UNA NOCHE CON MI AMA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

UNA NOCHE CON MI AMA

Mensaje por Hollsteinvanman el Vie Ene 30, 2015 11:21 pm

Aquí les traigo una nueva historia, espero les guste.  Smile


PROLOGO




"Tener una noche con el amo sería la fantasía de cualquier adolescente soñadora y ansiosa de disfrutar experiencias nuevas, pero ella llega casi por error a los brazos de Elena Katina, la ama demonio y es encerrada en su mazmorra disfrazada de caperucita. 
Ella conocerá el mundo de los bedesemeros una noche y descubrirá algo más que un placer desbordante en sus brazos. 
Esta no es una historia erótica común, cuando todos se quitan los disfraces y regresen a la vida real ya no podrán seguir fingiendo. 

Una noche con mi ama toca de lejos una temática apasionante, las prácticas del bdms pero la historia de fondo será la relación entre una adolescente que sufre la soledad y el acoso en la escuela y ella, una mujer, una ama dominante y feroz, algo solitaria, ansiosa de atrapar a su princesa sumisa para siempre."
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOCHE CON MI AMA

Mensaje por Hollsteinvanman el Vie Ene 30, 2015 11:25 pm

UNA NOCHE CON MI AMA


Capítulo 1




Ciudad de Moscú- Rusia -actualidad

Hacía días que tenía la inquietante sensación de ser espiada, que un misterioso ser seguía sus pasos como si planeara hacerle daño. Al principio pensó que era ese chico tonto que la perseguía para salir con ella. Julia Volkova no tenía novio ni quería tenerlo todavía, los chicos que conocía eran tontos y además querían hacerlo enseguida, solo pensaban en el sexo y ella tenía sus dudas. No estaba preparada y era además, como muchas chicas de su edad: una romántica.
Con el cabello rubio de nacimiento pero ahora teñido de negro, sus ojos azules eran grandes y brillantes, los ojos de una niña alegre y confiada,  solía usar una falda larga de jeans y una blusa y un saco porque siempre tenía frío, era muy delgada y siendo una adolescente que sobredimensionaba todo se veía mucho mas pequeña y delgada de lo que era. No se veía ni se creía bonita, al contrario, cada vez que se arreglaba para ir a la escuela secundaria
Al entrar en el colegio notó que unos chicos le silbaban, los mismos tontos de siempre. Nunca dejaban de molestarla.
El último verano había adelgazado mucho mas y eso hizo que se sienta mas pequeña y plana de lo que era, pero como decía ese tonto grafiti lo que no te mata te hace más fuerte. Nunca había creído que iría a pasar un verano   a   las   hermosas   playas   españolas   de   Ibiza   y   terminaría enamorándose perdidamente de un chico italiano del sur. Todo había sido idílico, porque él también la había mirado con insistencia.
Julia suspiró y sintió un dolor extraño al recordar la sorpresa del chico cuando comenzó a besarla y notó que no era como las otras chicas. “No te angusties Julia, quería sexo y como vio que no podía o no se atrevió, te plantó”.
Su amiga Katya tenía razón.
—Además Julia, tú no eres como nosotras, eres muy chiquita aún, mejor será que esperes una relación formal para hacerlo. Todos los chicos quieren sexo pero ninguno quiere esperar, pero todavía hay chicos decentes que piensan de otra forma.
Julia suspiró y derramó unas lágrimas, el rechazo de Tulio la había afectado, ella se había enamorado de él en pocas semanas, era tan guapo tan encantador, y le decía cosas tan bonitas. No le importaba que tuviera baja estatura ni que fuera una tabla, plana y sin gracia, decía gustarle las delgadas.
Pero ella sufría porque las dietas para subir de peso un poco no le funcionaban y porque sentía que nadie la quería.  Sus amigas tenían novio y disfrutaban todo lo que ella solo podía saber de oídas. No eran perfectas, algunas eran mas rellenitas pero sexys, otras tan delgadas casi como ella, sin embargo ella no tenía suerte con los chicos y pensaba que era por su cuerpo. Decían que era bonita y los chicos la buscaban, pero otros se burlaban de ella y la molestaban. Yulia había aprendido a ignorarlos, pero en ocasiones no quería ir a la secundaria por esa razón.
Estaba angustiada: se sentía sola y lo más triste era sentir que no tenía un lugar para ella, que estorbaba y nadie la amaba. A su edad hasta los hechos más triviales se volvían inmensos y todavía lloraba al pensar en Tulio.
Ese día debía ir a la biblioteca en busca de un libro para hacer un trabajo, sus notas habían bajado, estaba sumida en una depresión y nadie lo notaba.
Su madre era casada por tercera vez y siempre estaba organizando algún viaje con sus amigas. Su padre había muerto hacía años y ella lo echaba de menos, tenía a su hermano Vladimir pero este se había casado y ya no lo veía como antes. Él si la había cuidado y sabía que la amaba, pero el resto del mundo no y pasaba el día sola yendo de un sitio a otro.
Pidió  las  copias,  tomó  algunos  apuntes,  llamó  a  su  amiga  para preguntarle cuál era el trabajo pues no podía encontrar la libreta donde había anotado todo. Su vida era un caos y lo sabía, perdía todo y no tenía ganas de nada.
Cuando salía de la biblioteca sintió deseos de llorar pero no pudo hacerlo, había mucha gente a su alrededor y odiaba que la vieran así, por eso apuró el paso y su cabello semi largo se voló, una masa oscura totalmente lisa en un hermoso rostro de virgen adolescente. Eso pensó quién la observaba a través de la ventanilla de un auto negro. Pero no había nada romántico ni soñador en esa apreciación, no buscaba una cita ni un flechazo: tenía una misión que cumplir, un encargo muy especial y lo cumpliría.
Julia volvió a sentir la inquietante sensación de ser espiada,  y tembló. ¿Por qué sentía que unos ojos la observaban y seguían por todos lados cada vez que salía a la calle? Era una tontería y si le contaba a su terapeuta le diría que seguramente era provocado por su depresión. La depresión provocaba pesadillas, trastornos de conducta, dificultad para dormir y a veces quizás también: manía persecutoria. No debía preocuparse ni creer que realmente alguien la seguía.
Sin embargo vio un vehículo inmenso negro aguardando al final de la calle y alguien de su interior la miraba, podía sentirlo. No eran ideas suyas esta vez, había visto esa camioneta inmensa en otras ocasiones y la visión de ese auto aguardando y silencioso le provocó escalofríos y se detuvo. Tuvo un mal presentimiento,  esa camioneta inmensa negra con vidrios negros, el negro le provocaba pavor y esa camioneta también. En su colegio había unos chicos góticos con ojos transparentes que adoraban al diablo que siempre le daban un buen susto, no podía verlos sin sentir que se le erizaba la piel. Y aquella debía ser la camioneta del demonio, había visto una película una vez de un auto así y…
Detuvo sus pasos temblando y decidió cruzar por la otra calle y correr, se sintió tonta al hacerlo pero ver a esa camioneta parada allí le dio pavor. Sabía que sería incapaz de seguir en esa dirección.
Entonces notó que la camioneta aceleraba y su corazón palpitó, estaba siguiéndola, era verdad, todo ese tiempo había sentido que alguien la espiaba, luego se había dicho que era una tontería, nadie tendría interés en hacer eso habiendo chicas tan lindas en la ciudad y sin embargo… ¡Maldición! La camioneta se dirigía a ella y no le interesaba disimular…
Corrió hasta la otra calle y tomó su celular aterrada al sentir el ruido de ese horrible auto persiguiéndola, discó el número de su hermano y aguardó momentos eternos. No la atendió y cortó, debía llamar a su amiga Irina, esa camioneta…
Era tarde, dos hombres salieron del inmenso vehículo y le dijeron que subiera que irían a dar un paseo. Vestían de negro y usaban lentes oscuros, quiso gritar, pedir ayuda pero no pudo hacer nada de eso porque fue arrastrada a su interior, atada y amordazada mientras un hombre la miraba sentado muy quieto desde el otro asiento. La mirada maligna y oscura la asustaba, no podía entender qué querían de ella, no era atractiva ni sus padres eran ricos… Debía haber un error. Estaba tan aterrada que poco después lloró y se quedó sentada y maniatada.
El hombre de traje oscuro y guapo semblante observó el delgado cuerpo de la jovencita con una sonrisa, era preciosa y no se parecía en nada a su hermano, sería un buen presente para “ama demonio”: una jovencita inocente, sin tantas curvas pero con un cuerpo bien formado y demasiado asustada para hacer algo más que complacerle.
—Deja de llorar preciosa, arruinas esos bonitos ojos—dijo con voz fría de pronto.
Julia miró a su captor y él quitó la mordaza para ver esos labios pequeños y carnosos. ¡Qué bonita era! Le recordaba a esas pinturas victorianas cuando las mujeres tenían ese candor y frescura, esa inocencia tan linda de verse que se había perdido en esos tiempos. Las chicas de esa edad dormían con todos los chicos y hasta se filmaban para subir sus videos privados en la web. Unas verdaderas zorras atrevidas. Pero esa jovencita no lo hacía, él la había espiado en su face y hasta había chateado con ella algunas veces con una cuenta falsa por supuesto. Se habían hecho casi amigos.
—Si gritas volveré a colocarte la mordaza pequeña—le advirtió luego.
La jovencita estaba demasiado asustada para hablar y él secó sus lágrimas.
—Tranquila,  iremos  a  dar  un  paseo  juntos,  pequeña.  Será  una experiencia nueva para ti, te gustará…
Esas palabras la asustaron y comenzó a temblar. Era un pervertido de jovencitas que disfrutaba sometiéndola a sus deseos. ¡No podía ser! ¿Por qué demonios la había escogido a ella? No era atractiva ni tenia un buen físico según ella, debía haber un error, debió confundirla con la hija de algún millonario o…
Gimió al sentir que rozaba sus labios y sus mejillas.
Si le hacía algo moriría, no lo soportaría. Nunca había estado con un hombre ni quería hacerlo todavía, no si no tenía un novio guapo y enamorado a sus pies llorándole con insistencia “per favore Julia, dame una prenda de amor…”
De pronto sintió que sus manos recorrieron sus pechos y  gritó: —No por favor, no me haga daño.
Él la atrapó y la sentó en sus piernas. —Tranquila pequeña zorrita, esto te gustará, a todas tus amigas les gusta el sexo y lo hacen como perras, con uno y con otro.
Ella palideció. Tenía razón, sus amigas eran algo alocadas pero no eran perras ni…
Su raptor siguió acariciándola pensando que antes de entregarla a la ama demonio la probaría primero, le gustaban esas caderas estrechas, era toda una mujer y sentía debilidad por las morenas con caritas de ángel. Aunque no lo fueran por supuesto… era preciosa.
Sus compañeros rieron y pidieron participar pero una mirada suya los hizo retroceder. No la compartiría, no todavía… era su venganza, suya por completo.
Julia estaba atada de pies y manos y lamentaba haber llevado una falda porque así sería más sencillo para él…
Comenzó  a  llorar,  a  suplicarle  nerviosa  al  ver  que  comenzaba  a desnudarla con prisa dejándola en ropa interior, exhibiendo ante esos rufianes su cuerpo plano y sin gracia que tanto la avergonzaba. Eso fue lo más humillante. Que todos vieran que era demasiado delgada, fea y plana, ella odiaba su cuerpo.
—No  por  favor…—se  resistió  ruborizada,  agitada,  sus  pupilas  se dilataron y estaba aterrada.
Él sonrió sin detenerse, era un hombre fuerte, alto y muy viril. Pensó que quería hacerlo allí, el roce y las caricias a la chicuela lo habían excitado tanto que sintió la humedad de su miembro inflamado, ese miembro que exigía una satisfacción rápida y ardiente. Pero la jovencita estaba histérica, asustada y sufrió un desmayo cuando quiso atrapar su precioso sexo pequeño y estrecho.
Vaya, nunca un momento erótico como ese, había terminado tan mal. Sus amigos bedesemeros rieron divertidos y él echó una buena maldición a ellos y a todos sus parientes mientras intentaba despertar a la chiquilla.
Era virgen, maldita sea, por eso se burlaban de ella y le escribían tonterías en el face, para molestarla. Nunca salía con chicos ni iba con sus amigas a las discotecas, permanecía encerrada en su casa y solo salía para ir a la secundaria o reunirse con sus amigas a estudiar.
Virgen y sumisa. Era el sueño de cualquier dom… el suyo también. Pero tomarla para sí no estaba en sus planes, solo vengarse, y la venganza ahora sería perfecta.


Continuará

Espero les haya gustado este primer capítulo  Smile
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOCHE CON MI AMA

