Mi pecado más deseado

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por candyelizabeth el Lun Ago 10, 2015 10:17 pm

Espero que lo cotinues pronto y que también publiques aquí el otro fic cabe decir que esta excelente
avatar
candyelizabeth

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 20/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por cedul_volkov el Miér Ago 12, 2015 3:56 pm

Capítulo 17

Julia bajaba el ascensor, se encontraba mareada mucho a decir verdad, todo le daba vueltas e incluso tenía muchas ganas de devolver el estómago, su vista poco a poco se iba borrando, el sueño por beber tanto se hacía presente, al llegar a la parte baja dudo si salir del edificio o volver a subir al departamento de lena, al final eligió lo primero ya que no quería ver a lena, no después de como la había tratado sin importarle en realidad porque tenía ese labial en la camisa, no le importo en lo mínimo la explicación que ella le daría. Volver al departamento no era una buena opción así que salió del edificio, la lluvia comenzaba a hacerse presente, las gotas caían en todo su cuerpo, julia comenzó a caminar por las calles desconocidas de Canadá, solo quería alejarse, no le importaba que no conocía ningún rincón de esa ciudad, ni los peligros que podía correr la impidieron seguir su camino. Pasaron las horas y julia seguía caminando, aproximadamente eran la 1 de la madrugada, en realidad la pelinegra no tenía la mínima idea de que hora era, ella solo seguía caminado debajo de aquella pequeña tormenta, llego a un pequeño café de 24 hrs ya que se encontraba en las orillas de una pequeña carretera, tuvo acceso a él y se sentó en una mesa para dos, la lluvia había escondido aquellas lágrimas que salían de sus pequeños ojos, de inmediato se acercó un señor de cabello castaño y rizado.

-Buenas noches señorita—dijo el hombre al ver a la morena

-Buenas noches.. –dijo apenas en un hilo de voz

-¿desea ordenar algo? ---pregunto

-Sí, estaría bien un café cargado, por favor –contesto la pelinegra

-Con su permiso en un momento se lo traigo—dijo el hombre al alejarse de la mesa

Julia se queda ida por un momento, las palabras de lena dirigiéndose a ella como una cualquiera le quedaron marcadas en pensamiento. Lena ni siquiera dejo que explicara por qué traía ese labial en la camisa.

-Aquí tiene –dijo el hombre entregando la taza que aun humeaba, le sonrió a julia pero mostro de inmediato cara de preocupación al ver llorar a julia

-¿Le pasa algo señorita? –pregunto el hombre preocupado

-No, nada de qué preocuparse –respondió al dar un sorbo al café y al limpiarse las lágrimas de sus mejillas

-Muy bien ---respondió el hombre y se fue de ahí

Después de unos 15 minutos julia llamo al hombre para que le diera la cuenta, este acudió a ella de inmediato, le dijo que la casa invitaba pero con una condición, julia lo miro extrañada

-¿condición? –pregunto

-Sí, mire señorita no sé cómo llego usted con vida hasta mi café, pero no le cobrare nada a cambio de que se quede aquí, los rumbos de esta carretera no son muy buenos que digamos, han pasado muchas cosas últimamente, por eso le pido que no salga de mi establecimiento, soy una buena persona eso puede comprobarlo, en la parte trasera se encuentra mi hija y mi esposa, solo le pido eso.. Además yo estaba a punto de cerrar cuando usted entro y no pienso dejarla ir—dijo el hombre sinceramente

-¿cerrar?, ¿que no es un establecimiento de 24 hrs? –pregunto la morena

-Lo era antes por eso está el letrero afuera, pero desde que pasan estos sucesos cierro a partir de las 1 am –dijo el hombre

-¿Qué tipo de cosas pasan? –pregunto

-Han encontrado cuerpos útilmente en la carretera –dijo el hombre con cara pálida
-Esto sí que es serio –dijo julia un poco espantada

-Entonces… ¿acepta quedarse? –pregunto el hombre

-Claro que si –julia sonrió después de ello, en realidad eso de los cuerpos le daba miedo, no quería ser víctima de ello así que tuvo que aceptar lo que el hombre le proponía, aunque por igual le daba miedo pensar que el hombre mentía, pero no tenía opción.

-Bien, echaré llave a todo, espere un momento –el hombre mencionó esto y se fue directamente a la puerta principal del local, cerro las ventanas con cortinas gruesas de color negro para que no se viera definitivamente nada, al terminar guio a julia por donde preparaban los cafés y pastelillos, llegaron hasta una puerta de madera y el hombre la abrió de inmediato alguien se hecho a sus brazos, julia no miraba bien quien era ya que el hombre cubría la vista de la pelinegra.

-Creí que había pasado algo –dijo una voz femenina

-Tranquila mujer toda está bien –expreso el hombre sonriendo

-Tardaste mucho en cerrar Sebastián—dijo la mujer reprochando

-He traído a alguien, una huésped –dijo el hombre al quitarse del lugar donde cabría a julia

-Hola! –dijo la morena apenada

-Hola! –contesto la mujer

-Julia volkova... un placer –dijo la morena al extender la mano

-Adalis –dijo la mujer sonriendo y extendiendo la mano
Julia comenzó a marearse y de un momento a otro se desmallo, el señor Sebastián acudió a ella de inmediato.

-¿Qué paso? –pregunto julia mientras abría poco a poco los ojos

-Te desmallaste –decía una voz femenina como la de la esposa del señor Sebastián, pero un poco más chillona

-¿Por qué? –volvió a preguntar mientras intentaba levantarse

-Ni lo intentes –dijo una voz desde el pasillo –no te levantes, es peligroso –volvió a mencionar la voz, pero ahora si veía de quien partencia y era la señora Adalis

-¿Por qué es peligroso? –volvió a mencionar una pregunta la morena

-Dime julia te has operado hace poco no es así?—pregunto la señora

-Sí, pasa algo con mi herida—dijo julia asustada mientras quería tocarse la cicatriz de la espalda

-Tranquila, no lo hagas –dijo la señora –soy enfermera y te he vendado, por eso te pido que no te muevas

-Gracias… --mencionó la ojiazul mientras sonreía apenada

-No fue nada, ahora debes reposar –dijo la mujer

-¿Cuánto tiempo? –pregunto la morena

-haces muchas preguntas –dijo la voz chillona

-Anne!!! – reprendió la señora a una pequeña castaña de ojos cafés avellana como los del señor Sebastián, la chica solo rodo los ojos y luego hizo una mueca –perdona a mi hija –dijo disculpándose –pero debes descansar una semana

-No se preocupe—dijo julia ver a la chica –ella tiene razón pregunto mucho –dijo julia al guiñarle el ojo a la chica esta enrojeció de inmediato

-Bien julia creo que es hora de que descanses –dijo la mujer – Anne tu duermes en la sala, solo por hoy hija

-¿Por qué si aquí hay dos camas? –pregunto julia

-Creía que te seria incomodo tener a mi hija aquí –dijo la mujer

-No, en verdad que no –dijo sonriendo

-Bien –expreso la mujer al salir

Julia comenzó a platicar con Anne, en aquella charla se enteró que la chica tenía 17 años y que estaba en 2do de preparatoria, le encantaban los niños y por ello quería estudiar pediatría, la chica sonreía muy bonito y a julia le encantaba eso, julia le conto sobre sus experiencias en hospitales hasta quedarse dormidas


*en el departamento de lena*

La pelirroja estaba más que nerviosa, definitivamente el sueño no era de su agrado en ese momento el saber que eran las 3 de la mañana y julia no había vuelto al departamento la tenía con los nervios de punta, intento acostarse pero simplemente el sueño no la invadía, la madrugada paso rápidamente, el sol comenzó a salir entre las montañas que se encontraban a lo lejos. Lena tomo un baño rápido y se dirigió a la sala, en ella se encontraba Andy durmiendo, la castaña al sentir la presencia de lena abrió los ojos y la miro.

-Buenos días! –dijo la castaña

-Ni tan buenos ---dijo lena un poco triste

-Cierto, la cabeza esta que me explota –dijo Andy agarrándose la nuca

-Me imagino como debes de estar, pero bien dime que no fui una estúpida al enojarme con julia –dijo lena

-Lo fuiste!, aunque estaba ebria aún recuerdo y claro que lo fuiste –dijo Andy

-¿Por qué? –pregunto lena

-Julia no se dejó besuquear por nadie, el labial le pertenecía a una chica que estaba en el bar, aproximadamente tenía 15 años, unos chicos querían abusar de ella, y como debes de imaginarte a julia no le agrado nada de eso así que comenzó a defenderla, los chicos huyeron de ahí, la chica estaba demasiado ebria, la subimos al mismo taxi que nosotras, la chica se quedó dormida a un lado de julia, por ello traía el labial en la camisa, julia y yo buscamos alguna dirección en su cartera y para la suerte la encontramos se la entregamos al taxista y este nos llevó hasta el lugar, la chica vivía con su madre, ella estaba asustada porque la chica había desaparecido después de la escuela, la señora nos agradeció y después salimos de ahí y así fueron las cosas lena.

-Por dios! –dijo para sí misma

-Ves .. –dijo Andy mientras se agarraba la cabeza

-Que idiota fui-dijo lena –debo marcar a su celular

Lena tomo su teléfono y comenzó a marcar el número de julia, la línea no le daba y a lena eso la ponía más nerviosa, marco un sin fin de veces pero jamás le dio la línea.

-Si le paso algo.. me muero –dijo lena

-Tranquila no le paso nada Len… --expreso Andy consolándola

Continuara

Candyelizabeth, saludos! ¿hablas del fic, siempre tuya?, si es asi pronto lo subire aquí.Gracias por seguir la historia.. Smile
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 20

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por cedul_volkov el Vie Ago 14, 2015 7:43 pm

Capítulo 18

-Buenos días preguntona –dijo la chiquilla de ojos color avellana entre risas

-mmmmm –expresaba julia tapándose con la sabana se seda

-Jul… es hora de levantarse –comento la chica

-5 minutos más –dijo la pelinegra con los ojos aun cerrados

-No, no, es hora de que te ayude para que bajes a desayunar –dijo la chica mostrando pequeño enojo

-Jajajaaj ok señorita enojona me levantare ahora mismo –dijo entre risas julia

-No soy enojona –expreso con un puchero

-Claro que lo eres, y no me hagas esos gestos –la chica hizo un puchero más y julia estallo en carcajadas –burlona y mala –dijo sacando la lengua. A julia le encantaba la forma de ser de Anne y aunque solo la había conocido en esa madrugada, aquellas horas habían sido lo suficiente

-Mucho a decir verdad, soy la más burlona del mundo –comento entre risas julia

-Muy bien señora mala, es hora de que se apoye en mi para que bajemos a desayunar o si no mi mamá se enojara y no habrá huevos refritos para la malvada julia volkova –dijo la chica burlándose de julia.

La morena se apoyó en la chica y bajaron juntas hasta el local de café, la madre de Anne estaba preparando los huevos refritos que había mencionado la castaña a julia, entre risas y bromas el desayuno transcurrió, los padres de la chica de ojos avellana se ocuparon del local mientras julia y ella platicaban aun en una de las mesas.

-¿Te gustaría ver una peli conmigo? –pregunto nerviosa la chica

-Me encantaría –dijo julia

-Bien, vamos arriba entonces –dijo al sostener a julia en sus hombros

La pelinegra y la castaña subieron las escaleras con mucho cuidado ya que julia estaba delicada, al entrar al cuarto la pequeña de ojos avellana abrió un baúl donde tenía muchas películas era una tipo colección, eso a la morena le sorprendió, todas las películas eran de un tema en específico y ese era el amor, comenzaron a elegir varias ya que julia estaría en cama todo ese día, comenzaron a ver la primera y así transcurrió el día.


