AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 8 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Kamila el Vie Oct 26, 2018 9:29 am

Esto está bien bueno ehhh
Kamila
Kamila

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 01/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Vie Oct 26, 2018 11:31 am

Chicas.... cálmense que del apuro solo queda el cansancio. Temo decirles que la historia está en su etapa culminante (como novela mexicana), así que disfruten cada uno de los capítulos que queden...

No se si quieren que los suba todos los sábados para que no se les acabe la historia, o mantengo los mismos días (miércoles y sábados)???

Besos a todas!!!

A leer!!!



CAPITULO 34: VICTOR SIDOROV


Yarina presentó a su novio, y mi atención se perdió en algún lugar de mi mente.

Este era Víctor Sidorov.

El amigo de la infancia de Yulia.

Este era Víctor, el mismo que vi ayer cuando encontré fotos de Yulia y sus amigos en su diario.

Este era Víctor, el que a pesar de ya no ser rubio, aún mantenía los mismos rasgos en su rostro, que lo hacían verse como la versión adolescente de sí mismo.

Este es, Víctor, el que se supone, estaba muerto.... y el que ahora, está lleno de vida... justo parado en frente de mí.

“Perdí a todos. Perdí a todos mis amigos el mismo día“.Recordé las palabras de Yulia contándome su historia.

No.

Esto no posible.

¿Cómo es posible que Víctor esté vivo? ¿Acaso no murió torturado por aquellos mafiosos, como los demás amigos de Yulia?¿Cómo fue que sobrevivió? ¿Sabrá que Yulia, su amiga de la infancia, aún sigue con vida? ¿Tendrá conocimiento de en donde, se encuentra Yulia en este momento? ¿O simplemente se olvidó de ella?

-¡Lena!- Oí a Yarina pronunciar mi nombre -¿Estás bien? Pareces estar en otro mundo.

Parpadeé, apartando la mirada de su novio -Lo siento, Yarina. Es sólo... que es raro verte con novio -Intenté bromear para ocultar mi  sobrecargado cerebro de pensamientos.

-Víctor es especial - Víctor.. oí decir a Yarina. No estaba loca, ella lo estaba confirmando, ¿no? El mismo nombre... -Por cierto, Víctor, ella es Lena.

Él sonrió ante mí -Yarina me ha hablado mucho de ti.

-Cada pequeña maldad sobre ti - Yarina añadió rápidamente, provocando la risa de las otras chicas.

-Yo también te extrañé, Yarina - Le devolví, contenta por mi amiga. No puedo creer que haya dejado de interactuar con ellas. Hacen mi día más brillante cuando están conmigo... solo que ahora, mi vida gira totalmente alrededor de Yulia. A pesar de mi gusto por Yulia, también extraño a mis viejas amigas.

Nos sentamos y charlamos sobre lo que ha pasado en nuestra vida. Jeny habló de cómo se sintió ser presionada por sus padres para casarse, mientras que ella solo estaba interesada en su carrera por el momento. Yarina me contó cómo conoció a Víctor, como él fue presentado por otro de sus amigos. Víctor fue invitado a ser Dj en un club nocturno, y esa misma noche, Yarina y su otra compañera fueron juntas a ese club.

-A Víctor le gusta la música - Dijo Yarina -Tiene mucho talento para ser honesta. Toca la guitarra y la flauta. Y es muy buen cantante.

- ¿Puedes cantar?

No soy tan buena como Víctor - La voz de Yulia resonó en mi cabeza.

Oh por favor, esto no puede ser una coincidencia. Simplemente no puede serlo.

-¿Formas parte de una banda?- Le pregunté.

El negó -No. Me encanta la música, pero sólo lo hago como un pasatiempo. Es mi ruta de escape a una vida estresante. No todo el mundo tiene el lujo de vivir de la música y el baile, como esos ídolos de televisión -Víctor comentó, riendo.

Asentí. - ¿Y a qué te dedicas?-, Le pregunté llena de interés.

-Soy inspector.

-Como un policía - Añadió Yarina.

-Sabemos lo que es un inspector, idiota - Jeny replicó, haciéndonos gracia.

-¿Eres un inspector?- Ahora fue Irina la que preguntó -¿Qué rango eres?

-Soy Inspector Superior - Respondió. Me encantaría poder entender lo que significaba. -La mayor parte de mi trabajo es investigar una escena del crimen, pero también tengo deberes administrativos.

-Es genial - Dijo Jeny -Crímenes, ¿eh? Eso es un poco de glamour.

-¿Glamour?- Irina frunció el ceño.

-Sí, hay un poco de encanto cuando se trabaja en ese campo, ¿no te parece? Como lo que hace Lena... siendo médico en el Asilo de Iván Shapovalov y todo eso.

-¿Trabajas en el Asilo de Iván Shapovalov?- Víctor abrió ampliamente los ojos -El Asilo de Psiquiátrico de Moscú para Criminales Dementes?

Asentí.

-¿Irina también trabaja allí? - Le confirmé con un gesto y le cuestioné.

-¿Por qué?

Él rió entre dientes -Muchos de los criminales que nuestra división ha capturado, fueron enviados al Asilo.

“Pero antes de conseguir mi venganza, fui capturada por la policía. Luego me llevaron a juicio por múltiples asesinatos”

Empecé a sentirme asfixiada. Había muchas cosas en mi cabeza, sentía como si estuviera teniendo una crisis nerviosa. ¿Podría ser verdad? ¿Podría ser Víctor Sidorov, el viejo amigo de Yulia, quien la atrapó antes de que pudiera terminar su venganza? ¿Acaso la vida de Volkova era tan irónica?

-¿Estás bien, Lena?- Preguntó Yarina, percatándose de mi inquietud.

-Si, estoy bien. No te preocupes -Agité la mano desestimando.

-¿Y qué haces en el asilo?- Víctor le preguntó a Irina y yo tomé esa oportunidad para calmar mis nervios. Era sólo una coincidencia. Eso era todo. Obviamente el inspector Víctor no fue quien atrapó a Yulia. ¡¿Él era su amigo, cierto?! ¿Era él, el verdadero Víctor Sidorov?

Aquí y allá, mis ojos caían sobre Víctor un vez más, prestando atención a sus gestos, a su habla y su apariencia. Si él era amigo de Yulia, con el que estuvo en las calles, entonces utilizaría términos callejeros, totalmente diferente a los demás en esta habitación. Pero hasta ahora, él era muy formal y educado, no mostraba el lado tosco de un chico que se suponía estuvo en las calles.

También parecía ser consciente de su aspecto, ya que a menudo se arreglaba el cabello cada vez que lo sentía desordenado. Podía notar que su rostro estaba cuidado, principalmente por crema, aunque estos detalles no eran raros en los hombres modernos, sin embargo, era raro que un chico que una vez formó parte de una banda de mafiosos, se cuidara a tal grado. ¿Él era el verdadero Víctor Sidorov? Tal vez, sólo compartía el mismo nombre.

Pero sus ojos y nariz... Podría jurar que son los mismos que vi en la imagen. No podía ser sólo una coincidencia. ¿El mismo nombre con una cara similar? ¿Cómo no podría ser el mismo Víctor?

-Discul-penme ... Lo siento, en verdad lo siento ...- dije, interrumpiendo a Jeny quien hablaba -Pero eh ... Víctor ....¿Puedo hablar contigo en privado?

-Que regalada, Lena, él está saliendo conmigo en una relación - Bromeó Yarina -¿De qué quieres hablar con él?

-Es un asunto privado - contesté.

-Oh, por favor... deja la mierda de lado. Estoy segura de que lo que tengas que decir, lo puedes hacer en frente de nosotras -Insistió Yarina.

-Está bien...- Suspiré, no del todo cómoda por el asunto -Víctor... ¿Conoces al alguien llamada Yulia Volkova?- Pregunté, con la mirada fijamente en él.

Percibí como sus ojos se oscurecieron por un segundo. Sólo, un segundo.

-¡Lena!- Irina se quejó al instante -¿Cuál es tu problema? ¿Por qué la traes a esta conversación? Olvídate de eso... -Sus palabras cayeron en oídos sordos.

-¿Conociste a una chica llamada Yulia Volkova?- Insistí. Eso era todo. Si él contesta que...

Negó con la cabeza -No.

-¿Estás seguro?- Pregunté, afrontándolo seriamente. Yarina encontró mi actitud grosera e irrespetuosa -¡No me mientas! Dime la verdad... ¿Conoces a Yulia Volkova?

-¡No!

-¿Lena? ¿Qué estás haciendo?

-¿No eres su amigo?- Insistí -¿No eres uno de sus amigo del pasado?

-No sé de lo que estás hablando - Él negó con la cabeza.

-¿Hablo de ti, siendo un policía y tu amiga, una residente en el Asilo, te suena?- Le espeté con rabia. Esta no era la primera vez que veo a alguien, negando a Yulia. Diablos, incluso sus propios padres no la reconocían como su hija, al saber que es una criminal. Como lo dijo una vez Viktoria, tener una conexión con un criminal, no es algo de lo que quieras que los demás se enteren.

-¡Lena!

-¡Lena, cálmate!- Irina tiró de mí -¿Por qué él iba a conocer a esa reclusa? No tiene ningún sentido. No empieces un escándalo, por favor.

-¿De verdad vas a negarla? ¿Y a tus demás amigos? ¿Qué hay de Antón? ¿Qué hay de Yuri? ¿Y qué sucede con Domen?

Irina reconoció aquel nombre al ser pronunciado. Y a causa de la naturaleza de mi voz, el silencio cayó en la habitación.
-¿Vas a negarlos a todos?

-¿Qué quiere de mí?- preguntó, en un tono de voz tan bajo.

-La verdad. ¿Conoces a Yulia Volkova?

El silencio de nuevo. Víctor no se atrevió a mirarme.

-No sé quien sea…

-¡Sí, lo sabes!- Le repliqué -¡Yulia Volkova, la chica de San Petersburgo que te ayudaba a ti y a Yuri a conseguir algo de dinero tocando música en las calles! ¡Ella es tu amiga!

-¿Cómo puedes estar tan segura de eso? - Preguntó Irina -¡Podría ser otro tipo con el mismo nombre!

-Estuviste con ellos ese jueves por la mañana... ¿Cómo es posible que estés vivo?

No se atrevió a mirarme, le susurró algo a Yarina y enseguida, ambos se levantaron abandonando el lugar y sin mirar hacia atrás.

Exhalé.

-¿Qué fue eso?- Preguntó Irina enfadada.

-¿Por qué fuiste tan insistente con él, Lena?- Jeny trató de ser amistosa, pero noté su descontento por mi actitud.

-Lo siento - Me disculpé aun molesta, pero tratando de sonar sincera -Lo siento, fui muy insensible. Perdí los estribos. Lo siento.

-¿A qué demonios te referías, cuando le preguntaste, que como es posible que siga con vida? ¿Qué quisiste decir con ello? - Preguntó Irina con rabia.

Negué con la cabeza -Nada. Creo que pude haberlo confundido con otra persona. No quise ser grosera, lo siento.

-No seas un grano en el culo la próxima vez, Lena - Aconsejó Irina.

Suspiré -Lo sé. Lo siento.

-A todo esto ¿Quién es Yulia Volkova?- Jeny preguntó en su intento por saber más.
-Es mi paciente - Contesté -Una vez, ella tuvo un amigo llamado Víctor Sidorov y pensé que él, podría ser esa persona.

-Bueno, claro que no lo es. Él es un inspector, ¿Por qué iba ser amigo de una reclusa?

-Eso es exactamente el motivo por el cual pudo estar negando ser amigo de Yulia. Él no quiere que la gente lo sepa.

-No acuses a la gente que no conoces de cosas que no han hecho, Lena.

-Lo siento, intentaré ser más respetuosa la próxima vez.

-Yarina y Víctor se fueron. Felicidades, Lena, arruinaste nuestra noche - Suspiré.

-¿Y ahora qué hacemos?- Preguntó Irina.

-Sólo quiero ir a casa - Respondí -No estoy de humor para divertirme. Lo siento.

~~ * ~~

Lo primero que hice al llegar a casa, fue abrir ese diario una vez más, examinando todas las imágenes necesarias. Allí estaba, no era ciega. A pesar de que en la mayoría de las imágenes, Yulia sólo estaba con Domen y Anton, en algunas de ellas estaban todos, los cuatro amigos. Víctor siendo el mayor del grupo, Yulia me lo dijo una vez, y era tan fácil ver las características más maduras en su cara, que en la de Yuri por ejemplo. Era posible, que fuera la razón por la que no se veía tan diferente en la actualidad. Por supuesto que era más alto, más delgado y tenía un color de cabello natural, pero los mismos rasgos estaban allí. La nariz, las mejillas y los ojos me decían que el hombre que conocí esta noche, era de hecho él que yo estaba viendo en la imagen en este momento.

Además, el silencio justo después de mi pregunta, de cómo había sobrevivido parecía dejarlo más claro. Puede que no quiera que la gente se entere, que una vez fue amigo de una criminal, pero lo fue. Más que eso, trabajó para una red de narcos.

“Al principio no queríamos trabajar para la mafia, es una pequeña industria, después de todo. Todos se conocen. Todo el mundo es el objetivo del otro. Pero el dinero que ganábamos era mucho más, que el que ganamos haciendo música en la calle. Fue poco el tiempo, antes de que entráramos al negocio. Víctor fue el puente. Él se reuniría con los tipos de la mafia y luego pasaba las instrucciones a todos nosotros. Nunca conocimos a esa gente. No se supone que lo hiciéramos”

Él parecía haber pasado página con esa parte de su vida. Ya sea, porque quisiera olvidar lo que pasó con sus amigos o que lamentaba haber sido parte de la mafia. Fuera lo que fuera, Víctor estaba en una página diferente y no quería retroceder. Al igual que Viktoria no quiso la primera vez que hablé con ella.

Pero ahora, ella había llegado hasta el Asilo a visitar a su hermana. Y además, obtuvieron cosas buenas de su reencuentro. Vika decidió darle otra oportunidad a Yulia.

Ahora, si tan sólo pudiera hacer lo mismo con Sidorov.

Tener a uno de sus mejores amigos de vuelta a su vida, sería increíble.

A quién le importa cómo sobrevivió... Yulia sobrevivió al tiroteo, Víctor tuvo suerte y así fue como sobrevivió también. Siguió con su vida, sin saber que Yulia también estaba viva, ni que ella tampoco conocía de su existencia. Pero, podría volver a juntarlos. Podría mostrarle a Yulia que su vida es mucho más que esas paredes, y querer matar a un hombre. Ella tiene a su hermana de vuelta. Y podría tener a su amigo también.

Ella necesita su ayuda para comenzar de nuevo. Y sólo entonces, podría dejar de lado la idea de seguir a ese tipo. Sólo entonces, Yulia podría vivir, libre, con la compañía de personas que realmente le preocupen. La vida es buena. La vida es esperanza. La vida está llena de posibilidades.

Sólo tengo que hacer que Yulia también se dé cuenta de ello.

~~ * ~~

Rodé por mi cama, medio dormida, interrumpida por el tono de mi celular. Dejé escapar un gemido de fastidio mientras estiraba el brazo para tomar el teléfono sobre la mesa al lado de mi cama. Tras comprobar el número de identificación, mis cejas se fruncieron al leer “Desconocido”. Contesté al instante.

-¿Hola?

-¿Doctora Katina?- Oí la voz del otro lado. Una voz masculina.

-¿Sí..?

-Uh ... soy yo ... Víctor. El novio de Yarina -Mis ojos se abrieron por la sorpresa.

-¡¿Víctor?!
-Quería disculparme por haberme ido tan de repente ayer por la noche, fue muy grosero de mi parte. ¿Le llamo para preguntarle si quiere tomar un café conmigo? Así podemos hablar en privado, como usted pretendía.

Mi corazón estaba a punto de salirse de mi pecho -¡Sí, por supuesto!- Respondí de inmediato.

- Bien, ¿Qué le parece en Shiny Brownie Coffeshop a las 10?- Revisé el reloj. 8:05 am.

-¡Sí, es perfecto!

-Hasta entonces.

-Nos vemos.

Incluso me pellizqué en caso de que estuviera soñando. Pero no lo estaba. Era real. Estaba a punto de reunirme con  Víctor Sidorov. Y esta vez, le pediré toda la información que necesito.

~~ * ~~

Al momento de entrar a la cafetería donde nos citamos, mi mente comenzó a hervir con pensamientos. Lo reconocí, llevaba una chaqueta formal. Para alguien que creció en las calles, Víctor tenía dentro a un personaje que gustaba de la moda.

Pedí un pequeño capuchino y me acerqué a la mesa donde estaba sentado, moví mi cabeza como un saludo formal. El hizo lo mismo y extendiendo su mano para indicarme que tomara asiento.

Se aclaró la garganta y esperó a que me sentara. Tan pronto supimos a quién teníamos enfrente, el uno del otro, nos quedamos en silencio sin saber qué decir. Decidí ser formal de nuevo y mostrar mi gratitud.

-Gracias, Víctor, por llamarme. También te debo una disculpa por ser tan grosera ayer por la noche.

-Está bien, yo no debí haber salido de la forma en que lo hice. Así que creo que ambos merecíamos una disculpa.

Asentí con la cabeza.

-Le he llamado...- Empezó, y bebió un poco de su café con leche -Porque entiendo perfectamente, que tenga muchas preguntas. Estoy dispuesto a responderlas, pero sólo bajo una condición -Fruncí el ceño.

-¿Qué condición?

-No le diga a Yulia que estoy vivo.

Eso fue inesperado. Fuera de todas las cosas que él me podría decir, esa era la última cosa que pensé que diría. ¿Por qué no quiere que ella se entere? ¿Acaso no es su amigo? ¿Por qué quiere que siga pensando que está muerto?

-¿Por qué?

-Yulia cree que estoy muerto y es mejor que continúe pensando lo mismo.

-¿No interesa hacerle una visita?- Pregunté.

-No puedo hacerlo - Él negó -Soy un inspector de policía, el cual no debería tener ninguna conexión con un criminal.

-Pero ella es tu amiga.

-Lo era - Me corrigió -Ella era mi amiga. Hace mucho tiempo, Doctora. Es totalmente diferente ahora.

-¿Te da vergüenza?- Pregunté, no me gustaban sus palabras -¿Estás avergonzado de ser su amigo?

Él cerró los ojos -Yulia y los demás fueron muy especiales para mí. Pasé muy buenos momentos con ellos. No me avergüenzo de ser amigo de ella. Sólo creo que es lo mejor para ambos no volver a vernos.

-A ella le encantaría verte, sabes - Le dije y él negó con la cabeza.

-No, eso no es cierto.

-Por supuesto que sí. ¡Sobreviviste, Víctor! ¡Estas vivo! ¡Es una gran noticia!

-Por favor, no le diga que me encontró - Estaba confundida, ¿Por qué él estaba tan inseguro acerca de esto? Era casi como si estuviera… ¿Asustado?

-¿Por qué no?

Un breve silencio estalló cuando el camarero llegó a la mesa y dejó un pastel de queso que él había ordenado. Víctor tomó un sorbo de su café e inclinó la cabeza hacia el hombre. En cuanto estuvo lo suficiente lejos, reanudamos la charla.

-Como le he dicho, recuerdo a Yulia con cariño por lo que significó para mí - Empezó. -He vivido durante muchos años con los dolorosos recuerdos de lo que sucedió con mis amigos - respeté el pequeño silencio que hizo -Fui quien comenzó todo esto, ¿lo sabe?- Añadió -Les hice formar parte de ese maldito sistema de mierda. Yo sabía que era peligroso, era la mafia después de todo, pero creí que podíamos hacerlo.

-Lo siento.

-Es difícil para mí vivir con esta culpa, esta vergüenza - Confesó y me sentí miserable. Debe ser difícil para él, tener la culpa de todo lo que pasó -Me hice policía porque no quiero ser parte de ese mundo otra vez. Quiero impedir que otras personas cometan los mismos errores que yo.

Eso fue muy valiente de su parte.

-Estoy más allá de esos días - dijo suspirando -Estoy más allá de ese tiempo. Y si me encuentro con Yulia... regresaré a esos días -Parpadeé, sintiendo mi corazón latir lentamente -Ese día... ese jueves por la mañana, se iniciará de nuevo... y yo... no quiero recordarlo nunca más - Apreté los dientes, tratando de no expresar la intensidad de mis emociones por su comentario.

-Lo siento - Me disculpé -No fue mi intención hacerte revivir ese momento. Yulia está teniendo un tiempo difícil en el Asilo, está sola y no tiene amigos allí. Eres su amigo de la infancia. Yulia te tiene como un recuerdo especial.

-Lo sé.

-Y ella está enfadada. Está enfadada porque todos ustedes se han ido. Ella no sabe que tú estás vivo. Si lo supiera, entonces todo sería diferente.

-Lo siento. No quiero que ella sepa de mí existencia.

-Entiendo cuando dices que no la puedes visitar por la naturaleza de tu trabajo. ¿Pero llegar al extremo de esconderle que estás vivo? ¿Por qué?

-Se lo dije. Es mejor así.
-Dijiste que responderás mis preguntas, con la condición de no hablarle a Yulia sobre ti. Voy a respetar tu condición... -Él asintió con la cabeza -Mi pregunta es... ¿Por qué parece que tienes miedo de ella?

-No es eso.

-Parece que sí - Repliqué -Parece como si le tuvieras miedo a Yulia. ¿Por qué sería algo malo si ella se entera que sigues vivo?

-Ella podría ir tras de mí una vez que esté libre - Respondió y apartó la mirada -A veces, es mejor si no sabemos ciertas cosas.

-¿Libre, eh?- suspiré -Me gustaría poder liberarla de ese lugar.

-¿De cuánto tiempo es su sentencia?

-No lo sé.

-¿Cuánto tiempo ha estado allí?

-Cinco años.

-Ella fue acusada de múltiples asesinatos... es un delito grave. Y además, se metió con demasiada gente con poder. Cuando se hace eso, haces de tu vida más difícil para ti mismo - Eso es cierto.

-¿Puedo hacerte otra pregunta?- comencé y él asintió -¿Conoces sobre los homicidios de Yulia?

-Sí - Confirmó -Cuando empecé a trabajar como policía, era un asistente menor. Pero la mafia estaba siendo perseguida y siendo asesinados por este asesino, que nadie conocía. Después de algunos años, cuando me ascendieron y me convertí en un superior, reuní algunas evidencias de los hombres asesinados, pertenecientes a la misma red de mafia. La misma en la que trabajé muchos años atrás. En ese momento, supe que era Yulia. Y sabía por qué lo estaba haciendo.

-¿Fuiste tú el inspector, que atrapó Yulia?

-No- Él negó -No creo que lo hubiera logrado si hubiera sido yo - Confesó -Yo sabía por qué lo hacía. Y aunque conocía el peligro en el que se estaba metiendo, parte de mí quería que siguiera adelante. Estaba apoyándola para que llegara a todos ellos, antes de que nosotros pudiéramos llegar a ella. Pero no resultó.
Tragué el nudo en la garganta -Todo este tiempo...  sabías que ella estaba viva...

Se quedó en silencio durante un par de segundos. -Sí...

-¿Cómo?- Pregunté, frunciendo las cejas -¿Cómo fuiste capaz de encajar todas las piezas y saber que Yulia estaba detrás de esas muertes? ¿Por qué no ser otra de las víctimas de esa mafia en busca de venganza, si nunca más viste a Yulia después de aquel jueves por la mañana?... ¿Cómo sabías que estaba viva?

-Soy un inspector. Las evidencias son fáciles de encontrar cuando se trabaja en ese campo.

-¿Qué tipo de pruebas hicieron, que hicieron que estuvieras tan seguro de que era Yulia y no otra persona?

-Lo sabía - Eso no tiene mucho sentido en mi cabeza.

-¿Cómo?

-Lo sabía.

-¿Pero cómo? ¿Cómo fue que lo hiciste?

-Te lo dije... evidencias.

-No, no es eso. Acabas de decir que sabías que era Yulia. No me diste ninguna evidencia. ¿Cómo supiste que era Yulia y no otra persona? Si tú sabias que todos tus amigos estaban muertos, Yulia no sería una opción válida en este caso. No tomas a las personas fallecidas como asesinos potenciales - le solté -Eso significa que siempre supiste que Yulia estaba viva. ¿Cómo sabías que estaba viva si nunca la buscaste?

-Uní los puntos, eso es todo. Yulia estaba matando a los hombres de la misma forma en como lastimaron a Domen, Yuri y Anton ese día. Eso fue lo que me indicó, que era Yulia la que estaba detrás de todos estos actos. Además, la envoltura del caramelo azul.

-¿La envoltura del caramelo azul?- Pregunté, no entendiendo a que se refería.

-En cada cadáver que ella dejaba, había una envoltura de caramelo azul en uno de sus bolsillos, como una firma de sus crímenes. La envoltura de caramelo azul, era de arándano Super Shidae. Era nuestro dulce favorito -Abrí mis ojos. -Compramos grandes cantidades de esos dulces cuando teníamos dinero. Yuri siempre tenía un par en su bolsillo.

Parpadeé.

