DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Sáb Jun 06, 2015 11:46 pm

Sinopsis:
La mala suerte de la policía infiltrada Julia Volkova tocó fondo desde el mismo momento en que posó sus ojos en la preciosa sospechosa Elena Katina. Ella había conseguido destruir su tapadera –derribándola con un bote de laca– y ahora su nueva misión consiste en hacerse pasar por su novia. Pero pasar el mayor tiempo posible con esa belleza sólo le va a traer problemas. Y, para complicar más las cosas, Julia tiene que aguantar a sus dos hermanas mayores que están como locas por buscarle pareja.
Puede que el espléndido aspecto y cuerpo perfecto de Julia sean un espectáculo para la vista. Pero, ¿cómo es posible que se sienta atraída por esa detective puritana que sólo quiere encontrar pruebas que la incriminen? Lo que está claro es que, desde que la conoció, no puede dejar de pensar en ella, y tras compartir una increíble experiencia sexual Lena empieza a temerse que todo lo que siente sólo puede tener un nombre... AMOR.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Sáb Jun 06, 2015 11:48 pm

Capítulo 1

La detective Julia Volkova odiaba la lluvia. La odiaba casi tanto como a los sucios maleantes, a los acicalados abogados defensores y a los gansos estúpidos. Los primeros eran escoria, los segundos las más bajas alimañas y los terceros, una vergüenza para el resto de las aves.
Colocó el pie en el parachoques delantero de un Chevy beis, se inclinó hacia delante y estiró los músculos. No necesitaba ver las nubes de color plomo que se formaban sobre Ann Morrison Park para saber que estaba a punto de caer un buen aguacero. El dolor sordo del muslo derecho era un claro indicio de que hoy, simplemente, no iba a ser su día.
Cuando sintió que los estiramientos habían calentado sus músculos, cambió de pierna. La mayoría de los días el único recuerdo del disparo de la 9 mm que le había desgarrado la carne cambiándole la vida para siempre, era la cicatriz de quince centímetros que le atravesaba el muslo. Después de nueve meses, e incontables horas de intensa fisioterapia, pudo olvidar al fin la placa y los tornillos del fémur. A no ser que la lluvia o los cambios en la presión barométrica le diesen la lata.
Julia se enderezó y giró la cabeza de un lado a otro como un boxeador. Luego buscó en el bolsillo de los pantalones que él mismo había cortado— un paquete de Marlboro. Sacó un cigarrillo y lo encendió con un Zippo. Por encima de la llama del mechero vio que, a menos de medio metro, un ganso blanco clavaba los ojos en ella. El ave se acercó bamboleándose, estiró su largo cuello y graznó mostrando su lengua rosada a través del pico anaranjado.
Con un golpe de muñeca Julia cerró el Zippo y metió el paquete y el mechero en el bolsillo. Exhaló una larga bocanada de humo mientras el ganso agachaba la cabeza fijando sus pequeños y brillantes ojos en la entrepierna de Julia.
—Ni se te ocurra, bicho, o te patearé como a un balón de fútbol.
Durante unos tensos segundos se sostuvieron la mirada, luego el ave echó la cabeza hacia atrás, giró sobre los pies palmeados y se alejó bamboleándose, lanzando una última mirada a Julia antes de saltar la cuneta para reunirse con los demás gansos.
—Cobarde —masculló sin apartar la mirada del ave.
Incluso más que la lluvia, la presión atmosférica, o los astutos abogados a Julia le desagradaban los soplones de la poli. Conocía a más de uno que no dudaría en joder a su esposa, madre o mejor amigo por salvar su lamentable culo. Le debía la cicatriz de la pierna a su último informante, Robby Martin.
La duplicidad de Robby le había costado a Julia un pedazo de su cuerpo y el trabajo que más le gustaba. En cambio al joven camello le había costado la vida.
Julia se apoyó contra el lateral de un Caprice de color indefinido y dio una honda calada al cigarrillo. El humo le quemó la garganta llenándole los pulmones de alquitrán y nicotina. La nicotina calmó su ansiedad como la caricia suave de una amante. Sin embargo, en lo que a ella concernía, sólo había una cosa mejor que llenar los pulmones de toxinas.
Por desgracia, no había disfrutado de eso desde que había roto su relación con Wendy, su última novia. Wendy había sido una gran cocinera y la ropa ceñida le quedaba genial, pero no podía compartir el futuro con una mujer que se había puesto histérica por haberse olvidado del día que cumplían dos meses juntas acusándola de ser «poco romántica». Caramba, era tan romántica como el que más, aunque eso no quería decir que tuviera que comportarse como una boba y una estúpida todo el tiempo.
Julia dio otra larga calada. Incluso aunque no hubiera ocurrido la cagada del aniversario, la relación con Wendy no habría llegado a ninguna parte. No había entendido que necesitaba pasar tiempo con Sam. Se había sentido muy celosa de su loro, pero si Julia no prestaba atención a Sam, éste acabaría por comerse los muebles.
Julia exhaló lentamente y observó el humo suspendido frente a su cara. Había dejado de fumar hacía tres meses y ya había vuelto a caer en el vicio. Pero hoy no podía dejarlo. Ni probablemente mañana. Tenía un buen motivo para ello.
Luchetti, su capitán, la había jodido bien, razón de más para volver a fumar. Entrecerró los ojos tras el humo clavándolos después en una mujer con una abundante melena de rizos pelirrojos hasta la mitad de la espalda. La brisa le agitó el pelo que flotó sobre los hombros. No necesitaba verle la cara para saber que estaba parada en mitad de Ann Morrison Park estirando los brazos hacia arriba como una diosa adorando el cielo gris.
Su nombre era Elena Katina y poseía una tienda de curiosidades en el distrito histórico de Hyde Park junto con su socio, Kevin Carter. Ambos eran sospechosos de utilizar la tienda como tapadera de otros negocios más lucrativos como la venta de antigüedades robadas.
Ninguno de los dos estaba fichado y nunca habrían atraído la atención de la policía si hubieran seguido operando a pequeña escala, pero les había podido la avaricia. La semana anterior habían robado una famosa pintura impresionista al hombre más rico del estado, Norris Hillard, más conocido como «El Rey de las Patatas». En Idaho su poder e influencia sólo eran inferiores al poder de Dios. Sólo alguien con un buen par de cojones le robaría un Monet al Rey de las Patatas. Hasta ahora, Gabrielle Katina y Kevin Carter eran las mejores pistas del caso. Un informante de la cárcel había dado sus nombres a la policía y cuando los Hillard revisaron sus registros habían descubierto que seis meses antes Carter había estado en casa de los Hillard examinando una colección de lámparas Tiffany.
Julia aspiró el humo y lo exhaló lentamente. La pequeña tienda de antigüedades en Hyde Park era la tapadera perfecta y se hubiera apostado el huevo izquierdo a que el señor Carter y la señorita Katina sólo esperaban a que se enfriaran las cosas para entregar el Monet a algún traficante de arte a cambio de un montón de pasta. La mejor manera de recuperarla era encontrar la pintura antes de que pasara al traficante y desapareciera.
El Rey de las Patatas le había montado una buena bronca al alcalde Walker que a su vez se la había montado al capitán Luchetti y a los detectives de la brigada antirrobo. El estrés hacía que algunos polis se volcaran en la botella, pero Julia no. No era de los policías que les gustaba empinar el codo. Mientras vigilaba a la sospechosa tomó otra larga calada del Marlboro y repasó mentalmente todos los datos que había conseguido sobre la señorita Katina.
Sabía que había nacido y crecido en un pequeño pueblo del norte de Idaho. Su padre había muerto cuando era niña, y había vivido con su madre, su tía y su abuelo. Tenía veintiocho años, medía casi uno setenta y cinco y pesaba alrededor de sesenta kilos. Sus piernas eran largas. Sus pantalones no. La vio inclinarse hasta tocar el suelo con las manos y disfrutó de la vista igual que del cigarrillo. Desde que le habían asignado la tarea de seguirla había desarrollado un profundo aprecio por la dulce forma de su trasero.
Elena, o como ella prefería Lena, Katina. Su nombre sonaba a estrella pornográfica, como Mona Lot o Candy Peaks. Julia nunca le había hablado, pero había estado lo suficientemente cerca de ella como para saber que tenía todas las curvas adecuadas en los lugares precisos.
Y su familia tampoco era desconocida en el estado. La Compañía de Minas Katina había operado en el norte durante noventa años antes de ser liquidada a mediados de los setenta. Al mismo tiempo, había hecho inversiones muy fuertes, pero nefastas, lo que sumado a una mala gestión hizo menguar considerablemente la fortuna familiar.
La observó hacer algún tipo de estiramiento de yoga sobre un solo pie antes de empezar a correr con un trote corto. Julia lanzó el Marlboro a la hierba cubierta de rocío y se apartó del Chevy. La siguió a través del parque y atravesó la cinta de asfalto negro conocido como el cinturón verde.
El cinturón verde corría paralelo al río Boise y se abría paso por la capital conectando los ocho parques principales a lo largo de su recorrido. El fuerte olor del agua del río y de los álamos de Virginia llenaba el aire matutino mientras las hebras de algodón que flotaban en el aire se pegaban a la pechera de la sudadera de Julia.
Julia controló su respiración, lenta y pausada, mientras corría al mismo ritmo que la mujer que iba quince metros por delante de ella. Toda la semana anterior, desde el robo, la había seguido aprendiendo sus hábitos, la clase de información que no podía obtener del gobierno o de archivos, ya fueran públicos o privados.
Hasta donde él sabía, ella siempre hacía el mismo recorrido de más de tres kilómetros y llevaba puesta la misma riñonera negra. Corría mirando constantemente a su alrededor. Al principio había sospechado que iba en busca de algo o alguien, pero nunca se había reunido con nadie. También le preocupaba que sospechara que la seguía, pero había tenido cuidado de ponerse ropa diferente todos los días, de aparcar en sitios distintos y cambiar el lugar de vigilancia. Algunos días se cubría el pelo oscuro con una gorra de béisbol y vestía de chándal. Esa mañana se había atado un pañuelo rojo a la cabeza y se había puesto la sudadera gris de la universidad de Boise.
Dos hombres con brillantes chándales azules corrían por el cinturón verde hacia ella. Cuando rebasaron a la Srta. Katina, giraron la cabeza y observaron el balanceo de sus pantalones cortos y blancos. Cuando volvieron a mirar al frente, llevaban idénticas sonrisas de aprecio. Julia no les culpó por intentar echarle una última mirada.
Tenía largas piernas y un trasero fabuloso. Era una pena que estuviera destinada a ser tapado por un uniforme de prisión.
Julia la siguió fuera del Ann Morrison Park a través de un puente peatonal, procurando permanecer a una distancia prudencial mientras continuaban a lo largo del río Boise.
Su perfil no se ajustaba al típico ladrón. A diferencia de su socio, Lena no estaba cubierta de deudas hasta las cejas. No le iba el juego y no era adicta a las drogas, lo cual dejaba sólo dos motivos posibles para que una mujer como ella participara en un delito de tal envergadura.
Uno eran las emociones fuertes, y Julia, ciertamente, podía entender cuánto atraía vivir en el filo de la navaja. La adrenalina era una droga potente. Bien sabía Dios cuánto le había gustado a ella. Le había encantado la manera en que se le metía bajo la piel poniéndole los pelos de punta y haciéndole temblar de excitación.
El segundo era más común, el amor. El amor solía meter a las mujeres en demasiados problemas. Había conocido a muchas de ellas que se desvivían por algún desgraciado hijo de p*** que no dudaba en venderlas al mejor postor para salvarse. Julia ya no se asombraba de lo que algunas mujeres eran capaces de hacer por amor. Ya no le sorprendía encontrarlas en la cárcel cumpliendo condena por sus hombres con el rímel corrido soltando la misma mierda de siempre: «no tengo nada malo que contarte de fulanito, lo amo».
Los árboles por encima de la cabeza de Julia se volvieron más densos mientras la seguía hasta el segundo parque. Julia Davis Park era más exuberante, más verde y tenía la ventaja añadida de los museos históricos de arte, el Zoo de Boise y, por supuesto, el Tootin Tater Tour Train.
Sintió que se le salía algo del bolsillo un instante antes de oír un plaf en el pavimento. Metió la mano en el bolsillo vacío y giró la cabeza para ver el paquete de Marlboro en mitad del camino. Vaciló unos segundos antes de volver sobre sus pasos. Algunos cigarrillos habían salido rodando sobre el asfalto y se apresuró a cogerlos antes de que cayeran a un charco cercano. Su mirada se desplazó a la sospechosa que corría con su habitual trote lento, luego volvió a los cigarrillos.
Los colocó dentro del paquete procurando no romperlos. Tenía intención de disfrutar de todos y cada uno de ellos. No le preocupaba perder su objetivo. En realidad, Lena corría casi tan rápido como un viejo perro con artritis, algo que agradeció en ese momento.
Cuando volvió la mirada al camino, se quedó quieta un instante y luego lentamente metió la cajetilla otra vez en el bolsillo. Todo lo que veían sus agudos ojos era la sombra negra de los imponentes árboles y la hierba. Una racha de viento agitó las pesadas ramas en lo alto y le aplastó la sudadera contra el pecho.
Dirigió la mirada hacia la izquierda divisando, al otro lado del parque, la silueta de Lena dirigiéndose hacia el zoológico y la zona de juegos infantiles. Comenzó a seguirla de nuevo. Por lo que podía ver, el parque estaba vacío. Cualquiera con un poco de materia gris en la cabeza se habría apresurado a largarse antes de que estallase la inminente tormenta. Pero solo porque el parque pareciera estar vacío no quería decir que la sospechosa no fuera a reunirse con alguien.
Cuando un sospechoso se apartaba del patrón habitual normalmente quería decir que algo estaba a punto de suceder. El sabor de la adrenalina desbordó su garganta y le dibujó una sonrisa en los labios. Joder, no se había sentido tan viva desde la última vez que había perseguido a un camello por un callejón en la zona norte.
La perdió de vista una vez más mientras pasaba por delante de los aseos y desaparecía en la parte de atrás. Años de experiencia le hicieron mantener las distancias mientras esperaba verla de nuevo. Cuando después de un momento no apareció, metió la mano bajo la sudadera y abrió el cierre de su pistolera. Se apretó contra la pared de ladrillo y escuchó.
Una bolsa de plástico abandonada revoloteó sobre el suelo, pero no oyó nada más excepto el viento y las hojas moviéndose por encima de su cabeza. Desde su posición agachada cualquiera podía verlo perfectamente; tendría que haberse quedado atrás. Rodeó el lateral del edificio y en ese momento alguien le roció los ojos con un bote de laca. El chorro le dio de lleno en la cara e inmediatamente se le nubló la vista. Un puño agarró su sudadera y una rodilla golpeó entre sus muslos; su entrepierna se salvó por unos centímetros. Se le atoró el músculo de la pierna izquierda y se habría doblado en dos si no hubiera sido por el sólido hombro que bloqueó su pecho con un golpe seco. Resolló cuando se vio impulsada contra la pared que tenía detrás. Las esposas que llevaba en la pretina de sus pantalones cortos se le clavaron en la espalda.
A través de sus pestañas pegoteadas por Miss Clairol, contempló a Lena Katina de pie en medio de sus piernas abiertas. Julia no se movió, esperando que el dolor que atravesaba su muslo remitiera pronto mientras luchaba por recuperar el aliento. Lena se había tirado sobre ella y había intentado ponerle su pierna por corbata.
—Jesús —gimió—. Es usted una loca hija de perra.
—Puede ser, deme una excusa para no romperle las rodillas.
Julia parpadeó varias veces para aclararse la visión. Lentamente, apartó la mirada de su cara y bajó por sus brazos, a sus manos. Joder. En una mano agarraba firmemente el bote de laca con el dedo en la boquilla, pero en la otra llevaba lo que parecía ser una Derringer. Y no apuntaba a sus rodillas precisamente, sino directo a su nariz.
Se quedó totalmente quieta. Odiaba con toda su alma que lo apuntaran con una pistola.
—Ponga el arma en el suelo —ordenó.
No sabía si la Derringer estaba cargada ni siquiera sabía si funcionaba, pero tampoco quería llegar a averiguarlo. Alzó la vista cuando ella volvió a mirarlo. Su respiración era irregular, sus ojos verdigrises mostraban una mirada salvaje. Parecía totalmente desequilibrada.
—¡Que alguien llame a la policía! —comenzó a gritar ella frenéticamente.
Julia la miró con el ceño fruncido. No sólo lo había pateado en el trasero, sino que además se ponía a gritar. Si lograba retenerle, iba a tener que descubrirse y eso era algo que no quería que pasara. Sólo pensar que tenía que entrar en la comisaría de policía con la sospechosa número uno en el caso Hillard —una sospechosa que no sabía que lo era— y aclarar cómo lo había derribado con un bote de laca le ponía los pelos de punta.
—Ponga el arma en el suelo —repitió.
—¡Ni lo sueñe! Usted es como la mi**** que llena las calles, pura escoria.
No creía que hubiera otra alma en treinta metros a la redonda, pero no estaba segura y lo último que necesitaba era que llegara un héroe a su rescate.
—¡Que alguien me ayude, por favor! —gritó lo bastante fuerte como para que la oyeran en los condados limítrofes.
Julia apretó la mandíbula. Jamás podría olvidar esto y no quería ni imaginarse la cara de Walker y Luchetti. Julia aún seguía en la lista negra del jefe por haber disparado a Robby Martin. Ni siquiera tenía que esforzarse en imaginar lo que le diría su jefe. «¡La has vuelto a cagar, Volkova!», gritaría bien alto antes de mandarle a patrullar las calles. Y esta vez, el jefe tendría razón.
—¡Que alguien llame al 911!
—Deje de gritar —ordenó él con su mejor voz de policía.
—¡Necesito a un policía!
—¡Joder, señora—dijo apretando los dientes—, yo soy policial
Ella entornó los ojos mientras lo examinaba.
—Ya, y yo el gobernador.
Julia metió la mano en el bolsillo, pero ella hizo un movimiento amenazador con la pequeña arma y él decidió intentarlo de otra manera.
—Llevo la placa en el bolsillo izquierdo.
—No se mueva —advirtió ella de nuevo.
Unos enmarañados rizos rojos enmarcaban su rostro; tal vez debería haber usado parte de la laca en la cabeza en lugar de en su cara. Le temblaba la mano cuando se sujetó el pelo detrás de la oreja. En un momento podría aplastarla contra el suelo, pero primero tendría que distraerla o correr el riesgo de que le disparara. Y esta vez, en un lugar donde era poco probable que se recuperase.
—Puede meter la mano en mi bolsillo usted misma. No moveré ni un dedo.
Odiaba atacar a las mujeres. Odiaba tener que aplastarla contra el suelo. Pero tal y como estaban las cosas tampoco importaba mucho.
—No soy estúpida. Eso no me lo trago desde la escuela secundaria.
—Oh, por el amor de Dios —Luchó por controlar su temperamento y gano por los pelos—. ¿Tiene permiso para llevar arma?
—Venga ya —contestó—. Usted no es poli. ¡Es un acosadora! Ojalá hubiera un poli por aquí que lo arrestase por haberme seguido a todos lados la semana pasada. Hay una ley en este estado contra los acosadores, ¿sabe? —Tomó una bocanada de aire y exhaló lentamente—. Apuesto a que tiene antecedentes por algún tipo de conducta inapropiada. Es muy probable que sea uno de esos psicópatas que hacen llamadas telefónicas obscenas y jadean. Me juego lo que quiera a que está en libertad bajo fianza por acoso sexual. —Volvió a inspirar profundamente y sacudió el bote de laca—. Creo que después de todo será mejor que me dé su cartera.
Nunca en sus quince años de carrera había sido tan descuidada como para dejar que un sospechoso —mucho menos si era mujer—tuviera ventaja sobre ella.
Le latían las sienes y le dolía el muslo. Le escocían los ojos y tenía las pestañas pegadas.
—Está chiflada, señora —dijo con voz relativamente calmada mientras metía la mano en el bolsillo.
—¿De veras? Tal y como yo lo veo es usted quien parece una loca. —Su mirada no le abandonó mientras alcanzaba la cartera—. Tengo que saber su nombre para decírselo a la policía, pero apuesto a que ya saben quién es.
Lena no sabía cuánta razón tenía, pero Julia no desaprovechó la ocasión hablando.
En cuanto ella abrió la cartera y miró la placa que había dentro, sus piernas hicieron un movimiento de tijera sobre sus pantorrillas. Cayó al suelo y Julia se echó encima, inmovilizándola con su peso. Lena se retorció de un lado a otro, empujando sus hombros, llevando la Derringer peligrosamente cerca de su oreja izquierda. Julia la agarró por las muñecas y se las estiró por encima de la cabeza usando todo el peso de su cuerpo para inmovilizarla contra el suelo.
Permaneció tendido sobre ella, oprimiéndole los senos contra su pecho y apretándole las caderas contra las suyas. Le sujetó las manos por encima de su cabeza y aunque el forcejeo la había dejado débil, se negó a darse por vencida. Su rostro estaba casi a dos centímetros del suyo y sus narices chocaron un par de veces.
Aspiraba profundamente y sus ojos verdigrises le miraban enormes y llenos de pánico mientras seguía luchando por liberar las muñecas, enredando sus piernas con las suyas. A Julia se le había subido el borde de la sudadera a la altura de las axilas y sentía contra el estómago la piel cálida y suave de su vientre y el nailon liso de la riñonera.
—¡Es una poli de verdad! —Sus senos subieron y bajaron mientras luchaba por respirar debajo de su pecho.
Julia se levantaría tan pronto como le quitara la Derringer.
—Exacto, y usted está arrestada por tenencia ilícita de armas y asalto con agravante.
—¡Oh, gracias a Dios! —Respiró hondo y Julia pudo sentir cómo se relajaba bajo ella—. Qué alivio. Creía que era una psicópata pervertida.
Una sonrisa radiante iluminó su rostro mientras le miraba. Julia acababa de arrestarla y ella parecía completamente feliz. No el tipo de felicidad que solía aparecer en la cara de una mujer cuando se encontraba en esa posición, sino más bien como la de alguien risueño. No sólo era una ladrona, era un diez-noventa y seis: definitivamente una loca de atar.
—Tiene derecho a permanecer en silencio —dijo quitándole la Derringer de los
dedos—. Tiene derecho...
—¿Habla en serio? ¿De verdad va a arrestarme?
—... a un abogado —continuó, con una mano aun sujetando las suyas sobre su cabeza mientras con la otra lanzaba la pistola a varios metros.
—Pero en realidad no es un arma. Quiero decir lo es, pero no lo es. Es una Derringer del siglo XIX, una antigüedad, así que no creo que se la pueda considerar un arma. Y además, no está cargada, e incluso si lo estuviera no haría un agujero demasiado grande. Sólo la llevaba porque estaba muy asustada. Usted ha estado siguiéndome toda la semana—. Ella se detuvo y arqueó las dos cejas a la vez—. ¿Por qué me ha estado siguiendo?
En vez de responder, Julia terminó de leerle sus derechos, luego rodó apartándose de ella. Recogió la pequeña pistola y se levantó con cuidado. No iba a contestar a sus preguntas. No cuando ni siquiera sabía qué iba a hacer ahora con ella.
No cuando lo había acusado de ser una pervertida y un psicópata, intentando convertirle en una soprano. No confiaba en sí misma para hablar con ella de nada más que lo estrictamente necesario.
—¿Lleva más armas?
—No.
—Ahora, muy lentamente, va a entregarme la riñonera, luego se vaciará los bolsillos.
—Sólo llevo las llaves del coche —masculló mientras hacía lo que le pedía.
Sujetó las llaves en alto y las dejó caer en la palma de su mano. Julia las cogió y las metió en un bolsillo del pantalón. Tomó la riñonera y la volvió del revés. Estaba vacía.
—Coloque las manos contra la pared.
—¿Va a cachearme?
—Exacto —respondió, y señaló el muro de ladrillo.
—Le gusta hacer esto, ¿verdad? —preguntó por encima del hombro.
Mientras su mirada paseaba por su trasero redondo y sus largas piernas, Julia deslizó la pequeña pistola en la cinturilla de sus pantalones cortos.
—Exacto —repitió y colocó las manos en sus hombros.
Ahora que la tenía delante se dio cuenta de que no medía uno setenta y cinco.
Julia medía uno ochenta y cinco y sus ojos estaban casi a la misma altura. Movió las palmas hacia abajo por sus costados, a través de la espalda y alrededor de la cintura.
Deslizó la mano bajo el borde de la sudadera y le palpó la cinturilla de los pantalones cortos. Sintió la piel suave y el aro de metal del ombligo. Luego deslizó la mano hacia arriba entre los montículos de sus senos.
—¡Oiga, cuidado con esas manos!
—No se excite —advirtió—. Para mí es sólo trabajo.
Después palpó hacia abajo por sus piernas, luego se arrodilló para mirar en los reversos de los calcetines. No se molestó en tratar de palpar cualquier cosa escondida entre sus muslos. No era que confiase en ella, pero no creía que hubiera podido correr con un arma en las bragas.
—Una vez que esté en la cárcel, ¿pago la fianza y me voy a casa?
—Cuando el juez fije la fianza y se pague, podrá marcharse a casa.
Lena trató de volverse para mirarle, pero las manos en sus caderas se lo impidieron.
—Nunca me han arrestado antes.
Julia ya lo sabía.
—¿Voy a ser arrestada de verdad? ¿Con huellas digitales, fotos y todo eso?
Julia le palpó la cinturilla de los pantalones cortos una última vez.
—Sí señora, con huellas digitales y fotografías de identificación.
Lena se giró, achicó los ojos y le fulminó con la mirada.
—Hasta ahora no creía que hablara en serio. Pensaba que trataba de ajustar cuentas conmigo por darle un rodillazo en... su parte privada.
—Apuntó mal —aclaró Julia secamente.
—¿Está segura?
Julia se irguió, metió la mano en la parte trasera de sus pantalones cortos y sacó las esposas.
—No es posible equivocarse en eso.
—Oh —sonó realmente decepcionada—. Bueno, aún no puedo creer que me esté haciendo esto. Si tuviera un poco de decencia admitiría que todo es culpa suya. —Hizo una pausa e inspiró profundamente—. Se está creando mal Karma y estoy segura de que luego lo lamentará.
Julia la miró a los ojos y le colocó las esposas en las muñecas. Él ya lo lamentaba bastante. Lamentaba haber sido golpeado en el culo por una presunta delincuente, y lamentaba profundamente haber revelado su tapadera. Sabía que sus problemas sólo acababan de empezar.
La primera gota de lluvia le golpeó la mejilla y Julia levantó la mirada al nubarrón que colgaba sobre su cabeza. Tres gotas más le dieron en la frente y la barbilla. Se rió sin humor.
—Jodidamente fantástico.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Sáb Jun 06, 2015 11:49 pm

Capítulo 2

Por alguna razón, cada vez que Lena había imaginado un interrogatorio de la policía veía a Dustin Hoffman en Marathon man. Siempre era en una habitación oscura, con un foco y un nazi enloquecido con un taladro de dentista.
La habitación en la que se encontraba no era así. Las paredes eran totalmente blancas sin ventanas que dejaran paso a los rayos del sol de junio. Sillas de metal rodeaban una mesa de madera barata con un teléfono en uno de los extremos. Un póster, que advertía contra los peligros de las drogas, colgaba en la puerta cerrada. En una esquina de la habitación había una cámara de vídeo, la brillante luz roja indicaba que estaba funcionando. Había estado de acuerdo en que grabaran el interrogatorio. ¿Qué más daba? Era inocente. Creía que si cooperaba, aceleraría todo  el proceso y podría irse a casa antes. Estaba cansada y hambrienta. Además, los domingos y los lunes eran sus únicos días libres y todavía tenía muchísimo que hacer antes del Coeur Festival del fin de semana siguiente.
Lena respiró hondo varias veces, controlando la cantidad de oxígeno que inhalaba por miedo a perder el conocimiento o hiperventilar. «Elimina la tensión», se dijo a sí misma, «estás tranquila.» Levantó la mano y se pasó los dedos por el pelo.
No estaba tranquila y sabía que no lo estaría hasta que se fuese a casa. Sólo entonces podría encontrar la paz interior y expulsar la carga estática de su cabeza.
Las huellas de tinta negra manchaban las yemas de sus dedos y todavía podía sentir la presión de las esposas que ya no llevaba en las muñecas. La detective Volkova la había hecho caminar a través del parque bajo la lluvia esposada como una criminal, y su único consuelo era que la detective no había disfrutado del paseo más que ella.
Ninguna de las dos había dicho nada, pero se había dado cuenta de que Julia se masajeaba el muslo derecho varias veces. Asumió que ella era la responsable de su lesión y supuso que debía sentir lástima, aunque no sentía ni una pizca. Estaba asustada y confundida; aún tenía las ropas húmedas. Y todo por culpa de la detective. Lo mínimo que podía hacer era sufrir con ella.
Después de ser fichada por asalto con agravante a un oficial de policía –además de tenencia ilícita de armas- había sido conducida a una pequeña sala de interrogatorios. Frente a Gabrielle estaban sentados Volkova y el capitán Luchetti.
Los dos oficiales querían saber algo sobre antigüedades robadas. Sus cabezas oscuras estaban inclinadas sobre un bloc de notas negro y debatían en voz baja. No sabía qué tenían que ver unas antigüedades robadas con el cargo de asalto. Pero ellos parecían pensar que todo estaba relacionado y ninguno parecía tener intención de explicárselo.
Incluso peor que la confusión era saber que no podía levantarse y marcharse cuando quisiera. Estaba a merced de la detective Volkova. Hacía poco menos de una hora que le conocía, pero ya sabía que él no tendría piedad.
Había pasado una semana desde la primera vez que le vio parada bajo un árbol en Ann Morrison Park. Ella pasó por su lado mientras hacía footing y no se habría fijado en ella si no hubiera sido por la nube de humo que le rodeaba la cabeza.
Probablemente no habría vuelto a pensar en él si no lo hubiese visto al día siguiente en Albertson comprando una tarta helada. Esa vez se había fijado en los poderosos muslos que rellenaban sus pantalones cortados y en el pelo que se le rizaba ligeramente bajo la gorra de béisbol. Sus ojos eran oscuros y la habían mirado con tal intensidad que un extraño escalofrío de placer se le extendió por la espalda.
Hacía años que se había jurado renunciar a las personas impresionantes, sólo causaban angustia y un caos continuo en cuerpo, mente y alma. Eran como las barritas Snickers, tenían una pinta estupenda y estaban riquísimas, pero nunca podrían pasar por una comida equilibrada. De vez en cuando tenía deseos, pero a esas alturas de su vida estaba mucho más interesada en el alma de una persona que en sus glúteos. Una mente brillante era muchísimo más atrayente.
Unos días después lo había divisado sentado en un coche frente a la oficina de Correos, luego le vio aparcado más abajo, al lado de Anomaly, su tienda de curiosidades. Al principio se había dicho que imaginaba cosas. ¿Por qué iba a seguirla alguien tan atractiva? Pero a lo largo de la semana lo vio varias veces más, nunca demasiado cerca como para echarse encima de ella, pero tampoco demasiado lejos.
Aun así, siguió pensando que eran cosas de su imaginación, hasta que el día anterior se lo había encontrado en Barnes & Noble. Ella estaba comprando otra tanda de libros sobre aceites esenciales cuando al levantar la mirada lo vio merodeando en la sección de salud de mujeres. Llevaba una camiseta que destacaba su oscura e imponente apariencia; obviamente no era alguien que tuviera problemas con el síndrome premenstrual. Ese detalle la convenció finalmente de que la estaba acechando un psicópata. Inmediatamente llamó a la policía y si bien le dijeron que podía pasarse por comisaría y poner una denuncia contra «la corredora fumadora misteriosa», no se podía hacer gran cosa puesto que en realidad ella no había hecho nada malo. La policía no resultó de gran ayuda y ni siquiera se molestó en dejar su nombre.
Había dormido muy poco la noche anterior. La mayor parte se la había pasado tumbada y despierta ideando un plan. Al cabo de un rato la estrategia había tomado buen cariz. Atraería al corredor misterioso a un lugar público, al parque, junto a la zona de juegos infantiles, delante del zoológico y a varios centenares de metros de la estación del Tootin Tater Train. Lo conduciría hasta allí y gritaría como una loca pidiendo ayuda. Aún ahora pensaba que había sido un buen plan, pero desafortunadamente no había previsto dos detalles muy importantes: el mal tiempo que había acabado por ahuyentar a la gente y, claro está, su presunta acosadora no era tal. Era una poli.
La primera vez que le vio bajo un árbol, había sido como clavar los ojos en el amigo de Francis, «el cachas caliente» del calendario del amor. Ahora mientras le miraba desde el otro lado de la mesa, se preguntó cómo podía haberlo confundido con una cachas de calendario. Con la sucia sudadera que todavía llevaba puesta y el pañuelo rojo atado alrededor de su cabeza se parecía más a uno de esos motociclistas de los Ángeles del Infierno.
—No sé qué quieren de mí —declaró Lena, pasando la mirada de Volkova al otro hombre—. Creía que estaba aquí por lo que sucedió en el parque.
—¿Ha visto esto alguna vez? —preguntó Volkova mientras deslizaba una foto hacia ella.
Lena había visto la misma foto en el periódico local. Había leído sobre el robo del Monet de Hillard y lo había oído en las noticias locales y nacionales.
—¿Lo reconoce?
—Reconozco un Monet cuando lo veo. —Sonrió con tristeza y deslizó la foto por la mesa—. También he leído el Statesman. Esa es la pintura que fue robada al señor Hillard.
—¿Qué me puede contar sobre eso? —Volkova clavó su mirada de policía en ella como si pudiera verle la respuesta a su pregunta escrita en la frente.
Lena intentó no dejarse amilanar, pero no pudo evitarlo. La tenía intimidada. Era una persona algo grande e imponente y ella se sentía muy pequeña encerrada con la detective en aquella habitación.
—Sé lo mismo que cualquier persona que se haya interesado por el robo. —Y era bastante, pues el robo aún seguía siendo noticia. El alcalde había declarado públicamente su malestar. El dueño de la pintura estaba fuera de sí y el Departamento de Policía de Boise había sido retratado en las noticias nacionales como un montón de paletos retrasados. Lo cual, suponía, era un gran avance con respecto a cómo se consideraba normalmente al estado de Idaho en el resto del país: un estado amante de las patatas y convencido de la supremacía de la raza blanca. La realidad era que no todo el mundo adoraba las patatas y el noventa y nueve por ciento de la población no estaba asociado a la Aryan Nation ni a ninguna asociación similar. Y de la gente que sí lo estaba, la mayoría no eran siquiera nativos del estado.
—¿Le interesa el arte? —preguntó la detective, su voz profunda pareció llenar cada recoveco de la habitación.
—Por supuesto, yo misma soy artista. —Bueno, ella era más bien alguien que pintaba, no una artista. Aunque podía conseguir un parecido razonable, nunca había dominado del todo la complejidad de retratar de manera realista las manos y los pies. Pero le encantaba pintar y eso era lo que importaba.
—Entonces entenderá que el señor Hillard esté tan ansioso por recuperar el cuadro —dijo, dejando la fotografía a un lado.
—Me imagino que sí. —Pero aún no entendía qué tenía que ver eso con ella.
Hubo una época en la que Norris Hillard había sido amigo de la familia, pero de eso hacía mucho tiempo.
—¿Ha visto o se ha encontrado alguna vez con este hombre? —le preguntó Volkova mientras deslizaba otra foto hacia ella—. Su nombre es Sal Katzinger.
Lena miró la foto y negó con la cabeza. El hombre no sólo tenía el par de gafas más gruesas que había visto nunca, si no que su aspecto parecía amarillento, casi enfermizo. Por supuesto, era posible que se hubiera encontrado antes con él y no lo reconociera. La foto, desde luego, no había sido tomada en las mejores circunstancias. Seguro que sus propias fotos de identificación eran atroces.
—No. No creo haberlo visto nunca —respondió, deslizando la foto hacia ella.
—¿Ha oído mencionar alguna vez su nombre a su socio, Kevin Carter? — preguntó el otro hombre.
Lena volvió la mirada al hombre de más edad con el pelo entrecano. En su tarjeta de identificación se leía capitán Luchetti. Ella había visto demasiadas películas para no saber que él representaba el papel del «poli bueno» frente a Volkova, que hacía de «poli mala», aunque eso no lo hacía menos duro que Volkova. Aun así, de los dos, Luchetti parecía el más agradable. Le recordaba a su tío Judd y, además, su aura era menos hostil que la del detective.
—¿Kevin? ¿Qué tiene que ver Kevin con ese hombre?
—El señor Katzinger es un ladrón profesional. Es muy bueno y sólo roba lo mejor. Hace una semana fue arrestado por robar casi veinticinco mil dólares en antigüedades. Mientras estaba bajo custodia, declaró que sabía quién podía tener la pintura del señor Hillard —la informó el capitán Luchetti moviendo una de sus manos sobre el montón de fotos—. Nos dijo que le habían propuesto robar el Monet, aunque no aceptó el trabajo.
Lena se cruzó de brazos y se recostó en el asiento.
—¿Por qué me cuentan todo esto? Creo que deberían hablarlo con él—dijo apuntando a la foto de la mesa.
—Lo hicimos, y durante la confesión delató al traficante. —Luchetti hizo una pausa mirándola como si esperara algún tipo de reacción.
Lena supuso que se estaba refiriendo a un traficante de arte. Pero seguía sin saber qué tenía que ver con ella.
—Quizá debería decirme exactamente qué quiere dar a entender. —Señaló con la cabeza en dirección a Volkov—. ¿Y por qué me ha estado siguiendo «la motociclista del infierno» todos estos días?
Volkova mantuvo el ceño fruncido, mientras la cara del capitán permanecía impasible.
—Según el señor Katzinger, su socio compra y vende antigüedades sabiendo que son robadas. —El capitán Luchetti hizo una pausa antes de añadir—: También es sospechoso de ser un intermediario en el robo Hillard. Eso le hace culpable de un montón de cosas, incluyendo robo a gran escala.
Ella se quedó sin aliento.
—¿Kevin? No puede ser. ¡Ese señor Katzinger miente!
—Ya. ¿Y por qué iba a mentir? —preguntó Luchetti—. Llegamos a un acuerdo a cambio de su confesión.
—Kevin nunca haría eso —aseguró ella. Su corazón latía desbocado y, por más que tragaba aire, nada apaciguaba su espíritu ni aclaraba sumente.
—¿Cómo lo sabe?
—Sólo sé que es así. Sé que nunca se involucraría en algo ilegal.
—¿En serio? —La expresión de los ojos de Volkova le decía que estaba tan exasperada como sonaba—. ¿Puede decirme por qué?
Lena le recorrió brevemente con la mirada. Varios mechones oscuros se le habían soltado del pañuelo y le caían sobre la frente. Alcanzó el bloc de notas y comenzó a garabatear con una pluma. La energía negativa le rodeaba como una nube negra y atravesaba el espacio entre ellos. Obviamente le costaba controlar la cólera.
—Pues bien —comenzó, y paseó la mirada de uno al otro—. En primer lugar, lo conozco desde hace varios años. Ciertamente me enteraría si vendiese antigüedades robadas. Trabajamos juntos casi todos los días. Si él estuviera ocultando un secreto de ese calibre, lo sabría.
—¿Cómo? —preguntó el capitán Luchetti.
No parecía el tipo de hombre que creyera en auras, así que se abstuvo de mencionarle que no había percibido ningún aura negra rodeando a Kevin últimamente.
—Sólo lo sabría.
—¿Alguna otra razón? —preguntó Volkova.
—Sí, es Acuario.
La pluma de la detective salió disparada por el aire, dio varias vueltas y aterrizó en alguna parte detrás de ella.
—Cielo santo —gimió como si le hubieran dado un puñetazo.
Lena le miró con chispas en los ojos.
—Pues bien, es una buena razón. Los Acuario odian mentir y hacer trampa. Odian la hipocresía y la duplicidad. Abraham Lincoln era Acuario, ¿lo sabía?
—No. No lo sabía —contestó el capitán Luchetti y cogió el bloc de notas. Se lo puso delante y tomó una pluma de plata del bolsillo de su camisa—. En realidad creo que no se da cuenta de la gravedad del asunto. El cargo de asalto con agravante a un oficial de policía conlleva una pena de un máximo de quince años.
—¡Quince años! En primer lugar, nunca le habría asaltado si él no me hubiera estado siguiendo. Y de todas maneras no fue un asalto de verdad. Soy pacifista.
—Los pacifistas no llevan armas—le recordó Volkova.
Lena ignoró adrede al hosco detective.
—Señorita Katina —continuó el capitán—, además del cargo de asalto, hay que añadir el de robo a gran escala. Puede llegar a pasarse quince años en la cárcel. Ese sí es un problema bastante grave, señorita Katina.
—¿Robo a gran escala? ¿¡YO!? —Se llevó una mano al corazón—. ¿Por qué?
—El Monet de Hillard.
—¿Creen que yo tuve algo que ver con el robo de la pintura robada al señor Hillard?
—Está implicada.
—Esperen un momento —replicó plantando las manos sobre la mesa—. ¿Creen que robé el Monet del señor Hillard? —Se habría reído de la situación si no fuera tan poco divertida—. Nunca jamás he robado nada en mi vida —Su conciencia cósmica escogió aquel momento para disentir con ella—. Bueno, a menos que cuente lo de la barrita de caramelo Chiko Stix cuando tenía siete años, pero me sentí tan mal después que realmente no la disfruté mucho.
—Señorita Katina —interrumpió Volkova—, me importa poco la ma***** barrita de caramelo que robó cuando tenía siete años.
La mirada de Lena se movió entre los dos hombres. El capitán Luchetti parecía confuso mientras profundas arrugas surcaban la frente de Volkova y las comisuras de su boca.
Cualquier atisbo de paz y serenidad la había abandonado hacía mucho rato y tenía los nervios a flor de piel. No pudo contener las lágrimas que anegaron sus ojos y apoyando los codos sobre la mesa se cubrió la cara con las manos. Tal vez no debería haber renunciado al derecho de tener abogado, pero hasta ahora no había creído que necesitara uno. En el pequeño pueblo donde había nacido y crecido, conocía a todo el mundo, incluyendo a los oficiales de policía. Siempre traían a casa a su tía Raísa después de que se hubiera adueñado sin querer de la propiedad de otra persona.
Por supuesto, había sólo tres oficiales de policía en su ciudad natal, pero eran algo más que sólo tres hombres que patrullaban las calles. Eran personas estupendas que ayudaban a la gente.
Bajó las manos a su regazo y volvió a mirarlos a través de las lágrimas. El capitán Luchetti seguía observándola, parecía tan cansado como ella. Volkova había desaparecido. Probablemente había ido a buscar unas empulgueras.
Lena nunca se había sentido tan asustada en su vida, incluso sentía temblores por todo el cuerpo.
Suspiró y se limpió las lágrimas con las manos. Estaba metida en un gran lío.
Una hora antes había creído que la dejarían marchar en cuanto se percataran de que no había hecho nada malo. Bueno, nada realmente malo. Nunca habría llevado la Derringer si no se hubiera sentido amenazada por el detective Volkova. Y además, en Idaho, no se consideraba un delito tan grave llevar un arma. Sin embargo, ellos pensaban que estaba involucrada de alguna manera en algo muy gordo; no sólo ella, también Kevin. Pero conocía a su socio demasiado bien para creer algo así. Sí, Kevin tenía algún negocio más aparte de Anomaly; era un empresario de éxito. Ganaba mucho dinero, y sí, quizá fuera un poco avaricioso e introvertido y mucho más pendiente del dinero que de su alma, pero eso no era, ciertamente, un crimen.
—¿Por qué no le echa un vistazo a esto? —sugirió el capitán Luchetti, deslizando dos folios y un montón de polaroids hacia ella.
Las antigüedades de las fotos eran en su mayor parte de origen oriental; unas cuantas eran Staffordshire. Además, si eran verdaderas antigüedades y no reproducciones, debían de ser muy caras. Se fijó en las tasaciones de los seguros. No eran reproducciones.
—¿Qué me puede decir sobre éstas?
—Diría que este plato de la dinastía Ming está más cerca de los siete mil que de los ocho mil, pero la tasación es razonable.
—¿Vende este tipo de cosas en la tienda?
—Podría, pero no lo hago —respondió mientras leía las descripciones de varios artículos más—. Estas cosas generalmente se venden mejor en subastas o en tiendas que se dedican estrictamente a las antigüedades. La gente no viene a Anomaly buscando un Staffordshire. Si uno de mis clientes recogiese esta pequeña lechera y mirase la etiqueta, la pondría de nuevo en el estante donde probablemente permanecería varios años.
—¿Había visto estos artículos anteriormente?
Ella dejó los papeles a un lado y miró al capitán al otro lado de la mesa.
—¿Me acusa de robarlos?
—Sabemos que fueron robados en una casa de Warm Springs Avenue hace tres meses.
—¡Yo no lo hice!
—Lo sé. —Luchetti sonrió, luego se inclinó sobre la mesa para palmearle la mano—. Sal Katzinger ya confesó. Escuche, si no está involucrada en ninguna actividad ilegal, entonces no hay de qué preocuparse. Pero sabemos que su novio está hasta las pelot..., er esto..., las cejas en la venta de artículos robados.
Lena frunció el ceño.
—¿Novio? Kevin no es mi novio. No me parece buena idea salir con compañeros de trabajo.
El capitán ladeó la cabeza y la miró como si estuviera tratando de ordenar las piezas de un rompecabezas incompleto.
—Entonces, ¿no sale con él?
—Bueno, salimos varias veces —continuó Lena con un gesto desdeñoso de la mano—, por eso sé que no es una buena idea, pero fue hace años. Realmente no éramos compatibles. Es republicano. Yo demócrata. —Era la verdad, pero no la verdadera razón.
La verdadera razón era demasiado personal para explicársela al hombre del otro lado de la mesa. ¿Cómo podía contarle al capitán Luchetti que Kevin tenía los labios muy delgados y que por lo tanto no la atraía demasiado? La primera vez que Kevin la besó mató cualquier atracción física que pudiera haber sentido hacia él. Pero solamente porque Kevin no tuviera unos labios decentes no quería decir que fuera culpable de algún crimen o que fuera mala persona. Volkova tenía unos labios maravillosos y sin embargo era una auténtica imbécil, lo que probaba que las apariencias sí engañaban.
—¿Está dispuesta a someterse al detector de mentiras, señorita Katina?— preguntó Luchetti interrumpiendo su silenciosa reflexión sobre hombres y labios.
Lena arrugó la nariz con desagrado.
—¿Habla en serio? —La idea de realizar una prueba para demostrar que no mentía era aborrecible. ¿Por qué debería tener que probar que decía la verdad?
Nunca mentía. Bueno, no a propósito. Algunas veces había evadido la verdad, pero eso no tenía nada que ver. Mentir creaba mal karma y creía en el karma. Había crecido creyendo en él.
—Si nos dice la verdad, no tiene por qué tener miedo de hacer la prueba. Mírelo como una manera de probar su inocencia. ¿No quiere probar que es inocente?
La puerta se abrió antes de que pudiera responder y un hombre que Lena no había visto antes entró en la habitación. Era alto y delgado, y su escaso cabello blanco apenas le cubría la rosada y brillante cabeza. Llevaba una carpeta debajo del brazo.
—Hola, señorita Katina —dijo mientras le estrechaba la mano—. Soy Jerome Walker, jefe de policía. Acabo de hablar con el fiscal Blackburn y está dispuesto a olvidarse de todo.
—¿Olvidarse de qué?
—De los cargos de tenencia ilícita de armas y asalto con agravante a un oficial de policía.
La oficial en cuestión era el verdadero culpable de que la acusaran de aquellos cargos. Obviamente no creían que estuviera justificado que llevara la Derringer, no importaba lo que ella dijera. Quince años era la máxima pena. Se preguntó cuánto sería lo mínimo, pero quizás era mejor no saberlo.
Tenía dos opciones. Podía contratar a un abogado, acudir a los tribunales y rechazar los cargos, o podía cooperar con la policía. Ninguna de las dos cosas la convencía demasiado, pero de todas maneras podía escuchar la oferta.
—¿Qué tendría que hacer?
—Firmaría un acuerdo confidencial de colaboración, además de permitirnos colocar a un detective de incógnito en la tienda.
—¿Como cliente?
—No, pensamos que podría hacerse pasar por un familiar que necesita trabajo.
—Kevin no dejará que ninguno de mis parientes vuelva a trabajar en la tienda.
—No desde que habían tenido que despedir a su primo tercero, Babe Fairchild, por espantar a los clientes con sus historias de levitación y telepatía—. Además, creo que no seré de mucha ayuda. No estaré en la tienda ni el viernes ni el sábado, voy al Coeur Festival de Julia Davis Park.
El jefe Walker sacó una silla de debajo de la mesa y se sentó. Colocó la carpeta en la mesa frente a él.
—¿El Festival Coors?
—Coeur. Corazón. Tengo un puesto para vender aceites esenciales y aromaterapias.
—¿Y Carter estará en la tienda mientras usted está en ese festival del corazón?
—Sí.
—Bueno. ¿Y qué pasaría si contratara a una manitas?
—No lo sé.
En realidad, Kevin y ella habían discutido sobre contratar a alguien para montar unas estanterías en la pared más larga y más estantes para almacenaje en la trastienda. También necesitaba una encimera nueva para la pequeña cocina que había en la trastienda, pero el negocio no había funcionado tan bien las últimas semanas como habían esperado y Kevin había rechazado la idea como un gasto innecesario.
—Kevin es poco generoso con el dinero en estos momentos —les dijo.
El jefe Walker sacó dos papeles de la carpeta.
—¿Y si se ofrece a pagarlo usted misma? El departamento asumiría los gastos, por supuesto.
Quizás estaba enfocando todo ese asunto del informante desde un punto de vista equivocado. Kevin no tenía la culpa, pero puede que si aceptaba ayudar a la policía también lo estuviera ayudando a él. Estaba segura de que la policía no encontraría nada incriminatorio en la tienda; entonces ¿por qué no colaborar con ellos?
Si aceptaba, el gobierno pagaría las renovaciones que quería hacer.
—A Kevin no le gusta contratar a la gente de los anuncios. Tendría que fingir que conozco a esa persona.
La puerta se abrió y entró la detective Volkova. Se había cambiado los pantalones cortos y quitado el pañuelo de la cabeza. Tenía el cabello mojado y peinado hacia atrás exceptuando un mechón suelto que se rebelaba cayéndole sobre la frente.
Llevaba camisa blanca —con una pistolera— ceñida sobre su ancho pecho y estrecha cintura, donde desaparecía bajo la cinturilla de unos pantalones caquis.
Tenía las mangas enrolladas hasta los codos y llevaba un reloj plateado en la muñeca.
En el bolsillo de la pechera, al lado de la corbata azul y beis, llevaba prendida la identificación. Tenía la mirada clavada en ella mientras le daba al jefe Walker una tercera hoja de papel.
El capitán echó un vistazo a la hoja, después la deslizó a través de la mesa y le ofreció un bolígrafo de la marca Bic.
—¿Qué es esto? —Centró la atención en el documento y trató de ignorar a la detective Volkova.
—El acuerdo de colaboración—contestó Walker—. ¿Tiene novio? ¿Alguna relación en este momento?
—No. —Negó con la cabeza y miró el documento que tenía delante. Llevaba algún tiempo sin tener una relación seria. Encontrar a alguien interesante y atractivo resultaba extremadamente difícil. Cuando espíritu y mente decían sí, su cuerpo se las arreglaba para decir no. Y viceversa. Se pasó los dedos por el pelo mientras estudiaba los papeles—. No tengo.
—Ahora ya tiene. Salude a su nueva novia.
Un horrible presentimiento se apoderó de ella y Lena clavó la mirada en la almidonada camisa blanca de Julia Volkova. Luego subió la vista desde la estrecha corbata hasta la garganta bronceada, desde la barbilla a la línea firme de su boca.
Curvó los labios hacia arriba en una sonrisa lenta y sensual.
—Hola, preciosura.
Lena se incorporó y dejó el boli a un lado.
—Quiero un abogado.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Sáb Jun 06, 2015 11:53 pm