-No lo soporto más –decía una pelirroja que moría de nervios por saber dónde estaba julia

-Tranquila lena, ella quizás esta por ahí de nuevo tomando o con alguna tipeja o no lo sé –dijo azareth

-Que pasa por tu cabeza Azareth, crees que ella es así o qué? –pregunto enojada

-Bueno, se le nota simplemente

-¿Qué??, estas estúpida o que –dijo lena exaltada

-Oye no me hables así lena –contesto la rubia

-Yo te hablo como me dé la gana –dijo lena aún más enojada

-No, una cosa es que seas mi novia y otra que quieras ofenderme

-Tú has ofendido a julia –dijo la pelirroja

-Sí y eso te afecta? –dijo la rubia –dime lena te afecta? –volvió a preguntar

-No ofendas a julia si no la conoces –dijo lena

-Me imagino que tú la conoces demasiado bien no crees?—dijo mirando a la entrepierna de lena

-Cállate, estás diciendo puras tonterías Azareth –dijo aun enojada

-¿Tonterías?, hay por favor lena, no mientas!! –decía la rubia mientras manoteaba por toda la sala

-Cállate ya!!! –grito lena

-No lo voy a hacer, tú te revolcaste con esa que es tu prima y eso no puedes negarlo –dijo la rubia mientras la veía con cara de furia, al terminar de decir eso la rubia lena le soltó una cachetada

-Te he dicho que te calles –dijo lena con la mano en alto

-¿Qué te pasa? –pregunto alarmada la rubia –Yo te amo lena pero al parecer tu a mí no, jamás pudiste ser sincera conmigo, en cuanto llegue mi madre y mi padre del supermercado nos largamos de aquí ---dijo la rubia al salir corriendo a la habitación, lena la persiguió aunque no amaba a azareth para ella era importante la rubia y no quería terminar mal, pero fue todo lo contrario azareth había cerrado la recamara con seguro, al fondo se escuchaba el llanto de la rubia, lena se quedó parada en la puerta.


Paso una hora y llego Andy junto a los señores sokolov, azareth salió de inmediato de la habitación, lena se encontraba en el pequeño estudio, al escuchar las puertas azotarse imagino que azareth se había ido junto con sus padres, en un momento se abrió la puerta del estudio y ahí estaba Andy con cara de confusión.

¿Qué paso? ----le pregunto a la pelirroja

-Peleamos solo eso, ¿ya se fue? –pregunto lena

-Sí, sus padres se han ido extrañados por el comportamiento de Azareth, ¿me dirás que paso?-la pelirroja asintió

Lena le conto todo a Andy y esta comprendió por qué la rubia decidió irse. Las horas pasaban rápido y lena aún seguía angustiada pero a la vez enojada porque si julia se encontraba bien porque no había llamado para comunicarse *por tu estupidez* se decía a sí misma.

La hora de la comida se hacía presente en la casa de la familia que había hospedado a julia, las chicas bajaron pero ahora solo al comedor de la pequeña casa ya que comerían ahí, la madre de Anne preparaba verdura al vapor con carne asada. Pasaron algunos minutos antes de que todo estuviera preparado, Anne preparaba la mesa y julia solo la observaba, llego la hora de sentarse en la mesa y así paso, comieron tranquilamente y platicaron, en el local se había quedado de encargado un joven que contrataron hace poco los padres de la chiquilla.

-Julia tú tienes familia aquí? –pregunto el hombre de cabellos rizados

-¿Por qué? –dijo julia

-Bueno lo que pasa es que el fin de semana son los 18 de Anne y queríamos pasarlos en una casa que tengo cerca del lago que está a unos cuantos kilómetros –dijo el hombre

-Ohh, no hay problema si quieren pueden ir yo … --fue interrumpida

-No es eso, queremos que nos acompañes –dijo el hombre sonriendo

-Bueno.. Es que yo no soy de su familia y…

-Nada julia ira –decía la chica de ojos color avellana

-Ok,ok iré –decía la peligra sonriendo


*con lena*

-Vamos a comer a la plaza que te parece, que tal y cuando volvamos julia ya está aquí –dijo Andy

-Está bien vamos –contesto lena

Las dos salieron a la plaza y al llegar entraron a un restaurante, comieron tranquilamente, hasta que a lena por la curiosidad de no saber dónde estaba julia comenzó a preguntar entre las personas si no la habían visto mientras mostraba una fotografía de la pelinegra que guardaba en el celular. Pasaban los minutos y todos le negaban haber visto a julia así que se rindió, caminaron hasta que choco con una chica de cabellos castaños como los de Andy


-Disculpa –dijo lena

-No te preocupes—contesto la chica

-Oye.. tú, no has visto a esta chica? –pregunto lena, la niña al ver la foto de julia tiro el bote enorme de helado que traía en manos y luego solamente sonrió nerviosamente

-No, no la he visto nunca, si me disculpan –decía la chica al recoger el bote de helado

-esa chica es rara –dijo Andy burlándose

-Sí que lo es –dijo lena mirando partir a aquella castaña




-Tan rápido llegaste –dijo julia al ver a Anne en el marco de la puerta

-Si –dijo sonriendo –he presionado a mamá para que llegáramos antes de que se derritiera el helado

-te agradezco por eso mujercilla –decía julia al guiñarle el ojo

-Toma –decía la castaña al entregarle el bote de helado sabor vainilla a julia

-Mi favorito –decía con una sonrisa de oreja a oreja

-Lo se…me lo dijiste anoche --expresaba mientras veía a julia comer helado

Las dos juntas comieron el enorme bote de helado y después siguieron platicando hasta que a la pelinegra le dieron ganar de hacer sus necesidades, Anne la ayudo a ir y espero a afuera, rápidamente fue a la cartera de julia y ahí encontró la foto de lena en un marco donde decía, Elena mí ángel, eso le dolió a la pequeña adolescente así que derramo una lágrima.

-Ella no te encontrara y si lo hace será cuando yo te haya enamorado –se dijo a sí misma, escucho cuando julia abrió la puerta del baño y se dirigió hasta ella.


Continuara
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 20

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por cedul_volkov el Lun Ago 24, 2015 10:18 pm

Gente bella!! aquí estoy de nuevo. saludos
Capítulo 19

-Te tardaste mucho, ¿Dónde estabas? – decía julia un poco sacada de onda por que la chica se había puesto nerviosa.

-mmm .. No nada creí que mi madre había llamado –respondió la chica un poco más tranquila

-Bien Anne, ayúdame por fa! –dijo julia


La chica se puso de espaldas y julia la tomo de los hombros mientras recargaba su cuerpo al de la pequeña adolescente, las dos juntas llegaron hasta la cama.

-Gracias… por todo esto, tú y tus padres han sido muy amables conmigo y eso se los agradezco con todo mi corazón, son muy buenas personas, en verdad les he tomado cariño aunque solo tengamos un día de conocernos, muchas gracias por todo.. –decía julia con una sonrisa en el rostro.

-No es nada—contesto la pequeña castaña, veras que nos la pasaremos genial el fin de semana—dijo sonriendo

*Departamento de Lena*

-No lo soporto más –decía una pelirroja desesperada – julia tenía que dejar el celular, así menos la encontrare –la pelirroja abrió la puerta del departamento y estaba a punto de salir

-¿A dónde vas?—le pregunto Andy

-Buscare a julia –dijo la pelirroja decidida

-Seguro la encontraras pronto, como la ciudad es pequeña—dijo con sarcasmo, lena la miro con una ceja levantada

-Andy me gusta tanto tu sarcasmo—dijo aun enojada

-Es que por dios Elena, no puedes salir a buscarla en toda la ciudad –dijo Andy un poco exaltada

-Lo sé! Lo sé! Pero no sé qué hacer Andy ya casi se acaba el día y julia no vuelve –decía una histérica pelirroja

-Ya lo hará, pero tranquiliza tus nervios –expreso la castaña un poco más tranquila

Lena se tranquilizó un poco y después de un tiempo decidió ir a tomar una siesta. Mientras se encontraba recostada en su recamara el sonido de su celular la despertó un poco de sus pensamientos, al pensar que la llamada podría ser de julia, salto de la cama y fue hasta la pequeña mesa de noche en donde se encontraba el celular, contesto de inmediato.

-hola.. –dijo

-Buenas tardes señorita katina, soy Martin el abogado de la señorita Katherine, ¿me recuerda?-dijo una voz masculina al otro lado de la línea

-¡oh! Claro que lo recuerdo, ¿pasa algo?—dijo lena

-Le tengo muy buenas noticas, pero necesitaría verla –dijo el hombre

-Muy bien, ¿Dónde? –pregunto la pelirroja

-En mi oficina, se encuentra en la calle principal del centro, es la delegación capacitada en adopción—dijo el hombre

-Perfecto salgo para allá de inmediato –expreso la pelirroja


Lena salió de su habitación y fue hasta la cocina donde se encontraba Andy preparando un poco de malteada para merendar.

-vengo en unas horas—dijo al ver a su amiga
-¿vas a salir?—pregunto la castaña
-Si me acaba de llamar el abogado de Katherine
-¿pasa algo con la bebé?—pregunto preocupada
-No, simplemente quiere verme
-Muy bien, te acompaño
-No!, tú te quedas por si julia vuelve
-Ay lena! Yo quería ir contigo
-No, eso te pasa por llevarte a julia ayer de parranda
-jajaja yo no tengo la culpa de eso, ella fue conmigo solo por unos tragos
-Bueno como sea, tú esperaras por si llega julia
-Está bien –dijo resignada

La pelirroja se despidió de su amiga y salió directamente al estacionamiento del edificio, se dirigió hasta las oficinas que el abogado le había mencionado, al llegar acomodo el auto en un lugar seguro y después bajo de él, entro a las oficinas y tomo asiento para poder entrar con el abogado. Pasaron 10 minutos y la secretaria le dio acceso.

-Gracias por venir –dijo el hombre
-Todo lo contrario, gracias por tenerme al tanto de esto—expreso la pelirroja
-Es mi deber señorita katina, bien comencemos—dijo el hombre –primero que nada debo de informarle que la pequeña está en un orfanato, él familiar del padre comenzó con problemas con respecto a eso, así que la pequeña tuvo que llegar hasta el orfanato, pero no se preocupe está en buenas manos, por igual quiero informarle que el juez ya nos ha dado fecha para el caso de la patria potestad, hare lo posible porque se la otorguen a usted, esto será en un mes por ello le pido que estemos en contacto, este caso es delicado ya que usted no es nada de la pequeña, digo nada en aspecto familiar, ¿me entiende no?

-Claro que lo entiendo pero yo puedo asegurarle que cuidare de esa pequeña como si fuera de mi propia sangre y yo estaré dispuesta para todo—dijo lena –solo avíseme bien la fecha que tendríamos que ir con el juez
-En cuanto la tenga confirmada se le avisara
-Me parece perfecto! –dijo la pelirroja al pararse del sofá
-Un gusto volver a verle señorita katina, estamos en contacto –dijo el hombre al abrir la puerta de la oficina
-Hasta entonces –dijo lena al salir de ahí

*con julia*

Las dos chicas se encontraban recostadas en la cama.

-Tramposa—decía la morena
-Yo no hice trampa!! –expreso la pequeña castaña
-Claro que sí, aparte de tramposa mentirosa
-Yo no tengo la culpa de que no sepas jugar este simple juego
-ahora me dices que no se jugar—decía la morena con un puchero –no volveré a jugar contigo Anne
-No julia no me hagas eso!! –dijo preocupada
-Ni modo ya no jugare –dijo al voltearse dándole la espalda
-Jul…..por fa no te enojes, si ya hice trampa, perdón –expresaba preocupada, la morena aun le daba la espalda –julia por fi no te enojes –decía con voz de pequeña, julia al escucharla se volteo de inmediato y le sonrió, tiro a la pequeña castaña en la cama y comenzó a hacerle cosquillas, de un momento quedo sobre ella la pequeña adolescente y la miro, julia solo esquivaba la mirada, hasta que vio un movimiento de la chica y cuando menos pensó la chica había implantado un beso en sus labios, al separarse la chica le sonrió y julia solo la miro algo confundida.