Mensaje por Hollsteinvanman el Dom Feb 01, 2015 4:47 am

El Aquí tienen un nuevo capítulo  de esta historia. Disfrutenlo Wink Cool




UNA NOCHE CON MI AMA



Capitulo 2


Julia estaba aterrada, tan aterrada que ya no podía llorar ni decir nada.
La habían bañado y vestido de caperucita roja, porque dijeron que era el
personaje más apropiado, no sabía para qué... Y no tenía una falda larga
sino una corta, con unas medias caladas y tacos altos. El disfraz le quedaba
ridículo y ella se sentía así, además de asustada porque no podía entender
qué planeaban hacerle.
Una joven vestida como gatúbela la había bañado y vestido y preparado
para ser llevada a otro lugar. No sabía para qué, la mantenían maniatada,
nadie respondía sus preguntas y pensó que todo era como una horrible
pesadilla de la que no podía despertar. Había buscado desesperada su
celular, pero su bolso había desaparecido, sus libros de la escuela, todas
sus pertenencias, y cuando le preguntó a su raptor él no le contestó. Parecía
odiarla, o considerarla muy fea. Había visto que tenía una chica atada
como un perro con la que hacía cosas que ni siquiera se atrevía a mirar.
Látigos, fustas y disfraces extravagantes. Había otras mujeres en el lujoso
apartamento donde la tenían cautiva: rameras, y tal vez querían que ella
entrara en ese oficio. Tratas de blanca. Eso no podía estar ocurriendo en
esa ciudad, ella no era bonita ni podía ser atractiva al punto de que
quisieran esclavizarla. Pero era joven y también era virgen, algún
depravado debía demandar una chica fea y virgen para divertirse un rato.
Julia lloró y se cubrió con la ridícula capa roja, era como el personaje
del cuento infantil y se sentía tan triste y desdichada. Nadie le prestaba
atención, y la gran parte del tiempo que estuvo cautiva en ese lugar
permaneció atada, aislada, llorando y suplicando pero todos la ignoraban.
Una de las chicas que parecía una ramera y usaba una peluca oscura se le
acercó y le ordenó que comiera algo, no era la primera vez que rechazaba
la comida, no tenía hambre ni quería comer nada que le ofrecieran ni
tampoco beber por temor a que tuviera alguna droga.
—Si quieres salir ganando con esto chicuela, deja de temblar, y de llorar
como niñita. Y haz todo lo que tu amo te diga.
Ella la miró con curiosidad, ¿de qué hablaba esa mujer?
Se llamaba Gatita Nin y usaba unos disfraces de gatita y hasta se movía
en cuatro patas para seducir a su raptor. No imaginaba que hubiera gente
que actuara así y que eso formara parte de un ritual erótico. A su raptor le
gustaba mucho darle con la fusta, darle nalgadas y ella reía y le gustaba. En
ese lugar debían estar todos locos.
De pronto comió un trozo de pastel de chocolate porque al menos se
había acercado a hablarle y parecía tenerle lástima.
—Nunca he estado con un hombre, no sé nada de sexo ni podré… hacer
las cosas horribles que tú debes hacer con él—dijo de pronto.
La joven la miró con pena.
—No deberás hacer nada, él lo hará todo al principio pero luego…
—¿De quién hablas? ¿Por qué lo llamas amo? Solo los perros y esclavos
tienen un amo—expresó molesta.
—Tú no sabes nada de nosotros ¿verdad? ¿Crees que nos vestimos así
porque nos gusta el circo? Esto que hacemos pequeña tonta vainilla se
llama bdsm, bondage sado masoquismo. Y tú ni siquiera eres vainilla
porque nunca lo has hecho. Solo quería advertirte porque pronto te llevarán
lejos de aquí, serás el premio y tendrás un nuevo amo. Debes mostrarte
dócil y sumisa, de eso se trata y no lo rechaces, es una persona muy cruel si
se siente rechazada o…
—¿Un amo? Tú lo llamas amo a ese sujeto.
Gatita Nin asintió.
—¿Dices que me llevarán a un lugar para que un loco me ate y me dé
nalgadas y azotes?¿ Por qué? ¿Es por dinero, trafican con jovencitas? ¿Por
qué han hecho esto conmigo?
La mujer no respondió, había hablado demasiado sin embargo le daba
lástima la chicuela, le parecía una crueldad entregar a una joven virgen a
ama demonio. Era una de los amos más despiadados, una persona muy celosa de sus
sumisas, porque tenía varias y en una ocasión había matado a un amigo
suyo que se había follado a una de ellas sin su autorización. Y le gustaban
jovencitas, tiernas, colegialas… pero colegialas que sabían cómo
complacerle, pequeñas zorras de uniforme. No como esa pobre muchachita.
Pero su amo Boris así lo había dispuesto, era su venganza y había esperado
mucho tiempo para llevarla a cabo. No escaparía. Convertiría a la joven en
sumisa de ama demonio y luego enviaría el video a su antiguo enemigo. Ese
era el plan y nada podía fallar. Una tierna joven inocente sería sacrificada
para cobrar una vieja deuda. Eran las órdenes del amo y nadie se atrevería
a desobedecerle.
****
La ama demonio sabía que esa noche recibiría un presente del amo Boris
y lo esperaba con ansiedad. Alguien le había dicho que era una preciosa
colegiala pelinegra y morena, preciosa y con aire virginal. Una auténtica virgen traída del
sur, porque allí todavía había vírgenes adolescentes.
No le obsequiaba una sumisa, le obsequiaba una chicuela para que ella la
convirtiera en su sumisa y luego su esclava.
“No podía lastimarla ni forzarla, ni someterla a castigos rudos, tenía un
carácter muy especial, era caprichosa e introvertida, no tenía muchos
amigos ni salía con muchachos”.
Leyó la carta con una sonrisa. Se sentía más que satisfecha con el
presente.
Esa noche en su mazmorra algunas sumisas nuevas quisieron llamar su
atención, pero ella jamás se interesaba en las rameras, no le gustaban, las
prefería jóvenes e inocentes. Y le gustaba elegir a la más bella del grupo.
Algunas de esas sumisas eran histéricas, había tenido malas experiencias y
para ella la mirada lo decía todo.
Para ella no eran más que juegos eróticos, no había relación amorosa, solo
simple placer ,dominación, sumisión, posesión, eran suyas hasta que se
aburría y las reemplazaba. No todas estaban aptas para estar con ella y esa
noche se sentía algo hastiada, necesitaba chicas nuevas y ese regalo no
pudo llegar en mejor momento. Su viejo amigo conocía bien sus gustos y
al enterarse de que la chica había llegado decidió recibirla en su sala
privada, lejos de sus amigos bedesemeros.
En ocasiones le gustaba disfrutar de un platillo especial en soledad, se
sentía excitada sin saber bien por qué pero la carta la había intrigado. ¿Una
auténtica virgen? ¿Sería realmente virgen o fingiría serlo? Le gustaba
mucho que fingieran y que luego se soltaran como verdaderas rameras…
Le seducía mucho el aire virginal e inocente en una mujer.
Julia entró en la habitación temblando, la oscuridad la envolvió y no
podía quitarse de la cabeza las palabras que dijo una de las sumisas de su
raptor “es amo demonio”, el mismo que Gatita Nin le había advertido.
“No la rechaces y haz todo lo que te pida, si te pide una chupada se la
darás, hazlo con suavidad, al principio sentirás vergüenza, luego te
acostumbrarás y esa persona te enseñará a…
La joven no era una ignorante, sabía de esas prácticas, las había leído en
alguna revista o visto una de esas películas porno con sus amigas, a
escondidas a la edad que las adolescentes quieren saber cómo es el sexo.
Pero una cosa era curiosear y ver y otra muy distinta acostarse con un
hombre al que nunca había visto en su vida, besarlo y arrodillarse ante él y
convertirse en su sumisa.
¿Qué carajo era una sumisa? Era una esclava. No, esclava era otra cosa,
la esclava no podía hacer nada, era un objeto sexual que siempre debía
estar allí para su amo, su dueño, la sumisa era como una mascota, una cosa
que el amo tenía para someterla a los juegos de bondage, dominación y
tortura. Ellos lo llamaban bondage, cuerdas, azotes, y otras cosas en las que
no quería pensar. Gatita Nin dijo que ser sumisa era muy placentero, que
era un juego muy parecido a los otros.
Ella miró a su alrededor asustada. Notó que había muebles y sillones
rojos y una luz con velas en el centro de una mesa. Él estaba allí, el amo
demonio pero no lo veía por ningún lado. Avanzó con la capa roja y de
pronto pensó en esconderse para que no la encontrara.
Pero de pronto lo vio en un rincón y gritó aterrada. Era él, el amo diablo y
no tenía cuernos ni nada, y era...era una mujer? el amo demonio era en realidad "ama demonio" una mujer que vestía un traje entallado negro de corte femenino y con un gran escote en la zona de sus voluptuosos senos, acompañado de un
látigo mirándola con fijeza. Debió haberla observado todo ese tiempo
mientras ella buscaba a tientas un sitio para esconderse.
Encendió las luces y ella vio que era una mujer de más de treinta, bastante mas alta que ella, con una melena rizada roja, con grandes atributos delanteros,y con unos ojos que eran una mezcla de colores entre verdes y grises que le regalaban una mirada especial y penetrante.
Sonrió levemente y ella tembló como una hoja al sentir que esos ojos la
recorrían sorprendidos.
—¡Qué afortunada he sido! Jamás imaginé que recibiría un presente tan
hermoso esta noche. ¿Cómo te llamas preciosa?
Ella la miró confundida sin responder, la mujer repitió la pregunta, molesta, de
que su nueva sumisa ni siquiera obedeciera la primera orden que le daba.
La joven murmuró su nombre y lloró, lloró porque aunque fuera una mujer no quería que la
tocara o que la obligara a andar en cuatro patas, ni que le hiciera esas cosas
horribles que hacían las otras chicas con su anterior raptor. 
Ama demonio sonrió y le quitó la capucha divertida, tenía la sensación
de que la chicuela se sabía muy bien su papel, como una buena actriz,
temblaba y lloraba para fingir inocencia.
Un cabello negro, semi corto y espeso salió de la caperuza y un cuerpo muy delgado pero bien proporcionado apareció para excitarla.
—Quítate el vestido preciosa, hoy soy el lobo feroz y quiero verte mejor.
—ordenó.
La joven se secó las lágrimas y retrocedió asustada.
—No haré eso señora, ni haré nada con usted… fui raptada ayer cuando
salía de la biblioteca, y traída aquí… Nunca quise esto, yo no soy una
ramera, vivo en…
Le contó su vida en pocas palabras esperando que la mujer pelirroja la comprendiera que
lo que habían hecho con ella era un rapto y eso era considerado un delito.
La pelirroja la escuchó paciente mientras acariciaba su cabello y la miraba
embobada y excitada porque esa chicuela delgada representaba todo lo que
le gustaba encontrar en una mujer: belleza, inocencia, femineidad, y
además… Le encantaban las bajitas, pequeñitas y vestida así parecía tan
joven. Tenía dieciséis años, pronto cumpliría diecisiete y sus ojos azules grisaceos
eran tan dulces e inocentes, hermosos… Una hermosa chica…
—Quítate el vestido preciosa, luego me contarás más historias ahora
quiero jugar… sabes bien de lo que hablo verdad, querías conocer al amo
demonio del club…o mejor dicho a mi, la ama demonio—dijo ella y de pronto atrapó su boca y su cintura porque
se moría por besar a esa chiquilla morena vestida de caperucita.
Ella la rechazó algo confundida por la forma en que la miraba, la mujer pelirroja no
estaba fingiendo, la consideraba preciosa, aunque sospechaba que no le
había creído una palabra de todo lo que le había contado. ¿Acaso creía que
mentía?
—No, déjeme esto es un error y si me hace daño irá a prisión, soy menor
de edad y la denunciaré por rapto y abuso—insistió.
Ella sonrió, era su mazmorra y allí hacía lo que quería. Nunca iría a
prisión por tener a una sumisa, le gustaba adiestrar jovencitas y le gustaba
esa. Le encantó nada más verla entrar en su habitación.
No contaba con que se resistiría y gritaría pidiendo ayuda corriendo por
todos lados.
La pelirroja sonrió pensando que era un juego y la atrapó cuando llegaba a la
puerta.
—Deja de jugar preciosa, basta de juegos y demuéstrame lo que sabes
hacer con tus labios—le susurró.
Ella dejó escapar un gemido al ver que se abría el pantalón y liberaba un
inmenso miembro inflamado y excitado por la correría, pero que rayos...una mujer con un miembro? Eso es imposible o no? -Se dijo Julia para si misma.
— Descuida hermosa te acostumbraras a verme con el- afirmo la mujer pelirroja- Arrodíllate preciosa, hazlo o serás castigada. Es un juego y tú debes
complacer a tu ama. Porque imagino que sabrás cómo hacerlo.
No, no lo sabía y se quedó aterrada mientras ella la empujaba al suelo y la
obligaba a arrodillarse.
Era muy hermosa, pero Julia jamas había pensado en una mujer  de ninguna manera y menos en un nivel sexual y a decir verdad nisiquiera con un hombre se inclinaría ni
dejaría que…
Recordó los consejos de Gatita Nin: “no la rechaces, haz todo lo que esa persona 
te pida…”
La pelirroja notó que la joven no respondía, que actuaba como una verdadera
colegiala y que no quería hacerlo porque le daba miedo o vergüenza. No
era tonta, la chiquilla parecía histérica, no hacía más que llorar y suplicar.
Impaciente se acercó y le quitó el vestido hasta desnudarla. Le daría
azotes, o la ataría a la cama. Tal vez todo era parte del teatro… ¿O no lo
era? Decidió probar optó por lo segundo, estaba hambrienta y si no recibía
caricias ella se las daría.
Julia gritó al verse atada de pies y manos, amordazada pero de piernas
muy abiertas, sintió sus besos y pensó que se desmayaría. Su boca atrapó la
suya y luego sus pequeños pechos redondos, tan suaves, esperaba que se relajara,
convencerla…
Pero algo andaba mal y de pronto dejó escapar una maldición. No podía
creerlo, la chica era virgen, con una vagina tan pequeña que toda su
excitación se convirtió en un sudor frío. No le habían mentido, jamás había
estado con un hombre; podía palpar la membrana con sus dedos…Era
virgen.
Jamás lo habría creído, era muy delgada y pequeña pero su cola estaba muy bien formada y la
cintura estrecha, y sí era virgen. Una auténtica virgen.
No se fingía inocente, lo era, por eso estaba tan asustada y no respondía a
nada.
La observó desconcertada, sí por primera vez estaba descolocada por
completo y deseó llamar a su cretino amigo Boris, el maldito le había
hecho una broma de mal gusto.
La jovencita estaba tan asustada que no se movía, así que lo primero que
hizo fue desatar las sogas y hablarle para que reaccionara, lo que menos
necesitaba ahora era que se le desmayara.
—Tranquila chicuela, no voy a tocarte, ¿me oyes? Creo que alguien me
hizo una broma idiota. Vístete, ¿puedes hacerlo? Te llevaré a tu casa ahora.
Esas palabras le dieron tanto alivio que su mirada cambió y dejó de
temblar. Había pasado el peor susto de su vida y solo quería salir de ese
horrible lugar y regresar a su casa le parecía casi un sueño.
De pronto Yulia fue capaz de hablar.
—No puedo volver a mi casa vestida así, me siento ridícula disfrazada
de caperucita roja. ¿Tiene usted alguna ropa que pueda servirme?
No, no la tenía, sus sumisas no usaban ropa y la que tenían…, ella poseía muy poca ropa ahí y la que había era demasiado grande para la pequeña chica morena, ese era un club exclusivo para quienes practicaban
el bdsm.
—Ponte esa ropa pequeña, luego te conseguiré algo mejor. Será mejor
que te saque de este antro, preciosa, no es un lugar para colegialas.
Ella la miró sorprendida, ¿le había dicho preciosa? Y no era tan malvada
como le habían contado, al menos la había respetado. Se sentía aliviada y
agradecida, la llevaría a su casa sana y salva. No podía creerlo.
Se vistió con rapidez, tomó sus pertenencias, el celular y luego hizo
algunas llamadas.
Ella siguió a la pelirroja obediente y en el camino le preguntó qué había pasado
exactamente. La jovencita le dijo que habían estado siguiéndola y que un
hombre la había raptado y había intentado abusar de ella en la camioneta
pero no lo había hecho. Luego prometió entregarla al amo demonio que
era una persona cruel y malvada al que debería someterse, si no lo hacía, la
mataría.
La pelirroja sonrió, sí tenía fama de ser una ama ruda, exigente y terrible. No era
nada de eso, era un maldito juego erótico, ¿es que nadie podía entenderlo?
Juegos de dominación y placer. Que una colegiala novata no podría
entender, una chica raptada de la escuela, ¿qué clase de putada era esa? Ella
jamás pidió algo tan extremo para tener una verdadera virgen, bueno sí,
había dicho algo pero… Una cosa era fantasear y otra muy distinta…
No se sintió tranquila hasta que la sacó del club, la metió en su auto y
llevó a la jovencita morena a su casa, estaba muy pálida y no se veía nada bien, si
la devolvía en ese estado…
—¿Has comido algo pequeña?—quiso saber mientras la miraba con
fijeza.
Era preciosa, una colegiala preciosa con sus zapatitos con hebillas y
medias blancas, el cabello oscuro y esos ojos… adoraba la mirada dulce y
tierna de esos ojos azules y de pronto mientras ella le confesaba que no había
podido tragar bocado desde la mañana se preguntó si… Nada, era una
completa locura.
—¿Usted va a llevarme a mi casa, señora?—La jovencita se sonrojó, ese mujer la había visto desnuda, había palpado su vientre como un
ginecólogo descubriendo que no mentía y que realmente era virgen y ni
siquiera sabía su nombre.
—Escucha, te llevaré a mi casa primero—aceleró su auto Nissan y viró a
la izquierda—Cenaremos y luego avisaré a tus padres que estás bien.
Julia aceptó, estaba hambrienta y confiaba en la mujer pelirroja, a decir verdad estaba
casi forzada a confiar. Había escapado de algo terrible pues de haberlo
hecho… No quería perder su virginidad de esa forma, ni con un hombre, ni con una mujer y soñaba con algo
tierno, dulce…
—Yo no recuerdo el número de mi casa… No puedo recordar…
La pelirroja la miró muy seria, no podía creerlo, parecía en estado de shock y se
dijo “mierda, ese imbécil me las va a pagar”.
Entraron en su casa y la joven miró a su alrededor asustada y temerosa.
Era una casa antigua y fría, con muebles modernos sin embargo, algunos
retratos y… Qué extraño era todo eso, no podía recordar nada y estaba
nerviosa.
—Siéntate—repitió la desconocida mientras buscaba comida hecha en el
frízer.—¿Comes lasaña?
La pequeña ojiazul no le respondió, parecía distraída, rara, iba de un lado a otro hasta
que se sentó en la mesa redonda frente a la cocina.
—Siéntate—debió decirle por tercera vez—No soporto ver a una persona
parada. Siéntate y come, lo hizo mi cocinera hoy, tiene verduras, pollo…
El olor era delicioso pero Julia apenas probó un poco. La desconocida
pensó que la muchacha necesitaba un buen sedante, pero no se animó a
proporcionárselo, ni a darle droga alguna.
—Tranquilízate muñeca, no voy a violarte, no soy una sátira ni una
demonia, pensé que eras una chica que buscaba una experiencia en el
club… Pero jamás he abusado de una novata ni he forzado a ninguna
mujer… Y lo digo en serio. Me crees ¿verdad?
Ella la miró con intensidad.
—Esto parece una broma, un sueño absurdo—dijo al fin—No
comprendo por qué ese hombre me hizo esto, nunca lo vi en mi vida, y
pretendió venderme como esclava a una mujer rica. Eso es un delito y
debo ir a la policía... ¡No sé su nombre!
—Descansa, mañana hablaremos, cuando recuerdes el número de tu
casa.
La joven secó sus lágrimas y la pelirroja la llevó al cuarto de huéspedes y la
arropó como si fuera su hermana menor o algo similar.
Cuando la jovencita se hubo dormido llamó a Boris Kozlov, perro
rastrero y mal parido! Hijo de puta.
—¿Quién es la chica? Raptaste a una colegiala, a una chica inocente, una
niñita para meterla en mi cama. ¿Es que te has vuelto loco?
—¿No te gustó mi regalo, amiga? Disfrútalo demonia, te lo has ganado.
Tú querías una virgen y yo te conseguí una auténtica virgen, hicimos un
trato ¿lo olvidas? ¿Qué pasa? ¿ama demonio le teme a una virgencita?
—¿Es una broma estúpida verdad?
—No. Es un regalo, tú me ayudaste a encontrar al bastardo y yo te
obsequio a la hermana menor del bastardo para que te la devores las veces
que quieras. Debes hacerlo, vamos, ¿aún no la has tocado? Te creí mas inteligente. ¿Qué pasó? ¿Te asustaste?
Ella no contestó, le llevó algún tiempo comprender esa broma macabra.
—Es la hermana de Vladimir Volkov, ¿lo recuerdas verdad?
Se hizo un silencio sepulcral, muchas cosas pasaron por la mente de ama
demonio en esos momentos. No podía ser.
—Él tomó a tu chica hace tiempo y también me debe una. Te la dejaré
un tiempo para que la enseñes y luego me la devolverás. Debes filmar el
adiestramiento, cuando comiences, porque sospecho que no has empezado,
luego de que me envíes el video entonces me devolverás el regalo que te
envié con tanta generosidad. Te divertirás enseñándole, eres la master en
bdsm y además sabes que debes hacerlo y qué pasará si me desobedeces
ama demonio. Lo sabes ¿no es así?
—Escucha maldito desgraciado, no cuentes conmigo para esto. Esa
pobre chica no tiene la culpa, esto es un delito y no iré a prisión por tu
culpa. Casi caigo como una imbécil en tu trampa. Pero no me prestaré para
esto, no soy una canalla, jamás haría daño a una chica inocente por una
venganza estúpida.
—Haz tu parte, nada más, si no lo haces te denunciaré por haber matado
a esa chica, tengo el video, las pruebas. Eres una imbécil te creí más lista,
¿será que los años te han vuelto sentimental? Sé todo de tu vida pelirroja, nos
criamos juntos, me debes esto pero si te pones estúpida deberé presionarte
y lo haré, soy un dom, no olvides.
Cuando cortó el celular se sintió enferma, no haría nada con esa chica,
su primo estaba demente, además… ella tenía sus dudas sobre esa muerte, no
era seguro que el hermano de la jovencita lo hubiera hecho. El deseaba
encontrar a un culpable y dijo haber recibido una cinta sobre su hermana…
Necesitaba darse un baño y beberse un whisky en las rocas. Maldito
asunto. Ese desgraciado se había vuelto loco. No podía hacer eso, era
criminal. Pero la amenaza había sido clara.
Se acercó luego a la joven y suspiró, pobrecilla, ¿en qué jodido asunto la
habían metido? Si se negaba a educarla, a iniciarla en la sumisión otro lo
haría en su lugar y no sería ni considerado ni… Maldita sea, era una
princesa del bosque, una auténtica colegiala virgen, su fantasía predilecta.
Y estaba allí, al alcance de su mano. Pero no podía tocarla, ni seducirla así,
no era una hija de puta, y la chica estaba asustada, no sabía nada de esas
prácticas ni imaginaba…
Apartó la vista de su cuerpo, la había visto desnuda y era hermosa,
perfecta, la princesa sumisa de sus sueños, pero no debía hacerse ilusiones.
No era para ella, y antes de que se obsesionara mejor sería devolverla a su
casa al día siguiente.
La jovencita gritó como si protestara y de pronto se dio cuenta de que
sufría una horrible pesadilla y aunque tenía los ojos abiertos parecía
dormida.
Le llevó tiempo calmarla y luego rendida se durmió a su lado exhausta
por si acaso despertaba asustada. Era la primera vez que una chica dormía
en su casa, hacía tiempo que ninguna se quedaba allí y sin darse cuenta se
durmió abrazada a ella, sintiendo su calor, su olor dulce y suave…
pequeñita y morena, olía como un bebé, su piel era suave como la de una
pollita. Suspiró. ¿En qué lío se había metido y cómo diablos podría salir
ahora?


CONTINUARÁ ...


En unos dias les pongo mas  conti!!!! Smile
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOCHE CON MI AMA

Mensaje por Hollsteinvanman el Dom Feb 08, 2015 10:26 pm

Un nuevo capítulo de esta historia, disfruten.  Very Happy


UNA NOCHE CON MI AMA...




