La Otra Mujer

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Feb 18, 2015 7:06 pm

Aquí les traigo otra adaptación de una novela escrita por Ann O'Leary titulada La Otra Mujer, espero que les guste




Capítulo uno

Yulia despertó de golpe. Aturdida, se quedó quieta en la cama con el corazón palpitante, tratando de aferrar los hilos sueltos del sueño y, al mismo tiempo, intentando volver a la realidad. Vio una silueta oscura agazapada en la silla del rincón del dormitorio y dio un respingo. Se apoyó sobre el codo, contuvo la respiración y miró en esa dirección, intentando enfocarla con claridad.
Cuando sus ojos se adaptaron a la luz tenue del amanecer, soltó el aire que retenía en los pulmones. «Idiota», murmuró, enfadada consigo misma. La noche anterior había llegado agotada y había tirado la ropa encima de los mullidos cojines que cubrían la silla de cualquier manera antes de dejarse caer en la cama. No era propio de ella ser tan desordenada. El reloj de la mesilla marcaba las cinco y media. Aún hacía calor. Se volvió de cara a la luz que se colaba por el estor romano de color crudo a medio bajar.

Se levantó, fue a la ventana y subió el estor del todo, con la esperanza de que entrara algo de brisa y refrescara su cuerpo desnudo. Pero fuera no corría ni un soplo de aire. Posó la mirada en las hileras de olmos a lado y lado de la calle. Los mortecinos rayos de sol los partían en dos: un resplandor entre rosado y amarillento bañaba las copas y los troncos estaban en sombras. Las ramas parecían brazos extendidos implorando un poco de aire vital y se diría que las hojas boqueaban por respirar.
Se puso una camiseta ancha y se dirigió a la cocina. Sacó una botella de agua de la nevera, se sirvió un vaso, se lo bebió ansiosa y se puso otro. Algunas gotas se derramaron y relucieron sobre la barra de acero inoxidable de la cocina. Las secó con un trapo blanco limpio y después se sentó en uno de los taburetes con respaldo que había junto a la barra. La había despertado el mismo sueño de siempre, ése en el que se halla completamente atrapada y a oscuras en un cuarto pequeño y desconocido, y no encuentra la salida. La busca desesperadamente, tanteando las paredes de la habitación, pero al final le entra el pánico. En ese momento se despierta.
Yulia suspiró y se puso el vaso de agua helada en el cuello. De pequeña solía tener un sueño parecido. Entonces era comprensible, pensó, pero ahora ya no. Era la típica pesadilla de una niña pequeña, pero pasados más de veinte años no tenía sentido.
Seis meses atrás se había enterado de que su padre, con el que no se hablaba desde hacía diez años, había sido ingresado en una residencia. Al enterarse de su enfermedad se le habían removido recuerdos de infancia que no le venían a la cabeza desde hacía veinte años. Fue como si se abriera una habitación de su mente que estaba cerrada y la cómoda capa de polvo que cubría un pasado irrelevante se levantara. Durante el día era capaz de bloquear esos recuerdos con cierta facilidad, pero al parecer se negaban a ser ignorados y se habían transformado en una pesadilla que invadía su sueño noche sí noche también. A todas horas, las imágenes de la pesadilla planeaban como una sombra amenazadora por los márgenes de su vida; una vida que, por otro lado, era satisfactoria. Quizás empezaba a ser hora de tomarse unas vacaciones, pensó. Su vida se había vuelto algo monótona y si cambiaba un poco de ambiente volvería a ser la de siempre.

Había salido el sol y sus rayos dorados reverberaban en la barra y se reflejaban en los ojos. Todavía era temprano, pero decidió que era un buen día para ponerse en marcha de buena mañana. Era sábado, así que los buscadores de pisos ya se habrían levantado y estarían examinando detenidamente los anuncios clasificados. Los posibles compradores empezarían a llamarla sobre las siete y media. Se acabó el vaso de agua y atravesó el salón hundiendo los pies en la moqueta, subió los escalones de su dormitorio de dos niveles y se metió en el baño contiguo para darse una ducha.
Media hora después se pasó los dedos por el cabello mojado, negro y corto, y lo dejó secar al aire como siempre hacía. Ya bien despierta, se concentró en la ajetreada mañana que tenía por delante. En el negocio inmobiliario, el sábado era el día con más trabajo de la semana. Aparte de llevar a los compradores de un lado a otro para enseñarles casas y además de atender innumerables consultas telefónicas, el sábado era día de subasta.
De nuevo en su habitación, se puso unos pantalones holgados de lino de color perla, con rayas finas de color beige, y una camisa negra de seda, sin mangas y con escote de pico. Se puso la chaqueta a rayas a juego y la dejó desabrochada, mientras pensaba en las dos subastas que tenía esa mañana. Era un día caluroso y quizás algunos de los compradores más indecisos no se presentasen.

Se puso sus anillos de oro y unos pendientes pequeños también de oro. Cuando llegara a la oficina, pensó, llamaría a los compradores interesados para animarlos y, por supuesto, a sus vendedores para tranquilizarlos. No le gustaban los vendedores nerviosos. A menudo, si perdían la sangre fría rechazaban la mejor oferta del día, aunque estuviera dentro de un precio de mercado razonable. Cuando sacaban un inmueble a subasta, Yulia se pasaba semanas enteras inmersa en negociaciones privadas, antes de que por fin se realizara la venta y ella recibiera su comisión. No había dinero extra por las horas extras, de modo que era esencial una buena preparación durante las cuatro o seis semanas previas a la subasta. Ahora bien, los días de subasta le encantaban. Era un desafío para sus habilidades, un todo o nada. Nunca podía estar segura de cómo reaccionarían los compradores y los vendedores bajo presión. Le subía la adrenalina, sus músculos se tensaban como un muelle, sus sentidos se agudizaban. Ese día podía ganar un montón de dinero o no ganar nada de nada.
Se puso el reloj de pulsera cuando éste marcaba las siete en punto. «Hora de encender el móvil», pensó, de camino a la cocina.
Se detuvo frente al antiguo buró francés de la sala de estar y cogió el móvil y la agenda.
El sol entraba alegremente por la ventana de la cocina y caldeaba la habitación. Bajó el estor. Echó café en la cafetera y, en cuestión de segundos, su delicioso aroma llenó la estancia. El pulso se le aceleró y se le hizo la boca agua al anticipar aquel primer sorbo celestial. Cuando estaba echando el café en la taza, le sonó el móvil.

—Yulia Volkova.
—Hola, soy Nathan Smith. Hemos visto un par de anuncios tuyos de casas y hemos pensado, mi pareja Robert y yo, que nos gustaría verlas. Nuestro amigo Tim Jacobs nos recomendó que habláramos contigo. Le vendiste un apartamento a él y a su novio el año pasado, ¿no?
—Ah, sí. Tim. —En realidad Yulia era incapaz de recordar a Tim entre los cientos de clientes con los que había tratado el año anterior. El hecho de que fuera gay no era de gran ayuda. La mayoría de sus clientes eran homosexuales. Con la mano libre, removió el azúcar del café.
—Dijo que eras un verdadero encanto —dijo Nathan con una risita.
Yulia sonrió. Le gustaba saber que la habían recomendado. Obtenía la mayor parte de sus clientes gracias a las referencias que daban de ella. Le dio las gracias a Nathan, comprobó su agenda y quedó en encontrarse con ellos delante de la primera casa en una hora. Antes tenía que pasar por la oficina, así que tenía que darse prisa. Se bebió el café de un trago, metió el móvil y la agenda en su maletín y bajó al garaje por la puerta del recibidor.
Apretó el control remoto que llevaba en el llavero y la puerta del garaje se abrió mientras arrancaba el coche. Aparte del chirrido de las cigarras, la calle estaba en silencio cuando salió del garaje. Las casas tenían las cortinas echadas. Los mirlos picoteaban aquí y allá dando saltitos por el césped. Un chaval bajaba en bicicleta por la calle lanzando periódicos a las entradas de las casas y éstos aterrizaban sobre el hormigón con un golpe seco. Yulia se puso las gafas de sol, encendió el aire acondicionado, sintonizó una emisora de música rock en la radio y, con INXS sonando a todo trapo, se dirigió a la inmobiliaria Inner City.

* * *

Yulia llegó a la oficina casi a las ocho de la mañana y a esas horas ya estaba todo a pleno rendimiento. Los agentes inmobiliarios corrían de un lado para otro, con los móviles pegados a la oreja. Karen, la recepcionista y secretaria de la oficina, estaba hablando por teléfono y sonaban varías líneas más. Saludó a Yulia con un gesto de la mano y una sonrisa cuando pasó por delante de su mesa. Yulia trabajaba allí desde hacía ocho años y Karen llevaba en el puesto casi el mismo tiempo. Dado que Yulia apenas pasaba por la oficina, le confiaba a Karen las llamadas que llegaban para ella cuando estaba fuera o tenía el móvil ocupado.
Como agente inmobiliaria con experiencia, Yulia disponía de despacho propio. Soltó el maletín al lado de su mesa y miró al otro lado del pasillo, al despacho de Dasha, que estaba justo enfrente del suyo. Dasha era la responsable del departamento de alquileres. En ese momento hablaba por teléfono apoyada en el respaldo de la silla. Llevaba puesta una minifalda de color rojo que dejaba los muslos al aire casi hasta las caderas. Estaba sentada con las piernas cruzadas —unas piernas bien torneadas— y uno de sus zapatos rojos de tacón se balanceaba hacia delante y hacia atrás con el suave vaivén de la pierna. Una espiral de humo se escapaba del cigarrillo que sostenía entre sus dedos de manicura. Yulia oyó por encima un trozo de su conversación.
—... Y también olivas negras, cariño —ronroneaba con su voz profunda y refinada—. Y no olvides sacar las toallas de la lavadora... —estaba claro que hablaba con su novia.
Yulia se sentó en la mesa y sacó su archivador. El día anterior había conseguido dos vendedores nuevos. Repasó minuciosamente los contratos de compraventa y despues los metió en carpetas nuevas y las etiquetó con esmero. Al salir se los dejaría a Karen para que los archivara. Nick, uno de los subastadores de la empresa, se asomó a su puerta.

—¡Buenas, Yul! —la saludó alegremente.
Nick había cumplido los sesenta, llevaba en la profesión toda la vida y el negocio inmobiliario ya no tenía secretos para él. Yulia se alegraba de que fuera Nick quien se encargara de subastar sus inmuebles. Era el mejor, entusiasta pero honesto. Los compradores confiaban en él, y ella también. Sabía por instinto cuando la gente se hacía de rogar. Era capaz de sacarle a un comprador esos cinco mil o diez mil extras que tenía —que sabía que debía gastar— con tanta facilidad como si le robara el caramelo a un niño. Yulia necesitaba saber que podía confiar en el subastador. Durante media hora de infarto, el trabajo de semanas quedaba en sus manos. Lo único que podía hacer Yulia era pasear entre la multitud, susurrando palabras de ánimo a los compradores que había estado mimando y dándoles palmaditas en la mano, conteniendo la respiración.
—¿Qué tenemos hoy? —preguntó Nick, ojeando las páginas de su carpeta sujetapapeles—. Ah, sí, Monteroy Street a las doce y Palm Avenue a la una. —Levantó la vista con una amplia sonrisa—. ¿Cómo van tus vendedores?
Yulia sonrió.
—Como una seda. Los llamo dentro de un momento.
—Fantástico. He enviado a los chicos a colocar los letreros y las pancartas de la subasta en las casas.
—Espero que el calor no eche para atrás a la gente.
Nick negó con la cabeza.
—No te preocupes por el calor. La lluvia: eso es lo único a lo que hay que temer, Jo. La maldita lluvia.
Le deseó suerte, le dijo que la vería luego y se alejó por el pasillo.

Yulia sacó su lista de clientes más prometedores y se dispuso a telefonearlos. Una de las cosas más importantes que había aprendido con la experiencia era a distinguir a un verdadero comprador de un soñador. A menudo había tratado de explicar la diferencia a los agentes principiantes. Pero nunca lo cogían. Los veía perder el tiempo detrás de clientes inútiles, como cachorritos detrás de una pelota. Los agentes principiantes iban con una actitud equivocada. Para empezar, carecían de cualquier tipo de gusto por la arquitectura, no sabían apreciar la belleza de una casa ni ver su potencial ni su valor de mercado. Y no se involucraban lo suficiente con sus clientes para tratar de comprenderlos y emparejar vendedores y compradores con éxito. Lo mismo les daba vender casas que vender donuts.

Dasha colgó el teléfono y miró a Yulia.
—Hola, cielo —dijo.
Yulia le sonrió.
—Hola. ¿Una mañana ocupada?
—¡Mierda, ya te digo! —resopló Dasha, apartándose los rizos de color rubio oscuro de los hombros—. Esperaba que la gente se quedase en su casa con el calor que hace.
Yulia soltó una risita.
—Pues por mí que salgan en manada. Yo no voy a sueldo fijo como tú, ¿recuerdas?
El teléfono de Dasha sonó y ella se volvió para contestar. Yulia miró alternativamente su escritorio limpio y ordenado, salvo por el archivador abierto encima, y la mesa de Dasha. Como de costumbre, la de ésta era un revoltijo de carpetas, papeles esparcidos, cigarrillos, ceniceros llenos, un estuche de maquillaje abierto y con todo su contenido desparramado y, ese día, un ramillete de violetas en un florero. Para Yulia era un caos absoluto. Sin embargo, Dasha era muy buena en su trabajo y siempre sabía exactamente dónde encontrar cada cosa.

Yulia sonrió para sus adentros. Dasha y ella eran amigas desde hacía seis años, cuando Dasha entró a trabajar allí. El día que llegó Dasha, Yulia pasó por la oficina un momento para coger unos folletos. Karen estaba hablando con una mujer en recepción y, al pasar junto a ella a toda prisa, oyó por casualidad que se trataba de Dasha Baranova, la nueva responsable del departamento de alquileres que empezaba ese día. Yulia notó que flotaba en el aire un perfume nuevo, intenso y dulce. El nombre de Dasha figuraba ya en la puerta abierta de su nuevo despacho. Echó un vistazo al interior y vio un cigarrillo humeando en el cenicero peligrosamente cerca de un montón de papeles, una polvera y un pintalabios abiertos, listos para usar.

Yulia acababa de sentarse en su mesa cuando oyó que los cuatro agentes principiantes estaban haciendo comentarios lascivos sobre Dasha en la oficina común de al lado. Indignada, Yulia se levantó y salió al pasillo con intención de decirles cuatro cosas bien dichas. En ese momento Dasha, que se dirigía también a la sala, pasó junto a Yulia como un tornado y prácticamente la arrolló, obligándola a arrimarse a la pared. Su expresión era de cólera: al parecer también había oído los comentarios de los hombres de dentro. Fascinada, Yulia la siguió.
—¡A ver, panda de gilipollas de mierda! —bramó Dasha. Los chicos pusieron unos ojos como platos y se encogieron tras sus mesas como colegiales asustados. Los ojos de Dasha echaban chispas y tenía los puños apretados. Si oigo un solo comentario obsceno y sexista más de cualquiera de vosotros, ¡haré que os metan en la cárcel de una patada en el culo! Yulia contempló encantada cómo se ponían colorados como un tomate. ¿Os ha quedado claro, joder?
Los colegiales asintieron, como bobalicones, con pinta de estar a punto de echarse a llorar. Dicho lo anterior,
Dasha salió de la sala con aire majestuoso, de vuelta a su despacho.
Impresionada, Yulia fue al despacho de Dasha, se presentó y la invitó a comer. En marcado contraste con su violento arrebato, Dasha aceptó la invitación calurosamente, con un encanto irresistible. Enseguida, Yulia percibió que Dasha era lesbiana, cosa que aún le hacía ganar más puntos. Salieron juntas de la oficina entre risas y, tras una comida que duró más de lo que debía sobre todo siendo el primer día de Cathie y tras un par de copas de más, se hicieron buenas amigas.
—¿Yul? —la llamó Dasha desde el otro lado del pasillo. ¿Esta noche vienes a cenar a casa de Marie y Louise, no?
—Sí. Me apetece mucho.
—Vendrá esa doctora nueva. Dasha encendió un cigarrillo. Sus jugosos labios pintados de rosa hacían juego con su esmalte de uñas.
Yulia sólo le prestaba atención a medias. Estaba seleccionando los folletos que necesitaba para las visitas de la mañana y todavía tenía que hacer varias llamadas.
—¿Qué doctora?
Dasha dejó escapar un suspiro profundo y teatral.
—¡Por Dios, Yulia! Ya te había hablado de ella. ¡Lena! Trabaja en la clínica con Sue y Marie. —Sue, la novia de Dasha, era fisioterapeuta; Marie era médico—. Lena es una vieja amiga de Marie. Solo la he visto algún que otro momento al ir a recoger a Sue.
—Ajá. -Yulia marcó el número de un vendedor.
—Es preciosa.
—Ajá. -El número comunicaba. Yulia buscó el teléfono del otro vendedor.
—Y está libre -añadió Dasha en tono confidencial.
Dio una calada al cigarrillo, mientras observaba a Yulia y se balanceaba ligeramente en la silla. Volvía a tener esa mirada suya de celestina. Yulia se armó de paciencia y le sonrió.

—Si no me doy prisa con estas llamadas, llegaré tarde a mi primera cita.
Por suerte, a Dasha le sonó el teléfono otra vez y Yulia pudo dedicarse al trabajo.
Al poco, Yulia estuvo lista para marcharse. Sus vendedores eran optimistas. Le habían asegurado que sus casas tenían un aspecto inmejorable. Estaban llenas de flores y sonaban CD de música clásica de fondo. Sus compradores todavía parecían interesados. Sacó del archivador los dos contratos de compraventa referentes a las subastas. Con un poco de suerte, estarían firmados antes de terminar el día. Los metió en el maletín junto con los folletos que necesitaba. Tras coger los contratos de compraventa nuevos para dárselos a Karen, se tomó un momento para asegurarse de que no necesitaría nada más de la oficina durante los próximos días. Le gustaba tener libertad de movimientos: sólo iba a la oficina cuando era realmente necesario. Se pasaba los días yendo de un inmueble a otro con el coche, visitándolos y evaluándolos, negociando, consiguiendo nuevos clientes, formalizando las ventas tras las subastas y, de vez en cuando, antes. Si necesitaba un lugar para sentarse y hacer llamadas, escribir anuncios o quedar con clientes, solía ir a su local favorito: Café Q.
—Suerte con las subastas, cielo -le deseó Dasha-. Podrás venir al partido de criquet esta tarde, ¿verdad?
—Claro.
—De todas maneras -apuntó Dasha, arrugando su naricita, hace un día de mierda para jugar al criquet de los huevos.
—Tranquila, nena -dijo Yulia con una carcajada-. Las aplastaremos.
Se despidió de ella y fue a reunirse con Nathan y Robert.
Yulia aparcó ante una de las casas que formaban una moderna hilera de adosadas. Nathan y Robert se detuvieron detrás de ella. Acababa de enseñarles un apartamento al otro lado de la ciudad. A Nathan parecía haberle gustado, pero su novio lo detestaba. Por las indirectas que Nathan había dejado caer sobre su presupuesto, Yulia sospechaba que estaban visitando propiedades muy por encima de sus posibilidades. Mientras les abría la puerta y los invitaba a pasar, intuyó que iban a ser clientes difíciles.

—El garaje doble sí que es genial, ¿no? -le preguntó, esperanzado, Nathan a Robert.
Robert se encogió de hombros, enfurruñado.
—No me gusta la moqueta y los apliques son horrorosos.
—Pero esas cosas son fáciles de cambiar. -Nathan se volvió hacia Yulia con una mueca de aprensión-. ¿Verdad que sí, querida?
Yulia asintió.
—Lo que tenéis que hacer es fijaros en la distribución y el diseño. No os preocupéis por la decoración. Sólo tened en cuenta qué cambios entran en vuestro presupuesto.
Al margen de la decoración, la casa adosada parecía cumplir los requisitos que Nathan le había esbozado. Su novio estaba, simplemente, en plan negativo.
—¿Qué tal si tomo nota de lo que os gusta y de lo que no? —Yulia sacó su cuaderno-. Así, a medida que visitemos sitios, podemos hacernos una idea de lo que queréis de verdad.
—Yo quiero un sitio antiguo, eduardino o algo que tenga un poco de personalidad -informó Robert en tono quejumbroso .
Impaciente, Nathan se pasó las manos por la melena de mechas rubias y dejó escapar un profundo suspiro.

—¡Cariño, me dijiste que querías algo moderno!
Por Dios, pensó Yulia. Oue no se pongan a discutir ahora. Después de esa le quedaba otra visita, su primera subasta era a las doce y no tenía tiempo para estar allí de cháchara.
—¿Por qué no lo habláis tranquilamente? —propuso Yulia, sonriendo con amabilidad-. Os llamo a principios de la semana que viene y decidimos si vemos algunas casas de época, ¿de acuerdo?
Robert se encogió de hombros y enfiló hacia la puerta. Nathan sonrió a Yulia y le acarició el brazo un momento en ademán confidencial.
—Gracias, querida. Hablamos luego.
Yulia dejó la casa bien cerrada y se apresuró para llegar a tiempo a su segunda cita.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Jue Feb 19, 2015 8:26 pm

Capítulo dos

El partido de criquet empezaba a las tres. Llegó cinco minutos antes y metió el coche en el aparcamiento que había junto al terreno de juego, en el centro de un enorme parque repleto de árboles.
Atravesó el césped en dirección al grupo de jugadoras reunidas junto a la valla que limitaba el campo. Había unos cincuenta espectadores, sentados sobre esterillas o en mesas de picnic bajo los árboles. La mayoría eran amigos o parejas de las jugadoras. Al acercarse, Yulia distinguió a Dasha y a Sue entre las dos docenas de jugadoras de los dos equipos. Marie, la capitana del equipo, alta, delgada y resuelta, caminaba arriba y abajo a grandes zancadas organizándolo todo. Todas llevaban los pantalones blancos
tradicionales y camisetas blancas de manga corta. Yulia sonrió. Marie se enfadaría con ella por no llevar el uniforme que tocaba. Con el calor que hacía, Yulia había optado por unos pantalones cortos de color blanco, en lugar de los pantalones largos, y una holgada camiseta blanca sin mangas. Le hacía gracia que Marie se tomara aquellos partidos de amateurs tan en serio. Como la mayoría de las demás, Yulia los consideraba una excusa para echarse unas risas y hacer un poco de ejercicio. Aunque, claro está, le gustaba que su equipo ganara.
Dasha le había presentado a Marie y a su pareja, Louise, hacía dos años. Querían comprar una casa y, mientras las ayudaba en la tarea, se hicieron amigas. Finalmente, Yulia les encontró una casa fantástica que les encantó. A menudo, los clientes se convertían en amigos. Mezclar el trabajo con la vida social era lo que más le gustaba a Yulia de su profesión. Marie había formado su equipo de criquet el año anterior y durante el verano jugaban contra otros equipos de lesbianas un par de sábados al mes.
—¿Qué tal las subastas? —le preguntó Dasha.
—Muy bien. Vino mucha gente. Mis compradores pujaron bien y los vendedores consiguieron un buen trato. Las dos casas se vendieron por más del precio de reserva.
—Entonces me podrás invitar a comer la semana que viene —dijo Dasha, sonriendo de oreja a oreja.
Marie había estado hablando con la capitana del otro equipo. Molesta y acalorada, se plantó al lado de Yulia y de las demás con un cigarrillo sin encender en la boca. Hacía unos meses que había dejado de fumar, pero no había dejado los cigarrillos.
—Han ganado el puto cara o cruz y, cómo no, escogen batear -dijo, malhumorada.
Las demás rezongaron. Les tocaría estarse de pie en el sol para atrapar las pelotas mientras el otro equipo se reía Marie se relajaba en la sombra y se turnaba para batear. Marie echó una ojeada a los pantalones de Yulia.
—¿Y los pantalones cortos a qué vienen, Yul?
Yulia sonrió.
—Hace un calor que te mueres.
Marie se sacudió el largo flequillo negro de los ojos y se sacó el cigarrillo de la boca. Frunció los labios.
—No es muy profesional.
Yulia soltó una risita.
—Jugamos contra las Bolleras Moteras, no contra los puñeteros West Indies.
Las demás rieron y Marie sonrió, poco convencida.
—Venga, Marie —dijo Dasha—. No la tomes con ella. Lo que estás es celosa de ese pedazo de piernas que tiene Yul.
Marie puso los ojos en blanco y tiró el cigarrillo a una papelera cercana.
—Bueno, va. Vamos allá.
Tras permanecer una hora de pie o corriendo de un lado a otro bajo un sol de justicia, Yulia estaba cansada. Despertarse temprano sin haber dormido bien, sumado a una mañana de trabajo estresante con lo que pegaba el sol, se estaba cobrando su precio. Era un partido lento y se distrajo contemplando la distancia. El parque se extendía por la falda de la colina, hasta una estrecha franja de arbustos silvestres que bordeaban una ensenada: el estuario del río Yarra. Los trinos de los pájaros campana surgían de la sombría maraña de matas de melaleuca. Yulia se imaginó en la oscuridad de su pesadilla y una sensación helada le puso la carne de gallina. Ahuyentó la imagen de su mente y apartó los ojos de las sombras, hacia el cielo.
La silueta de la ciudad despuntaba por encima de los árboles. Un helicóptero atravesaba lentamente el cielo, borroso en la calima que rodeaba las torres de acero. Estaba en el aire, suspendido como un juguete diminuto colgado de un hilo, a punto de aterrizar en el helipuerto de la azotea de un edificio. De repente, Yulia sintió un leve mareo. Se frotó los ojos y volvió a prestarle atención al partido. El otro equipo estaba bateando bien y su equipo iba perdiendo. Qué milagro, se dijo, echando un vistazo a sus compañeras. Todas demostraban muy poco entusiasmo, tenían los hombros hundidos y los brazos en jarras. Algunas simplemente se miraban los pies. Sue, en el extremo opuesto del terreno de juego, había decidido mandar el partido a la porra y se estaba echando una buena siesta sobre la hierba.

—Esas jodidas están reservando a Casey la Asesina' para el final, cuando vayamos ya con la lengua fuera —exclamó Dasha, irritada.
Estaba colocada en el campo cerca de Yulia. Sacó un pañuelo de papel del bolsillo y se secó delicadamente el sudor de la cara. Llevaba la espesa melena recogida en lo alto de la cabeza y se iba apartando con impaciencia los mechones de pelo que le venían a los ojos. Justo en ese momento, batearon la pelota con un sonoro clac y ésta voló en su dirección. Tanto Yulia como Daasha fueron por ella, pero a Yulia se le escapó y rebotó en el suelo varios metros fuera de su alcance. Si la pelota llegaba a la valla que delimitaba el campo, el otro equipo se anotaría automáticamente cuatro entradas. Dasha estaba más cerca de la pelota y se tiró encima justo antes de que llegara a la valla. Hincando la rodilla para ponerse en pie, la lanzó con extraordinaria precisión a la wicket-keeper'
justo a tiempo de eliminar a la jugadora contraria. El público la vitoreó.
Yulia y Dasha chocaron los cinco.
—¡Muy buena, Dasha!
Dasha parecía halagada.
—Ya era hora de que elimináramos a una, joder.
Jadeando, se sacudió las briznas de hierba seca de la camiseta. Sorprendentemente, su carmín rosa brillante seguía estando perfecto. Yulia volvió a su posición.

Eran casi las cuatro cuando Lena entró en el aparcamiento que había junto al campo de criquet. Satisfecha de encontrar un sitio en la sombra, aparcó su BMW blanco al lado de una larga fila de motocicletas. Había quedado con Louise en que vendría por la tarde, hacia última hora. Total, no tenía sentido que se diera prisa en llegar al principio del partido cuando no sabía ni una palabra de criquet. Considerando que era un día tórrido, Lena se había visto tentada de quedarse en casa, recostada cómodamente en una tumbona, leyendo bajo la pérgola. Pero les había prometido a Marie y a Louise que iría. Habían insistido en que era una buena oportunidad para que conociera a sus amigas. Y Lena sabía que era hora de empezar a hacer vida social en Melbourne después de haber vivido en Sydney durante los últimos tres años.
Cogió una botella de Evian del asiento del pasajero y soltó un respingo por el calor al salir del coche con aire acondicionado. Al oír una repentina explosión de aplausos, se volvió y miró hacia el parque. Con suerte, Louise habría cogido una de aquellas mesas bajo la sombra de los pinos. Mientras cerraba el coche, observó con admiración el Mustang descapotable de principios de los sesenta que había aparcado al lado. La capota estaba echada, sin duda
para proteger del sol el inmaculado interior. Un coche sexy, pensó, sobre todo uno en tan buenas condiciones como aquél.
La brisa suave era agradable; el verde brillante de la hierba y los árboles resultaba de lo más tentador. Se alegraba de haber ido. Los últimos meses había estado muy ocupada, entre trasladarse desde Sydney y aclimatarse a la casa de alquiler y al nuevo trabajo. Su ruptura con Diane empezaba a formar parte del pasado. Afortunadamente Diane la llamaba con menos frecuencia ahora que Lena estaba lejos y, cuando llamaba, se mostraba menos difícil. Lena estaba muy contenta de haber regresado a Melbourne y sólo quería mirar al futuro.
Louise la saludó, sonriente, desde una de las mesas que había bajo los árboles. Ella no jugaba, pero solía ir a ver los partidos.
Lena le dio un beso en la mejilla.
—¿Me he perdido algo interesante? —preguntó con una amplia sonrisa, al tomar asiento.
—No, nada del otro mundo, de momento. Acabamos de eliminar a una del otro equipo, pero aún vamos perdiendo.
Louise bebió un trago de Coca-Cola. Lena abrió la Evian y bebió un poco, escrutando el campo para tratar de encontrarle algún interés al juego. Sonrió al ver a Sue en uno de los extremos, sentada en la hierba, y localizó a Dasha al otro lado. Pero una y otra vez los ojos se le iban hacia la mujer colocada al lado de Dasha. A diferencia de las demás, llevaba pantalones cortos, tan cortos que parecían ropa interior. Tenía unas piernas espléndidas, largas y tonificadas, los hombros rectos y anchos, las caderas afiladas. Agil y grácil a un tiempo, tenía un cuerpo atlético perfecto. Caminaba con una despreocupación y un aplomo que daban gusto. Con una mano, Lena se retiró el cabello de los hombros y lo mantuvo en alto para que le diera el aire en el cuello, brillante de sudor.


De pronto Louise se puso en tensión y se irguió en la silla. Un murmullo se levantó entre los espectadores.
—Ahí llega Casey 'la Asesina' —musitó en tono reve-rencial—. Es la mejor bateadora del equipo contrario.
Lena miró a la mujer que entraba pesadamente en el campo y levantaba el bate. Le resultaba difícil de creer que Casey, con pinta de pesar como una tonelada, fuera una amenaza seria.
—Esa seguro que no corre muy rápido.
—No es lo bastante rápida para salvarse —repuso Louise—. Pero no tiene que hacerlo. Le pega a la pelota con tanta fuerza que la saca del campo.
Se hizo el silencio entre la multitud. Las defensas se pusieron en tensión mientras Marie se encaminaba lentamente a su posición en el extremo del campo, preparada para lanzar.
—Mi niña es una buena lanzadora —añadió Louise—, pero Casey es un hueso duro de roer.
Marie retrocedió, cogió carrerilla y lanzó. La pelota rebotó y tomó efecto delante del bate, así que Casey se vio obligada a dar un paso y blandir el bate con poco garbo. Pese a todo, le dio a la pelota y ésta salió despedida hacia arriba.
Un nuevo murmullo se levantó entre el público.
—¡Genial! —dijo Louise—. ¡Tenemos una posibilidad de eliminarla!
Las defensas se movieron siguiendo la pelota. Lena se descubrió a sí misma conteniendo el aliento mientras la pelota se dirigía como una bala hacia la mujer de los pantalones cortos. Louise se levantó, emocionada.
—¡Yulia va a cogerla!
Estaba en la posición perfecta para atraparla. La pelota descendió rápidamente, pero, al rozarle las manos, se desvió. Rebotó hacia arriba y la golpeó en la cara. Lena se levantó, sobresaltada, mientras Yulia se tambaleaba y se llevaba las manos al rostro.

—¡Joder! —exclamó Louise.
Los espectadores soltaron un respingo. Lena sabía que las pelotas de criquet eran duras como una piedra. Otra de las defensas recogió la pelota mientras varias jugadoras se reunían alrededor de Yulia. Esta salió del campo haciéndole un gesto con la mano a Dasha para que no la acompañara.
—Será mejor que vaya a ver si está bien —dijo Louise.
—Ya voy yo —dijo Lena—. Tengo un botiquín en el coche por si es preciso —se volvió hacia Louise—. ¿Es amiga tuya?
—Sí, Yulia Volkova. Vendrá a cenar esta noche.
Lena se acordaba del nombre. Marie había mencionado que había invitado a Yulia Volkova a cenar, que era una agente inmobiliaria muy buena y la persona más indicada para ayudarla a comprar un apartamento. Lena vio que Yulia se sentaba en el extremo más alejado del campo, lejos del público.
El aire refrescó un poco mientras Lena atravesaba el parque en dirección a ella. El sol, hundiéndose cada vez más en el cielo, había perdido fuerza. Yulia estaba sentada con los codos apoyados en las rodillas y la cabeza entre las manos, y Lena temió que se hubiera hecho daño de verdad. Al acercársele, Yulia levantó la vista de repente. Era arrebatadora.
Lena sonrió y se quitó las gafas de sol, aliviada por el hecho de que la herida no pareciera grave.
—Hola. Eres Yulia, ¿no? Soy Lena Katina. Menudo golpe que te han dado. He venido a ver cómo estabas.
Los ojos de Yulia escrutaron el rostro de Lena y después recorrieron fugazmente su cuerpo. Esbozó una sonrisa deslumbrante y le aparecieron dos hoyuelos a lado y lado de la boca.

—Gracias. Pero estoy bien, si es que no me muero de vergüenza por haber fallado una pelota tan fácil —su tono era informal y su voz tenía un toque ronco muy atractivo.
Tenía un pequeño corte en la ceja y le caía un hilillo de sangre.
—Has tenido suerte de que no te diera en el ojo. Soy médico. ¿Te importa si le hecho un vistazo?
Yulia sonrió ampliamente.
—Lena. Debes de ser la amiga de Marie. —Se movió en el asiento para dejarle sitio—. Claro, míramelo.
Lena le sostuvo la cara con una mano y con la otra le palpó delicadamente la ceja. Si el impacto había sido muy fuerte, el hueso podía estar roto. Yulia tenía una piel perfecta; tez aceitunada, muy bronceada y brillante de sudor. Llevaba el cabello oscuro corto y despeinado, y sus lisos húmedos se le pegaban a la piel en la frente y en la nuca. Lena podía notar su aroma salado y vital, con una seductora nota de almizcle. Se vio cautivada por una gotita de sudor que le resbalaba por la garganta, hacia el canalillo. Yulia la miraba de hito en hito, imperturbable. Tenía unos ojos azulados y largas pestañas. Lena carraspeó.
—¿Te duele?
Yulia sonrió.
—No, sólo escuece un poco.
Lena se incorporó y volvió a ponerse las gafas de sol.
—No tiene mal aspecto. Se te pondrá el ojo morado, nada más. Puedo limpiarte el cortecito si quieres: tengo un botiquín en el coche.
—Gracias.
Fueron hacia el aparcamiento. Los espectadores se pusieron a aplaudir y las jugadoras fueron saliendo lentamente del terreno de juego.

—Creo que tu equipo ha perdido —dijo Lena.

—Un mal día. Y yo no he sido de mucha ayuda —Yulia se encogió de hombros—. Creo que tú y yo nos veremos esta noche en la cena.
Lena sonrió mientras sacaba el botiquín de primeros auxilios del maletero.
—Sí. Parece que estábamos destinadas a encontrarnos hoy, de un modo u otro.
Dasha y Sue corrieron hacia ellas. Lena estaba limpiándole el corte cuidadosamente, con algodón y agua oxigenada. Dasha parecía muy preocupada.
—¿Estás bien, cielo?
Lena le puso antiséptico y finalizó la cura. Yulia sonrió de oreja a oreja.
—Lena dice que sobreviviré.
Lena guardó el botiquín y cerró el maletero.
—Vamos a tomarnos algo frío —propuso Sue.
Fueron a reunirse con las demás, pero Yulia sólo se tomó algo rápido y después se disculpó, diciendo que había tenido un día ocupado y que quería descansar un rato antes de la cena.
Bebiendo su agua a sorbitos, Lena la siguió con la vista mientras volvía al aparcamiento. Yulia se detuvo para charlar un momento con algunas mujeres en el camino. Seguidamente, Lena oyó un bip y los faros del Mustang azul medianoche se encendieron y apagaron justo cuando Yulia llegaba hasta él. Lena sonrió. Yulia se sentó al volante, bajó la capota blanca y se puso unas gafas de sol. El motor rugió vigorosamente y en un abrir y cerrar de ojos Yulia se marchó.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Lun Feb 23, 2015 9:31 pm

Capítulo tres






Yulia se secó el pelo con una toalla y se examinó el ojo en el espejo del baño. El corte apenas se notaba, pero el párpado empezaba a adoptar una tonalidad verde azulada. En una profesión como la suya, en que la presencia física era tan importante, era poco probable que un ojo morado causara buena impresión a los nuevos clientes. Menuda faena, pensó. Pero no había nada que hacer. Se tocó con cuidado la piel sensible alrededor del ojo y recordó las manos de Lena, delicadas y al mismo tiempo seguras. Cuando levantó la vista y la vio acercarse, Yulia creyó que alucinaba. El viento le agitaba el pelo por delante de la cara; Lena alzó las manos, se recogió la melena —de un hermoso tono pelirrojo— y la dejó caer a su espalda.

El cabello le llegaba por debajo de los hombros, tenía las puntas ligeramente onduladas y se balanceaba a cada movimiento. Era bastante alta, casi tanto como Yulia, y llevaba unos vaqueros bajos y descoloridos, ajustados a sus sinuosas caderas. Por comodidad, obviamente, con el calor que hacía, llevaba desabrochado el primer botón y se vislumbraba su estómago, firme y bronceado.

Yulia fue a su dormitorio y sacó un traje del armario. Era liviano, de color azul cobalto con un toque de brillo metálico. Se puso los pantalones ajustados y un top blanco sin mangas. Cuando Lena se quitó las gafas y le sonrió, Yulia se quedó embobada. Era preciosa. La observó, esperando detectar alguna señal de interés por su parte: una sonrisa dulce y sugerente, quizás, o una caída de ojos coqueta. Pero Lena sólo se había mostrado simpática y amable. Yulia se puso una gargantilla de oro, un poco de perfume y, finalmente, la chaqueta del traje.
En la sala de estar, abrió un aparador chino lacado en negro, echó un vistazo al vino que tenía en los estantes y escogió una botella de Grange Hermitage para llevarles a Marie y Louise. Yulia decidió que Lena no era de las que flirteaban. Aunque obviamente era una persona cariñosa, también se mostraba desenvuelta y segura de sí misma. Resultaba difícil imaginársela haciendo ojitos o coqueteando. De todos modos, ¿qué interés iba a mostrar Lena por ella? Acababa de fallar una pelota que hasta una idiota cegata habría atrapado y estaba hecha una piltrafa sudorosa y mugrienta, con un ojo sangrando.
Yulia cogió la cartera y las llaves, y fue abajo. Estaba mucho más animada ahora que había podido echar una cabezadita y se había dado una ducha bien larga, y le apetecía mucho ir a cenar. Al menos Lena no tenía pareja, según Dasha, y eso, para empezar, siempre facilitaba las cosas. Quizá durante la cena Lena mostraría algún signo de interés. Yulia esperaba que así fuera. Hacía tiempo que no le daba verdaderamente fuerte por nadie.
Marie y Louise vivían en una urbanización hacia el norte, no muy lejos de Yulia. Eran cerca de las ocho cuando llegó a su casa, diez minutos después. A Yulia le gustaba mucho aquella casa en particular. Era de la época de la Federación. Le encantaban las verandas esquinadas y los enormes ventanales que sobresalían en forma de mirador. La veranda estaba decorada con el tradicional calado verde oscuro, bordeado en bermellón. Había sido todo un hallazgo, pensaba Yulia al llamar al timbre, y seguramente a esas alturas ya habría multiplicado su valor.
Dasha y Sue ya se habían puesto cómodas en la sala de estar y estaban tomando una copa cuando Louise la invitó a pasar. Esta volvió a la cocina y Marie le sirvió a Yulia algo de beber.



—¿Qué tal el ojo? —le preguntó Marie mientras sacaba un vaso largo del congelador y servía una Heineken—. ¿Has tenido mareos o algo?
Yulia cogió el vaso de cerveza.
—Gracias. No, está bien.
—Joder, déjame ver —dijo Dasha, acercándose para mirarlo mejor—. Bueno, mira, te hace juego con el vestido.
Yulia rió y se sentó en el sofá.
Sue le dio una calada al cigarrillo y sonrió alegremente.
—Apuesto a que te dolió mucho menos después de que Lena te lo curara —dijo. Sus ojos verdes chispearon.
Yulia dio un sorbo de cerveza y esbozó una sonrisa.
—Bueno, al menos hizo que dejara de pensar en ello. —Volviéndose hacia Marie, le preguntó—: ¿Cuánto hace que la conoces?
Marie estaba en el aparador, descorchando una botella de vino tinto para la cena.

—Desde la Facultad de Medicina, unos doce años. Gracias por el Grange. Creo que lo abriré... No vale la pena que lo dejemos para luego. —Miró a Yulia por encima del hombro—. A lo mejor recuerdas haberme oído hablar de la casa que tiene una amiga en el campo, donde Louise y yo vamos a veces. Durante los tres años que ha estado en Sydney, venía de vez en cuando y entonces íbamos a pasar el fin de semana allí.

A Yulia le sonaba vagamente haber oído mencionar la casa a Marie una o dos veces, pero definitivamente no había dicho nada sobre su preciosa propietaria.
—¿Cómo es que ha vuelto a Melbourne?
—Se fue a Sydney para vivir con su novia, Diane. Rompieron hace seis meses, así que ha vuelto. —Sonó el timbre—. Debe de ser ella.
Marie fue a abrir la puerta.
—Es guapísima, como te dije, ¿verdad, Yul? —dijo Dasha.
Yulia y Sue se miraron y pusieron los ojos en blanco. Deseosa de verla sentar la cabeza, Dasha estaba empeñada en encontrarle a Yulia su media naranja. Evidentemente, Lena era su nueva candidata para el puesto. Lo que Dasha no entendía era que «sentar la cabeza» era lo último en lo que pensaba Yulia.
—Sí, Dash. —Joanna sonrió—. Es guapísima, tal como dijiste.



A Yulia se le aceleró el pulso al percibir el sensual sonido de la voz, profunda y aterciopelada, de Lena en el recibidor. Cuando Lena entró en la sala, Yulia no pudo evitar ponerse en pie al instante para recibirla. ¡Dios! Guapísima era decir poco. Era esbelta y llevaba unos pantalones negros a medida y una elegante camisola negra escotada y bordada con pedrería. La melena, de un tono pelirrojo, con reflejos rubios por efecto del sol, se
derramaba sobre sus hombros. Y tenía una sonrisa que cortaba la respiración.
Por un instante, el desparpajo habitual de Yulia se tambaleó cuando una sonriente Lena la miró a los ojos con una franqueza arrebatadora.


—Veo que el ojo se te está empezando a poner morado.
Yulis recuperó la compostura y se encogió de hombros, sin darle importancia.
—¿Qué se le va a hacer? —dijo, con una mueca—. Tendré que aguantarme e ir por ahí con pinta de boxeadora durante un par de semanas.
Lena rió entre dientes. Tenía los labios húmedos y jugosos, pintados de un beige rosado. Su mirada directa al recorrer el rostro de Yulia le supo como una caricia. Yulia estaba paralizada.
—No, no creo —musitó Lena.
—Sloe gin con tónica, cariño —dijo Marie, pasándole a Lena una copa color rubí en la que tintineaban cubitos de hielo.
Marie las dejó para ayudar a Louise en la cocina. Lena se alejó de Yulia para tomar asiento y ésta aspiró el delicado y seductor perfume que quedó flotando en su estela. Yulia cogió su bebida de la mesita y dio un trago.
—¿Y qué tal por Melbourne, ahora que has vuelto definitivamente?
Lena se reclinó en el sofá y cruzó sus largas piernas.
—Genial. Me encanta la clínica North Melbourne. Ha sido una suerte que Marie pudiera conseguirme el trabajo. Uno de los médicos dejaba el puesto y yo regresaba, así que llegué en el momento oportuno.
—Aparte, Sue dice que no te faltan pacientes —apuntó Dasha, sonriendo de oreja a oreja—. Dice que no hay lesbiana de Melbourne que no haga cola para conocer a esa doctora nueva tan mona que ha venido de Sydney.
Lena sonrió y sacudió la cabeza, quitándole importancia al comentario. Las demás rieron.

