tres días.

Movió la cabeza comprendiendo. -Hm ... está bien. Lo haré.

-Gracias, Irina.

-No hay problema, Doc.

~~ * ~~
-Irina cuidará de ti mientras esté fuera, ¿de acuerdo?

Ella asintió con la cabeza. -Sí, entiendo.

-¿Estás bien?- Sentí que parecía un poco preocupada, por la forma en como arrancaba un poco de hierba del patio.

-Eh...

-¿Qué sucede?

-Nada. Estoy bien. -exhaló.

-¿Estás nerviosa?

-Un poco.- Respondió con honestidad. Suspiré y puse mis manos en sus hombros. -Es sólo que... Es muy raro... De repente tú te diriges a San Petersburgo, mi ciudad natal, para hablar con mi hermana. No veo esa ciudad desde... ¿10 años? Todo debe haber cambiado. Ni siquiera sé si todavía son dueños de la tienda. O incluso si se encuentra en el mismo lugar...

-¿Quieres que tome fotos?- Sus ojos se ampliaron.

-¿Qué?

-¿Quieres que le tome fotos a San Petersburgo? ¿A tus lugares favoritos?

-Yo…

-¿Cualquier cosa que quieras ver?

Se quedó pensando por un momento -Tal vez…. a Ginger.

-¿Quién es Ginger?

-Nuestro perro - Mis labios se curvaron en una sonrisa. -Le gusta jugar con Jack.

-¿Jack?

-Jack ... Jack Skeleton ... De ... Nightmare Before Christmas - Añadió, golpeada por esos recuerdos. -Fue uno de mis juguetes favoritos en aquel entonces. Sin embargo, parecía que a Ginger le gustaba más que a mí. Fue un regalo de Navidad... para mí... - sus palabras se desvanecieron hasta que todo se quedó en silencio. Fruncí el ceño, sacudida por su comportamiento.

-¿Yulia? ¿Qué pasa?

Se aclaró la garganta. -Sí. Ginger. ¿Podrías tomar fotografías de Ginger? Sería genial verla después de tanto tiempo.

Asentí con la cabeza -Sí, claro que sí - Pero mi voz no era tan feliz como antes. Así como la de ella -¿Estás bien?

-Sí, estoy bien.

-¿Estás segura?

-Sí, muy bien. Gracias, Doc. - dijo con rapidez. Yo sabía que estaba siendo honesta al darme las gracias, pero también sabía que algo la había perturbado. La sacudida repentina en su voz y el silencio que se produjo poco después, fueron sólo la prueba de ello. Traté de ignorarlo y sacudí mi cabeza hacia lo positivo. -Cuídate mucho durante el viaje.- Añadió al tiempo.

-Volveré pronto.

-Aun así... Cuídate.

-¿Que está pasando contigo Yulia?-, Pregunté en medio de la sorpresa, por su comportamiento hacia mí. Desde que tuvimos la charla, y hemos tenido sexo, ella parecía cuidar más de mí. De hecho, nunca pensé que Yulia fuera capaz de cuidar a otra persona. Especialmente en el sexo. Ella podía ser una criminal sangrienta, pero cuando se trataba de sexo, Yulia era una persona tan amable y cuidadosa, que nunca antes conocí. Quiero decir, yo no he salido con muchas personas con las que pueda compararla, pero la diferencia entre Nikolay y Yulia es abismal. Yulia hace que todo sea sobre mí. Y es increíble sentirse de esta manera. Tengo que luchar constantemente contra mi propio placer, y no ceder a estos sentimientos, cada vez que la veo. Tengo que recordarme constantemente a mí misma, que esto es ilegal e incorrecto. Y a veces, no es suficientemente para retenerme. Ayer por la noche, por ejemplo, fue una de las mejores noches que he tenido. Y Jesucristo, sucedió en su celda, un lugar totalmente privado de la comodidad. Es bastante sorprendente lo diferente que ella es, a su fachada. Pero es muy triste verla así. Porque si ella le hubiera demostrado a todo el mundo su lado suave, estoy bastante segura que habría pasado un mejor tiempo aquí.

-¿Qué quiere decir, con qué me está pasando?- parpadeó confundida.

-Eres diferente.

-¿Porque te dije que te cuidaras?

-Estás cuidando excesivamente de mí.

-Vas a visitar a mis padres. Estoy tratando de lidiar con ello.

Eso me golpeó. -Yulia...

-Pero está bien, Doc. Está bien. Ocúpese de esas malditas cosas. Sólo necesito un poco de tiempo.

-¿Hay algo que te gustaría que les dijera?-, Le pregunté curiosa. -¿Algo que siempre quisiste que ellos escucharan?

Hubo un corto silencio, antes de que respondiera. -En realidad no.

-¿Estás segura?

-Sí, bastante segura.- confirmó.

Asentí con la cabeza, dándole mi entendimiento. -Bien, ahora de pie, es tiempo de volver. Dije tocando sus piernas.

-¿No podemos quedarnos un poco más?

-¿Quieres quedarte?

-Sí, se está muy bien aquí.

-Pensé que no te gustaba el sol.

-No me gusta. Me gustas tú.

Y mis mejillas se ruborizaron a la décima potencia con esas palabras. –Te ruborizas muy rápido, cerdo rosa. Ellos se van a dar cuenta.- Bromeó.

-No me llames así.

-Cerdo rosa.

-Yulia...

-¿Qué?- sonrió. -¿Qué vas a hacer conmigo? ¿Encerrarme?

-Podría hacerlo.

-¿Tanto me deseas?- Mis ojos se ampliaron.

-¿Qué? ¡No! Cállate! -Ella rió.

-No hay nada de malo en decirlo, Doc.

-No voy a decir nada, solo cállate. Ahora, vámonos. -Me levanté del suelo, aun ruborizada por su comentario. Ella sonrió y se levantó para después seguirme.

-Yo sé que me quieres.

~~ * ~~

Conforme baje del taxi y vi el nombre del local, mi corazón comenzó a latir más rápido. Tuve dificultad para mover las piernas y acercarme a la tienda de óptica igual que la primera vez. Y que lamentablemente no había salido bien y ahora, no sabía cuál sería su reacción al verme de nuevo.

Concéntrate, Elena. Puedes hacerlo. Me dije a mí misma.

Tengo que hacerlo. Yulia tiene la esperanza de ver a su hermana menor de nuevo y esta vez, tengo que hacer que pase.

Respiré profundamente y empecé a caminar, acercándome a la tienda.

-Disculpe.- Dije al entrar.

-¿Puedo ayudarle a…Oh, eres tú otra vez.- Reconocí a su hermana al instante.

-Siento volver, Yulia.

-¿Qué quiere?

-Necesito hablar contigo.

-Déjenos en paz, Doctora. No estamos interesados en hablar con usted.

-Lo sé y lo siento, pero es muy importante.

-Sabe, la última vez dijo que no nos molestaría, ¿Qué pasó con eso?

-Yulia fue quien me hizo venir esta vez.- Contesté con firmeza. Viktoria suspiró, mostrándome un poco de desagrado. -Ella quiere verte. Cuando te mencioné, tuvo la esperanza de que la visitaras.

-Dile que no me interesa verla.

Probé una vez más. -Viktoria, por favor ...

-Mire Doctora, ya le dije lo que pienso sobre esta situación y cuál es nuestra posición con respecto a Yulia. No estamos interesados. Ahora por favor, desaparezca. Tengo cosas más importantes que hacer. -dijo apretando los dientes para mantener la voz baja y no molestar a la gente que pasaba cerca.

¿Por qué es tan terca?

-No te estoy pidiendo que la visites constantemente, es sólo por esta vez.

-Una vez más, no me interesa.- En ese momento exhalé, sintiendo mi cuerpo entrar en calor, por la ira y el agotamiento. Esta vez, traté de transmitir esos sentimientos internos.

-¿Podemos hablar en privado?-, Pregunté, no sintiéndome cómoda al tener esta conversación dentro del local.

-No.

-¿Por favor?

-Todo lo que tiene que decir, estoy segura de que lo puede decir aquí.

Negué con la cabeza, incrédula por cómo se estaba comportando. No puedo creer que haya venido aquí por nada.

-Entonces ¿Puedo pedirte un favor?- apartó la mirada, visiblemente molesta. -¿Podría tomar algunas fotos de Ginger?- Y fue entonces, cuando vi sus ojos centrarse de nuevo en mí.

-¿Ginger?

-Hum, es el perro, ¿no? Yulia me lo pidió. -Ella parpadeó, como si pensara en ello durante un tiempo. -¿Podrías hacer eso? ¿Por favor?

-No- Eso me enfureció.

-¿Cuál es tu maldito problema? ¿Por qué estás siempre haciendo caso omiso de tu hermana? ¿Por qué no intentas mitigar esta situación? Yulia está allá, sola, sufriendo y todo lo que ella quiere es verte. Al menos deja que ella vea una imagen de Ginger. ¿En serio vas a decir que no a eso también?

-No hay otra respuesta.

-¿No hay otra respuesta?¿De qué se trata todo esto? ¡Por supuesto que la hay! ¡No puedo creer que seas!

-¡Ginger se ha ido!- Me interrumpió enseguida. Mis ojos se abrieron cuando mi cerebro procesó la información. -Ginger se ha ido. Falleció. -aclaró su garganta, con un poco de pena.

Falleció. Falleció. Ginger falleció. Mientras sentía el peso de esas palabras, me quedé boquiabierta, ahora, con mi mano cubriendo mi boca. Un segundo después, las lágrimas inundaron mis ojos. -Falleció... hace cuatro años.

Oh, mierda.

-Siento decirlo de esa forma.- Añadió. -Pero... ya no está.

Me tomó tiempo recuperar mi conciencia. Me tomó tiempo entender, lo que realmente significaba. Todo lo que podía sentir era la sensación de adormecimiento, en la punta de los dedos.

Sentía como si todo se había torcido y distorsionado. Sentía como si ya no perteneciera allí. Estuve muy lejos de ellos durante tanto tiempo y me perdí muchas cosas que sucedieron en casa, que ya solo era una especie de desconocida.

- ¿Ginger se ha ido? ...- Murmuré, imaginando lo mal que ella se sentiría al escuchar esta noticia. - Pobre Yulia... No puedo creerlo...

El silencio pronto nació en el espacio. Tragué saliva, sintiendo la herida por Yulia. ¿Cómo voy a decírselo?

-¿Doctora Katina?- Me llamó después de un rato. Miró al suelo antes de agitar su mano. -Venga conmigo.

~~ * ~~

Sentada en su coche mientras ella me llevaba a un lugar desconocido, era una sensación muy extraña. Ni siquiera me sentía como si me estuviera moviendo a pesar de estar en su coche. Era como si la tierra hubiera dejado de girar y todo estuviera atrapado en el tiempo. Esta podría ser Yulia. Podría ser ella conduciendo a sí misma a casa. Podría ser que volviera a casa después del trabajo. Podría haber sido ella disfrutando de su tiempo, finalmente libre de las paredes que siempre tuvo como compañía. Pero esta, era sólo su hermana.

Cuando finalmente se detuvo frente a una casa común, sabía lo que estaba pasando.

-Esta es la casa.- Dijo antes que yo hablara. Aun no podía decir ni una sola palabra. -¿Quiere tomar fotos?-

No sabía qué decir -No lo sé.

-¿No lo sabe?

-Me pidió fotos de Ginger, no dijo nada acerca de la casa.

-¿Si ella quiere ver a Ginger, no quiere decir que extraña la casa también?

-Es complicado.

-¿Cómo?

Suspiré. Asintiendo con la cabeza. Desabroché mi bolsa, tomando la cinta de la última entrevista que tuve de Yulia conmigo. -¿Podrías escuchar esto?

-¿Qué es?

-Una de las sesiones de Yulia.- Se quedó mirando la cinta. -Es la primera vez que me habla de su infancia. Y en este momento en particular, habla de su relación con sus padres. -La vi mirar hacia otro lado. -Viktoria escucha... No estoy aquí para que te sientas culpable por algo. Estoy aquí, tratando de ayudar a mi paciente.

-Va a hacerme sentir culpable...

-No - negué. -Eres sin duda la persona más inocente en todo esto. No eras más que una niña cuando todo pasó y siempre tuviste a tus padres detrás de ti. Yulia perdió todo esto cuando se fue a Moscú. -Se quedó en silencio. -Y nunca los pudo recuperar. Ella perdió a sus padres y nunca los tuvo de vuelta. Perdió a Ginger... y nunca la va a recuperar. -Vi cuando olfateó. -Pero no todo está perdido. Todavía puede tenerte a ti de vuelta -
El silencio me hizo pensar, si en realidad estaba llegando a convencerla - Se lo dije, Doctora Katina, no estamos...

-No se trata de ‘nosotros’, Viktoria. Es sobre ti. Eres una adulta ahora. Tu tomas tus propias decisiones.

-¿Qué gano con esto?- se encogió de hombros. -¿Qué va a cambiar si escucho la cinta?

-Tendrás la oportunidad de entenderla. Conocer sus sentimientos. Yulia no es lo que parece. No es lo que piensas.

-Ella va a culpar a mis padres, Doctora. Ella va a culparlos y no es justo. No es su culpa.

-No creo que esto se trata de justicia, Viktoria. Lo que se ha hecho, no se puede borrar. Se trata sólo de que tu hermana tiene ganas de verte. -no hubo respuesta. -Ahora que Ginger se ha ido... parece ser, que eres la única cosa que Yulia tiene como un recuerdo precioso.

-Eso no es posible. No somos cercanas.

-Eso puede cambiar.

Por un momento, sentí que estaba llegando a ella. Sentía como si estuviera realmente pensando en todo esto. Mi corazón latió con fuerza y alegría. Vamos, Viktoria, dilo.

-No estoy interesada.- Mi corazón se apretó escuchando su respuesta. -Lo siento, Doctora, no creo que ver a Yulia sea lo mejor.

-Viktoria...

-Se lo dije. Estoy bien de esta forma. Estamos bien. ¿Por qué cambiarlo? Nos hemos mudado ahora. Yulia siguió adelante. Y hemos estado viviendo de esta forma por mucho tiempo. No hay ninguna razón para destruirlo.

-No vas a destruir nada, vas a repararlo.

-Lo siento, Doctora... a veces no se puede reparar.

-Ni siquiera estás tratando de hacerlo.

-Lo siento.

-No, no es cierto- Dije con amargura. -No lo sientes.