-Parecía como si ella estuviera diciendo... “Hey, voy a llegar a cada uno de ustedes y hacerlos pagar por lo que le hicieron a mis amigos. Y con uno de ustedes  muerto, voy a honrar a mis viejos amigos, aquellos que solían amar estos caramelos”Empezamos a llamar a este asesino, El Asesino del Caramelo, pero Yulia impuso su propio nombre. El Niño Asesino. Ella era la más pequeña de todos nosotros, así que la llamábamos niño todo el tiempo. Todos tomaron al asesino como un varón, pero yo no. Yo sabía que era Yulia.

Era como si las piezas del rompecabezas restantes, habían sido encontradas finalmente y encajadas en su lugar, ahora todo tenía sentido. El por qué utilizar el nombre de Niño Asesino como el alias de Yulia, El porqué de las envolturas de caramelo azul siendo utilizadas como su firma, y la razón del por qué comenzó a matar. La única cosa que no tenía sentido para mí, era...

-Víctor...- Lo nombré, mi voz baja y firme -Me has dicho que Yulia estaba matando a esos hombres de la misma forma que mataron a Yuir, Anton y Domen ...-, él confirmó. -¿Dónde estabas?- Le pregunté curiosa -¿Dónde estabas tú, ese día?

Sus ojos se abrieron más de lo que deseaba y supe de inmediato, que su nombre siempre estuvo ausente durante la historia que Yulia me contó. Yulia dijo cómo ella y Domen encontraron a Yuri y a Anton atados en ese almacén, pero no estaba Víctor. Así que... si no estaba en el almacén... ¿Dónde estaba?

Él aparto la mirada y justo en ese instante, mi corazón latió más rápido, sintiendo que el silencio era en realidad, una mala señal.

-¿Víctor....

-¿Por qué es tan relevante?- contestó, masticando sus mejillas -Tuve suerte. ¡Tuve la suerte de sobrevivir, al igual que Yulia la tuvo!

-Eso no fue lo que pregunté...- Se veía nervioso.

-La verdad, es que no importa dónde estaba o no, lo importante es que sobreviví, ¿cierto?

-Bueno, por supuesto que es bueno que sobrevivieras, pero mi pregunta fue... ¿En dónde estuviste? ¿Por qué no estabas con ellos en ese almacén? ¿Por qué sólo Yulia, Domen, Anton y Yuri estaban…

-¿¡ME ESCAPÉ, ESTÁ BIEN!?- gritó, interrumpiéndome. Los otros clientes se volvieron hacia nosotros por el alto volumen de su voz. Él no esperó una respuesta, solo se levantó de la mesa y salió directo a la calle.

Me puse de pie con rapidez, sonriéndoles a esas personas como una disculpa por nuestra perturbación, y salí en busca de Víctor.

-¡Víctor, espera!- Lo llamé.

No se detuvo. Siguió caminando y me tomó un par de minutos alcanzarlo.

Lo encontré sentado en un banco cerca del margen del río, con la cara cubierta por sus manos.

-Víctor...- Lo llamé en voz baja -¿Estás bien?

Él aspiro y comprendí lo difícil que estaba siendo para Víctor. Me acerqué y tomé asiento junto a él.

Negó con la cabeza -Es mi culpa, Doctora - soltó, con la voz entrecortada por el llanto. -Se suponía que yo también debía estar allí. Pero me asusté. Tuve....miedo - Confesó. -Los dejé solos. Abandoné a Anton a su suerte cuando se suponía que debía estar con él ese día.

-Porque tenía miedo de que esos tipos me vieran junto a mis amigos y me torturaran como lo habían hecho con ellos... solo, corrí lejos de ese lugar - Perdí mis sentidos por un momento -Los jefes me llamaron más tarde... y me pidieron que limpiara el lugar - Cerré los ojos -¿Sabe lo que se siente, doctora? ¿Ver... los cadáveres de tus mejores amigos tirados en un sucio lugar? ¿Sabes lo que se siente? ¿Pretender... que esas caras tan conocidas, no pertenecen a uno de tus amigos?

No ayudó, una lágrima cayendo por mi mejilla.

-Todos estaban muertos... y era mi culpa.

-Víctor...

-Anton era mi mejor amigo - Confesó, sin avergonzarse de su nivel emocional -Y verlo muerto... era simplemente...- Tragué saliva, conmovida por lo que estaba contando. -Yo los llevé a ser parte de ese plan... Y cuando necesitaron de mi ayuda para salvar a Yuri...solo me fui. Los abandoné. Soy un cobarde.

Aspiró de nuevo, usando sus mangas para limpiar sus lágrimas -Yuri había sufrido tanto. Él era tan joven. Solo 14 años .¡14 años! Esa no es la edad que se supone una persona tenga que morir, Doctora -Exhalé, mi pecho estaba doliendo -Domen había muerto encima de Yulia. Siempre pensamos que esos dos terminarían juntos... pero no... No de esa forma -Se me dificultó respirar -Cuando aparté a Domen de Yulia, me sorprendió verla aun respirando.

Dejé que continuara sin decir ni una sola palabra, solo respetando su dolor.

-¡Ella aún seguía viva! ¡Y me sentí tan feliz! Pero también asustado. Si los de la mafia veían a Yulia con vida la matarían enseguida. Y seguramente... la violarían.

-Yo tenía la tarea de desaparecerlos. Ocultar los cuerpos. Creo que fue mi castigo por dejarlos atrás. Estábamos acostumbrados a decirnos entre amigos, que no nos dejaríamos atrás... Pero resulta, que eso fue lo que terminé haciendo.

Aspiré, sintiendo mi cuerpo elevando su temperatura.

-Yulia estaba viva... y yo no quería que la mafia se enterara. Así que la cargué y escondí su cuerpo en un contenedor de basura.

“No sé por cuánto tiempo estuve inconsciente, pero cuando abrí los ojos ya no estaba en ese sucio almacén. Estaba en la basura. Un puto contenedor de basura! ¡Lanzada como un pedazo de mierda, me quedé sola en un maldito contenedor de basura para morir!”

-Recé para que ella se despertara pronto y abandonara el lugar. Recé para que ella no volviera a buscarnos. Quería que ella se olvidara de lo que había pasado y viviera. Domen había salvado su vida y pensé que sería un desperdicio si Yulia se ponía en peligro, por el bien de nosotros.

Utilicé un pañuelo de papel para limpiar mis lágrimas.

-Yo... no quería... que Yulia se convirtiera en un criminal. Pero no podía hacer nada para detenerla. Fue su elección. Estaba tan comprometida en ese camino. Y cuando me enteré que ella era El Niño Asesino, lo único que pude hacer, era fingir que no la conocía.

-Yulia, fue una buena amiga mía...- continuó -Pero ahora, existen dos Yulia, Doctora. El Niño Asesino es simplemente diferente a Yulia Volkova, la que una vez tuve como amiga. La actual, está enojada, hueca... y es cruel. No es... ella, ella no es más la Yulia que conocí un día.

-Yulia...- Finalmente logré pronunciar palabras -No es una mala persona, Víctor. Está enfadada, eso es cierto -Olfateé -Pero ella está enojada...por lo que todo el mundo estaría enojado también.

-Estoy feliz, de que fuiste capaz de escoger el camino correcto a pesar de todo- Le expresé -Es muy valiente utilizar tus experiencias, para ayudar a otros, a que no caigan en los mismos errores que tú cometiste.

-Pero Yulia también merece una segunda oportunidad - declaré -Y creo que el tenerte de vuelta en su vida, podría hacer que suceda esa segunda oportunidad - Él no dijo nada -Su hermana, Viktoria, volvió a ella. Fue paso a paso. Y actualmente, Yulia está teniendo un comportamiento satisfactorio en el Asilo. Sólo deseo que tú también seas parte de eso.

-No puedo - Dijo -No puedo ser parte de su vida.

Asentí con la cabeza, comprendiendo -Todos hacemos cosas en la vida por diferentes razones. No te sientas culpable por la muerte de tus amigos, no es tu culpa -Aseguré rápidamente -Tú no habrías cambiado el resultado de lo que sucedió de todos modos. Es probable que también hubieras muerto, igual que el resto de tus amigos. Tenías miedo... y es normal sentir miedo.

Él suspiró -Sólo quiero que sepas... que si en algún momento quieres ver a Yulia de nuevo... habla conmigo - Él asintió con la cabeza -Si quieres ayudar a Yulia, yo siempre voy a estar allí para ayudarte con ello.

Sonrió, con los rastros de las lágrimas difuminados.

-Gracias Víctor, por contarme lo que pasó - Le di mi agradecimiento -Sé lo difícil que es, y fue muy valiente de tu parte.

Negó con la cabeza -No le digas que estoy vivo - Me recordó -Si ella sabe que estoy vivo, se dará cuenta de que me escapé. No quiero que me vea como un cobarde.

-Esta conversación es privada. Por lo tanto, no habrá palabras pronunciadas de mi parte hacia ella, te lo garantizo -Le confirmé.

-Gracias, Doctora Katina.

Exhalé, sintiéndome más ligera. Me puse de pie, contenta de haber tenido esta conversación. Nos despedimos, pero enseguida le oí decir mi nombre y me giré.

-Estoy contento de oír que Yulia se está portando bien - Sonreí -No hay nada que yo pueda hacer por ella, en esa materia. Pero al mismo tiempo, deseo que esto compense lo que hice mal.

Fruncí el ceño sin entender lo que quería decir.

-Este es el número de un amigo mío - dijo, dándome un pedazo de papel -Su nombre es Ruslan Gorvachov. Él es el más indicado para ayudar a Yulia, de lo que yo jamás podría hacer.

-¿Por qué?- Le pregunté, no consiguiendo la forma en como ese tal Ruslan podría ayudar a Yulia.

-Es un abogado - Mi corazón dio un vuelco -Uno muy bueno- Él sonrió. Luego inclinó su cabeza hacia mí -Que tenga un buen día, Doctora Katina - Se dio la vuelta y se alejó de mí.

¿Escuché bien? ¿Encontré un abogado para Yulia?
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Vie Oct 26, 2018 12:17 pm

Muy interesante saber más de que fue lo q paso ese día, es una lastima q víctor no quiera tener contacto con ella pero bueno julia sigue mejorando y seguro en algún momento saldrá, gracias por calmar la agonía de esperar yo digo q sigas publicando miércoles y sábados porque aunque ya no quede tanto esperar toda una semana por 1 capitulo será literal una TORTURA. es triste pensar q va a terminar de verdad esta historia nos tiene atrapadas Sad q será de los días sin esperar leer como hablan julia y lena julia tan juguetona y lena con pena Sad
Fati20
Fati20

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Vie Oct 26, 2018 12:49 pm

Que interesante saber otro lado de la historia como cada pieza va encajando y yo opinó que sea miércoles y sábados como hasta ahora y pues todo lo bueno tiene un final esta histora esta muy genial y siento que la recta final se viene lo mejor además así puedes subir otras historias tan buenas como estas y a esperar capítulo nuevo saludos 😉

Enviado desde Topic'it
mary
mary

Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Kamila el Sáb Oct 27, 2018 8:07 am

Con cada capítulo es más buena esta historia
Kamila
Kamila

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 01/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Sáb Oct 27, 2018 11:45 am

Hola chicas, lindo día sábado, no? Bueno, acá les dejo otro capitulo y recuerden que serán solo los miércoles y sábados que volveré a postear de nuevo. Como ya saben, estamos en la recta final de la historia y por supuesto Mary, subiré más fics buenísimos que van a engancharlas también, así como este lo hizo.

Un fuerte abrazo y saludos!!

A leer!!


CAPITULO 35: BÉSAME


Mis ojos observaron el pedazo de papel que Víctor me había entregado. Ruslan Gorvachov y Sergey Lazarov - Sociedad de Abogados.


Abogados.


¿Realmente estaba pasando?


¿De verdad había encontrado un abogado para Yulia?


¿Finalmente podré sacar a Yulia del Asilo?


Me reí, por la forma en como todo había salido. No podía creerlo. Era tan difícil asimilar la idea de tener un abogado para ayudar a Yulia.

¿Y ahora qué?

¿Llamo al Sr. Gorvachov y hablo con él ahora mismo? ¿O primero hablo con Yulia? Quiero decir, obviamente, no voy a mencionar el nombre de Víctor, pero, ¿No sería mejor si le hablo de un posible abogado, que se hará cargo de su caso? Por otro lado, la noticia crearía grandes esperanzas en Yulia para salir del Asilo, y sin embargo, no había garantía de que los abogados pudieran hacerlo realidad. Y lo más probable es que Yulia tome el papel de asesina imparable y termine quitándole la vida a toda la gente del Asilo. Y esta vez, los médicos que asesinó en el pasado, ya no pasarán por alto ante un tribunal.

Y lo más importante... ¿Cómo liberar a Yulia sería algo bueno, si ni siquiera puede manejar sus problemas de ira? ¿Qué cambios habría, si ella es liberada cuando aún tiene esa ansiedad por matar?

Deseo tanto que Yulia se recupere. Pero también reconozco que hay un largo  y cauteloso camino por recorrer. Y hasta ahora, Yulia ni siquiera parece estar en ese camino.

Así que... ¿Qué debo hacer?

Mi mente ser perdió en mis pensamientos, hasta que mi teléfono vibró al recibir un mensaje de Irina.

-¿Quieres almorzar conmigo?

Pensé en ello por un momento. Supongo que no sería tan malo almorzar con Irina. Sobre todo después de la última noche donde mi comportamiento fue tan inusual al ver a Víctor. Creo que debo aclararle algunas cosas.

-Sí, seguro Smile

Envié como respuesta.

~~ * ~~

Sentada en el restaurante donde nos habíamos citado, divisé a Irina acercándose a la mesa. Vestía ropa abrigada por el invierno recién llegado a Moscú. Descubrí que los colores cálidos y sepia en su ropa, le sentaban muy bien. Irina era hermosa y atlética, mi mente la hacía verla como una persona extremadamente interesante. No obstante, por mucho que lo intentara, no podía pensar en ella siendo más bonita que Yulia. Además, Yulia era más pequeña, más delgada y más pálida, era mucho más hermosa para mis ojos. Yulia era el significado de belleza, en mi opinión.

Siendo consciente de que Yulia habitaba mis pensamientos una vez más, supe que era más que obvio, que mi corazón le pertenecía a ella. Aun si yo no le gustaba, incluso, si ella solo estaba usándome... Yo acabé perdidamente enamorada de Yulia.

-Vaya, creí que al menos me saludarías con una sonrisa... - Dijo, retirando la silla para tomar asiento -¿Ya te aburriste?

Negué - No. Lo siento, Irina, sólo me perdí en mis pensamientos por un minuto - Le respondí con una sonrisa forzada.

-¿Sobre la reclusa?- Preguntó.

-Algo así.

-¿Algo así?

-Está relacionado con Yulia, pero no es lo que estás pensand...

-Lena, no necesito decirte esto de nuevo. Te lo he dicho antes y estoy segura de que tú misma los sabes. Te estás arriesgando demasiado con Volkova, ella solo es una asesina en tu vida - No me gustó la forma en cómo se refería a Yulia - Si alguien te atrapa coqueteándole sería tu fin, por no hablar de tener sexo con ella.

-Ya no lo hemos hecho. Así que confía en mí, no pasará de nuevo.

-No puedo confiar en ti en esto. Sé lo enamorada que estás de ella. Todo lo que haces se relaciona con Volkova, de alguna forma. Y eso no es normal. ¡Es de locos!.

-Estoy ayudando a mi paciente - Me defendí -Yulia se convirtió en algo más que un paciente, pero todavía tengo el deber de cuidarla. Y creo que podría ayudarla, en algo muy importante para ella.

-¿De qué hablas? ¿Cómo vas ayudarla? - frunció el ceño.

Hice una pausa antes de seguir - Puede que haya encontrado un abogado para Yulia...

Sus ojos se abrieron -¿Un abogado?- Asentí -¡Demonios! ¿Cómo lo hiciste?

-En la Red - contesté, sin querer mencionar el nombre de Víctor en esto. Irina estaba convencida de que el Víctor, que se reunió con nosotras ayer, no era el mismo sujeto de la historia de Yulia, y era mejor si ella seguía creyéndolo así. Víctor me pidió no decirle a nadie que estaba vivo y guardar su nombre solo para mí, probablemente sería mejor mantenerlo en secreto - El problema es... que no estoy tan segura de sí deba contarle a Yulia...

-Le encontraste a esa enana un abogado... eso es una locura.

-Quiero asegurarme que Yulia esté bien antes de que pueda darle la noticia.

-¿Qué quiere decir con, bien?

-Me refiero... a que no esté enfadada. Que ella sea capaz de vivir fuera de esas paredes sin ningún problema.

-Eso es imposible - Agregó con firmeza, acelerando mi corazón de un segundo para otro -¿No recuerdas cómo actuó al escuchar el nombre de Domen? Estaba lista para matar a todo el mundo.

-Eso es una exageración - le repliqué enseguida.

-Yo no confío en ella. No puedo hacerlo cuando tú has hecho tantas cosas por ella y más aún, cuando pudo haberte lastimado ese día. Ni siquiera me fío en su nuevo comportamiento. Sólo está fingiendo, como siempre lo ha hecho con todos los demás. Ella sólo te está usando.

¡¿Alguien por el amor de dios, podría no decirme eso?!

-No importa cuántas veces lo diga... nunca vas a creer que Yulia es buena, ¿cierto? - Le pregunté.

-No importa cuántas veces lo diga... nunca vas a creer que Yulia es mala, ¿cierto? - me replicó - Y cuando digo mala, es en todo el sentido de la palabra, ¿entiendes?

-Me encantaría que fueras capaz de ver lo increíble que Yulia puede llegar a ser - insistí.

-Me encantaría que lograras ver, cuán manipuladora puede llegar a ser.

-Creo que nunca estaremos de acuerdo con respecto a Yulia... - Suspiré, con tristeza.

-Sí, nunca lo estaremos - secundó.

-Como sea...  Entonces ¿Qué crees que deba hacer? ¿Debo hablarle sobre el abogado? - Pregunté, queriendo saber su opinión.

-No. Creo que ella obtendría un sabor a victoria, que realmente no merece.

-Dios, Irina, ¿Por qué estás tan amarga con esto? - me molesté -¿En serio crees que Yulia solamente merece estar confinada y sufrir? ¿De verdad crees que merece permanecer toda su vida en ese lugar? ¿Por qué no puedes dejar de lado tus sentimientos tan ásperos por ella?

Vi cómo se mordió el interior de sus mejillas -¿Todavía se trata de Sonya?- Pregunté. Tal vez al ver a su ex novia, la noche pasada, despertó resentimientos hacia Yulia y Sonya una vez más -¿Cuánto tiempo ha pasado? Date un descanso... una ruptura duele más que cualquier otra cosa.

-¡No se trata de Sonya! - me revocó amargamente.

-¿Entonces de que se trata?

-¡De Justicia!

Mi rostro se contrajo -¿Justicia? ¿Cómo se relaciona con la Justicia?

-Ella cometió múltiples crímenes

-¡Ya pagó por lo que hizo! ¡Ella está aquí desde hace cinco años, soportando toda la mierda que le pasa! ¿Sabes lo difícil que es lidiar con los oficiales del Asilo? ¿Con los residentes? ¿Sabes cómo es lidiar con el constante acoso? No se trata de justicia. A mí me suena más a venganza, si te soy sincera - se quedó en silencio - Es simplemente que Yulia no te agrada y no puedes aceptar las cosas buenas que tiene que dar a causa de lo que hizo. Pero no fue su culpa. Sonya fue mucho más manipuladora contigo que Yulia. Y tú lo sabes.

-¿Así es entonces? - se bufó - Estás de su lado.

-¿Qué? No. ¡Aquí no hay lados! - Me opuse - El hecho de que Yulia haya hecho algo mal, no quiere decir que no pueda crecer más allá de ese error y ser una mejor persona. La gente cambia, Irina. A veces... sólo necesitan ayuda para lograrlo. Y yo estoy aquí para ayudar a Yulia a conseguirlo.

-Sé que todo lo que te diga, no me vas a escuchar. Siempre sigues tu propio criterio. Cuándo te dije que te mantuvieras alejada de ella, ¿lo hiciste? - Preguntó, alzando sus cejas.

-No.

-Cuando te dije que no fueras con Ángela, ¿lo hiciste?

-No.

-Cuando te dije que no fueras a su celda, ¿lo hiciste?

-No- respondí, un poco avergonzada.

-Entonces, ¿Por qué me tomarías en cuenta, cuando te digo que no le menciones nada sobre el abogado? Siempre haces lo que tú quieres, pedir mi opinión es simplemente irrelevante en este momento.

-Es diferente. No éramos amigas en ese entonces.

Ella suspiró -Tú misma lo has dicho, Lena... - volvió sus ojos hacia mí -Nunca llegaremos a un acuerdo sobre Yulia Volkova. Haz lo que quieras - Eso me pareció un poco brusco.

-¿Estás enojada conmigo?

-No- ¿Por qué se sentía como si aún estuviera resentida?

-Lo siento, no quise hacerte sentir mal ni nada por el estilo.

-¡Entonces deja de reprenderme porque no gusta esa reclusa! No es porque ella te guste, que hago las cosas. ¡Tengo mis razones para ello!

Exhalé, realmente sorprendida por su comentario.

-Lo siento. No fue mi intención.

-¿Podemos hablar de otra cosa, realmente no quiero hablar de esa reclusa - Era evidente ver su incomodidad durante todo el almuerzo, pero al menos, hicimos alguna broma y reímos un poco. Cuando nuestro almuerzo terminó, olvidamos la charla que tuvimos al principio y todo volvió a la normalidad. Me sentí mejor de hecho, después de que casi alejo a Irina de mí, a causa de Yulia. La considero una gran amiga y no me gustaría tenerla fuera de mi vida.

Al llegar a casa, no estaba segura de sí contarle a Yulia sobre el abogado o no. Pero no era sólo eso, la última vez que hablé con ella fue antes de la reunión con su hermana. Ni siquiera sabía cómo llevó todo después de verla. Tal vez debería esperar un tiempo. Tal vez debería hablar con los abogados de antemano. No tendremos abogados, si ellos no están de acuerdo en tomar el caso. Debería se precavida cuando me acerque a ellos.

Sí. Por ahora, debes mantener esto secreto, Lena. Es lo mejor.

~~ * ~~

El Lunes por la mañana hacía mucho frío, así que decidí usar ropa abrigada y botas. Mientras conducía al trabajo, me preguntaba si Yulia tendría frío; si tenía algo para calentarse durante estos fríos días de invierno.

Entonces lo supe, ser libre va mucho más allá de no vivir tras las paredes. Se trata más sobre elecciones, que cualquier otra cosa. Elegir su propia ropa, elegir comer en un restaurant, dónde vivir, qué hacer un fin de semana, saborear un café, un canal de televisión, una canción para cantar... ¿Qué es lo que elegiría Yulia por primera vez, al ser libre?

Tú conoces la respuesta. Mi mente respondió. El corazón golpeó mi pecho con locura.

No quiero eso. No quiero que Yulia lastime a nadie más. Quiero que deje ir a ese tipo y retome de nuevo su vida. Quiero que ella viva su vida... conmigo. Podríamos ir a un café juntas, podríamos ir de compras juntas, podríamos elegir un canal y verlo juntas...

Cuan increíble sería tener a Yulia a mi lado. Finalmente seriamos capaces de amarnos sin que nadie nos dijera que es ilegal. ¿Acaso este no sería el mayor signo de libertad, más que cualquier otro?

Sonreí, imaginando mi vida con Yulia.

Pero mi sonrisa se vio interrumpida cuando estacioné mi coche y caminé por los jardines.

Supe enseguida que algo estaba mal por el número de oficiales que corrían hacia la Penitenciaría.
Esta no era una buena señal.

Intrigada por cual podría ser la conmoción, seguí a los oficiales. ¿Había otra pelea entre internos? No era raro que sucedieran peleas con los residentes, especialmente durante tiempos de competencias. Los residentes varones eran campeones a medida que iban peleando constantemente contra otros, a cambio de mejores puestos.

Cuando las puertas se abrieron y caminé dentro, mis ojos se abrieron con terror. Mis manos cubrieron mi boca con un grito ahogado, al momento de ver, de qué se trataba. Un recluso había muerto. Estaba colgado… Al revés.

Su camisa gris estaba alrededor de su cuello, mostrando su espalda totalmente cubierta de tatuajes. La cuerda lo mantenía colgado boca abajo, enredado desde sus pies; sostenido desde la lámpara del techo.

Cuando uno de los oficiales volteó al hombre, mi corazón dio un vuelco observando las marcas en su torso. Con su propia sangre fue escrita una leyenda “Honor al Niño Asesino. La mano derecha de GD”.

Mi visión se volvió borrosa. Mis piernas se volvieron tan pesadas como piedras. Solo le bastó a mis ojos posarse en su cara, y lo reconocí. Era el mismo recluso que aseguraba ser la mano derecha de G-Dragon y tan solo unos días atrás lo había promulgado. Era el recluso que se consideraba a sí mismo como el Niño Asesino. Era el mismo recluso que Yulia casi...

“Te aconsejo, que no diga cosas como esas en este lugar. Podrías terminar muerto, colgando boca abajo como un cerdo.”

No no no.

