LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Sáb Nov 24, 2018 12:42 pm

Prólogo

Lena jamás había deseado tanto a una mujer como la deseaba a ella... tampoco es que se la viviera deseando mujeres, a decir verdad jamás lo había hecho, ella tenía un novio y lo amaba mucho, estaba 100% segura de que era heterosexual hasta que la conoció a ella; una chica engreída, presumida, orgullosa, enojona, posesiva, que solo piensa en sí misma. Son algunas cosas que la caracterizan, pero por desgracia era físicamente perfecta, ojos perfectos, labios perfectos, cuerpo perfecto... aunque no sea alta, sigue siendo una mujer  hermosa.

Lena llegó a la conclusión de que dicha mujer es la única por la que ella sentiría atracción porque pese a su feo carácter se las arregló para hacer que Lena sintiera algo especial por ella aunque esté decidida a jamás confesarle ese sentimiento... Yulia Volkova es su nombre y llegó a poner de cabeza la vida de Lena más de lo que ya estaba... cuando ambas cometieron la locura más grande de sus vidas.

Quieren saber cómo pasó?

.
.
.
.
.

Pues, a ver cuántas se animan en leer y comentar esta nueva historia que próximamente estaré subiendo....

Un beso!!
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por VIVALENZ28 el Sáb Nov 24, 2018 6:03 pm

La estaré esperando con ansias Very Happy
VIVALENZ28
VIVALENZ28

Mensajes : 852
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por mary el Sáb Nov 24, 2018 6:05 pm

Oie jejejje eres mala siempre nos dejas con ganas de mas

Enviado desde Topic'it
mary
mary

Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por Fati20 el Mar Nov 27, 2018 9:46 pm

No sabia q ya habías publicado la nueva historia Smile muero por saber más
Fati20
Fati20

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Dom Dic 02, 2018 1:43 pm

Feliz domingo, chicas. Aunque no tengo claro cuales serán los días en que postearé los capítulos de este fics, por ahora les subo el primero para que disfruten de esta nueva historia.

Recuerden mucho que las quiero, y a las nuevas lectoras que se unan y comenten, también las querré!

A leer!!


Capítulo 1: "Karma en forma de Pastel"


Era invierno en la ciudad de San Petersburgo y los copos de nieve se dedicaban a emblanquecer las calles y sus alrededores. Y la gente no desaprovechaba la ocasión para dar un paseo, hacer muñecos de nieve o simplemente jugar con ella. Era la época más tranquila, la época donde se respiraba la paz, la armonía y la gente podía darse un respiro de sus problemas.
Aunque no para todos podía ser felicidad y ese era el caso de Elena Katina, una joven de 17 años, de familia humilde. Lena era muy trabajadora, social y divertida, ella siempre había sido muy pero muy atrevida, nunca le había dado miedo cometer locuras a pesar de que eso implicaría problemas y aquella fría noche no había sido la excepción.

Vistiendo unos jeans azul rey, un suéter grande color rosa, una gorra negra, Lena trató de pasar desapercibida mientras trataba de esquivar con rapidez a las personas que se cruzaban en su camino, de un pequeño pasillo en el avión que había abordado.

Por varios minutos la chica trató de disimular el enorme nerviosismo que sentía en ese momento, hasta que por fin logró llegar a su lugar, se sentó sintiéndose fatigada por toda la travesía que había vivido y tras un minuto en el que se dedicó a relajarse, tomó su teléfono que había ignorado desde que salió infraganti de su casa y lo miró con una leve sonrisa al ver que su mejor amiga era la única que le había mandado mensajes.

"Llámame en cuanto estés, ya en el avión"

Lena muy obediente se apresuró a llamar a su amiga.

– ¿Hola?

– ¡¡¡LENA!!! ¡¡¡Oh!! Gracias a dios por fin contestas Amm... ¿Qué pasó? ¿Si lo lograste? ¿Dónde estás?

La chica al otro lado del teléfono sonaba nerviosa y preocupada al igual que ella.

– Nastya... Calma, estoy en estos momentos en el avión, recién me acabo de sentar por eso apenas te estoy llamando – La pelirroja trató de calmar a su amiga diciéndole más tranquilamente sobre su paradero.

– Uff sí que es un alivio, genial y no te preocupes por tu mamá, ella aún no se entera de que te escapaste de tu casa para cometer la estupidez más grande de tu vida, la tengo muy entretenida cocinando para mí.

Lena suspiró aliviada al saber que aún no había sido descubierta. Desde que salió de su casa eso era lo que más le aterraba y que al llegar al aeropuerto, ni siquiera lograra subir al avión, o peor aún, que en cualquier momento su madre aparecería frente a ella y la bajaría a golpes del avión y acto seguido recibir el peor de los castigos por su atrevimiento, pero agradeció a los dioses de que no fuera así.

– Oh... Nastya no sabes como me alegra que me estés ayudando, no lo hubiera logrado sin ti.

– Tranquila Lenita, todo estará bien, en cuanto tu madre se entere ya estarás muy lejos de aquí y nadie sabrá nada de donde te encuentras, tú sabes bien que yo seré una tumba.

– Si... lo sé amiga yo te confío hasta mi vida – suspiró – muchas gracias por todo, te debo mucho y no sé como te lo voy a pagar.

Lena no deseaba llorar pero ya había aguantado demasiado por lo que no pudo detener las lágrimas que comenzaron a brotar de sus ojos recorriendo de manera fluida por sus mejillas. Nastya por su parte supo lo que pasaba al escuchar los sollozos de su amiga al otro lado del teléfono, así que suavizó más sus palabras para calmarla.

– Escucha Lena, tú sabes muy bien que no me debes absolutamente nada ¿ok?....

Nastya podía escuchar al otro lado del teléfono que Lena continuaba llorando, pero con más fuerza – Sé que es una joda lo que estás viviendo y que estás por cometer una locura pero... tengo que decir que pese a todo, estás siendo muy valiente al tomar esta decisión y de mi parte has de saber que estoy muy orgullosa de ti.

– Si lo sé, pero... no es fácil... perdí a mis amigos, a mis queridos hermanos, mi mamá... ¡¡Lo perdí todo!!

– Pero no para siempre, solo hasta que las cosas se calmen, ya verás que toda esta pesadilla acabará pronto, tranquila, no dejes de ser valiente.

Lena limpió sus lágrimas con la manga de su sudadera. Nastya tenía razón, tenía que ser valiente.

– Ok... Así lo haré.

– Y... ¿Lena?...

– ¿Dime?

– Cuida mucho a esa pequeña criaturita de 3 semanas que llevas en tu estómago.

Lena rió levemente al escuchar las tiernas palabras de su amiga – Si claro – Ella puso su mano en su vientre – Lo haré, no te preocupes – soltó un suspiro al dar por terminada la llamada con su mejor amiga y se acomodó en su asiento cerrando sus ojos muy dispuesta a pasar gran parte del vuelo dormida.

~~*~~


Al mismo tiempo en el mismo avión, en la sección de primera clase.

Una elegante y muy hermosa morena doblaba su pierna por segunda ocasión mientras  miraba por la ventana del avión que aún se mantenía en tierra.

Soltó un resoplido mientras sus dedos golpeaban con impaciencia la bandeja donde se le había servido su almuerzo.

– Joder!!!.... – susurró  – Dima!!!

El nombrado se levantó de golpe de su asiento para acercarse a su jefa.

– Si señorita?

– Retira esto, no tengo apetito – el asistente de la morena la miró sorprendido – Eh...está segura? No ha probado bocado desde ayer.

–A ti qué te importa. Solo retíralo – La elegante mujer se desplomó en su asiento cubriendo sus ojos con su mano con evidente fastidio.

El asistente se limitó a obedecer en total silencio.

Tras unos minutos, el capitán del avión dio aviso de que estaban apuntó de despegar y comenzó a hablar de las medidas de seguridad.

– Donde está el idiota!!?

– No lo sé señorita, quiere que lo vaya a buscar?

– No déjalo, que se quede – dijo sin preocupación alguna mientras se abrochaba su cinturón de seguridad – De todos modos no tengo ánimos de soportarlo.

Y como si lo hubiera invocado, el susodicho apareció, con una amplia sonrisa mientras caminaba de forma presuntuosa.

–Eyyy!!! ....Congratulations!!!....Congratulations!!! – el animado chico cantoneó mientras aplaudía frente a su hermana.

Pero esta estaba lejos de corresponder su animando ambiente.

Al darse cuenta de que no lograría sacarle ninguna sonrisa, el chico se sentó a su lado abrochándose también su cinturón.

–Ejem!!– se acomodó copiando la postura de la morena, cruzando su pierna –A qué se debe tan amarga actitud? Qué no se supone que estamos viajando para celebrar tu más grande logró?

–No estoy de ánimos para celebraciones después de lo de ayer – dijo entre dientes.

–Jajaja oye tú solita te hundiste, nadie te mandó a que follaras con la secretaria de papá en su despacho, con eso solo conseguiste agotar su paciencia y ahora tendrás qué casarte sí o sí.

Un fuerte gruñido soltó la chica mientras su rostro se ponía rojo de la cólera.

–Woow!! – su hermano se alejó de ella – Oye pero tranquila, no explotes, no es para tanto, al fin de cuentas ya eres la nueva presidenta de la empresa familiar.

–Si? Y por cuánto tiempo idiota?

–A que te refieres?

La morena volvió a resoplar – Es tan simple ...como se supone que voy a celebrar el nuevo puesto como presidenta que tanto había peleado contra el imbécil del primo, si el estúpido compromiso en el que nuestro padre me ha metido tan repentinamente sigue en pie, todo lo que he hecho hasta ahora se iría a la basura, Nikolay!

– Por qué temes que tu futuro marido acapare todo tu territorio incluyendo tu nuevo nombramiento y te quiera como una sumisa?

– Exactamente.

– Mmm – el chico se quedó pensando por un momento – viéndolo así, si es algo muy horrible...no te imagino como ama de casa gorda y con dos hijos.

– Cállate la boca.

– Jajaja, lo siento es que fue gracioso visualizar aquello en mi mente, pero tranquila Yulia, te ayudaré a solucionar ese problema.

– Lo dices en serio? – Yulia Volkova miró a su hermano incrédula.

– Por supuesto, en mi humilde opinión creo que papá se equivoca mucho si cree que con mantenerte atada a alguien va impedir que dejes a un lado la vida lésbica sexual tan activa que tienes.

Yulia finalmente dejó mostrar una pequeña sonrisa llena de orgullo mientras asentía.

Pues en efecto, la pelinegra le sacaba muy buen provecho a su belleza y a su estatus social para llevarse a la cama a más de una en un solo día. Aquella forma de ser era lo único que había llenado su ser desde hace ya tiempo y no planeaba salirse de esa zona de confort que según ella la mantenía protegida de cualquier relación seria, por qué Yulia Volkova jamás sería de una sola persona y se negaba a que su padre ahora la quisiera obligar hacerlo.

– Haz algo por favor – dijo sobando su sien – ya te había dicho que mañana papá quiere que lo conozca? Le importó un comino que le dijera que me secuestrarías este fin de semana para celebrar y sabes lo que me dijo?....."no importa, te veo allá" ...joder!!!.

– Si – empezó a reír – papá te estará persiguiendo a todos lados y no es broma, pero tú descuida, acude a la cita, dale alas al tipo y a papá, en lo que planeo bien lo que haremos para librarte de ese compromiso.

– Bien – Dijo cerrando sus ojos – solo no demores mucho en planear algo, mi tiempo se agota.

– Claro, déjamelo a mí.

–Despiértame cuando lleguemos.

–Ok.

~~*~~

Moscú – Rusia


En una oficina, de un gran edificio a altas horas de la noche una guapa secretaria entraba apresuradamente a la oficina de su jefe y en su rostro se notaba la confusión al ver lo que hacía.

–¿Disculpe señor Pávlov?

–¿Si? ¿Qué pasa Masha? ¿Por qué tan alterada? – El chico le dijo tranquilamente mientras continuaba metiendo en una caja todas sus pertenencias. La secretaria lo miraba aún sin creerlo, suspiró antes de volver a hablar.

–... Señor ¿en verdad se va a dejar vencer así de rápido? ¿No va a hacer algo al respecto? Aún tiene la oportunidad de hacer una apelación a la decisión de la junta directiva, usted tiene más derecho que ella de...

–Masha...– Aleksandr la interrumpió y dejó lo que hacía para mirar a la chica enfrente de él sorprendido, pues era la primera vez que su secretaria se dirigía así a él, ya que normalmente ella era tímida y sólo hablaba cuando él se lo pedía.

–Me estoy yendo voluntariamente, ¿qué te hace pensar que aún me importa ?

–Bueno yo...yo...

En eso, antes de que ella pudiera decir algo más, las puertas se abrieron de golpe y una chica de piel blanca, entró caminado muy decidida sin quitarle la mirada de enojo a Aleksandr. Él sabía el por qué estaba molesta, pero sin prestarle mucha atención a ese detalle continuó recogiendo sus cosas.

–¡¡¡OYE!!!– La chica golpeó su escritorio haciendo mucho ruido con dicho acto – ¿Por qué estás tan tranquilo? ¡Sabes perfectamente que los dos hijos de nuestro tío planearon todo para quitarte el puesto de presidente que te pertenece a ti! ¡¡¡Tú eres el que tiene que sustituir a nuestro tío, no la estúpida de Yulia!!! Y para variar ¿vas a permitir que ella te despida? ¡¡¡Esto es inaceptable!!!

–Sveta, en primer lugar ¿calmante si? No te servirá de nada que me vengas a gritar a la que aún es mi oficina y en segundo lugar, Volkova no me despidió. Yo renuncié.

Tanto Masha como Sveta, quedaron boca abiertas ante la declaración del chico.

–¿¿QUE?? Pe.., pero ¿por qué?.. no... no lo entiendo, ¿por qué? Hermano ¿por qué haces esto? Yo... te desconozco tú no eres así... ¿Qué pasó con tus ambiciones?

Aleksandr suspiró nuevamente y trató de contener la calma para explicar bien lo que le diría a su hermana.

–Escucha Sveta, no me importa que Yulia se haya quedado con el puesto de presidente, de todos modos yo iba a ser algo que decepcionaría tanto a nuestro padre que él me descartaría del puesto – Tragó saliva antes de seguir con su explicación –Mis prioridades han cambiado y esta noche me iré de aquí y no volverás a verme.

–¿QUE? ¡No! Por favor dime que no es por esa chica– Sveta sonaba más alterada y molesta que antes.

–Sabes perfectamente que si es por ella

–¡Pero qué demonios te hizo! Desde que esa pordiosera apareció en tu vida te has olvidado de todo lo que tenías. Te has olvidado de quien eres y todo por esa estúpida.

–Cállate Sveta, sabes perfectamente que no me gusta que te expreses así de ella – El chico suspiró y tragó saliva antes de continuar hablando –Si es verdad todo lo que me dices, pero ¿sabes por qué hago todo esto?

–No lo digas– Respondió su hermana rechinando sus dientes.

–Porque la amo sobre todas las cosas y ahora más que nunca ella se ha convertido en lo único importante en mi vida– Continuó el chico sin importarle fastidiarle la vida a su hermana.
Sveta miraba decepcionada a su hermano, apretó con fuerza sus puños para no gritarle lo mucho que despreciaba a esa mujer. Aclaró su garganta antes de responder.

–¿Por qué? ¡Dime por qué Aleksandr! Dame una razón realmente buena que te haga pensar que todo esto vale la pena.

–La razón...– Aleksandr hizo una pausa y miró muy atento a las dos mujeres que lo miraban con tanto enojo y de repente, él se sintió triste y culpable por lo que estaba haciendo, no quería lastimar nuevamente a nadie con sus actos como ya lo había hecho en el pasado, pero no tenía otra opción. Si él quería ser feliz con la chica de sus sueños esta era la única forma de hacerlo.

–Escucha hermana, perdón si con esto te estoy decepcionando pero no tengo otra opción. Porque la razón es que Lena está embarazada y yo he decidido casarme con ella.

Las dos chicas que escucharon tal declaración se taparon la boca en estado de shock.

–No. No ¡esto no puede ser! ¡No puede ser!– Sveta salió corriendo de la oficina mientras que Aleksandr continuó metiendo sus pertenencias pero esta vez con más prisa, mientras de reojo miraba a su secretaria aún atónita y con la boca abierta. Ella al darse cuenta de la mirada de su jefe se limitó a asentir con la cabeza y salir.

En ese momento el teléfono de Aleksandr comenzó a sonar y al ver que se trataba de Lena contestó muy entusiasmado.

–¡Hola amor! ¿Cómo estás? ¿Qué tal el viaje? ¿Lograste encontrar a la persona que mandé? ¿Ya por fin estás en el hotel?

–Si tranquilo, ya estoy en mi habitación, el guía que contrataste para mí ha sido muy amable.

–Oh gracias al cielo. Tú tranquila yo hoy en la noche tomaré el avión para estar contigo, no te preocupes que mañana mismo nos casamos, verás que todo va estar bien. Pronto seremos muy felices junto a nuestro pequeño bebé como lo habíamos planeado.

–Si lo sé. Estoy muy feliz de que por fin seré tu esposa. Y estaremos juntos para siempre, te amo Aleksandr.

–Yo también te amo....– mientras hablaban afuera de la oficina no dejaban de tocar la puerta con impaciencia.

–Creo que te llaman– dijo Lena entre risas al escuchar los continuos golpes de la puerta tan fuertes que bien podría escuchar ella al otro lado de la línea.

–Sí, debe de ser el de la mudanza, es muy escandaloso.

–Bueno té dejo para que lo atiendas a gusto.

–De acuerdo te veré pronto, bye.

–Bye, te adoro futuro esposo, padre de mi hijo – dijo divertida antes de colgar.

Aleksandr sonreía como tonto enamorado en el momento que guardó su teléfono y se apresuró a abrir la puerta, pero lo que se encontró al otro lado le arrancó la sonrisa de inmediato.

~~*~~

Al día siguiente en el restaurant más lujoso de la ciudad, Yulia entró caminando con mucha clase y seriedad llamando la atención de todo el personal que se topara en su camino, la mujer era tan atrayente como un imán.

–Señorita, no es que la quiera presionar, pero debe darse prisa. Lleva treinta minutos de retraso – su asistente le suplicó.

Pero a Yulia parecía no importarle en absoluto –me importa un comino si ya voy retrasada, ya es mucho que me presente.

–¡Yulia!

–Ay no.

La chica suspiró con pesadez mientras volteaba los ojos antes de girar hacia la voz que la llamó.

–¿Si? ¿Qué sucede padre?

–¿Se puede saber que rayos estás esperando? Tu prometido lleva más de 30 minutos esperándote y tú todavía te das el lujo de llegar con tu lentitud.