Exhaló, golpeando sus dedos alrededor del volante. -¿Seguro que no quiere tomar fotos de la casa?

-Sí, estoy segura.

-¿De la casa? ¿Su habitación o lo algo así?

-No- ella asintió con la cabeza. Tan pronto como puso el motor del coche en marcha, pregunté. -¿Puedo tomar algo de su habitación?- frunció el ceño. -Podría haber alguna cosa que a Yulia le gustaría ver.

~~ * ~~
-Lo siento, Yulia...- lo solté para mí misma. -Lo siento mucho.

-¿Estás bien Lena?- Irina preguntó a mi lado, colocando su mano sobre mi hombro. Negué con la cabeza.

-¿Cómo se lo vas a decir?

-No lo sé.

-Ella ha estado rara estos días.

-¿Rara?- Fruncí el ceño.

-Hmmm.

-¿Qué quieres decir con rara?

-Un poco agradable.- Vi su tímida sonrisa. -Es raro verla así.- Rió. -Así que, ¿Lista para entrar?-, Preguntó, tirando de las llaves.

-En realidad no.-, contesté. Apretó mi hombro dándome un poco de apoyo. Mientras abría la puerta de su celda, lo único que podía escuchar, eran los fuertes latidos de mi corazón.

-¡Doc! ¡Estás de vuelta! -Fue su manera de saludarme cuando entré al lado de Irina, a su celda. -¿Cómo estuvo? ¿Qué dijo ella?

El silencio que se produjo poco después, fue suficiente para que Yulia quitara la sonrisa en su cara.

-¿Doc?

-Yo…yo lo siento, Yulia...- Traté de no llorar delante de Irina.

-...

-Lo siento... Pero ella... ella no está interesada en venir.

Su expresión me hizo odiarme a mí misma. Sus ojos rápidamente descendieron al suelo. Ella asintió con la cabeza, ya sin vida.

-Sí, lo entiendo.- trató de no verse molesta. -¿En qué estaba pensando?

-Yulia...

-Por supuesto que no quiere verme...¿Porque iba a querer algo así?

Miré a Irina, en busca de cualquier apoyo, pero se mantuvo en silencio.

-Debí haberlo sabido desde el principio...

-Lo siento, Yulia...- se sentó en su cama, mirando al suelo. Nunca me sentí tan mal por alguien, en toda mi vida.

-Está bien, Doc. No es tu culpa.

-Aun así...

-No te preocupes, no pasa nada. Estoy bien.

-No, no lo estás.

-No importa ahora, Doctora.

-Yulia...

-Está bien, de verdad. Estoy bien.

-Queremos ayudarte, Volkova.

-¡No, no pueden!- su furia salió y se levantó de golpe. Mi corazón terminó saltando en mi pecho al ver ese comportamiento en ella. -En realidad, no puedes ayudar, oficial, ¿Y sabes por qué? ¡Porque siempre hay alguien impidiendo que reciba ayuda! -Mis ojos se aguaron tan pronto como vi sus ojos llorosos. - Siempre ha sido así. Siempre... -casi, estuvo tan cerca.

-Yulia...

-¿Cuánto debe pasar para que consiga lo que finalmente quiero? ¿HUH? ¡Debería entender a estas alturas que el diablo, siempre me tendrá como su compañera de por vida! ¡Hurra! Vamos a animar a Yulia, su juguete favorito! -sonrió abriendo los brazos. Irina dio un paso hacia atrás por un momento. Yulia se rió sarcásticamente, usando un tono falso de alegría en su voz. -¡Sí, vamos a reírnos de la pequeña Volkova una vez más! Vamos todos ríanse de ella y de su defecto una y otra y otra vez! -
Mi capacidad de hablar simplemente se desvaneció, presenciado la escena. Viéndola en ese estado.

-Ha sido como una maldición, lo juro... un mal día, tras un mal día, después de otro...-

-Yulia...

-Es que... nunca termina.

-Yulia... escúchame, podemos ayudar!-, Dije, tratando de calmarla.

-¿Qué hay de tus amigos?- Oí preguntar a Irina de repente. -Dijiste que tenías algunos amigos afuera... ¿Alguno estarán interesados en verte?- Yulia no respondió. -¿No hay alguien más que te gustaría ver?- el silencio permaneció.

-Ahora, no importa.- Sacudió la cabeza.

-¡Por supuesto que importa, Yulia!- respondí. -Mírate, estabas tan feliz esperando ver a tu hermana... ¿Qué hay de tus amigos? ¿Tu mejor amigo?

-¿Mi mejor amigo?- Rió, pareciendo un poco fría.

-Sí, ¿Qué pasa con él? ¿Qué pasa con Domen?

¡Debí haberme quedado en silencio!. ¡Debí haberme cosido la boca para impedirme decir aquel nombre que nunca debió ser pronunciado!. En el instante que el nombre se deslizó de mis labios me arrepentí horriblemente.

Un terrible silencio perturbó el lugar. Irina frunció las cejas cuando Yulia se quedó inmóvil. Lentamente Yulia volvió su mirada hacia mí, con esa luz tan fría que nunca antes había visto. Fue tan intensa, que me puso la piel de gallina. Dio un paso más cerca de mí, sin apartar su mirada, incrustando sus ojos como si pudiera ver mi propia alma. Irina por alguna razón decidió quedarse quieta y yo, ni siquiera podía hablar, era como si hubiera perdido esa capacidad en ese preciso momento.

Con cada paso que Yulia daba se acercaba más a mí, y yo solo podía caminar hacia atrás para evitar que me alcanzara, hasta que no ya no hubo más espacio. La pared, me había dejado sin escape. La sensación de claustrofobia era tan intensa, que tuve que apartar el rostro hacia otro lado y cerrar los ojos.

-Yo ...- Traté de transmitir mis palabras, pero me detuvo inmediatamente. Mis ojos llorosos fácilmente comenzaron su labor.

-¿Reclusa ...?- Oí la voz de Irina ahogada por la confusión.

Mi corazón latió con fuerza dentro de mi pecho, mientras sentía su respiración en mi oído. -No lo hagas. No lo nombres. -En ese momento, que las palabras salieron de su boca y golpearon mis oídos, mi cuerpo entero tembló. –No quiero que lo menciones.

-Lo…lo si…siento...

-Por supuesto que sí.- Ella apartó un mechón de cabello fuera de mi rostro, dejándolo detrás de mi oreja. Algo sobre la forma en la que hablaba y estaba actuando, me tenía horrorizada hasta lo más profundo de mi ser. -Y es porque tu... No vas a decir esa palabra de nuevo, ¿cierto?- Asentí con la cabeza, con los ojos todavía cerrados por la extrema sensación de encierro. -Muy bien.- Tragué saliva, ahora sintiendo las lágrimas en mis mejillas.

-Y..yul...

-Shh ...- presionó su dedo índice en mis labios, silenciándome. -No vamos a hacer esto difícil para las dos, ¿de acuerdo?- Mi cuerpo estaba alerta, consciente del peligro en su voz, su discurso y sus modales. -Ahora dime. ¿Ángela o Elizaveta? -Mi corazón se encogió. Negué con la cabeza, dando a entender un ‘No sé de qué estás hablando’. Sin embargo, sí que lo sabía. Simplemente no podía decirlo.

-Hey, reclusa... aléjate de ella.- oí decir a Irina con firmeza.

-Estamos hablando aquí, oficial. Una conversación privada entre médico- paciente, ¿No es así, Doctora Katina? -Dejé escapar un gemido cuando me llamó Doctora Katina. Por favor, no lo hagas. Llámame Nena, llámame Lena... llámame como sea, pero NO, Doctora Katina.

-Ella no parece sentirse cómoda contigo en la forma en que la tienes contra la pared.

-Ella está bien. La Doctora Katina aquí lo está... -me tocó la mejilla con la mano. -Ella esta... demasiado cómoda conmigo ¿No puedes verlo? ¿Cuán íntima somos?

-Apártate ...- Irina levantó la voz.

-O tal vez tu deberías hacerlo, oficial. Solo vete - Por favor, no lo hagas. No me dejes, Irina. -Quiero hablar con la Doctora Katina.

-Ella no quiere hablar contigo.

- No se trata de lo que quiera, oficial, se trata de lo que necesita.- Tragué saliva sintiendo el peso de sus palabras sobre mí. Las mismas palabras que yo usé todo el tiempo, cuando se negaba a hacer algo que yo le decía.

-¡Última advertencia! ¡Apártate o disparo!

Sentí a Yulia dar un paso hacia atrás, dejándome espacio para respirar otra vez. Tan pronto como sentí alivio en el cuerpo, abrí los ojos, secándome las lágrimas.

-Lena, ¿estás bien?- Irina preguntó preocupada. Tal vez, porque definitivamente estaba más pálida que nunca.

-Ella está bien oficial, sólo estamos compartiendo algunos... secretos de, Amiga a Amiga.

-¿Qué demonios te pasa? ¿Por qué estás actuando así? ¿Quién es Domen? -
Desearía que Irina no pronunciara más es nombre. Yulia se burló irónicamente. -¡Y aquí estoy... en compañía del diablo otra vez!

-Yulia...

-¿Ve estas manos, Doctora Katina?- extendió sus manos al nivel de su cabeza. Movió los dedos, llamando la atención de cada uno de ellos. -A veces... ... tienen impulsos terribles... las ves ...- Tragué saliva, con la sensación de ansiedad. -Es tan fuerte, me parece que no puedo controlarlos por completo. Sí quieren matar, mataran. Si quieren aplastar cabezas, van a aplastar cabezas. –Parpadeé -Las voces en mi cabeza están susurrando cosas...- Apreté los puños, sintiendo el sudor en las palmas. -cosas terribles-. Decir que me estaba dando miedo era un eufemismo. Estaba aterrada. -Pero voy a ignorarlas por un tiempo, solo por mi afecto hacia ti y te pido una última vez... ¿Quién te dijo ese nombre? ¿Ángela o Elizaveta?

-¡Oh, mierda!.- Irina abrió los ojos. -Es por eso que querías hablar con Ángela y Elizaveta, ¿verdad? Es por eso que le diste los pasteles a Ángela, ¿cierto? -Todo lo que quería era que Irina se callara de una vez. -No puedo creerlo. Lena, te dije que no te metieras en esto.

-¿Le diste pasteles a Ángela?- Yulia se volvió hacia mí, con una voz gélida por segunda vez. Nunca me sentí tan amenazada. Negué con la cabeza.

-N..no ... ...

-Le diste pasteles a Ángela para que ella te diera lo que querías saber...- completó Irina. Cerré los ojos, con ganas de alejarme de ese lugar.

De repente, escuché un fuerte sonido de aplausos y levanté la cabeza, al ver que el aplauso irónicamente era de Yulia. -Pero que gran médico, es usted, Doctora Katina.- Por favor, detente. –Sobornó a una residente para tener información sobre mí. Ya que pedírmelo directamente era demasiado difícil ¿no es así? -mi corazón fue apuñalado y destruido en un mil pedazos. -Y es que respetar mi libre albedrío, y no decirte lo que me hacía daño, era demasiado difícil para ti, ¿cierto?

-…no ...

-Y aquí estoy... pensando que por fin, he encontrado a un buen médico.- Las lágrimas descendieron nuevamente por mis mejillas.

-Yulia...

-Yo confié en ti...- negó con la cabeza decepcionada. -Incluso....- dejó de hablar. Pero yo sabía qué significaba. -¡Dios!¡Soy tan estúpida!

-¡No….. Yulia...! - Estaba devastada.

-Es todo lo que querías de mi

-¡No…

-Durante todo este tiempo. Has estado mintiéndome - Negué con la cabeza -Todo el maldito tiempo, tu…

-No, Yulia…

- ¿A cuántos residentes le dio un regalo, Doctora Katina? ¿A cuántos residentes sobornó para tener información sobre mí?
-No, yo no…

-¿No lo hiciste?¿Vas a negarlo ahora?
- No, no ... entiendes... .Yulia ... yo solo quería ... ayudarte…

-¡Tú no querías ayudarme. Todo lo que querías era conocer mi maldita historia, solo así podrías probar que mi jodida infancia era la raíz de todos mis problemas! ¡Solo soy otro caso para tu maldita colección!

- ¡No! Yulia.. ¡Eso no es cierto! Quería saberlo al principio, pero luego, cambié de parecer. Yo...

- ¡Me mentiste.- Dijo y sentí más lágrimas deslizándose por mis mejillas.

- ¡No!

- Me mentiste.- Su voz se apagó. -Como todos los demás.

-Yulia...

Me dio la espalda y se dirigió a su cama de nuevo.

-Yulia, por favor- En el momento que ella se sentó en la cama, fui hasta ella y me arrodillé para poder verla a los ojos. -Escucha... Sé que lo que hice estuvo mal. Y juro... te juro que una vez que nos volvimos cercanas, me sentí mal conmigo misma por hacer lo que estaba haciendo. Cuando le di a Ángela algo de comida, lo hice porque estaba tratando de mantener mi palabra, pero ya no estaba interesada en conocer esa información. Lo juro. Ella me lo contó, porque la salvé de ir a la UES. Yo no pregunté. Ya no quería saberlo.

-Por supuesto que sí. Siempre quisiste saberlo.

Negué con la cabeza. - No ... yo ...

-¿Lo ves? ¿Allí está, el casi? -Tragué saliva. -Casi, me encontré a una buena Doctora.

-Yulia ...

-Fuera.- Dijo fríamente como el hielo.

-Yulia...

-Ponte de pie y vete.

-No por favor, vamos a hablar...

-¡Lárgate, no te quiero aquí dentro!

-Lena...- oí que Irina me llamó, sosteniéndome de mis hombros para ayudarme a levantar del suelo. -Salgamos de aquí.

-¡No! Irina ...

-Ella quiere que salgamos. Vamos. - me apartó de Yulia.

-¡NO! ¡Yulia! ... ¡Por favor! ¡Hablemos...

-Ya no creo más en sus palabras, Doctora ...

-Yulia...- ahora estaba naufragando completamente en la nada. -Por favor...