Capítulo 3 


La jovencita estaba despierta cuando entró en la habitación con el
desayuno, la capa roja la cubría y el cabello semi corto estaba a un lado, despeinado y
sus ojos la miraron con fijeza. Estaba muy graciosa con las mejillas
rosadas como si la avergonzara estar vestida así o…
—¿Te sientes bien, preciosa?
Ella asintió lentamente.
—Bueno, desayuna y luego, llamaremos a tus padres, ¿recuerdas su
número?
Julia dijo no estar segura, pero si recordaba la dirección de su casa.
Dormir le había hecho mucho bien y de pronto quiso saber por qué le
habían hecho eso.
—¿Fue por dinero? Ese hombre, Boris…
La pelirroja la miró con fijeza, esa mirada la hacía sentir algo incómoda, era tan
intensa.
—No, no fue por dinero—puntualizó la mujer de ojos verdes con grises-Fue una broma cruel pollita, lo
lamento, de veras. Pensé que fingías, que todo era parte de la actuación, del
juego erótico de ama y sumisa. 
La joven de mirada azul tragó saliva, sabía algo de todo eso, había visto cosas en casa
de su raptor que la habían asustado.
—¿Una broma? ¿Y por qué buscar a una joven fea y sin experiencia para
gastarle una broma? Esto no tiene sentido. Debe haber algo más. Usted señora me
oculta algo, no desea decirme, pero conoce a ese hombre, ¿no es así?
Boris.
No, no podía decírselo. De pronto la vio sin maquillaje, con los ojos azules muy claros y las facciones de adolescente. Virgen. Una preciosa virgen de
dieciséis años a quien debía convertir en sumisa, porque si no lo hacía…
¡Maldición! No podía hacer eso.
—Escucha, no puedo decirte la verdad ahora, es algo complicado de
explicar, pero tú no eres fea, ¿por qué dices eso?
—Si lo soy, y este traje me hace ver mucho peor.
—Está bien, te conseguiré ropa adecuada pero aguarda… no puedo
regresarte a tu casa todavía, necesito tener la certeza de que estarás a salvo,
de que esos locos no volverán a molestarte.
No, nunca tendría esa certeza. Boris regresaría por la morena si la dejaba en su
casa y lo sabía, empezaba a entender todo el plan. Y ella estaba metida hasta
el fondo. Secuestro, rapto… La pelinegra pestañeó con el corazón palpitante.
—No puedo quedarme aquí, por favor, usted prometió que me llevaría a
mi casa—dijo con un hilo de voz.
—Lo haré princesa, lo haré cuando pueda hacerlo. Ahora aguarda, veré si tengo algo en mi armario que te sirva o sino pediré
algo de ropa para ti, ¿puedes decirme tu talle y qué ropa sueles usar?
Debía mantenerla oculta, ese bendito asunto del secuestro… si alguien
descubría que la chica estaba allí y que…
No lo haría, no se prestaría para eso, era una bajeza, una crueldad.
Había muchas chicas para divertirse, colegialas liberadas y mujeres con
experiencia. No necesitaba intentar seducir a una novata, era preciosa sí,
pero… Estaba muy verde, y se le notaba.
Julia agradeció que le llevara ropa abrigada y también más normal y
cuando tiró ese ridículo traje de Caperucita se sintió aliviada.
La pelirroja se alejó, estuvo horas ausente y la pelinegra no dejó de preguntarse por qué la
retenía en su casa. Encendió la televisión y pensó que se sentía segura, y
que no extrañaba nada. La había llamado princesa, y creía que era preciosa.
Ni su madre ni su hermano debían estar muy preocupados, sus amigas no
gran cosa.
En realidad no le importaba a nadie.
No se sentía bien en la escuela ni en su casa y le costaba creer que una mujer tan hermosa como esa pelirroja la deseara, aunque solo quisiera sexo, siempre se había
sentido tan disminuida, tan rechazada por ser como era…
Era cierto que en su corta vida jamas pensó tan siquiera pensar en la posibilidad de sentirse atraida hacia otra persona de su mismo genero, pero ahora en ese momento la idea no se le hacia tan imposible ni tan lejana, sin contar con que esa pelirroja poseía "algo"que la hacia un poco diferente de una mujer común y justamente era ese "algo" lo a Julia le causaba mas curiosidad y atracción.
Tampoco esa mujer parecía tan malvada a la luz del día, tenía un rostro agradable, era mas alta que ella y se veía fuerte, su mirada era intensa, sincera, de un tono que parecía ser una mezcla perfecta de entre verde y gris, su cabello rizado y rojo lucia espectacular. ¿Qué edad tendría? Tal vez
menos de treinta… pero no debía hacerse ilusiones, esa pelirroja no estaba interesada
en ella aunque la hubiera llamado tantas veces preciosa y fuera amable.
Todo ese asunto del secuestro la asustaba, no podía entender por qué estaba
allí y porqué ahora esa mujer demoraba su partida…
A media tarde cuando regresó la encontró más relajada.
—Julia, debo hablar contigo esto es… Algo complicado, más de lo que
había pensado. Debes quedarte unos días aquí, como si fueras huésped hasta que
pueda resolver este embrollo. Siéntate por favor, necesito explicarte y no
es muy sencillo.
La jovencita de ojos azules obedeció y se estremeció al escuchar los siniestros planes
de su raptor boris, las amenazas y demás. La habían enviado al matadero, sí, eso
habían hecho, la habían entregado como un presente, una ofrenda para que
su nueva  ama hiciera lo que quisiera con ella y sin embargo…
Al ver que la jovencita se angustiaba Lena tomó su mano y la besó con
suavidad, un gesto tierno que le provocó un temblor.
—Tranquilízate pequeña, no te haré daño—le susurró.
La morena pensó en la historia con calma.
—Mi hermano Vladimir está casado hace años, él jamás… haría daño a una
chica ni le haría esas cosas horribles.
Su captora la miró con fijeza, no parecía tan segura de ello.
—Pero él cree que tu hermano mató a su hermana mientras practicaban
bondage extremo. Era su sumisa… escucha, tú no sabes nada de esto pero
nosotros tenemos ciertos límites, ciertos códigos, y cuando hay imbéciles
que los pasan ocurren estas cosas. Hay falsos amos y amas y falsas dominas,
dementes que creen que pegar a su novia y atarla con cuerdas es bdsm pero
en realidad no tienen idea de nada.
Julia se sonrojó como una chicuela.
—Tiene razón señora, desconozco esas prácticas salvajes y creo que jamás
podría soportarlas. Mi hermano nunca haría algo de eso…Ese amigo suyo
Boris está loco y temo que se equivocó. Mi hermano sería incapaz de atar
a una chica como usted dice y luego asfixiarla hasta matarla.
Lena la observaba con fijeza, con ese cabello semi largo y totalmente liso que enmarcaba ese pequeño rostro parecía una hermosa
madona, frágil, vulnerable como la caperucita que había conocido la noche
anterior.
—Quisiera creerlo pero mi primo encontró pruebas, tiene una cinta y…
No son pruebas definitivas por supuesto chicuela pero…
—Me llamo Julia, deje de llamarse chicuela o pichoncita, tengo
nombre, ¿sabe? Y usted señora,… ¿Usted es prima de ese lunático? ¿Y cómo es su
nombre? ¿Por qué no me lo ha dicho? Supongo que debe tener otro nombre
que no sea ama demonio.
La pelirroja la miró con fijeza y la morena notó que sus ojos verdigrises 
eran indescriptiblemente hermosos. Era una mujer guapa y sus miradas la
hacían estremecer. Esperaba que no lo notara porque no tenía interés en
que la atara como un pollo y le hiciera esas otras cosas espantosas mientras
la obligaba a someterse a ella. Todo lo que sabía del bondage le provocaba
terror, y no olvidaba que todavía estaba a merced de una extraña, de una ama, una fiel
representante del bdsm. Y aunque sea mujer y dijera que no iba a forzarla temía que
terminara seduciéndola, empujándola a hacer esas cosas tan peligrosas y
horribles.
—Me llamo Elena Katina, pero me dicen Lena, y aquí soy Ama
demonio. A pesar de ser mujer soy  la única que puede ostentar el título de master. Pero he estado
algo alejada del club de bdsemeros, todo lo que se repite, sin emoción,
termina hartándote. Al principio es excitante, luego no es lo que crees, no
sientes ganas de… Fui anoche al club porque me prometieron un obsequio
especial, una sumisa preciosa que sabían me gustaría…
Julia se sonrojó inquieta, ¿hablaba de ella, una sumisa preciosa?
—Yo no soy preciosa, me dicen esas cosas para engañarme, para
engatusarme o convencerme de que tenga sexo. Pero jamás seré eso que
usted dice señora, ni sumisa, ni preciosa.
Esas palabras la hicieron reír a Lena, esa chica era muy graciosa, dulce, tan
inocente, ¿qué sabía esa de los placeres del bdsm, ni siquiera conocía los
placeres más simples del sexo? 
Pero había una amenaza latente sobre ese ángel y lo sabía, su primo
estaba loco y ciego y podía hacerle mucho daño. No todas las chicas
estaban listas para ser sumisas ni soportaban esos juegos, algunas huían
gritando furiosas, tenían fantasías sí con unas sogas, pero eso no alcanzaba,
porque algunas fantasías jamás deben realizarse hasta tener la certeza de
que serán placenteras, y eso, lamentablemente no se sabe hasta el final.
—Sí eres preciosa Julia, no eres sumisa todavía, me hicieron creer que
lo eras y todo parecía encajar, pensé que fingías, que era parte de la
actuación…
Sus ojos  se agrandaron.
—Ahora ven a comer niñita, perdón, Julia, se me olvida tu nombre,
debes alimentarte y darme tiempo para que elabore un plan. Lo primero es
tranquilizar a tus familiares, inventa una historia. Te fuiste con un chico
que te gustaba para tener una aventura diferente.
La joven obedeció y la pelirroja se preguntó cómo demonios saldría de ese
embrollo. No sería sencillo convencer a su primo, pero debía intentarlo.
Era una locura lo que estaba haciendo y lo sabía. Estaba metida en el baile
y como en el refrán: debía bailar.
—Escuche señora Lena, no será sencillo contarle esa mentira a mi
madre, nunca salgo con chicos ni creerán que me escapé con uno de ellos…
Yo no soy alocada.
La pelirroja la miró con intensidad.
— ¿Y por qué no salías con chicos?
Ella no le respondió hasta que dijo.
—No soy atractiva ni le gusto a nadie. Deje de burlarse de mí, yo no soy
preciosa, soy una tabla plana estudiosa que ayuda a sus amigas en las pruebas y
también a unos tontos para que dejen de molestarme. Y si cree que
mintiéndome, o haciéndome sentir bella dormiré con usted se equivoca,
porque no puede engañarme, no soy tonta.
Esas palabras casi la asustaron, no podía creer que esa joven se viera fea
solo por no tener los senos exuberantes y ser mas delgada de lo normal, no era tan plana y delgada en realidad, y ser así le sentaba, no se
notaba tanto, solo debían ser algunas libras por debajo del peso saludable.
—No eres tan lista como pareces, pequeña—dijo al fin, exasperada
dejándose caer en el sillón mientras se bebía una cerveza.
La morena se quedó mirándole estupefacta, claro que era lista, era la mejor de
la clase, tenía las mejores notas… Bueno antes las tenía, ahora había
bajado su rendimiento pero…
—Quiero decir, eres inteligente pequeña pero no tienes mundo y nadie
habla contigo ¿verdad? No tienes hermanas ni verdaderas amigas que
logren ayudarte a superar ese bullying que sufres. ¿Crees que eres la única
que no tiene unos senos grandes y algunas libras de menos? En tu colegio debe haber muchas chicas
como tú, pero ninguna tan bonita, estoy segura. Eres preciosa y no te lo
dije porque quisiera llevarte a la cama, no soy una pervertida de menores y
tú eres virgen, además no eres lesbiana, cuando decidas dejar de serlo, pues mejor será que
encuentres a un chico bueno y tranquilo que no vaya a lastimarte.
Julia lloró al oír esas palabras, pero Lena no se detuvo, quería decirle lo más
importante.
—Los chicos no te molestan porque seas fea, o como dices tú: “tabla plana”,
te aseguro que ningún chico se interesa en una chica fea, yo también fui una
adolescente estúpida con las hormonas alborotadas y aunque sea mujer sé bien cómo piensan
esos imbéciles. Te persiguen porque eres preciosa y no pueden tenerte, no
lo haces con nadie así que no tienen esperanza de que lo hagas con ellos.
La morena lloró al recordar lo ocurrido meses atrás cuando unos chicos la
siguieron y comenzaron a burlarse riéndose de ella por ser “tabla plana
virgen”. Todo había empezado por haber salido con ese chico de quinto
año, el más guapo del colegio, él había esperado otra cosa y luego de
llevarla a bailar la metió en su auto y quiso que… estaban besándose y
abrió sus pantalones para que le hiciera caricias.
Ella corrió asustada y ese chico guapo le contó a todo el mundo que era 
una tonta, una monja de convento que se asustaba de ver un hombre
desnudo.
Luego debió soportar las burlas y alguien dijo que ella era virgen. Más
burlas, todas sus amigas lo hacían, algunas con varios pero ella no.
—No debes sentir vergüenza preciosa, es tu decisión, lo harás cuando
estés madura y preparada. Cuando un chico te conquiste y sientas que
realmente deseas hacerlo. Las chicas de tu edad lo saben todo del sexo pero
eso no es muy bueno ¿sabes? Es decir… Lo hacen por deporte, por
curiosidad, pero es algo mecánico, el placer que sienten es efímero. El sexo
es algo emocional, espiritual, son dos personas que se gustan, que se unen
y disfrutan a cada instante descubriendo sus fantasías, besos caricias… No
es lo mismo al sexo adolescente, aparearse como perros puede ser
divertido para ellos, ahora nada está prohibido ni censurado, sus padres no
lo saben. Pero el sexo es un camino, un aprendizaje, un descubrimiento que
debe hacerse lentamente. Tú no eres como ellas y deja de verte fea, porque
yo te veo preciosa y no soy la única, mi primo también y me envió una
carta diciéndome que te cuidara y no te lastimara. Y no te digo esto para
seducirte, si quiero sexo sé dónde encontrarlo, no necesito engatusar a una
colegiala ni mentirle. Yo no miento y detesto las mentiras, los engaños. Tú
eres hermosa, eres dulce, y si esos imbéciles te molestan es porque te
desean y no pueden tenerte. Aprende a quererte, a verte hermosa, ama tu
cuerpo, y empieza a aceptarlo.
Ella secó sus lágrimas y la miró confundida, nunca se había sentido
hermosa ni bonita y no le gustaba su cuerpo, usaba vestidos y faldas largas
para cubrirse porque pensaba que sus piernas tenían demasiada carne. La
terapeuta del colegio la había atendido algunas veces y se había sentido
mejor hablando con ella pero luego debía soportar las burlas de los chicos
y todo se iba al tacho. No quería regresar a ese colegio, había pasado los
peores años de su infancia y ahora en la adolescencia también.
Lena escuchó parte de la historia conmovida.
Al parecer la madre de esa joven estaba muy ocupada con su nuevo
marido para prestarle atención, su hermano tampoco parecía quererla
demasiado y su padre, que tal vez pudo amarla, pero había muerto cuando
cumplió ocho años. Había una tía sí, pero vivía lejos y sus amigas… sus
amistades no eran lo que debían ser.
—¿Qué voy a hacer ahora? Si regreso a casa su primo…
Lena tomó su mano y la besó.
—Cuidaré de ti preciosa, lo haré, estoy metida en este lío hasta el fondo
pero no permitiré que nadie te haga daño.
Julia la miro sorprendida.
—Pero usted no me conoce, no sabe nada de mí. ¿Por qué hace todo
esto?
Porque no tenía opción, estaba metida hasta la coronilla y también por
una razón en la cual no quería pensar.
Tenía empleados para cuidarla, portones eléctricos y si la alarma sonaba
la policía llegaba enseguida. Tenía una empresa que atender, no podía
quedarse de niñera de la colegiala, su dulce caperucita. Pero era mejor que
nadie supiera que estaba allí.
Su primo la llamó días después para saber si ya tenía el video.
—Vete a la mierda con tu video, no lo haré ¿entiendes? Esa chica que
me enviaste es un presente, me pertenece y no haré un puto video para que
tú hagas una paja viéndolo.
Su primo rió divertido.
—Vaya, ¿te ha gustado la colegiala? Sabía que te gustaría, por eso te la
obsequié. Enséñale un poco más y luego iré a buscarla, es mía en realidad.
—No, ya no es tuya. Me pertenece y no te acercarás a ella.
—ese no era el trato.
—Los regalos no se piden, ¿lo has olvidado? Un presente a una ama es
para siempre, solo yo puedo darla a quien me plazca y no se me antoja
hacerlo.
—Estás exagerando, no puedes haberte enamorado de la chiquilla en tan
poco tiempo, ¿qué te hizo? Según creí no sabía hacer nada, y ademas no es lesbiana,
—Olvida tu estúpida venganza, no metas a esa jovencita inocente, ni
siquiera tienes la certeza de que fue él.
Su primo Boris dejó escapar una maldición.
Ese asunto no quedaría así y lo sabían.
Había pasado una semana maravillosa en su compañía, la jovencita era
tan dulce y encantadora, parecía que lentamente recuperaba la confianza en
sí misma lejos de esos imbéciles que la molestaban. Le gustaba llegar del
trabajo y encontrarla allí esperando su llegada para charlar o cenar juntas.
No parecía extrañar su casa ni a sus amigas y sentía que ese algo que había
entre ellas crecía lentamente. La deseaba, se moría por hacerle el amor,
desde el principio había sido así y ahora que la conocía lo deseaba mucho
más pero también pensaba: “es una chica lastimada, solitaria, tan
vulnerable ademas de heterosexual...Y si lo hago me sentiré como una reverenda aprovechada hija
de puta”.
Una noche mientras cenaban recibió la alarma de la casa, intrusos y miró
a la chiquilla pelinegra, una semana con ella y tenía la sensación de que la conocía de
mucho antes y de que el destino había hecho una de esas jugadas maestras
para unirlas.
Los ojos azules de Yulia la miraron asustados y la pelirroja corrió y la alzó en brazos
llevándola a la habitación secreta mientras esperaba que la policía atrapara
a los intrusos.
—Silencio preciosa, no grites por favor—le susurró al oído excitada al
sentir su cuerpo pegado al suyo. La jovencita morena  la miró asustada y excitada,
podía sentir su respiración agitada y ese perfume femenino tan intenso… le
gustaba esa mujer, y cada día que pasaban juntas sentía deseos que no
podía evitar. Debían ser las hormonas alborotadas, no… no era hormonal,
era físico, mental, quería estar con ella, quería aprender con esa mujer sin importar los prejuicios...Pero tenía miedo,
no le agradaban las sogas ni las esposas ni nada de lo que había visto en su
sala privada un día que había entrado a espiar. El sexo le provocaba miedo
y curiosidad, y sin embargo a pesar de que Lena era mujer como ella  le gustaba y no quería regresar a su casa,
quería quedarse con ese mujer pelirroja que la llamaba preciosa y la deseaba, se
sentía tan cómoda en su casa y deseó quedarse para siempre… era una
tonta, esas personas tenían chicas para cumplir sus fantasías, chicas
desenvueltas que se dejaban someter como la Gatita Nin, chicas que sabían
de sexo y sabían complacer a sus amos exigentes y malvados.
—Lena, tengo mucho miedo, si esos locos me atrapan creo que
moriré...—dijo de pronto y lloró.
—No temas preciosa, yo cuidaré de ti… 
La jovencita de ojos azules tembló y deseó que la pelirroja la besara pero era demasiado tímida
para pedirlo, solo la miró suplicante.
De pronto escuchó las voces, los golpes…
—Sabemos que la tienes Demonia, ¡entrega a la chica ahora, no te
pertenece!—dijo una voz viril, profunda.
Julia tembló, si esos hombres la encontraban estaría perdida. No
tendría piedad de ella y le harían cosas horribles. Esa sería su venganza.
Pero Lena no lo permitiría y no dejó de abrazarla mientras buscaba un arma
escondida en la repisa de la habitación.
—Tranquila, si llegan aquí les volaré la cabeza.
No tuvieron tiempo, la policía llegó más rápido que en otras ocasiones y
los atraparon. Eran matones contratados por su primo, la querían a ella, a
su princesa, pues jamás la tendrían.
La miró con intensidad, estaba llorando y temblaba asustada y
necesitaba que la reconfortara y lo hizo, la abrazó con fuerza y la besó, un
beso posesivo, ardiente, desesperado. La tomaba para besarla, era su ama y
sentía que ella también lo deseaba.
Julia sintió que se fundía en ese abrazo y que ese beso ardiente,
exigente, tan inesperado la trasportaba al cielo. Su cuerpo estaba pegado al
suyo, pero solo sería un beso… se apartó de su princesa y le pidió que
aguardara allí, que debía hablar con los oficiales.
La jovencita  se quedó temblando de miedo y deseo.
Estaba atrapada y lo sabía.
Durante semanas ese loco demente la había seguido, y dijo haber
hablado con ella por face fingiendo ser un chico del colegio. Sabía sus
horarios, había visto sus fotos y cuando esa noche la llevó en su camioneta
había intentado divertirse con ella. Había escapado de milagro de que la
violara pero ahora todo había cambiado.
La había entregado a su prima como ofrenda, a ama demonio, una mujer
cruel y dominante capaz de domeñar a la sumisa más díscola. Y ahora, una
semana después quería que le enseñara, quería que le hiciera el amor y la
cuidara de esos otros seres malvados que la tratarían como una cosa.
La buscaban, sabían que la tenía allí.
Lena regresó poco después y dijo que debían empacar.
—Saldremos de aquí preciosa, te llevaré a otro lugar donde no puedan
encontrarte.
Huir. Era una locura hacerlo, pero necesitaba ganar tiempo y resolver
ese engorroso asunto, tenía dos detectives trabajando y acababa de alertar a
la policía sobre su primo.
Pero nadie sabía que ella tenía a la chica desaparecida en Moscu hacía una
semana y media. Nadie debía saberlo.
Mientras viajaban en su auto, Julia le preguntó a dónde la llevaría. No
le importaba ir al infierno en su compañía pero sintió curiosidad.
—Iremos a un lugar tranquilo preciosa, creo que debo avisarle a tu
hermano, temo que esto…
Pensaba en voz alta y no debía hacerlo, no quería inquietarla, todo eso
no era culpa suya.
—¿Quieres regresar a tu casa?
Julia lo negó ruborizada. Quería estar con Lena, no habría podido regresar a
su antigua vida, las burlas, la soledad, la depresión… había dejado de
sentirse triste, de verse fea, había comenzado a arreglarse como antes,
cuando había varios chicos que la llamaban para salir y la vida era alegría,
era misterio… Así se sentía entonces, llena de vida, de energía y…
—Seré acusada de rapto si me descubren preciosa, y soy culpable de un
delito… Podrían darme unos cuantos años en prisión—declaró la pelirroja.
Julia se estremeció. —¡No, tú no me has raptado! Ellos lo hicieron y
luego…—su voz se quebró, no quería ni pensar que algo le pasara.
—Es cierto, pero fue mi culpa, este juego peligroso comenzó mucho
antes, esta maldita trampa fue cocinada tiempo atrás… No temas, no soy
un raptora, intento evitar que esos rufianes se acerquen a ti y te hagan daño.
Cuidarte es mi prioridad princesa.
Le gustaba cuando la llamaba así, princesa… la hacía sentir especial…
—¿Y por qué no le avisaste a la policía que estaba contigo? Pudiste
explicarles, pedirles que me cuidaran con guarda policial.
—No es tan sencillo… Boris tiene gente, matones despiadados, y sabe
que te ocultaré y no dejará de buscarte, preciosa. No descansará hasta
hacerlo, pero no temas, esta vez no podrá, no imagina siquiera… Tengo
mis escondrijos que nadie conoce, ni siquiera mis amigos más cercanos.
Julia se estremeció, la noche que había pasado con ese hombre, con Boris había sido
más que suficiente, no quería regresar. Y tampoco quería dejarla  a Lena, pero
pensaba “ella lo hace porque se siente culpable, no está interesada en mí…”
Sabía que era mentira, sabía que había algo entre ambas y ese algo le
daba miedo, la excitaba y la hacía desear que esa aventura nunca terminara.
Llegaron a destino horas después a una casa en un bosque, un lugar
agreste cerca de  Saranks, un lugar hermoso. La pelirroja la miró con cierto
orgullo, diez días y había dejado de parecer una pollita mojada que
aseguraba ser fea, pero todo llevaba tiempo y ella lo necesitaba… le gustaba
saber que avanzaba tan aprisa pero también temía dar un mal paso y que su
princesa huyera…
No, ella no quería que hiciera eso. Quería atraparla, que fuera suya, no
deseaba otra cosa, hacía tiempo…
CONTINUARÁ...
En unos días les publico mas de esta historia.  Cool Smile
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOCHE CON MI AMA

Mensaje por Hollsteinvanman el Lun Feb 16, 2015 4:32 pm

Aquí de nuevo,con un capítulo mas de esa historia.  Very Happy


UNA NOCHE CON MI AMA




Capítulo 4


Julia sentía sus miradas, y en ocasiones también su respiración, su
perfume… tenía la sensación de que ese perfume la envolvía y la seducía
humedeciéndola lentamente. No quería pero… deseaba estar con esa mujer.
deseaba quedarse en esa cabaña y olvidar que un día había tenido una vida
en su ciudad, donde los chicos se burlaban de ella y nadie le prestaba
atención en realidad. Esa pelirroja la consideraba preciosa, y a su lado se sentía tan
bien, como si flotara en una nube. Suspiró hondamente. No, no era posible.
Ese mujer era guapa pero era una dom, la ama de alguna sumisa tonta
llamada gatita, perrita… Chicas tontas y con algún trauma que hacían todo
lo que ella les decía, entregaban su cuerpo para que las atara o les diera
azotes. Gatita Nin le había contado y ella había curioseado algo en internet
cuando la pelirroja no estaba en la casa hacía días. 
Ella no habría soportado esas cosas, andar en cuatro patas, ser atada y
quemada con velas, o castigada. Para Julia quienes practicaban esos
juegos estaban locos, los hombres y mujeres sádicos y las otras mujeres drogadas o mal de
la cabeza pues ¿qué placer podía sentir una mujer al ser azotada? A ella le
provocaba pánico imaginar que esa persona la ataba o… Mejor sería
sacarse de la cabeza esas tonterías.
****
Ella sabía que lentamente se acercaba a Lena, podía sentirla en su
piel, esos momentos compartidos la embrujaban y atrapaban y se
preguntaba si realmente no sería un demonio como la llamaban, si no
tendría algún poder…
Una noche salió temprano y al regresar Julia salía de la ducha con una
toalla pensando que la pelirroja no estaría en la casa. Sus ojos la miraron con tal
intensidad que se sonrojó porque sabía que la deseaba y ella sentía lo
mismo, pero no podía dormir con esa mujer, la lastimaría, y sería una
experiencia terrible para ella.
Se vistió deprisa y esquivó su mirada luego durante la cena, pero era Lena quien
no dejaba de mirarla y cuando sintió sus ojos clavados en los suyos tembló.
Sabía que pasaría, en algún lugar de su corazón, de su alma estaba escrito
que sería esa pelirroja y que no podría evitarlo y cuando quiso correr, cuando
pretendió encerrarse en su habitación ella la atrapó con la velocidad de un
cazador y la retuvo entre sus brazos dándole un beso salvaje hasta vencer
cualquier resistencia…
La deseaba sí, estaba loca por ella, y era algo físico muy fuerte, suponía
que debía haber algo más pero en esos momentos era piel y un montón de
sensaciones desconocidas que recorrían su cuerpo como un torrente… ese
beso profundo, y su mirada y luego sus caricias…
Lena notó que estaba asustada, debió sentirlo y de pronto le dijo mirándola
con intensidad:—Tranquila preciosa no voy a hacerte daño y me detendré
cuando me lo pidas.
La jovencita de ojos azules enrojeció, no, no quería que se detuviera, quería que lo
hiciera pero...
—No me ates por favor ni me des con esa horrible fusta—murmuró
mientras se quitaba el vestido y se quedaba en ropa interior tendiéndose en
la cama. Estaba asustada y excitada, y de pronto notó que la pelirroja se desvestía y
jugaba con el cinturón de sus ajustados jeans.
—Tranquila preciosa, no voy a lastimarte, nunca te lastimaría, pero soy
una dom y tú debes ser mi sumisa—dijo y de pronto ató sus manos 
barrote de la cama.
—No, no, déjame, no me ates, odio esto…—Julia estaba a punto de
llorar y lloró, pero la pelirroja la abrazó con mucha ternura y la besó una y otra vez
para calmarla.
—Tranquila preciosa, tú quieres ser mía y yo quiero que eso ocurra.
Sabes que soy tu ama ahora y debes obedecerme, así que tranquilízate,
pero puedes llorar, hazlo si eso te hace sentir mejor…
La ojiazul  lloró y luego quiso soltarse las manos pero no pudo, Lena la tenía
atrapada, inmovilizada y eso era en sí un juego erótico que la pelirroja disfrutaba
mucho.
—Ríndete preciosa, deja de resistirte, disfrútalo…
—Suéltame por favor, no quiero perder mi virginidad atada como una
esclava, quiero disfrutarlo, esperé mucho para que ahora…—estaba furiosa
y excitada, sus besos, sus caricias y esas cuerdas… No podía entenderlo,
quería soltarse pero cuanto más intentaba quitarse las sogas más deseaba:
que entrara en ella y la convirtiera en mujer.
—Cierra los ojos preciosa, obedece, si obedeces tendrás tu recompensa
—le susurró.
La morena obedeció y aguardó.
—No me tortures, esto no es divertido y yo… tengo miedo—confesó.
—No te haré daño, obedece, deja los ojos cerrados, esto te gustará, ya
verás…
Julia se rindió y de pronto sintió que su boca atrapaba sus pechos
mientras sus brazos se abrazaban a su cintura y sus manos le hacían suaves
caricias. Estaba desnuda, la pelirroja la había desnudado sin que se diera cuenta, con
la rapidez de un rayo…
Sabía que eso la avergonzaría, no habría soportado estar desnuda y
atada, era demasiado pero como tenía los ojos cerrados, el efecto era
distinto… sentía que su cuerpo era bonito, al menos así se lo decía Lena con
esas caricias mientras sus labios buscaban su boca y ella sentía su corazón
acelerado. La deseaba sí, podía sentirlo en su piel que ardía y en su
miembro inmenso, duro como piedra… sentía su dureza rozarla pero no
podía verlo, tenía los ojos cerrados, no tenía permiso para abrirlos, se preguntaba si su vagina estaría igual de empapada que la de ella… ya no
sentía las manos atadas, la pelirroja se las había liberado pero su cuerpo seguía
cautivo de sus besos y gimió al sentir su boca en su rincón más íntimo.
—¡No, no!—se quejó atormentada. Quiso gritar, escapar pero Lena no la
dejó en paz y la joven cayó laxa en la cama sintiendo como la pelirroja disfrutaba de
ese contacto y seguía devorándola por completo como si no hubiera
probado una mujer tan dulce en toda su vida.
“Pequeñita y tan dulce, voy a enloquecerte hoy preciosa, voy a hacerte
mía como no podrá hacerlo otra persona  jamás” le susurró.
Julia temblaba de deseo y de pronto lloró, no era ella misma y ahora sus
ojos estaban abiertos, quería verla, abrazarla… no necesitaba un hombre, la tenia a ella, a esa pelirroja que era toda una mujer, hermosa,
fuerte, vigorosa, especial y sabía que tenia todo para darle el mayor placer conocido, y que se moría por entrar en ella
pero parecía postergar ese momento. Volvió a besarla, y le rogó que la
tocara, que la acariciara despacio… la joven de ojos azules obedeció y la pelirroja notó que su
tesoro era dulce pero muy estrecho, así que decidió devorarla un poco más
para que luego estuviera lista para recibirla. Julia cerró los ojos y luego
gimió al sentir que la penetraba, su miembro era inmenso y le dolía,
procuró dominarse pero esa primera vez fue muy dolorosa para ella. Hasta
que el dolor cedió y su sexo se abrió como una flor para acoplarse al de Lena en
toda su magnitud…
La pelirroja no había dejado de estar atenta a sus reacciones, y procuró consolarla
preguntándole como estaba. “Ya pasará preciosa, debo abrirte para mí,
quiero convertirte en mi mujer esta noche, solo mía, no puedo detenerme
ahora…” le susurró. Julia estaba húmeda pero era deliciosamente estrecha,
tanto que… le costó mucho desvirgarla, pero luego se relajó y la abrazó y
besó apasionada disfrutando ese momento mágico en que se convertía en
mujer.
—Preciosa, así, eres hermosa Julia, perfecta para mí…
Lena la rozó con fuerza y la inundó con su simiente sin dejar de gemir y
estrecharla contra su pecho, era hermosa, para ella lo era, tan dulce… Una
chicuela adolescente, le gustaban así pero nunca había dormido con una
adolescente virgen, la mayoría eran mujeres con apariencia de novatas.
Pero ella era especial, lo había visto desde la primera vez.
Julia derramó unas lágrimas de emoción, había ocurrido, siempre lo
había sabido. Lo había deseado tanto y la pelirroja la había hecho sentir tan bien;
hermosa y amada… Algo que nunca creyó que podría ser.
Lena la observó y la cubrió con su cuerpo y besó su cabello y su carita
redonda de jovencita secando sus lágrimas. La abrazó y no se alejó a pesar
de sus lágrimas.
—¿Estás bien, qué sientes?
Julia  no pudo decir nada, se acurrucó en su pecho y la besó. No quería
que ese momento terminara, que esa noche llegara a su fin. Nunca creyó
que el sexo sería así, al contrario, pensaba que era algo mecánico, que los
chicos solo la querían para eso como a sus amigas.
“Estoy bien”, le susurró.
La mujer de verdigrises ojos la besó con suavidad y la rodeó con sus brazos con mucha fuerza,
ardía de deseo por esa jovencita. Era hermosa, tan dulce y fresca, casi se
sentía como un vampiro con una víctima a quien quería devorar…
La morena  respondió a sus besos porque quería que pasara de nuevo, quería ser
suya, le gustaba hacerlo.
Lena pensó que hacía tiempo que no disfrutaba tanto del sexo, que
antes habías sido placer fuerte pero efímero, luego llegó el hastío, se había
divertido siendo ama pero ahora quería ser simplemente la amante
vainilla de una hermosa adolescente. Despertarla, iniciarla en el sexo
despacio. No la ataría y olvidaría todas esas locuras de ser su ama.  Era
tierna como una flor y no quería…
Así empezó su loca aventura vainilla, como le llamó ella. Tal vez se había
hartado de ser la Ama demonio, o solo quería ser la ama de su cautiva, no
estaba seguro.
¡La deseaba tanto, era una chica tan dulce y tierna! Estaba loca por ella y
estaba más involucrada de lo que quería aceptar.
Con otra chica no habría insistido ni habría sido tan paciente, pero
Julia tenía algo que la intrigaba y atrapaba, y lo convencía de quedarse.
Tenía tantas ganas de hacerle el amor y nunca estaba satisfecha, nunca
podía saciarse y por eso, y por algo que no quería siguiera razonar la
mantenía cautiva…