—No te creas —dijo Lena—. Pero es fantástico que nos dediquemos sobre todo a la comunidad gay. La mayoría de mis pacientes son lesbianas.
Hizo una pausa para dar un sorbo de Sloe gin. A Yulia no le costaba imaginarse a lesbianas de toda la ciudad inventándose cualquier tipo de enfermedad para pasar diez minutos con Lena. Casi deseaba que alguna pelota de criquet apareciera volando de la nada y le diera en el otro ojo, sólo para que Lena volviera a tocarla.
—Y a diferencia de la consulta donde trabajaba en Sydney, en nuestra clínica practicamos una visión holística de la medicina que me gusta mucho. Es maravilloso contar con una fisioterapeuta y masajista como Sue, y también tenemos a una experta en acupuntura.
—Pronto tendremos reflexóloga —añadió Sue—. Atendemos a muchos enfermos de sida y los tratamientos alternativos les suelen ir muy bien.
Marie entró a anunciarles que la cena estaba lista y todas pasaron al comedor contiguo. Louise colocó en el centro de la mesa una enorme empanada dorada que olía a las mil maravillas y Marie sirvió el vino.
—Me encanta cenar aquí —afirmó Yulia—. Louise siempre cocina las cosas que más me gustan: comida casera.
Lena parecía estar divirtiéndose.
—¿Comida casera?
—Sí, ya sabes. Empanada, pudín..., cosas de ésas —sonrió Yulia—. Los fideos soba, las setas shiitake, el tofu, las algas secas: todo tiene su encanto, pero de vez en cuando me muero por comida de verdad.
—¿Porque te recuerda tu infancia?
—No, por Dios. Tuve una colección de niñeras y amas de llaves de todas las nacionalidades imaginables. Hacían la comida que sabían hacer y solo comía cosas como ésta en casa de mi tía.
—Parece una infancia interesante.

«Interesante» era una manera de decirlo, pensó Yulia con amargura. Louise empezó a servir la empanada. Bajo la masa hojaldrada había un relleno de pollo, puerros y setas en salsa de vino blanco.

—Y especialmente para Yulia —dijo Louise—. De postre, he hecho un pudín de chocolate al vapor.
Yulis gimió de placer.
—Qué pedazo de mujer. Si no estuvieras casada ya, me casaría contigo yo misma.
Sue soltó una risita.
—Eso sí que sería un acontecimiento —se volvió hacia Lena—. Ya hemos perdido la esperanza de que Yulia vaya con alguien en serio. Hemos perdido la cuenta de sus conquistas. A saber de dónde las saca.
Las demás rieron mientras Yulia se avergonzaba internamente. Sabía que los comentarios de Sue iban en broma y normalmente también ella se habría reído. Pero instintivamente sintió que las palabras de Sue no iban a causar la mejor de las impresiones a Lena, que digamos. Y Yulia quería que se llevara una buena impresión de ella. Además, no era cierto. Los últimos meses había estado algo inquieta y más nerviosa que de costumbre, desde que los recuerdos del pasado merodeaban por los rincones de su mente como arpías chismosas, así que no había estado de humor para salir con nadie.
Con una sonrisa relajada, se dirigió a Lena, que estaba sentada enfrente.
—Eso es una total exageración. No le hagas caso.
Lena asintió y esbozó una sonrisa de cortesía. Su rostro reflejaba algo peor que una mala impresión. ¡Reflejaba indi-ferencia! Dio un sorbo de su Grange Hermitage.


—Buen vino —comentó, sin dirigirse a nadie en particular.


Yulia era incapaz de leer los pensamientos de Lena y eso la preocupaba. Habitualmente le era fácil captar lo que una mujer sentía por ella. A veces las miradas de Lena parecían de deseo, otras veces de indiferencia. En cualquier otro momento no le habría dado más vueltas. Le gustaba detectar señales claras de la atracción que una mujer pudiera sentir por ella antes de ir más lejos. Siempre procuraba no meterse en aventuras serias y nunca iba detrás de nadie. Nunca daba el primer paso en una aventura y así se quitaba de encima la responsabilidad y el sentimiento de culpa, porque casi siempre era ella la que la terminaba. Pero Lena no era una mujer corriente y Yulia se sentía atraída por la ambigüedad de su conducta. Combinaba un poderoso sex-appeal terrenal y una elegancia casi etérea. Era un reto fascinante. Por alguna razón, gustarle a Lena se había convertido en algo de vital importancia.


—Qué pastel más jodídamente delicioso Louise —saltó Dasha, entusiasmada.
Yulia vio que Lena miraba a Dasha, intrigada, por el rabillo del ojo. Dasha se apartó los rizos de los hombros con un gesto rápido y bebió un delicado sorbo de vino sin tan siquiera correrse el carmín. Marie trajo a la mesa unas bandejas de crema de nueces y calabaza al horno, patatas y espinacas revueltas con piñones tostados.
—¡Ñam! —exclamó Dasha—. Mira que me encantan las jodidas espinacas.

Los labios de Lena se curvaron en una sonrisita. Apartó la vista de Dasha y se concentró en su copa de vino, mientras la hacía girar lentamente por el pie. Aparentemente estaba absorta en los reflejos rubíes del vino a la luz de las velas, pero en realidad parecía estar aguantándose la risa.


Yulia sonrió para sí. Lena casi no conocía a Dasha y sin duda aún estaba en la fase de: «¡Dios Santo! ¿De verdad ha dicho lo que creo que ha dicho?». Por supuesto, nadie más en la mesa le daba ya la menor importancia a los comentarios de Dasha. Pero, a lo largo de los años, Yulia se había divertido mucho a costa de las no iniciadas, que se quedaban con la boca abierta cuando Dasha —con una voz suave y dulce como la lluvia de primavera— blasfemaba como un carretero en los momentos más inoportunos.


—Yul—dijo Marie—, Lena está buscando un apartamento y le he dicho que tú eras la persona más indicada para ayudarla.
Yulia notó un cosquilleo de expectación delicioso. La idea de llamar a Lena y pedirle una cita cada vez pintaba peor; pero enseñarle casas era la excusa perfecta para pasar tiempo con ella. Lena sonrió.
—Algo pequeño. Tengo una casa en el campo y paso allí la mayoría de los fines de semana, así que quiero un sitio en la ciudad que no me dé mucho trabajo.
—Será un placer ayudarte. —Yulia mantuvo un tono neutro, porque no quería parecer demasiado emocionada—. Sé de un promotor que está rehabilitando una antigua mansión victoriana para hacer estudios. A lo mejor te interesan. Es un edificio precioso en una finca enorme de Carlton. Se puede ir andando desde el centro. Además, es una buena inversión.
Lena parecía muy interesada.
—¡Suena genial! Ahora tengo alquilada una casita en Carlton. Me encanta la zona.
Yulia asintió.
—Un montón de italianos buenísimos..., tiendas fantásticas. ¿Qué tal si te llamo en un par de días? Podría pasar a recogerte por la clínica, el miércoles, por ejemplo, nos damos una vuelta y te enseño unos cuantos sitios.

—Fantástico. Me encantaría. Gracias.



Yulia notó que el corazón se le ponía a cien cuando Lena le dedicó una cálida sonrisa. Ella se la devolvió.
Cuando todas acabaron el plato fuerte, Louise y Marie empezaron a recoger la mesa. Sue sacó un paquete de cigarrillos y le ofreció a Dasha y a Lena. Para sorpresa de Yulia, Lena aceptó uno. Antes,en la sala de estar con las demás, no había fumado. Otra enigmática contradicción. Más que nada, no tenía aspecto de ser la típica fumadora. Pero el caso es que pasó el brazo por el respaldo de la silla e inhaló profundamente, con un placer que saltaba a la vista. El humo caracoleó y desapareció en su garganta, para volver a emerger entre sus labios carnosos y húmedos como una caprichosa corriente de plata. Yulia la miraba hechizada. ¿Cómo se las arreglaba Lena para que algo tan ordinario pareciera tan erótico? Sostenía el cigarrillo entre los dedos, finos y elegantes, con las uñas pintadas del mismo tono beige rosado que lucía en sus labios. Echó la cabeza hacia atrás, se pasó la mano libre por el largo y reluciente cabello, se lo recogió y después lo dejó caer por detrás de los hombros como una cascada reluciente. Sus sencillos pendientes de perlas emitían un resplandor nacarado que contrastaba con su radiante piel blanca.
Marie volvió a la sala con más copas y una botella de vino de postre. Yulia atendía a la conversación de las demás sólo a medias, sin quitarle el ojo de encima a Lena. Se preguntaba cómo sería besar aquella boca exquisita y abrazar aquel cuerpo tan bello. ¿Qué clase de amante sería Lena? ¿Se derretiría en sus brazos entre jadeos y gemidos, completamente entregada? ¿O la fulminaría con sus afilados ojos color verde gris y le susurraría con aquella voz tan sexy, en tono exigente o incluso dominador? ¡Qué dilema más maravilloso! Yulia no podía decidirse. ¡Dios! Cerró los ojos, aturdida momentáneamente por un fuego
erótico inesperado que la recorrió de arriba abajo. ¿Qué estaba haciendo? Inspiró profundamente y volvió a la realidad. De golpe, se dio cuenta, horrorizada, de que Lena la estaba mirando. Yulia se había quedado embobada con ella como una idiota. Lena tenía las cejas algo enarcadas, mostrando una expresión inquisitiva, como si esperara que Yulia fuera a decirle algo.
Esperando que Lena no pudiera leerle la mente, Yulia tragó saliva y buscó desesperadamente algo que decir.


—Humm..., creía que hoy en día los médicos estaban en contra del tabaco —carraspeó—. Se supone que es malo para la salud..., ya sabes.
—¡Venga ya, Yul! —dijo Dasha—. Hay un montón de cosas que te joden la salud.
—Sí —corroboró Sue—. Incluso follar, según algunos.
Todas rieron. Marie sirvió el vino de postre.
—Sólo fuma de vez en cuando. Ojalá yo pudiera hacer eso.
Lena dio una calada al cigarrillo y le sonrió a Yulia.
—¿Te preocupa que sea malo para tu salud que yo fume? —sugirió, provocativa.
Yulia sonrió ampliamente.
—Pues sí, de hecho me preocupa. Estás tan sexy haciendo eso que tengo miedo de desmayarme, caerme de la silla y darme de cabeza contra el mármol de la chimenea. —Las demás rieron de nuevo—. Y no creo que mi cabeza soportara más golpes por hoy.
Lena le sostuvo la mirada y sus ojos relampaguearon. Por debajo de las risas y por debajo de su propia respiración, musitó:
—Bueno, pues será mejor que te agarres al asiento.
Yulia estaba perdiendo la cabeza en aquellos ojos líquidos, insondables. Tenía que llegar hasta el fondo de aquella mujer tan fascinante. Tenía que conocerla. Y tenía que ir con cuidado.
Louise volvió a la sala llevando orgullosa un magistral pudín de chocolate en una bandeja de plata. Estaba recubierto de una brillante salsa de chocolate y olía de maravilla. Yulia recibió la interrupción con alivio y la conversación general fue por otros derroteros.


Continuara Smile
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Feb 25, 2015 8:31 pm

CAPITULO 4





El miércoles siguiente, a las cuatro y media de la tarde, Yulia abría la puerta de una lujosa casa adosada y desconectaba el sistema de alarma. Había quedado con un posible comprador para enseñarle la casa. Era una casa que daba gusto visitar. Pertenecía a dos mujeres que vivían en el extranjero y estaba siempre inmaculada. No como otros sitios, a los que Yulia tenía que asegurarse de llegar con tiempo para adecentar las cosas antes de que llegara el cliente. Más de una vez, esconder el plato del perro debajo del fregadero, vaciar ceniceros, meter ropa debajo de los muebles e incluso echar la colcha por encima de camas sin hacer formaba parte del trabajo. La sacaba de quicio que hubiera personas tan dejadas, especialmente cuando intentaban vender sus casas.





Puso bien las sillas del comedor y recolocó el centro de mesa peruano: mejor un poco descentrado. Era un edificio moderno, de habitaciones pequeñas —Yulia las detestaba—, pero las puertas acristaladas compensaban las deficiencias, pensó. Ocupaban la mayor parte de la pared de la sala de estar y daban a una balconada con vistas al parque. Eran impresionantes y gracias a ellas los techos bajos pasaban casi inadvertidos. Abrió las cristaleras y dejó que entrara el aire fresco.





Le echó un ojo al reloj y esperó que su cliente no se retrasara. A las cinco y cuarto tenía que recoger a Lena en la clínica para enseñarle algunos apartamentos y estaba impaciente por volver a verla. No había pensado en otra cosa desde la cena del sábado. No era normal en ella sentirse tan atraída por alguien y eso la preocupaba un poco, pero hacía meses que no estaba de tan buen humor. Una aventura excitante con una mujer sexy como Lena devolvería el equilibrio a su vida. Sólo tenía que averiguar si Lena sentía lo mismo. Con un poco de suerte accedería a tomarse algo con ella más tarde, puede que incluso cenaran juntas. Al menos, Lena había dado muestras de que ella le gustaba, así que Yulia parecía tener confianza en que aceptaría la invitación.



Le sonó el teléfono. Era Nathan.







—¿Te acuerdas de aquella casa eduardina tan mona que nos enseñaste, querida? La que tenía aquel desván tan ideal. Nos parece perfecta. ¿Crees que podrías arreglar un poco el precio?



Yulia gruñó para sí. Nathan y Robert habían insistido en visitar aquella casa, pero estaba muy por encima de su presupuesto.



—Verás, ya sé que queréis tener dos baños y una cocina de diseño, pero el garaje triple, la piscina climatizada y los cinco dormitorios hacen que resulte una elección bastante cara.



—Pero es que a Robert le encanta —gimoteó Nathan—. ¿No podrías hablar con el propietario?



A menudo, los vendedores aceptaban una buena oferta antes de llegar a subasta, pero ningún propietario en su sano juicio consideraría vender por cincuenta de los grandes menos del precio de reserva fijado antes de la subasta. Sin embargo, la palabra «no» no existía en el vocabulario de un buen agente de ventas.



—Por supuesto. Veré qué puedo hacer.



Yulia levantó la vista cuando entró una mujer por la puerta abierta. Había llegado su cliente. Enseguida, Yulia se fijó en que era muy guapa de cara, llevaba un vestido cortísimo y tenía las piernas bonitas. Le dedicó una sonrisa afable. ¿Lesbiana?, se preguntó. Los ojos de la mujer la repasaron de arriba abajo; se pasó las manos por el largo cabello negro y le sonrió con coquetería. Al parecer sí lo era.







—Nathan, mientras tanto, ¿por qué no volvéis a pensaros los otros sitios que os enseñé? Quizá podríais considerar la posibilidad de hacer reformas para dejarlos a vuestro gusto.



De momento Nathan se contentó con eso. Yulia le prometió que lo llamaría al cabo de unos días y se despidió. Entre tanto, la mujer había ido paseando distraídamente hasta las puertas acristaladas y contemplaba las vistas. Yulia le tendió la mano, sin dejar de sonreír.





—Tina, soy Yulia volkova. Encantada de conocerte.



—Un placer —ronroneó Tina, aceptando la mano de Yulia. Sus labios eran rojos y brillantes—. Este sitio es precioso.



Yulia le dio una vuelta por la casa mientras hablaban sobre lo que Tina estaba dispuesta a gastarse y sobre lo



que quería encontrar. Tina dijo que se lo pensaría y le dio las gracias por la visita. Yulia la acompañó hasta la puerta. Allí, Tina se detuvo y le dio una tarjeta.



—¿Por qué no me llamas? —le dijo—. Podemos tomar una copa o algo, hablar de casas... —Sonrió—. O hacer otra cosa.



Yulia echó un vistazo a la tarjeta. Aquel comentario la había cogido de improviso.



—Claro. Gracias.



Una mujer que va directa al grano, pensó.



—Parece que has tenido algún que otro contratiempo.



Tina miraba su ojo morado. Yulia sonrió alegremente.



—Criquet.



Tina asintió, le dedicó una sonrisa de despedida y se marchó. Yulia cerró la casa y se dirigió a la clínica North Melbourne.



Cerca de las siete, Lena y Yulia llegaron al Café Q.



—Me extraña que Marie todavía no te haya traído aquí —comentó Yulia al acercarse a la barra—. Creo que me paso media vida aquí.







A Lena le habían gustado mucho los cuatro apartamentos que Yulia le había enseñado. Sin prisas, Yulia le había explicado solícita las ventajas y el potencial de inversión de cada uno. Estaba claro que tenía buen ojo para el diseño y conocía bien su profesión. El sábado anterior, Yulia había resultado ser una compañía encantadora y muy agradable. Con frecuencia, durante la cena, había mirado a Lena de manera abiertamente sexual. Aquella tarde no había sido diferente. Para Lena, la actitud despreocupada de Yulia y su espectacular atractivo eran de lo más sugerente.







—Hola, Yul —la saludó un hombre detrás de la barra.



 





Yulia le presentó a Steve, el propietario del café. Pidió Sloe gin para Lena y Barbados con hielo para ella. Steve se interesó por el trabajo de Yulia y les sirvió las bebidas. Mientras charlaban un rato, Lena se apoyó en el respaldo del taburete e inspeccionó el local.





La barra, rodeada de taburetes, estaba en el centro de una gran estancia. El resto del espacio lo ocupaban mesas y sillas de madera clara, estilo italiano, sencillo y de líneas rectas. La parte de delante era una enorme cristalera inclinada contra el techo, de modo que el café daba a la calle cuán ancho era. Del techo pendían ventiladores de madera, que giraban lentamente. Las paredes eran de ladrillo rojo, al descubierto en algunas partes, y recubiertas de yeso esponjado en ocre. Un aire grunge de alto standing, cuidado hasta el más mínimo detalle, pensó Lena. Pero estaba bien pensado y le gustaba el ambiente. El menú se exhibía en grandes pizarras; Barbra Streisand los arrullaba desde los altavoces.



Justo cuando Yulia le pasaba su bebida, entraron dos mujeres, vestidas de cuero y con cascos de moto bajo el brazo. Saludaron a Yulia calurosamente y ella bajó del taburete y les dio un abrazo. Se las presentó a Lena: eran Bev y Sandy.



—He aquí a dos integrantes de ese tremendo equipo que nos arrolló el sábado —dijo Yulia con una amplia sonrisa.



—Casey se siente un poco culpable por lo de tu ojo —le dijo Bev.



Yulia rió ligeramente.



—¿Por qué será que no me lo creo?



Sandy le dio un repaso de la cabeza a los pies.



—¿Cuándo entrarás en razón, Yul, y te comprarás una moto a juego con la ropa que llevas?



—¿Una moto? ¿Teniendo un Mustang clásico?



Las demás rieron. Sonriendo para sus adentros, Lena observó a Yulia. Llevaba unos elegantes pantalones ajustados de cuero negro, una camiseta de seda plateada con escote de pico y la chaqueta de piel alrededor de las caderas, con las mangas atadas a la cintura. Era la personificación de la informalidad con estilo. Aunque no resultaba difícil imaginarla a lomos de una Harley, le vino a la mente con más fuerza su imagen posando indolente en un anuncio de Calvin Klein.



Bev y Sandy fueron a sentarse a una mesa con unas amigas.



—Vamos a coger una mesa antes de que esto se llene —sugirió Yulia—. ¿Te pido otra de esas copas rojas tan lindas?



Cautivada momentáneamente por su sonrisa, Lena se descubrió a sí misma mirando fijamente la boca de Yulia. Sus labios eran de un rosa intenso, eran finos y tenían una bonita forma. Tenía, además, dos pequeños hoyuelos irresistibles, que quedaban adorables sobre sus facciones bien definidas.



—Sí, gracias —dijo Lena alegremente, con la esperanza de que su mirada no hubiera sido evidente.





Estaba decidida a mantener a raya su deseo y no alentar el aparente interés de Yulia. Los comentarios que habían surgido durante la cena sobre las múltiples conquistas de Yulia no habían hecho más que confirmar su primera corazonada. Ya se había dado cuenta durante el partido de criquet, cuando Yulia se la había comido con aquellos ojos azulados. Lo había notado en su comportamiento, en su forma de andar. Tenía un ligero aire de arrogancia, pero quedaba compensado por su amabilidad y sencillez. Además, un toque de arrogancia, cuando se sabe llevar, es algo que Lena siempre había encontrado muy atractivo en una mujer. Lo sabía todo sobre las mujeres guapas y encantadoras que tienen una sonrisa para quitar el sentido y a las que les gusta vivir sin ataduras. Y ya había tenido bastante con ellas. Ser amiga de Yulia sería genial, pero nada más.



Se llevaron las bebidas a una mesa cerca de la entrada. Fuera todavía era de día y la calle estaba llena de gente que curioseaba los menús en los escaparates de los restaurantes y los cafés, para decidir dónde cenar. Al parecer, bastantes personas, en su mayoría gays, elegían el Café Q.



—Gracias por acompañarme hoy —dijo Lena—. Los apartamentos que has elegido son justo lo que busco.



—No hay de qué. Pero espero que no te corra mucha prisa comprar. Cada día salen sitios nuevos y seguro que en unos meses podremos encontrar algo perfecto para ti.



Lena sonrió.



—Intentaré tener paciencia, pero la verdad es que soy bastante impulsiva.



Yulia le sostuvo la mirada mientras se mojaba los labios con su bebida. Arqueó levemente una ceja.



—¿Ah, sí?



Hablaba en voz baja y suave, con un tono provocativo. Un leve cosquilleo de deseo advirtió a Lena que debía dominarse.



—¿Qué hay, Yulia?



Una atractiva mujer se detuvo junto a su mesa. Lena se alegró de la interrupción. Había cierta intimidad en la manera en que la mujer miraba a Yulia.



—Cuánto tiempo.



Lena supuso que habían sido amantes. Yulia se levantó con una cálida sonrisa en los labios y la besó en la mejilla.



—Me alegro de verte, Linda. Sí que ha pasado mucho tiempo. Tenemos que quedar y ponernos al día.



Linda sonrió con amabilidad a Lena cuando Yulia las presentó y después las dejó para dirigirse a la barra.



—Veo que conoces a mucha gente.







—Es por el trabajo. —Yulia meneó su vaso y los cubitos de hielo tintinearon—. Además, paso mucho tiempo aquí. Como aquí muchas veces, quedo con los clientes para tomar algo, ya sabes. Acabas conociendo a la gente.



El camarero les trajo otra ronda.



—¿Te apetece cenar? —preguntó Yulia.



El café estaba cada vez más lleno de gente y reinaba una alegre algarabía. Afuera oscurecía y el aire fresco se colaba en el interior; la iluminación era suave y acogedora. Lena sonrió.



—¿Por qué no?



Rápidamente, echaron un ojo al menú de la pizarra y pidieron la comida al camarero, incluida una botella de Chenin Blanc.



Yulia acarició el vaso y le quitó la condensación. Tenía unas manos bonitas, con las uñas cortas y bien cuidadas. Llevaba finos anillos de oro en casi todos los dedos, incluido el pulgar izquierdo.



—Ya veo que te encanta tu trabajo. ¿Cómo te metiste en el negocio inmobiliario?



—Por casualidad, la verdad, a través de una persona que conocí. Acababa de dejar la carrera de Bellas Artes. Me moría de aburrimiento y tenía unas ganas locas de independizarme económicamente de mi padre. Quería algo que supusiera un desafío para mí, que me diera un poco de libertad. Empecé a trabajar con un amigo a media jornada hace unos catorce años y me pareció muy interesante. Me fui formando mientras aprendía el negocio. En mi puesto de ahora soy bastante independiente. —Dio un sorbo de ron y sonrió—. Voy y vengo cuando quiero, cierro mis tratos, llevo mi propio marketing. Si lo hago bien, la recompensa económica es buena. Si no soy lo bastante cuidadosa o no trabajo lo suficientemente duro, pierdo dinero. —Se encogió de hombros—. Así es como me gusta.





 





—¿Tu familia se enfadó cuando dejaste la universidad?



Yulia rió entre dientes.



—A mi padre le dio un ataque. No es que antes nos lleváramos bien, pero aquello fue prácticamente la gota que colmó el vaso.



Yulia se acabó el Barbados. Lena compuso una mueca.



—¿Y cuál fue la gota que colmó el vaso?



—Contarle que era lesbiana hace diez años. —Dejó el vaso vacío a un lado—. No he vuelto a verlo desde entonces.



Lo dijo con cara de indiferencia. Lena tampoco había estado nunca muy unida a sus padres, pero no había tenido ningún conflicto con ellos, como estaba claro que le había pasado a Yulia.



—Después de irme de casa, pasaba a verlo alguna que otra vez. No teníamos nada en común y nunca me importó demasiado. Más que nada, pensaba que tenía que seguir en contacto. —Se encogió de hombros de nuevo—. Era joven y puede que aún buscara alguna señal de aprobación por su parte. Lo de las inmobiliarias empezaba a irme muy bien y me había comprado mi primer apartamento. Pero la última vez que fui a verlo empezó a despotricar sobre que estaba desperdiciando mi vida, que tendría que haber acabado la universidad, que lo había decepcionado... Ya sabes, esa clase de cosas. Siempre se quejaba de lo mismo y normalmente yo lo ignoraba. Pero ese día me harté. Le dije que me iba muy bien, que vivía como yo quería y que, además, era lesbiana y que ya podía pensar de ello lo que le diera la gana. —Yulia soltó una risita—. Nunca había visto semejante cara de espanto en la vida. ¡Pensé que le iba a dar un infarto! Dijo que estaba escandalizado, horrorizado..., cosas así. Sea como sea me hizo despertar. Era un viejo cabrón, siempre lo había sido, y no le debía nada. Ese día me dio la excusa para borrarlo de mi vida.



 





Probablemente la estaba esperando. Parece que a él ya le está bien así: no me ha llamado ni una vez.



Yulia hablaba sin rastro de amargura, en un tono relajado y práctico. Pero era evidente que había tenido una vida familiar agitada. A Lena le picó la curiosidad.



El camarero les trajo la cena: rísotto con tomates secados al sol y setas para Yulia y ensalada dé pollo caliente con croutons para Lena. Les sirvió vino y dejó la botella en una cubitera.



—¿También trabajas con Marie en esa otra clínica de la periferia, al oeste? —preguntó Yulia.



—Ah, sí. El Centro de Emergencias. Las dos trabajamos allí, pero sólo una noche por semana.



—Tiene pinta de ser un sitio deprimente y peligroso.



—Lo es. Al principio fue un shock para mí. Marie me pidió que fuera. Es una doctora fabulosa, muy generosa con su tiempo. Al ser una clínica gratuita, las condiciones son muy malas y el sueldo es terrible, pero Marie se dedica en cuerpo y alma a hacer todo lo que puede por los pacientes. La abrieron para compensar la falta de hospitales y ambulatorios en esa zona dejada de la mano de Dios. No es suficiente, pero es mejor que nada. Eso sí, les cuesta que los médicos se queden. Siempre acaban marchándose.



Yulia la miraba fijamente, con expresión atenta y pensativa. Con el pulgar, se acariciaba lenta y distraídamente la línea del labio inferior. Una boca para besar, pensó Lena. Desvió la mirada, bebió un sorbo de vino y se centró para continuar hablando:



—Nunca sabes lo que puede pasar. Nos llegan casos de sobredosis, gente que se ha liado a navajazos en una pelea, a veces víctimas de violación. Los habituales son niños de la calle. Tienen todo tipo de problemas de salud y sufren toda clase de maltratos. Más que por cualquier otra cosa, si sigo allí es por ellos. —Yulia volvió a llenar las copas.











Su top plateado refulgía con brillos metálicos sobre su piel blanca—. Las ambulancias se pasan toda la noche entrando y saliendo, y se llevan los casos más graves a los hospitales de la ciudad. Y también está ahí la policía, claro, buscando drogadictos y criminales.

Lena se detuvo, pensando en los chavales que veía regularmente, algunos de no más de doce o trece años. Al principio no se fiaban de ella, se mostraban hostiles y no querían colaborar. Pero con el paso del tiempo empezaron a abrirse a ella y a responderle con sonrisas confiadas y afectuosas, que revelaban la inocencia que les quedaba, y se ganaron su corazón. Algunos iban al centro las noches que trabajaba sólo por charlar con ella. En el centro había un baño y, cuando se dejaban, los ayudaba a lavarse, hacía unas cuantas llamadas para encontrarles un albergue donde pasar la noche y los aconsejaba sobre el sexo seguro y el consumo de drogas. Muchas veces sus historias, su honradez y su sentido del humor le habían abierto los ojos. Cuando aprendió a mirar más allá de las ideas preconcebidas y supo ver a las personas de verdad, descubrió en ellas una tenacidad y un optimismo extraordinarios. Aprendió que las cosas no son siempre lo que parecen. La alegraba mucho saber que en algunos casos había contribuido a cambiar las cosas. Hacía algunas semanas había conseguido, con la ayuda de una asistenta social que conocía, encontrarle una buena familia de acogida a una niña de doce años que se había escapado de casa y que estaba desesperada por tener una familia estable.







—No creo que pudiera soportarlo más de una vez por semana, pero hasta cierto punto me gusta el trabajo que hago. —Lena sonrió—. Marie también ayuda a que sea un poco más divertido.



Yulia asintió y después se quedó con la mirada fija en algún punto indeterminado del local, mientras se retorcía



lentamente uno de los pendientes de oro. La luz de los candelabros de la pared arrojaba un suave resplandor sobre su rostro. Su mandíbula firme, sus altos pómulos y sus largas pestañas estaban definidas, medio en luz, medio en sombras. Era todo un misterio. ¿Por qué encontraría aquella cualidad tan tentadora?, se preguntó Lena. Las palabras que no se decían, las miradas perdidas en lugares lejanos y desconocidos, la insinuación de un secreto que descubrir: esas cosas siempre la fascinaban. Apartando la vista, se acabó el vino de un trago. Ese era el peligro: justo lo que trataba de evitar era lo que más la atraía.



Yulia se volvió hacia ella con una sonrisa.



—Bueno, cuéntame eso de que tienes una casa en el campo. Suena genial.



—Era la casa de mis padres. Los dos murieron hace cuatro años, así que la casa pasó a mi hermano Dimitri y a mí. El vive en Singapur, por lo que nunca la usa. Antes era una granja, una hacienda enorme donde criaban ovejas, pero la dividieron años antes de que mis padres la compraran. Ahora la casa tiene veinticinco acres y linda con un parque natural. Está a una hora y media al norte de Melbourne. —Sonrió—. A ti te interesa la arquitectura: seguro que te gustaría. Tiene ciento veinte años y mis padres la restauraron.



Yulia la miró con ojos soñadores.



—¿Tejado de chapa y verandas alrededor? —Lena asintió—. La casa de mis tíos es como ésa. Antes las construían así. Cuando era pequeña iba a pasar las vacaciones con ellos.



Yulia se quedó con la mirada fija en el fondo de la copa mientras la hacía girar sobre la mesa.



—Me encantaba estar allí —murmuró.



Permaneció en silencio unos instantes, sumida en sus pensamientos. Entonces alzó la vista con ánimo.





 





—Debe de ser difícil mantenerla en condiciones viviendo en la ciudad. ¿Cómo te las arreglabas cuando vivías en Sydney?



—Tengo un acuerdo con una mujer que vive en la ciudad de al lado. Va de vez en cuando a limpiar, lavar y planchar las sábanas, las toallas y eso. Y la pareja que vive en la finca de al lado lleva sus caballos a la mía y así la hierba no crece demasiado. Me dejan montar de vez en cuando y a mí me encanta. Tengo unas cuantas sillas de montar en el garaje.



Yulia asintió, sin perderse palabra.



—Marie y Louise vendrán a pasar este fin de semana no, el otro. ¿Por qué no vienes tú también?



Yulia se mostró encantada.



—Sería fantástico. Gracias.



El camarero vino y retiró los platos de la mesa.



—¿Quieres postre? —preguntó Yulia—. Tienen un pudín de melaza con natillas supe pegajoso, que está para chuparse los dedos.



Lena soltó una risita.



—De acuerdo. ¿Otra vez comida casera?



—Sí, está casi tan bueno como el de mi tía Olga.



El camarero anotó los postres y el café.



—¿En vacaciones ibais toda la familia a casa de tu tía?



Yulia negó con la cabeza.



—Sólo éramos mi padre y yo, y él nunca iba. Casi no estaba en casa. Trabajaba en el extranjero, sobre todo en Indonesia. Era ingeniero: diseñaba diques, puentes y cosas así. Normalmente la niñera de turno me subía al tren en Melbourne y me recogía después. —Rió entre dientes—. Tuve muchas niñeras. Era una niña mala. No podían conmigo.



—¿Y tu madre?



La expresión de Yulia se ensombreció de repente. Desvió la mirada y se mordió el labio. Lena contuvo el aliento. Sin querer, había arañado la superficie de la máscara perfecta de Yulia y había dejado al descubierto un punto vulnerable. Flaqueó.



Yulia compuso una mueca de indiferencia.



—Se marchó cuando tenía cinco años. No he vuelto a verla desde entonces.



—¿Sabes por qué? ¿Qué le pasó?



Yulia se encogió de hombros.



—Cuando era pequeña, Olga me decía que había tenido que irse, que quería estar conmigo pero que no podía. Me decía que mi madre me quería y todo eso, pero, claro, eso es lo que se le dice a una niña. Yo nunca me lo creí. No me acuerdo mucho de ella, pero tengo la fuerte sensación de que estábamos muy unidas. Igualmente, por aquel entonces estaba convencida de que había dejado de quererme y punto. —Sonrió—. Durante mucho tiempo tuve miedo de que Olga hiciera lo mismo.



A Lena se le hizo un nudo en la garganta. Odiaba ser tan sentimental. Yulia hablaba de algo que había pasado hacía treinta años y que al parecer no la preocupaba demasiado. Lena tampoco debería preocuparse, pero tener un corazón tan sensible la metía en líos con demasiada frecuencia.



—Cuando fui un poco más mayor, imaginé que habría tenido una aventura con algún tipo y se habría fugado con él. Es probable: mi padre casi nunca estaba en casa y dormían en habitaciones separadas. Quizá tuvo un montón de aventuras, no sé.



Miró a Lena directamente. Sus bellos ojos eran cautivadores y la compostura de Lena se tambaleó.



—Es curioso que la menciones —continuó Yulia—. Ultimamente he pensado mucho en todo aquello. Tengo pesadillas desde que me enteré de que mi padre había sufrido una embolia y de que está en una residencia. —Volvió a encogerse de hombros, indolente—. Dios sabrá por qué. Desde que tenía doce o trece años me ha importado un pimiento lo que hubiera sido de mi madre.



Lena observó a Yulia mientras echaba el azúcar en el café y lo removía. Su expresión era imperturbable, pero su actitud despreocupada había cambiado un poco. Se la veía tensa. Los ojos de Lena recorrieron los hombros fuertes y rectos de Yulia, los músculos de sus brazos claramente definidos. Como Yulia tenía la mirada baja, fija en la taza, no podía verle los ojos. Parecía fuerte y frágil al mismo tiempo. Una combinación irresistible. El pulso de Lena se aceleró, el deseo afloró. ¡Dios! No quería que pasara eso. Las tersas mejillas de Yulia se tensaron bajo la piel y, de repente, toda la entereza de Lena se fue al traste.



Lena desvió la vista y paseó la mirada por el café, para distraer su atención. Se apoyó en el respaldo de la silla y se recogió el pelo de los hombros en un gesto casual, para dejarlo caer de nuevo a su espalda. El bar estaba abarrotado y las conversaciones y las risas luchaban por imponerse sobre la música. Un grupo de travestís con vestidos de lúrex se contonearon hasta la barra haciendo equilibrios sobre unos taconazos peligrosamente altos; los hombres se pavoneaban y flirteaban unos con otros; dos mujeres se fundieron en un abrazo apasionado. Tenía que controlar sus sentimientos por Yulia, se dijo, o se metería en un lío. El volumen de la música subió: de Madonna se pasó a los Blue Boys.



—Un sitio agradable, ¿no te parece? —dijo Yulia.



Lena sonrió mientras removía el café.



—Sí, me gusta.



Yulia le preguntó sobre cómo andaba el ambiente en Sydney, ya que hacía tiempo que no iba por allí, y mientras se acababan el café conversaron sobre temas más alegres.





 





Una media hora después decidieron marcharse y Yulia insistió en llevar a Lena hasta su coche, que seguía aparcado en la clínica.



No hablaron mucho durante el corto trayecto en coche. Yulia no parecía incómoda con los silencios, pero Lena podía sentir cómo crecía la tensión sexual entre las dos. La capota estaba echada y el áspero olor a cuero de la ropa de Yulia se mezclaba con su perfume almizcleño y seductor, y se concentraba en el aire. Conducía con rapidez y seguridad. Al cambiar de marcha, doblaba las esquinas con movimientos cortos y fluidos, y el roce del cuero se oía como si fuera un susurro.



Yulia metió el coche en el aparcamiento y estacionó junto al BMW de Lena. Estaba oscuro, salvo por una luz mortecina que iluminaba la otra punta del parking. El motor emitió un suave ronroneo y Yulia se volvió hacia Lena. El corazón de ésta se aceleró un poco cuando los ojos de Yulia se detuvieron en su boca. Lena le sonrió amistosamente.



—Gracias por traerme —dijo sin alterar la voz.



Abrió la puerta y bajó del coche. Yulia también salió y permaneció de pie a su lado mientras abría el suyo.



—Te llamaré para lo del fin de semana en el campo —le dijo Yulia.



Lena se preguntó si había sido inteligente invitar a Yulia. Iba a ser difícil que fueran sólo amigas.



—Claro que sí. Lo pasaremos bien.



Entonces, Yulia la cogió del brazo con delicadeza y la besó en la mejilla. Lena sintió una descarga inesperada que la hizo estremecer. Yulia esbozó una leve sonrisa. Su boca estaba tan cerca que resultaba tentadora. Lena se había quedado paralizada, indefensa. ¿Yulia iba a besarla en la boca? Su mente gritaba «no», pero su cuerpo suspiraba por ello. ¿Por qué no se habría metido en el coche sin



más? ¿Por qué seguía allí de pie? Cerró los ojos un momento y Yulia la besó en el cuello. Lena sintió el suave cosquilleo de su lengua y emitió un débil gemido.



—Buenas noches —musitó Yulia.



Lena tragó saliva.



—Buenas noches y gracias otra vez.



Y se marchó, dejando a Yulia de pie, entre las sombras, al lado de su coche.





Pronto mas capítulos Wink
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Vie Feb 27, 2015 8:50 pm

Capítulo cinco







Presa del pánico, Yulia caminó tanteando las paredes lisas del cuarto oscuro. Tenía que haber una salida. De repente la habitación se llenó de una luz blanca incandescente.

Yulia se sobresaltó y su corazón latió con fuerza. Un relámpago congeló la habitación con su luz espectral. Los truenos retumbaban a lo lejos, se arrastraban hacia la casa y restallaban en su ventana con un estruendo ensordecedor. El frío ya estaba ahí de nuevo. Se levantó de la cama y permaneció de pie junto a la ventana abierta. Un soplo de aire fresco recorrió la habitación y templó su cuerpo. Una cortina de agua plateada caía a la luz de las farolas y redoblaba contra las aceras estrepitosamente. Aspiró el aroma acre y vivificante de la lluvia mezclado con el polvo

del cemento. El reloj de la mesilla marcaba las tres de la madrugada.

Yulia fue a la cocina, llenó un vaso de agua fría y volvió a la cama. Apiló las almohadas a su espalda y se sentó a beber el agua tranquilamente, mientras la temperatura de la habitación iba refrescando. Al llegar a casa después de cenar con Lena se sentía inquieta y no podía dejar de pensar en ella. Le costó un buen rato dormirse. Imaginaba una y otra vez el rostro de Lena después de besarle el cuello. Tenía los ojos cerrados, los apetecibles labios entreabiertos. Embriagada por el aroma de su piel y por su seductor perfume, había tenido que echar mano de toda su fuerza de voluntad para no abrazarla y besarla en la boca. Habría jurado que Lena deseaba que la besara: por el temblor de su cuerpo, por aquel gemido débil tan lleno de deseo. Pero, a diferencia de otras mujeres por las que Yulia se había interesado, la reserva de Lena había hecho que fuera con cuidado. Lena enseguida había recuperado la compostura y su sonrisa al marcharse con el coche era sólo de cortesía.

Estaba claro que Lena se sentía atraída por ella, pero quizá no lo suficiente como para querer hacer algo al respecto. Por lo menos, todavía no. Yulia sonrió. Había conocido a mujeres que se hubieran muerto de placer si las hubiera arrastrado a sus brazos y las hubiera poseído en un aparcamiento oscuro una noche tórrida. Pero probablemente Lena no era de ésas. Se estremeció al imaginarla con una fulminante mirada de desaprobación, de haber intentado algo parecido. Suspiró. Tendría que esperar a que Lena moviera ficha. ¡Por Dios! Yulia no podía creer lo que estaba diciendo. ¿Esperar a que una mujer se interesara por ella? ¡Sería la primera vez! Sin embargo, nunca se había sentido tan intrigada por una mujer, ni tan interesada por nadie. Y tenía el poderoso presentimiento de que con Lena la espera valdría la pena.





 

Yulia se acabó el agua y dejó el vaso en la mesilla. Las tres y media. Se tumbó boca abajo, de cara a la ventana, y escuchó el sonido de la lluvia. Con suerte, la pesadilla no volvería a despertarla. Deseó poder encerrar el pasado en aquel cuarto oscuro y tirar la llave otros veinticinco años. Pero no caería esa breva. Sus recuerdos habían cobrado vida propia, estaban fuera de control y tenía que admitir que habían despertado su curiosidad, dormida desde hacía tiempo.

Un nuevo relámpago iluminó la habitación. En la pared de enfrente de la cama había un antiguo armario japonés escalonado que llegaba casi hasta el techo. Tras haber sobrevivido durante dos siglos guardando innumerables secretos en sus profundos cajones de madera barnizada, permanecía impávido ante los truenos, los relámpagos y las pesadillas infantiles. A la luz espectral de los relámpagos, se veía real, sólido y tranquilizador.

Al parecer, la única manera de recuperar la paz de espíritu era solucionando el misterio de la marcha de su madre. Tendría que hallar respuestas a preguntas que no había querido hacer, que había temido hacer durante toda su vida. Yulia cerró los ojos y se dejó llevar por los recuerdos de aquella terrible noche.

La lámpara de la mesilla de noche iluminaba sus tarjetas de cumpleaños, puestas en fila sobre el mármol negro de la repisa de la chimenea. El número 5 estaba impreso en papel satinado de brillantes colores. Había globos de colores atados en cada rincón de su habitación. Abajo, sus padres discutían a gritos. Yulia se hizo un ovillo en la cama, temblando de miedo. De repente su madre entró en la habitación susurrándole palabras de consuelo, la sacó de la cama con cuidado, la envolvió en una manta y la abrazó con fuerza. Yulia le echó los bracitos al cuello y se apretó contra ella, aliviada de sentirse a salvo. Entonces, oyeron los gritos de su padre mientras subía la escalera a grandes zancadas. Irrumpió en la habitación y arrancó a Yulia de brazos de su madre. Yulia pataleó y chilló, su madre lloraba y le gritaba, pero no pudieron hacer nada. Sacó a su madre de la habitación a rastras, echó a Yulia encima de la cama sin miramientos y salió dando un portazo.

Los gritos continuaron un rato más y después se oyó otro portazo. Por el sonido, había sido la puerta delantera. Después reinó un silencio terrible, peor aún que los gritos. Temblando, Yulia se arrastró fuera de la habitación y se quedó en el rellano, espiando el recibidor asomada a la barandilla. Su padre estaba de pie frente a la puerta cerrada. De pronto, dio media vuelta, se metió en su despacho y cerró la puerta. Demasiado asustada como para atreverse a bajar, Yulia esperó. A sabiendas de que su madre se había marchado, se quedó vigilando la puerta delantera hasta que la venció el cansancio y se quedó dormida.



Apenas había luz cuando se despertó, helada y entumecida, acurrucada en la moqueta con el brazo estirado entre los barrotes cincelados de la barandilla. Por debajo de la puerta del despacho se veía luz. La casa seguía en silencio, exceptuando el canto de los pájaros que despertaban sobre las ramas de los árboles y el sonoro tic-tac del reloj del abuelo en el vestíbulo.

Yulia se sorprendió al notar lágrimas en sus ojos. Se preguntaba qué iba a ganar pasando otra vez por todo aquello. Los truenos se habían alejado, la lluvia amainaba. Yulia se dio la vuelta y esperó a que llegara el sueño.