-Déjeme en paz, Doctora Katina.- Negué con la cabeza. -Solo déjeme en paz, de una buena vez...
avatar
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Sáb Oct 06, 2018 3:26 pm

Estoy en shock este capítulo está muy bueno mucha información la hermana de Jul me desespera que pasará ahora con Lena en un momento pensé que la atacaría e Irina habló de más que significa domn en la vida de Juliá necesito respuesta autora mil gracias por él FIC y sigue subiendo capitulo neta eres la mejor ahora a esperar hasta el miércoles sigo en shock

Enviado desde Topic'it
avatar
mary

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Sáb Oct 06, 2018 4:04 pm

Como se le va a salir el nombre así q desesperación aparte de lo triste q la hermana no quiso verla ahora julia esta decepcionada y no quiere nada con lena q triste Sad ahora q va a pasar
avatar
Fati20

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Sáb Oct 06, 2018 4:17 pm

De verdad que cuando terminan mal es la peor tortura esperar quedar con esa sensación q están mal alejadas y sufriendo es horrible, veo el miércoles tan lejos Sad
avatar
Fati20

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Sáb Oct 06, 2018 4:20 pm

Fati20 este fic nos tortura mucho esperar no es nuestro fuerte ojalá nos regalara otro que pasara ahora?

Enviado desde Topic'it
avatar
mary

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Sáb Oct 06, 2018 5:55 pm

Si Mary cuando queda así q están mal de verdad desearía otro saber q las cosas se arreglan, siento q le costara a julia volver a confiar en ella y esa irina q solo le hecho leña al fuego y más daño todo. Ese domen no debe ser nadie bueno no creo q sea su amigo
avatar
Fati20

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Kamila el Sáb Oct 06, 2018 6:02 pm

Porque metió la pata así lena ahhh iba tan bien
avatar
Kamila

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 01/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Mar Oct 09, 2018 7:53 pm

Hola mis bellas y hermosas chicas? Cómo están este gran miércoles??? Espero que genial porque yo estoy feliz gracias a ustedes, porque aman este fics más que a mi Neutral jajajaja! mentira. Un fuerte abrazo y un besote!!! Embarassed

A leer!!!


CAPITULO 26: QUÉDATE



Negué con la cabeza, sintiendo mi corazón romperse en mil pedazos. - No...déjame, Irina! Necesito hablar con ella! Necesito…

-Ella no quiere hablar contigo, Lena. Sólo muévete. -Irina siguió arrastrándome lejos de Yulia.

-¡No! ¡Esto sólo es un malentendido! Tengo que explicarle...

-¡Cierra la boca y sígueme! - me exigió molesta.

-¡No! ¡Tengo que volver con ella!

-¿Eres una maldita loca o qué?- Me preguntó en voz alta. -¿Quieres morir?

-¿Qué?

-¡Mírala! ¡Estaba a segundos de hacerte pedazos!

-¡Tonterías! ¡Yulia nunca me haría daño!

-¡Para con esta mierda, Lena!- Dijo sacudiéndome de los hombros. -¡Yulia no es lo tú quieres que sea! ¡Ella es peligrosa! ¡Ella está enojada! ¿Acaso no puedes verlo por ti misma?

-Ella simplemente está herida por lo que he...

-¡Ella está enojada, Lena!- Me interrumpió enseguida -Y cuando esa reclusa está enojada, lo único que debe cruzar por tu mente, es mantenerte lejos de ella!- Eso, era algo que no estaba dispuesta hacer.

-¡No voy a alejarme de ella! Se lo prometí...

-¡No me importa lo que prometiste, no vas a entrar a esa celda!

-¡No puedes detenerme!



-¡Sí, sí que puedo! - El sonido del clic repentino de las esposas detuvo todos mis movimientos y pensamientos. A medida que mis ojos llegaron a mis manos, la opresión de las cadenas me hizo comprender lo que estaba pasando.

-Vendrás conmigo - dijo con firmeza.

-Quítamelas- Exigí.

-No.

-¡Déjame ir, Irina!- Exigí de nuevo.

-¡No, Lena! ¡Te iras conmigo! ¡Volkova no está interesada en verte ahora!

-¡Solo déjame ir! ¡Quítamelas Irina! ¡AHORA! -Grité, sin preocuparme por el alboroto que estábamos haciendo.

-¡Usted no me da órdenes, Doctora! ¡Ahora muévase!

-¡Usted tampoco me da órdenes, Oficial!

-¡OH SI, SI QUE LO HAGO! ¡MUEVETE! -Me empujó para hacerme caminar y eso me enfureció diez veces más.

-¡NO ME EMPUJES!

-¡ENTONCES CIERRA LA BOCA Y MUÉVETE!

-¡Es tu culpa! - Dije con rabia.

-¿Qué?

-¡Es tu maldita culpa! ¡Si hubieras cerrado la boca, Yulia no habría sido herida! ¡Ella no se habría enfadado!

-¿Qué? ¿Es en serio? ¿Soy la única culpable aquí?

-¡Sí! ¿No podías solo quedarte callada?? ¡No! ¡Tenías que decirle todo! ¡Tenías que contarle sobre Ángela! ¡TU Y TU MALDITA BOCA! ¿Y ahora, me exiges que me calle? ¿Por qué no lo haces tú también, eh? Yulia ya no va a confiar en mí y ES POR TU MALDITA CULPA! - La empujé lejos de mí.

-¡No es mi maldita culpa! ¡Tu fuiste quien le dio a Ángela esos pasteles! Te dije un millón de veces que no te metieras!¡Te dije que dieras marcha atrás y no lo hacías! ¡¿Pero qué hiciste?! ¡Me ignoraste! Y ahora que las cosas se pusieron mal, vienes a mí, ¿Y qué haces?¿Me gritas e intentas avergonzarme? ¿Es en serio? ¡Maldita sea! ¡Yo te salvé, Lena! ¡Demonios! ¡Te salvé la vida, maldición!

-¡NO, NO LO HICISTE! ¡LO UNICO QUE HICISTE FUE ARRUINAR TODO!

-¡¿QUÉ?! No puedo creer que seas tan... ¿Sabes qué? ¡A LA MIERDA! - gritó, y finalmente me liberó de las esposas - Listo. No voy a detenerte. Regresa allí adentro. Disfrute de su conversación con esa loca, Doctora Katina. - Me susurró, mientras frotaba mis muñecas para inhibir el dolor de las esposas apretadas. Luego lanzó las llaves al suelo. -Si tu cabeza se encuentra con la pared, no digas que no te lo advertí.

Cuando mis ojos se encontraron con los suyos, apreté los puños. En seguida ella comenzó a alejarse, no sin antes usar su hombro para empujarme a un lado. Cerré los ojos, sintiendo la agitación dentro de mí. ¿Qué está pasando? ¿Por qué dije todas esas cosas? ¿Qué está mal conmigo? Mis ojos, se quedaron mirando fijamente las llaves plateadas, que ahora estaban tiradas en el suelo. Me quedé allí, preguntándome que era lo que realmente debía hacer.

~~ * ~~

A medida que mis pasos fueron escuchados por Irina, levantó la cabeza para verme directamente. Tragué saliva, sintiéndome miserable por la discusión que acabamos de tener hace solo un momento.

El silencio en el almacén era horrible, y por un momento, el único sonido que se podía oír, era el de nuestras respiraciones. Apreté los dientes tratando de lidiar con el dolor que estaba sintiendo. -Lo siento.

-¿Vienes aquí para decirme que tenía razón?

-No, vine aquí para decir que lo siento.- Me acerqué a su escritorio. -Sé que Yulia está enojada, y sé que tú, tienes las mejores intenciones.- declaré, asintiendo con la cabeza. -No debí haberte gritado cuando sólo estabas tratando de protegerme.

-¿Ella te lastimé?- preguntó, su voz apenas más suave que antes. Negué con la cabeza.

-No volví allí, adentro.- Dejé el llavero en su escritorio. -Lo intenté, pero mis manos no dejaban de temblar, se me cayeron las llaves un par de veces hasta que me di por vencida.- enseguida se rió por alguna razón. -Creo que en este momento, estoy un poco asustada.

-¿Que pasó ahí? ¿Quién es Domen? -, Preguntó, y lamentablemente no sabía la respuesta.

No sé.- Dije con rapidez. -Ángela dijo que es el nombre que desencadenó el episodio de Yulia el día que mató a Katia. Es la única cosa que sé.

-Ella era tan...

-Posesiva.- Llegué a la conclusión asintiendo con la cabeza. -Ella estaba actuando tan posesiva hacia él. De una manera muy aterradora.

-¿Es su novio o algo así?- Levanté los hombros.

-No lo sé. Deduzco que es su mejor amigo, pero aun así, no estoy segura de ello.

-Esto está realmente jodido.- señaló apoyando la espalda contra la silla. -Ella estaba tan molesta…Puede herir a Ángela.

Parpadeé, recordando sus palabras. - Pero voy a ignorarlas por un tiempo, solo por mi afecto hacia ti y te pregunto una última vez... ¿Quién te dijo ese nombre? ¿Ángela o Elizaveta?

-Estoy muy asustada, Irina.- Finalmente dije, cubriendo mi rostro con las manos. Muy pronto sentí a Irina abrazándome.

-Hey... ¿Estás bien ahora?

-Estaba tan asustada. Tanto - Me abrazó con más fuerza - Nunca la había escuchado de esa forma. Por primera vez, sentí como si realmente iba hacerme daño.

-Sí, yo también.- Compartió. -Ten cuidado, Lena - Es bueno escucharla decirme Lena, y no Doctora.

-¿Qué hago ahora?- Pedí un consejo.

-Lena... mira, sé que estás comprometida en ayudar a esa reclusa, pero ...- dio un paso hacia atrás para mirarme a los ojos. -¿No crees que es hora de que la dejes ir?

Mis ojos se abrieron al instante. -¿Qué?

-Ella está loca, Lena ... y te está volviendo loca también a ti.

-No estoy loca.

-Lo que quiero decir, es que ella está entrando en tu cabeza, por eso haces todo por ella... Es como antes...

-¿Antes? ¿Qué quieres decir, con antes? - fijé mi mirada en ella.

-Ya sabes, cuando traías gusanos de goma para ella. No te importaba meterte en problemas, todo lo que querías era hacerla feliz, aunque sea por un par de segundos con una cosa tan tonta, como unos gusanos de goma.

-¿Qué estás intentando decir?

-Que haces todo por ella. Te lo dije antes, y lo repito, tú todavía crees que esto no es peligroso. Todavía piensas que esto está bien. Pero no lo está Lena. Esto es peligroso. Estas tan centrada en la búsqueda de su aprobación, que te pones a ti misma en situaciones en las que Yulia puede tener lo que quiera, porque te tiene aquí. - Me quedé quieta, reflexionando lo que decía. -Yulia puede jugar contigo como juega con los juguetes, porque sabe que en el momento en el ella dice “lo siento” o “por favor, regresa”, volverás a ella.

Quería negar lo que estaba diciendo, pero terminé por darme cuenta de que tenía razón. Si Yulia decía 'Por favor, regresa', yo lo hacía al instante.

-Sé que te gusta Yulia...- Dijo en voz baja, cuidando de que ningún oficial que pasara cerca, pudiera escuchar. -Pero lo que sientes por ella, no es saludable. Es como una de esas relaciones abusivas donde…

-Yulia no es abusiva.- Estaba ofendida. -Todo este tiempo que he estado con ella, nunca ha sido realmente abusiva. De hecho, si la conocieras mejor, sabrías lo protectora y amable que puede llegar a...

-Eres rara, Lena.- sacudió la cabeza, volviendo a sentarse en la silla.

-No soy rara, sólo estás juzgándola sin rodeos, cuando ni siquiera sabes cómo es en realidad. Yulia tiene traumas y eso, es lo que alimenta su ira pero no es abusiva. Ella es muy cariñosa y amable cuando la tratas bien.

-Ella estuvo jodidamente cerca de hacerte daño, Lena... así no es como se define a una persona que es protectora?

-Ella está herida, y es difícil para ella hacerle frente a las cosas que vienen pasando en su vida. Ella siente que todos están dispuestos a dejarla atrás y eso la hace enojar. Pero no es abusiva.

-No estoy diciendo que sea abusiva. Sólo hablo sobre la forma en que siempre vas a volver a ella, a pesar de la cantidad de daño que te infrinja, eso es estar al borde de ser abusivo. -no respondí, sólo me limité a seguir escuchando.- Yulia puede hacerte daño, quebrarte y matarte, y eso no parece que te afecte de ninguna forma. Eso no es normal. Y demonios, tu ni siquiera necesitas a un médico para darte cuenta de ello. Ella está echando humo en este momento. Probablemente están tan enojada como para ir tras Ángela con el fin de matarla... y tú todavía estarías allí, diciendo que ella es una buena persona. -Tragué saliva, con las imágenes en mi cabeza. Para ser honesta, no estaba tan lejos de la realidad. -Todavía estarías allí, intentando probarle a todo el mundo que Yulia es una persona protectora, una persona profunda. Y eso…. en verdad... ... está tan mal.

-Aun creo, en verdad... Yulia es buena.

-Si ella es buena, ¿Por qué iba a herir a su Doctora favorita?- preguntó, mientras pensaba en ello.

-Ella no me hizo daño.

-Porque yo estaba allí para sacarte.- Estaba completamente incómoda por lo que estaba insinuando. -Tal vez sea mejor si te alejas un poco de ella.- aconsejó levantando sus hombros. -Deja de estar con ella las 24 horas, los 7 días de la semana. Infórmale a Lyudmila Shapovalova que eres incapaz de trabajar en esas condiciones. Eres buena persona Lena y lo que estas tratando de hacer por Yulia es admirable. Pero ella, no se merece tus sentimientos...

Cerré los ojos, escuchando el fuerte latido de mi propio corazón. -Aléjate antes de que sea demasiado tarde, Lena.

-¿Qué quieres decir con que sea demasiado tarde?

Ella exhaló. -Sabes a lo que me refiero.

~~ * ~~

-Lo siento Doc, pero no puedo dejarla a solas con ella.

-Sólo por esta vez Irina, por favor.

-No puedo correr el riesgo, Doc. Lo siento.

Bajé la cabeza, con la sensación de entumecimiento por todo lo que estaba ocurriendo ese día. -¿Podrías, permanecer en silencio por lo menos?

Ella asintió con la cabeza. -Si, seguro.

Una vez que ella abrió la puerta de la celda, caminé dentro, mirando alrededor del lugar. El lugar estaba limpio, tranquilo y ordenado. Había una atmósfera inquietante, debido a la frialdad y a la luz tenue habitual en Cuidados Intensivos.

-¿Yulia?-, Le llamé suavemente, caminando con cuidado dentro de su celda. El silencio me hizo sentir aprensión. -Yulia, soy yo. ¿Estás ahí?