El padre de Yulia la tomó de la muñeca y la haló hasta la mesa donde se encontraba su prometido.

–¡Oye! No me trates así, ya no soy una bebé, suéltame. Puedo caminar por mí misma – Se deshizo del agarre mientras a lo lejos observó a un chico que se levantaba de su asiento a medida que ellos se iban acercando. Yulia lo miró de pies a cabeza analizando cada detalle de él. Era joven y apuesto pero no tenía nada que pudiera impresionar a la morena al grado de hacerla cambiar de gustos.

–Vladimir, mira quien llegó por fin.

El padre se notaba muy entusiasmado y a Yulia le irritaba mucho verlo así, en cambio el chico solo se limitó a mirarla con una leve sonrisa.

–¡Hola! Es un gusto por fin conocerte, eres bonita, justo como tu padre te describió.

El extendió su mano, pero Yulia permaneció de pie con sus dos manos en los bolsillos de su gabardina negra mentiras desviaba la mirada mostrando indiferencia.

–... Bueno será mejor que nos sentemos.

El padre de Yulia pasó de estar entusiasmado a estar nervioso, pero aun así trató de mantener la situación no tan incómoda. Por su parte, Yulia continuó evitando ver a la cara a su prometido, ella recargaba su barbilla en su mano. Tal parecía que a ella le importaba más ver como los meseros estaban sirviendo la comida que lo que su padre y su prometido hablaban.

–¿Entonces estás de acuerdo, Yulia? La boda será este sábado, será muy sencillo todo, ya cuando volvamos a casa, haremos una fiesta en grande, ¿está bien?
–¿Uhm? Ah sí, claro lo que digas – La aburrida chica soltó un suspiro mientras seguía mirando donde se encontraba una linda chica cenando –Igual y me escapo con ella el día de la boda – Susurró apenas audible para ella.

–Al perecer mi prometida está un poco cansada – El chico dijo con arrogancia mientras le daba un trago a su copa de vino.

–Ah sí, eso es normal desde que se quedó con la presidencia, ha tenido tanto trabajo que ni dormir ha podido y eso que apenas empezó.

–Pobre, pero no te preocupes cuando nos casemos yo te quitaré ese peso de encima.

Para sorpresa de los dos presentes, Yulia si le puso atención a eso último que Vladimir había dicho y finalmente volteó a verlo cara a cara, pero el rostro que Yulia reflejaba, podría intimidar a cualquiera que la volteara a ver y él no era la excepción.

–Eso quisieras ¿no imbécil? Te lo advierto – lo señaló –No permito que nadie me arrebate lo que es mío, así que primero te mato, te corto en pedacitos y luego te cocino antes de entregarte mi puesto.

Yulia golpeó la mesa antes de ponerse de pie y salió rápidamente del restaurant mientras que los dos hombres se quedaban atónitos sin saber que hacer con lo ocurrido.

~~*~~

Lena entró al hotel dando saltos como niña chiquita después de haber pasado su tarde agradable conociendo la ciudad y en sus manos llevaba una caja con un rico pastel que había comprado para cuando su amado llegara.

Caminaba muy feliz por la recepción, pero de repente se detuvo en seco al observar algo fuera de lo común.

Un grupo de empleados estaban hincados frente a una mujer de estatura baja que vestía con unos jeans negros, suéter blanco con un estampado negro de la torre Eiffel. Lena se acercó a la multitud que observaban la escena sintiéndose curiosa por saber lo que pasaba. Los ojos de la pelirroja se centraron en aquella mujer con aires de superioridad y arrogancia, sentada en uno de los sillones de piel que estaba en la sala de espera mientras cruzaba  su pierna, mirando como si fueran poca cosa, a aquel grupo de empleados del hotel que no dejaban de rogarle piedad.

Lena hizo una "o" con sus labios al ver de pies a cabeza a dicha mujer. Ella era físicamente muy atrayente, ni siquiera notó el pequeño rubor que se formó en sus mejillas al contemplar a la monumental chica.

–¡Agh! ¡Por última vez ya dije que no, dejen de insistir! No les devolveré el trabajo, lárguense ya de mi hotel – En eso un señor se levantó dirigiéndose a ella.

– Por favor, no nos corra. Denos otra oportunidad, necesito este trabajo para seguir manteniendo a mi familia.

En eso otro trabajador se dirigió a ella.

–Mi esposa muy pronto dará a luz, no sea cruel necesito el dinero.

–¡Basta! No les pedí que me contaran sus problemas, creo que ya fui muy clara ¿no? ¡LARGO!

Después de decir eso, la mujer atractiva se puso de pie y caminó hacia el elevador y su asistente fue detrás de ella.

–¡Dima!

–Si señorita Volkova ¿Dígame?

–Asegúrese de que esas personas se les finiquite lo más pronto posible, no quiero volver a verlos en mi hotel.

–Claro, en seguida.

Pero en ese momento, la morena tuvo que interrumpir su paso ya que una chica que sostenía una caja rosa se paró enfrente de ella. La  pequeña la miró de pies a cabeza levantando una ceja sin comprender por que esa desconocida se había interpuesto en su camino.

–¿Se te ofrece algo?– Preguntó con sarcasmo.

–Disculpe, yo no soy nadie para entrometerme, pero creo que esas personas en verdad necesitan ese empleo, usted debería reconsiderar devolvérselo no creó que le cueste mucho ¿o si?

–¿Ah? Y a ti ¿qué te importa?  

Yulia dijo cruzando sus brazos mientras se inclinaba un poco hacia la atrevida pelirroja –Lárgate. No me dejas pasar, ¡estorbo!– tratándola como si fuera poca cosa.

En eso la pelirroja se sintió de inmediato molesta, así que no dudó en abrir la caja y aventarle con mucha satisfacción su pastel a la arrogante mujer con todas las fuerzas que su enfado le otorgaron.

Por otro lado Yulia miró como en cámara lenta, el pastel salió de la caja ya abierta y con la fuerza que fue lanzado fue a dar justo en su pecho ensuciando todo su suéter, manchando hasta sus jeans.
La pequeña estaba en shock. Todos los que estaban a su alrededor empezaron a reírse y a señalarla, lo peor de todo es que había mucha gente haciendo reservaciones en el hotel lo cual las risas estaban a reventar.

Yulia no lo podía creer y sus asistentes trataban de quitar el pastel mientras ella miraba nuevamente a su atacante con mucha rabia, quería ahorcarla pero no podía, estaba prácticamente inmóvil. En cambio ella le devolvió la mirada con mucho odio.

–Me enferman las personas como tú – la pelirroja sentenció y acto seguido se dio la vuelta y subió al elevador en cuanto este estuvo abierto.

Mientras tanto Yulia no le quitaba la mirada de encima hasta que desapareció de su vista cuando las puertas del elevador fueron cerradas.



Arrow
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por mary el Dom Dic 02, 2018 3:20 pm

Está interesante el papel de julia se ve que estara increíble esperaré más noticias de esta historia

Enviado desde Topic'it
mary
mary

Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por Fati20 el Dom Dic 02, 2018 6:19 pm

Va muy bien, muy interesante estaré muy al pendiente de cuando publiques Very Happy
Fati20
Fati20

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Sáb Dic 08, 2018 8:59 am

Hola chicas, feliz sábado. Les dejo por acá otro capítulo para que disfruten un rato...

Un abrazo

A leer!!


Capítulo 2: "Propuesta inesperada"


La cadena  de hoteles "Imperio Beowulf" conocida por todo el mundo, era el lugar ideal donde cualquiera quisiera hospedarse para pasar sus vacaciones, viajes de trabajos o cualquiera que fuera la razón por la que necesitara un hotel.

Y es que "imperio Beowulf " tenía la fama de tener siempre en todas sus sedes alrededor del mundo, diseños únicos, lujosos e impresionantes y lo mejor de todo es que eran accesibles para todo el mundo, tanto ricos como no tan ricos podían darse el lujo de disfrutar de la majestuosidad de aquellos hoteles que siempre tenían buenas calificaciones tanto de sus clientes como para los expertos.

Cualquiera que cargara en sus hombros el puesto de presidente de dicha empresa familiar tenía la enorme responsabilidad de mantener siempre la buena imagen de sus hoteles y aumentar más su popularidad.

Y eso era por lo que Yulia Volkova de 24 años, tenía que empezar a lidiar después de que dos días antes de su viaje se ganara, por mayoría de votos, el privilegio de sustituir a su padre que hasta la fecha había hecho un increíble trabajo.

Cualquiera podría pensar que para una joven adulta como Yulia, asumir una responsabilidad tan grande, podría volverse aterrador.

Pero la morena estaba lejos de sentirse aterrada, ella era una mujer que la vida la había vuelto fría y sin corazón, morbosa, adicta a las mujeres y las diversiones peligrosas.

Lo único que en realidad llenaba a Yulia, era su familia y su trabajo, el puesto de presidenta había sido siempre su más grande anhelo, y ahora que lo había logrado, tendría que sentirse satisfecha y feliz pero para su desgracia estaba lejos de sentirse satisfecha y mucho menos feliz.

Lo único que le había faltado en su pésimo día era una muestra de irrespetuosidad hacia su persona, cortesía de una pelirroja desconocida que la había dejado más que furiosa.

Pero después de un largo y muy necesario baño, la presidenta Volkova quiso darse el lujo de relajarse un rato en su cómodo sillón en la suite presidencial, pero no funcionó, aún estaba molesta por el vergonzoso momento que había vivido por culpa de la pelirroja, al grado de que empezó a sentir una enorme  jaqueca que comenzaba a irritarla hasta que comenzó a considerar el asesinar a la persona que se encontraba en esos momentos tocando fuertemente la puerta de la entrada.

–¡¡Pase!! – gritó.

–Perdón por molestarla señorita Volkova, pero le traigo los papeles para cerrar el nuevo trato, solo necesitamos de su firma.

–Vale está bien, acércalos – Yulia trató de alejar su malestar ya que se trataba de trabajo y para ella su trabajo era más importante que cualquier otra cosa.

Ella tomó un poco de agua mineral mientras leía y firmaba los papeles y una vez terminado se los entregó a su asistente.

–Listo, ahora pasando a otro asunto ¿ya encontraron a la grosera?

–¿Disculpe?

–¡¡¡La chica!!! La que me aventó el pastel ¿ya dieron con ella?

–Ah esta chica. Eh... Me temo que no señorita.

–Pues no se demoren en encontrarla, quiero venganza y la quiero ahora mismo ¿quedó claro?

–Si, entendido – El asistente se apresuró a salir antes de que la morena se desquitara con él. Al mismo tiempo su hermano entró en su lugar viendo de forma divertida como el empleado de su hermana, literalmente huía de su presencia aterrado.

–Yul, ¿qué te pasa ahora? ¿Por qué esa cara?

–¡Nikolay! Maldito seas ¿dónde diablos has estado?

–Wooh ¿qué te sucede? No estuve jugando, fui a hablar con papá como me habías encargado. Ahora gracias a mí no te asesinará por el accidente en el restaurante.

–¿En serio? ,woow... –Yulia se vio realmente sorprendida –hermano creo que no eres tan idiota como pensé.

–Ja ja ja qué simpática ¡ah! y te tengo otra sorpresa.

Nikolay se sentó enfrente de Yulia con una sonrisa de par en par.

–Creo que mi plática con mi papá sobre lo catastrófico que sería tu vida de casada con ese chico, lo ha convencido bastante, ha dejado de insistir con que te cases con ese chico...

Los ojos de la pequeña se ampliaron. Su hermano la había impresionado una vez más y por primera vez en mucho tiempo sintió que podía relajarse – Oh gracias a Di...

–Pero a cambio tienes que buscar a alguien, a quien tú quieras y sentar cabeza antes de que llegue el día de tu boda o sino tendrás que casarte con el chico.

Yulia se quedó congelada por un momento tratando de procesar las palabras de su hermano –¡Un momento! ¿Qué? Nikolay...– Respiró profundo repitiéndose a sí misma que no debía perder la cabeza –Me puedes explicar ¿de dónde demonios eso es una buena noticia?

El chico se limitó a tomar una manzana que estaba en la mesa donde estaba sentado y comenzó a morderla sin darle mucha importancia a la mirada asesina de su hermana.

–Solo en que puedes escoger tú ¿con quién te quieras casar?

–¡Pero yo no quiero casarme con nadie! ¿Qué parte del no me quiero casar, no entienden?– Finalmente perdió la cabeza lanzando los cojines en dirección a su hermano, el cual solo puso como defensa sus brazos.

–Perdón Yulia, pero creo que no puedo hacer nada al respecto, mi papá te quiere ver casada si o si como sea y con quien sea.

–¿Sabes que no me estas ayudando? ¡Vete!– Gritó enfurecida.

–Lo haré antes de que me avientes la mesa.

–No me tientes – le dijo con severidad a lo cual Nikolay salió corriendo por su vida.

Cuando Yulia escuchó la puerta cerrarse, desvaneció en el sillón sintiendo que su dolor de cabeza aumentaba.

–Joder.

~~*~~

Elena Katina se encontraba nerviosa y muy ansiosa, pues el día más importante de su vida había llegado al fin, el día en que uniría su vida con el amor de su vida para siempre y con el que planeaba criar a su hijo ya en camino.

Aunque aquella no era la forma en la que ella hubiera querido que fueran las cosas.

El bebé no había estado planeado, ni siquiera la forma en la que había sido concebido, Lena ni siquiera recordaba cómo había ocurrido, pero supo que tanto ella como su novio habían cometido un enorme error al dejarse llevar por el ambiente de aquella fiesta del mejor amigo de Aleksandr a la que habían acudido a escondidas sin permiso de sus padres que desde un principio se opusieron a su relación, por el simple hecho de que ambos eran de diferentes mundos, mientras Aleksandr había nacido prácticamente en cuna de oro, tanto Lena como sus hermanos, habían tenido que ayudar a sus padres desde una edad muy temprana.

Aunque la vida humilde de Lena no había sido problema para Aleksandr, para su familia si lo fue. Desde un principio Lena fue despreciada de gran manera por el padre y la hermana de su novio y por otro lado la familia Katin despreciaba a Aleksandr por la forma en la que su familia trataban a Lena, su estatus social y por qué la pelirroja se había vuelto muy rebelde por su culpa.

A Elena Katina le hubiera encantado cumplir su más grande fantasía de casarse de blanco en un bello salón, acompañada de sus seres queridos, pero era demasiado tarde para que ambos hicieran bien las cosas.

Lo único bueno era que ambos se amaban y estaban dispuestos a luchar por su amor e iniciar su propia familia no importando las circunstancias.

Y con esa determinación, Lena se levantó muy temprano y con mucho entusiasmo. Toda la mañana la había dedicado a preparar todo lo que iba a necesitar, sacó su vestido de novia que Aleksandr le había regalado para el tan esperado momento y lo puso en la cama sin dejar de sonreír. A su vez rezaba para que todo saliera bien, pues le inquietaba que su futuro esposo no hubiera llegado aún, había estado marcando su número telefónico continuamente, pero este solo la mandaba al buzón.

–Es muy raro, siempre contesta a tiempo, tal vez también está nervioso. Espero que no se demore mucho en venir por mí – Se dijo a si misma mientras miraba su reloj –Oh ya es tarde, será mejor que me vaya arreglando.

~~*~~

–¡Yul!

El imperativo Nikolay entró a la habitación de su hermana sin tocar la puerta y al verla aún tendida en su cama, se apresuró a tirar de sus sábanas para que se levantara.

–¡¡Yul!! Venga ya Yul, despierta ya es muy tarde!!

–¿Que quieres? Déjame en paz.

La chica respondió con voz ronca, mientras nuevamente se tapaba con la sábana hasta la cabeza sin tener la mínima intención de salir de allí a pesar de que ya era demasiado tarde.

Sin embargo para su hermano eso no era raro de ver, Yulia era una persona muy seria y trabajadora cuando se trataba de la empresa y de su familia y más ahora que era la nueva presidenta, pero cuando tenía tiempo libre pasaba a ser la persona más descuidada y floja del mundo.

–Por Dios Yul, en serio ya es medio día y tú todavía sigues en la cama ¡sal de ahí ahora mismo! Te traigo noticias.

–No, no me interesan tus noticias Kolya, solo me causan dolor de cabeza.

La chica se levantó perezosamente mientras se quitaba el pijama para ponerse algo más cómodo.

–Pero esta no lo es, ya encontramos a la chica que te aventó el pastel.

–Ah ¿sí? – una de sus cejas se arqueó – demasiado tarde. Ya no me interesa.

–¿En serio? Pero sabemos en qué habitación se encuentra y todo, la desocupará mañana ¿De verdad lo vas a dejar así? Creí que morías por una venganza.

Yulia se encogió de hombros mientras se ponía un poco de ropa más cómoda.

–Eso fue ayer, esa chica no vale ni mi tiempo, solo asegúrate de que no intente volver después de que desocupe su habitación.

–Oye ¿a dónde vas?

–A realizar control de calidad en el bar, luego buscaré a una chica con quien pasar la noche, y luego volveré a dormir. Nos vemos luego.

–Bueno pero ten cuidado, siempre haces locuras cuando estás ebria – Gritó Nikolay, pero solo escuchó un portazo como respuesta.

El hermano mayor soltó un suspiro mientras negaba repetidas veces –Eres un caso perdido Yulia – susurró con leve amargura.


~~*~~

–¿No tiene hambre joven?– preguntó el policía mientras miraba la charola intacta del chico aislado de las demás celdas.

–No, gracias– Se escuchó la amarga voz de un chico sin muchas esperanzas mientras miraba los alrededores de su fría celda. Suspiró derrotado mientras se volvía a sentar y con ambas manos sostuvo su cabeza lleno de frustración, mientras el oficial entraba para sacar la charola.

–Oiga...

–Si?

–Mi papá está afuera con alguien más? – preguntó al escuchar una fuerte discusión a lo lejos de donde lo mantenían a él encerrado.

–Si con una señora que llegó con varios chicos.

–Genial– el chico se desvaneció en su dura cama derrotado – ya no hay esperanzas– susurró con tristeza.

Mientras  tanto, un señor con la mirada más seria del mundo y una humilde pero muy firme y decidida mujer, miraba con mucho odio a dicho señor.

–¿Sabe lo mucho que la odio a usted y a su hija por obligar a mi hijo a estar aquí?

–¡Ja! ¿Y usted no sabe cuánto yo los odio a ustedes por arruinar la vida de mi hija y arrebatar la paz en nuestra familia?

–¿Cómo se atreve? !Usted señora parece que está mal de la cabeza!

–¡Hey no le hable así a mi madre!

La voz venía de una chica alta, rubia que no dudó en ponerse enfrente de su madre muy a la defensiva, dispuesta a golpear a cualquiera que se le atravesara. Aquella chica tenía toda la intención de golpear a aquel hombre, pero otra chica de su misma altura la detuvo tomando su brazo.  