-Sera una gran fin de semana –dijo la chica al besar nuevamente a julia
-Ojalá –dijo un poco confundida
-Jul quiero preguntarte algo—dijo la castaña
-¿Qué me preguntaras? –dijo julia aun arriba de la castaña
-En este momento estas enamorada?—dijo sin obstáculos
-Mmmm—lo pensó un momento-- ¿Por qué lo preguntas?
-No se dudas simplemente –dijo la castaña
-Cómo eres una tramposa te diré luego—dijo riendo
-AY! No! Dime ahora!
-No lo hare –expreso mientras bajaba del pequeño cuerpo de la castaña
-Eso no se vale –dijo al colgarse en el cuello de julia y mordiendo un poco de su cuello
-Ach!!! Eso duele!!!-se quejo
-Lo sé por eso lo hice – expreso burlándose
-menos te diré entonces
-eres una mala –dijo con un puchero
-Lo sé –dijo con una sonrisa

La pequeña adolescente no rogo más y al escuchar un grito de su madre bajo de inmediato, julia se recostó en la cama y comenzó cerrar los ojos.

-Lena… --suspiro – no sabes cuánto me ha dolido lo que me dijiste, creo que ya has sufrido mucho –tomo el teléfono de la chica y comenzó a marcar el número de lena

*departamento de lena*

Andy escuchaba a todo volumen canciones de rock mientras preparaba un poco de panques, comenzaba a bailar como una loca en toda la casa y por tanto ruido no escucho sonar el teléfono cuando se dirigió a la sala vio el foco del teléfono parpadear, corrió pero no alcanzo a tomar la llamada.

-Lena me matara –dijo –para colmo el número es privado

*con julia*
-Seguro estará con Azareth—dijo enojada—olvidare a lena en este viaje, oh eso espero para poder dejarle el camino libre a la oxigenada esa..


Continuara
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 20

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por cedul_volkov el Jue Sep 03, 2015 10:59 pm

Mi pecado más deseado

Capítulo 20

-Listas!!! –exclamo el señor Sebastián desde el primer piso de aquella casa

-Tranquilízate papá, recuerda que debo cargar todo lo necesario –dice Anne en tono fresa, julia al escucharla se comienza a carcajear

-Todo lo necesario más no el closet completo –vuelve a gritar el señor –No quiero discutir así que te aviso que salimos en 20 minutos

-Sí, si en 20 minutos estoy lista –dice Anne---tú!! –señala a julia

-¿Yo qué? –dice julia que se encontraba acostada en la cama

-Porque te burlas del tono que se me sale, en muchas ocasiones me escucho súper fresa –dice con cara de tristeza

-Jajajaja, perdón pero se escuchó un tono tan tonto –dice julia al recibir un almohadazo -Eso duele! –reprocho julia

-Lo sé, por eso lo hice, dah!! –dice la chica sacando la lengua, julia rodo los ojos y puso cara de enojada

-¿te has enojado? –le pregunto la chica, julia no respondió—julia te estoy hablando, ¿estas enojada? –volvió a hablar ---ok, ya está bien lo siento por el golpe –dice preocupada

-No sé porque me haces enojar tanto—dice julia –me imagino que para molestar a alguien o hacerle maldades tiene el significado de que te gusta esa persona

-JAJAJAJA! Bueno para que negarlo, tú me encantas –dice la chica al acercarse hasta julia, a la morena de inmediato se le subieron los colores --jajajaja te pones nerviosa y colorada –dice la chica al separarse –qué más da!! –dice y besa de pico a julia

-Te espero abajo –dice al salir corriendo de la habitación con las maletas en mano

-Sí que eres aventada –dice julia al gran silencio de la habitación, el momento paso y julia bajo poco a poco, el señor Sebastián ya la esperaba debajo de las escaleras

-Mucho cuidado –le dijo –Anne debió ayudarte –dijo un poco enojado

-No se preocupe, su hija tenía que bajar las maletas –dice julia tranquilamente

El señor Sebastián ayudo a julia a salir de la casa, la dejo en la parte trasera del coche, era uno de los coches de viejos modelos, era realmente cómodo y agradable, julia se acomodó y recostó su rostro en la ventana, era una mañana agradable, aun no amanecía por completo, a lo lejos se veían las montañas llenas de nieve, Ontario Canadá era un lugar agradable, julia comenzaba a quedarse dormida cuando sintió un cuerpo alado de ella..

-Cansada eh! –dice Anne

-Mucho –expresa julia con cansancio en la voz

-Jul no quiero molestarte ahora, pero en verdad que te vez muy cansada, demasiado a mi parecer –dice preocupada Anne.

-Aquí entre tú y yo me he sentido mal, el pulmón me duele en muchas ocasiones –dice julia muy cansada

-Julia si quieres le digo a mi mam… ---es interrumpida

-No! A nadie absolutamente nadie le dirás esto que te confié, prométemelo Anne –dice julia casi rogando

-Muy bien no diré nada, pero si sigues mal después de este fin de semana no dejare que te vallas de la casa hasta que mi madre sepa que te has sentido mal, ¿entendido? –dice la chica en forma directa

-Ok he entendido ya –dice julia tratando de contener el dolor que tenía en la espalda

-Ven! –le dice la chica—la tomo entre sus brazos y acurruco a julia, la chica pelinegra era más grande que Anne, pero la chica castaña pudo perfectamente rodear el cuerpo de la morena –tranquila, yo cuidare de ti

Los padres de la chica habían ido a despedir a unos de sus primos de la chica ya que él y su hermano quedarían a cargo del establecimiento de la familia, solo sería por ese fin de semana, tardaron algunos minutos en volver hasta el auto.

-Ya dejamos a Rubén a cargo así que es hora de irnos –dijo el señor Sebastián al estar dentro del auto

-¿Listas para irnos?—pregunto el hombre, al no ver respuesta volteo de inmediato a la parte trasera y encontró una escena muy conmovedora, Julia se encontraba entre los brazos de su hija, y las dos chicas dormían plácidamente.

-Vámonos, ellas se han acompañado muy bien –dijo la esposa del señor Sebastián. El hombre encendió el auto y salió de ahí, el camino era agradable y tranquilo no había porque preocuparse, los autos iban de aquí para allá, después de pasar alguna que otra pequeña casa de las que se encontraban por el camino, comenzaron pronto a aparecer los grandes pinos verdes llenos con pequeños copos de nieve, el frío se hizo presente en el auto. Pasaron por algunos caminos montañosos hasta que el señor Sebastián se encontró con un auto varado en el camino. Ya era más de medio día el camino no era demasiado largo pero por la nieve que comenzaba a caer, la velocidad no podía excederse.

-¿pasa algo con su auto? –pregunto el Señor Sebastián al salir del auto

-No tengo idea que sucede con el –dice el pobre hombre –de un momento a otro comenzó a detenerse y yo ya no pude encenderlo después. Yo solo venia del centro y necesito llegar al Ontario para un caso de abogados.

-Oh! Lo entiendo, deje checo el auto –dijo el Señor Sebastián. Se acercó al auto y comenzó a revisarlo. Lo encontré! –dijo triunfante—he encontrado el daño, solo se han zafado unos cables, no es mucho problema –dijo el hombre –necesito que lo encienda para ver si funciono—el hombre trajeado fue hasta el auto y movió las llaves de este, arranco de inmediato y el hombre sonrió.

-Muchísimas gracias!. Me ha salvado la vida! –dijo el hombre

-No fue nada—dijo el señor Sebastián, el hombre de traje puso en marcha en auto pero al pasar por el auto del señor Sebastián reconoció a una pelinegra que veía con sus grandes ojos azules. El señor Sebastián entro al auto y lo encendió.

-Veo que has despertado—le dijo a la morena mientras la veía por el retrovisor, julia solo sonrió y asintió—en unos minutos más llegamos –dijo de nuevo el hombre.
-Toc-toc –tocaban la puerta

-Julia!! –grito la pelirroja que venía corriendo desde la habitación, aventó a su amiga al sofá mientras corría hasta la puerta.

-No estaba cansada, pero gracias!—dijo sarcástica Andy. Lena no le hizo caso ya que había llegado hasta la puerta

-¿Qué haces aquí? –dijo disgustada al ver que no se trataba de julia

-Len… yo pienso que deberíamos hablar. Después de aquella pelea no dejo de pensarte, sé que juzgue mal a julia y en verdad lo siento … --dijo un rubia arrepentida

-Eso ya no me importa! Julia no aparece! Me entiendes, no aparece! –dijo exaltada—estoy más que desesperada, esto me tiene mal y tú todavía vienes con tus hipócritas disculpas –exclamo lena completamente enojada, azoto la puerta y se fue hasta su habitación.

-Discúlpala, esta de mal humor—dijo Andy al estar en la puerta

-¿Ella ama a julia verdad? –pregunto la rubia

-Más claro no puede estar, ¿no crees? –dijo Andy

-Creí que quizás ella me amaría más a mí –expreso un poco triste

-Eso no lo creo –dijo Andy rascándose la nuca

-Gracias Andy! Quizás luego vuelva para pedirle una buena disculpa a lena. Cuando se encuentre mejor la visitaré. Mucha suerte y espero que encuentren a Julia—dijo sinceramente la rubia mientras caminaba hacia el ascensor, Andy se metió al departamento y fue hasta el sofá recostarse un poco.

-Len… habré la puerta –dijo preocupada la castaña, al notar que estaba entre abierto entro de inmediato a la habitación –Lena .. –Llamo a la pelirroja –deja de tomar –dijo al ver a la pecosa con una botellas de alcohol.

-Si Julia no regresa después de este día, no podre imaginarme más que lo peor Andy. Yo sin ella no podré seguir –dijo la pelirroja al tomar otro trago de alcohol

-Lena.. no pienses lo peor, conoces a julia más que a nadie me imagino que aún debe de estar dolida por lo que le dijiste y eso la hace no llamar ---dijo la castaña aunque no le había mencionado nada a la pelirroja sobre la llamada que había recibido pero no contestado, eso la ponía mal, no ser sincera y ver a su amiga sufrir por no saber de la pelinegra.

-Es que Andy, si ella muere yo… --dijo al ser interrumpida

-Tú nada harás porque julia debe de estar bien—dijo con regaño

La castaña trato de calmar a lena y no dejo que tomara más alcohol del que ya había probado.

<< A las afueras de Ontario>>

-Que rico huele –decía el señor Sebastián

-El olor a pino –expreso su esposa al abrazarlo y besarlo –gracias por traernos de nuevo a ese hermoso lugar

-Nuestra hija debía de disfrutar su fiesta en un gran lugar ¿no? –decía el hombre mientras rodeaba con sus enormes brazos la cintura de su esposa
-¿Cuándo llegaran tus padres? –pregunto la mujer

-Hasta mañana, recuerda que les dijimos que sería mejor que tomaran el viaje hoy por la noche –dijo el hombre

-Cierto! Los míos llegan por igual mañana –dijo la mujer sonriendo.

Los dos esposos enamorados comenzaron a caminar por alrededor de la gran cabaña.

-¿te gusto el lugar? –pregunto la pequeña castaña

-Me encanta!, es agradable y fresco… aunque me duele la espalda –dijo julia quejándose un poco.

-El frio te lastima la espada? –pregunto preocupada

-Un poco –expreso julia sonriendo

-Espera –dijo y salió corriendo al auto para sacar una de las mantas que había cargado –toma se la ofreció a julia, esta agradeció y se enredó en la manta –vallamos adentro –dijo la chica y tomo a julia de los hombros.

Las dos chicas entraron a la cabaña y se instalaron de inmediato.

Un hombre con un pequeño maletín tocaba la puerta del departamento de lena, Andy al escuchar el sonido del cada golpe salió de inmediato.