Continuará...
Mañana pongo mas de esta historia.  Cool Smile
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOCHE CON MI AMA

Mensaje por Hollsteinvanman el Mar Feb 17, 2015 7:22 pm

UNA NOCHE CON MI AMA






Capítulo 5



Una mañana mientras hacían el amor Julia lloró, no podía entenderlo, parecía disfrutarlo pero a veces lloraba y Lena se sentía mal.
—¿Qué tienes preciosa? ¿No quieres hacerlo?—le susurró la pelirroja
Ella secó sus lágrimas.
—No es eso Lena, es que temo, creo que… Es un sueño, y que luego
me dolerá despertar.
Lena la rozó con fuerza—Eso no pasará preciosa, no ocurrirá. Tranquila.
Mírame. Estás a salvo conmigo y nunca permitiré que te hagan daño.
Disfruta el ahora, no pienses en el mañana—le susurró.
La ojiazul la abrazó con fuerza, le gustaba tanto estar así, nunca creyó que
podría sentirse tan bien. Era maravilloso, especial.
Pero vivía un sueño, a veces temía despertar, se preguntaba si la pelirroja sentía
algo por ella, o solo disfrutaba teniendo sexo y placer. Nunca hablaban de
ello, y Lena era muy cariñosa y atenta y jamás la ataba ni le hacía esas cosas
que hacían los amos.
Un día le preguntó por qué había entrado en esas prácticas tan salvajes y
qué placer podía sentir una persona con esas cosas.
Lena sonrió sin responderle, en ocasiones guardaba silencio sin decir
palabra, era reservada y misteriosa. Nunca hablaba de su pasado, de su
familia, solo de su trabajo, de la empresa familiar y de cosas menos
personales. Hacía llamadas, usaba la portátil y lo llamaban seres que eran
como fantasmas… que habitaban su mundo, un mundo que la joven
desconocía.
Sin embargo en esa ocasión le respondió:—Sentí curiosidad y probé…
No siempre lo hacía, fue una experiencia que tuve y luego… A veces era
vainilla, a veces una ama, ahora soy vainilla 100% —declaró.
—¿Vainilla? ¿Qué es vainilla?—repitió Julia. La palabra le resultaba
familiar, alguien le había hablado al respecto.
La pelirroja sonrió y la atrajo sentándola en su falda.—Tú preciosa, tú y yo en la
cama. Lo que hacemos, lo que hacemos en las noches y en las mañanas a
veces. Vainilla es un término para nombrar al sexo tradicional, lo usual.
Julia se sonrojó.
—No me importa ser vainilla—dijo ella con cierto orgullo—la noche
que estuve en casa de tu primo fue… horrible y si me hubieras hecho esas
cosas habría muerto—exclamó. Sus ojos se agrandaron. Era una chicuela,
no podía culparla. La envolvió entre sus brazos y la besó.
—Es que tú eres una baby ¿sabes? Una bebé. Recién te inicias en el
sexo, necesitas aprender mucho más… ¡Ven aquí!
Le gustaba cuando miraba sus labios y luego la desnudaba y entraba en
ella con urgencia como en esos momentos, a toda hora: a media mañana,
pero tomando precauciones para que no hubiera consecuencias, ya que lo que tenia la pelirroja entre sus piernas funcionaba igual al de cualquier varón y no quería
dejarla preñada, eso debía ser planeado y deseado y por ahora lo único
planeado era el placer de estar juntas…
Una mañana sin embargo, días después, Julia despertó al oír voces,
Lena hablaba con alguien, con un hombre y sus palabras la
sorprendieron. Estaba discutiendo con alguien, en la puerta… Se incorporó
sobresaltada y se acercó para escuchar.
—Este no era el plan, quiero a la chica—dijo un hombre.
—Vete a la mierda, no te la llevarás Boris—protestó la pelirroja.
—Te calentaste con la chica eh? Y dime, ¿es tan buena en la cama? Pues
se terminó ¿entiendes? Entrégala ahora. Es mía, maldita sea, mi venganza,
y pensé que no serías tan estúpida pero veo que me equivoqué, porque tú
no piensas con la cabeza, sino con lo que tienes allá abajo.
Julia tembló al comprender que el primo de Lena estaba allí y la
llevaría y pensó en esconderse, en correr pero aterrada se quedó dónde
estaba.
Afuera se oyeron las voces cada vez más fuertes y luego los golpes, los
insultos. Lena quería salvarla, le importaba, quería conservarla, tal vez
porque la deseaba y le gustaba, pero al menos no la entregaría al verdugo.
A ese loco primo suyo que solo quería vengarse. No lo haría.
Estaba temblando y cuando Lena entró en el comedor la encontró
acurrucada en la esquina, llorando, pálida. Había oído la conversación, los
golpes y estaba aterrada. No imaginó que la jovencita estaba despierta,
maldita sea… Debió oír todo.
—Tranquila Jul, no volverá… Creo que al fin entendió… —Lena
se acercó a ella pálida?desconcertada. Sabía que debía hablar con la
jovencita, explicarle, decirle la verdad, porque ese maldito secreto pesaría
sobre ellas para siempre.
Pero no estaba segura, ¡todo había sido tan fuerte, tan inesperado!
Debían separarse, en poco tiempo lo harían, acababa de llamar a su
hermano. Había sido una experiencia maravillosa, mucho mejor de lo que
había esperado pero… Debía terminar. Debían regresar al mundo, cada una
a su vida: ella a su empresa que había postergado demasiado y Julia a sus
estudios, que también había abandonado.
Luego de calmarla preparó el desayuno y le habló, intentó ser fría,
convincente…
—Julia, he hablado con tu hermano hace un momento y le prometí que
te llevaría de regreso en unas horas. No fue sencillo explicarle, ni que
entendiera por qué pasó todo esto, pero era importante que supiera que
estás bien, sana y salva y que pronto regresarás a casa.
La jovencita la miró perpleja, asustada, y de pronto se ruborizó.
¿Entonces lo que habían vivido no había significado nada para ella?
Solo una aventura, una experiencia vainilla, eso había sido. Las lágrimas
brotaron de sus ojos como un torrente al tiempo que una onda depresión se
apoderaba de la ojiazul y nada de lo que dijo Lena pudo darle algún consuelo.
—Soy un paquete para ti ¿verdad? Una carga. Y deseas librarte de esta
carga—dijo momentos después sin derramar una lágrima. Ahora estaba
furiosa, se sentía usada, estafada. No quería quedarse con ella ni le daba
esperanza alguna de que… “Ambas debemos regresar al mundo real” había
dicho. Maldito mundo real, ella lo odiaba.
Lena la miró con fijeza. Había estado así imposible toda la mañana,
ahora debía almorzar y empacar y no podía lograr que la chiquilla
comprendiera por qué lo estaba haciendo.
—Escucha preciosa, mírame, escúchame ahora. He resuelto el problema
con mi primo, él no volverá a molestarte, si lo hace irá preso ¿entiendes?
Entiende que no podemos quedarnos aquí, tengo trabajo Julia, no vivo
del aire, y no estoy diciendo que seas una carga. Yo soy responsable de
todo esto, me presté a un juego y ahora… Ahora quiero arreglar el mal que
te causé. También fui engañada sin saber que todo formaba parte de una
venganza de mi primo. Eres muy joven, estuvimos juntas sí y fue
maravilloso preciosa, mírame… Si quieres luego podemos vernos y salir,
pero no podemos quedarnos aquí, la policía estaba buscándote y puedo ir
presa por participar de todo esto.
La joven secó sus lágrimas y la miró.
Lena se acercó y acarició su cabello negro tan suave sin dejar de mirarla.
—Julia, no voy a atarte ni quiero que sientas que… Lo que pasó entre
nosotras fue hermoso sí, fue importante para ti, para las dos, pero tú eres
una adolescente y yo una mujer adulta. Debes regresar a tu casa, con tus amigos y
ten confianza en ti, empieza a quererte, a valorar lo que la naturaleza te ha
dado. Eres hermosa Julia, y no dejes que esos tontos vuelvan a
molestarte, ríete de ellos, dales su merecido.
Ella pensó que intentaba consolarla, seguía sintiéndose fea y jamás
perdería la timidez ni la inseguridad. No cambiaría, y esa experiencia no lo
haría, seguiría siendo la jovencita plana que se veía fea y… Lena solo le
decía esas cosas para consolarla.
Comió poco y luego pensó, “tal vez tenga un poco de razón: soy una
adolescente y todo esto, no estoy preparada para una relación seria, estable
ni demás y si no hay algo más, mejor sería separarse”.
Quería ser amada, no quería dormir con un chico solo porque tuviera
ganas, si Lena no sentía nada nada por ella, ni podían tener una relación
estable y duradera…
No podían vivir escondidas eternamente, la pelirroja tenía cosas importantes de
las que ocuparse y ella…


A medida que regresaban comprendió que todo había sido un sueño y era
hora de despertar. Solo eso.
Le extrañó que no hablara mientras la llevaba a su casa, que se mostrara
tan fría y que solo dijera que por favor la llamara si ocurría algo
inesperado. La notó rara, distante, como si sintiera alivio o la disgustara
tener que llevarla de regreso a su casa.
No debía angustiarse ni pensar… No debía llorar como esas chicas que
persiguen chicos que no quieren saber nada de ellas, que las usan y luego le
dicen “fue maravilloso, fue divertido pero no quiero volver a verte, fue
solo sexo”.
Pues ella no era una de esas chicas, tenía orgullo y jamás suplicaría ni
estaría atrás de una persona que solo había querido divertirse y tener una
experiencia distinta con una adolescente plana y sin gracia.
Estaba demasiado ofendida y enojada para llorar, así que cuando la pelirroja 
comenzó a hablar para despedirse no la escuchó.
—Debo irme ahora Lena, gracias por salvarme—dijo interrumpiendo
su discurso. Odiaba cuando las personas se ponían formales y daban excusas,
hablaban de inmadurez, de estar seguras y demás, cuando lo que querían
era quitarse de encima a la chica con la cual habían tenido unas noches de
sexo.
No se volvió ni una vez, estaba temblando, no quería llorar maldita sea,
su hermano se acercaba con Ana, su esposa, corriendo. Parecían
preocupados, la miraban como si temiera que… Maldita sea, no quería
separarse de Lena, no quería irse y debía hacerlo. Regresar a su triste y
horrible existencia, a la escuela, no quería que terminara como un bonito
sueño, evaporándose con la luz de la mañana: convertido en nada…
—Julia, ¿estás bien?—su hermano la miraba con ansiedad y su esposa
también
—Sí, estoy bien—mintió ella con un hilo de voz.
—Bueno, ven, te llevaremos a casa.
Agradecieron a Lena pero ella no la miró, no quiso hacerlo. Hasta que
en el momento en que subía al auto azul, un Nissan último modelo, se
detuvo y la miró. No pudo resistir la tentación. Al diablo su orgullo, rabia,
dolor. Lena también la miraba desde su auto, inmóvil, como si quisiera
mirarla hasta el final. Tonterías.
Sus miradas se unieron un instante eterno, la de ella debía estar
enrojecida, la de Lena intensa... El tráfico, los autos y edificios, todo parecía
desdibujarse de ese día de sol de junio, todo, solo estaba Lena mirándola
como si quisiera decirle algo, o si deseara acercarse, besarla…
No pudo sonreírle ni alzar la mano, todo parecía derrumbarse a su
alrededor y deseó que la tierra la tragara. No quería estar allí, no quería
decirle adiós.
—¡Julia!—su hermano gritó y ella se desplomó como si todo su ser se
resistiera a regresar a su casa, a la secundaria, a la vida que había tenido
antes de conocerla. No quería, habría deseado quedarse con ella en esa
cabaña, encerradas, prófugas, la vida era tan emocionante entonces…
Al despertar estaba en su apartamento, su madre le hablaba y su
hermano estaba sentado a su lado preocupado. Tuvo la sensación de que
todo había sido un sueño. De pronto pensó que lo había inventado todo y
que Lena no existía ni…
Durante días se negó a hablar del asunto y se negó a regresar al colegio y
pasó gran parte del día acostada. Sufría depresión, eso dijo el médico que
la atendió y le dio unas pastillas y la mandó a terapia.
Odiaba a los terapeutas, eran todos iguales, siempre tratando de hacerla
sentir distinta, especial, hermosa, “eres tan joven”, como si ser joven fuera
una virtud o algo que debía agradecer. Patrañas, ella no era hermosa ni
especial. “Debes regresar a la escuela, tener actividades” insistió su
terapeuta.
Esta vez era una doctora joven y agradable. Bueno, siempre eran
agradables…
—Debes regresar a la escuela, te sentirás mejor.
Harta de que la trataran como niña protestó.
—No quiero volver a ese horrible colegio donde todos se burlan de mí
por ser una tabla plana, donde todas las chicas tienen novio y son felices mientras
que a mí nadie me presta atención. Se ríen, hacen bromas y no dejan de
molestarme.
La doctora dejó de sonreír.
—¿Dices que te molestan? Tú no eres una tabla plana. Eres adolescente, el cuerpo
cambia cuando tienes…
—Siempre he sido así de plana y flaca doctora, desde niña, por favor, deje de decirme
que soy bonita así, o que es por las hormonas y esas tonterías. No me creo
una palabra de todas esas tonterías—la interrumpió Julia.
La psicóloga no respondió. Había un asunto acuciante que resolver
mientras continuaba la terapia. Lo único que lamentaba era que la madre
de la jovencita fuera tan poco… permeable. Cada vez que hablaba con la
elegante señora tenía la sensación de que hablaba con una pared. Fingía
escucharla pero no lo hacía. Vivía viajando y para ella su hijo mayor era su
hijo, mientras que Julia… No podía entender por qué no quería a la
muchacha, era su hija, bueno, ella no podía entender muchas cosas y en su
profesión debía lidiar con problemas complejos. Anotó varias cosas y
luego miró a la jovencita. No era plana, ni estaba tan delgada, de echo tenia una delgadez justa y sus atributos se adecuaban a el.
pero ¿eso qué importaba? Era una chica preciosa, tan dulce. Al demonio
con la obsesión de ciertas mujeres por alcanzar ese cuerpo perfecto. No
podía entender por qué seguían condenando a las mujeres por no senos enormes, por no tener medidas justas o ser obesa,
esa moda europea de alcanzar una figura imposible, solo provocaba trastornos como obesidad,
anorexia, bulimia y depresión. ¿Es que nadie buscaba valores en esa
sociedad? Como si todos fuéramos imágenes virtuales sin alma, sin su
esencia…
—Julia, aguarda, hablaré con tus padres sobre lo ocurrido en el
colegio. Haré un informe para que presenten en la dirección—anunció la
doctora.
Los ojos de la jovencita se iluminaron.
—Lo que voy a pedirte es que no abandones la terapia, por favor.
Julia la miró.
—¿Usted cree que puede cambiar mi vida señora? Hace años que voy a
terapia y todo sigue igual.
—Espero que ahora las cosas cambien Julia, déjame ayudarte.
La jovencita no esperaba nada de ella, no esperaba nada de nadie, había
recibido una educación con muchas carencias y abandono, su padre había
muerto cuando tenía ocho años y luego su madre se había casado varias
veces. Vivía viajando, una existencia frívola, cómoda, en ocasiones se iba
de viaje con su marido rico y no estaba por meses en la ciudad y la joven
quedaba al cuidado de la cocinera, una tía mañosa, la señora de la
limpieza… Su hermano era afectuoso pero se había casado y no podía
encargarse de la hermanita menor, era muy difícil la crianza de una
adolescente cuando sus padres estaban ausentes.