–Irina, no lo hagas, ya no tiene caso meterse en más problemas con esta gente. Mamá, será mejor que nos vayamos.

–Si Anya tienes razón, ya no soporto estar aquí ¡vámonos! Y tu Nastya, me debes una explicación muy grande.

La castaña solo se limitó a decir que si con la cabeza agachada. Cuando la familia humilde abandonó el lugar, el señor regresó a paso lento hasta la sala donde estaba su hijo y fijó su mirada en él, al ver que no había reacción alguna pidió a los guardias que lo dejaran entrar a la celda.

Cuando entró, se acercó un bote y se sentó enfrente de él quien permanecía agachado totalmente derrotado.
–Sasha – Lo llamó, pero no hubo respuesta de su parte – Mira en que te has convertido, solías ser el pilar de la empresa, tú eras el primero en todo. Tu destino era convertirte en el presidente de la empresa, pero lo perdiste todo por culpa de esa mujer corriente.

El chico por fin alzó la mirada que solo mostraba la rabia que sentía en esos momentos.

–¡No es una mujer corriente!

–Mira no me importa eso, no permitiré que te cases con ella y arruines tu vida ¿queda claro? Escucha con atención esto es lo que harás y más te vale que sigas mis indicaciones– El señor suspiró antes de continuar hablando – Primero te olvidarás para siempre de esa mujer y el supuesto hijo que ella dice ser tuyo, en segundo lugar te irás a París, allá tú supervisarás la sede que tenemos ¿queda claro?

–¿Por qué haría eso?– Respondió riendo con ironía. –¿Que te hace pensar que no iré detrás de ella en cuanto me liberen?

–Porque eres inteligente y sabes que esto es lo mejor para ti o tal vez me equivoco y eres estúpido y prefieres pasar el resto de tu vida pobre sin ningún centavo cuidando hijos. Ja. No hijo, ese futuro no es para ti.

Aleksandr tomó en sus manos el folder con el contrato para el trabajo en París, suspiró antes de volver a hablar.

–Lo haré si tú me prometes algo.

–¿Qué cosa?

–Tanto ustedes como la madre de Lena, están aferrados en que ella pierda al bebé. Prométeme que ni ella ni tu harán eso, solo eso te pido padre. Prométeme que dejarán a Lena y al bebé en paz, yo firmaré esto y te prometo que jamás volveré a verla.

–Uhm. No me agrada la idea, pero está bien, te doy mi palabra.

–Claro, ninguno de los dos tenemos muchas opciones – Sasha firmó el papel sabiendo de antemano que su padre era un hombre de palabra.

Después de un rato, su papá salió de la celda dejándolo solo.


~~*~~

La oscuridad había caído en la ciudad y Elena Katina no dejaba de dar vueltas llena de  preocupación porque ya era tarde y su prometido no llegaba, no quería imaginarse lo peor… se negaba hacerlo, pero cada minuto que pasaba y no habían rastros de Aleksandr, su esperanza moría poco a poco. En eso su teléfono sonó y contestó feliz al ver que la llamada era del joven.

–¿Dónde estás? Creí que jamás contestarías...

–No voy a llegar.

–¡¿Qué?!

–Yo...– Suspiró –Yo cambié de opinión, no me casaré contigo Lena – Tras una larga pausa continuó – Lo pensé bien y esto no funcionará, conseguí un buen trabajo, me iré a París y ya no volverás a verme. Olvídate de mí – La voz del chico empezaba a cortarse, pero hizo un gran esfuerzo para mantener su voz firme – Como yo lo haré de ti... La tarjeta que te di la puedes utilizar cuando quieras, incluso hasta después de que el bebé haya nacido y perdóname por hacerte esto.

El chico colgó antes de recibir una respuesta de la pelirroja la cual quedó en shock, ella no sabía ni cómo reaccionar, no quería creer lo que estaba pasando, su mundo se había  derrumbado en cuestión de segundos. Quería pensar que tal vez solo estaba soñando, que era una broma pesada. Las lágrimas empezaron a salir sin que ella pudiera detenerlas y un gran dolor en su pecho se hizo presente.

Trató de llamar nuevamente al chico con manos temblorosas pero en todos sus intentos desesperados jamás hubo señales de Aleksandr.  

Sintiendo que enloquecería en ese momento, decidió salir corriendo de la sofocante habitación con todo y vestido de novia, bajó corriendo las escaleras sin ningún rumbo, hasta que se detuvo cerca del bar del hotel, y sin pensarlo dos veces entró limpiando las lágrimas que había derramado.

Sentándose en la barra del bar, pidió una botella para ella sola y desconsoladamente comenzó a tomar sin parar. Quería olvidar todo, a Sasha, a su familia y su propia existencia.

Después de una hora, Lena ya había tomado tanto que el cantinero se rehusó a darle más bebida.

–Escucha, yo te estoy pagando para que me des de beber, no te estoy pidiendo que me lo regales ¿ok? Dame la otra botella.

Con las pocas fuerzas que tenía, intentó arrebatarle la botella al cantinero sin tener éxito.

–¡No ya no! Señorita será mejor que se retire, es por su bien.

–Hey, hey qué forma es esa de tratar a la clientela ¿eh? Dame esa botella.

El cantinero notó que la otra chica al otro lado de la barra que se había dirigido a él, estaba en la misma condición que Lena.

–No creo que sea buena idea – Dijo con temor.

La otra chica ya lo estaba matando con la mirada –¿Perdón? Te atreves a negarme la bebida ¿a mí? ¿Qué no sabes quién soy?

–Si.. Si lo sé – respondió mostrando su nerviosismo.

–¿Ah, sí? ¡Pues dilo! ¡Dime quien soy!– La chica gritó retando al cantinero.

–La... La señorita Yulia Volkova, dueña de este hotel – El pobre hombre comenzó a sudar después de haber dicho esas palabras.

– Muy bien y aún sabiendo eso ¿te atreves a negarme la bebida? Acaso quieres ¿qué te despida?

–¿Cómo? ¡No! – El chico se agachó sintiéndose arrepentido.

–Bien así me gusta, la botella por favor– la chica estiró su mano esperando por ella.

El cantinero finalmente le entregó la botella a Yulia y esta con mucho esfuerzo, se sentó al lado de Lena y le sirvió un trago y se sirvió uno para ella.

–Salud – Dijo sin siquiera mirar a la chica que estaba a su lado.

–Muchas gracias – Respondió tímidamente al mirar a aquella pequeña.

Así se fue haciendo más tarde y Yulia y Lena tuvieron una plática muy agradable, inconscientemente Lena le contó toda su trágica historia a aquella mujer desconocida con la cual se había sentido muy cómoda .

–¿Lo dices en serio? Así sin más ¿te dejó plantada?

Lena se limitó a decir que si mientras terminaba su trago.

–Maldito infeliz– Yulia susurró antes de continuar –No sé si creerte, eso suena muy... como a una novela trágica muy fantasiosa – La miró fijamente a los ojos señalándola con su dedo –A mí se me hace que me estás jugando una broma.

–¿Es que acaso no se me nota? Si en verdad te estuviera mintiendo no estaría vestida así...

En eso Yulia miró a la pelirroja de pies a cabeza notando lo bella que lucía con el vestido blanco que llevaba.

–Oh!!! – La morena hizo una expresión bastante infantil con su boca en forma de "o" y sus ojos muy abiertos –Pues sí, es cierto, estás vestida de novia – Dijo sorprendida mientras hipeaba.

La palabra "adorable" apareció en la cabeza de Katina por las expresiones de su compañera.

–Te lo dije – Lena se empezó a reír mientras limpiaba algunas lágrimas que se le habían escapado –Me voy a volver loca, tengo miedo de tener a mi hijo sin ningún padre, tengo miedo de enfrentar esto sola.

Ella continuó tomando otra copa con mucha dificultad mientras que la pelinegra no quitaba su mirada de ella, mientras se preguntaba cómo alguien tan bonita como aquella pelirroja terminó siendo abandonada. Sin duda, el tipo era un imbécil o tal vez era gay por ser tan poco hombre para dejar abandonada a una chica embarazada y con el corazón roto.

La chica era bonita, de hecho entre más la veía con detenimiento más y más se le hacía hermosa hasta el punto de ponerse roja sin darse cuenta.

–Muy bella – Susurró.

–¿Que dices?

–Digo, que te ves muy bella con ese vestido de novia – Dijo en un bajo susurro mientras suspiraba.

–¿Eh?

Yulia se aclaró la garganta antes de continuar –El tipo que te abandonó es un gran imbécil no sabe de lo que se perdió al dejar a una mujer tan hermosa como tú.

La morena parecía como si estuviera hipnotizada, pero sus palabras fueron tan dulces que provocó que el corazón de Lena se agitara, y eso era raro porque jamás le había pasado con una mujer y menos con una tan guapa como la que tenía al lado.

–¿En verdad crees eso? – Respondió nerviosa, pues aún no creía que una mujer la estuviera haciendo sentir tan halagada.

–¡Claro!– La pelinegra tomó otro trago y continuó hablando, no estaba segura porque, pero la belleza de Lena la obligaba a seguir hablando cosas bonitas de ella y sintió la necesidad de hacerla sentir bien aunque la Yulia sobria jamás hubiera llegado tan lejos – Sabes, ya llegará el hombre que si te valore, que si te quiera como tú te lo mereces y sin duda cuando se case contigo será el hombre más jodidamente suertudo de este mundo.

Lena comenzó a reír en voz baja y luego la miró con una sonrisa muy tierna y en ese momento, Yulia Volkova asintió como si su mundo se redujera a solo esa chica al presenciar su dulce sonrisa tan única que la dejó boca abierta, una sonrisa en especial de su pasado apareció de inmediato en su cabeza.

–Uhm.. Bueno si eso es así, tendré que esperar por mucho tiempo.

Lena sonó triste y decepcionada mientras que Yulia parpadeó regresando a su realidad y la miro aún con la boca abierta admirando con lujo de detalle lo tan bonita que era y de algo estaba segura, el alcohol no era el culpable de que la viera así, la morena cerró su boca tomó otro trago y bajó de su asiento soltando un suspiro.

Se acercó muy lentamente a la chica recargando su codo en la barra para mirar su rostro más de cerca.

–Te han dicho que tienes la sonrisa más bonita del mundo?

–¿Eh?– Lena la miró sorprendida – N...No.

–Pues créeme yo soy una gran experta en sonrisas hermosas y llevo buscando una como la tuya desde hace mucho tiempo – La pelinegra no dudó en poner su pulgar en su mejilla y soltó un leve jadeo sorprendida por la suavidad de su piel.

–¿Si?– Lena se extrañó por la cercanía, pero tampoco hizo algo para alejar el toque de la mujer desconocida, pues a esa distancia tan corta podía admirar su bello rostro y sus dedos sobre su mejilla le producían bastante calidez así que sin pensarlo, tomó su mano con las suyas e hizo que la desconocida abriera toda su mano para acunar su rostro en ellas y cerrar sus ojos.

Aquel acto dejó a la pequeña sin aliento.

–¿Para qué esperar?– Yulia impulsiva por las sensaciones tan extrañas que le estaba ocasionando la pelirroja, se dejó llevar por la situación y dijo justo lo que en ese momento se le pasaba por la cabeza –Te propongo algo – Susurró –Déjame ser el suertudo.

Lena abrió sus ojos y se alejó de golpe de la mujer y la miró extrañada – ¿Perdón? Creo que escuché mal ¿qué acabas de decir?

–Que quiero ser yo, la que tenga la suerte… cásate, conmigo!!!!!

–¡¿QUE?!–
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por mary el Sáb Dic 08, 2018 1:36 pm

OMG que chido esta linda como va la historia oie sólo será uno por semana se me hace muy eterno ?

Enviado desde Topic'it
mary
mary

Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por Fati20 el Sáb Dic 08, 2018 3:04 pm

Ya se esta poniendo historia muy muy buena q ternurita Juli así borracha, ese matrimonio será muy entretenido, espero subas muy pronto más
Fati20
Fati20

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por Kamila el Dom Dic 09, 2018 7:21 am

La borrachera se le paso de golpe... Sigue pronto por fa
Kamila
Kamila

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 01/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Dom Dic 16, 2018 2:03 pm

Buenas tardes chicas, siento mucho estar tardando en subir los capítulos de esta historia. Estoy presentando inconvenientes con la conexión del internet y en estos momentos ni Wi-Fi tengo. Para subir este capítulo, tuve que venir a un cyber y poder postear para que supieran el porqué de mi tardanza.

Lo siento, pero se me escapa de las manos.

A leer!!


Capítulo 3: "Un Acepto que lo cambia todo"


Lena miró con incredulidad a la morena. Acaso había escuchado bien?  La atractiva chica  enfrente de ella le estaba proponiendo matrimonio?... por un momento ella creyó que le estaba tomando el pelo, si claro… solo estaba bromeando, aunque era una broma de mal gusto. Pero todo era culpa del alcohol.

"Maldito alcohol" se dijo así misma, pero la mirada azulada de Yulia, denotaba mucha seriedad. La morena había parado de reír en cuanto le propuso matrimonio, era una locura!!!

–Estás loca?

–Mmm... un poco sí, pero se lo que digo – le sonrió mientras pasaba sus dedos por su brazo desnudo.

–No...no lo sabes, estas ebria – la pelirroja apartó su brazo de sus caricias – a... además porqué me casaría contigo si apenas hace unas horas te conocí ? ni siquiera se tu nombre.

–Cierto!! Que tonta – dijo mientras se daba una palmada en la cabeza y en seguida estiró su mano enfrente, regalándole una tierna sonrisa – me llamo Yulia, Yulia Volkova, mucho gusto.

–Elena, Lena Katina, encantada – Lena sintió un escalofrío al sentir la suave mano de la pequeña en la suya, pues la chica tenía la piel como un bebe y era tan bella.

–Ok ya sabemos como nos llamamos ... Ahora vamos!!

–Eh? A dónde vamos?

–A la oficina donde se encuentra el juez para que nos case.

–Cómo? Y tu como sabes que hay un juez en este hotel?

–Por que el hotel es mío Lena… ja...ja..ja

–Oh cierto... Cierto...pero espera, yo no he aceptado casarme contigo.

–Oh vamos, hay que hacerlo antes de que el alcohol pierda su efecto y me arrepienta.

Yulia hacía pucheros mientras daba pisadas en el mismo lugar como una niña chiquita, acto que a Lena le pareció tierno. La pelirroja sintió que era pecado negarle algo a esta interesante mujer, pero aun así casarse con ella tan repentinamente era una locura.

–No...No es una buena idea Yulia...

En eso la morena se paró enfrente de Lena recargando sus manos en la barra teniendo a la chica en el medio acorralada, acercándose poco a poco, con la mirada muy penetrante en sus ojos, todo se volvió más complicado para la pelirroja, la chica tenía su nariz casi rozando con la de ella y literalmente podía sentir su respiración chocando en sus labios helados, Yulia le habló con la voz más sensual que jamás antes había escuchado.

–Por qué no? Mmm?  Niégame que te soy atractiva – ella le dio una sonrisa de victoria pues sabía que no se equivocaba por la forma en que Lena la miraba, conocía esa mirada no era la primera chica que la miraba así, con mucho deseo además de que nadie le decía que no a Yulia Volkova .

De inmediato Lena se derritió al tener a la pequeña cada vez más cerca ahora, no solo podía sentir su cálida respiración si no también su cálido cuerpo rozando con el suyo y ella no entendía aun porque se estaba sintiendo tan atraída por una mujer, cuando ella no era así, estaba totalmente segura de que era la única heterosexual de su familia, pero no podía  evitar que su corazón se acelerara, actuaba por si solo. Estaba totalmente perdida que ni siquiera Aleksandr la había hecho sentir así jamás y eso le aterraba.

–No lo niego... eres demasiado atractiva.

–Tú también eres muy atractiva Lena, así que tú me atraes yo te atraigo, que esperamos? Hay que casarnos, que dices? aprovechemos que ya traes el vestido de novia.

La pelirroja tragó saliva antes de hablar – de acuerdo Yulia hay que casarnos.

Lena estaba considerando muy seriamente ir al manicomio después de casarse con Yulia, pues se había vuelto completamente loca, pero que importaba? si su vida de por sí ya era una reverenda mierda!!! Que más daba sentirse atraída por una mujer? Que más daba casarse con la mujer más bella que jamás había visto?, era la hora de cometer locuras extremas y el alcohol que ambas habían consumido no las ayudaba para que se retractaran.

Tardaron 20 minutos en llegar a la oficina del juez,  ayudándose mutuamente para no caerse.

Una vez dentro de la oficina, el juez las miró con algo de duda después de escuchar la petición de Yulia.

–A ver si entendí... ustedes dos quieren contraer matrimonio en este momento?

–Siii!!!! – dijo la morena con gran énfasis – es lo que dije... o no es lo que dije?

–Si es lo que dijo – Lena contestó mientras se tambaleaba en su lugar.

Para el juez todo era tan cómico, pero aun así trató de aguantar su risa y seguir con su papel de juez serio.

–Bien pues, no lo haré.

La pequeña puso mala cara mientras golpeaba el escritorio del juez con sus manos – por que no!!?

– ...por qué no es fácil, tenemos que tramitar algunos papeles, acta de nacimiento, etc...etc... con el fin de que todo sea legal.

–Que puede sacar de la computadora, no veo cual es el puto problema, joder!!! Aquí todo se puede.

–Mire señorita, el problema es muy simple: ustedes dos no están en su sano juicio para contraer matrimonio y es ilegal que yo las case en ese estado, así que no lo haré.

En eso Yulia aventó al escritorio del juez un fajo de billetes con una gran cantidad de dinero.

–Va a seguir hablando? O ya nos va a casar?– Le dijo con mucha arrogancia.

El juez la miró por un momento muy sorprendido por el aferramiento de Yulia a quererse casar  – ah ... bueno...tomen asiento, en unos minutitos les hablo.

Ellas esperaron por 20 minutos sin decir ni una palabra, incluso ya estando de pie ante el juez diciendo su discurso de casamiento no dijeron nada, solo se limitaron a escuchar con mucha atención cada palabra que el juez decía.

–Así que....Yulia Volkova, aceptas a Elena Katina como tu legitima esposa?

El juez dijo sus palabras mirando fijamente a la pequeña.

–Claro, por eso estoy aquí  ...acepto!!! –  la chica respondió con mucho entusiasmo.

Al oír la respuesta de la pequeña, El juez se dirigió esta vez a Lena.

– Y tu Lena, aceptas a Yulia Volkova como tu legítimo esposo… digo esposa?