-Buenas tardes señorita! –saludo el hombre con traje

-Buenas tardes, ¿usted quién es? –pregunto Andy

-El abogado de la señorita Katherine –dijo el hombre –necesito hablar con la señorita Elena

-Ella no puede atenderlo ahora, pero si desea puede dejarle un recado y yo se lo paso –dijo Andy –pero pase –expreso al abrir por completo la puerta del departamento

-Gracias! –dijo al tomar asiento

-Bien dígame ¿Qué pasa? –pregunto la chica castaña

-Bueno solo he venido a comunicarle a la señorita katina que necesito su presencia con el juez el lunes por la tarde, nos han dado la fecha más cerca de lo que me imaginaba –dijo el hombre emocionado.

-Santo dios! Eso es genial!! –expreso emocionada Andy

-Si la verdad me ha sorprendido mucho y por ello quise venir a decirle en persona a la señorita Lena –comento el hombre

-Ella está en un estado que no es agradable por ahora –comento entre risas

-¿se encuentra bien? –pregunto el hombre

-Sí, dentro de lo que cabe si –contesto Andy

-Por cierto, una pregunta, la señorita con la que Elena iba acompañada la vez que la conocí. ¿Quién era? –pregunto

-Su prima ¿por qué? –dijo Andy esperanzada

-Lo que sucede es que la vi con su familia, me ayudaron en la carretera con mi auto –dijo el hombre

-¿familia? Ella no tiene familia aquí –dijo Andy

-Yo la vi acompañada de algunas personas. Iban en un auto, el señor que manejaba amablemente me ofreció ayuda como le he dicho ya –comento el hombre

-¿Esta seguro?—cuestiono Andy

-Sí, más que nunca, en ningún otro lado había visto los ojos azules que tiene esa chica, así que estoy seguro que era ella

-Oh por dios! ¿A dónde se dirigían? –dijo Andy

-No lo sé, solo tomaron la carretera que iba al lago –comento

-Según yo julia no tenía ni familia, ni amigos acá, esto es extraño –comento Andy

-¿Julia? –pregunto lena desde la puerta de la habitación.

-Sí, tu abogado la ha visto con unas personas en la carretera –dijo Andy a Lena se le iluminaron los ojos

-¿personas? –Cuestiono al hombre, este asintió-- ¿Quiénes serán? –dijo al ver a su amiga, Andy alzo los hombros con señas de no tener idea – y si la han secuestrado –dijo preocupada

-No lo creo, iba muy sonriente en el auto que la vi –comento el hombre

-Andy agarra las llaves del auto –dijo lena señalando su bolso –vamos en busca de julia

Continuara

#cedul

Pd. Perdóneme en verdad estoy saturada de tiempo, procurare no tardar tanto, lo prometo!. Linda noche!. Espero sus comentarios.
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 20

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por cedul_volkov el Sáb Sep 12, 2015 11:25 am

Capítulo 21

Mi pecado más deseado.

-lena… se supone que… ¿Dónde buscaremos a julia? –pregunto la amiga de la pelirroja un poco confundida. Lena la miro con cara de no tener idea a donde se dirigirían.

-No lo sé, supongo que podemos buscarla en los alrededores del lago, o no lo sé! –Comento la pelirroja –solo espero encontrarla

Las dos chicas se dirigieron al estacionamiento subterráneo, después de despedir al licenciado que llevaba el caso de la pequeña de Katherine. Lena abrió el auto desde que bajaban del ascensor que las llevaba hasta el estacionamiento, apresurando el paso llegaron hasta el auto de la pelirroja. Al entrar al auto lena lo encendió de inmediato y salió directamente con dirección a la gran carretera de Ontario.
Pasaban los minutos y lena seguía conduciendo, el anochecer pronto llegaría, en el camino Andy decidió poner un poco de música en el reproductor que se encontraba en el auto de lena. Después de recorrer unos cuantos kilómetros más, Lena aparco el auto en un parque que estaba al principio de la pequeña localidad que se encuentra cerca del lago.

-Y… bien.. ¿Qué haremos? Ya estamos aquí… supongo que tienes un plan –exclamo Andy mientras veía a su amiga suspirar frente al cristal del coche – Ya es de noche Lena, debemos de darnos prisa, jamás hemos estado por este lado de la ciudad y debes de recordar que por más tranquilo que este el lugar, llegan muchos chismes a la cuidad sobre desapariciones aquí –comento con preocupación.

-No tengo idea Andy, yo solo quiero ver a julia y pedirles disculpas –dijo lena mientras una lágrima rodaba por su mejilla triste.

-¿nos bajamos? –pregunto

-No sé, buscamos a sus alrededores, supongo que no deben de haber demasiadas cabañas aquí –exclamo lena con una pequeña sonrisa. El pensar en que vería a julia y le pediría disculpas por todos los comentarios que había dicho dos días atrás le ponía con un poco de alegría en el corazón.

Lena bajo del coche y enseguida por igual lo hizo Andy, la pelirroja puso seguridad en el auto porque en verdad que lo último que quería que pasara era que le robaran el auto. Al comenzar a caminar por la pequeña localidad la gente que las veía las miraban con extrañeza claro que para ellos era raro verlas caminar por ahí y más si no las conocían.

Andy y Lena comenzaron a preguntar por julia a algunas personas. Muchas de ellas les negaron haber visto a la pelinegra. Mientras pasaba más más el tiempo Lena se estresaba mucho más. Pasaron por varios locales y alguno que otro puesto de comida rápida, ya no les quedaban más lugares por preguntar, hasta que un pequeño pelirrojo se acercó a ellas.

-Hola! –expreso el pequeño—veo que buscan a alguien –sonrió

-Sí, estas en lo correcto, estamos en busca de alguien –dijo Lena amablemente mientras sonreía

-Yo puedo ayudarles, prácticamente recorro toda esta localidad al repartir el diario por las mañanas –dijo el chico

-¿Así? –comento Andy, el chico asintió

-Díganme señas de la persona que buscan –pido el muchacho de inmediato la información.

-Es una chica para ser exactas.. de estatura mediana, es pelinegra, con cabellos cortos y muy alocados y con una sonrisa divina–dijo lena comenzando a describir a julia.

-Será que .. ¿Tiene ojos azules?---comento el pelirrojo al instante

-Si….!!,la has visto? –dijo alegremente lena
-Eso creo.. Pero no recuerdo bien donde –comento el pequeño con un poco de confusión en sus pensamientos, dame unos minutos y seguro que lo recuerdo –dijo el hombrecillo. Lena y Andy asintieron, el pequeño se rascaba la nuca en busca de un pensamiento de donde había visto aquellos ojos azules… Lo tengo!! –Dijo triunfante –Ella está en la cabaña de los Paterson… hoy por la mañana la vi… y me ayudo. Como pude olvidarme de eso... como lo digo si la he visto…

********** Flash Back¨******************

Un pequeño pelirrojo estaba entregando el diario como de costumbre hasta que lamentablemente cayo de la bicicleta. La caída fue cerca de aquella cabaña que estaba a las orillas del lago. Las montañas se veían a lo lejos. La nieve las cubría.

-Hola.. ¿Estás bien? –pregunto la pelinegra que salía de aquella cabaña en busca de un poco de aire fresco.

-Sí, muchas gracias! –comento el pequeño pelirrojo con un poco de dolor en el pie izquierdo

-¿seguro? –dijo aun preocupada

-La verdad… no……..me duele –dijo señalando el pie izquierdo

-Deja lo reviso, ¿de acuerdo?—el pequeño puso cara de asustado pero julia le sonrió –soy médico no debes preocuparte –dijo tranquilamente

-Está bien –exclamo calmado.

La pelinegra quito el zapato del chico y reviso aquel pie.

-Esta solo torcido, puedes caminar pero claro que no mucho! –Comento –¿tus padres dónde están? –pregunto

-No tengo papas –dijo con un poco de tristeza en aquella voz

-Oh lo siento!. ¿Dónde vives?

-En el orfanato, al otro lado del lago, cerca de todos los locales, trabajo para comprarme mis necesidades, bueno en si para comprarme libros –dijo al sonreír

-¿Te gusta la literatura? –pregunto

-Machísimo! –exclamo feliz

-Te llevarías muy bien con Lena –dijo julia sonriendo

-¿Con quién? –dijo el pequeño confundido

-Con… mi prima –comento

-Ah!, por cierto cómo te llamas? –pregunto curioso

-julia.. julia volkova –sonrió

-Yo soy Josh

-Un gusto Josh! ¿Cuántos años tienes?

-9 –contesto con un poco de dolor expresado en la cara

-Debes de comprarte unos analgésicos para el dolor, así que pediré a mis amigos que son dueños de esta cabaña que nos lleven a una farmacia, ¿Qué te parece?

-Bueno… yooo…

-Nada, debes de aceptar

-ok—dijo resignado

********** Fin flash Back***************

-Así fue como la conocí, si es ella ¿no? –dijo el pequeño pelirrojo a Lena

-Claramente es ella! Y me recordó! –dijo la pelirroja feliz

-¿Eres la famosa lena? –comento el pequeño, la pelirroja asintió –Julia te recordó en todo momento, ella te mencionaba en el camino aunque su amiga esa que es media payasa—como se llamada –dijo al rascarse la nuca para recordar—a Anne! Se enojaba porque julia te mencionaba –Lena no sabía de la existencia de esa tal Anne así que por ello se le hizo extraño el nombre.

-Oye pequeño si te lastimaste el pie cómo es posible que caminas ahora –pregunto extrañada Andy

-Oh.. las escuche desde el balcón de aquel orfanato –dijo señalando a un edificio color verde – y cuando supe que buscaban a alguien quise ayudarlas, aunque debo de confesarles que me duele mucho! –comento el pequeño quejándose

-Debes descansar, te acompañamos y nos dices donde esta julia ¿de acuerdo?

-No! Ustedes no pueden estar en ese lugar tan noche y solas –dijo el hombrecillo –no es que sea peligroso si no que por la carreta pequeña que lleva a aquellas cabañas pasan muchos camiones de carga ya que es una zona menos habitada y la toman por ello los choferes, pero es peligroso por el hecho de que son camiones grandes.

-De acuerdo, pero necesito encontrar a julia pronto –exclamo la pelirroja

-No creo que ella se valla de aquí o sí? –dijo Andy el pequeño negó con la cabeza

El chico les recomendó que se quedaran con él en el orfanato, el cual no era de todo legal ya que quien cuidaba a los niños de aquel orfanato era una señora de tan solo 60 años, ella junto a su nieta se ocupaban de los pequeñines. La señora fue amable e incluso dejo que lena estacionara el auto en su estacionamiento, el cual no usaban mucho ya que un día tuvieron que vender el auto que tenían ya que el presupuesto para los niños ya no les era suficiente. La señora Íngrid y su nieta Rosali les comentaron a lena y a Andy que no tenían que darles de cenar a los pequeños. El orfanato ahora se conformaba de tres niños de aproximadamente 5 años y 2 bebes de 3 y 6, meses el mayor era Josh de 9. Lena al escuchar eso se ofreció de inmediato para traer la cena, Andy y Rosali se ofrecieron para acompañarla al pequeño supermercado que estaba en la localidad.

-Yo las acompaño –dijo Josh

-Noo! Tú estás lastimado –dijo lena, el pequeño asintió y se quedó con la señora Íngrid.

Lena salió acompañada de Andy y de Rosali. Mientras recorrían las calles para llegar al supermercado, lena pudo notar que a Andy le gustaba Rosali así que decidió dejarlas con un poco de privacidad, se alejó de ella y tomo camino mientras le pedía tan solo unas cuantas instrucciones a Rosali.

-Es ahí –dijo señalando la chica el otro lado de la calle, Andy la traía hecha carcajadas así que lena solo asintió al escucharla feliz y le dijo.