Esto no era posible.

Dios, dime que esto no estaba pasando.

Por favor, que Yulia no haya matado a este hombre.

“¿Qué pasa si me enfado y no estás conmigo? ¿Quién va a detenerme?”

No. Todo excepto esto. No puede ser verdad. No después de todo lo que hemos hecho. No después de todo lo que hemos pasado. Por favor, Dios, no.

-¿Doctora? ¿Está bien? - Escuché a un oficial preguntarme.

No contesté, sólo unos segundos más tarde, mis sentidos se desvanecieron. Y antes de que pudiera responder, me desmayé.

~~ * ~~

Cuando mi conciencia y sentidos regresaron, abrí los ojos, arrugando la cara por la luz brillante que lastimaban mis ojos. Esperé un par de segundos para abrirlos de nuevo y volver a enfocar mi vista.

Estaba en una de las habitaciones del hospital y en un principio pensé que no había nadie, pero al soltar un ligero quejido, mis oídos reconocieron la voz de Nastya -Lena, ¿Estás bien? - Mis pupilas notaron a una Nastya borrosa en frente de mí y todo lo que hice, fue quejarme de nuevo.

-Supongo que entraste en shock al ver al residente muerto y te desmayaste - Me explicó.

No. No estaba en shock por ver a un residente muerto. Estaba en shock porque Yulia fue quien mató a ese hombre. Después de todo lo que habíamos pasado. Después de todo lo que hemos hablado, ella mató a ese hombre. ¿En serio Yulia era intratable?

¿Por qué? ¿Por qué lo hizo? ¿Por qué no pudo prescindir de ese hombre? No era más que un residente sin valor.

No puedo creer que esto esté pasando. ¿Por qué, cuando todo estaba saliendo tan bien?, ¿Por qué tenía que matar a ese hombre?

¿Qué va a pasar ahora?

-¿Qué fue lo que sucedió?

-Se encontró el cuerpo de un residente colgando en el centro penitenciario. No sabemos si lo mataron hoy o la noche anterior. Los exámenes lo revelaran en cuanto salgan.

-¿Algún sospechoso? - pregunté, sin demostrar que sabía quién era la responsable.

-Todavía no - Respondió.

Oí un golpe en la puerta e Irina entro enseguida.

-Me enteré que perdiste el conocimiento. ¿Estás bien, Lena? - Preguntó y asentí, sin querer preocuparla.

-Parece que vamos a tener un día ajetreado, oficial - Nastya comentó.

-¿Qué quieres decir?- pregunté sin entender.

-Cuando hay accidentes como este, los reclusos se ven privados de su recreación. La única comida que reciben es el almuerzo que les son entregados en sus celdas. Se les prohíbe salir de sus unidades y todas las sesiones con los médicos son canceladas. -Explicó Nastya.

Eso no me gusta para nada. Quería tener una sesión con Yulia. Quería preguntarle por qué lo hizo.

“Vas a terminar en mi cama, algún día” - Recordé lo que él le dijo a Yulia. ¿Él había tratado de cumplir con su amenaza? ¿Es la razón por la que Yulia lo mató? ¿Fue por qué la acosó sexualmente? No me sorprendería si lo hizo. Y no me sorprendería que esa, fuera la causa por la que Yulia terminó matándolo.

Si Yulia había tratado de protegerse a sí misma, debería ser perdonada, ¿cierto? ¿Esto se consideraba autodefensa?

-No fue un accidente - Irina habló - Fue un asesinato. Y fue completamente intencional. Eso significa que hay un culpable. El asilo llevará los procedimientos necesarios para encontrar al responsable. Todos y cada uno de los residentes se someterán a investigación y a interrogatorios.

-¿Qué va a pasar con el culpable? - Pregunté, preocupada por Yulia.

-No podemos asegurarlo ahora. Necesitamos saber cuál fue la razón, de lo sucedido. Por lo que he podido reunir, ese preso no era muy simpático por aquí.

-Era un bastardo - Dije, recordando sus modales - Un novato, que apenas fue puesto en el asilo hace tres semanas. No me resulta difícil pensar que alguien se cansó de su mierda y lo mató de una vez por todas - Las dos me miraron con el ceño fruncido.

-Bueno, parece que esto ha trascendido - Comentó Irina -¿Desde cuándo conocías al preso?

Aparté la mirada - No conocía al preso. Sólo sabía de su fama.

-¿Cómo?

-Habló conmigo un día.

-¿Qué? ¿Por qué demonios iba a hablar contigo?

-Me confundió con una residente - Dije, tratando de explicarle cualquier malentendido.

-¿Era un tonto o algo parecido? ¿Cómo no se dio cuenta que eres un médico? Llevas tu bata blanca todo el tiempo...

-Vestías con el uniforme de un residente - Nastya soltó al recordar. Asentí con la cabeza, un poco avergonzada. Irina parecía perdida.

-¿Qué? ¿Qué quieres decir con que vestías el uniforme de un residente? -preguntó sobresaltada -¿Por qué llevarías… - Sus ojos se ampliaron totalmente y pareció darse cuenta de algo.

-Doctora, ¿Le importa si hablo con Lena un momento?- Irina se dirigió a Nastya.

-No, en absoluto - Respondió sencillamente, sonrió y dejó la habitación.

- ¡Lena, carajo... maldita sea, dime  que no llevabas el uniforme de una reclusa sólo por coger con ella! - Dijo sin rodeos a sólo segundos de que Nastya nos dejara.

-¿Qué? - Mi voz salió en un tono alto -¿Cómo diablos llegaste a esa conclusión? ¡Fue un accidente!

-¿Qué tipo de accidente te hace llevar el uniforme de una reclusa?

-Fue un accidente, mi ropa se mojó y necesitaba cambiarme. La única ropa disponible mientras mi ropa estaba en la lavandería, eran los uniformes de los residentes. ¡Antes de que mi ropa pudiera secarse, un oficial me vio y me confundió con una residente! ¡Esto no tiene nada que ver con Yulia! - Mentí. Cuando el único motivo, por el cual mi ropa se mojó ese día, fue porque Yulia y yo tuvimos sexo bajo la ducha. Pero Irina no necesitaba saberlo -Tuve que salir al patio durante la recreación con la ropa de residente y por eso sé del preso que vimos muerto. ¡Él vino a mí pensando que era una de ellos!

Irina entrecerró los ojos - Esa, es una horrible mentira.

-¡No es una mentira! Puedes preguntarle a Nastya. Ella me vio vestida con el uniforme. Fue quien me salvó de entrar a una celda ese día.

-¿Quieres que crea...que ni una solo persona… en este lugar, a excepción de Nastya, te reconoció? ¿Me estás tomando el pelo? ¡Eso no tiene sentido!

-Aquí la gente no te reconoce por tu rostro, sino por los colores de la ropa que llevas. Si es color naranja, eres una residente, si es azul, eres un oficial, si es blanco, eres un médico - pronuncié lo mismo que Yulia me dijo ese día - Este lugar está jodido, Irina. Y sólo ves lo verdaderamente jodió cuando estás del otro lado.

-¿Del otro lado?

-Ese hombre... - dije señalando con el dedo, a un hombre colgado invisible en nuestra habitación - Buscaba tener sexo conmigo - Esa información la hizo girar el rostro con disgusto - Él no pudo hacerlo porque estábamos en medio del patio. Y probablemente también estaba cazando a otras mujeres de por aquí. No sabemos qué pasa cuando oscurece. No sabemos lo que sucede cuando las puertas se cierran. ¿Y si él trató de violar a alguna de ellas? ¿Quién la salvaría de ese tipo?

-¿Por qué no lo reportaste?- Preguntó - Podríamos haber hecho algo al respecto.

-Tú misma me dijiste que a los oficiales no les importa lo que suceda con los residentes. Si se matan entre ellos, solo es un loco menos con el que tratar.

-Es diferente. El Asilo está en riesgo en este momento.

-¿Ahora es mi culpa? - Pregunté, sabiendo que estaba siendo grosera.

-Estoy hablando en serio, Lena!

-¡Yo también! - Devolví -¿Crees que no me importa que un asesinato se llevara aquí adentro? ¿Crees que no me importa que un hombre muriera? ¡Esto me afecta más a mí de lo que te afecta a ti, Irina!

-Déjate de estupideces, Lena... ¿Esto se relaciona con Volkova de alguna forma? - Preguntó con brusquedad -¿Esta es la razón por la que estás de su lado?

-¿Qué lado?

-El lado de los reclusos.

-¿Qué? ¡No! ¡Te dije que no hay lados aquí! ¡Sólo te estoy dando una explicación, de lo que podría ser la razón de su muerte! ¡No tiene nada que ver con Yulia!

Mi corazón latió con ansiedad. Sabiendo que incluso yo, me estaba mintiendo a mí misma.

-No seamos ingenuas, Lena. Sabemos quién podría haber matado a ese recluso - Era tan obvio que tanto ella como yo pensáramos en la misma persona. En todo caso, no le daría el placer a Irina de oírme decirlo. Si Yulia lo mató en defensa propia, aún existía la posibilidad, de lograrlo juntas. Necesitaba creerlo -Y como de costumbre, tú la tomas como una víctima. ¡Te lo dije! ¡Ella no es una buena persona!

-¡Esto no tiene nada que ver con Yulia! - Dije con firmeza. Mis ojos la veían con furia.

-No se mienta, Doctora. Las dos lo sabemos -confrontó -Y cuando esa reclusa sea encontrada culpable, no venga a mí con más excusas.

-Esto no tiene nada que ver con Yulia - repetí, con tantas ganas de creer lo que decía.

Irina rió, haciéndome sentir un tanto ofendida - Estás enferma, Lena - Cuando Irina salió de la habitación, me cubrí la cara con las manos, no logrando detener las lágrimas.

Yulia... ¿Por qué tenías que quitarle la vida a ese hombre?

~~ * ~~

-Lo siento, Doctora Katina, pero debido al accidente de hoy los reclusos tienen prohibido salir de sus celdas – El Dr. Putin me recordó. Estaba en su oficina, pidiendo su autorización para tener mi habitual sesión de los lunes con Yulia.

-Lo sé y lo entiendo, señor. Pero mi paciente y yo tenemos una sesión hoy. Sé que es una situación muy delicada, sin embargo, creo que es necesario mantener ese horario a pesar de todo - ¡Por favor, autorice esta sesión para poder hablar con ella!

-¿Alguna ocasión especial para darle mi autorización? - me preguntó arqueando sus cejas.

-En realidad, no - contesté - Es solo el procedimiento habitual. A Yulia le gusta cuando las cosas siguen un orden y además, disfruta de nuestras sesiones. Me temo que será lamentable, para ella, si nuestra reunión se cancela.

-¿'Lamentable', significa problemas? - Tal vez.

-Yulia ha estado comportándose bien desde hace un tiempo, señor. Creo que deberíamos mantenerla como hasta ahora. No tener sesiones, podría hacernos retroceder, en lo que hemos estado trabajando durante todo este tiempo - Insistí.

-Si dejamos que tenga sus sesiones con Volkova, tendremos que dejar que todos los demás médicos tengan lo mismo.

-Bien, autorice sus sesiones también - Lo intenté de nuevo.

-No podemos. Tenemos que investigar quién es el asesino. Necesitamos la cooperación de los médicos y oficiales por completo.

-Puedo ayudar con la investigación - Ofrecí.

Él frunció el ceño -¿Cómo?

-Déjame hablar con mi paciente - Exhalé.

-Eso es peligroso, Doctora Katina.

-No tengo miedo de Yulia - Dije con firmeza -Y sé que no me hará daño de ninguna manera. Lo considero importante para continuar con nuestro trabajo.

-Parece que está realmente comprometida en tener una sesión con ella.

-Sí, lo estoy.

-¿Qué tan peligroso es para nosotros, que Volkova sienta que algo es ‘lamentable’, Doctora Katina? - preguntó, curioso. No contesté. Después de un par de segundos, suspiró de nuevo - La unidad será reservada para usted y su paciente, Doctora. Así como oficiales junto a la unidad para su seguridad - Asentí con la cabeza, con gran alivio.

-Gracias, señor – Le dí un apretón de manos.

-Necesitamos su ayuda, para lidiar con esta situación lo mejor posible.

-Si, lo entiendo - confirmé.

-Buena suerte, Doctora Katina.

Asentí con la cabeza antes de salir de su oficina.

~~ * ~~

-¿No te irás a casa? - Nastya me preguntó al verme en el refectorio. Supe por su aspecto que estaba lista para salir. Comprensible, ya que no tendría ninguna sesión.

-Me las arreglé para tener una sesión con Yulia.

-¿Por qué no me sorprende? - Dijo sonriendo y terminé riendo también. Tomó una silla vacía, sentándose a mi lado -¿Estás segura que te sientes bien para tener una sesión?

-Por supuesto que sí. Ahora estoy bien. Lo que pasó antes fue por la conmoción inicial. No sucederá de nuevo.

-De todos modos, debes tomar las cosas con calma.

-Te aseguro que lo tomaré con calma.

-Admiro tu persistencia, Lena - Dijo suavemente, y me sentí reconfortada por sus palabras. Al menos había alguien, que podía ver algo bueno en mí - Aun así, cuídate mucho.

-No te preocupes, lo haré.

-Cuida de Volkova - Parpadeé al oír sus palabras -Ella podría estar en problemas - Mi corazón latió más rápido - Que tengas un buen día, Lena - dijo y agradecí con un movimiento de cabeza.

Con mi ansiedad hecha más grande, empecé a contar el tiempo que quedaba para ver a Yulia. Este sería el momento de la verdad. Sabría finalmente que pasó para que decidiera matar a ese hombre.

~~ * ~~  

Mientras caminaba dentro de mi oficina, Yulia ya estaba sentada y acompañada de oficiales. Mi ritmo cardíaco se aceleró bruscamente cuando la vi llevar una camisa de fuerza. Su rostro parecía aún más pálido que la última vez que la vi y sus labios estaban secos y deshidratados.

Lo único que me hizo sentir sosiego, fue la mirada en sus ojos cuando me vio entrar. Sin embargo, esa sensación de ligereza desapareció al ver a Irina parada a un lado.

-¿Qué haces aquí? - Le pregunté.

-No me tome en cuenta, Doctora, es necesario transcribir la entrevista al Archivo.

-¿Acaso no se registrará en audio?

-La situación es demasiado delicada para contar con el apoyo de solo cintas de audio. Voy a transcribir cada palabra y acción que ocurra aquí dentro.

Estupendo. Esto es simplemente genial. ¿Cómo se supone que voy a tener una conversación digna con mi paciente, teniendo a Irina aquí presente?

-Bi ... en ... - dije, caminando a mi escritorio.

-Con permiso, Doctora - El oficial Dima habló, saliendo junto al oficial Troy de mi oficina, cumpliendo con el procedimiento habitual. Un incómodo silencio cayó entre, Yulia, Irina y yo.

Miré a Yulia, deseando que sus ojos fueran capaces de decirme lo que tanto anhelaba oír. Pero ellos parecían ajenos a la situación, donde su rostro solo demostraba  confusión. Por un segundo, perdí mi agarre del tiempo y espacio. Los ojos de Yulia me distrajeron completamente de lo que debía hacer. ¿Cómo podían ser tan azules y encantadores? ¿Cómo podían estar tan llenos de vida y esperanza después de todos estos años de dolor?

-No estoy aquí para escribir sobre ustedes dos, teniendo sexo visual - Irina habló y enseguida aparté la mirada.

Yulia sonrió -¿Celosa, oficial?- Su voz era un poco ronca -Su novia también amaba eso.

Las palabras apenas salieron de sus labios cuando una bofetada impactó en su rostro. Mis ojos se abrieron por el repentino acto, tan brusco. Yulia volvió el rostro, dejando ver la marca roja de los dedos de Irina - ¡CIERRA LA BOCA!

-Siempre tan sensible. Es todo lo que se necesita para hacerte enojar, ¿no es así, oficial?

-No estoy de humor para tus bromas, Volkova.

-Hubo un tiempo en el que sí lo estabas. Pero cambiaste. Sonya te cambió, ¿no?

-No te atrevas.

-¿A qué? ¿Hablar de Sonya? ¿Por qué no? ¿Qué vas a hacer conmigo si lo hago?

-Yulia - La llamé, sus ojos se volvieron hacia los míos -Por favor, no lo hagas.

Ella suspiró -Tienes suerte, Irina. Eres realmente afortunada. Mi Doc te está protegiendo. Agradécele.

-¿Por qué demonios iba a tenerte miedo, Volkova? Estás atrapada en esta camisa de fuerza. No puedes hacer nada.

-Tengo la boca libre. Y puedo hacer maravillas con ella. Pregúntale a Lena sino me crees - Mi rostro se tiñó totalmente de rojo al escuchar su comentario.

Un feroz tirón la hizo tambalearse hacia atrás, e impactar contra el piso. Mis ojos se abrieron, siendo testigo de cómo Irina la empujó debajo de ella, sus rodillas aprisionaron el cuerpo de Yulia inmovilizándola en su lugar, su mano izquierda rodeó el cuello de Yulia y con su otra mano, sostuvo el arma electrizante apuntando el pecho de Yulia - ¡CIERRA TU MALDITO HOCICO DE UNA VEZ!

-Ooh, qué amenaza tan intimidante - Bromeó Yulia.

-¡No eres más que una zorra!

-No, esa sería... Sonya.

-Tú crees que eres especial, ¿eh?- Dijo Irina, reteniendo a Yulia con su agarre -Solo eres un pedazo de mierda sin valor, que camina por estos corredores. ¡Y eres tan miserable que imaginas que todo esto solo es un chiste! No puedo creer que una vez te vi como una amiga! ¡Maldita idiota!

-¡Irina, suéltala! - Le pedí, sin gustarme nada de lo que estaba pasando.

Ella se bufó por alguna razón -Era tan ingenua. ¡Tan tonta! ¡Dios mío! ¡Debí haberte matado ese día! ¡Si lo hubiera hecho, nada de esto estaría pasando!

-¿Me. . . estás matando? Ha, siempre las mismas palabras vacías, Irina. No tienes el valor de matarme. ¡Ni siquiera tienes las agallas para aceptarte! ¡Siempre viviendo en las sombras por ser gay! ¡Oh, no, ellos no pueden saber que soy lesbiana! ¡Qué pecado! ¡Voy a follar alguna chica por la noche, pero en la mañana, oh no! Nadie puede saberlo. ¡Eres una cobarde, Irina! ¡Y es por esa razón que nunca tendrás una chica a tu lado! ¡Una novia! ¡A nadie le gustan las cobardes! ¡A nadie le gusta la gente que pretende ser algo que no es! No eres más que una cobarde, ¿cierto?

Irina perdió el control ante las palabras de Yulia. Lanzó el arma a un lado y usó ambas manos para sujetar el cuello de Yulia -¿Crees que no puedo hacerlo? ¿De verdad quieres probarme? ¡No tientes mi paciencia, Volkova! ¡No soy la misma persona que conociste una vez!

-Irina, Detente. ¡Suéltala! - le grité intentando que liberara a Yulia.

-¿Cómo puedes ser tan ingrata, tan BASURA? - Noté para mi terror como Yulia tenía problemas para respirar.

-Irina...

-Después de todas las cosas que Lena ha hecho por ti, ¿Es así como tú le pagas? ¡Maldita sea, ella está arriesgando su carrera por ayudarte, a ti, una maldita escoria, y ni siquiera puedes ser agradecida por ello!

-No, detente - Dije, en un intento porque la soltara.

-¡Ves, perra, incluso ahora, tu doctora está preocupada por ti!

-Yo... - Yulia trató de hablar.

-¿Tu qué? ¿Ahora vas a decir que lo sientes? ¿Vas hacerte la victima? ¿No es así como lo has hecho siempre?

-Yo... no puedo...

-¡Irina, déjala ya!

-Yo... no puedo... respirar... - Mis manos temblaron. No por favor.

-¿Cómo te sientes ahora, eh? ¿Fue así como mataste a ese hombre?

-¡Irina!

-¡Tenía que haberte matado ese día! ¡Fui demasiado débil en aquel entonces! ¡Demasiada tonta! ¡Demasiado inocente!

-¡Irina, no, por favor, ya basta! ¡La estás matando!

-Mírate, Volkova. Qué desperdicio eres. Has encontrado lo que muchos desean y solo lo estás haciendo a un lado! ¡Porque todo lo que a ti te importa, es hacer una broma! ¿Cómo se puede ser tan imbécil? ¿Cómo puedes arruinar tu propia vida de esta forma? ¿Cómo puedes tirar a la basura todo lo que han hecho por ti? ¿Cómo es posible que no te importe en absoluto? ¡Ella te ama demonios, a ti hija de puta! - Abrí los ojos al oír su revelación. No. No. No se suponía que fuera así -¡Ella te ama cabrona!

-Irina...

-¡Y debes estar agradecida por ello! - Por favor, para. Todo está mal.

-Irina, por favor déjala - Supliqué, mis ojos no ocultaron más mis lágrimas, ante los espasmos en las piernas de Yulia, por la asfixia a la que estaba siendo sometida. Me sentí completamente aterrada -¡NO, PARA YA! - Con todas las fuerzas que pude reunir, empujé a Irina lejos de Yulia -¡NO LA LASTIMES MÁS!

-Lena- La oí quejarse.

-Yulia, ¿Estás bien? - le pregunté, acercándome a ella.

-¡Lena!

No hice caso del grito de Irina -¡Yulia!- Coloqué su cabeza en mi regazo -Yulia, ¿Puedes oírme?- Sus ojos estaban cerrados y no podía asegurar, si estaba inconsciente o no -Yulia... Por…por favor, Yulia... - Empecé a decir con la voz quebrada. No hubo respuesta. Mi corazón fue apuñalado en un millón de pedazos. Aspiré, sintiendo mis ojos ardiendo -No por favor...

De un momento a otro, comenzó a toser y yo exhalé aliviada -¡Yulia!- Ella me miró.

-No llores - La oí decirme. Estaba tan débil, su voz salió igual que un susurro.

Negué con la cabeza.

-No llore, Doctora...

Sus ojos se mantuvieron fijos en los míos.
-¿Estás bien?- Le pregunté.

-Doc...- Hizo una pausa. Su voz salió en un pequeño susurro -Yo... lo siento - No entendía a qué se refería -En verdad…lo siento mucho - Y pronto, vi unas lágrimas brillando en sus ojos.

-Yulia...

-Lo siento. Yo no… es decir…

-¿Que sucede?

-¿Puedes hacer algo por mí?- Asentí.

-Si por supuesto. ¿Solo dime que es?

...

-¿Yulia?

-...Bésame...







See ya!!!  Razz
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Sáb Oct 27, 2018 1:14 pm

Queeeeeeeee nooooooooooooooo!!!! Porque lo dejaste así noooo eres mala esperar hasta el miércoles eso fue cruel muy cruel Julia si lo mataría? ? :/ e Irina está medio idiota (perdón por la palabrota) Sad que capítulo niña cada vez es mejor pufff te odio pero te amo ala vez 😉por que lo dejaste así pfff

Enviado desde Topic'it
mary
mary

Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Sáb Oct 27, 2018 3:17 pm

Hay no de verdad q irina se pasa yo siempre he sentido q a ella le gusta lena y tiene como celos de q lena ama de esa forma a julia. Me moría de angustia cuando ya la mataba ahorcadola y yo aquí de loca gritando lena dale con algo y quitala jajajajaja menos mal se salvo julia es fuerte. Me parece super cruel q lo dejes allí le pidió q la besar a y escucho q lena la ama como reaccionará, extrañaba horrores esas partes q están juntas Smile se aman. Bueno lamentablemente esperar hasta el miércoles a ver q pasará y de verdad espero y creo q julia no allá matado al tipo pero eso de q muriera justo como ella mencionó me hace dudar. Saludos y gracias por la historia. Cuando vi q había capitulo espere con ansias terminar mis sesiones de hoy para leer (casualmente comparto la profesión de lena en esta historia)
Fati20
Fati20

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Kamila el Sáb Oct 27, 2018 7:50 pm

Siempre lo dejas en lo más emocionante dios porque haces eso...
Kamila
Kamila

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 01/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Miér Oct 31, 2018 9:03 am

Miércoles de subir capítulo nuevo, chicas!!!! bounce bounce Laughing Laughing
Bueno, se que están ansiosas por conocer que pasará con las chicas y bien... aquí está el capítulo del día de hoy. Un abrazo a todas!

A leer!!



CAPITULO 36: ¿QUE HARÍAS POR MI?


Fui sorprendida por su petición. Ni siquiera en mis sueños, imaginé a Yulia pidiéndome besarla. Ella no era el tipo de persona que hiciera esas cosas. De hecho, a lo largo de nuestra relación, nunca nos pedimos un beso directamente.

Solo sucedía, casi siempre por las circunstancias, pero nunca por petición de la otra. Y si alguna de las dos demandaba un beso a la otra, lo más probable es que fuera yo, y no ella.

¿Acaso estaba enojada? ¿Es por eso que me está pidiendo un beso? ¿Para poderse calmar?

-¡Lena!- oí a Irina llamarme. Volví la cabeza hacia ella -¡No te atrevas! ¡No te atrevas a besar a esa reclusa!

-Yo...