El domingo siguiente por la tarde hacía calor y brillaba el sol. Marie iba a venir a comer. Louise no podía, ya que era enfermera y tenía guardia ese día. Lena estaba haciendo un sufflé de queso. De pie ante los fogones, iba echando poco a poco la leche en una cacerola con harina y mantequilla, y removía la mezcla a medida que espesaba a fuego lento. Una de sus piezas musicales favoritas, el tercer movimiento de La Tempestad de Beethoven sonaba en el reproductor de CD. Tras haber pensado mucho en Yulia desde la cena del miércoles, tenía curiosidad por lo que le diría Marie. En los dos últimos días habían tenido mucho trabajo en la clínica y casi no habían podido hablar.

Añadió el queso rallado y removió hasta llevarlo a ebullición. Al imaginar la sonrisa sexy de Yulia y su cabello despeinado, se dio cuenta de que era la primera mujer por la que se sentía atraída después de dejarlo con Diane. Durante los últimos meses, Lena había intentado autoconvencerse de que sólo se había enrollado con Diane porque la había conocido en un momento de debilidad. Se habían conocido tres años antes, en un congreso de medicina en Melbourne. En aquella época, Lena aún estaba superando la reciente muerte de sus ancianos padres, que habían fallecido con meses de diferencia. La encantadora y seductora Diane apareció en el momento justo y le ofreció su amor y su dedicación. Lena se enamoró de ella, aunque en el fondo de su corazón albergaba algunas dudas. Diane prodigaba su sonrisa provocativa a placer con cualquier mujer que la mirara dos veces, y muchas lo hacían. Pero Diane estaba sinceramente interesada por ella y tenía grandes planes de futuro para las dos. Se mudaron a Sydney, donde Diane trabajaba como psicóloga. Lena tenía ganas de empezar de nuevo en otra parte y no le costó encontrar un puesto de médico de cabecera en una consulta privada.



Lena retiró la mezcla del fuego y añadió las yemas de huevo, los condimentos y la cebolleta picada. Incorporó las claras de huevo batidas, echó la mezcla en el molde del suflé y lo metió en el horno. Marie no tardaría en llegar.

 

 

Se sirvió un vaso de Evian y se lo llevó fuera. La cocina tenía cristaleras que daban a una terraza de madera. Se sentó en una silla de mimbre bajo la pérgola, cubierta de parras verdes y exuberantes. Bordeando el pequeño porche había macizos de lavanda y su perfume flotaba en el aire junto con las abejas que zumbaban a su alrededor. Los pájaros cantaban desde el árbol de nectarinas y revoloteaban entre las nudosas ramas cuajadas de fruta. Las hortensias se inclinaban por el peso de las enormes flores rosas, malvas y azules.

Después de comprar una casa, Lena empezó a enterarse de las numerosas relaciones anteriores y de las infidelidades de Diane. Esta, muy hábil a la hora de manipular los sentimientos de los demás, le aseguró que todo aquello era cosa del pasado. Pero Diane no podía resistirse a la atención que le prestaban otras mujeres y al cabo de dos años tuvo su primera aventura. Lena quedó destrozada. Diane le suplicó perdón, alegando una miríada de pretextos psicoanalíticos: su infancia traumática, lo insegura que era por culpa de eso. Lena había acabado sintiéndolo por Diane más que por ella misma.

Lena se enfadó consigo misma por ser demasiado blanda. Y también estúpida. Bebió un sorbo de agua mientras escuchaba música. Un año después, Diane tuvo otra aventura y esta vez Lena se fue. Suspiró. No había hecho caso de su instinto respecto a Diane y, aunque en parte podía echar la culpa de su falta de juicio a que en aquella época pasaba por un mal momento, lo cierto era que se enamoraba de mujeres como Diane porque la excitaban. Las salvajes. Las complicadas y enigmáticas. Como Yulia.

Llamaron al timbre. Marie había llegado.

Mientras Marie iba a la nevera para sacar algo de beber para las dos, Lena removió la ensalada.

Marie le pasó una botella de Heineken.

 



—Entonces, ¿Yulia te enseñó algún apartamento que te gustara?

—Me gustaron todos. Tenías razón. Sabe lo que hace.

Marie dio un sorbo de cerveza.

—Parecías muy impresionada por ella el sábado por la noche. Y diría que ella no te quitó los ojos de encima en toda la cena. —Sacudió la cabeza con incredulidad—. Louise y yo no dábamos crédito. Nunca la habíamos visto mirar a nadie como te miraba a ti.

Lena cortó unas cuantas rebanadas de pan crujiente y las puso en una cesta.

—Venga ya. Seguro que siempre es así.

Recordó cómo Diane flirteaba siempre con la gente nueva. Sorprendentemente, al principio Lena no le había dado importancia. Sonrió para sus adentros: incluso se había sentido orgullosa del encanto incontenible de Diane.

—No, no lo es. En las fiestas siempre he visto que otras mujeres le entraban. —Marie sacó un cigarrillo del paquete que Lena tenía sobre el aparador y se lo llevó a la boca—. Yul responde si está interesada, ya me entiendes. Pero nunca la he visto dar el primer paso. —Soltó una risilla ahogada—. Dasha opina que Yul no tiene que hacer nada, que su atractivo natural le hace todo el trabajo.

—Entonces es verdad lo que dijo Sue sobre lo de que ha tenido un montón de amantes.

Marie sacó una silla y se sentó a la mesa. Dio una calada al cigarrillo apagado, con gesto distraído.

—Sólo hasta cierto punto. No es tanto que haya tenido muchas como que le duran poco. No la ves con nadie durante meses y de repente se te presenta con una chica preciosa de la que nadie ha oído hablar. A la mayoría las conoce por el trabajo. Y después, al cabo de un tiempo, desaparecen. Normalmente son mujeres que ya tienen otras relaciones y sólo quieren echar una cana al aire. Yul siempre

ha dicho que le gusta que las cosas no se compliquen, sin ataduras y tal.

Lena se apoyó en la encimera y se cruzó de brazos.

—Menuda sorpresa.

Marie sonrió ampliamente.

—Sí, bueno, tú eres la experta en mujeres tipo Yulia.

Sí, pensó Lena con amargura. Claramente, Yulia era un espíritu libre, como Diane. Marie la miró con suspicacia.

—Te gusta, ¿verdad? Lo veo.

Lena se encogió de hombros.

—Me parece atractiva. ¿A quién no? Pero, incluso en el caso de que Yulia estuviera interesada por mí, no tengo ninguna intención de empezar una aventura con nadie sabiendo que no durará ni cinco minutos. Espero que podamos ser amigas.

Debería haber sido sólo amiga de Diane, en lugar de liarse con ella, pensó. Diane era inteligente, divertida, y en esencia tenía buen corazón. Sólo era un caso perdido en cuestión de relaciones. Y Lena, incapaz de separar amor y deseo, no servía para relaciones sin ataduras. Una mirada apasionada o una sonrisa insinuante bastaban para que le temblaran las rodillas; siempre se involucraba emocionalmente. Colocó los cubiertos y las servilletas en la mesa.

—La próxima mujer que entre en mi vida será una persona estable, cariñosa, en quien pueda confiar y que no me engañe.

Marie rió.

—¡No me fastidies! No te has enamorado de una mujer así en la vida.

Lena sacó el suflé del horno. No culpaba a Marie por encontrarlo divertido.

—Ultimas noticias: he cambiado.

Llevó la ensalada, el pan y el suflé a la mesa. Marie dio un trago de cerveza.

—Lo que tú digas —rió entre dientes—. Dios, recuerdo cuando te conocí en la Facultad de Medicina. Salías con aquella motera. ¿Cómo se llamaba?

Lena sonrió, recordándola con cariño.

—Sage. Pero creo que se lo inventó.

Sirvió el suflé.

—Estaba como una puta cabra. Nunca olvidaré el día en que el decano estaba pronunciando un discurso en el auditorio. Debía de haber unos ochocientos alumnos, tutores y profesores. No me acuerdo de qué iba, pero de repente la puerta principal se abrió de par en par y Sage irrumpió montada en su Harley, rugiendo pasillo abajo, hasta que dio un frenazo enfrente de la tarima del decano.

Lena soltó una carcajada. En aquella época, el comportamiento irreverente y alocado de Sage le había parecido emocionante y adorable. Probablemente, Sage fuera la responsable de su atracción continuada por las chicas malas.

—Creí que al pobre desgraciado le iba a dar algo —continuó Marie—. Y ella allí montada, dándole al acelerador, con unos pantalones de cuero ajustados y una especie de top de cuero cortísimo.

—Un corpiño, en realidad. Con tachones.

—Gritándole por encima del ruido del motor, acusándolo de homófobo sexista y fascista, entre otras cosas.

Lena sonrió abiertamente.

—Y lo era.

—Entonces se giró y te gritó: «Sube, nena». Te levantaste y recorriste el pasillo tranquilamente, te montaste en la parte trasera de la moto y ¡salisteis quemando ruedas!

Las dos se echaron a reír. Lena recordó el largo cabello oscuro de Sage, sus chispeantes ojos verdes, siempre alegres, y su modo de andar, como si el mundo le perteneciera. Pero también era dulce y cariñosa. Tras el incidente del auditorio, había dejado la carrera de Derecho de la noche a la mañana y se había marchado en moto para atravesar la llanura de Nullabor hacia el oeste de Australia. Lena se quedó con el corazón destrozado.

—Sí, tuve bastantes problemas por aquello —murmuró.

—Entonces, ¿qué es lo que te pasa con las mujeres como SageP

Lena rió.

—¡No seas tan dura! ¡Tenía sólo veintiún años! Era mi primera novia seria. Estaba enamorada.

—Ella también tenía sólo veintiún años. Si la conocieras ahora a los treinta y dos, ¿crees que habría cambiado mucho?

Lena se encogió de hombros. Los ojos castaños de Marie relucieron.

—Podría haberse hecho psicóloga. —Sonrió, burlona—. O agente inmobiliaria.

Lena puso los ojos en blanco y recogió los platos para llevarlos al fregadero. Marie la conocía demasiado bien. Y había confirmado sus sospechas respecto a Yulia. Pero lo que Marie no sabía era que Lena no había sentido nunca una atracción tan poderosa e instantánea por nadie. Yulia era la mujer más sexy que había conocido. Si intentaba llevar las cosas más lejos y Lena se dejaba llevar por el deseo, se enamoraría de Yulia locamente.

Mientras Lena ponía la cafetera al fuego, Marie se reclinó en la silla, pensativa, con el cigarrillo colgando de la comisura de los labios.

—Ese tipo de chicas son lo opuesto a ti, que eres una persona seria y responsable. Les importa todo una mierda. Creo que lo que te pone es esa temeridad.

—¿Sabes qué? —dijo Lena con una sonrisa—. He vivido con la señora Psicoanálisis durante tres años, así que puedes ahorrarte la charla. Gracias de todas formas. —Echó el café.







 

Con la esperanza de que su voz sonara como quien no quiere la cosa, añadió—: Por cierto, he invitado a Yulia a venir con nosotras al campo el fin de semana que viene.

Marie alzó las manos, dejándola por imposible.

—Muy amable por tu parte. Seguro que Yul y tú os hacéis superamiguitas.

Sonrió con sorna, con el cigarrillo apretado entre los dientes. Lena soltó una risita ahogada.

—Seguro que sí.

Puso la cafetera y las tazas en una bandeja.

—Va, vamos a tomarnos el café en la terraza.

Y hablando de esto y aquello, pasaron allí la tarde.







Nos vemos la próxima semana Wink
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Mar 04, 2015 11:27 pm

Capítulo seis






El sábado siguiente por la tarde, Yulia cogió la autopista en dirección norte. Era un típico día de febrero, caluroso y radiante. Iba vestida solamente con un sujetador de bikini rojo, sin tirantes, y con unos cómodos vaqueros usados, y disfrutaba de la caricia del sol y de la brisa cálida sobre la piel. A una hora de Melbourne, la señal de radio de la emisora de la ciudad empezaba a debilitarse y sonaba a trompicones. Apagó la radio y puso su CD de Muddy Waters favorito. Tenía que hacer aquello más a menudo, pensó. El Mustang estaba en su ambiente: fuera de la ciudad, libre en la carretera. El coche era como una extensión de su propio cuerpo y se deslizaba suavemente como si flotara en el aire. Quizá con un poco de suerte, si las cosas marchaban con Lena, en el futuro haría ese viaje más a menudo. Aparte de una breve llamada telefónica para confirmar los detalles del fin de semana, no había hablado con Lena en los últimos diez días. Durante ese tiempo, se había planteado llamarla otra vez para invitarla a cenar, pero se recordó a sí misma que tenía que ir con calma. El fin de semana sería un buen comienzo.



Yulia se arrellanó en el asiento y subió el volumen de la música. A lado y lado de la carretera, los campos de cultivo se extendían hasta el horizonte y se distinguían numerosas balas de heno dorado desperdigadas sobre la hierba, amarilla y corta. Las acequias centelleaban con el sol. El paisaje le recordaba a su tía Olga y la granja que tanto había querido. La casa de Olga y Vladimir estaba sólo a media hora al oeste de la de Lena. Tendría que hacer un esfuerzo y pasar a visitarlos pronto, pensó. Hablaba por teléfono con Olga unas cuantas veces al año y normalmente se veían en Navidad, pero no era suficiente. Se merecían más que eso. Olga y Vladimir habían sido como unos padres para ella. Eran personas maravillosas y, aparte de Adrián, su único hijo —un año menor que Yulia—, con quien había pasado muchísimo tiempo de niños, eran las únicas personas a las que había querido y en las que había confiado durante su infancia y adolescencia. Con el paso de los años, Yulia había dejado que su relación se enfriara. De algún modo, había sido más fácil distanciarse de todo y de todos los que formaban parte de su pasado y concentrarse únicamente en la nueva vida que se habría creado.



El coche pasó rápidamente junto a rebaños de ovejas y vacas aparentemente inmóviles, con las cabezas inclinadas sobre el heno y las acequias. Yulia se acordó de la granja de juguete que le regalaron a Adrián unas Navidades. Yulia y él montaron las vallas blancas de plástico, las insertaron en la base verde y colocaron los edificios y los

animalitos en su lugar. Seguramente Vladimir esperaba despertar el interés de Adrián por la ganadería, pensó Yulia con una sonrisa. Pero a Adrián, gay como él solo desde bien pequeñito, le interesaba más el diseño de moda. Vivía en Sydney, pero Yulia y él estaban muy unidos y seguían en contacto.



Yulia salió de la autopista y tomó una carretera secundaria. Para llegar a la finca de Lena, tenía que atravesar una pequeña ciudad y después el bosque. Se estremeció sólo con pensar en volver a verla. Quizás ese fin de semana Lena haría el movimiento que Yulia esperaba. Ahora bien, estaba un poco preocupada, porque estaba obsesionándose con ella. ¿Por qué no había llamado a Tina? Tenía su tarjeta en la cartera y con ella no tendría que estar comiéndose la cabeza sobre cómo se sentía o qué era lo que quería. Con Tina no habría misterio. Yulia suspiró: el caso es que Lena era una diosa. Nadie le llegaba ni a la suela del zapato.



Eran casi las seis cuando Yulia llegó a la finca de Lena. Tras cerrar la verja a su espalda, avanzó despacio con el coche por el largo camino de grava. A medida que se abría camino entre los árboles, distinguió el resplandor plateado de un tejado de chapa en la distancia. Unas cuantas cacatúas rosas de plumas brillantes pasaron por delante del coche como una exhalación y ocuparon las ramas de un eucalipto sin dejar de chillar. Una bandada de cacatúas blancas, que ya estaban en el árbol, levantaron los penachos amarillos con indignación y protestaron ante aquella invasión. De los Callistemon llorones pendían limpiatubos rojos con puntas doradas. Yulia aspiró el aroma de los eucaliptos.

Al frente, algo se movió entre los árboles. Lena apareció de improviso a lomos de un caballo y trotó hacia ella. Al cabalgar, los cascos del caballo levantaban el polvo entre los tallos de hierba silvestre. Yulia paró el coche y contempló a Lena. El cabello le caía sobre los hombros; llevaba un sujetador de bikini verde esmeralda ínfimo y unos vaqueros cortos deshilachados. Guiaba al caballo con los músculos del estómago en tensión y sus piernas eran firmes y fuertes. El corazón de Yulia se aceleró. La imagen sofisticada y elegante de Lena que conocía se había transformado en una belleza salvaje. No daba crédito a sus ojos.

Lena refrenó el caballo junto al coche y le regaló una de sus arrebatadoras sonrisas.





—Me alegro de verte —dijo, con la respiración agitada.

Su piel blanquecina brillaba de sudor. Los ojos de Yulia recorrieron sus piernas sedosas, aferradas a los flancos del caballo. Durante unos instantes no pudo pensar en otra cosa que no fueran aquellas piernas alrededor de su cintura y la cabeza de Lena echada hacia atrás, en un abandono salvaje y apasionado. Le tembló todo el cuerpo. Pestañeó y tragó saliva.

—Yo también me alegro de verte.

—Te echo una carrera hasta la casa —dijo Lena con una amplia sonrisa.

Con mano experta, volvió grupas y se lanzó al galope entre los árboles.

Un poco más adelante, los árboles clarearon y apareció la casa: una magnífica granja de piedra de estilo clásico se alzaba majestuosa sobre una colina. El ancho camino de grava describía un círculo frente a la casa. La calima relucía sobre el tejado de chapa y las planchas onduladas despedían reflejos entre los jirones de nubes que flotaban en el pálido azul del cielo. El tejado, en forma de V, sobresalía en forma de veranda alrededor del edificio. Las flores de las zarzaparrillas, de un vivo color púrpura, trepaban por los postes blancos de la veranda.

 
 
 

Yulia aparcó a un lado del camino, a la sombra de un eucalipto colorado, y cogió la bolsa de viaje y el vino que había traído para Lena. Marie y Louise estaban sentadas en unas tumbonas a rayas azules y blancas, en la veranda de suelo de piedra. Lena desensilló el caballo y lo soltó. Entonces se unió a ellas.





—¿Te ha costado mucho encontrar el sitio? —preguntó Lena.

Yulia negó con la cabeza, tomó a Lena del brazo y la besó en la mejilla. Su piel tenía un aroma deliciosamente salado y conservaba trazas de aquel perfume suyo tan seductor. Lena la miró directamente a los ojos un momento, como si buscara algo en ellos. Durante un instante fugaz desvió la vista hacia sus labios. Después sonrió.

—Estarás muerta de sed. Vamos adentro.

Yulia besó a Marie y a Louise.

—¿Cómo ha ido el trabajo esta mañana, Yul? —preguntó Marie, mascando un cigarrillo—. ¿Has ganado mucha pasta?

Yulia soltó una carcajada.

—Ojalá. Ha ido bien.

Lena estaba junto a una puerta de malla metálica con el marco de madera labrada y se la aguantaba abierta. Yulia la siguió al interior.

Pasaron a un vestíbulo muy amplio, con tres arcadas esculpidas, que llegaba hasta el corazón de la casa. El suelo de parqué barnizado era castaño oscuro, con un brillo dorado. Yulia admiró el trabajo de metal de los altos techos. Era poco habitual ver techos de aquéllos en tan buen estado. La casa era fresca y se respiraba tranquilidad. Un relajante aroma de madera vieja, muebles antiguos y barniz a la cera de abejas flotaba en el aire.

—Es impresionante —dijo Yulia en voz baja. Le recordaba a la casa de Olga, pero a lo grande.

 

—Mis padres trabajaron mucho en ella —repuso Lena, abriendo las puertas del vestíbulo. .

Había cuatro dormitorios enormes, dos a cada lado de la entrada. Todos tenían puertas acristaladas que daban a las verandas laterales. Había unas chimeneas grandiosas, con repisas de pino barnizadas muy elaboradas, y en las ventanas se balanceaban hermosas cortinas Liberty en tonos pastel, a juego con las colchas de las enormes y antiguas camas de madera. Había dos cuartos de baño renovados, uno a cada lado del vestíbulo, reproducciones perfectas de la época victoriana, con suelos de mosaico y azulejos blancos y negros, relucientes.

—Dios mío, vaya si lo hicieron —dijo Yulia.

Lena la acompañó a uno de los dormitorios.

—Esta es tu habitación.

Yulia la observó mientras abría las puertas acristaladas lacadas de blanco. Estaba tan sexy con aquellos pantaloncitos vaqueros deshilachados que mirarla resultaba casi doloroso. Yulia se preguntó cómo reaccionaría Lena si en ese mismo instante fuera y la estrechara entre sus brazos, si le hundiera la cara en el sedoso cabello, le diera la vuelta y besara aquella boca tan apetitosa. Lena miraba fuera y le daba la espalda; se recogió el cabello con una mano y lo dejó caer por detrás de los hombros como una cascada reluciente. Dios, pensó Yulia, ¿es consciente de lo sexy que está cuando hace eso? Apartando los ojos de Lena, contempló las doradas colinas a través de las cristaleras. Aquí y allá había grupos de eucaliptos azules, cuyas pesadas ramas colgaban inmóviles sin que pasara un soplo de aire. Una sombra que se movía lentamente sobre la hierba amarilla captó su atención. Un águila audaz planeaba en el aire y su silueta negra destacaba contra el cielo. De pronto bajó en picado y desapareció. Lena se volvió con una sonrisa.

—Vamos a la cocina.





 

Al fondo del vestíbulo había una puerta de vidriera que conducía a la otra ala de la casa. A un lado había un comedor con una mesa de nogal antigua y sillas para diez personas; enfrente estaba la sala de estar. Detrás del comedor estaba la cocina. Las paredes estaban forradas de armarios y encimeras de madera oscura. Los electrodomésticos eran blancos y brillantes. En un rincón estaba la cocina original, de hierro colado, encajada en el hueco de la chimenea. Finalmente, en el centro de la estancia, había una vieja mesa de pino muy grande, recién fregada. En conjunto: una cocina acogedora, moderna y con estilo, todo al mismo tiempo.





—Gracias por el vino —dijo Lena mientras lo metía en la nevera—. Seguro que nos lo acabamos esta noche.



Encima de la mesa había un jarrón redondo con ramitas de eucaliptos. Algunas hojas eran oscuras y brillantes, otras eran pálidas y aterciopeladas, y las flores rojas, rosas y blancas rezumaban gotitas de un néctar dulzón. Como hechizada, Yulia siguió con la vista a una pequeña abeja que revoloteaba sobre las flores, emitiendo un zumbido casi inaudible. Un reloj de pared antiguo sonaba solemne. Olga tenía una mesa como aquélla y su cocina tenía un aire hogareño similar. Por un momento, Yulia se dejó llevar por los recuerdos y su mente retrocedió veinticinco años.



Tenía nueve años y estaba sentada en la mesa de la cocina de Olga, rebanando un bol de masa de pastel con una cuchara de madera. Olía a pasteles horneándose. Olga estaba removiendo algo en los fogones y Adrián, sentado al lado de Yulia, dibujaba en unas grandes hojas de papel de estraza. Olga se secó las manos en el delantal y pasó una página del libro que tenía en la encimera, apoyado contra el tarro de azúcar. Estaba leyendo un poema sobre un niño que un día se fue a montar a caballo por el bosque, se perdió y nunca regresó. Su madre esperó su regreso en la puerta de la granja, pero el lector sabía que el niño había muerto. Durante días, su madre lloró por él y lo buscó por todas partes, pero el bosque no se lo devolvió: las campanillas silvestres cubrieron su cuerpo y nunca fue encontrado. A Yulia le encantaba aquel poema. Se imaginaba a su madre buscándola y llorando por ella, y pedía que se lo leyeran una y otra vez, aunque ya se lo sabía de memoria. Las palabras se le habían quedado en la cabeza y su cuerpo vibraba al ritmo que marcaban los versos.







—¿Qué te apetece? —preguntó Lena, con la puerta de la nevera abierta.



Azorada, Yulia sintió que los cálidos ojos verde-grises de Lena la desnudaban al pasar fugazmente sobre sus pechos y estuvo a punto de responder sinceramente. Le apetecía llevarla a una de aquellas bonitas habitaciones, cerrar la puerta y besar lentamente cada centímetro de su cuerpo, salado y blanco. Puede que aquellos pensamientos se vieran reflejados en su rostro. Lena apartó los ojos y jugueteó con un mechón de pelo que le acariciaba los pechos. Yulia sintió que los sentimientos de Lena hacia ella no habían cambiado. La tensión sexual entre las dos crecía, aunque ambas hacían todo lo educadamente posible por ignorarla. Yulia esbozó una sonrisa.



—Una cerveza estaría bien, gracias.

Lena le dio una Heineken, se cogió otra para ella y salieron a reunirse con Marie y Louise.

Mientras bebía su cerveza a sorbitos, Yulia contempló las vistas. Todavía hacía calor, pero el sol empezaba a hundirse en el cielo y el calor abrasador del día había remitido.

—Dentro de un rato iré a preparar la cena —murmuró Lena.

 

Bebió un traguito de cerveza. La luz del sol bailoteaba sobre su piel bronceada, tamizada por las hojas de los árboles. Louise se desperezó y suspiró.

—Prepararé el marisco. —Le despeinó el pelo a Marie con un gesto juguetón—. ¿Te encargas de la barbacoa, mi amor?

Marie asintió.

—¿Sabes algo de barbacoas de verdad, Yul? ¿Las que van con leña? —preguntó con cierta aprensión—. Estoy acostumbrada a las de gas.

Yulia soltó una risita.

—Claro. Son las mejores. En la granja hacíamos barbacoas de leña muy a menudo cuando era pequeña. Te echaré una mano.





La conversación continuó, pero Yulia le hizo poco caso. Los loros arco iris revoloteaban entre los árboles y sólo se detenían para chupar el néctar de las flores. A lo lejos, las cucaburras dejaban oír sus risotadas estridentes. En el horizonte se recortaban las colinas forradas de árboles. De niña pasaba mucho tiempo jugando sola en el bosque que rodeaba la granja de Olga. Estuvo a punto de perderse varias veces, igual que el niño del poema. Era fácil extraviarse, ya que el bosque tenía un aire de misterio que despertaba demasiado la curiosidad. Desde lejos parecía espeso e impenetrable, pero al internarse en él dominaban los espacios abiertos entre los árboles: claros enormes bañados por el sol. La maleza te arañaba las rodillas y el aroma a menta de las hojas al pisarlas resultaba embriagador. Parecía inofensivo, como un parque un poco descuidado, hasta que te adentrabas demasiado y tratabas de desandar tus pasos. En todas direcciones era igual. Ningún camino llevaba dentro y ninguno fuera. De improviso, los claros luminosos donde un niño fantaseaba con esconderse, construir una cabaña y vivir solo para siempre se convertían en una trampa. Los árboles eran como postes de una cerca enorme; la maleza, como alambre de espino.

Y no había fronteras definidas, no acababa nunca. Se perdía la perspectiva, te engullía un remolino de aire caliente y seco con sabor a menta. Y después estaba el silencio. Aparte del chillido asustado de algún que otro pájaro, el rumor de las hojas y tu propia respiración, el silencio era aterrador.



—Son las siete y media.



Lena se levantó y estiró los brazos perezosamente. Empezaba a oscurecer y el cielo estaba surcado de franjas rosadas, como si una mano descuidada las trazara con ceras. Con los brazos levantados y la cabeza echada hacia atrás, Lena se agitó el cabello. Yulia tuvo que contenerse para no alargar la mano y tocarlo, cogerlo todo, hundir en él el rostro e inhalar su suave perfume.





—Será mejor que nos pongamos con la cena —añadió Lena.

Louise y ella entraron. Marie se puso en pie.

—Venga, Yul. Vamos a encender la barbacoa.





Era una barbacoa de obra, construida cerca de la casa, junto a un grupo de árboles. No había mucha leña menuda para empezar apilada debajo, así que Yulia envió a Marie a recoger ramitas o cualquier cosa que encontrara. Marie regresó cargada de ramas con hojas verdes recién arrancadas de los árboles y se quedó muy desconcertada cuando Yulia se echó a reír y sacudió la cabeza.





—¿Por qué no vas poniendo la mesa? —dijo Yulia—. Yo me ocupo de esto.

 

Exploró los alrededores, encontró leña seca y al poco consiguió una bonita hoguera.

Pusieron la mesa y las sillas de madera en un extremo de la veranda. Marie colocó los platos blancos, las servilletas, los cubiertos y los vasos, mientras Yulia asaba las gambas y el pollo marinado que había traído Louise. El humo de la barbacoa flotaba en el aire junto con los deliciosos aromas de la comida. Marie le pasó a Yulia otra Heineken bien fría y permanecieron allí de pie, juntas, sin necesidad de mediar palabra, contemplando cómo el sol se hundía lentamente tras las colinas. Los pájaros empezaron a armar escándalo al pelearse por las ramas para pasar la noche. Los grillos y las ranas cantaban a coro.



Alrededor de las ocho y media se sentaron a cenar. En el centro de la mesa encendieron una vela sobre un pie de cristal. Marie sirvió el Beauj oláis francés frío y Louise depositó una fuente de ostras con rodajas de limón sobre un lecho de hielo picado. Lena sacó una cesta de patatas fritas y un bol de ensalada. El cielo se había vuelto rojo y la piel de Lena brillaba al reflejar la luz. Se había dado una ducha, se había perfumado y se había puesto unos pantalones de lino negros y una camisola de raso blanco. Su belleza salvaje había desaparecido: sentada frente a Yulia, con los labios pintados de rosa, volvía a ser la mujer sofisticada y urbana que conocía.



Durante la cena, de vez en cuando Lena buscaba los ojos de Yulia y le sostenía la mirada. El deseo de Yulia se hizo cada vez más y más urgente. Tenía que encontrar un momento para estar a solas con ella, pensó. Tenía que abrazarla. Yulia se bebió el vino de un trago. Tenía que besarla. Al parecer, Lena no iba a dar el primer paso y Yulia se sentía incapaz de seguir jugando al ratón y al gato mucho más tiempo.

Louise apuró su vaso de vino. Con un suspiro de satisfacción, se pasó las manos por el corto cabello rubio.



—¿Diane te ha llamado últimamente, Lena? —preguntó, mientras Marie le llenaba el vaso.

Yulia sintió que un escalofrío le recorría la espalda. ¿Lena seguía en contacto con su ex?

 

—Hace semanas que no, gracias a Dios.



Habían acabado de comer y Lena se reclinó en la silla y encendió un cigarrillo. Marie también cogió uno y lo sostuvo entre los dientes con fuerza, decidida a no encenderlo aunque se muriera de ganas de hacerlo.



—Desde que he vuelto aquí ha dejado de insistir en que nos reconciliemos. —Lena exhaló el humo despacio, con aire pensativo. Al menos, pensó Yulia con alivio, Lena parecía haber perdido el interés por ella—. Pero, hasta que no encuentre a otra que esté ahí cogiéndole la mano día y noche, me llamará cada vez que le pase cualquier cosa.

—Que le coja la mano hasta que le dé por ponerle los cuernos a ella también —apuntó Marie con desdén.

¿Diane le había puesto los cuernos? ¿Cómo se puede mantener una relación seria con alguien, tener la increíble suerte de que esa persona sea Lena y encima ponerle los cuernos? Sin duda alguna, Diane era idiota. Yulia se puso a jugar con su servilleta y la enrolló con una mano hasta formar un churrito.

—Debe sacarte de quicio que te llame.

Lena sonrió.

—Ya no. No mientras llame sólo de vez en cuando. —Se encogió de hombros ligeramente—. Si te mantienes a cierta distancia de ella, Diane es una mujer muy dulce, de verdad.



¿Dulce? ¡Y una mierda!, pensó Yulia. No tenía tiempo para mujeres que hacían falsas promesas, que mentían. Había tenido aventuras con mujeres así, que echaban una cana al aire a espaldas de sus parejas. Les gustaba el riesgo, solían ser divertidas y no se comían la cabeza en el terreno emocional. Por ese lado, sin problemas. Pero tampoco es que Yulia las tuviera en mucha estima.

Marie y Lena recogieron la mesa y Marie volvió con copas y una botella de Armagnac.



 

—Lena está haciendo café —informó.

Rodeó a Louise con el brazo y la besó en la mejilla. El corazón de Yulia dio un vuelco. Por fin, era la oportunidad perfecta para estar un momento a solas con ella.

—Voy a ayudarla —dijo, dirigiéndose rápidamente a la puerta.





Lena puso el último plato en el lavavajillas y lo encendió. Suspiró. Estaba engañándose a sí misma si de verdad creía que Yulia y ella podían ser sólo amigas. Por amor de Dios, cada vez que Yulia le sonreía como lo hacía o la miraba de aquella manera tan provocativa, Lena se sentía estremecer. Puso agua a hervir y echó café en la cafetera. Yulia era una compañía muy agradable, pero invitarla a quedarse había sido un error.

Mientras esperaba a que hirviera el agua, salió a la veranda trasera. La luz de la luna bañaba los prados y las estrellas parecían lentejuelas sobre terciopelo negro. Soplaba una brisa suave. Era demasiado tarde: Yulia ya le importaba demasiado.



Suspiró y recordó a Yulia cuando salió del coche, cogió sus cosas, cerró la puerta con decisión y caminó hacia la casa. Había algo de atrevido en su andar, en la naturalidad con que balanceaba las caderas y echaba los hombros hacia delante. Pisaba el suelo con seguridad, hollando la tierra a cada paso. Se había pasado la mano por el cabello y, tras quitarse las gafas de sol, le había regalado una de sus sonrisas. Yulia lograba que la ropa más sencilla fuera sexy. Los vaqueros, muy gastados a la altura de las rodillas, ceñían sus muslos firmes y el sujetador del bikini apenas le cubría los pechos, pequeños y redondos. Lena la contempló mientras la esperaba y se dio cuenta de que contenía el aliento de puro anhelo,esperando el instante en que Yulia le diera un beso para saludarla.



Las bisagras de la puerta de malla chirriaron y Lena se volvió, sobresaltada. La silueta de Yulia se recortó bajo la luz de la cocina al salir a la veranda.



—Estabas aquí —musitó.

El corazón de Lena se aceleró.

—Estoy esperando a que hierva el agua.



Yulia avanzó y se quedó de pie a su lado. Lena notaba su suave perfume y el calor de su cuerpo.



—Es una casa extraordinaria —dijo Yulia—. Muy tranquila. —Miró al cielo—. Siempre me parece increíble la cantidad de estrellas que se ven en el campo.



Lena empezaba a perder la calma. Allí, a solas con Yulia, bajo las estrellas y envuelta por una agradable brisa, sentía la necesidad súbita y desesperada de abrazarla y besarla.



—Mejor voy a ver cómo va el café —dijo con un hilo de voz.



Se volvió hacia la puerta. Yulia la cogió del brazo.



—Antes de que te vayas, hay algo que quiero hacer.



Lena fue incapaz de oponer resistencia cuando Yulia la rodeó con los brazos, la miró a los ojos un instante y la besó tan apasionadamente que le dio vueltas la cabeza. Una oleada de lujuria recorrió su cuerpo como un fuego abrasador. Con el corazón botándole en el pecho, le devolvió el beso, hambrienta y sorprendida de sí misma. Yulia la estrechó contra su cuerpo y las manos de Lena exploraron la piel firme y satinada de sus hombros y su espalda. Yulia gimió. Apoyó a Lena contra la columna de la veranda, le introdujo el muslo entre las piernas y apretó suavemente su cuerpo contra el suyo. Lena perdió el mundo de vista. Jamás la habían besado así.



La cafetera empezó a sonar en la cocina. Lena volvió a la realidad de golpe y se apartó enseguida. Yulia jadeó, se

llevó los dedos a los labios y miró al suelo. Al parecer también se había dejado llevar. Trastornada, Lena se pasó las manos por el pelo e inspiró profundamente para tratar de serenarse. Yulia levantó la vista hacia ella. A la luz de la luna, sus ojos estaban oscurecidos por la pasión. Avergonzada, Lena murmuró:



—Lo siento.

—No lo sientas —dijo Yulia con voz entrecortada.

Lena se dirigió a la puerta.

—Tengo que... —Gesticuló innecesariamente señalando hacia la cocina—. Ya sabes.

Yulia no despegó los ojos de ella. No dijo nada. Lena se refugió dentro a toda prisa. Marie estaba poniendo las tazas y la cafetera en una bandeja. Levantó la vista hacia Lena cuando entró. Lena evitó su mirada y carraspeó.

—¿Has encontrado la jarra para la leche?

Yulia entraría de un momento a otro y quería parecer ocupada.

—Sí, cariño —dijo Marie, señalando la jarrita llena de leche que había sobre la bandeja.

—Ah, vale.

La puerta se abrió y entró Yulia. Por el rabillo del ojo, Lena vio que Yulia le sonreía a Marie con naturalidad. Entonces Lena cogió un trapo y empezó a secar la encimera, aunque ya estaba limpia.

—Empieza a hacer fresco —comentó Yulia como si nada—. Creo que me pondré una camiseta.

Salió de la estancia y Marie miró a Lena con una sonrisa de oreja a oreja.

—Celebro ver lo pronto que ha florecido la amistad entre vosotras.

—Me dejé llevar, eso es todo.

Marie soltó una risita ahogada.

—No me extraña. La química que hay entre las dos casi se puede tocar. Llevo toda la cena esperando ver saltar chispas de las de verdad.

Lena suspiró y relajó los músculos.

—¡Dios, cómo besa! Me alegro de la interrumpción. Sinceramente, no sé lo lejos que habrían ido las cosas si no.

—¿Y ahora qué?

Lena sacó un paquete de after eight de la nevera y los puso en la compota.

—¡Nada! —sonrió—. De acuerdo, es atractiva. Pero si empiezo algo con ella será un desastre. Tú me conoces. No podría conformarme con un simple rollo como el que Yulia tiene en mente.

Marie cogió la bandeja y fue hacia la veranda.

—Ajá —fue lo único que dijo.



Recuperada la compostura, Lena cogió la compota y la siguió.

Cuando llegaron con el café, Yulia estaba arrellanada tranquilamente en la silla, riéndose de algo con Louise. Para tranquilidad de Lena, se la veía completamente relajada y despreocupada. Lena sirvió el café y Yulia hizo lo propio con el Armagnac, mientras le dedicaba a Lena una sonrisa leve y cariñosa.



Más tarde, Yulia estaba tumbada en la cama mirando al techo. Una hora después del café, más o menos, Marie y Louise se habían ido a la cama. Yulia esperaba que Lena y ella pasaran un poco más de tiempo a solas, pero Lena había recogido las copas y las tazas apresuradamente, las había llevado dentro y le había dado las buenas noches. Aunque Yulia pensaba que había disimulado bien, aquella última hora de charla tras el beso había sido una tortura.

 

En su interior ardía un fuego como no había sentido nunca. Incapaz de hacer desaparecer el deseo, lo máximo que podía hacer era mantener la llama bajo control. Ya daba igual que Lena estuviera preparada para afrontarlo o no: el caso es que entre ellas había algo. Y Yulia sabía que las aventuras no se acaban hasta que se acaban. Al final los fuegos siempre se apagan. Incluso uno tan abrasador como éste se extinguiría, pero sólo cuando todo su potencial erótico hubiera sido explorado y satisfecho.



Cogió el reloj de pulsera de la mesilla de noche. Eran las tres de la mañana. Después de que todas se fueran a la cama, Yulia se quedó en la veranda un rato, escuchando los sonidos de la noche y tratando de calmarse con ayuda de la tranquilidad de los alrededores. Contempló la silueta negra del bosque recortada en el cielo, después la inmensidad estrellada sobre su cabeza. Allí, ante tanta grandeza, trató de reflexionar sobre aquella pasión con un poco de perspectiva. Pero sólo sirvió para hacer más punzantes las sensuales imágenes de los brazos de Lena en torno a ella, acariciándole la espalda. ¡Dios! Aquel beso había sido casi como el sexo. No sólo por la manera en que Lena le devolvió el beso, sino por cómo aceptó su boca. El cuerpo de Lena se había fundido con el suyo mientras sus labios se la bebían entera. La intensidad y la intimidad de aquel momento la habían conmocionado. Primero sintió que le cortaba la respiración una oleada ardiente de lujuria entre las piernas —donde correspondía a la lujuria—, después se extendió por todo su cuerpo como un torrente, golpeándola agudamente en el pecho antes de explotarle en la cabeza.

Al recordarlo, Yulia gimió suavemente en la oscuridad y se estremeció. Ya que darle vueltas a las complejidades del universo no había sido de ayuda, se bebió unas cuantas copas más de Armagnac antes de irse a la cama. Se quedó dormida enseguida y no despertó hasta un par de horas después.

 

Con un suspiro, retiró las sábanas de su cuerpo desnudo. Su piel brillaba bajo los rayos de luna que se colaban por las cristaleras. Tenía las piernas separadas y, con la mano sobre el muslo, se acarició la piel con suavidad. Se notaba ansiosa y sabía que estaba húmeda. «¡Joder! —pensó—. ¿Vas a quedarte aquí tumbada jugando tú sola mientras fantaseas con ella?» Imaginarse a Lena sobre la cama en la habitación de al lado la estaba volviendo loca. «Todavía no estás tan desesperada», se regañó. Se levantó y se puso una camiseta ancha. Como no estaba acostumbrada a correr detrás de una mujer, la idea de conquistar a Lena pasito a paso le resultaba excitante. E imaginar la recompensa una vez conseguida era muy tentador. Estaba segura de que los sentimientos de Lena eran tan poderosos como los suyos. Después de besarse había perdido la compostura por completo. Obviamente, Lena era una mujer muy sexual y no sería capaz de resistir durante mucho tiempo. La cuestión era, pensó Yulia mientras cogía un vaso de agua de la mesilla, por qué Lena tenía que resistirse.

Abrió las puertas acristaladas en silencio y salió al exterior. Se sentó en una silla de teca a beber el agua, contemplando los prados a lo lejos. La atracción mutua solía ser cosa simple y Yulia estaba acostumbrada a las mujeres que iban directas al grano. Una cena, un bar o una discoteca, quizás una película, después sexo, sin problema. El modo de evitarse complicaciones consistía en que las citas fueran esporádicas e irregulares. Al cabo de un tiempo, se iban espaciando hasta finalizar del todo. Las mujeres con las que salía Yulia se regían por las mismas reglas y, llegado el momento de pasar a otra cosa, casi nunca había habido malentendidos. A lo mejor Lena quería ir despacio porque acababa de romper con su novia. No quería volver a liarse. Yulia no comprendía por qué tantas mujeres buscaban comprometerse en una relación. Por lo que había visto,

jugar a las casitas casi siempre acababa en lágrimas. Cuando Lena entendiera que Yulia no tenía esa intención, que no le haría daño, estarían de acuerdo.

Oyó que abrían las puertas acristaladas de la habitación contigua y se volvió para ver salir a Lena. El corazón le dio un vuelco al verla. Vestida con un albornoz corto de ruso, le sonrió y se echó el pelo hacia atrás. Para distraerse y no pensar en que Lena no llevaba nada debajo del albornoz, Yulia le devolvió la sonrisa.



—Te he oído salir —dijo Lena en voz queda—. Yo tampoco podía dormir.

Se apoyó tranquilamente en una de las columnas de la veranda y cruzó los brazos. Al parecer se mantenía a una distancia de seguridad.

Yulia apartó la mirada de ella y se concentró en la figura oscura de un caballo que dormía debajo de un árbol. Antes de esa noche, había fantaseado sobre la reacción de Lena si se dejaba de historias y la abrazaba, que era lo que quería hacer. Ahora, Yulia estaba segura de que, si se acercaba a ella directamente y la abrazaba, Lena volvería a responder apasionadamente. Cuando Yulia la besara emitiría uno de sus leves gemidos, aquel pequeño gruñido que le salía del fondo de la garganta. Sólo con pensar en él, Yulia se estremecía. Pero Lena se contenía. Todavía no estaba segura de a qué jugaba Lena. ¿Y si se besaban y ella volvía a apartarse? Yulia no creía que pudiera soportarlo. Bebió otro sorbo de agua.



—Hace una noche preciosa.

—Creía que a lo mejor te había despertado una de esas pesadillas. ¿Las sigues teniendo?

Yulia se sorprendió de que Lena recordara que había mencionado sus pesadillas de pasada. Sonrió.

—No. Demasiado Armagnac, me parece. Pero sí, aún tengo esa pesadilla —añadió con una amplia sonrisa—. Quizá podría recetarme algo para dormir, doctora.

 

Lena rió.

—No creo que sirviera de mucho.

—No.

Yulia observó el caballo, que había cambiado de sitio y agachaba la cabeza para tomarse un tentempié.

—He decidido investigar un poco. Tantas preguntas en la cabeza me atacan los nervios. Al parecer necesito respuestas.

—¿Tu tía Olga no sabe la historia?