–Mmm pues si – Lena contestó tímidamente mientras volteaba a ver a Yulia, ella se sorprendió al verla tan serena sonriendo, casi podía jurar que estaba orgullosa de estarse casando con ella y ese hecho de cierta forma le dio un gran alivio el cual ella no esperaba. Miró nuevamente al juez mientras de su boca salían las palabras que le cambiarían por completo la vida a ambas – acepto!!

– Bien, firmen aquí y su huella de este lado.

Con esfuerzos ambas chicas lograron firmar el acta de matrimonio.

–Listo es todo– el juez dijo dándoles una sonrisa.

–En serio? ....ya? Estamos casadas?

–Si, enhorabuena ya puede besar a la novia.

–Ja! no fue tan malo como lo imaginé.

Yulia dijo bobamente, mientras abrazaba a Lena y besaba su frente, por otro lado Lena se quedó helada ante el repentino acto que para nada se esperaba.

–Tomen, aquí esté el acta... que legaliza su matrimonio. La original y la copia. Felicidades.

–Toma esposa... tu conserva el original.

–Ok –Lena lo guardó en su bolsa sin decir nada más.

–Y yo me quedo con la copia.

Yulia dobló la hoja y lo metió en la bolsa adentro de su chaqueta.

Después, ambas salieron del lugar.

–Oye a dónde vas – La morena preguntó cuando miro a su ahora esposa caminar en  dirección contraria.

–Pues, a mi habitación.

–Pero nos acabamos de casar, se supone que ahora debemos estar en una sola.

–Oh!....es verdad, perdón soy nueva siendo esposa; no tengo idea de cómo actuar.

Ambas se empezaron a reír recargándose en la pared para no caer.

–Ven, vamos a la mía… es más grande , te encantará.

–Está bien.

Apoyándose mutuamente, subieron al elevador dirigiéndose la suite de Yulia.  

–Woow en serio, una suite?

La pequeña no le respondió, solo se limitó a abrir la puerta con mucha dificultad; luego le sonrió con picardía. A Lena no le dio tiempo de reaccionar cuando Yulia la cargó en sus brazos al estilo novia; quedó perpleja por la forma tan fácil en la que la pequeña la levantó como si no pesara nada. Tal acto hizo que la pelirroja se empezara a poner colorada.

–Qué...qué haces?

–Es la tradición que entremos así en nuestra noche de bodas – dijo con la voz ronca mientras la miraba con un intenso deseo.

–Ah si – la pelirroja comenzó a sentirse nerviosa pero aun así, decidió cooperar envolviendo sus brazos en el cuello de la morena y se sostuvo con fuerza.

–Solo no me vayas a tirar – dijo tímidamente.

Por otra parte, a Yulia poco a poco le fue creciendo el deseo de querer poseer a la mujer en sus brazos por lo dulce y bella que era.

Se rió entre dientes –te prometo que no... Confía en mi Lena.

Al estar adentro, la pequeña bajó a su esposa cerrando la puerta con seguro mientras que la pelirroja miraba alrededor del lujoso lugar sorprendida por lo hermosa y elegante que era.

–Vaya, que hermoso lugar… mi habitación es nada en comparación a esta.

–Es una suite VIP echa exclusivamente para mi – Yulia lo dijo como si fuera poca cosa, mordiéndose el labio mientras comenzaba a desnudarla mentalmente.  

Lena se paró enfrente de ella mirándola a los ojos.    

– No me digas... me casé con una rica?

–No, con una rica no – sonrió – con una exitosa multimillonaria – ella dijo con mucho orgullo mientras guiñaba el ojo.

–Woow eso si que....no me lo espera....

Lena se tropezó y estuvo a punto de caer, pero la pequeña la atrapó envolviendo sus brazos en su cintura, mirando a su ahora esposa muy sorprendida por sus buenos reflejos al grado de lograr que se pusiera roja y se perdiera en su mirada.

–Estuvo cerca – Lena susurró sintiendo la cara de Yulia muy cerca.

–Si estuvo... muy… muy cerca – dijo mientras miraba sus labios con un intenso deseo.

–Gracias por salvar...me – la chica estaba completamente perdida en el increíble rostro de Yulia y poco a poco sus caras se fueron acercando más y más.

–No hay problema – la morena respondió mientras tragaba saliva.

Un silencio se manifestó en esa sala por un minuto hasta que Yulia decidió tomar el primer paso y cerró distancia con la chica que tenía en sus brazos y la empezó a besar  apasionadamente.

La pelirroja gustosamente respondió a su beso con la misma pasión, ya qué la atracción y el deseo fue lo que las hizo ir más lejos. Yulia nunca soltó la cintura de Lena, sabía lo que quería, pero la pelirroja querría lo mismo? Ella necesitaba saberlo.

–Lena yo... – se aclaró un poco la garganta antes de continuar – realmente necesito hacerte mía esta noche o de lo contrario creo que podría morir.

A Yulia le preocupó que Lena se quedara callada, no había respuesta, por lo que estuvo a punto de soltar su cintura esperando lo peor, el inminente rechazo de Lena.

Pero antes de que eso pasara, Lena envolvió sus brazos en el cuello de ella y sus piernas en su cintura mientras la volvía a besar con mucho entusiasmo.

Entonces una voz sensual salió de sus labios –llévame a tu cama.... Yulia.

La pequeña no pudo sentirse más excitada y feliz en ese momento.
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por Kamila el Dom Dic 16, 2018 3:19 pm

Emocionante capítulo ehhhh ya quiero leer más
Kamila
Kamila

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 01/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por Fati20 el Dom Dic 16, 2018 4:02 pm

Hay que emoción leer más de la historia, la verdad ya estaba preocupada de no saber más de la autora espero pronto resuelvas el problema del wifi y tenerte por aquí más seguido
Fati20
Fati20

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por mary el Dom Dic 16, 2018 5:28 pm

😍😍😍😍 me gustó mucho este capítulo gracias

Enviado desde Topic'it
mary
mary

Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Lun Dic 24, 2018 12:54 pm

Hola chicas, cómo han estado? Siento haberme ausentado esta semana, pero por lo general para estas fechas siempre salgo de viaje con mi familia y pues, hoy como sé que viene Santa, quise dejarle dos capítulos que encontrarán debajo del árbol de navidad.

Les deseo mucha paz, tranquilidad, felicidad, salud, éxitos… todo lo bueno del mundo y que el año nuevo sea mejor que este 2018 que aunque todavía falten algunos días para que acabe, siempre hay que pensar que todo lo bueno hay que decretarlo!!

Un beso

A leer!!


Capítulo 4: Luna de miel


Desde pequeña, Elena Katina fue una chica intrépida y decidida, jamás se echaba para atrás sin importar que tan loca era la aventura en la que se había arriesgado, siempre había sido así, el dolor de cabeza de los Katin, la menor de 4 hermanos y al menos alguna vez, todos los miembros de su familia, habían tenido que lidiar con alguna de las ocurrencias de Lena. Cómo a los 7 años que quiso preparar un guiso para su padre en su cumpleaños, quien en aquel entonces aún vivía, a Inessa la madre de Lena casi le da un paro cardiaco al ver como la cocina de su pequeño restaurante humeaba sin parar y como su pequeña hija gritaba por ayuda, ella no dudó ni dos segundos en sacar primero a Lena del lugar y apagar la estufa que se quemaba utilizando un extintor. Ese día Inessa agradeció haber llegado a tiempo antes de que el lugar ardiera por completo. Intentar cocinar sin ayuda de nadie a su corta edad, fue la primera locura que a Lena se le había ocurrido...

–Eres igual de loca que tu padre – decía su madre mientras limpiaba la sangre de la frente de Lena.

–Lo siento.

–Diablos Lena no puedo creerlo casi nos dejas en la calle– decía su hermano mayor mientras barría junto con sus demás hermanas el desastre en la cocina.

–Iván, que te he dicho de ese vocabulario!!!

–Lo siento padre.

El padre de los chicos se acercó a Lena con su mirada muy seria, se inclinó lo bastante para que la pequeña niña lo viera a los ojos, todos se quedaron en silencio y salieron del lugar dejándolos solos. No había necesidad de que Sergey les dijera que salieran, su seriedad lo decía todo pues muy limitadas veces el actuaba así. Sergey siempre fue alegre, pero cuando trataba cosas importantes él era bastante serio y Lena también lo sabía por lo que empezó a sentir miedo.

–Lenita– su tono de voz se escuchó muy tranquilo para estar molesto –hija, lo que hiciste hoy fue una terrible locura. Estuvimos a punto de perderte, estás consiente de eso?

–Perdón– dijo entre sollozos –yo no quería que esto pasara, yo solo quería darte una sorpresa a ti por tu cumpleaños. Creí que... creí que podía – dijo mientras se echaba a llorar desconsoladamente.

–Oh Lenita– él la miraba con mucha ternura– tu madre tiene razón eres igualita a mi... intrépida, con ganas!! Cuando se te mete una idea en la cabeza no importa que tan loca sea, tu lo pones en práctica, igualita a su padre!!!

El padre de Lena comenzó a acariciar su mejilla y la pelirroja le sonrió levemente.

–Pero hija....si vas hacer una locura, trata de que esta no ponga en peligro tu vida... piensa antes de actuar, puedes prometerme que de ahora en adelante harás eso?

–Si.

–Si que?

–Pensaré bien antes de hacer una locura que me cause daño....

–Siempre?

–Siempre...


~~*~~

"Que estoy haciendo?....Qué estoy haciendo?"

Lena se decía repetidas veces lo mismo, mirando el techo de aquella recamara lujosa mientras su esposa se mantenía entretenida besado su cuello con mucha dedicación.

"Estoy dejando que una mujer me toque!!!"

Yulia mordió su cuello con toda la intención de dejarla marcada y Lena se puso tensa.

"Oh no, detenla...detenla a ahora!!"

–O…oye.

–Mmmm? – Yulia comenzó a morder su oreja y en el momento que sintió su lengua caliente bajar por su mandíbula no pudo evitar cerrar sus ojos y gemir.  

Y el poder entrar en razón fue cada vez más difícil…

–Eres tan hermosa!!...

El escucharla decir eso, no le ayudaba a volver a la realidad. Yulia rodeó su cuello con uno de sus brazos. A ella le gustaba esa voz ronquecina que demostraba que se había pasado con el alcohol tanto como ella, aquella mujer era muy pasional y Lena dedujo que sabía perfectamente que hacer y cómo hacerlo.

–Ahh...oh Dios – Lena jadeó cuando sintió la rodilla de Yulia levantarse y tocar su intimidad al mismo tiempo que mordía su mejilla de una forma algo brusca, pero a ella no  parecía importarle, todo lo contrario; la hacía excitarse más. Ambas estaban de pie al lado de la cama devorando sus labios mutuamente, hasta que Yulia se separó un poco de ella con su respiración agitada y la miró a los ojos sonriendo complacida, antes de inclinarse y atacar su cuello, haciendo que la pelirroja se aferrara a sus hombros para que no cayera pues sus piernas le temblaban y perdían fuerza poco a poco.

–Tu cuello… es exquisito – la voz ronca de la morena comenzaba a descolocarla de sobre manera y no tuvo duda que aquella sería la experiencia sexual más electrizante de su vida.

Yulia la tomó de sorpresa al tumbarla sobre su cama para después subirse sobre ella.

La sonrisa de la morena era tan sensual que le causaba un sonrojo inmenso en las mejillas de su esposa. No podía verse en un espejo para ver que tan rojo era el tono de sus mejillas, pero sentía el calor en ellas, así que dedujo que estaba tan roja como un tomate, dio gracias que la iluminación estuviera bastante baja, de lo contrario moriría de vergüenza, por otro lado no podía creer que una mujer la hiciera sentir así, jamás había ocurrido ni siquiera aquella vez en la que sus hermanas jugaron con ella con el fin de definir su sexualidad.

La habían hecho salir con una chica bastante bonita, pero tanto para ella como para la desconocida; aquella cita arreglada había sido tan vergonzosa que terminó mucho antes de que el plato principal llegara a su mesa.

Pero ahí estaba, recostada sobre la cama de otra desconocida que en tan solo un par de horas la había descolocado enormemente.

Yulia la miró con los ojos brillantes, y a pesar de la oscuridad de la habitación, ella podía verse reflejada en esos ojos tan preciosos que tenía frente a ella. Parecía que se podría derretir con ese par de ojos azules que la miraban fijamente sin pestañear.

La mente de Lena comenzó a darle una mala jugada una vez más…

"Detente!!! Es una mala idea, esta es una locura!!! Una locura de las malas de las que te harán daño"

Los efectos del alcohol comenzaban a perder su efecto más y más haciéndola ver las cosas más claras.

Pero su cuerpo actuó antes que su mente y cuando se dio cuenta, sus manos ya se habían enredado entre la larga cabellera de Yulia, haciendo presión en su cabeza para unirse con rapidez a sus labios antes de que su subconsciente la hiciera cambiar definitivamente de opinión.

Yulia estaba aceptando su beso con mucho gusto pues le gustaba como sus labios  se amoldaron a la perfección a los de su nueva esposa toda ella se sentía bien para su deleite y quiso más de ella así que sin permiso metió su lengua en su boca tomando por sorpresa a su pelirroja la cual abrió los ojos como platos al sentir la entrometida lengua de Yulia en su boca sin aviso alguno, y eso hizo que perdiera el uso de la razón y supo que su conciencia ya no la iba a molestar por el resto de esa noche...

Los labios de Yulia sabían lo que hacían. Eran expertos y sus besos eran cálidos, calientes, incluso demasiado para que  Lena se pudiera mantener consciente de que quería más de ella.

Sus manos acariciaron su espalda, bajando por sus costados intentando deshacer su chaqueta, por lo que Yulia se tuvo que separar de sus labios  momentáneamente  para quitarse su chaqueta y de paso, su camiseta velozmente.

De inmediato las manos de Lena no se hicieron esperar y se fueron directo al abdomen de la pequeña. Su piel era demasiado suave "imposible dejar de acariciarla" se decía así misma y sus labios se habían posado en uno de sus hombros, mordiéndolo con hambre.
Entre sus piernas sentía un calor muy peculiar y antes de que pudiera darse cuenta, sus manos estaban bajando la cremallera de sus pantalones.

Las luces de la gran ciudad se colaban por la ventana dando un toque más romántico, digno para una luna de miel.

Yulia se bajó de Lena sin separarse ni un momento de ella. Con su mirada penetrante comenzó desnudándose frente a su esposa sin pena alguna, mostrándole como su sensual sujetador negro resbalaba por sus brazos cayendo al suelo dejando al descubierto sus pequeños pero firmes pechos. Ella se sentó a ahorcajadas en el vientre de Lena mientras en su cara aparecía una sonrisa con picardía y sin ningún aviso, tomó las manos de la pelirroja y la hizo tocar sus pechos.

La pelirroja parpadeó un par de veces, convenciéndose a sí misma de que no era un sueño, sino que realmente sus manos estaban sobre los senos de otra mujer. Una muy hermosa.
Y lejos de molestarle quedó encantada con ellos. Eran hermosos y suaves como el resto de su cuerpo. Estos llenaron el espacio entre sus dedos y no pudo retener el deseo de apretarlos, casi podía jurar que habían sido formados única y exclusivamente para sus manos, pero Lena desechó esa idea absurda pues creyó que era tonto pensar en eso por qué había sido una casualidad que se conocieran.

La pequeña comenzó a morderse el labio mientras ella los movía y los apretaba sacando descarados jadeos de su boca.

-Lena...- Un susurro con su nombre la hizo sentir mil mariposas en el estómago. Pero no contestó estaba totalmente embobada con los pechos de la pequeña.

Su piel era tan suave que no podía solo contemplarla y acariciarla, quería probarla y al parecer Yulia quería lo mismo, pues sus manos se enredaron en el cabello de ella dándole excitantes tirones en su cabello a la vez que la acercaba su pecho derecho a la boca de Lena, la cual actuó por voluntad propia y comenzó a saborear su pezón. Podía oler su aroma embriagante, aroma a vainilla. Podía escuchar su dulce respiración entrecortada, sentir su sensual espalda arqueándose cada vez que chupaba y mordía su pecho y los besos tiernos que ella le propinaba en su nuca como recompensa por su excelente desempeño.

"¿Realmente le estoy provocando tanto placer? "

Lena se lo estaba preguntando cuando de un repentino empujón, volvió a ser tumbada en la cama y de la nada las manos de Yulia aprisionaron sus muñecas contra la almohada,  mientras se inclinaba ante ella, quedando a pulgadas de sus labios y de inmediato sintió la necesidad de zafarse de ese agarre para besarla; la tenía cerca, pero no lo suficiente como para alzar la cabeza y tocar sus labios.

Sabía que Yulia quería disfrutar, pero algo le decía que ya era su turno de disfrutar.

- Es tu primera vez cierto? - dijo con su voz entre cortada mientras le regalaba una leve sonrisa.

-Jaja por supuesto que no Yul, yo...

-Me refiero, con una mujer - Yulia la interrumpió - Esta es tu primera vez con una mujer cierto?

Lena tragó saliva y se quedó callada. Por supuesto que era su primera vez con una mujer, jamás en su vida se le había pasado por la cabeza hacer el amor con alguien de su mismo sexo hasta que la conoció a ella, por lo que optó por no decir nada, en cambio se mordió el labio aunque no por mucho tiempo. Ya que los labios de la pequeña se pegaron en su cuello y sintió sus pechos desnudos contra la fina tela de su vestido de novia.

Lena pudo sentir su corazón palpitar al mismo ritmo frenético que lo hacía el de Yulia. Sin poder evitarlo jadeó, y suspiró profundamente cerrando los ojos, notando una suave corriente eléctrica que bajaba desde su nuca hasta su espalda. La pelirroja se dejó llevar, se dejó hacer lo que a Yulia se le diera la gana, quería saber cómo se sentía hacer el amor por primera vez con una mujer, así que sin más se entregó por completo a ella...
Sintió como las manos de la pequeña la soltaban para que sus manos pudieran recorrer sus costados en busca de la cremallera del vestido, cuando la encontró, la bajó tan lentamente que sintió que era una completa tortura para ella.

Así que volvió a tragar saliva, y se mordió el labio aprisionando un suave gemido que quería salir de su boca y tembló cuando se dio cuenta que cada vez estaba más cerca el momento en el que la hermosa mujer frente a ella la hiciera suya, y no sabía cómo reaccionar, en cambio Yulia se veía tranquila mientras sus expertos dedos hacían lo suyo.

Otro suspiro salió de sus labios al sentir que la tela bajaba por su cuerpo, pasando por sus pechos, abdomen, muslos y hasta salir por sus piernas. La pequeña lo quitó de un tirón brusco, y en seguida le quitó los tacones. Dejándola solo con la ropa interior.

Lena enredó su mano libre de nuevo en el cabello de su esposa y la besó, pegándola a sus labios con la misma intensidad de antes.