Capítulo 3

Lena llamó por teléfono a su asesor fiscal, quien, a su vez, le dio el nombre de un abogado defensor. Se lo imaginó como a Jerry Spence, el telepredicador, con un abrigo largo de piel de ante dispuesto a patear traseros en su nombre. En su lugar tenía a Ronald Lowman, un joven engreído con el pelo al uno y un traje Brooks Brothers. Se reunió con ella en la celda durante diez minutos, luego la dejó sola otra vez. Cuando regresó, ya no estaba tan seguro de sí mismo.
—Acabo de hablar con el fiscal —comenzó—. Van a seguir adelante con el proceso que han iniciado contra usted. Creen que sabe algo acerca del Monet robado al señor Hillard y no van a dejar que salga de aquí.
—No sé nada sobre esa estúpida pintura. Soy inocente —dijo mirando ceñuda al hombre que había contratado para proteger sus intereses.
—Escuche, señorita Katina, creo que es inocente. El caso es que el fiscal, el jefe de policía Walker, el capitán Luchetti y al menos un detective no lo creen. —Dejó escapar una bocanada de aire y cruzando los brazos sobre el pecho, continuó—: No van a tratarla con amabilidad. Y menos ahora que sabe que usted y su socio son sospechosos. Si nos negamos a ayudarlos en esta investigación, seguirán adelante con el cargo de asalto con agravante. Pero realmente no quieren hacerlo. Quieren al señor Carter, sus libros privados y la lista de sus contactos. Quieren, si es posible, recuperar la obra de arte del señor Hillard. Quieren que colabore con ellos.
Ella ya sabía lo que querían y no necesitaba que un abogado recién salido de la facultad de Derecho se lo dijera. Si quería librarse de todo aquello, tenía que participar en una investigación secreta de la poli. Tenía que convencer a Kevin de que había contratado a su «novio» para que se encargara de todos los arreglos pendientes de la tienda. Tenía que cerrar la boca y cruzarse de brazos mientras el detective Siniestro reunía pruebas de la participación de su buen amigo y socio en un robo a gran escala.
Por primera vez en su vida, sus creencias y sus deseos no contaban en absoluto.
A nadie parecía importarle que sus principios morales entraran en conflicto; todos aquellos valores íntegros que había adquirido de culturas y religiones diferentes a lo largo de su vida. Le exigían que abandonara sus estrictos principios, le exigían que traicionara a un amigo.
—No creo que Kevin haya robado nada.
—No estoy aquí para representar a su socio. Estoy aquí para representarla a usted y, si él es culpable, la ha implicado en un crimen muy serio. Podría perder su negocio o, como mínimo, su reputación como mujer de negocios honesta. Y si Kevin es inocente, usted no tiene nada que perder y mucho que ganar. Asuma que es la única manera que tiene de ayudar a su socio. De no ser así tendremos que ir a juicio.
Si solicitamos un juicio con jurado probablemente no iría a prisión, pero quedaría fichada.
Ella alzó la vista. La idea de quedar fichada le importaba más de lo que creía.
Por supuesto, nunca antes había pensado en sí misma como en una infractora de la ley.
—Si acepto que vengan a la tienda, ¿se marcharán una vez que la registren?
Él se levantó y miró su reloj.
—Déjeme hablar con el fiscal a ver si puedo obtener algunas concesiones más. Quieren que colabore con ellos ya, así que supongo que las harán.
—¿Cree que debería firmar el acuerdo?
—Depende de usted, pero sería la mejor opción. Les deja trabajar a puerta cerrada algunos días y luego se van. Me aseguraré de que dejan la tienda en las mismas condiciones en las que está ahora o mejor. Conservará el derecho al voto y a poseer un arma. Aunque le recomiendo que consiga una licencia para llevarla.
Parecía tan simple, y sin embargo, aquella situación no dejaba de ser horrible.
Finalmente, firmó el documento que la convertía en informante confidencial y el consentimiento de registro y se preguntó si le pondrían algún nombre en clave en plan chica Bond.
Después de que la soltaran, se fue a casa y trató de sumergirse en el placer que normalmente encontraba al hacer las mezclas de aceites esenciales. Necesitaba terminar la base para el aceite de masaje antes del Coeur Festival, pero cuando intentó rellenar los pequeños frascos azules se hizo un lío y tuvo que detenerse. Tampoco tuvo mucho éxito al colocarles las etiquetas.
Su mente y espíritu estaban divididos; tenía que encontrar el equilibrio interior.
Se sentó con las piernas cruzadas en el dormitorio y trató de relajarse antes de que le estallase la cabeza. Pero el oscuro rostro de Julia Volkova invadió su mente interrumpiendo su meditación.
La detective Volkova era todo lo opuesto a cualquiera que tuviera en cuenta para una cita. Tenía indomable pelo oscuro, piel morena e intensos ojos azules. La boca firme y sensual. Hombros firmes y manos fuertes. Era realmente odiosa..., pero había habido días, antes de que hubiera decidido que era una acosadora, que había considerado su oscura mirada, salvaje y sensual. Como en el supermercado, cuando la había observado desde debajo de aquellas pestañas negras y ella había comenzado a derretirse allí mismo, en el pasillo de los congelados. Su presencia desprendía fuerza y confianza y no importaba cuántas veces en su vida hubiera intentado ignorar a las personas atractivas e imponentes, nunca había tenido éxito.
Era por su propia estatura. Hacía que se inclinara por la persona más alta que hubiera alrededor. Medía uno setenta y nueve, aunque nunca admitiría ni un centímetro más que uno setenta y cinco ya que hasta donde podía recordar siempre había tenido problemas por su altura. Durante todos los cursos de primaria había sido la chica más alta de la clase. Había sido torpe y huesuda, y había seguido creciendo cada día más.
Le había rezado a todos los dioses que conocía para que intervinieran. Había querido despertar un día con pies y pechos pequeños. Por supuesto, eso no había ocurrido, pero en el último curso algunos chicos la alcanzaron en estatura y unos cuantos incluso la habían sobrepasado lo suficiente como para invitarla a salir. Su primer novio había sido el capitán del equipo de baloncesto. Pero después de tres meses, la había dejado por la animadora principal, Mindy Crenshaw, que medía uno sesenta.
Aun hoy tenía que recordarse no encoger los hombros cuando estaba cerca de mujeres más bajas.
Lena perdió la esperanza de encontrar su equilibrio interior y en su lugar decidió prepararse un baño caliente. Hizo una mezcla especial de aceite de ylangylang y lavanda y lo echó en el agua. Esperaba que la mezcla de esencias la ayudara a relajarse. Gabrielle no sabía si funcionaría, pero olía maravillosamente bien. Se metió lentamente en el agua perfumada y reclinó la cabeza contra el borde de la bañera. El calor la envolvió y cerró los ojos. Los acontecimientos del día volvieron a su mente y el recuerdo de Julia Volkova, a sus pies en el suelo, con el aliento entrecortado y las pestañas pegadas a los párpados, dibujó una sonrisa en sus labios. La imagen logró relajarla de una manera que no había conseguido una hora de meditación.
Se aferró al recuerdo y a la esperanza de que tal vez algún día, si se comportaba bien y su karma quería recompensarla, volvería a tener la oportunidad de rociarlo con otro bote de súper laca.
Julia entró por la puerta trasera de la casa de sus padres sin llamar y puso el transportín para mascotas en el mostrador de la cocina. Oyó el sonido del televisor que provenía de la sala a su derecha. Una puerta de la alacena estaba apoyada contra la encimera y había un taladro al lado del fregadero, un proyecto más olvidado antes de ser terminado. El padre de Julia, Oleg, había proporcionado una vida desahogada a su esposa y a sus cinco hijas con sus ingresos como constructor de casas, pero parecía que nunca terminaba nada en la suya. Julia sabía por años de experiencia que su madre tendría que amenazar con contratar a alguien para que el trabajo fuera rematado.
—¿Hay alguien en casa? —llamó Julia, aunque había visto los coches de sus padres en el garaje.
—¿Eres tú, July? —La voz de Larissa Volkova apenas podía oírse por encima del sonido de tanques y disparos. Acababa de interrumpir uno de los pasatiempos favoritos de su padre: las películas de John Wayne.
—Sí, soy yo. —Metió la mano en el transportín y Sam subió a su brazo.
Larissa entró en la cocina. Llevaba el cabello negro con vetas blancas recogido hacía atrás con una cinta elástica roja. Le echó una mirada al loro gris africano de treinta centímetros posado en lo alto del hombro de Julia y se detuvo en seco. Frunció los labios y arrugó el entrecejo disgustada.
—No podía dejarlo solo en casa —se excusó Julia antes de que ella pudiera expresar su malestar—. Ya sabes cómo se pone cuando siente que no le presto la suficiente atención. Le hice prometer que esta vez se comportaría. —Encogió el hombro y miró a su pájaro—. Díselo, Sam.
El loro parpadeó con sus ojos negros y amarillos y cambió el peso de un pie a otro.
—Anda, alégrame el día —dijo Sam con voz chillona.
Julia volvió a mirar a su madre y sonrió como una madre orgullosa.
—Ves, sustituí el vídeo de Jerry Springer por otro de Clint Eastwood.
Larissa cruzó los brazos sobre su camiseta de Betty Boop. Apenas medía uno cincuenta y cinco, pero siempre había sido la reina y señora del clan Volkov.
—Si vuelve a decir groserías otra vez, lo dejas fuera.
—Tus nietos le enseñaron esas palabrotas cuando estuvieron aquí en Semana
Santa —dijo, refiriéndose a sus diez sobrinos.
—No eches la culpa de su mal comportamiento a mis nietos. —Joyce suspiró y se puso las manos en la cintura—. ¿Has cenado?
—Bueno, comí algo al salir del trabajo.
—No me digas más: pollo grasiento del bar y esas horribles patatas fritas. —
Sacudió la cabeza—. Aún me queda algo de lasaña y una buena ensalada verde. Te las puedes llevar a casa.
Como en casi todas las familias, las mujeres Volkova demostraban su amor y preocupación a través de la comida. Normalmente a Julia no le importaba, excepto cuando todas decidían hacerlo al mismo tiempo. O cuando discutían sobre sus hábitos alimentarios como si tuviera diez años y viviera a base de patatas fritas.
—Eso sería genial —miró a Sam—. La abuelita te hizo lasaña.
—Bueno. Ya que él es lo más cercano a un nieto que voy a tener de ti, supongo que será bienvenido. Pero asegúrate de que modera el lenguaje.
Hablar de nietos era todo lo que Julia necesitaba para batirse en retirada. Sabía que si no se escabullía ahora, la conversación derivaría inevitablemente hacia las mujeres que parecían entrar y salir de su vida con tanta frecuencia.
—Sam se ha reformado —dijo pasando por su lado y entrando en la sala de estar decorada por su madre con su más reciente adquisición en el mercadillo: un par de espadas y un escudo a juego. Encontró a su padre sentado en su sillón reclinable «La-Z-Boy» con el mando en una mano y un gran vaso de té helado en la otra. Había una caja de cigarrillos y un mechero sobre la mesita que separaba el sillón del sofá a juego. Oleg tenía casi setenta años y Julia había notado recientemente que le estaba ocurriendo algo extraño en el pelo. Todavía era tupido y completamente blanco, pero durante el último año había comenzado a ponerse de punta en la parte de delante como si estuviera siendo agitado por un fuerte viento desde atrás.
—Ya no se hacen películas como éstas —dijo Oleg sin apartar los ojos del televisor. Bajó el volumen antes de añadir—: con todos esos efectos especiales que usan hoy en día los personajes no parecen creíbles. John Wayne sabía cómo pelear y eso se nota.
Tan pronto como Julia se sentó, Sam saltó de su hombro y se agarró al respaldo del sofá con sus negros pies escamosos.
—No te alejes demasiado —dijo Julia a su pájaro. Después tomó un cigarrillo y lo deslizó entre sus dedos, pero no lo encendió. Quería que Sam respirara el menor humo posible.
—¿Vuelves a fumar otra vez? —le preguntó oleg, apartando finalmente la mirada del Duke—. Creía que lo habías dejado. ¿Qué pasó?
—Norris Hillard —fue la escueta respuesta. No necesitaba explicar más. A esas alturas todo el mundo sabía del Monet robado. Y quería que todo el mundo lo supiera. Quería que las personas implicadas se pusieran nerviosas. Las personas nerviosas cometían errores. Y cuando lo hacían, ella estaba allí para hacerlos caer. No obstante, no haría caer a Lena Katina.
No importaba que estuviera implicada hasta las cejas. No importaba si había cortado la pintura del marco con sus propias manos. Tenía inmunidad absoluta no sólo del cargo de asalto y de cualquier acusación sobre el caso Hillard, sino también sobre cualquier robo anterior. Ese abogado suyo podía ser joven, pero era una pequeña sabandija.
—¿Hay pistas?
—Unas cuantas. —Su padre no hizo las preguntas pertinentes y Julia no ofreció ninguna explicación—. Necesito que me prestes el taladro y algunas herramientas. — Aunque pudiera hacerlo, Julia no deseaba hablar de su informante confidencial.
Normalmente no se fiaba de sus confidentes, pero esta última era tan poco fiable como una caja de Post Toasties y el incidente con la Derringer casi le había costado otra degradación. Una cagada más y no dudarían en trasladarlo a otro departamento.
Después de la pesadilla que había tenido lugar en el parque esa mañana tenía que entregar la cabeza de Carter en bandeja. Era la oportunidad de redimirse. Si no lo hacía temía que lo degradaran hasta lo más bajo a la división de patrulla nocturna por lo que ya podría ir olvidándose de volver a ver la luz del día. No tenía nada contra los policías de uniforme. Eran los que estaban en primera línea y no podría cumplir su trabajo sin ellos, pero había trabajado demasiado y aguantado demasiados sinsentidos para dejar que una pelirroja chiflada se cargara toda su carrera.
—Julia, conseguí algo para ti el fin ele semana pasado—lo informó su madre mientras atravesaba la sala hacia la parte trasera de la casa.
El último algo que su madre había conseguido para ella había sido un par de pavos reales de aluminio que supuestamente debía colgar en la pared. De momento, estaban debajo de su cama al lado de un enorme búho de ganchillo.
—Ah, genial —gimió y lanzó el cigarrillo sin encender a la mesita—. Desearía que no hiciese eso. Odio esa mi**** de los mercadillos.
—Acéptalo, hija, es una enfermedad —dijo su padre, volviendo a mirar el televisor—. Es una enfermedad como el alcoholismo. Es incapaz de resistirse a su adicción.
Cuando Larissa Volkova regresó, llevaba media silla de montar cortada en sentido longitudinal.
—Lo conseguí por cinco dólares —se jactó, y la colocó en el suelo junto al pie de Julia—. Querían diez pero regateé.
—Odio esa mi**** de los mercadillos —imitó Sam, luego chilló—: braa...ck.
La mirada de Larissa se movió de su hija al pájaro posado en el respaldo del sofá.
—Será mejor que no se cague ahí.
Julia no podía prometer tal cosa. Señaló la silla de montar.
—¿Qué se supone que voy a hacer con eso? ¿Encontrar medio caballo?
—Lo cuelgas en la pared. —Sonó el teléfono y se encogió de hombros mientras se encaminaba hacia la cocina—. Tiene unos ganchos por algún lado.
—Mejor clávalo directamente en la pared, hijo —recomendó su padre—. O corres el riesgo de que se te caiga encima.
Julia clavó los ojos en la silla de montar con un solo estribo. El espacio debajo de su cama estaba casi abarrotado. La risa de su madre sonó en la habitación de al lado sobresaltando a Sam, que agitó sus alas mostrando las plumas rojas bajo su cola, luego voló por encima del televisor y se posó sobre la parte superior de una jaula de madera con un nido falso y huevos de plástico encolados en su interior. Inclinó la cabeza gris hacia un lado, abrió el pico, e imitó el timbre del teléfono.
—Sam, no hagas eso—advirtió Julia una fracción de segundo antes de que el ave imitara la risa de Larissa con tal perfección que resultó realmente espeluznante.
—Ese pájaro tuyo va a terminar en una bolsa del Shake´n Bake —predijo su padre.
—A mí me lo vas a decir. —Sólo esperaba que Sam no hiciese trizas el nido de madera con el pico.
La puerta principal se abrió de golpe y el sobrino de Julia de siete años, Daniil, entró en la casa corriendo seguido de las sobrinas de Julia, Emma, de trece años e Inna, de diez.
—Hola, tía Julia —dijeron las niñas al unísono.
—Hola, chicas.
—¿Trajiste a Sam? —quiso saber Emma.
Julia señaló el televisor con la cabeza.
—Está un poco nervioso. No le griten ni hagan movimientos bruscos alrededor de él. Y no le enseñen más palabrotas.
—No lo haremos, tía Julia —prometió Inna, pero sus ojos estallan demasiado abiertos para parecer inocentes.
—¿Qué es eso? —preguntó Daniil, apuntando hacia la silla de montar.
—Es la mitad de una silla de montar.
—¿Para qué sirve?
«Tú lo has dicho.»
—¿La quieres?
—¡No!
Tanya, la hermana de Julia, entró en la casa poco después y cerró la puerta tras
—Hola, papá—dijo, luego miró a su hermana—. Hola July. Veo que mamá te dio la silla de montar. ¿Puedes creer que la consiguió por cinco pavos?
Obviamente Tanya también había sido contagiada por la enfermedad del mercadillo.
—¿Quién se tiró un pedo? Braa...ck.
—Paren ya chicas —amonestó Julia a las dos niñas que estaban tiradas en el suelo con un ataque de risa.
—¿Qué tiene tanta gracia? —Preguntó su madre mientras entraba en la sala, pero antes de que alguien pudiera responderle el teléfono sonó otra vez—. Por el amor de Dios. —Sacudió la cabeza y volvió a la cocina, sólo para volver un instante después meneando de nuevo la cabeza—. Colgaron antes de que pudiera contestar. Julia dirigió una mirada desconfiada a su pájaro y sus sospechas se confirmaron cuando Sam ladeó la cabeza y el teléfono volvió a sonar.
—Por el amor de Dios —repitió su madre y volvió a la cocina.
—Mi papá se comió un insecto —dijo Daniil a Julia, llamando su atención—.
Asamos perritos calientes y se comió un bicho.
—Bueno, Ben se lo llevó de acampada porque cree que las chicas y yo lo estamos afeminando —dijo la hermana de Julia, sentándose en el sofá a su lado—. Dijo que necesitaba llevarse a Daniil para hacer cosas de hombres.
Julia pareció entenderlo perfectamente. Se había criado con cuatro hermanas mayores que le habían vestido con sus ropas y le habían pintado los labios. Le habían convencido de hacer bastantes locuras y hacían lo que querían con ella por ser la menor. Sus hermanas unidas eran como Bondini; nunca olvidaban nada. Mientras crecían habían disfrutado y, simplemente, había sido un infierno para su psique.
Pero si sospechaba por un segundo que las parejas de sus hermanas no las trataban bien, les propinaría gustosamente una buena paliza a cada uno de ellos.
—Un insecto aterrizó en el perrito caliente de Daniil, que se puso a llorar negándose a probarlo —continuó Tanya—. Lo cual es completamente comprensible y no puedo culparlo, pero Ben agarró el insecto y se lo comió haciéndose el machote. Y le dijo: «si yo puedo comer el maldito insecto, tú puedes comer el perrito caliente».
Sonaba razonable.
—¿Te comiste el perrito caliente? —preguntó Julia a su sobrino.
Daniil asintió con la cabeza y su sonrisa mostró el hueco de sus dientes frontales.
—Después, yo también me comí un bicho. Uno negro.
Julia miró fijamente la cara pecosa de su sobrino y compartieron una sonrisa conspiradora. Una sonrisa de entendimiento mutuo. Una sonrisa que las chicas nunca podrían entender.
—Colgaron otra vez —anunció Larissa, entrando en la habitación.
—Te hace falta un identificador de llamadas —le dijo Tanya—. Nosotros lo tenemos y siempre miro para saber quién está llamando antes de contestar.
—Quizá lo ponga —dijo su madre, sentándose en una vieja mecedora con cojines pintados, pero cuando su trasero tocó el asiento, el timbre volvió a sonar—. Me estoy haciendo vieja —suspiró levantándose—. Alguien está jugando con el teléfono.
—Usa la opción de devolver la última llamada recibida. Te lo enseñaré. — Tanya se levantó y siguió a su madre a la cocina.
A las chicas les volvió a dar un ataque de risa y Daniil se cubrió la boca con la mano.
—Sí —dijo Oleg sin apartar la vista del Duke—. Ese pájaro está coqueteando con el desastre.
Julia colocó las manos detrás de la cabeza, cruzó los tobillos y se relajó por primera vez desde el robo del Monet del señor Hillard. Los Volkov eran bastante escandalosos y estar sentada en el sofá de su madre rodeado de todo ese bullicio le hacía sentir de nuevo en casa. También le recordaba su propia casa vacía en el otro extremo de la ciudad.
Hasta hacía un año, no le había preocupado nada el asunto de encontrar una esposa y formar una familia. Siempre había pensado que tenía tiempo, pero recibir un disparo le había hecho ver las cosas desde otra perspectiva. Le había recordado qué era importante en la vida: una familia como la suya.
Claro, tenía a Sam y vivir con Sam era como vivir con un niño de dos años, desobediente, pero muy entretenido. Sin embargo, no podía hacer fuegos de campamento ni perritos calientes con Sam. No podía comer insectos. La mayor parte de los polis de su edad tenía hijos, y mientras había estado tirado en casa recuperándose, había comenzado a preguntarse cómo sería participar en las ligas infantiles y mirar cómo sus hijos corrían a las bases. Imaginarse a los hijos era la parte fácil. Pensar en una esposa era un poco más difícil.
No creía ser demasiado selectivo, pero sabía qué le gustaba y qué no le gustaba en una mujer. No quería una mujer que se pusiera histérica por cosas como los aniversarios mensuales y a la que no le gustara Sam. Sabía que tampoco quería una mujer vegetariana demasiado preocupada por la grasa y el tamaño de sus muslos.
Quería volver a casa al salir del trabajo y tener a alguien esperándole. Quería llegar a casa sin llevar la cena. Quería una chica práctica, alguien con ambos pies firmemente plantados en el suelo. Y por supuesto, quería a alguien que le gustara el sexo que a ella le gustaba. Tórrido, definitivamente tórrido. Unas veces rudo y picante, otras no, pero siempre desinhibido. Quería una mujer a la que no le diera miedo tocarle ni que se asustara si la tocaba. Quería mirarla y sentir cómo la lujuria atravesaba su vientre, y saber que ella sentía lo mismo que sentía.
Siempre había creído que reconocería a la mujer adecuada en cuanto la viera.
Realmente no tenía ni idea de cómo lo sabría, sólo sabía que lo haría. Sentiría como si lo dejaran totalmente K.O. o lo fulminara un rayo, y entonces lo sabría.
Tanya volvió a la sala con el ceño fruncido.
—El último número que llamó era de Bernese, la amiga de mamá. ¿Por qué Bernese estará tomándole el pelo por teléfono?
Julia se encogió de hombros y confió en que su hermana no averiguara quién era el verdadero culpable.
—Tal vez está aburrida. Cuando era novato, una viejecita nos hacía ir una vez al mes a su casa alegando que había ladrones que intentaban robar sus preciosos perros afganos.
—¿Y lo hicieron?
—Diablos, no. Deberías ver esas cosas, eran verde, naranja y púrpura. Joder, te quedabas ciego si las mirabas fijamente. De todas maneras siempre nos tenía preparadas unas galletas y un par de refrescos. Las personas mayores suelen sentirse solas y hacen cosas de lo más extrañas simplemente para tener a alguien con quien hablar.
Los ojos verdosos de Tanya se clavaron en los suyos y el ceño se le hizo más profundo.
—Eso es lo que te va a ocurrir a ti si no encuentras a alguien que te cuide.
Las mujeres de su familia siempre le fastidiaban sobre su vida amorosa, pero desde que le habían disparado, su madre y sus hermanas habían redoblado sus esfuerzos para verle felizmente casada. Relacionaban matrimonio con felicidad.
Querían que ella viviera su versión del «y comieron perdices» y aunque entendía su preocupación, le volvían loca. No se atrevía a insinuarles que en realidad pensaba en eso seriamente. Si lo hiciese, caerían sobre ella como buitres carroñeros.
—Conozco a una mujer realmente agradable que...
—No —la interrumpió Julia, aún no estaba dispuesta a considerar a las amigas de su hermana. Se la imaginaba contando cada pequeño detalle a su familia. Tenía treinta y cinco años, pero sus hermanas todavía le trataban como si tuviera cinco.
Como si no fuera capaz de encontrar su trasero sin que le dijeran que estaba al final de la espalda.
—¿Por qué?
—No me gustan las mujeres agradables.
—Eso es lo que te pasa. Estás más interesada en el tamaño de los senos que en su personalidad.
—No me pasa nada. Y no es el tamaño de los senos, es la forma lo que cuenta.
Tanya resopló. Julia no recordaba haber oído un sonido parecido a otra mujer.
—¿Qué? —preguntó.
—Vas a ser una vieja muy solitaria.
—Tengo a Sam para acompañarme y probablemente me sobreviva.
—Un pájaro no cuenta, July. ¿Tienes novia ahora? ¿Alguien que presentar a la familia? ¿Alguien con quien considerarías casarte?
—No.
—¿Por qué no?
—No he encontrado a la mujer adecuada.
—Si hasta los del corredor de la muerte encuentran una mujer para casarse, ¿por qué razón no lo haces tú?
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Sáb Jun 06, 2015 11:55 pm

Capítulo 4

El pequeño distrito histórico de Hyde Park estaba situado al pie de las colinas de Boise. En los años setenta el distrito había padecido la dejadez causada por el éxodo a los suburbios y la popularidad de las casas prefabricadas. Pero en los últimos años los negocios se habían modernizado y se habían reformado las tiendas.
Como resultado la ciudad había vuelto a renacer.
Con una longitud de tres manzanas, Hyde Park estaba en medio de los barrios residenciales más antiguos de la ciudad. Sus habitantes eran una variopinta mezcla de bohemios y gente influyente. Ricos, pobres, jóvenes o ancianos que llevaban tanto tiempo allí como las aceras agrietadas. Artistas que luchaban por abrirse camino y prósperos yuppies vivían unos al lado de otros. Pequeñas casas púrpura con cornisas color naranja junto a casas victorianas con caminos adoquinados.
Los negocios del barrio eran tan eclécticos como los residentes. La vieja zapatería estaba abierta desde que se podía recordar y en la misma manzana un chico podía cortarse el pelo por siete pavos. Lo mismo se podía tomar tacos que pizza, un café expreso que ropa interior comestible en la tienda de lencería Naughty or Nice. Podías cenar en el autoservicio 7-Eleven después de llenar el depósito de gasolina, y comprar desde un Slurpie a un National Enquirer. Podías perderte entre las callejuelas para hacer prácticamente de todo, desde curiosear en librerías de segunda mano hasta intentar hacerte con raquetas para la nieve o bicicletas. Hyde Park tenía de todo. Y Lena Katina y Anomaly encajaban allí perfectamente.
El sol matutino se derramaba sobre el barrio iluminando directamente el escaparate de Anomaly y llenando la tienda de luz. El escaparate estaba repleto de una gran variedad de platos orientales de porcelana y lavamanos. Una vidriera dorada de unos treinta centímetros con grandes palomas dibujadas en la superficie llenaba de sombras irregulares la alfombra berberisca.
Lena estaba en la parte oscura de la tienda, añadiendo algunas gotas de aceite a un delicado vaporizador de cobalto. Durante más de un año, había experimentado con diferentes aceites esenciales. Todo el proceso era un ciclo continuo de probar, equivocarse y volver a probar.
Estudiaba las propiedades químicas mezclando los aceites en pequeños frascos, utilizando las pipetas y los quemadores como si de un científico loco se tratase. Crear aromas maravillosos satisfacía su lado más artístico. Creía que ciertos aromas podían curar mente, cuerpo y espíritu, ya fuera por sus propiedades químicas o evocando imágenes cálidas y agradables que sosegaban el alma. Sin ir más lejos la semana anterior había logrado crear con éxito un preparado único. Lo había embotellado en bellos frascos rosas y como parte del marketing, había colmado la tienda de una suave fragancia a flores y cítricos embriagadores. Lo vendió todo el primer día.
Esperaba que le fuera igual de bien en el Coeur Festival.
El preparado que se traía entre manos no era tan especial, pero era muy conocido por sus efectos relajantes. Enroscó el cuentagotas al frasco de pachuli y lo devolvió a la caja de madera que contenía los demás aceites. Cogió otro de los pequeños frascos que contenía salvia y, con mucho cuidado, añadió dos gotas. Se suponía que ambos aceites combinados ayudarían a reducir la tensión nerviosa, relajarían, y aliviarían el exceso de cansancio. Esa mañana, con un policía a punto de infiltrarse en la tienda, Lena necesitaba las tres cosas a la vez.
La puerta trasera de Anomaly se abrió y cerró, y se sintió invadida por el pánico. Miró por encima del hombro hacia la parte trasera de la tienda.
—Buenos días, Kevin —saludó a su socio.
Le temblaron las manos mientras cambiaba de frasco. Eran las nueve y media de la mañana y ya tenía los nervios de punta, y además estaba que se caía de sueño. No había dormido en toda la noche intentando convencerse a sí misma de que podría mentir a Kevin. De que no era tan malo permitir que la detective Volkova trabajara de encubierto en la tienda si con ello ayudaba a limpiar el nombre de Kevin. Pero tenía varios problemas graves: era una mentirosa deplorable y, para ser sinceros, no creía que pudiera fingir que le gustaba la detective pues era incapaz de imaginarse a sí misma como su novia.
Odiaba mentir. Odiaba crear mal karma. Pero realmente, ¿qué era una mentirijilla más cuando estaba a punto de crear una perturbación kármica de proporciones sísmicas?
—¡Hola! —saludó Kevin desde el vestíbulo encendiendo las luces—. ¿Qué estás mezclando hoy?
—Pachuli y salvia.
—¿Y no acabará oliendo la tienda como un concierto de esos hippies de Grateful Dead?
—Probablemente. Lo hice para mi madre. —Además de ayudar a relajarse, el perfume le recordaba cosas agradables, como el verano en que ella y su madre habían seguido a los Grateful Dead a lo largo del país. Lena tenía diez años y le había encantado dormir en la furgoneta Volkswagen, comer tofú y teñir todo lo que caía en sus manos. Su madre lo había llamado el verano del despertar. Lena no sabía exactamente qué era lo que había despertado, pero había sido la primera vez que su madre había hablado de sus poderes psíquicos. Antes de eso eran metodistas.
—¿Qué tal las vacaciones de tu madre y tu tía? ¿Has hablado con ellas?
Lena cerró la tapa de la caja de madera y miró a Kevin, que estaba al otro lado de la habitación, en la puerta de la oficina que compartían.
—No, no hablo con ellas desde hace unos días.
—Cuando vuelvan, ¿se quedarán en su casa de la ciudad unos días o irán al norte con tu abuelo?
Suponía que el interés de Kevin por su madre y su tía tenía más que ver con el hecho de que le ponían nervioso que con la simple y genuina curiosidad. Inessa y Raísa Katina no sólo eran cuñadas, sino que también eran las mejores amigas del mundo y vivían juntas. Algunas veces se leían el pensamiento, lo que podía llegar a ser espeluznante si no estabas acostumbrado.
—No estoy segura. Creo que vendrán a Boise para recoger a Beezer, luego irán en coche al norte para ver qué tal anda mi abuelo.
—¿Beezer?
—El gato de mi madre —contestó Lena. La culpa le estaba creando un nudo en el estómago mientras miraba fijamente los familiares ojos azules de su amigo. El ya pasaba de los treinta años pero aparentaba alrededor de veintidós. Era unos centímetros más bajo que Gabrielle y tenía el pelo rubio claro. Era contable de profesión y anticuario de vocación. Manejaba la parte administrativa de Anomaly dejándole a Gabrielle total libertad para expresar su creatividad. No era un criminal y no creía en lo más mínimo que usara la tienda como tapadera para vender artículos robados. Abrió la boca para contarle la mentira que había memorizado en la comisaría de policía, pero las palabras se le quedaron atascadas en la garganta.
—Trabajaré esta mañana en la oficina —dijo él, desapareciendo por la puerta.
Lena cogió un encendedor para prender una vela de té en el pequeño vaporizador. Una vez más se dijo a sí misma que realmente estaba ayudando a Kevin aunque él no lo supiera. No era como si se lo estuviera sirviendo en bandeja a la detective Volkova, ¿verdad?
¿A quién engañaba? No podía ni mentirse a sí misma, pero tampoco podía hacer nada. El detective llegaría a la tienda en menos de veinte minutos y ella tenía que hacerle creer a Kevin que lo había contratado como manitas durante unos días.
Se metió el encendedor en el bolsillo de la falda de gasa y se dirigió a su escritorio, que estaba atestado con artículos de oficina. Recorrió con la mirada la cabeza rubia de Kevin inclinada sobre unos documentos, aspiró profundamente y dijo:
—He contratado a una persona para trasladar la estantería a la trastienda —dijo obligándose a mentir—. ¿Te acuerdas que hace tiempo hablamos de ello?
Kevin levantó la cabeza y frunció el ceño.
—Lo que recuerdo es que decidimos esperar hasta el año próximo.
No, él había decidido por los dos.
—Creo que no puede posponerse más, así que contraté a una manitas. Mara puede ayudarle —dijo, refiriéndose a la joven universitaria que trabajaba en la tienda media jornada por las tardes—. Julia estará aquí en unos minutos. —Posar su mirada culpable en Kevin fue una de las cosas más difíciles que había hecho en su vida.
El silencio se extendió entre ellos durante largos segundos mientras la miraba con el ceño fruncido.
—Esta Julia no formará parte de tu familia, ¿no?
El solo pensamiento de la detective Volkova compartiendo sus genes la perturbó tanto como tener que fingir que era su novia.
—No —Lena enderezó una pila de facturas—. Te alegrará saber que Julia no es de mi familia —Fingió interesarse en la hoja que tenía delante. Luego escupió la mayor mentira de todas—. Es mi novia.
El ceño fruncido desapareció y la miró totalmente estupefacto.
—Ni siquiera sabía que tuvieses novia. ¿Por qué no lo has mencionado antes?
—No quise decir nada hasta estar segura de mis sentimientos—dijo, soltando una mentira tras otra—. No quería que me diera mala suerte.
—Ah. Bien, ¿cuánto hace que le conoces?
—No mucho. —Eso sí que era verdad, pensó.
—¿Cómo le conociste?
Pensó en las manos de Julia recorriéndole las caderas, los muslos, los senos y en su ingle presionando la de ella, y el calor subió por su cuello y le tiñó las mejillas.
—Corriendo por el parque —dijo, sabiendo que sonaba tan culpable como se sentía.
—Creo que este mes no nos lo podemos permitir. Tenemos que pagar ese envío de Baccarat. Sería mejor el mes que viene.
El mes que viene podría ser mejor para ellos, pero no para el Departamento de Policía de Boise.
—Tiene que ser esta semana. Lo pagaré yo. No te importa, ¿no?
Kevin se recostó en la silla y cruzó los brazos.
—O sea, que hay que hacerlo ya. ¿Por qué ahora? ¿Qué pasa?
—Nada. —Fue la única respuesta que se le ocurrió.
—¿Qué me estás ocultando?
Lena observó los perspicaces ojos azules de Kevin y, no por primera vez, pensó en contárselo todo. Después podrían trabajar los dos en secreto, hombro con hombro para limpiar el nombre de Kevin. Luego se acordó del acuerdo de confidencialidad que había firmado. Las consecuencias de romperlo eran muy serias, pero malditas fueran todas ellas. Al único a quien le debía lealtad era a Kevin, y merecía que fuera sincera con él. Era su socio, y más importante aún, su amigo.
—Estás colorada y pareces molesta.
—Un sofoco repentino.
—No eres lo suficientemente mayor para tener sofocos. Me estás ocultando algo. Tú no eres así. ¿Estás muy enamorada de tu manitas?
Lena apenas contuvo un jadeo horrorizado.
—No.
—Debe de ser lujuria.
—¡No!
Se oyó un golpe en la puerta trasera.
—Ahí está tu novia —dijo Kevin.
Puede que todo lo que pensaba se le reflejara en la cara, pero lo que Kevin estaba pensando en realidad era que estaba loca por la manitas que había contratado. Algunas veces su socio creía que lo sabía todo, aunque no tuviera la más remota idea de nada. Claro que lo que ella sabía de los hombres demostraba que eso, generalmente, les pasaba a todos. Dejó las facturas sobre el escritorio y salió de la habitación. Actuar como la novia de Julia resultaba perturbador. Atravesó el almacén de la parte trasera, que disponía de una pequeña cocina, y abrió la pesada puerta de madera.
Y allí estaba ella, con unos Levi's gastados, una camiseta blanca y su inconfundible aura negra. Se había cortado el pelo y unas gafas oscuras tipo aviador le cubrían los ojos. Tenía una expresión indescifrable.
—Llegas justo a tiempo —dijo a su reflejo en las gafas.
Julia arqueó una ceja.
—Siempre lo hago. —La tomó del brazo con una mano y cerró la puerta tras ella con la otra—. ¿Llegó Carter?
Sólo un hilo de aire separaba la pechera de su blusa del torso de Julia y se vio envuelta en el perfume a sándalo y madera de cedro, y a algo tan intrigante que deseó poder darle nombre para embotellarlo.
—Sí —dijo, y se soltó de su mano. Se deslizó por detrás de él y bajó al callejón deteniéndose en el lado contrario al contenedor. Todavía podía sentir la presión de sus dedos en el brazo.
Julia la siguió.
—¿Qué le has dicho? —preguntó en voz baja.
—Lo que me dijisteis que le dijera. —Su voz era apenas un susurro cuando continuó—. Que contraté a mi novio para trasladar algunos estantes.
—¿Y te creyó?
Hablar a su reflejo la enervaba y bajó la mirada de las gafas de sol a la curva del labio superior.
—Por supuesto. Sabe que nunca miento.
—Ajá. ¿Debería saber algo más antes de que me presentes a tu socio?
—Bueno, una cosa.
Julia apretó los labios ligeramente.
—¿Qué?
Como en realidad no quería admitir que Kevin creía que ella estaba enamorada de Julia, simplemente tergiversó un poco la verdad.
—Cree que estás loca por mí.
—Bueno, ¿y por qué piensa eso?
—Porque se lo dije —respondió, y se preguntó cuándo mentir se había convertido en algo tan divertido—. Así que será mejor que seas de lo más agradable.
Sus labios se convirtieron en una línea dura. Para Julia no era nada divertido.
—Quizá deberías traerme rosas mañana.
—Sí, y quizá deberías esperar sentada.
Julia escribió una dirección y un número de la seguridad social falsos en un formulario W2 y miró alrededor estudiando cada pequeño detalle con interés aunque exteriormente aparentara todo lo contrario. No había trabajado de incógnito desde hacía un año, pero era como montar en bicicleta. No había olvidado cómo memorizar todo lo que le rodeaba.
Escuchó el ligero taconeo de las sandalias de Lena que salía de la habitación, y el molesto chasquido de la pluma de Kevin Carter al apretar repetidamente con el pulgar el pulsador de su Montblanc. Cuando Julia entró, lo primero que observó fueron dos archivadores altos, dos estrechas ventanas cerca del techo en el lado de Lena y un montón de chismes encima del escritorio. En el escritorio de Kevin había un ordenador, una papelera de alambre y un libro de nóminas. Todo, en la parte de la habitación de Kevin, parecía estratégicamente medido, cada cosa estaba en su lugar. Un fanático compulsivo del control.
Cuando acabó con el formulario, Julia se lo dio al hombre sentado al otro lado del escritorio.
—Por lo general no me dan de alta —le dijo a Kevin—. Normalmente me pagan en negro y el fisco ni se entera.
Kevin miraba la hoja.
—Aquí lo hacemos todo legalmente —contestó sin levantar la mirada.
Julia se recostó en la silla y cruzó los brazos. Que jodida mentira. No le había llevado ni dos segundos decidir que Kevin Carter era tan culpable como el pecado.
Había detenido a tantos delincuentes que reconocía a los infractores de la ley de un solo vistazo.
Kevin vivía por encima de sus posibilidades incluso siendo alguien que llevaba a extremos la filosofía de los noventa de ganar por gastar. Conducía un Porsche y llevaba un traje de diseño con una camisa italiana. Dos fotografías de Nagel colgaban en la pared detrás de su escritorio y escribía con una pluma de doscientos dólares.
Además de su participación en Anomaly, llevaba la contabilidad de otros negocios en la ciudad. Vivía al pie de las colinas, donde un hombre valía según la vista que tuviese de la ciudad desde la ventana de su sala de estar. El último año había representado un ingreso de cincuenta mil dólares para hacienda. No era suficiente para sostener ese estilo de vida.
Si había un hilo común que apuntaba a un comportamiento criminal, era ése.
Tarde o temprano todos los ladrones se volvían tan presuntuosos que acababan apuntando muy alto y endeudándose hasta sobrepasar la moderación.
Kevin Carter era la viva imagen de los excesos de un criminal, estaba tan claro como si lo anunciara con una señal de neón sobre la cabeza. Como muchos otros antes que él, era lo bastante estúpido para ser ostentoso y lo suficientemente presuntuoso para creer que no lo atraparían. Pero esta vez estaba con el agua hasta al cuello y debía de estar sintiendo la presión. Vender candelabros antiguos y salseras no era lo mismo que vender un Monet.
Kevin dejó a un lado el impreso y miró a Julia.
—¿Cuánto hace que conoces a Lena?
Lena Katina era otra historia. Ahora ya no importaba si era culpable o inocente tal y como proclamaba, aunque sí tenía interés en saber cuál era su punto débil. Era mucho más difícil de clasificar que Kevin y Julia no sabía qué pensar de ella, dejando aparte el hecho de que era más irritante que Skippy.
—Lo suficiente.
—Entonces probablemente sabrás que es demasiado confiada. Haría cualquier cosa para ayudar a las personas que le importan.
Julia se preguntó si ayudar a los que le importaban incluía deshacerse de mercancía robada.
—Sí, realmente es un encanto.
—Sí, lo es, y odiaría ver cómo alguien se aprovecha de ella. Soy muy bueno juzgando a la gente y eres la clase de tío que trabaja lo justo para ir tirando, y nada más.
Julia ladeó la cabeza y sonrió al pequeño hombre con delirios de grandeza. Lo último que quería era que Kevin desconfiara de ella. En realidad le interesaba lo contrario. Necesitaba que confiara en él, camelarlo para que fueran amigos.
—¿No me digas? ¿Puedes deducir eso de mí cinco minutos después de conocerme?
—Bueno, obviamente, una manitas no es nada precisamente en la abundancia. Y si las cosas te fueran bien Lena no habría inventado un trabajo para ti. —Kevin echó la silla hacia atrás y se levantó—. Ninguno de sus otras parejas ha necesitado un trabajo. Ese profesor de filosofía con el que salía el año pasado podía ser un estúpido, pero al menos tenía dinero.
Julia observó cómo Kevin se acercaba a uno de los archivadores y abría un cajón.
Guardó silencio y dejó que fuera él quien hablara todo el tiempo.
—Ahora mismo cree que está enamorada de ti —continuó mientras archivaba el formulario—. Y te aseguro que no está pensando en el dinero cuando puede conseguir un cuerpo como el tuyo.
Julia se levantó y cruzó los brazos sobre el pecho. Eso no era exactamente lo que había dicho la señora. La que decía que no mentía.
—Me sorprendí un poco cuando te vi entrar esta mañana. No eres la clase de persona con quienes que suele salir.
—¿Sí?¿De qué clase son?
—Normalmente le van del tipo New Age. Que se dedican a holgazanear fingiendo que meditan o discutiendo sinsentidos sobre la conciencia cósmica del hombre. —Deslizó el cajón para cerrarlo y apoyó el hombro contra el archivador—. No pareces la clase de personas a la que le guste meditar.
Hubo un momentáneo silencio antes de que Kevin continuara.
—¿De qué estaban hablando en el callejón?
Se preguntó si los había estado escuchando en la puerta trasera, pero suponía que de haber sido así no estarían teniendo aquella conversación. Dejó que una sonrisa curvara lentamente las comisuras de sus labios.
—¿Quién dijo que estábamos hablando?
Kevin sonrió, una sonrisa de esas «yo-lo-entiendo», y Julia dejó la oficina.
La primera cosa que notó cuando se dirigió al frente de la tienda fue el olor, olía como un fumadero y se preguntó si Lena le daba a la marihuana. Explicaría bastantes cosas.
La mirada de Julia vagó por la estancia y observó el extraño surtido de cosas viejas y nuevas. En el mostrador de la esquina había plumas, abrecartas y cajas con artículos de escritorio. En el mostrador del centro, al lado de la caja registradora, había un despliegue de joyería antigua bajo una campana de cristal. Tomó nota mental de todo antes de que su atención fuera atraída por la escalera colocada delante del escaparate y la mujer subida en ella.
El brillo del sol iluminaba el perfil de Lena, se filtraba a través de su pelo rojizo y volvía transparente la blusa y la falda. Deslizó la mirada por la cara y barbilla, por los hombros delgados y la plenitud de sus senos. El día anterior, había estado muy enojada y le dolía el muslo horrores, pero no estaba muerto. Había sido muy consciente del cuerpo suave que se apretaba contra el suyo. Y de sus senos, que había contemplado a hurtadillas algunos minutos más tarde cuando caminaban al coche con la fría lluvia empapándole la camiseta, enfriándole la piel y endureciendo sus pezones.
Sus ojos se movieron por la cintura y las elegantes caderas. No parecía que llevara puestas bajo la falda más que unas braguitas. Probablemente blancas o beis.
Después de haberla seguido durante toda la semana anterior había desarrollado bastante aprecio por sus piernas largas y torneadas. No importaba lo que dijera su carnet de conducir. Ella media cerca del metro ochenta, y tenía piernas que lo probaban. El tipo de piernas que se enlazaban sin esfuerzo alrededor de la cintura durante la intimidad.
—¿Necesitas que te eche una mano? —preguntó, mientras se dirigía hacia ella alzando la vista de las exuberantes curvas femeninas de su cuerpo a su cara.
—Sería genial —dijo, echándose el pelo hacia atrás y mirándolo por encima del hombro. Cogió un gran plato azul y blanco del escaparate—. Hay un cliente que vendrá esta mañana para recoger esto.
Julia tomó el plato de sus manos y se echó hacia atrás mientras ella bajaba de la escalera.
—¿Creyó Kevin que eres una manitas? —preguntó en un susurro.
—Cree que soy mucho más que tu manitas. —Esperó hasta que estuvo delante de ella—. Cree que estás loca por mi cuerpo. —Observó cómo se pasaba los dedos por el pelo, alborotando todos aquellos mechones suaves como si acabara de salir de la cama.
El día anterior había hecho lo mismo en la comisaría. Odiaba admitirlo, pero era jodidamente sexy.
—¿Me tomas el pelo?
Dio varios pasos hacia ella y le susurró al oído.
—Piensa que soy tu juguetito personal. —Su pelo sedoso olía a rosas.
—Espero que le dijeras la verdad.
—¿Por qué habría de hacerlo? —Se enderezó, y sonrió ante su cara horrorizada.
—No sé lo que hice para merecer esto —dijo, tomando el plato y pasando por su lado—. Estoy segura de que nunca he hecho nada lo suficientemente odioso para merecer este karma tan malo.
La sonrisa de Julia murió y se le pusieron los pelos de punta. Lo había olvidado.
La había visto subida en aquella escalera con la luz del sol derramándose en cada curva suave de su cuerpo y, durante algunos minutos, había olvidado que estaba chiflada.
Gabrielle Katina parecía normal, pero no lo era. Creía en karmas y auras, y juzgaba el carácter de las personas por el horóscopo. Probablemente también creía que podía comunicarse con Elvis. Estaba chiflada, y supuso que debía darle las gracias por recordarle que no estaba en la tienda para admirarle el trasero. Por su culpa, su carrera como detective estaba en un brete. No podía pifiarla otra vez.
Apartó la mirada de su trasero y recorrió la tienda con la mirada.
—¿Dónde están esas estanterías que quieres que mueva?
Lena colocó el plato en el mostrador al lado de la caja registradora.
—Allí —dijo, apuntando hacia las estanterías de metal y cristal que estaban atornilladas a la pared del fondo—. Quiero que las traslades al almacén.
Cuando el día anterior había hablado de las estanterías, había pensado que se refería a vitrinas. Ahora al ver que había que montarlas y asegurarlas se dio cuenta de que el trabajo le llevaría varios días. Y si lo hacía bien podría alargarlo dos, o tal vez, tres días más en los que podría buscar cualquier cosa que delatara a Kevin Carter. Lo atraparía. No tenía dudas al respecto,
Julia se dirigió hacia la estantería contento de que el trabajo le fuera a llevar su tiempo. A diferencia de las series policíacas, los casos de la vida real no se solucionaban en una hora. Llevaba días, semanas y algunas veces incluso meses reunir las pruebas necesarias para un arresto. Había muchas cosas a tener en cuenta.
Había que esperar a que alguien hiciera un movimiento en falso, se delatara o se descuidara.
Julia dejó que su mirada vagara por las coloridas tazas de porcelana y los marcos de plata. Varias cestas de mimbre estaban apoyadas sobre un viejo baúl al lado de los estantes. Cogió una de las bolsitas de tela que había en el interior de una de las cestas y se la llevó a la nariz. Estaba más interesado en lo que podía haber dentro del baúl que en eso. No era que en realidad esperara encontrar la pintura del señor Hillard tan fácilmente. Si bien era cierto que algunas veces había encontrado alijos de drogas y mercancía robada en los lugares más obvios, no creía que fuera tan afortunado en aquel caso.
—Es sólo una mezcla de flores secas.
Julia la miró por encima del hombro y devolvió la bolsita a la cesta.
—Ya me he dado cuenta, pero gracias de todas formas.
—Pensé que podrías confundirlos con alguna clase de alucinógeno.
Julia observó aquellos ojos verdigrises y creyó detectar una chispa de humor en ellos, pero no estaba segura. Quizá sólo era una muestra más de su demencia. Apartó la mirada de ella y recorrió la habitación. Carter todavía estaba en la oficina. Esperaba que siguiera ocupado en sus propios asuntos.
—Fui agente de estupefacientes durante ocho años. Sé notar la diferencia. ¿Y tú?
—No creo que pueda contestar a esa pregunta sin llegar a incriminarme. —Una sonrisa divertida curvó las comisuras de sus labios rojos. Definitivamente ella se lo estaba pasando en grande—. Pero te diré que si alguna vez probé drogas, y recuerda que no estoy confesando nada, fue hace mucho tiempo y por motivos religiosos.
Sabía que se iba a arrepentir, pero de todos modos preguntó:
—¿Motivos religiosos?
—Para buscar la verdad y la iluminación espiritual —explicó—. Para romper los límites de la mente en busca de un conocimiento superior y la paz espiritual.
«Sí, se arrepentía.»
—Para explorar la conexión cósmica entre lo bueno y lo malo, la vida y la muerte...
—Para conocer otras civilizaciones. Para llegar adonde nadie ha ido antes — añadió Julia en tono condescendiente—. Tú y el capitán Kira de Star Trek parecen tener bastante en común.
La sonrisa de Lena fue sustituida por un ceño.
—¿Qué hay en ese baúl? —preguntó.
—Luces de Navidad.
—¿Cuándo fue la última vez que lo abriste?
—En Navidad.
Un movimiento detrás de Lena desvió la atención de Julia al mostrador de la parte delantera y observó cómo Kevin caminaba hacia la caja registradora y la abría con un golpe seco.
—Tengo algunos recados que hacer esta mañana, Lena dijo Kevin llenando la cartera de dinero—. Para las tres debería estar de vuelta.
Lena se dio la vuelta y miró a su socio. La tensión se palpaba en el aire, pero nadie excepto ella pareció notarlo. Se le formó un nudo en la garganta aunque, por primera vez desde que la habían arrestado, su espíritu encontró un poco de alivio. Tenía un final a la vista para aquella locura. Cuanto antes se fuera Kevin, antes podría el detective registrarlo todo y ver que no había nada incriminador. Y entonces, por fin, saldría de la tienda y de su vida.
—Ah, de acuerdo. Tómate todo el tiempo que quieras. En realidad, no es necesario que vuelvas.
Kevin miró al hombre de pie detrás de ella.
—Volveré.
Tan pronto como Kevin se fue, Lena le miró por encima del hombro.
—Puedes actuar, detective —dijo, y dirigiéndose al mostrador empezó a envolver el plato azul en papel de seda. Por el rabillo del ojo, lo vio sacar una libreta negra del bolsillo trasero de los Levi's. La abrió mientras lentamente se paseaba por la tienda. Después de rellenar la primera página, pasó a la siguiente e hizo una pausa.
—¿Cuando viene a trabajar Mara Paulino? —preguntó sin levantar la mirada.
—A la una y media.
Comprobó la marca en el fondo de una mantequillera Wedgwood, luego cerró la libreta y la guardó.
—Si Kevin regresa temprano, entretenlo aquí contigo —dijo caminando a la oficina y cerrando la puerta tras ella.
—¿Cómo? —preguntó ella a la tienda vacía. Si Kevin regresaba temprano, no tenía ni idea de cómo haría para abordarle y evitar que descubriera al detective registrando su escritorio. La verdad era que no tendría importancia que Kevin regresara pronto y cogiera a Julia con las manos en la masa. Kevin lo sabría de todas maneras. Tenía el escritorio tan ordenado que siempre sabía si alguien había tocado sus cosas.
Durante las dos horas siguientes Lena se fue poniendo cada vez más nerviosa. Cada tictac del reloj suponía un paso más al borde del colapso. Trató de concentrarse en la rutina diaria y fracasó miserablemente. Era demasiado consciente de la detective buscando pruebas tras la puerta cerrada de la oficina.
Varias veces se encaminó hacia allí con la intención de asomar la cabeza por la puerta y ver qué estaba haciendo exactamente, pero siempre perdía el valor en el último momento. Se sobresaltaba ante el más mínimo sonido y acabó por formársele un nudo en la garganta que le impidió comer la sopa de brócoli que había traído para almorzar. Al final, cuando Julia salió de la oficina a la una en punto, Lena estaba tan tensa que sentía deseos de gritar. En vez de hacerlo, inspiró profundamente y, en silencio, entonó el tranquilizador mantra de siete sílabas que había compuesto dieciocho años atrás para hacer frente a la muerte de su padre.
—Bueno. —Julia interrumpió su intento de relajación—. Te veré mañana por la mañana.
No debía de haber encontrado nada incriminador. Pero Lena no estaba sorprendida; no había nada que encontrar. Lo siguió a la trastienda.
—¿Te vas?
Julia la miró a los ojos y curvó los labios.
—¿No me digas que vas a echarme de menos?
—Claro que no, ¿pero qué pasa con las estanterías? ¿Qué se supone que le voy a decir a Kevin?
—Dile que empezaré mañana. —Tomó las gafas de sol del bolsillo de la camiseta—. Tengo que poner un micro en el teléfono de la tienda. Mañana por la mañana vendré un poco más temprano. No me llevará más que unos minutos.
—¿Vas a poner un micro en el teléfono? ¿No necesitas una orden judicial o algo
por el estilo?
—No. Sólo necesito tu permiso, que me vas a dar ahora mismo.
—No, claro que no.
Sus cejas oscuras se juntaron y sus ojos se volvieron duros.
—¿Por qué no, diablos? Creo que dijiste que no tenías nada que ver con el robo del Monet de Hillard.
—Y así es.
—Entonces no actúes como si tuvieras algo que ocultar.
—No lo hago. Pero esto es una horrible invasión de mi intimidad.
Julia se balanceó sobre los talones y la miró con los ojos entornados.
—Sólo si eres culpable. Ahora dame permiso para probar que Kevin y tú son inocentes.
—Tú no crees que seamos inocentes, ¿verdad?
—No —contestó sin titubear.
Le costó Dios y ayuda no decirle dónde podía meterse el micro. Estaba tan segura de sí misma y, sin embargo, tan equivocado. Es probable que no consiguiera absolutamente nada con las escuchas telefónicas, aunque sólo había una manera de probarlo.
—Estupendo dijo—. Haz lo que quieras. Pon una cámara de vídeo. Usa un polígrafo. Saca las esposas.
—Eso será suficiente por ahora. —Julia abrió la puerta trasera y se puso las gafas de sol—. Guardo las esposas para confidentes reacias que necesitan un poco de tortura. —Las líneas sensuales de sus labios se curvaron en una sonrisa provocativa que podría hacer que cualquier mujer casi le perdonara por esposarla y encarcelarla—. ¿Te interesa?
Lena se miró los pies escapando del efecto hipnótico de su sonrisa, horrorizada de que él pudiera afectarla de aquella manera.
—No, gracias.
Julia le puso un dedo bajo la barbilla y la obligó a mirarle. Su voz seductora hizo que un estremecimiento recorriera su piel.
—Puedo ser muy suave.
Ella clavó la mirada en sus gafas de sol sin lograr descifrar si estaba bromeando
o hablaba en serio. Si trataba de seducirla o si todo era producto de su imaginación.
—Paso.
—Gallina. —Dejó caer la mano y dio un paso atrás—. Si cambias de idea, dímelo.
Después de que se marchara se quedó mirando la puerta cerrada. Sintió mariposas en el estómago e intentó convencerse de que era porque no había comido.
Pero no llegó a creérselo del todo. Tras la marcha del detective, tenía que haberse sentido mejor, pero no era así. Julia volvería al día siguiente con el micro, para oír a escondidas todas sus conversaciones.
Cuando finalmente cerró la tienda, Gabrielle se sentía como si tuviera aire en el cerebro y la cabeza le fuera a estallar. Aunque no podía saberlo con total seguridad, creía que estaba al borde de un colapso cerebral por culpa de la tensión nerviosa.
Llegar a casa en coche -algo que normalmente le llevaba diez minutos- no le llevó ni cinco. Su Toyota azul zigzagueó entre el tráfico y hasta que no lo metió en el garaje de la parte trasera de su casa, no se sintió tranquila.
La casa de ladrillo que había comprado hacía un año era pequeña y estaba llena de pequeños retazos de su vida. Ante una ventana salediza que daba a la calle, un enorme gato negro se estiraba encima de unos cojines de color melocotón demasiado gordo y perezoso como para exigirle un saludo en condiciones. Los rayos de sol que entraban por la ventana formaban charcos de luz sobre el suelo de madera y las alfombras de flores.
El sofá y las sillas estaban tapizados en tonos verdes y melocotón, y la habitación estaba repleta de plantas florecientes. Un retrato a acuarela de un gatito negro sentado en una silla colgaba sobre una chimenea de ladrillo.
En cuanto Lena había puesto los ojos en esa casa se había enamorado de ella. La casa era vieja al igual que sus primeros dueños, pero poseía el tipo de ambiente que sólo podía conseguirse con el tiempo. El pequeño comedor tenía armarios empotrados y se comunicaba con una cocina con grandes alacenas desde el suelo al techo. Tenía dos dormitorios, uno de los cuales usaba como estudio.
Las tuberías rechinaban. El suelo de madera era frío y el agua goteaba en el lavabo del cuarto de baño. El inodoro vertía agua continuamente a menos que se cerrara la llave de paso, y las ventanas del dormitorio se habían encajado justo después de pintarse. Pero la casa le encantaba a pesar de sus defectos, o precisamente por ellos.
Mientras se quitaba la ropa Lena se dirigió al estudio. Atravesó el comedor y la cocina sin prestar atención a los pequeños frascos y recipientes con ingredientes esenciales y otros aceites que había preparado. Cuando llegó a la puerta del estudio, lo único que llevaba puesto eran las bragas.
Del atril del centro de la estancia colgaba una camisa salpicada de pintura. Una vez que se la abotonó hasta la altura del pecho empezó a preparar las pinturas.
Sabía que sólo había una forma de expulsar la furia demoníaca que la envolvía ennegreciéndole el aura. Cuando fallaba la meditación y la aromaterapia, sólo había una forma para expresar la cólera y el desasosiego. Sólo una manera de expulsarla del alma.
No se molestó en preparar la tela ni en esbozar un perfil. No se molestó en trabajar la pintura al óleo ni trató de aclarar los colores oscuros. No tenía ni idea de lo que quería pintar. No se tomó tiempo para calcular cuidadosamente cada pincelada, ni le importó que se mezclaran todos los colores.
Sólo pintó.
Varias horas más tarde no se sorprendió al ver que el demonio de la pintura tenía un notable parecido con Julia Volkova, ni que el corderito atado con esposas de plata tenía un sedoso pelo rojo en lugar de lana en la cabeza.
Dio un paso atrás y con ojo crítico observó la obra. Lena sabía que no era un genio. Pintaba por amor al arte, pero, a pesar de eso, sabía que este trabajo no era de los mejores. Los óleos habían sido aplicados en exceso y el halo que rodeaba la cabeza del cordero parecía más un malvavisco. La calidad no era tan buena como en otros retratos o pinturas que tenía apilados contra las paredes blancas del estudio. Y lo mismo que en las demás pinturas había dejado para más adelante las manos y los pies. Sintió el corazón más ligero y una sonrisa le iluminó la cara.
—¡Me encanta! —anunció a la habitación vacía; luego mojó el pincel en pintura negra y agregó un horripilante par de alas al demonio del cuadro.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Sáb Jun 06, 2015 11:57 pm

Capítulo 5

A Lena se le pusieron los pelos de punta al mirar cómo la detective Volkova colocaba un microtransmisor dentro del auricular del teléfono. Luego, Julia tomó un destornillador y volvió a ponerlo todo en su lugar.
—¿Ya está? —susurró.
Había una caja de herramientas abierta a sus pies y dejó caer dentro el destornillador.
—¿Por qué estás susurrando?
Ella se aclaró la garganta y dijo:
—¿Acabaste, detective?
Julia la miró por encima del hombro y colocó el teléfono en el soporte.
—Llámame Julia, soy tu amante, ¿recuerdas?
Lena había pasado toda la noche tratando de olvidarlo.
—Novia.
—Da lo mismo.
Ella intentó no poner los ojos en blanco, pero fracasó.
—Dime... —hizo una pausa y exhaló un suspiro—, Julia, ¿estás casada?
Se volvió a mirarla y descansó el peso en un pie.
—No.
—¿Alguna chica afortunada de la que estés enamorada?
Julia cruzó los brazos sobre la camiseta gris.
—En este momento, no.
—¿Has roto con alguien recientemente?
—Sí.
—¿Cuánto tiempo llevaban juntas?
La mirada de Julia bajó a la blusa color turquesa con grandes mariposas verdes y amarillas en el pecho.
—¿Qué importancia tiene eso?
—Solamente trato de mantener una conversación agradable.
Julia levantó la mirada a la cara otra vez.
—Dos meses.
—¿En serio? ¿Cómo es posible que tardara tanto en recuperar la cordura?
Julia entornó los ojos y se inclinó hacia ella.
—¿Estás loca? ¿Es eso lo que te pasa? Estás de mi**** hasta el cuello y soy la única que puede ayudarte. En lugar de enojarme, deberías intentar buscar mi lado bueno y llevarte bien conmigo.
Apenas eran las nueve de la mañana y Lena ya había tenido suficiente detective Volkova para nueve años. Estaba harta de que le dijera que estaba loca, y de que se burlara de sus creencias personales. Harta de que la tratara mal, obligándola a ver cómo ponía un micro en el teléfono o a ser su colaboradora. Le miró fijamente, para provocarlo todavía más. Normalmente trataba de ser una buena persona, pero no se sentía demasiado amable esa mañana. Apoyó las manos en las caderas y decidió jugarse el todo por el todo.
—Tú no tienes lado bueno.
Julia deslizó la mirada lentamente por su cara, luego miró un punto por encima del hombro de Lena. Cuando volvió a clavar los profundos ojos en ella habló con voz ronca y sexy.
—Eso no es lo que decías anoche.
«¿Anoche?»
—¿De qué estás hablando?
—Desnuda en mi cama, rodando entre las sábanas, gritando mi nombre y alabando a Dios al mismo tiempo.
Lena apretó los puños.
—¿Eh? —Antes de que pudiera comprender lo que estaba haciendo, Julia le tomó la cara entre las manos y la atrajo hacia ella.
—Bésame, cariño —dijo calentándole la mejilla con el aliento—. Dame tu lengua.
«¿Bésame, cariño?» Alucinada, Lena no pudo hacer otra cosa que quedarse rígida como un maniquí. El olor a sándalo la envolvió cuando su boca descendió y cubrió la de ella. Plantó suaves besos en las comisuras de sus labios, acariciándole la cara con las cálidas manos mientras sus dedos se enredaban en su pelo. Sus ojos azules colmaron los suyos, duros e intensos, en contradicción con su boca caliente y sensual. La punta de la lengua le tocó el borde de los labios y Lena se quedó sin respiración. Sintió una sacudida en todo el cuerpo, un cálido estremecimiento que la recorrió de arriba abajo, curvándole los dedos de los pies y estrellándose contra la boca de su estómago. El beso era tierno, casi dulce, y Lena luchó por mantener los ojos abiertos, luchó por recordarse que los labios que acariciaban los suyos, como si fueran los de un amante, pertenecían a una dura policía envuelta en un aura negra.
Pero en ese momento, su aura no parecía negra. Era roja, de un intenso rojo-pasión, su pasión, que les rodeaba y la obligaba a rendirse a su tacto persuasivo.
Perdió la batalla. Los ojos se le cerraron involuntariamente y abrió los labios sin poder resistirse. Julia incitó su boca con suavidad, y su lengua tocó la de ella caliente y atrevida, buscando una respuesta. Lena presionó su boca contra la de Julia, profundizando aún más el beso, entregándose a las sensaciones que despertaban en ella. Julia olía bien. Y sabía mejor. Se apoyó contra ella, pero Julia le apartó las manos de la cara y terminó el beso.
—Se ha ido —dijo en un susurro.
—Hummm. —El aire fresco le acarició los labios húmedos y abrió los ojos—. ¿Qué?
—Kevin.
Lena parpadeó varias veces antes de que la mente comenzara a despejársele. Miró detrás de ella, pero ellos eran los únicos que estaban en la habitación. Desde el otro lado de la tienda, llegó el claro sonido de la caja registradora.
—Estaba en la puerta.
—Ah. —Se volvió hacia ella, pero fue incapaz de mirarle a los ojos—. Sí, me lo imaginaba —masculló, y se preguntó desde cuándo mentir le resultaba tan fácil.
Pero sabía la respuesta; desde que la detective Volkova la había abordado en Julia Davis Park. Pasó por su lado dirigiéndose al escritorio y se sentó antes de que se le doblaran las rodillas.
Se sentía deslumbrada y un poco desorientada, como cuando había intentado meditar boca abajo, y había terminado cayéndose de bruces.
—Hoy tengo que encontrarme con el representante de Silver Winds, así que probablemente no estaré aquí entre las doce y las dos. Tendrás que arreglártelas sola.
Julia se encogió de hombros.
—No hay problema.
—¡Genial! —dijo ella con demasiado entusiasmo. Cogió el primer catálogo que había sobre el montón y lo abrió por la mitad. No tenía ni idea de qué estaba mirando, su mente estaba demasiado ocupada reviviendo los últimos y humillantes momentos. La había besado para silenciarla delante de Kevin, y ella se había derretido como mantequilla bajo sus labios. Le temblaron las manos y las bajó al regazo.
—Lena.
—¿Sí?
—Mírame.
Se forzó a mirarle y no le sorprendió encontrar un ceño en su oscura cara.
—No sabías por qué te daba ese beso, ¿verdad? —preguntó lo suficientemente bajo para que no se oyera fuera de la habitación.
Ella negó con la cabeza y se puso el pelo detrás de la oreja.
—Sabía por qué lo estabas haciendo.
—¿Cómo? Estabas de espaldas a él. —Julia se inclinó para coger la caja de herramientas y el taladro, luego la miró otra vez—. Ah, es cierto, lo olvidaba. Eres adivina.
—No, no lo soy.
—Vaya, es un alivio.
—Pero mi madre sí lo es.
Su ceño se hizo más profundo, luego se volvió hacia la puerta mientras mascullaba algo en voz baja que sonó como:
—Dios me libre.
Mientras Julia salía de la oficina, Lena paseó la mirada por los pequeños mechones de la nuca, por sus hombros y más abajo, por la espalda de la camiseta gris remetida dentro de los Levi's. Una cartera abultaba el bolsillo derecho de sus pantalones vaqueros y los tacones de sus botas resonaban pesadamente sobre el linóleo.
Lena colocó los codos sobre el escritorio y ocultó la cara entre las manos.
No es que fuera una gran creyente en los chakras, pero estaba firmemente convencida de que era necesaria una relación armónica entre cuerpo, mente y espíritu. Y en ese momento, ella tenía los tres en un estado completamente caótico.
Su mente estaba horrorizada ante la reacción física de su cuerpo hacia la detective, y su espíritu se hallaba completamente confundido por la dicotomía.
—Supongo que ya es seguro entrar.
Lena dejó caer las manos, y miró a Kevin mientras entraba en la habitación.
—Lo siento —dijo ella.
—¿Por qué? No sabías que llegaría a trabajar temprano. —Él colocó el maletín sobre el escritorio y las palabras que dijo a continuación aumentaron sin pretenderlo la sensación de culpabilidad—. Julia es buena en la cama, lo entiendo.
No sólo era que estuviera traicionando su amistad con Kevin sino que ahora sin proponérselo, él lo había empeorado todo excusando su comportamiento con la persona que le había pinchado el teléfono esperando descubrir algo incriminador.
Kevin, claro está, no sabía qué clase de alimaña era Julia y ella no podía decírselo.
—Oh, Señor —suspiró ella y descansó otra vez la mejilla sobre la mano. Para cuando la poli los eliminara de la lista de sospechosos ella estaría tan loca como la detective aseguraba.
—¿Qué ocurre? —preguntó Kevin rodeando el escritorio y cogiendo el teléfono.
—No lo puedes usar ahora —dijo, deteniéndole para salvarle de la gran alimaña.
Él retiró la mano.
—¿Tienes que llamar?
¿Qué estaba haciendo? Él no era culpable. Lo único que escucharía la policía serían llamadas de negocios, lo cual era casi tan excitante como mirar secarse la pintura. Sus llamadas eran tan aburridas que verían que todo estaba bien. Pero...
Kevin tenía varias novias y algunas veces cuando Gabrielle entraba en la oficina, él le daba la espalda y cubría el auricular con la mano como si lo hubiera pillado contando intimidades de su vida amorosa.
—No, no necesito llamar ahora mismo, pero no... —hizo una pausa, preguntándose cómo rescatarle de aquella situación sin sonar demasiado ambigua o demasiado específica. ¿Cómo podía hacerlo sin decirle que la policía escuchaba a escondidas sus llamadas?—. Simplemente no te pongas demasiado personal, ¿está bien? —continuó—. Si tienes que decirle algo realmente íntimo a tu novia, tal vez deberías esperar hasta llegar a casa.
Kevin la miró de la misma manera que la miraba Julia, como si estuviera loca de atar.
—¿Que pensabas que iba a hacer? ¿Una llamada obscena?
—No, pero no creo que debas hablar de cosas íntimas con tus novias. Te lo digo porque esto es un negocio.
—¿Hablas en serio? —Cruzó los brazos sobre la chaqueta y achicó los ojos azules—. ¿Y qué pasa contigo? Hace unos minutos tenías la lengua dentro de la boca de la manitas.
No importaba que Kevin se enfadara con ella, algún día se lo agradecería.
—Almuerzo con el representante de Silver Winds —dijo, cambiando de tema a propósito—. Me iré dentro de dos horas.
Kevin se sentó y encendió el ordenador, sin decir nada más. No le dirigió la palabra mientras comprobaba los recibos, ni cuando -intentando agradarle- ordenó su parte de la oficina.
Las tres horas que faltaban para la cita del almuerzo se le hicieron eternas.
Rellenó el vaporizador de porcelana de lavanda y salvia, hizo algunas ventas y durante todo el rato no le quitó el ojo de encima al detective que desmantelaba las estanterías en la pared de la derecha.
Le vigiló para asegurarse de que no ponía más escuchas, ni sacaba un revólver de su bota, ni disparaba a nadie; desde luego no le miraba para observar sus bíceps tensos bajo la camiseta mientras desarmaba las pesadas piezas de la estantería, o sus hombros fuertes y marcados cuando trasladaba las piezas a la trastienda, o el movimiento continuo de su mano para guardar los tornillos dentro de la bolsita que colgaba del cinturón de herramientas.
Incluso aunque no le observara sabía cuándo salía de la habitación y cuándo volvía a entrar. Sentía su presencia como la invisible atracción de un agujero negro, se entretuvo despachando a los clientes o dedicándose a la interminable tarea de quitar el polvo. De esa manera evitó hablar con Julia excepto lo estrictamente necesario.
A las diez, la tensión le había provocado dolor de cabeza y, a las once y media, tenía un tic en el rabillo del ojo derecho. Finalmente, a las doce menos cuarto, agarró su pequeña mochila de cuero y, tensa como una cuerda, salió de la tienda bajo la brillante luz del sol. Sintió como si le hubieran concedido la libertad condicional después de diez años en prisión.
Se reunió con el representante de Silver Winds en un restaurante del centro, se sentaron en la terraza y discutieron sobre collares de plata y pendientes. Una leve brisa agitaba la sombrilla verde por encima de sus cabezas mientras el tráfico circulaba por la calle de abajo. Ella pidió su plato favorito, pollo frito, y un vaso de té helado confiando en que el dolor de cabeza se le pasara durante la comida.
El tic del ojo desapareció, pero fue incapaz de relajarse completamente. No importaba cuánto lo intentara, no podía encontrar su equilibrio interior ni rearmonizar cuerpo y espíritu. No importaba cuánto se opusiera, sus pensamientos regresaban una y otra vez a Julia Volkova, y a las muchas formas en que la detectiv podría malinterpretar un error de Kevin mientras ella estaba ausente. No creía que hubiera ni una pizca de bondad en el musculoso cuerpo de la detective Julia Volkova, casi esperaba volver y encontrar al pobre Kevin esposado a una silla.
Pero al regresar a la tienda, dos horas más tarde, se encontró con lo último que esperaba. Risa. Kevin y Mara estaban de pie junto a la escalera, sonriendo abiertamente a Julia Volkova como si fueran amigos de toda la vida.
Su socio no estaría tan campante si supiera que había una poli decidida a meterle en prisión. Y Lena sabía que Kevin odiaría la prisión más que la mayoría de los hombres. Odiaría las ropas, los cortes de pelo y no disponer de móvil.
Movió la mirada de la cara sonriente de Kevin a los ocho nuevos estantes que llenaban la pared del fondo. Julia estaba subida en lo alto de la escalera con un taladro en una mano, un nivel en la otra y una cinta métrica colgando del cinturón de herramientas.
Lo cierto era que no había esperado que supiera lo suficiente sobre ebanistería para hacer bien el trabajo, pero el sistema que había dispuesto para sujetar la estantería a la pared la sorprendió; aparentemente sabía más de lo que había creído.
Mara se arrodilló al lado de la pared y colocó el fondo del último estante. La expresión de sus ojos castaños era de total admiración mientras miraba a la detective.
Obviamente, Mara era una joven inexperta y por lo tanto muy susceptible a las hormonas que Julia exudaba.
Ninguno de los tres había advertido la presencia de Lena ni la del cliente que miraba un florero de porcelana.
—No es tan fácil —decía Kevin a la detective situada encima de él—. Tienes que tener buen ojo y una habilidad innata para hacer dinero con la venta de antigüedades.
La conversación quedó en suspenso mientras Julia aseguraba dos tornillos con el taladro en la parte superior del estante de metal.
—Bueno, no sé demasiado de antigüedades —confesó, descendiendo de la escalera—. A mi madre le encanta comprar en mercadillos, aunque a mí todas esas cosas me parecen iguales. —Se arrodilló al lado de Mara y apretó los dos tornillos restantes—. Gracias por la ayuda —dijo antes de levantarse otra vez.
—De nada. ¿Puedo hacer algo más por ti? —preguntó Mara, mirándolo como si quisiera darle un bocado.
—Ya estoy acabando. —Se inclinó y aseguró varios tornillos más.
—Algunas personas encuentran antigüedades en los mercadillos —dijo Kevin cuando cesó el ruido—. Pero los distribuidores serios sólo van a las ventas del estado y subastas. Así fue como conocí a Gabrielle. Ambos pujamos por la misma acuarela.
Era una escena pastoral de un artista local.
—Tampoco sé demasiado de arte —confesó Julia, y apoyó el brazo sobre un escalón de la escalera agarrando todavía el taladro como si fuera una Mágnum 45—. Si quisiera comprar una pintura, tendría que preguntar a alguien que fuera un entendido.
—Deberías hacerlo. La mayoría de la gente no tiene ni idea. Te sorprendería cuántas imitaciones cuelgan en galerías prestigiosas. Hubo una en...
—Era un velatorio —interrumpió Lena antes de que Kevin dijera nada más—. Pujábamos por un velatorio.
Kevin sacudió la cabeza mientras ella se acercaba.
—Creo que no. Los velatorios me dan envidia.
Julia miró sobre su hombro.
Su mirada capturó la de ella cuando dijo lentamente:
—¿Eso no trae mala suerte? —No había colado. Sabía lo que ella estaba haciendo.
—No. —Tampoco le importaba que lo supiera—. Si bien los cuadros de velatorios están hechos con cabellos del difunto, fueron muy populares en los siglos XVII y XVIII, y aún hoy se puede encontrar ese tipo de arte en el mercado. No todo el mundo tiene aversión a los retratos funerarios realizados con pelo de la tatarabuela.
Algunos son muy hermosos.
—Demasiado morbosos para mi gusto. —Julia se giró y usó el cordón anaranjado para bajar el taladro al suelo.
Mara arrugó la nariz.
—Estoy de acuerdo con Julia. Morbosos y de mal gusto.
Lena amaba el arte funerario. Siempre lo había encontrado fascinante y no importaba cuan irracional pareciera, sentía la opinión de Mara como una traición.
—Tienes que ir a atender al cliente que está mirando los floreros —le dijo a su empleada en un tono de voz que resultó más chillón de lo que pretendía. La confusión provocó que Mara frunciera el ceño mientras atravesaba la tienda.
Lena volvió a sentir el tic en el ojo y se lo apretó con el dedo. Su vida se hacía pedazos, y la razón estaba delante de ella embutida en unos ceñidos vaqueros y una camiseta igual de ceñida, pareciendo uno de esos obreros del anuncio de Coca-Cola Light.
—¿Estás bien? —preguntó Kevin; su obvia preocupación la hizo sentirse peor.
—No, me duele un poco la cabeza y tengo el estómago revuelto.
Julia recorrió la corta distancia que los separaba y le colocó el pelo detrás de la oreja. La tocó como si tuviera todo el derecho del mundo, como si se preocupase por ella, pero por supuesto no lo hacía. Todo era una farsa para engañar a Kevin.
—¿Qué tomaste en el almuerzo? —preguntó.
—El almuerzo no me hizo daño. —Miró con desolación los ojos castaños y contestó sinceramente—. Eso empezó esta mañana. —El pequeño aleteo en la boca del estómago había comenzado con el beso.
El beso de una poli sin sentimientos a la que disgustaba tanto como a ella. Julia le dio unas palmaditas en la mejilla con la cálida palma de su mano como para darle ánimos.
—¿Eso? Ah, calambres —dedujo Kevin como si de repente su extraño comportamiento tuviera perfecto sentido—. Creía que habías preparado un remedio de hierbas casero para esos cambios bruscos de humor.
Julia curvó los labios en una sonrisa divertida y bajó las manos para enganchar los pulgares en el cinturón de herramientas.
Era cierto. Había creado un aceite esencial para ayudar a su amiga Francis con el síndrome premenstrual, pero Lena no lo necesitaba. No tenía síndrome premenstrual y, diablos, siempre era sumamente amable con todo el mundo.
—No tengo cambios bruscos de humor. —Se cruzó de brazos e intentó no parecer indignada—. Soy muy agradable todo el tiempo. ¡Pregúntale a cualquiera!
Tanto Julia como Kevin la miraron como si temieran decir una palabra más. Kevin, obviamente, la había traicionado. Se había pasado al bando enemigo, su enemigo.
—Tal vez deberías tomarte el resto del día libre —propuso Kevin, pero ella no podía hacerlo. Tenía que quedarse y salvarle de Julia, y de sí mismo—. Tuve una novia que se ponía una manta eléctrica y comía chocolate. Decía que era la única cosa que le ayudaba con los calambres y esos súbitos cambios de humor.
—¡No tengo ni calambres, ni repentinos cambios de humor! —¿No se suponía que los hombres odiaban hablar de esas cosas? ¿No se suponía que les daba molestaba?
Pero Kevin parecía sentir vergüenza. De hecho, Julia la miraba como si estuviera intentando no reírse.
—Tal vez deberías tomar Midol —añadió Julia con una sonrisa, aunque sabía perfectamente bien que lo que ella tenía no se curaba con Midol.
Kevin asintió con la cabeza. El dolor de cabeza de Lena se le pasó a las sienes y ya no le importó rescatar a Kevin de Julia Volkova ni que acabara en prisión.
Le daba igual que terminara preso con una bola de hierro atada al pie, tenía la conciencia tranquila. Gabrielle se llevó las manos a las sienes como si así pudiera librarse del dolor.
—Nunca la he visto tan cabreada —dijo Kevin como si ella no estuviera allí delante de él.
Julia ladeó la cabeza y fingió estudiarla.
—Tuve una novia que me recordaba a una mantis religiosa una vez al mes. Si decías algo incorrecto, te arrancaba la cabeza de un mordisco. Sin embargo, el resto del tiempo era realmente dulce.
Lena apretó los puños. Quería dar puñetazos a alguien. Alguien de ojos azules y pelo oscuro. La estaba obligando a tener malos pensamientos. La estaba obligando a crear mal karma.
—¿Qué novia fue ésa? ¿La que te dejó a los dos meses?
—No me dejó. La dejé yo. —Julia se acercó a Lena y le pasó un brazo alrededor de la cintura. La apretó contra ella y le acarició la piel a través del delgado nailon de la blusa—. Dios mío, me encanta cuando te pones celosa —le susurró en voz baja y sensual justo encima del oído—. Se te pone una mirada muy sexy.
Su cálido aliento le hizo arder la piel y sólo tenía que girar la cabeza un poquito para que le acariciara la mejilla con los labios. El embriagador olor de su piel se le subió a la cabeza, y se preguntó cómo un hombre tan horrible podía oler tan bien.
—Aunque pareces normal —dijo—, realmente eres un demonio del infierno. — Y le clavó un codo con fuerza en las costillas.
Julia soltó una bocanada de aire y ella aprovechó para escapar rápidamente de su abrazo.
—Supongo que esto quiere decir que no me comeré una rosca esta noche — graznó Julia mientras se agarraba el costado.
Kevin, el traidor, se rió como si el detective fuera un comediante.
—Me voy a casa —dijo Gabrielle, y salió de la habitación sin mirar atrás. Lo había intentado. Si Kevin se incriminaba en su ausencia, a ella, desde luego, no iba a remorderle la conciencia.
Kevin oyó el portazo al cerrarse la puerta de atrás, luego volvió a mirar a la novia de Julia.
—Está realmente enojada contigo.
—Lo superará. Odia que mencione a mis otras novias. —Julia cambió el peso de pie y cruzó los brazos—. Me dijo que salieron un par de veces.
Kevin buscó indicios de celos pero no vio ninguno. Había visto la posesiva manera en que Julia tocaba a Lena y cómo se besaban esa mañana. Hacía tiempo que conocía a Lena y ella solía salir con personas altas pero delgadas. Julia era diferente. Tenía una complexión un poco más musculosa y fuerza bruta. Debía de estar enamorada.
—Salimos algunas veces, pero nos llevamos mejor como amigos —le aseguró a Julia. En realidad, él había estado más interesado en ella que ella en él—. No tienes de qué preocuparte.
—No me preocupo. Sólo era curiosidad.
Kevin siempre había admirado a las personas que tenían confianza en sí mismas, y Julia la tenía de sobra. Si hubiera tenido buenos ingresos además de buena apariencia, lo más probable es que Kevin le hubiera odiado a simple vista.
Pero se veía tan perdedora que no se sentía en absoluto amenazado.
—Creo que serás bueno para Lena —dijo.
—¿Por qué?
Porque la quería distraída durante los días siguientes y Julia parecía ser capaz de mantenerla ocupada.
—Porque ninguna de ustedes espera demasiado de vuestra relación — contestó, y se fue a su oficina. Meneó la cabeza al entrar y se sentó en su escritorio. La novia de Lena era una perdedora sin expectativas que tan sólo se conformaba con ser capaz de subsistir.
No como Kevin. Él no había nacido rico como Lena, o guapo. Él era el sexto de una familia mormona con once hijos que vivían en una pequeña granja como sardinas en lata. Era normal que pasara desapercibido. Salvo por la leve variación en el color del pelo y las diferencias obvias de género, todos los niños Carter eran iguales.
Excepto una vez al año, en los cumpleaños, no había habido una atención especial para cada uno. Habían sido como un todo. Un clan. A la mayoría de sus hermanos y hermanas les había encantado crecer en una familia numerosa. Habían sentido una unión, una cercanía especial con los otros hermanos. Pero Kevin no. Él se había sentido invisible. Y lo había odiado.
Toda su vida había trabajado duro. Antes de la escuela, después de la escuela y todos los veranos, y así durante muchos años. No le habían dado nada salvo ropas de segunda mano y un par de zapatos nuevos cada otoño. Aún trabajaba duro, pero ahora se divertía haciéndolo. Y si había cosas que quería y no tenía el dinero para obtenerlas de manera legal había otras maneras de conseguirlo. Siempre había otras alternativas.
El dinero otorgaba poder. Sin eso un hombre no era nada. Era invisible.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Sáb Jun 06, 2015 11:58 pm