-¡No Lena! ¡No después de lo que ha hecho! -Apreté los dientes -Te lo dije muchas veces, no puedes confiar en ella. Solo miente, engaña, es un fraude... ¡Deja de ser tan débil! - Las lágrimas rodaron por mi mejilla.

-Doc...- Regresé la mirada hacia Yulia. Sus brazos se mantenían inmóviles por la camisa de fuerza. Me rompió el corazón. Tan solo bastaba con ver a Yulia de esta forma nuevamente, para destruir mi corazón.

-¡Lena, si besas a ese reclusa! ¡Voy a informarlo! - Irina amenazó. Cerré los ojos, no estando segura de qué hacer. Había tantas cosas pasando ahora mismo ¿Cómo podría hacerle frente a esta situación? - ¡Aléjate de ella, Lena!

-Doc... - Apreté los puños.

Mi corazón estaba tan adolorido deseando darle a Yulia lo que me pedía, pero sabía que no podía -Yo...

Sentí las manos de Irina alejándome de Yulia. Irina descansó sus rodillas a los lados de mi cuerpo, bloqueándome contra el suelo -¡Lena! ¡Por el amor de Dios! ¡Escúchame! -fijó mis manos contra el suelo.

-¡Yah! ¡Déjame ir! -Traté de liberarme de su agarre, pero Irina era más fuerte.

-¡NO, Lena! ¡Ella no te merece! ¡Y tú lo sabes!

-¡Déjame ir! Yulia -¿Es ... Estás bien?  

-¡Ella está jugando contigo, Lena! ¡Igual que lo hace con las palabras! ¡Ella no es digna de tu tiempo o tus sentimientos! -Olfateé -¡No es más que una puta!- Esas palabras me enojaron.

-No es cierto.

-¡Oh sí, sí que lo es!

-¡NO! Yulia ... ¿Puedes oírme? ¿Puedes ... - No pude seguir hablando cuando repentinamente sentí una sensación de quemadura en mi mejilla izquierda. Una solitaria lágrima descendió sobre mi mejilla. Me tomó un par de segundos darme cuenta lo que había pasado. Irina me había abofeteado.

-¡REACCIONA, LENA! ¡REACCIONA JODER! ¡Ella no es quien crees que es! ¡Dejar de preocuparte por esta reclusa! -Hubo un zumbido en mis oídos -¡Ella no te quiere de la misma forma! ¡SOLO DETENTE! ¡NO hagas todo por esta basura!

-Doctora...- Oí a Yulia llamarme de nuevo. Me giré y la vi de pie. Su largo cabello cubría su rostro -¿Me puedo ir?- Su voz se escuchaba rasposa -No me siento bien.

-¡No! ¡Tú no vas a ir a ningún lado, Volkova! -Irina respondió con firmeza, apuntándole con su dedo y sin quitarse de encima de mí -Vas a quedarte y a responder nuestras preguntas!

-Por favor, Doctora... - me pidió de nuevo y sentí que algo no estaba bien con ella. Sonaba... robótica... casi sin vida.

-¿No me oíste, escoria?- Irina se acercó a Yulia, permitiéndome ponerme de pie y limpiar mis lágrimas con las mangas de la bata -¡Vas a quedarte! ¡Te vas a sentar en esta maldita silla y a responder nuestras preguntas! ¡Hoy mataste a un hombre y no te vas a salir con la tuya!

Un profundo silencio se levantó en la oficina.

Yulia levantó la cabeza y me miró, ignorando totalmente a Irina -Por favor... déjame ir - Miré hacia abajo, escuchando el zumbido en mis oídos. ¿Acaso me estaban advirtiendo de un peligro inminente?

-Estas a un paso de meterte en problemas, pedazo de mierda. Y en esta ocasión, la doctora no será capaz de ayudarte.

-Deja que se retire, Irina - expresé con firmeza. Irina volvió la cabeza hacia mí, incrédula.

-¿Qué?

-Deja que se retire. Ella no quiere estar aquí.

-Ella, necesita estar aquí.

-No. Está aquí porque el Dr. Boris me permitió hablar con ella sobre el incidente de esta mañana. No se supone que tuviéramos esta sesión y claramente, no es de su interés estar aquí. Deja que se marche.

-¿Qué diablos está mal contigo, Lena?

-No. La pregunta aquí es ¿Qué demonios te pasa a ti? - Pregunté, mirándola detenidamente -¿Qué derecho crees tener, para confesarle todas esas cosas a yulia? ¿Qué derecho crees tener, para hacerle daño de esa manera?

-¡Soy un oficial! ¡Y su superior!

-¡Y yo soy su médico! Mi posición tiene mayor rango que la tuya. ¡Y te estoy diciendo que la dejes salir!

Ella se bufó -Increíble... No puedo creer que sigas escuchando lo que dice esta idiota.

-Solo quiere estar sola. Y merece tener lo que está pidiendo.

-Lena...

-Déjala salir, Irina. Ella está comenzando a molestarse. ¡Y tú misma me dijiste que cuando esta residente se enoja, lo único que debe cruzar por nuestras mentes es permanecer lejos de ella! -guardó silencio -Así que, mantengamos alejadas de ella.

No sabía si era el tono de mi voz o algo más, pero Irina parecía entender lo que decía. Le dio una última mirada a Yulia, quien se mantenía en silencio, con la cabeza abajo como una estudiante siendo castigada por un profesor.

-Eres una perdedora, Volkova - Irina escupió las palabras.

-Irina, para ya - Ordené. Ya había sido suficiente. Yulia no necesitaba escuchar esas últimas palabras.

-Eres anormal. Por eso no tienes amigos.

-¡Irina, ya basta! ¡No tienes derecho a decir esa clase de cosas!

-¡Tengo todo el derecho a decir lo que se me venga en gana! Ella no es más que un pedazo de mierda. Y sus amigos lo saben... ¡Por eso la dejaron aquí!

-¡Irina!

El silencio inundó la sala.

-¿Terminaste?- Yulia preguntó. Su cabeza aun la mantenía abajo -¿Terminaste... de hablar, oficial?

-Sí.
-Gracias - Parpadeé al momento que Yulia inclinó la cabeza hacia Irina y caminó hacia la puerta.

-¿Yulia?

-¿A dónde crees que vas, Volkova?

-A mi unidad - Respondió sin ninguna emoción.

-Necesitas ser escoltada. - Irina mencionó obviando la situación -No puedes simplemente irte. Requieres de nuestro permiso para salir.

Yulia se detuvo junto a la puerta -¿Puedo tener su permiso para dejar la habitación, oficial?

-Te escoltaremos.

-¿Puede ser otra persona quien me acompañe a mi unidad, oficial?

-No. Solo cállate y camina -ordenó al mismo tiempo que abrió la puerta.

Yulia obedeció en silencio, siguiendo sus pasos. Yo caminé detrás de ellas, sin apartar la mirada de Yulia ni un segundo durante todo el recorrido.

Cuando entramos a la UES, me sentí mal por los días que pasaría Irina. Era un lugar horrible para estar, sobre todo después de que se le fue concedido tener su recreación con los internos regulares. Yulia no habló en absoluto e incluso cuando finalmente fue liberada de la camisa de fuerza, no dijo nada.

-¿Estás bien?- Le pregunté, al quedar libre de esa camisa de fuerza. Ella no respondió. No se movió. Lo único que hizo fue posar sus ojos sobre mí y supe enseguida, que observaba mi mejilla. Puso su mano sobre la marca de los dedos de Irina impuestas en mi piel -Está bien. Puedo soportarlo - Dije, tratando de sonreír.

-¡Vamos, Lena!- Irina me llamó y no sabía si estaba enojada con ella o no. Estaba enojada por cómo lastimó a Yulia, por cómo le confesó mis sentimientos más íntimos a esta mujer, y por cómo me había gritado. Pero también sabía, que tenía buenas intenciones y lo hacía por mi bien. Sin embargo, Irina solo... lo complicó.

Tragué saliva, perdida en la mirada azul de Yulia... Estaba en shock por todo lo que había pasado y no era capaz de pronunciar palabra.

-Vamos, Lena ...- Suspiré, tratando de recuperar mi estado de desastre, y finalmente, le di la espalda a Yulia para salir de su unidad.

Sentí a Irina sostenerme de la muñeca y acercarme a ella.

-Doc...- Yulia me llamó y dejé de caminar -Lo siento.

-Es demasiado tarde para eso, Volkova - Irina habló por mí.

- Lena...- Mi corazón latió más rápido, al escucharla pronunciar mi nombre. Volví la cabeza hacia ella -Gracias. Gracias... por preocuparte por mí - Y no pude evitar sentirme emocional.

-Yul...

-Vamos, Lena - Irina me sacó con un solo movimiento.

Cuando Irina y yo estuvimos fuera de la unidad, la pesada puerta de metal detrás de nosotros fue cerrada, y el ruido, no sólo se hizo eco en mis oídos, sino también en mi corazón. Mis manos cubrieron mi rostro.

-Necesitas un poco de aire fresco - Dijo Irina -Vamos, salgamos de aquí.

~~ * ~~

-¿Qué fue todo eso?- Le pregunté, casi tan pronto como llegamos al Archivero. Podía entender de donde venía su rabia pero no pude evitar sentirme tan molesta con sus acciones y palabras. Especialmente hacia Yulia.

-¡Estaba intentando poner un poco de sentido en tu cabeza!

-¿Abofeteándome?

-Lo siento, ¿de acuerdo?- se disculpó, no tan metida en ello -No tenía por qué hacerlo. Perdí el control. No debía lastimarte.

-¿Qué fue eso?- pregunté nada contenta con el incidente.

-No lo sé. Me enojé por la forma en cómo te comportaste con esa puta.

-No la llames así - La defendí -Ni siquiera la dejaste explicarse. Solo la atacaste. ¿Eres consciente de que casi la matas? -no contestó de inmediato.
-Me ofendió.

-Te ha ofendido muchas veces y no la habías atacado de esa forma.

-No sé qué me pasó - se excusó -Hay algo dentro de mí... No lo sé... algo estalla cuando estoy con ella. Me hace enojar.

-¿Por qué?

-No lo sé. ¡Ella simplemente lo desata! -Apretó los dientes y los puños -Es tan desagradecida. Incluso después de lo que hiciste por ella, sigue matando gente. Hace que tu vida sea difícil a pesar de todo lo que has hecho. Debería estar contenta de tenerte allí incondicionalmente, pero no le da la importancia que se debe. Solo se ríe como si tus sentimientos fueran una especie de chiste.

-Perdiste el control cuando mencionó a Sonya ... ¿Sigue siendo por ella?- Pregunté.

-No lo sé. Tal vez.

-No tenías por qué actuar como lo hiciste - Le reprendí - Entiendo tus dilemas, pero que no era necesario decirle todas esas cosas. No tenías... -Suspiré - Porqué confesarle mis sentimientos... - La vi levantar la cabeza -No se suponía que fuera así. No tenías derecho a decirle que yo...

-Lo siento, Lena.

-No tenías derecho a hacerle daño de esa forma.

-Oíste lo que dijo de Sonya.

-Y Sonya ya no es tu novia. No hay excusa para enojarte con Yulia como lo hiciste.

-Ella me insultó.

-No, no lo hizo. Ella insultó a Sonya.

-Lena ¿Es en serio?

-Hiciste todo mal - Comenté.

-¿Querías que me quedara como si nada cuando ella estaba haciendo chistes sobre mí y Sonya?

-Entonces, ¿Por qué fuiste tú, quien fue la voluntaria para quedarse en mi oficina? - Le pregunté con rabia -Está claro que no te agrada Yulia, ¿Así que por qué te quedaste sabiendo que ella estaría allí en primer lugar?

-Así podría detenerte si tu…

-¿Si yo que? ¿Si tenía una conversación clara con mi paciente? ¿Si hablaba con ella después de todo lo que pasó en el Asilo? ¿De cómo se siente después de ver a su hermana? ¿Si le decía que posiblemente tenía un abogado? ¿Qué es exactamente lo que estabas tratando de impedirme, Irina?

No contestó.

-¡No tienes ni idea de lo que Yulia ha pasado! - Elevé la voz -¡No tienes idea de cómo se siente!

-Ella no siente nada. Ella está completamente vacía, como la psicópata que realmente es! No te merece, Lena! – La miré -Tu eres una persona asombrosa. Le das todo lo que tienes a las personas que amas y es increíble. Estás tirando todo a la basura amando a la puta esa.

-No la llames así - Ella apartó la mirada.  

-Tu mereces a alguien mucho mejor.

-¿Cómo quién? ¿Tu? - Hubo un silencio en la sala -¿Una persona infeliz, amargada por las consecuencias de sus decisiones en su vida? ¿Una persona que no puede perdonar ni puede pasar de sus propios errores?

...

-El problema no es Yulia, Irina. Nunca fue Yulia. El problema, es que no te aceptas a ti misma. No aceptas tu vida. No aceptas tus gustos. Y esa es la diferencia entre tú y Yulia. Es por eso que ella no te gusta. Yulia tenía una vida de mierda, pero se las arregló. Ella lo intenta bromeando. Ella intenta que su vida sea un poco menos mierda. ¡Mientras todo lo que tú haces, es mantener este rencor hacia ella, de algo que ni siquiera es su culpa!

No me contradijo pero me asombró ver una lágrima en su rostro. Sin embargo, me obligué a mantenerme firme. Tal vez estaba poniendo sentido en su cabeza -Déjalo ir, Irina. Dejar ir toda esta rabia y sufrimiento que te está atormentando. ¡Aprende de ellos! ¡Se una mejor persona! ¡No alimentes más tu dolor! Cuanto más lo haces, es más grande y más peligroso para sobrellevar!

...

-¡Perdónate, Irina! - Le dije con firmeza -Perdónate por amar a Sonya ¡Perdona a Yulia!

-Ella mató a un hombre hoy, Lena! -soltó de repente.

-Esto no se trata sobre el hombre que mató, Irina. Y lo sabes. Yulia sabe que está mal lo que hizo y se ha disculpado.

-¿Qué? - Sonaba ofendida.

-Estás enojada por cómo Sonya y Yulia jugaron con tus sentimientos. Es un asco que la primera persona que amaste en tu vida, resultara una persona horrible que solo utilizó tus sentimientos, pero así es la vida! A veces nos encontramos con personas malas, otras veces nos encontramos con personas buenas. ¡No dejes que tu rencor dicte toda tu vida! ¡No dejes que tu juicio sea cegado por tu resentimiento! ¡Solo tendrás amargura en tu vida! ¿No puedes verlo?

...

-¡Yulia ha pedido perdón por acostarse con Sonya! Y desde entonces ella no te ha hecho nada. Yulia no tiene ese rencor que tú tienes hacia ella ... ¡Así que déjalo ya! Deja de ser tan dura con ella. Libérate a ti misma. ¡Deja que esta ira se extinga, Irina!

-¿De verdad cree que esto se trata sobre pedir perdón? - Preguntó Irina con rabia. -¡Ella es una asesina, Lena!

-¿Quién es una asesina? - Escuchamos una curiosa y suave voz femenina detrás de nosotras. La doctora Bárbara entró al interior del Archivero, llevando una carpeta blanca.

-Yulia Volkova por supuesto, ¿Quién más?- Contestó Irina -Lo ha hecho de nuevo. Mató a ese recluso.

-¿De qué  hablas?- Bárbara frunció el ceño sin entender –Yulia Volkova no mató a nadie.

...

-Volkova ni siquiera ha salido de su celda después de la visita de su hermana.

...

-El residente que perdió la vida se llamaba Zhong Jae-Min, era chino-coreano. Al parecer, todos aquí dentro, lo calificaban como el asesino en serie llamado “El Niño Asesino” y la mano derecha de G-Dragon. G-Dragon ha hecho algunos enemigos y fue esa, la causa del deceso del recluso.

...

-Encontramos huellas dactilares en la camisa que fue usada para matarlo, y pertenece a Aleksey. Uno de sus rivales en la pandilla.

...

-Volkova no tiene nada que ver con esto. Ella no fue quien lo mató. No ha matado a nadie.

...

~~ * ~~

La cabeza me daba vueltas, mi corazón parecía a punto de estallar en mi pecho recordando esas palabras. Como si el mundo se hubiera detenido, todo lo que podía oír era el sonido de mi corazón latiendo. Latiendo tan fuerte. Latiendo con tanta fuerza por el bochorno y la vergüenza. Latiendo tan fuerte con el alivio y orgullo. Latiendo tan fuerte con... dolor. Mis sentimientos eran tan intensos que no pude contener una lágrima.

Es inocente.

¡Ella es inocente!

¡Yulia es inocente, carajo!

Mis manos se movían por su cuenta tomando las llaves del escritorio de Irina. Incluso mis pies se movieron por su cuenta, dirigiéndome hacia la unidad de Yulia. Ni siquiera estaba segura de sí estaba respirando correctamente. Todo lo que podía sentir era sofocación sobre mi pecho y mi visión cegada por todo lo sucedido.

Mi muñeca se movió por sí sola, girando la llave y abriendo la puerta que mantenía a mi paciente encerrada. Mis piernas continuaron su recorrido dentro de la celda.

-¿Ahora qué? ¿No puedo tener un momento de pa…

Ni siquiera la dejé terminar. En cuanto la vi levantarse de la cama, fue empujada de regreso a la pared de atrás, tan violentamente, como mi corazón latía en mi pecho, cerré la brecha entre nosotras y la besé.

La lucha por la dominación comenzó, mi lengua se entrelazó con la de ella, sintiendo ese gusto que eché tanto de menos. Sí, quería darle el beso que tan legítimamente había ganado. Le daría todo lo que quería. Me entregaría a ella como nunca antes lo había hecho con alguien. Quería.

-¿Doc...?- Ella fue quien nos apartó; ambas teníamos el pecho agitado. Mi respiración golpeaba sobre su rostro duramente.

-¿Estás... bi ...bien?- podía ver su rostro un tanto sonrojado -Pensé que habías dicho... no más visitas... en mi celda... - ¿Por qué estaba preocupada por eso en este momento?

-Cállate, Yulia - Dije, haciendo que sus ojos se abrieran con sorpresa -¡Cállate y déjame besarte, carajo! - Le ordené mientras la besaba tanto como podía. Y pronto, mis manos hicieron su trabajo quitándole la ropa.

~~ * ~~

Sabía que lo que estábamos haciendo, era peligroso. Pero después de nuestro colapso emocional, no dudaba en que este fuera el momento mejor para hacer el acto. Yulia estaba siendo extra gentil y cariñosa esta vez, tomando su tiempo para complacerme totalmente en cada punto sensible. En cierto modo, ella estaba bordeando el punto de mi frustración, al hacerlo realmente lento esta vez. Incluso su lengua en mi boca era lenta. Tan dolorosamente lenta.

Una vez que rompió el beso y se trasladó al lugar detrás de mi oreja, estaba esperando la charla habitual que solía darme, siempre que hacíamos el acto. Me tomó por sorpresa cuando no lo hizo y en su lugar, simplemente siguió besándome en esa zona. Cuando termino allí, se dispuso a dejar caer besos sobre mí cuerpo. Mi barbilla. Mi cuello. Mi hombro. El otro hombro. Mi clavícula.

Sentí a Yulia nuevamente a través de mis labios, una y otra y otra vez. Y otra vez más. Nunca me cansaría de hacer esto. Nunca me cansaría de su nombre. Yulia. Yulia. Yulia. Quería mantener a Yulia para siempre.
Hasta que envejeciéramos juntas.

Mientras estuviéramos vivas.

- Te amo, Yulia.

~~ * ~~

Cuando desperté, necesité un par de segundos para darme cuenta en dónde estaba. Tenía la espalda adolorida y las sábanas desgastadas sobre mí, no eran suficientes para protegerme del frío. El silencio que envolvía el lugar hizo que mis oídos percibieran un ruido. Giré la cabeza y ví a Yulia sentada en el borde de la cama, completamente vestida con su uniforme naranja. Una vez más, yo era la que estaba desnuda. Y de nuevo, no traté de complacerla como ella lo hizo conmigo.

Estúpida Lena.

Vi cuan enfocada estaba en su bloc de notas, y supe que estaba trazando algo -¿Qué estás haciendo?- Le pregunté suavemente, bostezando entre mis palabras -¿Estás dibujando?

Me senté, cubriendo mi busto con las sábanas, aun soñolienta por el sueño. Moví mi cabeza sobre sus hombros para echar un vistazo a lo que estaba dibujando y reconocí la cara de Viktoria. No era un dibujo muy realista, ya que Yulia parecía gustar más de la clase de dibujos animados que los realistas, pero aun así, era fácil reconocer el rostro de su hermana dibujado en el bloc de notas.

- ¿Viktoria?

Le tomó un tiempo contestar.

-Solo ... un recuerdo - Dijo, tan bajo como pudo.

-¿Un recuerdo?

-No sé cuándo... la volveré a ver - dijo simplemente y parpadeé -Así que... es sólo un recuerdo... de su rostro.

-Estoy segura que la verás de nuevo - Traté de animarla –Viktoria disfrutó el venir  y hablar contigo, ahora tiene clases en la universidad, así que no puede estar aquí todos los fines de semana, pero estoy segura que vendrá más a menudo.

Ella no dijo nada, solo siguió dibujando la mirada de su hermana.

-¿Qué sucede contigo?- le cuestioné - Estás muy tranquila...

-Yo soy una persona tranquila - Me devolvió.

-A veces, pero la mayor parte del tiempo eres una molesta sabelotodo - Ella suspiró -¿Qué sucede?

-Nada estoy bien.

-No me digas que estás bien cuando no es cierto. Sé que no estás bien. Dime que está mal... - Sus trazos se detuvieron.

Entonces sacudió su cabeza -Sólo cosas en mi cabeza.

-¿Qué cosas?

-No quiero molestarte con esto. No es importante.

-Yulia...

Esta vez cerró su libreta -Debería irse, Doctora, podrías tener problemas si un oficial la ve aquí - Sentí mi estómago difuminarse.

-Sería ... mucho más fácil, si yo ... fuera una oficial, ¿no?- Lo solté. Yulia me miró atentamente -O una... residente... -Un silencio cayó sobre nosotras. Una vez más sentí las puntas de mis dedos entumecidas -Entonces, podríamos estar juntas. Sin... leyes. Sin... convenciones estúpidas - Dije, no gustándome los diferentes rangos que pertenecíamos ambas y a las leyes contra nosotras - Sin códigos morales que nos detuvieran. Ya sabes... sólo nosotras ...

- Sabes, Lena ... -Ella empezó -A veces, realmente me pregunto ... ¿Quién es la loca aquí?

Me reí -Tonta -Me pasé un mechón de cabello detrás de la oreja -Sólo quiero estar contigo.

- Hay otras formas para ello, aparte de ser un residente.

- Como tú, siendo libre ...- probé, con la esperanza de que eso pudiera suceder pronto. -Podríamos ... vivir juntas ... Ya sabes ... ser compañeras de cuarto - Dije, imaginando la escena -Compartiendo un piso - Sonreí - Compartir una cama ... Una cómoda - Añadí. -Una cocina ... Podríamos hornear o algo así -Dije, emocionada -Podríamos ... caminar hasta el parque ... ir a una cafetería ... tener un perro ...-Me perdí en mis pensamientos por un momento -Sería genial ... ¡Y tú! ¡Podrías reunirte con Viktoria! ¡Tantas veces como quisieras! ¡Serías capaz de abrazarla! Podrías finalmente ... tenerla de vuelta en tu vida ... y ...

Ella interrumpió mi momento de balbuceos besándome. La difusión en mi estómago volvió.

-Debería irse, Doctora - Dijo después -Es demasiado riesgoso que se quede aquí tanto tiempo - Gruñí, disgustada.

- Estamos en la UES, nadie vendrá aquí.

- Lena ...-me llamó, su voz susurraba en mi oído -¿Qué ... harías por mí?

¿Por qué esa pregunta ahora? ¿Y tan repentina?

-¿Qué?

-¿Qué harías por mí?

- Haría todo por ti Yulia. Cualquier cosa. Lo que sea.

-¿Serías capaz ... - Su voz parecía distante - ...de matar por mí?







affraid ¿Cuál será la respuesta de Lena?? Qué harían uds por amor???
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Miér Oct 31, 2018 9:46 am

Queeeeeeeeeee o por dios santo este capítulo ha superado todos,chica eres genial la verdad pfff santo dios espero el sábado con ancias y ha Irina ha me irrita si actitud, que responderá Elena a Julia la amo I love you

Enviado desde Topic'it
mary
mary

Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Kamila el Miér Oct 31, 2018 10:54 am

Ya quiero leer el siguiente capítulo ehhh. Espero q su respuesta sea un Si jejeje
Kamila
Kamila

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 01/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Miér Oct 31, 2018 10:57 am

Que buen capítulo buenísimo, de verdad irina nos tiene molesta q deje ese amor platónico por lena fue una estúpida. Y Julia tan bella no mato a nadie ella realmente valora lo q lena hace se comporta bien y fue super emocionante como lena fue y estuvieron juntas así Smile ahora queda esperar el sábado a ver q pasará porque julia le pregunta eso y q dirá lena. Yo realmente no creo q julia quiera q lena mate a nadie
Fati20
Fati20

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Sáb Nov 03, 2018 1:30 pm

Hoy no subirán capítulo?