—Sí, pero prefiero no molestarla con eso. Además, sé que cuando era pequeña estaba en contacto con mi madre. Es difícil, pero quizá todavía lo esté y no me gustaría nada que mi madre se enterara de que de repente me interesa.

—¿Qué es lo que sabes de ella?

—Se llamaba Larissa Volkova. Nació aquí, pero sus padres eran inmigrantes rusos.

—Eso explica tu belleza.

Lena sonreía. Yulia sintió un cosquilleo de placer por el cumplido. Por desgracia, parecía que Lena no pretendía flirtear, ya que apartó la mirada y se metió las manos en los bolsillos del albornoz.

—Gracias. —Yulia tragó saliva—. Era muy joven, apenas tenía veinte años, cuando se casó con mi padre. Me enteré de que se casó estando embarazada de mí. —Se encogió de hombros—. Poco más.

—¿Qué recuerdas de cuando se fue?

Yulia se preguntaba por qué todo aquello le interesaba tanto a Lena. No era precisamente una historia apasionante. Pero, de todas maneras, se alegraba de que Lena quisiera charlar con ella y hasta cierto punto no le importaba hablar del tema.

—Es curioso. Recuerdo perfectamente cuando se marchó, como si viera una película dentro de mi cabeza. Una noche, mis padres discutieron. Nunca los había oído

gritar de aquella manera. Entonces se marchó. Salió por la puerta de casa. Mi padre se encerró en su estudio el resto de la noche. Lo oí dentro cuando me desperté temprano a la mañana siguiente. La busqué por toda la casa, por el jardín. No podía creerlo. Había estado ahí cada minuto de cada día desde que yo recordaba. Fui a su habitación. Tenía una cama muy bonita, con dosel y cortinas alrededor. Eran muy suaves, casi transparentes. Blancas.

Yulia se detuvo un momento, evocando el ventanal ligeramente abierto y las hermosas cortinas balanceándose por la brisa. La colcha era de raso y con un estampado de aguas; los cojines estaban apilados junto a las almohadas, cubiertos con fundas de raso. Yulia solía tirarse encima después de que su madre hiciera la cama. Ella la cogía, riendo, y la abrazaba; después volvía a arreglar la cama. Yulia se tiraba en bomba otra vez y las dos reían como locas. El juego continuaba.

Para disgusto de Yulia, se le hizo un nudo en la garganta. Tragó saliva.

—Me subí a su cama y me acurruqué entre las almohadas, porque olían a ella. Entonces me quedé dormida. Mi padre permaneció en su habitación todo el día. Mi tía Beatrice, una mujer horrible, hermana de mi padre y de Olga, vino a ocuparse de mí. Mi padre dijo que mi madre no volvería, pero durante mucho tiempo, semanas quizá, no lo creí. La esperaba cada día y entraba en su habitación a hurtadillas cada noche. Una mañana Beatrice me pilló dentro y me gritó que saliera.

Desde la puerta, Yulia había presenciado, sin dar crédito a sus ojos, cómo Beatrice deshacía la cama y tiraba las sábanas al suelo con desprecio. Fue al armario, sacó la ropa de su madre y la amontonó como si construyera una pira funeraria.

—Empaquetó todas sus cosas y las sacó de allí. Entonces supe que se había ido.

 

Lena se secó los ojos rápidamente. Preocupada, Yulia esperó que la historia no la hubiera disgustado. Puede que fuera un mosquito o que se le hubiera metido algo en el ojo. Yulia sonrió para quitarle hierro al asunto.

—Así que iré a casa de mi padre y echaré un vistazo al ático. Arriba solía haber cajas con trastos viejos y papeles. Seguro que Beatrice no las habrá tirado. Podría haber cartas o algo que explicara lo que pasó.

—Espero que sí. —La voz de Lena era poco más que un susurro. Se aclaró la garganta—. Será mejor que vayamos a dormir.

Avanzó hacia su habitación. La mente de Yulia trabajó deprisa. ¿Cuándo tendría otra oportunidad de estar a solas con ella? Tenía que aprovechar el momento

—¿Quieres que cenemos juntas algún día de esta semana?

Lena titubeó, sin apartar los ojos de Yulia. Su expresión era dubitativa.

—Mira, sobre lo de antes... —Nerviosa, Lena se retorció un mechón de pelo—. Ya sabes lo que siento por ti. —El corazón de Yulia se aceleró, la llama en su interior se reavivó—. Pero no quiero que tengamos una relación permanente sexual. No puedo tomarme esas cosas tan a la ligera como creo que te gusta tomártelas a ti.

Suspiró y escudriñó la oscuridad de la noche. Su cabello brillaba a la luz de la luna. Era sublime. Sonrió y se encogió de hombros ligeramente.

—Las cosas se complicarían, puede que no para ti, pero para mí sí.

¿Complicarse las cosas? Dios, pensó Yulia, sólo si seguimos así. Estaba claro que la «dulce» Diane le había hecho mucho daño. Yulia se moría por abrazarla y tranquilizarla. Pero no quería presionarla. Sonriendo, le dijo:

 

—Conmigo no tienes de qué preocuparte. Sólo quiero que lo pasemos bien juntas. Sin trucos, sin mentiras, sin problemas.

Al parecer, sus palabras no tranquilizaron a Lena. Yulia rió entre dientes.

—Me has invitado a tu casa y no me dejas ni invitarte a cenar. No parece muy justo.

La expresión de Lena se suavizó un poco. Sonrió.

—De acuerdo. Estaría bien.

Yulia sintió una oleada de alivio, como si le pusieran una inyección de adrenalina. Quedaron para el viernes siguiente por la noche, en un excelente restaurante japonés que Yulia conocía. Disipada la tensión entre ellas, se dieron las buenas noches cariñosamente y volvieron a sus respectivas habitaciones.

Yulia se echó en la cama y se tapó con la sábana, con la seguridad de que las cosas se arreglarían. Era comprensible que Lena quisiera evitar complicaciones emocionales.

Y eso, pensó Yulia con un largo suspiro, le iba como anillo al dedo.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Sáb Mar 07, 2015 12:52 am

Capítulo siete





El jueves siguiente por la tarde, Yulia abrió las puertas de una casita de campo eduardina e invitó a pasar a Nathan y a Robert. Eran las cuatro y media y, por suerte, era su última visita del día. Los últimos días habían pasado muy lentamente y, algo impropio de ella, estaba de mal humor.

Forzó lo que esperaba que fuera una sonrisa amistosa y les dio una vuelta por la casa y el jardín. Yulia tenía otras cosas en la cabeza y no estaba de humor para lidiar con el mal genio de Robert. En las últimas dos semanas y media, les había enseñado cerca de una docena de inmuebles, entre adosados modernos, de época y apartamentos de todo tipo. A Nathan le habían gustado muchos, pero Robert los

detestaba todos. Era un cliente infernal, el típico que te hacía perder el tiempo. Con compradores de verdad, el proceso de ayudarles a encontrar el equilibrio perfecto entre gustos y precio era un desafío que le encantaba. Pero sabía que Robert no quería comprar una casa. Se preguntaba cuándo se daría cuenta Nathan. Si no fuera por Nathan, que era un hombre encantador deseoso de complacer a su novio, se habría librado de ellos educadamente.



 

—Así que, ¿veis algo que os guste? —preguntó Yulia con optimismo.

Robert se metió las manos en los bolsillos de sus ínfimos shorts y miró al suelo y, para rematar, empezó a darle golpecitos a la pata de madera de una silla con la punta de sus sandalias Nike.

—Es un poco pequeño —masculló.

«Como vuestro presupuesto, cariño», quiso decir Yulia.

—Yo quiero un vestidor —añadió Robert.

Nathan la miró con impotencia.

—¿Qué te parece, querida? ¿Crees que podríamos construir uno?

¡Por amor del cielo! ¿Dónde?, pensó Yulia. ¿En el puto techo? Aquello empezaba a ser de risa. Inspiró profundamente y sonrió.

—Puedo hablarlo con el vendedor para que traigáis un constructor que os haga un presupuesto.

Nathan se dirigió a Robert.

—Podemos intentar hacerte uno, mi amor —dijo con ternura.

Robert se encogió de hombros con indiferencia. Maldita mosca cojonera.

—Pero el jardín es ideal —añadió Nathan, esperanzado—. Vamos a verlo otra vez.



Salieron al jardín de la parte de atrás y, con un suspiro de cansancio, Yulia se quedó apoyada en el marco de la puerta de la sala de estar. Ojalá no se entretuvieran mucho. Aquella tarde tenía algo que hacer y le daba pavor, así que quería acabar con ello lo antes posible. Se fijó en la puerta y en el arquitrabe. Eran gruesos y los habían repintado de un blanco brillante. La capa de pintura estaba llena de grumos. Era increíble que hubiera gente tan irrespetuosa con la belleza de la ebanistería original. Durante años le habían dado manos y más manos de pintura, y el grabado original casi no se veía. Tendrían que quemarla, hasta la madera, pensó, y entonces repintarla con un poco más de cuidado. Pasó los dedos por encima con suavidad y un pequeño fragmento de pintura se desconchó y revoloteó hasta el suelo.



Aquella mañana había llamado a tía Nina para decirle que iría a la casa. Años atrás, Olga le contó que Nina, que no se había casado nunca, se había mudado allí con el padre de Yulia. Cuando lo ingresaron en la residencia, Nina se quedó en la casa sola. Tras una década sin recibir noticias de Yulia, al principio Nina se había quedado de piedra. Después, se mostró tan arisca como de costumbre. A Yulia le daba rabia que le hubiera costado tanto trabajo reunir el valor suficiente para llamarla. La idea de ver a Nina y la casa hacía que el pecho se le pusiera rígido y le costara respirar. Volver allá, revolver las cosas del ático, sería como entrar en otro mundo. Un mundo y una vida que había esperado poder dejar atrás para siempre.

Pero también la esperaba algo bueno, se recordó. La cena con Lena al día siguiente por la noche. Desde el fin de semana, la imagen de Lena había brillado constantemente como un faro en la noche. Solo con pensar en ella, el peso que le oprimía el pecho se aligeraba.



 

Se preguntó qué estarían haciendo sus clientes y se encaminó a la cocina. A través de la puerta de cristal, observó a Nathan señalando las virtudes de los macizos de camelias y de torvisco. Robert parecía aburrido.

La noche anterior, Lena había aparecido como estrella invitada en uno de sus sueños. En aquel sueño, las paredes de la habitación, normalmente pequeña y oscura, eran transparentes. Fuera de la habitación había una luz cegadora y una silueta iba de un lado al otro, escudriñando la oscuridad. Yulia se había quedado quieta, para que no la vieran, lo que era raro, porque en los demás sueños siempre intentaba salir al exterior. «Yo que creía que gritaría pidiendo ayuda —pensó—, que aprovecharía la oportunidad de escapar.» Al despertar, tenía la sensación de que la persona que había fuera de la habitación era Lena.

La voz de Nathan entró como un soplo de aire.





—No sé si cabría una piscina, amor mío, aunque fuera pequeña..., o a lo mejor un jacuzzi... —Sonaba poco convencido y con razón. En aquel patio no había espacio ni para una puta bañera para pájaros.



Yulia supuso que la explicación más sencilla era que tenía a Lena metida en la cabeza. Su subconsciente lo mezclaba todo en sus sueños. Con suerte, Lena empezaría a dominar sus sueños con una nota mucho más positiva y desaparecerían las pesadillas.

Por fin, Nathan y Robert volvieron al interior de la casa. Robert se fue derecho a la puerta de la calle. Nathan sonrió débilmente.





—Gracias, Yulia. —Se lo veía desilusionado, porque Robert seguía sin estar satisfecho—. No sé qué le pasa.

Se sentía tentada de decirle que Robert le estaba haciendo perder el tiempo, pero obviamente Nathan se aferraba a la fantasía de comprar con él la casa de sus sueños y vivir felices y comer perdices. Yulia no quiso desengañarlo. Robert ya se encargaría de hacerlo bien pronto. Mientras tanto, no le haría daño acompañar a Nathan. Le sonrió con afecto y se encogió levemente de hombros.

—Está un poco estresado, eso es todo. Buscar casa es muy pesado. Tantas decisiones ya sabes... —Nathan asintió, algo más animado—. Intentad tomároslo con calma. Sacaos las casas de la cabeza unos cuantos días. Os llamaré la semana que viene.

—Sí, buena idea. —Nathan sonrió—. Gracias, guapísima.





Lo acompañó afuera y cerró la puerta. Después se mentalizó para enfrentarse a Nina. Atravesó la ciudad en dirección al tranquilo barrio arbolado de las afueras, en el que había crecido.

Yulia llevó el coche hasta la entrada de la sólida casa de dos pisos de la época de la Federación. No estaba tan limpia e impecable como la recordaba. Su padre solía ser muy maniático con la casa y el jardín. Siempre había carpinteros, fontaneros o jardineros rondando por allí. Salió del coche y miró las ventanas y los balcones del piso superior. En el ático, las dos ventanas de la buhardilla sobresalían en el techo inclinado. De niña pasaba mucho tiempo jugando en el ático. Se escondía allí siempre que Nina estaba cerca y cuando su padre regresaba de sus viajes de negocios. La casa entera necesitaba una mano de pintura. Se preguntó por qué Nina no habría cuidado mejor de aquel lugar. Tenía mucho dinero y, sin duda, también tendría acceso al dinero de su padre. Demasiado mezquina, pensó. Se dio ánimos y llamó a la puerta.

Una anciana escurrida y macilenta vino a abrir y Yulia se quedó de piedra. Las anchas caderas y la generosa delantera de Yulia se habían esfumado. Tenía el cabello blanco y desaliñado, recogido en un moño en la nuca. Tampoco era tan alta como Yulia la recordaba. Entornó sus ojos azules, fríos y crueles. Eso no había cambiado.





—Te dije que no vinieras —siseó.



Empezó a cerrar la puerta. De inmediato, Yulia interpuso la mano con decisión y la abrió de un empujón. Nina se tambaleó un poco al retroceder y se apartó del camino de Yulia.



—Es maravilloso volver a verte, tía Nina —dijo Yulia, sarcástica, con una sonrisa forzada.



Echó un vistazo rápido a su alrededor de camino a las escaleras. Las alfombras persas de la entrada necesitaban una buena limpieza y las barandillas llevaban tiempo sin ser enceradas. Al menos, Yulia había mantenido el hermoso reloj antiguo en funcionamiento. Se detuvo un instante, evocando a su madre cuando la cogía en brazos, le dejaba darle cuerda al reloj y la enseñaba a leer la hora.





—¡No tienes derecho a estar aquí! —le espetó Nina. Yulia subió las escaleras.



«Maldita zorra de mierda», gruñó Yulia entre dientes. La melancolía se apoderó de ella al recorrer el pasillo. En su antiguo cuarto, la cama y la mesa estaban vacías, destartaladas. La cama con dosel de Larissa seguía en su habitación y también su tocador antiguo. La una estaba deshecha; el otro, vacío. Yulia recordaba cuando se ponía detrás de su madre, apoyaba la barbilla en su hombro y la miraba en el espejo, mientras se sentaba a maquillarse o a pintarse las uñas. De repente, los ojos se le llenaron de lágrimas. Hasta habían quitado los cortinajes de la cama. Continuó hacia la escalera del ático, al final del pasillo, con un nudo en el estómago.



La luz de una bombilla desnuda reveló años de telarañas y polvo acumulado. Era como si nadie hubiera vuelto a pisar el ático desde que Yulia se fue. La vieja mecedora con el asiento roto seguía en el rincón; su cuna, una caja con juguetes viejos, cajas con planos de los proyectos de su padre se apilaban aquí y allá. Una de las ventanas tenía un sillón a cada lado, cuyo relleno sobresalía por los agujeros de la raída tapicería de terciopelo. Entre los sillones había una mesita de café llena de arañazos. Allí era donde Yulia se reunía con sus amigos y con su primera novia, Sara.

A partir de los doce años, Yulia dejó de tener niñera. Sólo estaba el ama de llaves, Lucy, que vivía con ellos desde hacía años. Lucy no fisgoneaba como las niñeras y, en general, no se metía en sus asuntos. Yulia y Sara tenían quince años cuando subían al ático, cerraban la puerta y experimentaban con el sexo, fumaban cigarrillos y costo. Mientras Sara se liaba un porro, Yulia bajaba un momento a la bodega de su padre y se agenciaba una buena botella de tinto. Tenía cuidado de coger sólo del bueno, porque sabía que su padre nunca iba por aquel lado de la bodega. Aquel vino era una inversión, decía siempre. Yulia se preguntaba cuándo se habría dado cuenta de que faltaba. Nunca había dicho nada. De todas maneras, aquella cosecha de Bourdeaux francés no fue un desperdicio total, pensó Yulia con una sonrisa. Aunque Sara y ella se lo bebían como si fuera Coca-Cola, seguramente había servido para educar sus jóvenes paladares.



En un lado de la habitación había un armario empotrado, en el espacio que quedaba junto a la chimenea. Siempre había estado cerrado con candado. Su padre le había dicho que contenía papeles del trabajo y le había prohibido abrirlo. Si en aquel ático había algo de lo que buscaba, estaría allí dentro. El candado estaba oxidado. Yulia buscó a su alrededor algo para forzarlo. Agarró un atizador de metal. Lo deslizó por el arco del candado e hizo palanca con fuerza. El candado cedió y pudo abrir la puerta.



Por un momento, el corazón dejó de latirle cuando sus ojos encontraron una gran fotografía enmarcada de su

madre. Era una copia de la fotografía que Olga le enseñaba cuando era muy pequeña. Yulia había olvidado lo hermosa que era. No debía de tener más de veintiún años y tenía a Yulia en brazos, con unos seis meses más o menos. Tenía el pelo largo y castaño oscuro, ligeramente ondulado, y en sus labios se dibujaba una dulce sonrisa. Yulia estaba dormida, con la cabeza apoyada en su hombro y el pulgar en la boca.

Ante el rostro de su madre, Yulia recordó la carta que Larissa le había mandado una vez. Yulia había ido a visitar a Olga y a Vladimir tras cumplir los dieciocho. Evocó el trayecto hacia la granja, en el coche que su padre le había regalado por su cumpleaños. Un MG rojo. No lo había elegido él, claro: sólo había pagado la factura. Olga le había hecho un pastel de chocolate de tres capas. Adrián también estaba. Aquella noche, antes de que se marchara, Olga le entregó un sobre abierto. Parecía preocupada cuando le dijo:



—Me la enviaron para que te la diera.

Dentro había una carta de Larissa, donde decía que quería ver a Yulia. Yulia retrocedió y le tiró la carta a Olga, conmocionada y con ganas de vomitar.

—¡No! —gritó—. ¡Dile que me deje en paz!

Olga suspiró, con los ojos brillantes.

—Dale una oportunidad —dijo—. Es tu madre.





Yulia sacudió la cabeza con tozudez. La vida le estaba yendo bien. Estaba a punto de empezar Bellas Artes en la universidad, las ausencias de su padre le dejaban libertad total, recibía una asignación generosa y tenía una novia nueva en la ciudad. Casi había olvidado su turbulenta infancia. Aquella carta era un golpe bajo. Las sombras del pasado se cernieron sobre ella de nuevo y se puso furiosa. Aun así, las lágrimas de Olga la afectaron y accedió a llevarse la carta sin más discusión. Unos días después escribió una respuesta breve y sucinta, diciéndole a Larissa que no estaba interesada, que ya no formaba parte de su vida y que no quería tener nada que ver con ella. La envió a la dirección de Sydney que figuraba en el remite. Para su tranquilidad, Larissa respetó su voluntad y no volvió a tener noticias suyas.

 

Ahora, Yulia no podía evitar arrepentirse de aquella decisión. Si hubiera aprovechado aquella oportunidad para averiguar lo ocurrido... Como Larissa había dado el primer paso, Yulia habría tenido la sartén por el mango. Si ahora se veía obligada a ponerse en contacto con Larissa al cabo de tantos años, estaría en desventaja. Parecería un perro abandonado, patético, husmeando por ahí y arañando la puerta. Y, de todas maneras, en todo aquel tiempo puede que Larissa hubiera cambiado de opinión y ya no quisiera saber nada de ella.



Yulia rebuscó en el armario con el corazón palpitante. Su osito de peluche la observaba desde el estante de arriba, con su único y reluciente ojo de botón, mientras examinaba las cajas. Había más fotos de Yulia con Larissa, algunas también con su padre. En una, su padre rodeaba a Larissa con el brazo; Yulia estaba sentada en el regazo de su madre. Todos se mostraban sonrientes: la fotografía podría haber sido extraída del folleto electoral de cualquier político aburrido e idiota, que se dedicara a escupir gilipolleces sobre los valores familiares, pensó Yulia.

 

Para su desilusión, el resto de cajas no contenían nada más que documentos viejos e inútiles. Cerró el armario con una ligera sensación de aturdimiento. Había pasado por todo aquello para nada. De pronto, por impulso, volvió a abrir el armario, cogió la fotografía enmarcada de Larissa y se la metió bajo el brazo. Apagó la luz, salió del ático y volvió abajo.

Nina merodeaba entre las sombras, al pie de la escalera.



—¿Qué has cogido? ¡No tienes derecho a llevarte las cosas de tu padre!

—Es una foto de mi madre.

—¿Y para qué la quieres? ¡Ésa lo puso en ridículo!

Tratando de parecer impasible, Yulia se encogió de hombros como si nada.

—Eso no tiene mérito.

Nina levantó el mentón y frunció los finos labios en una mueca cortante y amarga.

—Era una guarra. ¡Una puta!



Aquellas palabras desequilibraron a Yulia como si la golpeara una ráfaga de viento helado. Notó que la ira la dominaba, aunque no sabía bien por qué. Decidida a no mostrar sus sentimientos, apretó los dientes y se obligó a tragarse la furia. Con voz queda y monocorde, dijo:

—No sabía que tuviera tantos puntos a favor.



Nina parecía a punto de estallar. El aroma empalagoso de su perfume dulzón y pasado flotaba en el aire, como la verdad que Yulia deseaba oír desesperadamente, aunque sabía que Nina no se la diría nunca. Sintió que se le revolvía el estómago. Sin perder tiempo, se dirigió a la puerta y al pasar rozó a Nina, que emitió un crujido como de hojas secas.

Tras ella, la puerta se cerró de un portazo.





Nos vemos la próxima semana Smile Wink


Última edición por VIVALENZ28 el Miér Mar 11, 2015 8:46 pm, editado 1 vez
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Mar 11, 2015 8:45 pm

Capítulo ocho







Mientras se secaba el pelo frente al espejo del baño, Yulia se alegró al comprobar que por fin le había desaparecido el cardenal del ojo. Nerviosa, le sonrió a su reflejo, y se pasó los dedos por el pelo a modo de peine. Por fin había llegado el viernes por la noche. Se echó un poco de perfume y volvió a su habitación para vestirse.



Era una noche templada y había decidido ponerse su conjunto favorito. Primero una camisa de un blanco inmaculado, ligeramente almidonada. El tacto del algodón de buena calidad producía una sensación agradable sobre la piel. Se la dejó desabrochada en el cuello y se puso los pantalones y la chaqueta a juego. Dos años antes, para el Baile de Lesbianas anual, había encargado que le hicieran el traje a medida. Le dio al sastre una fotografía para que la copiara y éste le confeccionó un traje clásico estilo años treinta. Era de lana de primera calidad, muy ligera, de color gris marengo a rayas gris claro. Las rayas estaban bastante separadas entre sí y, sobre la parte delantera de la larga chaqueta cruzada, iban en diagonal; las solapas eran anchas. El corte de los pantalones de dobladillo vuelto era perfecto.



Yulia sonrió, mientras se ponía los pendientes de oro, al recordar aquel baile. Dasha se presentó con un deslumbrante vestido de pedrería azul que le llegaba hasta el suelo. Tenía un escote pronunciado, el bajo hacía ondas y era tan ajustado que sólo podía caminar a pasos cortos. Aunque era espectacular, parecía más una sirena que otra cosa. Obviamente, Dasha se sintió decepcionada al no poder bailar con aquel vestido. A medida que la noche avanzaba y Dasha consumía más cócteles de champán, las restricciones del vestido fueron demasiado para ella. Ya de madrugada, Dasha se lo quitó, junto con una docena o más de mujeres, e invitó a las demás a bailar encima de la mesa en bragas y sostenes.



Yulia se preguntó qué llevaría puesto Lena. Durante toda la semana, había jugado a imaginársela con combinaciones distintas y sugerentes. La doctora de ciudad, elegante y refinada, se fundía con la chica de campo, salvaje, con el cabello azotado por el viento. Recordó el beso y sintió que el deseo se apoderaba de su cuerpo. Suspiró; ojalá Lena hubiera reconsiderado la situación y estuviera más abierta a la atracción que sentían.

Cogió las llaves y la cartera, y bajó al coche. El restaurante estaba sólo a un par de kilómetros y tenía mesa reservada para las ocho.

El maitre la acompañó a una mesa junto al jardín interior que había en el centro del restaurante: un jardincito de bonsáis y helechos exuberante, diseñado con gusto e iluminado al detalle. Un hilillo de agua salía de una caña de bambú y se derramaba sobre los diferentes niveles de roca hasta un pequeño estanque de lirios. De fondo sonaba una agradable música de jazz instrumental. Las luces eran suaves.

El camarero le dio una carta de vinos.



—Cuando llegue mi acompañante —dijo Yulia—, tráiganos un Averna, si es tan amable. Tibio.





El asintió con una sonrisa y la dejó para que mirara la carta. Yulia levantó la vista al oír el sonido de unos tacones sobre el empedrado y vio que el camarero acompañaba a Lena hasta la mesa. Muchos rostros se volvieron para observarla por todo el restaurante. Llevaba un vestido negro de doble organza de seda, ceñido delicadamente al cuerpo en capas diagonales, siguiendo la curva de la cintura y las caderas, y ajustado en los muslos, como un esplendoroso capullo. Las mangas japonesas realzaban la forma de sus rectos hombros. El vestido, con escote de pico, le llegaba unos dedos por encima de las rodillas. Mientras caminaba con elegancia sobre unos zapatos de tacón de charol negro, la larga raja del vestido dejaba entrever tentadoramente el muslo.

Yulia sonrió y se levantó para darle un beso en la mejilla. Lena estaba radiante y sus ojos chispeaban mientras repasaban a Yulia fugazmente.





—Un traje precioso —dijo, con su voz profunda y aterciopelada, y con una sonrisa en sus exquisitos labios.

—Un vestido de infarto —repuso Yulia, sonriendo ampliamente.



Rieron mientras tomaban asiento. Yulia se sentía aliviada de que Lena pareciera a gusto; la situación entre las dos no resultaba incómoda. El camarero trajo los aperitivos y la carta.



—Humm, el Averna ha sido una buena elección —dijo Lena, mojándose los labios. Llevaba un carmín rosa intenso, a juego con el esmalte de uñas.

Yulia ojeó la carta.

—Me gusta este restaurante porque renuevan la carta muy a menudo.

—Tú conoces el sitio. ¿Por qué no pides para las dos?

Yulia escogió los platos e hizo el pedido para ambas.

—Tengo un par de casas más para enseñarte —dijo Yulia—. Una es una casita de campo victoriana reformada. Han convertido la planta baja en un loft y tiene un dormitorio en la buhardilla.

Lena parecía interesada.

—Suena bien. Quizá podríamos echarle un vistazo la semana que viene.

Yulia dijo que telefonearía para fijar un día y empezó a planear mentalmente la cita para cenar después de la visita.

Los primeros tres platos llegaron: sashimi de atún, rollitos de ternera rellenos de suculentos espárragos dorados en la sartén y delicias de hojaldre rellenas de trucha de mar desmenuzada. El camarero les sirvió el Borgoña blanco.

Lena probó la comida y sonrió agradecida.

—Este sitio es fantástico —dio un sorbo a su copa de vino—. ¿Fuiste a casa de tu padre? ¿Pudiste buscar lo que querías?

—Sí, pero no encontré nada. —Yulia se encogió de hombros—. Supongo que tendré que hablar con mi padre, pero me pongo mala solo de pensarlo.

Lena se retiró el cabello de los hombros. Sus pendientes de diamantes relampaguearon.

—Dijiste que había sufrido una embolia. ¿Sabes si va a poder hablar contigo?

Yulia jugueteaba con los palillos, haciéndolos girar entre los dedos.

—Olga me dijo que está un poco desorientado, pero que no ha perdido la cabeza del todo. Claro que también puede pasar que no quiera hablar conmigo. Nunca le he preguntado nada sobre el tema.

El camarero trajo el resto de platos: rollitos de sushi coronados de aguacate, bolitas de gamba con verduras cocinadas en cazoleta de barro y arroz al vapor. A Yulia la halagaba el interés de Lena, pero, como no quería que sus aburridos problemas dominaran la velada, cambió de tema.

—¿Tu hermano vivía en Singapur, verdad? ¿A qué se dedica?



Lena le contó que Dimitry poseía un negocio de exportación de antigüedades orientales y Yulia se alegró de saber que Lena compartía su interés por los muebles asiáticos antiguos. Hablaron un rato del tema y charlaron sobre las vacaciones que una y otra habían pasado en Singapur.

A medida que avanzaba la cena, Yulia se sentía cada vez más cautivada por Lena. No podía dejar de pensar en estrecharla entre sus brazos y volver a besarla. Más de una vez, la mirada de Lena se detuvo en la boca de Yulia. Al parecer ella también recordaba el beso. Yulia se preguntaba si Lena accedería a ir a su casa, si dejaría que la besara de nuevo y si, esta vez, ese beso las llevaría a otro y a otro, hasta el final.

Después de la cena, cuando estaban listas para marcharse, Yulia aprovechó la oportunidad. Con una cálida sonrisa, dijo:



—Vivo aquí cerca, sólo un poco más arriba. ¿Te apetece venir a tomar un café? —Lena titubeó. Con la mirada fija en la distancia, hizo girar su grueso brazalete de oro con nerviosismo—. Una vez comentaste que te gustaría ver mi casa.
 
Lena asintió y soltó una risita.

—Sí, es cierto. Me gustaría ver la casa de toda una agente inmobiliaria.



Encantada, Yulia le dio algunas indicaciones de cómo llegar, por si perdía su coche de vista, y salieron del restaurante.

Cuando el coche de Lena enfiló el camino de entrada, Yulia ya la estaba esperando en el umbral. Apoyada despreocupadamente en el marco, con las manos en los bolsillos, se mostraba sonriente. Yulia se había superado a sí misma con aquel traje. Mientras se dirigía a la puerta por el patio enlosado de piedra, Lena se preguntó si había sido una buena idea ir a tomar café. Se había propuesto reprimir su deseo y a lo largo de la cena se había sentido aliviada al comprobar que, al parecer, Yulia hacía lo mismo. Algunas veces la mirada de Yulia la había atrapado y había sentido su interés sexual, pero, gracias a Dios, Yulia no lo había llevado más lejos.

El recibidor no era grande, pero daba a la calle con una pared de pavés y eso le daba sensación de amplitud. El suelo era de mármol negro, las paredes esponjadas en un tono crema muy vivo. Yulia señaló un pasillo junto a la escalera de parqué.



—La habitación de invitados y el baño están por allí. —Empezó a subir las escaleras—. El café, por aquí.



Al subir las escaleras, Lena llegó a una sala de estar espaciosa, con la cocina a un lado. Desde unos ventanales enormes se apreciaba una vista impresionante de la ciudad, rebosante de letreros de colores y edificios llenos de luz. Había dos sofás color crema, uno a cada lado de una mesita de café de madera de roble. En una pared había un buró antiguo. El mobiliario combinaba perfectamente con el

esquema de colores; los muebles eran cómodos y con personalidad. El efecto en conjunto era sobrio, pero de una belleza y de un sentido del estilo que atraía la atención sin esfuerzo. Como Yulia, pensó Lena, observándola mientras se quitaba la chaqueta y la dejaba sobre el respaldo de una silla francesa antigua.



 

Sin embargo, al estar en aquella casa, se tenía la extraña sensación de que nadie vivía en ella. Se respiraba cierto aire de fugacidad. En contraposición, la presencia de Yulia era muy intensa. La miró fijamente mientras se desabrochaba los puños de la camisa y los doblaba pulcramente hacia atrás. Lena notó un súbito escalofrío al recordar aquellas manos sobre su cuerpo y la urgencia de aquellos brazos al rodearla. Apartó la mirada y contempló la ciudad a través de las ventanas.



—Es un sitio fantástico. Me encanta la vista.

—Gracias.



Yulia fue a la cocina y Lena se sentó en un sofá. Yulia permaneció a la vista mientras llenaba la cafetera, rodeada de acero inoxidable y baldosas blancas relucientes.



—El año pasado lo redecoré y ha quedado mejor. Cuando lo compré era blanco pelado. —Sonrió de oreja a oreja—. Una amiga mía, una ex cliente, es diseñadora de interiores. Sugirió el patrón de colores y se ofendió mucho cuando la felicité por escoger un color crema tan acogedor. «¡Es vainilla, coño! —dijo mortificada—. No el puto color crema.»



Las dos se echaron a reír. Lena se preguntó si también habrían sido amantes. Más que probable, pensó, y se enfadó consigo misma porque la idea le molestara. De pronto se fijó en una foto enmarcada que había boca arriba en la mesita de café. Para su sorpresa, descubrió a Yulia en la cara de aquella desconocida. Al examinarla, vio en ella los mismos labios finos y sensuales, la piel atezada y el cabello

oscuro. Ahora bien, los ojos claros de la mujer de la foto, cuyas largas pestañas oscuras eran igualitas a las de Yulia, eran grises en lugar de azules . Y mientras que Yulia poseía un atractivo poderoso y salvaje, el rostro de aquella mujer era más delicado, más hermoso.

Yulia volvió y dejó una bandeja encima de la mesa.





—Es mi madre —dijo como si nada, mientras se sentaba en el otro sofá—. ¿Te gusta? —preguntó, mostrándole una botella de Dom Bénédictine—. ¿O prefieres otra cosa?

—No, gracias, eso está bien —repuso Lena. Yulia sirvió el café y el licor—. Es muy guapa. Está claro que has salido a ella.

Yulia sonrió y dio un sorbo de licor.

—La cogí de casa de mi padre ayer. No sé por qué.



Al ir a coger su taza, Lena se fijó en una carta que había debajo de la foto. Estaba firmada, con una bella caligrafía, con el nombre de «Larissa». Desconcertada, Lena dijo:



—¿Te escribió una carta? ¿Cuándo?

Yulia encogió levemente los hombros.

—Cuando cumplí los dieciocho. Por alguna razón, la guardé. Anoche la desenterré de una maleta de trastos viejos. Hacía dieciséis años que no la leía. Pero no dice nada. Léela si quieres.



Intrigada, Lena leyó la carta.









Mi queridísima Yulia:






Te he echado muchísimo de menos todos estos años y lamento no haber podido verte crecer, pero ahora me alegro de que por fin hayas cumplido dieciocho años y pueda ponerme en contacto contigo.






Espero sinceramente que tú también quieras verme. Tenemos mucho de que hablar, mucho que










explicar. Espero ansiosa tu respuesta. Me muero de ganas de volver a verte.










Tu madre que te quiere, Larissa







A Lena se le llenaron los ojos de lágrimas. No era el tipo de carta que se esperaría de una mujer que había abandonado a su hija pequeña así porque sí.



—¿Y tú qué hiciste? —preguntó con tacto.

—Le contesté y le dije que se mantuviera alejada de mí.

Yulia tenía los codos apoyados en las rodillas. Miraba fijamente su copa mientras la hacía girar entre las manos. Tenía los hombros en tensión. Tragó saliva y sus mejillas se contrajeron.

—¿Por qué?

Yulia se acabó la bebida de un trago y siguió con los ojos fijos en la copa vacía.

—A aquellas alturas ya la había sacado de mi vida. Había aprendido a vivir sin ella. Había superado todo aquello, ya me entiendes.

—Pero parece como si la hubieran obligado a no tener contacto contigo. No suena como si lo hubiera elegido ella. ¿No tenías curiosidad?

Yulia negó con la cabeza.

—Entonces no.





Lena notó un nudo en la garganta. A pesar de los esfuerzos que hacía Yulia por fingir que no le importaba, era evidente que su pasado sin resolver todavía la atormentaba. Lena quería abrazarla y consolarla, pero tenía miedo de dar rienda suelta a sus emociones, así que se concentró en reprimir las lágrimas. Ojalá no fuera tan sentimental. Hubo un largo silencio.



—Cuando era muy pequeña pensaba que no valía para nada —continuó Yulia en voz queda—. No valía para nada y

por eso mi madre había cogido la puerta y no había vuelto. Pero cuando cumplí dieciocho ya me había hecho a la idea. Ya no me importaba una mierda por qué se había marchado o si la habían obligado a no regresar. Si realmente me hubiera querido, no lo habría permitido. No se puede borrar todo eso de repente y ponerse a dar saltos de emoción cuando decide volver a tu vida así por las buenas.

Levantó el rostro hacia Lena con una expresión dolida en los ojos.



—Esa carta me tuvo un tiempo trastornada. Quería volver a olvidarme de ella como fuera —se interrumpió. Lena vislumbró el destello de las lágrimas en sus ojos—. Tú no sabes lo que es —murmuró, apartando la vista enseguida.

Oh, Dios, pensó Lena. Cuanto más conocía a Yulia más le importaba. Y cuanto más le importaba, más la deseaba. Turbada, se levantó y fue a la ventana a contemplar el exterior, de espaldas a Yulia.



Oyó cómo ésta dejaba la copa en la mesa, se levantaba y se le acercaba. De repente, los brazos de Yulia le rodearon la cintura y Lena dio un respingo al notar que la chispa prendía en su interior.



—No te pongas triste —susurró Yulia—. No tiene tanta importancia.

Lena se estremeció. El cuerpo de Yulia se apretaba contra el suyo.

—Dios... —jadeó Yulia. Entonces le besó el cuello.

El fuego se desató y recorrió a Lena como un torrente. Tenía que irse ahora mismo o no habría vuelta atrás.

—Tengo que irme —musitó.

Suavemente, Yulia la hizo girar para que la mirara a la cara. Los ojos de Yulia ardían.



—Dame un beso de despedida —pidió con voz ronca—. Después puedes irte.
 
Impotente, igual que la otra vez, Lena la miró a los ojos y después miró su boca con anhelo. Yulia le deslizó la mano por el muslo, halló la raja del vestido y la metió dentro. Lena emitió un leve gemido. Yulia empezó a acariciarla cada vez más arriba. De pronto, el fuego engulló a Lena, rodeó los hombros de Yulia y la besó apasionadamente. Yulia tenía las dos manos bajo su vestido y le acariciaba las caderas. Ella también temblaba. Lena sintió que la cabeza le daba vueltas.

—Mejor vamos a la cama —susurró Yulia.



La pálida luz de una farola entraba por la ventana del dormitorio; la brisa mecía los árboles y las sombras de las hojas danzaban en las paredes. Lena cayó en la cama de espaldas, abrazada a Yulia, sin dejar de devorarse a besos la una a la otra. Yulia se inclinó sobre ella y le besó el cuello con suavidad.



A continuación, Yulia cogió dos almohadas y se las colocó a Lena bajo la cabeza y los hombros, con dulzura y con toda la intención. Se arrodilló junto a la cama, con expresión tensa, ante las rodillas de Lena. La descalzó y después le metió las manos por debajo de la falda. Le quitó las medias y las bragas con un movimiento único y fluido. Sin despegar los ojos de los de Lena, le separó las piernas y empezó a lamer la piel sedosa del interior de sus muslos. Poco a poco, centímetro a centímetro, Yulia le fue subiendo el vestido a medida que recorría cada ápice de sus muslos con su lengua de fuego.



Lena temblaba y jadeaba al contemplar a Yulia frente a ella, arrodillada como si estuviera adorándola. Emitió un gemido ronco de placer, a sabiendas de que Yulia había colocado las almohadas con todo cuidado para que Lena pudiera contemplar el ritual erótico. El algodón almidonado de la camisa de Yulia le rozó la piel y el contraste con las caricias suaves y húmedas de su lengua fue electrizante.
 
El corazón de Lena se fue acelerando a medida que la boca de Yulia se acercaba a su sexo. Yulia hizo una pausa, le subió la falda del vestido por encima de la cintura, le separó las piernas del todo y la miró fijamente.



—Oh, nena —resolló. Y adentró su boca entre las piernas.



Le cubrió el interior de los muslos de besos largos e intensos. Temblando, Lena perdió la noción de la realidad. Las caricias de Yulia se volvieron rápidas y precisas, como marcas de fuego helado, y la penetró. La provocó moviendo los dedos con lentitud, casi sin entrar en ella; de repente empujó los dedos con fuerza una vez y se retiró para seguir jugando. Era un ritmo mágico. Pronto, una poderosa oleada de placer arrastró a Lena al clímax. Gritó llevada por el éxtasis, mientras su cuerpo se agitaba entre sacudidas celestiales.



Yulia la cogió en brazos y la estrechó con fuerza, mientras le besaba el rostro y la garganta, y le susurraba palabras de cariño. Lena tenía las mejillas empapadas de lágrimas y el corazón a punto de estallar.



Poco a poco, su cuerpo se relajó bajo las tiernas caricias de Yulia. Lena se quedó inmóvil, derretida sobre el lecho como si fuera un líquido. Yulia le bajó la cremallera del vestido, se lo sacó por las caderas y le quitó el sujetador. Le besó los pechos y el vientre. Lena sentía la tensión en el cuerpo de Yulia al acariciarle la espalda sobre el algodón almidonado. Entonces Yulia se levantó y se quedó de pie junto a la cama. Miró fijamente a Lena con los ojos oscurecidos por la pasión y empezó a quitarse la ropa. Se sacó la camisa por fuera y la desabrochó. No necesitaba sujetador y no llevaba nada debajo. Lena entrevio sus pechos, con los pezones erectos y duros rozando la tela. Yulia se desabrochó el cinturón. Lena gimió, se sentó, rodeó las caderas de Yulia con los brazos y la apretó contra su boca. Aspiró el delicioso aroma del deseo de Yulia mientras le bajaba la cremallera de los pantalones. Estos cayeron al suelo. Yulia llevaba unas braguitas negras de raso y también se las quitó en un abrir y cerrar de ojos. Entonces empezó a quitarse la camisa. Lena la detuvo con un gesto de la mano.





—Me gusta la camisa —susurró.





Volvió a tumbarse y Yulia se puso de rodillas encima de ella sin dejar de besarla. Besó los pechos de Lena y rodeó los pezones con la lengua antes de llevárselos a la boca y succionar con suavidad. Lena jadeó. Acarició los hombros y las caderas de Yulia por debajo de la camisa; resiguió sus muslos con los dedos y alcanzó su sexo. Estaba muy mojada, húmeda y resbaladiza. Con el corazón palpitante, Lena la acarició y después deslizó los dedos en su interior. Anhelaba más de Yulia y la apretó contra sí. Yulia suspiró, le fallaron los brazos y Lena la penetró profundamente.

Yulia temblaba y respiraba entrecortadamente en brazos de Lena. Lena apartó la camisa, la besó en el hombro, le acarició el pelo.



—Dios... —murmuró, al notar que las leves contracciones de Yulia aferraban sus dedos.





Sin salir de ella, la hizo girar de espaldas y la contempló. Los ojos de Yulia empezaban a llenarse de lágrimas y Lena la besó. En ese momento, Yulia arqueó las caderas, gimió y se agitó con contracciones más poderosas.

Lena le besó la piel perlada de sudor y descendió por su cuerpo sin dejar de besarla. Invadida por la pasión, acarició su sexo con la lengua y hundió el rostro en su interior. Con lágrimas en los ojos, se ungió con la pasión de Yulia. Se había enamorado de ella, exactamente como sabía que sucedería.



* * *

 

Cuando Yulia despertó a la mañana siguiente, estaba boca abajo y el cuerpo le hormigueaba, aún caliente. Suspiró y miró el reloj de la mesilla. Faltaban cinco minutos para las siete. Alargó el brazo y desconectó la alarma, que tenía puesta a las siete en punto.

Lena no se había movido. El corazón le dio un vuelco al ver su hermoso y sereno rostro y su cuerpo, dorado y perfecto. Aún llevaba puestos los pendientes de diamantes y el brazalete de oro; estaba tumbada de espaldas, con el cabello alborotado sobre los hombros. Sus pechos parecían estar pidiendo que Yulia los besara; tenía las piernas separadas, como una invitación para sus labios.



Una sensación de ansiedad planeó como una sombra por encima de la lujuria. La deseaba demasiado. Aquella noche había experimentado una pasión como nunca había sentido. Se había entregado por completo, había perdido el control. Se había perdido a sí misma. Aquella opresión en el pecho que la agarrotaba ocasionalmente desde hacía algunos meses se había convertido en una roca que rodaba dolorosamente en su interior. Se había puesto a llorar, no una, sino varias veces. Ella no hacía ese tipo de cosas.