Capítulo 6

Lena encontró finalmente la paz interior que había estado buscando durante todo el día flotando en medio de una piscina para niños en el patio trasero de su casa. Poco después de regresar de la tienda, había llenado la piscina y se había puesto un biquini plateado. La piscina tenía dos metros y medio de largo y unos setenta y cinco centímetros de profundidad. El borde estaba decorado con animales selváticos azules y anaranjados. Flores silvestres, pétalos de rosas y rodajas de limón flotaban en el agua ayudándola a aliviar la tensión nerviosa gracias al perfume de flores y cítricos. Olvidarse por completo de Julia era imposible, por supuesto, pero servía para recargarse de energía positiva y relegarlo al fondo de la mente.
Era la primera oportunidad que tenía para probar el filtro solar y se había restregado la piel con una mezcla de aceite de sésamo, germen de trigo y lavanda. La lavanda había sido una inspiración de última hora, una apuesta personal. No tenía propiedades de protección, pero sí curativas en caso de que se quemara. Y además, su perfume ocultaba el olor de las semillas, así no atraería la atención de insectos hambrientos en busca de alimento.
De vez en cuando levantaba el borde del bikini comprobando el bronceado. A lo largo de toda la tarde, la piel había adquirido un tono dorado sin el más leve indicio de rojez.
A las cinco y media, su amiga Francis Hall Valento Mazzoni, ahora simplemente Hall otra vez, llegó de visita para regalarle a Gabrielle un tanga y un sostén a juego. Francis era la dueña de Naughty or Nice, la tienda de lencería a media manzana de Anomaly y la visitaba a menudo con las últimas novedades en ropa interior escotada o provocativos camisones. Lena no tenía corazón para decirle a su amiga que no usaba ropa interior picante. Con lo cual, la mayor parte de los regalos iban a parar a la caja que guardaba en el armario. Francis era rubia y de ojos azules, tenía treinta y un años y se había divorciado dos veces. Había tenido más relaciones de las que Lena podía recordar y creía que la mayoría de los problemas entre hombres y mujeres se solucionaban con un par de braguitas de regaliz.
—¿Cómo te va el tónico que te hice? —preguntó Lena a su amiga, que se sentó en una silla de mimbre bajo el toldo del porche.
—Mejor que la mascarilla de harina de avena o el mejunje para el síndrome premenstrual.
Lena rozó con los dedos la superficie del agua, agitando las flores silvestres y los pétalos rosados. Se preguntó si eran los tratamientos los que fallaban o la poca paciencia de su amiga. Francis buscaba siempre remedios rápidos, el camino más fácil. Nunca se molestaba en buscar en su alma para encontrar la paz interior y la felicidad personal. Como consecuencia, su vida era un caos. Era un imán para los perdedores, y tenía más rollos que un revistero. Pero Francis también tenía virtudes que Lena admiraba. Era muy divertida y brillante, siempre iba detrás de lo que quería y tenía un corazón de oro.
—Hace tiempo que no hablo contigo. Desde la semana pasada cuando pensabas que te seguía un tío grande de pelo oscuro.
Por primera vez en una hora, Lena pensó en la detective Julia Volkova. En cómo se había metido en su vida y el mal karma que había acumulado gracias a ella.
Era dominante y grosera, y exudaba tanta química sexual en ella.
Pero cuando la besó su aura se había vuelto de un rojo intenso, más profundo que con cualquier otro hombre que hubiera conocido.
Pensó en contarle a Francis sobre la mañana en que había apuntado con la Derringer a una policía encubierta y había terminado siendo su colaboradora. Pero era un secreto demasiado grande para contarlo.
Lena hizo sombra en los ojos con una mano y miró a su amiga. Bien, en realidad nunca había sido demasiado buena guardando secretos.
—Te contaré algo, si me prometes que no saldrá de aquí —comenzó, y luego procedió a soltarle todo como la soplona que era. O casi todo, porque omitió adrede los detalles más perturbadores, como el hecho de que Julia tuviera los músculos tan duros y marcados como los de modelo de ropa interior o que besaba de tal manera que podría seducir incluso a la mujer más frígida—. Julia Volkova es arrogante y ruda, y estoy ineludiblemente comprometida con ella hasta que Kevin quede absuelto de esos ridículos cargos —concluyó, sintiéndose liberada. Por una vez, los problemas de Lena eran más graves que los de su amiga.
Francis guardó silencio por un momento, luego murmuró.
—Hummm... —Se puso las rosadas gafas de sol—. Y bien, ¿qué te parece ella?
Lena volvió la cara hacia el sol. Cerró los ojos y vio el rostro de Julia, los ojos penetrantes y las largas pestañas negras, las sensuales líneas de la boca y la simetría perfecta de su ancha frente, la nariz recta y el mentón fuerte. El grueso pelo negro rizándose a la altura de las orejas y la nuca, suavizándole los rasgos. Olía maravillosamente bien.
—Nada del otro mundo.
—Qué lástima. Si tuviera que trabajar con un poli, querría que fuera como uno de esos modelos de calendario.
Lo cual, supuso Julia, describía bastante bien a Julia.
—Le haría llevar cajas pesadas para que estuviera todo sudoroso —continuó
Francis con la fantasía—. Y observaría sus músculos de acero cuando las estuviera cargando.
Lena frunció el ceño.
—Bueno, considero más importante el interior de una persona. No su apariencia.
—¿Sabes? Te he oído decir eso antes, pero si piensas así, ¿por qué no te acostaste con Harold Maddox cuando eran novios?
Francis se acababa de apuntar un tanto, pero de ninguna manera pensaba admitir que el aspecto de una persona fuera más importante que su alma. No lo era.
Una persona inteligente era mucho más sexy que un cavernícola. El problema era que eso del atractivo interfería algunas veces.
—Tuve mis razones.
—Sí, como que era aburrido, llevaba una fea coleta y todo el mundo le confundía con tu padre.
—No era viejo.
—Lo que tú digas.
Lena también podía hacer algunos comentarios sobre el gusto de Francis sobre sus parejas y maridos, pero guardó silencio.
—No me sorprende del todo que Kevin sea sospechoso —dijo Francis—. Puede llegar a ser una comadreja.
Lena miró a su amiga y frunció el ceño. Francis y Kevin habían salido algunas veces y ahora mantenían una relación amor-odio. Lena nunca había preguntado qué había sucedido; no quería saberlo.
—Sólo lo dices porque no te gusta.
—Tal vez, pero prométeme que de todas maneras mantendrás los ojos abiertos. Tienes una confianza ciega en los amigos. —Francis se levantó y se alisó el vestido.
Lena no opinaba igual, pero creía que la confianza debía darse a manos llenas si se quería que fuera recíproca.
—¿Te marchas?
—Bueno, tengo una cita con el fontanero. Deberías probar algo así. Tiene un cuerpo impresionante, pero eso no significa nada. Si no es demasiado aburrido, dejaré que me lleve a casa y me muestre la llave inglesa.
Lena ignoró aposta el último comentario.
—¿Puedes poner el cassette? —preguntó, apuntando hacia el viejo reproductor que estaba encima de una mesa de mimbre.
—No sé cómo puedes escuchar ese sinsentido.
—Deberías probarlo. Quizá llegues a encontrarle sentido a la vida.
—Sí, bueno, prefiero escuchar a Aerosmith. Steven Tyler sí da sentido a mi vida.
—Si tú lo dices.
—Ja, ja —rió Francis, mientras cerraba de golpe la puerta trasera de tela metálica al marcharse.
Lena comprobó de nuevo la línea del biquini por si había señales de enrojecimiento, luego cerró los ojos y buscó su conexión con el universo.
Quería respuestas. Respuestas a las preguntas que no entendía. Como por qué el destino había dispuesto que Julia entrara en su vida con la fuerza de un tornado cósmico.
Julia lanzó el cigarrillo a un arbusto de rododendro, luego levantó la mano hasta la pesada puerta de madera. Se abrió tan pronto la tocó, y una pequeña mujer con cabello rubio y brillantes labios rosados clavó los ojos en ella desde detrás de unas gafas de sol rosadas. Aunque había vigilado esa dirección durante semanas, dio un paso atrás y miró los números rojos clavados en el lateral de la casa para asegurarse.
—Estoy buscando a Elena Katina —dijo.
—Tú debes ser Julia.
Sorprendida volvió a mirar a la mujer que tenía delante.
Detrás de los cristales de las galas de sol, los ojos azules se deslizaron hacia abajo por su pecho.
—Me ha dicho que eres su novia, pero obviamente omitió algunos detalles. — Alzó la vista a su cara y sonrió—. Me pregunto por qué se olvidó de la parte más interesante.
Y Julia se preguntaba qué habría contado exactamente su colaboradora de ella.
Tenía varias preguntas que hacerle, pero esa no era la única razón por la que necesitaba verla. Nunca había trabajado con alguien tan tensa y hostil como Julia y temía que acabara perdiendo la cabeza, y descubriera todo el pastel. La necesitaba relajada y cooperativa. Sin más escenitas. Sin que volviera a interponerse entre él y su nuevo amigo Kevin.
—¿Dónde está Lena?
—En la piscina del patio trasero. —Salió y cerró la puerta tras ella—. Ven. Te llevaré. —Le guió por un lateral de la casa y apuntó hacia una valla alta cubierta de rosas trepadoras. Un arco con una puerta entreabierta dividía la valla en dos.
—Por ahí —señaló la mujer antes de marcharse.
Julia atravesó el arco y dio dos pasos antes de detenerse. El patio trasero estaba cubierto de una profusión de flores coloridas y olorosas.
Elena Katina flotaba en una piscina para niños. La recorrió con la mirada de arriba abajo, pero lo que captó su atención fue el pequeño aro del ombligo que ya había notado unos días antes al cachearla. Nunca se había sentido atraído por mujeres con piercings, pero... joder..., ese pequeño aro de plata le dejaba la boca seca.
Lena levantó la mano para acariciar la superficie del agua y luego se pasó los dedos mojados por el abdomen. Varias gotitas se deslizaron sobre el estómago y costados. Una de ellas capturó un rayo de sol mientras se deslizaba lentamente por su vientre antes de desaparecer en el ombligo. A Julia le ardieron las entrañas y el deseo pujó en su ingle. Permaneció de pie en el césped, cada vez, más duro y grueso, sin poder controlar los inoportunos pensamientos que lo asaltaban. Quería meterse en esa piscina, poner los brazos alrededor de su cintura y succionar la gotita de agua del ombligo. Quería sumergir la lengua dentro y lamer su cálida piel. Trató de recordarse que ella estaba como una cabra, pero después de nueve horas, todavía sentía la suave textura de sus labios contra los suyos.
Ese beso había sido cosa de trabajo, algo necesario para taparle la boca antes de que soltase todo el plan. Su cuerpo había respondido, por supuesto, y no se había sorprendido por su reacción ante el sabor de su cálida boca y el contacto de sus senos, pero había cometido un grave error. Le había metido la lengua en la boca y había descubierto que ella sabía a una mezcla de menta y pasión. Ahora sabía cómo se sentían sus dedos entre aquellos rizos suaves y que olía a flores exóticas.
Lena no lo había apartado ni se había resistido y su respuesta lo había hecho reaccionar, tomándole por sorpresa. Se había puesto duro en menos que canta un gallo. Se había controlado por los pelos y había tenido que hacer un gran esfuerzo para mantener las manos quietas, para no llenarlas con sus pechos. Era poli, pero también una persona que sentía.
Mientras permanecía en el patio trasero de la casa de Lena deslizando la mirada por el pequeño triángulo plateado que cubría su entrepierna, sus pensamientos no tenían nada de policía y todo de hombre. Su mirada se movió a la pequeña marca de nacimiento en el interior del muslo derecho, recorrió las largas piernas hasta las uñas de los pies pintadas de color púrpura, después la volvió a pasear por el aro del ombligo hasta la parte superior del biquini plateado. La costura de la tela cruzaba por sus pezones y ceñía los dos perfectos montículos bronceados de sus pechos. La tierra se movió bajo los pies de Julia, tembló y se abrió bajo ella con intención de engullirle. Ella era su confidente. Era una chiflada. Pero también era atractiva y no deseaba otra cosa que arrancarle el biquini como si fuera el papel de estaño de un bocadillo para poder enterrar la cara entre sus pechos.
Movió la mirada al hueco de su garganta, pasando de la barbilla a la boca voluptuosa. Observó el movimiento de sus labios y, por primera vez desde que había puesto los pies en el patio trasero, se dio cuenta de que sonaba una suave voz de hombre diciendo algo sobre una caverna.
—Ésta es tu cueva —canturreaba el hombre como si estuviera forrado de Seconal—. Este es tu lugar. Un lugar donde podrás encontrarte a ti mismo, donde encontrarás tu equilibrio interior. Inspira profundamente... expandiendo el pecho y el abdomen…Espira muy lentamente y repite después de mí... Estoy en paz, Ohm Na-Ma-See- Va-Yaa... Humm...
La tierra regresó bajo sus pies, sólida otra vez. De nuevo, todo estaba bien en el mundo de Julia Volkova. En perfecto equilibrio. Ella aún estaba loca y nada había cambiado. Sintió un abrumador deseo de reírse, como si se hubiera burlado de la muerte.
—Debería haber imaginado que te gusta Yanni —dijo lo suficientemente alto para que le oyera sobre la cinta.
Lena abrió los ojos de golpe y se incorporó bruscamente. La piscina se movió y Julia observó cómo brazos y piernas se hundían en el agua. Cuando logró sentarse en el fondo de la piscina, tenía pétalos rosados y rojos pegados al pelo. Las rodajas de limón habían caído al agua y las flores silvestres se movían a su alrededor.
—¿Qué haces aquí? —farfulló.
—Tenemos que hablar —respondió él con una sonrisa que intentó contener, pero que no logró reprimir.
—No tengo nada que decirte.
—Entonces puedes escuchar. —Se dirigió hacia el cassette—. Pero antes tenemos que deshacernos de Yanni.
—No escucho a Yanni. Eso es meditación yoga.
—Bien. —Pulsó el botón de stop y se volvió para enfrentarse a ella.
El agua se deslizó por el cuerpo de Lena mientras se levantaba y Julia no pudo evitar notar que una ramita de flores púrpura se había pegado a la parte superior del biquini.
—Era de esperar. —Se echó el pelo sobre un hombro y lo exprimió—. Justo cuando encuentro mi equilibrio interior entras en el patio y lo arruinas todo.
Julia no creía que ella conociera nada que pudiera denominarse equilibrio. Cogió una toalla blanca del respaldo de una silla de mimbre y se dirigió hacia la piscina.
Fuera o no una desequilibrada, tenían que fingir que eran novias, sin embargo, durante los últimos dos días ella se había comportado como si ella fuera el azote de la peste. Kevin seguía sin sospechar nada, pero Julia no podía seguir justificando ese comportamiento hostil con celos y calambres menstruales.
—Tal vez podemos dedicarnos a eso —le dijo y le dio la toalla.
Sus manos se quedaron inmóviles y lo miró fijamente; achicó los ojos verdes con desconfianza.
—¿Dedicarnos a qué? —Tomó la toalla y salió de la piscina.
—A cómo comportarnos la una con la otra. Sé que piensas que soy tu enemiga, pero no lo soy. —Aunque no confiara en ella, necesitaba que confiara en ella. Era responsable de su seguridad y protegerla físicamente era parte de su trabajo.
Y no podía protegerla si seguía de parte de Kevin cuando las cosas se pusieran feas. En realidad no creía que Kevin lastimara a Lena, pero si había algo que podía esperar era precisamente lo inesperado. Era la única manera de que nunca le sorprendieran con los pantalones bajados.
—Tienes que dejarme hacer mi trabajo. Cuanto antes consiga lo que necesito, antes estaré fuera de tu vida. Tenemos que llegar a algún tipo de acuerdo.
Ella se palmeó la cara y el cuello con la toalla y arrancó las flores púrpura del biquini.
—¿Quieres decir un compromiso?
Algo así. Quería que dejara de actuar como una neurótica y empezara a comportarse como si estuviera loca por él. Y que no lo llamara demonio del infierno.
—Exacto.
Ella lo estudió y lanzó la ramita de flores de vuelta a la piscina.
—¿Cómo?
—Primero tienes que calmarte y dejar de actuar como si Los hombres de Harrelson estuvieran a punto de entrar por el escaparate de la tienda.
—¿Y segundo?
—Puede que no nos guste a ninguna de las dos, pero se supone que eres mi novia. Deja de actuar como si fuera una asesina en serie.
Cuando ella se palmeó la parte superior de los senos con la toalla, Lena no apartó los ojos de su cara. De ninguna manera pensaba bajar la mirada y ser engullidaa otra vez por la tierra.
—¿Y si lo hago? —preguntó—. ¿Qué harás por mí?
—Probar que realmente no estás implicada.
—Ajá. —Ella sacudió la cabeza y se envolvió la toalla alrededor de la cintura—.
Esa amenaza ya no me asusta, detective, porque no creo que Kevin sea culpable.
Julia cambió el peso de pie y cruzó los brazos sobre el pecho. Conocía la situación. Ahora era cuando los colaboradores le extorsionaban para conseguir dinero o querían que todas sus multas de tráfico impagadas desaparecieran más rápido que una bolsa de marihuana en un centro de rehabilitación; o tal vez quisiera algo distinto y personal.
—¿Qué quieres?
—Quiero que tengas una actitud abierta. Simplemente no creo que Kevin sea culpable.
Las multas de tráfico habrían sido más fáciles. Para Julia no había lugar a dudas de que Kevin Carter era tan culpable como el pecado, aunque si había algo que había aprendido como policía infiltrado era a mentir a destajo sin sentir ni una pizca de remordimiento.
—De acuerdo. Tendré una actitud abierta.
—¿En serio?
Relajó las comisuras de los labios y se inclinó hacia ella con una sonrisa amigable.
—Absolutamente.
Ella le miró a los ojos como si estuviera tratando de leerle el pensamiento.
—Te crece la nariz, detective Volkova.
Su sonrisa se volvió genuina. Ella estaba loca, pero no era estúpida. Tenía suficiente experiencia para conocer la diferencia y si le daban a elegir, preferiría antes a un loco que a un estúpido. Levantó las manos con las palmas en alto.
—Puedo intentarlo —dijo, y bajó los brazos—. ¿Qué te parece?
Ella suspiró e hizo un nudo con la toalla sobre la cadera izquierda.
—Supongo que si eso es lo mejor que puedes ofrecer, tendrá que ser suficiente.
—Ella fue hacia la casa, luego volvió a mirarlo por encima del hombro—. ¿Has cenado ya?
—No. —Había pensado parar en la tienda de comestibles al ir a casa y comprar un pollo para ella y unas zanahorias para Sam.
—Voy a hacer la cena. Puedes quedarte si quieres. —Su tono no era demasiado entusiasta.
—¿Estás invitándome a cenar contigo? ¿Como si fueras mi novia de verdad?
—Tengo hambre y tú no has comido. —Ella se encogió de hombros y se encaminó hacia la puerta trasera—. Dejemos las cosas así.
Paseó la mirada por los rizos mojados y las gotitas de agua que goteaban de los cabellos para deslizarse por la espalda.
—¿Sabes cocinar?
—Soy una cocinera estupenda.
Mientras caminaba detrás de ella, bajó los ojos al balanceo de las caderas, al redondeado trasero que tanto había apreciado la semana pasada y al borde de la toalla que rozaba la parte de atrás de las rodillas. Cena preparada por una cocinera maravillosa sonaba genial. Y por supuesto, era una buena oportunidad para ambas: Julia para preguntarle cosas sobre su relación con Kevin y Lena para no estar tan tensa con ella.
—¿Qué hay para cenar?
—Pasta con stroganoff, pan francés y ensalada. —Ella subió los peldaños hacia la puerta de tela metálica y la abrió.
Julia, que la seguía muy de cerca, se le adelantó agarrando la parte superior del marco de madera por encima de la cabeza y sujetando la puerta abierta.
Ella se paró bruscamente y si él no hubiera prestado atención, la hubiera arrollado. Su torso chocó ligeramente con su espalda desnuda. Gabrielle se giró y le acarició el pecho con el hombro a través del delgado algodón de la camiseta.
—¿Eres vegetariana? —preguntó ella.
—Dios me libre. ¿Y tú?
Sus grandes ojos verdigrises buscaron los suyos y arrugó la frente. Luego hizo algo extraño —aunque sabía que no debía sorprenderse de nada de lo que ella hiciera—, respiró profundamente por la nariz como buscando algo con el olfato. Julia no podía oler nada más que la esencia floral de su piel. Luego ella sacudió la cabeza ligeramente como para aclarar la mente y se adentró en la casa como si no hubiese ocurrido nada. Julia la siguió resistiendo el impulso de olerse las axilas.
—Intento ser vegetariana —lo informó mientras atravesaban una pequeña habitación donde estaban la lavadora y la secadora para llegar a la cocina pintada de un amarillo brillante—. Es un estilo de vida muy saludable. Pero por desgracia no soy practicante.
—¿Eres vegetariana no practicante? —Julia nunca había escuchado semejante cosa, pero ¿de qué se sorprendía?
—Sí, trato de resistirme a mis deseos carnívoros, pero soy débil. Tengo problemas de autocontrol.
El autocontrol normalmente no era problema para él, por lo menos hasta ahora.
—Me encantan la mayoría de las cosas que son malas para mis arterias. Algunas veces estoy a medio camino de McDonald's antes de darme cuenta.
La vidriera de encima del rincón del desayuno arrojaba parches de color sobre la habitación y la hilera de frascos de cristal que había sobre la pequeña mesa de madera. La habitación olía como Anomaly, a pachuli y aceite de rosas, pero a nada más, o por lo menos a nada que hiciera sospechar que allí había una cocinera maravillosa. Ni Thermomix lleno de stroganoff burbujeante sobre la encimera. Ni aroma a pan cocido al horno. Sus sospechas se confirmaron cuando ella abrió la nevera y cogió un bote de salsa, un paquete de pasta fresca y una barra de pan francés.
—Creía que eras una cocinera maravillosa.
—Lo soy. —Ella cerró la nevera y colocó todo sobre la encimera—. ¿Me haces el favor de coger dos cazuelas de la alacena de abajo, a tu izquierda?
Cuando Julia se agachó y abrió la puerta, le cayó un colador sobre el pie. Los armarios de Lena estaban todavía peor que los suyos
—Oh, bien. Eso también lo vamos a necesitar.
Cogió las cazuelas y el colador y se enderezó. Lena se recostó contra la puerta de la nevera con un trozo de pan en la mano. Julia observó cómo ella deslizaba la mirada desde el frente de los pantalones vaqueros a su pecho. Masticó lentamente, luego tragó. Con la punta de la lengua se lamió una miga de la comisura de la boca y finalmente lo miró a los ojos.
—¿Quieres un poco?
Escrutó su cara buscando un doble sentido, pero no vio ninguna provocación en aquellos ojos verde claro. Si hubiera sido cualquier otra mujer, le habría gustado mostrarle exactamente lo que quería, comenzando por su boca y abriéndose camino lentamente hacia la pequeña marca del interior del muslo. Le hubiera gustado llenarse las manos con sus grandes senos cremosos que se apretaban contra la parte superior del biquini. Pero ella no era cualquier otra mujer y ella tenía que comportarse como una niña exploradora bien portada.
—No, gracias.
—Bien. Voy a cambiarme de ropa. Mientras lo hago, pon la salsa stroganoff en la cazuela pequeña, luego llena la otra de agua. Cuando el agua comience a hervir, añade la pasta. Déjalas cocer durante cinco minutos. —Se apartó del refrigerador y mientras pasaba de largo se detuvo un segundo e inspiró profundamente por la nariz. Como antes, arrugó la frente y sacudió la cabeza—. De todas maneras, estaré de vuelta para entonces.
Julia la observó salir con rapidez de la habitación, partió un poco de pan y se preguntó cómo había pasado de ser un invitado a cenar por una mujer en biquini que decía ser una cocinera maravillosa, a cocinar mientras ella se cambiaba de ropa. Y ¿qué era esa cosa del olor? Lo había hecho dos veces ya y empezaba a sentirse un poco paranoico.
Gabrielle volvió a asomar la cabeza por la puerta de la cocina.
—No irás a ponerte a buscar el Monet mientras me arreglo, ¿Verdad?
—No, esperaré hasta que regreses.
—Estupendo —dijo con una amplia sonrisa y se marchó de nuevo.
Julia fue al fregadero y llenó la cazuela más grande de agua. Un gato negro y gordo se le rozó contra las piernas y le enrolló la cola en la pantorrilla. A Julia no le gustaban los gatos, creía que eran bastante inútiles. No como los perros que podían adiestrarse para olfatear droga o las aves que podían amaestrarse para hablar y colgar cabeza abajo por un pie. Empujó al gato a un lado con la puntera de la bota de trabajo y se volvió hacia el fogón.
Desvió la mirada a la puerta y se preguntó cuánto tardaría en regresar. Aunque no tenía ningún reparo en registrar sus alacenas mientras ella estaba fuera de la habitación, tenía dos razones muy buenas para no hacerlo.
Primero, creía que no encontraría nada. Si Lena hubiera estado involucrada en el robo de la pintura del señor Hillard, dudaba que lo hubiera invitado a su casa. Estaría demasiado nerviosa para conversar sobre la salsa stroganoff si tuviera un Monet dentro del armario. Y en segundo lugar, necesitaba su confianza y eso nunca ocurriría si lo cazaba registrando la casa de arriba abajo. Necesitaba demostrarle que no era una mala persona y estaba convencido de que no le resultaría demasiado difícil. No era el tipo de persona que se jactaba de sus conquistas cuando bebía cervezas, y a las mujeres generalmente les gustaba. Sabía que era una buena amante. A pesar de lo que Meg Ryan dijera, sabía perfectamente cuándo una mujer estaba fingiendo. Siempre se aseguraba de que las mujeres que pasaban por su cama disfrutaran tanto como ella. No caía redondo justo después de hacer el amor para comenzar a roncar y no se desplomaba, aplastando a la mujer bajo su peso.
Echó la salsa stroganoff en la cazuela, la puso a medio fuego y revolvió.
Aunque no fuese de las personas idiotas sensibles que lloraban delante de las mujeres, estaba bastante seguro de que lo consideraban un tío majo.
Algo se sentó sobre su pie y miró hacia abajo, al gato situado en lo alto de su bota.
—Piérdete, bola de pelo —dijo y empujó al gato con el pie lejos de ella.
Lena se abrochó el sostén entre los senos, luego se pasó una camiseta corta de color azul por la cabeza. Aunque Julia le había dicho que no registraría la cocina, no le había creído.
No confiaba en Julia cuando estaba fuera de su vista. Caray, ni siquiera confiaba en ella cuando no le quitaba ojo de encima. Pero Julia tenía razón en algo, debía reconciliarse consigo misma para tolerarlo en su tienda y en su vida. Tenía un negocio que dirigir y no podía hacerlo si tenía que vigilar cada movimiento que hacía o escabullirse antes de la hora.
Se puso unos vaqueros descoloridos y se los abotonó justo por debajo del ombligo. Además de no ser bueno para el negocio, tampoco era bueno para ella. No sabía cuánto tiempo más podría soportar el estrés que provocaba aquellos dolores de cabeza o los tics faciales sin que derivase en problemas más serios de salud, como un desequilibrio hormonal o una glándula pituitaria hiperactiva.
Agarró un cepillo del tocador y se lo pasó por el pelo húmedo. Mientras estaba sentada sobre la colcha, se recordó a sí misma que todo el mundo entraba en su vida por una razón. Si abría la mente, podría descubrir la razón de por qué había conocido a alguien como Julia. La imagen de Julia cuando se había agachado para coger las cazuelas de la alacena le cruzó por la mente y miró frunciendo el ceño a su reflejo en el espejo del otro lado de la habitación. La forma en que rellenaba los vaqueros no tenía absolutamente nada de espiritual.
Dejando el cepillo a un lado, se hizo una trenza floja, luego aseguró la punta con una cinta azul. Julia era un moreno y duro policía que además de sacarla de quicio, había conseguido poner su vida patas arriba y desequilibrado su cuerpo, mente y espíritu. Era la guerra por la supremacía. La anarquía total. Realmente no veía ningún propósito superior en todo eso.
Excepto que olía bien.
Cuando entró en la cocina varios minutos más tarde, Julia estaba de pie delante del fregadero escurriendo la pasta con el colador. Una nube de vapor le rodeaba la cabeza mientras el gato de su madre hacía un ocho entre sus pies, envolviendo la cola alrededor de sus pantorrillas y maullando con fuerza.
—¿Beezer? —Levantó en brazos al gato y lo sujetó contra los pechos—. No molestes a la detective o te aplastará contra el suelo y te arrestará. Lo sé por experiencia.
—Nunca te aplasté contra el suelo —dijo Julia mientras desaparecía el vapor—. Si alguien sufrió, fui yo.
—Ah, es verdad. —Sonrió ante el recuerdo de él tirado en el suelo con las pestañas pegoteadas—. Te gané un asalto.
Julia la miró sobre el hombro y sacudió el colador. Una leve sonrisa curvó sus labios; la humedad le había rizado el pelo de las sienes.
—¿Pero quién acabó encima, Señorita Mala Leche? —Deslizó la mirada desde su trenza a sus pies desnudos, luego volvió a subir—. La pasta ya está.
—Pues sigue y mézclala con la salsa stroganoff.
—¿Qué vas a hacer tú?
—Darle de comer a Beezer o nunca te dejará tranquilo. Sabe que estás haciendo la cena y está obsesionado con la comida. —Lena fue hacia el armario que había tras la puerta y cogió una bolsa de comida para gatos Tender Vittles—. Cuando termine, haré la ensalada —dijo, rasgando la parte superior de la bolsa. Echó la comida en un platillo de porcelana y una vez que Beezer comenzó a comer, abrió la nevera y cogió una bolsa de lechuga picada.
—Ya veo.
Lena miró a Julia, que estaba delante del fogón mezclando la pasta y la salsa con una cuchara de palo. La sombra de la barba le oscurecía las mejillas bronceadas y resaltaba las líneas sensuales de su boca.
—¿Qué?
—Esa lechuga ya está preparada. ¿Sabes? Esta es la primera vez que me invitan a cenar y preparo yo la cena.
En realidad no había pensado en ella como una invitada, sino más bien como una compañía inevitable.
—Qué extraño.
—Sí, extrañísimo. —Julia señaló con la cuchara el rincón del desayuno—. ¿Qué es todo eso?
—Los aceites esenciales para el Coeur Festival —explicó ella mientras ponía la lechuga en dos cuencos para ensalada—. Hago mis propios aromas y aceites curativos. Hoy es el primer día que tengo libre para probar un filtro para el sol que elaboré con sésamo, germen de trigo y lavanda. Eso es lo que estaba haciendo en la piscina.
—¿Funciona?
Ella bajó el cuello de la camiseta y estudió la línea del bikini, el contraste entre la piel blanca y morena.
—No me quemé. —Ella levantó la vista, pero él no le miraba ni la cara ni la marca del biquini. Clavaba los ojos en su estómago desnudo; la mirada era tan ardiente que un calor intenso traspasó su piel—. ¿Qué aliño te gusta en la ensalada?
—preguntó.
Julia se encogió de hombros y volvió la atención al stroganoff. Ella se preguntó si se habría imaginado la forma en que la había mirado.
—Salsa de barbacoa.
—Ah. —Se dio la vuelta hacia la nevera para ocultar su confusión—. Bueno, sólo tengo salsa italiana y salsa italiana light.
—¿Por qué me preguntaste como si hubiera algo que elegir?
—Lo hay. —Si él podía pretender que nada había pasado entre ellos, también podía hacerlo ella, aunque sospechaba que él era mejor actor—. Puedes elegir salsa italiana o salsa italiana light.
—Italiana.
—Estupendo. —Aderezó la ensalada, luego llevó los dos cuencos al comedor y los colocó en la mesa desordenada. No tenía compañía para cenar demasiado a menudo y tuvo que poner sus catálogos y recetas de aceites dentro de la vitrina de la porcelana china. Una vez que la mesa estuvo libre, colocó una pequeña vela en el centro y la encendió. Sacó los mantelitos individuales de lino y las servilletas a juego, un par de servilleteros de plata y la vajilla de plata antigua que había heredado de suabuela. Cogió dos platos Villeroy pintados con amapolas rojas y se dijo que no estaba tratando de impresionar al detective. Quería usar la mejor vajilla porque casi nunca tenía la oportunidad de exhibirla. No había otra razón.
Con su porcelana más fina en las manos volvió a la cocina. Julia seguía donde lo había dejado. Se detuvo en la puerta, devoró con los ojos el pelo oscuro y la nuca, los fuertes hombros y la espalda. Dejó que su mirada vagara por los bolsillos traseros de los Levi's y bajara por las largas piernas.
No podía recordar la última vez que había tenido en casa a cenar un tío tan guapo. Sus dos últimos novios no contaban porque no habían estado precisamente bien dotados en el apartado del aspecto. Harold había sido genial y le había encantado escucharle hablar de la luz espiritual. No había sido un rollo ni demasiado aburrido, pero Francis estaba en lo cierto, Harold era demasiado viejo para ella.
Antes de Harold, había salido con Rick Hattaway, un hombre bastante agradable, que hacía relojes zen para ganarse la vida. Pero ningún hombre le había acelerado el pulso ni le había provocado mariposas en el estómago, ni le había abrasado la piel con la mirada. La atracción que sentía por ambos, Harold y Rick, no había sido sexual y la relación no había progresado más allá de los besos. Habían pasado años desde que había juzgado a un hombre por el aspecto y no por la calidad de su alma. Había sido antes de su conversión ecologista, cuando odiaba tanto lavar los platos que sólo los había usado de papel. Los tipos con quienes había salido en esos días probablemente no habrían notado la diferencia entre una porcelana Wedgwood y una Chinet.
En aquel momento de su vida se había considerado una artista seria y había escogido a los hombres por razones puramente estéticas. Ninguno de ellos había sido muy culto y algunos no habían sido demasiado inteligentes pero realmente el intelecto no había sido el punto a tener en cuenta. Sólo los músculos. Músculos, un buen trasero prieto y resistencia era lo que contaba.
La mirada de Lena subió por la espalda de Julia y de mala gana admitió que había añorado tener al otro lado de la mesa a una persona bien parecida y cargada de atracción sexual. Julia ciertamente no parecía preocupada por la iluminación espiritual, pero parecía más inteligente que los musculitos comunes. Entonces le vio levantar el brazo, doblar la cabeza y olerse la axila.
Lena miró los platos que llevaba en las manos. Debería haber cogido platos de papel.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Dom Jun 07, 2015 12:03 am

Capítulo 7

Lena se sorprendió de los modales que Julia exhibió en la mesa. Se asombró de que no masticara con la boca abierta, ni se rascara la barriga, ni eructara como si fuera una adolescente que acabara de tomarse una cerveza Old Milwaukee. Se había puesto la servilleta en el regazo y la entretenía con historias escandalosas sobre su loro Sam. Si no lo conociera mejor, podría llegar a pensar que estaba tratando de cautivarla o que quizá tuviera un alma decente en algún lugar recóndito de aquel cuerpo.
—Sam tiene un problema de peso —le contó entre bocados de stroganoff—. Adora la pizza y los Cheetos.
—¿Le das a tu pájaro pizza y Cheetos?
—Ahora ya no. Tuve que construirle un gimnasio. Hace ejercicio conmigo.
Lena ya no sabía si creerle o no.
—¿Cómo te las arreglas para que haga ejercicio? ¿No se echa a volar?
—Lo engaño para que piense que es divertido. —Tomó un trozo de pan y se lo comió—. Pongo su gimnasio al lado de mi banco de pesas —continuó después do tragar—, así mientras hago pesas, él sube las escaleras y las cadenas.
Lena tomó un trocito de pan y le observó por encima de la vela. La tenue luz que se filtraba por las cortinas transparentes de las ventanas del comedor bañaba la habitación y a la detective Julia Volkova con una suave luminosidad. Sus rasgos, fuertes y andróginos, parecían haberse suavizado. Quizá solo fuera un efecto de la iluminación, porque a pesar de su encanto Gabrielle sabía por su muy reciente experiencia que no había nada suave ni dócil en el hombre que tenía enfrente, aunque supuso que un hombre que amaba a un pájaro tenía que tener alguna cualidad que lo redimiera.
—¿Cuánto hace que tienes a Sam?
—Casi un año, pero me da la impresión que lo tengo desde siempre. Me lo regaló mi hermana Debby.
—¿Tienes una hermana?
—Tengo cuatro.
—Guau. —Gabrielle siempre había querido tener hermanos—. ¿Eres la mayor?
—La pequeña.
—La bebé —dijo, aunque no podía imaginarse a Julia más que como le veía frente así.
Exudaba demasiada testosterona para que pensara en ella como una niñita de mejillas sonrosadas—. Supongo que crecer con cuatro hermanas mayores fue divertido.
—La mayor parte del tiempo fue un infierno. —Enrolló un poco de espagueti en el tenedor.
—¿Por qué?
Se metió los espaguetis en la boca, y ella observó cómo masticaba. Parecía como si no fuera a responder, pero cuando tragó confesó:
—Me hicieron poner sus ropas cuando pequeña y ahora se burlan de mí por ello.
Ella intentó no reírse, pero le tembló el labio inferior.
—No le veo la gracia. Ni siquiera me dejaban hacer de perro. Tanya siempre era el perro.
Esta vez no pudo evitar reírse, incluso pensó -aunque no llegó a hacerlo- en palmearle la mano y decirle que no pasaba nada.
—Piensa que tu hermana hizo algo por ti. Te regaló a Sam por tu cumpleaños.
—Debby me regaló a Sam cuando tuve que guardar cama durante un tiempo. Creyó que un pájaro me haría compañía hasta que me levantara y daría menos problemas que un perrito —sonrió—. Estaba equivocada.
—¿Por qué tuviste que guardar cama?
Su sonrisa desapareció y encogió los anchos hombros.
—Me dispararon en una redada antidroga que fue mal desde el principio.
—¿Te dispararon? —Lena arqueó las cejas—. ¿Dónde?
—En el muslo derecho —dijo, y cambió bruscamente de tema—. Me encontré con una amiga tuya cuando llamé a la puerta.
A Lena le habría gustado conocer los detalles del tiroteo, pero obviamente no quería hablar del tema.
—¿Francis?
—No me dijo su nombre, pero sí que le dijiste que era tu novio. ¿Qué más le has contado? —preguntó antes de meterse el último bocado de pasta en la boca.
—Más o menos eso —mintió Lena cogiendo el vaso de té helado—. Sabía que yo pensaba que me seguía un acosador, así que hoy me preguntó de nuevo. Le dije que estábamos saliendo.
Julia tragó lentamente mientras la estudiaba a través de la corta distancia que les separaba.
—¿Le dijiste que sales con alguien que pensabas que te estaba acosando?
Lena tomó un sorbo de té y asintió con la cabeza.
—Ajá...
—¿No le pareció extraño?
Lena negó con la cabeza y dejó el vaso sobre la mesa.
—Francis tiene una mente abierta en lo que a relaciones se refiere. Sabe que algunas veces a las mujeres les gusta correr riesgos. Y ser seguida por alguien puede ser muy romántico.
—¿Por una acosadora?
—Sí, ya, pero en la vida tienes que besar a algunos sapos.
—Y tú, ¿has besado a muchos sapos?
Ella pinchó la lechuga con el tenedor e intencionadamente lo miró a los labios.
—Sólo a uno —dijo, y se metió la lechuga en la boca.
Julia cogió el vaso y su risa suave llenó la habitación. Ambas sabían que ella no le había devuelto el beso como si le considerara un sapo.
—Además de besar sapos, cuéntame más cosas sobre ti. —Una gota de vaho se deslizó por el vaso y cayó encima de la camiseta dibujando un diminuto círculo húmedo sobre el pectoral derecho.
—¿Estás interrogándome?
—Claro que no.
—Además, ¿no tienes un informe sobre mí en alguna parte con toda la información que necesitas? ¿Cómo cuántas multas por exceso de velocidad me han puesto?
Los ojos de Julia se encontraron con los suyos sobre el borde del vaso y la observó mientras daba un largo trago. Luego bajó el vaso para decirle:
—No comprobé tu registro dental, pero el pasado mes de mayo te pusieron una multa por exceso de velocidad. Cuando tenías diecinueve años, estrellaste tu Volkswagen contra un poste telefónico y tuviste la suerte de salir sólo con heridas leves y tres puntos en la cabeza.
No la sorprendió que conociera su historial como conductora, pero la desconcertaba un poco que él supiera cosas sobre su vida cuando ella apenas sabía nada de ella.
—Fascinante. ¿Qué más sabes?
—Llevas el nombre de tu abuela.
Nada sorprendente.
—Somos una de esas familias que le ponen a los hijos el nombre de sus abuelos. Algunas de mis bisabuelas se llamaban Eunice Beryl Paugh y Thelma Dorita Cox Katina. Me considero afortunada. —Se encogió de hombros—. ¿Qué más?
—Sé que asististe a dos universidades, pero no obtuviste ningún título.
Obviamente no sabía nada importante. No sabía nada de ella.
—No fui a conseguir un título —comenzó, colocando el cuenco de ensalada sobre el plato y apartando ambos a un lado. No había comido apenas stroganoff pues, con Julia sentado frente a ella, se había quedado sin apetito—. Fui para aprender las cosas que me interesaban. Cuando lo hice, seguí mi camino y busqué nuevos horizontes. —Apoyó el brazo en la mesa y descansó la mejilla en la mano—. Cualquiera puede obtener un título. Vaya cosa. Un trozo de papel de una universidad no define a una persona. No dice quién eres.
Julia tomó la servilleta de lino del regazo y la colocó al lado del vaso.
—Entonces ¿por qué no me cuentas quién eres realmente? Dime algo que no sepa.
Supuso que quería que le revelara algo incriminador, pero no había nada que revelar. Nada en absoluto, así que le dijo algo que estaba segura que nunca adivinaría sobre ella.
—Bueno, he estado leyendo lo que Freud opinaba sobre compulsiones y fetiches. Según él, tengo fijación oral.
Julia bajó la mirada a su boca mientras una media sonrisa le curvaba los labios.
—¿En serio?
—No te excites demasiado —se rió—. Freud era esa mente brillante que disertaba sobre la envidia que sentimos nosotras, las mujeres, por el pene, lo cual me parece absurdo. Sólo un hombre inventaría algo tan estúpido.
Nunca me he encontrado con una mujer que quisiera tener pene.
Cuando Julia clavó los ojos en ella por encima de la mesa, sonreía ampliamente.
—Conozco a unas cuantas a las que les encantaría tener algo mío.
A pesar de sus liberales puntos de vista sobre sexo, Lena notó que le ardían las mejillas.
—No quise decir eso.
Julia se rió, e inclinó la silla hacia atrás sobre dos patas.
—¿Por qué no me cuentas cómo te asociaste con Kevin?
Lena creía que Kevin ya se lo había contado y se preguntó si lo único que quería Julia era pillarla en una mentira. De todas maneras ella no tenía por qué mentir sobre eso.
—Como ya sabes, nos conocimos en una subasta unos años antes de que abriésemos Anomaly. Kevin acababa de mudarse desde Portland y trabajaba para un anticuario del centro. Yo también trabajaba para un anticuario con tiendas en Pocatello, Twin Falls y Boise. Después de esa primera vez, me lo encontré varias veces. —Hizo una pausa y sacudió una miga de pan de la mesa—. Tiempo después me despidieron del trabajo y me llamó para preguntarme si quería abrir un negocio a medias con él.
—¿Así como así?
—Oyó que me habían despedido por algo relacionado con la compra de pinturas funerarias, de las que se hacen con pelo. El dueño de la tienda no tenía una actitud muy abierta con respecto a ese tema. Me despidió, aunque después hizo negocio gracias a mí.
—Así que Kevin te llamó y decidisteis abrir un negocio juntos. —Cruzó los brazos sobre el pecho y balanceó un poco la silla—. ¿Así sin más?
—No. Él quería vender sólo antigüedades, pero yo ya estaba un poco quemada de todo aquello. Al final hicimos un pacto y abrimos una tienda de curiosidades. Aporté el sesenta por ciento de los costes iníciales.
—¿Cómo?
Lena odiaba hablar de dinero.
—Estoy segura de que sabes que tengo un modesto fondo fiduciario. —Había invertido más de la mitad en Anomaly. Normalmente, cuando la gente conocía su apellido asumían que tenía una cuenta corriente sin fondo, pero no era verdad. Si por cualquier motivo tuviera que cerrar la tienda, se quedaría casi en la ruina. Pero pensar en perder la inversión financiera no la molestaba tanto como pensar que había perdido tiempo, ilusiones y energía en sacar adelante un negocio para nada. La mayoría de la gente medía el éxito por el dinero. Gabrielle no. Claro que quería pagar las facturas como todo el mundo, pero para ella el éxito se medía por el grado de satisfacción con uno mismo. En ese aspecto se consideraba una triunfadora.
—¿Y Kevin?
Lena sabía que la manera de ver el éxito no era igual en el caso de Kevin.
Para él el éxito era algo tangible. Algo que se podía tocar, conducir o llevar puesto.
Lo que no lo hacía muy brillante, pero eso no lo convertía en un criminal sino más bien en todo lo contrario, un buen socio.
—Pidió un crédito bancario por el otro cuarenta por ciento.
—¿Te molestaste en investigar antes de iniciar el negocio?
—Por supuesto. No soy tonta. La localización es el factor más importante en el éxito de un negocio pequeño. Hyde Park tiene una clientela estable...
—Espera. —Él levantó una mano, interrumpiéndola—. No me refería a eso.
Preguntaba si alguna vez se te había ocurrido investigar a fondo a Kevin antes de invertir tanto dinero.
—No hice una investigación criminal ni nada por el estilo, pero hablé con sus jefes. Todos me hablaron muy bien de él —Sabía que lo que iba a decir a continuación no lo entendería nunca, pero se lo dijo de todas formas—. Medité sobre ello durante un tiempo antes de darle mi respuesta.
Julia dejó caer las manos y frunció el ceño.
—¿Meditaste? ¿No pensaste que abrir un negocio con un hombre al que apenas conocías requería algo más que meditación?
—No.
—¿Por qué diablos no?
—Por el karma.
Con un golpe sordo, las patas de la silla volvieron al suelo.
—¿Cómo?
—La recompensa del karma. Me sentía infeliz y acababan de despedirme, entonces apareció Kevin ofreciéndome la oportunidad de ser mi propio jefe.
Julia no habló durante un largo momento.
—¿Estás diciéndome —comenzó de nuevo— que la oferta de Kevin de montar un negocio fue una recompensa por algo bueno que hiciste en una vida anterior?
—No, no creo en la reencarnación. —Sabía que creer en karmas confundía a algunas personas y no esperaba ni por asomo que la detective Volkova lo entendiera—. Abrir un negocio con Kevin fue mi recompensa por algo que hice en esta vida. Creo que el bien y el mal que uno hace afecta a lo que le pasa ahora, no después de morir. Cuando te mueres, vas a un plano cósmico diferente. La iluminación o el conocimiento que adquieres en esta vida determinan a qué plano ascenderá tu alma.
—¿Estás hablando de algo tipo Heaven and Hell Bop que piensan que el cielo está en algún lugar de la tierra?
Había esperado una pregunta peyorativa de él y se sorprendió.
—Estoy segura de que tú lo llamas «el cielo».
—¿Y no es así como lo llamas tú?
—Normalmente no lo llamo de ninguna manera. Podría ser el cielo. El infierno.
El nirvana. Cualquier cosa. Sólo sé que es el lugar donde irá mi alma cuando muera.
—¿Crees en Dios?
Estaba acostumbrada a esa pregunta.
—Sí, pero probablemente no de la misma manera que tú. Creo que Dios existe cuando, por ejemplo, me siento en un campo de margaritas y mis sentidos se llenan con la belleza impresionante que me rodea y que Él ha creado. Entonces me siento en paz. Para mí es más importante que acatar los Diez Mandamientos o sentarme en una iglesia mal ventilada y escuchar a algún tío explicándome cómo he de vivir la vida. Creo que hay una gran diferencia entre ser religioso y ser espiritual. Quizá se pueda ser ambas cosas, no lo sé. Sólo sé que mucha gente usa la religión como una etiqueta y la reduce a eso, a simples pegatinas de quita y pon. Pero la espiritualidad es diferente. Proviene del corazón y del alma. —Esperaba que Julia se riera o la mirara como si le hubieran salido pezuñas y cuernos. Sin embargo, la sorprendió.
—Es posible que tengas razón —dijo poniéndose de pie. Colocó el cuenco de la ensalada sobre el plato, recogió sus cubiertos y los llevó a la cocina.
Lena le siguió y le observó lavar el plato en el fregadero. Nunca hubiera pensado que era la clase de persona que lavaba sus cubiertos. Puede que fuera porque parecía algo machista, de ese tipo de persona que se aplastan latas de cerveza en la frente.
—Dime algo —dijo Julia cerrando el grifo—. Cuando te arresté en Julia Davis Park, ¿fue por el karma?
Ella cruzó los brazos sobre los senos y apoyó una cadera a su lado en el mostrador.
—No, nunca he hecho nada lo suficientemente malo para merecerte.
—Tal vez —dijo él, en voz baja y seductora, mirándola por encima del hombro—, soy un premio por buena conducta.
Ella ignoró el escalofrío que le subió por la espalda. Gabrielle no era la clase de chica que se sintiera atraída por polis rudos con mal genio. Claro que no.
—Sé realista. Eres como una seta venenosa—dijo y apuntó hacia las cazuelas de la cocina—. ¿No vas a lavar todos los platos?
—De ninguna manera. Yo ya hice la cena.
Ella había cortado el pan y aderezado la ensalada, así que no todo lo había hecho ella. Este era un nuevo siglo, las personas como Julia tenían que salir de la caverna y poner de su parte, pero no quiso ilustrarle al respecto.
—Supongo que mañana por la mañana te veré temprano.
—Sí. —Metió una mano en el bolsillo delantero de los Levi's y sacó un juego de llaves—. Salvo el viernes, ese día tengo que ir de testigo al juzgado, así que probablemente no llegaré hasta después del mediodía.
—Estaré en el Coeur Festival el viernes y el sábado.
—De acuerdo. Me pasaré por la caseta y echaré un vistazo.
Lena necesitaba un descanso de Julia y de la tensión nerviosa que le creaba.
—No es necesario.
Julia levantó la vista de las llaves que tenía en la mano y ladeó la cabeza.
—Me pasaré de todas maneras, simplemente para que no me eches de menos.
—Julia, te echaré de menos tanto como a un dolor de muelas.
Julia se rió entre dientes, luego se volvió hacia la puerta trasera.
—Es mejor que tengas cuidado, he oído que mentir crea mal karma.
El Bronco rojo de Julia entró por el acceso más alejado del aparcamiento en Albertson. Tenía el cuatro por cuatro desde hacía dos meses y no quería que ningún niño le dejara señales en las puertas. Pasaban de las ocho y media, y el sol poniente se ocultaba tras la cima de la montaña que rodeaba el valle. No había demasiado movimiento en la tienda de comestibles cuando Julia entró y agarró una bolsa de zanahorias baby, las favoritas de Sam.
—Hola, ¿no eres Julia Volkova?
Julia levantó la vista de las zanahorias a una mujer que cargaba coles en un carrito. Era menuda y llevaba el grueso pelo castaño recogido en una coleta en lo alto de la cabeza. Iba muy poco maquillada y tenía el tipo de cara bonita a la que parecía que habían sacado brillo. Los grandes ojos azules que se clavaban en ella le parecían vagamente familiares y se preguntó si alguna vez la habría arrestado.
—Soy Ann Cameron. Crecimos en el mismo barrio. Solía vivir algo más abajo que tus padres. Saliste con mi hermana mayor, Sherry.
Ah, por eso le parecía familiar. En décimo grado él había hecho cosas muy excitantes con Sherry en el asiento trasero del Chevy Biscayne de sus padres. Ella había sido la primera chica que le había dejado tocar sus senos por debajo del sostén.
La palma desnuda sobre un pecho desnudo. Un hito histórico para cualquier tío.
—Claro que te recuerdo. ¿Cómo estás, Ann?
—Bien. —Ella puso algunas coles más en el carro y luego cogió una bolsa de zanahorias—. ¿Cómo están tus padres?
—Más o menos como siempre —contestó, mirando el montón de verduras de su carro—. ¿Tienes muchos hijos que alimentar o crías conejos?
Ella se echó a reír y negó con la cabeza.
—Ni una cosa ni otra. No estoy casada y no tengo hijos. Tengo un bar en la Octava, y hoy me quedé sin suministros y no puedo esperar hasta que llegue el siguiente reparto de verdura fresca mañana por la tarde. Sería demasiado tarde para mis clientes del mediodía.
—¿Un bar? ¿Eres buena cocinera?
—Soy una cocinera estupenda.
Julia había oído esa misma declaración dos horas antes a una mujer con un bikini plateado que había desaparecido en su dormitorio dejando que él preparara la cena.
Y luego para mayor escarnio, la señora apenas había probado la comida que había preparado.
—Deberías venir un día y probar mis bocadillos, o pasta si lo prefieres. Hago un scampi de camarón con cabello de ángel para chuparse los dedos. Rallado, por supuesto. Y mientras podemos ponernos al día.
Julia le miró los ojos azul claro y los hoyuelos de las mejillas cuando le sonrió.
Normal. Sin señales de locura, aunque no podía asegurarlo a simple vista.
—¿Crees en karmas, auras o escuchas a Yanni?
Su sonrisa desapareció y lo contempló como si estuviera chillado. Julia se rió, lanzó la bolsa al aire y la atrapó.
—Bien, me pasaré por allí. En la Octava, ¿no?
Lena se consideraba una limpiadora compulsiva. Cuando la compulsión la atacaba, limpiaba. Desafortunadamente, la compulsión por limpiar armarios y alacenas solamente le ocurría una vez al año y duraba unas pocas horas. Si se hallaba fuera de casa cuando sucedía, los armarios tenían que esperar un año más.
Introdujo jabón con olor a limón en el fregadero y lo mezcló con agua caliente.
Tal vez después de lavar la cazuela del stroganoff, le quedaría energía suficiente para emprenderla con los armarios y así el colador no volvería a caer a los pies de otro invitado como había ocurrido antes con Julia.
Tan pronto como se puso un par de guantes amarillos, sonó el teléfono. Lo cogió al tercer timbrazo y oyó la voz de su madre.
—¿Cómo está Beezer? —preguntó Inessa Katina sin saludar.
Lena miró por encima del hombro a la bola de pelo tumbada sobre la alfombra delante de la puerta trasera.
—Tumbada y feliz.
—¿Se está portando bien?
—La mayor parte del tiempo sólo come y duerme —contestó Lena—. ¿Dónde estás? ¿Aquí en la ciudad?
—Raísa y yo estamos con tu abuela. Viajaremos a Boise mañana.
Lena apoyó el auricular del teléfono entre el hombro y la oreja y preguntó:
—¿Qué tal en Cancún?
—Ah, estuvo bien, pero sucedió algo. Tu tía y yo tuvimos que interrumpir el viaje porque tuve un mal presentimiento. Sentí que algo malo iba a ocurrir en el barrio y que tu abuela estaría involucrada, así que volví a casa para advertirle, pero llegué tarde.
Lena volvió la atención a los platos del fregadero. Su vida ya era un caos cósmico y realmente no estaba de humor para viajar a Los límites de la realidad con su madre.
—¿Qué pasó? —preguntó, aunque sabía que su madre se lo diría de todos modos.
—Hace tres días, mientras tu tía Raísa y yo estábamos en México, tu abuela atropelló al perro de la señora Youngerman.
Ella casi dejó caer el teléfono y tuvo que agarrarlo con una mano jabonosa.
—¡Oh, no! ¿El pequeño Murray?
—Sí, me temo que sí. Quedó más plano que un crêpe. Su alma voló al paraíso de los perros, pobrecito. No estoy totalmente segura de que fuera un accidente y tampoco lo está la señora Youngerman. Ya sabes lo que pensaba tu abuelo sobre Murray.
Sí, Lena sabía lo que sentía su abuela por el perro de la vecina. El pequeño Murray no sólo había sido un ladrador incansable, sino también un obstáculo habitual para sus piernas. A Lena no le gustaba pensar que su abuelo había atropellado al perro a propósito, pero también sabía que Murray había dirigido una ferviente atención a la pantorrilla de su abuela en más de una ocasión y no podía descartar tal posibilidad.
—Eso no es todo. Esta tarde, Raísa y yo hicimos una visita de condolencia, y mientras estábamos sentadas en la sala de la señora Youngerman, intentando calmarla, vi una imagen clara en mi mente. En serio, Len, ésta es la visión más fuerte que he tenido nunca. Podía ver los mechones de pelo oscuro acariciándole las orejas. Es una persona alta...
—Ya, ¿alta, morena y apuesta? —Se colocó de nuevo el teléfono entre el hombro y la oreja, y se puso a limpiar los platos.
—Oh, sí. No puedo decirte lo excitada que me puse.
—Bueno, lo supongo —murmuró Lena. Metió los platos bajo el agua y luego los dejó en el escurreplatos.
—Pero ella no es para mí.
—Vaya. ¿Es para tía Raísa?
—Es tu destino. Vas a tener un romance apasionado con la persona de mi visión.
—No quiero tener un romance, mamá —dijo Lena suspirando y metiendo los cuencos de la ensalada y los vasos de té en el fregadero—. Mi vida no soporta más excitación ahora mismo. —Se preguntó cuántas madres le predecían amantes apasionados a sus hijas. Imaginó que no muchas.
—Sabes que no puedes luchar contra el destino, Lena —la amonestó severamente la voz del otro lado de la línea—. Puedes luchar contra ello si quieres, pero el resultado será siempre el mismo. Sé que no crees en el destino tanto como yo, y no soy quién para decirte que estás equivocada. Siempre te he alentado a buscar tu propio camino espiritual, escoger tu camino hacia la luz. Cuando naciste...
Lena puso los ojos en blanco. Inessa Katina nunca había impuesto, dictado o dominado a su hija. La había guiado por el mundo y Lena había insistido en escoger su propio camino. La mayoría de las veces, vivir con una madre que creía en el amor libre y en la libertad había sido estupendo, pero estaban aquellos años a finales de los setenta e inicio de los ochenta cuando Lena había envidiado a los niños que tenían vacaciones normales en Disneyland en lugar de zambullirse a la búsqueda de reliquias indias en Arizona o comunicarse con la naturaleza en una playa nudista del norte de California.
—... a los treinta años, fui dotada de clarividencia —continuó Inessa con su historia favorita—. Lo recuerdo como si fuera ayer. Como sabes, fue durante nuestro verano del despertar espiritual, poco después de que tu padre muriera. No me desperté una mañana y escogí mi habilidad psíquica. Fui elegida.
—Lo sé, mamá —contestó mientras enjuagaba los cuencos y los vasos para colocarlos en el escurreplatos.
—Entonces sabes que no me lo invento. Le vi, Lena, y vas a tener un encuentro apasionado con esa persona.
—Hace unos meses hubiera recibido esa noticia con los brazos abiertos, pero ya no —suspiró Lena—. No creo que me quede energía para la pasión.
—Pues creo que no tienes elección. Parece muy obstinada. Enérgica. Realmente da un poco de miedo. Tiene una mirada muy penetrante e intensa y una boca de lo más sensual.
A Lena le subió un escalofrío por la espalda y lentamente introdujo una cazuela en el agua de fregar.
—Como te dije, pensaba que era para mí y estaba absolutamente emocionada. ¿Sabes? No todos los días se le predestina a una mujer de mi edad alguien con unos ceñidos vaqueros y un cinturón de herramientas.
Lena clavó los ojos en las burbujas blancas, la garganta se le había quedado repentinamente seca.
—Puede que sea para ti.
—No. Me miró fijamente y susurró tu nombre. Había tal deseo en su voz que resultó inconfundible. Pensé que me desmayaría por primera vez en mi vida.
Lena conocía la sensación. Ella misma se encontraba a punto de desmayarse.
—La señora Youngerman se preocupó tanto en ese momento que se olvidó completamente del pobre Murray. Ya te digo, cariño, que vi tu destino. Te han bendecido con una amante apasionada. Es un regalo maravilloso.
—Pero no le quiero. ¡Devuélvelo!
—No se puede devolver y, por su mirada, tengo el presentimiento de que lo que tú quieras no va a tener importancia.
Ridículo. Su madre sólo tenía razón en una cosa: Lena no creía en el destino. Si ella no quería tener un romance apasionado con alguien que llevaba un cinturón de herramientas, entonces no lo tendría.
Cuando Lena colgó el teléfono, estaba paralizada. Durante años, había pensado en las predicciones psíquicas de su madre en los mismos términos que en las canciones absurdas de los Pin the Tail on Donkey. Algunas veces sus visiones eran disparatadas y apuntaban en la dirección equivocada, otras se acercaban razonablemente a la realidad y, de vez en cuando, eran tan exactas que resultaban espeluznantes.
Lena volvió al fregadero y se recordó a sí misma que su madre también había predicho la vuelta de Sonny con Cher, Donald con Ivana y Bob Dylan con Joan Baez. Era obvio que cuando tenía predicciones amorosas, Inessa no daba una.
Esta vez su madre había tenido una visión equivocada. Lena no quería una apasionada amante de pelo oscuro. No quería que Julia Volkova fuera para ella más que una dura policía.
Pero esa noche soñó con ella por primera vez. Soñó que entraba en su dormitorio, la miraba con sus ojos penetrante y los labios curvados en una sensual sonrisa, sin llevar puesto nada más que una profunda aura roja. Cuando se despertó a la mañana siguiente, no sabía si acababa de tener el sueño más erótico de su vida o había experimentado la peor de sus pesadillas.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Dom Jun 07, 2015 12:05 am