CONTIUARÁ...
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOCHE CON MI AMA

Mensaje por Hollsteinvanman el Mar Feb 17, 2015 7:30 pm

UNA NOCHE CON MI AMA






Capítulo 6



Cuando la distinguida señora Larissa supo por la psicóloga que su
hija sufría eso llamado bullying en la escuela desde hacía mucho tiempo se
asustó. ¡Qué contrariedad! ¿Llevaría mucho tiempo resolverlo?
Leyó la nota y se puso pálida. Su viaje a las islas griegas para celebrar su
aniversario. Iba a arruinarse por ese maldito embrollo, ese lío de chicas…
seguramente se peleaban por algún chico. ¿Su hija estaba enamorada?
—Doctora, no comprendo bien esto. ¿Qué debo hacer?
La dama estaba nerviosa. Su hija se le parecía bastante, solo que ella
seguía una dieta estricta y algunas pequeñas cirugías la mantenían en
forma, no representaba la edad, tenía una de esos rostros redondos, sin
arrugas, y unos ojos de gata muy azules dulces y seductores. No, Larissa 
no era dulce, tal vez lo era con sus maridos, o lo había sido pero…
La terapeuta le explicó pero ella no escuchó bien, es que no era muy
lista, siempre se distraía durante los discursos. Tenía un problema de
dispersión, en realidad su cabeza estaba puestea en ese maravilloso viaje y
la manera de no postergarlo.
Vlad, su hijo Vlad sería su salvación.
—Señora, su hija está deprimida.
Julia. Esa niñita siempre le había dado trabajo, era una pequeña
rebelde, igual a su primer marido; ladina y caprichosa. Nunca estaba
conforme con nada, tuvo las mejores muñecas, los juguetes más caros, el
colegio más exclusivo. Todo. Todo. Pero ella no les prestaba atención,
vivía metida en su mundo. Cuando no estaba malhumorada y se encerraba
en su cuarto para escuchar esa horrible música.
Escuchó la perorata, no entendió ni la mitad, tomó el informe y habló
con Vladimir, él debía ayudarla, era un sol. Un joven tan bueno y tan leal con
su familia.
Lo llamó enseguida.
—Que me lleve a Julia? Mamá, se aburrirá como un hongo, además
Clara está embarazada y debe hacer quietud, ¿lo olvidas? No puedo
hacerme cargo ahora, habla con tía Ana por favor. Ella te ayudará. Lo
lamento, de veras que no puedo. Sácala de ese horrible colegio, es una
peste. Es lo primero que debes hacer o si no… pues llévatela contigo de
luna de miel.
Larissa tembló ante tan loca sugerencia. ¿Llevarse a su hija
adolescente en su luna de miel? ¿Qué clase de broma loca era esa?
Además cómo cambiarla ahora, terminaba el semestre, comenzarían las
vacaciones de verano, no se quedaría en Moscú a cocinarse por culpa de esa
niña rebelde y consentida. Siempre le había dado trabajo.
Julia, ajena a las maquinaciones de su egoísta madre se reunió con sus
amigas en el jardín.
Se había salvado de pruebas, y algunos líos en el colegio.
—Estefano preguntó por ti, Julia. Está loco por tí Jul, no seas
boba. Es muy guapo.
No le gustaba Estefano, ni Dimitri, en el colegio no había más que chicos
tontos que se burlaban de ella y la molestaban por ser plana, por ser virgen,
por no tener buenas notas. Nunca la dejaban en paz. De todos ellos había
uno que realmente la odiaba; Alexey Sokolsky  Era un cretino hijo de puta que
por tener buenas calificaciones (sí, el imbécil estudiaba y era listo) y tener
sus padres mucho dinero, hacía cualquier cosa en el colegio. Todas sus
maldades y burlas quedaban impunes.
Era el que más la había mortificado siempre.
—¿Sabes que Alexey se quebró un brazo?—dijo de pronto su amiga
Irina mientras se servía un helado del frízer.
Otra se adueñó del equipo de audio mientras la tercera le contaba los
detalles del accidente del chico insoportable luego de sacar el auto de su
padre.
—Fuera de combate por unas semanas, no te molestará más. Los nerds
de fiesta, sabes, no eres la única a quien persigue, sí la única chica… debe
ser porque lo ignoras, es tan arrogante y además…
Ivana había dormido con Alexey, lo sabía, ella le había contado detalles
escalofriantes de cómo había tenido sexo oral en su auto.
Julia se estremeció al recordar, tal vez por eso siempre le había tenido
una mezcla de miedo y asco, no olvidaba que él y sus amigos se burlaban
de ella.
—Debes regresar Julia, ignóralos, haz las pruebas porque si no lo
haces perderás el semestre y…
—Al diablo con eso, no me importa.
Sus amigas se miraron, la notaron algo extraña.
—¿Oye y no vas a contarnos qué pasó con esa mujer que te tuvo
encerrada? No me digas que no tuviste sexo con ella. ¿Quién era?
Ella miró a su amiga molesta, no, no hablaría de Lena, no lo haría, ni
contaría que lo había hecho ni… Era su secreto, además no le gustaba
contar sus cosas y no entendía por qué sus amigas hablaban de lo que
hacían sin ningún pudor.
—Estás más delgada Julia, ¿no te habrán hecho pasar hambre? ¿Y por
qué fue te raptaron? Querían cobrar secuestro. En el colegio se
preocuparon mucho por ti, hasta Alexey preguntaba si sabíamos algo.
Debía hablar, decir algo para que todos dejaran de preguntar.
—Fue por error, pero no diré más, no quiero hablar de eso por favor. Me
afecta.
Sus amigas se miraron.
—Perdona Julia, tranquila, no llores. Ya pasó. Estás en casa otra vez.
La rodearon, y le dieron un pote de helado para consolarla, pero ella
pensó en Lena y se sintió mal. No quería regresar a la escuela, pero
cuando llamó la directora y habló con su madre no tuvo opción, volvería al
día siguiente.
—No quiero que pierdas el semestre, debes terminar el secundario
Julia, es lo mínimo, para cualquier trabajo te lo piden. Además imagino
que te recibirás, y si quieres hacer un curso corto…
Larissa no tenía fe en que su rebelde hija estudiara, ¿qué sería de
ella? Si al menos se arreglara un poco más, si no fuera tan plana y se cuidara…
Los chicos huían de las jovencitas con problemas, tan poco coquetas como
ella. Era preciosa, bah, lo sería si se arreglara.
Años de feminismo, de lucha denodada, sangre sudor y lágrimas para
que mujeres como estas pensara que la solución a todo era que su hija
encontrara un príncipe azul, o lo más parecido.
A Julia no le gustaba estudiar, imaginaba que tampoco trabajar, no le
interesaba el arte, la ciencia, ni el deporte… ¡eso sí que no! ¿Qué haría con
su vida? No podía ser la eterna adolescente rebelde y malhumorada, tal vez
si encontrara algún novio se estabilizara un poco.
Pero no se llevaba bien con los chicos, se había enamorado de uno aquel
verano en Ibiza y luego de eso había quedado mal. Es que era muy
malhumorada, y a la gente malhumorada le pasaban cosas malas, era así, si
fuera más alegre y optimista.
Durante la cena, en un lujoso restaurant Julia dijo que no quería
regresar al colegio. Estaba angustiada, no hacía más que mover las manos,
nerviosa.
—Come Julia, ¿es que ahora te has puesto a dieta?—se quejó su madre
disgustada.
Su padrastro ignoró su comentario, como la ignoraba a ella. Era un
exitoso empresario con una marca de ropa cara, y una cadena de tiendas en
el centro. Para la ojiazul era un anciano necio y pedante que solo hablaba de
dinero.
Pero su madre lo trataba como si fuera lo máximo, se derretía por él. O
lo quería por su dinero, su madre siempre se había enamorado de
millonarios, ¡qué buen ojo que tenía! Y de todos los millonarios ese era el
más cretino. Lo odiaba. Afortunadamente no debía verlo nunca.
****
Regresó a la escuela y procuró pasar desapercibida. Sus amigas la
rodearon de forma protectora y los idiotas, que aguardaban en la puerta la
miraron sin decir palabra.
Ese primer día todo estuvo muy tranquilo pero a ella le costó
concentrarse y pensó “nunca aprobaré, no puedo pensar con claridad”. Y
entonces recordó a Lena; “debemos regresar al mundo preciosa, mi
trabajo, tus estudios…” ¡Malditos estudios! Nunca se recibiría, nunca sería
nada. Odiaba esa vida y no tenía idea de qué quería ser. Odiaba ese colegio,
a los profesores y en ocasiones deseaba que todo volara en pedazos como
en las películas; que un horrible zombi, monstruo o nave extraterrestre
llegara y atacara a esos idiotas, a todos, no le importaba morir si veía cómo
caían esos malditos.
Su celular sonó entonces y el profesor lo escuchó, y uno de los tontos se
dio vuelta y la miró.
Sin importarle nada miró el número y tembló, era Lena. La estaba
llamando. Al diablo todo.
—Volkova Julia—dijo el profesor enojado.
Ella no le prestó atención.
—Deja eso tontita, no puedes atender el celular—dijo Pasha, uno de
los brabucones mirándola de petulancia.
Se alejó corriendo, odiaba estar en ese lugar, la clase era un bodrio,
nunca entendía nada de matemáticas ni de historia. Tenía notas horribles,
quién podría creer que aprobaría el semestre.
—Lena, eres tú.
—Hola preciosa, ¿cómo estás?
Julia le dijo la verdad.
—No muy bien… Odio estar aquí.
—¿Estás en tu casa?
—No, en la escuela secundaria.
—Perdona, te llamaré después.
—No… Estoy afuera ahora.
Quería verla pero no podía decirle, no sabía por qué la había llamado.
De pronto se encontró hablándole de la terapeuta, la nota que dijo
entregaría al colegio, su madre y sus vacaciones a las islas griegas…
—Creo que me iré a Ekaterimburgo, a casa de mi tía para las vacaciones. No
quiero ir pero sigo siendo una maleta que va de un lado a otro, como
cuando tenía cinco años y mis padres se iban de vacaciones y no querían
llevarnos.
Julia estaba a punto de llorar.—Perdona, no sé por qué te cuento estas
cosas.
—Te entiendo, tranquila. Debo cortar ahora, pero te llamaré después.
Animo preciosa, no des corte a esos imbéciles.
Julia guardó el celular con pesar, y de pronto vio a Alexey Sokolsky 
observándola en el salón, al parecer tenía recreo o había ido de paseo.
Quedaba cómico con el brazo enyesado y un ojo morado. Unos amigos lo
acompañaban, como siempre, nunca se metía solo.
—Miren quién está allí, la chica fugada o raptada. ¿Con quién hablabas
Tablita?—quiso saber Alexey.
Ella lo miró con fijeza, debía aprender a defenderse de ese cretino.
—¿Y a ti que te importa, estúpido? Tú estás mucho peor, al parecer
alguien te dio una paliza. Algo habrás hecho—le respondió.
El cretino no esperaba que le dijera eso, debía estar furioso sin un brazo
y de tener uno de sus preciosos ojos verdes en tono morado. Había ido a
una discoteca, se metió con una chica que al parecer tenía novio, debía
estar drogado porque quería que le practicara sexo oral en su auto y al final
el novio se hartó y le dio una paliza. Su amiga Ana se lo había contado.
—Miren ustedes, la gatita plana al fin saca las garras, lástima que no se
quite otra cosa y sea la monjita del convento. Me encantaría probar con una
chica virgen, me estoy hartando de las zorras de la escuela, ya las probé a
casi todas…
Al ver que se acercaba a ella tembló, odiaba y temía a ese desgraciado,
era malo, de mala entraña. Tenía diecinueve años, nunca terminaba ningún
semestre, su padre tenía mucha plata y lo consentía y al final iba al colegio
a buscar sexo, nada más.
—Déjame en paz estúpido. No puedes hacerme nada, ni siquiera tienes
dos manos—chilló furiosa.
Él la corrió por todo el patio furioso y frustrado. Hacía tiempo que le
tenía ganas a esa gata tímida, le gustaban sus ojos de muñeca tan grandes, azules y
luminosos. Y no estaba mal, imaginaba que se divertiría mucho con la
virgencita.
Una de las profesoras vio la escena e intervino y como resultado Alexey 
entró a clase de inglés y Julia debió explicar por qué no estaba en clase.
A él siempre lo favorecían, ese colegio parecía un prostíbulo de niños
ricos. Y las chicas se prestaban para eso porque querían probarlo todo antes
de cumplir los dieciocho, eso decían.



Continuará...



Espero les haya gustado, en unos días le pongo mas del Fic. Wink Very Happy
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOCHE CON MI AMA

Mensaje por Hollsteinvanman el Miér Feb 25, 2015 6:42 pm

UNA NOCHE CON MI AMA



Capítulo 7



Su madre se fue de viaje la semana siguiente. Y Yulia no se sintió
triste, al contrario, estaba contenta porque vería a Lena ese viernes,
saldrían a tomar algo.
Estaba loca por ella y era su única solar en ese tormento de ir al colegio,
estudiar para las pruebas. No podía hacerlo, ese estúpido no la dejaba en
paz. Había llegado a ofrecerle dinero a cambio de su virginidad. Era un
demente. 
Sintió un escalofrío al recordar ese encuentro en el recreo. Debió decirle
que ya no era virgen, pero tuvo miedo.
—¿Qué te gustaría? Seguro que nunca tienes dinero ¿verdad? Ese
padrastro es un avaro, y tu madre te ignora.
Yulia lo ignoró y se alejó y él la siguió. “Te daré cinco mil euros por
una noche de sexo muñeca. Tengo mucho más, si aceptas serán tuyo.
¿Estás de acuerdo?” le susurró.
—No me acostaría contigo ni muerta Alexey, déjame en paz—le
respondió.
—Vamos, para quién te estás guardando muñeca plana? ¿Para los
gusanos? Tú no quieres estudiar ni estar aquí, quieres escapar de esta
mugrosa ciudad, el dinero te servirá. Para una noche no está nada mal…
Ella se alejó furiosa.
Debía sacarse a ese cretino de la cabeza, saldría con Lena.
¿Cómo diablos sabía que no quería estudiar? ¿Y que en cambio soñaba
con irse muy lejos?
Y de su padrastro avaro, de su madre indiferente. ¿Por qué no se buscaba
una ramera competente a quien pagarle y la dejaba en paz?
Llamó a su amiga Irina, se sintió intranquila y le contó lo ocurrido en
la escuela.
—Es un idiota, ignóralo. Sabes, es raro pero él se interesó en ti luego
que te raptaron. No dejaba de preguntarnos. Él sale con varias de la
escuela, ya sabes, y no pensé que se interesara en ti.
Siempre se había burlado, durante años y luego…
—¿Quién le dijo de mi padrastro, de mi madre? Alguna de ustedes me
traicionó. Yo no hablo con nadie de mis problemas.
Estaba furiosa y herida, se sentía traicionada.
Irina cortó y fue a verla.
Yulia no quería hablar, no diría nada.
—Escucha, yo nunca conté nada de tu vida. Yo no lo hice, te lo juro pero
hay ciertas cosas que en un colegio se saben… Estuve pensado. Se sabe que
la madre de Lilly es lesbiana, el padre de Vadim un ampón y otros… Es
inevitable, el cotilleo, los chismes, nos conocemos desde la escuela casi.
Todos dicen que tu madre siempre se casa con millonarios y que tu
padrastro es avaro, que tú nunca llevas dinero a la escuela, ni tienes dinero
para comprarte buena ropa. Para ciertos especímenes como Alexey el
dinero lo es todo, quién es más rico y sabes que odia a Vadim porque su
padre tiene mucho dinero y se burla de él… A mí no me importa pero te
digo esto para que no te enojes con nosotras… no creo que nadie le haya
contado nada, él debe saber por comentarios que ha escuchado, así como
sabe que nunca sales con chicos y eres virgen.
Los ojos de Yulia brillaron y fue a beber un refresco para no estallar.
—Detesto el cotilleo, y jamás creí que se molestaran en hablar de mí.
—Bueno, no te preocupes por eso, no te hará nada. Es imbécil pero no un
sátiro, tal vez pensó que necesitabas el dinero y te sentirías tentada.
La cocinera llegó entonces y le preguntó qué quería cenar. Se quedaría
con ella hasta que pudiera irse a St Petersburgo  con tía Amelia, ya estaba todo
decidido. Su madre se había ido como una quinceañera enamorada de
vacaciones pero no la extrañaba, tenía todo cuanto deseaba en la casa pero
no tenía demasiado dinero, su mesada era tan escasa que apenas podía
comprarse alguna tontería.
Dejó atrás todos sus problemas. Ella esperaba… Lena.
Fue a buscarla en su Nissan, con jeans, una blusa de tirantes oscura y lentes
negros, se veía tan hermosa… Tembló al verla, la había echado tanto de
menos.
—Sube preciosa, te llevaré a cenar y luego…
Ella sonrió y entró en su auto. El mundo se le antojó un lugar
maravilloso de repente. Había regresado, la había buscado… Pensó que no
querría volver a verla ni…
La pelirroja la miraba con intensidad y de pronto mientras doblaba en la cuadra
siguiente acarició su cabello.
—Estás preciosa chiquita. ¿Cómo va tu escuela?
Detuvo el auto en un restaurant, pero antes de ir a comer quiso besarla
con suavidad y tenerla entre sus brazos.
No quiso hablarle de la escuela, quería estar con ella, charlar… disfrutar
cada momento juntas.
Fueron a un restaurant pequeño, escondido en las calles principales y
pidieron un plato de mariscos con arroz.
—Mi primo no te ha molestado ¿verdad?—preguntó de pronto.
—No salgo mucho, solo he ido a terapia y a la escuela. A veces tengo
miedo, como si alguien me siguiera… Sé que son ideas, no hay nadie
cerca de mí y sin embargo…
—¿Y te sientes mejor con la terapia?
—No mucho, es la escuela… No quiero ir a ese colegio, mi madre dijo
que me cambiaría pero como tenía que irse a las islas griegas… No quiso
complicarse buscando un nuevo colegio ¿entiendes? No le importa…
siempre he sido una carga para ella y ahora… Es que no quiero estudiar,
quisiera mudarme con unas amigas, compartir gastos, buscarme un trabajo.
—¿Trabajar a tu edad? No te dejarán, y si lo hacen, será un trabajo
insalubre. Aguarda, estudia, debes continuar tus estudios, prepararte para
algo mejor. Si dejas ahora…
—No quiero hablar de mí ahora, estoy harta de la terapia, la secundaria,
mis amigas y ese colegio inmundo. Háblame de ti, ¿qué has hecho?
Lena tomó su mano y la apretó con fuerza.
—No hay mucho que contar, trabajo, horarios, rutina, lo de siempre. Tú
me preocupas más preciosa, te noto muy sola sabes y no entiendo por qué
una joven tan dulce y buena como tú…
—Yo no soy dulce y buena, soy una tonta que no tiene suerte para nada.
Por eso no quiero hablar de mí, no hay nada bueno que contar. Odio a esa
escuela y con gusto la haría arder pero es un delito y me sentiría mal si
realmente ocurriera…
Se hizo un silencio en el cual Lena la miró con tanta intensidad que
La morena se sonrojó. ¿Qué iba a decirle?
No se atrevía a decirle “te he echado de menos, quiero hacer el amor
contigo, todo cambia cuando estás tú”…
—Necesitas terapia preciosa, en ocasiones los adolescentes…
Demonios, no es por ser adolescente, ¿por qué no te cambian de colegio?
Escucha, hablaré con tu hermano, él debe hacer algo por ti.
De pronto Yulia palideció, porque sintió algo extraño, una energía rara
en el lugar y lo vio a él: al demonio Alexey con una chica rubia de aspecto
llamativo (debía ser una de sus amigas golfas) mirándola de forma extraña.
Como si la hubiera pillado en algo extraño.
—¿Quién es él, Yulia? ¿Lo conoces?
El cretino sacó un cigarro y se puso a fumar mientras charlaba con la
chica rubia y la señalaba.
—Es uno de los estúpidos que me molesta en la escuela—respondió ella.
Lena miró al muchacho y pensó que no parecía un adolescente, debía
tener más de veinte, al menos aparentaba más edad. Y no le agradó la
forma en que miró a Yulia.
—¿Te ha hecho algo ese imbécil?—le preguntó.
La ojiazul la miró asustada. Y de pronto apareció Alexey en persona mirándola
con una sonrisa.
—¿Y qué milagro es este? ¿La virgencita del colegio encontró a su
verdadera madre?
Lena lo miró furioso.
—Eso no es asunto tuyo Alexey, déjame en paz.
—no se me antoja gatita, teníamos un trato tú y yo… Cinco mil euros
aguardan para ti, no lo olvides, y te daré el doble ahora si vienes conmigo a
mi auto. No tienes que hacer nada, solo abrir tus piernas y dejarlas así un
buen rato, muñeca.
Era una provocación que Lena no iba a tolerar, Yulia se sintió
enferma de vergüenza.
Luego Lena insultó a Alexey y le dio una trompada que lo tumbó. A pesar de ser mujer sabia defenderse, había tomado clases de defensa personal. Uno
de los mozos intervino y llamaron a la policía.
Yulia comenzó a llorar al ver la trifulca, ese patán solo tenía el labio
partido y se lo merecía por ser lo que era; un grandote ordinario. Hablarle
así, humillarla como si fuera una vulgar ramera. De haber podido ella
misma le habría dado una buena paliza; se lo merecía.
Jamás se habría acostado con ese granuja, ni por un millón de euros,
llevaba tiempo burlándose él y sus amigotes, siempre molestándola a ella y
a otras del colegio.
Lena la llevó fuera del restaurant y casi huyó antes de que cayera la
policía.
—Cretino hijo de puta, qué ganas tenía de partirlo en pedazos—dijo.
Manejó a gran velocidad y solo se detuvo cuando llegaron a su
apartamento.
Ahora debía consolar a la morena, estaba temblando y lloraba.
—Tranquila chiquita, calma… ¿ese era el desgraciado que te molestaba
en el colegio? Pero tiene más de veinte. ¿Qué hace allí?
Yulia secó sus lágrimas y lo miró.
—Es porque sus padres tienen mucho dinero, nunca estudia ni hace nada,
va al colegio a buscar chicas para dormir, ha dormido con casi todas y se
burla de un par, de mí siempre se burló. Y el otro día me ofreció dinero
como si fuera una ramera.
Lena se enfureció. —¿Cómo diablos permiten eso? ¿Tu madre lo sabe
y tu hermano, es que nadie hace nada para ayudarte?
No, ella nunca les había contado, otros chicos la molestaban, desde hacía
años pero nadie sabía…
—Qué lata con el cabrón hijo de puta. Escucha lobita, mírame, esto no
puede quedar así, ese tipo está mal de la cabeza, debe drogarse o creer que
puede humillar y pisar a todo el mundo. Que no quede impune esto, no lo
dejes. Yo te ayudaré, hablaré con tu hermano, debes salirte de ese colegio
de inmediato.
—Mi hermano tiene a su esposa encinta y a quietud, no, no le digas
nada, lo preocuparás y mi madre está de viaje, ella nunca hizo nada por mí,
no le importo nada pero no quiero sentir lástima, estoy harta de esta vida
pero quiero cambiarla, quiero ser adulta y no depender de nadie, pronto
cumpliré diecisiete conseguiré un trabajo…
La pelirroja la abrazó y pensó que esa chiquilla era admirable, tanto había sufrido
ese tormento, ese acoso en el colegio sin que nadie la ayudara. ¿Para que
traían hijos al mundo esas mujeres? Para luego deshacerse de ellos como
maletas.
—Esto no puede quedar así preciosa, no puede. Quienes te hicieron daño
deben pagar, ¿y cómo es que tu terapeuta no sabe esto?
—ella hizo una nota y se la dio a mi madre, dijo que iría al colegio que
debía hacer una denuncia por bullying pero no sé qué pasó con eso.
—Pues yo lo averiguaré. Si tu hermano no hace nada yo lo haré. Llevas
tiempo triste y deprimida y te mandan a terapia ¿por qué no te sacan de esa
horrible escuela?
—Mi madre dice que es el mejor colegio, que si termino allí luego…
—Por supuesto, el mejor colegio sí…
Yulia se refugió en sus brazos, necesitaba tanto estar con la pelirroja sentir su
calor… Una caricia a su cuerpo y a su alma que nunca había recibido. Lena la
apretó con fuerza mientras la desnudaba y llenaba de besos y caricias…
Tendida en su cama nada más le importó, el mundo entero podía
desaparecer, ese mundo horrible lleno de ausencias y dolor. No quería
pensar en ese idiota que la molestaba, en ese colegio, no regresaría Lena se lo
había dicho y le haría caso.
Y mientras hacían el amor ella lloró diciéndole que la amaba porque era
verdad y lo había sabido mucho tiempo atrás. La amaba y la necesitaba con
igual intensidad y si la hubiera perdido…
La pelirroja la miró muy seria.
—Chiquita, eres tan dulce—dijo Lena y la besó apasionada. Estaba loca por
ella pero tenía miedo, nada sería tan fácil como parecía, era menor de edad
y por momentos se sentía como una aprovechada. Una jovencita sola tan
vulnerable y ella era un mujer, con su vida organizada. No era correcto y
sin embargo no podía evitarlo, no había dejado de pensar en ella esos días
deseando verla de nuevo. Se estaba involucrando y lo sabía, y sentía tantas
ganas de hacerle el amor y protegerla. Era mucho más que la chica con la
que salía, había sido su cautiva seducida, su virgen adolescente y entrar en
ella era lo máximo, sentía que nunca antes lo había disfrutado así, con
tanta intensidad.
Estuvo horas haciéndole el amor y cuando todo terminó no quiso dejarla
ir, que regresara sola a su casa. Ahora estaba a cargo de Catarina la
cocinera, pero ¿qué podía hacer esa pobre mujer para ayudarla?
Debía hacer algo por la chica.
Y cuando la llevaba a su casa en el auto, horas después le dijo.
—Hablaré con tu hermano Yulia, no debes regresar a esa escuela, no lo
hagas. Aguarda. Debe haber alguna forma de… Ese cretino debe recibir su
merecido, no puede ser que te insulte y quede impune. Es acoso, y eso está
penado.
Ella la miró agradecida.
—No regresaré, pero dudo que mi hermano… Mi hermano no puede
hacer nada, además todo ese asunto del secuestro… tu primo.
—Mi primo no volverá a molestarte, acaba de enterarse de quién lo hizo
y… se vengará. Esta vez tiene pruebas.
Sus ojos se agrandaron.
—No puedo creerlo, ese pariente tuyo está loco, hizo todo lo que hizo,
me hizo pasar el peor susto de mi vida ¿y ahora resulta que era un error?—
estaba indignada.
—Era su hermana y en la mazmorra azul nos conocemos.
Lena enrojeció. —¿Y tú perteneces a ese club? ¿Sigues yendo a buscar
chicas que caminan con una cola de zorro vestidas como gatas?
Lena sonrió y detuvo el auto. Habían llegado a destino.
—Ya no lo hago… fue una aventura, me divertía hacer algunas cosas…
—Pues conmigo no cuentes, si te veo vestida como ama o un látigo
cerca te juro que no saldré nunca más contigo—le advirtió.
La pelirroja sonrió y pensó que le habría gustado atarla mientras le hacía el amor
y convertirla en su princesa sumisa. Era muy pronto, recién estaba
experimentando las primeras sensaciones, el despertar de su piel… la
estaba despertando, la guiaba al placer y era su ama aunque no usara azotes
ni cuerdas todavía…


Continuará...