-Ustedes platiquen aquí –dijo al mimo modo en que señalo una banca que estaba en un parque cerca

-¿no gustas que te acompañemos? –dijo la chica dudosa
-No, quédense a platicar un rato –contesto sonriente, Andy le asintió y lena solo le guiño el ojo

La pelirroja se dirigió hasta el supermercado, a paso corto cruzo la calle y mirando a ambos lados pudo ver a lo lejos a Andy sonreír por algo que Rosali le había dicho al oído *te mereces tener a alguien a tu lado* se dijo mientras observaba aun a su amiga, camino aún más y entro por la puerta principal de la tienda, la campanilla anuncio su entrada y las miradas observándola la pusieron un poco nerviosa, tomo un canasto y comenzó a tomar distintas cosas, fue hasta el corredor de panes y compro un paquete para preparar un poco de sándwiches, paso por la cremería para comprar un poco de queso y una cuantas rebanadas de jamón, al mirar a lo lejos la caja registradora quiso dirigirse a ella pero recordó que no había comprado nada para tomar, regreso hasta los pasillos de sodas, compro unas cuantas cajas de leche para los bebes y mientras decidía si comprar una soda de manzana o naranja pudo escuchar a lo lejos la voz que tanto conocía.

-Julia… --se dijo a sí mismas al escuchar la voz de morena –quizás estoy alucinando –comento al tomar entre sus manos la soda de manzana, pero nuevamente escucho a la morena, siguió la voz y al llegar al final del pasillo vio a julia junto a aquella castaña que había encontrado en la plaza de Ontario, al ver que julia caminaba con un bastón la saco un poco de sus pensamientos así que decidió ir hasta ellas, paro en seco cuando noto que la castaña tomo entre sus manos las mejillas de julia y beso su nariz, lena creía que solo había sido un cariño quizás de amigas, pero pudo notar que no era así cuando la castaña beso los labios de julia, lena no soporto ver más eso y por ello de inmediatamente se volteo y fue hasta la caja registradora. Mientras más rápido salga de aquí esto será mejor *se dijo mientras salía de la tienda*.

-¿Por qué me besaste? –preguntaba aquella morena boquiabierta
-Pasa algo malo por ello? –dijo la castaña sonriendo
-Simplemente me saco de onda, pero como ya lo haces seguido creo que me estoy acostumbrando
-No me engañas a ti te gusta que te bese
-jajajajaja quisieras! -Sí, si lo que digas Anne, apúrate que tus padres nos esperan para cenar, además que odio que tu madre me obligara a usar este bastón, se supone que yo soy la doctora –comento la oji-azul
-Pero mi madre es enfermera así que debes de obedecer además que no puedes caminar bien por el dolor que tienes en la espalda, el bastón te ayuda a sostenerte
-bueno en pate si, ya toma esos panes y vámonos.

La castaña obedeció a lo que julia le había dicho y después de ello fueron a pagar todo lo que adquirieron, al salir Anne abrió el auto que estaba estacionado enfrente de la tienda y subieron a él. Una pelirroja las vio partir, algunas lágrimas salían de sus ojos verde-grises, tomo las bolsas que contenían la comida de los pequeñines y fue hasta donde se encontraba Andy. Al llegar hasta su amiga interrumpió una escena de un hermoso beso entre la castaña y Rosali, las dos chicas se pusieron coloradas al instante pero lograron sacar una sonrisa mínima a lena. Las tres se ayudaron con las bolsas y se fueron de ahí. Al llegar junto a los pequeñines, Andy junto a Rosali comenzaron a preparar la cena, lena se encontraba en un balcón que estaba en la casa en el cual se podía ver a lo lejos las luces de algunas cabañas que estaban cerca del lago, el aire frio pegaba en las mejillas blancas de lena, las pocas lágrimas que rodaba por aquellos mejillas se hacían frías y dolían más.

-¿Estas bien? –pregunto Andy
-Sí, ve a dentro mujer! Ella y tú se gustan así que no la dejes sola! –dijo al mirarla
-No puedo negarte que Rosali es muy linda, pero me preocupa que llores lena
-Lo sé, pero por ahora no te contare hasta después, si?
-Está bien, pero me cuentas eh! Por cierto… ¿Cuándo nos vamos? Nos es que me quiera ir sin julia pero no creo que la encontremos, al final ella esta bien
-Mañana por la mañana ya no buscare a julia, luego te digo porque además necesitamos volver por lo menos dos días antes de entrar a la escuela, el lunes tengo que ir a ver sobre la hija de Katherine
-Muy bien!
-Pero si tú y Rosali se gustan deberías de declararte
-Lo hare! De eso no hay duda –dijo al ir directamente adentro nuevamente.

Lena tomo asiento en una silla y saco un cigarrillo de su chaqueta lo encendió y solo miraba al aquel hermoso paisaje.

-Regresa a mí, quiéreme otra vez –comenzó a cantar la pelirroja –no sabes cómo te necesito julia –dijo y suspiro.

-¿Qué tienes pelirroja? –exclamo una voz a su espalda
-Hola…no tengo nada pequeñín –contesto aun llorando
-A mí no me engañas, seré pequeño pero se cuando una persona esta triste, es por tu prima?
-Sí, es por mi prima –suspiro- veo que eres muy inteligente
-Eso me lo dicen muchas personas
-Y modesto aparte
-El chico sonrió—mucho, muy modesto en realidad
-Lo veo hombrecito –lena tomo la cabellera del pequeño y la acarició, hermoso color de cabello
-igual al tuyo –dijo sonriendo—lo saque a mi madre, bueno eso me dice Rosali, ella y su abuela la conocieron, mi madre murió después de que mi padre la dejara por otra mujer, soy pequeño aun pero yo sé que mi madre se dejó morir por aquel hombre que dijo ser mi padre
-Oh! Lo siento!
-No, no lo sientas, mi madre fue cobarde y me dejo aquí solo! –comento al comenzar a llorar
-No llores hombrecito! Tú eres valiente y mucho, además no estás solo, tiene a Rosali y a su abuela
-Yo quisiera tener una familia –dijo con un poco de sentimiento en la voz, yo quiero estudiar y… rosali no tiene mucho dinero para darme una escuela
-Sabes algo las cosas siempre pasan por algo, así que el venir aquí ha servido para algo
-¿para algo? –pregunto el pelirrojo un poco confundido
-Sí, yo te llevare a la escuela, ¿Qué te parece? –comento la pelirroja
-¿Segura? , ¿Serás como mi mamá?
-Algo así, ¿te gusta la idea?
-Si, por supuesto que sí, pero una pregunta ¿viviré contigo?
-Claro! Y con Andy, serás mi hijo –dijo al besar su frente
-Gracias pelirroja!
-De nada, mañana le comento a rosali y nos vamos por la mañana! No quiero estar más aquí, ya no buscare a mi prima..—Los dos entraron a la casa y cenaron junto a los demás, en la cena lena les comento lo que le había propuesto al pequeño pelirrojo y la abuela de Rosali se puso muy contenta ya que ella sabía que al chico le encantaba la escuela, pero le era imposible dársela, después de aquella platica todos se dispusieron para dormir. El siguiente día seria el día de la despedida.

Continuara
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 20

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por cedul_volkov el Lun Oct 12, 2015 11:30 am

Mi pecado más deseado
Capítulo 22

-Despierta dormilona!, hoy es el día de la fiesta –expresaba aquella castaña que se encontraba posada encima de julia.
-Mmm---se quejaba la pelinegra—Anne déjame….. Bájate! –ordeno aquella pelinegra, realmente le enojaba tanto que alguien interrumpiera su acogedor sueño.
-No hasta que te despiertes –expreso aun sobre julia, la castaña por supuesto que no tendía todo su cuerpo sobre la peligra, ya que ella sabía perfectamente que julia no estaba muy bien de salud.
-Muy bien, muy bien, ya me he levantado ¿contenta? –dijo la pelinegra con los ojos abiertos, en ellos mostraba un poco de cansancio. La castaña al verla con los ojos abiertos le dio una pequeña caricia en sus parpados cansados.
-¿has estado llorando? –le pregunto de inmediato, la pelinegra solo la miro y negó con la cabeza—a mí no me mientas julia volkova! –Dijo un poco enojada --¿lloraste? ¿De nuevo?.
-Sí, lo he hecho de nuevo, no puedo creer que Lena no se haya quitado algo de orgullo y mínimo tratara de localizarme. No le importo absolutamente nada!! –dijo derramando un poco de lágrimas en los ojos.
-Hey jul.. yo….. no puedo verte así, ella no te busco, lo sé, pero tú debes de dejar de dañarte con este amor que quizás sea ya enfermizo –comento la chica.
-Realmente pienso lo mismo que tú, en verdad esto ya no lo veo como amor… creo que es una simple obsesión que no queremos dejar las dos….creo que deberíamos de dejar esto que quizás haga daño en un futuro… somos familia! Y es más que imposible que algo se establezca entre nosotras…
-Buen punto julia… tú deberías de tener una relación con alguien que realmente te merezca, alguien que busque un bien para ti.. –dijo al mirarla a los ojos
-Por ahora no quiero tener alguna relación –dejo claro julia
-Eso.. es…. genial –comento desanimada –te veo más al rato mi madre quiere que la ayude con los preparativos de la fiesta –la chica salió y azoto la puerta de aquella habitación. Julia por su parte se quedó extrañada por un momento.

Los pensamientos que le invadían la cabeza, la estaban volviendo loca, no sabía realmente qué hacer con lo que el corazón le dictaba, pero al mismo tiempo el cerebro le decía una idea diferente. Lena estaba totalmente clavada en todo su ser… pero creo que después de todos aquellos años que habían pasado ya y que nunca llegaron a tener algo serio ya era cosa del destino y quizás ya había pasado su tiempo para ser felices…quizás lena y ella aún tenían el miedo del que dirán en la familia, porque aunque no corra la misma sangre entre sus venas, al final llevaban el mismo apellido y eso era lo que importaba….todo realmente tenía con los pensamientos confundidos a julia. El que Anne ingresara a su vida era una prueba, bien la chica era menor que la pelinegra…..pero creo que al cumplir la mayoría de edad esa misma noche le daba más posibilidades a estar dentro del corazón de julia, aunque la morena estaba más que confundida de todo, otra de las razones era el comportamiento de lena, ¿Por qué no la había ido a buscar? se suponía que la amaba ¿no?, o quizás solo aquello era la obsesión que le comentaba Anne…pero de algo estaba segura julia…era la mejor obsesión que le había pasado nunca.

La morena se recostó en una de las camas que estaba en la habitación y poso su mirar en el techo, la mañana se hacía presente y junto con ella el frio se notaba cada vez más, cerró los ojos un poco y suspiro…

-Despierta!—expreso una voz lejana en aquella habitación
-Déjame dormir más Anne! –reclamo casi al instante
-No soy Anne..—dijo aquella voz nuevamente
-Lena! –dijo abriendo los ojos
-La misma, julia…¿Por qué te quieres deshacer de mi tan fácil? ¿Ya no me amas?
-Siempre lo haré…pero me estoy rindiendo lena, tú me hiciste sentir una persona que solo busca estar con chicas…realmente me ofendiste mucho –dijo aun mirando a la pelirroja
-No me dejes ir por ello julia….yo…te amo..—dijo al besar los labios de la pelinegra

El beso duro poco, porque la pelirroja se separó pero al momento que lo hizo, julia estaba con los ojos cerrados en aquel beso, la pelirroja de un instante a otro desapareció de la habitación. Julia al abrir los ojos no la noto y solo suspiro, sintió la brisa del viento entrar por la ventana y se estremeció, se paró de la cama y fue hasta la ventana, a lo lejos se veía la pequeña plaza que estaba alrededor de un parque, en el centro de la localidad, julia admiro aquel paisaje y volvió a suspirar.