Enviado desde Topic'it
mary
mary

Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Sáb Nov 03, 2018 3:36 pm

Ya preocupándose cuando se hace de noche y aun no hay capitulo :\
Fati20
Fati20

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Dom Nov 04, 2018 7:19 am

Hola chicas,

Excelente día domingo y pues, pido disculpas por no haber subido el capítulo el día de ayer. Llegué algo tarde a casa y pues, se me ha hecho un poco difícil subirlo... Moría de sueño y no supe más de mi hasta esta hermosa mañana Laughing

Espero sepan comprender, y aquí les va, otro capitulo interesante...

A leer!!!


CAPITULO 37: UNA OPORTUNIDAD


...



Mi corazón golpeó sobre mi pecho y mis dedos apretaron las sábanas debajo. ¿Lo haría? ¿Mataría a alguien? ¿En verdad haría eso por ella? ¿Cometería algún crimen por Yulia? Bajé la cabeza, preguntándome si incluso, tenía las agallas para hacerlo. ¿Matar a una persona? Cerré los ojos, sintiendo una oleada de dolor en mi corazón...

-Yo... - Tragué saliva, intentando imaginar una situación en la que estuviera matando a alguien. Traté de imaginar las razones por las que mataría. ¿Ella quiere que yo, mate a alguien? ¿Acaso a ese hombre que le arrebató a todos sus amigos? ¿Mataría por Yulia? -Yo... Lo siento... yo... no puedo - Dije, sintiendo todo mi cuerpo entumecido -Yo ... no puedo hacerlo. Lo siento, Yulia...

-Bien - Dijo, y mis ojos se abrieron con sorpresa por su respuesta -Tú, eres una persona, Lena, no una esclava - Su mirada se profundizó y se tornó firme -Aprende a decir que no.

-Yo ... yo no quería decirlo de esa forma. Sólo quería decir que haría cualquier cosa con el fin de ayudarte... no…

-Ni se te ocurra. No hagas nada. Solo debes hacer cosas por ti -Parpadeé -La gente juega con las personas como tú. Siendo así, estás totalmente jodida.

-¿Yulia?

-Eres sólo una mosca. Hasta los tipos pequeños, te matarían por diversión. ¡Así que detente! Estás jodidamente bien, pero todo siempre comienza por el rencor, y un día, podrás despedirte de toda tú mierda, y ellos…

-Yulia, ¿Estás bien? - le pregunté sosteniendo su rostro entre mis manos -¿De qué estás hablando? ¿Qué sucede contigo?

Apartó mis manos  de un solo movimiento. Y me alarmó, el ver unas lágrimas cayendo por sus mejillas.

-Ellos te arruinan. Te acabarán - Su pecho subía y bajaba de un momento para otro.

-¿Yulia?

-Así que no te atrevas a hacer nada por otra persona, ¿Me escuchaste, Lena?

Me quedé tan sorprendida por el repentino estallido.

-¡No te atrevas a hacer todo lo que esté al alcance de tus manos por otra persona que no seas tú! Nunca le des tanto de ti misma a otra persona! ¡Nunca le des tanto poder a otra persona! ¿Lo entiendes? ¡Ni siquiera a mí! - Mis ojos se agrandaron al escuchar sus últimas palabras - Eso... sólo está mal! ¡Es una idiotez! Eso…

Sintiéndome más cálida de alguna manera, la abracé -Hey, está bien - Le dije en su oído -Shhhh, cálmate... de acuerdo... - La abracé más fuerte -Todo está bien, Yulia. Voy a estar bien. Estaré bien. Las dos lo estaremos -le garanticé -Confío en ti, eso es todo. Lo sabes. Tranquilízate. Todo saldrá bien -volví a decir, acariciando su espalda -Todo irá bien... - Su respiración en mi cuello empezó a normalizarse -Todo va a estar bien...

Repetí, sintiéndola calmarse, a medida que el peso fue finalmente levantado de su pecho. Mi corazón latió desesperado -Yo estaré bien.

~~ * ~~

-Eres... igual que Nicole... - dijo, su expresión cambió y reflejó un poco de dolor.

-¿Lo soy?

-Tan inocente... tan ingenua...- Sus ojos parecían distantes -Tampoco podía ver el mal en las personas...

-Yulia.... - La llamé -¿Te has preguntado... si el que ambas no veamos maldad en ti... se deba a que sentimos, que no eres una mala persona? - le pregunté, levantando una de mis cejas -¿Qué está mal en que podamos ayudarte? Nos preocupamos por ti. No se trata de ser ingenuo o inocente... es solo... ayudarte a salir. ¿Por qué es difícil entenderlo? - apartó la mirada - Eh ... mira, sé que lo que he hecho, ha sido poco profesional y peligroso, lo sé. Y muchas veces he tenido una voz en mi cabeza que me dice que retroceda.

-¿Por qué no lo has hecho?

-No lo sé. Siempre estuviste ahí. En mi mente - respondí con honestidad -Desde el primer día que nos conocimos, siempre estás aquí - Dije, señalando mi cabeza. -Siempre me atrajiste por alguna razón.

-Te lo dije - Rodó los ojos - Estás tan loca como yo - Sonreí -Eres muy afortunada, Lena -  dijo un tanto seria -Eres muy afortunada al tenerme como tu única paciente. Cualquier otro paciente te habría embaucado.

-Masha también era mi paciente - Le respondí. Mis recuerdos regresaron. ¿Cómo estará Masha? ¿Quién será su médico ahora? ¿Seguirá enojada conmigo?

-Masha ... - Suspiró ... -... La próxima vez… que la veas...- Parpadeé al oírla -Dile... que lo siento - Nuestros ojos se encontraron durante un par de segundos - Por su amiga... yo... -  sacudió la cabeza y mi interior se templó -No fue mi intención... La chica solo... bromeaba - Sostuve su mano.

-Ella dijo el nombre de Domen... ... y sonaba como si ella se estuviera burlándose de él ... me enojé ...

-Yulia...

-Y ... las voces en mi cabeza ... - dijo entre dientes, tapándose sus rostro con las manos. -Lo siento, Doc - se disculpó entre suspiros -no llevaba ninguna chaqueta... y no pude evitarlo...

No dije nada porque realmente no había nada que decir. Respeté ese breve instante de conciencia que estaba teniendo.

-Lo siento - su voz estaba cargada de vergüenza.

-Es muy fácil, ya sabes - Comenzó después de un momento de silencio - Matar...

Sentí todo el vello de mi cuerpo levantarse.

-Todo lo que tienes que hacer es iniciar.... Primero con los criminales, ladrones, narcotraficantes, asesinos y violadores... dices que estás haciéndolo por un bien mayor. Que el mundo es mejor sin esas personas. Al día siguiente, estás matando a todos los que se cruzan por tu camino - Mi corazón golpeó más fuerte -Personas inocentes, gente buena, policías... adolescentes...- Cerré los ojos -Te das cuenta... que la gente sólo es... un saco andante de carne - Tragué el nudo que se me formó en la garganta - que simplemente puedes golpear...  aplastar... y triturarlos hasta hacerlos pedazos... -Una lágrima rodó por mi mejilla -No inicies, Doc. No tomes esa ruta. Nunca. Porque cuando lo haces... ... No hay vuelta atrás.

Rompí el espacio entre nosotras y la abracé una vez más, apoyando la barbilla en su hombro.

-No lo haré - Susurré -No lo haré.

~~ * ~~

Cuando se acostó en su cama y se cubrió con sus sabanas, la besé y me puse de pie.

-Yulia...- La llamé en cuanto terminé de ponerme la ropa. Ella volvió la cabeza hacia mí. Me pasé un par de segundos mirando las marcas de lágrimas en sus mejillas. ¿Le digo sobre el abogado? ¿Debo hablarle sobre la posibilidad de liberarla?

-Un día... vas a salir de aquí - Le garanticé. Esperaba a que ella sonriera, pero no lo hizo. Ella bajó la cabeza, evitando mi mirada.

-Me gustaría poder hacerlo, Doc - Respondió - Ojalá pudiera.

~~ * ~~

Era ya la 1 am y aun no iba a la cama. Estaba totalmente despierta, con los ojos centrados en el programa que transmitían en el televisor, no obstante mi mente estaba a millas de distancia. Había algo que me mantenía preocupada y ansiosa, pero no entendía completamente lo que era. Lo único que sabía con exactitud, es que estaba relacionado con Yulia.

Ella no estaba bien. No lo estaba. Algo andaba mal con ella, podía asegurarlo. Todo se sentía raro en estos días. Las conversaciones que teníamos, incluso el sexo. Era extraño. Se sentía diferente. La forma en la que me tocaba, su manera de hablar, la forma como me miraba, todo estaba fuera de lugar y era demasiado... inusual. Estaba tan cerca pero tan lejos al mismo tiempo. Me preguntaba que estaría sintiendo ahora mismo. ¿Estaba preocupada por algo en particular? ¿Molesta por lo que dijo Irina? Desearía poder llamarla y preguntarle si estaba bien.

-Se paciente, Yulia... - murmuré para mí - Solo espera. Y voy a sacarte de ahí.

~~ * ~~

Definitivamente había algo mal con Yulia. Sobre todo porque solicitó ser dejada en la UES. Incluso después de habérsele deslindado de culpas, de ser inocente por el asesinato del residente, ella prefirió quedarse en la UES, que en su celda regular. Y yo, no podía entender el por qué.

-Me gusta más de esta forma - Fue lo que dijo, ¿Pero desde cuándo? ¿En qué momento Yulia decidió quedarse en la UES?

-Yulia... Por favor, dime que te está molestando.

-Estoy bien, Doc - Descartó - A veces, sólo quiero estar sola, eso es todo.

-Te estas comportando muy rara desde que Irina discutió contigo... ¿Aún te sientes herida por lo que dijo?

Negó con la cabeza - No. Solo creo que es mejor si me quedo en este lugar.

-¿Por qué?
-Ya sabes... trato de evitar problemas. Al parecer, es todo lo que se hacer en este lugar. Creo que mi actitud también es difícil para ti, y además, tú estás intentando lo posible para hacerme feliz aquí dentro. Soy consciente de ello, Doc. Y creo que debería ser un poco más agradecida por lo que haces por mí. Así que lo mejor es que me quede aquí. Necesito evitar problemas, necesito evitar cualquier rumor. Estoy bien estando en la UES sola, lo he estado muchas veces antes. Estoy acostumbrada.

-Necesitas apoyo y asesoría - insistí - Si te quedas en la UES, nuestras sesiones no podrán llevarse a cabo.

-Ocurren todo el tiempo, Doc - respondió, levantando sus ojos hacia mí. Fruncí el ceño. -Cada vez que vienes a hablar conmigo, eso es una sesión, ¿no es así? Cada vez que vienes tratando de entender mis preocupaciones, eso es una sesión, ¿no es así? Cada vez que tenemos sexo, eso es una sesión, ¿cierto?

-Esa, es un clase de sesión diferente - devolví, sin ocultar mi vergüenza por su observación. Y Yulia se echó a reír - Las sesiones oficiales deben llevarse independientemente. Es la única forma de mostrarles a todos que estás en el camino correcto. Estoy segura que entiendes.

Ella asintió - Si, lo entiendo. En ese caso, supongo que debes hablar con Boris para informarle. Tal vez, tener una sesión en esta habitación.

-¿Estas segura que deseas tener una sesión aquí? - Le pregunté, analizando nuestro alrededor y siendo consiente del ambiente, de esta energía tan fría. Todo el lugar se reducía a una habitación cuadrada, sin ventanas, ni siquiera una  iluminación adecuada, sólo un cubículo oscuro, sin vistas al exterior, todo se resumía a la soledad total.

-Sí. Estoy bien, estaré bien, Doc. Sólo quiero tener un bajo perfil por un tiempo, ya sabes, hacer las cosas más fáciles para ti y el Asilo. Ahora mismo, parece que por cada jaleo que sucede, soy la principal responsable. Sé que esto es una carga para ti. Y dado que has hecho tanto por mí, no sería nada justo.

-Eres mi amiga, Yulia - Dije casi inmediatamente -Y eso es lo que hacen las amigas, ayudarse mutuamente - Se quedó en silencio -No quiero que te sientas obligada a corresponder lo que estoy haciendo. Especialmente si crees que tu estancia en este horrible lugar es una forma válida de corresponder a lo que hago. Y te digo ahora, que no lo es.

-No estoy...  en un buen estado de ánimo para quedarme en otro lugar que no sea este - interpuso - Y no quiero ver la cara de otras personas que no sea la tuya. Por lo tanto,  prefiero quedarme aquí.

Asentí con la cabeza, entendiendo lo que decía. Si ella no quiere salir, supongo que no hay nada que pueda hacer. Es mejor darle lo que está pidiendo - De acuerdo. Es tu decisión. Voy a pedirle al Director que organice tus sesiones en la UES.

-Gracias, Doc.

Traté de darle una sonrisa tranquilizadora, pero no fui capaz. Sabía que algo estaba pasando con ella y el hecho de que no me lo dijera me hacía enojar y sentirme frustrada. Noté sus manos apretarse en puños cuando apartó los ojos y me fue muy difícil dejarla de esa forma. Sin duda, ella supo que no pasé por alto su reacción, cogió su cuaderno de dibujo para mantenerse ocupada y evitar la incomodidad. Me mordí la parte interna de la mejilla, no gustando de su comportamiento. Pero sabía que si le preguntaba e insistía, no le gustaría. Tampoco quería tener una discusión con Yulia después de todo lo que había pasado.

- ¿Cuándo confiarás... realmente en mí, Yulia? - Me pregunté.

Exhalé, mirándola por última vez.

Luego salí de su celda y cerré la puerta de la UES.

~~ * ~~


La forma en como trataba de permanecer -bajo perfil- y distante, solo me dio a entender que la verdadera razón era simplemente que me estaba evitando, y saberlo, me irritaba a cada segundo. No existía un motivo para que se mantuviera apartada y negativa como lo estaba haciendo, evitándome, como si fuera una especie de compañía desagradable.

Apenas si habló algunas palabras conmigo, después de verla al día siguiente. No puedo creer que esto todavía fuera por lo que dijo Irina. Todo por mis sentimientos. ¡No puede ser! ¡Supuse que toda esa mierda había terminado cuando tuvimos nuestra conversación ese día! ¿Pero, por qué sigue tan afectada? ¿Sigue molesta con Irina? ¿Se siente mal por todas las cosas que dijo Irina? ¡Por supuesto que sí, Lena! Y para ser honesta, ¿Quién no lo estaría? ¿Qué clase de persona le gustaría ser llamada basura y puta zorra? Irina no se disculpó por su comportamiento tan grosero y Yulia merecía algunas disculpas.

Sí Irina se disculpa, haría que todo volviera a la normalidad.
Así que con eso en mente, me dirigí al Archivero para hablar con Irina y convencerla de darle una disculpa a Yulia, después de todo, ella era inocente.

Fruncí el ceño cuando no pude encontrarla.

-¿Irina?- la llamé, esperando una respuesta, pero sólo el silencio me saludó. ¿Dónde está? Me pregunté, ya que al parecer estaba vacío -¿Irina, estas aquí?

-No, ella no está - Alguien dijo detrás de mí, repentinamente haciéndome girar. Vi a una oficial muy pequeña, y joven, sosteniendo una lata de Red Bull en una mano y un paquete de Pringles en la otra - Soy Oksana - Dijo casualmente, colocando la comida sobre la mesa -Me asignaron para cubrirla por unos días - Oh.

-¿Por qué?

- Se tomó algunos días libres.

-¿Días  libres?- Lo encontré extraño. No recuerdo que Irina tuviera días libres.

-Sí, también me sorprendió. Así que cubriré su lugar en su ausencia -sonrió -Creo que es bueno tener un descanso de este lugar. Recientemente, ella ha sido un desastre.

-¿En serio?- me tomó por sorpresa.

-Hm. Creo que estas paredes afectaron sus nervios después de tanto tiempo -Sí, es verdad, pero no creo que estas paredes fueran el problema con Irina.

-¿Sabes cuándo volverá?- Le pregunté curiosa.

Sacudió la cabeza -En realidad no.¿Pringles?-  Me ofreció una fritura. Pero negué. -Entonces, ¿Qué puedo hacer por usted, Doctora ... - Localizó mi nombre en mi bata blanca -... ¿Katina?- Completó al leer.

-Ah, estoy bien. Sólo quería hablar con la oficial Irina. Es algo personal.

Ella asintió con la cabeza entendiendo -En ese caso, no puedo ser de mucha ayuda - Dijo y rió entre dientes.

-Bueno, gracias de todos modos. Que tenga un buen día, oficial Oksana -Me despedí.

-Usted también, Doctora Katina.

¿Irina tomándose unos días libres? Eso realmente es una sorpresa. Ella no me contó nada, ni tampoco mencionó que fuera un desastre y ni siquiera que necesitara un descanso. Sé que tuvimos una discusión, pero me pareció que teníamos una buena amistad. Siempre la he animado a contarme lo que está pasando y lo estaba haciendo más a menudo, pero desde que Yulia fue declarada inocente, no compartimos ni una palabra. La mayor parte del tiempo, yo me aseguraba que Yulia estuviera bien y cuando no estaba con ella, estaba en compañía de Nastya y Bárbara. Pero eso no significa que no iba a preocuparme por Irina. Me preocupo por ella. Ha sido una buena amiga, y entiendo que  siempre tiene las mejores intenciones.

Tal vez la llamé más tarde y pregunté si está bien.

Al no tener respuesta cuando le envié un mensaje al llamarla, me hizo sentir como si estuviera evitándome. ¿Qué demonios? ¿Por qué todo el mundo me estaba evitando? ¿Qué hice?

~~ * ~~

-Doctora Katina. Bienvenida -Fui recibida por el Sr. Ruslan Gorvachov y su socio, Anatoli Lugoyev, en su oficina. Ambos llevaban trajes, tal y como eran solicitados por su profesión, y sonreí. Se veían mayores que yo, tal vez alrededor de la edad de Víctor, pero sin embargo, jóvenes. Sus dientes eran perfectamente blancos y sus cabellos estaban perfectamente arreglados. Me atrevo a decir, que es una visión bastante contraste, a la de los residentes que estoy tan acostumbrada a ver por los pasillos del Asilo.

-Gracias por recibirme - Saludé respetuosamente.

-Víctor nos habló de usted - Ruslan comenzó, ofreciéndome asiento -Dijo que usted se pondría  en contacto con nosotros - Asentí con la cabeza -¿En qué podemos servirle, Doctora Katina?

-Tengo un caso, en el cual me gustaría que trabajaran.

-¿Cuál es su caso?

Suspiré, sabiendo que la conversación se tornaría larga, pero necesaria. Llegué hasta ahí, para convencer a los abogados de trabajar conmigo y liberar a Yulia del Asilo. No le conté absolutamente nada a Yulia sobres ellos, no hasta saber con seguridad, que podemos hacer realidad lo que tanto desea. No quería llenarla de falsas esperanzas.

-Soy  Psicoterapeuta en el Asilo psiquiátrico para Dementes Criminales y tengo una paciente, que creo no pertenece a ese lugar - Ellos asintieron con la cabeza mutuamente -Su nombre es Yulia Volkova y tiene todos los indicios para poder reintegrarse a la sociedad sin daños graves.

-¿Y quiere que nosotros aboguemos por su libertad?

-Sí - confirmé.

-¿Es culpable de sus delitos? - Anatoli preguntó.

-... Sí - No parecen felices con mi respuesta.

-¿De qué es acusada?

-... Asesinato en serie - Ambos torcieron los labios, no contentos con ese pedazo de información - Verán, sé que parece una locura, pero ha sido retenida en el Asilo por más de cinco años y creo que ha cumplido con esa condena. Su comportamiento es el mejor y no puedo pensar en otro residente que merezca una segunda oportunidad que no sea mi paciente.

-¿Sus registros en la prisión están limpios? ¿A sido sorprendida en alguna actividad ilegal?

En un segundo, mis esperanzas se redujeron -Anteriormente, causó algunos problemas - Traté de concretar las cosas - Pero creo que se debió al mal trato hacia ella. El Asilo tiene métodos arcaicos para tratar a sus residentes y su comportamiento explosivo, puede explicar su reacción.

-Francamente, Srta. Katina, es un caso muy delicado – Ruslan declaró -No es fácil dejar a un recluso libre, especialmente tras ser declarada culpable después de cometer asesinato en serie. Para el estado, que su paciente esté lista para reintegrarse en la sociedad, no es suficiente. Hay tantos casos recurrentes, relacionados con estos internos. Casi la mitad de ellos vuelven a la delincuencia una vez libres.

-Por otro lado, los asesinos en serie no son lo mismo que un simple asesino - Continuó el abogado Lugoyev - Ella no cometió ese delito en defensa propia, lo que podría ser visto como un ser indulgente. Y un asesino en serie, implica que su paciente lo ha hecho una importante cantidad de veces. Cinco a doce años es el tiempo estándar para los asesinos en serie, por lo que su paciente realmente no ha cumplido bien su condena.

Sería mejor morir, antes que ver a Yulia en ese lugar por 12 años.
-Estoy dispuesta a pagar lo suficiente -Traté de negociar.

-No se trata de dinero, Doctora Katina - descartaron -Se trata de reputación.

-¿Reputación?

-No podemos aceptar un caso, en el que nuestra cliente es una reclusa acusada de múltiples asesinatos. Es muy difícil trabajar en estas condiciones, sobre todo cuando tenemos una perspectiva de no ganar el caso. Nuestros nombres podrían mancharse.

-Eso quiere decir ¿Que sólo toman los casos donde saben que van a ganar?

-Por supuesto - respondieron al unísono. Sonaban presumidos para mi gusto -Así es como trabajan los abogados.

-Hm. Lo entiendo, sé que es difícil. Lo sé muy bien. Pero mi paciente ha pasado por muchas cosas, y sus delitos se pueden explicar. Ella no mató a gente inocente, fueron criminales, traficante de drogas, asesinos, violadores...

-Una justiciera, ¿Eh?- preguntaron al unísono de nuevo. Fue impresionante ver la sincronía que tenían. Supongo que trabajar muchos años con la misma persona hace que esto suceda - Aun así, no existe una gran posibilidad de ganar. ¿Qué impedirá que su paciente mate a ese tipo de gente, una vez libre?

No contesté.

-¿Lo hacía por venganza? ¿Glorificación personal? ¿Cuáles fueron sus motivos para sus acciones? - No respondí.

-¿Lo ve? Si no puede responder a esas preguntas, eso significa que usted no conoce a su paciente tan bien como cree. No puede asegurar su reintegración en este punto.

-Conozco a mi paciente bastante bien - Intercedí -Sus motivos para esos actos son información privada.

-No estamos jugando, Doctora Katina. No se trata de comportarnos como unos adolescentes de secundaria. Si usted quiere liberar a su paciente, tiene que decirnos cuales fuera las razones y no preocuparse por los secretos femeninos.

-¿Por qué debería compartir esas razones con un par de abogados que no están dispuestos a trabajar en mi caso?-  pregunté, sin querer sonar grosera, pero sonando honesta, ¿Por qué habría de contárselos? -Vine aquí, para saber si estaban interesados en trabajar en este caso, pero al parecer no lo están. ¿Así que por qué, iba a compartir información confidencial acerca de mi paciente, cuando no puedo tener una garantía de su trabajo? - Esa respuesta pareció sorprenderles -Ustedes, ni siquiera están considerando hablar con mi paciente para saber cómo es su situación en el Asilo. Por lo tanto, no hay forma de compartir absolutamente nada sobre ella, especialmente información personal - Me puse de pie, a punto de salir de su oficina - Y no son secretos femeninos, es un trauma que mi paciente llevará de por vida. Pero que van a saber dos cabrones abogados sobre ello, ¿cierto?

-Para ser un médico, no parecen tener buenos modales.

-Para tener su - reputación - como abogados, no parecen ser lo suficiente buenos - Repliqué, tratando de devolvérselas.

-Ofendernos no ayudará a su causa, Doctora.

-¿Bueno, ser educado no ayudó tampoco, así que no creo perder nada, no creen?- pregunté pretenciosa. ¿De donde estaba viniendo eso? ¿Por qué sonaba tan... Yulia-insolente? - Está claro que perdí mi tiempo viniendo a este lugar. Así que no teniendo nada más que hablar, me marcho - Solté, no ocultando mi decepción.

-Saben... - Me detuve antes de salir -Víctor me dijo que ustedes eran muy buenos abogados - Los miré - Pero supongo que son abogados mediocres, que son vistos como buenos, porque todo lo que toman son casos sencillos. Es fácil tener un buen historial, cuando lo único que aceptan son casos que tienen seguros, ¿no es así? -Se quedaron en silencio -Hasta nunca. Y gracias por nada.

No logré salir, sin embargo. Porque antes de que pudiera abrir la puerta y alejarme, su voz me detuvo.

-Espere.

Me permití escapar, una pequeña sonrisa de alivio. La psicología inversa a veces funciona de maravilla.

-Si, y solo si, consideramos aceptar su caso, ¿Qué cantidad está dispuesta a pagar?