Capítulo 8

No había ninguna duda. Había sido una pesadilla.
Cuando Julia entró en Anomaly a la mañana siguiente con unos vaqueros gastados y una camiseta del Cactus Bar, todo el cuerpo de Lena se encendió. Se había puesto un vestido verde de tirantes para trabajar porque era cómodo y fresco, pero en el momento en que sus ojos se encontraron con los de la detective, la temperatura de su cuerpo subió rápidamente y tuvo que entrar en el cuarto de baño para ponerse una toalla húmeda sobre las mejillas. Aún no podía mirarlo sin recordar la forma en que la había tocado o las cosas que le había susurrado en sueños. Las cosas que le había querido hacer o por dónde había querido empezar.
Trató de mantenerse ocupada y no pensar en Julia, pero los jueves eran, por lo general, un día sin demasiada clientela y aquél no fue la excepción. Dejó caer unas gotas de aceite de naranja y otras de pétalos de rosa en el vaporizador, puso la vela de té debajo y la encendió. En cuanto la tienda comenzó a oler a la mezcla de perfumes cítricos y florales, se dirigió a la vitrina donde estaban las hadas y las mariposas de cristal. Quitó el polvo y ordenó todo mientras miraba de reojo a Julia, que rellenaba con Spackle los agujeros de la pared del fondo de espaldas a ella, sin poder evitar recordar la manera en que había imaginado sentir su pelo entre los dedos. Había parecido demasiado real, pero, por supuesto, sólo había ocurrido en sus sueños y empezaba a sentirse como una tonta al dejar que le afectara tanto a la luz del día.
Como si hubiera sentido sus ojos sobre él, Julia la miró por encima del hombro y se dio cuenta de que le miraba. Ella bajó rápidamente la vista a la figura de una ninfa retozona, pero no antes de que le comenzaran a arder las mejillas.
Como siempre, Kevin llevaba toda la mañana en la oficina con la puerta cerrada hablando con distribuidores y vendedores al por mayor, ocupándose a la vez de sus otros intereses comerciales. Los jueves eran el día de descanso de Mara, así que Lena sabía que muy probablemente estaría a solas con Julia hasta cerrar. Respiró hondo e intentó no pensar en las horas que tenía por delante. Horas interminables.
Sola. Con Julia.
Observó su reflejo en el escaparate mientras Julia sumergía la espátula en el recipiente con la masilla y se dedicaba a extenderla. Se preguntó qué tipo de mujer atraería el interés de alguien como Julia. ¿Mujeres atléticas de cuerpos duros, o mujeres hogareñas de esas que horneaban pan y se preocupaban por desempolvar figuras de conejitos? Ella no pertenecía a ninguna de las dos clases.
A las diez, sus nervios se habían calmado hasta un nivel aceptable. Julia acabó de tapar los agujeros y tuvo que pensar en otro trabajito. Se decidió por montar otra estantería en el pequeño almacén de la trastienda. Nada complicado.
Simplemente tres tablas de madera contrachapada de tres centímetros apoyadas en una estructura de perfiles en L.
Como no había clientes de quienes preocuparse le mostró a Julia el almacén que apenas era más grande que el cuarto de baño y estaba iluminado por la bombilla de sesenta vatios que colgaba del techo. Si un cliente entraba en la tienda, se enterarían cuando la campanilla sonara en la parte trasera. Entre los dos movieron a un lado del pequeño cuarto unas cajas de embalaje con bolas de poliestireno. Julia se abrochó el cinturón de herramientas en las caderas, sacó una cinta métrica metálica y le tendió a ella el extremo. Gabrielle se arrodilló y la sujetó en la esquina de la pared.
—¿Puedo hacerte una pregunta personal, Julia?
Julia apoyó una rodilla en el suelo y se inclinó sobre la esquina opuesta para obtener la medida, luego la miró. La mirada de Julia no llegó hasta su cara. Se deslizó por su brazo hacia sus senos y allí se quedó.
Lena miró hacia abajo, a la pechera del vestido. El borde superior se había deslizado ofreciendo a Julia una vista excelente del escote y del sujetador negro.
Agarró con la mano libre el borde del vestido para subírselo.
Sin asomo de vergüenza, Julia levantó finalmente la mirada a su cara.
—Pregunta, aunque eso no quiere decir que vaya a contestarte —dijo, luego escribió algo a lápiz en la pared.
En el pasado Lena había sorprendido a algunos clavando los ojos en sus atributos, pero al menos habían tenido la decencia de sentirse avergonzados.
—Julia, ¿has estado casada alguna vez?
—No. Pero estuve cerca.
—¿Y prometido?
—No, aunque llegué a pensar en ello.
Ella no creía que pensar en ello fuera suficiente.
—¿Qué pasó?
—Conocí a su madre y escapé como alma que lleva el diablo. —La miró otra vez y sonrió como si hubiera dicho algo realmente gracioso—. Ahora ya puedes soltar la cinta —dijo Julia, y cuando Lena lo hizo, ésta se cerró bruscamente pillándole el pulgar—. ¡Mi****!
—¡Huy!
—Lo hiciste a propósito.
—Estas equivocada. Soy pacifista, aunque llegué a pensar en ello. —Se levantó, apoyó un hombro contra la pared y cruzó los brazos sobre los senos—. Supongo que eres de esas personas exigentes que quiere que su esposa cocine como Betty Crocker y encima parezca una top model.
—No tiene por qué parecer una top model, simplemente debe ser razonablemente atractiva. Y nada de uñas largas. Las mujeres con uñas largas me asustan. —De nuevo sonrió, pero esta vez de una manera lenta y sensual—. No hay nada más espeluznante que ver cómo esas largas dagas se acercan a mis joyas.
No preguntó si hablaba por experiencia. Realmente no quería saberlo.
—Pero estoy en lo cierto en la parte de Betty Crocker, ¿no es así?
Julia se encogió de hombros y puso la cinta métrica en posición vertical, del suelo al techo.
—Es importante para mí. No me gusta cocinar. —Hizo una pausa para leer la medida y la anotó al lado de la primera—. No me gusta comprar, ni limpiar la casa, ni poner lavadoras. Son cosas de mujeres que no se me dan bien.
—¿Hablas en serio?—Él parecía tan normal, pero en algún momento de su vida se había vuelto un inepto—. ¿Qué te hace pensar que las mujeres saben limpiar y poner lavadoras? Quizá le asombre saber que no nacemos con una predisposición biológica para lavar calcetines y restregar inodoros.
La cinta métrica se deslizó suavemente en la carcasa de metal y Julia la metió en el cinturón.
—Tal vez. Todo lo que sé es que si una mujer no presta atención a la limpieza y esas cosas, su pareja no lo hará. Igual que las mujeres son capaces de conducir veinticinco kilómetros para ir a uno de esos talleres mecánicos de Jiffy Lube si el marido no les cambia el aceite del coche.
Por supuesto que las mujeres iban a un Jiffy Lube. ¿Qué clase de memo cambiaba por sí mismo el aceite del coche? Ella sacudió la cabeza.
—Preveo que seguirás soltero mucho tiempo.
—¿Qué pasa? ¿Ahora eres adivina?
—No, no necesito ser adivina para saber que ninguna mujer querrá ser tu chacha de por vida. A menos que saque algún beneficio con ello —añadió, pensando en alguna desesperada mujer sin hogar.
—Por supuesto que sacará beneficio. —En dos zancadas, acortó la distancia entre ellos—. Yo.
—Pensaba en algo bueno.
—Soy buena. Realmente buena —dijo lo suficientemente bajo para que no lo oyeran fuera del almacén—. ¿Quieres que te lo demuestre?
—No. —Se enderezó apartándose de la pared, pero Julia se había acercado tanto que ella podía ver los bordes negros de sus iris.
Julia levantó la mano, le colocó un mechón de pelo detrás de la oreja y le acarició la mejilla con el pulgar.
—Bueno, pues me toca.
Ella negó con la cabeza, temiendo que si él decidía demostrarle lo bueno que era, no sería capaz de detenerle.
—No, de verdad. Te creo.
Su risa suave llenó el pequeño almacén.
—Quería decir que me toca hacerte una pregunta.
—Ah —dijo ella y no supo por qué se sentía tan decepcionada.
—¿Por qué una chica como tú está todavía soltera?
Ella se preguntó qué quería dar a entender exactamente e intentó mostrarse un poquito indignada, pero lo cierto era que sonó más balbuceante que ofendida.
—¿Como yo?
Julia le deslizó el pulgar por la barbilla y después le acarició el labio inferior.
—Con el pelo tan alborotado como si acabases de levantarte de la cama y esos grandes ojos verdigrises puedes llegar a conseguir que cualquier hombre se olvide de todo.
El calor de sus palabras se fundió en la boca de su estómago y le temblaron las rodillas
—¿Que se olvide de qué?
—De que no es una buena idea que te bese —dijo Julia, y lentamente acercó su boca a la de ella— por todas partes. —Le acarició la cadera con una mano y la atrajo hacia sí. El cinturón de herramientas presionó su abdomen—. Del verdadero motivo de que esté aquí, y por qué no nos podemos pasar el día haciendo lo que en realidad haríamos si fueras mi novia de verdad. —Sus labios acariciaron los de ella, que se abrieron para él incapaz de resistir el deseo que la recorrió de pies a cabeza.
La punta de su lengua tocó la de ella, luego penetró dentro de su cálida boca. Julia se tomó su tiempo para besarla, provocando su placer con la caricia lenta y persistente de sus labios y su lengua. Al mismo tiempo la empujó hacia atrás contra la pared, entrelazando sus manos con las de ella y levantándolas a ambos lados de su cabeza.
Los labios húmedos de Gabrielle se amoldaron a los suyos, zambulló la lengua en el interior de su boca con suavidad y luego se retiró.
La incitó, jugueteando con su boca. La mantuvo sujeta contra la pared, apretando sus senos con su duro pecho. Sus pezones se endurecieron cuando Julia profundizó el beso y Lena se olvidó de todo, derritiéndose por dentro. Un fuego líquido ardió en su vientre arrancando un gemido de su pecho. Lena lo oyó pero apenas se percató de que aquel sonido procedía de ella.
Luego oyó como si Julia se aclarara la garganta, pero sumida en el cautivador embrujo de su profunda aura roja se preguntó cómo podía aclararse la voz cuando aún tenía la lengua en su boca.
—Cuando acabes con la manitas, Len, necesito que mires las facturas del lote dañado de platos de sushi.
Julia se apartó de su boca y pareció tan aturdido como ella.
Lena se dio cuenta que no había sido él quien había hablado y giró la cabeza justo a tiempo de ver cómo Kevin salía del almacén para dirigirse al frente de la tienda. Al mismo tiempo, sonó la campanilla avisando de que había entrado un cliente. Si Kevin había dudado alguna vez de que eran novios, estaba claro que ahora ya no lo haría.
Julia retrocedió y se pasó los dedos por el pelo. Soltó una bocanada de aire y dejó caer las manos. Parecía perplejo, como si algo le hubiera golpeado en la cabeza.
—Tal vez no deberías llevar puestas cosas como ésa al trabajo.
Con el deseo aun rugiendo por sus venas, Lena se balanceó sobre los talones y bajó la mirada desconcertada al vestido. El dobladillo la cubría hasta los tobillos y el corpiño suelto apenas revelaba nada.
—¿Esto? ¿Qué le pasa?
Él cambió el peso de pie y cruzó los brazos sobre el pecho.
—Es demasiado sexy.
El asombro la dejó sin habla durante un momento, pero cuando lo miró a los ojos y se percató de que estaba hablando en serio no pudo evitarlo, estalló en carcajadas.
—¿Qué es tan gracioso?
—Ni echándole toda la imaginación del mundo se puede considerar sexy este vestido.
Julia sacudió la cabeza.
—Quizá sea ese sujetador negro que llevas puesto.
—Si no te hubieses quedado mirando lo que llevo debajo del vestido, no sabrías cómo es mi sujetador.
—Y si no me lo hubieses mostrado, yo no habría mirado.
—¿Mostrado? —La indignación enfrió cualquier resto de deseo y la situación ya no le pareció tan graciosa—. ¿Quieres decir que cuando ves un sujetador negro pierdes el control?
—Normalmente no. —La miró de arriba abajo—. ¿Qué era eso que quemabas antes?
—Aceites de naranja y pétalos de rosas.
—¿Nada más?
—No. ¿Por qué?
—¿No había nada raro en alguno de esos frasquitos tan extraños que llevas contigo? ¿Hechizos o vudú o algo por el estilo?
—¿Crees que me besaste por culpa de aceite de vudú?
—Podría ser.
Era de lo más ridículo. Ella se inclinó hacia delante y le hincó el dedo índice en el pecho.
—¿Te dejaron caer de cabeza cuando eras pequeña? —le hincó el dedo de nuevo—. ¿Es ése tu problema?
Julia descruzó los brazos y le atrapó la mano entre sus cálidas palmas.
—Creía que eras pacifista.
—Lo soy, acabas de provocarme. —Lena hizo una pausa y escuchó las voces que provenían de la tienda. Se estaban acercando a la trastienda y no necesitaba mirar para saber quién había llegado.
—Lena está ahí dentro con su novia —dijo Kevin.
—¿Novia? Lena no mencionó que tuviera novio cuando hablé con ella anoche.
Lena arrancó su mano de la de Julia, dio un paso atrás estudiándolo rápidamente de pies a cabeza. Julia era tal como su madre había descrito. Terca, decidida y sensual. Los pantalones vaqueros y el cinturón de herramientas eran como un anuncio de neón andante.
—Rápido —susurró—, dame el cinturón de herramientas.
—¿Qué?
—Sólo hazlo. —Sin el cinturón de herramientas tal vez su madre no confundiría a Julia con la persona de su visión—. Date prisa.
Julia bajó las manos a los vaqueros y se desabrochó el ancho cinturón de cuero.
Lentamente se lo entregó y preguntó:
—¿Algo más?
Lena se lo arrebató y lo lanzó detrás de una de las cajas golpeando la pared.
Se volvió a tiempo de ver a su madre, a su tía Raísa y a Kevin entrar en la trastienda. Salió del pequeño almacén y compuso una sonrisa.
—Hola —dijo, como si no pasara nada fuera de lo común. Como si no hubiera estado besuqueándose con una amante morena y apasionada.
Julia observó los hombros rectos de Julia mientras salía del almacén.
Rápidamente le dio la espalda a la puerta y se tomó un momento para recomponerse.
No importaba lo que Gabrielle hubiera dicho, en esas cosas que ella quemaba continuamente debía de haber algún tipo de afrodisíaco que afectaba a la mente. Era la única explicación de por qué él había perdido completamente el juicio.
Cuando salió del almacén, no reconoció a las mujeres que estaban con Kevin, pero la más alta de las dos denotaba un notable parecido con Lena. Llevaba su abundante pelo rojizo con raya al medio y sujeto a los lados con cintas de abalorios.
—Julia —dijo Lena, mirándolo por encima del hombro—. Esta es mi madre, Inessa, y mi tía, Raísa.
Julia tendió la mano a la madre de Lena, que se la apretó con fuerza.
—Me alegro de conocerla —dijo mientras miraba unos ojos verdes que le observaban como si pudieran leerle la mente.
—Ya te conozco —lo informó.
De eso nada. Julia habría recordado a esa mujer. Había en ella una fuerza extraña que no era posible olvidar.
—Creo que me está confundiendo con alguien. No nos hemos visto antes.
—Ah, es que tú no me conoces —añadió ella como si eso aclarara el misterio.
—Mamá, por favor.
Inessa levantó la mano de Julia y clavó los ojos en la palma.
—Tal como sospechaba. Mira esta línea, Raísa.
La tía de Lena se acercó e inclinó su cabeza rubia sobre la mano de Julia.
—Testaruda hasta la médula. —Levantó sus ojos castaños hacia ella, luego miró con pesar a Lena y meneó la cabeza—. ¿Estás segura sobre ella, cariño?
Lena gimió y Julia trató de retirar su mano del agarre de Inessa. Tuvo que tirar dos veces con fuerza antes de que finalmente lo soltase.
—¿Cuándo naciste, Julia? —preguntó Inessa.
No quería contestar. No creía en toda esa mierda del zodíaco, pero cuando ella clavó los ojos en él con esa mirada espeluznante se le erizaron los pelos del cogote y, sin querer, abrió la boca para decirlo:
—El veinte de Febrero.
Ahora fue el turno de Inessa de mirar a su hija y negar con la cabeza.
—Un Piscis de pies a cabeza. —Luego fijó la atención en Raísa—. Son muy carnales. Aman la buena mesa y los buenos amores. Los Piscis son los más sensuales del zodíaco.
—Unos verdaderos hedonistas. Muy resistentes e implacables cuando se concentran en un objetivo o tarea —añadió Raísa—. Muy posesivos con su pareja y protectores de sus hijos.
Kevin se rió y Lena frunció los labios. Si las dos mujeres no hubieran estado discutiendo como si fuese una inolvidable amante, Julia podría haberse reído también. Lena, obviamente, no le veía la gracia a la situación, pero ella no podía revelar a su madre y a su tía que él no era su novio. No con Kevin allí. Julia no podía hacer nada para ayudarla, pero habría intentado cambiar de tema si ella no hubiera abierto la bocaza en ese momento para insultarlo.
—Julia no es la amante morena y apasionada que tú piensas que es —dijo ella—. Créeme.
Julia estaba bastante seguro de que era un tío apasionado y también de que era una buena amante. Nunca había tenido quejas de ninguna mujer. Ella no podía coger y acusarla de ser una amante pésima. Deslizó un brazo alrededor de su cintura y le besó la sien.
—Ten cuidado o harás que te lo demuestre —dijo, luego se rió entre dientes como si la idea de que pudiera hacerlo mal fuera ridícula—. Lena está un poco enfadada conmigo por sugerir que limpiar y cocinar son cosa de ella.
—¿Y aún respiras? —preguntó Kevin—. Un día le sugerí que se encargara de limpiar el cuarto de baño de la tienda porque son cosas de mujeres y pensé que iba a desollarme.
—Qué va, si ella es pacifista —aseguró Julia a Kevin—. ¿No es verdad, ricura?
La mirada que ella le devolvió a cambio era cualquier cosa menos pacífica.
—Estoy deseando hacer una excepción contigo.
Julia la estrechó contra sí y le dijo:
—Eso es lo que a un hombre le gusta oír de una mujer.
Luego, antes de que ella volviera a acusarlo otra vez de ser un demonio del infierno, posó su boca sobre la de ella ahogando su cólera con un beso. Lena abrió los ojos aún más, luego los entrecerró y levantó las manos a sus hombros. Antes de que pudiera apartarlo de un empujón Julia la soltó y pareció que, más que apartarlo, intentaba retenerlo. Julia sonrió y durante unos segundos Lena pensó que el resentimiento podría vencer todas sus creencias en la no violencia. Pero era la pacifista que decía ser, así que inspiró profundamente y exhaló con calma. Fijó la atención en su madre y su tía, y le ignoró por completo.
—¿Vinieron para llevarme a almorzar? —preguntó.
—Son las diez y media.
—Un desayuno tardío —rectificó—. Quiero que me contéis todo sobre sus vacaciones.
—Tenemos que recoger a Beezer —dijo Inessa, luego miró a Julia—. Por supuesto estás invitada. Raísa y yo necesitamos comprobar tu energía vital.
—Deberíamos probar el nuevo medidor de auras —añadió Raísa—. Creo que es más preciso...
—Estoy segura de que Julia prefiere quedarse aquí y trabajar —interrumpió Lena—. Adora su trabajo, ¿no es cierto?
«¿Medidor de auras? Jesucristo. La semilla no había caído lejos del árbol.»
—Cierto. Pero te lo agradezco, Inessa. Quizás en otro momento.
—Cuenta con ello. El destino te ha concedido a alguien muy especial y estoy aquí para asegurarme de que tratas bien su tierno espíritu —dijo ella, su mirada era tan penetrante que los pelos del cogote se le erizaron de nuevo. Volvió a abrir la boca para añadir algo, pero Lena la tomó del brazo y caminó con ella al frente de la tienda.
—Sabes que no creo en el destino —oyó Julia que decía Gabrielle—. Julia no es mi destino.
Kevin sacudió la cabeza y dejó escapar un silbido por lo bajo en cuanto la puerta se cerró tras las tres mujeres.
—Apenas has capeado el temporal, amigo. La madre de Len y su tía son unas señoras muy agradables, pero algunas veces cuando las oigo hablar espero ver sus cabezas dando vueltas como la de Linda Blair en El exorcista.
—¿Es tan malo?
—Bueno, creo que también se comunican con Elvis. Gabrielle es una entre mil, pero trae consigo a su familia.
Por una vez creyó que Kevin no mentía. Se volvió hacia él y le dio una palmada en la espalda como si fueran viejos amigos.
—Puede que tenga una familia extraña, pero también tiene unas piernas estupendas —dijo.
Era hora de volver al trabajo. Era hora de recordar que no estaba allí para aprisionar a su colaboradora contra la pared y sentir su cuerpo suave contra el suyo, poniéndose tan duro como para olvidarse de todo menos de sus senos presionándole el pecho y el dulce sabor de su boca. Era hora de hacerse amigo de Kevin y después encontrar el Monet del señor Hillard.
A la mañana siguiente, la detective Julia Volkova entró en el Juzgado del Distrito, levantó la mano derecha y declaró bajo juramento decir toda la verdad en «El Estado contra Ron y Don Kaufusi». Los chicos Kaufusi eran unos consumados perdedores que pasarían una larga temporada en prisión si finalmente los declaraban culpables de una serie de robos en un barrio residencial. Ese caso fue uno de los primeros que le asignaron a Julia poco después de que lo destinaran a la brigada antirrobo.
Tomó asiento en el estrado y se enderezó la corbata con calma. Respondió a las preguntas del fiscal y del defensor de oficio de los chicos, y si Julia no hubiera tenido tantos prejuicios contra los abogados defensores, hubiera llegado a sentir lástima por el abogado asignado a aquel caso. No dejaba de ser un buen marrón.
Los Kaufusi parecían luchadores de sumo sentados detrás de la mesa del abogado defensor, pero Julia sabía por experiencia que los hermanos eran como bolas de acero y tan leales como Old Yeller. Habían realizado unas operaciones realmente audaces a lo largo de varios meses, antes de ser arrestados al ser pillados in fraganti vaciando una casa en Harrison Boulevard. El modus operandi, era siempre el mismo.
Cada pocas semanas, estacionaban una furgoneta U-Haul robada al lado de la puerta trasera de la vivienda que pensaban desvalijar. Cargaban el vehículo con artículos de valor como monedas, colecciones de sellos y antigüedades. En uno de los robos, los vecinos de enfrente estuvieron observándolos, convencidos de que los hermanos pertenecían a una compañía de mudanzas.
Al registrar a Don, el oficial de policía que llevaba el caso había encontrado una barrita Wonder en el bolsillo del uniforme de trabajo. Las huellas de la chocolatina se habían correspondido con las que había en los marcos de las ventanas y en las puertas de madera de otras casas. La oficina del fiscal había recogido pruebas circunstanciales y directas para recluir a los hermanos por mucho tiempo, e incluso así habían rehusado a delatar a su traficante de arte a cambio de inmunidad. Algunos podrían llegar a pensar que se negaban a cooperar por algún tipo de código de honor entre ladrones, pero Julia no lo creía así. Para él tenía más que ver con hacer un buen negocio. La relación entre ellos y el traficante era simbiótica. Un parásito se alimentaba de otro parásito para sobrevivir. Los hermanos estaban apostando por una estancia corta en prisión y planeando la vuelta al negocio. No les convenía cabrear a un buen socio.
Julia testificó durante dos horas y cuando terminó, se sintió como el vencedor en una batalla. Las probabilidades estaban a su favor, los buenos iban a ganar esta ronda. En un mundo donde los malos se salían con la suya cada vez con más frecuencia era todo un logro encerrar unos cuantos por un tiempo. Con esa detención habría dos escorias menos en la calle. Salió de la sala del tribunal con una leve sonrisa en la cara y se puso las gafas de sol. Tras estar en el edificio sometida al aire acondicionado, agradeció encontrarse bajo la cálida luz del sol y se dispuso a disfrutar del luminoso día mientras conducía hacia su casa, más allá de Hill Road, bajo el intenso cielo azul salpicado de nubes blancas. La casa estilo rancho se había construido en la década de los cincuenta y en los cinco años que llevaba viviendo allí sólo había reemplazado la moqueta y el vinilo. Ahora le tocaba el turno al alicatado verde oliva de uno de los baños y tendría que posponerlo por un tiempo. Le gustaba el crujido del suelo y los ladrillos de la nueva chimenea. La mayor parte del tiempo le encantaba su casa.
Julia entró por la puerta principal y Sam agitó sus alas silbando como un obrero.
—Necesitas una novia —dijo el pájaro mientras lo dejaba salir de la jaula. Entró en el dormitorio para cambiarse de ropa y Sam continuó—. Tú, compórtate. —El pájaro chilló desde su percha en la cómoda de Julia.
Julia se quitó el traje y sus pensamientos volvieron al dónde-cómo-porqué del caso Hillard. Ni siquiera estaba cerca de hacer un arresto, pero el día anterior había encontrado un móvil. Sabía por qué. Sabía qué motivaba a Kevin Carter. Sabía que estaba muy resentido por pertenecer a una familia numerosa. Es más, sabía cuánto lo afectaba todavía ser un hombre pobre que se había hecho a sí misma.
—Tú, compórtate.
—Necesitas seguir tus propios consejos, amigo. —Julia se remetió la camiseta azul en los Levi's y miró a Sam—. No soy yo quien acaba con la madera a mordiscos o se arranca las plumas cuando se enfada —dijo, luego se puso una gorra de béisbol de los New York Rangers para cubrirse el pelo. Nunca se podía saber cuándo se toparía con alguien que había arrestado en el pasado, especialmente en un sitio tan extraño como el Coeur Festival.
Era cerca de la una cuando dejó su casa, hizo un alto rápido en el camino al parque deteniéndose en el bar de Ann en la calle Octava. Ann estaba detrás del mostrador, una cálida sonrisa iluminó su rostro cuando levantó la vista y le vio.
—Hola, Jul. Esperaba que vinieras.
Le miraba de tal manera que resultó imposible no devolverle la sonrisa.
—Te dije que lo haría. —A ella le gustó la chispa de interés que brillaba en sus ojos. Una chispa normal. Del tipo que una mujer le mostraba a alguien al que quería conocer mejor.
Pidió un bocadillo de jamón y como no sabía lo que un vegetariano no practicante comía, escogió para Gabrielle uno de pavo pero en pan integral, muy integral.
—Cuando llamé a mi hermana Sherry anoche y le conté que me había encontrado contigo me dijo que creía que eras poli. ¿Es cierto? —preguntó mientras cortaba las rebanadas de pan y colocaba un montón de carne en cada una.
—Soy detective de la brigada antirrobo.
—No me sorprende. Sherry me dijo que te gustaba cachearla de arriba abajo en noveno grado.
—Creía que era en décimo.
—No. —Envolvió los bocadillos y los metió en una bolsa de papel—. ¿Quieres ensalada o patatas fritas?
Julia dio un paso atrás y miró el largo expositor lleno de diferentes tipos de ensaladas y postres.
—¿Qué me recomiendas?
—Todo. Lo hice esta mañana. ¿Qué te parece tarta de queso?
—No sé. —Sacó un billete de veinte de la cartera y se lo dio—. Soy bastante quisquilloso con la tarta de queso.
—Vamos a hacer un trato —dijo ella mientras abría la caja registradora—. Te daré un par de trozos y si te gusta, vuelves mañana y tomas una taza de café conmigo.
—¿A qué hora?
La sonrisa le iluminó de nuevo los ojos y aparecieron unos hoyuelos en sus mejillas.
—A las diez y media —contestó ella mientras le daba el cambio.
Julia entraba a trabajar a las diez.
—Que sea a las nueve.
—Está bien. —Ella abrió el expositor, cortó dos trozos de tarta de queso y los envolvió en papel encerado—. Es una cita.
Tampoco era para tanto. Pero era simpática y obviamente sabía cocinar. Y lo cierto era que no le miraba como si la única cosa que le salvara de tener un calcetín en el intestino fuera que creía en la no violencia. La observó poner la tarta y dos tenedores de plástico encima de los bocadillos, después le dio la bolsa.
—Hasta mañana, Julia.
Tal vez Ann fuera justo lo que necesitaba.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Dom Jun 07, 2015 12:07 am

Capítulo 9

Treinta carpas a rayas se alineaban en una zona del Julia Davis Park cerca del escenario. Un grupo de músicos improvisados se sentaba con las piernas cruzadas bajo un roble de imponente altura tamborileando los dedos contra la piel tensa de los bongos. También había varios flautistas y un pequeño grupo de nómadas tocando diversos instrumentos hechos a mano. Unas bailarinas descalzas con largas faldas de gasa giraban con un ritmo hipnótico, mientras la raza blanca de América observaba todo un poco perpleja.
En el Coeur Festival podías comprar desde cristales curativos a libros de artes adivinatorias. Podían leerte el futuro en la palma de la mano e interpretar tus vidas pasadas. Los puestos de comida ofrecían alimentos biológicos como tacos vegetarianos, vegetales sofritos, vegetales con chile y frijoles con salsa de cacahuete.
La caseta de Julia estaba entre la de Madre Alma, sanadora espiritual, y
Dan Orgánico, experto en hierbas medicinales. El festival era una mezcla de espiritualidad New Age y fines comerciales. Gabrielle se había vestido para la ocasión con una blusa de campesina blanca sin mangas con unicornios bordados y ribetes dorados que anudaba por debajo de los senos. La falda a juego era de cadera baja y se abotonaba por el frente; la llevaba abierta desde las rodillas a los tobillos.
Estaba calzada con unas sandalias planas de cuero hechas a mano. Se había dejado el pelo suelto, y unos finos aros de oro colgaban de sus orejas a juego con el aro del ombligo. Todo el conjunto le recordaba a uno que había llevado hacía tiempo cuando bailaba la danza del vientre.
Los aceites esenciales y aromaterapias se estaban vendiendo mejor de lo que esperaba. Hasta ese momento, las mejores ventas habían sido los aceites medicinales seguidos de cerca por los aceites de masaje. Justo enfrente de la caseta de Lena había una mujer meditando y junto a ella, estaba la caseta Doug Tano, el hidroterapista del colon.
Lamentablemente para Gabrielle, Doug no estaba en su puesto, sino en el de ella explicándole los beneficios de la hidroterapia del colon. Lena estaba muy orgullosa de tener una mentalidad abierta. Se consideraba culta. Entendía y aceptaba otras creencias con planos metafísicos diferentes. Apoyaba las artes curativas poco ortodoxas y las terapias alternativas, pero, Señor, discutir sobre material de desecho era superior a sus fuerzas.
—Deberías venir y hacerte una limpieza —le dijo mientras ella colocaba los frasquitos de aceites de baño y productos de belleza.
—No creo que tenga tiempo. —Ni tampoco pensaba buscarlo. Consideraba que dedicarse a la limpieza de colon era tan divertido como ser directora de pompas fúnebres. Uno de esos trabajos que obviamente tenía que hacer alguien, pero que agradecía profundamente a su karma que no le hubiese tocado a ella.
—No puedes dejar para más adelante algo tan importante —dijo él, recordándole también un poco a un director de pompas fúnebres. Tenía la voz demasiado calmada, las uñas demasiado pulidas y la piel demasiado pálida—. De verdad, te sentirás mucho más ligera en cuanto expulses todas esas toxinas.
Ella no pensaba comprobarlo personalmente.
—¿Ah, sí? —fue todo lo que logró decir, después fingió gran interés por los frascos de aromaterapias—. Creo que tienes gente en la caseta —dijo, tan desesperada por deshacerse de él que incluso mintió a propósito.
—No, sólo pasan por delante.
Por el rabillo del ojo, vio cómo alguien colocaba una bolsa de papel al lado de los vaporizadores de cristal.
—Traje el almuerzo —dijo una voz profunda que jamás hubiera pensado que se alegraría de oír—. ¿Tienes hambre?
Ella dejó que su mirada vagara desde la inmaculada camiseta blanca de Julia al hueco de su garganta bronceada y, de ahí, a la profunda curva del labio superior. La sombra de una gorra de béisbol roja y azul le cubría la mitad superior de la cara, acentuando las líneas sensuales de su boca. Después de su conversación con Doug, la sorprendió sentirse hambrienta.
—Estoy muerta de hambre —respondió girándose hacia el hombre parado a su lado—. Julia, éste es Doug Tano. Doug tiene una caseta allí —dijo señalando al otro lado del pasillo mientras notaba las obvias diferencias entre ambos. Doug era un alma tranquila en contacto con su naturaleza espiritual. Julia, por el contrario, irradiaba pura energía sexual y era casi tan tranquilizador como una explosión nuclear.
Julia miró por encima del hombro, luego centró la atención en Doug.
—¿Hidroterapia del colon? ¿Es la tuya?
—Sí. Tengo la consulta en la Sexta. Trato la pérdida de peso, la desintoxicación del cuerpo, los problemas de digestión y el aumento de niveles de energía. La hidroterapia tiene un efecto muy calmante en el cuerpo.
—Ajá. ¿Y para conseguir todo eso tienes que meter una manguera por el trasero?
—Bueno, esto... —tartamudeó Doug—. Meter una manguera es una manera bastante fuerte de decirlo. Utilizamos un tubo muy suave, maleable...
—Vas a tener que dejarlo, amigo —interrumpió Julia levantando una mano—. Estoy a punto de tomar el almuerzo y quiero disfrutar del jamón.
Doug torció el gesto en señal de desaprobación.
—¿Sabes lo que provoca la carne en tu colon?
—No —replicó Julia rebuscando dentro de la bolsa—. Creo que la única manera de saber lo que le pasa a mi colon es metiendo la cabeza en el trasero. ¿Y sabes qué? Eso no ocurrirá nunca.
Lena se quedó boquiabierta. Eso había sido muy rudo... incluso siendo Julia..., pero tremendamente efectivo. Doug se giró y, prácticamente, huyó a su caseta.
Y aunque odiaba admitirlo se sintió agradecida, incluso un poco envidiosa.
—Jesús, creía que no se iba a ir nunca.
—Gracias, supongo —dijo ella—. No dejaba de hablarme de mi colon y no sabía cómo deshacerme de él.
—Eso es porque quiere verte el culo al aire. —Julia le agarró la mano para colocarle un bocadillo envuelto en papel encerado sobre la palma—. Y no puedo culparle.
Entró en la caseta y se sentó en una de las sillas de director que ella había traído de casa. Aunque no estaba totalmente segura, creía que Julia acababa de lanzarle un piropo.
—¿Mara se pasará hoy por aquí para ayudarte? —preguntó.
—Vendrá sólo un rato. —Lena miró el bocadillo que le había dado—. ¿De qué es?
—Pavo con pan integral.
Ella se sentó en la silla de al lado y lo miró.
—Supongo que no lo sabes —dijo casi en un susurro—, pero en el Coeur Festival todos son vegetarianos.
—Creía que no eras practicante.
—Y no lo soy. —Abrió el papel encerado y contempló el enorme trozo de pavo con brotes de soja entre las dos mitades de pan. Su estómago gruñó y se le hizo la boca agua, pero su conciencia la acusó como si fuera una hereje.
Julia le golpeó ligeramente el brazo con el codo.
—Venga. No se lo diré a nadie —dijo como si fuera Satanás ofreciéndole el pecado original.
Lena cerró los ojos y hundió los dientes en el bocadillo. Ya que Julia había sido inusualmente amable y le había llevado el almuerzo sería una grosería por su parte no comérselo. Había salido de casa sin desayunar y era cierto que se moría de hambre. Hasta ese momento, los vegetales con chile no le habían abierto el apetito.
Suspiró y curvó los labios en una sonrisa feliz.
—¿Hambrienta?
Ella abrió los ojos.
—Ajá...
Julia clavó los ojos en ella desde debajo de la gorra, observándola mientras masticaba lentamente y tragaba.
—También hay tarta de queso si quieres.
—¿Me compraste tarta de queso? —Se sintió sorprendida y un poco emocionada por el detalle.
—Claro. ¿Por qué no? —Julia se encogió de hombros.
—Porque no creía que te cayera bien.
La mirada de Julia bajó a su boca.
—Me caes bien. —Le dio un buen mordisco al bocadillo, y luego centró la atención al concurrido parque. Lena cogió dos botellas de agua de una pequeña nevera al lado de su silla y le dio una a Julia, luego siguieron comiendo en agradable silencio. La sorprendió no sentir la necesidad de llenar el silencio con palabras. Se sentía a gusto al lado de Julia comiendo pavo sin hablar, lo que le resultó realmente sorprendente.
Se quitó las sandalias y cruzó las piernas, observando a la gente que pasaba por delante de la caseta. Era una mezcla variopinta, desde pijos vestidos de Benetton a creyentes de la New Age, de jubilados amantes del poliéster a locos por Woodstock Wanna que habían nacido en la época de la música disco. Y, por primera vez desde que Julia la había abordado en el parque no lejos de donde se sentaban ahora, se preguntó qué veía él en ella cuando la miraba. Algunos de los otros vendedores tenían un aspecto de lo más extravagante y se preguntó si Julia la incluiría en ese grupo. Como Madre Alma, que se caracterizaba por sus rastas, el piercing de la nariz, la túnica brillante y la alfombra de rezo. En realidad, ¿por qué debería importarle lo que Julia pensara?
Lena se dio por satisfecha con la mitad del enorme bocadillo por lo que envolvió la otra mitad y lo colocó encima de la neverita.
—Creía que hoy no te vería —dijo finalmente, rompiendo el silencio—. Pensaba que estarías en la tienda, vigilando a Kevin.
—Iré dentro de un rato. —Se comió el último trozo de bocadillo y lo bajó con un sorbo de agua—. Kevin no está haciendo nada y aunque lo hiciera, me enteraría.
La policía seguía a Kevin. Le costaba creer que se lo hubiera dicho, pero no estaba sorprendida. Empezó a rascar la etiqueta de la botella de agua y lo miró de reojo.
—¿Qué vas a hacer hoy? ¿Terminar los estantes del almacén? —El día anterior había cortado las tablas y había colocado las guías en la pared. Lo único que le quedaba por hacer era colocar los estantes en su lugar. No tardaría en acabar.
—Voy a pintarlos primero, pero debería estar terminado a última hora. Necesito algo que hacer mañana.
—¿Qué te parece cambiar la encimera de la cocina de la trastienda? Kevin me dijo que no le importaba si la reemplazaba, y un trabajo como ése llevaría hasta el lunes.
—Tengo la esperanza de que Kevin dé un paso en falso este fin de semana y que no sea necesario que me presente el lunes.
Lena se quedó paralizada.
—Tal vez no deberíamos hablar de esto. Aún piensas que Kevin es culpable y yo no.
—De todas maneras tampoco quiero hablar de Kevin en este momento. —
Levantó la botella de agua y tomó otro trago. Cuando acabó, se lamió una gota del labio inferior y dijo—: Tengo que hacerte unas cuantas preguntas importantes.
Debería haber sospechado que detrás de tanta amabilidad había un motivo ulterior.
—¿Sobre qué?
—¿Dónde conseguiste ese disfraz? ¿Se lo robaste a Barbara Eden de Mi Bella Genio?
Ella bajó la mirada por la blusa y la barriga desnuda.
—¿Esa es una de tus preguntas importantes?
—No, sólo es curiosidad.
Dado que Julia no apartaba la mirada de su estómago, no podía intuir lo que estaba pensando.
—¿No te gusta?
—No he dicho eso. —La miró a la cara; sus ojos de policía eran inexpresivos y ella seguía sin tener ni idea de lo que Julia pensaba—. Después de irte ayer de la tienda —continuó—, ¿qué le contaste a tu madre y a tu tía de mí?
—Les dije la verdad. —Se cruzó de brazos y observó cómo mostraba su habitual cara de desagrado. La miró con el ceño fruncido.
—¿Les dijiste que era una policía encubierta?
—Sí, pero no dirán nada —le aseguró—. Lo prometieron, y además, creen que estamos juntas por cosa del destino. Y son de la opinión de que no se puede escapar al destino. —Había tratado de hacer entender a Inessa por activa y por pasiva que Julia no era el amante apasionado de su visión, que en realidad era un simple detective con mal genio. Pero por más que se lo había explicado, su madre había seguido en sus trece de que el destino ciertamente había jugado un papel muy importante en la vida amorosa de Lena. Después de todo, había razonado Inessa, ser registrada, esposada y forzada a ejercer de novia de una policía infiltrada tan sexy como Julia no era precisamente un acontecimiento normal, ni siquiera en el curso universal de la coincidencia cósmica—. ¿Qué más quieres saber? —preguntó.
—A ver. ¿Cómo supiste que te seguía la semana pasada? Y no me cuentes un montón de tonterías sobre vibraciones y cosas de ésas.
—No siento vibraciones. ¿Qué pasaría si te dijera que fue por tu aura negra? — preguntó, aunque la verdad era que no había notado su aura hasta que la arrestó.
Julia entrecerró los ojos bajo la visera de la gorra y Lena decidió dejar de meterse con ella.
—Fue fácil. Fumas. No conozco a ningún corredor que se fume un cigarrillo antes de correr. Quizás un porro, pero no un Marlboro.
—Caramba.
—La primera vez que te vi, estabas bajo un árbol, el humo te rodeaba la cabeza como si fuera un hongo atómico.
Julia cruzó los brazos con los labios apretados en una línea sombría.
—¿Me haces un favor? Si alguien te pregunta cómo descubriste que te vigilaba, cuéntale eso del aura negra.
—¿Por qué? ¿No quieres que el resto de los polis sepan que fue un cigarrillo lo que te delató?
—No, si lo puedo evitar.
Ella ladeó la cabeza y le dedicó una sonrisa que esperaba lo pusiera nervioso.
—De acuerdo, no diré nada, pero me debes una.
—¿Qué quieres?
—No lo sé aún. Lo pensaré y te lo diré.
—Los demás colaboradores siempre saben lo que quieren.
—¿Y qué quieren?
—Normalmente algo ilegal. —La miró a los ojos mientras decía—: Como borrar sus antecedentes penales o mirar hacia otro lado mientras fuman un porro.
—¿Y lo haces?
—No, pero puedes intentarlo. Me daría una razón para registrarte de arriba abajo. —Ahora le tocó a Julia sonreír. Y lo hizo. Una sonrisa perezosa que hizo que sintiera mariposas en el estómago. Julia bajó la mirada a su boca, luego la deslizó por la pechera de su blusa—. Es posible que incluso me viera obligada a desnudarte para registrarte.
Ella se quedó sin aliento.
—¡No harías eso!
—Por supuesto que lo haría. —Deslizó la mirada por la hilera de botones, se detuvo en el ombligo y luego siguió bajando por la abertura de la falda—. Hice un juramento solemne. Mi deber es proteger, servir y registrar a fondo en busca de pruebas. Es mi trabajo.
Las mariposas en su estómago se volvieron ardientes.
Ella nunca había sido buena flirteando, pero no pudo evitar preguntar:
—¿Y eres hábil en tu trabajo?
—Mucho.
—Suenas bastante pretenciosa.
—Déjame decirte que me tomo mis deberes muy en serio.
Lena podía sentir cómo se estaba derritiendo y no tenía nada que ver con la temperatura en el exterior de la caseta.
—¿Cuál de ellos?
Julia se inclinó hacia ella para decirle en un tono susurrante que le atravesó la piel aumentando la temperatura de su cuerpo unos grados más:
—El que te hace jadear hasta perder la cabeza, cariño.
Ella se levantó rápidamente y se alisó las arrugas de la falda.
—Tengo que... —Señaló hacia el frente de la caseta, confusa. Su cuerpo estaba en guerra con su mente y su espíritu. El deseo luchaba por imponerse a la razón. Era la anarquía total—. Voy a... —Se dirigió a la mesa de aceites de masaje y ordenó innecesariamente la hilera de frascos azules. No quería la anarquía. Que una emoción predominara sobre las demás no era bueno. No, era malo. Muy malo. No quería que le ardiera la piel, ni mariposas en el estómago, ni quedarse sin aliento. No ahora. No en mitad del parque. No con ella.
Varias universitarias se detuvieron en la mesa y le preguntaron sobre los aceites. Ella contestó, explicándoles las propiedades, mientras trataba de fingir que no sentía la presencia de Julia tan intensamente que parecía que la estaba tocando.
Vendió dos frascos de esencia de jazmín y notó que él se detenía a sus espaldas.
—¿Quieres que te deje la tarta de queso?
Ella negó con la cabeza.
—La meteré en la nevera de la tienda.
Creyó que luego él se iría, pero no lo hizo. En vez de eso le deslizó una mano alrededor de la cintura, por el estómago desnudo y la apretó contra su pecho.
Lena se quedó helada.
Julia escondió la cara entre su pelo para decirle al oído:
—¿Ves a ese tipo con una sudadera roja y pantalones cortos verdes?
Ella miró al otro lado del pasillo, a la caseta de Madre Alma. El hombre en cuestión parecía igual a otros muchos del festival. Limpio. Normal.
—Sí.
—Ése es Ray Klotz. Tiene una tienda de artículos de segunda mano en la calle principal. Lo arresté el año pasado por comprar y vender vídeos robados. —Extendió los dedos sobre su abdomen y el pulgar acarició el nudo de la blusa bajo los senos—.
Ray y yo nos conocemos desde hace tiempo y sería mejor que no me viera contigo.
Ella trató de pensar a pesar del roce de sus dedos contra su piel desnuda, pero lo encontró difícil.
—¿Por qué? ¿Crees que conoce a Kevin?
—Probablemente.
Ella se volvió hacia Julia y, al estar descalza, la coronilla le quedó justo debajo de la visera de la gorra. Julia le deslizó los brazos por la espalda y la atrajo hacia su cuerpo hasta que los senos le rozaron el pecho.
—¿Estás segura de que se acordará de ti?
Julia deslizó la mano libre por su brazo hasta el codo.
—Cuando trabajaba para narcóticos lo arresté por posesión de drogas. Tuve que meterle los dedos en la garganta para hacerle vomitar los condones llenos de cocaína que se había tragado —dijo, con sus dedos acariciándole la espalda de arriba abajo.
—Ah —susurró—. Eso es asqueroso.
—Era la prueba —susurró contra su boca—. No podía dejar que se saliera con la suya y destruyera mi prueba.
Con Julia tan cerca, oliendo su piel, con el timbre profundo de su voz llenándole la cabeza, lo que decía sonaba casi razonable, como si todo eso fuera normal. Como si la cálida palma de su mano sobre la piel desnuda de Lena no tuviese ningún efecto sobre ella.
—¿Se fue?
—No.
Le miró a los ojos y preguntó:
—¿Qué piensas hacer?
En lugar de responder, retrocedió hacia la sombra de la caseta arrastrándola con Julia. Después levantó la mirada de su pelo.
—¿Qué voy a hacer sobre qué?
—Sobre Ray.
—Ya pasará de largo. —Julia escrutó sus ojos y sus dedos le acariciaron la piel de la espalda—. Si te beso, ¿lo tomarás como algo personal?
—Sí. ¿Y tú?
—No. —Él sacudió la cabeza y sus labios acariciaron los de ella—. Es mi trabajo.
Ella se quedó quieta mientras sentía el muro cálido y sólido de su pecho.
—¿Besarme es tu trabajo?
—Sí.
—¿Como lo es cachear a fondo?
—Ajá.
—¿No llamará la atención de Ray?
—Depende —dijo él contra su boca—. ¿Vas a gemir?
—No. —El corazón de Julia latía con fuerza contra el pecho y ella colocó las manos en sus hombros sintiendo los duros músculos bajos las palmas. Su equilibrio espiritual se tambaleó y se dejó llevar por la vorágine del deseo que la despojó de cualquier tipo de autocontrol—. ¿Vas a gemir tú?
—Podría —suavemente la besó en la boca, luego dijo—: sabes muy bien, Elena Katina.
Ella tuvo que recordarse que el hombre que la envolvía entre sus brazos era un auténtico troglodita. No era el compañero de su alma. Ni siquiera se acercaba. Pero sabía bien.
Amoldó su boca a la suya y deslizó la lengua en su interior. Lena no gimió, pero quiso hacerlo. Curvó los dedos sobre la camiseta y la piel, aferrándose a ella. Julia ladeó la cabeza y profundizó más el beso, deslizando la palma de la mano hacia un lado para acariciar sus costillas desnudas y hundiendo el pulgar en el ombligo. Y cuando ella estaba a punto de perderse en el beso y rendirse por completo, Julia se echó hacia atrás y dejó caer las manos.
—Oh, mierda —susurró al lado del oído izquierdo de Lena.
—July, ¿eres tú?
—¿Qué estás haciendo, July? —preguntó una voz de mujer en alguna parte detrás de Lena.
—Parece que está haciéndolo con una chica.
—¿Con quién?
—No sabía que tenía novia. ¿Lo sabías, mamá?
—No. No me ha dicho nada.
Julia susurró en el oído de Lena.
—Haz todo lo que te diga y con suerte tal vez podamos impedir que nos organicen la boda.
Lena se giró y observó cinco pares de ojos castaños que le devolvían la mirada con obvio interés. Las mujeres estaban rodeadas por un grupo de niños sonrientes y no supo si echarse a reír o esconderse.
—¿Quién es tu novia, July?
Le miró por encima del hombro. ¿July? Profundos surcos rodeaban su boca, mientras un extraño dèja vu le erizaba el vello de los brazos. Sólo que esta vez no era Julia quien conocía a su familia. Era ella la que conocía a la de Julia. Si Lena creyera en el destino, podría pensar que su madre estaba en lo cierto, esto era demasiado para ser una coincidencia cósmica. No, no creía en el destino, pero era incapaz de encontrarle otra explicación a las extrañas vueltas que daba su vida desde que había conocido a Julia.
Finalmente, Julia suspiró con resignación e hizo las presentaciones.
—Elena, Lena —comenzó—, ésta es mi madre, Larissa. —Apuntó hacia una mujer mayor que llevaba una camiseta con la cabeza de Betty Boop sobre el cuerpo de Rambo. En la cinta de la cabeza de Betty estaba escrito Rambo Boop—. Éstas son mis hermanas, Penny, Tammy, Tanya y Debby.
—Yo también estoy, tía Julia.
—Y yo.
—Y estos son la mayoría de mis sobrinos y sobrinas —dijo, señalándolos uno a uno con el dedo índice—. Eric, Tiffany, Sara, Jeremy, Little Pete y Christy. Hay cuatro más en algún sitio.
—Están o en la alameda o en la pista de baloncesto —aclaró una de sus hermanas.
Lena miró a Julia, y de nuevo a su familia. ¿Había más? El grupo ante ella era bastante abrumador.
—¿Cuántos son en total?
—Tengo cinco hijas—contestó Larissa—. Y diez nietos. Por supuesto eso cambiará cuando July se case y me dé alguno más. —Se acercó y miró la mesa llena de frasquitos—. ¿Qué son?
—Lena hace algún tipo de aceites —respondió Julia.
—Hago aceites esenciales y aromaterapias —corrigió ella—. Los vendo en mi tienda.
—¿Dónde está tu tienda?
—Es difícil de encontrar —repuso Julia antes de que ella pudiera abrir la boca, casi como si temiera lo que pudiera decir.
Una de sus hermanas cogió un frasco de jengibre y madera de cedro.
—¿Es afrodisíaco?
Lena sonrió. Era el momento de que ella invitara al karma de la detective Volkova a probar su propia medicina.
—Algunos de mis aceites de masaje tienen propiedades afrodisíacas. El que tienes en la mano vuelve loca a Julia. —Le pasó el brazo alrededor de la cintura y lo atrajo hacia ella. Esta vez, para variar, sería ella quien disfrutaría enormemente haciéndolo rabiar—. ¿No es verdad..., ricura?
Julia entornó los ojos y ella esbozó una amplia sonrisa.
Su hermana dejó el frasquito y le guiñó un ojo a Julia.
—¿Cuánto hace que se conocen?
—Unos días —dijo Julia dándole un leve tirón en el pelo, lo cual, supuso ella, era para recordarle que le dejara hablar a ella.
Sus hermanas les miraron alternativamente.
—Parece más que unos días. Me dio la impresión de que era un beso serio. ¿No les pareció un beso serio, chicas?
Todas sus hermanas asintieron con la cabeza enfáticamente.
—Parecía como si estuviera tratando de comérsela entera. Diría que es un beso que alguien da por lo menos después de tres semanas. Definitivamente más que unos días.
Lena apoyó la cabeza en el hombro de Julia y confió:
—Bueno, puede que nos hayamos conocido en otra vida.
Las mujeres de su familia la miraron fijamente.
—Está bromeando —les aseguró Julia.
—¡Ah!
—Cuando fuiste por casa el otro día —comenzó su madre—, no mencionaste que tuvieras novia. No nos contaste nada.
—Lena es simplemente una amiga —informó Julia a su familia. Le dio otro leve tirón en el pelo—. ¿No es cierto?
Lena se recostó contra ella y deliberadamente puso los ojos en blanco para decir:
—Oh, sí. Claro que sí.
Frunciendo el ceño, él advirtió a las mujeres de delante:
—Que no se les ocurran ideas raras.
—¿Ideas sobre qué?—preguntó una de sus hermanas abriendo mucho los ojos.
—Sobre que me vaya a casar pronto.
—Tienes treinta y cinco años.
—Por lo menos le gustan las chicas. Nos preocupaba que pudiera ser asexuada.
—Solía ponerse los tacones rojos de mamá y fingir que era Dorothy en El Mago de Oz.
—Recuerdo que saltó el muro y tuvieron que ponerle puntos en la frente.
—Estaba histérica.
—Joder, tenía cinco años. —Julia apretó los dientes—. Y fueron ustedes las que me hicieron disfrazar de Dorothy.
—Pero si te encantaba.
—Chicas, están avergonzando a su hermana —amonestó Larissa.
Lena se quitó el brazo de Julia de la cintura y apoyó la muñeca sobre su hombro. Bajo su piel bronceada, sus mejillas estaban sospechosamente rojas, por lo que Lena intentó no reírse.
—Y ahora que ya no te pones tacones rojos, ¿eres un buen partido?
—Ahora ya no tiene que matar a nadie —añadió una de sus hermanas.
—Es una persona genial.
—Adora los niños.
—Y a las mascotas.
—Es realmente buena con su loro.
—Y muy hábil con las herramientas.
Como si tanta alabanza no pudiera quedar impune, una de las hermanas se enfrentó a las demás y sacudió la cabeza.
—No, no lo es. ¿No se acuerdan cuando cogió mi muñeca Paula Pasitos para intentar que caminara?
—Es cierto. Jamás consiguió volver a ponerle la pierna. Siempre se caía de lado.
—Es verdad, Paula nunca volvió a dar pasitos.
—Bueno —dijo una hermana por encima del resto, recordando a las otras que tenían que hablar bien de Julia—, se lava la ropa.
—Es cierto, y ya no destiñe los calcetines.
—Se gana el sueldo honradamente.
—Y ella...
—Tengo todos los dientes —interrumpió Julia, desgranando las palabras—. No se me cae el pelo y aún puedo ponerme dura si me lo propongo.
—Julia Olegovna Volkova—dijo su madre escandalizada al tiempo que cubría las orejas del niño más cercano.
—¿No tienen a otra persona a quien fastidiar? —preguntó.
—Mejor nos vamos. Ya se ha enfadado. —Como si sus hermanas no quisieran poner en evidencia su mal carácter, reunieron rápidamente a los niños y se atropellaron mutuamente al decir adiós.
—Encantada de conocerles —dijo Lena poco antes de que se adentraran en el parque.
—Dile a Julia que te traiga a cenar la semana que viene —dijo Julia antes de que se diese la vuelta para marcharse.
—¿De qué iba todo eso? —preguntó Julia—. ¿Estabas haciéndome pagar por lo de ayer?
Ella dejó caer la mano de su hombro y se balanceó sobre los talones.
—Ah, puede que un poco.
—¿Cómo te sientes?
—Odio admitirlo, pero muy bien, Julia. De hecho, nunca pensé que la venganza sería tan dulce.
—Bueno, disfrútalo mientras puedas —volvió a sonreír—. Pero quien ríe el último, ríe mejor.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Dom Jun 07, 2015 12:13 am