Exhalé, mientras que el silencio en la celda se hacía tan sofocante. Pude verla al ir más a dentro. Yulia estaba acostada en la cama, boca abajo, con la cara hacia la gris y fría pared. No sabía si estaba durmiendo, o simplemente estaba ignorándome sin rodeos, como al momento de llamarla por su nombre y no se movió, ni hizo ninguna indicación de que me estuviera escuchando.

Apreté la figura en mis manos. No pude trae conmigo fotografías de Ginger pero pude llevarle algo de sus recuerdos. Su juguete favorito, de cuando solo era una niña y el juguete favorito de Ginger. La figura de Jack Skeleton.

-¿Yulia?-, Le llamé de nuevo, pero no se movió. Mis ojos se encontraron con Irina y ella torció sus labios.

Suspiré. -Sé que cometí un error, ¿de acuerdo?- Reí irónicamente, sintiendo mis emociones brotando libremente. Me acerqué a su cama y tragué el nudo en la garganta al sentarme en la esquina del colchón. Irina estaba allí, de pie, dispuesta a ayudarme, en caso de que Yulia se convertiría en una persona violenta en cualquier momento y de cualquier clase.

-Sabes...- Empecé diciendo, en realidad no importaba si ella podía escuchar lo que estaba diciendo. A pesar de que tenía la sensación de que en realidad sí, lo estaba haciendo. -Siempre te he encontrado fascinante.- Asentí con la cabeza, sin atreverme siquiera a mirarla a ella o a Irina. Mis ojos estaban puestos en el juguete que sostenía mis manos.

-Desde que yo era una niña, las historias de los psicópatas eran mis favoritas. Era interesante para mí, saber cómo funcionan sus mentes y cómo se comportaban... supongo que soy una clase de persona un poco extraña. -Me reí de mí misma. -Aunque siempre disfruté de leer sobre ellos, en realidad nunca me encontré con un verdadero psicópata peligroso. Todos mis estudios se volvieron teóricos.- Hice una pausa por un minuto.

-Pero entonces, te conocí.- Cerré los ojos. -Tú, fuiste mi primer paciente en este lugar. Eres mi primer paciente peligroso en mi vida. Tú, una residente muy peculiar bajo Cuidados Intensivos que resultó ser una mujer, casi de la misma edad que yo. Era tan surrealista para mí. -¿Cómo es que esta mujer es una criminal bajo cuidados intensivos? Me preguntaba a mí misma. -¿Por qué era una criminal? Ya sabes, hay algunos estudios que dicen que la gente está moldeada por su entorno, y otros dicen que son moldeadas por su propia naturaleza. Y me sorprendí a mí misma, queriendo saber de qué lado te encontrabas tú. Irina me contó lo peligrosa que podrías ser. Eras la residente más perversa del Asilo. Entonces apareciste, contándome cosas. Cosas inteligentes. ‘Ella no está loca’. Muchas veces he tenido este pensamiento en el fondo de mi mente. -Sentí los ojos de Irina caer suavemente sobre mí.

Parpadeé, sintiéndome un poco más ligera al liberarme de todas estas cosas. Las palabras son poderosas. Y yo estaba allí, tratando de hacer lo mejor que podía con ellas.

-Y entonces, descubrí que mataste a una residente. Katia, así se llamaba la chica que compartió la misma celda contigo. Sinceramente, estaba en shock. -¿Cómo es que ella, mató a esa residente? - Fuiste tan descarada el día anterior, e incluso cuando el oficial golpeó tu cabeza sobre la mesa no pareció enojarte. Eso no tenía ningún sentido para mí. Pensé, ¿Qué pasó? ¿Qué fue lo que sucedió, para que esta residente matara a su compañera de celda con sus propias manos? ¿Qué fue lo que la enojó tanto? ¿Y por qué se enojó?Irina me contó que compartiste celda con otras dos residente, Ángela y Elizaveta. Y sabía, sabía que lo que estaba haciendo, estaba mal y es poco ético. Lo sabía. Pero estaba segura de que eras una mentirosa patológica y que incluso si te preguntaba, nunca me lo dirías. Estaba segura de que solo me mentirías. Por lo tanto, decidí preguntarle a Ángela. - Me aclaré la garganta.

Me explicó cómo mataste a Katia. Había sido tan rápido, rompiendo su cabeza contra la pared. Estaba tan asustada. Pensé de nuevo que algo debió haber pasado para que alguien tan cínico-bromista llegara a ese nivel de ira. Ángela mencionó que te convertiste de repente, en esta máquina asesina porque Katia dijo, un nombre - Una vez más, me detuve. Esta vez, fijé la mirada en ella, tratando de ver cualquier reacción procedente, pero no pasó nada - Le pregunté cuál era el nombre, la cuestión fue, que no quiso decírmelo. Dijo que la matarías si yo lo sabía. En ese momento, me contó lo peligrosa que podrías llegar hacer al escuchar ese nombre. Y para conseguir esa información, le prometí algo de comer. Sí, tenías razón, soborné a una residente para obtener datos sobre ti.

Exhalé. - Aun así, ella no me dio el nombre durante ese tiempo. Sin embargo, estaba agradecida de que compartieras un poco de información conmigo, así que estaba dispuesta a llevarle comida de cualquier forma, como se lo había prometido. La cosa fue, que empecé a acercarme más a ti, empecé a venir aquí con el fin de hablar contigo, y me olvidé por completo de esa promesa. Así que un día, ella vino a mí llamándome mentirosa y tramposa, porque no le había dado absolutamente nada. Para arreglar las cosas y hacernos quedar en buenos términos, le di un macarron. -Mis ojos se posaron de nuevo en el Jack Skeleton en mis manos. -Pero al parecer eso no era suficiente para ella. Me pidió cinco macarrones todos los días, durante un total de dos semanas. Le dije que no, pero en ese instante ella fue clara. Dijo que si le llevaba cinco macarrones todos los días, durante dos semanas, después de ese tiempo me daría el nombre. Estaba tan curiosa por saberlo que terminé aceptando.

No me molesté en tratar de limpiar la silenciosa lágrima que corrió por mi rostro.

-Pero cada vez, me acercaba más a ti. Hablaba contigo y me contabas cosas. Cosas que creía ciertas. Y como una forma de agradecerte por hacer eso también te di unos macarrones. Y día tras día, me di cuenta de que estaba siendo más amable contigo. Más de lo que debería. Lo más aconsejable era que me apartara un poco, que retrocediera. Irina ya me lo había dicho. Pero no le hice caso. No le hice caso porque.... Se sentía bien tenerte allí. -Cerré los ojos, con el corazón latiendo a toda velocidad. Vi cómo la boca de Irina se abrió, al escuchar mis palabras. -Se sintió bien hablar contigo.- Tragué saliva una vez más. -Y cuanto más cerca estaba de ti, más tenía la sensación de culpabilidad dándole los macarrones a Ángela.

-Entonces, ese día pasó. El día en que te encontré bajo la lluvia. Había escuchado algunas cintas viejas grabadas por el Doctor Pavlov y escuché lo que te hizo. Él era un monstruo. Pensé. Y yo nunca, sería como él. Entonces creí en la posibilidad, de que tal vez, tú no eras tan peligrosa como todo el mundo decía. Creí que quizás, el ambiente fue el que te moldeó. Después de eso, te encontré bajo la lluvia. Completamente mojada, despreocupada, sin miedo de la maldita tormenta. Y lloraste ese día, ¿lo recuerdas? -, Pregunté, sintiendo todas las emociones arremolinarse dentro de mí. -Y también me hiciste llorar. Me hiciste prometer que no me alejaría de ti. Todo lo que quería ese día era estar contigo, para poder ayudarte, yo solo quería cuidar de ti. -Olfateé.

-Pero no pude hacerlo. Los oficiales llegaron y te llevaron de vuelta a tu celda. La forma en que lloraste, la forma en la que me hiciste prometer que no te dejará sola... todas esas cosas se precipitaron y estaba segura de que no eras una mala persona. Estaba segura de que todos ellos estaban equivocados acerca de ti. -Me sequé las lágrimas con el dorso de mi mano.

-Ese día, también fue la última vez que le daba a Ángela algunos macarrones, así que lo hice. Me sentía tan miserable por ti, que cuando ella iba a decirme el dichoso nombre, le dije que se fuera a la mierda. -Reí irónicamente. -Ya no me importaba. No importaba cual era el nombre. No quería saberlo. Así no.

-Y entonces te di esa bolsa de gusanos de goma. Tantas veces me dije a mí misma que dejara de traerlos, pero no pude. Tenía que demostrarte de alguna manera, lo agradecida que estaba de que estuvieras allí, conmigo. Podrías haber muerto ese día. Podrías haber muerto porque no fui capaz decir que no cuando tenía que hacerlo. Tenía tanto miedo... -dije, cerrando los ojos de nuevo. -Podría haber matado a uno de mis pacientes, por la forma imprudente en la que estaba siendo. Me prometí que no lo haría de nuevo. No dejaría que eso volviera a suceder.

-Pero los macarrones que le di a Ángela, de alguna manera, fueron encontrados por los oficiales, y empezaron a golpearla. Ellos querían enviarla a la UES. Me enojé por la forma en que la estaban tratando, así que les conté la verdad. Que yo le había dado esos macarrones. No quería que nadie más saliera herida por mi culpa. No podía permitir que Ángea fuera humillada de esa forma cuando yo era la culpable. -Me detuve por un segundo. -Sabía lo que vendría después. Aun así, no pude permitir que Ángela fuera herida. Ese día fui despedida. Me despidieron, pero logre salvarla de ir a la UES.

-La cuestión fue, que estar lejos de ti fue más difícil de lo que llegué a pensar. Tú, estabas constantemente en mi mente. Me preguntaba ¿Cómo te estarían tratando en este lugar?¿Cómo te sentirías al no tenerme aquí? Un día estaba aquí y al otro, ya no estaba más. Ni siquiera me despedí. Da un poco de miedo, ¿no? Despertar y no ver a esa persona especial, que siempre estaba contigo, ¿cierto?- Me rompí inesperadamente.

-Tres meses más tarde, fui contratada otra vez y vine a verte directamente. Durante mi trayecto, me encontré con Ángela en el patio. Ella me dio las gracias por lo que hice ese día, por haberla salvado de la UES. Y como muestra de agradecimiento me dio el nombre, Domen. -Una vez más la miré, tratando de percibir cualquier acción que viniera de ella. Y otra vez, ella no se movió. -Ni siquiera recordaba, que se lo había pedido desde un principio. Me había olvidado totalmente de ello.

-Ese nombre, repentinamente comenzó a estar en el fondo de mi mente. Pensé, ¿Quién es ese hombre? ¿Quién es él para Yulia? ¿Amigo? ¿Hermano? ¿Novio? Pero no había mucho por hacer, el tiempo pasaba y nunca tuve la oportunidad de hablar contigo sobre él. Aun así, tenía una especie de miedo a tu reacción, y eso, sería un gran problema. Sabía que en el momento en que pronunciara aquel nombre te darías cuenta de que lo conseguí de un tercero. Sabía que te sentirías engañada. Porque eso es lo que realmente hice. Hice trampa. Te engañé. Y sé que es muy difícil ganarse tu confianza, porque me las arreglé para hacerlo por mi cuenta, pero lo tiré todo a la borda. Lo siento mucho, Yulia.

Un breve silencio, una vez más volvió a surgir.

-Pero por favor…. No le hagas daño a Ángela - Le pedí - Si le haces daño... Si le haces daño... entonces... se acabó.- Mi voz tembló, al oírme a mí misma. -Si lastimas a Ángela... o a alguien más...entonces...- Cerré los ojos. -Entonces significa... que todo lo que pasó entre nosotras, y todas las conversaciones que tuvimos y todos los momentos que hemos compartido... no tienen ningún valor.- Más lágrimas brotaron al momento. -Significa que yo no marqué una diferencia.-

-Y si no marqué ninguna diferencia, entonces todo lo que hice fue perder el tiempo.- Apreté el juguete entre mis manos como si sostenerlo de esa forma, salvara su vida. Lo que estaba sintiendo era indescriptible. Tragué saliva, sintiendo la fila de las lágrimas cayendo por mi rostro. Me estaba dañando al decir todas esas cosas sin embargo, eran verdad. -Realmente traté de ayudarte, Yulia. Y no sabes hasta dónde quise llegar con el fin de probar lo equivocados que estaban los demás. -Suspiré. Miré a Irina con la esquina de mis ojos, y se estaba secando algunas lágrimas.

-Por lo tanto, si no he hecho ninguna diferencia para ti... sólo dímelo.- Pregunté. -Si soy solo una pérdida de tiempo y espacio, sólo dímelo ahora, Yulia... Porque si dejas esta celda con el fin de hacerle daño a Ángela, entonces significa... que tú también me mentiste. Y de una forma horrible... que es... simplemente ... pura maldad. -Vi una lágrima car en el traje del juguete. -Me volví mucho más cercana a ti. Traicioné a la ética de mi propia carrera por ti. Porque creía que eras buena. Pero tal vez, tu padre tiene razón. Quizás eres una mala persona. -Sentí mi corazón perder el ritmo. -Tal vez, Viktoria está en lo correcto. Ya nadie te puede ayudar. Tal vez Irina está en lo cierto... Tal vez sea mejor si... doy marcha atrás.

-Estaba tratando de probar que ellos estaban equivocados. Pero tal vez. Yo soy la única que ha estado equivocada todo este tiempo. -mi corazón se contrajo.

-Eres mi paciente favorita, Yulia, y sé que lo sabes.- Aseguré, terminando con una exhalación. -Eres mi paciente favorita y probablemente siempre lo serás.- Apreté el juguete una vez más. -Me cambiaste de muchas maneras. Lo que tuvimos este último mes, fue muy especial para mí. Espero, que haya sido especial para ti también.

-No creo que vuelva a encontrar a otra persona como tú, nunca más. Lamento no haber traído a Viktoria a verte. Lamento que Ginger se haya ido. Lamento lo de Domen, quienquiera que fuera en tu vida.