-¿Así que ahora es una cuestión de dinero? - pregunté, un poco descarada, posando mi mirada sobre ellos.

-Con una pequeña mezcla de orgullo - Ruslan completo y me reí. Por supuesto que lo es.

-¿Qué día mencionó, es el mejor para reunirnos con su paciente? - Preguntaron y me tomó por sorpresa - Si ella va a ser nuestro cliente, necesitamos conocerla mejor.

-También tenemos que revisar su historial.

-Está bien, puedo arreglarlo - Dije, sintiéndome aliviada.

-Y lo más importante, Doctora Katina - Comenzó Ruslan -Vamos a necesitar información personal para tener una oportunidad aquí - Asentí.

-Hoy no, puede apostarlo - Dije, sonriendo -Los sábados, son los días de visita en el Asilo. Pueden hablar con ella, hagan sus preguntas. Creo que esa sería una mejor forma de conocer a Yulia, que contarles todo sin su consentimiento.

Ellos parecieron quedar convencidos con ello - Este sábado vamos a estar ocupados, ¿Pero qué pasa la próxima semana?

-Para mí es perfecto - Respondí contenta. Ellos asintieron con la cabeza.

-En ese caso, nos vemos la próxima semana, Doctora Katina.

-Nos vemos entonces - Me incliné, no evitando tener una sensación alucinante en mi estómago al salir de su oficina.

Mi sonrisa se hizo más grande y nunca se sintió tan bien sentir el aire fresco de la ciudad en la cara. Si todo sale bien, Yulia pronto será capaz de sentir esto también.

Imaginé a Yulia siendo libre, llevando su vida fuera de esas paredes... viviendo su vida... conmigo.

-Sólo espera, Yulia - dije como si ella estuviera de pie junto a mí - Solo espera. Y voy a sacarte del Asilo.
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Kamila el Dom Nov 04, 2018 7:57 am

Espero que Lena no se equivoque con Yulia ehhhh...
Kamila
Kamila

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 01/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Dom Nov 04, 2018 8:23 am

Interesante capítulo que bueno qué Lena está haciendo todo lo posible por Julia , en otro punto que será lo que le está pasando a Julia porque anda rara algo no me cuadra aquí y también está lo de Irina :/

Enviado desde Topic'it
mary
mary

Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Dom Nov 04, 2018 11:47 am

Que bueno q temprano apareces ????, el capitulo interesante julia cambio luego de todo lo q dijo irina fue por eso de q lena la ama y ella no la merece y bla bla bla q julia esta tan distinta siente q le hace daño a lena q la hace débil y q al final la hará sufrir. No se si simplemente buscará alejarla o planea algo más espero q no porque lena la adora y ella a lena. Irina me parece bien q se desapareció un rato es la culpable de todo no tenia ningún derecho a decir y tratar de matarla. Sentí el capitulo corto espero el miércoles llegue rápido Wink
Fati20
Fati20

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Miér Nov 07, 2018 12:14 pm

Hoy toca capitulo Very Happy
Fati20
Fati20

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Miér Nov 07, 2018 3:06 pm

Pues si Fati20, hoy toca capítulo y aquí precisamente lo tengo para todas uds...

Un abrazo y un beso, chicas!

Este capítulo, no necesariamente sigue los acontecimientos ocurridos en el último capítulo (37). Es aleatorio y mezclado, ya que comprende la perspectiva general de Yulia. Gracias por su paciencia.

A leer!


CAPITULO 38: ESPERANDO


Espera. Espera. Espera.


Esos, son los susurros que viven en mi cabeza desde hace un tiempo.

A decir verdad, no me gusta esperar. Nunca lo he hecho. Solo aprendí a vivir con ello.

Toda mi vida he estado esperando.

Esperando la Navidad. Esperando los fines de semana. Esperando los días para que acabe la escuela. Esperando el momento perfecto. Esperando el plan perfecto. Esperando el día que dejé este lugar. Esperando el día, que él caiga.

La paciencia es una virtud, dicen algunos. Supongo que puede ser cierto. Creo que mi estado mental no sería tan bueno en un lugar como este, sino es porque estoy esperando. Siempre está prosperando dentro mí esta constante espera. Es lo que me mantiene cuerda. Porque no importa qué, estoy esperando el día que lo tenga entre mis manos. Estoy esperando el día para matarlo. Y es un poderoso pensamiento. Y un pensamiento feliz.

-Es tiempo de la ducha, Volkova - Oí al Oficial Kuznetsov gritar detrás de la puerta antes de abrirla.

Es fácil reconocer su voz. Después de cinco años en el Asilo, es fácil reconocer la voz de todos. Hay momentos en los que la única cosa que soy capaz de oír, son sus voces o los pasos de los oficiales caminar por los pasillos. Escucho sus risas, sus conversaciones y sus burlas. A veces, puedo oírlos gemir mientras se follan entre sí en lugares ocultos. Cuando no están follando entre sí, follan con los residentes. Algunos lo hacen como favores sexuales, otros por un trato especial, algunos lo hacen por contrabando, y otros sólo por sexo. Si tuviera que cortar uno de mis dedos cada vez que vi a un recluso y un oficial follar, ahora solo tendría las palmas.

Y aun así, este lugar pretende seguir reglas. Pretende seguir la ley.

Nadie sigue la ley. La ley es un concepto extraño para la gente poderosa. Los ricos no van a la cárcel. La gente poderosa no comete delitos. Sólo cometen errores. Y los errores pueden ser perdonados.

Sin embargo, las víctimas de aquellos delitos, son castigados, reprimidos, desafiados a vivir con las consecuencias de ese acto que hizo sus vidas un infierno. Algunas personas, ni siquiera creen en ellos. Serán llamados mentirosos, tramposos, cabrones e interesados. Otros más, dirán, déjalo ir.

Nadie sabe cuán difícil es, dejarlo ir.

Hacerlo, no es como si se tratara de un viejo juguete. O una camisa vieja que ya no es más tu talla. No se trata de olvidar. Ni tampoco de pretender que nunca ocurrió. Es mucho más que eso.

Se trata de aceptar las cosas como son y seguir adelante. Se trata de ser capaz de recordarlo, sin tener excusas o sentir remordimiento. Moverse hacia adelante con el dolor, incluso rompiéndose por dentro.

Y yo no soy ese tipo de persona.

No estoy lista para dejarlo ir. Nunca estuve lista para dejarlo ir. Y nunca voy a estar lista para dejarlo ir. Toda mi vida... todo lo que he estado haciendo es... seguir con la carga. Nunca lo dejé ir. Nunca lo olvidé. Solo esperé por ello. Esperando la oportunidad. Mi oportunidad.

No estoy desperdiciando mi oportunidad. No estoy desperdiciando mi oportunidad. No estoy desperdiciando mi oportunidad....

A veces, las voces cambian a esto. Igual que una pequeña canción sonando en mi cabeza.

-Muévete, Volkova - El oficial Kuznetsov ordenó.

Dejarlo ir, es algo que nunca lograré hacer.

~~ * ~~

Las cosas buenas vienen para aquellos que esperan, escuché una vez decir a alguien.

Este fue el motivo por el que me mantuve firme, en mi espera. Tuve que esperar dos años, para conseguir mi primera venganza. Así que esperar, es el camino para llegar hasta ellos, uno por uno. Sin embargo, no puedo ser deshonesta, tengo que decirlo, Nicole me ayudó en el transcurso.

Tener a alguien a tu lado cuando esperas, es revitalizante. Le da a tu cabeza un poco de calma. Nicole me escribía fragmentos de canciones todos los días. Incluso llamó a una: Piscis, mi signo del zodiaco. Su lealtad hacia mí era ciertamente espeluznante. Sobre todo, porque soy una desgracia. Estoy torcida, en mal estado. Nunca pude entender cómo una persona encantadora como Nicole, podría gustar de una desgracia como yo.

Domen, una vez me dijo: El amor no discrimina. Ni siquiera entre los santos y pecadores, que toman, toman, toman... y sigue sin importar nada más. Risas, lágrimas, tristezas, errores y seguimos amando de todos modos. Como si no hubiera nada malo en amar a una pecadora como yo.

Varias noches me quedé en su tibia cama. A veces, aun puedo recordar cómo se siente tocarla. Incluso su voz llamándome, contraer mis dedos instantáneamente. Tener a Nicole allí para mí, era suficiente. Mientras que tuviera a Nicole conmigo, estaba dispuesta a esperar.

Esperar. Esperar. Esperar.

Ya no tengo a Nicole. Y mi espera se hizo más pesada cuando se marchó. La cama se enfrió durante varias noches en su ausencia. Necesité aprender a esperar por mi cuenta. Y no me gustó.

~~ * ~~

Usted tiene una boca muy grande, señorita. Un día harás que te maten - G-Dragon me dijo después de soltar un “vete a tomar por culo”, la primera vez que nos conocimos.

Hay pocas cosas en la vida más gratificantes, que decirle a alguien que se vaya a tomar por culo. ¿No suena como que sea una gran cosa, cierto? Pero para mí. Lo es todo.

Durante toda mi vida he sido obligada a obedecer reglas y códigos de conducta. Respeta a tus mayores. No hagas esto. Las mujeres deben actuar de esta forma. No puedes ser grosera con un mayor. Reflexiona sobre tus malas acciones. Estudia mucho e irás a la universidad. No falles en la escuela. No jures. Has esto. No hagas aquello. No puedes ser una artista, tienes que apuntar más alto. Tienes que ser un médico, un abogado, un ingeniero, un científico, un programador... esas son las mejores profesiones que existen; te darán mucho dinero. ¡Dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero!

Es una locura. Es enfermizo. Es insano. Te ponen cadenas, te llaman ciudadano y así es como tienes que ser. Ahora entiendo porque la gente no quiere tener hijos hoy en día. No es extraño que miles de personas se suiciden en estos días. El gobierno gasta dinero en campañas publicitarias contra el suicidio diciendo mensajes como “Sigue adelante”, “No te rindas”, “La vida es buena” ¿Acaso saben, que es una buena vida? ¿Cuándo se puede decir 'a tomar por culo' a todas aquellas malditas cosas, que hacen que dejes de ser tú? ¿Cuándo se puede decir a tomar por culo, ha aquel viejo pervertido de las calles? Para una chica como yo, que tuvo que vivir bajo reglas morales durante toda su vida, decirle a alguien “vete a tomar por culo”, es increíble.

Parte de la razón, por la que no le daba ni un carajo de importancia, a esas reglas, es por haber vivido con un grupo de chicos de la calle. Y otra parte...  porque ya no están conmigo.

La muerte no discrimina entre los pecadores y los santos. Solo conquista, conquista y conquista... y no importa lo bueno y amable que seas, un día, vas a encontrar tu fin en el callejón oscuro de una calle. O en un viejo y sucio almacén.

Pocas cosas son tan dolorosas, como el que te quiten lo más importante de tu vida. Es como cortar tus piernas y ser incapaz de caminar. Tú, simplemente ya no sabes cómo funcionar. Te quedas allí, inmóvil, esperando el día que puedas seguir. Pero no puedes. No puedes seguir adelante porque ya no tienes piernas. Tú, ya no tienes extremidades que te hagan funcionar correctamente. Solo estás allí... totalmente vacía. Y cuando se está vacía, no se siente nada. No sientes miedo. No sientes dolor. No sientes remordimientos. Todo lo que sientes es “mierda”. A la mierda todo. A la mierda todo el mundo. No te importa nada más.

Sólo tienes que aplastarlos a todos.

~~ * ~~

Estoy aquí para ayudarte. Así que no tires esta oportunidad.

Esos residentes….y oficiales... no saben quién eres realmente y no saben por lo que has pasado. Y si le hace daño a cualquiera de ellos, vas a hacerlos ganar. No los dejes ganar, Yulia.

No te deshagas de tu oportunidad por los estúpidos residentes como ese tipo. Ni siquiera pienses en tirar tu oportunidad porque no hay nadie aquí, que sea digna de ella! ¿Me escuchaste?

Mi cabeza se ha mantenido siempre ruidosa y revuelta. Sin embargo, tengo la voz de otra persona con algo nuevo que decirme. Ahora, la voz de Lena, habitaba constantemente dentro de mi cabeza.

Lena.

Lena.

Lena no duda. Ella no muestra ninguna restricción. Ella toma, toma, toma y sigue ganando de todos modos. Ella se levanta, se cae, se rompe y comete errores y sigue ganando de todas formas. Cambia la partida, juega y eleva sus apuestas.

¿Qué se sentirá estar en sus zapatos?

¿Qué se sentirá ganar por siempre? ¿Qué se sentirá tener algo que demostrar?

¿Qué se sentirá ser como Lena?

~~ * ~~

Un día, vas a salir de aquí- Me aseguró. No creo que ella lo sepa. No creo que ella sepa lo que soy. Quién soy. Lo que necesito hacer.

Vamos a estar bien, Yul- La voz de Domen en mi cabeza.

Vamos a estar bien, Yulia- La voz de Lena ahora viene a mi cabeza.

¿Cómo pueden ser tan parecidos?

Te amo, Yulia- Confesó Nicole.

Te amo, Yulia- Confesó Lena.

Ella ha estado en mi cabeza desde hace un tiempo. Es difícil de enfocar las cosas teniéndola alrededor diariamente.

Ella me hace sentir como Nicole me hizo sentir.

Ella me hace sentir como Domen me hizo sentir.

~~ * ~~

El sonido de la puerta de mi celda abriéndose, rompe mi línea de pensamientos. Todo lo que quiero, es estar sola. Pero al parecer, es difícil que eso pase en estos días.

El silencio que aparece entre las cuatro paredes cuando la visitante ingresa, es mal-humorado y resentido. Mis ojos se cierran, evitando los suyos.

No voy desperdiciar mi oportunidad. No voy a desperdiciar mi oportunidad. No voy a desperdiciar mi oportunidad.

-Tengo que pedirte una disculpa - Dijo. Este no era el momento para hacerlo. Quiero estar sola. Quiero estar con mis voces. No quiero ver su cara aquí dentro. Este momento, es el peor momento para que la jodida Oficial Irina se disculpe -Lo siento, Volkova. No debí decirte todas esas cosas.
-Vete.

-No puedo - Por supuesto que puedes -Por favor, ¿Podrías escucharme?

-¿Qué es lo que quieres?

-Lo siento, Volkova, estaba equivocada - Siempre lo has estado -Lamento haberte acusado por lo que pasó hoy. Estaba enojada.

-Te he dicho cosas horribles y no tenía por qué hacerlo. Lo siento.

Por favor, solo márchate. ¿No ves que este, no es un buen momento?

-La vi - La oí decir, en un tono de disculpa. Sabía a qué se refería. Su voz siempre cambiaba cuando habla de ella -Sonya. La encontré este fin de semana. En un club.

¿Desde cuándo la hogareña y adicta al café Irina, va a clubs?

-Creí que se trataba sobre lo mismo, pero supongo que me equivoqué - suspiró -Ella me habló. Y también te mencionó - ¿A mi? -Ella me dijo que eres mejor que yo - Soy mejor que tú -Incluso en el sexo.

-¿Le dijiste que se fuera a tomar por culo?

-Sí.

-¿Se siente bien?

-Sí.

-La visita terminó, Irina. Ahora fuera.

-Lo siento, Volkova - Ella insistió -Perdí los estribos. Lo que hice estuvo mal y si no fuera por Lena que me detuvo... -Sí, si no fuera por Lena -Pensé que tenía algo que ver con el hombre que murió hoy, pero no es eso. Lo siento.

-¿Crees que decir lo siento, es suficiente? ¿Crees que decir lo siento borra lo que hiciste?

-No. Sé que no lo hará. Sé que estás enojada conmigo. Sé que me estás odiando en este momento por lo que hice. Así que por favor, perdóname. No debí lastimarte.

-Ah... pero lo hiciste - Repliqué -Tú lo hiciste. Porque... tu eres superior aquí, ¿cierto, oficial?

Volví la cabeza hacia ella.

-Lo siento. Yo... estaba equivocada al decir todas esas cosas...

Bufé.

-¿Crees que eres genial, cierto oficial?- Me puse de pie, mirándola a los ojos.

...

-¿Crees que este uniforme... te hace poderosa, no es así, oficial? - Me acerqué a ella.
...

-¿Crees que este... uniforme azul... te hace superior a todos los demás, no es así, oficial?- Arrinconé a la oficial contra la pared, mi mano derecha sujetándola por el cuello, exactamente como lo había hecho ella. Esta vez, yo estaba libre. Esta vez, estaba sin esa camisa de fuerza. Esta vez, podía ser yo misma.

-¡Este uniforme no significa nada!- Escupí llena de rabia, con las dos manos estrujando su maldito uniforme. Algunos botones volaron, su busto y el sujetador que llevaba debajo, quedaron expuestos. Pero no se molestó por su actual estado. ¡A la mierda Irina y su escote! ¡A la mierda Irina y su uniforme! ¡A la mierda Irina y cada puto oficial de este lugar! - ¡No me agrandan los cabrones como tú, Irina! ¡Los que creen que su posición los mantienen a salvo de sufrir lo que se merecen! ¡A la mierda tú! ¡No me importa en absoluto! ¡Tú! ¡No!¡Eres!¡Nada! ¡Eres una inútil pedazo de mierda.

-Volkova... lo siento... Sé que estás enojada. No debía herirte como lo hice. Lo siento.

-¡Siempre es así! ¡Siempre lo mismo! - Grité -¡Siempre vienes diciendo lo siento! - ¡Lo siento! ¡Por favor superémoslo! ¡Por favor... Te daré todo lo que quieras! ¡Todo! ¿Quieres dinero? ¡Te daré dinero!¡Solo detente! Siempre lloran cuando los tengo entre mis manos.

-¡Dinero. Dinero, Dinero, Dinero, Dinero, Dinero, Dinero! ¡Eso es lo único que les preocupa a esos cabrones! ¡El maldito dinero! ¡¿Sabes lo que quiero hacer con tu dinero, Yuri?! ¡Meterlo en tu culo! ¡Luego prenderlos en llamas!. Me gustaría tanto pedirles un millón de dólares y quemarlo todo sólo para mostrarles lo mucho que odio su dinero. El dinero no me los devolverá. No hará que él regrese. El dinero es inútil. El dinero es donde radica el problema. Es lo que hace a la gente poderosa. Es lo que hace a la gente intocable. No se les puede perseguir. Es lo que hace que los delitos de los ricos se llamen “error”. Uno, no debería ir a la cárcel a causa de un incidente de 10 minutos, deberían darnos una segunda oportunidad. ¡Dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero! ¡No me gusta el dinero!.¡ Eso fue lo que se los llevó en primer lugar! ¡Todos empezamos en el negocio... todo por el dinero!

-¿Volkova?

-¡Así que no vengas aquí diciendo lo siento! ¡No vengas pidiendo que me detenga, Oficial! Me has hecho daño! ¡Has lastimado a Lena, Oficial! ¡Has lastimado a mi doctora! - Mi mano izquierda no perdió el tiempo, tomó su insignia en forma de estrella puesta en su cinturón y pasé uno de los bordes en su rostro - Y veraz. . . Lena es mi amiga. . . .y odio cuando la gente lastima a mis amigos.

-Lo siento.

-Tocas a Lena otra vez, Oficial... - Apreté el borde puntiagudo en su mejilla. E inmediatamente cerró los ojos, liberando un pequeño quejido. Oooh, sí. Ahora está sufriendo gracias a mí. Vamos, sigue lloriqueando para mí, oficial Smirnova. Es tan bueno escucharlo. Es tan bueno oír tus lamentos.

-Sólo intenta tocar a mi doctora de nuevo, Oficial... Y voy a empujar esta placa... en tu culo - La sangre que brotó de su mejilla, hicieron que tirara la comisura de mis labios hacia arriba. Oh sí. Sería tan bueno - En verdad. En Verdad. Lo haría muy... lento - ¿Cuán lento seria?. Así podría escuchar sus gritos de...

No se te ocurra desperdiciar tu oportunidad aquí, cuando no hay nadie que sea digna de ella! ¿Me escuchaste?

Retrocedí. No desperdicies tu oportunidad.

Después de todas las cosas que Lena ha hecho por ti, ¿Es así como le vas a pagar? ¡Ella está arriesgando su carrera para ayudar a una mierda como tú, maldita puta, que ni siquiera puede ser agradecida por ello!

Paso atrás. No desperdicies tu oportunidad.

Mírate, Volkova. Qué desperdicio eres. ¡Has encontrado lo que muchos buscan  y estás tirándolo a la basura! ¡Porque todo lo que te importa es bromear! ¿Cómo puedes ser tan cabrona? ¿Cómo puedes arruinar tu propia vida de esta forma? ¿Cómo puedes tirar a la basura todo lo que está haciendo Lena por ti?

Perdí el equilibrio.

¡Eres una buena persona!- Sacudí la cabeza-Te amo, Yulia- La insignia cayó de mis manos.

¿Qué estoy haciendo? ¿Qué estoy haciendo?

- Smirnova...
...

¿Qué estoy haciendo?

-Lo siento. Lo siento...Yo…

¿Por qué siento náuseas? ¿Por qué me siento asfixiada? ¿Por qué ...?

- Lo siento, Smirnova. Yo…

Siempre voy a cuidar de ti, Yul.

Siempre voy a cuidar de ti, Yulia.


Lena, me hace sentir como Dome me hace sentir.

Lena, me hace sentir como Nicole me hace sentir.

-¿Te gusta Lena? - No hubo respuesta. El primer silencio, tiende a ser siempre la respuesta. Pregunto de nuevo -¿Te gusta Lena? - Y una vez más no hubo respuesta. El segundo silencio tiende a ser una afirmación. Pero en este momento, no puedo decir si estaba en silencio porque ella quería decir sí o porque tenía miedo.

Te amo, Yulia.

Por favor no. No lo hagas.

-Lo siento, Smirnova. Yo... - Joder - No pensé que pasaría una segunda vez - Mierda. Esto está tan mal -Yo... Tú... me odias... - murmuré, comprendiendo - Es porque las tomó...  y las alejó de ti... ¿cierto?

-Sonya... y ahora Lena.... - Mierda. Mierda. Mierda. ¿Qué haces, Yulia Volkova? - Lo siento...

-Tienes razón - Di un paso atrás – Tienes razón... yo...soy una basura - Estaba desperdiciando su tiempo.

-No puedo hacer esto. No puedo... no le puedo hacer esto a Lena.

Mis ojos se posaron en su rostro, mirando la herida roja en su mejilla. ¿Qué he hecho? -Tú eres una buena persona, Yulia. ¡Eres mucho más de lo que crees! - ¡Joder! ¡Joder!

-Lo siento... - paso atrás. Paso atrás. No hagas esto. Paso atrás -Tienes razón, oficial. Realmente no merezco... a Lena -¿Qué es este entendimiento tan repentino? ¿Por qué me está haciendo enojar? ¿Por qué me hace sentir triste?

Lena. Lena. Lena. ¿Por qué me hace sentir como Domen lo hacía? ¿Por qué me hace sentir como Nicole lo hacía? ¿Por qué ella me hace sentir como un pedazo de mierda?

-Eres mejor persona que yo - Cualquier persona es mejor que yo -Tu ... - Tu mereces a Lena - Tú eres quien... debería... “Eres mi felicidad, Yulia” - No, no puedo serlo. No puedo ser la felicidad de nadie. No puedo llevar felicidad a nadie. Todo lo que puedo traer es miseria, dolor y tormento - Me haré a un lado - Di un paso atrás - Es mejor de esta forma - Para todas nosotras -Tú puedes tener a Lena. Tú la mereces más que yo - Me haré a un lado - Debí hacerlo hace mucho tiempo - Ella no me necesita. Ella no merece a una basura como yo - Ella nunca me necesitó. Lena es como Domen y Nicole. Mucho mejores personas que yo. Los santos deben amarse los unos a los otros y no a una pecadora como yo - Quédate con Lena, Irina - Mi visión se hizo borrosa -Cuida de ella.

Oh, genial, estoy llorando. ¿Por qué estoy llorando? - Ella es tan burbujeante, emocional, ingenua y… - ¿Qué carajo está mal conmigo? ¿Por qué es tan difícil hacer esto? ¿Por qué es tan difícil... -No puedo hacerlo. No puedo hacer esto. ¿Amor? No puedo lidiar con esta mierda. Esto está, tan mal. Tan jodido.

No estoy desperdiciando mi oportunidad. No estoy desperdiciando mi…

-Tengo que matarlo - Lo necesito. Es todo lo que he estado esperando. Es mi motivo para seguir adelante. Es mi pensamiento feliz - ¡Uno, correcto! ¡EL MÁS CORRECTO! ¡NECESITO MATARLO! ¡Necesito acabar con él!

No estoy desperdiciando mi oportunidad.

-Y no puedo permitir... que Lena se meta en este lío - Me haré a un lado. Me haré a un lado - Es lo mejor para todas.

Me haré a un lado…

Me haré a un lado.

-Voy a dejar ... que ella se vaya.

~~ * ~~

El sonido de la puerta de mi celda me sacó una mueca de nuevo. Todo lo que quiero, es estar sola. Me levanté de mi cama después de que el oficial Stalinev entró. Era el procedimiento común. Todos los internos tienen que ponerse de pie cuando un oficial camina dentro de sus celdas. Yo suelo decir “a tomar por culo” a eso, pero últimamente, he estado tratando de seguir las reglas en voz baja.