Lena se movió. Suspiró, se removió un poco y giró la cabeza. Una nueva oleada de deseo desplazó cualquier otro pensamiento. Yulia la besó en el estómago con suavidad y Lena se estremeció ligeramente y gimió. Permaneció con los ojos cerrados y esbozó una sonrisa al sentir la boca de Yulia sobre sus pechos, lamiéndolos y succionándolos con delicadeza. Lena se retorció y jadeó. Atrajo a Yulia hacia ella, la miró a los ojos y la besó apasionadamente. Emitió uno de sus gruñidos ahogados y Yulia se estremeció. Yulia le separó las piernas con una urgencia súbita y acuciante, y acercó su boca. Estaba ya increíblemente mojada y Yulia se dejó arrastrar por su deseo. Lena gimió al sentir el cosquilleo de la lengua de Yulia sobre su sexo y después en su interior. Sus dedos se crisparon sobre el cabello de Yulia.

 

Yulia tampoco hacía esa clase de cosas. Sólo en contadas ocasiones había tenido relaciones tan íntimas con sus amantes, pero la verdad es que nunca se había deleitado así. Lena era diferente. Yulia sabía que ya se había vuelto adicta a su sabor. Mientras Lena gritaba y se estremecía, temblando de los pies a la cabeza, Yulia le sujetó las caderas con firmeza.

Con Lena en brazos, mientras le besaba los hombros y el cuello, y hundía el rostro en sus perfumados cabellos, Yulia luchó contra las lágrimas que afloraban de nuevo a sus ojos. Se mordió el labio y se dijo que tenía que frenar antes de que fuera demasiado tarde. Estaba perdiendo su autocontrol habitual y la única razón que veía era que tanto pensar en el pasado la había vuelto vulnerable. Cuanto antes solucionara ese problema, antes volvería a ser ella misma. Mientras, tendría que distanciarse un poco de Lena.





—Cariño... —resolló Lena con su voz seductora.

Yulia se estremeció y volvió a sentir como si una roca le aplastara el pecho. Lena deslizaba las manos sobre su piel, bajando poco a poco por su cuerpo. De pronto, Yulia tuvo miedo y, resistiéndose al fuego de los anhelantes dedos de Lena, se apartó de sus brazos con brusquedad.

Yulia desvió la mirada y negó con la cabeza.

—No puedo.

Notó que las lágrimas le recorrían las mejillas y esperó que Lena no se hubiera dado cuenta. Se puso una camiseta holgada y le dirigió una mirada furtiva. Lena estaba atónita.

—Tengo que ir a trabajar..., ya sabes. —Tratando de sonar alegre y despreocupada, añadió—: Voy a hacer café.

Salió en dirección a la cocina, sin mirar atrás.

 



Llenó la cafetera con un nudo en el estómago. Lo último que quería era hacerle daño a Lena. Pero, si no se tomaban aquella aventura con un poco de filosofía, las dos sufrirían cuando terminara. Lena tenía que saberlo, pensaba Yulia, mientras preparaba las tazas. Ya había pasado por eso con Diane y puede que con otras antes que ella. Sí, Lena lo sabía. Ella misma le había advertido que no quería que las cosas se complicaran.

Yulia sacó la leche del frigorífico. ¿Pero cómo le dices a una mujer preciosa, que te importa y que acaba de llevarte al paraíso, que no deberíais veros en un tiempo? Yulia nunca se había visto obligada a tener que decir cosas así. Suspiró. No digas nada, decidió. Las dos sois adultas, simplemente se sabe.





—No me quedo al café.



Yulia se sobresaltó al oír la voz grave de Lena. Se había puesto su hermoso vestido negro, se había cepillado el cabello y se había pintado los labios. Estaba serena, impasible, con las llaves del coche tintineando en la mano.

Fuera lo que fuera lo que Lena estaba pensando, su expresión fría dejaba muy claro que no estaba contenta. De repente, a Yulia la invadió un frío mortal. Ansiaba volver a ver el fuego en sus dulces ojos verdegrises y en su seductora sonrisa. Lena tragó saliva y desvió la mirada.



—Tengo cosas que hacer —añadió.



Yulia fue hasta ella con un nudo en la garganta, la abrazó y la besó. Como antes, Lena volvió a derretirse entre sus brazos y le devolvió el beso apasionadamente. De inmediato, Yulia se encendió. Lena se puso rígida. Retrocedió e inspiró profundamente. Se pasó la mano por el pelo como si nada y evitó los ojos de Yulia.



—Tengo que irme... —murmuró, dirigiéndose hacia la escalera.

—Te acompaño hasta la puerta.
 
—No, tranquila. Adiós. —Lena desapareció rápidamente por las escaleras.

—Te llamaré —gritó Yulia, pero no hubo respuesta.



Con el corazón a punto de salirle por la boca, se quedó allí de pie escuchando el sonido seco de los tacones sobre el mármol. La puerta de la calle se cerró con un golpe sordo. Yulia sintió un escalofrío cuando se hizo el silencio. Tenía que ser así, se dijo. Daba igual lo que hubiera entre ellas, daba igual cuánto durase: inevitablemente llegaría el día en que Lena saldría por esa puerta por última vez. Y Yulia estaba decidida a que, llegado ese día, no la afectara demasiado.



Puso la radio. Seguramente Lena no se había enfadado, pensó, esperanzada. Como ella, Lena simplemente estaría poniendo las cosas en su sitio. Yulia echó el café y removió el azúcar. La llamaría en unos días. Podrían ir a cenar, quedar para tomar algo con unas amigas o algo así. Se lo pasarían bien y ya no recordarían lo incómoda que había sido aquella mañana. Se bebió el café de un trago. Después pasarían la noche juntas. Todo iría bien.

El móvil estaba en la encimera. Lo conectó, preparada para el aluvión de llamadas que recibía habitualmente los sábados por la mañana, y se concentró en el día de trabajo que tenía por delante.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Vie Mar 13, 2015 10:42 pm

Capítulo nueve





El lunes siguiente, Lena llegó al trabajo a las ocho y media de la mañana. Era un día caluroso y había algunos pacientes sentados en la sala de espera leyendo revistas. Sally, la recepcionista, estaba organizando los historiales de los pacientes del día para cada médico.

—Hola —saludó Sally alegremente—. Tienes al primero en quince minutos, pero acabo de recibir una llamada de socorro de Penny Watts. —Lena asintió. Había visitado a Penny y a su bebé recién nacido unas cuantas veces, revisiones de rutina—. Dice que el bebé no para de llorar. Está preocupada por si le pasa algo.

Con suerte sólo será un cólico, pensó Lena.

—¿Le has dicho que viniera enseguida?

-Sí, está de camino.

—Muy bien, gracias.



Sally le dio el historial y Lena fue a su consultorio. Al fondo del pasillo, Sue la saludó con la mano mientras acompañaba a un paciente a la sala de masajes.

Lena cerró la puerta, dejó el historial en la mesa y se desplomó en la silla. Suspiró con cansancio. Se le acumulaban las visitas y el día ni siquiera había empezado. Iba a ser un día duro. Aquella mañana se había propuesto dejar en casa el abatimiento que la había dominado todo el fin de semana. Sin embargo, no podía quitarse a Yulia de la cabeza. Se enfadó consigo misma por no haber aprendido la lección, por no haber sido más lista. Ya se había perdonado por ser ciega y estúpida con Diane. Al fin y al cabo, Diane le había hecho muchas promesas y ella había decidido creérselas. Yulia, en cambio, había dejado muy clara su postura. No le había mentido ni engañado en modo alguno. Lena había dejado que el deseo nublara su buen juicio y esta vez su estupidez no tenía excusa.

Llamaron a la puerta y Marie entró con dos tazas de café.



—Hola, guapa —dijo—. Va a ser un día espantoso. He pensado que podíamos tomarnos un cafetito antes de que la mierda nos llegue al cuello.

Puso las tazas sobre el escritorio y se sentó en la silla para los pacientes.

—Buena idea —dijo Lena. Aceptó el café agradecida.

—Por cierto, ¿cómo fue la cena del viernes con Yul?

Los brillantes ojos azules de Marie rezumaban curiosidad. Lena notó un nudo en la garganta. Dio un trago de café.

—Estuvo bien —dijo sin alterar la voz, evitando su mirada.

El rostro de Marie se tiñó de preocupación. Se apartó el flequillo despeinado de los ojos.

 

—¿Entonces por qué estás tan triste?

Lena no pudo reprimir el llanto.

—Pasé la noche con ella —soltó, feliz de poder desahogarse—. Sabía que no debía hacerlo, pero, a la hora de la verdad, no hice caso de mi instinto. Nunca había deseado tanto a nadie. —Inspiró profundamente—. Ahora estoy enamorada de una mujer que parece que puede abrir y cerrar sus sentimientos como un grifo.

Marie la rodeó con el brazo y la besó en la mejilla.

—No seas tan dura contigo misma. Era inevitable que pasara algo entre vosotras —le dijo con dulzura—. Y seguramente te enamoraste de ella desde el principio. Te conozco muy bien y eso es lo que me pareció. —Marie escrutó su rostro. Para hacerla sentir mejor, obviamente, añadió—: Estoy segura de que a Yul le importas más de lo que crees.

Lena recordó la mirada de Yulia justo antes de aquel primer beso. Había creído ver algo más profundo que la simple lujuria y aquella sensación se había hecho más fuerte según avanzaba la noche. Para Lena, había una intimidad erótica poderosa y especial entre las dos. Y al abrazar a Yulia, temblorosa contra su cuerpo, había tenido la seguridad de que Yulia sentía lo mismo.

Lena se enjugó las lágrimas con impaciencia. Tenía que calmarse. Si estaba en aquella situación era por culpa suya y tenía que superarlo.

—Habría podido evitarlo si no hubiera salido con ella. Me estaba engañando si creía que podíamos ser sólo amigas. Pero no pude resistir la tentación de estar con ella. —Suspiró—. El viernes por la noche parecía que yo también le importaba, pero, si era así, a la mañana siguiente se ocupó de ocultarlo. —Se estremeció al recordar su sorpresa cuando Yulia se apartó de repente y salió de la cama—. Pasó de caliente a frío en un segundo. No he vuelto a saber nada de ella.

Marie sacó un bolígrafo del bolsillo de la camisa y mordisqueó un extremo, pensativa.



—Aquella noche en tu casa, Louise y yo vimos muy claro que la habías impresionado mucho. Estuvimos hablando de cómo te miraba y de que hacíais muy buena pareja. Si quieres mi opinión, suena como si estuviera esforzándose mucho para esconder sus sentimientos. Si no se hubiera involucrado emocionalmente como dices, te habría llamado al día siguiente para repetir. Ese es el estilo habitual de Yul. —Se detuvo y dio un sorbo al café con expresión reflexiva—. Lo raro es que no te haya llamado. Puede que aún esté aclarando sus sentimientos. —Levantó la vista—. Yul es de muy buena pasta, en serio. Seguro que llamará.

Lena sonrió y puso los ojos en blanco.

—No sirve de nada estar aquí haciendo cábalas sobre cuáles son sus verdaderos sentimientos. Si sigue con esa actitud de «no me importa nada», entonces es de manual, ¿no? Las dos sabemos que Yulia nunca se implica demasiado. Yo me he implicado demasiado, así que no puedo volver a verme con ella a solas. No hay más vuelta de hoja. —Cogió un lápiz y empezó a garabatear en su libreta—. Sé que me llamará cuando esté preparada. Sé que querrá que volvamos a salir. Y simplemente le diré que no, eso es todo.

Marie asintió, pero no se la veía muy convencida. Sonó el teléfono. Era Sally, para decirle a Lena que Penny había llegado con su bebé. Las dos se dirigieron hacia la puerta.

—Comemos juntas si hay tiempo, ¿vale? —dijo Marie.

Lena sonrió con afecto.

—Claro, estaría bien.



Marie salió y se dirigió a su consulta. Lena fue a la recepción con energías renovadas para recibir a su paciente. Hablar con Marie hacía que las cosas parecieran menos complicadas. Marie tenía razón. No podía negar sus

sentimientos. No había nada estúpido en enamorarse de Yulia, sólo era desafortunado, y no servía de nada enfadarse consigo misma. Pero en adelante iba a mantener el control sobre el curso de su relación con ella y, fuera como fuese, pensaba echar el freno antes de que la hiciera sufrir de verdad.



—¿Día duro, Yul? —preguntó Steve cuando Yulia se dejó caer en el taburete de la barra. Al parecer, el terrible dolor de cabeza que tenía se le notaba en la cara.

—Sí —dijo ella con una mueca—. Un café exprés bien cargado sería de ayuda, creo.

Hurgó en su maletín en busca de analgésicos. La cafetera siseó y humeó; el dolor de las sienes le remitió un poco sólo con aspirar el delicioso aroma del café recién hecho. Steve le puso un vaso de agua fría y una taza de café con crema bien cargado.

—Gracias —murmuró Yulia. Bebió un trago de agua para tomarse las pastillas.



Eran las cuatro de la tarde del miércoles. Hacía cinco días que no veía a Lena ni hablaba con ella. Había estado esperando a poder pensar en ella sin inflamarse de deseo. Pero, en lugar de apaciguarse, su necesidad de ella se había hecho más acuciante. La imagen de Lena flotaba detrás de cada pensamiento, como una marca de agua indeleble. Durante el partido de criquet del sábado, Yulia se había pasado la mitad del tiempo buscándola entre los espectadores. El sábado por la noche, mientras trataba de pasar un buen rato tomando algo y charlando con Bev y Sandy en un bar del centro, no dejaba de pensar en qué estaría haciendo Lena y ansiaba estar junto a ella.

Yulia dio un sorbo de café. Aquella noche Linda también fue al bar y estuvo coqueteando con ella abiertamente. En un momento dado, Yulia se quedó mirando fijamente su lindo rostro, deseosa de volver a sentir por ella la atracción de antes, pero la imagen de Lena prevaleció en su pensamiento. Era como si la belleza impresionante de Lena, su elegancia serena y su poderosa sensualidad hubieran convertido los rollos anteriores de Yulia en meros simulacros. Como se sentía inquieta, se fue a casa temprano. El domingo había querido llamarla. Y el lunes. Y el martes. Pero no lo había hecho.

Yulia suspiró. El café estaba vacío, exceptuando a un par de hombres que había en una mesa de la parte de atrás. Era un día caluroso, pero, gracias a los ventiladores que giraban en el techo, soplaba un airecillo agradable. Desde la cocina se oían chisporroteos y llegaba un delicioso aroma de comida. Pero Yulia no tenía apetito. Aquel día no se quedaría a cenar como otras veces. Con un sándwich de pan tostado en casa bastaría, pensó. Steve salió de la cocina y Yulia pidió otro café. En los últimos días el trabajo se le antojaba inusualmente tedioso y andaba arrastrando los pies de un lado a otro. Tenía que escribir unos cuantos anuncios y dejarlos en la oficina aquella misma tarde. Decidió dejarlos en la mesa de Karen después de que se fuera todo el mundo. El sábado por la mañana Dasha le había preguntado por la cena del viernes y Yulia había contestado con evasivas. Si Lena había dicho algo en la clínica, a esas alturas Sue ya le habría contado que las cosas habían ido más allá de la cena. No estaba de humor para que Dasha la analizara y la aconsejara sobre Lena.

Se llevó el café a una mesa y sacó el móvil del maletín. La asustaba estar tan desesperada por llamar a Lena y oír su voz, pero ya no podía posponerlo más. Tenía que quedar con ella. Titubeó, manoseando el teclado numérico. ¿Cómo respondería Lena? Yulia había intentado convencerse a sí misma de que Lena comprendería que hubiera tardado en llamarla y se lo agradecería. Pero en el fondo no las tenía todas consigo. El pecho le dolía y la sensación de ahogo no le dejaba olvidar la expresión dolida y fría que había mostrado Lena el sábado por la mañana. Una no hace el amor con una mujer como ella y después tarda cinco días en llamarla. Eso no estaba bien.

Yulia bebió un poco de café, inspiró profundamente y marcó el número de la clínica North Melbourne. Con la mano libre se masajeó las sienes mientras la recepcionista la ponía en espera.

Oyó un clic. Y después:



—Hola, Yulia.

El tono de Lena era neutro. Yulia apretó el teléfono con fuerza y sintió una oleada de calor abrasador.

—He estado pensando en ti.

Hubo una larga pausa antes de que Lena respondiera:

—¿Ah, sí?

Oh, mierda. Sí que estaba enfadada.

—Siento no haberte llamado antes. He estado ocupada... y, bueno, ya sabes, quería hacerlo, pero...

—Te aseguro, Yulia, que si hubiera querido verte alguno de estos días te habría llamado yo —su voz era decididamente fría.

Yulia cerró los ojos y gimió internamente. «Idiota», se reprendió. Había estado tan pendiente de su propia estrategia que no había tenido en cuenta los deseos de Lena. Sin querer, Yulia le había dado a entender que la iniciativa de llamar o no llamar era suya. Seguro que a Lena aquello no le había hecho nada de gracia.

—Por su puesto, no quería decir que... —carraspeó—. Te he echado de menos. Quiero verte.

Otra larga pausa. Cuando Lena volvió a hablar, su voz se había suavizado y era más grave.

—No quiero que volvamos a vernos a solas.

El corazón de Yulia dio un vuelco. Tomárselo con calma era una cosa, cortar del todo era una reacción exagerada.

—¡Pero es que necesito verte! —espetó—. ¿Estás enfadada conmigo? ¿Porque no te llamé? —Se puso muy nerviosa, casi no podía respirar—. Sólo intentaba que..., ya sabes... ¡Quería que fuéramos despacio!

—Yulia... —Su voz era un susurro, suave como un beso.Yulia sintió que se le ponía la carne de gallina y que se le saltaban las lágrimas—. No estoy enfadada contigo. Es sólo que la otra noche las cosas no acabaron como me habría gustado. —Yulia creyó notar que la voz se le rompía. Hubo un momento de silencio—. Tú y yo esperamos cosas diferentes, queremos cosas diferentes... es mejor que lo dejemos.

Yulia se hundió los nudillos en las sienes y se preguntó cuándo harían efecto los analgésicos. No sabía qué decir. No se le había ocurrido ni por asomo que Lena quisiera cortar del todo cuando su aventura apenas había comenzado.

—Entonces..., ¿ya está? —murmuró.

—Coincidiremos de vez en cuando. —Se aclaró la garganta—. Oye, tengo un paciente esperando. Tengo que dejarte. —Hubo otra pausa. Yulia escuchó la respiración de Lena—. Adiós.

Descolocada por completo, a Yulia no se le ocurrió nada más que decir.

—Bueno, ya nos veremos.

Lena colgó.





Yulia se bebió el resto del café. Estaba frío y amargo. La rigidez de los hombros escalaba lentamente el cuello y le atenazaba los músculos como dedos de acero. Se estiró y trató de destensarse para recuperar la calma. Posiblemente, Lena tenía razón. Lo mejor era dejarlo. Después de todo, por mucho que Yulia intentara creer que aquella aventura era como las demás, no lo era. Y no quería obsesionarse así.

Steve se acercó y ella pidió otro café y un chupito de Sambuca negra para acompañar. Tenía que dominar su deseo antes de que éste la dominara a ella. Era una lástima que entre Lena y ella no pudiera haber nada. Podrían haberlo pasado bien un tiempo. De todos modos, aunque fuera antes de lo previsto, Yulia tendría que seguir adelante y punto. Como hacía siempre.

Sacó una carpeta y un bloc de notas del maletín y centró su atención en los anuncios que tenía que escribir.

El viernes siguiente por la tarde, Yulia franqueó la puerta de cristal de la oficina a las seis. Como siempre a esas horas, la oficina estaba prácticamente desierta. Sólo se oía la voz de Dasha flotando al fondo del pasillo.

Yulia dio un salto cuando apareció una cabeza detrás del mostrador. Era el propietario de la compañía y director gerente, Victor Baranov padre.



—Buenas tardes, Victor. —Yulia le dirigió una sonrisa.



Al verla, pestañeó con una expresión vacía en el rostro. Farfullando para sí, se dedicó a revolver los papeles de la mesa de Karen. Victor solía evitar a los empleados y era raro verlo por la oficina. Su hijo, otro Victor, era el director general y quien llevaba el negocio. Normalmente Yulia sólo veía a Victor padre en las reuniones de ventas trimestrales, a las cuales asistía en silencio sentado en un extremo de la mesa de la sala de juntas, mojando galletitas en el té con aire despistado.

Yulia fue a su despacho. Nathan había llamado hacía un rato y le había dicho que quería verla urgentemente, así que había quedado con él en el Café Q a las seis y media. Seguro que querría cambiar otra vez de preferencias en su interminable lucha por encontrar algo del gusto de Robert. Karen la había telefoneado para decirle que el día anterior habían llegado de imprenta folletos nuevos de tres apartamentos y Yulia quería coger un ejemplar de cada uno para llevárselos a Nathan.

Dasha, al teléfono, le sonrió a Yulia cuando ésta entraba en su despacho. Karen le había dejado los folletos sobre la mesa. Los examinó atentamente, satisfecha e impresionada. Metió unos cuantos de cada en el maletín. Necesitaría tener de sobra para las visitas de la mañana siguiente. Vio de refilón una sombra en el umbral y levantó la vista a tiempo de ver pasar a Victor por delante de su puerta. Como siempre, caminaba con la cabeza gacha y hablando entre dientes, mientras se estiraba el labio inferior. Llevaba el poco pelo blanco que le quedaba peinado todo hacia un lado para disimular la calva, pero lo traicionaba un fallo enorme a modo de mueca rosada a lo largo de la cabeza. No la extrañaba que fuera raro, pensaba Yulia. Un apellido como Baranov debía de ser una carga para toda la vida. Menos mal que por lo menos había tenido la sensatez de no ponerle su nombre a la empresa.

Dasha colgó y giró la silla para ponerse de cara a Yulia.

—Estaba a punto de llamarte. ¿Dónde coño te has metido toda la semana?

—He venido un par de veces a última hora. He estado por ahí. ¿Qué tal todo?

Dasha escrutó su rostro con atención. Sin despegar los ojos de Yulia, alargó la mano para coger un cigarrillo y lo encendió. Estaba claro que algo le rondaba por la cabeza.

—¿Quieres venir con nosotras al Café Q esta noche? Hemos quedado para tomar algo a las siete. A lo mejor nos quedamos a cenar.

—Vale, genial. Ya he quedado allí con un cliente, así que después nos vemos.

Dasha sacó su estuche de maquillaje y desperdigó el contenido a lo largo y ancho de la mesa. Polvera en mano, empezó a retocarse el lápiz de ojos. Yulia preparó unas notas para Karen. Aquella mañana había visitado y tasado una casa y había que preparar la carta de empresa correspondiente —que incluía la propuesta de campaña publicitaria, el calendario y la fecha de subasta— para enviársela al cliente. Dasha estaba más callada que de costumbre. Victor volvió a pasar por delante de la puerta como una sombra, de nuevo hacia recepción.

—Bueno, ¿y qué pasa con Lena? —espetó Dasha de repente, gritando desde el otro lado del pasillo.

Yulia miró fugazmente el perfil de Dasha. Se estaba pintando los labios, con la mirada fija en su polvera. Le dio rabia notar que se le encogía el corazón.

—Nada.

Dasha cerró la polvera con un chasquido.

—He oído que os habíais ido a la cama.

Fuera de la vista, pero obviamente no muy lejos, se oía el andar de Victor, arrastrando los pies sobre las baldosas de vinilo blancas. Dasha siempre hacía lo mismo: gritar por el pasillo, airear la vida de Yulia por toda la oficina. Temblando de irritación, Yulia se levantó y se plantó en la puerta de Dasha.

—¡Por amor de Dios! —siseó—. Habla más bajo.

Sin inmutarse, Dasha se puso un poco de perfume. El aire se llenó de la dulce fragancia.

—Anda ya, no te preocupes por el bueno de Victor. Vive en su mundo.

Encendió otro cigarrillo.

—El pobre viejo no se daría cuenta de que tiene a alguien al lado hasta que le echase el aliento en el cogote.

Nerviosa, Yulia espió en la dirección de Victor y se sintió aliviada al ver que salía de la oficina por la puerta principal. Una ráfaga de viento inesperada le levantó los cuatro pelos aplastados en una erección de escándalo, que parecía decir: «¡Que os den por culo!», mientras desaparecía con la cabeza gacha y paso cansino más allá del escaparate.

Dasha apagó el ordenador y ordenó las carpetas de su escritorio. O, mejor dicho, reorganizó el revoltijo.

—Y bien, ¿qué está pasando? He oído que Lena se ha enfadado contigo.

Yulia dio media vuelta y se metió en su despacho. Un nudo le atenazaba la boca del estómago. Odiaba pensar que había disgustado a Lena. A decir verdad, estaba avergonzada de su comportamiento —pasarse días sin llamarla—, pero ¿qué otra cosa podía hacer? Además, era Lena la que había cortado la relación abruptamente.

—Creía que en la clínica tenían cosas más importantes de qué hablar. Como de gente que se muere o así —dijo, con voz tirante.

Metió las notas en una carpeta para dejárselas a Karen sobre la mesa. Dasha respondió con sequedad:

—Ya ves. Sue estaba preocupada porque Lena parecía deprimida. Marie le explicó que las cosas habían subido de tono entre Lena y tú el viernes por la noche y después se habían enfriado de golpe.

Yulia se encogió de hombros.

—Pasamos la noche juntas. Pero no quiere un rollo tranquilo y sin complicaciones. No quiere seguir adelante. No es para tanto.

Dasha suspiró.

—Venga Yulia. ¿Cómo puedes dejarla ir así? Sabes que es especial: no es como el resto de mujeres que te tiras para pasar el rato. ¡Es que no se en qué coño piensas!


Yulia sintió que el suelo temblaba y una ira extraña se apoderó de ella.

—Soy lo que soy, ¿vale? ¡No me involucro! ¡Ella lo sabe y tú ya deberías saberlo!

—No me vengas con gilipolleces,Yul —dijo Dasha rotundamente—. Estás colada por ella hasta los putos huesos. Aquella noche en la cena vi cómo te comportabas con ella. Nunca te había visto así. —Apagó el cigarrillo—. Pensaba que quizá por fin irías en serio con alguien. Ella es perfecta para ti.

Yulia perdió los estribos.

—¿Qué quieres de mí? —gritó. Dasha la miró, atónita—. ¡Sí, vale, Lena es especial! ¿Y qué se supone que tengo que hacer? ¡Hacerme un puto trasplante de personalidad? —El pecho le dolía tanto que le costaba respirar. Guardó la grapadora en el cajón de malas maneras y lo cerró de golpe—. ¿Y de qué coño va esa fijación tuya con ir en serio? ¡Por Dios! ¡Es una maldita fantasía! ¿Cuántas relaciones con «la mujer de tu vida» van ya? ¿Cuál es Sue? ¿La quinta? ¿La sexta?

Dasha dio un respingo. Yulia nunca perdía los nervios. Ella misma estaba sorprendida de su comportamiento. Era como si otra persona hubiera escupido aquellas palabras tan llenas de furia. Joder, ¿qué le estaba pasando? Poco a poco, los ojos de Dasha se llenaron de lágrimas y Yulia se desmoronó. Se levantó y se le acercó.

—Lo siento, no quería decir eso.

Dasha la empujó y se alejó furiosa por el pasillo hacia el lavabo de señoras. Yulia la siguió, pero Dasha le cerró la puerta en las narices.

—Venga, Dasha —la instó Yulia, de pie ante la puerta cerrada.

—¡Y a mí que me importa que tires el resto de tu vida follando con quien te dé la gana! —resonó la voz indignada de Dasha—. ¡Espero que Lena encuentre pronto a una mujer de verdad. ¡No hay quién te entienda!

Yulia puso los ojos en blanco y suspiró.

—Voy a ver a mi cliente. Nos vemos en el bar —dijo, con cansancio.

Volvió a su despacho y cogió sus cosas. Tras dejar la carpeta sobre la mesa de Karen, fue a encontrarse con Nathan.

Cuando Yulia llegó, diez minutos después, ya había una pequeña multitud reunida en torno a la barra. Nathan estaba sentado en un taburete y agarraba un vaso con ambas manos, mirándolo fijamente. Tampoco parecía que hubiera tenido un gran día.

Yulia se sentó en el taburete de al lado.

—Hola —lo saludó, con una sonrisa.

Nathan la miró fugazmente y esbozó una débil sonrisa antes de volver a pegar los ojos en el vaso.

—¿Un Barbados, Yul? —preguntó Steve.

Yulia asintió.

—Gracias. Y ponle otra copa a Nathan.

Steve sirvió su bebida y llenó nuevamente de vino el vaso de Nathan. Yulia se bebió medio vaso de ron de un trago y esperó a que Nathan hablara.

Al rato, Nathan inspiró profundamente, de manera entrecortada.

—Se acabó —dijo—. No vamos a comprar la casa de los huevos —suspiró—. Robert se ha buscado otro novio. Me ha dejado.

Hundió los hombros y empezó a sollozar en silencio. A Yulia no la sorprendió, pero se compadeció de él.

—Lo siento —le dijo cariñosamente.

—Me lo prometió, ¿sabes? Teníamos un acuerdo.

—Ya, pero son cosas que pasan.

Sobre todo con capullos como Robert, pensó Yulia. Miró a Steve y asintió. Éste volvió a llenarle el vaso a Nathan.

—Estábamos de acuerdo en que si alguna vez conocíamos a alguien verdaderamente mono lo llevaríamos a casa. ¡Y va y se me enamora, joder!

Yulia lo miró sin entender.

—¿Llevarlo a casa?

Nathan se volvió hacia ella llorando a lágrima viva.

—¡Lo compartiríamos!

Yulia miró a Steve de reojo y éste sonrió.

—Ah, vale. Ya veo —murmuró Yulia.

Otro ejemplo glorioso del verdadero amor. Sorbiendo las lágrimas, Nathan se inclinó de nuevo sobre el vaso. Por Dios, pensó ella. Ahora no estaba de humor para quedarse allí sentada viendo a Nathan ahogar sus penas en Chardonnay. Se acabó el ron.

—De todos modos, gracias por haber sido tan amable y enseñarnos todas esas casas —dijo Nathan, bajando del taburete.

—De nada —repuso ella con una sonrisa—. Espero que todo te vaya bien.

Se despidieron y Nathan se marchó. Yulia pidió otro Barbados justo en el momento en que Sue y Dasha entraban en el café.

—Hola, Yul.

Sue le dio un abrazo. Dasha le giró la cara y permaneció de pie casi de espaldas a Yulia.

—Dice que le has gritado —explicó Sue—. Ya le he dicho que tiene que dejar de intentar casar a todo el mundo, pero... —Se encogió de hombros con impotencia y esbozó una amplia sonrisa—. Ya sabes.

Yulia le pasó el brazo por los hombros a Dasha.

—Siento mucho haber perdido los nervios. No puedes estar enfadada conmigo. No lo soportaría. —Dasha le lanzó una mirada fugaz. Yulia sonrió y la besó en la mejilla—. ¿Qué tal una copa de champán?

Dasha sonrió con una cierta reticencia.

—Que sea Moét —dijo—. Y te perdono porque lo tuyo es mal de amores.

Yulia frunció el entrecejo al oir lo del «mal de amores», pero prefirió no discutir. Se volvió hacia Steve y pidió una botella de Moét. Sue soltó una risita y le rodeó la cintura a Dasha con el brazo.

—Será mejor que no cojas por costumbre lo de enfadarte con ella. Te acabará saliendo muy caro.

Yulia sacudió la cabeza en señal de negación.

—No sé qué mosca me picó.

—Aquí está Lena —dijo Dasha, cogiendo la copa de Moét de la barra. Le sonrió a Yulia con cara de inocencia—. Olvidé mencionarte que vendría con Marie y Louise.

Se volvió hacia la puerta justo cuando Lena entraba con las demás. A Yulia se le aceleró el pulso. Desde su conversación telefónica del miércoles, se había convencido de que estaría preparada para aquello, que la próxima vez que viera a Lena aguantaría el tipo con tranquilidad. Pero estaba de todo menos tranquila. El resto del local se volvió borroso: sólo existía Lena acercándose a la barra. Llevaba una falda de lino estrecha y ajustada, de color rosa, que le llegaba justo por encima de las rodillas, con un top sin mangas a juego y zapatos de tacón alto negros. El color aún resaltaba más su piel radiante. En respuesta a algo que le dijo Louise, Lena esbozó una de sus arrebatadoras sonrisas y se echó el pelo hacia atrás. Entonces levantó la vista y se encontró con Yulia. Durante una fracción de segundo, sus ojos se llenaron de inquietud.

Yulia se distrajo un momento saludando a Marie y a Louise. Cuando se volvió de nuevo hacia Lena, ésta sonreía con naturalidad.

—Hola, Yulia.

Su voz profunda le arrancó un escalofrío, pero esbozó una sonrisa informal y dijo:

—Me alegro de verte.

—Vamos a coger mesa —dijo Marie.

Yulia fue incapaz de apartar los ojos de Lena mientras las demás se ponían en movimiento. Lena le sostuvo la mirada con una intimidad que le cortaba la respiración. Entonces, con una sonrisa de compromiso, se dio la vuelta para seguir a sus amigas.

—Espera —dijo Yulia—. Antes tómate algo conmigo.

Lena titubeó un instante. Después asintió.

—De acuerdo.

Se sentó en un taburete y apoyó el codo en la barra con naturalidad. La falda se le subió unos centímetros. A Yulia se le puso el corazón a cien al contemplar el trozo de muslo que quedaba al descubierto. Aquel muslo perfecto, aterciopelado y dulce como la miel que Yulia había saboreado como si fuera un caramelo.

—Un Sloe gin con tónica, por favor.

Mientras la oía pedir, Yulia se preguntaba si, bajo tanta desenvoltura, Lena estaría tan turbada como ella. Buscó desesperadamente un tema de conversación, lo que fuera, para que Lena se quedara con ella un rato. Lena tragó saliva y echó una mirada circular por el local. Se retorció, nerviosa, el dobladillo de la falda. Al mirar sus cuidadas manos, Yulia recordó la imagen de aquellas mismas uñas pintadas arañándole la espalda. Se echó a temblar. ¡Por amor de Dios!, pensó. Tenía que haber alguna manera de volver a estar juntas, de llegar a algún acuerdo.

Yulia le pasó su copa a Lena.

—Tenemos que quedar para que veas aquellas casas que te comenté.

—Creo que voy a aparcar este tema por el momento. —Evidentemente Lena se había propuesto no volver a estar a solas con ella. Dio un sorbo de Sloe gin—. ¿Has ido a ver a tu padre?

Saber que tendría que enfrentarse a él no había hecho más que agravar la ansiedad de Yulia en los últimos días.

—No, pero iré el domingo.

—Bueno. Espero que vaya bien. —Lena se levantó. Evitó los ojos de Yulia y jugueteó con la fina cadena de oro que llevaba al cuello—. Humm..., creo que voy a sentarme con las demás. ¿Vienes?

De pronto, toda la compostura de Yulia se fue al traste. Las cosas no podían acabar así. Salvo cuando sus ojos se encontraban, se comportaban como extrañas. Se puso en pie de un salto y cogió a Lena del brazo.

—No hagas esto, nena —le dijo con voz grave. Era evidente que la había cogido por sorpresa—. Por amor de Dios, esto es una locura. —Podía sentir que Lena temblaba y se moría por besarla—, Ven a casa conmigo —dijo Yulia en voz baja.

Las lágrimas afloraron en los ojos de Lena y Yulia sintió que se le encogía el corazón. Lena miró hacia otro lado, se mordió el labio y dejó que Yulia la atrajera hacia sí. Yulia se estremeció al hundir los labios en su cabello.

—No puedo dejarlo —le susurró—. No puedo ignorarlo.

Lena la miró a los ojos, entre lágrimas.

—Hola, Yulia —ronroneó alguien detrás de ella.

De repente Lena se dio cuenta de que había una mujer al lado de Yulia y se puso rígida. Enseguida, su expresión se volvió dura como una piedra. Horrorizada, Yulia se volvió. Era Tina, que le sonreía con coquetería.

—Tenía la esperanza de encontrarme contigo en algún lado. No me has llamado. ¿Te apetece tomarte algo conmigo luego?

Cogida a contrapié, Yulia vaciló un instante y, antes de que pudiera responder, Tina dedicó una sonrisa rápida a Lena y se fue al fondo de la barra.

Lena liberó su brazo. Le lanzó una mirada incendiaria y dijo en tono áspero:

—Yulia, no me hagas perder el tiempo.

Enfiló hacia la mesa rápidamente y se sentó con las demás.

Yulia se dejó caer en el taburete y se acabó el ron. Lena había estado a punto de decir que sí y Tina lo había estropeado todo. ¡Tina! Tina le importaba una mierda. ¿Acaso era culpa suya que Tina fuera una maleducada y una inoportuna? Aunque quizás aquello podía darle una pista de por qué Lena no quería seguir adelante con lo suyo. A lo mejor creía que Yulia tenía intención de salir con otras mujeres al mismo tiempo y eso no le gustaba. ¡Dios! Aquello era lo último de lo que Lena tenía que preocuparse. Yulia sólo salía con una persona al mismo tiempo y estaba tan obsesionada con Lena que el resto de mujeres se habían vuelto prácticamente invisibles. Quizá, si encontraba el momento, podía tranquilizarla a ese respecto. Aquello podía ser la clave para cambiar las cosas.

Observó a Lena charlando y riendo con las otras. Se la veía muy cómoda. Yulia suspiró. Lena no se dejaría presionar. Una vez más, Yulia tendría que esperar. Dasha y Sue iban a dar una fiesta el sábado por la noche para celebrar el final de la temporada de criquet. Seguro que invitarían a Lena. Quizás entonces, pensó Yulia, podrían hablar.

El café empezaba a llenarse y la música sonaba cada vez más alta. Un camarero se acercó a su mesa para cogerles el pedido de la cena. Dasha levantó la vista y le hizo un gesto a Yulia para que se uniera a ellas. Yulia negó con la cabeza y sonrió. No se veía capaz de estar sentada al lado de Lena sin mirarla y desear tocarla constantemente. Optó por pasar una noche tranquila en casa y se marchó.







Nos vemos la próxima semana Wink
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Lun Mar 16, 2015 9:39 pm

Capítulo diez















Mentalizada para enfrentarse con su padre, Yulia metió el coche en la zona de aparcamiento, junto a la Residencia Golden Oaks. A veces dudaba de que fuera sensata tanta necesidad de desenterrar el pasado, pero era demasiado tarde para volverse atrás. Era como si se encontrara en una calle de una sola dirección y lo único que pudiera hacer fuera seguir adelante hasta llegar al final. Pensándolo bien, era ridículo haber tenido miedo de enfrentarse a Nina después de tantos años. Aún despreciaba a aquella bruja amargada, pero, al verla cara a cara, se había dado cuenta de que el miedo no era más que una reminiscencia de la infancia.



Yulia recorrió el camino de la entrada. Con él sería lo mismo, se dijo, cuando lo tuviera enfrente. Siempre lo había mirado con cierto desdén y no le tenía mucho respeto, pero cuando era pequeña su extraordinario poder le había quedado grabado. Cuando arrancó a Yulia de los brazos de su madre y echó a Larissa de casa, quedó claro que él y sólo él tenía poder sobre las vidas de todo el mundo. Yulia tenía que admitir que aquella impresión se le quedó inculcada. Pero, aun así, se había rebelado contra él y el resto de sus aliados, incluida Nina y las niñeras que contrataba.



Sonrió al recordar aquella ocasión en que trajo a una mujer a cenar. Yulia debía de tener siete u ocho años. La niñera, Rosa, la había vestido para la cena con un vestido azul muy bonito, con una faja de raso anudada con un lazo en la espalda. A Yulia no le gustaba el vestido y no quería conocer a la mujer, pero intentó hacer el paripé.



Pusieron música suave y se sentaron a la mesa —su padre, la mujer rubia y Yulia, a la luz vacilante de las velas de los candelabros. Su padre piropeaba a la mujer. Ella se ruborizaba, le hacía ojitos y soltaba risitas coquetas. Tenía una risa que sonaba como si estamparan platos contra el suelo. Para cuando Lucy sacó el postre, Yulia ya no podía soportarlo. Agarró la brillante y temblorosa gelatina de lima en forma de corazón que Lucy había preparado especialmente para ella y se la tiró a la mujer. Como a cámara lenta, le bajó goteando desde la cara de susto hasta el pronunciado escote. Su padre se levantó, levantó a Yulia de la silla sin miramientos, la zarandeó y llamó a Rosa a gritos. Esta llegó corriendo y se llevó a Yulia a su habitación. Arriba, Yulia rompió el vestido y lo tiró por la ventana. Se quedó colgado en las ramas del abedul y estuvo ondeando durante una semana como una bandera de victoria. Al final, el jardinero se subió a una escalera de mano y lo bajó.



Sin embargo, también pensaba que sus rabietas infantiles y su rebeldía adolescente no habían sido más que actos de bravuconería. Sólo sintió que tomaba las riendas de su vida a partir del momento en que se alejó de su padre de una vez por todas. Pese a todo, la ira y la aprensión que albergaba en su interior la atormentaban y la desestabilizaban. La prueba eran las pesadillas, las lágrimas que creía olvidadas y que ahora afloraban a sus ojos en cualquier momento, la sensación de opresión en el pecho cada vez que pensaba en Lena. Incluso el suelo que pisaba parecía menos firme que antes. Era esponjoso, pensó, mirando el camino, como si bajo el pavimento pulimentado rebullera una ciénaga de aguas turbias.



Mientras su padre guardara la llave de un pasado que tanto la afectaba, seguiría teniendo poder sobre ella. Enfrentarse a él de una vez por todas y exigirle una explicación acabaría con los vestigios de ese poder.



Una joven y sonriente enfermera, con uniforme blanco, le señaló el jardín.



—El señor Volkov está sentado al lado de la fuente. Siga el sendero.



Las puertas de cristal automáticas se abrieron en un suspiro y Yulia salió. A su derecha, los jardines se extendían formando suaves ondulaciones de césped, verde y aterciopelado, salpicado de parterres simétricos de petunias amarillas, rojas y blancas. A la izquierda del sendero había un seto alto de boj. El olor a césped recién cortado flotaba en el aire y los pájaros cantaban en los robles.



Trató de imaginar cómo reaccionaría él, no sólo por presentarse sin avisar, sino ante sus preguntas. Los recuerdos más claros que tenía de su padre eran de cuando se iba de viaje y de cuando regresaba a casa. Maletín de piel reluciente en mano, trajes de ejecutivo de corte impecable, camisas blancas de diseño. Las amas de llaves y las niñeras correteaban de un lado para otro, y su voz profunda resonaba por toda la casa al darles instrucciones.




 


Una mano en la espalda de Yulia, que la hacía avanzar para recibir una palmada de despedida en la cabeza y una marioneta de sombras chinas hecha en Java o una estatuilla de jade como regalo a la vuelta.

El seto acabó y el caminito torció bruscamente a la izquierda. Ante ella se abrió una extensión de césped, en cuyo centro había una enorme fuente con surtidores románicos en forma de león. El sendero llevaba a la fuente y a la zona pavimentada de alrededor. De pronto lo reconoció bajo la sombra de un árbol, detrás de la fuente. Yulia se quedó helada. Engurruñido en una silla de ruedas, había un anciano marchito, con una manta roja sobre las rodillas. Yulia se quedó conmocionada y notó el corazón a punto de estallar: no podía creer que aquél fuera su padre.

Se acercó despacio. El no reaccionó ni tan sólo cuando se lo quedó mirando fijamente. Su cabello, antaño espeso y rubio, salpicado de gris, se había vuelto blanco y fino. Llevaba una chaqueta de punto gris por encima de los hombros, antes anchos y orgullosos, ahora huesudos y encorvados. Yulia se sentó en una silla de jardín que había a su lado. Luchó para hallar las palabras con que empezar.

—He venido a verte..., a preguntarte algunas cosas.

El siguió con la mirada perdida en la distancia. Únicamente su mano tembló un poco. Ella carraspeó.

—Sobre Larissa.

Lentamente, él se volvió y la miró. Sus ojos, antes penetrantes e inteligentes, estaban desenfocados.

—Larissa —jadeó.

Yulia sintió un nudo en la garganta. Tragó saliva.

—¿Por qué la echaste de casa?

Para horror de Yulia, los ojos de su padre se llenaron de lágrimas, que poco a poco rodaron por sus mejillas. Su piel marchita las absorbió como la tierra reseca absorbe la lluvia.


—Ella es la única a la que he querido —musitó.


Yulia sintió que su desprecio se desvanecía. Era imposible no sentir lástima por aquella patética carcasa del hombre que había conocido. Quizá su tiranía silenciosa había sido sólo una máscara para ocultar su amargura desde el principio, pensó. Sus demostraciones de fuerza, un simple farol para esconder su tristeza. Puede que Yulia hubiera aprendido de él a vivir una tapadera.