Su saliva era extremadamente caliente, y le encantaba. Su lengua hambrienta la hacía suspirar a cada segundo y las ganas de ser suya aumentaban con el paso de los minutos. Perdió la noción de la realidad hasta que sintió la mano de Yulia entre sus piernas...

"¿Cuándo había llegado allí?"

Se empezó a cuestionar mientras gemía fuerte, sin poder evitarlo.

Yulia siguió tocándola, pasando uno de sus dedos por entre sus pliegues, por lo que Lena tuvo que cerrar sus ojos, y lentamente arqueó su espalda, estaba entrando tan lentamente que la volvía loca.

-¡Oh Dios! - Lena tapó su boca rápidamente al casi gritar esas palabras cuando sintió el dedo de Yulia hundirse por completo en ella.

-Gime, gime en voz fuerte ... no te sostengas - Le ordenó de forma seria.

Yulia comenzó a mover más rápido su dedo experto y Lena se aferró a su cuello con necesidad, pegándola a su cuerpo, enterrando sus uñas en su espalda desnuda, marcándola con profundidad y ganas.

-Yul - susurró mientras que una de sus manos se acomodó en su mejilla y la acarició, acercándola a sus labios para poder besarla nuevamente.

Yulia salió de ella y terminó de desnudarla, tocando sus senos de forma suave por lo que Lena suspiró profundamente antes de cerrar una vez más sus ojos y soltar un gemido con su nombre al sentir su boca entre sus pechos.

Ella se dio cuenta que le gustaban que los besos de la pequeña estuvieran ahí y sin darse cuenta fue bajando su ropa interior con los dedos de sus pies, por lo que finalmente estaban  completamente desnudas.

Sobre ella tenía a esa mujer en una postura demasiado sugerente, mirándola fijamente.

-No me mires así.

-Por qué? - Yulia de momento se sintió confundida.

-Es demasiado para mí ...

Yulia le sonrió mientras abría las piernas de su esposa - Te acostumbrarás - dijo con presunción.

Era una sensación extraña y excitante al mismo tiempo para Lena, y quiso cerrar sus piernas, manteniéndose tímida frente a la pequeña los nervios ya se habían apoderado de ella, dicho acto le había causado gracia a Yulia, así que se inclinó hacia la pelirroja - Eres hermosa - Susurró contra sus labios y algo tan simple como eso, desarmó a Katina por qué fue fácil abrir sus piernas y acomodarse entre ellas rozando su intimidad con la suya. Lena se tapó la boca al escucharse gemir fuerte sin que pudiera evitarlo, era demasiado para ella.

Yulia comenzó a moverse, rozándose contra Lena, frotando sexo con sexo lo más cerca que pudo, jadeando sobre sus labios.

Mientras llenaba el cuello de su esposa de besos con cada embestida, su cuello acabaría lleno de chupetones y de lamidas cálidas. Su saliva ardiente se paseó por su piel y su lengua experta la hacía temblar haciéndola gemir incansablemente.

Las manos de Lena se acomodaron sobre su espalda y la apretó más a ella. Sus pechos se rozaban, ella podía sentir sus pezones duros e inquietos sobre los de la pequeña, chocando, pasando por su piel sin descanso. Y gimió fuerte por cada embestida, su voz y su cuerpo sensual eran solo para Lena, solo ella podía llenar esa habitación con sus sensuales grititos de placer que volvían loca a la morena. Ella tragó saliva, tenía la boca seca de tanto jadear y gemir y la humedad de ambas comenzó a crecer entre sus piernas...

La vista de Lena se nubló con sudor al tiempo que arqueaba su espalda, buscando más contacto si era posible.

Las caderas expertas de Yulia la dominaban, empujando contra ella, embistiéndola como una loca. El clítoris hinchado y jugoso de Yulia jugaba contra el de Lena; ella podía sentir como sus pieles húmedas se despegaban y volvían a chocar, provocando un pervertido sonido. El ambiente era tan erótico que nunca se imaginó que ella viviría una experiencia así… Aquello la estaba volviendo loca.

-Más por favor!! - La voz de Lena apenas fue audible.

Las caderas de ambas se movían con armonía entre si. Lena tiró de los cabellos de Yulia y arañó su espalda, enterrando sus uñas en su piel.

-Lena... Lena - A Yulia le excitaba sentir el salvajismo de su esposa contra su piel, tanto como sentir su coño rozar con el suyo.

De pronto, su cuerpo empezó a moverse de manera frenética, rozándose contra su esposa de forma ruda, rápida y seca. A Lena le encantaba.

Se besaron como nunca antes había imaginado que lo haría con otra persona. Lena pudo darse cuenta que la pequeña había terminado al escuchar su esplendoroso orgasmo contra sus labios. La pelinegra pegó su frente a la de ella jadeando. Pero no se detuvo sino que aceleró sus movimientos con las últimas energías que tuvo hasta que Lena tuvo su orgasmo también.

Los gemidos habían parado, solo la respiración de ambas era lo único que inundaba la habitación, Yulia recargó su frente en la de ella nuevamente mientras las cubría a ambas con la sábana incapaz de hablar. Poco a poco su respiración se fue calmando mientras se quedaba dormida sobre Lena, con una sonrisa de satisfacción.

Por otro lado la cabeza de Lena comenzó a enfriarse…

-Oh no...Qué he hecho?- se dijo así misma cuando su mente comenzó a aclararse, pero ya no había marcha atrás, la locura ya estaba hecha y solo pudo rezar por qué no terminara mal e incapaz de moverse; comenzó a caer en un sueño profundo al igual que su esposa .

Arrow Arrow
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Lun Dic 24, 2018 12:59 pm

Capítulo 5: "Conociendo al cuñado"

Punzadas en la cabeza, excesivas ganas de vomitar, cuerpo cortado, nunca antes en su vida Lena Katina se había despertado con tantos malestares, pero a medida de que iba recuperando más y más la consciencia se fue percatando de que aquella cama tan cómoda con sábanas de seda no le pertenecía, también fue consciente de su desnudez por lo que el pánico no se hizo esperar.

Lentamente giró su cabeza ya dándose una idea de lo que se iba a encontrar, pero su sorpresa fue tan grande al darse cuenta de que no se trataba de un chico si no de una chica, una muy linda, con cara de bebé que dormía boca abajo abrazando una almohada y con la espalda completamente desnuda, utilizando la misma sábana que cubría el resto de su cuerpo desnudo.

Lena cubrió su boca con sus dos manos para amortiguar el grito que quería salir de sus labios con fuerza, pues despertar a la chica no era una opción, así que salió de la cama con cuidado tratando de no hacer tanto ruido; luego tomó su ropa dispersa en la recámara para cambiarse en la sala y acto seguido salió del cuarto alejándose rápidamente.

Llegar a un lugar jamás se le había hecho tan eterno como en esos momentos cuando entró a su habitación cerrando con seguro para después recargarse en la puerta y finalmente soltar el grito que estaba conteniendo.

–Que hice!!!? Dios mío qué hice!!!?– sostuvo su cabeza horrorizada.

Poco a poco comenzó a recordar todo detalle desde que entró al bar y comenzó a tomar desesperadamente hasta cuando conoció a la chica guapa con cara de bebé pero sobre todo cuando se casó con ella he hicieron justicia a la tradición de la noche de bodas al acostarse y tener sexo.

El impacto de su realidad fue tan grande que se quedó por un tiempo en silencio mientras trataba de tranquilizarse, pero solo consiguió dejar de temblar un poco pues el shock aún estaba presente.

–No... no puede ser, esto es una pesadilla.

Pero en eso ella recordó algo muy importante de la noche anterior así que de inmediato corrió a su bolsa y cuando la abrió comprobó por si misma que no era una pesadilla, sus manos temblaron mientras sostuvo el acta de matrimonio que le había dado la chica con cara de bebé después de que hubieran legalizado su matrimonio, ella poco a poco se fue desplomando en el suelo.

–No puede ser... que he hecho... y ahora como me voy a librar de esto ?

Con un nudo en la garganta, las lágrimas le empezaron a brotar sintiéndose aterrada.


~~*~~


Por otro lado Yulia Volkova sonrió perezosamente aferrándose más a sus sábanas sin tener la mínima intención de levantarse.

Había escuchado a su compañera salir y aunque no recordaba nada del día anterior a partir de que empezó a tomar, era muy obvio que se había acostado con alguien y estaba feliz por haber cumplido su cometido.

Y a diferencia de Lena, la migraña era algo a lo que Yulia ya se había acostumbrado y de cierta forma le había agarrado cariño a ese dolor que ya era parte de su vivir diario, todo estaba bien, solo había un inconveniente, ella ya no acostumbraba a llevar a nadie a su cama, mucho menos a la de su casa, cuando se acostaba con alguien siempre utilizaba otra habitación o iba a otro hotel sólo para tirarse a la chica y luego salir de ahí como si nada.

Sin tomar tanta importancia al asunto se levantó para ir a la cocina y servirse un vaso de agua junto con una pastilla para la migraña, luego se dirigió al baño a tomar una ducha, que duró 10 minutos y después se puso ropa cómoda ya que no tenía la intención de salir ese día.

A los pocos minutos, su momento de relajación fue interrumpida por su asistente el cual entró sin siquiera tocar la puerta.

–Señorita disculpe por entrar así ,pero hay un problema.

–Si eso pensé, tu rostro pálido lo dice todo – suspiró –... puras malas noticias, habla.

–Su padre llamó, su boda se adelantó.

–Que?

–Será mañana.

–Mañana?

La cara de Yulia reflejó pánico sin saber que hacer. Ella definitivamente no quería que ese casamiento se efectuara, pero no había impedimento para que se cancelara o al menos eso creía.


~~*~~

Lena Katina discutía con el encargado para que la dejara estar más tiempo en su habitación ya que la reservación que había hecho terminaba ese día.

–Pero no entiendo cual es problema? Te voy a pagar ahora mismo los demás días.

El encargado la miró con cara de fastidio y luego regresó su mirada a su computadora. A él se le había dado la orden de no permitir que aquella huésped se volviera a hospedar en el hotel Beowulf y estaba muy decidido a cumplir con la orden.

–Lo lamento, pero esa habitación será usada hoy; si la quería más tiempo lo hubiera dicho dos días antes.

–Bien, si no me quiere dar esa habitación entonces deme otra – Lena suspiró cansada.

–Lo siento, ya no hay habitaciones disponibles.

Esta vez ni siquiera se tomó la molestia de verla a los ojos, Lena pudo notar el poco interés en ayudarla lo cual le molestó mucho y justo cuando estaba a punto de reclamar, sus ojos se ampliaron al ver al juez que la había casado con la linda chica con cara de bebé un día antes. Él estaba detrás del encargado del hotel sonriéndole amistosamente.

–Todo bien señorita?

–Eh...si…si todo bien – Lena se sentía avergonzada, así que se limitó a bajar la mirada, ese tipo las había visto borrachas y se habían dejado chantajear para legalizar su matrimonio.

"Fraude, este tipo de seguro ni es juez" se decía así misma.

–Por qué no le das a la señorita lo que quiere?

–Por que lo que quiere es una habitación y ya le dije 100 veces que ya no hay – el encargado dijo mirado molesto a Lena, luego se acercó al chico y le susurró al oído – Además ella es la chica que la Madam Volkova vetó por aventarle un pastel el otro día.

Los ojos del juez se ampliaron por la noticia – no me digas...ella – la señaló.

–Sí señor.

–Woooh!! ahora me caes mejor que antes – dijo emocionado incomodando a Lena.

–Escucha, no importa lo que haya dicho la patrona mayor, ella ya no puede ser vetada, ya está en otro nivel.

El juez agarró la copia de la llave de la habitación de Yulia y se las entregó a Lena, la cual las miró confundida.

–Estás loco!!? Que no sabes a que habitación pertenece esa llave?

– Claro que lo sé, tonto más respeto – Le respondió de la forma más tranquila del mundo.

–Pero si son las llaves de Madam Volkova!!! Me asesinará por hacer eso..... y tú mujer, devuelve esa llave ahora!!!

El chico estiraba la mano para que Lena se la devolviera y justo cuando ella se las iba a entregar, el juez le contestó.

–Si yo fuera tú, pensaría dos veces antes de arrebatarle la llave del cuarto a la esposa de Madam Volkova, igual ya estás muerto por haberle negarle algo a su esposa, no crees?

–QUE!!? La... la… la esposa de Madam Volkova!!!??

El chico empezó a temblar y ya no miraba a Lena con fastidio o enojo, sino con temor.

–Ah no ...no...Yo no – la pobre chica ya ni sabía que decir ni cómo reaccionar.

–Si aprecias tu trabajo y te queda un poco de respeto por la persona que tienes enfrente, será mejor que mandes a alguien a llevar sus cosas a su habitación o mejor aun .... por que no lo haces tú!!!!

El juez dijo con mucha autoridad y de inmediato el tipo saltó la barra y tomó las maletas de Lena de sus manos luego se inclinó enfrente de ella pidiendo perdón para después subir corriendo las escaleras con las maletas, Lena ya ni sabía como reaccionar después de eso, mientras que el juez se acercó a ella sin dejar de sonreír.

–Me permite que sea yo quien la que la escolte a su habitación?

–Ah.. ah es que yo.... no creo que sea...

–Vamos, yo insisto.

El juez no dejó que Lena terminara su frase y tomándola del brazo se adentró con ella al elevador tomándola de los hombros para que no se le escapara.

En cuanto las puertas se cerraron, hubo un silencio el cual Lena vio como una oportunidad para arreglar el problema y en un tono desesperado se dirigió a él.

–Escuche... lo de ayer fue un error, estaba muy tomada y no sabía lo que hacía. Por favor, anule el matrimonio, si?

–Vaya!! me sorprende que usted recuerde bien lo que pasó ayer, Yul siempre ha sido muy torpe con el alcohol, ni aunque se esforzara mucho, lo recordaría – el chico se empezó a reír como si nada.

–Eh? Eso no me importa yo solo quiero que anule el matrimonio.

–Mira, yo te entiendo que cometiste un error el cual jamás hubiera cometido si hubieras estado en todos tus sentidos, pero ya está y no se puede cambiar por muchas razones, la principal es tu nueva esposa.

–De qué hablas?

–Pues verás, no eres la única que se hubiera atrevido a casarse con una desconocida, Yul tampoco lo hubiera hecho si estuviera sobria – empezó a reír – por qué dudo que ya se conocieran antes, conozco a la perfección al tipo de mujeres con las que a ella le gusta estar, casi el 90% son modelos, pero oye, no te estoy diciendo que tú seas fea.... eres linda y ya me caes bien, aunque apenas y te conozco.

–Disculpe?

–Escucha, conozco a mi hermana, jamás formalizará una relación en su vida y es por eso que no puedo anular el matrimonio, ella no lo sabe aún pero la verdad le conviene mucho que este casada contigo.

–Espera, cómo que tu hermana!!!?

–Oh si, claro no me he presentado cierto? jajaja es por la emoción, perdona – el chico se paró derecho y le extendió su mano – hola me llamo Nikolay Volkov, soy el hermano mayor de Yulia, la mujer bajita bonita con la que ayer te casé, es un placer ya tener una plática digna contigo... cuñada.

Al escuchar eso, Lena comenzó a ponerse pálida y a perder el equilibrio de sus piernas, se recargó en la pared del elevador casi desmayándose, pero el chico la sostuvo antes de que se desvaneciera.

–Woow! Estás bien? Te pegó fuerte la noticia no es así?

A él le parecía divertido la situación, pero a Lena no, ella quería morirse; no sabía que decir, así que permaneció en silencio.

De pronto el elevador se abrió y Nikolay salió estirando su mano para que Lena la tomara pero ella solo negó con la cabeza mientras que su rostro reflejaba mucho miedo.

–Oh vamos, tranquila. No dejaré que mi hermana te haga nada malo.

Sin decir más, tomó a la pobre y aterrada chica del brazo y la sacó a la fuerza.

–Además, eres su esposa. Hasta me dio mucho dinero para casarlas. Jajaja.

–Cierto!! Si eres su hermano, por qué aceptaste el dinero?

–Bueno, solo quería seguirle el juego, me pareció divertido, la verdad es que Yulia cuando se emborracha no es capaz de reconocer a su familia. Cuando llegó contigo, me negué a casarlas por que lo tomé como una locura más de mi hermana pero.... rápido me di cuenta que no era tan mala idea.

–No te entiendo nada. Ayy! dios que van hacer conmigo!!!?

–Jaja, eres muy dramática y exagerada, cuñada.

–Por favor, no me digas así!!

–Por qué no? Si es lo que eres... además déjame decirte que Yulia se rayó con tremenda guapura con la que se casó.

El jovén miró con mucha ternura como la cara de su querida cuñada comenzaba a ponerse roja por su comentario.

–En fin, esta es su habitación. Lista para entrar?

–No... No quiero!!

–Que linda – rió – Bien, entremos.

Nikolay abrió la puerta y entró sin pedir permiso, agarrando de la mano a Lena para que no se escapara. Caminaron a la sala y ahí vieron a Yulia sentada con cara de pocos amigos mirando el televisor apagado mientras sostenía un vaso de limonada, mientras que Dima estaba parado al lado de ella con evidente incomodidad.

–Si me vienes a dar otra de tus tontas ideas, será mejor que te vayas, ahora no estoy de humor para eso.

–Ehh, pero si no he dicho nada aun – su hermano hizo puchero tratando de actuar adorable.

–Oh, joven Nikolay bienvenido, quien es esa linda chica que viene con usted?

En eso Yulia volteó a ver a su hermano y a la chica que iba con él. Cuando Lena notó los penetrantes ojos azules de Yulia sobre ella, se sintió intimidada y para evitar esa mirada se escondió detrás de Nikolay.

–Qué haces? Te sientes mal?

Lena no dijo nada, solo agachó la mirada.

–Quién es ella, acaso es tu novia? Ya te volviste bisexual ? O estás experimentando? – Yulia trató de burlarse.

–Jajaja, que graciosa. Pero no, por desgracia no.

En eso el encargado que llevaba las maletas de Lena, entró muy agitado.

–Sus maletas señor.

–Oh bien, el cuarto de Yul está por allá. Dima qué tal si ayudas al joven a acomodar la ropa de las maletas junto con las cosas de Yul, quieres?

–Ah… si claro, se va a quedar aquí la joven?

–No yo no... Ella.

Nikolay dijo sonriendo mientras señalaba con el pulgar a la chica detrás de él.

–Qué clase de broma es esta Kolya?

Yulia aún se mantenía tranquila mientras le daba un sorbo a su limonada. Ella dedujo que era otra de las estúpidas bromas de su hermano que acostumbraba a hacerle, nunca se imaginó lo que vendría.