Mañana publico mas de la historia.  Very Happy
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOCHE CON MI AMA

Mensaje por Hollsteinvanman el Jue Feb 26, 2015 4:12 pm

UNA NOCHE CON MI AMA






Capítulo 8



Julia no regresó a la escuela y pensó que quería irse de esa ciudad,
estaba muy afectada por ese encuentro con Alexey en el restaurant, qué
avergonzada se había sentido.
Solo quería marcharse de esa ciudad y desaparecer, su vida era un
infierno, la escuela, las burlas y eso no cambiaría, al contrario, él volvería
a molestarla, él y sus amigotes
Su hermano la llamó poco después.
—Oye, ¿tú estás saliendo con Elena Katina?Es muy grande para ti. Tu no eres lesbiana Julia...es una mujer y además… ¿qué ocurrió con ese estúpido del
colegio?
Ella se lo dijo en pocas palabras.
—No volveré a la escuela Vlad, no lo haré.
—Julia, escucha por favor, no puedo ir ahora para hablar esto,
debemos hablar con calma y mi esposa… Me necesita, tú sabes.
—Por supuesto. Tú tienes tu vida Vladmir, deja que yo viva la mía, tengo
derecho ¿no crees?
Vlad no estaba tan convencido de eso y le dijo que debía regresar al
colegio, que perdería el semestre.
Julia lo ignoró, era adulta, ¿por qué no la dejaban tranquila? ¿Y por
qué ahora le decía con quién debía salir?
No esperaba que su hermano apareciera a media tarde.
Estaba preocupado, lo notó cansado, esa esposa suya era una pesada, una
latosa, parecía obligarlo a tenerlo pendiente de ella.
—Escucha Julia, escúchame bien esa mujer no es para ti, no eres una lesbiana, ella solo te confundió por ser una pervertida degenerada acostumbrada a envolver a niñatas sin experiencia e inseguras de su sexualidad, para satisfacer las propias. No te quiero cerca de ella.
Le he advertido que si vuelve a verte o te busca la denunciaré ¿entiendes?
Esas palabras la inquietaron.
—Eres menor de edad todavía y ella tiene 29, es un aprovechada, degenerada y pervertida lesbiana, sin mencionar que te lleva
trece años. ¿Qué está pensando?  No habrás dormido con ella verdad?
Bueno, no podía hacer nada al respecto, si lo había hecho. Su hermana
lloró, gritó y tuvo un ataque. El típico capricho de adolescente, enamorarse
de la persona menos indicada.
“Si la tocas te haré pedazos ¿entiendes? A ti y a tu primo, tengo pruebas
para hacerlo, raptaron a mi hermana y al parecer también hiciste algo
más”, le había dicho a esa cretina lesbiana. Y no se había equivocado. Se acercó a
su hermana y la abrazó. Estaba tan sola, era de esperar que terminara así,
enamorada de una persona que no era para ella, preñada, o… su madre nunca la
había querido, le daba trabajo, era rebelde, obstinada…
—Ella es lo único bueno que tengo ahora y te pido que no hagas nada,
porque no es mala, no me hizo ningún daño, al contrario, me mantuvo
escondida para que su primo no me encontrara. Tú sabes toda la historia. Y
yo…—
Tú terminaste seducida por ese tipa. Julia, eres una niña casi, nunca
has tenido novio ni tienes mundo, y eso lleva a que confundas tu sexualidad, tu atracción hacia otra persona, el creer que te atrae otra mujer, sin. Mencionar que te hará  pedazos hermanita, te
romperá el corazón, la conozco, ella no se involucra, solo busca sexo,
divertirse, y le gustan adolescentes. Son su debilidad. Saldrá contigo hasta
que se aburra y luego, te dejará Julia, y tú estás loca por ella, ¿cómo vas a
recuperarte? Y encima pasar la vergüenza de estar en boca de todos por una relación homosexual? Elena nunca tiene compromisos y sus relaciones no le
duran más que un par de noches, es un tipa fría, que solo le interesa el sexo
y hace cosas que tú…
—Sí, ya sé, era la ama diablo, la conocí así, pero ella se preocupa por mí,
¿crees que se tomaría tantas molestias si no sintiera algo por mí? Además,
a mi me gusta solo ella, no todas las mujeres, y recién estamos saliendo, no puedes esperar que… No querrás que se case
conmigo en tres meses ¿o sí? No seas anticuado y prejuicioso , tú estuviste años de novio
antes de casarte y…
La había engañado, había salido con otra chica y él no era nadie para
darle clases porque también estuvo en ese club de amos y sumisas.
—Julia, yo soy un hombre y sé defenderme, sé lo que quiero tú eres
frágil, vulnerable, y cuando te raptaron… Mamá y yo…
—Mentiras, no mientas Vlad, tal vez tú sí te preocupaste pero mamá…
Mamá nunca me quiso ni le importa nada de mí. Hace años que voy a ese
colegio y soporto que se burlen de mí, que me digan cosas horribles y
siempre debía regresar. No volveré, estoy harta de hacer lo que me dicen, y
de esta vida. Y si haces algo para apartar a Lena de mí…
—Escucha, tranquilízate, no voy a prohibirte que la veas, no soy homofobico...o por lo menos trato de no serlo, solo quiero
avisarte, te va a lastimar, y tú, tú mereces mucho más, mereces a un joven
de tu edad, un chico que sea honesto y bueno.
Vladmir estaba furioso con todo ese asunto y sin perder tiempo fue a
buscar a Elena Katina, la ama demonio. Si no lograba convencer a su
hermana al menos intentaría que esa cretina se alejara.
La encontró en su empresa, con una atractiva secretaria. Pensó que lo
pillaría teniendo sexo con ella, sabia lo que esa mujer tenia entre las piernas, era una cretina consumada, la ama diablo.
¡Vamos! ¿Que había hecho de todo en ese club y ahora cortejaba a su
hermana? Una joven inocente y buena como Julia, sin maldad, sin
experiencia, ¿por qué?
—Vladimir, qué agradable sorpresa.
Él entró con paso rápido.
—No es una visita de cortesía.
Lena se deshizo de su socio y de su secretaria, se preparaba para
pelear porque sabía a qué había ido.
—Escucha, he venido a hablar de Julia, no quiero que vuelvas a
buscarla. Y si insistes en ese capricho deberé tomar cartas en el asunto.
Lena sostuvo su mirada, imperturbable.
—¿Has venido a amenazarme? ¿Y qué harás si me niego?
Vladimir demoró en responderle.
—Tú sabes qué podría hacer, no te hagas la tonta, no me obligues. ¿Te
gustaría que yo durmiera con tu hermana? Claro, olvido que tu hermana no
es como la mía, Julia es menor de edad y sabes que legalmente podría
complicarte las cosas.
—Haz lo que te plazca, le harás un daño a tu hermana, ella quiere estar
conmigo, además siempre la he tratado con respeto. Y tú, dime, ¿has
denunciado al cretino que molesta a tu hermana en el colegio? ¿Crees que
yo soy la mala de la película? Ese es el problema, nadie se preocupa por
Julia, la dejan en ese colegio un montón de horas sin preguntarle siquiera
si está cómoda, si es feliz allí. Hace años que unos cretinos se burlan de
Julia, la torturan, ¿y crees que eso no es importante?
Vlad retrocedió.
—Fue mi madre quien insistió en mandarla a ese colegio, además, debe
estudiar, ¿o quieres que sea tu sumisa a tiempo completo?  No permitiré
que le hagas eso, que la inicies en ese mundo sucio de látigos y
humillación y que la vuelvas  homosexual. Te conozco bien demonia, sé bien lo que haces, no te importa
nada mi hermana, y te mataré si la lastimas. Ella nunca ha estado con
nadie, no tiene idea de las cosas que hacen las personas como tú.
—Escucha, yo no soy tan ruin cómo tú crees, y no terminaré con Julia,
me gusta y la quiero para mí. Es tan dulce, y ella quiere estar conmigo.
Recién estamos saliendo y no me apartarás de ella. No lo harás Vladimir. Yo
cuidé de Julia, cuando supe lo que planeaba mi primo y fue tu culpa, tú
salías con la hermana de mi primo, tú sí la usaste para divertirte. Claro no
eras responsable de su muerte, pero sí de usar a la hermana de un amigo,
eso no fue muy leal ¿verdad? Ni tan decente. Yo no estoy usando a tu
hermana, tengo una relación con ella, me gusta, siento cosas por ella, no
voy a lastimarla, tú si lo harás si intervienes. Es su vida ¿entiendes? Deja
de pensar que debes hacer de madre y padre, ya no es una niña, es una
mujer y quiere estar conmigo. Tenemos algo muy bonito, recién está
empezando, ¿por qué quieres hacer daño?
—Porque tú usas a las mujeres, y siempre tienes varias, te gustan las
jovencitas y no te conformarás con una, nunca lo haces.
—¿Pensarás que soy como tú que tiene esposa y amantes para vencer la
rutina? Tú no eres fiel a tu esposa y la quieres… Yo no tengo esposa y solo
salgo con Julia, puedes averiguarlo si quieres. No te miento. No fue
sencillo buscarla, acercarme, lo hice porque tuvimos una historia durante
la huida, y no necesitas decirme lo especial que es. Yo no soy una rufián, no
le haría daño a una jovencita que ha sufrido como ella. Y tú deberías
ayudarla en vez de venir aquí a amenazarme.
Discutieron. Vladimir no quería a esa tipa cerca de su hermana, al diablo
con su palabrería barata, él conocía bien a esa mujer, habían compartido
correrías en el pasado y siempre estaba con adolescentes de diecisiete,
diecinueve años… le gustaban jovencitas, pero jovencitas avispadas. Su
hermana no era así. Era tímida, vivía en su mundo, aislada, triste… Pocas
amigas, y no salía con chicos.
Salió furioso del edificio, siempre había cuidado de Julia y no podía
soportar la idea de que se involucrara con una tipa como esa, no podía…
Por más que prometiera casarse con ella en un caso extremo, no la haría
feliz sino desdichada. Porque tendría otras y cuando se hartara la mandaría
a paseo.
Y no podía hacer nada porque su hermanita menor lo había amenazado.
Estaba muy enamorada, o encaprichada por Elena y ahora…
Detuvo su Toyota último modelo color negro en la escuela secundaria.
Hablaría con la directora y luego con su abogado, presentaría una queja
contra ese fulano hijo de perra que vivía molestando a Julia.
Estaba tan caliente con toda esa situación que al entrar preguntó a unas
jóvenes por un tal Alexey Sokolosky.
Una chica rubia de bincha blanca de baja estatura señaló a un grupo que
jugaba al fútbol a la hora del recreo. Mirando todo estaba un joven muy
alto, de cabello oscuro y ojos azules. Muy blanco y de expresión brabucona
y soberbia. Había unas chicas a su lado pero él estaba pendiente del juego.
Se acercó y fue derecho a ese cretino para decirle un par de palabras.
—Así que tú eres Alexey Sokolosky, el idiota que molesta a mi hermana.
El joven lo miró sorprendido, ¿quién era ese tipo?
—¿Tu hermana? ¿Y quién es tu hermana?
—Julia Volkova. ¿Te suena verdad? Escucha mocoso, estás algo crecido
para estar en una escuela secundaria, debes tener más de veinte ¿no es así?
Te daré una paliza si vuelves a molestarla, a decirle una sola palabra. ¿Te
quedó claro?
—Ah sí, Julia… La chica virgen… Ahora sale con una lesbiana que
podría ser su madre, una vieja degenerada con un auto Nissan. ¿Por qué mejor no la
buscas a ella? Al parecer tu hermanita ya no es la monjita que todos
creíamos, ya tiene una que le está enseñando, y degenerando en el lesbianismo. Yo no la toqué, no pude… y
eso que le ofrecí una buena plata. Pobrecilla, nunca tiene dinero, su madre
la manda a este colegio pero…
Tuvo ganas de darle una buena trompada, no lo hizo porque pensó que
debía hacer algo más, hacer la queja, y luego denunciar a todo ese maldito
colegio.
—Escucha miserable imbécil, no te daré una paliza aunque te la
merezcas, solo vine a decirte que dejes de molestar a mi hermana, ella no
regresará a esta mugrosa escuela pero si la ves en algún lugar, si de
casualidad te cruzas con ella… si le dices alguna cosa sé dónde
encontrarte, y te buscaré. Tendrás mucho dinero pero yo tengo amigos,
amigos que conocen a otros amigos que le gustan los niños ricos como
tú… y se divertirán bastante cuando te atrapen y te conviertan en su nena.
Tal vez te agrade la experiencia, te gusta molestar chicas tímidas…
veremos qué tal te va cuando la chica tímida seas tú.
Sus amigos rieron y Alexey se sintió tocado. Nunca antes le habían
hablado así, no lo permitiría y cuando vio que ese hombre se encaminaba a
la dirección lo atacó por atrás y lo golpeó. Tenía mucha fuerza y peleaba
como un demonio. Nadie se atrevió a intervenir y Vladimir saltó como un
resorte para defenderse.
No pudo con ese adolescente, y debieron intervenir para quitárselo de
encima.
—veremos a quién agarran de nena tus amigos, me parece que se
divertirán más contigo—dijo Alexey burlón.
Tenía el labio roto y estaba agitado y furioso. Ese asunto no quedaría así.
Vladimir hizo la denuncia con su abogado y llamó a Julia.
Debía tomar más decisiones y alejarla de esa ciudad por un tiempo. Su
madre no estaba y él no podría cuidarla como debía. A menos que… no, su
esposa no aceptaría, estaba muy nerviosa por su estado y no quería que
nada le pasara al bebé.
—Julia, escucha, he hablado con tía Amelia, será mejor que te vayas
un tiempo de Moscú, he puesto una denuncia y no quiero que ese tipo se
acerque siquiera a ti. Es un cretino hijo de puta. Le di una buena paliza en
el colegio, se lo merecía pero no quiero que esto te perjudique Julia.
No le dijo lo que pensaba realmente para no asustarla, había hecho todo,
hablado con sus tíos y se la llevarían un tiempo a San Petersburgo, allí todo era
más tranquilo. Nadie sabría. Y la alejaría de ese otro problema igualmente
peligroso: Elena Katina.
Sin embargo su hermanita tenía otros planes, no quería irse de la ciudad
sin avisarle. Elena debía saber. Su hermano había dicho que debía ir y
debía hacerlo, no le pesaba dejar la ciudad, al contrario, solo dejarla ella.
—¿Te irás mañana, preciosa? ¿A San Petersburgo? Pero eso queda muy lejos…
¿y cuánto tiempo te quedarás?
—No lo sé, hasta que mi madre regrese, en unas semanas… Mi hermano
no me dijo, es porque fue hoy al colegio y golpeó y amenazó a Alexey.
Teme que haya represalias, que intente hacerme algo…
—¡Qué bien! ¡Arma el lío y te manda lejos! Oye Julia, no puedes ir a
esa ciudad sola, aguarda, pensaré en algo.
—No, no hagas nada… él está enojado porque salgo contigo y como soy
menor puede acusarte, dirá que tú me raptaste.
—Aguarda Julia, debemos hablar esto personalmente. Terminaré en
una hora, te llevaré a dar una vuelta y…
Ella aceptó encantada.
No quería marcharse tan lejos, habría deseado quedarse con la pelirroja pero no
podía ser, era muy pronto y no quería apresurar nada.
Corrió a darse un baño, a perfumarse súbitamente animada porque sabía
que la vería. No deseaba separarse de ella ahora cuando recién empezaban a
salir. Cuando le interesaba alguien y ese alguien correspondía a su interés.
Pensó en Alexey, en otro tiempo él le había gustado, durante años había
estado boba con él por ser tan guapo y algunos años mayor pero luego
comenzó a temerle. Era malo con las chicas, no sabía por qué, si por algún
trauma de infancia o…
Luego lo odió, cuando empezó a molestarla, a burlarse de ella y ahora le
temía, no quería ni siquiera cruzarse con él, quería irse de esa ciudad,
comenzar una nueva vida.
Se sentía feliz, por primera vez tenía planes, y sabía que Lena lo era todo
para ella. Y con gusto se habría fugado y en vez de ir a San Petersburgo se habría
mudado a su apartamento pero no podía hacerlo. Lo principal era alejarse
de la ciudad y de Alexey.
No creía que él le hiciera nada, tendría otras chicas para molestar.



La pelirroja aguardaba abajo, tembló al verla, ¿cómo diablos podría marcharse sin ella?
Lena se acercó y la besó. Era tan maravilloso sentir sus besos, su
abrazo.
—¿Cómo estás chiquita?
—Mal… No quiero ir a San Petersburgo, mi hermano… Él quiere enviarme a
esa ciudad porque mi tía dijo que... Ya no soy una niña para que dispongan
de mí, para que me pasen de balón de un sitio a otro.
Lena entendía pero no podía hacer nada, la chica era menor de edad y su
hermano la había amenazado. Todo ese asunto del rapto y mientras daban
un paseo por la ciudad se lo dijo.
—Me encantaría llevarte, cuidar de ti preciosa pero aún eres menor de
edad y tu hermano… Tú sabes todo lo que pasó, la forma en que nos
conocimos. Ten paciencia, escucha, San Petersburgo no es tan lejos, podremos
vernos si quieres…
La joven lloró, no, no resistiría separarse, ¡la amaba tanto! Estaba loca
por esa mujer y ahora que se habían encontrado no quería…
La pelirroja acarició su cabello con suavidad y la besó.
—No llores, por favor, ten paciencia, luego… No renunciaré a ti, si lo
que tenemos es como siento y como creo que es preciosa, volveremos…
Espérame, yo buscaré la forma…
Esto no es un adiós Julia, no lo es. Pero comprendo que debes alejarte
de aquí, ir a otra escuela, hacer nuevos amigos, viviste un infierno y
estuviste muy sola en ese infierno. Y además, estaremos en contacto, iré a
verte, te llamaré.
Ella secó sus lágrimas.
—Lo dices para consolarme, pero tú tienes miedo, y yo entiendo que mi
hermano… Él dijo que podía meterte presa y que lo haría si te acercabas a
mí. Yo te amo Elena, es verdad y por eso entiendo que… No puedes
acercarte a mí, no debes hacerlo, odiaría que él…
—Eso no es verdad, no es por tu hermano. Escucha, si tú quieres venirte
conmigo nada ni nadie te lo impedirá pero eres muy joven tienes dieciséis
años.
—¡Pronto tendré diecisiete!
—Sigues siendo menor de edad y yo tengo algunos años más. Ven,
vamos a cenar, no llores, esto no es el final, te lo prometo, quiero estar
contigo, cuidarte pequeña. Ven aquí…
Julia no quería ir a un restaurant, quería ir a su apartamento, que le
hiciera el amor y se lo dijo. Tuvo tanto miedo de que fuera la despedida, de
que no volviera a verla. Quería quedarse en sus brazos, y estar siempre
juntas, pero era prematuro. No podía pedirle eso, apenas comenzaban a
salir, era precipitado.