Por otro lado la pelirroja se despertó un poco confundida por aquel sueño raro que había tenido, aunque había sido tan real que no lo sintió como un sueño tal. Despertó poco a poco y la sonrisa de dibujaba en ella, el sofá que le habían ofrecido para dormir era muy cómodo y no estaba tan mal para ella, al tocarse los labios húmedos se le hizo un poco raro, realmente aquel beso que presencio en su sueño, lo sentía tan real que aun probaba aquel sabor que reconocía. Se dirigió al cuarto de baño y se lavó la cara, al momento que salió, camino por el pasillo y comenzó a recordar aquellas imágenes que quería olvidar, el beso de julia con aquella castaña le dolía mucho y más el pensar quien era esa chica, que se creía para besar así a julia, ella no era nadie para hacerlo, los celos la estaban matando tanto que comenzó a apretar su puño más de lo debido y un pequeño dolor la saco de si… la mano le reclamaba por aquella fuerza que estaba haciendo contra ella. Lena comenzó a llorar sin razón alguna, o quizás si la sabía pero no quería recordarla ya, se limpió las lágrimas que comenzaban a fluir de sus ojos y se levantó de la cama.

-Buenos días ricitos de fuego –dijo el chico a estar frente a lena
-¿ricitos de fuego? –pregunto mientras le daba una caricia a su cabello
-Si…. ¿no te gusta? –pregunto un poco desaminado
-Claro que si, me encanta! –dijo al besarle la frente
-Te parece si desayunamos? –pregunto el pequeño con una sonrisa de oreja a oreja
-Por supuesto! Vallamos de inmediato –dijo lena al tomar la mano del pequeño

Lena y el chico fueron hasta la pequeña cocina. El desayuno fue agradable y muy relajado e incluso muy divertido, lena junto a Andy hacían reír a carcajadas a cada pequeño que se encontraba alrededor de la mesa. Después de unos cuantos minutos el desayuno llego a su fin, lena le ayudo a Josh a ordenar su maleta para salir de aquel pequeño lugar, tomaron algunas fotos que el chico tenia aguardadas de cuando era un bebe apenas, todas aquellas fotos las habían guardado Rosali y su abuela para mostrárselas al pequeño cuando ya tuviera algunos cuantos años más.

-¿es todo? –pregunto lena al adentrarse a la habitación
-Si….—dijo con un poco de tristeza
-¿Qué sucede? –dijo al sentarse a un lado del chico - ¿no quieres irte conmigo?
-No…no es eso…simplemente me dio un poco de nostalgia dejar aquí, es solo eso, pero por supuesto que quiero irme contigo –dijo el chico limpiando las lágrimas que comenzaban a salir de aquellos ojos.
-No debes de estar triste, prometo que te traeré cada fin de semana, ¿Qué dices? ¿Te gusta la idea? –comento lena tratando de animar al pequeño
-Harías eso por mí???
-Claro que lo haría, eres un niño muy especial, aunque solo te conocí en un día puedo asegurarte que me encariñe contigo… pero puedo por igual prometerte que si tú me cumples con buenas calificaciones en la escuela, te poder traer en las vacaciones, ¿Qué dices? –al niño se le ilumino la cara cuando escucho decir eso a Lena
-Te prometo que seré el mejor! –dijo con entusiasmo y comenzó a dar pequeños brincos
-Perfecto! Recoge tus mochilas que nos vamos en 15
-Ok, gracias por todo Lena…
-No es nada, peque… pero ya apúrate que te dejo eh! –dijo entre risas
-Eso jamás –comento al salir disparado bajando las escaleras
-Ten cuidado! –grito Lena
-Lo tendré –respondió el chico aun corriendo por aquellos escalones en forma de caracol

Lena suspiro y tomo una mochila que Josh había dejado sobre la cama, bajo por aquellas escaleras y se encontró con Andy en el comedor.

-¿Ya te has despedido?—le pregunto al instante
-Ya….pero prometí volver el sábado. Aunque no me despedí como debía, realmente tú sabes que no me gustan las despedidas—dijo entre tristeza y felicidad
-Yo le prometí por igual a Josh que vendríamos el fin de semana, así que no te deprimas más, al final Rosali te quiere, o al parecer eso es lo que veo y no dejara de hacerlo, ella debe comprender que tienes escuela Andy! Así que no te pongas triste y ve a despedirte bien de ella y de su abuela.

Andy obedeció de inmediato a su amiga y fue en busca de su chica para despedirse de una mejor manera. Por lo tanto Lena salió hasta el auto e introdujo algunas cosas de Josh, verifico que el auto estuviera en buenas condiciones y espero tanto a Josh y Andy, estos salieron después de algunos minutos, lena al ver a Rosali junto a su abuela en la puerta, fue hasta ellas y se despidió, al igual les comento que regresarían en el fin de semana próximo. Después de aquella despedida tanto Andy junto con Josh se metieron al auto, un momento más tarde lena por igual lo hizo, Josh se despidió con su mano mientras el auto avanzaba hacía las calles principales de la localidad.

-Sabes que…ya me tienes harta julia! Puedes irte en busca de Elena! Corre! Ve tras ella e intenta ser feliz con alguien para quien eres una cualquiera…. –gritaba en aquella plaza Anne, la gente por ser temprano aún no se encontraban en el lugar.
-Con gusto me largaría en busca de ella, pero tú no entiendes que esto me duele! No te pones en mi lugar! crees que es fácil olvidar a alguien que has amado por años..¿Lo crees?—expreso julia un poco irritada por el comportamiento que estaba mostrando Anne, la chica solo la veía sorprendida---No quiero pelear más por esta situación Anne…
-perdóname julia…….pero no me gusta verte así de deprimida. Elena ni siquiera por arrepentimiento de lo que te dijo vino en busca tuya y que tú estés así no me gusta para nada, pero yo mucho menos quiero pelear por esto, es estúpido!
-Lo es y mucho ---comento la pelinegra
-Perdón en verdad –expreso con pena, le dio la mano a julia en símbolo de una disculpa, la morena la jalo de ella y la abrazo, el abrazo no fue nada corto, julia se acurruco en el cuello de Anne, pero al alzar un poco la cara pudo notar un auto pasar por aquellas calles, pero para su bien o mala suerte solo vio la parte trasera y en ella se encontraba un pequeño que veía hacía las montañas que estaban a lo lejos..
-No, no eran *dijo en su mente creyendo que era el auto de Lena*
-Ya que me disculpaste, ¿Qué te parece si vamos al súper por las cosas que mi madre nos encargó—dijo la chica al separarse de la pelinegra pero al mismo tiempo tomando solo su mano, la entrelazo con la de ella y jalo a julia hasta cruzar la calle, entraron al súper mercado que habían visitado un día anterior, compraron las cosas entre risas y juegos, al terminar las compras para la fiesta de Anne fueron en busca de un helado, al estar en el local de los mejores helados del lugar, julia no pudo negarse a pedir uno de vainilla y lo compartió con Anne. Pasaron los minutos y decidieron irse a la cabaña, tomaron atajos ya que habían decidido no llevar el auto. Al llegar a la cabaña algunos familiares de Anne ya se encontraban en el lugar, al verla llegar con julia del brazo muchos de sus primos y primas se acercaron a ella.

-Ann!!! –grito una rubia de ojos verde agua
-Julieta!!! –contesto con entusiasmo la castaña
-Prima…tanto tiempo!! …te extrañe demasiado –dijo al abrazarla
-Yo también a ti ¡!! –comento Anne
-Prima creo que nos perdimos entre tanto saludo y se te olvido presentarme a alguien ---dijo señalando con su mirada a julia, la cual se alejaba de ahí
-A donde crees que vas…--expreso al tomar el brazo de julia, esta volteo de inmediato
-Creí que querrías estar con tus primos
-Claro que quiero estar con ellos…pero por igual contigo, ven mi prima quiere conocerte –jalo a la pelinegra hasta donde se encontraba Julieta..
-Julieta…ella es julia…--dijo un Anne
-Hola julia ..Un placer –expreso al saludarla de un beso
-El placer es mío ---comento con una pequeña sonrisa, iré a ver si la madre de Anne no necesita ayuda en algo, un gusto y nos vemos después… --expreso al alejarse de ahí

Anne junto a su prima fue hasta la orilla del lago, en busca de una plática tranquila y agradable.

-¿Quién era esa julia? –pregunto con duda Julieta
-Una amiga de mi padre –mintió en ello Anne, pero realmente no les diría que era una extraña que su padre había alojado en su casa.
-Oh! Y dime ¿te gusta? –pregunto, Anne casi se ahogaba con su propia saliva cuando escucho aquella pregunta
-¿Por qué me preguntas eso?
-Por las miradas que muestras hacia ella, pero si te molesta no debes contestarme a fuerzas.
-Te seré sincera, si me gusta, mucho
-Lo sabía –dijo victoriosa
-Bueno pues sí, pero yo a ella quizás no le guste …
-eso no lo creo, yo te ayudare a descubrirlo…

Así fue la plática entre Anne y su prima, esta le dio consejos y comenzó a darles muchas tácticas para conquistar a julia.

Las horas pasaron y la hora de la gran celebración por igual lo hizo, Julia se puso un pantalón pegado que le llegaba hasta la cadera, una blusa color negra de cuello y un par de botines, se colocó un poco de maquillaje y bajo hasta la sala de la cabaña donde se encontraban todos los familiares e invitados. Pasaron 15 minutos y el señor Sebastián comenzó con la presentación de su hija… Anne bajo por aquellas escaleras de madera pura, cuando julia la vio la impacto de inmediato, Anne era una chica preciosa y eso no se negaba, su hermosa figura se envolvía en un pequeño vestido color rojo que le quedaba hasta el escote, el cabello le quedaba hasta la cadera, en sus pies portaba unos pequeños tacones plateados y en sus hermosa cara contenía poco maquillaje, realmente se veía hermosa, muy hermosa, bajo las escaleras y fue a abrazar a sus padres, después a sus familiares y por ultimo llego hasta julia.

-Cierra la boca mi amor –dijo con una sonrisita
-Te ves…. Hermosa!!!
-Gracias, lo sé ..Comento aun sonriendo
-Hermosa!! –comentó ida
-Julia…eso ya me dijiste! Aunque se escucha lindo que me digas hermosa
-Es que mírate –dijo al darle media vuelta a Anne
-No es para tanto julia…
-Claro que lo es. Insisto esta hermosa señorita
-Muchas gracias por estar esta noche y hacerme feliz ..estando aquí..

Las dos juntas fueron hasta el comedor en donde se sirvió la cena, y después de ellos comenzaron los brindis, las pláticas se hicieron presentes y todas las anécdotas llegaron a contarse de inmediato. Julia salió después de todo aquello junto a Anne hasta el lago.

-Eres preciosa julia –dijo al tomar su mejilla, Anne estaba muy ebria
-Gracias, pero tú me ganas
-No, claro que no. Me gustas mucho julia –la pelinegra había tomado, pero no tanto como la castaña y aun así se puso muy nerviosa.
-Tú también me gustas mucho! –dijo al besarle la frente
-Julia quiero ….ser tuya –la pelinegra trago saliva de inmediato
-¿Qué dices? –pregunto nerviosa
-Quiero estar contigo en cuerpo y en alma –La chica tomo de la mano a julia y la dirigió hasta su habitación….

Por otro lado Lena se encontraba pensativa en su cama, el dejar a julia en brazos de otra había sido duro, pero no quería hacer nada al respecto. Estaba cansada ya que el haber estado toda la tarde en cuanto llego arreglando lo de la escuela de Josh había sido muy agotador, fueron de compras para el uniforme y útiles que utilizaría el pequeño. Al siguiente día ella y Andy irían a dejar al colegio a Josh y de ahí irían a la universidad, por la tarde arreglarían los de la pequeña de Katherine y por ello debía descansar ya que por igual sería un día agotador.