–Ah no, ninguna broma, esta vez no bromeo. Deberías estar feliz de que ya te traje a tu... ES–PO–SA a vivir contigo.

El chico hizo mucho énfasis a la palabra "esposa"

En eso Yulia escupió la limonada.

–Perdón, escuché bien?– Dima también se sorprendió por lo que el chico había dicho – esposa?

–Si Dima, tal vez no entiendas la situación pero en resumen, ayer Yulia se casó con esta linda chica y yo estoy muy feliz de tener a tan tierna cuñada.

La morena se puso de pie en total estado de shock; su mano temblaba. En ese momento sintió como si el mundo le hubiera caído encima.


Arrow Arrow
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por Kamila el Lun Dic 24, 2018 5:31 pm

Feliz Navidad que la pases muy bien...
Kamila
Kamila

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 01/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por Fati20 el Mar Dic 25, 2018 9:01 pm

Hola feliz navidad espero q estés pasando unos días increíbles. La verdad se te extrañaba horrores muchas gracias por el regalo de 2 capítulos ya quiero leer más saludos y besos
Fati20
Fati20

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Dom Dic 30, 2018 1:00 pm

Hola chicas, un fuerte abrazo. Hoy nuevamente les voy a regalar dos capítulos de la historia ya que no he podido postear entre semana.

Les deseo que reciban un año 2019 lleno de optimismo, felicidad, cosas muy positivas y lleno de amor. Un gran abrazo a todas y gracias por estar allí siempre.

A leer!


Capítulo 6: “La primera impresión”



–No es gracioso – Yulia finalmente habló después de haberse mantenido en silencio un minuto entero – Está bien que nos gusta hacernos bromas, admito que es divertido, pero bromear con esto no lo es, ni un poquito.

–Woow... me sorprendes, creí que perderías la cabeza, pero lo estás tomando con mucha tranquilidad y eso es bueno.

–No he perdido la cabeza por qué estoy segura de que esto es una broma – Se dio el lujo de sonreír aunque detrás de esa sonrisa, el pánico comenzaba a crecer pues Nikolay no dejaba de mostrarse serio y Yulia sabía que su hermano jamás mostraba seriedad, si no fuera por cosas que lo ameritaba.

–Te voy a refrescar un poco la memoria, anoche tú fuiste a mi despacho, al lado de esta chica hermosa que se esconde detrás de mí y me insististe para que las casara y si no me crees, puedes preguntárselo a ella – Kolya se hizo a un lado destapando a la pobre y asustada pelirroja.

Al instante Lena se sintió intimidada ante la penetrante mirada de aquella mujer, tanto que no pudo mantener el contacto visual con ella.

– Oye, pero no la mates con la mirada – volvió a escudarla  – ella no tiene la culpa de tener una esposa tan malhumorada, deberías de estar agradecida de que te haya hecho caso.

–Ya para esta estúpida broma!!!– La morena se levantó perdiendo la paciencia.

Pero Kolya la ignoró y le dio la espalda para dirigirse a su cuñada – lamentó que tengas que presenciar a esta mujer cuando está de malas, te sacaré de aquí. Por ahora ya no tienes que tratar con ella, qué tal si bajas a almorzar algo?, estoy seguro de que no haz comido nada cierto?

Lena asintió perdiendo la capacidad de hablar.

– Bien, oye Dima, acompañas mi cuñada a comer?

–Si – El asistente de Yulia se acercó a la chica –Señorita venga conmigo.

–Oh, pero deja tu bolso – Nikolay se lo quitó con delicadeza – trata de estar cómoda y come bien, de acuerdo?

Lena asintió sintiendo que no tenía otra opción más que decir sí a todo, así que se limitó a seguir al asistente de su esposa en silencio.

Por otro lado el hermano de la morena se sentó y con un movimiento de cabeza le insinuó a su hermana que hiciera lo mismo.

Y así lo hizo, la pelinegra se sentó en su sillón frente a él y miró con atención como su hermano metía la mano en el bolso de la chica.

– Es correcto que hagas eso con las pertenecías de una desconocida?

–Oh! no te preocupes solo estaba buscando esto – Nikolay sacó una hoja doblada y al desdoblarla la puso sobre la mesa para que Yulia lo leyera.

–Qué es eso?

–Un acta de matrimonio – los ojos de la pequeña se ampliaron – esta es tu firma – le señaló con el dedo y efectivamente era su firma – y esta es la de la chica – le enseñó del otro lado de la hoja – ahora si vas a creer que este matrimonio es real? O quieres más pruebas?

Una perturbada Yulia intentó tomar la hoja pero Kolya la alejó a tiempo.

–Ah-ah! no señor, tú no tocarás esta hoja por nada del mundo – el chico la volvió a doblar y la guardó en el bolsillo dentro de su saco – ahora yo me haré cargo de este documento.

–Por qué me haces esto?

–Puff! lo dices como si esto fuera una tragedia y yo fuera un hermano cruel – lo dijo en tono de broma.

–Y no lo es ?– Yulia lo miraba como si la hubiera traicionado.

–Mira yo solo hice lo que me pediste, querías que te ayudará a zafarte del compromiso en el que te metió papá y eso fue lo que hice.

–Ah...tú me ayudaste?

–Si eso hice.

–Y... me puedes explicar en qué me ayuda estar casada con esa mujer!!!? –  Yulia explotó gritándole a su hermano.

–Siempre con tu mal genio... Ponte a pensar Yulia, no te das cuenta!!? – la seriedad de Nikolay se hizo más evidente – a estas alturas ya no tienes que preocuparte de que papá te quiera obligar a casarte con ese tipo por qué tú ya tienes una esposa – él se acercó más sin perder contacto visual con ella – una esposa que no tiene idea de con quién se casó, así que podemos sacarle provecho no lo crees ?

~~*~~

Elena Katina jamás había tenido tanta comida a su disposición. También era la primera vez que se le daba tanta atención, que hasta le daba miedo.

Había sido colocada en la mesa que era exclusiva para gente importante, y su mesa estaba llena de veinte platillos diferentes para que ella escogiera lo que le apeteciera y por si eso fuera poco, tenía a tres meseros a su disposición.

–Quiere un poco de vino señorita?

–No, agua está bien – dijo con timidez.

–Los platillos son de su agrado o gusta que le sirvamos algo más? – le dijo otro mesero.

–No, todo está muy rico; gracias.

–Bien , si necesita algo más no dude en hablemos.

–Si gracias – Lena trató de comer en silencio para no llamar la atención.

A los pocos minutos, vio sentarse cerca de ella a dos mujeres guapas que desbordaban elegancia y buen gusto por las joyas caras.

Lena trató de no prestarles mucha atención pues entre más las veía, más sentía que no encajaba con tanto lujo.

–El hotel es hermoso!– dijo una de las mujeres con mucha emoción.

–Te dije que te encantaría, es uno de los mejores a nivel mundial y no solo eso, la actual dueña de todos los hoteles es de las nuestras.

–Le gustan las mujeres?

–Le encantan, dicen que se ha acostado con mujeres muy hermosas.

–Lo dices como si fuera muy fácil para ella llevarse a cualquiera a la cama.

–Pero claro!!! Ella es una diosa.

–No!! En serio? Ya la has visto?

–Por supuesto!!!! Tuve el placer de verla la otra noche, estaba divina y la vi salir con una chica española muy guapa – la mujer suspiró complacida – ojalá hubiera sido yo.

–Woow! ojalá la hubiera visto también.

–Escuché por ahí que ahora mismo se está quedando en este hotel.

–En serio!!? Crees que si le hablo me haga caso?

–No, si yo salto a sus brazos primero – ambas se echaron a reír.

Pero Lena, quién había escuchado toda la conversación, se levantó ya no soportando más escuchar hablar a esas mujeres de la mujer con quien había cometido el peor de sus locuras.

–Espere Señorita a dónde va? – el asistente de Yulia la detuvo cuando vio sus intenciones de escapar.

–Déjeme por favor!!– Lena rogó por que la soltara, no quería volver a ver a aquella mujer no después de lo que había escuchado.

–Lo siento señorita no puedo dejar que se marche, tenemos que regresar con el amo, Nikolay o estaré en graves problemas.

Lena suspiró derrotada y siguió al chico, ella era tan considerada que no quería meterlo en problemas por su culpa aunque eso significara volver con la mujer demonio, así es como la había catalogado desde ese momento.

~~*~~

–Ahora lo entiendes ?– Nikolay daba vueltas alrededor del sillón de la pequeña.

–En este matrimonio a ti te toca ser el esposo, lo que quiere decir que tu seguirás siendo la presidenta y podrás tener contento a nuestro padre y ya está!!! Todos felices.

–Me estás jodiendo!!! Esta es la solución más absurda, loca y estúpida que alguien me ha dado– dijo con mucha molestia pero tras unos segundos en los que su respiración estaba agitada, sonrió como si hubiera enloquecido – pero a la vez es brillante!!! – enfatizó con sus manos – tiene razón mi padre, solo quería que yo me casara a toda costa no importaba quien fuera mi pareja, es más hasta un perro podría haber sido mi pareja lo único que quería era el papel que lo legalizara.

–Así es Yul, esta chica no solo te está sacando de la insistencia de papá con el matrimonio, sino que también te está librando de cualquier tipo que quiera quitarte lo que más te ha importado en la vida...

–Mi puesto como presidenta.

Nikolay asintió.

–Solo hay un problema.

–Cuál?

–Me enferma el matrimonio.

–Nada que un divorcio lo solucione, pequeña Yul – Nikolay abrazó a su hermana sujetándola con fuerza de sus hombros – solo tienes que soportar esta vida por un año, ya después te inventas una pelea o algo y se divorcian, te aseguro que papá no te volverá a insistir que te cases después de un matrimonio fallido.

–Y por qué esperar un año? Qué tal un mes?

–No Yulia!!!– Nikolay se echó a reír –tiene que ser creíble así que tiene que ser mínimo un año.

–Oh está bien, creo que no tengo otra opción.

–Así se habla hermana, trae tu chaqueta.

–Por qué? A dónde vamos?

–A ver a papá entre más rápido lo sepa mejor – en ese momento Yulia recordó que su supuesta boda arreglada sería en un día, por lo que su hermano tenía razón no tenía más tiempo, por lo que asintió y se fue corriendo por su chaqueta.

Al salir de su habitación, Dima y la chica que ahora era su esposa, venían de regreso.

–A dónde van?– Preguntó su curioso asistente al verlos en los pasillos.

–Iremos a ver a mi padre a tratar asuntos importantes – lo dijo mirando fijamente a su esposa la cual se mantenía ajena a su mirada.

–Voy con usted?

–No, te quedas a cuidarla – su mirada penetrante aún estaba sobre de ella mirando con atención cómo se mordía el labio y la seguía evitando.

–Tú – se dirigió a ella – no se te ocurra salir de la habitación hasta que yo llegue, entendido?

Lena solo asintió con la cabeza y rápidamente se metió a la suite.

–Te hace falta tomar clases de cómo ser una buena esposa, hermanita.

–Cállate.

~~*~~

Tras varias horas la luz de la noche se hizo presente y en el tiempo en el que Yulia se había ido Lena se la había pasado llorando por todo lo que había vivido desde que conoció al amor de su vida y el cómo la familia tanto de ella como la de su amado se opusieron a su relación y el como terminó embarazada y luego abandonada hasta el momento en el que tontamente cometió el terrible error de casarse con una persona que a los ojos de ella, era mala muy mala. Después de un rato de llorar, tomó una ducha y se fue a sentar al sillón grande en completo silencio y suspiró frustrada pues no tenía ni idea de cómo se zafaría de ese infierno en el que se había metido, ella pensaba que la chica con cara de bebé también se opondría rotundamente a ese matrimonio pero aparentemente no era así...

"Ella quería seguir con esto? "Es una locura"

Se decía Lena a sí misma.

En ese momento, escuchó que la puerta de la entrada se abría y escuchó pisadas acercándose a donde estaba, entonces fue cuando por fin cruzó mirada con la elegante y arrogante mujer con cara de bebé la cual la miró con su seria y penetrante mirada.

Después de mirarse entre sí sin decir nada, Yulia se dirigió a la cocina y se sirvió un vaso de agua. Luego regresó a la sala y se sentó en su sillón y nuevamente miró a Lena.

–Lena Katina, cierto?

La pelirroja volvió a desviar su mirada y solo se limitó a decir que si con la cabeza agachada y ese acto empezaba a irritar a Yulia, pues nunca había soportado que alguien se mantuviera callado tanto tiempo cuando ella estuviera hablando.

–Que, acaso no puedes hablar? Eres muda?

La pelirroja negó repetidas veces.

–Pues, entonces habla niña estúpida!!! – Yulia por fin había explotado y no había nadie que la detuviera está vez – carajo!! solo esto le faltaba, una esposa inútil que le cuesta trabajo hablar.

–Ok, suficiente – Lena finalmente habló poniéndose de pie y caminó hasta estar frente a Yulia, y ante su mirada le arrebató el vaso con agua de su mano y para sorpresa de la pequeña, la chica ya no demostraba miedo o timidez si no que se veía furiosa y así se lo demostró cuando le aventó el agua en la cara sin pena alguna.

Dicho acto le trajo a la memoria a cierta chica que en días anteriores le había hecho algo similar pero en vez de agua había sido un pastel con lo que la había agredido.

–Si!!! Doña perfecta, mi nombre es Lena Katina y si cree que ya se ha conseguido a una esposa estúpida, que puede tratar como le plazca déjeme decirle que está muy equivocada,  no se que rayos quiere usted, pero sea lo que sea, tenga por seguro que me defenderé si es necesario, quedó claro enana malvada?

–Enana malvada?? – Yulia estaba muy sorprendida por el tan repentino cambio de ánimo de la chica enfrente a ella, nadie en la vida se había atrevido a faltarle al respecto y mucho menos le habían puesto apodos como ese y esa chica lo había hecho sin pena alguna.

Lena le dio la espalda a su ahora esposa y se fue caminado a la recamara  azotando la puerta tras de ella, mientras la pelinegra seguía en el mismo lugar con la boca abierta y con el rostro mojado mientras se seguía preguntando que rayos estaba pasando y justo cuando decidió ponerse de pie y enfrentar a su agresora, Lena salió de nuevo e instintivamente  volvió a tomar asiento sin decir nada, solo miraba a la enfurecida chica caminar hacia ella con una sábana y una almohada las cuales no tardaron en caer encima de ella.

–Ni crea que dormiré con usted.

Lena regresó a la recamara azotando nuevamente la puerta detrás de ella, en eso a Yulia no le quedó ninguna duda de que esta chica y la chica del pastel eran la misma persona.

–Pero con qué clase de mujer me fui a casar – dijo entrando en pánico.


Arrow Arrow
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Dom Dic 30, 2018 1:07 pm

Capítulo 7: “Me perteneces”


Se habían convertido en los peores días de su vida, Lena pensaba mientras miraba el techo de aquella alcoba que no era suya, que era la mujer más desafortunada del mundo y no solo eso, se cuestionaba el por qué había permitido que una mujer la tocara cuando ella estaba segura de no tener los mismos gustos que sus hermanas.

Por mucho que deseara que fuera un sueño, la realidad de Lena era muy triste.

Su novio la había abandonado con un bebé en camino y su ahora esposa era una mujer  arrogante y malhumorada que tenía toda la pinta de ser una persona que gozaba de ser infiel.

Soltó un suspiro mientras abrazaba su almohada trayendo a su mente una imagen de aquella mujer, su mirada fría y penetrante, su piel blanca y suave como la de un bebé.

–Al menos no es fea – susurró mordiendo su dedo mientas repentinamente una imagen de su noche de bodas apareció en su cabeza haciéndola sonrojar.

Pero aquella imagen no duró por mucho tiempo, pues el despertador de la mesita comenzó a sonar causándole molestias a la joven Katina, dispuesta a aventarlo contra la pared tomó el despertador pero sus ojos se ampliaron al ver que ya era muy tarde, así que simplemente se limitó a apagarlo y se levantó para tomar una ducha, asumiendo que su malvada esposa ya habría hecho lo mismo dejándola sola.

Tras varios minutos salió de la recámara bañada y bien vestida y lo primero que hizo fue inspeccionar el lugar.

Para su sorpresa, la malvada esposa no había ido a ningún lado, aún se encontraba sentada en el sillón grande con sus sábanas en las piernas mientras miraba hacia la nada con sus brazos cruzados, Lena notó que también traía la ropa del día anterior y pensó que tal vez debió arrojarle una de sus pijamas antes de irse a dormir.

Pero en eso repentinamente la mujer la volteó a ver con su mirada que intimidaba a cualquiera haciéndola dar un pequeño salto de susto por lo tan repentino que fue su movimiento de cabeza, pero ella no decía nada, solamente la miraba fijamente sin parpadear, lo cual empezaba ser incómodo para la pelirroja.

Entonces, cuando estuvo a punto de decir algo para matar la tensión la puerta se abrió repentinamente y el hermano de Yulia entró tan sonriente como siempre, al lado de él también venía el asistente de su malvada esposa.

El hermano mayor empezó a reír como loco cuando vio a su hermana sentada en el sillón con cara de pocos amigos, pues su aspecto gritaba a los cuatro vientos que había sido echada de su recámara y había dormido en la sala.

–Cómo pasó la noche la nueva pareja de esposas?

Su sarcasmo no podía ser más evidente y por un momento Lena pensó que la pelinegra  saltaría encima de él por su comentario, pero no lo hizo, ella no le había quitado la mirada de encima en ningún momento por lo que Lena optó por alejarse de su mirada y fue directo a la mini cocina que tenía su habitación de lujo.

–Qué quieres Nikolay? – finalmente le prestó atención a su hermano con un tono cansado.

–Nada en especial Yul, es solo que pensé que tal vez sería buena idea que salieran a dar una vuelta.

–Qué!!!??– las dos dijeron al mismo tiempo.

–Qué? que tiene de malo? Yul no está aquí por trabajo sino para celebrar su nuevo nombramiento así que tiene todo el tiempo del mundo y creo que a ambas tienen mucho de qué hablar!!!– el chico hizo énfasis al "tienen mucho de qué hablar" mientras miraba con complicidad a su hermana.

Aquel acto no pasó desapercibido por Katina y empezó a deducir que ambos tramaban algo con ella.

–Señorita Katina – Yulia le habló poniéndose de pie.

–Ammm....si? – Lena se puso nerviosa.

–Me gustaría que saliera conmigo a dar una vuelta, necesito tratar un asunto muy importante y delicado con usted.

La mirada tan profunda que le dedicó elevó su nerviosismo y por ende su capacidad para hablar se esfumó una vez más, por lo que se limitó solo a asentir sin despegar su mirada de la alfombra, esperando que la chica no explotara como la noche anterior.

–Bien, acabemos con este asunto de una vez.