Continuará...
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOCHE CON MI AMA

Mensaje por Hollsteinvanman el Sáb Mar 07, 2015 8:54 pm

Mas de esta historia. Disfruten...  Very Happy



Una Noche Con Mi Ama






Capítulo 9



El cambio de aires le hizo mucho bien, su hermano la acompañó hasta la
estación de tren y le preguntó si había visto a Lena con expresión
sombría. No le respondió, estaba furiosa. Quería quedarse allí, solo para
estar con ella pero era una adolescente, una niña grande que era una molestia
para todos.
Luego de llorar todo el viaje suspiró. San Petersburgo aguardaba, había llegado
tan rápido en el tren. Su tía estaba allí y su sonrisa la animó. Era alegre y
siempre estaba haciendo cosas. No trabajaba, vivía de una pensión de su
marido y de una renta. No era rica pero tenía su buen pasar.
—Julia, ¡cómo has cambiado, qué bella te has puesto!
Ella siempre le decía que estaba preciosa, jamás le habría dicho que
había que era muy plana y delgada porque era educada y además optimista. Todo
estaba bien, todos eran buenas personas y nadie era flaco, plano, gordo ni viejo ni…
Estás preciosa, ¿y ya tienes novio? ¿Qué tal los chicos? Se pelearán por
ti, ya verás…
Luego de los primeros días le dijo que la había anotado en una nueva
escuela, era un colegio religioso de la orden salesiana, mixto. ¡Qué alivio!
Lena la llamó al día siguiente y ella le contó que el colegio era muy
bonito, que todos eran muy amables pero que extrañaba Moscú.
La extrañaba a ella.
Iría a verla, se lo prometió, en unos días…
Su hermano y su madre también la llamaron para ver cómo iba todo en
el nuevo colegio.
Nadie la conocía y nadie la llamaba tabla plana, y había chicas mucho más
Planas que ella, mas delgadas o incluso muy gordas y eso la reconfortaba y alegraba. Siempre se había sentido
La mas plana, sin un cuerpo bien proporcionado respecto a las chicas de su anterior escuela y ahora…
Sin embargo no podía concentrarse, su cabeza era como un nido de
grillos, un lío bárbaro. Como si no tuviera paz. Pensaba en Lena y
lloraba y se deprimía teniendo la sensación de que no volvería a verla. Se
moría por estar con ella, estaba enamorada y no le interesaba estudiar ni…
Su tía era amorosa, y divertida, salía con sus amigas, y no tenía de qué
quejarse. Tenía una preciosa casa frente al puente Pikalov pero nada podía
animarla. Volvía a estar deprimida. Había dejado los anti depresivos y la
terapia, pensó que no los necesitaría y en verdad que no quería hacerse
adicta a esas cosas. No estaba deprimida, solo que extrañaba a Lena y a
sus amigas…
Irina la llamó al día siguiente.
—Julia, ¡te fuiste sin decirnos nada! Hace días que te llamo a tu casa,
que espero verte en el face y nada… ¿dónde estás?
—En San Petersburgo, en casa de mi tía Amelia, ¿no te dije nada? Es que fue
todo muy rápido y… Alexey.
—Qué pasa con Alexey?
Julia lloró.
—Quiso que durmiera con él, que me pagaría bien si lo hacía, que
necesitaba el dinero porque…
—bueno cálmate, ya pasó eso. ¿No te habrás ido por él? Pero Julia, es
un imbécil, ignóralo. Te extrañamos Jul, regresa. La escuela es un
bodrio, pruebas, pruebas… Uff, nos mandan tanto estudiar que a veces creo
que me va a reventar la cabeza.
—Irina escucha, no digas a nadie que estoy aquí ¿entiendes? No quiero
que él me busque ni… Tengo miedo, quiero estar tranquila, en el colegio
donde voy nadie me molesta y me miran… Hasta creen que soy bonita.
—¡Vaya, qué suerte tienes! Pediré que me cambien. Escucha, no te
persigas, ese idiota siempre tiene alguna que se lo haga, no te buscará,
además hubo mucho revuelo en el colegio por la denuncia que presentó tu
hermano, ¿sabías?
—¿Denuncia? Entonces…
—Sí, presentaron una denuncia por bullying, ¿no sabías? Pero a Alexey 
no le harán nada, su padre tiene mucho dinero, les echarán el muerto a
otros como siempre hacen.
Julia se angustió, no le gustaba nada ese asunto. Quería recomenzar y
olvidar, dejar atrás ese pasado.


El fin de semana la pelirroja fue a visitarla. Tembló al verla: estaba allí, en su
auto, tan hermosa  y seductora con sus jeans ajustados a sus perfectas curvas, un blazzer azul sobre una blusa blanca lisa y lentes negros.
Sonrió al verla y fueron a dar un paseo por la ciudad.
—¿Cómo te ha ido preciosa, qué tal la escuela?—le preguntó.
—Bien, son católicos, salesianos y muy amables, educados. No son
como los chicos del otro colegio, afortunadamente.
—Qué bueno y dime, ¿es tranquila la ciudad? No te han molestado ni nada?
Ella se sentía a salvo.
—Aquí es otro mundo, no hay tanto estrés. Está lleno de artistas
callejeros, turistas.
Era un lugar alegre, pero ella solía sentirse triste a veces, no como antes
pero…
Luego de ir a cenar, más tarde en un hotel no tuvo tiempo de desvestirse,
sus besos la atraparon y sus brazos le recordaron que era suya. No quería
estar con ningún chico, la quería a ella y se lo dijo entre lágrimas mientras la
desnudaba y la llenaba de besos entrando luego en ella con desesperación.
Extrañaba su estrechez, su calor… De pronto notó que volvía a estar
cerrada y se asustó, algo pasaba…
—¿Te duele preciosa?—le preguntó con ansiedad.
Ella lo negó “solo un poco”… Una pequeña molestia. Lena sonrió y la besó
y la penetró un poco más, con mucha delicadeza. Julia lloró, quería ser
suya y conocer el sexo en sus brazos, en su cama... Quería entregarse a Lena
en cuerpo y alma y complacerla, ser la única…
—Tú no tienes que cambiar lobita, sé tú misma, no voy a pedirte
nada—le susurró.
Le gustaba como era, tímida, dulce y adoraba entrar en su preciosa y
pequeña vagina rosada y sentir que la apretaban con fuerza. Su cuerpo, sus
caricias tímidas, su dulzura…
Pero la ojiazul quería aprender, quería que la despertara, que le enseñara esas
cosas que tanto le gustaba hacer con otras.
—Chiquitina, tú no eres como las otras, eres mi virgencita adolescente y
no quiero cambiarte, ni que cambies, sé tú misma siempre…—le susurró
mientras lo hacían de nuevo.
Julia lloró emocionada, la amaba y quería ser solo suya una y otra vez.
Era feliz, en sus brazos el mundo era un lugar maravilloso lleno de luz y
calor, de amor.
Pasaron el fin de semana juntas.
Se vieron el fin de semana y luego, comenzaron a verse cada vez más a
menudo.
Una noche lo hicieron cinco veces, ella siempre quería, disfrutaba cada
caricia, cada beso y lentamente comenzó a despertarla. La amaba, estaba
loca por la pelirroja y siempre lloraba cuando lo hacían, cuando debían separarse.
Iban muy rápido y lo sabía, pero no le importaba, estaba enamorada y
quería vivir ese tiempo juntas como si el mundo fuera a terminarse.


Continuará...
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOCHE CON MI AMA

Mensaje por Hollsteinvanman el Sáb Mar 07, 2015 8:59 pm

UNA NOCHE CON MI AMA






Capítulo 10




Sus calificaciones eran regulares y su tía la había sermoneado, en
realidad habían sido generosos con ella, pues había hecho poco y nada.
“Debes estudiar más y dedicarte menos al amor Julia” le decía.
Tenía razón. Pero no le importaba, no le importaba nada, solo estar con
Len...Hacía tiempo que el estudio había dejado de interesarle, no lograba
concentrarse, y ahora, ¿cómo podía hacerlo si estaba enamorada?
Se vistió con prisa y se preparó para la cita de esa noche. Quería estar
bonita, verse bien… De pronto se vio más Voluptuosa y bonita, debía ser el
amor, porque dieta no había hecho. Tal vez su cuerpo había cambiado esos
meses o… La percepción que tenía de él. Lejos de esos cretinos que la
molestaban lograba verse como una joven normal.
Cepilló el cabello y se puso unos broches al costado, luego cambió de
idea, a Lena le gustaba suelto.
Estaba temblando, tenía una nueva vida y era feliz, estaba tranquila. Su
madre la había llamado anoche para pedirle que regresara a Moscú. Al
demonio, no regresaría nunca, se quedaría allí para siempre.
“Tu hermano tuvo familia” dijo de pronto.
“¡Querrás decir que su esposa tuvo a su bebé, mamá!” la corrigió.
¡Sí, por supuesto! Es precioso, ven a verlo, es un bebé tan hermoso y
regordete. Quién iba a creer que de una joven tan magra saldría un bebé tan
saludable”.
Ella rió. Sí, a veces su madre tenía esas frases que la hacían reír. Pero su
cuñada no era tan magra, era delgada, pero magra era una exageración. Julia llamó entonces a su hermano para felicitarlo.
Él preguntó cómo estaba.
“Bien, muy bien”.
“Sigues con esa sinvergüenza ¿verdad? La mataré si te hace algo Julia,
te lo juro”.
“¡Deja de decir esas cosas! Soy adulta y no puedes prohibirme nada,
menos tú que estabas en esos lugares donde castigaban a las chicas. Ahora
te haces el respetable, ¿verdad? Deja de interferir, ella me quiere y yo
también la amo.”
Recordó esa conversación y lloró.
Lena nunca la había atado ni le había hecho esas cosas horribles, al
contrario, era tan tierna, tan suave en la cama. Decía que ahora era vainilla
y le gustaba, porque le gustaba mucho hacerlo con ella. Y ella estaba
locamente enamorada, tal vez más que Lena, pero eso siempre ocurría… Y
confiaba en la pelirroja, era su mujer, no iba a lastimarla ni nada.
Secó sus lágrimas. Su familia siempre la hacía sentir poca cosa, todos
querían aprovecharse de ella, nadie podía amarla. ¡Maldición!
El sonido del timbre la hizo sonreír de nuevo, era ella, Lena, había ido a
buscarla. Tomó su cartera y corrió entusiasmada, la pelirroja la abrazó y besó con
fuerza.
Fueron a tomar un helado, hacía mucho calor y mientras paseaban se le
acercó una chica de aspecto algo extraño. Parecía una gata, muy pintada y
con ropa ajustada.
A
Elena la saludó con cierta frialdad, parecía incómoda y la mujer no
dejaba de mirar a Julia intrigada.
Cuando estuvieron a solas le preguntó quién era.
—Una chica con la que salía antes—respondió Lena mirándola con
intensidad.
Julia se sonrojó.
—¿Y ya no sales con otras chicas?—insistió. Era la primera vez que le
hacía esa pregunta y temía la respuesta.
—Ya no preciosa, solo contigo—dijo y tomó su mano y la besó. Casi
una declaración de amor. Ella sonrió emocionada y esa noche luego de
hacer el amor la invitó a pasar una semana con ella a Francia, no le gustaban
las playas pero hacía calor, tenía unos días libres y quería que lo pasaran
juntas.
Julia aceptó encantada, y se encerraron en un castillo dos semanas.
Fueron días maravillosos, días que nunca olvidaría y lentamente sus sueños
de estudiar y prepararse fueron reemplazados por el deseo de estar con Lena y
ser su mujer. Vivir juntas. Soñaba con eso, sabía que vivían lejos, la
extrañaba y sabía que luego en el invierno la pelirroja debía viajar a Suiza por unos
negocios.
Llevaban días, semanas, meses durmiendo juntas y nunca era suficiente,
y el solo pensamiento de separarse la enfermaba.
—Julia, debemos hablar—dijo una noche luego de hacerle el amor.
Ella la miró con el corazón palpitante. Tuvo miedo, un sudor frío la
envolvió, hacía días que se sentía mal, cansada y angustiada pensando en la
separación, en ese viaje…
—Debo quedarme en Suiza un tiempo más del que pensaba, pero
volveré, volveré y veremos la forma… Sé que quieres acompañarme, pero
tú… Eres muy chica todavía, muy jovencita y no quiero… Me encantaría
que viviéramos juntas pero temo que no resulte y luego, me dolería más
estropear esto tan bonito que tenemos.
Ella lloró, siempre lloraba, era como una niña, insegura, sensible y muy
llorona, por momentos parecía madura, y era una chica sensata, inteligente
pero sabía que tarde o temprano eso pasaría.
—Quieres que terminemos ¿verdad?—no lloraba pero sus ojos, sus ojos
le decían todo. Se moriría si la dejaba, estaba segura, si no se mataba
moriría por dentro. Maldición, ella sintió lo mismo, no quería separarse de
su chiquilla, su lobita, adoraba su cuerpo y también la adoraba a ella, era suya pero
no lo pensaba por haber sido la primera, sino porque parecía hecha a su
medida.
—No, yo no dije eso preciosa, ¿por qué piensas que quiero terminar?
Estamos bien juntas, no quiero que se termine, deja de pensar que siempre
te pasarán cosas tristes, debes aprender a tener más confianza en ti. Se
termina cuando ya no hay ganas de estar juntas, cuando la rutina o algo
más destruye el amor que nos tenemos pero eso no pasará, yo no quiero
que pasé y haré todo por evitarlo, entiendes. No eres solo mi chica, mi
novia, eres mi amor y sabes que no miento.
Ella se acercó y la besó.
—Entonces te pido que me lleves contigo, prometo ayudarte, trabajar en
lo que pueda, no voy a molestarte ni… No voy a poder vivir sin ti tanto
tiempo Lena, ¡por favor!
Lena acarició su rostro.
—Pero estaré allí unos meses, es un país extraño…
No quería llevarla y no era educado insistir.
Era una prueba que le ponía el Señor, eso diría su tía filosóficamente
días después.
¡Era una prueba que le ponía el diablo, el señor no sería tan cruel!
Regresó a las clases, a la escuela y se preguntó si en suiza Lena le sería fiel.
No creía que lo fuera, era una mujer muy hermosa y sensual.
Y ella seguía siendo una chiquilla inmadura de diecisiete años.
Su nueva amiga Lucia insistió en que debía salir para distraerse.
—Anatoly sigue esperándote, vamos.
—Tengo novia y la amo, no voy a meterle los cuernos, ¿sabes?
Ella la miró con una sonrisa.
—¿Y tú crees que ella te será fiel? ¿Eres boba o qué? Ningún persona 
aguanta tantos meses sin meterla, no puede, se vuelve loca, y según tu, ella tu "novia" tiene uno de "esos"¿entiendes?
Ella lloró y Anatoly apareció poco después. Era un chico guapo,
católico, agradable, tenía unos ojos castaños tan tiernos. Pero no quería
nada con él por supuesto, quería a su novia, su mujer. Su ama demonio y
en esos momentos estaba tan triste y desesperada que habría dado la vida
por verla, ¡la extrañaba tanto!
—¿Qué tienes? ¿Te sientes bien?—preguntó Anatoly.
No, no se sentía bien, la extrañaba y esperaba que la llamara, que la
buscara, su celular estaba apagado.
Nada tenía sentido sin Elena, los días eran eternos y no era capaz
de concentrarse en nada.
Pilló una gripe y fue la excusa perfecta para no ir a la escuela ni
estudiar.
Y un día mientras se recuperaba su tía entró con los ojos muy brillantes
y la miró.
Tenía visitas.
Pensó que era su madre, a veces iba a verla para contarle cosas y ver
cómo estaba.
Cuando la puerta se abrió y apareció Lena pensó que se desmayaría.
No podía creerlo, era ella, recién había llegado con un jean, un buzo y una
campera, estaba tan hermosa pero se veía distinta, un poco mas delgada…
Parecía una visión, un sueño. Sus ojos se nublaron de la emoción y
trancó la puerta cuando se quedaron a solas. Había regresado antes de lo
previsto, lo había hecho…
—Me moría por verte preciosa—dijo y la abrazó, la besó y secó sus
lágrimas.
Nunca más volvería a separarse de su chiquita, todo el tiempo había
temido… Estaba desesperada, jamás pensó que...
—Pero nunca me llamaste, ¿qué pasó?—la voz de Julia se quebró.
Había perdido el celular con todos los teléfonos, y lo había pasado fatal,
deshizo el negocio y se vino.
La morena estaba engripada pero al verle revivió. Había temido tanto perderla
y luego de trancar la puerta hicieron el amor así a las apuradas. La pelirroja se moría
por sentir su adorable vientre estrecho, tan apretado, era suya, su chiquilla
y por un momento temió que uno de esos chicos de la escuela pudiera
robársela. Julia gimió y volvió a llorar. Quería irse con Lena, dejar todo, le
rogó que nunca más la dejara sola.
Ella la apretó contra su pecho y la abrazó con mucha fuerza.
—Nunca más me iré preciosa, lo prometo, y si lo hago, te llevaré
conmigo. Julia, mi amor, he venido a llevarte… cuando te recuperes
preciosa, ahora estás con gripe…
La ojiazul dijo que iría igual, no quería separarse de la pelirroja.
Ella sonrió y la besó, debía vestirse, su tía Amelia podía llegar y verla así,
medio desnuda. No le importaba pero Lena insistió, no quería que la acusaran
de abusar de una chica menor, no conocía bien a la señora, decían que era
artista pero…
Había regresado, estaba allí, había temido que…
—Pensé que me habías abandonado, que ya no querías seguir conmigo y
no querías lastimarme—le confesó días después cuando se hubo
recuperado y estaban cenando en un restaurant.
La pelirroja sonrió y la miró con ternura y le entregó un presente, un collar que
decía “mía” y su nombre y un anillo de brillantes.
Julia tembló mientras le colocaba el anillo porque se imaginó una
boda en el futuro y niños, una vida junto a ella...
—Te amo Yulka, pero sé que eres muy joven, te conocí con dieciséis y
quiero que sepas… —parecía costarle escoger las palabras adecuadas—
Que cuando estuvimos juntas, que cuando te busqué en San Petersburgo nunca
hubo otra chica… Antes salía con chicas, no tenía un compromiso, ni
quería tenerlo. Cuando te conocí pequeña era ama demonio pero ya no lo
soy, no me interesan esos juegos, quiero estar contigo… Ser una pareja,
vivir juntas si quieres…
Julia aceptó emocionada, claro que quería, no podía creerlo, lo había
deseado tanto…
—Pero no viviremos en Moscú, sé que allí no eras feliz y no quisiera que
nadie te molestara, ni que pasaras encerrada en casa para no ver a ninguno
de tus amigos. Y como eres menor deberás pedir permiso a tu madre, y
aguardar…
Vivirían en Novosibirsk, no importaba, habría ido al infierno con ella, estaba
enamorada y la pelirroja también la amaba, era como un milagro, le costaba creerlo,
hacerse a la idea… Nunca se había sentido amada ni aceptada y ahora…
Casi tenía miedo de ser tan feliz, de que esa felicidad fuera suya.
Pero Lena no le había dicho toda la verdad, no se atrevió a hacerlo. Ella
también temía perderla aunque siempre se mostrara muy segura de sí.
Pensó que todo estaría bien si estaban juntas… quería dejar su pasado
atrás, sus correrías, y las sumisas que un tiempo la tenían muy contenta en
la cama. Era solo sexo y lo había explorado, había tenido una vasta
experiencia como ama demonio pero ahora quería un cambio, necesitaba
un cambio y realmente no quería volver atrás ni seguir con eso. Dejarlo fue
parte de dar un paso más adelante, y cuando comprendió que no podía vivir
sin su colegiala y que ella también la amaba decidió olvidarlo, dejarlo ir.
Por esa razón también se mudó de Moscú y vendió su apartamento donde
tenía todos esos juguetitos eróticos de ama. Ella seguía siendo una ama y
pensaba como tal, por eso siempre tenía todo bajo control y la tenía a ella,
su novia, suya, como si fuera su princesa sumisa, la que siempre había
soñado. Solo que era una colegiala y le faltaba madurez, pronto
comprendió que no siempre le hacía caso. Sin embargo en la intimidad
había madurado, ya no era la niña tímida que temía entregarse a ella, el
tiempo la había convertido en una mujer apasionada que sabía dar y
también se dejaba llevar y la complacía en todo, siempre… se entendían
perfectamente y le daba todo lo que quería, pero en la vida diaria no era tan
complaciente.
Pero eran felices, la tenía en casa y por primera vez estaba ansiosa por
regresar del trabajo y reunirse con ella. Julia la esperaba con ropa ligera
porque sabía que lo harían, la pelirroja se lo había pedido y la morena la esperaba
ansiosa…
Un día sin embargo, meses después la jovencita no la esperó como
siempre y se inquietó. La llamó y ella le respondió con voz débil. Se
asustó, por un momento pensó…
Estaba llorando tendida en la cama, alguien le habían enviado un sobre
con las fotos y le habían escrito una carta contándole todo. Sabía quién
había sido. ¡Maldito hijo de puta!
Ella estaba herida, confundida y tan deprimida que no podía moverse, no
podía entender nada de lo que significaban esas fotos ni esa horrible
carta…
Lena tomó las fotos y las rompió en pedazos.
—Tranquila chiquita, deja que te explique por favor, no llores… Nunca
te he mentido, sabes que te amo ¿verdad? Cálmate preciosa, deja de llorar.
—¿Tú hiciste esto para vengarte de mi hermano por lo que le hizo a esa
chica que era tu novia?
La pelirroja la miró con fijeza.
—No fue así, mi primo fue quién quería vengarse y me envió fotos tuyas
con poca ropa. Y esa noche… La noche que te conocí me hizo creer que
tú… querías iniciarte en el bdsm, yo sabía que… no era correcto pero me
gustabas y entré como una estúpida. Iba a decírtelo, quise hacerlo pero no
tuve valor, valor no es la palabra, sabes que no soy una cobarde y que
siempre fui sincera. Cuando te dije te amo era lo que sentía, cuando te
propuse vivir juntas era porque no podía vivir sin ti pero tenías dieciséis
años y yo veintinueve, me sentí como una abusadora de adolescentes, no me
sentía cómodo ni luego cuando supe la verdad, que mi primo me había
tendido una trampa te cuidé preciosa, te protegí, siempre he cuidado de ti.
Y esas fotos, no sé quién las sacó ni para qué pero es el pasado, nunca te lo
he ocultado.
Ella secó sus lágrimas y lo miró.
—Tú nunca quisiste hacer esas cosas conmigo, pero las hacías con otras
chicas y te gustaba ¿por qué entonces, acaso crees que soy una niñita para
ti?
—Ya no lo eres preciosa, eres una mujer y me gusta lo que tenemos
juntas, es diferente, es… Es lo que deseo y quiero ahora. Antes de meterme
en esas prácticas era vainilla y no me molesta serlo de nuevo, pero lo que
hacía con esas chicas era por probar otra cosa, por buscar placer así y…
Era solo placer, no había afecto ni había algo más, solo sexo. Y no pienses
que porque no practico bondage ahora no disfruto porque te equivocas, me
gustó hacerlo contigo desde las primeras veces, adoro cada rincón de tu
cuerpo preciosa y disfruto hacerlo así, con amor, ternura, suavidad y
también…
La envolvió entre sus brazos y dejó que llorara, era suya, le pertenecía,
era su mujer maldición, tan suya como no lo había sido jamás ninguna otra.
Porque la amaba y porque cuando hacían el amor eran una sola y lo
disfrutaba y se lo dijo.
Julia secó sus lágrimas y la miró.
—Yo te amo y quiero darte todo Lena, si quieres atarme no me
importa, hazlo, pero estas cosas no… no podría soportarlas, nunca he
soportado el dolor.
—No voy a hacerte nada Julia, estás atada a mí porque me amas y no
necesito sogas ni una mazmorra, al principio sí, me moría por atarte pero
luego, quise disfrutar otras cosas contigo, cosas que casi había olvidado…
cuando lo hacía al comienzo disfrutaba de sentir el cuerpo de una mujer y
su sexo apretando el mío y eso fue lo que más me gustó cuando lo hicimos
y aún ahora, estás hecha a mi medida, eres perfecta y lo sabes, sabes cuánto
disfruto hacerlo y que vivas para amarme… siempre quedas tan cansada…
Lena la amaba, ella lo sentía cuando le hacía el amor, cuando la miraba así,
con tanta ternura. Al demonio esas fotos, esa horrible carta y la llamada de
esa chica que dijo ser su antigua sumisa. La pelirroja había dejado esa vida, esas
prácticas salvajes, era suya ahora y la amaba…
Moriría si la dejaba o si descubría que todo había sido una cruel
venganza. Era tan vulnerable, tan tierna y Lena lo sabía, por eso tardó en
decidirse, en buscarla, no quería lastimarla, no era una malvada. Podía tener
sexo en otra parte, chicas de esa edad y también mayores, pero ahora la
quería a ella.
Julia la besó y se entregó a ella casi con desesperación, maldita carta,
malditas fotos, al diablo todo, alguien quiso perjudicarla pero no lo había
conseguido, ella nunca la dejaría… era suya y lo sería para siempre.