-Espero que puedas perdonarme por lo que hice.- Tragué saliva. -Pero si no puedes... Entonces... supongo hemos terminado.- Mis dedos acariciaron la figura que aun sostenía. -No tiene sentido seguir con esto, si ya no puedes confiar en mí. No hay razón para seguir con esto, si todo lo que harás es bromear, o simplemente mentirme. No tiene sentido seguir adelante con esto, si... ya no quieres hablar conmigo. -Me levanté del colchón y exhalé, sintiendo que mis lágrimas finalmente se habían detenido. -Todo lo que he hecho aquí, fue tratar de ayudarte. Pero la realidad es que no puedo hacer ninguna diferencia, si tu no quisiste ser ayudada desde el principio.

El silencio se mantuvo, ella no dijo ni una palabra. Suspiré, todas las luchas ya habían salido a la superficie.

-Lo siento, Yulia. Lo intenté pero no pude ayudarte al final.

Me di la vuelta para salir del lugar, encontrándome con una Irina tan emocional por lo que acababa de decir. Asintió con la cabeza dándome un poco de apoyo. Suspiré, con la sensación de derrota. Ahora todo estaba en las manos de Yulia. Todo dependía de si ella quería ser ayudada o no. Si quería salir de este lugar o no. Si elegía confiar en mí, o no. Me giré una última vez para mirarla -Hice lo que pude. Di mi mayor esfuerzo sin embargo no fue suficiente. Espero que tu próximo medico logre ayudarte.

-Adiós Yulia - pronuncié y caminé hacia Irina.

Para mi sorpresa, a unos cuentos pasos cerca de la salida me detuve en seco. Mis ojos se abrieron con la sorpresa de sentir su mano sujetando mi muñeca. Fue como si el mundo se detuviera ahí mismo.

Me permití un pequeño suspiro de alivio y volví hacia ella. -¿Yulia...?

Con un ligero gemido, la oí decir. -No te vayas. Por favor... no me dejes.
avatar
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Mar Oct 09, 2018 8:39 pm

Hay nooooooo noooos dejes así tantos días por favor. Hay dios cuando lena se despedía se pudo sentir su dolor el dolor de lena decir y cumplir eso requiere de tanta valentía porque ella la ama tanto y ese momento q julia la agarro fue tan emocionante yo no puedo esperar tanto unooooo más por favor andaaaa Sad
avatar
Fati20

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Mar Oct 09, 2018 10:27 pm

Por Dios que capitulo pfff aún no lo asimiló ahora qué pasará pobre Lena aún qué tuvo un poco de culpa sentí tristeza y Juli lo bueno que reaccionó falta muchas cosas que aclarar urgue el maratón por favor y gracias por subir él capitulo

Enviado desde Topic'it
avatar
mary

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Kamila el Jue Oct 11, 2018 7:28 pm

Excelente
avatar
Kamila

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 01/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Vie Oct 12, 2018 11:49 am

Hola chicas, hoy es Viernes y como amanecí con la alegría de que por un mes estaré libre para disfrutar de unas merecidas vacaciones, hoy les traigo un nuevo capítulo. Les informo que Yulia al fin deja salir todo aquello que la está consumiendo y logra que Lena se acerque mucho más a ella.

Un beso a todas!!

A leer!!

CAPITULO 27:QUÉDATE CONMIGO


-Gracias por decirme la verdad - Dijo, con un tono menos frío que antes. Exhalé, aliviada por su decisión de volver a confiar en mí. Irina había dejado la celda para darnos un poco de espacio.

-Merecías saberlo desde un principio.-

- Entonces... ¿Ginger se ha ido? - Tragué saliva, sosteniendo su mano.

- Lo lamento - Dije, mirando al suelo.

- Ves, te lo dije, Doc... Siempre me dejan - Cerré los ojos, mis niveles emocionales se habían elevado más que nunca.

Suspiré, entregándole a Jack Skeleton. Ella lo aceptó - Era su juguete favorito, ¿cierto? - Pregunté, notando las lágrimas en sus ojos. Su pulgar derecho acarició la figura de peluche.

- Fue un regalo de...Domen - No me atreví a decir nada -¿Puedes lavarlo? Está un poco sucio.... Y... - No terminó lo que iba a decir. Asentí con la cabeza.

- Sí, claro.
Ella apartó la mirada, dejando a las lágrimas correr por sus mejillas.

- ¿Yulia?

...

- ¿Estás bien?

...

-Su nombre era Domen Volkov - Nunca antes había escuchado ese sonido. No era sólo una melodía triste, era un ser sin vida. Mi corazón latió con más fuerza, al saber que Yulia estaba confiando hoy más que nunca en mí. Ella no podía mentir esta vez. No había forma de que lo hiciera.

Después de haber escuchado con anterioridad su risa de vieja, sus chistes tontos y sus comentarios pretenciosos, era insoportable escuchar su voz ahora mismo. Aceptaría con gusto y en cualquier que me llamara “Lena Intensa”. Ella no pronunció ni una palabra por un momento.

-Lo conocí en la preparatoria, en mi primer año. Él se convirtió en mi mejor amigo. Le gustaban los juegos de video y cubos de rubik como a mí. Cosas en común como estas, fue lo que nos hizo unirnos - Me pregunté dónde estaría él en este momento - Nos convertimos en los hermanos Volkov, sin necesidad que nos corriera la misma sangre en el cuerpo.

-Mi primer año en la escuela, sólo fue tolerable porque tenía a Domen conmigo. Al siguiente año, nos encontramos con un niño más joven que nosotros, que estaba siendo intimidado en la escuela. Domen decidió ponerse de pie por él. Ese chico era Anton. Él era de un barrio pobre y fue gracias a una beca del gobierno que ganó su vacante. Algunos estudiantes con dinero y estirados, no les agradaba simplemente por ser pobre - Mi silencio se mantuvo en todo momento, consciente de mi corazón latiendo con gran fuerza contra mi pecho, mientras ella me contaba su historia.

-Después de haberlo salvado, Anton se unió a nuestro dúo. En el distrito de su barrio, tenía algunos amigos: Víctor Sidorov y Yuri Mijáilov.

Oh, así que Yulia tuvo a más de un amigo. Eso es bueno. Y por lo que me estaba diciendo, al parecer todos sus amigos eran varones. Eso explica sus predominantes gestos y habla varonil.

-Víctor era el más viejo. Yuri era el más joven. Los conocí a todos cuando tenía 13 años.

-A Víctor no le caí bien desde un principio. Yo era una niña y él solía decir que las pollitas no debían mezclarse con los chicos. En aquel entonces, yo no entendía por qué decía esas cosas, no tenían ningún sentido para mí. ¿Por qué las chicas no podían pasar el rato con los chicos? Yo quería demostrar que estaban equivocados. Ellos inventaron un desafío para saber si podía asumir el reto.

-¿Cuál fue el desafío? - Le pregunté en voz baja, curiosa.

-El desafío era escribir las palabras “Fuck You, Dad”, en todos los camiones de circo del Padre de Yuri - Su sonrisa apareció mientras recordaba el suceso.

-¿Circo?- Fruncí el ceño. Recuerdo lo primero que me dijo cuándo la conocí, dijo que su padre era dueño de un circo.

-Él era un bastardo. Yuri era obligado a practicar hasta el punto de tener una lesión en el tobillo. Él sólo se preocupaba por el dinero y toda esa mierda - Mi atención está completamente en ella - Así que lo hice. Pinté los camiones, el escenario, los asientos del público, las cortinas. “Fuck You, Dad”, estaba en todas partes - Dijo con un tono ligeramente diferente. Casi orgulloso. Me pregunté, si ese orgullo era por la sensación que le causaban esas palabras “Fuck you, Dad” o si eso, era lo que Yulia le estaba intentando decirle a su propio padre.

-Solía pasar todo mi tiempo con ellos. Estaba con Domen y Anton durante la escuela y los fines de semana, nos uníamos a Yuri y Víctor. Era la única chica del grupo, así que realmente no tomó mucho tiempo para empezar a comportarme como ellos. Empecé a hablar como un chico. Era totalmente igual a un chico de la calle. No usaba honoríficos, no había cortesía, sin andarse por las ramas para intentar complacer a los mayores. Existe un poco de libertad en las calles sucias de la ciudad, Doctora. Y ese poco de libertad, a veces es toda la libertad que tendrá en toda su vida - No hubo ningún comentario de mi parte, solo seguí en silencio.

-Pero no era una chica de la calle. Tenía una vida escolar. La escuela aspira todo, Doc. La escuela aspira lo mejor de ti y te lanza a los agresores encima.

-¿Fuiste intimidada?- Sólo entonces hablé. No es que me sorprendiera realmente. La intimidación es natural en los entornos escolares.

-Era una chica que se comportaba como un chico. Por supuesto que fui intimidada. Pero eso no importaba porque tenía a Domen en ese lugar. Anton se convirtió en un muy buen atleta, hasta unirse al equipo de fútbol. Con el tiempo, muchas chicas se dieron cuenta de que era su amiga. Yo, el aspirante a chico, era la mejor amiga de uno de los hombre más encantadores de la escuela. Ellas se enojaron, de alguna manera me estaba robando a su galán - Oh, el comportamiento obsesivo de las mujeres... - ¡Él no era su galán! - Yulia rechinó los dientes con rabia.

-Una de las chicas estaba bastante obsesionada con Anton. Viendo lo cercana que yo era a él, se puso demasiado celosa. De alguna manera, descubrió que no podía nadar y un día me empujó a la piscina - Que maldita - La piscina era lo suficiente profunda, y yo siendo muy pequeña, era perfecto. Traté de respirar, pero en vez de tomar aire, lo único que conseguí fue que entrara agua en mis pulmones y mientras seguía ahogándome, el pánico llegó. Traté de gritar para pedir ayuda, pero no lo logré. Más y más agua entraba a mis pulmones y recuerdo que pensé: voy a morir.

Para ese momento, noté que estaba sosteniendo su mano entre las mías.

-Entonces, sentí brazos que me rodearon y me levantaron. Sentí a alguien encima de mí, asistiéndome para que respirara de nuevo. Abrí los ojos y vi a Domen - Las lágrimas en sus ojos era indiscutible - Está bien, Yul - Me dijo -Todo está bien. Estoy aquí - Todo lo que pude decir fue, “tu me salvaste” - Él sonrió y respondió: - Por supuesto que te salvé. Yo siempre te salvaré - Las lágrimas caían de mis ojos - Domen... tampoco sabía nadar.

Mis ojos se ampliaron. Él no sabía nadar y sin embargo saltó a la piscina para salvar a Yulia. ¡Pudo haber muerto con ella!

-Anton era bueno en el escenario. Solíamos decir que sería un gran artista. Yo era capaz de dibujar, Víctor podía cantar... Yuri era un muy buen bailarín y Domen tenía cara de psicópata, así que supusimos que sería un buen actor - Mi risa acompañó su conjetura. -Sentimos que ganaríamos experiencia si tocábamos en la calle. Y eso fue lo que hicimos durante un tiempo.

-Los fines de semana, tocábamos en las calles para ayudar a Víctor y a Yuri a conseguir algo de dinero. En ese momento, ya estaba creciendo lejos de mis padres y los chicos se estaban convirtiendo en mi nueva familia. Domen solía llamarme para pasar la Navidad con sus padres.

Mi pulgar acariciaba suavemente su mano mientras hablaba - Nos mantuvimos así durante un tiempo. Era el mejor momento de mi vida.

En un momento, Yulia se sentó en su cama, contemplando mis ojos. Luego levantó su dedo índice - Un mal día, Doc. Un mal día... es lo que toma para que te pierdas. Un mal día puede hacer que pierdas la cordura. Somos iguales, Doctora - Dijo señalándome - Lo que nos hace diferentes, es sólo un mal día.

Tragué saliva con ansiedad -¿Qué pasó?- Finalmente pregunté.

-El imperio del mal, los gansters, eso fue lo que pasó. Ellos necesitaban peones para sus drogas. Las ratas de la calle son los mejores para el trabajo. ¡Son desechables! Al principio no queríamos involucrarnos con la mafia. Es una pequeña industria, después de todo, todos se conocen. Todo el mundo es el objetivo del otro. Pero el dinero que obtuvimos era mucho más del que hacíamos tocando en la calle. No pasó mucho tiempo para involucráramos. Víctor fue el puente. Solía reunirse con los gansters y luego nos daba las instrucciones. En realidad, nunca conocimos a esos tipos y no se suponía que lo hiciéramos. Pero hubo un día, donde Yuri no pudo hacer lo que se le dijo, entonces, ellos vinieron y se lo llevaron. Él desapareció por días. Estábamos tan asustados, creímos que estaba muerto. Anton fue quien creo un plan para que pudiéramos ir a su nido y salvarlo.

-El plan era que Domen y yo fuéramos a su almacén, vestiríamos los uniformes escolares y hablaríamos con ellos, fingiendo que éramos chicos estirados, con mucho dinero en busca de drogas recreativas. Anton nos consiguió algunas pelucas para que pudiéramos disfrazarnos. Yo había pensado que era una broma... pensé que la idea era ridícula, sin embargo, hizo que la llevara de todos modos. Mientras hablábamos con ellos, Anton y Víctor se colarían, buscarían a Yuri y lo salvarían. Pan comido, ¿cierto? - dijo con burla.

Mi corazón latió con mayor velocidad.

-Fue un jueves por la mañana. Domen y yo nos saltamos las clases para ir a ese almacén, en el momento adecuado. Pensamos que por la noche, habría un montón de chicos en el sitio y no queríamos llamar la atención.

La pausa que estaba haciendo, me dio algunas vibraciones negativas, demasiado negativas para mi gusto - Entonces… llegamos allí... estábamos de pie en la parte delantera de su almacén, sudando como cerdos, porque el clima ese día era inusualmente caluroso, para un día de primavera... Bueno, supongo que se puede decir que ‘El Niño’ estaba haciendo su trabajo perfectamente - Ella rió, haciéndome sentirme más nerviosa. No se veía triste. Se sentía como si la sarcástica Yulia estuviera de vuelta. En otras ocasiones, me pondría contenta, pero esta vez...me concernía a mí.

-Recuerdo que nos quedamos de pie en el mismo lugar, durante minutos, simplemente contemplando el almacén con la sensación de entumecimiento. ¿Y si no podemos salvarlo? ¿Y si está muerto? ¿Y si hace tiempo que lo asesinaron y sepultaron bajo nuestros pies y no lo sabíamos?

- “Domen, vamos a casa”, le pedí, pero él negó con la cabeza. Me dijo: “No, Yul. Tenemos que hacerlo. Tenemos que salvar a Yuri. Él es nuestro amigo... y los amigos no se dejan atrás, ¿recuerdas?”