—¿Por qué no me llevó con ella? ¿Por qué no volvió?

El alargó una mano temblorosa y le tocó la cara, un intento de caricia que la sobrecogió. Su voz era grave; su respiración, pesada.

—Ella no era buena..., no. Iba a dejarme de todas maneras. Sólo le impedí que se te llevara a ti también. —Se enjugó las lágrimas, temblando—. No podía dejar que me lo quitara todo, que me dejara sin nada. —Negó lentamente con la cabeza, mirando los árboles—. Me aseguré de ello... eras todo lo que me quedaba de ella... —farfulló—. No la dejé volver... la mantuve lejos.

Yulia cerró los ojos para contener el llanto y se llevó las manos al pecho para mitigar el dolor. Había esperado que se resistiera a contestar a sus preguntas, incluso que se negara. Había ido preparada para mantener una conversación fría, no para que él le abriera su corazón —cuando se suponía que no tenía—, no para ver cómo los ojos azules y fríos de su padre se deshacían en lágrimas. Todo aquel tiempo había dado por hecho que su padre había echado a Larissa a patadas tras descubrir alguna infidelidad , por debilidad o desinterés, no había regresado. La visión del mundo de Yulia se basaba en aquel hecho incontestable. Miró los árboles y se concentró en su solidez. En aquel momento no la hubiera sorprendido mucho verlos cabeza abajo, con las ramas hundidas en la tierra y las raíces en el aire.


Así pues, si Larissa tenía planeado abandonarlo, casi seguro que sería con un amante. Entonces su padre, furioso y herido en su orgullo, había hecho todo lo posible para impedir que Larissa se llevara también a su hija. Pero, si de verdad Larissa hubiera querido llevarse a su hija, ¿por qué no había luchado contra él? ¿Por qué renunció?




—Me lo llevo dentro, para darle su medicación y el té de la tarde.



Yulia dio un salto. No se había dado cuenta de la llegada de la enfermera. Esta le sonrió, alisó la manta de su padre y empujó la silla de ruedas por un caminito a través del césped, que llevaba a un invernadero adosado al hermoso edificio Victoriano. El no miró atrás. Entre las macetas con palmeras, las cestas de azaleas rosas colgando del techo y las cabeceantes fucsias, Yulia vislumbró algunas cabezas grises que sorbían té de sus tazas de porcelana blancas.



Lentamente, Yulia se levantó, dio la vuelta a la fuente y emprendió el camino de regreso al coche. No tenía muy claro que aquella nueva e inesperada compasión por su padre fuera más fácil de sobrellevar que su desprecio habitual, pero al menos sabía que volver allí ya no tenía sentido. No tenían nada más que decirse. El nunca había superado la decepción y la ira. Pero ella sí lo estaba haciendo. Ahora todas las respuestas estaban en Larissa. Su única elección era ir a hablar con Olga.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Lun Mar 16, 2015 9:43 pm

Capítulo once













Yulia se pasó toda la semana esperando con ansia la fiesta de Dasha y Sue. Un día, como quien no quiere la cosa, le preguntó a Dasha si Lena iría y ésta respondió con una sonrisa deslumbrante, asegurándole que Lena estaría. Yulia había renunciado a disimular, ante Dasha, que no podía quitarse a Lena de la cabeza. Lo que la preocupaba era si al final Lena se rendiría al deseo que compartían. Esperaba que lo hiciera; deseaba que lo hiciera. Yulia nunca había esperado a nadie ni deseado nada, pero de pronto su vida giraba en torno a su encaprichamiento por una mujer. No podía evitarlo y ya no intentaba detenerlo.



Se perfumó y se puso un top de seda, plateado y sin mangas, y unos pantalones negros de lino holgados. Sería otra cosa si tuviera razones para creer que los sentimientos de Lena habían cambiado, pero la semana anterior en el café quedó claro que no era así. Yulia llevaba dos semanas consumiéndose por ella. Con suerte, a Lena le habría pasado lo mismo.



Aparte de eso, Yulia quería explicarle la visita a su padre y preguntarle qué opinaba del asunto. Aquello también era raro. Normalmente prefería guardarse para ella todo lo tocante a su vida privada. De todas maneras, pensó, últimamente todo estaba vuelto del revés. Ya no tenía ningún control sobre los acontecimientos que afectaban a su vida. En lugar de eso se veía obligada a detenerse y esperar a ver cómo se desarrollaban.



Era una noche templada y luminosa, perfecta para dar una fiesta. A las ocho en punto, Yulia cogió el coche y se fue para allá.



Veinte minutos más tarde, Yulia llamaba al timbre. Dentro sonaba Wild Thing; a Dasha le encantaba la música de los sesenta.



—Hola, cielo —le sonrió Dasha. La besó en los labios—. Estamos en el jardín.



Yulia la siguió a la cocina. Dasha sacó una Heineken de la nevera y se la pasó a Yulia; después dio los últimos toques a una bandeja de canapés de salmón ahumado.



—Tienen buena pinta —dijo Yulia.



Dasha esbozó una amplia sonrisa.



—Toma, prueba uno.



Le dio uno a Yulia y sacó del horno una bandeja de triángulos de hojaldre doraditos.



—De espinacas y ricotta —dijo Dasha, mientras los pinchaba con una aguja.



—Ah..., genial.





Yulia la escuchaba sólo a medias, ya que toda su atención estaba puesta en la treintena de mujeres reunidas en el enorme patio con suelo de terracota, situado al otro lado de la puerta de malla metálica. Habían puesto varias luces disimuladas en los bordes del jardín y la iluminación era suave. Al parecer estaban todas las jugadoras del equipo de criquet con sus parejas y unas cuantas mujeres más. Pero no veía a Lena. En aquel momento se dispersó un grupo de mujeres justo en la línea de visión de Yulia y la vio de repente. Yulia creyó que le fallarían las rodillas.





—Un vestido muy sexy —comentó Dasha, siguiendo su mirada.



Con el corazón a cien, Yulia observó a Lena, que charlaba con Marie y Louise. Llevaba un vestido de cuero verde esmeralda que ceñía suavemente su cintura y la curva de las caderas y los muslos. Le llegaba por encima de las rodillas y tenía unos tirantes finos, escote redondo y una pequeña raja a un lado. Los zapatos negros de tacón de aguja realzaban sus espectaculares piernas. Yulia se estremeció al recordar la última vez que la había visto llevando un vestido con raja al lado, lo que había hecho con ella y lo mucho que le había gustado a Lena.



Yulia, que no veía el momento de hablar con ella y volver a estrecharla entre sus brazos, empujó la puerta con decisión.



—¡Yulia! —la llamó Dasha con una nota de advertencia.



Yulia titubeó. Dasha desvió la mirada y colocó los adornos de los platos.



—Lena no ha venido sola. —Yulia notó un hormigueo en la piel—. Llamó esta mañana para preguntar si podía traer a alguien. —Dasha se aclaró la garganta—. Alguien de Sydney.



Yulia sintió frío en el estómago.





—¿Quién?





—Hum... Diane.



¡Mierda! Yulia se volvió bruscamente hacia la ventana, justo a tiempo de ver cómo una rubia alta y atractiva atravesaba el patio con energía y se ponía al lado de Lena. ¡Así que aquella era la dulce Diane! Diane se inclinó sobre Lena para decirle algo y le puso la mano en la espalda.



Yulia sintió que la dominaba la ira.



—¿Qué coño hace Lena con ésa?



Dasha la cogió del brazo con delicadeza y dijo en voz baja-,



—No lo sé. Seguramente nada. —Dasha cogió las bandejas de la encimera—. Se ve que Diane sólo ha venido a pasar unos días. Parece muy agradable.



Yulia le aguantó la puerta abierta para que sacara las bandejas al patio. Encima de dulce, agradable, ¡por amor de Dios! Atravesó el patio rechinando los dientes.



Yulia saludó a Marie y Louise con un beso y se volvió hacia Lena con una sonrisa confiada.



—Hola.



Lena dio un leve respingo cuando Yulia la besó en la mejilla. Al aspirar su fragancia, la mente de Yulia se zambulló en un mar de recuerdos eróticos. La compostura de Lena se tambaleó casi imperceptiblemente, como un rizo sobre la superficie del agua, y le sostuvo la mirada a Yulia un instante demasiado largo. Carraspeó y le presentó a Diane. Las dos sonrieron y se dieron la mano.



Por un momento se hizo un silencio incómodo. Marie no se perdía detalle de la escena, con sus ojos azules atentos tras el flequillo, Lena se quedó mirando su vaso vacío y Diane se metió una mano en el bolsillo de los vaqueros y rodeó la cintura de Lena con la otra. Yulia apretó los dientes con el corazón palpitante. Louise le dio un mordisco a un canapé y el crujido fue ensordecedor. Lena se apartó de Diane y puso el vaso sobre una mesa de hierro que había al lado.





—Te traigo algo de beber —le dijo Diane.





Aliviada, Yulia la vio coger el vaso y meterse en la cocina.



—Vamos a decirle hola a Wendy —dijo Marie y arrastró a Louise del brazo hacia un grupo de mujeres que había cerca.



Lena suspiró y evitó mirar a Yulia a los ojos.



—Tenemos que hablar —le dijo ésta en voz baja.



—No serviría de nada.



Sue estaba recogiendo los vasos vacíos de la mesa. Le dirigió a Yulia una mirada fugaz.



—Claro que serviría —objetó Yulia en tono grave y urgente—. Creo que la semana pasada querías que habláramos. Nos interrumpieron, lo entendiste mal.



—Creo que fuiste la que lo entendió mal —se alborotó Lena.



—¿Pasa algo?



Diane apareció de repente al lado de Lena con una copa de vino. Fulminó a Yulia con la mirada. Su actitud con Lena era definitivamente posesiva.



A Lena no se le habría ocurrido volver con Diane, ¿verdad? La sensación de frío en el estómago se había convertido en una bola pesada como el plomo. Echando mano de todo su autocontrol, Yulia dijo en voz baja y monocorde:



—Estaba hablando con Lena en privado.



Dasha, que paseaba entre las invitadas con una bandeja de comida, se detuvo y se quedó mirándolas. Por el rabillo del ojo, Yulia vio que Marie, Louise y Wendy se quedaban inmóviles y las observaban.



—No parece que a ella le interese —espetó Diane, tajante, con una mueca de insolencia en su expresión arrogante.



Lena inspiró profundamente y miró a su alrededor como un animal acorralado. Como nunca había encontrado nada ni nadie por quien valiera la pena luchar, Yulia siempre había evitado aquel tipo de enfrentamientos. En cualquier otra ocasión, habría sonreído, se habría encogido de hombros y se habría dado media vuelta mucho antes de que las cosas llegaran a ese punto. Pero no pensaba renunciar a Lena y tampoco iba a dejar que aquella zorra se pasara de lista y le dijera con quién podía o no podía hablar.



Dasha estuvo a punto de volcar la pesada bandeja de cristal que llevaba. Yulia dio un trago de cerveza como si nada y observó como una de las suculentas gambas caía por el borde. Sassy, la gata, se abalanzó inmediatamente sobre ella y salió disparada a comérsela bajo un rododendro.



En tono despreocupado, Yulia dijo:



—No sabía que fueras la guardaespaldas personal de Lena. Como no llevas placa.



—¡Por amor de Dios! —Lena se echó el pelo hacia atrás y la fulminó con una mirada incendiaria—. ¡Adentro! —siseó.



Sin esperar su respuesta, Lena atravesó el patio en dirección a la puerta. Procurando que sus ojos no se cruzaran con los de nadie más, Yulia dejó la botella sobre la mesa tranquilamente, se metió las manos en los bolsillos y la siguió.



Lena la esperaba en la sala de estar. No había nadie más dentro de la casa. Tenía los brazos cruzados y estaba que echaba humo.



—¿Tú de qué vas? —inquirió con voz tirante y tan grave que daba miedo.



Yulia la miró de hito en hito, como embelesada. Lena era tan hermosa y al fin estaban las dos solas. Sus ojos grises encendidos, sus labios brillantes, deliciosos y apetecibles. Su ira glacial era terrible, pero el fuego del deseo de Yulia resultaba abrumador.



Lena esperaba una respuesta.





—Nunca me habían hecho pasar tanta vergüenza en la...





Yulia la agarró y la besó. El fuego prendió en su interior; perdió el mundo de vista. Creyó que iba a desmayarse. Sintió que Lena se ponía rígida y le ofrecía resistencia por un instante. Después, con un gemido, se relajó, le rodeó los hombros con los brazos y le devolvió el beso con ansia. Yulia le acarició la espalda y las caderas sobre el vestido de cuero, suave y untuoso. Lena la estaba devorando entera. Entonces Lena gimió. Al oír su gruñidito ronco, Yulia sintió que el fuego la consumía, puso a Lena contra la pared y, sin dejar de besarla, metió la mano por la raja de aquel vestido de cuero tan fino y cálido.



Mientras le escalaba el muslo con los dedos, Yulia murmuró, con la boca pegada a sus labios:



—¿Ella te hace hacer eso? —Se besaron de nuevo—. ¿Con ella gimes así?



Lena se envaró de pronto y se apartó de los labios ardientes de Yulia. Con la respiración entrecortada y los ojos empañados de lágrimas, la miró como desorientada.



—¿Qué? —musitó.



—¿Has vuelto con ella? ¡No puede ser! ¡No después de lo que te hizo! ¡Y menos cuando sientes esto por mí!



Lena tomó aire, se liberó del abrazo de Yulia y caminó hacia la ventana. De espaldas a Yulia, se pasó la mano por el cabello. Su reflejo apareció en el cristal sobre la silueta imponente de los árboles, a la luz de una lámpara que había en una mesita junto a la pared.



—No tengo por qué darte explicaciones de lo que haga o deje de hacer con Diane, ni a ti ni a nadie.



En la repisa de la chimenea había un paquete de cigarrillos y un mechero. Sacó uno y lo encendió. Se volvió hacia Yulia, exhaló lentamente el humo y añadió:



—Lo único que necesitas saber es que entre tú y yo no hay nada.





—Pues cualquiera diría lo contrario





Lena dio una calada al cigarrillo.



—¿Y por qué diablos iba a querer seguir con esto? —sentenció, lacónica e impaciente—. No sé qué noción tienes de mí, pero te puedo asegurar que tu idea de una aventura no me interesa lo más mínimo. ¿Cena o lo que sea y después sexo, con el intervalo que la señora se digne a considerar aceptable? ¿Y durante el tiempo que le parezca oportuno?



Se dirigió hacia la mesita de café donde estaba el cenicero. Yulia estaba hecha un lío. Lena estaba verbalizando palabra por palabra algo que Yulia nunca se había parado a pensar. «¿Por qué no te olvidas de todo esto? —se preguntaba—. No puedes darle lo que quiere. No veis las cosas de la misma manera. Déjalo y márchate», se dijo. Pero estaba clavada en el sitio. Le dolía el pecho. No pudo evitar que se le llenaran los ojos de lágrimas. Se mordió el labio bajo la mirada encolerizada de Lena.



—Soy una mujer adulta, Yulia. ¡No una maldita cría! En las relaciones hay obligaciones y sentimientos en juego. Para la mayoría de nosotras se trata precisamente de eso. A veces las aventuras funcionan y te llevan al cielo. Y, muy bien, a veces te llevan al infierno y alguien acaba sufriendo, ¡pero así es como funcionan las cosas entre adultos! Lo aceptamos y ya está.



Yulia no creía en el cielo y conocía el infierno demasiado bien. Había intentado protegerlas a ambas de eso. ¿Por qué una mujer tan lista como Lena quería correr un riesgo que podía evitarse?



Lena dio otra calada al cigarrillo. Se oyó un portazo y las dos se sobresaltaron. Lena se volvió hacia la ventana. Una silueta oscura avanzaba a toda prisa por el caminito de entrada, hacia la verja. Al cabo de unos instantes, oyeron que un coche arrancaba y salía quemando ruedas.



—Ahí va Diane —dijo con voz apagada.





Yulia tragó saliva y recuperó el habla.





—¿Preferirías estar con ella? ¿Con una mujer que te engañó, que te mintió? Yo no engaño ni miento.



Lena la miró, puso los ojos en blanco y suspiró. Apagó el cigarrillo.



—Puede que no, pero sí que tenéis algo en común muy significativo. Parece que ni tú ni ella os deis cuenta de que tengo otras opciones aparte de vosotras, de cualquiera de las dos.



No, pensó Yulia. Se daba cuenta de eso. Ya lo creo que se daba cuenta. Había visto cómo la miraban las mujeres, muchas mujeres. Lena tenía dónde elegir.



Lena se dirigió a la puerta para salir de la habitación. Se detuvo en el umbral y, con voz grave y contenida, dijo:



—Me has estropeado la noche. Nunca vuelvas a comportarte así conmigo. Jamás. No vuelvas a dejarme en ridículo.



Yulia no podía soportar que Lena la despreciara, ni tampoco pensar que esta vez la había perdido de verdad. En los ojos de Lena brillaron las lágrimas. Nerviosa, se retorció un mechón de pelo.



—Ya te lo dije antes. Déjalo, Yulia. Deja de hacerme perder el tiempo.



Aterrada, sin importarle las lágrimas de vergüenza que surcaban sus mejillas, Yulia la aferró del brazo.



—¿Y qué pasa con lo que sentimos? Yo no puedo olvidarlo, nena —susurró.



Lena también tenía las mejillas empapadas en lágrimas. Impaciente, se las secó, le dirigió a Yulia una mirada incendiaria y se marchó.



Los altavoces colocados bajo los aleros de la parte trasera de la casa empezaron a vibrar al son de Satisfaction, de los Rolling Stones. Yulia se derrumbó en el sofá hecha un lío, ocultó el rostro entre las manos y rompió a llorar





Unos minutos después oyó que cerraban la puerta de la calle y Dasha entró en la habitación atolondradamente.





—¿Qué coño está pasando? ¡Ahí fuera se ha montado una que ni en Days Of Our Lives! Yulia se secó las lágrimas enseguida. Dasha suavizó su expresión.



—Oh, mi niña —dijo con dulzura. Se sentó a su lado, le rodeó los hombros con el brazo y la besó en la mejilla—. No puedo creerlo. Primero a Diane le coge un pronto y se va hecha una furia con el coche de Lena. Después Lena vuelve afuera llorando, hecha un manojo de nervios. Marie acaba de llevarla a casa —sacudió la cabeza y le acarició la mejilla a Yulia—. Y tú mírate.



Se levantó y abrió el aparador. Sacó una botella de whisky escocés y sirvió dos vasos. Yulia aceptó el suyo, agradecida, y se lo bebió de un trago.



—Se me ha escapado de las manos —dijo, mientras Dasha volvía a llenarle el vaso—. Yo tampoco puedo creerlo. Nunca había perdido la cabeza de esta manera. Nunca la había cagado tanto con nadie.



Dasha cogió un cigarrillo de la repisa de la chimenea, lo encendió y dio una calada mientras observaba a Yulia con incredulidad.



—Quiero que este deseo desaparezca —prosiguió Yulia con voz queda—. Desearla y no poder estar con ella, que esté empezando a odiarme... Es demasiado duro.



—¿Odiarte? —sonrió Dasha—. ¿Acaso no ves que está enamorada de ti?



Yulia se quedó de una pieza y el corazón le dio un vuelco.



—¡Cómo va a estar enamorada de mí!





Dasha se encogió de hombros.





—A mí, es lo que me parece.



Yulia se puso de pie y paseó por la habitación.



—¿Por qué iba a quererme? Si casi no ha pasado nada.



—No hace falta que pase mucho. Hay un tipo de amor entrañable que nace entre las personas poco a poco. Eso está bien por un tiempo. Pero, según mi experiencia, el verdadero amor es como lo que nos pasó a Sue y a mí. Vamos, que te arrolla como un camión.



—¿Y Diane qué? —preguntó Yulia casi sin aliento.



Dasha dio un sorbo de whisky.



—Diane no significa nada para ella. Eso se nota. Lena no la mira, ¿sabes? Y tampoco le hace mucha gracia que Diane la toque. —Echó la ceniza del cigarrillo—. Me he fijado.



—Ah, claro, y según tú Diane duerme en el sofá, ¿no?



—No lo sé, pero lo significativo es que te importe tanto. Estás celosa, cielo.



Yulia no se molestó en tratar de negarlo. Era una experiencia nueva, pero era muy consciente de que aquella sensación, como de cuchillas afilándose, que le desgarraba las entrañas eran celos.



—Bueno, si a Lena le ha dado por reciclar a sus amantes, allá ella. Yo no puedo hacer nada. —Yulia se metió las manos en los bolsillos y se apoyó en el marco de la puerta—. No me quiere. Lo que quiere es un tipo de relación determinada y yo no puedo dársela.



—Si dejaras de fingir que todo te da igual y abandonaras la pose de chica dura, podrías darle cualquier cosa.



La voz de su tía Nina le volvió a la cabeza de repente. Una vez, a través de la puerta del despacho, oyó que le decía a su padre: «Esa niña tiene mala sangre. Deberías mandarla a un internado para que se la sacaran. Sí, mala sangre, como su madre». La niña de ocho años de entonces se había preguntado, aterrorizada y temblorosa, qué era eso de «mala sangre»; ahora, a los treinta y cuatro, se preguntaba si era posible heredar la incapacidad de amar.



Dasha se acabó el whisky y sonrió.



—Eres adorable, ¿lo sabías? No me extraña que se haya enamorado de ti. Y tú también te has enamorado de ella.



Yulia negó con la cabeza. Era una idea ridicula.



—Lo que ocurre es que últimamente estoy un poco rara. Me he obsesionado con Lena sin querer evitarlo, hasta el extremo de que cada vez que pienso en ella estoy a punto de desmayarme. Le doy vueltas a lo que estará haciendo cada puto minuto del día. —Se pasó la mano por el pelo y suspiró—. He perdido la perspectiva, eso es todo.



Dasha soltó una risita.



—¿Y qué coño crees que es el amor? ¿Otra cosa? —Fue junto a Yulia y la abrazó—. No desperdicies esta oportunidad, cielo —susurró, con tanta ternura que a Yulia se le saltaron las lágrimas otra vez—. Venga, volvamos a la fiesta.



Yulia negó con la cabeza y tragó saliva para eliminar el nudo que le atenazaba la garganta.



—Creo que esta noche no sería la mejor de las compañías.



Besó a Dasha, le dio las buenas noches y se fue a casa.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Mar 18, 2015 8:38 pm

Capítulo doce







Lena se tomó un café en el cuartito que había detrás de la sala de espera del Centro de Emergencias. Llevaba horas hecho y estaba pasado, pero con un poco de suerte la cafeína le levantaría un poco el ánimo. Eran las once de la noche de un martes y había sido una noche difícil. En media hora llegarían los dos médicos del último turno. El centro cerraba a las tres de la madrugada.



Contenta de que la entrada y salida de pacientes le diera una tregua, se sentó en la mesa y miró por la ventana de cristal ahumado que daba a la sala de espera y a la entrada. Marie estaba en uno de los consultorios, poniéndole puntos a un paciente en la cara y en el brazo. En el historial pondría que se había caído. Pero para Marie y Lena era obvio que las heridas eran fruto de una pelea. Los pacientes nunca admitían que se habían metido en una pelea por miedo a las represalias o por temor a ser interrogados por la policía.



Lena suspiró. Estaba deprimida desde la fiesta del sábado. Había perdido su entusiasmo habitual por el trabajo y el Centro de Emergencias, que requería una actitud positiva y agilidad de reflejos, había resultado duro aquella noche.



Creía que podría controlar sus sentimientos por Yulia. Después de verse con ella en el Café Q, estaba segura de que Yulia perdería el interés. Y así, sin la insistencia de Yulia, su amor se iría apagando. La noche de la fiesta se había propuesto mostrarse amable y cariñosa cuando la viera. Pero bastó que Yulia la besara en la mejilla para que se deshiciera. Después, cuando estuvo con Yulia a solas, no quedó duda de que sus sentimientos por ella seguían siendo igual de fuertes. El ansia con que Yulia la besó, incapaz de contener sus emociones, la conmocionó y la turbó. Lena se moría por abrazarla y besarla de nuevo, por irse a casa con ella, por hacer el amor con ella. Pero se repetiría la misma canción. Yulia seguiría saltando de caliente a frío y mantendría a Lena a distancia. Y como estaba enamorada de ella, era una opción demasiado dolorosa. No podía olvidar el bello rostro de Yulia, con los ojos anegados en lágrimas, al susurrarle: «Yo no puedo olvidarlo, nena». Lena cerró los ojos y se estremeció. Ojalá Yulia sí que lo olvidara y la dejara olvidarlo también a ella.



En la sala de espera, un fluorescente defectuoso parpadeaba sobre el suelo apagado de color verde oliva y los asientos rígidos de vinilo gris alrededor de las paredes, creando un efecto deprimente. El Centro de Emergencias había sido creado de manera conjunta por el estado y las administraciones locales. Pocos pacientes tenían la tarjeta sanitaria normalmente la habían perdido y no se habían molestado en pedir una nueva, así que el centro tenía que correr con los gastos de la atención médica. Por consiguiente, no entraba en los planes dotar las instalaciones de las comodidades básicas para médicos o pacientes. En uno de los duros asientos había un anciano acurrucado, durmiendo la borrachera. Cerca de la entrada se hallaba sentado un chaval, manoseando una revista arrugada. Lanzaba miradas nerviosas a la puerta continuamente, como si se escondiera de alguien. Un rato antes Lena le había preguntado si podía ayudarle. El negó con la cabeza tímidamente, pero aceptó una taza de café.

El paciente de Marie, vendado y con una receta médica en la mano, salió del consultorio arrastrando los pies en dirección a la puerta. De pronto se oyó un alboroto fuera. Varias personas discutían en voz alta, en un tono asustado. Lena se levantó justo cuando irrumpían cinco adolescentes, tres chicos y dos chicas. Llevaban el cuerpo inerte de otra joven.





Lena corrió a la sala de espera; ellos dejaron a la chica en el suelo y huyeron.

—¡Esperad! —chilló Lena. Una chica titubeó—. ¿Qué ha pasado?

—Caballo —dijo ella, antes de salir corriendo con los demás.

La chica del suelo no debía de tener más de catorce años. No tenía pulso y se estaba poniendo azul. Lena notó una subida de adrenalina y el corazón se le aceleró al empezar con el masaje cardíaco.

—¡Marie! —llamó—. ¡Narcan, deprisa!



El masaje no daba resultado, la chica cada vez tenía peor color.

Marie corrió junto a ella con una jeringa. Lena le subió la mugrienta manga a la chica y comprobó, consternada, que tenía el brazo lleno de marcas de agujas.



—Toma —dijo Marie, pasándole un par de guantes quirúrgicos.



Lena se los puso rápidamente, encontró una vena y le inyectó la mitad del Narcan con cautela. Instintivamente, Marie retrocedió y Lena se apartó un poco de la chica. Cuando el fármaco hacía efecto, la paciente solía sufrir espasmos violentos. No pasó nada, así que Lena le inyectó el resto de fármaco. La chica sufrió una convulsión y se incorporó de pronto. Al hacerlo, involuntariamente golpeó a Lena en la cara con el dorso de la mano. Se puso de pie jadeando y miró a su alrededor como enloquecida. Lena se frotó la mejilla y suspiró con alivio. La chica se abalanzó hacia la puerta. Marie la cogió del brazo.





—Espera, cariño —le dijo con suavidad—. Antes queremos echarte un vistazo para asegurarnos de que estás bien.

Asustada, la chica negó con la cabeza.

—Por lo menos coge esto —dijo Lena.

Cogió una bolsa de plástico del estante que había junto a la puerta, con preservativos y jeringuillas esterilizadas. La chica se la arrancó de las manos y se marchó.

—Buen trabajo —le dijo Marie con una sonrisa. Lena empezó a temblar y se le saltaron las lágrimas—. Eh, ¿qué pasa? —Marie la rodeó con el brazo. Lena se encogió de hombros y se mordió el labio—. ¿Sabes qué? Cuando terminemos tú y yo vamos a ir a tomarnos algo al bar de la esquina, ¿te parece?





Lena asintió. En el centro se enfrentaban a situaciones como aquélla cada semana, pero en su estado de ánimo ver a una chica tan joven ya enferma y drogadicta había sido demasiado.



Los médicos de relevo llegaron puntuales. Lena recogió sus cosas mientras Marie les entregaba los historiales y los ponía al corriente de cómo se había desarrollado la noche. Después les dijeron adiós y se fueron al bar.



Aparte de unos cuantos hombres sentados a la barra, que acunaban amorosamente enormes jarras de cerveza, el local estaba vacío. A los pocos minutos, uno ya no se daba cuenta del fuerte olor a humo y cerveza derramada; acostumbrarse a la llamativa moqueta de espirales de color verde lima, naranja y morado costaba un poco más. La lúgubre iluminación era de ayuda. Pidieron algo de beber en la barra y se sentaron en una mesa junto a la ventana que daba a la calle. Por todos lados se arracimaban casas con la pintura desconchada, sin dejar casi acera. Las pocas tiendas que seguían en funcionamiento estaban cerradas a cal y canto con rejas de hierro; otras estaban destartaladas, abiertas de par en par, sin escaparate. Uno de los edificios de enfrente tenía una plancha de hierro ondulado para tapar la ventana que le faltaba. La decoraba un mensaje muy conciso en spray rojo: «Jodeos».





Normalmente sólo iban a tomar algo a ese bar después de una noche de trabajo especialmente frenética o satisfactoria, cuando estaban muy llenas de energía. Con una punzada de culpabilidad, Lena pensó qué ganas tenía siempre de acabar el turno, meterse en su cómodo Mercedes y volver al centro tan rápido como fuera posible, dejando la miseria atrás. En cuanto veía los árboles, los parques, las casas bonitas, las luces, los cines y las boutiques se sentía mucho más animada. Satisfecha con la idea de que había cumplido con su deber, aparcaba ese otro mundo en su mente hasta la semana siguiente. Pero esa noche la miseria se aferraba a ella. Notaba cómo le penetraba en la piel.



El dueño les trajo dos vasos de coñac y un paquete de cigarrillos que había pedido Lena. Marie observó las manos de Lena mientras ésta le quitaba el celofán y sacaba un cigarrillo. Cogió una caja de cerillas de la mesa de al lado, lo encendió e inhaló con cara de placer

Marie dio un trago rápido de coñac, sin desviar la vista del paquete de cigarrillos. Con un movimiento brusco de cabeza se apartó el flequillo de los ojos, como si así apartara también la tentación de su mente. Miró a Lena con atención.





—Por tu cara diría que acabas de matar a alguien en lugar de salvarle la vida.

—Salvarla para que sigan abusando de ella unos años más. Los hay que salen adelante y todo eso. —Lena dio un sorbo de coñac—. Ella no.

La expresión de Marie se ensombreció. Jugueteó con el paquete de cigarrillos.

—Eso ya no está en nuestras manos: sólo podemos curarlos como buenamente podamos e intentar llevarlos por el buen camino. La mayoría de esas personas estarían mucho peor sin el centro. —Lena dio una calada y miró por la ventana—. Normalmente tienes un montón de cosas buenas que explicar después de una noche en el centro. No es propio de ti ser negativa. —Marie cogió un cigarrillo y lo sostuvo en la comisura de los labios—. Es por Yulia, ¿verdad? Lo único que me has contado desde el sábado por la noche es que Diane se ha ido a casa. ¿Qué está pasando?

Lena soltó un suspiro.

—Sí, eso al menos se lo tengo que agradecer a Yulia. Diane ha salido de mi vida para siempre. Llevaba un tiempo bastante bien. Hasta había dejado de amargarme con llamaditas y lloriqueos. Creía que podíamos quedar como amigas. Por eso, cuando me llamó la semana pasada para ver si podía venir un par de días, me pareció bien. —Marie puso los ojos en blanco y sacudió la cabeza lentamente—. La clínica donde trabaja ha hecho recortes. Ha perdido su trabajo. Estaba deprimida, ya sabes.

—Oh, por favor —masculló Marie con impaciencia.

—Tengo que admitir que me alegré de tener algo con que distraerme. Me está costando aclarar mis sentimientos por Yulia. —Lena levantó la vista y pidió otra copa para Marie y para ella. Le dio una calada al cigarrillo—. De todas maneras, después de que me dejaras en casa el sábado, Diane se puso echa una furia por lo de Yulia. Resulta que aún albergaba la ridicula fantasía de que volviera con ella. Se ve que la idea de que pudiera sentirme atraída por otra persona ni se le había pasado por la cabeza. Creo que de verdad creía que había un lugar especial en mi corazón para ella y que en cualquier momento, cuando a ella le diera la gana, podía volver a empezarlo todo donde lo dejó.

—Llegó un par de días antes de la fiesta. ¿Cómo te comportaste con ella? ¿Le diste alguna razón para creer que seguías interesada?

Les sirvieron las bebidas y Lena dio un trago.

—Bueno, la noche anterior... —Sacudió la cabeza—. Estaba siendo muy agradable y divertida. Ya sabes cómo puede llegar a ser.

—Pues no. Nunca la he visto en plan divertido. Sólo en plan sabelotodo y arrogante.

Lena sonrió.

—Esa es su faceta pública. Pero no siempre es así. Le cae bien a la mayoría de la gente, de verdad.

—Y esa noche te enseñó su «faceta de dormitorio».

Lena asintió.

—No pensaba con claridad. Estaba enfadada con Yulia.

—Y cachonda por Yulia.

Lena se encogió de hombros.

—Bueno, no sé para Diane, pero para mí no significó nada. ¿Sabes cuando te acuestas con alguien por alguna razón estúpida, necesitada y patética? No porque te entre un calentón como Dios manda, ni por amor. Después te sientes como una mierda. —Exhaló el humo despacio, con los ojos fijos en el techo—. Lo odio.

—¡Oh, a la porra! —soltó Marie de improviso.

Agarró las cerillas, encendió el cigarrillo que tenía en la boca y le dio una larga calada. Cerró los ojos y se estremeció casi imperceptiblemente.

—Dios mío —murmuró—. No hay nada como ese chasquido en el cerebro y esa sensación tan maravillosa de que las arterias se constriñen. —Le dio otra calada—. Me encanta. —Las dos rieron entre dientes—. Bueno, puede que te hayas librado de Diane para siempre, pero dudo que te hayas librado de Yulia.

Lena negó con la cabeza.

—Se lo dejé muy claro. No puedo aceptar sus condiciones y ella ni siquiera es capaz de comprender las mías.

—Eso da igual. Después de llevarte a casa y de que se fuera Yulia, Dasha, Sue y Louise lo estuvieron hablando. —Lena puso los ojos en blanco y sonrió abiertamente—. ¡No puedes culparlas! Ninguna de nosotras había visto a Yulia hacer nada parecido. ¿A la señorita nada-me-afecta? ¡Qué va! Según Dasha, que es la experta oficial en asuntos del corazón, Yulia está colada hasta los huesos. Está loca por ti.



A Lena se le aceleró el pulso. Sólo con oír aquellas palabras todo su cuerpo se estremeció de placer. Una vez más evocó la pasión de Yulia aquella noche y el anhelo en su voz, pero el caso es que después Yulia no había hecho ningún otro movimiento. Era incapaz de «amar». Lena sacudió la cabeza, incrédula, y se bebió el resto de coñac de un trago.

Un estrépito atronador procedente de la calle las hizo dar un salto en su asiento. En algún lugar empezó a sonar una alarma.





—Suena a tienda desvalijada —afirmó Marie, rotunda.

De repente, el cansancio se apoderó de Lena y lo único en lo que pudo pensar fue en irse a dormir.

—Será mejor que volvamos a casa.



Salieron a la calle con precaución, fueron a por los coches aparcados detrás del Centro de Emergencias y se marcharon a casa, mientras los coches patrulla pasaban zumbando junto a ellas con las sirenas puestas.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Vie Mar 20, 2015 11:12 pm

Capitulo 13







Yulia subió el volumen del reproductor de CD cuando los primeros acordes de Give Me A Reason, de Tracy Chapman, empezaron a vibrar en los altavoces del coche. Estaba en la autopista, dirección norte, de camino a ver a Olga. Era sábado por la tarde y habían transcurrido dos semanas desde la fiesta: dos semanas sin ver a Lena. El desvío hacia la casa de Lena apareció a la izquierda. Casi seguro que Lena estaría allí. Yulia se preguntó qué estaría haciendo. ¿Nadar en las cristalinas aguas del embalse, con su diminuto bikini? ¿Escuchar música? ¿Cocinar? ¿Leer sentada en la veranda? ¿Estaría con alguien? Al menos no con la dulce y agradable Diane. Dasha le había dicho que Diane se había marchado después de la fiesta y había vuelto a Sydney de una vez por todas.





Sin hacer caso del letrero, Yulia se concentró en mirar al frente y pisó el acelerador. Algunos kilómetros pasado el desvío, echó un vistazo al velocímetro y se sorprendió al ver que iba a ciento cuarenta. Aminoró y miró nerviosa hacia los árboles que había a ambos lados de la autopista, en busca de coches de policía con radares de mano asomando por la ventanilla. El Mustang era capaz de eso y de más, pero si la cogían a esa velocidad seguramente le quitarían el carnet. La vida ya estaba lo bastante complicada como para que, encima, le pasara eso.



Por supuesto, Lena no tardaría en conocer a otra persona. Encontraría a una mujer que pudiera darle lo que quería. Y Lena merecía tener todo lo que quería. Pero la idea de renunciar a ella se le hacía más cuesta arriba cada día. Desde la fiesta, Yulia había repetido aquel beso en su mente una y otra vez. Quería olvidarlo, pero, cuando estaba sola, no podía evitar cerrar los ojos y revivir la noche que habían pasado juntas. Sentía a Lena entre sus brazos, su cuerpo moviéndose contra el suyo. Notaba su aroma, su sabor y su presencia como si aún formara parte de ella, como aquella noche. Pero cuando se recordaba que todo había terminado, el deseo daba paso a un doloroso vacío y el calor de su cuerpo se convertía en hielo.



Había llegado el mes de marzo y durante las dos semanas anteriores habían caído las primeras lluvias de otoño. Los prados amarillos se habían vuelto verdes y relucientes gracias a la hierba nueva. Las ovejas, que parecían de peluche y cuya lana nueva era de un blanco inmaculado, semejaban tréboles blancos espolvoreados sobre las colinas.



Cuando la llamó por teléfono, Olga se alegró muchísimo de tener noticias suyas y le hizo mucha ilusión que fuera a visitarla. Yulia sintió remordimientos de conciencia por haber decidido ir a verla por un motivo



oculto. Se preguntaba cómo reaccionaría Olga cuando le preguntara por Larissa. Y también si sería más feliz al saber la verdad. Las parcas revelaciones de su padre sólo habían servido para confundirla más. Esperaba que Olga pudiera rellenar los huecos sin darle demasiadas sorpresas.



Media hora después, Yulia llegó a la granja de ochocientos acres, una explotación diversificada de lana y trigo. El ancho camino privado que llevaba a la casa estaba flanqueado por hileras de frondosos cipreses. Dos kilómetros más allá llegó a una verja en el lado derecho de la carretera. La cerró tras de sí y condujo por un sendero serpenteante que atravesaba cinco acres de terreno ajardinado. Finalmente, aparcó junto a la casa. Era una granja tradicional, pintada de color crema con motivos en verde oscuro, tejado de chapa de color rojo y una veranda redondeada alrededor. Los parterres de la parte delantera estaban cubiertos de rosales colmados de tempranos capullos de color amarillo y albaricoque. En los bordes se arracimaban macizos de campánulas de Canterbury azules.



Salió del coche con un gran ramo de gerberas rosas que había traído para Olga. Las bisagras de la puerta de malla chirriaron cuando ésta salió al porche. Con una sonrisa radiante, se limpió las manos de harina en el delantal de flores.



—Hola, mi vida —la saludó calurosamente mientras Yulia se abría paso hacia los escalones del porche, procurando no pisar las gallinas que cloqueaban como locas por todas partes. Un gallo cantó estentóreamente al tiempo que Yulia abrazaba a Olga y le daba un beso en la mejilla. Olga no soportaba tener a las gallinas encerradas en el corral todo el día, así que por la mañana, cuando acababan de poner, las dejaba sueltas. Que Yulia recordara, a las gallinas siempre les había dado por irse directas al porche, en lugar de desperdigarse por los extensos parterres y jardines, y se pasaban el día metiéndose entre los pies de la gente y mirando por la malla de la puerta.



En la cocina flotaba un aroma de pastel de naranja recién horneado que hacía la boca agua. En la mesa de pino de la cocina había una bandeja con un espectacular pastel, recubierto de mantequilla glaseada. Olga puso agua a hervir para hacer café y colocó las flores de Yulia en un jarrón alto. Yulia no se dio cuenta de que estaba agarrotada hasta que se sentó a la mesa, relajó los hombros y notó que la tensión se desvanecía. Contempló el jardín de la cocina de Olga por la puerta de cristal corredera que daba a la parte trasera de la veranda. El jardín estaba rodeado por una cerca blanca para que no entraran las gallinas y había plantadas frondosas matas de tomillo entre las ristras de hierbas y hortalizas. Yulia recordaba revolcarse en el tomillo de niña, embriagada por su fuerte aroma. En una esquina había un naranjo cargado de fruta; en otra, un limonero. Había judías verdes que escalaban por las varillas dispuestas en forma de cono, tomateras enredadas en los rodrigones de madera y mariposas negras y naranjas que revoloteaban sobre los calabacines, para alimentarse del polen de sus flores amarillas. A juzgar por la nube de polvo que se veía en el horizonte y por el ruido sordo de un motor a lo lejos, Vlad debía de estar cosechando el trigo.



Olga puso las tazas, la jarrita de la leche y el azúcar sobre la mesa.



—Te he preparado una caja de fruta y verdura para que te lleves a casa. ¿Ya comes bien? —preguntó.



Yulia sonrió.



—Sííí.



—Ya sé que no tienes tiempo de ponerte a guisar, así que te he puesto cosas que se pueden comer crudas o en ensalada. Te gustaba mucho la verdura cruda.



 



—Todavía me gusta. Gracias.



Con los sesenta ya cumplidos, Olga seguía siendo una mujer robusta y seguía estando en forma; tenía unos ojos azules chispeantes, tan alegres como siempre. Sin embargo, quizá porque ver a su padre tan desmejorado de golpe la había impresionado, Yulia fue dolorosamente consciente de que Olga estaba haciéndose mayor. Tenía el pelo completamente gris y se la notaba un poco agarrotada al hacer algunos movimientos. Yulia lamentaba no haber ido a visitarla más a menudo y no haber pasado más tiempo con ella. Los años habían transcurrido pasado sin que se diera ni cuenta.



—¿Sabes lo de Adrián? —Olga echó el agua hirviendo en la cafetera.



—¿Lo de su nuevo novio? Sí, estuvimos hablando un buen rato por teléfono hace un par de meses.



Olga suspiró.



—Espero que esta vez le vaya bien. Me preocupa que esté solo.



Yulia esbozó una sonrisa de oreja a oreja. Adrián se enamoraba de cinco hombres diferentes cada cinco minutos. Nunca estaba solo.



—Oh, Adrián está bien. No te preocupes por él.



Al oír el sonido agudo del motor de una motocicleta, Yulia levantó la vista y vio a Vlad en el motocarro de la granja, bajando por la colina de camino a la casa.



Olga echó un vistazo por la ventana mientras servía el café.



—Vlad tenía muchas ganas de verte.



Yulia se levantó sonriendo cuando entró Vlad. Se abrazaron; como siempre, Vlad olía a trigo, hierba y gasolina.



—¿Cómo estás, pequeña? —preguntó, radiante.



La marca del sombrero que llevaba para trabajar en el campo le atravesaba la frente con total claridad: por encima tenía la piel muy blanca y por debajo, morenísima. Se pasó la mano por el pelo y se sentó a la mesa. Tenía el pelo cano. Con una punzada de dolor, Yulia se dio cuenta de que pronto tendrían que vender la granja. No tenían a quién dejársela. Se acordaba de cuando era pequeña y seguía a Vlad a todos lados mientras hacía diferentes tareas en la granja. Le llevaba las herramientas cuando reparaba los cercados y él la dejaba darle a los clavos con el martillo. Siempre se mostraba paciente a la hora de responder a sus preguntas y lograba que se sintiera inteligente y capaz.



Una vez, debía de tener seis o siete años, nada más recogerla en la estación, Vlad le dijo: «En casa tengo una sorpresa para ti». Al llegar la cogió de la mano y la condujo a uno de los cobertizos que había cerca ele la granja, donde criaba ovejas. Bajo un rayo de luz enturbiado por la pelusa del aire, una de sus ovejas merinas premiadas amamantaba a un cordero recién nacido. No tenía ni un día y apenas se mantenía de pie sobre sus patitas larguiruchas. A diferencia de su madre, cuya lana era de color crudo, estaba recubierto de una capa de lana, suave y rizada, de color chocolate. Vlad se quitó el sombrero y se rascó la cabeza.