-Muévete, Volkova - Mandó el oficial.

-¿A dónde?

-Fuera. Es hora de la recreación.

-Deseo permanecer en mi celda.

-Tus deseos son mierda para mí. Tu celda será examinada. Ahora muévete.

Suspiré.

Pon tus manos detrás de tu espalda. Me digo a mí misma.  Esperando las esposas. Hacen clic. Y ahí están.  

-Muévete.

Y entonces camino.

La luz me cegó parcialmente al salir del edificio, ya libre de las esposas. Los residentes regulares estaban todos afuera, llevando su uniforme gris pálido; un contraste con el mío; naranja. Peligro. El color se lee. El naranja es el color del peligro. Bajo mantenimiento. Por estropeado. El naranja es el color de las cosas rotas. De las personas rotas.

Caminé alrededor de la primera parte del patio, escuchando fragmentos de conversaciones entre los residentes, antes de acercarme al árbol más lejano en una esquina, lo más retirado de los demás. Mis ojos miran fijamente el cercado de las paredes.

Me estoy cansando de estas paredes.

Me estoy cansando del cercado.

Me estoy cansando de este patio.

Un día, saldrás de aquí. Sólo tiene que esperar por ello. Esperar. Esperar. Esperar…

Me estoy cansando de esperar.

Me estoy cansando de esas voces.

Me estoy haciendo vieja.

Me estoy cansando de esto.

...

Y me estoy cansando de mí misma.

~~ * ~~

Mis ojos se apartaron cuando sentí la mirada de alguien sobre mí. No es raro ser el centro de toda la atención, cuando eres la única persona vestida de naranja en un mar gris.

Me encontré, con un par de grandes y redondos ojos oscuros color marrón, a  la distancia. Estaba sola. Sin la compañía de su amiga como de costumbre. Me recordó a su difunta amiga. Su mirada era feroz y ardiente, sin ocultar la rabia dentro de ella. Yo sé qué clase de ira es esa. Yo he vivido con ella durante más de doce años. 12 años. 12 años de vivir con este dolor. Y probablemente voy a vivir con ella toda mi vida.

Muévete. Digo a mis piernas.

Es tan difícil moverse. Es tan difícil seguir adelante.

Levántate. Y esta vez, mi cuerpo obedece. Mis manos fueron a mis bolsillos y caminé hacia ella. Pudo haber huido. Cualquier otro lo habría hecho. Pero ella no lo hizo. Se quedó en el mismo lugar. Siempre hay algo intenso, exquisito y fuerte cuando algo como esto, te sucede. Lo peor ya ha pasado, ¿Por qué temer a lo que venga entonces?

-¿Qué quieres?- preguntó, ni siquiera esperando un segundo a que llegara a ella.

Sabía que esto no sería suficiente - Lo siento. Por tu amiga.

Ella bufó -Mataste a Katya. ¿Y vienes a decirme esa porquería? ¿Un jodido lo siento? ¡Tú! ¡Maldita desgraciada mataste a mi amiga!

¿Acaso esto era diferente, a esos hijos de puta que mataron a mis amigos? ¿Era diferente a ese bastardo que mató a Domen?

No.

-Lo siento.

Buen golpe. Me hizo perder el equilibrio. El segundo golpe, rompió mi nariz. Masha era buena con los puños. Sus años en la calle le enseñaron bien.

-¡Maldita puta! La mataste! - El golpe me llevó al suelo - ¡La mataste! - continuó golpeándome, ahora encima de mí -¡La mataste!- Otro golpe -Maldita desgraciada!- Otro más - ¡Te odio! ¡Te voy a matar! ¡Voy a destriparte! Voy a…

-¡HEY, HEY, RECLUSA! ¡Ustedes dos DETENGANSE!

-¡AAGG!, ¡BASTARDOS! ¡SUELTENME!

-¡DETENGANSE AHORA MISMO! ¡USTEDES DOS RECIBIRÁN UN TIRO!

-¡Suéltenla! - Me puse de pie, intentando encontrar mi equilibrio -¡Esto es entre ella y yo! ¡No metan sus putas narices en esto!

-¡Las dos, muévanse! ¡Y TU VOLKOVA, A LA UES.

-Ya estaba allí, imbécil - Escupí algo de la sangre al suelo.

-¿Qué demonios dijiste?

-¡Dije suéltala, imbécil! - Desafié. Me tiró al suelo y me encontré con su rodilla. Mierda. Que hijo de puta.

A la mierda cada uno. A la mierda todos. No me importa nada más. Sólo aplástalos.

-¡Dime imbécil una vez más, reclusa! ¡Y meteré esta pistola en tu culo!  

-Haz lo que quieras, yo seguiré llamándote imbécil, imbécil!

Otro golpe. Esta vez, más fuerte. Maldito. Maldito infeliz. Cabrones de mierda. Solo déjenme en paz. Déjenme sola. Sólo déjenme terminar lo que empecé. Solo. Déjenme salir de una maldita vez.

Pocas cosas en la vida te hacen enojar tanto, como tener algo importante y que te sea quitado.

Por favor, no alejen eso de mí.

Por favor no.

-¡VAS A PUDRIRTE EN ESA MALDITA CELDA, VOLKOVA!

No me importa.

Sólo déjenme hacerlo. Todo lo que quiero es...

-¡MUEVETE!

No puedo moverme.

Estoy cansada.

Estoy haciéndome vieja.

Estoy enojada.
¿Dónde está Lena? ¿Dónde está mi doctora? ¿Dónde está mi amiga?

No. ¿Qué estás haciendo? ¿A dónde me llevas? ¿Por qué me arrastran? Solo déjenme ir. Déjenme ir. Por favor déjenme ir. Por favor…

-¡MASHAAAAA! - Caí de rodillas. ¡LO SIENTO! ¡ESTABA ENOJADA Y NO PUDE PARAR! ¡LO SIENTO! ¡POR FAVOR, PERDONAME! ¡POR FAVOR PERDONAME! POR FAVOR…

Algo me empujó al suelo y aun con mi visión borrosa me las arreglé para reconocer el rostro de Masha.

-¿Qué demonios está mal con estas dos?

-¡Solo déjalas terminar su pelea!

-¡LO SIENTO, MASHA! ¡LO SIENTO!

-VETE AL DEMONIO! ¡Que te jodan a ti y a tus disculpas! Significan una mierda para mí.

-Por favor perdóname...

-¡Decir un maldito lo siento no va a traerla de vuelta! - Lo sé. Yo sé eso. No necesito que nadie me lo diga, demonios!!

-¿Quieres matarme?- Lo entiendo. He matado a tu amiga. Tiene derecho a matarme si quiere. Del mismo modo que lo quiero hacer con el hombre que se llevó a mis amigos. -¿Me quieres matar? No voy a detenerte. Yo lo entiendo.

-¿Matarte? ¡Lo mereces, siendo la hija de puta que eres! Pero si te mato... a Olga no le va a gustar.

...

-Matarte... hará que ella me... odie.

...
-Matarte me hará... ser como tú.

...

-¿Por cuánto tiempo has estado aquí, Volkova? ¿Cinco años? No quiero eso. No me quiero quedar aquí. No puedo quedarme en este lugar. ¡Estoy cansada de estas paredes, de las putas celdas, las putas camas, y de sus jodidas caras!

...

-¡Quiero salir de aquí! Y matarte, solo hará que me quede.

...

-A Olga no le va a gustar.

-Ella no se lo merece.
...

-Tú, Yulia Volkova, no eres más que un pedazo de mierda. Y no quiero ser un pedazo de mierda como tú.

...

-Quiero ser libre. Quiero vivir con Olga una vez que esto termine. Y no vas a quitarme eso.

-No voy a dejar que un pedazo de mierda como tú, me quite eso.

...

-No voy a perder el tiempo. No voy a perder mi vida. No voy a perder mi juventud. No voy a ser como tú.

-No te voy a matar. Te dejaré vivir. Así que vas a vivir dentro de estas paredes hasta que envejezcas - Hasta que estés fuera del alcance de los médicos. Hasta que no seas más que un saco de huesos, un montón de polvo en un rincón de tu celda.

-Vive bien, Volkova. Vive tu maldita vida aquí. ¡Y muere en este lugar con tus putas disculpas!

...

...

Un día, vas a salir de aquí, Yulia.

No lo haré. No voy a salir del Asilo. Voy a morir... ... aquí dentro.

Esperar.

Ya no quiero esperar.

Estoy cansada de esperar.

Estoy cansada de esas voces.

Estoy cansada de este lugar.

...

Estoy cansada de mí misma.
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Fati20 el Miér Nov 07, 2018 3:43 pm

Pobre julia vive tan atormentada y con tantos insultos ella no se cree merecedora de lena pero q aguante q pueda cambiar ese motivo de espera q le da vida a vivir una vida con lena de felicidad. Fue interesante el capitulo saber un poco de lo q siente pero siento q fue poco Sad esperar el sábado lejisimos Sad sin ellas juntas
Fati20
Fati20

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por mary el Miér Nov 07, 2018 4:11 pm

Orales leer esta parte donde habla Julia si está algo fuerte porq así entendemos lo que ella realmente siente y espero que la logren sacar de ahí y que pueda tener una nueva vida al lado de Elena tienen derecho a una oportunidad aún me siento aturdida por este capítulo Ojalá el sábado nos regales dos capítulos una mini petición

Enviado desde Topic'it
mary
mary

Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Kamila el Miér Nov 07, 2018 6:10 pm

Este capítulo me dio ganas de llorar por Yulia..
Kamila
Kamila

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 01/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Sáb Nov 10, 2018 9:05 am

Hola chicas, hoy ya es sábado, si!!! Sábado de actualización de un nuevo capítulo.
Ya se va acercando el final... Será uno triste, uno alegre?? qué opinan uds, mis lindas chiquitas???

A leer!!!


CAPITULO 39: ¿RENUNCIAR?


Mis ojos se abren, al entrar a su habitación de hospital y ver el estado en el que se encuentra Yulia. Vendas por todas partes; y esa férula en su nariz, solo significa que necesitaba corregir su posición. Sus labios están un poco hinchados, e incluso hay algunos moretones en sus mejillas y uno en su ojo derecho.

- Yu...lia... - Mi voz se desvaneció al pronunciar su nombre. ¿Qué demonios sucedió? ¿Solo me ausento un día de este lugar y ella se lastima a tal grado? Cuando se me dijo que Yulia estaba en la enfermería pensé que sería por una razón completamente diferente, quizás por algunos exámenes, no porque hubiera sido salvajemente golpeada.

- Tuvo una pelea - Bárbara me informa a mi lado.

- ¿Qué?  

- Ayer, se vio envuelta en una pelea. Con una residente. Logramos poner su nariz en su lugar, así que no te preocupes, ella estará bien. Aunque tendrá que quedarse con los vendajes un par de semanas hasta que se recupere por completo.

- ¿Con quién fue la pelea? - Pregunto, sintiéndome un poco molesta con el responsable de lastimar a Yulia a este grado. Quiero decir, nunca imaginé a Yulia perdiendo contra alguien en una pelea. Sé que no es tan fuerte físicamente, pero su experiencia tratando con toda clase de gente peligrosa, le daría ventajas en una pelea. Supongo que si eligió a un recluso varón y musculoso, ella se llevaría la peor parte pero aun así, no comprendo cómo tan deliberadamente eligió pelear contra alguien. No después de lo que hablamos. Me dijo que estaba tratando de evitar problemas. Demonios, incluso dijo que no quería salir de la UES. ¿Qué pasó entonces? ¿Por qué de repente acabó herida? Y sobre todo ¿Por qué dejó su celda?

- Masha - Bárbara contesta la pregunta, que había olvidado por un momento. ¿Masha?

-  ¿Masha? - pregunto incrédula. ¿Qué carajo? ¿Masha era capaz de vencer a Yulia y dejarla hecha pedazos? ¿Cómo es que eso era posible?

- Hm. Nadie lo esperaba, pero las dos tuvieron una gran pelea ayer.

- ¿Por qué?  

- No tengo idea.  

Esto no tiene ningún sentido. ¿Por qué terminarían a golpes? - ¿Qué va a pasar con ella?  

- ¿Con Masha?  

- Sí. ¿La aislaron?  

- No - ¿Por qué no? ¿Cómo puede lastimar a Yulia así y no ser castigada? Es decir, si Yulia hubiera jodido a palos a Masha, estoy segura que en este momento ya estaría castigada. ¿Pero Masha no está recibiendo ninguna sanción? ¿Qué cosa es justa en todo esto?

- ¿Por qué no?-  Mi voz salió un poco fría. No es nada agradable que alguien lastime a Yulia como lo hizo.

- Volkova pidió que no se le hiciera nada.  

- ¿Qué?  

- Tu paciente le pidió al Director que no pusiera en Aislamiento a la residente. Le dijo que ella fue quien empezó todo y que Masha no tenía la culpa.

- Eso es un absurdo. Yulia no iría a buscar problemas – Declaré - Si hubo una pelea, la única culpable es Masha. Yulia me prometió que se mantendría lejos de los problemas.  Bárbara torció los labios - Sé que no es la mejor residente aquí, Bárbara - Mi voz inmediatamente se suavizó - Yo lo sé. Y sé que ha causado muchos problemas en el pasado, pero ha cambiado ahora. Yulia se ha mantenido lejos de problemas estos últimos meses y no puedo pensar en algo razonable para que terminara a golpes.

- Tal vez, ella no estaba de buen humor sin tu presencia, ¿no crees? Ha mostrado este comportamiento antes, ¿cierto? Parece depender de ti para controlar su estado de ánimo. Faltaste ayer, así que podría ser el motivo para sentirse molesta.

Ayer tomé el día libre, para reunirme con los abogados y saber si podían ayudar con el caso de Yulia. Además, ella me prometió que no se metería en problemas. Así que creo que mi ausencia no fue el problema. Ya he tomado algunos días libres antes y Yulia se ha comportado bien. Una sensación extraña en mi estómago, me decía que algo más sucedió pero no podía decir que era.

- No, es diferente ahora - le dije, mirando a Yulia - Sé que lo es.  

- Me siento mal por ella - La oí decir y me hizo volver la cabeza en su dirección - No sé por qué. Yo creo en ti - Levanté mis cejas - Cuando dices que no es una mala persona... - Mi interior se sintió un poco más cálido - Creo en ti. Por alguna razón.  

- Gracias, Bárbara - Dije en gratitud. Bárbara nunca sintió resentimiento por Yulia durante el tiempo que ha estado en este lugar. Lo sintió hacia mí una vez, cuando le mentí y negué haberle dado dulces a Yulia, el día que tuvo el ataque cardíaco, sin embargo, parece haberlo dejado en el pasado y ahora estamos bien.

- Me enteré que trajiste a su hermana hasta aquí. Eso fue muy amable de tu parte, Lena - añadió - Nunca la vi teniendo ni una sola visita, y de repente, tú lograste traer a su hermana. Es asombroso. A veces, todo lo que necesitamos es un poco de ayuda de las personas que amamos.

- Sí - Asentí con la cabeza, con una sonrisa - También me hizo feliz verla nuevamente con su hermana. Creo que será de gran ayuda para Yulia.

- Estoy segura de ello - Asintió, tranquila - ¿Ella vendrá a menudo?  

- Bueno, Viktoria vive en San Petersburgo y necesita tiempo para asistir a la universidad, así que no podrá venir cada fin de semana, pero creo que intentará regresar tan pronto como pueda.  

- Es bueno escuchar eso.  

- Sí, lo es.

Respondí y tan solo bastó ver un leve movimiento de la cabeza de Yulia, para llamar totalmente mi atención y clavar mis ojos en ella. Cuando abrió sus ojos, la esquina de mis labios tiró hacia arriba, contenta de verla despierta.

- ¿Cómo se siente, Srta. Volkova? - Bárbara le preguntó enseguida. Yulia no respondió, manteniendo su mirada en mí. Bárbara asintió con la cabeza - Bueno, supongo que voy a dejarlas un momento. Permiso.  

Entonces dejó la habitación.

- ¿Estás bien? - Le pregunté, tan suavemente como pude. Pero su silencio y una lágrima deslizándose por su mejilla se incrustó en mi corazón - ¿Yulia? ¿Qué pasa?  

- Lo siento, Doc - su voz temblorosa tomó mi atención. Y mi ceño tenso, se relajó en mi rostro.

- ¿Yulia?  

- Yo…yo…lo siento.  

- ¿Qué ocurre? ¿Por qué te estás disculpando?  

- Estoy cansada - Lo entiendo, supongo que ser golpeada de esta forma te hace sentir cansada y negativa sobre una misma.

- Está bien, Yulia. Te recuperarás pronto. Bárbara me dijo que no hay lesiones graves. Date un par de semanas y estarás bien - Como siempre lo ha estado. Yulia es fuerte. Ella ha soportado tantas cosas en su vida. Las secuelas de una pelea no la harían caer - Eres fuerte. Saldrás de esto.  

Ella me miró y ese brillo siempre presente en sus ojos, había desaparecido por completo. Esos ojos siempre me habían parecido tan encantadores y acogedores pero ahora, estaban oscuros, vacíos y tristes - No... no me siento bien.  

¿Está enferma o algo así?

- ¿Qué sucede? ¿Qué sientes?  

- Yo ... - Ella empezó - Yo solo…. Necesito estar sola.  

- Yulia...  

- Por favor...  

- Está bien - Suspiré, finalmente cediendo - Si necesitas algo, llámame ¿de acuerdo?-    Ella cerró los ojos y lo tomé como un sí. Una vez cerré la puerta al salir, tuve un impulso urgente por regresar y quedarme con ella, pero terminé por escuchar su deseo y me marché. Mis piernas me llevaron al refectorio del Asilo, donde me encontré con Nastya que estaba tomando su desayuno.

~~ * ~~

-¿Estás bien, Lena?- preguntó, después de unirme a la mesa.

-Yulia... - Nastya no se sorprendió cuando pronuncié ese nombre - Ella está algo extraña.  

-¿A qué te refieres con “algo extraño”?  

Moví la cabeza, sin poder entender el comportamiento de Yulia - Ella está triste. Y... ausente... - Vi a Nastya fruncir el ceño - No está del todo aquí. Y tengo miedo, Nastya.  

-¿De qué?  

- Es la primera vez que la veo en ese estado. Sé que el Asilo no es el mejor lugar, pero Yulia nunca me mostró este lado. Estoy preocupada, porque su comportamiento podría indicar depresión... y no quiero que Yulia, de todas las personas, caiga en ello.  

-¿Depresión?  

- No sé qué hacer. Intento hablar con ella, pero solo dice que quiere estar sola. Esto no está bien.  

- Lo siento.  

- ¿Cómo puedo ayudarla ... si ella quiere estar sola? - Pregunté, sin saber qué hacer.

- Tal vez tengas que dejarla un tiempo - Esa respuesta me sorprendió y sostuvo mi mano - A veces, todo lo que necesitamos, es un tiempo con uno mismo. Escuché que ayer Volkova tuvo una fuerte pelea con Masha. Quizás no esté de humor para hablar con nadie. Sólo escucha su petición y déjala - ¿Eso es lo que realmente debo hacer?

- ¿Sabes algo al respecto? ¿Por qué tan de repente se pusieron a pelear?  

- No estamos seguros. El único rumor que se ha esparcido, es que Volkova comenzó todo, pidió perdón por algo que hizo, y a Masha no le gustó.

La próxima vez ... que veas a ... Masha.. dile... que lamento .... lo de su amiga ...

Entonces, ella no buscaba pelear con Masha. ¡Solo trató de disculparse y Masha no quiso escucharla!

Me levanté, con las entrañas ardiendo en ira - ¿Lena? ¿Adónde vas?  

- Voy a tener una charla con Masha - Contesté, alejándome sin ocultar mi frialdad -   Necesito hablar con esa residente.  

~~ * ~~

Masha ingresó a la habitación y al instante la tensión descendió sobre nosotras. Ella sabía por qué estaba aquí e incluso, que mi sentir hacia ella después de lo que le hizo a Yulia no era muy amistoso. La dejaría en paz, sino hubiera lastimado a Yulia al tratar de defenderse a sí misma, pero ¿Golpearla como una animal mientras solo trataba de disculparse? No. Eso no lo aceptaré.

Ella me mira fijamente a los ojos, sin apartar la vista, incluso luce un poco más alta de lo que recordaba. Su cabello largo ya no es rubio, sino su color natural, un tono marrón más oscuro. ¿Cuánto tiempo ha pasado? ¿Cuándo fue la última vez que hablé con ella? No lo sé. Ni siquiera puedo recordarlo.

Cuando el oficial salió de la habitación para que pudiera tener una charla en privado, la expresión de hierro de Masha no suavizó, y el silencio que se plantó a nuestro alrededor hacía que el ambiente fuera bastante incómodo.

- ¿Empiezas tú o lo hago yo? - Preguntó con indiferencia.

- Sabes por qué estás aquí? - Comencé diciendo.

- Wow, wow, wow, Yulia, wow, wow... - golpeó sus manos esposadas encima del escritorio y noté algunas vendas. Sus nudillos ahora estaban lastimados después de la pelea.
- Siempre es sobre esa puta, ¿no?  

- No la llames así.  

- La llamo como a mí se me dé la gana - contestó desafiante - ¿Qué vas a hacer? Espera... Estoy en la cárcel.  

- ¿Por qué la lastimaste?  

- Porque se lo merecía.  

- Solo quería disculparse, Masha.  

- ¡Sus disculpas no tienen valor! - Siseó - Ella siempre está pidiendo disculpas y luego sigue cometiendo los mismos errores una y otra vez! Piensa que es una sabelotodo, que es mejor que todo el mundo, pero no lo es! Es una mierda y merece estar en su lugar.  

Tragué saliva, sintiéndome bastante molesta -Yulia en verdad siente lo de tu amiga...  

- Eso no va a traer a Katya de vuelta, ¿cierto?- cuestionó, con sarcasmo - Ella mató a mi amiga. Nuestra amiga. Tú no sabes cómo se siente.  

Me imagino que lo mismo sucedió con Yulia.

- ¡Que ella diga que lo siente, no significa nada!  

- Sé que es difícil, Masha, pero Yulia lamenta mucho lo que hizo - rodó los ojos, y giró su cabeza a la izquierda.

- Eres una idiota - Parpadeé - ¡Qué estúpida! ¿No tienes un cerebro dentro de esa cabeza tuya? Ella te está usando - Eso, nuevamente zumbó dentro de mis oídos - Es patética, Doctora Katina – Patética - Tú y tus sentimientos por esa jodida mierda.  

No contesté - Todos ya lo sabemos - Dijo de repente - Todos los reclusos de aquí sabemos que estás follando con esa reclusa - Mi corazón golpeó sobre mi pecho drásticamente - En realidad, no es nuestro asunto. Puedes follar con quien tú quieras. Quiero decir, vemos reclusos y oficiales follando todo el tiempo. Los médicos no serían la excepción. Pero no tienes derecho, a decirme que debo perdonar a esa puta de mierda.  

- Yo no estoy foll…  

- Ni siquiera intente negarlo, Doctora - me interrumpió - Ya lo sabemos. Las vimos besándose en el patio - ¿Cuándo la besé en el patio? Fue el día que llevaba el uniforme de residente. Pensé que nadie me reconocía - Muy valiente de su parte besarla en el patio, para que todos lo viéramos.  

- No serias capaz de entender las implicaciones de ese gesto.  

- ¿Razones terapéuticas? - se burló de nuevo - Eres ridícula. No puedo creer que el Asilo te haya puesto a cargo de esa reclusa. Te ha estado usando desde el primer día que te vio.  

Aparté la mirada. Masha continuó hablando - Ella te está follando para que puedas sacarla de este lugar. Ella sabe que sin ti, está atrapada en estas paredes. Y que sin ti, se quedara aquí para siempre - Escuchar eso era tan molestó - Ella sabe que sin ti, se pudrirá aquí dentro. Podría haberla matado, sabes, y a ella no le importaría. Ella me lo pidió. Pero no lo hice. La dejé vivir para que pueda ver lo miserable que es su vida. La dejé vivir, para que pueda envejecer y morir aquí, en este lugar, sin que nadie más se preocupe por ella. Usted, no trabajará aquí por siempre, esto no es más que un trabajo temporal. 2 años, posiblemente. Eso, es lo que hacen todos los médicos. No pueden soportar este lugar por tanto tiempo. Volkova vivirá aquí y morirá aquí. Vieja, sola y amargada.  

- Eso no pasará.  

- Oh claro que sí.  

- Yo la sacaré de aquí - aseguré.

- Que curioso. A mí me dijo exactamente lo mismo una vez - no contesté - Un mes después, te olvidaste de mí y estabas pegada a esa reclusa - Su débil sonrisa era claramente sarcástica - Me engañaste, me hiciste creer que estabas en ello, pero no estabas haciendo nada. Durante 2 meses, estuviste dándole dulces a esa reclusa. Al tercer mes, te despidieron, dejándome atrás sin siquiera decir adiós. 5 meses después, regresas y solo para cuidar a esa reclusa las 24 horas del día los 7 días de la semana, mientras yo, tengo que aguantar a mi maldito viejo doctor, que constantemente me golpea a mí y a Olga... - soltó apretando los dientes.