Y sin más, su malvada esposa tomó su chaqueta y salió cerrando la puerta bruscamente detrás de ella, por lo que Lena no supo qué hacer, de alguna manera ella esperaba que salieran juntas pero al parecer, aquella mujer tenía mucha prisa, miró a su cuñado y él le empezó hacer ser señas con las manos de que se diera prisa y la alcanzara. Por lo que Lena obedeció sin dejar de mirarlo aterrada, así que Kolya le sonrío con el pulgar arriba.

–No temas cuñada, no te pasará nada malo.

Lena asintió no muy convencida y corrió por el pasillo pensado que Yulia ya estaría en la recepción furiosa porque todavía no bajaba, pero no fue así, ella estaba recargada en la pared justo al lado del ascensor esperando por ella, con aquella seriedad que la distinguía, Lena aprovechó una vez más su distracción para mirarla de pies a cabeza y se dio cuenta de que pese a que estaba cansada y no se había tomado la molestia de darse un baño y arreglarse, se veía guapísima; por lo que mejor optó por desviar la mirada al sentir que sus mejillas le ardían y estaría roja como tomate.

Cuando entraron al elevador, Lena se preguntó por qué esa mujer la hacía sentir de tal manera con mucha facilidad.

–Te parece bien si primero vamos a comer?

–Eh? Si, está bien.

–Tienes hambre?

–Si, un poco.

–Vaya, hasta que por fin tenemos una conversación.

–No exactamente – susurró para sí misma recordando que el día que se habían conocido, habían hablado mucho pero ya sabía ella que no lo recordaba.

Un par de segundos después, las puertas del elevador se abrieron y Yulia salió primero con un caminar muy imponente, todos los empleados del hotel empezaron a inclinarse ante ella en cuanto la veían.

Lo que Lena no se esperó, fue que ella también recibiría el mismo trato que la tomó por sorpresa y fue inevitable actuar con torpeza.

Ambas salieron del lugar y en frente de ellas había un impresionante carro deportivo azul plateado. No tenía ni idea de qué marca era pero estaba hermoso y era de ella, ya que las llaves de dicho carro último modelo se las habían entregado en sus manos.

–Así que este es el regalo de bodas que mandó mi papá para mí?

–Así es señorita, es de su agrado? – el hombre que le tendió las llaves le dijo nervioso.

–mmm... es de mi agrado – respondió tranquilamente mientras jugaba con sus llaves y se acercaba a la puerta del piloto pero antes de entrar se dio la vuelta y miró a Lena y le hizo señas para que entrara también.

Lena notó que curiosamente su semblante había cambiado a uno más relajado, al parecer el regalo de su padre le había agradado mucho más de lo que aparentaba.

–Pase usted señorita de Volkova – le dijo uno de los encargados del hotel al abrirle la puerta.

–Gra...Gracias – Lena se subió al coche con la piel erizada por lo que le había causado la forma en la que se habían dirigido a ella.

"Señorita de Volkova"
"Señorita de Volkova, eso es lo que soy ahora"


Pensó con mucha nostalgia, poniéndose su cinturón de seguridad mientras que Yulia encendía el carro y sonreía complacida al escuchar el rugido del motor anunciándo que podía correr a grandes velocidades.

Yulia comenzó a manejar a una gran velocidad como a ella le gustaba, pero comenzó a bajar la velocidad del carro cuando notó la cara aterrorizada de su compañera mientras se sostenía con fuerza del cinturón de seguridad.

~~*~~

Ambas se encontraban sentadas frente a frente esperando a que su comida llegara mirándose mutuamente sin decir ni una palabra, Yulia miraba a su esposa con mucha seriedad mientras que Lena la miraba avergonzada.

–Escuche señorita Katina, antes que nada quisiera disculparme por lo que ocurrió ayer, lamento todo lo que le dije. No fue la forma de dirigirme a usted, pero debe saber que soy una persona a la que le es muy fácil hacer enojar.

–No me diga?– Lena le respondió con sarcasmo – mire que no me había dado cuenta.

Para sorpresa de la pelirroja, su malvada esposa no la miró con enojo ni la reprendió por su comentario, si no que mostró una pequeña sonrisa que la dejó con la boca levemente abierta.

–Lo siento.

–Está bien no pasa nada – le respondió sin saber qué más decirle, estaba entrando en pánico pues no supo como actuar con la Yulia amable que la ponía más nerviosa que la Yulia malhumorada.

Entonces se hizo de nuevo el silencio y sus miradas se concentraron en otras cosas que no fueran ellas, lo cual pareció irónico para ambas pues supuestamente estaban casadas y les estaba costando trabajo tener una conversación larga.

Lena llegó a la conclusión de que eran la pareja más anormal del mundo, por lo que se negaba a continuar con esa locura, estuvo a punto de hablar pero en eso su comida llegó y Yulia se dispuso a comer sin siquiera mirarla por lo que Lena se limitó a hacer lo mismo. Hasta que ella nuevamente rompió el silencio en medio de su comida.  

–Nuestro matrimonio.... – dijo mientras masticaba su pedazo de carne ganándose la atención completa de la pelirroja.

–Nuestro matrimonio, qué!?– le respondió dejando sus cubiertos a un lado sonando un poco impaciente por tocar ese tema, a la vez que rogaba porque ella también estuviera de acuerdo en terminar aquella locura lo más pronto posible.

–Nuestro matrimonio es la solución a muchos de mis problemas así que... por favor manténgase casada conmigo por un tiempo – le dijo con toda la tranquilidad del mundo.

–¿QUE!?

–Dos años estaría bien?

Los ojos de Lena se ampliaron y su boca se abrió demasiado al darse cuenta que lo decía muy enserio.  

–Qué???....estás bromeando? Verdad?

–No soy una persona que guste de las bromas señorita Katina, estoy hablando en serio.

–Pero, por qué!!!? Acaso no se da cuenta de que esto es una locura!!? – le dijo exagerando en sus ademanes.

–Lo sé perfectamente señorita Katina – su tono de voz fue más aguda – pero mi padre tiene la tonta idea de que el matrimonio me caería bien, soy la mayor de 3 hermanas y...

–Espera, que edad tienes?

–Tengo 24.

Lena soltó el aire contenido aliviada de que no se había casado con una anciana, 24 años estaba bien, era misma edad que tenía su ex – novio.  

–Y usted cuántos años tiene? – Lena notó la curiosidad en su mirada al pregúntale.

–Tengo 18 , hace dos meses los cumplí.

Yulia se mostró levemente sorprendida por ser 6 años mayor que ella.

–Bueno, no me esperaba que fueras tan joven – Se acomodó su fleco con sus dedos mientras sonreía con discreción, aparentemente no le molestaba ese detalle.

–Acaso... – acarició su barbilla sin dejar de sonreír y morderse el labio.

–Qué?– Lena preguntó por su repentina y curiosa actitud.

–La noche anterior cuando tuvimos sexo... fue su primera vez? Por qué si tuvimos sexo no?

Lena estuvo a punto de caer de su asiento por tan repentina pregunta, pero trató de ser fuerte y no mostrar debilidad ante aquella mujer.

–Con una chica si – le respondió casi arrastrando sus palabras.

–Ya veo – le respondió sin darle importancia y así terminó su rara conversación el resto de la comida.

–Le parece bien si caminamos un poco por esta zona? todavía no terminamos nuestra platica – le dijo abriendo la puerta del restaurante para que ella saliera.

–Si usted quiere.

–Entonces, acepta mi propuesta?

–No – le respondió sin vacilar.

–Por qué no? – la detuvo agarrándola del brazo y su expresión de enfado le dejó en claro que no le había agradado su respuesta.


–Por que no te conozco, tan  sencillo como eso – esperando a que Yulia lo entendiera, pero la morena se empezó a reír como se hubiera contando un buen chiste – No le veo lo gracioso, señora Volkova!! – Lena se adelantó dejándola atrás.

–Bueno señorita Katina, lamento decirle que se equivoca por qué creo que el no conocerme no le impidió contraer matrimonio conmigo.

De inmediato Lena paró en seco y maldijo en silencio.

–E…eso fue porque estaba muy tomada.

–Mire señorita Katina, yo estoy consciente de que lo que hicimos fue una tremenda locura, que nadie en la vida haría algo como lo que nosotras hicimos, pero en verdad esto es justo lo que necesito, díganme loca demente o lo que quiera pero yo en verdad necesito esto, la... necesito señorita Katina.

Aquello fue lo más sincero que Elena había escuchado decir y comenzó a sentir miedo pues muy dentro de ella comenzó a considerar el decirle que sí sin pensarlo dos veces y sin importarle las consecuencias y no entendía por qué ese impulso de cometer tantas locuras por aquella mujer.

Aterrada, comenzó a negar repetidas veces a la vez que se sentía sofocada,  así que impulsivamente le dio la espalda y se echó a correr, ignorando sus gritos mientras se perdía entre la multitud.

Se detuvo jadeando después de haber corrido como nunca antes en su vida y miró a su alrededor y sonrió al darse cuenta de que se trataba de un parque y sin pensarlo dos veces se dejó caer en el pasto al lado de un árbol que la cubriera del sol y no tardó en caer en un sueño profundo.

–Despierta... despierta.

Elena escuchó levemente la voz en eco que la llamaba.

–Vamos, despierta.

Cada vez era más clara la voz, por lo que comenzó a abrir los ojos muy perezosamente y la voz de la persona que le estuvo hablando la miraba muy fijamente.

–Señorita Volkova???– se incorporó de un salto – cómo dio conmigo???

La sonrisa arrogante apareció en la pequeña mientras se recargaba en el árbol que estaba al lado de su esposa y la miró fijamente con cierta molestia en su rostro.

–Me pasé toda la tarde preguntado a la gente si habían visto correr por ahí como loca desquiciada, una linda chica pelirroja hasta que te encontré tumbada durmiendo como vaga en la calle... qué no te da vergüenza? – le dijo en tono de burla.

Lena la miró molesta y se levantó dispuesta a marcharse  – déjame en paz.

La pelirroja notó que ya había oscurecido y se preguntó si su esposa malvada se había tomado mucho tiempo buscándola.

–Oye a dónde vas? – ahora era raro que la seguía por detrás.

–No me siga quiero estar sola – Lena comenzó a acelerar su paso aferrada a mantenerse  lejos de la pequeña, pero en eso fue interceptada por alguien más que la agarró desprevenida, unas manos enormes rodearon su cintura aferrándose fuertemente a ella.

–Ey nena, que haces tan sola con este frío, quieres que te caliente un poco?

Lena miró de reojo al tipo mal vestido y sucio que la miraba con lujuria y maldijo su mala suerte.

–No!! Suéltame – le dijo tratando de alejar a aquel sujeto.

–Oye suéltala!!! – Yulia haló al tipo y le soltó un puñetazo que lo tiró al suelo, la pecosa aprovechó ese momento para escudarse con ella y Yulia no dudó en ponerla detrás de ella mientras sentía las manos de Lena aferrándose a su chaqueta.

–Ey enana, vas a pagar por esto – el tipo se levantó con el labio partido.

–Lena, toma – Yulia metió su mano en su chaqueta y sacó las llaves de su carro y se las entregó.

–Corre, dejé el carro cerca de donde te encontré dormida, no te costará trabajo encontrarlo, ve y no te detengas hasta que entres al carro y no olvides cerrar las puertas con llave y no le abras a nadie hasta que yo llegue, quedó claro?

–Pero...– el tipo comenzó a correr hacia su dirección y Yulia le gritó que obedeciera antes de interceptar al sujeto.

Así que Lena corrió y como Yulia le había ordenado, no se detuvo hasta que estuvo en el coche con las puertas bien cerradas temblando de miedo.

Tras varios minutos de espera comenzó a temer lo peor al recordar que lo último que vio antes de correr fue a Yulia cayendo al suelo con el tipo encima y no pudo evitar pensar lo peor. Estaba muy
angustiada, así que decidió salir a buscarla pero justo cuando se disponía a abrir la puerta la vio acercarse, caminando muy tranquilamente.

–Te ibas a salir? Te dije claramente que no te salieras – la regañó al entrar al coche.

–Dios mío, estás bien??– Lena le preguntó al notar el daño que traía en su labio y mejilla.

–Ese imbécil me pegó con su codo – Yulia tocó la parte herida – maldito infeliz, ahora más que nunca me alegro de cómo lo deje.

–Le ganaste? Pero cómo…?

Ella tomó un pañuelo de su bolsillo mientras se limpiaba los dedos – El tipo estaba drogado así que no me costó trabajo... mis llaves por favor.

–Piensas conducir en ese estado?

–He conducido en peores condiciones, ahora si no te importa, he tenido un día muy agotador más de los que he tenido en la oficina y quisiera ir a mi cama a dormir pero no puedo hacerlo si no me das mis llaves – Lena le entregó las llaves sin discutirle más. No tardaron mucho en llegar al hotel pues Yulia había conducido a toda velocidad sin tenerle compasión está vez a la joven Katina.

Todo el tiempo se mantuvieron en silencio, no hicieron ningún ruido en todo el camino ni siquiera al entrar a la suite, Lena la miró como hacía una mueca aguantándose las ganas de quejarse al quitarse su chaqueta y dejarla caer sin cuidado junto con sus llaves para después tirarse boca abajo en su sillón que también era su cama.

La pelirroja se tomó su tiempo para levantar la chaqueta y las llaves para ponerlas en el perchero, todo ante la mirada cansada de la pequeña.

–No te quieres acostar en tu cama? yo creo que estarías más cómoda.

–No, estoy bien aquí, tu duerme en la cama.

–Vale está bien.... ammm oye...

–Qué?– respondió en un susurro sin energía.

–Gracias por salvarme, de verdad te debo una.

La morena se giró para mirarla de frente, se encontraba seria y sus ojos azules estaban más dilatados de lo normal.

–No me debes nada, Lena.... Ese tipo te tocó y eso yo no se lo iba a perdonar por una sencilla razón.

–Y cuál es esa razón?– no quiso sonar curiosa, pero no lo pudo evitar.

–Soy una mujer muy posesiva y no permito que alguien se fije o ponga sus manos a lo que es mío y eso ya la incluye a usted señorita Katina.

–¿Qué? No, claro que no.

–Usted lleva mi apellido ahora, esa es suficiente prueba para demostrar que usted ahora me pertenece señorita Katina – dicho eso, se levantó para ir al baño dejando a una Lena muy aturdida.
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por mary el Dom Dic 30, 2018 2:12 pm

Muy buenos capítulos que pasará cuando Julia sepa que está embarazada lena y feliz año nuevo que sus deseos de cumplan saludos

Enviado desde Topic'it
mary
mary

Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 21/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por Kamila el Dom Dic 30, 2018 7:32 pm

Gracias por los capítulos... Feliz año nuevo, que la pases bien.. Bendiciones
Kamila
Kamila

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 01/04/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por Fati20 el Dom Dic 30, 2018 8:54 pm

Hay q emocionante los 2 capítulos me fascinaron, espero más muy muy pronto. Que pases un muy feliz año nuevo lleno de felicidad y éxitos
Fati20
Fati20

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 24/03/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por RAINBOW.XANDER el Dom Ene 06, 2019 6:08 am

Hola chicas, pasé hoy por acá para dejarles dos capítulos más de esta historia. Siento no poder sacar un poco de tiempo entre semana, pero veré como puedo partirme en dos y subirles un capítulo el miércoles y otro el sábado, para que así no tengan que esperar mucho tiempo.

Lo siento de verdad  Crying or Very sad

A leer!


Capítulo 8: "Jaque Mate"


"Usted ahora me pertenece señorita Katina"

Lena despertó trayendo aquel recuerdo a su mente.

Se enderezó suspirando, no podía evitar sentirse preocupada por la situación en la que se encontraba.

Tan solo llevaba dos días de conocerla y Lena ya se daba una idea de la clase de persona que era aquella mujer tan testaruda, enojona, presumida, arrogante y encima de todo, posesiva.

–Vaya persona con la que me fui a casar, me fui a buscar – se tapó el rostro con sus manos – No quiero ni imaginarme lo que diría mi mamá cuando sepa de ella – en eso sus ojos se ampliaron ante la mención que había hecho inconscientemente de su madre.

–Oh por dios mi mama!!!! – Se levantó aventando las cobijas y tomó su celular que había guardado hasta el fondo de su bolso, y se apresuró para prenderlo sintiéndose sumamente nerviosa por lo que se fuera a encontrar.

Soltó un gruñido lleno de frustración al ver que tenía cincuenta llamadas perdidas de su madre y diez de Nastya. También tenía cinco mensajes de texto que se dispuso a leer, el primero era de su hermano.

"Yuri:… "
MALDITA SEA LENA, PORQUE NOS HACES ESTO???? DONDE DIABLOS ESTAS ??? CONTESTA EL MALDITO TELÉFONO!! CARAJO!!!


El Segundo era de su hermana mayor.

"Irina:… "

Lena, si mi mama enferma gravemente por culpa de tus estupideces, date por muerta!!!


Luego seguía el de su hermana del medio.

"Anya baby:…"

No sé cuál es tu afán por quebrar a nuestra familia, pero está mal lo que estás haciendo, espero que te arrepientas, te amo a pesar de que hagas tonterías, arrepiéntete por favor!!!!


Lena estaba al borde de las lágrimas, pero aún había un mensaje que leer y ese era el que más miedo le daba abrir.

"Inessa, (madre)… "

En cuanto pongas un pie en casa ya verás como te va a ir, tu padre estaría muy decepcionado de ti Lena!!!"


Al terminar de leer, sintió como un escalofrío recorrió toda su espina dorsal y ya no quiso seguir leyendo los mensajes que le faltaban, ya sus lágrimas comenzaban a recorrer un camino por sus mejillas mientras regresaba a su cama a hacerse bolita, solo eso era lo que le  faltaba a su vida llena de miserias, decepcionar a su familia y ganarse su odio.

–Lena?– la voz de Nikolay la interrumpió de su llanto y se enderezó para ver al chico asomado desde la puerta de la recamara.

–Qué pasó? Qué tienes? –  se metió y se sentó a su lado mostrándose preocupado, pero los sollozos de Lena le impedían hablar – Qué te hizo Yulia? Dime para ponerla en su lugar – La tomó de sus manos y Lena se sorprendió de que él también tuviera su piel tan suave como la de un bebé.

–Cómo? No ella no me hizo nada.  

–Entonces? Qué es lo que te pasa?

–Yo... no quiero hablar de eso – la pelirroja desvió la mirada llena de tristeza, pero Nikolay puso su mano en su mejilla limpiando sus lágrimas para después darle unas palmaditas en la cabeza con mucho cariño.

–Te entiendo si no quieres hablar Lenita, pero si tienes algún problema y necesitas ayuda o algo, quiero que sepas que puedes contar conmigo. Te ayudaré gustosamente.