Días después Lena le confesó que varias veces había querido decirle la
verdad pero temió…
—Disfruto haciendo el amor contigo, mucho más que antes, y soy
sincera… Cuando hay algo más que sexo y atracción, tú me entiendes
pequeña, sabes lo que quiero de ti.
Era suya, su princesa, y sentía un placer inmenso al saber que siempre
sería suya, que nadie la había tocado ni la tocaría jamás. Ella la había guiado
por los caminos del placer, la joven se había resistido pero luego,
lentamente se había abierto, pero siempre había disfrutado, desde la
primera vez que entró su vientre estrecho y tibio.
Lena jugaba a ser su ama, lo era en realidad, sin cuerdas, sin azotes y sin la
mazmorra que tanto la asustaba. Su vida era complacerle, su única
voluntad amarle y someterse a Ella en cuerpo y alma.


Continuará...


En el trascurso de la semana publico los dos últimos capítulos de esta historia!  Smile
avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOCHE CON MI AMA

Mensaje por Hollsteinvanman el Dom Mar 15, 2015 9:29 pm

Hola después de una ausencia, y pidiendo disculpas a los que siguen esta historia, les traigo el final de la misma. 


UNA NOCHE CON MI AMA


Capítulo 11 - Final


Tres años después se casaron, en una ceremonia sencilla y se fueron de
luna de miel, pero Lena era algo reacia a tener hijos. No porque no le gustara
la idea de ser madre, no quería compartirla a Julia con nadie, ni siquiera con
un bebé indefenso y tierno.
Quería ocupar su corazón, su mente, su alma entera, no podía haber
nadie más.
Por eso era tan cuidadosa al respecto.
En ocasiones la ojiazul fantaseaba y le pedía un bebé, pero la pelirroja no la complacía
en eso, le decía que sí, que más adelante tendrían un hijo pero vigilaba que
tomara las píldoras y le daba las mejores, las más efectivas.
Sabía que en un futuro su insistencia por tener un hijo suyo sería más
firme, que le suplicaría y lloraría para que la dejara preñada pero por ahora
eso no le quitaba el sueño. Le gustaba sentarla en la mesada de la cocina y
follarla sin parar antes de la cena, o a media mañana devorar su sexo hasta
saciarse y pasar los sábados de noche abrazadas, mirando una película
hasta que se aburrían y comenzaban a jugar…
Sabía que su paraíso terminaría si aparecía un bebé llorón y dependiente
100%, así que mejor esperar.
Pero Julia se volvió insistente, quería un bebé, un niñita con cabello rojo que fuera 
igual a Lena, una bebé a quien adorar y cuidar… Los niños eran la alegría del
hogar, la razón del matrimonio…
Lena no tenia manera de explicarle que se había casado porque la quería a
ella sola, sin niños, a ella sola, por entero. Julia no imaginaba que la pelirroja
fuera así, tan celosa.
Hasta que un mes después, durante unas vacaciones en Grecia ocurrió,
ella le confesó que estaba embarazada y estaba tan radiante y feliz que se
sintió mal. No quería un bebé y de pronto pensó que le había hecho trampa.
Hasta que ella misma dijo que tal vez fue porque cambió de pastillas,
compró otras cuando se fueron de viaje, en Grecia no había las pastillas
que quería y probó con otras…
¡Malditas pastillas extranjeras! Tal vez no fueran ni pastillas…
Cuando poco después visitó al ginecólogo le dijo que esas pastillas
habían sido quitadas del mercado de Rusia porque muchas mujeres se
quedaban embarazadas con ellas. Julia rió pensando que todo era una
broma divertida, y que jamás olvidaría las vacaciones de Grecia.
Lena la acompañó al médico y estuvo pendiente de su salud, no estaba feliz
ni contenta, estaba molesta pero lo disimulaba, no quería herirla ni…
Había sido un descuido, no fue planeado, no la engañó, simplemente
compró pastillas que no servían más que para quedarse preñada…
Como tanto temía el sexo menguó, y más que esposa se convirtió en su
amiga, en su enfermera, todas las mañanas despertaba sintiéndose
mareada, con náuseas… esa pequeña complicaba la vida desde el
comienzo.
Luego cuando lo hicieron, semanas después... pues había que tener
cuidado de no hacer daño, Julia se lo rogó, parecía asustada. “No le hagas
daño a la bolsita, mi bebé, por favor “le rogó y fue… No fue como antes
ella tenía miedo de dañarlo y le llevó semanas superar ese miedo y
entregarse a Lena por completo.
Luego fue la pelirroja que tuvo miedo cuando su vientre comenzó a crecer y lo
vio en las primeras ecografías en 3D, temía por la morena, el parto era algo de
riesgo, la visión de las embarazadas con sus vientres inmensos le daba
vértigo, y cuando el suyo creció comenzó a dormir mal, a sentirse
nerviosa, irritable.
La llegada de su hija era inminente, Julia tenía diecinueve años, era
tan joven todavía, tan niña en algunas cosas, un hijo era una gran
responsabilidad. Temía que algo le pasara, la enloquecía pensar que…
—Es una niña, ¿lo ves? Yo lo sabía, es una niña mi amor y estoy segura que será tan especial como tu -dijo la ojiazul.
Lena sonrió y la abrazó, en otras ecografías no se la había visto bien pero ahora sí,
en el séptimo mes la peque decidía mostrarse bien. Todo estaba excelente, era una niña
saludable, y eso era bueno pero estaba muy ansiosa y le molestaba que ella
viviera pendiente de esa bebé y no se atrevía a pensar cómo sería su vida
con una pequeñita llorando todo el día reclamando atención de su madre a
cada instante.
Una niñera, conseguiría una buena niñera, no dejaría que esa bebé
consentida llorara todo el día como una marrana y nada la conformara.
Jamás imaginó que semanas después la llamarían al trabajo para avisarle
que su esposa había roto la bolsa y estaba internada de urgencia y que el
niña nacería antes de tiempo.
No había una razón que explicara el por qué, luego dijeron que la bolsa
que la cubría había sido rota y que esto precipitó el parto y el nacimiento
porque no pudieron retenerla dentro del vientre.
Fue ingresada en el C.T.I de inmediato, Julia lloró al enterarse y durante
días estuvo angustiada, triste y Lena no se movió de su lado.
La pequeñita era muy chiquita, no tenía mucha carne y su piel estaba
arrugadita, toda la ropita le quedaba grande pero las enfermeras la
cuidaban bien y la alimentaron en la incubadora. No podía respirar por sí
misma y su estado era crítico, lo sabía.
Mientras  la observaba se sintió atormentada, ella no había querido que
naciera y era… Parecía un castigo porque los médicos dijeron que el futuro
de su hija era incierto. Podía vivir, pero si pillaba una infección, si su
corazón fallaba…
Julia estaba tan angustiada que no hablaba, iba a verla y sufría cuando
debía dejarla, no era lo que había soñado, quería tener a su beba en brazos,
poder llevarla a casa, alimentarla…
Rezó en silencio, lo hacía a menudo y un día le pidió que rezara.
—No soy creyente preciosa, no sé rezar—confesó Lena. Pero tomó su mano
y le dijo “se salvará preciosa, es mi hija, es fuerte”.
Debía animarla, decirle esas cosas porque no quería que se derrumbara
ni quería pensar en la terrible posibilidad de que no fuera verdad y que esa
pequeñita que luchaba por vivir se quedara por el camino. Sería demasiado
cruel, Lena no quería que ocurriera, amaba a esa chiquita, era su hija, su
sangre y su pobre esposa sufría tanto y estaba desesperada. Lo estaba, día
tras día lloraba y se derrumbaba porque la posibilidad de perder a su bebita
la volvía loca.
Sus amigos llamaron, aparecieron, su madre, su hermano, todos se
acercaron en esos momentos tan difíciles pero Lena fue su apoyo, su presencia
era lo único que le daba consuelo.
—Es igual a ti, es como la soñaba Anastasia, tan parecida… siempre soñé
con tener una bebé igual a ti Lena, sé que fue un descuido que tú no
querías… No sé por qué, no querías una bebé pero… Dicen que los bebés
siempre vienen cuando menos lo esperan y es un ángel, un angelito tan
igual a ti, porque es fruto del amor que siento por ti, es la hija del amor…
Sus palabras la conmovieron, ella sabía que no lo había deseado y tal
vez sospechaba que no lo había hecho muy feliz la noticia, pero estaba tan
triste, y sin embargo se esforzaba por no caer, por no derrumbarse, todos
los días iba al hospital, deseaba estar allí y quedarse pero no la dejaban
quedarse demasiado.
A veces despertaba agitada, y siempre lloraba, solo la pelirroja sabía el terror que
estaba viviendo, porque ella también lo sentía.
Lentamente iba ganando peso, luchaba, se prendía del biberón con fuerza
y desesperación, hambrienta, la conmovía verla, su hija, tan pequeñita,
luchando por vivir. Había muchos prematuros que esperaban llegar al peso
adecuado para poder irse, otros tenían otros problemas, pero la suyo estaba
bien, pero todavía no estaba fuera de riesgo, todavía no podían llevársela.
Julia la miró y ella se acercó a abrazarla. “Se salvará preciosa, ya verás,
es fuerte, y está luchando, ella también quiere ir a casa, debe estar harta de
esa incubadora” le susurró.
Estaban viviendo una angustia espantosa, Julia intentaba ser fuerte pero a
veces sentía que se quedaba, que iba a derrumbarse en cualquier momento,
no dormía bien, no se alimentaba y había adelgazado demasiado. Lena lo notó
y la llevó de regreso a casa, su hija estaba bien atendida pero su esposa…
—Quiero quedarme, tal vez me dejen entrar de nuevo.
—No, debes descansar, dormir… estás muy pálida, enfermarás, debes
estar fuerte para cuando venga nuestra hija preciosa, no lo olvides.



Dos semanas después las llamaron del hospital. La pelirroja tembló al saber quién
era y vio a su esposa que dormía profundamente. Suspiró y respiró hondo,
no podía creerlo…
—Julia despierta mi amor, despierta—le avisó.—La bebé, la bebé ya
está bien, podemos traerla a casa.
La morena despertó y gritó de alegría, no podía creerlo. Fue un día que nunca
olvidarían, allí estaba la bebé, todavía le faltaba engordar pero tenía más
carne y aunque pequeñita miraba todo con curiosidad. Iba a ser una perfecta
consentida, su madre Julia no se separaba ni un segundo de ella y su mama Lena la 
miraba con orgullo. Era una luchadora…
Pero debían tener algunos cuidados y precauciones, todavía estaba
delicada.
—Mírala está bostezando…
Lena sonrió y la abrazó. Eran una familia las tres, y la pequeñita no
lloraba sino que pasaba el día entero durmiendo, era tranquila y su mama morena
era quien la despertaba. La ropa le seguía quedando grande pero estaban
contentas, después de haber vivido semanas de angustia era como estar en
un paraíso.
Lena quiso aprender a cambiarla y también a alimentarla, se sentía
algo torpe pero aprendió y ambas se turnaban porque Julia estaba
exhausta. Ella nunca se quejaba pero la pelirroja la notaba cansada. Bueno estaba
allí, una pequeña vida, su hija… Se sentía orgullosa de ella, la amaba…
Aunque a veces sentía celos y habría deseado que creciera de prisa siguió
sus progresos y ayudó a su esposa y aguardó con ansiedad el momento en
que debían volver a tener intimidad. Julia era cariñosa pero vivía para la 
bebé, no parecía tener deseos de hacer el amor, la pelirroja se moría por recuperar el
tiempo perdido, nunca en su vida había estado sin sexo tanto tiempo…
Y cuando empezaba a responderle, cuando ella comenzaba al fin a
desear ese momento se escuchó un llanto desde la cuna, un llanto furioso e
inoportuno. No podía ser, parecía su peor pesadilla hecha realidad: la cría
no quería que tocara a su madre morena, la quería solo para ella.
Julia la miró, estaba angustiada, su niña lloraba y a pesar de la
excitación la dejó y corrió a ver qué le pasaba. Tenía hambre y quería
mimos, era tan pequeña, no le agradaba despertar y no ver a su mami Julia cerca.
Así fue al principio, su peor pesadilla se hacía realidad, pero no se
rindió, aguardó paciente su turno. Amaba a su hija, era su sangre pero
cuando se ponía llorona y demandante… Pues sentía ganas de devolverla al
hospital. Pero luego pensaba, no puedo ser tan hija de puta, estuvo a punto
de morirse, nació antes de tiempo y su madre casi muere de angustia.
Julia vivía para esa niña, y no dejaba de decir cuánto se parecía a su
Mami Lena.
—¡Qué bueno! Nadie puede negar que es tu hija ¿eh? —le dijo su
hermana bromista.
Lena miró a la bebé que vivía en brazos de su mama pelinegra y la miraba con cierta
soberbia, “ves, es toda mía, tú me hiciste y ahora yo, te la robo" parecía
decirle con sus grandes ojos azules. No, no se parecía a ella, era rubia y sus
ojos de un azul brillante, tal vez sí en las orejas, en la nariz, en las pecas...Soportó estoica un tiempo, recibiendo raciones de amor y sexo, con la
esperanza de que todo cambiara.
Jamás creyó que dos años después nacería otra bebé, que su esposa
quedará preñada de nuevo en un descuido y en vez de una niña llorona
hubiera dos. Una preciosa niñita pelirroja de ojos verdigrises que al menos no lloraba y pasaba gran
parte del día durmiendo.
Ahora Julia no se opuso a que contrataran una buena niñera porque se
sintió desbordada; La pequeña Anya no dejaba de berrear celosa por la presencia
de su hermana Nadya, con dos años volvió a pillarse encima y las palabas que
había aprendido se las olvidó.
Adelgazó y su vida de bebé era un caos, sufría como una descosida cada
vez que veía a su madre Julia con la bebé en brazos que era en verdad, una
bebita preciosa y tranquila. Lena sintió un cariño especial por Nadya y
disfrutaba viéndo a Anya furiosa pero luego sintió pena, era su hija mayor y se negaba a
comer y siempre estaba enferma. Mocos, dolores de panza y en la noche
casi no dormía.
“Es normal, debe adaptarse” decía la doctora que la atendía.
La pelirroja decidió tomar cartas en el asunto y se pidió una licencia especial para
pasar más tiempo con su familia, porque ahora eran una familia y Julia
necesitaba ayuda y su pequeña Anastasia también. Sufría una crisis aguda de celos,
se parecía a ella, su madre se lo había dicho.
La pequeña Anya agradeció su compañía y comenzó a calmarse, vivía
pendiente de su madre Julia y no quería nada a su hermana Nadya, pero al menos
lograba distraerla, alejarla de los celos y también sentir que podía confiar
en su mama pelirroja, que tenía todo su amor. Porque amaba a sus hijas y las cuatro eran
una familia.
Jamás habría creído que sería así, y por momentos se sentía desbordada.
Mientras daba un paseo en auto se detuvo en el parque y la llevó al cine,
a jugar con los autos que le gustaban mucho a la pequeña y alguien se le acercó. Una joven rubia alta que debía
tener unos treinta años. Sheila, su antigua sumisa…
Iba muy maquillada y con jeans ajustados. La vida no había sido muy
buena con ella, parecía mayor a pesar de estar delgada y con una figura
sensual. Sus ojos muy maquillados la miraron burlones al tiempo que veía
a la niña.
—¡Vaya! Tu primo no me mintió, que ahora no solo te volviste vainilla
sino madre de familia… Pobre Lena, realmente te compadezco amiga.
La pelirroja sostuvo su mirada molesta porque sabía que esa chica y su primo
habían intentado arruinar su matrimonio hacía tiempo enviando esas
horribles fotos.
—¿Tú escribiste esa carta, Sheila?
La miraba con rabia, con odio, ahora era la ama demonio, siempre lo
sería para Sheila, como Lena no había encontrado y estaba furiosa porque la
había botado, todavía lo estaba a decir verdad pero la pelirroja no le hizo ningún
caso antes y ahora…
—Yo te daba todo mi ama, seguro que extrañas eso... dudo que esa
chicuela sea tan buena en la cama como tú necesitas pero fue astuta, se
embarazó dos veces y ahora te tiene atrapada… O tal vez no, ¡quién sabe!
Tal vez extrañes tu divertida vida de soltera.
Lena alzó a su hija en brazos y la miró.
—Te equivocas, amo a mi esposa ¿sabes? Y nunca he sentido la
necesidad de tener otra mujer. Y si vuelves a acercarte tú o tus amiguitas,
si intentas perjudicarme como hiciste esa vez juro que lo lamentarás.
Esas palabras la ofendieron, pero lo disimuló.
—Ningún persona con un pasado como el tuyo es fiel mucho tiempo, no una mujer como tú, seguro
tendrás en la oficina una chiquilla que se presta a tus juegos con
discreción. Eres muy hermosa para no tener tentaciones, y me han dicho que
en el trabajo tienes varias que esperan una oportunidad.
—Vete al cuerno Sheila, ve a buscar a quien te dé unos buenos azotes,
nunca fuiste buena en la cama ¿sabes? Ni tú, ni Jazmín, me aburrí de todo
ese mundo de perras y cornudos.
Estaba molesta, no por las estupideces que había dicho, sabía manejar
las tentaciones de la oficina, además ninguna la tentaba en realidad, amaba
a Julia y ella había vuelto a ser la lobita dulce y ardiente que la esperaba
con poca ropa para hacer el amor, aunque para ello debían irse al rincón
más alejado de la casa. Lo que realmente la había enfurecido era su primo
y esa carta, porque su esposa había sufrido mucho ese día y no había sido
sencillo convencerla.
Luego del nacimiento de su hija, de los problemas al ser prematura su
primo se acercó y se disculpó. Él seguía metido en el mundo de
bedesmeros, no le interesaba otra cosa y sentía desprecio por todos los
“vainilla” y no podía entender que su prima se volviera así, sospechaba que
o la chicuela era muy buena (cosa improbable porque no tenía experiencia
ninguna) o ella le había enseñado cosas… No creía que fuera solo amor, para
él, el amor no era más que calentura.
Pero Lena no tenía dudas, y luego de regresar a su casa con su hija
dormida luego de jugar un buen rato y llevarla de compras, supo que era
amor y que siempre la amaría… Que no importaba las pruebas que
tuvieran que pasar, que no todo sería perfecto pero que tenerla a ella, a Julia a su
lado había sido lo mejor que le había pasado en la vida. Ella y las niñas…
Observó a su hija dormida y sonrió, se había dormido abrazada al auto que
le había comprado en la sillita, parecía una angelita rebelde con pequitas en su rostros y los bucles
rubios cayéndole a un costado, se parecía mas a su madre Julia pero sin duda esos bucles y pecas eran suyos, además tenía su
temperamento celoso y egocéntrico, lo quería todo para ella.
Al llegar Julia tenía a la pequeña Nadya en brazos, dormida. ¡Qué
maravilla! Las dos dormidas. La morena sonrió con picardía y ella también…
—Deja a la bebé en la cuna preciosa, esto es un verdadero milagro y
debemos aprovecharlo…
Julia sonrió y la abrazó.
—Te amo lobita, siempre serás la única para mí, lo sabes ¿verdad?
Julia asintió y lloró emocionada porque sentía lo mismo y en ocasiones
había temido que las niñas, y la inevitable rutina contra la que siempre
debían luchar las separara, además imaginaba que en su trabajo habría
chicas que la buscaban. Jóvenes y sexys, hermosas, voluptuosas…
El sexo que tenían era tan bueno, cada vez parecía mejor pero no era
solo eso… Lena se había enamorado y sentía un amor profundo por Julia,
nunca antes había sentido algo así, la adoraba y la amaba tal cual era.
Tanto que le costaba compartirla pero… Amaba a sus hijas, y la familia
que había formado, no estaba en sus planes tener dos niñas pero… ella era
tan amorosa, tan dulce con las pequeñas y ellas se le parecían.
Su vida había cambiado, la vida de ambas, pero eran felices, se amaban
y nada más importaba.
En el pasado había experimentado, había sido la ama demonio, ahora era
simplemente una mujer enamorada.


FIN...................................................................................................................................................

Bueno y así esta historia llega a su final, gracias a todos los que se tomaron el tiempo de leer, aunque no comentaron si les gustaba o no...creo que fue un buen Fan Fic. Gracias por tomarse el tiempo de leerla, espero les haya gustado. Hasta la próxima Smile Cool 


avatar
Hollsteinvanman
Admin

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 03/08/2014
Localización : Trapped in some parallel universe

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA NOCHE CON MI AMA

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.