Capítulo 10

Julia observó cómo su madre y sus hermanas desaparecían rápidamente entre la gente y frunció el ceño. Habían desistido demasiado rápido. Normalmente cuando Julia se enfadaba tiraban a matar. No sabía por qué no habían sacado a relucir más historias de cuando eran pequeñas, pero sospechaba que tenía que ver con la mujer que tenía al lado. Su familia creía, obviamente, que Lena era su novia de verdad sin importar lo que dijera; la situación en la que los habían pillado un rato antes hacía que, ante sus ojos, todo pareciera real. Lo que no dejaba de asombrarle; creía que simplemente con echar un vistazo a Lena sería suficiente para convencer a su familia de que no era su tipo de mujer.
La recorrió con la mirada: la bella cara, el pelo alborotado y el estómago desnudo y suave, que lo hacía querer caer de rodillas y apretar su boca abierta contra el vientre plano. Vestía un conjunto provocador que delineaba su precioso cuerpo, un conjunto que sus manos no tendrían ningún problema en hacer trizas. Se preguntó si se lo había puesto simplemente con intención de volverlo loco.
—Tienes una familia agradable.
—No son agradables. —Julia sacudió la cabeza—. Mis hermanas te hicieron creer que lo son por si te conviertes en su cuñada.
—¿Yo?
—No te sientas halagada. Son felices con tal de que tenga cerca una mujer. ¿Por qué crees que dijeron todas esas cosas de que soy cariñoso con los niños y las mascotas?
—¡Ah! —Lena abrió sus grandes ojos verdes con sorpresa—. ¿Hablaban de ti? Menos por la parte humorística, no sabía a quién se referían.
Julia cogió la bolsa de papel que había traído del bar.
—Sé buena o le diré a Doug que quieres que te limpie el colon.
La risa suave que surgió de sus labios lo cogió por sorpresa. Nunca le había oído antes una risa genuina y el sonido femenino fue tan dulce y placentero que provocó que sus propios labios se curvaran en una sonrisa inesperada.
—Te veré mañana por la mañana.
—Aquí estaré.
Julia giró y se abrió camino entre el gentío del festival hasta el lugar donde había aparcado el coche. Si no tenía cuidado, ella acabaría por gustarle más de lo que debería. La vería como mucho más que un medio para conseguir un fin y no podía permitir que ella se convirtiese en algo más que su colaboradora. No podía permitirse el lujo de verla como una mujer deseable, alguien a quien querría tener desnuda para recorrerla con la lengua a placer. De ninguna manera podía permitirse estropear aquel caso más de lo que ya estaba.
Su mirada recorrió la multitud, buscando inconscientemente a los drogadictos: adictos al crack, fumadores de marihuana de ojos hinchados o cocainómanos nerviosos buscando su próxima dosis. Todos pensaban que tenían el control, que controlaban el vicio cuando estaba claro que era al revés. Llevaba casi un año sin trabajar en narcóticos, pero había momentos -especialmente cuando estaba en medio de la gente- que aún miraba el mundo a través de los ojos de una agente de narcóticos.
Era para lo que había sido entrenada, y se preguntó durante cuánto tiempo pesaría sobre ella el adiestramiento que había recibido. Sabía de policías de homicidios que llevaban diez años retirados y aún miraban a las personas como si fueran víctimas o asesinos en potencia.
El Chevy Caprice color beis estaba aparcado en una calle lateral al lado de la biblioteca pública de Boise. Se sentó tras el volante del coche patrulla camuflado y esperó antes de incorporarse al tráfico. Pensó en la sonrisa de Lena, en el sabor de su boca, en la textura de su piel bajo las palmas de sus manos y en el suave muslo que había vislumbrado por la abertura del vestido. El peso del deseo tiró de su ingle e intentó no pensar más en ella. Incluso aunque no fuera tan rara, era un problema. El tipo de problema que le haría patear las calles en un coche patrulla. El tipo de problema que no necesitaba cuando apenas había sobrevivido a la última investigación de asuntos internos. No quería pasar por aquello otra vez. No valía la pena.
De ninguna manera.
Hacía menos de un año, pero sabía que nunca olvidaría la investigación judicial del Departamento de Justicia, las entrevistas y por qué se había visto forzado a contestar a sus preguntas. Nunca olvidaría cómo tuvo que perseguir a Robby Martin hasta un callejón oscuro, la explosión de fuego anaranjado de la pistola de Robby y sus propios disparos en respuesta. Durante el resto de su vida recordaría lo que era yacer en aquel callejón sintiendo el tacto frío de la Colt 45 en la mano; recordaría el silencioso aire de la noche roto por las sirenas, y el destello de las luces blancas, rojas y azules asomando entre los árboles y las casas. La cálida sangre que salía por el orificio del muslo y el cuerpo inmóvil de Robby Martin a cinco metros. Sus Nike blancas resaltaban en la oscuridad. Nunca olvidaría los alocados pensamientos que se atropellaron en su mente cuando había gritado al chico que ya no podía oírle.
No fue hasta mucho más tarde, en la cama del hospital -con la pierna inmovilizada por una abrazadera de metal que parecía el juguete de un niño-, mientras su madre y sus hermanas lloraban sobre su cuello y su padre lo observaba desde los pies de la cama, que empezó a darle vueltas a todo lo sucedido, repasando mentalmente todos sus movimientos.
Tal vez no debería haber perseguido a Robby hasta aquel callejón. Tal vez debería haber dejado que escapara. Sabía dónde vivía el chico, quizá debería haber esperado refuerzos e ir directamente hacia su casa.
Quizá, pero su trabajo era perseguir a los malos. La comunidad quería las drogas fuera de las calles, ¿no?
Bueno, en teoría.
Si el nombre de Robby hubiera sido Roberto Rodríguez, a nadie, salvo a la familia del chico, le hubiera importado. Ni siquiera habría sido noticia, pero Robby tenía todo el aspecto de un joven prometedor. Un chico típico de Estados Unidos. Un chico caucasiano típico de Estados Unidos con dientes perfectos y una sonrisa angelical. La mañana después del tiroteo, el Idaho Statesman había publicado una foto de Robby Martin en primera plana. Su pelo tan claro como el de un surfista y sus grandes ojos azules miraron a los lectores sobre su café matutino.
Y los lectores vieron esa cara y comenzaron a preguntarse si había sido necesario que el agente infiltrado disparara a matar. No importaba que Robby hubiera huido de la policía, ni que hubiera disparado primero o que tuviera un largo historial por abuso de drogas. En una ciudad en auge -una ciudad que tendía a achacar todos sus problemas al flujo de extranjeros y gente de otros estados-, un camello de diecinueve años de cosecha propia nacido en un hospital del centro, no coincidía en absoluto con la imagen que los ciudadanos tenían de sí mismos y de su ciudad.
Por lo tanto, cuestionaron al cuerpo de policía. Se preguntaron si al
Departamento de Policía no le haría falta una inspección de asuntos internos y si tenían entre ellos a un policía renegado al que le gustaba matar a sus jóvenes.
El jefe de policía había aparecido en las noticias locales recordando el historial delictivo de Robby. Toxicología había encontrado rastros significativos de metadona y marihuana en su sangre. El Departamento de Justicia y asuntos internos habían limpiado el nombre de Julia y habían determinado que el uso del arma había sido necesario. Sin embargo, la gente seguía dándole vueltas al asunto cada vez que la foto de Robby aparecía en los periódicos o salía en la televisión.
Julia se había visto obligada a ir al psicólogo de la policía, pero le había dicho poca cosa. ¿Qué podía decir en realidad? Ella había matado a un chico que ni siquiera era hombre. Había acabado con su vida. Tenía justificación; se había visto forzado a hacerlo. Sabía a ciencia cierta que habría sido él quien hubiese muerto si Robby hubiera apuntado mejor. No tenía otra opción.
Eso es lo que se había dicho a sí mismo. Eso es lo que había tenido que creer.
Después de pasarse dos meses encerrada en casa sin poder hacer nada y cuatro meses más de fisioterapia intensa, Julia había sido dada de alta, listo para volver al trabajo. Pero no a narcóticos, sino a la brigada antirrobos. Así era como lo habían llamado, un traslado. Ella, en cambio, lo llamaba degradación, como si lo hubieran castigado por cumplir con su trabajo.
Aparcó el Caprice a media manzana de Anomaly. Cogió una lata de pintura y una bolsa llena de pinceles y rodillos. A pesar de su traslado nunca consideró un error lo sucedido con Robby en aquel callejón. Era triste y desafortunado, algo sobre lo que no quería pensar —sobre lo que se negaba a hablar—, pero no un error.
No como Lena Katina. Eso sí había sido un jodido error. La había subestimado a base de bien. ¿Quién hubiera imaginado que se sacaría de entre las manos un plan tan desastroso como para atraerle al parque con una vieja Derringer y un bote de laca?
Julia entró en la tienda por la puerta de atrás y dejó la pintura y la bolsa con los materiales sobre el mostrador al lado del fregadero. Mara Paglino estaba en el otro extremo del mostrador desempaquetando la mercancía de la tienda que había recibido el día anterior. No parecían ser antigüedades.
—¿Qué es eso?
—Lena pidió algunas piezas de cristal Baccarat. —Sus ojos castaños lo miraron intensamente. Se había rizado su grueso cabello negro y pintado los labios de color rojo brillante.
Desde el momento en que la había visto había sido consciente de que podía encapricharse con ella. Le seguía a todas partes y se ofrecía para llevarle cualquier cosa. Aunque era halagador, la mayor parte del tiempo se sentía incómoda. Era sólo un año o dos mayor que Tiffany, su sobrina, y Julia no estaba interesada en las chicas de esa edad. A ella le gustaban las mujeres. Mujeres totalmente desarrolladas a las que no tenía que enseñar qué hacer con las manos y la boca. Mujeres que sabían cómo mover su cuerpo para crear la fricción adecuada.
—¿Quieres ayudarme? —preguntó ella.
Julia sacó un pincel de la bolsa.
—Creía —dijo— que irías al parque a ayudar a Lena.
—Iba a ir, pero Kevin me dijo que tenía que desempaquetar todo este cristal y quitarlo de en medio por si hoy querías empezar con la encimera de la cocina.
Sus habilidades en carpintería no se extendían hasta el punto de reemplazar encimeras.
—No empezaré hasta la semana que viene. —En realidad esperaba no tener que preocuparse de eso la semana siguiente—. ¿Kevin está en la oficina?
—No ha vuelto aún de almorzar.
—¿Quién está atendiendo la tienda?
—Nadie, pero oiré la campana cuando entre un cliente.
Julia agarró un pincel y la pintura, y se fue al pequeño almacén. Ésta era la parte del trabajo encubierto que le ponía nervioso, esperar a que el sospechoso hiciera el siguiente movimiento. Sin embargo, suponía que trabajar dentro de la tienda era mejor que estar sentado fuera en un coche camuflado y engordando a base de perritos calientes. Era algo mejor, pero no mucho.
Cubrió el suelo con una tela vieja y apoyó contra la pared las guías para los estantes que había hecho el día anterior. Mara lo siguió como un perrito faldero y charló sin parar sobre los tipos inmaduros de la universidad con los que había salido.
Se fue cuando sonó la campana, pero reapareció poco después para recordarle que estaba disponible para un hombre mayor.
Cuando Kevin regresó, Julia acababa de terminar de pintar los dos estantes y se disponía a pintar las paredes del almacén. Kevin recriminó a Mara con la mirada y la envió a ayudar a Lena, dejándolos solos.
—Creo que anda detrás de ti —le dijo Kevin mientras Mara le dedicaba una última mirada sobre el hombro y salía por la puerta.
—Bueno, puede ser. —Julia se llevó una mano al hombro contrario para frotárselo y luego estiró el brazo sobre la cabeza. Odiaba admitirlo pero le dolían los músculos. Se mantenía en forma, así que no era por la falta de ejercicio. Sólo había otra explicación. Se estaba haciendo vieja.
—¿Lena te paga lo suficiente como para trabajar con músculos doloridos? —Kevin vestía un traje de diseño. En una mano llevaba la bolsa de una tienda de ropa de fiesta y en la otra una bolsa con ropa interior femenina de la tienda que había calle abajo.
—Me paga suficiente. —Dejó caer los brazos—. El dinero no lo es todo.
—Entonces nunca has sido pobre. Yo sí, amigo, y eso te marca. Te influye durante el resto de tu vida.
—¿Lo crees así?
—La gente te juzga por la marca de la camisa y el lustre de los zapatos. El dinero sí lo es todo. Sin él creen que eres basura. Y las mujeres, olvídate. No tienes nada que hacer con ellas. Y punto.
Julia se sentó encima del baúl y cruzó los brazos.
—Depende de a qué clase de mujeres estés tratando de impresionar.
—Sólo a las de clase alta. Las mujeres que conocen la diferencia entre un Toyota y un Mercedes.
—Ah. —Julia recostó la cabeza contra la pared y miró al hombre ante ella—. Esas mujeres cuestan dinero de verdad y en efectivo. ¿Tienes esa clase de dinero?
—Sí, y si no lo tengo, sé cómo conseguirlo. Sé cómo conseguir las cosas que quiero.
«Bingo.»
—¿Cómo lo haces?
Kevin sólo sonrió y negó con la cabeza.
—No lo creerías aunque te lo contara.
—Prueba —insistió Julia.
—Me temo que no puedo.
—¿Inviertes en bolsa?
—Invierto en mí, Kevin Carter, y eso es todo lo que pienso decirte.
Julia sabía cuándo dejar de presionar.
—¿Qué llevas en la bolsa? —preguntó señalando la mano de Kevin.
—Celebro la fiesta de cumpleaños de mi novia, China.
—¿En serio? ¿Es China su nombre real o su apellido?
—Ni lo uno ni lo otro —se rió Kevin entre dientes—. Pero prefiere ese nombre al suyo, Sandy. Le mencioné la fiesta a Len esta mañana cuando pasé por la caseta. Me dijo que tenían otros planes.
Julia creía que le había dejado bien claro a Gabrielle que tenía que dejar de entorpecer la investigación. Obviamente, iba a tener que hablar con ella otra vez.
—Creo que podremos pasarnos un rato por la fiesta.
—¿Estás segura? Parecía dispuesta a pasar la tarde en casa.
Normalmente, Julia no era el tipo de persona que se sentaba a hablar de mujeres con alguien más. Pero esto era diferente, era su trabajo y sabía cómo hacerlo. Se inclinó hacia delante ligeramente como si compartiera un secreto.
—Bueno, aquí entre nosotros, Lena es una ninfómana.
—¿En serio? Siempre creí que era algo puritana.
—Sólo lo parece. —Se reclinó y sonrió abiertamente como si ella y Kevin pertenecieran a la misma hermandad—. Pero creo que puedo mantenerla a distancia unas cuantas horas. ¿A qué hora es la fiesta?
—A las ocho —le replicó Kevin encaminándose a la oficina.
Julia se quedó allí pintando durante las dos horas siguientes. Por la tarde, después de cerrar Anomaly, fue hasta la comisaría de policía y repasó el informe diario del robo Hillard. No había demasiada información nueva desde esa mañana.
Kevin se había encontrado con una mujer sin identificar para almorzar en un restaurante del centro de la ciudad. Había comprado cosas para la fiesta en el Circle K y en el Big Gulp. Cosas excitantes.
Julia informó de la conversación con Kevin y le hizo saber a Luchetti que había sido invitado a la fiesta que daba en su casa. Luego cogió un montón de papeleo de oficina y se fue a casa con Sam.
Para cenar, hizo costillas a la parrilla y se comió la ensalada de pasta que su hermana Debby le había dejado en la nevera mientras él estaba trabajando. Sam estaba posado sobre la mesa al lado de su plato y se negaba a comerse las semillas y las zanahorias baby.
—Sam quiere a Julia...
—No puedes comer mis costillas.
—Sam quiere a Julia... Braack.
—No.
Sam parpadeó con sus ojos negros y amarillos y levantó el pico imitando el timbre del teléfono.
—Ni te molestes. —Julia atravesó con el tenedor algunos macarrones y se sintió ridículo hablando con su loro de dos años—. El veterinario dice que tienes que comer menos y hacer más ejercicio o enfermarás del hígado.
El ave voló a su hombro, luego descansó la cabeza cubierta de plumas contra la oreja de Julia.
—Lorito bonito.
—Estás gordo. —Se mantuvo firme durante la cena y no le dio de comer, pero cuando el loro imitó una de las frases favoritas de Julia de la película de Clint Eastwood, se ablandó y le dio trocitos de la tarta de queso de Ann Cameron. Era tan buena como había afirmado, así que suponía que le debía un café. Trató de recordar a Ann de niña y le vino la imagen de una chica con gafas sentada sobre uno de aquellos sofás de terciopelo verde esmeralda de la casa de sus padres, mirándolo fijamente mientras esperaba a su hermana Sherry. Por entonces debía de tener diez años, seis menos que ella. La misma edad de Lena.
Pensar en Lena le produjo un agudo dolor de cabeza. Se pellizcó el puente de la nariz e hizo un gran esfuerzo mental para resolver qué hacer con ella. No tenía ni idea.
Mientras el sol recorría el valle en su camino hacia el crepúsculo, Julia puso a Sam en el aviario e introdujo la cinta de Harry el Sucio en el vídeo. Junto al show de Jerry Springer, «Too Hot For Televisión», era la película que más le gustaba a Sam. En el pasado, había tratado de animarlo a ver algún vídeo de Disney o «Barrio Sésamo», o cualquiera de las cintas educativas que había comprado. Pero Sam era adicto a Jerry y, como la mayoría de los padres con sus chicos, Julia no podía negarle nada.
Condujo hacia la pequeña casa de ladrillo a través de la ciudad y aparcó el Bronco junto al bordillo. Una luz rosada resplandecía en el porche encima de la puerta principal. Algunas noches antes, la bombilla había sido verde. Julia se preguntó si el cambio de iluminación tendría algún significado, pero supuso que era mejor no preguntar.
Un par de ardillas corrieron velozmente por el césped y la acera, y subieron raudas por la corteza de un roble antiguo. A media altura, hicieron un alto para mirarle, con las puntas de sus colas ocultas entre las ramas. Su parloteo inquieto llenó sus oídos, como si lo acusaran de pretender robar su escondite. Le gustaban las ardillas menos aún que los gatos.
Julia golpeó la puerta de Lena tres veces antes de que se abriera. Estaba parada delante de ella con una gran camisa blanca que se abotonaba por delante. Sus ojos verdigrises se agrandaron y la cara se le puso del color de la grana.
—¡Julia! ¿Qué haces aquí?
Antes de responder a la pregunta, dejó que su mirada la recorriera, desde los rizos rojos que caían de la coleta de su cabeza a la cinta con abalorios de cáñamo que llevaba atada alrededor del tobillo. Llevaba la camisa remangada por los codos y le llegaba dos centímetros por encima de las rodillas desnudas. Por lo que podía ver, no llevaba puesto nada más a excepción de las pequeñas manchas de pintura que salpicaban la piel y la camisa.
—Necesito hablar contigo —dijo Julia, volviendo a mirar sus mejillas cada vez más coloradas.
—¿Ahora? —Ella miró hacia otro lado como si la hubiera atrapado haciendo algo ilegal.
—Sí, ¿qué andas haciendo?
—¡Nada! —Parecía tan culpable como el pecado.
—La otra noche te dije que no interfirieras en la investigación, pero por si acaso no me entendiste, te lo diré de nuevo. Deja de proteger a Kevin.
—No lo hago. —La luz del interior de la casa quedó atrapada en su pelo e iluminó la camisa blanca desde atrás, perfilándole los senos y las delgadas caderas.
—Rechazaste una invitación para ir a la fiesta que da mañana por la noche. Yo la acepte.
—No quiero ir. Kevin y yo somos amigos y socios, pero no hacemos vida social.
Siempre he pensado que era más conveniente que no nos viéramos fuera del trabajo.
—Es una pena. —Julia esperó a que lo invitara a pasar, pero no lo hizo. En lugar de eso se cruzó de brazos llamando la atención sobre la mancha negra de su pecho izquierdo.
—Los amigos de Kevin son superficiales. No lo pasaremos bien.
—No vamos para pasarlo bien.
—¿Vas a buscar el Monet?
—Sí.
—De acuerdo, pero nada de besos.
Julia se balanceó sobre los talones y la miró con los ojos entornados. La petición era perfectamente razonable pero lo irritaba más de lo que se atrevía a admitir.
—Te dije que no te lo tomaras como algo personal.
—Y no lo hago, pero no me gusta.
—¿No te gusta qué? ¿Besarme o tomártelo como algo personal?
—Besarte.
—Piscis, intenso y ardiente.
—Estás equivocada.
Julia sacudió la cabeza y dijo con una sonrisa:
—Creo que no.
Ella suspiró.
—¿Es eso todo lo que querías, detective?
—Te recogeré a las ocho. —Se volvió para marcharse, pero se paró y la miró por encima del hombro—. Y, Lena...
—¿Sí?
—Ponte algo sexy.
Lena cerró la puerta y se recosió contra ella. Se sintió aturdida y excitada como si hubiera conjurado a Julia de alguna manera. Inspiró profundamente y se llevó una mano a su corazón desbocado. La aparición de Julia en el porche justo en ese momento debía de ser por alguna clase de suceso fortuito.
Desde que él se había ido de la caseta aquella tarde, Lena había sentido un abrumador deseo de pintarle otra vez. Esta vez de pie dentro del aura roja. Desnuda.
Después de regresar a casa tras un exitoso día en el Coeur Festival, había entrado inmediatamente en el estudio para preparar una tela. Esbozó y pintó su cara y los duros músculos de su cuerpo. Acababa de empezar a pintar las partes privadas de Julia cuando llamó. Había abierto la puerta y allí estaba ella. Durante unos angustiosos segundos había temido que de alguna manera supiera lo que estaba haciendo. Se había sentido culpable, exactamente igual que si la hubiera pillado mirándolo desnudo.
No creía en el destino. Creía en la libertad de elección, pero no podía ignorar que aquella coincidencia le había puesto los pelos de punta.
Lena se apartó de la puerta y se encaminó al estudio. Estaba convencida de lo que le había dicho a Julia, nada de besos. Pero aunque encontraba que mentir le resultaba mucho más fácil que hacía una semana, no se podía mentir a sí misma. Por razones que no podía explicar, estar cerca de Julia con el aliento rozándole la mejilla y sus labios acariciando los suyos no era tan desagradable. No, no era desagradable en absoluto.
Lena creía que el amor se debía expresar honesta y abiertamente, pero no en un parque abarrotado y mucho menos con la detective Julia Volkova. A Julia no le importaba ella y le había dejado completamente claro que consideraba que besarla era parte de su trabajo. Había pensado en su reacción al beso de Julia y había llegado a la conclusión lógica de que su contacto había alterado sus biorritmos y puesto todo del revés. Como un ataque de hipo o una interferencia en la energía vital que conectaba cuerpo, mente y alma.
Si Kevin los descubría discutiendo otra vez, o si a Julia lo veía alguien que le conociera, iba a tener que improvisar. Pero nada de estrecharse contra Julia, llenándose los sentidos con el perfume de su piel. No más besos impersonales que le llegaban a lo más hondo y la dejaban sin aliento. Y de ninguna manera pensaba ponerse algo sexy para ella.
Cuando a la tarde siguiente sonó el timbre de la puerta, Lena creía que estaba absolutamente preparada para Julia. Ninguna sorpresa más. Tenía todo bajo control y si él hubiera llevado vaqueros y una camiseta, habría conservado la calma.
Pero fue a echarle una mirada y su equilibrio interior se esfumó a algún lugar del cosmos.
Se había peinado perfectamente el cabello a manera de darle un toque despeinado y rebelde y los pómulos bronceados estaban suaves. Su polo era de seda negra y se ajustaba perfectamente al pecho y al estómago plano. Un cinturón ceñía los pantalones grises de vestir. En lugar de viejas zapatillas de deporte o botas de trabajo, llevaba mocasines de piel. Olía maravillosamente bien y lucía aún mejor.
A diferencia de Julia, Lena no se había tomado la molestia de arreglarse. Se había vestido para estar cómoda con una sencilla blusa blanca y un vestido pichi a cuadros azules y blancos que le llegaba justo por la rodilla. Llevaba muy poco maquillaje y no había tratado de hacer nada diferente con el pelo, simplemente lo había dejado suelto y rizado para que le cayera sobre la espalda como siempre. Su única concesión a la moda eran los pendientes de plata de las orejas y el anillo del dedo corazón de la mano derecha. No llevaba medias y calzaba unas zapatillas de lona. Creía que no se la podría considerar sexy bajo ningún concepto.
Julia arqueó una ceja haciéndole saber que eso era lo que opinaba.
—¿Dónde has dejado a Toto?—preguntó Julia, refiriéndose al perrito de Dorothy la protagonista de El Mago de Oz.
Tampoco estaba tan mal vestida.
—Oye, no soy yo quien se ponía los tacones rojos de mamá para saltar muros.
Julia la fulminó con la mirada.
—Tenía cinco años.
—Eso es lo que dicen todos. —Salió al porche y cerró la puerta con llave—. Además, estoy segura de que es una fiesta informal. —Dejó caer las llaves en su gran bolso de ganchillo y se enfrentó a ella. Julia no retrocedió ni un centímetro y su brazo desnudo le acarició el pecho.
—Lo dudo. —Julia la tomó del codo como si fuera una cita real y la condujo al horrible coche beis que tan bien recordaba. La última vez que había viajado en él iba esposada en el asiento trasero—. Conozco a Kevin y dudo que haga nada informal, aunque tal vez se deje llevar en el sexo.
El calor de la palma de su mano se extendió por su brazo hasta las puntas de los dedos. Se obligó a caminar serena a su lado, como si su contacto no la hiciera desear poner pies en polvorosa. Como si en realidad estuviera tan calmada y relajada como Julia. Trató de ignorar las sensaciones que le hacían sudar las palmas de las manos y ni se molestó en comentar la opinión que Julia tenía de Kevin, porque además, lo que había dicho se acercaba bastante a la verdad. Pero lo que hacía Kevin no era ni mejor ni peor que lo que hacían otros hombres.
—Ayer me dio la impresión de que tenías un Bronco.
—Así es, pero Kevin piensa que soy un perdedor nato. Y quiero que lo siga pensando —dijo, y se inclinó hacia delante para abrir la puerta del pasajero. Le rozó otra vez el pecho con el brazo y ella aspiró profundamente por la nariz, preguntándose si su colonia era una combinación de cedro y neroli o tenía algo más.
—¿Por qué haces eso?
—¿Qué?
—Husmear con la nariz como si oliera mal. —Le soltó el codo y ella sintió que por fin podía relajarse.
—Son imaginaciones tuyas —le dijo, y se metió en el coche.
A diferencia de Julia el interior del coche olía tan horriblemente mal como el día que la había arrestado. Como a aceite de motor, pero al menos los asientos estaban limpios.
El recorrido a casa de Kevin le llevó menos de diez minutos y Julia usó todo ese tiempo para recordarle el contrato de colaboración que había firmado.
—Si Kevin es inocente —dijo él—, no necesita tu ayuda. Y si es culpable, no puedes protegerlo.
El aire fresco acarició sus brazos y piernas desnudos. Deseó haberse quedado en casa. Deseó haber podido elegir.
Lena había ido a casa de Kevin en varias ocasiones, pero nunca se había fijado demasiado en ella. La moderna estructura de dos plantas estaba situada en la ladera de una montaña y tenía una espectacular vista de la ciudad. El interior estaba decorado con mármol, madera y acero, y parecía tan acogedor como un museo de arte moderno.
Lena y Julia se acercaron juntas por la acera, hombro con hombro, sin apenas tocarse.
—¿Qué pasa si uno de los amigos de Kevin te reconoce? ¿Qué harás entonces?
—Ya improvisaré algo.
Eso era exactamente lo que temía.
—¿Cómo qué?
Julia tocó el timbre de la puerta y esperaron allí uno al lado del otro, con la mirada en la puerta.
—¿Te asusta estar a solas conmigo?
«Un poco.»
—No.
—Pareces preocupada.
—No estoy preocupada.
—Parece como si tal vez no te fiaras de ti misma.
—¿Sobre qué?
—Sobre tener las manos quietas.
Antes de que pudiera responder, se abrió la puerta y comenzó la charada. Julia le rodeó los hombros con el brazo, el calor de su mano le calentaba la piel a través de la delgada tela de la blusa.
—Me preguntaba si al final apareceríais. —Kevin dio un paso atrás y entraron.
Como siempre, parecía como si acabara de posar para el GQ.
—Te dije que podría sacarla de casa durante unas horas.
Kevin recorrió con la mirada el peto del vestido de Lena y arrugó el ceño.
—Lena, ésta es una imagen nueva de ti. Interesante.
—No estoy tan mal —se defendió.
—No si vives en Kansas. —Kevin cerró la puerta y le siguieron hacia la sala de estar.
—No me parezco a Dorothy. —Lena recorrió con la mirada el pichi azul a cuadros para cerciorarse—. ¿De veras me parezco a ella?
Julia la apretó contra su costado.
—No te preocupes, te protegeré de los monos voladores.
Ella lo miró a los ojos, a sus iris color cielo y las tupidas pestañas; no eran los monos voladores lo que más la preocupaban.
—¿Por qué no le das el bolso a Kevin para que lo guarde en alguna parte?
—Lo dejaré en el dormitorio de invitados —propuso Kevin.
—Prefiero tenerlo conmigo.
Julia se lo quitó y se lo dio a Kevin.
—Te provocará una tendinitis.
—¿El bolso?
—Nunca se sabe —replicó Julia mientras Kevin se marchaba con el bolso.
La sala de estar, la cocina y el comedor compartían el mismo espacio amplio y la espectacular vista de la ciudad. Un pequeño grupo de invitados hablaba en la barra mientras la voz profunda de Mariah Carey llenaba la casa con todas las octavas que lograba sacar a sus cuerdas vocales. Lena no tenía nada personal contra Mariah, pero creía que a la diva le vendría bien una lección de humildad. Paseó la mirada por la estancia, desde la piel de cebra del respaldo del sofá a los artefactos africanos desperdigados por la habitación. Kevin también necesitaba una lección. Cuando su socio regresó, les presentó a sus amigos, un grupo de empresarios que estaban, por lo que Gabrielle pudo apreciar, mucho más preocupados por el estado de sus cuentas corrientes que por el estado de sus conciencias. Julia mantuvo el brazo sobre Gabrielle mientras saludaban a un matrimonio que poseía una cadena de cafeterías de moda. Otros vendían vitaminas, ordenadores o propiedades inmobiliarias y, aparentemente, lo hacían muy bien. Kevin les presentó a su novia,
China, aunque Lena habría jurado que se llamaba Sandy la última vez que la vio.
Igual que su nombre actual, la mujer era pequeña, rubia y perfecta, y Lena sintió un deseo abrumador de encoger los hombros.
Junto a China se encontraba una amiga suya igual de perfecta y pequeña, Nancy, que ni siquiera fingía estar interesada en nada de lo que Lena pudiera decir. Centraba su atención en la persona que permanecía pegada a ella. Al mirarle de reojo, observó que en su boca se formaba una sonrisa apreciativa. Su mirada paseó por los pechos de Nancy y cambió el peso de un pie a otro. La cálida mano se deslizó del hombro de Lena a su espalda, luego se metió las manos en los bolsillos de los pantalones y dejó de tocarla.
Debería haberse alegrado. De hecho lo hizo. Sólo se sentía un poco dejada de lado y algo más. Algo muy parecido a los celos que le hacía sentirse incómoda, pero no podían ser celos porque (a) Julia no era realmente su novia; (b) ella no le importaba nada; y (c) no se sentía atraída por personas tan poco espirituales.
Kevin dijo algo que Julia debió de encontrar sumamente gracioso porque echó hacia atrás la cabeza y rió, mostrando aquellos dientes tan blancos y la garganta tersa y bronceada. Aparecieron unas arruguitas en los contornos de sus ojos y el suave sonido de su risa penetró en Lena para asentarse en su pecho.
Alguien más dijo algo y todos se rieron. Excepto Lena. No creía que hubiera nada de qué reírse. No, no había absolutamente nada gracioso en la pequeña punzada que sintió bajo el esternón, ni en el ardiente fuego líquido que atravesó sus venas despertando un deseo que encontró imposible de ignorar.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Dom Jun 07, 2015 12:15 am

Capítulo 11

Lena se metió en la boca un espárrago y miró su reloj de pulsera plateado.
Las nueve y media. Parecía bastante más tarde.
—Si no tienes cuidado, Nancy te va a robar la novia.
Lena miró por encima del hombro a Kevin, luego devolvió la mirada a la policía encubierta a la que obviamente se le había olvidado que tenía una novia y que supuestamente debía estar buscando el Monet del señor Hillard.
A menos que Nancy ocultara la pintura debajo de la ropa, Julia no iba a encontrarla hablando con ella. Estaba de pie, al otro lado de la estancia, con un brazo apoyado sobre la barra y un vaso medio lleno en la mano. Su cabeza se inclinaba hacia Nancy como si no pudiera soportar perderse ninguna de las fascinantes palabras que salían de los labios rojos de la mujer.
—No me preocupa. —Lena cogió un aperitivo de baguette con queso Brie.
—Pues debería. A Nancy le gusta robar esposos y novios.
—¿Cómo te fue hoy en la tienda? —preguntó, cambiando de tema adrede y captando la atención de Kevin.
—Vendimos algunas piezas importantes y aquella gran cesta de mimbre para picnic. En total unos cuatrocientos dólares. Supongo que no está mal para ser junio. —Se encogió de hombros—. ¿Y a ti cómo te fue con los aceites?
—Vendí casi todo. A las dos sólo me quedaban unos frascos de filtro solar. Así que recogí y pasé el resto del día en casa pintando y echando una siesta.
Le dio un mordisquito al aperitivo de baguette, y su mirada atravesó de nuevo la habitación. Ahora se sonreían la una a la otra y se preguntó si Julia se estaría citando con Nancy para luego. Hacían buena pareja. Nancy no sólo era menuda sino que también tenía una imagen pálida y frágil como si necesitara a alguien que la protegiera. Una persona que pudiera echársela al hombro y salvarla de cualquier peligro. Alguien como Julia.
—¿Estás segura de que no te preocupan Julia y Nancy?
—En absoluto. —Para probárselo, les dio la espalda decidida a olvidarse de la detective Volkova. Habría tenido éxito si su risa ronca y profunda no le hubiera llegado por encima del ruido de la estancia recordándole su posición exacta junto a la barra, al lado de la pequeña rubia del diminuto vestido—. ¿A que no adivinas a quién vi hoy? —preguntó a Kevin, tratando de distraerse—. A ese chico con el que salía el año pasado, Ian Raney. Da tratamientos Reiki en el Healing Center. Tiene una caseta en el festival y cura auras.
—Era un poco raro. —Kevin se rió entre dientes.
—Ahora es gay. —Frunció el ceño—. O tal vez ya lo era antes y yo no me di cuenta —¿En serio? ¿Cómo sabes que ahora es gay?
—Me presentó a su amigo Brad. —Se metió el resto del aperitivo en la boca y luego tomó un sorbo de vino blanco—. Y no había ninguna duda acerca de la orientación sexual de Brad.
—¿Algo de pluma?
—Mucha, y siento decir esto, pero ¿cómo pude salir con un gay y no darme cuenta? ¿No se nota?
—Bueno, ¿trató de meterse en la cama contigo?
—No.
Kevin le rodeó los hombros con el brazo para darle un apretón reconfortante.
—Ahí lo tienes.
Ella miró sus familiares ojos azules y sintió que se relajaba un poco. Había tenido este tipo de conversaciones con Kevin en el pasado, sentados los dos en la oficina en días con poco trabajo, con los pies encima de la mesa, ignorando los mil y un detalles de dirigir un pequeño negocio mientras hablaban de cualquier cosa.
—No todas los hombres son como tú.
—Sí lo son. Pero la mayoría de ellos no van a ser sinceros si creen que tienen la menor posibilidad de anotarse un tanto. Yo lo soy porque sé que no tengo nada que hacer contigo.
Se rió y tomó otro sorbo de vino. Kevin podía ser tan superficial como el resto de sus amigos, pero no era así con ella. No sabía cómo podía manejar dos personalidades diferentes, aunque lo hacía. Con ella era sincero, accesible y muy divertido; casi podía conseguir que se olvidara del hombre del otro extremo de la estancia o de por qué estaba allí.
—¿Así que sólo me dices la verdad porque sabes que nunca vamos a mantener relaciones sexuales?
—Más o menos sí.
—Si pensaras que hay alguna posibilidad, ¿mentirías?
—Como un cosaco.
—¿Y crees que todas las personas son como tú?
—Absolutamente. Si no me crees, pregúntale a tu novia. —Dejó caer la mano de
su hombro.
—¿Preguntarme qué?
Lena se volvió y se encontró bajo la atenta mirada de Julia. Se le puso un nudo en el estómago e intentó convencerse de que era por el Brie. No quería ni imaginarse que fuera por otra razón que la sabrosa comida.
—Nada.
—Lena no cree que les mentimos a las mujeres para meternos en su cama.
—Dije que no creía que lo hicieran todos —aclaró ella.
Julia miró a Kevin, luego devolvió la mirada a Lena y deslizó la mano al hueco de su espalda.
—Esta es una de esas preguntas trampa, ¿no? Diga lo que diga estoy jodida.
Un cálido estremecimiento le recorrió la espalda y se apartó de su mano. No quería pensar en cómo la afectaban la mirada o el tacto de cierto hombre en particular.
—La verdad es que ya estás jodida de cualquier manera. Quizá deberías prestarle más atención a Lena y menos a Nancy —dijo Kevin, notando la reacción de Lena e interpretando, erróneamente, que eran celos. Por supuesto que no lo eran.
—Lena sabe que no tiene por qué preocuparse de otras mujeres —dijo tomando su copa y colocándola sobre la mesa—. Siento una verdadera fascinación por esa marca que tiene en el interior del muslo. —Llevó la mano a su boca y le dio un beso en los nudillos—. Se podría decir que me tiene obsesionada.
Julia clavó los ojos en ella por encima de la mano. Sus dedos temblaron y Lena trató de recordar si tenía una marca en algún sitio, pero no pudo.
—¿Te apetece algo?—preguntó contra sus nudillos.
—¿Qué? —«¿Se estaba refiriendo realmente a comida?»—. No tengo hambre.
—¿Nos vamos a casa entonces?
Ella asintió con la cabeza lentamente.
—¿Ya se van? —preguntó Kevin.
—Hoy hace un mes que nos conocimos —aclaró Julia bajando la mano y abrazándola con fuerza—. Soy un poco sentimental para estas cosas. Vamos a despedirnos y a recuperar tu bolso.
—Yo lo traeré —ofreció Kevin.
—No te molestes, ya lo cogemos nosotros—insistió Julia.
Despedirse de los amigos de Kevin les llevó aproximadamente tres minutos la mayoría de los cuales se dedicaron a convencer a Nancy de que realmente tenían que marcharse ya. Julia entrelazó los dedos con los de ella y atravesaron la habitación cogidos de la mano. Si hubieran sido pareja de verdad, ella podría haber apoyado la cabeza sobre su hombro y él habría vuelto ligeramente la cara para depositarle un beso suave en la mejilla o susurrar algo tierno en su oído. Pero no había nada suave ni tierno en Julia, y no eran pareja. Era una mentira y se preguntó por qué no se daba cuenta nadie.
La cálida sensación de su contacto provocó en ella un deseo físico aún más ardiente, pero esta vez tenía la mente y el espíritu bajo control. Por si acaso, apartó la mano y puso distancia entre ellos. La verdad, no entendía cómo Kevin podía estar tan ciego.
Kevin miró la espalda de Lena mientras se alejaba con su novia. Observó cómo soltaba la mano de Julia y supo que estaba molesta por algo. Pero fuera lo que fuese, Kevin estaba seguro de que su novio se lo haría olvidar. Las personas como Julia siempre se salían con la suya. Podían ser perdedores y aun así siempre conseguían lo que querían. No como Kevin. Si él quería algo, tenía que tomarlo.
Echó un vistazo alrededor, a sus jóvenes y ricos invitados que comían su comida, bebían su bebida y disfrutaban de su bella casa. Había llenado su hogar de pinturas maravillosas y antigüedades delicadas. Tenía una de las mejores vistas de la ciudad, pero nada de eso había sido barato. Se lo había trabajado, aunque sólo mirar a alguien como Julia hacía que volviera a tener hambre y que en su cabeza volviera a resonar el viejo soniquete de que nada era suficiente, nunca era suficiente. Suficiente dinero o ropa, suficientes casas espectaculares o coches veloces. Suficientes mujeres bellas para no sentirse en desventaja ante cualquier otro tío del planeta. Para no sentirse invisible. Su hambre interior era insaciable y algunas veces temía que nada fuera suficiente.
—Espérame aquí —ordenó Julia en cuanto estuvieron fuera de la vista de Kevin y sus amigos—. Si viene alguien, habla alto y no dejes que entre en la habitación.
—¿Qué vas a hacer? —preguntó Gabrielle mientras lo observaba colarse en el interior de una de las habitaciones. El cerró la puerta sigilosamente sin contestar, dejándola sola en el pasillo.
Ella permaneció inmóvil, esperando que él se apresurase, tratando de oír por encima del latido de su corazón. Se sintió como una espía, aunque no demasiado buena. Le temblaban las manos y tenía los pelos de punta. No valía para chica Bond.
En alguna parte de la casa una puerta se cerró de golpe, y Gabrielle dio un salto como si hubiera metido los dedos en un enchufe. Se pasó los dedos por el pelo e inspiró profundamente para tranquilizarse. No hubo manera. No era la chica de los nervios de acero. Le echó un vistazo al reloj y esperó durante los que fueron los cinco minutos más largos de su vida.
Cuando Julia apareció otra vez, mostraba un profundo ceño. Como no parecía feliz, ni pedía refuerzos ni sacaba las esposas, Lena supuso que no había encontrado nada. Se relajó un poco. Ya podían irse.
Julia le dio bruscamente el bolso, luego atravesó el pasillo y se metió en otra habitación. Apenas se había cerrado la puerta cuando oyó su ya familiar exclamación.
—¡Cielo Santo!
Lena se quedó helada. Había encontrado algo. Entró con sigilo dentro de la habitación y cerró la puerta tras ella medio esperando ver el Monet del señor Hillard colgado en la pared. Lo que vio fue de lo más chocante. Espejos. Por todas partes. En las paredes, dentro del vestidor y en el techo. Había una cama redonda en el centro de la habitación cubierta con una colcha de piel de oveja blanquinegra que tenía un gran símbolo oriental en el medio. No había cómodas ni mesillas de noche que impidieran la vista de los espejos. Al lado de la puerta en arco que llevaba al cuarto de baño había una pequeña mesita con un juego de ajedrez de marfil encima. Incluso a media habitación de distancia, Gabrielle percibió que el juego era antiguo, oriental y, como era propio de ese estilo, las figuras desnudas estaban anatómicamente desproporcionadas. Lenase sintió como si hubiera entrado en una habitación de la Mansión Playboy. La guarida de Hugh Hefner.
—Mira este lugar. Hace que te preguntes cuánta acción hay aquí dentro —dijo
Julia en un susurro.
Lena le miró y luego volvió la vista hacia arriba.
—Y cuánto limpia cristales Windex gasta.
Su mirada encontró la suya a través de los espejos del techo.
—Bueno, eso fue lo segundo que pensé.
Ella se colgó el bolso en el hombro y lo vio atravesar silenciosamente la habitación, la gruesa moqueta blanca amortiguaba el sonido de sus mocasines.
Dondequiera que mirara, la veía a ella. Estaba atrapada por su mirada oscura y las sensuales líneas de su boca. El perfil de su nariz recta, y la línea cuadrada y terca de su mandíbula. Los rizos de su nuca y sus hombros perfectamente delineados por el polo. Su mirada se deslizó a lo largo de su espalda hasta la cinturilla de los pantalones, luego Julia desapareció dentro del vestidor y se encontró sola con su propia imagen. Miró ceñudamente su reflejo y se irguió un poco más.
Quizá Kevin era un poco pervertido, pensó recogiéndose los rizos detrás de la oreja. Pero no era asunto suyo. Cubrir el dormitorio con espejos no iba contra la ley.
Bajó la mano por el vestido sin mangas, inclinó la cabeza hacia un lado y se miró con ojo crítico. No se parecía a Nancy. No era menuda, ni rubia, ni coqueta, y de nuevo se preguntó que veía Julia en ella cuando la miraba.
Vio cada uno de sus pequeños defectos multiplicado por mil alrededor de la habitación y no quería ni imaginarse cómo sería observarse haciendo el amor.
Completamente desnuda. Obviamente Kevin no tenía el mismo problema y eso ya era más de lo que ella quería saber de él.
Fue hacia el cuarto de baño pasando junto al juego de ajedrez con esas filas de peones tan bien dotados y completamente erectos. No se detuvo a mirar el resto de las piezas; no necesitaba saber cómo eran.
En el cuarto de baño había más espejos, una cabina de ducha y un enorme jacuzzi rodeado de mármol. Una puerta corredera llevaba hacia una pequeña terraza donde había otro jacuzzi. Salvo por los espejos, podía imaginarse dándose un largo y relajante baño añadiendo quizás un poco de ylang-ylang, definitivamente algo de romero y un toque de lavanda.
Lena se sentó en el borde del jacuzzi y volvió a mirar el reloj. Si Julia no se apresuraba, no sabía cómo explicarían porqué les había llevado tanto tiempo recuperar el bolso. Cogió el dobladillo de la falda y la levantó por encima de los muslos, luego la deslizó un poco más hacia arriba para ver si realmente tenía una marca de nacimiento. Se inclinó un poco hacia delante y vio una mancha perfectamente redonda, de unos dos centímetros, justo debajo del borde elástico de la braguita. No era demasiado visible y se preguntó cómo era posible que Julia supiera que estaba allí.
—¿Qué haces?
Sobresaltada, levantó la vista hacia Julia y bajó bruscamente la falda. Julia bajó las cejas hasta que formaron una sola línea.
—Me miro la marca. ¿Cómo sabías que la tenía?
Julia se rió suavemente y se acuclilló delante del lavabo.
—Sé todo sobre ti —contestó y comenzó a registrar el armario del baño.
Abrió la boca para decirle que dudaba que las marcas de nacimiento fueran parte de un expediente policial, pero la puerta del dormitorio se abrió y reconoció la voz de Kevin.
—¿Qué quieres? —preguntaba.
Lena se quedó sin aliento y su mirada encontró la de Julia en el espejo de encima del lavabo. Él se levantó lentamente y se llevó un dedo a los labios.
La voz femenina que contestó a Kevin no pertenecía a su novia.
—Quiero enseñarte algo —contestó la voz de Nancy.
—¿Qué es? —Hubo una larga pausa antes de que Kevin hablase otra vez—. Muy bonito —dijo.
—China me habló de esta habitación. Y de los espejos.
—¿Quieres verlos?
—Sí.
Julia cogió la mano de Lena y la llevó con ella hacia la puerta corredera.
—¿Estás segura? China podría enterarse.
—No me importa.
Hubo un sonido como de ropa que caía sobre la alfombra y Kevin dijo:
—Entonces ven aquí y saluda al Señor Feliz.
Sin hacer ningún ruido, Lena y Julia salieron a la terraza y cerraron la puerta tras ellas. Una brisa fresca le agitó el pelo y la falda del vestido. Los últimos rayos anaranjados del sol poniente atravesaban el cielo y las luces de la ciudad parpadeaban desde el valle debajo de ellos. En cualquier otro momento, Lena se hubiera parado para disfrutar de la vista, pero esa noche apenas se fijó. Su corazón latía con fuerza, además ahora sí que tenía mucha más información sobre Kevin de la que deseaba tener. Como que engañaba a su novia con su mejor amiga o que llamaba a su pene Señor Feliz.
—¿Crees que Kevin nos oyó? —preguntó en un susurro.
Julia caminó hasta la barandilla y miró por encima.
—No. Parecía bastante ocupado. —Se enderezó y fue hacia la esquina izquierda de la terraza—. Podemos saltar desde aquí.
—¿Saltar? —Lena se movió al lado de Julia y miró hacia abajo. La parte trasera de la casa de Kevin y toda la terraza estaban en voladizo sobre la ladera de la montaña sostenidas por varios pilares. El suelo debajo de ellos estaba escalonado en una sucesión de terrazas de aproximadamente un metro, reforzadas con pequeños muretes de contención de hormigón armado para impedir la erosión—. Cuando firmé el acuerdo, no incluía saltar desde la terraza de Kevin y partirme el cuello.
—No te partirás el cuello. Son sólo tres metros, como mucho tres metros y medio. Todo lo que tenemos que hacer es pasar por encima de la barandilla, descolgarnos por el borde y dejarnos caer. Así será una caída de poco más de un metro.
Su hombro rozó el de ella al asomarse un poco más. Lo hacía parecer muy fácil.
—A menos que quieras saltar a la siguiente terraza, entonces añadirás metro y medio más. —Ella miró su perfil, bañado por las primeras sombras de la noche.
—Tiene que haber otra opción.
—Claro. Siempre podemos entrar e interrumpir a Kevin. Imagino que las cosas se habrán puesto realmente calientes en este momento. —La miró por encima del hombro.
—Quizá podríamos esperar un poco y luego salir por la casa.
—¿Y qué le vas a decir a Kevin cuando nos pregunte por qué nos llevó tanto tiempo recuperar tu bolso? Pensará que estuvimos haciendo el amor en el cuarto de baño todo este tiempo.
—Puede que no piense eso —dijo ella, pero no lo creía.
—Sí, lo hará, y tendría que hacerte un buen chupetón en el cuello y mojarte el pelo sólo para asegurarme de que piense justo eso. —Se apoyó sobre la barandilla—. Depende de ti. Pero si saltamos es mejor que lo hagamos antes de que oscurezca más. No quiero quedarme sin luz. —Se irguió, la miró y sonrió ampliamente, como si estuviera pasándolo en grande—. ¿Preparada? —preguntó como si no le hubiera dado a elegir entre un chupetón o saltar hacia la muerte.
—¡No!
—¿Estás asustada?
—¡Sí! Cualquier persona con dos dedos de frente estaría aterrorizada.
Julia sacudió la cabeza, y pasó una pierna y luego la otra sobre la barandilla.
—No me digas que tienes vértigo. —Estaba de pie sobre el borde exterior de la terraza de cara a ella agarrado a la barandilla metálica.
—No. Tengo miedo de saltar derechita a la muerte.
—Lo más probable es que no mueras. —Julia miró al suelo y después otra vez a ella—. Aunque puede que te rompas una pierna.
—Eso no me hace sentir mejor.
Su sonrisa se hizo más amplia.
—Era una broma.
Ella se inclinó un poco más hacia delante y miró hacia abajo.
—No es un buen momento para bromear.
—Tienes razón. —Le colocó una mano bajo la barbilla para que lo mirara a los ojos—. No dejaré que te pase nada, Gabrielle. No dejaré que te hagas daño. Ambos sabían que no podía prometer tal cosa, pero mientras miraba sus intensos ojos castaños, casi creyó que él tenía el poder de mantenerla a salvo.
—Confía en mí.
«¿Confiar en ella?» No se le ocurría ni una sola razón por la que debería confiar en ella, pero allí apoyada en la barandilla por encima de la ciudad, mirando la altura desde la terraza del jacuzzi descubrió que confiaba en él.
—Está bien.
—Esa es mi chica —dijo él sonriendo ampliamente. Deslizó las manos hacia la parte inferior de la barandilla descolgándose lentamente hasta que todo lo que pudo ver de ella fueron sus manos. Luego desaparecieron también, a continuación oyó un ruido pesado.
Lena miró hacia abajo, a la parte superior de su cabeza y Julia alzó la vista hacia ella.
—Tu turno —dijo Julia, levantando la voz lo justo para que lo oyera.
Inspiró profundamente. Podía hacerlo. Podía pasar por la barandilla que estaba a tres metros del suelo y dejarse caer confiando que aterrizaría en la terraza correcta.
Sin problemas. Se pasó la correa del bolso por encima de la cabeza y el hombro, y lo desplazó hacia la región lumbar. Intentó no pensar que aquel salto podía ser mortal.
—Puedo hacerlo —susurró ella y levantó una pierna sobre la barandilla—. Estoy tranquila. —Mantuvo a raya el pánico mientras pasaba la otra pierna sobre la barandilla. Un golpe de aire hinchó la falda mientras se balanceaba en el borde de la terraza con los talones en el aire. La barra metálica estaba fría bajo sus manos.
—Eso es —la animó Julia desde abajo.
Sabía que era mejor no mirar por encima del hombro, pero no pudo evitarlo.
Miró las luces de la ciudad debajo y se quedó helada.
—Venga, Lena. Vamos, cariño.
—¿Julia?
—Estoy justo debajo.
Ella cerró los ojos.
—Estoy asustada. No creo que pueda hacerlo.
—Claro que puedes. Eres la misma mujer que me pateó el trasero en el parque.
Puedes hacer cualquier cosa.
Ella abrió los ojos y miró abajo, hacia Julia, pero estaba oscuro; Julia quedaba oculta por las sombras de la casa y sólo alcanzó a ver su perfil gris.
—Agáchate un poco y agárrate a la barra de la parte inferior.
Lentamente hizo lo que él le decía, hasta que estuvo agachada en el borde con el trasero colgando sobre la ciudad. Nunca en su vida había estado tan asustada.
—Puedo hacerlo —susurró—. Estoy tranquila.
—Date prisa, antes de que te suden las manos.
Señor, no había pensado en manos sudorosas hasta ese momento.
—No puedo verte. ¿Me ves tú?
Su risa suave llegó hasta ella que seguía encorvada y aferrada a la barandilla.
—Tengo una vista excelente de esas bragas blancas que llevas.
En aquel momento, que Julia Volkova le mirara debajo de la falda, era el menor de sus problemas. Deslizó un pie fuera de la terraza.
—Venga, cariño —la animó desde abajo.
—¿Y si me caigo?
—Te agarraré. Te lo prometo, sólo tienes que dejarte caer antes de que oscurezca tanto que deje de verte las bragas.
Lentamente, deslizó el otro pie fuera de la terraza y quedó completamente descolgada sobre el vacío oscuro.
—¡Julia! —gritó ella mientras su pie daba contra algo sólido.
—¡Joder!
—¿Qué era eso?
—Mi cabeza.
—Ah, lo siento. —Sus manos fuertes le agarraron los tobillos, luego se deslizaron por detrás de las pantorrillas hasta las rodillas.
—Te tengo.
—¿Estás segura?
—Suéltate.
—¿Estás segura?
—Sí, suéltate.
Ella inspiró profundamente y contó hasta tres, luego soltó la barra. Y cayó, deslizándose dentro del círculo de sus poderosos brazos. La apretó contra ella y el pichi se le enrolló en torno a la cintura mientras seguía bajando por su pecho. Julia deslizó las manos por sus piernas, sujetando los muslos desnudos. Lena miró hacia abajo, a su cara oscura a sólo un centímetro de la de ella.
—Lo hice.
—Lo sé.
—Tengo la falda enrollada en la cintura —dijo.
Sus dientes se vieron muy blancos cuando sonrió.
—También lo sé.
Con lentitud, la fue soltando hasta que sus pies tocaron el suelo. Las palmas de las manos de Julia se detuvieron en su trasero.
—No sólo eres guapa, además tienes un par de “cojones”. Me gusta eso en una mujer.
Lena podía decir sinceramente que nunca nadie había escogido aquellas palabras para halagarla. Normalmente eran fieles a la adulación común y hacían comentarios sobre sus ojos o sus piernas.
—Estabas muerta de miedo, pero saltaste de todos modos. —Sus cálidas manos le quemaron la piel a través de la ropa interior—. ¿Recuerdas que anoche me dijiste que no te besara más?
—Lo recuerdo.
—¿Querías decir en los labios?
—Por supuesto.
Julia bajó la boca y le besó un lado de la garganta.
—Eso deja un montón de lugares muy interesantes —dijo, mientras le apretaba el trasero con las manos.
Lena abrió la boca, pero volvió a cerrarla. ¿Qué podía decir a eso?
—¿Quieres que los encuentre ahora o más tarde?
—Esto... Probablemente sea mejor más tarde. —Tiró del dobladillo de la falda, pero Julia tenía atrapada la tela contra su espalda.
Su voz era baja y ronca cuando preguntó:
—¿Estás segura?
En absoluto. Estaba sobre la escalonada ladera de la montaña, con el culo al aire y sin estar completamente segura de no querer estar exactamente allí. Envuelta en la oscuridad, aprisionada contra el sólido pecho de Julia.
—Sí.
Julia bajo la bastilla del vestido y lo alisó sobre la curva de su trasero.
—Avísame cuando lo estés, ¿está bien?
—Lo haré. —Se alejó de la tentación de su voz y del calor de su abrazo—. ¿Cómo está tu cabeza?
—Viviré.
Giró y comenzó a subir los niveles de las terrazas de contención. Ella miró alrededor, Julia le cogió la mano y la hizo subir detrás de ella. Subieron tres terrazas más y todo resultó muy fácil.
La noche se había tornado realmente fría cuando llegaron al viejo Chevy y Lena estaba deseando llegar a casa para darse un largo baño caliente. Pero quince minutos más tarde se encontraba sentada en el sofá beis de Julia los brillantes ojos amarillos y negros de su loro la mantenían inmóvil en el asiento. Julia paseaba por la sala de estar de un extremo a otro con el soporte del teléfono colgando de una mano y el receptor en la otra. Hablaba lo suficientemente bajo para que no lo oyera, luego entró en el comedor con el largo cordón deslizándose detrás de ella.
—Hazte esta pregunta. ¿No crees que deberías sentirte afortunado? Contesta, hijo de perra.
Lena se sobresaltó y devolvió toda su atención a Sam.
—¿Perdón?
El loro agitó sus alas dos veces, luego voló al brazo del sofá. Se balanceó sobre los pies, inclinó la cabeza y la estudió.
—Ah... Polly, ¿quieres una galletita? Anda, alégrame el día.
Supuso que tenía sentido que el loro de Julia imitara a Harry el Sucio. Se quedó quieta mientras el ave andaba por el respaldo del sofá; tenía un aro metálico alrededor de una pata escamosa.
—Lorito bonito —dijo ella suavemente y miró en dirección a Julia. Aún estaba en el comedor dándole la espalda mientras apoyaba todo su peso sobre un pie. Sostenía el teléfono entre el hombro y la oreja mientras se masajeaba el otro hombro con la mano libre. Durante un segundo se preguntó si se habría lastimado ayudándola a bajar de la terraza, pero entonces Sam dejó escapar un silbido agudo y se olvidó de Julia. El loro se balanceó de un lado a otro y luego se subió a su hombro.
—Compórtate.
—¡Julia!—gritó ella, mirando fijamente el pico negro de Sam.
Sam apoyó la cabeza contra su sien e hinchando el pecho repitió:
—Lorito bonito.
Lena nunca había tenido aves alrededor y, ni muchísimo menos, sobre su hombro. No sabía qué hacer o decir. No sabía nada sobre el comportamiento de los pájaros, pero tenía claro que no quería que se enfadara. Había visto el clásico de Alfred Hitchcock muchas veces y la imagen de Suzanne Pleshette con los ojos picoteados cruzó como un relámpago por su mente.
—Lorito bonito —dijo, y miró desesperada al otro lado de la habitación—, Socorro.
Julia finalmente la miró sobre el hombro con su ya habitual semblante ceñudo mientras seguía hablando por teléfono. Después de algunas frases más, colgó y volvió a la sala de estar.
—Sam, ¿qué crees que estás haciendo? —preguntó colocando el teléfono en la mesita de café—. Bájate.
El loro restregó suavemente la cabeza contra Gabrielle, pero no se bajó de su hombro.
—Vamos, Sam. —Julia se palmeó su propio hombro—. Ven aquí. —Sam no se movió, en vez de eso bajó la cabeza y tocó con el pico la mejilla de Lena.
—Lorito bonito.
—Caramba. —Julia se puso las manos en las caderas y ladeó la cabeza—. Le gustas.
Ella no estaba muy convencida.
—¿En serio? ¿Cómo lo sabes?
Se colocó frente a ella.
—Te acaba de besar —dijo, luego se inclinó hacia delante y colocó la mano debajo de los pies de Sam—. Últimamente ha estado de un humor de perros. — Chasqueó los dedos y con la mano rozó su pecho a través de la tela de la blusa—. Creo que piensa que ha encontrado novia.
—¿Yo?
—Ajá. —Su mirada bajó a su boca, luego regresó al loro—. Da un pasito, Sam. Sé un buen pájaro. —Finalmente, Sam obedeció y brincó sobre la mano de Julia.
—Compórtate.
—¿Yo? No soy yo quien ando restregando la cabeza contra una chica guapa para besarla. Sé cómo comportarme. Bueno, esta noche al menos. —Sonrió a Lena y luego llevó al loro a la enorme jaula situada delante de un gran ventanal.
Lena se levantó y le observó acariciar suavemente las plumas de Sam antes de meterlo en la jaula. La poli malo no era tan mala después de todo.
—¿Cree de verdad que soy su novia?
—Probablemente. Ha estado picando papel de periódico y colocando sus juguetes en él. —Sam saltó sobre una percha y Julia cerró la puerta alambrada—. Pero nunca lo he visto comportarse como hizo contigo. Normalmente tiene celos de las mujeres que traigo a casa y trata de echarlas.
—Entonces supongo que tuve suerte —dijo ella, preguntándose cuántas mujeres habría llevado a casa y por qué eso debería importarle.
—Bueno, quiere dormir contigo. —Se giró y la miró—. No puedo decir que le culpe.
Como cumplido no era genial, pero por alguna extraña razón las palabras le llegaron al corazón y se le aceleró el pulso.
—Eres la reina de los piropos, Volkova.
Julia sonrió como si lo supiera de sobra y le indicó la puerta.
—¿Quieres que pare en algún sitio de camino a tu casa? ¿Quieres comprar la cena?
Ella se levantó y lo siguió.
—¿Tienes hambre?
—No, pero pensaba que tú sí.
—No, comí antes de la fiesta de Kevin.
—Ah. —La miró por encima del hombro—. De acuerdo.
Durante el recorrido a casa de Lena, sus pensamientos volvieron una y otra vez al tipo de mujer que Julia llevaría a su casa. Se preguntó cómo serían y si se parecerían a Nancy. Suponía que sí. Julia parecía tan distraída como Lena y ninguna de las dos intentó conversar hasta que estuvieron a tres manzanas de casa de Gabrielle.
—Kevin dio una fiesta interesante. —Estaba segura de que ese tema daría mucho de sí.
Julia no la secundó. Simplemente soltó una especie de gruñido y dijo:
—Kevin es un estúpido.
Lena se dio por vencida y recorrieron el resto del camino en silencio. Julia tampoco dijo nada mientras la acompañaba por la acera ni cuando tomó las llaves de su mano. La luz rosada del porche acarició su perfil y los rizos suaves por encima de su oreja mientras se inclinaba hacia delante y abría la puerta. Se enderezó y movió su hombro como si todavía le molestara.
—¿Te lastimaste ayudándome esta noche? —preguntó.
—Sufrí un tirón en un músculo el otro día moviendo los estantes de la tienda, pero sobreviviré.
Julia se puso derecho y ella lo miró, su cara ya tenía otra vez la sombra de la barba y la tensión le arrugaba la frente.
—Puedo darte un masaje —sugirió ella rápidamente antes de pensarlo mejor y cambiar de opinión.
—¿Sabes hacerlo?
—Por supuesto. —Una imagen de Julia con nada más que una toalla cruzó por su mente y le calentó la boca del estómago—. Soy casi profesional.
—¿De la misma forma en que eres casi vegetariana?
—¿Estás burlándote de mí otra vez? —Ella había tomado clases de masaje y, aunque no tenía el título, se consideraba toda una profesional.
Su risa resonó en el silencio de la noche y se vio envuelta en la profundidad del sonido.
—Por supuesto —admitió sin pizca de vergüenza.
Al menos era honesto.
—Te apuesto lo que quieras a que hago que te sientas mejor en menos de veinte minutos.
—¿Qué quieres apostar?
—Cinco pavos.
—¿Cinco pavos? Que sean diez y trato hecho.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Dom Jun 07, 2015 12:17 am