No sabía qué decir. Había tantos sentimientos pasando en mí interior, que estaba a punto de pedirle que parara. Sabía que era un asunto delicado. Y sabía, que algo había salido mal ese día...

-Dos hombres abrieron las puertas y salieron a hablar con nosotros. Hicimos lo que planeamos, pedirle drogas recreativas. A él no le pareció gustarle que dos niños llegaran hasta ese lugar, y yo realmente no los culpo por ello. ¿Quién podría? Me tomó por el cuello y me acerco a él; seguramente estaría comiendo ajo, porque cada palabra apestaba cuando me amenazó con realizarme una cirugía oral con un clavo y un ladrillo... ¡Un hombre muy creativo !

-Después de diez minutos de conversación, Domen y yo, compramos esas malditas drogas al azar, luego dejamos el lugar, con la esperanza de encontrarnos con Víctor, Anton y a Yuri, justo como lo habíamos planeado. Pero no sucedió. Esperamos diez minutos más, pero nada cambió. La ansiedad llegó finalmente. ¿Dónde estaban? ¿Porqué les estaba tomando tanto tiempo? ¿Encontraron a Yuri y tuvieron que huir tan deprisa? ¡No había como controlar nuestras mentes! Domen quería mirar alrededor para localizar a los chicos y lo único que yo quería, era salir de ese lugar - No podemos ir a casa, Yulia. Tenemos que esperar a los chicos - dijo. Domen siempre fue más valiente que yo.

Noté al instante que el ritmo de su voz cambió. A veces, estaba hablando muy rápido, otras veces, lento, como si intentara sujetarse de las palabras para llegar al otro lado.

Tragué saliva de nuevo - Pasaron cinco minutos más y aun estábamos allí, esperando por ellos. “¡Vamos a casa!, ¡Llamemos a la policía y démosle la dirección de este lugar. Ellos sabrán qué hacer. Pueden recuperar a Yuri y a los otros chicos! - Él se negó - Vamos a esperar por ellos - volvió a decir y el miedo seguía creciendo en mi interior - ¡No Domen! ¡No podemos quedarnos aquí por más tiempo, van a sospechar de nosotros! ¡Volvamos por favor! - ¡No, Yulia!, ¡No vamos a dejarlos!

Estaba tan ansiosa por lo que vendría, que mi corazón latía como loco - Nunca deseé tanto ir a casa como aquella vez, Doc. Cada segundo que pasaba me mantuve al lado de Domen en ese almacén, y con cada segundo, el pánico me iba carcomiendo. “¡Ya no quiero hacer esto! ¡Quiero ir a casa!” - Domen volvió a negar – “¡No quiero que vuelvas a repetir eso” “¡Elijo por los dos, yo soy el mayor!”

Mi mano cubrió mi boca cuando reconocí esa frase. Fueron las mismas palabras que Yulia le gritó a Irina para que no la dejara. Dada la naturaleza de la frase y el significado que tiene para ella, debió estar muy desesperada cuando se lo gritó a Irina - No podía responder a eso. Él era mayor que yo, así que cerré la boca y decidí seguir a Domen y buscar a mis amigos.

Otra pausa y el silencio se tornó mortificante.

Tan sólo unos minutos transcurrieron y Yulia comenzó a hablar de nuevo.

-Encontramos a Anton y a Yuri. Estaban encadenados dentro de un recipiente viejo y oxidado. Domen estaba tratando de liberar a Anton, y yo estaba tratando de ayudar a Yuri. Él había sido torturado todos los días que estuvo desaparecido, pobre chico, las cicatrices en su pecho probablemente no desaparecerían pronto...

-Lo siento... Yulia ... debe ser ... horrible.

-Probablemente lo fue. En aquel entonces, todo lo que sabía era que si no salvamos a Yuri y a Anton pronto, los gángsters nos encontrarían y nos torturarían también. Yuri dijo que huyéramos, que nos alejáramos tanto como pudiéramos. Que si los gángsters nos encontraban, nos matarían. ¡Pero necesitábamos salvarlos! Uno simplemente no abandona a sus amigos, ¿cierto Doctora?

Traté de ocultar mis lágrimas. Ahora sabía con exactitud que algo salió terriblemente mal ese día.

-Ellos nos descubrieron. Bueno .... ya sabes, la vida, jugando sucio conmigo haciéndome calzón chino.

-Yulia...

-De un momento a otro, oí un sonido…… un disparo. Todo mi cuerpo dejó de moverse cuando mis ojos se cruzaron con los ojos de Anton mientras caía al suelo. ¡No, no, no,! Me decía a mí misma. ¡Esto no está sucediendo! ¡Se supone que debemos salvarlos!

Mi corazón se apretó con fuerza, viendo a Yulia levantarse de la cama y comenzar a revivir la escena, actuando, mientras ella hablaba.

-Una mano tomo la mía, era Domen acercándome a él. Solo así fue que logré volver a la realidad. Otro disparo se escuchó, y este, llegó a Domen, haciéndolo tropezar y caer al suelo. Y yo, por la desesperación hice la peor cosa que pude haber hecho en ese momento - Ella me miró, sus ojos ahora estaban llenos rabia. ¿Qué hizo? - Lo llamé hermano.

Está bien, ¿Por qué eso era lo peor que pudo haber hecho? ¿Que estaba mal con llamarlo hermano? Eran inseparables y él parecía tener un cariño muy especial por ella.


¡Oh, mierda!.


Mis ojos se agrandaron con la respuesta, y miles de lágrimas obstruyeron mis conductos.

-Intenté servirle de apoyo a Domen para hacerlo a caminar. - Vete, Yul - Me dijo en seguida. - ¡Corre!. - ¡No! ¡No lo dejaría solo! ¡No a mi hermano Domen! Necesitaba salvarlo. ¡Al menos a uno de ellos!

Ya no estaba reteniendo mis lágrimas. Mi corazón se contrajo con dureza. Quería abrazarla tan fuerte. Pero no lo hice, me quedé quieta en el mismo lugar.

-Me empujó lejos de él.- ¡Tienes que salir de aquí! - Dijo más fuerte pero me negué. ¡De ninguna manera lo dejaría!- La forma en la que estaba contando la historia, estaba cayendo sobre mí con un gran impacto. Ella básicamente estaba actuando la escena frente a mí, susurrando cuando sus amigos hablaban entre sí, gritando cuando ellos lo hicieron... me sentía tan miserable.

-Yulia...- pronuncié tan suavemente como pude, mi tono lleno de pesar y dolor, por todo lo que le había sucedido.

Cuando ella rió completamente sarcástica, yo estaba llorando.

-Antes de que pudiera ayudarlo a caminar, un hombre me disparó en el tobillo - Fue entonces que supe, cómo había conseguido su cicatriz - Grité sintiendo la quemadura de la herida en los pies. Mi vista se oscureció y el dolor de mis pies era casi insoportable. Pude oír a Domen gritándome, gritándome para que corriera como me fuera posible. Pero no podía. ¿Has intentado correr con una bala metida entre los pies, Doc?

Negué con la cabeza y aparté la mirada lejos de ella. Solo deseaba que un agujero debajo de mí se abriera y me tragara al instante.

-Traté de arrastrarme y alejarme de aquellos hombres que venía detrás, deseando que Por Dios, nos dejaran en paz. Pero no llegué demasiado lejos. Siendo honesta, la bala en mis pies, apenas me permitía moverme.

-Así que estaba allí... en el suelo, incapaz de caminar, apenas teniendo visión cuando mi cabeza empezó a marearse. Aun podía oír las voces de Yuri y Domen gritando algo que no pude entender. No es que ellos estuvieran hablando en otro idioma, ya sebes... ¡No! La cosa es... que tenía esta bala en mis pies y el dolor adormecía todos mis sentidos.

Sostuve la respiración, sintiéndome sofocada por los sucesos.

-Entonces, sentí una respiración golpeando mi rostro... olía a cigarro ... y a ajo ¿Alguna vez sentiste el olor del cigarro y el ajo juntos, Doc? -Me preguntó y negué con la cabeza. -¡Huele horrible!


-Yulia...

- El olor del ajo era asquerosamente fuerte, así que volví la cara hacia el otro lado, cerrando los ojos, deseando no respirar su aliento. Y entonces, sentí sus manos desabrochando mis pantalones.

¡No no no!, ¡Por favor Dios!, ¡Por favor NO!.

Me tapé la cara con las manos -Yulia detente, no quiero… - Las lágrimas corrían por mi rostro mientras trataba de conseguir que dejara de hablar pero ella no me escuchó. Por fin sabría lo que quise todo este tiempo, pero ahora, ya no lo quería. Quería que lo mantuviera consigo, no merecía saberlo.

-Estaba tan asustada, Doc. ¿Qué demonios tenía pensado hacer ese tipo? ¿Por qué estaba bajando la cremallera de mi pantalón?

- Por favor... Yulia... Yo…

-Apenas pude registrar lo que estaba pasando en ese momento. Pero bastó un segundo, para que dejara de sentir al hombre encima de mí. Antes de que pudiera hacer lo que pretendía, Domen lo hizo bajarse de mí. “Yul” – Pronunció mi nombre. Sus manos cerraron la cremallera de mi pantalón. Era Domen. Sólo él me llamaba Yul. Me obligué a abrir los ojos y solo gasté demasiado tiempo mirando su rostro. Su voz se rompió, era totalmente diferente de cuando estaba gritando para que huyera. También tenía lágrimas en sus ojos. Todo lo que pude decir fue: -Tú me salvaste - Y su eterna respuesta para mí, “Yo siempre te salvare. Estoy aquí, Yulia”. Todo está bien. Estoy aquí. Vamos a estar bien. - Me aseguró sosteniendo mi mano - Yulia sujetó su propia mano recordando el momento. Entonces levantó los ojos, su mirada fija en la mía - Él mintió.

Una pausa. Y después de que se hundieran esas palabras en mi cerebro, todas mis lágrimas se precipitaron -Yulia...

-Vi a otro hombre, tenía oro en sus dientes y sostenía un arma. La voz de Yuri repentinamente desapareció, convirtiéndose un silencio agudo. Mis ojos se abrieron cuando vi al hombre apuntando su arma hacia mí y a Domen - olfateé cuando todas esas escenas fueron fácilmente sencillas de imaginar.

-Un disparo ¡BANG! La sangre comenzó a supurar del pecho de Domen. Una línea gruesa de sangre corría hacia abajo, desde la comisura de su boca. Podía sentir su corazón latiendo más rápido, intentando mantenerse con vida a pesar de la bala incrustada. Otro disparo, y allí, encima de mí…… mi mejor amigo dejo de existir.


¡Maldita sea!


-Murió y yo ni siquiera pude decirle... ... que... lo quería.

Mi visión estaba completamente borrosa por la cantidad de lágrimas obstruyendo mis ojos
-Todos mis amigos... Todos, y cada uno de ellos... mis mejores camaradas. Todos muertos. El mismo día.
Ni siquiera puedo imaginar cómo se siente. ¡Dios! Sin duda es lo peor que le puede pasar a cualquier persona. Ni siquiera tengo palabras.


-Mi cabeza empezó a dar vueltas y no pude pensar con claridad. Mis piernas y brazos se debilitaron. Podía sentir mi mente perderse hasta que llegó el punto, en el que todo se oscureció. No sé por cuánto tiempo estuve inconsciente, pero cuando abrí los ojos, ya no estaba en ese sucio almacén. Estaba en un contenedor de basura - Ella rio, de una forma completamente gélida y seca -¡En un puto basurero! ¡Lanzada como un pedazo de mierda! ¡Me quedé sola, en un maldito contenedor de basura para morirme!

-Yul...

-Todo lo que pasó, comenzó a reproducirse en mi mente otra vez. Recordé cómo Anton recibió un disparo, Domen gritando y llorando, las cicatrices de Yuri... Fue tan fácil, Doc ...- Alcé los ojos hacia ella. -Tan fácil .... Fue tan fácil para ellos matar a todos. Fue tan fácil para ellos torturar a Yuri. Fue tan fácil para él derribarlos - Cerré los ojos sintiendo las lágrimas derramarse - Comencé a generar pensamientos por mi propia cuenta - si fue fácil para ellos, podría ser fácil para mí también.

Sonrió con satisfacción -¡Y fue entonces, cuando lo sentí Doctora! - ¿Sentir? ¿Qué fue lo que sintió? - Mi corazón latía como un loco, mis entrañas se estaban quemando, mis dedos se cerraron con fuerza; y mi mente finalmente se desvaneció - Tragué saliva. -¡Estaba tan furiosa!. ¡Tan, tan mal, Doc! Nunca antes me había sentido tan llena de rabia en toda mi vida. Todas mis células estaban hirviendo. ¡Todas las células de mi cuerpo tenían mente propia! ¿Quieres saber lo que tenían en mente, Doc? -sonrió de nuevo. -Cazarlos. Herirlos. Cortarlos. Romperlos. Mutilarlos. Ser despiadada con cada uno. ¡Hacer suplicar a esos hijos de puta! ¡Y que cada uno de esos hijos de puta pagaran por lo que les hicieron!

-No importaba que me llevara años cumplir mi venganza. Un día, disfrutaría de tenerlos a todos ellos en donde quería. Un día, les obsequiaría su mal día, al igual que ellos me dieron el mío.-

-¿Lo hiciste?- Mi voz apenas salió. -¿Los mataste a todos?


Levantó uno de sus dedos – Faltó uno - Ella sonrió de nuevo -Solo uno- su mandíbula se apretó -El único- No necesito decir lo que eso significó. El que mató a Domen -Antes de que pudiera terminar mi venganza y matar a ese hijo de puta, fui capturada por la policía. Me llevaron a juicio por asesinato en serie. No me molesté en negarlo. Conté todo lo que les hice. Como rompí sus huesos y saqué todos sus dientes. Estaba orgullosa de mí, Doc, ¿Por qué iba a negar que maté a esos hijos de puta? Se sentía tan bien decirlo.

-Al principio me dejaron en una cárcel común, el asunto fue, que estaba bastante sensible en ese entonces y mis episodios solía suceder con bastante frecuencia. ¿Me molesta tu risa? ¡Estás muerto!¿Me tocaste? ¡Estás muerto! Cualquier cosa era un gatillo para que perdiera la cordura. Esta ira interna, ya no era porque todos mis amigos estaban muertos. La ira era porque no pude matarlo. Mi cólera, era porque me habían quitado mi venganza. ¡Me hicieron fallar! ¡Me hicieron débil! El hijo de puta está por ahí violando a las niñas mientras yo estoy aquí, criando malvas! - Escupió con rabia.
Mi mirada se pegó a ella.