–Gracias – le respondió con sinceridad, ella no entendía por qué pero el chico se había ganado su confianza con mucha facilidad, tal vez por qué tenía esa aura tan familiar de un hermano atento y cariñoso como lo era su hermano, que le hacía sentir bien estar a su lado.

–Por cierto, Lenita... quisiera preguntarte algo... si no te molesta.

La pelirroja asintió mientras terminaba de limpiar sus lágrimas, entonces él tomó confianza y se sentó de mariposa para que estuvieran frente a frente.

–Dime en que acuerdo quedaron tú y mi hermana?

–A.....Acuerdo? – la chica lo miró confundida.

–Oh no!... no me digas que Yul no te dijo nada del acuerdo?

–Mmm no, cuál acuerdo? – en eso Lena recordó cuando Yulia le dijo que ella era la solución de sus problemas y le pidió de favor que se mantuviera casada con ella por lo que supuso que ese era el acuerdo al que se refería, pero aún habían cosas que no entendía y supuso que Nikolay se las aclararía; así que optó por fingir que no sabía nada.

–Dime, qué acuerdo es ese? – le dijo mostrando interés.

–Mmm bueno... –sus ojos se fueron al techo como si estuviera pensando como decirle – se suponía que Yulia te convencería de mantener su matrimonio por lo menos unos dos años y te pagaremos el dinero que tú nos pidieras – dijo mientras se rascaba la mejilla como si estuviera nervioso.

–Me quieren pagar por estar casada dos años con Yulia!!!???

–Si bueno es que tú no lo sabes aún pero Yulia te necesita demasiado.

En eso Lena recordó que la pequeña le había dicho lo mismo.

–Si, algo así me dijo – admitió – pero no me dijo bien el porqué ni que me pagaría por hacerlo.

–Bueno, es que antes de que se casara contigo ella ya estaba comprometida con un chico y ella estaba buscando la forma de zafarse de ese compromiso.

–Porqué?– la curiosidad de la pecosa se hizo presente.

–Bueno, hay varias razones… principalmente porque su posición como presidenta de la compañía de nuestra familia se encontraba en riesgo por qué por derecho su prometido tomaría su lugar y de por sí  para ella fue muy complicado el ganar el control total de la empresa para que otro se lo quitara tan fácil al convertirse en su esposo – suspiró – ya sabes los hombres siempre tienen que llevar el control de todo.

–Espera… a ver si entendí, si Yulia se casaba con ese chico, perdía automáticamente la presidencia y a él lo hacían presidente?

–Si, así son las reglas de la empresa a decir verdad Yulia es la primera mujer que asume la presidencia. Siempre ha quedado en manos de un varón ya sea de la familia de mi papá o el de mi tío, pero yo rechacé la oportunidad de pelear contra mi primo para tener ese puesto porque mis intereses son otros y Yul moría por tener ese puesto, por eso en mi lugar Yul quedó como una de los candidatos y pues ella ganó la presidencia por mayoría de votos por un proyecto que creó y qué benefició mucho a la empresa, le costó mucho trabajo estar en donde está es por eso que no quiere permitir que nadie se lo arrebate por ningún motivo.

–Ah ya, creo que voy entendiendo – resopló – los ricos son tan complicados.

El chico comenzó a reírse dándole la razón.

–Yul te necesita Lena, nuestro padre se obsesionó mucho con que ella sentara cabeza, que  jamás la dejó en paz, es por eso que el estar casada contigo tanto protege el puesto de Yul como mantiene contento a nuestro padre.

El pelinegro le tomó sus manos mientras la miraba con suplica.

–El trabajo es lo único que hasta ahora ha llenado el corazón de mi hermana. Ser la presidenta de la empresa es lo más importante para ella, así que por favor Lena, ayudarías a mí hermana?

Lena maldijo en silencio por no ser una perra egoísta como para negarse hacer aquello, pero no; no podía hacerlo, sus padres no la habían criado así. Ella siempre había sentido la necesidad de ayudar a los demás que la llegaran a necesitar.

–Está bien, intentaré ayudarle.

Se mordió el labio después de lo que había dicho, pues ya no había marcha atrás, técnicamente estaba dando su palabra.

–Oh gracias – el chico sonrió de par en par mientras se iba encima de ella para abrazarla, cuando se lo proponía él podría actuar como un niño chiquito, cosa que le causó mucha risa a la pelirroja quién le devolvió el abrazo, sintiendo por primera vez en mucho tiempo ganas de sonreír.

–Qué estás haciendo?

Dijo una voz sombría, llena de seriedad que se infiltró en la recámara haciendo que ambos se separaran de inmediato.  

Los ojos de Lena se cruzaron con los de ella que estaba recargada en la puerta con sus manos en los bolsillos de su pijama, su mirada tan intensa le cortaba a Lena la respiración.

– Nada en especial – respondió Kolya mientras se bajaba de la cama y se acercaba a ella.

– Solo platicábamos, no seas celosa – le dijo en un tono divertido dándole unas palmadas en su cabeza como si de un bebé se tratara.

–No lo estoy, yo no soy celosa – dijo y alejó moviendo su mano con evidente molestia – me da igual lo que ustedes dos hagan.

–Oye – Kolya la empujó – nada de tratar mal a Lenita, me escuchaste? está bajo mi protección así que no intentes pasarte de lista.

La expresión de Yulia que no se la creía le causó mucha gracia a la pelirroja ganándose más la simpatía de su..."cuñado"
 

–Estás loco, déjame en paz – Yulia le dio un manotazo para que dejara de apuntarla con el dedo, pero él se le quedó viendo más fijamente, al parecer había notado por fin algo en especial.

–Yulia, con quien te has peleado esta vez? Tienes la cara hecha mierda!!

–Ah – La pelinegra tocó la herida en su rostro, apenas recordando lo ocurrido – con un tipo que ayer me hizo enojar – su contestación fue demasiado tranquila.

–Yul, tienes que dejar de pelearte con cualquier tipo que se te cruce, ya te he dicho mil veces que tu no tienes la misma fuerza que un hombre. Mira nada mas como te dejaron.

–Ah, no es nada, además yo lo dejé peor y se lo merecía, tenía que dejarle en claro que nadie toca lo que es mío – ella fijó sus ojos en la pelirroja mientras reclamaba la frase "lo que es mío" haciéndola sentir un escalofrío por toda su columna.

–Como quieras – dijo el chico rindiéndose – por cierto, hoy es el día que acordamos de ir a la playa. A qué hora nos vamos?

–En una hora, solo tomó una ducha y nos vamos.

–Ok – él se dirigió a Katina con una agradable sonrisa.

–Lenita, tú también arréglate. Irás con nosotros.

–Cómo?

–Era algo que habíamos planeado como celebración antes de que todo esto pasara, pero aún podemos divertirnos contigo como parte de la celebración.

–Bueno es que... es que yo no sé nadar, me aterra el mar.

–No te preocupes que yo te cuido, pero ven con nosotros si?

Lena soltó un suspiro sintiendo que no tenía otra opción que aceptar  – Bueno está bien.

~~*~~

El auto lujoso de Yulia aparcó frente a una playa que carecía de gente, lo cual era genial para Lena que amaba los lugares tranquilos, por otro lado Nikolay y Yulia no tardaron más de tres minutos en quedar solo con sus trajes de baño para después correr directo al mar entre empujones para impedir que el uno llegara antes que el otro.

Lena miró con agrado a ambos chicos que estaban demostrando su lado más infantil mientras ella se recostaba sobre su toalla debajo de una palmera para tratar de relajarse después de haber tenido muchas emociones en los últimos días que no le hacían nada bien al bebé que crecía dentro de ella, así que por ese momento se dio el lujo de olvidarse de todo lo que le rodeaba.


~~*~~

–Lenita bonita!!...Lenita preciosa ! Despierta.

Los ojos de la pelirroja comenzaron a abrirse muy lentamente al escuchar que alguien le hablaba, cuando su visión se aclaró y se topó con la sonrisa de su cuñado…

–Qué pasa? – preguntó sintiéndose desubicada.    

–Te quedaste dormidísima.

–En serio? – Con sus manos, se talló los ojos mientras trataba de incorporarse lentamente –mmm... qué hora es?

–Son las seis.

–Las seis? Si llegamos aquí a las tres y media – parpadeó – tanto dormí?

Él asintió como respuesta – Al parecer estabas muy agotada.

–Pues si, últimamente he sentido mucho sueño y me duermo en donde sea, ayer Yulia me encontró durmiendo en el parque.

–En verdad? Que divertido – Rió.

–No tanto, porque un tipo loco y drogado me atacó y ella me defendió.

–En serio? Ya veo, eso explica los golpes.

–Si – Lena aún se sentía mal por aquello – y ella dónde está? – le pregunto notando su ausencia.

–Tú mujer está por allá – el señaló hacia arriba en la orilla del acantilado, allí se encontraba mirando hacia el horizonte – Lena, me haces un favor?

–Si, dime?

–Puedes subir a donde está Yul y le dices que ya baje de ahí? Mientras, iré a conseguir algo de comer, te parece?

–Si, claro – Lena respondió no tan segura de querer hacerlo, pues odiaba las alturas pero tampoco le podía negar nada a aquel chico que había sido tan amable con ella.

Sin decir más él se puso de pie y se fue alejando y ella caminó en dirección a donde se encontraba Yulia .

A medida que Lena iba subiendo para encontrarse con la pelinegra, no pudo evitar sentir un enorme odio por la pequeña, por haber ido a aquel lugar tan complicado de llegar.

–OH POR DIOS!!!....,OH POR DIOS!!– la pelirroja entró en pánico en cuanto miró a su alrededor, estaba más alto de lo que se imaginó y sus piernas empezaron a temblar por cada paso que daba al acercarse a Yulia, quién estaba en la mera orilla como si nada.  

–Qué haces aquí?– Yulia parecía sorprendida.  

–Dios bendito!!! – Cerró sus ojos esperando que de esa forma sintiera menos miedo – ...Yu...lia, tenemos que volver....da...date prisa  – ella volvió a abrir sus ojos para mirarla de brazos cruzados con las puntas de sus talones muy a la orilla.  

–Oye... ten cuidado te puedes caer!! Ven aquí por favor – Lena le ofreció sus brazos temblorosos esperando que ella obedeciera, pero a Yulia le parecía divertirle su estado actual.

–Oh ya veo, te dan miedo las alturas eh – se burló sin piedad.

–Escucha, no estoy para tus juegos, solo ven aquí ahora!!! – le gritó perdiendo la paciencia.

–Ven por mi.

–Vete al demonio!!! Ni loca me acercaré a donde te encuentras.

Entonces su mirada pasó de estar en sus ojos, a sus pies.

–Ammm no te muevas – dijo tranquilamente sin quitar la mirada de sus pies.

–Porqué? Que…Que.. Tengo?

–Hay una serpiente entre tus piernas.

Entonces la pelirroja miró sobre sus piernas y ahí estaba, era pequeña y negra pero horrible para alguien que odiaba las cosas que se arrastraban.

Lena pegó el grito de su vida haciendo eco y entre brincos desesperados corrió inconscientemente a donde Yulia se encontraba.

Al darse cuenta de lo que hacía, los ojos de la pelinegra se ampliaron – oh no...no...no espera!! – pero ya era demasiado tarde, Lena no pensó en otra cosa que no fuera en alejarse de aquella cosa horrorosa por lo que chocó con ella.

Ambas salieron flotando hacia la nada, todo fue en cámara lenta para la pelirroja y casi pudo ver su vida pasar por su mente mientras esperaba su eminente caída y lo último que pudo ver antes de sumergirse fue el cuerpo de Yulia caer antes que ella, a una distancia más alejada.

Por instinto, Lena comenzó a patalear y a mover sus brazos como loca logrando salir por unos escasos segundos, suficientes para gritar por ayuda, el segundo intento fue más complicado pues sólo logró sacar la cabeza para tomar aire perdiendo toda esperanza de lograr salvarse esta vez de la muerte, así que dejó de luchar, pero justo en ese mismo instante sintió como un brazo la rodeaba de la cintura y la sostenía con firmeza y a los pocos segundos volvió a salir a la superficie y ya esta vez no volvió a hundirse.      

–Ahh!! me ahogo, me ahogo – gritó desesperada moviendo sus manos y piernas.

–Deja de hacer eso!!! cálmate – el grito de Yulia la detuvo de inmediato y fue cuando cayó en cuenta que era ella la razón de que estuviera una vez en la superficie, pero justo cuando estaba por decir algo ella la soltó y por instinto Lena se giró con mucha rapidez y se aferró a su cuello con sus brazos.    

–No por favor, no sé nadar, no me sueltes – le rogó al borde de las lágrimas, entonces sintió  como ella la abrazaba por la espalda.

–Tranquila, no te voy a soltar – la morena le habló con ternura – solo quería que te giraras para que me vieras a la cara, por eso te solté por un segundo.

Sus miradas se encontraron una vez más – tengo miedo – Lena le dijo sin dejar de temblar y con lágrimas recorriendo sus mejillas.  

–Ya lo noté, pero no te preocupes lo peor ya pasó  – Yulia le dedicó una sonrisa tranquilizadora que la dejó boca abierta, por ser la primera vez que la veía sonreírle y Lena tuvo que admitir que lucía muy encantadora – te sacaré de aquí ok? Solo necesito que envuelvas tus piernas en mi cintura.

–Que mis piernas qué? –  la morena le sonrió como respuesta mientras sus manos bajaban por sus piernas y la tomaba por los muslos para hacer que los abriera y pudiera posicionarse entre ellas para que se aferrara a su cadera, lo que provocó que sus cuerpos estuvieran más cerca al grado que sus narices chocaban y podían sentir mutuamente sus respiraciones golpear sus labios.

Lena no pudo evitar recordar ciertas escenas de su noche de bodas y se odió por eso, no entendía el por qué debían estar tan cercas en un momento como en el que se encontraban, pero todas sus dudas se resolvieron cuando comenzaron a avanzar, Lena miró a ambos lados y se dio cuenta que Yulia estaba intentando llevarla a ambas hacia la orilla, iban demasiado lento y tomando en cuenta la distancia en la que se encontraban les llevaría un par de minutos llegar, de los cuales Lena pasó la gran parte distraída mirando el rostro perfecto del demonio que tenía como esposa. No entendía cómo podía ser tan mala y hermosa a la vez.

–Qué tanto me ves? – de la nada Yulia rompió el silencio sin dejar de mirar hacia el frente – se que soy sexy pero no es para que me comas con la mirada – sonrío de lado.

Fue entonces que Katina reaccionó y desvío su mirada – para nada, no te estaba mirando, tu estás loca.

–Ah , ahora yo soy la loca? – finalmente la miró – de quien es la culpa de que ahora mismo estemos así???

–Tuya.

La boca de Yulia se abrió como si no pudiera creer lo que acababa de decir la pelirroja que por cierto había sido muy cómico para ella.

–Mía?...si fuiste tú quien nos empujó!!!

–Si, pero que tenías tu que estar haciendo allá arriba!!!

–Que te importa.

–Todo es tu culpa.

–Guarda silencio o te suelto.

–Noo!! – la pecosa gritó aferrándose con más fuerza al cuello de su pequeña esposa  mientras esta no dejaba de reír.

–Jaque mate, querida  – respondió la pequeña con satisfacción en sus palabras.

–Cállate.

Después de eso, no tardaron mucho en llegar a tierra firme y lo primero que hizo Lena fue soltarse de Yulia y asegurarse de estar lejos del mar.

–Tierra, por fin tierra – agradeció a los cielos mientras se tumbaba sobre la arena sintiéndose exhausta, luego buscó con la mirada a la morena quién aún estaba en la orilla dejando que las olas la golpearan.

–Por todos los cielos, ya sal de ahí – caminó a donde se encontraba y sus ojos se ensancharon cuando miró su rodilla en mal estado mientras le recorría sangre sin parar.

–Qué tan grave es? – su esposa le preguntó arrugando su frente sin dejar de mirar el cielo que ya empezaba a oscurecer.

Lena se inclinó para mirar con más atención, no era una herida letal pero la pecosa sabía que si necesitaría un par de puntadas.  

–No te voy a mentir, tienes que ir al hospital.

Ella, la alterada… comenzó a alterarse – No..no ..no nada de hospitales – dijo entre dientes.

–Pero no puedes andar así, mira – le mostró la mano llena con su sangre y los ojos de Yulia se ampliaron y comenzó a tartamudear cosas sin sentido antes de que sus ojos se blanquearan y cayese inconsciente.

–Oye !! – Lena golpeó su mejilla – oh, genial.  

Lena se pasó los siguientes minutos tratando de sacar a rastras a su esposa de la orilla con mucho esfuerzo y justo cuando lo consiguió su cuñado llegó mirando en estado de shock la forma en la que se encontraban. Lena le contó lo ocurrido y él le explicó que Yulia no soportaba ver mucha sangre sobre todo la suya y que también había tenido una mala experiencia que implicaba un hospital por lo que jamás pondría un píe en uno por voluntad propia.

~~*~~

–Son unos idiotas!!! – La pelinegra gritó enfurecida lanzando un cojín de su cama dándole en la cara a su asistente mientras él y Nikolay bajaban la cabeza aceptando el regaño. Por otro lado, Lena se mantenía en silencio aguantando su propio enojo.

–Les dije que nada de hospitales, por qué carajos desperté en uno!!? – lo siguiente que aventó Yulia fue el control de su televisor que cayó en el estómago de Nikolay el cual soltó un gruñido sin moverse de su lugar. Aquel acto terminó con la paciencia de Lena.

–Ok suficiente – los ojos de ambos varones se ampliaron al escucharla – escúchame bien Yulia Volkova!! – la señaló, acto que no le pareció a su esposa la cual la fulminó con la mirada.

–Qué quieres!!? – respondió con rabia.

–En primer lugar, tú no me vas a hablar con ese tono – ella miró el vaso con agua y hielo que estaba en la mesita de al lado y una sonrisa se formó en su rostro – permíteme que te refresque un poquito – tomando el vaso la puso sobre su cabeza y se la tiró toda sin dejar ni una gota en el vaso.

–Que tal ? Mejor? – preguntó sintiendo satisfacción por lo que había hecho.

Y tanto Yulia como los chicos, estaban boca abiertos por lo ocurrido.

–Ya veremos si aguantas estar dos años casada conmigo – dijo Lena con mucha determinación –  Jaque mate... – se acercó a su oído y le susurró – Cielo.

Lena le guiñó un ojo a Nikolay el cual se estaba conteniendo las ganas de reír y salió de la recámara segundos antes de que su mujer explotara.
RAINBOW.XANDER
RAINBOW.XANDER

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 18/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAS HERMOSA LOCURA // RAINBOW XANDER

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.