- Han pasado 9 meses, Doctora, ¿Qué has hecho exactamente para sacarme de aquí?-    Miré al suelo - Eres una mentirosa. Siempre lo has sido. ¡Tus palabras no significan nada!  

- Masha...  

- Usted me ha olvidado. Me dejo aquí. Y después de 9 meses, sólo recuerda mi existencia porque golpeé el rostro de su paciente. Después de 9 meses, lo único que viene a decirme, es cómo su paciente, lamentó lo que le hizo a Katya. Después de 9 meses, lo único que quieres es escuchar una disculpa mía, por su estúpida reclusa. Ni siquiera un 'Buenos días, Masha, ¿Cómo has estado? ¿Hay alguien que te molesta? ¿Estás bien? ¿Te has hecho daño? ¡Pero no! Simplemente, '¿Por qué le hiciste daño a Yulia?´  

No tenía palabras para responderle.

- ¡Así, que vete a la mierda, y a la mierda también se va su pequeña paciente, Doctora Katina! ¡A la mierda ella y sus disculpas! No quiero oírlas. ¡No quiero ver su cara! ¡No quiero oírla llamarla Yulia! ¡Lo único que quiero escuchar, es que finalmente soy libre de este lugar! ¡Que finalmente viviré con Olga sin ninguna mierda que soportar todos los días!  

...

- Pero si me tengo que quedar aquí, al menos deme un poco de paz y no me regañe por pegarle a la maldita perra que mató a mi amiga! - siseó con ira, levantándose de la silla - Buenos días, Doctora - se despidió con frialdad - ¡Y no vuelva a traerme aquí, para hablar de esa reclusa, nunca más!  

- Masha... - La llamé antes de que pudiera dejar la oficina. Y se detuvo - Ella realmente lo siente, Yulia sabe lo que estás sintiendo. Lo mismo le pasó. También perdió a su amigo. Ella sabe cómo te sientes.  

- Eso la hace aún más desagradable, ¿no cree? - volvió su cabeza hacia mí - Si ella sabe cómo se siente, no debe hacer lo mismo con los demás - Miré al suelo - Nada es tan molesto, como que alguien importante te sea arrebatado, Doctora. Excepto... confiar lo suficiente en una persona, que cuida al asesino que se la llevó - Cerré los ojos - Eso duele más.  

...

- No quiero hablar más. Por favor, déjeme en paz - Suspiré - Adiós, Doctora Katina.  

Maldita sea.

Eso me lastimó.

~~ * ~~

Caminé lentamente tan cerca como pude, sin querer despertarla. Me detuve junto a su cama, notando su pecho subir y bajar; respirando tranquilamente por su nariz.

Yulia nunca se vio tan frágil como ahora. Acostada en la cama con todas esas heridas, vendas y la férula alrededor de su nariz -Eres una idiota. ¡Qué estúpida! ¿No tienes un cerebro dentro de esa cabeza? Ella te está usando.

- ¿Eso es lo que haces? - Pregunté, en voz baja. Exhalé sintiéndome preocupada - ¿Me estás utilizando, Yulia? - ¿Qué debo hacer?

Levanté mi mano, apoyando la parte de atrás de mis dedos contra su rostro. Los moretones en su rostro estaban oscuros e hinchados y no podía imaginar el dolor que estaba sintiendo con todas las heridas. Ella es muy fuerte. No creo que yo fuera capaz de manejar todo lo que ha pasado. Me rompería fácilmente. Pero ella está aquí... aun de pie. Después de todos esos años y después de todo lo que sucedió, ella sigue pie.

- Eres increíble, Yulia - Dije, bajando a su oído, mientras sostenía su cálida mano y la observaba dormir. Yulia volvió la cabeza a mi lado, gruñendo algo. Rápidamente aparté mis dedos de su rostro. Y lentamente, abrió los ojos.

- Hey... - Hablé suavemente, mientras sus ojos se clavaban en los míos - ¿Cómo te sientes?  

- Cansada - respondió, su voz dejando ver lo débil que estaba. Apenas si podía oírla hablar.

- No te preocupes, estarás bien - La consolé - ¿Puedes sentarte? Necesito limpiar tus heridas - Sin una respuesta, obedeció mi pedido, se sentó y giró su cuerpo; sus pies ahora colgaban sobre la cama del hospital.

Tomé una toallita desechable del escritorio, la sumergí en agua y apliqué suavemente un poco de presión sobre el moretón cerca de su ojo derecho - ¿Te duele?- Le pregunté.

- No - devolvió, cerrando los ojos - No tendrías por qué estar aquí, Doc - dijo después de unos segundos.

- ¿Por qué no?  

- Hay cámaras en estas habitaciones - Hice una pausa a lo que estaba haciendo y giré mi cabeza para mirar la cámara en la esquina superior de la habitación - Podrías meterte en problemas.  

Sonreí, sintiéndome cálida por sus palabras - Eres mi paciente, Yulia. Tengo todo el derecho de estar aquí.  

Eso pareció terminar con el tema, ya que no dijo nada más y me dejó seguir limpiando sus heridas.

- Sabes... - empecé - De todas las personas que podrían golpearte de esta manera, Masha sería la última persona que pasaría por mi mente.  

Le tomó un par de segundos decir algo - Ella golpea fuerte.  

- Nunca me pareció más fuerte que tú - comenté - ¿Por qué la dejaste ganar?  

- No la dejé ganar. Perdí... porque ella es mejor que yo.  

- ¿Mejor que tú con los puños? - Pregunté, incrédula.

- Mejor que yo... en todos los sentidos - Algo en su voz, me hizo detener mis movimientos. Sus ojos parecían perdidos.

- ¿Yulia...?  

- Doc... - me miró y nunca antes vi esos ojos parecer tan tristes - ¿... me odias?-    ¿Qué clase de pregunta es esa?

-¿A qué viene esa pregunta? Tu sabes que no - Respondí suavemente, encontrándolo absurdo - Sabes que yo te a…

- Por favor, no - Pidió, negando con la cabeza.

- Te amo - Confesé, ignorando su negativa. Y sentí como una tonelada de peso se levantó de mis hombros.

Aunque yo le había dicho esas palabras antes, decirlo así, parecía más liberador y de alguna manera, más íntimo - En mi primer día aquí ... - Empecé diciendo y continúe limpiando sus heridas con el pañuelo - Y en nuestra primera sesión, me dijiste algo - Ella abrió sus ojos y los adhirió a los míos - ... Que todos tenemos algo extremo dentro de nosotros... ¿recuerdas? - No contestó y tomé su silencio como afirmativo - La mayoría de las veces, está latente ... todo lo que necesitamos ... es un pequeño empujón ... y Bam!! ... se despierta ... barriendo cada pequeña cosa que sabías de ti ... -   Me reí, sintiendo mi corazón latiendo por las palabras que salían de mi boca - Te hace enojar. Te hace querer más, más y más... ¿lo recuerdas? - Le pregunté de nuevo y aunque no dijo nada, sabía que lo recordaba - He encontrado mi extremo, Yulia - Asentí con la cabeza, riéndome, sintiéndome un poco tonta por esas palabras - Es mi amor por ti - le revelé. Pero ella no se movió - Tú despertaste esto en mí, como nadie lo ha hecho antes, y no me importa lo estúpido, tonto y loco que sea ... Te amo, tú me haces no tener miedo de este lugar. Tú me haces sentir... segura, me haces sentir valiente... y feliz, eres mi felicidad, Yulia.  

Ella negó con la cabeza. Y una lágrima cayó sobre su mejilla - Lo siento - se disculpó por algo que yo no entendía - Lo siento...  

- Yulia... ¿Por qué estas triste? - Pregunté.

- No sé qué hacer - Utilicé la toallita para secar su lágrima.

- ¿Por qué lloras?  

- No sé qué hacer.  

- ¿Qué es lo que quieres hacer?  

El silencio llenó el aire.

- ¿Qué quieres hacer?  

Mis entrañas se calentaron cuando sentí su mano en mi rostro.

- Me odiarás - Fruncí el ceño - Lo siento, Doc - Ella movió su pulgar sobre mi mejilla -   No quise hacerte daño - ¿De qué estaba hablando?

- No me lastimaste...  

- Si te hice daño - Ella asintió con la cabeza - Muchas veces.  

- ¿Yulia...?  

- Tenía razón - Parpadeé sintiendo que algo mal pasaba con ella - La oficial tiene razón. Soy una pedazo de mierda.  

- ¿De qué estás hablando? No eres una pedazo de mierda, Yulia.  

- Lena... - pronunció mi nombre – Gracias. Gracias... por ... tener un real interés en mí.  

Mi corazón dio un vuelco en ese momento - ¿Yu ...lia?  

- Y... gracias... por... traer a mi hermana aquí... por última vez.  

¿Por última vez? ¿Qué es lo que está insinuando? - Yulia... - Mi voz tembló. ¿Por qué sonaba como algo más?

- Sólo sé que... yo... - Hizo una pausa. Mi corazón se contrajo sobre mi pecho - Yo... estoy muy agradecida por ello.  

Cuando el silencio cayó sobre nosotras, todo lo que oí fue el sonido de mi corazón palpitando.

- Pero yo ... yo ... no puedo hacer esto. No puedo - Ella negó con la cabeza - Lo siento.  

-¿Yu...lia?  

- Tengo que matarlo. Necesito matarlo.  

¿De verdad crees que Yulia sea capaz de recuperarse? ¿Crees que dejará de matar?  

¿Qué va a impedir que su paciente mate a esa clase de personas, una vez que sea libre?

- Necesito matarlo - Ella ya no hablaba conmigo, solo estaba diciendo esas palabras para sí misma, como si estuviera tratando de tranquilizarse. Y yo sabía de quién estaba hablando.

- Necesito matar…  

- No, no lo harás - le repliqué. Sus ojos se movieron lentamente hasta adherirse a los míos - No lo harás. ¿Cuál sería el punto? - pregunté finalmente - ¿Dejarías este lugar para matar de nuevo? ¿Quieres volver aquí? - Ella no respondió - Yulia... no puedes basar tu vida en él! Todos estos años viviste con este sentimiento dentro de ti, queriendo vengar a tus amigos... ¡Y yo lo entiendo! La ira que sientes, cualquiera lo sentiría. Pero vamos ... ¿Cuál sería el punto?  

- Él los mató ...  

- Lo sé. Pero... - No sabía cómo decirle esto - Matarlo, no los traerá de vuelta -    Sabía que a ella no le gustaría escucharlo, pero tal vez, eso era lo que ella necesitaba oír - Este hombre ... si lo matas ...    

- Vas a odiarme - Dijo. ¿Qué pasa con esa pregunta? ¿Por qué habla como si fuera a odiarla?

- Me odiarás - ¿Odio? Esa, es una palabra fuerte. No me gusta para nada, ¿Pero odiarla? No, no lo creo. ¿Decepción? Por supuesto. ¿Odio? No.

- No, Yulia... Yo…  

- Tu tenías razón acerca de mí - Me interrumpió - Y la oficial tenía razón sobre mí.  

- ¿Sobre qué?  

- He perdido mi tiempo aquí - Suspiré.

- Yulia...  

- Desperdicié tu tiempo ... Lo siento, Doc - Mi corazón se rompió - Lo siento mucho.  

- Yulia... No perdiste el tiempo. Todavía tenemos una oportunidad... Confía en mí ... No te dejaré ir ...    

- Debí haberte escuchado. Debí... haberme comportado - En este punto, ya ni siquiera me escuchaba. Estaba hablando sola.

- Está bien, Yulia. Todavía podemos hacer algo.  

- He perdido, Doc.  

-¿Perdiste qué?

- Todo. Mi... Última oportunidad.  

- Por tu pelea con Masha? Yah, todo está bien. Las peleas entre los residentes son completamente normales. Estoy segura que podemos hacer algo al respecto. No significa que perdiste tu última oportunidad. Todavía podemos…

- Ya se acabó - Estaba rota por lo que acababa de decirme, pero ver su expresión solo me devastó aún más. Y esa frase, había tenido un efecto más de ruptura para el corazón de Yulia. Sus ojos quedaron vacíos, sin alma. Las lágrimas empezaron a rodar por sus mejillas - Se acabó. Lo perdí. Lo perdí todo. Perdí a todos.  

- No, no lo has hecho - Dije con firmeza, mis manos sostuvieron las suyas con fuerza -   Aun tienes a Viktoria - Le recordé - Todavía me tienes a mí.  

Ella rió fríamente. Y me molestó, porque sentía que me estaba minimizando a mí y a mis sentimientos - Ese no es el punto - Me sentía más miserable que nunca, porque sabía lo que implicaba eso.

- Yulia, no te atrevas...  

- Ya no tiene sentido, Doc - Más lágrimas brotaron de mis ojos.

- ¡Sí, lo hay! ¡Yulia, eres joven! ¡Tienes mucho porque vivir! No puedes basar tu vida por siempre en él.    

- He perdido. Lo perdí todo.  

- ¡No, no lo has hecho! - cerré mis ojos y sacudí mi cabeza. No, no, no. No eran las cosas que quería oír. Yo quería escuchar que ella estaba bien y que deseaba ver a su hermana nuevamente. Yo quería oír que no iba a perder su esperanza y que seguiría viviendo.

- Ella tiene razón. Te mereces algo mejor.  

- ¿Yulia...?  

- Ella te ama, ¿sabes? - Mi mente se fue por uno o dos minutos – Irina - Mis ojos se agrandaron.

- Ella te ama. Por eso me odia. Te alejo de ella. Igual que lo hice con Sonya - Mis oídos zumbaron - Nada duele más que tener algo tan preciado y que te sea arrebatado -   Su pulgar acarició mi mejilla - Quédate con ella.  

Sacudí la cabeza. Yo no quiero eso. No quiero a Irina. Yo quiero a Yulia - No. No, Yulia. No quiero hacerlo.  

- Ella es una mejor persona que yo.  

- ¡No me importa!- Dije un poco más alto; con mis sentimientos saliendo a la superficie - No me importa si ella es mejor que tú, si ella es más fuerte que tú, o si ella es más alta que tú! ¡Te amo a ti! ¡Y quiero quedarme contigo! ¡No con Irina!  

- No te puedes quedar conmigo, Lena - Eso es ridículo. ¿Qué está pasando? ¿Por qué está diciendo todas estas cosas? ¿Por qué me está alejando? - Lo siento, no puedes quedarte conmigo.  

- ¿Por qué me estas alejando?  

Tragó saliva, sin responder - Yulia... - La abracé con fuerza - No quiero perderte -    El silencio me respondió - Por favor, no me apartes de ti.

Por un tiempo todo lo que podía oír era mi corazón latiendo - Te amo y no quiero estar lejos de ti - le dije al oído - no me alejes de ti. Ahora no. No después de todo lo que hemos pasado.  

- Lo siento, Doc...  

- Lo que sea que Masha te haya dicho, no lo creas - le dije - Te sacaré de aquí, confía en mí.  

- Pero me odiarás... - Estaba convencida que se estaba volviendo loca en este momento, estaba repitiendo lo mismo, repitiendo palabras y cosas que nunca antes había dicho.

- No te odio, Yulia. ¡Nunca! Yo…  

- Sólo... dame mis píldoras, Doc - ¿Sus píldoras? - Dame mis píldoras. Ocho o nueve, no me importa. Sólo dame algo para adormecer mi dolor y déjame morir.

- ¡No! - Grité, negando con la cabeza. ¿De qué está hablando?

- No puedo, Doc. No puedo envejecer en un lugar como este. Si tengo que... Entonces ... Por favor ... no me dejes verlo.  

- Yul... - No me molesté en limpiar mis lágrimas - No envejecerás aquí. ¡Lo prometo! Yo...    

- Lo... lo siento.  

- Yul... - Me estaba rompiendo el corazón.

- Por favor...  

- No, Yulia. No te dejaré hacerlo.  

- Por favor...  

- No - Negué nuevamente. Me niego a que eso suceda.

- Es lo que yo quiero.  

- Yulia... No puedes hacer esto contigo. ¡Por favor! No puedes dejar que ese tipo gane.  

- Ya ganó, Doc - Ella olfateó - Ha ganado hace trece años. Y ganó de nuevo. Siempre está ganando.  

No. No. Esto no puede estar pasando. Yulia se convirtió en algo más que mi paciente. Ella es alguien a quien yo adoro. No me importa que sea una criminal. Especialmente después de lo que ella me dijo. La necesito. Necesito que ella diga que soy una novata. Necesito sus bromas. Necesito sus palabras. No puedo perder todo lo que es. Simplemente no puedo perderla.

- ¡No me importa! ¡No voy a dejar que lo hagas! Aún no ha terminado, Yulia! ¡Para con esta mierda! Tú…  

- ¿Qué quieres de mí? - Preguntó, su voz había cambiado a un tono a frustración -   ¿Qué quieres de mí? - Quiero que vivas. Quiero que vivas conmigo.

- Yo...  

- ¡ESTÁS ARRUINANDO MI VIDA! - Siseó. Y me destrozó. De todas las cosas que podía decirme, esa, era lo peor de todas. Era como una daga directo al corazón.

- ¿Yulia?  

- ¡ESTÁS ARRUINANDO TODO! - enseñó los dientes, la ira estaba llenando las palabras que brotaban de su boca.

...  

- ES TU MALDITA CULPA - Retrocedí un paso.

...  

- ¡TU MALDITA CULPA!  

...  

Mis intentos de hablar fallaron, cuando ella soltó un gruñido y me empujó hacia atrás, enfadada - TU Y TUS ... SENTIMIENTOS DE MIERDA! ¡TÚ ESTÁS ARRUINANDO TODO! -   Yulia respiraba descontrolada, sus manos cerradas en puños y la ira en su voz parecía acompañar su desesperación. Podía sentir lo tenso que estaba el ambiente, y empezaba a ahogarme.

¿Cómo podía estar haciendo esto?.

- ¿Yo... estoy arruinando todo?- Me bufé fríamente, sin creer lo que escuchaba -   ¿Tienes...? - Siseé, disgustada - ¿Alguna idea... de lo que me has hecho? - Limpié mis lágrimas con la manga de mi bata.

Ella no respondió, y yo era consciente de la ira que me envergaba - Todo es inútil para ti, ¿cierto? - Le pregunté - ¡Todo! Todo lo que me dijiste eran mentiras, ¿no? - Aun el silencio. Y otra lágrima en su rostro, casi me hizo vacilar. Casi. - Todo por ese hombre... no puedes dejarlo ir. Todo por ese hombre... por este estúpido... hombre que ni siquiera sabe que estás viva! ¿Qué ha hecho él por ti, Yulia?  

Mi cuerpo casi se sentía incapaz de contener mis sentimientos caóticos.

-¿Eh? ¿Qué ha hecho él por ti? - La desafié, empujándola, sin ni siquiera saber de dónde venían esas palabras - ¿Qué ha hecho él por ti, que yo no haya hecho?- Ella no respondió - Nada. No hizo nada por ti. ¡No te dio nada! ¡Y tú estás aquí, tirando todo lo que yo hice por ti a causa de ese hombre!  

- ¡Él me quito todo - dijo, en voz baja.

Negué con la cabeza - No, Yulia. Tú lo hiciste - Dije y el silencio en la habitación se propago - Empujaste a todo y a todos lejos de ti. Todo por ese hombre. Porque no puedes aceptar la verdad. Porque sientes que necesitas vengar su muerte para ser una heroína ante tus ojos... para él... para alguien que ni siquiera conoce de tu existencia!    

- No te atrevas ...  

-¿Qué? ¿Pronunciar su nombre? ¿Cuánta vida de mierda te has dado a ti misma a causa de Domen? - Debería tener miedo. Pero no lo tengo. Había una fuerza dentro de mí, levantándome, haciéndome sentir fuerte y capaz de tener esta confrontación -   Tienes la opción de elegir Yulia Volkova, siempre tienes una opción. Pero decidiste tirarla. Dejaste ir a Nicole porque no pudiste ir a Londres.  

- No, necesito matarlo.

- Dejaste una vida normal porque no pudiste seguir adelante y superar su muerte.    

- No, necesito matarlo.  

- Me estás dejando ir, porque no puedes dejar esto atrás.  

- No, necesito matarlo.  

Exhalé, con la garganta adolorida por la necesidad de llorar - Tienes una opción... y siempre tuviste una opción... pero elegiste matarte a ti misma - Asentí con la cabeza, humillada de alguna manera - Después de todo... ahí es donde estamos.

- No entiendes.  

- Eres tú quien no entiende, Yulia - La interrumpí al instante -No quieres entender.

Apreté mis puños, sus ojos estaban mirando al suelo - Este no es un juego estúpido. Ese hombre no es el jefe de la mafia que debes matar a fin de terminar el juego. Él, sólo es una parte de tu pasado que no quieres dejar ir. Porque dejarlo ir... significa que ya no estás vinculada a Domen y te aterra eso, ¿no? ¡Qué aterrador es ser libre y querer amar a otra persona en lugar de él! - Siseé, enojada y frustrada por su comportamiento.

- Siempre supe lo que querías - Suspiré, aliviando mis sentimientos embotellados - Siempre lo he sabido. Desde que me hablaste de Domen y de tus amigos, siempre he sabido lo que quieres. Necesitas que te libere para matar a ese hombre. Y ese, ha sido siempre el motivo detrás de tus acciones, ¿cierto? - Ella no respondió - Desde el primer día en el que me conociste, esa es la razón por la que has intentado tenerme a tu alrededor. Te has comportado bien conmigo para poder liberarte al fin.  

Cerró los ojos y me reí con sarcasmo - Y ahora que te ves sin salida del Asilo, ya no ves el propósito de vivir. Ahora prefieres morir que quedarte aquí y cumplir tu sentencia. Prefieres morir que dejar ir a ese hombre. Prefieres morir que dejar ir a Domen. Tú prefieres morir en lugar de tener una vida normal conmigo.

Suspiré, ahora mis ojos derramaban algunas lágrimas - Hice todo lo que pude por ti. Estoy haciendo todo lo que puedo por ti - Me acerqué - Porque creo que eres buena -    Puse mi mano sobre su pecho - Que tienes un corazón muy profundo aquí - Ella inhaló y sus labios temblaron - Y yo sé que sí. Todo lo que quería que hicieras... era abrirlo para mí. Y dejarme entrar. Igual que lo hiciste con Domen.  

Sus lágrimas cayeron en mi mano posada sobre su pecho, y pude sentir el latido rápido de su corazón - Sé que es aterrador - Confirme, mi voz estaba completamente suavizada a este punto, porque a pesar de estar un poco enojada y frustrada con ella, también sabía cómo se aferraba a su personalidad fría y audaz. Y todo lo que quería que hiciera, es que lo dejara ir - Sé que es difícil - Especialmente para ella - Pero podría ser lo único que pueda salvarte.  

...  

- Permítete amar de nuevo, Yulia. Eso no significa que sustituyas a Domen. No significa que te olvides de él. Simplemente significa que tú estás volviendo a amar. Y que estás siendo amada. Te lo mereces. Más que cualquiera.  

No me molesté en secar sus lágrimas. Mi mano finalmente se apartó de su pecho -   Ojalá no te rindas. No renuncies a tu libertad, a tus sueños, a tu hermana, a tu vida -   Exhalé - Pero si esa es tu elección... - negué con la cabeza - Tampoco voy a detenerte -    confirmé, sintiendo el corazón adolorido - Tienes derecho a decidir qué quieres hacer con tu vida - Incluso si es estúpido - Pero no seré yo quien lo haga. Así que tienes que pedírselo a alguien más.  

- Me pediste que te deje sola - Vi sus dientes rechinar - Te daré tu espacio - Tal vez necesites un tiempo a solas para pensar. Me giré y vi a la puerta - Te amo, Yulia - Lo dije de nuevo - Solo recuerda eso - Mis pies se movieron.

Cuando abrí la puerta, oí una pequeña y áspera voz que me llamaba -Lena... - No miré hacia atrás - ... ¿Vas... a volver?  

- Eso depende de ti, Yulia - Le respondí.

- Lena...  

- Sí...  

...  

El silencio me hizo mirarla. Vi sus manos en puños y rastros de lágrimas en sus mejillas.

Cuando abrió los ojos, la vi suspirar.

- Tú... eres una buena doctora - Finalmente lo dijo, y sonaba realmente sincero. En cualquier otro encuentro, ahora estaría llorando.

- Si lo fuera... no me habría enamorado de ti - Le respondí. Y entonces salí de la habitación, cerrando la puerta detrás de mí.

Mientras exhalaba, sentí todas las emociones precipitándose. Apoyé mi cabeza en la puerta. Este no puede ser el final. No después de todo. No después de conseguir a los abogados. No después del regreso de Viktoria. No después de descubrir que Víctor está vivo. No, no puede ser su final. Si sólo no fuera tan terca, si sólo no estuviera tan asustada.

-Yulia... - Lloré, las lágrimas se derramaban una tras otra, mojando mis mejillas - Por favor, no te rindas. No te rindas conmigo.
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: AMOR TRAS LAS REJAS // RAINBOW.XANDER (ADAPTACIÓN)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 8 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.