Capítulo 12

Julia le echó una mirada a la pequeña toalla que ella le había dado y la puso sobre el sofá. Le gustaba la libertad que proporcionaban los boxers. Le gustaba que los calzoncillos dejaran sitio a sus joyas, pero no iba a quitárselos para ponerse una toalla y correr el riesgo de que sus bienes más preciados se izaran bajo ella formando un tipi.
Cambió el peso de pie y apoyó las manos en las caderas. Diablos, ni siquiera debería estar en la sala de estar de Lena. Debería estar en su casa durmiendo. Tenía una reunión a las ocho de la mañana para informar sobre las antigüedades robadas que había visto en la habitación de invitados de Kevin. Necesitaba estar descansado y tener la cabeza despejada cuando hiciera el informe para obtener la orden de registro. La redacción debía ser clara, sucinta y tan difícil de meterle mano como a una virgen en el asiento trasero de un coche. En caso de que no fuera así corría el riesgo de que cualquier prueba que aportara fuera descartada más tarde en el juicio. Además, tenía que hacer más cosas esa noche. Por ejemplo, la colada, y llamar a Ann Cameron para decirle que no podrían verse por la mañana. Había pasado por el bar esa mañana antes de ir a trabajar para desayunar con ella. Era una chica realmente agradable y tenía que anular la cita.
Sin embargo, en vez de hacer cualquiera de esas cosas, estaba en casa de Lena observando cómo ella vertía aceite en un pequeño cuenco y encendía las velas que había colocado en la repisa de la chimenea y en las mesas de alrededor, casi como si estuviera preparando un sacrificio. En lugar de marcharse, ladeó la cabeza y observó el feo vestido sin forma, lo que le llevó a recordar el suave interior de sus muslos. Puso freno a sus pensamientos y se forzó a regresar de la tierra de la fantasía.
Ella apagó las luces. Accionó el interruptor al lado de la chimenea y una llama anaranjada salió de los respiraderos del gas iluminando los leños falsos. Observó cómo se recogía el enmarañado pelo con una cinta y discutió consigo misma si debía contarle o no que el ajedrez de marfil del dormitorio de Kevin, con aquellos escandalosos peones tan bien dotados, había sido robado de una casa de River Run el mes anterior.
Desde que la observó bajar de la terraza, había pensado en decirle la verdad.
Había pensado sobre ello en el coche camino de su casa, mientras hablaba con Walker por teléfono y después de colgar. Lo había pensado mientras estaba parada en el porche de la casa de Lena con las llaves en la mano mirando sus cándidos ojos verdigrises. Y seguía pensando en ello al aceptar que le diera un masaje que sabía, con absoluta certeza, que era una mala idea.
El capitán no quería que informara a Lena de nada, pero Julia creía que merecía saber la verdad sobre Kevin y sobre las estanterías cargadas hasta los topes con muchas de las antigüedades que figuraban en el archivo policial.
Hasta hacía una hora, Julia habría estado completamente de acuerdo con Walker.
Pero eso había sido antes de que Lena hubiera hecho guardia mientras registraba el cuarto de invitados. Antes de que la hubiera mirado a los ojos y le hubiera pedido que confiara en ella. Antes de que hubiera saltado sobre la barandilla de la terraza porque confiaba en ella. Hasta hacía una hora no había estado seguro de su inocencia, ni le importaba. No era cosa suya. Hasta ahora.
—Iré por la mesa de masajes para que te pongas cómodo.
—Prefiero sentarme en una silla. Una de las sillas del comedor estará bien. — Una silla dura e incómoda que no dejara que se relajara lo suficiente como para olvidar que era su colaboradora y no una mujer a la que quería conocer en profundidad.
—¿Estás segura?
—Sí.
Cuando la había visto subir a la barandilla, claramente aterrada, algo había cambiado dentro de él; había cambiado su opinión de ella, lo que sentía en lo más profundo del corazón. Al verla acuclillada sobre su cabeza mostrándole las braguitas blancas, el corazón se le había subido a la garganta. Cuando la vio colgar por encima de ella, había sabido que lo pasaría realmente mal si se caía y había sabido, como que había infierno, que no la dejaría caer. Y en ese momento se había convertido en mucho más que su colaboradora, se había convertido en alguien a quien quería mantener seguro. Alguien a quien proteger.
También había sentido otra cosa. Al abrazarla y besarla en el cuello, estando ya fuera de peligro, había sentido una aguda opresión en el pecho. Tal vez fuera lo que quedaba del miedo, o la tensión latente. Sí, tal vez, pero fuera lo que fuese, no pensaba analizarlo. En lugar de eso prefería centrar su atención en Lena que en ese momento arrastraba la silla de madera del comedor para colocarla delante de la chimenea.
Si bien creía que debía saber lo de Kevin, no podía decírselo porque todo lo que ella pensaba se le leía en la cara. Todo lo que sentía se reflejaba en sus ojos. No podía mentir sin esperar que un rayo la acribillara. Por eso no debía contarle nada y, por eso, no debía quedarse.
Julia retrocedió un paso y debatió consigo misma si era inteligente dejar que Lena posara las manos en ella. El debate no duró demasiado. Ella ladeó la cabeza y le miró.
—Quítate el polo, Julia —dijo, y su voz fluyó a través de él como si fuera el aceite que se calentaba en un pequeño quemador. Supuso que no tenía por qué irse. Tenía treinta y cinco años, y sabía controlarse.
Era un masaje. No sexo. Después de que le dispararan había recibido masajes de forma regular como parte del tratamiento. Por supuesto, su masajista tenía cincuenta años y no se parecía en nada a Elena Katina.
Bueno, podía quedarse. Siempre y cuando recordara que Lena era su colaboradora y que enrollarse con ella echaría a perder su trabajo. Y eso no iba a ocurrir. De ninguna manera.
—¿No te quitas la ropa?
—Me dejaré los pantalones.
Ella negó con la cabeza.
—Preferiría que no lo hicieras. El aceite te los estropeará.
—Correré el riesgo.
—Ni siquiera te miraré. —El tono de su voz y el frunce de sus labios eran pruebas más que suficientes de que pensaba que se estaba comportando de una manera totalmente absurda. Luego ella levantó la mano derecha como para hacer un juramento—. Lo prometo.
—Esa toalla es muy pequeña.
—Oh. —Ella salió y volvió un momento después con una gran toalla de playa. Se la lanzó al brazo del sofá al lado de Julia—. ¿Te sirve ésta?
—Estupendo.
Lena, fascinada, prestó atención a las manos de Julia cuando se sacó el polo de los pantalones de vestir. Como si fuera un striptease de una lentitud exasperante, Julia tiró lo suficiente de la prenda para ofrecer un vislumbre de la planicie de su estómago hasta antes de que la tela le cubriera la cintura de nuevo. Soltó el aliento que no sabía que estaba conteniendo y subió la mirada a su cara, a esos ojos azules que parecían observarla. Julia levantó una mano para coger un pliegue del polo entre los hombros. Luego lo pasó sobre la cabeza y lo lanzó al sofá al lado de la toalla de baño que había rehusado ponerse antes. Sus manos empezaron a desabrochar la hebilla del cinturón y rápidamente ella apartó la mirada.
Centró la atención en el aceite de almendras que había vertido en un pequeño cuenco amarillo y dejó que siguiera calentándose en el quemador. Tenía la boca increíblemente seca y mojada a la vez. Aunque había bajado la mirada para que no la pillara comiéndoselo con los ojos, había tenido una buena visión de lo que cubría con la ropa los bien definidos músculos del torso, bajando por el esternón y la planicie del estómago, y resguardando lo que había bajo la cinturilla de los pantalones. Sus tetillas eran más oscuras de lo que había pintado y la superficie de su piel más suave.
Agregó tres gotas de benjuí y eucalipto al aceite de almendras, luego colocó el cuenco y el quemador en una mesita al lado de la chimenea. Julia giró la silla para ponerla frente al fuego y se sentó a horcajadas. Apoyó los brazos sobre el respaldo y le regaló la imagen de su espalda. Su piel se extendía sobre los duros músculos y la línea de la columna, desde sus hombros hasta la zona lumbar, donde tenía pegado un parche de nicotina que quedaba medio escondido por la gruesa toalla blanca que rodeaba flojamente sus caderas.
—¿No crees que estoy sentada demasiado cerca del fuego? —preguntó.
—Si tu piel no está caliente, tus poros estarán cerrados para los beneficios curativos del benjuí y el eucalipto. —Se puso al lado de él y ahuecó una mano sobre su frente mientras le colocaba la otra en la nuca—. Deja caer un poco la cabeza —dijo, y suavemente le apretó los músculos rígidos del cuello—. Conduce toda esta tensión a la cabeza. Ahora inspira profundamente y contén la respiración hasta que te diga —lo instruyó, mientras le frotaba con el pulgar las vértebras cervicales y el suave pelo de la nuca. Contó hasta cinco y retiró el pulgar—. Suelta el aire y, con él, la tensión que sientes en la cabeza. Libérala.
—¿Lena?
—Sí, Julis.
—No tengo nada en la cabeza.
El aroma relajante de lavanda y geranio llenaba la sala de estar cuando se puso detrás de Julia. Deslizó las manos a sus sienes y las masajeó para expulsar la tensión que pensaba que no tenía.
—Julia, estás tan tensa que podrías romperte. —Lentamente le metió los dedos en el pelo a ambos lados de la cabeza; el sedoso pelo se curvó alrededor de sus nudillos cuando los entrelazó encima del cráneo. Presionó con las palmas y aflojó—. ¿Cómo te sientes cuando te hago esto?
Julia gimió de gusto.
—Eso pensé. —Estuvo un poco más de lo habitual masajeándole la cabeza y el cuello, pero el pelo se sentía tan suave entre sus dedos que no quería dejar de tocarlo.
Un cálido estremecimiento subió por sus brazos tensando sus senos; se obligó a sí misma a apartarse, a renunciar al placer de acariciarle el pelo.
Tomó el pequeño cuenco y derramó una pequeña cantidad de aceite de masaje en las palmas de las manos.
—Inspira profundamente y luego contén la respiración. —Colocó las manos sobre los hombros y comenzó a moverlas apretando los músculos. Los trapecios y deltoides estaban tensos y llenos de nudos. Deslizó las manos hasta el borde de los hombros y las bajó por los brazos hasta los codos—. Siente la tensión en la cabeza y libérala mientras sueltas el aire —le instruyó, aunque notaba que Julia no usaba la respiración para relajarse. Luego le masajeó los bíceps—. Acumula toda tu energía negativa, expúlsala y reemplázala por prana o energía universal.
—Lena, me estás asustando.
—Chsss. —No creía que existiera nada que lo asustara, y menos ella. Sumergió los dedos en el aceite, luego deslizó las palmas de abajo arriba por su espalda, preparando y calentando sus músculos para un masaje más profundo. Moldeó con las manos los contornos de su piel, sintiendo y aprendiendo su forma—. ¿Es aquí donde te duele? —preguntó moviendo las manos al hombro derecho.
—Un poco más abajo.
Ella masajeó, apretó y frotó una gota de aceite de pimienta negra sobre los músculos doloridos. El calor del fuego calentaba la piel de Julia mientras la luz de las llamas dibujaba sombras en ella y hacía brillar su pelo oscuro. Un cosquilleo placentero se asentó en el estómago de Lena; su mente y espíritu lucharon entre sí para que abandonara lo impersonal del contacto. Podía no ser una masajista profesional, pero conocía bien la diferencia entre un masaje curativo y un masaje sensual.
—¿Lena?
—Sí.
—Lamento lo que sucedió la semana pasada en el parque.
—¿Cuándo te abordé?
—No, eso no lo lamento. Lo disfruté demasiado.
—¿Entonces qué es lo que lamentas?
—Que estuvieras asustada.
—¿Y eso es lo único que sientes?
—Bueno, sí.
Suavemente, ella hundió las puntas de los dedos en su piel. Tuvo la impresión de que no se disculpaba a menudo, y agradeció que hiciera el esfuerzo.
—Debo admitir que nunca me habían confundido con una acosadora.
—Seguro que sí, sólo que nadie te lo ha dicho antes. —Sonrió y continuó masajeándole el hombro y los brazos—. Algunas veces tu aura resulta muy amenazadora. Deberías controlarlo.
—Me aseguraré de hacerlo.
Ella deslizó las manos otra vez hacia arriba y presionó los pulgares en la base de la nuca.
—Siento haberte lastimado en la pierna.
Uno de sus pulgares le rozó la mandíbula cuando Julia la miró por encima del hombro. Los azules ojos de Julia la contemplaron, la luz del fuego envolvía su rostro con un halo dorado.
—¿Cuándo?
—El día del parque cuando te derribé. Luego fuiste cojeando hasta el coche.
—Ésa es una vieja lesión. No fue culpa tuya.
—Ah.
—Suenas decepcionada.
—No. —Abrió los dedos en abanico, moviendo las manos por los costados del tórax—. No es decepción exactamente. Pero fuiste tan horrible que me gustaba pensar que te había hecho sufrir un poquito.
Julia sonrió antes de volverse hacia el fuego.
—Bueno, aún ahora, cada vez que entro en comisaría tengo que oír un montón de mi**** sobre ti y el bote de laca. Lo más seguro es que siga sufriendo por tu culpa durante años.
—Cuando des por cerrado el caso, todo el mundo se olvidará de mí. —Bajó las manos por los duros músculos hasta las costillas que limitaban el abdomen plano—. Es probable que hasta tú me olvides.
—Eso no ocurrirá nunca —dijo Julia con voz ronca—. Nunca te olvidaré, Elena Katina.
Sus palabras la complacieron más de lo que quería admitir. Se le hinchó el pecho con orgullo, encendiéndose como el resplandor de una vela. Deslizó la mano suavemente por los costados de Julia hasta la cintura, arriba hacia las axilas y luego otra vez hacia abajo.
—Ahora concéntrate en los hombros. Inspira profundamente y contén la respiración. —Ella sintió cómo encogía el estómago y cómo se le endurecían los músculos—. ¿No retienes la respiración?
—No.
—Tienes que controlar la respiración si quieres relajarte completamente.
—Imposible.
—¿Por qué?
—Créeme, lo sé.
—¿Te ayudaría una copa de vino?
—No bebo vino. —Julia hizo una pausa antes de hablar otra vez—. Sólo hay una cosa que ayudaría.
—¿Qué?
—Una ducha fría.
—Eso no suena muy relajante.
Julia se echó a reír, pero no sonó divertida.
—Bueno, hay otra cosa que funcionaría, es algo sobre lo que he estado pensado aquí sentada.
—¿Qué? —preguntó aunque sospechaba lo que era.
Sus palabras sonaron graves y roncas cuando dijo:
—Olvídalo. Nos implica a las dos desnudas y eso no puede ocurrir.
Por supuesto que sabía que no podía ocurrir. Eran opuestas por completo. Julia alteraba su equilibrio. Quería una persona espiritual, y Julia lo era tanto como una cavernícola. Creía que estaba chiflada y quizá no andará mal encaminado. Menos de una semana antes había creído que era una acosadora; ahora estaba sentada en su sala de estar mientras le cubría de aceite como si fuera una bailarina Chippendale. Tal vez sí que estaba un poco loca porque le preguntó:
—¿Por qué?
—Eres mi colaboradora.
Tal como ella lo veía ésa no era una buena razón. El acuerdo de colaboración que había firmado solo era un trozo de papel. Un trozo de papel no podía imponerse al deseo. Sin embargo, el hecho de que fueran dos personas completamente diferentes con creencias dispares debería ser una buena razón para que evitaran cometer el tremendo error de meterse juntos en la cama.
No obstante, mientras miraba el resplandor de la luz del fuego titilar sobre la tersa espalda, sus diferencias no parecieron importar mucho. El movimiento de sus manos se volvió fluido, relajante y sensual. Julia alteraba tanto su equilibrio que se olvidó completamente de tocarlo de manera impersonal. Mojó los dedos en el aceite caliente y su roce fue tan ligero como una pluma cuando le acarició la espalda.
—Conduce tu energía al plexo solar y al abdomen. Toma aire profundamente, luego suéltalo.
Ella cerró los ojos y dejó que sus manos se deslizaran por los contornos flexibles de la parte inferior de su espalda. Luego suavemente recorrió con las puntas de los dedos la columna hacia arriba. Él tembló, y sus músculos se tensaron bajo la piel suave y caliente, cuando extendió los pulgares por su espalda flexible. De repente, ella sentía un abrumador deseo de gemir o suspirar, y de inclinarse hacia delante para hincar los dientes en su piel.
—Conduce tu energía a la ingle.
—Demasiado tarde. —Julia se levantó y se giró hacia ella—. Ya está toda ahí.
Ella miró hacia arriba, a sus ojos entornados y a la curva de los labios. Una gota de sudor se deslizó por su mejilla, continuó por la mandíbula y siguió bajando por un lado del cuello hasta fundirse en el hueco de su garganta bronceada. Lena levantó las manos y las colocó en su abdomen plano. Sus pulgares acariciaron la piel cerca del ombligo.
Bajó la mirada a la cintura y al inconfundible abultamiento de su erección.
Curvó los dedos contra su barriga y sintió que se le secaba la boca. Se lamió los labios y dejó vagar la mirada por la cicatriz de su muslo, visible a través de la abertura de la toalla.
—Siéntate, Julia—le pidió, y le empujó hasta que su trasero tocó el asiento. La toalla se subió por el muslo derecho revelando el borde inferior de unos boxers negros—. ¿Es aquí donde te dispararon? —preguntó, arrodillándose entre sus piernas.
—Sí.
Ella sumergió los pulgares en el aceite, luego los deslizó alrededor de la cicatriz.
—¿Duele todavía?
—No. Al menos no como solía hacerlo —dijo con voz ronca.
Pensar que hubiera padecido tal violencia le rompió el corazón y lo miró a la cara.
—¿Quién te hizo esto?
Mirándola con los ojos entrecerrados esperó un rato antes de contestarle, tanto que ella pensó que no lo haría.
—Un informador que se llamaba Robby Martin. Probablemente lo verías en los periódicos hace cosa de un año.
El nombre le sonó familiar y sólo le llevó un momento recordarlo. Una imagen de un joven rubio cruzó por su mente. La historia había sido noticia durante mucho tiempo. El nombre del detective que había hecho el disparo mortal nunca había sido mencionado o lo había olvidado, no así el del chico que había recibido el disparo, Robby.
—¿Fuiste tú?
De nuevo Julia se demoró en contestar.
—Sí.
Lentamente, ella deslizó los pulgares hacia arriba y abajo por la gruesa cicatriz y aplicó un poco de presión. Lo recordaba muy bien porque, al igual que todo el mundo, había hablado de ello con sus amigos, preguntándose si algunos polis de Boise tenían el gatillo demasiado ligero con los jóvenes sólo por fumarse unos porros.
—Lo siento.
—¿Por qué? ¿Por qué deberías sentirlo?
—Siento que tuvieras que hacer algo así.
—Cumplía con mi deber —dijo con cierta dureza.
—Lo sé. —Suavemente ella hundió las puntas de los dedos en los músculos del muslo—. Lo siento porque tuviste que pasarlo muy mal.
—¿No crees que soy de las que tienen el dedo rápido?
Ella negó con la cabeza.
—No creo que seas imprudente ni que terminases con la vida de alguien a menos que no tuvieses otra elección.
—Tal vez tengo la sangre tan fría como decían los periódicos. ¿Cómo puedes saberlo?
Ella contestó con lo que sabía que era verdad en su corazón.
—Porque conozco tu alma, Julia Volkova.
Julia miró esos claros ojos verdigrises y casi creyó que ella podía ver en su alma, que le conocía mejor de lo que él se conocía.
Ella se lamió los labios y Julia observó cómo deslizaba la punta de la lengua por la comisura de los labios. Luego ella hizo algo que le detuvo el corazón, provocando que un torrente de pura lujuria se estrellara contra su ingle: inclinó la cabeza y le besó el muslo.
—Sé que eres una buena persona.
Se quedó sin respiración y se preguntó si ella todavía pensaría que era una buena si le pedía que subiera un poco más la boca para besar su otro músculo. Julia miraba hacia abajo, a la coronilla, mientras tenía una fantasía realmente buena que incluía la cara de Lena en su regazo, pero ella miró hacia arriba y lo arruinó todo.
Le contempló como si realmente pudiera ver su alma. Como si viera una persona mejor de lo que ella creía ser.
Julia se puso de pie y le dio la espalda.
—No me conoces, jo*** —dijo, moviéndose a la chimenea y apoyando la mano en la repisa—. Tal vez me guste derribar las puertas a patadas y usar mi cuerpo como un saco de golpes.
—Ah, eso no lo dudo. —Se levantó, se puso a su lado y añadió—: Eres una persona muy visceral. Pero tampoco dudo que no tuvieras otra opción.
La miró por encima del hombro, luego desvió la vista a las velas encendidas encima de la repisa.
—Tenía otra opción, no tenía por qué perseguir a un vendedor de drogas por un callejón oscuro. Pero soy policía y eso es lo que hago. Persigo a los malos y, una vez que me involucro en algo, llego hasta al final. Y créeme, perseguía a Robby. — Quería conmocionarla. Dejarla sin habla. Borrar esa mirada de sus ojos—. Estaba realmente enojado con él. Era mi colaborador y me había traicionado, quería ponerle las manos encima. —La recorrió con la vista otra vez, pero ella no parecía conmocionada. Se suponía que era pacifista. Se suponía que odiaba las personas como ella. Se suponía que no debía mirarle como si sintiera lástima por ella, por el amor de Dios—. Vi cómo Robby me disparaba —continuó—, y le vacié el cargador en el pecho antes de darme cuenta siquiera que había sacado mi arma. No necesité verle para saber que le había dado. Una vez que oyes algo así, lo sabes. Y nunca lo olvidas. Más tarde, me enteré que había muerto antes de tocar el suelo. Y no sé cómo se supone que debería sentirme ante eso. Algunas veces me parece que soy una mi**** y otras, simplemente, me alegra haber disparado mejor que Robby. Es un infierno saber que has quitado la vida a un hombre robando todas las posibilidades que tenía. —Se apartó de la repisa de la chimenea—. Tal vez perdí el control.
—Dudo que hayas perdido el control alguna vez.
Ella estaba equivocada. De alguna manera, lo había obligado a contarle más sobre el tiroteo que a ninguna otra persona. Lo único que había tenido que hacer era mirarle con aquellos ojos grandes, como si realmente creyera en ella, para ponerse a balbucear como una idiota. Bueno, había hecho algo más que hablar. Durante la media hora anterior, había estado sentada sobre esa incómoda silla preguntándose cómo encajarían sus senos en las palmas de sus manos. Con una rugiente erección que le instaba a agarrar una de esas manos suaves que había deslizado por todo su cuerpo y bajarse de golpe los calzoncillos para que pudiera acariciar algo más interesante que su codo.
Julia la tomó entre sus brazos y le cubrió la boca con la suya. Reconoció el sabor de sus labios dulces y carnosos como si fueran amantes. Como si la hubiera conocido desde siempre. Inclinó la cabeza hacia un lado y su boca se abrió para ella, sus cálidos y húmedos labios le dieron la bienvenida. La sintió estremecerse cuando le tocó la lengua con la suya. Lena le rodeó el cuello con los brazos pegándose a ella. El peto de su vestido le rozó el torso desnudo, sus caderas se arquearon contra ella presionando la durísima erección. Julia la asió por la cintura y, en lugar de alejarla, encajó su pelvis en la de ella. El placer fue exquisito y doloroso. Agonía y éxtasis. En ese momento quería de ella algo más que un beso.
Las manos se movieron al cierre de los tirantes del pichi, abriéndolos con facilidad. El peto cayó sobre su cintura y desabrochó con la misma rapidez los botones de la blusa blanca. La abrió y, por fin, llenó sus manos con los turgentes senos cubiertos por el sujetador. Los labios de Lena temblaron y se quedó sin aliento cuando sus pulgares le rozaron una y otra vez los pezones duros y erectos.
Julia se echó hacia atrás y le escrutó la cara. Lena abrió los ojos y susurró su nombre, el sonido lo llenó igual que el deseo que retorcía el nudo doloroso de su estómago. El hambre hacía brillar los ojos de Lena, y saber que le deseaba de la misma manera que ella la deseaba a ella hizo que la sangre le hirviera en las venas. Ella era hermosa por dentro y por fuera. Era pura pasión, deseo y fuego bajo sus manos y, ciertamente, él no podía resistirse a jugar con fuego durante un rato más.
Julia tragó aire y exhaló lentamente mientras su mirada viajaba del pelo rojizo, que le enmarcaba la cara con los rizos rebeldes, a los labios húmedos e hinchados por el beso, y siguió bajando por la garganta hasta sus manos colmadas con los senos turgentes.
—Ahora es tu turno —dijo Julia, y volvió a mirarla a los ojos.
Ella le sostuvo la mirada mientras él le quitaba la blusa de los hombros. La tela blanca se deslizó por sus brazos y cayó al suelo. Lena permaneció de pie ante ella, con el peto del pichi caído sobre las caderas y el sujetador cubriendo sus senos. En el centro de cada copa los pezones, duros y rosados, pujaban contra la tela blanca. Julia giró ligeramente la cintura y sumergió los dedos en el aceite caliente. Luego tocó la base de su garganta y, con suma lentitud, deslizó las puntas de sus dedos hacia abajo, entre sus pechos firmes. Su piel, increíblemente suave, rozó el dorso de sus manos mientras soltaba el cierre delantero del sujetador. Se abrió de golpe y sus senos escaparon de las copas tan bellos y perfectos que se le secó la boca. Julia subió las manos a sus hombros y deslizó los tirantes del sujetador por sus brazos hasta que cayó al suelo junto a la blusa. Luego cogió el pequeño cuenco y lo levantó entre ellos.
Lentamente lo inclinó hasta que el poco aceite que quedaba se derramó sobre la piel blanca, deslizándose rápidamente sobre los senos, bajando por el estómago hasta el ombligo. Sin apartar la mirada de ella vació el cuenco y lo puso en la silla de madera.
Una gota relució en el pezón y la tocó con un dedo.
Julia abrió la boca para decirle que tenía unos pechos grandes y bonitos, pero todo lo que salió fue una ristra de juramentos mientras esparcía el aceite por la punta del pezón y alrededor de la areola arrugada.
Lena se removió y le rodeó la nuca con una mano. Apretó los labios húmedos contra los de Julia y le succionó suavemente la lengua. Julia esparció todo el aceite por sus tersos senos y su vientre suave. La deseaba. Nunca había deseado nada como ceder a la lujuria dolorosa que latía en su ingle. Movió las manos a los lados de la garganta y volvió a mirarla, los senos brillando a la luz del fuego, los picos brillantes y húmedos como si la hubiera besado allí. Nunca había deseado nada como dejar caer los boxers alrededor de los tobillos para tomar a Lena de una embestida contra la pared, o sobre el sofá, o en el suelo; donde fuera. Deseaba arrodillarse entre sus muslos suaves —envuelto en la dulce fragancia de las velas— para enterrarse profundamente en ella y quedarse allí. Buscó un pezón con la boca mientras se deslizaba por su cuerpo caliente y resbaladizo. Lena le deseaba tanto como ella. Entonces, ¿por qué diablos no les daba a ambas lo que deseaban?
Pero no podía hacer el amor con ella. Aunque no fuera su colaboradora, Julia no era uno de esas personas que llevaban condones en la cartera y casi se echó a reír por el alivio.
—No llevo condones.
—Hace ocho años que tomo la píldora —dijo ella, y cogiendo una mano de Julia la llevó a su pecho húmedo por el aceite—. Y confío en ti.
Diablos. Deseó que ella no hubiera hecho aquella confesión dándole luz verde.
El dolor de su ingle pulsó y, antes de que su cerebro bajase completamente hasta sus calzoncillos, se obligó a recordar quién era ella y qué era para ella. Enterró la cara en su pelo y dejó caer la mano. La deseaba como nunca había deseado a ninguna mujer en su vida y tenía que hacer algo rápido.
—Len, cariño, ¿puedes comunicarte con Elvis? —preguntó, conteniendo la respiración mientras se agarraba a aquel clavo ardiendo.
—¿Hummm? —Su voz era ronca como si acabara de despertar—. ¿Qué?
—¿Puedes comunicarte con Elvis Presley?
—No —susurró ella, y se apoyó en Julia. Los senos rozaron su torso y las puntas duras tocaron sus propios pezones endurecidos.
—Jesús —respiró con dificultad—. ¿Ni siquiera puedes intentarlo?
—¿Ahora mismo?
—Sí,
Ella volvió a mirarle con los ojos entornados.
—No soy psíquica.
—Entonces, ¿no puedes comunicarte con los muertos?
—No.
—Jo***.
Ella le deslizó la mano por el hombro y se aclaró la voz.
—Pero tengo una prima que se comunica con las ballenas.
Una sonrisa asomó a los labios de Julia. Una prima que se comunicaba con ballenas era una leve distracción, pero se agarraría a cualquier cosa que apartara su atención de los firmes pechos de Lena.
—¿De veras?
—Bueno, ella cree que lo hace.
—¿Qué le dicen las ballenas? —Julia puso las manos en su espalda y le colocó los tirantes del peto sobre los hombros.
—¿Qué?
—Bueno, ¿sobre qué hablan? —Subió el peto del pichi y cubrió la tentación lo mejor que pudo.
—No sé, ¿sobre krill y calamares?
A pesar de que su ingle todavía palpitaba, Julia fue hacia el sofá, dejó caer la toalla y embutió bruscamente las piernas en los pantalones.
—¿Te vas?
La miró por encima del hombro. Tenía el ceño fruncido por la confusión, también tenía fruncidos los pezones que asomaban por los lados del peto.
—Tengo que madrugar mañana —dijo cogiendo el polo. Metió los brazos por las mangas y se lo pasó por la cabeza.
Aunque Lena veía cómo Julia estiraba la prenda sobre el pecho no podía creer que se marchara. No cuando ella todavía podía sentir el sabor de Julia en su boca.
—Acabé de pintar el almacén de la tienda —dijo como si ella no estuviera allí medio desnuda. Como si su cuerpo no ardiera por sus caricias—. Si la investigación sigue avanzando lentamente, la semana que viene tendremos que pensar en otra cosa que hacer en la tienda. Kevin dijo algo sobre una encimera, pero no tengo tanta experiencia como para ponerme con eso.
Lena se movió detrás de la silla del comedor delante del fuego y se envolvió con los brazos. Le temblaban las rodillas, no podía creerse que estuvieran hablando de su experiencia como carpintera. Por primera vez desde que la había desnudado hasta la cintura, se sintió expuesta y levantó las manos a los senos.
—De acuerdo —dijo.
Julia cogió sus llaves y se dirigió a la puerta.
—Entonces, probablemente no nos veamos hasta el lunes. ¿Tienes mi número?
—Sí. —Trataría de no llamarle ni verle hasta el día siguiente. Tal vez fuera lo mejor. Hacía unas horas no estaba segura de que Julia le gustara y ahora el pensamiento de no verle la hacía sentir un vacío en su interior. Le vio salir de su casa como alma que lleva el diablo y tan pronto como la puerta se cerró tras ella, Lena se dejó caer en la silla.
Las velas de la repisa de la chimenea titilaron, pero el perfume que desprendían no consiguió calmarla. El espíritu de Lena tiraba de ella de un lado a otro, pero todos sus deseos se enfocaban en la misma dirección: Julia. No tenía absolutamente ningún sentido. No había equilibrio en su vida cuando él estaba cerca. Ni paz interior. Aunque había tenido sólo una pequeña dosis, sentir el calor de su piel desnuda había bastado para desequilibrarla por completo. Julia había confiado en ella y ella se sentía como si por primera vez hubieran conectado en el plano más espiritual.
Se conocían desde hacía poco tiempo, pero ella le había permitido verterle aceite sobre los pechos y tocarla como si fueran amantes. Había hecho latir su corazón y que se sintiera viva en cuerpo, mente y alma; se había perdido totalmente en ella. Había respondido a sus caricias como a las de nadie más hasta el momento a pesar de que verdaderamente no lo conocía. Su corazón latía como si lo reconociese y sólo podía haber una explicación. Y temía lo que significaba.
Ying y yang.
Oscuridad y luz. Positivo y negativo. Dos opuestos que se complementaban para hacer un todo perfecto.
Lena temía haberse enamorado de la detective Julia Volkova.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Dom Jun 07, 2015 12:18 am

Capítulo 13

El sol de media mañana que se filtraba por las ventanas de la comisaría iluminaba el escritorio de Julia y la bailarina hawaiana que, sobre un resorte de plástico, parecía un icono religioso. Julia observó la figura que tenía delante y sin entusiasmo firmó el informe en el que pedía una orden de registro. Se lo pasó al capitán Luchetti y dejó el bolígrafo sobre el escritorio. El solitario Bic rodó sobre el informe que había redactado con anterioridad y chocó contra los pies de la bailarina de hula, poniendo sus caderas en movimiento.
—Parece que está bien —dijo el capitán, mientras observaba los movimientos de la figura.
Julia cruzó las manos detrás de la cabeza y estiró las piernas. Llevaba allí tres horas sentada discutiendo el caso Hillard con los demás detectives. Les había informado previamente de lo que había visto en la casa de Kevin comenzando por las antigüedades robadas de la habitación de invitados, continuando con el ajedrez de marfil y finalizando con los espejos del dormitorio. Había pensado que a esas alturas Kevin ya estaría detenido y estaba jodidamente decepcionada.
—Lástima que no podamos arrestarlo hoy.
—Ese es tu problema, Volkova, eres demasiado impaciente. —El capitán Luchetti se miró el reloj y colocó el informe sobre el escritorio de Julia—. Quieres que todo se solucione en una hora, como en una de esas series policíacas.
La impaciencia no era el problema de Julia. Bueno, puede que un poco, pero tenía sus razones para querer que el caso se resolviese cuanto antes y no tenían nada que ver con la paciencia, sino con cierta colaboradora pelirroja.
El capitán encogió los hombros bajo la chaqueta y enderezó la corbata.
—Lo has hecho bien. Conseguiremos una orden judicial para registrar la casa de Carter y pinchar el teléfono. Lo cogeremos —le dijo, y salió de la habitación. Vince Luchetti nunca se perdía la misa dominical. No importaba dónde estuviera o lo que hiciese en ese momento. Julia se preguntaba a quién temía más el capitán: a Dios o a su esposa Sonja.
Estiró los brazos por encima de la cabeza y le echó una ojeada al informe. Había sido muy meticuloso en la redacción del documento, había aprendido hacía mucho tiempo que los abogados defensores buscaban frases ambiguas o inadecuadas; cualquier excusa valía para alegar arresto ilegal. Pero eso era problema de ellos. De todas maneras no creía que su esfuerzo equivaliese a ponerse de rodillas. Obtendría una autorización, había suficientes pruebas para que el juez autorizara un registro, pero Walker y Luchetti querían esperar. Como Julia no había encontrado el Monet la noche anterior, no estaban convencidos de que registrar la casa de Kevin hiciera que recuperaran la pintura ni que Kevin la sacara del lugar en el que la policía creía que estaba oculta desde el robo.
Con lo cual la orden judicial sería archivada. Ahora mismo sólo tenían pruebas para arrestar a Kevin por comprar antigüedades robadas, pero un arresto no sería suficiente. Conseguiría una palmadita en la espalda de algunos altos cargos, pero Julia quería más. Quería a Kevin sentado en la sala de interrogatorios.
—Oye, Volky. —Winston Densley, el único detective afroamericano de la brigada antirrobos y uno de los tres detectives que estaban en el caso de Kevin, hizo rodar la silla hasta el escritorio de Julia—. Cuéntame sobre esos espejos del dormitorio de Carter.
Julia se rió entre dientes y cruzó los brazos sobre el pecho.
—Tiene la habitación totalmente cubierta y puede verse en acción desde cualquier ángulo.
—Un jodido pervertido, ¿eh?
—Sí. —Y Julia había estado en la habitación de los espejos mirando desde todos los ángulos la imagen de Elena Katina con aquel pichi tan feo, preguntándose cómo se vería sin llevar otra cosa que uno de esos sujetadores transparentes de Victoria's Secret con unas braguitas a juego. O mejor todavía: un tanga. Así podría sentir su trasero desnudo bajo las palmas de las manos.
Mientras ella le preguntaba sobre el Windex, no dejaba de preguntarse cómo estaría con los senos al aire. Ahora ya no tenía que preguntárselo. Ahora lo sabía. Sabía que sus senos eran más grandes de lo que había supuesto y que llenaban perfectamente sus grandes manos. Conocía la textura suave de su piel y la sensación que producían sus pezones arrugados al rozarle el pecho. Y conocía más cosas, como el sonido de su suspiro apasionado y la fuerza de sus seductores ojos verdes. Conocía el olor de su pelo, el sabor de su boca y sabía que las caricias aterciopeladas de sus manos lo ponían tan duro que apenas podía pensar ni respirar.
Y sabía sin lugar a dudas que habría sido mejor no saberlo. Julia suspiró y se pasó las manos por el pelo.
—Quiero cerrar este caso.
—El caso durará lo que tenga que durar. ¿Tienes prisa?
¿Que si tenía prisa? Había estado a punto de hacer el amor con Lena y no estaba segura de que no ocurriera de nuevo. Podría decirse a sí mismo que no volvería a suceder, pero ciertas partes de su cuerpo no opinaban igual. Estaba realmente cerca de poner en peligro su carrera por ella. Si Lena no le hubiera hablado de un pariente que se comunicaba con ballenas, la hubiera tomado allí mismo en el suelo de la sala de estar.
—Supongo que estoy algo inquieta —respondió.
—Aún piensas como una agente de narcóticos. —Winston se levantó empujando la silla hacia atrás—. Algunas veces la espera es divertida y puede que este caso aún tarde en concluir —le previno.
Tiempo era algo que Julia no tenía. Necesitaba que le asignaran a un caso diferente antes de joderla hasta el punto de perder su trabajo o ser destinado a patrullar las calles. El gran problema, sin embargo, era que no podía pedir una nueva asignación sin una pu** razón, y «me temo que voy a intercambiar fluidos con mi colaboradora» estaba fuera de consideración. Tenía que hacer algo, sólo que no sabía qué.
Dejó el informe sobre el escritorio y se dirigió a la puerta. Si se apresuraba, quizá pillaría a Ann Cameron antes del descanso para el almuerzo. Era exactamente el tipo de mujer que siempre había querido como novia. Era atractiva y una magnífica cocinera, pero lo más importante de todo, era normal. Elemental. Baptista.
Nada que ver con Lena.
Al cabo de media hora, Julia se sentaba a una mesa pequeña del bar de Ann, saboreando pan caliente y pollo con crema al pesto. Pensó que se había muerto e ido al cielo, pero había algo que evitaba que disfrutara completamente de la comida. No podía evitar la sensación de que estaba engañando a su novia. Que estaba engañando a Lena con Ann. El sentimiento era completamente irracional. Pero le molestaba, le martilleaba el cerebro y no lo dejaba en paz.
Ann estaba sentada frente a ella, hablando sin pausa sobre el negocio y de cómo era la vida mientras crecían en el mismo barrio. La conversación era perfectamente normal, pero algo hacía que no se sintiera bien.
—Intento beber al menos dos litros de agua y caminar cuatro kilómetros al día
—dijo. Sus ojos estaban muy brillantes como si estuviera entusiasmada de verdad, pero no sabía qué tenía de excitante caminar y beber agua—. Recuerdo que sacabas un perro a pasear todas las noches —dijo ella—. ¿Cómo se llamaba?
—Scratch —contestó, recordando al perro que había rescatado de la muerte. Scratch había sido un cruce de pitbull y sharpei; el mejor perro que un niño podía tener. Ahora Julia tenía un loro. Un loro que quería dormir con Gabrielle.
—Yo tengo un pomeraniano, Snicker Doodle. Es un cielo.
«Cielo santo.»
Empujó el plato a un lado y cogió el vaso de té helado. Bueno, podía tolerar un perrito con ladrido agudo. Era una cocinera genial y tenía los ojos bonitos. No había ninguna razón para no poder quedar con ella. No estaba saliendo con nadie.
Se preguntó si a Sam le gustaría Ann o si por el contrario trataría de echarla de casa. Tal vez era el momento de invitarla y averiguarlo. Y no había ninguna razón para sentirse culpable, no había absolutamente nada por lo que sentirse así. Nada. Y punto.
Lena había pensado pasar la mañana tranquilamente en casa preparando aceites esenciales. Pero en vez de eso pintó como un Van Gogh enloquecido. Colocó el retrato en el que había trabajado contra la pared y empezó otro. Su madre llamó y la interrumpió dos veces, así que desconectó el teléfono. Al mediodía había terminado la última pintura de Julia a excepción, por supuesto, de las manos y los pies. Como en todas las demás, Julia estaba dentro de un aura, pero esta vez se había tomado otra pequeña licencia creativa con su paquete. No creía haber exagerado. Era lo que suponía, basándose en la dura longitud que había sentido contra el interior del muslo la noche anterior.
Simplemente pensar sobre lo que había tenido lugar en la sala de estar hacía sonrojar sus mejillas. La mujer que, a propósito, había convertido un masaje inocente en algo erótico no era ella. Ella no hacía ese tipo de cosas. Tenía que haber alguna explicación, como que tal vez se había podrido algo en el cosmos. O que la luna llena afectaba al flujo sanguíneo del cerebelo, y sin equilibrio en el cerebelo todo se sumía en el caos.
Lena suspiró y sumergió el pincel en pintura roja. Realmente no podía convencerse a sí misma de la teoría de la luna y ya no estaba segura de la teoría del ying y el yang. De hecho, ahora sabía que Julia no era su yang. No era la otra mitad de su alma.
Sólo estaba en su vida para encontrar el Monet del Sr. Hillard y fingía preocuparse por ella para poder arrestar a Kevin. Era una poli que vivía al límite y que pensaba que sus creencias eran simples chifladuras. Se reía de ella y le tomaba el pelo, luego la hacía arder con la caricia de sus manos y su boca. Ciertamente no la había besado como alguien que fingiera pasión. La noche anterior, Julia había compartido una parte de su pasado con ella, un pedazo de su vida, y ella había pensado que habían conectado.
La había mareado de deseo hasta dejarla aturdida. La había hecho arder para después preguntarle si se comunicaba con Elvis, ¿y ella la llamaba loca?
Lena enjuagó los pinceles, luego se cambió la camisa de pintar por unos pantalones cortos y una camiseta con el nombre de un restaurante local en el pecho.
No se puso zapatos.
A las doce y media, apareció Kevin con un tubo FedEx con algunos pósteres antiguos de películas que había comprado en una subasta de Internet. Quería saber su opinión sobre qué valor tenían y durante todo el tiempo que estuvieron hablando en la cocina, esperó que hiciera algún comentario de Julia y ella saltando desde la terraza. Pero no lo hizo y pensó que debía sentirse agradecida de que el Señor Feliz hubiera estado ocupado con la mejor amiga de su novia. Debió de parecer culpable, porque Kevin le preguntó varias veces si algo iba mal.
Después de que su socio se marchara, Gabrielle sacó finalmente los aceites y los colocó al lado de los cuencos de cristal y frascos sobre la mesa de la cocina. Quería probar con limpiadores faciales, cremas hidratantes y diversas mezclas de tónicos y cremas para el acné y las varices. Cuando estaba a punto de ponerse una mascarilla de yogur, Francis llamó al timbre de la puerta.
Su amiga llegó con un Wonderbra azul y un par de braguitas a juego. Lena se lo agradeció y luego la reclutó para un masaje facial. Envolvió el pelo de Francis en una toalla de baño y la hizo sentar sobre una silla del comedor con la cabeza echada hacia atrás.
—Avísame si empiezas a tener la piel demasiado tensa —dijo, esparciendo una mascarilla de arcilla por la cara de su amiga.
—Huele a regaliz —se quejó Francis.
—Eso es porque le eché aceite de hinojo. —Gabrielle esparció la arcilla por la frente de Francis, cuidando de no manchar la toalla. Francis tenía mucha experiencia en relaciones, no siempre buena, pero no tan mala como la de Gabrielle. Tal vez su amiga pudiera ayudarla a entender lo que había ocurrido con Julia—. Dime una cosa: ¿conociste alguna vez alguien que crees que no te gusta, pero con quien no puedes dejar de fantasear y soñar?
—Sí.
—¿Quién?
—Steve Irwin.
—¿¡Quién!?
—El cazador de cocodrilos.
Lena miró alucinada los grandes ojos azules de Francis.
—¿Sueñas con el cazador de cocodrilos?
—Bueno, creo que tiene un gran corazón y sé que probablemente consumo demasiadas pilas de litio para que se interese por mí, pero me encanta su acento. Está buenísimo con ese traje de safari. Me imagino luchando contra él.
—Está casado con Terri.
—¿Y qué más da? Pensaba que hablábamos de fantasías. —Francis hizo una pausa para rascarse la oreja—. ¿Tienes fantasías con tu detective?
Lena cogió otro poco de arcilla y la esparció por la nariz de su amiga.
—¿Es tan obvio?
—No, pero si no fuese tuyo, las fantasías con ella las tendría yo.
—Julia no es mía. Trabaja en mi tienda y la encuentro algo atractiva.
—Es Piscis.
—De acuerdo, es ardiente, pero no es mi tipo. Cree que Kevin está metido en ese lío de vender arte robado y probablemente sigue pensando que yo también lo estoy. —Esparció el barro por las mejillas de Francis antes de añadir—: Y bueno, cree que soy rara, aunque sea ella quien me pregunte si puedo comunicarme con Elvis.
Francis sonrió y arrugó la arcilla de alrededor de la boca.
—¿Puedes?
—No seas absurda. No soy psíquica.
—No es absurdo. Crees en otras cosas de la New Age, así que no veo nada raro en que te lo preguntara.
Lena se limpió las manos con una toallita húmeda, luego se dobló por la cintura y envolvió una toalla alrededor de la cabeza.
—Bueno, estábamos haciéndolo en ese momento —explicó, mientras se erguía.
—¿Haciéndolo?
—Besándonos. —Ella y Francis intercambiaron miradas, y Lena miró hacia arriba, a la cara de su amiga que estaba cubierta, con excepción de los ojos y los labios, de pasta blanca—. Y otras cosas.
—Ah, eso sí que es extraño. —La arcilla suave se sentía maravillosamente fresca sobre la frente de Lena, que cerró los ojos tratando de relajarse—. ¿Quería que fueras Elvis, o sólo quería preguntarle al Rey algunas cosas?
—¿Qué más da? La cosa se estaba poniendo bastante caliente y se detuvo para preguntarme si podía comunicarme con Elvis.
—Hay una gran diferencia. Si sólo quería hacer unas preguntas, obtener alguna información, entonces es simplemente un poco raro. Pero si quería que te convirtieras en el Rey del Rock & Roll, entonces deberías buscarte a alguien más.
Lena suspiró y abrió los ojos.
—Julia no es mía. —El borde de la mascarilla de Francis y la punta de su nariz comenzaban a secarse—. Ahora te toca a ti —dijo cambiando a propósito de tema—. ¿Por qué no me dices qué hiciste anoche? —Estaba más confundida que nunca y no sabía cómo se le había ocurrido la idea de que Francis podía ayudarla a aclarar sus sentimientos.
Después de la mascarilla, probaron el tónico de Lena y la crema hidratante.
Cuando Francis se fue, ambas mujeres tenían los poros limpios y un brillo saludable en la piel. Lena horneó una pizza vegetal para cenar y se sentó delante de la tele para comérsela. Con el mando en la mano, hizo zapping buscando un episodio de El cazador de cocodrilos. Quería ver qué encontraba Francis tan fascinante en un hombre que luchaba contra reptiles, pero el timbre de la puerta sonó antes de que hubiese tenido la posibilidad de revisar cada canal. Colocó el plato en la mesita de café y fue a la entrada. Nada más abrir la puerta, Julia irrumpió en la casa como un tornado. El perfume a sándalo y a brisa nocturna entró con ella. Llevaba unos pantalones cortos de nailon negro con el anagrama de Nike Swoosh en el trasero. Las mangas de la camiseta habían sido cortadas y los agujeros de las sisas le llegaban casi hasta la cintura. Los calcetines blancos estaban ligeramente sucios, los zapatos eran viejos.
Parecía arrogante, igual que la primera vez que le había visto apoyada contra un árbol en el Ann Morrison Park fumando como una chimenea.
—De acuerdo, maldita sea, ¿dónde está? —se detuvo en medio de la sala de estar.
Lena cerró la puerta y se apoyó contra ella. Subió la mirada por sus poderosas pantorrillas y muslos a la cicatriz que marcaba su piel bronceada.
—Venga, Lena. Entrégamelo.
Ella levantó la mirada a su cara. Tenía el rostro sombrío y la miraba con el ceño fruncido. Hubo un tiempo en que había pensado en ella como alguien amenazante e intimidadora, una bravucona. Pero ya no.
—¿No tienes que tener una orden, una autorización judicial o algo por el estilo antes de irrumpir en casa de una persona?
—No juegues conmigo. —Apoyó las manos en las caderas y ladeó la cabeza—. ¿Dónde está?
—¿Qué?
—Genial. —Julia dejó la cartera y las llaves junto al plato de la mesita de café, luego procedió a mirar detrás del sofá y en el guardarropa.
—¿Qué haces?
—Te dejo sola veinticuatro horas y vas, y haces esto. —Atravesó el comedor donde rápidamente echó un vistazo alrededor, luego continuó por el pasillo dejando un reguero de palabras tras él—. Cuando comienzo a pensar que tienes dos dedos de frente vas y cometes una estupidez.
—¿Qué? —El sonido de sus pasos se perdía en su dormitorio, y Lena lo siguió rápidamente. Cuando llegó, ya había abierto y cerrado la mitad de los cajones—. Si me dices lo que estás buscando, podría ahorrarte tiempo.
En lugar de contestarle, Julia abrió de golpe las puertas del armario y empujó a un lado las ropas.
—Te advertí que no le protegieras.
Se dobló por la cintura ofreciéndole a Lena una maravillosa vista de su estupendo trasero. Cuando se enderezó, tenía una caja en las manos.
—Oye, deja eso en su sitio. Contiene cosas personales.
—Deberías haberlo pensado antes. A partir de ahora no tienes cosas personales. Estás tan implicada que creo que ni siquiera esa comadreja de abogado que tienes pueda ayudarte.
Vació la caja sobre la cama y docenas de sujetadores, bragas, bustiers y tangas se derramaron sobre el edredón. Julia clavó los ojos en la lencería con los ojos como platos.
Si Lena no hubiera estado tan molesta, se habría reído.
—¿Qué diablos es esto? —dijo, cogiendo las bragas negras de vinilo. Colgaban de su dedo índice mientras las inspeccionaba desde todos los ángulos—. Tienes ropa interior de prostituta.
Le arrebató las bragas y las lanzó con el resto sobre la cama.
—Francis me regala lencería picante de su tienda, pero no la uso.
Julia cogió un corsé color cereza adornado con flecos negros. Se veía como un niña ante un surtido completo de caramelos. Una niña con las mejillas teñidas de color de carmesí.
—Me gusta éste.
—Por supuesto que te gusta. —Cruzó los brazos y apoyó el peso sobre un pie.
—Deberías ponértelo.
—Julia, ¿a qué has venido?
A regañadientes, Julia apartó la mirada de la ropa interior esparcida sobre la cama.
—Recibí una llamada informándome de que Kevin te pasó algo en un tubo FedEx.
—¿Qué? ¿Así que va de eso? Él sólo quería que viera unos pósteres de películas antiguas que compró por Internet.
—Entonces es cierto que estuvo aquí.
—Sí. ¿Cómo lo supiste?
—Jo***. —Lanzó el corsé sobre la cama y salió del dormitorio—. ¿Por qué lo dejaste entrar?
Lena iba un paso por detrás con la mirada clavada en los pequeños mechones que le rozaban el cuello.
—Es mi socio. ¿Por qué no le iba a dejar entrar?
—Mi****, no sé. Puede que porque es un ladrón y está implicado en los robos de arte. ¿Qué te parece eso para empezar?
Lena apenas oyó nada de lo que dijo. Un pánico repentino la invadió mientras lo seguía pasando por el baño hasta el final del pasillo. Le agarró del brazo y tiró de ella, pero fue como tratar de detener a un toro. Se puso delante de Julia y abrió los brazos bloqueando la puerta del estudio.
—Éste es mi estudio privado —dijo con el corazón en un puño—. No puedes entrar.
—¿Por qué?
—Porque no.
—Dime algo mejor.
Así de pronto no se le ocurría nada.
—Porque lo digo yo.
Julia la asió por los brazos con sus fuertes manos y la apartó de su camino.
—¡No, Julia!
La puerta se abrió. Durante un largo momento el silencio flotó en el aire, y Lena le rogó a cualquier dios que pudiera escucharla que de alguna manera el estudio no estuviera tal y como lo había dejado la última vez que había estado allí.
—Cielo Santo.
Supuso que estaba igual.
Julia entró lentamente en la habitación hasta detenerse a un metro de la pintura de tamaño natural. Lena sólo quería huir y esconderse, ¿pero adonde podía ir? Miró la tela, la luz del sol poniente atravesaba las cortinas y se derramaba sobre el suelo de madera noble e iluminaba el retrato con una especie de resplandor etéreo. Rogó para que Julia no se reconociese.
—¿Y eso? —preguntó, señalando la pintura—. ¿Se supone que soy yo?
No había esperanza ahora. Estaba atrapada. Podía haber tenido un problema con la proporción de los pies y las manos, pero no había tenido absolutamente ningún problema con el pene de Julia. Sólo había una cosa que podía hacer, aguantar el diluvio hasta el final y disimular la vergüenza lo mejor que pudiera.
—Creo que es muy bueno —dijo ella cruzándose de brazos.
Julia la miró por encima del hombro con los ojos un poco vidriosos.
—Estoy en pelotas.
—Desnudo.
—Es lo mismo, jo***. —Julia se volvió, y Lena se colocó a su lado—. ¿Y dónde están mis manos y mis pies?
Ella ladeó la cabeza.
—Bueno, no he tenido tiempo aún de pintarlos.
—Veo que, sin embargo, tuviste tiempo para pintarme otras cosas.
«¿Qué podía decir a eso?»
—Creo que hice un buen trabajo con la forma de los ojos.
—Y también con las pelotas.
Intentó de nuevo desviar su atención hacia más arriba.
—Plasmé la boca perfectamente.
—¿Se supone que ésos son mis labios? Están hinchados —dijo, y ella pensó que al menos debería estar agradecida de que no criticara el tamaño de los genitales—. ¿Y qué diablos es esa gran bola roja? ¿Fuego o algo por el estilo?
—Tu aura.
—Ya. —Fijó su atención en las dos pinturas apoyadas contra la pared—. Veo que has estado ocupada.
Ella se mordió el labio inferior y no dijo nada. Al menos en la pintura de demonio, estaba vestido, en la otra, bueno...
—¿Y no tuviste tiempo para pintar las manos o los pies en ésos?
—Aún no.
—¿Se supone que soy el diablo o algo por el estilo?
—Algo por el estilo.
—¿Qué pinta ese perro?
—Es un cordero.
—Ah... Parece un corgi galés.
No parecía ni de lejos un corgi galés, pero Lena no discutió. Primero, porque nunca explicaba su arte a nadie y segundo, porque creía que la falta de tacto de sus comentarios debía perdonarse ante el shock de verse pintado desnudo en los cuadros. Suponía que debía de ser un poco perturbador abrir una puerta y que el retrato desnudo de uno mismo te devolviera la mirada.
—¿Quién es ése? —preguntó, apuntando hacia la pintura de su cabeza con el cuerpo del David.
—¿No lo sabes?
—Yo no soy así.
—Usé la escultura del David de Miguel Ángel de modelo. No sabía algunos detalles.
—¿Y no te parece chocante? —preguntó incrédula, mientras sacudía la cabeza— Nunca fui así. Parece rarito.
Esperaba que rarito quisiera decir extraño, pero lo dudaba.
—Se preparaba para la batalla con Goliath.
—Jo*** —juró y apuntó hacia la ingle de David—. Mira eso. No he tenido nada tan pequeño desde que tenía dos años.
—Tienes fijación con los órganos genitales.
—No yo, señora. —Se giró y la señaló con el dedo—. Eres tú la que se dedica a pintarme en cueros.
—Soy artista.
—Ya, y yo astronauta.
Había estado dispuesta a perdonar su ruda crítica, pero sólo hasta cierto punto y Julia acababa de traspasar la línea.
—Vete. Ahora.
Julia se cruzó de brazos y cambió el peso de pie.
—¿Me estás echando?
—Sí.
Un brillo machista le curvó las comisuras de los labios.
—¿Crees que eres lo suficientemente grande para intentarlo?
—Sí.
Julia se rió.
—¿Sin el bote de laca, señorita mala leche?
De acuerdo, ahora estaba enfadada. Le dio un empujón en el pecho y Julia se tambaleó hacia atrás. La siguiente vez que lo empujó, estaba preparado y no se movió.
—No puedes venir a mi casa a intimidarme. No tengo por qué aguantar esto. — Le empujó otra vez y Julia la agarró por la muñeca—. Eres una policía infiltrada. No eres mi novia. Jamás tendría a alguien como tú.
Su sonrisa se borró como si ella le hubiera insultado de alguna manera. Lo que era imposible. Tendría que tener emociones humanas para sentirse ultrajado.
—¿Por qué diablos no?
—Estás rodeada de energía negativa —dijo, mientras luchaba para quedar libre de su presa pero no pudo—. Y no me gustas.
La soltó y ella dio un paso atrás.
—Anoche no pensabas lo mismo.
Ella cruzó los brazos y achicó los ojos.
—Anoche hubo luna llena.
—¿Y qué me dices de estos cuadros en los que me pintaste desnuda?
—¿Qué pasa con ellos?
—No pintarías el miembro de alguien que no te gusta.
—Mi único interés en tu... eh... —No lo podía decir. No podía decir esa palabra que empezaba con P.
—Puedes llamarlo Señor Feliz —la ayudó—. Pene también vale.
—Anatomía —dijo ella—, es porque soy una artista.
—Ya estás otra vez. —Enmarcó su cara entre las palmas de las manos—. Estás creándote mal karma. —Le rozó ligeramente la barbilla con el pulgar.
—No miento —mintió.
Se quedó sin respiración al pensar que la besaría. Pero sólo se echó a reír, dejó caer las manos y se volvió hacia la puerta. Ella quedó atrapada entre el alivio y la decepción.
—Soy artista profesional —le aseguró a Julia siguiéndolo a la sala de estar.
—Si tú lo dices...
—¡Lo soy!
—Entonces, déjame decirte... —dijo, cogiendo las llaves y la cartera de la mesita de café— que la próxima vez que sientas la urgencia de pintarme, no dudes en llamarme. Ponte alguna de esas prendas de ropa interior tan picante que tienes y te mostraré mi anatomía. En primer plano y de verdad.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Dom Jun 07, 2015 12:22 am