-No es justo, Doc - Sacudió la cabeza - Sólo faltaba uno. Un hijo de puta se fue. Está ahí fuera y yo estoy aquí, pagando por lo que él hizo desde el principio - Cerré los ojos. -¿Acaso eso tiene sentido?

Olfateé, sintiéndome completamente miserable. . -Pero un día… lo conseguiré- Mi corazón se golpeó bruscamente con esas palabras - ¡Un día, lo encontraré con las mismas risas tontas y carcajadas que recuerdo y romperé sus huesos, arrancaré todos sus dientes y cortaré su pene! ¡Tendré ese hijo de puta llorando y gimiendo como un cachorro! ¡Tendré a ese hijo de puta brotando de sangre por cada uno de sus poros hasta que ya no le quede ni una maldita gota! - Su voz era fríamente tranquila - Marcaré mis palabras, Doc. Voy a desaparecerlo para siempre.

-Yulia...

-Casi allí. Estuve casi allí - Sus ojos me decían cuanto dolor exponía ahora - Me hace enojar, Doc. Tan... pero tan enojada - Por supuesto que sí. ¿Cómo no lo estarías?

-Yulia...

Me acerqué a ella y la abracé. Apoyé mi cabeza sobre su hombro. Mi mano temblorosa finalmente se posó en su espalda -Está bien, Yulia - Dije suavemente - Está bien.


Negó con la cabeza -Trato de olvidar lo que sucedió, pero siempre está allí... y las voces están siempre allí... y el dolor... y me siento...tan mal, Doc.

-Está bien - Mi mano acariciando su cabello tratando de consolarla - Estoy aquí.

-Se han ido todos, Doc - Pronuncio en mi oído y la abracé con más fuerza - Mis amigos. Mis padres. Mi hermana. Nicole. Sonya. Ginger...

Yo era un desastre, a tal grado que mi mandíbula dolía por tanto llanto.

-Lo siento mucho, Yulia...

-Todos me dejaron.

-Yulia...

-Así que... por favor... no te vayas - Ella susurró - ¡No te vayas - No voy a lastimar... a Ángela, así que... por favor... - sentí sus brazos rodeando mi cintura en un abrazo. -Quédate. Quédate conmigo.


Ella simplemente me miró fijamente, un poco avergonzada por todas las lágrimas que había derramado durante su confesión, y después de estudiar su expresión, sabía lo que quería. Era lo que cualquier persona en su posición querría. Compañía y cuidados.

Así que la abracé con más fuerza, diciéndole aquellas palabras “estoy aquí” con el único fin de hacerla sentir mejor. Sospechaba que había tenido una infancia difícil, pero perder a sus mejores amigos cuando tan solo era una adolescente, no era lo que estaba esperando. Su vida no ha sido fácil. Ella sentía que fue abandonada por su propia familia, y cuando encontró apoyo una vez más con su grupo de amigos, en un abrir de cerrar de ojos se desvanecieron. Ni siquiera hubo un adiós. Ellos simplemente ya no existían más. Asesinados por unos delincuentes. En frente de sus ojos. Es todo tan…. mal.

La rabia que siente por dentro, es totalmente comprensible y fácil de identificarse con ella. Cualquier persona se sentiría de esa forma, si hubiera pasado lo mismo. Me desconcierta que nunca le hubiera contado a otro médico. Me desconcierta que en lugar de ello, optara por usar ese personaje bromista-descarado, pretendiendo que todo estaba bien, a mostrar lo que realmente la había dañado y roto. ¿En verdad pensó, que tenía una mejor oportunidad de olvidar, haciéndose pasar por alguien que no era? ¿En verdad, pensó que su vida podría ser mucho más feliz pretendiendo que ella estaba bien?

-Está bien, Yulia...- La consolé. O eso intentaba. Yulia dejó caer su cabeza sobre mi hombro. Ambas en profundos estados de desorden. No creo haberme sido tan susceptible a la historia de uno de mis pacientes. Aquellas lágrimas que Yulia había derramado, demostraban claramente lo devastada que estaba hasta el día de hoy.

-Por favor, quédate, por favor no me dejes sola...- la escuché olfatear. Cerré los ojos, exhalando profundamente.

-No lo haré.
avatar
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Vie Oct 12, 2018 3:15 pm

Wuaooo un capítulo impactante por fin saber q fue lo q paso a Julia q fuerte pero al menos ya lo dijo y es mucho y lena no la dejara y la cuidara. Gracias por este capitulo ya la espera de mañana me tenia desesperada. Muchas felicidades por ese mes de vacaciones disfrutalo mucho, besos y saludos de una fans q te admira desde Venezuela Smile
avatar
Fati20

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Vie Oct 12, 2018 5:18 pm

No manches wooooa ahora si está claro porque es así como a sufrido juli ojalá Lena la saque de ahí y la verdad que mate al
We ese aunque se que es mala la venganza pero necesita eso matar a ese señor gracias por el capítulo y esperamos nuestro maratón

Enviado desde Topic'it
avatar
mary

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Kamila el Vie Oct 12, 2018 7:32 pm

Lloré con este capítulo... Julia tiene que matar a ese hp para que pueda estar tranquila...
avatar
Kamila

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 01/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Sáb Oct 13, 2018 1:31 pm

Y nuestro maratón? Sad Sad

Enviado desde Topic'it
avatar
mary

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Sáb Oct 13, 2018 1:47 pm

Hoy es sábado de capitulo ???? estamos pendientes un capitulo doble seria fabuloso
avatar
Fati20

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Sáb Oct 13, 2018 7:28 pm

Cuando ya es sábado en la noche quedan solo horas para domingo y la autora aun no aparece y te desesperas porque no puedes hacer nada bueno así Sad
avatar
Fati20

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Sáb Oct 13, 2018 7:31 pm

Siii yo a cada rato entro a ver si ya subió algo y nada buuuuu Sad ni modos a seguir esperando se que nos recompensara Wink

Enviado desde Topic'it
avatar
mary

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Sáb Oct 13, 2018 10:32 pm

De verdad nada de capitulo hoy Sad Sad Sad
avatar
Fati20

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Dom Oct 14, 2018 11:20 am

Chicas, siento no haber podido subir un capítulo el día de ayer, pero me han invitado a un paseo que no podía negarme y por esa razón; lo subí el día viernes para poder escapar un rato al aire libre Laughing  y acá estoy de nuevo. Un domingo lleno de mucho sol, descansando en casita y pues, creo que hoy subiré dos capítulos más para recompensarlas.

Un abrazo siempre y un beso. Y no me odien!!

A leer!!!

CAPITULO 28: DOMINADA


Nuestra relación fue mejorando más y más, durante los días siguiente a que se abriera a mí. Aún hacía sus chistes aquí y allá, pero su lado suave, era aún más notable. Y cada vez que entraba al interior de su celda, me recibía con una sonrisa.

Nuestras sesiones se hicieron mucho más acogedoras y agradables, ahora trataba de responder a mis preguntas con honestidad. En algunas ocasiones, pasaba algún tiempo jugando con su cubo de rubik, otras veces, la dejaba dibujar en su cuaderno. Hubo un día, que le llevé un libro para colorear, y había veces, en las que estaba tan concentrada en ello, que se olvidaba de todo lo demás a su alrededor.

Aprendí a no preguntarle mucho sobre Domen y sus amigos, siendo que eran recuerdos muy dolorosos para ella. Comprendí, cómo esos recuerdos podían desencadenar algunos estallidos dentro de ella. El enojo, aún se mantenía dentro de ella hoy en día. Todavía estaba llena de rabia por lo que había pasado delante de sus ojos, en un momento tan especial de su vida. Fue un poco difícil para mí no ser afectada por su estado de ánimo, ya que sabía que cuando ella era vulnerable, de alguna manera, estaba relacionado con ese evento en específico.

Era igual, como cuando se sintió incómoda al ver una de las tarjetas de la prueba de Rorsharch, era porque se acordaba de la muerte de su amigo. Las manchas rojas en las tarjetas, son fácilmente reconocibles como  sangre y Domen murió encima de ella, con la sangre derramándose de su pecho. Era igual a una pesadilla.

La misma frase que le dijo Domen: ¡No tienes que decir nada! ¡Elijo por los dos, yo soy el mayor! Lo mismo le dijo a Irina una vez, cuando estaba intentando que Irina no la dejara. Tú no puedes librarte de mí. Eres mi amiga... y los amigos no se dejan atrás, ¿recuerdas? , esas palabras fueron gritadas a Irina en aquel entonces, y no entendía el verdadero significado, como lo hago ahora. Estaba tratando desesperadamente de que Irina se quedara, diciendo las mismas palabras que sus propios amigos le dijeron una vez. Cosas que desencadenaron un poco de su verdadero dolor en ella.

Me preguntaba cuántas veces lloraba por las noches, recordando a sus amigos. Me preguntaba, cuántas veces se comportaba desagradablemente bromista, por las mañanas, y cuantas veces por la noche, simplemente estaba sola y asustada. Me preguntaba cuan agotador debía ser, mantener toda esa rabia en el interior. Así que con eso en mente, decidí hacer un experimento con ella.


~~ * ~~

-Bien, Yul, quiero que intentes algo diferente conmigo.

- ¿Aquí? ¿A plena luz del día y en medio del patio? - Ella parpadeó – Descarada - No dejé que su comentario me inquietara.

-Sé que al principio no lo entenderás, pero creo que esto realmente podría ayudarte - frunció el ceño.

-¿Qué intentas, nena?

-Quiero que finjas que soy él -Dije con sencillez.

-¿Él?

-El que mató a Domen - Vi como entrecerró los ojos.

-¿Qué?

-Quiero que finjas que soy ese hombre.

-¿Por qué?

-Dime todo, lo que siempre quisiste decirle, a ese hombre.

-No quiero decirle nada -Sacudió la cabeza -¿Qué estás planeando, Doc?

-Bueno, sabes, cuando tenemos algunos sentimientos en nuestro interior, puede doler más de lo que pensamos. Y a veces, sacarlos es lo que nos ha….

-Lo siento, Doc, no es interesante.- Dijo rápidamente, colocando sus manos dentro de sus bolsillos.

-Yulia...

-No quiero decirle nada, ¿en serio?.- levantó los hombros.

-¿Estás segura?

-Sí. Quiero matarlo - su confesión hizo que mi corazón latiera más rápido -Quiero romper todos sus huesos, arrancar todos sus dientes y cortarle el pene -Es mejor ser feliz, que pretender que lo eres.

- Bueno, yo ...

-Doc ...- Llamó, poniéndose delante de mí. Sus manos dejaron sus bolsillos y descansaron sobre mis hombros. -No puedo jugar a este juego. No hay nada en ti, que pueda parecerse a ese hombre. Es imposible que yo te mire y simule que eres esa despreciable persona. - Bajé la mirada. -Además, estamos en medio del patio, y si yo te grito, los oficiales vendrán y me lanzaran al suelo. Estoy harta que me lancen esas descargas eléctricas - Mis labios medio sonrieron - Sé que quieres ayudarme a lidiar con esto, pero no de esa forma. No va a funcionar. -Mi corazón seguía latiendo tan rápido, pero ahora por una razón diferente. A medida que sus manos se movieron hacia arriba y sus dedos me acariciaron detrás de las orejas, mis mejillas se ruborizaron tiñéndose de rosa. Ella sonrió. -Ahora, ¿A dónde se fue la descarada, cerdita rosa?

-¡Yah!-, Le empujo -Para.

-¿Ahora te da vergüenza? ¿Después de llamarme aquí, para “probar algo diferente”?

-Argh, eres tan ...

-¿Encantadora?

-¡Condescendiente!- Ella rió, difuminando mi interior.

~~ * ~~

A medida que los días fueron pasando, Yulia se volvió más fácil de “dominar” por así decirlo, incluso hubo momentos donde los oficiales me preguntaban, si ella estaba enferma o algo parecido, porque nunca la habían visto tan relajada y serena como ahora. Yulia volvió a tener su horario de comida junto a los otros residentes, siendo un gran alivio, porque realmente quería que viera la cara de otras personas, además de la mía. Traté de persuadirla para que hablara con ellos, pero ella se negó, Ellos están locos, Doc, me dijo en una ocasión, entonces dejé que se mantuviera entretenida en su propios asuntos.

Tiempo después, le pregunté a Lyudmila Shapovalova, si Yulia podía tener su tiempo de recreación, junto con los residentes ordinarios. Ella no pertenecía a Cuidados Intensivos. No hay nada allí que pudiera marcarla como “Residente Peligrosa”. Su comportamiento ahora había mejorado, permitiendo que Lyudmila estuviera de acuerdo con mi petición, así fue como Yulia, comenzó a comer junto a los presos comunes.

Ella trató de no destacar al principio, pero con su uniforme naranja era imposible no hacerlo. A dondequiera que fuera, los internos corrían rápidamente apartándose de ella. Por otra parte, Ángela pertenecía a Penitenciaria Regular, por lo que siempre revisaba si ella estaba bien. Sé que Yulia me había prometido que no le haría daño, pero me sorprendía a mí misma, echándole una mirada por si acaso.

Igual que antes, Yulia comenzó a solicitar su cuaderno para dibujar, a la hora de recreación, recibiendo mi autorización para hacerlo. Ella se sentaba en el mismo árbol y comenzaba a dibujar todo lo que estaba en su cabeza. Uno de esos días, mientras caminaba junto a Nastya por el patio, ella llamó mi atención. Estaba tan absorta en observarla, que no escuché cuando Nastya me llamó. Por un momento, me había olvidado incluso, de que ella estaba conmigo.

-¡Elena!- me habló más fuerte.

Parpadeé y volví la cabeza. -Sí.

Noté que su ojos, se habían oscurecido - Recuerdas... es sólo una paciente.

-Lo sé...

-Pues no parece - dijo casi al instante - Puedo ver cómo la ves. Sé que ahora, ella ya cruzó la línea del paciente y se convirtió en alguien especial para ti. Pero no puedes dejar que eso “especial”, se convierta en ... -No terminó la palabra - Sabes a lo que me refiero.

-No lo permitiría, Nastya - Desestimé y aparté la mirada, no siendo lo suficiente valiente como para mirarla a los ojos -Sí, ella es mi paciente favorita y se convirtió en mi amiga, pero eso es todo. Lo que estás insinuando es simplemente... repugnante.