—Parece ser que uno de los carneros de Olga ha saltado la cerca —dijo. Desordenó los cabellos de Yulia con una sonrisa deslumbrante—. El caso es que es una preciosidad, con sus ricitos oscuros, y me recordó a ti. He pensado que, cuando se destete, te lo podrías quedar de mascota.



Al mirar el corderito, Yulia notó un nudo en la garganta. Quería cogerlo en brazos y estrujarlo ya mismo. Parpadeó para contener las lágrimas, se mordió el labio y se limitó a asentir. Al cabo de una semana la dejaron cogerlo. Yulia todavía recordaba la sensación de su cuerpecillo tembloroso en los brazos y el dulce olor a leche de la lana. Lo adoraba. Lo llamó Bessie. Durante cinco años, hasta que murió, Bessie acudía siempre que Yulia lo llamaba.



Olga les sirvió unas buenas porciones de pastel de naranja. Charlaron sobre la granja, el trabajo de Yulia y Adrián durante alrededor de media hora. Después Vlad tuvo que volver al trabajo. Le dio un beso de despedida, salió y, tras encasquetarse su maltrecho sombrero, desapareció de la vista por la puerta trasera.



—¿Más café? —preguntó Olga.



—Vale. Siéntate, ya lo hago yo. —Yulia se levantó y puso agua a hervir para preparar otra cafetera. No sabía cómo sacar el tema de Larissa. Carraspeó.



—Esto..,, yo..., hay algo que quería preguntarte. —Olga asintió, mientras cortaba más pastel—. Sobre mi madre.



Olga levantó la cabeza bruscamente. Miró a Yulia, atónita, y se puso blanca.



—Había perdido la esperanza de oírte decir eso —dijo con voz queda—. Cuando eras pequeña intenté con todas mis fuerzas que no te olvidaras de ella. Te enseñaba fotos...



Yulia sonrió, irónica.



—Hasta que un día les metí un tijeretazo.



Olga asintió.



—Vi que era mejor no insistir en el tema. Estaba segura de que cuando te hicieras mayor dejarías de estar tan enfadada con ella. Tuve un disgusto muy grande cuando te envió aquella carta y no quisiste ponerte en contacto con ella. —Sin previo aviso, sus ojos se llenaron de lágrimas—. Creo que a Larissa se le volvió a romper el corazón.



Yulia sintió un cosquilleo en la piel.



—¿Qué significa eso? ¿Que se le volvió a romper el puto corazón? Durante años no recibo ni una palabra suya. ¡Y de repente me llega una carta de mierda! —Llevó la cafetera a la mesa y se sentó—. Nada de esto tiene sentido. El otro día voy a ver a mi padre para preguntarle sobre todo



el asunto y me dice que mi madre quería llevarme con ella. ¿Por qué dejó que se lo impidiera?



Olga suspiró y removió el azúcar del café.



—Fueron unos días espantosos —murmuró—. Oleg acudió a los tribunales para que la alejaran de ti, alegando que era una mala madre.



—¿Qué hizo? ¿Montaba orgías cuando él estaba fuera? ¿Era alcohólica, drogadicta?



Olga puso los ojos en blanco.



—Poco después del divorcio se trasladó a Sydney. Pero mientras eras pequeña se mantuvo en contacto conmigo todo el tiempo, me preguntaba por ti, por cómo te iba. Yo le enviaba fotos tuyas o copias de trabajos del colegio.



Yulia sintió que el corazón le latía con fuerza. Todo aquello no encajaba en absoluto con la imagen que se había hecho de Larissa. Una vez más, las cosas no eran blancas o negras, sino grises.



—A partir de los diez años empezaste a venir con menos frecuencia, así que yo tenía menos cosas que explicarle y al final perdimos el contacto. Hasta que llegó aquella carta para ti.



—¿Pero qué es lo que hizo? ¿Qué tenía de malo?



Olga sacudió la cabeza.



—Tiene que ser Larissa quien te cuente toda la historia. Pero no era ni alcohólica ni drogadicta. —Sonrió—. Y nunca oí nada de orgías.



Yulia negó vehementemente con la cabeza.



—No quiero hablar con ella y tampoco quiero que sepa que estoy haciendo preguntas sobre ella.



—Hace diez años que no sé nada de ella. Lo último que me llegó fue una tarjeta de Navidad con su nueva dirección, por si te pasaba algo y tenía que ponerme en contacto con ella. O por si tú cambiabas de opinión algún día, supongo. Se mudó a Queensland.



Olga limpió las migas de pastel de la mesa, se las echó en la mano y después sobre la bandeja.



—Sólo sé lo que pasó por encima: que se peleó con Oleg, que se marchó. Nunca llegué a conocerla muy bien y no sé los detalles de la historia. No quiero contarte lo poco que sé y que creas que con eso tienes bastante. —Se puso de pie y llevó los platos al fregadero—. Tienes que hablar con Larissa. Le hará muchísima ilusión saber de ti. Estoy segura.



¡Dios!, pensó Yulia. ¿Por qué tenía que ser tan complicado? Con que le contaran los hechos pelados de una puñetera vez sería suficiente. Así podría olvidarse de toda aquella locura.



—Bueno, seguro que se fue con alguien. —Yulia miró a Olga, pero esta se entretuvo en el fregadero y no contestó—. Tuvo una aventura, ésa es la cuestión. Mi padre dice que le rompió el corazón.



—Ah, sí, lo hizo. Y él se lo hizo pagar con creces. Le quitó a su hija. —Cuando Olga se volvió hacia Yulia, secándose las manos en el delantal, tenía los ojos llenos de lágrimas.



Yulia sintió un nudo en la garganta y también se le saltaron las lágrimas. Cerró los ojos para contenerlas e inspiró profundamente.



—¿Entonces se casó con él? ¿O también lo dejó al cabo de un tiempo?



Olga la miró de hito en hito durante un largo instante.



—Lo último que supe es que Larissa seguía con Chris. —Se dirigió a la puerta—. Voy a buscar la tarjeta que te decía. Sé dónde la tengo.



Al cabo de unos minutos regresó con ella y copió en un papel la dirección y el número de teléfono.



Yulia leyó la tarjeta. No decía gran cosa, pero se despedía diciendo: Por favor, no dudes en ponerte en contacto conmigo si hubiera cualquier cosa sobre Yulia que debiera saber. Espero que esté bien y que sea feliz. Nuestros mejores deseos, Chris y Larissa.



Yulia sintió que la cabeza le daba vueltas. En todos aquellos años jamás se le había ocurrido que Larissa pensara en ella. Pero pensar en ella no era suficiente, se recordó Yulia. No eran más que palabras.



Olga le dio el papel.



—Tendrás que decidir qué quieres hacer.



El pecho le dolía. Yulia dobló la nota y se la metió en el bolsillo. Se encogió levemente de hombros.



—Me lo pensaré.



Era hora de irse. Olga le dio la caja de fruta y verduras, y la acompañó al porche. Al abrir la puerta, las gallinas se dispersaron. Yulia abrazó a Olga con fuerza.



—Siento haber tardado tanto en venir a veros. Y no haber venido en Navidad y todo eso...



Aquel año, Adrián tampoco había pasado las Navidades con ellos. Invitó a Yulia a pasar las fiestas con él y con unos amigos comunes en Sydney. Ella aceptó y lo pasaron en grande con la fiesta, pero ahora se sentía muy culpable y triste al imaginarse a Vlad y Olga pasando la Navidad solos.



Olga sonrió, afable, y se encogió de hombros.



—No pasa nada. Sé que tienes mucho trabajo.



—Te llamaré dentro de unas semanas para venir a pasar un par de días. O si Vlad puede tomarse unos días libres después de la cosecha, podríais veniros a Melbourne. Podéis quedaros en mi casa y yo os llevaría a cenar por ahí y a ver alguna función.



Olga rió entre dientes.



—Suena muy bien. —Besó a Yulia en la mejilla—. Conduce con cuidado y cuídate.



La imagen de Olga quedó enmarcada en el retrovisor mientras Yulia se alejaba por el camino de entrada. Agitaba la mano, sonriente y rodeada de gallinas que se le enredaban entre las piernas, a la espera de que le lloviera grano del delantal de margaritas amarillas. El gallo cantó como despedida y la estampa fue engullida por los árboles.



Un aluvión de imágenes desfiló ante sus ojos, como si fueran instantáneas: recuerdos de la granja, de Larissa antes de que desapareciera. Su vida podría haber seguido muchos caminos, pero las decisiones las habían tomado otros antes de que ella fuera lo bastante mayor como para tener voz y voto. Cuando a los dieciocho sí le dieron la oportunidad de elegir, se mantuvo fiel al único rumbo que conocía. Ahora tenía una nueva oportunidad de alterar ese rumbo. Llevaba esa oportunidad doblada en el bolsillo y le quemaba como un polvorín. Podía desactivarlo: tirarlo antes de que le explotara en la cara. ¿De verdad quería oír decir a Larissa que abandonarla había sido lo más fácil, que no había merecido la pena luchar por ella? ¿Tan necesario era revivir sus miedos y recordar cómo lloraba por las noches y llamaba a una madre que nunca venía? Cuando se marchó Larissa, Yulia perdió la noción de su propia existencia durante meses. Se sentía literalmente invisible y se sorprendía cuando alguien la miraba o le hablaba directamente. Durante meses apenas pronunció palabra. Con el tiempo había reconstruido la noción de su identidad y ésta excluía a Larissa. Su madre llevaba enterrada en lo más recóndito y oscuro de su mente tanto tiempo que resultaba difícil volver a hacerle sitio y verla bajo una luz diferente.



El desvío hacia casa de Lena quedaba cerca. De pronto, Yulia se puso muy nerviosa. Lena le había dicho claramente que se mantuviera alejada de ella, pero su cuerpo, sus ojos, sus labios... decían otra cosa. Yulia se sentía morir sólo con pensar en ella. La intimidad que habían



compartido la noche que pasaron juntas la había asustado entonces y aún la asustaba ahora, pero el vacío que sentía sin ella era peor. Yulia creía que lo sabía todo sobre el sexo, pero Lena le había enseñado que le quedaba mucho por aprender. La conexión que había sentido con ella había sido extraordinaria. Era como si sus cuerpos, sus mentes y sus emociones hubieran quedado entretejidos con hilos de seda y flotaran como uno solo en una dimensión erótica que no había experimentado jamás.



Hasta ese momento Yulia sólo había conocido la parte física. Conocía los juegos eróticos, los roles, las fantasías. Eran técnicas que había aprendido en la adolescencia y perfeccionado en la edad adulta. Lena le hablaba de poner enjuego sentimientos, de sexo maduro. Sin duda, se refería a la intimidad. Pero tenía que ser posible tenerlo todo sin perder la cabeza.



El letrero de desvío se hizo visible en la distancia.



\Completal, pensó. Así la hacía sentir Lena. Aquel letrero era su última oportunidad. Si pasaba de largo, sería el final. Enterraría su deseo y almacenaría todo recuerdo de Lena en su memoria, como en un álbum de fotos. Como había hecho con Larissa. Aprendería a vivir con el vacío que había dejado Lena. Pero la necesidad la consumía y sentía la llamada del deseo de Lena. El precio era alto, había que calcular el riesgo, pero Yulia ansiaba volver a sentir aquella conexión.



Echó un vistazo al retrovisor: no había nadie en la carretera. Rápidamente, sin reducir apenas la velocidad, dio un volantazo a la derecha y tomó el desvío hacia casa de Lena. Era una noche calurosa y sentía el viento en la cara y en los brazos como si la acariciaran con guantes de raso. Los eucaliptos a ambos lados de la estrecha carretera se tiñeron de rosa con la luz del atardecer. Unas formas oscuras, inmóviles bajo los árboles, se movieron de repente y dos canguros que estaban comiendo se alejaron a brincos por el prado cuando pasó por su lado a toda velocidad. Agarraba el volante con tanta fuerza que los nudillos se le pusieron blancos. El corazón le iba a cien. ¿Qué le diría a Lena? ¿Le cerraría la puerta en las narices? Yulia recordó su último encuentro, cuando Lena se fundió en sus brazos y su enfado desapareció. Aquello le dio confianza. Lena era fuerte, pero su deseo también. Otro beso como el de la última vez y pasarían la noche enredadas la una en los brazos de la otra.



Las ruedas crujieron suavemente sobre la grava del camino al acercarse a la casa. Quizá Lena no estaba. Contuvo el aliento de pura expectación y estuvo atenta a los caballos. Si Lena estaba con amigos, sería una situación muy incómoda. Se le encogió el corazón sólo de pensar que podía encontrársela con otra amante. Poco a poco los árboles clarearon. El espacio de césped que rodeaba la casa estaba teñido de rosa y la silueta del edificio se recortaba en el cielo color frambuesa. Rayos de luz rojos como la sangre le herían la retina al reverberar en las ventanas. Los grillos cantaban; las ranas croaban. El coche de Lena estaba en el aparcamiento.



Yulia salió del coche y se miró la camiseta blanca sin mangas y los vaqueros descoloridos que llevaba, gastados y deshilachados en las rodillas. Si hubiera planeado aquella visita se habría vestido para causar sensación. Pero, más que la ropa, pensó mientras se acercaba a la puerta principal, lo importante era parecer tranquila, relajada y con todo bajo control. Tomó aire y llamó a la puerta.



Tras lo que le pareció una eternidad, la puerta se abrió. Lena apareció ante ella bañada por una luz rosada y la miró directamente a los ojos con expresión pétrea. Los ojos le relampagueaban, el cabello reluciente le caía sobre los hombros. Llevaba puesta una sencilla camiseta sin mangas, negra y sedosa, y unas braguitas de bikini que eran poco



más que un tanga. Estaba tan sexy que por un momento Yulia se sintió inestable. Le costaba respirar en aquella atmósfera de color de rosa.



Tras otra eternidad, Lena dijo con su voz profunda:



—¿Qué haces aquí?



Yulia se encogió de hombros ligeramente y metió las manos en los bolsillos.



—Yo, eh..., quería disculparme por lo de la otra semana..., por hacerte enfadar en la fiesta y eso.



Lena apartó la mirada y los ojos se le llenaron de lágrimas. Con gesto airado se echó el pelo hacia atrás y apretó los labios, tratando de mantener la compostura. Entonces, despacio, paseó los ojos por el cuerpo de Yulia una vez más. Cuando levantó la vista y sus miradas se encontraron, la expresión de Lena era de rabia contenida.



—No me vengas con gilipolleces —dijo con voz ronca—. No has venido para eso.



Agarró a Yulia de la camiseta sin previo aviso y la atrajo con un tirón brusco e increíblemente fuerte.



—Has venido para esto —resolló contra los labios de Yulia.



Después la besó con una pasión desatada y salvaje.



Yulia notó una descarga que se extendió por todo su cuerpo como un fuego abrasador. Le fallaron las piernas y perdió el mundo de vista. Ebria del perfume de Lena, le acarició las caderas. Lena jadeó, se apartó y retrocedió hacia el recibidor. Yulia entró y Lena cerró la puerta. Yulia avanzó hacia ella, pero Lena retrocedió de nuevo. La luz frambuesa entraba a raudales por el cristal de encima de la puerta, teñía el suelo encerado, salpicaba las paredes. Recortada a contraluz, Lena se quitó la camiseta y la tiró al suelo. Yulia contempló su espléndido cuerpo sin respiración.



—Vamos —dijo Lena en voz baja y seca.



Se volvió y avanzó pasillo abajo hacia el dormitorio.



La mente de Yulia era un torbellino. Bajo el fuego y la pasión, una sensación de frío en el estómago le decía que algo iba terriblemente mal.



Las cortinas a medio correr creaban un fondo apagado de flores de color amarillo pálido, que se reflejaba en el edredón. Lena se sentó en el borde de la cama, en medio de aquel prado de flores silvestres, y se inclinó hacia atrás con las piernas separadas, las manos apoyadas sobre la cama y el cabello hacia atrás como una cascada. Su expresión era serena, pero los ojos le ardían. La pasión que la desbordaba rebullía oculta y con su fuego abrasaba a Yulia, al tiempo que la hería con su calma glacial.



—Ven —ordenó Lena con frialdad.



Yulia fue hasta ella, poco segura de que las piernas la sostuvieran. Miró al techo con el corazón palpitante y después cerró los ojos. Oyó la respiración agitada de Lena, notó el tirón con el que le desabrochó el cinturón, le abrió la cremallera de los vaqueros y se los bajó. Cuando la oyó gemir, se echó a temblar y, al sentir la caricia cálida y húmeda de su lengua sobre el estómago, no pudo soportar la agonía por más tiempo.



Agarró a Lena de los hombros y la tumbó de espaldas. Se quitó los vaqueros rápidamente y montó a horcajadas sobre ella. De rodillas, se inclinó y la besó, saboreando su boca. Lena arqueó su cuerpo para apretarse contra Yulia y le arañó la espalda por debajo de la camiseta. Dejó escapar aquel gruñido grave tan sexy. Era el sonido que confirmaba que Lena le pertenecía y, nada más oírlo, Yulia sintió que la pasión la desbordaba. El cuerpo de Lena, tembloroso y anhelante de sus caricias, volvía a ser suyo. Yulia la besó con ternura y después le cubrió de besos la garganta, los hombros y finalmente los pechos, excitándolos con la punta de la lengua. Lena jadeó cuando Yulia succionó sus pezones erectos, primero uno y después el otro. Después le acarició el cabello mientras Yulia le lamía el estómago y descendía hacia los muslos. Yulia gimió de placer cuando su lengua descubrió la sedosa tira de las braguitas de Lena, que apenas ocultaban su esencia. Embriagada con el aroma celestial del deseo de Lena, ansiaba saborearla desesperadamente, quería bebérsela entera. La estrecha tira de tela oscura y brillante que tenía entre las piernas estaba empapada. Temblando de placer, Yulia la recorrió con la lengua. Lena emitió un gemido y adelantó las caderas. Yulia apartó la tela.



—Dios... —jadeó, penetrándola con la lengua.



Los dedos que se enredaban en sus cabellos se crisparon de repente. Lena le apartó la cabeza.



—Folíame —soltó sin más rodeos.



Las palabras golpearon a Yulia como si la abofetearan. Miró a Lena, sorprendida, pero ella mantenía los ojos cerrados. Tenía la respiración agitada y el rostro impertérrito. Yulia sintió que le oprimían el pecho como si le fuera a estallar. ¿Por qué le dolían tanto esas palabras? Cuando se las decían otras mujeres la excitaban aún más.



Y entonces Lena empezó a llorar y sus lágrimas se derramaron bajo los párpados cerrados, como la marea que desborda un dique.



Yulia notó un nudo en la garganta y no pudo contener su propio llanto. Besó a Lena con cariño.



—¿Qué te pasa, mi vida? —susurró.



Lena no contestó. Apretó la mano de Yulia entre sus piernas. Yulia le introdujo los dedos con los ojos llenos de lágrimas y los movió con suavidad, sin dejar de mirar su rostro insondable.



—Más fuerte —siseó Lena.



Con el corazón encogido y una terrible sensación de vacío en su interior, Yulia hizo lo que Lena le pedía.



 



Contempló su rostro impávido hasta que las lágrimas lo volvieron borroso. Ahogó los sollozos que le agarrotaban la garganta y hundió el rostro entre los pechos de Lena. Oyó el palpitar de su corazón y se balanceó al ritmo de su cuerpo.



La conexión. Había desaparecido. Esta vez no eran como una sola persona. Lena no lo permitía. Como las demás mujeres que Yulia había conocido, Lena obtenía de ella lo que quería y, sin duda, después le daría lo mismo a cambio. Las otras mujeres solían presionarla, la empujaban, la urgían como parte del juego. «Folíame, Yulia», decían a menudo. Y Yulia las miraba a los ojos, acalorada y enrojecida como ellas, y se deleitaba en darles lo que pedían.



Pero Lena no era como ellas. La última vez no quiso que Yulia le hiciera un número, quiso sólo a Yulia. A diferencia de las demás, Lena le había dado y ella había recibido. Gracias a su poder, Yulia se había sentido fuerte, incluso mientras yacía temblando como un cordero en sus brazos.



Lena se estremeció. Yulia miró, ansiosa, su rostro exquisito. Seguía con los ojos cerrados y las pestañas empapadas de lágrimas.





Mírame.



La sensación de frío en el interior de Yulia empezó a extenderse por todo su cuerpo, como tentáculos de hielo que se abrían paso a través del fuego. Lena arqueó las caderas y gimió entre espasmos y temblores. Sus contracciones asían a Yulia y la llevaban más y más hondo.





Mírame.



Yulia abrazó a Lena con fuerza, luchando por retener el llanto.



Lena se relajó y suspiró. Abrió los ojos y miró a Yulia durante largos segundos. La atrajo hacia ella y la besó con una pasión lenta y sensual. El fuego prendió de nuevo con fuerza. Yulia se estremeció. Lena le acarició la espalda y la parte interior del muslo; enseguida el sexo a través de las bragas. Yulia gimió. Y entonces detuvo la mano de Lena. Negó con la cabeza.



—Así no.



—Es lo que quieres —dijo Lena en voz queda—. Y ahora mismo es lo que quiero yo también. Es para lo que has venido.



Yulia no comprendía a qué jugaba Lena. Lo único que sabía es que le estaba haciendo más daño del que nadie le había hecho nunca —al menos en lo que recordaba de su vida adulta— y no entendía ni cómo ni por qué. Se mordió el labio y sacudió la cabeza de nuevo.



Lena le acarició el rostro y le limpió las lágrimas. Entonces se sentó, la besó en la mejilla, se levantó de la cama y salió de la habitación.



Temblando por la tensión, Yulia se apretó el pecho con el puño, tratando de mitigar el dolor asfixiante de aquella especie de roca que la aplastaba por dentro. Volvía a tener ganas de llorar y cerró los ojos para reprimir las lágrimas. En la sala de estar, al fondo del pasillo, se oía música. El tercer movimiento de Beethoven, La tempestad. Ouizá Lena tendría una explicación, pensó. Quizás aún podía salvarse algo. Se vistió y recorrió el pasillo.



Se apoyó en el marco de la puerta de la sala de estar. Fuera estaba oscuro y las cortinas austríacas de color alba- ricoque estaban bajadas. Los brazos de palo de rosa de las butacas antiguas tapizadas brillaban con la luz suave de las lámparas. Lena estaba de pie junto a un magnífico aparador Victoriano con espejo; se había vuelto a poner la camisola que había tirado al suelo y estaba sirviéndose una copa de coñac con un cigarrillo entre los dedos. Al ver el reflejo de Yulia, se volvió hacia ella.



—¿Coñac?



Yulia asintió y atravesó la estancia poco a poco. Lena le sostuvo la mirada mientras le pasaba una copa abombada. Yulia notó un cosquilleo cuando sus dedos se tocaron. Lena fue entonces hasta la gran chimenea y apoyó el codo en la repisa de mármol blanco. Mirando a su alrededor, le dio una calada al cigarrillo y exhaló el humo lentamente. Yulia apartó los ojos de las increíbles piernas de Lena y se bebió el coñac de un trago. Se sirvió otra copa con la garganta todavía ardiendo. Se sentó en el sofá. La música subió de intensidad y después se calmó.



Yulia carraspeó.



—¿De qué va todo esto?



Lena dio un sorbo de coñac. Se hizo un largo silencio, roto sólo por la música. Lena no quería colaborar.



—Actuabas como si quisieras tenerme y matarme al mismo tiempo.



Lena dio otra calada.



—¿Qué significa esto?



La tempestad, programada en modo repetición, acabó y volvió a empezar. Las vertiginosas notas de piano eran melancólicas y misteriosas.



Lena se pasó la mano por el pelo y apagó el cigarrillo en un cenicero que había sobre la repisa de la chimenea.



—Sencillamente que te deseo demasiado y no puedo resistirme a ti.



Una oleada cálida enterneció a Yulia desde lo más profundo de su alma. Lena encendió otro cigarrillo.



—Pero intentaba controlarme, para protegerme. Siento que te haya parecido que quería matarte. —Sonrió débilmente—. Eso sería lo último que querría hacer. —Yulia cogió un cojín de terciopelo granate, lo abrazó y jugueteó distraídamente con las sedosas borlas—. No puedo permitirme darte tanto y recibir tan poco a cambio.



Yulia estaba desconcertada.



—Pero la última vez... —barboteó—. La última vez fue diferente...



Lena fue al aparador y se puso otra copa. Dio un sorbo y, dándole la espalda a Yulia, musitó:



—La última vez me enamoré de ti. —Yulia palideció—. ¿Y sabes por qué? —Se volvió hacia Yulia con lágrimas en los ojos—. Porque me mostraste algo. Me llevaste dentro de ti, me dejaste meterme en tu piel, en esa piel tan hermosa, sexy y sofisticada, y me mostraste a otra mujer. Una que estaba llena de amor y calor, y que era profunda y no tenía miedo. Una que encendió el fuego de mi corazón.



Yulia temblaba. Por un momento, la idea de que Lena pudiera llegar a quererla de verdad la había hecho estremecerse de placer. Pero aquella felicidad había quedado empañada por el peso de la responsabilidad que cayó a plomo sobre sus hombros. Aún peor que el miedo de permitirse amar a Lena era la terrible certeza de que no sabía cómo quererla.



De nuevo junto a la repisa de la chimenea, Lena miró al techo y exhaló una nube de humo plateada.



—Esa otra mujer me susurraba con tus labios y me miraba a través de tus ojos, pero a la mañana siguiente había desaparecido. Desde entonces, cada vez que te he visto, me ha parecido verla a ella, pero después se ha esfumado. Incluso esta noche..., cuando no quería verlo.



La conexión, pensó Yulia, con el corazón latiéndole en las sienes. De eso hablaba Lena. Era cuando la «otra mujer» aparecía, cuando Yulia se dejaba llevar y se perdía en aquella otra dimensión erótica.



Las notas del piano eran débiles, pero empezaban a acelerarse. Lena dejó la copa sobre la repisa.



—Creo que deberías irte —le dijo con delicadeza.



 



Yulia la miró, inquisitiva, con la esperanza de hallar las palabras que expresaran su anhelo y su confusión. Pero ninguna acudió a su mente. Lena salió y echó a andar por el pasillo. Poco a poco, Yulia se incorporó y la siguió.



El lamento de los grillos y las ranas sonaba con fuerza a través de la puerta que Lena le aguantaba abierta. Era una noche cerrada y negra. Yulia titubeó, deseosa de abrazarla y besarla, pero finalmente atravesó el umbral. Lena le sostuvo la mirada con aplomo. De su cigarrillo brotó una espiral de humo, que flotó lánguida en el aire en calma.



—Lo siento —murmuró Yulia.



—No es culpa tuya que te quiera. Es mía —repuso Lena con entereza.



¡Aquello no podía ser el final! ¡No podía terminar así! Yulia tiritó de frío envuelta por la suave brisa nocturna.



—Pero no puedo soportarlo. Tengo que volver a verte.



Lena se encogió levemente de hombros.



—¿Así?



No, pensó Yulia. ¡Así no! ¿Pero acaso podía ofrecerle algo diferente? Se volvió sin pronunciar palabra y atravesó la veranda en dirección a su coche. De pronto no podía respirar. La noche la asfixiaba como si fuera un pesado sudario de terciopelo negro. Aturdida, aspiró una bocanada de aire húmedo. La silueta de Lena seguía de pie ante la luz, escudriñando la oscuridad como si tratara de ver a Yulia.



Y entonces cerró la puerta.



Durante un instante de pánico, Yulia sintió que la oscuridad la engullía y la hacía invisible.



—¡Mierda! —le gritó al cielo. El sonido de su propia voz era tranquilizador—. ¡Mierda! —gritó de nuevo, dándole una patada a la puerta del coche.



El escalofriante chasquido de la chapa inmaculada la alivió un poco. El rugido vigoroso del motor era real y reconfortante. Los faros iluminaron la congregación fantasmal de árboles, silenciosos e impasibles. Yulia inspiró profundamente y se fue a casa.







Nos vemos la próxima semana Wink
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Miér Mar 25, 2015 9:53 pm

Capítulo catorce







«Tu padre ha muerto», dijo Olga. Añadió más cosas cuando la telefoneó para darle la noticia la mañana del día anterior, como cuándo había muerto, el domingo, y a qué hora, sobre las ocho de la tarde. También dijo algo de una misa para la semana siguiente y farfulló palabras de condolencia poco firmes. Pero aquella tarde de martes, mientras Yulia empaquetaba las últimas cosas para guardarlas en la maleta, eran aquellas palabras, «Tu padre ha muerto», las que retumbaban en su cabeza.



De repente vio claro el significado de la fugacidad del tiempo, de las oportunidades que se aprovechan, se crean o se pierden. Tres semanas antes había visto a su padre por primera vez en diez años y había sido como si lo viera por primera vez en la vida. Nunca había tenido en cuenta los sentimientos de su padre por Larissa, pero, cuando la enfermedad y la edad minaron sus defensas, le mostró otra cara de sí mismo. La había conmocionado y ahora estaba muerto. ¿Y si no hubiera ido a verlo cuando lo hizo?



Yulia fue al baño y recogió sus artículos de aseo y su perfume, volvió al dormitorio y guardó el neceser en la maleta. Quizá si no la hubiera cogido tan a contrapié, podría haber encontrado palabras de consuelo. Pero seguramente no habría querido oírlas. Yulia había sido la moneda con la que había hecho pagar a su mujer por sus pecados; como adulta, hacía tiempo que había dejado de serle útil.



Dijeron que había muerto de otra embolia, pero Yulia creía que la amargura era la causante. Un corazón roto que no había dejado sanar. La ira le había dado fuerza todos aquellos años, pero mientras lo había ido devorando poco a poco, silenciosamente, como un tronco caído sobre el lecho del bosque que se pudre desde el interior.



Su padre y ella habían sido más parecidos de lo que le gustaba admitir. ¿Acaso ella no había cerrado la puerta a Larissa cuando ésta le rompió el corazón igual que él? Le gustaría pensar que, de estar en su lugar, se habría comportado de otra manera —que habría sido más generosa—, pero, si era sincera consigo misma y reflexionaba sobre la actitud inflexible que había adoptado con su madre toda la vida, lo dudaba.



Yulia contempló el cielo plomizo por la ventana. La fuerte lluvia golpeaba los cristales. En los árboles amarilleaban ya las primeras hojas, teñidas de otoño temprano. Al parecer la lluvia se había instalado en Melbourne, de modo que era un buen momento para salir de la ciudad unos días. Fuera hacía fresco, así que se puso un suéter de algodón con cuello de pico encima del top blanco sin mangas.



Desde el sábado por la noche, había deambulado por el mundo como en estado de trance, entumecida y confusa respecto a sus sentimientos por Lena. La imagen de Lena bajo la luz de la veranda, al cerrar la puerta, le había quedado grabada en la mente, le arrebataba el calor del cuerpo y la hacía estremecer. No podía soportar la idea de no volver a verla, pero se sentía impotente para cambiar la situación. Era consciente de que la deseaba más profundamente que a ninguna otra cosa, pero no se sentía preparada para aceptarlo y actuar en consecuencia.



Tras lograr conciliar el sueño, vencida por el cansancio, fue como si su subconsciente hubiera tomado las decisiones por ella. Por la mañana se levantó con la cabeza despejada. Resultaba irónico, pensó, que, después de haber tenido tan poca relación con su padre, hubiera sido necesaria su enfermedad para impulsarla a desenterrar su pasado y su muerte para empujarla a la acción. Aceptó que había cambiado. Se había abierto a emociones que se había negado a sí misma desde siempre, a una vulnerabilidad que nunca se había permitido. Y todo giraba en torno a su deseo por Lena. Yulia no podía volver atrás, a su antigua vida. Era demasiado tarde y además no quería volver. Tampoco podría mirar hacia delante mientras su pasado obstaculizara el camino como un muro de piedra maciza. Se enfrentaría a Larissa.





Le preocupaba no saber lo que descubriría o si, después de tanta angustia, descubrirlo le serviría de algo. A lo mejor dando aquel paso se libraría por fin de sus temores más profundos. O quizá los alimentaría aún más. Puede que sencillamente estuviera hecha así y fuera incapaz de querer a nadie de verdad. Además, quizá con Lena ya fuera demasiado tarde.





Yulia cerró la cremallera de la maleta y la sacó a la sala de estar. Después desvió las llamadas de su teléfono fijo y del móvil al número de la oficina. Había ido a la oficina temprano para hablar un momento con su jefe, Victor hijo, y cogerse unos días libres, y también para organizarse con Peter, el otro agente inmobiliario experimentado encargado de la compraventa de propiedades, para que se hiciera cargo de sus clientes mientras estaba fuera. Después se sentó con Dasha en su despacho y, a puerta cerrada, la puso al día sobre la muerte de su padre, sus recientes pesquisas sobre su madre y el viaje que planeaba hacer. Dasha la abrazó y se echó a llorar.







—Mi pobrecita niña... Joder, no me extraña que estuvieras de tan mala hostia últimamente —sollozó.

La cubrió de besos y abrazos, y la riñó por no haberle contado todo aquello antes.

—¿Y Lena? —preguntó, ansiosa—. ¿Con ella cómo va? —Yulia respondió que no lo sabía.





Yulia echó un vistazo al reloj. Eran las dos. Abrió el buró, sacó el papel con la dirección de Larissa, lo dobló y se lo metió en el bolsillo. Había llamado a la compañía telefónica para comprobar que el nombre y la dirección aún existían. Quizá lo más inteligente habría sido telefonearla y quedar con ella, para asegurarse de que estaba en casa, pero la idea de llamarla y decirle lo que tenía que decirle sin verle la cara la aterrorizaba. Prefería arriesgarse, dar una vuelta por los alrededores, evaluar la situación. Aunque al final no llegaran a verse, unos días en el trópico para aclararse las ideas tampoco le harían daño. Cogió la maleta y bajó al coche. Su vuelo a Cairns salía al cabo de cuarenta minutos.





Aquella tarde, alrededor de las seis, Yulia salía del aeropuerto de Cairns. En contraste con el aire acondicionado del interior, hacía un calor sofocante. La temporada de lluvias casi había terminado, pero el ambiente todavía estaba cargado de humedad. Se quitó el suéter y se lo ató en la cintura, lamentando no haberse cambiado los pantalones de cuero que se había puesto para ir a la oficina por la mañana. Para cuando llegara al hotel, los tendría pegados a la piel, pensó. Fue al aparcamiento para recoger el coche que había alquilado. Metió el equipaje en el maletero del Subaru 4x4 y se dirigió a la ciudad.





La última vez que estuvo en Cairns, cuatro años atrás, fue con Rebecca: una chica que había conocido una noche en un bar. Era una muchacha muy guapa, rubia y de ojos azules, una estudiante canadiense de intercambio que adoraba viajar. Pasaron una semana muy agradable las dos juntas; después Rebecca siguió su camino y Yulia regresó a casa. Recordaba que tenía el pelo corto y de punta, pero no se acordaba bien de sus facciones.

A Yulia le dio un vuelco el corazón al darse cuenta de que Larissa ya vivía allí en aquel entonces. A lo mejor te cruzaste con ella en la calle, pensó, o en la playa. Puede que hubiera estado solo a unos metros de ella. Larissa estaría cambiada, pero Yulia estaba segura de que la habría reconocido. Simplemente no era el momento adecuado, se dijo, y no pasó porque no tenía que pasar.





Al descender la colina, la ciudad apareció cubierta de una neblina de calor pegajoso. Estaban a unos 29 grados y con una humedad del 90 por ciento, según la información meteorológica de la radio. Cairns estaba agazapada junto al océano, en una cuenca rodeada de colinas arboladas por los otros tres lados. Yulia rodeó la ciudad por una autopista costera flanqueada de palmeras datileras. Se dirigía a Palm Cove, un área turística enorme repleta de viviendas de lujo y hoteles, a media hora de la ciudad. Había reservado habitación en un hotel situado en primera línea de playa.







Pronto la vegetación tropical dominó el paisaje. Redujo la velocidad y apagó la radio. Desde la selva húmeda llegaba el eco de un coro de pájaros diversos y el aroma fecundo de la vida y la muerte llenaba el aire. Abundaban los árboles altísimos de troncos enormes, pero también los pimpollos, que escalaban entre las capas de musgo tupido y se abrían paso en busca de luz a través de los helechos que cubrían el suelo del bosque. Aquí y allá, en la neblina verdosa se vislumbraban destellos rojos, rosas y amarillos. Eran las orquídeas silvestres, que se colaban entre los árboles y llegaban casi hasta la carretera, ocultando con su belleza los altos tallos puntiagudos de hierba de Guinea, tan afilados como para cercenar un dedo demasiado curioso. Atravesó varios estuarios repletos de mangles. De pronto el océano apareció a su derecha: una masa turquesa centelleante y transparente bordeada de grupos de cocoteros y de arena blanquísima y fina como polvos de talco.







¿Qué clase de vida llevaría Larissa en aquel lugar? Los recuerdos que Yulia tenía de ella se limitaban a su universo infantil: verla arrodillada en los jardincitos de la parte de atrás arrancando las malas hierbas y plantando flores; cuando la metía en la cama por la noche; ocupada en la cocina, haciendo la comida. Se le hizo un nudo en el estómago al pensar que iba a verla cara a cara. Tenía que planear bien cómo abordarla y su línea de interrogatorio, para estar segura de no perder el control.





Llegó al hotel a la caída del sol. Nada más llegar a la habitación, se quitó los pantalones de cuero y abrió las dos puertas de doble hoja que daban a la veranda. Sacó una cerveza rubia de la nevera y se dejó caer en una silla de mimbre que había en la terraza. La veranda daba al jardín del hotel, verde y exuberante, salpicado de flamboyanes rojos en flor. Donde acababa el césped empezaba la arena y más allá el mar se extendía hasta el horizonte. La suave brisa marina y el sonido de las olas era reconfortante.





Si las cosas no fueran tan complicadas, Lena podría estar allí con ella, pensó. Al recordar la última vez que estuvieron juntas, le recorrió una sensación cálida, como de miel fundida. Yulia había dado por sentado que el deseo mutuo garantizaba la dimensión de éxtasis que habían compartido antes. Pero Lena le había demostrado que era algo que había que dar y que fácilmente se podía quitar.





Suspiró y dio un sorbo de cerveza. Casi era de noche. En la playa se iluminó de pronto un restaurante con terrazas de madera y sombrillas amarillas, como si fuera un bosque de hadas. Parecía un buen sitio para cenar, pensó. Se acabó la cerveza y entró a darse una ducha y cambiarse de ropa.

En el restaurante había poca gente y Yulia eligió una mesa desde donde contemplar el mar. La luz de la luna se fundía en destellos sobre las olas de camino a la playa, donde rompían con un suspiro y se convertían en una alfombra de espuma blanca. Empezaba a contagiarse de la tranquilidad del lugar. Mientras degustaba un Chablis bien frío, observó a las gaviotas que se reunían alrededor de la terraza del restaurante. Sin duda estaban acostumbradas a que los clientes les tiraran comida y patrullaban arriba y abajo sacando pecho. De vez en cuando, alguien les tiraba algo y ellas se lo disputaban a picotazo limpio. Algunas se cogían unas buenas rabietas, graznaban, batían las alas y pateaban el suelo.





El camarero le trajo la cena: cangrejo de fango bañado en leche de coco, especias y hojas de lima en cazoleta de barro con fideos transparentes. De vez en cuando echaba un vistazo a la playa en dirección a la casa de Larissa. Sabía que estaba un poco más arriba por la autopista, pasado Palm Cove. Al día siguiente, después de nadar un rato, quizá después de comer, a lo mejor cogía el coche y se daba una vuelta por allí, pensó. Aunque sólo fuera para echarle un vistazo a la casa. Al igual que la ropa de la gente, una casa decía muchas cosas de quien vivía en ella, incluso por fuera. Trató de dominar los nervios recordándose que iría con ventaja cuando llamara a su puerta. Larissa no tendría tiempo de prepararse para ensayar una actuación y una historia convincente. Con un poco de suerte, el hombre que había mencionado Olga no estaría en casa, si es que aún seguía con él. Se sentiría más segura si hablaba con Larissa a solas. Suspiró y volvió a concentrarse en las vistas. Ya se preocuparía de todo eso al día siguiente.







Aquel miércoles por la mañana, Lena estaba sentada en la mesa de su consulta y contemplaba la lluvia torrencial por la ventana. Tenía un descanso de diez minutos entre paciente y paciente, y no había sido capaz de contener el llanto por más tiempo. Un rato antes Sue le había contado que el padre de Yulia había muerto y que ella había ido a Cairns a ver a su madre. ¿Por qué la vida le iba tan bien en el resto de aspectos pero en el amor la cagaba una y otra vez?, se preguntaba Lena. Sin duda, la decisión de no acercarse a Yulia había sido sensata. Pero haber sido inteligente no la hacía sentir bien.





Justo encima de su ventana se había abierto una grieta en el canalón por el peso de la lluvia y ahora el agua caía a chorros sobre el asfalto. Lena estaba terriblemente preocupada por Yulia, porque sabía que ver a su madre sería muy duro para ella y que se sentiría muy vulnerable. Desde hacía tiempo tenía la sospecha de que Yulia no estaba cómoda con las relaciones íntimas porque en su pasado quedaban cosas por resolver. Pero saber la razón no cambiaba las cosas. Yulia no quería aceptar el amor de Lena y mucho menos correspondería. Era una mujer inteligente. Tomaba sus propias decisiones y vivía la vida tal como quería. Lena se secó las lágrimas y dio un sorbo de café tibio.





Pero lo más difícil de aceptar de la actitud de Yulia era que su instinto le decía que ella también la quería. Estaba segura de haberlo percibido la primera vez que se acostaron. Luego, la otra noche, la actitud de Yulia vino a confimar que su intuición había sido acertada. Lena sintió un nudo en la garganta al recordar la expresión de Yulia cuando salió de su casa y, por un agónico momento, la miró fijamente con los ojos llenos de lágrimas y cara de consternación. Después se dio la vuelta y la oscuridad la engulló de inmediato. Dentro, Lena se sirvió otra copa y encendió otro cigarrillo. Subió el volumen del reproductor de CD, con la esperanza de que La tempestad acallara la tormenta que se desataba en su interior y barriera la imagen desgarradora del coche de Yulia al alejarse. Creía que si se distanciaba de Yulia emocionalmente podría mantener sus sentimientos a raya e impedir que le hiciera más daño. Pero no había funcionado.





Lena se pasó las manos por el cabello y suspiró. El golpeteo incesante de la lluvia contra el suelo resultaba irritante. Seguramente hacía buen tiempo en Cairns. Ojalá a Yulia le fuera bien con su madre. Debía de estar afectada por la muerte de su padre, pese a haberse llevado siempre tan mal con él, y si las cosas iban mal con su madre sería demasiado para ella.





Ahora, al pensar en la noche del sábado, Lena veía las cosas desde otro ángulo. Las circunstancias la habían obligado a decirle a Yulia que la quería, así que ya no tenía sentido resistirse. Se había dado cuenta de que sería más feliz si se permitía querer a Yulia y aceptaba lo que ella

pudiera ofrecerle, durara lo que durara. No podía ser mucho peor que el dolor que sentía ahora. Desde el principio se había propuesto no dejar que Yulia le hiciera daño y la humillara como había hecho Diane. Pero había pasado algo por alto. Tanto con una como con la otra, Lena había estado más pendiente de lo que sentían o dejaban de sentir ellas que de escuchar a su propio corazón. Con Diane, Lena había aguantado mecha y le había dado una oportunidad tras otra, aunque su corazón le aconsejaba que la dejara. Y pese a que nunca había deseado tanto a una mujer como deseaba a Yulia, de nuevo había dejado que la razón se impusiera a los sentimientos. Su corazón le decía que debía estar con ella. Su instinto casi nunca le fallaba, cuando le hacía caso. Amaba a Yulia profundamente y eso no iba a cambiar por mucho que Yulia no sintiera lo mismo. Tratar de destruir ese amor era como tratar de destruir una parte de sí misma.





Lena inspiró profundamente. El sonido monótono de la lluvia se le había metido en la cabeza. Fue al lavabo y se limpió la cara con una toallita húmeda. Le había dejado un mensaje a Yulia para que la llamara cuando volviera. Con suerte, aún querría verla. Se retocó el pintalabios y se preparó para recibir al siguiente paciente.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Vie Mar 27, 2015 11:33 pm

Capítulo quince







Yulia condujo despacio por las calles de Ocean Grove, por delante de casas, de un gusto exquisito, medio escondidas por exhuberantes jardines tropicales. Las verjas de entrada, de brezo o madera, estaban engalanadas con guirnaldas de buganvilla. Todas las casas se hallaban a un lado de la colina, edificadas sobre pilones —como era característico de las casas de Queensland— y tenían una vista espectacular del centelleante océano a sus pies, tan azul que hacía daño a los ojos.