-Espero que seas feliz julia… aunque no tenga la mínima idea de quien sea esa que estaba contigo…--dicho esto apago la luz de su lámpara de mesa y se dispuso a dormir …

Continuara
‪#‎cedul‬
Perdón por la demora… realmente me ha sido imposible publicar, tratare de no tardar tanto pero no prometo nada. Gracias a los que se enteraron de mi situación y me apoyaron, muchas gracias en verdad y por igual gracias por la paciencia que han tenido. Saludos y espero le haya gustado el capítulo, deberé algunas etiquetas pero les aseguro que para la otra no será así.
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 20

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por Vale Berríos. el Mar Oct 13, 2015 2:03 am

De manera que seguiré hostigándote entonces Cedul, pero bueno, buen capítulo aunque realmente corto, espero subás la continuación pronto, de lo contrario te acecharé por facebook como siempre 3:)

Vale Berríos.

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por cedul_volkov el Miér Nov 04, 2015 9:07 pm

Mi pecado más deseado.
Capítulo 23

-me duele la cabeza…-se quejaba la morena en una habitación solitaria o más bien eso creía ella—que habrá pasado esta noche que me duele tanto la cabeza y el cuerpo –se volvió a quejar, suspiro y abrió poco a poco los ojos. Levanto su mirar a toda la habitación y no encontró a nadie más que solo todo un desastre en aquel lugar, al voltear a su lado encontró sangre en la sabana, se asustó de inmediato y salto de la cama, los recuerdos de la noche anterior se hicieron presentes.

******Una noche antes**********************

Julia junto a Anne se encontraban en el pasillo que dirigía hacia todas las habitaciones de la cabaña.

-Anne estas segura de lo que vamos a hacer, creo que esto es muy precipitado, aun no nos conocemos y ni siquiera tenemos alguna relación estable –comento la morena a la chica que solo la miraba a los ojos.
-Estoy completamente segura –dijo la chica
-Es que ….yo…. –paro en seco las palabras que iba a mencionar, la chica había cerrado su boca con el dedo índice.
-Si no quieres hacerlo lo entiendo…--comento la chica y miro a julia –quizás tienes razón y no es el momento. La chica tomo sus zapatillas que se encontraban en el suelo y quiso retirarse de la presencia de Julia, hasta que un brazo la tomo.
-No te vayas…. –dijo la morena en un susurro


A julia le ganaron las hormonas que ya tenía al mil, quizás el alcohol también había influido en aquella decisión que había tomado en ese instante, fue todo tan rápido que ni ella entendía por qué había tomado del brazo a Anne. Pero claro estaba que si quería arrepentirse ya era demasiado tarde.

-¿Estas segura que no quieres que me vaya? –pregunto la pequeña castaña
-No…no lo quiero! –julia no entendía aun porque estaba haciendo eso, pero en realidad Anne era una chica hermosa y muy linda con ella, el que fuera menor ya no afectaba ya que esa misma noche había terminado por completo la etapa de su adolescencia, así que ese no sería un factor que afectara.

Las carisias no faltaron, Anne recorría la espalda de julia que aún estaba cubierta, los besos se hicieron presentes, julia besaba el cuello de Anne de una forma muy sensual, Anne poco a poco sentía que estaba a punto de explotar, con tan solo un toque julia la ponía de esa manera, quizás podría ser que al ser su primera experiencia por ello terminaría tan rápido e incluso más rápido que julia.
Julia tomo a Anne en sus brazos y abrió la puerta de la habitación. Llegaron hasta la cama y sucedió lo que tanto temía una pelirroja al otro lado de la ciudad.
******************************************************************************

-No!! –dijo al recordar ---que estupideces hiciste volkova! –se gritaba a sí misma, tomo su cabeza con sus dos manos y comenzó a llorar--¿Qué he hecho?... le he dado ilusiones a una chica, que se entregó a mí total y plenamente, pero que he hecho en mi vida –comenzó a llorar aún más ---Lena…lena, ella…jamás me lo perdonara –se dijo –no jamás lo hará, me odiara, me odiara!!!! –lloraba a todo volumen aquella morena con arrepentimiento.
-Julia….¿qué sucede? –pregunto la pequeña castaña desde el marco de la puerta en su mano traía dos tazas enormes de café, la morena estaba con la mirada perdida y solo derramaba lágrimas… -¿julia? –Volvió a llamar la chica --¿me escuchas? –dijo al dejar las tazas sobre la mesilla, se acercó hasta julia y puso su mano en la mejilla de la morena--¿Qué sucede? –le pregunto –julia si te arrepientes ----dijo esto con el corazón en la mano pero la morena al ver que esta chica comenzaría a llorar le dijo que callara.
-No digas nada…no me arrepiento absolutamente de nada –respondió con esto que no sabía de donde había sacado esa respuesta que no estaba totalmente segura de mencionar, quizás le partía el corazón que Anne se ilusionara con ella y no quería lastimarla.
-Pero es que yo creía que me dejarías –comento la chica
-No, no lo hare!, estamos juntas en esto que acaba de suceder…
-Julia pero tú estás enamorada de Elena! ---dijo la chica con lágrimas en los ojos, julia callo de inmediato y solo cerro los ojos por lo que estaba a punto de hacer y decir.
-No! Ya no lo estoy! No sé ni quien sea Elena en estos momentos, solo me importas tú! –le dijo
-Estas segura julia? –dijo la chica con miedo en los ojos, le dolería en el alma que julia la rechazara después de aquella noche mágica.
-Completamente! –dijo feliz y la beso

Al otro lado de la ciudad se encontraba una pelirroja que trataba de despertarse, el sueño aun la vencía.. Hasta que sintió un cuerpo a su lado y eso le asusto. Se levantó lentamente y reviso la cama…

-Josh! Me has asustado! –dijo al ver que el pequeño se encontraba a su lado
-Perdóname ricitos de fuego, no era mi intensión, simplemente no podía dormir, el estar en una nueva cama es muy raro para mí y en mi habitación, bueno la habitación de andy hay un enorme ventanal y me da miedo –dijo el chico—debí pedirle a andy que se durmiera conmigo, no la hubiéramos mandado al sofá –dijo entre risas
-Quizás si fue mala idea mandarla al sofá, pero sabes algo, hoy debemos de ir a ver tu escuela y después de ello iremos a ver a un señor que es abogado, tú me acompañaras y después pasaremos a la plaza para comprarte tus útiles y uniforme, yo faltare a la escuela ya que creo este día no es tan importante además Andy ira y ella me avisara que clases dieron aunque por ser la primer semana no creo que haya algo importante.
-Me llevaras a comprar mis cosas *-* --dijo felizmente
-Sí, tú escogerás todo—le dijo con una sonrisa
-Pero es hora de ir a desayunar, ¿Qué dices? –el chico asintió y ayudo a Lena que se levantara. Los dos juntos fueron hasta la cocina sin hacer ruido ya que Andy se encontraba durmiendo en la sala.

Comenzaron a preparar el desayuno entre bromas y risas, el pequeño ayudaba a lena pero por igual le hacía más desastre, como estaban preparando leche con polvo de chocolate, lena quedo repleta de chocolate entre los risos rojizos.

-Lena creo que te eche mucho chocolate –dijo entre tremendas carcajadas el pequeño
-Eres un grosero! Jajajaja aunque es divertido preparar comida contigo, eres como mi pequeño chef—dijo y le tomo las mejillas entre las palmas de sus manos.
-Lena, te quiero! Esto que has hecho es lo mejor que alguien pudo haberme hecho en mi vida, eres la mejor ..-dijo al abrazarla.

Lena al tener abrazado al pequeño no dudo en ningún momento en comenzar a moverse para que el chico se llenara de chocolate en todo su atuendo y cabello.

-te has vengado—dijo sonriendo al separarse de lena
-Esto es para que estemos igual tú y yo –comento lena al acariciarle el cabello—pero venga! Ayúdame a llevar todo a la mesa –comento lena el pequeño le asintió.
Llevaron juntos todo lo que habían preparado hasta la mesa. Lena al ver que andy aun no despertaba opto por pedirle ayuda a Josh para que pudieran despertarla. Tomaron una bandeja con agua y se la dejaron soltar en la cara.

-Ah!!!!!!!!!!!!!!!!!---grito a todo volumen andy
-JAJAJAJAJJAJAJAJAA –reían lena y Josh juntos
-Son unos malos y groseros!! –se quejó mientras se escurría la pijama
-No es para tanto –dijo lena con los ojos en blanco aunque aún moría de risa
-Los dos juntos creo que serán un peligro para mí, son como el equipo del mal, creo que son hijos de satán!! –dijo burlándose al tomarse la boca con la palma de su mano.
-Hay no seas ridícula! –dijo lena
-JAJAJA! A mí no me engañan ustedes son hijos de satán yo lo sé
-Ash! Ya cállate Andy, ah y ven a desayunar.
-Si ya voy, por cierto lena. Debo informarte que ya no tienes que ir a la escuela donde estudiara Josh, ya llame yo hace un rato y me dijeron que tenía que escribirlo por internet y ya lo hice, por la noche solo tenemos que imprimir su lista donde muestra sus materias y ya –dijo andy mientras lena le escuchaba atenta.

Después de aquellas pequeñas bromas e informes de andy prosiguieron con el desayuno y después todos tomaron un baño en su debido momento. Al terminar de todo aquello, salieron hasta el estacionamiento y entraron al auto. Lena llevo a Andy hasta la universidad y después se dirigió hasta el juzgado con el abogado Martin el cual era el encargado del caso de Katherine. Al llegar le pidió a Josh que se mantuviera en paz, aunque se le hizo algo tonto pedírselo ya que el pequeño era uno de los niños más tranquilos que había conocido. Entraron al juzgado y la recepcionista atendió a lena, después de algunos minutos la pelirroja junto con Josh ya se encontraba en la oficina del abogado Martin.

-Buenos días señorita Elena –dijo al mirar a la pelirroja –buenos días. Pequeño…. –dijo al mirar al chico, es su hijo señorita Elena? –pregunto el abogado
-Pues lo será muy pronto –dijo lena, al pequeño se le iluminaron los ojos al escuchar aquello que la pelirroja menciono.
-Oh me alegro señorita Elena –comento el abogado –pero bueno vallamos al grano ya que me imagino que usted debe de tener cosas que hacer –dijo el hombre al sentarse en su sofá.
-Pues la verdad es que si, si tenemos que hacer algunas compras Josh y yo ---comento al mirar al pelirrojo que jugueteaba con sus manos.
-Muy bien seré lo más claro y rápido que pueda, le he citado por el hecho de que ya tengo fecha para el día que se llevara a cabo el juicio de la pequeña hija de la señorita Katherine, ese día será el próximo domingo, la cita está hecha para las 12:00 horas de la tarde. Recuerda muy bien que yo le había comentado que quizás se nos haría difícil ganar el caso, pues debo decirle que no lo creo, el señor que busca la custodia de la pequeña, es sin más ni menos una persona alcohólica, así que la tenemos de gane –comento alegremente el hombre.
-Esa es una gran noticia –dijo con mucha felicidad
-Sí, sabía que esta noticia la pondría feliz, y hay una más usted puede tener a la pequeña desde esta semana, él porque es fácil ya que como el hombre el alcohólico, el juez ha decido que prácticamente usted ha ganado la custodia, y el domingo es solo para darlo a conocer ante un juzgado completo y así darle a usted los privilegios de que la pequeña lleve su apellido, pero como soy tan buen amigo del juez, he abogado por usted para que la pequeña ya no se encuentre en aquel orfanato y hoy duerma en una casa cómoda y caliente.
-Quiere decir que…. Hoy me darán a la pequeña? –pregunto lena con entusiasmo
-Sí, eso mismo, madamas que necesito que vuelva por la noche para que le entreguemos a la pequeña..
-Eso es magnífico! –comento lena al levantarse de su asiento y abrazar a Josh—claro que volvemos por la noche! –dijo al despedirse del abogado
-Hasta la noche entonces!! –dijo el hombre al despedirse

Lena tomo de la mano a josh y salieron hasta el auto.