Capítulo 14

Alrededor de medianoche Lena tiró al suelo la lencería que Julia había echado sobre la cama y se acostó. Cerró los ojos e intentó no pensar en ella dentro de su dormitorio con la camisa sin mangas marcándole los hombros y las bragas de vinilo colgando de un dedo. Era una neandertal. La pesadilla anacrónica de cualquier chica. La había enojado más que cualquiera que hubiera conocido.
Tendría que odiarla a muerte. Realmente debería hacerlo. Primero se había burlado de sus creencias y ahora de su arte y, no importaba lo mucho que lo intentara, Julia seguía sin desagradarle. Había algo en ella, algo que la atraía como los fieles a La Meca. No quería dejarse llevar, pero su corazón parecía no atender a razones.
Si había alguien que conociera a Lena por dentro y por fuera, era ella misma. Sabía qué era bueno para ella y qué no lo era. Algunas veces se equivocaba, como cuando aspiró a ser masajista para descubrir que necesitaba una salida más creativa. O cuando había tomado clases de Feng Shui con intención de aprender a diseñar la distribución de una habitación para lograr paz y armonía perfecta, pero en cambio sólo había conseguido un dolor de cabeza agudo.
Como resultado de los distintos giros que había tomado su vida, sabía un poco de cada cosa. Algunas personas podrían considerar eso como algo frívolo e irresponsable, pero ella lo veía de otra manera, más como una disposición a correr riesgos. No temía cambiar de rumbo. Su mente estaba abierta a casi cualquier cosa.
Salvo a la idea de dejar que su corazón se involucrara en una relación con Julia. Eso nunca podría funcionar. Eran demasiado diferentes. Como el día y la noche. Positivo y negativo. Ying y yang.
Julia saldría pronto de su vida. Pensar en no volver a verla nunca más debería hacerla feliz. Sin embargo, la hacía sentirse vacía e insomne.
A la mañana siguiente corrió los habituales cuatro kilómetros antes de regresar a casa y prepararse para ir al trabajo. Después de la ducha se puso unas braguitas blancas con corazoncitos rojos y un sujetador a juego. Ese conjunto era uno de los pocos artículos de la tienda de Francis que Lena se permitía ponerse. Se cepilló el pelo y mientras se secaba, se maquilló y se puso unos largos pendientes de perlas.
Los lunes eran el día de descanso de Kevin y estaría sola con Julia hasta el mediodía, momento en que llegaría Mara. Pasar tiempo a solas con él la asustaba, pero también le provocaba pequeñas mariposas en el estómago. Se preguntó si se dedicaría a registrar los archivos de Kevin con la puerta de la oficina cerrada igual que la semana anterior. O si tendrían que buscar algo para que él hiciera. Y se preguntó si llevaría el cinturón de herramientas un poco caído sobre las caderas. Sonó el timbre de la puerta seguido de un golpe que ella reconoció de inmediato. Se puso rápidamente un albornoz blanco y se ató el cinturón mientras caminaba hacia la puerta. Se retiró el pelo de debajo de la prenda y abrió la puerta.
En lugar de los habituales vaqueros y la camiseta, Julia llevaba un traje azul marino, camisa blanca y una corbata azul y grana. Las oscuras gafas de sol ocultaban sus pensamientos, En una mano llevaba una bolsa del mismo bar de la Octava donde había comprado los bocadillos el viernes, la otra la tenía metida en el bolsillo de los pantalones.
—Te traje el desayuno —dijo.
—¿Por qué? ¿Te sientes mal por haberte burlado de mí anoche?
—Nunca me he burlado de ti —dijo con la cara totalmente seria—. ¿Vas a invitarme a pasar?
—Nunca has pedido permiso. —Se hizo a un lado para dejarle pasar, luego cerró la puerta tras ella—. Siempre entras como si estuvieras en tu casa.
—Tenías la puerta cerrada con llave. —Colocó la bolsa de papel en la mesita delante del sofá, y cogió dos magdalenas y dos tazas de café—. Espero que te gusten las magdalenas de queso —dijo, quitándose las gafas de sol y metiéndolas en el bolsillo interior de su chaqueta. Luego la miró con ojos cansados y quitando la tapa plástica de los vasos de poliestireno le ofreció uno—: toma.
A Lena no le gustaba el café, pero lo cogió de todos modos. Julia le tendió una magdalena y también la aceptó. Por primera vez desde que abrió la puerta notó la tensión que le fruncía la boca.
—¿Qué pasa?
—Primero come. Hablaremos después.
—¿Primero? ¿Cómo es posible que pueda comer algo ahora?
Julia deslizó la mirada por sus mejillas y su boca, luego volvió a mirarla a los ojos.
—Ayer por la noche un marchante de arte de Portland se puso en contacto con
Kevin. Su nombre es William Stewart Shalcroft.
—Conozco a William. Kevin trabajó para él.
—Aún lo hace. Esta tarde a las tres, William Stewart Shalcroft llegará de Portland en un vuelo chárter sin escalas. Kevin y él planean encontrarse en una sala del aeropuerto, intercambiar el Hillard por dinero y luego el señor Shalcroft piensa alquilar un coche y conducir de regreso a Portland. Nunca llegará al mostrador de Hertz. Los arrestaremos en cuanto hagan el intercambio.
Lena parpadeó.
—Me tomas el pelo, ¿no?
—Ojalá fuera así, pero no. Desde la noche del robo Kevin ha tenido la pintura en su poder.
Ella lo oyó. Sus palabras eran contundentes, pero no tenían sentido. No podía conocer a Kevin desde hacía tantos años y estar tan equivocada con respecto a él.
—Tiene que haber un error.
—No hay error posible.
Julia parecía tan segura, sonaba tan inflexible que la primera sombra de duda pasó por su mente.
—¿Estás absolutamente segura?
—Pinchamos el teléfono de su casa y tenemos grabado cómo establece la cita con Shalcroft para el intercambio.
Miró a Julia, el cansancio y la tensión asomaban a sus ojos azules.
—Entonces ¿todo es cierto?
—Me temo que sí.
Y por primera vez desde que la esposó y la llevó a la comisaría, lo creyó.
—¿Robó Kevin el Monet del señor Hillard?
—Contrató a alguien para que efectuara el robo.
—¿A quién?
—No lo sabemos aún.
Se aferró a esa respuesta.
—¿Y no es posible que quien efectuó el robo sea el único ladrón?
—No. El robo de una obra de arte tan valiosa como un Monet requiere planificación y una trama clandestina de contactos. Comienza con un coleccionista rico y avanza desde ahí. Creemos que han planeado el robo desde hace por lo menos seis meses y que ésta no es la primera vez que Kevin y Shalcroft trabajan juntos. Creemos que han realizado operaciones de este tipo desde que Kevin conoció a Shalcroft en Portland.
Todo lo que Julia decía era posible, pero increíble de aplicar al Kevin que ella conocía.
—¿Cómo puede haberse involucrado en algo tan horrible?
—Por dinero. Mucho dinero.
Lena miró la magdalena y el café que tenía en las manos. Durante un momento estuvo tan confundida que olvidó cómo habían llegado hasta allí.
—Voy a dejarlos aquí —dijo ella, colocando todo sobre la mesa—. No tengo hambre. —Julia intentó abrazarla, pero ella se apartó y se hundió en el sofá lentamente. Se sentó con las manos en el regazo y la mirada clavada en la habitación.
A simple vista todo parecía igual que un momento antes. El reloj sobre la chimenea marcaba silenciosamente los minutos y la nevera zumbaba en la cocina.
Una vieja camioneta pasó por delante de la casa y un perro ladró calle abajo. Sonaba a la rutina de un día normal, pero todo era diferente. Su vida era diferente ahora.
—Te dejé trabajar en Anomaly porque no te creí —dijo ella—. Pensaba que estabas equivocada y durante todo este tiempo estuve fantaseando con la idea de que un día vendrías a decirme lo mucho que lamentabas todo e... esto. —Se le quebró la voz y se aclaró la garganta. No quería llorar. No quería sufrir una crisis nerviosa y montar una escena, pero fue incapaz de evitar que los ojos se le llenaran de lágrimas. Se le empañó la vista, el dibujo de las tazas de café pareció desdibujarse y difuminarse—. Que tendrías que disculparte por arrestarme ese día en el parque y por hacerme traicionar a Kevin. Pero al final no estabas equivocado sobre él.
—Lo siento. —Julia se sentó a su lado con las piernas separadas y cerró su cálida mano sobre la de ella—. Siento que te ocurriera algo así. No mereces pasar por esto.
—No soy perfecta, pero nunca he hecho nada para tener tan mal karma. — Sacudió la cabeza y una lágrima se le deslizó por la mejilla hasta una de las comisuras de los labios—. ¿Cómo pude estar tan ciega? ¿Por qué no vi ninguna señal? ¿Cómo pude ser tan estúpida? ¿Cómo no me di cuenta de que me había asociado con un ladrón?
Julia le apretó la mano.
—Porque eres como el ochenta por ciento de la gente. No crees conocer a ningún criminal. No sospechas de nadie.
—Tú lo haces.
—Porque es mi trabajo y tengo que estar con el otro veinte por ciento de idiotas. —Rozó los nudillos de Lena con el pulgar—. Sé que ahora no eres capaz de ver nada bueno en todo esto, pero todo irá bien. Tienes un buen abogado. Seguro que consigue que te quedes con la tienda.
—No creo que la tienda pueda sobrevivir a este desastre. —Una segunda lágrima se le escapó de los ojos y luego una tercera—. El robo de esa pintura todavía es noticia. Cuando arrestéis a Kevin, la tienda se convertirá en un hervidero de periodistas... Nunca podré recobrarme de algo parecido. —Con la mano libre se secó las lágrimas que le corrían por las mejillas—. Anomaly está acabada.
—Puede que no —dijo Julia, su voz profunda sonaba tan confiada que casi le creyó.
Pero ambas sabían que la tienda nunca sería la misma. Siempre estaría marcada por el robo de la pintura Hillard. Kevin lo había hecho. Él le había hecho eso, y era imposible para ella reconciliar al Kevin ladrón de arte con el hombre que siempre le había llevado té cuando no se había sentido bien. ¿Cómo podía existir tal dicotomía en una persona? ¿Cómo pudo pensar que conocía a Kevin tan bien cuando no lo conocía en absoluto?
—¿También creen que tiene todas esas antigüedades robadas que me enseñaron en la comisaría?
—Sí.
Un pensamiento horrible golpeó a Gabrielle y rápidamente miró a Julia por encima del hombro.
—¿Todavía piensas que estoy involucrada?
—No. —Julia le acarició la húmeda mejilla con el dorso de los dedos—. Sé que tú no estás involucrada.
—¿Cómo?
—Te conozco.
Sí, tal como le conocía a ella. Le recorrió la cara con la mirada, desde las mejillas hasta la suave mandíbula.
—¿Cómo pude ser tan estúpida, Julia?
—Engañó a mucha gente.
—Sí, pero yo trabajaba con él casi todos los días. Era mi amigo, pero supongo que nunca lo conocí en realidad. ¿Por qué no sentí su energía negativa?
Julia le rodeó los hombros con los brazos y la obligó a recostarse con ella sobre los cojines del sofá.
—Bueno, no creo que sea culpa tuya, el aura de las personas también puede hacer trampa.
—¿Estás riéndote de mí?
—Estoy siendo amable.
Se le atascó un sollozo en la garganta cuando lo miró. ¿Primero Kevin y ahora Julia? Ninguno era como ella creía.
—¿Por qué soy tan ingenua? Francis me dice siempre que soy demasiado confiada. Siempre acabo metiéndome en problemas. —Sacudió la cabeza y parpadeó para eliminar las lágrimas de los ojos. La cara de Julia estaba tan cerca que podía ver la suave piel de su rostro bajo la piel morena y oler su loción después de bañarse—. Algunas personas creen que cada uno atrae acontecimientos positivos o negativos a su vida, que atrae a las personas que se merece.
—Eso me parece una gilipollez. Si fuera así, tú sólo atraerías videntes de auras, temerosos del karma y vegetarianos no practicantes.
—¿Estás tratando de ser amable otra vez?
Julia sonrió.
—Si no te das cuenta, es que no lo estoy haciendo bien.
Ella miró la hermosa cara que conocía tan bien, esos intensos ojos con las cejas bajas como siempre que la miraba. La nariz recta y la profunda curva del labio superior. La piel suave donde aparecería una sombra azulada aproximadamente al mediodía.
—Mi último novio veía auras, era un temeroso del karma y vegetariano, aunque él sí era vegetariano del todo.
—Suena como si fuera muy dinámico.
—Era aburrido.
—Ves, eso es porque no puedes evitar caer en la tentación. —Con el pulgar le enjugó otra lágrima de la mejilla mientras paseaba la mirada por su cara—. Tú necesitas a alguien que aprecie a las mujeres rebeldes y apasionadas. Fui a la escuela parroquial y desde entonces siento un profundo afecto por las chicas que caen en la tentación. En cuarto grado Karla Solazabal solía levantarse la falda del uniforme para enseñarme las rodillas. Dios mío, cómo la amaba por eso.
Y ella amaba que tratara de animarla.
—¿Qué va a ocurrir ahora? —preguntó.
Su mirada se ensombreció.
—Una vez que Kevin sea arrestado, lo ficharán...
—No —lo interrumpió—. ¿Soy tu colaboradora hasta después del juicio?
—No, quedas libre del acuerdo. Como no sabes nada, estoy segura de que ni siquiera tendrás que testificar en el juicio.
Su respuesta se le clavó en el corazón como una flecha ardiente. No preguntaría si tenía intención de verla otra vez, si la llamaría ahora que no era su novia ficticia.
No quería preguntar porque no estaba segura de querer saber la respuesta.
—¿Cuándo tienes que irte?
—Todavía no.
Lena deslizó la mano por el brazo de Julia, ascendiendo por el hombro, hasta la cabeza. No hablaría de lo que podría ocurrir más tarde o mañana o la semana siguiente. No quería pensar en eso. Le acarició el cuero cabelludo para mesarle el pelo corto y punzante. Un deseo ardiente iluminó los ojos de Julia, que bajó la mirada a su boca.
—¿Qué le ocurrió a Karla? —preguntó ella.
Julia llevó la palma de la mano a un lado del cuello de Lena y deslizó los dedos bajo el albornoz.
—Es fiscal del distrito.
Le levantó la barbilla con el pulgar al tiempo que bajaba los labios para acariciar los de ella una vez, dos, tres veces. Sus besos eran tan suaves que parecieron quemarla como el radiante sol de agosto, calentándola desde la coronilla hasta la boca del estómago. Un cálido estremecimiento se extendió por sus piernas descendiendo por la parte de atrás de las rodillas hasta las puntas de los pies. El interior de su húmeda boca sabía a menta y café. Julia la besó como si el sabor de ella fuera dulce y muy, muy bueno.
Ella inclinó la cabeza hacia un lado para facilitarle el acceso, y Julia la empujó contra el respaldo del sofá haciéndole el amor con los labios y la lengua. La cálida palma de su mano se coló bajo el albornoz y deslizó la punta de los dedos por el borde del sujetador acariciando los montículos de los senos. Excitada alcanzó el nudo de la corbata de rayas. Julia no la detuvo, y Lena tironeó de la corbata hasta que los extremos le colgaron sobre el pecho. Lena le succionó la lengua mientras desabrochaba el pequeño botón del cuello de la camisa, continuando con el resto de botones hasta que la camisa se abrió por completo. Luego tiró de ella para sacarla de los pantalones. Buscando entre sus cuerpos, sus manos encontraron el duro abdomen. Julia contuvo el aliento. La suave piel de su abdomen cosquilleó en sus dedos cuando le acarició en el estómago para después presionar las palmas de las manos sobre cada tetilla. Sus músculos se endurecieron bajo la caricia, su piel ardió y se le escapó un gemido de la garganta.
Julia se había comportado así la noche que le había dado el masaje. Había actuado como si la deseara, luego le había preguntado sobre Elvis y se había marchado. Sin ningún problema.
—¿Recuerdas la otra noche cuando te di el masaje? —preguntó.
Julia se quitó la chaqueta y la lanzó al suelo.
—Es muy probable que nunca olvide ese masaje.
—Te deseaba y creía que tú me deseabas también. Pero te fuiste.
—No me voy a ir a ningún sitio. —Su mirada encontró la suya mientras colocaba cuidadosamente la pistolera con el arma sobre el suelo, al lado de la chaqueta.
—¿Por qué ahora?
—Porque estoy cansada de resistirme a esto. Te deseo tanto que me duele, y estoy harta de llegar a casa tan dura que no hay ducha fría que pueda remediarlo.
Estoy cansada de soñar despierto, imaginándote desnuda como si tuviera dieciséis años otra vez. Imaginando mi cara entre tus senos, imaginando cómo sería tener sexo salvaje contigo. Es el momento de dejar de soñar y pasar a la acción. —Flexionó las muñecas y se desabotonó los puños de la camisa—. Decías la verdad sobre que tomas la píldora, ¿no?
—Sí.
Julia se quitó la camisa y la tiró sobre la chaqueta.
—Entonces ya es hora de que hagamos el amor —dijo, y se abalanzó sobre ella envolviéndola entre sus brazos mientras su boca tomaba posesión de la de ella.
Le rodeó la espalda con un brazo y la recostó suavemente sobre el sofá. Puso una rodilla entre sus muslos, apoyando la otra pierna en el suelo, y la volvió a mirar con ojos hambrientos. El albornoz de Lena dejaba entrever la cadera, la pierna derecha y el suave montículo del pecho izquierdo. Julia desató el cinturón y apartó la mullida tela. Su mirada ardiente la acarició por todas partes demorándose en el triángulo estampado de corazones que le cubría la entrepierna. Entonces, muy lentamente, subió por el abdomen hasta el sujetador y cogiendo ambas copas con las manos, las apretó una contra otra.
—¿Recuerdas cuando llegué al patio trasero y te encontré en la piscina de niños?
—Ajá.
—Quise hacer esto.
Julia se inclinó sobre ella y colocó las palmas de las manos bajo sus hombros. La alzó y enterró la cara entre sus pechos, prodigándoles besos suaves mientras Lena deslizaba las manos sobre sus hombros desnudos para atraerlo hacia su cuerpo. Envolvió una pierna alrededor de su cintura y se apretó contra él. Un gemido escapó de lo más profundo de la garganta de Lena cuando él también presionó, empujando la dura erección contra su entrepierna. Todo su ser se centró en Julia, en el placer de sus caricias y en el sordo dolor entre los muslos. Sus besos suaves la hacían perder el juicio y se arqueó contra él ofreciendo un seno turgente a sus labios. Julia buscó su mirada y sonrió, luego abrió la boca y succionó sobre la fina tela del sujetador enloqueciéndola con el ritmo lento y ondulante de sus caderas. A pesar de la delgada tela de las bragas y de sus pantalones consiguió que se licuara por dentro.
Le ardía la piel, los pezones pujaron contra la tela y, clavándole los dedos en los hombros, se aferró a ella. Julia deslizó la mano bajo su espalda y la agarró por el muslo para detenerla.
—Más despacio, cariño, o me avergonzaré aquí mismo, antes de que comience lo bueno de verdad.
—Creía que ésta era la parte realmente buena.
Una risa suave escapó de sus labios.
—Se puede mejorar.
—¿Cómo?
—Ahora te lo demostraré, pero no en el sofá. —Julia se levantó y la puso de pie, luego la arrastró fuera de la habitación—. En una cama donde pueda estirarme mientras trabajo.
Llegaron hasta el comedor donde ella se detuvo para besarle en la garganta.
Saboreó su loción y deslizó la mano sobre su abdomen plano, bajo los pantalones, hasta atrapar la dura longitud. Luego, antes de que ella pudiese darse cuenta de lo que Julia estaba haciendo, la subió y la sentó sobre la mesa. Lena golpeó el teléfono con la mano, que cayó al suelo. A ninguna de las dos le importó.
—La primera vez que te vi corriendo por delante de mí en el parque pensé que tenías el trasero y las piernas más dulces a este lado del paraíso. Eras la mujer más guapa que había visto. —Julia se sentó en una silla y le besó el interior de una pantorrilla.
—Creías que era una ladrona.
—Eso no quiere decir que no quisiera verte desnuda. —Presionó los labios en el interior de la rodilla—. Que no quisiera mirarte mientras te seguía. Que no supiera lo afortunado hija de pu** que era.
La mirada de Lena le recorrió el pelo y los labios sonrientes que Julia apretaba contra el interior de su muslo. La pasión ardía a fuego lento en sus ojos oscuros cuando la punta de su lengua tocó la marca unos centímetros por debajo de la banda elástica de sus braguitas. Contuvo el aliento mientras la mantenía así, en suspenso, haciéndole arder las entrañas mientras se preguntaba qué vendría después.
—O cómo sabes aquí —dijo, y suavemente le lamió la piel con su cálida boca.
Cada brote de deseo de su cuerpo se intensificó y ardió, excitándola y paralizándola al mismo tiempo. Julia deslizó la mano por el interior de su muslo hasta el triángulo de tela que le cubría la entrepierna. La rozó a través del fino material mientras levantaba la cabeza para mirarla.
—¿Te gusta?
—Sí, Julia...
Julia acercó la silla a la mesa tanto como fue posible.
—Esto me está volviendo loca.
Julia rodeó con el brazo su cintura, luego bajó la cabeza y succionó el ombligo por debajo del aro. Tensó la mano con la que le sujetaba la pierna mientras continuaba acariciándola ligeramente con el pulgar por encima de las bragas mojadas. Ella reclinó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos escapando de todo menos del placer exquisito que provocaba su mano mientras su boca creaba un húmedo camino desde el estómago hasta la curva del pecho derecho. Julia lamió su sensible piel, luego empujó a un lado la copa del sujetador y tomó el pezón con su cálida boca.
Lena gimió y arqueó la espalda, perdida en el roce erótico de sus labios y la textura aterciopelada de su lengua. Julia deslizó dos dedos bajo la banda elástica de las bragas y tocó la resbaladiza carne, acariciándola exactamente donde ella más deseaba, en el lugar donde cada sensación se combinaba e intensificaba. Lena intentó cerrar las piernas para contener el placer, pero Julia estaba entre sus rodillas. Luego el aire frío rozó la húmeda cima de su pecho y le oyó susurrar su nombre. Abrió los ojos y su cara estaba tan cerca que su nariz casi rozaba la de ella.
—Lena —dijo otra vez y luego la besó, tan suave y dulcemente como la primera vez.
Ella envolvió los brazos alrededor de su cuello y Julia le devolvió el abrazo. Al mirar sus profundos ojos azules, su pecho se hinchó con un tipo de emoción que ya no pudo ocultar. Aunque de todas maneras nunca había sido demasiado buena ocultando nada.
Soltó los ganchos del sujetador y el liviano material pareció evaporarse.
Presionó los senos desnudos contra su pecho y deslizó una mano por su costado, sobre su tersa espalda y la zona lumbar donde él tenía pegado un parche de nicotina.
Le encantaba tocarle y sentir su piel bajo las manos. Deslizó los dedos por el cinturón de cuero, lo soltó y abrió sus pantalones. Luego se echó hacia atrás y lo miró. Muy despacio, le bajó los pantalones por los muslos para descubrir unos boxers blancos con las palabras «boxer de Julia» escritas en la pretina. Julia se deshizo a patadas de los zapatos y los pantalones, luego se quitó los calcetines. La cogió de la mano y, esta vez, se dirigieron al dormitorio.
Los pies de Lena se hundieron en la gruesa alfombra blanca. Subió la mirada por las poderosas pantorrillas de Julia hasta la cicatriz que estropeaba su muslo.
—Puedo darte un masaje —ofreció, su voz sonaba ronca cuando acarició la cicatriz con las puntas de sus dedos.
Julia la cogió de la mano y la llevó unos centímetros más arriba para presionar descaradamente la palma contra la gruesa erección.
—Dale un masaje a esto.
—Bueno, ya sabes que soy una auténtica profesional —dijo ella, y metió la mano bajo los calzoncillos envolviendo la verga caliente con los dedos.
Cerró el puño alrededor y acarició ligeramente la base del durísimo pene hasta la punta suave y gruesa. Con la otra mano le deslizó los boxers por los muslos y por fin pudo verlo. Vio por primera vez el poderoso cuerpo desnudo, le miró como una artista que sentía un profundo aprecio por la belleza, y como una mujer que quería hacer el amor con la hermosa persona que hacía latir su corazón.
Lena se acercó hasta que sus pezones le rozaron el torso. La palpable prueba de su erección se apretó contra su vientre y, sin soltarle, le frotó contra su ombligo y su estómago plano. Una gota de semen le mojó la piel mientras lo besaba en la garganta, en el hombro, en el cuello. Ella le deslizó una mano por el torso y escrutó sus ojos entrecerrados.
—Entonces ¿cuándo llegaremos a la parte realmente buena?
Julia le acarició la garganta con la nariz y gimió:
—Tan pronto como me sueltes.
En el momento en que lo hizo, la cogió por debajo de las axilas y la tendió sobre la cama.
—Quítate las bragas —le pidió, gateando sobre el edredón para unirse a ella en el centro de la cama. La ayudó a bajarse la ropa interior por las piernas, deteniéndose para besarle la cadera antes de lanzar las bragas por encima del hombro, luego se arrodilló entre sus piernas.
La miró a los ojos y descendió entre sus muslos. Le acarició el vientre, las caderas y la carne resbaladiza y sensible, acercándola más a sí, hasta que se detuvo y apoyó el peso en un antebrazo.
—¿Estás segura de que estás preparada para la mejor parte? —preguntó mientras ubicaba la ancha cabeza de su pene.
—Sí —susurró ella, y Julia sumergió bruscamente toda la dura longitud en su interior. Lena agrandó los ojos y se quedó sin respiración. Gritó. Entonces, Julia se retiró para enterrarse aún más profundamente.
—Virgen santa—gimió Julia, y le tomó la cara entre las manos.
La besó y zambulló la lengua en su boca mientras penetraba muy lentamente en su cuerpo una vez más. Lena le puso una pierna alrededor de la cintura y le colocó el otro pie en la parte de atrás de la rodilla moviéndose con ella, respondiendo al ritmo de sus caderas. Le clavó los dedos en los hombros y le devolvió el beso, igualando su pasión. Cada envite les llevaba más cerca del clímax. Julia empujaba profundamente en su interior hasta que ella ya no pudo respirar y tuvo que apartar la boca de la de Julia para llenarse los pulmones de aire. La presión aumentaba y Lena se aferró con más fuerza a sus hombros.
—Julia —susurró, queriendo decirle cómo se sentía, pero las palabras no salieron.
Quería decirle que nunca se había sentido tan bien, tan delirante y ardiente.
Lena le miró. Observó sus rasgos tensos mientras embestía contra ella y quiso que supiera que nunca se había sentido tan increíble, que era increíble y que le amaba. Que era su yang, pero entonces Julia la agarró por el trasero, le levantó la pelvis y aumentó la sensación con cada envite, arrastrándola hacia el clímax. Sentía cada latido de su corazón, y cada parte de su cuerpo, de su mente y de su alma confluyeron donde ambos se unían. Abrió la boca, pero sólo fue capaz de pronunciar la palabra sí seguida de un largo gemido de satisfacción.
—Así, córrete para mí —susurró Julia, y el sonido de su voz provocó su larga y dura caída.
Su cuerpo se tensó y se arqueó cuando el orgasmo la alcanzó y la poseyó por completo. Las poderosas sensaciones la hicieron estremecer. Julia se vio comprimido en su estrecho canal mientras embestía una y otra vez más fuerte, más profundo. Las sensaciones se arremolinaron en torno a ella hasta que por fin un gemido angustiado desgarró el pecho de Julia y su aliento ronco le acarició la sien. Empujó en ella una última vez, luego se quedó quieta.
Durante un rato, el único sonido fueron sus jadeos y una sirena a lo lejos. Sus pieles se pegaban allí donde se tocaban y una gota de sudor se deslizó por la frente de Julia. Una sonrisa curvó lentamente sus labios.
—Ha sido asombroso —dijo ella.
—No —corrigió Julia, dándole un beso en la boca—, tú eres asombrosa.
Lena retiró la pierna de su cintura.
Julia asió su muslo como si pensara que ella planeaba alejarse y no quisiera dejarla ir.
—¿Necesitas ir a algún sitio?
—No.
—¿Entonces por qué no te quedas justo donde estás? Yo haré lo mismo.
—¿Aquí mismo? ¿Desnudas?
—Ajá. —Julia metió los dedos entre su pelo y movió las caderas con lentitud. Se retiró, la penetró otra vez y la sensación volvió de nuevo—. Quiero más de la mejor parte. ¿Y tú?
Bueno, quería más. Quería bastante más de ella, pero aparte de lo que quería de Julia, no estaba preparada para afrontar lo que la esperaba fuera. Todavía no. Le rodeó la cintura otra vez con la pierna y comenzaron a moverse despacio con acometidas ligeras y persistentes, pero las cosas se calentaron demasiado rápido y, de alguna manera, acabaron en el suelo rodando por encima de la ropa interior que ella había tirado allí la noche anterior. Finalmente, Lena se puso a horcajadas sobre sus caderas.
—Pon las manos detrás de la cabeza —le pidió.
La sospecha brilló en sus ojos, pero lo hizo mientras preguntaba.
—¿Qué vas a hacer?
—Voy a hacer estallar tu mente.
—Ésa es una declaración atrevida.
Lena solamente sonrió. Había ido a clases de danza del vientre durante seis meses, el tiempo necesario para saber cómo rodar las caderas y moverse sensualmente. Levantó las manos por encima de la cabeza y rotó las caderas mientras se contoneaba. Cerró los ojos y se abandonó al goce de sentirlo en lo más profundo de su ser.
—¿Te gusta?
—¡Jo-der!
Ella sonrió ampliamente y reteniéndole profundamente en su interior, hizo estallar su mente.
—¿Estás segura de que no huelo mucho a chica? —preguntó Julia por tercera vez en el comedor mientras se subía los boxers.
Lena le enterró la nariz en el cuello. Después de que se levantaran del suelo del dormitorio, le había metido medio aturdida en la ducha para reanimarle con una esponja de lufa y una pastilla especial de su jabón casero de lilas. Julia no había dejado de quejarse del olor a suave y delicado de chica hasta que ella se había arrodillado ante ella para enjabonarla de arriba abajo.
—Creo que no —dijo, poniéndose las bragas y abrochándose el sujetador. A ella le olía a Julia.
Lena cruzó los brazos y apoyándose contra la mesa lo observó abotonarse los pantalones. La luz acariciaba los rizos cobrizos de su pelo mojado.
—No quiero que hoy contestes al teléfono —dijo, entrando en la sala de estar y cogiendo la camisa y la chaqueta—. Al menos, no hasta después de las tres. Kevin podría intentar ponerse en contacto contigo después de la detención y te sugeriría que no hablaras con él. —Metió los brazos en la camisa y se abotonó los puños antes que el frente—. Y asegúrate de comer algo. No quiero que te pongas enferma.
¿Qué le pasaba con la comida? Lena le observó desde el comedor, amándole tanto que le dolía. No sabía cómo, pero había ocurrido. Julia no era el tipo de persona que se había imaginado que podía llegar a querer, pero era la persona perfecta para ella. Sintió los rápidos latidos de su corazón, el aleteo incesante en su estómago y lo supo en su alma. Era algo más que buen sexo. Más que orgasmos alucinantes. Él era su hombre y ella su mujer. Positivo y negativo.
Pero una pequeña duda mermó la sensación de euforia. No estaba segura de si Julia había llegado a la misma conclusión que ella.
Julia metió la mano en el bolsillo de la chaqueta, sacó el busca y miró la pantalla.
—Quizá deberías quedarte con tu madre algunos días. Joder. ¿Dónde está el
teléfono?
Gabrielle apuntó a sus pies, donde estaba tirado en el suelo. Él agarró la
chaqueta y la pistolera y volvió al comedor. Julia recogió el teléfono con una mano y
pulsó el botón de conexión con el pulgar, luego marcó los números.
—Volkova—dijo, mientras colocaba la pistolera y la chaqueta sobre la mesa—
Bueno, mi busca estaba en el coche... ¿Qué dices? Acabo de encontrar un teléfono. — Se metió la camisa por los pantalones y luego cogió la chaqueta—. Dime que estás de broma. ¡Ni siquiera es mediodía! —Con el teléfono entre la oreja y el hombro pasó los brazos por las mangas—. ¿Cuándo fue eso?... Voy para allá —dijo, y colgó el auricular en el soporte—. ¡Joder!
—¿Qué?
Julia la miró, después se sentó en una silla y se puso los calcetines.
—No puedo creer que me pase esto. No es posible.
—¿Qué?
Julia se cubrió la cara con las manos y se frotó la frente como si tuviera la piel tensa.
—Jo*** —suspiró, y dejó caer las manos—. Kevin y Shalcroft cambiaron la hora del encuentro. Los arrestaron hace quince minutos. Intentaron contactar conmigo desde la oficina, pero no pudieron. —Se puso los zapatos y se levantó.
—Oh.
Agarrando la pistolera, corrió a la puerta.
—No hables con nadie hasta que vuelva contigo —dijo por encima del hombro.
Masculló unas cuantas obscenidades más, luego salió de la casa sin molestarse en decir adiós.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Dom Jun 07, 2015 12:25 am

Capítulo 15

Julia hizo girar el volante describiendo una U en mitad de la calle de Lena
La llanta derecha subió a la acera mientras se arrancaba el parche de nicotina de la cintura y lo arrojaba por la ventanilla. Se puso las gafas de sol y buscó en la guantera hasta que encontró una cajetilla de Marlboro. Sacó un cigarrillo y lo encendió con el Zippo. Una nube de humo se extendió hacia el parabrisas cuando tomó una honda calada. Apretaba la mandíbula con tanta fuerza que le rechinaban los dientes. No sabía cómo explicaría la nueva abolladura del Chevy. Una abolladura que era exactamente del tamaño de su pie. Le hubiera gustado patearse el trasero si eso fuera humanamente posible.
El arresto más importante de su vida y la había jodido. Se lo había perdido porque estaba manteniendo relaciones sexuales con su colaboradora. No importaba que tal vez técnicamente ella ya no lo fuera en el momento de la penetración; ella estaba de servicio y no habían podido localizarle desde comisaría. Habría preguntas. Y no tenía las respuestas. Ninguna que quisiera dar a preguntas como: «¿Dónde diablos te has metido, Volkova?»
Y qué podía decir: «Bueno, capitán, como se suponía que el arresto sería a las tres, pensé que tenía un montón de tiempo libre para tirarme a mi colaboradora.» Julia se rascó la frente y continuó pensando. «Y oye, tiene un polvo de lo más increíble, después de hacerlo la primera vez me puse cachonda de nuevo y tuve que repetir. Y la segunda vez fue tan espectacular que pensé que iba a necesitar reanimación. Y capitán, te aseguro que no sabes lo que es realmente una ducha hasta que no has sido enjabonado y acariciado por Elena Katina.» Si admitiera eso, probablemente tendría que devolver la placa y convertirse en guardia de seguridad.
Otra nube de humo llenó el coche cuando Julia exhaló. Existía la posibilidad de que nadie descubriese su relación con Lena. Ella ciertamente no pensaba difundir el incidente ni siquiera para descargar la conciencia. Pero ella podría hacerlo y entonces estaría jodida. Cuando el caso fuera a juicio, podía imaginar al abogado defensor de Kevin acosándole con preguntas del tipo: «¿No es verdad, detective Volkova, que ha mantenido relaciones sexuales con su colaboradora, la socia de mi cliente? ¿Y no podría ser todo esto un montaje contra mi cliente por celos?»
Tal vez los almacenes K-mart necesitaran a alguien para vigilar las tiendas por la noche.
A Julia le llevó quince minutos y otro cigarrillo aparcar el Chevy delante de la comisaría. Cerró los puños con fuerza y los metió en los bolsillos de los pantalones controlando su cólera. La primera persona que encontró camino de las taquillas fue el capitán Luchetti.
—¿Dónde diablos te has metido? —ladró Luchetti, pero no había garra tras sus palabras. El capitán parecía diez años más joven que el día anterior y lo cierto era que sonreía por primera vez desde el robo Hillard.
—Ya sabes dónde. —Julia y otro detective habían pasado la noche anterior y las primeras horas de la mañana estudiando los planes del departamento para el arresto. Habían hecho planes de emergencia. Planes que obviamente habían puesto en marcha sin ella—. Fui a casa de la señorita Katina para avisarla del arresto de Carter. ¿Dónde lo habéis metido?
—Carter y Shalcroft están aún con Miranda. No quieren hablar —contestó Luchetti, mientras caminaban por el pasillo hacia las salas de interrogatorios.
Durante los diez días anteriores, el ambiente en el edificio había sido sombrío y lleno de tensión. Ahora todos los que pasaban por delante de Julia, desde detectives a sargentos, lucían una gran sonrisa. Todo el mundo respiraba con alivio menos Julia. No con el trasero tan cerca de la trituradora—. ¿No hueles a flores? —preguntó Luchetti.
—No huelo nada.
El capitán se encogió de hombros.
—No pudimos localizarte.
—Bueno, es porque no tenía el busca encima. —Lo cual era básicamente cierto.
El busca estaba en los pantalones y no los tenía puestos cuando sonó—. No sé cómo pudo haber ocurrido.
—Ni yo. No entiendo cómo una detective con nueve años de experiencia puede andar sin el busca. Cuando supimos que Carter había cambiado la hora de la reunión y vimos que no podíamos localizarte enviamos una patrulla a esa tienda de la calle Decimotercera. El oficial informó que llamó en las dos puertas, pero no contestó nadie.
—No estaba allí.
—Enviamos a alguien a su casa. Tenías el coche aparcado fuera, pero nadie abrió la puerta.
Cielo Santo. No había oído a nadie llamando, pero, por supuesto, en algunos momentos clave ni se habría enterado de una banda de música tocando a medio metro de su trasero.
—Ha debido de ser cuando salimos para desayunar —improvisó—. Fuimos en el coche de la señorita Katina.
Luchetti se detuvo en la puerta de la habitación.
—¿Le contaste lo de Carter y tenía ganas de desayunar? ¿Se sentía con ánimos para conducir?
Era el momento de cambiar de táctica. Miró de frente al capitán y dejó escapar la cólera que había estado conteniendo.
—¿Estás tratando de tocarme las pelotas, Luchetti? El robo Hillard es el caso más importante del departamento y me perdí el jodido arresto porque estaba haciendo de canguro de un colaborador. —Dejar escapar parte de la furia lo hizo sentir condenadamente bien—. He trabajado muy duro en este caso con un montón de horas extra. Tuve que aguantar las sandeces de Carter todos los días y quería ponerle las esposas yo mismo. Merecía estar allí y no sabes cuánto me jode habérmelo perdido. Así que si estás tratando de hacerme sentir como un gilipollas, ya puedes olvidarte. No puedes hacer que me sienta peor.
Luchetti se balanceó sobre los talones.
—De acuerdo, Volkova, lo dejaré pasar a menos que vuelva a surgir el tema.
Dios no lo quiera. Julia no podía explicar lo que había pasado entre Lena y ella.
Ni siquiera se lo podía explicar a sí mismo.
—¿Estás segura de que no hueles a flores? —preguntó Luchetti, y olfateó el aire—. Algo como el perfume de lilas de mi esposa.
—Jo***, no huelo nada. —«Lo sabía. Sabía que olía como una chica suave y delicada»—. ¿Dónde está Carter?
—En la tres, pero no habla.
Julia se dirigió a la sala de interrogatorios y abrió la puerta. Y allí estaba Kevin sentado con una mano esposada a la mesa.
Kevin levantó la vista y torció la boca con desprecio.
—Cuando uno de los polis me dijo que había alguien infiltrado trabajando en Anomaly supe que tenías que ser tú. Desde el primer día me di cuenta de que eras una perdedora.
Julia apoyó un hombro contra el marco de la puerta.
—Quizá, pero no soy la perdedora que atraparon con el Monet del Sr. Hillard, ni la perdedora que llenó su casa de antigüedades robadas. Tampoco soy la perdedora que va a pasar de quince a treinta años en la prisión estatal. Ese perdedor eres tú.
La cara pálida de Kevin palideció aún más.
—Mi abogado me sacará de aquí.
—Creo que no. —Julia se apartó para dejar entrar al jefe Walker en la sala—. No existe abogado tan bueno.
El jefe se sentó en la mesa frente a Kevin con una voluminosa carpeta llena de documentos. Julia sabía que algunos no tenían nada que ver con Kevin. Una de las más antiguas tácticas policiales era hacer creer a un criminal que tenía un grueso expediente.
—Shalcroft está colaborando más que usted —comenzó Walker, lo cual, supuso Julia, tenía tantas posibilidades de ser mentira como verdad. También creía que cuando Kevin viera la cantidad de pruebas que había contra él cantaría rápidamente.
Si no le quedaba más remedio, Kevin Carter se preocuparía sólo de salvar su propio pellejo. Sin duda daría el nombre del ladrón que había contratado para robar la pintura y el de los demás involucrados.
—Deberías pensar seriamente en cooperar antes de que sea demasiado tarde — sugirió Julia.
Kevin se recostó en la silla y ladeó la cabeza.
—Vete a la mi****.
—De acuerdo, piensa en esto. Mientras tú estés en una cómoda celda de la cárcel yo me iré a casa a celebrarlo con una buena barbacoa.
—¿Con Lena? ¿Sabe ella quién eres en realidad? ¿O sólo la utilizaste para acercarte a mí?
El peso de la culpa se le asentó en el estómago. Culpa y el mismo sentimiento protector que había sentido la noche que había visto a Gabrielle colgar de la terraza.
Aquello lo cogió desprevenido y se impulsó desde la puerta.
—No me hagas hablar de quien ha utilizado a Lena. Tú lo has hecho durante años sólo para tener una tapadera. —En ese momento sintió que el estómago revuelto era por algo más que el deber de proteger a su colaboradora, pero no estaba de humor para pensar en ello.
Kevin se dio la vuelta.
—Estará bien.
—Cuando hablé con ella esta mañana, no lo parecía.
Kevin se volvió y por primera vez le brilló en los ojos algo más que arrogante beligerancia.
—¿Qué le dijiste? ¿Qué sabe?
—Lo que sabe no debe preocuparte. Todo lo que necesitas saber es que yo estaba en Anomaly para cumplir con mi deber.
—Sí, seguro —se burló él—. Cuando tenías a Len contra la pared con la lengua dentro de su boca haciéndola gemir me pareció algo más que deber.
Walker levantó la mirada y Julia sonrió con facilidad.
—Algunos días fueron mejores que otros. —Se encogió de hombros y sacudió la cabeza como si Kevin sólo dijese tonterías—. Sé que estás muy enojado conmigo, pero voy a darte un consejo. Puedes seguirlo o puedes mandarme a la mierda otra vez, a mí me da lo mismo, pero ahí va: no eres la clase de tío que se deje joder por nadie y ahora no es el momento de tener escrúpulos. El barco se está hundiendo, amigo, o te salvas o te ahogas con las demás ratas. Sugiero que elijas la primera opción antes de que sea demasiado tarde. —Miró a Kevin por última vez, luego salió de la habitación y se dirigió a las celdas.
En contra de lo que había dicho el jefe a Kevin, William Stewart Shalcroft no cooperaba en lo más mínimo. Estaba sentado en la celda esperando impacientemente con la mirada fija en los barrotes. La luz del techo formaba una sombra grisácea en su cabeza calva. Julia observó al traficante de arte esperando sentir el subidón de adrenalina que le haría rugir la sangre. El subidón que siempre surgía en el momento de hacer cantar a un estafador pese a la advertencia de que cualquier cosa que dijera se usaría en su contra. El subidón no llegó. En su lugar, Julia sólo se sintió cansada.
Mental y físicamente.
La energía que llenaba la comisaría la mantuvo despierta y alerta el resto del día. Escuchó los detalles del arresto de Kevin y Shalcroft, y luego algo más sobre la historia que fue procesada y reprocesada de principio a fin manteniendo su mente ocupada para no pensar demasiado en Lena y lo que tenía intención de hacer con ella.
—¿Alguien trajo flores? —preguntó Winston en el pasillo.
—Es cierto, huele a eso —añadió Dale Parker, el detective novato.
—No huele a nada, jo*** —ladró Julia a sus compañeros, luego enterró la nariz en el trabajo de oficina.
Se pasó el resto de la tarde oliendo a lilas y esperando que el hacha cayera sobre su cuello. A las cinco, agarró la pila de papeles del escritorio y se fue a casa.
Sam estaba en su jaula al lado de la puerta principal.
—Hola, Julia —lo saludó tan pronto como éste entró.
—Hola, amigo. —Julia lanzó las llaves y el montón de papeles sobre la mesa delante del sofá, luego dejó salir a Sam de la jaula.
—¿Qué tal la tele hoy?
—JER...ry JER...ry —chilló Sam saliendo por la puerta de alambre y volando a la parte superior del gimnasio de roble.
Julia no había permitido que Sam viera a Springer durante varios meses. No desde que había adquirido un lenguaje soez para hacer alarde de el en los momentos más inoportunos.
—Tu madre es una bola de grasa.
—Jesús —suspiró Julia, hundiéndose en el sofá. Había pensado que Sam había olvidado aquello.
—Compórtate—imitó desde su percha sobre la tele.
Julia recostó la cabeza contra el respaldo y cerró los ojos. Su vida se iba al garete.
Había arriesgado su carrera y aún había posibilidades de que su trabajo estuviera en peligro. Estaba de mierda hasta el cuello y su pájaro tenía una boca sucia. Todo estaba fuera de control.
Sin trabajo que le distrajera, volvió a pensar en Lena, en el día que la había arrestado. Su opinión sobre ella había dado un giro de ciento ochenta grados en menos de una semana. La respetaba y se sentía realmente mal porque lo más probable era que tuviera razón sobre el negocio. Su nombre y la tienda estaban ahora vinculados al robo más infame del estado. Probablemente tendría que cerrar, pero gracias a su pequeño y hábil abogado, no lo perdería todo. Al menos esperaba que no lo hiciera.
Y luego pensó en esa deliciosa boca sobre la suya y sus pezones duros contra su torso. En sus caricias sobre su espalda y abdomen. El pene en su mano mientras lo frotaba contra la piel tersa del estómago y sobre el aro del ombligo. Casi había eyaculado allí mismo. Todavía podía ver los pendientes de perlas entre su pelo mientras la miraba a la cara y sentir el calor de su cuerpo bajo el suyo. Era bella con ropa y asombrosa sin ella. Había conmocionado su mundo fundiendo su mente, y si fuese cualquier otra mujer estaría tratando de encontrar una forma de desvestirla otra vez, y otra. Estaría en el coche camino de su casa para obligarla a desnudarse y ponérsele a horcajadas sobre el regazo.
Ella le gustaba un poco. Bueno, le gustaba mucho. Muchísimo. Pero que una mujer le gustara muchísimo no significaba que la amara. Incluso aunque una relación con ella no fuera tan jodidamente complicada, Lena no era el tipo de mujer con la que se veía sentando cabeza. No quería lastimarla, pero tenía que mantenerse alejado de ella.
Inspirando profundamente, se mesó el pelo con los dedos, luego dejó caer las manos en el regazo. Tal vez no tenía nada de qué preocuparse. Nada por lo que sentirse culpable. Ella no tenía por qué esperar nada. Era mayorcita. Una chica lista.
Probablemente sabía que lo de la cama, lo del suelo y lo de la ducha había sido un error garrafal. Seguramente temía volver a verlo. Habían sentido algo intenso durante un par de horas, algo realmente bueno, pero no podía ocurrir de nuevo. Ella también lo sabía. Tenía que saber que no había ninguna posibilidad de que mantuvieran una relación.
Con las cortinas echadas y las luces apagadas, Lena se sentó sola en la oscura sala de estar y miró las noticias locales de las cinco y media. El robo Hillard era de nuevo la noticia del día, sólo que esta vez la fotografía de Kevin ocupaba la pantalla en primer plano.
—Un hombre de la localidad fue arrestado hoy acusado del mayor robo de la historia del estado. El empresario Kevin Carter... —comenzaron las noticias. A continuación salieron unas imágenes de Anomaly y describieron el desarrollo de la operación. Mostraron a un policía sacando el escritorio, el ordenador y los archivadores de Kevin. Habían registrado la tienda buscando objetos robados. Ella sabía todo lo que habían hecho porque había estado allí. Después de vestirse había conducido hasta la tienda y los había observado. Ella, Mara, Francis y su abogado, Ronald Lowman.
Uno junto a otro.
Todos excepto Julia.
Julia no había vuelto.
La historia ocupó toda la emisión. La foto de William Stewart Shalcroft apareció en una esquina y la de Kevin en la otra mientras un portavoz de la policía respondía a algunas preguntas.
—Tuvimos una colaboradora —dijo, pero no mencionó su nombre ni que era inocente—. Hemos mantenido al señor Carter bajo vigilancia durante algún tiempo.
Lena oprimió el botón de apagado del mando a distancia y lo dejó en el sofá al lado del teléfono inalámbrico.
Julia ni siquiera había llamado.
Toda su vida se estaba desmoronando a su alrededor. Su socio, un hombre en el que confiaba lo suficiente como para considerarlo un amigo muy querido, era un ladrón. Aunque las noticias no habían mencionado su nombre, cualquiera que la conociera asumiría que ella era culpable por asociación. Ronald y ella habían discutido brevemente las opciones que tenía, como cerrar la tienda y abrirla bajo otro nombre, pero no sabía si tendría ánimo para comenzar de nuevo otra vez. Pensaría en ello una vez que se calmaran los ánimos y se le aclararan las ideas.
Sonó el teléfono que tenía a su lado en el sofá y sintió un vuelco en el estómago.
—Diga —contestó antes de que timbrase una segunda vez.
—Acabo de ver las noticias —comenzó su madre—. Voy para allá.
Lena se tragó la decepción.
—No, no lo hagas. Me pasaré por tu casa cuando pueda.
—¿Cuándo?
—Esta noche.
—No deberías estar sola.
—Estoy esperando a Julia —dijo ella; no estaría sola.
Después de que colgara el teléfono, llenó el baño. Añadió lavanda e ylangylang, y colocó el teléfono al lado de la bañera, pero cuando sonó otra vez, tampoco era Julia.
—¿Viste las noticias? —empezó Francis.
—Las vi. —Lena se tragó la decepción por segunda vez—. Oye, ¿te importa si te llamo yo dentro de un rato? Estoy esperando que me llame Julia.
—¿Por qué no le llamas tú?
Porque no tenía el número de su casa y tampoco estaba en la guía. Lo había mirado. Dos veces.
—No, estoy segura de que llamará cuando salga del trabajo. Probablemente no podrá hablar conmigo sobre el caso hasta entonces. —O sobre ellos. Sobre lo que ocurriría ahora.
Después de que Francis colgara, Gabrielle salió de la bañera y se puso un par de pantalones cortos color caqui y una camiseta blanca. Se dejó el pelo suelto porque pensó que a él le gustaría más de ese modo. Ni siquiera intentó convencerse a sí misma de que no estaba esperando su llamada. No importaba cuánto lo intentara, nunca sería una mentirosa consumada. Con cada tictac del reloj, se le tensaban más los nervios.
A las siete y media, un minusválido vendiendo bombillas tuvo la desgracia de llamar.
—¡No! —chilló ella al teléfono—. ¡He tenido un día realmente malo! —colgó y se hundió en el sofá.
Cierto, acababa de ganarse el peor karma imaginable. ¿Qué clase de mujer gritaba a un discapacitado?
El tipo de mujer cuya vida estaba en la cuerda floja, y que debería haber sido más escrupulosa con su negocio y su vida amorosa, pero no lo había sido. El tipo de mujer que estaba a punto de perder los nervios y que sabía en lo más profundo de su ser que si podía perderse en los brazos de Julia todo estaría bien.
Si quería hablar con ella, tendría que llamar a la comisaría de policía o dejarle un mensaje en el busca. Había hecho el amor con ella, y ella le había tocado el corazón como nadie había hecho nunca. Había tocado su cuerpo, consiguiendo una respuesta que ella jamás había experimentado.
Había sido algo más que sexo.
La amaba, pero tenía el alma en vilo al no saber lo que él sentía por ella. La incertidumbre la estaba volviendo loca y aquello era peor que cualquier cosa que hubiera sentido en su vida.
Habían hecho el amor, luego él había salido corriendo de su casa como alma que lleva el diablo. Y sí, sabía que él no había tenido otra opción. La lógica le decía que su precipitada partida no había sido decisión suya, pero ni siquiera le había dado un beso de despedida. Ni siquiera había mirado hacia atrás.
Sonó el timbre de la puerta y dio un brinco. Cuando miró por la mirilla, Julia le devolvió la mirada desde detrás de sus galas de sol. Contuvo el aliento y el dolor se le asentó en el corazón como si hubiera tragado aire.
—Julia —dijo abriendo la puerta.
Luego fue incapaz de pronunciar otra palabra por la emoción que la embargaba. La hambrienta mirada de Lena le recorrió de arriba abajo, desde el pelo oscuro, pasando por la camiseta negra y los vaqueros, a la punta de las botas negras. Devolvió la mirada a esa cara intensamente masculina con la sombra característica de la barba de última hora de la tarde y las delgadas líneas de su boca sensual. La boca sensual con la que él le había besado el interior del muslo hacía menos de doce horas.
—¿Viste las noticias? —preguntó, y había algo en su voz, algo en la manera en que se comportaba que hizo sonar campanas de alarma en su cabeza—. ¿Has hablado con tu abogado?
Finalmente, ella encontró la voz.
—Sí. ¿Quieres entrar?
—No, no es una buena idea. —Retrocedió hasta el borde de los escalones—. Pero quería hablar contigo sobre lo que sucedió entre nosotros esta mañana.
Ella supo lo que iba a decir antes de que abriera la boca.
—No me digas que lo sientes —le advirtió, porque no creía que su corazón pudiera soportar sentir su lástima como si lo que habían compartido fuera un error— No me digas que nunca debería haber ocurrido.
—No decirlo no hace que no sea así, Lena. Lo que sucedió fue culpa mía. Eras mi colaboradora y hay procedimientos y políticas estrictas respecto a eso. Violé todas las reglas. Si quieres hablar con alguien de asuntos internos, puedo decirte con quién debes contactar.
Ella se miró los dedos desnudos de los pies, luego subió los ojos hasta su reflejo en las gafas. Julia hablaba de reglas otra vez. A ella no le preocupaban las reglas ni los procedimientos, ni quería hablar con nadie que no fuera ella. Julia hablaba de lo que habían hecho, pero no de cómo se sentía. Puede que no la amara, pero tenía que sentir el vínculo entre ellas.
—Me equivoqué y lo siento.
Eso le hacía daño, pero no tenía tiempo de lamerse las heridas. Si no se lo decía, nunca sabría lo que ella sentía por él. Si Julia se marchaba ahora sin que le dijera nada, siempre se preguntaría si el habérselo dicho hubiera podido cambiar las cosas.
—No lo sientas. Puede que no lo sepas, pero no me acuesto con cualquiera. Supongo que no puedo esperar que lo creas después de lo que sucedió esta mañana, pero tengo que tener sentimientos muy profundos por alguien para liarme con esa persona.
Julia apretó los labios en una línea recta, pero ella había llegado demasiado lejos para detenerse ahora.
—No sé cómo ocurrió —continuó—, hasta hace unos días, no sabía siquiera que me gustabas. —Con cada palabra que pronunciaba, fruncía más el ceño—. En realidad nunca me he enamorado antes. Bueno, creí estarlo hace años de Fletcher Wiseweaver, pero lo que sentía por él no se puede comparar con lo que siento por ti. Nunca he sentido nada así.
Julia se quitó las gafas de sol y se masajeó las sienes y la frente.
—Has tenido un mal día, y creo que estás confundida.
Lena miró sus ojos cansados, a sus iris color chocolate.
—No me trates como si no supiera lo que siento. Soy adulta, no confundo amor y sexo. Sólo hay una explicación para lo que sucedió hoy. Estoy enamorada de ti.
Julia dejó caer la mano, palideció y un embarazoso silencio se extendió entre ellos.
—Acabo de decir que estoy enamorada de ti. ¿No tienes nada que decir?
—Sí, pero no creo que quieras oírlo.
—Deja que yo lo decida.
—Hay otra explicación que hace que todo tenga sentido. —Julia se frotó la nuca y dijo—: Teníamos que hacernos pasar por novias. Las cosas se calentaron muy rápido, y nos metimos de lleno en la situación. Los límites se confundieron y empezamos a creérnoslo. Fuimos demasiado lejos.
—Quizá tú estés confundida, pero yo no lo estoy. —Ella negó con la cabeza—. Tú eres mi yang.
—¿Perdón?
—Tú eres mi yang.
Julia dio otro paso atrás bajando los escalones del porche.
—¿Que soy qué?
—La otra mitad de mi alma.
Julia se puso de nuevo las gafas para volver a ocultar la mirada.
—No lo soy.
—No me digas que no sientes la conexión entre nosotros. Tienes que sentirla.
Julia negó con la cabeza.
—No. No creo en todo eso de unir almas o ver grandes auras rojas. — Retrocedió otro paso, bajando a la acera—. En unos días te alegrarás de que esté fuera de tu vida. —Respiró hondo y exhaló lentamente—. Ocúpate de ti misma, Elena Katina —dijo, y dando media vuelta se marchó.
Ella abrió la boca para llamarle, para decirle que no la dejara, pero aferrándose al último jirón de orgullo y amor propio entró en la casa cerrando la puerta a la imagen de sus anchos hombros alejándose de ella para salir de su vida. Sintió como si le hubieran clavado un puñal en el corazón y cuando el primer sollozo escapó de su garganta se asió la camiseta sobre el pecho izquierdo. Se suponía que eso no tenía que ocurrir. Una vez encontrado el yang, se suponía que la conocería, la reconocería. Pero no lo había hecho y nunca habría imaginado que su alma gemela no retribuyera su amor. Ni que su rechazo pudiera doler tanto.
Se le nubló la vista y se derrumbó contra la puerta. Se había equivocado.
Hubiera sido mejor no saber que Julia no la amaba.
¿Qué se suponía que tenía que hacer ahora? Su vida era un caos total. Su negocio era una ruina, su socio estaba en la cárcel y su compañero del alma no sabía que lo era. ¿Cómo se suponía que debía seguir viviendo cuando se estaba muriendo por dentro? ¿Cómo podría vivir en la misma ciudad sabiendo que ella estaba allí fuera en algún sitio y no la quería?
Obviamente se había equivocado en otra cosa; la incertidumbre no era lo peor que había sentido en su vida.
Sonó el teléfono y lo cogió al cuarto timbrazo.
—¿Diga? —dijo, su voz sonó vacía y distante incluso a sus propios oídos.
Pasó un rato antes de que contestase su madre.
—¿Qué ha pasado desde la última vez que hablamos?
—Eres adivina, ¿por qué no me lo dices tú? —Se le entrecortó la voz y soltó un sollozo—. Cuando me dijiste que me veías con una amante apasionada, ¿por qué no me dijiste que me rompería el corazón?
—Voy ahora mismo a recogerte. Mete algunas cosas en una maleta y te llevaré a casa de Vasily. Él te hará compañía.
Lena tenía veintiocho años, veintinueve en enero, pero ir a casa de su abuelo nunca había sonado tan bien.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Dom Jun 07, 2015 12:29 am

Capítulo 16

Lena se arrodilló al lado del viejo sillón de cuero de su abuelo y frotó aceite de jengibre caliente en sus manos doloridas. Los nudillos de Vasily Katin estaban inflamados y sus dedos, nudosos por la artritis. Los suaves masajes diarios parecían aliviarlo.
—¿Qué tal, abuelito? —le preguntó mirando su cara arrugada, los pálidos ojos verdes y las cejas blancas.
Lentamente, él flexionó los dedos hasta donde podía.
—Mejor —dijo, y palmeó a Lena en la cabeza como si ella fuera su viejo sabueso de patas torcidas, Molly—. Eres una buena chica. —Deslizó la mano por el hombro de Gabrielle y cerró sus ojos cansados. Hacía eso cada vez más a menudo. La noche anterior se había quedado dormido con el tenedor ante los labios en mitad de la cena. Tenía setenta y ocho años y su narcolepsia estaba tan avanzada que sólo vestía pijamas. Cada mañana se ponía uno limpio antes de bajar a su estudio. La única concesión que hacía durante el día eran sus zapatos de rejilla.
Desde que Lena podía recordar, su abuelo trabajaba en el estudio hasta el mediodía y, después de comer, hasta la noche. Nunca había sabido con certeza en qué trabajaba. Cuando era niña creía que era un inversor arriesgado. Pero desde que estaba en casa había interceptado llamadas de hombres que querían invertir quinientos o dos mil en favoritos como Eddie el Tiburón o Greasy Dan Muldoon.
Sospechaba que eran apuestas.
Sentándose sobre los talones, Lena apretó ligeramente la mano huesuda. La mayor parte de su vida él había sido lo más parecido que había tenido a un padre.
Siempre había sido brusco e irritable, y no sentía afecto por otras personas, niños o mascotas. Pero si formabas parte de su familia, movía cielo y tierra para hacerte feliz.
Lena se levantó y salió de la habitación que siempre había olido a libros, cuero y tabaco de pipa; olores familiares y reconfortantes que la ayudaban a olvidar aquella noche, un mes atrás, cuando su madre y su tía Raísa la habían recogido en el porche de su casa para llevarla en un viaje de cuatro horas al norte, a casa de su abuelo. Parecía haber pasado una eternidad desde aquella noche, pero la recordaba como si fuera ayer. Recordaba el color de la camiseta de Julia y la expresión vacía de su cara. Recordaba el perfume a rosas del patio trasero y las ráfagas de aire fresco que le acariciaban las mejillas mojadas mientras iba sentada en el Toyota de su madre. Recordaba el suave pelo de Beezer bajo los dedos, el tranquilizador ronroneo cuando la acariciaba en las orejas y la voz de su madre diciéndole que el corazón acabaría por sanarle y su vida mejoraría con el tiempo.
Se dirigió por el largo pasillo hacia la sala que había convertido en su estudio.
Cajas de cartón y madera con aceites esenciales y aromaterapias estaban apiladas contra las paredes bloqueando el sol de esa mañana de septiembre. Se había mantenido ocupada desde el día que llegó con poco más que una maleta y sus aceites. Se había entregado por completo al trabajo para mantener la mente ocupada y así olvidar durante un rato que tenía el corazón destrozado.
Desde que estaba con su abuelo, había viajado a Boise sólo una vez para poner Anomaly en venta. Había visitado a Francis y se había asegurado de que le segaran el césped. Había programado el sistema de riego para que se encendiera todos los días a las cuatro y así no preocuparse de que su jardín se secara, pero había necesitado contratar una empresa para que cortara el césped. El tiempo que había estado en la ciudad había recogido el correo, limpiado, y comprobado los mensajes del contestador automático.
Ni una palabra de la única persona de quien quería oírla. En una de las llamadas creyó haber escuchado el graznido de un loro, pero entonces sonó el timbre de un teléfono al fondo y lo había descartado como una broma o un vendedor.
No había vuelto a saber de Julia desde la noche que, de pie en su porche, le había dicho que confundía sexo con amor. La noche que ella le había dicho que lo amaba y él había retrocedido como si tuviera la lepra. El dolor que sentía en el corazón era continuo, desde que se levantaba por la mañana hasta que se iba a la cama por la noche. Ni siquiera dormida podía apartarlo de su mente. Julia llenaba sus sueños como siempre, pero ahora cuando se despertaba se sentía vacía y solitaria, ya no deseaba pintarlo. No había vuelto a coger un pincel desde el día que él había entrado en su casa buscando el Monet del señor Hillard.
Lena entró en la sala y se dirigió a la mesa de trabajo donde se apilaban todos los frascos de aceites. Las persianas de la habitación impedían que se filtraran los rayos dañinos del sol, pero Lena no necesitaba ver para separar un frasco de sándalo del resto. Desenroscó el tapón y lo llevó a su nariz. Inmediatamente la imagen de Julia llenó su mente. La imagen de su cara, de sus ojos cálidos y hambrientos mirándola con los párpados entrecerrados, de sus labios húmedos besándole la boca.
Igual que el día anterior y el anterior a ése, el dolor volvió a atravesarla antes de que devolviese el tapón al frasco y lo pusiese sobre la mesa. No, no lo había olvidado.
Todavía no. Todavía dolía, pero tal vez al día siguiente sería mejor. Tal vez al día siguiente no sentiría nada y estaría lista para volver a su casa en Boise y plantarle cara a la vida una vez más.
—Te he traído el correo —dijo su madre entrando en la sala como si no pasara nada. Traía una cesta con flores recién cortadas colgando de un codo y un gran sobre en la mano. Llevaba puesto un vestido mexicano con un llamativo bordado acompañado de un chal para protegerse del frío matutino y un collar de muñequitas quitapenas para alejar la mala suerte. En algún momento durante su viaje a México había comenzado a comportarse como una nativa del lugar y nunca más había cambiado. Su larga trenza castaño rojiza salpicada con vetas grises colgaba por su espalda hasta sus caderas—. Recibí una gran señal esta mañana. Va a ocurrir algo bueno —predijo Inessa—. Raísa encontró un monarca de los lirios y ya sabes lo que eso significa.
No, Lena no sabía que ver una mariposa en el huerto significara algo, aparte de que el pobre bicho estaba hambriento y buscaba comida, claro está. Desde que su madre le había predestinado un amante moreno y apasionado, sus predicciones psíquicas eran un asunto espinoso. Lena no preguntó sobre la mariposa.
Inessa se lo explicó de todas maneras mientras le tendía el sobre a Lena .
—Hoy recibirás buenas noticias. Los monarcas siempre traen buenas noticias.
Ella reconoció la letra de Francis cuando cogió el sobre de la mano de su madre y lo abrió. Dentro estaban las facturas mensuales de la casa de Boise y propaganda diversa. Dos cartas atrajeron su atención inmediatamente. La primera era un sobre firmado por los señores Hillard. La segunda era de la prisión estatal de Idaho. No necesitó ver la dirección para saber quién había enviado la carta. Reconoció la escritura. Kevin.
Durante unos segundos la alegría la invadió, como si estuviera recibiendo noticias ele un viejo amigo. Después, aquel súbito arranque de júbilo fue reemplazado por cólera y cierta tristeza.
No había hablado con Kevin desde antes de su arresto, pero había sabido a través del abogado que tres días después del arresto Kevin había llegado a un acuerdo con la oficina del fiscal. Había cantado como el canario del refrán proporcionando información y nombres a cambio de una reducción de condena.
Había delatado a cada uno de los coleccionistas y traficantes con los que había hecho negocios y a los ladrones del robo Hillard. Según Ronald Lowman, Kevin había contratado a dos hermanos que en ese momento estaban en libertad bajo fianza y a la espera de sentencia por algunos robos en barrios residenciales y de los que finalmente habían sido declarados culpables.
Gracias a su cooperación, Kevin sólo había sido condenado a cinco años de prisión pero estaría fuera en dos.
Le dio a su madre el sobre de los Hillard.
—Léelo tú si te interesa —dijo, luego tomó la otra carta y atravesó el pasillo hacia la sala de estar. Se sentó en un viejo sillón y le temblaron las manos cuando abrió el grueso sobre. Había una carta de cuatro páginas escrita en papel legal. La luz que atravesaba las ventanas iluminó la letra sesgada.

Estimada Len
Espero que leas esta carta y me des la oportunidad de explicar mis acciones. Primero déjame decirte que lamento sumamente el dolor que con toda seguridad te he causado. Nunca fue mi intención, y jamás imaginé que mis otros negocios repercutirían negativamente en ti.

Lena hizo una pausa. «¿Negocios?» ¿Así llamaba a vender antigüedades y pinturas robadas? Sacudió la cabeza y devolvió la atención a la carta. Hablaba de su amistad, de todo lo que quería contarle y los buenos tiempos que habían compartido.
Comenzaba casi a sentir lástima por Julia cuando la carta tomó otro cariz.

Sé que un gran número de personas ve mis acciones como crímenes y quizás estén en lo cierto. Comprar y vender propiedad robada va contra la ley, pero mi único crimen VERDADERO es haber querido demasiado. Quise las cosas buenas de la vida y por ello tengo que cumplir una condena más dura que la de la mayoría de los condenados. Los maltratadores y pederastas reciben condenas más leves que la mía. ¿No son mis crímenes una tontería en comparación? ¿A quién hice daño? ¿A los ricos que están asegurados?
Lena bajó la carta a su regazo. «¿A quién hizo daño?» ¿Hablaba en serio?