-No actúes como si fuera imposible que pasara. Todos conocemos casos de médicos, que mantienen relaciones con sus pacientes. Es poco ético para nosotros y en este entorno particular, ilegal.

-Lo sé.

-Recuérdalo, perderás tu licencia... - ¿Por qué estaba siendo tan agresiva?

-Lo sé. No es necesario que me recuerdes las consecuencias Nastya, soy consciente de ello.

-Oh, ¿En serio?, a veces pueden deslizarse fuera de nuestras mentes.

-No me va a pasar. Siempre lo tengo presente.


~~ * ~~

Lo siguiente que supe, era que mi boca se había abierto de tal manera, para capturar los suaves labios de Yulia entre los míos, dándole un profundo beso. En muy poco tiempo, Yulia me tenía contra la pared de su celda, atrapada entre su cuerpo.

El olor de Yulia era intoxicante, y me odiaba a mí misma por querer más. Mi nariz se enterró tan profunda en el hueco de su cuello, y aspiré. ¡Oh Dios!. Ese aroma,  provocaba cosas en mí que no podía entender. Todo lo que podía hacer, era desear más.

Era un lio de sensaciones. Mi deseo se hizo evidente, mientras su mano avanzaba a los territorios del sur, enterrándose dentro de mi ropa interior.

-Yul...- exhalé suavemente.

-Hmmm - Tarareó sobre mi cuello.

-¿Qué estás haciendo conmigo? - No era una pregunta literal, sobre lo que me estaba haciendo ahora, sino más bien, ¿Cómo podía tener este efecto en mí? ¿Cómo podía tenerme allí, totalmente atrapada, con tal necesidad de ella? Juro que esto, se estaba convirtiendo en algo mucho más de lo que yo podía manejar.

-¿Quieres que me detenga?- Preguntó, repentinamente deteniendo sus movimientos. De acuerdo, podía utilizar este momento, para que todo parara. Este era el momento en que podía ponerle fin a lo nuestro.

-No - Sin embargo, era débil –N…no ... te detengas.

~~ * ~~

-No sabía que fueras tan mordedora...c- Ella me sonrió, mientras una vez más, había plasmado mis dientes tan profundos en su hombro. Ahora, se había convertido en una rutina. Cada vez que lo hacíamos, marcaba su piel con mis dientes. Ni siquiera sé por qué lo hago. Nunca lo hice con Nikolai, pero con Yulia, en el momento en el que siento que estoy llegando a mi clímax, digo -¡Demonios!- y Yulia ofrece suavemente su hombro para morderlo. Es una locura, lo sé. Sobre todo porque no se ve afectada por el dolor.

-¿Es lo que siempre haces con la gente que tienes sexo?

-¿Qué?

-Morderlos en el hombro...

Negué con la cabeza, mi cuerpo aún tan caliente por nuestra última actividad. -No.

-¿Solo yo?

-Solo tú.

-¿Es tu forma de decir, que soy tuya?

Tal vez, pero no vuelvas a decir eso en voz alta.

-¿Eso, es un sí?- Ella arqueó las cejas.

-Cállate.- Repliqué, haciendo su sonrisa más amplia.

-Has que me calle.- Su voz se convirtió en un susurro sensual, enviando escalofríos a través de mí. Y esta vez, era lo suficientemente valiente como para callarla a besos.

~~ * ~~

-¿Puedo hacerte una pregunta?- Le pregunté cortésmente.
-Si seguro.

-En nuestra primera sesión, mencionaste que tienes cuatro cicatrices.- Empecé diciendo, con cuidado. -Dijiste que tu primera cicatriz, la obtuviste cuando te caíste fuera del escenario. Pero no fue así. Lo obtuviste ese día... la cicatriz en el tobillo es de la bala, ¿cierto?

- Tal vez.

-Y luego, dijiste que tus cicatrices están “profundamente enterradas en tu alma hasta el día de tu muerte”.

-¿Yo dije eso?- fingió no saberlo.

-Pusiste esas palabras en tu boca, dijiste tener cuatro cicatrices... es una, por cada uno de tus amigos, ¿cierto? Es decir, en ese entonces tenías un grupo de 4 amigos varones.

-Tal vez - Ella sonrió por alguna razón.

-¿Eran tus únicos amigos?

-Más o menos – confirmó -¿Por qué me está preguntando esto, Doc?

-Bueno...- Me detuve por un segundo. -¿No hay a nadie más que te gustaría ver? ¿Aparte de tu hermana?

Ella negó con la cabeza hacia los lados. -¿Estás segura?- Ella terminó en silencio. Esperé por su respuesta, pero no llegó. -¿Yulia?

-No hay nadie a quien quiera ver, Doctora.

-Hmm ... ¿Y qué pasa con tu antigua compañera de habitación? ¿Cuál era su nombre? -Recordé que la había mencionado un par de veces.

-¿Nicole?

-¿No te gustaría verla?- Me permití decir.

-No.

-¿Por qué no?

-No quiero manchar los sentimientos que tiene por mí.

-¿Sentimientos?-, Pregunté, confundida.

- ¿Celosa?- Ella resopló, haciendo que me sonrojara. -Nicole fue la primera chica que he ligado en mi vida. La conocí después de terminar la escuela secundaria. Ella era de Ekaterimburgo y estaba buscando a alguien para dividir el alquiler del apartamento.

-¿Ella fue tu primera...?- Tenía la intención de terminar la frase con la palabra 'novia', pero por alguna razón, mi voz decidió, omitir esa específica palabra.

Asintió con la cabeza, provocando los celos en mi interior, sin embargo fui capaz de ocultarlo. -Era una buena chica, un poco inocente, pero buena. Solía llamarme “lobita” todo el tiempo.

-¿No es algo normal? ¿A las chicas les gusta que les digan algo cariñoso?

-Probablemente. Pero yo no tenía a nadie que me llamara tan cariñosamente. -Sentí una sensación más cálida dentro de mí. -Todos mis amigos eran hombres y los hombres no se llaman entre sí, con tanta cursilería. Además, nunca fui una persona amigable. Por lo tanto, fue una experiencia diferente, tener a alguien allí, que me llamara de una manera especial. Especialmente como lo hacía sonar Nicole, con tanto orgullo.

-¿Qué pasó con ella?- Por favor, que no me diga que está muerta. Por favor…

-Se trasladó a Londres para perseguir una carrera en la música - Suspiré con alivio. -Es un mercado grande. Espero que lo logré.

-¿No la extrañas?

-A veces, pero creo que he aprendido a lidiar con ello - Acaricié su espalda.

- Lo siento, Yulia...

-Nunca supo sobre mí.

-¿Qué quieres decir?

-Mis problemas y esas cosas - Dijo, bajando la voz - Después de lo que sucedió con mis amigos, estaba completamente enojada y tan vacía, que apenas hablaba con alguien... Hasta ese día que yo ... - Dejó de hablar.

-¿Qué?-,  pregunté curiosa.

-No lo entenderías.

-Inténtalo- La desafié.

Suspiró - Hasta ese día... en el que yo ... maté al tipo.

-¿Tipo?

-El hombre que me disparó en el tobillo.

Mis ojos se ampliaron por la confesión.

-Estuve cazándolo durante meses. Había planeado todo. Me tomó casi un año para que todo fuera según el plan. Estaba viviendo con Nicole en ese momento, pero no éramos cercanas. Apenas intercambiábamos palabras, para ser honesta. Pero después de que yo lo matara... -Tragué el nudo en mi garganta. -No sé, Doc ... algo cambió dentro de mí. Algo cambió y no fue lo mismo - Rió ligeramente. -Oírlo gritar, llorar y gemir, se sentía tan bien. Rompí los huesos de su pie, para evitar que caminara, igual que lo hizo conmigo. Y verlo tener su último respiro, me dio más placer que mil folladas. Estaba tan... tan viva. Tan poderosa, me temblaban las manos y los músculos de la cara, que no podía evitar sonreír. ¡Me sentía tan poderosa, Doc! Me sentí como si estuviera en la cima del mundo! -rio otra vez. -Volví a casa, todavía excitada, y cuando vi a Nicole, lo primero que hice ... fue besarla.

Miré hacia abajo, no por los celos, sino entendiendo lo que significaba para ella. -Y luego hicimos otras cosas, además de besarnos y me sentí aún más invencible. Es como si hubiera encontrado mi paz. -guardé silencio. -Fue entonces cuando empecé a acercarme a ella. Matar a ese hombre me hizo sonreír de nuevo, me hizo hablar de nuevo, me hizo reír de nuevo. Vivimos juntas durante tres años, hasta que decidió viajar e irse a Londres. En esos tres años juntas, maté a cuatro de esa red de mafia, y ella, nunca se enteró. Quiero decir, probablemente notó algo raro por qué habían días donde estaba tan jodidamente excitada como nunca antes, pero nunca unió las piezas en su totalidad. No sabe nada de las cosas que hice. No sabe que tengo esto... en el interior. No quiero que lo sepa. Ella está orgullosa de mí. No quiero herir sus sentimientos.

Asentí con la cabeza, todavía en silencio. -¿Ves? Te dije, que no lo entenderías.

-¿Qué tiene un fatillo de placer sexual al matar a esos hombres? - subí la voz un tono más alto. -Te sorprenderías lo común que es, entre los asesinos en serie.

-Coger con la gente quieres decir - dijo agitando su cabeza, causándome gracia... - Nicole me dijo una vez, que tengo buena voz.

-¿En serio?- levanté mis cejas.

-A ella le gustaba oírme cantar.

-¿Puedes cantar?

-No soy tan buena como Víctor lo era.

-No, quiero decir... ¿Puedes cantar... ahora?

Su rostro fue de desconcierto. -Por supuesto que no. Para con las locuras, Doctora. -rechazó, por lo que me hizo gracia de nuevo.

~~ * ~~

Después de hacer una parada por la noche en una tienda de conveniencia y recoger un par de cosas, hice mi camino a casa. Al terminar de cocinar mi cena, apagué el televisor para tener relajarme un momento. No es que estuviera totalmente bajo estrés, pero era un poco agotador - tanto físico como psicológico - permanecer en el asilo y cuidar de Yulia durante tanto tiempo. Al final del día, estaba básicamente agotada, realmente necesitaba una buena noche de sueño.

Cuando estaba terminando mi comida, oí mi celular vibrar en la parte superior de la mesa. Rodé los ojos, molesta por la perturbación. Puse mi comida a un lado, tomando el teléfono. Tras comprobar el número de identificación, mis cejas se fruncieron -Desconocido- Entonces contesté para salir de dudas.

-¿Hola?

Hubo un silencio y por un momento pensé que era una llamada en broma. -¿Hola?- Lo intenté de nuevo.

-¿Doctora Katina?- oí una voz del otro lado, que no reconocí.

-¿Sí..?

-Siento llamar tan tarde...

-¿Quién habla?

-Uh ... soy yo ... Viktoria - Mis ojos se abrieron al instante.

-¡¿Viktoria?!

-Hola...-  rió avergonzada, por alguna razón desconocida.

-¿Qué ocurre? ¿Está todo bien?

-Yo uh ...- Cerré los ojos, deseando que lo que estaba pensando, fuera cierto. -He estado pensando, en lo que me dijo ese día...- Seguí escuchando. -Y eh ... hablé con mis padres ...- Mi corazón estaba a punto de salirse de mi pecho. -En realidad no están de acuerdo con la idea. De hecho todos están en contra de ella. Pero eh ... ..¿Está bien, si cambio de idea y decido ver a mi hermana?

~~ * ~~

-Viktoria... ¿Me estás tomando el pelo? ¡Por supuesto que está bien! ¡Esto es increíble! ¡Yulia amará verte!

-¿Cuál es el mejor día para ir?

Respondí rápido sin perder el tiempo. -Oh, las visitas están permitidas los sábados.

Oí un 'hm' del otro lado de la línea y me imaginé, un movimiento de cabeza de su parte. -Entonces, revisaré los vuelos y te avisaré después, ¿de acuerdo?

-Sí, claro.- No pude dejar de sonreír. -Gracias, Viktoria. Gracias por tomar esta decisión. No sabes lo importante que es. Sobre todo, no sabes lo feliz que hará a Yulia.

Ella no respondió. En su lugar, simplemente tarareo un 'hm' en respuesta. Fruncí las cejas. -¿Todo está bien?

-Sí, claro.

-Hm ... Pues no suenas ... muy contenta.- Dije, al encontrar raro que no mostraba ningún signo de emoción.

-Oh, es uh ... Es sólo que ... mis padres ... en verdad, no pueden enterarse de lo que estoy haciendo.

-Pensé que habías dicho que hablaste con ellos...

-Lo hice, pero están totalmente en contra. Ellos están muy sensibles con respecto a Yulia y quieren que esté lo más lejos posible de ella... -una sensación de ardor, se hizo presente en mi pecho, no obstante, terminé asintiendo con la cabeza. -No quiero defraudarlos... la cuestión es......que no creo que sea tan malo ver a mi hermana, después de todos estos años.

-Gracias, Viktoria - Agradecí de nuevo -No te preocupes, tus padres no sabrán nada de tu visita. Al menos, no de mí parte.

-Gracias, Doctora Katina.

-Me puedes llamar Lena.

-Doctora Katina - insistió y suspiré. Como sea.

-Si necesitas algo, solo llámame ¿de acuerdo?- Ofrecí -Estaré encantada de ayudarte.

-Bueno, gracias, Doctora.- Y después de otra ronda de agradecimientos, la llamada terminó. Sonreí, dejé caer mi teléfono en el sofá para saltar de emoción. No puedo creerlo. Cada cosa está tomando su curso. ¡Por fin! ¡Por fin todo estará bien! ¡Finalmente Yulia tendrá a su hermana de vuelta!
avatar
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Dom Oct 14, 2018 12:25 pm

Me gusto este capítulo y ntp entendemos que también tienes que salir a distraerte es bueno ir entendiendo mejor la historia

Enviado desde Topic'it
avatar
mary

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Dom Oct 14, 2018 1:08 pm

Muy buen capitulo q emoción q la hermana de Julia si la ira a ver Very Happy y es cierto nos alegra mucho q te la pases muy bien somos dramáticas y desesperadas por amor a la historia pero nos alegra saber q te la pases genial y si hoy hay capitulo doble más amor te ganas
avatar
Fati20

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.