-Significa… ¿Qué tendré una hermanita? –pregunto el niño con cara de entusiasmo
-Si… una pequeña bebé que tendremos en casa –comento muy feliz lena, la felicidad hacía que radiara la pelirroja.
-que genial!!
-sí que lo es-dijo al encender al auto

Lena condujo hasta el centro comercial del Ontario. Al llegar a él se dirigieron hasta la gran tienda de papelería y comenzaron a comprar todo tipo de útiles, desde libretas, colores, crayones etc. Josh escogío una mochila de Cars y una lapicera de lo mismo. Después de pagar todo aquello, fueron a la tienda de uniformes y compraron el del colegio en donde llevaría clases Josh. Terminaron aquellas compras y pasaron cerca por la sección de tiendas para bebé, lena entro a una de todo tipo de cunas o carritos y decidió encargar unos para que se les fuera llevado hasta su casa, por igual en esa tienda vendían ropita de todo tipo, lena compro machismos estilos de pantalones, muchísimos vestidos, calzado, sudaderas etc. Fue en busca de sonajeros y juguetes para bebes y encargo demasiadas cosas, todas aquellas serían entregadas por la tarde y Andy las recibiría aunque lena aun no le daba la notica. Al dar la dirección para que fuera todo entregado, salió y fueron a un local de comida rápida ya que lena necesitaba avisarle a Andy que seguro ya se encontraba en casa ya que lena toda parte de la mañana y pequeña parte de la tarde se había pasado comprado cosas para Josh y la bebe.

-Lena! Por fin me llamas! –dijo Andy al otro lado de la línea
-Perdona el tiempo se me fue en las compras, ya sabes las cunas, la ropa de bebe, de Josh etc.
-Me imagino, deben de estar atareados tú y Josh… espera dijiste cosas de bebe?
-Sí, hoy nos entregan a la pequeña!
-A….la…--dijo y quedo muda
-Sí me imagino tu felicidad, nos vemos en la tarde Andy yo iré a recogerla y tú debes de esperar las cosas que ordene, espero llegar y encontrarte con vida, no quiero que mueras de felicidad- dijo al comer de la hamburguesa que Josh le había entregado.

Lena colgó el teléfono y termino de comer junto a Josh. Fueron hasta el juzgado nuevamente y entraron en busca del abogado, al encontrarlo, este hizo que lena firmara algunos papeles y después le entregaron a la pequeña en brazos.

-Hola bebe…ya tenía algunos días que no te cargaba, hoy dormirás en mi casa, tu nueva casa –dijo al mirarla y besarle la frente
-Hola bebita –dijo el pequeño Josh al tomarle la manita
-Eres hermosa! Bebe! –dijo lena felizmente, la bebe la miraba y buscaba con la mirada a alguien --¿Qué sucede pequeña? –pregunto lena al mirarla.
-Pareciera que busca a alguien –dijo Josh
-Eso parece –comento lena –buscas a la misma persona que yo, la extraño…espero que vuelva pronto y te cargue en sus manos –dijo lena al sonreír con un poco de nostalgia.

Continuara
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 20

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por Francis18 el Jue Nov 05, 2015 2:34 pm

Me encanta esta historia, he de decir que LENA debería ya de olvidarse de Julia lo cual NO vale la pena y me parece triste que la pelirroja este al pendiente del regreso de ella mientras que la otra se coje a una pelada que le ha mentido desde que LENA la encontró y pregunto por la pelinegra. Espero que cuando Julia decida buscar a LENA ella ya este con alguien que si la quiera... Para que vea lo que perdió por tonta...

Francis18

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 21/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por Francis18 el Jue Nov 05, 2015 2:35 pm

Es mas como la canción de Aventura EL PERDEDOR.

Francis18

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 21/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por Francis18 el Jue Nov 05, 2015 2:37 pm

En esta historia si NO me gustaría que ambas quedaran juntas. Aunque bueno eso lo dejo a tu criterio.. Pero a mi en particular NO

Francis18

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 21/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por cedul_volkov el Dom Nov 08, 2015 8:32 pm

Capítulo 24

Han pasado 3 meses y no tengo ni la mínima idea de que ha sido la vida de julia, jamás regreso a Ontario, supongo que sigue en la vida de aquella chica que la vi junto a ella, algunos meses atrás, lo único que he llegado a saber es que aun esta con vida ya que se ha comunicado con mis tíos que se encuentran allá en Rusia. Es estúpido el saber que después de aquella pelea infantil que tuvimos las dos, todo se valla al carajo y pronto llegue a un fin. Nuestra historia creo que no debe seguir y si acaso sigue, al parecer será que las dos debemos tener una vida distinta.

La llegada de Josh y de Katherine ha sido un gran alivio hacía mi persona, ellos son dos seres de luz que le han dado alegría a todo mi ser. Son unos niños maravillosos, la pequeña hoy cumple 6 meses. Andy y yo hemos decidido viajar a Rusia para celebrarlo, además que está cerca la navidad y queremos pasarla junto a mis padres, ya que los niños no los conocen y me encantaría que los conocieran ya que prácticamente son sus nietos, o más bien lo son y eso me alegra mucho. Nuestro viaje comienza en dos horas, la hora del vuelo es a las 8 pm y estoy ansiosa por ver a mis padres, y que Josh los conozca y haga feliz a mi madre ya que ya necesitaba más nietos ya que mi hermano termino esa etapa de los bebes desde hace unos meses atrás.

-Amor esta lista –se escucha una voz masculina, una persona entra a la habitación
-Espera un momento –dijo la pelirroja, tomo su maleta y suspiro – ¿ya están los niños listos?–pregunto, el chico la miro y sonrió
-Claro que lo están, con quien crees que hablas –dijo con una sonrisa—soy el mejor niñero de todo Ontario, e incluso puedo ser el mejor padre –dijo guiñando el ojo, lena se puso nerviosa al escuchar eso.
-Eres el mejor! –dijo feliz la pelirroja

Nicolás era un chico alto de buen cuerpo, sus ojos eran color azul eléctrico y su piel era más blanca que la nieve, su cabello era rubio y quebrado. El chico tiene una gran personalidad y es súper cariñoso. Lena lo conoció el día en que fue a dejar por primera vez a Josh al colegio.

*********meses atrás*********************************

Josh!! –gritaba la pelirroja, el pequeño salió disparado desde la habitación y fue hasta donde se encontraba lena
-Ya estoy aquí, no sufras más por mi ausencia querida ricitos de fuego –comento alegremente, lena sonrió y le acarició la mejilla.
-No debemos de llegar tarde el primer día, Josh! –dijo aun medio enojada
-No te enojes, es que estoy muy nervioso –dijo el niño mientras se frotaba las manos
-Deja de estarlo, tranquilo todo pasara muy rápido ya veras, harás amigos en un abrir y cerrar de ojos, eso no lo dudes!, eres un niño súper tierno –dijo la pelirroja feliz –desayuna que se hace tarde.

El niño obedeció de inmediato y se puso a desayunar cereal con leche, al terminar se fue a despedir de Andy que se encontraba en la sala con Katherine en brazos. Lena y el salieron del departamento y subieron al elevador que los bajaría hasta el estacionamiento subterráneo, entraron al auto y lena condujo hasta el colegio. Al llegar, lena bajo del brazo de Josh y un chico la sorprendió por la espalda.

-Bienvenidos! –dijo el chico con gran alegría. –El colegio belinton les hace la más cordial bienvenida --sonrió de nuevo
-Gracias! –expreso lena al ver al chico embobada
-No es nada, por igual mi corazón te da mi más cordial bienvenida –dijo el con un guiño de ojo, lena se puso de color carmín del inmediato y no supo que responder. Solo se alejó y dejo con las palabras en la boca al chico.

-Que grosera eres! –dijo Josh al ver la acción de lena
-Hay no me reclames nada! –expreso enojada
-Es que… --dejo de decir las cosas al ver la cara de lena, la cual mostraba enojo


Lena se despidió de Josh y le informo que andy pasaría por él. Fue hasta el auto y lo abrió, el sol se hacía presente y lena tuvo la necesidad de abrir la ventana del auto, al ser abierta el mismo chico se acercó.

-Veo que no eres muy amable –comento el chico
-¿disculpa? –pregunto lena
-Sí, creo que no te gustan los halagos señorita linda –comento el chico
-Claro que me gustan –dijo y puso los ojos en blanco
-No lo creo! –dijo con risa
-No discutiré, hasta después –lena quiso cerrar la ventana pero el chico puso sus dedos y estos fueron apachurrados
-Ahhhhhhhh! –grito el chico
-Lo siento! –Dijo lena con vergüenza, Lena abrió su puerta y fue hasta el chico –Perdóname en verdad, no fue mi intención –se disculpo
-No te preocupes –dijo él—Nicolás –dijo al extender la mano
-Elena—dijo al igual extendiendo la mano—en verdad perdón!
-creo que…deberías de pedirme perdón o más bien para que yo pueda perdonarte tienes que acompañarme a una cena –dijo el chico
-¿una cita? –dijo extrañada
-Sí, la veo en el restaurante italiano de la ciudad –dijo el chico y se fue de Ahí –ocho treinta en la entrada ---grito desde lejos.

Lena se sintió extraña ante eso, pero bueno estaría bien una salida nocturna. Y así paso la cita y todo aquello comenzó con una amistad. Lena se sentía tan cómoda estando a lado de aquel chico. Nicolás era tan simpático que se ganó la confianza de lena al instante. Poco después el amor surgió y Nicolás le pidió a lena que fuera su novia, esta accedió de inmediato. El giro de la historia se dio en un cerrar de ojos, lena sí que estaba enamorada y se había olvidado un poco de julia, hasta que una vez la madre de julia, tía de Elena se comunicó con ella para informarle que su prima estaba bien y que aún se encontraba en Canadá.
*******************************************************************************************
- Lena! –dijo el chico al ver con la mirada perdida a su amada
-¿Qué pasa? –pregunto asustada
-Te perdiste del mundo, mi amor –dijo al abrazarla de la cintura
-Lo siento –dijo al aspirar el olor del cuello de su amado
-No te preocupes, vámonos ya! –dijo y la tomo de la mano –el avión nos espera


********************* Al otro lado de la ciudad***************************************

-Anne! Ya tienes todo listo? –preguntaba la pelinegra
-Ya, no seas tan desesperada –dijo al darle un pico
-Es que se hace tarde! –dijo la pelinegra algo enojada
-No perderemos el vuelo te lo prometo! –dijo Anne
-Eso espero –suspiro


Julia había establecido una relación con Anne desde la primera vez que habían tenido intimidad, la relación era agradable a pesar de las peleas continuas que tenían todo iba bien. Julia no olvidaba a Lena pero por igual sabía que lo suyo con ella no sería jamás posible y por ello quiso tener una relación más estable. A pesar de todo, esta Navidad la pasarían en Rusia el país natal de Julia, la familia de Anne estaba más que encantada con la idea, la invitación de su nuera era muy buena, esa misma noche salían de Canadá.

Esta historia dio un gran giro y esto se debe a que hay muchas veces que las personas se rinden ante un sentimiento que tiene hacía otra persona. El miedo es unos de los más probables factores, Lena y julia habían tratado de luchar por algo que las dos sentían pero lamentablemente no se había dado. Se cansaron y todo termino. Ojalá y el tiempo les de la gracia de saber el verdadero sabor del amor y del hogar.

Continuará o es el final? …

Esta historia tiene más, la retomare en unos meses, no es el fin.. o más bien no lo sé, espero que no se desesperen y me esperen.. No quiero darle este final .. Pero eso será su decisión, ellas merecen un final feliz? …

#cedul
avatar
cedul_volkov

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 29/03/2015
Edad : 20

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Cedul-Fan-Fics-1135539993137150/

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por Vale Berríos. el Mar Ene 05, 2016 11:46 am

Es chafa?

Vale Berríos.

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por Vale Berríos. el Mar Ene 05, 2016 11:48 am

Ay Dulce :@

Vale Berríos.

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 10/10/2015
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi pecado más deseado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.