Con la mirada hojeó rápidamente el resto de la carta llena de más racionalizaciones y excusas. Insultaba a Julia con palabras realmente fuertes. Esperaba que hubiera sido lo suficientemente lista para darse cuenta de que Julia sólo la había usado para acercarse a él y confiaba en que a esas alturas hubiera tenido la sensatez de haberse deshecho de él. Lena estaba sorprendida de que no se hubiera enterado del papel que ella había jugado, y hacia el final de la carta le llegaba a preguntar si le escribiría, como si aún siguieran siendo buenos amigos. Descartó la idea y con la carta en la mano entró en la sala de nuevo.
—¿Qué había en el sobre? —preguntó Inessa, levantándose de la mesa donde, recientemente, Lena había estado mezclando pétalos de rosa y lavanda en un mortero.
—Una carta de Kevin. Quiere que sepa que lo siente y que no es tan culpable como parece. Que sólo robó a gente rica. —Hizo una pausa para dejar caer la carta a la basura—. Supongo que éstas eran las buenas noticias que te dijo la mariposa que recibiría hoy.
Su madre la miró de aquella manera suya tan calmada y compuesta, sin juzgarla. Y Lena se sintió como si hubiera pateado a un amante de la paz.
Suponía que lo había hecho, pero últimamente parecía que no podía ni ayudarse a sí misma. Era abrir la boca, y toda la cólera que tenía dentro salía como un chorro a presión.
Sin ir más lejos, la semana pasada su tía Raísa había estado deshaciéndose en alabanzas sobre su tema favorito: Frank Sinatra, y Lena le había espetado:
—Sinatra era un mamón y las únicas que no piensan así son las mujeres que se pintan las cejas.
Lena había pedido perdón inmediatamente a su tía y Raísa pareció haberlo aceptado y olvidado, pero una hora más tarde se apropió sin querer de un pavo en el supermercado.
Lena no era ella misma, no tenía realmente clara su identidad. Le dolía admitirlo, pero su confianza y su corazón habían sido destrozados por dos personas diferentes el mismo día haciéndole perder la fe en sí misma y en todo lo que la rodeaba.
—El día aún no ha terminado —dijo Inessa y señaló los posos del mortero sobre la mesa—. Los Hillard dan una fiesta, y según la invitación quieren que vayan todos los que colaboraron en la recuperación de su pintura.
—No puedo ir. —El solo pensamiento de ver a Julia hacía que tuviera mariposas en el estómago como si se hubiera tragado el místico monarca del huerto de su madre.
—No puedes esconderte aquí para siempre.
—No me escondo.
—Huyes de la vida.
Por supuesto que huía de la vida. Su vida era un agujero negro que se extendía delante de ella totalmente vacío. Había meditado y probado a imaginarse la vida sin Julia, pero no lo había conseguido. Siempre había sido espontánea ante la vida. Si algo no marchaba bien, cambiaba de rumbo y tomaba una nueva dirección. Pero por primera vez, todos los sitios adonde se dirigía eran iguales.
—Tienes que cerrar este ciclo. —Lena cogió una ramita de menta y la giró entre los dedos—. Tal vez, deberías escribirle una carta a Kevin. Luego deberías pensar en ir a la fiesta de los Hillard. Necesitas enfrentarte a los que te han lastimado y que te han puesto tan furiosa.
—No estoy furiosa.
Inessa simplemente se la quedó mirando.
—De acuerdo, estoy un poco furiosa.
Descartó la idea de escribirle a Kevin enseguida, aunque quizá su madre tuviera razón. Tal vez debería enfrentarse a todo eso para poder seguir adelante.
Pero no a Julia. No estaba preparada para ver a Julia, para mirar sus familiares ojos azules y ver que no sentía nada por ella.
Durante el tiempo que había permanecido con su abuelo, su madre, su tía Raísa y ella habían hablado de Kevin, pero la mayor parte del tiempo ella había hablado de sus sentimientos por Julia. No había mencionado que Julia era su yang, ni siquiera lo había insinuado. Pero de todas maneras, su madre lo había sabido.
Su madre creía que las almas gemelas y el destino estaban irremediablemente entrelazados. Lena esperaba que no tuviera razón. Inessa había hecho frente a la pérdida de su marido cambiando totalmente de vida. Lena no quería cambiar su vida. Quería recuperarla tanto como fuera posible.
Pero tal vez su madre tenía razón en una cosa. Tal vez fuera hora de volver a casa. Tiempo de concluir una etapa. Tiempo de recoger los pedazos y vivir su vida otra vez.
Julia metió la cinta de vídeo y la puso en marcha. El zumbido y el chasquido del aparato llenaron la silenciosa sala de interrogatorios mientras apoyaba el trasero contra la mesa y cruzaba los brazos sobre el pecho. La película parpadeó y saltó, y luego la cara de Lena llenó la pantalla del televisor.
—Por supuesto, yo misma soy artista —dijo ella, y oír su voz después de un mes fue como sentir el brillo del sol en la cara después de un invierno largo y frío; entró a raudales por cada poro de su piel calentando todo su ser.
—Entonces entenderá que el señor Hillard esté ansioso por recuperarlo —sonó su voz fuera de cámara.
—Me imagino que sí. —Los grandes ojos verdes de Gabrielle se llenaron de confusión y miedo. No recordaba haberla visto tan asustada y no entendía cómo no se había dado cuenta. Ahora lo sabía porque la conocía y sabía que era inocente.
—¿Ha visto o se ha encontrado alguna vez con este hombre? —preguntó él—. Su nombre es Sal Katzinger.
Ella inclinó la cabeza y miró las fotos antes de volver a pasárselas.
—No. No creo habérmelo encontrado nunca.
—¿Ha oído mencionar alguna vez ese nombre a su socio, Kevin Carter? — preguntó el capitán Luchetti.
—¿Kevin? ¿Qué tiene que ver Kevin con ese hombre?
El capitán explicó la conexión entre Katzinger y Kevin, y sus sospechas de cómo estaba involucrado en el robo del Monet de los Hillard. Julia observó la mirada de Lena que iba de Luchetti a ella misma con cada emoción presente en su bella cara.
Miró cómo se metía el pelo detrás de la oreja y puso los ojos en blanco al ver cómo defendía ferozmente a un hombre que no merecía su amistad.
—Ciertamente me enteraría si vendiese antigüedades robadas. Trabajamos juntos casi todos los días. Si él estuviera ocultando un secreto de ese calibre, lo sabría.
—¿Cómo? —preguntó el capitán.
Julia reconoció la mirada que le echó a Luchetti. Era la mirada que ella reservaba para los poco entendidos.
—Sólo lo sabría.
—¿Alguna otra razón?
—Sí, es Acuario.
—Cielo santo —se oyó Julia gemir a sí mismo.
Notó su propia exasperación y escuchó la explicación de Lena acerca de que Lincoln también era Acuario, y esta vez se rió. Aquel día lo había vuelto completamente loco. Y había seguido haciéndolo los días siguientes. Se rió entre dientes mientras ella contaba lo de la barrita de caramelo que había robado pero que por supuesto no había disfrutado ni un poquito. Luego la observó cubrirse la cara con las manos y la risa se le congeló en la cara. Cuando ella levantó la mirada de nuevo, las lágrimas anegaban sus ojos verdigrises y mojaban sus pestañas. Se las enjugó y miró fijamente a la cámara. Su mirada era acusadora y dolida, y Julia se sintió como si le hubieran golpeado en el estómago con una porra.
—Mi**** —dijo a la habitación vacía y presionó el botón de expulsión del vídeo.
No debería haber mirado la cinta. Lo había estado evitando durante un mes y era lo mejor que podía haber hecho. Ver cómo ella afrontaba los hechos y oír su voz había provocado que todo saliese de nuevo a la superficie. Todo el caos, la confusión y el deseo.
Cogió la cinta y se fue a casa. Necesitaba darse una ducha rápida, luego iría a casa de sus padres para la fiesta del sesenta y cuatro cumpleaños de su padre. De camino recogería a Ann.
Últimamente había pasado algún tiempo con ella. La mayor parte en el bar. Iba a desayunar y algunas veces, cuando no podía salir, ella le llevaba el almuerzo. Y hablaban. Bueno, Ann hablaba.
Habían salido dos veces y la última vez, al llevarla a casa, la había besado. Pero algo parecía no estar bien y terminó el beso casi antes de que empezara.
El problema no era Ann. Era ella. Ann era todo lo que siempre había buscado en una mujer. Todo lo que había pensado que quería. Era bonita, lista, una excelente cocinera y sabía que sería la madre ideal. Pero era aburrida hasta lo indecible. Y eso en realidad tampoco era culpa de ella. No era culpa de ella que cuando la miraba deseara que dijera algo tan raro como para que se le erizara el pelo de la nuca. Algo que lo haría reaccionar y ver las cosas bajo una nueva luz.
Lena tenía la culpa.
Había arruinado lo que creía que quería. Ella lo había puesto todo del revés, y su vida y su futuro ya no estaban tan claros para él como antes. Tenía la impresión de que se estaba moviendo en círculos, de que iba en la dirección equivocada, pero quizá si se detenía, si se quedaba quieto, todo volvería a encajar y su vida retomaría su curso habitual.
Esa tarde seguía dándole vueltas al asunto. Debería estar divirtiéndose de lo lindo con su familia, pero era incapaz de hacerlo. Por eso, era la única que permanecía en la cocina mirando el patio trasero y pensando en el vídeo de Lena.
Aún podía oír su voz horrorizada cuando le habían pedido que se sometiera al detector de mentiras. Si cerraba los ojos, podía ver su bella cara y su pelo alborotado.
Si se dejaba llevar, podía sentir el tacto de sus manos y el sabor de su boca. Y cuando imaginaba su cuerpo apretado contra el suyo, podía recordar el perfume de su piel.
Casi era mejor que no estuviera en la ciudad.
Sabía dónde estaba, por supuesto. Lo había sabido dos días después de que se hubiera marchado. Había tratado de contactar con ella una vez, pero no contestó y ella no había dejado mensaje. Lo más probable era que lo odiase y no la culpaba. No después de lo que había pasado esa noche en el porche cuando le había dicho que lo amaba y ella le había respondido que estaba confundida. Tal vez lo había manejado todo mal, pero como era habitual en Lena, su declaración lo había sorprendido tanto como si lo hubiera mandado al infierno. No esperaba algo así. Había sido el broche final para una de las peores noches de su vida. Si pudiera dar marcha atrás y hacer las cosas de manera diferente lo haría. No sabía exactamente lo que le diría, pero de todas maneras ahora no tenía importancia. Estaba bastante segura de que en ese momento ella no era una de sus personas favoritas.
Su madre entró por la puerta trasera y la mosquitera se cerró de golpe tras ella.
—Es la hora del pastel.
—Bien.
Cambió el peso de pie y observó a Ann hablando con sus hermanas.
Seguramente le estaban contando la vez que había prendido fuego a sus Barbies. Sus sobrinos corrían por el gran patio, disparándose con pistolas de agua y gritando a todo pulmón. Ann encajaba perfectamente en su familia, como ya había imaginado.
—¿Qué pasó con la chica del parque? —preguntó su madre.
Julia no necesitaba preguntar qué chica.
—Era simplemente una amiga.
—Humm. —Sacó una caja de velas y las puso en la tarta de chocolate—. Por supuesto, pero no parecía una amiga. —Julia no respondió y su madre continuó tal como sabía que haría—. No miras a Ann de la misma manera que te vi mirarla a ella.
—¿De qué manera?
—Como si pudieras mirarla durante el resto de tu vida.
En ciertos aspectos la prisión estatal de Idaho le recordaba a Lena a una escuela de secundaria. Tal vez fuera el linóleo o las sillas de plástico. O tal vez fuera el limpio olor a pino y a cuerpos sudorosos. Pero a diferencia de una escuela de secundaria la gran sala donde estaba sentada estaba llena de mujeres y bebés, y una sensación sofocante le oprimía el pecho.
Cruzó las manos sobre el regazo y esperó como el resto de las mujeres. La semana anterior había tratado de escribir a Kevin varias veces, pero cada vez le había resultado imposible continuar tras las primeras líneas. Tenía que verle. Quería ver su cara cuando le preguntara todas esas cosas que necesitaba saber.
Se abrió una puerta a su izquierda y los presos, con idénticos pantalones azules, entraron en la sala. Kevin era el tercero por la cola y en el momento que la vio se detuvo antes de continuar hacia la zona de visita. Gabrielle se levantó y lo observó caminar hacia ella con sus familiares ojos azules y el rubor cubriéndole el cuello y las mejillas.
—Me sorprendió que quisieras verme —dijo—. No he tenido muchas visitas.
Lena tomó asiento, y él se sentó al otro lado de la mesa.
—¿Tu familia no te ha visitado?
Él contempló el techo y se encogió de hombros.
—Algunas de mis hermanas, pero de todas formas no me alegra demasiado verlas.
Pensó en China y su amiga Nancy.
—¿Ninguna de tus novias?
—No estarás hablando en serio, ¿no? —Él le devolvió la mirada con el ceño fruncido—. No quiero que nadie me vea aquí. Estuve a punto de no verte a ti, pero supongo que tienes algunas preguntas y quieres respuestas.
—En realidad, sólo tengo una pregunta. —Respiró hondo—. ¿Me escogiste a propósito como socia para utilizarme de tapadera?
Él se recostó en la silla.
—¿Qué? ¿Has hablado con tu amiga Julia? —Tanto la pregunta como la cólera que había detrás la asombraron—. El día que me arrestaron me dijo que yo te había utilizado. En realidad tuvo el coraje de actuar como si ella no lo hubiera hecho también. Para colmo, al día siguiente vino a mi celda y me acusó de haberme aprovechado de ti. ¿No te parece irónico cuando fue él quien te utilizó para pillarme?
Por un momento consideró decirle la verdad sobre Julia y qué papel había jugado ella en su arresto, pero al final no lo hizo. Supuso que era porque no tenía fuerzas suficientes para discutir y, de todas formas, tampoco tenía importancia ahora. Ni siquiera sentía que le debiera nada.
—No has contestado a mi pregunta—le recordó—. ¿Me escogiste a propósito como socia para usarme como tapadera?
Kevin ladeó la cabeza y la estudió un momento.
—Sí. Al principio sí, pero resultaste ser más lista de lo que pensaba y también más observadora. Además, al final no hacía tantos negocios fuera de la tienda como había planeado.
Ella no sabía lo que había esperado sentir. Cólera, dolor, traición, tal vez un poco de cada cosa, pero lo único que sintió fue alivio. Podía seguir adelante con su vida. Un poco mayor, un poco más sabia, y bastante menos confiada. Todo gracias al hombre que se sentaba frente a ella.
—De hecho, estaba pensando en hacer todo legalmente hasta que los polis metieron las narices en mi vida.
—¿Quieres decir después de obtener el dinero de la venta del Monet de los Hillard?
Él se inclinó hacia delante y negó con la cabeza.
—No llores por esas personas. Son ricos y tienen seguro.
—¿Y eso hace que esté bien?
Él se encogió de hombros sin mostrar ni una pizca de remordimiento.
—No deberían tener una pintura tan cara en una casa con un sistema de seguridad tan penoso.
Una risa tonta se le escapó de los labios. Kevin no se sentía responsable de sus acciones. Incluso en una sociedad que culpaba del cáncer de pulmón a las compañías de tabaco y de las muertes por disparos a los fabricantes de armas, acusar a los Hillard del robo de su propia pintura era ser extremadamente sociópata. Pero la parte realmente espeluznante era que ella no se hubiera dado cuenta antes.
—Necesitas un psicólogo—dijo levantándose.
—¿Sólo porque no me sienta culpable de que a un montón de ricos les roben sus obras de arte y antigüedades?
Ella podría intentar explicárselo, pero sabía que sus palabras caerían en saco roto y en realidad ya no le importaba.
—De todas formas, a ti no te fue tan mal. El gobierno embargó todo mis bienes, pero tú aún conservas la tienda para que hagas con ella lo que quieras. Como te dije, no es para tanto.
Lena cogió las llaves del bolsillo de su falda.
—Por favor, no me escribas, ni intentes ponerte en contacto conmigo de ninguna manera.
Cuando cruzó las puertas de la prisión, se sintió invadida por una sensación de libertad que nada tenía que ver con la prisión que había dejado atrás. Había concluido una parte de su pasado. Ahora estaba lista para mirar al futuro. Preparada para dar un nuevo giro a su vida y ver hacia dónde la conducía.
Siempre lamentaría la pérdida de Anomaly. Había amado la tienda y había trabajado muy duro para que funcionara, pero una nueva idea le rondaba por la cabeza y ya planeaba cómo ponerla en marcha. Por primera vez en mucho tiempo, estaba entusiasmada y llena de energía. Ya era hora de que su karma diera un giro positivo. Había sido realmente castigada por lo que fuera que hubiera hecho.
Pensar en su nueva vida le llevaba a pensar en Julia Volkova. No trataba de engañarse a sí misma. Nunca se libraría completamente de sus sentimientos por él, pero cada día era un poco más fácil. Podía mirar las pinturas de Julia en el estudio sin sentir cómo el corazón se le desgarraba en el pecho. Seguía sintiendo un vacío, pero el dolor había disminuido. Podía pasarse horas sin pensar en ella. Creía que cuando acabara el año estaría casi preparada para buscar a otra alma gemela.

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Dom Jun 07, 2015 12:30 am

Capítulo 17

Los silenciosos limpiaparabrisas barrieron las gotas de lluvia del parabrisas cuando la última limusina serpenteaba por la carretera mojada que llevaba a la mansión Hillard. Las ruedas derrapaban cada metro que el vehículo avanzaba por el asfalto, y el nudo del estómago de Gabrielle se retorcía cada vez más. Sabía por experiencia que respirar profundamente no iba a ayudar. Hasta entonces, nunca le había preocupado estar en el mismo lugar que Julia Volkova. Había pasado un mes, dos semanas y tres días desde que le había dicho que la amaba y ella se había marchado. Era el momento de enfrentarse a ella otra vez.
Estaba preparada.
Lena cruzó las manos sobre el regazo y centró la atención en la mansión totalmente iluminada. La limusina se detuvo bajo una gran carpa que habían instalado delante de la puerta principal y el portero se dispuso a ayudar a Lena.
Llegaba tarde.
Probablemente era la última en llegar. Lo había planeado de ese modo. Lo había planeado todo, desde el recogido del pelo al vestido negro ajustado. De frente el vestido parecía conservador, algo que Audrey Hepburn se habría puesto, pero por detrás dejaba la espalda al descubierto hasta la cintura.
Algo muy sexy.
Muy a propósito.
El interior de la mansión Hillard parecía un hotel. Las puertas que daban a las distintas habitaciones habían sido abiertas para crear un gran espacio diáfano donde se distribuía la gente. La madera del suelo, las cornisas, las puertas en arco, los frisos y las columnas eran espectaculares y abrumadores al mismo tiempo, pero no eran nada comparados con la vista del valle que tenía el Rey de las Patatas. No cabía duda, Norris Hillard poseía la mejor vista de la ciudad.
Una pequeña orquesta llenaba la gran sala con jazz suave, y un grupo de gente bailaba al ritmo de la música relajante. Desde donde estaba, Lena podía ver la barra y el bufet contra la pared del fondo. No vio a Julia. Respiró hondo y exhaló muy lentamente para relajarse.
Sabía que estaba allí, en algún lado. Con el resto de los detectives, sargentos y tenientes, todos ellos trajeados. Esposas y novias colgaban de sus brazos, charlando y riendo como si esa noche se celebrara una fiesta cualquiera. Como si ella no tuviera el estómago en un puño y no estuviera tan nerviosa que tenía que obligarse a permanecer perfectamente quieta.
Entonces sintió su mirada una fracción de segundo antes de que sus ojos se encontraran con los suyos, con la persona que había conseguido que la amara y luego le había roto el corazón. Permanecía junto a un pequeño grupo de personas y sus ojos penetrantes se clavaron en ella con tal intensidad que impactaron en su corazón roto. Se había preparado para esa reacción traicionera y para el rubor ardiente que atravesó su piel. Había sabido qué ocurriría, y se obligó a permanecer allí y absorber cada detalle de su rostro. Las luces de las lámparas de araña que colgaban por encima de su cabeza iluminaban los rizos que le rozaban las orejas. Su mirada se movió por la nariz recta y esa boca que había soñado que la besaba por todas partes. Sintió cada latido de su corazón y contuvo el aliento. No hubo sorpresas. Había esperado que aquello ocurriese.
La gente se apartó y la mirada de Lena recorrió su traje gris oscuro y su camisa blanca. Sus hombros y la corbata gris claro. Ahora ya la había visto. Y no se había muerto. Estaría bien. Podía cerrar ese capítulo de su vida. Podía mirar al futuro. Pero a diferencia de la última vez que había visto a Kevin no se sintió libre de Julia.
En lugar de liberarse, la cólera fluyó desde su interior. La última vez que lo había visto había deseado ardientemente que él correspondiera a su amor. Había estado segura de que él sentiría algo por ella. Pero no había sido así y el dolor y la cólera se habían apoderado de su corazón y su alma. Demasiado para el amor verdadero.
Se recreó en su cara un momento más, luego se volvió y se encaminó hacia la barra. Nunca volvería a amar a alguien más de lo que ella la amara. Ni aspiraría a otro amor verdadero.
Ella le había dado la espalda. Había dado media vuelta y se había alejado, y Julia se sintió como si alguien le hubiera pateado en el pecho. Su mirada siguió la estela del pelo cobrizo mientras Gabrielle se abría camino entre la gente, y con cada paso que ella daba la opresión que Julia sentía en el pecho aumentaba un poco más. Pese a todo, nunca se había sentido más vivo. Pequeños estremecimientos de placer atravesaron su cuerpo y erizaron el vello de sus brazos. La gente que abarrotaba la mansión Hillard se movía y cambiaba de posición, sus voces eran un mero zumbido en sus oídos. Todo lo demás carecía de importancia. Todo excepto ella.
No había ocurrido como el K.O. que siempre había esperado. No lo había partido un rayo para que supiera que quería pasar toda la vida con ella. Nada tan doloroso. Amarla era más como una brisa fresca, como el cálido sol sobre su rostro.
Era la única verdad. Era Gabrielle en sí misma. Y lo único que había tenido que hacer para descubrirlo fue joderlo todo apartándola de su vida.
—El hijo de pu** se escondía bajo la cama con su novia —se rió uno de los patrulleros que había respondido a la llamada de Hillard la noche que su pintura fue robada. Los demás policías y sus esposas rieron también, pero Julia no. Sus pensamientos estaban al otro lado de la habitación.
Lena estaba mejor de lo que recordaba. Lo que parecía imposible, porque la recordaba como una especie de diosa del sol. Se había preguntado si acudiría esa noche y hasta el momento en que había entrado no se había percatado de que había estado conteniendo el aliento, esperándola.
Se excusó y se abrió paso entre la gente, saludando con la cabeza a los hombres con quienes trabajaba y a sus esposas, pero siguiendo con los ojos a la pelirroja del vestido con la espalda descubierta. Seguirle la pista no era difícil. Todo lo que tenía que hacer era guiarse por las cabezas que se giraban. Recordó la noche que le había dicho que llevara algo sexy a la fiesta de Kevin. Se lo había dicho medio en broma para irritarla un poco y ella en cambio se había puesto aquel horrible pichi azul. Pero esta noche, definitivamente, llevaba algo sexy. Tan sexy que se sentía impulsado a ponerle su chaqueta sobre los hombros y ocultarla a los ojos de los demás.
Tuvo que detenerse varias veces al cruzarse con amigos y colegas que lo paraban para charlar. Cuando alcanzó a Lena al final de la barra, el otro detective soltero, Dale Parker, se le había adelantado y había entablado conversación con ella. Normalmente, Julia no tenía nada en contra del novato, pero la atención que Dale prestaba al vestido de Lena le irritaba de una manera de padre y muy señor mío.
—Hola, Volky —dijo Dale, mientras le ofrecía a Lena un vaso de vino tinto. Ella sonrió agradecida al joven y por primera vez en la vida de Julia los celos arremetieron contra ella dejándolo noqueada.
—Parker. —Julia observó cómo la espalda de Lena se ponía rígida antes de que le mirase por encima del hombro—. Hola, Lena.
—Hola, Julia.
Había pasado toda una vida desde que había oído su voz y mirado sus ojos verdigrises. No la imagen de la cinta, sino a ella. Oírla y verla en persona aumentó la opresión del pecho de Julia todavía más, dejándolo sin aliento. Al tenerla tan cerca, se dio cuenta de cuánto la había añorado. Pero al encontrar su mirada fría e indiferente se percató de otra cosa: quizás era demasiado tarde.
Hubo veces en la vida de Julia en las que sintió que el miedo le haría estallar la cabeza. Era algo que había sentido a menudo cuando perseguía a delincuentes sin saber cómo acabaría todo. Lo había sentido entonces y lo sentía ahora. En el pasado, siempre había estado seguro de sí misma, seguro de que ganaría. Pero no estaba tan segura esta vez. En esta ocasión la apuesta era demasiado alta. Esta era una persecución a ciegas que no estaba seguro de que acabara como quería, pero no tenía alternativa. La amaba.
—¿Cómo estás?
—Genial. ¿Y tú?
«No tan genial.»
—Bien.
La empujaron desde atrás y se acercó un poco más a ella.
—¿Qué has estado haciendo últimamente?
—Pienso abrir una nueva tienda.
Estaba lo suficientemente cerca para olería. Olía a lilas.
—¿Qué vas a vender?
—Aceites esenciales y aromaterapias. Las cosas fueron tan bien en el Coeur Festival que creo que funcionará.
Ella olía a ese jabón que le había frotado por todo el cuerpo aquel día en la ducha tras haber hecho el amor.
—¿La vas a abrir en Hyde Park?
—No. Las expectativas para negocios alternativos son mejores en Old Boise. Ya he encontrado un local. El alquiler es más alto que en Hyde Park, pero una vez que venda Anomaly, podré permitirme el lujo. No tendré empleados y tengo tanto material que me sale por las orejas, por lo que mis costes iníciales serán razonablemente bajos. Cuando consiga alquilar el local...
Estar quieta sin tocarla requirió cada gramo de autodisciplina que poseía. Posó la mirada en los labios de Lena y observó cómo hablaba cuando lo que en realidad quería era cubrirle la boca con la suya. La observó hablar cuando lo único que deseaba era llevarla a su casa y tenerla sólo para él. Su madre estaba en lo cierto.
Podría pasarse el resto de su vida mirándola. En todas partes, desde la coronilla hasta la punta de los pies. Quería acariciarle la marca, hacerle el amor y mirarla mientras dormía.
Quería preguntarle si aún le amaba.
—¿... no es cierto, Volky?
No tenía ni la más remota idea de lo que Dale le estaba preguntando. Ni le importaba.
—¿Puedo hablar contigo un minuto, Lena?
—En realidad —respondió Dale por ella— acababa de pedirle que bailara conmigo cuando tú llegaste y me había dicho que sí.
Julia no tenía experiencia para manejar los celos que ardían como lava líquida en su estómago. La miró a la cara y le dijo:
—Pues ya puedes decirle que no.
En el momento en que las palabras salieron de su boca supo que había cometido un error.
Lena entrecerró los ojos y abrió la boca para negarse.
—¿Dónde está tu novia? —preguntó Dale antes de que ella tuviera oportunidad de mandarlo al infierno.
Ella cerró la boca y guardó silencio.
«Jesús. ¿Qué había hecho para merecer esto?»
—No tengo novia—dijo él apretando los dientes.
—¿Entonces quién es la mujer de ese bar de la Octava?
—Sólo es una amiga.
—¿Sólo una amiga y te trae el almuerzo?
Julia se preguntó si el detective novato tendría un especial interés en que la nariz pasara a formarle parte de la oreja izquierda.
—Así es.
Dale miró a Lena.
—¿Preparada?
—Sí. —Y sin mirar ni una sola vez en su dirección, ella dejó la copa en la barra y guiada por Dale, que había posado la mano en el hueco de su espalda desnuda, se dirigió a la pista de baile.
Julia pidió una cerveza en la barra, luego miró a través de una de las puertas en arco hacia la oscura pista de baile de otra de las habitaciones. No necesitaba buscar a Lena, con su altura era fácil de encontrar.
Era un infierno ver a la mujer que amaba en los brazos de alguien.
Observar el destello de su blanca sonrisa cuando se reía de algún chiste estúpido y sentirse incapaz de hacer nada sin parecer una jodida celosa. Se tomó un largo trago de cerveza sin apartar la mirada de Lena. Podría no haberse dado cuenta de cuánto la amaba hasta que la vio entrar en la habitación esa noche, pero eso no quería decir que no lo sintiera con cada fibra de su ser. Que no lo sintiera en cada latido doloroso de su corazón.
Winston Densley y su pareja avanzaron hasta la barra al lado de Julia y los dos hablaron y discutieron sobre las características más interesantes del cuarto de baño de los Hillard, como el inodoro de oro con el asiento caliente. Julia se sorprendió a sí mismo al tener la paciencia de esperar unos cinco minutos antes de colocar la cerveza en la barra y avanzar hacia la abarrotada pista de baile. Una música al estilo Kenny G., que Julia normalmente evitaba como una enfermedad cardiaca, terminó justo cuando posó la mano en el hombro del detective Parker.
—Mi turno.
—Más tarde.
—Ahora.
—Eso depende de Lena.
A través del espacio oscuro que los separaba, su mirada quedó atrapada en la de Julia y dijo:
—Está bien, Dale. Escucharé lo que tenga que decir y luego me dejará en paz el resto de la noche.
—¿Estás segura?
—Sí.
Dale miró a Julia y sacudió la cabeza.
—Eres una cabrona, Volkova.
—Sí, pues demándame.
La música comenzó de nuevo y Julia la cogió de la mano y le rodeó la cintura con el otro brazo. Ella se mantuvo tiesa como una vara dentro de su abrazo, pero tenerla así otra vez era como regresar a casa después de una larga ausencia.
—¿Qué quieres? —preguntó ella en su oído.
A ti, pensó, pero creyó que a ella no le gustaría oír esa respuesta en aquel momento. Necesitaban aclarar las cosas entre ellos antes de decirle lo que sentía por ella.
—Dejé de ver a Ann hace una semana.
—¿Qué pasó, te dejó?
Estaba muy dolida. La resarciría. La apretó contra el pecho. Sus senos le rozaron las solapas de la chaqueta y él deslizó la palma de la mano por la espalda desnuda. Un dolor familiar se asentó en la boca de su estómago y se extendió a su ingle.
—No, Ann nunca fue mi novia.
—Vaya, ¿fingías también con ella?
Estaba enojada. Se lo merecía.
—No. Ella nunca fue mi colaboradora como tú. La conozco desde que éramos niños. —Movió la mano por su piel suave y enterró la nariz en su pelo. Cerró los ojos y aspiró el perfume. Su olor le recordó el día que la había visto flotando en la pequeña piscina—. Salía con su hermana.
—¿Y su hermana era una novia real o ficticia?
Julia suspiró y abrió los ojos.
—Estás enojada conmigo y te da igual lo que diga.
—No estoy enojada.
—Lo estás.
Ella se echó hacia atrás y la miró, estaba en lo cierto. Sus ojos ardían, ya no eran fríos e indiferentes. Lo cual, pensó, podía ser bueno o malo según se mirase.
—Dime por qué estás tan enojada—la provocó, esperando oír cuánto le habían dolido las palabras que le dijo aquella noche en el porche. Después de que lo escupiera todo, podría arreglar las cosas.
—¡Me trajiste una magdalena del bar de tu novia la mañana que hicimos el amor!
Eso no era lo que él había esperado oír. De hecho, nada era como había esperado.
—¿Qué?
Ella miró a algún punto por encima del hombro izquierdo de Julia, como si mirarle la lastimara demasiado.
—Me trajiste...
—Ya te he oído —la interrumpió y rápidamente echó un vistazo alrededor para ver si las otras parejas la habían oído también.
Ella no lo había dicho precisamente en voz baja. No sabía que tenía que ver haber comprado una magdalena con la mañana que habían hecho el amor. También le había llevado un bocadillo de pavo del bar de Ann. Menuda cosa. Pero no mencionó el bocadillo porque reconocía que era una de esas conversaciones que nunca entendería y que jamás ganaría. En vez de eso se llevó la mano de Lena a los labios y le besó los nudillos.
—Vuelve a casa conmigo. Podemos hablar allí. Te he echado de menos.
—Puedo sentir cuánto me añoras por cómo te presionas contra mi muslo —dijo ella, pero seguía sin mirarle.
Si ella pensaba que el obvio deseo que sentía iba a hacer que se avergonzara, iba a tener que esperar sentada.
—No me avergüenza desearte. Y sí, he añorado tocarte y abrazarte, y quiero hacerlo otra vez. Pero eso no es todo lo que he sentido desde que dejaste la ciudad. — Le tomó la cara entre las manos, obligándola a mirarlo de nuevo—. He echado de menos la manera que miras alrededor cuando crees que tu karma va a atraparte. He añorado observarte caminar y la forma en que te metes el pelo detrás de las orejas. He añorado el sonido de tu voz y tus intentos de ser una vegetariana de verdad. He echado de menos que creas que eres pacifista mientras me golpeas el brazo. Te he echado de menos, Len.
Ella parpadeó dos veces y él creyó que iba a ablandarse.
—Cuando estuve fuera, ¿sabías dónde estaba?
—Sí.
Ella se apartó de su abrazo.
—Entonces no me añorabas tanto, ¿no?
Julia no tenía una respuesta sencilla para eso.
—Mantente fuera de mi vida —dijo ella, luego salió de la pista de baile.
Julia no la siguió. Verla alejarse de él lo sumía en el infierno más absoluto, pero hacía ocho años que era detective y había aprendido cuándo detenerse en una persecución y esperar a que las cosas se enfriaran.
Pero no esperaría demasiado. Ya había desperdiciado bastante tiempo negándose a sí mismo la mujer que quería y necesitaba en su vida. Cenar cada noche a las seis y tener los calcetines emparejados no iba a hacerle feliz, pero Lena sí le haría feliz. Ahora comprendía lo que le había dicho esa noche en el porche. Ella era su alma gemela. Julia era su alma gemela. La amaba y ella le amaba. Algo así no desaparecía, y menos en un mes.
Julia no era una persona paciente, pero lo que le faltaba de paciencia lo suplía con tenacidad. Mientras esperaba, la cortejaría. Bueno, no tenía demasiada experiencia en ese campo, pero a las mujeres les encantaban ese tipo de cosas. Estaba segura de que sabría cómo hacerlo.
Estaba segura de que podría cortejar a Lena Katina hasta en el infierno.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Dom Jun 07, 2015 12:32 am

Capítulo 17

Los silenciosos limpiaparabrisas barrieron las gotas de lluvia del parabrisas cuando la última limusina serpenteaba por la carretera mojada que llevaba a la mansión Hillard. Las ruedas derrapaban cada metro que el vehículo avanzaba por el asfalto, y el nudo del estómago de Gabrielle se retorcía cada vez más. Sabía por experiencia que respirar profundamente no iba a ayudar. Hasta entonces, nunca le había preocupado estar en el mismo lugar que Julia Volkova. Había pasado un mes, dos semanas y tres días desde que le había dicho que la amaba y ella se había marchado. Era el momento de enfrentarse a ella otra vez.
Estaba preparada.
Lena cruzó las manos sobre el regazo y centró la atención en la mansión totalmente iluminada. La limusina se detuvo bajo una gran carpa que habían instalado delante de la puerta principal y el portero se dispuso a ayudar a Lena.
Llegaba tarde.
Probablemente era la última en llegar. Lo había planeado de ese modo. Lo había planeado todo, desde el recogido del pelo al vestido negro ajustado. De frente el vestido parecía conservador, algo que Audrey Hepburn se habría puesto, pero por detrás dejaba la espalda al descubierto hasta la cintura.
Algo muy sexy.
Muy a propósito.
El interior de la mansión Hillard parecía un hotel. Las puertas que daban a las distintas habitaciones habían sido abiertas para crear un gran espacio diáfano donde se distribuía la gente. La madera del suelo, las cornisas, las puertas en arco, los frisos y las columnas eran espectaculares y abrumadores al mismo tiempo, pero no eran nada comparados con la vista del valle que tenía el Rey de las Patatas. No cabía duda, Norris Hillard poseía la mejor vista de la ciudad.
Una pequeña orquesta llenaba la gran sala con jazz suave, y un grupo de gente bailaba al ritmo de la música relajante. Desde donde estaba, Lena podía ver la barra y el bufet contra la pared del fondo. No vio a Julia. Respiró hondo y exhaló muy lentamente para relajarse.
Sabía que estaba allí, en algún lado. Con el resto de los detectives, sargentos y tenientes, todos ellos trajeados. Esposas y novias colgaban de sus brazos, charlando y riendo como si esa noche se celebrara una fiesta cualquiera. Como si ella no tuviera el estómago en un puño y no estuviera tan nerviosa que tenía que obligarse a permanecer perfectamente quieta.
Entonces sintió su mirada una fracción de segundo antes de que sus ojos se encontraran con los suyos, con la persona que había conseguido que la amara y luego le había roto el corazón. Permanecía junto a un pequeño grupo de personas y sus ojos penetrantes se clavaron en ella con tal intensidad que impactaron en su corazón roto. Se había preparado para esa reacción traicionera y para el rubor ardiente que atravesó su piel. Había sabido qué ocurriría, y se obligó a permanecer allí y absorber cada detalle de su rostro. Las luces de las lámparas de araña que colgaban por encima de su cabeza iluminaban los rizos que le rozaban las orejas. Su mirada se movió por la nariz recta y esa boca que había soñado que la besaba por todas partes. Sintió cada latido de su corazón y contuvo el aliento. No hubo sorpresas. Había esperado que aquello ocurriese.
La gente se apartó y la mirada de Lena recorrió su traje gris oscuro y su camisa blanca. Sus hombros y la corbata gris claro. Ahora ya la había visto. Y no se había muerto. Estaría bien. Podía cerrar ese capítulo de su vida. Podía mirar al futuro. Pero a diferencia de la última vez que había visto a Kevin no se sintió libre de Julia.
En lugar de liberarse, la cólera fluyó desde su interior. La última vez que lo había visto había deseado ardientemente que él correspondiera a su amor. Había estado segura de que él sentiría algo por ella. Pero no había sido así y el dolor y la cólera se habían apoderado de su corazón y su alma. Demasiado para el amor verdadero.
Se recreó en su cara un momento más, luego se volvió y se encaminó hacia la barra. Nunca volvería a amar a alguien más de lo que ella la amara. Ni aspiraría a otro amor verdadero.
Ella le había dado la espalda. Había dado media vuelta y se había alejado, y Julia se sintió como si alguien le hubiera pateado en el pecho. Su mirada siguió la estela del pelo cobrizo mientras Gabrielle se abría camino entre la gente, y con cada paso que ella daba la opresión que Julia sentía en el pecho aumentaba un poco más. Pese a todo, nunca se había sentido más vivo. Pequeños estremecimientos de placer atravesaron su cuerpo y erizaron el vello de sus brazos. La gente que abarrotaba la mansión Hillard se movía y cambiaba de posición, sus voces eran un mero zumbido en sus oídos. Todo lo demás carecía de importancia. Todo excepto ella.
No había ocurrido como el K.O. que siempre había esperado. No lo había partido un rayo para que supiera que quería pasar toda la vida con ella. Nada tan doloroso. Amarla era más como una brisa fresca, como el cálido sol sobre su rostro.
Era la única verdad. Era Gabrielle en sí misma. Y lo único que había tenido que hacer para descubrirlo fue joderlo todo apartándola de su vida.
—El hijo de pu** se escondía bajo la cama con su novia —se rió uno de los patrulleros que había respondido a la llamada de Hillard la noche que su pintura fue robada. Los demás policías y sus esposas rieron también, pero Julia no. Sus pensamientos estaban al otro lado de la habitación.
Lena estaba mejor de lo que recordaba. Lo que parecía imposible, porque la recordaba como una especie de diosa del sol. Se había preguntado si acudiría esa noche y hasta el momento en que había entrado no se había percatado de que había estado conteniendo el aliento, esperándola.
Se excusó y se abrió paso entre la gente, saludando con la cabeza a los hombres con quienes trabajaba y a sus esposas, pero siguiendo con los ojos a la pelirroja del vestido con la espalda descubierta. Seguirle la pista no era difícil. Todo lo que tenía que hacer era guiarse por las cabezas que se giraban. Recordó la noche que le había dicho que llevara algo sexy a la fiesta de Kevin. Se lo había dicho medio en broma para irritarla un poco y ella en cambio se había puesto aquel horrible pichi azul. Pero esta noche, definitivamente, llevaba algo sexy. Tan sexy que se sentía impulsado a ponerle su chaqueta sobre los hombros y ocultarla a los ojos de los demás.
Tuvo que detenerse varias veces al cruzarse con amigos y colegas que lo paraban para charlar. Cuando alcanzó a Lena al final de la barra, el otro detective soltero, Dale Parker, se le había adelantado y había entablado conversación con ella. Normalmente, Julia no tenía nada en contra del novato, pero la atención que Dale prestaba al vestido de Lena le irritaba de una manera de padre y muy señor mío.
—Hola, Volky —dijo Dale, mientras le ofrecía a Lena un vaso de vino tinto. Ella sonrió agradecida al joven y por primera vez en la vida de Julia los celos arremetieron contra ella dejándolo noqueada.
—Parker. —Julia observó cómo la espalda de Lena se ponía rígida antes de que le mirase por encima del hombro—. Hola, Lena.
—Hola, Julia.
Había pasado toda una vida desde que había oído su voz y mirado sus ojos verdigrises. No la imagen de la cinta, sino a ella. Oírla y verla en persona aumentó la opresión del pecho de Julia todavía más, dejándolo sin aliento. Al tenerla tan cerca, se dio cuenta de cuánto la había añorado. Pero al encontrar su mirada fría e indiferente se percató de otra cosa: quizás era demasiado tarde.
Hubo veces en la vida de Julia en las que sintió que el miedo le haría estallar la cabeza. Era algo que había sentido a menudo cuando perseguía a delincuentes sin saber cómo acabaría todo. Lo había sentido entonces y lo sentía ahora. En el pasado, siempre había estado seguro de sí misma, seguro de que ganaría. Pero no estaba tan segura esta vez. En esta ocasión la apuesta era demasiado alta. Esta era una persecución a ciegas que no estaba seguro de que acabara como quería, pero no tenía alternativa. La amaba.
—¿Cómo estás?
—Genial. ¿Y tú?
«No tan genial.»
—Bien.
La empujaron desde atrás y se acercó un poco más a ella.
—¿Qué has estado haciendo últimamente?
—Pienso abrir una nueva tienda.
Estaba lo suficientemente cerca para olería. Olía a lilas.
—¿Qué vas a vender?
—Aceites esenciales y aromaterapias. Las cosas fueron tan bien en el Coeur Festival que creo que funcionará.
Ella olía a ese jabón que le había frotado por todo el cuerpo aquel día en la ducha tras haber hecho el amor.
—¿La vas a abrir en Hyde Park?
—No. Las expectativas para negocios alternativos son mejores en Old Boise. Ya he encontrado un local. El alquiler es más alto que en Hyde Park, pero una vez que venda Anomaly, podré permitirme el lujo. No tendré empleados y tengo tanto material que me sale por las orejas, por lo que mis costes iníciales serán razonablemente bajos. Cuando consiga alquilar el local...
Estar quieta sin tocarla requirió cada gramo de autodisciplina que poseía. Posó la mirada en los labios de Lena y observó cómo hablaba cuando lo que en realidad quería era cubrirle la boca con la suya. La observó hablar cuando lo único que deseaba era llevarla a su casa y tenerla sólo para él. Su madre estaba en lo cierto.
Podría pasarse el resto de su vida mirándola. En todas partes, desde la coronilla hasta la punta de los pies. Quería acariciarle la marca, hacerle el amor y mirarla mientras dormía.
Quería preguntarle si aún le amaba.
—¿... no es cierto, Volky?
No tenía ni la más remota idea de lo que Dale le estaba preguntando. Ni le importaba.
—¿Puedo hablar contigo un minuto, Lena?
—En realidad —respondió Dale por ella— acababa de pedirle que bailara conmigo cuando tú llegaste y me había dicho que sí.
Julia no tenía experiencia para manejar los celos que ardían como lava líquida en su estómago. La miró a la cara y le dijo:
—Pues ya puedes decirle que no.
En el momento en que las palabras salieron de su boca supo que había cometido un error.
Lena entrecerró los ojos y abrió la boca para negarse.
—¿Dónde está tu novia? —preguntó Dale antes de que ella tuviera oportunidad de mandarlo al infierno.
Ella cerró la boca y guardó silencio.
«Jesús. ¿Qué había hecho para merecer esto?»
—No tengo novia—dijo él apretando los dientes.
—¿Entonces quién es la mujer de ese bar de la Octava?
—Sólo es una amiga.
—¿Sólo una amiga y te trae el almuerzo?
Julia se preguntó si el detective novato tendría un especial interés en que la nariz pasara a formarle parte de la oreja izquierda.
—Así es.
Dale miró a Lena.
—¿Preparada?
—Sí. —Y sin mirar ni una sola vez en su dirección, ella dejó la copa en la barra y guiada por Dale, que había posado la mano en el hueco de su espalda desnuda, se dirigió a la pista de baile.
Julia pidió una cerveza en la barra, luego miró a través de una de las puertas en arco hacia la oscura pista de baile de otra de las habitaciones. No necesitaba buscar a Lena, con su altura era fácil de encontrar.
Era un infierno ver a la mujer que amaba en los brazos de alguien.
Observar el destello de su blanca sonrisa cuando se reía de algún chiste estúpido y sentirse incapaz de hacer nada sin parecer una jodida celosa. Se tomó un largo trago de cerveza sin apartar la mirada de Lena. Podría no haberse dado cuenta de cuánto la amaba hasta que la vio entrar en la habitación esa noche, pero eso no quería decir que no lo sintiera con cada fibra de su ser. Que no lo sintiera en cada latido doloroso de su corazón.
Winston Densley y su pareja avanzaron hasta la barra al lado de Julia y los dos hablaron y discutieron sobre las características más interesantes del cuarto de baño de los Hillard, como el inodoro de oro con el asiento caliente. Julia se sorprendió a sí mismo al tener la paciencia de esperar unos cinco minutos antes de colocar la cerveza en la barra y avanzar hacia la abarrotada pista de baile. Una música al estilo Kenny G., que Julia normalmente evitaba como una enfermedad cardiaca, terminó justo cuando posó la mano en el hombro del detective Parker.
—Mi turno.
—Más tarde.
—Ahora.
—Eso depende de Lena.
A través del espacio oscuro que los separaba, su mirada quedó atrapada en la de Julia y dijo:
—Está bien, Dale. Escucharé lo que tenga que decir y luego me dejará en paz el resto de la noche.
—¿Estás segura?
—Sí.
Dale miró a Julia y sacudió la cabeza.
—Eres una cabrona, Volkova.
—Sí, pues demándame.
La música comenzó de nuevo y Julia la cogió de la mano y le rodeó la cintura con el otro brazo. Ella se mantuvo tiesa como una vara dentro de su abrazo, pero tenerla así otra vez era como regresar a casa después de una larga ausencia.
—¿Qué quieres? —preguntó ella en su oído.
A ti, pensó, pero creyó que a ella no le gustaría oír esa respuesta en aquel momento. Necesitaban aclarar las cosas entre ellos antes de decirle lo que sentía por ella.
—Dejé de ver a Ann hace una semana.
—¿Qué pasó, te dejó?
Estaba muy dolida. La resarciría. La apretó contra el pecho. Sus senos le rozaron las solapas de la chaqueta y él deslizó la palma de la mano por la espalda desnuda. Un dolor familiar se asentó en la boca de su estómago y se extendió a su ingle.
—No, Ann nunca fue mi novia.
—Vaya, ¿fingías también con ella?
Estaba enojada. Se lo merecía.
—No. Ella nunca fue mi colaboradora como tú. La conozco desde que éramos niños. —Movió la mano por su piel suave y enterró la nariz en su pelo. Cerró los ojos y aspiró el perfume. Su olor le recordó el día que la había visto flotando en la pequeña piscina—. Salía con su hermana.
—¿Y su hermana era una novia real o ficticia?
Julia suspiró y abrió los ojos.
—Estás enojada conmigo y te da igual lo que diga.
—No estoy enojada.
—Lo estás.
Ella se echó hacia atrás y la miró, estaba en lo cierto. Sus ojos ardían, ya no eran fríos e indiferentes. Lo cual, pensó, podía ser bueno o malo según se mirase.
—Dime por qué estás tan enojada—la provocó, esperando oír cuánto le habían dolido las palabras que le dijo aquella noche en el porche. Después de que lo escupiera todo, podría arreglar las cosas.
—¡Me trajiste una magdalena del bar de tu novia la mañana que hicimos el amor!
Eso no era lo que él había esperado oír. De hecho, nada era como había esperado.
—¿Qué?
Ella miró a algún punto por encima del hombro izquierdo de Julia, como si mirarle la lastimara demasiado.
—Me trajiste...
—Ya te he oído —la interrumpió y rápidamente echó un vistazo alrededor para ver si las otras parejas la habían oído también.
Ella no lo había dicho precisamente en voz baja. No sabía que tenía que ver haber comprado una magdalena con la mañana que habían hecho el amor. También le había llevado un bocadillo de pavo del bar de Ann. Menuda cosa. Pero no mencionó el bocadillo porque reconocía que era una de esas conversaciones que nunca entendería y que jamás ganaría. En vez de eso se llevó la mano de Lena a los labios y le besó los nudillos.
—Vuelve a casa conmigo. Podemos hablar allí. Te he echado de menos.
—Puedo sentir cuánto me añoras por cómo te presionas contra mi muslo —dijo ella, pero seguía sin mirarle.
Si ella pensaba que el obvio deseo que sentía iba a hacer que se avergonzara, iba a tener que esperar sentada.
—No me avergüenza desearte. Y sí, he añorado tocarte y abrazarte, y quiero hacerlo otra vez. Pero eso no es todo lo que he sentido desde que dejaste la ciudad. — Le tomó la cara entre las manos, obligándola a mirarlo de nuevo—. He echado de menos la manera que miras alrededor cuando crees que tu karma va a atraparte. He añorado observarte caminar y la forma en que te metes el pelo detrás de las orejas. He añorado el sonido de tu voz y tus intentos de ser una vegetariana de verdad. He echado de menos que creas que eres pacifista mientras me golpeas el brazo. Te he echado de menos, Len.
Ella parpadeó dos veces y él creyó que iba a ablandarse.
—Cuando estuve fuera, ¿sabías dónde estaba?
—Sí.
Ella se apartó de su abrazo.
—Entonces no me añorabas tanto, ¿no?
Julia no tenía una respuesta sencilla para eso.
—Mantente fuera de mi vida —dijo ella, luego salió de la pista de baile.
Julia no la siguió. Verla alejarse de él lo sumía en el infierno más absoluto, pero hacía ocho años que era detective y había aprendido cuándo detenerse en una persecución y esperar a que las cosas se enfriaran.
Pero no esperaría demasiado. Ya había desperdiciado bastante tiempo negándose a sí mismo la mujer que quería y necesitaba en su vida. Cenar cada noche a las seis y tener los calcetines emparejados no iba a hacerle feliz, pero Lena sí le haría feliz. Ahora comprendía lo que le había dicho esa noche en el porche. Ella era su alma gemela. Julia era su alma gemela. La amaba y ella le amaba. Algo así no desaparecía, y menos en un mes.
Julia no era una persona paciente, pero lo que le faltaba de paciencia lo suplía con tenacidad. Mientras esperaba, la cortejaría. Bueno, no tenía demasiada experiencia en ese campo, pero a las mujeres les encantaban ese tipo de cosas. Estaba segura de que sabría cómo hacerlo.
Estaba segura de que podría cortejar a Lena Katina hasta en el infierno.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Admin el Dom Jun 07, 2015 12:37 am

Capítulo 18

A las nueve en punto del día siguiente llegó la primera docena de rosas. Eran preciosas, puras y blancas, y eran de Julia. Había garabateado su nombre en una tarjeta, por eso sabía que eran de ella. Sólo su nombre. Lena no sabía qué significaban, pero no estaba por la labor de leer entre líneas. Ya lo había hecho una vez. Había imaginado demasiadas cosas por la forma en que la había besado y por cómo le había hecho el amor, y había terminado pagándolo.
La segunda docena eran rojas. La tercera, rosas. Su fragancia llenaba la casa.
Aun así, se negaba en redondo a imaginarse qué querían decir. Pero cuando se percató de que de nuevo esperaba su llamada como el día del arresto de Kevin, se puso una camiseta y unos pantalones cortos y salió a correr.
No iba a esperar. Necesitaba aclarar las ideas. Necesitaba decidir qué iba a hacer porque creía que no podría pasar otra noche como la anterior. Verla le dolía demasiado. Había creído ser lo suficientemente fuerte para enfrentarse a la otra mitad de su alma, pero no lo era. No podía mirar a los ojos a la persona que amaba sabiendo que no la correspondía. Especialmente ahora que se había enterado de que la mañana que había hecho el amor con ella, había visitado antes a su novia.
Saber que existía la mujer del bar había sido una puñalada más en su corazón herido.
A la propietaria de un bar le gustaría cocinar. Estaba segura de que no le importaría limpiar la casa y hacer de lavandera para Julia. Ese tipo de cosas que había dicho que eran tan importantes aquel día en el almacén cuando la había empujado contra la pared y la había besado hasta que apenas pudo respirar.
Lena pasó por delante de St. John's, a algunas manzanas de su casa. Las puertas estaban abiertas y la música de órgano salía a través de la entrada de madera de la vieja catedral. Lena se preguntó si Julia era católica, protestante o atea. Luego se acordó de que había dicho que había asistido a una escuela parroquial, por lo que quizá fuera católico. De todas maneras ya no tenía importancia.
Corrió después por delante de uno de los institutos de Boise y dio cuatro vueltas alrededor de la pista de la escuela antes de regresar otra vez en dirección a casa. De vuelta a una casa repleta de las flores que Julia había enviado. De regreso a la confusión que había sentido desde el día que le conoció. En ese momento estaba más confusa que nunca. El aire fresco no había ayudado en absoluto a despejarle la cabeza, aunque sí sabía una cosa con seguridad. Si Julia llamaba, le diría que tenía que dejarla en paz. Nada de llamadas, ni flores. No quería verle.
Creía que las posibilidades de que se encontraran accidentalmente eran escasas.
Era una detective que investigaba robos, y no preveía que le fueran a robar en el futuro. Pensaba abrir una tienda de aceites esenciales y no se imaginaba a Julia como cliente potencial. No había ninguna posibilidad de que se encontraran otra vez.
Pero Julia la estaba esperando en el porche sentada en las escaleras con los pies plantados un escalón más abajo que el cuerpo y los brazos apoyados en los muslos, balanceando las gafas de sol con la mano que coleaba entre sus rodillas. La vio acercarse y se levantó lentamente. No importaba lo que se dijera a sí misma, ese corazón tan traidor que tenía se empapó de su imagen. Luego, como si creyese que ella iba a decir algo que no quería oír, levantó una mano para detenerla. Pero en realidad Lena no sabía qué decir, aún no había pensado nada coherente.
—Antes de que me eches —comenzó—, tengo algo que decirte.
Julia se había puesto unos pantalones caquis y una camisa de algodón que había remangado hasta los codos. Estaba tan buena que quiso extender la mano para tocarle, pero por supuesto no lo hizo.
—Ya oí anoche lo que tenías que decir —dijo ella.
—No sé qué pasó anoche, pero definitivamente no dije todo lo que tenía que decirte. —Cambió el peso de un pie a otro—. ¿Vas a invitarme a entrar?
—No.
Julia clavó los ojos en ella durante un momento.
—¿Recibiste las rosas?
—Sí.
—Ah... Bien... Er... —Julia abrió la boca, la cerró, luego volvió a intentarlo—. No sé por dónde empezar. Supongo que metiendo la pata de nuevo. —Hizo una pausa y luego añadió—: Siento haberte lastimado.
Ella no fue capaz de mirarle y bajó la vista a los pies.
—¿Por eso me mandaste las flores?
—Sí.
En cuanto escuchó su respuesta se dio cuenta de que no debería haber preguntado. También se percató de que una diminuta parte de su masoquista corazón tenía la esperanza de que ella hubiera enviado las flores porque la amaba de la misma manera que ella lo amaba.
—Se acabó. No quiero saber nada más.
—No te creo.
—Cree lo que quieras. —Pasó por su lado para alcanzar la seguridad de su casa antes de echarse a llorar. Lo último que quería era que Julia la viera llorar.
Julia extendió la mano y la cogió del brazo.
—Por favor, no te alejes de mí otra vez. Sé que te hice daño cuando me marché la noche que me dijiste que me amabas, pero Len, con ésta son ya dos veces las que te has alejado de mí.
Ella se detuvo. No porque la sujetara del brazo sino porque algo en su voz captó su atención y la obligó a detenerse. Algo que nunca antes había percibido. Algo en la manera en que Julia había dicho su nombre.
—¿Cuándo me alejé de ti?
—Anoche, y cada paso que te distanciaba de mí me hizo sentir como un perro. Como ya te dije, sé que te hice daño, ¿pero no crees que podemos hacer una tregua? ¿No crees que aún estamos a tiempo? —Le deslizó la palma de la mano bajo el brazo y la cogió de la mano—. ¿No crees que va siendo hora de que me dejes resarcirte?— Sacó algo del bolsillo y le apretó un disco de metal contra la palma de la mano—. Soy la mitad de tu alma —dijo—. Y tú eres la mitad de la mía. Juntas estamos completas.
Lena abrió la mano y miró al colgante blanco y negro que colgaba de una cadena de plata. Ying y yang. Julia lo había comprendido.
—Tenemos un futuro juntas —la besó en la coronilla—. Te amo.
Ella le oyó, pero no pudo hablar por las emociones que se expandían como un globo en su pecho. Se quedó mirando el collar y lo que representaba. Si lo creía, si confiaba en ella, tendría todo lo que su corazón deseaba.
—Y en el caso de que pienses decirme que salga de tu vida otra vez, hay otra cosa que deberías considerar. Simplemente piensa en todo el buen karma que puedes conseguirte cuando me reformes.
Le miró a la cara con la vista empañada por las lágrimas.
—¿Qué quieres decir?
—Bien, puedes reformarme. Quiero decir que puedes intentarlo.
Ella sacudió la cabeza mientras una lágrima se deslizaba por su mejilla.
—Quiero decir, ¿me amas de verdad, Julia?
—Con toda mi alma —dijo sin titubear—. Quiero pasar el resto de mi vida haciéndote feliz. —Le limpió las mejillas mojadas con el dorso de la mano y preguntó—: ¿Me amas todavía, Lena?
Sonaba tan insegura y su mirada era tan ansiosa que ella no pudo evitar sonreír.
—Sí, todavía te amo. —Un alivio absoluto suavizó sus ojos y ella añadió—: Aunque no creo que lo merezcas.
—Sé que no te merezco.
—¿Quieres entrar de todas maneras?
Un largo suspiro escapó de su pecho.
—Sí.
La siguió a la casa y esperó hasta que ella cerró la puerta antes de abrazarla. La agarró por los hombros y la apretó contra su pecho.
—Te he echado de menos —dijo llenándole la cara y el cuello de besos.
Luego se echó hacia atrás, buscó su mirada, y sus labios descendieron sobre los de ella. Hundió la lengua con rapidez dentro de su boca y ella le rodeó el cuello con los brazos. Inmediatamente, movió las manos por todos lados. Caricias ávidas en su espalda, en su trasero, ahuecando sus senos. Le rozó los pezones con los pulgares, que se endurecieron automáticamente. Lena se sintió completamente consumida.
Perdida en sus brazos. En su abrazo. En ella. Amándole como Julia la amaba a ella.
Ella se retiró para recobrar el aliento.
—Estoy sudorosa. Tengo que darme una ducha.
—No me importa.
—A mí sí.
Julia respiró hondo y dejó caer los brazos.
—De acuerdo, no vine para obligarte a hacer algo que no quisieras. Sé que te hice daño y que seguramente no tienes ganas de hacer el amor conmigo ahora mismo. Puedo esperar. —Soltó una bocanada de aire y se pasó los dedos por el pelo—. Bueno, te esperaré. Simplemente... —hizo una pausa y miró alrededor—, leeré una revista o algo por el estilo.
Ella intentó no reírse.
—Puedes hacer eso. O puedes acompañarme.
La mirada de Julia voló a la suya y Lena le cogió de la mano. Le condujo al cuarto de baño y de alguna manera en el trayecto ella perdió la camiseta y Julia la camisa. Se detuvo para recorrerle el cuello con la boca abierta. Lena soltó su sujetador deportivo y ofreció sus senos a sus manos ansiosas. Una profunda aura roja las rodeó a ambas. Con pasión y con algo que no había estado allí antes: el amor de Julia, que se derramó a través de ella como una ola cálida, erizándole el vello de los brazos.
—Eres la persona más bella que conozco —dijo contra su garganta—. Quiero pasarme el resto de mi vida mirándote, quiero vivir contigo y hacerte feliz.
Lena la besó profundamente, su lengua tocó y persiguió la suya. Julia pasó las palmas de las manos por los excitados pezones, luego le apretó ligeramente los senos. El deseo la inundó y metió la mano por la cinturilla de los pantalones para agarrar la erección increíblemente dura. Era como piedra recubierta de piel sedosa.
Le acarició, subiendo rápidamente el pulgar sobre la ancha cabeza de su pene caliente. Palpándole, descubriendo de nuevo su forma y su textura hasta que Julia dio un paso atrás y le sacó la mano de sus pantalones.
Sus párpados estaban tan cerrados que ella apenas podía ver sus pupilas brillantes.
—¿Estás segura de que quieres ducharte? —preguntó un Julia Volkova sumamente excitada.
Lena asintió con la cabeza y Julia prácticamente la arrancó de los zapatos. La llevó al cuarto de baño y mientras ella abría y probaba el agua, se desnudó. Luego la desnudó también a ella y entraron en la cabina de la ducha. El agua caliente cayó sobre sus cabezas y Julia cogió una pastilla de jabón de lilas. Se enjabonó las manos y luego las frotó por todo su cuerpo. Le dedicó un montón de atención a los senos y a las excitadas puntas de los pezones. Frotó su barriga y entre los muslos. Luego besó todos esos lugares durante mucho rato, acariciándola con la lengua y la boca.
Acariciándole los senos. Acariciando su ombligo. Se arrodilló ante ella, se colocó uno de los pies de Lena sobre el hombro y la asió por el trasero con una de sus suaves manos. Acarició su vello púbico con un dedo, luego le inclinó la pelvis hacia su boca y la besó allí. Ella apoyó la cabeza contra la pared mientras la tensión que la atenazaba aumentaba cada vez más. Después Julia se levantó y Lena le rodeó la cintura con las piernas. La erección era suave y caliente y se apretaba contra su trasero. Ella tembló.
—Esta es mi parte favorita —dijo Julia, alzándola para bajarla sobre su gruesa excitación, enterrándose profundamente en su interior—. Tocarte donde estás ardiente y húmeda. Donde se siente tan bien. Donde sabes tan bien.
—La mejor parte.
—Sí. —Se retiró, luego movió las caderas y penetró lentamente en ella.
—Te amo, Julia. —Julia se movió cada vez más rápido, y su respiración se volvió entrecortada mientras la embestía con fuerza. No pasó mucho tiempo antes de que las dos se precipitaran a un clímax vertiginoso que casi hizo caer a Julia de rodillas. El corazón le latía con fuerza y pasaron varios minutos antes de recobrar el aliento. No se dio cuenta de que el agua se había enfriado hasta que Julia la cerró.
—Cielo santo —juró Julia, retirándose y ayudándola a levantarse—. Eso fue como correr, hacer malabarismos y correrse, todo al mismo tiempo.
—Estuvo muy bien —susurró ella y le besó en el cuello.
—No me quejaba. —Julia sonrió ampliamente y le palmeó el trasero—. ¿Tienes algo de comer? ¿Quizá tocino y huevos? Me muero de hambre.
Ella le ofreció tostadas de maíz. Se sentaron en la mesa del comedor, llevando puestas sólo unas toallas y unas enormes sonrisas. Lena miró a la persona que amaba y se preguntó qué había hecho para tener la suerte de conseguir todo lo que había deseado. No lo sabía, pero creía que ya era hora de que su karma empezara a recompensarla por los meses pasados.
Esa noche en la cama, envuelta entre los brazos de Julia, un sentimiento de completo equilibrio y felicidad absoluta llenó su cuerpo, mente y espíritu. Pensó que quizás había encontrado un pequeño nirvana en la tierra, pero aún tenía una pregunta que hacer.
—¿Julia?
Ella deslizó la mano de las costillas a la cadera de Lena.
—Humm...
—¿Cuándo supiste que me amabas?
—Probablemente el mes pasado, pero no lo supe con seguridad hasta que te vi en la fiesta de los Hillard anoche.
—¿Por qué tardaste tanto tiempo?
Julia guardó silencio un momento, luego dijo:
—Después de que me dispararan, estuve pensando un montón de tiempo y decidí que era hora de formar una familia. Tenía una imagen en la cabeza de cómo debía ser mi esposa. Tenía que gustarle cocinar y asegurarse de que llevo los calcetines emparejados.
—Pero yo no soy así.
—Lo sé. Tú eres a quien quería antes de saber qué quería en realidad.
—Creo que lo entiendo. Siempre pensé que me enamoraría de alguien que haría meditaciones conmigo.
—Ésa definitivamente no soy yo.
—Lo sé. Tú eres a quien quería antes de saber qué quería en realidad. —Se echó hacia atrás y lo miró—. ¿Aún crees que estoy chiflada?
—Lo que creo —dijo apretándola entre sus brazos—, es que estoy locamente enamorada de ti.
FIN
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 540
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 25
Localización : Lost in to your eyes...

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Lamg1912 el Dom Jun 07, 2015 1:56 pm

Ohh Dios!! Que hermosa historia

Lamg1912

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 02/06/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Grd el Jue Jun 11, 2015 5:33 am

Me encanto! Muy buena historia cheers Smile
avatar
Grd

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: DEBE SER AMOR // RACHEL GIBSON

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.