Con el corazón palpitante, Yulia detuvo el coche frente al número diez y observó la fachada. Así que allí vivía Larissa. Era una casa típica de Queensland, pero a lo grande. Era toda blanca y tenía la veranda cubierta con contraventanas; las anchas persianas de listones estaban a medio cerrar, como ojos soñolientos iluminados por el sol rojo de la caída de la tarde. En el centro de la casa sobresalía el porche de entrada, un elegante pórtico de madera con columnas talladas y calados estilo Federación. Dos tramos de escaleras paralelos a la casa conducían a lado y lado de la entrada. A ambos extremos de la casa había sendas glorietas octogonales con techos abovedados. También estaban adornadas con calados, pero éstos eran festoneados, para acentuar las divisiones a cada lado.



—Vaya... —Yulia estaba asombrada.



Era un tipo de arquitectura que le encantaba y que sólo podía hallarse en el trópico. Es más, aquél era uno de los mejores ejemplos que había visto. Estaba construida en una extensa finca tapizada de césped, con macizos de helechos de todo tipo, frangipanis cargados de flores brillantes de color amarillo limón y altas palmeras de Cunningham inclinadas por el peso de las hojas. El aire era espeso y vibraba con el zumbido de los insectos. De vez en cuando Yulia notaba en la piel un soplo de brisa marina, fresca y salada. La casa tenía el aire sólido e intemporal propio de los lugares donde la gente no va con prisas. A esas horas, cuando el sol empezaba a pensar en ponerse algo bonito para irse, sería muy agradable estar sentada en una de esas glorietas, pensó Yulia. Contemplaría perezosamente el océano Pacífico con un vaso largo de ginebra con tónica —más un chorrito de bitter, que no falte—, mientras pensaba qué hacer de cena..., más tarde..., cuando tuviera ganas.



Con una punzada de amargura, Yulia se imaginó en una casa como ésa, en un lugar así, con Lena. Extendería una manta o algo blandito en el suelo de la glorieta y le haría el amor bajo el cielo de color sandía. Harían el amor una y otra vez, suspendidas en el aire suave y perfumado,

mientras la oscuridad se derramaba a su alrededor, sin importarles que la luna estuviera mirando. Yulia se volvió y miró al océano. Cerró los ojos para contener las incipientes lágrimas. Todo su cuerpo latió con anhelo al ritmo de las olas que rompían en la playa.



Maldita sea. Si no era capaz de encontrar la manera de hacer feliz a Lena tendría que acostumbrarse a vivir sin ella. Tenía que coger aquel amor escurridizo por los cuernos o Lena no volvería a querer estar con ella. Eso sí, era difícil imaginar de qué iba a servirle enfrentarse a la mujer que la había abandonado.



Eran las seis y media. Al fondo de un largo camino de mangos y árboles de macadamia, había un Range Rover blanco. Yulia tragó saliva. Había gente en casa. ¿Qué iba a hacer? ¿Quedarse mirando aquella casa tan bonita hasta que se hiciera de noche? ¿Volver al hotel y seguir dándole vueltas a la cabeza hasta que el ron le impidiera pensar? ¿O ser valiente por una puñetera vez en la vida y llamar a la puerta?



Yulia salió del coche. Una vez más, sintió el suelo poco firme bajo los pies al cruzar la carretera, abrir la verja y atravesar el jardín hacia los peldaños de piedra. Un papagayo verde lima le dio un susto de muerte cuando chilló y salió disparado desde un arbusto justo delante de ella. En alguna parte empezó a ladrar un perro. El corazón le latía en las sienes. Subió los peldaños de madera del porche delantero.



La puerta de malla metálica ofrecía una visión difusa y desdibujada del interior de la veranda, de más de tres metros y medio de anchura. La entrada era amplia y tenía una puerta doble. El suelo era de parqué barnizado. Cerca de la puerta había un jarrón de terracota con azucenas amarillas. Un poco más allá había una mesita de café de mimbre con sillas de junco. Sobre la mesa había dos vasos de tubo vacíos, o eso parecía, y un cenicero medio lleno. Dentro sonaba una música suave: Sarah Vaughan. Se oyó una risa de mujer, una risa ronca y sonora. Feliz. Un hilillo de sudor se deslizó entre sus pechos lentamente, como si unos dedos de hielo le hicieran cosquillas bajo el top de seda negra sin mangas. Con la carne de gallina, apretó el timbre.



Oyó pasos. Una mujer franqueó la puerta doble de la entrada y se dirigió a la puerta de malla. Llevaba una camiseta blanca con las mangas subidas, dejando al descubierto los hombros y los brazos, tonificados y bronceados. Unos vaqueros descoloridos se ceñían a sus caderas, delgadas y firmes. Tenía el pelo corto, rubio oscuro salpicado de gris. Debía de tener unos cincuenta años. Sonreía abiertamente hasta que llegó a la puerta de malla y vio a Yulia. En aquel momento, abrió unos ojos como platos y la amable sonrisa se borró de su rostro. Estaba claro que era lesbiana y, por su expresión, había notado que Yulia también lo era. No tenía mucho mérito, pensó Yulia. Y aunque las posibilidades de que una lesbiana desconocida se plante en tu puerta en una zona tan conservadora como el norte de Queensland son pocas, la cara de estupor de la mujer le pareció un poco excesiva.





Yulia no supo decir si lo que sintió fue decepción o alivio. Al parecer había habido un error. La mujer podría ser una amiga de Larissa, pero lo más probable era que simplemente se hubiera equivocado de dirección. Yulia se aclaró la garganta:





—Siento haberla molestado. Creo que me he equivocado de casa.

La mujer inspiró con dificultad y negó casi imperceptiblemente con la cabeza. Yulia sintió un leve escalofrío.

—No, no te has equivocado —dijo, con voz ronca y grave.

—¿Cariño? —la llamó otra mujer desde el interior de la casa—. ¿Quién es?

Yulia se echó a temblar. En algún lugar recóndito de su memoria sintió que reconocía aquella voz. ¿O eran imaginaciones suyas? Los pasos se acercaron. Y entonces apareció en la entrada y se detuvo. Incluso en la penumbra, Yulia la reconoció. Reconoció su figura, el modo en que ladeaba la cabeza. Poco a poco, la mujer se acercó a la puerta y pudo verle la cara. Larissa. Yulia creyó que iba a desmayarse. La mujer rubia parecía aturdida, casi asustada, cuando le cogió la mano a Larissa. Pero los preciosos ojos azules de Larissa no se despegaron del rostro de Yulia. De repente se llenaron de lágrimas.

—Yulia... —jadeó.



El mundo alrededor de Yulia empezó a girar. Azul, verde, luz y oscuridad se mezclaron y perdieron toda definición. De algún modo, sus piernas la llevaron hacia el interior cuando la mujer rubia abrió la puerta y la tomó del brazo.



—Soy Chris —musitó—. Seguramente no te acuerdas de mí.



Yulia apenas la escuchó. No tenía ni idea de a qué se refería. Larissa, igual de estatura mediana que Yulia, seguía mirándola fijamente con una mezcla de asombro, placer e incredulidad. Las lágrimas rodaron por sus mejillas y Yulia sintió que también le escocían los ojos. Entonces Larissa sonrió. Una sonrisa tan cariñosa y dulce que Yulia creyó que el pecho le iba a estallar.





—Sabía que algún día vendrías —dijo con voz queda.



Nerviosa, Chris se pasó la mano por el pelo y carraspeó.



—Bueno, será mejor que entremos y nos sentemos.



Atravesaron el porche y entraron en la sala de estar. Yulia vio por el rabillo del ojo que Chris le acariciaba el pelo a Larissa y le daba un beso rápido en la mejilla. ¡Su madre era lesbiana! ¡Por amor de Dios! Demasiada información de una vez.



La sala de estar era espaciosa. La luz tamizada y teñida de rosa del atardecer se filtraba por los listones de las persianas de la veranda. El mobiliario combinaba con acierto muebles de mimbre de primera calidad y sofás de percal blanco, que, como Yulia pudo comprobar, eran muy cómodos. Al otro lado de la habitación entrevio, a través de una puerta, unos armarios de mimbre y la esquina de una encimera de granito. En el extremo opuesto de la sala había otra puerta de dos hojas que daba al comedor. Este, a su vez, tenía unas puertas acristaladas que daban al jardín trasero, protegido del sol por unas palmeras. Unos ventiladores blancos de madera giraban lentamente suspendidos de los altos techos.





—¿Quieres beber algo? —le preguntó Chris con una sonrisa. Se veía mucho más calmada y serena que Yulia.

—¿Un Barbados, si puede ser? ¿Con hielo?

—Por supuesto.



Larissa se sentó en una butaca de mimbre enfrente de Yulia. Chris le tocó el hombro.



—¿Un escocés, cariño?



Larissa asintió. Chris las dejó solas y fue a la cocina.



Conmocionada como estaba, Yulia trató de ordenar sus pensamientos en vano. Olga le había dicho que creía que su madre seguía con Chris. ¡Lástima que no hubiera mencionado el hecho de que Chris era una mujer! ¿Pero cuánto tiempo llevaban juntas? Al menos diez años seguro, pero ahí estaban, con los cincuenta bien cumplidos, y comportándose como un par de jovencitas enamoradas. Yulia notaba que Larissa no le quitaba ojo de encima y no se atrevía a levantar la vista para mirarla. Se concentró en el suelo de terracota. Estaba embaldosado con azulejos lechosos mates, dispuestos en diagonal. Eran el complemento perfecto para el estilo de decoración de interior- exterior de la casa. Yulia carraspeó.





—¿Terracota francesa?

—Sí. Ya sé que te interesa la arquitectura y el interio- rismo. —Yulia la miró, sorprendida. Larissa sonrió—. Olga me lo dijo hace años. ¿Sigues en el negocio inmobiliario?

—Eh..., sí.

—Me dijo que te iba muy bien.





Yulia se encogió de hombros. De repente se sentía como una niña pequeña y torpe. Se le hacía raro que su madre supiera cosas de ella.



—Bueno, voy tirando, supongo.



Yulia notó una oleada de alivio cuando Chris volvió con las bebidas. Por suerte le dio un vaso grande y bien lleno. Con la esperanza de que calmara sus nervios rápido, se bebió medio vaso de un trago. Chris y Larissa se encendieron un cigarrillo y dieron un sorbo de whisky.

Larissa seguía siendo muy hermosa. El cabello oscuro y liso le llegaba a la altura de los hombros. Su piel blanca estaba bronceada y apenas tenía arrugas. Unas pestañas largas y oscuras le enmarcaban los ojos, todavía húmedos. Llevaba puesto carmín rosa claro y tenía unos labios carnosos y aterciopelados. Iba vestida con unos pantalones de algodón blancos y ajustados, y con una camiseta larga y sin mangas, a juego. Tenía muy buen tipo.





—Tienes buen aspecto, Yulia —dijo—. Te has convertido en una mujer preciosa. —Larissa le dio una calada al cigarrillo—. Ya lo vimos en la última foto que nos envió Olga, hará unos diez años. Pero era de esperar. —Sonrió—. Eras una niña guapísima.



Yulia se sobresaltó al darse cuenta de que se estaban mirando fijamente. Desvió la vista, avergonzada.



—Gracias por venir —añadió Larissa.

—Hum, siento haberme presentado así. Os he dado un buen susto. —Yulia dio otro trago de ron—. Es que yo... no podía hacerlo de otro modo —farfulló.

—No había otro modo —dijo Larissa suavemente. Se volvió hacia Chris y añadió, con una sonrisa—: ¿Ves, cariño? Sabía que nuestra hija vendría. Simplemente lo sabía.



El corazón de Yulia empezó a latir con fuerza, presa de la angustia y la confusión. Turbada, Chris se frotó la nuca y miró a Yulia fugazmente antes de ocultar el rostro entre las manos. Yulia entrevio el destello de las lágrimas.



—¿Qué quieres decir con nuestra hija? —le preguntó Yulia a Larissa, casi sin aliento.

Larissa exhaló el humo lentamente.

—Chris y yo salíamos juntas antes de casarme con Oleg y, tras un pequeño descanso, volvimos. Estaba conmigo el día que naciste y siempre te hemos considerado nuestra hija.



La mente de Yulia era un torbellino. ¿Su madre había sido lesbiana desde siempre? Y entonces lo comprendió. El corazón se le aceleró y notó que la piel le ardía.



—¡Joder! —farfulló—. El lo descubrió. Por eso te echó de casa... y te alejó de mí para siempre.



Larissa asintió. Chris se enjugó las lágrimas con un gesto rápido y se bebió el whisky de un trago.



—Ha muerto, por cierto —soltó Yulia—. El sábado pasado. Una embolia.



Larissa pareció estremecerse ligeramente. Chris tomó aire y asintió despacio, con expresión impávida. Larissa carraspeó.



—¿Y tú cómo estás?



Yulia se encogió levemente de hombros.



—Nunca me llevé bien con él, así que no puedo decir que vaya a echarlo mucho de menos. Me ha impresionado un poco, eso es todo. Es como poner punto final a muchas cosas, ya sabes. —Se acabó el ron. Por raro que parezca, el alcohol la estaba ayudando a ver las cosas con más claridad. Meneó la cabeza—. De todas las razones que se me habían ocurrido para que te echara de casa, ésta ni se me pasó por la cabeza. ¡Yo misma soy lesbiana, joder! ¿Por qué no se me ocurriría?



Chris alargó la mano desde su asiento y le acarició el brazo a Yulia.



—Si nadie te dice nada, es imposible que imagines que tu madre te abandonó porque era lesbiana. No te culpes.

—Cuando te envié aquella carta hace dieciséis años, no tenía ni idea de que también fueras lesbiana —dijo Larissa—. Si lo sabía, Olga no me lo dijo. Lo último que iba a confesarle por carta a una hija de dieciocho años supuestamente heterosexual es que era lesbiana. Obviamente, Olga también decidió no contártelo.



Yulia negó con la cabeza lentamente y se retorció un pendiente en ademán pensativo.

—Ojalá lo hubiera hecho.

—Traeré algo más de beber —dijo Chris. Recogió los vasos y fue a la cocina.

—Olga sabía que yo quería explicártelo todo cuando crecieras. Una cosa así no podía contártela cuando eras pequeña. Y, cuando fuiste lo bastante mayor como para entenderlo, Olga me dijo que no querías saber nada de mí. Es una mujer fabulosa, muy abierta, pero nunca estuvimos muy unidas. Tú eras todo lo que teníamos en común. Ni siquiera llegó a conocer a Chris. Lo único que sabía era que una relación lésbica había provocado toda la catástrofe y estoy segura de que no es que quisiera ocultártelo, sino que prefería que fuera yo la que te contara la historia entera directamente. —Larissa encendió otro cigarrillo—. Chris y yo nos conocimos en la universidad de Melbourne cuando tenía dieciocho años. Ella tenía veintiuno. ¿Sabías que mis padres eran rusos? —Yulia asintió—. Murieron en un accidente de barco cuando eras un bebé. Solía enseñarte fotos suyas. El caso es que yo era hija única y habían depositado en mí todas sus esperanzas de un buen futuro en Australia. Yo estudiaba arquitectura y ellos estaban orgullosísimos de mí.



Chris volvió con las bebidas y se sentó.



—Lari era la chica más preciosa que había visto nunca. Me enamoré perdidamente de ella nada más verla. Yo estudiaba Bellas Artes, quería ser profesora. Nos conocimos en una agrupación de mujeres en el campus, en mil novecientos sesenta y dos.

Larissa soltó una risita.

—Yo era una virgen inocentona con una educación católica muy estricta. Nunca había tenido pensamientos sexuales con chicos y, allí me ves, la primera reunión a la que voy y me quedo embobada ante una mujer despampanante y atrevida que me sonríe. —Miró a Chris con adoración—. Estaba tan sexy con aquellos pantalones negros ajustados, la camisa negra con el cuello desabrochado, aquella corbata blanca floja y el abrigo de tweed ancho de hombros, largo hasta los pies.

Chris rió.

—Me encantaba aquel abrigo. Lástima que acabara tan gastado.

Yulia examinó a Chris, que seguía siendo una mujer muy atractiva. Era fácil imaginársela vestida con aquellas ropas. A Yulia le gustaba su estilo.

Larissa se pasó la mano por el cabello y suspiró.

—Pero un niñato estúpido, que estaba interesado en mí y no aceptaba un no por respuesta, sospechaba de nuestra relación y se dedicó a vigilarnos. Un día nos pilló besándonos en los vestuarios y se lo contó a mis padres.



Chris frunció el entrecejo y se frotó la nuca.

 

—Le dije a Lari que no se preocupara. Nos fugaríamos juntas. Podíamos ir a la universidad en otro estado, le decía. —Miró a Larissa con afecto—. Pero estabas muerta de miedo, ¿eh, cariño?

Larissa asintió.

—Mis padres se pusieron histéricos. Siendo realista, yo no me imaginaba que dos mujeres pudieran vivir juntas, así que me dejé convencer de que estaba cometiendo un pecado horrible, ya sabes, esa clase de gilipolleces. —Se encogió de hombros con impotencia—. Era muy joven y aún no era consciente de mi propia fuerza.





Yulia negó con la cabeza sin dar crédito a lo que oía. Era incapaz de imaginar que algo así la hubiera afectado. A esa misma edad, en su misma situación, se habría reído del chico en su cara y le habría dicho a su padre que no metiera las narices donde no debía. Pero tenía que admitir que en 1962 las cosas eran muy diferentes. Además, ella había crecido sin que le inculcaran toda aquella represión católica.



—Entonces tenía diecinueve años. Me dije a mí misma que mi amor por Chris era una aberración y, para demostrármelo, me lancé en los brazos del primer hombre que mostró algo de interés por mí. Oleg Volkov. Daba clases de ingeniería en la universidad y era un ingeniero de éxito que trabajaba en una gran empresa internacional. Tenía unos veinte años más que yo y parecía estable y generoso. Si había oído los rumores sobre Chris y yo, era evidente que no se los creía. —Los cubitos de hielo tintinearon cuando se acabó la bebida y dejó el vaso sobre la mesa—. Me quedé embarazada enseguida y nos casamos. —Esbozó una triste sonrisa—. Aunque no fuera católico, mis padres se quitaron un buen peso de encima.



—Pero yo no la dejé tranquila. —Chris sonrió—. No tardamos en volver a ser amantes. Era bastante fácil, porque Oleg pasaba semanas enteras en Indonesia, a veces incluso meses. —La sonrisa se desvaneció. Chris se quedó con la mirada fija en algún punto indeterminado de la habitación y le dio una calada al cigarrillo—. Pero sabíamos que no podíamos seguir así para siempre.



—No sabíamos qué hacer —dijo Larissa—. Marcharnos así por las buenas no era una opción. No quería que perdieras el contacto con tu padre. Y aunque Oleg no tardó mucho en darse cuenta de que no lo quería y de que casarnos había sido un error, sabía que él aún me quería. Aun así me daba muchísimo miedo perderte si era sincera con él y le contaba lo de Chris.



Se detuvo y dio un sorbo de whisky.



—De todas maneras —continuó Chris—, para cuando estabas a punto de cumplir cinco años nos dimos cuenta de que, si queríamos hacer realidad nuestro sueño de vivir las tres juntas, era hora de tomar una decisión. Y entonces volvieron a descubrirnos: Nina, un sábado por la mañana temprano. Oleg estaba fuera y yo llevaba una semana en la casa. No sabíamos que Nina tenía llaves. —Miró al suelo—. No podría haber sido peor.

Estábamos tomando café en la cama y tú estabas metida entre las dos, bebiendo leche en una de esas tacitas con pitorro tan monas. Yo estaba leyéndote un cuento y Lari leía el periódico.





De repente, a Yulia se le llenaron los ojos de lágrimas. Todo lo que había dado por hecho durante treinta años no podía estar más equivocado. Incapaz de retener el llanto, hundió la cara entre las manos y rompió a llorar como no lo hacía desde que era una niña. Todo lo que había sufrido, lo que Lari y al parecer también Chris habían sufrido, había sido simplemente porque Larissa amaba a otra mujer. Un amor que duraba ya treinta y seis años, y era tan fuerte y romántico como el primer día. Y Yulia que había pensado que el amor romántico no podía durar.



El tiempo perdido, la pena innecesaria, el horror de no sentirse querida, de sentirse perdida y asustada, había sido por causa de un amor que su padre no quiso permitir. Que el mundo entero, en aquella época, no quería permitir. Volvió a notar una opresión en el pecho, tan dolorosa que la dejó sin aire. Ella podría haber puesto fin al sufrimiento de todos hacía dieciséis años, si no hubiera tenido tanto miedo, si no hubiera estado tan furiosa, si no hubiera sido tan cabezota como su padre.



Se dobló hacia delante, casi hasta apoyar la cabeza en las rodillas, y lloró en silencio sin importarle la vergüenza. Creyó que el corazón le iba a estallar en mil pedazos. Otra vez.



Unos brazos la rodearon y la abrazaron con fuerza. Una mano suave y reconfortante le acarició la mejilla.



—Ahora ya se ha acabado —susurró Larissa. Le apartó el pelo de la cara con cariño—. Veo que todavía lo tienes liso.

Le dio un beso en la mejilla. Fue como si una parte de Yulia saliera de su cuerpo y lo mirara desde la distancia. Vio a una niña pequeña consolada por su madre y con cada caricia, con cada beso, los años se desvanecían en el aire. El muro de piedra se tambaleó, la roca que le impedía respirar se encogió. Volvía a tener la sensación de que se dejaba llevar, de que perdía el control como con Lena. Pero esta vez la sombra de aquel temor espeluznante que siempre la perseguía y la obligaba a contenerse desapareció.





Yulia suspiró y levantó la cabeza. Al punto, Chris le pasó un puñado de pañuelos de papel. Yulia se secó las lágrimas y se sonó la nariz.





—Yo nunca hago estas cosas —murmuró con timidez.





Larissa, sentada a su lado en el sofá, sonrió y le acarició el rostro.





—Yo llevo años sin parar. Me alegro de que se haya acabado. —Se puso de pie. Su voz sonaba jovial y se movía más relajada—. Creo que va siendo hora de hacer la cena. ¿Te quedas a cenar, verdad?

Yulia asintió.

—Gracias —musitó.

—Cariño, ¿por qué no le enseñas la casa a Yulia, mientras preparo algo? —dijo Larissa.

—Buena idea.



Chris se puso de pie de un salto. También sonreía y parecía aliviada de que aquel momento tan doloroso ya hubiera pasado.



—Vamos, Yul. Vamos a abrir la veranda y a sacar las cosas para cenar en la glorieta.





Aún aturdida, Yulia tomó aire y se levantó para ir con Chris. Larissa fue a la cocina.

Estaba anocheciendo y la bruma difusa de color rosado se había vuelto más intensa. La puesta de sol se derramaba a todo color entre los listones de las persianas y formaba charcos carmesí en el suelo. Chris abrió las persianas y la rutilante luz le iluminó el rostro. Las franjas de color rubí barrieron el porche y se colaron en la sala de estar. El aroma intenso y embriagador de los frangipanis impregnaba el aire. Nada más abrir las persianas, entró una bocanada de brisa marina, como si hubiera estado esperando a que le permitieran la entrada. A lo lejos, el océano color zafiro mostraba un ligero rubor rosado.





—Es una casa impresionante —dijo Yulia.

—La diseñó Lari. Continuó sus estudios mientras eras pequeña y finalmente se licenció en arquitectura. Llevamos un negocio juntas, desde aquí. Ella diseña casas y restauraciones, y yo me encargo de los clientes y la contabilidad.

Así que quizás había heredado el gusto por la arquitectura de Larissa, pensó Yulia.



Chris contempló el océano con una media sonrisa de satisfacción, perdida en sus pensamientos. Yulia admiraba su serenidad. Era feliz, eso era evidente. Yulia se preguntaba cómo podía serlo después de todo lo que Larissa y ella habían pasado. Yulia quería saber cuál era el secreto.



—¿Por qué te quedaste con Larissa cuando se casó con mi padre? ¿Por qué no te olvidaste de ella y buscaste a otra persona?



Chris soltó una breve carcajada. Tenía unos ojos verdes muy dulces.



—Ni se me pasó por la cabeza. Larissa era la única a quien quería. La habría esperado siempre, la habría seguido a cualquier sitio, habría hecho cualquier cosa por ella. —Se encogió de hombros—. No tenía elección. Nadie me hacía sentir como me hace sentir ella.



Yulia pensó en Lena con una punzada de dolor. Deseaba desesperadamente que Lena estuviera a su lado. Aunque el resto de su vida empezaba a cobrar sentido, aquel vacío en su interior que sólo Lena podía llenar era cada vez más definido y doloroso.

Yulia pasó los dedos por una de las brillantes persianas blancas. Lisa y satinada, estaba perfectamente pintada.





—¿Qué tipo de sensación es? —preguntó en voz baja —. ¿Qué es lo que sientes con ella?



Chris se quedó pensativa, de cara al mar.



—Dios. De todo, supongo.



El corazón de Yulia se aceleró un poco y continuó, casi al borde del llanto.

 

—¿Completa? —preguntó, esperanzada. Se le hizo un nudo en la garganta, la voz se le quebró—. ¿Te hace sentir completa?



Chris se volvió hacia ella sonriendo.



—Sí. Eso es. Completa. Sin ella no estaría completa.



Yulia se echó a llorar. Chris la miró, preocupada.



—Debe de haber una chica especial en tu vida. Si no, no sabrías eso.

Yulia cerró los ojos para contener las lágrimas y jugueteó con el mecanismo de la persiana.

—Antes creía que lo sabía todo. Pero en realidad no sé nada de nada.

Chris le rodeó los hombros con el brazo, un gesto natural y relajado cuya amabilidad conmovió a Yulia.

—Eres hija de Lari —le dijo Chris—, así que naciste sabiendo cosas. Eres compleja y profunda, como ella. Ya lo eras de pequeña. —Sonrió—. Sí que sabes cosas, o no estarías aquí. ¿Has tenido problemas con esa chica?

Yulia tragó saliva para aflojar el nudo que le atenazaba la garganta.

—El único problema soy yo. Ella, Lena..., bueno, es asombrosa. Nunca había conocido a nadie como ella. Me hace sentir cosas increíbles. Ella dice que me quiere pero yo me resistía, ya sabes, me daba miedo ir demasiado lejos, tenía miedo de defraudarla. Nunca había querido a nadie antes. Pero no soporto estar sin ella.

Chris le dio un apretón cariñoso en el hombro.

—Necesitabas hacer las paces con el pasado, eso es todo. El amor sólo funciona si te entregas del todo, no puedes estar confusa. Tú quieres darle lo mejor de ti. Su amor te hará mejor, más fuerte. Te liberará. ¿Entiendes lo que quiero decir?

Yulia asintió.

—Creo que sí —murmuró.

Chris levantó la cabeza y olfateó el aire. Esbozó una sonrisa radiante.

—Nos espera todo un festín. Lari está haciendo paella; aprendió de su madre. Es lo mejor que hayas probado nunca. —Se dirigió a la sala de estar—. Vamos por un par de botellas de tinto como Dios manda para acompañar.

—Chris.

Esta se detuvo y miró a Yulia con expresión inquisitiva. Yulia inspiró profundamente.

—Me acuerdo de cuando me leías cuentos, y cuando jugabas conmigo.

Se detuvo y evocó a una Chris mucho más joven, que reía y se revolcaba con ella por el césped, la empujaba en el columpio, la levantaba cuando se caía y la abrazaba. Tragó saliva de nuevo.

—Me acuerdo de ti —musitó.

Los ojos de Chris se llenaron de lágrimas. Se mordió el labio.

—Pues claro que sí —repuso con la voz quebrada.





Volvieron a la sala de estar, escogieron el vino y pusieron las copas, los platos y los cubiertos en bandejas, para sacarlos a la mesa de teca que había en la glorieta del ala sur y prepararla para la cena.

Poco después, Chris y Yulia se sentaron a la mesa para esperar a Larissa. Chris abrió una botella de Shiraz y lo sirvió en copas de fino cristal. Habían puesto un mantel de damasco blanco almidonado; la mesa redonda tenía la forma perfecta para aprovechar la vista panorámica que se abría por encima de las paredes de media altura de la glorieta. Había salido la luna; el cielo estaba salpicado de estrellas. El océano había desaparecido de la vista, pero el eco satisfecho de su incesante vaivén resultaba tranquilizador. En el interior de la casa se oía la voz suave y llena de emoción de Nina Simone. La lámpara del techo arrojaba un suave y cálido resplandor. Era una atmósfera mágica. Yulia tenía ganas de contárselo todo a Lena, quería que conociera a aquellas dos maravillosas mujeres y que ellas la conocieran.

Larissa llegó con una paellera enorme y la colocó en el centro de la mesa. Tenía una pinta fabulosa y el olorcito a especias del arroz dorado, el pollo y el marisco le hacía a una la boca agua. Larissa sirvió una generosa cantidad en el plato de Yulia y le ofreció un panecillo caliente y crujiente. Yulia tomó un sorbito de vino.





—Qué sitio más fantástico para vivir. ¿Qué os hizo venir aquí?

—Bueno —respondió Chris—, después del divorcio tuvimos que marcharnos de Melbourne. El juicio fue absurdo. Nos subieron al estrado y nos pusieron de pervertidas depravadas para arriba. A tu padre no le costó convencer al tribunal de que tu madre lesbiana estaría mejor bien lejos de ti. —Arañó la etiqueta de la botella de vino distraídamente—. Iba a buscar a Lari cada noche después del trabajo. Me la encontraba sentada en algún sitio desde donde se viera tu casa o tu guardería. Al cabo de un tiempo no pude soportarlo más y me la llevé a Sydney. Allí teníamos amigos y Lari encontró trabajo enseguida y pudo empezar a desarrollar su talento.

Yulia observó a Larissa, que untaba mantequilla en un trozo de pan. Esta levantó la vista hacia Yulia y sonrió.

—Vivíamos bien y estaba contenta porque no estaba demasiado lejos de ti. Mantuve el contacto con Olga y ella me contaba todo lo que podía sobre ti, me enviaba fotos y cosas. Daba gracias de que tuvieras a alguien que te cuidaba y que te quería de verdad.

Yulia asintió.

—Yo también la quería.

—Entiéndelo, no podía contactar contigo en persona. Te habría obligado a guardar secretos demasiado importantes, te habría hecho mentir, y no estaba preparada para hacer eso. Aparte de lo de corromperte, era arriesgado. Si se descubría que estábamos en contacto, a Olga también le prohibirían verte por estar metida en el asunto, y yo hubiera podido ir a la cárcel. Por doloroso que fuera, escogí el mal menor. Tuve que conformarme con saber que Olga y Vlad cuidaban de ti. Estoy segura de que tu padre te quiso de la mejor manera que pudo, pero no era una persona cariñosa y no podía pasar mucho tiempo contigo.

Yulia imaginó a su padre, viejo, consumido y triste. Al final se había hecho más daño a sí mismo que a los demás. Se alegraba de haberlo visto una última vez. Ahora que lo compadecía, podría olvidar la ira.



—Luego —continuó Chris—, cuando tenías unos veinti-cuatro años, asumimos que era poco probable que quisieras contactar con Lari. Decidimos mudarnos otra vez.

Avergonzada, Yulia miró al plato.

—Lo siento.

Larissa le acarició el brazo.

—No lo sientas. Ni por un momento. Tú eras la única inocente y nunca debiste pasar por todo esto. No tienes que disculparte conmigo. Había puesto muchas esperanzas en que quisieras verme, pero entendí perfectamente por qué no lo hiciste. Habías logrado tener tu propia vida sin mí, habías desarrollado una personalidad en la que yo no tenía nada que ver. Eras fuerte y estaba orgullosa de ti. Pero para todo hay un momento. Has venido cuando has estado preparada y sigo estando orgullosa de ti.

Yulia ahogó un sollozo y se cubrió los ojos con la mano para ocultar un nuevo ataque de llanto.

—No llores más, mi vida —dijo Larissa.

Su voz era tan suave y dulce como el rocío tropical sobre las flores del jardín.

—Aunque seas una mujer adulta, sigues siendo mi niña y, créeme, todo esto ha valido la pena.





Con el rostro entre las manos, Yulia dio rienda suelta a las lágrimas y liberó todo el dolor reprimido en su interior. La opresión en el pecho que ya había empezado a remitir se esfumó de repente. Inspiró profundamente y sintió el cuerpo ligero como una pluma. Contempló el firmamento cuajado de estrellas, consciente del lamento del mar, del olor a sal y de la suave caricia de la brisa en la piel. De pronto, la vida le parecía más prometedora que nunca. Estaba llena de oportunidades para ser feliz.

Se secó las lágrimas y miró a Larissa y a Chris.





—Tenéis razón. Basta de lágrimas. Tengo que contaros algo de lo que acabo de darme cuenta. —Yulia sonrió de oreja a oreja—. Por primera vez, y como diría mi amiga Dasha, sé que es lo verdadero, estoy enamorada. De Lena, la mujer más hermosa del mundo.

Larissa y Chris sonrieron, encantadas.

—Es una chica con suerte —dijo Larissa.

—Después de cenar la llamaré y se lo diré. Sólo espero que siga queriéndome después de haber hecho tanto el tonto con ella.

Chris rió entre dientes.

—Ah, seguro que sí. Sin duda. —Se levantó y llenó las copas—. Relájate, disfruta de la cena y después te quedas a dormir en la habitación de invitados. Allí tienes teléfono, así que podéis arrullaros hasta el amanecer.

A Yulia le había entrado hambre, así que repitió paella. Entusiasmada con la idea de hablar con Lena, se puso cómoda y disfrutó del resto de una velada llena de historias con que llenar los años perdidos.

Daba la una de la mañana cuando Larissa la acompañó a su habitación. Era un dormitorio amplio y ventilado, con puertas acristaladas que daban a la veranda y una cama de matrimonio con una mosquitera blanca colgada encima, por si la necesitaba. Estaba decorada en tonos blancos y crema. También tenía baño, al que se accedía por una puerta.

—Ahí encontrarás cepillo de dientes o cualquier otra cosa que necesites —le dijo Larissa.

Se miraron la una a la otra un largo instante y después Yulia la abrazó. Larissa la estrechó entre sus brazos con fuerza.

—Buenas noches, cariño —susurró. Después se marchó.



Un soplo de brisa nocturna refrescó la habitación. Fuera se oían los chillidos de los murciélagos, que andaban muy ocupados entre los mangos. Yulia se dejó caer sobre la cama. Miró el teléfono de la mesilla de noche. Era un poco desconsiderado llamar a Lena y despertarla, pensó. Ella trabajaba al día siguiente. Pero, si Lena sentía lo mismo que ella, no le importaría que la despertara para decirle que la quería. De todas maneras, Yulia no podía esperar. Cogió el teléfono y lo puso en la cama, a su lado. Entonces marcó. Le pareció que pasaba una eternidad hasta que Lena contestó.





—¿Sí? —respondió en voz baja y adormilada.

Yulia notó un escalofrío al recordar el olor dulce y seductor de Lena la mañana en que despertaron juntas. El nudo que tenía en la garganta casi le impedía hablar.

—Soy yo..., Yulia. Siento haberte despertado.

—¿Yulia? —Lena tomó aire—. ¿Estás bien? He estado terriblemente preocupada por ti. Me enteré de lo de tu padre y de que te habías ido a buscar a tu madre y... y... —La voz se quebró. A Yulia se le saltaron las lágrimas. Lena era muy sensible: los problemas de los demás la afectaban mucho—. Me preocupaba haber sido demasiado dura contigo la otra noche. Ya tenías bastante con lo tuyo.

—Nena —la interrumpió Yulia con cariño—, todo es maravilloso. Todo ha cambiado. Tengo un montón de cosas que contarte, pero lo único que necesito decirte en este momento es que te quiero.

Yulia oyó que Lena daba un respingo. El corazón le golpeó en el pecho. Lena no habría cambiado de opinión, ¿verdad?

—Antes de venir aquí no era capaz de comprender mis sentimientos. Me faltaban trozos de mí misma. Pero ya no. —Lena lloraba en silencio y Yulia deseaba con todas sus fuerzas poder abrazarla—. Estoy perdidamente enamorada de ti, nena, y tú tienes que decirme que todavía me quieres.

—Por Dios, cariño, te quiero con locura. Lo único que deseo es estar contigo... siempre.

Las palabras de Lena llegaron hasta el fondo de su corazón y Yulia sintió un cosquilleo por todo el cuerpo.

—Mañana volveré a casa —jadeó.

—Tengo una idea mejor. Voy yo a buscarte —dijo Lena, con su voz profunda, cálida y seductora—. El viernes no tengo el día muy apretado y seguro que Marie me cubre. ¿Qué te parece que vuele ahí mañana por la tarde? Me levantaré pronto y cambiaré unas cuantas visitas. Después de todo, es una ocasión especial. Podemos pasar un fin de semana largo las dos juntas mientras me explicas todo lo que ha pasado. Podemos hacer planes. —Su voz sonó risueña—. Entre otras cosas.

¡Un fin de semana entero haciendo el amor con Lena! ¡Dios santo! Mejor: ¡una vida entera!

—Suena maravilloso —dijo Yulia.





Lena quedó en llamarla al día siguiente para darle los detalles del vuelo y, tras darse las buenas noches varias veces, sin querer colgar ni la una ni la otra, Yulia acabó colgando. Se tendió boca arriba sobre las blandas almohadas y cerró los ojos, imaginándose a Lena de nuevo entre sus brazos. El vacío en su interior se colmó con una sensación cálida y vibrante. Había recuperado la conexión con Lena. Estaba completa.
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por VIVALENZ28 el Mar Mar 31, 2015 11:16 pm

Capítulo dieciséis





Tras dormir a pierna suelta toda la noche por primera vez en mucho tiempo, Yulia desayunó con Larissa y Chris en la glorieta. Durante la noche había lloviznado un poco. Los árboles, las flores y la hierba brillaban con la luz del sol de la mañana. El aire estaba perfumado de flores, de café recién hecho y de los deliciosos aromas del desayuno que Chris había preparado: tortillas y bacon. Los papagayos, las cacatúas y los loros pasaban entre los árboles y arbustos como una exhalación, a modo de destellos rojos, púrpuras, amarillos y azul eléctrico. Los insectos zumbaban. Yulia bebió su café a sorbitos, contemplando el horizonte. Era como estar flotando sobre el mar turquesa. A medida que el sol

subía en el cielo, la humedad del jardín a sus espaldas empezaba a evaporarse.





Yulia iba a recoger a Lena al aeropuerto a las seis de la tarde y, aunque le gustaba la compañía de Larissa y Chris, estaba ansiosa por volver al hotel y prepararlo todo para cuando llegara.

En respuesta a su entusiasta invitación, Yulia les prometió que llevaría a Lena a cenar la noche siguiente. Cerca del mediodía, les dio las gracias por todo y se despidió de ellas con un beso.

Yulia esperó impaciente en la terminal del aeropuerto de Cairns. Cuando los altavoces anunciaron que el vuelo de Qantas de Lena, había aterrizado, Yulia dio un brinco. Un rato antes había cambiado su habitación de hotel por una suite de lujo y había pedido que la llenaran de rosas amarillas. También había pedido que subieran una botella de champán cuando volvieran. Después se pasó el resto del día nadando, tumbada en la playa y mirando el reloj.





Los pasajeros empezaron a salir poco a poco por la puerta de llegadas. Yulia cambió el peso de un pie a otro. Los pasajeros empezaron a amontonarse. Con el corazón palpitante, Yulia observó con atención la multitud que se arremolinaba. ¡Dios! ¿Y si había perdido el avión? ¿Y si había pasado algo?

De repente Lena apareció. A Yulia casi le salió el corazón del pecho. Llevaba un vestido de punto rojo de tirantes con escote y unos zapatos negros de tacón alto. Se quedó quieta, con la bolsa de viaje en la mano. Se pasó la mano libre por el cabello y miró a su alrededor, ansiosa. Yulia corrió hacia ella.







—¡Estoy aquí, nena! —la llamó.

 

El rostro de Lena se iluminó con una sonrisa radiante. Soltó la bolsa al tiempo que Yulia la atraía hacia ella y la abrazaba con fuerza.



—Por Dios —murmuró Yulia—. Eres tan preciosa. ¿De verdad eres mía?

Lena la miró a los ojos, seductora.



—Oh, sí —jadeó. Y entonces le dio la mejor de las sorpresas: le echó los brazos al cuello y la besó apasionadamente.

Yulia sintió una oleada de fuego ardiente por todo el cuerpo y estuvo a punto de desmayarse al oír el suave gruñido de Lena.





Lena le limpió la marca de pintalabios de la boca con el pulgar, con calma y una sonrisita en los labios. Poco a poco, Yulia dejó de ver borroso. Al fin y al cabo, estaban en el norte profundo de Queensland y habían llamado mucho la atención. Era fácil distinguir a los locales. Los turistas del sur, de Melbourne o Sydney, se limitaron a dirigirles una mirada fugaz, algunos sacudieron la cabeza al pasar, pero los habitantes de la zona se habían quedado helados y las miraban con la boca abierta y los ojos a punto de salirles de las órbitas.

Yulia miró a Lena y soltó una risita. Le cogió la bolsa, la tomó de la mano con decisión y salió con ella al soleado exterior con el corazón rebosante de orgullo.

Su suite estaba en el último piso del hotel y tenía un balcón enorme que daba al mar. El sol empezaba a ponerse sobre el agua.

Lena inspeccionó la hermosa sala de estar, muy espaciosa, y el lujoso dormitorio contiguo, con una cama de matrimonio. En las mesillas de noche y en los aparadores de madera de cerezo, habían colocado centros de mesa redondos llenos de rosas y su perfume llenaba la habitación. Los ojos se le humedecieron.





—Es precioso —dijo.

Yulia la besó en la mejilla.

—Quería que fuera especial. —Sonrió ampliamente—. He cogido la suite nupcial.

Lena sonrió y la besó.

—Perfecto.





En la mesa de café, junto a una fuente de fruta tropical, había una cubitera con el champán. Sobre la bandeja de plata había dos copas flauta relucientes. Lena arqueó las cejas con aprobación.



—El Krug ha sido todo un detalle, cariño.

Yulia la rodeó con sus brazos y la miró a los ojos.

—Y he pedido la cena para más tarde. Un festín. La selección del chef.

—Bien —susurró Lena—. Espero que sea para mucho más tarde, porque ahora tengo cosas más urgentes en mente.





Lamió la garganta de Yulia con la punta de la lengua y empezó a desabrocharle la chaqueta de satén blanca que llevaba encima de la camisola de seda, también blanca.

La suave brisa balanceó las cortinas de tul blanco a lado y lado de las puertas del balcón, que permanecían abiertas. La luz asalmonada del cielo se filtraba en la habitación.

Embelesada, Yulia se entregó a las manos mágicas de Lena. Esta la desnudó con deleite y después se desnudó ella.

Yulia se estremeció cuando Lena le acarició los pezones y los apretó suavemente con los dedos. Tumbó a Yulia en la cama.





—Quiero compensarte por la última vez —susurró.





Yulia contempló maravillada a Lena, a horcajadas sobre ella. Tenía un cuerpo perfecto, satinado y pecoso. Lena le dio un beso ligero como una pluma en el cuello y después recorrió con la punta de la lengua el camino hacia sus pechos y trazó un círculo alrededor de los pezones. Yulia jadeó. Lena puso las rodillas entre las de Yulia y le abrió las piernas. Sin dejar de besarla apasionadamente, le metió la mano entre los muslos y la acarició. Yulia emitió un leve quejido, indefensa. Lena la cubrió de lametones hasta el estómago y después continuó por las caderas.





Con cada roce, era como si la piel de Yulia se prendiera fuego. Por dentro se sentía como plata fundida. Estaba derritiéndose. Los gemidos de Lena eran los suyos propios; cada uno de sus jadeos eran los de ella.

Entonces, Lena la poseyó con su boca ardiente, húmeda y electrizante. Yulia emitió un gemido largo y grave. Flotaba. El cuerpo le ardía, la cabeza volaba. Miró a Lena, cuyo cabello color rojo se derramaba sobre sus hombros, y entre sus muslos.





Los ojos se le llenaron de lágrimas. Rendirse. Dios santo, era tan dulce. Aquél era el secreto de su conexión: lo que las hacía sentir completas. Acarició el sedoso cabello de Lena con ternura. Rendirse. Así de sencillo. Era lo único que necesitaba.



Fin
avatar
VIVALENZ28

Mensajes : 753
Fecha de inscripción : 03/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por flakita volkatina el Mar Jun 16, 2015 11:04 am

Ohhh dios... genial adaptacion
avatar
flakita volkatina

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 07/06/2015
Edad : 22
Localización : Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Otra Mujer

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.